Page 2

CARTA DEL DIRECTOR

SUS RIVASES ¡director.tiempo(3>grupozeta.es

Alfredo's barbacoa y el fin de ETA Batasuna tiene prisa, ETA mucha menos. El fin de la banda está en el horizonte. Es posible. El Gobierno sabe que no debe precipitarse Mientras, Zapatero y Rubalcaba prefieren y buscan discreción.

Rubalcaba, Alfredo Pérez Rubalcaba,

Rubal, como lo llaman en el PP al socaire de un periódico de Madrid, llegó en tromba. Era lo que esperaba la afición socialista y también su todavía jefe, el presidente Zapatero. Rubalcaba, en el ímpetu inicial, anunció un Gobierno con "un presidente y quince portavoces". Quizá fue un exceso y la corrección tampoco ha tardado. En el fragor de la mudanza de ministros/ ministras y ministerios, el sueño del final de ETA empezó a airearse como algo no sólo posible, sino también más cercano que nunca. Fue José Blanco, sin duda con demasiado entusiasmo, el que dijo: "Estamos a punto de acabar con ETA". El ministro de Fomento, uno de los pesos pesados del Gobierno, del anterior y también de este y por supuesto del PSOE, habló alto y claro. No fue el único. Muchos eludieron dar la cara, pero desde los arrabales monclovitas y también desde las cañerías de Ferraz, la sede de los socialistas, llegaban rumores y más rumores, aunque sin muchos datos, de que ahora sí, el final del terrorismo etarra parecía tener fecha fija. Y entre unos y otros, crearon -por entusiasmo desmedidoun ambiente casi de euforia sobre la liquidación de la banda etarra, pendiente sólo de los últimos y definitivos detalles. Además, muy pocos dudaban que ese gran éxito sería un inmenso activo de Zapatero y del PSOE en un futuro electoral cercano, autonómico y municipal, y más lejano, legislativo. El fin de ETA, que es más que posible, no parece sin embargo tan inminente. Antonio Rodríguez y Santiago Etxauz lo explican con bastante detalle esta semana en las páginas de Tiempo. El calendario y las fechas son inciertas, como sabe el Gobierno y, sobre todo, el presidente Zapatero y el casi 4 TIEMPO www.tiempodehoy.com

presidente Rubalcaba. Por eso han ordenado a los ministros y a los líderes del partido que dejen de hablar, al menos en público, de la agonía de ETA. Hay asuntos en los que "quince portavoces" son contraproducentes. Zapatero incluso ha tenido que pedir al resto de partidos políticos que dejen de debatir sobre ETA y sobre Batasuna. El final de la banda está más cerca que nunca, pero todavía tiene que llegar, y la algarabía sobre el asunto perjudica a todos. La clave quizá resida en los nervios evidentes de los responsables de Batasuna. Arnaldo Otegi está harto de cárcel, porque la prisión es muy dura y tiene prisa por salir. Ha solicitado la libertad por tercera vez, con argumentos un tanto pintorescos, y por tercera vez la Audiencia Nacional se la ha denegado. Los otros jefes batasunos también tienen urgencias. Para ellos es decisivo poder presentarse a las próximas elecciones municipales. Amagan, pero todavía son incapaces de dar el gran paso de condenar el terrorismo. Han avanzado hasta rechazar la violencia. Otegi lo ha hecho y también los batasunos más históricos. Sin embargo, se han quedado ahí, y no es suficiente. Rubalcaba, con el ambiente más calmado, fue tajante: "Es Batasuna la que debe moverse". El Gobierno confía, porque es así, en el fin de ETA más pronto que tarde. Incluso trabaja, mano a mano con los cuerpos y fuerzas de seguridad y también con los de inteligencia, en el

El final de ETA también exige la escenificación mas adecuada, que hay que preparar

diseño de los escenarios posibles. El final de la banda, además, requiere la escenificación adecuada, y en estos momentos todavía no es fácil. Batasuna tiene prisa, ETA mucha menos. Además, a los etarras tampoco les preocupa que Batasuna concurra o no a las próximas elecciones municipales. Por eso, si los batasunos no dan el paso decisivo de la condena explícita del terrorismo, y ahora todavía nadie lo espera, no participarán en esos comicios y seguirán condenados al ostracismo político otra temporada. Ramón Jáuregui, nuevo ministro de la Presidencia y conocedor de los asuntos batasunos, ha sido tajante. En Antena 3 explicó que no creía que Batasuna pudiera participar en las próximas elecciones. No es el único. Los más optimistas creen que el comunicado de ETA que signifique el verdadero principio del fin podría llegar, en el mejor de los casos, en el periodo que media entre las elecciones municipales y autonómicas de la primavera de 2011 y las generales de 2012. Nunca antes. Mientras tanto, Zapatero tiene que lidiar con esas encuestas que mejoran algo para el PSOE, pero no para él -su valoración sigue por los suelos, como la de Rajoy-, y además con la situación económica, que parece instalada en el estancamiento, con el agravante

Asi se prepara el final de ETA  

Articulo revista TIEMPO sobre situacion ETA

Asi se prepara el final de ETA  

Articulo revista TIEMPO sobre situacion ETA

Advertisement