Issuu on Google+

Dossier Felipe Rokhas Segura


INSTALACIONES


TALLER TERMINAL DE ESCULTURA M.BRAVO INSTALACIONES f. rokhas segura. Tratar de abarcar en un escrito todos los posibles alcances que una ‘’obra’’, ‘’acción’’ o ‘’intento’’ artístico pueda tener, resulta una labor fútil y desesperante –tanto por la irritación que se pueda producir en el otro, para tener que llegar a entender este planteamiento estético-político-lo-que-fuese, a través de un largo e intrincado discurso –que le alejará quizá aun más del objeto y su médula-, tanto como por la irritación que pueda provocar en el ‘’investigador’’ y practicante de arte una búsqueda de conceptos tan basta como inabarcable. Es así como la obra –en este caso, la instalación de carácter relacional- está instaurada según lo siguiente: I.-La recolección de objetos antes funcionales extraídos desde la operación del ‘’zafari’’ callejero. II.-La ‘’hermandad’’ evidente –en términos de factura- con el collage-bricollage DADA. III.-La necesidad de involucrar al otro, en términos de ‘’gatillador’’ del efecto de la obra. El punto I de este pequeño desglose vertebral de este intento artístico forma parte de la disposición y autodisposición táctica de la producción. Así pues, digo, que es un asunto medular, de primer grado, el ‘’vivir plástica y formalmente’’ de la basura o el desecho, recolectarlo, taxonomizarlo, descontextualizarlo y dotarle de cierto sentido, sea político, estético, poético o social. Al fin y al cabo, nuestra ‘’basura’’ es también nuestro reflejo, o al menos refleja en parte quiénes somos.


Dentro de esta lógica-táctica de producción no hay detrás sino el también viejo caballo de guerra del ‘’object trouve’’. Hay que recordar que el objeto encontrado fue parte de la gran parte, fue alguna vez la led-gun –algo así como el arma preferida- dentro del gran mundo de los objetos ARTÍSTICOS, y sigue siéndolo, a pesar de lo que se está acostumbrado a decir: el arte ha muerto, no hay nada nuevo que hacer, que decir. Las relaciones, las necesidades y los placeres se ven en parte reflejados en nuestros desechos, en nuestro sobrante, sobrante que nos recuerda que ‘’algo’’ ocurrió con él, desde o por él, hacia y gracias a él: contiene historia ‘’personal’’ como también ‘’pedazos’’ de historias adosadas como percebes de quienes alguna vez toparon humanidad-voluntaddeseo con éste, o simplemente, las historias de quienes elaboraron, clasificaron, embalaron, etiquetaron, distribuyeron, sub-distribuyeron, adquirieron y consumieron este objeto. Resulta interesante que aun cuando el objeto, el ‘’object trouve’’, el residuo, desecho o basura cumple con un ciclo de sentido, y no sólo eso, sino que continúa siendo un casquillo en donde las experiencias de las personas van adosándose como pequeños moluscos, todo gracias a la reincorporación de este elemento como objeto de arte.

En cuanto al segundo punto, demás está decir que existe una clara tendencia heredada de los experimentos DADA y que se ponen de manifiesto en la composición plástica que la instalación ostenta. Quizá no se trate de un gran exponente del collage como para catalogarle de genial y único, pero sí que cumple con las condiciones estético-plásticas-manifiestas de lo que DADA objetualizó como tal. Ahora bien, y esto sólo a modo de recordar cierto concepto hablado con M. Bravo –profesor titular de esta ‘’cartera’’- denominado lo ‘’extraño-mágico’’, digo, resulta extraño-mágico que una de las primeras exposiciones dadaístas consistió en la entrada de gente a un


cuarto oscuro, y que se valía de una linterna para así ‘’acceder’’ un tanto más allá a lo que la ‘’obra’’ proponía. Así pues, declaro que el elemento de la linterna se ha instalado extraño-mágicamente en esta instalación.

Es así como nos adentramos en la 3ª categoría-pilar de esta instalación. Producto de la linterna se introduce la mirada hacia una experiencia de ‘’interior’’: la disposición de las pantallas crea ese efecto, la luz de la linterna se complementa con la leve oscuridad, invitando al espectador-actor-gatillador a sondear los detalles que éste o aquel prefiera. De forma final –luego de un periodo de dos a tres semanas- se procederá a develar el contenido, desmontando las pantallas y re-organizando el sentido y los significantes. Así mismo, los trabajos siguientes conservarán las lógicas antes estipuladas, conservando así: el zafari, el objeto encontrado y el desecho, tanto así como la validez poético-política que estos objetos ostentan. En todos los niveles categóricos-pilares se escapan muchas otras posibilidades que no se adjuntan en este texto, pero como alguna vez Mario Soro me dijo: ‘’No es necesario –ni conveniente- explicarlo todo; hay que dejar lugar para la explicación que el espectador desee formular’’.


INSTALACIÓN I

Materialidades: Objetos encontrados (tubos fluorescentes, libros, envoltorios, artefactos eléctricos, zapatillas, desecho orgánico), látex y esmalte en spray. Dimensiones : 358, 5 x 119,5 cms.


INSTALACION II

Materialidades: Objetos encontrados (tubos fluorescentes, pantalla de lámpara), Objetos personales (dos afeitadoras, 30 cotones auriculares usados), Materia orgánica (pelos, uñas, cerumen).

Dimensiones: 60 x 50 cms.


INSTALACION III

Materialidades: Objeto encontrado (tubos fluorescentes, carburadores, pallet de carga), aceite de carburador y transmisión, hilo, cinta adhesiva.

Dimensiones: Emplazamiento –pallet de carga- (130 x 190 cms) Tubos fluorescentes (125 cms x 2 cms –radio-)


INSTALACION IV (MÍMESIS)

Materialidades: Objeto encontrado (tubos fluorescentes y malla metálica), atril, extintor.

Dimensiones: Emplazamiento (500 x 380x 119 cms ) Tubos fluorescentes (125 cms x 2 cms –radio-) Malla metálica (220 cms x 45 cms –radio- )


INSTALACION V (TAPONAJE)

Materialidades: Objeto encontrado (telas de crea), grapas.

Dimensiones: Emplazamiento (400 x 350 x 150 cms) Telas (dimensiones variables)


INTERVENCIONES


aproximación a Robando Corriente. Revisión y reorganización de ensayos escultóricos. Los objetivos de estos intentos son: Desarrollo y uso de tácticas equivalentes en cierta medida a lo escultórico y paralelamente, desarrollar tácticas de desmarque de lo establecido con miras al consumo parasitario de los insumos y posibilidades ya existentes. Descriptiva, somera y consecutivamente, los intentos se resumen de la siguiente forma: Estas intervenciones tienen que ver con elementos esenciales dentro de la producción escultórica: tiempo, espacio, forma, nexos de significados y cierta poética. También tienen un factor humano de por medio; factor que se manifiesta tanto como por quien usa como por quien mira las intervenciones, respectivamente. Estas intervenciones –por un exceso de lo que algunos llaman facilismo y ebriedad de obviedad- se denominan Robando Corriente. Robando Corriente es, literalmente, robar corriente. A través de un amigo de mi padre –amigo al que le dicen El diablo- pude obtener un suministro de energía eléctrica para uso personal y doméstico, un tanto ‘’‟restringido‟‟ pero no menos útil. Un acceso gratis a corriente ELÉCTRICA y posibilidades de producción. Esto último, porque se sabe o entiende que nuestras máquinas de producción, en su mayoría funcionan con base eléctrica; nuestras limitaciones, nuestro aburrimiento se satisface o aminora gracias a la tevé, la radio, el notebook, el bajo eléctrico. Nuestros accesos creativos pueden ser producidos gracias a estas máquinas de producción, pueden ser canalizados a través de éstas, llevadas a cabo en su totalidad por y desde estás, existentes de manera fantasmal en éstas. Así, factorial y sucesivamente hasta llegar a la conclusión –un tanto triste- de que quizá, nuestra vida esté única y exclusivamente basada sobre este factor eléctrico. Ahora, y en lo que respecta a la creación de estrategias, esta es ciertamente una estrategia propia de cierto tipo de hampón. Claro que se trata de un ampón con carácter


honorífico, esto pues no se trata de un robo canjeable; no hay robo, sino hurto. Pero que no quepan dudas que el intento de intervención está basado en cierta táctica de desmarque capitalista; intento que tiene por objetivo máximo, productivizar y apropiarse de técnicas expresamente delictuales, técnicas que, por lo demás, me podrían situar en cierto grado irrisorio de superioridad o bien, volcarme a un periodo no nimio de encarcelamiento.

“Alcances, alucinaciones, documentos y experimentación. La experiencia anárquico-estética como lugar primordial en el arte.” Esta práctica alcanzó un nivel de movilidad, de desplazamiento en la escultura, al seguir tomando en cuenta los factores antes mencionados (tiempo-espacio-cuerpo-materia-poética-etc.-), elaborando un artefacto, un símil a emplazar, una frase hilvanable a un discurso a introducir. Por tanto concluí, gracias a las conversaciones de corrección, que debía encontrar la forma de aprovechar los intersticios, las grietas por donde se puede fluir sin casi tropezar. En definitiva, decidí hacer visita a algunos espacios expositivos.


JUEVES 13 DE AGOSTO DE 2009

devenir 1: 1,111111(periòdico) % faltante. devenir 1: 1,111111(periòdico) % faltante.

El primer espacio intervenido fue la sede de Balmaceda 1215 de C° Alegre, que contenía la exposición-instalación encabezada por A. da Venezzia, C. Silva, M. Guzmán y J. Solís (denominada 33%-no me acuerdo qué). Esta intervención explicaba tres (¿o cuatro?) sentidos de la ciudad actual: la turística, la imaginaria y la mítica (sin olvidar la "cuarta"). Se presentaban fotografías de buenas dimensiones, que retrataban escenas de alucinamiento un tanto alambicado: en una se mostraba –por medio de intervención fotoshopística- la aparición publicitaria del ser artista, imágenes que mostraban el nombre de x artista en los anuncios de carteleras culturales de primera y última ralea. Otra –muy buena-, mostraba una silla volando, que me pareció muy divertida y lúdica. Quizá quien lea esto no entienda mi sentido del humor, ni tiene por qué hacerlo. La dispersión de materiales y sentidos sobre la mesa ofertaban a los afectados por exposición –seguramente- la típica frase-pregunta ¿Y esto es arte? A lo que uno podría contestar que sí y, bueno, que no. No tiene mayor importancia. Por otra parte estaba –y finalmenteesta pizarra transgredida con mensajes y citas (no recuerdo ni las citas ni los mensajes), que de alguna manera soportaba la máquina en términos de teoría y contextualización. De todas formas, la pizarra y su contenido, desbordado en parte de la pared, lograban asegurar una lectura clara de las cosas, aunque se pudiera diferir en cuanto a los patrones estéticos, formales o significantes de la Máquina. Afortunada o desgraciadamente, El edificio que contiene al Centro Cultural Balmaceda 1215 y a su cuerpo administrativo, se abrió y me permitió impregnar la cosa con mis cosas.


JUEVES 20 DE AGOSTO DE 2009

devenir2: robàndole corriente a Huella Pùblica devenir2: Huella Pùblica, corriente pùblica.

El otro espacio-instalación intervenido fue el de Sala Punta Ángeles que contenía la obra de Felipe García Huidobro Domínguez (denominada Huella pública), que constaba de sendos trozos de papel rescatados de los muros de Santiago de Chile, y que corresponden a la acumulación de afiches para los distintos y numerosos espectáculos, y que copan-tapizan informativamente la ciudad, dejando una importante huella arqueológica que es material sólo para los nuevos arqueólogos. Este material arqueológico, como digo, fue tomado y recontextualizado por este nuevo arqueólogo y puesto a disposición – a la vieja usanza de los museos historicistas- en un espacio, que todos conocemos como galería. En cuanto a la propuesta de huella de G. H. Domínguez, ésta presenta una serie de elementos que se relacionan de cierta forma con la propuesta que encabezo: si para mi tocayo le es prudente e interesante dejar en claro que él trabaja con la acumulación de información, con el tiempo –como factor de medida para tal acumulación- y con la necesidad de rearticular todos los significados de estos rollos de información textual y visual, por mi parte, intento entrar en su lógica de resignificación a los rollos, aportando con mis propios rollos informáticos textuales y visuales. La cuestión interesante se dio gracias al cruce de los rollos: los de mi tocayo pertenecen a Santiago, los míos a Valparaíso. De todas formas, el contenido informacional de éstos y aquellos no varía. El punto de inflexión radica en el simbiotismo e interlazado entre ambas ciudades y sus respectivos rollos, mensajes, íconos. En la intervención correspondiente a Huella pública, de García Huidobro Domínguez, enfrentamos a un señor. El Encargado. Teníamos cierto trato, nos había visto ahí un tiempo atrás, interrumpiendo al Señor Docente Don Mario Soro Vásquez luego de ingresar con una réplica antojadizamente mal proporcionada pero no mal hecha, de lo que Mario Soro presenta en sus clases de Dibujo Analítico para el entendimiento del cuerpo llevado al dibujo, a la expresión plástica del mismo. En fin, me desvío. Saludamos al Encargado, luego de quedar en acuerdos con los


ayudantes con los que yo contaba, de que la señorita Frottier se acercaría a El encargado y ocuparía sus conocimientos sobre arte, su inexpugnable condición de sociópata, su estampa recia y animalesca, y, en fin, los elementos técnico-tácticos que la señorita ejerciera en el momento para contribuir al éxito de la empresa. Lo logró. Algo que se repetía de todas formas, era la carencia cuasi absoluta de personas dentro del lugar. Se hizo fácil entrar y entablar una forma de moverse y entender que lo que se haría, se haría de acuerdo a la improvisación y la neurosis poética de los viejos culiao’s, pero asegurando que daba lo mismo y que había que entrar e insertar los dispositivos. La idea, por supuesto no era entrar y cagarse en El Encargado –no queríamos que le echaran del trabajo- o en la obra de mi tocayo, don Felipe García Huidobro Domínguez, artista visual, autor de Huella Pública. Yo sólo entraba por instinto. Al fin y al cabo, era y es uno de mis trabajos. Parte de mi rutina. Como decía, la idea era explorar y efectuar el experimento. Sacar alguna que otra conclusión por escrito, unas fotos, un video y productivizar con ello. Estrujarlo y hacer fuerzas para dar el próximo salto. En fin, entramos y en un momento el camarógrafo me está dando órdenes, las cuales sigo, pero sin perder de vista que el experimento lo guío yo, intervine, documentó, todos dimos las gracias y nos largamos. A la semana siguiente nos topamos con El Encargado, que nos hacía gestos de palmaditas en la cara con postura de viejo bonachón, como con sonrisa de peuco, diría mi abuelita, entonces nos acercamos la señorita y yo. Nos dijo que “al autor le pareció macanudo”, “que no estaba enojado. Eso”, “Eso” . Yo me reía. También la señorita. Le pedí que si volvía a ver a mi tocayo, éste dejara su dirección electrónica, que yo me comunicaría con él. Nos dimos un apretón de manos, él beso a la señorita, todos dijimos gracias, adiós. Hace tres semanas vi nuevamente al Encargado y me dio la dirección electrónica del artista. Ya han pasado tres semanas de eso y no he enviado mail a nadie. Ha pasado un año quizá desde aquella ocasión, pero sólo ahora logro entender ciertos alcances de este tipo de prácticas. Quizás absurdas e ineficaces para unos, efectistas y alucinadas según esos mismos; para otros, pequeños atisbos de grandes trabajos artísticos, para otros, quizá la opción de aparecer y ser absorbido por su pigmalión. Para mí es sólo el comienzo de una etapa de experiencia anarco-estético-política. Etapa que pretendo sea mi manera de exponer el mentado proyecto de tesis, que, para ser honestos, no me va ni me viene. Salud por eso .


VIERNES 28 DE AGOSTO DE 2009

devenir3: robàndole corriente a Sebastiàn Leyton devenir 3: robàndole corriente a Sebastiàn Leyton, u, Oràndole a San M. Duchamp

La instalación de S. Leyton recrea los tres momentos y a los tres personajes claves -en algún momento de la historia del arte y de la vida- que cambiaron el rumbo descrito hasta el momento: Duchamp, Pollock y Beuys. Amparado yo en tal escena, convidado extrínsecamente desde ya por el excelentísimo S. Leyton, recogí este trozo de hierro que forma -o formaba- parte de una pieza del alumbrado público de la plaza que alberga, tanto al Museo de Bellas Artes como al MAC, y bajo la obstinación del "choix duchampiano" le introduje -a modo de ofrenda al SANTO- dentro del Museo, dentro del circuito, del chilean Mainstream. Si bien, el elemento no es correlativo a los utilizados por Leyton, éste se auto-avala gracias al enunciado de don mARCEL; el trozo de hierro ya no es sólo un trozo de hierro: el SANTO acepta mi ofrenda y mi deuda con uds. se salda. Hasta el momento...


VIERNES 4 DE SEPTIEMBRE DE 2009

devenir4: derivas, devenires, da la misma... sumatoria. esta vez, en mi humor no muy de agrado-sentido, aprovechè ciertos factores contextuales que me conectaban directamente con la persona del Sr. Opazo; fui alumno del taller de gràfica inicial y gràfica I que el mentado dictaba en Arcis Valpo. En fin, juntè tales elementos y, anàlogamente, los asociè con la PYME que ya viene siendo ROBANDO CORRIENTE, una deriva de la deriva de la deriva.


robàndole corriente a Banco Estado, La Tercera, El Mercurio y MNBA Stgo. Estas intervenciones tuvieron por objetivo la intromisión en los distintos circuitos de producción de imágenes, sentidos y significados: el ingreso –cual parásito- a los medios de publicidad y a los canales de circulación de la misma no tiene otra intención que señalar ciertos aspectos asimilables a la construcción estética de la sociedad, la corporización de las culturas y las ‘’formas estereotipadas’’ que estas máquinas productivas nos imponen. Así pues, “Con este análisis se trata simplemente de saber por dónde pasa la cosa, cómo pasa, entre quiénes, entre qué puntos, de acuerdo con qué procedimientos y con qué efectos’’ (1). Finalmente, me ‘’colgué’’ de la oportunidad de participar en Arte en Vivo 2010 para efectuar una pequeña, pero significativa intervención: Un elástico en la mano derecha de ‘’El Mendigo’’, del destacado escultor nacional, Simón González. Este elástico viene a establecer un nexo –quizá antojadizo, quizá no- entre la escultura tradicional y la escultura contemporánea. “En cuanto al imperativo que sirve de base al análisis teórico que intentamos hacer –pues es menester que lo haya-, me gustaría que se limitara a ser un imperativo condicional de este tipo: si quiere luchar, aquí tiene algunos puntos clave, algunas líneas de fuerza, algunos cerrojos y algunos obstáculos. En otras palabras, me gustaría que esos imperativos no fuesen otra cosa que indicadores tácticos”. (2) En definitiva, mi actuar es el resultado de un ‘’malestar cultural’’ que desborda en prácticas de inserción, resignificación, política y una cuota no menor de humor.

1 Michael Foucault, Seguridad, territorio, población; Clase del 11 de enero de 1978, pág.16. 2 Michael Foucault, Seguridad, territorio, población; Clase del 11 de enero de 1978, pág.17-18


Links:

ROBANDO CORRIENTE A 33.3% http://www.flickr.com/photos/felipe_rokhas_zegura/sets/72157622123763600/

ROBANDO CORRIENTE A HUELLA PUBLICA http://www.youtube.com/watch?v=zdstvKPoCOI

ROBANDO CORRIENTE A SEBASTIAN LEYTON http://www.youtube.com/watch?v=CwHMGBuW3ZI

ROBANDO CORRIENTE A JORGE OPAZO http://www.flickr.com/photos/felipe_rokhas_zegura/sets/72157622239584146/


dossier