Issuu on Google+


ProgramaOficialdeSemanaSanta Cuenca, 2005


EDITA:

Universidad de Castilla-La Mancha y Junta de Cofradías COORDINACIÓN, DOCUMENTACIÓN Y REDACCIÓN:

Antonio Abarca Contreras, Javier Hevia DISEÑO Y MAQUETACIÓN:

Z O O M - 3000, S.L. CARTEL CUBIERTA:

Nicolás Mateo Sahuquillo FOTOGRAFÍAS:

David L. Meysonnier CONTRAPORTADA:

Antonio Abarca Contreras IMPRIME:

Gráficas Martín


Saludas

6

Actos y Cultos

13

Normas y Consejos para las Procesiones

19

Horarios e Itinerarios Oficiales

23

“Sentimientos de una devoción”

43


Con María al encuentro de Jesús Pronto viviremos la Semana Santa, Misterio de Salvación, asociándonos a la Pasión, Muerte y ResurreccióndeJesús.Enlasiglesias,callesyplazasloscristianosharemosmanifestaciónpúblicadefey del compromiso de nuestro amor hacia Cristo. Quisiera reflexionar con vosotros fieles diocesanos y, en particular, con los miembros de las HermandadesyCofradíasdeSemanaSanta,enlaperspectivadedosgrandescelebraciones,aquenos convoca la Iglesia y que deben calar muy hondo en nuestro ser de cristianos: El“Año de la Eucaristía” y el“Año de la Inmaculada”. De ahí el título que he elegido para estas líneas:“Con María al encuentro de Jesús”. La Virgen Dolorosa, la concebida sin pecado original, la mujer fuerte en el Calvario, que contemplamos en la rica imaginería de nuestros templos y procesiones, es la que nos lleva a Jesús, que hoy vive entre nosotros en la Eucaristía. Ella, como en Caná a los sirvientes,tambiénnosdicehoyanosotros“HacedloquemiHijoosdiga”.Jesúshoynossiguehablando, sin que podamos cerrar los oídos a sus palabras. “Amaos los unosalosotroscomoYoosheamado”:Noshabladeamor,frentealmundodeldolor y el sufrimiento; provocados por la insensibilidad e indiferencia. “Padre,perdónalos,porquenosabenloquehacen”:Noshabladeperdónyreconciliación,frente alodio, las rencillas, la violencia y las guerras. “Tuvehambreymedisteisdecomer...”:Noshabladecompartircongenerosidad,frentealegoísmo y la insolidaridad que destruyen las relaciones fraternas. “Yosoylavid,vosotroslossarmientos;sinMínadapodéishacer”:Noshabladeapoyamosfirmes en Él, frente al conformismo, de unos, y el ataque frontal, de otros. Queridosfielesdiocesanos,hermanosycofrades:quisieraquelapróximaSemanaSantanosllevea sintonizarconJesús,escuchandoloqueElquieredenosotros.Paraelloosinvitoaque,comopreparación, os acerquéis al Sacramento de la Reconciliación y a la Eucaristía, alimentándoos con el Cuerpo y la SangredelSeñor.Nooslimitéissóloacontempladoenlosdesfilesprocesionales.Acogedloenvuestro corazón, como lo acogió la Virgen, convirtiéndoos en sagrario viviente de Jesús. QuelacomuniónconCristoylaimitacióndeMaríaInmaculadanosayudenadescubrirelamory la misericordia de Dios en la Semana Grande del Cristiano.

Ramón del Hoyo López Obispo de Cuenca 6 Semana Santa 2005


A todos los visitantes, nazarenos y conquenses:

Próxima está ya la Semana Santa de Cuenca por excelencia. Durante todo un año se ha ido perfilandotodoloconcernientealasactividadesquevamosarealizarduranteestacuaresma2005,como lo relativo a la mejora de los desfiles procesionales de este año. Esperoquetodosdisfrutemosdeunosmagníficosdíasyquelacatequesisquevamosacontemplar en las calles de nuestra ciudad, nos sirva para volvernos tolerantes, pacíficos, mejores personas... Pero,conelfindepoderdisfrutarensumáximaextensióndelasdiferentesprocesiones,quiero aprovechar estas líneas para haceros algunas recomendaciones. Observadentodomomentolasinstruccionesqueosdenlosdiferentesdirectivosonazarenos. Dichasinstruccionesnohansidoadoptadasdeunamanerabaladí,sinoquehansidoconsensuadascon el fin de obtener la máxima seguridad tanto en la contemplación como en la participación. Respetadvuestrorol.Siqueremosundesarrollociertamentemagníficodetodosycadaunode losdesfiles,loconseguiremosaportandocadaunonuestrogranitodearenamanteniéndonosennuestro papel.Elespectadorcontemplandoloqueestádesarrollandoelnazarenoqueenesemomentoocupala calle. Porúltimodisfrutaddelacontemplacióndeloqueestamosinterpretando.Essólounavezal año. Y es única.

Javier Caruda de Juanas Presidente de la Junta de Cofradías de la Semana Santa de Cuenca

Programa Oficial 7


LaSemanaSantadeCuencaestá,comocualquierotraactividadhumana,sujetaapermanente revisiónensusdetalles,aunaadecuaciónalostiemposque,apesardetodo,notransformannideben transformarlofundamentaldenuestrosinigualablesdesfilesprocesionales.Elhechodeque,enlosúltimos tiempos,sedebatanenelsenodelaJuntadeCofradíascuestionesqueafectanahorariosoalosrecorridos delasprocesionesnoquieredecirquehayadudasoquelosproblemasqueseplanteanseansíntomade unagotamiento,muyalcontrarioesosdebatesvienenademostrarquelacelebracióndenuestraSemana Santasigueconcitandoelinterésdelosciudadanosdeestatierraypuntodereferenciadebuenapartede su actividad a lo largo del año. Notengamosmiedoalainnovaciónsi,comoyahedicho,mantenemoselespírituesencialde nuestraSemanaSanta,ynospreservamosdelosqueinterpretanlosdesfilesprocesionalescomounamera diversiónounespectáculoyabandonamoslanecesariadisciplinaquesurgeespontáneadelcariñoyel respetoalastradicionesquehemosrecogidodenuestrosantepasados.Nonosescandalicemos,nonos opongamosadiscutirsobreesospequeñosdetallesquenosexigenlosnuevostiemposyseamosfirmesenel respeto a la tradición. Deseo que la Semana Santa de Cuenca sea un ejemplo de convivencia para aquellos que participanactivamenteensucelebraciónyparalosque,simplemente,asistenemocionadosalosdesfiles procesionales.

José Manuel Martínez Cenzano Alcalde de Cuenca

8 Semana Santa 2005


DenuevolascallesdeCuencasevistendelcolordelaPasióndeCristo.Denuevolosnazarenos ynazarenas,arrobadosdelfervordelaSemanaSanta,acompañanlasimágenesquedesfilanporlas callesycallejuelasconquensesrepresentando,unañomás,enuninterminableysilenciosogrito,eldolor por la muerte del Hijo de Dios. Y de nuevo las páginas de Cuenca Nazarena recogen la Semana Santa de Cuenca para así hacerllegaralaciudadaníatodosaquellosasuntosrelacionadosconlaPasión,MuerteyResurreccióndel Señor,queenestosdíasserepresentaporlascallesdelaslocalidadesdenuestraprovinciaydelacapital conquense. SeviveenCuencaenestosdías,unfrenesídesensacionesreligiosasdelasquetodoelmundo es partícipe, los conquenses que residen en la capital; o los conquenses que están fuera de su tierra y reservan estos días para volver a ella y demostrar con su presencia bien en las filas de los nazarenos o simplementeenlascallesesperandoelpasodelasprocesiones,suprofundadevoción;oaquellosqueno siendoconquensesseacercananuestratierraparaparticiparconnosotrosdeestacelebracióncargadade religiosidad y misticismo. EslaSemanaSantadeCuencaocasióndeencuentroconpropiosyextraños,derecogimiento unas veces, cuando Cristo sufre y muere en la cruz, de la celebración gozosa cuando resucita. Es, en definitiva,demostracióndelapasionamientoreligiosodeunpuebloquesiguesiendofielasuscostumbres y a sus convicciones. Desde estas páginas animo a todos a vivir esta Semana con la intensidad que se viveañotrasaño,aunqueséquenohacefaltapuesestátanarraigadaenlatradiciónconquensequees esperada con anhelo a lo largo de todo el año.

Luis Muelas Lozano Presidente de la Diputación Provincial de Cuenca

Programa Oficial 9


El primer plenilunio de la primavera marca el tiempo en que la Cuenca nazarena vuelve a revivirensuscalles,conintensayrenovadaemoción,losmisteriosdelapasión,muerteyresurrección deJesucristo.Unavezmás,esteañoeneltránsitomismodelinviernoaletargadoyfríoalaprimavera revitalizadora,CristosyVírgenes,nazarenosybanceros,penitentesyturbos,conquensesyvisitantes representaremosyactualizaremoseseretablosacroqueconduce,atravésdelastinieblasdelacruz,a la victoria de la Luz y de la Vida. De la Esperanza expectante al Amparo glorioso, pasando por la Amargura, las Angustias y la Soledad del alma quieta. El mismo ritual; siempre igual, y siempre diferente. Tradición,cultura,espiritualidad,humanidad,naturalezaymisteriosefundenenparticular armonía para hacer de la Semana Santa de Cuenca un acontecimiento único y singular. ElViernes de Dolores, ya casi al final de la Cuaresma, el pregonero anuncia, desde la sobria arquitectura de San Miguel, la inminencia de ese Calvario que ilumina la oscuridad del cerro de la Majestad.Ytraslahumildaddelapalabra,elesplendorausterodelasnueveprocesionesquerecorren,de domingo a domingo, las empinadas calles de esta ciudad cimentada en la roca. ÉstaeslaSemanaSantadeCuenca.Queunañomástodoscontribuyamos,cadaunodesde nuestro papel y función, a hacer de ella la muestra inequívoca del carácter cívico, cordial y acogedor denuestraciudad,ilusionadadefuturo,deevoluciónydeprogreso,perorespetuosaygarantedelas tradiciones culturales y de las seculares señas de identidad de nuestros antepasados.

José Ignacio Albentosa Hernández Vicerrector de Cuenca y de Extensión Universitaria

10 Semana Santa 2005


Programa Oficial 11


Actos y Cultos


Actos en Cuaresma Día 9 de febrero, Miércoles de Ceniza

20:30 h. Celebración de la Santa Misa de Imposición de la Ceniza, en la iglesia conventual de las RR.MM. Concepcionistas Franciscanas (Pta. de Valencia). Día 11 de febrero, Viernes

19:30 h. Iglesia de la Virgen de la Luz. Solemne funeral por los Hermanos cofrades Difuntos. A continuación, la V. H. de Jesús Amarrado organizará su ya tradicional Vía Crucis por las calles del barrio de San Antón. Día 12 de febrero, Sábado

20:30 h. Concierto de Inicio de Cuaresma en el Teatro-Auditorio de Cuenca a cargo de la Agrupación Musical y Cultural Ntra. Sra. de Riánsares de Tarancón. Días 18 y 19 de febrero, Viernes y Sábado

Bajo el título “Semana Santa: Religiosidad, tradición, cultura” se desarrollarán unas jornadas sobre Semana Santa organizadas por la Junta de Cofradías en colaboración con la Universidad de Castilla-La Mancha. Días 18 de marzo, Viernes de Dolores

20:00 h. Pregón Oficial de la Semana Santa de 2005 de Cuenca en la iglesia de San Miguel, a cargo del Excmo. Vicerrector del Campus de Cuenca y de Extensión Universitaria Don José Ignacio Albentosa.

Actividades organizadas por la Vble. Hermandad de Nuestra Señora de la Soledad (del Puente) VI Concurso Fotográfico “Semana Santa de Cuenca”. VI Ciclo de Conferencias en la Sede social de la Hermandad: Día 5 de marzo: conferencia a cargo de D. José Ignacio Albentosa Hernández. Día 12 de marzo: conferencia a cargo del ganador del IV Concurso Literario en la modalidad de Enseñanza Secundaria y Bachillerato. IV Concurso Literario “Semana Santa de Cuenca” Dos modalidades: - Alumnos de Enseñanza Primaria - Alumnos de Enseñanza Secundaria y Bachillerato IV Pregón Infantil. Se celebrará en la sede de la hermandad el día 12 de marzo a cargo del ganador del IV Concurso Literario organizado por esta hermandad en la modalidad de Alumnos de Enseñanza Secundaria y Bachillerato.

14 Semana Santa 2005


Programa Oficial 15


Oficios Litúrgicos en las Parroquias El Salvador Ntra. Señora de la Paz San Esteban San Fernando San Julián San Pedro y Santiago San Román San José Obrero Santa Ana Sto. Cristo del Amparo Virgen de la Luz Concepcionistas Franciscanas Monasterio Madres Benedictinas Carmelitas Descalzas Religiosas Justinianas (Petras) Esclavas de Stmo. Sacramento de María Inmaculada

Jueves Santo 17:00 18:00 19:00 17:30 17:00 17:00 17:00 18:00 17:00 17:00 18:00 17:00 18:00 18:00 18:00 17:00

Viernes Santo 17:00 17:00 17:00 17:30 17:00 17:00 16:00 17:30 17:00 17:00 18:00 14:30 18:00 17:00 18:00 17:00

Sábado Santo 21:00 23:00 23:00 23:30 23:00 22:00 23:00 21:00/23:00 21:30 20:30 20:15 22:30 23:00 21:00 20:30 22:00

Santa Iglesia Catedral Basílica de Cuenca Día 20 de marzo, Domingo de Ramos

Misa estacional presidida por el Excmo. y Rvdmo. Sr. Obispo de Cuenca; al término del disfile procesional del Hosanna. Día 23 de marzo, Miércoles Santo

10:30 h. Celebración de la Misa Crismal. Día 24 de marzo, Jueves Santo

17:00 h. Triduo I. Misa “In Coena Domini” *. Día 25 de marzo, Viernes Santo

17:00 h. Triduo II. Oficio “In Passione Domini” *. Día 26 de marzo, Sábado Santo

22:30 h. Triduo III. “Ad Vigiliam Paschaem in Nocte Sancta” *. Día 27 de marzo, Domingo de Resurrección

10:30 h. “Missa Solemnis in Die Sancto Paschae” *. * La parte musical correrá a cargo de Schola Antiqua. Director, Juan Carlos Asensio. (Información cedida por gentileza del Patronato de la Semana de Música Religiosa de Cuenca)

16 Semana Santa 2005


Actos del I Centenario de la Procesión del Silencio Día 6 de marzo

12:00 h. Solemne Función Religiosa conjunta con las hermandades del Miércoles Santo en la S.I.C.B. con presencia de Hermandades, Junta de Cofradías y Autoridades Civiles y Religiosas. Actuación del Coro y de la Orquesta Eschola Cantorum. Día 7 de marzo

19:30 h. Misa por el Sufragio de los Hermanos Difuntos de las Hemandades del Miércoles Santo, en la Iglesia de San Esteban Protomártir. Interpretación de Cantos Gregorianos, por parte del Coro Eschola Cantorum. Día 11 de marzo

20:30 h. Concierto de Marchas Procesionales de la V.H. de Jesús Orando en el Huerto, dedicado al I Centenario de la Procesión del Silencio, en la iglesia de San Esteban Protomártir, a cargo de la Banda de Música Municipal de Cuenca. Del 14 al 31 de Marzo

Exposición Colectiva de Artistas con obras alusivas al Miércoles Santo: “Artistas en el Silencio”. De lunes a sábado de 18:00 a 21:00 horas, excepto festivos. Sala de Exposiciones de la Obra Social y Cultural de Caja Castilla La Mancha, sito en Carretería. Día 23 de marzo, Miércoles Santo. Inicio de la Procesión del Silencio

Bendición del Mural realizado por el escultor cerámico, Tomás Bux, en la calle Aguirre, al paso de la procesión del Silencio, con la presencia de los Hermanos Mayores y Representantes de las siete Hermandades, Guiones y Estandartes de las mismas, y la Comisión Ejecutiva de la Junta de Cofradías.

Santuario de Nuestra Señora de las Angustias Cultos de Cuaresma

Del 10 de marzo al 18 de marzo. Celebración de la Novena a Ntra. Sra. de las Angustias. Día 18 de marzo, Viernes de Dolores

Misas: 7:00 , 8:00 y 11:30 h. 18:00 h. Función Solemne presidida por el Excmo. Rvdmo. Mons. Ramón del Hoyo López, Obispo de la Diócesis, con asistencia de autoridades de la Corporación Municipal y de la Excma. Diputación Provincial. Día 25 de marzo, Viernes Santo

Visita continua a Ntra. Sra. de las Angustias y Cristo Yacente durante las 24 horas.

Programa Oficial 17


Normas y Consejos para las Procesiones


Que la serenidad sea tu imagen, la sobriedad tu exigencia y el respeto tu actitud. La Junta de Cofradías se dirige a todos, participantesyvisitantes,conunaseriedeconsideracionesdenecesariocumplimientosiqueremos que estos días se celebren con armonía entre la conocidahospitalidaddeestatierra,y elrespeto que,paranosotroslosconquensessuponeesta celebración.

Nazarenos de Cuenca Elsilencioenlaprocesióneslabasenecesaria para la oración personal y para el respeto que se pidealespectador.Cumplirconélestrictamentees tu primera obligación. Tu cofradía se distingue por un uniforme concreto.Respétalo,ypreguntaantesencasode duda.Noolvidesnuncatusguantes,delcolorque indique tu cofradía, y recuerda que es obligado calzar zapato negro. Tuúnicaseñadeidentidad,enprocesión,es el capuz bajado. Eldesfileprocesionalempiezayterminapara todos en un punto concreto. No abandones las filas si no es por una cuestión grave. La fila hay que guardarlarigurosamentede unoenuno.Sóloencasodequelahermandadlo disponga,podráduplicarseomostrarotraformación;entalcasodebesserespecialmentecuidadoso con tu silencio. Losniñoscofradesvandetrásdelguión.Sus familiaresnodebencolocarse,depaisano,enlas filasdelosnazarenos,nicomosegundafilaanteel público.Entodahermandadhayhermanosmayoresalcuidadoexclusivodelosmáspequeños. El honor de ser bancero va unido al respeto por el paso. 20 Semana Santa 2005

Espectadores y Visitantes Losnazarenossiempretratanconexquisito respetoalquesabecontemplarsudesfileensilencio. Laprocesiónesunactocívicoreligiosoqueno admiteinterrupciónporpartedelosespectadores; aunqueloshuecosentrelashermandadespudieran permitirlo,nocrucepormedio.Busquesalidatras losespectadores.Silanecesidadfueseextrema, cualquier nazareno le pondrá en contacto con elhermanomayormáscercanoresponsabledel orden procesional. Lacalle,desdeelprincipiodelaprocesión,es del nazareno. No dificulte el acceso al desfile, ni impida su desarrollo. Losconquensessiemprehemossidohospitalariosconquien,debuenfin,vieneanuestracasa ycompartenuestrastradiciones.Peroporesomismo,exigimos,desdeelprincipio,elmismorespeto con el que nos gusta tratar al visitante.

Actividades Comerciales Atodasaquellasactividadescomercialesque seencuentreneneltrayectodelosdesfiles,rogamos suspendansusactividadesdurantelaprocesióny, silesesposible,reduzcanlailuminación,colaborando con el recogimiento necesario.


22 Semana Santa 2005


Horarios e Itinerarios Oficiales

Programa Oficial 23


Domingo de Ramos, 20 de Marzo

Procesión del Hosanna Se incia a las 9:30 horas desde la antigua iglesia de San Andrés, formada por los pasos de“La Borriquilla”y Nuestra Señora de la Esperanza, pertenecientes a laV. Hdad. deJesúsEntrandoenJerusalényNtra.Sra.delaEsperanza.Desciendeseguidamentepor Solera y, tras alcanzar la Puerta deValencia, recorre la parte baja de la ciudad, pasando por Carretería y Calderón de la Barca, donde se le van incorporando multitud de niños portando palmas y ramas de olivo. Una vez llegada al Puente de la Trinidad, asciende hasta la Iglesia de San Felipe Neri, en la calle AlfonsoVIII, donde tiene lugar la bendición de palmas y ramos por el Excmo. y Rvdmo. Sr. Obispo de Cuenca, acompañado del Ilmo. Cabildo Catedralicio. Tras incoporarse al cortejo el Excmo. y Rvdmo. Sr. Obispo, Ilmo. Cabildo Catedralicio y la Excma. Corporación Municipal, continúa por Alfonso VIII hasta llegar a la Plaza Mayor donde hace entrada la hermandad en la Santa Iglesia Catedral Basílica. PosteriormentesecelebraráenelmismotemploMisaEstacionalpresididaporelPrelado de la Diócesis. Es muy interesante el paso de la Procesión por las curvas de la Audiencia (c/ Palafox); la bendición de palmas en la iglesia de San Felipe; la entrada de los pasos en la Catedral.

Presidencia Ejecutiva del Desfile Procesional: Vble. Hermandad de Jesús Entrando en Jerusalén y Ntra. Sra. de la Esperanza Presidencia Eclesiástica: Reverendo Sr. Capellán de la Hermandad Presidencia Institucional: Archicofradía de Paz y Caridad y Excmo. Ayuntamiento.

ITINERARIO Salida: Iglesia de San Andrés, Solera, Pza. del Salvador, San Vicente, Alonso de Ojeda, Pta. de Valencia, Las Torres, Aguirre, Pza. de la Hispanidad, Carretería, Pza. de la Constitución, Calderón de la Barca, Pte.delaTrinidad,Palafox,SanJuan,AndrésdeCabrera,AlfonsoVIII(IglesiadeSanFelipeNeri),PlazaMayor

24 Semana Santa 2005


Programa Oficial 25


Lunes Santo, 21 de Marzo

Procesión Penitencial del Stmo. Cristo de la Vera Cruz Recorrido con meditación sobre las SIETE PALABRAS pronunciadas por Cristo en la Cruz. A las 22:30 horas tiene su salida oficial la Vble. Hermandad Penitencial del Stmo. Cristo de la Vera Cruz con su paso titular desde la Santa Iglesia Catedral Basílica. Tras la meditación de la Primera Palabra por el Excmo. y Rvdmo. Sr. Obispo de la Diócesis, continúa el desfile procesional por la Plaza Mayor y Anteplaza hasta el convento de las RR. MM. Esclavas del Stmo. y María Inmaculada, donde tiene lugar la meditación sobre la Segunda Palabra. Desciende la procesión por la calle AlfonsoVIII; a la altura de la iglesia de San Felipe, se efectúa la meditación sobre laTercera Palabra.Tras doblar hacia la calle del Peso, en la antigua iglesia de San Andrés, se practica la meditación sobre la Cuarta Palabra.ContinúaelcortejoprocesionalhastalaiglesiaparroquialdeElSalvadordondees leída,parasumeditación,laQuintaPalabra.Continúadescendiendoeldesfileprocesional hasta la iglesia conventual de las RR.MM. Concepcionistas, situada en la Puerta de Valencia, donde se realiza la meditación sobre la Sexta Palabra. Discurre la procesión por la parte baja de la ciudad hasta la iglesia Parroquial de San Esteban donde se realiza entrada procesional tras la meditación sobre la Séptima Palabra. Acompañamiento musical: Coro de Cámara “Alonso Lobo”. Cuenca.

Presidencia Ejecutiva del Desfile Procesional: Vble. Hermandad Penitencial del Stmo. Cristo de la Vera Cruz Presidencia Eclesiástica: Clero Diocesano Presidencia Institucional: Vble. Hdad de la Cruz Desnuda de Jerusalén y Excmo. Ayuntamiento

ITINERARIO Salida: Santa Iglesia Catedral Basílica (Plaza Mayor), Anteplaza (Convento de las RR.MM. Esclavas del Stmo. yMaríaInmaculada),AlfonsoVIII(IglesiadeSanFelipeNeri),AndrésdeCabrera,Peso(IglesiadeSanAndrés), Solera, Pza de El Salvador (Iglesia Parroquial de El Salvador), SanVicente, Alonso de Ojeda, Pta. deValencia (Iglesia Conventual de las RR. MM. Concepcionistas), Las Torres, Aguirre (Iglesia de San Esteban)

26 Semana Santa 2005


Programa Oficial 27


Martes Santo, 22 de Marzo

Procesión del Perdón La procesión parte a las 20:00 horas de la iglesia parroquial de El Salvador con la salida de lasVbles. Hermandades de San Juan Bautista y el Stmo. Cristo de la Luz con el paso procesional de María Magdalena. Inicia el ascenso a la Plaza Mayor por Solera. En la CalledelPesoydesdelaantiguaiglesiadeSanAndrés,seincorporaaldesfileprocesionalla Vble.HermandaddeMaríaSantísimadelaEsperanza.Continúaelascensodelcortejopor AlfonsoVIII, donde se encuentra la iglesia de San Felipe Neri, desde la que realiza su salida la Real e Ilustre Esclavitud de Ntro. Padre Jesús Nazareno (vulgo Medinaceli), llegando las Sagradas Imágenes a la Plaza Mayor, en la que hace estación el desfile. LaVble. Hermandad del Bautismo de Ntro. Sr. Jesucristo, realiza salida procesional en torno a las 21:30 horas desde la Iglesia de San Pedro; tras descender por la calle de San Pedro, se incorpora oficialmente a la procesión ocupando su lugar detrás de laVble. Hermandad de San Juan Bautista. Desde la Plaza Mayor y con numerosa concurrencia de cofrades, desciende a la parte baja de la ciudad por AlfonsoVIII y San Juan, llegando a la Plaza de la Constitución sobre las 00:00 horas y, tras su paso por Carretería y Las Torres, hacen entrada en sus templos de procedencia las diversas hermandades. InterpretacióndelMisereredeCuencaalasSagradasImágenesporelCorodelConservatoriodeMúsica, en el descenso de la Procesión. Escalinata de la iglesia de San Felipe Neri (calle Alfonso VIII) Es interesante el ascenso de la procesión por la calle AlfonsoVIII; la entrada en la Plaza Mayor; en su descenso a la parte baja de la ciudad, las curvas de la Audiencia (calle de San Juan)

Presidencia Ejecutiva del Desfile Procesional: Vble. Hermandad de San Juan Bautista Presidencia Eclesiástica: Clero Parroquial de El Salvador Presidencia Institucional: Vble. Hdad. de Ntra. Sra. de la Soledad (del Puente) y Excmo. Ayuntamiento

ITINERARIO Salida:IglesiaParroquialdeElSalvador,Solera,Peso(IglesiadeSanAndrés),AndresdeCabrera,AlfonsoVIII(IglesiadeSanFelipe Neri),PlazaMayor,AlfonsoVIII,AndrésdeCabrera,SanJuan,Palafox,Pte.delaTrinidad,Pza.delaConstitución,Carretería,Pza. de la Hispanidad, Aguirre, LasTorres, Pta. deValencia, Alonso de Ojeda, SanVicente, Pza. del Salvador (Iglesia Parroquial de El Salvador), Solera, Peso (Iglesia de San Andrés), Andrés de Cabrera, Alfonso VIII (Iglesia de San Felipe Neri)

28 Semana Santa 2005


Programa Oficial 29


Miércoles Santo, 23 de Marzo

Procesión del Silencio Realiza la salida oficial esta procesión a las 20:00 horas desde la iglesia parroquial de San Esteban de donde salen lasVbles. Hermandades de Ntro. Padre Jesús Orando en el Huerto y el Prendimiento de Jesús - Beso de Judas, que acompañan a sus pasos de“El Huerto” y “El Beso de Judas”. Por las calles Aguirre y las Torres, y tras abandonar la parte baja de la ciudad por la Puerta deValencia, llega el cortejo procesional a la Plaza del Salvador, lugar donde se incorpora laVble. Hermandad de Ntra. Sra. de la Amargura con San Juan Apóstol desde su templo sede el El Salvador. Continúa por las calles de Solera y Peso para desembocar en Alfonso VIII y llegar a la Plaza Mayor, en la que realiza estación. Desde la Iglesia de San Pedro, han salido lasVbles. Hermandades de San Pedro Apóstol, la Negación de San Pedro y la del Stmo. Ecce Homo de San Miguel que, con sus pasos titulares, se incorporan a la procesión tras bajar por la calle de San Pedro hacia la Plaza Mayor. Tras el descanso, inicia la procesión el descenso en ordenada cronología evangélica, con la incorporación desde la Santa Iglesia Catedral Basílica de laVble. Hermandad de la Santa Cena.Tras su paso por la calle de San Juan, Calderón de la Barca y Carretería, tiene lugar la entrada de las hermandades con sede en la parroquia de San Esteban. LasVbles. Hermandades del Stmo. Ecce Homo de San Miguel y de Ntra. Sra. de la Amargura con San JuanApóstol,continúan,solemnemente,sudesfileprocesionalhaciasusrespectivostemplos por la calle de Las Torres. InterpretacióndelMisereredeCuencaalasSagradasImágenesporelCorodelConservatoriodeMúsica, en el descenso de la Procesión. Escalinata de la iglesia de San Felipe Neri (calle Alfonso VIII) Es interesante el ascenso de la procesión por la calle AlfonsoVIII; la entrada en la Plaza Mayor; en su descenso a la parte baja de la ciudad, las curvas de la Audiencia (calle de San Juan)

Presidencia Ejecutiva del Desfile Procesional: Vble. Hermandad del Prendimiento de Jesús (Beso de Judas) Presidencia Eclesiástica: Clero Parroquial de San Esteban Presidencia Institucional: Iltre. y Vble. Hdad. de Ntro. Padre Jesús Nazareno (de El Salvador) y Excmo. Ayuntamiento

ITINERARIO Salida:IglesiaParroquialSanEsteban,Aguirre,LasTorres,Pta.deValencia,AlonsodeOjeda,SanVicente,Pza.delSalvador(Iglesia ParroquialdeElSalvador),Solera,Peso,AndrésdeCabrera,AlfonsoVIII,PlazaMayor(SantaIglesiaCatedralBasílica),AlfonsoVIII, AndrésdeCabrera,SanJuan,Palafox,PuentedelaTrinidad,CalderóndelaBarca,Pza.delaHispanidad,Aguirre(IglesiaParroquial de San Esteban), LasTorres, Pta. deValencia, Alonso de Ojeda, SanVicente, Pza. del Salvador (Iglesia Parroquial de El Salvador)

30 Semana Santa 2005


Programa Oficial 31


Jueves Santo, 24 de Marzo

Procesión de Paz y Caridad A las 16:30 horas y desde la iglesia parroquial de Ntra. Sra. de la Luz, sale la procesión del Jueves Santo presidida por el Stmo. Cristo de las Misericordias, titular de la Archicofradía de Paz y Caridad que da nombre al desfile procesional.Tras esta imagen se ordenan las diferentes hermandades que integran esta procesión con sus correspondientes pasos:“El Huerto de San Antón·, “El Amarrao”, “Jesús con la Caña”, “Ecce Homo de San Gil”, “Jesús Caído y la Verónica”,“El Auxilio”,“Jesús del Puente”- (esto dos últimos pertenecientes a la V.H. de Nuestro Padre Jesús Nazareno -del Puente-) y“La Soledad del Puente”, formando un magno desfile de singular belleza. Después de cruzar el río Júcar por el popular puente de San Antón y el río Huécar por el puente de la Trinidad, la procesión asciende hacia la Plaza Mayor. Tras realizar estación en la Plaza Mayor, desciende por la calle Alfonso VIII y calles del PesoySolera.Alanochecer,eldesfileprocesionaltomalapartebajadelaciudady,trassuimponentedesfilepor Carretería y Calderón de la Barca, hacensuentradalasdiferentescofradíasen la iglesia de procedencia que también alberga a la patrona de la ciudad“LaVirgen de la Luz”. InterpretacióndelMisereredeCuencaalasSagradasImágenesporelCorodelConservatoriodeMúsica,en el descenso de la Procesión. Escalinata de la iglesia de San Felipe Neri (calle Alfonso VIII) Es interesante el ascenso de la procesión por las calles de Palafox y San Juan; su llegada a la Plaza Mayor; el descenso por AlfonsoVIII, Peso, Solera y Plaza del Salvador; el llamado“Momento Mágico”en el que Jesús Caído y laVerónica esperan en el puente de laTrinidad despedirse de su Madre, Ntra. Sra. de la Soledad del Puente; la entrada junto al puente de San Antón.

Presidencia Ejecutiva del Desfile Procesional: Archicofradía de Paz y Caridad Presidencia Eclesiástica: Clero Parroquial de Ntra. Sra. de la Luz Presidencia Institucional: Vble. Hdad. de María Santísima de la Esperanza y Excmo. Ayuntamiento

ITINERARIO Salida: Iglesia Parroquial de Ntra. Sra. de la Luz, Avda.Virgen de la Luz, Pte. de laTrinidad, Palafox, San Juan, Andrés de Cabrera, AlfonsoVIII,PlazaMayor,AlfonsoVIII,AndrésdeCabrera,Peso,Solera,Pza.deElSalvador,SanVicente,Alonso deOjeda,Pta.de Valencia,LasTorres,Aguirra,Pza.delaHispanidad,Carretería,Pza.delaConstitución,CalderóndelaBarca,Avda.VirgendelaLuz

32 Semana Santa 2005


Programa Oficial 33


Viernes Santo, 25 de Marzo

Procesión Camino del Calvario A las 05:30 horas del día se inicia este desfile procesional desde la iglesia parroquial de El Salvador. Precedidas por las tracionalesTurbas, con el estruendo de sus broncos tambores y el sonido de sus agudas clarinás, realizan salida procesional la Iltre. yVble. Hermandad de N. P. Jesús Nazareno del El Salvador (con sus pasos de Jesús Nazareno y Jesús Caído y laVerónica), Vble. Hdad. de San Juan Apóstol Evangelisa y la Vble. Hermandad de Nra. Sra. de la Soledad -de San Agustín- (con sus pasos de El Encuentro de Jesús y laVirgen, y de Nuestra Señora de la Soledad). La procesión desciende hacia la parte baja de la ciudad por la Puerta de Valencia y, tras desfilar por Carretería, asciende hacia la Plaza Mayor por las calles de San Juan y AlfonsoVIII, donde hace estación. Tras el descanso, baja de nuevo por Alfonso VIII y calle del Peso para llegar a la iglesia de procedencia alrededor de las 12:30 h. del mediodía InterpretacióndelMisereredeCuencaalasSagradasImágenesporelCorodelConservatoriodeMúsica,en el descenso de la Procesión. Escalinata de la iglesia de San Felipe Neri (calle Alfonso VIII) Es interesante la salida de la procesión; su paso por las curvas de la Audiencia (calles Palafox y San Juan); llegada a la Plaza Mayor; ya en su descenso, interpretación del Miserere en San Felipe (calle AlfonsoVIII); entrada de los “pasos” en la iglesia de El Salvador.

Presidencia Ejecutiva del Desfile Procesional: Ilustre y Venerable Hermandad de Nuestro Padre Jesús Nazareno de El Salvador Presidencia Eclesiástica: Clero Parroquial de El Salvador Presidencia Institucional: Real e Iltre. Esclavitud de Ntro. Padre Jesús Nazareno (de Medinaceli) y Excmo. Ayuntamiento

ITINERARIO Salida:IglesiaParroquialdeElSalvador,SanVicente,AlonsodeOjeda,Pta.deValencia,LasTorres,Aguirre,Pza.delaHispanidad, Carretería, Pza. de la Constitución, Calderón de la Barca, Pte. de laTrinidad, Palafox, San Juan, Andrés de Cabrera, AlfonsoVIII, Plaza Mayor, Alfonso VIII, Andrés de Cabrera, Peso, Solera, Pza. del Salvador

34 Semana Santa 2005


Programa Oficial 35


Viernes Santo, 25 de Marzo

Procesión En el Calvario Desde la iglesia parroquial de San Esteban y a las 12:30 horas del día, realizan salida procesional lasVbles. Hermandades del Stmo. Cristo del Perdón, La Exaltación y el Stmo. Cristo de la Salud, El Descendimiento. A la altura de la Puerta de Valencia de la iglesia conventual de las RR. MM. Concepcionistas Franciscanas, sale en procesión la Real, Iltre. y Vble. Cofradía de Ntra. Señora de las Angustias con el misterio sacro de Cristo Descendido y la venerada imagen titular de Ntra. Señora de las Angustias. Al llegar a la Plaza del Salvador, realizan salida procesional a las 13:15 horas, desde esta iglesia parroquial de El Salvador, las Vbles. Hermandades del Stmo. Cristo de la Agonía con sus pasos Cristo de Marfil y Cristo de la Agonía, y la Vble. Hermandad del Stmo. Cristo de la Luz con sus pasos La Lanzada y Cristo de la Luz -delosespejos-.EnordencronológicodeloshechosacaecidosenelCalvarioyrepresentadosenlosdistintospasos procesionales, asciende la procesión por Alfonso VIII hasta la Plaza Mayor, donde hace estación. Tras el descanso, desciende el desfile procesional por AlfonsoVIII y San Juan, para llegar a Carretería sobre las 18:00 horas. Tras su paso por el centro de la ciudad, hacen su entrada en la parroquia de San Esteban las Vbles. Hermandades del Stmo. Cristo del Perdón y del Stmo. Cristo de la Salud, continuando el resto por la calle de Las Torres. En la Puerta de Valencia se retira de la procesión la Real, Ilustre y Vble. Cofradía de Ntra Señora de las Angustias, entrando en la iglesia conventual de las RR.MM. Concepcionistas Franciscanas. El resto de cofradíasprosiguensumarchahastasusede,laparroquiadelElSalvador,dandoporfinalizadalaprocesióncon la entrada del paso procesional del Stmo. Cristo de la Luz, alrededor de las 20:00 horas. InterpretacióndelMisereredeCuencaalasSagradasImágenesporelCorodelConservatoriodeMúsica,eneldescensode la Procesión. Escalinata de la iglesia de San Felipe Neri (calle Alfonso VIII) Es interesante el paso de la procesión por Alfonso VIII en el ascenso a la Plaza Mayor; en el descenso, curvas de la Audiencia (calles de San Juan y de Palafox); paso por Carretería; entrada de Ntra Sra. de las Angustias (Puerta de Valencia); entrada de los pasos en El Salvador.

Presidencia Ejecutiva del Desfile Procesional: Vble. Hdad. del Santísimo Cristo de la Luz (de los Espejos) Presidencia Eclesiástica: Clero Parroquial de El Salvador Presidencia Institucional: Vble. Hdad. de la Stma. Virgen de la Amargura con S. Juan Apóstol y Excmo. Ayuntamiento

ITINERARIO Salida:Iglesia Parroquial de San Esteban, Aguirre, LasTorres, Pta. deValencia (Iglesia Conventual RR.MM. Concepcionistas), AlonsodeOjeda,SanVicente,Pza.deElSalvador(IglesiaParroquialdeElSalvador),Solera,Peso,AndrésdeCabrera,AlfonsoVIII, PlazaMayor,AlfonsoVIII,Andres deCabrera,San Juan,Palafox,Pte. de laTrinidad, Calderón de laBarca,Pza.de la Constitución, Carretería,Pza.delaHispanidad,Aguirre(IglesiaParroquialdeSanEsteban),LasTorres,Pta.Valencia(IglesiaConventualRR.MM. Concepcionistas), Alonso de Ojeda, San Vicente, Pza. de El Salvador (Iglesia Parroquial de El Salvador)

36 Semana Santa 2005


Programa Oficial 37


Viernes Santo, 25 de Marzo

Procesión del Santo Entierro Acompañado de gran número de hermanos de las diferentes hermandades de la Semana Santa, se inicia la procesión desde la Santa Iglesia Catedral Basílica, de donde realizan salida procesional, a las 21:00 horas, la Vble. Hermandad de la Cruz Desnuda de Jerusalén y la Congregación de Ntra. Sra. de la Soledad y de la Cruz, con los pasos de Cristo Yacente y Ntra. Sra. de la Soledad. El cortejo cruza la Plaza Mayor en medio de un respetuoso y emotivo silencio, que ya le acompañará a lo largo de todo el recorrido. Por el puente de laTrinidad entra en la parte baja de la ciudad y, tras desfilar por Carretería y LasTorres, llega a la Parroquia de El Salvador sobre las 00:30 horas, finalizando con la solemne entrada de los pasos a los acordes del Himno Nacional de España y Marcha de Infantes. Al cortejo asiste representación Oficial de todas las hermandades de la Semana Santa de Cuencaconguiones,estandartesyHermanosMayores.AcompañaalpasodelCristoYacenteel MuyIlustreCabildodeCaballerosyEscuderosdelaciudaddeCuenca,conmantodeprocesión. Interpretación del Miserere de Cuenca a las Sagradas Imágenes por el Coro del Conservatorio de Música, en el descenso de la Procesión. Escalinata de la iglesia de San Felipe Neri (calle Alfonso VIII) Es interesante la salida procesional; el paso del desfile por la calle AlfonsoVIII y por las curvas de la Audiencia (calles de San Juan y de Palafox); la llegada de los pasos a la parroquia de El Salvador (Plaza del Salvador), donde, previamente a la entrada en el templo, al son del Himno Nacional y de la Marcha de Infantes, el Coro Alonso Lobo interpreta tres motetes: O Crux, al paso de la Cruz Desnuda, Miserere, del siglo XI, al Cristo Yacente y Stabat Mater, a Ntra. Sra. de la Soledad y de la Cruz.

Presidencia Ejecutiva del Desfile Procesional: Congregación de Nuestra Señora de la Soledad y de la Cruz del Muy Ilustre Cabildo de Caballeros y Escuderos de la ciudad de Cuenca Presidencia Oficial: Excmo. y Rvdmo. Sr. Obispo de Cuenca, Ilmo. Cabildo Catedralicio, Capellanes de las Hermandades, Pleno de la Junta de Diputación de la Junta de Cofradías de Semana Santa, Excma. Corporación Municipal, Excma.CorporaciónProvincial,DelegadodelGobiernoenlaComunidadAutónoma,SubdelegadodelGobiernoenlaProvincia, Parlamentarios Nacionales y Regionales, Universidad de Castilla-La Mancha y otras Autoridades Civiles y Militares.

ITINERARIO Salida:SantaIglesiaCatedralBasílica,PlazaMayor,AlfonsoVIII,AndrésdeCabrera,SanJuan,Palafox,Pte.delaTrinidad,Calderón de la Barca, Pza. de la Constitución, Carretería, Pza. de la Hispanidad, Aguirre, LasTorres, Pta. deValencia, Alonso de Ojeda, San Vicente, Pza. del Salvador (Iglesia Parroquial de El Salvador) * Al cierre de la edición de este programa se está todavía pendiente de que se apruebe una posible variación en el recorrido de esta procesión. Deseraprobadoelrecorridoseríaelsiguiente:alllegarelcortejoprocesionalalaPlazadelaConstitucióngiraríahacialacalleFrayLuisdeLeón,para continuar por Tintes hasta la Pta. de Valencia donde enlazaría con el recorrido tradicional.

38 Semana Santa 2005


Programa Oficial 39


Domingo de Resurrección, 27 de Marzo

Procesión del Encuentro Con la salida a las 10:00 horas de los pasos procesionales de Ntro. Señor JesucristoResucitadoyNtra.SeñoradelAmparo,ambosdelamismahermandad,desde laantiguaiglesiadeSanAndrés,dacomienzoelúltimodelosdesfilesprocesionales de la Semana Santa conquense. La procesión se parte en dos desde su inicio para confluir en la Plaza de la Constitución donde se realiza EL ENCUENTRO (11:00 horas) de Jesús Resucitado con Ntra. Señora del Amparo. Así el paso del Jesús Resucitado desfila por las calles de San Juan y Calderón de la Barca, mientras que el de la Stma. Virgen llega al lugar del encuentro po las calles de Solera, Alonso de Ojeda,Tintes y del Agua.Tras este emotivo acto, en el que se despoja a Nuestra Señora de su manto negro de luto, discurre en un solo cortejo procesional que, tras pasar por Carretería y la calle de Las Torres, asciende a la parte antigua de la ciudad y entra en la iglesia de procedencia sobre las 13:00 horas. Es interesante el paso de la imagen de Ntro Señor Jesucristo Resucitado por las curvas de la Audiencia (calles de San Juan y Palafox); el paso de Ntra. Sra. del Amparo por la calle Tintes; el Encuentro en la Plaza de la Constitución; la entrada en la iglesia de San Andrés.

Presidencia Ejecutiva del Desfile Procesional: Venerable Hermandad de Ntro. Señor Jesucristo Resucitado y Ntra. Señora del Amparo Presidencia Eclesiástica: Reverendo Sr. Consiliario de la Hermandad Presidencia Oficial: Real, Iltre. y Vble. Cofradía de Ntra. Sra. de las Angustias y Excmo. Ayuntamiento

ITINERARIO PASO DE JESUS RESUCITADO Salida: Antigua Iglesia de San Andrés, Peso, San Juan, Palafox, Pte. de laTrinidad, Calderón de la Barca, Pza. de la Constitución.

ITINERARIO PASO DE NTRA. SRA. DEL AMPARO Solera, Pza. de El Salvador, SanVicente, Alonso de Ojeda, Pta. deValencia,Tintes, Fray Luis de León, Pza. de la Constitución.

CORTEJO PROCESIONAL COMPLETO Carretería, Pza. de la Hispanidad, Aguirre, LasTorres, Pta. deValencia, Alonso de Ojeda, SanVicente, Pza. de El Salvador, Solera, Peso: Iglesia de San Andrés.

40 Semana Santa 2005


Programa Oficial 41


42 Semana Santa 2005


Sentimientos de una devoción Viaje Lírico por la Semana Santa de Cuenca Por Israel José Pérez Calleja

Programa Oficial 43


No es frecuente, en los días que nos toca vivir, encontrar una persona como la que hoy tengo la satisfacción de presentar: Israel José Pérez Calleja. Fue el año pasado, sería por estas fechas, cuando recibí una llamada de mi buen amigo José María,-compañerodeprofesiónconelcualtuvelasuertedecoincidirycompartirmisprimerosañosde dedicaciónaladocencia,ydelcualempecéaentenderelverdaderosignificadodesermaestro-.Enesta llamadamecomunicabaquepormisaparicionesenlosmediosdecomunicaciónsabíademirelación conlaJuntadeCofradíasyqueríaponermeencontactoconsuhijoIsrael,alqueleapasionabatodoese “mundillo” de la Semana Santa conquense. Dicho y hecho. Fruto de esa llamada resultó una cita para conocer personalmente a Israel. Desde mi primer contacto con él me admiró, y en la actualidad, después de haber pasado un año,todavíalosiguehaciendo,quetodoloqueemanabadeél respirabaunclaro,profundoysincero sentimiento nazareno.Y, a pesar de su juventud, conocía y amaba la Semana Santa de Cuenca como pocos. Pero si tuviera que destacar algo sobre su personalidad, sin duda alguna me inclinaría por estas cualidades: su ilusión y su entusiasmo por todo aquello que, de una u otra forma, tiene que ver con la Semana Santa conquense, y su capacidad de trabajo. Comoprimeramuestra,nossorprendióconelmagníficoartículodeinvestigación,publicadoelaño pasadoenCuencaNazarena,sobreelarquitectoJoséMartíndeAldhuela.Paralarevistadeesteañoha elaboradootrosobreFaustoCulebrasque,sindudaalguna,llevarásusellodeincansableinvestigador yversadocronista,capazdehallaryarrancarlosdatosyhechosquecelosamentecustodialaresentida historia de nuestra Semana Santa. PerohoyIsraelnoestáenestaspáginasporsuindudableymagníficalabordeinvestigación.Sino porquenoshaqueridoobsequiar,atodoslosnazarenosconquenses,conunamagnificaobra literaria fruto de su profundo conocimiento y amor por la Semana Santa de Cuenca. Bajo el título de“Sentimientos de una devoción. Viaje Lírico por la Semana Santa de Cuenca”, Israel dedica un texto a cada uno de los cuarenta y dos pasos que actualmente desfilan en la Semana Santaconquense,plasmandoencadaunodeellos,conunanarraciónhábilycuidada,todoelcúmulode sensacionesqueenélprovocanlasimágenesqueprocesionanennuestraSemanaGrande,demostrando, ademásnosólosuamplioconocimientodelaSemanaSantadeCuencasinotambiéndesushermandades y cofradías. Esta es la primera de las muchas obras con las que en el futuro, sin duda alguna, nos seguirá obsequiando Israel. Dispongámonos a descubrir a un nazareno conquense y a un escritor que está predestinadoarecogereltestigodetodosaquellosqueanteriormenteseerigieronencronistasdeestaciudad narrando y honrando la grandeza de la Semana Santa de Cuenca. Antonio Abarca Contreras Comisión de Publicaciones Junta de Cofradías de Semana Santa

44 Semana Santa 2005


Domingo de Palmas y Olivos JESÚS ENTRANDO EN JERUSALÉN El amanecer cuaresmal de Cuenca despierta a un río Huécar que destila ya primavera y cera por sus márgenesronceros,mientrasseapresura,sigilosoydescalzo,alemotivoencuentrodesupadredemediterráneos sueñosmarinosqueparecetenderlehoymásquenunca,bajolacómplicehumedadyentreansiedadesdeespuma fresca, su raudo contacto líquido para así abrazar esa cuestuda alcoba nazarena que duerme en la Cuenca más vieja. Como bien predicaba el gran Federico de Cuenca, los conquenses nos oímos al escuchar cadaViernes de DolorydePregónquenavega,temerario,poresecaudalosoregatosembradodegigantescaspupilasverdosasque es el Júcar. La acrópolis cristiana que es esta misma Cuenca de Pasión en vías de redimir se refleja en las tulipas seculares que aún penden de una luna llena aupada a la nada por la estigia espuela de un marzo que agoniza entrelluviaysoles,entresolesdelluvia.Sonesasmismastulipasracimadasunosmínimospespuntesluminosos que,enlanochelenta,parecenojivarseendelgadospabilostrenzadosporelrosarioolvidadizodelamásibérica manifestación de dolor, quién sabe si del dolor también. EsCuenca,porlotantoSemanaSanta.Conquensesyenconquensadospadecendesdelaeuforiaidentitaria de este terruño, con más piedras que arena, la Pasión de laVida y la Muerte en tan sólo siete días. Padecemos, sin padecer,comopadeceránotrostambiénporllevarahombrosdelavistacansadaalquePadece.Yesque,repito, padecer aquí en estas fechas, es pasión por la Pasión, es leer en los renglones del viento acortadas taquicardias penitencialescomoinequívocosíntomadelaproximidadpasionalqueacaricia,yasinelmenordelosdisimulos, losrascacieloscarcomidosdeSanMartín.Estosgigantescosdedosdemilojosysombreroazulparecencaminarde puntillashaciaelcielo,empecinadosenalargarsuvertiginosaestanciaenlasalturasdesafiando,conunamirada aviesaylibadadesecretosinconfesables,albarriodeTiradores,pequeñoalbaicíncristianoycanterainagotable de verdades teñidas de humildad. Comienza la Semana Eterna el Domingo de Palmas y Olivos. Es el único suspiro altivo que los nazarenos deestatierrapodránsecuestrarleasusgaznatesresecosdurantelospróximosocasosencarnadosporqueelGalileo, desdeelasnalpúlpitodesujumentoplebeyo,avanzasonrienteentrelagozosamuchedumbreque,agolpadaala esperadeunencuentrotancercano,secontagiaindefensadesuHosanna.Tresdecenasdebancerosbajosencillas andas de madera.Túnica blanca y fajín granate antecediendo a la Palma premonitoria de un inminenteViernes Santodesfallecidoenelcaminomadrugadorquemuereenaquellosotroscalvariosquepintará,palmoapalmo,el mediodía.Undiminutopollinoextraviadoenelbocetodeltiempoacompañaensuatajotriunfalalanimalporte que,sobrelomosdeborriquilladócil,enfila,guiadoporelMesías,elúltimorepechodeCuenca,elúltimorepecho de su vida. ElprimermomentociertodeunárboldePasiónfrutadodetantospequeñosmomentos,laprimerapáginade un libro que crece y crece en los márgenes sin escribir del tiempo...

46 Semana Santa 2005


Programa Oficial 47


Domingo de Palmas y Olivos NUESTRA SEÑORA DE LA ESPERANZA Cuenca miradora y mirada. Más mirada que miradora, pero sobre todo admirada... (Moreno García) Es Cuenca una ciudad diseñada expresamente para la representación del Misterio de la Pasión, Muerte y ResurreccióndeNuestroSeñorJesucristo.Eselunánimepresentebíblicoelegidoporladivinidadgloriosapara su anual vuelta al reino de los arrepentidos pecadores. Sus empedradas y angostas calles, rebosantes de épica milenariayvestigiovivodelejanasculturas,queensumomento parecieron preferir las estrecheces al óleo de la ToledoImperialdelGreco,invocanlíricossilenciosmedievalesmecidosporlastelarañasdelángelusmisterioso. Mientras,yperfumadosporelaromaalisonjaderramadopornadie,esossilenciosseductoresondulan,entretules encantados,estecorazóncalizoqueelevaenapáticosbrazoslavoracidaddeuncieloasalmonadotandeseosopor besar la antiquísima belleza de esta Villa de ensueño y sueños. No muy lejos de la estela venturosa que el Mesías cabalga sobre el onagro, María Santísima, Parasceve de esperanza y azucenas de rosario, persigue con su jadeante mirada maternal la figura difuminada del Hijo, siempre presta a cobijar con su desconsolada preocupación los reveses ulteriores del Elegido. Ahora, la ciudad es un súplico de oleaje visual por el recio ramaje que, estremecido, saluda palpitando la irrupción de Jesús en la ciudaddelCálizylaEstrella.Alavez,unleverumorentrecortado,apartadoperocreciente,emanaporladelgada caloma que le une a las casonas palaciegas entonadas al Júcar, Guadalquivir de pasiones, y a su alumno acuoso. Estosvetustosalcázares,colgadosycolgantesensusingularidadsinpar,parecenestardispuestosaprecipitarse, sinencomendacionesprevias,alabismalfondodelashocesatrevidasycelebrarhúmedalallegadadelSalvador, huyendo así, y para siempre, del basamento pétreo que las amordaza. En su final ambición, allí donde los rancios remates urbanizados de la capital en origen son custodia incuestionabledelindecisotemplocatedraliciodeLampérez,unahilarantemultituddepresenteintergeneracional barruntasuruidosamiradacolectivaentrelosescasosresquiciosdeshabitadosdeunosarcostanmonumentales comoinusualmenteconcurridos.Esosmismostresarcostriunfales,diseñadoshacecasidoscenturiasymediapor elvalencianoarquitectoacadémicoJaimeBortyencuyasclavesseaprecianlosmotivostradicionalesderocalla, parecenincrustarsupreciosismoinerteenelalegremantodelaMadre,venidaparasiempresobreunaalfombra de mimbre pricense y esperanzada con tan emocionante recibimiento al Hijo. Esas miradas colectivas, aunadas sin más lazos que la memoria viva de una devoción, agrupan la panorámicaenbuscadelafiguraapacibledelMaestroque,entrevítoresinternosdefelicidadengalanada,apenas sipuedeabrirsepasoentreladeslenguadainocenciajovial.Ésta,exculpadasobreelreflejoaceitunadodeunos minúsculosolivospalmeados,decidedarlaespalda,sóloporunmomento,aunapróximaeventualidaddoliente yrepletadepreocupacionesdivinas,pesealavisobendecidoybenditodeuncielopreñadodeoscurosauspiciosque ya se duelen en las pestañas del horizonte.

48 Semana Santa 2005


Programa Oficial 49


Lunes Penitente SANTÍSIMO CRISTO DE LA VERA CRUZ EstanestremecedorcomoimperturbableelsilencioreinanteenelgélidointeriordelaSantaIglesiaCatedral BasílicaelanochecercrepusculardecadaLunesSanto,cuandolamonumentalgiroladesdobladaesacotadapor la Hermandad penitencial deVera Cruz, origen casi obligatorio de las Semanas procesionales peninsulares y estrechamente ligada, en el caso concreto de Cuenca, a la carismática Archicofradía de Paz y Caridad, adalid, hacemuchotiempo,delospresoscaminodelcadalsoyauténticogermenoriginariodenuestraprimitivaSemana de Pasión. Ensudeambularcuasisiniestroporlaslaberínticascallejasnazarenas,lasSietePalabrasparecensecuestrar el aire que ya sólo unos pocos se atreven a respirar al paso dieciochesco del Cristo de la Expiración. Su ronca ojeadaparecedenunciar,desdeladivinidadhumana,elreiterativoostracismodeesafastuosaDolorosadeMena quehabitaenlaamnesiadelamemoriaprocesionaldemuchosconquensesanhelososporadmirarycaminartras sus salvadores pasos. Mientras,ydeformaparalelaaldesarrollodelcortejo,unconjuntocrecientedepenitentespíosamantancon unmutismodesgarradoporesaquietudinimitable,quesólootorgaelarrepentimientobienentendido,elsuplicio entreabierto en su agonía de unos ojos mancillados por el aguante salvador del Reo. A la vez, esos ojos ágiles de dolor buscan, entre la lúgubre oscuridad astral que Cuenca eleva a los abismos sin estridencias, la mirada complaciente y tristona del Padre que parece recoger herido el eco breado de los Siete pecados capitales. Lunesdepenitencia,demotetesdesencajadosyllorososprolongadosporelanubloajadodeunostambores desgastados por el tiempo y domeñados por el recio velludo de la oscuridad afónica y muda. Lunes de leyenda eternaquecrepitaserioysederriteporloschaflanesretorcidosquedoblalamuerte,acompañadaporunMiserere ciegoymeditabundoencadacostadoheridodesualmapenitente.LunesdesaborinicialaPasiónconsumidaque ya sólo acarrea tras de sí el manto fusado del dolor. Lunes nutrido en la behetría candada por el hombre. Lunes acentuadodePasiónquevuelaentrelasprecessuplicantesdelrevuelo.Lunesdemisariosteñidosenantiguobajo la luz canil de la noche apurada.

TiempoyCruzenlanochenegra,enlanegranochedelasCrucesydeltiempo.Enelremontedemedianoche, en el negro de los ojos, bajo el eco de las ondas blancas de Tus ojos...

50 Semana Santa 2005


Programa Oficial 51


Martes de Perdón SAN JUAN BAUTISTA OcurreconlaSemanaSantadeCuencaloquesucedeconelamoroconlasgrandesemocionesdelavida:lo que más vale en cierto modo, es la víspera, y lo que más cuenta es el recuerdo... (César González Ruano) La ciudad con mayúsculas se torna en un inabarcable compendio de aflicción fervorosa, de sentimiento, de acezo voluntariamente ahogado mientras las Iglesias pasionistas, monumental amparo de devoción e invisiblementeruborizadas,seresignandesdeeldescorazonamiento para presenciar el desnudo cuidadoso y delicado de sus capillas y el precipitado traslado de sus imágenes. Las mismas son protegidas y agasajadas por las sudorosas manos de unos fervientes nazarenos inundados ya, y de manera irremisible, de una emoción inexpresivamente castellana. Cuando el rosado haz de luz todavía forcejea por presidir lacerante la ceremoniosa procesión del Perdón, la Imagen solitaria del Precursor, como así establece el didáctico orden casi cronológico del recital pasionista deCuenca,esanunciadaporsobriastrompetasrelucientesque,arrebatadasalapriscohuracanadodeldesusoy plateadasporelrecuerdorenacentistadeBerrecil,dirigensusbramidossinmuecahacialaefigiedelBautistade Marco Pérez. Anuncio que se anuncia por las calles de Cuenca. SanJuan,bautismodocenalbajolalunaacontecidadelSilencioduranteunprocesionalescarceodedécada dilatada. Bautista de Salvador Carmona y tallado culto perdido en tu propia Iglesia desaparecida. San Juan Bautista de Santo Domingo de Silos, presidencia justa en la tarde santa del Perdón conquense sobre la diáfana superficie de un altar urbano que parece adurir con sus sonidos previsores las dudas razonables de la vida. La representaciónvivadelAnunciosetornaenunasuertedeanatómico arquetipo contenido pero contundente, cuyaadmiracióngeneralizadaparteprimeradelinmaculado Cordero que celebra presto su magisterio divino. Castellano porte imaginero el de San Juan Bautista al adaptarse sin remilgos ornamentales a la serrana frugalidad de sus andas desnudas. Así,Cuenca,acendradaporlomesuradodeunosindeleblespasossinhuellasyembargadaporlacercaníade unsueñoinvernalacortadoporlaCuaresma,enmudececonbríosrespetuososparaacogerlassusurrantespalabras de Juan que, maquilladas por una galerna doliente y cautiva, sólo el pesimista porvenir se atreverá a oscurecer. Mientras tanto, en su húmeda capilla sombría de El Salvador, el tímido eco de su apostolado, aún anonadado, retumba entre la momentánea inactividad del templo.

52 Semana Santa 2005


Programa Oficial 53


Martes de Perdón BAUTISMO DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO ElMartesprocesionalconquensesecompletaalabrigopaternalqueofrecelaPlazaMayor,entreprofundos requerimientosalperdónesquivo,conlaeleganteirrupcióndelaVenerableHermandaddelBautismodeNuestro SeñorJesucristo,quedesciendealtivaporelestrechodesgarrónurbanoqueesesacalledeSanPedroengrietay grito.Despejandoesenudodetinieblasmilimetradoporladurezatrashumante,elpomposoacompañamientode unoshermanosnazarenos,quealamparodelaversadatradiciónjurídicapermanecenexactosensuanualcitacon la Ley Divina, amortigua la locura de un dolor que parece herir sin prisas el futuro divulgado por el Bautista. La figura musculada de Juan, abrigada por la disciplina cálida de un sayal eremítico urdido entre vellones de carnero fiel, se erige con prestancia para diseminar el agua sagrada que una arenosa y ondulante concha de albinos cauces y caudales apenas si puede contener su cautivador aroma salino. Entre tanto, la barroquizante Imagen del Señor, arrodillada con humildad sobre las imperfecciones sinuosas de un cantil de linajuda estirpe serrana,ofreceimpacientesuslargoscabellosrizadosdemajestuosidadpararecibireljugorecolectadoaorillasdel Jordán conquense. BautizadoyBautistaenunmismoBautismoderogansuspalabrasapeticiónmudadelventarrónbabeante deunanochebañadaporunramodepétalosdeperdón.RelevolevíticoenelproclamadotestigodelaSalvación queelPrecursorotorgaentreclamosagrupadosporunasantamano,queloshamacaenlapresadisconformede suantojo.Alavez,unintervalopaternalseencomienda,enabrazosdecortabesana,alherederodesignadodesu obraparaqueelSeñor,enactituddefilialrespetoyenunactodeconfianzapostrero,resumaensutestuzvolteada por el resbaladizo ungüento de las aguas el encargo redentor de la Vida por morir para salvar. ParececomosielMaestroquisieraignorar,sinpoderhacerlodeltodo,eldestinopocoagradecidodelnoble Juan, llamado el Bautista, figura curtida en la incomprensión de unas catequesis ahogadas en el humano río de ladesidiaquedesaparecerá,aprehendida,porelínclitoremolinodelnaufragiodenombreHerodes.Comotelón de fondo de este paisaje sacro, la admiración de una urbe estática ante la tensión incontrolable y acelerada del momentoparecedispuestaaneutralizarconmiradaadustalaspocaslágrimassaladasquepudierangatearhasta el variable empedrado del escenario. Oacasonoeselcomponentenómadaycallejerodeestosnazarenos,moradosonegros,seminómadas,lamás pura manifestación de ser conquense, de amar Cuenca...

54 Semana Santa 2005


Programa Oficial 55


Martes de Perdón SANTA MARÍA MAGDALENA Arrepentida y hermosa, hechas castas sus carnes que tuvieron esplendor de lujuria, va tras Él María Magdalena implorante, en sus manos el cáliz con las esencias del perdón... (Lucas Aledón) Precedida por el Bautista y el Bautismo y antecediendo al muy venerado Nazareno de Medinaceli, avanzó en su día desde las desgastadas dependencias eclesiales de San Andrés la mirada transparente de Santa María Magdalena,lacual,repletadetiernamocedadcandente,supleconinocenciabondadosalosímpetusequivocados de una juventud sedienta de alegrías y hastiada de continuos reveses. Hoy, desde una de las Iglesias más estrechamente conectadas a la Semana Santa de Cuenca como es la Parroquia del Salvador, la Imagen que saliera del generoso taller marchante de Rabasa parece buscar entre perfumes de nardo, incensados por voladores madroños limonados, su estación de penitencia al amparo del primer Templo conquense. En el mismo, un insigne triforio de abrazos centenarios, comulgados a la luz de Torner,seapegaalgranateterciopelodeunosricostegumentosqueenfurecensumelenadeoroimpúber.Traslos ojos claros de la bella Magdala de Don Emilio, que parecen resbalar su mirada mayestática a lo largo de todo el ricovestuarioconelquefueagasajada,cobraprotagonismoinsultantelareciedumbredeesecabelloglosadoque, tambiénclaro,dejacaerahorasusdeseosapasionadosbajounaespectaculartiaradebruñidospecadosabsueltos por la indulgencia indefinida del Amado. Mientras,sutemblonamanodiestra,enuncuantiosoguiñodecomplicidadhistóricaconestatierra,porta undiscretocálizdorado.Elcual,tejidopacientementeporafanosashilanderasenelquicioenjutodeunanoche cualquiera,acallaconinesperadoauxilioelarrepentimientodeunavidainexpertapocotiempoindependizada delSantoMinisterio.Sinembargo,unaexclamaciónquenacedebeladaporlalevedadimperceptibledelmomento, ponedemanifiestoeldesconsueloinconsolableporelHombre reprendido a fuerza de incredulidad humana y querido en amor por ella, sin reticencias engañosas, hasta el más conflictivo de los cariños profesados. Aúnasí,sóloellayalgunosdelosmásdespreocupadosasomosdeadhesiónalpecado,parecendesconocerel espaciosomantodefraternaldulzuraconelqueelSeñorarropasufidelidadinquebrantablehastaelfinalsuspiro antañoso.HastaesemismosuspirofinalquepersiguesobresoliodenogaltalladoporlosPérezdelMoral,artesanos delaPasión,quevienenaserenestaslidesdesapercibidasdelaCuencamásconquenseloqueMarcoPérezesala imaginería procesional, y Encarnación Román a sus entretenidos bordados de Soledades y Dolorosas.

56 Semana Santa 2005


Programa Oficial 57


Martes de Perdón NUESTRO PADRE JESÚS NAZARENO DE MEDINACELI Existen,juntoaunagruesaeinterminablerelacióndenombresyhombresdereconocidopedigrínazareno, unaseriedecorazonesconquensesque,habitantesdelanonimato,hanerigidoalacategoríademitohistóricoy tradicional nuestra Semana Mayor, nuestroVía Crucis interno de religiosidad urbana. En ellos, a mi parecer, residelamayorpartederesponsabilidaddequeunpuñadoinfinitoeinabarcabledeconquenses,sinnombrepero conél,anhelemosrecogerpresurososeltestigogeneracionalmáspreciadodenuestratierra,elrelevomásfrágily complejo de una ciudad tan permeable al desacierto en ocasiones señaladas. Laordenadacadenadeestossietedías,repletosdehorasconsumidasporladevoción,provocasensaciones incalculablesenlavoluntadnazarenayaqueesteinimitablelegadodelayermáscercanoeselnexológicodeunión entreelañorante,requeridoenestasfechasporlaacumuladanostalgiadeunasfotografíasnacidasdelcorazón del alma,y surecordadacuna. Deestemodo, la coloniaemigrante, dispersa en su gran mayoría por el balcón del Mediterráneo,hallaenlaSemanaMayorelmásjustificadodelosreclamosyalicientesparareencontrarseconsus rozogantesavenidas,susfamiliaresradiantesy,cómono,consusveneradasynostálgicasimágenestantasveces dibujadas mentalmente durante su forzoso exilio en su periódico transitar procesional. Es nuestra Semana Santa el rédito espiritual de la herencia familiar bien entendida, de la pasión y el entusiasmoquedispensanensulegadonuestrosmentoresnazarenos.Así,hemosaprendidoaorarinteriormente cuandolailuminadaventolinadelPerdóncardaelcabellonaturalycautivodeJesúsdeMedinaceli,susurrándole aloídolaveneracióntangibleyverazdispensadaporunailimitadalegióndedevotosarrepentidosyleales.Asus pies, una noble alfombra de color perfumado y sonoro brota delicada entre las fornidas andas castellanas, para endulzar la amarga senda recalcada por el Padre en forma de Cruz Trinitaria. Real Esclavitud de Medinaceli, Ilustre Esclavitud del Nazareno de San Felipe que parece presentar al pueblodeCuenca,conunaevidenteexhalaciónmarchitadevecindadmadrileñayentanfatalescircunstancias, elprimerodelossometimientospreparadosporelPadreasabiendasdelpostrerycontinuorechazohumanodelo verdaderamentebueno.Porello,susgrandiosospropósitos,atravesadosporelaullidodeunosdardos,quezurcen sarcástico sofoco a unos planes generosos de salvación conjunta, ya diluidos en vida, son atizados en el tétrico indicio de una cripta mustiada ante unas manos adheridas contra su voluntad primera. Nazarenodegladiolosrotos,declavelylirios,amapolascasi,deespinasciertas,vivas,demanosmuertas,de labios que vomitan sangre apenas, que aún almuerzan vida, de cabellos que, ojos que lloran, miran...

58 Semana Santa 2005


Programa Oficial 59


Martes de Perdón MARÍA SANTÍSIMA DE LA ESPERANZA Peroesoseráotrodía,despuésdequeelmantodelaEsperanza,trasunrelámpagodecirios,hayacopiadolo que quede de verdor en la noche... (Luis Calvo Cortijo) Cuando aparece María Santísima de la Esperanza, sedación de comerciales, por el erosionado arco de la Iglesia de San Andrés y ante la mirada atenta de un Marco Pérez puntual para siempre en su cita con la Cuenca procesional,unetéreoconjuntodeprimorososmotetesliberadoresparecendiluirsevoluntariamenteentrelasnotas emocionadas del himno nacional. EstaveneradaVirgendesevillanasalusionesesmeraldasarrastra,conlaeleganciadivinadeloselegidos,un desvanecidomantoverdoso,estiradoporalgasparlanchinas,enelquebienpudierandarsecita,porlanoblezade suspropósitos,todoslosanhelosdeesperanzafuturaqueanidanenlosconquenses.EstaImagentalladaporuna gubia de optimismo, apellidada Martínez Bueno y que aflora radiante bajo la vestal aquiescencia de un Martes Santomenguante,poseeunosfundamentoscreadoresdeinnegablesugestiónandaluza,sabiamenteconjugadacon la asentada compostura de un multitudinario acompañamiento nazareno, ciego de admiración. De este modo, carente de altanería despreocupada y jubilosa, María Santísima permanece inmóvil en su obcecadodibujoderemembranzasmacarenassobrelasresplandecientesandasplateadas,mientrasdespideconun escurridizogestoafablelapertinazcustodiadelasMadresJustinianasque,reconfortadasensudivinaausencia porlaactitudrespetuosayencomiabledeunpuebloabiertamenteentregadoasusvirtudes,aguardanansiosasla venida de la Madre cuando la noche es algo más que un destino. En esa misma Iglesia conventual de San Lorenzo Justiniano, conocida popularmente como“Las Petras” porestarbajolaadvocacióndeSanPedroApóstolyunodelosmásemblemáticosexponentesdelaarquitectura cortesanadeprogresiónneoclásicaqueexisteenelrepertoriomonumentaldelaciudad,seestablece,ensuquietud abrigada de diario retiro, la Madre amparada en permanente esperanza. Pese al baile de nombres que circula alrededor de la autoría de este edificio religioso, estrechamente unido a la Hermandad que pone fin al séquito procesional del Perdón, como también lo está la remozada capilla de la Esperanza, anexa al Salvador, parece unánime el dato que apuntaría a la figura del arquitecto cortesano y miembro de la Real Academia de San Fernando,AlejandroGonzálezVelázquez,comoelverdaderoresponsabledeltrazadodelosplanosdelaactual IglesiaconventualencuyointeriorsehospedamajestuosalaVirgendelosviejosynuevoscomercialesdeCuenca. Yaensuflemáticajornadaderegresoporloshúmedosrinconesdeunaorberecogida,resultaconmovedora lacalmosamarchadesuImagen.Nisiquieraeltrémolocuchicheodesacopladoqueproducenamenudolasaguas descontentasdelHuécarpareceincomodarlapalpablevigorosidaddeunamiradalimpiaquenuncasupoeludir su verdadera misión redentora.

60 Semana Santa 2005


Programa Oficial 61


Miércoles de Silencio SANTA CENA Unespesonéctardecolorblanquecino.LanocherepentinadeunMiércolesSantoexpectanteyafásicoentre la humedecida niebla marcera que repta por las fachadas verticales. En lo más profundo de un corazón vivo e iluminado por novísimos hachones crepitantes, se acrecienta la magna representación de la Eucaristía con el conjuntoescultóricodelaSantaCenaenelquelosDoceApóstoles,conunosrostrosinevitablementeestremecidos porlamáspesimistadelasincertidumbres,encajanresignadoslanoticiafatídicadelatraiciónporconsumarque el Maestro sitúa con naturalidad en uno de los ilustres comensales allí presentes. Mientras, Judas, con la astuta miradaesquivadelquesesientedirectamentealudido,parececompartirsuhazañaincomprendidaconunpueblo que, sin embargo, reprueba su actitud desde el eclipse de palabras a la vez que ignora un repleto botín de áurea miseriametálica,productodeunainsidiaincompatibleconsuconciencia.Yesque,elIscariotecomienzaaaceptar queapartirdeestanoche,trascenaydigestióndeolivos,traicionesyamigosperdidosporelarcodeJamete,pronto dejará de ser Judas. EstamonumentalcomposicióndeldifuntoOctaviVicentgozadeunaabstracciónidealistaqueconfiereala obraunciertoinflujoderepresentaciónperfectaeinacabadaaunmismotiempo,parecidoalqueirradialaúnica obra que la gubia marraja de José Capuz legara a nuestro patrimonio imaginero. Por otro lado, un elemental paralelismocompositivoestablecepuntualescoincidenciasentreestanuestraobrayaquellaotratanreputadaque pergeñaraelestromurcianodeSalzillo,sobretodoenloquealaangelicalfiguralevementeinclinadadeJuanse refiere,comosielpronósticodelafalsíafueraunameraconfirmacióndesusincesantessospechasdesoídashacia el Iscariote. Cuando el Jueves anticipado despide a un Miércoles de blancos capuces armados, la monumental representación, que saliera descollante de una Catedral ruborizada por el trasiego desordenado de estos encucuruchadosviandantes,prosiguesutranscursoescabrosoentrelashojassecasdeunotoñoinexistenteque los hermanos retiran con la cristalina soledad de unos buriles soñolientos sin resignarse, todavía, a iluminar congravedadelsolícitobordadodelaCruzdelTemple.Sinembargo,algunosdelosmásmelancólicosbanceros, hermanadosbajotamañoCenáculoyendurecidosporunaperdidatradicióngremialdeorigenmaderero,parecen suspirar, entre sahumerios oxidados con el paso del tiempo, por aquella primera Santa Cena de antaño que el gran Marco Pérez realizara a base de noble maderaje de nogal y de nula policromía. En un segundo plano, y sin abandonar del todo aquel centenario álbum nazareno, la figura difuminada de Fausto Culebras, que tanto irritó y pareció ser irritado por la norma vulgar de lo indiferente recordando tanto al también conquense e ilustre cervantista Luís Astrana Marín, orilla con cautela la escena rodeado de unas pocas figuras apostólicas, tristemente inacabadas, ante el desconsuelo alcarreño de la villa de Gascueña. Traidor por traicionar en la digestión serena de la noche, de la noche de las viandas con andas, de los banquetessinganas.Anunciosdedespedidasobremesadepromesasquevuelansinasas.Palabrasquenoquieren tener más dueño que el Cielo, que no parecen advertir reacciones del Silencio. Traicionado por traicionar a sabiendas...

62 Semana Santa 2005


Programa Oficial 63


Miércoles de Silencio JESÚS ORANDO EN EL HUERTO (DE SAN ESTEBAN) Soisvosotros,hortelanos,orfebresdelaribera.Apenasdiezapellidos,veintefamiliasapenas...(FedericoMuelas) LaplegariadelosOlivossagradosseelevaalacúpulacelestedelanocheconquense,huérfanadeobstáculos estrellados,conlaconmovedorarepresentacióndelaOracióndelHuertodeSanEsteban,sitaenlacéntricaIglesia de San Esteban Protomártir y fervor disimulado de la hortelana ribera del Huécar. LafigurasuplicantedeJesúsparecehincarsusrodillas,aúnvestidas,enlosprofundosraigoneshumanosque nacenenquistadosdelamalezapétrea,mientrassecobija,deslumbrada,bajoelcaparazónnocturnodeunfresco acebuchemaceradoporelaireimprecisoquefabricanlossaucesnazarenos.ElSeñor,ensuversiónhumanamás servicialycercana,disociadoporunmomentodelospeoressíntomashumanosquemanifiestanconpreocupante pesantezlosoratesencargadosdeinterpretarsufracaso,extiendejironesbañadosensangreantelatibiamirada divina de un ángel avezado y previsor. Este mismo ángel mancebo parece dispuesto a batir sus anómalas alas perennes para acortar el premioso trecho homicida de la última noche viva. Al compás de una expedición procesional acibarada, los hermanos que le acompañan desvestidos de cotidianeidad, agolpan su veneración visual en un iluminado panal de Oración muda. La tremenda secuencia flotadócilmentesecundadaporunosprosélitosadormilados que recuestan su profunda quimera vigilante en la ignorancia ordinaria del marco celestial acontecido. Entre tanto, los campestres sombrajos itinerantes de un Getsemaní cercado por la codicia, pueblan las paredes desveladas por la trifulca de la sordina pasionista para acoger en su seno uniforme el tránsito inimitable de Jesús Orando en el Huerto de San Esteban. Es la popular Imagen alertada por el gran Olivo un monumental misterio gubiado con el habitual instinto ladino de Marco Pérez. Quizá, uno entiende desde su visión de cofrade azacán por qué el Huerto de los Olivos, primera y seria predicción del largo capítulo de sapadas salvadoras que aguarda al Nazareno en su feral ahínco por descargar la Cruz de la Muerte, cuando penetra en el avol manjar de la noche traicionada a base de bulbos enformadehorquillasbailarinas,siemprehasidounodelosmásapeteciblesreclamosparaelparnasonazareno de esta tierra. Así, con el discurrir acelerado de los años, que en Cuenca siempre se ha medido por la dimensión de las túnicasprocesionalesempleadasporloshermanos,yporalgunasotrascosasmás,heaprendidoadesglosarcon timidezlamiradaemocionadadelasantiguascocherasdelaAudienciaenelmomentomismodeorientarsualma en busca de la ciudad rebajada y dormida a los pies excavados de una Oliva. Procesión del Silencio y de silencios quecumplehoysusprimeroscienañosvestidosdeblanco.ProcesióndelospasosfurtivosquediríaelgranCarlos de la Rica. Mientras tanto, el nulo habitáculo del alma apenas si puede contener el racimo estilizado de emoción que desunenlosdesfondadosbrazosuntuososdeunaImagenporvenerablenomenosvenerada.Allá,alolejos,donde la anciana calle de San Juan presta desinteresada su espaciosidad curvilínea, el aliento prohibido del Huerto Sagradoagitatemblorosolapurpúreaareolaquepareceemanarincansabledelreflejogenerosoeinapreciable servido por el inmortal Cáliz de la vida.

64 Semana Santa 2005


Programa Oficial 65


Miércoles de Silencio EL BESO DE JUDAS SetornaenestérildepalabrasmigargantaarrugadacuandoelsilenciodelMiércolesSantoasaltasinayuda losreciosgajosahuecadosdelosbreñalescastellanos,hábilmenteimaginadosenlasdoradastardesdeunabril sedientodecuaresma.Sincederaunescenariopresididoporlamadureztersadeunaarboledaregadadecalveros, Judas Iscariote aproxima sus delgados labios, sellados de deslealtad errónea, a la mejilla paciente de Jesús que interiorizaconadmirablepaternalismolahirientetransmisióndispensadaporsuadeptomásesquivoenforma de gesto cariñoso. La tensión congelada de un rostro avergonzado por la fatal circunstancia traduce, ante los piadosos ojos delMaestrodefraudado,eltornadodesentimientosencontradosqueanidaenelcorazónindefensoyofuscado delSeguidor.Éste,apremiadoporlamagnituddesuconductahipócrita,parecedispuestoaacelerarconósculo electrizante la postrera humillación de Cristo. Alunísono,unsuspirogeneralizadoeinaudibledeloshermanos,queasistenateridosaladelaciónenforma de beso, parece avisar al Maestro, desde su privilegiado altar nazareno revestido para la ocasión de juiciosas túnicas blancas, de la prontitud fulgurante que insinúa su inmediato Prendimiento. Cuando las pocas velas luminosascomienzanaenflaquecerentrehondosgritosfilarmónicos,unaCarreteríaanestesiadaporlaalburaes testigodeexcepcióndelainauditacomprensiónveralconlaqueelSeñordibujaentrenubesdeesperanzalafuga arrepentida del Iscariote. Cien años y mil nombres que durante tanto tiempo, singlado por blancas alpargatas mensajeras, contribuyeronalcrecimientoconstantedelaHermandadquemásimágeneshayaportadosobresushombrosal unísonodeunMiércolesSanto.BesodeJudas,NegacióndePedro,OracióndelHuertoyJesúsenelPretorio,para serdespojadodesusvestidurasenlamañanaantiguadeunViernesSantocallejeandolaprocesióndelolvido,han sidoloscuatromisteriosqueenalgúnmomentofueronacompañadosporloslazarillosnazarenosdelallamada Hermandaddelosmúsicos.AdultasamistadeslabradasenlabacíarebeldedeltiempoconotrasHermandades de la Pasión conquense como las que rinden culto al Ecce-Homo de San Miguel, al Jesús de la Mañana o al Santísimo Cristo de la Salud. Nombres propios en cientos de cuartillas volando desde el Huerto de Getsemaní hasta la izada cumbre del Monte Olivete: Mariano Catalina, los Cabañas, Marco Pérez, Enrique Arévalo, Mariano Moreno, los Calvo, Moset, Gimeno Morabal, los Pérez del Moral, Superancio, Horcajo de Santiago, San Esteban, Judas,... y Cuenca.

66 Semana Santa 2005


Programa Oficial 67


Miércoles de Silencio SAN PEDRO APÓSTOL Quizá la Semana Santa de Cuenca sea, en la imaginación del cronista, la fiel, la exacta estampa de idéntica circunstancia en la gran ribera por explorar del otro mundo... (Camilo José Cela) La calle de San Pedro, escenario pasionista inigualable e intrincada en la recordación presente del pasado, aprietalasmiradascandorosasdelosallírequeridosanteelvertiginosodescensodeSanPedroApóstol,preciada creaciónescultóricadelasucesiónininterrumpidadeinspiraciónquesiempreatesoróelGregorioFernándezde Fuentelespino de Moya. Entreesosmismosmanzanillosdeindelebleaspectonazareno,delosqueleesimposiblezafarseaunavacilante emanación de Miércoles trasnochador, una bocanada de justificada virulencia nace de la figura envejecida de SimónPedroque,enesemismomomento,desencadenaunafuriosareacción,repletadeiraincontenida,mientras perfila hierático un acero aguzado en el áspero revés de la venganza. El blanco elegido para descargar su enojo es el cuerpo reducido del judío Malco que dirige su mirada inerme a la del encolerizado Apóstol, presto para abalanzarse y dictaminar un juicio sumarísimo. A su lado, la viñeta más serena y resignada de Jesús logra paralizar, pese a la bizantina oposición romana de unosvigíasdesconcertadosporlainminenciadelatragedia,laacciónvisceralemprendidaporelfuturoPadrede laIglesia.ParececomosisóloÉlsupieraqueeseinútilactodepostreraferabiosa,aunalimentadaporlainjusticia, fuera parte principal de un guión hace tiempo escrito por el Padre y voluntariamente aceptado por el Hijo.Tras ellos, jadeantes en su hacendoso esfuerzo por incorporarse a la acción central que desvela una discreta tea que muereardiendo,losdossoldadosromanosdepresenciaasustadaasegurantemerosossuatenciónenelcrispado inicio de la captura fatal del Galileo. Mientrastanto,lahambrientaespadadePedroresbalaincorpóreaentreunasmanosdeslucidasporelsiroco marinero,paradescenderenverticalmadrugadahastalospiesdestrozadosdeunoshermanoshuérfanosdeesos fanalescotidianosdelanoche,llamadosaquítulipas,queocultansulógicotemorentreinusualescapucesteñidos deunapigmentaciónsanguíneatodavíaapresadaenelremansocorporaldelMaestro.Estosmismoshermanos, desafiandoconestrépitotemerariolasencrestadasolasdeunacantiladodesecadoporlaimpotencia,también parecenestardispuestosacontener,condenuedobaldío,elrepentinoactodefuriadelculeptoveteranoquedijera pocashorasmástardetresvecesno,eclipsando,traselvueloenpicadodelosgallosyconunegoísmopérfidorepleto de arrepentimiento, los emocionados acordes de una saeta inasequible al desaliento negador.

68 Semana Santa 2005


Programa Oficial 69


Miércoles de Silencio LA NEGACIÓN DE PEDRO Cuando Malco, aún sobresaltado, abandona sin reservas la escarpada vía de arribada que a punto estuvo de conducirle hasta el abismo vertiginoso de la nada, y busca desesperado los últimos refugios visibles que la tranquilidad mantiene por entonces, la triple negación de Pedro, el maduro educando de la fe que simbolizara momentos antes su fidelidad terca al Maestro a través de una franca conminación fingida de metal, martillea la conciencia cristiana de un Jueves bonancible atrapado en el fulgor de un recóndito candil de destellos. A medio camino entre un renacimiento clasicista plagado de detalles plásticos y un contemporáneo barroquismo que encierra indudable y contenido dramatismo, el virtuoso responsable parece reproducir con hispalensegubialavozmordazdeunSanedríninmisericordequerenuevaconvencidosupactoconlabarbarie. Mientras,entredistinguidaspilastrasmontaraces,biencustodiadasporlaaltivezgremialqueelfuncionariado municipal le dispensa casi diariamente, la mirada sórdida y cabizbaja de Simón Pedro apenas si logra camuflar, entre la espesura de su alma oprimida, el descolorido testigo que acaba recogiendo de manera involuntaria de manosdelodiadoIscariote.PeroPedro,abrumadoporunsentimientodeculpabilidaddescarnada,aúnpretende esquivar con elegancia el penúltimo obstáculo que la tentación egoísta le tiende en forma de salvación propia. YesqueporlasvenaspenitencialesdenuestrasCofradíasyHermandadestodavíacaberesucitarelvestigio fervoroso de los oficios vinculados a la tradición gremial. Procesión de profesiones que diría alguno. Es esa originalidadinaccesiblelaquesiemprehahechosentirnosimparesennuestramanifestaciónpasionista.Esahí precisamentecuandolasolemnidaddeloausteroseconvierteenunvaliosoantónimoconquensedelapobreza ornamental.Esestevenerodepeculiaridades,gravitadasporlosdíasconresabioacerinaluctuosa,elquehahecho que la singularidad geológica de esta tierra injerte su inimitable savia en la raíz encorvada del sentimiento. Descendiendo por una calle de Palafox de prestancia vertiginosa, donde la retirada mirada santiaguista, nacida al calor conquistador de un Hospital encumbrado en alfonsino fervor, parece iluminar la oscuridad añil yasolamentemolestadaporunasdiminutasascuasencendidas.Esenelrebufodescendentedelanochedondeel Apóstolparecedemandar,desdeeldeshonorimpío,elencallecidofavordeunoshermanossilenciadosporlaspenas ypromesasqueleseguiránacompañandoensucontinuadesesperaciónporvolverafaenareneloleajeirreversible del ayer.

Cuando el No es un Sí del alma que rema hacia los adentros. Cuando el Sí sin voz ni llamas apenas cuenta...

70 Semana Santa 2005


Programa Oficial 71


Miércoles de Silencio SANTÍSIMO ECCE-HOMO (DE SAN MIGUEL) Ahí tenéis al Hombre, solitario mientras el gallo canta las huidas... (Javier Pelayo) En la cortedad de un desmonte que San Pedro enfila con dignidad sublime hacia una Plaza Mayor enmudecidaporlaespera,elApóstoldelamaresescoltado,sinafándesubordinaciónalguno,porelEcceHomo de San Miguel, auténtico dechado de expresividad imperecedera que invita a cerrar instintivamente los ojos y acompasarlosentrecortadoslatidosdelcorazónconelhomicida traqueteo de las horquillas derrotadas de sus banceros. En el renovado silencio de una noche perpetua, los conquenses impacientan su rostro compungido para acompañar su mirada aciaga hacia la figura intensa del Santísimo Ecce-Homo. Es ese mismo Cristo, inmovilizado y doliente por su propia gentileza, el que con su fatídica acidia primaveral parece envolver en un opacomantodemesuraalimposiblealfozdeSanMiguel.Esemismobarrio,ficticiocomoCuenca,amagaahora susbalconadasdisformesenlapresuntuosaláminasalobredelJúcar.Sólolaactitudinquietadeunosdescontentos chopos nazarenos parece quebrar su suave reflejo acristalado. Unveniderorastrodehistoria,sembradodecontrarreformismotrentino,parececonducirnosatravésdelos siglos revividos por la Pasión hasta el rutilante contorno del Cristo de los Pregoneros que, maniatado por una rudacuerdaacordonadaporelodiocetrinodelosadláteresdeAnás,aguardaconinusitadavalentíaelenésimo improperio levemente amortiguado por una clámide nerviosa de cinabrio cromatismo. Entretanto,Coullaut-Valera,elescultorquecrearaañoshaesteveneradoEcce-Homo,sinparangónposible en el amplio inventario de la fastuosidad imaginera, parece observar, desde esa procesión paralela del Cielo presidida por el inolvidable Rafael Pérez y transcurrida sobre las espontáneas andas de unas nubes a lo largo de unahozvacía,elensangrentadotorsoqueayerdibujarayqueconcitahoylamiradacomplacientedeunpueblo comprometido con la Salvación anunciada por su martirio. Federico Coullaut-Valera, hijo del no menos brillante artista Lorenzo Coullaut-Valera confiere a esta su primeragranobracompletaenlaSemanaSantadeCuenca,siexceptuamoslaprofundayacertadarestauración llevadaacaboconelmalparadoNazarenodeSisantedeposguerra,unincansablesentidodramáticociertamente inapelable.Parececomosienestaobrainimitable,comotambiénlofuerondespuéssusotrascuatroproducciones procesionalestalladasparalacapitalporunagubiahuérfanadegenioparasiempredesdehaceveinticincoaños, elautordelquefuerasolamenteproyectoestudiadodeSantaCenaparaCuenca,hubieraimantadoalazozobra deesteEcce-Homolaespiritualdevociónheredadadesupadreytanperceptibledesdeuna miradasosegada y fraternal, nazarena de fe.

72 Semana Santa 2005


Programa Oficial 73


Miércoles de Silencio NUESTRA SEÑORA DE LA AMARGURA CON SAN JUAN APÓSTOL Al mismo tiempo que la Puerta deValencia parece clausurar definitivamente el pulso procesional de una noche sosegada que llama contrita a las puertas lluviosas de abril, la Virgen de la Amargura, en el contraído panorama que abrazara horas antes la Calle del Peso, pierde la referencia farisaica de su Hijo denigrado. Unas perfectaslágrimashenchidasdeamarguraentrecanadesciendenconlamorosacadenciadelalobreguezentreese rostrocasilorquianodelaMadre,dominadoyaporunmañanaenlutecidodesoledadqueimpregnalosrescoldos incandescentes de una gradual noche alimentada por el frío. Bajo el inexistente baldaquín abultado, que desnaturalizaría la austeridad senil de una Conversación musitada entre pliegos descontentos de imposible dolor, ni siquiera la compañía angelical de Juan, repleta de juventuddesengañada,pareceestarcapacitadaparaenjugarunaslágrimasmecidasenelinteriorresignadode unas entrañas de colorido azulino ultrajadas por la incomprensión de lo ajeno. Así, limítrofes en el sentimiento vesánico pero distantes a su vez, las dos personas que más textualmente limarán las recelosas horas que aún aguardan desafiantes al Hombre que avanza temerario y temeroso de su Calvario, la Madre y el incondicional amigo, abordan con gesto contenido el fatal trance que retiene al Elegido. Entrelososcurosdeseosdeunmundosembradoporlacólera,aúnsepuedeadivinarentrepunzantescataratasde dolor,eldesgarradoacompañamientodelosdosprotagonistasqueseaprestanaasistirimpotentesaldesarrollo funesto de un melodrama de siniestra realidad. Mientras, la arenosa duración de una Pasión inamovible, desabrida de horas y de días, se desanuda sin remisión por las pendientes dibujadas en el tiempo para conducir el infértil calofrío de un vientre plisado que, muriéndoseensuintensidaddeaurorafinalymaltrechodeantemanoconesteinsaciablejuegodeemocionesvivas, gravita en nuestro acerbo procesional. Finalmente,conelbálsamodelamisericordiaplacenteraclaudicandounayotravezanteuntifónsardónico, la lamentación del aire, retorciéndose en su liviano colmillo de umbría fría, busca ya, sólo en compañía Del que aguardadesarmadolabefadeAnás,elvergelrecamadodelafértilbarranqueradelsilencio,eljipioinsobornable derequiebrossinhablaquefalseanSumiradademudezatosigadaenlosnoctámbulosálamosdelamadrugada. En esa madrugada perdida por las esquinas en la que una Amargura, apocada en su impotencia, nunca alcanzará al Hijo por las rondas vivas de la cercanía...

74 Semana Santa 2005


Programa Oficial 75


Jueves de Paz y Caridad CRISTO DE LAS MISERICORDIAS Son los sollozos del Júcar los que gimen en un río de Paz y Caridad. TiemblaelpuentetrianerodeSanAntóncadaatardecerprimaveraldeJuevesSantoalimpecablepasodelas imágenesveneradasenlaParroquiaaldehuelescadondedescansalamásbellaAlcaldesadeCuenca.Flirteando consuempedradaestructura,elJúcarexclamasudolorconfinadoconunquejidorepletodelágrimasmalvasante el avanzar enfático del Maestro de los Canteros, de la Caña más sagrada que hubiere en ribazos y riberas, del moreno paso corto que ensalza sin aspavientos al Nazareno del Puente. Son los sollozos del Júcar los que gimen en un río de Paz y Caridad. Elcompáscimbreantedeunacampanillaexiguaanuncia,conunsonidohuecocargadodesolemnidad,la zancadaprimegeniadelCristodelasMisericordiascomolegendariaantesaladeunejerciciopasionalarraigado al abrigo prominente de las tres grandes cruces cimeras emergidas en la soberbia flor de la piedra centinela. El popular Cristillo, como anuncia la voz quebrada de un anónimo nazareno que gime soliviantado entre losvisillossuicidasdelmáscastizodelosensanchesconquenses,irrumpecomoánimofinaldeloscondenadosa muerteenuncontiguopasadoyqueahorapareceretomar,solvente,haciaelpatíbulo,mientrasesportado,cual fornel penitencial en andas, por la ilusionada heterogeneidad cofrade de una tarde amenazante. Son los sollozos del Júcar los que gimen en un río de Paz y Caridad. Cuandoelborrascosolatidodelanochetodavíanoaceleradefinitivamentesuritmolicenciosoenbuscadela calle AlfonsoVIII, la Cruz liviana que abraza un aplanamiento acosado aguarda, extinta, su peralte Salvador comosiquisieraabrazarconincomprensiblealegríaelmarchamosubrepticioyplomizoDelqueencarnalamisión cumplida. Entre tanto, un vacuo elixir centenario, vertebrado por el incierto paso del tiempo perdido, percute entre losrecodosdesgastadosdelatardehacialascúspideshabitadasporelPadre.Alolejos,unosdecanoscaserones inmortalizados en agreste salto al vacío, que solitarios en su ladera enjaulada han visto recostar su nimia figura exudada, impiden que Su revivido dolor camine desapercibido. Son los sollozos del Júcar los que gimen en un río de Paz y Caridad

76 Semana Santa 2005


Programa Oficial 77


Jueves de Paz y Caridad ORACIÓN DEL HUERTO (DE SAN ANTÓN) Te acompañaban sólo pescadores, hijos de la mudanza en desatino; si hortelanos del Júcar, tu destino no hubiera caminado entre traidores... (José Carlos Calvo) Entreunrosariocohibidodepalabrasmudas,querecuestansudúctilsignificadoenunahúmedaalmohada dePazyCaridad,losOlivosrupestresdelJúcaradecuansutrepidantebalanceoconeldeunosbancerosaguerridos y ávidos de penitencia tras el granate pigmento de un Cáliz magreado por el tejido cárdeno del atardecer. Bajo elhormigueovivodeunostallosagrupados,laSagradaOracióndeJesúsencuentraunacelestialcompañía,con visible deje antonero, sobre el espumoso efluvio de una plétora estrujada por el clarialbor de entretiempo. LafiguraextasiadadeJesúspermanecequietaantelaatentamiradainexistentequelosApóstolesdurmientes mantienenfijadesdeelprofundosueñoneutral.Entretanto,elrostrosobrenaturaldeunángeldelicadograbasu miradacompasivaenelcirculardiapasónargentadoquebrincasuntuosoentreelsenoabrigadodeJesúsOrante. Unasutiltempestuddetradicionesincolorassostieneentresushombrosapuntadoselvistosomedallónquerezaa cadaladobajoloslisoscabellosdelSeñor.Esahí,precisamente,enlaescurridizapendientedeltobogánapaisado de la historia, donde parece reflejarse la honda veneración de frágil raigambre arrepentida que esta Imagen históricasuscitaentrelosconquenses.HablillasdetradiciónyverdadenlajoyaanudadadelHuerto,matrimonio de leyenda tantas veces incompatible bajo la luna de miel de Cuenca. LoshermanosdelaOracióndelHuertodeSanAntóncompartenunapócimaespecialdepenitenciadurante su cañaveral de enigmas, claramente determinado por el principio y final de su procesional cometido, allá en lo que un día fue la zona extramuros de la ciudad. Así, estos nazarenos de la tarde tempranera y lila, buscando durantehoraseloscurotronodelanocheypertrechadosconluminariascasimarinas,parecenderrubiareltiempo heredado en el rostro de los peñascales como si quisieran encallar su dolor en el último puerto de una paciente ribera inasible. El fiel observador habrá comprobado cómo al paso de esta Oración pintada de invocos, los hados deslizan su mirada agónica por las pálidas rondas de Cuenca, impertérritas y ajenas a lo cotidiano. Sus miradas inmaculadassoncapacesdereconocer,desdeelcelestialabismo,elaquilóndesensacionesnazarenasdesatadoque, sinembargo,nopocasvecespasadesapercibidoparaelnovatovisitante.Resultacuriosoysorprendentecómolos conquenses,absortosenelgraderíotaciturnodelsilencio,soncapacesdeinterpretar,añoaañoysinprecedente ensayo,eseinaccesiblereguerodefervorqueemanadurantelosejerciciospúblicosdelaPasión.Entretanto,las horasmáscortasyescurridizassonbesucadascínicamenteporagujaspuntiagudasqueenlaTorredeMangana pretenden robarle minutos precoces a la vida.

78 Semana Santa 2005


Programa Oficial 79


Jueves de Paz y Caridad NUESTRO PADRE JESÚS AMARRADO A LA COLUMNA Amarrado con estulticia a una columna de hueca soledad marmórea, Nuestro Padre Jesús, flagelado por obraygraciadecervinosflagelantes,seagachaparaofrecergenerosoelreversoarañadoporelcastigo.Castigode encueradafustaquepareceacoplarseengestoscapicúa,comodeshilachadoimán,aunapieldesgarradaporlos estilizados juncos que surgen en la ribera humedecida del agua cercana. Desde una ubicación discreta, y asomando sus párpados lastimados al inconcluso recorrido de la escena, unadelasprimerasgrandesobrasquelasmanosafortunadas de Marco Pérez pergeñaran, tras el final insidioso de una incivil Guerra celebrada entre hermanos, se observa la maniobra afanosa de un sayón empecinado en su turbio desdén por ordeñar sangre divina de un Cuerpo perfectamente anatomizado.Tras ellos, un arco iris variopinto, contagiado de esplendor por el Vía Crucis que el primer Viernes de Cuaresma recorre severo las desordenadascallesdeSanLázaro,difuminasuinfluenciaenriquecedoraporlashorrendasexclamacionesqueel Elegido aborta entre silencios. La hiedra embozada en berrocal escollo, permanente en sí, aguarda sobre naturaleza unida su saludo de despedidaignotaconundolorobedecidoporprovectashorquillaspenitentes.Así,porelencapuchadocíngulode unas andas fugitivas en plena huida, los anunciadores latigazos de la Muerte amarrada al alma hacen alarde grave bajo el eco nacarado de una tarde en trance de anochecida. ElextenuantecastigoalqueestásiendosometidoelMaestropareceborrardeuncontundenteplumazola graciosa sonrisa juvenil que aún preside los desinteresados rostros de la adolescencia conquense. A la vez, una llamadademadurezpersigue,advertidaporsuconcienciasorprendida,elrecioorigencanterodeestaejemplar Hermandad de Socorro ancestral. Entre tanto, un melancólico suspiro, que nace rancheado por la ventisca de Levante, sutura una brecha de soledad que hace tiempo provocara la inquina posesiva y exiliada del ilicitano sayón ausente. Cuando las estrellas, solapadas de oscuridad vitalicia, valsan su inocencia en el puente curvo al que dieran solemnenombrelosPadresTrinitarios,unosbisoñosnazarenosreciénestrenadosdeemocionesavivan,trasel enésimo intento baldío, la vela gallarda que, azotada por el fatal azar de su Imagen, dibuja con su ambrosía el color caña de sus capuces. Sueltaamarras,Amarrado.¿Porquéandasquietosobreandasdepecados?.Sueltaamarras,quetucolumna de abrazos no aguanta, que el látigo acompaña, que la vida amenaza entre trallazos ahogados en océanos de cuero, que la muerte espera tras el puente, por tu puente...

80 Semana Santa 2005


Programa Oficial 81


Jueves de Paz y Caridad NUESTRO PADRE JESÚS CON LA CAÑA Es tu cetro de caña, bofetada, burla a tu Majestad, pérfida nota que en tu carne se clava y deja rota... (Pilar Torrijos) Enelmismomomentoqueunafútilletaníarepletadesegundosvanidososescapacondiligenciadesucustodia enmelódicosaltozanos,NuestroPadreJesúsconlaCañaprescinde,Misericordioso,delregastadoTemplodeSan Antón, cada vez más desamparado al otro lado del Júcar. Bajo la simetría crepuscular de un mediodía apurado, queyajamásregresará,laperspectivasonrosadaquelatardeevidenciaentrepaletasnazarenasiluminaconardor los áridos rebordes de rojeces que el irregular nimbo aguijoneado provoca en la testera del Galileo. Mientras, maniatado por el terciopelo suave, la figura desfigurada de Jesús estrecha entre sus muñecas insultadas una caña de irónica alusión a su condición proclamada de Rey. Ese mismo cetro pagano, enroscado porlosintestinosdeunacaña yalimentadoporelinsuficientemantopúrpuraquetiritaentreráfagasescarlatas, dirige la vergüenza de una orquesta de sarcasmos a la que tristemente se aproxima. Al compás desajustado de unaactitudsobrecogedora,lafiguraestilizadadelMaestroparecesugerirasushermanos,amododeentrecortada carantoña, la necesidad poco caprichosa de no anclar el fluido curso de la infamia comenzada. Elsoploardildelatardecerseinsudarepetidamenteporencaramarsealaesquinainaccesibledeunallambra penitentedondeserefleja,lacrimoso,elmoradofacistoldeatalayas,agrupadasensuladeadaimperfección,alas queseaproximasinencadarselagalopantecapadelMaestro,esamismacapamudadaenlafeloníaperversade suspropioshijos.Aúnasí,laalbarsadoloridadeunatardecer,estiradoensuprontoviajarnoctívago,escondeen suretinaelardicioensayodelainjuriaporelmismosenderoenelqueunpedazodiscontinuodericialporflorecer, rebrojarátraslatormentadecañasdisecadasmientrasesacompañadoentremusicalesplegariasfirmadasenla partitura del tiempo por Aguirre Belmar. Entretanto,elescondidoprecipiciodeunviaductoprendidodelmismocieloencierra,incólume,lossecretos máscelososdeestaVilla.Alamparodesugigantescoperfilpareceinsinuarse,enrarecidoporlabrisaescarchada deuncetrodepreeminenciaymando,elarduooasisdestiladoquecontraeconparsimoniasuholgadavoluntad humana. Al final de una escena, por imposible imaginada, la quietud hostigada de laVirgen de la Luz observa, sobre la bruma ártica que ambiciona la fronda, el grotesco desarrollo al que ha sido encomendado el Hijo, en actitud de Supremo Rey, y que tan colindante ama desde un altar más seguro en su preocupación.

82 Semana Santa 2005


Programa Oficial 83


Jueves de Paz y Caridad SANTÍSIMO ECCE-HOMO (DE SAN GIL) El Santísimo Ecce-Homo de San Gil porta, rubí, su espiración inmunda mientras Sus manos confiadas estrechan con suavidad erótica el aire destilado que regalan los solitarios campanarios de esta tierra. Sus ojos, decepcionados,afianzanSumisericordiaeneltejadoeviternodelavidabuscandodesesperadamenterespuestas compasivas que argumenten lo inexplicable. Un grueso cordel dorado recorre venturoso el radio capilar de su cuello maltratado, a la vez que unos brazos tensos por las nacientes heridas estrechan Su pecho roto por la ira acumulada. Horas más tarde, cuando el breve desnivel de la calle San Vicente fertilice su desabrimiento polar, una miradasuplicanteperointacta,recorreráelfirmamentodeCuencaenbuscadelúltimosoploeternalqueleencauce porlacarreteraprecipitadadelamuerte.Mientras,sólounospocoshermanos,invulnerablesenlafelpaviolácea del primer capuz armado, logran contener el esquivo agobio del descuido que vaga amordazado por la vida. Ya, en su agitado regreso nocturno, sembrado de abrojos ardientes con embocadura de cerón y grillos, el infladovientredelaMajestadabresuscarnespedregosasparacobijarleensumelancolía.Enesemismoregreso dondelosgregariosdelamuerteacercansupresadesprotegidaaunescotadocielodedolor.Enesefinalcondueño delanochesobrehornacinadevivenciasdondeelcalcinadoEcce-Homo,queparalafamiliaPedrazaalumbrara José de Torres, aún se distingue entre la calidez de este nuestro de Marco, tan distraído en su belleza. CristosangranteydoloridodemediocuerpoerrandosuadjetivogranatepordiversosTemploshastacruzar para siempre el puente de San Antón y San Roque cobijar su pena de lágrimas en la colosal Basílica del Perchel. Hermandad de antiguo que tradicionalmente encauzó su savia gremial en el ramo conquense de la profesión médica,queporestoslarestuvodesdesiemprereconocidosexponentescomoelcélebreAlonsoChirino,famoso médicocortesanodemedievalesmonarcascastellanos,aunquemuchoshayamosolvidadohoy,comotantasotras cosas, la asombrosa vinculación de la misma con célebres gentes de toga de esta ciudad. Entretanto,unaesperaindigestaparaloimpacientedeestafulgurantesociedadintentaahogar,conlacónica bizarría,losdesdichadosdíasabrileñosqueaúncuelgandelosavellanadoscalendarios,alaparquesedeprimen incapacitados para enterrar la palidez desgastada que se apodera de ellos a cada paso que derrite la vida. Es el omnipresente calendario, odio del sin dueño, un inaudito testamento del tiempo...

84 Semana Santa 2005


Programa Oficial 85


Jueves de Paz y Caridad LA VERÓNICA VerónicahacesuviajealinfinitodeCuencaantologandoreflejosdelágrima,suspirosdebanceros,rosarios de tulipas y tambores, rumores de cera... (Raúl Torres) Abriéndose paso entre una caterva multitudinaria que alboreará cansada por los farsistas alaridos de una sátira estridente, Jesús Caído y la Verónica enfilan la desgastada alfombra, ayer enguijarrada, que tienden unos hermanos de mustia mirada devocional, compadeciendo, a su lado, el vilipendio vitoreado en tropel. La representaciónactualdeLaCaída,sustitutadesdehacenadamenosquecuatrodécadasdeaquellaotraafamada del madrileño Ricardo Font, largo tiempo receptiva al conventual mimo de los Padres Salesianos, allende las Ollerías,hoyreposasuestanciaanualbajolamodernatechumbre parroquial de la Iglesia de San Fernando, que así quisiera el tristemente desaparecido Domingo Muelas. Entre ese clasicismo idealista, tan arraigado en la barroca costumbre imaginera de esta tierra, y la puntual vanguardiaoriginalísima,queelbuenodeLeonardoaprendiera,quiensabesivoluntariamente,deltalladorJosé Capuz,yqueenestaúltimaobrasuyaasíaplicara,caminaobstaculizada,entreeldesaliñadodenuestopopular, la figura arqueada y juma de dolencia del Nazareno que, entregado a su suerte y a la muerte, acorta con tímidos avances la vereda encastillada de su Cuenca. Mientrastanto,enunadmirablegestodeespontaneidad,quesólolacontradicciónhumanapuederevelarcon tamañacargaparadójica,lavalerosaactitudinesperadadeBeróniceenconatodavíamáslosarrojossoliviantados detanfieroacompañamiento.Parececomosilamocedadjudíadeestanoblejovenhubierareemplazadoporun momento la cotidianeidad anónima y discreta de las rancias albornías domésticas para protagonizar una de lasescasasasistenciasdispensadasalSalvadorensufebrilpaseodemuertetaconeandolosquejigosagudosdel Gólgota. En el aire recargado de unas hojas perforadas por el cierzo, proliferan los desmesurados insultos, en voz unánime, de la jarcia humana de Caifás, con la vehemencia propia del que ansía sediento un voraz escarmiento a la carne divina del Hijo. Así, el gesto suplicante de una mujer, bañada en la divina preparación de su Maestro, no duda en franquear el sentimiento mayoritario de un pueblo entregado a la mofa errabunda y garduña. A la vez, aprieta entre unas manos sin dientes y broncadas por la albura el sudario entristecido del que avanza torpe entre los verticales serpenteos flojeados de la Trinidad.

86 Semana Santa 2005


Programa Oficial 87


Jueves de Paz y Caridad AUXILIO DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO Densidad del dolor y de la pena; pena hecha densidades de amargura... (Domínguez Millán) A la estela omnipotente que, polvoriento, siembra la partida entrecortada de Jesús del Puente, camina grandilocuenteensudonosuraunadelasmásrecientesdelasincorporacionesescultóricasdenuestraSemana Mayor. Así, bajo el copioso diagrama de unos ojos vidriosos, el Auxilio de Nuestro Señor Jesucristo, obrado por elimagineroHernández,alasazóndignopaisanodelreconocidomaestroSalzillo,avanzaacompañadoporuna columnaoblongadenazarenosanónimosqueintentannegarsufazdesdobladatraselobstinadovelodeuncapuz abrochado con palabras de Pax et Charitas. La memoria recuperada de una oquedad anual, epigrafiada hace dos puñados de cientos de años, es benévolaconlafiguraderrotadadeJesúsque,entrevenenososavisperos,girasucortantetiesodepinchoshaciala solidaridad sentida del Auxilio jamás esperado. A la vez, la estampa humanizada de Simón enlaza sus manos paternalesinvoluntariamenteencalladasenelempaladomortecinoquetanoscurospropósitosanuncia.Sólola miradacompasivadelpequeñoacompañantedelCirineo,tanmenudoenlaampulosasituaciónqueburlonamente pobladadisfrutaconelescarniodelElegido,parecerecuperar,aunqueseaporunmomentobreve,lasonrisade esperanza sacrificada que se dibuja entre los labios castigados por la acuciante sed de un final más digno. Entretanto,unclamoreodehiedrasolidariaatestiguadesdesulechosaneadoelbienaventuradomomentodel Auxilio,queriendocontribuirconelpatinarpeligrosodesushojasaesanobleacciónarrepentidaqueemprenden acontrapielosdosdesigualesprotagonistasdeCirene.Parececomosiesamismahiedradeirregularestentáculos verdososquisieraacercar,consufrágilenramado,lamanocelestial,claveteadaaposterioriporlajácularomana, a la de unos macilentos ojos desviados por la bondad infantil de Rufo, ese impertérrito niño de edad limitada que no comprende aún toda la excelsa magnitud de la ofrenda salvadora recorriendo su línea vital casi recién inaugurada. Mientras, divergentes de la emotiva escena representada, las carcajadas lenguaraces de un Sanedrín reconfortado en la impiedad de unos Sumos Sacerdotes tras el Mesías equivocado celebran, con el ambiguo beneplácitodeunPilatoscuestionado,elterriblehonordehaber hecho valer su espuria autoridad terrenal con tanta sabiduría contestada por las muchas palabras del Mesías que aun retumban en el SagradoTemplo de los Tres Días.

88 Semana Santa 2005


Programa Oficial 89


Jueves de Paz y Caridad NUESTRO PADRE JESÚS NAZARENO (DEL PUENTE) Asícomolasraícesdescendidasconstruyensuarenosaguaridaenelsótanoterrestre,laincontabletotalidad de una barriada de San Antón, que crece escarpada contranatura como si quisiera emigrar para siempre de un plateadovalledecortezas,enmudececonladespedidasilenciosadesuPadremientrasésteenfila,conlaatildada demoraquesutúnicadespeja,ellechohorizontaldeunríodecárcavassecantesrepresadobajosuvainalíquida. Ese mismo río Mayor que, tras guarecer en la senectud de su vientre el infantil jugeteo altanero del Huécar, remansaimperceptiblesloscálatosyfudrestanrepletosdesentimientoquehandepositadolosconquensesensu sigilo de consternación recogida. EsNuestroPadreJesúsNazarenodelPuente,quehaceporcaminardesprovistodepergalesprotectorescon una cruceta a cuestas maderada, el mismo que, arrebozado por la veterana compañía de una Archicofradía de ralea prístina, destapa como nadie su dolor entre la seriedad indómita de una dádiva sincerada por tantos y tantos hermanos. Es el Señor de San Antón el que destina una gratuita mirada dulce de verdad acaramelada y elqueparecereflejarsuprimorenlascumbrespardasdeunastúnicasfamiliaresplanchadasporelriegoatezado de la tarde. Es el estilo modernista, travestido de voluble clasicidad mediterránea, el que ha caracterizado siempre la sombra tarda del Nazareno del Puente. Es el mismo Ser divino y venerado, al que diera vida procesional José Capuzconlalevantinagubiadelnonfinito,elqueparecepresagiar, enhondoparalelismo artístico, la elevación a los cielos impacientes del Resucitado de Martínez Bueno. Es su estertor arramblado por cuajarones de lava disecada, el que comparte compungida la Cuenca nazarena. Entretanto,cuandoelViernesreciénestrenadobostezaenlaretorceduradelanochesusprimerosinstantesy seaproximaasuencuentroyalindante,latezsoleadadeSuCuerpoesrefrescadaporunaslágrimaslloradasque bogan en el sólido abismo de la fuente del Escardillo, de la fuente de Luis Carrillo que se desangra por la Puerta deHueteensuciandolaviejafábricadetejidos.Sonsusbanceroslealeslosquetiñen,conelcansinobisbisardeun cincelhorquilladoybajoelrealismoincomparabledeunalunacuarteada,lospretéritoscallejonesdelaMuerte viva. Son sus mismos banceros, ebrios de austeridad satisfecha, los que velan con premeditación baldía por el verdaderolegadoquelatradiciónenarbolaentresuspiros.Alolejos,enlaspostrimeríasdeunatardebermellón, quehierveafuegolentoentrelascallesdesfiguradasdeCuenca,elnoveleropuentedelríoJúcardesaparecebajolos piropos sazonados que la nata vegetal saliva con los vagidos redentores de la Madre en Soledad. JesúsdePuente,rodillaaltaqueroza,desnudarodillaquereza.JesúsdelPuentebuscandoaCuenca,puente a puente, mientras Cuenca te encuentra...

90 Semana Santa 2005


Programa Oficial 91


Jueves de Paz y Caridad NUESTRA SEÑORA DE LA SOLEDAD (DEL PUENTE) La espigada ciudad moderna de Cayo Conversa, nacida en la umbría envejecida del Casco Antiguo de Cuenca, persona su dolor almacenado ante el caminar tranquilo y fluxible de la Soledad de San Antón mientras unoshermanos,demaratonianapenitenciamorada,comparteneldesencantodesurayanoretiroestival.Cuando lasnubesgrisáceasdestiñanconsusparcosvaticinioselsecoanocheceribérico,laSoledaddelPuenteavanzará entreplegariasanónimas,plácidaybellaensupercancehalagado,dolidaperoclementeensudivinaencomienda, bajo un dosel de bases bien labradas que columpian mareado el gimoteo detenido por el Hijo arrebatado. Así,unoscuantosbroteslacrimososjugueteanenlutadosporsusmejillasdescubiertas,almismotiempoque las Doce estrellas tribales de Israel comparten organizadas esa Santa aureola de brillantez esférica que circuye suntuosasuguirnaldamerecida.ParececomosielPadrequisieradetenerconunescudodeanhelosintangiblesel venablodelágrimasqueacudenprestasalálveodefinitivode la despedida. Sólo el bruno manto, frenado por la dorada filigrana de un hilo bien atusado entre las mieses ablandadas por la tromba prensil, enmanta el lurte de orfandaddeuncorazónenllamasquecrepitaacuchilladoentreelblancordeunpañueloacecinadoporloslatidos de su alma. Hacialamedianochedeunatardeempalagadaporlamiseriahumanayhomicida,quetantomellasugénero envida,seadivina,confundidaporelsordocompásdeunashorquillasalarmadas,unasórdidaromeríaplateada hacia el montículo que escarba la muerte. En su lento retiro de serónitos imploros, recortados por la albufera, el alud agrupado de estrellas pasajeras parece querer diluir, con el desaforado intervalo de la carrera, la mácula crepuscular de dolor discontinuo que arrasara el humano pomar encintado por la simiente primera del Hijo. Mientras,desdeelcénitmismodeunaescalinataqueaúnconservalaagriasapidezdeunmisererederrotado por el Stabat Mater de la noche, la voz callada de sus labios se aflige por el Hijo incomprendido. Ni siquiera el incansablerepechoqueseelevadespeñadohacialaMajestadparecequererinterceptareltortuosodesenlacedeun sinoasumido.Sólamentesuquerenciamaternal,reaciaalacomodidadmercenariadelasplañideras,pareceno tenerfinentrelasúltimascallespasionistasquebordeansudédalodeañoranza.Enesemomento,conducidapor ladudadelacerteza,losentumecidoshombrosdesushijosnazarenosinsistenenreplegarlasoledadafectadade su Madre en la negrura anochecida del roquedal. Soledaddedía,Soledaddetarde.Soledaddemadrugada,allendelanoche.Soledadsinfastosporpradosde pena tras el cubil de junglas al que va a parar el Hijo, donde esperan las fieras, donde aguardan tus hijos...

92 Semana Santa 2005


Programa Oficial 93


El Amanecer Santo de Cuenca NUESTRO PADRE JESÚS NAZARENO (DE “EL SALVADOR”) Que la serenidad invada a los que se disfrazan de nazarenos y no dejan que sea Cuenca quien esté dentro de la túnica... (David Prieto) Las fuentes hibernales, desvalidas por el húmedo siseo del resoplido tempranero, secan su corriente vidriada cuando la Plaza del Salvador, convertida por ahora en imprecatorio universal, es mecida en la cuna de la espera y conarrepentidaviolenciaporlosgoznesrecluidosdelanexotemplobellamentetorreado.Sonlosclarineshistriónicos y los tambores maltratados del Santo Amanecer de Cuenca en suViernes iniciado, en suViernes de siempre, los que despiertan,entreinsinuacionesdesafinadas,eldesveladodueloquelanocheacicalaenelpequeñosantuarioqueelJúcar agrietara en su hondonada de penumbra. ¿DóndesinoenCuencalamadrugadaembravecidasabeysientellorarlamuertedelHijoentregritosdespeinados por el viento nevado de la Sierra?. ¿Dónde si no en Cuenca un Nazareno languidece por los palillos recortados de la burla viva, camino de un final sembrado por la turba castellana?. ¿Dónde si no en Cuenca el Amanecer Santo de Luis Calvo?. Hace muy pocas horas que laVirgen de la Luz arropó en su morada de gasas comprensivas los últimos centelleos procesionalesdeunJuevesdePazyCaridad.LacalleAlonsodeOjeda,enlacimainigualabledelsentimientonazareno conquense,acecha,entretentativasincapacesdealcanzarSumirada,lasalidafulgurantesobreelpiélagodiferenciado de Nuestro Padre Jesús Nazareno de El Salvador. Surge inimitable con su túnica morada por la queja de maitinada ydelamanodeunaatronadoraoscuridadqueprecedesugestocontenidocomosiquisierarecibirdelosoterosellauro celestial del Padre. ¡EselSeñordeCuenca!,exclamanalgunoshermanoscautivosdelaemoción,elque,paulatinamentedebilitado, se abraza a un lábaro confundido en el pesaroso tenebrismo de la noche. Mientras, la endurecida línea de Su Cuerpo parecedesplomarelpesomacizodesusbrazosenlaplanicielesionadadeunoshombrosapegadosalasandas.Avanzael JesúsdelasSeisconeldeterioroluminosodelamadrugada,alavezquelosprimerosrinconesdeunalmatolentinason festoneados por los iniciáticos resplandores de la escarcha. Entretanto,elvocinglerobravucón,rebosantedemofainstrumental,acompañalacalzadaquelacongojaentoldada delpromontorioapuntaalNazarenodelAlba.AsistidoporSimóndeCireneensucometidomilvecesreprimido,vuelve aderrumbarseporuncansancioarrodilladoqueparecehincardefinitivamentesusrizomasóseoseneltranceesforzado delosbancerosdelamadrugada.¡Cuantarabiapuedeescucharseenelestruendodelamañanaenelmismomomentoen el que un cerco inaccesible inciensa las eslabonadas curvas de la Cuenca avejentada!. Nadieparecerazonarlosmotivosdelescarmientoanárquicodeunosfariseostanverídicosquepublicanalunísono susmalvadosdeseos,perocuandoelNazarenodelSalvadorlucesurostroagotadobajounaraspadacortinadesangre naciente,laciudadenterasabequeladevocióndeesterocíndevegasagrupadasqueesCuencatieneenlaImagendelJesús de la Mañana, cortejadapor la barahúnda multicolorque pariera la madrugada, la más característica de sus actitudes. Más tarde, cuando el Miserere de Cuenca o de Pradas vuele entre el silencio apagado de un inmovilizado auditorio nazareno, una insustancial patraña colectiva se hará la dueña de la escena abalconada por la calle Zapaterías. Sólo un pequeñoascensodehendidurasparececonducirleyaalosbrazospegadizosdelamismacalledelPeso,haciaesemismo callejón presumido que palpa la sombra varada de sus andas rociadas por la ojeriza rabieta de unos turbos que en el fondo le aman. Cuando nace muerta la primavera en Cuenca ya no hay Cruces nuevas ni Cruz alguna que ofrezcan sus nobles peldaños, en descendente vano, para escalar los pecados evadidos del Cielo. Los hijos de esta tierra, desterrada por su pasado,noreclamandispensaspenitencialesnidivinasindulgenciasalaireazulesbozadoentresecularesaguadasde Pasión.Sóloexigentamborespatéticosyclarinestempranerosparaacompañarenpresenciadeotramañanataninédita la adversidad retardada del Jesús del Salvador.

94 Semana Santa 2005


Programa Oficial 95


El Amanecer Santo de Cuenca JESÚS CAÍDO Y LA VERÓNICA No muy alejada de la figura vituperada del Maestro, Jesús Caído y la Verónica desprenden de su silueta entristecidauninocentereguerodiscontinuodepresenciainfantilqueparececonjugarsudevociónsamaritana alinsistenteabrigodelconjuntoescultóricodeLaCaída.Enelacompañamientomañanerodesushermanosse apreciaunaherenciaescrupulosamentelegadadecariñoañadidohaciaVerónica.Éstavuelveamostrarlealaire incrédulo, que sacia de frescura y por los siglos el insondable granito de una mofa, el sudario en el que plasma el rostromismodelaMuertevilmenteralentizada.Asulado,laparejabienavenidadefarolesañejos,manandode la sinuosa forja iluminada, resplandece la presencia del Nazareno que parece intimar con la muerte claudicada alavezquepersiguedesoslayoeldolientepañuelodeunasmanosesperadas.Sonesasmismasmanosfemeninas lasquecalientanconatónitacaridadlaexcepcióndeesehumanoboceto,queelSeñordejóazoradoporelsudor ardiente de unas astillas esposadas por la incomprensión del pecado. Es, a su paso atronador por la Anteplaza sin salida, plazuela hija de la Plaza, donde el colorido de la turba irritada increpa su figura. Es ahí, en el vientre mismo de la replaza cuando la beatificada tela dibujada por el corajedeSurostrodestiñeelmosaicohumanizadodeunbordilloestancadoenlapalmariarealidaddelaescena. Es esa misma Anteplaza de las Blancas, hilvanada por hontanares de colmo, la misma que vierte su quebranto enojosoencontradelacascadadeascendentessentimientos.Esahí,enelmismoteatrodelossueñosrealizados, dondelossanedritasdelaplebeenseñansudescontentoreaccionarioconelúltimogestoquelapiedadcristiana logra arrancar de la humanidad en forma de aviejado paño sudoroso. Entre tanto, la inconstante arboleda de una Plaza Mayor abarrotada desaprueba, entre tambores roncos por la afonía de una madrugada de aristas dolorosas, el sufrimiento que expugnara la humedad estoica de una ciudadenteramenteimplicada,quecelebrarahaceunaño,meticulosa,elprimercentenariodelaincorporaciónde La Caída a esta Hermandad que preside desde antiguo la procesión Camino del Calvario. Recuerdodesdelafascinaciónmásentusiastalasempiternabarba,nevadaya,deladmirablemaestroLucas AledónatacandoconintensidadpoéticaelcéfirodelamadrugadamáspatéticaybelladeCuenca.Generosidad andante imbuida en la búsqueda desesperada del verso imposible, de la emoción jamás contada, del recreo espiritual tan hosco y ufano para algunos. Uno se acostumbra a caminar tan de mañana, y con normalidad insultante, a la vera de genios vivientes de esta creativa alcurnia pasionista sin recapacitar acerca de que algún día, la vida viva, a petición de la muerte avariciosa, decidirá, sin previa consulta, expelernos su talento lírico y moral. Entonces, en tan lejano día, muchos, demasiados diría yo, se arrepentirán de no haberle dispensado la admiración de la que es digno de profesar. Cayendo sin manos sobre alfileres de piedra, sembrados, acaso de madrugada, por faquires errantes en alfombras erradas. Así anda, Verónica, El que amas. Cayendo por cada Caída en un corral de suelo que clava sin pajas. Así anda El que amas en la mañana de los gallos sin garganta...

96 Semana Santa 2005


Programa Oficial 97


El Amanecer Santo de Cuenca SAN JUAN EVANGELISTA Afligidas, como tú, están las hiedras derramando amor en este infierno.Y una llama de luz aguarda mientras... (Martínez Palomo) Únicamente las miradas rezagadas por una eterna noche de contrastes perezosos y de contradicciones que hierven expectantes en la Madrugada de las madrugadas pueden apreciar, en plenitud de límpidas devociones, el acompañamientoesperanzadodeterciopeloverdequeflanqueaacadaladolafigurabellamenteaniñadadeSanJuan Evangelista. El honesto Discípulo parece trepar sobre su angelical altar reblandecido hasta el vértice espacial de una Palma que manosea la cima lunar de la noche arañada. Con el clamor aledaño en la lejanía, aprieta en su follaje de hirsuto filo, el Evangelio mancillado de su Maestro, mientras las plegarias relegadas de los Agustinos, que oraran bajo paliotantotiempopasado,enjuagancondesmemoriadogemidolaslágrimasdoradasqueaúnnacenligerasdesusojos. Es la belleza compartida y unánime de su rostro vivaz y lozano la que ennoblece, más aún si cabe, el torpe penar ensimismado de Jesús caminando de camino hacia el Monte Calvario. Son sus jóvenes hermanos, despiertos por la emoción,losquebarnizandeacumuladosentimientoelbucleafeminadoqueadornasuguedeja.Entretanto,lasnubes, sobadasporladesnudezdivinadeunospiesdescalzosentreespigas,embistenennegrecidasporelarcoesponjosode Bezudo. A lo lejos, con el eco brumoso de un cascajar de faces aguileña, la melodía procesional por excelencia irrita los silencios de las almas boquiabiertas a la vez que su renombrada figura, entre bailes imposibles venidos de Huete sobre apuntes de Juan de la Encina, estrecha la mirada de una Madre dolorida en el rumiar de un lance que ansía intervenir. -Hastasiempre-,pareceinsistirelimberbeApóstolasuMaestroagonizante,-hastapronto-,parecenlloverpalabras balbuceantes del Cielo. Hacia ese mismo Cielo compungido camina de la mano blanca de unos querubines alados el consuelo santificado de carpinteros y ebanistas. Evoco con la vítrea luz de unos ojos en miopía frágil, la fina pluma, sangrando tinta, del gran Federico Muelas, aquelirrepetibleconstructordepalabrasyadaliddearmoníasimposiblespergeñadasalcalordeesoshúmedoshocinos en equilibrio suicida. Rememoro aquella alma lírica, embriagada de mesianismo conquense y guardián de valores castellanos fieles a la verdad de la Pasión, que me hizo amar hasta la locura misma, sólo atemperada con el pesimista fluirdeunosdíasempeñadosenelpleonasmovitaldelarutina,elsaludoquelasmansaslágrimasdelHuécardispensan alasImágenesdelaPasiónmientrasresbalanporlasmonótonasmejillascarmesídelosTintes.Federicofueensudíalo que a la vez y en otro tiempo fueron para esta tierraTorres Mena, Santiago López, Giménez de Aguilar o Larrañaga Mendía. Todos ellos guardianes, canes del bien de Cuenca, guías a su manera de sitios y provincia, de sus vicios y beneficios. Es justo y necesario no desaprovechar la más mínima ocasión brindada para alabar sin reticencias la obra de Federico, quien tanto sintiera con la despedida remisa e inimitable de esta Madrugada de contrastes y empeñada en alimentar el alejamiento separado de Juan y su Maestro por la frontera misma de la Serranía. Primero, como narrador inmejorabledenuestromáspreciadotesoroy,segundo,yaúnmásimportante,porelaprovechamientoconsentidoy generosodesufecundotalentoparadifundirmásalládenuestrasHoceslasexcelenciasdenuestraSemanaEterna.Es ciertoquehayemblemasysímbolosenlavidaquesondeslumbrantesyatrayentesporsupropiaesencia,perofigurasde tamañoesplendorcomoFedericolasmodelanhastaconseguirqueelbrillodelasmismasseaperseveranteeinmuneal olvido.

98 Semana Santa 2005


Programa Oficial 99


El Amanecer Santo de Cuenca EL ENCUENTRO DE JESÚS Y LA VIRGEN CAMINO DEL CALVARIO Después, con el sol, Cristo regresa a su muerte, y siente la burla en su piel... (Julián Recuenco Pérez) Cuando el pulso corporal más achacoso cobra vida ante los ojos ya cansados de Jesús de Galilea, un veloz cuadro maternal, a medio camino entre la voluntad divina y el gesto humano, se asoma al empinado bosque desierto de las cruces habitadas, irrumpiendo firme y con anhelos de despedida en un encuentro andador, casi póstumo. Una mirada delgada y extraviada, una barba encanecida por el sudor polvoriento de la desolación, unas idénticas manos descosidas que arpan la latitud próxima de su Madre, una Cruz hostilizada en su designio que refleja la opacidad de una amapola caducada a la vez que seca el límite tristón del apocamiento. María Santísima, en un gesto de liviana emoción que Vicente Marín labrara con la gubia de su alma arrebatada, parececomprenderelvalorteatraldeunadespedidaatiempoquelaturbacomplacidanoosaimpedir.Mientras, los hermanos, que atrás dejaran la luz balbuceante de una mañana a medio gestar y enrejados en la sofocante oscuridad de un caperuz derretido por el lloro, descifran las palabras ahogadas de mutuo alivio que las andas diseñadas por los hermanos Pérez del Moral cobijan en su maderamen. Ya no se respira más luz que la de unos encapuchados oprimidos y oprimiendo los silencios húmedos del fatigoso anochecer.Ya no hay más luz bajo la mansedumbre anónima de un alma multiplicada en la oscuridad interna, tejida por los capuces detenidos en la Cuarta Estación de Vía Crucis. Entre tanto, en la boca misma de la calle Calderón de la Barca, un suspiro interrogado por los retazos de la extradición no buscada, surca el pavimentollanodeunarevueltaarrobadiza,queriendoocultarlapresenciaprivilegiadadelEncuentrodeMadre e Hijo, camino del Calvario en pos de la muerte, a las polvorientas ruinas edificadas de un Convento agustino que la Guerra de Independencia demoliera. Marín Morte en esta su obra más feliz de sinuosos pliegues nacidos de la longitud misma de un Misterio sin fin, Martínez Bueno y Marco Pérez, conquense trébol incompleto de artífices de la Pasión en Imágenes escenificadassobreandasdeempeñonazareno.Tresmaestrosdelagubiaconquensemáscastellanaqueparecen denunciar la proscripción de un vecino tan notorio en estas lides y venido de la Alcarria para personalizar con destierro artístico tan infausto destino. Destino infausto detenido en el mismo ecuador caprichoso de la vida. Saben bien de quien habla mi cántico a la pena del olvido.

100 Semana Santa 2005


Programa Oficial 101


El Amanecer Santo de Cuenca NUESTRA SEÑORA DE LA SOLEDAD (DE SAN AGUSTÍN) Cuandoeltardíolicormatutinoenjugalaaudaciatrabajosa que la noche expira, una divisoria despuntada por el alba acerca su humildad mariana a la Imagen de la Madre en soledad que Coullaut-Valera diera a luz entre sus manos. Es la Señora de la Madrugada. Es Nuestra Señora de la Soledad, cultivada en su añoso retiro por la mendicante Orden Agustina, la que llora al Cielo del Padre por el Hijo. Llora al que acompaña, ahora y siempre, hacia la muerte receptiva. Es laVirgen de los herreros la que mece entre silencios el último remedio postreronadandohacialanada,mientraslasantiguasEscuelas de Solera pleitean su expropiada presencia por la Cuenca transformada. Ya no cabe nada en un corazón atravesado por la pena que palpita entre emociones en el mismo remanso desmayadodesupecho.SóloelrepicarmonocordedelmartillodelaMadrugadabesuqueaconelaciónelyunque legañoso de la mañana bajo el perfume musical de la propia eufonía de la Imagen que, hace hoy treinta años, Julián Aguirre inaugurara. A su espalda repujada, el sañudo rasgo de Fray Luis de León, agustino y belmonteño, amantedelasletrasbiencosidas,recogeconsuplumaunmantopreciosistadelosquesólosabebordarEncarnación Román.Alolejos,elsilenciomoldeadoporunaturbaentendidaseesfumadespavoridohacialaSoledadprimera, que tras la contienda bélica duerme bajo el humilde cielo encapotado de la cercana villa jabagueña. Bienesverdad,quelaobjetividaddelhiloutilizadoparahilvanarestasmodestassensacionesesprácticamente nulapero,enningúnmomento,hasidoesamiintenciónyaqueestecompendiodeimpresionesnazarenas,que he pretendido plantear desde mi particular mirada, a través de mi capuz que diría acertadamente PérezValero, hansidourdidasdesdelapasióndesbordadadelconquensenazarenohenchidodealegríadolorosaenestaépoca delaño,delcastellanoorgullosoypartícipedelaausteridad rocosa imperante en sus penitenciales calles y de la orfandad absoluta de alegres y sórdidos cantares injustificados en estas frías tierras sembradas de admiración callada.Y es que, como tantos otros conquenses, soy de aquellos que sólo usan capuz una semana pero que no desnudan la túnica del alma durante todo el año. Es este mi elogiario nazareno, mi viaje íntimo a la Semana Santa de Cuenca, que con estas líneas que ahora lees deja de ser tan mío para ser tuyo. NuncadiscutirélareconocidayplausiblevalíadelasotrasgrandesSemanasSantasdenuestropaís,también declaradasdeInterésTurísticoInternacional,perosílesreprochocariñosamente,desdelahumildadnecesariaque debeacompañarauncompletodesconocedorpresencialdelasmismas,laflacuradeunacoleccióndemomentos emotivos tan desbordantes como la que atesora mi Semana Santa, la tuya, la nuestra. SoledadfértildesentimientosenelnidoturbadodelaMadrugada.Soledadensoledaddecantosylucesdel alba. Soledad de lágrimas detenidas por la luz naciente del día...

102 Semana Santa 2005


Programa Oficial 103


Mediodía de Cruces y Cristos LA EXALTACIÓN El Calvario no es más que un paso; la eternidad, es infinita.Y ésta, bien vale mil misas de dolor en la Cuenca devocional... (Leandro de la Vega) Elcrujienterelámpagodeunashorquillaspareadasseapodera,entrecortado,deunescenarioplagadode dudasyauguriosdesalentadoresquefuerondespejadosdeantemano.Lasecatierraquesubyaceenlasantojadizas callesdeCuencasalpicaenoleadasdebrumadesgañitadalastúnicaspulidasdeloshermanosqueacompañan y acompañaron, desde el respeto inalterable, al Santísimo Cristo del Perdón. A la vez, sobre unas recias andas, edulcoradas por los hombros almohadillados de unos nazarenos sin fatiga, se recolecta, a plena luz, la fruta soleada que cuelga del mediodía. Seagigantalaexaltaciónsuspendidadeunadevocióncrecidaeneltercoesmerodelrecogimientofamiliar. Así, al amparo rendido que dispensa la ciudadela deTiradores, el Cuerpo recién ajustado, apunto de ajusticiar, deNuestroSeñoresencopetadoalcielocorintodeCuencapararasgarlaescayolaplanetariadesutecho.Elrigor sincronizadodeunoszelotas,queriendoentenderquenosabenloquehacensabiendoquelohacen,denotala incordiada magnificencia del Salvador que no parece resistirse a comenzar el padecimiento programado. SólolossuspirosimperfectosdelaMadreyMaríaMagdalenaparecenralentizarloinminentedeunaescena que nadie y todos desean. Ruega la Virgen María clemencia al Amado aún vivo para que interfiera cuanto antes en las colinas celestiales y el Padre Eterno detenga en su poder la oblación final cuando la misma todavía no ha alcanzado su más dolorosa plenitud. Sin embargo, la mirada insoluble de Cristo adivina en su forzado ascenso,asfixianteyasfixiado,elfinalmásdignoparasucometido.Sóloelañadidopadecimientodeuncuerpo, que todavía no ha dejado de amar la vida, parece no estar dispuesto a aparcelar la convulsión de la ignominia vaticinada. Mientras,laomisióndeunosApóstolesexiliadosensucobardeestimanocontemplaelacompañamiento valiente y merecido de su Maestro en estas últimas horas de amistad viva pero muy poco correspondida. Ni siquiera la rememoración distraída de las premonitorias palabras del Mesías hacen mella en unas conciencias negligentes tan poco permeables a la voluntad ajena. En ese mismo instante, al que tanto adularon cuando la muertenoondeabasuscabellospareceelevaralasestrellasintocablesdelamañanasudemandaredentoraqueles conducirá, paradójicamente, a ellos mismos a la Salvación eterna por los siglos de los siglos.

104 Semana Santa 2005


Programa Oficial 105


Mediodía de Cruces y Cristos CRISTO DE MARFIL El crepúsculo agonizante de la tarde culebrea ansioso por el vertiginoso roqueado de las calles para rozar desde el barandal estrecho el egregio rostro filipino del Cristo de Marfil, uno de los pocos vínculos escultóricos de nuestra Semana Mayor con la imaginería procesional prebélica. La Semana de Pasión, que tan bien sabe teatralizarestatierra,sealimentadeunabateríadecostumbresqueparecenhuirdespavoridasdelamediocridad cotidiana y de esa indiferencia que suele enfriar, todavía más si cabe, los ya desinteresados intereses. El hecho de poder contemplar anualmente una talla eburna esparciendo su pálido dolor herido a cada metro,suponeuninnegabledatosumativodelporquéestoslaresnoresistencomparaciónposibleensuquehacer procesional. Así, cadaViernes Santo que la Pasión estrena al mediodía, esta impertérrita extensión de marfil, donadaenlosalboresdehacenadamenosquetressiglosporelquefueraprestigiosocorregidoryprócerconquense JuánCerdándeLandayblancoperfectoparaelelogiosublime,nosproponeconsupausadocaminarunbruscoy melancólicoretornoalpasado.Haciaesepasadocontadoenfotografíasderecuerdohabladodondelasincómodas colas de las túnicas otoñales acompañaban desde la sumisión aceptada la más agónica de las expiraciones malheridas. Sobre la milagrosa salvación de esta indiscutible joya artística de la Semana Santa de Cuenca durante los desafortunadossucesosdelaGuerraCivil,todavíahoyparecenpleitearsudichosaconservaciónvariasleyendas alrespecto.Porunlado,lasfuentesoralesdirectasnosremitenalafiguraentrañabledelatantasvecescamarera delCristillo,lahermanaDoloresSáizAlgarraque,emocionadacomonopodíaserdeotramanera,aúnconserva ensumemorialúcidalaarriesgadaapuestaquesufamiliahicierarescatandotanvaliosaImagendelaCapilladel Bautismo, sita en el interior de la Iglesia del Salvador, y poniéndola a buen recaudo en un rebuscado espacio de sudomiciliofamiliar,anexoalcitadotemplo.Porotrolado,algunasversiones,notanfidedignassegúnalgunos, apuntanhaciaelquefueraensutiempodirectordelInstitutoconquense,DonJuanGiménezdeAguilarcomoel claroresponsabledeque,peseasucarácterreligiosodeclaradamenteagnósticoysusparticularesconnotaciones políticasdelaépoca,estareducidatallaeborariadeirrebatibleiconografíagoticistanopasaraaengrosaresefatal cementeriodecenizasenelquesehabíaconvertidoentanpocotiempoelfecundoelencoimagineroyprocesional de esta tierra. Es Su mirada de impasible marfil la que descubre en la lontananza zigzagueante del espliego la antigua sedeparroquialdeSantoDomingodeSilos,desdedondeestaVenerableHermandaddelSantísimoCristodela AgoníadesfilabaenlasnochesprivadasdelaCuaresmasindescuidarlaencomiendadeunrosariodesprendido. Sushermanos,queconpundonorportanelprofundosocavónquelatradiciónperpetúaconelmorirdelosaños, disfrazanelenardecidopoderíodelostiemposenelanonimatobicolordeunatúnicabañadaeneldoradocántico del trigo y ceñida por el fajín rojo que sangra del revoltoso mapa de los sentimientos. Cristo de Cerdán de Landa, mínima heladera blanca atracada en arenales de marfil. Cristo revivo por los tiempos del naufragio. Cristo de Marfil sobre rubicones de oro viejo que tus hijos riman levantando tu paso de Cruz y siglos...

106 Semana Santa 2005


Programa Oficial 107


Mediodía de Cruces y Cristos CRISTO DE LA AGONÍA La Imagen matinal del Cristo de la Agonía resume, en el dramatismo austero de un rostro anémico que persigue camilo el mediodía, el verdadero significado de esta devoción iconoclasta. Entre los retazos de una Madrugadarota,quefundieratodotipodeemocionesencontradas,elimponentepasodeesteCristo,descendiente procesional directo del Cristo de los Morones, inspirado en aquel tan venerado de Limpias, estercola con las semillasdelpadecerinhumano,yenelmomentomismodeunafebrilexpiración,loscimientosarrasadosporuna marabunta que regó de ludibrio el ramal embrujado que circunvala el Monte Calvario. Alosentrecruzadospiesdeunmortificado,queparececoquetearmuydespacioconlosjactanciososventanales de la muerte, la Madre, acompañada en su soledad por el tierno cariño de Juan, el Evangelista, eleva al Cielo granatesubrayadoporcapucesafiladosunaperoratadedemandassuplicantesconlaexpectativabaldíadequeel Padre,queenlasalzadasvelaporelcorrectoitinerariovitaldeunpróximofinal,acelereenloposiblelamuertede su Hijo. Esa misma Madre es la que no logra entender por qué el Padre del Hijo no aborta el crecimiento de dolor envenenadoypermiteelviajeacuchilladohacialamuertedelCrucificado,desuCrucificadoyelnuestro,quetan pausadamente parece jugar con los hilos más tormentosos que aún le atan a la vida. BajolasandasqueelGólgotaelevasobreunaJerusalénpasivaensushombrías,losnoblesbancerosdeuna Hermandad,fundadaenorigendesacristíapordieciséislicenciadosdeTeología,balancean,conlasolemnidad quelesimponensushorquillas,lamiradaacribilladadeunos susurros piadosos e impalpables que nacen de los labios malcarados por la sed de la despedida. La fatiga ensangrentada de un Cuerpo varias veces rociado por el castigo,abrazalaspostrimeríasdeunamuertequellamaconardientesclavosypúasenlazadasalaspuertasdel abismo. LacabezareciénderruidadelJustoajusticiadopareceser la señal más conmovedora de la Muerte entre las muertes.Unacabezacolmadadebuenasintencionesydeenseñanzasdivinasquereclinasuterminadoaplomoen la almohada contigua de un hombro redentor. Una cabeza que despeja la visión del INRI mientras divisa, sobre elsueloatoradodedoraduraydesdelacercaníadeunosojos aislados, el agravio duradero de tres horas sitiadas en la escarpia del tiempo. Bajo el martirio cilíndrico de unos pies abrazados por la tachuela que la ira martillea, la Madre, en actitud deVirgen Dolorosa, levanta sin fuerza apelativa su temblorosa mano para rescatar sin éxito el pulso marchitado de la vida. Asulado,elmáshonradosecuazdelosDoceApóstoleselegidosenvejeceaempellonesdecerterosgolpes morales que la hipocresía encaja en la figura demacrada de su Maestro. Con él y frente a una circular Cruz leñosa con patíbulum y estipes, María Magdalena permanece escorada sobre las andas mismas del dolor, como si no pudieracreerqueaquelquetanbienleaconsejara,yparasiempredespejaradesumentelastupidastinieblasdela concupiscencia,hoyyacieraatadodepiesymanossinningúnresquiciodeesperanzaparasupalabrasalvadora. Cristo de la Agonía, Salvador Crucificado que aún vives en tu agonía presto para morir por la vida...

108 Semana Santa 2005


Programa Oficial 109


Mediodía de Cruces y Cristos LA LANZADA Sin Montañés, sin Salzillo, sin Roldana, sin Pedro Roldán, sin Pedro de Mena, sin Alonso Cano, sin Gregorio Fernández, sin alhajas, sin ostentaciones, sin lujo y sin montes de cera encendidos ante las imágenes, escondida entre sus riscos, pensando sólo en sí misma... (Luis Martínez Kleiser) La eterna procesión de los Cristos y las Cruces, la procesión interminable en su pausa de kilométrico Calvario, detiene su trayecto de piel amoratada y capuz de atenuados cabellos para perseguir, ensimismada, la actitudecuestredelpecado.Elabatimientoborroso,quedesbordalosesterosdelCalvario,sóloesdesarrimado por el centurión romano de nombre Longinos que se aproxima, sin entusiasmo aparente, a lomos de un recio caballodebuenybravíoobedecer.AnteeldisgustoinconsolabledelosamigoscontadosydelaMadredelReyde losJudíos,comorezairónicaunainscripcióngolpeadaporelvendavaldelmagnoerror,laalbardaapuntadadel jinete dibuja una ofensiva sonrisa en el torso sin vida del Maestro. Parece como si el romano de lanza en ristre, esemismoprotagonistacaballerescoalquenuncaemularíaelhéroecervantinodeLaMancha,quisieracertificar aplenogalopesobreruanobayo,ysinreparosnimiramientosporlacompañíaamadadelLanceado,quelosdías del Galileo ya acabaron. EnelairecircidianodeNisánlasentenciosafierradesbocadaparecequererestamparconpujanzaperdurable, y en el mismo andén saliente de la postración, la garantía sicaria que acredite ante la historia el más grave error de la humanidad. A la vez, en el rastel inabarcable del tiempo, las eternas horas de minutos y segundos parecen dibujar sobre pequeños albazanos silentes, que ya desertan parsiminiosos por Mangana, la huella indeleble y contendidadelpecadoenelmismosoportalconjuntodeunrútiloarco-irisdecapucespuntiagudos,traselque descansa, altruista, la huesa celadora del dolor. Acuareladeabaloriosdeshuesadosporlagalbanaagrietada en el costado de la Muerte. Bonitura postrera del Magno en leñosa parcela de salvación próxima. Voluntad cediza de los hijos en la renuncia última de un Calvario finado de ilusiones por la carcajada, mísera y dentina, de los protectores de Barrabás. Remordimiento enrodado a una Cruz, enhiesta y benefactora, que aferra a su quietud el movimiento mudo y voluntario de un Mesías, ocupado en sus perdones de despedida con ensalmos ofrendosos y suplicantes hacia el Padre. Entre tanto, unas callejas de paladar amargo, y enraizadas en el vientre huero de las hoces, se aprestan a entorpecerlahomicidarutaemprendidaporladagadeLonginos,quesóloobtienecomorespuestaasuactitud obedientedelpecado,elgorjeocorporaldeCristomezcladoporlasangrealmacenadaenelrecortadomanantial del padecimiento y el agua que ya no trota por el luminoso aljibe del mediodía.

110 Semana Santa 2005


Programa Oficial 111


Mediodía de Cruces y Cristos CRISTO DE LOS ESPEJOS Al rescate de unos modernos fariseos, ebrios de tribulación retadora aunque muchos crean otras cosas, sobresaleelreflejocautodelCristoCrucificadoentrecristalesqueveneradesdetiempoinmemoriallaHermandad delSantísimoCristodelaLuz.ElprimerrostrosinvidadeJesús, atenazado por una deshonra de áspero conforte queyanipuedesimularlosredundantesdeseosdeunospárpadoscansados,ofrece,conladramáticacrueldadque confiere el tenue torbellino de amarillos matizados, la ultrajada figura del Señor llamando entre silencios a las puertas entreabiertas del Padre. ¡Cuántaresignaciónsujetanesosbrazospostergadosycuántosacrificioinadvertidodesciendetrémuloporsus piernasagarrotadas!.Sóloelreflejodeslumbrantedeuncrucifijo,queapenassiabarcasudolorentrelosespejos, parece arrojar vislumbres de esperanza sobre la espesa rosaleda de una tarde presurosa. CristomuertoenlaCruzdelamuerte.Cristoentransparenciafinalqueproyectaeleclipsedegolladodeunas lentes rotas por la vida. Cristo de Federico Muelas reclinando su final sobre la luz inmarcesible del mediodía. Cristoacabadeexpirarentreclavoseinquinascuandolatardepreparasusepultura,iluminadaporlosblandones bucólicosapagadosenlanoche.Mientras,losribetesdoradosque,desatinadosdefiendenSupresencia,barnizan con claridad resistente los últimos intentos baldíos de Cristo por recobrar el hálito consciente de una luenga penitencia. Únicamente,laférreacompañíadeunosnazarenos,queparecensilenciarconrespetoelflujorepetidodeunas pisadas comenzadas hace apenas tres días, agrada la difuminada vista que el horizonte menoscabado plantea ante sus espectrales ojos. A su vez, el glorioso colorido de siete días personificados a sangre y fuego por un manojo de sentimientos desmembrados,quecolmanelconductodedosríosparalelosdedevociónimpermeable,alcanzaelúltimorincón asustado que las nubes, remontando victoriosas con semblante grisáceo el reverberante vidrio de los espejos, apagan con lentitud bajo el haz cristalino que crucificado queda. Es la Cruz de Cuenca la que finta con romper el enjambre arcano del atardecer en sus cortantes brazos acristaladosalmismotiempoqueinvade,peleadaconlavida,eltrazoinabarcabledeunaciudadendeslizyyerro que padece como nadie la emocionada victoria del Bien sobre el pecado. Es la Cruz de Cuenca la que derrite cristales sobre espejos de vidrio. Es Cristo el que, muerto, agoniza en el cuenco abierto de Carlos de la Rica. Es Cristo el que expira sin vida las mariposas de mayo de Acacia Uceta...

112 Semana Santa 2005


Programa Oficial 113


Mediodía de Cruces y Cristos EL DESCENDIMIENTO CreoenelPadretodopoderoso,creadordelcieloydeCuenca,queporsuobraygraciaestepuebloalumbrógentesque fueroncapacesdeconformarlaconmemoraciónsolemnedelmayoracontecimientohistóricovividoporlahumanidad... (Alejandro de la Cruz) CuandolaobraterrenalperfiladaporelPadrehadejadodetenerpresenciafísicaenvida,lasborrascasdeformadas quecabalganelcieloprisionerodeJudeacontagiandepenumbratemerarialatardequeapenassiacabadedespediraun mediodíahambrientodeaplacamientoyesperanza.AlrededordeunCalvarioqueyaceerguido,elservilismoyelamor tenazexponensuscándidasaccionesmientraselcuerpoexangüedeCristoesdesalojadoconladelicadezadeunasmanos extrañadas, pero no extrañas, posándose sobre la Cruz que acaba de teñir de negro luto el aire vaciado de Castilla. La figura feble pero indomable de Jesucristo resbala, inactiva, entre la juventud de Juan que parece amortiguar, desde la resignación de unas manos modeladas por la juventud comprometida, la fe desahuciada por el sudor ensangrentado. El zagal y tierno Seguidor prorroga su dañada inocencia ante la presencia voluntariosa de los Santos Varones, Nicodemo y Juan de Arimatea.Tanto el primero de ellos como el influyente saduceo, no dudan en elevar su energía terne para desclavar la silueta doblegada de Cristo. Éste, parece desmayar en la muerte, casi por última vez, en un intento imposible por hallar a su lado la compañía radiante de los albaceas huidos de su obra. Muy próxima al rápido descendimiento de un Cuerpo vilmente escaldado, que no parece anticipar la gloria perseguida en el sacrificio, María, su Madre y la nuestra, observa entre plañidos la filial figura que la falsedad terrenal acaba de ajusticiar de manera ultriz sobre los enlutados hombros de unos nazarenos de gremial tradición cárnica. Ni siquiera la violenta espera que le distancia del abrazo sin vida con el Hijo, el antes llamado Cristo de lasTres Manos (y noporhabersidogubiadoconunaextremidaddemáscosidaalasmuñecasdelReo,sinoporhaberposeídounsingular diseño del costillar en forma de mano), parece disuadirle de su cometido maternal. Así, inmovilizada por tan hiriente escena,yempapadaporelvahotaranterodelamaluquencia,permaneceherméticaalpiemismodelaCruzabarrotada como si quisiera supervisar el zaherimiento postrero del Hijo desasistido, sin recurrir por ello a nada ni a nadie. Sólo Ella, como Madre señalada por las letras de las escrituras más sagradas, podría soportar con actitud tan robustalaangulosatribulacióndeundolorinexplicable,quepareceadherirsesinremisiónalenrojecidoolfatodesusojos y de su alma. Dolor de Madre y Virgen por el Hijo, allí en lo que un día fue el antediluviano distrito de San Esteban, dondelaviejaydesaparecidaIglesiaParroquialfueraorigen,enabrazoférreoconelConventodelasMadresBernardas, de la primigenia Hermandad de la Santa Cruz. Ahora,supresencialastimerasóloparecelevementereconfortadaporlacontiguadeMagdalena,queseaprestaa compartirsubaldónpostreroenagradecimientocortésporaquellosgigantescospuentesqueelHijo,elJúcaryelHuécar le tendieran en vida para regresar con prontitud a la senda rotulada por el Mesías y que ella extraviara en sus primeros pasos delusores. A lo lejos, una falúa ingrávida de hermanos bajo marea telar de túnica y capuz renegrido, ofrece su respeto procrastino en el triangular vértice que corona la flamante Carretería inaugurando, de esta manera, el final de unaPasión,nuncaestéril,queacabadecayendodemodoferazenelserónincandescentedeunatuliparotaporelreflejo cambiantedelastrescrucesrenacidasenesteViernesdedesventura.Alfondo,untrivialmurmullo,febridodetenacidad cristiana, parece alentar al Santísimo Cristo de la Salud que, aún descendiendo la Muerte en tal fatal trance por las callesdeclinadasdeCuenca,aleteaasupasogotasdedolorrevertido,bañadasenlamismatranquilizaciónlenitivade los enfermos de resucitada lozanía.

114 Semana Santa 2005


Programa Oficial 115


Mediodía de Cruces y Cristos CRISTO DESCENDIDO Cuando el ultimátum marcado por los presagios anunciados apaga las luces aletargadas de la Pasión y negrea la fisura redoblada del desengaño por la Ermita de la Fuensanta, Cristo, descendido entre una pira de desprecio,esacomodadoporlaperecuaciónensombrecidadeSuMadreyelApóstolJuan,mientrasdespliegan unasábanatejidaporelpecadoanteladesconcertadadulzuradeMaríadeMagdala.Descendidodelastinieblas de una muerte jaleada y jadeante, Cristo yace necesitado de la luz adormecida que acompañó su mirada en un solar deshidratado por el verder de la maleza. Ese mismo suelo tapizado, en el que el Señor descansa ahora la muerte,havistolloverlágrimasdemermaporladesesperacióndeunapenalidaddemasiadocercanaasusojos silvestres. Sólo la desnuda Cruz, que abraza la carencia umbrosa de una esperanza consumida por el pesar de una irrepetibleexpiación,permaneceabsortaensussentimientosdeinertidadvital.EsaCruzqueelGalileonoblemente cargaraentreelflanqueadoalborotoenloquecidocomoelquellevaconsigolamuerteysuscircunstancias.Esa CruzquehalevantadoaloscieloselCuerpoqueyaceahoraasuspiesmuertocreandounaescenaqueretrata,con palabrasmudasdepésame,lascicatricesdelalmaacumuladasdurantehoras.Traselsueñoefímero,amortajado porelestupordesustresacompañantes,sóloquedaeldetrimentoylaangustiadeunaMadrevejadaquepospone con su Hijo muerto el calvario de una asignación finalizada por ambos. FueVicenteMarínelencargadodesuplir,apartirdeescofinasconquensesbienamaestradas,ladeportación elegida del último y posbélico Cristo Descendido de Marco Pérez. La misma talla que nunca pudiera igualar la maña del homónimo paso procesional por él mismo realizado antes de la Guerra. De tal manera, aquella postreraImagendeCristoDescendido,queMarcoatisbaraensuescultóricavejez,hoyesveneradaporlatambién nazarenaVilla de San Clemente en hombros de unos banceros uniformados con similar hábito nazareno al de la Real, Ilustre y Venerable Cofradía de Nuestra Señora de Las Angustias de Cuenca. En esta misma línea, y comohechoanecdótico,cabeindicar,porotraparte,eldato coincidente de que, dentro del historiado capítulo deanécdotasquejalonannuestrahistoriadePasión,tambiénenelcitadoenclavemanchegodesfiladurantesu Semana Santa el misterio de la Oración del Huerto que el mismo Marco Pérez creara, reconstruyera diría yo, tras la Guerra Civil para la Hermandad hortelana del Júcar, luego sustituido por la actual y muy acertada de Coullaut-Valera Mendigutía. CristoDescendido,descendiendoporunacuencadedolordescendenteycrecidaqueesestaCuenca.Dolorde Madre por el Hijo y por los hijos. Dolor de abandono errante por los amigos desganados de la Muerte...

116 Semana Santa 2005


Programa Oficial 117


Mediodía de Cruces y Cristos NUESTRA SEÑORA DE LAS ANGUSTIAS Cuando en tu vida es Viernes sin importar calendas. Cuando sientes la tierra llamarte de tu ausencia. Cuando de Cuenca marchas. Cuando a Cuenca regresas... (José Miguel Carretero Escribano) AsícomoeldolordelmediodíamásprocesionaldelaCuencapasionistacompungeuncorazónheladopor la yerta tristeza, amamantada por las olas violetas de unos pies descalzos sin semilla germinados, el compás de la amarga llamarada de una vela dirige su mirada ámbar hacia la Señora de Cuenca. Entre tanto, los singultos rescatados por la madrugada de vigilia inundan el rostro descompuesto de la Madre que abraza ahora, con serenidad misericordiosa, la figura sin vida de su Hijo. CaminasinademanesfrívoloslaPietácastellanizadaybarrocadeMarcoPérezentrelagrimeoscontagiosos de una ciudad que parece participar sin titubeos en su cuita atravesada por el huidizo rocío de la plata. La composiciónpiramidaldeestadesgarradoraescenasólopareceseralteradaporelnerviosotrasiegodeunsudario medrado que aparca su presencia andariega sobre laVida y la Muerte plegadas por sus alas blancas. ¡Cuánto tuvoquesoñarladestrezadeMarcoensuretiroescultóricoalbosquejarlatiernaImagencontantodesasosiego humanizado!.¡CuántolloranlosconquensesalobservarimpávidoselluctuosoperegrinardeNuestraSeñorade las Angustias mientras cobija la tribulación salvadora en la acolmenada miel de su regazo!. Hasta la calle de lasTorres, allí donde el sinsabor tuerce su vaguada de dolor erradizo en busca del tímido serenamiento enclaustrado de la Concepción Francisca, parece espaciar el invertebrado sonido de un cántico sepultado.Asuvez,lafidelidadsucesivadeunastulipasmultiplicadaseselmayorcalmanteparacegarlaofensa anestesiada de la Madre.Todo el fervor nazareno de una colonia penitente, que siente como propio el latido acuchillado del hastío, trata de envolver en un manto de encubridora espera el adiós entrelazado que laVida contrariada dispensa, entre caricias indolentes, a la Muerte angustiosa. ¿Por qué, Madre, ese nazareno ondulado que tirita entre húmedas ráfagas de cristal parece aún amueblar sueños en el agua sin espuma y verde de Gerardo Diego? ¿De dónde proviene, Señora, esa afilada sinfonía de emociones que florece perenne a tu paso y ajena al maratón continuado y monocorde del tiempo? ¿Por qué tu procesión,Virgen Santísima, y la de tu tierra, esa ciudad que no se cansa nunca de esta encantada, es como un ciempiés mulicolor de almas por Tí presidido rimando a la luz del día, verso a verso, y que en la negra noche ya no contradice a la oscuridad prosaica y sin esperanza? ¿Por qué las calles vestidas de sombras amoratadas proyectan miradas de piedra que laten conTu angustia, Madre, como si la tarde,Tu tarde de tristes sobremesas, quisierarescatarelúltimorelámpagodeclaridadparamudarsedespués,yasinsonrojos,haciacamposdehoras más discretas? ¡Cuánto dolor besa el aire eminente del Júcar en la llaga rocosa que gallea aún sobre el Puente de los Descalzos!.¡Cuántodesdorosedesliga,comomelenamesada,delmalecónatardeciendoenlaCuencaPenitente!. ¡Cuántaansiedadsembradaportuausencia,Angustias,eneseparticulartriplevérticededesánimoqueenespiral recorre tus Templos más vacíos, Virgen de la Luz, Madres Concepcionistas y vieja Ermita de la Virgen de mis Angustias!.

118 Semana Santa 2005


Programa Oficial 119


Viernes de Luto y Muerte CRUZ DESNUDA DE JESUSALÉN Alfinseextingueeldolordeunaimborrablemadrugadadecastigosvariopintos.Alfin,eltormentopadecido porelSeñorparecehaberescapadoparasiempreporlosramificadosbrotesqueunahachuelaromanaabortara consusgolpes.Anda,desnuda,laCruzvacíaporunCalvariopetrificadoqueejecutaraenunashoraselproyecto salvador de la infinita verdad hecha carne magullada. Aún en su meditación postrera, atormentada por el episodio abatido, la acerada luna cortante, última compañía indiferente que tuviera en vida sin crucificar Cristo, rescata, entre la niebla de un promontorio ensangrentadoporlosalaridosdeotrostantosajusticiados,losdetallesmaterialesdeunamuerteafanosamente trabajada. Así, los peldaños del postrer subsidio, que algunos pocos conocidos le dispensaron, apuntan sus cavidadesencadenadashacialosbrazosdelAusenteenelmismomomentoenelqueyacecasisepultadobajoel bíblico elixir de un hisopo escarnecido. Asuslados,secantesporelcontrastesombríoyapagadodeunsudariodepuntoblanquecinoyreposando su hazaña vil, dos jáculas bien trenzadas culminan en intermitente propósito junto a los cabellos disecados del Maestroenelmadero:unaexhibeelengreídofiloqueunasacrosantabrechaprovocaraladestrezaequivocadaa caballo;laotra,rematadablandaenesponjaempapadaabsorbe,embriagada,laslágrimassedosasquecercaronel rostrodelaMuerte.Cuandolaausenciaaireadaserpenteaentrealgodonesporlalobuladaetapafinaldelamuerte enmaderada,loscalivosdelsilencioinsinúaneseciclodemiradasquebarnizanestenuestroúnicopasoalegórico de la Semana Santa de Cuenca, aséptico de presencia corporal pero inabarcable en su simbología humana. Por ello, en esa hora nona, quien sabe si maldita o divina, quien sabe si buena o mala, en la que una pesada túnica marrón, abatanada por una noche fugaz en penitencia libre, es trabada por el cordón franciscano de la VenerableOrdenTercera,lacumbrerealzadaysolitariadelGólgota,sonoroensuelipsisrítmica,sóloesiluminada porlapenumbratenuedeunhachónenceradoqueviracontinuamentesuentecasintonía.Sóloesiluminadaya por ese mismo hachón compasivo y de retahíla frágil que entierra sobre forjada luz la escalera ingrata y vacía. Mientras,elvidriomatedelamuerteseapresta,consensatezarrepentida,haciaeldescansocenobíticoqueemerge del dadivoso motete de O Crux por esta Jerusalén en piedra que Gallego Fernández lijara en su traviesa. ¿Dónde sóla, Cruz de cruces?. Hay llagas de madera en tu cuerpo sin Cuerpo. Calavera y lanzas. Un par de escaleras descosen la luz de la luna, la luz del cielo. Altar con penas de tela. Cruz huérfana. Cruz que descansas por Cuenca en blanco y negro, en el silencio mismo de las piedras...

120 Semana Santa 2005


Programa Oficial 121


Viernes de Luto y Muerte CRISTO YACENTE AcompañadoporguionesyestandartesdelrestodeCofradíasyHermandades,laImagenaugustadeCristo Yacente, firmada como otras muchas por el gran Marco Pérez, es velada con celo enigmático por el Cabildo de Caballeros y Escuderos de la Ciudad de Cuenca. Conforman estos Caballeros de casta antigua una corporación nobiliaria de recio abolengo en nuestra capital e indisoluble del desarrollo galante de la Muy Noble y Muy Leal. Así, en colaboración estrecha con la Congregación de Nuestra Señora de la Soledad y de la Cruz, insertada dentrodeaquélenunasuertedeaparatoprocesionaldelmismo,y,losdos,fundidoscomounosolo,sonactoresde incontestableprotagonismoenelcontextofinaldeunadenuestrasmanifestacionestradicionalesmásapreciadas como es la Semana Santa. De este modo, la registrada presencia del Cabildo desde la Reconquista de Cuenca por el rey castellano AlfonsoVIII, allá por el año 1177, confiere a la corte de los Caballeros del Santo Sepulcro un anillo de tradición cuasimilenariaqueprocedededosargumentosdeenormetrascendencia:porunlado,laintensaparticipacióndel CabildoyCongregaciónenlamanifestaciónreligiosamásceremoniosadelaciudady,porotrolado,elrelevante papelfundadordelmismoennuestrayaconsolidadaSemanaMayor.LaprocesióndelSantoEntierro,terceraen elcronológicoordendeundíadePasiónsinrespiroenlascallesnazarenasdelaEpiscópolisdeGonzález-Blanco, ygermenhistóricodelViernesSantoprocesionalconquenseaunquealgunosacreditadoshistoriadoresynazarenos eruditos lo hayan silenciado durante mucho tiempo, acapara el grueso de la atención y de la pena con el cuerpo yacente de Cristo. ElcadáverderrotadodelSeñor,aúnensufatalcesaciónenellechodetortura,parecerubricar,dormido,los últimosvestigiosdeunaafrentaquenoparecíatenerfin.EsCuencalaqueelevasudolorcapitalinoenelestrellado mantodelanocheenmudecida,mientrasunasimétricacustodiadevelonescrepitantesdanzaalcompásdeuna treguataneternacomomerecida.Entretanto,loscaballerosnobiliarios,conelromanobirreteblancodepositado entre sus manos, derraman su respeto con la borrada sonrisa de unas horquillas silenciadas por la desgracia justificada del pasaje más luctuoso. A lo lejos, laTorre del Salvador derrumba su presencia testaruda sobre las puertas flanqueadas delTemplo final en el que el eco presuroso, colmado por los acordes del himno nacional, empuja con sus notas silentes a Cristo, que desmotivado, no sin motivos, enfría la losa sepultada. Más adelante, en el refrío iluminado de una Iglesia, que despaciosamente vio recuperar el reingreso de las Imágenes en sus capillas, aguarda la santificada urna entreabierta entre vidrios mimados con transparencia artesana. Será bajo el mismo corazón de Cuenca donde la cripta definitiva eleve SuVida muerta, su Muerte aún viva de esperanza. Procesión hidalga en la ciudad castellana de los viejos hijos-dalgos...

122 Semana Santa 2005


Programa Oficial 123


Viernes de Luto y Muerte NUESTRA SEÑORA DE LA SOLEDAD Y DE LA CRUZ Haceunashoraslaciudadquedóconmocionadaporelruido,luegoporelcolor,ahoraporelsilencio...(Luis Enrique Buendía) Cuenca dolorida, envuelta en primera persona por el tedio anónimo de la desazón, camina restallada de muerte tras los pasos extenuados de Nuestra Señora de la Soledad que, yerta y solitaria, palidece lívida ante el resplandor pardo de una Cruz despojada de gloria y salvación. Sólo un sudario bullicioso y lábil, imantado a los desnudos brazos del madero, enamora con vehemencia inmaculada las mejillas de un aura indecorosa que evoca aquella fúnebre polifonía de horas trágicas presididas por un confín atravesado por el llanto delator. Por esemismollantonidioquedesdibujaconeldesorganizadopinceldellamentolagrisallavariadadeestaúltimay Santa Semana. Mientras,elderroteromusgosodelHuécar,riachuelomínimodebulasinocentesypacienciadelosascalladas, oportunistaysedientoensucabalgatadearroyospétreos,abraza,reservadoensuacuosoaldabónderemotos sueños marítimos, las últimas lágrimas hospitalarias que, perfumadas por un brebaje reseco de impotencia, la Madre Dolorosa aún logra despedir por la pendiente divina de su rostro sofocado. Sonhorasparaemprenderelrumbohacianingúnlugar,horasdeperderseavergonzadoentreelvoluptuoso mantodehiedraneblinosaqueabrigaaestaCuencapenitente,horasdereclusióninternaenlacapillahumeante de un hiriente corazón herido, horas de acudir al difícil encuentro con uno mismo para alentar, lapidarios con nuestra palabra quebrada, a la Madre. A la Madre de la noche que, en amarga soledad angustiosa, derriba la esperanzaprimeraybuscaelfustigadoreflejodesuHijopreguntándoleasurosariodeperlasennoblecidodónde guarda su amor el olvido silencioso. La toledana gubia de unas manos femeninas regalaron a este noble desfile de inclemente austeridad compartida la bella Imagen arrodillada de la Madre en Soledad. La misma parece recortar ahora su esbozo de pletórico manto de custodia justiniana en el luminoso contraste de una Catedral abnegada por tanto perjuicio acumuladoenelpegajosolégamodelpecado.Entretanto,unaciudadalimentadaporlainundaciónfinaldeese imbornalheredadodesensacionesinasequiblesalaabulia,heridaenlamuerteporlaMuerteyporlatristeverdad de una suerte tantas veces anunciada, aguarda la luctuosa comitiva prendida delViernes más triste del año, del últimoViernespadecido.Alolejos,eltitilarcastellanodeunconsistenteStabatMaterembebeelhaloinicuoque habita en la resurrección tardía de una noche que apaga la esperanza queda.

124 Semana Santa 2005


Programa Oficial 125


Y al Tercer Día Resucitó NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO RESUCITADO El Tercer Día vaticinado llega de mañana a una ciudad que baña su alborozo en el trinar pajarero de un oportuno cielo despejado, que parece abrir de par en par sus balcones floreados para cegar a su vez la zonda dolientequeconmarcialejecutoriahasacudidoentanpocashoraslosbancalesycrestonesdelasalmasnazarenas deestatierra.Trasunsábadodecrépitodehondorecogimiento,enelquelatensaesperagerminóendesesperación humanagraciasalosesquejeslacrimososysincerosdesusprotagonistas,laspuertasdelaantiguaIglesiadeSan Andrésdespegansusarcaicospárpadoshumedecidosporlapena,paraexhortarlaverdadfinaldeunaSemana zocada de pesadumbre. EsestaprocesióndelEncuentrolaqueotorgaeldefinitivofundamentoalegóricoyesencialanuestraSemana Mayor,castellanotesorodesimbologíacristiana.Enella,precisamente,serecogeamododegranazónnazareno la recompensa procesional de una Pasión y Muerte tan lentamente simbolizada en el primaveral deshielo del invierno.Ahoraescuandoelnegruzcovelo,tejidoporlosdíasanochecidos,escorridoporelalborozadogritode las campanas columpiadas con tantálico tesón. Es Cristo el que, en resucitada alborada, retorna para campear la majestuosidad de unas andas penitentes demostrando a los reacios sanedritas, que mastican ya su error acumulado entre nuevos brotes de fe, que laVida desvivida por la Muerte en verdad ha resucitado con el brote colorido de la mañana. Alunísono,labienaventuradaHermandadbifurcasurúadepenselesendosreguerosderebrojadaalegría blanca mientras pasea sus noveles bodas de oro uniendo el surco disgregado del Hijo y su Madre, Santísima Virgen del Amparo. La madurez expositiva del conquense Martínez Bueno insufló con su Imagen de Cristo ResucitadounnecesarioairenuevoalospatronesejecutantesmásinsistentementeoperativosennuestraSemana dePasiónalaquecontribuyódemaneramaterialenelascensoretratadodelSalvadorhaciaeseidealimaginario de cada uno de nosotros. Entre tanto, la contagiada algarabía que escabulle las aceras, como si de olas descremadas se tratara, reconoceelrisueñogestodeunosbancerosemocionadosyemocionantesquemuestranconexpresivoentusiasmo, quenielantifazmásdeclamatoriopodríacontenerconenmascaradasmudas,elpradodescendenteporlaserectas calles de Cuenca en vida.

Vuelaalaire,Señor,quetodavíanoestarde.Quelasnubesseapartenosepartan...,queestanochetambién va a ser Nochebuena. Que los ríos se sequen de lágrimas, que el que resucita ahora dará aguas. Que los puentes eleven Tu sueño, que el Padre te espera...

126 Semana Santa 2005


Programa Oficial 127


Y al Tercer Día Resucitó VIRGEN DEL AMPARO Ahora sonríe, amigo y hermano. Ahora puedes ya soltar mi mano y agitar las tuyas en el aire limpio de la mañana; que laVirgen del Amparo vuelve a tener Hijo, y el Cielo se viste de oros y en las piedras nacen rosas... (Andrés Gallardo) Cuando todavía su mirada maternal no resucita el ahogado sentimiento que la alegría recobra escalonadamente en los gráciles nazarenos del Primer Domingo, la Imagen de laVirgen del Amparo garbea solitariaentreunpontodelágrimassecas,quenimostrarpuede, mientras circunda, anodina, el pequeño lapso reflejado en las pupilas altas y discontinuas de los Tiradores. Hoy es Domingo, y la Madre, con el réquiem más pesado de los contratiempos, remolca un padecimiento de mejillas desérticas de la mano eterna de la duda. Ella cree en el Misterio porque forma parte viva del mismo. Lo demostró en las horas cruciales del final más doloroso que una Madre quisiera vivir junto a su hijo. Aún así, camina contagiada por el arroyo de la espera que impacienta progresivamente su corazón roto ya en mil cien retentivas.Parecepreguntarlealascallesamanecidassihanvistocumplirellasacasolaprofecíaquetantobusca, si han visto la mitiga de la muerte tornada en vida. Pero no, las macizas rozaduras de una ciudad, calmosamente desperezadaensuledocanto,tampocopareceninformadasyatentasdelmomentoquetantoansía,delfrutovivo que encintara su vientre y que royeran amoladas las espinas. En la calle de losTintes, vieja Odón de Buen, donde se respira a pulmón abierto una fragancia pasionista que para sí quisiera la noble y suntuosa Sevilla de Andalucía, se inunda la devoción flemática a la vez que una mirada de espuma blanca recorre los ribetes acatarrados de juveniles murallas. Esta fría calle, por todos los nazarenosmásprontamentequetardealgunaveztrovada,pareceofrecersuestrechezrecogidaenelmomento mismoenqueunceñidomantodeverdepielinternaamparalosderrumbadosvestigiosdelaMadremortalmente herida. Sólo dos curvas más, separadas por un largo bulevar, para que las palomas arrulladas comiencen a batir las alas como síntoma de vuelo propio y esperanza humana. Ya le ve María recortado en la distancia, sano y bañado de limpieza por los dorados rayos de un sol que serpealaescenaesperada.SensatoyexultanteporelpadecerimbancabledelaMadrequenoleencuentra,perole intuye,enunmostrencograbadodepiedraqueesestaCuencaabstrusa.Seguidamente,trasdesembarazarsepara siempredeunmantoencapotadoquetantoaldabonarconlleva,sedispensanundescomedidoabrazo,fundido entre aplausos, como si quisieran sellar la Resurrección profetizada ante el desahogo de Santa Ana, que ya les aguarda desde su vecindad de culto en su Parroquia anual de compromisos. Así, Madre e Hijo, Amparada por el Resucitado, y de la mano de unas andas engarzadas que tiemblan enpocosmetros,celebranlaintensidaddelmomento,tanaplaudido y tan nuestro, iluminando los claroscuros castellanos de una ciudad que supo y sabe acoger sincera, como ninguna otra diría yo, el Santo Misterio de la Pasión, Muerte y Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo.

128 Semana Santa 2005


Programa Oficial 129


Programa Oficial 131



Programa Semana Santa de Cuenca 2005