Issuu on Google+


Realización: Ayuntamiento de Madrid. Dirección General de Archivos, Museos y Bibliotecas. Dirección General de Programas y Actividades Culturales. Madrid Destino. Idea y Dirección: David Berná. Texto e investigación: Sergio C. Fanjul, Marcos Fernández Caamaño. Ilustración: Puño, Carmen Saldaña y Maite Rosende. Diseño y maquetación: Estelle Talavera Baudet. Edición: Ediciones DiqueSí. Agradecimientos y colaboración: Teatro Español, Asociación de Editores de Madrid, Julia Jop. D.L.: M-41568-2016 Impreso en Madrid. No está permitida la reproducción total o parcial de este libro, ni su tratamiento informático, ni la transmisión de ninguna forma o cualquier medio, ya sea electrónico, mecánico, por fotocopia, por registro u otros métodos, sin el permiso previo y por escrito de los titulares del copyright. Reservados todos los derechos, incluido el derecho de venta, alquiler, préstamo o cualquier otra forma de cesión del uso del ejemplar. Editorial y patrocinadores respetan íntegramente los textos de los autores, sin que ello suponga compartir lo expresado en ellos.


LA

NAVIDEÑA,

FERIA INTERNACIONAL DE LAS

CULTURAS


Esta historia, las historias que os vamos a contar en este libro, comenzaron a escribirse milenios atrás. En ese momento la vida de los humanos estaba condicionada por los fenómenos y ciclos climáticos. Para sobrevivir, nuestros antepasados, que vivían de sembrar y cosechar, de cazar y domesticar a los animales, debían conocer estos cambios y adaptarse a ellos: saber cuándo plantar unas u otras plantas dependiendo del calor o del frío, de los niveles de lluvia o incluso de los insectos o aves que vendrían con la llegada de los días más largos del año. Por lo tanto, conocer las estaciones —invierno, primavera, verano y otoño— y qué pasaba en ellas resultaba imprescindible. Desde esa lejana antigüedad, el cambio de una estación a otra, la llegada de los días más largos, del calor o de los primeros vientos del invierno, tiene una celebración, una fiesta que marca y ritualiza ese cambio. En este libro hablaremos de las fiestas de invierno, esas fiestas que en este país y parte del planeta conocemos como la Navidad, asociada al cristianismo, pero que en otros países, continentes y realidades culturales


(o incluso en la vida de nuestros vecinos que han venido de otros lugares) toman formas muy diferentes y a la vez compartidas. Por poner un ejemplo: tradiciones como la de los Reyes Magos, a la que estamos perfectamente acostumbrados, se celebra en muy pocos países. Tradicionalmente las fiestas de invierno comienzan con el solsticio, momento en el que la oscuridad cede ante la luz y, cada día, las horas de claridad van en aumento. Como es lógico esto no ocurre en todo el planeta al mismo tiempo; la incidencia del sol en cada territorio marca el momento. América del Sur es un claro ejemplo: tras siglos de colonización occidental-cristiana se da la circunstancia de que, mientras nosotros estamos celebrando la Navidad en los días más fríos del año, ellos están pasando mucho, mucho calor. En Los Andes encontramos que la celebración del Inti Raymi / Wilkakuti (fiesta del sol en quechua) se festeja a finales de junio. En el mundo musulmán se dan diversas festividades de origen preislámico de este solsticio, como la celebrada por nuestros vecinos los bereberes del norte de África. En el lejano oriente las fiestas de invierno comienzan casi un mes más tarde que en Europa. Pero, como veremos, si algo comparten todas ellas será la celebración con familia, amigos y vecinos del fin de un tiempo y el comienzo de otro. En estas fechas, para nosotros Navidad, pequeños y mayores jugaremos, cantaremos, comeremos y realizaremos diversos rituales que darán calor a los fríos días de invierno. Las fiestas suponen pequeños periodos de tiempo que rompen la monotonía de nuestra vida cotidiana: nos cuentan los antropólogos que son hechos culturales en los que compartimos y ritualizamos mo-


mentos de celebración y placer; momentos en los que intercambiamos y construimos un imaginario compartido en torno a lo que somos y lo que queremos ser. Y es entonces cuando el encendido de las luces navideñas en Madrid anuncia el comienzo de la Navidad, que llegará a su fin con la visita de los Reyes Magos. Pero sabemos que son muchas las Navidades en el mundo: en medio de la luz y el color la ciudad acoge un evento muy especial, La Navideña, Feria Internacional de las Culturas, a la que llamaremos la Navideña, donde cantaremos, bailaremos, comeremos, jugaremos y mucho más con las tradiciones de todas las latitudes. Déjense sorprender por las costumbres de sus vecinos, disfruten con sus olores y sabores, viajen por un mundo mágico y festivo que no les dejará indiferentes. Adéntrense en estas páginas con una mirada abierta, disfruten solos o en compañía siendo parte de esa diversidad que nos hace tan humanos. Con este libro, precisamente, celebramos esa complejidad y diversidad en uno de los momentos más importantes del año. Aquí encontrarán pequeñas anécdotas, historias y tradiciones que, si bien no suponen un conocimiento profundo sobre los diferentes fenómenos culturales, sí nos permiten asomarnos por una ventanita a esos otros mundos que nos rodean. También encontrarán tradiciones de España. Dentro de nuestro territorio, las costumbres en torno a la Navidad son inmensas, por esta razón hemos destacado aquellas más divertidas y diferentes, sabiendo que no es un repaso exhaustivo. ¡Buen viaje!

David Berná Director de La Navideña, Feria Internacional de las Culturas


14


ESPAÑA

Uvas y Reyes Magos que vienen de Oriente Doce uvas como doce meses: se comen en Nochevieja al ritmo de las campanadas, en pocos segundos, en busca de buena suerte para el año entrante. Lo mejor es tomárselo con calma ¡y tener cuidado de no atragantarse con las pepitas! Pocos días después, siguiendo una brillante estrella fugaz, tres Reyes Magos llegan de Oriente cargados de oro, incienso, mirra y un sinfín de regalos que repartirán mágicamente entre todos los niños que se hayan portado bien durante el año. Los que se hayan portado mal, ya saben lo que les espera: una dura y negra piedra de carbón.

15


PAÍS VASCO

¡Que llega el Olentzero! Cuando llega el invierno, desaliñado y con su gran barrigón a cuestas, el Olentzero baja de las montañas vascas. Es un viejo carbonero que ha pasado todo el año viviendo la solitaria vida del ermitaño, para ahora traerles regalos a los que se hayan portado bien.

GALICIA

El Apalpador quiere que comas bien todo el año La chavalería gallega tiene que comer bien todo el año, porque en Navidad llega el Apalpador para comprobar que ha sido así. Este viejo carbonero que vive solo en las montañas, viene para palparles la barriga: si está bien rellena les deja castañas y otros regalos.

16


CATALUÑA

Un simpático tronco que hace regalos Hay un tronco que tiene cara y lleva sombrero. Sí, se llama el Tió de Nadal y aparece a principios de diciembre en Cataluña. A este simpático tronco hay que abrigarle y alimentarle cada noche con mondas de naranja, pan seco y agua, hasta que llega la Nochebuena y suelta todos sus regalos al arrearle con un bastón. “¡Caga, Tió de Nadal!”, le cantan los más pequeños.

Navidad Gitana: bendito potaje Los gitanos viven en España desde tiempos muy lejanos (probablemente desde inicios del siglo xv) y su cultura y tradiciones han contribuido en gran medida a formar la cultura española tal y como la conocemos hoy. También celebran la Navidad, es una de las fiestas que siguen con más devoción. Muchos comienzan a celebrar el 23 de diciembre, se juntan para comer y cantar. En Nochebuena el protagonista es el potaje gitano. Ojo: ¡hasta que el abuelo no lo bendice no se puede meter la cuchara! 17


portugal

Cómo les gusta el bacalao En nuestro país vecino llenan las cenas de Nochebuena de bacalao (aunque tampoco le hacen ascos al pavo y al marisco) y de algunos dulces tradicionales como las filhós (tortas fritas), los sonhos (buñuelos de viento) y las rabanadas (torrijas). En algunas regiones todavía continúa la vieja tradición de quemar un madero durante esa noche tan especial. Las fiestas se despiden con las janeiras, unos cantos callejeros que, de Nochevieja a Reyes, desean un próspero año nuevo.

18


19


francia

La fiesta de las luces Todo se ilumina en la ciudad francesa de Lyon y parece un mundo de ensueĂąo. Sucede del 8 al 10 de diciembre, durante la Fiesta de las Luces: multitud de instalaciones luminosas de diferentes artistas que intervienen en calles, edificios y parques, y millones de visitantes de todo el mundo que llegan para dejarse iluminar.

20


21


22


italia

Los regalos de la bruja No os asustéis si la veis llegar: Befana es una bruja muy especial porque, en vez de hacer pactos con el diablo para extender el mal, visita a los niños la noche antes del 6 de enero (la misma en la que sus socios, los Reyes Magos, actúan en España). Sonriente y volando a horcajadas sobre su escoba, viene para premiar a los que se hayan portado bien con regalos que introduce en sus calcetines. A los malos, claro está, les regala carbón.

23


irlanda

No te olvides el bañador En lo más frío del invierno irlandés, el muérdago simboliza la paz (podéis besaros debajo de los adornos) y miles de personas acuden a la costa para arrojarse a las gélidas aguas del mar. Mientras otros miran muy abrigados desde la orilla, los más valientes sienten la satisfacción de haberlo conseguido, muchas veces por razones benéficas. Después, para combatir el frío y quitarse la tiritona, los mayores pueden tomarse un whiskey irlandés caliente, ¡pero con moderación!

24


25


bélgica

¡Cuidado con Pedro! San Nicolás llega por estas fechas a Bélgica, procedente de España y en un barco de vapor, acompañado de un curioso personaje: Pedro el Negro (Zwarte Piet). Pedro tiene la cara oscura como el tizón, el pelo rizoso y los labios muy rojos: es el encargado de trepar por las chimeneas de las casas y depositar los regalos. Los niños buenos tendrán buenos regalos; los malos, pequeñas ramas en sus zapatos. ¡Si se han portado muy mal, Pedro el Negro se los llevará en un saco de vuelta a España!

26


luxemburgo

Vino caliente en el mercadillo Con su más que probable nieve, sus luces y sus mercadillos navideños, Luxemburgo es un pequeño país donde disfrutar de la Navidad más encantadora. No hay que perderse uno de los mercadillos más importantes, el marché de Noël, que sucede en las plazas principales de la capital y en el que se pueden encontrar regalos, decoración o ese vino caliente que tan bien reconforta del frío invernal.

27


28


suiza

Un buen jaleo de cencerros No hay que estar como un cencerro para ponerse un cencerro. Los suizos los hacen a finales de diciembre en una fiesta que tiene lugar en la zona de Meiringen. Los hombres de cada pueblo y sus alrededores se colocan estas toscas campanas, como las que suelen llevar las vacas, y montan un buen jaleo desfilando.

29


alemania

Corazones para comer Tiene forma de corazón o de estrella, de casa o de muñeco, pero se puede comer. Es el pan de jengibre, típico por estas fechas de Alemania y otros países del norte. En Nochebuena es tradicional un pan dulce navideño llamado stollen, que recuerda a un niño recién nacido envuelto en pañales, pero que también se puede comer sin miedo a hacer daño a nadie.

30


31


AUSTRIA

Un demonio peludo Tiene cuernos, viste con un abrigo peludo y hace mucho ruido cuando camina con su cadena colgante. Este ayudante diabólico de San Nicolás se le adelanta para visitar a los niños que han sido malos y llevarles patatas y carbón. El día 5 de diciembre, en diferentes ciudades austriacas, se organizan desfiles de Krampus. Algunos dan mucho miedo.

32


ESLOVENIA

LAS CASAS ENCENDIDAS Si un esloveno se deja la luz de la casa encendida en Navidad, no se lo reprochéis: no es ningún despiste. Allí, por estas fechas, la luz tiene un papel muy importante. La vieja y bella tradición manda dejar las luces encendidas cuando se van a la Misa del Gallo, iluminando a su vez el camino con antorchas. Tan mágico es el ambiente que hasta los no creyentes se unen a esta misa.

33


34


serbia

El primero en llegar será el portador de la buena fortuna

El día antes de Navidad, el cabeza de familia sale temprano de casa y sube al monte. Allí buscará una rama de roble (badnjak) que luego corta con tres golpes y lleva a casa, para quemarla en el hogar durante la cena de Nochebuena. Las familias, unidas, piden felicidad y mucho amor. Al día siguiente, la primera persona que aparezca por casa es el položajnik, portador de la buena fortuna para el año entrante.

35


lituania

predicciones para el nuevo año La suerte del año entrante puede conocerse en la Nochevieja, piensan tradicionalmente los lituanos, y lo intentan a través de juegos con sombras, palillos, cerillas o guisantes. Además, si la noche es fría y estrellada, el verano será bueno; y si llegan a tu casa muchos y muy ruidosos pájaros estás de enhorabuena: tendrás un año divertido y lleno de visitas.

36


letonia

Soles de paja y poemas En Letonia brilla mucho el sol dentro de cada casa: son adornos de paja que tienen la forma del astro rey. Se llaman puzuri, y a veces se les coloca una patata en el centro. Un lema de la Navidad letona dice asĂ­: “Un regalo, un poemaâ€?. Por eso, al reunirse para intercambiar los regalos, cada miembro de la familia tiene que recitar unos versos.

37


estonia

El primer árbol de Navidad del mundo Para todo hay una primera vez: algunas leyendas consideran que fue en la plaza del Ayuntamiento de Tallín, en 1441, donde se colocó el primer árbol de Navidad del mundo. La gente bailaba alrededor y después se le prendía fuego. Hoy sigue colocándose en aquella plaza, en el centro de un mercadillo navideño lleno de luces que parece un cuento de hadas.

38


grecia

Hay que librarse de los duendes traviesos En el día de Año Nuevo, los griegos rompen una granada delante de la puerta de sus casas antes de entrar. Los brillantes granos de la granada simbolizan las cosas buenas que van a ocurrir en el año entrante. Además, los kallikantzaroi son duendes traviesos, jorobados, peludos y de grandes orejas, que viven todo el año bajo tierra y emergen en Navidad para hacerles jugarretas a los humanos. Para librarse de ellos se recomienda colocar en la puerta un tamiz o colgar una cebolla. ¡Cuidado con ellos!

39


rusia

El Abuelo Hielo y los puñetazos Aunque estas sean fechas para prodigar el amor, en Rusia también lo son para los buenos trompazos: aquí han sido tradicionales las peleas públicas a puñetazos, entre otras pruebas físicas. Quien trae los regalos, ya más pacíficamente, es Ded Moroz, que significa “Abuelo Hielo”, que viene acompañado de su nieta Sniegúrochka, la Princesa de la Nieves. A medianoche los adultos toman champán y, claro está, también vodka.

40


41


georgia

El chichilaki ardiente Si cuando piensas en un árbol de Navidad te imaginas un abeto verde y frondoso, es que no has pasado la Navidad en Georgia. El árbol tradicional de las fiestas en este país es el chichilaki, fabricado con ramas secas de nogal y avellana, y decorado con pequeñas frutas y bayas, que adquiere un aspecto algo despeinado. Con él se recuerda a la barba de San Basilio el Grande, una tradición similar a la de Santa Claus. El 19 de enero se quema para simbolizar el fin de los problemas del año anterior. ¡Asunto resuelto!

42


rumanĂ­a

Villancicos errantes tras una estrella de color ÂĄTodos a seguir la estrella! Los niĂąos, liderados por la steaua, una estrella cubierta de papel brillante y decorada con cintas de colores, salen a las calles y van por las casas cantando alegres villancicos. La sarmale, col rellena de carne picada y arroz, y el cozonac, un pan dulce relleno de crema de chocolate y nueces, son comunes en las cenas de Nochebuena.

43


bulgaria

Nochebuena impar y vegetariana En Nochebuena se pueden preparar cuantos platos se quieran, pero con ciertas condiciones: es obligatorio que sea un número impar y que se trate de comida vegetariana. Todos prueban un poco de cada plato para atraer la suerte. En fin de año la comida típica es la banitsa, un pastel salado de queso y hojaldre, y la baclavá, un postre de hojaldre en láminas, nueces y azúcar.

44


45


polonia

Doce platos entre la paja Caldo de remolacha, arenques en aceite de oliva, empanadillas rellenas de col agria y setas, pescado a la griega, carpa en gelatina... y asĂ­ hasta doce, son algunos de los platos que a los polacos les gusta comer en Nochebuena. ÂĄMenudo saque! Sobre el mantel blanco se suelen colocar algunos manojos de paja, y una silla se deja vacĂ­a en espera de un visitante inesperado.

46


hungría

Lentejas para atraer riqueza Las lentejas, si le echáis algo de imaginación, podrían ser algo así como pequeñas monedas. Así que en Hungría, en Año Nuevo, se come una deliciosa sopa de estas legumbres para atraer buenos dineros durante los próximos doce meses.

47


república checa

El futuro dentro de la manzana

¿Preguntas sobre la salud? En la República Checa encuentran el futuro dentro del corazón de una manzana. En este país es tradicional por estas fechas cortar una de estas frutas por la mitad y mirar dentro: si las cinco pepitas forman una estrella, todos los sentados a la mesa se mantendrán saludables. Si hay menos de cinco semillas, mejor estar atentos para visitar al médico.

48


ucrania

Arañas por Navidad No, no te has equivocado. Si viajas a Ucrania en diciembre y ves árboles decorados con arañas, no es que sea Halloween. Es que allí son tradicionales esos artrópodos navideños. Y si le tienes miedo a las arañas, no huyas: son plateadas, de mentira, y además traen buena suerte.

49


finlandia

El hogar de Papá NoEl En Finlandia saben mucho de la Navidad, no en vano es el país en el que se encuentra el hogar de Papá Noel y los elfos que le ayudan a repartir los regalos, ¡incluso puede uno 50


visitarle en su casa de Rovaniemi, la capital de Laponia! Como la nieve suele acompañar, a los finlandeses les gusta disfrutar de ella durante las fiestas, así como de la tradicional sauna y el glögli, un vino caliente. También celebran el día de Santa Lucía, en el que una doncella con una corona de velas, reina de la luz, representa la vuelta de la claridad tras los días más cortos y oscuros del año. 51


armenia

Navidad el 6 de enero Los armenios celebran la Navidad el día 6 de enero, como suelen hacer todos los ortodoxos, día que también coincide con el bautizo de Jesús a manos de Juan Bautista. La razón es que la Iglesia Occidental movió la fecha al 25 de diciembre para hacerla coincidir con los ritos paganos del solsticio romanos. Durante esos días, los armenios celebran rituales como la bendición de las aguas (Cherorhnek) o la bendición de las uvas (Jaghoghorhnek).

52


dinamarca

Navidad al final de la vela menguante La cuenta atrás para la Navidad se sigue en Dinamarca a través de una vela decorada con árboles, elfos y otros motivos navideños: la vela de Adviento. Tiene 24 marcas y, desde el 1 de diciembre, las familias se reúnen cada mañana para encender la vela hasta que se consuma una nueva marca. Los más pequeños suelen ser los encargados de soplar la vela, ¡pero deben darse prisa para que no se consuma una marca de más!

53


56


méxico

Explosión de dulces regalos En una olla de barro, decorada con múltiples colores y cuernos sobresalientes, se meten caramelos y frutas frescas. Se la cuelga del techo y ya es una piñata. Ahora solo falta que alguien, con los ojos vendados, consiga romperla golpeándola con un palo. Si lo hace, una explosión de dulces regalos caerá sobre los participantes. ¡Mucha suerte!

57


nicaragua

la Gigantona en la Noche de la Gritería Se pregunta: “¿Quién causa tanta gritería?”. Y se responde: “La procesión de María”. Ocurre durante la Purísima, la festividad con la que comienza la Navidad nicaragüense, el 8 de diciembre, fiesta de la Inmaculada Concepción. La noche anterior se celebra la Noche de la Gritería, en la que las calles se llenan de gente que canta alegres villancicos por los templos y las casas. Esa noche sale hasta La Gigantona, que es una enorme figura de la Virgen que sacan en procesión.

58


argentina

platos fríos y pan dulce Hace calor en la Navidad argentina porque allí es pleno verano. Por eso se estilan los platos fríos como el vitel toné (ternera atunada), el matambre, la torre de panqueques o, debido a la influencia italiana, el popular pan dulce, parecido al panettone, relleno con frutas confitadas. También el ponerse el bañador y bajarse a la playa, ¡hay que aprovechar!

59


costa rica

Navidad al galope Todo el país se monta a caballo el día 26 de diciembre, pero el desfile más popular es El Tope de San José. Grandes multitudes ataviadas con pantalones y sombreros, al más puro estilo de los westerns, se agolpan para presenciar el gran acontecimiento creado a mediados del siglo xx, en el que participan caballistas de todo el valle.

60


61


62


cuba

Quemando al muñecón Pobre muñecón: para simbolizar el año que termina, el Año Viejo, y purificar las posibles cosas malas que haya traído, en Cuba lo queman a medianoche. Es un pelele hecho a mano con hierba y trapo que arde con ayuda de alcohol. A veces se le bautiza con el nombre de un malo de telenovela o cualquier otro villano. Esa noche se come cerdo asado, arroz con frijoles negros, yuca y ensalada. Al muñecón no le dan nada, pobre.

63


colombia

Millones de luces

El Día de la Velitas da comienzo a la Navidad en Colombia, y es un espectáculo increíble. Miles y miles de velas y farolillos son encendidos en la noche del 7 de diciembre por todo el país. Las familias se reúnen y así celebran la Inmaculada Concepción. En las ciudades más grandes, como Bogotá o Medellín, se encienden espectaculares alumbrados, y en ocasiones se celebran fiestas pirotécnicas que llenan el cielo de fuego. En algunos lugares también se lanzan a volar globos calentados con velas, sembrando el firmamento de estrellas ascendentes.

64


65


república dominicana

La Vieja Belén no puede portar mucho peso

Que no pierdan la esperanza. Para los niños dominicanos que no hayan recibido los merecidos regalos en Navidad o en Reyes, hay una última oportunidad: la visita de la Vieja Belén. Esta señora tan buena, normalmente visita las casas el domingo siguiente al día de Reyes. La pobre está muy viejita, no puede portar peso y no tiene mucho dinero, así que sus regalos suelen ser más sencillos, pero hay que apreciarlos igual.

66


bolivia

El regreso del sol Además de la Navidad, hay otras tradiciones en Bolivia. Por ejemplo, la celebración del solsticio de invierno, el día en el que las horas de luz vuelven a crecer. En el hemisferio norte eso pasa en diciembre, pero en el sur ocurre en junio. Por esas fechas, en Bolivia, los indígenas aimaras, quechuas y guaraníes celebran este solsticio de invierno con diferentes festividades. El Willka Kuti de los aimaras, que en su lengua significa “El Regreso del Sol”, se celebra hace más de 5.500 años. En la ciudad de Tiahuanaco, y en otros lugares sagrados, miles de personas se reúnen en la noche para dar la bienvenida de nuevo al astro rey, y recibir su calor con los brazos extendidos hacia el cielo.

67


venezuela

Navidad sobre ruedas

Todos a la calle: se llama Patinata, y es un evento tradicional de la Navidad venezolana que consiste en calzarse las ruedas y salir a surcar calles y avenidas. Todo vale: patinetes, monopatines, patines o bicicletas. Mientras tanto se come hallaca (un tamal de guiso de carne o pescado) y se cantan ritmos de la zona, como las gaitas zulianas.

68


69


ecuador

Aquí puedes conocer a Herodes ¿Quieres conocer al rey Herodes, los Reyes Magos, la Virgen María o los antiguos soldados romanos? Son algunos de los participantes en el Pase del Niño Viajero, una de las procesiones más grandes de Ecuador, celebrada en Cuenca. Allí sacan la imagen de Jesús (el Niño Viajero) y la gente muestra su riqueza y abundancia, si la hay, al tiempo que desfilan en vehículos o burros.

70


perú

Bienvenidos a la fiesta del sol El solsiticio de invierno coincide en España con la Navidad, pero en Perú sucede el 24 de junio, como en todo el hemisferio Sur. Así que bienvenidos a la fiesta del sol, que en lengua quechua se llama Inti Raymi, una tradición inca que mantienen algunos pueblos indígenas. En Cuzco, con gran afluencia de turistas, se celebra el ritual por el cual el rey inca, ataviado con una colorida vestimenta, invoca al sol, que comenzará a dominar los días.

71


brasil

Flores para la diosa del mar Uno se sube con el pie derecho sobre una silla, salta tres veces con una copa de champán en la mano (ojo, sin derramar ninguna gota) y luego la tira hacia atrás. Es una curiosa tradición con la que en Brasil celebran el nuevo año, el Reveillon. También lavando los umbrales de las puertas con agua y sal. Hay quien se viste de blanco para bajar a la playa, donde se festeja y se arrojan flores al agua en ofrenda a Lemanjá, la diosa yoruba del mar.

72


73


uruguay

Navidad con olor a jazmín ¡Qué bien huele la Navidad en Uruguay! Es porque los uruguayos visitan a las floristas callejeras y se llevan a sus casas aromáticos manojos de jazmín, que juegan el papel de la clásica flor de pascua roja en el centro de las mesas.

74


chile

El despertar de la savia La vida estaba dormida: al amanecer, los niños golpean con una vara los troncos de los frutales para despertarles la savia. Estamos en el We Tripantu, la celebración del solsticio del invierno (en junio en el hemisferio sur, aunque en el hemisferio norte coincida con las fechas navideñas) del pueblo mapuche, originario del sur de Chile y Argentina. Cuando ya el sol lo ilumina todo, se tocan músicas celebratorias y se dan baños purificadores: lo malo se lo lleva el río.

75


TURQUÍA

El eterno giro de los derviches En Turquía, al igual que otros países de religión musulmana, celebran el R’as as-Sana, el año nuevo musulmán. Esta noche y al día siguiente, familia y amigos se juntarán ante un gran banquete. Otro de los aspectos más vistosos de esta religión son los bailes de los derviches. Los derviches mevlevíes son unos bailarines sufíes (el sufismo es la parte más mística del islam) que abundan en Turquía, cuyo baile consiste en girar y girar y girar mientras extienden los brazos y sus faldones se abren semejando el aspecto de los hongos o las flores. Con esta acción rotatoria alcanzan el éxtasis místico.

78


líbano

La fiesta de Santa Bárbara En Líbano los festejos navideños dan comienzo con la fiesta de Santa Bárbara (Eid il-Burbara), el día 4 de diciembre. Los niños enmascarados piden regalos por las casas y en los hogares se colocan retratos de la santa vestida de blanco y coronada. La comida tradicional es el burbara, que consiste en un bol de trigo, granadas, pasas, frutos secos, anís y azúcar.

79


palestina

El lugar donde TODO EMPEZÓ Palestina es el lugar donde, según la tradición cristiana, sucedió la historia que se celebra cada Navidad: el nacimiento de Jesús. Aunque en esa conflictiva tierra los cristianos son minoría, por estas fechas suelen acudir miles de peregrinos, sobre todo a lugares como la Basílica de la Natividad, en Belén, donde dice la tradición que estaba el pesebre en el que nació Jesús. Aun así, la mayoría de la población es musulmana y también allí viven multitud de judíos. Jerusalén es una ciudad santa para las tres grandes religiones monoteístas del mundo.

80


Iraq

Ayudar a los pobres La limosna, llamada zakat o azaque, es uno de los cinco pilares fundamentales del islam, religión mayoritaria en Irak. Los musulmanes deben cada año ayudar económicamente a las personas más necesitadas de su comunidad. Así, según la doctrina, se crea espíritu comunitario, se limita la acumulación de riqueza, se purifica el alma y se ayuda a los más pobres.

81


emiratos árabes unidos

Luces en el cielo

¡El cielo lleno de explosiones! En ciudades como Dubai o Abu Dabi, famosas por sus impresionantes rascacielos, son muy aficionados a celebrar el Año Nuevo con no menos impresionantes fuegos artificiales. En 2014, Dubai logró el récord Guinness con el espectáculo pirotécnico mayor y de más duración de todos los tiempos. ¡Allí es posible hasta esquiar en el desierto! Por ejemplo, en el centro comercial Mall of the Emirates, donde se encuentra la pista de nieve artificial más grande del mundo.

82


83


irán

En primavera renace la vida Lo que hoy en día es Irán se llamó un día Persia, y el Año Nuevo persa se llama Nouruz y coincide con el equinoccio de primavera. Es decir, entre el 20 y el 22 de marzo: representa el final del frío y oscuro invierno y el renacer de la vida en la primavera. Las familias se reúnen y colocan sobre la mesa siete objetos cuyo nombre empiece en persa por la letra “s” (como las semillas de trigo, sabzeh). El decimotercer día de celebración se hace una comida campestre y se arrojan las semillas al río. En el Yalda, el solsticio de invierno, se comen sandías, granadas y se recitan poemas del poeta Hafez.

84


india

Gente de colores Al final de la estación invernal se celebra el festival hindú Holi, que festeja la alegre llegada de la primavera y el amor. Es un día en el que está permitido mojarse de pies a cabeza y embadurnarse de polvos de mil colores juguetones sin que nadie nos regañe, en una tornasolada guerra de agua. Es tan divertido que su práctica se va extendiendo a otras ciudades del mundo, como Barcelona o Madrid.

85


86


corea del sur

Navidad en pareja

¡Viva el amor! Si la Navidad suele ser una fiesta tradicionalmente familiar, en este país tiene una particularidad: es una fiesta para las parejas. Los enamorados aprovechan para estar juntos, comer tarta navideña y hacerse regalos. Los solteros lo celebran reuniéndose con su grupo de amigos para disfrutar del ambiente navideño que hay en las calles. Los grupos de k-pop (pop coreano) lanzan nuevas animadas canciones de Navidad. En el nuevo año del calendario lunar coreano (que en 2017 cae el 28 de enero) se practican juegos tradicionales, como el neolttwigi, en el que mujeres y niñas saltan sobre balancines.

87


china

tras el solsticio vienen las cosas buenas El festival del solsticio de invierno en China (Dong zhi) es una gran celebración desde la dinastía Han, hace más de 2.200 años. Tras el solsticio, con el crecimiento de los días también crece el peso del yang, es decir, las cosas positivas: es hora de celebrar. Según la zona del país, se comen sopa de raviolis chinos (que aportarán calor durante el invierno), sopa de cordero, tangyuan (bolitas dulces de harina de arroz como homenaje a los ancestros) o judías rojas y arroz (para ahuyentar a los fantasmas y espíritus malvados). El Año Nuevo chino llegará el 28 de febrero, con sus famosos desfiles de dragones: comienza el año del Gallo de Fuego.

88


filipinas

las navidades más largas del mundo Filipinas es uno de los pocos países de su zona donde prima la religión católica. Y además, tienen las Navidades (llamadas Pasko) más largas del mundo. Los villancicos comienzan a sonar en septiembre y todo acaba el 9 de enero. Ese día, tras meses de celebración, es el día del Nazareno Negro, en el que se saca su figura en procesión (la Traslación) por Manila, con la presencia de miles de devotos.

89


japón

Buenos deseos y leones danzantes Cuando comienza el año en Japón, el país donde siempre nace el sol, se escriben kakizome, pequeños poemas en los que se expresan los buenos deseos hacia los demás. En su fiesta más importante, el Año Nuevo, los japoneses, con sus disfraces coloridos y cabezones, también salen a bailar shishimai, la danza del león, que atrae la suerte y aleja las desgracias al ritmo de instrumentos como el taiko y el shinobue. El toshikoshi soba son los largos fideos tradicionales para pasar el fin de año, que además propician una vida larga y próspera.

90


91


indonesia

Un día sin bullicio Desaparece el bullicio, todo se queda en calma. Hay un día en la isla de Bali en el que nadie trabaja, ni viaja, ni practica actividades de ocio; ni siquiera se utiliza la luz o la electricidad. Cierran los puertos y el aeropuerto, las playas y los restaurantes se vacían, se para incluso la televisión. Es el Nyepi, el Día del Silencio, una jornada reflexiva que celebra, a la manera hindú (aunque Indonesia es mayoritariamente musulmana), el nuevo año balinés, a la altura de marzo.

92


vietnam

La fiesta del Tet El Tet, o Año Nuevo vietnamita, es una de las mayores celebraciones anuales del país, usualmente en enero o febrero. Se trata de una fiesta familiar en la que se come pastel de arroz con frijol y cerdo (bánh churng), sopa de bambú (canh máng) y arroz. Se limpian y decoran los hogares, se estrena ropa nueva, se liberan peces en estanques y lagos, se regala dinero en sobres rojos, se rememora a los ancestros y se visita a familiares y amigos: si ese día le pasan cosas buenas a la familia, la buena suerte se extenderá durante todo el año.

93


94


tailandia

Hay que mojarse

Tailanda es un país lleno de diferentes etnias y culturas. Una de sus múltiples tradiciones es el nuevo año, llamado songkran, que se celebra el 13 de abril, coincidiendo con la llegada de la primavera. Es momento de visitar templos y ofrecer comida a los monjes budistas. Uno de los rituales es verter agua sobre estatuas de Buda, en señal de purificación. También se celebran divertidas batallas de agua en las que los tailandeses se arrojan agua unos a otros por las calles.

95


marruecos

la fiesta del sacrificio Dando un salto muy pequeño desde Cádiz llegamos a las tierras de nuestros vecinos del sur, que son mayoritariamente de religión musulmana. Si la Navidad es la mayor fiesta cristiana, la mayor fiesta del mundo musulmán es el Eid al-Adha, también conocida como Fiesta del Sacrificio o Fiesta del Cordero, que rememora el pasaje bíblico en el que Dios impide a Abraham sacrificar a su propio hijo Isaac (tal como le había pedido) y le hace sacrificar a un cordero. Se celebra 70 días después del fin del Ramadán y, por lo general, se sacrifica un animal en agradecimiento a Dios. Otras celebraciones son el aniversario de Mahoma (Mawlid) o la fiesta de los dátiles, que coincide con su cosecha, en otoño.

98


túnez

El mayor oasis Durante los últimos días de diciembre solía celebrarse en la ciudad tunecina de Tozeur (uno de los oasis más grandes y famosos del mundo, a las puertas del desierto) el Festival Internacional de los Oasis, una forma perfecta de conocer la cultura de esa parte del mundo llamada Jerid: gastronomía, conciertos, arte callejero, teatro, etc.

99


libia

El año bereber abre su puerta En Nochebuena, en Libia se celebra otro acontecimiento: el día de la Independencia, fiesta nacional, que se declaró en 1951 bajo el reinado del rey Idris I. Según el calendario bereber, diferente al cristiano y al musulmán, que se usa en regiones agrarias del norte de África, el año empieza el 12 de enero, primer día del mes yennayer, cuando cambia el ciclo y las provisiones del invierno empiezan a escasear: se suelen celebrar banquetes y sacrificios de animales. Es la puerta del año.

100


101


egipto

unos pocos coptos y muchos musulmanes En Egipto la Navidad la celebran sobre todo los cristianos de aquel país, llamados coptos. Mantienen una dieta vegana estricta, pero el 7 de enero, día en el que celebran su Nochebuena, se dan un jugoso atracón de fatta, un plato elaborado con arroz y carne. Sin embargo, la religión mayoritaria en Egipto es la musulmana, que celebra otras festividades, no siempre en las mismas fechas. Por ejemplo, el Ramadán, el mes del ayuno musulmán que enseña la paciencia y la humildad y depende del calendario lunar. En 2017 empezará el 27 de mayo. Acaba con la gran fiesta del Eid Al-Fitr: se comen dulces y se estrena ropa nueva.

102


kenia

cestas para todos Nos invade la cabeza la romántica lejanía de Kenia, su rica naturaleza, su exotismo tribal… Pero allí también celebran la Navidad. Los platos estrella de cualquier mesa keniata durante Nochebuena son dos: el ugali, un tipo de puré, y niama choma, carne a la brasa. En Kenia son populares las tarjetas de felicitación, y regalos como los licores y dulces que se reparten a los familiares y amigos más cercanos, todo metido en una cesta llamada kiondo. Cada keniano puede llegar a repartir hasta veinte cestas navideñas a sus allegados.

103


gambia

Iluminando los fanals Hay una hermosa tradición en Gambia que nos iluminará y nos llenará de magia e ilusión. Los fanals son unas grandes linternas artesanales que adoptan formas maravillosas, como barcos o casas. Están fabricadas con tiras de madera blanda para poder moldearlas a placer y se decoran con adornos de papel. En su interior se encienden velas o pequeñas bombillas que iluminan a través del papel. Se dedican a un patrón y se sacan en procesión por las calles, especialmente en Año Nuevo, con gran algarabía, al ritmo de la música y la danza.

104


105


106


costa de marfil Máscaras y espíritus Costa de Marfil es un país extremadamente diverso donde se hablan 70 idiomas y conviven múltiples etnias, aunque se podrían resumir en siete, con tradiciones diversas. Pero una de las festividades más importantes es la Fiesta de las Máscaras, que se celebra en febrero en la región de Man, con la presencia de espíritus del bosque enmascarados. O la Fiesta de Dipri en Gomon, en el mes de abril, cuando cae la noche y las mujeres y niños exorcizan los pueblos de malos espíritus, con trance y tambores. El Ramadán musulmán también es muy seguido.

107


guinea ecuatorial

Bailando el Bonko

Uno se va muy muy lejos, al sur, a África, y encuentra un país donde se habla español. Es Guinea Ecuatorial que, como antigua colonia, tiene un fuerte vínculo con España. Allí, por estas fechas, las calles de las ciudades y pueblos se llenan de bailarines que, ataviados con coloridos ropajes, practican el tradicional baile de El Bonko, amenizando así las fiestas al son de los tambores. Para las comidas y cenas de estas fechas, los platos más recurrentes son el pepesup, una sopa de pescado picante; pollo con chocolate y otros platos hechos con las carnes de los animales regionales, como antílope o pangolín.

108


109


angola

Postres tradicionales En Angola, como en la mayorĂ­a de los paĂ­ses, pasar la Navidad en familia es importante. Las personas se esfuerzan por visitar sus casas natales, se ponen sus mejores ropas, se intercambian regalos y felicitaciones. Los angoleĂąos cenan por Nochebuena arroz con alubias rojas, zumos variados, salchichas, chorizo, pollo, y postres regionales como el bolo de coco o la cocada amarela, a base de yema de huevo, canela y coco rallado.

110


111


112


sudáfrica

Navidades en bañador Nada de nieve, frío o trineos: en Sudáfrica, como en el resto del hemisferio sur, la Navidad coincide con el caluroso verano. Los sudafricanos pasan estas fiestas en la playa, hacen acampadas y barbacoas junto a las piscinas. Adornan los poblados con flores silvestres multicolor y las casas con ramas de pino. El árbol de Navidad es decorado algunos días antes de la llegada de Santa Claus con motivos africanos como los muñecos zulúes o símbolos de la etnia ndebele.

113


FELIZ NAVIDAD



El viaje de la luz (La Navideña, Feria Internacional de las Culturas)