Issuu on Google+

MODELO DE UN “MICROENSAYO” Elaborado por: Ing. Félix Paguay DOCENTE DE LA UPEC felix.paguay@upec.edu.ec

TEMA: Los paradigmas. ETAPA 1: PROCESAMIENTO DE LA INFORMACIÓN El texto analizado se ha tomado de la Revista Venezolana de Información, Tecnología y conocimiento “Enl@ce”, No. 3, publicada en el período Septiembre-Diciembre de 2007, pp. 93102, cuyo título es “El arte de pensar sin palabras”. ETAPA 2: ANÁLISIS El arte de pensar sin paradigmas nos lleva a realizar una reflexión profunda sobre la posibilidad de vivir, pensar, actuar y comunicarnos sin paradigmas, pero no esencialmente porque nuestra epistemología de la aplicación de los paradigmas se haya desvanecido y ya no goce de fundamentos, sino porque el mundo experimenta hoy en día una dialéctica constante en los estilos de vida, en donde han perdido vigencia los paradigmas antiguos que no tienen fuerza para explicar la realidad del mundo y menos para guiar nuestra conducta. De allí surge la necesidad de analizar la ‘crisis de los paradigmas’ para entender cuáles son los aspectos fundamentales que investigados nos ayudarán a entender la fenoménica complejidad de la sociedad actual. La educación es sinonimia de ciencia, progreso, historia, y es lo que diríamos ha entrado en crisis. No por sus fundamentos específicos sino por la interrelación que estos requieren para adquirir funcionalidad. Nunca podríamos afirmar categóricamente que la crisis signifique estancamiento, que permita alcanzar comportamientos retrógrados en la humanidad. Por qué no pensar que puede ser una oportunidad. No entendiendo que hay que contentarse con la comprobación de la existencia de la crisis sino que es augurio de que algo debe ocurrir, dado que toda crisis hace emerger elementos nuevos y nos invita a explorar rumbos desconocidos, que se convierten en ingredientes para nuestros pensamientos. Es aquí donde ya no funcionan las mentes lineales, lógicas, causa-efecto, ecuacionadas y simples. Se lo ha llamado al pensamiento moderno como el pensamiento débil y paradógicamente es lo que nos ayudaría en alcanzar esa empatía con la estructura de la sociedad que nos toca vivir, por su condición esponjosa y porosa de adaptación a la complejidad del mundo contemporáneo. Entonces, el papel de la universidad no es precisamente especializar a los seres humanos en grupos específicos de ciencias sino más bien alcanzar una visión multidisciplinaria que puede ser mucho más pragmática en el momento de resolver los problemas. Podría estar entonces 1


allí un indicio más de crisis, sin embargo no será óbice para encontrar allí una oportunidad de salir adelante con el concurso de nuestras habilidades, ingenio y creatividad, porque en “inventar nuestro propio paradigma” puede estar la condición de salir de la crisis, y no, el cambio de ministros, rectores, decanos y hasta currículos. Es que una “escuela enferma” encontraría solución en la reflexión de los conceptos de escuela, educación, pedagogía, didáctica que son los que se han devaluado. Ya no más a la universidad retardada que practica un pensamiento simple y único, de forma burocrática, consagrada a lo dado, dedicada a entregar títulos, que no investiga, que forma profesores convencionales. Sino una universidad que construya una sociedad decente, digna y apta para vivir en ella. ETAPA 3: CONCLUSIONES Es posible vivir sin paradigmas cuando somos conscientes de que la compleja fenoménica que nos acompaña no puede ser explicada por la lógica de nuestros pensamientos encasillados en esquemas mentales. Es necesario reinventar, crear, producir racionalmente nuestros propios paradigmas atendiendo al potencial humano en creatividad, criticidad, racionalidad y voluntad por construir un lugar digno para la vida de los seres humanos. La crisis no es sinonimia de retraso. Es por el contrario una luz de esperanza de que algo positivo va a ocurrir. Mientras nada intente cambiar, el pensamiento mismo se detendrá, pero cuando todo parece desajustarse, todas las habilidades humanas y técnicas conspirarán para que ese cambio sea un paso firme hacia el “progreso”, que es el hijo privilegiado de la educación. Es innegable la dialéctica del mundo. Frente a esta incertidumbre que vivimos hoy en día, nuestra reflexión debe ser abandonar las certezas y transitoriamente acoplarnos a la inestabilidad y a la turbulencia de los actuales tiempos.

2


MODELO DE MICROENSAYO