Padres y Colegios Nº 109 - junio 2016

Page 12

12 educar hoy

PADRES Junio de 2016

FRANCISCO DE ASÍS BABÍN, Delegado del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas

“Sólo el 37% de padres está en contra de que sus hijos beban” GEMA EIZAGUIRRE Aunque España avanza en la prevención y retraso del consumo de sustancias adictivas entre los menores, han saltado varias alarmas en los últimos años. Una, que el inicio del consumo del cannabis ha destronado al del tabaco; y otra, la gran permisividad de los padres frente al alcohol. El Delegado de Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas, Francisco Babín, reclama la apertura de un gran debate social sobre el consumo de alcohol. -¿Los adolescentes son el principal destinatario de las campañas de prevención? -Cuando se habla de prevención se tiende a simplificar, pero ésta se compone de objetivos y estrategias diferenciadas según los públicos. No son lo mismo los niños que los adolescentes. La prevención en el nivel infantil es imprescindible, porque si se espera a la adolescencia, los consumos exploratorios ya se habrán realizado, por lo que, el objetivo de retrasar el nivel de inicio ya lo habremos perdidos. -Entonces ¿a qué edades y cómo se debe empezar esa labor? -Se comienza a trabajar con pequeños de siete y ocho años, encaminado al reforzamiento de la personalidad, para que, en el futuro, les lleve a superar la presión de grupo. Hay que empezar a trabajar con mensajes, pero no centrados en las sustancias, sino con una serie de valores, como la solidaridad y de participación con los iguales. Esta misma labor es la que se recomienda que realicen los padres. -El principal objetivo es retrasar el consumo. -Hay dos planos de objetivos a conseguir. Uno, que de iniciarse un consumo de alguna sustancia se inicie lo más tarde posible. Porque todas las sustancias con capacidad adoptiva interfieren en el desarrollo madurativo y en el rendimiento de los chavales. Cuando más tarde es menos probable que se convierta en una adicción.Y luego, que si se está consumiendo, seamos capaces de hacer un acercamiento al problema. Hay muchas razones para que nuestros hijos consuman sustancias, más allá que el mero disfrute o el consumo exploratorio. -¿Qué razones destacaría? -Podemos estar hablando de maltrato, adicción o consumo abusivo de otras personas de su medio familiar. Y esto, indudablemente, in-

El delegado del gobierno del Plan Nacional contra las Drogas, Francisco de Asís Balbín. duce a que los menores consuman. También podemos hablar de trastornos de la personalidad, déficit de atención o hiperactividad…Y todo esto se muestra de una forma beligerante en casa. -¿Cuál es la actitud de los padres ante el consumo de drogas? -Cuando preguntamos a los menores sobre el grado de tolerancia de sus padres, nos encontramos con la paradoja, al día de hoy, de los padres son infinitamente más beligerantes con el consumo de tabaco que con el de alcohol. El 70% de los padres y madres están totalmente en contra de que sus hijos empiecen a fumar, pero sólo el 37% está en

MARIHUANA Y APRENDIZAJE La revista médica JAMA Psychiatry acaba de publicar el artículo de investigación “Effects of Cannabis Use on Human Behavior”, donde analiza los efectos del cannabis en el cerebro. Estas son algunas de sus conclusiones: -El sistema nervioso central en los adolescentes es más vulnerable a sufrir alteraciones en su estructura y conexiones neuronales por la introducción de sustancias exógenas como el cannabis. -A demás de consecuencias como la pérdida de concentración y de memoria, que afectan al aprendizaje, se añaden otras como el deterioro cognitivo, falta de reflejos y alteración de la capacidad motora o la apatía y desinterés por los estudios y el entorno. -La alta concentración de tetrahidrocannabinol (THC) presente en la marihuana aumenta el riesgo de sufrir en un futuro brotes psicóticos y -en casos de predisposición genética- esquizofrenia.

contra de que sus hijos empiecen a beber. Este es un reto importantísimo, porque podremos hacer verdaderas maravillas con la regulación del alcohol, pero si tienen el permiso de los padres, al final beberán. -¿Los padres españoles son muy tolerantes? -En España somos escandalosamente tolerantes. Convivimos con el alcohol desde hace miles de años y ha generado una cultura. Pero sabemos que cada vez que damos un decilitro de alcohol a un chaval, cuyo sistema central está en desarrollo, es como si les estuviéramos podando neuronas. Por lo tanto, estamos quitándole posibilidades para su futuro inmediato y pretérito. A la vista de esto, está claro que tenemos que replantearnos los factores culturales, y esas ideas de que no pasa nada por consumir alcohol, que se puede realizar de cualquier manera y en cualquier momento. . -¿Cómo ha evolucionado el consumo de sustancias entre menores de 14 a 18? -A la vista de la última encuesta presentada en marzo, hemos evolucionado para bien, aunque no por igual con todas las sustancias. Si miramos datos de una década, la disminución de cocaína es un 60%; y de cannabis, el 30%. Disminuimos el consumo de cannabis, pero no su consumo problemático; el que lo que consumen lo hacen peor. Y no estamos consiguiendo rebajar el consumo de alcohol. -En esa encuesta el cannabis se posiciona como el rey… -En el mercado el cannabis es cada vez de mayor potencia. Los que consumen tienen más riesgo de tomar mayor cantidad de principio activo… Además, aumenta el consumo en chicas, que se aproximan más a lo que fueron los chicos. Incluso en sustancias lícitas, como el alcohol, las chicas les han superado a ellos. -¿Cómo educar a los hijos para que no les arrolle el grupo o la moda? -Hay que enseñar a los hijos a decir “no”. No sólo en el asunto de beber alcohol, sino en cuestiones que se les presenten en la vida cotidiana: si no quieren prestar unos apuntes, si no quieren ir a una fiesta.... O sea, los padres debemos enseñarles habilidades sociales y, sobre todo, decirles que pueden encontrar otras alternativas de ocio.