LAS MUCHAS VIDAS DEL DOCTOR - muestra

Page 1


G U I O N

RICHARD DINNICK R O T U L A C I Ó N

O R I G I N A L

COMICRAFT’S SARAH JACOBS AND JOHN ROSHELL Y EN ORDEN DE APARICIÓN... A R T I S T A S

MARIANO LACLAUSTRA

(Regeneración de Duodécimo Doctor; Primer, Sexto y Séptimo Doctor)

GIORGIA SPOSITO

(Segundo, Quinto, Décimo y Duodécimo Doctor)

BRIAN WILLIAMSON (Tercer Doctor)

ARIANNA FLOREAN (Cuarto Doctor)

CLAUDIA IANNICIELLO

(Regeneración de la Decimotercera Doctora)

IOLANDA ZANFARDINO (Octavo Doctor)

NEIL EDWARDS

(Doctor de la Guerra)

PASQUALE QUALANO (Noveno Doctor)

RACHAEL STOTT

(Decimotercera Doctora) E N T I N T A D O

FER CENTURION (Sexto Doctor)

C O L O R I S T A S

COLOR-ICE

(Regeneración del Duodécimo Doctor y Séptimo Doctor)

CARLOS CABRERA

(Primer Doctor y Sexto Doctor)

ADELE MATERA

(Segundo, Cuarto, Quinto, Octavo, Décimo y Duodécimo Doctor)

DIJJO LIMA

(Tercero, Doctor de la Guerra, Noveno, y Undécimo Doctor)

ENRICA EREN ANGIOLINI (Decimotercera Doctora)


L A S

M U C H A S V I DA S D E L D O C TO R

ANT ER IOR MENTE... Al final de su vida, el Duodécimo Doctor hace frente a su momento más oscuro al perder a sus queridos compañeros Bill y Nardole en un terrible enfrentamiento contra los Cybermen. Poco después también pierde a Missy a manos de sí misma. Mortalmente herido tras la batalla no encuentra razones para seguir adelante. Tan solo desea la muerte definitiva. Pero un sorprendente encuentro con su más antiguo yo, el Primer Doctor, le lleva a recuperar el ánimo para continuar. Para volver a empezar. Es momento de cambiar. De regenerarse. ¡Y tiene unas cuantas cosas que decirle al Doctor que está por llegar! Pues en el arcón de las memorias de sus muchas vidas pasadas reside la clave para un brillante futuro...


Doctor, te dejo marchar... “Ha llegado el momento de que cambies tu aspecto”.

“Debías enfrentarte a tus miedos. Era más importante que sobrevivir...”

“¡Pero la TARDiS! Tu TARDiS”. “¡Prácticamente siempre que haces esto acabas destrozando tu nave!”

B “Esta nave temporal tan maravillosa, la TARDiS, la mejor nave del universo...”


“Más grande por dentro”.

“Todos los amigos que has tenido tenían una opinión al respecto...”

EL CAMINO DE LAS CALAVERAS

“incluso a los primeros que conociste en la Tierra”.

“ian Chesterton creía que era una ilusión. Al principio...”

“Por supuesto. ¡La Tardis ha cambiado casi tanto como tú!”

Esta nave suya no deja de sorprenderme, Doctor. ¡Es enorme!

Nunca he tenido tiempo ni deseos de explorarla, hijo.

¿Eh? Sí, bueno, estoy seguro de que así es.


¿Dónde nos ha traído, Doctor?

Ya sabes que no puede dirigir la nave.

¡Oh, Abuelo! ¡Es precioso! “¿Te acuerdas de eso? La primera vez que cogiste prestada la tardis... ¡Te la llevaste! No tenías ni idea de cómo pilotarla...”

¡Mirad! ¡Un camino, vamos!

¿Qué opina?

Es un camino, querida. Propongo que hagamos aquello para lo que se han diseñado los caminos: seguirlo.

No te quedes atrás, hijo.

{Hnggggg} No creo que... esto sea...

¡Es una calavera! ¡Qué horror!

¡No le deis importancia!

“Ah, sí, los Patícoles, no sabías lo que eran en aquel entonces. Obviamente no sabías lo que eran muchas cosas, ¿verdad?”


¿Dónde estamos?

¿Un altar de sacrificios? Las calaveras pueden ser ofrendas o los restos de las víctimas.

Ninguna de estas calaveras presenta signos de traumatismos.

¡No, No! Madre mía. No. ¡Es un sinsentido! Tu mente no puede ver más allá de su propio origen primitivo, ¿verdad?

“Mírate. intentando ser viejo y cascarrabias e importante. Lo que se hace cuando eres joven, por suerte la edad nos hace madurar...”

Lo siento. Era solo una posibilidad.

¿Y qué cree usted que es, Doctor?

Las calaveras se colocaron en el camino para honrar a los muertos. lleva hasta aquí, que es, supongo, un sitio de gran valor espiritual y un lugar de renacimiento y renovación, representado por el amanecer.

“Sí, la vida depende del cambio y la renovación, ¿Verdad?”

Y un sacrificio normalmente exige algún tipo de altar. No hay ninguno.


EL MISTERIO DE LAS CARTAS Sí, Jamie, parece una carta gigante, ¿verdad?

¡Mira el tamaño de esa cosa!

“Pero no todo son planetas y naves espaciales, ¿verdad? A veces las cosas se vuelven muy muy raras. Pero eso te encanta”.

¿Qué hace, Doctor? Bueno, tú también oíste la voz. Dijo que debíamos “Capturar y elegir”. Así que eso es lo que estoy haciendo.

Más bien solo la parte de capturar.

O, ahora que lo pienso, ¡Quizás deberías hacerlo tú! ¡En tal caso, apártese!


¡Ahí hay una de esas cartas, Duquesa!

“Ben, Polly y Jamie. Los echas de menos, ¿verdad? Los echas de menos a todos. inteligentes, ingeniosos, valientes y amables. Eso es lo que se requiere”.

¡Está reduciéndose!

Más tarde.

N’ahora N’podéis n’entrar.

Tenemos seis. ¿Qué tenéis vosotros?

Siete.

N’debéis... N’elegir. N’elegid... n’bien... n’y n’viviréis.

N’elegid... n’mal... n’y... n’pereceréis.


¿¡Ha dicho perecer!? ¿O pereza? Prefiero la segunda, sinceramente.

Trece cartas entre las que elegir. la probabilidad es de una entre 13. Alrededor de un 7’6923 por ciento. No tenemos muchas probabilidades.

¿Qué vamos a hacer, Doctor?

Pues imagino que no nos queda más remedio que n’elegir, ¿no creéis?

¡N’has... n’elegido... n’bien!

¡Lo ha conseguido!

¡Ahora, si no les importa, me gustaría recuperar mi TARDiS!

Pero nuestros misteriosos captores son una especie insectoide. Y si esto es un trono... me pregunto...

¡Hey, Presto! ¿Me acompañáis?

“Siempre huyendo, sin dejar de moverte...”

“Pero cuando los Señores del Tiempo te alcanzaron... ¡tu propia gente te obligó a regenerarte! ¡Te dejaron varado en la Tierra!”


LA INVASIÓN DE LOS HOMBRES ESCORPIÓN

“Quizás los Señores del Tiempo hicieron bien atrapándote allí, sufren muchas invasiones alienígenas”.

“La Tierra. le tienes especial cariño. sobre todo a Londres”.

Debería haberlo supuesto.

“Y ahí viene EL “hortera”, así es como lo llamabas. Le gustaba el terciopelo, ¿verdad? Como al último”.

¿Cómo podrías haberlo supuesto? No digas tonterías.

Rasputín me advirtió.

¿¡Rasputín!? ¿El monje loco?

Sí. Conocí a Grigori en Rusia.

Fue la última vez que vi a estos monstruos... ¡Los Dahensa! Peleamos juntos contra ellos.


Tenemos que buscar un sitio elevado para que esto funcione...

¿Qué tal allí?

¿Hmm? Preferiría evitarlo, si no es molestia. Tuve una mala experiencia allí con un ordenador loco. ¡Espero que tengas razón, Sarah Jane! No me sorprende.

Pero ha dicho que necesitaba un sitio alto, ¡y ese es el edificio más alto de Londres!

“Sarah Jane Smith. Una de tus mejores historias de éxito. Y de tus mejores amigas”.


¿Qué va a hacer con esa cosa?

Con esto, mi querida Sarah Jane, voy a crear un circuito distribuidor de respuesta sónica por todo Londres. Comprendo.

¿En serio? No.

¡Doctor! ¡Cuidado!

¡Atrás!

¡Rápido, Doctor!


¡Cuando quiera, Doctor!

¡Requiero transporte inmediato!

¡Está funcionando! Y asegúrate de que tus superiores sepan que no debéis volver... ¡Sé buen chico!

“Tú La Proteges. ¡Es como un trabajo! Bueno, o eso dice UNiT”.

“Pero no solo en Reino Unido. Por todos lados. En cada continente. Cada ciudad. De hecho, has ido tantas veces a una ciudad que las cosas se complicaron un poco durante una temporada... la que es tan buena que tuvieron que renombrar...”

br rrr o oo o om


Millions discover their favorite reads on issuu every month.

Give your content the digital home it deserves. Get it to any device in seconds.