Page 1


Sumario

SANTA ÁNGELA DE LA CRUZ

Página

1. Editorial............................................................................................................................................................ 4 - 138 Años de existencia, manifiesta la misericordia de Dios (2 de Agosto de 1875) 2. El Magisterio de Sor Ángela (XXI).................................................................................... 7 - Reconocer las propias faltas 3. Para hacer Oración: Alma de Cristo (de San Ignacio de Loyola).........9 4. Iconografía de Santa Ángela...........................................................................................11 - Nueva imagen de Sor Ángela de la Cruz en Roma 5. Páginas Infantiles .............................................................................................................................13 - Un curso con mucho esfuerzo, un esfuerzo que valió la pena - La Primera Comunión en el colegio - Peregrinación al Rocío - Me gusta contarte cosas... Un nido de pajaritos - El valor y futuro de la vida, son los niños - Pasatiempos

2


Sumario

BEATA MARÍA DE LA PURÍSIMA Página

1. Espiritualidad de Madre María de la Purísima...............................................27 - Amar siempre a Dios 2. Sus escritos “Destellos de Luz” ........................................................................................... 30 - Humildad 3. Testimonios ..................................................................................................................................................33 - Conocerla fue un regalo - Cuando lo natural es lo sobrenatural - S.S. Francisco, un Papa pobre para los pobres - Y de vuestras vacaciones, ¿qué..., Hermanas de la Cruz? 4. Los Jóvenes con Madre María de la Purísima .................................................45 5. Gran Intercesora ante el Señor........................................................................................47

3


138 AÑOS DE EXISTENCIA, MANIFIESTA LA MISERICORDIA DE DIOS (2 de Agosto de 1875)

En la fiesta de Nuestra Señora de los Ángeles, el dos de agosto de 1875, hace ya 138 años, quiso el Señor que naciera la Compañía de las Hermanas de la Cruz. Este Instituto fundado por Santa Ángela de la Cruz, fue un regalo que Dios hizo al mundo, sobre todo al mundo del sufrimiento y del dolor Santa Ángela fue una gran mujer, una mujer santa que plantó cara al dolor, viviendo en el calvario, que supo sacrificarse gustosamente por los enfermos, pobres, ancianos, que hizo divinos los caminos humanos de la tierra. Encerraba dentro de sí el tesoro de una excelsa santidad, en un cuerpo frágil y pequeño pero que pronto empezaría a llena el mundo de la caridad con que Dios la inundó. Ella misma, sin reservas, se dedicó desde el principio al cuidado de los enfermos. Su paso por los hogares que visita dejaba huellas por su abnegación, su entrega, sencillez y espíritu de sacrificio. Día a día iba descubriendo la grandeza de la misión a la que había sido llamada, con la que se identificaba plenamente y a la que amaba sin reservas. En el capítulo primero de sus Constituciones, aprobadas por San Pío X en 1908, se cita que “El fin especial o distintivo de esta Congregación, es promover con la divina gracia la salvación de las almas entre los pobres, a quienes las Hermanas considerarán y amarán como a sus amos y señores. Por ganar sus almas aplicarán su vida apostólica a la visita diaria de enfermos necesitados a domicilio, asistiéndolos en sus necesidades espirituales y materiales. Y también, a la gratuita 4


EDITORIAL

138 Años de existencia, manifiesta la misericordia de Dios y cristiana educación de niñas pobres, en internados de huérfanas y en escuelas diurnas y nocturnas”. Por ello, las puertas de los conventos de las Hermanas están siempre abiertas para atender a los necesitados. Las Hermanas de la Cruz continuamos así el camino de atención a los pobres en los ministerios que nuestra fundadora nos señaló: - Visita a enfermos y necesitados a domicilio, acompañándolos en sus propias casas, asistiéndolos, preparándoles el alimento, velándolos, curándolos, aseándolos y llevándoles el consuelo de Cristo que los ama y se preocupa por ellos. - Residencia para ancianas desvalidas. - Internados para la niñez desamparada, donde reciben instrucción cristiana y una educación para su futuro. - Catequesis, colegios, talleres de formación, clases de apoyo, etc. - Ser sal en el mundo, testimonio de desprendimiento, de pobreza, de humildad, de vida religiosa íntegra y coherente. Las Hermanas de la Cruz intentamos ser hijas fieles de la Iglesia y guardianas del carisma que recibimos de nuestra santa Madre fundadora, procurando no ceder a la tentación de poder llevar una vida más cómoda, trabajando con nuestras manos y desgastándonos por el Reino de Dios, en lo específico de nuestros apostolados caritativos, y como nuestra Madre nos quería. Escribía Santa Ángela en 1925: “Y después de los cien años, la persona que vea una Hermana de la Cruz pueda decir: Se ve a las primeras, el mismo hábito exterior y el mismo interior; el mismo espíritu de abnegación, el mismo de sacrificio... Son las mismas, la providencia para los pobres; dan de comer al hambriento, visten al desnudo, buscan casa a los peregrinos, visitan a los enfermos, los limpian, los asean, los velan sacrificando su reposo”.1 Todo esto que ella no pedía y lo que quería de nosotras, Hermanas de la Cruz, sólo se consigue por el camino de la humildad. Sólo podremos llevar a cabo su carisma de humillación andando contracorriente y sólo podremos andar contracorriente, con la ayuda del que “Todo lo puede”, “sin Él nada podemos”. 1

Escritos Íntimos de Santa Ángela

5


EDITORIAL

138 Años de existencia, manifiesta la misericordia de Dios Nuestra Santa Madre comprendió que sólo el camino del sacrificio, del olvido de sí, de la propia negación, es el modo más potente que tenemos de unirnos al Señor y de hacer el bien a las almas; es lo que ella repetía casi en cada línea de sus escritos. Cuando podamos sufrir y amar, podemos mucho, es cuando podemos lo más que se puede alcanzar en este mundo: El sentir que sufrimos, y alabar el sufrimiento, porque éste nos identifica con Él, que tanto sufrió por nosotros. Él tiene que ser la única razón de nuestra existencia y todo nuestro amor ha de ser para Él y sólo para Él. El año de la Fe que estamos viviendo es una ocasión propicia para fijarnos en la Fe tan grande que tuvo Santa Ángela. Ella encontró y sirvió al Señor en el enfermo, se inclinó sobre el sufrimiento humano, para derramar el aceite del consuelo y el vino de la esperanza. Se nos presenta como testigo de la fe enseñándonos que sólo en Dios se encuentra la verdadera felicidad, contribuyendo con su vida y su ejemplo, a hacer un mundo mejor y más feliz.

6


EL MAGISTERIO DE SOR ÁNGELA (XXI) Reconocer las propias faltas La experiencia de cada día nos persuade de que es muy fácil ver los fallos, las faltas, las limitaciones y hasta los pecados en los otros, pero que frente a los nuestros propios demostramos una comprensión, una indulgencia y unas justificaciones que no serían las que se nos piden como cristianos. Jesús, en efecto, entre sus advertencias primeras y más radicales, está la de la tentación de “ver la mota en el ojo del hermano, y no ver la viga en el tuyo propio”.

El primer paso que establece Santa Ángela es el de reconocer sencilla y llanamente nuestras propias faltas, los propios fallos, las cosas que hemos hecho mal. Nos pasa con nuestras faltas lo que nos ocurre con nuestra voz cuando la grabamos en un magnetofón: sencillamente no nos gusta, no la reconocemos. Decimos que ese no somos nosotros. Y sin embargo, la evidencia nos persuade de lo contrario: ¡ese somos nosotros de verdad! En teoría todos reconocemos que somos imperfectos, limitados, incluso pecadores. Pero cuando alguien nos lo hace ver de forma clara, nos resistimos desde lo más profundo de nosotros mismos.

Es una enseñanza que podemos encontrar ampliamente reflejada en las enseñanzas de Santa Ángela a lo largo de sus numerosos escritos, sobre todo en sus muchas cartas: el tema de las faltas propias y ajenas. De tal forma que es posible establecer una verdadera metodología en el compromiso de superar esa tendencia tan generalizada de ver lo malo en los demás, aunque se trate de algo relativamente insignificante, y, por el contrario a resistirnos a reconocer nuestras limitaciones y faltas aunque sean de relativa importancia.

Un segundo paso importante es no justificar nuestros fallos y faltas. Para los propios fallos y faltas, siempre encontramos una disculpa, una justificación, una causa razonable: teníamos que actuar así, los demás no nos comprenden, la razón la tenía yo, el otro me tiene cierta antipatía, etc. Todo, menos admitir objetivamente que el que ha fallado, el que ha cometido 7


EL MAGISTERIO DE SOR ÁNGELA (XXI)

Reconocer las propias faltas el error, el que se ha equivocado, soy precisamente yo.

memente ‘sano’: nos ayuda de forma decisiva a superar nuestras limitaciones, entrando en aquella dinámica de superación propia que Jesús estableció al proclamar la Bienaventuranza de “los que tienen hambre y sed de la justicia”, es decir, de los que desean de todo corazón, ser santos y perfectos como el Padre celestial los ha pensado. Los que nos corrigen nos hacen un gran favor: nos ayudan a ser de verdad como Dios nos ha pensado.

Otro momento en este proceso es pedir perdón sencilla y sinceramente. En la medida en que admitimos las faltas que hemos cometido al actuar, sobre todo en relación con los otros, nos será mucho más fácil y hasta gratificante pedirles perdón. La persona que se cree perfecta, siempre y en todo, jamás pedirá disculpa a los otros. Por el contrario, tendrán que ser los otros los que deban pedirle disculpas a ella.

Finalmente, la constatación de que también nosotros somos limitados, pecadores, personas que tienen sus fallos como el resto de los mortales, tiene que conducirnos a disculpar con generosidad las faltas que vemos en los demás. Es una realidad innegable que, con demasiada frecuencia, todos aplicamos también en este campo, la famosa “ley del embudo”: ‘lo ancho para mí, lo estrecho para los demás’. A mí me lo disculpo todo; a los otros no les dejo pasar lo más mínimo. Es la actitud seriamente denunciada por Jesús en la enseñanza que hemos recordado más arriba.

El reconocimiento leal de nuestras faltas y fallos, el pedir perdón por los mismos, sobre todo cuando afectan seriamente a los demás, nos conduce a un alto grado de madurez humana y sobrenatural. Al ayudarnos a descubrir los propios límites tanto en el plano psicológico como en el espiritual, nos pone en disposición de comprender con mayor profundidad las debilidades y caídas de los otros. Nos baja de nuestro pedestal, nos desinstala de nuestra autosuficiencia, de la creencia de ser mejores que los otros. Nos hace humildes delante de Dios y delante de los hombres.

Santa Ángela animaba a sus Hermanas a no disculparse, entre otras razones, porque delante de los hombres podemos fácilmente hacerlo. Pero delante de Dios no existe esa posibilidad desde el momento en que Dios conoce hasta lo más profundo de nuestro corazón y de nuestras intenciones “El que ora –decía la Santa– está tan penetrado de esto que, en vez de disculparse, confiesa su falta y es muy agradable a Dios que quiere que nos conozcamos” (Carta 87).

Un punto realmente importante y hasta determinante en nuestro crecimiento espiritual, es agradecer a los otros cuando nos corrigen. Santa Ángela decía siempre: “Dios se lo pague”. Ser corregidos no nos gusta, pero es enor-

Antonio Mª Calero, SDB 8


PARA HACER ORACIÓN: ALMA DE CRISTO

(DE SAN IGNACIO DE LOYOLA) pierden su sentido. Sin saber que existe una vida futura, ¿Como voy a aceptar las limitaciones de esta vida, sus complejidades, sus dificultades? Sin embargo, ni sobre la vida presente ni sobre la vida futura puedo yo hacer nada sin el Señor. Unos se empeñan en quitar a Dios de la sociedad, y otros, nos dejamos arrastrar, sucumbiendo a la tentación: Creer que somos dioses. Sin embargo, el Señor se ha hecho un Cuerpo, en el seno de la Virgen María, el Señor se hizo carne. Por eso, San Ignacio pedía, al comulgar que el Cuerpo de Cristo le salvara. ¿y como salva el Cuerpo de Cristo? A través de la Iglesia, Cristo sigue vivo en la Iglesia. Y no sólo cura las dolencias de los moribundos y enfermos como hace 2000 años, sino que es capaz de salvar la vida eterna, ofreciendo el perdón y la misericordia, para aquellos que lo piden. Por eso, seamos nosotros humildes, pidamos con sencillez: Cuerpo de Cristo: Sálvame. Sálvame de mis dolores, sálvame de mis errores, sálvame de quedarme pegado al poder del dinero o del pecado, sálvame Cuerpo de Cristo.

...Continuación Alma de Cristo, santifícame / Cuerpo de Cristo, sálvame / Sangre de Cristo, embriágame / Agua del costado de Cristo, lávame / Pasión de Cristo, confórtame / Oh buen Jesús, óyeme / Dentro de tus llagas, escóndeme / No me permitas que me separe de ti / Del maligno enemigo, defiéndeme / En la hora de mi muerte, llámame y mándame ir a ti / Para que con tus ángeles te alabe por los siglos de los siglos / Amén. Cuerpo de Cristo, sálvame: ¿De Qué le sirve al hombre ganar el mundo entero si al final pierde su vida? (Mc 8, 36). La oración no está para entretenernos en un momento que estemos aburridos. Dios no se ha hecho carne para que, cuando estemos aburridos, o cuando estemos solos y nadie quiera nada con nosotros, entonces digamos: ¡Ah! Yo tenía una parte de mí que era ser cristiano..., ¡voy a ponerme a rezar! Rezar es una cosa muy seria, se trata de la salvación de la vida entera. De la vida presente y de la futura. Como estamos tan metidos en el presente, muchas veces se olvida que existe una vida futura, y sin la esperanza de la vida futura, muchas de las cosas del presente

¿Estoy dispuesto yo a tener en cuenta el Cuerpo de Cristo? ¿Tiene importancia para mí el Cuerpo de Cristo, la Eucaristía, la Iglesia? Sangre de Cristo, embriágame: Puede resultar escandalosa esta afirmación. ¿Como podemos decir que nos embriague la Sangre del Señor? El Señor el Jueves Santo identifico el cáliz de la bendición con su propia muerte: “Tomad 9


PARA HACER ORACIÓN: ALMA DE CRISTO (DE SAN IGNACIO DE LOYOLA)

a pesar de ser siempre los mismos parecen tener siempre una capacidad extraordinaria de convencernos y sucumbir en ellos. Por eso, porque sin Cristo no puedo hacer nada, lo mejor que puedo hacer es mirar y contemplar a Cristo crucificado. Dice San Juan que del costado de Cristo salió agua. Agua que pidió el Señor en el momento de expirar y sólo le supimos dar hiel en una esponja. Pues bien, del agua del costado abierto de Cristo mana un torrente de agua que salta hasta la vida eterna. Y yo me puedo bañar en esa fuente de amor. Esa fuente es el Bautismo, el agua que nos salva y nos limpia de esos pecados que parece que son inextirpables. El agua del Bautismo que nos hace hijos de Dios. Si la suciedad corporal se quita fregando con agua, la suciedad interior, moral y espiritual se quita con el Bautismo. Pero como somos como niños y nos hacemos churretes de tantas porquerías, el fregado se hace con el Amor de Dios, en el sacramento del perdón , de la misericordia, de la penitencia, que es lugar donde Cristo derrama el agua fresca que nos permite estar limpios delante de Dios.

y bebed, porque este es el Cáliz de la Alianza, nueva y eterna que será derramada por vosotros”. La referencia de San Ignacio a la Sangre de Nuestro Señor es para que me alcance hasta el punto de que me haga cambiar. Igual que el estado de una persona cambia cuando se intoxica de alcohol, de la misma manera, el contacto físico con la Sangre de Nuestro Señor nos cambia. Lo que pasa es que el resultado es diverso. Mientras que el borracho pierde su dignidad y su libertad porque se ata al vicio; el que asume la Sangre del Señor, en la misma comunión, es alcanzado por la gratuidad del Señor y gana así la verdadera libertad y se hace una misma cosa con Dios. Jesucristo, en la Cruz se vació de sí. Cuando yo me dejo sumergir en la entrega de Cristo, comprendo que mi vida es distinta, me va cambiando el Señor por dentro. Si el borracho llega a ver la realidad distorsionada, el que se convierte por la Sangre de Cristo es capaz de ver la realidad con los ojos de Cristo. Entonces es cuando toman realidad y verdad las Bienaventuranzas: Los pobres son los dueños del Reino de los Cielos; los mansos son los que heredan la tierra; los que lloran son los consolados... etc.

¿Prefiero beber agua buena, fresca, del mismo manantial o el agua estancada, viciada y contaminada? ¿Lavo mi conciencia con frecuencia en el Amor de Dios? ¿Veo importante el sacramento de la reconciliación?

¿Me embriaga recibir la Comunión? ¿Me hace vivir la realidad de un modo distinto? Agua del costado de Cristo, lávame: Como vemos, San Ignacio nos pone ante la evidencia del Misterio del Amor. Un amor gratuito y verdadero hasta el punto de que es Cristo el que ha dado la vida por mí en la Cruz, y yo sin embargo, me pierdo en tanta telebasura, en tantos rencores del pasado, en tantas miradas de desprecio o de abuso, ... los pecados,

Ramón Valdivia Giménez Seminario de Sevilla Continuará... 10


NUEVA IMAGEN DE SOR ÁNGELA DE LA CRUZ EN ROMA El pasado 31 de mayo, fiesta de la Virgen de la Salud, Reina y Madre de la Compañía de la Cruz, se bendijo, en la Capilla de las Hermanas de la Cruz de Roma, una imagen de Santa Ángela, que reemplazó a la primitiva más pequeñita, venerada por las Hermanas desde el año de la Beatificación, 1982. La Empresa Posés, (artículos religiosos de la ciudad de Cádiz), primer promotor del proyecto, encargó la obra al escultor Manuel Ramos Corona, sevillano, quien en Septiembre del 2012, puestas en ejecución sus extraordinarias dotes, devoción y cariño hacia la Santa, quedó concluida a primeros de mayo del 2013. Tal empresa pudo llevarse a cabo con la colaboración de varias Hermandades de Cádiz y muchísimos devotos de Madre, residentes en Cádiz y en diversos puntos de Andalucía, todos ellos muy vinculados a Santa Ángela y sus hijas, que intentan seguir y vivir su carisma;. Sólo el Señor es testigo de los sacrificios renuncias y privaciones, de tan generosos devotos, gracia a los cuales ha podido verse culminado lo que fue como un gran sueño y deseo en obsequio de las Hermanas. Antes de peregrinar hacia Roma, la imagen estuvo expuesta una semana en la Capilla de las Hermanas de la Cruz de Cádiz, ofreciendo la posibilidad a todos los devotos de encomendarse a ella, rezarle y venerarla. Si Jesús en el Evangelio nos asegura que un vaso de agua dado al hermano no quedará sin recompensa, cual no será la de esas personas que con sus sacrificios y renuncias han contribuido a que el culto y veneración hacia Santa Ángela, en Roma, siga siendo el blanco del amor agradecido de tantísimos devotos que acuden a ella implorando su intercesión. Se bendijo la imagen, durante la celebración Eucarística, presidida por el Rvdo. P. Marco Antonio Huelga de la Luz, con representación, entre otras personas, del regente de la mencionada Empresa Posés, D. Jesús de la Luz Bolaño y el autor de la Obra, acompañado de su familia. La Santa Misa se ofreció por todas y cada una de las familias que con sus limosnas habían contribuido, y por motivos diversos no pudieron estar presentes. Del todo emotivo fue el Momento del Ofertorio, cuando el sacerdote, después de bendecir la imagen, unido al pueblo de Dios las elevó, en la Sagrada Patena, junto al agradecimiento de las Hermanas. ¿Qué pensaría Santa Ángela ante tanta bondad y cariño? Jamás pasaría por su mente haber sido, precisamente ella el objeto de tan devota peregrinación, desde Cádiz hasta esa Comunidad, 11


ICONOGRAFÍA DE SANTA ÁNGELA

Nueva imagen de Sor Ángela de la Cruz en Roma en pleno corazón de Roma, donde sus hijas tratan de irradiar su espíritu y carisma en la dedicación plena a tantos hermanos enfermos, pobres y abandonados como a diario asisten y visitan. Y no sólo en la Ciudad Eterna sino en cualquier punto del mundo donde ellas se encuentran. Pero…, Sor Ángela, en vida también fue peregrina y precisamente a Roma; aquella vez por mandato del Cardenal de Sevilla Sanz y Forés, acompañando a Hermana Adelaida de Jesús, la monjita en la que Fray Diego José de Cádiz obró el milagro que le sirvió al celoso misionero capuchino para su Beatificación. Oigamos lo que dejó escrito en su Diario, el 16 de abril de 1894: …”Fuimos a visitar a San Benito José Labre; vimos su sepulcro… Estaba todo muy adornado por ser su día. Me alegré mucho visitarle y me impresioné agradablemente. Estuvimos en la casa donde murió; causaba devoción aquel oratorio tan lleno de flores y los harapos y libros del Santo expuestos a la veneración pública, entre cristales, a fin que no se pueda tocar. Todo conmovía y daba gana de fundar una comunidad pobre que tuviera por distintivo el espíritu de humillación […] De estas impresiones saqué más amor a la muerte y deseo y deseo de vivir más y más escondida, despreciada y humillada; confusión de ver la diferencia de lo que practico con lo que siento”1 El argumento más claro del amor de Dios que tuvo Sor Ángela es, sin duda, su humildad insigne. Este fue su deseo y éste el fuego que ardía en su corazón: el bajar, el no ser, el rincón, la humillación. Ante tanta grandiosidad como ella contempla en la Ciudad Eterna esas llamas se avivan en su alma como si la consumieran en ardientes deseos de más y más humillación. Por eso, contemplando esta nueva imagen, con la viveza y expresión de sus dulces ojos, nos parece seguir oyendo aquellas palabras suyas que enmarcan toda su espiritualidad: “No ser, no querer ser, pisotear el Yo, enterrarlo si posible fuera”. Hoy, desde el cielo, pedimos esta gracia de la sencillez y humildad para sus hijas y para todas y cada una de las personas que han colaborado en esta empresa. Y para tantas almas que atraídas por el aroma de sus virtudes siguen sus huellas: sacerdotes, religiosos, laicos de toda clase y condición: pobres, ricos, sanos y enfermos. Para todos es el espíritu y doctrina de esta Santa que tanto bajó en el conocimiento de su nada hasta el punto de poder decir “la humildad no tiene fin, es como el mar”. Como agradecimiento para todas y cada unas de esas personas que hoy siguen sus huellas, su doctrina y sus ejemplos, les deseamos el mejor regalo, el que ella misma deseaba para sus hijas y para todo fiel que tiene a Jesucristo por Modelo y Maestro: “Las humillaciones son un oro purísimo con el que se compran las virtudes y nos hacemos de un tesoro escondido en esta vida, con el que nos encontraremos a la hora de la muerte, para gozarlo después por toda la eternidad”2 Roma, 31 Mayo 2013 1 2

Escritos Íntimos, Diario del viaje a Roma, p. 610. Bosquejo Biográfico de Sor Ángela de la Cruz, p. 718.

12


UN CURSO CON MUCHO ESFUERZO, UN ESFUERZO QUE VALIÓ LA PENA

En estas Páginas Infantiles queremos hablar de nuestro recorrido escolar. Decir junio es decir, para nosotros niños y profesores, tiempo de mirar y evaluar el curso… nuestro curso.

¡Fijaros en la mirada de Santa Ángela!

A todos nos puede decir algo esta mirada. Unos, contemplando sus ojos nos podemos sentir satisfecho del trabajo realizado, otros, un poco menos satisfechos. Pero todos podemos encontrar en su mirada, afabilidad, paciencia, compasión alegría santa, indulgencia, condescendencia, abnegación… Llegados al final de este curso queremos regalar, a todo el mundo, nuestras mejores sonrisas y el fruto de todo nuestro esfuerzo. A lo largo de todo él nos hemos sentido amados por el Señor y convencidos de que Él está junto a nosotros. Jesús y María eran el tesoro donde Santa Ángela había aprendido a poner su corazón. Santa Ángela en nuestro colegio “Ángela Guerrero”, es el ejemplo que nos marca un camino. Desde siempre, los mensajes de sencillez y humildad que nos transmitió, han permanecido actuales en los colegios de la Congregación de Hermanas de la Cruz. Desde siempre, el mensaje de amor a las niñas y a las jóvenes que nuestra fundadora tanto nos inculcó, ha estado vivo entre nosotras. En Santa Ángela todos tenemos un modelo que imitar y seguir, alumnas, profesoras, padres. Ella es ejemplo que marca claramente una decidida senda de entrega a los demás. El esfuerzo, el entusiasmo, la alegría, la fraternidad, son los motores que hacen mover los miles de sueños que corren, cada día, por nuestro colegio.

13


LA PRIMERA COMUNIÓN EN EL COLEGIO

El pasado 11 y 12 de mayo, 27 alumnas del colegio, “Ángela Guerrero”, fundado por nuestra Madre, Santa Ángela de la Cruz, hicieron su Primera Comunión. La Comunión, desde su fundación ha sido y es una celebración muy especial en el devenir de la vida anual del colegio Las primeras comuniones deben enriquecer la vida de fe de los niños y de la familia. Los padres deben crear oportunidades para que todos los domingos tengan ese encuentro con Dios en la Eucaristía, para que los hijos crezcan no sólo en estatura, sino también “en sabiduría y en gracia ante Dios y los hombres”. Aquí ponemos algunos testimonios, porque no hay espacio para todos, de algunos padres y madres que nos cuenta sus experiencias ante esta primera comunión de sus hijas.

Llega el día de su Primera Comunión, y con toda nuestra “FE” puesta en Jesús, en nuestra Madre María y en el Espíritu Santo, hemos venido a la “Casa del Señor para acercarla aún más, a la verdadera escuela cristiana”. Vivimos en una difícil situación social, donde los valores y principios, cada vez son más efímeros, y como padres cristianos debemos pedirle a Dios Padre, que nos ayude con nuestras hijas en enseñarles:

14


- La Luz Viva, de la vida cristiana, dando ejemplo en nuestro día a día, respetándonos y ayudándonos. - La Humildad de la Cruz, que nuestras queridas Hermanas de la Cruz, proclaman, para que el sufrimiento de Cristo, sea la base de un hogar que tenga un camino lleno de AMOR. - Y la Paz Interior, sabiendo que en el Sacramento de la Eucaristía hemos renovado la unión con Cristo y el deseo de seguir su ejemplo. ¡Qué agradecidos nos sentimos porque la Iglesia nos ha abierto sus brazos con gran alegría a la llegada de nuestra hija! Y ¡qué emotivo es sentirse querida por todos los familiares y amigos, en un día tan feliz e inolvidable para nuestro más preciado tesoro! ¡Gracias, Dios mío, por todo! Inmaculada Ramos Oliva

Precioso día el que vivimos, como padres, el pasado 12 de mayo, día en el que nuestras hijas recibieron su primera Comunión. Todo salió como esperábamos. No podía ser de otra manera, las Hermanas de la Cruz, como siempre, estaban allí cuidando cada detalle. Con estas palabras quisiéramos agradecerles todo el cariño y el esfuerzo que año tras año, curso tras curso, hacen que esa mañana de mayo sea inolvidable para las niñas y como no, para nosotros sus padres. Nos sentimos tranquilos porque sabemos que la parte espiritual en la educación de nuestra hija, su semilla de fe, está siendo cuidada, regada mimada, algo que nos interesa mucho. Sólo volver a decirles un millón de veces, GRACIAS, con letras mayúsculas. Ana García

15


Querida hija: A buen seguro recordarás que el día de tu Primera Comunión recibiste muchos regalos. Nuestros familiares y amigos se alegraron del feliz acontecimiento y te lo demostraron con los más variados obsequios. Pero el primer y más importante regalo te lo hizo Jesucristo, pues al mismo tiempo que se entregaba a ti a través de las dos especies eucarísticas –su cuerpo y su sangre– te regalaba lo que en verdad constituye la seña de identidad del cristiano: el discernimiento. Sí, el alimento que recibes en el Eucaristía te otorga el don de conocer y aceptar la voluntad de Dios y. con él, la gracia de distinguir el bien del mal. Conocer lo que está bien y saber lo que le agrada a Dios es el camino que conduce a la vida y a la verdadera felicidad. ¡Qué hermosos regalo! Lucas Ojeda Metro Como madre cristiana y practicante, siempre he querido formar a mi hija desde que tuvo uso de razón en la vida cristiana. Por ese motivo, doy gracias a Dios por conseguir que el día en que recibió su primera Comunión, fuese un día de felicidad para toda su familia. Ver el recogimiento de mi hija y el de sus compañeras al entrar a la Iglesia, el sentimiento de emociones encontradas al recordar mi primer día de Comunión y la emoción de ver la participación de los padres, ha hecho que sea un día para recordar toda nuestra vida, y el inicio de una nueva etapa cristiana para Marina. Rocío Cobo

16


Estoy convencida de que no hay un día más bonito en la vida de una niña que el de su primera Comunión. Se visten con preciosos trajes, toda la familia se reúne y le hace muchos regalos…Pero para nosotros, que somos una familia de firmes y profundas creencias, eso no es más que el bonito envoltorio del verdadero y maravilloso regalo: Recibir el Cuerpo de Cristo por primera vez. Hoy en día mucha gente se queda con el envoltorio sin valorar el interior, por eso doy gracias a las Hermanas de la Cruz por haber sabido transmitirla a mi hija lo realmente importante de este día, por hacerle apreciar el valor de la sencillez, por ayudarnos a nosotros a inculcarle los verdaderos valores cristianos y por hacer que la ceremonia de la Comunión fuera un continuo testimonio de amor a Dios, sencillo, hermoso y muy emotivo para nosotros. Estoy segura que mi hija, al igual que nosotros, nunca olvidaremos este día. Gracias. María Sánchez-Cid Endériz

Presenciando la belleza de este acto me sentía aún más comprometida a seguir haciendo crecer la formación religiosa de mi hija. Dar las gracias sabe a poco, sobre todo cuando se le da a quien hace las cosas con el corazón, transmitiendo a las niñas la auténtica esencia de recibir su Primera Comunión. Nunca la olvidarán, nunca la olvidaremos… Mª del Mar García Navas

Unos padres cristianos quieren lo mejor para sus hijos, y qué hay mejor que dar a nuestras hijas la posibilidad de que Cristo le salga al encuentro a través de su Cuerpo y su Sangre. Sin duda no hay mejor regalo que la fe. Por eso la celebración de la Primera Comunión de mi hija me llenó de sensaciones emotivas. En ella se vio el trabajo, el esfuerzo y el buen hacer de las Hermanas de la Cruz, donde las verdaderas protagonistas son las niñas que reciben a Jesús en una ceremonia que no olvidarán en la vida. Agradezco a las Hermanas este regalo único. Ana María Carmona

17


PE RE GR IN AC IÓ N AL ROC ÍO

Ante ti, Rocío, hallo el consuelo. Con tu dulce mirada, de Divina Madre Inmaculada, elevas mi alma al cielo. Y allí, remanso de paz infinito, ante la presencia de Dios, se vuelven torpes mis sentidos, y se me escapa el corazón. Tanta es la felicidad que me abarca, que para expresarlo, apenas encuentro palabras.

Es conocida por todos, la frase de Santa Ángela: “Siempre se ve contenta a la persona que ama a Dios”. Y hoy a pesar del mundo que nos rodea que parece insistir en alejarnos de Él, debemos aferrarnos fuerte a sus palabras y nos daremos cuenta de la gran verdad que hay en ellas. Esa alegría es la que se respira, la que se siente entre las paredes del colegio, al oír el bullicio de las niñas, por las mañanas, que aún llevando prisa por no llegar tarde a la clase, encuentran o buscan un instante para un beso, un dulce beso en una cruz de alguna de las Hermanas. Y puedo ser testigo de esa alegría cuando miro la cara de mi hija… alegría contagiosa que me invade y me hace sentir la madre más dichosa. Es por eso que quiero dar gracias a las Hermanas, porque cuidan de cada niña como pequeñas joyas valiosas. Y puedo decir, que esa alegría, que esa felicidad, se hizo aún más visible el día que visitaron Almonte, el día que rezaron todas juntas, ante la Virgen del Rocío. Como palomas blancas le llevaban, cada una, un mensaje de alabanza... Y en sus pequeños corazones, algunas humildes peticiones; y en sus rostros, miradas rebosantes de Esperanza. Así, después de un día cargado de emociones, hacia las seis de la tarde, regresaban con la ropa sucia, y despeinadas. Pero al ver la cara de mi hija, de nuevo, recordé aquellas maravillosas palabras de Santa Ángela; y una vez más, sólo puedo darle las gracias a Dios porque mi niña está aprendiendo a quererle con todo su corazón. Eugenia

18


UN NIDO DE PAJARITOS Enhorabuena chavales, porque en verano ponen siempre las Hermanas en la revista un apartado especial dedicado a los más pequeños de la casa. Me gusta esta idea porque contar cosas a los niños siempre me agradó y yo sé que queréis mucho a Santa Ángela y os gusta que os contemos cosas de ella. En esta ocasión quiero comenzar destacando algo que me imagino ya os habréis dado cuenta y es de lo mucho que el Papa quiere a los niños. Cada vez que tiene ocasión, y lo hemos visto muchas veces en la tele, se acerca a los niños y los acaricia con mucho cariño, sobre todo si están malitos. Un día de agosto de 2011, nuestro Papa Francisco, cuando estaba en Buenos Aires y era el Cardenal J. M. Bergoglio, en una charla referida a los niños, dijo: “…Cuando un pueblo se olvida de cuidar a sus niños y de cuidar a sus ancianos, empezó a ser un pueblo en decadencia, es un pueblo triste. Cuando en una familia se olvidan de acariciar al anciano, ya anida la tristeza en el corazón. Cuando en una familia el corazón no se alegra con las mil y una travesuras que hacen los chicos y no cuidan a esos chicos, ya nació la tristeza en ese corazón; por eso hoy venimos a pedir la gracia de no ser una familia triste, de no ser un pueblo triste…¡Cuidar la vida! ¡Cuidar la vida! Y en todo su desarrollo: cuidad la alegría de los chicos y la sabiduría de los ancianos.” ¡Qué bonito!, el Papa quiere siempre a los niños alegres y que sean felices, de la misma forma quiere también a los ancianitos porque, en cierto modo “son como niños” y necesitan nuestro cariño. ¡Qué alegría que el Papa quiera tanto a los niños! Sus palabras nos dan ánimo para contar siempre con vosotros, para jugar con vosotros, reírnos y estar siempre alegres, aunque algunas veces os ponéis un poquillo pesaos y hay mayores que se molestan pero esto no quiere decir que no os quieran, a lo mejor se han olvidado de cómo eran ellos de pequeños.

19


Y como Sor Ángela también fue niña os voy a contar una anécdota que a su vez, contó su hermano Francisco de cuando ella era como vosotros, porque Sor Ángela no fue siempre una monjita como la conocemos, ella también siendo pequeña tuvo sus amigas, jugaba, corría y le gustaba mucho reír. Vamos que era una niña normal y en su barrio de Santa Lucía los vecinos la conocían, sobre todo su Párroco porque, con su madre, cuidaba de un altar en la Parroquia dedicado a la Virgen de la Salud. Ella misma contó que fue bautizada delante de esta imagen a la que tuvo siempre un gran cariño y devoción. Delante de Ella, con sus padres y hermanos, rezó muchas veces el rosario. Cuando, ya de mayor, fundó la Compañía de las Hermanas de la Cruz deseaba tener con ella tan querida imagen y después de unas gestiones, que no fueron fáciles, se la concedieron siendo para ella y las Hermanas motivo de una alegría enorme. También nosotros podemos rezarle pues se encuentra en la capilla de Santa Ángela de la Cruz en la casa madre, tenéis que verla pues es preciosa. Pero tengo que deciros que Angelita no fue hija única, tuvo varios hermanos y hermanas, lo que pasa es que ella con su afán de servir y ayudar, con esa simpatía que le caracterizaba y con la sonrisa que le asomaba siempre a su cara, era un poco el “ojito derecho” de sus padres, pero sus hermanos también la quisieron muchísimo. Y ahora viene lo que contó Francisco, al que le gustaban mucho los animalitos. Algunos días salía con algunos de sus hermanos y amigos al campo a observar en los árboles los nidos para cuando los pajaritos comieran ya solos llevárselos y criarlos en casa. En todas las casas de la barriada había jaulas con pajaritos que cantaban y todos los niños querían tener el que mejor cantara y tuviera los colores de las plumas más vivos. Pues mira lo que pasó un día. Resulta que, como creo que también sabrás, su papá trabajaba en el convento de los frailes Trinitarios, que estaba cerca de su casa y que estaba rodeado de campos con sembrados y árboles muchos de ellos frutales; un lugar de los que son escogidos por los pajaritos para hacer sus nidos. Los frailes sembraban verduras y plantas que dieran sus frutos para poder suministrar a la cocina del convento, pero los pajaritos también picoteaban y se alimentaban de lo mismo que comían los frailes, aunque a los Hermanos hortelanos no les gustaba mucho, por eso tenían puestos también “espantapájaros”

20


(Estos eran unos muñecos que hacían con palos y cañas, revestidos de trapos, con un sombrero y con una cara muy fea para que los pájaros se asustaran y no se comieran lo sembrado). Pero fíjate que allí se daban unas condiciones estupendas para anidar. Había silencio porque era la huerta del convento, había árboles con muchas ramas, altos y con muchas hojas y además había otros que daban frutos, así que los pajaritos estaban tranquilos para hacer sus nidos y además tenían donde comer, era un sitio ideal y además los frailes no dejaban entrar a los niños a la huerta a buscar nidos. Resulta que una tarde, al venir del trabajo y llegar a casa el papá, sacó José de una bolsa un nido con cuatro pajaritos que abrían sus picos pidiendo comida y se armó el revuelo; nada más verlos los niños se arremolinaron y todos querían tocarlos y cada uno daba su opinión de cómo criarlos. La mamá decía que los nidos no había que cogerlos, ¿no os da lástima de sus padres?, pero bien sabía ella que era una batalla perdida, que en este asunto no le harían mucho caso. Francisco, que se creía con más derecho que nadie, porque además decía que eso de los nidos era “cosa de niños y no de niñas” y temiendo que su hermana Angelita se lo pidiera a su padre, en cuyo caso perdería toda su esperanza de tenerlo seguro de que el papá se lo daría, le dijo al oído a su hermana: “Ángela, como pidas el nido te ahogo” y se lo dijo así como enfadado con una voz ronca “de mosqueo”, a ella le dio tal ataque de risa que casi no se le entendían las palabras cuando le dijo: “Anda, hijo, quédate con el nido”. Claro que Francisco se quedó con el nido, pero la verdad es que todos querían después darles de comer a los pajaritos. Luis Cornello Espina, sdb

21


EL VALOR Y FUTURO DE LA VIDA, SON LOS NIÑOS Os voy a contar algo que llevo en mi corazón:

Hace unos meses, tuve la gran suerte de ser invitada al Colegio Calasancio de Madrid. Mi pequeña nieta Claudia, de cuatro años, es alumna de ese Centro donde tienen por norma hacer partícipe, cada semana, a unos abuelos para que disfruten con los pequeños un rato de convivencia. Conforme iba caminando lentamente esa mañana, hacia esta invitación tan especial que había recibido, apretaba fuertemente la mano de Claudia que iba rebosante de alegría y especialmente orgullosa porque sus abuelos, conocerían por fin, a su querida Señorita Diana y a sus compis del cole. En ese momento pensé, que el valor y futuro de la vida son los niños, que Dios les regala al nacer un gran don que es la inocencia, para que les sirva como brújula y hallen el camino correcto. Pequeño revuelo al entrar en la clase; los abrigos en las perchas, los gorros, guantes y bufandas en las mochilas y un chirriar de sillas para cada uno ocupar su sitio. Yo estaba emocionada, muy emocionada de poder vivir esa oportunidad que el colegio Calasancio me ofrecía. Empezaron los pequeños rezando la oración que cada mañana ofrecen a Dios y a su fundador San José de Calasanz. Fuimos presentados mi marido y yo, como los abuelitos de Claudia Manfredi Cuéllar y todos, sentados en una colchoneta en el suelo, prestaron su atención hacia nosotros. Quizás ellos pensaban: ¿Nos contarán un cuento?, ¿Nos enseñarán un nuevo juego? ¿Quizás adivinanzas? Pues bien, era una historia la que teníamos preparada para narrarles a estos pequeños, un hecho real, un relato que ocurrió hace algunos años en Sevilla:

“La vida de una niña que nació, vivió y murió por la Cruz” 22


Estaban muy atentos y sorprendidos de todo lo que le acontecía a esta pequeña Ángela, una niña como ellos y que Dios la había elegido para caminar por un sendero de fe. Hoy es Santa y os ve y guía desde el cielo, les dije. Al igual que José de Calasanz fundó las Escuelas Pías de los Padres Escolapios, vuestro colegio; Ángela de la Cruz fundó el Instituto de las HH. de la Cruz y los dos tuvieron la misma reflexión:

“Hay que ayudar al necesitado” Ellos, inician su obra, cada uno por su lado, ayudando a los pobres y enfermos; comienzan a recorrer los barrios marginales para repartir amor y a partir de ese momento, empiezan a pensar, a reflexionar y a solucionar problemas. Ver tantos niños sin escuela por falta de medios económicos les impacta y comprueban la gran cantidad de necesitados, que viven en la más absoluta pobreza. ¿Sabéis quién era Isabel Salvat? Les pregunté a estos chiquillos que ni parpadeaban con mi historia. Pues bien, ella era una niña madrileña como vosotros y vivía en este bonito barrio madrileño de Salamanca. Siguió los pasos de Ángela Guerrero y al pasar del tiempo, encontró el mismo camino de santidad, que su predecesora había construido. Seguí mi charla y les quise explicar que no es tan difícil seguirlos a ellos, a estos tres santos que están en el mejor lugar. Aún sois pequeños, pero… ¿Escribimos una carta al cielo? Querido Dios ¿Cómo estás?: Te escribo para saludarte y para que le digas a Ángela, a Mª Isabel y a José, que me ayuden. Ojalá me envíes una paleta de pintor para pintar mi vida en mil colores. A veces me porto mal y a mis padres se les acaba la paciencia y la tolerancia, ayúdales a que sepan guiarme. Manda un costal de sonrisas, una brújula para el camino correcto. Regálame ilusiones, fe, esperanza y luz para esos días que se han vuelto gris. Un reloj grande para no desperdiciar el tiempo. Impulso y seguridad para levantarme cuando me caiga. Fuerza de voluntad, empeño y ganas de vivir, muuuuuchas ganas de vivir y por favor, envíame papel y lápiz para escribir mis logros y fracasos y hacer un balance cada día.

Con mucho cariño Nosotros, los niños Mª Pilar Ruiz Hurtado

23


Pasatiempos

Los miembros de una familia tienen funciones. Y para que la familia vaya bien, todos deben cumplir con su función o encargo. Angelita fue una niña buena con sus padres y sus hermanos.

Descubre una función tuya en la familia

cer

o

pa

Como se mueve el caballo en ajedrez, cabalga, a ese paso, por la cuadrícula. Empieza por la sílaba rodeada y termina por la que tiene puntos suspensivos.

be

mis de

a

dres...

3 1

4 2

Si resuelves este crucigrama, en la zona sombreada podrás ver una palabra que Santa Ángela llevó a cabo a lo largo de su vida. 1. La altura de una persona es su... 2. Uno de los dedos de la mano. 3. Una de las cosas que nos proporcionan los alimentos. 4. Una de las partes del cuerpo humano.

24


Santa Ángela amaba la Paz. Le gustaba decir:

“Busquemos nuestra Paz en dársela a los demás”

Esta niña también la busca. ¿Qué camino deberá seguir para llegar hasta la Paz?

PAZ 6 Descubre este crucigrama vertical. En la zona sombreada te saldrá una virtud de Santa Ángela.

1 4

Escríbela: ..................................................................... 1. Prenda que llevamos cuando hace frío. 2. Cae en invierno, sobre todo en las montañas. 3. Un número del uno al diez. 4. Seres que no tienen vida. 5. Parte del árbol de donde salen las ramas. 6. Señor que reparte las cartas, los paquetes. 7. Ropa de cama. 8. Nombre de mujer. SOLUCIONES: Crucigrama pág. 25: G E N E R O S A Descubre una función tuya en la familia: “OBEDECER A MIS PADRES” Crucigrama pág. 24: A M A R

25

2

3 8

5 7


AMAR SIEMPRE A DIOS

III ANIVERSARIO DE LA BEATIFICACIÓN DE MARÍA DE LA PURÍSIMA Las almas grandes viven su entrega desde lo ordinario, lo vulgar, pues la grandeza de todo es el amor que pongamos en nuestras obras diarias. La clave de toda nuestra vida está en saber que siempre se puede amar a Dios desde la situación concreta en que nos ha puesto. El amor a Dios de la Beata María de la Purísima fue siempre el motor de sus acciones y lo manifestó siempre en la aceptación plena de su voluntad. Desde novicia, y en todos los acontecimientos de su vida, fáciles o difíciles, agradables o desagradables, lo que el Señor quería o permitía, aceptado con alegría, era el medio de manifestar su amor al Señor. Éste era profundo y al mismo tiempo contagioso, pues con su trato sencillo lo comunicaba a todas las personas con las que se relacionaba. Tenía un celo desmedido por la salvación de las almas. No tenía noche ni día, a todas horas estaba tratando de transmitir el amor de Dios; otras conversaciones le molestaban, siempre que se hablaba de cosas innecesarias o de cosas materiales, se las ingeniaba para llevar a las Hermanas al terreno sobrenatural y volver a conversar sobre cosas de Dios. En todas sus cartas circulares les pedía a las Hermanas que trabajaran de modo incansable por llevar a los pobres, niñas y enfermos el conocimiento y el amor de Dios. Que no se quedaran en ser buenas maestras o buenas enfermeras, que también fuera del convento las había. Les decía: “Ante todo y sobre todo somos almas consagradas a Él, y es su amor, su voluntad y su reino lo que tiene que impregnar toda nuestra vida” 27


SU ESPIRITUALIDAD

Amar siempre a Dios La Beata María de la Purísima traslucía su amor inmenso a Dios en todos sus actos. Siempre se la veía en su presencia y así lo aconsejaba a las Hermanas en todo momento. Su porte exterior reflejaba la presencia de Dios de la que estaba llena. En ella se veía la presencia de Dios tan natural como el respirar, la vivía y la transmitía, pues sólo el encontrarla en su tránsito la recordaba a las Hermanas, y siempre que estaban un rato con ella terminaban más cerca del Señor. Estaba llena de Dios, y eso era algo que palpaba toda la comunidad. Cuando explicaba a las Hermanas la inhabitación de Dios en el alma, en su cara cambiaba la expresión. Esa posesión de Dios en la que vivía y donde encontraba su fuerza y su apoyo en las dificultades la quería meter en lo más profundo del corazón de cada Hermana de la Cruz para que fuera el cimiento de la entrega y de la felicidad. Un día en el que ella estuvo hablando a las Hermanas sobre el amor de Dios, una Hermana le pidió que la enseñara a hacer actos de amor a Dios y cómo podría estar unida al Señor por medio de las obras que realizaba cada día. Ella respondió que durante el día repitiera una oración, que había sido compuesta por ella y le ayudaba mucho. La oración dice así: “Esto y todo cuanto haga lo quiero hacer sólo por cumplir tu santísima voluntad, y quiero darte tanta gloria con mis obras como Tú mereces, y quiero hacerlo

con tanto amor como lo haría tu Santísima Madre. Madre mía, hacedlo todo en mí para que sea del agrado de tu Divino Hijo”. Es normal que una vida tan sobrenatural, que vive en la presencia de Dios y desea cumplir su voluntad, desee irse al cielo, pues esto supone el encuentro definitivo con el Amado. Muchas veces decía: “¡Qué bien se tiene que estar allá arriba con la Santísima Virgen. Estoy deseando darle un abrazo!”. Hablaba de la muerte y de la eternidad con una naturalidad y cercanía que impresionaban profundamente a las Hermanas. El cielo la cautivaba, pero sin despreocuparse de la tierra, y procurando hacer todo cuanto estuviera a su alcance para extender el Reino de Cristo. Aprovechaba hacerse presente en el cielo a través de las Hermanas que fallecían. Cuando a alguna le llegaba el momento de 28


SU ESPIRITUALIDAD

Amar siempre a Dios irse al cielo, ella misma le recomendaba el alma. Y si estaban conscientes, les decía siempre:

“Cuando llegue al cielo, le da su caridad un abrazo a la Virgen de mi parte” Con ella se hacían fáciles estos momentos, y hasta que no dejaba arreglada a la Hermana y la bajaban a la capilla, no se marchaba. Ante su enfermedad, gozaba por irse al cielo. Cuando el médico le comunicó que le quedaba poco tiempo de vida, les habló con gozo a algunas Hermanas de su deseo de irse al cielo; les pedía que no sufrieran, porque ella iba a morir rodeada del cariño de sus hijas, que rezarían por ella y ofrecerían Santas Misas. Es evidente que estas expresiones no se pueden improvisar en un momento, sino que son fruto de una vida llena de fe, esperanza y amor. A través de la vida de la Beata María de la Purísima aprendemos el valor de vivir entregando la vida por amor, sin espectacularidades, sin agobio, sino sencillamente una vida que se da desde el corazón que ama con sencillez. También nos enseña que se puede ser feliz desde el sufrimiento. Que se puede tener paz en medio de los conflictos. Que se puede vivir con alegría, aunque las cosas no nos vayan bien. Porque la clave está en vivir para el Señor, en vivir amando cada día a las personas con las que convivimos, en descubrir que nada le es ajeno a Dios. Teodoro León, Pbro.

29


HUMILDAD “El camino de la humildad es el que más nos acerca a Dios” 1. No se canse de trabajar y de vencerse, la vida pasa rápida y el camino de la humildad es el que más nos acerca al Señor; sea s.c. siempre la parte blanda donde den los golpes, sin producir ruido ni causar daño a nadie, aunque esto le haga sufrir. (Cp. 141, p. 2266).

Señor le mandó con amor de Padre para que subiera un escalón en la perfección. (B. 2308)

4. ¡Qué importa lo que piensen de nosotras las criaturas! Preocupémonos más de lo que pueda pensar Dios, y sepamos valorar esas humillaciones pequeñas pero que son filones de oro ¡Qué lástima el rechazar lo que tanto vale! (B. 2308).

2. La humildad verdadera no se desalienta a pesar de las continuas caídas, antes confía más en el Señor al reconocer su miseria. (B. 2308).

5. Humildad verdadera, gran amor a la vida oculta, una vigorosa vida interior, espíritu de servicio a los demás, y… a cambio de esto, nuestra recompensa será Él. ¡Qué felicidad! (B. 2311).

3. La humildad verdadera acepta con alegría las pequeñas humillaciones, incomprensiones, o que le tengan por lo que no es. Si esto le produce amargura, resentimiento o rebeldía, tema s.c. que el demonio saque parte de lo que Nuestro

6. Así, un poco en el aire estamos mejor, para que nos humillemos y nos demos cuenta, de que sin Él nada podemos; además que la humildad es de lo más importante, y si todo esto le ha servido para adelantar en esa virtud, se puede dar por bien empleado. (Cp. 23, p. 2116). 7. Tenga mucha paciencia consigo mis-

ma; procure tener, interiormente, una postura de humildad; sintiéndose pobre, pequeña y necesitada, para así acudir continuamente al Señor, para que Él la vaya transformando. (Cp. 52, p. 2167). 30


SUS ESCRITOS “DESTELLOS DE LUZ”

Humildad

8. Pida al Señor y trabaje por ser humilde. En el fondo, la raíz de todas nuestras dificultades está en la falta de humildad. Esté siempre dispuesta a abajarse a los demás por amor a Él que tanto se humilló por nuestro amor. (B. 2327).

14. La vida interior y la humildad son dos cosas imprescindibles para nuestra vida de Hna. de la Cruz. Sea generosa en aceptar la humillación, ya s.c. por experiencia ve el buen resultado que da el callar y ofrecer al Señor con alegría esas cositas que nos santifican; la paz que queda después y la felicidad que da la humildad. (Cp. 115, p. 2235).

9. Humildad: Intentando vivir el “no ser, no querer ser” que Madre tanto deseaba inculcarnos. Sabía el afán innato que todos tenemos de preferencias. (B. 2328).

15. Sea humilde. Siéntase muy pobre,

muy débil, muy necesitada del Señor y acuda a ÉL. (B).

10. Una vida escondida con Cristo en

Dios, qué fecunda es para su gloria, y cuanto menos se busque a sí misma mejor. (Cp. 2. p.2086).

16. Alégrate cuando no te salgan bien las cosas, cuando no tengan buena opinión de ti, cuando no se aperciban de tus sacrificios. Él, que todo lo ve, te recompensará más generosamente cuanto menos recibas de las criaturas. (M.R.)

11. No se olvide de poner unos buenos cimientos de humildad, reconociendo lo que hay en s.c. que es de Dios y lo suyo propio, y sabiendo quedarse en su nada y emplear lo bueno en gloria suya. (Cp. 59, p. 2177).

17. Entusiásmese con la vida oculta y silenciosa, como la de Nazaret. Piense en el grano de trigo que se hunde en la tierra… Fomente amor a la humillación, al propio desprecio. (B. 2311).

12. Alégrese de las pequeñas incomprensiones y humillaciones, que no son más que trazas del Señor para santificarla, y las criaturas meros instrumentos en sus manos de artista. (Cp. 112, P. 2232).

18. Alégrese de vivir en la sombra, y sepa ceder siempre el paso a los demás. (B. 2323) 19. Acostúmbrese a tomarse cuenta, con frecuencia, de sus actos para descubrir las raíces más profundas de sus defectos, y así, luchar contra ellos. (B. 2324). 20. Considerad el misterio de Amor y de Humildad que es la Eucaristía. Ante este ejemplo de todo un Dios que se abaja, se entrega; que se deja honrar y maltratar por unas pobres criaturas ignorantes, ¿cómo no aprender esta lección de humildad que tenemos tan viva y tan patente ante nuestros ojos? ¿Cómo tomar posturas o actitudes de autosuficiencia o de autoafirmación? ¿Cómo querer ser el

13. Procure sacarle el gusto a estas cosas, y verá como en vez de tristeza siente una alegría inmensa de poder asemejarse a Él aunque a tanta distancia. (Cp. 112, P. 2232). 31


SUS ESCRITOS “DESTELLOS DE LUZ”

Humildad nuestra vida y descanso de nuestro corazón. (Cc. 141, p. 2038).

23. No se acobarden ni se desalienten nunca por las faltas, acudan enseguida al Señor, humillándose interior y exteriormente si es preciso. La humildad todo lo soluciona. (Cc. 124, p. 1995). 24. Si nos penetramos cada vez más de lo que es el espíritu de humillación lo iremos viviendo mejor cada día, y seremos más humildes, lo que nos dará una gran paz y felicidad. (Cc. 112, p. 1937). 25. Trabajar interiormente por valorar la humillación como medio necesario para conseguir la humildad, virtud indispensable para ser verdaderas Hnas de la Cruz. Cc. 112, p. 1936). 26. Todas tenemos grandes deseos de ser humildes. ¡Es tan hermosa esta virtud y produce tanto bienestar en quien la posee y en los que están alrededor, que realmente creo que estamos dispuestas a todo, incluso a la humillación por conseguirla! (Cc. 70, p. 1764).

centro y el número uno, viendo esta entrega y anonadamiento? Son enseñanzas tan fuertes que necesitamos estar muy cerradas para no sentirnos impulsadas a imitarlas en cuanto nos sea posible, o por lo menos, sentir el deseo de llegar a vivirlo algún día. (Cc. 92, p. 1861).

27. En estos tiempos que vivimos, realmente amar la humillación es algo completamente fuera de lo que se ve y se oye, pero a pesar de todo es el único camino para lograr la humildad, virtud necesaria para salvarse. (Cc. 52, p. 1684).

21. No nos dejemos llevar del espíritu del mundo que no comprende lo que es humildad y humillación, sino que alardea de buscar fama, honor, y todo lo que sea ser. Fijémonos en el ejemplo de Cristo que se hizo “uno de tantos por nuestro amor dejando su categoría de Dios”. (Cc. 125, p. 1998). 22. Cuanto más humilde vaya siendo nuestro corazón, más profunda será nuestra adoración a las Tres Personas Divinas que han de ser el centro de 32


CONOCERLA FUE UN REGALO Nunca podré dar cumplidamente gracias a Dios por todos los dones y bienes que he recibido como cualquier cristiano que reconozca el Amor misericordioso del Señor y en mi caso y sobre todo la gracia de la vocación y el sacerdocio. Los favores y los dones recibidos son innumerables, pero entre ellos quisiera señalar el bien que me han hecho, por un lado, el haber conocido y tratado a hermanos que ellos mismos se reconocían grandes pecadores, algunos arrepentidos que me conmovieron con su conversión, otros débiles para vencerse pero sinceros reconociendo su culpa. Y esta misión pastoral de acoger y acercar a la Misericordia del Corazón de Cristo a estos hermanos míos es una gracia y una experiencia imponderable que me ha hecho mucho bien. Por otro lado el haber conocido, y en algunos casos tratado de cerca, a personas santas, almas escogidas y entregadas al amor de Dios, al servicio de los hermanos y a vivir con heroísmo las exigencias del Evangelio. En tantos años de vida y de ministerio han sido tantos que nombrarlos supondría una larga letanía, pero no me resisto a recordar a los que más me han impactado y están ya en la casa del Padre: entre los laicos, Loli Serra, militante ejemplar de Acción Católica o el líder de la clase obrera, el gran apóstol Guillermo Rovirosa; entre los consagrados, Juan Pablo II, con quien pude hablar varias veces, sobre todo en Roma y todavía recuerdo estremecido como sostenía mis manos y me dirigía una mirada que traspasaba mi alma; o el venerable Padre Amundarain, fundador de Las Aliadas, a las que dirigí un retiro en Sevilla al que él asistió y como aún no se concelebraba, le ayude en la Santa Misa en la que casi se transfiguraba y a continuación, con gran estremecimiento de mi parte, todo enfervorizado me ayudó él a mí. También la Madre San Marcelo, Rosario Spínola, hermana del Santo Cardenal; o Sor Teresa que entregó su vida en el Hospital de la Santa Caridad. Por razones de brevedad, no sigo. Es una gracia de Dios inconmensurable conocer de cerca personas santas y la que más he conocido y tratado en profundidad y más ha influido en mi alma, la 33


TESTIMONIOS

Conocerla fue un regalo Hermana Gonzaga, que fue connovicia de la Hermana María de la Purísima, y muchos años encargada del proceso de Beatificación de Sor Ángela y que estuvo siempre muy unida a la que había sido su connovicia. Desde que oficié en la profesión de Hermana Gonzaga, se incrementó mi relación con la Compañía y empecé a conocer, cuando era Maestra de Novicias a la Beata, de la que ya tenía referencias por sus amigas de juventud, las hermanas de la Cámara y Gasset, sobre todo María Rosa que me hablaba siempre con veneración de María Isabel ponderando su piedad, su caridad, su testimonio y lo que supuso su vocación y entrada en una congregación de tanta austeridad, pobreza y sacrificio lo que impactó enormemente entre sus amistades y su ambiente. Cuando la conocí, lo primero que me impresionó fue su presencia verdaderamente angelical, con una elegancia natural, con esa especie de majestad que da la auténtica sencillez, y sobre todo porque “respiraba santidad”.

Madre María de la Purísima, Superiora General de la Compañía de la Cruz que fundara Sor Ángela. En casa de mis padres, como en la mayoría de las familias sevillanas, se veneraba a las Hermanas de la Cruz y a Madre Angelita, a quien ellos conocieron, y aún recuerdo, siendo niño, la conmoción que supuso su santa muerte y el hecho de que se retrasó el entierro porque no se producía el “rigor mortis” y nuestro médico, que también lo era de las Hermanas de la Cruz, nos lo explicaba emocionado y conmovido.

Las Hermanas, desde mi ordenación, me fueron llamando para retiros, predicación en las fiestas y ejercicios espirituales, uno de ellos al noviciado cuando la Madre María de la Purísima era Maestra de novicias y ahí comenzó mi contacto más directo con ella; todos los días al final de la mañana y de la tarde hablaba conmigo sobre la marcha de los ejercicios y el efecto que producían en las novicias y pude apreciar su celo, su entrega y su exquisita caridad en un cargo de tanta responsabilidad. También pude constatar cómo la veneraban las jóvenes novicias.

Más adelante entró en el noviciado una parienta nuestra, prima de unos primos míos y muy querida en mi familia, Barbarita Rivas, en religión, 34


TESTIMONIOS

Conocerla fue un regalo vida de la Santa había tenido problemas serios económicos y le pidieron oraciones. Sor Ángela, después de rezar con ellos en la capilla, comprendiendo que no sólo ayudaba a esta familia sino también el bien social que suponía salvar una empresa donde otros muchos trabajaban, les prestó 50.000 Ptas. sin plazos, sin intereses y sin papel alguno. Pasaron los años, murieron los padres que de vez en cuando habían recordado a sus hijos la “deuda” con Sor Ángela, y éstos me consultaron el modo de saldarla. Puesta al día, aquella cantidad más los intereses suponía casi una fortuna, lo que les creaba un problema de conciencia. Cuando se lo expuse a Madre María de la Purísima me contestó asombrada: “yo no sabía que Madre hubiera prestado dinero, pero dígale a esos señores que ni puesta al día, ni intereses, que devuelvan lo que ellos quieran y a Ud. le parezca bien”. Los herederos aportaron una cantidad generosa y, una vez más aprendí del desinterés y desprendimiento de Madre María de la Purísima.

En el año 77 fue elegida Superiora General y se intensificaron los retiros y ejercicios y con este motivo, la comunicación con la Beata, aún más intensa cuando inició la Madre María de la Purísima los cursos de formación que duraban un mes y ahí, poquito a poco, aumentó nuestra compenetración espiritual y pude valorar más cada día la grandeza de su alma y el heroísmo de sus virtudes. Humildemente me pedía opinión en algunas cuestiones difíciles y tuve la alegría de que mis criterios siempre coincidían con los suyos; así mismo tengo que agradecerle cuando a la inversa recibía yo de ella sus sabios y santos consejos. Su vida de oración, su unión con Dios, la fidelidad a la regla y al espíritu de Sor Ángela en algunas ocasiones mantenidos hasta el heroísmo, y sobre todo, su amor a la Cruz, la negación a sí misma y la entrega a los demás. Admiro mucho su desprendimiento de todo lo terreno, volcada únicamente en la esperanza y en la providencia. En dos ocasiones, ante unas testamentarías a favor de la Compañía de la Cruz, donde los herederos habían manipulado en su beneficio las intenciones del testador, a pesar de las opiniones que aconsejaban lo contrario, la Madre General con admirable desprendimiento, se conformó con lo que quisieron y me dijo más o menos “nosotras recibimos agradecidas lo que nos dan, pero nunca pleiteamos por el dinero”.

No quisiera alargarme más, pero sí señalar que recibí testimonio de muchas personas que veneraron a Madre María de la Purísima y quedaron edificadas por su vida y sus obras. Sólo me queda volver a agradecer a Dios la gracia de haberla conocido y añadir mis oraciones a la de cuantos esperamos su pronta canonización. Quiera la Santísima Virgen de la Salud que así sea.

En otra ocasión, una familia ecijana para mí muy querida que había mantenido gran relación con Sor Ángela ayudándola en sus fundaciones con gran generosidad, en los últimos tiempos de la

Camilo Olivares Prelado de Honor de Su Santidad 35


CUANDO LO NATURAL ES LO SOBRENATURAL Con motivo de la inauguración de la Capilla de Sor Ángela, por entonces Beata, en la Catedral de la Almudena de Madrid, se celebró el 4 de febrero de 1997 una Santa Misa a la que asistió Madre María de la Purísima. La asistencia de las Hermanas de la Cruz y más aún de la Madre General a un acto religioso fuera del convento es algo excepcional, incluso en Sevilla; en Madrid podría decirse que es único. Caía la tarde cuando, en pequeños grupos, comenzaban a verse llegar por la explanada de la Plaza de Oriente a las Hermanas más jóvenes. Caminaban rápido, sonrientes. Se notaba su alegría. Unos pocos minutos después, Madre María de la Purísima subía despacio por la rampa lateral del atrio de la iglesia acompañada de la Superiora y de todo el grupo de monjas. Desde lejos se podía distinguir a la entonces Madre General andando con la cabeza ligeramente inclinada, la mirada baja, en silencio, tranquila. Ajena a los ruidos y al ajetreo de la calle y de la gente que esperaba junto a la puerta, nada consiguió alterar su serenidad y recogimiento. Con frecuencia guardamos en nuestra memoria situaciones o momentos aparentemente insignificantes, pero que con el tiempo van mostrando su verdadero valor. Pocas semanas antes de la ceremonia de Beatificación de Madre María de la Purísima, y años después de aquella tarde madrileña, tuve el privilegio de asistir en Jerez de los Caballeros a una mesa redonda en torno a la figura de la nueva Beata. La jornada estuvo organizada por la Hermandad de la Vera Cruz de esta preciosa ciudad pacense, quizá uno de los lugares donde existe una mayor concentración de iglesias monumentales de España. La Vera Cruz es una Hermandad reciente de gran vinculación con las Hermanas de la Cruz. Tiene por titular al impresionante Cristo del Silencio y la austeridad y la ayuda a los necesitados es su finalidad principal, consiguiendo cada año no sólo colaborar con instituciones nacionales como Cáritas, Cruz Roja o la propia Compañía de la Cruz, si no llegar hasta los rincones más desfavorecidos de África. Antes de 36


TESTIMONIOS

Cuando lo natural es lo sobrenatural dirigirnos al convento de las Hermanas, tuvimos en el Hermano Mayor a un guía inmejorable de Jerez de los Caballeros. Recorrimos algunas calles y plazas. La antigua Iglesia de Santa María, Santa Catalina y San Miguel, que más que iglesia por su riqueza y dimensiones asemeja a una catedral, nos aliviaron de un sol de mediodía abrasador. Al final del trayecto, la casa de la Hermandad de la Vera Cruz. Una fachada blanca, puerta en arco de madera y encima una pequeña hornacina con una figura de barro: Madre María de la Purísima, pequeña, inclinada levemente hacia delante, recogida. Como aquella tarde de Madrid, el sol iluminaba su rostro sereno. Aparte de la sorpresa que supuso ver por primera vez una escultura de la Beata, nos impresionó el acierto del material utilizado. Arcilla, barro cocido para una Hermana de la Cruz santa y humilde y el lugar, una casa de hermandad para los pobres, consagrada al Cristo de la Vera Cruz. Decía Madre María de la Purísima: “La verdadera caridad no separa el amor de Dios del amor al prójimo, porque en realidad es un solo amor”. Emocionados, recordamos a Madre María de la Purísima y sobre todo, ese espíritu sobrenatural que tanto inspiraba y atraía a los que la trataron. “Estar a su lado producía una paz imposible de experimentar junto a otras personas”, “Qué ganas da ser buena con Madre María de la Purísima”, “Su presencia al mismo tiempo que atraía, sobrecogía, se notaba que estaba toda en Dios”. Estos son algunos de los muchos testimonios de personas que conocieron a Madre María de la Purísima y que destacan también en ella su cercanía y sencillez. Su santidad no radica en hechos extraordinarios, dice el P. Teodoro León, sino en la práctica constante de la virtud: “Madre María de la Purísima siempre mira a Dios y cualquier cosa que haga es por Él y para Él. Ha aprendido a estar siempre mirándolo y aquí es de donde procede la intensidad con que practica todas las virtudes, porque es su amor el que las impera a todas ellas”. Se diría que en ella lo natural era lo sobrenatural, y esto trascendía a sus propios actos; quizá por eso, como ocurrió en el atardecer de aquel día de invierno en Madrid, Madre María de la Purísima irradiaba una luz especial. Olga Salvat Madrid, Junio 2013 37


S.S. FRANCISCO, UN PAPA POBRE PARA LOS POBRES El año 2013 será recordado en la historia de la Iglesia por haber vivido un acontecimiento singular: la renuncia de S.S. Benedicto XVI a su pontificado. Con este gesto, el Papa emérito nos demostró a todos que ser sabio no está reñido con ser humilde, sino todo lo contrario: la sabiduría que viene de Dios radica en la humildad de saberse siervo. El paso de los años nos hará reconocer el enorme don que ha supuesto su ministerio para la Iglesia y para toda la humanidad, el precioso legado que heredamos de sus escritos y predicaciones, y el testimonio de autenticidad que nos ha dado en todo momento.

ha dado un Papa cercano, muy pastor, alegre y que todo el mundo comprende su lenguaje. En la primera audiencia concedida a los periodistas en el Aula Pablo VI expresó: “Cómo me gustaría una Iglesia pobre para los pobres”. En Sevilla asociamos la palabra “pobres” a las Hermanas de la Cruz. El Instituto representa para no pocos sevillanos una Iglesia pobre dedicada a los pobres, sin más tesoro que Jesucristo, sin otro camino que subir al Calvario junto a Él. Por eso escuchar al Papa provoca mirar a las Hermanas y, en ellas, a los pobres de Sevilla.

Parece que el Espíritu Santo no iba a parar de asombrarnos, y tras un cónclave muy corto (tan sólo duró dos días) el Colegio de Cardenales eligió un nuevo Obispo de Roma y, en palabras del Papa Francisco, parece que “fue a buscarlo al fin del mundo”, nada menos que a Argentina.

Pero no sólo nos referimos a los pobres de Sevilla, sino también los que reciben su asistencia en tantos lugares

Si empecé este artículo refiriéndome a la humildad de Benedicto XVI, el primer gesto del Papa Francisco, pidiendo la bendición del Pueblo sobre su Obispo, resultó programático, como hemos podido comprobar en estos primeros meses de su pontificado. El Señor nos 38


TESTIMONIOS

S.S. Francisco, un Papa pobre para los pobres “desde Roma hasta Argentina”. No podemos olvidar la exhortación de la Beata María de la Purísima: “Sean generosas en ayudar a los pobres; procuren acercarlos a Dios con su oración y con su ejemplo, siendo amables y sacrificadas con ellos” (Cc 28, p. 1607). Junto al amor a los pobres, el Papa señala la necesidad de vivir la austeridad. Desde que empezó su ministerio, ha rehusado cualquier signo que pueda parecer costoso o privilegiado, optando por una vida sobria y austera. En el encuentro con los nuncios apostólicos, en referencia a la elección de nuevos obispos, S.S. Francisco les indicó: “Estad atentos a que los candidatos sean pastores cercanos a la gente, padres y hermanos, que sean amables, pacientes y misericordiosos. Que amen la pobreza, tanto la interior como libertad para el Señor como la exterior que es sencillez y austeridad de vida, que no tengan una psicología de príncipes” El ejemplo de nuestro Señor y la propia entrega a los pobres son la piedra de toque en la que un cristiano se siente interpelado cuando vive de un modo más acomodado de cómo debiera. Así lo aclara Madre María de la Purísima: “Sólo con un amor profundo a Dios puede vivirse la verdadera pobreza, lo único que puede motivar el sumo desprendimiento a que hemos sido llamadas es un gran amor al Señor.” (Cc. 134, p. 2021). El Papa Francisco nos insiste además, a tiempo y a destiempo, en buscar las periferias de nuestro mundo para anunciar la Buena Noticia y advierte: “Esto es un peligro, nos encerramos en la parroquia, con los amigos, en el movimiento, con aquellos con los que pensamos las mismas cosas... pero, ¿sabéis qué ocurre? Cuando la Iglesia está cerrada, se enferma, se enferma” (18-05-2013). Realmente lo que nos está señalando es la apostolicidad de la Iglesia, que tiene la misión de ser misionera, como os dice el Concilio Vaticano II en su Constitución Lumen gentium. Consciente de cómo el diablo se nos aparece en la búsqueda de comodidades y estabilidad. Madre María de la Purísima advierte: “Aunque te cueste la calle, pero qué alegría poder hacer tanto bien a los pobrecitos. Ahí tiene una mina, no deje de explotarla con alegría” (Cp. 25, p. 2120). Por último, S.S. Francisco nos muestra otra necesidad urgente en la Iglesia; el descentramiento de la propia persona a favor de la centralidad de Cristo. Esta actitud me lleva a recordar a Santa Ángela: “No ser, no querer ser…” El Papa quiere que 39


TESTIMONIOS

S.S. Francisco, un Papa pobre para los pobres

Jesús sea el centro de la vida del cristiano e insiste en que no se grite a coro su nombre sino que se grite “Jesús es el Señor”. Paradójicamente, mientras más lo repite, más gente lo venera en vida, y la Plaza de San Pedro del Vaticano es un hervidero de fervor cada miércoles que hay Audiencia o cada domingo en el rezo del Ángelus. Lo mismo ocurre con Santa Ángela de la Cruz, que a pesar de “pisotear su yo” no puede detener la riada de devotos que acuden a ver sus restos a la Casa Madre para pedirle intercesión. Me vienen a la memoria las imágenes de las colas sin fin que se formaron en la S.I. Catedral durante los días de celebraciones de Acción de gracias por su Canonización. La Compañía de las Hermanas de la Cruz, en conclusión, siempre en comunión con el Santo Padre, debe sentirse especialmente reconocida en muchos de los gestos y palabras del Papa Francisco, que ha insistido desde la primera homilía que dirigió, en la Capilla Sixtina, en la necesidad de creer en Cristo Crucificado para llegar a la gloria del Padre, en un camino de abajamiento como el que nos enseñó el Señor, “donde bajar es subir”. Adrián Ríos, Pbro.

40


Y DE VUESTRAS VACACIONES, ¿QUÉ..., HERMANAS DE LA CRUZ? Cuando llega el mes de Junio y alumnos, y profesores de Colegios y Universidades, nos vemos llenos de exámenes, correcciones, evaluaciones y notas definitivas, sabemos que llegan las vacaciones y con ellas el verano y el descanso que todos necesitamos…

“SECRETO PRECIOSO”, de su vida con el Cristo de la Cruz, en la oración de cada día… Por eso… y después de buscar soluciones, que no he encontrado, tengo que acudir a la misma fuente, con la seguridad de siempre. Y de vuestras vacaciones, ¿qué me cuentas, Hermana María de la Purísima? Porque nos parece importante en esta sociedad en la que vivimos, poder saber de “primera mano”, si las Hermanas de la Cruz, tienen o no, VACACIONES DE VERANO.

Pero las personas que hemos vivido en Andalucía, y con el calor abrasador de esta tierra, tan querida para mí, seguimos viendo a las Hermanas de la Cruz, por las calles de pueblos y ciudades y vestidas con la misma ropa que en invierno, nos preguntamos si ellas, tienen o no vacaciones, o si será fácil, imposible o difícil el conseguir que la llamada continua de la CAMPANA, que mucha gente necesita como solución a su situación personal que se les presenta de muy distintas maneras, será posible darle unos días de vacaciones, para que ella, la CAMPANA, del zaguán de los conventos de las Hermanas de la Cruz, pueda descansar durante los meses de Julio y Agosto, o por lo menos, unos cuantos días del caluroso verano andaluz.

Y es, Hermana María de la Purísima, la que otra vez más, hablándome “muy bajito” me va diciendo con mucha claridad y sencillez, como son las… LAS VACACIONES de las Hermanas de la Cruz, durante los meses de Julio y Agosto. Es el Cristo de la Cruz, el que nos va diciendo en la oración, y a lo largo de todo el día, las muchas y variadas necesidades, que Él tiene durante los meses de verano en las que cualquier familia con dinero, sale con sus hijos a lugares, donde el calor es más agradable para todos, y de un modo muy especial, para los niños y las personas mayores….

Si se lo preguntamos a las Hermanas de la Cruz, “sonreirán…” pero seguirán guardando “silenciosamente…” ese

Otras familias con muchos niños y muy pocos ingresos mensuales, no pueden sa41


TESTIMONIOS

Y de vuestras vacaciones, ¿Qué..., Hermanas de la Cruz? No te preocupes Maruja.

lir de las ciudades y pueblos, que se van quedando medio vacíos… Y familias, que viven en lugares desconocidos para muchos de nosotros, y que hay que seguirles “cuidando…” para que precisamente estas gentes, puedan tener de alguna manera, “SUS VACACIONES DE VERANO…”

Tus hijos mayores, con su padre, pueden ir a nuestra casa todos los días por la mañana para recoger cartones de leche y alguna cosilla más… Y seguimos buscando algún trabajo… A los corazones angustiados de Maruja y Paco, ha llegado la “SONRISA” suave de Dios, en pleno verano andaluz. Las Hermanas de la Cruz, abrían horizontes y futuro, mientras Maruja y Paco empezaban a disfrutar de unas VACACIONES DE VERANO.

Y son las VACACIONES de las personas “más necesitadas”, de esta sociedad tecnificada, superficial y consumista… “NUESTRAS MEJORES VACACIONES...” Que cada verano programamos en diálogo con el Cristo de la Cruz, que con SU LUZ, ilumina nuestros corazones, para poder llevar en “su nombre”, esa agradable “SONRISA” de Dios, que es la única que sabe, suavizar y curar, corazones desilusionados y agobiados… por el paro, la enfermedad, la pobreza, y la soledad.

Las Hermanas de la Cruz al atardecer, y compartiendo, su trabajo de mañana, tarde y noche, una de las Hermanas buscaba algún albañil, para arreglar el “PATIO”, de la casa de unos señores, que tiene goteras y los desagües, no tragan bien, cuando el jardinero riega… Hermana, Se lo podemos decir a PACO, el de la Barriada de las Flores, que se ha quedado en “paro” con 7 hijos. La señora que ha venido esta mañana a preguntarnos por un albañil, tiene dinero y le pagará bien.

Las Hermanas de la Cruz, me sigue diciendo bajito Hermana María de la Purísima, saben poner en común, la programación hecha con el Cristo de la Cruz, para organizar las VACACIONES de los “más pobres”, y a veces también de los más ricos, para que…

Y si a esos señores, decía otra Hermana, les ha hecho un buen arreglo en el “PATIO” de su casa, hasta le podían buscar un trabajo entre sus muchos amigos y conocidos… Todos muy bien situados. Al día siguiente, las Hermanas de la Cruz, hacían la oración escuchando el texto de la “Vid verdadera”.

Maruja, la mujer de Paco, con 7 hijos de 16 años Juan, el mayor, a 2 años, el pequeño Pablo, recibió la visita de las Hermanas de la Cruz, para conocer, en la Barriada de las Flores, su situación familiar.

“Yo soy la vid verdadera, mi Padre es el labrador. Todo sarmiento que no da fruto, lo corta y los que dan fruto, los limpia para que den más” (Jn. 15,1-2).

“Hermana, Paco, mi marido, se ha quedado en “paro”. Trabajaba de albañil, y no hay construcción. “¿Cómo voy a dar de comer a mis hijos, Hermana...”?

Hermana María de la Purísima, sigue diciendo “bajito…” 42


TESTIMONIOS

Y de vuestras vacaciones, ¿Qué..., Hermanas de la Cruz? ella. Cuando se despierte a lo largo de la noche, las Hermanas, seguirán sentadas a “su lado” para lo que necesite.

La RED ESPIRITUAL, que cada día se va creando entre el Cristo de la Cruz, las Hermanas y los “más pobres y necesitados” de la sociedad de nuestro siglo XXI, NO ES MAGIA. Es una fidelidad de AMOR, al CRISTO DE LA CRUZ, que en su oración “atenta” y diaria, le escuchan en el fondo de su corazón, aquellas mismas palabras que JESÚS, antes de morir, dijo a sus discípulos: “No hay AMOR más grande, que dar la vida por los AMIGOS. Seréis MIS AMIGOS, si hacéis lo que os mando” (Jn. 15,13-14). La “escucha atenta…” al Cristo de la Cruz, unida al silencio, la obediencia y el “servicio gratuito”, es… “LA RED ESPIRITUAL “NECESARIA” para convertirse, en el día a día, de todo el año, en la MEJOR RED SOCIAL, de un mundo “enredado y muy confuso”, con Sede en Sevilla, que sigue funcionando durante las 24 horas del día, sin abrir ordenadores para conectarse, sino “pasito a pasito…”, escucha “atenta” a muy distintas personas, y trabajo “silencioso”, con los más pobres y con los más ricos. Las Hermanas que van a “velar”, se preparan para salir de su casa a las 10,30 de la noche, despidiéndose antes del Cristo de la Cruz, para que les vaya acompañando en… Ese entresuelo, donde se encontrarán con María, esa señora de 90 años, que vive sola y por la noche hay que cuidar. “Mucho calor María”. ¿Abrimos la ventana? No tengas miedo. Bebe un poco de zumo fresquito…, Y mientras María, reza el Rosario con las Hermanas, se va quedando dormida y muy tranquila. Ella no sabe, pero la “SONRISA…” suave de Dios, vela su sueño muy necesario para

Otras Hermanas de la Cruz, llegan a “corrales antiguos”, que todavía quedan en zonas casi desconocidas hoy, para cuidar a LOLA, una madre de familia, recién operada del estómago, con sus cinco niños. Tamara, 9 años, Luís 7, Juani 5, Belen 3, y el chiquitillo Francisco, que todavía “gatea” Los chiquillos miran a las Hermanas con cara de… ¿caramelos…? Sí, hay CARAMELOS, que Tamara la mayor, los guarda para mañana. Luís, ya sabe con 7 años, coger a Francisco, meterlo en su cesto de dormir, y colocarle encima de la cama de su padre, que trabaja como vigilante nocturno en una fábrica. Tamara duerme con Juani y Belén en un cuartito, y Luís, en uno casi de “juguete”. Las Hermanas, arreglan con detalle, la cama de LOLA. ¿Estás bien…? Ahora el vaso de leche fresca, con la medicina. El pequeño Francisco, duerme ¡feliz! con su madre y las Hermanas. Duerme tranquila LOLA. Si algún niño llora, saben ellos que estamos aquí, a tu lado y miramos qué necesitan. Luís, llega a casa cuando las Hermanas salen. “¡Buenos días Luís…! Tienes preparada la comida de hoy. Pregúntale 43


TESTIMONIOS

Y de vuestras vacaciones, ¿Qué..., Hermanas de la Cruz? a Tamara, y Duerme. LOLA está mucho mejor. La casa, huele a “SONRISA” de Dios, que han dejado las Hermanas de la Cruz durante la noche y ayudara a Luís a DESCANSAR.

que organizó Hermana María de la Purísima, sin conexión a INTERNET, y con dialogo y escucha “atenta” cada día, al CRISTO DE LA CRUZ… ¡GRACIAS…! porque recorriendo lugares “embarrados” en invierno, y “muy calurosos” en verano, vais dejando en el aire, en las casas y en los corazones de estas “pobres”, y muy buenas gentes, que necesitan saciar su hambre de pan, de DIOS, y de dignidad, con la suave “SONRISA” de Dios, que es lo que os ha encargado el CRISTO DE LA CRUZ…

Ahora, ya se, que la CAMPANA del zaguán de las Hermanas de la Cruz, no tiene VACACIONES de VERANO, y escucho contenta su “tintineo…” porque sigue tocando y tocando… Ahora ya sé, que esa “CAMPANA” es la que hace posible… LAS VACACIONES DE VERANO DE LAS HERMANAS DE LA CRUZ

La CAMPANA del zaguán sigue tocando, tocando, y tocando… y las Hermanas de la Cruz, al oírla, van escuchando…

Me lo ha dicho “muy bajito…” Hermana María de la Purísima, con su mirada limpia y transparente, en la que descubro su “gracejo” madrileño… Y con su “sonrisa” serena, y sincera que es confianza, verdad y seguridad… HERMANA MARÍA DE LA PURÍSIMA… ¡GRACIAS…! por el texto del Evangelio de Juan, “No me elegisteis vosotros a mi, fui yo... Profundizado en tu oración y hecho vida en tu corazón, que forma parte de tus magníficas herencias a las Hermanas de la Cruz.

“No me elegisteis vosotros a mí, fui yo quien os elegí a vosotras y os destiné a que os pongáis en camino y deis fruto, y un fruto que dure; así lo que le pidáis al Padre alegando mi nombre os lo dará” (Jn.15,16).

¡GRACIAS…! por enseñar a tantas y tantas jóvenes, HOY, Hermanas de la Cruz, a ponerse en camino para dar fruto y un fruto que dure… ¡GRACIAS…! por decirme con mucha claridad, que la “atención a los más pobres y necesitados” de nuestra sociedad, son VUESTRAS MEJORES VACACIONES DE VERANO.

En el zaguán, Tilín…, tilín…, tilín... En el aire… muchos pájaros, “revolotean” con un ¡PRECIOSO ANUNCIO! La suave y agradable, “SONRISA” DE DIOS…

HERMANAS DE LA CRUZ… ¡GRACIAS…! por actualizar cada día vuestras MAGNÍFICAS REDES SOCIALES,

Gloria Neve R.J.M. Burgos, 29 Junio, 2013. 44


LOS JÓVENES CON MADRE MARÍA DE LA PURÍSIMA

En torno a la fecha del treinta y uno de octubre de dos mil doce y con motivo de la celebración del aniversario de la entrada en la Eternidad de Madre María de la Purísima, se han celebrado en las Hermanas de la Cruz de Utrera, una serie de actos que han puesto de manifiesto el cariño e interés de los jóvenes por Madre María de la Purísima. En primer lugar se celebró un concurso en el que los equipos participantes respondían a una larga lista de preguntas con relación al conocimiento de la vida y la obra de Madre María de la Purísima y en las que pusieron de manifiesto la inmensa fidelidad que la Beata mantuvo siempre con el espíritu e ideal de Santa Ángela de la Cruz. 45


LOS JÓVENES CON MADRE MARÍA DE LA PURÍSIMA Beata María de la Purísima

El concurso estuvo muy ameno y divertido, con una gran participación de niños y niñas de las catequesis y las niñas del internado. Al mismo asistieron los padres y madres de los alumnos, el grupo de catequistas, las hermanas y otras muchas personas devotas de Madre.

el equipo de Madre María de la Purísima otros cuatro. ¡Empatados!, con esas camisetas y con las imágenes que llevaban, no podía ser de otra forma, más que terminar con el mismo resultado. Todos celebraron así, con una gran alegría y entusiasmo, estos actos y pusieron así de manifiesto el encuentro y el cariño de la juventud hacia Madre María de la Purísima y Santa Ángela de la Cruz.

Al día siguiente se celebró el “partido de fútbol misionero”, con objeto de acercar los jóvenes al espíritu de las misiones y recordarles, de esta forma, la importancia de esta inconmensurable labor misionera.

¡ Nuestra más sincera enhorabuena a todos los participantes y colaboradores!

En él participaron dos equipos de niños y niñas, con sus respectivas equipaciones con los colores del Vaticano, blanco y amarillo. Las camisetas amarillas llevaban impresa la imagen de Santa Ángela y las blancas la de Madre María de la Purísima. En el dorso de todas las camisetas se podía leer el bonito lema “Estrella que ilumina”. El partido estuvo muy competido y disputado, finalizando con el resultado de equipo de Santa Ángela cuatro goles y 46


Soy Nazaret, una chica que gracias a la intercesión de Madre María de la Purísima recuperé la vista. A raíz de una conjuntivitis vírica perdí el 80% de visión. Por uno de los ojos sólo veía una tela blanca. La oftalmóloga me dijo que me podría curar a largo plazo o tal vez quedarme así. Todos los meses iba a revisión y me decían que seguía igual, que tenía para largo. Así estuve durante un año. A partir de entonces dejé de medicarme y de asistir a revisión, cuando me llegó la carta citándome le dije a mi madre que no iría más pues no mejoraba nada. Me encomendé a Madre María de la Purísima y empecé a notar que veía mejor. Fui a la óptica y la misma chica que me había confirmado anteriormente que sólo tenía un 20 % de visión quedó asombrada y me dijo que había recuperado un 60%, me preguntó que a qué oftalmólogo había ido y yo le sonreí pues sabía perfectamente que había sido Madre María de la Purísima, ella me dijo que era un auténtico milagro. Gracias Madre María de la Purísima, espero te hagan santa muy pronto aunque para mí ya lo eres. Es tanto mi agradecimiento hacia ti, por el gran milagro que me has hecho, que llevo tu nombre tatuado en mi brazo. Nazaret. Puertollano

47


Revista Hermanas de la Cruz nº 7  

Revista Hermanas de la Cruz, Nº 7 - Julio - Septiembre 2013

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you