La liga maldita

Page 1



Capítulo 1

Un nuevo caso Cuando la vemos entrar por la puerta de la Agencia Eñe, Bruno, Mati y yo nos quedamos sorprendidos. ¡Qué mujer más alta! Es la clienta que nos va a encargar un nuevo caso de investigación. Nos lo ha contado Mati —la dueña de la agencia— a mí, que me llamo Mónica, y a Bruno, mi compañero de aventuras en la Agencia Eñe. Mati nos ha explicado que el nuevo caso está relacionado con el deporte. Me encanta el deporte. Mejor dicho, me gusta verlo desde el sofá, en la tele. Practicarlo me resulta cansado y… peligroso… Incluso te puedes lesionar*. Puedo afirmar que soy una gran deportista, pero desde el sofá. Igual que mi abuelo, Teo, que ve todo lo que dan en Teledeporte: desde los partidos de categorías inferiores hasta altas competiciones de deportes rarísimos. La mujer nos saluda con amabilidad. Me sorprenden su piel blanca y sus manos enormes. Con su traje de chaqueta parece más impresionante y tienes ganas1 de pedirle un autógrafo*; no importa no saber quién es. Mati nos la presenta. Se llama Bony. Es serbia y exjugadora profesional, y ahora entrena al Femenino Manzanares, un equipo de baloncesto de primera división de la liga. Mati nos presenta como sus colaboradores. Ser «colaboradora» de la Agencia Eñe me hace sentir importante. Aunque, al lado de Bony…, Bruno, Mati y yo parecemos ciudadanos de Liliput. Miro a Bruno: seguro que piensa lo mismo que yo. 1

Tienes ganas de: te apetece, tienes deseo de…

7


8


Mati le ofrece un café. Ellas dos ya han hablado varias veces por teléfono, y le pide que nos explique a Bruno y a mí por qué necesita contratar nuestros servicios. Nos sentamos los cuatro alrededor de la mesa de madera roja del despacho y Bony empieza a contarnos. Es su primer año en el equipo Femenino Manzanares. El año pasado era la entrenadora del famoso Comansi, el equipo que ganó la liga. Precisamente venció al equipo Femenino Manzanares, que quedó segundo. Después de acabar la temporada, Bony recibió del club FM (Femenino Manzanares) una oferta que no pudo rechazar: un salario* mejor que en el Comansi y la promesa de que se vendrá con ella Anika Tenkov, la jugadora estrella del Comansi. Y cumplieron lo prometido: contrato millonario más jugadora estrella. Nos cuenta que todo empezó fenomenal. Ella estaba ilusionada con su nuevo equipo y con las jugadoras, que la recibieron muy bien. Y también la recibió muy bien la segunda entrenadora, Maika, una persona de confianza del club. Maika está en el club desde muy joven. Para Bony está siendo una gran ayuda. Han trabajado duro durante la pretemporada y empezaron la liga preparadas para ganarla, porque era lo que el club esperaba de ellas. —Pero nada ha sido como esperábamos —dice Bony mientras da vueltas a un anillo de plata que lleva en el dedo—. Hemos jugado seis partidos y hemos perdido cuatro. Solo hemos ganado dos por muy pocos puntos. Además, han ocurrido varias desgracias* que no comprendo. —¿Desgracias? —pregunta Bruno. Bony coge la taza de café, bebe un poco y sigue hablando. —El primer partido fue en nuestro pabellón. Cuando las chicas estaban en el vestuario, de pronto empezaron a salir cucarachas* por todos los sitios. 9


Nos cuenta Bony que algunas jugadoras tienen una fobia especial a esos animalitos y salieron muy nerviosas a jugar. Ese partido lo ganaron por los pelos2. El segundo partido fue en Ferrol, y cuando llegaron al pabellón les faltaban las equipaciones. Primera derrota. No se puede jugar sin las equipaciones. En los partidos siguientes, pasaron cosas también muy extrañas: en uno, las jugadoras recibieron anónimos con amenazas de muerte; en otro, había polvos en sus zapatillas que les provocaron un gran picor durante el partido… Demasiadas desgracias. Lo peor ocurrió el domingo pasado. Jugaban en Vizcaya, en concreto, en Guernica. Se desplazaron el sábado hasta allí. El domingo por la mañana se subieron al autobús que las llevaba al pabellón y, a medio camino, plof, el autobús se paró. El conductor revisó el motor y vio que había dentro un trozo de tela. —¡¿Pero quién pudo hacer algo así?! —interrumpe Bruno. —Yo también me lo pregunto. Por eso necesito vuestra ayuda —Bony habla despacio, pero se nota que está nerviosa porque no deja de jugar con su anillo. —¿Y qué pasó después? ¿Llegasteis al partido? —pregunto, porque estoy deseando saber qué pasó al final. Bony cuenta que no podían perder mucho tiempo para no llegar tarde; por eso, el conductor llamó a su empresa para pedir otro autobús, pero este tardó mucho en ir hasta allí y no pudieron llegar a tiempo para jugar el partido. Cuando termina de hablar, Bony parece cansada. Sin duda, esto es muy raro y parece ser un boicot. Alguien quiere lo peor para el equipo. Pero ¿quién?

2

Por los pelos: en el último instante, por muy poco.

10


—No sé quién puede estar detrás de todo esto, pero está claro que quiere hundir al equipo —dice Bony. —¿O hundirte a ti? —pregunta Bruno—. Quizá a alguien no le ha gustado tu fichaje*. Bony bebe un poco de café y se queda pensativa. —Quizá tiene relación con mi salida del Comansi. No fue una salida amistosa —contesta y pone en el aire unas comillas al pronunciar la palabra amistosa. Bony se levanta de la silla y se acerca a mirar por la ventana. En ese momento me acerco a Bruno y le digo al oído: —Esta investigación la vamos a resolver enseguida, ya verás. Es evidente que han sido los del Comansi. Solo necesitamos conseguir las pruebas —digo yo, que en este momento lo veo muy claro. —Paciencia, Mónica. Quizá no es tan evidente —me dice Bruno. —Sé que los directivos del club me despedirán si no empezamos a ganar ya. Ellos quieren buenos resultados —dice Bony mientras mira por la ventana y enseguida se vuelve hacia nosotros—: Necesito vuestra ayuda. —De acuerdo. Descubriremos al responsable del boicot —dice Mati. —Así es. Y pronto. No tenemos mucho tiempo. He tardado en pedir ayuda porque al principio yo pensaba que era la única responsable de los partidos perdidos. Pero luego lo vi claro. Alguien nos está boicoteando. —Te ayudaremos, Bony —contesta Bruno. 11


—Podemos perder dos partidos más, pero ninguno más. Todavía queda más de media liga por jugar y nos esperan equipos fuertes. Lo veo muy difícil. —Encontraremos a los responsables. Todavía podéis ganar la liga —digo yo. Cuando Bony se va, nos quedamos un rato los tres, planeando qué vamos a hacer ahora. Mati nos dice que no debemos pensar en lo fácil, que quizá la solución no es tan evidente. Por eso, nos ofrece su ayuda si la necesitamos. Bruno y yo decidimos que lo primero es hablar con las jugadoras del equipo, así que quedamos al día siguiente a las cinco de la tarde en el pabellón donde entrena el Femenino Manzanares. Objetivo: simplemente observar.

12


EJERCICIOS CAPÍTULO

1

1. Une a cada personaje con su identidad. 1. Mónica es…

a) Dueña de la Agencia Eñe

2. Bony es…

b) Narradora y colaboradora de la Agencia Eñe

3. Bruno es…

c) Segunda entrenadora del Femenino Manzanares

4. Anika Tenkov es…

d) Colaborador de la Agencia Eñe

5. Maika es…

e) Entrenadora del Femenino Manzanares

6. Mati es…

f) Jugadora estrella del Comansi

2. Contesta estas preguntas. a) ¿Por qué deja Bony su equipo anterior?

b) ¿Qué desgracia ocurre en el primer partido de la temporada?

c) ¿Dónde jugaron el segundo partido de temporada? ¿Qué desgracia ocurrió?

d) ¿Qué sucedió en Guernica cuando iban en el autobús camino del pabellón?

3. ¿Por qué Mónica, cuando se compara con Bony, dice que parecen ciudadanos de Liliput?

13


UN NUEVO CASO

Descubriendo el misterio • ¿Crees que estas desgracias son casualidad? • ¿Piensas que las ha provocado alguien conocido? • ¿A quién crees que quieren perjudicar: a Bony, al equipo, a alguna jugadora…? ¿Por qué?

s ¿Sabíea? qu

LIGA FEMENINA DE BALONCESTO

En la actualidad, la mujer española ya se ha incorporado plenamente a la práctica del deporte de competición. Y el baloncesto se ha convertido en uno de los más practicados en España. En los últimos años, las selecciones femeninas de baloncesto han logrado casi 30 medallas, repartidas en todas las categorías. Tenemos que destacar la medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Londres 2016. Ha sido un camino largo, con un difícil acceso a la alta competición. Los Juegos Olímpicos sirven para analizar la evolución de la mujer española en el deporte: en 1924, la tenista Lilí Álvarez fue la primera mujer en representar a España. La primera medalla de oro femenina la consiguió la yudoka Míriam Blasco, en Barcelona 92. Y la revolución definitiva del liderazgo del deporte femenino fue en las olimpiadas de Londres 2016, con 9 medallas de mujeres deportistas.

14