Page 39

teria elitista, destinada a unos pocos. Nos propone un arte como una herramienta de intervención en la sociedad, que pueda ser utilizada como denuncia de la explotación que sufre la clase trabajadora y de la desigualdad en la que este sistema sumerge al pueblo día a día. La propuesta del Fatrac no es la de un arte abstracto ni abstraído de la sociedad, pero tampoco la de un arte conceptual que se limita al plano de las ideas, sino una iniciativa para que la idea sea llevada a la praxis, una iniciativa para la acción concreta en el terreno real de una sociedad dividida en clases.

política. Las producciones de los distintos grupos que integraron el FATRAC a través de diversas disciplinas artísticas, transformaron la mirada del arte en una mirada política, acercando a la sociedad un arte militante y a sus integrantes a una militancia combatiente.

sector específico de la cultura, Para quienes no puedan hacerlo en su totalidad o tengan diferencias, dentro de la revolución, también el ofrecimiento de hacer juntos hasta el punto que sea posible. En definitiva: poner en práctica real nuestra consigna: POR UNA CULTURA MILITANTE POR UNA MILITANCIA COMBATIENTE 2

" La participación fundamental es, seguramente de tipo politico. Esta participación " máxima" es el punto más alto de participación posible, pero no puede descuidar el amplio campo de ' trabaj adores de la cultura' que, sin llegar a ese nivel, desean aportar su colaboración"

“La participación fundamental es, seguramente de tipo POLITICO (…) De cualquier manera, esta participación "máxima" es el punto más alto de participación posible (y el mas valioso), pero no puede descuidar el amplio campo de "trabajadores de la cultura" 1 que, sin llegar a ese nivel, desean aportar su colaboración. Los distintos grados de participación deben ser valorados, tanto por lo que significan en si mismos, como por la experiencia en el tránsito a grados mayores de compromiso"

El FATRAC intentó llevar al sector cultural las expresiones ideológicas, políticas y estratégicas de los organismos que habían empezado en la argentina un proceso revolucionario, y a los miembros de este sector la posibilidad real de hacer un aporte a este proceso, uniendo sus esfuerzos a los del proletariado y los sectores populares.

Como citamos anteriormente el FATRAC es una invitación a los trabajadores de la cultura a la participación, en sus distintos grados de intervención, pero sobre todo es una invitación a la organización

“Para quienes coincidan con sus propuestas ideológicas, políticas y estratégicas, FATRAC ofrece un ámbito organizativo capaz de posibilitar esa conjunción de tareas que presenta, para el trabajo dentro y fuera del

El FATRAC es una experiencia muy importante de militancia que nos muestra que el pueblo organizado puede crear su propia cultura y que a su vez, esta sirve de herramienta para la organización del pueblo. Por eso, lejos de ver esta experiencia con nostalgia, desde la CEDP, hoy la tomamos como referente para nuestra práctica militante en el campo del arte y la cultura. 1 "Los tabajadores de la cultua en la guerra popular" documento del FATRAC 2 Ídem

De izq a der: Roberto Santoro, Poeta; Raymundo Glayzer, cineasta; Haroldo Conti, escritor; María Escudero, Actriz; integrantes del FATRAC.

Pag. 37 | Tinta Roja | Publicacion de la CEDP

Tinfa Roja n°1  

Revista de reflexión y discusión de la CEDP.