Page 1


Junkers Ju-87 G

anonenvo e

El "Stuka" destructor de carros

Las cifras constitu yen siempre una necesa ria ayuda pllra comp render la magnitud de los combates li brados dura nte la Segunda G uerra Mundial. El caso que nos ocupa no es una excepción. Más de 4.500 vehíc ulos blindados y ca rros de combate soviéticos res ultaron destruidos por ta n sólo 75 pilotos de las escuadrillas de ataqu e al suelo de la Luftwaffe entre 1939 y 1945. La cifra final de objeti vos inu tilizados debe se r m ucho mayo r, teniendo en cuenta que sólo se conta bilizaban como destruidos aqu ell os q ue hacían explosión durante el ataqu e. Muchos de estos vehícu los de combate cayeron bajo el fuego de los Kallollellvogel (liter almente, páj a ros cañoneros), ap aratos a cuyo estudio está dedicado el presente artículo. l mayor de los ases de " Stuka" de la guerra, Hans Ulrich Rudel, pi lotaba aquella fTía pero soleada manana de febrero de 1943 un Junkers Ju 87 modelo D-3. Lo hacía en aquell a ocasión co n máx imo cu idado, escoltado por varios aviones de su escuadrilla y sobrevolando un área que, si bien se encontraba tras las lineas enemi gas, era considerada relati vamente tranquila. Los blancos elegidos para su ataq ue eran un os pequeños buques desarm ados ut il izados para ap rov isionar a las fuerzas soviéticas que operaban en la zona.

E

~u O

¡ ;Ha

La razó n que llevaba al afamado pil oto, que habia arri esgado su vida en centenares de sa li das de combate, a tomar tantas precauciones en aquell a

misión por él personalmente preparada, no era otra que encontrarse a los mandos de un nuevo prototipo cuyo envío había soli citado. El "Stuka" que pi lotaba aquell a maña na había sido obj eto de sensib les modificaciones con respecto a los modelos de serie, siendo la principa l de ell as la in stalación baj o sus alas de una parej a de cañones de 37 mm destinados a convertir al aparato en un letal cazador de blindados. Bordk anone BK 37. Cañón antiaéreo elegido para artillar al "Stuka", (1) Vista de la pieza de 37 mm sin la góndola con que se montaba en el avión. (2) V istas en angu lo y frontal con góndola. (3) Dos ca ñones montados baj o las alas del Ju 87.


Pero los carros de combate se localizaban en zona de batalla, allí donde la caza enemiga o los cañones antiaéreos podían estorbar las primeras pruebas de su preciado prototipo. Por esa razón había escogido Rudel objetivos poco protegidos. Sobrevolando a baja altura un área ya conocida, tardó poco el cazador en encontrar una presa. Giró su "Stuka" hasta ap untar con el morro del aparato a la embarcación escogida como blanco. Se concentró en fij ar el objetivo a través de la mira que permitía ajustar la puntería y abrió fuego. En décimas de segundo se levantaron columnas de agua junto a la banda de babor de la embarcación y acto seguido el pequeño buque desapareció en una nube de humo. Tras tomar altura y girar de nuevo, Rudel pudo comprobar el efecto de su ataque. Restos de la embarcación flotaban rodeados de una mancha de aceite y combustible en llamas. El "Stuka" artillado había cobrado su primera presa.

Desarrollo y caracteristicas del aparato

Tras haber demostTado su vulnerabil idad frente a los ataq ues de la caza británica, el Junkers Ju 87 "Stuka" había logrado renovar su legendaria fama como am13 fundamental de la "guerra relámpago" alemana durante la invasión de la Unión Soviética comenzada en junio de 1941. Sus escuadri ll as constituían una suerte de arti ll ería volante que machacaba las posiciones enemigas con sus bombas y mantenía a los supervivientes con la cabeza agachada gracias al fuego de ametralladora, facilitando el rápido ava nce de las unidades motorizadas mientras los cazas aseguraban la superioridad aérea. La pericia de muchos pilotos de "Stuka" les había llevado a desarrollar tácticas que les permitían destruir con sus bombas vehículos militares en movimiento cuyo blindaje les hacía inmunes a las ametralladoras MG17 de 7,92 mm montadas en sus planos. Pero la fuerza aérea alemana (Luftwaffe) tenía carencias fundamentales. Una de ellas era la ralla de una aviación de bombardeo estratégico capaz de eliminar objetivos situados lejos de las líneas del frente. La confianza en que dichas líneas progresarían con rapidez en consonancia con el continuo avance de su ejérci to, quedó frustrada con la llegada del primer inviemo, a partir del cual el desarrollo de la guerra había permitido el traslado de las fábri cas soviéticas de armamento a la profunda retaguardia, lejos por tanto de la amenaza de los aparatos de la üifiwaffe.

Fotogramas de una película tomada durante los primeros ataques de Rudel con los Junkers Ju·87 0-3 artillados sobre embarcaciones soviéticas en la zona de Kuban .

Dicha industria comenzó el desarrollo y la fabricación masiva de medios de combate acorazados de calidad superior, cuyas características fue ron mejoradas paulatinamente tras su prueba en combate. Los míticos carros T-34, omn ipresentes en los frentes de batalla, vieron mejorados sus blindajes, equiparabJe.s pronto a los de modelos como el KV-l y 2 que ya se habían revelado como huesos duros de roer para los pilotos expertos en destrucción de carros de combate. Estas circunstancias motivaron que el alto mando de la Luftwaffe plantease la necesidad de mejora r sus medios de combate frente a la masi va amenaza de los nuevos carros soviéticos.


Junkers Ju 87 0·3 en la cadena de montaje, l a fotografia permite observar algunos detalles , especialmente del nuevo tren de aterrizaje,

Las escuadrillas de ataque al suelo alemanas (Schlachlguppen), unidades di fe renciadas de las específi cas de bombardeo en pi cado (Sltlkageschwadel) , contaban desde su origen, nacido en la experiencia de la Guerra Civi l Española, con di versos modelos de aviones que habían evolucionado desde los biplanos Heinkel He 5 1 y Hensche1 Hs 123 a los cazabombarderos Messerschmitt 8f 109 E, recibiendo ya en 1942 bimotores Henschel Hs 129 y cazabombarderos Focke-Wulf Fw 190. Paralelamente a este desarrollo hemos visto cómo los pil otos de los Slukageschwader eran también capaces de llevar a cabo misiones de ataque al suelo además de bombardeos de precisión en picado. Sus aparatos habían sido también objeto de mejora a lo largo de los años de guerra. En 1942 había comenzado la fabricación del mode lo Ju 87 0-1 , que ofrecía cambios importantes con res pecto a sus antecesores. La instalación de un nuevo motor, el Juma 211J-1 de lADO caballos, había traído consigo un nuevo di seño de su cubi erta más aerodinámico, suprim iéndose la toma de aire superior; también era nuevo el diseño del timón de profundidad y se había aumentado su armamento defensivo dotándole de una doble ametrall adora MG-8 1Z de 7,92 mm .

Doble ametralladora MG·81Z de 7,92 mm , Tras el vidrio se aprecia el blindaje que protegia la cabina del tirador,

Su carga bélica aumentó hasta los 1.800 kg Y su tren de aterrizaje fue también mejorado, recortándose y reforzándose para soportar carga bélica adicional y cubriéndose también con polainas de cuero la total longi tud del recorrido del amortiguador, si bien los primeros modelos de la nueva seri e salieron de las cadenas de montaje dotados aún del tren propio del modelo 8-2. Transcurridos tres meses desde el comienzo de la fabricación del modelo 0-1 , en enero de 1942 se


decidió mejorar el blindaje del aparato instalando planchas de acero de 50 mm tanto alrededor del motor como de la cabi na, dando lugar al modelo 0-3, en el que además se habían eliminado del tren de aterrizaje las famosas sirenas conocidas como "trompetas de Jericó", activadas mediante una pequeña hélice que giraba durante los ataques en picado. Este "Stuka" mejorado fue el modelo elegido para materializar la idea planteada por el "as" Rudel al Generalfeldmarschall Erhard Milch, quien desde su despacho en el Ministerio de Aviación del Reich supervisaba e l desarrollo de la Lufrwaffe. El planteamiento era simple: las escuadrillas de "Stuka" podían ser dotadas de algunos aparatos especialmente modificados para la destrucción de carros de combate. Para ello, renunciando a su carga de bombas, deberían ser dotados de armas capaces de atravesar los cada vez más gruesos blindajes de los carros soviéticos. La propuesta de Rudel llegó en el momento adecuado. El bimotor Henschel Hs 129 con el que

I

Los mecánicos de la Luftwaffe se afanan en revisar el aparato y sus armas, recargando las piezas. En las imágenes vemos los cargadores de seis proyectiles siendo introducidos lateralmente en la góndola del cañón. En la fotografía de la derecha yen la superior vemos cómo

han sido retirados los "pantalones" del tren de aterrizaje de los aparatos .

habían sido dotados algu nos Schlachrguppen habia demostrado ser una potente arma de ataque a tierra, pero presentaba algunos problemas de sobrepeso, falta de potencia e inestabilidad que aconsejaban detener la producción y estudiar su mejora. Con los carros de combate soviéticos como objet ivo prioritario comenzó el desarrollo de una variante del Junkers Ju 87 O destinada a mantener al mítico "Stuka" presente en los campos de batalla hasta el fi nal de la guerra. El 3 de noviembre de 1942 Erhard Milch aprobó la antes citada idea de Rudel, que se materializaría con la instalación bajo los planos del aparato de una pareja de cañones . Para ello sería necesario adecuar un arma para su nuevo uso, instalándola en el interior de sendas góndolas. En principio se pensó en ut ilizar Callones M K 108 de 30 mm, un anna encargada por la Luftwaffe diseñada específicamente para su uso en interceptores contra las incursiones de bombarderos pesados aliados, pero fina lmente se optó por adecuar


Arriba. Junkers Ju 87 0-3 modificado pertenecie nte a la primera unidad experimental de cazadores de carros, el Panzerjagdkommando Weiss. A la izquierd a, un aparato con el piloto en la cabina, listo para el despegue.

para esta m isión una pieza antiaérea de 37 mm, dando con ello lugar al nacimiento del " cañón embarcado 37" (Bordkanone BK 37). Dos piezas fueron encastradas bajo las alas de gaviota del Ju 87 0-1 , W.Nr 2552 (nO de fábr ica 2.552), que voló por primera vez el 3 1 de enero de 1943 pi lotado por el Hauplmann Hans-Karl Stepp. Durante el primer vuelo se ap reciaron las lim itaciones que en su maniobrabil idad y en su pilotaje en general sufría el "Stuka" annado con los pesados cañones, los cuales añadía n al aparato 800 kg de peso. Sería necesario un entrenamiento específico de sus pilotos y, además, dada la mayor lentitud de su vuelo, que no superaba los 270 km/h, se vería acentuada su vu Lnerabilidad en el campo de batalla, por lo que sería también necesaria una escolta para su defensa, no sólo frente a la caza enemiga, sino también frente a los medios de defensa antiaérea de las fuerzas terrestres. Por otra parte, e l cañón instalado te nía también sus limitaciones. Los cargadores externos permitían efectuar tan sólo doce d isparos, seis por cañón, pero, además, para que dichos disparos fueran efectivos a


Junkers Ju 87 G· 2 "Kanonenvoge l" perteneciente al 10 .(Pz)/SG3 , unidad especifica de cazadores de carros en la que sirvieron "ases" de esta especialidad como los capitanes Josef Blümel (en la fotografia junto a estas líneas) y Rainer Nossek, quienes destruyeron 60 y 73 carros de combate, respectivamente.

la hora de atravesar los bl indajes más resistentes, era necesari o abrir fuego desde una di stancia relati vamente corta. El disparo ideal se efectuaría a unos 100 m del obj etivo, reali zando un breve picado sobre el mismo o vo lando a ras de suelo, lo cual permitía que el proyectil penetrase en el carro de combate con un ángulo de 90°, siendo capaz de perforar en estas circunstancias hasta 140 mm de acero. La posibi lidad de destruir el objetivo dis minuía naturalmente en función de la distancia a la cual se efectuase el disparo y también en fu nción del áng ul o de penetración del mi smo en el blindaje del carro de combate. Un disparo real izado a 600 m con un ángulo de 40° perm itiría atravesar 35 mm de ace ro; a la misma distancia pero penetrando e l proyectil en el blindaje con un ángulo de 90°, perpendicular a la estru ctura del carro, el poder de perforación alcanzaría los 95 mm . Para entender el signi ficado de estas cifras es necesario conocer el blindaje máximo de los carros soviéticos de la época: un carro li gero como el T-70 disponía de un blindaje máximo de 45 mm , mientras que en los carros pesados como el K V-2 la protección alcanzaba los 1\ O mm, reduciéndose a 75 en el T-34/76 Modelo 1943. Los proyectiles empleados por el cailón BK 37 rec ibían en idioma alemán la denominación de

En la parle superior de la primera imagen vemos un cartel que advi erte del peli gro de mu erte sobre la en trada del lun el qu e, como vemos en la seg unda fotografia , era utilizado para probar el correcto funcionamiento de las piezas de 37 mm que armaron a los Junkers Ju 87 O Y G .


Uno de los primeros Junkers Ju 87 G en vuelo.

Harlkernmunilion (munición de núcleo duro); en su fabr icación se utilizaba e l tungsteno, cuya gran densidad y ligereza hace del mismo un material especialmente adecuado para la perforación a alta velocidad.

Los "Stuka" artillados en combate

Al principio de este artículo acompañamos a Rudel durante el primer vue lo de los nuevos cazadores de carros sobre territorio soviético. Los primeros modelos recibidos entraron en servicio en el tre nte del río Kuban , donde las escuadri llas de "Stuka" habían sido masivamente enviadas para combati r desde el aire contra las fuerzas soviéticas desembarcadas en la zona. La situación de dicho frente en febrero de 1942 era la siguiente: tras el fracaso de la ofensiva que había tenido como principal objetivo estratégico el control de los yacImIentos petrolíferos caucásicos, el ejército alemán se encontraba en retirada hacia el oeste, mientras en Stalingrado, el 6° Ejército germano se rendía tras soportar un duro asedio a orillas del Volga. Como parte de la contraofensiva soviética el Ejército Rojo desembarcó tropas al suroeste del puerto de Novorossiysk, en el Mar Negro, junto a una zona en la que el ejército alemán había logrado estabilizar el frente aprovechando el cauce del río Kuban, protegiendo así el acceso a la península de Crimea. El 17 de abril de 1943, fuerzas alemanas lanzaron la denominada "Operación Neptuno", cuyo objetivo era acabar con la cabeza de playa obtenida tras el desembarco soviético, la cual estaba comenzando a ser fortificada en la playa de Myskhako, preparando la zona para recibir futuros refuerzos.

Un mecánico realiza el mantenimiento del deposito de aceite (arriba, frente a la cabina) y del motor.

Durante tres días el 17° Ejército alemán, apoyado por bombarderos en picado Junkers Ju 87, atacó intensamente dicha cabeza de playa . La reorganizada caza soviética ac udió entonces a la zona, desencadenándose una fuerte batalla terrestre y aérea. Este fue el escenario en el que tuvo lugar el bautismo de fuego de los primeros modelos D-3 modificados, los "Stuka - catión", como en principio los denominó su principal promotor Hans Ul rich Rudel ; sus primeros objetivos principales no fueron Puesto de pilotaje en el interior de la cabina de un Junkers Ju 87 G. En el suelo se aprecia el cristal utilizado por los pilotos para observar el terreno bajo sus pies antes de lanzarse en picado sobre su objetivo.


carros de combate, sino barcazas y buques de apoyo que participaban en misiones logísticas para el mante ni miento de la cabeza de playa soviética. Rudel operó durante varios dias en la zona del go lfo de Temryuk, en la costa norte de la península de Tamán, frente al este de Crimea. En esta zona dos divisiones del Ejército Rojo intentaron penetrar en las líneas alemanas atravesando un laberinto de lagunas, pantanos y canales interconectados a bordo de cientos de pequeñas embarcaciones de madera, capaces cada una de ell as de tra nsportar entre 5 y 20 soldados. Los "Stukas" de Rudel estuvieron diariamente en el aire desde el amanecer hasta el anochecer, volando a baja cota sobre la superficie del Mar Negro y de las lagunas, rozando las cañas con sus trenes de aterri zaje mientras ametrallaban sin descanso las barcazas. Rudel observó que para estas misiones no era necesario cargar los cañones BK 37 con la municíón anticarro de núcleo de tu ngsteno, costosa por la escasez de dicho material , sino que bastaba con usar munición de alto explosivo convenc ional. El "as" de Stuka llegó a destruir 70 embarcaciones de transporte soviéticas durante los días de servicio en la zona. Rudel comenzó a usar el nuevo aparato, ya en el ataque a carros de combate, volando en pareja junto con otro " Stuka cañón" mientras que el resto de la escuadrilla, formada por " Stukas" modelo D convenciona les, bombardeaba y ametrallaba la zona permitiendo a los primeros realizar su misión con el míni mo ri esgo de ser alcanzados por la defensa antiaérea o por disparos de las armas automáticas portadas por soldados soviéticos presentes en la área donde se libraba el combate. Naturalmente, a mayor altura los aviones de caza de la Lujiwaffe deberían mantener alejados a los cazas soviéticos que, como antes señalamos, habían sido enviados mas ivamente al frente del Kuban. Tras las primeras misiones a bordo del nuevo aparato, Rudel formó una pequeña primera unidad experimenta l equ ipada con "Stukas" artil lados, denominada oficialmente " VerslIchsverband jiir Panzerbekiill7pfimg" (Unidad Experimental de Lucha contra Carro) más conocida como Panzeljagdkommando We iss, literalmente "Comando de Cazadores de Carros de Combate Wei ss", así bautizada por el apellido de su comandante, el Obe¡fe/dwebel Adol f Weiss, un suboficial del StllrzkampfgeschlVader 77 (St.G 77) que logró la destrucción de 32 carros de combate durante las misiones real izadas en el transcurso del año siguiente.

Vistas de los "Kanonenvoge l" en vuelo y durante el despeg ue. Debajo, fotog rafía cenital del puesto del radio/a metrallador en la parte posterior de la ca bina. Bajo las ametralladoras gemelas se instalaba un rec ipiente en el qu e se recogía n los ca rtu chos vacios de los proyectiles di sparados.


La unidad de "Stukas" arti llados comenzó a operar independientemente siempre baj o las órdenes de Rudel, que decidía sus salidas de combate en func ión de la convenie ncia táctica de su actuación en el frente. Los "Stukas" convencionales tenían por aq uellos días bastante trabajo de bombardeo, y la utilización de los destructores de carros requería siempre una actuac ión en equ ipo de ambos modelos. El propio Rudel narra en sus memorias un a de estas mi siones en la que él mismo pilotaba uno de los nuevos modelos: "Despego con mi avión-cañón escoltado por todos los miembros de la primera escuadrilla. El é.xito supera todas mis esperanzas. En la primera pasada cuatro carros rusos saltan hechos pedazos bajo el ji/ego de los cañones bien apuntados. Por la tarde puedo anotar un fotal de doce en mi diario de caza. Mi alegria es enorme. Por encima de las demostraciones teóricas, este resultado barrerá fodas las objeciones de los pesimistas que pretendían relegar este avión al museo de los inventos inútiles. " labores de mantenimiento y prueba de los Bordkanone BK 37. En la imagen inferior vemos un mecanico salvando sus oídos del inmediato estru endo producido por los disparos. Si bien los cargadores s610 permitían realizar seis di sparos, la ve locidad de tiro del arma alcanzaba los 160 disparos por minuto.


Sobre estas líneas, un Ju 87 G luciendo un elaborado esquema mimetizado (ver también ilustración en la pág. 61). Derecha. El objetivo final, un carro T-34 soviético destruido. Bajo estas líneas, un aparato a punto de despegar. Sobre su capó vemos el perfil de un blindado, dibujo utilizado como emblema por las escuadrillas de cazadores de carros .


acostumbrándose a atacar a los carros de combate a baja altura y aproximándose a ellos por su parte trasera, donde el blindaje defensivo era siempre inferior. Esta táctica permitía obtener un ángulo favorab le para la perforación del acero, permitiendo también abrir fuego a una distancia superior, lo que contribuía a asegurar la supervivencia de las tripulaciones y de los lentos aparatos. Junkers Ju 87 G fotografiado en vuelo sobre terreno nevado luciendo un esquema de camuflaje invernal. Debajo. Un mecánico de la Luftwaffe porta el cargador de seis disparos de un eaPlón BK 37. A pie de página. Junkers 87 G (sin cañones) expuesto

en el museo aeronáutico de la Royal Air Force en Hendon (Londres).

El 14 de abril de 1943, Rudel fue premiado con las Hojas de Roble para su Cruz de Caballero. En respuesta a este éxito comenzó la fabricación en serie del nuevo modelo de avión de ataque que daría lugar a la serie G del mítico Junkers Ju 87 "Stuka". Un número de aparatos pertenecientes a la serie 0-3 fueron transformados en G-I, mientras que los 0-5 (similares a los 0-3 pero con una envergadura y una superficie alar ligeramente superiores a la versión anterior) pasaron a convertirse, una vez transformados, en modelos G-2. La primera unidad en recibir los nuevos aparatos fue el Schlachtgeschwader 2 " Immelmann". Los ataques sobre los carros soviéticos se multiplicaron, mientras Rudel y sus pilotos cazadores de carros perfeccionaban las tácticas para mejorar el rendimiento durante sus salidas de combate,

~

.. "


Muchas tripulaciones optaron pronto por retirar de sus aviones elementos inútiles para el desempeño de su misión específica, como eran el lanzador de bombas instalado bajo el fuselaje o los frenos de picado situados bajo los planos del aparato, logrando así aligerar relativamente el peso de los mismos y mejorando sus prestaciones. Algunos pilotos optaron incluso por eliminar las ametralladoras MG 17 de 7,92 mm instaladas en las alas, mientras que otros prefirieron mantenerlas al encontrar útil el disparo de sus balas trazadoras para contribuir a mejorar la puntería de los cañones BK 37. Los aparatos de la serie G-2 fueron enviados a las escuadrillas desde la cadena de montaje sin frenos de picado y sin los cañones de 20 mm MG FF que los "Stuka" D-3 montaban opcional mente en sus planos.

Un Junkers Ju 87 G abre fuego sobre un carro de combate soviético T-34185 de un Regimiento de Guardias. El piloto a lemán apunta sus armas directamente contra la parte posterior y superior del carro , donde el blindaje es más débil (20 mm , frente a los 90 mm de las partes más protegidas).

Arriba. Derecha. ¡Estuvo cerca!

la ráfaga de disparos de pequei'io calibre, seguramente realizada por

un caza soviético, parece que sólo ha logrado dafíar leveme nte el botiquín del avión, que se guardaba en

el compartimiento que vemos cerrado junto a la Balkenkreuz.

Derecha . Mecánicos de la Luftwaffe aprietan el tubo del cañón de 37 mm mientras tras ellos sus

compañeros cargan la munición.

",

_

59


Junkers Ju 87 G-2. Stab/SG 2 "Immelmann" Este aparato, con n° de serie 494110, fue pilotado por el Obersl/eulnanl Hans Ulrich Rudel, llevando como pasajero en el puesto de radio/artillero al Hauplmann Ernst-August Niennann (piloto y corresponsal de guerra), el 8 de mayo de 1945, cuando, dirigiéndose hacia el oeste para rendir la unidad (un total de 3 Ju 87 Y 4 Fw 190) a los aliados occidentales, entró en contacto por radio con el XIX Mando Aéreo Táctico estadounidense, desde donde se les pennitió aterrizar en la base de Kitzingen (Baviera), ya ocupada por la Fuerza Aérea norteamericana (USAF). Rudel logró durante su carrera la destrucción de 516 carros de combate soviéticos. 1..'1 ;¡uqul..' lk 1n . . .lUIll-..lT .... Ju s- (, ,,¡lb!",-' UIl ~n1Jl(\ dio,' \,:;IIT\\ .... (h.: l'\)!llh;¡\L' . . \I\I~,til·\h I-_~-l dUr;I1lII..' 1:1 hatalLI de I\.ur . . k .. \ I~l l/quicrda :¡parl'l'L'll 1\,,- ll~\..'r I tI..' un \¡ 111\\'/\' !'dl/:t,/"(/hki//lI/'..!. ak'lll:ln. Sohrl..' b ¡¡lITI..' (kl prillll'rn (k L' .... \O .... l';llT¡h 11:\ . . idn I..'tll(ll.::ld:¡ lIlU h;llhkT:l (\1:;\ 1\[11(1\111 \.' .... ]1l'l"tllillr .... tI Idl'lltili(;[\..'[t')1l J1nr ¡tÍ', ;lp;¡r;¡!p-. dI..' 1;1 1.11/1\\ o//.' I ,a pdrtlL'tpdl..'lPll dI..' ¡¡Í', ""'1 II !.-;[" l'll lih 1..'\lI11)1;lh.:, dI..' \.:;11"["\"I. J

illl .... ¡rdl'](')[) IllLli..: .... tra

11hrddlh 1..'11 LI IntlJ i.k' P["nl,.llll["\I\ \.-;\ rul..' lünd;lIlll'llLiI par;¡ L'\ ILIt' ~'l (llI'h,:

!-..I\..;r(iln

tI..·

\;¡ rut;! dI,.: :lh;¡-..lL·l·¡lllll..:1l1n lkl -l

:lklll:Úl dura1l\\.." \..·ll'\llllra:¡laqLI\..·lk tl)oo, hlllldadn-.. . . 0\ 1\..·11\..'\)00, lkl ¿i" 1.1\..'1\'\111 \(\lL\/:\d(llk 1:\ (,ll:lrd¡;1

Junkers Ju 87 G. 1 O.(Pz)/SG 3 La retirada de los "pantalones" que cubrían el tren de aterrizaje fue una práctica habitual entre los pilotos que buscaban una reducción de peso en el aparato, lo cual pennitía ganar algo de velocidad al sobrecargado "Kanonenvogel" y disminuia el riesgo de accidentes al tomar tierra en campos cuya pista no reuniera buenas condiciones. Este aparato, perteneciente al 10.(Pz)/ SG 3, ha sido ilustrado luciendo un elaborado esquema de camuflaje invernal que aparece documentado en varias fotografias de la época.


I

..

KANONENVOGEL. STUKA DESTRUCTOR DE CARROS

Ases cazadores de carros

Uans-Ulrich Rudel. El mayor "as" de "Stuka" de la guerra voló sus primeras cuatro misiones de combate durante la invasión alemana de la Unión Soviética, demostrando tal pericia y valor que a las pocas semanas fue condecorado con la Cruz de Hierro de Primera Clase. El 23 de septiembre de 1941 hundió el acorazado soviético Maral durante un ataque aéreo contra el puerto de Kronstadt. A finales de diciembre había realizado 400 misiones de combate, recibiendo en enero de 1942 la Cruz de Caballero de la Cruz de Hierro. El 10 de febrero de 1943 llegó a los 1.000 vuelos de guerra, comenzando por entonces a pilotar la versión artillada del Ju 87 y empezando su larga cuenta de carros de combate destruidos, que llegó a alcanzar los 200 durante el primer año de pilotaje del "Kanonenvogel". En noviembre de 1944 resultó herido en una pierna, continuando sus vuelos con la extremidad escayolada. Al año siguiente empeoró su suerte; tras ser derribado su pierna hubo de ser amputada por debajo de la rodilla ... pero continuó volando con una prótesis. Izquierda, Hans Ulrich Rudel y su radio/ametrallador celebran junto a su "Stuka" el haber completado 1.300 y 1 .000 vuelos de combate , respectivamente. Debajo, de izquierda a derecha. El "as" de "Stuka" Antan Korol; personal de vuelo de la Luftwaffe junto a un Kanonenvogel y el "as" destructor de carros Hauptmann Gerhard Stüdemann

62

_

~


En esta página vemos dos fotografías de un Junkers Ju 87 G-2 que, tras ser capturado por la Fuerzas Aéreas norteamericanas, es objeto de estudio. Observamos que los escapes de su motor están dotados de apaga llamas, lo cual indica que el aparato había sido preparado para realizar ataques nocturnos sobre las unidades acorazadas enemigas. Durante las últimas semanas de la guerra la Luftwaffe no podía ya garantizar el dominio del cielo. Este fue el final de los pocos Panzerknacket* supervivientes de los 199 finalmente construidos en las instalaciones de WeserFlugzeugbau en Bremen (Alemania) . • Literalmente , casca-blindados, otro de los apodos dados a estos aparatos utilizando un juego de palabras (Nussknacker significa cascanueces) .

Se rindió a fuerzas estadounidenses en mayo de 1945. Fue liberado tras pasar unos meses prisionero. Acreditó la destrucción de 5 16 carros soviéticos. Gerhard Studemann. Tras su transferencia al frente del este, el capitán Studemann voló 996 misiones de combate, destruyendo 11 7 carros enemigos tanto a los mandos de los Ju 87 "Stuka" como posteriormente de los cazabombarderos Focke-Wul f Fw 190. Fue condecorado con la Cruz de Caballero con Hojas de Roble.

Anton Korol comenzó su carrera de destructor de carros en el \l/ StO 2 " Immelman" a principios de 1943 . A lo largo de la guerra, el Oberfeldwebel Korol voló 704 misiones de combate, durante las cuales fue derribado en cuatro ocasiones. Acreditó la destrucción de 99 carros soviéticos (incluyendo un carro pesado IS-2), llegando a dañar más de 200. Josef Blümel. Tras realizar sus primeros vuelos con el "Stuka" artillado en la zona de Crimea, Blumel se reveló como un excelente cazador de carros,


que lograron volar a aeródromos controlados por las fuerzas norteamericanas, eludiendo así su captura por el Ejército Rojo. Izquierda. Portada de un cuaderno alemán de relatos juveniles de la época de la guerra que narra las hazañas de los pilotos de "Stuka" frente a los carros de combate enemigos.

acreditando la destrucción de 60 blindados enemigos. El 19 de septiembre de 1944, durante la segunda misión del día, pudo sentir cómo su Ju 87 G-2 (WNr. 494231) temblaba al recibir una ráfaga de disparos. Los antiaéreos habían hecho blanco en su aparato, obligándole a realizar una toma de emergencia tras las líneas enemigas cuando se encontraba en las cercanías de Kekava, en Letonia (18 km al sur de Riga). Soldados soviéticos ejecutaron in situ a Blumel y a su radio/ametrallador, el Obergefreiter Hermann Schwarzel. Los cadáveres fueron recuperados tres días después, siendo enterrados con honores militares. La lista de pilotos alemanes cazadores de carros es larga: Max Diepold acreditó la destrucción de 87; Hans Ludwig: 85; Andreas KufTner: 60; U1rich Mundl: 40 ... en dos años de combate destruyeron y dañaron miles de carros de combate enemigos. Su valor, habilidad y capacidad de sacrificio han pasado a la historia, pero a pesar de las abultadas listas de victorias conseguidas, su esfuerzo no fue más que una gota en el océano. Las fábricas soviéticas situadas a más de 1.000 km en retaguardia no cesaron de producir ni un solo día carros suficientes para cubrir las bajas sufTidas y formar incluso nuevas unidades .•

http://www.libreria-almena.com/

Junkers JU-87 Kanonenvogel el "Stuka cañonero"  

Junkers JU-87 Kanonenvogel el "Stuka cañonero", el arma anti-tanque de la luftwaffre en la Segunda Guerra Mundial. Articulo de la revista SE...