Issuu on Google+

Enero/marzo 2012

Nueva ĂŠpoca Foto:Isabela Guillen de la Rosa

Una revista uterada Una revista uterada

AĂąo 2 No. 5


Hysterias Una revista uterada.

Directorio Dirección y edición José Manuel Vacah

Difusión César Ruiz Galicia

Consejo de redacción Héctor Miguel Rodríguez Fernando Cervantes Radzekov Dirección artística Fátima Martínez

Diseño

Colaboradores Abril G. Karera Atzin Daniel Malpica Diana López Emmanuel Vizcaya Estephani Granda Lamadrid Francisco Salinas José Manuel Vacah Juan Francisco Martha Leticia Martínez de León Tania Espinosa De la Garza

LeD Ramírez

Escríbenos a: revista.hysterias@gmail.com Encuéntranos en http://revistahysterias.blogspot.com/ Síguenos en Facebook http://facebook.com/revista.hysterias Número de Dictamen previo: 04-2010-112312511100-01.ISSN en trámite. Cada autor es responsable de sus textos. Revista Hysterias respeta todas las opiniones y promueve la libertad de expresión. Eres libre de compartir el material citando a su autor y la fuente. No debes alterar las obras. Esta revista sobrevive gracias al apoyo moral de nuestros hystéricos seguidores y amigos.


Editorial La renovación de su equipo de trabajo, ha hecho que Hysterias también cambie de aires. Con este número anunciamos una nueva época. Para nadie será nueva esta noticia, hemos anunciado el cambio desde que precipitadaTodo en el mundo está en mente, la publicación se vio abandonada constante cambio, ya lo dijo por sus fundadoras. No importa, nada es el poeta, lo que no cambia más bello que lo inestable. Sin embargo, fenece. Así, la literatura también Hysterias no es una publicación incones un modelo de mutabilidad; stante, ha salido con regularidad (cada como ejemplo está el anuncio de trimestre) en perfecto orden. Con cinco las palabras. El lenguaje por su números previos y un año a cuestas, naturaleza emite su vitalidad en merecemos un cambio de look sigun proceso continuo de transfornificativo, mutatis mutandis. Por mación. La poesía también es un supuesto, siempre tratando de conasunto en permanente inestabilidad. servar el alma, “la sustancia” que Sin llegar a ninguna exageración, nos ha caracterizado. Porque si el las publicaciones periódicas sufren sol es cada día nuevo, es necesario un exceso de humanidad; cada publicada día usar una nueva piel. Año cación tiene un período vital que –oh nuevo y vida nueva. Ustedes leceterna ingratitud– está marcado por el tores tienen la última palabra, peso de su núcleo cultural, social, genéjuzguen con prudencia nuestras tico, económico, etcétera. Determinismo humildes contradicciones. editorial, fue el nombre que recibió este Feliz año nuevo a todos. O rudimentario suceso. De esta manera, la mejor dicho: feliz fin del mundo. publicación que tienes en las manos querido lector, es el resultado de una serie de factores –afortunados– que la han mantenido con vida. A lo largo de este año, Revista Hysterias ha sufrido cambios sustanciales en su carácter.


Contenido

06 Antes de la casa de Balam 07 Narratología 08 Cursi 10 La caja 14 Colonia Roma antes de 2012 18 Serie sobre una flor superviviente 20 Seis 21 Jugado 24 Planeta 25 Se escribe con x 27 Reseña de El clan de los insomnes 29 Entrevista con Vivian Abenshushan 30 Voces/autores 32 Las ciudades y los muertos, ∞


La Frase

La poes铆a no se

des

crea ni se

ns forma.

Eduardo Langagne

s贸lo se tra

truye

5


Antes de la

Casa Balam

Voz Primera

Me castigo yo misma con la sangre de mi lengua tomándola mi propia vida recorriendo la garganta Qué desgracia cae sobre mis ojos no veo nada que no haya amado antes Ya no hay agua ni dagas con que atascar las puertas Habrá que aguantarse resistiendo controlándome Porque la fiera casi despierta [De Casa de navajas (Versodestierro, 2009)]

Anahi Hernández Galaviz

6


Narratologia Voz Corporal

poseo el conocimiento de 27 letras perfectamente listas para describir el descontento de una vida insatisfecha, los días nublados, las caídas de puentes, un vocabulario capaz de sumergirme en la belleza de las libélulas, del sonido del café cayendo suspendido en una taza, un principito; puedo gritar a cuentagotas lo desalmado y espacioso de la retórica de quien no me ha amado o, al menos, no como yo he querido (también a veces me he quedado en las más absoluta inarticulación) entiendo de sintaxis, tanto, que me gusta amanecer con alguien en la misma gramática; soy consciente que es más entendible la sintaxis de las palabras que la sintaxis de los cuerpos, esas relaciones sintagmáticas y paradigmáticas que a veces se tienen y a veces no cuento historias y, como buena lectora, cuento mi historia dependiendo desde el punto en donde quiero narrar soy espectadora de mi vida y la he llenado de significados, confieso que me gustan los clímax, tanto en la historia como en la piel, jamás me resignaré a vivir una vida sin ellos entiendo las idas y venidas de la trama, las trampas en los personajes; en algunos casos, los puntos suspensivos para darle un final abierto, he despedido ya a algunos héroes sin tristeza (también sin honor, pero esa es otra historia) y no soy ninguna Penélope

7


Cursi para L

Voz Amarilla

Correr hacia los pájaros para respirar el oxígeno que me hace falta por la ventana mirar este aire fresco otra vez para sentir una estatua que no tiene que ver con tu sonrisa azul mientras no estoy aquí sentado en la ventana para mirar de nuevo el cielo por donde no estás Pensar que me equivoco y (te) espero con la garganta sucia de rosas en las manos temblorosas como siempre sudando las horas en la lengua pensar que estoy dispuesto a conservar la ternura que el pecho me exige He buscado tus ojos desde mañana cuando reconozco esa extraña sensación de perder hasta mi tiempo y no encontrar los parques y las azoteas donde esperé tres o cuatro horas sólo para pensar que pasabas por aquellos territorios una vez Es difícil que alguien con tus ojos se asome por aquí Abro la ventana Dios camina en la hormiga sobre mi brazo cuando intento reconocerte y lo hago mientras no estás ni me conoces y entonces abro la ventana Mi corazón el par de ocasiones en las que ha pasado el atardecer por tu sonrisa la ventana abierta para observar una hormiga cualquiera sonriendo entre la multitud que camina De nuevo he estado equivocándome Soñar una tarde un evento y en la noche encontrar la ventana vacía por donde el aire marchita algunos perfumes en esta vieja ciudad donde todo pasa y no hay nadie que quiera soñar un niño que imagina una muchacha desde sus ojos habita un día en que los sapos

8


Francisco Enriquez Muñoz

marcharon hacia el verano con las avenidas entre las suelas de tus converse recién lavados Un automóvil lanza una carcajada He vencido a alguien que no encuentro ¿qué puedo esperar de mí de mi amor ahora? correr al instante en que sentado aquí en mi cara vea cuando pases correr las escaleras rodando una emoción entrecortada en la palpitación de los pulmones bocabajo y las sienes y el corazón botado como un charco de presentimientos y salir a la calle encontrarte y si todo sale bien invitarte a tomar un helado de vainilla. 9


La Caja Voz Floral

Carla mira hacia la puerta en plena clase de literatura, ve a sus amigos que le hacen señas para que salga del salón, pero ella, también mediante gestos, les dice que es imposible, que no puede ir con ellos, porque sabe perfectamente que sólo irán a perder el tiempo y ella lo menos que quiere es tener faltas en esa materia. Trata de explicarles con miradas y movimientos de la mano que los alcanzará tan pronto termine la clase, entonces uno de sus amigos hace un gesto estilo “vas a ver” y Carla está a punto de responderle cuando el profesor interrumpe el contacto visual: —Carla, ¿quieres dejar de interrumpir a la clase, por favor? Ella asiente avergonzada y esboza una sonrisa, mientras nota de reojo cómo sus amigos se alejan. Es que ellos no la entienden, Carla no ha faltado a literatura desde la tercera clase y no precisamente porque ame leer. En cuanto el profesor vuelve a centrar su atención en el pizarrón, ella vuelve a hacer lo que hacía antes de que sus amigos llegaran: mirar a través de la 10


gran ventana a ese chico misterioso que siempre se sienta en el mismo lugar del patio, casi frente a ella. Carla vuelve a observarlo con detenimiento, el chico está leyendo un libro, “¡Qué alivio!”, piensa, “no ha dejado de leer.” Su mente comienza a remontarse a la primera vez que lo vio, mientras fija su atención en una caja que él tiene al lado. Esa ocasión ella estaba aburrida en la clase y entonces descubrió que en el patio había un chico que jugaba con un trompo— ¿quién juega con un trompo en estos tiempos? a—sí que lo miró largo rato hasta que él se fue. Ese suceso habría pasado al olvido si no fuera porque a la siguiente clase el chico estaba ahí de nuevo, esta vez sólo sentado platicando con otro sujeto. Carla volvió a mirarlo, dándose cuenta que no estaba nada mal. Quizás también eso hubiera carecido de importancia si no fuera porque cada clase de literatura el chico estaba ahí, a veces solo, a veces acompañado, pero siempre en el mismo lugar y a la misma hora, además de que su partida siempre coincidía con el término de la clase. Con el tiempo, Carla aprendió a conocerlo. Claro, no sabía su nombre, ni su edad, ni qué estudiaba, pero sabía que tocaba bien la guitarra, que jugaba trompo y ajedrez y que cada semana leía un libro diferente. “Hasta puedo asegurar que no tienes novia”, piensa ella mientras ve cómo deja el libro y toma la caja entre sus manos. 11


“¿Qué traerás ahí?”, se pregunta Carla. Observa que es una caja de zapatos forrada y que él la abre y la cierra constantemente. “Tal vez debería hablarte, no me gusta sentirme una acosadora”. Carla comienza a imaginar cómo saldrá del salón, cómo se acercará a él y fingirá un choque. Luego le preguntará su nombre y tratará de entablar una buena charla. Está en esos pensamientos cuando nota que el chico comienza a platicar con dos sujetos que se han acercado a él. Carla no puede escuchar la charla, pero por sus ademanes se da cuenta que quieren que vaya con ellos. Él deja la caja en el suelo y comienza a guardar el libro en la mochila. Sigue platicando con los sujetos y por ademanes y gestos Carla descubre que mantienen una buena charla. Tan buena que de pronto él comienza a alejarse sin acordarse de la caja. “¡No! ¡Tu caja! ¡Se te olvida!”, piensa ella moviéndose súbitamente en la butaca. El profesor voltea a verla:

12


—¿Ocurre algo? —Sí, tengo que salir un momento. —Y sin esperar el consentimiento del profesor Carla sale casi corriendo del aula. Corre por los pasillos, choca con unas cuantas personas hasta que logra salir al patio. Comienza a buscar con la mirada al chico, pero no ve nada, parece que se lo ha tragado la tierra. Agitada se acerca al lugar en donde él estaba. En efecto, ahí está la caja. Carla no sabe si tomarla. “La tomaré y lo buscaré para devolvérsela”, piensa ella y se anima a agarrarla. Una vez que la tiene vuelve a buscar con la mirada al chico, pero no lo ve. “Tal vez adentro esté su dirección”, sabe que la excusa es absurda pero no pudiendo contener las ganas la destapa. Y entonces se lleva una mano a la boca. Dentro de la caja hay una rosa y una nota que dice: Para la chica que me ve por la ventana. Carla no sabe qué pensar y menos cuando descubre nerviosa que el chico sale de detrás de un árbol y comienza a acercarse a ella.

13


Colonia Roma

Camino en las calles transparentes de un coágulo de ciudad que hunde sus pensamientos, sus conversaciones. Los semáforos ríen en Querétaro como hienas: como hombres. Las coladeras son los intersticios de lo desconocido, sus hálitos nos hablan de un tiempo mexicano. Costras que son esquinas, esquinas que son pliegues del pasado; nuestras presencias se escriben en hierba. ¿Qué será lo que tanto buscamos en silencio? Sigo y caigo; me enredo entre los dedos de un pino de luz. En la Plaza Luis Cabrera el agua de la fuente brota y escucha mis sordos secretos, ahora se hace roja: protesta su color por tanta muerte. Miro la soledad de los pájaros diáfanos y cómo me liberan de un bautismo que —por estos caminos— se rompe en los versículos de una ciudad hundida. 14

Anahi Hernández Galaviz

antes de 2012 Voz Pétrea


En Álvaro Obregón el panadero pasa, pasa el perro (sus patas se hunden en tanta ceniza) y camina mi sombra con los ojos cerrados. La muchacha de la bici me mira y escribo sobre sus ojos que son dos planetas. Vestigios, sólo heridas muy pisadas en la ciudad que flota en un cuerpo de nubes. Un enjambre de letras arde en los nombres-signos de las calles de una colonia donde no hay memoria de lo que ocurre ahorita (no se recuerdan las muertas en Juárez ni los decapitados en Morelia). Pero si caminamos en la Roma se presenta algo como un estado entre la vida y la muerte: abismos de un camino hecho presente, cascadas de sonidos, humanas transparencias, movimientos escritos por el humo, melodías con tacto, muros que observan rostros, bicis, máscaras; el suelo que palpita interminables pasos, los espejos que se abren como flores en dulce primavera. Las ventanas observan, inquietas, un pasado que es presente que es futuro: el ahorita… Colonia Roma: Al no caber las calles en la página, siembro mis versos en las avenidas. 15


16


Anahi Hernรกndez Galaviz

17


Serie sobre una

flor superviviente

Voz de Viento

I Un rottweiler camina por la banqueta como si fuera una persona más. Qué demonio negro. Qué torso musculoso y siniestro. El príncipe demonio suelto en las calles paseando por mercados. No ha mordido. Ha pasado junto a mí sin siquiera hacer ruido salvo el de sus pesados pasos. Oh. Mi tiempo. II Mis sienes me duelen tanto. Mi pensar es como un boxeador correoso y sangrante siempre a punto de ser noqueado.

18

Nuestras sienes no son ya como antes arcángeles flamígeros, barcos en expediciones oceánicas, dioses manipulando el trueno. Nuestras sienes son ratas letradas, perros aullantes, pequeños pájaros. Cuando duermo me colocan un ladrillo en la frente. Mi cráneo agotado quiere estallar. No hallo nada. Los caminos están olvidados. Me refugio en la caricia de mi novia en la luz de los árboles al sol, pero en tiempos así está prohibido vivir en capillas. III Bajo los bien nutridos edificios se agita una colonia de gusanos. Perdón. Es sólo el movimiento que percibo. No queda duda, compañeros,


de nuestro poder. Hemos alzado tantos monumentos, cuántas máquinas en nuestro haber, cuánta gente, cuántos vertederos. El aceite (¡oh, Lorca!) es el amargo semen del romance de las bestias de herrumbre, la orgía de magníficas criaturas con estertores nucleares, pelvis tecnológicamente avanzadas.

No quiero hablar hoy de pájaros y flores, me ha visto un pichón y con sospecha se alejó. Me acerqué al jardín de la universidad y me quebré como el esposo que llora en las piernas de su amante. Amo lo que vive en recodos secretos. V

Este semen que para los mortales es veneno se riega por todas partes, se le halla en todas las esquinas y en todas las bocas.

El poema debe ser escrito. En el instante mismo de que se escribe se canta victoria sobre sus enemigos. Se persiste. Lo demás es secundario.

IV Mi reclamo no es al latir primigenio ni a la certeza de que cerraré los ojos para siempre. Mi reclamo es para la ciudad, este día: los gordos estómagos que se maquillan los tuertos que venden su lástima y caramelos, las banquetas trituradas y abandonadas el negro aceite que inunda las calles el hospital salvaje y en tinieblas.

Quizás el destino de la poesía es sobrevivir apenas como una pequeña flor en una banqueta arruinada, un árbol flaco en un terreno baldío. Sobrevive en el mundo horrible como lo que vemos en los ojos de una amada. Qué sería la vida sin esas señas, esos frágiles estandartes de otro reino.

19


Seis Voz Vital

Te doy gracias, Señor por la desnudez de mi cuerpo por los símbolos de vida que pusiste en mis senos para amamantar la continuidad de Tu creación. Te doy gracias, Señor porque al abrir mis piernas entre su cuerpo mis ovarios se disponen y mi seno cobijará un feto negado por la razón. Te doy gracias, Señor por mi vientre, por la eyaculación del barro y por mi sangre dormida. Y te doy gracias, Dios porque así creaste al mundo.

[De Diecinueve plegarias y un credo…según la carne (Linajes Editores, 2011)]

20


Jugado

Voz de Papel

A Mario Villalobos y el Lilo,

Ella hizo otro círculo y ganó. Así dice la canción y así sucedió ipso facto en el juego. O bien la equis pudo ganar, aunque en este caso no fuera así, o bien, yo pude haber sido el círculo y Ella la cruz, pero no fue lo que sucedió. El arbitrio llevó a que quien ganara eligiese ese azaroso símbolo de la victoria. Tras perder armé un berrinche -qué idiota- armar una casa de putas por perder en el gato*. Le decía que fue trampa que Ella hubiese empezado y que por eso perdí… la perdedora absoluta habría sido Ella si es que la primera jugada se hubiese escrito con mi signo. Hay muchas teorías al respecto; en verdad yo no sé cómo funciona eso, pero en dicho momento aquello era mi excusa, la explicación que me daba a mí mismo para dar cuenta de todo lo que me sucedía. Todo juego con un tablero o un dibujo nos abstrae de la realidad, nos lleva a otro mundo… ¿nunca han sentido algo así con el monopoly, los naipes, el ludo, el ajedrez o el gato? Nos salimos de nosotros mismos y jugamos un rol en otro estado. Me convierto en ficha, en pieza, en carta, en cruz. Todo lo que no es algún elemento con el cual te identificas como jugador se vuelve enemigo, incluso las personas. Eres

tú quien se reduce a lo mínimo de un elemento o un dibujo. Esto es la guerra; el objetivo: eliminar al adversario y ganar. Pero en verdad yo nunca quiero matar nada o a nadie ¿Por qué este impulso repentino? ¡Qué mierda ocurre con uno cuando se somete al juego! Vencer. De eso se trata. De ser mejor que el entorno, de jugar al empresario frente a un tablero o un papel… pero Ella ganó. Yo jamás logro ganar y la verdad es que la amo. Pero yo no puedo ganarle a Ella, porque soy un idiota, es que soy un niño inepto y mi victoria es imposible. Ella siempre gana, hace lo que quiere con mi espíritu. Me busca… y cuando la encuentro, se va. Está cuando quiere, hace lo que le da la gana y yo me someto y pierdo en su juego. ¿Por qué me someto a su juego? No sé, me hipnotiza de alguna manera. Nunca había visto en mi vida una muchacha tan hermosa… tan cerca de mí. Pero más allá de eso, creo que no soy tan creativo como para atraparla en esas desquiciadas complicaciones que forman un aroma preciso para atraer a su especie. Las reglas… ¿Quién pone las reglas? Es como si fuese Ella quien las inventó. Ella empezó. Ella me vio en ese viaje. Ella comenzó

* Nombre que se le da al juego del tres en línea (tic-tac-toe) en Chile.

21


a hablarme de muy cerca. Ella llegó toda bella. Ella llegó y se hizo la interesante. Llegó y dejó su número. Ella llegó, me cautivó y se fue. Y se fue y la he perseguido por siempre, pero siempre está un paso más allá de la línea imposible del beso y el encuentro total. ¡Yo no soy idealista! Es que se ve tan posible, pero hay una muralla invisible, que ahora empiezo a percibir con el tacto, pues mis manos desesperadas no logran tocar su piel. Y yo pierdo y al perder me pierdo en mí mismo. Y su voz sensual deja de ser enigma y se torna desvelo; el juego se transforma en pesadilla. Y la noche y la cama son el tiempo y lugar donde crecen y se reproducen todos mis fantasmas, todos los sueños, todo lo que podría ser y no se enacta, todo aquello que es como un abominable gotario que crea un monstruo más en mi lecho al pasar cada noche. Así sucede siempre; ya tengo una colección de ciento cincuenta y dos espectros de oscuridad. Pero hubo una noche diferente. Iba a acostarme con mis monstruos cuando sonó el teléfono y por el auricular oí cantar sus labios. Me dijo que fuera a verla. Me vestí y volé hacia Ella. Tomé un taxi y recorrí media ciudad hasta llegar a su departamento. Me abrió la puerta y pasé; me dijo que simplemente estaba aburrida. Dijo que jugáramos. Yo fantaseé por un segundo. Luego Ella sacó esa maldita hoja, hizo dos líneas verticales y dos horizontales. Luego

22

confeccionó una figura redonda; luego me tocó a mí y en señal de protesta dibujé una cruz. Luego Ella hizo otra redondela y así… hasta que Ella hizo otro círculo y ganó. Perdí y al rato me fui. Furioso caminé por la calle. Vi un gato, le tiré una piedra y lo maté; una niña horrorizada vio esto por la ventana de su casa y gritó. Al minuto estaba su padre persiguiéndome por la avenida Dédalo. Logré escurrirme; por fin gané el juego del gato. Me importa una mierda en realidad. Me hubiese gustado más jugar a otra cosa y haberme “ido” de modo diferente. Probablemente hubiese durado más que en la corta y furiosa guerra del gato, ese estúpido gato que maté o me mató al primer tiro. Pero bueno, de perder se trata y eso he sentido en la pérdida felina, al romper sesos en un estrepitoso pensar sobre la hombría y la sangre. Me mordí los labios y mi cáliz rojo comenzó a saber mejor que nunca, el sacrificio liberó mi sudor del canto lúdico y su laberinto. Mi mente se cansó de ella, permitiendo que mi hambre se abriese hacia nuevos horizontes y auroras. No obstante, a los cinco minutos de pensar esto, lloré sin Aurora y ella volvió a ser Ella nuevamente. No hay escape del círculo.


Anahi Hernรกndez Galaviz

23


Planeta Voz Vital

Cuando yo muera quiero que me lancen al espacio en una cápsula. Allá, la cápsula liberará mi cuerpo y quedaré flotando a la deriva. La ausencia de oxígeno y de atmósfera hará que me conserve casi intacto, navegando sin un rumbo definido. Mi cuerpo irá captando poco a poco materiales cósmicos, impregnándose de ellos, hasta que con el paso de los siglos me convierta en un fragmento de cometa o de asteroide que se agranda y que captura polvos siderales Entonces, algún día seré un planeta nuevo, enorme, silencioso, y en el centro voy a estar acurrucado, y de mis brazos y mis piernas saldrá el magma incandescente y yo seré su núcleo. En la superficie dejaré que se alimenten plantas fluorescentes. A mi alrededor habitará la calma de las nubes.

24


Se escriben con X Voz X

Se escriben con X las palabras que empiezan por la sílaba EX- seguida del grupo -PREjemplos: expresar, exprimir, exprés, expresamente y expreso: Siglo XXI la capitalización de las relaciones humanas // amor exprés // como el signo, el ombligo donde está sellada la cadena invisible de nuestra historia Llevan X las que empiezan por la sílaba EX- seguida del grupo -PL-. Ejemplos: explanada, explicar, exploración, explosión. Somos conservadores por naturaleza cercos paramilitares, temiendo por la explosión del autogobierno mantienen sitiado al pueblo del alma desde las primeras letras… pero la excepción a la regla como esplendor en los grandes acontecimientos de la historia

25


Se escriben con X las palabras que empiezan por los prefijos EX- (fuera, más allá) y EXTRA- (fuera de). Ejemplos: excarcelar, extramuros y excursión. Nuevas generaciones desbordarán ríos de expoesía pues el término suelto, por sí mismo, ya no es suficiente… (…) Vivimos en el fin del mundo pero el mundo no se acaba: extramuros Llevan X las palabras que empiezan por XENO- (extranjero), XERO- (seco, árido) y XILO- (madera). Ejemplos: xenofobia, xerografía y xilófono. Soy la xerografía de todas mis vidas pasadas un xenofóbico de mi persona al sentirme el extranjero de mi propia casa tomo las riendas de mi destino y los chacras se abren en estruendos de colores cuando el presente, aquí y ahora, toca el xilófono vertebral En Latinoamérica, y sobre todo en México, la X es el máximo exponente del mestizaje entre la lengua castellana y las cientos de lenguas indígenas. Quizá, por su condición de centro, de sima sobre cima. Se escriben con X los nombres de todos los anónimos desvencijados, abismales y batallantes; en la senda de la esperanza Se escriben con X las hondas realidades sin nombre

26


Reseña

El clan de los insomnes de Vivian Abenshushan

La bendición del insomnio. Prosas nocturnas de Vivian Abenshushan. Por Fernando Cervantes Radzekov

Todo insomne es un suicida en potencia y contar historias no es más que una forma de retrasar la muerte. Pero hay un momento en el que, entre todas las historias posibles, el insomne se encuentra con el relato de su propia muerte. Vivian Abenshushan, “Homenaje al doctor Zorasky”.

donde la búsqueda, los ideales, son irrisorios, meras banalidades que surgen de la mente irracional del hombre. ¿Qué es el hombre sino el animal que se busca a sí mismo y no se encuentra? En cada uno de los cuentos el sueño es el motor principal de esta búsqueda. Sus personajes son excéntricos que no aceptan al mundo que los rodea. Se guían por ideales concretos y su búsqueda ilógica siempre arrastra a sus iguales. Son doctores que motivan el insomnio; porque Desde tiempos inmemoriales el sueño ha la enfermedad del sueño no es más que un acompañado a los hombres. Tiempo de despaso evolutivo del hombre, estado en donde canso; es fuente de fantasías y terrores que nos sueño y vida son uno, platonismo donde las afirman la realidad cotidiana. Y será incluso cosas se muestran tal cual son y el espíritu en el ocaso de los tiempos cuando nos pregunalcanza la divinidad. Son pueblos enteros temos ¿qué es la vida? ¿Qué es la muerte?… ¿y que promueven el insomnio en pro del arte; si el sueño no es más que el limbo entre estos dos porque el dulce paso entre sueño y vigilia estados definitivos, intermedio fatal, qué ocurre es la materia excelsa de la creación unicuando lo evitamos? versal. Hay hombres que al abandonar El clan de los insomnes, cuatro cuentos los su mujer no duermen; hombres que que nos muestran este mundo alterno en donde el se reúnen a dormir todos juntos para sueño se combina con la vida cotidiana. En donde no tener miedo. ¿Miedo de qué? No la vigilia se convierte en una mera pantomima. En 27


saben, y esperan juntos, viven juntos anhelando el momento cúspide del retorno femenino. Hay mujeres, en cambio, que en el sueño han matado interminablemente a su marido. Y compañeros dependientes que arrastran a su pareja auxiliadora a la locura. En conjunto, son hombres que no han enloquecido, sino que han sido tocados por Morfeo, que los ha bendecido con el insomnio revelador. Han adquirido una mirada distinta, pueden ahora ver al mundo como de verdad es: una ensoñación nada más, una fantasía colectiva que fácilmente puede ser distorsionada por sus propias manos. El sueño es el portal a la muerte. El insomnio es la reacción normal, el instinto de supervivencia, que nos obliga a mantenernos alerta y que finalmente nos conduce a la locura. Pero no se detiene ahí, locura y sueño se conjugan en una mixtura infalible que anestesia el miedo; que nos ayuda a aceptar la única certeza de la vida; que nos permite imaginar por un segundo más que estamos vivos, que somos eternos. Vivian Abenshushan (D.F., 1972), estudió Len-

28

gua y Literaturas Hispánicas en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM. Ganó el Premio Nacional de Literatura Gilberto Owen en 2002 con El clan de los insomnes, mismo que fue publicado en 2004 en la editorial Tusquets. Colaboradora de las revistas Tierra adentro y Letras libres. También ha sido becaria del programa de jóvenes creadores del FONCA en la categoría de ensayo, del que resultó el libro Una habitación desordenada publicado en ¬¬¬2007. Su estilo claro y preciso; el excelso uso de su técnica narrativa; y sobre todo, su gran capacidad imaginativa hacen de su prosa un gusto ameno y embriagante.


Entrevista Voz en Cuesti贸n

Entrevista con Vivian Abenshushan Puedes leer la entrevista aqu铆 http://revistahysterias.blogspot.com/

29


Voces-Autores Voz Floral Abril G. Karera Nació en abril hace veinte años. Cuando tenía diez años ganó un concurso estatal de cuento, se aferró a la escritura desde entonces. Tiene un blog que se llama Ensayos de Abril donde escribe siempre que el silencio se vuelve atronador. Estudia Letras Clásicas en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM. Voz Pétrea Atzin Su nombre náhuatl, quiere decir “agua venerable”. El primer contacto con la poesía fue su nombre. Nació un 4 de diciembre de 1991 en Toluca, Estado de México. Reside desde hace tiempo en el Distrito Federal. Apasionado por las letras desde pequeño, su formación siempre consistió en los libros. Estudia la licenciatura en Comunicación social en la Universidad de la Comunicación. Voz X Daniel Malpica (Ciudad de México, 1988) Director del proyecto cultural Molino de Cuento. Editor del fanzine digital de literatura [Radiador]. Ha participado en diversos festivales internacionales a lo largo de la República. Textos suyos aparecen en varias revistas literarias como la Revista de la Universidad, Punto de Partida, entre otras. Actual estudiante de Historia en la F,FyL (UNAM). Autor de Se escribe con X, inédito.

30

Voz Ígnea Diana López Ganadora del 2do lugar en el PRIMER CONCURSO DE MINIFICCIONES EN FACEBOOK “TELECÁPITA 2011” [http://telecapita. blogspot.com] con 112 likes. Voz Sideral Emmanuel Vizcaya (Ciudad de México, 1989) Estudiante de Lengua y Literaturas Hispánicas en la UNAM. Es fundador del Colectivo Poético Asedio y encargado de la sección de poesía de las revistas digitales Síncope y [Radiador]. Trabajó como editor de la antología internacional Mi País es un Zombi. Mantiene el blog http://emmanuelvizcaya.blogspot.com

Voz Primera Estephani Granda Lamadrid (Puebla, 1985) Poeta y diseñadora gráfica. Es primera mención en el Concurso Nacional de Poesía El Laberinto 2007; segundo lugar en el Concurso Nacional de Poesía Enrique González Rojo 2008. Obtuvo el tercer lugar en el Segundo Torneo de Poesía Adversario en el Cuadrilátero 2008, organizado por VersodestierrO. Libros publicados: Casa de navajas (VersodestierrO, 2009), Silencios de agua (IMC, 2009). Ha sido incluida en antologías como Descifrar el laberinto 2007 (VersodestierrO, 2008), 40 Barcos de Guerra (VersodestierrO, 2009), Panorama de Poesía Mexicana (2009, PDF dis-


ponible en la red), entre otros. Actualmente es organizadora y compiladora del Encuentro de poetas de los 80, Moebius (2010 y 2011).Mantiene el blog: www.e-granda.blogspot.com Voz de papel Francisco Salinas (Santiago de Chile, 15 de Mayo de 1987) De profesión es sociólogo, pero nunca ha perdido el gusto e interés por la filosofía, la literatura y la vida cotidiana. Todo se mezcla. Eso es algo que intuía desde hace mucho y que convirtió en convicción luego de vivir unos meses en ese México al que tanto quiere volver. Este hibridismo es su bandera de vida; cree que “no podemos pretender la segmentación clara de las cosas y las profesiones, todo opera en conjunto y es más complicado que las visiones parciales que solemos manejar”. Escribe cuentos, prosa poética y ensayos; actualmente se dedica a la elaboración de un libro llamado El caracol de materia.

Voz Amarilla José Manuel Vacah (Ciudad de México, 1990) Cofundador y director de la revista Hysterias. Poemas suyos aparecen en revistas como Revista de Literatura Mexicana Contemporánea, Siempre! Síncope, [Radiador] y en la antología de poesía Mi país en un zombi. Obtuvo el tercer lugar en el certamen de poesía Décima Muerte (UNAM) 2010. Mantiene el blog: http://plumonparavacas.blogspot. com/ Voz De viento Juan Francisco (Tehuacán, Puebla. 1990) Ha publicado en revistas independientes y en la revista electrónica Círculo de poesía. Fue miembro del consejo editorial del blog Poetas por la paz. Colaborador en los libros Mujeres de las Américas, y Mujeres y movimientos armados en América. Estudiante de la licenciatura en Estudios Latinoamericanos por la UNAM.

Voz Vital Martha Leticia Martínez de León (México DF, 1980) Licenciada en Ciencias Religiosas por la Universidad Pontificia de México. Tiene una especialidad en Liturgia otorgado por ORGANISMO DEL PONTIFICIO CONSEJO DE LAS COMUNIDADES SOCIALES Y EL SEMINARIO MARIA MATER ECCLESIAE. Forma parte de la generación XXXII de las Escuela de Escritores SOGEM. Ha sido creadora, curadora y museógrafa de diversos festivales de arte visual erótico contemporáneo en conjunto con el artista visual Ricardo Madrid. Ha participado en diversas antologías de cuento y poesía en México, España y Estados Unidos. Autora de los libros Gritos en mi silencio, Diecinueve Plegarias y un credo según la carne… Kata Sarká (tres ediciones), y Cuentos que enseñan (literatura infantil). Ha escrito y montado obras de teatro experimental, cortometrajes y documentales. Es editora en Editorial Progreso. Voz Corporal Tania Espinoza De la Garza (Ciudad de México, 1976) Egresada de la carrera de Lengua y Literatura Hispánica, UNAM. Fue becaria del Instituto de Filológicas, UNAM. Distraída, de esas que suelen ver luciérnagas en las paredes o que creen en los globos aerostáticos multicolores. El caso más grave es que luego se cree hada y hasta lo dice. Se ha dado cuenta que, como no tiene dinero para la terapia, mejor escribe. Recientemente fue participante en The World Festival Of Poetry (Punta Sur, Isla Mujeres). Ha publicado en: “Somos poetas, ¿y qué?”, antología chilanga, (H)onda Nómada Ediciones (México, 2011), y “Mil poemas a Pablo Neruda”, edición de Alfred Asís (Chile, 2011).

31


LAS CIUDADES Y LOS MUERTOS, ∞ Voz Ígnea Italo pasó treinta y un años con doce días anhelando ver de nuevo la ciudad. Después de concentrarse hasta el dolor, sobre su cama, mientras los demás dormían, regresó a ella. La ciudad de Metztli de paredes doradas y calles de agua. La última vez que la visitó, un esplendor magnífico cubría templos, mercados y dioses. Esta vez, con los ojos bien abiertos, se limitó a mirarla arder.

[De FINALISTAS DEL PRIMER CONCURSO DE MINIFICCIONES EN FACEBOOK “TELECÁPITA 2011” http://telecapita.blogspot.com]


hysterias 5