Issuu on Google+

DESCUBRE TUS CAÑADAS

17

RUTAS ENTRE EL

GUADARRAMA Y EL PERALES


RUTA I

DE QUIJORNA A LA CAÑADA REAL LEONESA, YENDO POR LA SEGOVIANA Y REGRESO A QUIJORNA

RUTA II

DE BRUNETE A QUIJORNA POR LA VEREDA DE LOS MORALES Y REGRESO POR EL CAMINO DE BRUNETE

RUTA III

DE SEVILLA LA NUEVA AL RÍO GUADARRAMA Y VUELTA POR BRUNETE

RUTA IV

PASEOS POR LOS VÍAS PECUARIAS DE VILLAVICIO-

SA DE ODÓN

RUTA V

DE LA CAÑADA REAL SEGOVIANA A SEVILLA LA NUEVA Y VUELTA A VILLANUEVA DE PERALES


DESCUBRE TUS

CAÑADAS RUTAS ENTRE EL GUADARRAMA Y EL PERALES

17


I.S.B.N.: 978-84-451-3023-0 Depรณsito Legal: M31274-2007 Base Cartogrรกfica del Instituto Cartogrรกfico del Ejercito.


INTRODUCCIÓN

tegrados en siete grandes Lugares de Interés Comunitario (LICs). Las rutas que se describen en esta guía discurren en su mayor parte por dos de estos lugares de interés comunitario: el LIC "Cuenca de los ríos Alberche y Cofio" y el LIC "Cuenca del río Guadarrama", en el que está incluido el "Parque Regional del Curso Medio del Río Guadarrama". Estos dos LICs están conectados por el límite entre los municipios de Sevilla la Nueva y Villaviciosa de Odón.

LOS LICs Y LAS VÍAS PECUARIAS Existen en la Comunidad de Madrid diez espacios naturales con diferentes grados de protección, que van desde la categoría de Parque Natural a la de Monumento Natural o Sitio de Interés Nacional. A esto hay que añadir las siete Zonas de Especial Protección para las Aves (ZEPAS) que han sido declaradas como tales. Estos espacios y otros circundantes han sido in-

1


INTRODUCCIÓN

LAS RUTAS DE ESTA GUÍA

se utilizan otros caminos para volver al punto de partida. Y la IV es "compuesta": tiene dos tramos lineales y otro cerrado.

En esta guía se describen cinco rutas que, en su mayor parte, discurren por vías pecuarias. Para completar los recorridos se utilizan algunos caminos rurales de alto valor paisajístico y sólo en un muy corto trecho se utiliza una carretera asfaltada, por ser absolutamente indispensable. Parten respectivamente de los núcleos urbanos de Quijorna, Brunete, Sevilla la Nueva, Villaviciosa de Odón y Villanueva de Perales.

LA MESTA Desde antiguo, dado el clima extremado de la Península Ibérica, los pastores trasladaban sus rebaños buscando los mejores pastos en cada estación del año. Lugares frescos en verano, en lugares altos, y templados en invierno, en las dehesas y los prados de los valles. Esta actividad entró pronto en conflicto con los agricultores y con una enorme cantidad de personas poderosas e instituciones no menos poderosas que tenían la mala costumbre de cobrar derechos a todo aquel que atravesase su territorio con cualquier clase de bienes.

Tres de las rutas (la II, la III y la V) son "cerradas" o "circulares", es decir, que en ningún momento hay que deshacer el camino andado ni pasar dos veces por el mismo sitio. La I es casi "lineal", aunque en la última parte del camino de regreso

2


INTRODUCCIÓN

ñadas cinco millones de cabezas de ovejas, principalmente merinas, fuente de una importantísima industria lanera, sin duda la más importante del reino.

En un principio, los concejos de ciudades importantes buscaron ante el rey, y consiguieron, privilegios para sus ganados y luego, poco a poco fueron asociándose entre ellos y con otros propietarios, laicos y religiosos, hasta conseguir que Alfonso X, en 1273, constituyese el Honrado Concejo de la Mesta, que con este nombre llegó hasta el siglo XIX. En 1836 se ordenó que el Concejo de la Mesta pasase a denominarse Asociación General de Ganaderos, que duró hasta 1936.

El conjunto formado por el ganado y los arreos recibía el nombre de cabaña. Esta solía estar formada por diez o doce mil cabezas y estaba a cargo de un mayoral. Cada millar de ovejas, con 25 mansos y 50 carneros estaba a cargo de un rabadán, al que ayudaban dos pastores y dos zagales. El rebaño estaba protegido por varios mastines equipados con carlancas en sus cuellos, collares con pinchos para protegerse de los lobos.

Tradicionalmente, el pastoreo se ha desarrollado de tres formas: • Estante. Los rebaños son pequeños y suelen estar en terrenos de la casa o del pueblo. A veces no hay una persona dedicada en exclusividad al rebaño, porque se alterna este trabajo con la agricultura.

Tuvo la Mesta una forma tradicional de gobierno, celebrando dos concejos cada año, en que se juntaban pastores y ganaderos para tratar de la conservación y fomento de la ganadería, nombrándose en ellos los oficiales y los individuos que habían de constituir el concejo permanente, que era presidido por un miembro del Consejo Real y tenía cierto número de jueces

• Trashumante de corto o mediano reco rrido. Los rebaños son mayores y se mueven desde la sierra a los valles más o menos cercanos. • Trashumante de largo re corrido. Los rebaños suelen ser grandes y el trayecto que recorren puede ser de varios cientos de kilómetros. El ganado se desplaza por las Cañadas Reales, que cruzan el Reino de Castilla y León de Norte a Sur. Durante los siglos en que existió la Mesta, se desplazaban cada año por sus ca-

Ovejas aprovechando una rastrojera junto a la vereda del cerro de los Olivares.

3


INTRODUCCIÓN

La cañada nueva de Guadarrama. •

privativos (llamados alcaldes, que lo eran de cuadrilla, de alzadas, de apelaciones y entregadores), que visitaban los partidos y conocían de todos los negocios relativos a pastos, ganados y conservación de las vías pecuarias. Las cañadas, en un principio, eran "abiertas", es decir, sin amojonar, pero al ir aumentando la extensión de los cultivos, fue haciéndose necesario acotar su anchura, que acabó estableciéndose en "seis sogas de marco de cuarenta y cinco palmos la soga", pero hasta 1796 no se reguló la anchura de cordeles y veredas. Desde entonces, las vías pecuarias se clasifican según su anchura en: •

Cañadas,

Además, las vías pecuarias tienen abrevaderos, espacios en los que los ganados pueden beber agua, descansaderos, lugares en los que descansar y majadas, para que el ganado pueda pernoctar con seguridad. En la Sierra abundan los contaderos, que son estrechamientos de las Vías para poder contar el ganado antes y después de pasar los puertos. Las vías pecuarias constituyen un importante patrimonio de la Comunidad de Madrid. Forman una red de unos 4000 Km. de caminos, que ocupan unas 13000 hectáreas de suelo, declarado como bien de dominio público. Las vías pecuarias son estructuras lineales continuas, que forman un entramado de ecosistemas de distribución lineal, garantizan la conexión entre los distintos espacios naturales y contribuyen a la diversidad de las especies.

cuya anchura no excede de

75 m. •

Cordeles,

cuya anchura no excede de

37,5 m. •

Veredas,

Coladas, de anchura variable.

cuya anchura no excede de

20 m.

4


INTRODUCCIÓN

La Mesta y las Vías Pecuarias El Honrado Concejo de la Mesta no fue constituido hasta el año de 1273, en tiempos de Alfonso X. En ese momento todas las cañadas existentes pasaron a pertenecer al Concejo. Con anterioridad a esto, las cañadas eran "particulares". Conocemos un ejemplo en el que el rey Alfonso VIII, el de las Navas, concede a la ciudad de Segovia cuatro cañadas. El documento es del 12 de diciembre de 1208 y lo firmó el rey en Segovia. Concede a la ciudad extensísimos términos al Sur de la Sierra y aprovecha para conceder además, cañadas y descansaderos para el ganado.

• Compatibles: Desplazamiento de vehículos y maquinaria agrícola. • Complementarios: Senderismo, paseo, cabalgada, tránsito con vehículos no motorizados (bicicletas). Qué no debes hacer en las Vías Pecuarias: • Realizar vertidos • Transitar con vehículos no autorizados • Dañar la flora y la fauna asociada • Acampar • Extraer áridos, rocas u otros materiales

En tres casos especifica que las cañadas habían de tener una milla de ancho y el documento da a entender que en ese momento habilita como cañadas caminos, estradas o vías preexistentes.

• Poner carteles Para más información: www.madrid.org/viaspecuarias

Usos de las Vías Pecuarias:

(Direcciones Generales - Agricultura y Desarrollo Rural - Vías Pecuarias)

• Prioritarios: Tránsito de ganado

La cañada real segoviana.

5


INTRODUCCIÓN

Cómo llegar Por carretera:

En transporte público:

La carretera M-600, de Navalcarnero a El Escorial, sigue sensiblemente la dirección Norte y pasa por Sevilla la Nueva, Brunete y Villanueva de la Cañada, desde donde se puede llegar a Quijorna.

Las líneas 510 y 510A, de la empresa de autobuses De Blas y Cía, va de Alcorcón a Villaviciosa de Odón.

A Navalcarnero llega la N-V y a Brunete la M-501, que procedente de Alcorcón, pasa por Villaviciosa de Odón y conecta con la M-40 y la M-50.

La línea 519 va de Móstoles a Villaviciosa de Odón

La línea 518 va desde Príncipe Pío, directamente, a Villaviciosa de Odón.

La línea 530, va de Navalcarnero a Sevilla la Nueva y Villanueva de la Cañada

También llega a Brunete la M-513 (de un solo carril en cada sentido), desde Pozuelo de Alarcón y Boadilla del Monte

Las líneas 531 y 531A, llevan directamente desde Móstoles a Sevilla la Nueva. La línea 551 (de la empresa Cevesa) sale de la Estación Sur de Madrid y va por Alcorcón, Villaviciosa de Odón, Brunete y Villanueva de Perales.

La M-511 sale de Carabanchel, conecta con la M-40, con la M-50 en Boadilla del Monte y llega a la M-501 junto a Villaviciosa de Odón.

La línea 581 (de la empresa Autoperiferia) va de Madrid (Príncipe Pío) a Brunete y a Quijorna.

A Villanueva de Perales se llega desde Sevilla la Nueva por la M-523.

N-VI

M-50

M-600

M-40 N-VI

M-513

N-V M-501

M-40

M-50

N-V

6


INTRODUCCIÓN

RECOMENDACIONES Y CONSEJOS

convertirse en un serio problema, pero en caso de decidirse por esta opción, asegúrese de que alguien sabe perfectamente cuales son sus previsiones de rutas y horarios, de forma que pueda alertar a Protección Civil si Vd. no ha regresado a la hora prevista. Por supuesto, el teléfono móvil es, en cualquier caso, de gran utilidad.

Para disfrutar del recorrido de estas rutas, gozando del paisaje y teniendo en cuenta la importancia de la seguridad, resulta conveniente, en primer lugar, escoger los días apropiados. Cualquier estación del año es buena, todas tienen sus encantos, y cada una sus ventajas. Como el mal tiempo suele ser considerado como un inconveniente, no está de más recabar anticipadamente la previsión meteorológica para la zona. No obstante lo dicho, desaconsejamos las excursiones en tiempo de grandes nevadas.

Debemos procurar caminar por las cañadas, caminos y senderos (para ello hemos hecho esta Guía). Por carretera, camine siempre por su izquierda, porque de esta manera tendrá visión frontal de los vehículos que se aproximen y ellos le verán mejor. Camine ligero de equipaje, sin cargas superfluas, con el atuendo adecuado a la estación y sin olvidar los pertrechos propios del amante de la Naturaleza (prismáticos para mejor observar las aves, cámara fo-

Estime bien el tiempo que va a tardar en recorrer la ruta, procurando que la noche no le sorprenda de camino. No es conveniente emprender la ruta en solitario, porque cualquier pequeño tropiezo puede

Todavía queda en Brunete mucho campo del que disfrutar.

7


INTRODUCCIÓN

remos a los animales silvestres, al ganado ni a los perros (ni por supuesto a los humanos) y dejaremos en el campo a los grillos y a las mariposas (algunas de éstas, por cierto, que medran en los campos atravesados por estas rutas, son especies protegidas por su rareza). El ruido, aunque a nosotros pueda parecernos agradable, en forma de música de nuestro gusto, puede resultar molesto a otras personas, a los animales e incluso a las planUn conejo a la sombra de una retama, junto a la cañada real, en el mes de agosto. tas, que parecen tener predilección por la música batográfica, guías de flora y fauna, cuader- rroca, según eminentes investigadores. Y no de notas y lápiz.) El calzado es muy im- si Vd., racionalmente observa estas norportante en cualquier época del año, lo mas, asegúrese de que su perro, si es que mismo que la gorra para los de frente des- le acompaña, las observe también. Manpejada: incluso un día soleado de invierno téngalo siempre controlado y no olvide que está prohibido llevarlo suelto por copuede provocar una insolación. tos y reservas de caza. Por cierto, los días No creemos necesario decir, pero ahí va, de caza, jueves y domingos entre agosto y por si acaso, que el respeto a la Naturale- febrero, tenga cuidado con los malos tiraza debe guiar todas nuestras acciones. No dores, que abundan. Quédese en casa o debemos encender fuego fuera de los lu- vaya al campo con atuendo de colores gares expresamente dispuestos para ello y chillones, de forma que resulte bien visilos fumadores tendrán especial cuidado ble. También debemos respetar todos los con las colillas y cerillas. No dejaremos elementos de nuestro copioso patrimonio basura, incluida la orgánica, guardándola histórico, arqueológico, cultural y etnoen una bolsa, para ser luego depositada gráfico. No descoloque las piedras de muen un contenedor apropiado. Respetare- ros o edificaciones, por modestos que mos todos los cursos de agua, arroyos, sean. Armese de cristiana paciencia si su manantiales, fuentes e incluso charcas y paseo se ve interrumpido por una procebeberemos solamente en las fuentes que sión o una romería y anímese a unirse a indiquen expresamente que el agua es ella. Y como lo cortés no quita lo valienpotable. No maltrataremos ni arrancare- te, denuncie las agresiones al medio ammos plantas ni molestaremos ni hostiga- biente que observe en su ruta.

8


INTRODUCCIÓN

Sexmo de Casarrubios La parte de la Comunidad de Madrid por la mientras otros debían seguir siéndolo de los que discurren las rutas de esta guía pertenreyes. No sólo se segregaron de Segovia los ceció durante la Baja Edad Media a una vasallos, sino las tierras de cada término, unidad administrativa de la tierra de Segoincluyendo las dehesas comunales de la tievia llamada "sexmo de Casarrubios", cuya rra. A todas las hasta entonces aldeas se les división en "cuadrillas" nos es conocida por dio privilegio de villazgo, con justicia, horca un documento del año 1302, del que el auy picota. tor de estas líneas estudió sus caminos y toponimia. Las donaciones reales a Segovia —primero a su iglesia y luego a su concejo— comienzan en 1136, aunque los intentos del rey y del concejo de Segovia de repoblar estas tierras no siempre fueron acompañados por el éxito. En cualquier caso, en 1480, los Reyes Católicos apartaron de la jurisdicción de Segovia —además de 756 vecinos del sexmo de Valdemoro— 444 del de Casarrubios para dárselos a los marqueses de Moya, antecesores de los condes de Chinchón. Comenzó el recuento en Moraleja y acabó en Quijorna, donde se dio la curiosa circunstancia de que al terminarse en medio del pueblo el recuento de los 1200 vasallos prometidos, unos vecinos debían Documento de uno de los innumerables pleitos que Segovia manpasar a ser vasallos tuvo con los condes de Chinchón como consecuencia de la sepade los marqueses ración de los sexmos.

9


INTRODUCCIÓN

GEOMORFOLOGÍA

cos, comportándose como una cubeta molásica. Esta depresión presenta un relieve poco accidentado y en ella se desarrollan escarpes provocados por los procesos erosivos sobre las formaciones sedimentarias. En éstas, hay una línea divisoria que separa las cuencas de los ríos Guadarrama y Perales, que coincide con la línea Villanueva de la Cañada - Brunete - Sevilla la Nueva - Navalcarnero (carretera M-600), por la que iba una vía pecuaria que en la Edad Media era conocida con el nombre de "carrera del Lomo" y que en nuestros días sólo persiste desde Brunete hacia el norte, con el nombre de "cordel de la Despernada". (La Despernada era el antiguo nombre de Villanueva de la Cañada, a causa de una vieja estatua a la que faltaba una pierna, que servía de mojón a una finca de caza de los reyes de Castilla).

La parte occidental de la Comunidad Autónoma de Madrid por la que discurren las rutas de esta guía forma parte del territorio septentrional de la cuenca del Tajo, separada del Sistema Central por una gran zona de fractura que durante largo tiempo ha condicionado la evolución de ambas unidades. La estructura geológica de la Sierra de Guadarrama es escalonada, consecuencia de movimientos de fallas, que elevan unos bloques y dejan otros más hundidos. Los piedemontes son superficies formadas por bloques de los mismos materiales que las sierras y sirven de transición entre éstas y los llanos de la cuenca del Tajo. Los movimientos orogénicos tuvieron lugar durante el plegamiento alpino a lo largo de la gran fractura meridional del Sistema Central. También durante este plegamiento, la cuenca del Tajo quedó deprimida y con el tiempo fue recibiendo sedimentos detríti-

Al este de la divisoria, los arroyos bajan al Guadarrama y al oeste, al Perales.

Desde la cañada real, la rampa cae hacia el río Perales y más allá sube hacia la Sierra.

10


INTRODUCCIÓN

LA FLORA

abundan en los encinares urbanizaciones de chalets. Alguna dehesa boyal de propiedad municipal, de poca utilidad práctica en nuestros días, ha sido convertida en campo de golf. Los espacios dedicados al cultivo fueron aumentando con el tiempo, según aumentaban las necesidades alimentarias de la población, dejando enormes superficies dedicadas principalmente al olivo, la vid y, sobre todo, al cereal.

Cada ecosistema, en su estado actual, es fruto de la actuación del hombre sobre el paisaje original. Durante siglos, el hombre ha reducido el bosque para sembrar, para tener más pastos y, ya en la Edad Moderna y en nuestra Comunidad Autónoma, para obtener leña y carbón con los que abastecer a la siempre creciente población de la Villa y Corte.

El largo proceso de regresión de la vegetación producida por la deforestación del encinar, en los campos no aprovechados para cultivos, tiene tres fases: bosque, coscojar y retamar.

Bosques de encinas sólo quedan en los terrenos de relieve accidentado, no aptos para la siembra, o en los lugares de propiedad privada a cuyos dueños no interesaban los magros beneficios que reportaban la agricultura de secano y el carboneo, aunque, eso sí, aclaraban los bosques, convirtiéndolos en dehesas aptas para la ganadería y la caza. De un tiempo a esta parte sí resulta rentable el negocio de la promoción inmobiliaria y

1

El bosque primigenio es el encinar. Bajo las copas de las encinas (Quercus rotundifoliae) 1 crecen la jara pringosa (Cistus ladanifer) 2, la retama (Retama sphaerocarpa) 3, el romero (Rosmarinus officina-

2

11

3


INTRODUCCIÓN

4

5

tomillo (Thymus mastichina) , el cantueso (Lavanda pedunculata) , el rusco (Ruscus aculeatus) , la rubia (Rubia peregrina) , la madreselva (Lonicera etrusca) , el torvisco (Daphne gnidium) , el majuelo (Crataegus monogyna) , la aulaga (Genista hisurta) y otras espe-

lis) 4, el

5

de una variadísima comunidad de plantas herbáceas. En los espacios en los que desaparecieron las encinas, esta vegetación (retamar) persiste. En los campos de cultivos, permanece en los lugares a los que no puede llegar el arado, como es el caso de los cauces, generalmente secos, de los arroyos.

6

7

8

9

10

11

12

cies leñosas menos significativas, además

7

6

8

12

9


INTRODUCCIÓN

10

11

En muchas ocasiones, el enebro (Juniperus oxycedrus) 13 sustituye a la encina, constituyendo un primer escalón en la degradación del encinar. Al ser menos interesante para la producción de leña y carbón fue menos talado.

12 Otros bosques se desarrollan en zonas con condiciones edáficas diferentes, entremezclándose a veces con los encinares y a veces con otros tipos de árboles: fresnedas (de Fraxinus angustifolia) 14, acompañadas por el arraclán (Frangula alnus) 15,

13

14

15

13


INTRODUCCIÓN

16

17

18 (Arum italicum) 21, el cornejo (Cornus sanguinea) 22, la hiedra (Hedera helix) 23, la zarzamora (Rubus caesius) 24, el junco (Scirpus sp.) 25, el carrizo (Phragmites australis) 26 y las cañas (Arundo donax) 27.

el espino cerval (Rhamnus catartica) 16 y el sauce (Salix alba) 17; alamedas (de Populus alba y Populus nigra) 18 y 19 y olmedas (de Ulmus minor) 20. Los bosques compuestos por los árboles de las especies citadas se entremezclan entre sí (ya lo hemos dicho) y con otras plantas comunes a casi todos ellos, que abundan en los bosques- galería: el aro

También hay bosques de pinos, piñoneros (Pinus pinea) 28 y rodenos (Pinus pinaster) 29, a veces entremezclados con encinas.

19

20

14


INTRODUCCIÓN

21

22

24

25

23

26

28

27

29

15


INTRODUCCIÓN

LA FAUNA

1

2

En los campos cultivados aparecen algunos anfibios y reptiles, siendo el sapo común (Bufo bufo) el más común de los primeros y el lagarto ocelado (Lacerta

ocellata) 2, la lagartija ibérica (Podarcis hispánica) 3 y la culebra de escalera (Elaphe scalaris) 4 los más comunes de los segundos.

1

4 3

16


INTRODUCCIÓN

5 6

7 cimcostatus) 8, el ratón de campo (Apodemus musculus) 9, la musaraña (Crocidura russula) 10, el topo (Talpa occidentalis) 11 y el erizo común (Erinaceus europaeus) 12.

Los mamíferos son más abundantes: de los herbívoros, el jabalí (Sus scrofa) 5, el conejo (Oryctolagus cuniculus) 6 y la liebre (Lepus granatensis) 7. De menor tamaño, el topillo común (Microtus duode-

8

9 10

11

12

17


INTRODUCCIÓN

13 ja (Mustela nivalis)

Carnívoros, el zorro (Vulpes vulpes) 13, el tejón (Meles meles) 14 y la comadre-

15

, son los más comu-

nes.

14 15 mulgus rufficolis) 18, al mochuelo (Athene noctua) 19, al abejaruco (Merops apiaster) 20, a la abubilla (Upupa epops) 21, a la codorniz (Coturnix coturnix) 22 y a la perdiz roja (Alectoris rufa) 23.

La comunidad de aves es la que alcanza mayor importancia. De las no paseriformes encontramos a la cigüeña (Ciconia ciconia) 16, al cernícalo vulgar (Falco tinnunculus) 17, al chotacabras pardo (Capri-

18


INTRODUCCIÓN

17

16

21

18 19

22

20

23 19


INTRODUCCIÓN

24

25

26 lis carduelis) 28, el verdecillo (Serinus serinus) 29, el pardillo (Carduelis cannabina) 30 el verderón (Carduelis chloris) 31, el mirlo (Turdus merula) 32, la curruca capirotada (Sylvia atricapilla) 33 y un largo etcétera.

Y de la familia de las paseriformes destacan la cogujada (Galerida cristata) 24, la cogujada montesina (Galerida theklae) 25, la totovía (Lullula arborea) 26, el calandria (Melanocorypha calandra) 27, el jilguero (Cardue-

28 30 27 29

31

32

20

33


INTRODUCCIÓN

34

35

En las zonas arboladas la diversidad fau-

águila imperial ibérica (Aquila adalberti) , el águila real (Aquila chrysaetos) , el buitre negro (Aegypius monachus) , el buitre leonado (Gyps fulvus) , la cigüeña negra (Ciconia nigra) . 34

nística se complementa con la mencionada para los terrenos agrícolas. En esta zona privilegiada cabe destacar la presencia de algunas especies importantes: el

36

35

36

37

38

37

21

38


INTRODUCCIÓN

39

40

En las vegas de los ríos, además de las

pescador (Alcedo athis) , a la lavandera blanca (Motacilla alba) , a la oropéndola (Oriolus oriolus) y al ruiseñor común 43

44

especies ya citadas es frecuente observar al ánade real (Anas platyryncos) 39, a la polla de agua (Gallinula chloropus) 40, al andarríos chico (Actitis hypoleucos) 41, a la focha común (Fulica atra) 42, al martín

45

(Luscinia megarhyncos) 46, por destacar algunas de las numerosas especies que medran en la vegetación riparia).

43

41 42

45 44

46

22


RUTAI

RUTA I

DE QUIJORNA A LA CAÑADA REAL LEONESA, YENDO POR LA SEGOVIANA Y REGRESO A QUIJORNA


Quijorna La Galvana

Altitud en metros

600

La Galvana Las Encrucijadas

580

Arroyo Palomero

575

560 540

540

Quijorna

Las Encrucijadas

590 584

590

Arroyo Palomero

584

Arroyo Quijorna

575

Río Perales 540

540

520

530

524

500 0

2,2

3,8

5,3

8,7 Distancia en Km

12,1 13,6

15,2

16,9

19,4

NOMBRE

RUTA DE QUIJORNA A LA CAÑADA REAL LEONESA, YENDO POR LA SEGOVIANA Y VOLVIENDO A QUIJORNA.

DISTANCIA

19,4 Km.

PUNTO DE INICIO Centro de interpretación del cultivo del cereal, en Quijorna. RECORRIDO

Cañada Real Segoviana – Camino de Perales – Cañada Real Leonesa. Vuelta – Vereda de los Morales – Carril del Arroyo de Quijorna.

SEÑALIZACIÓN

Rojo

PUNTOS DE INTERES

Cañadas Reales Segoviana y Leonesa, Arroyo Palomero, Río Perales, Arroyo Quijorna.

TRAMOS

DISTANCIAS

A Distancia parcial

2,2

Distancia acumulada Tiempo parcial

18

Tiempo acumulado Dificultad Tiempo parcial

Tiempo parcial

7

Baja 26

Tiempo acumulado Dificultad Distancia en Km., tiempo en minutos.

C IDA

C

B

VUELTA 3,1

D

3,1

3,4

3,4

5,3

8,7

12,1 15,2 19,4

27

29

29

27

36

45

74

103

130

166

Total

4,2 19,4

166

Baja Baja Baja Baja Baja Baja

Tiempo acumulado Dificultad

B

Baja

10

11

11

10

14

17

28

39

49

63

Baja Baja Baja

63

Baja Baja

37

41

41

37

50

63

104

145

182

232

Baja Baja Baja Baja Baja

232


RUTA DE QUIJORNA A LA CAÑADA REAL LEONESA, YENDO POR SEGOVIA Y REGRESO A QUIJORNA


RUTA UNO

Esta ruta, de 19,4 kilómetros, sale de Qui- Tramo A jorna y vuelve a ella, si bien no puede definirse como ruta lineal ni como cerrada, Salimos de Quijorna por el paseo de San ya que en su parte más larga hay que ir y Isidro, donde se encuentra un centro de volver por el mismo camino. Sale de Qui- interpretación del cultivo del cereal, reajorna hacia el Sur por la cañada real Se- lizado por la D. G. de Agricultura y Desarrollo Rural de goviana y utiliza la Comunidad de un camino rural Madrid. Consiste para llegar hasta en un jardincillo la Leonesa. A la con meritorias vuelta, se deshaesculturas de ce el camino anDE QUIJORNA A LA CAÑADA REAL hierro que figudado y ya cerca LEONESA, YENDO POR LA SEGOVIANA ran un segador y de Quijorna, utiY REGRESO A QUIJORNA un grupo consisliza la vereda de tente en una los Morales y un camino rural junto al arroyo para volver mula que tira de un trillo al que va subial punto de partida. Por supuesto, puede do otro hombre. Hay en este punto un hacerse cerrada, recorriendo solamente cartel de vía pecuaria, porque nos enconlos tramos A y D (6,4 Km.), o dejar el pa- tramos en la cañada real segoviana, que seo hasta la Leonesa (tramo C) para otro en el trecho de los dos primeros kilómedía, recorriendo en este caso 12,6 Km. tros que vamos a recorrer, ha sido recientemente protegida por Vías Pecuarias con (tramos A, By D)

RUTA

25


RUTA UNO

QUIJORNA A principios del siglo XIV, "Quixerona" era el nombre del arroyo junto al que se encontraba "el casar de don Gutierre", antecedente de la actual villa, cerca de la cual todavía se encuentran restos de cerámicas romanas. En 1579, señorío entonces de los condes de Chinchón, contaba con 150 vecinos, mientras que en el siglo XVIII, bajo el señorío del duque de Julliano, tenía solamente 80, que contaban con 1 caballo, 53 machos y mulas, 24 borricos de ambos sexos y 8 bueyes para sus trajines y labranzas de trigo, centeno, avena, garbanzos, algarrobas y guisantes, además de olivos, viñas y frutales. Tenían también 60 ovejas y 200 colmenas. Los molinos de cal producían una renta de 6500 reales, mientras que la corta de encina producía 13000 (no se menciona entonces ningún horno). Había en el pueblo 3 bodegas que estaban valoradas en el doble que las casas y dos molinos de aceite. El templo parroquial está dedicado a San Juan Evangelista —parece que es su águila la que figura en las armas municipales y no el halcón de los Bovadilla— y tiene un ábside de mérito. Fue reconstruida con buen gusto después de la guerra civil.

La iglesia de San Juan Evangelista de Quijorna.

26


RUTA UNO

una plantación de encinas en una considerable extensión a ambos lados del camino, hasta sus mojones. El camino tiene casi siempre un excelente firme de zahorra. A medio kilómetro de la salida dejamos a la derecha una fuente con su abrevadero y continuamos por la cañada, que discurre El centro de interpretación del cultivo del cereal, en Quijorna. por terreno ondulado, con retamas que alternan con las jóvenes este punto finaliza el tramo A de nuestra encinas, entre campos cultivados de cere- excursión, de 2,2 kilómetros. al. Más allá, a la derecha, hacia el Oeste, se ven colinas adehesadas y al fondo, la Tramo B Sierra de Guadarrama. Continuamos nuestro camino hacia el Sur por la cañada, con firme sensiblemente más rústico, por un paisaje que cambia, al desaparecer los cultivos para dejar paso a una dehesa con ejemplares espectaculares de encinas. Nuestro camino baja por el Valle Cuadrado, paralelo a un arroyuelo que nos acompaña por la izquierda y a kilómetro y medio de la salida cruzamos una carretera particular que, hacia la derecha de dirige a Perales de Milla. La carretera está cerrada La cañada real segoviana, estupendamente restaurada, sale de Quijorna con puertas a ambos lahacia el Sur. dos de la cañada. Conti-

A 2,2 kilómetros de la salida nos cruzamos con la vereda de los Morales, que utilizaremos en el camino de vuelta, y en

27


RUTA UNO

pletamos este tramo B, animando al excursionista con la perspectiva del regreso por este mismo camino, porque entonces tendrá de frente magnícas vistas a la Sierra.

Tramo C Aunque la cañada real Segoviana continúa su camino hacia el Sur (a poco más de medio kilómetro llega a las casas de la Encucijada, en la carretera M-501, nosotros la dejamos aquí, si bien recomendando seguir por ella un pequeño trecho para ver unos impresionantes fortines, reliquias de la última guerra y advirtiendo que podemos enlazar con la ruta V de esta guía, que transcurre por la cañada algo más al Sur.

La vereda de los Morales baja hacia el río Perales. nuamos bajando por nuestro camino y setecientos metros más adelante llegamos al arroyo de Palomero, que tenemos que vadear (en época de lluvias hay que mojarse los tobillos). Este paraje, muy umbrío, invita al descanso en los días soleados. Cruzado el río, nos toca subir lo que habíamos bajado, pero tampoco en este caso la pendiente es muy fuerte. La cañada continúa por la dehesa, por el pago de Los Calzones, con algunos claros entre las encinas y a los 3,1 kilómetros de la salida nos encontramos con un camino de firme de zahorra que llega en oblicuo por la derecha, provisto de una puerta metálica que siempre está abierta. Y aquí com-

Fortines en la cañada real, junto a las casas de la Encrucijada.

28


RUTA UNO

La dehesa, sembrada de cereal al borde del camino de Perales. ronada por el caserío de la “casa de las Barranquillas”, que es de propiedad privada. Y en este punto acabamos este tramo. El camino de vuelta hacia Quijorna es el mismo que hemos seguido para llegar hasta aquí, si bien en la última parte dejaremos la cañada real para ir por la vereda de los Morales.

En este tramo, de 3,4 kilómetros, vamos a llegar hasta la cañada real Leonesa, siguiendo el “camino de Perales” que discurre por terrenos idénticos a los del tramo anterior, es decir, por una dehesa, llamada en este caso “cerro de la Perdiz”. El camino baja con pendiente suave durante un par de kilómetros y luego se adentra en el llano de la “vega del Olivar”, aunque no veremos ninguno de estos árboles, sino que seguiremos entre encinas. A unos tres kilómetros de la salida, cruzaremos el río Perales por un pequeño puente y luego, a la derecha, dejaremos un vivero. En seguida entramos en la cañada real Leonesa y podemos seguirla un corto tramo hasta llegar al pie de la colina co-

Tramo D Nos encontramos en el punto en el que se cruzan la cañada real Segoviana y la vereda de los Morales. En vez de volver a Quijorna por la cañada real Segoviana, utilizaremos un camino más sombreado. Toma-

29


RUTA UNO

Volviendo hacia Quijorna por la cañada real segoviana. un camino que sale a la derecha justo en el punto en que hemos llegado al llano. El carril, entre árboles, se dirige al arroyo Quijorna y luego discurre paralelo a él. A unos seiscientos metros dejamos a la derecha una finca abandonada y novecientos metros más adelante llegamos, de frente, a otra finca, con alambrera bien cuidada que bifurca el camino. El de la izquierda cruza el arroyo y llega a la carretera, pero nosotros seguiremos por el de la derecha, entre campos cultivados. A cuatrocientos metros de la bifurcación llegamos a la abandonada depuradora de Quijorna, que queda a nuestra izquierda y medio kilómetro más adelante llegamos a las primeras casas de Quijorna y entramos en el pueblo por la carretera de Navalagamella.

mos la vereda hacia el Oeste, sin pérdida, porque en sus márgenes hay plantadas líneas de encinas. A la izquierda, la vegetación es de dehesa y al otro lado, campos de cereal. A unos ochocientos metros del comienzo de este tramo comenzamos a bajar hacia el río y viendo ya los árboles que lo acompañan, más verdes, abajo y un poco a la derecha. Los campos de cereal que teníamos a la derecha van dejando paso a las encinas, que ya nos rodean por completo. Cuatrocientos metros más adelante, la bajada aumenta su pendiente y el firme se va deteriorando y llegamos al llano cuando hayamos recorrido un kilómetro y setecientos metros desde el inico del tramo. La vereda continúa hasta el río Perales, pero para volver a Quijorna tomaremos

30


DE BRUNETE A QUIJORNA POR LA VEREDA DE LOS MORALES Y REGRESO POR EL CAMINO DE BRUNETE

RUTAII

RUTA II


Brunete

Brunete

Altitud en metros

680 666

660

666

El Camposanto

640

La Galvana Quijorna 611

620 600

590

580

575

560 0

6,4

8,6 9,4

15,2

Distancia en Km

NOMBRE

RUTA DE BRUNETE A QUIJORNA POR LA VEREDA DE LOS MORALES YREGRESO POR EL CAMINO DE BRUNETE

DISTANCIA

15,2 Km.

PUNTO DE INICIO

Depósito de agua de Brunete, junto al cementerio.

RECORRIDO

Vereda de los Morales – Cañada Real Segoviana – Quijorna – Camino de Brunete.

SEÑALIZACIÓN

Azul.

PUNTOS DE INTERES

Arroyo de los Morales. Cañada Real Segoviana.

A

TRAMOS SEÑALIZACIÓN

Distancia parcial

6,4

2,2

6,6 15,2

18

57

73

130

Baja

Baja

Baja

21

7

22

28

50

55

Tiempo acumulado Dificultad Tiempo parcial

C

8,6

Distancia acumulada Tiempo parcial

B

Tiempo acumulado Dificultad

Baja

Baja

Baja

Tiempo parcial

7,7

26

80

103

183

Baja

Baja

Tiempo acumulado Dificultad Distancia en Km., tiempo en minutos.

Baja

Total

15,2

130

50

183


RUTA DE BRUNETE A QUIJORNA POR LA VEREDA DE LOS MORALES Y REGRESO POR EL CAMINO DE BRUNETE


RUTA DOS

cación y debemos tomar el camino de la derecha, en el que Vías Pecuarias ha plantado encinas en las márgenes de la vereda (el camino de la izquierda es el llamado “del Lomo”). La vereda va en un principio por un poco conspicuo lomo, entre el arroyo de Chorrero, que queda a nuesTramo A tra izquierda, y el arroyo de El camino sale Valquejigoso, a de Brunete entre DE QUIJORNA A LA CAÑADA REAL nuestra derecha el cementerio, LEONESA, YENDO POR LA SEGOVIANA (el otro lomo, que queda a la Y REGRESO A QUIJORNA que va paralelo derecha y deja a al nuestro, por el la izquierda el depósito de agua y una antena que nos Sur, es siete metros más alto). Aunque vaservirá de estupenda referencia en el tra- yan secos en el estío, los árboles y arbusyecto de vuelta. Durante un kilómetro tos delatan sus cauces. Tras una bajada está asfaltado y transcurre entre instala- suave, la vereda llega al fondo del valleciones industriales (y de enseñanza de di- jo, dejando a la derecha una finca con viversas actividades relacionadas con la in- ñas y olivos y cruza el arroyo Valquejigodustria). Al acabarse éstas hay una bifur- so entre juncos y álamos. Durante un Esta ruta cerrada, de 14,2 kilómetros, sale de Brunete por la vereda de los Morales hasta llegar a la cañada real Segoviana y por ella llega a Quijorna. La vuelta a Brunete transcurre por un camino rural histórico, el “camino de Brunete”.

RUTA

33


RUTA DOS

BRUNETE La villa de Brunete perteneció a finales de la Edad Media a la tierra de Segovia. En 1454 don Enrique IV, lo mismo que a otros pueblos de la zona, concedió a sus vecinos una dehesa boyal, la de la Cañada. En 1480 fue apartada de la jurisdicción de Segovia por los Reyes Católicos para dársela en señorío a los marqueses de Moya, antecesores de los condes de Chinchón. El señorío implicaba generalmente el derecho a nombrar los cargos municipales y no sabemos bien por qué, los vecinos de Brunete anduvieron en pleitos con los condes por este motivo. La Real Chancillería de Valladolid dió la razón a los vecinos en 1611, pero revocó la sentencia en 1660. Los condes de Chinchón vendieron más tarde el señorío al duque de Julliano. En 1751, al contestar a las preguntas del catastro de Ensenada, tenía 330 vecinos (más o menos1250 habitantes), con alta proporción de hidalgos (16). Tenía carnicería, taberna, tres mesones, abacería, un vendedor de aguardiente y diez y seis de pan, dos carreteros y dos arrieros, además de médico, tres cirujanos y un maestro de primeras letras, cuatro albañiles, tres albéitares-herradores, dos herreros, tres sastres, cuatro zapateros y un puertaventanero, un pintor-dorador y un arcabucero-cerrajero. Tenía dos hospitales, uno para los vecinos y otro para los transeúntes y un puente de madera sobre el Guadarrama, en el que los vecinos no pagaban pontazgo, pero los forasteros, sí.

El monumental Ayuntamiento de Brunete reconstruido tras la guerra.

34


RUTA DOS

buen trecho discurre paralela al cauce del arroyo Palomero, que así se llama el que resulta de la confluencia de los anteriores, que queda a la izquierda y al que acompaña una frondosa alameda. Pronto cruzamos un camino rural y empiezan a aparecer fincas cuidadas a la izquierda. En seguida llegamos al cruce con la carretera de Quijorna a la M-501 y La vereda de los Morales. continuamos nuestro camino por la vereda hasta el cruce con la en una considerable extensión a ambos cañada real Segoviana, habiendo recorri- lados del camino, hasta su límite. Las jóvenes encinas comparten el terreno con do desde la salida 5,4 kilómetros. retamas y fuera de los límites de la cañada los campos están cultivados con cereal. El firme es excelente, casi siempre de Tramo B zahorra. A nuestra izquierda, a media disEste tramo de la cañada real Segoviana tancia, se divisan colinas adehesadas y al ha sido recientemente protegida por Vías fondo, la Sierra de Guadarrama. Poco anPecuarias con una plantación de encinas tes de entrar en el pueblo, en una vaguada, dejamos a la izquierda una fuente con su abrevadero y a medio kilómetro de este punto, entramos en Quijorna por el paseo de San Isidro, junto a unos jardines con meritorias esculturas de hierro que figuran un segador y un grupo consistente en una mula que tira de una rastra a la que va subido otro hombre. Y aquí acabamos este tramo, de 2,2 kilómetros. Valquejigoso.

35


RUTA DOS

mándose al arroyo Valquejigoso en cuyas proximidades abundan los árboles y encontramos algunas fincas con viñas. Cruzado el cauce del arroyo, hay que subir un pequeño repecho y enseguida veremos el caserío de Brunete en el que destaca la antena que se encuentra junto al depósito de agua y que nos señala el punto de partida y de destino de la ruta. Un poco más adelante llegamos a la vereda de los Morales, inconfundible por las encinas plantadas en sus márgenes y trescientos metros más adelante, al cruce con el camino del Lomo y por el camino asfaltado, entre instalaciones industriales, entramos en Brunete, llegando al cementerio después de haber recorrido cinco kilómetros y seiscientos metros desde la salida.

La Sierra, desde la vereda. Tramo C

Enfilamos la calle del Real subiendo entre casas, siguiendo los carteles que indican que nos dirigimos hacia el cementerio y hacia el campo de golf. Coronada la cuesta, dejamos a la derecha el cementerio e inmediatamente, a la izquierda, el campo de golf, que nos acompañará durante unos setecientos metros. El terreno es aquí llano y el camino que seguimos (que en término de Quijorna se llama “camino de Brunete” y en el de Brunete “camino de Quijorna”), discurre dejando campos de cereal a la derecha y alguna encina en el campo de golf. Pronto el terreno se va ondulando ligeramente y el camino desciende suavemente aproxi- Desde Quijorna hay que volver a Brunete.

36


DE SEVILLA LA NUEVA AL RÍO GUADARRAMA Y VUELTA POR BRUNETE

RUTAIII

RUTA III


650 671

va llej os

n

ien eC

ace dó 639

od

Cerro de la Piedra

700

Va d

Vad od eS

Altitud en metros

750

Sevilla la Nueva (Glorieta)

600 550

565

Cordel nuevo de Cienvallejos

Las Castañuelas Sevilla la Nueva Brunete

655

645

Arroyo Castañuelas 655

675 630

565

500 0

4,3

6,0

8,4 10,0

17,0

20,4 21,7

23,8

Distancia en Km

NOMBRE

RUTA DE SEVILLA LA NUEVA AL RÍO GUADARRAMA Y VUELTA POR BRUNETE

DISTANCIA

23,8 Km.

PUNTO DE INICIO

Calle de los Sevillanos, de Sevilla la Nueva.

RECORRIDO

Colada del camino de Madrid – Río Guadarrama – Vereda de Cienvallejos – Cordel nuevo de Cienvallejos – Cordel de Sacedón – Brunete – Vereda de los Arenales – Carril de los Gatos –Vereda de las Suertes.

SEÑALIZACIÓN

Verde.

PUNTOS DE INTERES

Dehesa de Guadarrama. Río Guadarrama. El Bosque.

A

TRAMOS DISTANCIAS

Distancia parcial

17,0

Distancia acumulada Tiempo parcial

145

Tiempo parcial

Baja

Baja

57

23 80

Dificultad

Baja

Baja

Tiempo parcial

204

82

Tiempo acumulado Dificultad Distancia en Km., tiempo en minutos.

286 Baja

23,8

58 203

Tiempo acumulado

Total

6,8 23,8

Tiempo acumulado Dificultad

B

Baja

203

80

286


RUTA DE SEVILLA LA NUEVA AL RÍO GUADARRAMA Y VUELTA POR BRUNETE


RUTA TRES

rráneo para seguir un trecho su alineación hasta llegar a la avenida de Guadarrama, que debemos tomar a la derecha, en dirección a la urbanización Los Manantiales.

Un paseo de casi diez y siete kilómetros nos llevará desde Sevilla la Nueva hasta Brunete, bajando al río Guadarrama por la “colada del camino de Madrid” y tras un corto recorrido por el soto del río, subiendo a Brunete por la “vereda de Cienvallejos”, el “cordel nuevo de Cienvallejos” y el “cordel de Sacedón”.

Recorrido un kilómetro desde el paso subterráneo de la rotonda, dejamos el asfalto, que se DE SEVILLA LA NUEVA desvía hacia la Tramo A AL RÍO GUADARRAMA Y VUELTA derecha y noPOR BRUNETE sotros seguimos Salimos del cende frente en ditro urbano de Sevilla la Nueva por la muy amplia calle rección a la dehesa, a la que llegamos de los Sevillanos, que dispone de un som- trescientos metros más adelante, tras crubreado paseo para peatones y bicicletas. zar un camino del canal de Isabel II, donLa calle desemboca en una glorieta en la de veremos dos carteles: uno de vía pecarretera M-600, pero el camino peato- cuaria y otro del Parque Regional del nal salva la carretera por un paso subte- Guadarrama.

RUTA 39


RUTA TRES

La colada del camino de Madrid se adentra en la dehesa. Guadarrama con su bosque galería y los alcores de su margen izquierda. Un kilómetro más adelante la pendiente se hace más fuerte y el camino baja serpenteando hasta que llegamos al soto del río después de haber recorrido seis kilómetros desde la glorieta de Sevilla la Nueva.

La colada se adentra en un espectacular bosque de encinas y pinos, por terreno bastante llano, que acompañará al caminante un trecho de cuatro kilómetros y medio. El camino, que sigue sensiblemente la dirección del oeste, discurre por una cuerda limitada al norte por el valle del arroyo de la Lebosilla, que apenas podremos ver al impedírnoslo la frondosidad del arbolado (pero que no nos impedirá ver en la lejanía la sierra de Guadarrama) y al sur por valle del arroyo de Sacedón, sobre el que tendremos magníficas vistas al haber recorrido unos tres kilómetros desde la entrada en el bosque.

La colada del camino de Madrid desemboca en un camino, el “camino de la Vega”, que recorre el soto del Guadarrama en este tramo del río por su margen derecha, paralelo a él. Lo tomamos en dirección norte (a nuestra izquierda), y advertimos que en época de lluvias está encharcado en algunos tramos, consecuencia de su proximidad al río y de su poca elevación respecto a él. La vegetación aquí ya no es de bosque de encinas, sino de fresnos, ali-

El camino comienza entonces a bajar hacia el río, al principio suavemente, permitiéndonos también avistar el valle del

40


RUTA TRES

PASOS HISTORICOS DEL GUADARRAMA A lo largo de la Historia muchos caminos han tenido que cruzar el curso medio del río Guadarrama, por medio de vados o de puentes. En la parte por la que discurren las rutas de esta guía, han tenido importancia los siguientes: • Vereda de los Barros, donde probablemente, en la Edad Moderna, estaba el puente de madera propiedad de la villa de Brunete. • Cienvallejos, por donde cruza el río la actual M-501, y por donde pasaba una vía prerromana del Mediterráneo a Salamanca, usada todavía en la Edad Media. • Sacedón, en el camino de Villaviciosa de Odón a Sevilla la Nueva, documentado en la Edad Media. • De las Viñas, defendido por el castillo de Calatalifa. • Aroyo del Soto, donde subsiste un puente de hierro del ya desmantelado ferrocarril que cubría la línea Madrid-Almorox. • El del puente del siglo XVIII, de Ventura Rodríguez, por donde la N-V sigue cruzando el río. • Zarzuela, más al Sur, donde se documenta un puente de madera, para el camino Móstoles-Casarrubios.

El río en el vado de Cienvallejos.

41


RUTA TRES

pecuaria y un camino que sale a la izquierda hacia la entrada de la finca “Monte Bacares”. A un kilómetro y medio del río cruzamos una línea de alta tensióny ochocientos metros más adelante llegamos al “cordel nuevo de Cienvallejos”, que hacia la derecha se va con el buen firme que traíamos (y con su cartel de vía pecuaria) y de frente nos permite continuar nuestro camino, si bien con firme algo más incómodo, mucho más bonito, porque va acompañado de retamas y de encinas hace poco plantadas en sus márgenes por los responsables de Vías Pecuarias de la Comunidad de Madrid.

Vista de Sacedón desde la colada. sos, álamos y sauces y acercándonos al río veremos cañas, carrizos y espadañas además de un sinfín de plantas herbáceas. Continuando por el camino, tendremos que pasar bajo una línea de alta tensión y más adelante dejaremos a la derecha las ruinas de un edificio y después cruzaremos el arroyo de Cienvallejos. Tras haber recorrido poco más de dos kilómetros del camino de la Vega, llegamos a una verja que nos impide entrar en la autovía M-501, obligándonos a girar bruscamente a la izquierda por la “vereda de Cienvallejos”, vía pecuaria que se adentra en el término municipal de Brunete. La vereda sube desde el río con pendiente algo fuerte sólo al principio. Pronto veremos un cartel de vía

El terreno por el que caminamos es campo abierto de cereal, con alguna que otra

El bosque galería del Guadarrama desde el camino de la Vega.

42


RUTA TRES

encina que rompe la monotonía del paisaje. Debemos seguir el cordel nuevo de Cienvallejos solamente setecientos metros, porque entonces, tras cruzar el cauce generalmente seco de un arroyuelo, llegamos al “cordel de Sacedón” que debemos seguir hacia la derecha. A esa mano queda algo apartada del camino una finquilla con abundante Es difícil acercarse al río, pero al fin aparece. arbolado, llamada “Casa del Pastor”. En el cruce hay un cartel que trar en Brunete será necesario salvar la nos indica que salimos del Parque Regio- M-501 por un paso subterráneo que está nal del Curso Medio del Río Guadarrama. a 1,4 kilómetros en dirección a Villaviciosa de Odón. Salvada esta carretera, se El cordel continúa por campos sembrados vuelve hacia Brunete por una vía de ser(o segados, según la estación), barbechos vicio. y algún terreno inculto y ya cerca de Brunete, tras pasar entre algunas parcelas con industrias, se acaban las encinas Tramo B plantadas a los lados del camino y llegamos al asfalto, junto a una rotonda de la Partimos de la rotonda que forman la M-600 que pasa sobre la M-501. Para en- M-600 y la antigua carretera de Alcorcón a Plasencia, siguiendo ésta hacia el Oeste. Pronto veremos una carreterilla que sale por la izquierda, bajando hacia atrás, que tomaremos, y pasaremos bajo la moderna M-501 por un paso subterráneo. Tras pasar por él, llegamos perpendicularmente a un camino que cogeremos hacia la izquierda para seguir el camino rural llamado “vereda de los Arenales” Vista desde el cordel de Sacedón.

43


RUTA TRES

La vereda de los Arenales. nuestro lado hasta el camino que se despega de ella, llamado “vereda de las Suertes”, que tenemos que seguir. Vemos de frente unos viveros, que tenemos que dejar a nuestra izquierda y en seguida la puerta y la cerca de una finca, que bifurca el camino y que tenemos que dejar a la derecha. Pasada la cerca de la finca, el campo es de cereal con encinas y el camino va descendiendo suavemente. Pronto empiezan a aparecer cedros y a kilómetro y medio, aproximadamente, de haber dejado la carretera, llegamos al cauce del arroyo de las Castañuelas, con un arbolado mucho más espeso y ya sin cereal. Empiezan a aparecer pinos y pronto entramos en la vía pecuaria “camino del abrevadero de los Pozos del Tejar”, que por un paraje con árboles autóctonos y plantados, y entramos en Sevilla la Nueva por la calle llamada del Abrevadero de los Pozos del Tejar, que seguiremos hasta llegar a la avenida de Madrid, habiendo recorrido 6,8 kilómetros desde la salida de Brunete.

en el que pronto veremos que nos acompaña una nueva conducción de agua del Canal de Ysabel II. A unos quinientos metros de la salida, en el pago llamado “cerro de los Olivos” el carril llega frente a una finca que bifurca el camino, debiendo nosotros coger el de la derecha (el de la izquierda es el “camino viejo de Navalcarnero, que en algunos lugares tiene imponentes mojones modernos). Nuestro camino continúa un pequeño trecho por terreno inculto con algunas retamas y algo más adelante aparecen campos de cereal y barbechos. El terreno es ondulado y el camino no sigue un trazado derecho, sino serpenteante, subiendo y bajando por las pequeñas lomas. En las vaguadas hay algunas retamas. A unos dos kilómetros y ochocientos metros de la salida llegamos al carril de los Gatos que debemos seguir hacia la izquierda para llegar enseguida a la carretra M-600 (de Sevilla la Nueva a Brunete), que no debemos cruzar, sino seguirla unos metros por

44


RUTA IV RUTAIV

PASEOS POR LAS VÍAS PECUARIAS DE VILLAVICIOSA DE ODÓN


Altitud en metros

750 700 650

630

Villaviciosa de Odón

Villaviciosa de Odón

Villaviciosa de Odón Río Guadarrama

Río Guadarrama

630

600

650 630

El Zumacal

Arroyo de la Madre

650

630

Arroyo de la Madre

565

550

Villaviciosa de Odón

702

500 0

3,7

7,4

10,4

Distancia en Km

13,4

15,7

19,7 20,0

13,7

NOMBRE

PASEOS POR LAS VÍAS PECUARIAS DE VILLAVICIOSA DE ODÓN

DISTANCIA

20 Km.

PUNTO DE INICIO

Calle Cueva de la Mora (para los tramos A y B). Cuartel de la Guardia Civil (para el tramo C).

RECORRIDO

Vereda del Cerro de los Olivares y de la Cueva de la Mora – Colada del Camino de Madrid – Vereda del Cerro de los Olivares – Camino del Zumacal – Camino de Boadilla.

SEÑALIZACIÓN

Ocre.

PUNTOS DE INTERES

Río Guadarrama. El Monreal. El Forestal.

A

TRAMOS SEÑALIZACIÓN

Distancia parcial

7,4

6,0

6,6 20,0

51

57

114

171

Baja

Baja

Baja

25

20

22

45

67

Baja

Baja

Baja

39

72

80

161

241

Baja

Baja

63

Tiempo acumulado Dificultad Tiempo parcial Tiempo acumulado Dificultad Tiempo parcial Tiempo acumulado Dificultad Distancia en Km., tiempo en minutos.

C

13,4

Distancia acumulada Tiempo parcial

B

Baja

Total

20,0

171

67

241


RUTA PASEOS POR LAS VÍAS PECUARIAS DE VILLAVICIOSA DE ODÓN


RUTA CUATRO

Salimos por la calle de la Cueva de la Mora, cruzando por un paso elevado la carretera M-501 y, de la glorieta que hay al otro lado de ésta, vemos que sale un camino sin asfaltar, aunque con buen firme, sensiblemente perpendicular a la carretera. A la izquierda vemos un “centro de jardinería” y algo más allá una finTramo A ca arbolada con tapia de ladrillo. Se trata de sePASEOS POR LAS VÍAS PECUARIAS DE VILLAVICIOSA DE ODÓN Hay un cartel guir la “vereda que nos indica del Cerro de los que estamos en Olivares y de la Cueva de la Mora”, también llamada “ca- una vía pecuaria. Al dejar la compañía de ñada de Pirrucas”, vía pecuaria que baja la tapia, cruzamos un camino y a la izdesde Villaviciosa de Odón al río Guada- quierda hay otra finca con verja metálica, rrama. Tiene 3,7 kilómetros de recorrido y de terreno inculto y con algunas retamas. la vuelta se hace desandando el camino A la derecha tenemos campos de cereal y de frente, a lo lejos, la silueta de la Sierra. andado. Esta ruta tiene tres tramos: los dos primeros son lineales, bajando al río Guadarrama desde el sur de la villa por sendas vías pecuarias, con vuelta a ella, y el tercero es un tramo “cerrado”, con principio y fin en la parte alta de la villa, y discurre por el Norte del término municipal.

RUTA 47


RUTA CUATRO

VILLAVICIOSA DE ODÓN A principios del siglo XIV esta entonces aldea se llamaba "Ocón de la Talayuela", señal inequívoca de que en ella había una pequeña atalaya, posible antecedente del posterior castillo. Tal atalaya debía estar al servicio del cercano castillo de Calatalifa (Qal'at al Jalifa). Curiosamente, en Villaviciosa de Odón hay dos calles cercanas una a la otra, llamada una "Calatalifa" y la otra "Cueva de la Mora", cuando, en realidad ambos topónimos corresponden al mismo lugar, porque la Cueva de la Mora es, precisamente, el aljibe del castillo, lo único que queda de él, aunque Calatalifa llegó a tener vecinos con casa e iglesia, en uno de los mucho fallidos intentos segovianos de repoblación de la zona. El castillo de Odón, que así se llamaba entonces, se edificó a finales del siglo XV por los marqueses de Moya, que ya tenían otro en Chinchón, en el sexmo de Valdemoro y quisieron levantar éste para el sexmo de Casarrubios. Fue destruido en la guerra de las Comunidades y reconstruido posteriormente a costa de todos los vecinos de los pueblos del señorío.

Casa-palacio de Godoy.

48


RUTA CUATRO

rranquillo, cauce de un arroyo afluente del anterior, de las mismas características que el primero, y esta vez aprovechado por una finca que queda a la derecha, con huerta, frutales y viñas. A 2,7 kilómetros de la salida nos encontramos con un camino que llega por la izquierda (el “camino del cerro del Atajo”) al tiempo El camino llega al bosque galería del río Guadarrama. que vemos a la derecha una finca con cerca metáAl haber recorrido 1 kilómetro desde la lica que coincide con el nacimiento del salida, se acaba la verja de la finca de la arroyo de las Viñas. A partir de este punizquierda y poco más adelante coronamos to, la vereda va bajando hacia el río y la un cerrete en el que veremos un cartel vegetación va haciéndose paulatinamenque nos anuncia que entramos en el “Par- te más frondosa y a los 3,7 kilómetros de que Regional del Curso Medio del Guada- la salida llegamos a la vega del río Guadarrama, en la que podremos tomarnos rrama”. un descanso a la sombra de sus abundanMedio kilómetro más adelante cruzamos tes árboles. Llegar al río es tarea difícil un barranquillo, correspondiente al cauce por lo impenetrable del bosque galería, del arroyo llamado Barranco Hondo, que aunque permanece seco la mayor parte del año, tiene la vegetación típica de estos accidentes del terreno, juncos, retamas, arbustos y árboles de poco porte, que dan sombra a la fauna de los alrededores (conejos y perdices), que, sobre todo en verano, acude a buscarla en número abundante. Medio kilómetro más adelante cruzamos otro ba-

La vegetación riparia dificulta el acercamiento al río.

49


RUTA CUATRO

guimos ésta hacia la derecha (el norte) hasta encontrarnos con otra, en la que hay algunas industrias y de la que sale la colada, con buen firme, flanqueada al principio por tapias a ambos lados. Pasados 200 metros salimos a campo abierto y dejamos a la izquierda varias fincas con verjas metálicas. Entre éstas, cruzamos un camino y ya vemos al frente la conspicua arboleda de El Monreal, a donde llegamos después de haber recorrido un kilómetro desde la salida. La vereda llega a una esquina de la cerca de la finca, que en esta parte es de titularidad municipal y discurre junto a ella, dejándola a la derecha, Hay un portillo que permite el paso a personas, por lo que recomendamos al excursionista que de un paseo por el interior de la finca, disfrutando de la sombra de encinas, enebros, quejigos y alcornoques.

pero podemos prolongar el paseo siguiendo la vereda que, paralela a él, se dirige hacia el sur, adentrándose en el término de Móstoles.

Tramo B En este tramo, de tres kilómetros, seguiremos la vía pecuaria llamada “colada del camino de Madrid” y por otro nombre “camino de Sacedón”, que desde Villaviciosa de Odón baja al río Guadarrama. La vuelta se hace por el mismo camino. La mejor forma de salir del casco urbano es hacerlo por la calle de la Cueva de la Mora para cruzar por un paso elevado la carretera M-501, que desemboca en una rotonda situada en una vía de servicio. Se-

El frondoso y bien cuidado parque apenas deja ver el castillo de Villaviciosa de Odón.

50


RUTA CUATRO

La colada continúa junto a El Monreal, dejando a la izquierda campos de cereal con algunas encinas dispersas que van haciéndose más numerosas según avanzamos. A unos dos kilómetros de la salida vemos que cambia la cerca de la finca El Monreal. Hasta ahora la tela metálica estaba sujeta por traviesas de ferrocarril y a partir de ahora por tubos metálicos, significando este cambio que la propiedad pasa de ser municipal a privada. Pronto vemos a la derecha las casas de Monreal, rodeada de árboles de sombra, pinos, cipreses, acacias, almendros, además de las consabidas encinas. A la izquierda, el encinar se ha espesado y entre las encinas se ven pinos y retamas. Ya no hay cereal.

La monumental fuente de "Los Caños".

Tramo C

Salimos de Villaviciosa de Odón por un camino que deja a la derecha su magnífico castillo (hoy archivo del Ejército del Aire) y a la izquierda la fuente monumental llamada “de los Caños”, dando la espalda al cuartel de la Guardia Civil. Aunque algunos llaman a este camino “de los Testerales”, se trata de la vía pecuaria “vereda del cerro de los Olivares” y tal condición queda atestiguada por el cartel que encontramos al bajar la cuesta, momento en que se acaba el asfalto y antes de cruzar el arroyo de la Madre.

Este tramo, de 6,6 kilómetros, propone un paseo por la parte septentrional del término municipal de Villaviciosa de Odón, saliendo de la villa por una vía pecuaria, la “vereda del cerro de los Olivares” y volviendo a ella por caminos rurales.

Debemos señalar que de aquí, sí, sale a la derecha (el este) un camino que se dirije a los Testerales y a un bonito paraje llamamdo “El Forestal”, que invitamos a recorrer otro día, porque nosotros continuamos por nuestra vía pecuaria, subien-

El cordel baja hacia el río con arbolado frondoso a ambos lados, entre fincas provistas de cercas metálicas. Y al haber recorrido tres kilómetros desde la salida llegamos al río Guadarrama, al lugar donde se encontraba el vado de Sacedón, que permitía seguir el camino hasta Sevilla la Nueva. El muy espeso bosque galería dificulta el poder vadearlo, aunque en verano lleve poco caudal.

51


RUTA CUATRO

reda del camino de Segovia”, que debemos seguir unos doscientos metros hacia la izquierda, para, entonces, girar en perpendicular hacia la izquierda por el “camino del Zumacal”, en dirección sensiblemente hacia el oeste. Casi un kilómetro más adelante llega por la derecha un camino y nosotros seguimos hacia la izquierda y tras otro kilómetro de paseo nos cruLa vereda del cerro de los "Olivares" baja hacia el arroyo de la zamos con el “camino de los BaMadre. taneros” y continuamos hasta llegar al “camino de Boadilla”, por el do la cuesta entre dos fincas, la de la de- que volveremos a Villaviciosa de Odón. recha con arbolado variado y la de izEl camino baja hacia el arroyo de Pasidre quierda principalmente con pinos. entre fincas ocupadas por chalets y por Al coronar la cuesta, la finca de la dere- algunas industrias. De hecho, esta encrucha deja paso a terrenos incultos con al- cijada tiene el aspecto de ser una urbanigunas retamas, pero la de la izquierda zación y el arroyo ayuda a que los árboles continúa acompañándonos un trecho prosperen. Tras cruzar el arroyo hay que más. Cuando se acaba ésta, que ha ido remontar un pequeño cerro y tras coroperdiendo el arbolado poco a poco, deja- narlo, bajamos hacia el arroyo de la Maremos a su lado una antena y unos depó- dre, entrando en el núcleo urbano entre sitos del canal de Isabel II y continuare- fincas arboladas, por una calle en cuesta mos nuestro camino por campo abierto, que nos lleva a la plaza del Obispo, donentre sembrados, barbechos y terrenos de acabamos este tramo, después de haincultos en terreno ligeramente ondula- ber recorrido 6,6 kilómetros. do. Algo más adelantes, tras ellos se ven las casa de una urbanización. A casi dos kilómetros de la salida llegamos al arroyo de Pasidre o de la Revierta, que cruzamos por un puentecillo. Hay allí un picadero. Continuamos nuestro camino por terreno de las mismas características y a unos 2,6 kilómetros de la salida, bajo una línea de alta tensión, nos encontramos con la “ve-

Vista de Villaviciosa de Odón con su castillo desde el camino de los Bataneros.

52


RUTA V

RUTAV

DE LA CAÑADA REAL SEGOVIANA A SEVILLA LA NUEVA Y VUELTA A VILLANUEVA DE PERALES


Sevilla la Nueva

Altitud en metros

750 700

Villanueva de Perales

650 600

Casas de la Encrucijada

Villanueva de Perales

675

600

595

550 500 0

6,5

12,0

21,0

Distancia en Km

NOMBRE

RUTA DE LA CAÑADA REAL SEGOVIANA A SEVILLA LA NUEVA Y VUELTA A VILLANUEVA DE PERALES.

DISTANCIA

21 Km.

PUNTO DE INICIO

Centro de interpretación de vías peciarias en Villanueva de Perales.

RECORRIDO

Cañada Real Segoviana – Camino de Perales – Sevilla la Nueva – Camino de la Retamosa – Camino de la Casa de Don Juan.

SEÑALIZACIÓN

Magenta.

PUNTOS DE INTERES

Centro de interpretación de Villanueva de Perales. Dehesa de la Encrucijada. El Bosque. Casa de Don Juan. A

TRAMOS SEÑALIZACIÓN

Distancia parcial

6,5

5,5

9,0 21,0

47

77

103

180

Baja

Baja

Baja

22

18

30

40

70

Baja

Baja

Baja

78

66

108

144

252

Baja

Baja

56

Tiempo acumulado Dificultad Tiempo parcial Tiempo acumulado Dificultad Tiempo parcial Tiempo acumulado Dificultad Distancia en Km., tiempo en minutos.

C

12,0

Distancia acumulada Tiempo parcial

B

Baja

Total

21,0

180

70

252


RUTA DE LA CAÑADA REAL SEGOVIANA A SEVILLA LA NUEVA Y VUELTA A VILLANUEVA DE PERALES


RUTA CINCO

Tramo A

mativos sobre la transhumancia, el pastoreo, las vías pecuarias en general y la naEste tramo, de seis kilómetros y medio, turaleza. Está situado entre la carretesale de Villanueva de Perales por la caña- ra M-524 y los campos deportivos, en una longitud de da real Segoviaunos doscientos na, hacia el normetros. De aquí te, y llega a las partimos hacia el Casas de la Ennorte, pasando crucijada, en la al lado izquierdo carretera M-501. DE LA CAÑADA REAL SEGOVIANA de la carretera, A SEVILLA LA NUEVA Y VUELTA por donde la caLos responsables A VILLANUEVA DE PERALES ñada, sin asfalde Vías Pecuarias tar, pasa junto a de la Comunidad de Madrid han ajardinado un tramo de la algunas fincas y casas, yendo ligeramente cañada real Segoviana en las afueras de hacia la derecha, sensiblemente paralela a Villanueva de Perales, adornándolo con la carretera, mientras a la izquierda sigue árboles plantados, asientos, fuente, área un camino asfaltado en dirección a un perecreativa para pequeños y paneles infor- queño polígono industrial.

RUTA 55


RUTA CINCO

VILLANUEVA DE PERALES Aunque en las cercanías de Villanueva de Perales se han encontrados restos arqueológicos —incluyendo inscripciones romanas— que demuestran que la zona estaba poblada ya en tiempos antiguos, no se tiene constancia de que su actual casco urbano se construyese hasta que en la Edad Media algunos vecinos de Perales de Milla escaparon de la insalubridad de su villa, edificada a la orilla del río y frecuentemente asolada por el paludismo. Durante esa época pertenecía a la cuadrilla de Colmenar del Arroyo y Villamanta, enclavada en el sexmo de

Casarrubios, de la Tierra de Segovia. En el siglo XIX se segregó de Perales de Milla y pasó a formar parte de la provincia de Madrid, ya con su nombre actual. La iglesia, con campanario adosado, dedicada a la Inmaculada Concepción, se construyó en los años 70, al ser derribada la antigua. El ayuntamiento fue construido por Miguel Fisac. Algo más antigua es la ermita de San Norberto. Algunos buenos y bonitos edificios del siglo XIX se están restaurando con buen gusto.

Panorámica de Villanueva de Perales.

56


RUTA CINCO

La cañada real segoviana sale hacia el norte desde Villanueva de Perales. A casi un kilómetro y medio de la salida, la carretera se despega de la cañada yendo hacia la derecha, pero nosotros seguimos por derecho, por el camino, que tiene un firme no muy bueno y que baja suavemente por campo abierto en terreno ligeramente ondulado con vegetación variada, con cultivos de cereal. A media distancia se ven algunos árboles y de frente, a lo lejos, dehesas y más allá, la Sierra.

rretera M-501, que tendremos que cruzar por un paso subterráneo construido para salvar la carretera.

En las cercanías del arroyo del Horcajo la vegetación es más exuberante. Hay arbolado crecido y algunas fincas e invernaderos. Tras cruzar el arroyo (a tres kilómetros de la salida) tenemos que subir, también entre fincas, hasta llegar al “descansadero de las Carretas”, en la ca-

A lo largo de tres kilómetros continuaremos nuestro camino que discurre, ya hemos dicho, sensiblemente paralelo a la carretera, si bien en algún pequeño trecho se separa algo de ella para pasar por detrás de una gasolinera y otros edificios. De la carretera nos despedimos al llegar a

Aquí la vía pecuaria se bifurca: de frente sale la “cañada Leonesa”, que puede seguirse durante un par de kilómetros hasta el río Perales, para volver por el mismo camino, y hacia la derecha, paralela a la carretera, continúa la cañada real Segoviana, que nosotros seguiremos.

57


RUTA CINCO

rretera M-501, más al este de la carretera que sale hacia Villanueva de Perales. El camino sigue sensiblemente una dirección SE y parte de la carretera dejando a la izquierda una verja metálica que durante unos doscientos metros nos separa de un encinar, mientras a la derecha queda un retamar. Antes de recorrer medio kilómetro desde la salida, las encinas han sustituido a las retamas a nuestra derecha. El camino va ahora entre encinas muy aclaradas a ambos lados, con el suelo cultivado, si bien cuando se espesa el encinar el cultivo desaparece.

las “casas de la Encrucijada”. Aquí, la cañada se dirige hacia el norte y si alguien lo desea, puede seguirla para conectar con la ruta I de esta guía, apenas a medio kilómetro de la carretera. Aquí se acaba el tramo A, con un recorrido de seis kilómetros y medio.

Tramo B Este tramo, de unos cinco kilómetros y medio, nos conducirá desde las “casas de la Encrucijada” hasta Sevilla la Nueva, siguiendo el “camino de Perales” que transcurre por magníficas dehesas, con preciosas vistas a la Sierra.

A poco más de kilómetro y medio de la salida recibimos por la derecha el “camino de los Chaparrales” y cuatrocientos metros más adelante sale hacia la izquierda otro camino. Continuamos de frente y

Desde las “casas de la Encrucijada” debemos cruzar con mucha precaución la ca-

El centro de interpretación de la trashumancia en Villanueva de Perales.

58


RUTA CINCO

La cañada cruza el arroyo del Horcajo. Tramo C

a los dos kilómetros ochocientos metros de la salida llegamos al altillo de La Dehesa, con magníficas vistas, a donde llega un camino por la derecha y un poco más adelante, otro por la izquierda. Pronto, a unos tres kilómetros desde la salida, llegamos a la verja, que a la izquierda, nos separa de la finca privada “El Bosque” y que, a partir de ahora, nos acompañará. En esta finca, las encinas están entremezcladas con pinos y con otras coníferas de adorno y, a la derecha, van apareciendo pinos y encinas jóvenes (además de las encinas ya crecidas) y una “zona recreativa”. A poco más de cinco kilómetros y medio de la salida llegamos a la carretera M529, en las afueras de Sevilla la Nueva, que debemos seguir un corto trecho para entrar en el núcleo urbano.

Este tramo, de casi nueve kilómetros, nos llevará, por paisajes variados, de Sevilla la Nueva a Villanueva de Perales, siguiendo diversos caminos rurales y un trecho de la cañada real Segoviana. Partimos de Sevilla la Nueva junto al parque de “El Olivar”. Cruzando la calle veremos un cartel indicativo de una ruta que en parte coincide con la nuestra. Salen de allí tres caminos y nosotros tomaremos el de la derecha, que con buen firme, sale del pueblo flanqueado por las verjas metálicas de algunas fincas. A quinientos metros de la salida, dejamos a la derecha la última de ellas y el camino se bifurca junto a un leve altozano, desde el que contemplamos el

59


RUTA CINCO

"La Dehesa" atravesada por el camino de Perales. pendicular a otro camino y nos vamos hacia la derecha, en un paraje llamado “pradera del Chulo”. A nuestra izquierda queda una vaguada con campos cultivados, y el cauce del arroyo cubierto de juncos y retamas. Seiscientos metros más adelante llegamos a la carretera M-529 y sin cruzarla, debemos seguirla durante medio kilómetro hasta encontrar un camino que sale hacia la izquierda (el sur), en un paraje llamado “Polainas”.

paisaje que nos va a acompañar durante una parte de nuestro recorrido: el terreno es ondulado con predominio de campos de cereal en los que crecen esporádicamente encinas. También se ven algunos viñedos y en las vaguadas de los arroyos, generalmente secos, arbolado variado: olmos, almendros y alguna higuera, junto a arbustos, juncos y retamas. Tomamos el camino de la derecha y quinientos metros más adelante, en una nueva bifurcación, el de la izquierda. Tras cruzar el cauce seco, el camino inicia la subida y al coronar el cerrete, a un kilómetro y setecientos metros de la salida, el camino vuelve a bifurcarse y nosotros tomamos el de la derecha (el de la izquierda, que en un principio discurre paralelo al arroyo de la Retamosa, acaba bajando hacia él y allí acaba). Después de subir un nuevo repecho llegamos en per-

A trescientos metros de haber dejado la carretera, tomamos el camino de la izquierda en una bifurcación y en otra, doscientos metros más adelante, el de la derecha. En los campos por los que vamos ahora, las encinas son más escasas que en la parte anterior del camino. Nos encontramos a la derecha con una finca provis-

60


RUTA CINCO

Desde el arroyo, comenzamos a subir y, al poco, nos encontramos con el “camino de la casa de San Juan”, que debemos tomar hacia la derecha. A partir de aquí, el encinar, que en algunas partes se espesa mucho, ya no está cultivado. A casi un kilómetro del arroyo cruzamos una línea de alta tensión y al cabo de otro kilómetro, en un paraje con el encinar muy aclarado y a la vista de enormes viñedos a la izquierda, llegamos a la cañada real.

ta de tela metálica y a la izquierda con un viñedo. Al acabar éstas, nos cruzamos con un carril en el que hay un mojón de Navalcarnero que nos indica que el camino que sale a la izquierda es el “carril de Polainas”. Continuamos avanzando y pasamos bajo una línea de alta tensión. A ochocientos metros del mojón anterior encontramos otro que nos indica que estamos cruzando el “camino de Villanueva de Perales”. A la derecha veremos grandes extensiones de viñas, que no parecen prosperar muy bien y continuamos nuestro camino, descendiendo suavemente, pasando junto a la “casa de San Juan”, para cruzar el umbroso cauce del arroyo de la Cornatilla. Aguas abajo, se divisan algunas fincas.

En esta parte de la cañada, que está amojonada y que debemos seguir hacia la derecha (el norte), los responsables de Vías Pecuarias de la Comunidad han plantado abundante número de diversas especies de árboles y plantas aromáticas

Paisaje en el camino de la Retamosa.

61


RUTA CINCO

Paisaje en el pago de "Las Polainas". a los lados del camino, que baja suavemente hacia Villanueva de Perales, en cuyos arrabales entramos tras haber reco-

rrido un kil贸metro de ca帽ada y casi nueve kil贸metros desde la salida de Sevilla la Nueva.

Las impresionantes ruinas de la "casa de San Juan".

62


INFORMACIÓN

INFORMACIÓN

GENERAL


INFORMACIÓN GENERAL INFORMACIÓN DE INTERES

Policía Local 91 813 00 01

Teléfonos de información general

Consultorio Municipal 91 813 00 15

Urgencias C.A.M. 112

VILLAVICIOSA DE ODÓN

Bomberos: 085

Ayuntamiento 91 616 96 00

Guardia Civil: 062

Bomberos 91 616 05 75

QUIJORNA

Guardia Civil 91 616 08 14

Ayuntamiento 91 816 81 38 / 08

Protección Civil 91 616 06 07

BRUNETE

Policía Local 91 616 19 36

Ayuntamiento 91 816 42 77

VILLANUEVA DE PERALES

Cruz Roja Local 91 815 83 54

Ayuntamiento 91 813 71 20

Guardia Civil 91 815 90 36

Guardia Civil 91 813 71 26

Policía Municipal 65 996 77 76

Centro Médico 91 813 70 54

Protección Civil 91 816 37 45

SEVILLA LA NUEVA Ayuntamiento 91 813 00 61

63


INFORMACIÓN GENERAL BIBLIOGRAFÍA Actas del Congreso "El Sur de Madrid como espacio sociológico". Madrid: Primer Congreso, 2003; Segundo Congreso, 2004. Anales del Instituto de Estudios Históricos del Sur de Madrid "Jiménez de Gregorio", Madrid: I, 2000; II, 2001; III, 2003; IV, 2004. ARNOLD, E. N. y BURTON, J. A., ilustraciones de OVENDEN, D.W., A Field Guide to the Reptiles and Amphibians of Britain and Europe, Glasgow, 1978.

CORBET, G. B. y ARNOLD, E. N., ilustraciones de OVENDEN, DENYS, Wild Animals of Britain and Europe, Londres, 1979.

BANG, PREBEN, ilustraciones de DAHLSTROM, PREBEN, Animal Tracks and Signs, Londres, 1974.

CHINERY, MICHAEL, ilustraciones de RILEY, GORDON; OVENDEN, DENYS y HARGREAVES, BRIAN, A Field Guide to the Insects of Britain and Northern Europe, 2º edición, Glasgow, 1976.

BRUUN, BERTEL, Ilustraciones de SINGER, ARTHUR, Birds of Britain and Europe, edición revisada, Feltham, 1978.

ENRIQUEZ DEL CASTILLO, DIEGO, Crónica de Enrique IV, edición crítica de SANCHEZ MARTIN, AURELIANO, Valladolid, 1994.

CAMARERO BULLON, CONCEPCION, Madrid y su provincia en el Catastro de Ensenada. II. Los Pueblos de Madrid, 1750- 1759. Madrid, 2005

FITTER, RICHARD y FITTER, ALASTAIR, ilustraciones de BLAMEY, MARJORIE, The Wild Flowers of Britain and Northern Europe, 3ª edición, Glasgow, 1978. FONT QUER, Dr. P., Plantas Medicinales, 4ª edición, Barcelona, 1978. GONZALEZ COUTO, FEDERICO, Caminos del sexmo de Casarrubios en tres documentos medievales, en El Miliario Extravagante, nº 60, La Línea (Cádiz), 1997.

64


INFORMACIÓN GENERAL MUNITIS AMIANO, MARIA TERESA y PRADA DEL ESTAL, LUIS, ilustraciones de PRADA DEL ESTAL, LUIS; MARTINEZ RODRIGUEZ, EZEQUIEL; GARCIA VIÑAS, JUAN IGNACIO; JIMENEZ GONZALEZ, CARLOS, Ecosistemas madrileños, Madrid, 1987. PALENCIA, ALONSO DE, Crónica de Enrique IV, 3 volúmenes, Madrid, 1973. POLUNIN, OLEG, Guía de Campo de las Flores de Europa. Barcelona, 1974. GONZALEZ HERRERO, MANUEL, Segovia pueblo, ciudad y tierra. Segovia, 1971.

POLUNIN, OLEG, Trees and Bushes of Britain and Europe, Frogmore, 1977.

GOODEN, ROBERT, ilustraciones de BEE, JOICE, Butterflies, Feltham, 1971.

ROJO CALVO, TEODORO, Origen y fundación de Sevilla la Nueva. Madrid, 2001

HAYMAN, PETER, Birdwatcher's Pocket Guide, Londres, 1979.

VIÑAS MEY, CARMELO y PAZ REMOLAR, RAMON, Relaciones histórico-geográficas estadísticas de los pueblos de España ordenadas por Felipe II: Reino de Toledo. 3 vols. Madrid, 1963

HEINZEL, HERMANN; FITTER, RICHARD y PARSLOW, JOHN, The Birds of Britain and Europe with North Africa and the Middle East, 3ª edición, Glasgow, 1974.

ZAHRADNIK, J. y CHVALA, M., Insects, a Comprehensive Illustrated Guide to Insects of Britain and Europe, Praga, 1989.

MOUCHA, JOSEF, ilustraciones de VANCURA, BOHUMIL, A colour guide to familiar Butterflies, Caterpillars and Chrysalides, Praga, 1973.

65


ÍNDICE

Índice Introducción.......................................................................... 1 Los Lics y las vías pecuarias ............................................. 1 Las rutas de esta guía........................................................ 2 La Mesta................................................................................. 2 La Mesta y las vías pecuarias........................................... 5 Cómo llegar........................................................................... 6 Recomendaciones y consejos .......................................... 7 Geomorfología ..................................................................... 10 La flora.................................................................................... 11 La fauna ................................................................................. 16 Ruta de Quijorna a la cañada real Leonesa, yendo por la Segoviana y regreso a Quijorna......................... 23 Ruta de Brunete a Quijorna por la vereda de los Morales y regreso por el camino de Brunete............. 31 Ruta de Sevilla la Nueva al río Guadarrama y vuelta por Brunete...................................................................... 37 Ruta paseos por las vías pecuarias de Villaviciosa de Odón.................................................................................. 45 Ruta de la cañada real Segoviana a Sevilla la Nueva y vuelta a Villanueva de Perales............................... 53 Información General .......................................................... 63 Bibliografía............................................................................ 64

66


Guías de esta colección ya publicadas 1. 2. 3. 4. 5. 6. 7. 8. 9. 10. 11. 12. 13. 14. 15. 16.

Rutas por el Valle Medio del Lozoya Rutas por la Cañada Real Soriana Oriental Rutas por el Valle del Alberche Rutas en torno al Parque de la Polvoranca Rutas por el agua: Patones, Torrelaguna y Torremocha del Jarama Rutas por los Robledales del Lozoya Rutas por las Vegas del Tajo, Jarama y Tajuña Rutas por el Valle Medio del Tajuña Rutas por la Sierra Sudoccidental del Guadarrama Rutas por la Campiña del Henares Ruta por la Cañada de las Merinas Rutas por las Dehesas de Colmenar Viejo Rutas por el Corredor Soto de Viñuelas - Montejo de la Sierra Rutas por la Cañada Real Leonesa a través de sus Dehesas Rutas por la Sagra Madrileña Rutas por la Sierra de Guadarrama

Consejería de Economía e Innovación Tecnológica Dirección General de Agricultura y Desarrollo Rural Coordinadores:

Redacción, textos y fotografía:

Dibujos:

Maquetación:

Ana María Rico Hernández M.ª Belén Jiménez del Olmo Federico González Couto Sofía Calvo Montoro Juan Carlos González Jiménez



CAM GUIA 17 Guadarrama y el Perales