Page 23

Este ejercicio no es aconsejable realizarlo más de una vez al día y nunca deberá sobrepasar los 5 minutos, lo ideal son 3 minutos que al principio controlaremos mirando un reloj, pero que con la práctica no será necesario, puesto que con los ojos cerrados nuestra intuición nos dirá que han pasado los tres minutos. El ejercicio sirve para equilibrar, armonizar y estimular la energía vital de cada uno, transformando o dejando fluir equilibradamente la energía más poderosa que posee el ser humano, la energía de vida, la energía sexual con la que somos capaces de crear otra vida y de crearnos también unas circunstancias más positivas. Visualizamos el color rojo intenso y transparente luminoso de nuestro chakra sexual. Visualizamos dos canales que suben del chakra sacro por la columna hasta la cabeza, hasta llegar a la zona del entrecejo, estos dos canales llevan energía roja llena de vitalidad y fuerza. Cuando visualizamos los dos canales que son como dos hilillos del tamaño de una hebra de lana, ascendiendo cada uno a cada lado de la columna por la nuca, por la cabeza y situándose en el entrecejo, tomamos aire y mentalmente pronunciamos el mantra HAN. Al principio puede resultarnos complicada la coordinación pero con la práctica es algo natural y sencillo incluso sabremos sin mirar el reloj cuando han transcurrido los 3/5 minutos. Repetimos:

1.-

Visualizamos el chakra base con su color rojo intenso iluminado.

2.-

Tomamos aire por la nariz, visualizamos los canalillos que ascienden a ambos lados de la columna, cuello y cabeza hasta el entrecejo mientras mentalmente pronunciamos el mantra HAN.

3.-

Al llegar la luz roja al entrecejo soltamos el aire, visualizando que va bajando como una nube, al principio de color rojo intenso y a medida que va descendiendo por el entrecejo hasta el pecho, a la zona del chakra corazón, se va volviendo de un color suavemente rosado y transparente.

4.-

Mientras hacemos esta visualización y soltamos el aire decimos la palabra/mantra SHAN que pronunciaremos en forma de suspiro como un seseo.

5.-

Con las manos y brazos extendemos esta energía rosada por todo nuestro alrededor, hasta donde nos alcancen los brazos. Los ojos seguirán cerrados con objeto de estar muy centrados en el ejercicio energético que estamos realizando.

6.-

Repetimos varias veces los mismos pasos. Este ejerció va llenando de energía rosada nuestro espacio aurico y renovando de energía amorosa el lugar donde lo realizamos.

23

Cristalografia  
Cristalografia  
Advertisement