Page 1

BRIGADA 21 Publicación trimestral

JUNIO 2013 TOMO 2 NÚMERO 5 DEPÓSITO LEGAL CO-1629-2006 ISSN 1888 - 329X EDITA: Asociación Cultural Audiovisual y Cine-Forum FORAJIDOS

UNA CEPA DE BUEN TEATRO Ha querido el azar, y un sentido artículo de nuestro amigo Manuel Bellido Mora (periodista vocacional y cinéfilo), que este ejemplar que contaba con un gran número de artículos sobre el fallecido Ray Harryhausen, esté finalmente dedicado al TEATRO (con mayúsculas) que se hace aquí en Montilla. Así pues, el recuerdo que Mª. Dolores Navarro Villatoro, integrante del Grupo de Teatro La Cepa, realiza de la colaboración que el Grupo de Teatro, tuvo en el rodaje del cortometraje “Ángel” de Pablo Cantos en Montilla, es la excusa perfecta para felicitar a La Cepa por su trigésimo aniversario, y agradecerles los buenos ratos que nos han hecho pasar. Concluyo esta presentación, agradeciendo a Amadeo Navarro Panadero las fotos que nos ha cedido sobre el rodaje de “Ángel”; y a todos aquellos que nos han remitido artículos, los emplazo al próximo número de Brigada 21, donde con el espacio suficiente, podremos disfrutarlos. JMRC Fue en el año 2009, cuando mi padre, Amadeo Navarro, nos comentó que en Montilla se iba a rodar un cortometraje y que intentaría por todos los medios informarse a fin de ofrecer a su director, la colaboración del Grupo de Teatro La Cepa. Dicho y hecho, habló con Pablo Casas (q.e.d) así como con el productor y les encantó la idea. Llegamos el primer día de rodaje, Pepe Contarini, Mª Jesús Marín, Chena, Antoñi López, Mª Carmen Trenas (q.e.d), Paqui Delgado, Inma Salas, Inmaculada Márquez, Lourdes Ruz y mi padre, todos muy nerviosos ante nuestra primera experiencia cinematográfica y esperando ver que papelito nos asignaban y si tendríamos texto, pero nuestra sorpresa fue que no tendríamos que estudiar ni mucho ni poco, vamos nada, ya que haríamos de “figurantes” y nuestro cometido sería rezar el rosario y llorar en un velatorio, pero bueno, saldríamos en una película. Nosotros como buenos “profesionales” empezamos a ensayar por nuestra cuenta, tanto los rezos como las caras que teníamos que poner en una situación, a la que en La Cepa no estábamos muy acostumbrados, porque nuestra línea como sabéis es la comedia más que el dra-

ma, pero aún así cuando el director decía “preparados, rezando, plañideras.... ¡ACCIÓN¡”, allí estábamos con el traveling pasando ante nuestros ojos y cumpliendo con nuestro cometido, muy nerviosos por dentro pero transmitiendo dolor y pena por fuera, que es de lo que se trataba en un velatorio. Para nosotros que estamos acostumbrados a actuar encima de un escenario en directo y con el público de frente, era complicado hacer una escena sin saber lo que acababa de ocurrir, ni lo que vendría detrás, de forma que teníamos a la difunta de cuerpo presente en nuestra escena y en la escena siguiente hablando con su marido, pero aún así para La Cepa fue una experiencia maravillosa e inolvidable. Tras semanas de rodaje pudimos aprender que el cine es así, muchísimas horas de trabajo, muchas personas detrás de las cámaras, muchos sinsabores, cansancio, ratos buenos y menos buenos, todo para que los espectadores disfrutemos de un trabajo bien hecho desde nuestra butaca. Gracias Pablo . LOLA NAVARRO VILLATORO GRUPO DE TEATRO LA CEPA


65

PABLO CANTOS: CINE EN LAS ALAS MANUEL BELLIDO MORA

La repentina muerte del director y guionista Pablo Cantos, a los 46 años, nos ha arrebatado a un cineasta sensible, que amaba con pasión infinita la literatura y las películas. Era de Granada y vivía en Málaga desde pequeño, pero en su aún breve e inacabada filmografía había una llamativa conexión con Montilla, pues aquí rodó, íntegramente, su primer cortometraje: Ángel, una cinta de cuidada estética campesina que fue propuesta por Kodak España a la selección del Festival de Cannes. En aquella historia, un áspero drama rural en plena campiña, se hablaba del azar y la redención. Había una niña, una madre enferma y un padre desesperado que, rodeado por el infortunio, escogía una salida terrible. Pero su hija, alguien que él vislumbró como un ángel, se interpuso en el avance implacable de la desgracia. “Es una historia de tierra, gente y sentimientos, de niños y mayores, también de cine hacia dentro. La estética que se ha escogido es la que mejor se adecua a aquello que se está contando, se ha escogido un ritmo lento en el que destacan los valores de la fotografía y la dirección artística”. Pablo Cantos, que de esta forma resumía su intención en los créditos del filme, escribió el guión a medias con Miguel Torres López de Uralde. La idea del corto la tomó de un relato de éste, era un cuento que pensaba incluir en su primera novela. Después, la carrera literaria de Miguel ha crecido mucho y ya tiene cinco novelas publicadas. Ambos eran amigos desde niños. “Lo conocía desde que tenía 6 años. Fuimos compañeros en los Maristas y estábamos muy unidos. Hemos echado la vida juntos. Ha sido un palo terrible”. Miki, como se le conoce familiarmente, se acercó a Montilla para vivir de cerca el rodaje y cuenta maravillas. “Yo alucinaba. Veía de pronto cómo los personajes que había imaginado en el papel eran ya de carne y hueso. Fue todo muy

bonito. La entrega de la gente y de los técnicos, su generosidad infinita, porque nadie cobró. Todo el mundo trabajó con mucho empeño, y eso se notaba en el acabado de la película”. Marcos Reina Segovia, que se ocupó de todos los detalles de la producción, también recuerda con agrado la experiencia. El trato afectuoso de Pablo fue el mayor antídoto contra el cansancio. Y su entusiasmo sin tasa, que dio energía y valor a todo el equipo para unas duras y complicadas sesiones de trabajo durante una semana, con muchas escenas nocturnas.

IMAGEN DE PABLO CANTOS EN 2008

Después de cada jornada de filmación, se volvía al Hostal Bellido, que se reservó casi al completo. De ese trámite, el alojamiento, también se ocupó Marcos, que se implicó a fondo en todo lo concerniente al rodaje. Incluso participó su madre, que se encargó del atrezo, la costura y la cocina. “Fue apasionante. A mi me gusta dibujar y Pablo me pidió que hiciera el story board de la película. Y de ahí todo lo demás. Hice la preproducción, preparamos decorados, se hizo ropa, vestuario a medida, toquillas y

pañuelos negros de luto”. A Montilla se llegó por una serie de casualidades. Se buscaba una casa de campo con viñas alrededor. Y un cordobés, Ismael Mansilla, director artístico de la película, resolvió el problema. Su padre, que es ingeniero agrónomo, sugirió la finca Los Remedios, en la Sierra, ya que conocía a los propietarios, la familia Jiménez Carrera, que la prestó sin contraprestación alguna. En pocas horas, Marcos, lo arreglaba todo. Apenas tenía 25 años, pero trabajando al lado de Pablo se soltó en este oficio y actuaba con diligencia, tacto y seguridad. Los Remedios no podía tener un nombre más apropiado para aquel aprendizaje urgente, un curso práctico para un puñado de jóvenes cineastas que se adentraban así en este complejo mundo. “Yo hablé con ellos y convenimos en que la dejaríamos igual que estaba. Ten en cuenta que hubo que envejecerla y hacer algunas modificaciones para adaptarla a las necesidades del relato, con algunos decorados hechos a propósito para la ocasión. De modo que unos días después de terminar, volvimos para pintarla y la devolvimos tal cual la recibimos”. El escenario no es el único ingrediente local de Ángel. También participaron, como extras, siete integrantes del grupo de teatro La Cepa. Amadeo Navarro, su entonces director, se enteró del rodaje por María Eloísa Jiménez Carrera, propietaria de la casa, y por su marido, Antonio Palma Varo. Que el inesperado fallecimiento de éste y el de Pablo hayan sucedido casi en las mismas fechas no puede tomarse sino como una cruel casualidad. O como algo mucho peor, como una conspiración de la fatalidad. Lola Navarro Villatoro estaba en el reparto. Le tocó hacer de plañidera, como el resto de figurantes de La Cepa. “Pablo no olvidó


65

detalle alguno. Era un encanto de persona. No se le pasó nada. En los créditos del corto da las gracias a Remedios Jiménez Carrera, dueña de Los Remedios, a Amadeo Navarro Panadero y al grupo de teatro La Cepa. También figura rodada en la finca Los Remedios y sus alrededores en abril de 2000.” Para ella, acostumbrada a trabajar en el teatro, fue todo un descubrimiento ver los entresijos del cine. “Era sorprendente asistir a los cambios de decorado y comprobar la exigencia con que se hacía cada una de las tomas, todo con exquisita profesionalidad. Hubo muy buen ambiente, aunque a veces el ritmo del rodaje resultaba cansino, por los frecuentes parones y los tiempos muertos para planificar la siguiente escena. Pero eran inevitables para adaptarse a las necesidades técnicas, con el uso del trávelin, la iluminación y otros artilugios Fue estupendo y Pablo nos felicitó.” En los días que estuvo en Montilla, Pablo Cantos se ganó a todo el equipo con sus maneras afables y su trato cordial y siempre respetuoso. Con él venía Txema Blasco, protagonista del corto, uno de esos actores de reparto que, por su aparición en muchas grandes películas y teleseries (Vacas, Tierra, Alas de Mariposa, Aida, Águila Roja), resulta un rostro familiar. Vino con su mujer con la única condición de que se le consiguiera una caja de puros de su gusto y que se le diera una habitación adecuada. Quería trabajar con gente nueva, es lo que más le importaba. Ricardo Joven, Clea Granados y Blanca Rodríguez completaban el cuadro de protagonistas. Rodada en 35 milímetros, Ángel tuvo una amplia difusión, especialmente porque se emitió en el programa Versión Española, de la 2 de TVE, aunque también fue seleccionada en varios festivales nacionales. Pero pese al éxito, Pablo tardó

más allá de lo profesional, era un gran amigo. Y ha sido una amistad que ha ido creciendo en solidez y confianza mutua. De hecho estábamos escribiendo un nuevo largo, Tierra encima, que espero que finalmente salga adelante, para que sea un homenaje a él. Se ha ido físicamente, pero lo llevo conmigo.” César Martínez Herrada, productor de La Mula y autor de Arena en los bolsillos, tenía otros planes muy concretos para Pablo. Estaban especialmente motivados con un documental sobre el cantante gaditano Javier Ruibal. Residían en ciudades diferentes y apartadas: César en Madrid y Pablo, en Málaga, pero tenían gustos muy similares y entre ellos no había barreras. “Era un tipo fuera de serie. En esta profesión conoces a mucha gente, pero pocos como él. Siempre intentaba agradar, se prestaba y nunca fallaba. Era muy entregado. Es muy jodido lo que ha pasado. No hay consuelo”. Nos queda su imagen sonriente, cercana y cálida. La última vez nos encontramos a la puerta del cine Albéniz. Estaba con sus dos hijos y yo, en MONTILLA TELEVISIÓN INFORMÓ DEL RODAJE plena actividad frenética “Era una excelente carta de predel festival, iba con prisa. Pero sentación, un corto que llamaba tuvimos tiempo de darnos un la atención. Y está claro que me abrazo. Pablo siempre te abragustó mucho, pero sobre todo zaba. Y esto no lo digo yo solo. me agradó la personalidad de Antonio Javier López, periodista Pablo, que al momento se veía del diario Sur, lo corrobora: cómo amaba la literatura y el “Pablo Cantos siempre te salucine”. daba con un abrazo. Por eso su Pablo Aranda recuerda que surausencia deja un frío enorme.” gió una rápida complicidad enLas despedidas se han sucedido tre Pablo y César, que desde encon palabras sinceras, para tonces han colaborado en varios amortiguar la pena. Paco Griñán proyectos, entre ellos Imaginaen su columna del Sur Patio de rio, el primer largo de Cantos y butacas resumía su carácter en dos documentales, Tientos y Sauna línea, “era un tipo sin boato yonaras y Gato por Goya. Objeto en un mundo de vanidades” y encontrado, con guión de Pablo, Pablo Aranda, casi sin poderse fue lo último que terminaron sobreponer a la triste noticia, escribió “además de por sus juntos. Otros muchos proyectos películas y su amistad, lo recorya no podrán realizarse. “Es terrible. He perdido a una daré por su integridad en un persona muy cercana. Porque mundo difícil”. en hacer otra película y mientras tanto siguió ganándose la vida como profesor de lengua y literatura en el Instituto de Enseñanza Secundaria Pablo Picasso, de Málaga. Su siguiente oportunidad llegó en 2005, cuando conoció al director y productor César Martínez Herrada, por medio de un amigo común, el articulista y novelista Pablo Aranda (con él hizo un inolvidable curso de cinematografía en Valladolid), cuya novela La otra ciudad, de actualidad aquellos días, estuvo a punto de adaptarse al cine. Fue un encuentro al que los dos parecían predestinados, porque César se había quedado prendado con el pase televisivo de Ángel.


PAQUITO DE OSCA JOSÉ PÉREZ MERINO

Como hemos dicho en muchas ocasiones, en Brigada 21 solemos reivindicar actores y actrices que cuando mueren, nadie les dedica un solo párrafo. Cuando Antonio Pérez, productor de cine, entre otras películas de SOLAS, FUGITIVAS, estuvo en Montilla para entregarle CONTENIDO BRIGADA 21 Una cepa de buen teatro

1

Pablo Cantos: cine en 2,3 las alas Paquito de Osca

4

La viñeta de JKNO

4

BRIGADA 21 EDITA: Asociación Cultural Audiovisual y Cine-Forum FORAJIDOS

el Premio BERNABÉ FERNÁNDEZ Y CANIVELL de cine, a propuesta del grupo de cinéfilos FORAJIDOS, tuve la oportunidad de preguntarle por un actor que había visto en unas breves escenas de la película SOLAS, que me había llamado la atención y, por qué no decirlo también, la emoción. Se trataba de PAQUITO DE OSCA, un hombre que venía para doblador de cine, lo que lograría con sobresaliente, y terminó siendo primer actor cómico en compa ñía de revista y de teatro. Como quiera que yo sabía que el cine a Paco no le agradaba mucho, a pesar de haber protagonizado muchas películas, como por ejemplo LA HUIDA de ISASI ISASMENDI, ¿cómo lo has conseguido?, inquirí a Pérez. “Me ha costado lo mío -respondió el productor- ya que Paco estaba retirado, y no estaba por la labor, pero a base de ser una gota de agua pude obtenerlo para hacer el papel de marido opresor de MARIA GALIANA”. Pero es que también lo consiguió para un pequeñito papel en FUGITIVAS (de camarero) rodada en parte por MORILES. Aquello se lo pregunté porque, allá por el año 1974, se presentó en Montilla con la compañía de la reina de la revista, la puerto-

rriqueña ADDY VENTURA. Le acompañaban en el elenco de cómicos Blas de Almenara y Luis Calderón, conocidos en nuestra ciudad por haber actuado con varios de los artistas de la época, como JUANITO VALDERRAMA, MARIFÉ DE TRIANA o RAFAEL FARINA. En un “sketch”, en el que PAQUITO DE OSCA quería enseñar a su hijo (a la sazón LUIS CALDERON) como estrenarse en un lupanar, se equivocan de lugar y se meten en una casa donde ADDY VENTURA daba clases particulares de literatura. La risa de los espectadores llegaba hasta el Paseo de Abajo, eso sí con una categoría y finura, no exenta de picardía, que ahí quedó, y ahí queda. PAQUITO DE OSCA murió al poco del rodaje de FUGITIVAS, víctima de una dolencia cardiaca, pero los que tuvimos la oportunidad de verle en el teatro, no le vamos a olvidar fácilmente, como tampoco le olvidó ANTONIO PEREZ con su vista de lince para la cinematografía. Loor pues a PACO, y loor a aquellos cómicos como KELO, KITO, CAMILIN, RAMPER, ANGELITA Y FUNES, ANITA Y RAMA, ECT., que pasaron por Montilla para alegrar la vida de sus ciudadanos.

DIRECCIÓN SOCIAL: Beato Juan de Ávila, 4-2º 14550 Montilla Imprime IMPRENTA GRÁFICA MC BRIGADA 21 es una publicación plural, y abierta a la participación, cuyo único objetivo es la divulgación de la cultura audiovisual, que no hace necesariamente suyas las opiniones de sus colaboradores. La Asociación “FORAJIDOS” carece de animo de lucro, y distribuye BRIGADA 21 de manera gratuita. Los artículos publicados en BRIGADA 21 son propiedad de sus autores, que han autorizado a la Asociación “FORAJIDOS” para que los publique. Se prohíbe la utilización, y reproducción, total o parcial, de la publicación BRIGADA 21, sin autorización expresa de la Asociación “FORAJIDOS”.

Si te gusta el cine y quieres dar tu opinión, envía un correo a nuestro e-mail asociacionforajidos@yahoo.es o síguenos a través de nuestra página web http://forajidos-brigada21.blogspot.com

Revista brigada 21 t2 n5  

Cinema magazine