Page 1

TELEsecundaria

Música 1. Apuntes

R

Educación Artística

Música 1

1er Grado

Apuntes

I U T STI

SU

TS-APUN-MUSICA-1-PORT.indd 1

7/5/08 12:31:12


EDUCACIÓN ARTÍSTICA

Música 1 TS-APUN-MUSICA-1.indd 1

1er Grado

7/3/08 12:39:09


La elaboración de Música 1. Apuntes estuvo a cargo de la Dirección General de Materiales Educativos de la Subsecretaría de Educación Básica, con la colaboración de la Universidad Pedagógica Nacional.

Secretaría de Educación Pública

Josefina Vázquez Mota Subsecretaría de Educación Básica José Fernando González Sánchez Dirección General de Materiales Educativos María Edith Bernáldez Reyes Coordinación María Cristina Martínez Mercado Ilustración de portada Marco Tulio Ángel Zárate Revisión Claudia Elín Garduño Néstor Enrique Núñez Martínez Formación y corrección Dirección Editorial DGME

Universidad Pedagógica Nacional Rectoría Sylvia Ortega Salazar Secretaría Académica Aurora Elizondo Huerta Coordinación general Rosa María Torres Hernández Coordinación pedagógica Alma Dea Cerdá Michel Elaboración de textos José Antonio Robles Cachero Karen Dubovoy Andrés Treviño Ilustración de interiores Jessica Gabriela Coronado Zarco Revisión María Yolanda Quiroz Arce

Primera edición, 2008 (ciclo escolar 2008-2009) D.R. © Secretaría de Educación Pública, 2008 Argentina 28, Centro, 06020, México, D.F. ISBN 978-968-01-1679-9 (obra completa) 978-968-01-1680-5 Impreso en México Distribución gratuita-Prohibida su venta

legal-MUSICA-1.indd 2

16/4/08 12:07:28


Índice Presentación 9 Bloque 1. De los sonidos a la música 11 Secuencia 1. El pasaje sonoro: de los sonidos a la música que nos gusta 28 Secuencia 2. La creación sonora y el proceso musical: de la improvisación a la composición

INDICE MUSICA 1.indd 1

45 Bloque 2. Ritmo, cuerpo y movimiento 47 Secuencia 1. El pulso 56 Secuencia 2. El ritmo 69 71 78 89

Bloque 3. La voz y el canto Secuencia 1. La voz y sus posibilidades expresivas Secuencia 2. La práctica del canto Secuencia 3. La apreciación y audición de la música vocal

97 99 107 116

Bloque 4. Del objeto sonoro al instrumento Secuencia 1. El objeto cotidiano como instrumento musical Secuencia 2. Práctica instrumental con instrumentos de percusión construidos con materiales de uso cotidiano Secuencia 3. Conocimiento de los instrumentos típicos del entorno

123 125 134

Bloque 5. ¿Con qué se hace música? Construir con sonidos Secuencia 1. Ritmo y melodía Secuencia 2. El significado de la música

24/3/08 11:28:19


Presentación

La Secretaría de Educación Pública, comprometida con la comunidad de telesecundaria —autoridades, docentes, alumnos, padres de familia—, se dio a la tarea de fortalecer el modelo de enseñanza-aprendizaje de esta modalidad educativa. Este modelo fortalecido ofrece materiales que apoyan de manera significativa la comprensión y dominio de los contenidos de los planes de estudio vigentes. La serie de Apuntes Bimodales de Telesecundaria está desarrollada para que maestros y alumnos compartan un mismo material a partir del trabajo de proyectos, estudios de caso o resolución de situaciones problemáticas. Con este objetivo se han desarrollado secuencias de aprendizaje que despiertan el interés de los alumnos por la materia, promueven la interacción en el aula y propician la colaboración y la participación reflexiva, además de que emplean una evaluación que orienta las decisiones tanto del docente como del alumno y establecen estrategias claras de vinculación con la comunidad. Estos materiales, que la SEP pone ahora en manos de alumnos y maestros, expone de manera objetiva los temas, conceptos, actitudes y procedimientos necesarios para un mayor y mejor entendimiento de cada una de las materias que comprende la serie. El empleo de estos Apuntes Bimodales y las sugerencias que brinde la comunidad de telesecundaria darán la pauta para el enriquecimiento y mejora de cada una de las ediciones de esta obra que busca contribuir a una educación equitativa y de calidad en el país. SECRETARÍA DE EDUCACIÓN PÚBLICA


EDUCACIÓN ARTÍSTICA

Música 1 Bloque 1 De los sonidos a la música

TS-APUN-MUSICA-1.indd 3

7/3/08 12:39:16


Secuencia 1 de aprendizaje El paisaje sonoro: de los sonidos a la música que nos gusta

Propósito Desarrollar la sensibilidad y la percepción auditiva e identificar las cualidades de los sonidos.

Temas 1.1. ¿Conocemos la música que nos gusta? 1.2. Los sonidos y los paisajes sonoros. 1.2.1. Para qué nos sirve el sonido en la comunidad y la sociedad. 1.2.2. Cómo usamos el sonido en nuestra vida cotidiana. 1.3. Qué es el sonido y cuáles son sus cualidades.

Contenido 1. 1. ¿Conocemos la música que nos gusta? Antes de empezar a aprender cosas nuevas sobre el sonido y la música, conviene preguntarnos cuánto sabemos sobre la música que nos gusta. Es decir, es relevante analizar algunos aspectos sobre nuestra relación cotidiana con la música. A todos nos gusta la música y a veces hablamos sobre ella con nuestros familiares y amigos, pero casi nunca reflexionamos sobre nuestros gustos musicales. ¿Por qué nos gusta o disgusta cierto tipo de música? Es un misterio… Éste es un tema del que sabemos muy poco. Por eso sería útil para todos emprender el ejercicio de recordar nuestra vida musical, o por lo menos, la música y los sonidos que escuchamos esta semana o el día de ayer. Ahora podemos empezar realizando una especie de encuesta sobre nuestros hábitos y gustos musicales en este momento, que nos ayude a pensar sobre nuestra relación presente con la música.

11


Actividad individual. Encuesta sobre nuestros hábitos y gustos musicales. Responde las doce preguntas siguientes de forma individual. Marca con una cruz la respuesta elegida. Algunas preguntas pueden responderse con más de una opción. 1. Señala los instrumentos musicales que hay en tu casa. Guitarra. Piano. Instrumento de viento (flauta, trompeta, tuba, etcétera.) Otro instrumento de cuerda (violín, viola, chelo, arpa, etcétera.) Instrumento de percusión (tambor, batería, platillos, campanas, etcétera.) Instrumento electrónico (teclado, etcétera.) 2. Indica el tipo de discos que hay en tu casa y ordénalos del 1 al 6 según la cantidad que tiene toda tu familia (más de un tipo que de otro). Música de cine y televisión. Pop y rock. Música clásica (de cualquier tipo). Música popular mexicana (de cualquier tipo). Jazz. 3. ¿Lees alguna revista musical? Nunca. A veces. Con frecuencia. 4. ¿Has escuchado música en vivo? Nunca. Alguna vez. Pocas veces. Con frecuencia. 5. ¿Te gusta un solo tipo de música o te gustan varios géneros? Sólo un tipo de música. Varios géneros. 6. Marca estos géneros del 1 al 10 según tus preferencias: Música de cine y televisión. Pop/rock nacional. Pop/rock internacional. New age. Música clásica. 12


Jazz. Música étnica. Canciones románticas. Música popular de moda (banda, grupera, bailable, etcétera). Música tecno. 7. ¿Hay alguien en tu familia (incluyendo tíos y primos) que estudie o toque música? Nadie. Uno. Varios (más de uno). No lo sé. 8. ¿Cuándo escuchas música en casa? Nunca. Ocasionalmente (más de una vez por semana). Constantemente (todos los días). Los fines de semana. 9. ¿Dónde escuchas música? En casa. En la escuela. En casa de mis familiares y amigos. En la calle. En el transporte público. Otros lugares (iglesia, ambientes naturales, etcétera). 10. ¿Qué opinas de la música como asignatura en la secundaria? Me encanta. Me parece bien. Me es indiferente. Estoy en contra. 11. Marca la actividad musical preferida en tu casa según una escala del 1 (mínima) al 6 (máxima). Escuchar música. Tocar instrumentos. Cantar canciones. Bailar música. Hablar sobre música. Ninguna.

13


12. Marca la actividad musical que te gustaría realizar en la escuela según una escala del 1 al 6 (de mínima a máxima). Escuchar música. Tocar instrumentos. Cantar canciones. Bailar música. Hablar sobre música. Estudiar música (historia, teoría, etcétera.)

Actividad grupal. Análisis de las respuestas a la encuesta. PROCEDIMIENTO: 1. Ahora compara tus respuestas con las de tus compañeros. 2. Reúnete con tu grupo y atiende las indicaciones del profesor. 3. Elaboren un cuadro en el que incluyan las respuestas de cada alumno a cada pregunta. Piensen qué hacer con las preguntas donde hay más de una respuesta y con las que piden una ordenación. 4. Pueden hacer estadísticas para obtener los porcentajes de respuesta a cada opción. También pueden diseñar los gráficos que necesiten para mostrar los resultados, y después exponerlos a todo el grupo. 5. En un equipo de tres alumnos discutan sobre las tendencias musicales de la clase: ¿cuáles son sus gustos y hábitos musicales?, ¿cuáles son sus actividades musicales preferidas?, ¿acostumbran escuchar o hacer música? Compartan sus ideas con todos sus compañeros en clase. Un viaje al pasado sonoro: nuestras memorias musicales. Ahora podemos iniciar un curioso viaje para visitar nuestro pasado sonoro. Puede ser divertido recordar las memorias y experiencias musicales ocurridas durante los años de nuestra vida. ¿Te gusta el viaje? Te damos seis ideas para ayudarte a pensar en las experiencias musicales de tu vida; puedes hacerlo solo o bien charlando con algún amigo o compañero de clase: 1. Acuérdate desde cuándo te empezó a gustar la música, cuándo empezaste a cantar canciones, cuáles eran las canciones que cantabas cuando tenías cuatro o cinco años. 2. Recuerda qué música escuchabas a los seis y siete años, o entre los ocho y diez años, qué grupos musicales o cantantes eran tus preferidos entonces. 14


3. Si has aprendido a tocar algún instrumento, haz memoria de cuándo empezaste a estudiarlo. 4. Recuerda la música que se escuchaba en tu casa hace unos años y qué música se escucha actualmente. 5. No te olvides de la música que se oye en tu comunidad: la que se escucha en las ceremonias religiosas, en las fiestas, en las calles y en el transporte público. 6. Y hoy, ¿qué música escuchas? ¿Te gusta la música de moda? ¿Oyes otros tipos de música? ¿Cantas, bailas o tocas instrumentos?

Actividad individual-grupal. Autobiografía musical: mis memorias musicales. PROCEDIMIENTO: 1. Después de recordar tu historia con el sonido y la música, escribe tu autobiografía sonora y musical en dos páginas tamaño carta. Puedes iniciar diciendo: “Cuando era pequeño…”, o “Me acuerdo que…”, o “Cuando nací mi mamá cantaba…”. Si no recuerdas bien alguna cosa, puedes preguntar a tus familiares (papás, tíos, hermanos) sobre las memorias musicales de la familia durante los años de tu vida. 2. Reúnete con dos compañeros de tu clase y compartan sus memorias. Vean si tienen experiencias en común y lo que es muy especial para cada uno. 1.2. Los sonidos y los paisajes sonoros. ¿En qué se parecen nuestros ojos y oídos? Podemos cerrar los ojos y decidir no ver… Pero, nos guste o no, siempre escuchamos. Porque, como dijo el escritor francés Pascal Quignard: “Ocurre que las orejas no tienen párpados”. Por eso oímos aunque estemos dormidos: el oído es el único sentido que sigue funcionando durante el sueño, y a menudo nos despertamos cuando escuchamos un ruido fuerte. Algunos médicos dicen que el oído es el último sentido que perdemos antes de morir… Oímos 24 horas al día, 365 días al año y todos los días de nuestra vida. Así que siempre escuchamos algo, estemos despiertos o dormidos. Pero ¿sabemos oír? ¿Es posible educar o entrenar nuestros oídos? La capacidad auditiva es algo que todos tenemos (con excepción de las personas sordas), algo muy valioso que se puede dañar, perder o quizá mejorar.

15


Oímos diversos sonidos de maneras diferentes, y tanto las personas como las sociedades del mundo escuchamos de modos distintos. También existen varios tipos de escucha: por ejemplo, la escucha focalizada y la periférica. “Focalizamos” (enfocamos) ciertos sonidos y otros los escuchamos superficialmente, hasta “casi” no ser escuchados. Hay sonidos que atendemos y otros que ignoramos. Escuchar es como ver en distintos planos: un primer plano enfrente y otros planos (segundo, tercero) atrás del primero. Escuchar es como ver un paisaje: objetos que están cerca y otros que están lejos. El músico y pedagogo canadiense R. Murray Schafer inventó el término soundscape en inglés, que podemos traducir al español como “paisaje sonoro”. ¿Qué significa este término? Es el entorno acústico o el campo sonoro total del lugar en donde nos encontramos, afuera o adentro de nuestra casa o escuela. Por ejemplo, al leer esta página estás dentro de un entorno acústico que te rodea, lleno de sonidos diversos. ¿Los oyes, verdad? Pon atención y escucha… Los “paisajes sonoros” están llenos de sonidos distintos que conviven dentro del medio ambiente sónico en el que vivimos inmersos, ya sea en el campo o en la ciudad. Existen muchos “paisajes sonoros” en el mundo, que son muy variables y cambian según la hora del día y la estación del año, según el lugar desde el cual escuchamos, y de acuerdo con el pueblo y la ciudad en donde vivimos. Existen muchos tipos de sonidos: sonidos naturales de animales y fenómenos de la naturaleza, sonidos humanos producidos por nuestro cuerpo y sonidos tecnológicos de máquinas y aparatos inventados a lo largo de la historia humana.

Actividad individual-grupal. PROCEDIMIENTO: 1. Con los ojos cerrados o tapados con un pañuelo, realiza los tres ejercicios de escucha atenta (uno en clase y dos en casa). 2. Después, en clase, formen un grupo de tres compañeros donde comenten y comparen sus experiencias auditivas. Al abrir la ventana de tu salón de clase podrás escuchar diversos sonidos exteriores: el viento que hace susurrar las hojas de los árboles, los trinos de los pájaros, los ladridos lejanos de algún perro, un avión que vuela muy alto, las voces de las personas que caminan en la calle, y algunos otros. Presta atención a esos sonidos y trata de reconocerlos, también hay muchos sonidos interesantes dentro de tu propia casa.

16


Cuando llegues a casa trata de escuchar el refrigerador, el radio que alguien oye, la televisión que ve tu hermano, los sonidos que hace tu mamá en la cocina o el ruido del agua en el baño. Si pones mayor atención podrás escuchar sonidos más cercanos a ti: los que produce tu ropa al moverte, cuando pasas la página del libro que lees, el movimiento de tus dedos que golpetean en la mesa, tu respiración y hasta el pulso rítmico de tu corazón… Todos estos sonidos distintos forman tu “paisaje sonoro” personal en este momento, en el lugar en que estás leyendo este libro. 1.2.1. Para qué nos sirve el sonido en la comunidad y la sociedad. En muchos países del mundo los “paisajes sonoros” están cambiando: aparecen nuevos sonidos y se multiplican con gran rapidez, ya que usamos nuevos aparatos mecánicos y artefactos electrónicos que producen sonidos desconocidos. Sobre todo en las ciudades grandes y medianas, nuestros entornos sonoros son cada vez más ruidosos y la civilización moderna nos ensordece cada vez más con nuevos ruidos. Así ha surgido lo que algunos investigadores llaman contaminación sonora: un desequilibrio en un paisaje sonoro causado por sonidos intrusos o disruptivos. En consecuencia se pueden provocar daños en la audición, que empobrecen nuestra capacidad auditiva y la van reduciendo hasta llegar a su pérdida total en ciertos casos. Esto ocurre en profesiones y actividades que implican altos niveles sónicos de ruido durante largo tiempo, como con los obreros de ciertas fábricas, o con las personas que escuchan música a volúmenes excesivos en discotecas, bares, etcétera. Además de los daños fisiológicos de la audición, el exceso de ruido también nos puede afectar psicológicamente al causarnos nerviosismo, ansiedad y angustia. También puede provocar un estado similar al de ciertos estados narcotizados como el que producen las drogas. Aunque quizá alguien se pueda poner una “borrachera musical” y llegar a un estado de euforia o alegría sin el peligro de quedarse sordo, como en un concierto de rock donde el balance de sonido sea adecuado. Al escuchar volúmenes sonoros elevados algunas personas pueden crear una dependencia de niveles sónicos muy altos. Ciertos paisajes sonoros urbanos estimulan un mayor apetito por el ruido, como sucede en ambientes de trabajo contaminados por el sonido, con los jóvenes que les gusta ir a discotecas muy ruidosas, o bien con personas que viven en calles citadinas saturadas de sonidos excesivos de coches, autobuses y otros ruidos urbanos. Para algunas personas el ruido se ha convertido en símbolo de modernidad, alegría y vitalidad, se oponen a su reducción y hasta lo usan como “arma sónica”. Un vecino que escucha la música que le gusta a un nivel muy alto afecta a los que vivimos cerca de él. Es común el caso de familias que organizan una fiesta y ponen la música a un volumen tan elevado que esa noche no dejan dormir a sus vecinos. Esto ocurre porque mucha 17


gente no es consciente de que el sonido puede ser dañino para la salud, tanto física como mental y emocional. Pero así es, el sonido puede ser contaminante y convertirse en una especie de “arma” peligrosa cuando se le usa (consciente o inconscientemente) sin la responsabilidad debida. La contaminación sonora puede ser negativa y peligrosa para las personas y la comunidad en que vivimos, pero siempre es posible hacer algo para remediar este problema. Podemos volver el sonido en algo positivo para nuestras vidas si aprendemos a escuchar los sonidos que nos rodean con mayor atención crítica, y mediante el diseño y la planeación de los paisajes sonoros que nos rodean. Para empezar podemos plantearnos dos preguntas: ¿Cómo podemos mejorar y embellecer nuestros paisajes sonoros? ¿Cuáles son los sonidos que queremos conservar en nuestro entorno y cuáles modificar? Éstas son el tipo de preguntas que se hacen los que practican la disciplina llamada Ecología acústica. Si los sonidos contaminan, ¿qué podemos hacer? Frente al problema ecológico y social de la contaminación sonora, Murray Schafer opina que es necesario aprender a escuchar, cambiar nuestros hábitos de escucha y sensibilizar el oído hacia mundos sonoros maravillosos que nos rodean y hemos ignorado.

Actividad grupal. La contaminación sonora en mi comunidad. PROCEDIMIENTO: Comenta en grupos de dos o tres alumnos los casos que conocen de contaminación sonora en su comunidad, y si es posible hacer algo al respecto. Primero escriban los problemas sonoros y las soluciones en una hoja, para comentarlos después con los otros grupos y el maestro. ¿Encontraron problemas de contaminación sonora que son frecuentes? ¿Qué soluciones son las mejores entre las que proponen los diversos grupos? 1.2.2. Cómo usamos el sonido en nuestra vida cotidiana. Para recapitular lo que hemos aprendido hasta aquí, es oportuno reflexionar sobre cómo usamos el sonido en la vida cotidiana de nuestra comunidad (pueblo, ciudad, región). Pensemos en cómo mejorar y embellecer nuestros paisajes sonoros mediante el diseño y la planeación de los ambientes sonoros.

18


Actividad individual-grupal Primero responde las preguntas que siguen de forma personal. Después coméntalas en clase con tu maestro y tus compañeros en grupos de dos o tres alumnos. ¿Qué entiendes por paisaje sonoro? ______________________________________________________________________ ______________________________________________________________________ ______________________________________________________________________ ¿Cómo se usa el sonido en la comunidad donde vives (de forma adecuada o no)? Por favor explica. ______________________________________________________________________ ______________________________________________________________________ ______________________________________________________________________ Elabora una lista de los sonidos que hayas escuchado en varios lugares de tu comunidad (casa, escuela, iglesia, tienda, hospital, etcétera.) Sonidos:

Lugares:

1 2 3 4

5

19


¿Qué opinas de la llamada contaminación sonora? ______________________________________________________________________ ______________________________________________________________________ ______________________________________________________________________

1.3. Qué es el sonido y cuáles son sus cualidades. El sonido y la acústica Hay varias formas de entender lo que es el sonido, desde las ciencias como la física y la acústica, o mediante las opiniones de personas que trabajan con él, como los músicos, los compositores, los técnicos de sonido, etcétera. Veamos algunas definiciones básicas de los nuevos conceptos sonoros y musicales. Como ciencia del sonido, la acústica estudia las cualidades sonoras de cuartos y edificios, además de la transmisión del sonido por la voz, los instrumentos musicales y medios eléctricos. El sonido es producido por la vibración que es comunicada por la fuente sonora al aire y de allí hacia el oído del que escucha. Un sonido musical es producto de una vibración regular en el aire, que se percibe cuando una parte interna del oído vibra por simpatía. En cambio, un ruido es el producto de una vibración irregular. Las cuatro cualidades del sonido Altura: La “altura” de un sonido es conocida también como el “tono”, el tono de una nota musical. Con respecto a su altura, los sonidos se definen como altos o agudos y bajos o graves. Cuando la vibración de un sonido es más rápida, o más elevada su frecuencia, la nota es más alta o aguda. La frecuencia de un sonido se mide en ciclos por segundo (llamados Herz o hercios, abreviados: Hz). Por ejemplo: la frecuencia de la nota Do central (llamada Do5) del piano es de 256 Hz, es decir, vibra 256 veces por segundo. Los instrumentos de la orquesta sinfónica actual se afinan con la nota La de 440 Hz que produce el oboe. Intensidad: La intensidad es la potencia con que se produce un sonido: fuerte o suave o los niveles intermedios entre ambos extremos. Es la energía transmitida por la onda sonora, la fuerza del sonido que se escucha. El nivel de intensidad de un sonido se mide en decibeles (dB). Cuando la amplitud de la vibración de un sonido es mayor, este sonido

20


se escucha más fuerte. Con los instrumentos musicales y la voz el músico puede producir sonidos en diversos niveles de volumen. Las diferencias en la intensidad de los sonidos son matices que el compositor introduce en su partitura valiéndose de una serie de términos en italiano: forte (fuerte), piano (suave), crescendo (aumentando), diminuendo (disminuyendo), etcétera. Timbre: Es la calidad del sonido que nos hace distinguir dos tipos de sonidos, uno metálico y otro producido por un objeto de madera. A la calidad tímbrica de un sonido también se le llama metafóricamente “color”. Una nota musical suena bastante diferente cuando la emiten instrumentos diferentes o la voz humana. Por ejemplo: un clarinete y un oboe que tocan una misma nota producen timbres o “colores” diferentes. El timbre es una cualidad sonora más compleja que la altura y la intensidad: mientras estas dos pueden ser representadas por una escala de una sola dimensión (alto-bajo, fuerte-suave), la percepción del timbre es una síntesis de varios factores físicos, pues se trata de espacios tímbricos de varias dimensiones (es decir, que no se explican por oposiciones simples como alto-bajo. Duración: La altura de una nota musical es el elemento “vertical” en la notación musical, mientras el elemento “horizontal” es el ritmo. Si la altura de una nota en el pentagrama nos da su tono, su colocación horizontal a lo largo del pentagrama nos indica cuándo debe ejecutarse y cuánto debe durar. En la notación musical occidental se inventaron una serie de signos para expresar diferentes duraciones, que se indican con valores que se subdividen de más largos a más cortos. El sistema de signos de duración corresponde a los sonidos de las notas y a sus silencios, es decir, también se mide con precisión la duración de cada silencio anotado por el compositor.

Actividad individual-grupal. Graficando música en una cuadrícula. PROCEDIMIENTO: Una pieza musical se puede representar sobre un diagrama usando un papel cuadriculado de esta manera: la altura como eje vertical (primera dimensión) y el tiempo (duración) como eje horizontal (segunda dimensión). El timbre o color tonal sería una tercera dimensión, que se podría representar como una especie de tangente que un matemático podría dibujar. 1. En una hoja cuadriculada traza los ejes X y Y para representar la altura en el eje vertical (cada cuadro podría ser medio tono) y la duración en el eje horizontal (cada cuadro podría ser un segundo). 21


2. Anota una pieza imaginaria que dure medio minuto (30 segundos, 30 cuadros) con una melodía sencilla inventada o que te sepas (como “Martinillo”). Ésta sería una forma sencilla de graficar la música. 3. Después compara con tus compañeros las gráficas que cada quien realizó. Más adelante te explicaremos cómo se organizan las alturas de los sonidos en una melodía. Por ahora realiza el ejercicio con los conocimientos que tengas. Si no entiendes puedes recurrir a tu maestro o a algún compañero que sepa qué es un tono y un medio tono.

Actividad individual-grupal. PROCEDIMIENTO: Responde las siguientes preguntas de manera personal: ¿Qué entiendes por la altura de un sonido? ______________________________________________________________________ ______________________________________________________________________ _____________________________________________________________ ¿Cómo explicarías la intensidad de un sonido? _____________________________________________________________________ _____________________________________________________________________ _______________________________________________________________ ¿Reconoce los timbres de los sonidos de tres instrumentos? Escribe cuáles instrumentos y en qué se diferencian sus timbres. 1.__________________________________________________________________ 2.__________________________________________________________________ 3.__________________________________________________________________

22


Diferencias tímbricas: ___________________________________________________________________ ___________________________________________________________________ ___________________________________________________________________ ¿Qué es la duración de un sonido? _____________________________________________________________________ _____________________________________________________________________ _______________________________________________________________ Escribe cuáles sonidos: agudos y graves / cortos y largos / fuertes y suaves, has escuchado en tu casa y en el salón de clases: _____________________________________________________________________ _____________________________________________________________________ _____________________________________________________________________ _____________________________________________________________________ _____________________________________________________________________ _____________________________________________________________________ _____________________________________________________________________ _____________________________________________________________________ _____________________________________________________________________

23


Actividades sugeridas

Temas

Actividades

1.1. ¿Conocemos la música que nos gusta?

Llevar un “diario sonoro” durante una semana: usar un cuaderno pequeño donde se registren todos los sonidos que se escuchen durante el día: naturales, humanos y tecnológicos. Comparar los diarios sonoros en equipos de dos o tres alumnos y después compartir los resultados con toda la clase.

1.2. Los sonidos y los paisajes sonoros.

Realizar trabajo de campo en equipos de tres a cinco alumnos para grabar (si se cuenta con grabadora) y estudiar los paisajes sonoros de su comunidad que existen alrededor de su casa o su escuela. En caso de contaminación sonora evidente, proponer un diseño sonoro para mejorar los paisajes investigados.

1.3. Qué es el sonido y cuáles son sus cualidades.

Realizar trabajo de campo en equipos de tres a cinco alumnos para investigar las cualidades de los sonidos (timbres, etcétera) de los instrumentos musicales tradicionales de su comunidad, así como de las formas locales de cantar.

24


Autoevaluación 1. 2. 3. 4.

¿Qué es un paisaje sonoro? ¿Qué es la contaminación sonora? ¿Qué es la acústica? ¿Cuáles son las cuatro cualidades del sonido?

25


Glosario

Acústica. Es la ciencia del sonido y la escucha que trata de las cualidades sónicas de cuartos y edificios, y de la transmisión del sonido por la voz, los instrumentos musicales o medios eléctricos. El estudio de la acústica de los edificios es muy complicado debido a la variedad de formas en que el sonido es llevado, reflejado, difundido y absorbido por los diversos materiales con que está construido cada edificio. Contaminación sonora. Un desequilibrio en un paisaje sonoro (PS) causado por un sonido intruso o disruptivo de cualquier tipo. La intrusión sonora no necesita ser necesariamente muy elevada, sino que basta con tener características que disturben el equilibrio percibido del paisaje sonoro. Ejemplo: un radio en un área rural callada puede ser percibido como disruptivo en dicho paisaje sonoro, aún cuando su volumen no sea elevado, ya que puede ser percibido como estar fuera de lugar debido a que supera o enmascara sonidos más suaves y no puede ser ignorado por el escucha. Incluso sonidos percibidos menos conscientemente, tales como el sonido ambiental de baja frecuencia, pueden afectar el balance de un PS y el comportamiento humano en el largo plazo. Ecología acústica. Ecología es el estudio de la relación entre individuos y comunidades y su entorno ambiental. La ecología acústica (o del espacio sonoro) es el estudio de los efectos del ambiente acústico (o paisaje sonoro) sobre las respuestas físicas o características de comportamiento de los que viven en él. Su objetivo particular es poner atención en los desequilibrios que pueden provocar efectos no saludables.

26


Bibliografía ALSINA, Pep, 1999. El área de educación musical. Propuestas para aplicar en el aula, 3ª ed., Barcelona, Graó (Serie Música, 110). ÁLAMO, Lamberto del y Vicente GIL ARRÁEZ, 2002. Música. Educación Secundaria Obligatoria. Recursos didácticos. Tercer grado, Madrid, Ediciones SM. [Incluye seis discos compactos.] QUIGNARD, Pascal, 1998. “Ocurre que las orejas no tienen párpados”, en El odio a la música. Diez pequeños tratados (trad. de Pierre Jacomet), Barcelona, Editorial Andrés Bello Española, pp. 103-132. SADIE, Stanley, 1988. The Norton/Grove Concise Encyclopedia of Music (ed. por Stanley Sadie), Nueva York, W. W. Norton & Company. SADIE, Stanley (con la colaboración de Alison Latham) et al., 1994. Guía Akal de la música. Una introducción (trad. de Rosa Herrero Villapalos), Madrid, Ediciones Akal (Akal / Música, 7). [Londres, 1986] SEP, 2001. “Expresión y apreciación musical”, en Libro para el maestro. Educación Artística. Primaria, 2ª ed., México, SEP, Dirección General de Materiales y Métodos Educativos, pp. 169221. _______, 2006a. Artes. Música. Educación básica. Secundaria. Programas de Estudio 2006, México, SEP, Dirección General de Desarrollo Curricular. _______, 2006b. Artes. Música. Antología. Primer Taller de Actualización sobre los Programas de Estudio 2006. Reforma de la Educación Secundaria (compiladores: María Soledad Fernández Zapata y José Luis G. Sagredo Castillo), México, SEP, Dirección General de Desarrollo Curricular. [Incluye trece textos de once autores: Juan Arturo Brennan (1988), Gino Stefani (1987), Violeta Hemsy de Gainza (1982), R. Murray Schafer (1975), Carlos D. Fregtman (1985), Pep Alsina (2002), Héctor Domínguez A. y Julieta Fierro G. (2003), Brian Dennis (1975), Luis María Pescetti (1996) y Juan Guillermo Contreras Arias (1988).] _______, 2006c. Artes. Música. Guía de Trabajo. Primer Taller de Actualización sobre los Programas de Estudio 2006. Reforma de la Educación Secundaria (autores: María Soledad Fernández Zapata, José Luis G. Sagredo Castillo y Juan José Pérez Sosa), México, SEP, Dirección General de Desarrollo Curricular. SCHAFER, R. Murray, 1970. Cuando las palabras cantan, Buenos Aires, Ricordi Americana. _______, 2006. Hacia una educación sonora. 100 ejercicios de audición y producción sonora (trad.: Violeta Hemsy de Gainza y Laura Hayes), México, Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, Radio Educación (Teoría y Práctica del Arte). [1ª ed.: Buenos Aires, 1994.] TRUAX, Barry (ed.), 1999. Handbook for Acoustic Ecology, 2ª ed., Cambridge Street Publishing, CD-ROM.

27


Secuencia 2 de aprendizaje La creación sonora y el proceso musical: de la improvisación a la composición Propósitos Utilizar conscientemente el sonido y el silencio en la creación de breves composiciones sonoras. Comprender la función de la grafía para el registro y la interpretación musical. Conocer las diferentes etapas del proceso musical (creación, ensayo, producción, difusión y presentación de las composiciones sonoras).

Temas 2.1. El proceso musical: creación, ensayo, producción, difusión y presentación. 2.2. La creación sonora: el arte de inventar sonidos musicales. 2.2.1. El sonido y el silencio: inventar y explorar sonidos. 2.2.2. Improvisación y composición en la música. 2.3. La grafía sonora y la notación musical: escribir los sonidos.

Contenido 2.1. El proceso musical: creación, ensayo, producción, difusión y presentación. Para abordar el proceso de la música es necesario usar algún tipo de modelo de comunicación que nos permita entender cómo se transmiten los mensajes musicales. Aunque existen varios modelos de comunicación, el más conocido es el que incluye un esquema del proceso comunicativo en cinco momentos: 1. Mensaje  2. Transmisor  3. Canal  4. Receptor  5. Respuesta

28


El proceso musical va de la idea musical (“mensaje deseado”) a través del “transmisor” y el “canal” hacia el “receptor” y la “respuesta”. Veamos sus cinco partes una por una: 1. “Mensaje deseado”: es la creación musical, lo que los transmisores quieren comunicar, los sonidos adecuados en el tiempo preciso en el orden correcto que crean un efecto específico. 2. “Transmisor”: es cualquier individuo o grupo de individuos que crean la música, tales como compositor, arreglista, instrumentista, cantante, ingeniero de grabación, DJ, etcétera. 3. “Canal” (o “mensaje codificado”): es la música tal como suena y es escuchada. 4. “Receptor”: es cualquier persona que escucha la música (incluyendo a los transmisores mismos) y recibe su mensaje. 5. “Respuesta”: al final del proceso podemos preguntar si la respuesta o reacción del receptor de la música fue la esperada o no (adecuada o inadecuada). El “mensaje deseado” es difícil de expresar, pero los músicos usan normalmente su propio lenguaje para referirse a él mediante ciertos adjetivos que se aplican a la música: “clásica”, “pesada”, “meditativa”, “bailable”, “violenta”, “setentera”, “electrónica”, etcétera. ¿Qué le pasa al mensaje cuando suena y cuando es recibido? ¿El mensaje recorrió el circuito y llegó a su destino? ¿El receptor muestra una “respuesta adecuada”? Veamos dos ejemplos. Si hablamos de “música electrónica” en una fiesta estaríamos ante una “respuesta adecuada” si al escucharla los receptores reaccionan bailando o gesticulando entusiastamente, o quizá hasta gritando de gusto. Pero ésta no sería una “respuesta adecuada” en el caso de un público que escucha un concierto con música orquestal de Mozart. Aquí la reacción esperada sería otra: escuchar en silencio y sin expresión visible pero con emociones profundas y sublimes, sin aplaudir entre los movimientos de las obras pero aplaudiendo fuerte al director y la orquesta al final de la obra. Si la gente se sentara en silencio durante la fiesta o se pusiera a gritar o bailar en la sala de conciertos, podríamos decir que ha ocurrido un problema de comunicación musical. En tales casos podríamos preguntar qué pasó, qué fue lo que salió mal en el proceso, pues no sería suficiente decir que “no les gustó la fiesta” o que “no entendieron la obra orquestal”. Casi siempre hay buenas razones para explicar por qué los mensajes musicales no se entienden o reciben adecuadamente. A veces los problemas tratan sobre el lugar donde se escucha la música, cuando la acústica no es la adecuada en una sala de conciertos o en un estadio donde se presenta un grupo de rock. En esos casos el “mensaje deseado” no alcanza a llegar al “canal” (lo que el “transmisor” quiere que se escuche), y mucho menos a los “receptores”. Quizá la interpretación musical o la grabación pueden sonar bien para el transmisor, pero a veces el mensaje no se llega a recibir. Si los receptores ríen cuando debían de llorar o miran con asombro en vez de gritar y brincar, quizá se trata del 29


público equivocado para esa música o de la música equivocada para ese público. La mayoría de los problemas de comunicación musical se explican por diversos factores sociales y culturales. A veces tienen que ver con la “incompetencia musical” de los productores de la música y quienes la escuchan, es decir, la “incompetencia musical” surge cuando transmisores y receptores no comparten la misma experiencia musical o provienen de ambiente socioculturales diferentes, con normas, valores y expectativas musicales que no son compartidos entre ellos. Otra forma de ver el proceso musical es mediante un modelo económico que se suele aplicar a las artes y la música: 1. Producto  2. Productor  3. Intermediario  4. Consumidor  5. Consumo Independientemente del modelo que usemos para entender el proceso de la música, la comunicación musical incluye en el momento actual al menos siete etapas o fases en las intervienen diversos especialistas (artistas, técnicos, empresarios) y consumidores: 1. Composición, creación: autor (del texto), compositor (de la música), intérprete, productor. 2. Edición, impresión: compositor, dibujante, editor, impresor, transcriptor, arreglista. 3. Ensayo, interpretación: intérprete, compositor, productor, representante. 4. Grabación: técnico, ingeniero, intérprete, compositor, productor, representante. 5. Fabricación, distribución, comercialización: empresarios de compañías de discos (locales o mundiales, públicas o privadas) y tiendas de productos fonográficos. 6. Difusión, circulación: periodistas, críticos y publicistas en medios impresos (periódicos y revistas) y electrónicos (radio, TV, Internet, etcétera). 7. Presentación pública: intérprete, productor, representante, compositor, público (receptor, consumidor).

Actividad individual-grupal. PROCEDIMIENTO: Escoge la música que más te gusta y reflexiona sobre el proceso musical que implica ese tipo de música: cuántas etapas incluye desde su creación hasta su recepción. Deberás tener en cuenta que no todas las músicas requieren de las siete etapas mencionadas. Escribe tu reflexión en media página tamaño carta. Después en grupos de dos o tres alumnos comparen las semejanzas y diferencias entre los procesos musicales de las distintas músicas escogidas, y comenten con el resto del grupo.

30


2.2. La creación sonora: el arte de inventar sonidos musicales. La “musicalidad” se puede entender como la clase de relación que los seres humanos desarrollamos con la música, en cualquiera de sus modos creativos, interpretativos o divulgativos. ¿Cómo nos relacionamos con la música? De distintas maneras: escuchando, cantando, tocando instrumentos, creando música, hablando y escribiendo sobre ella. Como vimos en el proceso musical, estas actividades han producido diversos especialistas y profesiones musicales a través de la historia: compositor musical, autor de la letra que se canta, cantante, instrumentista o ejecutante de algún instrumento, acompañante instrumental de cantantes, dibujante musical, crítico o periodista musical y musicólogo (investigador musical), por no hablar de otras profesiones más recientes relacionadas con la industria moderna de la música y la producción de grabaciones (productor, ingeniero de sonido, arreglista, DJ, diseñador de sonido, etcétera). Sin embargo, las personas que no son músicos profesionales también tienen una “musicalidad”, es decir, un vínculo musical que incluye la escucha, la ejecución vocal e instrumental y hasta la creación de canciones o piezas instrumentales. Es raro encontrar alguna persona a la que no le guste la música, o que por lo menos la escuche. Pero es improbable conocer alguna persona que nunca haya escuchado algún tipo de música en su vida. Así que todos tenemos una “musicalidad” particular que puede ser comparable con la de otras personas: alta o baja, intensa o débil, vital o superficial, desarrollada o inicial, constante o eventual, aceptable o mediocre. ¿Cómo influye la tecnología sobre la musicalidad de las personas? Los medios tecnológicos que conservan y reproducen la música afectan nuestra musicalidad, ya que pueden hacer que ésta cambie, mejore o disminuya. Por ejemplo, durante varios siglos de nuestra historia las personas tuvieron una musicalidad más cercana a la creación y la interpretación musical, pues si querían escuchar música o bailarla no tenían más remedio que tocarla y cantarla. Tenían que asistir al teatro, a la iglesia o a una fiesta particular para escuchar música “en vivo”, pues no habían grabaciones. Con el desarrollo y la difusión de las tecnologías y los medios de grabación en el siglo XX (discos de distintos materiales y formatos, cintas, casete, CD, minidisk, etcétera), las personas del mundo dependemos cada vez más de las grabaciones para consumir la música que necesitamos escuchar o bailar. La gente ya no invierte tanto tiempo en aprender a tocar un instrumento o a cantar (a menos que sea músico profesional), sino que prefiere comprar discos y coleccionarlos, o actualmente conseguir la música que le gusta en Internet en formatos digitales (como MP3, etcétera). Es evidente que nuestra musicalidad ha cambiado en el siglo XX y sigue cambiando en el siglo XXI, que nuestra relación con la música ya no depende de crear, cantar o tocar música, sino de comprarla o copiarla para reproducirla por cualquier medio a nuestro alcance.

31


Por otro lado, la tecnología musical también puede ayudarnos a crear y a ejecutar música usando los nuevos instrumentos electrónicos (teclados, guitarras, percusiones, sintetizadores, etcétera) y las computadoras. Cada vez es más fácil, para las personas que pueden adquirirlos, usar instrumentos y programas para “diseñar” sonidos digitales y sintetizados, o bien crearlos y reproducirlos en una computadora con los programas musicales que se han inventado para componer música y reproducirla.

Actividad individual-grupal. PROCEDIMIENTO: Responde las siguientes preguntas de forma personal. Después comenta y analiza tus respuestas con el maestro y un grupo de tres alumnos. ¿Qué problemas de comunicación musical conoces en la comunidad en donde vives? ¿Y cómo se podrían resolver? ______________________________________________________________________ _________________4_____________________________________________________ ______________________________________________________________________ ¿Cómo escuchas música normalmente: en vivo o en grabaciones? Explica por qué. ______________________________________________________________________ ______________________________________________________________________ ______________________________________________________________________ ______________________________________________________________________

¿Cómo podrías describir tu “musicalidad” actualmente? Después compara tu breve descripción con las de otros dos compañeros de clase. ______________________________________________________________________ ______________________________________________________________________ ______________________________________________________________________ ______________________________________________________________________

32


Elabora una lista de los aparatos que utilizas para reproducir y escuchar la música, y especifica los lugares donde los has usado (casa, escuela, iglesia, autobús, etcétera). Aparatos de reproducción musical:

Lugares:

1 2 3 4

5 6

7

¿Qué opinas de la influencia de la tecnología electrónica en la música y en nuestra musicalidad? Escribe si es positiva o negativa y explica por qué. ______________________________________________________________________ ______________________________________________________________________ ______________________________________________________________________ ______________________________________________________________________ ______________________________________________________________________ 2.2.1. El sonido y el silencio: inventar y explorar sonidos. Vamos a imaginar que somos investigadores del sonido y el silencio, exploradores del mundo sonoro que nos rodea. Así podremos empezar a crear obras sonoras hechas por nosotros mismos, solos o en grupo con nuestros compañeros. Primero vamos a inventar sonidos y a experimentar con ellos. Veamos cuatro experimentos sonoros que podemos realizar en grupo: Experimento sonoro 1. Imitar con la voz y el cuerpo los sonidos del medio ambiente y de los paisajes sonoros de nuestra comunidad: el viento, los árboles, el río, el mar, la laguna, los animales, las campanas (de la iglesia o de la escuela), etcétera.

33


Experimento sonoro 2. Imitar con la voz y el cuerpo los sonidos de máquinas y aparatos eléctricos que existen en nuestra casa y escuela: licuadora, refrigerador, lavadora, podadora, equipo de sonido, tractor, computadora, automóvil, autobús, camión, etcétera. Experimento sonoro 3. Explorar e inventar sonidos con la voz y el cuerpo: la cara, la cabeza, el cabello, los brazos, las piernas, los pies, los zapatos, la ropa, etcétera. Experimento sonoro 4. ¿Cómo se escucha el silencio? ¿Cuántos tipos de silencio puedes escuchar? Realizar un concurso de silencio entre los compañeros de la clase: ¿cuánto tiempo puedes permanecer en silencio (sin hacer ningún tipo de sonido)? Tiempo máximo: cinco minutos.

Actividad individual-grupal. Experimentos sonoros con la voz y el cuerpo. PROCEDIMIENTO: Para realizar estos experimentos sonoros se puede dividir a la clase en cuatro grupos de tres a cinco alumnos cada uno, y que cada grupo realice un experimento. Después se puede cambiar de experimento en los cuatro grupos, hasta que todos los grupos hayan realizado los cuatro experimentos. Quizá será necesario hacer los experimentos en varias sesiones. En la última sesión todos podrán comentar sobre sus experiencias al realizar los experimentos sonoros. 2.2.2. Improvisación y composición en la música. Improvisación: el arte de crear música no escrita. La improvisación es la creación de una obra musical durante el proceso de su interpretación, sin la intención de escribirla. Puede ser la creación original de una obra por sus intérpretes, la elaboración o ajuste de algunos detalles de una obra existente (arreglo), o bien algo intermedio entre ambas. El arte de improvisar es una de las prácticas musicales más usuales en distintas culturas del mundo, especialmente en las que no dependen de la notación musical. Por ejemplo, son famosos los improvisadores de la voz y los instrumentos musicales en culturas como las de la India (que improvisan sobre escalas llamadas “ragas”) o del 34


Medio Oriente (que improvisan sobre escalas llamadas “maqam”). También se improvisa mucho en la música tradicional de las diversas culturas de África y Asia. La improvisación también ha sido importante en la historia de la música occidental, desde la Edad Media hasta el siglo XXI. Se practicaron técnicas improvisadoras en la música vocal medieval y renacentista, así como en la música vocal e instrumental barroca. La idea de improvisar sobre una forma musical ha sido muy celebrada en la música europea. Por ejemplo, Bach y Handel se hicieron famosos por sus improvisaciones de “fugas” en el órgano, mientras Mozart y Beethoven lo fueron por sus “variaciones” improvisadas en el piano. La tradición de improvisar en instrumentos floreció en distintos países con influencia occidental hasta el siglo XX. Aunque el compositor trató de controlar la forma de tocar del intérprete hasta el siglo XX (mediante indicaciones precisas en la partitura), la idea de improvisar como el regreso a una manera de hacer música más espontánea fue alentada por algunos compositores del siglo XX, especialmente en la llamada música “aleatoria” (en la que ciertas decisiones son dejadas al azar o al deseo de los intérpretes). Por ejemplo, cuando los miembros de un grupo musical reaccionan libremente a lo que otros están tocando, creando conjuntamente una obra musical improvisada. En la música popular la improvisación también ha sido importante durante la ejecución en vivo, como en las canciones de grupos de rock o de música tradicional, que nunca tocan exactamente igual sus canciones. En la música de jazz los ejecutantes siempre improvisan en el ritmo y la melodía sobre patrones armónicos fijos. En el son mexicano se han hecho famosos los improvisadores de poesía y música en el son huasteco y el son jarocho, cuyos músicos de arpa y jarana nunca tocan igual piezas tan famosas como “La Bamba”, y siempre improvisan bonitos versos para deleite de sus oyentes. Así que, como ves, la improvisación es una de las maneras más comunes de hacer música en el mundo y en México. ¿Te atreverías a crear música improvisada?

Actividad individual-grupal. Improvisaciones vocales y corporales. PROCEDIMIENTO: 1. Realiza una improvisación breve (de 30 a 60 segundos) con al menos cinco sonidos diferentes de los que inventaste en los experimentos sonoros 1 a 3, producidos por tu voz (sólo sonidos y ruidos sin palabras) y tu cuerpo. Puedes usar cada sonido más de una vez y en el orden que más te guste. 2. Después ensaya y memoriza tu creación improvisada con todos los sonidos que usaste. Cuando la sepas de memoria repítela frente a la clase y comenta las improvisaciones de los otros compañeros (ellos comentarán la tuya). 35


3. Por último deberán escoger mediante votación las que a su juicio sean las tres mejores improvisaciones. Composición: el arte de crear música escrita. Componer es la actividad de imaginar y crear una obra musical de forma escrita sin la necesidad de su interpretación. Una vez compuesta y anotada, la obra es interpretada por el mismo compositor o por algún otro músico para comprobar si todos los detalles musicales están bien escritos para su adecuada comprensión y ejecución por los futuros intérpretes. En tal caso, el compositor puede proponer la obra escrita para ser dibujada y publicada por alguna empresa editorial de música, y después de ser impresa podrá ser vendida y distribuida para que sea difundida por los ejecutantes que deseen tocarla. Cada vez que una obra musical escrita es ensayada y tocada por los intérpretes, habrán sutiles o claras diferencias en su ejecución, aun cuando sea ejecutada por los mismos intérpretes. Ésta es una de las maravillas de la música escrita: cada ocasión que se toque nunca se ejecutará ni se escuchará igual, debido a las sutiles variaciones melódicas, rítmicas y tímbricas que siempre introducen los músicos al interpretar. La notación musical es una forma de registrar los sonidos musicales escuchados o imaginados por un músico o compositor; es como un conjunto de instrucciones visuales para los intérpretes. En este sentido, la partitura de una obra musical se parece a la receta de un pastel: es una forma escrita de imaginar cómo debe cocinarse el pastel, pero no se puede predecir con precisión cómo saldrá el pastel. ¿Cómo te imaginas que podrías escribir tu improvisación hecha con sonidos vocales y corporales? ¿Estás listo para escribir una obra sonora en una hoja de papel?

Actividad individual-grupal. Escribir e interpretar nuestras composiciones. PROCEDIMIENTO: Inventa cinco signos gráficos (líneas, círculos, cruces, triángulos, cuadrados, etcétera) para representar y escribir los sonidos que usaste en tu improvisación vocal-corporal. Después escribe tu obra sonora en una hoja blanca de papel con esos signos, y trata de cuidar que pueda ser leída y entendida por otros alumnos de la manera más precisa que se pueda.

36


Una vez escrita tu obra sonora realiza un ensayo: pídele a un compañero que la lea e interprete para ti. Si no está clara la notación, trata de explicarla y corregirla hasta que él pueda interpretarla como tú la imaginaste y la improvisaste. Después todos los alumnos leerán sus propias obras sonoras desde su notación e interpretarán la obra que ensayaron antes con su autor. Con apoyo del maestro, comentarán cuál interpretación les gustó más y votarán para escoger las tres obras sonoras que más les gustó a toda la clase y recibirán el primero, segundo y tercer lugares de este concurso de composición sonora.

Actividad individual-grupal. PROCEDIMIENTO: Responde las siguientes preguntas de forma personal. Después comenta y analiza tus respuestas con el maestro y un grupo de tres alumnos. ¿Qué entiendes por improvisación? ______________________________________________________________________ ______________________________________________________________________ ______________________________________________________________________ ¿La composición es una forma de crear música mediante la escritura? Sí o No ¿Por qué? Explica tu respuesta afirmativa o negativa. _____________________________________________________________________ _____________________________________________________________________ _____________________________________________________________________ Compara tu improvisación con tu obra escrita. ¿Cuál te gustó más? _______________ ¿Por qué? Explica. _____________________________________________________ _____________________________________________________________________ _____________________________________________________________________ 2.3. La grafía sonora y la notación musical: escribir los sonidos. A través de la historia se han inventado diversos sistemas de notación musical, en la música europea y en otras culturas del mundo como la China (siglo III a.C.), la griega (siglo VI a.C.) y la hebrea (siglo VI d.C.). La primera forma de notación europea surgió 37


en el siglo IX en el monasterio católico de Saint Gall en Suiza, y hacia el siglo XI en la iglesia cristiana oriental. Hasta aquí la notación sólo indicaba las alturas aproximadas de los sonidos pero no su duración, pues tenían ritmo libre. En los siglos XIII y XIV se desarrolló un sistema de notación rítmica o mensural, que daba valores a las notas musicales para su medición temporal. Este sistema mensural alcanzó su mejoría en los siglos XV y XVI, cuando se escribieron las grandes obras de la polifonía europea: música a cuatro o más voces horizontales e independientes. La notación mensural con notas blancas y negras se usó especialmente para escribir las voces de la música polifónica, pero a partir del siglo XV se inventaron otros sistemas, llamados “tablaturas”, para escribir la música de instrumentos de cuerda (laúd, arpa, guitarra y teclado) y aliento (flauta de pico). Estas “tablaturas” indican al intérprete cómo tocar las notas deseadas en las cuerdas o teclas, en vez de registrar las notas mismas. Mediante números o letras se anotaban las melodías y el ritmo se escribía arriba de dichos números o letras. Para el siglo XIX ya existía un sistema adecuado para escribir la música de los compositores occidentales. Sin embargo, hay varios aspectos de la notación musical que son imprecisos: los ornamentos o adornos melódicos, el tiempo o la velocidad, el volumen (los signos de dinámica no indican niveles precisos) y la alteración rítmica, cuando la música no debía tocarse exactamente como estaba escrita (como en la música barroca). Vamos a seguir inventando sonidos y buscando grafías para escribirlos.

Actividad individual-grupal. Inventando sonidos y gráficos sonoros. PROCEDIMIENTO: Inventa tus propios sonidos y gráficos: vamos a experimentar más con gráficos sonoros. (a) Inventa un sonido y búscale un gráfico. Piensa bien el sonido que deseas (descríbelo en la primera línea) y después diseña un signo gráfico que lo represente visualmente con la mayor claridad posible (anótalo en la segunda línea). Sonido _______________________________________________________________ Gráfico _______________________________________________________________

38


(b) Diseña un gráfico y búscale un sonido. Diseña un gráfico sonoro primero (anótalo en la primera línea) y después imagina qué sonido podría quedar bien con esa imagen que tú diseñaste (descríbelo en la segunda línea). Gráfico _______________________________________________________________ Sonido _______________________________________________________________ (c) Después comenta con dos compañeros de tu grupo que les pareció más fácil: inventar primero el sonido y después diseñar el gráfico o viceversa.

Actividad individual-grupal. PROCEDIMIENTO: Responde las siguientes preguntas de forma personal. Después comenta y analiza tus respuestas con el maestro y un grupo de tres alumnos. ¿Qué entiendes por notación musical? ______________________________________________________________________ ______________________________________________________________________ ______________________________________________________________________ ¿Para qué sirve la grafía sonora? Explica. _____________________________________________________________________ _____________________________________________________________________ _____________________________________________________________________ Primero describe brevemente tu experiencia musical de inventar sonidos y diseñar gráficos para escribirlos. _____________________________________________________________________ _____________________________________________________________________ _____________________________________________________________________

39


¿Te gustó la experiencia? Sí o No _________________________________________ ¿Por qué? Explica. _____________________________________________________________________ _____________________________________________________________________

Actividades sugeridas

Temas

Actividades

2.1. El proceso musical: creación, ensayo, producción, difusión y presentación.

Plantear un problema del proceso musical de la comunidad que se pueda resolver con elementos discutidos en la clase.

2.2. La creación sonora: el arte de inventar sonidos musicales.

Trabajo en equipo. Discutan y ubiquen un problema producido por la tecnología musical en la musicalidad individual, familiar o comunitaria. Planteen una solución práctica para resolver el problema.

2.2.1. El sonido y el silencio: inventar y explorar sonidos.

Trabajo en equipo. Inventen tres nuevos experimentos sonoros con objetos y materiales de desecho de su casa o escuela.

2.2.2. Improvisación y composición en la música.

Entrevistar a algún músico de la comunidad que haya realizado improvisación en su manera de hacer música popular o tradicional.

2.3. La grafía sonora y la notación musical: escribir los sonidos.

Trabajo en equipo. Lean en voz alta y realicen alguna de las tres actividades (2, 3 y 4) de “Orientaciones didácticas generales” del libro SEP 2006a, pp. 105-107.

40


Autoevaluación 1. 2. 3. 4.

¿Qué es la improvisación? Menciona dos maneras de relacionarnos con la música ¿Qué es un mensaje deseado en la música? Menciona una problemática para que el mensaje musical no llegue.

41


Glosario Dinámica: La manera en que un compositor controla los distintos niveles de intensidad o volumen en su obra musical, mediante signos que piden subir, bajar o matizar dichos niveles de volumen. La dinámica incluye términos en italiano como: piano, forte, mezzoforte, pianissimo, fortissimo, etcétera. Fuga: Forma y técnica de composición a varias voces parecida a una conversación o un diálogo musical, en el que un tema o temas se tejen y desarrollan mediante el contrapunto imitativo. Las voces dialogan y se imitan unas a otras en distintas alturas. Polifonía: Textura musical en la que se tejen varias voces horizontales independientes. La polifonía vocal del renacimiento podía usar tres, cuatro o más voces. Un ejemplo de esta textura es el llamado contrapunto (punto contra punto, es decir, nota contra nota). Tablatura: Sistema de notación musical que usa letras, números u otros signos en lugar de la notación convencional que usa notas blancas y negras y sus silencios. Es especialmente usado para la escritura de música instrumental de cuerdas y alientos. Al ejecutante se le dice cómo producir los sonidos en su instrumento, con indicaciones de la duración aproximada de cada sonido. Variaciones: Forma y técnica de composición en las que primero se presenta un tema musical y luego es seguido y desarrollado en un número de diferentes variaciones. De aquí la expresión de “tema y variaciones”.

42


Bibliografía MAZZOLA, Guerino, “Semiotic Aspects of Musicology: Semiotics of Music”, mayo 21 de 1997, 110 pp. (Publicación difundida en Internet.). SADIE, Stanley, 1988. The Norton/Grove Concise Encyclopedia of Music (ed. por Stanley Sadie), Nueva York, W. W. Norton & Company. SEP, 2001. “Expresión y apreciación musical”, en Libro para el maestro. Educación Artística. Primaria, 2ª ed., México, SEP, Dirección General de Materiales y Métodos Educativos, pp. 169221. SEP, 2006a. Artes. Música. Educación básica. Secundaria. Programas de Estudio 2006, México, SEP, Dirección General de Desarrollo Curricular. SEP, 2006b. Artes. Música. Antología. Primer Taller de Actualización sobre los Programas de Estudio 2006. Reforma de la Educación Secundaria (compiladores: María Soledad Fernández Zapata y José Luis G. Sagredo Castillo), México, SEP, Dirección General de Desarrollo Curricular. [Incluye trece textos de once autores: Juan Arturo Brennan (1988), Gino Stefani (1987), Violeta Hemsy de Gainza (1982), R. Murray Schafer (1975), Carlos D. Fregtman (1985), Pep Alsina (2002), Héctor Domínguez A. y Julieta Fierro G. (2003), Brian Dennis (1975), Luis María Pescetti (1996) y Juan Guillermo Contreras Arias (1988).] SEP, 2006c. Artes. Música. Guía de Trabajo. Primer Taller de Actualización sobre los Programas de Estudio 2006. Reforma de la Educación Secundaria (autores: María Soledad Fernández Zapata, José Luis G. Sagredo Castillo y Juan José Pérez Sosa), México, SEP, Dirección General de Desarrollo Curricular. TRUAX, Barry (ed.), 1999. Handbook for Acoustic Ecology, 2ª ed., Cambridge Street Publishing, CD-ROM.

43


EDUCACIÓN ARTÍSTICA

Música 1 Bloque 2 Ritmo, cuerpo y movimiento

TS-APUN-MUSICA-1.indd 4

7/3/08 12:39:18


Secuencia de aprendizaje

1

El pulso Propósito Desarrollar el sentido rítmico a partir de la vivencia corporal y del movimiento.

Temas 1. Ritmo, cuerpo y movimiento 1.1 El pulso corporal y el pulso musical. 1.2 El tempo. 1.3 El compás.

Contenido 1.1 El pulso corporal y el pulso musical El pulso corporal es un latido intermitente y constante. Es el bombeo regular del corazón. Es una recurrencia regular de impulsos que se siente como un aumento y disminución constantes de la fuerza con que la sangre pasa a través de una vena o arteria. Podemos sentir el pulso corporal en algunas partes del cuerpo, como el cuello, las muñecas, las ingles o el pecho a la altura del corazón. Coloca las yemas de tus dedos sobre tu cuello haciendo una leve presión. Ese latido que sientes se llama pulso. La música también tiene pulso, es decir, una regularidad y recurrencia que en este caso es de tiempos de igual duración. El pulso musical es fácil de detectar, es esa sensación de continuidad que nos invita a aplaudir o a movernos en forma regular. Cuando escuchamos una música y comenzamos a tamborilear los dedos sobre alguna superficie, o bien movemos un pie rítmicamente, lo que estamos haciendo es expresar con nuestro cuerpo esa regularidad de la música llamada pulso.

47


Actividad grupal. Sentir el pulso Coloca una mano sobre tu cuello y siente tu pulso. Con la otra mano palmea sobre tu pierna siguiendo el mismo pulso que sientes en el cuello; ahora tus compañeros están sintiendo tu pulso. Cuenta hasta cuatro dos veces y en seguida tus compañeros se incorporarán a sonar el mismo pulso que tú, acompañándote con palmadas. Ahora que todos están ejecutando un mismo pulso, experimenten con distintos sonidos corporales. Tú serás el líder: cada cuatro pulsaciones o tiempos, cambia de palmadas a otros sonidos corporales, como zapateados, chasquidos, palmas sobre piernas o frotar las palmas. Tus compañeros estarán muy atentos e imitarán cada sonido que hagas. Recuerda mantener un pulso regular, que no se altere al cambiar de sonido. Actividad grupal. Expresar el pulso en serie Esta actividad es similar a la anterior pero ahora no interpretarán las pulsaciones al unísono (es decir, todos juntos). Por “serie” nos referimos a uno después de otro. Forma un círculo con tus compañeros. Aplaude cuatro tiempos; tan pronto termines, el compañero que está a tu derecha hará también cuatro tiempos pero ahora con un sonido diferente; en cuanto termine, quien esté a su derecha ejecutará cuatro tiempos con un sonido diferente a cualquiera de los anteriores. Continúen así hasta que todos hayan participado. No se vale repetir sonidos, así que tendrán que estar atentos a los sonidos que ya se hicieron para no repetirlos. Procura que el pulso no se interrumpa al pasar de una persona a otra, debe escucharse continuo, como si fuera la misma persona que lo ejecuta. Piensa en estas cuatro pulsaciones como si se tratara de una pelota que van pasando de mano en mano. Actividad individual-grupal. Audición, identificación y expresión del pulso en obras musicales Escucha diversos ejemplos musicales. Recurre a ejemplos de música tradicional y popular de tu comunidad, de tu región o estado. A continuación te presentamos diversas formas para seguir y acompañar el pulso de los ejemplos musicales que selecciones: • •

48

Colócate al frente de tu grupo y aplaude el pulso de la música mientras la escuchas. Cuando lo desees, cambia el tipo de sonido sin interrumpir las pulsaciones. Tus compañeros te imitarán. Busca objetos con los que puedas producir sonido: un bote de vidrio con arroz, golpear con una cuchara sobre una lata de metal, golpear sobre un sartén, deslizar una escobeta sobre un rallador, tocar con los sonidos sobre una caja de cartón, etcétera. Junto con tu grupo, escucha una canción y sigue su pulso con estos objetos. Dependiendo de los objetos que hayan seleccionado, la actividad puede resultar muy ruidosa, por lo que te recomendamos que formes cuatro equipos y que hagan el acompañamiento en serie, cada equipo suena sus objetos por cuatro tiempos y luego se calla para que otro equipo continúe.


Acompaña el pulso con movimientos corporales. Ponte de pie e inclina tu tronco hacia la derecha e izquierda como si fueras un péndulo. Después de ocho tiempos, mantén tu tronco quieto y golpea el suelo con un pie. Seguido, sigue el pulso subiendo y bajando los brazos lateralmente. Cuando termines, gira la cabeza de perfil hacia uno y otro lado. Dependiendo de la música que estés escuchando, a veces te dará tiempo de hacer más o menos movimientos. Sugiere nuevos movimientos para seguir el pulso. Sigue el pulso con desplazamientos corporales. Forma un círculo amplio con tus compañeros y colóquense en fila, uno tras otro. Al escuchar la música, camina hacia el frente dando un paso por cada pulso que sientas. Después de dar una vuelta al círculo, cuando llegues al lugar de donde saliste, continúa moviéndote pero ahora sobre las puntas. Cambia el tipo de movimiento cada vez que inicies otro círculo: con los brazos al frente, arriba o a los lados, caminando lateralmente, elevando las rodillas o de cualquier otra forma que sugieras.

1.2 El tempo Las pulsaciones pueden ser rápidas, cuando el tiempo entre una pulsación y otra es muy corto. De la misma manera, el pulso puede ser lento si entre una pulsación y otra transcurre mucho tiempo. La regularidad del pulso no se altera, lo que cambia es la velocidad. La velocidad del pulso puede ser desde muy lenta hasta muy rápida, con todos los grados intermedios. En música, a esa velocidad del pulso se le llama tempo (plural: tempi), palabra en italiano para designar al tiempo. Actividad individual. El pulso y tempo de una rima Lee en voz alta la siguiente rima: Luna, luna, dame una tuna. La que me diste, cayó en la laguna. Siente tu pulso sobre tu cuello y ya que lo identificaste, apláudelo. Sin dejar de aplaudir, recita la rima sobre ese mismo pulso. Repítela varias veces. Ahora, corre rápidamente en tu mismo lugar (sin desplazarte), por un período de 30 o 40 segundos. Detente y localiza tu pulso en el cuello. Sigue ese pulso con palmadas. Sobre este nuevo pulso, sin dejar de aplaudir, recita la rima. ¿Notaste la diferencia de velocidad? La rima en sí no cambió, lo que cambió fue su tempo. Actividad individual. Audición de diversos tempi Escucha diversos ejemplos musicales e identifica su pulso. En una hoja de papel, anota el nombre de las canciones o piezas musicales que escuchaste y al lado de cada una escribe cómo fue su tempo: lento, normal o rápido. Usa de referencia tu propio pulso, si

49


el tempo de la canción es muy similar al tuyo, pon una palomita en “normal”; si está muy por debajo marca “lento”, o si va más rápido que el tuyo marca “rápido”. Nombre de la canción Adelita

Tempo lento

Tempo normal

Tempo rápido X

Guarda la tabla que elabores, ya que más adelante te servirá para formar tu propio archivo de canciones. 1.3 El compás Cuando agrupamos las pulsaciones tenemos un compás. El compás es el agrupamiento de tiempos y valores rítmicos dentro de dos líneas divisorias. Los compases más comunes son: a) el compás de dos cuartos (2/4), que agrupa a las pulsaciones de dos en dos; b) el compás de tres cuartos, que agrupa a las pulsaciones o tiempos de tres en tres; c) el compás de cuatro cuartos, que ordena a los tiempos en grupos de cuatro en cuatro. El signo de compás se encuentra en la partitura, escrito al principio, inmediatamente después del signo de la Clave. Al agrupar los tiempos en un compás, el tiempo uno adquiere una mayor importancia, se le imprime mayor fuerza que a los otros. Esto da un carácter particular a la música y permite que podamos sentir los diferentes compases. Llamamos compás binario al que agrupa a los tiempos en conjuntos de dos. El tiempo 1 es más fuerte:

50


El compás de 4/4 se considera binario puesto que está formado por dos secciones de dos cuartos. La diferencia es que en el compás de 2/2 tenemos un acento cada dos tiempos y en el compás de 4/4 lo tenemos cada cuatro tiempos.

Un compás ternario es el que agrupa a los tiempos en conjuntos de tres. Nuevamente, el primer tiempo es más fuerte:

Actividad grupal. Sentir el compás, al unísono, en eco y en serie Aplaude un pulso constante, contando hasta tres continuamente, pero imprime mayor fuerza al tiempo uno: un dos tres un dos tres un dos tres… Éste es un compás de tres tiempos (cada grupo de tres tiempos se considera un compás). Elige un sonido corporal diferente y hazlo junto con tus compañeros al unísono (al mismo tiempo). Ahora, haremos un sonido diferente en el tiempo uno, por ejemplo: Zapatear, palmada, palmada, zapatear, palmada, palmada, zapatear…. Un dos tres un dos tres un … La diferencia de sonidos ayuda a marcar el tiempo uno, pero de todas formas recuerda que debes imprimirle mayor intención. Continuando con el compás de tres tiempos, párate al frente del grupo y haz dos compases seguidos (es decir, contar hasta tres dos veces) con el sonido o sonidos corporales que quieras. En cuanto termines, el grupo te imitará. A este tipo de respuesta la llamamos “en eco”, pues el grupo repite lo mismo que tú hiciste. Una vez 51


que el grupo terminó el eco, vuelves a interpretar dos compases seguidos pero ahora con diferentes sonidos corporales. El grupo te imitará. Continúa con este juego de ejemplo y respuesta. Siguiendo la misma dinámica, se interpretarán compases de tres tiempos, con distintos sonidos corporales, pero ahora en serie. Sentados en círculo, un compañero palmeará dos compases seguidos de tres tiempos; al terminar, el compañero a su derecha continuará los pulsos (continuando con dos compases de tres tiempos) con otro sonido corporal, y así sucesivamente hasta dar la vuelta a todo el círculo. Actividad grupal. Audición y expresión de los compases binario y ternario Éscucha diversas piezas musicales que ejemplifiquen el compás binario. Ponte de pie y camina siguiendo el pulso. Apreciarás que el compás binario es un compás fácil de caminar, que te invita a marchar y que el pulso fuerte, o sea el tiempo uno, siempre cae en el mismo pie (derecho o izquierdo). Escucha piezas musicales en compás ternario. Ponte de pie y camina siguiendo el pulso. Recuerda que debes acentuar el tiempo uno. ¿Te resulta natural? Es un poco complicado marchar con este compás ya que el tiempo fuerte cae en un pie y luego en el otro. En cambio, el compás ternario es un compás que nos invita a bailar. Los valses están en compás de tres tiempos. Anota los nombres de las piezas que escuchaste y a qué tipo de compás corresponden. Actividad grupal. Jugar memoria de sonidos corporales Éste es un juego de memoria en el que se van agregando acciones. Vamos a trabajar con el compás de cuatro cuartos (4/4), por lo que no olvides marcar más el primer tiempo. Forma un círculo con tus compañeros y haz un pulso con palmadas (decimos palmadas como un ejemplo, pero puedes usar el sonido que desees) contando del uno al cuatro. Cuando termines, el compañero a tu lado repetirá la misma secuencia que hiciste y luego agregará una nueva, repitiendo el mismo pulso pero con otro sonido. En seguida, el próximo compañero ejecutará tu secuencia, la del compañero anterior y luego agregará otra nueva. Continuando esta dinámica, al llegar al octavo participante, por ejemplo, éste estará haciendo siete secuencias diferentes seguidas y después agregará la suya propia. Si el grupo es muy grande, se recomienda trabajar en equipos de hasta ocho participantes. Usa tu imaginación para crear sonidos con tu cuerpo. También puedes usar la voz, no palabras, pero sí sonidos como “m”, “ts”, o tronar la lengua imitando a los caballos.

52


Actividades sugeridas Temas 1.1 El pulso corporal y el pulso musical.

1.2 El tempo.

1.3 El compás.

Actividades •

Identificar el pulso corporal y seguirlo con sonidos corporales.

Audición, identificación y expresión del pulso en obras musicales.

Identificación y variación del tempo en una rima.

Audición e identificación del tempo en obras musicales.

Sentir el compás, al unísono, en eco y en serie.

Identificar los compases 2/4, 3/4 y 4/4 y marcarlos con sonidos corporales.

Desarrollo de actividades sugeridas Clase 1. 1. 2. 3. 4.

Lectura del tema 1.1 Actividad de sentir el pulso. Actividad de sentir el pulso en serie. Audición, identificación y expresión del pulso en obras musicales.

Clase 2. 1. Lectura del tema 1.2 2. El pulso y tempo de una rima. 3. Audición de diversos tempi.

53


Clase 3. 1. Lectura del tema 1.3. 2. Sentir el compás, al unísono, en eco y en serie. 3. Audición y expresión de los compases binario y ternario. 4. Jugar memoria de sonidos corporales.

Autoevaluación Responde lo siguiente: • ¿A qué llamamos pulso corporal? • ¿Cómo identificamos el pulso en la música? • ¿Qué es el tempo? Realiza lo siguiente: • Identifica tu pulso corporal o el pulso de un compañero. • Identifica auditivamente los compases de 2/4, 3/4 y 4/4 en la música que te gusta escuchar normalmente.

Materiales de apoyo Temas

Material sugerido

1.1 El pulso corporal y el

pulso musical.

Lápiz y papel.

1.2 El tempo. 1.3 El compás.

Sugerencias de uso Para clasificar el tempo de distintas canciones. Para elaborar archivo de canciones.

Glosario Clave. Es el signo que se utiliza para ubicar las notas en el pentagrama. La Clave de Sol, por ejemplo, nos indica que la nota que se escribe sobre la segunda línea del pentagrama se llama sol. A partir de sol, sabremos, hacia arriba y hacia abajo, que nombre reciben las demás notas.

54


Compás. Agrupamiento de valores rítmicos en pequeños conjuntos delimitados visualmente por barras o líneas divisorias de compás (barras verticales paralelas que atraviesan perpendicularmente el pentagrama). Eco. Cuando otra persona o grupo de personas repite de forma idéntica los sonidos que hace una primera persona. Figuras rítmicas. Son los signos musicales que representan las duraciones de las notas. Algunas de las más comunes son: redonda; blanca; negra; corchea; doble corchea, etc. Cada una de estas figuras tiene su contraparte de silencio. Pentagrama. Cinco líneas horizontales donde se escribe la notación musical. Pulso musical. Por analogía con el pulso sanguíneo (que es latido intermitente de las arterias), el pulso musical es la sensación que produce la recurrencia de lapsos de tiempo iguales, o tiempos, en los cuales se manifiestan las figuras rítmicas. Tempo. Palabra italiana que en español significa tiempo, que alude a la velocidad del pulso de la música. Se expresa con términos también italianos, como por ejemplo adagio, andante, moderato, allegro, presto, etcétera. Su plural es tempi. Unísono. Un solo sonido. Cantar o hacer otra actividad al unísono significa que todos hacen lo mismo al mismo tiempo. Vals. Es un ritmo musical bailable en tres tiempos, originario de Austria y que posteriormente se extendió a muchos países y se mezcló con otros tipos de música (como las canciones rancheras mexicanas, por ejemplo). En su origen tenía un movimiento lento, aunque en la actualidad se ha convertido en una danza de ritmo vivo y rápido.

Bibliografía Blaser, Albert, James O. Froseth y Phyllis Weikart, Música y movimiento. Actividades rítmicas en el aula, Barcelona, Graó, 2001. Tort, César, El ritmo musical y el niño. Actividades de lecturas rítmicas en la educación musical del niño. Instructivo para el maestro y material para el alumno, México, UNAM, 1995. Willems, Edgar, El valor humano de la educación musical, Buenos Aires, Paidós, 1981.

55


Secuencia de aprendizaje

2

El ritmo Propósito Sentir el ritmo y conocer su terminología y notación musical.

Temas 2. El ritmo 2.1 Qué es el ritmo 2.2 La notación musical del ritmo 2.3 El ritmo y la danza

Contenido 2.1 Qué es el ritmo El ritmo es la distribución de los sonidos en el tiempo. Es la combinación de sonidos de distintas duraciones que sucede entre una pulsación y otra. El ritmo es el fluir de la música, ordena los tonos en patrones de duración a través del uso de acentos, impulsos, figuras rítmicas y silencios. La figura rítmica es el signo gráfico utilizado en música para expresar la duración de cada nota. Si bien no sabemos con certeza cuándo o cómo se originó la música, sabemos que el ritmo (y la música) ha estado presente en todas las culturas (pasadas o presentes) descubiertas hasta ahora. En las culturas primitivas el ritmo jugaba un papel muy importante en la vida cotidiana: se han encontrado pruebas de que los instrumentos de percusión (tambores de distintos tamaños y formas y sonajas) existían desde las primeras civilizaciones. Los instrumentos de percusión son los principales transmisores del ritmo. Parece que los diferentes ritmos evolucionaron a partir de varios aspectos de la rutina diaria: para acompañar el trabajo; para conducir ceremonias como bodas, nacimientos, funerales; para alabanza y rituales religiosos; como acompañamiento indispensable de la danza. Los ritmos también fueron evocados para llamar a la lluvia, para trabajar y 56


proteger las cosechas, y para llamar a los hombres a la guerra. La fascinación e impacto emocional del ritmo es algo difícil de analizar, pero desde tiempos muy remotos, el hombre ha reconocido su efecto poderoso y a menudo hipnótico. Muchos de estos usos aún prevalecen en nuestras culturas, pero el ritmo, a lo largo del tiempo, se ha independizado de sus múltiples usos para convertirse en un portador de un mensaje musical. No podemos asegurar que el ritmo inicialmente provino del lenguaje, pero el lenguaje tiene ritmo. Una forma de conocer el ritmo, de experimentarlo y crear con él es a través del lenguaje. A continuación te presentamos algunas actividades para que sientas el ritmo de la lengua hablada. Actividad individual-grupal. Las palabras y el ritmo Vamos a usar palabras de una sílaba, como voy, ten, Sol, pan, etcétera. Interpreta un pulso en compás de 4/4, es decir, contando continuamente del 1 al 4, dando una palmada por tiempo. Mientras lo haces, di las siguientes palabras con cada tiempo (con cada aplauso): 4 4

voy 1 x

voy 2 x

voy 3 x

voy 4 x

ten 1 x

ten 2 x

ten 3 x

ten 4 x

pan 1 x

pan 2 x

pan 3 x

pan 4 x

La “x” representa una palmada. Recuerda que puedes sustituir la palmada por otro sonido corporal, por un instrumento de percusión (como claves, pandero o sonaja) o por algún objeto sonoro fabricado por ti. El tiempo 1 está remarcado para que recuerdes dar mayor intención a este tiempo. Ahora sigue el mismo pulso pero di palabras de dos sílabas, como vamos, toma, luna, etcétera: 4 4

va-mos va-mos va-mos va-mos 1 2 3 4 x x x x

to-ma to-ma to-ma to-ma 1 2 3 4 x x x x

Continúa así, haciendo varios compases con distintas palabras de dos sílabas. Pide a tu grupo que palmee el pulso mientras tú palmeas las sílabas, es decir, darás dos palmadas por cada tiempo. Tu primera palmada de cada palabra coincide con las palmadas de tus compañeros. Al hacerlo, estás palmeando el ritmo. Sigue el ejemplo:

57


4 4

va-mos x x 1 x

va-mos va-mos va-mos x x x x x x 2 3 4 x x x

to-ma to-ma to-ma to-ma x x x x x x x x 1 2 3 4 x x x x

ritmo pulso

Continúa así, diciendo diferentes palabras y usando diversos sonidos. En el primer ejemplo que vimos (el de las palabras de una sílaba), el ritmo y el pulso coinciden, pero esto no es obligado. El ritmo es cualquier variante de tiempo. Vamos a crear nuevos ritmos usando combinaciones de las palabras anteriores: 4 4

va-mos x x 1 x

voy x 2 x

va-mos va-mos x x x x 3 4 x x

ten x 1 x

to-ma to-ma ten x x x x x 2 3 4 x x x

ritmo pulso

El grupo interpretará el pulso mientras tú palmeas el ritmo que se formó, dando una palmada por cada sílaba. Repite los dos compases del ejemplo varias veces sin parar. Ahora todos juntos harán el ritmo, ya no se escuchará el pulso, sino sólo las palabras acompañadas de palmadas: 4 4

Va-mos x x

voy va-mos va-mos x x x x x

ten to-ma to-ma ten x x x x x x

ritmo

Haz con tus compañeros el mismo ejercicio una vez más, pero ahora dirán las palabras en su mente, no en voz alta, de tal forma que sólo se escuchará el ritmo. Podemos aplicar este mismo procedimiento a palabras de cualquier longitud. Sólo recuerda que cada palabra debe decirse en un tiempo. Continuando con la misma dinámica, ahora incluye palabras de tres y cuatro sílabas: 4 4

tó-ma-lo tó-ma-lo ten x x x x x x x 1 2 3

ten x 4

to-ma to-ma tó-ma-te-lo ten x x x x x x x x x 1 2 3 4

Repite varias veces este ejercicio con tus compañeros. Toquen el ritmo anterior con palmadas, diciendo las palabras en voz alta, y practiquen también sin decir las palabras, únicamente sonando el ritmo. 58


Actividad por equipos. Crear ritmos con palabras Divide a tu grupo por equipos. Con tu equipo, escribe en un papel diferentes combinaciones de palabras, agrupadas en cuatro tiempos (es decir, en un compás de 4/4). Practíquenlo varias veces, ejecutándolo con distintos sonidos. Por ahora, fíjate en que sean palabras que tengan el acento en la primera sílaba, para que la primera sílaba siempre coincida con el pulso. Una vez que hayan dominado su ritmo, pasen a escribirlo al pizarrón. Pide al resto del grupo que lleven el pulso (con el pie sobre el suelo) mientras tu equipo aplaude el ritmo. Esta actividad es una buena oportunidad para reforzar conceptos de otras áreas académicas. Por ejemplo, puedes abordar el tema de la geografía y seleccionar como categoría “estados de México”, y entonces todas las palabras que uses para formar ritmos tendrán que incluir esos nombres: Du-ran-go, Za-ca-te-cas, Ja-lis-co, Cam-peche. No tienes que acomodarlos en un compás, sólo cuida que el tiempo que transcurre entre cada acento (sílaba en negritas) sea el mismo, es decir, que sigas un pulso regular. 2.2 La notación musical del ritmo La notación musical del ritmo es la representación gráfica de las diferentes duraciones del sonido musical o notas. La conforman, principalmente, el signo de compás y las figuras rítmicas (más adelante estudiarás las notaciones que se refieren al cambio de tempo). El signo de compás, como vimos anteriormente, son los dos números expresados como fracción al principio de una partitura. Expresan cómo vamos a agrupar los tiempos. La figura rítmica es el signo utilizado en música para expresar la duración de cada nota. Hay dos maneras en que se nombran las figuras rítmicas: por su apariencia y por su valor aritmético.

Cada figura rítmica tiene su equivalente en silencio, es decir, un tiempo específico por el que hay que pausar el sonido.

59


Al contar con una representación gráfica del tiempo musical, podemos independizarnos del lenguaje. Palabras como ten, voy, pan se pueden representar con la figura llamada negra o cuarto

, que equivale a un tiempo (o pulso).

A las palabras como toma, vamos, tiempo, les corresponde la figura llamada corchea u octavo , donde cada octavo equivale a medio tiempo, es decir, con dos octavos tenemos un cuarto. Actividad individual. Creación de ritmos con notación musical Toma como referencia las siguientes equivalencias de palabras y figuras:

ten

toma tómalo tómatelo

60


Elige un compás de 2/4, de 3/4 o de 4/4. Escribe los números de los tiempos del compás que elegiste y escribe distintas combinaciones de figuras rítmicas, como se muestra en este ejemplo:

Haz una secuencia de ocho compases. Palmea tu ritmo y escucha si te gusta, si tiene algún patrón, si expresa algún estado de ánimo (tranquilidad, prisa, etcétera.). Cambia lo que no te guste y vuélvela a palmear hasta que quedes satisfecho con tu creación. Interpreta tu frase rítmica con diferentes sonidos, puedes cambiar de sonido con cada compás, cada dos tiempos, cada tiempo o como a ti se te ocurra. Actividad grupal. Ritmos en eco Párate al frente del grupo e inventa una secuencia rítmica de cuatro tiempos. Tan pronto la termines, tus compañeros la imitarán. Repite la misma secuencia otras tres veces, alternando con la respuesta de tus compañeros. Después haz un ritmo diferente y continúa de la misma manera. Cada compañero deberá tener la oportunidad de pasar al frente e improvisar un ritmo. Actividad en equipos. Ritmos simultáneos En esta actividad, cada equipo creará una secuencia rítmica para luego interpretarla simultáneamente con la frase que creó otro equipo. Por esta razón, se recomienda que trabajen frases no demasiado complejas y que, de preferencia, presenten algún patrón (un motivo rítmico que se repita cada equis tiempo). Trabajen por equipos para que cada equipo realice una secuencia rítmica de ocho compases, siguiendo los mismos pasos de la actividad anterior. Todos los equipos trabajarán su secuencia o frase rítmica en compás de 4/4. Escriban sus ritmos sobre una hoja y practíquenlos varias veces hasta que los dominen. Pónganse de acuerdo sobre el tipo de sonido que ejecutará cada parte. Cuando hayan concluido su composición, anótenla en el pizarrón para que los otros equipos la conozcan e interpreten.

61


Los otros equipos trabajarán su secuencia rítmica de la misma manera. Ya que hayan escuchado las composiciones rítmicas de todos, dos equipos interpretarán simultáneamente sus respectivas secuencias. Anoten en el pizarrón los tiempos del compás, del uno al cuatro, y escriban las dos secuencias, una debajo de la otra, cuidando que los tiempos coincidan. Contarán hasta cuatro para que empiecen los dos equipos al mismo tiempo. ¿Qué tal sonó? ¿Qué te gustó, qué cambiarías? Es importante que este tipo de actividades se realicen en varias ocasiones, en días diferentes, para que los alumnos adquieran práctica en expresar sus ideas musicales y puedan apreciar un progreso después de varias sesiones. Actividad en equipo. Improvisaciones rítmicas Forma un equipo pequeño (máximo seis) con tus compañeros. Pídeles que aplaudan un pulso continuo. Improvisa ritmos sobre ese pulso o acompañamiento. No te preocupes aquí por qué figura rítmica estás usando ni por agrupar tus ritmos en un compás, simplemente deja tus manos libres. Con la práctica rítmica que ya realizaste en las actividades anteriores, verás que se te ocurren varias combinaciones interesantes. Después de un tiempo (cuando tus compañeros te hayan acompañado por unas 16 o 20 pulsaciones) cede el turno a alguien más e intégrate a los acompañamientos. Actividad grupal. Audición, identificación y expresión del ritmo en obras musicales Escucha una canción. Para elegirla, tú o tu maestro pueden recurrir a ejemplos de música tradicional y popular de su comunidad, de su región o estado. Pueden apoyarse también en el cuadro de materiales de apoyo que se sugieren en la página 20 para contar con un repertorio más amplio. Escucha (y canta) la canción mientras aplaudes su pulso. Escúchala nuevamente pero ahora palmearás su ritmo. Divide al grupo en dos. Vuelvan a cantar la canción pero ahora un grupo zapatea el pulso mientras el otro grupo palmea el ritmo. Haz la misma actividad con cuatro canciones más. Al terminar de cantar y aplaudir el ritmo de las cinco canciones, pasa al frente del grupo e interpreta con palmadas el ritmo de una de las canciones sin decir de cuál se trata (puedes palmear sólo la frase inicial o continuar con toda la canción hasta que la adivinen). El primer compañero que adivine la canción, tomará tu lugar y él aplaudirá el ritmo de otra canción para continuar con el juego.

62


2.3 El ritmo y la danza Una de las funciones más nobles de la música es hacer posible la danza. El baile es una expresión artística tan arraigada al ser humano como la música que la acompaña. Los mismos descubrimientos que relatan que la música existía desde tiempos muy remotos, nos muestran que la danza también estaba presente, manifestándose en muchos aspectos de la vida cotidiana. El ritmo, en particular, es esencial en la danza; existen bailes que no requieren más que de un instrumento de percusión. El ritmo es el fluir de la danza, su transcurrir en el tiempo. La danza, como manifestación artística, expresa el sentir de un individuo y de una comunidad. ¿Cómo son las danzas de tu comunidad? ¿Las conoces? ¿Practicas alguna? ¿Qué significan? ¿Por qué se realizan? ¿Cómo es la música que las acompaña? Para tomar conciencia sobre estos aspectos que forman parte de tu entorno, te recomendamos hacer una indagación y una clasificación de tus resultados. Actividad individual-grupal. Danzas y eventos musicales de la comunidad Investiga qué danzas, ritos o eventos musicales se realizan en tu comunidad en las diferentes épocas del año. Para iniciar tu investigación, te recomendamos la siguiente tabla para que ahí anotes tus hallazgos: Nombre del evento

Fecha y lugar en que se realizó

¿Pertenecía a una celebración en particular? (fiesta nacional, fiesta regional, fiesta religiosa, un evento en relación con la cosecha o con la temporada del año, etcétera.)

Tipo de evento (danza, banda, concierto) y quiénes son sus integrante (músicos, bailarines, gente de la comunidad, cuántos son, etcétera)

Impresiones personales (¿te gustó, lo habías visto antes, has participado en algo similar?)

Puedes comenzar por asistir a los lugares públicos donde comúnmente se llevan a cabo, por ejemplo la plaza central o un auditorio. Pide ahí la programación de eventos y anótalos. Acude también a la biblioteca y busca periódicos de años anteriores o revistas que hagan referencia a tu comunidad, y busca qué espectáculos se mencionan. Anota lo que hayas encontrado. Después revisa el calendario escolar: ¿qué eventos van a tener? ¿Cuáles de ellos tienen música o danza? Incorpora tus hallazgos a la tabla. Recuerda cuando anotes un evento en tu tabla, describirlo con el mayor detalle posible. Compara tu investigación con la de tus compañeros. 63


Actividades sugeridas

Temas

2.1 Qué es el ritmo.

2.2 La notación musical del ritmo.

2.3 El ritmo y la danza.

Actividades

ƒ

Actividad individual-grupal. Las palabras y el ritmo.

ƒ

Actividad por equipos. Crear ritmos con palabras.

ƒ

Actividad individual. Creación de ritmos con notación musical.

ƒ

Actividad grupal. Ritmos en eco.

ƒ

Actividad en equipos. Ritmos simultáneos.

ƒ

Actividad en equipo. Improvisaciones rítmicas.

ƒ

Actividad grupal. Audición, identificación y expresión del ritmo en obras musicales.

ƒ

Actividad individual-grupal. Danzas y eventos musicales de la comunidad.

Desarrollo de actividades sugeridas Clase 1. 1. Lectura del tema 2.1 2. Ejercicios de ritmo con palmadas y palabras de una, dos, tres y más sílabas. 3. Creación de ritmos por equipos.

64


Clase 2. 1. Lectura del tema 2.1 2. Creación de ritmos con notación musical. 3. Ejercicio de improvisación de ritmos en eco. 4. Ejercicio de ritmos simultáneos por equipos. Es importante que este tipo de actividades se realicen en varias ocasiones, en días diferentes, para que los alumnos adquieran práctica en expresar sus ideas musicales y puedan apreciar un progreso después de varias sesiones. Clase 3. 1. Repetición del ejercicio de ritmos simultáneos por equipos. 2. Ejercicio de improvisaciones rítmicas sobre un pulso continuo. 3. Audición, identificación y expresión del ritmo en obras musicales. Clase 4. 1. Lectura del tema 2.3. 2. Organización de cómo se va a trabajar la tabla propuesta según las festividades de la comunidad, región o estado, y calendarización de seguimiento del mismo. 3. Repetición del ejercicio de ritmos simultáneos por equipos.

Autoevaluación • • •

Juega improvisando ritmos en compás de 4/4. Cuando escuches música fuera de la escuela, intenta identificar el pulso, el tempo y el compás. ¿Qué figuras rítmicas conoces hasta el momento? ¿Crees que puedes identificarlas en la música que escuchas habitualmente?

65


Materiales de apoyo Temas

Material sugerido

2.1 Qué es el ritmo.

Lápiz y papel.

2.2 La notación musical Lápiz y papel. del ritmo. Colección de la Fonoteca del INAH: Testimonio musical de México (CD 1) Antología. Sones de México (CD 15). 2.3 El ritmo y la danza.

Lápiz y papel.

Sugerencias de uso Para hacer las diversas anotaciones de palabras, pulsos y ritmos. Para escribir las notaciones musicales. Para la audición en clase. Para elaborar el cuadro sugerido.

Glosario Frase. En música, una frase es equivalente a una frase del lenguaje, es decir, a una oración. Así como varias oraciones forman un párrafo, varias frases musicales forman un tema. Por frase rítmica nos referimos a una frase musical compuesta sólo por ritmos, sin melodía. Motivo rítmico. Grupo de dos o más figuras rítmicas. Varios motivos forman una frase. Pulso musical. Por analogía con el pulso sanguíneo (que es latido intermitente de las arterias), el pulso musical es la sensación que produce la recurrencia de lapsos de tiempo iguales, o tiempos, en los cuales se manifiestan las figuras rítmicas. Unísono. Un solo sonido. Cantar o hacer otra actividad al unísono significa que todos hacen lo mismo al mismo tiempo.

66


Bibliografía Aquino, Francisco, Cantos para jugar 1, México, Trillas, 1991. Blaser, Albert, James O. Froseth y Phyllis Weikart, Música y movimiento. Actividades rítmicas en el aula, Barcelona, Graó, 2001. Dubovoy, Karen, Haciendo música, México, Trillas, 2005. Howeler, Casper, Enciclopedia de la música, Barcelona, 1958. Mansión, Madeleine, El estudio del canto, Buenos Aires, Ricordi Americana, 1947. Pescetti, Luis María, Taller de animación musical y juegos, México, 1992. SEP, Cantemos Juntos, México,1996. _____,Artes. Música. Educación Básica. Secundaria. Programas de Estudio 2006, México, SEP, 2006. Tort, César, El ritmo musical y el niño. Actividades de lecturas rítmicas en la educación musical del niño. Instructivo para el maestro y material para el alumno, México, UNAM, 1995. Willems, Edgar, El valor humano de la educación musical, Buenos Aires, Paidós, 1981. Fonoteca del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH): Testimonio musical de México (CD 1); Antología. Sones de México (CD 15).

67


EDUCACIÓN ARTÍSTICA

Música 1 Bloque 3 La voz y el canto

TS-APUN-MUSICA-1.indd 5

7/3/08 12:39:20


Secuencia de aprendizaje

1

La voz y sus posibilidades expresivas Propósito Conocer el aparato fonador y las posibilidades expresivas de la voz por medio de un enfoque vivencial.

Temas 1. La voz y sus posibilidades expresivas. 1.1 El aparato fonador y su funcionamiento. 1.2 Las posibilidades expresivas de la voz.

Contenido Todos poseemos un instrumento maravilloso con el que podemos expresarnos: nuestra voz. Nuestra voz es única, tan única como nuestro rostro, nos caracteriza y nos distingue de los demás. Con nuestra voz podemos formar sílabas, palabras y frases para expresarnos de forma hablada. También podemos imitar sonidos de nuestro entorno, emitir sonidos fuertes, suaves, largos, cortos, graves, agudos y toda la variedad de matices que hay entre dichos extremos. Si exploramos nuestra voz podremos conocerla, saber cómo funciona, cómo controlarla y cómo articularla para emitir sonidos musicales, es decir, para cantar. 1.1 El aparato fonador y su funcionamiento Tu voz se produce gracias al aparato fonador. El aparato fonador es el conjunto de órganos de tu cuerpo que intervienen en la producción de sonidos. Está formado por la boca, la nariz, la faringe, la laringe, la tráquea, los pulmones y el diafragma.

71


Para que un sonido surja se necesita una fuente de energía que produzca una vibración. Una vibración es un movimiento oscilatorio, es decir, en forma de onda, sólo que las vibraciones que producen el sonido son tan pequeñas que no las podemos ver. En el caso de la voz, esa energía es el aire que proviene de los pulmones. El aire pasa a la laringe y pone a vibrar las cuerdas vocales, esta vibración produce sonido. Las cuerdas vocales son unas bandas de tejido muscular que se encuentran en tu laringe (garganta); su tensión, elasticidad, longitud y grosor varían, dando lugar a diferentes efectos sonoros. Después de pasar por la laringe, la corriente de aire continúa por el llamado tracto vocal, formado por la faringe, la cavidad oral y, en ocasiones, también la cavidad nasal. A lo largo de este camino, la corriente de aire se modifica al hacer contacto con la lengua, los dientes o el paladar, dando lugar a una gran variedad de sonidos. Actividad grupal. Inhalar y exhalar El aire que sale de nuestra boca produce sonido. Respiren profundo y suelten el aire (exhalen) mientras dicen “aaaaa”. Ésta es la manera como naturalmente se produce el sonido que usamos tanto para hablar como para cantar. También es posible emitir sonidos al inhalar, es decir, al tomar aire. Intenten hacerlo. Aunque sí es posible, se habrán dado cuenta de que los sonidos que surgen no son agradables ni fáciles de controlar. Actividad individual. Sintiendo las vibraciones Coloca la palma de la mano sobre tu cuello haciendo una leve presión con los dedos hacia tu garganta. Abre los labios y di “aaaaaa” por un tiempo como de diez segundos. ¿Sientes la vibración? Ese cosquilleo que sientes es la vibración de tus cuerdas vocales. Repite el mismo ejercicio pero ahora entonando otras vocales. Ahora inténtalo con consonantes como “mmmmm” o “rrrrr”. Nota cómo cambia la vibración. Existen consonantes con las que no sientes vibración, como la letra “t”, ya que la articulación del sonido se forma con la lengua y el paladar. Experimenta con diferentes sonidos y averigua cómo se sienten las diferentes letras, cuáles hacen mayor o menor vibración. Platica tus experiencias con tus compañeros y analiza en qué coinciden. Actividad grupal. Clasificar los sonidos de las letras Con tus compañeros elabora una tabla con tres columnas: (1) mayor vibración, (2) menor vibración y (3) vibración nula. Debajo de cada columna escribe la o las letras (consonantes y vocales) que corresponden con tu exploración. ¿Cómo te imaginas que serían los resultados en algún otro idioma? Discute tu opinión con tus compañeros.

72


1.2 Las posibilidades expresivas de la voz Con la voz podemos emitir sonidos y expresarnos verbalmente, pero no sólo las palabras tienen significado. La inflexión, el sentimiento que imprimimos a cada palabra, es igual de importante para describir lo que queremos expresar. Ocurre con frecuencia que la misma palabra tiene diversos significados dependiendo de la inflexión que le demos. Un bebé, para aprender a hablar, absorbe el lenguaje que le rodea y da significado a las palabras que escucha basándose en la inflexión o el contexto en el que se le dicen. Si siempre le decimos “qué feo estás”, en un tono amable, suave y con cariño, el dará a la palabra “feo” el mismo significado que nosotros damos a la palabra “bonito”, crecerá pensando que “feo” es una palabra agradable, que disfruta escuchar y que se refiere a algo positivo. Para lograr esta inflexión a las palabras, usamos las cualidades del sonido: altura, duración, intensidad y timbre. Esto lo hacemos naturalmente, de manera espontánea e incluso inconsciente, pero si conocemos lo que estamos haciendo podremos utilizarlo mejor para expresarnos, ya no de forma hablada, si no musicalmente, es decir, cantando. Veamos cuáles son las cualidades del sonido y a qué se refieren: •

Duración. Es el tiempo que dura un sonido: largo o corto. En música, llamamos ritmo a la sucesión de sonidos en el tiempo, es decir, a la combinación de sonidos de diferentes duraciones.

Intensidad. La intensidad es el volumen del sonido, es decir: fuerte o suave.

Altura. La altura es el tono del sonido, es decir, lo grave o agudo que puede ser. En música, la secuencia de sonidos de diferentes alturas constituye una melodía.

Timbre. Es el sonido específico que produce una fuente sonora, es aquello por lo que distinguimos un sonido de otro. También se le llama “color”, nos permite identificar las distintas fuentes sonoras, los distintos instrumentos musicales y las distintas voces.

En el bloque anterior ya vimos la duración del sonido, que al ser alternada con silencios, permite crear distintos ritmos. Por ello, en esta secuencia sólo estudiaremos las otras tres cualidades del sonido: intensidad, altura y timbre. La intensidad es uno de los elementos del sonido que más fácilmente nos ayudan a lograr expresividad. En forma espontánea, elevamos el volumen de nuestra voz cuando

73


estamos enojados, demasiado alegres o sorprendidos, así como susurramos o bajamos la intensidad de nuestra voz cuando estamos tranquilos o tristes. Para referirnos a la intensidad del sonido, vamos a usar los términos italianos que se aplican en música: • •

forte significa fuerte y su símbolo es f. piano significa suave (quedito) y su símbolo es p.

Existen muchos más matices y símbolos, pero por ahora sólo usaremos f y p. De la misma manera, utilizamos diferentes alturas del sonido constantemente, por ejemplo al hablarle con un niño tendemos a usar una voz más aguda. Algunos musicólogos dicen que la música tiene sus orígenes en la forma de hablar de una madre a su bebé, donde la inflexión en las palabras cambia tanto de altura que lo que dice parece una melodía. Todos tenemos un cierto tipo de voz, un timbre, que puede ser más agudo o más grave, pero dentro del timbre de voz que cada uno tenemos, todos hacemos cambios de tono (altura). Actividad grupal. La intensidad de la voz Forma un círculo con tus compañeros y pónganse de pie. Vas a decir tu nombre dos veces seguidas: primero usando una voz muy fuerte (sin gritar) y segundo una voz muy suave, apenas perceptible. Tan pronto termines, el compañero a tu derecha hará lo mismo, diciendo su nombre una vez fuerte y una vez suave. Continúen así hasta que todos hayan tenido un turno. Vamos a ejercitar nuevamente la voz fuerte y suave pero ahora cada quien dice su nombre una sola vez de acuerdo con un patrón preestablecido: elegimos una secuencia como f f p (forte, forte, piano, es decir, fuerte, fuerte, suave), que se repetirá varias veces continuas: f f p f f p f f p f f p… La primera persona que dice su nombre lo dice f (forte), la segunda persona dice su nombre con voz f (forte), la tercera persona lo dice p (piano), a la cuarta persona le toca nuevamente decirlo en voz f, pues el patrón vuelve a comenzar, y así sucesivamente, dando varias vueltas al círculo para que se perciba el patrón y todos participen. Esta actividad se puede hacer con diferentes patrones, complicándolos cada vez más, por ejemplo: f p f p o bien, p p f p, etcétera. Para darle aún más variedad, hagan esta actividad sustituyendo sus nombres propios por listados de diferentes categorías, por ejemplo, si la categoría es “ríos”, entonces cada quien nombra un río en la intensidad (f o p ) que le tocó de acuerdo con el patrón establecido. No se puede repetir un río que ya se nombró, así que la dificultad se incrementa. La posibilidad de categorías es inmensa (animales, ciudades, deportistas famosos, presidentes de México, comida, etcétera.) y el nivel de concentración va aumentando. Esta actividad puede repetirse en cualquier momento, no es necesario que hagan todas las variantes el mismo día. Por el contrario, se recomienda que se utilice también en 74


espacios fuera del área de música, para ayudar a reforzar temas de otras materias y al mismo tiempo ejercitar nuestra voz. No debe perderse de vista que debe ser una actividad placentera, divertida, por lo que se repetirá siempre que se esté disfrutando. Actividad individual. La intensidad de la voz, tu secuencia conveniente Elabora tu propia secuencia o patrón de sonidos fuertes y suaves, usando los símbolos f y p. Elige una categoría de algo que te guste, puede ser un cierto tipo de música, cosas relacionadas con un deporte, cosas que describan un lugar, cualquier cosa que se te ocurra. Pide a tus compañeros que formen un círculo y dirige la actividad, primero indícales la categoría y luego muéstrales el patrón de intensidad que tendrán que decir. Roten el turno de dirigir. Si el grupo es muy grande, pueden formar varios equipos. Actividad grupal. La altura de la voz Siguiendo la misma dinámica de la actividad anterior, digan palabras con voz aguda o con voz grave. No cambien el volumen, es decir, la intensidad de nuestra voz, sino el tono, o sea la altura. Para hacer una voz aguda imaginen la voz de un enanito, el sonido de un flautín o el ladrido de un perro pequeñito. Para lograr una voz grave piensen en la voz de un gigante, en el sonido de una tuba, en el ladrido de un perro muy grande o el rugido de un león. No existe un símbolo musical que se refiera de manera general a un sonido agudo o a uno grave, así que simplemente utilizaremos la primera letra de cada uno para referirnos a ellos de manera rápida: a (agudo), g (grave). Al igual que en la actividad anterior, comenzar con patrones sencillos e ir incrementando la dificultad. Comenzar diciendo nombres propios y poco a poco incluir diferentes categorías de mayor dificultad. Actividad grupal. El timbre de tu voz Todos tenemos un timbre de voz particular que nos distingue de los demás. Vamos a ver qué tanto conoces las voces de tus compañeros. Sentados en círculo, cierra tus ojos mientras un compañero dice una palabra. Deberás adivinar quién la dijo. Ahora ese compañero cerrará los ojos y otro más adivinará, hasta que todos hayan tenido un turno. Una variante un poco más difícil de esta actividad es adivinar quién no habló: cierra tus ojos y tus compañeros tomarán turnos para decir una palabra, todos menos uno; habrá un compañero que se quedará en silencio. Deberás adivinar quién fue.

75


Actividades sugeridas Temas 1,1 El aparato fonador y su funcionamiento.

1.2 Las posibilidades expresivas de la voz.

Actividades ƒ

Inhalar y exhalar.

ƒ

Sintiendo las vibraciones.

ƒ

Clasificar los sonidos de las letras.

ƒ

La intensidad de la voz.

ƒ

La intensidad de la voz, tu propia secuencia.

ƒ

La altura de la voz.

ƒ

El timbre de tu voz.

Desarrollo de las actividades sugeridas La comprensión de los conceptos de esta secuencia es la base para el desarrollo de la práctica del canto. Ahora bien, la comprensión de dichos conceptos implica su puesta en práctica y su vinculación con la audición. Por ello es sumamente importante que la lectura de los temas y las explicaciones del maestro se vean acompañadas de la realización de las actividades de carácter práctico. Una posible organización sería: Clase 1. 1. Lectura del tema 1.1. 2. Actividades: • Inhalar y exhalar. • Sintiendo las vibraciones. • Clasificar los sonidos de las letras. Clase 2. 1. Lectura del tema 1.2. 2. Actividades: • La intensidad de la voz. • La intensidad de la voz, tu secuencia conveniente. • La altura de la voz. • El timbre de la voz.

76


Autoevaluación Responde las siguientes preguntas: • ¿Cómo se forma la voz? • ¿Qué es una vibración? • ¿Cuáles son las cualidades del sonido? Elabora una secuencia rítmica alternando: sonidos fuertes y suaves: f y p y sonidos agudos y graves.

Materiales de apoyo Temas

Material sugerido

1.1 El aparato fonador y su funcionamiento.

Lápiz y papel.

1.2 Las posibilidades expresivas de la voz.

Lápiz y papel.

Sugerencias de uso Clasificar los sonidos de las letras en una tabla. La intensidad de la voz. Escribir un patrón de forte y piano (f y p), escribir una categoría para dirigir la actividad.

Glosario Aparato fonador. Conjunto de órganos del cuerpo que intervienen en la producción del sonido. Forte. Palabra italiana que significa fuerte, utilizada en música para denotar sonidos fuertes. Inflexión. Es un cambio en el tono de la voz. Melodía. Se forma por un conjunto de sonidos que siguen unos a otros y tienen cierta unidad. Piano. Palabra italiana que significa quedo o suave, utilizada en música para denotar sonidos suaves. Vibración. Es un movimiento oscilatorio, ondulatorio. Cuando vibran las cuerdas vocales se produce la voz.

Bibliografía Dubovoy, Karen, Haciendo música, México, Trillas, 2005. Howeler, Casper, Enciclopedia de la música, Barcelona, 1958.

77


Secuencia de aprendizaje

2

La práctica del canto Propósito Desarrollar habilidades para el canto y experimentar la práctica del canto como una actividad placentera.

Temas 2. La práctica del canto. 2.1 La técnica vocal. 2.2 La escala diatónica. 2.3 Interpretación del repertorio vocal.

Contenido Cantar es hacer música. Al cantar formamos y escuchamos melodías, llevamos un pulso y estamos siguiendo ritmos, expresamos el sentir del compositor pero también expresamos nuestro propio sentir, nadie canta igual que nosotros; subimos y bajamos la voz, en altura y en intensidad, aceleramos o detenemos el tiempo, pronunciamos palabras o simplemente emitimos sonidos. Nos escuchamos a nosotros mismos pero también prestamos atención a los demás, nos relacionamos y nos comunicamos, formamos armonías. Es decir, hacemos música. Todos podemos cantar. Hay quienes por naturaleza tienen una voz más bella o más entonada, o quienes han tenido contacto con la música desde una edad temprana y tienen más facilidad para aprender. Pero todos podemos cantar. Cantar es una actividad placentera; cantamos para expresarnos, para relacionarnos y para divertirnos. En esta secuencia, ”la práctica del canto”, te daremos herramientas para que conozcas tu voz, para que descubras todas sus posibilidades. Se trata de que experimentes tu propia voz y descubras qué es lo que a ti te funciona, que desarrolles tu propio estilo, tu forma individual en la que más disfrutes cantar.

78


2.1 La técnica vocal La técnica vocal es un conjunto de ejercicios para entrenar la voz que incluyen la relajación, la respiración y la vocalización. De la misma manera como un deportista debe calentar y practicar antes de su entrenamiento o competencia, es necesario acondicionar la voz antes de cantar para obtener los mejores resultados. A continuación se recomiendan una serie de ejercicios para realizarse como preparación al canto. Además de contribuir a desarrollar la voz, estos ejercicios ayudarán a sentirse relajado, a respirar eficientemente y a mantener una buena postura. Estos ejercicios deben realizarse en grupo, al inicio de cada clase de canto. Es conveniente repetir cada ejercicio dos o tres veces. Ejercicios de relajación. 1. Iniciar de pie, con el cuerpo derecho, los pies juntos, la cabeza recta y las manos libres. Dejar que los brazos caigan a los lados del cuerpo. Mover los dedos de ambas manos durante cinco segundos. Sin dejar de mover los dedos, levantar los brazos y estirarlos, queriendo alcanzar el techo. Bajar los brazos y dejar de mover los dedos. 2. Subir los hombros intentando juntarlos al cuello, haciendo tensión. Dejarlos caer súbitamente. Repetir dos o tres veces hasta sentir la diferencia entre los hombros tensos y relajados. Recordar que, para cantar, los hombros deben estar relajados. 3. En la misma posición de pie, sin mover el resto del cuerpo, mover lentamente el cuello y la cabeza de esta forma: derecha, centro, izquierda, centro, derecha, centro, izquierda, centro, arriba, abajo y al frente. El movimiento debe ser lento, continuo y debe durar lo mismo en cada posición. 4. Masajear la mandíbula con ambas manos. Colocar los dedos en la parte baja de los cachetes, sobre las mandíbulas, y dar masaje con un movimiento circular. Abrir la boca como si bostezaran sin dejar de masajear. Bajar los brazos y relajar la boca. Ejercicios de respiración. 1. De pie, con el cuerpo derecho, los pies juntos, los hombros relajados, colocar una mano en el abdomen a la altura del ombligo. Respirar de manera suave y profunda, sin levantar los hombros, y sentir cómo llega el aire hasta el lugar donde está apoyada la mano. Sentir cómo se mueve la mano. Después, sin dejar de tocar el abdomen, inspirar de manera profunda, muy despacio. Sentir cómo se empuja la mano desde dentro. Enseguida, espirar poco a poco, soltando el aire lentamente.

79


2. Mantener los hombros relajados, colocar una mano en el abdomen y tomar aire en forma suave y profunda. Sostener el aire en los pulmones durante diez segundos. Dejar salir el aire con calma en dos tiempos, primero la mitad y luego el resto. 3. Inspirar como en el ejercicio anterior. Juntar los labios y espirar con fuerza, produciendo el sonido de la f mientras dejan salir el aire. Liberar el aire controlando la salida. Hacer lo mismo pero ahora con el sonido de la s. 4. Colocar una mano sobre el abdomen e inspirar de manera suave y profunda. Dejar salir el aire suavemente. Poner los labios como si soplaran para impulsar una pompa de jabón. 5. Tomar aire de la misma manera y, al soltarlo suavemente, pronunciar una tras otra las sílabas ni, ne, no, nu, na sin cortar la secuencia, manteniendo cada sílaba el mismo tiempo. La voz debe tener un tono medio, ni muy grave ni muy aguda, sino cómoda. El sonido de la n ayuda a sentir la resonancia en la nariz. Ejercicios de vocalización. La vocalización implica que modulemos la voz de acuerdo con una serie de sonidos que cambian de altura. Esta serie es la escala musical y la forman siete sonidos o notas (do, re, mi, fa, sol, la, si). Para vocalizar, entonamos los sonidos de la escala de manera ascendente (del más grave al más agudo) y descendente (del más agudo al más grave). La vocalización se aprende por imitación, escuchando los sonidos e imitándolos para entonarlos, por lo que se requiere que se realicen acompañados al piano, o bien con una cinta como la que ofrece el método Cantemos juntos (SEP, 1996.) 1. Vocalizar con la sílaba mu. Respirar una sola vez, mantener los hombros bajos y la boca relajada, y producir esta secuencia, siguiendo la entonación del piano, teclado o cinta. Los número que van debajo de la sílaba indican si hay que ir en ascenso (hacia los agudos) o en descenso (hacia los graves). 1. Mu u u 2. 1 2 3 1. Vocalizar combinando las sílabas mu y mi. Seguir una escala de tres sonidos que ascienda y descienda como indican los números: (respirar al cambiar de mu a mi) 1. Mu u u mi i i 2. 1 2 3 1 2 3 2. Vocalizar con mi, me, ma, mo, mu. Producir los cinco sonidos con una sola respiración, de manera ascendente. Respirar nuevamente para entonar los sonidos de manera descendente.

80


Actividad grupal. Los nombres de las notas Primero veamos qué son las notas. Las notas son sonidos de diferentes alturas a los que asignamos siete nombres: do, re, mi, fa, sol, la, si. Al igual que con los días de la semana que después del sábado volvemos a iniciar con el domingo, después de la nota si tenemos nuevamente el do. Forma un círculo con seis compañeros (para que contigo sean siete). Tú te llamarás do, el compañero de tu derecha se llamará re, el que le sigue se llamará mi y así sucesivamente hasta llegar al compañero que está a tu izquierda quien se llamará si. Cada quien dice su nombre-nota en orden, completando el círculo varias veces, primero hacia la derecha y luego hacia la izquierda. Después, repitan la actividad pero ahora saltándose una persona, esto es, se escucharán los siguientes nombres: do, mi, sol, si, re, fa, la, do, mi, sol, etcétera. Háganlo también iniciando hacia la izquierda: do, la, fa, re, si, sol, mi, do. A estos saltos se le llama intervalos de tercera. Prueben ahora saltándose dos personas, en intervalos de cuarta (do, fa, si, mi, la, re, sol, do, etcétera.). Cada vez que repitan esta actividad háganla con mayor velocidad. Actividad individual. Vocalizando en escaleras Párate al inicio de una escalera y con un gis escribe el nombre do sobre el primer escalón. Sube al segundo escalón y escribe re. En el siguiente escalón escribe mi y continúa así hasta llegar al si. Párate en el escalón do y entona un sonido (si tienes alguien que te acompañe con una flauta, puede tocar el do para que te entones más afinadamente). Sube un escalón y entona un sonido más agudo. Continúa subiendo de uno en uno los escalones entonando un sonido más agudo cada vez que das un paso. Ahora inicia el descenso de la misma manera, vocalizando un sonido más grave a medida que bajas los escalones. Al llegar al primer escalón, entona nuevamente la nota inicial do; si está ahí tu compañero de la flauta, pídele que toque un do para que compares tu sonido con el de él. En el grupo, tomen turnos para que todos puedan participar. Con la práctica, puedes llegar a dominar esta actividad y entonar diferentes melodías no sólo con pasos seguidos como lo acabas de hacer, sino también con saltos, repeticiones y cambiando de dirección (subir o bajar) en cualquier momento. 2.2 La escala diatónica Así como medimos la distancia (entre dos puntos cualesquiera) con centímetros, metros o kilómetros, la distancia entre dos sonidos musicales se llama intervalo y la medimos con tonos y semitonos. Para entender más fácilmente qué son los tonos y semitonos imaginemos un teclado. 81


T = T ono st = se mitono

Observa cómo hay dos maneras en que dos notas pueden estar juntas (llamadas notas conjuntas): 1) dos notas blancas, 2) una nota negra y una blanca. Cuando tenemos dos notas blancas juntas y en medio de ellas hay una negra, decimos que la distancia entre las dos teclas blancas es una distancia grande y la llamamos tono. La distancia pequeña entre dos notas conjuntas se llama semitono (o medio tono) y ocurre entre una blanca y una negra, o bien, entre dos blancas cuando no hay una negra en medio de ellas. Dos semitonos equivalen a un tono. Actividad individual En una cartulina dibuja un teclado del tamaño de tu banca, simulando uno real. Sigue el modelo que está arriba. Este teclado te servirá para realizar las actividades que te proponemos enseguida. Una escala es una sucesión ascendente o descendente de sonidos que guardan una relación entre ellos. La escala diatónica mayor presenta la siguiente relación entre sus notas: do re mi fa sol la si do T T st T T T st

(T=tono, st=semitono)

Ésta se llamará escala de do mayor, pues empieza por la nota do. Si conservamos esta misma relación de tonos y semitonos, podemos formar escalas diatónicas empezando de cualquier otra nota (por ejemplo, de re al siguiente re). En lugar de llamar a los notas por su nombre, les llamaremos por grado, es decir, do se llamará grado 1( I ), re será grado 2 ( II ), mi se llamará grado 3 ( III ), fa será el grado 4 ( IV ) y así hasta llegar al séptimo grado (VII) que es la nota si.

82


Para formar la escala mayor de re, el grado 1 ahora será re, por lo que mi será el grado 2, y así seguimos hasta el do que ahora será el grado 7 (VII). (Es común utilizar números romanos para designar los grados de la escala). Debemos conservar la misma relación de tonos y semitonos entre cada grado que la escala de do mayor, por lo que ahora de re a mi debe haber un tono, de mi a fa un tono, de fa a sol debe haber medio tono. Observarás que va a ser necesario utilizar las notas negras para que la relación de tonos y semitonos se conserve igual que en la escala de do. Es así como surgen las notas negras, o alteraciones. Cuando tenemos que alterar una nota hacia arriba (hacia los agudos) se llama sostenido ( # ); cuando la alteramos descendentemente, hacia abajo de la escala, se llama bemol (b ). Actividad individual. Escribe otras escalas mayores Toma un papel y escribe los nombres de las notas de mi a mi: mi fa sol la si do re mi Entre la primera y la segunda nota escribe “T”, de tono, o “st” de semitono, según lo que corresponda de acuerdo al modelo de escala mayor que acabas de aprender: T T st T T T st Haz lo mismo entre la segunda y la tercera notas, luego entre la tercera y la cuarta y así hasta que completes la serie de semitonos. Ahora observa el teclado y muévete la distancia que tu serie te indica, si de mi a fa requieres un tono y entre esas dos notas sólo hay semitono, entonces debes alterar el fa haciéndolo sostenido, es decir, tocando la nota negra que está a la derecha del fa. Continúa de esta manera y verás que van apareciendo otras alteraciones. Cuando hayas terminado, la escala de mi deberá quedarte así: mi fa# sol# la si do# re# mi Actividad individual. Entonando la escala mayor (diatónica) Recuerda los pasos que hiciste para iniciar la vocalización: soltar los hombros, relajar la boca, inspirar lenta y suavemente y soltar el aire mientras entonas los diferentes sonidos. Ahora haz lo mismo pero vocalizando la escala diatónica, ascendente y descendente, comenzando por el do. Acompaña tu entonación con algún instrumento (piano, teclado, flauta) o con una cinta de audio. 2.3 Interpretación del repertorio vocal Para tener un repertorio vocal existen muchas antologías de canciones publicadas, que se recomiendan en la bibliografía. Para seleccionarlas, se sugieren los siguientes criterios: 1. Iniciar con canciones familiares, ya conocidas. El maestro transmitirá mayor interés por una canción que a él en particular le provoca alguna emoción. (Más

83


adelante se sugiere una actividad para conocer las canciones familiares a los alumnos). 2. En muchas de las antologías, las canciones vienen ordenadas de menor a mayor grado de dificultad. Conviene respetar este orden. Por menor dificultad se entiende canciones con melodías que tengan intervalos más fáciles de cantar, es decir, con grados continuos y sin grandes saltos melódicos. 3. Introducir poco a poco canciones nuevas. 4. Elegir diversas formas de cantar: al unísono, en forma responsorial, sobre un pulso establecido, con ostinato rítmico. Cantar al unísono. Unísono significa un solo sonido; cantar al unísono es cuando todos entonan el mismo canto, la misma línea melódica es seguida por todos al mismo tiempo. Un claro ejemplo de canto al unísono es cuando entonamos el Himno Nacional. El Himno Nacional puede trabajarse desde el punto de vista musical (entonación, dicción, ritmo, entre otros) y también se recomienda abordar la comprensión del texto y aspectos relacionados con el contexto, con la historia tanto de México como del Himno Nacional. Canto en forma responsorial. En este tipo de canto un solista canta y todo el grupo responde. Por ejemplo, el solista canta una frase y todo el grupo lo imita, o canta una estrofa y el grupo responde con el estribillo, o bien una parte del grupo canta una frase y otra parte del grupo canta la frase siguiente. Encontramos muchos ejemplos de esta manera de cantar en los sones de México. Canto sobre un pulso establecido. Elegir una canción y marcar su pulso. Llevar el pulso con palmadas, palmas sobre piernas, zapateados, chasquidos o bien con algún instrumento fabricado en clase. Canto con ostinato rítmico. Ostinato es un término italiano que significa obstinado. El ostinato rítmico es un ritmo que se repite obstinadamente, como acompañamiento al canto. En la música indígena del país podemos encontrar muchos ejemplos. Actividad individual-grupal. Formar un archivo de canciones tradicionales Anota diez canciones que conozcas que se canten en tu comunidad. Si no recuerdas diez, puedes preguntar a tus familiares o conocidos, pero no preguntes a tus compañeros pues ellos estarán haciendo la misma indagación por su parte. Reúnete con tus compañeros y comparen sus listas. Seguramente encontrarás que ya conocías algunas de las canciones que ellos pusieron pero no las recordabas. Elaboren entre todos una nueva lista que incluya las canciones de todos, ya no hay límite de número para esta nueva lista. Anótenlas en una cartulina y péguenla donde todos la puedan ver. Cada vez que canten o trabajen con una de estas canciones, anoten la fecha en que la cantaron a la derecha del nombre de la canción. De esta manera podrán llevar un registro de las canciones que se han trabajado más.

84


Actividad individual-grupal. Formar un archivo de canciones populares Al igual que en la actividad anterior, elabora una lista de diez canciones, sólo que ahora incluirás canciones que escuches en tu comunidad pero que no son tradicionales. Pueden ser canciones que escuchas en la radio, en discos, en comercios, en fiestas o en otros lugares. Pueden ser en cualquier idioma. Anota el título de la canción y compara tu lista con la de tus compañeros. Elaboren un archivo común. Este tipo de canciones normalmente las escuchamos con un gran acompañamiento instrumental, por lo que es difícil cantarlas en clase, es difícil reproducirlas de la misma manera como las percibimos. Pero son excelentes para escucharlas, para analizar su ritmo, su melodía, seguir su pulso o simplemente disfrutarlas.

Actividades sugeridas Temas 2.1 La técnica vocal.

2.2 La escala diatónica.

2.3 Interpretación del repertorio vocal.

Actividades ƒ

Ejercicios de relajación, respiración y vocalización.

ƒ

Los nombres de las notas.

ƒ

Vocalizando en escaleras.

ƒ

Escribir escalas mayores.

ƒ

Entonar la escala mayor.

ƒ

Cantar en diferentes modalidades.

ƒ

Formar un archivo de canciones tradicionales.

ƒ

Formar un archivo de canciones populares.

Desarrollo de las actividades sugeridas Esta secuencia es eminentemente práctica. Los ejercicios de relajación, respiración y vocalización propuestos constituyen una base para el desarrollo de la práctica del canto. Se recomienda que todas las clases incluyan un tiempo destinado a la realización de estos ejercicios.

85


Clase 1. Ejercicios de relajación, respiración y vocalización. Actividad extraclase: Indagación de canciones tradicionales. Clase 2. Ejercicios de relajación, respiración y vocalización. Actividades: Los nombres de las notas. Vocalizando en escaleras. Actividad extraclase: Elaboración de un teclado en cartulina. Clase 3. Ejercicios de relajación, respiración y vocalización. Lectura del tema “La escala diatónica”. Actividades: Escribiendo escalas mayores. Entonando la escala mayor. Actividad extraclase: Indagación de canciones populares. Clase 4. Ejercicios de relajación, respiración y vocalización. Interpretación de las canciones tradicionales y populares seleccionadas, cantando al unísono y en forma responsorial.

Autoevaluación • • • • •

86

Describe la postura correcta para iniciar el canto y realízala. Explica por qué conviene hacer técnica vocal antes de cantar. Explica cómo se forma una escala mayor y elabora una. Define las diferentes formas de cantar: unísono, responsorial, sobre un pulso establecido, con ostinato rítmico. Identifica auditivamente estas formas de cantar en música de diferentes géneros y estilos.


Materiales de apoyo Temas

Material sugerido

2.1.

La técnica vocal.

2.2.

La escala diatónica.

2.3

SEP,Cantemos juntos, libro y audiocintas. Mansion, M, El estudio del canto. Un teclado, ya sea real o dibujado.

Interpretación del repertorio vocal.

Lápiz y papel. Lápiz, papel, cartulina, marcador. SEP (1996), Disfruta y aprende: música para la escuela primaria, México.

Sugerencias de uso Profundización de la técnica del canto. Apoyo para la vocalización. Para comprender mejor la relación de tonos y semitonos. Para escribir otras escalas. Para elaborar archivos de canciones. Colección de audiocintas para ampliar el repertorio vocal.

Glosario Alteraciones. Cambios que se realizan en las notas, asociados a los semitonos. Una nota, al alterarse, produce un sostenido o un bemol. Armonía. Es el sonido simultáneo de dos o más notas. Bemol. Es la alteración de un sonido o nota cuando descendemos (hacia los graves) un semitono. Se representa por el símbolo b. Escala diatónica. Sucesión ascendente o descendente de sonidos. Espirar. Exhalar, soltar el aire del cuerpo.

87


Inspirar. Inhalar, tomar aire hacia adentro del cuerpo. Interpretación. Aquí se entiende por interpretación la ejecución, es decir, el acto de representar la música, ya sea cantando o con instrumentos. Intervalo. Es la relación entre dos notas. Modular. Producir cambios con la voz. Notas negras. Son las notas con que se simbolizan los semitonos. Semitono. Es la distancia corta o pequeña que hay entre dos notas conjuntas. Solista. Es la persona o instrumento que lleva por sí solo una parte de la música. Sostenido. Es la alteración de un sonido o nota ascendiéndola (hacia los agudos) un semitono. Tono. Es la distancia larga o grande que hay entre dos notas conjuntas.

Bibliografía Aquino, Francisco, Cantos para jugar 1, México, Trillas, 1991. Dubovoy, Karen, Haciendo música, México, Trillas, 2005. Howeler, Casper, Enciclopedia de la música, Barcelona, 1958. Mansion, Madeleine, El estudio del canto, Buenos Aires, Ricordi Americana, 1947. Pescetti, Luis María, Taller de animación musical y juegos, México, 1992. SEP, Cantemos Juntos, México, 1996. ______, 2006. Artes. Música. Educación básica. Secundaria. Programas de Estudio ______,2006, México, SEP.

88


Secuencia de aprendizaje

3

La apreciación y audición de la música vocal Propósito Reconocer las distintas voces y sus cualidades y apreciar la música vocal de diferentes géneros y estilos.

Temas 3. La apreciación y audición de la música vocal. 3.1 El concepto de tesitura. 3.2 Audición de música vocal de diferentes géneros y estilos. 3.3 El oyente activo.

Contenido 3.1 El concepto de tesitura La tesitura es la textura de la voz. La palabra tesitura proviene de un término en italiano (tessitura) que significa textura. La textura de la voz está formada por dos elementos: 1) Las características particulares de cada voz: se dice que una voz es aterciopelada, metálica, ronca, tersa, clara, brillante, etcétera. Esto corresponde a la cualidad del sonido llamada timbre. 2) El registro, o sea el rango de tonos graves y agudos que puede entonar una voz. A diferencia de los materiales con que trabajan otros artistas (como el pintor o el escultor), el sonido es un material que no podemos ver ni tocar. Por lo tanto, cuando queremos describirlo recurrimos a adjetivos que generalmente se refieren a cosas palpables, hablamos del volumen de la voz, del color, de la forma, de la textura.

89


Actividad individual-grupal. Describe tu voz ¿Cómo describes tu voz? El sonido es difícil de describir ya que, por su carácter inmaterial, nos hace recurrir a metáforas, a comparaciones con cosas palpables. Para ayudarte a describir tu voz, elabora una lista de adjetivos. No pienses en este momento en adjetivos que describan tu voz, sino simplemente ve enumerando adjetivos que se te ocurran (frío, caliente, liso, áspero, opaco, transparente, blando, duro, claro, oscuro, etcétera). Una vez que tengas una lista grande (como de veinte adjetivos), selecciona cuáles pueden ayudarte a describir tu voz. Compara la descripción de tu voz con la que cada uno de tus compañeros elaboró de sí mismo. Comenta los resultados y comparte los adjetivos, seguramente algunos de los adjetivos que sugirieron tus compañeros te servirán para describir tu propia voz. Actividad individual. ¿Cómo usamos la voz? ¿Has prestado atención a cómo usan la voz las personas que habitan en tu entorno? Sal a la calle y presta atención a tus amigos, maestros, pregoneros, vendedores, policías, reporteros, etcétera. Escucha bien cómo usan la voz dependiendo de qué quieren comunicar. Fíjate en las inflexiones, el tono y la intensidad de la voz. Llena la siguiente tabla (te damos un ejemplo): Persona que escuchaste Policía de tránsito

Intensidad

Tono

Inflexión

Fuerte

Grave

Vendedor

Fuerte

Monótono

Enojo, dando órdenes Plana, sin emoción

90


Actividad en equipo. ¿Cómo usamos la voz? Reúnete en equipo con tres compañeros. Compartan y analicen sus resultados. Elaboren una tabla donde se reflejen los resultados de todos, eliminando las repeticiones. Cuando encuentren contradicciones, dialoguen para solucionarlas. Al estar más conscientes sobre las distintas formas en que utilizamos nuestra voz, podemos expresarnos con mayor facilidad y ser más precisos y eficientes en aquello que queremos comunicar. Finalmente, en grupo, compartan los resultados de cada equipo y elaboren una tabla global siguiendo el mismo procedimiento (eliminando repeticiones y aclarando las contradicciones). Conocer cómo utilizamos la voz en la vida cotidiana -la forma en que cierta inflexión, tono o intensidad producen cierta expresividad- también nos ayuda a cantar mejor. 3.2 Audición de música vocal de diferentes géneros y estilos La clasificación de la música consiste en un ordenamiento de acuerdo con sus características particulares. A lo largo de la historia, la música ha sido clasificada de acuerdo con diversos criterios que, si bien se han modificado y seguirán modificándose, nos ayudan a ubicarla dentro de un panorama general. Los géneros y estilos musicales agrupan a las composiciones que tienen características comunes. De esta manera, se toman en cuenta diversos elementos para establecer la afinidad de una obra con otra: la instrumentación, el ritmo, el tempo, la melodía, la estructura formal; así como elementos de contextualización de la obra: características particulares del compositor, ubicación geográfica del origen de la obra musical y el período histórico en el que se desarrolla. Ya que son varios los elementos que se consideran, la clasificación de la música no es perfecta y existen obras que pueden clasificarse en más de un grupo, así como obras que escapan a toda clasificación. Por ahora hablaremos de tres grandes géneros: 1. Música tradicional. La música que se escucha e interpreta actualmente, que proviene de las tradiciones o costumbres de una cierta comunidad. Aunque mucha de esta música se encuentra escrita, una gran parte se transmite por tradicional oral. No siempre se conoce al autor o compositor. 2. Música culta. También llamada música clásica o música de concierto. Música formal, atribuida a un compositor, a una época y un estilo específico. 3. Música popular. Música moderna que incluye varios estilos (rock, pop, disco, etcétera), llamada popular por el gran alcance que tiene. Para la audición de obras se recomienda de canciones tradicionales y populares gradualmente amplíe el repertorio hacia alumnos conozcan la riqueza vocal de

que el maestro busque y presente ejemplos de su comunidad, región o estado y que la música de otras entidades para que los México. También se pueden usar para la

91


audición las canciones que los alumnos aporten, tanto por su experiencia personal o a raíz de las actividades donde se les invita a formar un archivo de canciones. Actividad individual. Clasificación de canciones conocidas Haz una lista de las primeras veinte canciones que te vengan a la mente. Aquí no se trata de investigar, sino de conocer las canciones que tienes más presentes al momento. En una hoja blanca traza tres columnas con los títulos de los tres géneros mencionados: música tradicional, música culta y música popular. Clasifica las canciones de tu lista bajo los tres títulos. Comparte tus resultados con tus compañeros. Analicen y discutan las preguntas: ¿Qué observan? ¿Hay el mismo número de canciones en cada columna? ¿Hay columnas que quedaron vacías? ¿Por qué hay música que es más común que otra? ¿Qué hace que una canción “se pegue”? Actividades en equipo. Diseñar una clasificación Forma un equipo con tus compañeros y salgan a la búsqueda de canciones. Durante una semana, cada uno de ustedes deberá estar muy atento a canciones que se escuchen en el entorno. Pueden ser canciones que alguien en la calle entonó o silbó, canciones que escuchaste en algún comercio, en la escuela, en un concierto o presentación, en la radio, en la televisión o quizás en una película. Anótalas (para anotarlas tendrás que saber su nombre). Reúnete con tus compañeros y elaboren una sola lista con los resultados de todos (guarda bien esta lista para continuar ampliando tu archivo de canciones). Elijan entre todos un tema para la clasificación, puede ser por su ritmo, por el tema del texto, por los instrumentos que la acompañan, por el tipo de voces, por su origen, por el lugar donde la escucharon, en fin, las posibilidades son muchas. Si, por ejemplo, clasifican por el texto, las categorías pueden ser canciones que tratan de: amor, animales, rencor, lugares, etcétera. 3.3 El oyente activo El proceso musical se forma con un compositor (alguien que diseña la obra musical), un intérprete (alguien que la ejecuta, no importa si es una grabación, para que haya sucedido la grabación se requirió de uno o varios intérpretes) y un oyente (alguien a quien la obra musical llega). El proceso musical no está completo si falta el oyente. Para eso, debemos ser oyentes activos, capaces de adentrarnos en la obra que escuchamos. Actividad individual-grupal. Sugerencias para ser un oyente activo (para lograr una audición consciente y atenta) Reúnete con el grupo. Escuchen las obras seleccionadas por el maestro o por el mismo grupo. Atiendan a las indicaciones del maestro para ubicar las obras en su contexto y analizarlas. Entre otras, pueden realizar las siguientes actividades: identificar el pulso, 92


seguirlo con palmadas o con otros sonidos corporales, seguir el pulso con desplazamientos, identificar las melodías, imitarlas, etcétera.

Actividades sugeridas

Temas 3.1 El concepto de tesitura.

Actividades ƒ

Describe tu voz.

ƒ

Cómo usamos la voz, actividad individual.

3.2 Audición de música vocal de diferentes géneros y estilos.

ƒ

Cómo usamos la voz, actividad grupal.

3.3. El oyente activo

ƒ

Clasificación de canciones conocidas.

ƒ

Diseñar una clasificación.

ƒ

Sugerencias para ser un oyente activo.

Desarrollo de actividades sugeridas Hay que destacar que para lograr que la práctica del canto fructifique es necesaria la constancia, del mismo modo que con el ejercicio físico. El programa requiere el desarrollo de actividades variadas para propiciar el aprendizaje de los conceptos fundamentales de la música, el estudio del contexto de las obras, la recopilación y clasificación de canciones para formar el repertorio, etcétera. Todas estas actividades ocupan tiempo, y puede ocurrir que en el esfuerzo por abarcarlas no se dé el tiempo para los ejercicios vocales y de entonación. Por ello, sugerimos que aunque no sea posible que en todas las clases los alumnos realicen la práctica del canto, no pasen dos clases seguidas sin que los lleven a cabo. Así, una clase puede cantarse y llevar a cabo otra actividad; otra clase se hace una audición y se lleva a cabo otra actividad; la siguiente se vuelve a la práctica del canto, etcétera.

93


Para escuchar las obras musicales se sugiere llamar la atención sobre ciertos elementos de la pieza, de tal forma que la audición sea atenta, que los alumnos se concentren en la obra musical, que sean oyentes activos. No se pretende que estas recomendaciones se realicen todas en una sola audición, ni tampoco están en orden de dificultad progresivo. Se recomienda que se trabaje una o dos por audición, seleccionándolas de acuerdo con las circunstancias y los distintos intereses que muestren los alumnos. Sucede a veces que un grupo de alumnos se identifica o divierte con un cierto tipo de actividad y la pueden repetir infinitas veces, sin perder el interés. 1. Antes de escuchar una obra, ubicarla en su contexto. Conocer al compositor (o su procedencia, anónima en su caso), el origen geográfico y el contexto histórico. 2. Conocer la letra de la canción (el texto). Asegurarse de que se conocen todas las palabras y que se comprende el sentido del texto. Analizar rimas o diferentes formas de escritura. 3. Identificar el tempo y el compás. 4. Identificar el pulso. Seguir el pulso con distintos sonidos corporales (palmadas, palmadas sobre piernas, chasquidos, zapateados, etcétera) o con instrumentos fabricados en clase o en casa. 5. Seguir el pulso con desplazamientos, caminando sobre una línea, caminando en círculo, caminando sobre puntas, sobre talones, con brazos arriba o con los brazos al frente. 6. Componer un ostinato rítmico y tocarlo al mismo tiempo que se escucha la obra. 7. Identificar las melodías principales. Tratar de imitarlas. 8. Trazar las melodías sobre un papel. Tomar un lápiz o crayón y subir y bajar el trazo según suba o baje la melodía. 9. Identificar el tipo de voz y los instrumentos que la acompañan. 10. Analizar la estructura de la obra. Una posible organización de las actividades sería: Clase 1. Ejercicios de relajación, respiración, vocalización, entonar canciones. Lectura del tema 1.1, en relación con la tesitura. Actividad: Describe tu voz. Actividad extraclase: ¿Cómo usamos la voz? Clase 2. Audición musical y trabajo con alguna de las recomendaciones señaladas. Actividad grupal: Integración de la actividad individual ¿Cómo usamos la voz? Clase 3. Audición musical y trabajo con alguna de las recomendaciones señaladas. Ejercicios de relajación, respiración, vocalización, entonar canciones.

94


Autoevaluación Responde las siguientes preguntas: • • • •

¿Cómo describes tu voz? ¿Crees que son insuficientes los adjetivos para describir la voz, o el sonido en general? ¿Qué categorías puedes elegir para describir las voces de tu entorno? ¿Por qué es importante ser un oyente activo?

Materiales de apoyo Temas

Material sugerido

Sugerencias de uso Anotar repertorios y clasificaciones.

3.1 El concepto de tesitura.

Lápiz y papel.

3.2 Audición de música vocal de diferentes géneros y estilos.

Seleccionar obras para Fonoteca del Instituto Nacional escuchar en clase. de Antropología e Historia (INAH), consultar los siguientes discos: Testimonio musical de México, CD 1. Música indígena de México, CD 09. Antología. Sones de México, CD 15. Tesoro de la música norestense, CD 29. Instituto Nacional Indigenista (INI) Catálogo Nacional, fonogramas de música indígena mexicana. SEP (1996), Disfruta y aprende: música para la escuela primaria, México. Programas de televisión de Canal 11, Canal 22 y Canal 23. Estaciones de radio como Opus 94 (94.5 de FM)

95


Glosario Tesitura. Término proveniente del italiano (tesitura) que significa textura. Se aplica al rango de tonos graves y agudos que alcanza una voz, así como a las características particulares de cada voz. Responsorial. Este término pertenece a la música litúrgica, se le menciona con este nombre a una especie de estribillo en que los fieles respondían a cada versículo de un salmo entonado por un solista.

Bibliografía Aquino, Francisco, Cantos para jugar 1, México, Trillas, 1991. Dubovoy, Karen, Haciendo música, México, Trillas, 2005. Mansion, Madeleine, El estudio del canto, Buenos Aires, Ricordi Americana, 1947. SEP, Cantemos Juntos, México, 1996. ____, Artes. Música. Educación Básica. Secundaria. Programas de Estudio 2006, México, SEP, 2006.

96


EDUCACIÓN ARTÍSTICA

Música 1 Bloque 4 Del objeto sonoro al instrumento

TS-APUN-MUSICA-1.indd 6

7/3/08 12:39:21


Secuencia de aprendizaje

1

El objeto cotidiano como instrumento musical Propósito Explorar las posibilidades sonoras de los objetos cotidianos y producir improvisaciones y creaciones sonoras con dichos objetos, atendiendo a la postura corporal, la técnica y la ejecución del instrumento.

Temas 1. El objeto cotidiano como instrumento musical 1.1 Exploración de las posibilidades sonoras del objeto cotidiano. 1.2 Conocimiento de los objetos sonoros utilizados como instrumentos en los diferentes géneros y estilos musicales. 1.3 Improvisación sonora utilizando objetos de uso cotidiano.

Contenido 1.1 Exploración de las posibilidades sonoras de los objetos cotidianos Lo que hoy en día conocemos como “instrumento musical” empezó siendo un “objeto sonoro” que con el paso del tiempo el hombre fue desarrollando y perfeccionando. El sonido es el material con que se hace la música, y en realidad se puede hacer música con todo lo que produce sonido. El primer elemento que ha utilizado el hombre para hacer música, el más cercano es su propio cuerpo. La voz humana es un sonido producido por el hombre, y con práctica y entrenamiento se convierte en un instrumento melódico maravilloso. Las palmas de las manos al pegar entre ellas o con otro objeto y las plantas de los pies golpeando el suelo producen también sonidos que se pueden desarrollar en infinidad de secuencias rítmicas.

99


Además de nuestro propio cuerpo, existen miles de objetos en nuestro entorno que producen sonidos y nos sirven para hacer música. A continuación te sugerimos unos ejercicios para que experimentes con los objetos sonoros que te rodean. Actividad individual. El sonido de los objetos personales Entre tus objetos personales (pelotas, llaves, monedas, herramientas, etcétera) intenta producir un sonido, ya sea golpeándolo con otro o con el piso, pared, mesa, etcétera, frotándolo, soplándolo. ¿De qué forma producen el sonido? ¿Qué sonidos producen? Busca también dentro de tu casa objetos que te pueden servir como instrumento. Experimenta con lo que encuentres. ¡Te puedes llevar sorpresas! Te recomendamos particularmente la cocina, ya que las ollas y cacerolas son unos instrumentos fabulosos. Intenta clasificar los objetos que seleccionaste según los siguientes criterios: Altura: Tono: agudos o graves. Intensidad: Volumen: fuertes o suaves. Duración: largos o cortos. Timbre: “color” del sonido. Actividad grupal. El sonido del salón de clases Haz la misma exploración y clasificación con los objetos que encuentren tú y tus compañeros en el salón de clase: libros, cuadernos, hojas de papel, lápices, reglas, etcétera. Una vez que hayas hecho estos ejercicios, con base en las clasificaciones realizadas, busca una relación entre el tamaño del objeto, el material del objeto, la forma de producir el sonido, y el sonido producido. ¿Qué objetos producen los sonidos más agudos? ¿Qué objetos producen los sonidos más fuertes? ¿Cómo se producen los sonidos más largos? Como te podrás haber dado cuenta la mayoría de los objetos sonoros sirven básicamente como instrumentos rítmicos. 1.2 Conocimiento de los objetos sonoros utilizados como instrumentos en diferentes géneros y estilos musicales Como mencionamos anteriormente, desde tiempos remotos, el hombre adoptó los objetos sonoros que estaban a su alcance como instrumentos musicales. La música tradicional incluye, aun hoy en día, algunos de estos instrumentos que varían según las

100


regiones. En la música folclórica de los pueblos de la costa se usan, por ejemplo, caracoles, conchas, caparazones de tortuga, etcétera; y en pueblos de la sierra encontramos instrumentos como mandíbula de burro o cuerno de venado. Estos instrumentos primitivos dan a la música un sonido muy particular que los identifica enseguida con la cultura de la región. Actividad en equipo. Indagación de instrumentos primitivos Forma un equipo con tres de tus compañeros y hagan memoria entre todos a ver si conocen canciones o piezas musicales de su comunidad donde se utilizan objetos o instrumentos primitivos. Escriban el nombre de los objetos o instrumentos primitivos que se usan en la música tradicional de su comunidad o localidad. Busca en tu hogar, en casa de familiares o amigos, instrumentos primitivos que se usen en la música de tu comunidad, y preséntalos ante tu clase, ya sea en vivo, en fotografía, dibujo o descripción: ¿Cómo se tocan? ¿Qué tipo de sonido producen? Actividad individual. Audición de objetos sonoros Escucha música de diferentes regiones, países y continentes donde se utilicen objetos sonoros como instrumentos musicales. Identifica el sonido de dichos instrumentos. ¿Qué característica le dan a la música? ¿Cómo sonaría esa misma música con otros instrumentos? Además de la música tradicional, existe una corriente actual de música popular que utiliza exclusivamente sonidos producidos por objetos cotidianos. ¿Conoces algún grupo de este tipo? ¿Qué instrumentos utilizan? ¿Cómo describirías esta música? ¿Qué te transmite esta música? 1.3 Improvisación y creación sonora utilizando objetos de uso cotidiano Una vez habiendo explorado las diferentes posibilidades sonoras de los objetos que te rodean, y conociendo música tanto tradicional como actual hecha con objetos, ha llegado el momento de hacer tu propia música con los objetos de tu elección. Es importante que en las siguientes actividades, aunque parezcan juegos, atiendas a tu postura corporal, a la técnica y producción del sonido. Ya sea que estés de pie o sentado, deberás de mantener la espalda recta, sentirte cómodo y relajado, de manera que puedas concentrar tu atención en los sonidos que estás produciendo.

101


Actividad individual. Producir un ritmo con objetos cotidianos Escoge un solo objeto sonoro (un lápiz por ejemplo). Golpéalo con la mesa varias veces hasta que hayas identificado de qué manera produces el mejor sonido: Por dónde es mejor tener el lápiz, a qué altura es mejor golpearlo, etcétera. Recuerda mantener la mano siempre relajada. Cuando los sonidos producidos te parezcan satisfactorios, estarás listo para seguir una secuencia rítmica: 4/4

1

2

3

/ 4 / 1

2

3

/

4 / 1 2

/ 4 / 1

3

2

, etcétera. 4

3

A continuación puedes enriquecer esta secuencia agregando con tu otra mano una nueva fuente sonora (una regla, por ejemplo) que producirá el tercer tiempo del compás: Mano derecha/lápiz: 4/4

1 2

/ 4/ 1

3

/

2

3 4 / 1

2

/ 4/ 1 2

3

3

4

, etcétera

Mano izquierda/regla: 4/4

/

/

1

1

2

2

/

3

3

4 /

4

1

2

3

/

4 /

1

2

3

4

, etcétera

Puedes variar este mismo ejercicio con las fuentes sonoras y los ritmos de tu elección. Actividad grupal. Improvisación rítmica Dividir la clase en tres grupos. El grupo 1 producirá el sonido rasgando el resorte del cuaderno con un lápiz, el grupo 2, golpeando el propio cuaderno contra la mesa, y el grupo 3 chocando el compás con la regla. (Estas fuentes sonoras pueden ser remplazadas por otras de su elección). Al principio cada grupo ensayará su secuencia por separado, recordando en cada momento mantener la postura correcta y relajada e intentando producir la mejor calidad de sonido posible. Cuando las secuencias estén dominadas se podrán tocar las tres al mismo tiempo.

102


El grupo 1 realizará la siguiente secuencia, sonando únicamente el primer tiempo de cada compás: 4/4

1 2 etcétera

3

4

/

/ 1

2

/ 4 / 1

3

2

/ 4 / 1

3

2

3

4

,

El grupo 2 marcará el pulso tocando los cuatro tiempos del compás: 4/4

1

/ / 2 3 4 / 1 2 3 4 / 1 2

/ , etcétera 3 4 / 1 2 3 4

El grupo 3 enriquecerá esta secuencia con la siguiente figura rítmica: 4/4

1 2 etcétera

3

4

/

/

1

2

3

4 /

/

1

2

3

/ 4 /

1

2

3

4

,

¿Cómo suena el conjunto? Esta actividad también se puede variar con cualquier otro instrumento o ritmo. Para hacer una improvisación, este mismo ejercicio se puede realizar con tres personas. Una persona produce la secuencia 1, otra persona produce la secuencia 2, y sobre ese conjunto la tercera persona improvisa una secuencia rítmica de su elección.

Actividades sugeridas Temas 1.1 Exploración de las posibilidades sonoras del objeto cotidiano.

1.2 Conocimiento de los objetos sonoros utilizados como instrumentos en diferentes géneros y estilos musicales.

Actividades ƒ

Actividad individual. El sonido de los objetos personales.

ƒ

Actividad grupal. El sonido del salón de clases.

ƒ

Actividad en equipo. Indagación de instrumentos primitivos.

103


1.3 Improvisación y creación sonora utilizando objetos de uso cotidiano.

ƒ

Actividad individual. Audición de objetos sonoros.

ƒ

Actividad individual. Producir un ritmo con objetos cotidianos.

ƒ

Actividad grupal. Improvisación rítmica.

Desarrollo de actividades sugeridas Clase 1. 1. Lectura del tema 1.1 2. Se puede iniciar con la segunda actividad, explorando las posibilidades sonoras de los objetos del salón de clases. 3. Dejar como tarea la exploración sonora de los objetos personales y del hogar. Clase 2. 1. Lectura del tema 1.2 2. Indagación de instrumentos primitivos. 3. Ejercicios rítmicos con idiófonos y membranófonos. Clase 3. 1. Lectura del tema 1.3. 2. Producir un ritmo con objetos cotidianos. 3. Improvisación rítmica.

Autoevaluación Responde las siguientes preguntas: • • • •

104

¿De cuántas maneras puedes producir sonidos con objetos cotidianos? ¿Qué relaciones existen entre los sonidos producidos y los objetos que los producen? ¿Qué música conoces que utilice objetos sonoros como instrumentos musicales? ¿Qué aportan los objetos sonoros a la música?


Sigue una secuencia rítmica como se indica: • •

Individualmente, con dos objetos sonoros diferentes. En grupo, con un objeto sonoro, mientras los demás siguen una secuencia diferente.

Materiales de apoyo Temas

Material sugerido

Sugerencias de uso

1.1 Exploración de las posibilidades sonoras del objeto cotidiano.

Objetos sonoros personales, de la casa y del salón de clase.

Creación de ritmos y polirritmos individual y grupalmente.

1.2 Conocimiento de los objetos sonoros utilizados como instrumentos en diferentes géneros y estilos musicales.

INAH, V y VI Festival de danza y música indígena, discos compactos. UNESCO-Audvis/Naïve, Antología de música y músicos del mundo, discos compactos.

Audición de música de México y el mundo donde se utilizan objetos sonoros como instrumentos musicales

1.3 Improvisación y creación sonora utilizando objetos de uso cotidiano.

Objetos sonoros del salón de clases

Exploración de sus posibilidades sonoras

Glosario Idiófono. Término de origen griego (ideo significa igual o lo mismo, fonos significa sonido) que se refiere a objetos sonoros o instrumentos donde el sonido se genera sobre el material en sí, sin que sea necesario ejercer una tensión externa para que vibre y suene. Membranófono. Instrumento u objeto sonoro donde el sonido es producido por una membrana que, por ser elástica, necesita ser tensada para vibrar.

105


Bibliografía Akoschky, Judith, Cotidiáfonos, Buenos Aires, Ricordi Americana, 1996. Blazer, Albert, James O. Froseth y Phyllis Weikart, Música y movimiento. Actividades rítmicas en el aula, Barcelona, Graó (Biblioteca de Eufonía, 164), 2001. Garretson, Robert L, La música en la educación infantil, México, Editorial Diana, 1980. Mecí de Gainza, Violeta, La improvisación musical, Buenos Aires, Ricordi Americana, 1983. Sagredo, José Luis y Guillermo Contreras, “Los instrumentos musicales, rico entramado del arte popular mexicano”, en Arte del pueblo, manos de Dios, México, Landucci, 2004.

106


Secuencia de aprendizaje

2

Práctica instrumental con instrumentos de percusión construidos con materiales de uso cotidiano Propósito Introducir la práctica instrumental con idiófonos y membranófonos construidos con materiales de uso cotidiano y de reciclaje. Fomentar el trabajo en equipo, especialmente en las actividades de ejecución instrumental y en las de indagación e investigación.

Temas 2. Práctica instrumental con instrumentos de percusión construidos con materiales de uso cotidiano. 2.1 Construcción de idiófonos y membranófonos con materiales de uso cotidiano y de reciclaje. 2.2 Improvisación sonora utilizando los idiófonos y membranófonos construidos por los alumnos. 2.3 Integración de los idiófonos y membranófonos construidos por los alumnos en las prácticas instrumentales de la escuela.

Contenido 2.1 Construcción de idiófonos y membranófonos con materiales de uso cotidiano y de reciclaje Los idiófonos (idio en griego significa igual o mismo, y fonos, sonido) son los instrumentos que producen el sonido como consecuencia de la vibración de sus propios cuerpos. La vibración se produce por percusión. Por lo general este tipo de instrumentos son de madera, metal, piedra, huesos, cuernos o pezuñas (ejemplos: claves, marimba, teponaztli, triángulo, huesos de fraile). 107


A continuación te sugerimos unas ideas para construir idiófonos y membranófonos con material de reciclaje. Si se te ocurren otras ideas de instrumentos, puedes ponerlas en práctica, o bien puedes también consultar los libros: Cotidiáfonos, de J. Akoschky; El Luthier en el aula, de C. Saitta, o Creando instrumentos con los niños, de B. Van der Wouver. Actividad individual. Construcción de un idiófono Construcción de una maraca Material: -Un bote o envase de plástico o cartón vacío y con tapa. -Semillas. Mete las semillas dentro del bote o envase, ciérralo bien y agita. Las semillas producirán el sonido al chocar entre ellas y con la pared del bote. Construcción de una sonaja Material: -Una tira de madera pequeña. -Botones de diferentes tamaños o cuentas. -Hilo resistente. Inserta los botones y cuentas en el hilo, ata los dos extremos del hilo a los dos extremos de la tira de madera. Toma tu instrumento por la tira de madera y agita. Al chocar entre ellos, los botones sonarán. Los membráfonos son los instrumentos que producen el sonido gracias a una membrana (natural o sintética), que por ser elástica necesita ser tensada para vibrar. (ejemplos: todos los tipos de tambores, panderos, etcétera). Actividad individual. Construcción de membranófono Construcción de un tamborcito Material: -Un bote o envase de plástico o cartón cilíndrico vacío. -Papel flexible pero resistente (amate por ejemplo). -Liga o hilo de cáñamo. Toma el bote o envase, quita la parte superior o tapa, y cubre ese hueco con el papel, atándolo y tensándolo con la liga o hilo. Golpea la parte cubierta con el papel con la palma de la mano o con una baqueta.

108


Construcción de un mirlitón o kazoo El mirlitón es un instrumento musical simple de la familia de los membranófonos que añade variedades tonales cuando se tararea a través de él. Esto modifica el sonido de la voz de una persona gracias a la membrana vibrante que tiene conectada al tubo. El origen del mirlitón proviene de antiguas tribus africanas que utilizaban el mirlitón o kazoo para comunicarse o para imitar los sonidos de algunos animales hace cientos de años. También existía en la América precolombina. Para construir un mirlitón necesitarás: -Un trozo de caña hueca, abierto por ambos extremos, -Un trozo de papel crepé, -Un poco de hilo de cáñamo, o liga. Toma la caña hueca, ata con el hilo de cáñamo el trozo de papel crepé tapando uno de los extremos de la caña y, para terminar, haz una pequeña ranura en la pared del tubo (caña), por la que cantarás para hacer vibrar la membrana (papel crepé).

2.2 Improvisación sonora utilizando los idiófonos y membranófonos construidos por los alumnos Una vez que todos los alumnos hayan construido su idiófono, será el momento de probarlos. Actividad individual. Exploración de las posibilidades sonoras del instrumento Cada alumno deberá producir el sonido según su idiófono, y explorar sus posibilidades sonoras. ¿Qué tipo de sonido emite? ¿Cuánto dura el sonido? ¿Qué volumen tiene? ¿Cuántas posibilidades de sonidos tiene? Con los ojos cerrados, intenta identificar qué instrumento está sonando. Actividad grupal. Ejercicios rítmicos con idiófonos y membranófonos Los alumnos cuyos idiófonos produzcan sonidos parecidos se reunirán por grupos y practicarán en un principio produciendo sonidos al mismo tiempo. Se puede sugerir una secuencia rítmica sencilla para que la interprete un grupo. Es importante buscar la mejor calidad de sonido y la mejor sincronía entre los alumnos: 4/4

1

2

3

4

/

1

2

3

4

/

1

2

3

4

, etcétera.

109


Al llevar a cabo estos ejercicios es importante también tener siempre en cuenta cuál es la mejor postura para producir los sonidos: de pie, con la espalda recta, cómodo y relajado pero concentrado. Se puede con esta misma secuencia experimentar con el volumen, por ejemplo: empezando todos con sonidos suaves, siguiendo la dirección del maestro, los alumnos irán aumentando la intensidad del sonido para volverla a disminuir a la señal del maestro. A continuación se realizarán las mismas actividades con los membranófonos. Actividad. Improvisación sonora Una vez que las prácticas anteriores estén dominadas, se podrá introducir la improvisación. Improvisación con dos personas: Un alumno tocará con su instrumento una base rítmica: 4/4

1

2 3

4

/

1

2 3 4

/

1

2 3 4

/ etcétera.

Otro alumno improvisará sobre esa base una secuencia rítmica de su elección. Al cabo de ocho compases, se invertirán los papeles: el que estaba produciendo la base improvisará, y el otro hará el acompañamiento. Siguiendo este mismo patrón se puede crear una secuencia de improvisación e imitación más larga, con tres alumnos, por ejemplo: El primero empezará tocando la base por compases para marcar el pulso. De momento los otros guardan silencio. Cuando el alumno 1 ha tocado cuatro compases, el segundo empieza una improvisación sobre esa base. Al cabo de cuatro compases, el primero guarda silencio, el segundo tomará la base, y el tercero imita los cuatro compases inventados en la primera fase por el alumno 2. Al cabo de cuatro compases, el alumno 2 que está haciendo la base, guarda silencio, mientras que el alumno 3 que hizo la imitación toma la base, y el alumno 1 que estaba en silencio toma la imitación. Al cabo de cuatro compases termina el ejercicio, que en total duró 16 compases.

110


Compases 1 a 4 Alumno 1: 4/4

1 2 3

/

4

1 2

3 4

/

1

2 3 4

/

1

2 3

Alumno 2: 4/4 / / / y alumno 3: 1 2 3 4 1 2 3 4 1 2 3 4 1

4

2

3 4

Compases 5 a 8 Alumno 1: 4/4 1

2

3

4

/

1

2

3 4

/

1 2

3 4

/

1 2 3 4

Alumno 2: 4/4 improvisaci贸n libre de 4 compases Alumno 3: 4/4

1

2 3

/

4

1

2

3

/

4

1

2

3

4

/

1

2

3

4

Compases 9 a 12 Alumno 1: 4/4

1

Alumno 2: 4/4 1

2

2

3

3

4

4 /

1

/

1

2

2

3

4

3 /

1

/

4

2

1

3

2

4

/

3

1

4

/

1

2

3

4

1

2

3

4

2 3 4

Alumno 3: 4/4 imitaci贸n de secuencia de alumno 2 Compases 12 a 16 Alumno 1: 4/4 imitaci贸n de secuencia de alumno 3 Alumno 2: 4/4

Alumno 3: 4/4

1

1

2

3

2 3 4

4 /

1

/

2

1

2

3 4

3 /

1

4

/

1

2 3 4

2 /

3

1 2 3

4

/

4

111


Compases 12 a 16 Alumno 1: 4/4 imitación de secuencia de alumno 3 Alumno 2: 4/4

Alumno 3: 4/4 1

1

2

2

3

3

4

4 /

1

/

2

1

3

2

4

3 /

1

4

2

/

1

3

2

4

/

3

1

4

2

/

1

2

3

4

3 4

De esta misma manera se podrán sumar alumnos y alargar y enriquecer las secuencias a voluntad. Esta actividad se puede enriquecer con más alumnos tocando la base, y otros tantos improvisando libremente. 2.3 Integración de los idiófonos y membranófonos construidos por los alumnos en las prácticas instrumentales de la escuela Ahora que ya conocen bien los instrumentos que construyeron, pueden integrarlos en las prácticas instrumentales de la escuela. Actividad grupal. Acompañar una melodía con los instrumentos construidos Para esta actividad se puede dividir el grupo en tres: El primer grupo tocará una melodía de su elección con la flauta dulce. El segundo grupo marcará el pulso con los idiófonos, tocando cada nota. El tercer grupo marcará el compás con los membranófonos, tocando la primera nota del compás. A continuación se pueden rotar los papeles para que todos los alumnos tengan la misma experiencia. De la misma manera se podrán hacer combinaciones y variantes de este ejercicio, incluyendo improvisaciones rítmicas sobre melodías conocidas. Para llevar a cabo estos ejercicios, como ya hemos mencionado, vale la pena tomar en cuenta la postura ideal, relajada pero concentrada, para tocar los instrumentos. Al finalizar estas actividades es interesante valorar con los alumnos: ¿cómo suena mejor el conjunto? ¿Qué aportaron los instrumentos construidos en clase?

112


Actividades sugeridas

Temas

Actividades

2.1 Construcción de idiófonos y membranófonos con materiales de uso cotidiano y de reciclaje.

ƒ

2.2 Improvisación sonora utilizando los idiófonos y membranófonos construidos por los alumnos.

ƒ

Actividad individual. Exploración de las posibilidades sonoras del instrumento.

ƒ

Actividad grupal. Ejercicios rítmicos con idiófonos y membranófonos

ƒ

Actividad. Improvisación sonora.

ƒ

Actividad grupal. Acompañar una melodía con los instrumentos construidos.

2.3 Integración de los idiófonos y membranófonos construidos por los alumnos en las prácticas instrumentales de la escuela.

ƒ

Actividad individual. Construcción de un idiófono. Actividad individual. Construcción de membranófono.

Desarrollo de actividades sugeridas Clase 1. 1. Lectura del tema 2.1 2. Si los materiales para construir los instrumentos se le encargan a los alumnos con anticipación suficiente, se puede dedicar el tiempo de clase a la construcción de los idiófonos y membranófonos. Clase 2. 1. 2. 3. 4.

Lectura del tema 2.2 Exploración de las posibilidades sonoras del instrumento. Ejercicios rítmicos con idiófonos y membranófonos. Improvisación sonora.

113


Clase 3. 1. Continuar con los ejercicios rítmicos y de improvisación. 2. Derivar la improvisación hacia el acompañamiento con melodía. Clase 4. 1. Acompañar una melodía con los instrumentos construidos.

Autoevaluación ƒ ƒ ƒ ƒ ƒ

¿Qué instrumentos aprendiste a construir? ¿De qué manera suenan mejor? ¿Reconoces auditivamente el timbre de los instrumentos fabricados en clase? ¿Eres capaz de improvisar una secuencia rítmica con tu instrumento construido en clase? ¿Eres capaz de llevar un acompañamiento a una melodía con tu instrumento construido en clase?

Materiales de apoyo Temas

Material sugerido

2.1 Construcción de idiófonos y membranófonos Material de reciclaje. con materiales de uso cotidiano y de reciclaje. Instrumentos construidos en clase. 2.2 Improvisación sonora utilizando los idiófonos y membranófonos construidos por los Instrumentos construidos en alumnos. clase. 2.3 Integración de los idiófonos y membranófonos Instrumentos melódicos como construidos por los flauta dulce o voz. alumnos en las prácticas instrumentales de la escuela.

114

Sugerencias de uso Para conocer las partes que integran un instrumento de percusión. Para conocer mejor el instrumento construido, desarrollar creatividad y oído musical. Para enriquecer las prácticas musicales en la escuela. Para enriquecer los conjuntos musicales.


Glosario Percusión: Es un golpe que se da a un objeto. Los instrumentos de percusión son los instrumentos musicales que producen sonido cuando son golpeados, como: los tambores, las claves, las castañuelas, etcétera.

Bibliografía Akoschky, Judith, Cotidiáfonos, Buenos Aires, Ricordi Americana, 1996. Dennis, Brian, Proyectos sonoros, Buenos Aires, Ricordi Americana, 1975. Mecí de Gainza, Violeta, La improvisación musical, Buenos Aires, Ricordi Americana, 1983. Sagredo, José Luis y Guillermo Contreras, “Los instrumentos musicales, rico entramado del arte popular mexicano”, en Arte del pueblo, manos de Dios, México, Landucci, 2004. Saitta, Carmelo, El Luthier en el aula, Buenos Aires, Ricordi Americana, 1991. Van der Wouver, Brigitte, Creando instrumentos con los niños, Barcelona, Zendrera Zariquiey, 2000.

115


Secuencia de aprendizaje

3

Conocimiento de los instrumentos típicos del entorno Propósito Fomentar el trabajo en equipo, específicamente en las actividades de ejecución instrumental y de conocimiento físico y auditivo de los instrumentos típicos del entorno: la comunidad, la localidad, la región y el país.

Temas 3. Conocimiento físico y auditivo de los instrumentos típicos del entorno: la comunidad, la localidad, la región y el país. 3.1 Investigación acerca de los instrumentos y las agrupaciones instrumentales del entorno. 3.2 Audición, discriminación y clasificación de los instrumentos del entorno cercano. 3.3 Indagación acerca de las personas que construyen o reparan instrumentos.

Contenido 3.1 Investigación acerca de los instrumentos y las agrupaciones instrumentales del entorno En la secuencia 1 de este mismo bloque vimos de qué manera se integraron objetos sonoros en el quehacer musical de las diferentes regiones. A partir del momento en que dichos objetos son adoptados con la finalidad de hacer música, éstos adquieren la función de instrumentos. Actividad individual. Investigación ¿Conoces las agrupaciones musicales más representativas de tu comunidad? Escribe los nombres de dichas agrupaciones. ¿Qué tipo de música interpretan?

116


¿Qué instrumentos conforman estas agrupaciones? Anota los nombres de cada instrumento y la forma en que producen el sonido. ¿Conoces personalmente a algún integrante de dicha agrupación? Si así es, tal vez podrías invitar a la persona o al grupo completo a tu escuela para que les hablen de su música y sus instrumentos. En caso negativo, podrías tal vez llevar una grabación de las agrupaciones de tu comunidad a la escuela. Actividad grupal. Investigación Una vez que cada alumno haya realizado su investigación particular, se podrán comparar los resultados encontrados: ¿Se utilizan los mismos instrumentos en las diferentes agrupaciones? ¿Qué instrumentos son los más característicos de su comunidad? ¿Suenan diferente o parecido las distintas agrupaciones? ¿Pertenecen al mismo estilo musical? Esta investigación también se puede llevar a mayor escala. Ponte de acuerdo con los compañeros de la clase, y entre todos indaguen acerca de los estilos e instrumentos musicales de las diferentes regiones de México. ¿Cuáles son los estilos más representativos de la música tradicional mexicana? ¿Qué instrumentos se usan para cada estilo? De los instrumentos más característicos de México ¿cuáles son prehispánicos y cuáles son mestizos? Sugerimos que consultes el Atlas cultural de México. Música, de J. G. Contreras, y el Programa núm. 4 sobre los instrumentos de México, del curso Invitación a la música, de Canal 23. 3.2 Audición, discriminación y clasificación de los instrumentos del entorno cercano Una vez que hayan terminado la investigación de los diferentes estilos y las diferentes agrupaciones instrumentales de México, vale la pena dedicar un buen tiempo a la audición de su música. De esta manera te familiarizarás con dichos estilos y, al escucharlos, serás capaz de distinguirlos. Al escuchar la música, intenta reconocer los elementos típicos de cada estilo: diferentes ritmos, diferentes instrumentos, etcétera. Clasificación organológica de Sachs y Hornbostel Para la investigación y el conocimiento de la gran cantidad de instrumentos que existen en la música mexicana, te recomendamos realizar una clasificación de éstos. Tal vez conoces la clasificación tradicional de los instrumentos de la orquesta (cuerda, aliento, madera y metal, percusiones), pero existe otra clasificación mucho más incluyente y precisa: La clasificación organológica de Sachs y Hornbostel. 117


La organología es el estudio de los instrumentos musicales, y comprende el modo en que éstos generan el sonido, los materiales con los que se construyen y su morfología. Para clasificar los instrumentos, los investigadores Sachs y Hornbostel proponen las siguientes categorías, basándose en el criterio de emisión del sonido y dejando además abierta la incorporación de nuevos instrumentos: • • • • •

Idiófonos. Aquellos en los que lo que vibra es la totalidad del instrumento, y no sólo una parte de él. Membranófonos. Aquellos en los que lo que vibra es una membrana elástica sujetada con cierta tensión. Aerófonos. Aquellos en los que lo que vibra es una columna de aire. Cordófonos. Aquellos en los que el cuerpo vibrante es una cuerda. Electrófonos. Aquellos en los que la vibración es producida por medios electrónicos y transmitida al aire por medio de un parlante.

3.3 Indagación acerca de las personas que construyen o reparan instrumentos Para complementar tu conocimiento de las agrupaciones musicales de tu entorno y de los instrumentos característicos de éstas, vale la pena que sepas también acerca de las personas que construyen y reparan dichos instrumentos. Antiguamente se usaba el término “laudero” para designar a las personas que construían laúdes. En la actualidad un laudero es la persona que construye cualquier instrumento de cuerda, aunque el uso de esta palabra se ha extendido para designar a cualquier constructor o reparador de instrumentos, y la laudería es el oficio de construir instrumentos. ¿Conoces a algún laudero de tu comunidad? ¿Qué instrumentos construye? Valdría la pena conocer un taller de laudería que la clase pudiera visitar, para darse mejor idea de cómo trabaja un laudero, o si no, invitar a uno al salón de clase para entrevistarlo y que platique acerca de su oficio. Hay muchas preguntas interesantes a las que él podría responder: • • • •

¿Con qué materiales construye los instrumentos? ¿Qué tipo de madera es el más adecuado? ¿De qué son las cuerdas? ¿Por qué tienen ciertas dimensiones?

Enriquece tu investigación compartiendo y comparando con tus compañeros de clase toda la información que hayas obtenido.

118


Actividades sugeridas

Temas

Actividades

1.1 Investigación acerca de los instrumentos y las agrupaciones instrumentales del entorno.

ƒ

Investigar acerca de los instrumentos característicos de la música del entorno.

1.2 Audición, discriminación y clasificación de los instrumentos del entorno cercano.

ƒ

Escuchar y reconocer la música del entorno y sus instrumentos. Clasificar los instrumentos.

1.3 Indagación acerca de las personas que construyen o reparan instrumentos.

ƒ

ƒ

Conocer a los artesanos constructores de instrumentos.

Desarrollo de actividades sugeridas Clase 1. 1. Lectura del tema 3.1. 2. Realizar en clase la parte de las investigaciones que sea posible. 3. Dejar como tarea la investigación que deba hacer el alumno fuera del aula. Clase 2. 4. Lectura del tema 3.2. 5. Lectura del tema 3.3. 6. Dejar como tarea la investigación sobre la laudería. Clase 3. 1. Si se consiguió que un laudero o un músico fuera a la escuela, puede dedicarse toda la clase a platicar e interactuar con esa persona.

119


Autoevaluación Responde lo siguiente: • • • • •

¿Qué agrupaciones musicales conoces? ¿Cuáles son sus instrumentos? ¿Qué estilos de la música tradicional mexicana conoces? ¿Qué instrumentos y estilos eres capaz de reconocer auditivamente? ¿Conoces el oficio de la laudería?

Además: • •

Identifica los instrumentos que reconozcas por su sonido. Clasificar los instrumentos de tu entorno con base en el criterio organológico.

Materiales de apoyo Temas 1.1 Investigación acerca de los instrumentos y las agrupaciones instrumentales del entorno. 1.2 Audición, discriminación y clasificación de los instrumentos del entorno cercano. 1.3 Indagación acerca de las personas que construyen o reparan instrumentos.

120

Material sugerido Lápiz y papel INAH: Testimonio musical de México, CD 1 Música indígena de México, CD 9 Antología. Sones de México, CD 15 Tesoro de la música norestense, CD 29 Lápiz y papel

Sugerencias de uso Escribir los resultados de la investigación realizada. Escuchar, conocer y distinguir diferentes instrumentos y estilos musicales de México. Escribir los resultados de la entrevista con el laudero.


Glosario Aerófono. Instrumento en el que el sonido es producido por la vibración de una columna de aire. Cordófono. Instrumento donde el cuerpo vibrante es una cuerda. Electrófonos. Instrumentos en los que la vibración es producida por medios electrónicos, y transmitida al aire por medio de un parlante. Laudería: Es el oficio de construir instrumentos musicales. En México, es famoso el pueblo de Paracho, en Michoacán, porque muchos de sus habitantes se dedican a hacer guitarras, es decir, es un pueblo de lauderos. Organológico: Proviene de la organología. La organología es la clasificación de los instrumentos musicales según la forma en que producen el sonido: por el aire, por un golpeteo, por una cuerda, etcétera.

Bibliografía Contreras, Juan G., Atlas cultural de México. Música, México, SEP/INAH/ Planeta, 1988. Domínguez, Hector y Julieta Fierro, Los sonidos de nuestro mundo, México, Dirección General de Divulgación de la Ciencia.UNAM, 2003. Graeme Chalmers, F., Arte, educación y diversidad cultural, México, SEP (Biblioteca para la Actualización del Maestro), 2003.

121


EDUCACIÓN ARTÍSTICA

Música 1 Bloque 5 ¿Con qué se hace música? Construir con sonidos

TS-APUN-MUSICA-1.indd 7

7/3/08 12:39:22


Secuencia de aprendizaje

1

Ritmo y melodía Propósito Reconocer auditivamente el ritmo y la melodía en música de diferentes géneros y estilos y comprender el concepto de forma y estructura musical.

Temas 1. Audición y discriminación del ritmo y la melodía. 1.1 Interpretación de repertorio vocal e instrumental en el que se combinan ritmo y melodía. 1.2 Creación e interpretación de pequeñas composiciones que combinen ritmo y melodía. 1.3 Comprender el concepto de forma o estructura musical y reconocer dos formas sencillas (A y AB). 1.4 Audición de composiciones musicales de diferentes géneros y estilos y distinguir partes iguales y/o diferentes. Formas A y AB.

Contenido 1.1 Interpretación de repertorio vocal e instrumental en el que se combinan ritmo y melodía Toda la música que ha creado el ser humano no es otra cosa sino la combinación de ritmos y melodías. Ya has aprendido que son cuatro los principales elementos que se combinan para formar la música: el ritmo, la melodía, la armonía y el timbre.

125


Dado que la música es una forma de expresión dinámica, el tiempo en el cual se toca es importantísimo. Cuando los compositores escriben una obra suelen dividirla en intervalos de la misma duración llamados compases. En esos compases va implícito lo que conocemos como ritmo. El ritmo es la secuencia de golpes (generalmente percutidos) que marca el tiempo y el compás. Un ritmo no tiene por qué ser una secuencia de golpes repetitivos. Su característica fundamental es que marca el tiempo, ya sea con variaciones o sin ellas. La melodía es como una frase gramatical bien construida, es decir, un conjunto de sonidos que al organizarlos adquieren sentido. Una melodía no es sólo una sucesión de notas, sino también la duración de las mismas. Podríamos decir que el ritmo está unido al movimiento físico; de hecho, cuando bailas, lo haces siguiendo el ritmo, mientras que la melodía está asociada a la emoción. El efecto causado por la unión entre ritmo y melodía es realmente lo que nos conmueve. Cuando pensamos en las canciones que todos conocemos y las cantamos, estamos interpretándolas. Muchas veces se piensa que interpretar una canción es lo mismo que ejecutarla, sin embargo, interpretar significa aportar algo a esa ejecución que es propio de cada uno de nosotros, de tal suerte, que no es lo mismo escuchar la misma canción interpretada por una u otra persona, pues cada una le otorgará características únicas, aún cuando se trate de la misma melodía. Actividad individual. Escuchar e interpretar Busca en tu comunidad ejemplos de canciones conocidas por todos (Las mañanitas, o La cucaracha, por ejemplo). Escúchenlas. Pon atención en el ritmo y la melodía y nota cómo uno no puede sobrevivir sin el otro. Sigan el pulso y el ritmo con las palmas de las manos o los pies. Una vez que las hayas escuchado, trata de interpretarlas, primero sin la letra, sólo tarareándolas para distinguir la melodía y observa cómo ésta se encuentra asociada al ritmo. Distingue el ostinato que acompaña a la melodía.

Actividad grupal. Variar el ritmo de una canción Pasa al frente del salón e interpreta una canción, pero acelera el ritmo mientras tratas de seguir la melodía. Tus compañeros seguirán el ritmo que tú propongas con las palmas de las manos. Ahora le toca a un compañero tuyo interpretar la misma canción en un ritmo más lento. Los demás deben seguir el ritmo con las palmas. Después pasarán más personas y propondrán nuevas canciones que todos se sepan con las cuales repetirán varias veces el ejercicio, unas acelerando el ritmo y otras

126


disminuyéndolo. Si es posible, graba con una grabadora o cámara de video y luego observa, escucha y compara. ¿Qué pasa cuando varían el ritmo de la canción? ¿Qué le pasa a la melodía? ¿Cómo se escucha mejor?

1.2 Creación e interpretación de pequeñas composiciones que combinen ritmo y melodía A partir de los ejemplos que escuchaste, puedes realizar pequeñas composiciones, o variar las mismas para poner en práctica lo que has aprendido sobre el ritmo y la melodía. Actividad en equipo. Crear composiciones rítmicas y melódicas Para crear un ritmo puedes utilizar las palmas de las manos, percutir diversas partes de tu cuerpo o bien, utilizar algunos objetos, haciéndolos sonar al golpearlos uno contra otro de manera suave. Para crear una melodía, puedes tomar cualquier frase y tratar de aplicarla al ritmo que has elegido. Forma un equipo con tres de tus compañeros. Pide a cada uno de ellos que cree un ritmo distinto, pero que combine con los demás. Piensen que cada uno de los ritmos que ustedes hagan (con objetos, el cuerpo o instrumentos de percusión) es una pequeña parte de una gran maquinaria, y que cada parte es necesaria para que la máquina funcione. Una vez que los cuatro hayan establecido su propio ritmo, pide a uno de tus compañeros que acelere el ritmo que ha creado y observen qué es lo que sucede. ¿Cómo afecta al resto del conjunto? Ahora, pide a uno de tus compañeros que deje de llevar el ritmo que estaba creando y que, en su lugar, intente aportar una melodía (puede ser la melodía de una de las canciones que escucharon anteriormente). Prueba a acelerar y desacelerar el ritmo y que tus compañeros te sigan con la melodía. Discutan qué es lo que sucede, analicen, saquen sus conclusiones y compártanlas con el resto del grupo.

127


Actividad individual-grupal. Intercambiar melodías y ritmos Trata de recordar las canciones que se escuchan en tu comunidad. Elige una y juega a cambiar la melodía. ¿Qué es lo que tendrías que hacer para que no se parezca a la original? Ahora trata de tomar la melodía de una y cantarla con el ritmo de otra y viceversa. ¿Se puede? ¿Qué notaste? Muestra a tus compañeros la composición que creaste mezclando distintas melodías con ritmos de canciones diferentes y escucha lo que ellos hicieron. Compartan sus experiencias y discutan sobre lo que pasaba al intercambiar ritmos y melodías. 1.3 Comprender el trabajo de forma o estructura musical y reconocer dos formas sencillas (A y AB) Las canciones o piezas musicales que solemos escuchar están construidas a partir de formas o estructuras musicales. La forma o estructura más sencilla es la forma unitaria (A) y podemos decir que ésta es un tema o motivo que puede repetirse una o más veces dentro de la pieza musical, de modo que no habrá otra parte ni ninguna variación o contraste dentro de la pieza. La forma binaria (AB) es cuando además del tema A, existe una parte B que bien puede ser una variación de A o completamente distinta, pero que crea un contraste dentro de la pieza musical o canción. Hay canciones muy sencillas cuya parte A se distingue por ser el tema de las estrofas y la parte B está presente en el estribillo. A esto, como ya sabes, se le conoce con el nombre de rondó. Toma como ejemplo la canción popular de La cucaracha: (Estrofa, parte A) Ya murió la cucaracha Ya la llevan a enterrar, Entre cuatro zopilotes Y un ratón de sacristán. (Estribillo, parte B) La cucaracha, la cucaracha, Ya no puede caminar Porque no tiene, porque le falta Marihuana que fumar.

128


(Estrofa, parte A) Cuando uno quiere a una Y ésta a uno no lo quiere, Es lo mismo que si un clavo En la calle encuentra un peine. (Estribillo, parte B) La cucaracha, la cucaracha, Ya no puede caminar Porque no tiene, porque le falta Marihuana que fumar. (Estrofa, parte A) Las muchachas mexicanas Son lindas como una flor Y cantan tan dulcemente Que enamoran con su voz. Actividad en equipos. Identificación de estructura A y AB Forma grupos de 4 o 5 compañeros y platiquen sobre la música que les gusta escuchar, sobre sus canciones favoritas o las que se transmiten actualmente por la radio o la televisión. Identifiquen si estos ejemplos utilizan la forma unitaria (A) o la binaria (AB). Discutan: • • •

¿En qué son diferentes la estructura A y AB? En las piezas o canciones con forma binaria, ¿en qué se diferencian la A de la B? ¿Cómo creen que se logra el contraste en las piezas?

Actividad Individual. Búsqueda de canciones con estructura A y AB Investiga cuáles de las canciones típicas de tu comunidad tienen una estructura unitaria (A) y cuáles una binaria (AB). Compila varios ejemplos, ya sea discos o grabaciones que tengas en casa o en la escuela y luego compáralos con los que encontraron tus compañeros.

129


1.4 Creación e interpretación de una pequeña composición utilizando la repetición y el contraste, formas unitaria (A) y binaria (AB) Ahora que ya has aprendido a distinguir entre las formas unitaria (A) y binaria (AB), intenta componer una pequeña pieza en cada una de estas formas. Actividad individual. Jugar con el ritmo y la melodía De las distintas canciones que compilaste como ejemplos de estructura unitaria y binaria elige una de cada una y juega a cambiarles el ritmo y la melodía. Actividad grupal. Componer una canción Juega con tus compañeros a componer piezas con estructura unitaria (A) y pongan en práctica todos los conocimientos que han adquirido hasta el momento sobre cómo hacer canciones, tomen en cuenta ritmo, pulso, melodía, etcétera. Ahora compongan entre todos una canción con estructura binaria (AB), recuerden que ambas partes deben ser distintas y que tienen que encontrar la forma de que contrasten, es decir que ambas partes estén diferenciadas y que en conjunto logren un efecto armónico, melódico y rítmico.

Actividades sugeridas Temas

Actividades

1.1 Interpretación de repertorio vocal e instrumental en el que se combinan ritmo y melodía.

ƒ

Actividad individual. Escuchar e interpretar.

ƒ

Actividad grupal. Variar el ritmo de una canción.

1.2 Creación e interpretación de pequeñas composiciones que combinen ritmo y melodía.

ƒ

Actividad en equipo. Crear composiciones rítmicas y melódicas.

ƒ

Actividad individual-grupal. Intercambiar melodías y ritmos.

2.1 Audición de composiciones musicales de diferentes géneros y estilos y distinguir partes iguales y/ o diferentes. Formas A y AB.

ƒ

Actividad en equipos. Identificación de estructura A y AB. Actividad individual. Búsqueda de canciones con estructura A y AB.

130


2.2 Creación e interpretación de una pequeña composición utilizando la repetición y el contraste, formas unitaria (A) y binaria (AB).

ƒ

Actividad individual. Jugar con el ritmo y la melodía

ƒ

Actividad grupal. Componer una canción.

Desarrollo de actividades sugeridas Esta secuencia puede repartir las actividades entre el trabajo en clase y la tarea fuera de la escuela. Clase 1. 1. Lectura del tema 1.1 2. Escuchar e interpretar. 3. Variar el ritmo de una canción. 4. Crear composiciones rítmicas y melódicas. Clase 2. 1. 2. 3. 4.

Intercambiar melodías y ritmos. Lectura del tema 2.1 Identificación de estructura A y AB. Dejar como tarea la búsqueda de canciones con estructura A y AB.

Clase 3. 1. Revisión de la tarea. 2. Jugar con el ritmo y la melodía. 3. Crear una pequeña composición.

Autoevaluación • • •

Explica con tus propias palabras qué es el ritmo y qué es la melodía. Juega con todo lo que has aprendido y crea tus propias composiciones sonoras combinando pulso, ritmo y melodía. Explica: ¿Cómo se genera el contraste entre una estrofa y un estribillo de una canción?

131


Materiales de apoyo Temas 1.1 Interpretación de repertorio vocal e instrumental en el que se combinan ritmo y melodía.

Material sugerido Copland, Aarón. Cómo escuchar la música, Fondo de Cultura Económica, México. SEP-CNCA-PACAEP, Módulo de música. La música, los niños y la imaginación, 1994, México. Grabadora de audio o videocámara.

Lápiz y papel. 1.2 Creación e interpretación de pequeñas composiciones que combinen ritmo y CD y/o casetes de música. melodía. 2.1 Audición de composiciones musicales de diferentes géneros y estilos y distinguir partes iguales y/o diferentes. Lápiz y papel. Formas A y AB. 2.2 Creación e interpretación de una pequeña composición utilizando la repetición y el contraste, formas unitaria (A) y binaria (AB).

132

Sugerencias de uso Ampliar el conocimiento sobre los elementos de la música y las formas musicales. Como apoyo para orientar el trabajo creativo.

Para grabar a los alumnos y que ellos mismos se escuchen. Para anotar nombres de canciones. Para escuchar distintos ejemplos de ritmo y melodía. Para escribir la composición, si hace falta.


Glosario Estribillo. Conjunto de versos que se repiten después de cada estrofa en algunas composiciones. Estrofa. Cada una de las partes, compuestas del mismo número de versos y ordenadas de modo igual, de que constan algunas composiciones poéticas y musicales. Melodía. La sucesión de sonidos de diferentes alturas. Nota. El nombre que damos a los sonidos musicales. Percutir. Dar golpes repetidos, golpear Pulso. Sonido regular y constante, que subyace a toda obra musical. Ritmo. La distribución de los sonidos en el tiempo. Rondó. Estructura musical que se caracteriza por la alternancia entre estrofas y estribillo.

Bibliografía Aquino, Francisco, Cantos para jugar 1, México, Trillas, 1991. Blazer, Albert, James O. Froseth y Phyllis Weikart, Música y movimiento. Actividades rítmicas en el aula, Barcelona, Graó, 2001. Brennan, Juan Arturo, Cómo acercarse a la música, México, SEP/Plaza y Valdés, 1988. Copland, Aarón. Cómo escuchar la música, Fondo de Cultura Económica, México. Dubovoy, Karen, Haciendo música, México, Trillas, 2005. Mansión, Madeleine, El estudio del canto, Buenos Aires, Ricordi Americana, 1947. Tort, César, El ritmo musical y el niño. Actividades de lecturas rítmicas en la educación musical del niño. Instructivo para el maestro y material para el alumno, México, UNAM, 1995. Willems, Edgar, El valor humano de la educación musical, Buenos Aires, Paidós, 1981.

133


Secuencia de aprendizaje

2

El significado de la música Propósito Comprensión del significado de la música. Discusión y análisis en grupo del significado personal de la música, a partir de la terminología aprendida.

Temas 2. Expresar una opinión personal acerca del significado de la música 2.1 Audición y reconocimiento de composiciones de diversos estilos y géneros musicales. 2.2 Análisis y discusión sobre el significado de la música. 2.3 Audición de composiciones musicales propias o de los compañeros que se han creado hasta el momento. 2.4 Análisis y discusión sobre lo aprendido hasta el momento utilizando la terminología musical aprendida y aplicada.

Contenido 2.1 Audición y reconocimiento de diversos estilos y géneros musicales Hasta ahora, has escuchado muchos ejemplos de la música que se escucha en tu comunidad y en diversas partes del mundo. Ahora sabes reconocer el ritmo, el pulso, la melodía, las formas o estructuras musicales unitaria (A) y binaria (AB) y hasta has compuesto canciones con tus compañeros o solo, y sabes muy bien qué es, por ejemplo, una estrofa o un estribillo. Pero ¿te has preguntado cuáles son las características que diferencian a un género musical de otro, o a la música de una región con la de otra? Si escuchas la música de Veracruz y la comparas con la que se hace en Monterrey ¿en qué son diferentes los ritmos? ¿Cómo son las melodías? ¿Qué formas usa cada una?

134


Actividad individual. Escuchar con atención la música cotidiana Piensa en las canciones o piezas musicales que escuchan en tu casa, y pregunta a los miembros de tu familia qué música les gusta y por qué. Luego piensa en las que te gustan a ti y trata de reconocer en ellas todas las cosas que ya conoces: ritmo, melodía, formas, instrumentos, etcétera. Actividad grupal. Compartir música Comparte con tus compañeros tu música favorita y explícales por qué te gusta. Permite que otros compartan contigo su música favorita. Entre todos elaboren un compendio de las canciones que comparten, y pregúntense ¿qué es lo que hace que una misma canción o pieza musical les guste a varias personas a la vez? 2.2 Análisis y discusión sobre el significado de la música Más allá de lo que todos te digan, de lo que piense tu maestro, tus compañeros o tu familia sobre la música, ésta tiene un significado especial en la vida de los seres humanos. Recuerda que la música ha sido parte fundamental del desarrollo de la humanidad. ¿Qué crees que la haga tan especial? ¿Por qué los hombres necesitamos hacer y escuchar música? Discutir las razones de la importancia de la música Discute con tus compañeros el resultado de la actividad anterior y entre todos traten de buscar las distintas razones por las que la música es importante en la vida de los seres humanos. • • • • • • • • •

¿Qué tipo de música escuchan? ¿Por qué eligen esa música? ¿Cuáles son los elementos que conocen que pueden identificar en la música que escuchan? ¿Cuándo y dónde escuchan música? ¿Qué emociones o sentimientos les provoca la música que escuchan? ¿Cuánto tiempo dedican a escuchar música? ¿Crees que la música es arte? ¿Toda la música es arte? ¿Qué papel juega la música en tu comunidad?

135


2.3 Audición de composiciones musicales propias o de los compañeros que se han creado hasta el momento Si con tus compañeros y maestro revisas todas las piezas que han creado al poner en práctica los conocimientos musicales que has adquirido, te darás cuenta de que poco a poco tu cultura y formación musical se han incrementado. Además del placer que provoca la música –tanto hacerla como escucharla– también resulta muy gozoso mostrar a los demás las cosas que compusimos o compartirles algo de la música que hemos encontrado y que por algún motivo nos gustó. Actividad grupal. Organizar un recital Ponte de acuerdo con tus compañeros y tu maestro y organicen un pequeño recital para otros grupos de la escuela. Pueden invitar a sus padres y a otros maestros. Antes del recital, organicen una pequeña exposición o charla sobre los distintos conceptos musicales que han aprendido y muestren ejemplos. Si grabaron con grabadora o cámara de video ejercicios anteriores reprodúzcanlos para que el auditorio comprenda mejor. Elijan entre todos las mejores composiciones o ejecuciones y preséntenlas al público. Pidan los comentarios del público y hagan un debate sobre la importancia y el papel de la música en su comunidad. 2.4 Análisis y discusión sobre lo aprendido hasta el momento utilizando la terminología musical aprendida y aplicada Aunque la composición y el estudio de la música son procesos que llevan tiempo y requieren de entrega y paciencia, tú y tus compañeros han aprendido hasta ahora muchos conceptos que antes no tenían y que ahora pueden aplicar. La música es una actividad humana que al paso del tiempo ha recibido múltiples definiciones. Es claro que no existe una sola definición de música, ya que ésta puede ser muchas cosas y puede tener varios propósitos. Actividad Individual. Reflexionar sobre los conocimientos adquiridos Reflexiona un poco sobre los conocimientos que has adquirido y fíjate si ves la música igual que antes de saber lo que ahora ya sabes. ¿En qué piensas que cambió tu percepción musical? ¿Te es fácil distinguir el ritmo, la melodía y los demás elementos que conoces en la música que escuchas cotidianamente? ¿En qué te ayuda o para qué piensas que te sirve el conocimiento musical?

136


Actividad grupal. Debatir con los compañeros Comenta con tus compañeros tu punto de vista sobre el significado de la música y su importancia en la vida de los seres humanos. Analicen y debatan juntos las siguientes preguntas: • • • • • • • • • •

¿Qué es la música? ¿Haces música? ¿Dónde y cuándo haces música? ¿Para qué sirve la música? ¿Por qué es importante aprender música? ¿Qué músicos conoces de tu entorno? ¿En qué momentos de la vida social es importante la música? ¿Cuáles son los diferentes géneros musicales que conoces? ¿Hay géneros que te parece que son arte y otros que no? ¿Cuáles y por qué?

Actividades sugeridas Temas 1.1 Audición y reconocimiento de diversos géneros y estilos musicales 1.2 Análisis y discusión sobre el significado de la música 2.1 Audición de composiciones musicales propias o de los compañeros. 2.2 Análisis y debate sobre lo aprendido hasta el momento y aplicación de la terminología musical adquirida.

Actividades ƒ

Actividad individual. Escuchar con atención la música cotidiana.

ƒ

Actividad grupal. Compartir música.

ƒ

Actividad grupal. Discutir las razones de la importancia de la música.

ƒ

Actividad grupal. Organizar un recital.

ƒ

Actividad individual. Reflexionar sobre los conocimientos adquiridos.

ƒ

Actividad grupal. Debatir con los compañeros.

137


Desarrollo de actividades sugeridas En el desarrollo de las actividades que se sugieren en esta secuencia es importante fomentar el respeto a la opinión y el gusto de los compañeros, y una utilización precisa de la terminología musical aprendida. Esta secuencia puede repartir las actividades entre el trabajo en clase y la tarea fuera de la escuela. Clase 1. 1. 2. 3. 4. 5.

Lectura del tema 1.1. Dejar como tarea escuchar con atención la música cotidiana. Dejar como tarea compartir música. Lectura del tema 1.2. Discutir las razones de la importancia de la música.

Clase 2. 1. Hacer una revisión de las tareas de la clase anterior. 2. Lectura del tema 2.1. 3. Organizar un recital. Clase 3. 1. Lectura del tema 2.2. 2. Reflexionar sobre los conocimientos adquiridos. 3. Propiciar un debate entre los alumnos.

Autoevaluación • • • •

138

¿Puedo identificar los diferentes elementos de una canción o pieza musical? ¿Tengo un punto de vista personal sobre el significado de la música? ¿Me siento bien escuchando la música que hago junto con mis compañeros? ¿Reconozco auditivamente diversos estilos y géneros musicales?


Materiales de apoyo Temas

Material sugerido

1.1 Audición y reconocimiento de diversos géneros y estilos musicales 1.2 Análisis y discusión sobre el significado de la música.

Sugerencias de uso

Copland, Aarón, Cómo escuchar la música, Fondo de Cultura Económica, México.

Ampliar el conocimiento sobre los elementos de la música y las formas musicales.

SEP-CNCA-PACAEP, Módulo de música. La música, los niños y la imaginación, 1994, México.

Como apoyo para orientar el trabajo creativo.

2.1 Audición de composiciones musicales Grabaciones previamente propias o de los realizadas de las composiciones compañeros. y ejecuciones hechas en la clase. 2.2 Análisis y debate sobre lo aprendido hasta el momento y aplicación de la terminología musical adquirida.

Para revisarlas y propiciar la reflexión y la recapitulación de conceptos y términos musicales. Para mostrarlas ante un público a manera de recital, y propiciar el intercambio de ideas sobre el trabajo que realizan en grupo.

Glosario Género. Es un conjunto de objetos que tienen características en común. Terminología. Es un conjunto de palabras o términos en relación con un tema. En este caso, se trata de los términos musicales aprendidos.

139


Bibliografía Copland, Aarón. Cómo escuchar la música, Fondo de Cultura Económica, México. Dubovoy, Karen. Haciendo música, México, Trillas, 2005. Garretson, Robert L. La música en la educación infantil, México, Diana, 1980. Mendoza, Vicente T. La canción mexicana, México, Fondo de Cultura Económica, 1982. SEP, Cantemos juntos, México, 1996. ____, Artes. Música. Educación básica. Secundaria. Programas de Estudio México, SEP, 2006. SEP-CNCA-PACAEP, Módulo de música. La música, los niños y la imaginación, México, 1994.

140


Música 1��, a�UNTEs s e imprimió por encargo de la Comisión Nacional de Libros de Texto Gratuitos, en los talleres de ______________________________________ con domicilio en __________________________ __________________, el mes de ___________ de 2008. El tiraje fue de ejemplares.

TS-APUN-MUSICA-1.indd 9

7/3/08 12:39:27


Musica i  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you