Issuu on Google+

Iglesia Viva y Activa Felicitaciones

por Liza M. Rivera

Para algunos fueron cuatro o cinco años. Otros tuvieron la ayuda de sus papás y sus mamás. Muchos se amanecieron y todos se esforzaron. Hoy sonríen porque llegaron a la meta. Felicitamos a los graduados de nuestra iglesia por haber alcanzado en paso más en su vida estudiantil. Cuando los veas, felicítalos y dales un abrazo calurosamente cristiano. Ellos y ellas son:  Fabiola B.Vázquez       Daniel I. Sierra  Carlos E. Pérez Isaí Brown Bryant A. Rodríguez                Jonathan Rodriguez Alanis Soto López Lemuel Rivera                         Armando Torres Olga Nicole Vázquez             Melanie Suarez                       Pedro Iván Figueroa                 María Isabel Torres Deborah M. Torres Carlos A. Soto Adalberto (Beto) Rosario Cristina Santiago Nahomy Curet

Cuide su salud

Kinder Kinder Kinder Primer grado Primer grado Sexto grado Primer grado Sexto grado Sexto grado Promovida a Escuela Intermedia Octavo grado Noveno grado Noveno grado Noveno grado Bachillerato en Educación Musical Bachillerato en Música Derecho (Leyes) Doctorado por Judith Visot

La diabetes es una condición que afecta a miles de puertorriqueños. En la actualidad se está diagnosticando no sólo a adultos, sino también a niños y adolescentes, principalmente debido a la obesidad y a los estilos de vida adquiridos. Por eso consideramos la educación como muy importante y debe comenzar desde edades tempranas. Orinar con frecuencia, tener sed constante, tener mucha hambre y ser parte de un historial familiar diabético son varias de las señales que pueden presentarse en una persona con altos niveles de azúcar y resultan ser una ayuda para hacer el diagnóstico médico de diabetes. La diabetes en una enfermedad que no tiene cura, pero si usted pone de su parte puede ser controlada y así evitar las complicaciones que se desarrollan con la enfermedad. Recuerde que usted juega un papel muy importante en el tratamiento de su diabetes. Es bien importante que controle su peso (evite la obesidad), haga ejercicio y tome y use los medicamentos recetados por su médico. Para el control de su peso es necesario que modifique sus hábitos alimentarios. Debe comer sanamente, reduciendo las cantidades de comida y evitando las grasas y los dulces. Es importante que al hacer ejercicios, éstos sean recomendados por el profesional indicado. Además del nivel de azúcar, el paciente diabético debe mantener controlada su presión arterial y los niveles de colesterol y triglicéridos. La diabetes es una enfermedad que requiere un gran compromiso de la persona que la padece. Además de los medicamentos, hay que hacer muchos cambios en el estilo de vida. Como resultado usted puede desarrollar sentimientos de depresión, sobre los cuales debe dialogar con su médico. Si hay cambios en su estado de ánimo, sentimientos de depresión o ansiedad, busque ayuda. Esta condición puede reflejarse en su falta de control del nivel de azúcar. Si piensa que podría tener diabetes, consulte a su médico. No lo deje para mañana. Ahora es el momento de cuidar su salud. Dios le bendiga.

Día del Ministerio Pastoral Excelente y muy emotiva resultó la celebración del Día del Ministerio Pastoral el pasado 18 de mayo, coordinada por el Comité de Relaciones Pastorales, dirigida por los Jóvenes y con la participación de las organizaciones y toda la congregación. El Hno. Raúl Rosado comenzó el mensaje desfilando hacia el altar con una tierna ovejita en brazos, mientras cantaba el himno “Eran cien ovejas”. Ya en el altar, la puso en brazos del Pastor, quien a duras penas pudo contener las lágrimas, mientras cantaba a dúo con Raúl. Hubo amplia participación de la congregación a través de los jóvenes, a quienes vemos en acción en la tercera foto; de los niños y niñas de la Escuela Bíblica (cuarta foto). El Coro y La Coral Infantil nos deleitaron con sus alabanzas. También hubo poemas, expresiones de amor y regalos en gratitud a Dios por el ministerio pastoral que nos ha dado. La actividad concluyó en el renovado salón de actividades, disfrutando todos/as de un delicioso almuerzo.

Iglesia

Año XX Núm. 3 Mayo - Junio 2008 • Iglesia Metodista Universitaria • Ponce de León 804, Río Piedras • Tel / Fax (787) 767-0955 • E-mail: imuniv@coqui.net

Reflexión pastoral

El hogar como sistema de apoyo para la vida Independientemente de la composición de nuestro hogar o del tamaño de nuestra familia extendida, la misma es uno de los regalos de mayor valor que Dios nos ha dado. Mucho más, cuando nuestro hogar está cimentado en la fe, la esperanza y el amor; convirtiéndose en fuente de vida para todos sus componentes. La familia cristiana es un santuario de vida. Donde, a través de las relaciones interpersonales, Dios va forjando vidas plenas. Entre el fuego de su Espíritu y el yunque de su gracia les transforma en hombres y mujeres que valoran la vida en abundancia como un don preciado del Señor. Personas, las cuales su autoestima es nutrida por el amor expresado en respeto y el reconocimiento comunitario de que cada ser humano es un especial tesoro de Dios, único e importante. Este hogar es tabernáculo de Yahvéh. En él cual cada miembro alimenta su fe a diario; mediante la constante presencia de Dios, el estudio vivificador de la Biblia, el testimonio de la oración contestada y las disciplinas espirituales; incluyendo la piedad y las obras de misericordia. Nuestras familias cristianas son catedrales en medio de los callejones de nuestros arrabales y en el mismo centro de nuestras citadelas capitalinas. Templos donde se cultiva la esperanza como fruto principal. Son talleres donde mediante el esfuerzo y la colaboración mutua se constituye el glorioso futuro de paz para toda la creación. En una familia así se promueve la vida integral, aún con dolores de parto. En ella hay muy poco o ningún espacio para coquetear con el suicidio, pues está construyendo vida continuamente. Para Maurice L. Farber el suicidio es “la enfermedad de la esperanza”. Cuando se

unen la crisis de la desesperanza con la desesperación, juntos a la pérdida del sentido de futuro y la percepción de la incapacidad para manejar los asuntos de la vida, algunas personas piensan que la única salida es la muerte. Pueden llegar a considerar la idea de formar su futuro en sus manos y autoimponerse la muerte. Mas sin embargo, cuando nuestra familia de origen ha tenido sus bases firmes en la fe, la esperanza y el amor, llevas contigo el antídoto y la medicina preventiva para el suicidio. Tarde o temprano experimentaremos la angustia de la muerte, el dolor de la separación o la pérdida. Pero en la casa de Dios hemos adquirido las herramientas para manejar las

inevitables crisis de la vida. Además hemos aprendido a percibir las situaciones lo más cerca posible de la realidad y también hemos reconocido la familia, incluyendo la iglesia, como uno de nuestros grupos de apoyo más importantes para enfrentar las crisis de la vida. Es entonces cuando los símbolos de la fe resurgirán frescos y renovados para darle sentido a la vida que está enraizada en Dios. Po r o t ro l a d o, e n e l ambiente de comunicación abierta, aceptación, presencia y cuidado, los miembros de la familia observarán que las conductas de los participantes sean saludables. Lo que quiere decir que cualquier amenaza de suicidio, abierta o encubierta, se le debe prestar atención de inmediato; aunque se pueda pensar que es una posible manipulación. Si hubiera síntomas de depresión, sentimientos de desesperanza, falta de valoración, apatía, cansancio crónico o aislamiento de las relaciones significativas, es inminente meterse en oración y buscar ayuda espiritual, psicológica y psiquiátrica si fuera necesario. La familia cristiana es taller donde se produce vida y se previene el suicidio. ¡Paz! Rdo. Dr. Rafael Moreno Rivas

Entra al siguiente enlace para ver el culto de adoración de cada domingo

http://video.google.com/videosearch?q=iglesia+metodista+universitaria&sitesearch=

Junta Editorial ¡Visita nuestra página de Internet!

www.metodistauniversitaria.com

Norberto García, Presidente Sonia de Gracia Alma V. Colón Felícita Díaz

Rosemarie Jackson Liza M. Rivera Grace Segarra Judith Visot


Editorial

¡Celebremos! Escribe: Norberto García, Presidente Junta Editorial

Los hermosos meses de mayo y junio traen consigo importantes celebraciones de la comunidad: el nacimiento de la Iglesia Cristiana el Domingo de Pentecostés; el Día de las Madres, el Día de los Padres; las graduaciones de nuestros niños y jóvenes;

el reconocimiento merecido a grupos profesionales como lo son los maestros y maestras, y las secretarias y los secretarios. Todas estas celebraciones vinculan la familia de la iglesia, que es la gran familia multiétnica de la fe, y a la comunidad. Damos gracias a Dios por la oportunidad de compartir y celebrar en amor fraternal. ¡Felicidades! En este número concluímos la serie de artículos sobre la conferencia de Gonzalo Báez Camargo, “El reto de Juan Wesley a los metodistas de hoy”. Coincide con la celebración en mayo del 270mo. aniversario de la experiencia del corazón ardiente que

encendiera la chispa del movimiento metodista en Inglaterra. Así también hacemos reconocimiento a nuestros padres y madres y a nuestros graduados. Aprovecho la oportunidad para felicitar a los maestros, secretarios de nuestra congregación en sus respectivas semanas y a nuestros pastores en el Día del Ministerio Pastoral. Nos complace compartir con ustedes varios de los eventos especiales del verano así como colaboraciones recibidas de nuestros hermanos. La vida es hermosa. ¡Celebremos!

Nuestra herencia Metodista - Parte VI

El reto de Juan Wesley a los metodistas de hoy Escribe: Norberto García

Disciplina Democrática Nos dice Báez-Camargo que para Wesley y el metodismo original la disciplina no era precisamente un principio de autoridad jerárquica o la institución de poderes autocráticos en quienes gobiernan la iglesia; la disciplina es cosa más bien de gobierno propio, de autogobierno personal, de orden y eficiencia práctica para servir mejor a los intereses del Evangelio. Por eso el verdadero centro y base de la Disciplina Metodista, lo constituyeron las reglas de disciplina y

En Tí, Señor, espero En Tí, Señor, en Tí, Señor mi alma se alegra y espera en Tí como aquel que confía. En Tí, Señor, mi corazón suspira y al conocerte más, mi vida se desborda de alegría y paz. Aún Señor, ante mis preocupaciones diarias sigo confiado en Tí plenamente; ante la eterna esperanza que tus promesas harás cumplir. Yo como siervo tuyo, quiero Señor seguir tus mandatos, complacido de Tu misericordia y de las riquezas que me llegan de lo alto. En Tí, Señor, la mirada triste del pobre y el menospreciado espera, que Tu bondad y misericordia llenen sus corazones y que sus vidas reciban las grandezas de tus bendiciones; que reciban Señor de Tí el Espíritu Santo y que brille en sus vidas como sol radiante, con la energía que Tu amor, Señor, desbordas. José Arriaga 02-29-08

conducta personal, de carácter y comportamiento éticos, que Wesley aconsejó a los predicadores y a los fieles. Pretender hacer de la disciplina una coraza de acero, una especie de Talmud estricto y autocrático, es falsear su verdadero espíritu y sentido. El metodismo fue un movimiento de masas, de despertamiento del hombre del pueblo, del hombre común, a un nuevo sentido de dignidad e independencia espiritual. En tal virtud fue intensa y genuinamente democrática. Desde sus principios el metodismo fue una democracia disciplinada y una disciplina democrática.

Soy un sembrador de esperanzas que impaciente surca los caminos de la patria mía. Caminos tristes... caminos blancos... caminos soñadores... Al mirar esos caminos, Señor, siento una verde pesadumbre, pues anhelo acompañarte en la espinada brega de encender tu lumbre. Quiero ayudarte, Señor, a sembrar la buena semilla por esos caminos de la tierra mía. Concédeme un rayito de tu gracia para llevar en mis manos el evangelio de tus estrellas, de tu justicia y de tus lágrimas... Quiero ser, Señor, un sembrador de tu esperanza.. Samuel de la Rosa 1980

Entonces, ¿cuál es el reto de Wesley a los metodistas de hoy? Que el metodismo mantenga su tradición de avivamiento evangélico, entusiasmo racional, espiritualidad ilustrada, y disciplina democrática: Tal es el reto que Juan Wesley nos hace a los metodistas de hoy. Mejor dicho, el reto de Cristo. Porque Wesley no fue más que el profeta de una época, mediante quien Jesucristo Nuestro Señor, hizo llegar al mundo de entonces su ardiente llamamiento a una renovación espiritual. A nosotros nos toca responder.

Sembrador de Esperanzas

Homenaje a los padres David, el dulce cantor de Israel, en su hermoso Salmo 103 alaba a Dios por sus muchas bendiciones. El salmo nos enumera todos los beneficios que recibimos de Dios y nos exhorta a no olvidarlos. Él perdona, sana, rescata, corona de favores y misericordia, sacia de bien nuestra boca, no guarda para siempre el enojo…. ¿Acaso no es así también el buen padre terrenal? También compara la actitud com-

pasiva de este padre con la acción amorosa de Dios por los que le temen. “Como el padre se compadece de sus hijos se compadece Jehová de los que le temen” Salmo 103:13 David vivió en carne propia el dolor de perder un hijo por el cual ayunó y oró por siete días. Pero había una disciplina de Dios y una lección muy dura que aprender (2 Samuel 12). Dios lo perdona y le da a Salomón, su segundo hijo con Betsabé. Conocemos la historia bíblica. Aunque no lo entendamos de momento los padres también nos dan lecciones de vida que nos disciplinan y nos enseñan para que aprendamos y temamos a Dios. En la

Escribe: Rosemarie Jackson Burgos

medida en que éstos temen y sirven a Dios nos dan el ejemplo y son el modelo a seguir para ayudarnos a convertirnos en hombres y mujeres de bien y no de mal. El sacrificio de un padre por un hijo/a lo hemos visto y vivido en muchas y repetidas ocasiones a través de la historia de la humanidad. Por eso siempre tendrá que haber un homenaje a los padres en reconocimiento a la hermosa tarea que realizan de levantar hijos/as en el temor de Dios y en el amor al prójimo en esto se fundamenta la esperanza de nuestra sociedad. ¡Felicidades Papá! ¡Enhorabuena!

Lecciones que me enseñó mi madre para toda la vida Escribe: Alma V. Colón de Moreno

Reflexionando en un artículo que leí en la revista de En Contacto del Reverendo Charles Stanley sobre las cosas que el mundo nunca le enseñará a nuestros hijos, y que nosotros debemos enseñarles, recordé de las tantas lecciones maravillosas que me enseñó mi madre. Paso a compartirlas de manera que estemos conscientes de cuán impactantes pueden ser las lecciones que aprendemos de pequeños: La primera, es que las mentiras son siempre mentiras. Que no hay mentiras pequeñas o blancas o de otros colores. Son simplemente mentiras. Dice el autor: “Dios nos manda claramente a que no mintamos y punto.” Lee Salmo 101:7. Busca en la concordancia de tu Biblia cuántos versículos hablan acerca de la mentira. Lo segundo, es que debemos pensar primero en los demás. Mateo 20: 26 dice: “El que quiera hacerse grande entre vosotros será vuestro servidor, y el que quiera ser el primero entre vosotros será vuestro siervo”. Esto es se lo tenemos que enseñar a nuestros hijos porque estamos viviendo en

un mundo de mucha competencia y en donde se les enseña que tienen que ser los primeros. Lo tercero es, que las figuras de autoridad merecen respeto. Romanos 13:1 dice: “Sométase toda persona a las autoridades superiores; porque no hay autoridad sino de parte de Dios, y las que hay por Dios han sido establecidas.” La crítica, la falta de respeto, cuestionar y retar a la autoridad son la orden del día y el ejemplo que ven nuestros hijos en la vida diaria. Antes se consideraba una falta que merecía castigo. Lo cuarto es, mucho cuidado con lo que entra en sus sus cabezas. Filipenses 4:8 dice “Todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad.”

Si queremos que nuestros niños tengan buenos pensamientos tenemos que enseñárselos nosotros, especialmente con el ejemplo. Tenemos que empezar pronto porque hay muy poco tiempo para lograrlo. Hoy puedo decir que todo lo bueno que me enseñó mi madre me ha servido para dirigir los pasos y las decisiones que he tenido que tomar. Gracias a ella conozco al Señor. Su fidelidad, su sabiduría y su ejemplo me enseñaron el gran mandamiento: Amar a Dios de todo tu corazón, de toda tu alma, y con todas tus fuerzas.

(Deuteronomio 6)

Gotitas de amor en el dolor Nuestro abrazo de amor solidario para el amado hermano Federico Delgado Torres, y por la partida a la eternidad de su madre, doña Paula Torres Vda. Delgado.

También nos solidarizamos con los familiares y compañeros en el ministerio de la inigualable declamadora Norma Colón Tarrats, quien partió a morar con el Señor.

Damos gracias a Dios por la vida y testimonio de esta sierva que con su gran talento, dedicación y su amor al Señor y a sus semejantes llevó bendición por doquier.


Iglesia Viva - Mayo a Junio 2008