Issuu on Google+


Afeitada de Leonardo Herrera Leonardo Herrera

Por: Jhon Edinson Ramos Parra El look, la apariencia, el cómo me veo, es la forma de presentar una imagen que habla por nosotros. Es un método de representarnos ante la sociedad. ¡La imagen vale más que mil palabras! Dice el viejo adagio que da cuenta de la importancia de la apariencia en cualquier sociedad del mundo, ya que, por medio de esta se envía un mensaje instantáneo de quien soy, al primer contacto visual con otros individuos conocidos y por conocer. La apariencia es la construcción de una imagen que intenta revelar el ser o el querer ser, como un conjunto de códigos visuales usados para evocar una identidad coherente al medio o cultura que más nos seduzca. El desarrollo de nuestra imagen responde a varias necesidades atravesadas por el deseo de adaptación, buscando agradar a otros u otras, para evidenciar el compartir la misma ideología con otros pares, encajar en un ámbito académico o laboral, para diferenciarnos, etc. La imagen da estatus dentro y fuera de los ghettos, las tribus urbanas, o

20

grupos culturales estereotipados en la mayoria-

de los casos, ya sea por leyes y normas impuestas, social o comercialmente, o a través de cánones establecidos por consenso entre pares.

Afeitada es el nombre de una obra performática hecha por el artista Leonardo Herrera en el año de 1997. En esta acción que hacia parte de su cotidianidad, él evidencia el proceso de acicalamiento como una forma plástica de trabajar la imagen del cuerpo y de crear un concepto de quién soy, o de quién podría ser. En la acción Leonardo se afeita frente al espejo de forma violenta y vertiginosa, en medio de un rito cotidiano y A diario damos forma a nuestra apariencia (consciente o no), cargándola de códigos que pueden ser casi que leídos por nuestros contemporáneos, y capaces de producir en ellos distintas reacciones; el aleta que intimida con su presencia, el asco y la lástima que generan


Galerías Urbanas Exposiciones abiertas

Por: Felipe Vélez Galerías Urbanas es un proyecto del Colectivo Sinfunción que explora en el espacio público alternativas para la exposición del arte. Establece puntos de articulación entre los artistas y la ciudad, espacios de encuentro que permiten el diálogo, la investigación y su apropiación a través de la experiencia sensible o artística. Galerías Urbanas ha ofrecido hasta el momento en sus dos muestras a las y los transeúntes del puente peatonal de la calle 5 con 6, la posibilidad de interactuar con piezas donadas a la ciudad por artistas que han decidido formar

43 42

parte de este proceso de creación. Esta ha sido nombrada Galería de la Calle de la Pila del Crespo. Bajo esta perspectiva, el siguiente paso para el montaje de nuevas galerías fue el de la incursión en la experiencia de la construcción con AsCo colectivo. Junto a ellos, participantes del 14 salón regional de artistas región pacífico, se articuló el montaje de la Galería de la Av8n con calle 17 esquina, en la que se abrió un espacio más allá del habitual para la reflexión e intervención de prácticas artísticas.

Y aunque el nombre de galerías urbanas es ya conocido en algunas ciudades - tal como se registra en el artículo del periódico cultural La Palabra - de España, México y Colombia como Bogotá, Yopal o Medellín, en cada uno de estos lugares y bajo este nombre se han llevado iniciativas diferentes a la desarrollada en Cali. La temática es distinta pues el espacio no es tomado como mural ni como algo casual, sino como lugar pedagógico de exposición y reflexión sensible, junto a los textos que acompañan la presentación de las piezas con las que se busca asignarle a través del arte una nueva identidad al espacio. Estas galerías pretenden transformar la cotidianidad de diferentes espacios de la ciudad, interviniendo sus paredes con creaciones artísticas para convertirlas en espacios de interacción. Bajo la perspectiva de la ciudad como museo, se quiere acercar las manifestaciones contemporáneas de diversos creadores a los ciudadanos que dan vida a la calle con sus dinámicas”.



revista gulumba