Page 1

Cuentos encadenados IES Julio Verne. Leganés. Módulo Expresión y Comunicación Curso académico 2017-2018

Cuentos encadenados

1


Cuentos encadenados IES Julio Verne. Leganés. Módulo Expresión y Comunicación Curso académico 2017-2018

INTRODUCCIÓN Los cuentos encadenados constituyen un tipo de recurso literario que se puede considerar como «cuento-juego». Suelen introducirse en la intervención educativa alrededor de los dos años de vida y preparan al niño y niña para el auténtico cuento, que ya presenta un hilo argumental.

Como en los cuentos mínimos o de nunca acabar, en estos cuentos sigue estando presente el ritmo y la reiteración, y su argumento suele ser mínimo: a partir de una situación inicial se van presentado elementos (objetos o personajes) que funcionan como eslabones de una cadena que se unen de forma diversa, de ahí viene su denominación. Su estructura cobra un protagonismo fundamental. Sirven, por tanto, de «puente» que facilita al niño y la niña el paso de la palabra como juego, a la palabra como significado. A partir de aquí, el niño y la niña están preparados para recibir el denominado cuento popular.

Hemos partido de cuentos ya creados, sobre todo de traición y después hemos analizado la estructura interna de encadenamiento de cada uno de ellos. Luego, después de elegir una de estas estructuras analizadas, no ha servido para crear nuestro propio cuento … ¡¡Hecho con humor y mucho amor!!

2


Cuentos encadenados IES Julio Verne. Leganés. Módulo Expresión y Comunicación Curso académico 2017-2018

ÍNDICE La fiesta vegetal. Creado por Lucía, Andrea, Cecilia y Teresa • La Gallina Roca. Lucía • Historias de una papa. Andrea • El gallo Kiriko. Cecilia • La rana y la mosca. Teresa

El marinero y sus garbanzos. Creado por Tamara, Laura y Celia • Juan el tonto, de Laura La ensalada de Pitura. Creado por Marina, Carmen y Desirée • Las bodas de la pulga y el piojo. Desirée • El pollito pito. Marina Nuñez • Doña Carmen. Carmen

El oso goloso. Creado por Mónica, Alaia y Raquel • El pequeño conejo blanco. Raquel • La casa de la mosca fosca. Alaia • La cebra Camila. Mónica

El granjero de Toledo. Creado por Marina, Paula y Miriam • Las bodas de la pulga y el piojo. Marina Martín • El castillo de Chuchurumbel. Paula • El queso de la vieja y el viejo. Miriam Lumbreras

3


Cuentos encadenados IES Julio Verne. Leganés. Módulo Expresión y Comunicación Curso académico 2017-2018

El bosque que caminando Marta se encontró. Creado por Araceli, Myriam y Cristina • Un bicho raro. Myriam Martín • La rana y la mosca. Cristina Rivas • Esta es la casa que Juan construyó. Araceli Lupita y el Carnaval. Creado por Carolina, María y Nerea • El pequeño conejo blanco. Carolina • El gato que duerme. Nerea • ¿Puedo mirar tu pañal? María

María y las monedas. Creado por Mélany, Wendy y Cristina • A la señora gallina se le cae el cielo encima. Cristina • ¿Ahora qué va a pasar? Wendy • Yo tenía diez perritos. Mélany

4


Cuentos encadenados IES Julio Verne. Leganés. Módulo Expresión y Comunicación Curso académico 2017-2018

5


LA GALLINA ROJA Origen: Colegio de Getafe Recopilado por: Lucía González López Estructura: A, A+B, A+C, A+D, A+B, A+C, A+D, A+B, A+C, A+D, A+B, A+C, A+D, A+B, A+C, A+D Había una vez una gallina roja llamada Marcelina, que vivía en una granja rodeada de muchos animales. Era una granja muy grande, en medio del campo. En el establo vivían las vacas y los caballos; los cerdos tenían su propia cochiquera. Había hasta un estanque con patos y un corral con muchas gallinas. Había en la granja también una familia de granjeros que cuidaba de todos los animales. Un día la gallinita roja, escarbando en la tierra de la granja, encontró un grano de trigo Pensó que si lo sembraba crecería y después podría hacer pan para ella y todos sus amigos. -¿Quién me ayudará a sembrar el trigo?, les preguntó. - Yo no, dijo el pato. - Yo no, dijo el gato. - Yo no, dijo el perro. - Muy bien, pues lo sembraré yo, dijo la gallinita. Y así, Marcelina sembró sola su grano de trigo con mucho cuidado. Abrió un agujerito en la tierra y lo tapó. Pasó algún tiempo y al cabo el trigo creció y maduró, convirtiéndose en una bonita planta. -¿Quién me ayudará a segar el trigo?, preguntó la gallinita roja.


- Yo no, dijo el pato. - Yo no, dijo el gato. - Yo no, dijo el perro. - Muy bien, si no me queréis ayudar, lo segaré yo, exclamó Marcelina. Y la gallina, con mucho esfuerzo, segó ella sola el trigo. Tuvo que cortar con su piquito uno a uno todos los tallos. Cuando acabó, habló muy cansada a sus compañeros: -¿Quién me ayudará a trillar el trigo? - Yo no, dijo el pato. - Yo no, dijo el gato. - Yo no, dijo el perro. - Muy bien, lo trillaré yo. Estaba muy enfadada con los otros animales, así que se puso ella sola a trillarlo. Lo trituró con paciencia hasta que consiguió separar el grano de la paja. Cuando acabó, volvió a preguntar: -¿Quién me ayudará a llevar el trigo al molino para convertirlo en harina? - Yo no, dijo el pato. - Yo no, dijo el gato. - Yo no, dijo el perro. - Muy bien, lo llevaré y lo amasaré yo, contestó Marcelina. Y con la harina hizo una hermosa y jugosa barra de pan. Cuando la tuvo terminada, muy tranquilamente preguntó: - Y ahora, ¿quién comerá la barra de pan? volvió a preguntar la gallinita roja. -¡Yo, yo! dijo el pato. -¡Yo, yo! dijo el gato. -¡Yo, yo! dijo el perro. -¡Pues No os la comeréis ninguno de vosotros! contestó Marcelina. Me la comeré yo, con todos mis hijos. Y así lo hizo. Llamó a sus pollitos y la compartió con ellos.


LA HISTORIA DE UNA PAPA -Origen: el Rincón de Susu – Luis Pescetti - Recopilado por: Andrea Monterrubio Araque -Estructura: A, A+B, A+B+C, A+B+C+D, A+B+C+D+E, A+B+C+D+E+F, A+B+C+D+E+F+G, A+B+C+D+E+F+G+H, A+B+C+D+E+F+G+H+I, A+B+C+D+E+F+G+H+I+J. -Cuento acumulativo. Había una vez un abuelo que plantó una papa chiquita y le dijo: “Crece, crece papita, crece fuerte y gordita” y la papa muy obediente creció, creció fuerte y grande… ¡grandísima! Un día el abuelo fue a arrancarla, tiró y tiró pero no pudo, su esposa que pasaba por el lugar se acercó a ayudarlo y formaron una fila: el abuelo en el primer lugar y la abuela en el segundo lugar. Tiraron y tiraron una y otra vez, pero no pudieron arrancarla. Entonces la abuela llamó a la nieta que se puso en el tercer lugar y tiraron y tiraron una y otra vez pero no pudieron arrancarla. El perro negro que miraba la escena dijo: “Seré el cuarto en ayudar”. Se tomó de la cintura de la nena y tiraron y tiraron una y otra vez pero no pudieron arrancarla. Finalmente el gato blanco llamó al ratoncito que quedó sexto y luego otro ratón que quedó séptimo y otro que ocupó el octavo lugar y otro el noveno y el último ocupando el décimo lugar. El décimo tiró del noveno, el noveno del octavo, el octavo del séptimo, el séptimo del sexto, el sexto del quinto, el quinto del cuarto, el cuarto del tercero, el tercero del segundo y el segundo del primero. Y tiraron y tiraron con todas sus fuerzas hasta que por fin ¡arrancaron la papa! No se imaginan que grande y maravillosa era esa papa. La cargaron entre todos y la llevaron a la casa y juntos disfrutaron de un riquísimo puré que alcanzó para el abuelo, la abuela, la nieta, el perro, el gato y todos los ratoncitos que, cansados y con la panza llena, se acostaron a dormir.


EL GALLO KIRIKO -Origen: Pagina web: carmenelenamedina.wordpress.com/cuentosacumulativos/ - Recopilado por: Cecilia Rozas Caruso -Estructura: A, A+B, A+C, A+D, A+E, A+F, A+G, G-F, F-E, E-D, D-C, C-B, B-A Este es el cuento del gallo Kirico que fue a la boda de su tío Perico muy arreglaíto y muy peinaíco. Por el camino se encontró un montón de estiércol donde había un gusanito. El gallo Kirico, que tenía mucha hambre, pensó: si pico me llenaré el pico. ¿Pico o no pico?… ¿pico o no pico?… y picó… y el pico se llenó. Siguió andando y andando, hasta que se encontró con la malva y le dijo: -Malva, límpiame el pico, que voy a la boda de mi tío Perico. La malva contestó: -No, no quiero. Y el gallo Kirico siguió andando y andando hasta que se encontró a la cabra y le dijo: -Cabra cómete a la malva, que no ha querido limpiarme el pico, que voy a la boda de mi tío Perico muy arreglaíto y muy peinaíco. La cabra le contestó: -No, no quiero. Y el gallo Kirico siguió su camino hasta que se encontró con un palo y le dijo: -Palo, pégale a la cabra que no se ha querido comer a la malva, que no me ha querido limpiar el pico para ir a la boda de mi tío Perico. -No, no quiero –contestó el Palo. Y gallo Kirico siguió andando hasta que se encontró con el fuego y le dijo: -Fuego, quema al Palo que no ha querido pegarle a la cabra, que no se ha querido comer a la malva, que no me ha querido limpiar el pico para ir a la boda de mi tío Perico. -No quiero -respondió el fuego. Y el gallo Kirico siguió andando y andando hasta que se encontró con el agua y le dijo: -Agua apaga al fuego que no ha querido quemar al palo, que no ha querido


pegarle a la cabra, que no ha querido comerse a la malva, que no ha querido limpiarme el pico para ir a la boda de mi tío Perico. -No quiero –dijo el agua. Y el gallo Kirico siguió andando, andando, andando… hasta que se encontró con el Sol y le dijo: – Sol, evapora el agua que no ha querido apagar al fuego, que no ha querido quemar al palo, que no ha querido pegar a la cabra, que no se ha querido comer a la malva, que no me ha querido limpiar el pico para ir a la boda de mi tío Perico. -Está bien, amigo gallo, hoy te voy a hacer este favor ya que tú me saludas muy temprano todas las mañanas con mucha alegría. Entonces el agua dijo: -Está bien, apagaré el fuego Y el fuego dijo: -¡No, que yo quemaré al palo! El palo dijo: -¡No, que yo pegaré a la cabra! Y la cabra dijo: -¡No, que yo me comeré a la malva! Y la malva dijo: – No, que yo le limpiaré el pico! Y se lo limpió. Y así el gallo Kirico se fue a la boda del tío Perico muy arreglaíto y muy peinaíco. Pero cuando llegó no quedaba triguito, y éste es el castigo que recibió por comerse al gusanito.


LA RANA Y LA MOSCA -Origen: Pagina web: carmenelenamedina.wordpress.com/cuentosacumulativos/ -Recopilado por: Teresa Gil Cortés -Estructura: A+B, B+A+C, C+B+A+D, D+C+B+A+E, E+D+C+B+A+F, F+E+D+C+B+A+G, G+F+E+D+C+B+A+H. Estando la rana sentada cantando debajo del agua, cuando la rana se puso a cantar vino la mosca y la hizo callar. La mosca a la rana, la rana que estaba sentada cantando debajo del agua, cuando la mosca se puso a cantar vino la araña y la hizo callar. La araña a la mosca, la mosca a la rana, la rana que estaba sentada cantando debajo del agua, cuando la araña se puso a cantar vino el ratón y la hizo callar. El ratón a la araña, la araña a la mosca, la mosca a la rana, la rana que estaba sentada cantando debajo del agua, cuando el ratón se puso a cantar vino el gato y lo hizo callar. El gato al ratón, el ratón a la araña, la araña a la mosca, la mosca a la rana, la rana que estaba sentada cantando debajo del agua, cuando el gato se puso a cantar vino el perro y lo hizo callar. El perro al gato, el gato al ratón, el ratón a la araña, la araña a la mosca, la mosca a la rana, la rana que estaba sentada cantando debajo del agua, cuando el perro se puso a cantar vino el hombre y lo hizo callar. El hombre al perro, el perro al gato, el gato al ratón, el ratón a la araña, la araña a la mosca, la mosca a la rana, la rana que estaba sentada cantando debajo del agua, cuando el hombre se puso a cantar vino la suegra y lo hizo callar. La suegra al hombre, el hombre al perro, el perro al gato, el gato al ratón, el ratón a la araña, la araña a la mosca, la mosca a la rana, la rana que estaba sentada cantando debajo del agua, cuando la suegra se puso a cantar ni el mismo diablo la hizo callar.


Cuento basado en: La comida

LA FIESTA VEGETAL Creado por: Lucía González, Teresa Gil, Andrea Moterrubio y Cecilia Rozas. Esto era una vez el señor Don Pan Que quería montar un sándwich vegetal Llamo a su amigo Jamón Y la idea le gustó un montón Y los dos se pusieron a pensar ¿A quién podemos llamar? Y el señor Don Pan y Jamón Llamaron a su amigo Champiñón Y el Champiñón dijo ¿Qué es eso que huelo? Es mi amigo el Queso Y el señor Don Pan, Jamón y Champiñón decidieron llamar al Queso El Queso se acordó de su primo el Huevo Y preguntó si podían verse de nuevo El señor Don Pan, Jamón, Champiñón y el Queso Avisaron a su vecino el Huevo


El Huevo muy contento pensó en un momento ¡Aquí falta un elemento! Así que Don Pan, Jamón, Champiñón, Queso y Huevo se pusieron a pensar ¿A quién podemos llamar? Y la Lechuga que escuchaba Se unió al sándwich sin ser llamada Y Don Pan, Jamón, Champiñón, Queso y Huevo Le dieron la bienvenida a la sexta amiga Don Pan, Jamón, Champiñon, Queso, Huevo y Lechuga Se arroparon en papel albal Esperando a ser el manjar de la fiesta principal


JUAN EL TONTO Origen: página web Recopilado por: Laura Milena López Niño Estructura: Sumativa (a+b, a+b+c, a+b+c+d, a+b+c+d+e, a+b+c+d+e+f, a+b+c+d+e+f+g, a+b+c+d+e+f+g+h, a+b+c+d+e+f+g+h+i, a+b+c+d+e+f+g+h+i+j) Había una vez un tonto llamado Juan, quien aparentaba creer todo lo que le decían, aunque fueran las mentiras más grandes del mundo. Tenía ese tonto por patrón a un hombre muy bromista. En cierta ocasión, y como deseaba reírse de su peón, lo invitó para que fuera a su casa, donde comerían juntos, pues le dijo que había carneado un chancho. Juan fue, y en lo que estaban asando unos chorizos, el patrón le dice al tonto: -

Juan, ¿cómo se llama esto? (señalando los pantalones). Pantalones. No tonto, esto se llama garabalata – responde el patrón. Garabalata –dice Juan, y se calla.

Al rato le pregunta, señalando las alpargatas: -

Juan, ¿cómo se llama esto? Alpargatas -dice el tonto. No hombre, eso se llama chirimique –dice el patrón. Chirimique –repite Juan.

Luego, señalando un gato, el patrón le pregunta: -

¿Y aquello cómo se llama? Gato. No, se llama ave que caza ratas –corrige el patrón.


-

¡Oh!, ¡ave que caza ratas! Así es, y esto (señalando el fuego) ¿cómo se llama? Fuego – replica Juan. No, se llama alumbrancia. Alumbrancia –repite Juan.

No contento con esto, el patrón continúa haciendo preguntas a su peón y corrigiendo todo lo que éste dice. Le pregunta de nuevo, indicando un balde con agua que había allí: -

¿Y esto, cómo se llama? Agua. No hombre, se llama clarancia. ¡Ah!, clarancia.

Permanecieron callados un rato, y el patrón que se había propuesto hacer enojar al tonto, sin conseguirlo, continuó con sus bromas diciéndole: -

Oye, Juan, ¿cómo se llama esto? (señalando un inmenso trigal). Trigo. No, eso se llama bitoque –informa el patrón. Bitoque, repite Juan. ¿Y eso? Burro –contesta Juan. No hombre, eso se llama filitroque. ¡Ah! Filitroque.

Por último, señalando unos chorizos, el patrón pregunta: -

¿Cómo se llama esto? Chorizos. No, tonto, eso se llama filitraca –corrige el patrón. ¡Ah! filitraca.

Al cabo un momento de permanecer callado, el patrón da las buenas noches a Juan y se retira a dormir, riéndose de las tonterías que le había dicho a su peón; éste piensa en vengarse del bromista. Quedó Juan sentado junto al fuego, meditando, cuando al cabo de un rato cayó una enorme brasa en el lomo del gato que dormía al lado del fuego; el gato, al sentir que se le quemaba el lomo, salió corriendo en dirección al trigal. Juan todo asustado al ver que comenzaba a incendiarse el trigo, gritó a su patrón: -

Patrón, póngase los chirimiques y también las garabalatas, que el ave que caza ratas se ha vestido con alumbrancia, y si no viene con clarancia se le quema el bitoque. Yo me voy en filitroque y me llevo la filitraca.

El tonto aprovechó la ocasión para llevarse todos los chorizos y huyó montado en el burro. Cuando el patrón salió, ya el trigal estaba invadido por las llamas.


EL MARINERO Y SUS GARBANZOS Creación de cuento basado en: Juan el tonto Creado por: - Tamara Egido - Laura Milena López - Celia Lozano Érase una vez un marinero llamado Paco Pedro de la mar y un cocido se quería preparar porque hacía mucho, mucho, pero que muchísimo frío. Sólo tenía una olla, garbanzos y fideos así que se fue al puerto donde había una granja. Paco Pedro de la mar compró al granjero chorizo, tocino, pollo, morcilla y una punta de jamón. Con la compra hecha volvió al barco y se dio cuenta de que ¡le faltaban las verduras! Paco Pedro de la mar volvió al puerto en busca de una verdulera para cambiar pescado y marisco por el repollo, las patatas, las zanahorias, las cebollas y el ajo que necesita para sus garbanzos. Paco Pedro de la mar volvió al barco para preparar el cocido, pero se dio cuenta de que no tenía agua así que se asomó por la borda y cogió agua salada, muy salada. Así que añadió a la olla con agua salada los garbanzos, y a la olla con agua salada y garbanzos, añadió el chorizo. Después de un rato, a la olla con agua salada, garbanzos y chorizo, añadió el tocino, el pollo y la morcilla. Cuando los garbanzos empezaban a ponerse blandos, a la olla con agua salada, garbanzos, chorizo, tocino, pollo y morcilla añadió una punta de jamón para darle buen sabor.


Después, Paco Pedro de la mar, a la olla con agua salada, garbanzos, chorizo, tocino, pollo, morcilla y una punta de jamón, añadió el repollo que le había dado la verdulera. A la olla con agua salada, garbanzos, chorizo, tocino, pollo, morcilla, una punta de jamón y el repollo que le había dado la verdulera añadió las patatas y las zanahorias. Por último, a la olla con agua salada, garbanzos, chorizo, tocino, pollo, morcilla, una punta de jamón, repollo, que le había dado la verdulera, y a la que añadió las patatas y las zanahorias, añadió la cebolla y el ajo. Paco Pedro de la mar, estaba muy, pero que muy cansado de tanto cocinar, así que dejo en el fuego la olla y se fue a echar la siesta. Un extraño olor lo hizo despertar de su profundo sueño, así que fue a ver que ocurría. Ese extraño olor venía del cocido que con tanto esmero había preparado, tal fue su sorpresa que… ¡se le había quemado el cocido! Paco Pedro de la mar se puso muy, pero que muy triste, porque ese día no pudo comer nada.


LAS BODAS DE LA PULGA Y EL PIOJO  ORIGEN: Página web „‟ Cuentos redondos „‟. http://estaticos.educalab.es/cniie/leer.es/cuentosredondos/cuentos/pulg a_piojo/pulga_piojo01.html  RECOPILADO POR: Desireé Navas Aragón  ESTRUCTURA: Su estructura es acumulativa y resta. A / A+B / A+C / A+D / A+E / A+F / A+G-F

La pulga y el piojo se quieren casar pero no se casan por falta de pan. Sale una hormiga de su hormigal: “Hagan las bodas, yo pongo el pan”. Pan ya tenemos. Pan ya tenemos. Ahora el vino, ¿dónde lo hallaremos? Sale un mosquito detrás de un pino: “Hagan las bodas, yo pongo el vino”. Vino tenemos. Vino tenemos. Ahora la carne, ¿dónde la hallaremos? Sale un lobo de su lobera: “Hagan las bodas, yo pongo ternera”. Carne tenemos. Carne tenemos. Y ahora la madrina, ¿dónde la hallaremos? Sale una rata de la cocina: 1


“Hagan las bodas, yo seré madrina”. Madrina tenemos. Madrina tenemos. Y ahora el padrino, ¿dónde lo hallaremos? Sale un ratón detrás de un molino: “Hagan las bodas, yo seré el padrino”. Estando en la boda bebiéndose el vino llegó un gato negro y se llevó al padrino.

2


EL POLLITO PITO  ORIGEN: Página web „‟ la eduteca „‟. http://laeduteca.blogspot.com.es/2011/09/cuento-el-pollito-pito-conrecursos.html  RECOPILADO POR: Marina Núñez Díaz-pinés.  ESTRUCTURA: Su estructura es acumulativa y sumativa. A / A+B / A+B+C / A+B+C+D / A+B+C+D+E / A+B+C+D+E+F Un día, Pollito Pito fue al bosque y “pum”, le cayó una manzana en la cabeza. -¡Ay, Dios mío!-gritó muy asustado. Camina que camina, se encontró con Gallina Fina. -¡Buenos días, Pollito Pito! ¿Dónde vas tan tempranito? El cielo se va a caer y el rey lo debe saber. Voy deprisa a darle la noticia. -contestó Pollito Pito. -Pues yo voy también a decírselo al rey – dijo Gallina Fina. Y allá fueron los dos: Gallina Fina y Pollito Pito. Y se encontraron con Gallo Malayo, que les preguntó: -¡Buenos días, Gallina Fina y Pollito Pito! ¿Dónde vais tan tempranito? El cielo se va a caer y el rey lo debe saber. Vamos deprisa a darle la noticia. -Pues yo voy también a decírselo al rey – dijo Gallo Malayo. Y allá fueron los tres: Gallo Malayo, Gallina Fina y Pollito Pito. Camina que camina, hasta que se encontraron con Pato Zapato. - Buenos días, Gallo Malayo, Gallina Fina y Pollito Pito! ¿Dónde vais tan tempranito? 3


El cielo se va a caer y el rey lo debe saber. Vamos deprisa a darle la noticia. -Pues yo voy también a decírselo al rey- dijo Pato Zapato. Y allá fueron los cuatro: Pato zapato, Gallo Malayo, Gallina Fina y Pollito Pito. De repente se encontraron con Ganso Garbanzo. -¡Buenos días, Pato Zapato, Gallo Malayo, Gallina Fina y Pollito Pito! ¿Dónde vais tan tempranito? – les preguntó. El cielo se va a caer y el rey lo debe saber. Vamos deprisa a darle la noticia. -Pues yo voy también a decírselo al rey – dijo Ganso Garbanzo. Y allá fueron los cinco: Ganso Garbanzo, Pato Zapato, Gallo Malayo, Gallina Fina y Pollito Pito. Camina que camina, hasta que llegaron al palacio del rey. Escucha, rey amado, el cielo se ha rajado. Mándalo a componer, porque se va a caer. El rey les dio las gracias y a cada uno regaló una moneda de oro.

4


DOÑA CARMEN  ORIGEN: Página web „‟ Cuentos infantiles „‟. http://rosafernandezsalamancacuentos.blogspot.com.es/2014/06/donacarmen.html  RECOPILADO POR: Mª Carmen López García - Heras  ESTRUCTURA: Su estructura es acumulativa. A / A+B / A+B+C / A+B+C+D / A+B+C+D+E / A+B+C+D+E+F / A+B+C+D+E+F+G / A+B+C+D+E+F+G / A+B+C+D+E+F+G+H / A+B+C+D+E+F+G+H+I / A+B+C+D+E+F+G+H+I+J Doña Carmen tenía una perra debajo de la cama. La perra ladraba y doña Carmen no se enteraba. Doña Carmen tenía una gata debajo de la cama. La gata maullaba, la perra ladraba y doña Carmen no se enteraba. Doña Carmen tenía un ratón debajo de la cama. El ratón chirriaba, la gata maullaba, la perra ladraba y doña Carmen no se enteraba. Doña Carmen tenía un gallo debajo de la cama. El gallo cantaba, el ratón chirriaba, la gata maullaba, la perra ladraba y doña Carmen no se enteraba. Doña Carmen tenía una oveja debajo de la cama. 5


La oveja balaba, el gallo cantaba, el ratón chirriaba, la gata maullaba, la perra ladraba y doña Carmen no se enteraba. Doña Carmen tenía un buey debajo de la cama. El buey mugía, la oveja balaba, el gallo cantaba, el ratón chirriaba, la gata maullaba, la perra ladraba y doña Carmen no se enteraba. Doña Carmen tenía un cerdo debajo de la cama. El cerdo gruñía, el buey mugía, la oveja balaba, el gallo cantaba, el ratón chirriaba, la gata maullaba, la perra ladraba y doña Carmen no se enteraba. Doña Carmen tenía un burro debajo de la cama. El burro rebuznaba, el cerdo gruñía, el buey mugía, la oveja balaba, el gallo cantaba, el ratón chirriaba, la gata maullaba, la perra ladraba y doña Carmen no se enteraba. Doña Carmen tenía un lobo debajo de la cama. El lobo aullaba, el burro rebuznaba, el cerdo gruñía, el buey mugía, la oveja balaba, el gallo cantaba, el ratón chirriaba, la gata maullaba, la perra ladraba y doña Carmen, por fin ¡se despertó!

6


LA ENSALADA DE PITURRA  CREACIÓN DEL CUENTO BASADO EN: El Pollito Pito.  INVENTADO POR: Marina Núñez, Mari Carmen López y Desireé Navas  ESTRUCTURA: Su estructura es acumulativa y sumativa. A / A+B / A+C / A+B+C / A+D / A+B+C+D / A+E / A+B+C+D+E / A+F Un día mama Piturra hacer una ensalada quiso, y se puso a buscar ingredientes por todo el piso. Vio a la mendruga lechuga, y la cortó, la lavó y la echó en un tazón. Después fue a por un botarate tomate Que al igual que a la mendruga lechuga, cortó, lavó y echó en el tazón. Luego cogió al tuntún una lata de atún, la abrió, la escurrió y al igual que a la mendruga lechuga y al botarate tomate lo echo en el tazón. Lo siguiente que echó fueron las tontunas aceitunas, una por una, hasta que no quedó ninguna. y al igual que la mendruga lechuga, el botarate tomate y el atún al tuntún las echó en el tazón. y por último echó el aliño para que le gustara al niño. Pero de repente, el teléfono sonó y la madre Piturra durante muchas horas habló. Y sin darse cuenta, la ensalada se pudrió y su niño entristecido se quedó.

7


EL PEQUEÑO CONEJO BLANCO.  ORIGEN: Este cuento me lo recomendó una maestra.  RECOPILADO POR: Raquel Pulido Mateo.  ESTRUCTURA: A A+B A+C A+D A+F B A+F+B A+F

Érase una vez un pequeño conejo blanco. Un día fue a buscar coles a la huerta para hacer un caldo. Cuando el pequeño conejo volvió a su casa, se encontró con la puerta cerrada y llamó. -¿Quién es? -preguntó un vozarrón desde dentro. -Soy yo, el conejito blanco, que vengo de buscar coles y voy a hacer un caldo. -Pues yo soy la cabra cabresa y, si no te vas, saltaré encima de tu cabeza. El pequeño conejo blanco escapó de allí, corriendo muy deprisa. Andando andando, el pequeño conejo blanco se encontró con un buey y le pidió ayuda. -Yo soy el conejito blanco y fui a buscar coles a la huerta. Volví a mi casa para hacer un caldo, pero en ella está la cabra cabruna y, si me salta encima, me despanzurra. ¿Quieres venir conmigo? - Yo no, yo no voy porque tengo miedo -dijo el buey mientras se iba. El pequeño conejo blanco siguió andando y se encontró con un perro.


-Yo soy el conejito blanco y fui a buscar coles a la huerta. Volví a mi casa para hacer un caldo, pero en ella está la cabra cabreja que, si me salta encima, me desmadeja. ¿Quieres venir conmigo? -Yo no, yo no voy porque tengo miedo -dijo el perro mientras se iba. El pequeño conejo blanco siguió andando, y se encontró con un gallo. -Yo soy el conejito blanco y fui a buscar coles a la huerta. Volví a mi casa para hacer un caldo, pero en ella está la cabra cabrilla que, si me salta encima, me estampilla. ¿Quieres venir conmigo? -Yo no, yo no voy porque tengo miedo -dijo el gallo mientras se iba. El pequeño conejo continuó andando, cada vez más triste, ya sin esperanza de poder volver a su casa. Pero se encontró con una hormiga, que le preguntó: -¿Qué te ocurre, conejito blanco? -Que fui a buscar coles a la huerta y volví a mi casa para hacer un caldo, pero en ella está la cabra cabruja que, si me salta encima, me apretuja. -Pues voy contigo -dijo la hormiga-. Yo no le tengo miedo a una cabra caprina. Y los dos se encaminaron hacia la casa del conejito. Y llamaron a la puerta. -Aquí no entra nadie -dijo un vozarrón desde dentro-. Yo soy la cabra cabresa y, si no os vais rápido, os saltaré encima de la cabeza. Pero la hormiga le contestó: -Pues yo soy la hormiga rabiga y, como no abras, te picaré en la barriga. A la cabra cabrisa le dio un ataque de risa. Así que la hormiga rabiga entró por el agujero de la cerradura, se acercó a la cabra y ¡zas! la picó con fuerza en la barriga. La cabra escapó como un cohete, diciendo: -Yo soy la cabra cabresa y a esta casa no vuelvo porque... porque no me interesa. La hormiga rabiga le abrió la puerta al pequeño conejo blanco. Con las coles prepararon un sabroso caldo y se lo comieron. Y a mí no me dieron porque no quisieron.


LA CASA DE LA MOSCA FOSCA  Origen: Cuento recomendado por Mónica Valbuena. Autores: Eva Mejuto y Sergio Mora. Editorial: Kalandraka  Recopilado por: Alaia Nieto Montero  Estructura: A B+A C+A+B D+A+B+C E+A+B+C+D F+A+B+C+D+E G+A+B+C+D+E+F H+A+B+C+D+E+F+G


Había una vez una Mosca Fosca que vivía en el bosque. Harta de zumbar y dar vueltas sin parar, Decidió hacer una casa.

-Podré dormir en la cama, podré estar muy calentita, preparar ricos pasteles y recibir mil visitas.

Y, manos a la obra, la Mosca construyó una bonita casa. Para inaugurar su hogar preparó una rica tarta de moras. Su aroma se esparció por todo el bosque. Y puso siete banquetas y siete platos en la mesa. No cabía nada más.

Al poco rato llamó a la puerta el Escarabajo. -¿A quién hago mi visita? ¿Quién vive en esta casita? -La Mosca Fosca. Celebro una fiesta para inaugurar mi nuevo hogar. ¿Y usted quién es? -El Escarabajo Carcajo,


el que anda arriba y abajo. ¡Qué bien huele! ¿Puedo entrar? -Claro que sí. ¡Es el primero en llegar!

Y muy contentos los dos decidieron merendar.

Pero cuando iban a empezar, paso por allí el Murciélago. Miró la casa, olisqueó la tarta y llamó a la puerta. -¿A quién hago mi visita? ¿Quién vive en esta casita? -La Mosca Fosca y el Escarabajo Carcajo. ¿Y usted quién es? -El Murciélago Piélago, Que vive en el archipiélago. Tengo hambre. ¿Puedo entrar? -Claro que sí. ¡Es el segundo en llegar!

Y muy contentos los tres decidieron merendar.

Pero, antes del primer bocado, pasó por allí el Sapo.


Olió la tarta y le entró un hambre tremenda. -¿A quién hago mi visita? ¿Quién vive en esta casita? -La Mosca Fosca, el Escarabajo Carcajo y el Murciélago Piélago. ¿Y usted quién es? -El Sapo Castrapo, con pajarita de trapo. ¡Qué bien huele! ¿Puedo entrar? -Claro que sí. ¡Es el tercero en llegar!

Y muy contentos los cuatro decidieron merendar.

Mas cuando iban a comenzar, pasó por el bosque la Lechuza. Vio la casa, oyó la fiesta y se acercó. -¿A quién hago mi visita? ¿Quién vive en esta casita? -La Mosca Fosca, el Escarabajo Carcajo, el Murciélago Piélago y el Sapo Castrapo. ¿Y usted quién es? -La Lechuza Trapuza,


con mi bolso de gamuza. ¡Vaya fiesta! ¿Puedo entrar? -Caro que sí. ¡Es la cuarta en llegar!

Y muy contentos los cinco decidieron merendar.

Pero cuando iban a empezar, pasó por allí la Raposa. Olió el pastel y se animó a entrar. -¿A quién hago mi visita? ¿Quién vive en esta casita? -La Mosca Fosca, el Escarabajo Carcajo, el Murciélago Piélago, el Sapo Castrapo y la Lechuza Trapuza. ¿Y usted quién es? -La Raposa Chistosa, y me rio por cualquier cosa. ¡Qué tarta más exquisita! ¿Puedo entrar? -Claro que sí. ¡Es la quinta en llegar!

Y muy contentos los seis


decidieron merendar.

Pero, cuando iban a probar el pastel, pasó por allí el Lobo. Con el aroma del dulce, se le hizo la boca agua y llamó a la puerta. -¿A quién hago mi visita? ¿Quién vive en esta casita? -La Mosca Fosca, el Escarabajo Carcajo, el Murciélago Piélago, el Sapo Castrapo, la Lechuza Trapuza y la Raposa Chistosa. ¿Y usted quién es? -El Lobo Rebobo, y mi nariz es como un globo. ¡Qué pastel tan suculento! ¿Puedo entrar? -Claro que sí. ¡Es el sexto en llegar!

Y muy contentos los siete decidieron merendar.

Cuando por fin iban a probar el pastel,


apareció por allí el Oso. Llevaba toda la tarde buscando moras y no había encontrado ninguna. Vio la casa, oyó la fiesta y pensó: ¿Por qué no me han invitado? ¿Acaso se han olvidado?

Y llamó a la puerta. -¿A quién hago mi visita? ¿Quién vive en esta casita? -La Mosca Fosca, el Escarabajo Carcajo, el Murciélago Piélago, el Sapo Castrapo, la Lechuza Trapuza, la Raposa Chistosa, y el Lobo Rebobo. ¿Y usted quién es?

-Yo soy el Oso Chispero, muy glotón y pendenciero. Y el rico dulce de mora me lo comeré... ¡AHORA!

Y colorín colorado, este cuento se ha acabado... ¡de un bocado!


LA CEBRA CAMILA  ORIGEN: Me lo ha contado una amiga que es profesora se llama Laura y un día lo trajo para enseñárselo a mi sobrino.

 Recopilado por: Mónica Valbuena de la Biblioteca Tomás y Valiente (Fuenlabrada) editorial kalandraka.

 Estructura : A A+B A+C A+D A+E A+F A+G A+H


Allá donde se acaba el mundo, en el país donde da la vuelta el viento, vivía una pequeña cebra llamada Camila. Como en aquel lugar el viento era tan travieso, Camila tenía que andar con mucho cuidado para no perder su vestimenta. Su madre le decía siempre que no saliera de casa sin calzones ni tirantes, pero Camila cada día era más grande y los tirantes y los calzones ya empezaban a molestarle. Camila soñaba con acostarse en la hierba sin aquellas prendas ajustadas. También soñaba que el viento la llevaba rodando por los campos. Un día Camila salió de casa sin atender a los consejos de su madre y… ¿Qué fue lo que pasó? pues que, por arte de malos vientos, dejó de ser una cebra listada y se convirtió en algo parecido a una mula blanca con camisa de rayas. Al verse así, blanca y desharrapada, Camila se echó a llorar. Camila lloró SIETE lágrimas de pena por las rayas perdidas. Después se quedó pasmada, mirando para una serpiente que estaba mudando la camisa. -¿Por qué lloras?- le preguntó la serpiente.


-Porque el viento bandido se ha llevado las rayas de mi vestido -respondió ella, sollozando. -Acércate. Te daré un anillo para que lo pongas en una pata- dijo la serpiente (que parecía guardar muchos secretos). Camila siguió andando con un anillo en la pata… Y un poco menos de pena. Se le cayeron SEIS lágrimas por las rayas que faltaban. Después se quedó pasmada, mirando un caracol que asomaba con los cuernos al sol. -¿Por qué lloras?- le preguntó el caracol. -Porque el viento bandido Se ha llevado las rayas de mi vestido -respondió ella, sollozando. -Acércate. Me subiré a tu panza y trazaré alrededor una rayita de plata que te irá que ni pintada. Camila siguió caminando, con un anillo en la pata, una rayita de plata… Y un poco menos de pena. Como estaba preocupada, sintió ganas de llorar y derramó otras CINCO lágrimas. Después se quedó pasmada, contando los colores del arco iris. -¿Por qué lloras?-le preguntó el arco iris.


-Porque el viento bandido se ha llevado las rayas de mi vestido -respondió ella, sollozando. -Acércate. Te echaré un remiendo azul, fresquito como una seda de primavera. Camila siguió andando, con un anillo en la pata, una rayita de plata, un lindo remiendo azul... y un poco menos de pena. Salpicó CUATRO lágrimas más por las rayas que le faltaban. Después se quedó pasmada, mirando para una araña que estaba bordando un paño. -¿Por qué lloras?- le preguntó la araña. -Porque el viento bandido se ha llevado las rayas de mi vestido -respondió ella, sollozando. -Acércate. Tejeré para ti una puntilla de tul y tu traje será más elegante. Camila volvió a ponerse en camino, con un anillo en la pata, una rayita de plata, un lindo remiendo azul, una puntilla de tul… Y un poco menos de pena. Lloriqueó TRES lágrimas por las rayas que faltaban. Después se quedó pasmada, escuchando a una cigarra que estaba tocando una melodía.


-¿Por qué lloras?- le preguntó la cigarra. -Porque el viento bandido se ha llevado las rayas de mi vestido -respondió ella, sollozando. -Acércate. Te daré una cuerda de mi violín y tendrás un aire musical. Camila siguió andando, con un anillo en la pata, una rayita de plata, un lindo remiendo azul, una puntilla de tul, una cuerda de violín… Y un poco menos de pena. Casi llegando a casa, se le saltaron DOS lágrimas por las rayas que le faltaban. Después se quedó pasmada, mirando para una oca que cojeaba de una pata porque le apretaba un botín. -¿Por qué lloras? –le preguntó la oca. Porque el viento bandido se ha llevado las rayas de mi vestido -respondió ella, sollozando. -Acércate. Ataré a tu espalda el cordón de mi botín e iremos los dos mucho mejor. La oca se fue feliz, descalza de la pata que tenía espachurrada Camila ya había andado mucho cuando, por fin, llegó a su casa con un anillo en la pata


una rayita de plata, un lindo remiendo azul, una puntilla de tul una cuerda de violín un gran cordón de botín… y un casi nada de pena Mamá cebra estaba sentada a la puerta Camila se acercó a ella con UNA lágrima resbalando en la mejilla -¿Dónde te habías metido Camila que no te encontraba? Es que el viento… (Mama cebra hizo como si nada) Porque tenía ganas de decirle algo muy importante. -Escúchame, Camila: ya estás muy grande, así que va siendo hora de olvidar los tirantes y los calzones. Pero al descubrir la lagrima que le escurría de un ojito Mama cebra intento consolarla: -No llores. He trenzado con mis crines una cinta muy larga para que adornes tu melena Camila, que había crecido casi una cuarta, se puso de puntillas y le dio a su madre un abrazo grande grande sin calzones ni tirantes. y se estiró mucho para lucirse aún más y para que su madre la viese bien, con un anillo en la pata, una rayita de plata, un lindo remiendo azul, una puntilla de tul,


una cuerda de violín, un gran cordón de botín, una cinta en la melena… y ninguna gota de pena.


EL OSO GOLOSO

ORIGEN: Mónica, Alaia y Raquel. Recopilado por: Mónica, Alaia y Raquel. Estructura: A A+B A+B+C A+D A+E

Érase una vez un oso bastante goloso que en busca de su comida se encontró una guarida. Por más que la quería limpiar, no se paraba de ensuciar y el oso goloso, su camino decidió reiniciar. Por el oscuro bosque apareció un león que más que ayudarle le dio un buen empujón. Una jirafa que lo vio, al león replicó: -Ayuda al pobre oso, no seas tan avaricioso. Al final de la carretera verás un árbol que da peras


y muy contento el oso, marchó algo aparatoso pues se había agenciado con la casa de un venado. Y cuando por fin llegó, las peras no encontró Ya que un lobo maldito, se las comió.


LAS BODAS DE LA PULGA Y EL PIOJO.

Origen:https://carmenelenamedina.wordpress.com/cuentosacumulativos/ Recopilado por: Marina Martín Tenorio Estructura: A+B; B; B+C; C; C+D; D; D+E; E; E+F; F; C+G+F

La pulga y el piojo se quieren casar pero no se casan por falta de pan. Sale una hormiga de su hormigal: “Hagan las bodas, yo pongo el pan”. Pan ya tenemos. Pan ya tenemos. Ahora el vino, ¿dónde lo hallaremos? Sale un mosquito detrás de un pino: “Hagan las bodas, yo pongo el vino”. Vino tenemos. Vino tenemos. Ahora la carne, ¿dónde la hallaremos? Sale un lobo de su lobera: “Hagan las bodas, yo pongo ternera”. Carne tenemos. Carne tenemos. Y ahora la madrina, ¿dónde la hallaremos? Sale una rata de la cocina: “Hagan las bodas, yo seré madrina”. Madrina tenemos. Madrina tenemos. Y ahora el padrino, ¿dónde lo hallaremos? Sale un ratón detrás de un molino: “Hagan las bodas, yo seré el padrino”. Estando en la boda bebiéndose el vino llegó un gato negro y se llevó al padrino.


EL CASTILLO DE CHUCHURUMBEL

Origen: https://carmenelenamedina.wordpress.com/cuentosacumulativos/ Recopilado por: Paula Martín de Domingo Estructura: A, B+A, C+B+A, D+C+B+A, E+D+C+B+A , F+E+D+C+B+A, G+F+E+D+C+B+A, H+G+F+E+D+C+B+A , I+H+G+F+E+D+C+B+A, J+I+H+G+F+E+D+C+B+A

Estas son las puertas del castillo de Chuchurumbel. Éstas son las llaves de las puertas del castillo de Chuchurumbel. Éste es el cordón de las llaves de las puertas del castillo de Chuchurumbel. Éste es el ratón que royo el cordón de las llaves de las puertas del castillo de Chuchurumbel. Éste es el gato que se comió al ratón que royó el cordón de las llaves de las puertas del castillo de Chuchurumbel. Éste es el perro que mordió al gato que se comió al ratón que royó el cordón de las llaves de las puertas del castillo de Chuchurumbel. Éste es el palo que le pegó al perro que mordió al gato que se comió al ratón que royó el cordón de las llaves de las puertas del castillo de Chuchurumbel. Éste es el fuego que quemó al palo que le pegó al perro que mordió al gato que se comió al ratón que royó el cordón de las llaves de las puertas del castillo de Chuchurumbel. Éste es el agua que apagó el fuego que quemó al palo que le pego al perro que mordió al gato que se comió al ratón que royó el cordón de las llaves de las puertas del castillo de Chuchurumbel. y ésta es la vaca que se bebió el agua que apagó el fuego que quemó al palo que le pegó al perro que mordió al gato que se comió al ratón que royó el cordón de las llaves de las puertas del castillo de Chuchurumbel.


EL QUESO DE LA VIEJA Y EL VIEJO Origen: http://adigital.pntic.mec.es/~aramo/lectura/lecpeq24.htm Recopilado por: Mirian LumbrerasBricio Estructura: A+B, C+B+A, D+C+B+A, E+D+C+B+A, F+E+D+C+B+A, G+F+E+D+C+B+A, H+G+F+E+D+C+B+A, I+H+G+F+E+D+C+B+A

Una vieja y un viejo tenían un queso. Vino un ratón y se comió el queso, que tenía la vieja y el viejo. Vino un gato y se comió al ratón, que se comió el queso, que tenían la vieja y el viejo. Vino un perro y mató al gato, que se comió al ratón, que se comió el queso, que tenían la vieja y el viejo. Vino un palo y le pegó al perro, que mató al gato, que se comió al ratón, que se comió el queso, que tenían la vieja y el viejo. Vino el fuego y quemó al palo, que pegó al perro, que mató al gato, que se comió al ratón, que se comió el queso, que tenían la vieja y el viejo. Vino el agua y apagó el fuego, que quemó el palo, que pegó al perro, que mató al gato, que se comió al ratón, que se comió el queso, que tenían la vieja y el viejo. Vino el buey y se bebió el agua, que apagó el fuego, que quemó el palo, que pegó al perro, que mató al gato, que se comió al ratón, que se comió el queso, que tenían la vieja y el viejo. El buey se acostó y el cuento se acabó.


El granjero de Toledo.

Recopilado por: Mirian Lumbreras, Marina Martín y Paula Martín Estructura: A, B+A, C+B+A, D+C+B+A, E+D+C+B+A, F+E+D+C+B+A, G+F+E+D+C+B+A, H+G+F+E+D+C+B+A,

Este es Manuel el granjero de Toledo; Está en la granja de Manuel el granjero de Toledo; Este es el perro de la granja de Manuel el granjero de Toledo; Esta es la gallina que se comió el perro de la granja de Manuel el granjero de Toledo; Estos son los huevos que puso la gallina que se comió el perro de la granja de Manuel el granjero de Toledo; Estos son los polluelos de los huevos que puso la gallina que se comió el perro de la granja de Manuel el granjero de Toledo; Este es el maíz que se comieron los polluelos de los huevos que puso la gallina que se comió el perro de la granja de Manuel el granjero de Toledo; Este es el zorro que comió a las gallinas, que eran polluelos que crecieron gracias al maíz que comieron, de los huevos que puso la gallina que se comió el perro de la granja de Manuel el granjero de Toledo; El zorro se acostó y el cuento se acabó


Un bicho extraño Origen: https://es.slideshare.net/patrislosada/un-bicho-extrao-31813386 Recopilado por: Miryam Martín García Estructura: A+B+C+D+E+F+G; A-G-F-E-D-C-B Mira,mira mirando, encontré un bicho muy raro, era parecido a un huevo: gordo arriba y abajo flaco. Tenia los pies encima, y un rabo largo y delgado. A los lados, las dos manos con los dedos estirados. En vez de ombligo, nariz y bigote recortados. Los dos ojos más abajo, sin pestañas y sin cejas.

Para completar la historia ¡se sentaba en las orejas! yo no sabría decir que era aquel bicho tan raro. Pero al darle la vuelta al cuento... ¡era un RATÓN!, lo vi claro.

Pero un rayo que cayó, lo dejó desorejado.

Del susto cerró los ojos, que quedaron cerrados.

La nariz se llevó el viento y el bigote de seis pelos.

También se llevo los brazos.

Tanto tanto se asustó, que perdió los pies y el rabo y se quedó como un huevo: Mondo lirondo y pelado y al dar la vuelta al cuento...


La rana y la mosca Origen: https://carmenelenamedina.wordpress.com/cuentos-acumulativos/ Recopilado por: Cristina Rivas Lerín Estructura: A+B; B+A; A+B+C; C+B+A; A+C+D; D+C+B+A; A+D+E Cantando debajo del agua. Cuando la rana se puso a cantar vino la mosca y la Hizo callar La mosca a la rana, La rana cantando debajo del agua. Cuando la mosca se puso a cantar Vino la araña y la hizo callar. La araña a la mosca La mosca a la a rana La rana cantando debajo del agua Cuando la araña se puso a cantar vino el ratón y la hizo callar. El ratón a la araña, la araña a la mosca, la mosca a la rana, la rana cantando debajo del agua. Cuando el ratón se puso a cantar, Vino el gato y lo hizo callar.


Esta es la casa que Juan construyó Origen:https://carmenelenamedina.wordpress.com/2012/05/17/cuento-lacasa-que-juan-construyo/ Recopilado por: Araceli Broto Benavente Estructura: A; B+A; C+B+A; D+C+B+A; E+D+C+B+A; F+E+D+C+B+A; G+F+E+D+C+B+A

Y este es el JARDÍN que rodea la casa que Juan construyó. Y esta es la HIERBA que crece en el jardín que rodea la casa que Juan construyó. Y esta es la VACA que se come la hierba, que crece en el jardín, que rodea la casa que Juan construyó. Y esta es la NIÑA que ordeña la vaca, que come la hierba, que crece en el jardín, que rodea la casa que Juan construyó. Y esta es la LECHE que saca la niña, que ordeña la vaca, que se come la hierba, que crece en el jardín que rodea la casa que Juan construyó. Y YO soy aquel que se bebe la LECHE, que saca la NIÑA, que ordeña la VACA, que se come la HIERBA, que crece en el JARDÍN, que rodea la CASA, que Juan construyó.


El bosque que caminando Marta se encontró Recopilado por: Araceli Broto Miryam Martín Cristina Rivas Estructura: A; B+A; C+B+A; D+C+B+A; E+D+C+B+A; F+E+D+C+B+A; G+F+E+D+C+B+A Este es el bosque que caminando Marta se encontró Este es el pino que estaba en el bosque que caminando Marta se encontró Este es el pájaro que estaba posado en el pino del bosque que caminando Marta se encontró Este es el zorro que se come al pájaro que está posado en el pino del bosque que caminando Marta se encontró Este es el rio donde bebe el zorro que se comió al pájaro que está posado en el pino del bosque que caminando Marta se encontró Este es el puente que cruza el rio donde bebe el zorro que se comió al pájaro que está posado en el pino del bosque que caminando Marta se encontró Este es el pueblo donde llega el puente que cruza el rio donde bebe el zorro que se comió al pájaro que está posado en el pino del bosque que caminando Marta se encontró Este es el vecino que vive en el pueblo donde llega el puente que cruza el rio donde bebe el zorro que se comió al pájaro que está posado en el pino del bosque que caminando Marta se encontró


EL PEQUEÑO CONEJO BLANCO:

Orígen: Kalandraka Recopilado por: Carolina Motila Pacheco Estructura: A A+B A+C A+D A+E A+F B A+F+B A+F Texto: Érase una vez un pequeño conejo blanco. Un día fue a buscar coles a la huerta para hacer un caldo. Cuando el pequeño conejo volvió a su casa, se encontró con la puerta cerrada y llamó. -¿Quién es? -preguntó un vozarrón desde dentro. -Soy yo, el conejito blanco, que vengo de buscar coles y voy a hacer un caldo. -Pues yo soy la cabra cabresa y, si no te vas, saltaré encima de tu cabeza. El pequeño conejo blanco escapó de allí, corriendo muy deprisa.


Andando andando, el pequeño conejo blanco se encontró con un buey y le pidió ayuda. -Yo soy el conejito blanco y fui a buscar coles a la huerta. Volví a mi casa para hacer un caldo, pero en ella está la cabra cabruna y, si me salta encima, me despanzurra. ¿Quieres venir conmigo? -Yo no, yo no voy porque tengo miedo -dijo el buey mientras se iba. El pequeño conejo blanco siguió andando y se encontró con un perro. -Yo soy el conejito blanco y fui a buscar coles a la huerta. Volví a mi casa para hacer un caldo, pero en ella está la cabra cabreja que, si me salta encima, me desmadeja. ¿Quieres venir conmigo? -Yo no, yo no voy porque tengo miedo -dijo el perro mientras se iba. El pequeño conejo blanco siguió andando andando, y se encontró con un gallo. Yo soy el conejito blanco y fui a buscar coles a la huerta. Volví a mi casa para hacer un caldo, pero en ella está la cabra cabrilla que, si me salta encima, me estampilla. ¿Quieres venir conmigo? -Yo no, yo no voy porque tengo miedo -dijo el gallo mientras se iba. El pequeño conejo continuó andando, cada vez más triste, ya sin esperanza de poder volver a su casa. Pero se encontró con una hormiga, que le preguntó: -¿Qué te ocurre, conejito blanco? -Que fui a buscar coles a la huerta y volví a mi casa para hacer un caldo, pero en ella está la cabra cabruja que, si me salta encima, me apretuja. -Pues voy contigo -dijo la hormiga-. Yo no le tengo miedo a una cabra caprina. Y los dos se encaminaron hacia la casa del conejito. Y llamaron a la puerta. -Aquí no entra nadie -dijo un vozarrón desde dentro-. Yo soy la cabra cabresa y, si no os vais rápido, os saltaré encima de la cabeza. Pero la hormiga le contestó: -Pues yo soy la hormiga rabiga y, como no abras, te picaré en la barriga. A la cabra cabrisa le dio un ataque de risa. Así que la hormiga rabiga entró por el agujero de la cerradura, se acercó a la cabra y ¡zas! la picó con fuerza en la barriga. La cabra escapó como un cohete, diciendo: -Yo soy la cabra cabresa y a esta casa no vuelvo porque... porque no me interesa. La hormiga rabiga le abrió la puerta al pequeño conejo blanco. Con las coles prepararon un sabroso caldo y se lo comieron. Y a mí no me dieron porque no quisieron. FIN


GATO QUE DUERME:

Orígen: Océano Travesía. Recopilado por: Nerea Izcara Sierra. Estructura: A+B B+C C+D D+E E+F F+G F+H+I I+D+E E+J J+K L+D+A+B B+C C+M Texto: En la cuna había un gato, en el gato un cascabel, en el cascabel del gato, otro gato como él pero mucho más pequeño,


tan pequeño que una vez se acostó a dormir la siesta en la cuna de una nuez. En la nuez había un castillo con ladrillos de café, en el castillo vivían la dragona y sus bebés. Los bebés que no sabían, y querían aprender, cómo soplar sin quemarse ni las manos ni los piés. En el castillo había un árbol que estaba por florecer. Los hojas que se volaban le volvían a crecer. Al crecer daban al gato sabanitas de papel y unas estrellas pequeñas para el cielo de la nuez. La nuez se fue por el río, el río también se fue a buscar aguas tranquilas en un lago montañés. La brisa de la montaña soplaba para mecer al gato que se dormía en la cuna de una nuez. En la cuna había un gato, en el gato un cascabel, en el cascabel del gato… otro gato como él. FIN.


¿PUEDO MIRAR TU PAÑAL?:

Origen: Editorial SM. Recopilado por: María Gironda Martínez. Estructura: A A+B A+C A+D A+E A+F A+G A+B+C+D+E+F+G Texto: Este es ratón. Ratón es muy curioso. Tiene que investigar y mirar todo. Mira en cada agujero que ve… … y en cada tarro y cada botella. Mete su hocico en cada agujero. ¡Tiene que ver TODO! Un día le llega el turno a sus amigos.


Sin ninguna vergüenza, Ratón pregunta a Liebre: -Liebre, ¿puedo mirar tu pañal? -¡Claro! Hazlo. -Veo siete caquitas de liebre -dice Ratón¡Una, dos, tres, cuatro, cinco, seis, SIETE! Ratón se encuentra con Cabra y le pregunta: -Cabra, ¿puedo mirar tu pañal? -Mira todo lo que quieras, -responde cabra, y levanta sus patas delanteras para ayudar a Ratón. -¡Lo que pensaba!- ríe Ratón. -Caquitas de cabra. Un montón de caquitas negras y pequeñas. Cuando ve a Perro, Ratón le pregunta: -¿Puedo mirar tu pañal? -Si realmente quieres… -¡Ah! -exclama RatónUna caca de perro con punta al final. A Ratón ya no hay quien lo pare. -Eh, Vaca, ¿puedo fisgonear en tu pañal? -¡Claro!- responde Vaca muy orgullosa. -Una gran caca fresca de vaca. Lo debí imaginar -dice Ratón moviendo la cabeza. -Hola caballo. ¿Puedo mirar tu pañal? -No veo por qué no -responde Caballo un poco sorprendido. -Tres bonitas cacas de caballo redondas -dice Ratón contento. Cerdo es el último. -Cerdo, por favor, ¿puedo mirar tu pañal? -Huuuum… Bueno, -responde Cerdo ruborizado. -Un montón de caca de cerdo. Ya la había olido -dice Ratón mientras olfatea. -Oye, Ratón, ¿podemos mirar tu pañal? -preguntaron con gran curiosidad Liebre, Cabra, Perro, Vaca, Caballo y Cerdo. -¡Adelante! -exclama Ratón. -¡Ooooh! -exclaman todos sorprendidos. -¡Tu pañal está vacío! -¿Cómo es posible? -Muy sencillo -dice Ratón-: hago caca en el orinal. Mirad, ahí está. -¿El orinal? -¡Queremos probarlo!

FIN.


LUPITA Y EL CARNAVAL: Origen: Invención propia. Recopilado por: Carolina Motila, María Gironda y Nerea Izcara. Estructura: A A+B A+C A+D A+E A+F A+G A+B+C+D+E+F+G Texto: La vaca Lupita está triste quiere ir a la fiesta de Carnaval, y no tiene con qué vestirse. ¡Ve a preguntarle a la rana! le dice su hermana Paca desde la ventana. Lupita muy apresurada, le pregunta a su hermana Lolita, que ya tiene el traje comprado e irá como Caperucita. Lolita, Lolita, ¿podrías ayudarme? yo también quiero ir a la fiesta de Carnaval, pero no tengo con que disfrazarme. Lo siento mucho Lupita, solo tengo mi disfraz de Caperucita. Lupita con mucha prisa, le pregunta a la rana Camila, que está dándose un baño con su traje de sirenita.


Camila, Camila, ¿podrías ayudarme?, yo también quiero ir a la fiesta de Carnaval, y no tengo con qué disfrazarme. Lo siento mucho Lupita, yo solo tengo mi disfraz de sirenita. Lupita muy apresurada, le pregunta al cerdo Julián, que está muy entusiasmado con su traje de Superman. Julian, Julian, ¿podrías ayudarme?, yo también quiero ir a la fiesta de Carnaval, pero no tengo con qué disfrazarme. Lo siento mucho Lupita, solo tengo mi disfraz de Superman. Lupita con mucha prisa, le pregunta a la gata Juliana, que está poniéndole flores a su traje de romana. Juliana, Juliana, ¿podrías ayudarme?, yo también quiero ir a la fiesta de Carnaval, pero no tengo con qué disfrazarme. Lo siento mucho Lupita, solo tengo mi disfraz de romana. Lupita muy apresurada, le pregunta al perro Aitor, que busca sus acuarelas para su traje de pintor. Aitor, Aitor, ¿podrías ayudarme?, yo también quiero ir a la fiesta de Carnaval, pero no tengo con qué disfrazarme. Lo siento mucho Lupita, yo solo tengo mi disfraz de pintor.


Lupita con mucha prisa, le pregunta al caballo Matías, que le coloca su placa a su disfraz de policía. Matías, Matías, ¿podrías ayudarme?, yo también quiero ir a la fiesta de Carnaval, pero no tengo con qué disfrazarme. Lo siento mucho Lupita, yo solo tengo mi disfraz de policía. Lupita muy apresurada, le pregunta a la oveja Teresa, que da brincos de alegría con su traje de princesa. Teresa, Teresa, ¿podrías ayudarme?, yo también quiero ir a la fiesta de Carnaval, pero no tengo con qué disfrazarme. Lo siento Lupita, yo solo tengo mi disfraz de princesa. De camino a su casa con tristeza, todos sus amigos, le dan a Lupita una gran sorpresa. ¡Lupita, Lupita! con estas dos antenitas, podrás ir disfrazada de mariquita. Y así, todos muy contentos, fueron al Carnaval. FIN.


A la señora gallina se le cae el cielo encima. Origen: A la señora gallina se le cae el cielo encima. Editorial ciclo. Colección cinco lobitos. Recopilado por: Cristina Blázquez Peralta. Estructura: Acumulativo. A, A+B, A+B+C,A+B+C+D,A+B+C+D+E, A+B+C+D+E+F F+E, E+D, D+C,C+B,B+A Texto: Por debajo de un naranjo, paseaba una gallina; le cayó encima un erizo y le dio en la cocorita. La gallina echó a correr, diciendo enseguida al gallo: -Corre, maridito mío, que se cae el cielo a pedazos. - ¿Quién lo dijo, gallinita? -Yo, que lo sentí en mi cocorita. El gallo salió corriendo, con la zorra tropezando: -Huya usted, doña Petrita, que se cae el cielo a pedazos. - ¿Quién lo dijo, señor gallo? -Mi mujer, la gallinita. - ¿Quién lo dijo, gallinita? -Yo, que lo sentí en mi cocorita.


La zorra apretó a correr, con el perro tropezando: -Huya usted, don perro, amigo, que se cae el cielo a pedazos. - ¿Quién lo dijo doña zorra? -A mí me lo dijo el gallo. -Señor gallo, ¿Quién lo ha dicho? -Mi mujer la gallinita. - ¿Quién lo dijo, gallinita? -Yo, que lo sentí en mi cocorita. Aprieta el perro a correr, con el lobo tropezando: -Huya usted, señor don lobo, que se cae el cielo a pedazos. - ¿Quién lo dijo, señor perro? -Lo dijo diña Petrita. - ¿Quién lo dijo, señora zorrita? -Lo dijo el señor don gallo. - ¿Quién lo ha dicho, amigo gallo? -Mi mujer la gallinita. - ¿Quién lo dijo, gallinita? -Yo, que lo sentí en mi cocorita. Corrió el lobo, y tropezó a un pastor con su cayado. -Huya usted, señor pastor, que se cae el cielo a pedazos. -No pretendas engañarme. ¿Te crees que estoy atontado? Los que te caerán encima, son los golpes de este palo, que vienes por mis ovejas… ¡Como te pille, te mato! El pastor corrió a los bichos, monte arriba y monte abajo, durante toda la tarde; pero no pudo alcanzarlos. El lobo fue tras el perro y le dijo con enfado: - ¿Así que se cae el cielo, animal vendido al amo? ¡Si te agarro las orejas te dejo desorejado!


El perro, lleno de ira, fue tras la zorra un buen rato. - ¿así que el cielo se cae, animal necio y villano? ¡Como consiga alcanzarte me hago un gorro con tu rabo! La zorra estaba furiosa y fue y vino tras el gallo. - ¡El cielo se va a caer encima de tus pedazos porque si logro agarrarte al ajillo te preparo! El gallo se fue muy serio a la gallina gritando: -Mujer, ¡no se cae el cielo! ¿De dónde te lo has sacado? Mas la gallina no supo qué decirle a su adorado. Todo esto vio el erizo desde una rama del árbol, y decía para sí: - ¡Qué bichos estos tan raros! Pasó entonces por debajo la gallina cloqueando. De pronto, se oyó al erizo: - ¡Ay, Señor, que me resbalo y voy a caerle encima a esa gallina de abajo…!


¿Ahora qué va a pasar? Origen: Página web: http://matildalibros.blogspot.com.es/2012/06/ahora-queva-pasar-nuria-diaz-reguera.html Recopilado por: Wendy Solís Escate Estructura: Acumulativo. A, A+B, A+B+C, A+B+C+D, A+B+C+D+E, A+B+C+D+E+F. Texto: Va una vaca paseando por el campo mugiendo, cantando, soñando cuando de pronto tropieza y plof se cae en un charco Mu mu mu no se nadar ¿ahora qué va a pasar? Mu mu mu no se nadar ¿ahora qué va a pasar? Un cerdito muy coqueto y refinado acelera sus pezuñas preocupado - Caracoles, tengo que llegar a tiempo que mi amiga la vaquita se está hundiendo Tan de prisa va el gorrino que, al momento, sin apenas darse cuenta plof...Se cae dentro Mu mu mu no se nadar ¿ahora qué va a pasar? Oink oink no se nadar ¿ahora qué va a pasar? Una oveja viejecita y descarriada se detiene cuando escucha la algarada - Por las canas de mi lana voy volando, mis amigos vaca y cerdo se están ahogando Tan veloz y decidida va la oveja que derrapa y plof… Cae al charco de cabeza


Mu mu mu no se nadar ¿ahora qué va a pasar? Oink oink no se nadar ¿ahora qué va a pasar? Bee bee bee no se nadar ¿ahora qué va a pasar? Una yegua con la crin muy bien peinada oye voces y relincha alborotada - Cuatro patas id más rápidas que el viento, mis amigos vaca, cerdo y doña oveja se están hundiendo Con los nervios no controla la frenada y plof… Cae al charco dando vueltas de campana Mu mu mu no se nadar ¿ahora qué va a pasar? Oink oink no se nadar ¿ahora qué va a pasar? Bee bee bee no se nadar ¿ahora qué va a pasar? Y y y no se nadar ¿ahora qué va a pasar? El pollito más pequeño de la fila reconoce a sus vecinos enseguida - Por favor mamá gallina ven pitando, mis amigos vaca, cerdo, oveja y yegua se están ahogando Se apresuran dando saltos los pollitos y uno a uno detrás de su madre plof.. Caen al charco más pronto que tarde Mu mu mu no se nadar ¿ahora qué va a pasar? Oink oink no se nadar ¿ahora qué va a pasar? Bee bee bee no se nadar ¿ahora qué va a pasar? Y y y no se nadar ¿ahora qué va a pasar? Pio pio pio no sabemos nadar ¿ahora qué va a pasar? Una burra aficionada a la lectura siente el eco del jaleo y no lo duda - Dejo el libro que me estaba terminando, mis amigos vaca, cerdo, oveja, yegua, gallina y pollos se están ahogando Y trotando que te trota se apresura y plof.. Ya le está llegando el agua a la cintura Mu mu mu no se nadar ¿ahora qué va a pasar? Oink oink no se nadar ¿ahora qué va a pasar? Bee bee bee no se nadar ¿ahora qué va a pasar? Y y y no se nadar ¿ahora qué va a pasar? Pio pio pio no sabemos nadar ¿ahora qué va a pasar? hi oh hi oh hi oh no se nadar ¿ahora qué va a pasar? A puntito de rendirse está la vaca cuando siente el suelo en una de sus patas - Compañeros mis pezuñas tocan tierra, sin vosotros no lo hubiera conseguido, tantos picos, rabos, cuernos chapoteando han echado fuera el agua de este charco, tengo suerte de teneros como amigos. Y uno a uno caminito de la granja se han comprado unos manguitos y unas chanclas solo falta en la pandilla un tiburón que les quiera dar a todos lecciones de natación.


Yo tenía diez perritos Origen: Página web: https://losfundamentales.com/?s=yo+ten%C3%ADa+diez+perritos&submit=B uscar Recopilado por: Mélany Sánchez Gómez Estructura: Resta. A-B, B-C, C-D, D-E, E-F, F-G, G-H, H-I, I-J, J-K. Texto: Yo tenía diez perritos, uno se perdió en la nieve: solo me quedaron 9. De los nueve que tenía, uno se tragó un bizcocho: no me quedan más que 8. De los ocho que tenía, uno se llenó de fiebre: solo me quedaron 7. De los siete que tenía, a uno se lo llevó el rey: no me quedan más que 6. De los seis que me quedaban, a uno le pilló un triciclo: solo me quedaron 5. De los cinco que tenía, uno se cayó en un charco: no me quedan más que 4 De los cuatro que tenía, uno se volvió al revés: solo me quedaron 3. De los tres que me quedaban, a uno le atacó la tos: ya solo me quedan 2.


De los dos que yo tenía, uno se murió de un susto: ¡ay, que solo queda 1! El perro que me quedaba se perdió detrás de un cerro. Ya no tengo ningún perro.


Creación de cuento basado en: Yo tenía diez perritos.

Título: María y las monedas. Creado por: Melany Sánchez, Wendy Solís y Cristina Blázquez. Estructura: Resta. A-B, B-C, C-D, D-E, E-F, F-G, G-H, H-I, I-J, J-K. María se encontró diez monedas, una la gastó en percebes, solo le quedaron nueve. De las nueve que tenía, una la gastó en un bizcocho, solo le quedan ocho. De las ocho que tenía, una se la dio a su abuelete, ya solo le quedan siete. De las siete que tenía, una se la comió el buey, solo le quedan seis. De las seis que le quedaban, una la gastó en el circo, ya solo le quedan cinco. De las cinco que tenía, una la tiró al charco, solo le quedaron cuatro. De las cuatro que tenía, con una compró un billete de tren, ya solo le quedan tres. De las tres que le quedaban, con una se compró un jarbe para la tos, solo le quedan dos. De las dos que le quedaban, una la gastó en aceitunas, ya solo le queda una. La moneda que le quedaba se cayó por la ventana, ya no le queda nada.


Cuentos encadenados IES Julio Verne. Leganés. Módulo Expresión y Comunicación Curso académico 2017-2018

¿Quiénes somos? Cristina Blázquez, Araceli Broto, Tamara Egido, Teresa Gil, María Gironda, Lucía González, Nerea Izcara, Carmen López, Laura López, Celia Lozano, Miriam Lumbreras, Miryam Martín, Marina Martín, Paula Martín, Andrea Monterrubio, Carolina Motila Desirée Navas, Alaia Nieto, Marina Núñez, Raquel Pulido, Cristina Rivas, Cecilia Rozas, Mélany Sánchez, Wendy Solís, Mónica Valbuena y Ángeles Cárdaba, la profesora.

1

17 cuentos encadenados  

Recopilación de cuentos encadenados creados a partir de la estructura de cuentos de tradición principalmente.

17 cuentos encadenados  

Recopilación de cuentos encadenados creados a partir de la estructura de cuentos de tradición principalmente.

Advertisement