Page 50

Informe HA

La calidad en cereales L de invierno se construye desde el inicio

a demanda de calidad del mercado de trigo se puede dividir entre el mercado interno, para la producción de panificados y pastas, y el mercado externo donde Brasil representa uno de los mercados más atractivos para las exportaciones de Argentina.

La calidad obtenida en el cultivo de trigo está asociada a la interacción de distintos factores: variedad, manejo y protección del cultivo (barbecho, control de malezas, control de enfermedades) nutrición del cultivo y factores ambientales como temperatura y humedad. Por: Ing. Agr. Carolina Martin -Responsable de la línea YaraVita- e Ing. Agr. Josefina Omaña -Responsable de Desarrollo de Buenos Aires Sur

Las tendencias del mercado de trigo y cebada varían entre y durante la campaña. Es frecuente que al momento de planificar el año agrícola y calcular los márgenes, el escenario de precios no sea muy alentador en términos de la búsqueda de calidad, lo cual no siempre coincide con el precio al momento de la comercialización. Un claro ejemplo es lo ocurrido durante la última campaña. Comenzamos la siembra con un perfil de humedad alto y a partir de noviembre se instaló el fenómeno “La Niña”, caracterizado por precipitaciones por debajo de la media que combinado con entradas de frentes fríos provocaron heladas tardías a fin de noviembre. Esto impactó negativamente en el rendimiento, con reducciones entre 1000 y 1500 kilos por hectárea en suelos bien fertilizados, tal como se observó en los trigos del Sudoeste y Sudeste de Buenos Aires, que alcanzaron valores de proteína entre el 10 y 11 %, determinando una buena oferta de calidad para la industria. Una situación diferente se da en el norte de la provincia de Buenos Aires, donde los rindes fueron altos y si bien se fertilizó con dosis superiores a las habituales, la calidad panadera demandada no encuentra una oferta fluida. Esta situación pone de manifiesto que para poder alcanzar los objetivos planteados es fundamental tener un enfoque sistémico. De esta manera, la planificación de la estrategia nutricional es vital, resultando cada vez más útil la adopción de herramientas de diagnóstico para poder tomar decisiones con mayor flexibilidad a lo largo del ciclo de cultivo. En este sentido, además de las herramientas disponibles, el otro componente de esta estrategia es la correcta elección de la fuente de nitrógeno, donde la rápida disponibilidad y las menores pérdidas incrementan la eficiencia del sistema. Durante la campaña 2017-2018 Yara lanzó la solución nutricional para cereales de invierno que involucró el asesoramiento desde el análisis de suelo hasta la cosecha del cultivo. Con la participación de casi 300 productores y 8000 ha sembradas, construir la calidad desde el principio fue la premisa de la solución a disposición del productor. Por otra parte, alcanzamos responder a la necesidad del productor además de detectar las deficiencias nutricionales zonales, diversas tendencias según localidades y ajustar los modelos de predicción actuales.

50

Horizonte A N° 102  

Magazine de las ciencias agrarias y los agronegocios / Magazine of agricultural science and agribusiness / www.horizonteadigital.com

Horizonte A N° 102  

Magazine de las ciencias agrarias y los agronegocios / Magazine of agricultural science and agribusiness / www.horizonteadigital.com

Advertisement