Issuu on Google+


2 | 2


2 | 2

Legal

46 pintores 26 escritores 11 fot贸grafos 2 core贸grafos-bailarines 2 declamadores 2 escultores 2 videos


H. AYUNTAMIENTO DE PUEBLA 2008 - 2011 Blanca Alcalá Ruiz

Presidenta Municipal de Puebla Capital INSTITUTO MUNICIPAL DE ARTE Y CULTURA DE PUEBLA

Pedro Ocejo Tarno Director General

Ernesto Cortés García

4 | 4

Subdirector de Fomento Artístico y Cultural

Beatriz Meyer Rodríguez

Subdirectora de Promoción Cultural y Patrimonial

Víctor Marín Meléndez Secretario Técnico

Enrique Vital Rodríguez Coordinador Administrativo

Miriam Mendieta Reyes

Analista de Logística y Gestión

Gustavo Ramírez Ramírez Claudia Cuevas Vicenttín Departamento de Exposiciones

Aixa Recek Matta

Responsable de Galería de Arte del Palacio Municipal

Angélica Martínez Matamoros Alejandro Cristóbal Jiménez Departamento de Comunicación

Yara Almoina del Cueto Héctor González García Departamento de Diseño

Carmen Puente Martín Fuentes Jorge Gamboa Museografía y Montaje

Diseño: Areli Ramos López Portada: Aurelio Leonor Solís (detalle) Reprografía: César López d.r.

© Instituto Municipal de Arte y Cultura de Puebla 3 norte 3, Centro. Puebla, Puebla c.p. 72000 Tel (222) 409 74 23 al 26

isbn:

Impreso en México / Printed in Mexico Se prohíbe la reproducción total o parcial de esta obra, sea cual fuere el medio electrónico o mecánico, sin el consentimiento por escrito del autor o del editor.


6 | 6


El ingreso a un nuevo siglo y a un nuevo milenio nos ha traído nuevas ex-

pectativas, nuevas formas de conocernos y comunicarnos. La creciente inclusión de grupos antes marginados de los ámbitos de decisión: mujeres, jóvenes, artistas y creadores, es uno de los elementos que deben tomarse en cuenta a la hora de implementar programas, plantear necesidades y discutir acuerdos. Los medios de información, internet y las nuevas formas de consumo cultural, por su parte, plantean también nuevos retos para el establecimiento de políticas públicas en el área de la cultura. Somos un caleidoscopio heterogéneo que se resuelve en un panorama de analogías enriquecedoras. Muchos idiomas, múltiples experiencias. La historia de los municipios se inscribe en una trama donde las fronteras movedizas de la identidad y de los territorios han propiciado el constante intercambio del patrimonio intangible de sus pueblos, debido la mayor parte de las veces a desplazamientos de carácter económico. Grandes diferencias étnicas se superponen a disimilitudes educativas, movimientos poblacionales, fracturas y mezclas entre residentes de las grandes Fiesta en la cumbre

A urelio L eonor S olís


8 | 9

urbes y los pobladores de las regiones rurales, inmigrantes que tienden a adaptar su legado cultural al escenario social del estado, la zona o la ciudad que los acoge. La coexistencia de mundos contrastantes es, pues, una realidad que se asienta en el imaginario colectivo que ahora tiene a su disposición mecanismos como las redes digitales, y otros más, que propician nuevos modos de comunicación. Por eso, promover canales inéditos para compartir experiencias es una preocupación permanente de gobiernos y de gestores culturales interesados en el intercambio equilibrado de bienes simbólicos entre los pueblos. Fomentar la creación de políticas públicas que reconozcan la diversidad y que afirmen el derecho colectivo de acceso a la cultura deviene, por lo tanto, un primer paso. Pero las políticas públicas, por muy bien diseñadas que estén, no podrán estar a la altura de las necesidades actuales de la población si no reconocen, en su trazo primordial, la evolución histórica de cada región. En este emblemático 2010 en que cumplimos 200 años de vida independiente y 100 de un replanteamiento de las estructuras sociales y políticas de nuestro país, la búsqueda de los símbolos y elementos representativos del México


independiente ha tenido diferentes perspectivas: desde la que acepta el legado prehispánico como la piedra fundamental de la identidad nacional hasta el que abreva en las fuentes del mestizaje cuyos artistas y creadores proveyeron, a lo largo del siglo xx, de imágenes y textos que iluminaron y marcaron el imaginario colectivo mexicano. Ahora, en los albores del siglo xxi, la búsqueda continúa. México, una nación que se transforma al ritmo de los tiempos globales, continuará plasmando en sus lienzos, en sus páginas escritas, en sus rascacielos y monumentos, su esencia y su raigambre. De esta forma, el arte y la literatura destacan como los medios de expresión más queridos por los creadores interesados en revisar la época que les tocó vivir. Sus propuestas expresivas ponen de manifiesto las relaciones simbólicas que el artista o el escritor establece con su espacio vital, una racionalización elaborada y sensible de la realidad. En ese contexto, los volcanes, núcleos de una red de símbolos y significados diversos, han encontrado en el arte y la literatura escenarios para los diversos discursos del pensar concreto, de lo sagrado, político y social del espacio natural, de la identidad de un pueblo. La conmemoración de dos


10 | 11

momentos históricos trascendentales de la vida política de nuestro país exalta de muchas maneras la mexicanidad y sus muy diversas formas de expresión. Las múltiples identidades, que en la región poblana conforman un patrimonio cultural extraordinariamente rico, encuentran en la tradición, en los mitos fundacionales y leyendas del pasado prehispánico, una estética que permea el imaginario colectivo de las generaciones. Y en ese imaginario colectivo de los poblanos resalta el horizonte agreste donde se yerguen, desafiando el tiempo, el Popocatépetl y el Iztacíhuatl. Envueltos por la bruma del pasado, los volcanes evocan historias de guerreros águila y hombres jaguar, de desencuentros y misterios, de épicas batallas y conquistas territoriales. Testigos de las luchas independentistas, la montaña humeante y la mujer dormida han estado presentes en el imaginario de los rebeldes de todos los tiempos como símbolo de la tierra y de la sangre, de la pasión y la lucha por la libertad. La correspondencia entre la cosmovisión, las imágenes, los sonidos y las palabras que han producido los artistas y escritores reunidos en el presente catálogo nos ofrece sorprendentes registros de forma y color que subliman la necesidad de sentir-


nos herederos de un tiempo y de un paisaje: el de los volcanes de ayer, de hoy y de siempre. Homenaje a los artistas y creadores de Puebla participantes en la exposición Volcanes, explosiones de poblanidad, el presente catálogo aspira a rescatar el sentido profundo y humano del desarrollo que sólo puede darse en el ámbito de la cultura gracias a una activa, lúdica y propositiva participación ciudadana. B lanca A lcalá R uiz Presidenta Municipal de Puebla Capital


12 | 12


Una de las definiciones más acertadas de cultura es quizá la que nos da la Comisión Mundial de Cultura y Desarrollo de la unesco: “maneras de vivir juntos”. Así de sencillo, dicho organismo nos esclarece un concepto que aplica a todas las áreas de la vida social. Porque si cultura es el conjunto de valores, ideas y elementos que conforman la identidad de las personas, también es la base de la cohesión social.

Y en las múltiples

maneras que tenemos de vivir juntos siempre hay una constante: si tenemos confianza en los demás, seremos solidarios, equitativos e incluyentes. La cooperación, la responsabilidad de unos con otros, la superación de las discriminaciones, la erradicación de la corrupción, en fin, las otras formas de coexistencia que aportan valores a la convivencia comunitaria también emergerían con fuerza si, mediante el acercamiento a las prácticas culturales, dichos valores se instalan en la casa, en la calle, en las empresas, en las escuelas, en los gobiernos.

El gran testigo

J osé L azcarro T oquero

De esta forma, la cultura viene a ser una


de las grandes fuerzas que pueden hacer cambios profundos en la realidad de nuestro país, de nuestro estado, de nuestra ciudad. A mayor confianza, sin miedo, mayor inclinación a asociarse, a trabajar y aprender hombro con hombro. Y la asociatividad permitirá un desarrollo social sostenible, perma14 | 15

nente.

La invitación a participar en la exposición Volcanes, explosiones

de poblanidad tuvo por objeto justo eso: generar confianza y que los artistas compartieran su conocimiento y experiencia con los ciudadanos y que los ciudadanos convivieran con los artistas. Ambas vertientes coinciden en un punto: difundir los valores culturales significa trabajar en favor del desarrollo y por lo tanto debe ser una actividad prioritaria, tan importante que si seguimos postergando su puesta en marcha no podremos reparar el tejido social, tan maltratado por factores económicos y políticos.

Capital

social y cultura pueden ser palancas formidables de desarrollo si se crean las condiciones adecuadas.

La respuesta entusiasta de los artistas de

Puebla para participar en la exposición Volcanes, explosiones de poblanidad,


resulta una muestra de que los creadores de nuestra ciudad están listos, atentos y deseosos de acercarse al público, de comprometerse, de participar en proyectos novedosos, para reconocerse mutuamente, cultivarse, crecer y contribuir al desarrollo de la autoestima colectiva.

Gala de talento y

ciudadanía interesada en crear ciudadanía, esta exposición reunió a más de noventa artistas y creadores de diversas disciplinas. No fue tarea fácil. Con la ayuda invaluable de ciudadanos como el maestro Aurelio Leonor, el imacp logró un reencuentro exitoso con buena parte de la comunidad artística de Puebla. Dicha alianza señala que son más las similitudes que las diferencias, que los creadores comparten puentes que desde la tradición y la historia pueden llevar a la sociedad en su conjunto al camino de la innovación y el descubrimiento, a la vida con sentido, a la posibilidad de resituar la cultura y lo cultural en un lugar destacado dentro del proceso de desarrollo.

Como recuerdo y memoria de esta gran exposición, el

presente catálogo muestra la íntima relación que existe entre el trabajo de


los pintores, músicos, bailarines, escritores y fotógrafos con el entorno poblano y es también un homenaje al tesón y al talento de los creadores oriundos o avecindados en nuestra ciudad que han adoptado los colores, los sonidos, las historias y las imágenes de Puebla para llevarlos al lienzo, a la escena o 16 | 17

al libro movidos por la admiración y el cariño que esta hermosa tierra les inspira.

Al mismo tiempo, el catálogo que ahora ponemos en manos del

público que asistió a la Galería de Arte del Palacio Municipal durante el mes que duró la exposición Volcanes, explosiones de poblanidad celebra un número muy esperado: 500,000. Dicha cifra representa el total de los visitantes que en el curso de la administración municipal, encabezada por Blanca Alcalá Ruiz, conformaron una cantidad nunca antes alcanzada por este espacio, convirtiéndola en la galería de arte más visitada de México. P edro O cejo T arno Director General del Instituto Municipal de Arte y Cultura de Puebla


18 | 18

A pesar de que duermes con la boca un poco abierta, no escapan palabras


PopocatĂŠpetl

J aime A ndrade


Maqueta A

lejandro

Palma Castro

En este valle de lágrimas (tinacos, trebejos desairados, un perro famélico y ropas colgadas de un alambre) se levanta volcánica la mañana suspirando su bruma marrona y figurando el pararrayos del fin del mundo. Ezra y yo en el silencio 20 | 21

de un cuarto de azotea leemos poemas (nuncamente será el tiempo que nos quede antes que esto reviente –la zozobra). Ezra, que comienza a impacientarse y no sé si entiende que la nieve alrededor de este monstruo nunca fue la misma. Yo que pienso en lo blanco de nuestro porvenir. Yo que sigo intercalando el orden de los poemas. Ezra desesperado no quiere saber de urgencias más que la propia. El ventanal que nos muestra la cazuela enorme. Las cenizas se han volado hasta pintar el paisaje. Yo que no creo volver a verlo. Ezra que le importa un carajo poesía y volcanes y le comienza el reflujo de su ansiedad. Yo que no sé cuánto podar. Ezra llora. Yo, mastico tres líneas. Ezra se tira al piso. Yo que quisiera meter la cabeza al fondo del Popocatépetl. Dragón. Ezra. La magia de esta mañana impasible, eterna, con diferente volcán de fondo. Puebla, 27 de diciembre de 2000


Volcรกn

C arlos O viedo


Díptico del Popocatepetzintli

Moisés Ramos Rodríguez

El volcán eleva su blanca fumarola me saluda mientras el sol pacientemente 22 | 23

la va iluminando para que la veamos todos en el valle Las volutas de fumadores que comparten el muro de nevadas cumbres rodean al gigante vetusto joven

no arrogante;

el humo de mi pipa los imita se une al festejo desterrador de sombras que prepara un día generoso de lluvia sobre milpas –verdes milagros erguidos otros saludantes– que mostrarán la alegría de sus dientes en el otoño de las reverencias apoyadas por Eólo El milagro se repite

incesante:


no ganan la obscuridad ni la maledicencia

han ardido

Esplende la mañana:

su negro glifo ha sido visto más allá de lo que imaginaron

mi gata rubia

mas

la que daba por perdida

aun cuando lo han procurado

regresó y me comparte su latido:

no queda de ellas sino ceniza negra

resuena en mi plexo

abono para esta vieja tierra

y por la Tierra se expande

tal como del bosque queda Popocatepetzintli

ii

El fuego calcina los bosques del volcán Popocatépetl Durante días la negra estela danza y crece y aun cuando el próximo otoño se repita su declinación es inminente En el valle en Cholula o Cuetlaxcoapan así han transcurrido las generaciones:


Postal F

ederico

Vite

Si una noche un viajero los visita, el motor del auto imitará el lenguaje de hordas venerables; ya los faros serán talles sin pétalos,

24 | 25

columnas luminosas que no desnudarán misterios frente a esas faldas. Los monstruos con los que se toma contacto de la encarnación del tiempo, hálito acojinado por la nieve, son el seno de una llama que huele a cerrado. Nombre de guerrero y de princesa hermanados por la tierra, nada más que eso verá. ¿Volcanes? La traviesa escalinata de una nacionalidad diferente a la nuestra, oscura reserva inagotable de lo que fueron esos habitantes primigenios. La dormida y el que humea, una noche viajero, cantarán los nombres de sus muertos con fuego.


Sin tĂ­tulo

J osĂŠ L oreto M orales P alacios


Sueño ceniza K

aren

Rojas Kauffmann

Bajo los árboles de bambú soy la tierra: Cierro los ojos:

–sueño

Una mariposa de humo

se posa en mi caldera, 26 | 27

liba mi corteza, huye solar, hecha follaje de polvo; a veces también, soy lluvia de fuego, ceniza–, piedra eterna que trasvasa el tiempo.

–en lajas de luz–


Volcanes de plata

Y uri L 贸pez K ullins


28 | 28

Presencia eterna

P atricia C outtolenc


La monta単a no parece tener pasado ni futuro, es un presente imperioso


30 | 31

Volcanes

C ristian G onz谩lez G 贸mez


Volcanes

M aglorio M oreno H ernรกndez


32 | 33

Don Goyo

J avier M artĂ­nez A rellano


Sin tĂ­tulo

Y olanda

del

C astillo A rgĂźelles


34 | 35

De Cancún a Puebla pasando por los volcanes

Mercedes Menéndez

–¿Bueno?

–Pues sí, el Popo y el Ixta.

–¡Hola, mi poblanita guapa!

–¿Vas a presentarme a tus amigos?

–¿Quién eres? No se oye bien.

–Qué va, son los volcanes. El Popocatépetl y el Ixtacíhuatl.

–Mateo, Mateo López, mujer.

–¡Ah! Ya caigo, los amantes eternos de la leyenda que me

–¡Qué sorpresa! ¿Dónde estás?

contabas.

–En Cancún. ¿Por qué no coges el coche y te vienes el fin de

–Tienes que verlos. Están preciosos nevados.

semana? No resisto las ganas de verte.

–¿Y siguen juntos?

–Mateo, Puebla está lejísimos, son como quince horas.

–¿Los volcanes?

–¿Y entonces, estoy en México y no vamos a vernos después

–No, los amantes.

de cuatro años?

–Eso habrá que verlo.

–¿Por qué no tomas el avión y te vienes a Puebla?

–¿Mañana?

–¿Y qué hay interesante en Puebla?

–Vale, mañana en Puebla.

–¡Uy, muchísimas cosas!

–Mateo, espera…

–Dime alguna que amerite el viaje.

–¿Sí?

–La catedral, el zócalo, la capilla del Rosario, la gente…

–Es que no soy Carmen.

–En España, eso sobra. Dime algo diferente que haya ahí.

–¿Cómo?

–¡La comida!: chalupas, mole, tequila, camotes…

– Ella salió. Yo me quedé con los niños.

–No como picante y el camote ni en broma. ¿Algo más

–¡Ah! ¿Entonces eres la niñera, traviesa?

atractivo?

–No, soy su cuñada.


En un rinc贸n de Puebla

B runo F rancisco P once F ern谩ndez


36 | 37

La mujer dormida debe dar a luz

R afael M ĂŠndez G il


El latido del volcán J

udith

Castañeda Suarí

i

iii

Es suyo el sueño del volcán. Hoy quiere aguardiente y chi-

Retira los ojos del cielo, gris de pulsaciones. Se vuelve hacia la

les; el tiempero lo lee, no necesita reportes meteorológicos ni

ciudad. Los tendederos extienden las alas, alguna obra negra.

sísmicos. Pasa las páginas rojas, interpreta y luego sube a la

Y se le va la sonrisa. Allá debe estar, pero no lo distingue.

caverna.

Su tiempero. Exhala, una bocanada más que traza moretones

Pero no encabeza la procesión; camina delante de él una voz como de magma –la de tiemperos viejos, la propia–: ojalá

en la tierra, cenizas en el horizonte ahora sin cumbres de la ciudad.

no haya pedido también un traje nuevo, dice, con grietas, o en vez de agua lloverá fuego sobre el maizal.

iv

A los pies de los hombres les falla la memoria, confunden las ii

ropas del ayuntamiento con las de la caverna, y hacen una

El tiempero no puede irse. ¿Luego quién va a traducir las pa-

procesión a la ciudad.

labras de Don Gregorio?; viene mayo, hay que darle semillas,

La cumbre mira las espaldas. Y recuerda el sueño de agua

comida, un pantalón nuevo tal vez. Los hombres lo jalan, lo

y su antiguo traje de velas, de plumas, de senderos hacia lo

empujan. Y él aún se defiende, aún levanta polvaredas con los

alto; ahora el mismo sueño lleva fertilizantes, tuberías. Por eso

pies. Y sigue quejándose.

ella atesora cada gota. Por eso su corazón se hizo blanco. No

En el autobús nadie escucha al viejo, nadie piensa en la entrada al Tlalocan ni en un dador de agua. Su nieto ayuda a subirlo, después se sacude el polvo de las manos y pone un pie en el estribo.

importa si el pecho de la mujer dormida a su lado se agita, el hielo no se derretirá. Y no volverá a llover.


38 | 39

Majestuoso

J osĂŠ E nrique D elgado T orres


Popocatépetl

R aúl G il M ejía


Poema B

Z.

rahim

desolado desalado

ciudad herrumbrosa y frígida

perdido 40 | 41

vacío

valle de serpientes desnudas

aquí el sol no pega nunca

pero me quedo

eléctrico estático porque gregorio y rosita lo valen todo: trescientas misas y todas las culpas son alas

murallas

salvaciones un volcán

amenazas

y una volcana

la vida misma:

su carne

su alma


Puebla de mis amores

L upita P edroche C 贸rdoba


42 | 43

Qué te voy a contar J

uan

Sebastián Gatti

Si no fueran tan hermosos, serían una perogrullada: ¿quién

Rápida, rápida cambia la ciudad. En esta esquina se ocultó

puede vivir en Puebla y no hablar de los volcanes? Si no fue-

el hombre que mató a Gutierre de Cetina. Por esta esquina

ran tan de la familia, serían un lugar común: el Popo, la Izta

pasó Martín Garatuza, vestido de cura y muerto de risa. En

y la Malinche son parte del censo demográfico. La nuestra es

esta esquina conspiraron los Serdán con su costumbre de lle-

una ciudad bajita, una ciudad aplastada, una ciudad man-

gar temprano. De esos tiempos nos queda la memoria y nos

cha urbana, para darse el gusto de seguir viéndolos cada día.

quedan los volcanes, que son otra forma de memoria.

¿Quién va a construir un rascacielos en una ciudad que se adorna de volcanes?

Puebla cambia como el paisaje desde un tren. En una estación se quedaron los tranvías. En otra se bajó el silencio. En

Hay lugares que presumen de ríos. Ellos tienen su Támesis,

alguna, no hace tanto, perdimos la tranquilidad. Nos volvimos

su Sena, su Danubio, su Río de la Plata: nosotros tenemos

cosmopolitas del tráfico, ciudadanos del ruido, vecinos del

nuestros volcanes, vestidos de nieve y de fuego.

miedo. Y entonces, desde un balcón, desde una azotea o por

La ciudad se nos escurre entre los dedos varias veces en

una bocacalle, se asoman los volcanes con su gesto impertur-

una sola vida. Aquí hubo un parque. En el parque hubo una

bable, y uno siente por un momento que no todo está perdido,

banca. En la banca se besaba una pareja donde ahora hay una

que las cosas irán mejor.

tienda de abarrotes. Desde la puerta de la tienda aún podemos ver los volcanes. La ciudad cambia hasta no reconocerse. Aquí había un río, junto al río un arenal, en el arenal jugaban los niños donde ahora pasan los coches a toda velocidad. Entre semáforos y cables, todavía, se inclinan los volcanes sobre nosotros.


Espectacular

E sdras C oyac


Qué hacer cuando el semáforo G ¿Qué hacer cuando el semáforo está en verde? años de piedra paciencia de arena 44 | 45

estatuas en los engaños de piedra ver pasar en blanco tu tiempo pasar tocando tus faldas a tiempo de verte

pasar

alerta fase amarilla

nuestra paciencia es de arena polvo en piedra casi nieve ya fundimos el paisaje

(que no se haga la dormida)

abriela

Puente


Desde Lomas del Mรกrmol

C ristina P atricia G uzmรกn Z epeda


La dormida y el que humea, 46 | 46

una noche viajero, cantarรกn los nombres de sus

muertos con fuego.


Est谩n vivos

F ernando C astellanos C enturi贸n


De cómo el demasiado fuego no escapa con el humo

48 | 49

Guillermo Garay Torillo

Ayer Estuve ahí, entre llanto de niñas y adolescentes nerviosos que corrían de un lado a otro, contemplando los “fuegos naturales” que adornaron el inicio de esa noche. Imaginé rocas ardientes re–decorando el “barroco” de esta ciudad. Él es más fuerte que nosotros; sin embargo, esa noche sólo ofreció una linda postal más. Hoy Estoy ahí, entre olor a marihuana y latas de cerveza, observando el horizonte desde la azotea de un edificio. Trato de ver “más allá”, pero ellos siguen ahí, burlones, limitando la visión de esta ciudad. Imagino que despiertan de su sueño y lentamente aplastan todo a su paso, restaurando con rocas escarchadas “nuestro patrimonio”. Ellos son más soberbios que nosotros, siguen inmóviles, calando de vez en vez, su propio toque. Mañana Estaré ahí, entre ríos anaranjados y plegarias, conmovido con el resplandor de ángeles incandescentes arrastrados por las calles. Imaginaré a Dios sonriendo, exhalando humo desde un edificio más alto que el mío. Nos fundiremos con las llamas hasta ser sólo destellos. Dos gigantes serán el único adorno de esa ciudad cenicienta. Petrificados y solos, ellos son más infelices que nosotros.


Anónimo

A lberto I báñez C erda


50 | 51

La fumarola R

icardo

Pérez Quitt

Un mes después. Día brillante, resplandeciente. Por el ven-

Carlos: ¿Cómo?

tanal abierto entra perpendicular un rayo de sol a la sala.

Manú: Que te la pasas bien con el vulcanólogo.

Observamos en un breve espacio de la casa, una mesa portátil

Carlos: (Leyendo)… Los vapores que arroja el volcán pudie-

con equipo de cómputo que monitorea la actividad volcánica.

ran ser gases alucinantes… (Se mofa.) “Pudieran ser”. (Prosi-

De vez en cuanto el aparato emite algún sonido bip, quedo

gue.) Los gases, debido al bióxido del carbono emanando de la

pero perceptible. La pareja viste ropa más apropiada y acor-

Tierra, causan alucinaciones, después el vómito y la muerte…

de con la atmósfera de tranquilidad. Manú sirve café. Carlos

Manú:…Todos estos estos días te has olvidado de tu trabajo…

lee La Jornada.

Carlos: (Leyendo)… Las rocas ardientes que arroja el volcán

Carlos: ¡Uta! ¿Por qué no dicen la verdad? Después de un

se llaman flujos piroclásticos, qué bella palabra, podría usarla

mes del vulcanazo, dicen que sólo hubo un muerto por infarto.

en algún comercial (Sigue.) que, expulsados a gran velocidad,

(Deja de leer) Las rutas de evacuación son pésimas; por lo me-

arrasan todo a su paso. Todo.

nos hubo diez muertitos y otras familias perdieron sus casas.

Manú: Comes con él en el pueblo, subes con él al volcán. Sólo

(Hojea.) ¡Mierda! Televisa está regalando cobijas con su logo

te falta dormir con él.

para los pobres que viven al pie del volcán… Lo hacen para

Carlos: (Leyendo)… También es posible que se produzcan

evadir impuestos… ya ni la chingan. (Hojea.) ¡Uta! ¡Nue-

flujos de lodo; el calor derrite la nieve del volcán, agua y tie-

va devaluación! ¿Será por lo del volcán? Cada vez que hay

rra bajan en avalanchas, mezclándose con tierra y rocas… Un

un vulcanazo se devalúa la moneda. ¿Qué estará conectado el

desastre espantoso…

volcán con la Bolsa de Valores?

Manú: Parece que estás enamorado de él.

Carlos sigue leyendo con atención.

Carlos: Si la erupción arroja lava, entonces se producen in-

Manú: Parece que te la pasas bien con el vulcanólogo.

cendios por la gran extensión de bosques, arrasando casas,


ganado, gente…

Porque estás ovulando.

Manú: (Fastidiada.) ¿Por qué nunca contestas lo que te

Manú: ¡Maldito!

pregunto?

Manú le da golpecitos de cariño en el pecho. Él la besa y

Carlos: Porque no preguntas. Afirmas.

manosea.

Segundo de silencio que es roto por una inesperada carcajada

Carlos: No sé por qué aceptamos que el vulcanólogo se insta-

de ambos. Carlos deja el diario y sienta a Manú en las piernas.

lara adentro de la casa.

Carlos: Estás celosa.

Manú: Porque es la casa más cercana al cráter del volcán.

Manú: Sí, lo estoy. Me gustaría que me trataras así.

Carlos: ¿Ves?, contribuimos a una buena causa.

Carlos: ¿Así?, ¿Cómo?

Manú: No lo conocemos lo suficiente.

Manú: Como tratas a los extraños. Carlos: El vulcanólogo ya no es un extraño. Tiene un mes en la casa. Manú: Es agradable. Carlos: Es atento. Manú: Simpático. Carlos: Inteligente. Manú: Es extraño. Carlos: Necesitábamos compañía Manú: Sí, estábamos solos. Carlos: Ya sé por qué amaneciste de buenas. (Burla cariñosa.)


52 | 53

Itik PopocatĂŠpetl

Z abeliz


Don Goyo

J osĂŠ M iguel B ayro C orrochano


Volcán M

iguel

Ángel Andrade Torres

En mi respiración los volcanes tienen las entrañas verdes

no me retiro señores

sólo sale el sol cuando lo requiere la cordura

déjenme la puerta abierta

sólo cuando el color lo pide hablo con el brillo

valor me sobra

54 | 55

traigo el cuchillo en blanco recientes destrucciones han hecho lodo mi lengua

y cuatro noches de reserva

de aquí vengo

a dónde voltear si siempre traigo el volcán en la mirada

de donde el humo necesita torres para tropezar me reservo la dicha en esta coma

sáquenme de dudas

dónde dejé el punto de mis intermitencias en qué delgado renglón de mis afirmaciones puse mi punto en juego

ya vendrán nuevos puntos suspensivos.


La masacre de Cholula

C arlos A rias


Queroseno Y

ussel

Dardón

Habría buscado con palabras un lugar sin palabras, su inalcanzable centro.

56 | 57

Jorge Fernández Granados

La idea, como sustento de la historia, modifica la perspectiva de quien reflexiona, generando destellos intermitentes que recorren la conciencia. La estructura reflexiva es un cordón de magma que fluye en el interior del ser, que lo transmuta y diversifica, que lo tiñe de naranja y violeta, que revienta desde el centro mismo de la idea. Una vez articulada, la reflexión se posiciona y se expresa en volutas de humo que se funden con el viento, reestructurando la moléculas con queroseno. La reflexión se erige desde lo profundo de la idea, se eleva entre paredes de pensamiento y encuentra su punto de fuga en la creación, que arde encandilando el tiempo-espacio. La conciencia es un volcán en continuo estado de alerta.


Volcán en erupción

N orma A lma C ortés C aballero


58 | 58

se hallar谩n siempre en la regi贸n del misterio


No pude despertar tu pasión

G erardo M arín P érez


60 | 61

Paso al coraz贸n

L uisa P olanco


De lo que vio el Capitán Ordaz, el primer europeo en ascender al Popo, y de lo que Cortés avizoró en su rostro Enrique

de

Jesús Pimentel

El volcán que está junto a Guaxocingo echaba en aquella sazón mucho fuego, de lo cual nuestro capitán Cortés y todos nosotros nos admiramos de ello y un capitán de los nuestros […] tomóle codicia de ir a ver qué cosa era. Bernal Díaz del Castillo

Diego de Ordaz, al cráter asomado,

Tomó el azufre, respiró el trasiego

miró el incendio y el vapor rampante,

de un combate en la calle Santa Clara.

la masacre en Cholula y el instante

Y envuelto en la noticia de ese fuego

en que Garcés fundaba su poblado, llegó a Cortés que vislumbró en su cara la fe de Catarina y su desmayo,

el extremeño sol de la Conquista

la tropa del virrey, la fuga rota

y el trote de la hueste zapatista.

de Ciriaco del Llano, la derrota del invasor francés un día de mayo.


62 | 63

En las faldas de los volcanes

G abriela A lvarado C armona


Volcanes

Gregorio Cervantes Mejía

Los ángeles soñados por fray Julián Garcés no imaginaban to-

la temporada del año) siento todavía el cansancio y la incerti-

davía el trazo de Puebla cuando el Popocatépetl empezó a ve-

dumbre de los españoles, su ansia de riqueza y su miedo.

lar el sueño de Iztaccíhuatl, una siesta de más de 700 mil años.

*

*

12 de marzo: santo del volcán. Guiados por el tiempero y al-

Entre Córdoba y Rosario (Argentina): una interminable

gunos vecinos de Xalitzintla, subimos hasta el ombligo del Po-

autopista recta, un horizonte plano salpicado, de vez en

pocatépetl para festejarlo. Sopla un viento frío. Terminan los

cuando, por estancias, árboles, algunas vacas. Nostalgia por

rezos y los cantos. La ofrenda está en su sitio. En silencio, el

los volcanes.

volcán arroja una fumarola que nos hace sentir pequeños. Una

*

señal de agradecimiento por la fiesta.

Linaje volcánico: mi abuelo materno nació en Santiago

*

Xalitzintla. Desde ahí, en una época para mí incierta, llegó a

Los he visto y recorrido desde pequeño. Conozco los pueblos

Cholula y después a Pueblo Nuevo.

asentados en sus faldas, los puntos por donde se oculta el sol

*

según la época del año, los incendios en sus bosques, ya mer-

1994: la erupción del Popocatépetl me revela que somos

mados. Tengo, entre mis tesoros personales, un puñado de

tocayos.

ceniza traído desde el ombligo del Popocatépetl. Y sé que, a

*

pesar de todo esto, no me pertenecen. Los volcanes están ahí

Andrea y yo recorremos con frecuencia el camino hacia Paso

hace miles de años y dieron cobijo a quienes me engendraron.

de Cortés. Y al posar mis pies en el suelo (polvo o barro según

Yo les pertenezco.


Asombro de cenizas

Miraceti Jiménez Ugalde

Si se pudieran mover ¿a dónde irían?

Prefieren relucir sus olas blancas

Los he visto salir como personas,

sus aguas congeladas y su corazón de hierro

pasear entre las calles

(fumarolas al aire)

sentir el agua de la lluvia en sus mejillas

y continuar sus días aquí

64 | 65

exhalando dioses

Se abrazan

cenizas en asombro

se deshielan, se deshojan

bailan en carnaval

festejan

y nos intimidan tienen un corazón

o más de uno

se visten de colores

y musitan

Si se pudieran mover ¿a dónde irían? seguramente al Ártico o al Ecuador

que respiran al caer


Despierta Iztaccíhuatl

H éctor J ara C abo


La nieve caía como trozos de tiempo Víctor Manuel Rojas Rodríguez

La nieve caía como trozos de tiempo sobre las rocas y pensaba que había visto este paisaje antes, en algún sueño infantil o a la distancia, protegido por muros y cristales, sorbiendo un líquido caliente; 66 | 67

pero esta vez caminaba hacia la cumbre, de madrugada, casi aún noche. “Huele a Tiempo” –pensé–, “un tiempo engalanado por las joyas de la nieve”. Tras de mí, mis compañeros de aventura: un ladrón, un jugador de ajedrez, un músico luchando con sus pulmones. Por delante de nosotros, la sombra de unos extranjeros: japoneses. La montaña no parece tener pasado ni futuro, es un presente imperioso, devastador, deja en el cuerpo su señal y su cumbre es un cuchillo en la garganta para siempre. Me vuelvo a ver, como entonces, coronando la cúspide y vuelvo a oler el Tiempo como sangre en mis labios.


El hombre ascendiendo hacia una nueva consciencia R egina J ean Z abaleta


68 | 68

ella, la inmóvil, se llama Itztaccíhuatl, él, el abandonado,

Popocatépetl


RaĂ­ces

E velia L ima M endoza


Amado mío (

fragmento)

María Josefina Prieto

y

Ortiz

¿Dónde quieres que te espere mi señor Nahui calli? ¿En nuestro calpulli 70 | 71

en las faldas de Iztaccíhuatl o cerca de Popocatépetl? ¿Dónde quieres que te espere en Itzocan, Cholollan o Cuetlaxcoapan? Amado mío no morirás Necesito tu mirada de chamán tu pie izquierdo de pochteca y tu pie derecho de painani para descubrir nuevas sendas

Regalo de nuestros ancestros… Contemplación eterna

C oral C olmenares


72 | 73

Egregio

L aura D Ă­az H eredia


Culto a los Dioses

M aty N avarro D elin


74 | 75

Policromía de nuestras raíces

A lberto G ómez S ánchez


Testigo

S andra L ongoria


76 | 77

La leyenda

J osĂŠ I gnacio L ezama R ojas


Volcanes

Jorge Arturo Abascal Andrade

Forcejean amorosos, de sus cuerpos se desprenden centellas

Ensimismados, enmarañados, siguen combinándose amo-

que vuelan sobre la espalda de un instante y de ahí saltan a

rosos, mutuamente, gozándose plenos; hasta que un día ella

un risco; los brazos, sus brazos, a ratos recorren el sendero

empieza a desvanecerse, a mirarse hacia adentro, y emprende

sinuoso del otro, a ratos se detienen en la fronda sensual del

un necesario viaje hacia el interior de sí misma, al llegar a su

compañero –para ella–, de la compañera –para él– y entonces

centro queda dormida.

suspiran y esos suspiros se mezclan con el cielo y lo hacen más

Él se agita y tiembla, desesperanzado la mueve y su aliento

azul. Se miran y ríen y las risas mecen la tierra; se frotan los

se hace lumbre y su boca se vuelve hoguera, mira al cielo,

cuerpos y un quejido placentero brinca como flecha y acaricia

su mirada se extiende por los vientos todos, baja los ojos y

a una nube. Encuentran un ritmo que va y que va y que va

la ve, sabe que está acostada a su lado, lánguida y sinuosa,

y cuando se cansan viene, que reconforta, seduce y gusta, un

hermosa y pétrea como la eternidad que no se alcanza. No lo

ritmo que es respuesta y luna, un ritmo que es nube y agua,

dije, ella, la inmóvil, se llama Iztaccíhuatl, él, el abandonado,

origen y noche titubeante, árbol que se hace semilla y fuego

Popocatépetl.

que se vuelve lluvia, en ese ritmo existen y para él son.


78 | 78

La otra leyenda

M auricio F ernĂĄndez G utiĂŠrrez


la se単al ha llegado, inicia el ritual


80 | 81

A la sombra de un coloso

F idel G arcĂ­a M uĂąoz


Superposición

M iguel Á ngel T orres

de la

C ruz


82 | 83

Lava I

sa

González

Desde mi cama, en estado de duermevela, mis pupilas se cuel-

ritual. Mis pezones se endurecen como réplicas tuyas. Mi mano

gan de ti, camino tus contornos, adivino tus profundidades.

se adentra en ese cuerpo que ha dejado de ser mío, escarba,

Tengo la costumbre de despertar contigo, desde niña, desde

acaricia. Mis dedos húmedos presionan, buscan. Lava hirvien-

siempre. Los colores del amanecer te iluminan como reflecto-

do corre por mis arterias mientras me observas impávido, irre-

res percudidos. Te manifiestas lejano, Popocatépetl, recordán-

verente. Un temblor de placer cimbra mi cuerpo desbordado.

dome que estoy viva. Te miro como si fuera la primera vez,

Imagino tu olor a tierra mojada, el rocío que te cubre como un

amante prohibido, relación perfecta. Apareces algunas veces

manto sagrado, el diálogo íntimo se establece, desde niña, des-

cubierto por un suave velo de niebla, tímido, huidizo, otras

de siempre. Cierro un momento los ojos en espera de respues-

veces imponente, nítido, descarado. El lenguaje y tú surgieron

tas que no llegan. Sonidos de pájaros me ordenan empezar el

de la mano en mi vida, susurrando mi nombre. Así fue como

día. Abro los ojos, te envío un beso secreto, incestuoso. Bajo los

cobré conciencia de quién soy. Todos los días, la bocanada de

pies de la cama, toco la losa fría, te miro una vez más antes de

humo lejano se cuela en mi piel, la señal ha llegado, inicia el

dirigir mis pasos hacia la regadera.


Balc贸n

C arlos A randa G 谩lvez


84 | 85

Soledad sin fondo (

fragmento)

Arcenia Soriano Marín

[…] Salió de su pequeño departamento apoyando firmemente

Estaba a punto de levantarse para bajar, cuando vio subir a

el tacón estrecho de sus zapatillas. Caminó dos calles evadien-

un joven de aproximadamente 18 años, con una guitarra y una

do las miradas cálidas y atrevidas de los jóvenes reunidos en

armónica, que gracias a una estructura metálica se mantenía a

su vacía ceremonia vespertina, quienes observaban con me-

la altura de su boca.

ticulosa atención cada milímetro de la cintura que, huidiza, asomaba por la gabardina abierta.

Ella y los demás pasajeros escucharon un saludo y un comentario de no molestarse por escuchar la música, pues según

Abordó el transporte colectivo causando expectación entre

él, prefería cantar y no robar para obtener un poco de dinero…

los pasajeros. Su piel percibió las miradas ávidas que la reco-

Enseguida afinó la guitarra y comenzó a cantar. A pesar de

rrían sin dejar de lado ninguna parte del cuerpo. Se preguntó

que sentía sobre él la mirada de todos los pasajeros, la de la

si la gente de otro lugar se fijaría tanto en su vestimenta. Al

muchacha.

poco rato de haber subido al transporte, logró sentarse junto

A estas alturas, la mujer de la falda corta y el top negro re-

a la ventanilla, pues le gustaba mirar los volcanes nevados en

corría con una mirada muy interesada al joven de la guitarra.

esta época del año.

Miró su pantalón de mezclilla con tanta atención, que supo

Estaba abstraída, pensando en la grandeza de los senos de

a partir de cuál tejido se aclaraba hasta ser completamente

la ciudad y en el enorme vacío que la empujaba a buscar una

blanco; el color de la playera delgada en donde apenas se no-

aventura en un concierto de rock donde no conocía a nadie

taba la sombra de unas letras que ahora eran ilegibles.

y no se sentiría segura. Este pensamiento la inhibió por un momento. –¿Y si no voy? –se dijo mientras intentaba definir el reflejo de su rostro en la ventanilla del camión.

También se interesó en la habilidad y la fuerza de sus piernas para aguantar los movimientos bruscos del transporte: cantaba, tocaba la guitarra y la armónica como si nada se moviera bajo sus pies, con la seguridad hasta en la mirada


enmarcada por los rizos negros que se movían al compás de la música. A la joven que lo recorría con minuciosidad, le agradó la forma original de cantar del joven, pues él no intentaba imitar la voz ronca del intérprete original de las canciones, cantaba con su propio timbre, sin ningún temor. Las dos melodías terminaron y el joven pidió cooperación económica a los pasajeros, recordándoles que prefería cantar a meterse a una casa y robar. “Pero quien no pueda, con una sonrisa es suficiente” Ella decidió darle ambas, y además una mirada que fue bien correspondida. No voy –afirmó mientras caminaba hacia la puerta de bajada y esperaba que el camión se detuviera–. (…)


86 | 86

Say something

A na L aura M ontoto


TĂş eres la mujer que duerme, la que calla


88 | 89

Canción de la duermevela del camino (A

la mujer dormida)

Mi bandera en llamas

la fuente donde brota el mundo.

mi cuerpo flamante, mi espada que ondula

Llegó por fin a luz de abril

–moruna morena–

un día que la dicha no busqué

incendio abierto de formas

(acostumbrados a luchar

mi tierra de límites precisos

contra el sueño de volar por la cuneta

derrumbe de fronteras.

con vistoso vigor

Mi país lejano

asaltamos impetuosos la razón):

Encendido por una vela de agua

¿Surgió por fin la hora

Pero cubierto por una llama de oro:

de enfrentar la plenitud?

tu bello terciopelo

¿Me dio ella las armas de su luz?

tu bozo sobre el cielo.

¿Seré por fin el que pudiera ser?

Mujer Dormida fuego de nieve piernas blancas río de olvido

Dormido mi diamante, mi día amante

la carretera y sus laderas:

lo guardo con cuidado el fantasma de enfrente

El sol penetra el pubis azul de la pradera

–la Joya de la Nieve–

Y el olor de la menta se libera

me vigila

El dolor del que miente delibera.

(y no debo olvidar la carretera)

Delirio que salva, montañas prometidas

El sol penetra el pubis azul de pradera

selva de luz que no abandona

Y el olor de la menta se libera

la cabellera donde brotó el murmullo:

El dolor del que miente delibera.

Víctor Toledo


Escarcha

A rturo E lizondo A mador


90 | 91

El aire de los volcanes

Beatriz Meyer

Antes de abandonar Puebla para siempre, mi abuelo se llenó

la difteria o la neumonía se los llevaba uno por uno, convir-

los pulmones con el aire seco de la ciudad que, según sus tías,

tiendo la única habitación confortable de la pequeña casa en

era muy saludable porque bajaba de los volcanes. Manuel, mi

capilla ardiente. La última en morir fue Estela, de once años.

abuelo, era un niño de 8 años que tuvo que seguir a sus padres

La pulmonía se la llevó la noche en que un gran temblor casi

y hermanos a la ciudad de Xalapa. Él era el mayor, el primo-

hizo desaparecer las ciudades de Xalapa, Córdoba y Orizaba.

génito. La familia tomó el tren que los alejaría de Puebla para

Mi abuelo nunca regresó a Puebla. Con el tiempo se casó

seguir al padre, un hombre poco acostumbrado a quedarse

y se llevó a mi abuela a vivir a la ciudad de México y luego a

mucho tiempo en un solo sitio.

un pueblo caluroso y terrible de Morelos. Pero donde estuvie-

Purero de profesión, el trashumante señor Rodríguez, un

ra, durante las vacaciones escolares organizaba excursiones a

hombretón de casi dos metros de altura, se iba con todo y los

Tlamacas, en las faldas del Popo, para que nosotros, sus nie-

colchones de sus seis vástagos adonde lo mandara el viento.

tos, también nos llenáramos los pulmones del aire saludable y

En Xalapa nació el resto de la camada. Once hijos procreó

helado de los volcanes.

con doña Paula, mujer menuda y de grandes ojos azules que

Cuando murió, su larga agonía sólo concluyó cuando mi

veía el paisaje de paredes desconchadas de su nueva residencia

abuela lo tomó de las manos y le dijo: Mira, Manuel, allá. ¿Ves

con la misma tranquilidad con la que siempre vio el horizonte

dónde está el puente? Lueguito están los volcanes. ¿Los ves?

dominado por los volcanes de su tierra natal.

Espérame allá, luego te alcanzo.

En Xalapa, la familia se instaló en una casa pintada de verdín, fría y pequeña. En la estancia presidida por una estufa de hierro donde hervían los pucheros de doña Paula, los niños hacían la tarea, comían y quedaban tendidos cuando

Y mi abuelo partió, ahora sí, de regreso a casa.


Retrato familiar con fondo de volcanes

A ntonio Ă lvarez M orĂĄn


92 | 92

nada más que eso verá.

¿Volcanes?


Volcanus Eruptus

C ristophe D ucoin


94 | 95

Viaje al alma de la naturaleza

M arielle G arcĂ­a


Coraz贸n de artista

R odolfo V 谩zquez T ecuapacho


96 | 97

Cámara Magmática A

bigail

Rodríguez Contreras

Adela no ha dejado de tejer desde hace años un cobertor gi-

ocasiones, filtra sus enfados mediante el vaho ennegrecido que

gante que debe terminar dentro de horas. Con él cubrirá un

arroja algunas mañanas, para llenarse el cuerpo de cenizas,

vientre momentáneamente vacío; el mismo vientre que le gusta

y mostrarse sediciosa ante la ciudad a la que soporta, pero

imaginar, la gestó también a ella.

también abriga.

No puede alejarse de esa madre que otorga su protección

Madremagma ha sufrido una hemorragia feroz de fuego inter-

a cambio de una compañía extendida hasta la muerte, y en el

no, que en instantes develó la fuerza encerrada hacia una perpe-

pacto de saber que la cuna funge también como una lápida,

tuidad que sólo reconoce como legítimo al silencio redentor de un

está implícita la labor de seguir tejiendo para cubrir el útero

cielo negro que de pronto parece más bien temeroso ante el casi

abierto de su madre, que dentro de poco sufrirá la inevitable

siempre estático y abnegado relieve.

hemorragia de una lava que, entre fuego y gritos, hará vibrar en ondas grandes una voz que hará temblar la tierra.

El tejido está casi terminado, Adela no teme, porque siempre ha sabido que sólo imitando los tejidos podrá hallar el perfecto

Sabe que en el interno bullicio de su madre coexiste tam-

nudo que apacigüe el dolor de su creadora; y así volver a la

bién la delicada arquitectura de un tejido minúsculo entre las

cámara magmática, al útero grande surtidor de luces, silencio y

venas. En esa quietud de lo imperceptible, la opresión del si-

furia, que la cuida desde siempre.

lencio apresura la necesaria ruptura de la rutina. Madre en


Pudores y sudores

B lanca M ijares


98 | 99

Como se teji贸 una leyenda de amor

L eticia M orales B ojalil


Chalette en el Ajusco, MĂŠxico D.F.

C armen P uente


Tríada T

zuyuki

Flores Romero

Te invoco cada madrugada mientras ocultas tu desdén debajo de una sábana. Siglos de silencio nos separan. A pesar de que duermes con la boca un poco abierta, no escapan palabras de

100 | 101

ti. Soy el que clama, el que ruega. Antes eras avalancha de fuego, cauce de jadeos, aves matutinas; hoy eres un bosque en donde no se oyen mis pasos. Nuestros amaneceres se repiten, señora, pero son mudos. Y nosotros, amantes cubiertos de hielo. Un amasijo de palabras no dichas se ha acomodado sobre mi espalda. Tú eres la mujer que duerme, la que calla, la que no espera nada. Ni a mí, ni a mis palabras. Recuerdo el día en que tu perfil, imposiblemente, pues estamos fijos en esta geografía, me pareció más lejano. Me tendiste los brazos, tenías otro nombre. La tentación se clavó en mi cuerpo, me envolviste. Siguiéndote, mujer nueva, me perdí entre los pliegues de tu vestido celeste. Me llamabas, te movías serpentina, caí en tus picos y hondonadas. Eras otra, la que espera paciente, la que no teme hablar, la que seduce. Y me entregué a ti a perpetuidad, sin importar quién fueras. Quedé asido a tu mutismo, mujer blanca, a los encinos azules de tu falda. Pico de Orizaba, enero ’10. Idea

M aría E ugenia J iménez M elo


102 | 102

sabíamos que se encontraba ahí detrás, mirándonos


La leyenda de los volcanes

C arlos A rias


Chalcatzingo. El hijo del granicero

(fragmentos)

Mariano Morales Corona

[...] Todo el camino nos vigilaba el Popocatépetl; unas temporadas a la mano, otras, lejano; siempre imperturbable, atento. Casi siempre portaba su ceremonioso gorro blanco con su chi-

104 | 105

no terroso. En ocasiones, las nubes lo escondían, pero sabíamos que se encontraba ahí detrás, mirándonos. Su copete de humo, de viejo fumador, era la constante. Pero algunos días la línea serpeante de piedras que lanzaba hacia arriba, cuatro o cinco kilómetros encima del cráter, abría un abanico grisáceo que se dibujaba en el cielo azul. Cada vez que hacíamos esos viajes comprobábamos que el Popocatépetl es el gran guardián de los valles del Altiplano. Que cuida igual de Puebla que de Morelos, estados entre los que íbamos y veníamos casi cada quince días. En invierno era como un cono de helado invertido, blanco, blanco en la coronilla, gris en la mitad de sus faldas y festivos verdes en las cercanías. Nunca se veía igual. [...]


Popo-op

G ermรกn M ontalvo


106 | 107

Foto fumada

A braham P aredes G arcĂ­a


Reloj del Tiempo

B enito C aba単as


108 | 109

Sin tĂ­tulo

J udith T iburcio


Delete (borrar)

C 茅sar L 贸pez


110 | 111

De la serie: Repintados

E verardo R ivera


Pintado de San Nicolás

J ohn O’L eary S.


112 | 113

Lahar vii

Ă ngela A rziniaga


Roca volcánica del Popocatépetl, reconocimiento entregado en la exposición


122 | 122

semblanzas

COREÓGRAFOS / BAILARINES L ourdes R oth Licenciada en Danza y artista independiente. Actualmente es coordinadora del proyecto ciudadano ganador de la convocatoria Creación Latente Educación Sexual con arte, del Instituto Municipal de Arte y Cultura de Puebla y que se lleva a cabo en la Junta Auxiliar de San Miguel Canoa. Es también directora del proyecto Metáforas Orgánicas: Actos de Fe (2007-2010) y gestora del evento anual Ofrenda en Movimiento en Puebla. M iguel Á ngel G uzmán Actor y bailarín. Licenciado en Teatro por la Universidad de las Américas Puebla, donde está por obtener su segundo título como Licenciado en Danza. Becario por parte de Conaculta, foncafoescap y Secretaría de Cultura del Estado de Puebla en los años 2009 y 2010. Presentará su trabajo coreográfico dentro de Movement Research en la Ciudad de Nueva York a finales del presente año.

ESCRITORES A bigail R odríguez C ontreras Puebla, 1990. “Antes que nada, me gustaría señalar que amo escribir, lo he hecho largo rato y espero seguir haciéndolo por el resto de mi vida. La literatura para mí ha sido siempre una forma de vida y la escritura, una búsqueda quizá inconsciente, por encontrar una voz particular que me reconozca, en un amplio mar de gritos y quejidos, de cantos firmes y algunos otros también silenciosos a boca cerrada”.

A lejandro P alma C astro México D.F., 1972. Poeta, ensayista, profesor. Ha publicado los poemarios Nuncamente (2002) e Inédito (2003). Ha colaborado con ensayos y poemas en cualquier revista que se haya dejado. Con orgullo aún le gusta recordar cómo participó, junto a sus amigos entusiastas, en un suplemento de rock «Los subterráneos» y en la radio comercial con un proyecto de rock y literatura. Actualmente es editor de la revista Graffylia. Revista de la Facultad de Filosofía y Letras de la buap y ha compilado libros con estudios dedicados a la poesía en Puebla, a Elena Garro y los márgenes al canon de la literatura hispanoamericana. Prefiere la mañana como un «Gloria in Excelsis Deo» -recompuesto en la versión de Bach, y se guarda siempre para el mañana. Quiere pensar que con Mañana (2010) cierra un ciclo poético. A rcenia S oriano M arín “Soy Arcenia Soriano Marín. Nací en la mixteca poblana, en casa de mi abuela paterna. Desde que tenía poco más de un año, mis padres me trajeron a vivir a la ciudad. Mis días han transcurrido entre estos dos lugares, pero cuando escucho la pregunta, ¿de dónde eres?, la respuesta siempre es la misma: de la mixteca, de Santa María Xuchapa, un pueblo cercano a Izúcar de Matamoros; un lugar en el que hace calor y la tierra es tan pródiga que, durante el año experimenta cambios casi mágicos: va de lo seco al verde más vivo y fértil. Durante todos estos años, he vuelto a mi tierra en busca de mí misma, y volveré siempre bajo la mirada atenta de mis testigos sagrados: los volcanes”.


De sus publicaciones destaca: Mujer de niebla, con Víctor García Vázquez, Portal poblano, Puebla 2001. Ha sido becaria del foescap en la categoría de Jóvenes Creadores en Literatura, 2002, con el proyecto: Ladrones de fuego. B eatriz M eyer Maestra de escritores de 1993 a la fecha, nació en la ciudad de México. Estudió Comunicación en la unam y el diplomado de la Escuela de Escritores de la Sociedad General de Escritores de México (sogem). Ha sido becaria del inba en el género de novela, y del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes en el mismo ramo. En 1995 obtuvo la Beca del Fondo Estatal, también en novela. La misma beca le fue otorgada en el año 2006 en área de cuento para creadores con trayectoria. Ha sido maestra y directora de la Escuela de Escritores de la sogem en Puebla (1993-2002), y ha impartido talleres de narrativa en varios municipios del estado. Ha publicado textos literarios y periodísticos en diversas publicaciones de circulación nacional y local. Es autora de los libros de cuentos Para sortear la noche (Editorial Chamán, 1995 y en reedición, corregida y aumentada, Lunarena, 2005), Este lado del silencio (Fomento Editorial buap, 2001), Las errantes (abz Ediciones, 2004); un libro de cuentos para niños en colaboración con 4 autores poblanos (Educación y Cultura, 2004, 2ª. Reimpresión 2005). En 2006 apareció su libro El juego de las adivinanzas (Educación y Cultura), y en 2006, bajo el mismo sello editorial, la novela para jóvenes Tajín 365, que en 2010 la sep incorporó a su colección Libros del Rincón.

En 2010 apareció bajo el sello de la buap un volumen de cuentos para niños: Los animales de San Miguel. Sus cuentos y poemas han sido incluidos en diferentes antologías. La más reciente, la antología poética La mujer rota (Homenaje a Simone de Beauvoir), (Literaria Editores 2008). Cuentos y poemas suyos han sido traducidos al inglés, francés e italiano. Actualmente se desempeña como subdirectora de Promoción Cultural del imacp. B rahim Z. Brahim Z. Nació en el barrio de Carmen, Puebla, en 1979. Ahora vive en la colonia Chulavista. Más poblano, imposible. Nieto de migrantes musulmanes, criado como católico y viviendo en el escepticismo religioso, es activista por los derechos sexuales y reproductivos, su ideología es anarcoqueergrouchomarxiana. Tiene tres gatos; outsider literario, prefiere escribir que publicar, y cuando sus textos se han rebelado, son publicados en forma de cuadernillo (buenos aires: aspiro, imacp, 2009), antologados (Espiral de los latidos, Conaculta, 2006), o en muchos suplementos, fanzines, revistas y sitios de internet. Tiene un blog donde se puede leer toda su obra: http://luzalossolossolazul.blogspot.com su twitter es @elinterno16. Todas las mañanas mira hacia los volcanes y les agradece que sigan ahí. E nrique de J esús P imentel Nació en Puebla en 1954. Estudió Derecho y Letras Hispánicas. Poeta, narrador y tallerista. Fue director de la Escuela de Escritores sogem- Puebla

y Director Fundador de la Casa del Escritor. Ha publicado los siguientes libros: Catacumbas, libro de poemas, Editorial uap, Colección Asteriscos, 1984. La vida de entonces, plaquette de poemas, Ed. Lunarena, 1994. Criatura tú, editorial buap, Colección Asteriscos, 2000. Alondra un día, en Aire Corredor, libro colectivo de poesía, unam, Colección Ala del Tigre, México, 2000. De claro en claro. Poemas sobre el quijote (coordinador), Educación y Cultura, Puebla, 2005. El juego de las adivinanzas, en coautoría con Beatriz Meyer, Educación y Cultura, Puebla, 2005. Tajín 365, novela para jóvenes, en coautoría con Beatriz Meyer, Educación y Cultura, Puebla, 2007. Ha sido becario del Fondo Estatal para la Cultura y las Artes en poesía y cuento (1998 y 2000), y de imcine en guión para largometraje (2008). En 2010 publicó bajo el sello editorial Educación y Cultura el libro de poemas Corpus city, con ilustraciones de José Lazcarro. F ederico V ite Acapulco/1975. Ha publicado los siguientes libros: De oscuro latir, (Cuentos/ Universidad de Guanajuato en mayo del 2008). Fisuras en el continente literario (Novela/ Fondo Editorial Tierra Adentro, 2006 y reeditado en 2008), volumen que será publicado en francés en el 2011 y Entonces las bestias (Cuentos/ Instituto Cultural de Aguascalientes, 2003). Parte de su obra ha sido publicada en antologías de España y Perú. G abriela P uente Nació en Puebla de los Ángeles, frente a los vol-


124 | 125

canes, en 1975. Entre todas sus mentiras contadas se ha atrevido y se han atrevido a publicarle: Quejas y Garabatos, con viñetas del Mtro. José Bayro. Editorial Grafimágen, 2003, el destrazadero (cuaderno de los ya nimodos). Straza Ediciones, 2004, necrología, coedición: Ayuntamiento de Guasave, Navachiste, Ediciones y Universidad Autónoma de Sinaloa. 2006; papel/era, Ediciones de la Universidad de las Américas, 2006; patadas bajo la mesa, Anónimo Drama Ediciones, 2008; bitácora del mundo de los imposibles, Instituto Municipal de Arte y Cultura de Puebla y Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, 2010. G regorio C ervantes M ejía Puebla, 1970. Licenciado en Filosofía por la Universidad Autónoma de Puebla, actualmente se desempeña como redactor de la revista Crítica, de la misma institución. Cuentista, autor de Cambios de estación (Secretaría de Cultura del estado de Puebla, México, 2002), ha sido recopilado en diversas revistas y suplementos, así como en antologías regionales y nacionales. Fue becario del Fondo Estatal para la Cultura y las Artes en 1994-1995. G uillermo G aray T orillo Nació en Puebla, en 1981. Licenciado en Lingüística y Literatura Hispánica y Maestro en Literatura Mexicana por la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla. Creador de la revista literaria El Almuerzo desnudo. Ganador del Premio Filosofía y Letras —en el área de ensayo— 2006. Ha publicado en varias antologías así como revistas nacionales e internacionales. Becario del fonca estatal en

Puebla edición 2008 con el proyecto: Escritores kamikazes. Actualmente está aprendiendo a comer con cubiertos.

Es autor de: De Fátima y otros cuentos, publicado por la buap y la editorial LunArena; Insólitos y ufanos, antología del cuento en Puebla, editado también por la buap y por la Secretaría de Cultura del Estado de Puebla, coordinó la antología De párvulas bocas, cuentos de Lolitas editada por la buap. En 2005 tres de sus minificciones aparecieron en el libro La minificción en México, obra de Lauro Zavala, editada por la unam. Es Maestro en Letras Iberoamericanas por la Universidad Iberoamericana de Puebla en la que actualmente ocupa el cargo de Director de Difusión Universitaria.

I sa G onzález “Nací en la Ciudad de Puebla. Tengo dos libros publicados: De vez en cuando, de la Dirección de Fomento Editorial de la buap, y Si te vi no me acuerdo, de Straza Ediciones, una editorial poblana independiente. Para mí el arte es como el oxígeno que necesito todos los días, es la manera de comunicarme con el mundo, una ventana para saber quién soy. El arte me humaniza, me saca lágrimas, me conmueve, me cuestiona y pone todo mi ser de cabeza”. Es Maestra en Letras Iberoamericanas por la Universidad Iberoamericana de Puebla y socia fundadora del proyecto artístico-cultural “Duermevela, casa de alteración de hábitos”. Sus cuentos y relatos han aparecido en revistas de circulación nacional, así como en las antologías La muerte es un sueño, editada por el imacp en 2009, Puebla Directo, imacp 2009 y Volver a los diecisiete, publicado por Ediciones de Educación y Cultura; Profética. Casa de Lectura; unarte y el imacp. Es tallerista de cuento, y miembro de la Fundación Doctores Apapachos, que visita cada semana a niños enfermos en hospitales de la ciudad de Puebla.

J uan S ebastián G atti Escritor, maestro y periodista. Nació en Córdoba en 1963 y radica en Puebla desde 1981. Ha publicado cuento y poesía en diversas revistas y suplementos culturales nacionales e internacionales, así como en algunas antologías. Es autor de los libros de cuentos Recuerdos de Lucinda y otros Grimaldi de Este Lado (buap, 1998); Un bicho horrible pero cierto (LunArena, 2006), y Los días contados (Ediciones de Educación y Cultura, 2006); de los ensayos pedagógicos Leer literatura en la escuela secundaria (Conaculta, 2004) y La artimaña y el prodigio (sm, 2010), y de la novela de folletín, Filibusteros (La Jornada de Oriente, 1998).

J orge A rturo A bascal A ndrade Nació en Orizaba, Veracruz. Radica y labora en la ciudad de Puebla. Como editor ha tenido a su cargo la coordinación de revistas académicas y de divulgación así como de más de un centenar de libros.

J udith C astañeda S uarí Judith Castañeda Suarí nació en 1976 en México, Distrito Federal. Obtuvo el Primer lugar del viii Concurso de Cuento Mujeres en vida, el Premio Nacional de Literatura Joven Salvador Gallardo


Dávalos, el primer lugar del concurso Fútbol y literatura, convocado por la revista Nexos en 2006 y es Premio de Cuento Joven Alejandro Meneses, 2007. Reside en Puebla, donde escribe cuentos y trabaja en una librería. Ha publicado: La distancia hasta el espejo, Instituto Cultural de Aguascalientes, 2006; Dios de arena, Ediciones de Educación y Cultura, 2007. Ha sido becaria del fonca estatal en Puebla. K aren R ojas K auffmann Nació en la ciudad de Puebla en 1979. Se graduó en Ciencias de la Comunicación en la Universidad de las Américas Puebla y es maestra en Estética y Arte por la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla. Fue investigadora y becaria del Conacyt. En 2000 ganó el Premio Filosofía y Letras buap en el área de poesía. Ha sido antologada en Poemas sobre el Quijote, editado por Educación y Cultura en 2005; en La luz que va dando nombre. Veinte años de la poesía última en México (1965-1985), editado por la Secretaría de Cultura del Estado de Puebla en 2007; y en la antología del xv Encuentro Internacional: Mujeres Poetas en el País de las Nubes, editado por el Centro de Estudios de la Cultura Mixteca en 2007. Recientemente, fue traducida al portugués por el poeta brasileño Antonio Miranda y publicada en el Portal de Poesía Iberoamericana. Ha publicado en suplementos y revistas culturales como ww y Alforja revista de poesía. Recientemente participó en el laboratorio artístico gastronómico Bienmesabe, maridaje de almas y estómagos poblanos (abril de 2010).

M ariano M orales C orona Apan, Hidalgo, México, 1955. Obtuvo el Premio Nacional de Periodismo Francisco Zarco 1998, otorgado por la Asociación de Editores de Diarios de la República Mexicana (Aedirmex). Es fundador y director editorial de los diarios Síntesis (Puebla, Tlaxcala e Hidalgo) desde 1992 hasta 2007. Antes fue director de Crítica, revista de la Universidad Autónoma de Puebla. Ha publicado, entre otros: Imposible detener, catálogo de pintores contemporáneos de Puebla, Puebla 2009; el cuaderno Día de muertos, Italia 2008, signum edizioni d’arte; Chalcatzingo, el hijo del granicero, México 2008 (novela); Jueves (para guardar al amor de la ausencia de mañana), México 2005; Títeres, sus hilos nosotros, cuyas segunda y tercera ediciones de 2004 y 2005 fueron de 80 000 ejemplares cada una; Bajo el agua (bonus track), segunda edición remasterizada (buap-Ibero, 2002); El fin (y otras historias), narrativa (Plaza y Valdés, 1995); Locutopía: crónica, poesía y música del rock, ensayo (uaz-uasAlebrije, 1990), entre otros títulos. M aría J osefina P rieto y O rtiz Poeta. Es profesora normalista. Participó en el grupo teatral de José Recek. Ha fungido como jurado en concursos de cuento, declamación y teatro. Fue fundadora de la Sección de Servicios Educativos del Museo Regional del Centro inahPuebla y cofundadora de la Biblioteca Central Estatal en 1980. Ha presentado recitales poéticos en Casa de Cultura, Instituto Cultural Poblano y otros espacios. Participó en la sección poética en el 5º

y 7º fip (Festival Internacional de Puebla). Produjo programas radiofónicos en acir y sicom sobre fomento a la lectura y ha publicado en revistas y gacetas. Recientemente ha publicado el poemario: En la ribera del adiós, como parte de la colección: “La letra Digital”, Secretaría de Cultura (2010). M ercedes M enéndez Nació en Puebla y recorre el mundo con incansable vocación de exploradora. Cuando no viaja, lee. Su pasión por la literatura la llevó a estudiar la maestría en Letras Iberoamericanas en la Universidad Iberoamericana, Plantel Golfo-Centro, así como a entrar casi sin querer en el oficio de escribir, tallerear y publicar en revistas de circulación nacional. Uno de sus relatos fue elegido para formar parte de la antología La muerte es un sueño, publicada por el imacp en 2009. Actualmente es tallerista de cuento del centro cultural “Duermevela, casa de alteración de hábitos”. Su universo narrativo se nutre de sus experiencias de viaje, sus lecturas y su observación minuciosa y decantada de los paisajes y los personajes ocultos tras las múltiples máscaras de lo aparente. M iguel Á ngel A ndrade T orres Nació en Chicontla, Puebla, en 1983. Poeta y fotógrafo. Licenciado en Derecho por la buap y Maestro en Teoría y Crítica Literaria Latinoamericana por la udlap. Becario del Fondo Estatal para la Cultura y las Artes de Puebla (foescap) en 2003 y 2005 en poesía y ensayo, respectivamente. En el 2004 mereció el Premio Universitario de Literatura en poesía convocado por la buap, la udla


126 | 127

y la uia Puebla por el poemario Rutas de ceniza. Fue coordinador del suplemento literario Cámara del Diario Cambio de Puebla y es autor del poemario ¿estrés o es traza? (Straza Ediciones, 2004). Actualmente se desempeña como Coordinador de la campaña de fomento a la lectura del imacp y como responsable del arca de San Sebastián de Aparicio. Es uno de los ganadores del Festival Fotográfico Fotoensayo 2010-2011, que organiza el Fondo Regional para la Cultura y las Artes de la Zona Centro. M iraceti J iménez U galde Poeta y narradora. Nació en la ciudad de México en 1962 y actualmente radica en la ciudad de Puebla. Participó en talleres de creación literaria, en México D.F. con los poetas Ricardo Yáñez y Ricardo Castillo en 1984-85 y posteriormente en Puebla. En 1987 obtuvo el primer lugar en el certamen estatal de poesía del CREA. Ha sido Becaria del Fondo Estatal para la Cultura y las Artes en la categoría: Jóvenes Creadores (1994-1995). Entre los libros que ha publicado se encuentran Con sombras duermo, Universidad Autónoma de Zacatecas, 1988. (Cuadernos de Praxis/dos filos); Tardes Líquidas, LunArena, 1994; Imagen de semejanza, libro colectivo en Aire Corredor, unam/ El Ala del Tigre, 2000; Mancias, Puebla, LunArena, 2003; Poemas infantiles. Libro colectivo. Puebla, México, Ediciones de Educación y Cultura, 2004; De claro en claro, poemas sobre el Quijote. Libro colectivo. Puebla, México, Ediciones de Educación y Cultura, 2005.

M oisés R amos R odríguez “Nací en la antigua Ciudad de los Ángeles el 25 de noviembre de 1962, cien años después de la Batalla del 5 de Mayo, y cuatrocientos años después de que lo hiciera —en España— Lope de Vega. He escrito El ojo omnipresente. Crónicas de cine (Secretaría de Cultura del Gobierno del Estado de Puebla, 1998); el poemario Olvido es nuestro nombre (Ediciones de Educación y Cultura, Puebla 2007); un texto mío fue incluido en el libro Narradores en Puebla, antología de Roberto Martínez Garcilazo publicado por la gaceta literaria Ítaca, que fundé y codirigí; otro texto mío apareció en el libro Puebla Transbarroca. Una guía para la ciudad (Instituto Municipal de Arte y Cultura, Ayuntamiento de Puebla, 2009). Mi texto “Gaspar Pérez de Villagrá, primer poeta e historiador nacido en Puebla” apareció en el libro Mosaicos de translocalidad. Poesía en Puebla desde la Colonia hasta la actualidad, buap, 2009”. R icardo P érez Q uitt “Nací bajo el Volcán —como diría Malcom Lowry—, en Atlixco, Puebla, en 1958. Por eso nací dramaturgo. La escritura teatral se escribe con fuego y ceniza que exhalan vida justo en un cráter de pasiones. Una noche de 1975 debuté con mi obra Cuando las aves se acercan al sol en el Teatro Gorostiza de Bellas Artes, al otro lado del Volcán, en el d.f. La obra me valió la beca Salvador Novo del Centro Mexicano de Escritores y viajé gracias a ella por el mundo. En 2000 ingresé al snca y el Popocatépetl se manifestó en focos rojos. Y cómo no he de tener el espíritu inquieto, me pregunto, si

soy parte de sus venas comunicantes, soy un fruto de él porque cuando escribo, arrojo piroclásticos, o sea, lanzo piedras de fuego a todos los que se sientan libres de culpa”. T zuyuki F lores R omero Es licenciada en Ciencias de la Comunicación por la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla. El Instituto Tlaxcalteca de la Cultura le ha publicado dos libros: Mientras te perdías en la distancia, el 2003 y El llanto de la mujer sin ojos, este año. En 2004 y 2009 obtuvo la beca Jóvenes Creadores del Fondo Estatal para la Cultura y las Artes de Tlaxcala en Letras. Actualmente estudia el diplomado en creación literaria en la Escuela de Escritores sogem de Puebla con sede en el Instituto Municipal de Arte y Cultura de Puebla. V íctor M anuel R ojas R odríguez Estudió literatura hispánica en la buap. Es director de El errante editor, imprenta especializada en producción editorial, desde 2000, y de LunArena, editorial especializada en literatura, desde 1995, en la ciudad de Puebla. Ha publicado los poemarios Vigésimo Octavo, Universidad Autónoma de Puebla, Pue., México, 1995 e Insectos, Editorial LunArena, Puebla, Pue., México, 2003. V íctor T oledo Víctor Manuel Contreras Toledo, es un poeta y traductor nacido en 1957 en Córdoba, Veracruz. Es considerado integrante de la generación de “Los Cincuenta”. Además de sus obras en el géne-


ro de la poesía ha traducido a los mejores poetas rusos y es creador de los Rosagramas (sonetoscaligramas en forma de rosa). Distinguido como “Veracruzano Distinguido” en el año 2000, ha recibido la “Medalla Pablo Neruda de Honor Presidencial”, Chile 2004. Sus poemas, ensayos y traducciones han aparecido en publicaciones nacionales como Revista Crítica, buap; Sábado, unomásuno; Laberinto, suplemento cultural de Milenio; diario La Jornada, entre otras. Ha publicado en la última década: Poética mexicana contemporánea, ffyl, buap, 2000; Tres poetas rusos (Pushkin, Pasternak, Brodsky), ipn, 2000; Abla o nadA, Asteriscos, buap, 2002; Piedra, Tristia y otros poemas, Osip Mandelshtam, Poética de la Sincronicidad. La lengua de Adán y Eva, buap, 2006; Ronda de hadas en la noche de San Juan, Pen Press, Nueva York, 2007; El retorno órfico. Aportaciones al análisis métrico-musical, buap, 2008; La mariposa en la estrella (Pushkin, Mandelshtam, Pasternak, Brodsky y otros), Leviatán, Argentina, 2001 y Educación y Cultura, Puebla-México, 2008; Des-varios. Ensayos de un diario cultural, Colección La abeja de Perséfone, buap-El Errante editor.

G ermán M ontalvo Se inició a edad temprana en el arte y el diseño; en 1970 ingresó a la Escuela de Iniciación Artística del Instituto Nacional de Bellas Artes. En 1976 ingresó a la Scuola del Libro de la Società Umanitaria en Milán, Italia. Un año después, ya en México, comenzó su actividad profesional en la Imprenta Madero, donde enriqueció su trabajo con la influencia de Vicente Rojo y Rafael López Castro. Ha realizado proyectos editoriales para el Fondo de Cultura Económica, Siglo xxi, la Universidad Nacional Autónoma de México, el Instituto Nacional de Bellas Artes y el Centro Cultural Arte Contemporáneo, entre otros. Sus trabajos en diseño editorial han recibido múltiples premios en México y el extranjero. Como cartelista es reconocido a nivel nacional e internacional. En forma individual ha expuesto en Australia, Canadá, Cuba y Japón. Ha sido miembro del Sistema Nacional de Creadores, de Quórum Consejo de Diseñadores de México, de la Academia Mexicana de Diseño y de Alianza Gráfica Internacional.

Y ussel D ardón Nació en Puebla en 1982. Egresado de la licenciatura en Lingüística y Literatura Hispánica de la buap. Es autor del libro de cuentos Maquetas del Universo (some kind of…) y becario del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes, en el área Jóvenes Creadores 2010-2011. Próximamente publicará el libro de ensayos Fractatus Vitae.

A braham P aredes G arcía Abraham Paredes García vio la luz el 7 de septiembre de 1939. En esa casa del Centro Histórico de Puebla —8 oriente 409—, el constructor Manuel Paredes Cano y su esposa, Guadalupe García Cordero, recibieron al primero de sus 12 hijos, quien

ESCULTORES Ver: C arlos A rias , pintores.

FOTÓGRAFOS

a lo largo de su vida ejercería de alpinista, socorrista, operador de camiones de cinco toneladas y, sobretodo, de fotoperiodista. En su cumpleaños número once, su padre le regaló una cámara fotográfica de la marca Brownie. El aparato le descubriría su vocación, toma sus primeras fotos de fútbol en el Parque El Mirador, a los 14 años escala el volcán Popocatépetl, mientras que su incursión en la fotografía profesional la comienza en el periódico Novedades de Puebla en 1968. Actualmente, colabora con el diario La Jornada de Oriente. El 21 diciembre de 1994 el volcán entra en actividad y desde entonces, ha tomado la mayoría de las fumarolas y los atardeceres del mismo. Abraham Paredes es hoy un hombre al que le es difícil pararse en cualquier lugar sin que alguien no lo reconozca o no lo salude, gracias a sus más de 50 años como fotoperiodista. A lberto I báñez C erda Artista visual con especialidad en pintura. Licenciado en Artes Plásticas, udlap 1997. Obtuvo mención honorífica especial en pintura, en la vi Bienal Monterrey femsa y mención honorífica en el Gran Premio Omnilife 2001, Guadalajara, Jal. Obtiene la beca Creadores con Trayectoria del fonca, emisiones 1997 y 2002. Beca de la Fundación Pollock-Krasner, n.y., 2003-2004. Entre sus exposiciones individuales destacan: Esto no es pintura, Galería Espacio Sero, San Andrés Cholula, Pue.; Great expectations, Universidad de las Américas Puebla; Pintura fresca, Galería de Arte Contemporáneo, Puebla/Objectnotfound, Monterrey,


n.l.;

The problem with painting, Tatar Gallery, Miami Art Fair; Falsos profetas, Jardín de las Esculturas, ivec, Xalapa, Ver.; Border ties, McAllen International Museum. McAllen, Texas; Un mundo feliz, Galería Yvonamor Palix, París, Francia; Nuevos profetas, Galería de Arte Contemporáneo, Puebla, Anatomía del espíritu, AjoloteArte Contemporáneo. Guadalajara, Jal.

128 | 129

scope,

A na L aura M ontoto “Necesito vivir mis experiencias a través de mi cámara, la cual al hacer click, se convierte en una máquina que almacena el tiempo y convierte a la realidad global en mi propia realidad. De pronto tengo un pedazo de mundo en mis manos... en una hoja de papel... y ese mundo es mío”. Ana Laura Montoto actualmente vive y trabaja en la ciudad de Puebla, México. Entre 2005 y 2006 vivió en Bolzano, Italia, haciendo trabajo artístico y documental personal. En 2004-2005 hizo la especialización en el Centro Internacional de Fotografía, “icp” (Internacional Center of Photography) de New York, usa. Entre 1997 y 2004 abrió su estudio fotográfico Fotomontoto, en Puebla, México. Durante diez años de actividad Fotomontoto realiza “retrato contemporáneo”, definido así por la artista porque trata de crear en cada foto, en cada ocasión, un punto de vista que nadie antes haya tenido sobre esa persona. Decir algo nuevo, ver algo nuevo. En 2001 participó en la exposición de artes plásticas Do–Re–Mi, de exalumnos de la udlap, Espacio expositivo del departamento de Antropología, La Hacienda; la exposición Foto Pintura, en el espacio cultural Minas, Puebla; la exposición personal Ni-

ños del sur de México, en el restaurante San Martín, Izúcar de Matamoros, Puebla; y la exposición personal Casas del Sur, en Papalote Museo del Niño, en la ciudad de México. Á ngela A rziniaga Es egresada de la Facultad de Artes Plásticas de la Universidad Veracruzana donde fue alumna, en la especialidad de fotografía, del maestro Nacho López. Desde 1980 ha participado en múltiples exposiciones colectivas en México y en el extranjero. Colabora en publicaciones culturales y de carácter científico. Miembro fundador y organizadora de asociaciones culturales en el país, así como de eventos de carácter artístico-cultural. Su obra la ha hecho merecer reconocimientos nacionales como creadora en varios ámbitos, destacan las becas fonca nacional en 1995 y del foescap en tres ocasiones. También trabaja de manera independiente en su taller Gabinete Fotográfico. B enito C abañas Diseñador Gráfico por la Universidad de las Américas-Puebla. Actualmente es Director de la agencia Abracadabra y consultor gráfico de la unsesco en París, Francia. Ha sido reconocido dos veces por el premio Quórum, el “Coup de Coeur” en Francia. Ha impartido conferencias y talleres y sus trabajos se han expuesto de manera individual en más de 20 ciudades dentro de la República Mexicana y también en Marsella, Mar de Plata, Bucarest, Santiago de Chile, San José de Costa Rica, Cluj Napoca y en Valencia.

C ésar L ópez Puebla, Pue. 1977. Artista plástico. Egresado de la licenciatura en Diseño y Producción Publicitaria en la upaep, Puebla y la Maestría en Artes Plásticas de la unarte, Puebla. Ha sido becario por el Fondo Nacional para la Cultura y las Artes en su programa Jóvenes Creadores 2010-2011, en el área de fotografía. Su obra ha sido seleccionada en la ix Bienal Monterrey 2009, obteniendo mención honorífica para el Estado de Puebla. Su obra ha sido publicada en diversas revistas y catálogos como la revista La Tempestad (2010, edición universitas), femsa (2009). E verardo R ivera Egresado de la Escuela de Historia de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla. Investigador del Instituto de Ciencias Sociales y Humanidades de la buap. Colaborador desde 1980 en publicaciones científicas y culturales. Desde 1976 ha participado en diversas exposiciones en México, Japón, Alemania, Italia, Brasil, Venezuela, Yugoslavia. En 1999 obtuvo la Beca de Creador con Trayectoria, que otorga el Fondo Estatal para la Cultura y las Artes del Estado de Puebla, por su proyecto El retorno al paraíso. Premio especial del jurado en el 53th International Photographic Salon of Japan, 1993; Premio Nacional en la Bienal de Fotografía, Instituto Nacional de Bellas Artes, México, 1988; Premio en el viii Concurso de Fotografía Antropológica, Escuela Nacional de Antropología e Historia, México, 1988. Ha publicado


los libros: Las más bellas biblias: de las bibliotecas José María Lafragua y Palafoxiana, Gobierno del Estado de Puebla 1998; Everardo Rivera, buap 2002; El árbol dorado de la ciencia: Procesos de figuración en Santa Cruz, Tlaxcala, buap 2003. Actualmente realiza su obra personal captando la diversidad cultural de México. J ohn O’L eary S. Antropólogo (udlap 1972), maestría en educación (udlap 1976) y fotógrafo. Su obra fotográfica se encuentra en las colecciones permanentes del Museo de Bellas Artes de Houston, Texas; el Centro Georges Pompidou de París, Francia; el Consejo Mexicano de Fotografía, a. c., México, d.f.; la Casa de las Américas de La Habana, Cuba; el Instituto Nacional de Bellas Artes, (inba, conaculta), México, d.f.; La Universidad del Sur de California Riverside, ee.uu.; el Centro Integral de Fotografía a. c., Puebla, México; la Fundación Televisa, México d.f.; la Fundación Margolis, Tucson, Arizona, ee.uu.; la Fundación Universidad de las Américas Puebla, México; y la Fundación Omar Jiménez, San Pedro Cholula, Puebla. J osé L oreto M orales P alacios Nació un 1º de septiembre de 1959 en la ciudad de Puebla. Siempre atraído por las actividades artísticas inicia su aprendizaje y relación con la fotografía en 1978 trabajando en el departamento audiovisual de la escuela donde cursa su carrera (buap). Toma numerosos cursos sobre fotografía, producción audiovisual, cursos de fotografía histórica (cianotipia, papel salado, paladio/platino

entre otros) y es diplomado en fotografía y en docencia universitaria por la Universidad Iberoamericana. Desde 1995 es profesor de fotografía en talleres artísticos, en la licenciatura de comunicación y la de diseño gráfico para la Universidad Iberoamericana, y profesor fundador del Centro Integral de Fotografía. También ha sido profesor en la Universidad Madero. Ha participado en múltiples exposiciones colectivas en galerías de instituciones como inah, Galería Pedro Meyer y Fotoseptiembre en Puebla, San Luis Potosí, Monterrey y Veracruz. A nivel internacional ha participado con producciones audiovisuales en congresos de americanistas (Suecia, Italia y Polonia). J udith T iburcio Inclinada a la nueva gráfica o intervención digital, ha conseguido de una reflexión personal una afirmación poblana en Nueva York con su manipulación fotográfica. Licenciada en Diseño Gráfico, 1977-1982, udlap; taller de grabado con el maestro Mario Benedetti, 1993; taller de fotografía con el maestro Ernesto Bezán, Cuba, 2002. Ha expuesto en la Ciudad de Puebla en Casa Arrieta, Universidad Iberoamericana, Instituto de Artes Visuales, Galería de Arte Contemporáneo, Museo San Pedro, Galería de Arte del Palacio Municipal. Fuera de la ciudad expone en: la Galería Espacio Sero del Container City, San Andrés Cholula, Puebla; Casa del Lago, México, d.f.; Casa de la Cultura, Acapulco, Guerrero; Galería Nancy Canseco, Oaxaca, Oaxaca; Espace Basalle, en Tolouse, Francia.

R aúl G il M ejía Puebla, 13 de octubre de 1954. Estudió administración de Empresas en la udla, Puebla, y tiene una maestría en fotografía. Su trabajo se ha exhibido en Alemania, Canadá, China, Ecuador, Escocia, España, Estados Unidos, Francia, Guatemala, India, Italia, Marruecos, Mónaco, Noruega, Perú, Polonia, Sudáfrica y Taiwán. Actualmente su tema se centra en la vida salvaje, principalmente las aves y las ballenas. Sus fotografías se han publicado en 59 libros, tiene 388 exposiciones individuales. Ha recibido 249 reconocimientos.

PINTORES A lberto G ómez S ánchez Nacido en la ciudad de Puebla, es un artista que disfruta plasmando los valores de nuestras raíces, costumbres y tradiciones. Se formó con los maestros Alfredo Arenas y Francisco Díaz. Es un pintor activo y empeñado con grandes logros, certero con el pincel, siempre amable y atento. Actualmente es Presidente de la Unión de Artes Plásticas a. c. “Barrio del Artista”. Entre sus exposiciones están las exhibidas en: Principado de Andorra, 1990-1991; Casa Puebla, New York, 2000; Atlanta, Georgia, 2002; Museo de la Revolución, Ciudad de México, 2002; Club Alemán, Ciudad de México, 2002. Sobre su obra expuesta en Volcanes, explosioens de poblanidad: “La historia de Puebla está unida a nuestros hermosos volcanes. Desde la época prehispánica al presente han sido testigos de la mezcla de culturas, razas, tradiciones y costumbres,


130 | 131

así como de las comidas típicas, la danza, el folklore y los colores que nos identifican ante el mundo”. A ntonio Á lvarez M orán Artista plástico mexicano, primordialmente pintor. Su trabajo se alimenta de la cultura popular. Cuenta con numerosas exposiciones en México y en el extranjero. Trabaja en su taller en el centro de Puebla y es profesor de la udlap. Es licenciado en Artes Gráficas y Diseño por la udlap, 1982-1982, posee una maestría en Artes Plásticas, Pintura, por la Texas Christian University, Forth Worth, Texas, 2000. De sus exposiciones más recientes se cuentan: Prohibida la Reproducción Baby, Dr. Jesús Reveals Magic Gringoism, 2000. Santo Niño Pintorcito, museos Erasto Cortés, San Pedro y udlap, 2004. Zapato Rojo, Galerías del imacp, 2009. “Desde muy pequeño he sentido una gran atracción hacia las imágenes. Esto se ha visto reflejado en todo el tiempo que he dedicado a observarlas, dibujarlas, pintarlas, coleccionarlas e inventarlas. Soy un caso típico de iconofilia, adoro la imagen. El hecho de haber nacido en la ciudad de Puebla ha sido fundamental en la formación de este aspecto de mi personalidad. La riqueza del paisaje que me ha rodeado, no solo geográfico sino cultural también, ha influido en ello. La familia, la religiosidad, los juegos, las tradiciones, la arquitectura, los lugares y los personajes, entre otros factores, me han inspirado para realizar mi obra”. A rturo E lizondo Pintor. Nace en la ciudad de México en 1956. Be-

cario del Sistema Nacional de Creadores, 20032007, fonca, Conaculta, México. Diseñador Gráfico por la Universidad de las Américas Puebla, 1977; Estudió en la Escuela Nacional de Pintura y Escultura La Esmeralda, 1981 y en la Escuela de San Carlos, División Posgrado, Estudio Javier Suárez, México, d.f., 1984. Entre sus premios se cuentan las menciones honoríficas en la Cuarta y 12ª Bienal de Pintura Rufino Tamayo, d.f., en 1988 y 2004; y el primer lugar del 7º Encuentro Nacional de Arte Joven, inba, 1987. Su obra está en las colecciones del marco, Monterrey, México; Metropolitan Museum of Art, New York, ee.uu; Museo Extremeño e Iberoamericano de Arte Contemporáneo, Badajoz, España. Recientemente ha realizado exposiciones individuales en Roma y Pesaro en Italia; en Houston, New York y San Antonio en ee.uu; en d.f., Guanajuato, León, Monterrey, Puebla, San Miguel de Allende en México y Barcelona, España. A urelio L eonor S olís Pintor. Ingresa en 1960 a la Antigua Academia de Bellas Artes. Termina sus estudios y obtiene la maestría en Dibujo y Pintura. Ha realizado más de 30 exposiciones individuales, entre ellas en la Casa de América Latina en Bruselas, Bélgica. En 1985 recibe el Premio al Mérito Civil otorgado por el H. Ayuntamiento de Puebla y en 1996 el Premio Quetzal a lo mejor de las artes en Puebla. Ha sido presidente de la Unión de Artes Plásticas a. c., Barrio del Artista. “Es una gran dicha para mí que la vida me otor-

gara el placer de pintar, porque eso ha permitido que a través de mis pinturas pueda trasmitir parte de lo grandioso que es la vida. Cuando uno vive un mundo mágico en un país maravilloso como es nuestro México, con sus volcanes llenos de energía que son parte de nuestra alegría y fantasía, eso nos da una identidad y nos llena de inspiración”. B lanca M ijares Originaria del d.f., pero radicada en Puebla desde hace quince años, estudió Diseño Gráfico mostrando especial interés por la ilustración. Los volcanes han sido objeto de reflexión y de encuentro con ella misma y su arte. De hecho, la presencia fiel y a veces telúrica de los colosos de piedra ha contribuido a que la pintora dé un nuevo curso a sus lienzos. El erotismo en el paisaje ha sido, gracias a los volcanes, una área de exploración, el misterio de una simbología cuyas raíces se remontan al origen de la raza. B runo F rancisco P once F ernández “Nací en Puebla, Puebla, el 6 de octubre de 1958. Desde pequeño mi encuentro con la pintura fue fascinante. En mi formación básica, la geografía así como la historia hicieron que descubriera mi habilidad para hacer mapas, rostros, maquetas y esculturas. En mi mayoría de edad y en el campo laboral me encontraba perdido; una tarde caminando por las calles de Puebla encontré mi camino, el Instituto de Artes Visuales. Hoy puedo hablar de varias exposiciones donde he participado, dentro y fuera del país. Lo importante es el gusto de poder realizarme como artista plástico. Lo más


agradable son las vivencias y el sentir de mi trabajo, a través de la pintura es satisfactorio hacer lo que yo quiero, a pesar de crisis existenciales, económicas y sociales que he tenido que enfrentar. Lo importante ahora, es que sigo trabajando, sigo preparándome y evolucionando en mi trabajo buscando siempre la trascendencia. La obra: “Un rincón de Puebla”, que participó en la exposición Volcanes, explosiones de poblanidad, es un trabajo realizado con elementos que se identifican con la ciudad, la arquitectura, el volcán y el mercado. Elementos que hice míos porque lo manifiesto en cada obra, que me hace explayarme en cuanto a color, composición y expresividad plástica”. C arlos A randa G álvez “Empecé a dibujar desde muy pequeño, estudié en el Instituto de Artes Visuales y mi gusto por las pinturas es de siempre”. Nació el 30 de septiembre de 1975. Licenciado en artes plásticas. Cursó un diplomado en el Museo de Arte Contemporáneo de la ciudad de México, becado por el Gobierno de Puebla. Realizó estudios de anatomía con el maestro Rafael Leonor Solís en la Unión de Artes Plásticas a. c. “Barrio del Artista”. Ha expuesto su obra en la ciudad de Puebla el Instituto Poblano de la Juventud, 1998; Galería Causa Joven, 2001; y en Ciudad Serdán, en la Casa de la Magnolia, 2007. Ha participado en más de 50 exposiciones colectivas. Es socio del Grupo de Acuarelistas Poblanos. Recibió una mención especial en el concurso del Museo de la Acuarela, como pintor del mes, en 2007 (Museo Alfredo Guati Rojo, Toluca).

C arlos A rias Nació en Santiago de Chile en 1964. Como resultado de la Dictadura Militar viajó con su familia a México, donde residió de 1975 a 1983. Regresó a Chile para estudiar Artes Plásticas. Desde muy joven ha realizado exposiciones individuales y participado en múltiples colectivas en América y Europa. Desde 1998 es profesor en la Universidad de las Américas, Puebla. Recientemente el Instituto Municipal de Arte y Cultura de Puebla expuso su obra Retratos. C arlos O viedo “Relación entre el artista y el arte: al ser el arte una parte intrínseca del mismo ser humano, no es posible separar o incluir el concepto de que haya una relación. El arte es uno mismo, y es una de las actividades más dignas y elevadas que tenemos, el arte es una actividad divina, de las muy pocas cosas en que no se tiene que destruir nada para crearlo”. C armen P uente México d.f., 1974. Vive y trabaja en San Andrés Cholula, Puebla. Licenciada en artes plásticas por la Universidad de las Américas Puebla, 2005. Estudió diseño textil en la Universidad Iberoamericana, Santa Fe, entre 1996-1998 y diseño gráfico, Universidad Anahuac del Sur, de 1994 a 1995. Ha expuesto de manera individual en la sala alterna de la Galería de Arte Moderno y Contemporáneo Ángeles Espinosa Yglesias y el espacio 6x6, San Andrés Cholula, Pue. De manera colectiva ha participado en exposiciones en soa Studio

Gallery; The School of Art, Texas Tech University, Lubbock, Texas; Espacio Sero, San Andrés, Cholula, Puebla, México; face Feria de Arte Contemporáneo Emergente; cad Centro de Arquitectura y Diseño, México, d.f.; Heterotopías, proyecto Plataforma, Galería de Arte y Diseño, Puebla, Pue.; x Bienal Diego Rivera, entre otros. Obtuvo el Premio en la categoría bidimensional en el 7° Encuentro Estatal de Arte Contemporáneo, Galería de Arte y Diseño, Puebla, Pue. Su trabajo refleja su formación multidisciplinaria, tanto en los temas que trabaja como la experimentación de los materiales que utiliza. Su obra incluye temas arquitectónicos, espaciales, sociales, que reflejan tanto su formación dentro del campo de las artes plásticas como su reciente entrenamiento como piloto. Una constante en su producción es la diversidad de materiales que busca como soporte, una inquietud que la ha llevado a inclinarse incluso por técnicas poco comunes como el bordado y el repujado. Trabajando como primera base en el dibujo y la pintura, sus deseos por ir más allá del óleo, la han llevado a experimentar tanto la pintura como su soporte, desde pintar la imagen con esmalte sobre placas de alucopalme hasta grabar su contorno con dremel. C oral C olmenares “Nací en la ciudad de Puebla. Desde que era niña me ha apasionado la pintura, empecé a los 8 años en un taller en la Casa del Lago en Chapultepec. Considero al maestro Aurelio Leonor mi gran maestro y formador académico, ya que con él he aprendido las técnicas del dibujo, pastel, óleo y


132 | 133

acuarela, pero sobre todo me ha ayudado a desarrollar una mayor sensibilidad en mis trabajos”. C ristina P atricia G uzmán Z epeda Es profesora de primaria del Benemérito Instituto Normal del Estado, socia activa de la Unión de Artes Plástica a. c. Barrio del Artista. Ha participado en exposiciones colectivas y pertenece al grupo de acuarelistas poblanos. Posee 30 años como docente y 20 de pintora. Ama el arte y la docencia, gusta de todas las expresiones artísticas y es orgullosamente poblana. C hristophe D ucoin Alias «El Chuzo», nació el 20 de diciembre de 1965 en Dakar, Senegal. Lucha contra la moda actual por un arte conceptual elitista y defiende un arte accesible a todos donde la fuerza creativa tiene su raíz en el arte popular. La obra expuesta para la exposición, «Vulcanus eruptus», se inspira en la representación de una erupción del Popocatépetl en el códice Tellerianus-Remensis. E sdras C oyac Joel Esdras Coyac ingresó al Instituto Superior de las Bellas Artes en Puebla y participó con un grupo de artistas plásticos y escultores en 2000. En 2002 ingresó a la Unión de Artes Plásticas a. c. Barrio del Artista de la Ciudad de Puebla. Se cuentan sus exposiciones colectivas en el Museo Poblano de Arte Virreinal, 2000; Museo Agustín Arrieta de la Ciudad de Puebla, 2000; y una serie de exposiciones colectivas con la agrupación Unión de Artes Plásticas en la Sala José Luís

Rodríguez de Alconedo, 2002; y la exposición individual en la Casa de Mayorazgo, Parral, Chihuahua, 2001. “El arte es un ‘sustituto’ de la vida, el arte es un medio para establecer un equilibrio entre el hombre y el mundo circundante, por lo tanto ha sido y será siempre necesario. Nos identificamos con una obra de arte y reaccionamos ante esta “irrealidad” como si se tratase de una intensificación de la realidad, queremos huir de una existencia insatisfactoria para conocer otra más rica. Librarnos a una experiencia sin riesgos, no tenemos bastante con nuestra propia existencia, es un deseo de llenar nuestras vidas vacías con otros personajes, otras formas, queremos ser algo mas que nosotros mismos, no nos satisface ser individuos separados, queremos llegar a ser un hombre ‘total’”. E velia L ima M endoza Maestra en Educación Primaria, lleva 15 años en la sep en Proyectos Académicos y grupos técnicos en los diferentes niveles de educación básica. Actualmente es Archivista Histórico y de Relaciones Públicas de la Unión de Artes Plásticas a. c. Barrio del Artista. Abocada al rescate, conservación y preservación de las tradiciones, festejos y trayectorias de los socios actuales y de los que formaron parte desde los fundadores. F ernando C astellanos C enturión Nació en la ciudad de Puebla en 1937. Es sucesor de una dinastía de artistas. Estudió en la antigua Academia de Bellas Artes de Puebla orfebrería, grabado y pintura. Es un pintor y orfebre de pie-

zas religiosas de plata. Es un hombre preocupado por la preservación de las costumbres mexicanas. Nos muestra en sus lienzos recuerdos de su infancia. El dibujo, la interacción de los personajes, los colores vivos, son el sello personal del artista. F idel G arcía M uñoz Nació en la ciudad de México en 1960, pero vive en la ciudad de Puebla desde los diez años. De formación autodidacta, fue bautizado como maestro del “Expresionismo Figurativo”, que es una mezcla del realismo figurativo y del expresionismo abstracto, que fusiona lo espiritual con lo corporal, lo físico con lo metafísico, y la realidad con la fantasía. Ha exhibido su obra en: Exposición Internacional Art Américas ’96, Centro de Convenciones, Miami Beach, Florida, ee.uu, 1993-1996; Fine Art Forum, Metropolitan Pavilion, New York, ee.uu, 2003; Art Philadelphia, The Pennsylvania Convention Center, 2004. Artexpo, New York, Jacob, Javits Convention Center, 2005. G abriela A lvarado C armona “Nací en la Ciudad de Puebla, con diversas exposiciones colectivas a lo largo de mi vida en las artes plásticas, con un estilo “figurativo-romántico” y a veces fantástico; mi experiencia está basada básicamente en óleo y acuarela, esta obra inspirada en los volcanes tiene como tema central figuras de personas que reflejan la vida cotidiana de sus alrededores. Estudió Publicidad Gráfica en el Instituto de Artes Visuales, 1993-1996. Posee estudios en artes


plásticas, 1996-1997. Invitada del Barrio del Artista, 2000-2003; socia supernumeraria en 2004. De sus exhibiciones se cuentan las individuales: Primera Expocomposición, Instituto de Artes Visuales de Puebla, Puebla, 1994; Extirpe de Ojones, exposición de fotografía, Pinacoteca Universitaria, 1995. Trampas de Luz, exposición fotográfica, Pinacoteca Universitaria, 1996. Y las exposiciones colectivas: primer Encuentro de Humanidades y Arte Multidisciplinario, Facultad de Filosofía y Letras de la buap, 2000; y Primera, segunda y tercera Exposición del Grupo de Talleres-Barrio del Artista, 2002, 2003 y 2004. H éctor J ara C abo Nació en la ciudad de Puebla el 20 de mayo de 1957. Desde 1999 viaja a los Estados Unidos promoviendo su obra artística y produciendo sus pinturas. En noviembre de 2004 instala en el Capitolio de la ciudad de Santa Fe, Nuevo México, ee.uu, un tapiz de dimensiones descomunales, el Águila Tejida que luce majestuoso en la rotonda interior del edificio del Capitolio. El gran tapiz fue denominado como el “Mensajero de Paz”, y forma parte de la colección de arte del Capitolio. J aime A ndrade Nacido en la ciudad de Puebla en 1961, estudió la carrera de Arquitectura en la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla, 1980-1985. Siempre manifestó una gran inclinación por la pintura; de formación autodidacta, en la técnica de la acuarela encontró su propio lenguaje y su camino. Como artista plástico ha realizado una

docena de exposiciones individuales y más de 40 exposiciones colectivas en México y el extranjero. J avier M artínez A rellano Es originario de Coyomeapan, Puebla, nació el 4 de diciembre de 1955. Estudió en la Academia de Bellas Artes, 1972-1976. Se recibe de Docente por la sep en 1977. Ha pintado murales en Orange, New Jersey y en New York con el tema de la historia de México y su transformación a través del tiempo; destacan sus exposiciones en el Museo de la Acuarela, México, d.f. en el Museo de la Acuarela de Coyoacán; en Casa de Cultura de Acapulco, Guerrero; Galería Arte Mexicano en Oaxaca; y el Senado de la República, México, d.f. y en galerías de Manhattan y New Jersey Ha sido promotor de diversos proyectos para difundir el arte y la cultura de Puebla. Ha impartido cursos en empresas y colegios. Es miembro de la somart (Sociedad Mexicana de Artistas), con sede en la ciudad de México. En Puebla expone permanentemente en la Galería de los Ángeles. J osé E nrique D elgado T orres “Médico de profesión, deportista por gusto y pintor de corazón. Padre, esposo, abuelo, enemigo de algunos —supongo—, pero amigo de muchos más. Lector aficionado, bohemio y adicto de las cosas bien hechas. Amante de la vida y agradecido por herencia. Un no fumador por convicción, necio, detallista, bromista y siempre sonrío al despertar porque entiendo que estar vivo es un milagro que algún día se terminará. Hijo del señor Delgado y de la señora Torres, pues”.

J osé I gnacio L ezama R ojas Nació en la Ciudad de Puebla, México, en 1963. Estudia Artes Plásticas en el Instituto de Artes Visuales del Estado de Puebla. “Penacho”, como se le conoce, ha desarrollado a lo largo de 24 años un prolífico acervo plástico. Su producción gira en torno al tema de la figura humana que ha convertido en su lenguaje principal. En trabajos de pintura, escultura y grabado primordialmente, reconstruye el erotismo y la belleza de la desnudez de los cuerpos que descubren sus contornos sutilmente producto del dominio de las técnicas y del conocimiento académico de la forma. Su labor artística se basa en la búsqueda constante de nuevas representaciones de la expresión de sus emociones y de su percepción de la vida. La exploración de materiales como la resina poliéster han sido ocupación del artista en el últimos años. Trabajando con herramientas no convencionales manipula la materia y el color valiéndose de las características de la resina con la que crea un lenguaje gráfico muy personal. Ha sido Primer lugar en el 9° Salón de la Acuarela, en Puebla, 2006; Seleccionado en el v encuentro Estatal de Arte Contemporáneo en Puebla, 2005; Acuarela del Mes, del Museo de la Acuarela del Estado de México, 2004; Mención honorífica en el concurso Nacional Diseño en cobre, nacobre, México D.F., 1990; y Premio Nacional en Diseño para Recubrimientos Cerámicos (vitromex) Saltillo, 1989. Ha participado en 50 exposiciones colectivas y cuatro individuales.


134 | 135

J osé L azcarro T oquero Artista plástico visual, académico e investigador que ha participado activamente en el movimiento de formación de diferentes escuelas de arte y grupos de creación artística en México desde la década de los 70 hasta la actualidad. Artista de oficio creativo con experiencias en distintos ámbitos como el grabado, pintura, escultura, arte objeto, ready-mades, arquitectura, mobiliario, fuentes, construcción e invención con materiales diversos. Egresado de la Escuela Nacional de Artes Plásticas y de la unam. Es miembro del Consejo Ciudadano de Cultura de Puebla, maestro, fundador y coordinador de la carrera de Artes Plásticas de la unarte; coordinador y fundador de la licenciatura de Artes Plásticas de la udlap, y profesor fundador del Taller de pintura en esmalte a fuego en la Escuela Nacional de Pintura y Escultura, La Esmeralda, del inba. Su obra se ha presentado en importantes espacios de México y el extranjero. Ha participado en diferentes exposiciones colectivas en lugares tan diversos como Beijing, Nueva York y Québec. En 2009 obtiene el gran premio del jurado de la ix Bienal de Monterrey, femsa. Por su trabajo en el mundo del arte contemporáneo recibió, en 2010, el reconocimiento de la Fundación Luis Donaldo Colosio. J osé M iguel B ayro C orrochano Originario de Cochabamba, Bolivia, estudió la licenciatura en Arquitectura en la unam y la maestría en Artes Visuales en la Academia de San Carlos, ha participado en diversos talleres de escultura, lito-

grafía, grabado, cerámica, así como diplomados en historia de la filosofía y gestión cultural. Ha participado en diversas exposiciones internacionales, colectivas e individuales de 1985 a 2008 y ha sudo seleccionado en varias Bienales. En 2006 montó en el Paseo de San Francisco la escultura monumental urbana: El Hombre Azul. Su obra se encuentra en colecciones privadas de: Alemania, Bolivia, Canadá, España, Estados Unidos, Francia, Inglaterra, Japón y México, y se encuentra publicada en catálogos y revistas especializadas. Fue miembro del jurado, de las Becas para Jóvenes Creadores, fonca Estado de Puebla, 1998. Recientemente publicó un catálogo en edición de lujo con sus memorias y textos de varios artistas de gran importancia en México y Bolivia. En septiembre de 2010 inauguró el la Galería de la Colección Bayro. “El arte es una actividad y es lo mejor en lo que ocupo mi vida. Tengo una gran pasión por la creación y mis obras son el ejercicio de lo que haré en un futuro”. L aura D íaz H eredia Artista poblana, cuya herencia artística viene desde su padre, el maestro Francisco Díaz Aguilar. Se formó también con el maestro Alberto Gómez Sánchez. En la ciudad de Puebla ha expuesto en el Museo Casa de los Muñecos, San Pedro Museo de Arte, Galería de Arte del Palacio Municipal, Barrio del Artista, donde es Socia Activa de la Unión de Artes Plásticas a. c. desde hace 22 años. Tiene dos exposiciones en Europa —Sala La Caixa de Pensions y Principado de Andorra—, y dos en Estados Unidos

—Centro de Convenciones de Atlanta, Georgia y Casa Puebla en New York. L eticia M orales B ojalil Es originaria de la ciudad de Puebla. Cursó la Maestría en Artes Plásticas en la Universidad del Arte (unarte, Puebla, 2008), en Puebla. Licenciada en Administración de Empresas por la Universidad de las Américas (udla, Puebla, 1987). Parte de su formación como pintora reside en el taller de pintura del maestro José Chávez Huajuca, Puebla, Pue., 1989-1997; en el taller y diplomado en grabado del maestro José Lazcarro Toquero, Puebla, Pue., 1999-2005; en el diplomado de Proyectos Pictóricos en la Universidad Iberoamericana, Puebla; técnicas y materiales pictóricos, 2001; técnicas mixtas, 2001, y técnicas alternativas, 2002. Promotora de arte y fundadora de la Galería Espacio Sero, ubicada en la ciudad de San Andrés Cholula, Pue., en cuyas salas se puede apreciar obra plástica de su autoría, así como la de otros artistas del estado. Sus obras forman parte de colecciones públicas y privadas en México, Estados Unidos y Europa. Ha realizado siete exposiciones individuales en Oaxaca, Puebla y Tlaxcala, en México y en Lisboa, Portugal, además de más de treinta exposiciones colectivas en Ciudad de México, Jalisco, Michoacán, Oaxaca, Puebla y Tlaxcala en México; Huelva y Almonte, en España. L uisa P olanco Luisa de los Santos Polanco Arana, nació el 20 de enero de 1970 en la ciudad de Puebla. Ter-


cera de cuatro hermanos, creció en una familia tranquila y casera. Es socia activa de la Unión de Artes Plásticas a. c. Barrio del Artista desde 2002, donde ocupó el estudio 27, y fungió como directiva en varios cargos. Actualmente es Secretaria de Diseño y Web del Barrio del Artista. Diseña y actualiza el sitio www.barriodelartista.org y los medios digitales. Ha descubierto un especial gusto e interés por la promoción de la cultura. L upita P edroche C órdoba Nació en la ciudad de Puebla “En esta exposición presenté la obra titulada Puebla de mis amores. Este cuadro hace referencia a los volcanes de nuestro valle y al tema religioso y arquitectónico de nuestras iglesias. Las que presento en esta obra son, de izquierda a derecha, la cúpula de la iglesia de San José, la Capilla de los Remedios de Cholula, la Catedral, el Santuario de Guadalupe y la iglesia de la Virgen del Carmen”. M aglorio M oreno H ernández Pintor. Nació en Cañada Morelos, Puebla, en 1939. Es socio activo de la Unión de Artes Plásticas a. c. Barrio del Artista, donde trabaja en los Estudios 14 y 15. Sus compañeros de la Unión de Artes Plásticas lo llaman “el maestro de maestros en el Barrio del Artista”. Pintor experto que fluye como la luz y el color. Amable y gentil, siempre dispuesto. Sus óleos coloridos invitan a celebrar la historia de Puebla, cada uno de ellos captura un lugar real y muchas veces un momento perdido en el tiempo, como la vista del Popocatépetl de un jardín cercano antes de que el Centro de Conven-

ciones fuese construido. “Es una forma romántica de preservar el pasado”, dijo recientemente. M aría E ugenia J iménez M elo Es licenciada en la Enseñanza de Lenguas, buap, 2002-2006. Ha sido docente en artes plásticas en el Instituto de Artes Visuales de Puebla, 19891994. Ha impartido clases de artes plásticas para niños y adultos en talleres privados y en el Museo Amparo de Puebla. Fue guía de recorridos infantiles y juveniles en la Galería de Arte Contemporáneo y Diseño de Puebla. Desde 1994 se dedica a la docencia en artes plásticas. Becaria del foescap en 1997 —Jóvenes Creadores— y en 2007 —Creadores con Trayectoria. Obtuvo el primer premio en la categoría de pintura en la i Bienal de los Ángeles (Puebla, 1997) y en el v Encuentro Estatal de Arte Contemporáneo (Puebla, 2005). Seleccionada en la xiv edición de Premiss Calassans (Terrassa, Barcelona, 2003) y artista invitada de Konstnärliga Handpappersverkstaden i Iggesund (Iggesund, Suecia, 2003). Residente en el Centro de Arte Contemporáneo de la Fundación Rodríguez Amat (Les Olives, Girona, 2003). Desde el año de 1993 ha participado en varias exposiciones individuales y en más de diez colectivas tanto en México como en el extranjero. M arielle G arcía Nació el 5 de octubre de 1986. Realiza sus primeros estudios con algunos maestros poblanos como Carlos Oviedo, José Lazcarro, Washington Iza, Alberto Bizcarra, al igual ha ido crecido artísticamente bajo la tutela de su padre, el reconocido pintor Fidel

García. Marielle tuvo su primera exposición a los 17 años en el Museo de la Acuarela de Toluca contando con el reconocimiento de expertos. A partir de entonces ha obteniendo ya, una vasta lista de exposiciones individuales y colectivas. “Soy artista. Mi pasión la pintura. Amo el arte, la naturaleza y filosofar sobre la vida”. M aty N avarro D elin Artista plástica poblana. Su obra pictórica se caracteriza por representación del folclor mexicano. Estudió pintura de manera particular con diversos maestros del Barrio del Artista. Su obra ha sido expuesta de manera individual y colectiva en gran cantidad de exposiciones en espacios de instituciones públicas y museos de México. Destacan sus exposiciones individuales en la Sala de Exposiciones del Sol de Puebla; el Barrio del Artista, Puebla; Museo de la Acuarela, Coyoacán, México; y sus exposiciones colectivas: Acuarelistas de Puebla, Museo Nacional de la Acuarela, Toluca; Galería de Arte del Palacio Municipal, Puebla. M auricio F ernández G utiérrez Nacido en la ciudad de Tehuacán, Puebla, es Licenciado en Administración de Empresas por la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla. Es un pintor autodidacta de estilo realista, sus pinturas son una mezcla de la influencia de algunos de los grandes maestros de la historia del arte con un toque de modernidad. Es un placer para él poder participar en la exposición Volcanes, explosiones de poblanidad, junto con aquellos que a lo largo del tiempo han visto un atractivo en la


136 | 137

interpretación pictórica de los volcanes, tanto en su paisaje como en sus leyendas. Ha realizado más de treinta exposiciones individuales y colectivas en diversas ciudades de Puebla, México y Estados Unidos. M iguel Á ngel T orres de la C ruz Nació en San Andrés Cholula, Puebla, en 1979. Inició clases de pintura en el Barrio del Artista en 1991-1995, tomando clases con los maestros Palomeque y Oviedo, 2005. Ha recibido los reconocimientos: 60 años de la fundación del Barrio del Artista, 2001; Taller de ensamble de Talavera A la sombra de la Talavera de Puebla de parte de la maestra Carmen Parra, 2002; Segunda ExpoJoven, 2004; Cursos de talleres del Barrio del Artista, 2004. Ha participado como Jurado Invitado en La Salle de Puebla a. c., 2003 y por el Colegio de Estudios Científicos y Tecnológicos del Estado de Puebla (cecytep), en 2004. En su trayectoria artística se cuentan más de una veintena de exposiciones, en la ciudad de Puebla, en Zacapoaxtla y en el Museo de la Acuarela del Estado de México. N orma A lma C ortés C aballero Originaria de Puebla, Pue., nació el 25 de agosto de 1945. Estudió en la Normal Primaria en el Instituto Normal México, 1964-1966 y es abogada actuaria y notaria, 1989-1993. Su formación como pintora ha estado a cargo de los maestros Carlota Morales Capistrani, Aurelio Leonor Solís, Fernando Diez Zamora, Guadalupe Herrada, Juan Carlos Oviedo, Paulina Bucher y José Luis Velázquez. Su especialidad son la acuarelas, pero tiene

excelentes trabajos en técnica mixta, óleo y acrílico. Posee una trayectoria artística con cerca de cuarenta exposiciones individuales y colectivas en la ciudad de Puebla, Cholula y Tlaxcala. Ha sido galardonada con el 1er lugar en la Muestra de Acuarelas del Barrio del Artista, Puebla, Mexico, en 2007 y 2008. P atricia C outtolenc Curso sobre técnica de la acuarela en la Casa de la Cultura, Puebla (1979-1980). Estudios de técnicas de dibujo y acuarela con el maestro Gerardo Ramos Brito, Puebla (1981-1984). Curso sobre dibujo al natural, figura humana, acuarela, óleo, pastel, técnicas mixtas y litografía en la Universidad de las Américas Puebla con los maestros José Lazcarro, Fernando Diéz y José Chavez (1984-1986). Participación activa como alumna del maestro José Lazcarro, experimentando diferentes técnicas como temple, encáustica, acrílico, óleo, collage y washi (1986-1996). Cuenta con exposiciones colectivas e individuales en los principales museos y galerías de la Ciudad de Puebla. R afael M éndez G il Originario de la ciudad de Puebla. Su mayor inspiración es el paisaje urbano representado en la técnica de la acuarela, ya que esto le recuerda su niñez albergada el Barrio de El Alto. A través de su maestría artística ha llegado a obtener premios a nivel nacional, estatal y municipal. Actualmente es socio activo de la Unión de Artes Plásticas a. c. “Barrio del Artista”, donde desde hace 15 años trabaja activamente en el estudio 34.

R egina J ean Z abaleta —¿Qué es el arte sino la expresión de uno mismo? “Considero que cuando pintamos manifestamos una parte de nosotros mismos que se queda plasmada eternamente, es por eso que al ser artistas siempre seremos inmortales. Los volcanes representan el contacto con nuestra naturaleza. Represento esto porque siempre me he sentido atraída hacia lo espiritual y al tema de los mayas. Deleitando a personas de generación en generación hasta que la obra de arte se vuelve histórica. A mi parecer el arte es como una herramienta esencial para aprender de nosotros mismos y de la vida. El arte no es mas que un reflejo de mi mundo interno. La pintura es lo que mueve mi mundo, el pincel es como si fuera una extension que forma parte de mi mano en la que plasmo mi ser. Nací en el D.F. soy estudiante de artes plásticas en la udlap”. Regina Jean Zabaleta ha participado en una veintena de exposiciones colectivas en Puebla, Nuevo León y estado de México y la exposición individual Sueños plasmados en la Galería Luz de la Nevera en la Universidad de las Américas Puebla, 2007. R odolfo V ázquez T ecuapacho Nació en Puebla, en 1989. Es estudiante de artes plásticas. Volcanes, explosiones de poblanidad, es su primera exposición colectiva. Sus exposiciones individuales son: Sentimientos azules, Preparatoria Benito Juárez García, 2006; El nacimiento de Tochtli, Museo Universitario Casa de los Muñecos buap, 2006; 2010 En búsqueda de lo perdido Casa de la Cultura del Estado de Puebla, 2010.


“Soy un creador, mis manos y mi corazón a sí me lo exigen, nací en un contexto posmoderno, que llegado el momento he tenido que explorar y entender, el cual ha afectado mi visión en el arte. Las resultantes de mi temprana búsqueda son el tiempo y el ritmo, partes que se pueden notar en mi obra pictórica. Dibujo desde que tengo uso de razón, sé que dentro de mí, existe un animal fantástico, que crece desproporcionadamente, siempre con hambre de crear, con hambre de aprender. Ha surgido en mí un profundo respeto por la vida, y por los ciclos naturales, por los cuales siento un profundo respeto y admiración. Parte de estos ciclos, es la fuerza con la que mis manos, y mi corazón, se unen a la hora de pintar, a la hora de crear una tormenta desbocada, o un tranquilo cielo”.

como en Talavera de la Reyna, España. Domina varias técnicas.

S andra L ongoria “Soy una enamorada del arte y de todo lo que se relacione con la palabra crear. Me dedico a la pintura desde 1994, pero siempre tuve la inquietud por el arte, me gusta mucho todo lo que tiene que ver con las actividades manuales. Me siento muy afortunada de poder participar en este magno evento, donde me siento muy identificada con el tema de los volcanes, ya que son parte de nosotros”.

Z abeliz Marycarmen Zabaleta Elizondo alias Zabeliz, nació en la Ciudad de México el 19 de julio de 1956. En su trayectoria artística cuenta con una decena de exposiciones individuales y cerca de treinta exposiciones colectivas en los estados de Puebla, Tlaxcala, Nuevo León, Guanajuato, Tabasco y el d.f., así como en una página web de Almería, España. Entre sus últimos reconocimiento se cuentan el del Museo San Pedro por Sinestesia, 2008; 2º lugar en el 10º Salón de la Acuarela, 2007 y el 3ª lugar en el 9º Salón de la Acuarela. Como parte de su labor social, ha realizado cerca de una decena de donaciones a instituciones sin fines de lucro en las ciudades de Puebla, Teziutlán, Tehuacán y Torreón.

Y olanda del C astillo A rgüelles Nacida en la Ciudad de México, reside en Puebla desde hace 40 años. Ha estudiado con varios maestros, principalmente con el maestro Aurelio Leonor, en el Barrio del Artista. Ha presentando un sin fin de exposiciones en varias ciudades así

Y uri L ópez K ullins Estudió Administración de Empresas en la Universidad Nacional Autónoma de México. En el año de 1987 entra al Taller de Pintura en el Barrio del Artista de la Ciudad de Puebla. En la Ciudad de México ingresa al Taller de Pintura de la Casa de la Cultura de Tlalpan y en diversos talleres de grabado y modelado. Es miembro activo del Jardín del Arte del Bosque de Tlalpan y socia activa de la Confederación Internacional de la Plástica Mexicana. Realiza actividades de promoción y difusión del arte por medio de la Galería de los Milagros, galería virtual que ella dirige.

VIDEO A lejandro M ómox De nombre completo Alejandro Rosas Mómox, nació en Cholula, Puebla, en 1977, es egresado de la Licenciatura en Composición Musical de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (buap); y además de diversos cursos, se preparó en dirección de Marching Band en la Universidad de Long Beach, California, con Mike Doty, Thomas Lee (director de la Banda de la ucla), Larry Curtis, John Carnahan y en la Universidad del Sur de California con Jarl D. Swearingen. Es miembro de la Asociación de Bandas y Orquestas del Sur de California (Southern California School Band & Orchestra Assciation), docente de la Escuela de Danza del Centro Escolar “Niños Héroes de Chapultepec” —bajo la dirección de la maestra María Esther Rodríguez; y catedrático del Colegio de Música de la buap, impartiendo la clase: “Taller de Composición”, y director del Coro del Colegio Benavente en Puebla. Popocatépetl es una obertura compuesta en 2006 que se presentó en 2009 con la Orquesta Filarmónica de la Ciudad de México bajo la dirección del inglés Howar Sheli en el Centro Cultural Ollin Yoliztli. Iztaccíhuatl es una pieza instrumental complementaria de Popocatépetl, donde destacan silbatos de la muerte en la partitura al inicio y al final de la obra. Ver: G abriela P uente , escritores Ver: J udith T iburcio , fotógrafos


V íctor H ugo G ómez L ópez “Soy originario de la bella ciudad de Puebla de los Ángeles, llevo muchos años dedicado a la fotografía y mi formación es completamente autodidacta. Comencé a mostrar interés por la fotografía durante mis años de estudiante de dibujo en la academia de Bellas Artes a fines de los 70’s; en los que el diseño y la composición, fueron materias importantes para trasladar imágenes al papel fotográfico. Pienso que si la realidad no nos maravilla continuamente es porque el hábito la hace trivial a nuestros ojos. La cámara es un instrumento que enseña a las personas a ver sin cámara”.

DECLAMADORES C ynthia B autista P ajarito E nrique M artínez P eláez Agradecemos por participar con su voz en la grabación de textos y poemas para la mesa sonora durante la exposición.


Dos gigantes serĂĄn el Ăşnico adorno de esa ciudad


ÍNDICE DE

obra gráfica

19

A J aime A ndrade , Popocatépetl, acuarela sobre papel 100 x 140 cm, 2010

83

C arlos A randa G álvez , Balcón, acrílico sobre papel 110 x 150 cm, 2010

55

C arlos A rias , La masacre de Cholula, óleo sobre tela 150 x 120 cm, 1991

140 | 140

103 C arlos A rias , La leyenda de los volcanes, pintura en aerosol, pompones y resanador sobre resina 25 x 18 x 15 cm c/u, 2000

57

N orma A lma C ortés C aballero , Volcán en erupción, acrílico sobre tela 200 x 150 cm, 2010

28

P atricia C outtolenc , Presencia eterna, mixta 105 x 125 cm, s/f

43

E sdras C oyac , Espectacular, mixta 150 x 120 cm, 2010

38

D J osé E nrique D elgado T orres , Majestuoso, óleo sobre tela 120 x 100 cm, 2010

62

G abriela A lvarado C armona , En las faldas de los volcanes, óleo sobre tela 100 x 170 cm, 2010

72

L aura D íaz H eredia , Egregio, óleo sobre tela 120 x 120 cm, 2010

91

A ntonio Á lvarez M orán , Retrato familiar con fondo de volcanes, óleo sobre tela 100 x 200 cm, 2005

93

C ristophe D ucoin , Volcanus Eruptus, mixta sobre tela 170 x 120 cm, 2010

112 Á ngela A rziniaga , 113 Lahar VII, técnica mixta. medidas variables, 2010

89

B J osé M iguel B ayro C orrochano , Don Goyo, mixta 100 x 125 cm, 2010

78

C 107 B enito C abañas , Reloj del tiempo, grafica digital 70 x 50 cm, 2010

94

53

E A rturo E lizondo , Escarcha, óleo, retrato, collage sobre tela 100 x 150 cm, 2010 F M auricio F ernández G utiérrez , La otra leyenda, óleo sobre tela 120 x 180 cm, 2010 G M arielle G arcía , Viaje al alma de la naturaleza, acrílico y óleo sobre tela 200 x 150 cm, 2010

47

F ernando C astellanos C enturión , Están vivos, acrílico 100 x 150 cm, 2010

80

33

Y olanda del C astillo A rgüelles , Sin título, óleo sobre tela 135 x 130 cm, 2010

F idel G arcía M uñoz , A la sombra de un coloso, óleo y hoja de plata sobre tela 102 x 153 cm, 2010

39

R aúl G il M ejía , Popocatépetl, frotado y óleo sobre tela 180 x 130 cm, 2010

74

A lberto G ómez S ánchez , Policromía de nuestras raíces, óleo sobre tela 120 x 150 cm, 2010

71

C oral C olmenares , Regalo de nuestros ancestros… Contemplación eterna, óleo 160 x 130 cm, 2010


30

C ristian G onzález G ómez , Volcanes, acrílico sobre tela 155 x 100 cm, 2010

45

C ristina P atricia G uzmán Z epeda , Desde Lomas del Mármol, óleo sobre tela 200 x 100 cm, 2010

49

65

67

I A lberto I báñez C erda , Anónimo, impresión de imagen digital 112 x 146.5 cm, 2010 J H éctor J ara C abo , Despierta Iztaccíhuatl, lápiz, óleo, sanguina sobre tela 199 x 123 cm, 2010 R egina J ean Z abaleta , El hombre ascendiendo hacia una nueva consciencia, óleo sobre tela 150 x 120 cm, 2010

101 M aría E ugenia J iménez M elo , Pico de Orizaba, enero ’10. Idea, acrílico sobre tela 100 x 120 cm, 2010

12

L J osé L azcarro T oquero , El gran testigo, acrílico sobre tela 120 x 160 cm, 2010

Y uri L ópez K ullins , Volcanes de plata, hoja de plata, óleo y acrílico sobre tela 100 x 150 cm, 2010

21

M G erardo M arín P érez , No pude despertar tu pasión, acrílico 100 x 150 cm, 2010

P 106 A brahan P aredes G arcía , Foto fumada, Fotografía 40 x 26 cm, 2006

32

J avier M artínez A rellano , Don Goyo, óleo 120 x 150 cm, 2010

41

L upita P edroche C órdoba , Puebla de mis amores, óleo sobre tela 155 x 195 cm, 2010

36

R afael M éndez G il , La mujer dormida debe dar a luz, frotado y óleo sobre tela 180 x 130 cm, 2010

60

L uisa P olanco , Paso al corazón, mixta 200 x 110 cm, 2010

97

B lanca M ijares , Pudores y sudores, mixta sobre madera 120 x 120 cm, 2010

35

B runo F rancisco P once F ernández , En un rincón de Puebla, óleo a la espátula 120 x 195 cm, 2010

99

C armen P uente , Chalette en el Ajusco, México D.F., lucopalme con mototool 100 x 100 cm, 2010

27

59

G ermán M ontalvo , 105 Popo-op, cartón, 52 x 52 x 72 cm, 2010 98

L eticia M orales B ojalil , Como se tejió una leyenda de amor, mixta sobre tela 100 x 200 cm, 2010

25

J osé L oreto M orales P alacios , Sin título, Tinta/fibra 35X25 cm, 2010

6

A urelio L eonor S olís , Fiesta en la cumbre, óleo sobre tela 170 x 190 cm, 2010

31

M aglorio M oreno H ernández , Volcanes, óleo sobre tela 100 x 120 cm, 2010

76

J osé I gnacio L ezama R ojas , La leyenda, óleo sobre madera 120 x 120 cm, 2010

86

A na L aura M ontoto , Say something, fotografía digital y técnica mixta 100 x 100 cm, 2010

69

E velia L ima M endoza , Raíces, óleo sobre tela 180 x 160 cm, 2010

75

S andra L ongoria , Testigo, óleo 150 x 110 cm, 2010

109 C ésar L ópez , Delete (borrar), fotografía digital y recorte 25 x 40 cm, 2010

73

N M aty N avarro D elin , Culto a los Dioses, óleo sobre tela 170 x 130 cm, 2010

O J ohn O’L eary S., 111 Pintado de San Nicolás, pigmentos de carbón sobre papel de algodón, fotografía, piezografía 39 x 40 cm, 1999-2005

C arlos O viedo , Volcán, óleo sobre lino 80 x 90 cm, 2010

R 110 E verardo R ivera , Serie: Repintados, impresión a la plata, soporte de fibra, virado al selenio, calidad de archivo 27.5 x 27.5 cm, 1997 T 108 J udith T iburcio , Sin título, fotografía digital 140 x 90 cm, 2010 81

95

52

M iguel Á ngel T orres de la C ruz , Superposición, óleo sobre tela 100 x 120 cm, 2010 V R odolfo V ázquez T ecuapacho , Corazón de artista, acrílico sobre tela 150 x 150 cm, 2010 Z Z abeliz , Itik Popocatépetl Mixta 150 x 200 cm, 2010


ÍNDICE DE

textos

77 54

37

142 | 142

63

56

A J orge A rturo A bascal A ndrade , Volcanes M iguel Á ngel A ndrade T orres , Volcán C J udith C astañeda S uarí , El latido del volcán G regorio C ervantes M ejía , Volcanes D Y ussel D ardón , Queroseno

F 100 T zuyuki F lores R omero , Tríada

48

G G uillermo G aray T orillo , De cómo el demasiado fuego no escapa con el humo

20 50

R icardo P érez Q uitt , La Fumarola

61

E nrique de J esús P imentel , De lo que vio el capitán Ordaz, el primer europeo en ascender a la cima del Popocatépetl, y de lo que Cortés avizoró en su rostro

70

M aría J osefina P rieto y O rtiz , Amado mío (fragmento)

44

G abriela P uente , Qué hacer cuando el semáforo

22

A bigail R odríguez C ontreras , Cámara magmática

26

K aren R ojas K auffmann , Sueño ceniza

66

V íctor M anuel R ojas R odríguez , La nieve caía como trozos de tiempo

J uan S ebastián G atti , Qué te voy a contar

82

I sa G onzález , Lava

84

64

J M iraceti J iménez U galde , Asombro de cenizas

88

90

M B eatriz M eyer , El aire de los volcanes M ercedes M enéndez , De Cancún a Puebla pasando por los volcanes

104 M ariano M orales C orona , Chalcatzingo. El hijo del granicero (fragmentos)

R M oisés R amos R odríguez , Díptico del Popocatepetzintli

96

42

34

P A lejandro P alma C astro , Maqueta

S A rcenia S oriano M arín , Soledad sin fondo (fragmento) T V íctor T oledo , Canción de la duermevela del camino (A la mujer dormida)

24

V F ederico V ite , Postal

40

Z B rahim Z., Poema


68 18

CITAS J orge A rturo A bascal A ndrade , Volcanes T zuyuki F lores R omero , Tríada

PÁGINAS

especiales

141 G uillermo G aray T orillo , De cómo el demasiado fuego no escapa con el humo 79 87

2

I sa G onzález , Lava

4

T zuyuki F lores R omero , Tríada

1

102 M ariano M orales C orona , Chalcatzingo. El hijo del granicero (fragmentos) 58

29

P edro O cejo T arno , Discurso inaugural exposición “Volcanes, explosiones de poblanidad”

6

F ederico V ite , Postal

92

F ederico V ite , Postal

7

P áginas 116 - 117

V íctor M anuel R ojas R odríguez , La nieve caía como trozos de tiempo

46

5

3

12

8

17

11

15 13 19

9

16

10 14 19

20

21

P áginas 118 - 119 23

30 29

22 24

31 28

25

33

32 27

26

34

35

P áginas 120 - 121 H éctor G onzález G arcía : diseño de imagen de la exposición Volcanes, explosiones de poblanidad, foto número 1. C ésar L ópez : fotos número 8, 9, 10, 11, 12, 13, 15, 16, 17, 21, 22, 28, 29, colofón. D epartamento de C omunicación del imacp : fotos número 2, 3, 4, 5, 6, 7, 14, 19, 20, 23, 24, 25, 26, 27, 30, 31, 32, 34, 35.


144 | 144

se terminó de imprimir en los talleres gráficos de FD Servicios Integrales de Impresión s.a. de c.v. en Cerrada de la 5 oriente # 2, Colonia Guadalupe Tlatelpa, San Francisco Totimehuacán, Puebla, c . p . 72960; en el mes de diciembre de 2010. En su formación se utilizaron las familias tipográficas Rotis Serif, Helvetica Neue (tt) y Bauer Bodoni.


146 | 146


Volcanes