Issuu on Google+

Con el trineo rodeado de perros atravesando el bosque. OUTDOORS 1212OUTDOORS


Con el trineo rodeado de perros atravesando el bosque. OUTDOORS 1212OUTDOORS


Aventura en trineo de huskies en San Martín de Los Andes

Sólo una llamada de mi amigo y fotógrafo chileno Rodrigo bastó para dar pie a una idea que rondaba por mi mente hace años: recorrer la Patagonia norte de mi país, Argentina, fotografiar y mostrar al mundo su belleza.

Texto: Leonardo Guevara y Rodrigo Contreras Fotos: Leonardo Guevara

S

ólo una llamada de mi amigo y fotógrafo chileno Rodrigo bastó para dar pie a una idea que rondaba por mi mente hace años: recorrer la Patagonia norte de mi país, Argentina, fotografiar y mostrar al mundo su belleza. Así comenzamos a contar esta historia, que sin lugar a dudas tendrá muchos capítulos; el de ahora será nuestra aventura con perros huskies y raquetas por Chapelco, en San Martín de Los Andes. La pasión que nos une con la naturaleza y ese amor incondicional por los perros fue el impulso para emprender este viaje; junto a Laura decidimos partir hacia los bosques nevados, buscando conocer desde adentro la vida cotidiana de los alaskan y siberian huskies. Al levantarnos de madrugada y observar el paisaje desde la ventana de la cabaña daba la impresión de que emprenderíamos un viaje complicado. La mañana se presentó nublada y la posibilidad de que en el cerro estuviera nevando era prácticamente un hecho, lo cual encontramos aún más atractivo. Partimos desde San Martín hacia el centro de montaña de Chapelco. El camino que une estos dos destinos es realmente maravilloso; la ruta bordea las aguas del imponente lago Lacar, rodeados de cerros cargados de cipreses, raulíes, araucarias y arrayanes, un bosque muy parecido al del otro lado de la cordillera. Después de recorrer unos 10 km. sobre un camino en ascenso, el hielo abundante sobre la calzada sugirió a nuestro piloto que era un buen momento para poner las cadenas en las ruedas para continuar el camino. Más tarde y luego de recorrer 9 km. más, llegamos a la base del complejo invernal, el cerro Chapelco, que tiene una altura de 1.980 msnm sobre el nivel del mar, con un largo máximo de pista de 5.3 km. y pendientes que bordean los 20 a 45 grados de inclinación. Sus más de 20 pistas, de distintos niveles de dificultad, brindan atractivas alternativas para todo tipo de exigencias. Claro que el ski y el snowboard no son las únicas actividades para realizar en el cerro.

Camino para Huskies

Tomamos la telecabina hasta la plataforma 1600, para tener nuestro primer encuentro con los descendientes del lobo ártico. En la cálida cabaña del bosque de los huskies nos esperaba “El negrito”, Ricardo Calderón y Azucena, para contarnos OUTDOORS OUTDOORS1313


SOBRE LOS HUSKIES Al compartir con los mushers (quienes guían a los perros) recibimos un poco de información acerca de estos particulares animales. Los alaskan y siberian huskies pertenecen a una raza canina polar de trabajo, que desciende directamente del lobo ártico y pueden recorrer de 60 a 70 km. por caminos congelados y soportan temperaturas hasta -30º C. Las razas nórdicas están acostumbradas a tirar de los trineos y dormir bajo el cielo ártico. En el año 1925 cumplieron un rol muy importante al transportar suero a los enfermos de difteria en Alaska. Hace cientos de años estos perros fueron entrenados por los chukchis, una tribu esquimal de la estepa siberiana. Los buscadores de oro compraron un equipo de perros entrenados a esta tribu y de esta manera introdujeron esta raza en América.

un poco como es el trabajo que realizan junto a los perros y sobre esta actividad que crece en los principales centros de ski. Nos invitaron a acompañarlos a marcar el camino en el bosque por donde los huskies diariamente transitan y tiran sus trineos para realizar sus paseos. Cuando cae mucha nieve los caminos se pierden, es por eso que por la mañana salen a marcarlos, y a la vez pisar la nieve para que a los perros no se les haga tan pesado el trabajo. Nos facilitaron un par de raquetas para nieve y emprendimos la caminata. Nos alejamos de las pistas de ski y lentamente nos fuimos internando en el bosque de lengas. Se hace muy difícil expresar lo que se siente caminar por este lugar, el silencio profundo de la naturaleza lleva a veces a un estado de relajación y paz impensado. En estos momentos, en los cuales uno se encuentra en total armonía con la naturaleza, el respirar profundo y dejar que nuestros pulmones se llenen con el aire -que se encuentra en su nivel máximo de oxigenación- es realmente un placer. 14

OUTDOORS

A medida que avanzábamos, se comenzaban a asomar una gran cantidad de líquenes más conocidos como “Barba del Diablo”. Estos sólo crecen en sitios de extrema pureza ambiental; su presencia y la nevisca transformaba al bosque en un escenario fantástico.

Vida de Perros

El tiempo no acompañaba mucho, por lo cual recibimos una invitación para volver a cuando las condiciones mejoraran, y así poder realizar un ascenso hacia la cumbre y lograr buenas tomas fotográficas. Decidimos volver al refugio y aprovechar la tarde en compañía de los huskies. Antes de llegar me intrigaba y preocupaba un poco la vida de los perros, el frio que soportaban y al trabajo al que estaban expuestos... claro que lo que pensaba estaba muy lejos de lo real y eso lo percibí al ver esas maravillas desesperadas por salir a correr por el bosque. Quien nos permite esta aventura se llama Pablo Germán y llegó a San Martín hace aproximadamente 10 años, desde Ushuaia. Germán fue criador de perros huskies en Tierra del Fuego desde 1980 y entre sus aventuras podemos destacar la participación en la dura prueba pirena sobre 600 km. en los Pirineos, con ocho de sus perros de Chapelco; también ascendió al volcán Copahue (ubicado entre la provincia de Neuqén y la región del Bío-Bío) con sus trineos y realizó un rescate de tres hombres en el Valle del Desecho, en la provincia de Mendoza. Actualmente cuenta con aproximadamente 70 perros, de los cuales 24 son los que realizan los paseos; nueve son suplentes y el resto se encuentran en el criadero, ya que son cachorros o debido a que son muy grandes para esta tarea.

Entre los árboles

Las miradas fijas hacia al bosque y la agitación de los huskies eran producto de las ganas que sentían por empezar el recorrido, como si esto fuera un juego o una competencia entre ellos, para ver quién era el primer grupo en salir.


El paseo arranca, cada trineo tirado por seis perros. Los huskies corren en el bosque de lengas, cruzando arroyos con una fuerza increíble. Ver sus caras produce una gran emoción y tranquilidad, al darse cuenta uno que estos animales están felices de estar en esta maravilla de lugar. Fieles, fuertes, obedientes y amables se recuestan sobre la nieve después de cada paseo, esperando recibir caricias de la gente. El día se terminó y decidimos pegar la vuelta a San Martín de los Andes a la espera de que mejore el tiempo en la semana. Y así fue, dejamos pasar tres días y volvimos a subir con la idea de realizar unas buenas tomas; esta vez el clima acompañaba. Jonatan iba a ser el encargado de acompañarnos por este increíble recorrido; nos fuimos internando en el bosque nevado, el azul del cielo que se colaba entre los árboles milenarios y el contraste con el blanco de la nieve hacen creer a uno que este lugar es robado de un cuento. En el camino se podía apreciar las huellas de las liebres cruzando el bosque y, en los árboles, los huecos formados por el pájaro carpintero. La caminata se intensificó; subimos pendientes, cruzamos arroyos congelados y los pasos se hacían más pesados... pero sabíamos que tendríamos nuestra recompensa. A medida que nos íbamos acercando a la cumbre, los árboles eran menos, por lo que se podía apreciar más ese cielo azul, sin una sola nube, con silencios profundos y contaminación cero.

Vistas Mágicas

Y la hora esperada llegó: estábamos en la cumbre llamada Pradera del Puma, llenándonos los ojos de magia. Desde ese lugar se puede apreciar el volcán Lanín, que asoma su pico entre unas leves nubes; el cerro Teta con algunos esquiado-

...subimos pendientes, cruzamos arroyos congelados

y los pasos

se hacían más

pesados... pero sabíamos que tendríamos nuestra

recompensa.”

Agradecimientos • Ricardo Calderón, Azucena Lavanderos, Jonatan Espinosa, Aldo Arce y todos los que están el Bosque de los Huskies por los gratos momentos que nos hicieron pasar. www.bosquedeloshuskies.com • Marcela Ferreiro, Departamento de Prensa de Chapelco, agenciasma@chapelco.com • Destino Andino Agencia de turismo, www.viviendopatagonia.com • A Lippi, por proporcionar la ropa necesaria para la aventura. lippioutdoor.com

OUTDOORS OUTDOORS1515


Caminando con raquetas por el bosque nativo de Chapelco. OUTDOORS 1616OUTDOORS

res y el cerro Escalonado. La experiencia fue increíble, disfrutamos de la vista por unos largos minutos. Compartimos un rico licor y unos chocolates para recuperar fuerza y espíritu en el camino de vuelta; me hubiese quedado horas pero teníamos que regresar. La bajada entre las lengas, bordeando la pista de ski llamada La Panamericana fue también muy bonita. Entre los árboles encontramos un claro, al lado de un arroyo muy lindo, desde donde aprovechamos de tomar algunas fotos mas del volcán Lanín que asomaba en el medio del bosque. La nostalgia me ganaba, sabiendo que se estaba terminando esta aventura, pero también que volvería. Al llegar a la cabaña decidí tomar las últimas fotos de los huskies y despedirme de ellos, que fueron el motor que me movilizó a conocer este lugar y esta gente maravillosa.


OUTDOORS

17


Huskies Chapelco