Page 1


Historia de la ciencia argentina José Babini

Fondo de Cultura Económica, México, 1949

La paginación se corresponde con la edición impresa. Se han eliminado las páginas en blanco.


EL VIRREINATO Y LA REVOLUCIÓN 1. AMÉRICA Y EL RENACIMIENTO LA HERMOSA frase de Francisco Romero: “Hasta el descubrimiento, el mundo sufría oscuramente por la ausencia americana”, no es sólo una bella imagen. Ella expresa claramente el íntimo afán de intercomunicación que sienten y presienten los ámbitos culturales, afán que luego se traduce, más que en un injerto o en un trasplante, en una verdadera simbiosis. América naciente y el Renacimiento europeo viven esta simbiosis. Mientras el espíritu renacentista impulsa a los hombres de los siglos XV y XVI a intentar y realizar la gran aventura del descubrimiento, de la conquista y de la colonización, el nuevo mundo, con el asombro que provoca, estimula a aquel espíritu y lo acompaña y penetra. América, por su sola presencia y existencia, y el descubrimiento, con todo lo que significó de aporte geográfico, histórico y étnico, ofrecieron a la cultura occidental nuevos motivos de expresión, nuevos campos donde extender e irradiar su acción; motivos y acción que, a su vez, impregnan a esa cultura con matices jamás conocidos. En el mundo del saber, en el campo de la ciencia, este proceso se revela claramente. Los viajes de descubrimiento son posibles gracias a los conocimientos, nuevos unos, otros renovados, que el Renacimiento posee sobre astronomía, náutica y cartografía. Son las medidas geográficas de Ptolomeo, por suerte erróneas, las que inducen a Colón a intentar la proeza que lo conduce a las nuevas tierras, en las que él, terca y obstinadamente, ve o quiere ver las tie9


rras del Cathay. Es la técnica metalúrgica de la época la que permite la explotación inmediata de los filones de México y del Perú. Pero al mismo tiempo, el incremento científico europeo lleva ya el sello americano. Si al principio no se hace ciencia en América, Europa hace ciencia con América. Los viajes de descubrimiento y de circunnavegación, así como los viajes terrestres que cruzaron el continente de orilla a orilla, abrieron nuevos horizontes a la geografía y a la cartografía, a la cosmografía y a la náutica. Recordemos que es el Almirante quien descubre la declinación magnética, su variación con el lugar y la existencia de líneas sin declinación. El comercio ultramarino enriquece con nuevos capítulos a la economía. El derecho colonial sienta nuevas normas jurídicas. Las crónicas acrecientan el saber histórico, y las ciencias del hombre: antropología, etnografía, lingüística, explotan la rica veta que les ofrece el hombre americano con sus ritos y costumbres, con sus mitos y sus dioses, mientras nacen gramáticas, vocabularios y traducciones en lenguas jamás oídas. Pero es en el campo de las ciencias naturales donde la cosecha es más abundante. El estudio de la fauna, flora y gea que contienen los nuevos continentes y los nuevos mares; las posibilidades del intercambio mutuo entre las especies indígenas de ambos mundos; las aplicaciones de especies americanas a la farmacia y a la medicina (piénsese en la quina y que ya en 1565 Nicolás Monardes escribe su Historia medicinal de las cosas que se traen de nuestras Indias...); el perfeccionamiento de los métodos de los minerales en las explotaciones americanas (Alvaro Alonso Barba experimenta en las minas de Potosí el procedimiento de amalgamación de los minerales de plata por medio del 10


azogue, Juan Capellin lo hace en México); son otros tantos progresos que la ciencia debe al nuevo mundo. 2. NACIMIENTO DE LA ARGENTINA La zona austral de América nace tarde a la vida de la cultura. Mientras en México y en Perú los conquistadores penetran en áreas culturales extrañamente iluminadas, en el desolado Río de la Plata se despuebla la recién fundada Buenos Aires. En estas regiones no hay más imperios que los fabulosos y legendarios. Habitan o recorren su suelo naciones primitivas o semiprimitivas. Estribaciones incaicas moran en el noroeste, en el dilatado sur vagan los fornidos y desnudos patagones que asombran a los hombres de Magallanes, despertando en ellos extrañas sugestiones, como tres siglos después, los gigantes fósiles de la extinguida fauna pampeana asombrarán a Darwin, afirmando en él la idea del transformismo. Mientras en México y en las Antillas nacen las primeras universidades y se imprimen los primeros libros, en el Tucumán se fundan recién las primeras ciudades. Y mientras criollos mexicanos cantan en versos líricos a la “verde primavera’’ y al ‘‘oro ensortijado”, el frondoso Centenera bautiza en su epopeya, fruto poético de una ilusión, a un nuevo país “a quien titulo y nombro Argentina tomando el nombre del sujeto principal que es el Río de la Plata”. En verdad, éste era “otro mundo”. 3. LA LABOR DE LAS ÓRDENES RELIGIOSAS El despertar y los primeros balbuceos de la vida cultural 11


se deben en la Argentina a las órdenes religiosas. La evangelización, la docencia y la labor científica, que en la edad media fueron los motivos cardinales que presidieron a su creación y en cuyo desempeño descollaron figuras eminentes (piénsese, en el campo del pensamiento: Bacon, Albertus Magnus, Santo Tomás), fueron también las tareas que las órdenes se impusieron en América, aunque en estas regiones las condiciones de sus habitantes obligaron a que la misión evangelizadora absorbiera la mayor parte de sus esfuerzos. Los conventos de las órdenes, además de ser centros de evangelización y de proselitismo, cumplían una función docente al formar el sacerdocio colonial y, más tarde, al personal que monopolizaría la educación de la juventud. Si bien en el virreinato del Perú actuaron franciscanos, mercedarios, agustinos, dominicos y jesuitas, fueron sin duda estos últimos, por lo menos hasta su expulsión en 1767, los que realizaron una labor preponderante en la docencia y en el estudio. Del primer colegio importante establecido en el virreinato del Perú (el del Rosario de Lima en 1565, regenteado por los dominicos) nace la primera universidad suramericana, en 1551, que, convertida en 1574 en la Universidad de San Marcos, constituye hasta 1580 el único centro superior que otorga títulos profesionales. Pero ya por esa época empieza a advertirse el predominio jesuítico, y a mediados del siglo XVII, de las tres universidades suramericanas existentes, dos ya son jesuitas: Chuquisaca y Córdoba. Los jesuitas fueron extendiendo su obra a través de todo el continente, bajando por el Alto Perú hacia el Río de la Plata se establecen en Tucumán, Salta, Córdoba, Santiago del Estero, y en Paraguay, en 1607, fundan la provincia jesuítica en la que establecerán aquellas misio12


nes, que, al decir del padre Furlong, “a la par de ser el gran cuartel de soldados con que contó el Río de la Plata durante siglo y medio, fue también el emporio de las artes gráficas, de la arquitectura, pintura, escultura, dorado, música, etc.”, y en las que “en todos los pueblos había biblioteca pública y era escaso o nulo el analfabetismo”. Es en la labor de los jesuitas donde deben verse los primeros rudimentos de las ciencias en la Argentina. La geografía, la lingüística, la etnografía, la historia y las ciencias naturales inician su aparición en las relaciones y crónicas de los numerosos viajes y exploraciones que los jesuitas realizaron, principalmente con fines evangelizadores. Así, tienen interés geográfico las distintas expediciones (1662, 1703, 1767) realizadas a la región cordillerana de Nahuel Huapí y de Tierra del Fuego; la expedición (1721) que reconoció el río Pilcomayo como distinto del Bermejo; la expedición, ahora por orden del rey, que en 1745 recorre las costas de la Patagonia por vía marítima y cuya jefatura ejerce el padre José Quiroga, “maestro en matemáticas”; y la expedición (1766) que salió en procura de un camino directo —y lo encontró— entre el Paraguay y el Perú, sin tener que pasar por Buenos Aires. Numerosos mapas de estas regiones, el primero de los cuales parece remontarse a 1609, se deben a los jesuitas; asimismo, se les deben trabajos especiales, como el que a mediados del siglo XVII publica el padre Atanasio Kircher sobre los flujos y reflujos de las corrientes marítimas en las costas magallánicas y patagónicas con una teoría sobre el sistema hidrográfico andino, ilustrando ambos estudios con sendos mapas. Por otra parte, en todas las obras de los cronistas y etnógrafos existen noticias de interés para las ciencias naturales, destacándose la Historia Natural y Moral de las In13


dias, que en 1590 publica en Sevilla el padre José Acosta, que recorriera América entre 1572 y 1587 y fuera profesor en San Marcos y rector en Salamanca, tan bien recordado por Humboldt. Además de consignar cuanto se conocía a fines del siglo XVI sobre la flora y la fauna americanas, desde México hasta el Perú, se destaca el padre Acosta por su posición discretamente polémica frente a los prejuicios tradicionales. Él quiere ‘‘tratar las causas y razones de las novedades”: si afirma que las tierras más altas son más frías, no lo hace basándose en los autores, sino porque ha escalado el Titicaca y ha descendido hasta el Pacífico. Discute la cuestión de los antípodas, de la Atlántida y de la posibilidad de vida en la zona tórrida: “Confieso que me reí e hice donaire de los meteoros de Aristóteles y de su filosofía, viendo en el lugar y en el tiempo que, conforme a sus reglas había de arder todo y de ser un fuego, yo y todos mis compañeros teníamos frío.” También se refiere a la posibilidad de un canal interoceánico en Panamá: “Han platicado algunos de romper este camino de siete leguas, y juntar el un mar con el otro, para hacer cómodo el pasaje al Pirú, en el cual dan más costa y trabajos diez y ocho leguas de tierra que hay entre Nombre de Dios y Panamá, que dos mil y trescientas que hay de mar. Mas para mí tengo por cosa vana tal pretensión, aunque no hubiese el inconveniente que dicen...” Recordemos además al hermano Pedro Montenegro, cuyo libro Historia Médica misionera, de 1710, con 148 láminas, es considerado el primer tratado de materia médica del Río de la Plata; y al padre Buenaventura Suárez, autor de las primeras observaciones astronómicas realizadas en estas regiones. Suárez era argentino y jamás estuvo en Europa; había nacido en Santa Fe, en cuyo Colegio estudió, siguiendo los estudios superiores en Córdoba. En 14


1706 inició sus observaciones astronómicas en la reducción de San Cosme y San Damián con aparatos fabricados con materiales indígenas, pues escribe en 1739: “No pudiera haber hecho tales observaciones por falta de instrumentos (que no se traen de Europa a estas provincias, por no florecer en ellas el estudio de las ciencias matemáticas) a no haber fabricado por mis manos los instrumentos necesarios para dichas observaciones, cuales son reloj de péndulo con los índices de minutos primeros y segundos; cuadrante astronómico para reducir, igualar y ajustar el reloj a la hora verdadera del Sol, dividido cada grado de minuto en minuto; telescopio, o anteojos de larga vista de sólo dos vidrios convexos, de varias graduaciones desde ocho hasta veintitrés pies. De los menores de 8 y 10 pies usé en las observaciones de los eclipses de Sol y Luna, y de los mayores de 13, 14, 16, 18, 20 y 23 pies en las inmersiones de los cuatro satélites de Júpiter, que observé por espacio de trece años en el pueblo de San Cosme y llegaron a ciento y cuarenta y siete las más exactas.” Con tales instrumentos, algunos de los cuales halló luego Azara abandonados, realizó Suárez las observaciones que consignó en su Lunario de un siglo (cuya primera edición es probablemente de Lisboa, 1744), del cual reproducimos el largo título de la edición de 1748, que da clara cuenta de su contenido: Lunario de un siglo Que comienza en Enero

del año de 1740, y acaba en Diziembre del año de 1841 en que se comprehenden ciento y un años cumplidos. Contiene los aspectos principales del Sol, y Luna, esto es las Conjunciones, Oposiciones, y Quartos de la Luna con el Sol, según sus movimientos verdaderos: y las noticias de los Eclipses de ambos Luminares, que serán visibles por todo el Siglo en estas Misiones de la Compañía de Jesús en la Provincia del Paraguay. Regulada, y aligada la hora 15


de los Aspectos y Eclipses al Meridiano del pueblo de los esclarecidos Mártyres San Cosme y San Damián, y estendido su uso a otros Meridianos por medio de la Tabla de las diferencias meridianas, que se pone al principio de el Lunario. Danse al fin de él reglas fáciles para que cualquiera, sin Mathemática, ni Arithmética, pueda formar de estos Lunarios de un siglo los de los años siguientes, desde el 1842 hasta el de 1903. Posteriormente, desde 1745 hasta 1750, el padre Suárez realizó nuevas observaciones, pero ahora ayudado por instrumentos adquiridos en Europa. Consignemos, para terminar, que en el primer semestre de 1787 Manuel Torres, un fraile dominico, desentierra de las barrancas del río Luján el primer esqueleto completo de megaterio. Lo hace dibujar, encajonar y enviar a Madrid, donde es estudiado por varios sabios europeos. Cuvier lo bautiza en forma científica y es tal el interés que despierta este gigantesco esqueleto de cerca de cinco metros de largo, que Carlos III, entusiasmado, reclama el envío de otro, pero. . . vivo. Con Manuel Torres, nativo de la villa de Luján, se inicia el renombre científico de esta localidad argentina. Su megaterio no es sino el síntoma de la extraordinaria riqueza paleontológica de la región, su hallazgo preludia las excavaciones y estudios de Muñiz, Ameghino, etc. 4. LA IMPRENTA En el Río de la Plata los primeros impresos nacen en los talleres instalados por los jesuitas en las misiones. De la índole de esos talleres da cuenta la frase de Bartolomé Mitre, tantas veces citada: “La aparición de la imprenta en el Río de la Plata es un caso singular en la historia de la 16


tipografía, después del invento de Gutenberg. No fue importada: fue una creación original. Nació o renació en medio de las selvas vírgenes, como una Minerva indígena armada de todas sus piezas con tipos de su fabricación, manejados por indios salvajes recientemente reducidos a la vida civilizada, con nuevos signos fonéticos, hablando una lengua desconocida en el nuevo mundo, y un misterio envuelve su principio y su fin.” Se ha establecido que el primer libro impreso en esos talleres, un Martirologio romano, data de 1700. Le siguieron dos traducciones debidas al padre Serrano: el Flos Sanctorum del padre Rivadeneyra y la obra del padre Juan Eusebio Nieremberg De la diferencia entre lo temporal y lo eterno (1705). Mientras de las dos primeras no se conservan ejemplares, de la última existe un solo ejemplar que basta para atestiguar que es ésta, sin duda, la mejor impresión de los talleres misioneros. Contiene 472 páginas y la adornan numerosas viñetas y láminas grabadas en cobre, a buril, seguramente de mano indígena. Algunas de ellas están firmadas. De interés científico, sólo podrían consignarse algunos trabajos menores de la imprenta, como las Tablas astronómicas y los Calendarios del padre Suárez. El papel para los impresos era importado, aunque parece que los jesuitas proyectaban instalar una fábrica de papel (así como una de vidrio); y si bien aparecen pies de imprenta con localidades diferentes (Loreto, San Javier, etc.), se supone que en realidad se trataba de un solo taller rodante. En 1747 la imprenta misionera deja de dar señales de vida, y para encontrar nuevos impresos argentinos debe llegarse hasta 1766, fecha de las primeras publicaciones de la imprenta cordobesa del Colegio Montserrat, de los jesui17


tas. Esta imprenta que, cronológicamente, es la segunda imprenta argentina, enmudece poco después a raíz de la expulsión de la orden, pero reaparece, más tarde, en Buenos Aires, gracias al celo del virrey Vértiz, con el nombre de Real Imprenta de los Niños Expósitos, creada con el objeto de allegar fondos para el sostenimiento de la Casa de Niños Expósitos y confiriéndosele el privilegio para la impresión de los catones, catecismos y cartillas de todo el virreinato. No se conoce con precisión el primer impreso de estos talleres, pero se sabe que la imprenta inicia su labor a principios de 1781. La importancia histórica de este taller, único en el territorio durante un largo cuarto de siglo, reside en que fue la imprenta de la revolución. De ella salieron los bandos, proclamas y manifiestos de la primera época revolucionaria. En sus talleres se imprimieron los primeros periódicos y los primeros tratados didácticos elementales. Sus posibilidades tipográficas no han debido ser amplias, pues cuando en 1810, bajo el fervor revolucionario, y “para instrucción de los jóvenes americanos”, se resuelve imprimir el Contrato Social, hubo de hacerlo en dos partes, por carencia de tipos. En 1808 se le incorporan elementos de una imprenta que los ingleses habían instalado en Montevideo el año anterior, y en 1824, ya existiendo en la ciudad y en el país otras imprentas (Tucumán, 1817; Santa Fe, 1819; Mendoza, 1820; Paraná, 1821) se desmantela para formar, en parte con sus elementos, la Imprenta del Estado que crea Rivadavia.

18


5. LA LITERATURA Y EL PERIODISMO Fuera de los escritos de los misioneros, también pueden encontrarse en la literatura de la conquista y de la colonia datos históricos, geográficos, etnográficos, lingüísticos, etc., de interés científico. Ya, entre los libros más antiguos, encontramos en los Comentarios de Alvar Núñez Cabeza de Vaca (1555), de Pedro Hernández, interesantes descripciones geográficas y de costumbres indígenas, intercaladas en el tema mayor del relato. También contiene una descripción de las provincias del Río de la Plata la Argentina (1612, inédita) del asunceño Ruy Díaz de Guzmán, quien toma el título de su obra seguramente de: Argentina y conquista del Río de la

Plata, con otros acaecimientos de los reinos del Perú, Tucumán y estado del Brasil (1602), del arcediano Martín del Barco Centenera, cuyo interés mayor parece residir en el título, pues en él aparece por primera vez el nombre de este país. En cambio, posee un interés especial el célebre Viaje (primera edición alemana, 1567), del “primer historiador’’ de las regiones del Plata: Ulrico Schmidl. De esta obra ha aparecido recientemente (1938) una versión castellana del manuscrito alemán existente en la Biblioteca Real de Stuttgart, con el título Derrotero y viaje a España y las Indias. 1534-1554. Esta erudita versión crítica de Edmundo Wernicke, con numerosos comentarios, salva los errores y omisiones existentes en las versiones europeas, dado el general desconocimiento, por parte de los traductores, del idioma castellano y de la historia de la conquista del Río de la Plata, y convierte al relato del “viejo Utz” en una obra llena de interesantes aportes lingüísticos y etnográficos. 19


También los periódicos pueden servir para un mejor conocimiento del desarrollo y difusión de las nociones científicas durante la época colonial y los primeros años de la emancipación. Ya antes de la instalación de la imprenta de los Niños Expósitos, habían aparecido en Buenos Aires algunos noticiosos manuscritos de vida efímera, pero es en 1781 cuando se publican los primeros periódicos impresos, de los cuales se conocen, aunque con títulos algo distintos, sólo dos ejemplares de ese mismo año. Al iniciarse el nuevo siglo, exactamente cuando éste contaba un trimestre, nace el primer periódico de vida no tan efímera y en el que se hace oír por primera vez en estas regiones, públicamente aunque no muy sonoramente, la voz de la ilustración. Es el Telégrafo Mercantil, Rural,

Político–Económico e Historiográfico del Río de la Plata. Su director, Francisco Antonio Cabello y Mesa, que en Lima había editado un periódico semejante, se proponía constituir una Sociedad Patriótico–literaria y Económica y, mientras ésta se consolidara, publicar un periódico que “concurriendo sino a instruir y cultivar al pueblo le dé (a lo menos) un entretenimiento mental e inspire inclinación a las ciencias y artes”. Ambos: la Sociedad y el periódico debían promover la fundación de nuevas escuelas filosóficas “donde para siempre cesen aquellas voces bárbaras del escolasticismo que, aunque expresivas en los conceptos ofuscaban, y muy poco o nada trasmitían las ideas del verdadero filósofo. Empiece ya a reglarse nuestra agricultura, y el noble labrador a extender sus conocimientos sobre este ramo importante. Empiece a sentirse ya en las provincias argentinas, aquella gran metamorfosis que a las de Méjico y Lima elevó a par de las más cultas, ricas e industriosas de la iluminada Europa”. 20


Hasta octubre de 1802, en que es clausurado por orden virreinal, el periódico apareció, primero bisemanalmente y luego semanalmente. En sus artículos se trataron cuestiones de educación, agricultura, medicina, etc., y entre sus colaboradores asiduos figuró el naturalista Tadeo Haenke, entonces en Cochabamba. Cuando muere el Telégrafo, hace un mes y medio que ve la luz otro periódico: el Semanario de Agricultura, Industria y Comercio (el Semanario de Vieytes), que se propone tratar “de la agricultura en general y los ramos que la son anexos, como son cultivo de huertas, plantío de árboles, riego, etc. De todos los ramos de industria que sean fácilmente acomodables a nuestra presente situación, del comercio interior y exterior de estas provincias, de la educación moral, de la economía doméstica, de los oficios y las artes, de las providencias del gobierno para el fomento de los labradores y artistas, de los elementos de química más acomodados a los descubrimientos útiles, a la economía del campo y a la mejor expedición de los oficios y las artes”. Y agrega en el número siguiente: “Nación alguna puede prosperar sin el fomento de la industria: su extensión es inmensa, sus objetos innumerables, sus utilidades indecibles.” Mencionemos que el Semanario publicó unas “lecciones elementales de agricultura”, por preguntas y respuestas, y que fue un decidido defensor de la introducción de la vacuna contra la viruela. Las invasiones inglesas provocaron su suspensión transitoria, y luego su desaparición definitiva en 1807, y hay que esperar tres años más para que surja un nuevo periódico en el Plata: es ahora el Correo de Comercio de Manuel Belgrano, quien en la “Dedicatoria a los Labradores, Artistas y Comerciantes” del número inicial se refiere a 21


la obra útil del Semanario y a la necesidad de dotar a la ciudad de un periódico “en que auténticamente se diese cuenta de los hechos que la harán eternamente memorable e igualmente sirviese de ilustración en unos países donde la escasez de libros no proporciona el adelantamiento de las ideas a beneficio del particular y general de sus habitadores”. El Correo, que contribuyó al despertar revolucionario, muere casi al año de vida, cuando Moreno ya había creado la Gaceta de Buenos Aires, primer periódico argentino posterior a la revolución. En los años siguientes, y en especial a raíz de la fundación de la Universidad de Buenos Aires, surgen en Buenos Aires instituciones y periódicos más directamente vinculados a la ciencia y a la educación. A fines de 1815 Senillosa edita un periódico mensual: Los amigos de la patria y de la juventud, que logra vivir seis meses, y que si bien estaba consagrado “a discutir cuanto pudiera interesar a la instrucción pública”, no sobresalió, según Gutiérrez, ni por la novedad ni por la profundidad en las materias que trató. En cambio, en 1822 aparece una de las más brillantes revistas de la época: La Abeja Argentina, redactada por la Sociedad Literaria que también editaba El Argos, y que en sus 15 números, hasta mediados de 1823, publicó cuestiones relacionadas con las ciencias y la educación. En uno de sus números aboga por la creación de un observatorio astronómico. Citemos por último la Crónica política y literaria de Buenos Aires, redactada por José Joaquín de Mora y Pedro de Ángelis, que aparece en 1827, y en la que también aparecieron cuestiones vinculadas directa o indirectamente con la ciencia.

22


6. LOS VIAJEROS Y LOS VIAJES Fuera de los viajes y expediciones realizados con fines científicos, encontramos en los relatos de algunos viajeros que recorrieron las regiones del Plata, datos de interés científico. Por su carácter especial, se destaca en la literatura de los viajeros de la época colonial El lazarillo de ciegos cami-

nantes desde Buenos Aires hasta Lima con sus itinerarios según la más puntual observación, con algunas noticias útiles a los nuevos comerciantes que tratan en mulas; y otras históricas (1773), que contiene datos interesantes respecto de los lugares de ese recorrido y cuyo autor, que dice ser Calixto Bustamante Carlos Inca, alias Concolorcorvo, declara haber realizado ese viaje con un funcionario, al cual se le comisionara “para el arreglo de correos y estafetas, situación y ajuste de postas, desde Montevideo”. Respecto de los motivos declarados de este viaje podemos agregar que el servicio de correos entre Buenos Aires y Potosí, así como con el reino de Chile, fue implantado durante el gobierno de José de Andonaegui (1745-1755), y que bajo el gobierno de Bucarelli (1766-1770) se ampliaron los servicios terrestres, mientras se inauguraba el correo marítimo entre La Coruña y el Río de la Plata. Pero ya a fines del siglo XVIII recorre las regiones del Plata un naturalista y geógrafo que es considerado como uno de los fundadores del estudio de las ciencias naturales: Félix de Azara. De origen español, había llegado al Plata en 1781 como miembro de la comisión demarcadora de límites de acuerdo al tratado de 1771 entre España y Portugal. Ante la dilación de los trámites para los cuales

23


había sido comisionado, Azara emprende una serie de viajes por toda la provincia del Paraguay, reconociendo el Uruguay, el Iguazú, el alto Paraná, el Chaco, etc. “Después de haber pasado así cerca de trece años, recibí orden de regresar prontamente a Buenos Aires. Se me dio el mando de toda la frontera del sur, es decir del territorio de los indios pampas, y se me ordenó reconocer el país, avanzando hacia el sur, porque se querían extender las fronteras españolas en esa dirección. Cuando terminé esta comisión, el virrey me permitió visitar todas las posesiones españolas al sur del Río de la Plata y del Paraná.” Como posteriormente se le encomendó el establecimiento de colonias en las fronteras del Brasil, y otros trabajos de índole militar y científica, recién pudo regresar a España en 1801, después de haber recorrido el Plata durante veinte años. En memorias, algunas ya redactadas durante su estada en América, y en libros, dio cuenta del fruto de sus viajes y de sus estudios. En 1809 aparecieron, traducidas sin consentimiento del autor, muchas de esas memorias como Voyage dans l’Amerique méridionale, y en 1847, póstuma, la Descripción e historia del Paraguay y Río de la Plata. Sus dos obras zoológicas, muy importantes por la época en que las escribió, son Apuntamientos para la historia de los cuadrúpedos del Paraguay y Río de la Plata (en francés, 1801, y en castellano, 1802) y Apuntamientos para la historia natural de los pájaros (1805), y en ellas se describen, a veces con observaciones biológicas, todas las especies de aquellos vertebrados, entonces conocidas. No utiliza la nomenclatura linneana, consecuencia de su carácter de autodidacto y de haberse hecho naturalista en América, dando de los pájaros y mamíferos sus nombres vulgares en español o guaraní. Azara fue además un notable cartógrafo y sus obras, fuera del interés geográfico e histórico, conser24


van aún un gran valor etnográfico por haber sentado en ellas las bases del conocimiento de las tribus indígenas de la época. Mientras Azara recorría las zonas del noreste, las costas patagónicas eran recorridas por Alejandro Malaspina con las corbetas Descubierta y Atrevida. En 1789 estaba en Montevideo, donde la expedición quedó varios meses estableciendo un observatorio para los cálculos de longitud y otras tareas. “La Costa, desde el Cabo de Santa María hasta la Colonia del Sacramento, por el espacio de unas sesenta leguas se había sujetado casi en un todo a operaciones trigonométricas. Se habían trazado cuidadosamente los planos de Maldonado y Montevideo, y el todo ligado con la posición absoluta de Montevideo y con excelentes relojes marinos en operaciones repetidas y encontradas con latitud observadas con la mayor confianza en el sextante. Las islas de Lobos y de Flores, el Banco Inglés, los bajos a lo largo de la costa del N. y las restingas temibles de las Puntas de la Carreta y Brava, se habían colocado con la mayor exactitud sobre las operaciones geodésicas y astronómicas. El prolijo examen del fondeadero del Santa Lucía, cuya barra tenía menos de dos pies de agua, disipaba ya cualquier proyecto sobre su utilidad...” “Por otra parte, en el Observatorio de Montevideo se había sujetado al más prolijo examen la marcha de los relojes marinos.” En ese mismo año Malaspina dio una Carta del Río de la Plata, rica en sondajes, de un ancho de 2° de latitud por 2° 30’de longitud. La expedición de Malaspina, que tenía por objeto realizar estudios de oceanografía, geología, flora, fauna, climatología, etc., de las posesiones españolas, partió luego de Montevideo dirigiéndose a Puerto Deseado, golfo de San Jorge, San Julián, Santa Cruz, y Puerto Gallegos. De 25


aquí pasó a las Malvinas, para regresar a la costa patagónica cerca del cabo Vírgenes y costeando siempre la parte oriental de la Tierra del Fuego cruzó el estrecho de Lemaire, dobló el cabo de Hornos y fue a parar a Chiloé, para seguir a Concepción y Valparaíso, desde donde pasó a Santiago. En esta ciudad (1790) se incorporó el naturalista Tadeo Haenke, quien por haber perdido la expedición en Montevideo, hizo el viaje por tierra cruzando el continente. La expedición continuó costeando el Perú hasta México, Marianas, Filipinas, Nueva Zelandia, para volver al Callao y Concepción en 1794, regresando a España por vía del Pacífico, mientras Tadeo Haenke lo hacía por Buenos Aires, atravesando la ciudad de Mendoza y el país del Tucumán que entonces comprendía las ciudades de Córdoba, Santiago del Estero, San Miguel del Tucumán, Salta, Jujuy, Catamarca y San Esteban de Miraflores, tratando, como él dice, de “aprovechar las coyunturas que se presentasen para establecer la situación geográfica de los puntos principales de esta dilatada travesía”. En España escribió una Descripción del Perú, Buenos Aires, etc., cuyos originales existen en el Museo Británico y de los que recientemente (1943) se publicó el fragmento relativo a la Argentina. Más tarde Haenke regresó a América, radicándose en Cochabamba, siendo luego designado ‘‘profesor de ciencias naturales”, vale decir, naturalista de las Provincias Unidas, cargo en que le sucedió Bonpland. Otro naturalista de la expedición de Malaspina fue Luis Née, francés naturalizado español, quien describió luego las plantas recogidas en Montevideo, Buenos Aires, Puerto Deseado y Malvinas, dejando a su regreso en el jardín botánico de Madrid un herbario de unas 10,000 plantas. De los viajes realizados después de la revolución, el 26


primero es el viaje de circunnavegación cumplido por una expedición armada por el canciller ruso conde de Romanzoff y en la que iba, como naturalista, el poeta y botánico alemán Chamisso. Aunque no tocaron las costas argentinas, pues del Brasil pasaron al archipiélago fueguino, el material recogido en la zona austral interesa a la flora argentina. Chamisso estudió y clasificó el material recogido por él y por otros naturalistas. Así encontramos entre ese material estudiado, un Cocos Romanzoffiana, nombre con que Chamisso, para honrar al organizador de la expedición, designó la palmera que caracteriza al brazo del río Paraná denominado ‘‘Paraná de las Palmas”. De los demás viajes científicos realizados a las regiones del Plata durante la primera mitad del siglo, sólo recordaremos a los de D’Orbigny y de Darwin, cuyas exploraciones por estas tierras dieron lugar a estudios científicos que, fuera de su valor histórico, constituyen aún hoy fuentes de consulta indispensables en muchos campos de las ciencias naturales. Alcides d’Orbigny recorrió los países de América del sur desde 1826 hasta 1833, visitando, en la Argentina, el Carmen de Patagones, las barrancas del Paraná y la provincia de Corrientes. En su obra monumental Voyage dans L’Amerique méridionale, muchos capítulos traen noticias de interés para la geología, paleontología, botánica, zoología y antropología argentinas. Aproximadamente en esa misma época otro joven hombre de ciencia recorre el país. Es Charles R. Darwin, naturalista del Beagle, que cumple entre 1831 y 1836 un crucero científico. En 1832, después de haber tocado tierra en varios puntos de la Patagonia y de Tierra del Fuego, Darwin desembarca en Río Negro; a caballo se dirige a Bahía Blanca, de reciente fundación, cruza la sierra de la 27


Ventana por los ramales de Pilliahuincó y llega a orillas del Tepalquén, en cuyas barrancas descubre los caparazones de los gliptodontes, cuyo parecido con especies actuales le asombra. Más tarde, cuando vuelve a entrar en el país, por el lado chileno, volverá a sorprenderse ante un grupo de cuarenta o cincuenta araucarias petrificadas, convertidas en sílice y espato calizo. “Sentí al principio tal sorpresa que no quería creer en las pruebas más evidentes.” Este viaje de Darwin por las regiones suramericanas sembrará en su espíritu la duda acerca de la estabilidad de las especies, duda que la lectura de los Principios de Lyell, cuyo primer tomo lee a bordo, no hará sino fortificar. Los cambios que advierte en los animales y en las plantas al bajar de norte a sur, la similitud de la fauna y de la flora indígenas del archipiélago de los Galápagos con las del continente; y el asombroso parecido de las especies extinguidas y actuales, que el rico depósito de fósiles de la Patagonia le revela, son síntomas que preludian el advenimiento de la teoría que un cuarto de siglo después desarrollará ampliamente. Los resultados de las observaciones de Darwin están consignados en su Viaje de un naturalista alrededor del mundo, en el cual casi la mitad está consagrada a la Argentina, y en obras más especiales como las Observaciones geológicas sobre la América del Sur, y Zoology of the Beagle (en colaboración con otros autores), en las que una gran parte está dedicada a la geología y a la fauna actual y fósil de las regiones del Plata. Cuando en 1833 Darwin pasa por Luján, reside en esa villa un médico argentino, con el cual más tarde entablará correspondencia científica. Es Francisco Javier Muñiz, considerado el primer naturalista argentino. 28


La vida de este estudioso autodidacto tiene contornos heroicos: a los doce años es herido, luchando en la segunda invasión inglesa; interviene como médico militar en la guerra del Brasil, en Cepeda, donde es malamente herido, y en la guerra del Paraguay; y muere durante la epidemia de fiebre amarilla que contrae al atender a un enfermo. Si bien Muñiz actuó también durante la organización nacional, como hombre público y como profesor y decano de la Facultad de Medicina, nos ocupamos en este capítulo de su labor científica, pues ésta se desarrolló principalmente durante su permanencia en Chascomús (1825) y en Luján (1828–1848). Su actuación como médico fue notable para su época; en 1832 la Real Sociedad Jenneriana de Londres le confiere el grado de socio correspondiente en mérito a sus estudios sobre la vacuna y la acción de ésta como agente terapéutico en algunas enfermedades cutáneas; pero sin duda es en el campo de las ciencias naturales, en especial en la paleontología, donde la figura de Muñíz adquiere sus contornos más nítidos. Ya en Chascomús Muñiz inicia los trabajos que pueden considerarse corno los primeros esfuerzos paleontológicos argentinos. Recoge y reconstruye fósiles, algunos conocidos, pero otros nuevos que por no dar a conocer a tiempo no le permiten hoy hacer valer sus indiscutidos derechos de prioridad. Pero es en Luján donde durante largos años realizará la fructuosa tarea de remover y sacar a luz el extraordinario mundo fósil sepulto en las barrancas de su río. Reúne, estudia y clasifica un material apreciable que en 1841 obsequia al gobernador Juan Manuel de Rosas (Ameghino insistirá más tarde que no fue un obsequio, sino un despojo, pues Rosas habría obligado a Muñiz a hacer la pretendida donación). El material contenido en 29


once cajones comprendía restos de niégatenos, elefantes, mastodontes, toxodontes, orangutanes, milodontes, gliptodontes... “y hasta las reliquias de tres especies últimamente encontradas”. Y Rosas, magnánimo, regala todo este material, fruto de tantos años de trabajo, al almirante Dupotet. Parte de la colección será estudiada luego por Gervais, del Museo de París, y en ella se encontrarán piezas que darán lugar a nuevas especies. Otros restos fueron a Londres por intermedio de Woodhine Parish, escritor inglés que vivió en la Argentina entre 1839 y 1852, autor de un libro: Buenos Aires and the provinces of the Río de la Plata (1839. 1852), importante para la mineralogía y paleontología. Ante el destino que Rosas depara a sus fósiles, Muñiz vuelve a las barrancas, reconstruye y amplía la colección, que en 1857 deposita en el Museo de Buenos Aires. En 1844 realiza su descubrimiento paleontológico más importante, el del “tigre fósil”, hoy bautizado como Smilodon bonaerensis (Muñiz), y del cual da cuenta en un ejemplar de la Gaceta Mercantil del año siguiente, circunstancia que, por supuesto, hace que el hallazgo pase totalmente inadvertido. También pasó inadvertido, por publicarse en ese mismo periódico, el trabajo de 1848 El ñandú o avestruz americano, excelente monografía en la que no sólo se describen extensamente los hábitos del animal, sino también los del gaucho y de la vida campera de entonces. En 1847 da fin a sus Apuntes topográficos del territo-

rio y adyacencias del Departamento del Centro de la Provincia de Buenos Aires, con algunas referencias a los demás de su campaña, con datos de interés para la geología, la geografía, la etnografía y la medicina social. Respecto de las observaciones geológicas sobre la formación 30


pampeana dirá más tarde Ameghino: “Mis descripciones, demostrando que los mamíferos extinguidos quedaron sepultados en el barro de antiguas lagunas, parecen copiadas de Muñiz. Es que ambos, aunque con 40 años de intervalo, hemos escrito sobre el terreno, con el cuerpo del delito a la vista, que da siempre una idea distinta de la que se hace el sabio desde el bufete.” “En el mismo caso se encuentran muchas otras observaciones de Muñiz, exactísimas, pero que sólo se conocen desde un cortísimo número de años.” Ya aludimos a la correspondencia con Darwin. Ella se inicia con el deseo expresado por Darwin de poseer mayores informaciones respecto de la “vaca ñata”, curiosa especie doméstica que había observado en su viaje y que le interesaba y le preocupaba. Muñiz contestó con precisión a las preguntas formuladas por Darwin, quien utilizó esa respuesta en la segunda edición de su Viaje, así como más adelante en el Origen de las especies. Todos los escritos científicos de Muñiz, o casi todos, fueron recopilados y publicados por Sarmiento en 1885, acompañándolos con comentarios y con una nota biográfica. 7. LA ENSEÑANZA PRIMARIA Y LA ENSEÑANZA SECUNDARIA Volvamos nuevamente a la colonia para considerar otros aspectos de la naciente cultura argentina. La primera noticia que se posee de un maestro de primeras letras en el territorio argentino procede de Santa Fe, donde en 1577 se habla de un Pedro de Vega, “que enseña la doctrina christiana á los niños de poca edad y á leer y escribir á los demás”, aunque parece que después de ese 31


maestro, la ciudad estuvo desamparada un tiempo en materia de enseñanza primaria. La instrucción primaria en la colonia fue principalmente obra de los vecindarios, quienes por intermedio de los cabildos, o establecieron directamente escuelas, o exigieron a los religiosos la obligación de enseñar como condición para la fundación de sus conventos. Su única finalidad fue la de enseñar a leer, escribir y contar (para artesanos y comerciantes) e impartir la doctrina cristiana. A fines del siglo XVIII, con el advenimiento de Carlos III, se manifiesta un mayor interés por la instrucción pública. Se crean nuevas escuelas fiscales, con los fondos de las temporalidades de los jesuitas expulsados, y municipales, con los fondos propios de los cabildos; se reclaman perfeccionamientos y hasta asoma el concepto de enseñanza obligatoria. Así en Buenos Aires, inspirado por la prédica de Belgrano, el virrey Cisneros en 1810 decreta la concurrencia obligatoria de los niños a las escuelas. Mas el progreso real no fue muy grande. Los prejuicios raciales excluían de la instrucción a los más. Los negros no podían recibir ninguna clase de enseñanza, excepto la doctrina cristiana, una vez por semana. Los indios no estaban mejor (las misiones habían constituido una excepción). Por otra parte, la enseñanza se limitaba generalmente a los varones, pues recién a fines del siglo XVIII, y en algunas provincias, se establecieron escuelas para huérfanas y para niñas. También bajo Carlos III aparecen los primeros reglamentos que fijan los requisitos que deben satisfacer los maestros de escuela. Figuraban como tales requisitos: la aprobación eclesiástica, la limpieza de sangre y un examen ante escribano “sobre la pericia del Arte de Leer, Escribir, y Contar, haciéndole escribir a su presencia muestras de 32


las diferentes letras, y extender ejemplares de las cinco Cuentas”. En los conventos e iglesias, por lo general, los clérigos y regulares delegaban la enseñanza primaria en sacristanes o hermanos legos con resultados no evidentemente satisfactorios. En las escuelas donde los alumnos eran numerosos, se acudía al método de Lancaster. Más tarde (1822), ante la necesidad de lograr una mayor difusión de la instrucción primaria, el método fue oficializado; al crearse el Departamento de primeras letras anexo a la Universidad de Buenos Aires, se fundó para su vigilancia una Sociedad Lancasteriana. El método de enseñanza consistía en el abecedario, los palotes y las cuatro reglas con enteros y fracciones y la regla de tres. En algunas escuelas se enseñaba gramática y ortografía castellanas. Los castigos corporales estaban en boga, aunque no parece que por eso la disciplina fuera ejemplar. A veces el juicio de los contemporáneos respecto de las escuelas fue lapidario. En el Semanario de Vieytes se lee, en un número de 1805: “Entregábamos los niños a maestros ignorantes y que apenas sabían más que leer y escribir, y que les abatían con castigos viles e ignominiosos.” En definitiva: desde fines del siglo XVI se van fundando en el territorio argentino escuelas de primeras letras de tal manera, que al estallar la revolución la enseñanza primaria está difundida a través de casi todas las provincias argentinas. Respecto de la enseñanza secundaria, los centros más importantes se desarrollaron en Córdoba y en Buenos Aires. En Córdoba los jesuitas establecieron en 1607 un novi33


ciado que sirvió de base al Colegio Máximo declarado en 1610, y cuyos cursos quedaron definitivamente instalados en 1614, sirviendo, a su vez, de base a la futura Universidad cordobesa. Mientras tanto, con los bienes donados por el presbítero Ignacio Duarte y Quirós, se funda en 1687 el Colegio Real Convictorio de Nuestra Señora de Montserrat, sujeto al Real Patronato y subordinado al Provincial de la Compañía de Jesús. La fundación de este Colegio es importante, pues durante mucho tiempo es a él donde acudirán los estudiantes de Buenos Aires y Paraguay, y no pocos del Alto Perú y Chile. Por lo demás, sirvió de modelo al Real de San Carlos de Buenos Aires. Desde el siglo XVII se trató de instalar en Buenos Aires establecimientos de enseñanza media y superior, pero ya por indiferencia de la corona, por rivalidades de las congregaciones o por oposición de las ciudades que poseían colegios o universidades, esos proyectos no tuvieron realización, hasta que el gobernador Vértiz, en 1771, consulta a la junta de temporalidades con el propósito de “establecer escuelas y estudios generales para la enseñanza y educación de la juventud”. La Junta, previo informe de los cabildos eclesiástico y secular, resuelve en 1772 la creación de una escuela de primeras letras y una cátedra de gramática, con lo que se fundan reales estudios públicos que se completan en 1776. Y en 1783 el ahora virrey Vértiz instala solemnemente el Real Colegio Convictorio de San Carlos (o Carolino), en el que se educaron “casi todos los hombres que encabezaron y sostuvieron la revolución y honraron a la patria con sus talentos”. (Gutiérrez.) Los estudios reales y el Colegio Carolino pasaron por vicisitudes diversas provocadas por los sucesos militares 34


(invasiones inglesas) y políticos (movimiento revolucionario), de tal manera que en 1810 la Junta de Gobierno reconocía la necesidad de crear un nuevo establecimiento más adecuado a las circunstancias del momento, y para formar “un plantel que produjera algún día hombres que fueran el honor de la patria”. No obstante estos buenos deseos, recién en 1818 se transformó el Colegio de San Carlos en Colegio de la Unión del Sud. Pese a la frase de Gutiérrez, Salvadores, a través de un análisis del carácter de la enseñanza que se impartía en el Real de San Carlos, afirma que la influencia que el colegio pudo tener sobre la formación moral de la juventud que encabezó el movimiento revolucionario, fue nula. Esa enseñanza, en la que imperaba aún “la doble verdad” y en la cual la ciencia en el sentido ordinario del término estaba incluida, tenía su libertad restringida por motivos políticos y religiosos, que impedían que se enseñasen doctrinas contrarias a la autoridad y regalía de la corona, o que contradijesen a los principios del dogma. Manuel Moreno refleja el carácter de esa enseñanza al decir “...en las lecciones de filosofía se omite la aritmética y la geometría, que como llevo dicho, ignora siempre el maestro mismo, de que resulta, que en todas las cuestiones de física se pasan por alto las pruebas de la demostración matemática...”, “los ramos de lógica, física natural y experimental, ética y metafísica que se enseñan a los alumnos por el espacio de tres años, antes de pasar a la teología, que como lo más necesario y lo que deben sacar más fresco en sus cabezas, se deja para lo último. Pero es doloroso añadir que en estos ramos se advierte todavía el escolasticismo en todo su rigor, y que aún se defienden con calor las tesis que han sido abandonadas en Europa hace cincuenta años, o se ignoran los descubrimientos he35


chos por los modernos en esta parte tan provechosa de los conocimientos humanos.” “En cuanto a la utilidad que debía esperarse de promover los conocimientos y las ciencias, estando reducidas sus lecciones a formar de los alumnos unos teólogos intolerantes, que gastan su tiempo en agitar y defender cuestiones abstractas sobre la divinidad, los ángeles, etc., y consumen su vida en averiguar las opiniones de autores antiguos que han establecido sistemas extravagantes y arbitrarios sobre puntos que nadie es capaz de conocer, debemos decir que es absolutamente ninguna.” Ya creada la Universidad, Rivadavia, en 1823, transforma el Colegio de la Unión del Sur en Colegio de Ciencias Morales, y con el objeto de facilitar la venida de jóvenes a Buenos Aires, y al mismo tiempo favorecer a la formación del plantel de futuros estudiantes universitarios, se resuelve costear el sostenimiento en los colegios de la ciudad (se proyectaba crear otros de tipo científiconatural) de seis jóvenes por cada territorio dependiente gobierno. Las clases públicas las recibían los alumnos en el Departamento preparatorio de la Universidad, no obstante lo cual el Colegio logró cierto prestigio, llegando a tener durante los cursos de 1825 y 1826 más de un centenar de alumnos. Pero los tiempos cambian, y en 1830, “Siendo incompatible con las graves y urgentes atenciones del erario público de esta Provincia la permanencia del Colegio de la Provincia de Buenos Aires, y no correspondiendo sus ventajas a las erogaciones que causa, ni a los fines que debieron motivar su fundación, el Gobierno...” resuelve disolver el Colegio de Ciencias Morales, que el año ante36


rior se había refundido en el Colegio de la Provincia de Buenos Aires. Mientras tanto, en Mendoza, por obra de San Martín, se creaba el Colegio de la Santísima Trinidad, que empezó a funcionar en 1818. Estaba destinado principalmente al estudio de las ciencias, pues era su propósito establecer “cátedras de humanidades, en que se enseñarán los sagrados derechos y deberes del hombre en sociedad, las facultades mayores, la física, las matemáticas, la geografía, la historia y el dibujo”. Como se ve, en tales estudios falta la teología, y esa falta, dice el historiador Vicente F. López, “revelaba ya un progreso tanto más evidente en las ideas de los que habían dirigido la fundación de este establecimiento, cuanto que la enseñanza de la filosofía en manos del rector Guiraldes, estaba calcada sobre el método de Condillac y tomaba por punto de partida, como este grande maestro, la observación experimental y la observación efectiva de la conciencia individual”. 8. LA ENSEÑANZA UNIVERSITARIA En 1614 fallece en Córdoba fray Fernando Trejo y Sanabria, quien el año anterior había concretado una donación al colegio jesuítico, a fin de que con sus rentas se sustentaran cátedras de latín, artes y teología y se otorgara con licencia real grados de bachiller, licenciado, maestro y doctor. Aunque tal donación, complicada por otra del donante a Santiago del Estero, dio lugar a una serie de pleitos, el hecho es que a principios de 1614 se inician en el Colegio Máximo los estudios, pero sin facultad para otorgar grados, hasta que en 1622 Gregorio XV autoriza, 37


por un término de diez años, a conferir grados a los que hubiesen cursado estudios en colegios de la Compañía que funcionasen a más de 200 millas de la universidad más próxima, en este caso la de Charcas. Recién en 1664 se dan las primeras “constituciones” que se amplían en 1710. Por ellas, la Universidad comprendía las facultades de artes y de teología. La primera otorgaba los grados de bachiller, licenciado y maestro, y sus estudios comprendían la filosofía (lógica, física, metafísica). A raíz de la expulsión de los jesuitas, la Universidad pasa a manos de los franciscanos, iniciándose una larga lucha entre éstos y el clero secular por el predominio en la Universidad, hasta que en 1790 se inicia la secularización con la creación de la cátedra de Instituta, en 1795 se confieren grados en derecho civil y, finalmente, en 1799 se resuelve “fundar de nuevo” en Córdoba una universidad mayor con el nombre de Real Universidad de San Carlos y de Nuestra Señora de Montserrat. Pero esta nueva universidad recién se instala en 1808, cuando asoman los nuevos tiempos y asciende al rectorado un hombre de actuación en la historia argentina: el deán Funes (Gregorio Funes). El primer signo de los tiempos nuevos es la creación, a costa del peculio particular del rector, de una cátedra de matemática que empieza a funcionar en 1809. Tal es la universidad que existe en la Argentina al estallar la revolución. Nada pudo influir sobre ésta, pues el espíritu nuevo que se le pretendía animar, era coetáneo con el de la revolución. En 1815 se aprueba una modificación en la estructura de los estudios, propuesta por el deán Funes, con la 38


que se pretende mejorar la enseñanza de las ciencias: intensificación de la matemática, estudio experimental de la física, aunque no se contaba aún con material para ello; sin demostrar, empero, igual pretensión en la filosofía. Se sigue sosteniendo que las escuelas de los escolásticos son un campo cerrado donde se puede caminar a pie seguro, que las doctrinas de los nuevos filósofos (Descartes, Malebranche, Locke y Leibniz) son ocurrencias antojadizas, etc. Que las cosas no mejoran cuando la Universidad en 1820 pasa a depender de la provincia, lo comprueba el inútil esfuerzo del rector Bedoya para que se modificara el estudio de la “física de puro capricho” que entonces se enseñaba, y que se adoptara para ese estudio el castellano en lugar del latín, como se seguía haciendo en la universidad cordobesa. Mientras tanto, en Buenos Aires continúan en forma intermitente las gestiones para fundar una universidad, gestiones que se habían iniciado en 1771 con la fundación de los reales estudios y continuado en 1783 con la creación del Colegio Carolino. Las creaciones educacionales de Belgrano desde el Consulado, y el espíritu nuevo que trae la revolución, mantienen latentes esos propósitos, pero es recién en 1816 cuando la idea vuelve a ser considerada oficialmente. El auspicio del gobierno y los esfuerzos del presbítero Antonio Sáenz permiten finalmente que, el 9 de agosto de 1821, el gobernador Rodríguez y su ministro Rivadavia firmen el decreto de creación de la Universidad de Buenos Aires. En realidad, los trabajos de organización de la Universidad estaban muy adelantados, pues con anterioridad se habían designado el rector, que lo fue Antonio Sáenz, y los catedráticos, de modo que 39


el 12 de agosto pudo instalarse solemnemente la Universidad y el día siguiente conferirse los primeros grados. En la Universidad de Buenos Aires se trató de dar, desde sus comienzos, carta de ciudadanía a la ciencia. Se componía de “departamentos científicos”, que de acuerdo a la organización de 1822 eran: Departamento de ciencias exactas (dos cátedras y dos ayudantes); Departamento de medicina (tres cátedras); Departamento de jurisprudencia (dos cátedras); Departamento de ciencias sagradas (tres cátedras), que funcionó recién desde 1924, y el Departamento de estudios preparatorios (seis cátedras, entre las cuales una de físico–matemáticas y una de economía política). También en 1822 se creaba un Departamento de primeras letras, por el cual quedaban incorporadas a la Universidad y bajo su inspección inmediata todas las escuelas existentes en la ciudad y en la campaña. Como los departamentos científicos, a su vez, habían incorporado los establecimientos educacionales preexistentes, la Universidad se constituía en un “verdadero poder público, al cual estaba sometida la dirección de la inteligencia en sus relaciones con el estudio de las ciencias y de las artes y” continúa Gutiérrez, “cuyos inmediatos subordinados eran los profesores y los jóvenes desde que comenzaban a asistir a las escuelas primarias hasta que vestían las insignias de graduados en facultades mayores”. Toda la instrucción pública estaba unificada en la Universidad, y en el presupuesto para 1825 se observa que más de la mitad de sus gastos se insume en el departamento de primeras letras, y del resto, parte de los gastos se proyecta para gastos “del jardín de aclimatación” y “del laboratorio de química, conservación de la sala de física y establecimiento de estudios de mineralogía y geología”.

40


En 1826 el presidente Rivadavia fijó el orden de los estudios preparatorios: 1° latín y griego; 2° filosofía; 3° aritmética, geometría y álgebra; 4° física experimental, imponiendo la obligación de aprobar esos cursos para ingresar en las facultades mayores. Pero en verdad los acontecimientos políticos impidieron que la vida activa de la Universidad fuera de larga duración. En 1835 sólo funcionaban los cursos preparatorios, y en 1838 se suprime la subvención oficial a la universidad y el sueldo a los profesores, con lo que poco a poco van desapareciendo las cátedras. Ya se dijo algo respecto del carácter de la enseñanza de la época; agreguemos algunas noticias sobre el papel asignado a la ciencia en esa enseñanza. Durante la colonia, la ciencia, por lo menos en el sentido actual del vocablo, no figura en la universidad cordobesa. La física se estudia en los cursos de filosofía que se siguen a Aristóteles y al padre Suárez, y durante el siglo XVIII, no sólo en Córdoba sino en todo el virreinato, se “refuta a Newton con silogismos” y se utilizan recursos semejantes para oponerse a Descartes, Gassendi y al “libertino” Voltaire. Pero si estos autores se refutaban, era porque se leían y, poco a poco, ellos ejercen su acción de manera que a fines del siglo la física, dice Orgaz, se muestra con un atraso afligente y el odio a los libertinos se mantiene, pero “en cambio, circula ya la duda cartesiana, unida a un cierto desdén por el aristotelismo”. En Buenos Aires, durante el siglo, las cosas no están mejor, aunque Orgaz, que no acepta “en su integridad, los juicios mordicantes de Manuel Moreno”, dice que ya en el San Carlos “se dicuten y a veces se adoptan las ideas 41


de Copérnico, Nollet, Euler, Franklin y Feijóo, y se recurre a Descartes para dar solución al problema del alma de los brutos”, y al referirse al presbítero Chorroarín, que fue rector y catedrático de filosofía del Colegio, dice que éste “acepta, con el cartesianismo, que el conocimiento claro y distinto es criterio de verdad”; mas ello debe tomarse “con un sentido sobrio”, porque, “¿qué respondería Descartes a Lutero y a Calvino que afirman que ellos entienden las Escrituras y los misterios divinos por las ideas claras que Dios les ha concedido?” No está de acuerdo con los que critican el valor del silogismo, útil “si se usa cautelosa y moderadamente”; rechaza la manía del “experimento en las cosas físicas...” Con el nuevo siglo asoman nuevas ideas y nuevos hombres. Juan Crisóstomo Lafinur inició sus estudios en Córdoba, de cuya universidad fue expulsado al graduarse de maestro en Artes. Se incorporó al Ejército del Norte frecuentando la Academia de Matemáticas que Belgrano fundara en Tucumán. Baja luego a Buenos Aires, donde en 1819 conquista por oposición la cátedra de filosofía del Colegio, pero la lucha que promueve su orientación filosófica, lo obliga a abandonarla y se dirige a Mendoza, en cuyo Colegio profesa y donde las polémicas que sostiene para defender sus convicciones filosóficas lo llevan ahora a Chile desterrado, donde completa sus estudios, muriendo poco después. Con Lafinur la enseñanza de la filosofía adquiere un nuevo espíritu. ‘‘Antes de él —dice Gutiérrez— los profesores de Filosofía vestían sotana: él, con el traje de simple particular y de hombre de mundo, secularizó el aula primero y en seguida los fundamentos de la enseñanza.” Y agrega Gutiérrez que en la introducción de su curso, Lafinur “pasa en revista a toda la antigüedad, y 42


encarándose con Aristóteles, le arrebata el cetro del mundo literario por la mano de Gassendi, de Galileo, de Descartes y especialmente de Newton, de cuyo sistema dice que es el dominante en todas las academias científicas del mundo”. Con Lafinur la física sale del período escolástico, pero no ingresa aún en el período experimental. La física experimental aparece de nombre, mas no de hecho, en 1825, con el curso que dicta “sin el auxilio de los instrumentos”, Avelino Díaz, como profesor de ciencias físico–matemáticas en el Departamento de estudios preparatorios. Díaz, que luego fue profesor en el Departamento de ciencias exactas y presidente del Departamento topográfico y estadístico, publicó los tratados elementales de las ramas matemáticas de su curso, mas no el de física, que sólo se conserva en apuntes incompletos, seguramente redactados por algún discípulo. Pero Díaz ya recorre la buena senda, y en la introducción de su curso habla de que “la experiencia conducirá a establecer principios fundamentales y valiéndonos del análisis deduciremos las consecuencias”. Dos años después se dicta en Buenos Aires el primer curso de física experimental que merezca tal nombre. “Un laboratorio de química, y una sala de física la más completa, han sido conducidas de Europa para servir a la enseñanza de las ciencias naturales”, informa el gobernador Rodríguez en su mensaje del año 1824, y a mediados de 1827 se lee en la Crónica Política y Literaria de Buenos Aires: “De todos nuestros recientes establecimientos, el que fijará algún día la atención de los extranjeros, así como hoy excita poco la de los nacionales, es el gabinete de física y de historia natural que se aumenta silenciosamente en el convento de Santo Domingo. Apenas cuenta seis meses de existencia aunque la 43


primera demanda que se hizo a Europa de un surtido de instrumentos tuvo lugar en 1823.” En efecto, se había destinado el convento abandonado de los dominicos como local para reunir todos los objetos relativos a la enseñanza de las ciencias naturales, que comprendían, además del gabinete de física y laboratorio de química, las colecciones de historia natural del Museo público, y una rica colección numismática con que este museo se había enriquecido en 1823. Para el dictado de la física experimental, Rivadavia contrató en Londres al médico italiano Pedro Carta Molina, antiguo profesor en la Universidad de Turín y expatriado por razones políticas, quien llegó a Buenos Aires en 1826 con una dotación de instrumentos para completar el gabinete y con un ayudante: Carlos Ferraris. Carta inició su curso en 1827 con un discurso inaugural, publicando más tarde las dos primeras lecciones de introducción al curso de física experimental, que dedicó a Rivadavia; pero parece que Carta dejó su cátedra antes de dictar sus lecciones ya preparadas, como consecuencia de la caída de su benefactor y amigo Rivadavia. A Carta sucedió Octavio Fabricio Mossotti, sabio italiano que había sido llamado a Buenos Aires con el objeto de establecer un observatorio astronómico. Mossotti dictó el curso de física desde 1828 hasta 1834, fecha en la que regresó a su patria, quedando entonces vacante la cátedra en Buenos Aires durante 20 años, Mossotti es el precursor de la pléyade de sabios y profesores extranjeros que más tarde cimentarán la ciencia argentina. Ya era conocido como físico y astrónomo cuando llegó a Buenos Aires, después de haber residido un par de años en Londres como emigrado político. 44


Sobre la base de los restos del instrumental dejado por la comisión demarcadora de límites del siglo anterior, Mossotti instaló un pequeño observatorio astronómico en una de las celdas altas del convento de Santo Domingo, al cual anexó un gabinete meteorológico. Venía a albergar así el viejo convento a la totalidad de los incipientes recursos con que contaba el país para el estudio científico de la naturaleza. Colaboró en la organización y en las tareas del Departamento topográfico y determinó la latitud de Buenos Aires, refiriéndola a la pirámide de la plaza de la Victoria (hoy plaza de Mayo). Fuera de un agradecido recuerdo, poco se ha conservado de la actuación argentina de Mossotti, quien “Ausente de una patria desgraciada y aislado en un país casi del todo ajeno a las ciencias que él profesaba, debía considerarse dos veces desterrado” (Gutiérrez). Del curso de física experimental redactado en castellano y que parece circulara solamente en copias manuscritas entre sus discípulos, se publicó únicamente una parte muy breve y general de la introducción. Las diarias observaciones meteorológicas realizadas durante más de seis años (fue el primero en anotar datos de lluvia haciendo construir al efecto un pluviómetro) sólo se conservan por las informaciones periodísticas, pues se han perdido: tanto los originales que Mossotti dejara al abandonar el país, como una serie de observaciones y noticias sobre el clima que, después de haber sido utilizadas por Humboldt, fueron a parar a manos de Arago para ser presentadas al Instituto de Francia. Las únicas cuatro páginas impresas en la Argentina, que se conocen de Mossotti, son las Noticias astronómicas 45


con que se abre un calendario para 1832 editado por una imprenta porteña, y en las que da cuenta de las cosas de interés que ofrecerá el cielo de Buenos Aires durante ese año; aparecieron en cambio en las memorias de la Real sociedad astronómica de Londres, dos artículos de Mossotti sobre las observaciones de un eclipse de Sol y del cometa Enke, realizadas desde las celdas de Santo Domingo. 9. OTRAS INSTITUCIONES CULTURALES Durante la colonia y la época de la “primera Argentina”, se realizaron algunos otros esfuerzos culturales vinculados con la ciencia. Algunos de ellos dieron lugar a instituciones permanentes, varias de las cuales más tarde fueron incorporadas a la Universidad. Con tales esfuerzos están ligados los nombres de Vértiz, Belgrano, Moreno, Rivadavia. A Vértiz se le debe la creación del protomedicato, origen de los estudios médicos en el Plata. Ya desde el siglo XV, España había sentido la necesidad de crear cuerpos técnicos encargados de vigilar el ejercicio del arte de curar y que al mismo tiempo ejercieran una función docente y de formación de profesionales. Al efecto creó el protomedicato, institución que luego extendió a las colonias, creándose en 1570 los protomedicatos de México y del Perú, del cual dependía el Río de la Plata, y más tarde el de Chile. Al asumir Vértiz el virreinato, y ante el evidente abandono de la asistencia pública y las serias deficiencias de los servicios hospitalarios y farmacéuticos, resuelve crear en 1779 el protomedicato del Río de la Plata, independiente del de Lima y del de Castilla, instalándolo solemnemente el año siguiente. 46


De las razones que presidieron esa creación, da cuenta este párrafo de la memoria que años más tarde Vértiz eleva al marqués de Loreto: “Otro de los establecimientos que me dictó la humanidad fue, el del Real Protomedicato que se erigió en esta Capital, pues el del Perú estaba, según la ley de Indias, unido y anexo a la cátedra de prima medicina de la Universidad de Lima, aquel Proto–médico, descuidaba en ambas partes extremadamente sus obligaciones; y aún se dio caso de que algunos que aquí debían ejercitar la materia médica, los aprobase sin examen y comparecencia personal ante él, contraviniendo a otra expresa disposición de las mismas leyes; y en cuya virtud les retiré sus nombramientos, de modo que, este experimental conocimiento y la reflexión de que a la distancia de mil leguas nunca podrían remediar bastantemente desórdenes que perjudicaban la salud y conservación de los vasallos del rey, y menos precaver el desarreglo de las Boticas, estando siempre a la mira de la bondad de los medicamentos y composiciones, y de la equidad de los precios, de esta inaveriguable y enmarañable administración, me indugeron con precisión no desamparar unos objetos tan importantes, como es mantener la sociedad y la vida del ciudadano, y aprovechar la oportunidad de hallarse aquí el primer médico de la expedición a esta América Meridional, Dr. Don Miguel O’Gorman, mandado retener para el arreglo de los Hospitales y economizar sus consumos. Con esta ocasión y por la notoria suficiencia y conducta de este Profesor de Medicina, le despaché título de Real Proto–médico, concediéndole cuantas facultades por las leyes a esta extensión y distrito de todo el virreynato...” O’Gorman, de origen irlandés, había estudiado en

47


París y Reims revalidando su título en Madrid. En 1766 ingresó al servicio de España y en 1776 forma parte de la expedición a la Colonia del Sacramento que dirige don Pedro de Cevallos. Se le debe, primero en España y luego en el Plata, la introducción del método de inoculación contra la viruela. Después de medio siglo de servicios, achacoso y pobre, se jubila y muere en 1819. Una interesante iniciativa, que parece no haberse concretado, fue el proyecto de O’Gorman de crear una Academia de Medicina con asiento en Montevideo, para asegurar su independencia como corporación científica, ajena a las influencias burocráticas y oficiales del protomedicato residente en Buenos Aires. En el proyecto O’Gorman expone la necesidad de dotar a los prácticos empíricos, que pululaban, de un saber teórico y científico, agregando que muchos inconvenientes anotados serían menores si “ya se hubiese fundado la Universidad en Buenos Aires” (estamos en 1783) “y en ella las correspondientes cátedras de ciencias médicas”. Si la Academia no prosperó, en cambio el protomedicato pudo iniciar su función docente, para la cual se le facultó en 1793, aunque los cursos recién se iniciaron en 1801. Estos cursos que fueron los primeros de carácter universitario que se dictaron en Buenos Aires y los primeros de esta índole en la Argentina, pues en Córdoba no había estudios médicos, se desarrollaron de acuerdo a un plan modelado sobre el de la universidad de Edimburgo, con seis años de estudios, curso nuevo cada tres años y ajustado a dos catedráticos. En ese plan aparecía, por primera vez en los estudios argentinos, la química y la botánica, que se estudiarían por el texto de Lavoisier. Estos estudios figuraban en segundo año y debían ser impartidos por O’Gorman, pero debido a su precario estado de salud fue sustituido, en 48


1802, por Cosme Argerich, médico argentino secretario del protomedicato que había estudiado en España y una de las figuras próceres de la medicina argentina. Puede dar una idea del contenido de esos estudios los siguientes párrafos del acta de examen: “...fueron preguntados por los maestros y por varios literatos concurrentes sobre la química pneumática, filosofía botánica, farmacia. No sólo fueron examinados en todas las partes de la química filosófica, sino que hicieron la aplicación de los principios de éstas a las operaciones de la farmacia que están en uso en la operación de las enfermedades. Trataron así mismo de la meteorología explicando sus fenómenos más o menos, cuales son la formación del agua en la atmósfera, la de la nieve, granizo, y escarcha; el admirable fenómeno del rayo y su comunicación, con cuyo motivo disertaron de los fluidos eléctrico, magnético y galvánico, de la aurora boreal, vientos periódicos y demás meteoros ígneos y aéreos. Igualmente dieron bastantes noticias de la mineralogía con gran satisfacción de los inteligentes, que conocen la suma necesidad que hay de estos conocimientos para los progresos de nuestras minas. “Fueron con especialidad muy satisfactorias para el Público las nuevas ideas que presentaron sobre la química vegetal, ya demostrando los principales órganos de las plantas, ya explicando el vario juego que tienen en la economía vegetal, ya como se produce el desarrollo. Todos estos conocimientos se aplicaron a la agricultura, explicando la theórica de los abonos y los principales fundamentos de la primera y más necesaria de todas las artes. Se trató con mucha extensión de los materiales inmediatos de los vegetales y con especialidad del principio curtiente, y theórica del curtimbre, de las materias colorantes y theórica de los tintes y mordientes; del modo y teórica 49


de la vitrificación; objetos los más interesantes para la prosperidad del comercio de estas Provincias.” Pero los acontecimientos militares y políticos, así como la escasez de material, hacen que los cursos se desarrollen irregularmente y languidezcan, de modo que en 1812 la escuela se cierra por falta de alumnos. La Asamblea del año 13 aprueba un plan, proyectado por Argerich, para una nueva escuela de cirugía y medicina que parece no haber funcionado nunca, creándose en cambio un Instituto Médico, con carácter de cuerpo militar, que funcionó precariamente hasta 1820, fecha en la que murió su director Argerich, suprimiéndosele oficialmente el año siguiente. Con ese Instituto está vinculado, aunque circunstancialmente, otro gran naturalista extranjero residente en el Plata: Aimé Bonpland, quien había acompañado a Humboldt en sus viajes a las regiones equinocciales de América y luego colaborado con él en la obra Nova genera et species. Bonpland llegó a Buenos Aires en 1818, trayendo desde Europa muchas plantas y semillas con las que estableció un pequeño jardín; más tarde sustituyó a Haenke en el cargo de profesor de historia natural de las Provincias Unidas, y fue catedrático en un colegio, probablemente el de la Unión. En 1821 fue nombrado profesor en el Instituto, pero parece no haber desempeñado el cargo a causa de una cuestión litigiosa que suscitó su nombramiento. A fines de ese año se retira a la provincia de Corrientes, donde cae bajo el poder del dictador Francia quien lo retiene detenido en el Paraguay hasta 1829, fecha en que, según Gutiérrez “...se estableció en San Borja y allí dejó correr su vida de filósofo, haciendo el bien y cultivando su ciencia favorita, hasta que falleció...” Durante su estada en Buenos Aires Bonpland publicó 50


en los periódicos locales cuestiones de interés general, vinculadas con las ciencias naturales. El primero de esos artículos parece ser uno sobre la cochinilla y sus aplicaciones, a raíz de haberse encontrado este insecto en una estancia de la provincia, no lejos de la ciudad. Creada la Universidad, los estudios médicos se incorporan a ella constituyendo uno de sus departamentos y con el objeto de “dignificar la profesión de la medicina” y “dar participación a esta ciencia en la mejora de la sociedad”, el gobierno crea, a principios de 1822, la Academia de Medicina, reuniendo en su seno a los más ilustrados profesores, nativos o extranjeros, que residían entonces en Buenos Aires. La Academia inicia sus sesiones en 1823 y a mediados de ese año publica, como fruto de su labor, el primer volumen de sus Anales. En ese volumen, fuera de otros trabajos, figura un discurso del secretario de la Academia que informa que “En este mismo año la escuela de medicina ha sufrido reformas remarcables. Se ha construido a expensas del Gobierno una sala de disecciones con todos los útiles necesarios a las preparaciones anatómicas, y por primera vez en nuestro país el arte de las inyecciones principiará a practicarse en este invierno”, y un par de trabajos científicos y un extenso “Discurso para servir de introducción a un curso de química”, de Manuel Moreno, profesor de química en el Departamento de estudios preparatorios y que es el iniciador de los estudios químicos en la Argentina. Con el nombre de Manuel Belgrano se vinculan varias creaciones educacionales, destinadas principalmente a los estudios matemáticos. Ya a principios de 1799 el Consulado, por inspiración de Belgrano, creaba una “Es51


cuela de geometría, arquitectura, perspectiva y toda especie de dibujo”, que tuvo vida efímera, pues parece que en ella sólo se enseñara el dibujo y que poco después de su creación uniera su destino al de la Escuela Náutica. Ésta fue creada también por el Consulado a fines de 1799, previo asesoramiento de Azara. Si bien tuvo una existencia más brillante que la otra, dificultades internas y externas minaron su vida. Por lo pronto se produjo entre sus directores un conflicto, muy frecuente y aún hoy latente, acerca de la orientación y prioridad de la enseñanza matemática en la formación de no matemáticos (en este caso, pilotos). Por lo demás no se había obtenido la autorización peninsular, y en 1806 se “desaprueba el establecimiento de la referida Escuela y los certámenes expresados, como que todo se ha verificado sin autoridad legítima y contra su terminante soberana voluntad”, y la Escuela se cierra. Ella continuó un año más por la iniciativa privada de Carlos O’Donell, quien luego fue llamado a Córdoba a regentear la cátedra creada por el deán Funes. Los cursos de matemática que se dictaban en la Escuela consistían en los elementales (aritmética, álgebra, geometría, trigonometría plana y esférica) y nociones de geometría analítica, amén de un curso de cosmografía. Vida aún más breve tuvo una Escuela de matemáticas, creada después de la revolución y siempre por iniciativa de Belgrano. Esta Escuela, que se inauguró en setiembre de 1810 con un plan semejante al anterior, fue dirigida por Felipe de Sentenach, comandante de artillería que en 1812, complicado en la conspiración de Álzaga, es fusilado, terminando con él la Escuela. No obstante las dificultades de todo orden de los primeros años revolucionarios, los hombres del gobierno mantenían el deseo de propagar la “ilustración de todos 52


los ramos concernientes a la prosperidad pública”, y en un anuncio oficial de 1812, se lee: “Al fin ha llegado esa época tan suspirada por la filosofía: los pueblos bendecirán su destino, y el tierno padre que propende a hacer felices los recuerdos de su ser, no necesitará ya desprenderse de ellos, ni afligir su ternura para ver perfeccionado su espíritu en las ciencias y artes que sean más propias de su genio. Cerca de sí y a su propio lado verá formarse al químico, al naturalista, al geómetra, al militar, al político, en fin, a todos los que deben ser con el tiempo la columna de la sociedad y el honor de sus familias. Este doble objeto en que tanto se interesa la humanidad, la patria y el destino de todo habitante de la América, ha decidido al gobierno a promover en medio de sus graves y notorias atenciones, un establecimiento literario en que se enseñe el derecho público, la economía política, la agricultura, las ciencias exactas, la geografía, la mineralogía, el dibujo, lenguas, etc. Con este objeto ha determinado abrir una suscripción en todas las Provincias Unidas, para cimentar el Instituto sobre el pie más benéfico y estable, luego que lleguen los profesores de Europa que se han mandado venir con este intento.” Pero ni la suscripción ha de haber tenido éxito, ni los profesores de Europa llegaron y habrá que esperar una década antes de que el “establecimiento literario” (la Universidad) abra sus puertas. Pero felizmente los estudios matemáticos lograron estructurarse en forma permanente desde 1816 con la creación de la Academia de matemáticas y arte militar, cuyo edicto de erección se inicia con las palabras: “El estudio de las matemáticas se ha considerado siempre como el primero y único elemento sólido de la ilustración, y jamás podrá esperarse el progreso de los conocimientos en ninguno de los ramos útiles al hombre en particular y a la 53


sociedad en general sin la aplicación de los axiomas que hacen el alma de aquella ciencia;...” La dirección de la Academia estuvo desde el principio en manos expertas: José Lanz y Felipe Senillosa. Lanz, mejicano de origen, había estudiado en Francia y los azares de la época lo llevaron a Londres, donde Rivadavia lo indujo a venir a Buenos Aires a regentear la clase de matemática. Lanz estuvo sólo un año al frente de la Academia, quedando luego como único director Senillosa. Lanz es conocido en el mundo científico por varias obras y trabajos sobre máquinas y mecanismos. Senillosa era español y había llegado en 1815, siendo aún muy joven, a Buenos Aires donde desplegó de inmediato gran actividad como escritor y publicista. Fundó Los amigos de la patria y de la juventud, destacándose más tarde como miembro activo de la Sociedad de Ciencias físico–matemáticas que se había fundado en 1822, bajo el ministerio de Rivadavia. A esa Sociedad presentó en 1823 Senillosa un Programa de curso de geometría, que es un trabajo metodológico redactado a raíz de un decreto del gobierno de ese año que indicaba a los profesores de la Universidad la obligación de redactar y publicar las lecciones dadas a los alumnos “para comodidad de éstos y regularidad del estudio”. Tal Programa, que motivó varios informes, revela, según Dassen, “en Senillosa un espíritu práctico”. También se le debe un texto elemental de aritmética, “corto pero bueno”, dice Dassen. Senillosa formó parte de la Comisión topográfica y más tarde fue miembro y luego presidente del Departamento topográfico, que tuvo a su cargo, en colaboración con Mossotti la comparación de la vara al metro, fijándose desde entonces (1835) la equivalencia 1 vara – 866 mm. Con este mo54


tivo Senillosa publicó un opúsculo titulado Memoria sobre las pesas y medidas. Los cursos de la Academia duraban dos años y su programa era superior al de las escuelas anteriores. Si bien el reglamento preveía que “En el segundo año se darán algunos principios del cálculo diferencial e integral...” de hecho parece que esas nociones, nacidas un siglo y medio antes, no se impartieron en la Academia, Cuando se crea la Universidad, la Academia se incorpora a la misma bajo forma de uno de sus departamentos: el de ciencias exactas, cuyo prefecto será Senillosa mientras dicta la cátedra de geometría descriptiva. En 1826 renuncia y le suceden Avelino Díaz, del cual ya hemos hablado, y un francés contratado. Román Chauvet, que parece haber dictado únicamente un solo curso, ahora sí, de cálculo infinitesimal y sus aplicaciones a la mecánica. Chauvet había trabajado con Lacroix y con Cauchy y su clase inaugural de 1827, publicada en la Crónica política y literaria de Buenos Aires, revela cabalmente el estado del cálculo infinitesimal de la época, aún envuelto en brumas metafísicas, que precisamente Cauchy contribuirá a disipar. Los párrafos finales de esa clase que transcribimos aluden, con el tono romántico de la época, a una esperanza que bien pronto se convertirá en desilusión y a un destino que deberá aguardar todavía más de medio siglo para iniciar su trayectoria. “La dificultad del cálculo infinitesimal no existe sino en su metafísica; conocida una vez ésta, el mecanismo del cálculo es mucho más sencillo que el de las teorías del álgebra superior. En mi primera lección empezaré a exponer sus principios, y demostraré que además de la dificultad de elegir 55


bien los datos, de ponerlos en relación con los que han de conducir al resultado, existe otra que no puede ser explicada ni tampoco demostrada y que no puede realmente ser concebida sino por el alma; esta dificultad es la del tránsito de la existencia a su aniquilamiento. “Venzamos este obstáculo y todo es hecho; tendremos la llave para penetrar en el santuario de las ciencias físico–matemáticas, y para apropiarnos todos los recursos que ofrecen en todo género; y si no somos todavía capaces de hacer progresar las ciencias, aprovechémonos de los desvelos de los europeos, enriquezcámonos con los esfuerzos que hace su genio para elevar la ciencia al apogeo y para derramar toda suerte de nuevos goces, sobre todas las clases de la sociedad; apliquemos sus descubrimientos a esta interesante parte de la América, saquemos los tesoros que el suelo nos ofrece tan generosamente aquí; trabajemos, en fin, en el progreso de la industria y la América mudará de semblante. “Las máquinas hidráulicas distribuirán en todas partes del suelo aguas saludables que vivificarán las producciones; las fábricas, los caminos, los canales, las máquinas de vapor, todo insensiblemente se instituirá; las relaciones comerciales con las provincias, las ligarán las unas a las otras de una manera tanto más íntima cuanto serán más frecuentes; el laboreo de las minas, la agricultura, el comercio, la industria, la enriquecerá; y Buenos Aires, a la cabeza de este gran movimiento, será su alma y ejercerá un influjo tanto más grande, cuanto mayores esfuerzos habrá hecho para centralizar las ciencias y las artes.” Con el nombre de Mariano Moreno se vinculan otras obras culturales. A los pocos días del establecimiento del nuevo gobierno que había producido “una feliz revolución en las ideas”, crea la Gaceta de Buenos Aires con la 56


que afirma “la libertad de escribir”, pues: “Si se oponen restricciones al discurso vegetará el espíritu como la materia, y el error, la mentira, la preocupación, el fanatismo y el embrutecimiento harán la divisa de los pueblos y causarán para siempre su abatimiento, su ruina y su miseria.” A la iniciativa de Moreno se debe también la creación de la Biblioteca Pública de Buenos Aires, en cuyo documento de creación de mediados de 1810 ya se alude a un “nuevo establecimiento de estudios adecuado a nuestras circunstancias”, sobre cuya creación se volverá infructuosamente en 1812 y: “Entretanto que se organiza esta obra cuyo progreso se irá publicando sucesivamente, ha resuelto la junta formar una biblioteca pública en que se facilite a los amantes de las letras un recurso seguro para aumentar sus conocimientos.” Moreno, designado protector de la biblioteca, se dedicó de inmediato a la organización de la “casa de libros”, que se constituyó mediante una contribución popular en dinero o en libros (entre los donantes figuró O’Gorman con una rica colección) e incorporándole varias bibliotecas particulares, así como las del Colegio San Carlos y la de los jesuitas de Córdoba. Más tarde se enriqueció con un archivo de documentos y una colección de mapas. La obra cultural de Belgrano y de Moreno fue continuada por Rivadavia. Como secretario del Triunvirato inspiró en 1812 el decreto de apertura de la Biblioteca, ordenando que se hiciera “con la dignidad y lucimiento que corresponde”. Más tarde (1823) Rivadavia revive un decreto emanado de la asamblea del año 12 y que no había tenido ejecución, creando un Museo Público en Buenos Aires en el que organiza un gabinete de historia natural que se instaló en el convento de Santo Domingo con los labora57


torios, el observatorio de Mossotti y, más tarde, con una colección mineralógica y otra numismática. Una noticia del año 1827 da cuenta que el gabinete posee “150 pájaros, un ciervo, una iguana, 180 conchas, algunos peces y 800 insectos”. Como se ve, la botánica estaba ausente. A cargo del gabinete estuvo principalmente Carlos Ferraris, el ayudante que Carta Molina había traído de Europa, y que parece haberse ocupado especialmente de las colecciones zoológicas. Más tarde, con el retiro de Carta y de Ferraris, el Museo languidece; Rosas desvirtúa su finalidad remitiéndole trofeos militares e históricos, mientras el laboratorio de química fue a parar a un sótano de donde se le sacó en 1852 “casi inservible” y, el gabinete de física se entregaba a los jesuitas, junto con los “trastos, muebles y utensilios que haya demás en el establecimiento”. Por último, en 1826, Rivadavia, ahora presidente, crea un Departamento de ingenieros arquitectos y organiza un Departamento topográfico y estadístico sobre la base de la Comisión topográfica creada en 1823 y el Registro estadístico de 1821. Pero al finalizar el primer tercio del siglo, las instituciones culturales argentinas están aletargadas: sus dos universidades, su museo, su biblioteca yacen inertes, muertos. Se había cerrado un ciclo de vida cultural: ciclo que había iniciado un virrey progresista y que clausuraba un presidente ilustrado; ciclo en cuyo vértice había vibrado el grito de la revolución, ciclo que pasando por la independencia iba desde la colonia hasta la tiranía. La colonia había vivido encerrada en sí misma, introvertida, alejada e incontaminada del fermento cultural que agitaba y vivificaba a Europa. Las misiones, imprimiendo sus libros con material indígena y Suárez obser58


vando el ciclo con instrumentos construidos por su propia mano, son los símbolos vivos de esta actitud. Mas tal actitud cambia en el medio siglo que va de Vértiz a Rivadavia, en el que nace una nueva Argentina: es la “primera Argentina” que despierta y se incorpora dirigiendo sus miradas a Europa en demanda de luces y de ilustración. Pero si el deseo es grande, el esfuerzo es débil y el efímero contacto con la ciencia europea no deja huella: todo ha sido un sueño. Y nuevamente, después de este breve e infecundo periodo extrovertido, la Argentina se encierra en sí misma. Las luchas intestinas, el caudillismo, la tiranía, cierta postura antiextranjera la atan a la tierra y la enlarvan a su suelo; a ese suelo que naturalistas europeos recorren, como aves de paso, mientras en un rincón correntino un naturalista francés cuida su jardín y en las barrancas del Luján un naturalista argentino desentierra fósiles. Mas allá, telón de fondo, asoma el espíritu de la colonia.

59


LAS DÉCADAS GLORIOSAS 10. LA ENSEÑANZA DESPUÉS de Caseros (1852) y del período de convulsiones que siguieron a la caída de Rosas y de luchas entre la Confederación y Buenos Aires que culminó con Cepeda y con Pavón, se inicia en la Argentina, con la presidencia de Mitre, una era de resurrección científica. Es la era en que, paralelamente a la organización nacional, se organiza también la ciencia. Es la era en que los hombres de gobierno son hombres de cultura: historiadores, escritores, poetas. Mitre, Sarmiento, Avellaneda, Gutiérrez, no sólo dirigen los destinos políticos de la nación, sino también estructuran y conforman su vida cultural. Es una etapa constructiva, que acertadamente José Luis Romero ha denominado la “segunda Argentina”, y que se cierra con la crisis político–económica del 90. Es un nuevo período extravertido, en que la Argentina vuelve sus miradas hacia el exterior y organiza su ciencia bajo direcciones europeas y norteamericanas. Es el período en que la gran figura de Sarmiento es símbolo y es realidad. En el decenio que va de Caseros a Pavón, hay en realidad dos estados argentinos: la Confederación y Buenos Aires, en tensión constante y a veces en lucha armada. Situación que si bien evidentemente no favoreció al progreso cultural, tampoco impidió que se vislumbrara un nuevo despertar, especialmente en lo que se refiere a la instrucción pública. Ese despertar se inicia en Entre Ríos, aún antes de Caseros. En 1848, ya decidido al pronunciamiento, Urquiza trata de fortalecer material y espiri63


tualmente a la provincia a fin de que en el momento necesario, se haga merecedora de apoyo y de consideración. Paralelamente a una reforma de la enseñanza primaria, funda a fines de ese año un Colegio de estudios preparatorios en Paraná, y el año siguiente otro semejante en Concepción del Uruguay. Ambos colegios se refunden en 1851 en este último con el carácter de Colegio de estudios superiores o universitarios, colegio conocido como Colegio del Uruguay, o mejor como Histórico Colegio del Uruguay. Este Colegio del Uruguay gozó durante muchos años de merecido prestigio, así como mantuvo una elevada jerarquía cultural, y hasta 1881 se dictaron en él cursos universitarios de jurisprudencia. Fue fundado como internado, pero en 1877, cuando la difícil situación del país obligó a Avellaneda a “economizar sobre el hambre y la sed de la República” y se dispuso la supresión de los internados en los colegios nacionales, el prestigio del Histórico Colegio dio nacimiento a una entidad popular: La Fraternidad, que aún subsiste y que sustituye al internado suprimido. No sólo en Entre Ríos se desarrollaba una incipiente enseñanza secundaria. Así, el Colegio de Mendoza, que las contingencias políticas habían clausurado, se reabrió, aunque el terremoto de 1861 volvió a determinar una suspensión de sus funciones. En Catamarca se funda en 1850 el Colegio secundario de la Merced, y mientras en Corrientes desde 1853 se realiza una serie de intentos en este sentido, en Tucumán se llama a dirigir el Colegio de San Miguel a Amadeo Jacques, uno de los educadores de más prestigio con que contó la Argentina. Jacques, inmortalizado en las páginas de Juvenilia de Miguel Cané, fue más tarde traído a Buenos Aires para 64


dirigir los estudios y luego el mismo Colegio Nacional que fundara Mitre, en esta ciudad, donde falleció poco después (1865). Finalmente, en 1862 se fundaban en Salta y San Juan, por iniciativa de los respectivos gobernadores Uriburu y Sarmiento, colegios secundarios, mientras en Santa Fe los jesuitas fundaban el Colegio de la Inmaculada Concepción, aún existente y que goza de ciertas franquicias respecto de los demás colegios privados. Por falta de fondos, un proyecto de la Confederación de 1856 creando colegios secundarios en Mendoza, Salta, Tucumán y Catamarca no puede ejecutarse, pero ocho años más tarde ese proyecto, ampliado, se cumple y se crean “colegios nacionales” en esas cuatro ciudades y en San Juan, sobre la base del Colegio Nacional de Buenos Aires creado por un decreto del 14 de marzo de 1863 que dice: “Sobre la base del Colegio Seminario y de Ciencias Morales y con el nombre de Colegio Nacional se establecerá una casa de educación científica preparatoria, en que se cursarán las letras y humanidades, las ciencias morales y las ciencias físicas y exactas...” Este es el decreto que se toma como iniciación de la actual enseñanza secundaria argentina y los cinco colegios creados en 1864, junto con los de Buenos Aires, Córdoba y el Uruguay constituyen el primer plantel de establecimientos para la educación de la adolescencia, que hoy llegan a casi un centenar, sin contar las numerosas escuelas normales, de comercio, industriales y profesionales de diversos tipos, que si bien se destinan a la adolescencia, son en verdad escuelas de formación profesional y que sólo la tradición y su común dependencia administrativa con los colegios nacionales, hace que erróneamente se les considere con éstos como establecimientos de segunda enseñanza. 65


Para terminar con esta etapa de la educación en la Argentina, digamos dos palabras respecto de la formación de su personal docente. En una publicación oficial leemos: “El personal docente que prestaba servicios en los Colegios Nacionales [se refiere a 1904] se componía de profesores con títulos de las Facultades de las Universidades Nacionales, profesores y maestros normales, profesores sin título y profesores extranjeros sin título o con título de profesores normales o universitarios. La mayor parte de estos profesores ejercía, además de las cátedras que ocupaban, otras profesiones, y sólo un número muy reducido de ellos se dedicaba exclusivamente a la tarea docente” (si se exceptúa quizá la alusión a los profesores extranjeros, no podemos decir que hoy, a casi medio siglo de distancia, la situación haya cambiado mucho). Para subsanar la carencia de profesores especializados, en 1903 se había impuesto como condición para ingresar a la carrera docente, la de poseer el diploma universitario correspondiente y seguir un curso teórico y experimental de ciencias de la educación en la Facultad de Filosofía y Letras (esta Facultad se había creado en 1891) y un curso práctico de pedagogía de dos años de duración, cuya parte general se impartiría en la Escuela Normal y cuya parte especial lo sería en un Seminario pedagógico a ‘‘fundarse en Buenos Aires, según modelo prusiano”. Vale decir que el futuro profesor, además de sus estudios profesionales, debía realizar y cursar estudios en tres establecimientos diferentes. El año siguiente se contratan los primeros seis profesores en Alemania y se crea el Colegio Nacional que debía servir de escuela de aplicación, pero a fines de año cambia el gobierno y es designado Ministro de instrucción pública uno de los grandes valores culturales argentinos: 66


Joaquín V. González, quien modifica la disposición anterior y crea, en lugar del Seminario pedagógico, un instituto más amplio, al que encomienda todas las tareas pedagógicas que de acuerdo al decreto anterior estaban a cargo de tres establecimientos distintos. El año siguiente se le incorporó también la formación científica correspondiente a cada especialidad, y quedó así establecido en Buenos Aires el Instituto Nacional del Profesorado Secundario que ha funcionado y aún funciona independientemente de las Universidades (si se exceptúa una breve interrupción en los años 1907 y 1908 en los que se anexó a la Facultad de Filosofía y Letras) y que tiene a su cargo, con otro par de establecimientos análogos creados posteriormente, la formación de los profesores para la enseñanza secundaria. Desde 1904 a 1913 se contrataron en el extranjero, para el Instituto de Buenos Aires, unos veinte profesores, en su inmensa mayoría alemanes (figuró entre ellos el filósofo Félix Krueger). La mayor parte de ellos regresó a su patria al finalizar sus contratos, sólo algunos pocos ingresaron en la docencia universitaria argentina y realizaron labor científica. En verdad no puede decirse que este “injerto cultural” en gran escala tuvo éxito. Es posible que la época en que les tocó actuar, desvanecido el brillo cultural de las décadas anteriores, no permitió a estos profesores dejar en la Argentina una huella más profunda, pero lo cierto es que el Instituto que ellos dirigieron no logró, pese a los hermosos considerandos del decreto de González, modificar el estado de conciencia existente respecto del reclutamiento de profesores. Y ese fue su fracaso. El despertar cultural que en la enseñanza secundaria 67


dio lugar al advenimiento de los colegios nacionales, también se hizo sentir en la enseñanza superior. En 1854 la Confederación propone a la provincia de Córdoba la nacionalización de la Universidad y del Colegio Montserrat, propuesta que es aceptada, pues, como dice la Sala de Representantes de la Provincia, “esos establecimientos y especialmente la Universidad han estado sujetos al gobierno general desde el tiempo del gobierno español y mucho más desde que nuestra constitución declara tal todos los establecimientos de esta clase”, y que una ley del Congreso de 1856 ratifica. Pero la nacionalización no logra modificar el carácter tradicional de la universidad cordobesa que, entre otras características, se distinguía por la escasa cabida que daba en sus estudios a la ciencia, en sentido estricto. Tal situación se mantiene hasta la presidencia de Sarmiento, época en la que, por así decir, la ciencia irrumpe violentamente en los claustros cordobeses. Ya en 1869 el ministro Avellaneda, en un discurso pronunciado en Córdoba, expuso la ‘‘conveniencia de un plan general de estudios que diera por resultado la uniformidad de la enseñanza en todos los colegios de la república y proveyese a la implantación de cátedras de ciencias exactas y naturales para abrir así nuevas carreras a la juventud”, y de inmediato, dando forma concreta a ese pensamiento, ese mismo año se aprueba una ley por la cual: “Autorízase al Poder Ejecutivo para contratar dentro o fuera del país hasta 20 profesores, que serán destinados a la enseñanza de ciencias especiales en la Universidad de Córdoba y en los Colegios Nacionales”. Es esta la ley que da nacimiento a la futura Academia de Ciencias de Córdoba que, a su vez, tras algunas vicisitudes, deja como saldo en la universidad cordobesa una 68


Facultad de ciencias que si bien, como todas sus homónimas argentinas, no es sino una casa de formación de profesionales, en este caso ingenieros, no deja por ello de albergar en su seno las ciencias que enseña y cultiva. Mientras tanto, en Buenos Aires se trataba de reparar las injurias de la tiranía, y no había aún pasado un mes desde la batalla de Caseros, que el gobierno de la provincia dicta un decreto, cuyos considerandos califica de “acción reparadora”, destinado a “hacer desaparecer ciertas injusticias y monstruosidades del régimen anterior”, agregando ‘‘que era un deber imperioso del Gobierno provisorio el hacer cesar el doloroso escándalo y la vergüenza de que una ciudad como Buenos Aires carezca, hace 14 años, hasta de escuelas públicas”. Con este decreto, cuya parte dispositiva deroga el “inicuo decreto” de 1838 por el cual se suspendía el sueldo a los profesores de la Universidad, se inicia la reorganización de la misma. Volvieron así a funcionar la Facultad de jurisprudencia (la de medicina se separó de la Universidad por un decreto de 1852), y el Departamento de estudios preparatorios, al cual volvieron a incorporársele en 1854 los estudios de física experimental (uno de sus profesores fue Jacques) y de química, éstos a cargo de Miguel Puíggari, considerado “el funda dor de la enseñanza de la química moderna” en la Argentina, para lo cual hubo que exhumar los aparatos del antiguo laboratorio y adquirir otros nuevos. Pero los estudios científicos carecían aún de facultad. En 1855 el miembro del Consejo de Instrucción Pública, ingeniero Pellegrini (padre del futuro presidente y que lucra contratado en 1828 para la instalación de desagües, provisión de aguas y construcción del puerto de Buenos Aires, pero conocido también por su labor artística, a través de la cual hizo conocer aspectos pintorescos del Bue69


nos Aires del siglo pasado y de sus hombres importantes), propuso la creación de una escuela de ingeniería en la Universidad, pero esta propuesta, si bien discutida, no prosperó, y hay que esperar todavía diez años para ver realizado un proyecto semejante. Será la obra de uno de los más grandes promotores de la cultura argentina: Juan María Gutiérrez, rector de la Universidad de Buenos Aires desde 1861 hasta 1874. Gutiérrez es el representante más genuino del liberalismo constructor de la época. Desde joven se inicia en las letras: crítica literaria, poesía, historia, mas no desdeña a la ciencia y en especial a la matemática. No ejerce su profesión de abogado, pero para ganarse el sustento utiliza su versación matemática para desempeñarse en el Departamento topográfico como agrimensor e ingeniero. Con Echeverría, Alberdi,... funda la Asociación de Mayo; conoce los rigores de la tiranía, emigra, viaja por Europa y por América. Más intelectual que político, los acontecimientos posteriores a la caída de Rosas lo llevan a la política. Es el único porteño que asiste al Congreso Constituyente del 53, defiende el Acuerdo de San Nicolás, fracasa como ministro político pero triunfa luego como ministro de relaciones exteriores de la Confederación durante la presidencia de Urquiza. Mitre acierta al llevarlo al rectorado de la Universidad, desde donde, hombre de pluma incansable, continúa su obra literaria y cultural. Su compilación Origen y desarrollo de la Enseñanza Pública Superior en Buenos Aires, escrita en esta época es hoy clásica. Una vieja lesión cardíaca hace crisis durante los festejos que se realizaban en Buenos Aires recordando el centenario del nacimiento de San Martín. En un hermoso estudio biográfico que Alberdi, gran amigo de Gutiérrez, escribe con motivo de su muerte, dirá: “La afinidad entre 70


San Martín y Gutiérrez viene de que los dos eran símbolos de la misma cosa: la Independencia... pero el uno la representaba como guerrero, el otro como hombre de Estado.” Dos párrafos más de ese estudio dirán más sobre Gutiérrez que toda una biografía: “Si no hizo libros, al menos hizo autores. Estimuló, inspiró, puso en camino a los talentos, con la generosidad del talento real que no conoce la envidia. Bueno o malo, yo soy una de sus obras.” Y más adelante insiste: “El que escribe estas líneas debió a sus conversaciones continuas la inoculación gradual del americanismo que ha distinguido sus escritos y la conducta de su vida. Gutiérrez le comunicó su amor a la Europa y a los encantos de la civilización europea. Él fue, en más de un sentido, el autor indirecto de las Bases de la organización americana.” De la gestión universitaria de Gutiérrez, nos interesa por ahora destacar la creación del Departamento de ciencias exactas. En 1863 dirige una nota al gobierno de la provincia en la que, fiel a su vocación, hace una reseña histórica de los estudios matemáticos en la Universidad desde la creación de ésta, y al expresar que: “No hay quien no reconozca su importancia, y no confiese que el progreso material del mundo moderno, y señaladamente en el siglo último y en el presente, es debido en su mayor parte a las verdades físico–matemáticas diseminadas con generalidad y puestas al servicio de las necesidades públicas e individuales”, transcribe párrafos del anuncio oficial de 1812 y de artículos aparecidos en La Abeja Argentina, y dice, al referirse al año 30, que: “El despotismo oscuro que empezó a imperar desde entonces, a pesar de ser bárbaro y estúpido, tenía el instinto de su conservación y preveía que el día en que una numerosa juventud argentina, llena de verdades positivas, saliese a explicarlas, rena71


cerían inmediatamente la propensión a la industria y el amor al trabajo; que los caminos mejorados acortarían las distancias y harían imposible el aislamiento de las ciudades y de las poblaciones; que la riqueza crecería y con ella el progreso general que haría difícil el imperio a una voluntad que no tomaba en cuenta más intereses que los suyos propios.” Y al agregar que: “Hoy... estamos favorecidos por la paz, y las ideas que asisten a los consejos del Gobierno son diametralmente opuestas a aquéllas”, termina solicitando la creación del Departamento de ciencias exactas, cuyos profesores... “es mi persuasión que deben hacerse venir expresamente de Europa”. Aceptada la propuesta, se iniciaron las gestiones para contratar a los profesores por intermedio del conocido médico, escritor y antropólogo Paolo Mantegazza que había estado en la Argentina varias veces: en 1858, 1861 y 1863. Al finalizar esas gestiones, a mediados de 1865, se crea entonces el “Departamento de ciencias exactas, comprendiendo la enseñanza de las matemáticas puras, aplicadas y de la historia natural”, y que debía tener por fin “formar en su seno ingenieros y profesores, fomentando la inclinación a estas carreras de tanto porvenir e importancia para el país”. La enseñanza en su triple aspecto se confía respectivamente a los profesores contratados: la de matemáticas puras “con el título de profesor astrónomo”, al doctor Bernardino Speluzzi, ex profesor de álgebra complementaria y de geometría analítica en la Universidad de Pavía; de matemáticas aplicadas al ingeniero Emilio Rossetti, licenciado en la Facultad de Matemáticas de la Universidad de Turín, laureado de la Escuela de aplicación para los ingenieros de la misma ciudad; y para la historia natural a Pelegrino Strobel, caballero mauriciano ex profesor de 72


zoología, geología y mineralogía de la Universidad de Parma. Speluzzi y Rossetti ejercieron la cátedra hasta su jubilación en 1885, no así Strobel, quien regresó en 1866 a su patria y fue sustituido por Juan Ramorino. La labor de estos profesores que soportaron, en especial durante primeros años, la carga de la enseñanza de toda la casa, con la variedad y cantidad de sus cursos, fue más formativa que creadora. Speluzzi redactó un texto de mecánica racional (el contrato exigía la publicación por cuenta del listado de las lecciones que dictara) y que según Gutiérrez estaba inspirado “en su ciencia propia y en los métodos y principios de los más afamados maestros de Alemania e Inglaterra”, pero no llegó a publicarse. Por los cursos que dictó, fue sin duda un profesor de vasta ilustración. No obstante el escaso tiempo que Strobel estuvo en la Argentina, dejó algunos trabajos; realizó una excursión a las cordilleras mendocinas y puede decirse que fue uno de los primeros herborizadores del país. Su nombre está vinculado al progreso de las ciencias naturales en la Argentina, pues antes de regresar a su patria instituyó un premio que lleva su nombre, a otorgarse a los estudiantes de ciencias naturales que más se distinguieran en ellos. (La idea de los premios científicos en la Argentina ya había sido sustentada por Rivadavia.) Los primeros naturalistas argentinos que se hicieron acreedores a ese premio fueron Holmberg y Hicken. El Departamento, que inició sus tareas en 1866, debía expedir títulos de ingeniero, profesor de matemáticas y de ingeniero profesor, pero de hecho sólo expidió el de ingeniero. Y en 1869, después de los cuatro años de estudios, egresaron los primeros doce ingenieros argentinos (cariñosamente se les denominó luego los “doce apóstoles”) 73


que tuvieron todos una destacada actuación profesional y científica. Varios de ellos perfeccionaron sus estudios en Europa, todos sobresalieron en el aspecto técnico, algunos también en la enseñanza. Recordemos a Valentín Balbín, que se perfeccionó en Europa, reemplazó a Speluzzi y fue luego designado doctor honoris causa. Dotado de vastos conocimientos y talento matemático, trató de introducir en sus cursos, y mediante escritos y traducciones, conceptos modernos y novedades científicas. Se debe a Balbín uno de los primeros intentos de periodismo científico: en 1889 funda la Revista de matemáticas elementales, cuyo objeto, “sin propósito de lucro ni pueriles deseos de aparecer”, era: propender a la difusión de las matemáticas en el país, completar los conocimientos matemáticos que se adquieren en los colegios nacionales, y estimular a la juventud en la investigación de las verdades matemáticas; objeto que cumplió acabadamente en los tres años largos que tuvo de vida. Sólo un cuarto de siglo después reaparecerá otro intento semejante. Veamos ahora rápidamente las etapas sucesivas del Departamento de ciencias exactas de Buenos Aires. En 1874 la Universidad sufre una reforma esencial: se le reincorpora la Facultad de ciencias médicas, el Departamento de estudios preparatorios se convierte en Facultad de humanidades y filosofía, y el Departamento de ciencias exactas, con un exceso de optimismo nacido de su brillante evolución, se desdobla en dos Facultades científicas: de matemáticas, que presidirá Gutiérrez, y de ciencias físiconaturales, que presidirá Puíggari. La orientación científica que los hombres del 60 quisieron imprimir a la Universidad de Buenos Aires, adquiere en estos momentos su máxima expresión, hasta el punto de dar forma correcta, efímera quizá por prematura, a un instituto dedicado ex74


clusivamente a estudios científicos, desinteresados y sin pretensiones profesionales, utilitarias; instituto del cual aún hoy se carece en la Argentina. Pero la Facultad de matemáticas, que otorgará diploma de doctor en ciencias físico–matemáticas, seguirá siendo una escuela de ingeniería; la Facultad de ciencias físico– naturales, que expedirá diplomas de doctor en ciencias físico–naturales, vegetará; ni de una ni de otra egresará doctor alguno. Por ello, cuando en 1881 se produce la nacionalización de la Universidad, que da lugar a reformas internas, las dos facultades vuelven a reunirse en la Facultad de ciencias físico–matemáticas, de la cual entonces, allá por el 86, egresarán los primeros doctores; aunque luego la mayoría de los doctores en ciencias físico–matemáticas son ingenieros que, aprobando una media docena de materias especiales (que más adelante ni ya se dictan), reciben el título de doctor. En 1891 la Facultad toma su nombre actual de Facultad de ciencias exactas, físicas y naturales, y en sus planes de 1896 aparece al lado de los doctorados en ciencias físico–matemáticas y en ciencias naturales, el doctorado en química, cuyos estudios, en virtud de sus posibilidades profesionales, han adquirido gran pujanza. La cultura argentina no debe al rector Gutiérrez solamente la creación del Departamento de ciencias exactas. En 1865 es designado para formar parte de la comisión (que integran entre otros Jacques y el director del Colegio del Uruguay Alberto Larroque) que debía presentar “el proyecto de un plan de instrucción general y universitaria”, que en realidad aún no se ha dictado, pues la Argentina carece todavía de ley de enseñanza secundaria. 75


El informe presentado por la comisión, que Gutiérrez presidió, y sus anexos: proyecto de ley en el cual se fijan y reglamentan la enseñanza preparatoria de los colegios, la enseñanza de las escuelas profesionales y la enseñanza superior de las Facultades; programas y reglamentos de estudios, exámenes, bibliotecas y depósitos de los colegios nacionales; programas y reglamentos para las distintas Facultades; constituyen documentos de verdadero valor, no sólo desde el punto de vista histórico, sino también por sus concepciones didácticas y científicas. En ese informe se daba cuenta del lamentado fallecimiento de Jacques y se adjuntaba la “luminosa memoria” que el distinguido educador había elevado oportunamente a la comisión. En 1872, Gutiérrez, en un proyecto de ley remitido al gobierno, expuso sus ideas sobre organización universitaria. Propugnaba la enseñanza universitaria gratuita, la implantación de la enseñanza libre que “hará imposible la estagnación de la ciencia” y proclamaba la autonomía universitaria. “La universidad se gobierna a sí misma y. no responde sino ante el país y la opinión pública de sus aciertos y sus errores”, y más adelante: “Bajo la dirección inmediata del Estado y del Gobierno se convierten las universidades en máquinas que tienen la pretensión de producir inteligencias y aún caracteres que se amolden a propósitos siempre perniciosos en todo país libre y especialmente en los republicanos.” Fuera de otras iniciativas, Gutiérrez proyectó escuelas de agricultura, de comercio y de náutica, así como se esforzó en crear una Facultad de química y farmacia. En este último proyecto fue estimulado por la Asociación farmacéutica de Buenos Aires, creada en 1858, y qué desde entonces publica una Revista Farmacéutica, decano de la prensa científica argentina y en la que se publicaron 76


y publican numerosos trabajos científicos, en especial de química, botánica y farmacia. En 1877 la Universidad inicia sus publicaciones, editando los Anales de la Universidad de Buenos Aires, que aparecieron hasta 1902 con una interrupción entre 1878 y 1888. Los Anales publicaron con preferencia documentos oficiales y sólo muy pocos trabajos firmados, entre los cuales, en los dos volúmenes de 1877, las Noticias históricas de Gutiérrez, ya citadas. En cambio la Revista de la Universidad de Buenos Aires, cuya publicación se inicia en 1904, contenía trabajos originales de filosofía, ciencias y letras, que reflejaban el movimiento cultural del país y del extranjero en conexión con los problemas de la Universidad. Recién 10 años más tarde (1914), aparece la Revista de la Universidad Nacional de Córdoba con trabajos de humanidades, derecho y ciencias sociales, ciencias biológicas, ciencias físico–naturales y matemáticas. También publica esta Universidad obras especiales relativas a esos mismos temas. La declaratoria de Buenos Aires ciudad capital y la federalización de su territorio, trajo consecuencias en la vida universitaria argentina. Fuera de las modificaciones internas que se produjeron en la Universidad de Buenos Aires con motivo de su nacionalización (1881), fue necesario, en primer lugar, fijar un régimen legal permanente y común a las dos universidades nacionales existentes, promulgándose en 1885 la llamada “ley Avellaneda” (Nicolás Avellaneda, a la sazón rector de la Universidad y senador nacional, fue el autor del proyecto), cuya brevedad y flexibilidad, así como por las normas generales que establece para la Universidad, confiriéndole una total autonomía didáctica y administrativa y una rela77


tiva autonomía docente, han permitido y facilitado el natural desenvolvimiento de las universidades argentinas sometidas a su imperio o a disposiciones análogas. Pudo haber fijado la ley una relativa autonomía económica de cuya carencia siempre se resintieron las universidades argentinas, así como una mayor autonomía docente, pero su vigencia durante 60 años largos en los que hubo períodos de intensa agitación universitaria y épocas de crisis, es el mejor elogio de su articulado y la mejor prueba de la certera visión de sus autores. Una segunda consecuencia de la federalización de Buenos Aires fue el advenimiento de una Universidad en La Plata, flamante capital de la provincia de Buenos Aires. Al ceder Buenos Aires a la nación (muchos provincianos hablaban de despojo), la provincia había quedado culturalmente rezagada, pues con la ciudad se habían entregado también sus institutos de cultura, entre ellos la Universidad. De ahí que surgiera el propósito de crear un establecimiento universitario provincial en La Plata, propósito que se concreta por ley provincial de 1889. Pero los tiempos no son propicios y la ley no se ejecuta sino en 1897, fecha en que se establece la Universidad, se le fija su destino americano estampando la Cruz del Sur en su sello mayor y se inicia precariamente la organización de sus facultades. La ley preveía cuatro Facultades, las tres “clásicas”: derecho, medicina e ingeniería, y una cuarta, nueva, la de química y farmacia, que Gutiérrez no había logrado crear en Buenos Aires. La organización de 1897 dio vida a tres facultades, pues de la Facultad de medicina sólo funcionaron más tarde los cursos de la Escuela de obstetricia, pero ellas desenvolviéronse tan lentamente debido a la falta de recursos y de elementos, que en 1903 se puso en 78


peligro la vida toda de la Universidad, y en algunas partidas oficiales del presupuesto hasta se llegó a hablar de la ‘‘extinguida Universidad provincial”. La organización definitiva de la Universidad recién se logró con su nacionalización, cuando en 1905 constituye la tercera universidad nacional por obra principal del ministro González, que fue también su primer presidente. A esa organización contribuyó la serie de cesiones que, desde 1902, el gobierno provincial hizo a la nación de institutos especiales que dependían de la provincia y que no pertenecían a la Universidad pero que, como ésta, se desenvolvían precariamente. Esas cesiones fueron:

a) El Observatorio astronómico, instituido en 1882. b) El Museo de ciencias naturales, creado en 1884. c) La Escuela práctica de agricultura y ganadería de Santa Catalina (en el partido de Lomas de Zamora, entre ambas capitales), que se había establecido en 1872 y reorganizada entre 1892 y 1897 con el propósito de proporcionar una enseñanza eminentemente práctica de las industrias rurales.

d) La Facultad de agronomía y veterinaria, creada por ley de 1889, pero independiente de la Universidad, sobre la base de un Instituto agronómico que había funcionado en Santa Catalina. (Esta Facultad fue la primera en su género en el país.)

e) La Biblioteca Pública que funcionaba en La Plata desde 1884 y que, fuera de su función específica, era el centro cultural de la ciudad. Si a estos institutos se agrega la Universidad provincial, el uso de edificios y varios terrenos, uno de los cuales destinado a un Colegio nacional modelo, se tiene el plantel material que constituyó la armazón de la Universidad Na79


cional de La Plata, creada por una Ley–Convenio de 1905 y organizada el año siguiente. En cuanto al espíritu que debía animarla, está fijado en la nota que el ministro González envió al gobernador de la provincia al iniciar oficialmente las gestiones de la nacionalización. Entre otras cosas se refería a la futura institución como a “una nueva corriente universitaria, que, sin tocar el cauce de las antiguas y sin comprometer en lo más mínimo el porvenir de las dos Universidades históricas de la Nación, consultase, junto con el porvenir del país, las nuevas tendencias de la enseñanza superior, las nuevas necesidades de la cultura argentina y los ejemplos de los mejores institutos similares de Europa y América”. Esa “nueva corriente” se caracterizaría por una ampliación en la organización universitaria, que abarcara todos los grados de la enseñanza; por una íntima correlación y concurrencia de todas las dependencias de la Universidad que respondiera al concepto de Universitas; y una orientación práctica y experimental concordante con las exigencias de la época. Fue sin duda esta concepción la que indujo a que en la Universidad Nacional de La Plata los estudios (con excepción de los de derecho y agronomía), se organizaran inicialmente cobijándolos en los dos grandes institutos científicos preexistentes: el Observatorio y el Museo, aunque posteriores reformas modificaron esencialmente esta organización. En esa Universidad aparecen por primera vez los diplomas de doctor en astronomía, doctor en física y doctor en matemáticas, con lo que se inician los estudios astronómicos y físicos en la Argentina, especialmente estos últimos. Para ello contó desde 1906 con un Instituto de física bien provisto (se habían invertido en esa época unos 80


100,000 pesos) y montado científicamente, destinado a “fomentar el estudio de las ciencias físicas y crear un personal competente para que pueda utilizar todas las materias primas y todas las energías naturales del país” y que desde 1909 estuvo bajo la excelente dirección de un físico eminente: Emil Hermann Bose. Éste había estudiado en Gotinga, y realizado su tesis de doctorado con Nerst. Fue luego asistente de Nernst y de Voigt, redactor del Physikalische Zeitschrift y autor de numerosos trabajos de física. Cuando se le contrató para ejercer la dirección del Instituto de La Plata era profesor de fisicoquímica y de electroquímica y director de los laboratorios respectivos en la Escuela técnica superior de Danzig. Su acción al frente del Instituto fue eficaz, aunque breve, pues falleció en 1911, sucediéndole otro físico alemán: Richard Gans, quien continuó la obra iniciada por Bose, impulsando la investigación científica a una altura que valió al Instituto un justo renombre internacional. En 1914, y a iniciativa de Gans se inicia la publicación de un periódico científico, Contribución al estudio de las ciencias fisicomatemáticas, en dos series: Serie matematicofísica y Serie técnica, en la primera de las cuales aparecieron los trabajos realizados por Gans y sus colaboradores. En ese mismo año fue contratado Walter Nernst para dictar un ciclo de conferencias en el Instituto, sobre los problemas modernos de la termodinámica. Aunque en esta época sólo existen en el país tres universidades nacionales, pueden, no obstante, encontrarse en él, los gérmenes de las tres restantes universidades nacionales que se han de crear más adelante. Así, en Santa Fe existía desde 1889 una Universidad provincial, cuyo origen puede verse en la creación de au81


las para enseñanza de facultades mayores en el Colegio de la Inmaculada Concepción, dispuesta por ley provincial de 1868. Avellaneda, en 1875, reconoce validez nacional a los estudios de jurisprudencia realizados en las facultades mayores, pero a raíz de una clausura temporaria del Colegio en 1884, tales estudios languidecen y terminan en forma precaria. De ahí que la Universidad de 1889 pueda considerarse cronológicamente continuación de aquellas facultades mayores, tanto más cuanto, si bien la ley disponía que: “La Universidad tendrá por objeto el estudio del derecho y demás ciencias sociales, el de ciencias fisicomatemáticas, el de teología en la forma que establezca el Poder Ejecutivo de acuerdo con la autoridad eclesiástica y de las otras facultades que en adelante se determinen por esta ley”, en verdad sólo funcionó la Facultad de derecho, hasta 1911, año en que se agregan las escuelas de farmacia y obstetricia, que más tarde se reúnen en una sola facultad. Son estas dos facultades las que existen cuando unos años después se crea la Universidad Nacional del Litoral. Por su parte en Tucumán había nacido en 1875 una Facultad de jurisprudencia y ciencias políticas, que había muerto después de un par de lustros de precario funcionamiento. Y en 1912 la legislatura provincial sanciona una ley creando una universidad de acuerdo con las aspiraciones regionales. Esa universidad no contó desde sus comienzos con institutos de estudios científicos superiores, aunque posteriormente, a raíz de su nacionalización, tales estudios se incorporaron a la universidad. Y finalmente, en la región minera de la zona cuyana, por iniciativa de Sarmiento, se habían creado en los colegios nacionales de Catamarca y de San Juan, en 1869, cátedras especiales de mineralogía, convertidas más tarde en 82


departamentos de minería y que en 1876 se refundieron en una Escuela de Ingenieros de San Juan, que funcionó más o menos precariamente hasta su incorporación a la reciente Universidad de Cuyo. 11. MUSEOS Y NATURALISTAS Las ciencias naturales y la astronomía son las primeras ciencias que se cultivan seriamente en la Argentina. No son las ciencias físicas, que vimos nacer recién en este siglo, y mucho menos las abstractas; son las ciencias del cielo y de la tierra: astros, fauna, flora, gea. Las ciencias naturales encuentran su hábitat científico en los dos grandes museos argentinos que nacen, o renacen, y se desarrollan durante este período. En realidad, el Museo de Buenos Aires, después de Caseros, estaba desmantelado. Sólo se conservaban, de sus colecciones, la numismática y la mineralógica, esta última de escaso interés, pues las piezas no eran indígenas. Cunde entonces entre los amantes de la cultura, la iniciativa de modificar este estado de cosas, y en 1854 se declara fundada la Asociación de Amigos de la Historia Natural del Plata, que en cierto modo se oficializa el año siguiente. Entre sus miembros fundadores figuraron Muñiz y el que fue su más activo promotor y secretario: Manuel Ricardo Trelles. Éste se encargó del Museo, y a él se deben los primeros catálogos de las colecciones, que desde entonces por adquisiciones y donaciones empezaron a crecer. Ese mismo año aparecía en Buenos Aires El Plata científico y literario, periódico que se publicó hasta mediados de 1855 y en el que se tratarían cuestiones de jurisprudencia, economía política, ciencias naturales y lite83


ratura. A pesar de que entre sus colaboradores figuraban Bonpland y De Moussy, es muy reducido el número de trabajos dedicados a las ciencias naturales. Otro periódico de pretensiones científicas, pero de vida aún más efímera, nació y murió en 1857: fue el Labrador argentino, que se ocupaba de agricultura, agronomía, jardinería y arboricultura. Mientras tanto, en la Confederación, diversas medidas de Urquiza propendían al desarrollo de las ciencias naturales. En 1854 funda en la capital de la Confederación (Paraná) un Museo Nacional a cuyo frente estuvo Alfredo M. Du Gratry, nativo de Bélgica, y coronel del ejército de la Confederación, que más tarde publicó en París una obra descriptiva, histórica y geográfica sobre la Confederación Argentina, en la que propugna la inmigración belga hacia este país; y el geólogo francés Auguste Bravard, quien había llegado a la Argentina después de mediados de siglo y había realizado observaciones y coleccionado fósiles en los terrenos terciarios marinos de las barrancas del Paraná. Emprendió luego viajes a las regiones mineras del país, encontrando la muerte en el terremoto de Mendoza de 1861. Sus valiosas colecciones paleontológicas fueron más tarde adquiridas, por disposición de Sarmiento, para el Museo de Buenos Aires. El Museo de Paraná, ahora provincial, renació en 1884, para vivir hasta 1899, llegando a adquirir importancia, en especial por sus colecciones paleontológicas, allá por el 1886, bajo la dirección de Pedro Scalabrini. (Ameghino dedicó a Scalabrini un género fósil.) Recién en este siglo ese Museo volverá a renacer. Otra contribución importante de Urquiza al desarrollo de las ciencias naturales fue la publicación, que él contrató, de la obra de Martin De Moussy Description physique,

geographique et statistique de la Confederation Argentine 84


(1860) en tres volúmenes y un atlas, escrita sobre la base de observaciones realizadas en el terreno por este geólogo y geógrafo francés, quien estuvo en las regiones del Plata desde 1841 hasta 1858, pasando doce años en Montevideo, donde instaló un observatorio, y recorriendo desde 1855 los ríos Uruguay y Paraná, el Paraguay, Chaco y Misiones y las zonas de la cordillera. También en Corrientes hubo durante la Confederación algunos intentos semejantes. Aprovechando la permanencia de Bonpland en la provincia el gobierno sugirió en 1852 la formación de un Gabinete de Historia Natural y de algún “Jardincito Botánico”, sugestión que se concretó más tarde, en 1854, cuando a raíz de las colecciones reunidas para la Exposición Universal de París del año siguiente, se creó un Museo o Exposición provincial permanente, del cual fue designado director jefe Bonpland. El museo de Buenos Aires entra resueltamente en su trayectoria científica en 1862, cuando se hace cargo de su dirección Carlos Germán Conrado Burmeister, que no sólo organizó el Museo sino fue un promotor de la ciencia argentina durante los 30 años que actuó en el país. Burmeister era un sabio mundialmente conocido por sus trabajos paleontológicos y zoológicos, en especial sobre entomología: su Handbuch der Entomologie en cinco tomos, escrito a los 25 años, ya se había traducido al inglés. Había pisado América en dos ocasiones: en 1850 estuvo en el Brasil con Lund, el descubridor de la fauna cuaternaria de Lagoa Santa, y del 1856 al 1860 recorrió los países del Plata: Uruguay, Argentina y Chile; frutos de cuyo viaje fueron varios libros, entre los cuales el Reise durch die La Plata–Staaten, en dos volúmenes, casi dedicado exclusivamente a la Argentina. 85


La atracción que ejercían estas tierras vírgenes para su ciencia, unida a cierto desencanto producido por motivos políticos, le indujeron a renunciar en 1861 a su cátedra en Halle, y aceptar el ofrecimiento que le hacían Mitre y Sarmiento del cargo de director del Museo de Buenos Aires. Y en poco tiempo Burmeister convirtió la reunión informe de las colecciones en un Museo de ciencias naturales. Ya al año de estar al frente del mismo una comisión científica extranjera, de visita, anotaba que en el Museo ‘‘Hay asimismo tres especies de aves muy notables, pero los fósiles son de un valor inapreciable; sobre todo el Gliptodon y el Toxodon.” Gracias a los esfuerzos de Burmeister fue, entre todas las colecciones, la paleontológica la que logró un mayor incremento, adquiriendo celebridad mundial, contribuyendo a ello los propios hallazgos, la colección de Bravard, los fósiles de Muñiz (el célebre Smilodon fue adquirido por el industrial norteamericano William Wheelwright y donado al Museo). Como la Asociación de Amigos de la Historia Natural del Plata languideciera, Burmeister propuso transformarla en una Sociedad paleontológica, que surgió en 1866. Su presidente fue Gutiérrez, su director científico Burmeister, uno de los secretarios Speluzzi, pero la vida de esta asociación, quizá demasiado especializada para la época, fue muy breve. Si bien Burmeister fue zoólogo (pasó de sus estudios juveniles de los insectos al de los vertebrados) y paleontólogo, su obra científica fue muy variada, a veces de contornos enciclopédicos. Prueba de ello fue su obra de vastos alcances Description physique de la Republique Argentine, en la que debía describirse toda la fauna, la flora, la geología y la paleontología del país, y que, diferentemente 86


a lo que ocurre en obras de esta índole, no sólo Burmeister organizó y dirigió, sino que fue su único redactor y hasta ilustrador. Es posible que esta multiplicidad y complejidad de tareas explique que la obra haya quedado inconclusa; con todo aparecieron en alemán y en francés cinco tomos, el primero de los cuales (1876) iba dedicado “A su protector y excelente amigo” Sarmiento. Burmeister no fue un maestro en sentido estricto, mas su obra de investigador y organizador fue para la Argentina tan importante como la de un jefe de escuela que deja tras de sí un grupo de discípulos que continúan su obra. Ahí están los Anales del Museo, cuya publicación inició en 1864, de una magnífica presentación in folio, comparables a las mejores del mundo y cuyos primeros volúmenes fueron escritos casi exclusivamente por él, con sus descripciones de los mamíferos fósiles de la formación pampeana admirablemente ilustradas por él mismo y con sus trabajos sobre insectos, peces, aves y mamíferos, mientras remitía memoria tras memoria a revistas alemanas, francesas, inglesas. Al referirnos a los Anales es justo destacar la importancia que en publicaciones de esta índole y en las científicas en general, adquiere la impresión y por tanto el valioso auxiliar que en la organización de la ciencia representan las imprentas científicas. En tal sentido debemos recordar la imprenta Coni, imprenta científica argentina que ya en esos tiempos heroicos cumplió cabalmente su papel. Pablo Emilio Coni, de origen francés y diplomado por la Cámara de impresores de París, se instaló, desde 1853 hasta 1859, en Corrientes al frente de la Imprenta del Estado y dando a luz publicaciones oficiales, el periódico del gobierno (en el que aparecieron cartas y colaboraciones de Bonpland), y ediciones sobre temas de historia, de 87


difusión científica y cultural, obras didácticas, etc., entre las cuales la Biografía del célebre naturalista Amado Bonpland, por Pedro de Ángelis. En 1863, después de un par de viajes a Europa, se instaló en Buenos Aires, fundando la Imprenta Coni y con ella una dinastía de verdaderos artesanos de la cultura y de cuyas prensas salieron las más importantes publicaciones científicas de la época, así como los periódicos de los museos, observatorios, academias y sociedades argentinos. Hacia 1875 asoman los naturalistas argentinos: Moreno, Holmberg, Ameghino... Sus aficiones de naturalista y su vocación por las ciencias naturales, llevaron a Francisco P. Moreno a reunir una colección científica (arqueológica, antropológica, paleontológica) de más de 15,000 ejemplares de piezas óseas y objetos industriales, reunidos por él en sus viajes por el interior del país: Catamarca, y en especial la Patagonia, que recorrió en varias ocasiones, y cuyo cabal conocimiento le valió ser designado perito en la cuestión de límites con Chile, en cuyo carácter estuvo en Londres para facilitar el laudo arbitral de la reina de Inglaterra. Como el gobierno de la provincia manifestara el deseo de fundar un museo antropológico, Moreno ofreció gratuitamente sus colecciones con ese objeto, creándose en 1877 el Museo antropológico y arqueológico de Buenos Aires, cuyo director vitalicio fue designado Moreno. Al federalizarse Buenos Aires y trasladarse el gobierno de la provincia con todas sus dependencias e instituciones, en 1884, a la nueva capital: La Plata, fundada en 1882, se desistió de trasladar el Museo que dirigía Burmeister (así como la Biblioteca Pública), resolviéndose en cambio crear, ese mismo año, el Museo de La Plata sobre la base del 88


Museo antropológico de Moreno, enriquecido con todas las colecciones que este naturalista había reunido entre 1878 y 1884, y con la propia biblioteca particular, de unos 2,000 volúmenes, que también donó. Bajo la dirección de Moreno el Museo de La Plata cobró intensa vitalidad científica, que le confirió sólidos prestigios. En 1889 se instala en su edificio propio, en 1890 inicia la publicación de sus Anales y de la Revista del Museo, impresos en esta primera época en la imprenta propia, mientras incorpora una serie de naturalistas extranjeros que van organizando las secciones de geología y mineralogía, zoología, botánica, antropología, arqueología y etnografía, iniciándose también la organización de una sección de cartografía. Entre los naturalistas y hombres de ciencia que colaboraron en la obra de Moreno, figuraron: el geólogo Carl Burckhardt que, traído por Moreno a fines de siglo, regresó a Europa en 1900, habiéndose ocupado en la Argentina de la paleontología, estratigrafía y también de la tectónica de la alta cordillera; el antropólogo, etnógrafo y lingüista Roberto Lehmann–Nitsche que Moreno trajo en 1897 para organizar la sección de antropología y que durante más de 30 años realizó obra útil y fecunda en la Argentina; el zoólogo, en especial ictiólogo, Fernando Lahille traído para organizar la sección de zoología en 1893 y que al retirarse del Museo seis años después (para continuar su labor científica en el país donde residió hasta su muerte) no sólo había dejado organizada esa sección, sino creado una estación marítima, proyectado una legislación pesquera e iniciado el estudio científico del mar; el botánico ruso Nicolás Alboff, quien llega en 1895 y que, a pesar de su breve actuación (fallece en 1897) recorre la provincia de Buenos Aires, Tierra del Fuego, Corrientes y Misiones; el 89


químico Federico Scickendantz, que residía en el país y que Moreno designa químico del Museo en 1896; el lingüista Samuel A. Lafone Quevedo, que sucedió a Moreno en la dirección del Museo; el entomólogo Carlos Bruch, formado al lado de Moreno y cuya labor en el Museo se inicia a principios de siglo, con cuestiones referentes a la arqueología y a la antropología, para dedicarse luego, a partir de 1914, exclusivamente a su especialidad; y el argentino Luis María Torres, antropólogo y arqueólogo que se incorpora al Museo en las postrimerías de la dirección de Moreno y que en 1920 ocupa su lugar. Al incorporarse el Museo a la Universidad de La Plata y nacionalizarse, Moreno abandona la dirección, mientras, sus instalaciones se reducen: parte de su biblioteca se distribuye entre otros institutos universitarios, la imprenta así como los terrenos adyacentes quedan de propiedad de la provincia, y su estructura interna y finalidades se modifican esencialmente. En efecto, la ley–convenio de 1905 establecía que: “El Museo conservará los fines de su primitiva creación pero convertirá sus secciones en enseñanzas universitarias de las respectivas materias y comprenderá además, la Escuela de química y farmacia, que hoy funciona en la Universidad de La Plata. Todos sus profesores constituirán, reunidos, el Consejo académico común a todo el instituto, que se dirigirá como una escuela superior de ciencias naturales, antropológicas y geográficas, con sus accesorios de bellas artes y artes gráficas.” Por su parte el pensamiento de Joaquín V. González, reorganizador de la Universidad, sostenía que: “No perderá el Museo su destino como centro de estudio y exploración del territorio y conservación de sus tesoros acumulados, sino que estas cualidades se harán mucho más notables poniéndose al servicio de la instrucción científica de la Nación entera... Las 90


colecciones que hasta ahora realizaban esa vaga y remota forma de educación colectiva que consiste en la visita popular de los días feriados, se convertirán en enseñanza efectiva y en estudio directo, guiados por los profesores, que tendrán en sus discípulos estímulos y alicientes nuevos.” Se propugnaba así para el Museo una triple función: científica, mediante viajes, exploraciones, excursiones e investigaciones docentes, destinada a la formación de naturalistas, y de educación popular mediante la exhibición pública ordenada y dirigida. Pero los tiempos no eran propicios para el cumplimiento de esa triple misión, que en verdad sólo ha logrado realizarse cabalmente desde hace poco tiempo. Tanto más, cuanto a la función específica del Museo, se le agregaban tareas y funciones en cierto modo heterogéneas con aquella. En efecto, la organización inicial preveía, además de las secciones dedicadas a las investigaciones científicas en las distintas ramas de las ciencias naturales y otras afines o auxiliares, una escuela de ciencias naturales para la enseñanza de aquellas ramas, una escuela de ciencias químicas (constituida por la Facultad de química y farmacia provincial), un Instituto de geografía física, y una Escuela de bellas artes y dibujo. (El accesorio de las “artes gráficas” había quedado imposibilitado al quedarse la provincia con la imprenta del Museo.) Tal complejidad de tareas, así como la superposición de funciones científicas y docentes, no favoreció al Museo en sus primeros años de vida nacional, pues las exigencias didácticas y el creciente número de alumnos de sus escuelas absorbieron casi completamente la actividad de los profesores, en detrimento de la labor científica, decayendo notablemente las exploraciones y las investigaciones en general. 91


En 1882 Sarmiento escribe: “Un paisano de Mercedes, Florentino Ameghino, que nadie conoce, y es el único sabio argentino, según el sentido especial dado a la clasificación, que reconoce la Europa.” Sin duda la frase encerraba una doble intención, pues si el nombre y la fama de Ameghino, que aún no contaba treinta años, había llegado hasta a él, Sarmiento, no era seguramente por ser un desconocido. Se ha exagerado el desconocimiento de Ameghino en su propia tierra: profesor universitario y luego vicedirector del Museo de La Plata antes de los treinta y cinco años, y Director del de Buenos Aires a lo cincuenta, no era evidentemente desconocido para el público científico. En cuanto al público en general, ¿en qué país del mundo los habitantes conocen a sus hombres de ciencia? El reverso de la medalla, reflejado en aquella anécdota, según la cual en cierta parte del mundo sólo se conocía a la Argentina como tierra de Ameghino, de no ser falso, que es lo más probable, sólo revelaría la proverbial ignorancia e indiferencia de los no americanos de la época, por la geografía y las cosas americanas. En efecto, la frase de Sarmiento iba dirigida a Burmeister quien, él sí, desconocía a Ameghino, pero científicamente. Hubo discrepancias y polémicas en torno a la fecha y el lugar de nacimiento de Ameghino. Una fe de bautismo atestigua que en septiembre de 1853 nació en Moneglia, provincia de Génova, Juan Bautista Fiorino Josa Ameghino; mientras que en la Argentina, el interesado, Florentino Ameghino, declara haber nacido en Luján, provincia de Buenos Aires, en septiembre de 1854. Puede no haber contradicción, ni tercio excluido: Ameghino, que se formó en la Argentina, se sentía argentino y quiso serlo, como de hecho lo fue; y olvidó o hundió en el Atlántico 92


los escasos primeros meses de su vida transcurridos fuera de la Argentina. Argentino fue el niño que ya recogía huesos en las barrancas del Luján, mientras cursaba las primeras letras bajo el ala protectora de un buen maestro que lo trae a Buenos Aires para que ingrese en la escuela normal. Y argentino fue el adolescente que, mientras estudiaba su carrera, que por circunstancias ajenas hizo a medias, visitaría el Museo y conocería sus colecciones. Aún adolescente va a Mercedes como maestro y luego director, y es durante los nueve años que residió en ese pueblo cuando, según sus propias palabras “emprendió el estudio de los terrenos de la pampa, haciendo numerosas colecciones de fósiles e investigaciones geológicas y paleontológicas, que demostraron la existencia del hombre fósil en la Argentina”. En 1875, año en que hace conocer sus primeras especies nuevas, expone su colección, ya numerosa, en la Sociedad Científica; colección que tres años después llevará a Europa a la Exposición Internacional de París. Su estada en Europa fue fructífera. Siguió cursos, visitó museos, se relacionó y conoció a sabios y publica La Antigüedad del hombre en el Plata, y en colaboración con Gervais, con quien ya había establecido vinculación desde Mercedes, Los Mamíferos fósiles de la América Meridional, en francés y en castellano. Vuelto a Buenos Aires, en 1880, se instala con una librería de nombre significativo y ya famoso: la librería del “Glyptodón”, y en 1884, año en que aparece Filogenia, la Universidad cordobesa le ofrece una cátedra de zoología, que acepta. Pasa un par de años en Córdoba, que aprovecha para estudiar la geología y paleontología de la región y para publicar numerosas memorias en el Boletín de la 93


Academia. Más tarde (1889) llenará él solo el Tomo VII de sus Actas, con su monumental Contribución al conoci-

miento de los mamíferos fósiles de la República Argentina (dos volúmenes, texto y atlas), que será premiada en la Exposición universal de Buenos Aires. En 1886 Moreno, organizando el Museo de La Plata, designa a Ameghino secretario–vicedirector del mismo y le encarga la sección de paleontología, que Ameghino enriquece con sus propias colecciones. Pero los dos hombres no se entendieron. Sea que se provocaran excesos de amor propio juveniles, o que el Museo fuera aún demasiado pequeño para dar cabida a dos figuras de esa talla, el hecho es que el alejamiento de Ameghino de la institución fue violenta, con rasgos dramáticos. Sin embargo, con el tiempo, el desenlace fue feliz. Cuando los intelectuales argentinos resolvieron rendir un homenaje de admiración hacia Moreno, fue Ameghino quien tomó la iniciativa y es su firma la primera que aparece en el documento recordatorio. Y cuando Ameghino muere, es el diputado Moreno quien hace su elogio, y funda el proyecto de ley para adquirir las colecciones del sabio y enriquecer con ellas el Museo de Buenos Aires. Y el último vestigio de esa desinteligencia desapareció, al distribuirse recientemente un trabajo de Ameghino sobre Toxodontes que había permanecido, ya impreso, cerca de 50 años arrumbado en uno de los sótanos del Museo de La Plata. Después de su aventura en el Museo, Ameghino se queda en La Plata, donde vuelve a instalarse con una librería; ahora se llama “Rivadavia”, y sigue trabajando. En 1892 muere Burmeister y queda vacante el cargo de director del Museo Nacional. Sarmiento, hablando de Ameghino, declara: “Es el hombre indicado para dirigir el Museo Nacional, cuyo puesto ocuparía si el último deseo 94


de Burmeister no hubiera sido el de buscar un sucesor que no fuera él. ¡Intransigente y contumaz hasta en el lecho de muerte!” Y en efecto, el sucesor de Burmeister fue Carlos Berg, naturalista de origen ruso, que había llegado al país en 1873. Realizó varias expediciones científicas por América y organizó el Museo de Historia Natural de Montevideo. En Buenos Aires se doctoró en ciencias naturales (1886), fue profesor de zoología en la Universidad y en sus investigaciones científicas se ocupó especialmente de insectos, peces, batracios y reptiles. Pero lo que no ocurrió en 1892, lo fue en 1902, pues a la muerte de Berg, Ameghino, ya profesor de mineralogía y geología en La Plata, fue designado director del Museo, a cuyo frente estuvo hasta su muerte en 1911, y en el cual declara “haber acumulado... en pocos años y con escasos recursos, quizás tanto material como en el resto del período en que fue creada la institución”. En las investigaciones científicas de Ameghino, en especial las referentes a la Patagonia, fue un eficacísimo colaborador su hermano menor Carlos, quien durante 24 años recorrió la Patagonia, primero como comisionado del Museo de La Plata y después por cuenta propia, explorando infatigablemente esa amplia zona desde el Colorado hasta el estrecho, desde el océano hasta la cordillera, y enviando datos y materiales a su hermano para su estudio e interpretación. Formó parte del personal del Museo de Buenos Aires, a cuyo frente estuvo interinamente desde 1917 hasta 1923. La obra científica de Ameghino, verdaderamente extraordinaria, dejó escritas unas veinte mil páginas, comprende dos aspectos. Por un lado está la labor descriptiva del geólogo y sobre todo del paleontólogo, de valor perenne e indestructible. Casi el ochenta por ciento de las especies 95


de mamíferos fósiles descritas en la obra de 1889, son descubrimientos suyos. Con la labor de los dos Ameghino y la de Hermann von Ihering, fundador y director del Museo paulista, con quien estuvo vinculado Ameghino y a quien éste confió el estudio de los invertebrados fósiles de sus ricas colecciones, la paleontología argentina realizó progresos extraordinarios y fundamentales. El otro aspecto de la obra de Ameghino lo ofrece la armazón teórica, la construcción doctrinaria, en la que estructura todas sus observaciones y todos sus descubrimientos y, finalmente, los fundamentos básicos de esa estructura, fundamentos que hoy sin vacilar calificaríamos de metafísicos, sin atribuir al vocablo, claro es, ningún sentido peyorativo. Tales fundamentos metafísicos, sintetizados en Mi credo, Los cuatro infinitos, pueden ser resultados de su formación de autodidacto o fruto de la época, pero las doctrinas son de un innegable valor científico. Como es sabido, la tesis que Ameghino sustentó y por cuyo establecimiento luchó toda su vida, consiste en sostener para el hombre un origen americano, y que el territorio argentino, o alguno muy próximo a él, fue la cuna de la especie humana, arrancando de él, a través de puentes hoy existentes, las migraciones humanas que poblaron los demás continentes. Al servicio de esta teoría antropológica Ameghino puso todos sus hallazgos paleontológicos y sus estudios e interpretaciones de carácter geológico y estratigráfico. El hecho que investigaciones más numerosas y descubrimientos posteriores rejuvenecieran las capas consideradas por Ameghino como muy antiguas, y que entre la fauna suramericana y la de otros continentes no exista el grado de parentesco que Ameghino le asignaba, no resta a sus doctrinas el valor científico que ellas encarnan. 96


Esas doctrinas implicaban la adhesión a la teoría de la evolución, aun no aceptada en aquella época por todos los naturalistas. Y Ameghino fue evolucionista, transformista, como se decía entonces, apasionadamente transformista. A ello se debe en gran parte las diferencias con Burmeister. Fuera de la diferencia de edad, la jerarquía, de formación, había entre ambos naturalistas una incompatibilidad científica. Burmeister era creacionista y alguna vez había escrito: “No podemos echar abajo el principio de la variabilidad de las especies, sin que se venga también por los suelos toda la zoología científica.” También al evolucionismo “revolucionario” de Ameghino se debe el ingrato episodio de la Sociedad Científica, cuando una comisión, en la que figuraban Moreno y Berg, aconsejan no publicar en los Anales unos trabajos científicos presentados por Ameghino. Fue un sabio auténtico. Por el valor de sus investigaciones científicas, por su fe en una teoría, revolucionaria para su época, que previó duradera y fecunda, por la audacia y el vuelo de sus doctrinas y por su adhesión vital, en cuerpo y alma, a la ciencia. Fue el prototipo de sabio dedicado exclusivamente a los estudios y preocupaciones científicas y víctima por eso de las aparentes contradicciones que esa adhesión significa. Es el hombre a quien los chiquillos apedrean, pero a quien Mitre comenta elogiosamente en sus escritos; a quien llaman “el loco de los huesos” pero a quien Zeballos ayuda a costear sus ediciones, es el hombre que para ganar tiempo en sus escritos crea un sistema propio de taquigrafía, pero que no vacila en perder unas cuantas semanas para aprender alemán a fin de refutar las objeciones de un naturalista en su propio idioma. Es esa adhesión vital a la ciencia, y no su obra y sus doctrinas que la mayoría no conoce, la que ha convertido 97


a Ameghino en un símbolo en el que se encarnan las virtudes de la ciencia. Y no es ésta sin duda una de las menores contribuciones de Ameghino a la ciencia. Eduardo L. Holmberg es un naturalista de otro temple, diríamos más humano, si la comparación no diera lugar a equívocos. Hijo y nieto de hombres dados a las plantas y a las flores (el abuelo llega en 1815 a ofrecer sus servicios al país junto con otros oficiales en la misma fragata que trae a San Martín), se dedicó desde joven a las ciencias naturales. Realizó una serie de excursiones científicas por el interior del país, iniciadas en 1872 con un viaje a la Patagonia; y desde 1875, durante 40 años, ejerció la docencia secundaria y universitaria, debiéndosele a él, en gran parte, el impulso adquirido en el país por el estudio y cultivo de las ciencias naturales. En sus publicaciones e investigaciones científicas, se ha ocupado de casi todas las ramas de las ciencias naturales: mineralogía, botánica, zoología, destacándose sus trabajos sobre arácnidos e insectos. Dotado de vasta cultura, literato y poeta, fue en el campo de las ciencias naturales un maestro en el sentido de encarnar los valores encerrados en los conocimientos que impartía o comunicaba. De ahí que formara escuela sobre la base de la coparticipación y comunión de esos valores. Holmberg promovió o colaboró en todo medio de transmisión y perpetuación de los conocimientos adquiridos en las ciencias naturales. En colaboración con el entomólogo y ornitólogo Enrique Lynch Arribalzaga fundó la primer revista dedicada a las ciencias naturales El naturalista argentino, que sólo vivió un año (1878). Más tarde cooperó 98


en la fundación de la revista editada por Ameghino: Revista argentina de historia natural (1891), de la que sólo aparecieron seis números. Tampoco tuvo mayor duración otro periódico, Apuntes de historia natural, que Holmberg editó con otros naturalistas, hasta que en 1901 sus esfuerzos son coronados por el éxito al asociarse los naturalistas argentinos en una agrupación, aún hoy existente y floreciente, comúnmente designada, así como su órgano de publicidad que inició su aparición en 1912, Physis. Nacida para “estimular y facilitar la producción científica del país en el ramo de ciencias naturales y especialmente biológicas”, su órgano adoptó el nombre de Boletín de la sociedad

Physis para el cultivo y difusión de las ciencias naturales en la Argentina, y que hoy ha cambiado para designarse simplemente Physis, como Revista de la Sociedad Argentina de Ciencias Naturales. Esta institución es la que por inspiración de Holmberg realizó en Tucumán en 1916 la primera reunión nacional de naturalistas. La ciudad de Buenos Aires le debe su Jardín Zoológico, del cual fue fundador y primer director (1888). Durante su dirección inició la edición de la Revista del Jardín Zoológico, en la cual se publican artículos científicos. Fuera de los dos grandes museos de carácter general, se crea en esta época un museo especializado: el Museo Etnográfico de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional de Buenos Aires, fundado en 1906 por iniciativa de Norberto Piñero. Su organización se debió a la labor de su primer director Juan B. Ambrosetti, entrerriano, quien trabajó bajo la dirección de Scalabrini en el Museo Provincial de Paraná, dedicándose luego a la etnografía, arqueología y folklore, especialidades sobre las cuales publicó numerosos trabajos. En 1908, Ambrosetti, que 99


desde hacía muchos años investigaba la arqueología del noroeste argentino, llegó a Tilcara (Quebrada de Humahuaca, Provincia de Jujuy) en busca de una vieja población indígena citada por los cronistas, y que él pudo identificar en el Pucará de Tilcara. Desde entonces las investigaciones en el Pucará y en toda la quebrada entregaron un rico material antropológico y arqueológico, revelador de toda una cultura. 12. LOS OBSERVATORIOS El proyecto abrigado por Sarmiento de fundar en la Argentina un observatorio astronómico, y sin duda acariciado desde hacía tiempo, fue favorecido durante su estada en Estados Unidos como ministro argentino. Conoció allí al reputado astrónomo norteamericano Benjamín Apthorp Gould, quien había completado sus estudios astronómicos en Alemania, recibiéndose en Gotinga, donde trabajó con Gauss. Regresado a su patria se propone, como escribe a Humboldt en 1850: “Therefore it is that I dedicate my whole efforts, not to the attainment of my reputation for myself, but to serving, to the utmost of my ability, the science of my country.” No obstante, no fue su país, sino la Argentina, la que cosechó el fruto de esa dedicación. En 1865 Gould expresa a Sarmiento el deseo de realizar una expedición a la Argentina para explorar el cielo austral, inquiriendo si para ello podía contar con el apoyo oficial y, más adelante, abrigar la esperanza de que al terminar la expedición el gobierno adquiriese las instalaciones con el fin de dejar fundado un Instituto científico permanente. (Tal cosa había ocurrido en Chile unos años antes.) La propuesta encontró de inmediato una favorable 100


acogida y sólo las condiciones políticas del momento, el país estaba en guerra con el Paraguay, impidieron que la empresa se llevara a cabo. Pero al asumir la presidencia, uno de los primeros actos de Sarmiento es proponer la creación de un observatorio nacional que es aprobada por el Congreso, y en 1869 el ministro Avellaneda invita a Gould a organizar y dirigir una institución permanente proveyéndola de los edificios e instrumental necesarios. Se había elegido como lugar del futuro observatorio, por razones astronómicas, la ciudad de Córdoba, y Sarmiento, en su discurso inaugural, hizo alusión a la proximidad “de una de nuestras más antiguas universidades, ya que, como lo ha asegurado el profesor Gould, y lo he visto yo en los Estados Unidos, no hay universidad ni aún colegio, que no ostente uno con telescopio o reflectores, como el de Chicago, reputado entre los más completos del mundo”. No obstante esta alusión, el Observatorio no tuvo jamás vinculación directa con la Universidad cordobesa. Gould llegó a la Argentina en 1870 (permaneció en ella hasta 1885) y el Observatorio Astronómico Argentino se inauguró oficialmente, con la presencia del presidente Sarmiento y del ministro Avellaneda, el año siguiente. Y en su discurso inaugural, Sarmiento aprovechó para exponer su pensamiento sobre el papel de las ciencias naturales en la vida de la nación y sobre su necesario estímulo oficial. “Hay, sin embargo, un cargo al que debo responder, y que apenas satisfecho por una parte, reaparece por otra bajo nueva forma. Es anticipado o superfluo, se dice, un observatorio en pueblos nacientes y con un erario o exhausto o recargado. Y bien, yo digo que debemos renunciar al rango de nación, o al título de pueblo civilizado, si no tomamos nuestra parte en el progreso y en el movimiento de las ciencias naturales. Nos hemos burlado del tirano 101


Rosas cuando se hacía solicitar que dejase por años abandonado todo interés administrativo, a fin de contraerse solamente a los asuntos de eminencia nacional. Los asuntos de eminencia nacional, según su teoría, era hacer cartuchos para exterminar a los salvajes unitarios, pues caminos, muelles, educación, industria, todo debía sacrificarse ante esa muestranza de proyectiles. “Los que hallan inoportuno un observatorio astronómico, nos aconsejan lo que Rosas practicaba, lo que Felipe II legó a sus sucesores, y nos separa por fin de la especie humana, en todos los progresos realizados mediante el estudio de las ciencias naturales, desde el Renacimiento hasta nuestros días, en el resto de la Europa y en los Estados Unidos, que con Franklin y Jefferson contribuyeron desde su origen a los progresos de la física y la geología y en sus aplicaciones a las necesidades de la vida, con Morse y Agassiz, se han adelantado a veces en la marcha general. “Es una cruel ilusión del espíritu creernos y llamarnos pueblos nuevos. Es de viejos que pecamos. Los pueblos modernos son los que resumen en sí todos los progresos que en las ciencias y en las artes ha hecho la humanidad aplicándolas a la más general satisfacción de las necesidades del mayor número. “Lo que necesitamos es, pues, regenerarnos, rejuvecernos, adquiriendo mayor suma de conocimientos y generalizándolos entre nuestros ciudadanos. Los españoles que venían a poblar la América se desprendían de la Europa cuando ella se renovaba, y llegados a este lado del Atlántico, subyugaban e incorporaban en la nueva sociedad que principiaron a construir, al hombre primitivo, al hombre prehistórico, al indio que forma parte de nuestro ser actual. ¿Cuánto necesitamos nosotros los rezagados de 102


cuatro siglos, para alcanzar en su marcha a los pueblos que nos preceden? El Observatorio astronómico argentino es ya un paso dado en este sentido.” La labor del Observatorio en realidad se había iniciado el año anterior con la llegada de Gould, pues éste con sus ayudantes se dedicaron a la observación de todas las estrellas visibles a simple vista, para determinar especialmente las magnitudes y fijar en mapas sus posiciones aproximadas. Por eso Gould había afirmado en la ceremonia de la inauguración: “Cuando levantéis, señores, vuestros ojos esta noche, después de ponerse la luna, hacia el cielo estrellado, y esforzando vuestra atención se os presenten las más pequeñas estrellas, una en pos de otra, no hallaréis ni una sola cuya posición y magnitud no esté ya registrada por alguno, si no por más de uno, de los astrónomos de vuestro Observatorio.” A la certera visión de gobernante de Sarmiento, y a la contracción y laboriosidad de Gould debe agregarse un nuevo factor, ahora objetivo, que ha favorecido al desarrollo del observatorio de Córdoba: su decisiva contribución al conocimiento del ciclo austral. En efecto, la mayor parte de los observatorios activos del hemisferio norte están comprendidos entre latitudes (de 35° a 60°) en las cuales la mayor parte de las estrellas australes son invisibles. Como los observatorios meridionales no abundan, y en la época de Gould aún eran más escasos, se explica la deficiencia de los catálogos australes y la necesidad de subsanarla. Que Gould y el Observatorio de Córdoba subsanaron esa deficiencia, lo declara el astrónomo de Potsdam Gustav Müller quien en un artículo biográfico expresa: “De pronto, con los trabajos de Gould, el conocimiento del cielo austral, que hasta entonces había sido deficiente, fue extendido y completado de manera inesperada. La Uranometría argén103


tina y los catálogos de estrellas del sur son los frutos más preciosos de la vida laboriosa de Gould, que inmortalizarán su nombre y le aseguran el agradecimiento de los astrónomos de todos los tiempos y de todos los países... El nombre de Gould figurará por siempre en letras de oro en la historia de la astronomía; y la obra realizada por este hombre infatigable, de fuerza casi sobrehumana para el trabajo, llenará de admiración a muchas generaciones venideras, incitándolas a la emulación.” El mismo año de la fundación, el Observatorio inició sus publicaciones tituladas Resultados del Observatorio Nacional Argentino, y en 1879 su director daba a publicidad, en Buenos Aires, la “Uranometría argentina”, bri-

llantez y posición de las estrellas fijas, hasta la séptima magnitud comprendidas dentro de cien grados del polo austral (vale decir pertenecientes al hemisferio austral y a una faja boreal de 10° sobre el Ecuador) que comprendía un catálogo, con atlas, de 7,756 estrellas, de las cuales 6,755 del hemisferio sur. A estas publicaciones siguen luego los dos primeros grandes catálogos australes, el Catálogo de las zonas estelares, de 1884 (Vol. VII y VIII de Resultados) con unas 73.000 estrellas, y el Catálogo general argentino de 1886 (Vol. XIV de Resultados) con unas 33,000 estrellas y al cual Gould puso prólogo estando ya en Norteamérica. Gould fue uno de los primeros astrónomos que aplicó la fotografía a los estudios astronómicos. Inició sus estudios en este campo en 1866 y los continuó en Córdoba observando los principales cúmulos australes. La publicación (póstuma) de estas observaciones, correspondiente al volumen XIX de Resultados, apareció bajo el título Fotografías cordobesas. A Gould sucedió al frente del Observatorio uno de 104


sus ayudantes, Juan M. Thome, también norteamericano, quien continuó la labor de su predecesor. Su obra principal fue la Córdoba Durchmusterung (Zonas de exploración), catálogo monumental de más de seiscientas mil estrellas, hasta la décima magnitud, del hemisferio sur a partir de los 22° de latitud, hacia el polo. Durante su dirección el observatorio inició la colaboración en tareas de carácter internacional. La primera de ellas fue la tarea, asumida en 1890, de completar el catálogo de las llamadas “Zonas de la Astronomische Gesellschaft” desde la latitud de 22 grados sur hasta el polo, tarea que luego delegó parcialmente en el Observatorio de La Plata (desde los 47° hasta los 82°) y que ambos Observatorios han cumplido casi en su totalidad. Otra tarea de carácter internacional asumida en 1900 por el Observatorio de Córdoba, y que primitivamente estaba asignada al de La Plata, fue la de realizar los trabajos correspondientes a la zona comprendida entre los 24° y los 31° de latitud sur, para la confección del Catálogo astrográfico que contendrá unos dos millones de estrellas, y la Carta fotográfica del cielo, en la cual ese número llegará a más de cincuenta millones, y cuya ejecución decidió el Congreso Internacional de París de 1887, distribuyéndola entre 18 Observatorios de todas las partes del mundo. En 1882 el gobierno de la provincia de Buenos Aires adquirió un pequeño telescopio que se instaló en el pueblo de Bragado, con el objeto de observar el paso de Venus por el disco solar a realizarse a fines de ese año. Este hecho sugirió el plan de establecer un Observatorio astronómico provincial en la flamante capital de la provincia, adquiriéndose los instrumentos necesarios y poniendo a su frente en 1883, a Francisco Beuf, ex director del observatorio de la 105


marina de Tolón y a la sazón director de la Escuela naval militar argentina. Pero en verdad la actividad científica del Observatorio durante los años del siglo pasado fue casi nula. Mientras en Córdoba, aún sin instrumentos, ya se habían iniciado los trabajos, en La Plata los trabajos no comenzaban disponiéndose ya de aparatos. La crisis económica subsiguiente, así como la enfermedad del director, que fallece en 1899, contribuyeron a mantener este estado de cosas. He aquí lo que informaba el director interino, algunos años después: “... pero no habíase concluido aún de instalar todo el numeroso instrumental de gran precisión... cuando sobrevino la crisis económica; disminuyóse entonces notablemente el personal; escasearon los recursos pecuniarios indispensables para emprender trabajos de utilidad, y, como el de Lima, ha arrastrado siempre una existencia enfermiza hasta el presente, en que hállase poco menos que abandonado y sus instrumentos más valiosos siguen deteriorándose por la falta de uso y de personal apropiado para su cuidado y conservación”. Su publicación Anuario (catorce volúmenes desde 1887 hasta 1900) fue también de escaso valor científico, pues en su mayor parte incluían datos de interés general: cuadros de pesas y medidas de todas las provincias y de países extranjeros, datos geográficos, físicos, químicos, geofísicos, en especial meteorológicos, estadísticas varias, etc. Al incorporarse el Observatorio a la Universidad de La Plata la situación no mejoró mayormente. De acuerdo a la idea que presidió la organización inicial de la universidad, el Observatorio y el Museo debían constituir los dos centros alrededor de los cuales se desarrollaría toda la actividad científica de la Universidad. El artículo respectivo del Convenio estipulaba que “El Observatorio astronómico 106


se organizará de manera que constituya una escuela superior de ciencias astronómicas y conexas, comprendiendo la mineralogía, la sísmica y el magnetismo, y cuyos resultados prácticos serán publicados periódicamente.” Por su parte, el decreto de organización se refiere al “doble carácter de observación y de enseñanza” y habla de una “Facultad de ciencias matemáticas y físicas del Observatorio”. Para dirigir el nuevo Instituto se contrató al astrónomo italiano Francisco Porro, director del Observatorio de Turín y profesor en Génova. La complejidad de las tareas superpuestas y la variedad y heterogeneidad de los estudios a impartirse, amén de otras dificultades circunstanciales, hizo que el Instituto se desarrollara con dificultad y, no obstante los numerosos cambios de organización y planes, sólo se logró un desarrollo normal cuando en 1920 el Observatorio se separó totalmente de la Facultad de ciencias fisicomatemáticas. Bajo la dirección de Porro pasó a depender del Observatorio de La Plata, en 1908, la estación astronómica de Oncativo (provincia de Córdoba) que en 1905 había fundado la Asociación Geodésica Internacional y que formaba parte de una red de ocho estaciones distribuidas convenientemente en todo el mundo para el mejor estudio del problema de la variación de latitud (desplazamientos de los polos). La estación suspendió los servicios en 1911 trasladándose los instrumentos a La Plata en 1913. Desde el retiro de Porro del Observatorio (1910) hasta la dirección de Hartmann (1921) la institución tuvo a su frente varios directores, interinos unos, titulares otros. Entre éstos el norteamericano William J. Hussey, director del Observatorio de Michigan, quien dirigió el de La Plata desde 1911 hasta 1915. En este período el Observatorio inició la colaboración en las tareas internacionales, 107


así como la tercera serie de las Publicaciones del Obser-

vatorio Astronómico de la Universidad Nacional de La Plata (la segunda serie la componen algunos folletos de la época de Porro), en cuyo primer tomo aparecen parte de las importantes observaciones de Hussey sobre estrellas dobles. Por sus afinidades con la astronomía, citaremos brevemente ahora algunas otras actividades científicas cuyas manifestaciones se iniciaron en estas décadas del 60 al 90. Comencemos con la geografía y geodesia. En 1879 se funda un Instituto Geográfico Argentino, que vivió medio siglo, y que contribuyó en gran medida a exploraciones y viajes, patrocinándolos o estimulándolos. Desde sus comienzos publicó un Boletín del Instituto, en el cual colaboraron los naturalistas de la época. Creó secciones en el interior y precisamente en una de ellas, en la de Paraná, pronunció Scalabrini a fines de 1883 la conferencia en la que propuso la creación de un museo en esa ciudad, que efectivamente se fundó luego sobre la base de la donación de la colección paleontológica de Scalabrini y la zoológica de Ambrosetti. En 1884 se fundó el Instituto Geográfico Militar, pero durante los primeros cuatro lustros la vida de la Institución fue precaria, pues como informaba uno de sus futuros directores: “... los exiguos recursos y elementos escasos con que fue dotada eran apenas suficientes para responder a las necesidades más apremiantes: levantamientos con propósitos militares, estudios en las fronteras, cuestiones de límites, cartas y planos para maniobras del ejército o estudios de aplicación de nuestra Escuela de guerra, y aún proyectos, inspección o dirección de construcciones militares, pues éstas figuraron también como funciones del Instituto 108


hasta el 23 de diciembre de 1904, en que fue dada al Estado mayor del ejército su organización actual”. De acuerdo a esta organización, el Instituto comprendía una sección de estudios geodésicos (astronomía, triangulación, nivelación, etc.) y otras de estudios cartográficos y topográficos, fuera de talleres gráficos propios. En 1912 aparecen sus anuarios y organiza un vasto plan de operaciones geodésicas, topográficas y cartográficas. Los estudios meteorológicos argentinos se organizaron simultáneamente y bajo la misma dirección que los estudios astronómicos. En efecto, fue el mismo Gould quien propuso la creación de un servicio meteorológico argentino, propuesta favorablemente acogida por Sarmiento, quien ante “la importancia teórica y práctica, científica y económica de estos estudios, que se relacionan, además, con intereses valiosos y visibles” envía un proyecto de ley, que se sanciona y promulga en 1872, según la cual se crea la Oficina meteorológica nacional. La Oficina funcionó como anexo del Observatorio de Córdoba y bajo la dirección de Gould, que ejerció esa función desinteresadamente, hasta 1884, fecha en que Gould renunció. La Oficina, en 1885, se separó del Observatorio y en 1901 fue trasladada a Buenos Aires. En 1878 apareció el primer tomo de sus Anales, en el cual Gould reproduce y comenta una compilación que Manuel Ricardo Trelles había publicado en un registro oficial, casi inencontrable, en 1857, con varias series de observaciones meteorológicas realizadas en el país durante el siglo XIX, entre las que figuraban las de Mossotti, cuyo valor especial Gould destaca. La estación meteorológica más austral de esa época, la 109


de las islas Orcadas, fue establecida en 1903 por una expedición escocesa. La estación pasó a depender de la Argentina en 1904, aunque ya desde el año anterior naves argentinas habían surcado esos mares en ocasión del viaje de la corbeta Uruguay, con el objeto de salvar la expedición de Nordenskjöld, cuyo buque Antarctic había sido apresado por los témpanos. 13. LA ACADEMIA DE CIENCIAS DE CÓRDOBA Para dar cumplimiento a la ley de 1869, por la cual se autorizaba al Poder Ejecutivo a contratar hasta 20 profesores de ciencias especiales, Sarmiento encomendó al director del Museo de Buenos Aires, Burmeister, las gestiones para incorporar al país el primer núcleo de esos profesores. Con el propósito de fundar en la Universidad de Córdoba una Facultad de ciencias, ese primer núcleo debía componerse de dos profesores de matemáticas y una de cada una de las especialidades: física, química, botánica, zoología, mineralogía y geología. Entre 1870 y 1873 fueron llegando los profesores contratados (de matemática se contrató a uno solo) y a mediados de este último año se fundaba la Academia de Ciencias de Córdoba, bajo la dirección de Burmeister; institución científica y docente, pues sus miembros estaban obligados a dictar clase en la Universidad. El reglamento de la Academia, proyectado por Burmeister y aprobado a principios de 1874, estatuía para la Academia los siguientes fines: Instruir a la juventud en las ciencias exactas y naturales, por medio de lecciones y experimentos. – Formar profesores que puedan enseñar esas mismas ciencias en los colegios de la República. – Explorar y 110


hacer conocer las riquezas naturales del país, fomentando sus gabinetes, laboratorios y museos de ciencia, y dando a luz obras científicas, por medio de publicaciones que se titularán “Actas y Boletín de la Academia Argentina de Ciencias exactas” y que contendrán las obras, memorias, informes, etc., que produzcan los profesores. Este reglamento, que confería al director facultades excesivamente autoritarias, las dificultades de los profesores en adaptarse en un país nuevo a la doble función científica y docente, el hecho de que Burmeister residiera la mayor parte del tiempo en Buenos Aires, y la situación realmente anómala de los profesores de la Academia dentro de la Universidad (su rector decía irónicamente que la Academia “era una ínsula flotante en medio de la Universidad”), produjo la crisis de la institución. La mayor parte de sus miembros se retiraron, el director renunció, la Academia, en 1875, se incorporaba a la “Universidad como una Facultad, y los profesores de ella formando parte del claustro universitario con todos los honores, derechos y deberes correspondientes”. Pero al aprobarse los reglamentos definitivos, ajustados a la nueva situación, se resolvió, por decreto de 1878, separar totalmente la Academia, como cuerpo científico de la Universidad, dejando en ésta su cuerpo docente bajo forma de una Facultad de ciencias físico–matemáticas. De acuerdo al nuevo reglamento, la Academia Nacional de Ciencias es una corporación científica sostenida por el gobierno de la Nación Argentina y cuyos objetos son los siguientes: Servir de consejo consultivo al gobierno en los asuntos referentes a las ciencias que cultiva el Instituto. – Explorar y estudiar el país en todas las ramificaciones de la naturaleza. – Hacer conocer los resultados de sus exploraciones y estudios por medio de publicaciones. 111


Como se ve, el centro de gravedad de los estudios científicos de la Academia se desplazaba de las ciencias exactas a las ciencias naturales, y en verdad fue en éstas donde se concentró la labor más importante de la Academia, pues ya sus profesores de matemáticas, física y química llegados con el núcleo fundador, estuvieron muy poco tiempo en la Argentina, no dejando huella evidente de su paso. Las publicaciones de la Academia fueron iniciadas de inmediato por su primer director Burmeister. En 1874 apareció el primer tomo del Boletín de la Academia y en 1875 el de sus Actas. Estas publicaciones aparecieron regularmente hasta 1890, época en que se produce un período de decadencia en su aparición, de tal modo que en término medio sólo aparece un Boletín cada tres años. De las Actas aparecidas hasta 1889, el Tomo V, comprendiendo tres entregas publicadas entre 1884 y 1886, incluye los Resultados científicos, especialmente zoológicos

y botánicos, de los tres viajes llevados a cabo en 1881, 1882 y 1883 a la Sierra del Tandil por Holmberg, mientras el Tomo VI comprende la ya citada Contribución de Ameghino. Reseñemos ahora rápidamente la labor científica realizada en el país por los primeros miembros de la Academia, ya fundadores, ya sus sucesores inmediatos. El primer “académico” que llegó al país fue el botánico Paul G. Lorentz, de la Universidad de Munich y ya conocido por sus trabajos científicos. Llegó a la Argentina en 1870 y mientras esperaba la instalación de la Academia realizó durante los años 1871 y 1872 viajes de reconocimiento botánico por las provincias de Córdoba, Santiago del Estero, Tucumán y por el Chaco, dando cuenta más adelante de sus resultados en el Boletín, así como también en los Recuerdos de la expedición al Río Negro, 1879, como miembro de 112


la Comisión científica adjunta a la expedición del general Roca a Río Negro. Pasó luego a dictar botánica en el Colegio del Uruguay, donde falleció. Las plantas recogidas por Lorentz en el centro de la Argentina constituyen la base de los conocimientos sistemáticos de la flora argentina. La cátedra universitaria de botánica que Lorentz debió dictar en Córdoba, la desempeñó su ayudante Jorge Hieronymus, quien realizó en la Argentina una fecunda labor botánica, en especial fitogeográfica, desde 1874 hasta 1883. Sus trabajos ocupan dos tomos de Actas y gran parte de los trabajos botánicos de los primeros cuatro volúmenes del Boletín. El zoólogo holandés H. Weyenbergh fue otro de los miembros fundadores de la Academia. Estuvo pocos años en la Argentina publicando varios trabajos en las publicaciones de la Academia. En 1878 fundó El Periódico Zoológico Argentino. También se ocupó de zoología (moluscos) Adolfo Doering, naturalista que se dedicó a diversas ramas: Bioquímica, geología, mineralogía, participando además de la expedición al Río Negro. Sin duda, han sido las ciencias geológicas las que recibieron el mayor impulso de los hombres de la Academia de Córdoba. Entre sus miembros fundadores, uno de los primeros en llegar fue el profesor de mineralogía y geología Alfredo Stelzner, de la Academia de minas de Freiberg. No obstante su breve estada en la Argentina (1871-1874), realizó dos largos viajes por el noroeste y oeste del territorio argentino que le permitieron reconocer las grandes unidades geológicas de los terrenos observados. Sus Comunicaciones sobre la geología y la minería de la República Argentina abren el primer tomo de las Actas de la Academia. Vuelto a su patria, se propuso la publi113


cación de una obra lo más completa posible sobre la base de las observaciones realizadas y de los materiales recogidos en la Argentina. Esta obra, Beiträge zur Geologie und Paleontologie der Argentinischen Republik, que apareció entre 1876 y 1885, comprendió dos partes: una primera parte redactada por Stelzner, quien se había reservado el estudio de la geología, mineralogía, minería y petrografía, y una segunda parte a cargo de varios colaboradores a quienes Stelzner había confiado el material paleontológico. Stelzner, que era ante todo mineralogista, dejó instalado el museo mineralógico de la Universidad y con su trabajo Mineralogische Beobachtungen im Gebiete der Argentinischen Republik, aparecido en 1873, en los Mitteilungen de Tschermak puede decirse que se inaugura la contribución científica en la materia. El sucesor de Stelzner fue Luis Brackebusch, quien estuvo en la Argentina más de diez años desde 1874. Recorrió, realizando estudios geológicos y mineralógicos, las provincias de Córdoba, Catamarca, Salta y Jujuy. Es el autor de los primeros trabajos sobre geología argentina aparecidos en las publicaciones de la Academia, dando en 1879 el primer catálogo científico ordenado y descriptivo de los minerales argentinos. Regresado a su patria, en 1891 publicó el mapa geológico de la Argentina al millonésimo, valioso complemento de la obra de Stelzner. Una obra de mayor importancia para el país fue la desarrollada por Guillermo Bodenbender, quizá el geólogo que más ha recorrido el territorio argentino. Llegado a la Argentina en 1885, permaneció en ella más de treinta años, y, fuera de su actividad docente en la Universidad de Córdoba, realizó numerosas investigaciones geológicas y 114


mineralógicas con preferencia en la cordillera y en las provincias centrales. Puede decirse que exploró las cordilleras desde el límite boliviano hasta la Patagonia, pero más especialmente las sierras de Córdoba y de La Rioja. Citemos por último a Oscar Doering, profesor de matemáticas desde 1875 en la Universidad de Córdoba y luego de física, y a quien se deben numerosas observaciones meteorológicas, hipsométricas y magnéticas. Fue O. Doering quien realizó en la Argentina el mayor número de observaciones magnéticas, proponiendo en 1882 la creación de un Observatorio Magnético Nacional de acuerdo con las sugestiones del Congreso Internacional de Meteorología de Roma de 1879. 14. LA SOCIEDAD CIENTÍFICA ARGENTINA La Sociedad Científica Argentina nace en el ambiente del Departamento de ciencias exactas de Buenos Aires, en el período central de la presidencia de Sarmiento y pocos años después de haber egresado los primeros ingenieros argentinos. Fruto de las inquietudes de ese ambiente, a mediados de 1872 circula entre los diplomados y estudiantes de la casa una invitación en la que se informaba: “Habiéndose reunido los estudiantes de ciencias exactas con el objeto de fundar una Asociación Científica, comisionaron a los infrascritos para redactar las bases de la Asociación e invitar a una reunión a fin de discutirlas. “Los fines de la Asociación se reducen a llenar la falta de una corporación científica que fomente especialmente el estudio de las ciencias matemáticas, físicas y naturales con sus aplicaciones a las artes, a la industria y a las necesidades de la vida social. 115


“Para la realización de estos fines se cuenta con el concurso de los señores ingenieros nacionales y extranjeros, estudiantes del ramo, en la esfera de sus conocimientos, y demás personas científicas.” Firmaban la invitación el profesor Rosetti, presidente provisorio y un grupo de delegados estudiantiles, entre los que figuraba Estanislao S. Zeballos, futuro gran jurisconsulto argentino y que fue no sólo uno de los promotores de la creación de la institución, sino uno de sus miembros iniciales más activos y autor de gran parte de las iniciativas de la Sociedad en sus primeros años de vida. Fue Zeballos quien proyectó los estatutos de la flamante institución que se llamaría “Academia científica de Buenos Aires”, nombre que en las discusiones del proyecto fue transformándose en “Academia científica Argentina”, “Estímulo científico”, para adoptarse el nombre actual. resolviéndose en definitiva, a fines de julio de 1872, la creación de la Sociedad con las bases siguientes: 1° Fomentar especialmente el estudio de las ciencias matemáticas, físicas y naturales, con sus aplicaciones a las artes, la industria y a las necesidades de la vida social. – 2° Estudiar las publicaciones, inventos o mejoras científicas, especialmente los que tengan una aplicación práctica a la República Argentina. – 3° Reunir para este objeto a los ingenieros argentinos y extranjeros, a los estudiantes de ciencias exactas y a las demás personas cuya ilustración científica responda a los fines de esta cooperación.” Estas bases traducen una evidente tendencia unilateral hacia las ciencias exactas, la ingeniería y la técnica, fruto de las exigencias de la época y del origen de la Sociedad; y si bien más tarde fueron modificadas en el sentido de dar una mayor amplitud a los fines de la institución, ésta conservó siempre la tendencia originaria. 116


Su primer presidente fue el ingeniero Luis A. Huergo, uno de los “doce apóstoles” y figura descollante de la ingeniería argentina. Desde sus comienzos la Sociedad constituyó la única tribuna científica con que contaba el país y el único centro de consulta de los gobiernos de la Nación y de la Provincia. Sus primeras actividades fueron variadas y fecundas, fuera de conferencias, dictámenes, discusiones, etc., sobre temas científicos y de actualidad. En 1875 crea un Museo de la Sociedad cuyo primer director fue Francisco P. Moreno. Ese mismo año organiza un concurso de memorias y trabajos para promover el adelanto de las ciencias y su aplicación a la industria nacional, en especial mediante la utilización de las materias primas del país. Acompañando a ese concurso se organizó asimismo una exposición industrial que fue una de las primeras muestras de este genero realizadas en el país. (Citemos de paso que a raíz de esta exposición un grupo de industriales constituyó el Club Industrial Argentino que en 1887 se fusionó con el Centro Industrial Argentino, fundado en 1878, para dar nacimiento a la actual Unión Industrial Argentina.). También durante ese año 1875 la Sociedad, con el apoyo del gobierno de la provincia, auspició una expedición a la Patagonia, realizada por Francisco P. Moreno, atravesándola de océano a océano, desde Carmen de Patagones hasta Valdivia, costeando el río Negro y el Limay y examinando el lago Nahuel Huapí. Y esta iniciativa dejó también sus frutos, pues despertó gran interés por los estudios geográficos que se tradujo algunos años después de la fundación del Instituto Geográfico Argentino. Zeballos, su fundador, decía en efecto: “Era de tal modo vigoroso el impulso dado a los estudios geográficos desde 117


1874, que se sintió la necesidad de cultivar con preferencia una especialidad de la ciencia a la cual se ligaban estrechamente los progresos materiales de la civilización; y de ahí surgió el Instituto Geográfico, fruto espontáneo, gajo robusto de la semilla depositada en 1872 con timidez y desconfianza por la Sociedad Científica Argentina.” El año siguiente (1876) se realiza otra exposición y un nuevo concurso (en éste se presentó Ameghino, quien obtuvo... el último premio: una modesta mención honorífica). En 1877 la Sociedad patrocina una nueva expedición a la Patagonia, para explorar el territorio comprendido entre los paralelos de 43° y 49° de latitud sur. Otra iniciativa de consecuencias importantes y duraderas fue la organización del Congreso Científico Latino– Americano y que se realizó en Buenos Aires en 1898 conmemorando las bodas de plata de la Sociedad. Este Congreso contó con más de 500 adherentes y en él se trataron 121 comunicaciones correspondientes a las secciones: Ciencias exactas e ingeniería; Ciencias físico–químicas y naturales; Ciencias médicas; Antropología y sociología. Su importancia radica en el hecho de que al terminar sus sesiones el Congreso resolvió constituirse en entidad permanente y organizar periódicamente, en distintas repúblicas americanas, las reuniones sucesivas. Así se realiza el II Congreso Científico Latino–Americano en Montevideo (1901), el III en Río de Janeiro (1905) y el IV en Santiago de Chile (1908). Este Congreso de Chile resuelve convertirse en el I Panamericano, realizándose el II Panamericano (V de los americanos), en Washington en 1915. Recordaremos que luego se volvió a la numeración original y que entonces el certamen siguiente (Lima, 1821) se designó VI Congreso Científico Americano. 118


Los resultados del Congreso de 1898, que inaugura esta serie que aún continúa, fueron publicados en cinco volúmenes. En 1910, en ocasión de celebrarse el centenario de la revolución de Mayo, la Sociedad Científica Argentina organizó un “Congreso científico internacional americano”, probablemente uno de los más importantes de la América Latina. Contó con más de 1.500 adherentes, más de 500 trabajos presentados y de 200 asociaciones representadas. Entre los concurrentes extranjeros figuró el eminente matemático italiano Vito Volterra, quien pronunció dos conferencias, una en el Congreso y otra fuera de él. El congreso comprendió una sección de ingeniería y 10 secciones de ciencias distribuidas en Físicas y matemáticas; Químicas; Geológicas, geográficas e históricas; Antropológicas; Biológicas; Jurídicas y sociales; Militares; Navales; Psicológicas; Agrarias. Desgraciadamente la publicación de los trabajos, que comprenderían unos veinte volúmenes, no pudo completarse, y sólo se pudieron publicar los dos primeros volúmenes y algunos trabajos sueltos. Las conferencias de Volterra aparecieron en los Anales, una de ellas más de diez años después. Entre otras iniciativas de la Sociedad puede mencionarse la organización de los estudios y de una expedición a los esteros del Ibera (provincia de Corrientes) en 1911, la insistencia de la Sociedad ante los poderes públicos a fin de que la Argentina adoptara el régimen internacional de los husos horarios (la ley se promulgó en 1920), etc. Desde sus comienzos la Sociedad se dio su órgano de publicidad. En 1874 un grupo de personas, entre las cuales figuraba Zeballos, fundaba una publicación científica con el nombre de Anales Científicos Argentinos. Esta publicación, de la cual aparecieron 5 números, pasó luego 119


a convertirse en órgano oficial de la Sociedad Científica Argentina con el nombre de Anales de la Sociedad Científica Argentina y que desde entonces hasta la fecha han aparecido mensualmente. Agreguemos, para terminar, que la Biblioteca de la Sociedad, nacida también hacia 1874, contaba en 1916 con más de veinte mil volúmenes. 15. LA “SEGUNDA ARGENTINA” En los parágrafos anteriores hemos reseñado las actividades científicas argentinas durante la segunda mitad del siglo pasado y los primeros decenios de éste que se polarizaron alrededor de los grandes centros científicos: universidades, museos, observatorios, Academia de Córdoba y Sociedad Científica que nacieron o renacieron durante las primeras décadas de ese período. Quedan aún por citar algunas pocas manifestaciones científicas que se desarrollaron fuera de la órbita de esas, instituciones, o por lo menos no directamente vinculadas con aquellas. Respecto de las matemáticas y la física sólo queda por agregar que en los primeros años de este siglo, actuó en Buenos Aires un profesor francés, Camilo Meyer, doctor en leyes y licenciado en matemáticas, que había llegado al país en 1895, Publicó numerosos artículos y trabajos en revistas científicas y técnicas, y durante cinco años (1909-1914) dictó en la Facultad un curso libre de físicamatemática ante un escaso público, revelador de la indiferencia del ambiente, y en la Sociedad Científica un ciclo de conferencias sobre filosofía matemática (el conocido libro de Brunschvicg). En cuanto a las ciencias naturales recordemos ante 120


todo al escritor y naturalista de habla inglesa Guillermo Enrique Hudson, nacido en la Argentina, de donde partió, en 1874, a los 33 años de edad, para no regresar más a ella, muriendo octogenario en Inglaterra. Escribió en inglés los 24 volúmenes que comprenden las obras de las que es autor, pero su vida y sus observaciones en el campo argentino se reflejan vivamente en su labor literaria (The Ombú, 1902; Far away and long ago, 1917) y científica (The Naturalist in the Plata, 1892; Idle Days in Patagonia, 1893; Birds of the Plata, 1920, obra esta última en dos volúmenes, reedición de una parte de una ornitología argentina escrita en colaboración en 1888). En cuanto a las iniciativas oficiales vinculadas con actividades científicas, mencionamos la creación del Departamento de Agricultura, ordenada por Sarmiento en 1871, desde el cual se comenzó a fomentar las colecciones de semillas, frutos, maderas y plantas. Algo después (1873) aparecen los Anales de Agricultura y más tarde también un Boletín del departamento de Agricultura (1877). Por otra parte, el interés oficial por los estudios vinculados a las riquezas mineras del país, cuyo antecedente precursor puede verse en la designación que en 1857 Urquiza hace de Bravard como Inspector general de minas, se inicia en verdad en 1885 con la creación de la Sección Minas, dependiente del Departamento de Obras públicas, que al crearse en 1898 el ministerio de Agricultura, pasa a depender de este ministerio, reorganizándose en 1904 con el nombre de Dirección general de Minas, Geología e Hidrología. Esta repartición nacional, a la cual se debe gran parte los progresos realizados en la geología argentina, inició de inmediato sus tareas con personal en su mayoría contratado, y sus frutos no se hicieron esperar, pues a fines 121


de 1907 una perforación que en busca de agua subterránea se hacía en Comodoro Rivadavia (gobernación del Chubut) dio lugar al descubrimiento de uno de los más ricos yacimientos petrolíferos fiscales argentinos. La fundación de un jardín botánico en Buenos Aires fue otra iniciativa de Sarmiento, que desgraciadamente no prosperó de inmediato; y hay que esperar casi medio siglo para que en 1898 se funde el actual jardín botánico, de un riquísimo material florístico, y que desde entonces ha prestado excelentes servicios a la enseñanza de la botánica en todas sus fases. A la iniciativa oficial o privada, nacional o extranjera, se debe también la organización de numerosos viajes y expediciones realizados en esta época, para el reconocimiento y la exploración de todas las regiones argentinas, especialmente las australes. Por su importancia deben destacarse las tres expediciones enviadas a la Patagonia, entre 1896 y 1899, por la Universidad de Princeton, con el objeto de realizar estudios y recoger material en estas regiones, cuyo extraordinario interés científico habían puesto de manifiesto los descubrimientos de los hermanos Ameghino. Las observaciones realizadas y el estudio del material recogido aparecieron luego en Reports of the Princeton University Expedition to Patagonia, 1896-1899, hermosa publicación en una docena de volúmenes costeada por el Pierpont Morgan Publication Fund. Entre las instituciones y periódicos de interés científico podemos todavía mencionar una Sociedad argentina de horticultura, que en 1879 presidía el futuro director del Museo Carlos Berg, y que ese mismo año se fundaba una Revista de ciencias, artes y letras, que se proponía ser un boletín de las universidades, facultades, colegios y escuelas 122


de la República Argentina, y que en su efímera vida publicó varios trabajos científicos. En su número inicial, Sarmiento aboga por el cultivo de los estudios etnográficos: “Los orígenes americanos, por sus manifestaciones prehistóricas los unos, por sus peculiaridades lingüísticas los otros, y en estos dos ramos subsidiarios y como continuación de la geología y paleontología, pueden los estudios criollos contribuir al adelanto general de las ideas en el mundo científico.” Recordemos por último que en 1873 se había iniciado la publicación de una revista alemana: La Plata Monatsschrift, en la que aparecieron artículos científicos. En esta reseña de la ciencia argentina nos ocupamos exclusivamente de la ciencia pura, dejando de lado las aplicaciones de la ciencia y la técnica; sin embargo nos interesa destacar que en el último lustro del siglo pasado, aparecen tres revistas técnicas importantes, dos de las cuales aún viven. En 1895 apareció la Revista técnica, que se ocuparía de ingeniería, arquitectura, minería e industria, como indica su portada, y que en verdad fue una tribuna que en sus 22 años largos de vida se ocupó de todos los grandes problemas nacionales y de las obras públicas del país, así como de las extranjeras y de cuestiones técnicas de actualidad y en alguna ocasión también de cuestiones científicas. Ese mismo año se fundaba el Centro Nacional (hoy Argentino) de Ingenieros, que llegó a ser una de las poderosas organizaciones profesionales de la Argentina y dos años después, en 1897, inició la publicación de su órgano oficial, La Ingeniería, que está ya cumpliendo el medio siglo de vida. Y finalmente en 1900 una asociación de estudiantes 123


de ingeniería que se llamaba “La línea recta”, y fundada unos seis años antes, publica una Revista Politécnica, que luego, al crearse el Centro de Estudiantes de la Facultad, se convirtió en órgano del mismo con el nombre de Revista del Centro de Estudiantes de Ingeniería, que más tarde concretó en el de Ciencia y Técnica. Esta revista es de carácter más científico que las anteriores, pues además de publicar las lecciones de muchos cursos que se dictan en la Facultad, tanto científicos como técnicos, publica numerosos trabajos de ciencias exactas. En 1890, cuando la Argentina es sacudida por una crisis política (revolución del 90) y económica (desastres financieros), podemos considerar cerrado el ciclo activo del período científico iniciado después de Caseros y cuyo apogeo se alcanza durante las presidencias de Mitre, Sarmiento y Avellaneda. Un análisis aun somero de la labor realizada durante esos pocos lustros nos llevaría a las siguientes conclusiones: 1) El esfuerzo de organizar racionalmente la ciencia tiene éxito. Pues como consecuencia de ese esfuerzo se logran fundar o consolidar los focos de elaboración del saber, las instituciones que den vida permanente a la labor científica, los centros que la estimulen y apoyen, y los órganos de trasmisión y propagación del saber elaborado, bajo forma de las universidades, los museos, los observatorios, las academias, las sociedades, los congresos y las publicaciones que aun hoy subsisten. 2) Pero si dentro de la organización racional de la ciencia, entendemos incluida la formación de los científicos, cabe decir que en este período sólo quedaron organizadas en la Argentina las ciencias naturales en sentido estric124


to, pues ni la matemática, ni la astronomía, ni la física, ni la química, ni la biología encontraron ambiente propicio para ello. Se cultivaron los estudios matemáticos, pero con ellos se formaron ingenieros (ya vimos cómo los primeros doctores en ciencias fisicomatemáticas eran ingenieros con algunas materias científicas complementarias); se realizaron muchas y excelentes observaciones astronómicas, pero no se formaron astrónomos; los primeros doctores en física argentinos son en realidad de este siglo; en lo que respecta a los doctores en química, también de este siglo, su formación es más profesional que científica; y en cuanto a los estudios especializados en biología aún no están organizados en la Argentina. No puede en cambio decirse lo mismo de las ciencias naturales en sentido estricto: zoología, botánica, mineralogía, geología, paleontología, etnografía, que no sólo se cultivan con éxito, sino que producen frutos como Moreno, Ameghino, Holmberg. 3) En gran parte este éxito en el campo de las ciencias naturales se ha debido al “injerto cultural”, vale decir a la introducción en el país de sabios extranjeros que cultivaron y enseñaron esas ciencias. Por ese acto de desapego a la propia tierra, por ese acto extrovertido, se incorporaron al país numerosos especialistas, profesores y científicos, llamados a fertilizar el virgen suelo nacional. No todos esos especialistas se aclimataron, ni todos los que se aclimataron produjeron igual beneficio, pero en definitiva el resultado fue bueno. Después del 90 se produce en el proceso científico un estancamiento, vale decir una decadencia. Ya vimos cómo las publicaciones de la Academia de Córdoba, que constituyen su principal aporte científico, mermaron durante 125


el período 1890–1914; y cómo la Universidad de La Plata y algunas instituciones provinciales vivieron una vida precaria hasta su nacionalización. Mientras tanto, en Buenos Aires, Ameghino, desalentado, pensaba abandonar la dirección del Museo ante el continuo fracaso de sus gestiones tendientes a mejorar las instalaciones de un Museo cada vez más abarrotado, y por tanto cada vez más inservible. Y si el Observatorio de Córdoba no se resintió mayormente en esta época crítica, fue debido a los compromisos internacionales que había contraído. Si algún símbolo de este estado de cosas quisiéramos elegir, tomaríamos el Congreso Internacional de 1910 organizado por la Sociedad Científica Argentina que no logra publicar sus trabajos o las desiertas clases de física matemática de Camilo Meyer, que sin ser un investigador original, era con todo un profesor que estaba al día en los conocimientos que impartía. En contraste sintomático con este estado de decadencia, vemos surgir a fines de siglo y con cierto impulso, instituciones y revistas técnicas. Es, en efecto, este hecho el síntoma revelador del cambio producido. La crisis del 90 fue por ello calificada como una crisis del progreso, entendido este término era el sentido material, pues al compás de un aluvión inmigratorio creciente (en 1906 entraron al país más de un cuarto de millón de inmigrantes), se produce un incremento de las actividades técnicas en pos de un afán utilitario y de un interés material, que pospone o impide las preocupaciones por la ciencia pura o por la investigación desinteresada. Se cayó así en el error frecuente de adoptar y absorber las aplicaciones de la ciencia antes que la ciencia misma, y el de no advertir que detrás del excitante esplendor del 126


progreso industrial y técnico se oculta el trabajo científico puro y desinteresado, que en gran medida ha contribuido a ese progreso material. Esta inversión del orden natural presenta también otro aspecto que nos interesa subrayar. La preocupación excesiva por las aplicaciones técnicas y la correlativa despreocupación por la ciencia desinteresada es también una manera de contemplar exclusivamente las necesidades inmediatas, es también una manera de ver sólo las cosas próximas y por tanto de carecer de visión amplia, es también una manera de ser limitada, encerrada en sí misma introvertida. Recién a mediados de la segunda década de este siglo, la Argentina iniciará un nuevo cambio de postura frente a la ciencia.

127


EL ESTADO ACTUAL 16. LA REFORMA UNIVERSITARIA NO ES POSIBLE señalar cuáles fueron las causas directas que provocaron tal cambio de postura, pero sí podemos indicar algunos hechos contemporáneos con el asomar de ese cambio. En el orden nacional se produce en 1916 un cambio político fundamental como consecuencia de la ley de sufragio universal de 1912. Asume la presidencia de la República Hipólito Irigoyen, jefe de un partido político que se había mantenido hasta entonces en la abstención, y con ese advenimiento se produce un cambio en las clases dirigentes y una nueva estructura en la fisonomía del país. En el orden internacional, a la natural repercusión provocada por la primera guerra mundial debe agregarse la impresión producida por la revolución rusa en la que, fuera de la tendencia ideológica que encarnaba, se veía la liberación de una gran masa humana oprimida y también la segunda etapa de un proceso de emancipación que se había iniciado con la China y que continuaría, así se creía, con la India. Ambos órdenes de hechos, el nacional y el internacional, tuvieron su influencia en el movimiento juvenil de 1918, nacido en los claustros universitarios cordobeses y que luego se ha denominado el movimiento de la Reforma universitaria o movimiento del 18. En verdad no hubo tal reforma universitaria, pues la estructura de la universidad, tanto esencial como legal, se 131


mantuvo. Hubo sí, en cambio, reformas de los estatutos, todas tendientes a que las universidades adquirieran un ritmo de vida más ágil y eficaz. Pero el movimiento del 18 trajo al país una reforma más profunda: fue una nueva tónica, un afán de renovación y de reforma que bien pronto trascendió de las aula universitarias para irradiarse por todo el continente. Y es al abrigo de esa nueva tónica, como la ciencia argentina adquiere un nuevo impulso y un renovado vigor. Por lo pronto, en lo que se refiere a la enseñanza superior, en menos de veinte años se duplicó el número de universidades nacionales, pues a las tres existentes se agregaron por creación o nacionalización otras tres. Sin perjuicio de las noticias que sobre cada uno de los institutos universitarios en los que se realiza labor científica daremos más adelante, reseñemos desde ya algunos datos de carácter general referentes a las universidades argentinas. Respecto de la Universidad de Buenos Aires sólo diremos que dentro de su organización general que mantuvo y mantiene, aceleró su ritmo de progreso, limitándonos a señalar que en 1924 modifica la estructura de su órgano de publicidad: La Revista, dividiéndola en ocho secciones dedicadas a especialidades distintas y publicadas independientemente. Pero a partir de 1926 se suspenden las secciones 3 a 8, refundiendo las dos primeras en una publicación de carácter meramente informativo y administrativo, bajo el nombre de Archivos de la Universidad de Buenos Aires. Si traemos a colación este dato, aparentemente nimio, es porque él simboliza un aspecto peculiar de las universidades argentinas, según el cual la Universidad no constituye una estructura unitaria y armónica sino una suma de institutos o facultades en los que cifra 132


toda la labor docente y científica, mientras que el organismo universitario como tal es, a lo sumo, una oficina de coordinación administrativa. Felizmente, en estos últimos tiempos se notó una reacción favorable en tal sentido, y prueba de ello es que en 1943 se resuelve publicar nuevamente la Revista de la Universidad de Buenos Aires (tercera época), en hermosos cuadernos trimestrales, y en el folleto de presentación se dice: “La Revista será mensaje de la Universidad en cuanto rectora de los estudios superiores. Aunque no le sea indiferente el papel que a la Universidad corresponde en la formación de profesionales y técnicos, ni en el sistemático acopio y transmisión de los resultados de la indagación científica, atenderá muy especialmente al ejercicio de la ciencia misma. No olvidará que la Universidad es escuela de crítica metódica, en que no sólo se practica y se fomenta la investigación de la verdad en sus diversos dominios particulares, sino que se cultivan a la vez las fuerzas espirituales que nutren y hasta hacen posible la investigación como tal. No olvidará que sólo de ese modo, con visión filosófica de las propias raíces, y con clara conciencia del puesto que le toca en el conjunto de las actividades humanas, es como podrá la ciencia contrarrestar el peligro cada vez más amenazador, de la multiplicidad, fraccionamiento e inconexión de los saberes y las técnicas.” Y más adelante: “Para la Universidad de Buenos Aires, la Revista quiere ser la expresión de una fecunda unidad entre los organismos académicos, técnicos y de enseñanza, imprescindibles en tareas como las suyas, por fuerza solidarias y armónicas. Y quiere que se la considere también como una cordial embajada de la Universidad de Buenos Aires: como si fuera la Universidad misma que sale al encuentro de las universidades hermanas, en 133


ademán de profunda y afectuosa convivencia”. Y termina insistiendo: “Pero cuanto más estrecho sea, y es de desear que lo sea, el contacto de la Universidad con la técnica, tanto más necesario resulta, por otro lado mirar desde lo alto y abarcar un horizonte cada vez mayor. Visión unitaria —filosófica, humanista, y de sólida vertebración moral— que es imprescindible coronamiento del edificio todo de la cultura: imprescindible para que la ramificación de los problemas no acabe en mero desmenuzamiento y destrucción, y para que el enlace entre la investigación científica y la vida práctica del país no decaiga en un utilitarismo interesado y de corto vuelo, estéril a la larga. “La Revista de la Universidad de Buenos Aires aspira a que cada una de sus páginas refleje ese afán de unidad, amplia y activa. Que sus colaboraciones originales, sus reseñas bibliográficas, sus notas y comentarios sobre la cultura superior revelen expresa o tácitamente que la Universidad —manifestación de lo más profundo de nuestra vida intelectual— procura moldear la sociedad entera conforme a las más altas conquistas ideales de la época, y salir, en cabal ejercicio de su función selectiva, al encuentro del pueblo, en busca siempre de los más capaces. Y que proyectando así su luz sobre zonas cada vez más extensas y capas sociales mayores y más profundas, no pierda de vista la parte que le toca en la tarea de construir un mundo más apto a la vida plena del hombre, en que encuentren patria segura los frutos supremos de la civilización: normas de la inteligencia y de la conducta —frágiles y preciosas— alcanzadas tras una ruda labor de siglos.” En cuanto a la Universidad de La Plata, citemos que la superposición de tareas diferentes que caracterizó y dificultó la vida, durante los primeros años, de sus dos 134


grandes institutos científicos: el Observatorio y el Museo, dejó de subsistir. En 1919 se separó del Museo la escuela de química y farmacia constituyendo un organismo independiente con el nombre de Facultad de ciencias químicas, que cambió poco después por el de Facultad de química y farmacia, pues es ésta la orientación de sus estudios. Por otra parte, como en 1921 se desglosaron del Museo también los cursos de dibujo que precariamente habían funcionado en el desde su creación, quedó finalmente el Museo, con el nombre de Instituto del Museo, reducido a sus funciones específicas de instituto de investigación, escuela de ciencias naturales y establecimiento de exhibición pública. Por su parte y en forma análoga, en 1920 se separó del Observatorio la Facultad de ciencias matemáticas que constituyó un organismo independiente con el nombre de Facultad de ciencias físico–matemáticas puras y aplicadas, que luego limitó a Facultad de ciencias físico–matemáticas, quedando el Observatorio, con el nombre de Instituto del observatorio astronómico, convertido en un establecimiento universitario con la doble función de instituto de investigación y de escuela de ciencias astronómicas. Veamos ahora las nuevas universidades. A fines de 1919 se promulga una ley por la cual se crea un instituto univesitario denominado Universidad Nacional del Litoral, que además de ser la “universidad de la Reforma”, introducía la innovación de ser una universidad, cuyas escuelas estaban distribuidas en cuatro ciudades pertenecientes a tres provincias que abarcan una amplia zona del país. La nueva Universidad incorporaba a su seno la Universidad provincial existente, así como cuatro establecimientos nacionales de segunda enseñanza; dos escue135


las industriales, una escuela de comercio y una escuela normal. Su sede, así como las facultades de derecho y de química, se establecían en la ciudad de Santa Fe, capital de la provincia homónima; tres facultades: las de medicina, de ingeniería y de ciencias económicas, en la ciudad de Rosario, la ciudad más importante de esa provincia; la Facultad de ciencias de la educación, en Paraná; y la Facultad de agricultura y ganadería en Corrientes, capital de la provincia de ese nombre. No es el caso de narrar la vicisitudes de esta Universidad, frecuentemente intervenida por el gobierno central, y que en 1931, a raíz de una de esas intervenciones, una de sus Facultades, la de Paraná, fue segregada de la Universidad y convertida poco después en un Instituto del profesorado semejante al de Buenos Aires. No obstante esas vicisitudes, la Universidad logró realizar una amplia labor universitaria, cuyo aspecto científico destacaremos en los parágrafos próximos. Sólo consignemos aquí que la Facultad de Paraná logró publicar entre 1923 y 1928 sus Anales de la Facultad de Ciencias de la Educación, en los que aparecieron trabajos relativos a las ciencias que se cultivaban en aquella Facultad: matemática, geografía, geología, etnografía, arqueología. En cuanto a la Universidad, en 1935 inició la publicación de una revista de carácter general, Universidad, caracterizada por “... una amplia orientación humanista... prescindiendo de los estudios especializados en las distintas ramas del conocimiento, las que por ser tales, encuentran su natural cabida en las publicaciones que editan las diversas facultades e institutos que constituyen la universidad”. Dentro de esa orientación debemos señalar en esa 136


revista varios trabajos de epistemología e historia de la ciencia. En lo que respecta a la Universidad (provincial) de Tucumán, inició sus publicaciones en 1914 con una serie de ediciones muy variada y heterogénea, de la cual podemos destacar un excelente texto de Análisis infinitesimal y unos Informes del Departamento de investigaciones industriales, con trabajos y estudios relacionados principalmente con las industrias regionales. En 1921, por ley de presupuesto, se inicia la nacionalización de esa Universidad, que se formaliza ese mismo año, por un convenio entre la nación y la provincia, y sin que mediara ley alguna de nacionalización, en 1924 se inauguró oficialmente la Universidad Nacional de Tucumán y en tal carácter ha seguido hasta el presente. En esta Universidad se cultiva la ciencia en las Facultades de ingeniería, hoy llamada de ciencias exactas, puras y aplicadas, en la de farmacia y bioquímica y en varios institutos. La universidad argentina más reciente se ha creado en 1939, sin ley aún, en la región cuyana, con el nombre de Universidad nacional de Cuyo, y reproduce las características de la del Litoral, en el sentido de tener también ella distribuidos sus institutos en tres ciudades y en tres provincias de esa región: Mendoza, San Juan y San Luis. La Facultad de ciencias de esta Universidad, de acuerdo a su organización inicial, comprende tres escuelas: una de ingeniería en San Juan, creada sobre la base de la Escuela de minas de esa ciudad; otra de agronomía en Mendoza, creada sobre la base de una Escuela de agri137


cultura y enología ya existente; y finalmente una Escuela de ciencias económicas también en Mendoza. Figuran también en esa Universidad un Instituto del profesorado en San Luis, un Instituto del petróleo, uno de lingüística y uno de etnografía americana, todos en Mendoza. Agreguemos, como dato final relativo a la enseñanza superior en la Argentina, que últimamente se ha concretado la creación de un instituto superior denominado Instituto Tecnológico del Sur, con asiento en la ciudad de Bahía Blanca (puerto situado al sur en la provincia, de Buenos Aires), y que tendrá por principales finalidades la investigación científica y la formación profesional, integrándolo cinco escuelas: ciencias comerciales, ciencias químicas, ingeniería industrial, agricultura y ganadería. 17. LAS INSTITUCIONES CIENTÍFICAS DE CARÁCTER GENERAL Para reseñar ahora el panorama actual de la ciencia argentina y partiendo del hecho que hoy, en toda nación moderna el investigador aislado ya no existe, y que por tanto la investigación científica está como nucleada alrededor de ciertos grupos humanos: universidades, academias, institutos de investigación, sociedades científicas, etc., estimamos que una nómina de las instituciones argentinas vinculadas con la investigación científica, completando cuando sea necesario las indicaciones respecto de sus finalidades, así como la enumeración de las publicaciones en las que aparecen y se transmiten los fru-

138


tos de esa investigación, podrá dar una idea suficientemente objetiva, aunque algo esquemática y un tanto deshumanizada, del estado actual de la ciencia en la Argentina. Antes de entrar a considerar las instituciones y sus publicaciones, relacionadas con los diversos sectores científicos, recordemos aquellas de carácter general y común a todos esos sectores. La Sociedad Científica Argentina continuó realizando su labor aunque en cierto sentido reduciendo su esfera de acción, por cuanto se fueron creando en el país sociedades científicas especializadas, algunas surgidas del seno de aquella. De las iniciativas de la Sociedad de estos últimos tiempos, cabe destacar dos de ellas vinculadas con el desarrollo de los estudios científicos en la Argentina. En 1922, con motivo de cumplirse el primer cincuentenario de la Sociedad, se resolvió la publicación de una serie de monografías destinadas a reseñar el desarrollo, en la Argentina, de las distintas ciencias (puras y aplicadas) durante el primer medio siglo de existencia de la Sociedad. De esta colección, que lleva el título genérico Evolución de las ciencias en la República Argentina, han aparecido las monografías destinadas a los estudios botánicos (1923), a la física (1924), a las matemáticas (1924), a la mineralogía y geología (1925), a la higiene pública y las obras sanitarias (1925), a la meteorología (1925) y a la astronomía (1926). Se habían proyectado siete monografías más, que no han aparecido aún, y que debían ocuparse respectivamente del desarrollo de la zoología, de la paleontología, de la antropología (antropología física, etnografía, filología y lingüística, folklore, prehistoria y arqueología), de la medicina, de la estadística, de la in139


dustria y, finalmente, de la Sociedad misma. (Diez años después la Sociedad editó un folleto con la Síntesis histórica de la obra realizada durante sus sesenta años de vida.) En 1928 la Sociedad proyectó un ciclo de conferencias y estudios de vasto alcance, sobre el conocimiento del cielo y suelo argentinos, así como de la zona atlántica contigua, desde el descubrimiento de América hasta nuestros días. El plan comprendía en su primera parte la labor realizada hasta hoy, dividida en los cinco períodos siguientes: Los descubridores (1515 a 1615); los exploradores (1615 a 1770); los grandes exploradores científicos (1770 a 1835); los geógrafos (1835 a 1872) y los investigadores (1872 a 1900); y en su segunda parte la acción para profundizar en el futuro dicho conocimiento, ya por obra de las grandes instituciones científicas del país, ya por la de las sociedades científicas. Este plan tuvo principios de ejecución, pues entre 1928 y 1931 se desarrollaron conferencias sobre las obras de las grandes figuras que realizaron viajes o expediciones por ámbitos argentinos: Azara, Bonpland, D’Orbigny, Darwin, Malaspina, etc., y sobre la labor astronómica, geológica, meteorológica, etc., en el país. Otra interesante iniciativa de la Sociedad fue la constitución, en 1937, de un “Comité argentino de bibliotecarios de instituciones científicas”, que se instaló en la sede de la misma y cuyo primer fruto fue un excelente Catá-

logo de publicaciones periódicas científicas y técnicas recibidas en las bibliotecas de las instituciones adheridas al Comité, y que en 1942 editó la Comisión Nacional de Cultura. En 1934 la Sociedad se instaló en un nuevo y amplio local social que brindó generosamente a numerosas instituciones culturales de la ciudad; así, esta benemérita 140


sociedad, con sus tres cuartos de siglo de existencia, su biblioteca de más de 50.000 volúmenes, su mesa de revistas de más de 600 publicaciones periódicas y sus 70.000 páginas de Anales, continúa realizando su labor en favor de la ciencia. También en 1934 la Sociedad Científica Argentina inició la constitución, en el interior del país, de filiales con idénticas finalidades, organizándose sucesivamente las de Santa Fe (1934), Mendoza (1938), La Plata (1939) y Tucumán (1940). En verdad, la filial Santa Fe no fue sino la continuación de una entidad local ya existente. En efecto, en 1927 un grupo de estudiosos de esa ciudad, en su mayoría pertenecientes a la Facultad de química local, después de infructuosos intentos de constituir una agrupación química, primero, y de ciencias naturales, luego, organizó la Sociedad Científica de Santa Fe con el fin de “elevar el nivel científico y cultural... mediante el estímulo y difusión del estudio de las ciencias puras y aplicadas”. Esta institución, antes de afiliarse a la Científica Argentina realizó una fecunda labor puesta de manifiesto en los cinco tomos aparecidos de su publicación periódica, Anales de la Sociedad Científica de Santa Fe (1929 a 1933). Pasemos a las academias. La Academia de Ciencias de Córdoba, superado el período de decadencia, 18901914, recobró cierto ritmo en sus publicaciones, apareciendo desde 1915 con más frecuencia las Actas, el Boletín, así como una nueva publicación, Miscelánea, de la cual aparecieron cuatro tomos entre 1920 y 1928, con trabajos especialmente bibliográficos y de geografía cultural. Mientras tanto, en Buenos Aires, un decreto del Po141


der Ejecutivo de 1925 concedía autonomía a las academias, entonces incorporadas a la Universidad, y que hasta 1906 habían ejercido la función directiva en las facultades. Refiriéndonos especialmente a la futura Academia Nacional de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales de Buenos Aires, debemos señalar que recién hacia 1916 pudo iniciar sus actividades, como cuerpo exclusivamente científico, y que no obstante las numerosas e interesantes iniciativas que surgieron de su seno, no pudo lograr mayores resultados prácticos debido a la absoluta falta de recursos. Con la autonomía la situación económica mejoró algo, de tal modo que en 1928 pudo iniciar la publicación de sus Anales, en las páginas de los Anales de la Sociedad Científica Argentina, situación que mantuvo hasta 1933, fecha desde la cual los Anales de la Academia tienen vida propia. Una iniciativa interesante de la Academia, que tuvo éxito, pues logró el apoyo oficial, fue la que tuvo por objeto el estudio de la utilización de las mareas de la costa patagónica. La comisión designada al efecto realizó estudios en la Argentina, en especial en la bahía de San José y en la ría de Deseado, y también fuera del país, y en el informe presentado en 1929 llegaba a la conclusión de que las mareas de las costas patagónicas pueden ser utilizables, constituyendo una fuente valiosa de riqueza, por lo cual debe prestarse el mayor apoyo a su estudio y explotación, recomendando finalmente la realización de una serie de trabajos. Existen, por último, en la Argentina instituciones entre cuyas finalidades esenciales o accesorias, parciales o totales, figura el progreso de la ciencia. Citemos en primer lugar la Asociación Argentina para el Progreso de las 142


Ciencias, creada en 1933 y entre cuyos fines figura: ‘‘Propender en toda forma al progreso y expansión de la investigación científica en la República, mediante la consolidación y adelanto de los institutos existentes, creación de los que fueren necesarios, como así de todo organismo que se considerara indispensable a los fines propuestos, y fomentar e impulsar el desarrollo de todas las ramas de la ciencia e iniciar las inexistentes... Propender a la creación permanente de becas en el país o en el extranjero, de perfeccionamiento, de investigación y de aprendizaje... Ayudar al sostén de los investigadores destacados que no tengan medios para realizar su labor... Subvencionar estudios especiales...” En tal sentido ha realizado una obra eficaz, pues desde su creación ha acordado 43 becas externas, 48 internas y ha otorgado 87 subsidios que importan más de 25.000 pesos, contando para ello con los recursos propios, varias fundaciones y las rentas de un fondo de un millón de pesos que se le otorgó por ley en 1934. Con los mismos fines ha publicado diversos folletos, entre los cuales un Primer informe sobre el estado actual

de las ciencias en la Argentina y sus necesidades más urgentes (1935); y los resultados de una encuesta: Qué debe hacerse para el adelanto de la matemática en la Argentina (1942). Desde 1945 la Asociación patrocina una revista mensual, Ciencia e investigación, cuyo objeto es “despertar el interés por la Ciencia y estimular el desarrollo de la investigación científica”. La revista, que se inspira en la más sana tradición del periodismo científico, y que ya ha conquistado un merecido prestigio, expone “en forma comprensible a toda persona ilustrada temas científicos de actualidad”, da “a conocer en notas breves los adelantos científicos más recientes”, y hace “la crítica de la biblio143


grafía reciente”. Además, “Otro de sus fines, y no el menos importante, es familiarizar a los lectores con la manera del pensar científico: la costumbre de considerar los problemas en forma objetiva y desapasionada, de exigir una demostración de toda afirmación, y de no quedarse satisfecho con palabras eufónicas pero vacías de sentido, de saber reconocer el límite del conocimiento, pues lo ignorado es mucho más que lo sabido.” Otra institución privada que sin proponerse como medio exclusivo la investigación científica propende a su adelanto y desarrollo, es el Colegio Libre de Estudios Superiores de Buenos Aires (con varias filiales en el interior del país), fundado en 1930 por iniciativa de un grupo de intelectuales, quienes con el lema inicial “Ni Universidad profesional, ni tribuna de vulgarización”, crearon un organismo “destinado al desarrollo de los estudios superiores” mediante “un conjunto de cátedras libres, de materias incluidas o no en los planes de estudio universitarios, donde se desarrollarán puntos especiales que no son profundizados en los cursos generales o que escapan dominio de las Facultades”. Si bien la obra de este colegio en el que han intervenido ya cerca de 500 profesores, está más vinculada con los estudios sociales, políticos y económicos, en las páginas de su publicación mensual Cursos y Conferencias, que edita desde 1931, han aparecido numerosos trabajos de matemática, física, química y ciencia naturales, sin contar las clases y conferencias sobre temas científicos que se han dictado y no se han publicado. Dos palabras sobre los premios a la producción científica. En 1933 la ley de régimen legal de la propiedad intelectual creaba la Comisión Nacional de Cultura, compuesta de manera asaz heterogénea por dirigentes y 144


presentantes de instituciones oficiales, culturales y gremiales, y que actúa como jurado en la asignación de premios y becas. Dos años después, otra ley instituía un fondo permanente de la misma, del cual se dedicaban 240.000 pesos anuales para premios a la producción nacional o regional en ciencias, bellas artes y letras; y 120.000 pesos para la creación de becas de perfeccionamiento científico, artístico y literario. De acuerdo a la nueva reglamentación que empezó a regir en 1936 y sustituyó la del anterior “Premio Nacional de Ciencias”, se instituyeron para cada grupo de ciencias afines (o no), tres premios de 20,000, 12,000 y 8,000 pesos cada tres años, para la producción de autor argentino y en castellano aparecida durante los tres años anteriores en el campo de esas ciencias. En cuanto a la producción regional, el país se divide en seis zonas, para cada una de las cuales se instituyen anualmente tres premios de 2,000 pesos y edición de la obra, uno de los cuales corresponde a “la mejor obra sobre temas científicos de la zona”. La experiencia realizada hasta el presente no permite abrigar mayores esperanzas sobre la eficacia de estos premios. Si en principio es discutible el otorgamiento de premios en efectivo y en cantidad tan elevada, en este caso se agregan como factores negativos la composición del jurado, heterogéneo y no del todo libre de influencias políticas o gubernamentales, y hasta la misma distribución del saber científico en que se han agrupado, por ejemplo, matemática con química, historia con filología: parejas muy mal avenidas para eventuales comparaciones. Es posible que si los fondos destinados a premios se aplicaran a becas, subsidios o directamente al sostenimiento o creación de institutos de investigación, el resultado sería más provechoso para la ciencia. 145


Otras instituciones argentinas, oficiales o privadas, otorgan premios a la producción científica. Citemos únicamente el premio creado en 1927 por la Municipalidad de Buenos Aires con el nombre de Eduardo L. Holmberg, en homenaje al 75 aniversario del ilustre naturalista, consistente en 2,000 pesos para el mejor trabajo en ciencias naturales del año, de autor argentino o extranjero con más de dos años de residencia, y cuya organización y discernimiento están encomendados a la Academia de Ciencias de Buenos Aires. 18. LOS ESTUDIOS MATEMÁTICOS Los estudios matemáticos, por su carácter abstracto y, desinteresado, son los que mejor se prestan a valorar el esfuerzo realizado por la ciencia argentina desde los primeros balbuceos de la época de Vértiz hasta el momento actual. Belgrano y Gutiérrez, espíritus egregios, dieron impulso a los estudios matemáticos en la Argentina durante la primera y segunda mitad del siglo pasado, pero ellos no vieron en la matemática la ciencia pura y desinteresada, sino el útil e indispensable instrumento para dar vida a las aplicaciones y a la técnica, que debían contribuir al nacimiento y desarrollo del incipiente progreso material del país. Pero cuando Belgrano crea sus escuelas, ya Gauss había proclamado a la aritmética como reina de las ciencias; y cuando Gutiérrez crea el Departamento de ciencias exactas, que tan opimos frutos debía producir, ya Jacobi había declarado aquello que “la única finalidad de la ciencia es el honor del espíritu humano y que en consecuencia 146


una cuestión de la teoría de los números tiene un valor tan grande como una cuestión de los sistemas de los mundos.” De ahí las conclusiones a las que, en 1923, arriba el estudio editado por la Sociedad Científica sobre la evolución de la matemática en la Argentina, y en las que su autor, C. C. Dassen, con un tono más bien pesimista, comienza declarando que: “La Argentina no ha producido aún cerebros creadores en la rama matemática”, para terminar esperando que “a su hora, aparezcan las lumbreras llamadas a dar lustre y originalidad a la ciencia matemática argentina”. Mas tampoco se trata de eso. Si la ciencia no es mera aplicación, tampoco es sólo deslumbrante inspiración. La ciencia es una tarea humana en la que, claro es, los genios son útiles, pero en la que no lo son menos los artesanos que se dedican a ella con el amor con que el poeta escribe sus versos y el pintor pinta sus cuadros. Y en la Argentina, convertir la matemática de una doncella de la ingeniería en una escuela de artesanía, en un ambiente de maestros y discípulos, ha sido la obra de estas últimas décadas que se inició con el arribo en 1917 del eminente maestro español Julio Rey Pastor. He aquí lo que escribimos en ocasión de las bodas de plata de ese hecho: “Hace veinticinco años, en estos meses, llegaba a nuestro país Julio Rey Pastor, invitado para dictar desde la cátedra de cultura hispánica de la Institución cultural española dos ciclos de conferencias sobre matemática moderna. A esas primeras conferencias, verdaderas clases magistrales que versaron sobre Sistematización de la geometría y Los fundamentos de la matemática actual, siguieron otros cursos y conferencias, dictados en diversos centros científicos de la Argentina y del Uru147


guay, regresando luego Rey Pastor después de breve estada, volvió a para radicarse definitivamente, con y dirigir los estudios matemáticos cional de Buenos Aires.

a su patria, de donde, la Argentina, esta vez el objeto de organizar en la Universidad Na-

“Los que seguimos de cerca la labor que desarrolló Rey Pastor en estos veinticinco años entre nosotros y nos aproximamos a él desde su llegada, primero como estudiantes algo temerosos ante el sabio profesor, luego como discípulos tranquilos y confiados bajo el seguro apoyo del maestro, y más tarde como amigos, vinculados a él con sólidos lazos de afecto cordial; sabemos que la acción y labor científica desplegadas por Rey Pastor han sido tan valiosas, extraordinarias y beneficiosas, que podemos considerar que su arribo a la Argentina señala un momento importante en el desarrollo de los estudios matemáticos en los países del Plata y marca el principio de una nueva etapa de los mismos.” En efecto, hoy el nombre de Rey Pastor está vinculado con institutos de investigación, sociedades y revistas matemáticas argentinas. Inició su labor en la Universidad de Buenos Aires con la creación de un centro de estudios en la Facultad de ciencias exactas, primero con el nombre de Seminario matemático, luego con el de Instituto de matemática. Por su parte, en la Universidad de La Plata, en la que también se realizan estudios sistemáticos de matemática, existe un centro de investigación y de formación en el Departamento de matemáticas de la facultad de ciencias físico–matemáticas; mientras que en la del Litoral ya existen dos centros de investigación matemática, ambos en Rosario. El primero es el Instituto de matemática, dependiente de la Facultad de ciencias matemáticas de esa 148


ciudad y creado a fines de 1938 en virtud de una resolución del cuerpo de profesores de la casa por la cual se consideraba necesaria la creación de un Instituto que tuviera “por finalidad la enseñanza e investigación de la matemática pura, en sus distintas ramas”, a cuyos efectos organizaría “un ciclo sistemático de estudios y la dotación bibliográfica indispensable para la investigación”. El Instituto inauguró sus funciones en 1940 y limitó su acción a la investigación, como su mismo reglamento lo indica al decir que “cumple funciones de investigación en el campo de las matemáticas puras y aplicadas, y de difusión y elevación de la cultura matemática en el país”. El segundo es el Instituto de matemática aplicada, creado en 1942 y dependiente directamente de la Universidad. Es un instituto especializado, pues son sus funciones: “Realizar estudios e investigaciones originales de carácter biométrico, actuarial y sobre cuestiones de cálculo de probabilidades y análisis matemático que le son afines.” En cuanto a las instituciones privadas que estimulan los estudios matemáticos, debemos citar ante todo, como más antigua, al Círculo matemático del Instituto Nacional del Profesorado Secundario de Buenos Aires, creado en 1923 con el fin de intensificar el estudio de la matemática y que agrupa a profesores, ex alumnos y alumnos de ese Instituto. El año siguiente, 1924, un grupo de estudiosos reconociendo que: “El ambiente intelectual argentino está ya bien preparado para dar impulso al estudio desinteresado de la ciencia matemática por sí misma, sin la constante preocupación de sus aplicaciones inmediatas a diversas técnicas o ciencias”, funda la Sociedad Matemática Argentina; pero por lo visto había habido un exceso de opti149


mismo, pues a los pocos años la Sociedad deja de existir, y hay que esperar hasta 1936, año en el que, con tono más seguro y firme, se crea la Unión Matemática Argentina con el propósito de “fomentar el evidente progreso de la investigación matemática en la Argentina, mediante reuniones científicas, concursos, etc., y coordinar la labor de los diversos grupos de estudiosos que en el país se ocupan de matemática superior, y de los investigadores dispersos en las naciones latinas de América.” La institución tiene su sede en Buenos Aires, pero con delegaciones en las diversas ciudades del interior del país y del extranjero. Además, desde 1941 es miembro del Patronato de la Mathematical Reviews norteamericana. En 1945 organizó dos reuniones científicas que denominó “Jornadas matemáticas”: la primera, en julio, de carácter nacional; y la segunda, en septiembre, de carácter internacional y en coincidencia con otras reuniones científicas de física y de historia de la ciencia. Digamos por último que a raíz de la donación que los herederos de Claro C. Dassen hicieron a la Sociedad Científica, de parte de la biblioteca de este profesor consistente en unos 1.200 volúmenes, entre los cuales un centenar de libros antiguos (siglos XVI, XVII y XVIII), la Sociedad organizó una institución permanente: Seminario Matemático doctor Claro C. Dassen, en la que se realizan periódicamente reuniones científicas. A este nutrido conjunto de institutos e instituciones consagrados a la matemática, corresponde un buen número de publicaciones periódicas dedicadas total o parcialmente a esa ciencia. Las primeras revistas matemáticas fundadas durante este siglo, así como su precursora del siglo pasado: la revista de Balbín, no lograron prosperar. Así, en 1916 un grupo 150


de profesores de la Facultad de Buenos Aires publica la Revista de matemáticas, que logra sacar a luz dos tomos; en 1919 se renueva el intento con la Revista de matemáticas y físicas elementales, con la que se trata de extender la acción de la revista a las aulas secundarias, y la publicación aparece durante cinco años; a la que sigue casi inmediatamente otra revista: la Revista Matemática, órgano de la Sociedad Matemática Argentina, y que nace y muere con ésta. Todos estos intentos, a los que deben agregarse algunas publicaciones del Seminario de la Facultad, aparecidas entre 1928 y 1933, demuestran la existencia de un interés constante en la empresa, pero también la carencia del vigor necesario para lograr mantener la vida de esas publicaciones. Pero tal situación ya ha cambiado, y entre las revistas existentes podemos mencionar la más antigua: el Boletín Matemático fundado en 1928, dentro de la orientación del periódico de 1919, y la Revista de la Unión Matemática Argentina, órgano de esta institución, que inició su aparición en forma permanente en 1936. La misma institución, además de algunas otras publicaciones menores, edita desde 1942 una colección de Memorias y monografías. En Rosario el esfuerzo en este sentido no es menos intenso. El Instituto de matemática edita dos series de periódicos. Las Publicaciones del Instituto, aparecidas en 1939, que comprenden monografías que se reúnen en volúmenes anuales, y un Boletín que denomina Mathematicae Notae, iniciado en 1941, de un carácter preferentemente didáctico y dedicado al estudio de cuestiones metodológicas mediante notas históricas, biográficas, críticas, bibliográficas, anecdóticas, etc., con el agregado de problemas a resolver, común en este tipo de revista. Agre151


guemos que dos de los últimos volúmenes de las Publicaciones constituyen el homenaje del Instituto a Rey Pastor con motivo de sus bodas de plata con la Argentina y contienen más de medio centenar de memorias científicas que dedican al maestro sus discípulos, colegas y admiradores. Además de las publicaciones del Instituto, la Facultad edita Monografías en la que se incluyen trabajos y libros matemáticos. Por su parte el Instituto de matemática aplicada ha iniciado en 1942 sus Publicaciones. En la Facultad de La Plata los trabajos matemáticos aparecieron en la Serie matemáticofísica de su Contribución hasta 1935, en que se dedicó exclusivamente a ellos una Serie matemática. Desde 1940 la Facultad publica una Revista de la Facultad de ciencias fisicomatemáticas, en la cual aparecen los trabajos pertenecientes a los distintos departamentos de la institución. Por lo demás, la Facultad ha publicado varios textos y libros sobre cuestiones de matemática. La Universidad de Tucumán dedica, desde 1940, la Serie A. Matemáticas y física teórica de su Revista, a reunir en ricos volúmenes trabajos inéditos y originales exclusivamente de matemática y de física de autores nacionales y extranjeros, publicando anualmente un volumen en dos fascículos. Por último mencionemos que el Círculo Matemático de Buenos Aires, que ya citamos, edita desde su creación, pero sin periodicidad fija, Publicaciones que consisten en monografías sobre temas matemáticos. Cabe ahora formular aquí una observación general válida, no sólo para los estudios matemáticos, sino para todos los estudios científicos; y es que a la producción científica aparecida en las publicaciones periódicas especializadas que 152


detallamos, debe agregarse la que aparece en las revistas de carácter general, en las publicaciones dedicadas a las actividades profesionales afines, y en las publicaciones estudiantiles que en la Argentina son numerosas, gozando muchas de ellas de una sólida y bien ganada reputación. 19. LOS ESTUDIOS FÍSICOS Y QUÍMICOS Los estudios físicos en la Argentina adquirieron nuevo vigor durante estos últimos años. Como acontecimiento de interés científico vinculado con estos estudios, recordemos ante todo la visita que en 1925 realizó Einstein a la Argentina, invitado por la Universidad de Buenos Aires y la colectividad israelita de esta ciudad. Además de un ciclo oficial de siete conferencias que, sobre su teoría, dictó en la Facultad de ciencias exactas, habló en la Facultad de filosofía y letras, y pronunció dos conferencias en la Universidad de Córdoba. La Academia de Buenos Aires realizó una sesión en su honor en la que varios físicos y químicos argentinos plantearon a Einstein distintas preguntas y cuestiones relacionadas con su teoría. El incremento y mayor impulso hacia los estudios de física pura, nacieron de esfuerzos privados, pues hasta ahora sigue siendo el Instituto de física de La Plata la única institución oficial dedicada a esos estudios. En 1942, con motivo de una reunión científica celebrada al inaugurarse la Estación astrofísica de Bosque Alegre, surgió la idea entre un grupo de físicos profesionales, estudiantes de física, astrónomos, matemáticos e ingenieros, de constituir un Núcleo de Física (así se llama al principio la agrupación) con el objeto de estimular los estudios so153


bre la orientación moderna de la física y realizar periódicamente reuniones científicas. La idea tuvo éxito y el Núcleo de Física realizó reuniones en Córdoba (1943), en Buenos Aires (1944) y en La Plata (1944). Y en esta reunión de La Plata los asistentes resolvieron fundar la Asociación Física Argentina y adoptar como órgano de publicidad la Revista de la Unión Matemática Argentina, que por otra parte ya había publicado todos los trabajos e informes presentados a las reuniones del Núcleo de Física. La Asociación Física Argentina ha continuado realizando con éxito creciente sus reuniones periódicas en las últimas de las cuales han intervenido destacados científicos extranjeros. En cuanto a las publicaciones dedicadas total o parcialmente a la física y, fuera de las ya mencionadas: Serie matematicofísica de la Contribución de La Plata (hasta 1935), luego Serie física y actualmente los trabajos de la Revista de esa Facultad dedicados al Instituto de física, y la Serie A. de la Revista de Tucumán; sólo podemos mencionar las Publicaciones del Departamento de Física de la Facultad de Ingeniería de Tucumán, en las que se incluyen también textos. La química dispone en la Argentina de varios centros de estudios superiores: Buenos Aires (doctorado en química, doctorado en bioquímica y farmacia); La Plata (doctorado en química y farmacia); Santa Fe (ingeniería química); Rosario (doctorado en bioquímica y farmacia); Tucumán (doctorado en farmacia y bioquímica). En cuanto a los institutos de investigación, el más importante es sin duda el Instituto de investigaciones científicas y tecnológicas, dependiente (desde 1940) de 1a Facultad de química de esa ciudad. Fue creado en 1929, 154


dependiendo sus primeros años de la misma Universidad del Litoral, con el objeto de “realizar investigaciones que contribuyan al adelanto de las ciencias fisicoquímicas, y sus aplicaciones a la industria y a la agricultura”. Está totalmente desligado de la enseñanza y en sus dos secciones, científica y tecnológica, se realizan, sin discriminación neta, trabajos de química pura y aplicada, respectivamente. También de la Universidad del Litoral depende un Instituto de investigaciones microquímicas, que funciona en Rosario desde 1936 y dedicado exclusivamente a ese campo especializado de la química. Pero es importante señalar que la investigación y estudios químicos han sido en gran medida estimulados por una institución privada: la Asociación (antes Sociedad) Química Argentina, que agrupa a los químicos en su doble aspecto científico y profesional. Nacida en 1912 bajo el calor y apoyo de la Sociedad Científica Argentina, ha realizado una vasta labor; en 1919 ha organizado el Primer Congreso Nacional de Química, y en 1924 el Segundo Congreso Nacional y Primero sudamericano. Por lo demás, existen en el país numerosos y excelentes laboratorios químicos que cumplen una labor científica dentro de su finalidad específica de fiscalización, de control o de análisis; muchos de los cuales disponen de órganos de publicidad donde aparecen los resultados o estudios realizados. Los hay en las Obras Sanitarias de la Nación, en la Dirección Nacional de Vialidad, en los Yacimientos Petrolíferos Fiscales, en los Ferrocarriles del Estado, en las Oficinas Químicas Nacionales, provinciales o municipales, en la Dirección de Industrias de Mendoza, etc.; sin contar los de algunas empresas privadas que, aún manteniendo en reserva sus resultados, trabajan científicamente. En cuanto a las publicaciones en que aparecen los fru155


tos de la investigación química, los dos Institutos del Litoral publican respectivamente Anales del Instituto de investigaciones científicas y tecnológicas (desde 1932) y

Publicaciones del Instituto de investigaciones microquímicas (desde 1937). Por otra parte la Facultad de La Plata publica, desde 1923, la Revista de la Facultad de Ciencias Químicas, mientras la de Santa Fe hace lo mismo, desde 1930, con la

Revista de la Facultad de Química Industrial Agrícola y algunos libros. La Asociación Química Argentina realiza un vasto plan de publicaciones; a su órgano más antiguo y de carácter científico, los Anales de la Asociación Química Argentina, que publica desde 1913, agregó más tarde un suplemento: Bibliografía química argentina (antes Temas de química y luego Temas de química y bibliografía química argentina) y hace pocos años otra revista, pero de carácter aplicado: Industria y Química. Agreguemos, por último, que trabajos vinculados a la química se publican también en revistas como Anales de farmacia y Bioquímica, Revista de la asociación bioquímica argentina, etc. Con la física y la química está vinculado el vasto campo de la técnica, en el cual no entramos en esta reseña. Cabe, sin embargo, destacar que muchas instituciones y organismos, cuya finalidad mediata o inmediata es alguna aplicación técnica, realizan también investigaciones científicas; y que muchas publicaciones de esas u otras instituciones incluyen trabajos de índole científica. A las publicaciones de este tipo ya mencionadas, agreguemos las Publicaciones técnico–científicas de las Facultades de ingeniería de Buenos Aires y de Rosario, respectivamente. 156


Así aparecen trabajos de valor científico (edafología, mineralogía, geología, etc.), en las Publicaciones técnicas de la Dirección Nacional de Vialidad, así como de esta especialidad, en la excelente Revista electrotécnica, editada por la Asociación Argentina de Electrotécnicos y el Comité Electrotécnico Argentino. Entre los organismos técnicos que realizan labor científica, citemos al Instituto de Estabilidad que funciona desde 1939 en la Facultad de ciencias matemáticas de Rosario, y una de cuyas finalidades es “realizar estudios de investigación científica en el campo de su especialidad”. Ya han aparecido varios números de la Publicaciones de este Instituto. En Santa Fe funciona un moderno y bien montado Instituto Experimental de Investigación y Fomento Agrícola-ganadero, fundado en 1935, que tiene como “misión investigar todos aquellos factores que influyan directa o indirectamente sobre la producción agrícola–ganadera de la provincia y, especialmente, la de fomentarla por todos los medios sobre bases científicas”. De los tres departamentos que lo integran: química agrícola y edafología; agronomía; economía rural y geografía agrícola; el primero de ellos ocupa la mayor parte de su actividad en las determinaciones científicas (constantes físicas, análisis mecánico y determinación química) que tienden a un mejor conocimiento del suelo. El Instituto edita Publicaciones técnicas con los resultados de las investigaciones que en él se realizan. En Tucumán funciona una Estación Experimental Agrícola que estudia, desde el punto de vista científico, todo lo pertinente a la producción de azúcar, editando la Revista industrial y agrícola de Tucumán, así como un Boletín y otras publicaciones. 157


Citemos, por último, un Centro Argentino de Quimurgia creado últimamente (1945) para realizar estudios referentes al aprovechamiento industrial de productos y subproductos agrícolas. Actualmente están a consideración del Parlamento Nacional tres proyectos, dos de ellos de, gran envergadura, destinados a crear institutos de investigación científica vinculados principalmente con estos estudios. Por el primero de ellos, emanado del Poder Ejecutivo, se crea el Instituto Nacional de Investigaciones Fisicoquímicas que dependerá del Ministerio de Guerra. Tendrá por finalidad realizar e impulsar el desarrollo de las investigaciones científicas y en especial de las que se relacionan con la energía atómica, estudiar los recursos naturales del país que puedan interesar a sus fines, asesorar al Poder Ejecutivo, promover la formación de personal técnico y científico, ayudar a los investigadores científicos del país y promover el ingreso al mismo de hombres de ciencia y técnicos extranjeros. Se le fija un presupuesto de diez millones de pesos durante los primeros cinco años y otra suma igual durante dicho período para subsidio a las universidades nacionales a los efectos de que éstas puedan formar personal técnico y científico, ayudar a los investigadores y promover el ingreso al país de hombres de ciencia. El segundo proyecto crea un Instituto Superior de Investigaciones Científicas, como ente autárquico y dependiente directamente del Presidente de la Nación. Tendrá una Dirección de investigación pura, de la cual dependerán un Departamento matemático y físico, uno biológico y bioquímico y uno social. Una Dirección de investigación aplicada tendrá a su cargo los departamentos médicos y de salud pública, de defensa nacional, de ingeniería y tecnología, de educación, de publicaciones y propagan158


da y de aplicaciones. El presupuesto mínimo del Instituto se fija en 30 millones de pesos anuales y se autoriza un gasto de 200 millones para su instalación. El tercer proyecto, más modesto que los anteriores pero quizá por eso mismo más factible, crea el Instituto nacional de investigaciones físicas y químicas, dependiente del Ministerio de Justicia e Instrucción Pública, para promover y realizar estudios en ciencia pura y aplicada en las ramas de física, química y afines, y constituido por siete departamentos: física, fisicoquímica, química, electricidad, física aplicada, química aplicada, metrología y normas. Además de poder contar con los ingresos que obtenga por trabajos diversos que pueda realizar, se le fija una partida de cinco millones de pesos anuales, que el Poder Ejecutivo puede ampliar hasta el doble. 20. LOS ESTUDIOS ASTRONÓMICOS Y AFINES La labor astronómica argentina continúa desarrollándose en gran parte alrededor de sus dos grandes observatorios. El Observatorio de Córdoba, en 1842, ha inaugurado una Estación Astrofísica situada en Bosque Alegre, en las Sierras Chicas, a unos 50 kilómetros de la ciudad de Córdoba y que dispone del telescopio más grande de Suramérica (es un reflector de 154 cms. de diámetro). El observatorio, además de la tarea ya mencionada del relevamiento de precisión del cielo austral, se ocupa actualmente en la búsqueda de estrellas “enanas blancas”, en el estudio de los espectros de estrellas con atmósfera incandescente, en el estudio de las nubes de Magallanes, etc. 159


Ese observatorio, con personal constituido actualmente de un grupo de astrónomos y físicos con dedicación exclusiva, se ha convertido en un centro científico de primer orden. Posee un seminario científico y una escuela para empleados, a fin de mejorar constantemente la preparación de su personal científico y técnico. Por su parte el Observatorio de La Plata inició una nueva era en su vida científica al convertirse en Instituto del Observatorio astronómico y llamar al profesor Juan Hartmann para dirigir las investigaciones y orientarlas hacia su especialidad: la astrofísica. La investigación científica del observatorio, así como la labor docente de la Escuela superior de ciencias astronómicas y conexas, comprende estudios relativos a la astronomía, a la astrofísica, a la geofísica y a la meteorología. Citemos, entre las investigaciones de Hartmann, el descubrimiento de dos nuevos asteroides, uno de los cuales fue bautizado con el nombre de “La Plata.” Además de sus Publicaciones, el observatorio inició la publicación de los estudios e investigaciones sísmicas en Contribuciones geofísicas, hasta que en 1936 refundió sus publicaciones en tres series: Serie astronómica (las anteriores Publicaciones); Serie geofísica (las anteriores Contribuciones) y Serie geodésica. A los dos grandes centros de investigación y de estudio astronómicos constituidos por los observatorios de Córdoba y La Plata, debe agregarse el Observatorio Naval, instalado en Buenos Aires, dependiente del Ministerio de Marina y encargado de dar la hora oficial al país y, como nuevo centro de estudios, el Observatorio de Física Cósmica de San Miguel (pueblito situado a unos 30 kilómetros de Buenos Aires) que se fundara en 1935 por la iniciativa del Consejo Nacional de Observatorios. Se levanta dentro de 160


los terrenos del Colegio Máximo de San José, que allí posee la Compañía de Jesús, y aunque perteneciente a la misma Compañía, se halla revestido de carácter oficial. No se ocupa de astronomía de posición, sino de estudios especiales: astrofísica (y en especial, de rayos cósmicos), electrometeorología y geofísica. Edita Publicaciones. Por último, el país cuenta con una próspera Sociedad de Amigos de la Astronomía, fundada en Buenos Aires en 1929, y que desde entonces edita una Revista Astronómica y un suplemento anual: Almanaque astronómico y manual de aficionado. Los estudios meteorológicos en la Argentina adquirieron un renovado vigor a raíz de la ley de 1935 por la que se creó la Dirección de Meteorología, Geofísica e Hidrología (continuadora de la antigua Oficina Meteorológica Nacional) que al mismo tiempo que centraliza toda la actividad meteorológica nacional, coordina su labor hidrológica y geofísica con la que realizan otras instituciones del país. En el orden meteorológico se ha ampliado la red de observatorios y estaciones que van desde La Quiaca a los 22° hasta regiones australes a los 64°, desde el Atlántico hasta las proximidades del monumento del Cristo Redentor en la cordillera a 3,830 metros de altura. Publica desde 1902 una Carta del tiempo, una de las más completas en su género, y desde 1916 un Resumen (antes Boletín) mensual de la carta del tiempo. Ha centralizado los servicios aerológicos para facilitar la navegación aérea, instalando estaciones de sondaje con globos pilotos y tomando a su cargo la organización, desarrollo y control de los estudios respectivos, así como la confección de cartas aerológicas, etc. 161


La Dirección ha creado servicios de climatología, meteorología marítima, meteorología agrícola, etc. En lo que se refiere a sus servicios geofísicos, los más importantes son los sismométricos, para los que se dispone de un observatorio especial, el Observatorio de Buenos Aires (antes Villa Ortuzar) y los geomagnéticos, respecto de los cuales existe, desde 1904, en Pilar (provincia de Córdoba), un observatorio magnético, que fue dirigido entre 1915 y 1922 por el físico norteamericano Bigelow, y que se ocupa de la determinación sistemática de los diferentes componentes del magnetismo terrestre, así como de electricidad atmosférica y de radiación solar. Los servicios hidrológicos, finalmente, tienen a su cargo en especial los de carácter pluviométrico e hidrometría, así como la coordinación de su labor con las de otras reparticiones que realizan estudios similares. Últimamente se encomendó a estos servicios la confección de la Carta de Aguas del país. Vinculados con estos servicios existen los estudios hidrográficos, cuyos centros en la Argentina son el Servicio Hidrográfico dependiente del Ministerio de Marina y que publica Anales hidrográficos, así como Almanaque náutico y Tablas de mareas.; y la Dirección General de Navegación y Puertos, dependiente del Ministerio de Obras Públicas, que publica, además de otras publicaciones, un Anuario Hidrográfico. Vinculados con los servicios geofísicos están los estudios que realiza el ya mencionado Instituto Geográfico Militar, entidad que representa a la Argentina en la Unión Geodésica y Geofísica Internacional, en virtud de la importancia de su labor gravimétrica. Últimamente (1941), al ser aprobada la llamada “ley de la Carta”, se encomendaron al Instituto los “trabajos geodésicos fundamentales 162


y el levantamiento topográfico de todo el territorio de la Nación”. 21. LA MEDICIÓN DE UN ARCO DE MERIDIANO Vinculada con los trabajos geodésicos se está actualmente realizando en la Argentina una empresa científica de gran importancia: la medición de un arco de meridiano dispuesta por ley nacional de fines de 1936, pero cuyo iniciador y propulsor fue el ingeniero Félix Aguilar, astrónomo y profesor argentino que tuvo a su cargo la estación de Oncativo y fue director del Observatorio de La Plata en los períodos 1919–1921 y desde 1934 hasta su muerte. En 1934 el ingeniero Aguilar solicitó de la Universidad de La Plata que prestara su auspicio a un proyecto de ley que acompañaba, y por el cual se resolvía “la medición de un arco de meridiano a lo largo de todo el territorio nacional, destinada a satisfacer las necesidades prácticas de las obras públicas y de la investigación de la forma y dimensiones de la Tierra”, y cuyos trabajos se declaraban “de utilidad pública”. Obtenido el apoyo de la universidad, el proyecto fue finalmente convertido en ley. De acuerdo a la misma, la Dirección científica y administrativa de los trabajos está a cargo de una comisión autónoma formada por representantes del Servicio Hidrográfico de la Marina, el Instituto Geográfico Militar, las Universidades de Buenos Aires, La Plata y Córdoba y el Museo de La Plata (su primer presidente fue el ingeniero Aguilar), pero la colaboración efectiva en la obra con “todo el personal y material disponible” está a cargo del Instituto Geográfico Militar, el Servicio Hidrográfico y las universidades de Buenos Aires y de La Plata. 163


Tal obra representará la contribución argentina al conocimiento de la forma y dimensiones de la Tierra, y revestirá singular importancia por las excepcionales condiciones que brinda la situación geográfica de la Argentina; su parcial ubicación al sur del paralelo 40 del hemisferio austral, región en la que hasta ahora no existen mediciones de arco, la condición favorable de la región central y oriental del territorio argentino uniformemente llana y con amplia plataforma submarina, y sobre todo, la especialísima circunstancia de ser la Argentina el país que se extiende hacia las latitudes australes más bajas. Pero, además de satisfacer una finalidad científica de carácter internacional, la medición del arco de meridiano se propone servir múltiples fines científicos, culturales y económicos dentro de la órbita nacional. El trabajo proyectado se desarrolla a lo largo de todo el país, a través del meridiano 64, desde la frontera norte hasta el paralelo 40, continúa por éste hacia el Occidente y luego sigue hacia el Sur por el meridiano 70 hasta llegar al confín del territorio nacional. Será como la columna vertebral del esqueleto geodésico del territorio y facilitará la vinculación con los trabajos ya existentes, sirviendo de apoyo a las futuras operaciones que impongan las necesidades locales. La medición del extenso arco de unos 4.400 kilómetros de desarrollo, comprenderá toda una serie de trabajos científicos en los que se emplearán los instrumentos más modernos y los métodos más exactos, tanto en los trabajos geodésicos (mediciones angulares y de bases en la triangulación, nivelación geodésica de alta precisión que en la Patagonia se vinculará a estaciones mareográficas), como en los astronómicos (medidas de latitud, longitud y azimut), gravimétricos y magnéticos. 164


Pero fuera de esos trabajos relacionados directamente con la medición del arco, se realizarán investigaciones sistemáticas en el dominio de las ciencias naturales, que se llevarán a cabo simultáneamente con los anteriores en la vasta zona de operaciones de 200.000 kilómetros cuadrados en los que se desarrollará la empresa. Por lo pronto, los naturalistas encargados de las investigaciones en sus respectivas especialidades, participarán de los medios de movilidad y de los campamentos con que cuentan las comisiones geodésicas; además, como las operaciones de éstas exigen el recorrido del terreno en diversas estaciones del año, ciertos estudios, como los botánicos, que requieren la observación continuada durante un ciclo anual, se verán favorecidos notablemente. Fuera de los trabajos de índole general, de simple recolección de ejemplares faunísticos, florales y mineralógicos, que por su número y procedencia podrían constituir una excelente base para trabajos futuros más amplios, podrán realizarse en el campo de las ciencias naturales una serie de trabajos especiales, entre los cuales los especialistas del Museo de La Plata han propuesto: Los estudios zoológicos podrán realizarse con una orientación ecológica y zoogeográfica. Por otra parte, se podrá subsanar la deficiencia en el conocimiento de la fauna, en especial ictiológica, de la región central del país, y se podrá explorar y caracterizar biológicamente la vasta zona de la Patagonia y de la Tierra del Fuego, cuya riqueza faunística no figura mayormente en los museos argentinos, por cuanto la mayor parte de las expediciones antárticas han sido extranjeras. En botánica, el estudio sobre él terreno abarcará todas las grandes zonas de vegetación argentina, y delimitadas como están las formaciones fitogeográficas resulta de inte165


res biológico muy grande estudiar la infiltración mutua de las zonas, sobre todo en relación con la naturaleza del suelo. Por otra parte se considera necesario el estudio renovado de las dos zonas naturales de vegetación de Tierra del Fuego, que jamás podría realizarse con tanta prolijidad como en esta ocasión. Desde el punto de vista geológico se podrán realizar los estudios de las plataformas continentales y el de las regiones montañosas de origen reciente, así corno el de los troncos de antiguas formaciones, en las zonas pampeanas, en las del norte argentino y en la patagónica. En estas dos últimas las investigaciones geológicas podrán orientarse hacia la ubicación de nuevos yacimientos petrolíferos. Por otra parte, la interpretación de los hechos geológicos será ayudada por las determinaciones gravimétricas y magnéticas. El arco atravesará zonas que aún no han sido estudiadas paleontológicamente, y por tanto, las operaciones permitirán poner en descubierto su riqueza en fósiles. Y finalmente, desde el punto de vista antropológico y etnográfico, se podrán efectuar estudios en condiciones excepcionalmente ventajosas en la región chaqueña en la que aún quedan centros de población indígena, con sus usos y costumbres, así como se podrá extraer de la región pampeana que atravesarán las comisiones medidoras del arco, material de los indígenas de esa región, que irá a enriquecer las colecciones del museo. Para esta vasta obra se había previsto una duración de doce años, pero sin duda ha de durar más, pues la guerra mundial entorpeció e impidió la adquisición de materiales e instrumentos necesarios. Los resultados obtenidos hasta ahora pueden compararse con los de las más afortunadas operaciones geodésicas europeas y norteamericanas. 166


22. LOS ESTUDIOS BIOLÓGICOS Al entrar en el dominio de las ciencias biológicas, debe destacarse, en primer lugar, a la fisiología, que es en la Argentina “la más vigorosa de las ciencias biológicas”, al decir de uno de sus cultores. Esto se debe en gran parte a la labor, como investigador y como maestro, realizada por el profesor Bernardo A. Houssay, Premio Nobel de Fisiología y Medicina (1947), fundador del Instituto de fisiología de la Facultad de ciencias médicas de Buenos Aires, primer director del mismo en 1919, y que bajo su dirección ha adquirido un prestigio científico de renombre universal. Fuera de la función docente, se realizan en el Instituto investigaciones científicas a cargo de más de cincuenta médicos y químicos. La labor del profesor Houssay y de sus colaboradores, se ha puesto en evidencia en más de mil trabajos sobre la función de la hipófisis y de las glándulas suprarrenales, sobre el mecanismo de la hipertensión de origen renal, sobre la patogenia de la diabetes, etc. Además, el Instituto es una escuela de investigadores y de hombres de estudio: de el han salido los profesores de fisiología de las Facultades de veterinaria de Buenos Aires y de medicina de Rosario y de Córdoba, existiendo en estas dos últimas facultades Institutos de fisiología, en los que se realizan investigaciones científicas. El centro de discusión y de difusión de los trabajos de las ciencias biológicas relacionadas con la medicina, es la Sociedad Argentina de Biología fundada por el profesor Houssay hacia 1921 y que es filial de la Société de Biologie de París, y que, a su vez, tiene filiales en Rosario y en Córdoba. La sociedad y sus filiales editan la Revista de la Sociedad Argentina de Biología, publicándose además los 167


resúmenes de los trabajos en los Comptes Rendus de la Société de Biologie. De las demás ramas de la biología vinculadas con los estudios médicos, podemos citar los siguientes institutos especiales de investigación: Instituto de histología general y embriología, e Instituto de anatomía patológica “Telémaco Susini”, que dependen de la Facultad de medicina de Buenos Aires y el Instituto de farmacología, el primero en el país, existente en la Facultad de medicina de Rosario. Los estudios microbiológicos están bastante desarrollados en la Argentina. Su centro principal es el Instituto bacteriológico, dependiente del Ministerio del Interior y que realiza investigaciones sobre inmunidad, entomología médica, parasitología, además de la preparación de sueros y vacunas. La importancia científica del Instituto data del año 1913; los trabajos que en él se realizan aparecen en la Revista del Instituto Bacteriológico del Departamento Nacional de Higiene y en Folia Biológica. El Ministerio de Agricultura dispone también de un Instituto de bacteriología, aunque más dedicado a los problemas vinculados con la ganadería y la agricultura. Por último, citemos que recientemente los cultores de estos estudios se han agrupado en una Sociedad Argentina de Microbiología. También se ocupa de parasitología, aunque más especialmente de enfermedades tropicales, la Misión de Estudios de Patología Regional Argentina, que sostiene en Jujuy la Universidad Nacional de Buenos Aires y que realiza estudios sistemáticos sobre la tripanosomiasis americana (enfermedad de Chagas). Edita Monografías; Publicaciones y Reuniones de la Sociedad Argentina de Patología Regional (del norte). 168


También se ocupa de enfermedades tropicales el Instituto de Medicina Regional dependiente de la Universidad Nacional de Tucumán. En la Academia de Medicina, la vieja academia de la época de Rivadavia, y que en las últimas décadas sufrió una evolución semejante a la de su compañera la de Ciencias Exactas, y que por tanto desde 1925 es una institución autónoma, también se realizan estudios biológicos. Dependiente de la academia funcionó un instituto dedicado especialmente al estudio del cáncer, el Instituto de medicina experimental para el estudio y tratamiento del cáncer, que luego pasó a depender de la Universidad Nacional de Buenos Aires y que hace conocer sus trabajos en su propio Boletín. De la Academia depende actualmente el Instituto de investigaciones físicas aplicadas a la patología humana, creado en 1938, y que realiza interesantes trabajos sobre estos temas. Para terminar con las instituciones en las que se realizan investigaciones biológicas vinculadas a la medicina, citemos dos instituciones privadas. La más antigua es el Laboratorio de Histología Normal y Patológica que fundó y dirigió el profesor español Pío del Río Hortega. Está sostenido por la Institución Cultural Española y edita una Revista con los trabajos que se realizan en el laboratorio. Las otras dos instituciones deben su origen a circunstancias políticas. En 1943 el gobierno dispuso la cesantía de un grupo de intelectuales (entre los cuales figuraban los directores de los tres institutos de fisiología del país) firmantes de un manifiesto en el que se expresaban anhelos de democracia efectiva y de solidaridad americana. A raíz de este hecho surgió por iniciativa privada nacional, a la que se agregó una importante ayuda de la Rockefeller Foundation, el 169


Instituto de Biología y Medicina Experimental, que por la acogida que en el encontraron el profesor Houssay y sus colaboradores se convirtió bien pronto en un centro de investigación científica. En 1945 el profesor Houssay volvió a su cátedra, aunque por poco tiempo, pero el Instituto continuó desarrollando su actividad científica, dando ese mismo año a conocer su primer Memoria en la que se describen las circunstancias que dieron origen a su fundación y la labor científica realizada. Origen y finalidad semejantes tiene otro instituto creado recientemente (1947) en Córdoba; es el Instituto de investigación médica para promoción de la medicina científica. Los estudios oceanógraficos y de biología marina se cultivan en la Argentina por distintos organismos, el más importante de los cuales es la Estación Hidrobiológica Marina establecida en 1938 por el Museo de Buenos Aires en Quequén (provincia de Buenos Aires). Otras estaciones de este tipo tiene instalada la Dirección de Piscicultura y Pesca, dependiente del Ministerio de Agricultura en distintas regiones del país. Los estudios de físicoquímica del mar están a cargo, casi totalmente, del Servicio Hidrográfico del Ministerio de Marina, mientras que estudios de esta índole realiza también las Obras Sanitarias de la Nación, dependientes del Ministerio de Obras Públicas y que dispone para la publicación de sus trabajos de un Boletín. Por último, tales estudios están estimulados por una institución privada: el Instituto Oceanógrafico Argentino. A los estudios de genética vegetal y fitotecnia así como a los de fitopatología y parasitología vegetal se dedican 170


especialmente el importante Instituto de fitotecnia de Santa Catalina, dependiente de la Universidad de La Plata y el Departamento de agronomía del Instituto experimental de Santa Fe, ya citado (ambos poseen campos experimentales). Por otra parte, el Ministerio de Agricultura dispone de numerosas dependencias, laboratorios y estaciones experimentales con fines semejantes. Esos estudios, así como los de zootecnia, se cultivan también en las Facultades respectivas de Buenos Aires y La Plata, que editan: Fascículos, para cada uno de los institutos de la Facultad, y la Revista de la Facultad de Agronomía y Veterinaria, la de Buenos Aires; y Revista de la Facultad de Agronomía y Revista de la Facultad de Medicina Veterinaria, la de La Plata. Por otra parte, trabajos de esa naturaleza, así como de botánica, aparecen en la Revista Argentina de Agronomía que desde 1934 edita la Sociedad Argentina de Agronomía fundada con el objeto de estimular “la investigación científica de las ciencias agronómicas, problemas científicos y técnicos”. También cuenta la Argentina con una

Revista zootécnica dedicada a la ganadería, agricultura, ciencia veterinaria, agronomía y bacteriología. 23. LAS CIENCIAS NATURALES EN SENTIDO ESTRICTO Es sin duda en este campo donde la investigación científica argentina se halla más desarrollada, y ya vimos y conocemos las causas. Es la brillante tradición iniciada ya desde fines del siglo XVIII por naturalistas como Azara, D’Orbigny y Darwin; es la obra realizada por los naturalistas extranjeros radicados en el país o contratados para fundamentar en él esos estudios; es la pléyade de naturalis171


tas argentinos que se iniciara desde lejana época con Moreno, Ameghino, Holrnberg... La labor científica en el campo de las ciencias naturales que aquí consideramos (botánica, zoología, mineralogía, geología y geografía) sigue polarizada en los dos grandes museos, aunque en las últimas décadas se ha extendido ampliamente a través de instituciones oficiales y privadas. Como en los parágrafos anteriores, pasaremos en revista esas instituciones y sus publicaciones, señalando algunos naturalistas que se destacaron por su labor científica en esas instituciones. (Como habrá advertido el lector, en esta reseña y por razones obvias, no citamos, salvo contadísimas excepciones, sino a científicos fallecidos.) Al fallecer Ameghino, le sucede en la Dirección del Museo de Buenos Aires otro naturalista argentino de valor excepcional: Ángel Gallardo, ingeniero civil y luego doctor en ciencias naturales, se ha ocupado en el campo de la biología y de las ciencias naturales de problemas de herencia, de la cariocinesis, sentando su hipótesis de la división celular como un fenómeno bipolar de carácter electrocoloidal, y de entomología, en especial de hormigas. Se inició en la docencia universitaria en 1895, para llegar en 1932 al rectorado de la Universidad. Ha actuado en forma destacada en todas las instituciones científicas y sus trabajos exclusivamente científicos superan el centenar. Fue además hombre público, ocupando elevados cargos diplomáticos. Al frente del museo, fuera de su labor científica, se le deben las gestiones que permitieron que esa institución ocupe actualmente un amplio local, que ha hecho posible la cómoda ubicación e instalación de las colecciones y materiales del mismo. En 1923, al conmemorarse el primer centenario de la 172


fundación del Museo, el Poder Ejecutivo dio un extenso decreto cuyo primer artículo establecía: “El Museo Nacional de Historia Natural de Buenos Aires es la Institución sostenida por el Gobierno federal para todo lo que se relacione con la investigación científica del territorio nacional en su condición física presente y pasada, para la exposición de los materiales y métodos de trabajo de las ciencias naturales (en el sentido amplio de esta expresión) y para la difusión directa e indirecta de tales conocimientos entre el pueblo, y, en homenaje a su fundador, llevará desde la fecha el nombre de Museo Nacional de Historia Natural Bernardino Rivadavia.” (Diez años después el adjetivo “nacional” fue sustituido por “argentino”.) En los restantes artículos se encomienda al Museo la confección de una obra de conjunto titulada Historia Natural de la República Argentina, en colaboración con otras instituciones oficiales o privadas; crea el título de “benefactores” o “protectores” del Museo para los ciudadanos que contribuyan con donaciones pecuniarias o con materiales científicos o de estudio de importancia; y se fijan asimismo otras disposiciones tendientes todas a lograr un mayor y mejor desenvolvimiento de la institución. Además de la contribución a los estudios oceanógraficos que ya mencionamos, el Museo comprende secciones y colecciones de Mineralogía y Geología (incluyendo meteoritos); Paleontología (Vertebrados e invertebrados fósiles, Paleobotánica; Botánica; Zoología (Protozoología, Moluscos e invertebrados marinos, Insectos, Peces, Batracios y reptiles, Aves y mamíferos); Antropología; Etnología; Musicología indígena y Arqueología. El museo además ha conservado tradicionalmente la colección de monedas y medallas que se iniciara en la época de Rivadavia y que constituye en la actualidad, muy incrementada, su sección 173


Numismática. Como secciones auxiliares, el Museo posee biblioteca, laboratorios de taxidermia y osteología, talleres de modelado, dibujo, fotografía, imprenta y encuademación, así como carpintería y herrería. La publicación más importante del museo continúa siendo sus Anales, de los que han aparecido ya más de 40 tomos. Además, como Publicaciones extras, edita una serie de trabajos publicados por los miembros del personal del museo en otras revistas. Por último, desde 1919 publica el Catálogo de Numismática, del que han aparecido ya varios tomos. Por su parte el Museo de La Plata, convertido en Instituto del Museo y Escuela Superior de Ciencias Naturales, continúa realizando su labor de investigación y docente. En sus aspectos científicos cumple su labor mediante los departamentos siguientes: Antropología, arqueología y etnografía (que incorporó en 1940 una magnífica Sala Peruana); Botánica (cuya sección Micología, la constituye el Instituto de Botánica “Spegazzini”, del que pronto hablaremos); Geología y geografía física; Mineralogía y petrografía; Paleozoología (invertebrados) y Paleobotánica; Paleozoología (vertebrados); Zoología (invertebrados) y Zoología (vertebrados). Posee además el museo una biblioteca con más de 100,000 piezas bibliográficas y las dependencias necesarias para el mejor desenvolvimiento de la institución. El plan de publicaciones del museo se ha ampliado notablemente. Además de los Anales, ya citados, y que se destinan a memorias de carácter monográfico de especial importancia y extensión, desde 1935 la Revista inició una nueva serie que consta de seis secciones: Antropología, Botánica, Geología, Paleontología, Zoología y oficial, que se publican en tomos separados y en los que se reúnen 174


todas las contribuciones científicas (memorias, monografías, notas, etc.) de los colaboradores del Museo; creándose ese mismo año una nueva publicación Notas del Museo de La Plata, de formato pequeño, destinada a ser el órgano de información rápida para fijar fechas y asegurar prioridades. A esa lista de publicaciones se agregaron: en 1937 una nueva serie Publicación didáctica y de divulgación científica del Museo de La Plata, destinada a contener trabajos de divulgación sobre temas científicos de interés general tratados en forma sintética y accesibles al público, y en 1939 las Tesis del Museo de La Plata, destinadas a contener exclusivamente publicaciones de esta índole, que en razón del trabajo de investigación realizado merezcan tal distinción. Fuera de los dos grandes museos argentinos, existen en el país otros museos que, aunque de menor importancia, realizan también una obra de estímulo y de difusión de los conocimientos relativos a las ciencias naturales. Iniciemos su enumeración con el de Paraná, ciudad de brillante tradición a este respecto, pues ya había albergado en 1854 y 1884 los museos que habían dirigido Bravard y Scalabrini, respectivamente. En 1917, un grupo de estudiantes secundarios se agrupó bajo el nombre de Asociación Estudiantil: Museo Popular, con el fin de dotar a Entre Ríos de un museo público que reflejara en sus colecciones la naturaleza y la historia de la provincia. La asociación progresó suficientemente (en 1920 el museo ya contaba con 1.200 ejemplares) como para que en 1924 se convirtiera en institución oficial: Museo Escolar Central, dependiente del Consejo General de Educación de la Provincia, que acrecentó enormemente su material y en 1929 inició la publicación de Memorias del Museo de Paraná. Finalmente, 175


en 1934, el Museo volvió a elevarse de categoría, pues se transformó en el Museo de Entre Ríos, con una organización moderna. A sus cuatro secciones: Zoología, Botánica, Antropología (Arqueología, etnología y folklore) e Historia y Numismática, se incorporó en 1936 el Instituto “Martiniano Leguizamón”, formado sobre la base de las colecciones históricas, folklóricas y demás materiales que pertenecieran al escritor e historiador entrerriano Martiniano Leguizamón, y que fueran donados por sus herederos a esos efectos. Dependientes de las respectivas provincias existen también museos en Mendoza (Museo General Regional), en Córdoba (Museo Provincial de Ciencias Naturales), en Santa Fe (Museo Escolar “Florentino Ameghino”), en Salta (Museo Provincial), etc. De las ramas de las ciencias naturales es, probablemente, la botánica la más cultivada en la Argentina. Tres legados importantes, vinculados a tres hombres de ciencia, han constituido el núcleo de tres importantes institutos especialmente destinados a estudios botánicos. Carlos Spegazzini, “la figura más excelsa de la botánica argentina”, al decir de uno de sus biógrafos, llegó a la Argentina en 1879 con un flamante título de enólogo italiano, pero también con una labor científica ya promisoria realizada en el campo de la micología con su maestro el célebre micólogo Saccardo. El año siguiente, Puíggari lo incorpora al Gabinete de historia natural de la Facultad de ciencias físiconaturales, pasando luego en 1885 a residir en La Plata, en cuya Universidad actuó oficialmente hasta 1912. Su labor botánica fue extraordinaria: “no existe un solo grupo ni familia de nuestra flora que no deba a Spegazzini alguna contribución”, dice 176


Hickem, pero es sin duda la micología la especialidad que más cultivó. Cuando Spegazzini llega a la Argentina se conocen 39 especies de hongos, cuando él muere se conocen 4,000, casi todas determinadas por él. En 1925 editó una Revista Argentina de Botánica, cuyas cuatro entregas redactó íntegramente. En su testamento hizo donación de sus colecciones y biblioteca, con su casa, al Museo de La Plata, con la condición de que se creara un Instituto de botánica que llevara su nombre. Por eso el Instituto de Botánica “Spegazzini” constituye hoy la Sección de micología del Departamento de botánica del Instituto del Museo de La Plata. Cristóbal M. Hicken es otra vida consagrada a la investigación científica. Doctorado en 1900 y poco después profesor universitario, ha publicado numerosos trabajos y realizado muchos viajes, habiendo recorrido toda América. Fruto de sus trabajos y de sus viajes fue la organización del Museo y Biblioteca que denominó “Darwinion” en el que reunió más de 10,000 libros dedicados en su mayor parte de la flora suramericana, y cerca de 150,000 ejemplares de plantas (más de 50,000 especies distribuidas taxonómica y fitogeográficamente). En 1922 inició la publicación de Darwiniana. Carpeta del “Darwinion” (Laboratorio particular del doctor Cristóbal M. Hicken “Darwinion”) y que hoy ha modificado este subtítulo por el de Revista del Instituto de Botánica “Darwinion” (Instituto de Botánica “Darwinion”, San Isidro. Academia Nacional de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales de Buenos Aires.). En 1924 Hicken expresó el deseo de donar al Estado su “Darwinion” con las colecciones botánicas en herbarios y sus envases, la biblioteca botánica, el edificio y el terreno, con la condición que el “Darwinion” se dedicara exclu177


sivamente a investigaciones científicas relativas al ramo, con exclusión de todo lo concerniente a la enseñanza, para lo cual quedaría bajo la administración y superintendencia científica de la Academia de Ciencias de Buenos Aires. Esta donación se concretó posteriormente, y en la actualidad, el “Darwinion” está instalado en un nuevo local en San Isidro, pueblito de las proximidades de Buenos Aires. Otra figura excelsa de la botánica argentina es la de Miguel Lillo. Autodidacto, se inició al lado de Schickendantz, consagrándose en su ciudad natal, Tucumán, a las ciencias naturales. Fuera de la botánica, en la que descolló, en especial en dendrología, se ocupó de zoología y de meteorología (durante más de 40 años hizo observaciones pluviométricas y termométricas en la ciudad de Tucumán). Al fallecer, Lillo legó a la Universidad Nacional de Tucumán sus ricas colecciones botánicas, ornitológicas y entomológicas, así como su importante biblioteca y la casa quinta en que están instaladas y una importante suma de dinero para su debida conservación. Sobre la base de ese legado la Universidad creó el Instituto “Miguel Lillo” (de Investigaciones Botánicas) que ha desarrollado una intensa actividad no sólo en el campo botánico sino en el de todas las ciencias naturales. Fuera de artículos de divulgación, el instituto edita dos publicaciones periódicas de carácter científico: Lilloa, revista de botánica de la que han aparecido más de diez tomos, y Acta Zoológica Lilloana, revista de zoología, de la que han aparecido ya varios tomos. Además ha iniciado la publicación en grandes tomos suntuosamente ilustrados de la Genera et Species Plantarum Argentinarum, de la cual ya ha aparecido el segundo tomo. 178


Otro importante centro botánico, pero en especial de estudios de materia médica, es el Instituto de botánica y farmacología, existente en la Facultad de ciencias médicas de la Universidad de Buenos Aires, y que se creó en 1900 con el nombre de Museo Farmacológico. También desde principios de siglo edita una publicación periódica hoy titulada Trabajos del Instituto de Botánica y Farmacología. Además de los varios jardines zoológicos y de los ya numerosos jardines botánicos con que cuenta el país, de los cuales algunos especializados, agreguemos que en 1945 se ha constituido la primera Sociedad Botánica Argentina con sede en La Plata y que se propone agrupar a todos los botánicos y aficionados a la botánica, estimular la protección de la vegetación indígena, coordinar la terminología botánica y los demás fines científicos de las agrupaciones de esta índole. En el mismo año apareció su Boletín con trabajos científicos relativos a todas las ramas de la botánica, notas históricas, noticias, etc. La intensidad de los estudios zoológicos en la Argentina se pone de manifiesto a través de la existencia de sus instituciones que agrupan a especialistas y aficionados en diversas ramas de esa ciencia. Así, desde 1916 existe en Buenos Aires la Sociedad Ornitológica del Plata, que desde el año siguiente publica su órgano periódico El Hornero, revista especialmente destinada al estudio y protección de las aves, y desde 1925 existe, también en Buenos Aires, la Sociedad Entomológica Argentina, cuya Revista, que inició su aparición el año siguiente, tiene carácter exclusivamente entomológico. Y últimamente (1944) se fundó la Asociación Argentina de Artropodología, que se propone fomentar el estudio y conocimiento de los diversos grupos 179


que constituyen el Phyllum Arthropoda pertenecientes a la fauna argentina en particular y a la neotrópica en general. Se propone editar la revista Arthropoda. Los estudios mineralógicos y geológicos en la Argentina están centralizados en los grandes museos y en la repartición del Ministerio de Agricultura ya citada, y que hoy lleva el nombre de Dirección de Minas y Geología. Esta repartición, además de un Boletín edita Publicaciones que refunde las anteriores: Dirección de Minas, Geología e Hidrología.; Estadística minera de la Nación y Estadística de petróleo de la República Argentina. Como institutos especiales citemos el Instituto de fisiografía y geología de la Facultad de ciencias matemáticas de Rosario, creado en 1936 con el objeto, entre otras finalidades, de realizar investigaciones fisiográficas, geológicas, mineralógicas, petrográficas y paleontológicas, y que en sus Publicaciones hace conocer memorias científicas sobre esos temas; el Instituto de geología, de reciente creación (1945), que funciona en la Facultad de ciencias de Buenos Aires y que tiene la doble función de Escuela de Enseñanza Superior de las ciencias geológicas, y de Instituto de investigación en esas mismas ciencias: y el Instituto de mineralogía y geología de la Universidad de Tucumán que edita Cuadernos de mineralogía y geología. Estos estudios cuentan, además, con dos instituciones privadas. En 1929 se fundó en Buenos Aires la Sociedad Argentina de Minería y Geología que se propone realizar estudios científicos de carácter geológico y mineralógico, un inventario general de los recursos minerales, una descripción científica y tecnológica, así como estudiar los métodos de exploración, explotación e industrialización de los yacimientos minerales, realizar estudios hidrogeológicos 180


y de geología aplicada a las construcciones, etc.; y que desde ese mismo año edita la Revista Minera. Mientras esta asociación, como se ve, se ocupa con preferencia de estudios mineros, la otra institución: Sociedad Geológica Argentina de muy reciente creación (1945), tiende a una finalidad más científica, pues su objeto primordial es propender al progreso de las ciencias geológicas estimulando las investigaciones académicas especialmente en lo que se refiere al mejor conocimiento de la estructura geológica del suelo de la Argentina y de las regiones vecinas de América, y que el año siguiente ya hizo conocer su publicación periódica, Revista de Sociedad Geológica Argentina, dedicada exclusivamente a trabajos sobre la geología en sentido amplio: mineralogía, petrografía, geología general e histórica, paleontología, etc. Aunque persiguen una finalidad práctica, tienen valor científico los estudios que en la Argentina se realizan vinculadas con el petróleo. Ya en 1911 la explotación del petróleo (de Comodoro Rivadavia), dio lugar a la creación de una sección especial en la Dirección de minas y geología, sección que en 1922 se independizó constituyendo la importante Dirección General de Yacimientos Petrolíferos Fiscales (conocida como Y. P. F.), dependiente del Ministerio de Agricultura, y en la que se realizan estudios geológicos, claro es, aplicados a la prospección y explotación de yacimientos petrolíferos. Es también importante su publicación periódica actualmente denominada Boletín de informaciones petroleras. Por lo demás, Y. P. F. contribuye al sostenimiento de un Instituto del petróleo, dependiente de la Universidad Nacional de Cuyo. Agreguemos, por último, que algunas de las investigaciones de carácter edafológico que se realizan en el Departamento de química agrícola y edafología del Instituto181


experimental de Santa Fe, tienen interés geológico, pues contribuyen al estudio del cuaternario. Los estudios geográficos cuentan en la Argentina con dos institutos oficiales y una institución privada. En la Facultad de filosofía y letras de Buenos Aires funciona un Instituto de investigaciones geográficas, fundado y dirigido en 1917 por Outes. Edita Publicaciones en dos series: Series A, con memorias originales y documentos, y Serie B, con documentos cartográficos, planimétricos e iconográficos. En la Facultad homónima de Tucumán existe también un Instituto de estudios geográficos que edita Monografías. El meritorio Instituto geográfico argentino, cuya vida languideció, fue sustituido en 1922 por la Sociedad Argentina de Estudios Geográficos “Gaea”, que se propone estimular los estudios e investigaciones geográficos y afines, en lo que se refiere a: geodesia, topografía y cartografía, biogeografía, geología, geofísica y morfología, climatología y didáctica. En 1931 organizó la Primera Reunión Nacional de Estudios Geográficos. Desde 1925 edita sus Anales, más conocidos por el nombre de la institución: Gaea. 24. LOS ESTUDIOS ANTROPOLÓGICOS Los estudios antropológicos en sentido estricto (antropología física, arqueología, etnografía, lingüística y folklore) que en la Argentina se vinculan con los de las ciencias naturales, disponen de numerosos centros. Fuera de la labor que se realiza en los museos de ciencias naturales, en especial en los de Buenos Aires y de 182


La Plata, el centro de estudios especializado más importante es también el más antiguo: el ya citado Museo etnográfico de la Facultad de filosofía y letras de Buenos Aires. Este Museo, que originariamente fue organizado sobre la base de las colecciones y de la biblioteca de su fundador y primer director, Ambrosetti, a quien sucedió en la dirección su discípulo Salvador Debenedetti, realizó, por obra de estos dos especialistas, una amplia labor, iniciada en el país con criterio estrictamente científico, la explotación arqueológica, para lo cual se llevaron a cabo, hasta 1930, veinticuatro expediciones a distintas regiones del territorio, en alguna de las cuales, como en Tilcara, se hicieron excavaciones prolongadas y sistemáticas. En 1930 asumió la dirección del Museo el eminente americanista Félix F. Outes, etnógrafo y arqueólogo, trasladándose entonces a un más amplio edificio indispensable para la institución, que entonces ya poseía más de 60.000 piezas. Outes renovó también las publicaciones del Museo, que desde entonces edita sus Publicaciones en dos Series (A y B), y además una revista de divulgación que denomina Solar. En Córdoba, existe un Museo colonial al cual el lingüista e historiador Monseñor Pablo Cabrera donó sus colecciones etnográficas, y un Instituto de arqueología, lingüística y folklore “Dr. Pablo Cabrera”, dependiente de la Universidad, fundado en 1942 y que en 1943 inició la edición de sus Publicaciones. En Tucumán, dependientes de la Universidad, existen un Instituto de antropología que edita su Revista y un Instituto de historia, lingüística y folklore que también edita Publicaciones. Ya dijimos que a la flamante Universidad de Cuyo, 183


entre sus departamentos, ha creado un Instituto de lingüística y un Instituto de etnografía americana que edita Anales. En 1940 el gobierno de Santa Fe creó en la ciudad capital un Departamento de estudios etnográficos y coloniales, con el objeto de realizar investigaciones originales de carácter etnográfico, histórico, arqueológico y folklórico vinculados con la provincia. Este Departamento ha inaugurado en 1943 un Museo etnográfico y ha iniciado sus Publicaciones, bajo forma de monografías, en 1940, y desde 1945 agregando un Boletín periódico. Y en Santiago del Estero el Museo arqueológico de la provincia ostenta sus ricas colecciones con el abundante material excavado en los yacimientos pertenecientes a lo que se ha dado en llamar la “cultura chaco–santiagueña”. También poseen museos arqueológicos, sobre la base de elementos indígenas regionales, las ciudades de Catamarca y La Rioja. En cuanto a las instituciones privadas, la Argentina cuenta desde 1937 con una Sociedad Argentina de Antropología, que realiza congresos científicos anuales con el nombre de “Semana de Antropología” y que edita Relaciones. 25. LA HISTORIA DE LA CIENCIA En este panorama de la ciencia argentina, nos hemos ocupado hasta aquí de las instituciones y publicaciones vinculadas con la ciencia, entendida ésta en el sentido más estricto y común del vocablo: vale decir de las ciencias exactas y de las ciencias naturales (en sentido amplio). Se ha excluido, por tanto, toda referencia a los demás sectores del conocimiento: a la psicología, ciencia difícil de ubicar, 184


a las ciencias sociales (sociología, derecho, economía, política, educación) y al amplio campo de las disciplinas humanistas: filosofía, letras e historia. Sin embargo, daremos fin a esta reseña dando algunas noticias respecto del desarrollo en la Argentina de los estudios vinculados a un sector del saber que por su esencia es histórico, pero por su contenido es científico: la historia de la ciencia. Hasta 1939 existían en la Argentina, fuera de algunos cultores aislados, dos cátedras especializadas de historia de la medicina, una de las cuales, la de Buenos Aires, edita desde 1938 Publicaciones de la cátedra de historia de la medicina (vinculada con esta cátedra apareció en 1942 una Revista Argentina de Historia de la Medicina), y algunas otras cátedras universitarias en las que la historia de la ciencia integra parcialmente sus asignaturas. Con el propósito de impulsar tales estudios, la Universidad Nacional del Litoral creó en 1938 el Instituto de historia y filosofía de la ciencia, cuyas finalidades principales eran las de realizar investigaciones originales, organizar seminarios para contribuir a la formación de investigadores y elaborar un repertorio bibliográfico de historia de la ciencia, poniendo a su frente al profesor Aldo Mieli, eminente historiador de la ciencia, entendida no como suma o yuxtaposición de las historias de las ciencias particulares o de las biografías de los sabios individuales, sino como una disciplina autónoma, con método y finalidades propios que analiza y critica históricamente una específica actividad humana: la científica. En 1919 Mieli había fundado la revista Archivio di storia della scienza, que luego denominó Archeion, y en 1928 había promovido la creación de una Academia Inter185


nacional de historia de la ciencia, que se organizó en 1929, designando a Mieli secretario perpetuo de la misma. Con la creación del Instituto argentino y la competencia de su director, que había traído de Europa su valiosa biblioteca particular, los estudios de historia de la ciencia adquirieron un nuevo impulso que se tradujo: a) en la transformación y ampliación del Grupo argentino de historia de la ciencia, filial de la Academia internacional, integrándolo con numerosos estudiosos de la Argentina, vinculados directa o indirectamente con los estudios de historia de la ciencia;

b) la iniciación en el Instituto de una vasta labor de índole bibliográfica, que constituía una de las finalidades del mismo; y

c) la reaparición de Archeion, de la cual se publicaron en tierra americana cuatro volúmenes, después de veinte años de labor europea. Una labor interesante que se proponía la revista, era hacer conocer el desarrollo histórico de las bibliotecas, museos, colecciones, sociedades científicas de Latinoamérica, habiendo iniciado la serie con una reseña histórica de la Sociedad Científica Argentina. El Instituto estaba empeñado en su promisoria labor, cuando en 1943 una de las primeras intervenciones universitarias puso término a la misma, suprimiendo el Instituto, separando a su director y suspendiendo la publicación de Archeion. No obstante, ese breve, pero activo período de la vida del Instituto no fue del todo estéril. Lo prueba el hecho de haberse constituido en la Institución Cultural Española, que brindó generosa hospitalidad a la biblioteca de Mieli, un nuevo centro de estudios, que en 1945 realizó su primer coloquio de historia y filo186


sofía de la ciencia. Lo prueba el hecho de haberse multiplicado en la Argentina la edición de obras clásicas científicas, así como de libros que tratan de la historia de la ciencia, destacándose la producción del mismo Mieli, quien tiene actualmente en curso de publicación una obra de vasto alcance que comprenderá una docena de volúmenes: Panorama general de historia de la ciencia, en la que, entendida la ciencia como específica actividad humana, se da de su historia una visión unitaria y orgánica, en la que las ciencias particulares se encuadran dentro del marco del pensamiento científico total, en conexión con el panorama histórico y, como telón de fondo, con la atmósfera cultural de cada época. 26. CONCLUSIÓN Al dar término a esta breve reseña de la ciencia argentina, creemos conveniente señalar la doble limitación que ella comporta. En primer lugar, este panorama se refiere únicamente a la matemática y a la ciencia natural, en sentido amplio; se refiere, por tanto, al sector del saber que comúnmente se considera científico por antonomasia, aunque, a nuestro entender, no debe ni puede negarse carácter científico a otros sectores. Tal limitación, a su vez, supone una doble exclusión: por un lado, este panorama no se ocupa ni del saber filosófico, ni de los estudios históricos y sociológicos, ni de las investigaciones relativas a las actividades más específicamente humanas: derecho, economía, educación, lenguaje, etc. Por otro lado, ha quedado también excluida de este panorama toda consideración sistemática relativa al vasto campo de la técnica, en sentido lato; vale decir a toda aplicación científica que no persiga una finalidad teórica. De ahí que sólo en forma indirecta 187


o circunstancial nos hemos referido a la medicina o a la ingeniería. En segundo lugar, este panorama no muestra el desarrollo y estado actual de la ciencia argentina a través de sus hombres de ciencia o de las ideas y corrientes de pensamiento que pueden haber influido en aquel desarrollo, sino que lo hace, con preferencia, a través de las instituciones y publicaciones científicas, considerando que estos órganos de elaboración y trasmisión del saber reflejan mejor el estado de las ciencias reseñadas, de acentuado carácter objetivo y menos afectas, por eso, a la influencia de escuelas o ideologías. En cambio, influyeron en el desarrollo de la actividad científica argentina los acontecimientos políticos y sociales que afectaron a las ciencias que reseñamos, más que en su orientación o contenido, en sus posibilidades y manifestaciones exteriores. De ahí que, a modo de conclusión, quisiéramos destacar esa influencia que, en el breve lapso de un siglo y medio de vida científica argentina, se tradujo en períodos que hemos calificado, con un símil psicológico, de períodos introvertidos y extravertidos; períodos en los que el país parece, respectivamente, cerrarse en sí mismo y abrirse hacia el mundo, y a los que corresponden épocas de inactividad y actividad científicas, dadas las características de la ciencia, tarea humana, por esencia, internacional y universal. En el panorama que hemos desarrollado creemos advertir claramente varios de esos períodos, que imprimen al andar científico, no ya una marcha uniforme en sentido ascendente, sino un movimiento oscilatorio, un ritmo cíclico, como si dos tendencias culturales en pugna obtuvieran alternativamente la victoria. Así, mientras a lo largo de casi todo el período colonial 188


la Argentina, aislada del mundo, no cobija prácticamente actividad científica alguna, al finalizar el siglo XVII y en especial con el advenimiento de la Revolución, se inicia para la ciencia un primer movimiento ascendente. La Argentina abre por primera vez sus puertas al mundo y, traída por vientos europeos, penetra en el país una corriente científica. No es una corriente vigorosa, no obstante figurar en ella cabales hombres de ciencia corno Bonpland y Mossotti, no obstante presidir en ella el espíritu de Rivadavia y de la Universidad de Buenos Aires, no obstante contar con el apoyo y la voluntad de cierto sector de la población que ansía incorporar a su seno los beneficios de “la iluminada Europa” y de “la ilustración”, y los ‘‘progresos del conocimiento”. Las luchas políticas que sobrevienen demasiado pronto impiden que esta débil atmósfera se fije y arraigue, y la tiranía termina por cegar esta fugaz etapa científica. Poco a poco la actividad científica decrece y al promediar el primer tercio del siglo XIX la Argentina, desde este punto de vista, ha regresado a la colonia. Con la caída de la tiranía cesa este período de inactividad, pues el impulso extraordinario que los hombres de la organización nacional imprimirán al país, significará también para la ciencia un nuevo movimiento de ascenso, esta vez con paso más seguro y firme. Nuevamente las miradas se dirigen hacia el exterior, que ya no es sólo Europa, en demanda de hombres de ciencia que acudan a fertilizar el suelo científico argentino. Y esta vez el injerto tuvo éxito, por cuanto en algunos sectores el espíritu científico arraigó firmemente y fructificó, si bien tal feliz resultado no se debió únicamente a la bondad de la planta y a la fertilidad del suelo, sino también a la existencia de favorables factores de ambiente, mesológicos. Se explica así 189


cómo el más grande naturalista de la época: Ameghino, no es un producto directo de los naturalistas extranjeros contratados. Las décadas que van del 60 al 90 representan un período de asombrosa actividad científica que culmina hacia el 72, y en el que surge la investigación científica orgánica y organizada; en él se fundan centros de estudios, se crean institutos de investigación, nacen publicaciones científicas, etcétera. Mas, hacia el 90, se inicia otro período que, en cierto sentido, muestra signos de decadencia científica. Los factores económicos, pero también el espíritu de la época, desvían el impulso originario del período anterior y la actividad científica se dirige hacia otros rumbos: hacia las aplicaciones, hacia la técnica. El “progreso material” deslumbra y no deja ver sino la ciencia aplicada, el afán utilitario priva sobre el desinterés de la ciencia pura; los institutos científicos vegetan y durante unos lustros, a ese respecto, la Argentina vuelve a encerrase en sí misma. Hasta que, ya en este siglo, nuevos factores sociales y políticos contribuyen a que la ciencia recobre su ritmo ascendente; las instituciones y las publicaciones se multiplican, un activo e incesante intercambio científico fluye entre Argentina y el mundo; y ante el estado actual puede afirmarse que la Argentina está, o puede llegar a estar, a la altura de las naciones más antiguas y de sólida tradición científica. Y la Argentina ha de continuar sin duda con este ritmo, interviniendo con intensidad y eficacia crecientes en el desarrollo de esta admirable y algo desconcertante actividad que es la ciencia de hoy, que muestra hasta en sus crisis y en sus contradicciones aquella elevada dosis de humanidad que la asiste y que constituye su mejor aporte a la solidaridad y fraternidad humanas. 190


BIBLIOGRAFÍA PRINCIPAL Historia de la Nación Argentina (Desde los orígenes hasta la organización definitiva en 1862), publicada por la Junta de Historia y Numismática Americana bajo la dirección de Ricardo Levene. En especial las monografías: Vida intelectual del virreinato del Perú, por Felipe Barrera Laos (vol. III, Buenos Aires, 1937).

El Tucumán de los siglos XVII y XVIII, por Manuel Lizondo Borda (vol. III, Buenos Aires, 1937).

Los gobernadores de Buenos Aires (1617-1777), por José Torre Revello (vol. III, Buenos Aires, 1937).

Las misiones jesuíticas, por Guillermo Furlong Cardiff, S. J. (vol. III, Buenos Aires, 1937).

La Imprenta, por Juan Carter (vol. IV, Segunda sección, Buenos Aires, 1938).

El periodismo, por Juan Pablo Echagüe (vol. IV, Segunda sección, Buenos Aires, 1938).

Las letras, por Juan Pablo Echagüe (vol. IV, Segunda sección, Buenos Aires, 1938).

La enseñanza primaria desde sus orígenes hasta 1810, por Juan Probst (vol. IV, Segunda sección, Buenos Aires, 1938).

Real Colegio de San Carlos, por Antonino Salvadores (vol. IV, Segunda sección, Buenos Aires, 1938).

La Universidad de Córdoba, por Antonio Salvadores (vol. IV, Segunda sección, Buenos Aires, 1938).

La enseñanza de la filosofía, por Raúl A. Orgaz (vol. IV, Segunda sección, Buenos Aires, 1938).

La enseñanza de la medicina durante el momento histórico del virreinato, por Félix Garzón Maceda (vol. IV, Segunda sección, Buenos Aires, 1938).

Cartografía colonial, por Guillermo Furlong Cardiff, S. J. (volumen IV, Segunda sección, Buenos Aires, 1938).

Evolución de las ciencias en la República Argentina, publicada por la Sociedad Científica Argentina. En especial: II. La evolución de la física, por Ramón Loyarte (Buenos Aires, 1924). 191


III. Las ciencias químicas, por Enrique Herrero Ducloux (Buenos Aires, 1923). IV. Las matemáticas en la Argentina, por Claro Cornelio Dassen (Buenos Aires, 1924). V. La evolución de la astronomía durante los últimos cincuenta años (1872-1922), por Enrique Chaudet (Buenos Aires, 1926). VI. Nuestra mineralogía y geología durante los últimos cincuenta años (1872-1922), por Franco Pastore (Buenos Aires, 1925). VII Los estudios botánicos, por Cristóbal M. Hicken (Buenos Aires, 1923). XIII La evolución de la meteorología, por Guillermo Hoxmark (Buenos Aires, 1925).

Catálogo de publicaciones periódicas científicas y técnicas, publicado por el Comité argentino de bibliotecarios de instituciones científicas y técnicas, Buenos Aires, 1942. José Babini, La investigación científica en la Argentina (en Revista de la Universidad de Buenos Aires, Tercera época, Tomo II, pág. 7, Buenos Aires, 1944). Nicolás Besio Moreno, Sinopsis histórica de la Facultad de Cien-

cias Exactas, Físicas y Naturales de Buenos Aires y de la enseñanza de las matemáticas y la física en la Argentina, Buenos Aires, 1915. Nicolás Besio Moreno, Sociedad Científica Argentina. Fundada en 1872. Reseña histórica (en Archeion, vol. xxv, pág. 172, Santa Fe, 1943). Martin Doello-Jurado, Pretérito y destino de nuestras ciencias naturales (en Suplemento de La Nación del 1-1-1939). Guillermo Furlong, S.J., Los jesuitas y la cultura rioplatense, Montevideo, 1933. Juan María Gutiérrez, Origen y desarrollo de la enseñanza pública superior en Buenos Aires, Buenos Aires, 1915. Alberto Palcos, Nuestra ciencia y Francisco Javier Muñiz. El sabio – El héroe, La Plata, 1933. Julio Rey Pastor, La ciencia y la técnica en el descubrimiento de América, Buenos Aires, 1942. Mariano Picón-Salas, De la conquista a la independencia, Colección “Tierra Firme”, F. C. E., México, 1944. 192


TABLA CRONOLÓGICA I. HASTA 1850 1577 El maestro Pedro de Vega, primero de quien se tienen noticias, enseña primeras letras en Santa Fe. 1614 Se instalan en Córdoba los cursos del Colegio de Montserrat. 1622 Gregorio XV autoriza a la Universidad de Córdoba a conferir grados. 1700 Fecha del primer libro impreso en la imprenta de las Misiones. 1706 El padre Buenaventura Suárez inicia sus observaciones astronómicas. 1766 Fecha de los primeros impresos de la Imprenta del Colegio de Montserrat. 1779 Se crea el Protomedicato del Río de la Plata. 1781 Fecha de los primeros impresos de la Real Imprenta de los Niños Expósitos de Buenos Aires. 1781 Llega a la Argentina Félix de Azara, quien recorre las regiones del Plata durante 20 años. 1783 Se inaugura en Buenos Aires el Real Colegio de San Carlos. 1787 Manuel Torres desentierra y envía a Europa el esqueleto de un megaterio. 1799 El Consulado crea la Escuela Náutica, que funciona hasta 1806. 1801 En el protomedicato se dictan cursos de medicina. 1801 Aparece el Telégrafo Mercantil, primer periódico del Plata. 1810 Se crea la Escuela de Matemáticas, que funciona hasta 1812. 1810 Aparece la Gaceta de Buenos Aires, primer periódico posterior a la Revolución. 1810 Moreno crea la Biblioteca Pública. 1815 Se funda el Instituto Médico que funciona hasta 1820. 1816 Se crea la Academia de matemáticas y arte militar. 1818 Llega a la Argentina el naturalista Bonpland con plantas y semillas. 1821 Se crea la Universidad de Buenos Aires. 193


1822 Se funda la Sociedad de ciencias físico-matemáticas. 1824 Se crea la Academia de Medicina de Buenos Aires, que el año siguiente inicia la publicación de sus Anales. 1825 Rivadavia funda el Museo Público, ya creado por la Asamblea del año 12. 1826 Rivadavia crea el Departamento de ingenieros y el Departamento topográfico y estadístico. 1829 Alcides d’Orbigny inicia sus viajes por América del Sur, que prolonga hasta 1833. 1830 Román Chauvet inaugura un curso de cálculo infinitesimal. 1831 Octavio Fabricio Mossotti dicta el primer curso de física experimental. 1832 Charles R. Darwin toca tierra argentina, que recorre entre ese año y 1835. 1844 Francisco Javier Muñiz descubre el Smilidon bonaerensis (Muñiz). II. DESDE 1850 HASTA 1916 1851 Urquiza funda en Concepción del Uruguay el Colegio “Histórico” del Uruguay. 1854 Se funda en Paraná el Museo de la Confederación, que luego dirigirá Bravard. 1854 Se funda en Buenos Aires la Asociación de Amigos de la Historia Natural del Plata. 1858 La Asociación Farmacéutica de Buenos Aires edita la Revista Farmacéutica, aún existente. 1860 Se publica la Description physique de M. de Mussy, contratada por Urquiza. 1866 Burmeister se hace cargo de la dirección del Museo de Buenos Aires. 1867 Mitre funda el Colegio Nacional de Buenos Aires, que dirigirá Jacques. 1868 Aparecen los Anales del Museo de Buenos Aires. 1869 Gracias a los esfuerzos de Gutiérrez se crea en la Universidad de Buenos Aires el Departamento de ciencias exactas. Se crean las aulas para enseñanza de facultades mayores en el Colegio de la Inmaculada Concepción de Santa Fe. 194


1869 Se autoriza por ley al Poder ejecutivo a contratar 20 profesores para la enseñanza de las ciencias.

hasta

1873 Egresan los primeros ingenieros argentinos (los “doce apóstoles”). 1874 Llega Gould a la Argentina e inicia sus observaciones astronómicas. 1875 Sarmiento inaugura el Observatorio de Córdoba, que inicia ese mismo año sus publicaciones. 1876 Se funda la Oficina Meteorológica Nacional (hoy Dirección de Meteorología, Geofísica e Hidrología) en Córdoba, que se traslada a Buenos Aires en 1901. 1875 Se funda la Sociedad Científica Argentina. 1876 Se funda la Academia de Ciencias de Córdoba, que inicia sus publicaciones el año siguiente. 1877 Aparecen los Anales de la Sociedad Científica Argentina. 1878 Se crea la Escuela de Ingenieros de San Juan. 1879 La Universidad de Buenos Aires inicia sus publicaciones. 1880 Sobre la base de las donaciones de Francisco Moreno se funda el Musco antropológico y arqueológico de Buenos Aires. 1881 Primeros intentos de revistas de ciencias naturales: El Naturalista Argentino y El Periódico Zoológico Argentino. 1882 Se funda el Instituto Geográfico Argentino, que vivió medio siglo. 1882 Se funda el Observatorio de La Plata. 1884 El Museo antropológico de Buenos Aires se traslada a La Plata y se convierte en el Museo de La Plata. 1884 En Paraná se funda el Museo provincial, que luego dirigirá Scalabrini. 1884 Aparece Filogenia de Ameghino. 1886 Se funda el Instituto geográfico militar. 1887 Se crea la sección Minas del Ministerio de Obras Públicas, hoy Dirección de Minas y Geología. 1885 Se promulga la “ley Avellaneda” del régimen universitario. 1890 El Observatorio de La Plata inicia sus publicaciones. 1891 Se funda el Jardín zoológico de Buenos Aires. 1892 Se crea por ley la Universidad provincial de La Plata, que recién se instala en 1897, y se nacionaliza en 1905. 1889 Se funda la Universidad provincial de Santa Fe. 195


1891 Primer intento de revista matemática: la revista de Balbín. 1892 El Museo de La Plata inicia sus publicaciones. 1898 La Sociedad Científica Argentina organiza el Congreso Científico Latino–Americano, primero de la serie de los actuales Congresos Científicos Americanos. 1898 Se funda el Jardín botánico de Buenos Aires. 1900 Se crea en la Facultad de medicina de Buenos Aires el Museo farmacológico, hoy Instituto de botánica y farmacología. 1904 Se funda el Observatorio magnético de Pilar. 1907 Se funda el Instituto Nacional del Profesorado Secundario de Buenos Aires. 1908 Se instala la Estación Astronómica de Oncativo, que en 1908 pasa a depender del Observatorio de La Plata y que en 1911 suspende sus servicios. 1909 Se funda el Museo etnográfico de la Facultad de filosofía y letras de Buenos Aires. 1909 El Instituto de física de La Plata se organiza bajo la dirección de Bose. 1910 La Sociedad Científica Argentina organiza un Científico internacional americano.

Congreso

1913 Se funda la sociedad de ciencias naturales Physis, que el año siguiente inicia la publicación de su revista. 1914 Nace la Sociedad (hoy Asociación) Química Argentina, que inicia el año siguiente la publicación de sus Anales. 1915 Se crea la Universidad provincial de Tucumán. 1916 El Instituto bacteriológico argentino inicia una era de labor científica. 1917 La Facultad de La Plata inicia la publicación de su Contribución a las ciencias fisicomatemáticas. 1914 La Universidad de Córdoba inicia sus publicaciones. III. DESPUÉS DE 1916 1916 Se funda la Sociedad Ornitológica del Plata y su revista: El Hornero. 1916 Se realiza en Tucumán la primera Reunión nacional de naturalistas. 196


1917 Llega al país Rey Pastor, con quien se inicia una era en los estudios matemáticos argentinos. 1917 En Paraná, un grupo de estudiantes se reúnen con el fin de dotar a Entre Ríos de un Museo público. Tal es el origen del actual Museo de Entre Ríos. 1920 En la Facultad de filosofía de Buenos Aires se funda el Instituto de investigaciones geográficas. 1921 La Reforma universitaria. 1922 Se crea por ley la Universidad Nacional del Litoral. 1919 En la Facultad de medicina de Buenos Aires se funda el Instituto de fisiología. 1919 Se realiza en Buenos Aires el Primer Congreso Nacional de Química. 1921 Se inicia la nacionalización de la Universidad de Tucumán. 1923 Se fundan la Sociedad Argentina de Biología y su Revista. 1924 Nace la Sociedad Argentina de Estudios Geográficos “Gaea”. 1922 De la Dirección de minas y geología se desprende Y.P.F. (Yacimientos Petrolíferos Fiscales). 1924 Por intermedio de la Academia de Ciencias de Buenos Aires, Hicken hace donación al estado de su laboratorio particular “Darwinion”. 1925 Inicia su aparición Gaea, revista de la Sociedad homónima. 1925 Se concede autonomía a las academias universitarias. 1927 Se funda la Sociedad Entomológica Argentina, que el año siguiente edita su Revista. 1928 Nace el Boletín Matemático de Buenos Aires. 1928 Con el legado Spegazzini se crea en el Museo de La Plata el Instituto de botánica “Spegazzini”, especialmente destinado a estudios micológicos. 1929 Nace en Santa Fe la Sociedad Científica de Santa Fe, primera de esa índole en el interior del país. 1929 Se crea el Instituto de investigaciones científicas y tecnológicas en Santa Fe, que inicia sus publicaciones en 1932. 1929 Se funda en Buenos Aires la Sociedad Argentina de Minería y Geología y su Revista minera. 1931 Se funda la sociedad Amigos de la Astronomía. 1932 Se funda en Buenos Aires el Colegio Libre de Estudios Superiores. 197


1931 Con el legado Lillo se funda en la Universidad de Tucumán el Instituto “Miguel Lillo” (de investigaciones botánicas). 1931 Se realiza la Primera Reunión Nacional de Estudios Geográficos. 1933 Se funda la Asociación Argentina para el Progreso de las Ciencias. 1933 Se crea por ley la Comisión Nacional de Cultura que, entre otros fines, concede becas para perfeccionamiento y otorga premios a la producción científica. 1935 Se funda en Santa Fe el Instituto experimental de investigación y fomento agrícola-ganadero. 1935 Se instala el Observatorio de física cósmica en San Miguel. 1936 Se funda la Unión Matemática Argentina y su órgano de publicidad, actualmente órgano también de la Asociación Física Argentina. 1936 Se crea en Rosario el Instituto de investigaciones microquímicas, que el año siguiente inicia sus publicaciones. 1936 Se crea en Rosario el Instituto de fisiografía y geología. que inicia el año siguiente sus publicaciones. 1936 Se promulga la ley por la cual se procede a la medición de un arco de meridiano. 1937 Se funda la Sociedad Argentina de Antropología. 1938 Se crea en Rosario el Instituto de matemática, que inicia sus publicaciones el año siguiente. 1939 Se crea en Santa Fe el Instituto de historia y filosofía de la ciencia. 1939 Se crea la Universidad Nacional de Cuyo. 1940 Se crea el departamento de estudios etnográficos y coloniales en Santa Fe, que inicia ese año sus publicaciones. 1940 Aparece la Revista de la Universidad Nacional de Tucumán (Serie A. Matemáticas y física teórica). 1941 La “ley de la Carta” encomienda al Instituto geográfico militar los trabajos geodésicos y el relevamiento topográfico del país. 1942 Se funda la Estación astrofísica en Bosque Alegre. ocasión se organiza el Núcleo de Física. 198

En esa


1942 Se crea en Rosario el Instituto de matemática aplicada, que inicia ese año sus publicaciones. 1942 Se crea en Córdoba el Instituto de arqueología, lingüística y folklore “Dr. Pablo Cabrera”, que inicia el año siguiente sus publicaciones. 1943 Se funda el Instituto de biología y medicina experimental, instituto privado de investigación científica, 1944 El Núcleo de Física se convierte en la Asociación Física Argentina. 1945 Se realizan las Primeras Jornadas Matemáticas Argentinas. 1945 Se funda la Sociedad Geológica Argentina, que edita el año siguiente su Revista. 1945 Se funda la Sociedad Botánica Argentina y su Revista. 1945 Se realiza el Primer Coloquio de Historia y Filosofía de la Ciencia.

199


ÍNDICES DE NOMBRES, INSTITUCIONES Y PUBLICACIONES PERIÓDICAS CITADOS El número indica el parágrafo A. NOMBRES Acosta, José (1539-apt. 1600), 3

Bacon, Roger (1217-1292), 3

Agassiz, Louis J. R. (18071873), 12

Balbín, Valentín (1850-1901), 10, 18

Aguilar, Félix (1884-1943), 21

Barba, Alvaro Alonso (1569después de 1659), 1

Alberdi, Juan Bautista (18101884), 10

Barco Centenera, Martín del (1535-1602), 2, 5

Albertus Magnus (1193-1280), 3 Alboff, Nicolás (n. 1897), 11

Bedoya, José 1840), 8

Álzaga, Martín de (1756-1812), 9

Belgrano, Manuel (1770-1820), 5, 7, 8, 9, 18

Ambrosetti, Juan B. (18661917), 11, 12, 24

Berg, Carlos (1843-1902), 11, 15

Ameghino, Carlos (1865-1936), 11

Bigelow, Francisco H, (18671934), 20

Ameghino, Florentino (18531911), 3, 6, 11, 13, 14, 15, 23, 26

Bodenbender, Guillermo (18571941), 13

(1789-

Beuf, Francisco (m. 1899), 12

Bonpland, Aimé (1773-1858), 6, 9, 11, 17, 26

Andonaegui, José de (16851761), 6

Bose, Emil Hermann (18741911), 10

Angelis, Pedro de (1784-1854), 5, 11

Brackebusch, 1908), 13

Arago, Francois J. D. (17861853), 8

Luis

(1849-

Bravard, Augusto (m. 1861), 11, 15, 23

Argerich, Cosme (1758-1820), 9

Bruch, Carlos (1873-1943), 11

Aristóteles (384-322 a. c.), 3, 8 Avellaneda, Nicolás 1885), 10, 12, 15

María

Brunschvicg, 1944), 15

(1837-

León

(1869-

Bucarelli y Ursúa, Francisco de Paula (m. después de 1770), 6

Azara, Félix de (1746-1821), 3, 6, 9, 17, 23

201


Burckhardt, 1935), 11

Carlos

Dassen, Claro C. (1873-1941), 9, 18

(1868-

Darwin, Charles R, 1882), 2, 6, 17, 23

Burmeister, Carlos G. C. (1807 -1892), 11, 23

Debenedetti, Salvador (18841930), 24

Cabello y Mesa, Francisco A. (siglos XVIII/XIX), 5

Descartes, René (1596-1650), 8 Díaz, Avelino (apr. 1800-1831), 8, 9

Cabrera, Pablo (1857-1936), 24 Calvino, Juan (1509-1564), 8

Díaz de Guzmán, Ruy (15541629), 5

Cané, Miguel (1851-1905), 10 Capellín, Juan (siglo XVI), I

Doering, Adolfo (1848-1925), 13

Carlos III (1716-1788), 3, 7 Carta Molina, Pedro (siglo XIX), 8, 9

Doering, Oscar (1844-1917), 13 Duarte y Quirós, Ignacio (1619 -1703), 7

Cauchy, Augustin Louis (17891857), 9 Cevallos, Pedro 1778), 9

de

(1809-

Du Gratry, Alfredo M. (siglo XIX), 11

(1715-

Dupotet, Jean H. J. (17771852), 6

Cisneros, Baltasar Hidalgo de (1755-1829), 7 Colón, Cristóbal (1451-1506), 1

Echeverría, Esteban 1851), 10

Concolorcorvo (Calixto Bustamante Carlos Inca) (siglo XVIII), 6

(1805-

Einstein, Alberto (n. 1879), 19

Condillac, Étienne Bonnot de (1715-1780), 7

Euler, Leonhard (1707-1783), 8

Coni, Pablo Emilio (18261910), 11

Feijóo y Montenegro, (Padre) Benito J. (1676-1765), 8

Copérnico, 1543), 8

Felipe II (1527-1598), 12

Nicolás

(1473-

Ferraris, Carlos (siglo XIX), 8, 9

Cuvier, Georges (1769-1830), 3

Franklin, Benjamín 1790), 8, 12

Chamisso, Adalberto 1838), 6

Funes (El Deán), (1749-1829), 8, 9

(1781-

(1706Gregorio

Chauvet, Román (siglos XVIII/ XIX), 9

Furlong Cardiff, Guillermo (n. 1889), 3

Chorroarín, Luis José (17571823), 8

Galilei, Galileo (1564-1642), 8

202


Gallardo, Ángel (1867-1934), 23

Humboldt, Alexander (1769-1859), 3, 8, 9, 12

Gans, Richard (n. 1880), 10

Hussey, William J. (n. 1862), 12

Gassendi, Fierre (1592-1652), 8

von

Gauss, Karl Friedrich (17771855), 12, 18

Ihering, Hermann von (18501930), 11

Gervais, Paul (1816-1879), 6, 11

Irigoyen, Hipólito (1850-1933), 16

González, Joaquín V. (18611923), 10, 11

Jacobi, Karl G. J. (1804-1851), 18

Gould, Benjamín A. (18241826), 12 Gregorio XV (m. 1623), 8

Jacques, Amadeo (1813-1865), 10

Güiraldes, José Lorenzo (17781861), 7

Jefferson, Thomas 1826), 12

Gutenberg, 1468), 4

Johann

(1743-

(1400?Kircher, Atanasio (1601-1680), 3

Gutiérrez, Juan María (18091878), 5, 7,8, 9, 10, 11, 18

Krueger, Félix (n. 1874), 10

Haenke,Tadco (1761-1817), 5, 6, 9

Lacroix, Silvestre F. (17651843), 9

Hartmann, Juan (m. 1936), 12, 20

Lafinur, Juan Crisóstomo (1797 -1824), 8

Hernández, Pero (siglo XVI), 5

Lafone Quevedo, Samuel A. (1835-1920), 11

Hicken, Cristóbal M. (18761933), 10, 23

Lahille, Fernando (1861-1940), 11

Hieronymus, Jorge (m. 1920), 13

Lancaster, José (1778-1838), 7

Holmberg, Eduardo L. (18521937), 10, 11, 13, 15, 17, 23

Lanz, José (entre 1770 y 1823), 9

Houssay, Bernardo 1887), 22

(n.

Larroque, Alberto (1819-1881), 10

Hudson, Guillermo E. (18411922), 15

Lavoisier, Antoine-Laurent (1743-1794), 9

Huergo, Louis A. (1839-1913), 14

Leguizamón, Mardniano (1858 -1935), 23

A.

203


Lehmann-Nitsche, Roberto (1872-1938), 11

Moreno, Manuel (1781-1857), 7, 8, 9

Leibniz, Gottfried Wilhelm (1646-1716), 8

Moreno, Mariano (1778-1811), 5, 9

Lillo, Miguel (1862-1931), 23 Locke, John (1632-1704), 8

Morse, Samuel F. B. (17911872), 12

López, Vicente Fidel (18141903), 7

Mossotti, Octavio Fabricio (1791-1863), 8, 9, 12, 26

Lorentz, Paul G. (1835-1881), 13

Moussy, Martín 1869), 11

Loreto, Cristóbal del Campo, marqués de (siglo XVIII), 9

Müller, Gustav (n. 1851), 12

de

(1810-

Muñiz, Francisco Javier (17951871), 3, 6, 11

Lund, Peter W. (1801-1880), 11 Lutero, Martín (1483-1546), 8

Née, Luis (siglo XVIII), 6

Lyell, Charles (1797-1875), 6

Nernst, Walter (1864-1941), 10

Lynch Arribalzaga, Enrique (n. 1935), 11 Magallanes, Fernando (1480?-1521), 1

Newton, Isaac (1643-1727), 8 Nieremberg, Juan (1595-1658), 4

de

Nollet, Jean-Antoine 1770), 8

Malaspina, Alejandro (17541809), 6, 17

Paolo

(1700-

Nordernskjold, Otón Gustavo (1869-1928), 12

Malebranche, Nicolás (16381715), 8 Mantegazza, 1910), 10

Eusebio

Núñez Cabeza de Vaca, Alvar (1507-1559), 5

(1831-

Meyer, Camilo (1854-1918), 15 Mielí, Aldo (n. 1879), 25

O’Donell, Carlos (siglos XVIII/ XIX), 9

Mitre, Bartolomé (1821-1906), 4, 10, 11, 15

O’Gorman, 1819), 9

Monardes, 1588), 1

Miguel d’

(1749-

Nicolás

(1507-

Orbigny, Alcides 1857), 6, 17, 23

(1802-

Montenegro, Pedro XVII/XVIII), 3

(siglos

Orgaz, Raúl A. (n. 1887), 8 Outes, Félix F. (1878-1939), 23

Mora, José Joaquín (17831864), 5

Parish, Woodbine (siglo XIX), 6

Moreno, Francisco P. (18521919), 11, 14, 15, 23

Pellegrini, Carlos (1800-1875), 10

204

Enrique


Piñero, Norberto (1858-1938), 11

Salvadores, 1898), 7

Porro de Semenzi, Francisco (n. 1861), 12

San Martín, José de (17781850), 7, 10, 11

Ptolomeo (siglo II), 1

Sarmiento, Domingo F. (18111888), 6, 10, 11, 12, B, 14, 15

Puíggari, Miguel (1827-1889), 10, 23

Schickendantz, Federico (18371896), 11, 23

Ramorino, Juan (1840-1876), 10

Schmidl, Ulrico (entre 1511 y 1562), 5

Rey Pastor, Julio (n. 1888), 18

Senillosa, Felipe (1794-1858), 5, 9

Río-Hortega, Pío del (18821945), 22

Stentenach, 1812), 9

Rivadavia, Bernardino (17801845), 4, 7, 8, 9, 10, 22, 23, 26 (Padre)

(n.

Scalabrini, Pedro (1849-1916), 11, 12, 23

Quiroga, José (1707-1784), 3

Rivadeneyra XVII), 4

Antonino

Felipe

de

(m.

Serrano, José (siglo XVIII), 4 Spegazzini, Carlos (18581926), 23

(siglo

Roca, Julio A. (I843-Í914), 13

Spcíuzzi, Bernardino 1898), 10, 11

Rodríguez Francia, José Gaspar (1776-1840), 9

Stelzner, Alfredo (1840-1895), 13

Rodríguez, 1844), 8

(1771-

Strobel, Pelegrino (1821-1895), 10

Romanzoff, Pedro Alejandrovich, conde de (1725-1796), 6

Suárez, Buenaventura (1679-1750), 3, 4, 9

Romero, Francisco (n. 1891), 1

Suárez, Francisco (1548-1617), 8

Martín

Romero, José Luis (n. 1909), 10

(m.

Rosas, Juan Manuel de (17931877), 6, 9, 10, 12

Thome, Juan W. (1843-1908), 12

Rossetti, Emilio (1839-1908), 10, 14

Tomás de Aquino (1226-1274), 3

Saccardo, Pietro 1920), 23

A.

Torres, Luis 1937), 11

(1845-

María

(Santo) (1878-

Torres, Manuel (siglo XVII), 3

Sáenz, Antonio (1780-1825), 8

205


Trejo y Sanabria, Fernando (1552-1614), 8

Voigt, Woldemard (1850-

Trelles, Manuel Ricardo (18211893), 11, 12

Voltaire, F.-M. Arouet (1694-1778), 8

1919), 10 de

Volterra, Vito (1860-1940), 14

Uriburu, Juan N. de (n. 1805), 10

Wernicke, Edmundo (n. 1867), 5

Urquiza, Justo José de (18011870), 10, 11, 15

Weyenbergh, H. (n. 1885), 13 Wheelwright, William (17981873), 11

Vega, Pedro de (siglo XVI), 7 Vértiz y Salcedo, Juan José (1719-1784), 4, 7, 9, 18

Zeballos, Estanislao S. (18541923), 11, 14

Vieytes, Hipólito (1762-1815), 5

B. INSTITUCIONES Academia (Nacional) de Ciencias de Córdoba, 10, 13, 17

Asociación Argentina de Electrotécnicos, 19

Academia (Nacional) de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales de Buenos Aires, 17

Asociación Argentina para el Progreso de las Ciencias, 17 Asociación Estudiantil “Museo Popular” (Paraná), 23

Darwinion, 23 Academia de Matemáticas (Tucumán), 8

Asociación Farmacéutica (y Bioquímica Argentina), 10

Academia de Matemáticas y Arte Militar, 9

Asociación Física Argentina, 19 Asociación Química Argentina, 19

Academia (Nacional) de Medicina de Buenos Aires, 9, 22

Aulas mayores (Santa Fe), 10

Instituto de Investigaciones Físicas Aplicadas a la Patología Humana, 22

Biblioteca Pública (La Plata), Biblioteca Pública de Buenos Aires 9, 11

Amigos de la Astronomía, 20

Centro Argentino de Ingenieros, 15

Asociación de Amigos de la Historia Natural del Plata, 11

Centro Argentino de Quimurgia, 19

Asociación Argentina de Artropodología, 23

Centro Estudiantes de Ingeniería (Buenos Aires), 15

206


Observatorio Aires, 20

Círculo Matemático del Instituto Nacional de Profesorado Secundario, 18

de

Buenos

Observatorio Magnético de Pilar, 20

Colegio de Ciencias Morales, 7 Colegio de la Inmaculada Concepción (Santa Fe), 10

Dirección de Minas y Geología, 15,23

Colegio Libre de Estudios Superiores, 17

Dirección Nacional de Vialidad, 19

Colegio de la Merced (Catamarca), 10

Dirección de Navegación y Puertos, 20

Colegio Nacional de Buenos Aires, 10

Dirección de Piscicultura del Ministerio de Agricultura, 22

Colegio de la Provincia de Buenos Aires, 7 Colegio Real de Nuestra Señora de Montserrat, 7, 10

Escuela de Ingenieros (San Juan), 10, 16

Colegio Real de San Carlos, 7

Escuela Náutica, 9

Colegio de San Miguel (Tucumán), 10

Escuela de Matemáticas, 9 Escuela Práctica de Agricultura y Ganadería de Santa Catalina, 10

Colegio de la Santísima Trinidad (Mendoza), 7, 8, 10

Estación Experimental Agrícola (Tucumán), 19

Colegio de la Unión del Sud, 7 Colegio (“Histórico”) del Uruguay, 10

Facultad de Agronomía y Veterinaria (La Plata), 10

Comisión Nacional de Cultura, 17

Facultad de Jurisprudencia y Ciencias Políticas (Tucumán), 10

Departamento de Estudios Etnográficos y Coloniales (Santa Fe), 24

Facultad de Medicina de Buenos Aires, 6, 10

Departamento de Ingenieros y Arquitectos, 9

Ferrocarriles del Estado, 19 Fraternidad, La (Concepción del Uruguay), 10

Departamento Topográfico y Estadístico, 8, 9, 10 Dirección de Industrias (Mendoza), 19

Gaea, Sociedad Argentina de Estudios Geográficos, 23

Dirección de Meteorología, Geofísica e Hidrología, 12, 20

Grupo Argentino de Historia de la Ciencia, 25

207


Jardín Botánico (Buenos Aires), 15

Imprenta Coni, 11 Imprenta de los Niños Expósitos, 4

Jardín Zoológico Aires), 11

Institución Cultural Española, 18, 22, 25

(Buenos

Museo Argentino de Ciencias Naturales "Bernardino Rivadavia", 6, 8, 9, 11, 15, 23

Laboratorio de Histiología Normal y Patológica, 22 Instituto de Bacteriología del Ministerio de Agricultura, 12

Estación Hidrobiológica Marina, 22 Museo Antropológico y Arqueológico de Buenos Aires, 11

Instituto Bacteriológico del Departamento Nacional de Higiene, 22

Museo Arqueológico (Santiago del Estero), 24

Instituto de Biología y Medicina Experimental, 22

Museo Colonial de Córdoba, 24

Instituto Experimental de Investigación y Fomento Agrícola-Ganadero (Santa Fe)

Museo de la Confederación (Paraná), 11 Museo de Corrientes, 11

Departamento de Agronomía, 19, 22

Museo de Entre Ríos, 23 Museo Escolar Central de Paraná, 23

Departamento de Edafología, 19, 23

Museo Escolar “Florentino Ameghino” (Santa Fe), 23

Departamento de Estadística, 19

Museo General Regional (Mendoza), 23

Instituto Geográfico Argentino, 12, 14, 23

Museo de Paraná, 11

Instituto Geográfico Militar, 12, 20, 21

Museo Provincial de Ciencias Naturales (Córdoba), 23

Instituto de Investigación Médica (Córdoba), 22

Museo Provincial (Salta), 23

Instituto Médico, 9

Observatorio Astronómico Argentino de Córdoba, 12, 15. 20

Instituto Nacional del Profesorado Secundario (Buenos Aires), 10

Estación Astrofísica de Bos que Alegre, 19, 20

Instituto Oceanógrafico Argentino, 22

Observatorio de Física Cósmica (San Miguel), 20

Instituto Tecnológico del Sur, 16

Observatorio Naval del Minis terio de Marina, 20

208


Obras Sanitarias de la Nación, 19, 22

Sociedad Matemática Argentina, 18 Sociedad Ornitológica del Plata, 23

Physis, Sociedad Argentina de Ciencias Naturales, 11

Sociedad Paleontológica, 11

Protomedicato del Río de la Plata, 9

Unión Matemática Argentina, 18

Servicio Hidrográfico del Ministerio de Marina, 20, 21, 22

Universidad (Nacional) de Buenos Aires, 5, 8, 9, 16, 21, 26

Sociedad Argentina de Agronomía, 22

Departamento de ciencias exactas, 8, 9, 10, 14

Sociedad Argentina de Antropología, 24

Departamento de ciencias sagradas, 8

Sociedad Argentina de Biología, 22

Departamento de jurisprudencia, 8, 10

Sociedad Argentina de Horticultura, 15

Departamento de medicina, 8, 10

Sociedad Argentina de Microbiología, 22

Departamento preparatorio, 7, 8, 9, 1O

Sociedad Argentina de Minería y Geología, 23

Departamento de primeras letras, 7, 8

Sociedad Botánica Argentina, 23

Facultad de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales, 10, 19

Sociedad de Ciencias Fisicomatemáticas, 9 Sociedad Científica Argentina, 14, 15, 17, 19, 25

Instituto de Geología, 23 Instituto de Matemática, 18

Seminario Matemático Claro C. Dassen, 18

Facultad de Ciencias Físiconaturales, 10, 23

Sociedad Científica de Santa Fe, 17

Facultad de Ciencias matemáticas, 10

Sociedad Entomológica Argentina, 23

Facultad de Filosofía y Letras, 10, 19

Sociedad Geológica Argentina, 23

Museo Etnográfico, 11, 24 Instituto de Investigaciones Geográficas, 23

Sociedad Lancasteriana, 7 Sociedad Literaria, 5

209


Facultad de Ciencias Médicas,

Instituto de Física, 10, 19 Facultad de Química y Farmacia, 16, 19

Instituto de Anatomía Patológica “Telémaco Susini”, 22

Instituto de Fitotecnia, 22 Instituto del Museo, 10, 11, 16, 21, 23

Instituto de Botánica y Farmacología, 23

Instituto de Botánica “Spegazzini”, 23

Instituto de Fisiología, 22 Instituto de Histología General y Embriología, 22

Instituto del Observatorio Astronómico, 10, 12, 15, 16, 20

Instituto de Medicina Experimental para el tratamiento del Cáncer, 22

Estación astronómica Oncativo, 12

Misión de Estudios de Patología Regional, 22

de

Universidad Nacional del Litoral, 10, 16

Universidad (Nacional) de Córdoba, 8, 10, 13, 19,21

Facultad de Agricultura y Ganadería, 16

Facultad de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales, 13

Facultad de Ciencias de la Educación, 16

Facultad de Ciencias Médicas Instituto de Fisiología, 22

Facultad de Ciencias Matemáticas, 19

Instituto de Arqueología, Lingüística y Folklore “Dr. P. Cabrera”, 24

Instituto de Estabilidad, 19 Instituto de Fisiografía y Geología, 23

Universidad Nacional de Cuyo, 10, 16

Instituto de Matemática, 18

Instituto de Etnografía Americana, 16, 24 Instituto de Lingüística, 16, 24

Facultad de Ciencias Médicas, Instituto de Farmacología, 22

Instituto del Petróleo, 16, 23

Instituto de Fisiología, 22

Instituto del Profesorado, 16

Facultad de Química Industrial y Agrícola, 17, 19

Universidad (Nacional) de La Plata, 10, 11, 12, 16, 21

Instituto de Investigaciones Científicas y Tecnológicas, 19

Facultad de Ciencias FísicoMatemáticas, 12, 16

Instituto de Historia y Filosofía de la Ciencia, 25

Departamento de Matemáticas, 18

210


Instituto de Antropología, 24

Instituto de Investigaciones Microquímicas, 19

Instituto de Historia, Lingüística y Folklore, 24

Instituto de Matemática Aplicada, 18

Instituto de Medicina Regional, 22

Universidad (Nacional) de Tucumán, 10, 16

Instituto “Miguel Lillo” (de Investigaciones botánicas), 23

Facultad de Ciencias Exactas, puras y aplicadas, 16, 19

Instituto de Mineralogía y Geología, 23

Departamento de Física, 19

Universidad provincial de Santa Fe, 10, 16

Facultad de Farmacia y Bioquímica, 16 Facultad de Filosofía y Letras

Yacimientos Petrolíferos Fiscales, 23

Instituto de Estudios Geográficos, 23

C. PUBLICACIONES PERIÓDICAS Anales Científicos Argentinos, 14

Abeja Argentina, La, 5, 10 Actas de la Academia de Ciencias de Córdoba, 11, 13, 15, 17 Acta Zoológica Lilloana, 23

Anales de la Facultad de Ciencias de la Educación (Paraná), 16

Almanaque astronómico y Manual del aficionado, 20

Anales de farmacia y bioquímica, 19

Almanaque náutico y tablas de mareas, 20

Anales hidrográficos, 20 Anales del Instituto de Etnografía Americana, 24

Amigos de la patria y de la juventud, Los, 5, 9 Anales de la Academia de Medicina de Buenos Aires, 9

Anales del Instituto de Investigaciones científicas y tecnológicas, 19

Anales de la Academia Nacional de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales, 17

Anales del Museo Argentino de Historia Natural “Bernardino Rivadavia”, 11, 23

Anales de Agricultura, 15

Anales del Museo de La Plata, 11,23

Anales de la Asociación Química Argentina, 19

Anales de la Oficina Meteorológica Nacional, 12

211


Anales de la Sociedad Científica Argentina, 11, 14, 17

Boletín de las Obras Sanitarias de la Nación, 22

Anales de la Sociedad Científica de Santa Fe, 17

Boletín de la Sociedad Botánica Argentina, 23

Anales de la Universidad de Buenos Aires, 10

Carta del tiempo, 20 Catálogo de Numismática del Museo de Buenos Aires, 23

Anuario Hidrográfico, 20 Anuario del Instituto Geográfico Militar, 12

Ciencia e investigación, 17 Ciencia y técnica, 15

Anuario del Observatorio de La Plata, 12

Contribución al estudio de las ciencias fisicomatemáticas, 10, 18, 19

Archeion, 25 Archivos de la Universidad de Buenos Aires, 16

Serie física, 19 Serie matemática, 18

Argos, El, 5

Serie matematicofísica, 10, 18, 19

Bibliografía química argentina, 19

Serie técnica, 10 Correo de Comercio, 5

Boletín de la Academia de Ciencias de Córdoba, 11, 33, 15, 17

Crónica política y literaria de Buenos Aires, 5, 8, 9 Cuadernos de mineralogía y geología, 23

Boletín del Departamento de Estudios Etnográficos y Coloniales, 24

Cursos y conferencias, 17

Boletín de la Dirección de Minas y Geología, 23

Darwiniana, 23

Boletín de la Estación Experimental Agrícola (Tucumán), 19

Fascículos de la Facultad de Agronomía y Veterinaria, 22 Folia biológica, 22

Boletín de informaciones petroleras, 23

Gaceta de Buenos Aires, 5, 9 Gaceta mercantil, 6

Boletín del Instituto Geográfico Argentino, 12

Gasa, Anales de la Sociedad Argentina de Estudios Geográficos, 23

Boletín del Instituto de Medicina Experimental para el tratamiento del Cáncer, 22

Hornero, El, 23

Boletín Matemático, 18 Boletín mensual del Departamento de Agricultura, 15

Industria y química, 19 Informes del Departamento de

212


Publicaciones del Círculo Matemático del Instituto Nacional del Profesorado, 18

Investigaciones Industriales (Tucumán), 16 Ingeniería, La, 15

Publicaciones del Departamento de Estudios Etnográficos y Coloniales, 24

Labrador Argentino, 11 La Plata Monatsschrift, 15 Lilloa, 23

Publicaciones del Departamento de Física (Tucumán), 19

Mathematicae notae, 18

Publicaciones didácticas y de divulgación científica del Museo de La Plata, 23

Memorias del Museo de Entre Ríos, 23

Publicaciones. Dirección de Minas y geología, 23

Memorias y monografías de la Unión Matemática Argentina, 18

Dirección general de Minas, Geología e Hidrología, 23

Miscelánea, Academia nacional de ciencias (Córdoba), 17

Estadística minera de la Nación, 23

Monografías de la Facultad de Ciencias Matemáticas, 18

Estadística de petróleo de la República Argentina, 23

Monografías del Instituto de Estudios Geográficos (Tucumán), 23

Publicaciones extra del Museo de Buenos Aires, 23 Publicaciones del Instituto de Arqueología, Lingüística y Folklore “Dr. Pablo Cabrera”, 24

Monografías. Misión de Estudios de patología regional argentina, 22

Publicaciones del Instituto Etnográfico de la Facultad de Filosofía y Letras,

Naturalista Argentino, El, 11 Notas del Museo de La Plata, 23

Serie A, 24 Serie B, 24

Periódico Zoológico Argentino, El, 13

Solar, 24 Publicaciones del Instituto de Estabilidad (Rosario), 19

Physis. Revista de la Sociedad Argentina de Ciencias Naturales, 11

Publicaciones del Instituto de Fisiografía y Geología (Rosario), 23

Plata científico y literario, El, 11

Publicaciones del Instituto de Historia, Lingüística y Folklore, 24

Publicaciones de la Cátedra de Historia de la Medicina, 25

213


Resultados del Observatorio Nacional Argentino, 12

Publicaciones del Instituto de Investigaciones Geográficas Buenos Aires),

Resumen mensual de la carta del tiempo, 20

Serie A, 23

Reuniones de la Sociedad Argentina de patología regional (del norte), 22

Serie B, 23 Publicaciones del Instituto de Investigaciones Microquímicas, 19

Revista argentina de Agronomía, 22

Publicaciones del Instituto de Matemática (Rosario), 18

Revista argentina de Botánica, 23

Publicaciones del Instituto de Matemática Aplicada, 18

Revista argentina de Historia de la Medicina, 25

Publicaciones del Observatorio Astronómico de La Plata, Serie astronómica, 12, 20

Revista argentina de Historia Natural, 11 Revista de la Asociación Bioquímica Argentina, 19

Serie geofísica, 20 Serie geodésica, 20

Revista Astronómica, 20

Publicaciones del Observatorio de Física Cósmica, 20

Revista de ciencias, artes y letras, 15

Publicaciones. Misión de estudios de patología regional argentina, 22

Revista de Electrotécnica, 19 Revista de la Facultad de Agronomía, 22

Publicaciones técnicas. Dirección Nacional de Vialidad, 19

Revista de la Facultad de Agronomía y Veterinaria, 22 Revista de la Facultad de Ciencias Físico-Matemáticas, 18,

Publicaciones técnicas. Instituto Experimental de Investigación y Fomento Agrícola-ganadero, 19

Revista de la Facultad de Ciencias Físico-Matemáticas, 18 19

Publicaciones técnico-científicas de la Facultad de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales (Buenos Aires), 19

Revista de la Facultad de Química Industrial y Agrícola, 19 Revista de la Facultad de Veterinaria, 22

Publicaciones técnico-científicas de la Facultad de Ciencias Matemáticas, 19

Revista Farmacéutica, 10 Revista Industrial y Agrícola (Tucumán), 19

Relaciones de la Sociedad de Antropología, 24

Revista del Instituto de Antropología, 24

214


Revista técnica, 17

Revista del Instituto Bacteriológico, 22

Revista de la Unión Matemática Argentina, 18, 19

Revista del Jardín Zoológico (Buenos Aires), 11

Revista de la Universidad de Buenos Aires, 10, 16

Revista del Laboratorio de Histología Normal y Patológica, 22

Revista de la Universidad Nacional de Córdoba, 10

Revista Matemática, 18

Revista. Universidad de Tucumán. Serie A. Matemáticas y física teórica, 18, 19

Revista de Matemáticas, 18 Revista de Matemáticas elementales, 10, 18

Revista zootécnica, 22

Revista de Matemáticas y Física elementales, 18 Revista minera, 23

Semanario de Agricultura, Industria y Comercio, 5, 7

Revista del Museo de La Plata, 11, 23

Telégrafo Mercantil, 5

Revista de la Sociedad Argentina de Biología, 22

Tesis del Museo de La Plata, 23

Revista de la Sociedad Entomológica Argentina, 23

Trabajos del Instituto de Botánica y Farmacología, 23

Revista de la Sociedad Geológica Argentina, 23

Universidad, 16

215

Babini, jose historia de la ciencia argentina  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you