Issuu on Google+

Marandu de la Patria

“Mariano Moreno” Semanario de efemérides

Posadas, Misiones, Argentina Año I - Nº 5 Mayo 2011

LO IMPORTANTE DESTACADO DE LA SEMANA!

Entre Ríos se Declara Independiente

El tratado secreto de la Triple Alianza

“El pronunciamiento JuanPERSONALIDADES Felipe Ibarra de Urquiza” Inicio de la Política Anti-Americana

Primer caudillo Santiagueño

Dr. Germán Burmeister

Historia de una Traición

Pionero Naturalista Domingo Sosa Coronel de raza negra del Ejercito

Resumen Nacimiento de Juan Manuel de Larrazábal (1796) Se celebra por primera vez en el país el Día del Trabajador (1890) Batalla de Estero Bellaco (1866) Fallecimiento del teniente coronel Eusebio Laprida (1898) Fallecimiento de Bernardo Victorica (1864) Nacimiento de Juan Agustín Maza (1794) Nacimiento de Máximo Terrero (1817) Nacimiento de Gregorio Ignacio Perdriel (1785) Sanción del Estatuto Provisional (1815) Hamburgo recibe ayuda argentina (1842) Fundación de Fraga, Pcia. de San Luis (1906) y mas...

ESCUELA DE GOBIERNO NÉSTOR KIRCHNER www.encuentroamericano.com.ar Fuente: Revisionistas.com


01 de Mayo 

Juan Felipe Ibarra 

General J uan Felipe Ibar ra (1787­1851) 

Nació en el pueblo de Matará, situado 30 leguas al sudeste de la ciudad de Santiago del  estero, el 1º de mayo de 1787, siendo sus padres Felipe Matías Ibarra y María Antonia  de Paz Figueroa, matrimonio que tuvo cuatro hijos.  Huérfano  desde  temprano,  Ibarra  estudió  un  tiempo  en  el  colegio  de  Monserrat,  en  la  ciudad de Córdoba, inclinándolo a la carrera eclesiástica su tío materno, el maestro Juan  Antonio Paz, venerable sacerdote, cura vicario de Matará, en las costas del Salado.  Pero  las  inclinaciones  naturales  del  joven  Ibarra  mal  se  avenían  con  aquella  carrera;  su  vivacidad  de  carácter  y  arrojo,  mal  condecían  la  vida  sedentaria  y  monótona  del  claustro, despertándose en cambio, la vocación por la carrera de las armas.  Fue en los  momentos culminantes de los sucesos posteriores al movimiento emancipador de Mayo;  al pasar Castelli por Santiago, donde se detuvo sólo 24 horas, electrizó con su presencia  el espíritu de la juventud santiaguina; allí el ardiente tribuno fue acogido con el mayor  entusiasmo, hospedándose  en  casa  del  defensor de  temporalidades  Pedro  Isnardi,  a  su  paso  por  aquella  ciudad.  El  Ejército  Auxiliar  que  mandaba  González  Balcarce,  prosiguió su marcha y estando acampado en Jujuy en el último tercio de octubre, el 7 de  noviembre en Suipacha vengaba el contraste sufrido en Cotagaita, entrando en Potosí el  28 del mismo mes.  Días más tarde se creaba en Potosí el Regimiento Nº 6 de infantería,  de blancos, cuyo mando se confiara el coronel Juan José Viamonte, siéndole agregada a  aquel  cuerpo  la  compañía  santiaguina,  en  la  cual  se  designaba  subteniente  al  joven  Ibarra, con antigüedad del 1º de enero de 1811.  En Oruro el  fogoso Castelli reorganizó  las tropas expedicionarias, marchando después  para  festejar  el  primer  aniversario  de  la  revolución  en  las  ruinas  imponentes  de  Tiahuanacu.  En  aquellos  días  las  fuerzas  reales,  al  mando  de  Goyeneche,  se  acantonaron  en  la  orilla  septentrional  del  río  Desaguadero,  límite  territorial  de  los  virreinatos del Río de la Plata  y del Perú; entre el jefe patriota y Goyeneche se acordó  un  armisticio  de  40  días  y  en  pleno  curso  del  mismo,  el  jefe  español  atacó  a  los  independientes el 20 de junio en  Huaqui, acción en  la cual el cuerpo Nº 6, después de  sufrir cinco horas de fuego intenso realista, fue arrastrado en la dispersión general, en la ESCUELA DE GOBIERNO NESTOR KIRCHNER  www.encuentroamericano.com.ar 


noche  de  aquella  funesta  jornada.  Ibarra,  satisfecho  de  haber  cumplido  con  su  deber,  baja  por  el  camino  Despoblado  de  Chuquisaca,  ciudad  a  la  que  llega,  y  en  agosto  siguiente,  al  mando  de  una  partida  de  dispersados,  aunque  se  encontraba  bastante  enfermo,  se  incorporaba  en  la  Palca  de  Flores  al  coronel  Juan  Martín  de  Pueyrredón,  que se replegaba desde Potosí con los caudales del Erario Real, quien relacionando a la  Junta los padecimientos sufridos en los desiertos de Tarija y Orán para salvarlos, decía:  “…Los oficiales han hecho las veces de soldados, porque la escasez de éstos me obligó  a  ponerles  un  fusil  a  cada  uno,  que  han  conservado  como  la  mejor  distinción  de  su  grado…”.  En  el  repliegue  de  Pueyrredón  conduciendo  los  caudales  de  referencia,  en  dos  oportunidades,  400  cinteños  se  aproximaron  a  los  patriotas  con  la  idea  de  quitarles  aquel tesoro, pero los 40 y tantos acompañantes del héroe de Perdriel, rechazaron a los  numerosos asaltantes.  A  fines  de  marzo  de  1812  el  general  Belgrano  recibía  del  mando  del  Ejército  del  Norte.  Perdida  la  posibilidad  de  defender  la  provincia  de  Cochabamba,  el  nuevo  comandante  en  jefe  se  vio  en  la  precisión  de  abandonar  la  provincia  de  Salta,  ante  la  presión de las fuerzas del general Tristán, picando vivamente la retaguardia patriota en  el río de las Piedras, el 3 de setiembre de 1812, donde los realistas sufrieron un rechazo,  acción  que  valió  a  los  vencedores  un  escudo  de  honor  con  el  lema:  “La  Patria  reconocida  a  sus  naturales  beneméritos  hijos  –  Libertad”.  Ibarra  fue  uno  de  los  agraciados con él.  En la batalla de Tucumán, el 24 del mismo mes y año, el regimiento Nº 6, al mando del  teniente coronel José Ignacio Warnes se batió con denuedo, contribuyendo eficazmente  al  éxito  de  aquella  memorable  jornada.  Ibarra  fue  promovido  a  teniente  y  recibió  la  condecoración  otorgada  a  los  vencedores  por  el  Gobierno  de  Buenos  Aires.  En  la  acción de los Castañares, en las inmediaciones de la ciudad de Salta, el 20 de febrero de  1813 el regimiento Nº 6, que mandaba el teniente coronel Francisco Pico, fuerte de casi  800 plazas, tuvo que afrontar el mayor peligro en la lucha que siguió en las calles de la  ciudad de Salta, sufriendo terriblemente del fuego de los realistas.  La 5ta compañía del  1er batallón, a la que pertenecía Ibarra, salió tan diezmada, que sobre 134 bajas que tuvo  el  regimiento  en  total,  12  pertenecían  a  dicha  compañía  cuyo  efectivo  era  de  67  hombres.  Por su notable conducta, Ibarra recibió la condecoración otorgada aquel día y  el grado de capitán concedido en persona por el general Belgrano.  Cuando  se  produjeron  los  desastres  de  Vilcapugio  y  Ayohuma,  el  capitán  Ibarra  no  tomo parte, pues había quedado en Jujuy desde el 1º de mayo hasta fines de setiembre,  instruyendo la 4ta compañía del 1er batallón del Regimiento Nº 6, que mandaba.  Por O.  S.  del  general  Rondeau,  el  1º  de  febrero de  1815,  Ibarra pasó  como  capitán  de la  4ta  compañía del 2º batallón del Regimiento Nº 9.  El  20  de  abril  de  1814  fue  agregado  al  Estado  Mayor  del  Ejército  Auxiliar,  en  cuyo  puesto desempeñó varias comisiones en la vanguardia, con mucho celo.  Al internarse el  ejército  en  el  Alto  Perú,  a  principios  de  1815,  bajo  el  comando  del  general  Rondeau,  algunos descontentos de Santa Cruz de la Sierra pidieron se enviase un reemplazante del  coronel José Ignacio Warnes, a lo que accedió Rondeau designando al coronel Santiago  Carrera,  quien  salió  de  Potosí  en  los  primeros  días  de  setiembre,  llevando  como  ayudantes a los capitanes  Ibarra y José Olivera, de caballería, los cuales mandaban un ESCUELA DE GOBIERNO NESTOR KIRCHNER  www.encuentroamericano.com.ar 


destacamento de las dos armas.  Llegados a Santa Cruz de la Sierra, el coronel Carrera,  fue  reconocido  por  las  autoridades,  pues  Warnes  se  encontraba  guerrilleando  con  los  realistas en Chiquitos.  El coronel Carrera pereció en un movimiento popular que estalló  en  aquella  ciudad  de  Santa  Cruz  de  la  Sierra  y  Warnes  siguió  ejerciendo  su  mandato  como antes.  Ibarra salvó a duras penas su vida en aquel trance difícil y se incorporó al  ejército en los días del desastre de Sipe­Sipe, contraste que obligó a Rondeau a evacuar  el  Alto  Perú.  Un  año  después  Ibarra  era  encargado  por  el  general  Belgrano  para  organizar  un  cuerpo  de  200  reclutas  santiagueños,  con  el  título  de  comandante  en  comisión.  El  30  de  agosto  de  1817  el  general  Belgrano  ascendió  a  Ibarra  a  sargento  mayor  graduado  y  lo  nombró  comandante  general  de  la  frontera  de  Santiago  del  Estero,  cediendo a los empeños de los habitantes que ansiaban garantizar la línea de Abipones  con  un  oficial  de  antecedentes, que  reuniera  además  la  característica  de  ser  hijo  de  la  Provincia.  Esta comisión apartó al mayor Ibarra del camino de las empresas militares,  en las cuales hubiera obtenido mucho más honor y gloria, que en el puesto político en  que actuó desde entonces.  Justamente, cuando Ibarra se presentó para hacerse cargo del puesto que le discerniera  el general Belgrano, acababa de producirse un terrible terremoto en Santiago del Estero,  producido a la una y media de la tarde del día 4 de julio de aquel año y persistiendo los  estremecimientos del suelo  hasta el día 11, suceso que produjo un verdadero desastre,  especialmente  al  norte  de  la  ciudad,  agrietándose  la  tierra  con  explosión  de  piedras  y  agua en más de 25 leguas, con el consiguiente desplome de templos, edificios, etc., al  extremo de quedar  las  familias  despavoridas  al  raso.  Este  memorable  terremoto  había  sido precedido de dos terribles huracanes, desencadenados los días 22 de enero y 22 de  febrero de 1817, que destrozaron edificios y arboledas.  El mayor Ibarra llegó a su provincia natal cuando todos los ánimos estaban atribulados  por tamaños desastres.  De inmediato se dedicó con ahínco a asegurar la frontera contra  los  belicosos  indios  Abipones  y  tan  acertado  estuvo  en  su  dedicación  que  el  Director  Rondeau,  su antiguo  jefe,  le  confirmó  el  grado de  sargento  mayor  el  31 de  agosto de  1819.  Pero  todas  estas  preocupaciones  del  mayor  Ibarra  lo  habían  señalado  a  la  fracción  encabezada por la poderosa familia Frías, que estaba ansiosa de desprender a Santiago  del Estero del vasallaje de Tucumán.  A raíz del pronunciamiento de Arequito, el 28 de  enero  de  1820,  el  mayor  Ibarra  dirigía  una  comunicación  al  Cabildo  poniéndolo  en  antecedentes de aquel acontecimiento, y de que el general Bustos se había hecho cargo  del  mando  del  Ejército  Auxiliar,  quien  había  llegado  a  Córdoba  con  sus  fuerzas  y  en  camino  de  adoptar  el  gobierno  federal.  Esta  primera  noticia  del  movimiento  de  Arequito  coincidió  con  el  pasaje  por  Santiago  del  Estero  del  teniente  coronel  Felipe  Heredia, que con 100 hombres había llegado hasta allí escoltando al moribundo general  Belgrano  en  su  viaje  postrero  a  la  Capital  de  la  República;  Heredia  con  escasa  prudencia,  intentó  lastimar  el  decoro  de  la  magistratura  santiaguina  e  inmiscuirse  en  elecciones  de  concejales,  lastimando  así  a  los  patriotas  y  políticos  de  Santiago,  exasperando  sus  opiniones  ya  muy  divididas  a  causa  del  injustificable  procedimiento  que  se  empleó  con el  teniente  coronel Juan  Francisco  Borges,  que  fue pasado por  las  armas. ­ ESCUELA DE GOBIERNO NESTOR KIRCHNER  www.encuentroamericano.com.ar 


Estos atropellos activaron, en cierto modo, el proyecto revolucionario y el mayor Ibarra,  insistentemente llamado por los autonomistas, se puso en movimiento con la guarnición  de Abipones, y el 30 de marzo, a las tres de la mañana, el alcalde de primer voto, Blas  de Achával recibía un urgentísimo oficio del comandante de armas que había dejado el  teniente  coronel  Heredia,  en  que le  informaba  la  aproximación  del  comandante  Ibarra  con número de tropas considerable sobre Santiago, enunciando el citado comandante de  armas, capitán Echauri, que había tomado todas las medidas preventivas que estaban a  su  alcance  y echando  en  cara  al  Alcalde  de  la  referencia  la  apatía  demostrada  en  este  asunto, lo que podría ser de funestas consecuencias.  No obstante, se reunió el Cabildo,  el que pasó una comunicación a Ibarra con uno de los alcaldes de 2º voto, para tratar y  conferenciar sobre los puntos que eran de interés especial para todos.  Una ulterior nota  de  Ibarra  del  mismo  día  30,  anunciaba  al  Cabildo  que  marchaba  sobre  la  ciudad  accediendo al clamor de los ciudadanos de la fracción oprimida por el Cabildo que regía  los destinos allí.  Antes que el Cabildo pudiese terminar de redactar la nota con la cual  contestaba a la de Ibarra, éste, vencido el plazo perentorio de dos horas, que había fijado  en  su  comunicación,  penetraba  con  su  tropa  por  las  calles  de  la  ciudad  en  son  de  combate, dejando los cabildantes librado el asunto a la suerte de las armas.  Echauri con  50  veteranos  de  su  escolta  y  un  grupo  considerable  de  cívicos,  salió  al  encuentro  de  Ibarra, encontrándose los dos agrupamientos rivales en las proximidades del templo de  Santo  Domingo,  pero  a  las  primeras  descargas  cedió  la  fuerza  de  Echauri,  desbandándose y plegándose casi toda a Ibarra y el ex­comandante de armas debió huir  hacia  Tucumán.  El  denuedo  y  actividad  que  desplegó  en  el  peligro  el  comandante  Ibarra, aunados con su moderación y clemencia pasado éste, preservaron a Santiago de  los  horrores  del  saqueo  y  de  todos  los  derivados  de  una  posición  ocupada  a  viva  fuerza.  El 31 de marzo de 1820 el pueblo en masa eligió al porteño José Antonio García  para  presidirlo  y  autorizar  sus  deliberaciones.  Se  eligió  así  gobernador  provisorio  al  comandante  Juan  Felipe  Ibarra,  esperándose  el  voto  de  la  campaña,  para  efectuar  el  nombramiento  permanente,  el  que  no  se  hizo  esperar  y  se  despacharon  emisarios  a  Tucumán,  para  comunicar  la  decisión  del  pueblo  santiaguino,  de  constituir  una  provincia independiente e aquélla.  Su primer gobernador, el después brigadier  general  Juan Felipe Ibarra, debía ejercer un mando dilatado, en cuyo ejercicio reveló poseer una  inteligencia despierta, valor personal y perspicacia concentrada, aunque algo rencoroso  y  susceptible,  era  también  desinteresado,  excelente  amigo  y  muy  conocedor  de  los  hombres de su época.  Poseía  retentiva  singular  y  recordaba  con  minuciosidad  todos  los  acontecimientos  en  que había intervenido en los siete años de campaña en la guerra de la independencia  y  su emoción era evidente cuando recordaba el fusilamiento de Borges.  En junio de 1821, Ibarra ajustó la paz con el gobernador Bernabé Aráoz, de Tucumán,  habiendo sida batidas las fuerza santiaguinas por las tucumanas que mandaba el coronel  Abraham González.  Ibarra, no obstante,  fue enemigo declarado de Aráoz y en no poca  parte  influyó  en  la  desgracia  de  este  último.  Los  enemigos  de  Bernabé  Aráoz,  al  ser  batidos en su provincia, se refugiaban en la de Santiago del Estero.  Ibarra  continuó  gobernando  en  Santiago  del  Estero,  hasta  que  a  raíz  de  la  victoria  de  Oncativo, obtenida por el general Paz contra Facundo Quiroga, el vencedor dispuso que  el  general  Javier  López  marchase  sobre  aquella  provincia,  viéndose  obligado  Ibarra  a  firmar  un  tratado,  mediante  el  cual  cesaba  en  el  mando  de  su  provincia  y  quedaba  nombrado en su lugar Manuel Alcorta.  Este tratado se celebró el 26 de mayo de 1830, ESCUELA DE GOBIERNO NESTOR KIRCHNER  www.encuentroamericano.com.ar 


en la ciudad de Santiago del estero, entre Casiano Romero y Adeodato Gondra, el cual  fue  ratificado  después  por  Ibarra  y  López.  Posteriormente,  el  general  Paz  destacó  al  general  Román  Antonio  Deheza  a  la  provincia  de  Santiago  del  Estero,  con  algunas  fuerzas.  Habiendo  caído prisionero  el  general  Paz,  el  10 de mayo  de 1831, el  general  Ibarra, con el auxilio del general Pablo de la Torre, jefe del partido federal de Salta, fue  elegido nuevamente gobernador de Santiago del Estero, con fecha 19 de julio de aquel  año.  Cuando la Coalición del Norte contra Rosas, en 1840, nuevamente peligró el gobierno  de  Ibarra,  una  columna  de  500  hombres  al  mando  de  José  Luis  de  Cano  salió  de  Catamarca  y  otra  de  1.000,  mandada  por  Manuel  Solá,  partió  de  Salta,  para  operar  ambas sobre Santiago del Estero, en combinación con las fuerzas del general Lamadrid;  pero cuando Ibarra se vio amenazado por una invasión simultánea por tres puntos de su  provincia, se puso en campaña al frente de 2.500 hombres.  A fines de octubre de 1840,  una  de sus divisiones  mandada por  su  sobrino,  Manuel  Ibarra, chocó  en  las  márgenes  del río Salado con la columna de Solá, derrotándola  y persiguiéndola hasta  los límites  de Salta.  Suerte análoga cupo a la columna catamarqueña, y en cuanto a la columna del  general  Lamadrid,  tampoco  pudo  llenar  su  cometido  operativo,  porque  el  coronel  Celedonio Gutiérrez que lo acompañaba con el mayor número de fuerzas, se pronunció  por los federales, y se dirigió sobre Tucumán, apoyado por Ibarra, mientras Lamadrid se  dirigía a La Rioja, para reunir las fuerzas con las que invadió a Córdoba.  Fue  el  último  amago  que  sufrió  Ibarra  contra  su  gobierno.  El  caudillo  de  Abipones,  engrandeció con el tiempo, conquistándose una personalidad política tan  visible en  las  provincias del Norte, que su influencia fue preponderante.  Su  alianza  con  Rosas  fue  firme,  leal  y  en  la  medida  de  sus  fuerzas,  apoyó  las  operaciones  de  los  ejércitos  federales  contra  Lavalle  y  Lamadrid,  hasta  la  caída  de  éstos.  En  la  batalla  de  Monte  Grande  o  Famaillá,  el  19  de  setiembre  de  1841,  Ibarra  mandó el ala derecha del ejército de Oribe.  Juan Felipe Ibarra siguió gobernando en su  provincia,  desde  entonces, sin  ningún  sobresalto,  hasta  que  a  las  11  de  la  mañana  del  martes  15  de  julio  de  1851  falleció  víctima  de  una  afección  orgánica,  luego  de  una  prolongada  agonía.  Estaba  casado  con  Ventura  Saravia  de  cuyo  matrimonio  no  hubo  sucesión.  Fuente  Yaben, Jacinto R. – Biografía argentinas y sudamericanas – Buenos Aires (1938).

ESCUELA DE GOBIERNO NESTOR KIRCHNER  www.encuentroamericano.com.ar 


01 de Mayo 

Juan Manuel de Larrazábal 

Tcnl J uan Manuel de Lar razábal (1796­1871) 

Nació en Buenos Aires el 1º de mayo de 1796, siendo sus padres Mariano de Larrazábal  y  de  la  Quintana,  y  María  Josefa  de  la  Trinidad  de  Aspiazu  y  de  la  Palma,  que  contrajeron matrimonio el 12 de febrero de 1787.  Fue hermano del coronel Mariano de  Larrazábal,  guerrero  de  la  Independencia.  Juan  Manuel  de  Larrazábal  prestó  largos  y  meritorios servicios a la Nación desde la época de la emancipación.  Fue diputado a la  Legislatura de la provincia de Buenos Aires.  En setiembre de 1845 era jefe del Batallón  “Comisionados de Manzana”.  Fue presidente de la Sociedad Popular Restauradora durante el gobierno de Juan Manuel  de  Rosas.  Fue  uno  de  los  firmantes  del  acta  levantada  el  18  de  enero  de  1847,  con  motivo de la colocación de la piedra fundamental de la muralla de la Alameda (Paseo de  Julio), acto presidido por el Ministro de Hacienda, doctor Manuel Insiarte, apadrinando  la ceremonia, la hija del Gobernador, Manuelita Rosas.  En setiembre de 1849 ejercía las funciones de Vice­presidente 2º del Departamento de  Serenos,  Juez  de  Paz  de  la  Parroquia  del  Pilar  y  de  capitán,  y  desempeñando  tales  cargos,  Larrazábal  fue  uno  de  los  que  formaron  el  cortejo  oficial  de  acompañamiento  del  cadáver  del  general  Miguel  Estanislao  Soler,  al  ser  trasladado  al  Cementerio  del  Norte, el día 24 de aquel mes y año.  También  desempeñó  funciones  de  edecán  del  gobernador  Juan  Manuel  de  Rosas.  Posteriormente prestó servicios militares a la Confederación Argentina,  y en la  clase de teniente coronel participó en la batalla de Pavón, el 17 de setiembre de 1861.  Juan Manuel de Larrazábal perdió la vida en el incendio del vapor “América”, el 24 de  diciembre de 1871, conjuntamente con su hijo, Juan Antonio, y la esposa de éste, Josefa  Villar,  joven  y  bellísima  dama,  una  de  las  muchas  víctimas  de  aquella  tremenda  catástrofe.

ESCUELA DE GOBIERNO NESTOR KIRCHNER  www.encuentroamericano.com.ar 


Juan Manuel de Larrazábal había contraído matrimonio con Paula de Carretón y Maciel,  nacida el 9 de octubre de 1811, hija de Juan Antonio de Carretón y Pelloni, nacido en  Concepción de Chile, y de Silvina Dorotea Maciel y Calderón, desposados el 28 de abril  de 1819.  La viuda de Larrazábal le sobrevivió hasta el 10 de mayo de 1895, fecha en  que falleció en esta Capital.  Fuente  Efemérides – Patricios de Vuelta de Obligado  Yaben, Jacinto R. – Biografías argentinas y sudamericanas – Buenos Aires (1939).

ESCUELA DE GOBIERNO NESTOR KIRCHNER  www.encuentroamericano.com.ar 


01 de Mayo 

El “ pronunciamiento”  de Urquiza 

General Justo José de Urquiza (1801­1870) 

El  “pronunciamiento  público”  de  Urquiza  consistió  en  un  acto  donde  fueron  leídos  y  promulgados  dos  decretos  con  fecha  1º  de  mayo:  en  uno  se  declaraba  a  Entre  Ríos  Estado  soberano  provisorio  “en  aptitud  de  entenderse  con  los  demás  gobiernos  del  mundo”;  en  otro  se  cambiaba  el  lema  Mueran  los  salvajes  unitarios  por  Mueran  los  enemigos  de  la  organización  nacional.  Según  lo  corriente  habría  ocurrido  el  1º  de  mayo,  en  la  plaza  General  Ramírez  de  Concepción  del  Uruguay,  en  presencia  de  Urquiza y de toda la tropa formada.  Después la tropa siguió al pregonero que en cada  esquina leía los decretos, mientras un cañón hacía salvas.  ¿Ocurrió  realmente  el  1º  de  mayo,  a  lo  menos  en  la  forma  clara,  positiva  y  pública  exigida por el Canciller brasileño?  El jueves 1º de mayo nada pasó de memorable en toda la provincia de Entre Ríos, a lo  menos en forma pública.  Ni en los informes de los Comandantes departamentales ni en  números posteriores  de  los  tres periódicos de  la  provincia –El  Federal  Entre­Riano  de  Paraná, Progreso de Gualeguaychú y La Regeneración de Urugua – se menciona, fuera  de que sopló un agobiador viento norte, nada de notable.  Después, sí.  De  los  tres  periódicos,  uno  (El  Federal  Entre­Riano,  el  más  serio  y  de  mayor  tiraje),  nada  comenta,  tal  vez  porque  su director,  el  Dr.  Evaristo  González,  disgustado  por  el  sesgo  que  tomaban  las  cosas,  había  pedido  pasaporte  para  irse  a  Buenos  Aires.  En  cambio La Regeneración de Carlos de Terrada, en su número del 13 de mayo, se hace  eco en crónicas, gacetillas, remitidos, comunicados, de una “efervescencia popular” que  al parecer existía en la provincia, o por lo menos en Concepción del Uruguay; y en ese  número  transcribe  ambos  decretos  del  lº  de  mayo.  Hace  la  crónica  del  “público  pronunciamiento”  ocurrido  a  las  10  de  la  mañana  en  la  plaza  Ramírez,  leyendo  a  continuación  el  pregonero  sus  considerandos  en  cada  esquina  seguido  por  la  tropa,  mientras  Ricardo  López  Jordán  hacía  sonar  un  cañonazo  a  cada  lectura  por orden  del  gobernador.  No  dice  que  estuviera  presente  Urquiza,  que  de  estarlo  no  lo  habría  omitido.  Ni dice que “mañana” ocurrió.  ¿Qué día entre el 4  y  el 18 de mayo (entre los Nros. 46  y 47 de La  Regeneración)  se  produjo el público pronunciamiento cuya crónica hace el periódico de Terrada?  Olvida  decirlo.  Menciona en una  gacetilla fechada el 13 de mayo, publicada en  la edición de  ese mismo día, que después de darse el bando se reunieron a las 8 de la noche algunas ESCUELA DE GOBIERNO NESTOR KIRCHNER  www.encuentroamericano.com.ar 


personas al pie de la pirámide de la plaza  Ramírez:  allí, después de cantarse chapeau­  bas (será “chapeaux bas”) el himno nacional, el Dr. Diógenes de Urquiza –“joven culto,  aventajado  y  elegante”–  tomó  en  sus  manos  una  bandera  nacional  y  prometió  culta  y  elegantemente  “clavarla  en  el  cráneo  del  tirano”.  Primer  acto  de  intergiversable  oposición a Rosas.  El periódico Progreso de Gualeguaychú, dirigido hasta entonces por José Ruperto Pérez,  hace el 8 de mayo una crónica de una serenata ocurrida “espontáneamente” tras la banda  de música local: en ella se vivó a Urquiza y se profirió algún denuesto contra Rosas en  una poesía alusiva recitada.  Pero no se leyeron decretos, y por lo tanto hasta esa fecha  no debía haber ocurrido el “público  pronunciamiento”  de  Uruguay.  En  un  remitido  de  Progreso  del  14  se  habla  de  otra  serenata  de  Concordia  el  11  de  mayo  “al  conocerse  la  fiesta  ocurrida  en  esa  ciudad  (Uruguay) la noche del 2 del cte.”.  No se leyeron decretos.  El  “público  pronunciamiento”  tuvo  lugar,  entonces,  entre  el  11  y  el  18  de  mayo  en  Concepción  del  Uruguay.  Debió  consistir  en  un  acto  tan  mínimo,  que  ni  el  eficaz  Terrada –ni Pérez, ni nadie– recuerda la fecha exacta.  En realidad el acto público fue la  edición de La Regeneración del 13 de mayo.  Por ella se conoció el “pronunciamiento”  dentro y fuera de Entre Ríos.  De  allí  se  explica  que  Cuyás  zarpara  de  Montevideo  ese  día  18  en  el  Golphinho,  tan  ignorante  del  “pronunciamiento”  de  Urquiza,  que  iba  a  hacerle  aprobar  un  tratado  en  cuyo  artículo  2º  se  lo  incitaba  a  “practicar  cualquier  acto  público  y  consumado  que  importe indudable y decidido rompimiento con el gobernador de Buenos Aires”, y que  Urquiza  y  su  ministro  Galán  no  consideraran  necesaria  su  corrección.  La  noticia  del  público  “pronunciamiento”  llegó  a  Montevideo en  la  goleta  General  Urquiza,  zarpada  de  Gualeguaychú el  15  con  periódicos  hasta  esa  fecha,  y  llegada a  Montevideo el  19.  Un día antes –el 18– los diarios entrerrianos trajeron a Buenos Aires la información del  paso dado por Urquiza.  Rosas, según su costumbre, no quiso ocultar nada y ordenó a su  prensa que reprodujera ampliamente todas las crónicas y gacetillas de La Regeneración  y Progreso.  ¿Qué ha ocurrido con el “pronunciamiento”, cuyo estado público se ha demorado tanto  tiempo después de la redacción de los documentos?  Porque nada permite suponer que  los dos decretos fueron redactados por Seguí y firmados por Urquiza en otra fecha que  la indicada en ellos: esto es, en el 1º de mayo.  Por  lo  menos  el  día 4  estaba  confeccionado  el  de  “asumir  la  soberanía  de Entre  Ríos,  encontrándose en aptitud de entenderse con todos los países del mundo”, que el 6 remite  Urquiza a Cuyás por la ballenera Paulita llegada a Montevideo el 9.  De éste, se enteró  Pontes, pero no le da trascendencia de “público pronunciamiento” porque no lo tenía, y  porque Urquiza lo comunicaba en la más estricta reserva.  ¿Por  qué  demoró  Urquiza  el  “público  pronunciamiento”  hasta  el  11  ó  18  de  mayo?  Supongo que por el prudente consejo de Cuyás a la niña enamorada: no ceder hasta no  formalizar  o  por  lo  menos  asegurarse  el  compromiso.  Lo  ocurrido  con  ambos  “pronunciamientos” es idéntico: tanto la circular del 8 de abril como los decretos del 1º  de  mayo,  fueron demorados.  Pero  los decretos  tuvieron publicidad primero –el  11 de  mayo, o a más tardar el 13– y por eso formaron el cuerpo del “pronunciamiento” contra  Rosas.  La  circular  en  cambio  sólo  sería  conocida  por  sus  destinatarios,  los  gobernadores argentinos (Virasoro aparte) al transcribirse en los periódicos entrerrianos  del 25 de mayo de ese año. ESCUELA DE GOBIERNO NESTOR KIRCHNER  www.encuentroamericano.com.ar 


En  ambos  “pronunciamientos”  Urquiza  obró  de  idéntica  manera.  Los  hizo  redactar  y  después  los  guardó  en  una  gaveta:  tan  sólo  remite  algunas  copias  a  Montevideo  “rogando reserva”.  Solamente ante la exigencia de Brasil  y cuando conoce por su hijo  Diógenes y por la carta de Cuyás del 2 de mayo, la presencia de la escuadra brasileña en  el Plata, se resuelve a despachar sus buques según la gráfica expresión del catalán.  ¿Popular idad del “pronunciamiento”?  ¿Fue  un  acto  emotivo  de  pueblo,  el  de  la  lectura  de  los  decretos?  A  decir  de  La  Regeneración y Progreso habría habido “efervecencia popular” y “delirante entusiasmo”  en  las  reuniones  habidas  en  Uruguay,  y  en  Gualeguayehú.  El  calificativo  es  sospechoso.  En  la  copiosa  correspondencia  de  Urquiza  durante  los  meses  de  mayo  y  junio no hay muchas cartas de gratulación por el o los “pronunciamientos”.  Salvo las  comprensibles  de  sus  Comandantes  departamentales,  o  de  algún  vecino  correntino  asilado y decididamente enemigo de Rosas (Berón – Ferre); casi por completo faltan las  de sus coterráneos.  Tal vez los de Concepción del Uruguay fueran en persona a felicitar  al general, pero no podría ocurrir lo mismo con los vecinos de puntos más alejados.  Da  la  impresión  de  que  los  entrerrianos  no  comprendieron  el  trascendental  paso.  O  que  ninguno que no fuera empleado de gobierno se le ocurrió aplaudirlo.  Todo  lo  contrario:  Juan  José  Urquiza,  hermano  del  gobernador  y  vecino  de  Buenos  Aires –que permaneció fiel Rosas–  vuelve a aconsejarle fraternalmente el 28 de mayo  que  ponga  sus  propiedades  a  buen  recaudo  “pues  tendrás  que  peregrinar  en  países  extranjeros  sin  bienes”  (1).  El  doctor  Severo  González,  director  de  El  Federal  Entre­  Riano de Paraná, renuncia al periódico  y  se aleja de la provincia “por no tener  fe”; el  coronel Hilario Lagos, jefe de policía de Paraná, deja el cargo y se va a Buenos Aires a  ponerse a las órdenes de Rosas.  Años después el entonces general Francia, que en 1851 fuera Comandante de Paraná  y  debió  como  tal  organizar  y  dirigir  el  “pronunciamiento”  en  esta  ciudad,  confesaba  a  Antonino Reyes la “violencia con que cedieron al pronunciamiento de Urquiza en 1851  los vecinos de Paraná”.  “Usted  va a  juzgar del  estado  de  nuestro  espíritu –  escribe  el  18 de  enero  de  1885  el  veterano  comandante  de  Urquiza  al  viejo  edecán  de  Rosas–  el  día de  la  proclamación  del bando y fijación de éste en las calles del Paraná, por el siguiente hecho histórico e  imponente  de  que  fui  testigo:  Yo  era  Jefe  de  las  armas,  y  la  orden  se  dio  para  la  formación  de  todas  las  tropas  que  allí  se  hallaban  en  número  de  2.500  hombres.  La  columna  se  puso  en  marcha  y  no  se  oía  más  que  la  voz  del  pregón  comunicando  al  pueblo  la  separación  de  la  provincia  de  Entre  Ríos  y  supresión  de  la  encomienda  al  gobernador de Buenos Aires en  las relaciones  exteriores.  En la tropa se oía el mismo  silencio durante la marcha.  De repente una sola y única voz (el Dr. Evaristo Carriego)  gritó:  ¡Muera el tirano Juan Manuel de Rosas!  La columna hizo un raro movimiento como de  echar un paso atrás, toda ella, y nadie contestó” (2).  La República Independiente de Entr e Ríos  El  “pronunciamiento”  consistió  –como  hemos  visto–  en  la  lectura  pública  por  el  pregonero,  seguido  por  la  tropa  formada,  de  ambos  decretos  que  llevan  fecha  1º  de  mayo.  De ellos el fundamental es aquel en que Urquiza, en su carácter de gobernador  de Entre Ríos en uso de las facultades extraordinarias que inviste (es decir: por sí solo ­  para lo cual se encantaba autorizado– y desde Uruguay y no obstante la existencia de un ESCUELA DE GOBIERNO NESTOR KIRCHNER  www.encuentroamericano.com.ar 


gobernador delegado o un ministro en la capital de provincia que era Paraná) acepta en  términos irónicos una renuncia que habría presentado Rosas a “cultivar” las relaciones  exteriores  de  la  Confederación  “delegada  en  su  persona  por  todas  cada  una  de  las  provincias  que  integran  la  República”,  y  en  consecuencia,  declara  a  la  faz  de  la  República, de la América y del Mundo:  “1º)  Que  es  la  voluntad  del  pueblo  entrerriano  reasumir  el  ejercicio  de  las  facultades  inherentes a su territorial soberanía, delegada en la persona del Excmo. Sr. Gobernador  y  Capitán  General  de  Buenos  Aires,  para  el  cultivo  de  las  relaciones  exteriores  y  dirección de los negocios generales de paz y guerra en virtud del tratado cuadrilátero de  las provincias litorales fecha 4 de enero de 1831.  ”2º) Que una vez manifestada así la libre voluntad de la provincia de Entre Ríos, queda  ésta  en  aptitud de  entenderse  directamente con  los demás  gobiernos del  Mundo,  hasta  tanto  que  congregada  la  Asamblea  Nacional  de  las  demás  provincias  hermanas,  sea  definitivamente constituida la república.”  Acompaña  la  firma  de  Urquiza  (no  puede  decirse  que  la  “refrenda”  porque  no  es  ministro), la de su novel secretario el doctor Juan Francisco Seguí, redactor material del  documento.  Este decreto, legalmente, es falso y nulo.  Falso, porque Rosas no había renunciado, no  podía  hacerlo,  a  la  encomienda  de  las  relaciones  exteriores  de  la  Confederación.  Esta  había  sido  dada  en  1830  por  tratados  bilaterales  y  no  por  el  tratado  de  1831,  que  tampoco fue cuadrilátero (Seguí lo confunde con el de 1822), por las provincias litorales  al  gobernador de  Buenos  Aires;  y  por  las  demás  provincias  también  al  gobernador de  Buenos  Aires  mediante  leyes  de  sus  Juntas  de  Representantes  dictadas  entre  1831  y  1834.  No  estaba  dada  a  la  persona  de  Rosas,  sino  a  quien  ocupara  el  cargo  de  gobernador  de  Buenos  Aires.  No  podía  Rosas  renunciar  a  las  mismas  reteniendo  la  gobernación de Buenos Aires y Jamás lo hizo, por otra parte.  Seguí había tomado por el  rabo, deliberadamente o no, las consideraciones de Rosas a la Junta de Representantes  de  Buenos  Aires  excusando  en  reelección  en  1850  de  gobernador  de  la  provincia,  aduciendo  entre  otras  consideraciones  el  estado  de  su  salud  que  le  impedía  “atender  como se requiere el manejo de las relaciones exteriores, delegado por todas y cada una  de  las  provincias  de  la  Confederación  Argentina  en  el  gobernador  de  Buenos  Aires”.  No  renunciaba  a  la  delegación  irrenunciable  de  las  relaciones  exteriores  de  la  Confederación,  renunciaba  a  ser  reelecto  gobernador  por  la  Junta  porteña  de  Representantes.  Nulo.  Porque  el  gobernador  de  Entre  Ríos  quebraba  el  sistema  de  Confederación  al  separar –aún provisoriamente– a su provincia del concierto de las demás argentinas.  El  sistema  de  Confederación  se  encontraba  establecido  en  la  Argentina  por  el  Pacto  Federal de 1831 y por diversos acuerdos interprovinciales y leyes provinciales.  En ellos  se delegaba permanente e irrenunciablemente la soberanía exterior de las provincias a la  entidad “Confederación Argentina”.  Un Pacto de Confederación no puede denunciarse,  ni  los  estados  confederados  tienen  un  imposible  derecho  de  secesión  para  romper  a  voluntad  la  unión  federal.  No  es  un  tratado  de  alianza  entre  Estados  soberanos  para  cumplir objetivos determinados o temporarios; es el acto constituyente, irrevocable, de  una  nacionalidad  permanente.  En  una  alianza,  la  soberanía exterior permanece  en  los  Estados aliados, y en todo momento éstos conservan el derecho de denunciar el tratado  de alianza  y  separarse de la liga: en una confederación, la soberanía exterior reside en  forma irrevocable en el Estado constituido por la unión federal.  La “alianza” de Estados ESCUELA DE GOBIERNO NESTOR KIRCHNER  www.encuentroamericano.com.ar 


pertenece al derecho internacional, la “confederación” al derecho constitucional interno  (3).  ¿Qué fue en realidad el “pronunciamiento”?  Por  el  decreto  del  lº  de  mayo  de  1851,  el  gobernador  de  Entre  Ríos  declaraba  la  independencia  nacional  de  su  provincia,  limitada  hasta  el  momento  de  reunirse  “la  Asamblea  de  la  República”.  En  virtud  de  esa  independencia  nacional  la  autoridad  de  Entre Ríos estaba en condiciones “de entenderse directamente con los demás gobiernos  del Mundo”.  Hablando  en  hechos,  por  ese  decreto  Urquiza  se  atribuía  la  facultad  de  Jefe  de  una  nación  soberana  a  fin  de  que  su  Ministro  Plenipotenciario  firmase  en  Montevideo  un  tratado de alianza con el Encargado de Negocios del Imperio de Brasil.  Lo malo, lo monstruoso, es la dolorosa realidad que se pretende cubrir con el pabellón  del temporario Estado independiente de Entre Ríos.  Es que el Ejército de Operaciones  de la Confederación Argentina, preparado, armado y destinado precisamente a la guerra  con el Imperio de Brasil, dejaba desde ese momento de ser una fuerza argentina.  Y con  su general a  la cabeza, cañones, parque, etc., provistos por la Confederación, pasaba a  pertenecer  a  un  ficticio  Estado  de  Entre  Ríos,  aliado  –por  voluntad  de  su  omnímodo  gobernador– al Imperio de Brasil en su guerra contra la Confederación Argentina.  Lo  malo  no  es  la  independencia  temporaria  de  Entre  Ríos,  que  al  fin  y  al  cabo  era  y  seguiría siendo irrevocablemente Argentina.  Lo malo era el escamoteo del Ejército de  Operaciones de la Confederación.  Refer encias  (1)  Juan  Urquiza  a  su  hermano  Justo  del  28  de  mayo  de  1851,  AU  año  1851,  Leg.  may/jun.  (2) General José María Francia a Antonino Reyes: repr. Por Adolfo Saldías, Historia de  la  Confederación  Argentina  (edición  Editorial  Americana),  Tomo  X,  página  85.  Evaristo Carriego se arrepentiría después del pronunciamiento: “Caseros, digo yo, es la  patria perdida y sacrificada sin esperanza”.  (Sila después de Mario, cit. Por M. C. Gras,  Rosas y Urquiza, página 354)  (3)  Algunos  constitucionalistas  argentinos  para  justificar  jurídicamente  el  “pronunciamiento” de Urquiza, han hablado de un imposible de “derecho de secesión”  que  conservarían  las  provincias  confederadas.  Lo  hacen  en  base  a  escritores  norteamericanos,  ansiosos  de  justificar  a  los  estados del  Sur.  En el  caso  argentino,  el  Pacto  Federal  dice  muy  claramente  en  su  Art.  1º:  “Habrá  paz,  firme  amistad  y  unión  estrecha  y  permanente…”  entre  las  provincias  signatarias.  La  unión  permanente  e  irrevocable nació, pues, para Entre Ríos, desde el momento en que su delegado Crespo  firmó  el  pacto  en  la  ciudad  de  Santa  Fe  el  4  de  enero  de  1831,  y  la  Junta  de  Representantes de la provincia lo ratificase el mes siguiente.  Desde entonces Entre Ríos  es irrenunciablemente argentina.  Fuente  Rosa, José María – El pronunciamiento de Urquiza – Ed.  A. Peña Lillo S. A. – Buenos  Aires (1977). ESCUELA DE GOBIERNO NESTOR KIRCHNER  www.encuentroamericano.com.ar 


01 de Mayo 

Tratado Secreto de la Triple Alianza 

Campamento de Tuyutí – Oficiales del Batallón 1º de Corrientes 

Al tiempo de librarse la Batalla de Tuyutí corre por el campamento aliado una noticia  tremenda:  El  secretísimo  tratado  del  1  de  mayo  ha  sido  publicado  y  sus  cláusulas,  repartiéndose  los  despojos  del  Paraguay,  son  comentadas  y  analizadas  en  todos  los  países de América.  El  británico  John  Russell  había  impulsado  a  la  guerra  brasileño­argentina  contra  Paraguay, porque un Paraguay inaccesible a sus mercaderías, dueño de sus ríos, gestor  de  su propia  riqueza,  con  altos  hornos,  telégrafo,  ferrocarriles  y  fortaleza de  Humaitá,  era un escándalo en América.  Pero  en  un  momento  dado,  Russell  creyó  conveniente,  siempre  atento  a  sus  motivos  económicos,  dar  por  terminada  la  guerra,  chocando  con  los  intereses  de  Brasil,  dispuesto a llevarla  hasta  sus extremos; el  inglés  buscó entonces  los mecanismos para  que  “toda  América  y  toda  Europa  se  pusiesen  contra  el  prepotente  Imperio  y  sus  módicos auxiliares”.  El  2  de  marzo  de  1866  Russell  inserta  el  tratado  secreto  (en  inglés)  en  un  libro  denominado Blue Book.  El escándalo fue tremendo.  Alberdi lo retradujo al español  y  fue publicado en La América de Buenos Aires en abril.  Ese mismo mes, El Pueblo de  Buenos  Aires  comentó  “esa  obra  de  cinismo  y  abyección…  hierve  la  sangre  de  indignación ante tanto servilismo”.  En el interior la prensa acusa abiertamente a Mitre  de haber provocado la invasión a Corrientes.  La América del 23 de mayo dice:  El libro  Azul (Blue book) de una monarquía egoísta, como las tablas del profeta del Sinaí, viene  a advertir a la democracia muda o dormida que la venden por treinta dineros.  El  1º  de  mayo  de  1865,  Francisco  Octaviano  de  Almeida  Rosa  (reemplazante  de  Paranhos  e  integrante  del  partido  liberal  brasileño),  Carlos  de  Castro  (canciller  del  gobierno de Venancio Flores) y Rufino de Elizalde (canciller del de Mitre) firmaron en  la ciudad de Buenos Aires el tratado de alianza que permanecería secreto debido a sus  comprometedoras cláusulas, el mismo es el siguiente:  Art. 1. La República Oriental del  Uruguay, Su Majestad el Emperador del Brasil,  y  la  República Argentina contraen alianza ofensiva  y  defensiva en  la  guerra provocada por  el gobierno del Paraguay.

ESCUELA DE GOBIERNO NESTOR KIRCHNER  www.encuentroamericano.com.ar 


Art. 2. Los aliados concurrirán con todos los medios de que puedan disponer, por tierra  o por los ríos, según fuese necesario.  Art. 3. Debiendo las hostilidades comenzar en el territorio de la República Argentina o  en  la  parte  colindante  del  territorio  paraguayo,  el  mando  en  jefe  y  la  dirección  de  los  ejércitos aliados quedan a cargo del presidente de la República Argentina  y general en  jefe  de  su  ejército,  brigadier  don  Bartolomé  Mitre.  Las fuerzas  navales  de  los  aliados  estarán  a  las  inmediatas  órdenes  del  Vice  Almirante  Visconde  de  Tamandaré,  comandante  en  jefe  de  la  escuadra  de  S.M.  el  Emperador  del  Brasil.  Las  fuerzas  terrestres  de  S.M.  el  Emperador  del  Brasil  formarán  un  ejército  a  las  órdenes  de  su  general  en  jefe,  el  brigadier  don  Manuel  Luis  Osorio.  A  pesar  de  que  las  altas  partes  contratantes están conformes en no cambiar el teatro de las operaciones de guerra, con  todo,  a  fin  de  conservar  los  derechos  soberanos  de  las  tres  naciones,  ellas  convienen  desde ahora en observar el principio de la reciprocidad respecto al mando en jefe, para  el caso de que esas operaciones tuviesen que pasar al territorio oriental o brasileño.  Art. 4. El orden interior y la economía de las tropas quedan a cargo exclusivamente de  sus  jefes  respectivos.  El  sueldo, provisiones,  municiones  de  guerra,  armas,  vestuarios,  equipo y medios de transporte de las tropas aliadas serán por cuenta de los respectivos  Estados.  Art. 5. Las altas partes contratantes se facilitarán mutuamente los auxilios que tengan  y  los que necesiten, en la forma que se acuerde.  Art.  6.  Los  aliados  se  obligan  solemnemente  a  no  deponer  las  armas  sino  de  común  acuerdo, y mientras no hayan derrocado al actual gobierno del Paraguay, así como a no  tratar separadamente, ni firmar ningún tratado de paz, tregua, armisticio, cualquiera que  ponga fin o suspenda la guerra, sino por perfecta conformidad de todos.  Art.  7.  No  siendo  la  guerra  contra  el  pueblo  paraguayo  sino  contra  su  gobierno,  los  aliados  podrán  admitir  en  una  legión  paraguaya  a  todos  los  ciudadanos  de esa  nación  que  quisieran  concurrir  al  derrocamiento  de  dicho  gobierno,  y  les  proporcionarán  los  elementos que necesiten, en la forma y condiciones que se convenga.  Art.  8.  Los  Aliados  se  obligan  a  respetar  la  independencia,  soberanía  e  integridad  territorial  de  la  República  del  Paraguay.  En  consecuencia  el  pueblo  paraguayo  podrá  elegir el gobierno y las instituciones que le convengan, no incorporándose ni pidiendo el  protectorado de ninguno de los aliados, como resultado de la guerra.  Art.  9.  La  independencia,  soberanía  e  integridad  territorial  de  la  República,  serán  garantizadas  colectivamente,  de  conformidad  con  el  artículo  precedente,  por  las  altas  partes contratantes, por el término de cinco años.  Art.  10.  Queda  convenido  entre  las  altas  partes  contratantes  que  las  exenciones,  privilegios  o  concesiones  que  obtengan  del  gobierno  del  Paraguay  serán  comunes  a  todas  ellas,  gratuitamente  si  fuesen  gratuitas,  y  con  la  misma  compensación  si  fuesen  condicionales.  Art. 11. Derrocado que sea el gobierno del Paraguay, los aliados procederán a hacer los  arreglos  necesarios con  las  autoridades  constituidas,  para  asegurar  la  libre  navegación ESCUELA DE GOBIERNO NESTOR KIRCHNER  www.encuentroamericano.com.ar 


de  los  ríos  Paraná  y  Paraguay,  de  manera  que  los  reglamentos  o  leyes  de  aquella  República  no  obsten,  impidan  o  graven  el  tránsito  y  navegación  directa de los buques  mercantes o de guerra de los Estados Aliados, que se dirijan a sus respectivos territorios  o dominios que no pertenezcan al Paraguay,  y tomarán las garantías convenientes para  la  efectividad  de  dichos  arreglos,  bajo  la  base  de  que  esos  reglamentos  de  política  fluvial,  bien  sean  para  los  dichos  dos  ríos  o  también  para  el  Uruguay,  se  dictarán  de  común acuerdo entre los aliados y cualesquiera otros estados ribereños que, dentro del  término que se convenga por los aliados, acepten la invitación que se les haga.  Art.  12.  Los  aliados  se  reservan  concertar  las  medidas  más  convenientes  a  fin  de  garantizar  la paz  con  la  República  del Paraguay  después  del  derrocamiento del  actual  gobierno.  Art. 13. Los aliados nombrarán oportunamente los plenipotenciarios que han de celebrar  los  arreglos,  convenciones  o  tratados  a  que  hubiese  lugar,  con  el  gobierno  que  se  establezca en el Paraguay.  Art. 14. Los aliados exigirán de aquel gobierno el pago de los gastos de la guerra que se  han  visto obligados  a  aceptar,  así  como  la reparación  e  indemnización  de  los  daños  y  perjuicios  causados  a  sus  propiedades  públicas  y  particulares  y  a  las  personas  de  sus  ciudadanos,  sin  expresa  declaración  de  guerra,  y  por  los  daños  y  perjuicios  causados  subsiguientemente en  violación de los principios que gobiernan las  leyes de  la  guerra.  La República Oriental del Uruguay exigirá también una indemnización proporcionada a  los daños y perjuicios que le ha causado el gobierno del Paraguay por la guerra a que la  ha forzado a entrar, en defensa de su seguridad amenazada por aquel gobierno.  Art. 15. En una convención especial se determinará el modo y forma para la liquidación  y pago de la deuda procedente de las causas antedichas.  Art.  l6.  A  fin  de  evitar discusiones  y  guerras  que  las  cuestiones  de  límites  envuelven,  queda  establecido  que  los  aliados  exigirán  del  gobierno  del  Paraguay  que  celebre  tratados definitivos  de  límites  con  los  respectivos  gobiernos  bajo  las  siguientes  bases:  La  República  Argentina  quedará  dividida  de  la  República  del  Paraguay,  por  los  ríos  Paraná y Paraguay, hasta encontrar los límites del Imperio del Brasil, siendo éstos, en la  ribera derecha del Río Paraguay, la Bahía Negra. El Imperio del Brasil quedará dividido  de la República del Paraguay, en la parte del Paraná, por el primer río después del Salto  de  las  Siete Caídas  que,  según  el  reciente  mapa  de  Mouchez,  es  el  Igurey,  y  desde  la  boca del Igurey y su curso superior hasta llegar a su nacimiento. En la parte de la ribera  izquierda del Paraguay, por el Río Apa, desde su embocadura hasta su nacimiento. En el  interior,  desde  la  cumbre  de  la  sierra  de  Mbaracayú,  las  vertientes  del  Este  perteneciendo al Brasil y las del Oeste al Paraguay, y tirando líneas, tan rectas como se  pueda, de dicha sierra al nacimiento del Apa y del Igurey.  Art. 17.  Los  aliados  se  garanten  recíprocamente  el  fiel  cumplimiento  de los  acuerdos,  arreglos  y  tratados  que  hayan  de  celebrarse  con  el  gobierno  que  se  establecerá  en  el  Paraguay,  en  virtud  de  lo  convenido  en  este  tratado  de  alianza,  el  que  permanecerá  siempre en plena  fuerza  y  vigor, al efecto de que estas estipulaciones serán respetadas  por la República del Paraguay. A fin de obtener este resultado, ellas convienen en que,  en caso de que una de las altas partes contratantes no pudiese obtener del gobierno del  Paraguay  el  cumplimiento de  lo  acordado, o de que  este  gobierno  intentase  anular  las ESCUELA DE GOBIERNO NESTOR KIRCHNER  www.encuentroamericano.com.ar 


estipulaciones ajustadas con los aliados, las otras emplearán activamente sus esfuerzos  para que sean respetadas. Si esos esfuerzos fuesen inútiles, los aliados concurrirán con  todos sus medios, a fin de hacer efectiva la ejecución de lo estipulado.  Art. 18. Este tratado quedará secreto hasta que el objeto principal de la alianza se haya  obtenido.  Art. 19. Las estipulaciones de este tratado que no requieran autorización legislativa para  su  ratificación,  empezarán  a  tener  efecto  tan  pronto  como  sean  aprobadas  por  los  gobiernos respectivos, y las otras desde el cambio de las ratificaciones, que tendrá lugar  dentro  del  término  de  cuarenta  días  desde  la  fecha  de  dicho  tratado,  o  antes  si  fuese  posible.  En testimonio de lo cual los abajo firmados, plenipotenciarios de S.E. el Presidente de la  República  Argentina,  de  S.M.  el  Emperador  del  Brasil  y  de  S.E.  el  Gobernador  Provisorio de la República Oriental, en virtud de nuestros plenos poderes, firmamos este  tratado y le hacemos poner nuestros sellos en la Ciudad de Buenos Aires, el 1º de Mayo  del año de Nuestro Señor de 1865.  También  se  firmó un protocolo adicional, también  secreto, que establecía  lo siguiente:  1) demolición de  las fortificaciones de Humaitá;  2) desarme de Paraguay  y reparto de  armas  y  elementos  de  guerra  entre  los  aliados;  y  3)  reparto  de  trofeos  y  botín que  se  obtuvieran en territorio paraguayo.  Fuente  Rosa, José María – La Guerra del Paraguay y las montoneras argentinas – Buenos Aires  (1985)

ESCUELA DE GOBIERNO NESTOR KIRCHNER  www.encuentroamericano.com.ar 


01 de Mayo 

Los sindicatos 

Sin pan y sin trabajo (1894), óleo de Ernesto de la Cárcova 

La explotación del hombre por el hombre generada por el crudo capitalismo emergente  del liberalismo económico nacido a fines del siglo XVIII, provoca la aparición de una  organización  obrera  revolucionaria.  El  sindicalismo vuelve a  tener  vigencia  por estos  carriles,  negados  los  derechos  de  los  trabajadores  a  agremiarse  reconocidos  desde  la  Edad  Media.  En  1864  aparece  en  Londres  la  I  Internacional,  en  la  que  tendrá  prevalencia  Carlos  Marx,  pero  también  en  ella  estarán  presentes  los  anarquistas,  con  Miguel Bakunin.  Ya se visualizan las diferencias entre los socialistas, unos partidarios  de la utilización de los mecanismos políticos burgueses para implantar la dictadura del  proletario,  y  otros  quienes  para  llegar  al  mismo  objetivo,  propician  la  destrucción  del  Estado burgués mediante la acción directa: los anarquistas.  Los inmigrantes que llegaron a la Argentina en la segunda mitad del siglo XIX, fueron  portadores de estas ideologías y algunos dirigentes fundaron los primeros sindicatos.  En  1877  se  constituyó  la  Unión  Tipográfica  sobre  la  base  de  la  Sociedad Tipográfica  Bonaerense,  que  comenzó  a  actuar  en  1857,  quizás  la  más  vieja  entidad  sindical  del  país.  En  1878,  la  Unión  Tipográfica  realizó  la  primera  huelga  importante  en  la  República.  En la década del ’80 aparecieron la Unión Obreros Panaderos y la Sociedad de Obreros  Molineros,  las  dos  en  1881,  la  Unión  Oficiales  Yeseros  (1882),  Sociedad  Obreros  Tapiceros,  Sociedad de  Mayorales  y  Cocheros  de Tranvías  (ambas  en  1883).  En  este  año  se  forma  la  Sociedad  de  Resistencia  de  Obreros  Marmoleros,  y  la  Sociedad  de  Obreros  Panaderos  en  1885:  estos  dos  gremios  tienen  como  objeto  la  lucha  sindical,  mientras que los mencionados anteriormente son de ayuda mutua, fundamentalmente, lo  mismo que “La Fraternidad”, creada en 1887 por conductores  y  foguistas ferroviarios.  (1)  En 1889 se constituyó en París la II Internacional, reunión a la que asistió un delegado  del  Club  Socialista  Vorwaerts,  fundado  por  alemanes  en  1882.  En  esta  Internacional  predominaron los socialistas  y se estableció el 1º de mayo como “Día del Trabajo”, en  homenaje a los obreros ajusticiados en Chicago y en demanda de la jornada de 8 horas  de trabajo.  En  nuestro  país,  el  Club  Vorwaerts  constituyó  un  Comité  Internacional  Obrero,  que  celebró el 1º de mayo por primera vez, en Buenos Aires, en 1890.  Este Comité creó la  Federación  de  Trabajadores  de  la  República  Argentina  en  1891,  con  su  periódico  “El  Obrero”.  Fue  la  primera  central  obrera  del  país,  donde  disintieron  socialistas  y ESCUELA DE GOBIERNO NESTOR KIRCHNER  www.encuentroamericano.com.ar 


anarquistas,  lo  que  la  llevó  a  su  disolución  en  1892.  En  1894  hay  una  segunda  Federación del mismo nombre, y en 1896 una tercera: ambas fracasaron.  En  1901  aparece  la  Federación  Obrera  Argentina  (FOA),  integrada  por  socialistas  y  anarquistas,  que  dura  lo  que  un  lirio.  En  1903  se  separan  los  socialistas  y  forman  la  unión General de Trabajadores (UGT).  En  1902,  según  proyecto  presentado  por  Miguel  Cané,  el  Congreso  dicta  la  ley  Nº  4.144,  llamada  “de  residencia”,  por  la  cual,  mediante  un  simple  decreto,  el  poder  ejecutivo  nacional  podía, por  el  artículo 2º,  sin  juicio  previo, desterrar del  país  a  todo  extranjero “que comprometa la seguridad nacional o perturbe el orden público”; además  su artículo 3º prescribía que “El poder ejecutivo podrá impedir la entrada al territorio de  la República a todo extranjero cuyos antecedentes autoricen a incluirlo entre aquéllos a  que  se  refieren  “los  artículos  anteriores”,  comprendiendo  los  casos  de  extranjeros  condenados o  perseguidos  por  tribunales  extranjeros  por  crímenes  o  delitos  comunes,  que también podían ser expulsados (artículos 1 y 2).  En  1904,  como  las  huelgas  y  la  violencia  obrera  no  cesan,  Joaquín  V.  González,  ministro  del  interior  de  Roca,  proyecta  un  Código  del  Trabajo  que  el  Congreso  no  sanciona.  Establecía la jornada de trabajo de 48 horas semanales, 42 para los menores;  el  descanso  dominical  y  en  ciertos  días  feriados,  prescripciones  sobre  trabajo  a  domicilio,  condiciones  de  higiene  y  seguridad,  contratos  colectivos,  asociaciones  industriales y obreras, etc.  Normas que prohibían a los gremios coaccionar a los obreros  no  asociados  para  que  no  concurriesen  a  trabajar  en  caso  de  huelga,  la  facultad  del  Estado de disolver un sindicato cuando alterase la paz y el orden, entre otros casos, hizo  que  tanto  la  FOA  como  la  UGT  rechazaran  el proyecto.  No  así  el  Partido  Socialista,  que en su sexto congreso reunido en Rosario aceptó en general el proyecto.  Volviendo  a  la  evolución  de  las  centrales  gremiales,  la  FOA,  que  quedó  con  las  anarquistas  solamente,  se  transformó,  en  su  cuarto  congreso,  en  Federación  Obrera  Regional  Argentina  (FORA).  En  el  quinto  congreso  se  declaró  consustanciada  con  el  comunismo anárquico.  En el seno de la socialista UGT, aparece hacia 1903 la corriente  sindicalista  que  declaró  que:  “Los  sindicatos  y  no  el  partido  político  son  el  arma  principal de  la  lucha proletaria”. (2)  Los sindicalistas  fueron una corriente  intermedia  entre socialistas y anarquistas; no despreciaban la acción política, pero la subordinaban  a  la  actividad  sindical;  la  huelga  general,  como  método  de  lucha,  los  acercaba  al  anarquismo.  Las huelgas violentas llenan los primeros años del siglo.  En 1907, en Ingeniero White,  son muertos 7 obreros por la policía.  El 1º de mayo de 1909 hay dos actos en Buenos  Aires:  uno  organizado  por  la  FORA,  anarquista,  y  el  otro  por  la  UGT,  socialista  y  sindicalista.  Como  el  primero  no  había  sido  autorizado,  la  policía  intenta  disolverlo;  dado que los obreros insisten en realizarlo, aquélla apela  a  las armas de fuego, lo que  provocó  8  muertes  y  40  heridos,  entre  los  trabajadores.  La  UGT,  cuyo  mitin  estuvo  permitido, se adhiere al duelo, y se declara la huelga general.  Se implanta el estado de  sitio  y  se aplica  la  ley  4.144.  En  represalia,  en  noviembre,  el  jefe de  policía,  coronel  Ramón L. Falcón,  y  su secretario son muertos en un atentado anarquista.  El clima de  confraternidad  obrera  lleva  ese  mismo  año  a  la  creación  de  la  Confederación  Obrera  Regional Argentina (CORA), a la cual se volcó la UGT y algunos gremios de la FORA,  aunque esta siguió con su actividad.  En  mayo  de  1910,  se  aprestaba  a  vivir  la  República  los  festejos  del  centenario  de  la  Revolución de Mayo.  Los anarquistas declararon la huelga general el 14 de mayo, por ESCUELA DE GOBIERNO NESTOR KIRCHNER  www.encuentroamericano.com.ar 


lo que se restablece el estado de sitio.  En junio de 1910 estalla una bomba en plena sala  del teatro Colón, en uno de los actos conmemorativos.  El Congreso sanciona entonces  la  ley  N1  7.029,  llamada  de  “defensa  social”:  se  prohibía  la  entrada  al  país  a  los  anarquistas y a los que preconizaran el uso de la fuerza contra funcionarios públicos, o  gobierno  en  general  o  instituciones de la  sociedad.  También se  vedaba  constituir  una  asociación  de  personas  o  reunirse  con  la  finalidad  de  propagar,  instigar  o  cometer  hechos sancionados por las leyes nacionales.  Los actos de terrorismo se reprimían hasta  con la pena de muerte.  En  1914  se  incorpora  la  CORA  a  la  FORA;  los  sindicalistas  mantienen  ahora  predominio  en  ésta.  En  el  IX  Congreso  de  la  FORA,  que  se  realiza  en  1915,  los  asistentes se manifiestan mayoritariamente sindicalistas.  Los anarquistas, que pretenden  un  pronunciamiento  a  favor del  comunismo  anárquico,  se separan  y  forman  su  propia  organización  que denominan FORA del  V  Congreso.  Quedan  así  perfiladas  la  FORA  del IX Congreso, donde conviven socialistas y sindicalistas, con prevalencia de éstos, y  la minoritaria FORA del V Congreso, que nuclear a anarquistas.  La primera acrecentará  su poderío en la presidencia de Yrigoyen, quien mirará al sindicalismo con simpatía. (3)  Además  de  las  corrientes  anarquistas,  socialistas  y  sindicalistas,  la  cuestión  social  también  preocupa  al  catolicismo.  En  la  I  Asamblea  de  los  Católicos  Argentinos  celebrada en Buenos Aires a partir del 15 de agosto de 1884, en la que participaron más  de  140  delegados  de  todo  el  país,  se  resolvió  en  materia  social  seguir  trabajando  activamente por la implantación del feriado dominical (4), propició la enseñanza técnica  de  la  juventud  mediante  la  creación  de  escuelas  de  artes  y  oficios;  preconizó  la  fundación  de  círculos de  trabajadores  con  fines  de edificación,  propaganda  y  socorros  mutuos, algunos de los cuales ya funcionaban en Buenos Aires y en Córdoba; también  auspició  el  establecimiento  de  talleres  obreros  y  oficina  de  colocación  para  los  desocupados.  Estrada señaló como tema de estudio el de la vivienda: “No hay sociedad  sólida  sin  familia regular;  y  no  hay  familia regular  sin  hogar  seguro  e  independiente.  Los arrendamientos precarios, las aglomeraciones de familias en edificios comunes, las  habitaciones estrechas e insalubres, conspiran contra la vida, contra la dignidad y contra  la  moral  de  las  clases  obreras”.  (5)  Emilio  Lamarca,  en  su  intervención,  además  de  condenar el  clima  fraudulento que se vivía,  y al  “cosmopolitismo sectario” de quienes  llamó “oligarquía”, en el diario “La Unión”, condenó la política oficial autora de tanta  corrupción y males sociales. (6)  En  1891,  León  XIII  escribía  la  encíclica  “Rerum  Novarum”,  en  la  que  el  Papa  condenaba los excesos del capitalismo liberal; afirmaba el derecho privado de propiedad  pero le atribuía a ésta una función social; no admitía la libre contratación del trabajo  y  afirmaba la necesidad del dictado de una legislación social; condenaba como falso que  el  trabajo  fuera  una  mercancía  y  que  su  valor  dependiera  de  leyes  económicas  inexorables, debiendo el salario del obrero bastarle para poder vivir él  y  su familia en  condiciones ordinarias; y defendía el derecho de los obreros a organizarse sindicalmente  para  defender  sus  derechos.  Los  principios  de  esta  encíclica  fueron  difundidos  en  Argentina, y desde allí en más, los católicos se entregaron a la acción social.  El  padre  Federico  Grote  fundó  en  1892  los  Círculos  de  Obreros;  que  difundieron  el  mutualismo entre los trabajadores y les ofrecieron un sano esparcimiento.  En 1912 los  círculos establecidos eran 77, con 22.930 socios (7).  Paralela a los Círculos de Obreros,  Grote fundó en 1902 la Liga Democrática Cristiana, para procurar formar corporaciones  gremiales y profesionales, y trabajar para obtener una legislación protectora de la clase  obrera, entre otros objetivos. (8) ESCUELA DE GOBIERNO NESTOR KIRCHNER  www.encuentroamericano.com.ar 


En  el  II  Congreso  de  los  Católicos  celebrado  en  Buenos  Aires  en  1907,  se  resolvió  propiciar  la  creación  de  sociedades  protectoras  de  la  familia  obrera,  la  creación  de  sociedades de socorros mutuos, la construcción de casas económicas para los obreros y  el avance en materia de legislación social (9).  Como fruto del III Congreso realizado en  Córdoba en 1908, Emilio Lamarca promovió la fundación de la Liga Social Argentina,  cuyos  objetivos  eran  sustentar  la  organización  cristiana  de  la  sociedad,  combatir  todo  error o tendencia subversiva, “levantar intelectual y socialmente todas las profesiones  y  clases  sociales”  (10).  La  Liga  Social  Argentina  logró  contar  con  más  de  5.000  adherentes en 1914, y el número de centros en 1919 era 184. (11)  Los  católicos  estuvieron  presentes  en  la  sanción  de las  leyes  sociales  de  la  época.  La  primera,  que  establecía  el  descanso  dominical,  de  1905,  y  la  segunda,  de  1907,  que  reglamentaba  el  trabajo  de  mujeres  y  menores,  ambas  fueron  propiciadas  por  el  diputado  Santiago  O’Farrell,  entre  otros  legisladores,  como  el  socialista  Alfredo  L.  Placios.  O’Farrell  fue  presidente  de  la  Federación  de  Círculos  Obreros.  Ambas  conquistas  ya  habían sido propiciadas por los católicos desde 1884 en adelante.  Estas  dos  leyes,  según  Auzá,  fueron  las  dos  primeras  leyes  laborales  que  se  dictaron  en  América. (12)  Otro diputado católico, Arturo M. Bas, propició en 1915 la ley Nº 9.688, de accidentes  de  trabajo,  y  la  ley  Nº  9.148 de  agencias  gratuitas  de  colocaciones,  de  1913.  Juan  F.  Cafferata,  también  militante  católico,  propició  en  1915  la  ley  Nº  9.677  de  viviendas  económicas.  Fuera  del  período  que  estudiamos,  Bas  y  Cafferata,  propiciaron  múltiples  iniciativas  convertidas  en  leyes  laborales,  a  veces,  y  otras,  con  menos  suerte, quedaron  en  meros  proyectos.  Esto  puede  consultarse  en  uno  de  los  ilustrativos  trabajos  de  Auzá  (13).  También,  merced  a  los  diputados  José  Luis  Cantilo  y  Ernesto  Padilla,  de  extracción  católica, fue reorganizado el Departamento de Trabajo, en 1912, que había sido creado  por ley de 1907.  Los católicos dijeron cosas profundas respecto de la cuestión social.  Emilio Lamarca,  en  aquella  época,  demuestra  que  el  liberalismo  criollo  sólo  ha  generado  socialismo  y  anarquismo  a  fuerza  de  predicar  la  inexistencia  de  Dios,  de  su  ley,  que  “no  hay más  divinidad real, activa, imponente, que la materia eterna, eternamente evolutiva”, que “el  hombre  no  es  hechura  del  Creador,  sino  que  desciende  de  los  célebres  monos  catarrhinos”, que “no hay, por consiguiente, tal libre albedrío; todo se reduce a fuerza y  materia”  (14)  Con  tales  apotegmas  enseñados  y  practicados  por  los  positivistas  –  profesores,  periodistas,  funcionarios,  científicos  y  “filósofos”  del  régimen­  ciertos  sectores sociales se dedicarán al intento de destruir al Estado y a las fuerzas patronales.  Dice  Lamarca:  “el  pueblo  es  sencillamente  lógico  y  fatalmente  saca  las  desastrosas  consecuencias  de  las  falaces  doctrinas  que  se  le  inculcan”.  “Las  hordas  de  pitecántropos,  una  vez  afeitados  y  descolados”,  en  el  ocurrente  giro  de  Lamarca,  desprovistos  de  todo  prejuicio  ético,  se  entregan  a  la  acción  directa,  aunque  evolucionados en sus métodos, pues habiendo rumiado los rudimentos de la física y de  la química, están en condiciones de fabricar elementos detonantes, agregamos nosotros.  Agrega Lamarca: “El liberalismo suele protestar contra semejantes doctrinas cuando se  traducen en hechos; pero él las ha iniciado, él ha puesto en duda hasta lo más sagrado, él  ha cohonestado, él ha suministrado las causas, él las ha fomentado y aplaudido, y para el  pueblo estos no son cuentos; lo precipitan a las vías de hecho”.  Y concluye afirmando  que al coronel Falcón, son los liberales los que lo han muerto.  Los positivistas del ’80  recogían a principios del siglo XX el resultado de lo que habían sembrado. (15) ESCUELA DE GOBIERNO NESTOR KIRCHNER  www.encuentroamericano.com.ar 


La  cuestión  social  no  afectó  solamente  a  la  ciudad.  En  el  campo  la  situación  de  los  arrendatarios era difícil, sometidos a leoninos contratos de locación, que significaban en  muchos  casos  tener  que  desprenderse  de  la  mitad  de  lo  recolectado,  con  plazos  muy  limitados  de  duración,  y  debiendo  soportar  imposiciones  de  los  dueños  de  las  extensiones  que  exigían,  por  ejemplo,  que  las  labores  agrícolas  se  realizaran  con  sus  máquinas.  En 1912, en Alcorta, impulsados por el cura de la localidad, Pascual Netri, más de dos  mil colonos paralizaron sus labores agrícolas y exigieron contratos de arrendamiento de  por lo menos 4 años, pago del alquiler con un 25% de lo producido, libertad de realizar  las  labores  agrícolas  con  las  máquinas  que  decidiera  el  agricultor,  etc.  El  llamado  “Grito de Alcorta” se irradió a zonas agrícolas de Buenos Aires  y Córdoba, y fue todo  un éxito.  Los propietarios se vieron obligados a aceptar la demanda de los colonos.  Las  mejoras  beneficiaron  a  muchos, pues  el  número de  arrendatarios  había  crecido.  En  la  provincia de Santa  Fe,  el  porcentaje  de  explotaciones  trabajadas  por  gente  que  no  era  propietaria,  pasó  entre  los  años  1895  y  1914,  del  37,59%  al  69%,  en  la  provincia  de  Buenos  Aires  del  49,64%  al  56,54%,  en  Córdoba  del  13,14%  al  56,86%,  y  en  Entre  Ríos del 20,91% al 43,06%. (16)  Refer encias  (1) Matsushita, Hiroshi, Movimiento obrero argentino (1930­1945), página 107, Buenos  Aires (1986).  (2) Ibídem, página 107.  (3) Ver Baily, Samuel L., Movimiento obrero, nacionalismo y política en la Argentina,  páginas 22 y siguientes, Buenos Aires (1986).  (4)  Se resolvió  “boicotear”  a  las  empresas  que  hicieran trabajar  a  su personal  los  días  domingos  (Auzá,  Néstor  Tomás,  Católicos  y  liberales  en  la  generación  del  ochenta,  página 283, Buenos Aires (1981).  (5) Ibídem, página 285.  (6) Ibídem, páginas 279 y siguientes.  (7) Auzá, Néstor T., Los católicos argentinos.  Su experiencia política  y social, página  62, Buenos Aires (1984).  (8) Zuretti, Juan Carlos, Nueva historia eclesiástica argentina, página 377, Buenos Aires  (1972).  (9) Auzá, Nestor T., Op, Cit, página 70.  (10) Ibídem, página 137.  (11) Ibídem, página 138.  (12) Ibídem, página 143.  (13) Ibídem, páginas 141 y siguientes.  (14)  Lamarca, Emilio,  Necesidad de  la  acción  social  en  “Las  ideas  sociales  de  Emilio  lamarca”, Buenos Aires (1922), Edic. UPCA, páginas 82/3 Cit. Por Cárdenas, Eduardo  J. y Paya, Carlos M., Op. Cit. Páginas 283/4.  (15)  Ibídem,  páginas  285/6  (en  el  trabajo  sobre  el  pensamiento  de  Lamarca,  páginas  84/5 y 93/4). ESCUELA DE GOBIERNO NESTOR KIRCHNER  www.encuentroamericano.com.ar 


(16)  Gallo,  Ezequiel  y  Cortes  Conde,  Roberto,  Historia  Argentina,  Tº  V,  “Paidós”,  página 180.  Fuente  Efemérides – Patricios de Vuelta de Obligado  Petrocelli, Héctor B. – Historia Constitucional Argentina – Keynes – Rosario (1993).

ESCUELA DE GOBIERNO NESTOR KIRCHNER  www.encuentroamericano.com.ar 


02 de Mayo 

Batalla de Estero Bellaco 

Campamento argentino en los montes de la costa del río Paraná, frente a Itapirú, Provincia de Corrientes  ­ 2 de mayo de 1866, Combate de Estero Bellaco 

Guerra del Paraguay.  Ha pasado más de un año desde la iniciación de la  guerra,  y  los  diarios  porteños,  transcurrido  el  primer  momento  de  entusiasmo  bélico,  empiezan  a  burlarse  de  su  frase  “en  seis  meses  en  Asunción”.  Para  descargarse,  Mitre  escribe  dolorido al  vicepresidente Marcos Paz: “¿Quién  no sabe que los traidores alentaron al  Paraguay a  declararnos  la  guerra?  Si  la  mitad  de  Corrientes  no  hubiera  traicionado  la  causa nacional armándose a favor del enemigo; si Entre Ríos no se  hubiere sublevado  dos veces; si casi todos los contingentes  incompletos de las provincias  no se  hubieran  sublevado  al  venir  a  cumplir  con  su  deber;  si  una  opinión  simpática  al  enemigo  no  hubiera alentado la traición, ¿quién duda que la guerra estaría terminada ya?.  No  puede  darse  confesión  más  acabada  de  la  impopularidad  de  la  guerra.  Contradiciendo  sus  proclamas  henchidas  de  entusiasmo  y  retórica,  acepta  en  carta particular que por lo menos la mitad de Corrientes, todo Entre Ríos y casi todo el  interior  “traicionaban”  la  guerra. Buenos  Aires,  gobernada  por  su  partido,  no  podía  hacerlo  y  de  allí  exclusivamente  llegaban  contingentes  de  “voluntarios”  que  morirían  heroica e inútilmente como en Pehuajó.  Las virtudes estratégicas de Mitre empiezan a desconcertar a los jefes aliados.  “Yo no  sé  que  será  de  nosotros”  escribe  Venancio  Flores  a  su  esposa  el  3  de  Marzo,  al  día  siguiente de un contraste que había costado “perder casi totalmente la División Oriental,  y de veras que si a la crítica situación en que estamos se agrega la constante apatía del  general Mitre, bien puede suceder que yendo por lana salgamos trasquilados”.  Luego del combate mantenido entre brasileños y paraguayos a raíz del intento de estos  últimos de recuperar la isla ubicada frente a Itapirú, con gran pérdida de vidas para los  atacantes que fueron valerosamente contenidos por los infantes del Imperio, se produjo  la invasión por el Paso de la Patria.  Penosa,  muy  penosamente,  se  desenvuelve  el  cruce  del  Paraná.  El  terreno  de  la  otra  orilla  está  formado por  esteros  de  los  cuales  emergen,  a  manera  de  islas,  los potreros  secos  de  Tuyutí  y  Paso  Pucú.  Inexplicablemente  para  Mitre,  el  mariscal  Francisco  Solano López ha concentrado sus fuerzas en este último sitio, dejándole libre el avance ESCUELA DE GOBIERNO NESTOR KIRCHNER  www.encuentroamericano.com.ar 


al primero.  No quiere creer que podrá ser una trampa, no obstante las advertencias de  sus compañeros de armas.  Todo su propósito en esos primeros meses de 1866 está en  ocupar Tuyutí.  Ni se le ocurre –como planean los brasileños­ una operación envolvente  por el Chaco, que conduciría por mejor terreno hasta Asunción.  Solano López, al concentrar sus fuerzas en Paso Pacú le brindaba a Mitre el campo de  Tuyutí, porque su plan estaba en  encerrar allí a  los ejércitos aliados para vencerlos en  una batalla definitiva.  Grave error, pues teniendo frente suyo a un general como Mitre,  no debió emplearse en una sola batalla, siempre aleatoria, sino desgastar al adversario  en una lucha larga.  Pero Solano López aún no sabía quién era Mitre.  El 2 de mayo de 1866, el mariscal López ordenó un reconocimiento ofensivo al sur del  Estero Bellaco, para imponerse de la ubicación del oponente.  Las  fuerzas  aliadas  entraron  en  campo  paraguayo,  sin  figurarse  el  peligro  y  los  sinsabores  que  les  esperaba.  El  ejército  adversario  retrocedía  sin  hacer  resistencia.  Todo  vaticinaba  un  éxito  próximo  y  seguro.  Siguiendo  las  huellas  de  las  tropas de López, avanzaron por el camino real de Humaitá, hasta llegar, sin dificultad, al  Estero  Bellaco  del  Sud,  en  cuyas  proximidades  acampó  la  vanguardia,  compuesta  de  cuatro  batallones  uruguayos,  cuatro  batallones  brasileños,  cuatro  piezas  de  artillería,  algunos  regimientos  de  caballería  riograndesa  y  doscientos  jinetes  de  la  escolta  particular del general Flores.  Total, siete mil hombres de las tres armas.  La posición de las fuerzas de Flores era, como sigue, en aquel momento:  Los  cuatro  batallones  brasileños  citados  estaban  acampados  detrás  de  una  suave  cuchilla.  El  batallón  7º,  que  era  el  más  avanzado,  protegía  las  cuatro  piezas  del  regimiento  1º  de  artillería.  A  ochocientos  metros  a  retaguardia  estaban  el  21  y  38  cuerpos  de  “Voluntarios  da  Patria”.  Los  batallones  uruguayos  Veinticuatro  de  Abril,  Florida, Independencia y Libertad ocupaban la izquierda de las tropas imperiales.  A  las  doce  del  día,  cuando  los  aliados  se  entregaban  a  devorar  el  rancho,  hicieron  irrupción los paraguayos por los tres pasos del Estero, arrollando los puestos avanzados  de la vanguardia.  El  empuje  de  la  caballería  paraguaya  sembró  en  un  primer  momento  el  desconcierto  entre  las  fuerzas  brasileñas  y  orientales,  más,  rehechos  los  batallones  y  regimientos  y  recibidos  oportunos  refuerzos,  fue  rechazada  junto  con  los  cuerpos  de  infantería  comprometidos en la operación.  En efecto, cuando la vanguardia del ejército aliado había sido completamente derrotada,  el  coronel  José  Díaz,  comandante  de  las  tropas  paraguayas,  quiso  ir  más  allá  todavía.  En  vez  de  ordenar  en  el  acto  la  retirada,  toda  vez  que  el  objetivo  de  la  operación  ya  había  sido  cumplido,  se  empeñó  en  una  imprudente  persecución,  sin  pensar que se alejaba de su base, para estrellarse contra el grueso del ejército aliado.  Y  hubo de soportar, con tropas fatigadas, la presión terrible de todo el poder del oponente  en movimiento.

ESCUELA DE GOBIERNO NESTOR KIRCHNER  www.encuentroamericano.com.ar 


Al  otro  lado  del  Estero,  Díaz  hizo  fracasar  un  movimiento  envolvente  de  las  tropas  brasileñas,  intentado  por  el  Paso  Sidra,  rechazándolos  dos  veces  a  la  bayoneta,  obligándolos a huir.  En el momento de mayor riesgo para las armas aliadas, un sargento del 1º de Caballería,  Pedro Utural, “el Rigoletto del vivac, aquel bravo soldado que hacía reír en el descanso  y temblar en la pelea”, picó las espuelas a su caballo y se dirigió hacia la carpa del jefe,  teniente coronel Ignacio Segovia, que no se encontraba en ella pues había salido a dar  órdenes  para  repeler  el  ataque.  Utural pensó  que la  gloriosa bandera  y  los  estandartes  del  regimiento  podían  caer  en  manos  del  enemigo  y  empujó  a  su  cansado  “matungo”  sobre la carpa, de modo que al caer, el paño cubriera las petacas donde se guardaban las  enseñas.  Las  lanzas  y  las  balas  paraguayas  lo  respetaron  en  aquella  y  en  otras  ocasiones, pero “una bala argentina” lo mató años más tarde en la batalla de Santa Rosa.  Segovia  “estuvo  muy  brillante,  no  obstante  que  entre  algunos  no  tiene  fama  de  valiente”,  acota  Seeber,  y  agrega:  “Entre nosotros, los  que  tienen  un  valor  tranquilo  y  reflexivo no gozan del crédito de los matones y atrevidos, cuando en ellos ese desprecio  por la vida suele estar en razón directa de su brutalidad, ignorancia o inconsciencia”.  El  combate  entre  regimientos  de  caballería  resultaba  heroico  y  a  la  vez  extraño.  Los  hombres y las cabalgaduras peleaban exhaustos.  Los primeros se movían pesadamente,  fatigados y mal comidos; las segundas verdaderos jamelgos, no sentían  ya el efecto de  las espuelas, ni siquiera de las inmensas “lloronas” que usaban los paraguayos sobre el  talón  desnudo.  Sin  embargo,  la  muerte  hacía  su  obra.  El  sargento  Froilán  Leyría,  de  veinte  años  de  edad,  desplegaba  un  coraje  sin  límites  y  no  daba  cuartel  a  su  lanza,  empapada en la sangre de los adversarios.  Hasta que catorce heridas de arma blanca lo  hicieron  caer  exánime:  sin  embargo,  salvó  la  vida  y  con  el  tiempo  llegó  a  teniente  coronel.  Y el teniente Pelliza, del 1º de Caballería, que sufría un arresto al iniciarse la  lucha  y  había  pedido  cambiar  su  encierro  por  un  lugar  en  el  sitio  de  mayor  peligro,  gritaba,  en  medio  del  polvo,  el  humo  y  el  entrechocar  de  aceros,  la  consigna  de  su  cuerpo:  “Patria  y  bravura”.  Por  su  parte,  el  sargento  Luna,  de  la  misma  unidad,  que  había tomado a punta de sable un estandarte paraguayo, lo ponía en manos del general  en jefe, Bartolomé Mitre, quien lo ascendía a alférez sobre el campo de batalla.  En Estero Bellaco, los guardias nacionales de las provincias mostraron que  ya estaban  en  condiciones  de  pelear  codo  a  codo  con  los  veteranos  del  Ejército  de  Línea.  El  Regimiento  Rosario  y  los  batallones  1º  de  Corrientes,  Tucumán  y  Catamarca,  desplegaron impávidos y rompieron nutrido fuego de fusilería.  En seguida. Llegaron la  primera  y  segunda  división  del  Primer  Cuerpo,  que  aceleraron  la  retirada  de  los  paraguayos.  Sin  embargo,  la  falta  de  caballos  hizo  imposible  convertir  el  rechazo  en  completa y contundente victoria.  La  noche  puso  término  a  la  batalla.  En  esta  lucha  sangrienta  los  paraguayos  sufrieron  entre 1.300 y 2.300 bajas, de los cuales 300 fueron hechos prisioneros. Las bajas aliadas  sumaron  un  poco  más  de  2.000  hombres  (1.600  brasileños,  400  uruguayos  y  61  argentinos).  El error de López en esta etapa de la guerra estuvo en replegar el grueso de sus tropas a  Paso  Pacú  para  arriesgar  el  todo  por  el  todo  en  una  sola  batalla  (que  habría  de  ser  Tuyutí, según su plan).  Una sola batalla puede ganarse o perderse por causas ajenas al ESCUELA DE GOBIERNO NESTOR KIRCHNER  www.encuentroamericano.com.ar 


mando en jefe o la calidad de las tropas, como sucedería precisamente en Tuyutí.  López  suponía condiciones militares a Mitre, por lo menos dignas del prestigio pregonado en  La  Nación  Argentina.  Cuando  se dio  cuenta,  después  de  Curupaytí,  con  qué  clase  de  estratega  tenía  que  habérselas,  era  tarde  para  ganar  la  guerra.  También  los  brasileños  habían  comprendido  los  puntos  que  calzaba  el  General  en  Jefe;  poco  menos  que  exigirían más tarde su reemplazo por el duque de Caixas para que la guerra tuviese fin.  Fuentes  De Marco, Miguel A. La Guerra del Paraguay.  Efemérides – Patricios de Vuelta de Obligado  O’Leary, Juan E.  El Centauro de Ibicui  Rosa, José María.  La Guerra del Paraguay y las Montoneras Argentinas.  Toyos, Mayor (R) Sergio. La Guerra del Paraguay (1865 y 1870) – (Servicio Histórico  del Ejército)

ESCUELA DE GOBIERNO NESTOR KIRCHNER  www.encuentroamericano.com.ar 


02 de Mayo 

Domingo Sosa 

Coronel Domingo Sosa (1788­1866) 

Nació esclavo en Buenos Aires en 1788.  No tuvo educación  y tardíamente aprendió a  leer  y  escribir.  El 1º  de  febrero  de  1808  sentó  plaza  como  soldado  en  el  Batallón  de  Pardos y Morenos, después Regimiento Nº 6, en el que se hallaba cuando tuvieron lugar  los  acontecimientos  de  mayo  de  1810.  Los  días  23  y  24  de  este  mes  se  halló  con  su  batallón en la Recoba Vieja con el objeto de mantener el orden hasta que fue instalada la  Primera Junta de Gobierno, en que se retiró al cuartel.  El 25 de mayo de 1810 marchó en un piquete que se pidió al Batallón para publicar el  bando de la destitución del  Virrey Cisneros  y su reemplazo por la Junta presidida por  Saavedra.  El 3 de setiembre del mismo año, Sosa fue ascendido a Cabo 1º.  El 1º de diciembre de aquel año memorable marchó con su cuerpo hasta La Bajada del  Paraná,  desde donde  regresó  a  los 3 o 4  meses  hasta  Arrecifes;  de  cuyo  punto  recibió  orden  el  batallón  de  contramarchar  con  destino  al  Paraguay,  en  auxilio  del  general  Belgrano.  Al llegar a la jurisdicción de Corrientes los encontró un chasque enviado por  aquel General, para que suspendieran la marcha por haber capitulado; entonces marchó  el batallón a la Banda Oriental, a poner el primer sitio a la ciudad de Montevideo, a las  órdenes del coronel Rondeau.  Se halló en el combate del Cordón, el 4 de julio de 1811,  en  el  cual  una  columna  realista  de  300  hombres  salió  de  la  plaza  y  tropezó  con  una  compañía  de  Pardos  y  Morenos,  que  al  mando  de  su  aguerrido  capitán  Agustín  Sosa,  había  sido  emboscada  por  Rondeau  la  noche  anterior.  Este  último,  en  su  parte  del  mismo día dice: “La intrepidez y valor de los Pardos y Morenos y su denodado jefe los  hace dignos de los mayores elogios”.  El cabo Sosa formaba parte de esta compañía.  Ajustado con Elío el tratado del 20 de octubre del mismo año, el Batallón de Pardos  y  Morenos regresó a Buenos Aires en el curso del mes siguiente y por su comportamiento  en la campaña, Sosa fue ascendido a sargento 2º el 6 de agosto de 1811; a sargento 1º el  10 de diciembre del mismo año y a alférez, el 20 de enero de 1812.  En esta época volvió a salir a campaña con su batallón, participando en el segundo sitio  de  Montevideo,  en  octubre  de  aquel  año.  Se  halló  en  la  batalla  del  Cerrito,  el  31  de  diciembre  de 1812,  siendo  condecorado por  el Superior  Gobierno  con  una  medalla  de  plata  y  declarado  Benemérito  de  la  Patria  en  grado  heroico  tres  veces  en  aquella  campaña, y el 15 de enero de 1813 ascendió a teniente 2º. ESCUELA DE GOBIERNO NESTOR KIRCHNER  www.encuentroamericano.com.ar 


El  Batallón  de  Pardos  y  Morenos  destacó un  piquete  en  abril  de  1813, del  que  formó  parte el teniente Sosa, el cual marchó en la expedición a la Costa del Río Yaguarón, a  las órdenes del coronel Domingo French y del teniente coronel Enrique Martínez; donde  sostuvieron  el  19  de  mayo,  en  “El  Quilombo”,  un  fuerte  combate  contra  tropas  españolas y portuguesas que se habían fortificado en dicho punto.  Después de obtenido  el  triunfo  y  de  demoler  aquella  fortificación,  regresó  los  últimos  días  de  julio,  a  incorporarse  al  ejército  sitiador,  permaneciendo  en  él  y  participando  diariamente  en  combates parciales que tenían lugar hasta el 23 de junio de 1814, en que entró el ejército  de Alvear en la plaza.  Recibió la medalla acordada por el Superior Gobierno.  El 14 de  agosto del mismo año se embarcó con su Regimiento para Santa Fe, a las órdenes del  teniente  coronel  Mariano  Díaz.  Desde  aquella  ciudad  continuaron  viaje  hasta  el  Alto  Perú, para incorporarse al Ejército del Norte, al mando del general Rondeau.  Se halló  con su Regimiento en la acción de los cerros de Vilohuma, el 27 y 28 de noviembre de  1815  y  en  la  de  Sipe­Sipe,  el  día  29  del  mismo  mes,  en  la  que  se  concluyó  el  bravo  Regimiento Nº 6, perteneciendo Sosa a la 1ª Compañía del 2º Batallón del mismo.  En  abril  de  1816  regresó  a  Buenos  Aires,  y  fue  agregado  al  Estado  Mayor  de  plaza  y  empleado en la instrucción de los batallones de esclavos que se crearon con el nombre  de Argentinos, a las órdenes del coronel José Olaguer Feliú (1).  Se halló también en esa  época  destacado  en  “Las  Bruscas”,  depósito  de  prisioneros  españoles.  El  24  de  setiembre de 1819 ascendió a capitán graduado, recibiendo la efectividad el 6 de octubre  del mismo año.  El 18 de octubre de 1820 era instructor del 4º Batallón de “Argentinos”  y  revistaba  agregado  al  Estado  Mayor  de  plaza.  El  28  de  febrero  de  1822  obtuvo  su  reforma militar.  El  21  de  julio  de  1828  volvió  al  servicio  activo  y  agregado  al  Batallón  4º  de  Patricios.  El  5  de  octubre  de  1829  recibió  el  grado  de  sargento  mayor;  habiendo  actuado  en  el  curso  de  este  mismo  año  con  las  divisiones  federales  que  asediaron  la  capital de la República, defendida por las fuerzas de Lavalle; incorporándose el mayor  Sosa a la división del coronel Rolón.  El 10 de noviembre de 1829 era capitán con grado  de mayor a cargo de la 2ª Compañía del Regimiento de Milicia Activa de Infantería, y el  22 de agosto de 1830 tenía en la División de Infantería Patricia el mismo cargo.  En  febrero  de  1831  salió  al  mando  de  una  compañía  del  Batallón  “Defensores  de  Buenos  Aires”,  para  expedicionar  a  Córdoba contra  el  ejército  del  general  Paz;  yendo  Sosa  a  las  órdenes  de  los  generales  Juan  Ramón  Balcarce  y  Enrique  Martínez.  Caído  prisionero  el  general  enemigo  y  ocupada  la  capital  de  aquella  provincia,  regresó  a  Buenos Aires el Ejército de Reserva al mando de Balcarce  y  su Jefe de estado Mayor  Martínez,  llegando  a  esta  ciudad  el  20  de  setiembre  de  1831.  El  2  de  mayo  de  este  mismo  año  recibió  la  efectividad  de  sargento  mayor,  continuando  sus  servicios  en  el  batallón 4º de Patricios hasta el 23 de marzo de 1834, en que después del derrocamiento  de Balcarce pasó a la Plana Mayor del Ejército.  Poco antes de subir Rosas al poder por  segunda vez, se retiró a su casa como reformado.  Por esta causa fue dado de baja el 24  de noviembre de 1834, por estar comprendido en la sanción de la Honorable Sala del 19  de agosto del mismo año.  El 2 de noviembre había ascendido a teniente coronel graduado.  En  1845  fue  nuevamente  llamado  al  servicio  activo  para  organizar  el  “Batallón  Provincial”,  en el  cual  continuó sirviendo  hasta  el  3 de  febrero de 1852,  en  que  tomó ESCUELA DE GOBIERNO NESTOR KIRCHNER  www.encuentroamericano.com.ar 


parte  en  la  batalla  de  Caseros,  donde  fue  gravísimamente  herido  por  una  bala  que  le  atravesó la caja toráxica, y otra que le perforó un brazo.  Tan luego que se restableció de  sus  graves  heridas,  fue  llamado  por  el  gobernador  Dr.  Vicente  López,  quien  le  dio  el  mando del Batallón 4º de Guardias Nacionales de Infantería, recibiendo el 1º de mayo  de 1852 la efectividad de teniente coronel.  Concurrió con aquel cuerpo al pronunciamiento del 11 de setiembre y en diciembre del  mismo  año,  a  consecuencia  de  la  rebelión  del  coronel  Hilario  Lagos,  el  comandante  Sosa con su batallón  y el coronel Silvino Olivieri con la Legión Italiana, constituyeron  su  acantonamiento  en  la  plaza  de  Lorea,  sobre  la  calle  Federación  (actual  Avda.  Rivadavia); actuando el primero al mando de toda la línea del centro de la defensa, sin  tener  2º  jefe,  y  participó  en  todos  los  hechos  de armas  que  tuvieron  lugar  en  los  siete  meses de asedio que soportó la Capital; siendo premiado el 6 de diciembre de 1852 con  el grado de coronel, cuya efectividad recibió el 1º de marzo de 1853.  Posteriormente el Gobierno le dio el mando del Regimiento 3º de Guardias Nacionales  de Infantería, cuerpo con el cual se halló en la defensa de la Capital cuando fue sitiada  por las tropas del Gral. Urquiza, vencedoras en Cepeda, operación de guerra que quedó  terminada con el pacto  del 11 de noviembre.  Cuando el ejército de Mitre salió a la campaña que culminó con la batalla de Pavón, el  coronel Sosa con su regimiento permaneció en la Capital, estando encargado aquél del  mando de  la  Sección  del Centro  de  la  línea  de  defensa  de  la  ciudad, bajo  el comando  superior del coronel Julián Martínez.  Terminada la guerra, el coronel Sosa continuó al  mando del Regimiento 3º de Guardias Nacionales de Infantería, en el ejercicio del cual  falleció en Buenos Aires, en la madrugada del 2 de mayo de 1866, siendo su segundo el  sargento mayor Manuel Castellanos.  El coronel Domingo Sosa ocupó una banca en la Cámara de Diputados de la Provincia  de  Buenos  Aires,  siendo  elegido  en  los  comicios  del  30  de  marzo  de  1856.  Se  había  casado en primeras nupcias con Pascuala de la Roza Contreras, la que falleció el 26 de  junio  de  1851.  Contrajo  segundo  matrimonio  con  Petrona  Mauriño,  porteña,  la  que  falleció en esta ciudad, el 22 de octubre de 1859, a la edad de 74 años.  La madre del  coronel Sosa falleció en Buenos Aires en setiembre de 1821.  Junto con Lorenzo Barcala, fue uno de los dos únicos coroneles negros en la historia de  nuestro país.  Refer encia  (1) El 1º de octubre de 1817 solicitó su retiro del servicio activo a causa de la inutilidad  que le habían acarreado sus achaques y suplicó se le diese el grado de capitán; solicitud  que no fue resuelta.  Fuente  Efemérides – Patricios de Vuelta de Obligado.  www.revisionistas.com.ar  Yaben, Jacinto R. – Biografías argentinas y sudamericanas – Buenos Aires (1939).

ESCUELA DE GOBIERNO NESTOR KIRCHNER  www.encuentroamericano.com.ar 


02 de Mayo 

German Burmeister 

Dr. Germán Burmeister (1807­1892) 

Karl Hermann Conrad Burmeister nació el 15 de Enero de 1807, coincidiendo esta fecha  con el primer aniversario matrimonial de sus padres, en Stralsund, donde su padre era el  segundo  empleado  de  la  Real  Oficina  de  Licencias  sueca,  pasando  más  tarde  y  en  el  mismo  carácter  al  servicio  de  la  administración  aduanera  de  Prusia,  lo  que disminuyó  notablemente sus entradas pecuniarias, circunstancia que unida a otras causas le obligó  a pedir su jubilación en 1824, muriendo en diciembre del mismo año. Su viuda con los  cinco hijos que dejó, no contaba con más recursos de subsistencia que los que su marido  había  economizado  a  fuerza  de  trabajos  arduos,  pues,  del  estado  ninguna  pensión  recibía.  Era  hija  del  auditor  de  guerra  de  guarnición  sueco  C.  N.  Freund,  literato  conocido,  de  quien  había  heredado  dotes  literarias  que  a  su  vez  transmitió  a  su  hijo  mayor Hermann.  Este  ingresó  en  el  año  1814  en  el  gimnasio  de  su  ciudad  natal,  que  en  aquella  época  tenía  un  excelente  cuerpo  docente,  ejerciendo,  sobre  todo,  el  profesor  de  dibujo  W.  Brüggemann una grande influencia sobre el espíritu del joven y a quien, sin duda, era en  gran  parte  debido  de  que,  más  tarde,  el  naturalista  llegó  a  ser  maestro  también  en  la  representación gráfica de sus investigaciones. Después de haber absuelto allí, en 1825,  el  examen  de  bachillerato,  ingresó  en  la  Universidad  de  Greifswald,  para  estudiar  las  Ciencias Médicas y Naturales; por estas últimas ya había tomado afición como alumno  de la 3º clase del Gimnasio de Stralsund, y como coleccionista de insectos.  De  la  Universidad  de  Greifswald,  en  la  que  dirigían  su  educación  científica  los  profesores  Rosenthal,  Hornschuch  y  especialmente  W.  Sprengel,  el  joven  Burmeister  pasó  en  1827  a  la  de  Halle,  donde  el  botánico  Curt  Sprengel  lo  acogió  con  afecto  paternal, los zoólogos Nitzsch y Germar aviaron sus conocimientos de Historia Natural,  y  las  clínicas  de  los  profesores  Krukenberg,  Dzondi,  Niemeyer  y  Blasius  le  proporcionaron  la  mejor  ocasión  para  estudiar  los  reinos  de  la  cirugía  y  medicina.  En  esta última universidad obtuvo el grado de Doctor en Medicina, el 4 de Noviembre de  1829, y el de Filosofía, el 19 de Diciembre del mismo año.  Su tesis de doctorado lleva el título “De Inséctorum systemate natural”, y su diploma de  Doctor en Filosofía firmado por su maestro principal y entonces decano de la facultad,  Ch. L. Nitzsch, le da el testimonio de haberlo ganado: examine, coram ordine cum laude  superato,  postquam  ingenii  solertiam  doctrinaeque  copiam,  imprimis  luculentan ESCUELA DE GOBIERNO NESTOR KIRCHNER  www.encuentroamericano.com.ar 


historiae naturalis, scientiam comprobaverat, die jura et privilegia Doctoris philosophiae  et Art. L.L. Magistri gradum rite.  En  el  mes  de  Enero  de  1830  regresó  Burmeister  a  la  ciudad  de  Stralsund,  la  que  abandonó  de  nuevo  en  el  mes  de  Mayo  del  mismo  año,  dirigiéndose  a  Berlín,  para  buscar  su porvenir  en  el  centro  científico  de  Prusia.  Primeramente  absolvió su  año de  servicio  militar  como  cirujano  de  división  del  regimiento,  de  granaderos  “Emperador  Francisco”, durante cuyo tiempo le maduró la idea de abandonar la carrera práctica de  medicina, para dedicarse al profesorado de la Historia Natural.  En  el  mes  de  Septiembre  de  1831  lo  encontramos  en  el  Gimnasio  de  Joachimsthal,  dando  su  lección  de  prueba,  pública  en  presencia  del  consejero  privado  de  Gobierno,  Nolte,  y  del  director  Meinicke,  quienes  se  pronunciaron  de  la  manera  más  halagüeña  sobre  el  talento  didáctico  del  candidato,  exclamando,  Meinicke,  cuando  supo  qué  Burmeister  hasta  entonces  nunca  había  enseñado:  ex  ungue  leonem.  De  Joachimsthal  fue  llamado  en  1832  al  Gimnasio  real  de  Köll,  abandonando  este  instituto  dos  años  después,  para  habilitarse,  en  1834  como  docente  privado  de  la  Universidad de Berlín, donde permaneció hasta 1837, año, en que lo llamó, para ocupar  la  cátedra  de  Zoología,  la  Universidad  de  Halle,  de  la  cual  ha  sido  uno  de  sus  más  célebres profesores. Durante su permanencia en Berlín, Burmeister contrajo matrimonio  con la hija del Sr. Sommer, dueño de navíos mercantes de Altona, de cuyo matrimonio  tuvo dos hijos, que durante cierta época se dedicaron al comercio en Buenos Aires y Río  Janeiro.  La corriente política de 1848 arrastró también a Burmeister.  Reconocido  como  sagaz  partidario  de  la  extrema  izquierda,  elegido  miembro  de  la  primera  Cámara  prusiana  por  el  distrito  electoral  de  la  ciudad  de  Liegnitz.  Pero  descorazonado por el mal resultado de sus esfuerzos políticos, descontento con el estado  de las cosas de aquella época, con su propia situación  y centro de actividad, y también  con el estado delicado de su salud se decidió a dimitir su puesto en 1850.  Sus deseos de hacer un viaje a países de ultramar, después de inútiles empeños, fueron  por fin llenados. Se le concedió por recomendación del Ministro del Culto v. Ladenberg  y Alejandro v. Humboldt una licencia por un año y un subsidio de Estado, para visitar el  Brasil.  Emprendió este viaje el 12 de Septiembre de 1850, y después de una feliz travesía, llegó  a  Río  Janeiro,  explorando  en  seguida  la  provincia  del  mismo  nombre  y  la  de  Minas  Gerais.  Habiéndose internado en esta última, tuvo la desgracia, en las orillas de Lágoa Santa, el  2  de  Junio  de  1851,  de  fracturarse  la  pierna  derecha,  circunstancia  que  lo  obligó  a  guardar cama cerca de cinco meses en la hospitalaria casa de el naturalista dinamarqués  Lund. Acortado de esta manera su viaje de exploración, volvió a Europa a principios de  1852, entusiasmado por las bellezas de la naturaleza tropical, pero poco satisfecho con  los resultados obtenidos. Desde entonces no lo abandonó el vehemente deseo de volver  a  la  América  Meridional,  deseo  que  ni  tampoco  dos  viajes  efectuados  en  las  bellas  comarcas de Italia pudieron borrar de su espíritu.  Para poder satisfacer este anhelo, volvió a gestionar una nueva Licencia; tuvo tan buen  éxito, que pudo  emprender su viaje en el otoño de 1856, con un permiso de dos años,  que más tarde fueron aumentados a cuatro, mediante los buenos oficios de Alejandro v.  Humboldt. ESCUELA DE GOBIERNO NESTOR KIRCHNER  www.encuentroamericano.com.ar 


Se  embarcó  en  Southampton,  en  el  vapor  “Tamar”  de  la  Royal  Mail  Steam  Packet  Company, el 9 de Octubre para Río Janeiro, con intensión de seguir  viaje al Río de la  Plata;  pero  no  habiendo  llegado  el  buque  de  vela  a  cuyo  bordo  había  enviado  con  anticipación,  sus  libros,  instrumentos,  utensilios,  etc.,  se  vio  obligado  a  demorar  en  aquel punto hasta el 1º de Diciembre, cuando después de muchas dificultades consiguió  la entrega de sus cajones, entretanto llegados de la aduana.  Para  no  perder  más  tiempo,  embarcó  todo  su  equipaje  junto  con  su  persona  en  el  vaporcito piamontés Sardenha, con rumbo a Montevideo a cuyo puerto arribó el 8 del  mismo  mes.  Después de una estadía de cerca de dos meses en la capital de la República oriental del  Uruguay  y en su interior (1), se puso en marcha para Buenos Aires, el 30 de Enero de  1857. El 6 de Febrero siguió viaje para el Rosario, de donde hizo su primera excursión a  la  ciudad  del  Paraná.  Vuelto  al  Rosario,  se  trasladó  en  un  carretón,  que  el  Gobierno  Central  había  puesto  a  su  disposición  con  la  correspondiente  caballada  y  escolta,  a  Mendoza, donde llegó después de un penoso viaje de 13 días.  Allí  permaneció  más  de  un  año,  ocupado  en  hacer  colecciones  zoológicas  y  mineralógicas  y  estudiar  las  condiciones  climatológicas  de  aquella  región.  El  19  de  Abril de 1858, regresó, nuevamente al Rosario, donde llegó el 4 de Mayo, acompañado  del Dr. Stamm.  Después de un descanso de diez días, se dirigió al Paraná donde permaneció durante un  año. Allí se hizo propietario de una quinta situada sobre las orillas del río, para poder  dedicarse  más  a  su  gusto  a  sus  observaciones  y  estudios,  de  lo  que  le  hubiera  sido  posible, alojándose en  la ciudad. Desgraciadamente, si bien consiguió su objeto a este  respecto, hizo malas experiencias por otros lados, y se tuvo por muy feliz, de encontrar  un comprador de su posesión, que le dejaba libre de esta hipoteca.  Los estadios que allí hizo, se relacionan con la descripción física de los alrededores de  la ciudad del Paraná, la formación geológica de la barranca y la descripción comparativa  de las faunas del Paraná y de Mendoza, así como también con la naturaleza de Santa Fe  y especialmente del Río Salado, que fueron explorados desde el Paraná.  Para  conocer  también  las  regiones  central  y  septentrional  de  la  República  Argentina,  emprendió un viaje a Córdoba y Tucumán. En la primera provincia permaneció 26 días,  explorando los alrededores de la ciudad, y la Punilla; en la segunda 6 meses (desde el 25  de  julio  de  1859  hasta  el  27 de  Enero, de 1860),  durante  cuya  época  tuvo ocasión  de  estudiar la atrayente naturaleza de Tucumán, admirar sus bellezas, saborear el excelente  queso de Tafí, reponerse, así corporal como espiritualmente, y olvidar las peripecias  y  molestias sufridas en carácter de propietario quintero en el Paraná. La permanencia en  Tucumán  la  consideró  como  la  más  agradable  y  útil  durante  su  viaje  en  la  República  Argentina,  y  hasta  los  últimos  días  de  su  vida,  Burmeister  le  ha  conservado  gratos  y  cariñosos recuerdos.  De  Tucumán  se  dirigió  a  Catamarca  y  de  ésta  a  Copacabana,  atravesando  la  alta  Cordillera, después de un viaje sumamente molesto, el 13 de Marzo. Llegó a Copiapó el  29 de Marzo y a Caldera el 1º de Abril. En este último punto se embarcó para Callao,  dirigiéndose luego a Panamá, donde arribó el 21 de Abril.  Un par de días después, en el puerto, de Aspinwall, se embarcó en el vapor Solent, para  ir  a  la  Isla  de  Santo  Tomas,  de  allí,  en  el  vapor  Shannon,  para  regresar  a  Europa,  llegando a Southampton el 11 de Mayo de 1860. ESCUELA DE GOBIERNO NESTOR KIRCHNER  www.encuentroamericano.com.ar 


Su  viaje  al  Brasil  como  el  a  las  repúblicas  Argentina  y  Uruguaya,  que  acabamos  de  narrar  a  grandes  rasgos,  las  ha  descrito  Burmeister  con  muchos  detalles  en  obras  especiales, que se mencionan en la lista bibliográfica de sus publicaciones.  Vuelto  a  su  tarea  de  profesorado,  además  de  los  antiguos  inconvenientes,  el  Dr.  Burmeister se encontró con otros nuevos, que le harían poco soportable la vida en Halle,  más  aún,  cuando  que  por  un  decreto  del  entonces  ministro  prusiano  v.  Bethman­  Hollweg,  se  exoneró  a  los  estudiantes  de  medicina  de  la  obligación  de  asistir  a  los  cursos  de  Zoología,  Botánica  y  Mineralogía,  dejando  las  aulas  de  los  profesores  respectivos casi desiertas.  Obedeciendo a su carácter enérgico, que para llegar a sus fines, le impulsaba a romper  con  sus relaciones  y  abandonar  sus  puestos,  antes  de  llevar  un  peso oneroso, pidió  su  dimisión en Marzo de 1861, la cual le fue concedida en gracia, según la expresión de la  nota real.  Durante  su  permanencia  en  la  República  Argentina,  Burmeister  se  informó  también  acerca  de  sus  instrucciones  científicas,  y  supo que  la  dirección  del  Museo  Público  de  Buenos Aires  había sido ofrecida al  naturalista A. Bravard, pero que éste no la aceptó  por querer dedicarse a exploraciones  y coleccionar por cuenta propia. En vista de esto,  Burmeister se dirigió al Enviado de la Confederación Germánica en Buenos Aires, Fr. v.  Gülich, con el objeto de ofrecer sus servicios como director del Museo, al Gobierno de  Buenos  Aires. A  la  cabeza  del  gobierno  provincial  se hallaba  entonces  el  general  don  Bartolomé  Mitre,  siendo  ministro  Sarmiento.  El  ofrecimiento  fue  aceptado  con  gran  satisfacción.  El  señor  v.  Gulich  fue  encargado de  la  misión  de  invitar  a  Burmeister a  venir  lo  más  pronto posible. Recibida la noticia, éste partió de Halle el 1º de Julio y llegó a Buenos  Aires el 1º de Septiembre de 1861.  Entretanto,  en  Buenos  Aires  los  asuntos  políticos  habían  experimentado  grandes  cambios. La provincia de este nombre se había separado de la unión nacional. Los dos  gobiernos estaban en guerra recíproca. Sarmiento había declinado su puesto de ministro.  Su sucesor el Dr. Pastor Obligado se negó a dar curso a los decretos autorizados por su  antecesor,  y  el  gobernador  mismo  se  hallaba  en  campaña,  en  frente  del  enemigo.  Finalmernte  la  batalla  de  Pavón  decidió  en  favor  de  Buenos  Aires;  el  General  Mitre  regreso  victorioso;  el  Dr.  Obligado  dimitió,  y  en  su  lugar  ocupó  el  Ministerio  de  Gobierno  el  Dr.  Eduardo  Costa,  quien  por  intervención  de  las  buenas  relaciones  de  Burmeister  despachó  el  decreto  de  nombramiento,  de  manera  que,  este  último,  pudo  ocupar  su  cargo  de  Director  del  Museo  Público  de  Buenos  Aires,  sólo  en  el  mes  de  Febrero de 1862.  Desde  entonces  comenzó  una  nueva  era  en  la  vida  del  doctor  Burmeister.  Con  caracterizada  actividad  y  energía  emprendió  su  nueva  obra,  a  la  cual  dedicó  toda  su  buena voluntad y sus esfuerzos, hasta pocos días antes de su muerte. De un gabinete de  curiosidades creó una institución científica, la cual aunque no en cuanto al número total  de  sus  colecciones  y  grandor  y  elegancia  de  su  edificio,  al  menos  por  el  valor  de  muchísimos  de  sus  objetos  y  su  preciosa  y  rica  biblioteca,  puede  rivalizar  ventajosamente  con  los  museos  nacionales  de  otros  países.  Recordamos,  en  primera  línea,  los  tesoros  paleontológicos  por  cuya  reunión  y  descripción  Burmeister  se  ha  erigido un duradero monumento; las valiosas colecciones entomológicas que encierran  un  gran  número  de  sus  ejemplares  típicos,  y  la  de  Ornitología,  que  da  a  conocer  la  variada  avifauna de  la  República  Argentina  y  países  limítrofes.  Los  tres tomos  de  los ESCUELA DE GOBIERNO NESTOR KIRCHNER  www.encuentroamericano.com.ar 


Anales de este Museo, el cual, en el año 1880, con la federalización de Buenos Aires,  pasó a ser institución nacional y lleva desde entonces el nombre de Museo Nacional de  Buenos Aires, dan testimonio vivo sobre los estudios paleontológicos de Burmeister así  como también acerca de la Sociedad Paleontológica de Buenos Aires, fundada por él.  Otra  instrucción  científica  argentina  en  cuya  organización  tomó  parte  activa,  es  la  Academia  Nacional  de  Ciencias  Exactas  de  Córdoba.  Al  reformar  la  antigua  Universidad de Córdoba, que constaba sólo de una facultad, la de Derecho, el entonces  Presidente de la República don Domingo Faustino Sarmiento, por decreto de fecha 16  de Marzo de 1870, nombró a Burmeister Comisionado extraordinario de la Facultad de  Ciencias,  con  el  encargo  de  llamar  de  Alemania  siete  profesores  y  constituir  dicha  Academia.  Establecida  esta  institución  con  seis  profesores  (cinco  de  nacionalidad  alemana  y  uno  holandés)  y  dos  ayudantes  (alemanes),  y  nombrado director de  ella  el  Dr.  Burmeister,  debía  esperarse  de  la  misma  mucho  para  el  país  y  la  ciencia;  sentimos  no  poder  afirmarlo así. La dirección de un cuerpo de profesores que en su mayoría, estaban entre  sí  en  discordancia,  desde  un  punto  alejado  como  lo  es  Buenos  Aires  de  Córdoba;  comunicaciones impropias con que constantemente se fastidiaba al director, daban lugar  a reproches enérgicos bien o mal merecidos; un reglamento exagerado y acompañado de  una nota en términos poco lisonjeros por parte del director, etc., etc., promovieron, unos  tres  años  después,  protestas,  renuncias,  destituciones,  nombramientos  de  nuevos  profesores  y,  por  fin,  la  dimisión  de  Burmeister  de  la  dirección  de  la  Academia.  Un  panfleto,  publicado por  Carl  Schultz  Sellack  en  Berlín, en  1874,  sobre  la  Facultad  de  Ciencias  Naturales  en  Córdoba,  trata  de  esa  época  anormal  de  la  Academia,  pero  debemos  advertir,  “sine  ira  et  studio”,  que  ha  sido  escrito  con  pasión,  inculpando  solamente a una parte, sin tomar en consideración errores cometidos por la otra,  y  sin  meditar las circunstancias que motivaron aquel estado de anomalía de la Academia.  Nosotros, que hemos tenido ocasión de conocer de muy cerca todos los acontecimientos  relacionados  con  los  sucesos  desarrollados  en  el  seno  de  la  misma,  podemos  asegurar  con imparcialidad, que se había pecado intra et extra muros.  Dada su constitución fuerte, y la buena salud de que gozaba, Burmeister hubiera vivido  aún  muchos  años,  conservando  su  entereza  intelectual,  su  actividad  científica  y  su  admirable firmeza en dibujar, si un fatal accidente no los hubiera acortado.  El Museo, para el cual casi sólo vivía, fue también la causa indirecta de su muerte. El 8  de Febrero de 1892, al abrir una  ventana  en el Museo, cayó de una escalera doble, en  que  había  subido,  contra un  armario  con  tanta  fuerza,  que  hizo  saltar  el  pasador de  la  puerta  del  mismo  y  rompió  un  cristal,  del  cual  un  pedazo  le  abrió  la  arteria  frontal,  ocasionándole grandes pérdidas de sangre, que produjeron una anemia cerebral, la cual  le obligó a guardar casa y cama.  Sintiendo aproximarse el fin de sus días, pidió del Gobierno su pensión, y propuso, para  sucesor después de un cambio de ideas, al Dr. Carlos Berg. Sus deseos fueron atendidos.  El  18  de  Abril  de  1892  obtuvo  su  retiro  de  Director  del  Museo  Nacional,  para  que  descansara  de  tanta  labor  y  actividad.  Pero  fatalmente,  el  estado  avanzado  de  la  debilidad de  su  cuerpo  y  la  imposibilidad  de  restituir  las  fuerzas  perdidas,  le  llevaron  muy pronto al eterno descanso: el Dr. Burmeister murió el 2 de Mayo de 1892.  Su pomposo  entierro,  llevado  a  cabo  el  4  de  Mayo,  a  las  4  de  la  tarde,  ha  puesto  de  relieve el alto aprecio que le tributaban en la República Argentina. El Estado costeó el  sepelio.  Llevaban  los  cordones:  el  Presidente  Dr.  Carlos  Pellegrini,  el  Ministro  de ESCUELA DE GOBIERNO NESTOR KIRCHNER  www.encuentroamericano.com.ar 


Justicia,  Culto  é  Instrucción  Pública  Dr.  Juan  Balestra,  el  Ministro  de  Relaciones  Exteriores  Dr.  Estanislao  S.  Zeballos,  el  Ministro  de  Alemania,  los  Directores  del  Museo Nacional, del de La Plata y del Museo Nacional de Montevideo y uno de los dos  hijos  (el  otro  se  encontraba  en  Matto  Grosso)  del  segundo  matrimonio  de  Burmeister  con  doña  Petrona  Tejeda  nativa  de  Tucumán.  Pronunciaron  discursos  el  mencionado  Ministro, Dr. Balestra en nombre del Gobierno Nacional, el Ministro de Alemania D. R.  v. Krauel, en idioma alemán, el nuevo Director del Museo Nacional Dr. Carlos Berg  y  el Sr. Francisco Seeber, insinuando este último la idea de un monumento para perpetuar  la memoria del sabio Burmeister.  Durante  su  vida  fue  objeto  de  demostraciones  de  reconocimiento  de  su  alto  saber  y  merecidas  distinciones.  Don  Pedro  II  lo  nombró  Dignatario  de  la  Orden  de  la  Rosa;  Guillermo  I  le  confirió  la  cruz  de  3a  clase  de  la  Orden  de  la  Corona  de  Prusia;  fue  miembro  honorario de ocho  instituciones  científicas,  correspondiente  de  17  y  efectivo  de  18,  y  más  de  cincuenta  especies  de  animales  y  plantas  han  sido  bautizadas  con  el  nombre de Burmeister. La conmemoración del 50º aniversario de su doctorado, el 19 de  Diciembre de 1879, fue una fiesta de verdadero homenaje (2).  Además  de  la  condecoración  prusiana  presentada  por  el  señor  Ministro  Residente  de  Alemania, Barón von Holleben, de felicitaciones, de la entrega de diplomas y de obras  dedicadas,  de  un  banquete  ofrecido.,  etc.,  la  Sociedad  Científica  Argentina  entregó  al  Dr. Burmeister su busto bien ejecutado en yeso, con el permiso obtenido del Gobierno,  para poder ser conservado en el Museo, en recuerdo de ese fausto día del director del  establecimiento.  Sus trabajos científicos los inició Burmeister con su tesis de doctorado, versando sobre  un  sistema  natural  de  los  insectos,  fundado  en  las  diferentes  fases  de  desarrollo.  En  seguida aparecieron sus tratados de Historia Natural, que traducidos en otros idiomas o  extractados, sirvieron a la enseñanza por una larga serie de años, o de base para obras  análogas posteriormente escritas.  Simultáneamente  y  más  tarde  lo  vemos  abarcar  con  singular  entendimiento  y  con  certeza y claridad casi todos los ramos de la Historia Natural. En la Entomología se nos  presenta como insigne maestro y creador: su Manual de Entomología en 8 tomos es aún  hoy,  según  la  expresión  del  Sr.  Brunner  v.  Wattenwyl,  el  evangelio  de  muchos  naturalistas  del  ramo,  y  sus  centenares  de  trabajos  entomológicos  descriptivos  perpetuarán su memoria mientras haya ciencia y se cultive el estudio.  En la Mastozoología, Ornitología y Carcinología, el doctor Burmeister nos da a conocer  centenares  de  nuevas  formas  y  tesoros  de  particularidades,  las  que  citarán  y  de  que  hablarán aún los siglos futuros.  En  la  Paleontología,  desde  su  notable  trabajo  sobre  la  organización  de  las  Trilobitas  (1843), hasta su última publicación en los Anales del Museo Nacional de Buenos Aires  (Enero  de  1892),  Burmeister  ha  hecho  conocer  una  multitud  de  seres  que  vivían  en  épocas  pasadas  muy  lejanas.  Además,  este  sabio,  cuyas  aptitudes  eran  múltiples  y  sus fuentes  inagotables,  también  nos  ha  dejado otras  obras  notables,  ya  geográfica,  ya  meteorológicas,  ya  faunísticas  y  geológicas.  En su Historia de la Creación, que desde el año 1843 apareció en muchas ediciones  y  fue traducida en varios idiomas; en sus Cuadros geológicos (1851­1853) en su Viaje al  Brasil  y  Cuadros  pintorescos  del  Brasil  (1853);  su  Viaje  por  los  Estados  del  Plata  (1861), obras en parte de carácter popular, el Dr. Burmeister se  nos presenta como un ESCUELA DE GOBIERNO NESTOR KIRCHNER  www.encuentroamericano.com.ar 


hábil maestro que sabe dominar casi todas, las ciencias. Nos impone por su claridad  y  seguridad manifiestas. Sabe descifrar muchos problemas intrincados  y esclarecerlos de  la manera más sencilla. Logra elevarse lugar correspondiente en la primera.  Un  caudal  de  material  nuevo  ha  reunido  Burmeister  en  sus  viajes  por  el  Brasil  y  los  Estados del  Plata.  Sus  publicaciones  sobre  estos países  dan un  vivo  testimonio de  sus  abundantes observaciones y de su genio universal, y a él deben las repúblicas Argentina  y  Oriental  del  Uruguay  descripciones  y  divulgaciones  de  los  conocimientos  sobre  sus  vastos territorios  y  sus producciones  naturales; para la República Argentina  ha sido el  formador  de  su  Museo  Nacional  y  el  más  desinteresado  y  celoso  investigador  de  su  suelo y de las producciones de este último.  La  lista  de  publicaciones,  dará  conocimiento  exacto  sobre  el  trabajo  intelectual  a  la  altura  de  un  verdadero  sabio,  que  comunica  científica  y  en  forma  atractiva  sus  experiencias  y  alcanza  su  ideal:  conciliar  la  vida  con  la  ciencia:  dar  a  esta  su  lugar  correspondiente en la primera.  Un  caudal  de  material  nuevo  ha  reunido  Burmeister  en  sus  viajes  por  el  Brasil  y  los  Estados del  Plata.  Sus  publicaciones  sobre  estos países  dan un  vivo  testimonio de  sus  abundantes observaciones y de su genio universal, y a él deben las repúblicas Argentina  y  Oriental  del  Uruguay  descripciones  y  divulgaciones  de  los  conocimientos  sobre  sus  vastos territorios  y  sus producciones  naturales; para la República Argentina  ha sido el  formador  de  su  Museo  Nacional  y  el  más  desinteresado  y  celoso  investigador  de  su  suelo y de las producciones de este último.  Referencias  (1) Los que se interesan por más pormenores, pueden recurrir a: Burmeister, Reise  durch die La Plata­Staaten. Tomos I y II. Halle, 1861.  (2) Bericht über die Feier des 50 jährigen Doctor­Jubilaeums des Prof. Dr. Hermann  Burmeister, begangen den 19. December 1879 in Buenos Aires. Al Manuscript  gedruckt. Buenos Aires, Druckerei von P.E. Coni. 1880. 38 páginas en 8º.  Fuente  Anales del Museo Nacional de Buenos Aires, Tomo IV, Buenos Aires, Segundo  semestre de 1895.  Efemérides – Patricios de Vuelta de Obligado.

ESCUELA DE GOBIERNO NESTOR KIRCHNER  www.encuentroamericano.com.ar 


02 de Mayo 

Eusebio Laprida 

Combate de la Vuelta de Obligado ­ 20 de Noviembre de 1845 

Nació  en  San  Pedro,  provincia  de  Buenos  Aires,  el  5  de  marzo  de  1829,  siendo  sus  padres José Ramón Laprida, español, y Agustina Acevedo, natural de Buenos Aires.  Se  inició  en  la  carrera  de  las  armas,  el  1º  de  julio  de  1845,  en  clase  de  sargento  del  Regimiento  Nº  4  de  Milicias  de  Campaña,  del  que  era  jefe  entonces  el  coronel  José  María Cortina.  Se  halló  en  el  combate  de  la  Vuelta  de  Obligado,  el  20  de  noviembre  de  1845,  a  las  órdenes  del  general  Lucio  Norberto  Mansilla,  siendo  nombrado  ese  día  el  sargento  Laprida para  allegar  municiones  a  las  baterías,  en  carros  tirados por bueyes,  comisión  que desempeñó por espacio de tres horas, hasta que los carros y bueyes desaparecieron  por efecto de las bombas de la escuadra aliada.  Al dar cuenta a su jefe de este percance,  se le ordenó pasar a incorporarse a los ayudantes del general Mansilla, lo que efectuó en  el acto, teniendo el honor el sargento Laprida, de ser quien a la oración fue mandado a  las  baterías  a  hacer  retirar  la  gente  que  hubiera  en  ellas,  no  hallando  más  que  al  comandante  Alzogaray  con  4  hombres  en  la  batería  “Restaurador”  y  al  comandante  Pérez, los que se retiraron hasta unirse al general Mansilla, que se hallaba a dos cuadras  de la batería.  Laprida fue herido en la acción.  Al día siguiente del combate fue promovido a alférez, pasando al 1er Escuadrón de su  Regimiento, a órdenes del comandante Facundo Quiroga, con el que quedó en Obligado  para  atender  a  los  buques  franceses  que  aún  permanecían  frente  a  aquel  punto.  Más  tarde pasó a San Pedro con 25 hombres, como prefecto del puerto y encargado de vigilar  el movimiento de los buques aliados que surcaban el río Paraná.  Meses después volvió  a incorporarse a su Regimiento, con el que asistió a la batalla del “Quebrachito” o del  Quebracho, poco más de una legua al norte de San Lorenzo, el 16 de enero de 1846, y el  4 de junio del mismo año, en que la acción fue en extremo violenta, sufriendo en ella los  aliados un serio contraste después de un fuego de 3 horas bien sostenido.  Poco  después  el  alférez  Laprida  regresaba  con  su  regimiento  al  campamento  en  Ramallo, siendo nombrado teniente 2º.  Con esta jerarquía asistió a la campaña de 1852,  hallándose en el combate de los Campos de Alvarez, el 31 de enero de este año, y en la  famosa  batalla  de  Caseros,  el  3  de  febrero.  Vencido  el  ejército  de  Juan  Manuel  de  Rosas, Laprida se retiró a San Pedro, donde permaneció  hasta la revolución del 11 de  setiembre  de  1852,  en  que  se  incorporó  a  las  divisiones  del  comandante  general  del  Norte, coronel Cayetano Laprida.  Este jefe lo puso a su hermano Eusebio a la cabeza de  80 soldados de línea, con los que saliendo al encuentro de 200 correntinos del ejército  del general Galán, los rindió en la “Cañada de los Cueros”, los mismos que entregó al  comandante  general  en  Ramallo,  en  momentos  en  que  el  General  tendía  su  línea  y ESCUELA DE GOBIERNO NESTOR KIRCHNER  www.encuentroamericano.com.ar 


Cayetano Laprida también; en ese momento llegó el teniente coronel Córdoba, de San  Nicolás, mandado por el general Urquiza, diciendo a Laprida, “que no le hostilizara sus  fuerzas; que se iba a Entre Ríos a colgar su espada”.  Fue en esta revolución cuando el teniente Laprida fue ascendido a capitán por orden del  gobernador  Valentín  Alsina  y  su  Ministro  de  Guerra  y  Marina,  general  José  María  Flores,  dándosele  el  mando  de  159  guardias  nacionales,  que  organizó,  y  con  ellos  marchó  al  sitio  que  el  coronel  Hilario  Lagos  puso  a  la  ciudad de Buenos  Aires  en  los  primeros días de diciembre de 1852.  Asistió  a  la  batalla de San  Gregorio,  el  22 de  enero del  año  siguiente,  bajo  el  mando  superior  del  general  Gregorio  Paz,  cayendo  en  poder  del  capitán  Eusebio  Laprida,  el  coronel  Pedro  Rosas  y  Belgrano  con  40  oficiales,  quien  los  hizo  respetar,  hasta  entregarlos al mencionado general Paz.  En mayo de 1853, antes de levantarse el sitio de la Capital, Laprida recibió el grado de  sargento mayor de caballería de línea, por orden del general Urquiza.  Terminado  el  asedio de  Buenos  Aires,  pasó  en  el  mismo  año  1853,  a  la  provincia  de  Santa  Fe,  presentándose  en  el  Rosario  al  general  Jerónimo  Costa,  quien  lo  puso  a  la  cabeza de 40 soldados santiagueños, con los cuales se batió en la batalla de El Tala, el 8  de  noviembre  de  1854,  “de  donde  retrocedimos  después  de  dejarse  completamente  deshecho  al  general  Hornos  –dice  el  comandante  Laprida  en  una  exposición  de  sus  servicios­  que  al  fin  quedó  triunfante  debido  a  las  intrigas  de  los  generales  Lagos  y  Costa, lo que nos obligó a pasar al Rosario y quedar al servicio de la Confederación”.  Acompañó al general José María Flores en su invasión a la provincia de Buenos Aires,  asistiendo al combate de las “Lagunas de Cardoso”, el 23 de enero de 1856, contra las  fuerzas  porteñas  al  mando  de  los  generales  Wenceslao  Paunero  y  Bartolomé  Mitre,  peleando  Laprida  con  30  hombres  contra  200  indios,  hasta  quedar  22  heridos  y  entre  ellos el último, no obstante lo cual los sacó e hizo formar, logrando salvarlos a todos.  En 1857 obtuvo el grado de teniente coronel de milicias, por despachos otorgados por el  gobernador de Santa Fe, brigadier general Juan Pablo López, a cuyas órdenes y a las del  general Pedernera, hizo la campaña de Cepeda, hallándose el día de la batalla mandando  la línea de tiradores de la derecha.  Fue bizarro el comportamiento del teniente coronel  Laprida  en  este  hecho  de  armas,  en  el  que  actuó  formando  parte  del  Regimiento  “Emigrados de Buenos Aires”.  Asistió  al  corto  sitio  impuesto  a  Buenos  Aires  hasta  el  tratado  del  11  de  noviembre,  después del cual se retiró a Paraná; cuyo Gobierno le extendió el 10 de febrero de 1860,  despachos  de  teniente  coronel  de  caballería  de  línea  “por  no  estar  debidamente  patentado”  y  con  el  goce  del  sueldo  en  “disponibilidad”  a  partir  del  1º  de  enero  del  mismo año.  Para la campaña de Pavón fue nombrado jefe del Regimiento 10 de Caballería, y jefe de  vanguardia a las órdenes del general Ricardo López Jordán.  Se batió con denuedo en la  acción de aquel nombre, el 17 de setiembre de 1861 con la línea de tiradores sobre las  fuerzas porteñas al mando del general Venancio Flores.  Días después de esta batalla, “viendo, ­dice el teniente coronel Laprida en la exposición  mencionada­ que no se podía seguir adelante sin sacrificar al país, me separé del ejército  y  obtuve  del  general  Mitre  garantía  para  él  y  su  regimiento,  que  desarmé  en  los  Manantiales,  y se retiró a la vida privada, en la que permaneció hasta la revolución de  1874, en que el Gobierno exigió mis humildes servicios, y sin vacilar un momento me ESCUELA DE GOBIERNO NESTOR KIRCHNER  www.encuentroamericano.com.ar 


puse  a  sus  órdenes,  hice  lo  que  pude  y  la  Provincia  lo  sabe  también;  que  informe  al  respecto  el  coronel  D.  José  María  Fernández”.  (Exposición  de  servicios  fechada  en  Rojas en noviembre de 1888).  En  la  mencionada  revolución  actuó  Laprida  al  frente  del  regimiento  de  Guardias  Nacionales  de  Rojas  y  batió  a  los  rebeldes,  sirviendo  a  las  inmediatas  órdenes  del  coronel José María Fernández, quien le ordenó el desempeño de varias comisiones, que  aquél cumplimentó con exactitud y pericia militar.  El  4  de  julio  de  1877  el  Ministro  de  Guerra,  Dr.  Alsina  lo  reincorporó  al  ejército  a  pedido  del  interesado,  formulado  el  12  de  noviembre  de  1876.  En  el  decreto  correspondiente del presidente Avellaneda se disponía el pase de Laprida a la P. M. P.  El 13 de setiembre del mismo año se batió cuerpo a cuerpo con los indios en el Fortín  Mercedes,  salvando  a  aquella  población  del  cautiverio;  resultando  herido  el  teniente  coronel  Laprida  de  un  lanzazo.  Esta  hazaña  motivó  una  nota  del  tenor  siguiente,  de  parte del gobernador de la provincia, Carlos Casares:  “Buenos Aires, setiembre 29 de 1877. – Sr. teniente coronel D. Eusebio Laprida. – Mi  estimado  teniente  coronel:  Debo  a  Ud.  una  palabra  de  gratitud  y  felicitación  por  el  servicio  que  ha  prestado  a  esta  provincia  y  por  el  bizarro  papel  que  le  ha  tocado  desempeñar, en los sucesos del 13 del presente.  “Tengo a la vista los objetos que Ud. ha tenido a bien remitirme y haré que en ellos se  perpetúe la memoria de su hazaña que recuerda los combates de la edad caballeresca.  “Agradezco, pues, en nombre de la Provincia, el  valioso servicio rendido por Ud.  y el  ejemplo  de  valor  abnegado  que  Ud.  ha  presentado  en  la  lucha  con  los  salvajes  del  desierto,  y  lo  felicito  por  la  gloria  que  sobre  Ud.  refleja  este  hecho  que  viene  a  demostrar que los años no han conseguido disminuir la talla ni debilitar el brazo de uno  de los más guapos soldados argentinos.  “Quedo de Ud. affmo. Amigo. – C. Casares”.  En  marzo  de  1879  recibió  orden  el  teniente  coronel  Laprida  de  marchar  a  campaña,  incorporado  a  la  5ª  División,  a  órdenes  del  coronel  Hilario  Lagos;  como  jefe  de  la  vanguardia de la misma.  Este jefe le dio 100 hombres y lo mandó perseguir los indios  Ranqueles,  a  los  que  dio  alcance  en  Canelo,  capturándolos  en  su  mayor  parte.  Concluida  la  campaña  del  Río  Negro,  Laprida  obtuvo  licencia  temporal  del  general  Roca.  En  1880, a  causa  de  los  sucesos  producidos,  el  coronel  Ataliva  Roca  fue  enviado del  Rosario de Santa Fe por el Comisionado Nacional Dr. Pedro Goyena, para marchar al  Norte,  Oeste  y  Sud  de  la  provincia  de  Buenos  Aires,  a  disolver  los  grupos  revolucionarios  y  colocar  nuevas  autoridades  en  los  pueblos;  al  llegar  a  Rojas,  el  comandante Laprida se le presentó con fuerzas, poniéndose a sus órdenes.  Roca le dio  varias comisiones “las que cumplió con exactitud –dice este último en informe de 12 de  mayo de 1890­ y marchando el que suscribe al Sud de la provincia dejó al comandante  Laprida para la conservación del orden en los partidos de Junín y Rojas, sosteniendo las  autoridades  civiles  que  había  colocado  en  dichos  partidos  hasta  tanto  el  Comisionado  Nacional resolviese”.  En esta oportunidad, Laprida disolvió los grupos rebeldes que permanecían por Lincoln  y  los  campos  de  Arias.  Recibió  orden  de  licenciar  sus  fuerzas  en  Rojas.  Ejerció  la ESCUELA DE GOBIERNO NESTOR KIRCHNER  www.encuentroamericano.com.ar 


comandancia  de  la  Guardia  Nacional  de  Rojas  hasta  el  8  de  noviembre  de  1881,  que  renunció.  Hizo  la  campaña  del  Chaco  setiembre­diciembre  de  1884,  en  calidad  de  ayudante  del  Ministro  de  Guerra  y  Marina,  general  Benjamín  Victorica,  quien  lo  recomienda  en  el  parte general que elevó el último día del precitado año.  El teniente coronel Laprida revistó desde el 8 de noviembre de 1881 en la P. M. D. con  anterioridad  al  1º  de  junio  de  1880,  fecha  de  su  baja  de  la  P.  M.  P.  y  5ª  División.  Revistó en el Cuartel General del ejército expedicionario al Chaco los meses de octubre,  noviembre  y  diciembre  de  1884,  para  volver  a  la  Disponible.  El  10  de  setiembre  de  1886 pasó a la “Lista de Oficiales de Estado Mayor” hasta el 28 de enero de 1888, en  que volvió a la P. M. D. con anterioridad del 1º del mismo.  El 29 de setiembre de 1890,  a la P. M. A.  El 6 de mayo de 1893 fue nombrado Intendente del Cuartel de Caballería, según deberes  de este cargo fijados por S. R. de 20 de abril de igual año; disponiéndose el 24 de mayo  revistase en “Lista de Agregados al Estado Mayor General”.  Fue Intendente del Cuartel  del Regimiento 2 de Artillería, el 30 de mayo de 1895.  El teniente coronel Laprida falleció a las 8.30 horas a.m. del 2 de mayo de 1898, en el  Hospital Militar, estando retirado del servicio desde el 6 de mayo de 1896.  Poseía las  medallas de oro de las expediciones al Río Negro y Chaco.  A  comienzos  de  1845  contrajo  enlace  con  Francisca  Navarro,  natural  de  San  Nicolás;  con la que tuvo 11 hijos.  Habiendo enviudado, Laprida se casó por segunda vez el 7 de  mayo  de  1881,  con  Concepción  Carrasco,  nacida  en  Rojas,  hija  de  Nicanor  Carrasco,  natural  del  mismo  lugar,  y  de  Sixta  Rodríguez,  de  Montevideo.  Laprida  enviudó por  segunda vez, el 7 de diciembre de 1892, en Buenos Aires.  El  coronel  Prudencio  Arnold  en  sus  difundidas  Memorias,  dice  que  el  comandante  Eusebio  Laprida,  hermano  del  general  Cayetano,  “era  un  jefe  muy  reputado”  por  su  valor.  Fuente  Efemérides – Patricios de Vuelta de Obligado.  www.revisionistas.com.ar  Yaben, Jacinto R. – Biografías argentinas y sudamericanas – Buenos Aires (1939)

ESCUELA DE GOBIERNO NESTOR KIRCHNER  www.encuentroamericano.com.ar 


03 de Mayo 

Bernardo Victorica 

Bernardo Victorica (1790­1864) 

Notable  oficinista,  taquígrafo  y  Jefe  de  Policía  de  Buenos  Aires.  Nació  en  1790  en  Maldonado,  actual  República  Oriental  del  Uruguay,  siendo  sus  padres,  Juan  de  Victorica,  capitán  de  fragata  de  la  Real  Armada,  y  Ana  María  de  la  Cámara,  pertenecientes  ambos  a  dos  familias  de  la  rancia  nobleza  española.  La  madre  de  Bernardo  Victorica  venía  encinta  en  el  viaje  de  España  a  estas  colonias,  en  circunstancias en que su esposo venía a América a desempeñar una comisión científica  que tenía por objeto el estudio de los canales del Sud del Atlántico, y de todo lo relativo  a  la  pesca de  la  ballena  y  caza  de  lobos  marinos.  Bernardo  vino  al  mundo  a poco de  llegar sus padres a Maldonado.  Cuando el capitán de fragata Juan de Victorica regresó  a España, dejó en Montevideo a su hijo Bernardo a cargo de un hijo mayor, José Manuel  de Victorica, que era a la sazón capitán de los tercios españoles que guarnecían aquella  ciudad.  Seguramente  este  Victorica  es  el  mayor  de  los  hijos  de  Juan  y  con  él  había  también otro hermano llamado Juan, en Montevideo al ausentarse sus progenitores a la  Península, a comienzos del siglo XIX.  Bernardo  Victorica  se  vino  a  Buenos  Aires  en  compañía  de  su  hermano  Juan,  y  se  dedicaron  al  comercio,  pero  al  estallar  el  entusiasmo  patriótico  de  los  “criollos”,  ansiosos de darse un gobierno local, Victorica fue uno de los más exaltados en aquella  memorable semana de Mayo, en la que se produjeron cambios trascendentales.  Sirvió  al  principio  de  la  emancipación,  en  el  Cuerpo  de  Patricios,  en  la  compañía  mandada por Nicolás de Anchorena.  Posteriormente fue teniente­alcalde en una época  en que aún no existían los jueces de paz.  Más adelante se incorporó en clase de soldado  distinguido al Regimiento de Caballería  Cívica, desde la organización de este cuerpo,  siendo  destinado  después  a  la  compañía  volante  de  artillería  a  caballo  agregada  al  mismo Regimiento, con el cual marchó a la villa de Luján.  Tal contracción reveló en el  servicio  militar,  que  el  Jefe  de  su  Regimiento  lo  propuso  a  la  Superioridad  para  el  empleo  de  teniente  de  la  citada  compañía  de  Artillería.  (Era  jefe  del  Regimiento  de  referencia el coronel Pedro Ibánez).  No obstante la propuesta de referencia, el Supremo Director de las Provincias Unidas le  extendió  despachos  de  teniente  de  la  Brigada  de  Auxiliares  Argentinos,  de  nueva  creación, y en estas circunstancias, el agraciado hizo una extensa representación ante el  Supremo  Director,  en  la  cual  manifestaba  que  en  vista  de  la  propuesta  existente,  se ESCUELA DE GOBIERNO NESTOR KIRCHNER  www.encuentroamericano.com.ar 


había costeado montura, armas y uniformes, como asimismo caballo, para continuar sus  servicios en el cuerpo de Caballería Cívica, los que serían inútiles en el destino que le  acababa de discernir la Superioridad.  “Por todas estas razones, proseguía el demandante, ocurre el exponente a la justificación  de  V.  E.  en  solicitud  de  que  se  digne  eximirle  del  nuevo  empleo  a  que  se  le  destina,  permitiéndole  la  continuación  en  el  servicio  a  que  ha  estado  destinado  (que  necesariamente  debe  desempeñar  mejor  por  su  particular  afición  a  él  e  instrucción  adquirida), bien en la clase de soldado, pues su ambición es sólo ser útil a su Patria, o  admitiendo  la  propuesta  hecha  por  su  expresado  Jefe,  a  quien  espera  se  digne  V.  E.  pedir informe sobre cuanto dejo representado”.  Tan  justificada demanda encontró eco  favorable  en  el  Supremo  Director  de  las  Provincias  Unidas,  general  Juan  Martín  de  Pueyrredón, el que le extendió a continuación del expediente de referencia el despacho  de  teniente  de  la  compañía de  Artillería  volante  del  Regimiento de Caballería  Cívica,  con fecha 24 de enero de 1817 (tal despacho fue extendido a favor del “ciudadano D.  Bernardo de Victorica”).  En agosto de 1818 se dirigió al Supremo Gobierno, solicitando una vacante de oficial  existente  en  la  Secretaría  de  Estado  en  el  Departamento  de  Hacienda,  para  lo  cual  manifestaba “algunos regulares conocimientos y los poseo igualmente en la taquigrafía,  arte  que  acaso  puede  ser  de  utilidad  al  Supremo  Gobierno”.  Este  resolvió  favorablemente la demanda de Victorica, el que fue destinado con fecha 10 de setiembre  de aquel año, al servicio de la Secretaría de Estado en el Departamento de Gobierno, en  clase  de  agregado,  con  el  sueldo  de  600  pesos  anuales,  “libres  de  todo  descuento”,  “quedando  en  la  obligación  de  instruir  en  el  arte  taquigráfico  a  las  personas  que  le  ordene  este  Gobierno”,  según  reza  el  decreto  extendido  por  el  Director  Pueyrredón  y  rubricada por el Ministro Tagle.  El 5 de agosto de 1822 fue designado Oficial 2º de la H. Junta de Representantes de la  Provincia  de  Buenos  Aires,  y  el  20  de  setiembre  del  año  siguiente,  la  misma  Sala  le  otorgaba  el  ascenso  a  Oficial  1º  de  la  Cámara.  Desempeñó  este  cargo  hasta  el  21  de  abril de 1826, fecha en la cual el ministro Julián Segundo de Agüero, por orden expresa  del  presidente  Rivadavia,  le  extendió  nombramiento  de  Oficial  Auxiliar  del  Departamento  de  Policía,  con  el  mismo  sueldo  que  gozaba  en  el  cargo  de  la  Sala  de  Representantes.  El 19 de enero de 1827 era ascendido a Oficial 2º de la misma oficina,  por vacante dejada al  fallecer Eduardo Espinosa, llevando este nombramiento también  la firma de Agüero.  El gobernador Dorrego le extendió el 10 de marzo de 1828 el ascenso a Oficial 1º del  Departamento de Policía.  Cuando estalló la revolución del 1º de diciembre de aquel año  encabezada  por  el  general  Lavalle,  éste  con  la  misma  fecha  de  su  elevación  al  poder,  determinó que el Jefe de Policía, coronel Gregorio Perdriel, se “retirase a descansar en  el  seno  de  su  familia”,  entregando  su  cargo  al  Oficial  1º,  Bernardo  Victorica.  Al  día  siguiente  el  nuevo  Gobierno  designaba  para Jefe  de  Policía de la  Provincia  al  coronel  Francisco Dionisio Sayós, continuando aquél en su empleo titular.  El  2  de  marzo  de  1832  se  hizo  cargo  interinamente  de  la  Jefatura  de  Policía,  en  reemplazo,  por  segunda  vez,  del  coronel  Perdriel,  que  falleció  al  día  siguiente;  ejerciendo el interinato hasta el 1º de abril de 1833, en que lo reemplazó el coronel Juan  Correa Morales, por renuncia de Victorica, que también entregó su puesto de Oficial 1º,  retirándose a su casa.

ESCUELA DE GOBIERNO NESTOR KIRCHNER  www.encuentroamericano.com.ar 


El  10  de  noviembre  del  mismo  año,  el  Ministro  de  Gobierno,  Manuel  José  García,  a  propuesta del  Jefe de Policía,  general  Lucio  Norberto Mansilla,  designaba  a  Bernardo  Victorica  nuevamente  Oficial  1º,  con  carácter  de  interino,  mientras  durase  la  enfermedad  del  titular,  José  María  Salvadores.  Finalmente,  el  13  del  mismo  mes  de  noviembre, por propuesta del general Mansilla, Victorica era nombrado titular en aquel  cargo.  Al  ser  elegido  Juan  Manuel de Rosas  gobernador  de  la  provincia  de  Buenos  Aires,  el  general Mansilla renunció a la Jefatura de Policía el 6 de abril de 1835; el Ministerio de  Gobierno dictó un decreto el día 8, resolviendo que el renunciante entregase el cargo al  Oficial 1º del Departamento, Bernardo Victorica, el que lo desempeñará con carácter de  interino hasta “que el Excmo. Gobernador electo disponga lo que estime conveniente”.  Esta resolución fue el único nombramiento extendido para el desempeño de la Jefatura  de Policía, cargo que ejerció Victorica  hasta el 21 de enero de 1845, fecha en que por  orden  de  Rosas,  fue  reemplazado  por  el  general  Pablo  Alemán,  guerrero  de  la  Independencia.  Durante  su  largo  período  velando  por  el  orden  público,  el  señor  Victorica tuvo que actuar en momentos de dificultades extremas, en las que se procedió  con mano firme y corazón duro, en atención a que era necesario hacer prevalecer el bien  general sobre el particular.  El  17  de  setiembre  de  1836  Rosas  le  otorgó  una  medalla  de  oro  por  la  actividad  que  desplegó con un  grupo de naturales de  las Islas  Canarias que fueron atacados por una  fiebre  muy  contagiosa.  En  efecto,  un  numeroso  contingente  de  inmigrantes  canarios  llegó  en  el  bergantín­goleta  “Lucrecia  e  Isabel  II”,  y  muchos  de  ellos  murieron  afectados de tifus o escarlatina.  La medalla de referencia tiene la siguiente inscripción  en el anverso; “Canarios, 1836”.  Poco tiempo después de dejar la Jefatura de Policía, cuya separación no se justificó, por  lo menos, oficialmente, Bernardo Victorica fue elegido diputado a la Legislatura, donde  permaneció  hasta  el  año  1850.  Algún  tiempo  después  de  su  destitución,  como  se  reagravase  una  afección  nerviosa  contraída por  Victorica  en  sus  tareas,  cuando  era  el  único taquígrafo en la  Legislatura, en 1823, Rosas ordenó se le continuase pagando la  asignación que entonces le había otorgado la H. Sala, pensión de la que disfrutó hasta la  revolución del 11 de setiembre de 1852, en que le fue suprimida arbitrariamente, ya que  se trataba de una recompensa a dilatados servicios iniciados más de 40 años antes.  Esta  asignación le fue restablecida en 1860, por el gobierno de la provincia de Buenos Aires,  lo  que  originó  una  acalorada  polémica  en  la  Legislatura,  pues  un  grupo  de  jóvenes  exaltados  consideraban  impropio  aquel  acto de  justicia,  que  fue  defendido  por  Vélez,  Avellaneda, Elizalde, Huergo, etc.  Aún cuando sus hijos se trasladaron todos a Entre Ríos después de la revolución del 11  de setiembre, Victorica permaneció en Buenos Aires hasta 1857, no queriendo dar lugar  a  que  se  sospechase  con  su  alejamiento,  de  que  pretendía  substraerse  a  cualquier  inculpación que se le pudiera formular por su actuación pública en la época rosista.  En  honor a la verdad, no se le molestó en ese sentido.  Bernardo Victorica se trasladó a Entre Ríos en el año arriba indicado y terminó sus días  en Concepción del Uruguay el 3 de mayo de 1864, a los 74 años de edad.  Había contraído enlace en Buenos Aires, en  junio de 1824, con Juana Josefa Vivanco,  porteña, nacida en 1807, hija de Joaquín de Vivanco  y de Isabel Josefa Martínez.  Del  matrimonio  de  Bernardo  Victorica  con  Juana  nacieron  11  hijos,  de  los  que  sobrevivieron  8,  a  saber:  Bernardo,  Benjamín,  José  Victoriano,  Carmen,  Enrique, ESCUELA DE GOBIERNO NESTOR KIRCHNER  www.encuentroamericano.com.ar 


Victoria, Emilio  y Julio.  El primero de ellos se dedicó a la pintura  y existe un retrato  del  general  Manuel  Antonio  Urdinarrain  que  se  debe  a  su  pincel,  así  como  también  varias  decoraciones  del  teatro  de  Concepción  del  Uruguay.  Benjamín,  fue  tres  veces  Ministro  de  Guerra  y  Marina  y  una  de  las  personas  más  destacadas  de  la  República.  Enrique  Victorica  sirvió  en  la  marina  de  la  Confederación  llegando  al  empleo  de  comandante, desempeñando numerosos cargos en la Armada.  Emilio fue estanciero en  Entre  Ríos  y  prestó  algunos  servicios  militares,  desempeñando  también  la  sub­  prefectura  del  Riachuelo;  estuvo  casado  con  una  hija  del  general  Urquiza.  Julio,  que  empezó  su  carrera  administrativa  en  1859,  como  supernumerario  en  el  Ministerio  de  Relaciones  Exteriores  de  la  Confederación,  fue  oficial  de  legación,  secretario  del  general Urquiza; también prestó servicios militares como la totalidad de sus hermanos;  fue diputado en Entre Ríos, periodista; más tarde, Director del Departamento Nacional  de Agricultura, de la Oficina de Tierras y Colonias, y comisario en varias Exposiciones,  incluso en la de 1889.  Fuente  Yaben, Jacinto R. – Biografías argentinas y sudamericanas – Buenos Aires (1939).

ESCUELA DE GOBIERNO NESTOR KIRCHNER  www.encuentroamericano.com.ar 


04 de Mayo 

Juan Agustín Maza 

Dr. Juan Agustín Maza (1784­1830) 

Nació  en  la  ciudad de  Mendoza  el  4  de  mayo  de  1794,  siendo  sus  padres,  el  teniente  coronel  de  milicias  urbanas  Isidro  Sáenz  de  la  Maza,  y  Petronila  Sotomayor.  Cursó  estudios primarios en su ciudad natal, pasando después a la Universidad de Santiago de  Chile,  para  seguir  los  de  abogado,  graduándose  en  derecho  el  24  de  enero  de  1807.  Culto, inteligente, de carácter elevado y filantrópico, poseía hermosas dotes oratorias  y  otras  calidades  descollantes  que  pronto  le  dieron  autoridad  moral  en  su  Provincia,  prestigio  merecido  que  haría  conocer  su  nombre  en  todo  el  país.  El  21  de  marzo  de  1810, la Real Audiencia le otorgaba el título de abogado.  Al estallar la revolución de Mayo, el Dr. Maza fue uno de sus más decididos campeones  en su provincia para derramar las nuevas ideas en el  pueblo mendocino, siendo el de su  Capital  uno  de  los  que  más  fervor  patriótico  reveló  en  aquella  emergencia,  en  la  que  pronunció  un  fogoso  discurso  que  enardeció  los  espíritus  y  le  valió  a  Maza  una  demostración popular sin precedentes.  Formando parte del Cabildo en 1815, tuvo en el Dr. Maza el entonces coronel José de  San Martín, uno de los más decididos colaboradores para la formación del Ejército de  los  Andes.  Poco  después  era  designado  diputado  por  Mendoza  al  Congreso  de  Tucumán,  siendo  allí,  en  el  Magno  Cuerpo  Legislativo  de  la  Patria,  uno  de  los  más  decididos  sostenedores  de  la  idea  de  la  declaratoria  de  la  Independencia  de  las  Provincias Unidas del Río de la Plata.  Lo acompañaron en su gestión representativa por  la entonces Provincia de Cuyo, el general Juan Martín de Pueyrredón, Francisco Narciso  Laprida, Tomás Godoy Cruz y fray Justo Santa María de Oro.  Se  encontraba radicado  en  Mendoza  cuando  a  fines  de  1822,  la  escasez  de  numerario  producía  grandes  trastornos  en  el  comercio,  llegando  hasta  el  extremo  de  abusarse  escandalosamente  de  la  falsificación  de  la  moneda  cortada  española  de  la  época  colonial.  Pedro  Molina,  gobernador  a  la  sazón,  se  decidió  a  establecer  por  ley  de  la  Asamblea  Provincial,  un  cuño  para  amonedar  pesetas  y  cuartos  de  plata.  Este  cuño  había sido abierto sin ninguna garantía contra la falsificación de la moneda anterior, por  lo que la Legislatura se propuso emplear en la acuñación un tipo difícil de imitar por los  falsificadores, sancionado el 5 de julio de 1822, que se batiese de moneda de oro y plata  de cordón, en lugar de cortada, pero esta ley no tuvo efecto por los muchos gastos que  requería su ejecución. ESCUELA DE GOBIERNO NESTOR KIRCHNER  www.encuentroamericano.com.ar 


Entre tanto la crisis monetaria iba en aumento, y el 29 de abril de 1824, el Dr. Maza fue  uno de los vecinos que encabezaron la junta popular que se presentó al Cabildo pidiendo  la  separación  inmediata  del  mando  del  gobernador  Molina,  a  consecuencia  del  deplorable  estado  a  que  había  conducido  a  la  provincia,  pronunciando  en  aquella  ocasión  un  discurso  elocuente  para  probar  la  conveniencia  de  organizar  al  poder  Ejecutivo bajo la forma de un triunvirato, el que fue organizado con el propio Dr. Maza,  Buenaventura Aragón y Juan Agustín Videla.  El  Dr.  Maza  en  aquella  oportunidad  fue  levantado  en  hombros  y  conducido  así  a  su  casa,  siendo  tradicional  que  el  pueblo  de  Mendoza  no  ha  rendido  ovación  más  clamorosa, espléndida  y espontánea, fuera de la tributada al vencedor de Chacabuco  y  Maipú.  Pero el triunvirato sólo duró un día, pues Molina sostenido en la mayoría de su partido,  en la Legislatura y en el Cabildo, presentó su renuncia al día siguiente, pero ésta no le  fue aceptada, y el Dr. Maza, habiendo manifestado a la Sala de Representantes que no  habiendo sido legalizado su nombramiento, hacía dimisión de él.  Cuando  en  1825,  el  Congreso  Nacional  requirió  la  opinión  de  las  provincias  sobre  la  forma  de  gobierno  que  más  deseaba,  el  Dr.  Maza  formó  parte  de  la  comisión  que  la  Legislatura encargó para presentarle el proyecto que había sancionado el 25 de octubre,  en el que constaba “que la provincia de Mendoza se pronunciaba por la forma federal de  gobierno,  semejante  a  la  que  rige  tan  prósperamente  en  los  Estados  Unidos  de  la  América del Norte y con las modificaciones que el Congreso estimara convenientes a la  naturaleza y estado de las  provincias”.  El 2 de octubre de 1829 fue nombrado ministro  del gobierno de José Clemente Benegas, cargo que ejerció con acierto.  El  Dr.  Juan  Agustín  Maza  fue  una  de  las  víctimas  inmoladas  por  los  indios  en  la  tragedia  del  Chacay,  en  junio  de  1830;  el  gobernador  Juan  Corvalán  que  había  sido  derrocado primeramente por el coronel Juan Agustín Moyano y después por el coronel  José Videla Castillo, huyó a refugiarse entre los indios del sur, reunidos a las fuerzas del  cuadrillero  Pincheira,  el  famoso  bandolero  español,  transformado  en  cacique.  Lo  acompañaba el Dr. Maza, el coronel José Aldao y otros personajes, los que creyendo a  los  indios  sus  amigos,  se  refugiaron  en  la  tribu  del  cacique  Coleto.  Los  bárbaros  hicieron  una  verdadera  masacre  el  día  11  del  mes  de  referencia,  en  la  que  halló  la  muerte el Dr. Maza con sus compañeros de infortunio.  Un  año  después,  en  1831,  el  gobierno  de  Mendoza  hizo  trasladar  los  restos  de  las  víctimas del Chacay al cementerio de Mendoza, siendo enterrados todos juntos, pero no  se conoce el lugar exacto donde se realizó la operación.  El Dr. Maza, por su ilustración  y competencia, en 1821 fue designado para ocupar una  cátedra de jurisprudencia en el Colegio de la Santísima Trinidad.  Había contraído matrimonio con Lorenza Moyano.  Fuente  Efemérides – Patricios de Vuelta de Obligado.  Yaben, Jacinto R. – Biografías argentinas y sudamericanas – Buenos Aires (1939).

ESCUELA DE GOBIERNO NESTOR KIRCHNER  www.encuentroamericano.com.ar 


04 de Mayo 

Máximo Terrero 

Máximo Terrero 

Nació  en  Buenos  Aires  el  4  de  mayo  de  1817,  hijo  de  Juan  Nepomuceno  Terrero  Villarino  y  Juana  Josefa  Muñoz  de  Rávago  y  García  de  la  Mata.  Hacia  1848,  Juan  Manuel  de  Rosas  lo  nombró comisario  del  ejército de  la  provincia,  y  luego  secretario  privado suyo.  Desde  joven  debido  a  que  su  padre  era  el  mejor  amigo  del  gobernador  frecuentó  la  residencia  de  Palermo  con  asiduidad  hasta  que  pasó  a  ocupar  una  habitación  en  ella.  Poca importancia se le había dado hasta entonces al discreto enamorado de Manuelita.  Sus  amigos  y  parientes  conocían  esos  pálidos  amores,  pero  oficialmente  no  tenían  estado público.  En  el  famoso  baile  que  el  comercio  porteño  le  ofreció  el  28  de  octubre  de  1851,  Manuelita  se  sentó  entre  las  personalidades  descollantes,  y  ni  siquiera  se  mencionó  a  Máximo entre los concurrentes a la fiesta.  Terrero acompañó al Restaurador de las Leyes a la batalla de Caseros, el 3 de febrero de  1852, y tomado preso por las fuerzas enemigas fue liberado inmediatamente por orden  del general Urquiza.  Un oficial de la corbeta sueca “Lagerbjelka” fue el encargado de  transmitirle esas noticias a Manuelita, las que le produjeron un gran alivio.  Después de la llegada a Inglaterra de Rosas y su hija, Máximo se reunió con ellos el 6  de mayo decidido a casarse y a soportar el destierro.  El 23 de octubre pidieron unirse en  matrimonio  en  la  iglesia  católica  de  Southampton  (San  José,  situada  en  Bugle  Street  84).  Ambos  se  instalaron  en  Hampstead,  localidad  próxima  a  Londres.  Rosas  quedo  solo en Southampton, arrendando una granja en la que trabajaba para vivir.  Del matrimonio nacieron dos hijos varones: Máximo Juan Nepomuceno, el 20 de mayo  de 1856, y Rodrigo Tomás, el 22 de setiembre de 1858.  Corría el año 1865.  Máximo Terrero, su esposa Manuelita Rosas y sus dos hijos pasan  los meses estivales junto a Juan Manuel de Rosas, en la granja que éste ultimo poseía en  Swathlimg.  Allí llega la triste noticia de la muerte de Juan Nepomuceno Terrero. “Con  Tatita ­escribe Manuelita a Josefa Gómez­  hemos acompañado a mi Máximo a llorar”. ESCUELA DE GOBIERNO NESTOR KIRCHNER  www.encuentroamericano.com.ar 


La amistad entre el padre de Máximo Terrero  y Juan Manuel de Rosas  no conoció de  flaquezas ni olvidos.  Juan Nepomuceno permaneció junto al amigo de infancia, luego  socio durante la  juventud de ambos, (con quien, junto a Luis Dorrego, montó el primer  saladero criollo), hasta el fin de sus días, aún cuando la distancia de dos continentes los  separó.  Fue con Juan Nepomuceno con quien Rosas compró  y pobló su famosa Estancia “Los  Cerillos”; y a él, a quien, en la hora de la desgracia, luego de ser derrotado en Caseros,  le confía todo su patrimonio.  La situación económica  de Rosas en Inglaterra era harto difícil.  La familia Terrero no  olvidó  al  amigo:  anualmente,  le  enviaban  500  libras  esterlinas.  Muchos  otros,  que  debían  incontables  favores  al  ex  Gobernador,  o  habían  sido  de  su  amistad,  e  incluso  parientes muy próximos, olvidaron al emigrado.  Máximo  Terrero  se  mantuvo  vinculado  a  los  intereses  del  Plata,  y  con  el  uruguayo  Francisco  Nin  Reyes  estimuló  las  experiencias  del  ingeniero  Charles  Tellier  en  la  congelación de la carne.  A la muerte de Juan Manuel de Rosas, ocurrida en 1877, Terrero se encontraba en viaje  a Buenos Aires.  Conoció la  infausta noticia por carta de su mujer, donde le describía  los últimos momentos de su progenitor.  Como  albacea  del  Restaurador  debió  hacer  luego  laboriosas  tratativas  para  la  devolución  de  los  bienes  propios  de  su  esposa,  cuyas  gestiones  tuvieron  amplia  publicidad.  En  1882,  Terrero  presentó  una  solicitud  ante  el  Congreso  de  la  Nación,  sobre reclamación de bienes.  El sable de San Mar tín  Asentado en Southampton, Rosas recibe el sable del Libertador, dándose cumplimiento  a  lo  establecido  en  la  tercera  cláusula  testamentaria  de  San  Martín  de  1844.  En  su  chacra de Burguess Street Farm, Juan Manuel de Rosas tenía exhibida la reliquia dentro  de un cofre, en cuya tapa hizo colocar una chapa de bronce en la que estaba grabada la  cláusula del testamento ya citado.  En el mismo pueblo inglés, Rosas redacta su testamento político con fecha 28 de agosto  de 1862.  Allí deja constancia de la distribución total de sus bienes que deja a familiares  y amigos de toda la vida.  En la cláusula 18, dice: “A mi primer amigo el señor Dn. Juan  Nepomuceno  Terrero,  se  entregará  la  espada  que  me  dejó  el  Excelentísimo  Señor  Capitán  General  Dn.  José  de  San  Martín  (…)  Muerto  mi  dicho  amigo,  pasará  a  su  Esposa  la  Señora  Da.  Juanita  Rábago  de  Terrero,  y  por  su  muerte  a  cada  uno  de  sus  hijos, e hijas, por escala de mayor edad”.  Al  morir  Rosas  el  14  de  marzo  de  1877,  el  sable  legado  quedó  en  poder  de  Máximo  Terrero, dado que los padres de éste ya habían fallecido.  A mediados de 1896, el doctor  Adolfo  P.  Carranza,  entonces  director  del  Museo  Histórico  Nacional,  le  solicita  la  repatriación  del  sable  el  que,  luego  de  algunas  gestiones,  salió  de  Southampton  para  Buenos Aires el 5 de febrero de 1897  a bordo del vapor “Danube”.  Fuente:  Cutolo,  Vicente Osvaldo –  Nuevo  diccionario  biográfico  argentino  –  Buenos  Aires (1971)  Efemérides – Patricios de Vuelta de Obligado  Turone, Gabriel O. – El sable de San Martín ESCUELA DE GOBIERNO NESTOR KIRCHNER  www.encuentroamericano.com.ar 


05 de Mayo 

Gregorio Ignacio Perdriel 

Gregorio Ignacio Perdriel (1785­1832) 

Nació  en  la  ciudad  de  Córdoba  el  5  de  Mayo  de  1785.  Siendo  sus  padres  D.  Julián  Perdriel  y doña María Josefa Garay de  Islas, pertenecientes ambos a antiguas familias  del Virreynato.  Se inició en la carrera militar durante las invasiones inglesas.  En Abril  de  1807  figuraba  como  subteniente  de  la  8ª  compañía  del  Batallón  de  Patricios  Voluntarios.  Después  de  la  segunda  invasión,  el  31  de  Julio  del  mismo  año  fue  graduado capitán del mismo cuerpo, recibiendo la efectividad de este empleo el 29 de  Agosto siguiente  El 23 de Marzo de 1809 era capitán graduado de teniente coronel en el mismo cuerpo de  Patricios.  Por  decreto  del  13  de  Enero  de  1809,  Perdriel  fue  confirmado  por  la  Real  Junta de Sevilla en su jerarquía de subteniente de Patricios.  Producida la revolución del 25 de Mayo de 1810, Perdriel fue uno de los patriotas más  entusiastas por el nuevo orden de cosas  y en su clase de capitán, acompañó al general  Belgrano  en  su  desastrosa  campaña  al  Paraguay,  en  cuyas  acciones  de  guerra  se  encontró.  En la batalla de Paraguary, el capitán Perdriel mandó la segunda columna de  ataque.  El 16 de Enero de 1811 era promovido a sargento mayor del Regimiento Nº 1 y el 21 de  Agosto  del  mismo  año  a  teniente  coronel  del  ejército.  El  19 de  Diciembre del  mismo  revista en el Regimiento Nº 1 con ese empleo.  Cuando  el  general  Belgrano  se  hizo  cargo  del  Ejército  del  Norte,  Perdriel  marchó  a  incorporarse  al  mismo  después  de  la  Batalla  de  Tucumán,  con  el  Regimiento  de  Infantería Nº 1, lo que efectuó a fines de 1812, teniendo en aquel momento este cuerpo  un efectivo de 523 plazas.  Con él asistió a la batalla de Salta, el 20 de Febrero de 1813,  donde  mandó  la  6ª  columna  de  ataque,  y  en  la  que  resultó  contuso;  mereciendo  ser  recomendado en el parte por su bizarra comportación.  En  el  desastre  de  Vilcapugio,  el  1  de  Octubre  de  aquel  año,  mandaba  la  reserva  de  Belgrano  y  en  la  batalla  de  Ayohuma  el  14  de  noviembre,  mandando  su  cuerpo,  el  Regimiento Nº 1, se encontró en el centro de la línea de combate, ostentando ya el grado  de coronel que le había sido conferido el 25 de Mayo de 1813.

ESCUELA DE GOBIERNO NESTOR KIRCHNER  www.encuentroamericano.com.ar 


El  8  de  Febrero  de  1815  fue  reconocido  como  coronel  efectivo  y  el  mismo  día  el  gobierno  nacional  lo  designaba  gobernador  intendente  de  Cuyo,  en  reemplazo  del  general San Martín.  Pero el Cabildo de Mendoza con fecha 21 de Febrero, se dirigió al  Gobierno  Supremo  de  las  Provincias  Unidas,  solicitando  que  el  general  San  Martín  continuase desempeñando el puesto “porque así ha creído que convenía a la  seguridad  del Estado y a la tranquilidad de este País que se halla inmediatamente amenazado por  el  Conquistador  de  Chile”.  El  16  de  Marzo  el  Director  Supremo  de  las  Provincias  Unidas  del  Río  de  la  Plata  comunicaba  al  general  San  Martín  su  continuación  en  el  mando de la provincia de Cuyo “entretanto existan los riesgos que la amenazan”.  El 5  de  Mayo,  Perdriel  estaba  de  regreso  en  Buenos  Aires,  y  el  29  del  mismo  mes  fue  designado vocal de la Comisión Militar.  Desalojado Alvear de la Dirección Suprema del Estado, por el motín de Fontezuelas, en  Abril  de  1815,  poco  después  Perdriel  se  separó  del  servicio  militar  con  fecha  14  de  Febrero  de  1816,  “con  goce  de  fuero  y  uso  de  uniforme”,  en  mérito  a  los  servicios  prestados a la causa de la libertad  Gobernador  de  la  Fortaleza  de  Buenos  Aires,  el  25  de  Noviembre  de  1818,  el  17  de  Febrero del año siguiente fue designado comandante general interino de Fronteras.  En  1820 fue uno de los jefes que acompañaron al general Alvear en su intentona fracasada  para  apoderarse  del  poder  en  Buenos  Aires,  actitud  suya  que  lo  desconcertó  ante  el  ambiente sano del país y que le resultó trágica personalmente, pues cayó prisionero de  Dorrego en San Nicolás el 2 de Agosto.  El triunfo definitivo de los opositores a las tendencias de aquel General, impusieron al  coronel Perdriel la aplicación de la Ley de Reforma el 28 de Febrero de 1822.  Revistó  en el E. M. de Plaza desde el 14 al 16 de Abril de 1824, en “que pasó a la Marina”; pero  el  25  de  Setiembre  del  mismo  revistaba  agregado  al  E.  M.  Activo,  habiendo  cesado  poco antes de ser Comandante de Marina.  El 29 de Diciembre de 1827 fue designado Jefe de Policía de Buenos Aires, cargo que  ejerció hasta el motín de Lavalle, el 1º de Diciembre de 1828, renunciando y diciendo a  Lavalle  que  “la  sangre  de  su  amigo  Dorrego  humeaba  en  su  corazón”. A  la  caída  del  general  Lavalle,  el  coronel  Perdriel  fue  designado  nuevamente  Jefe  de  Policía  por  decreto  del  gobernador  Viamonte,  de  fecha  3  de  Setiembre  de  1829,  cargo  que  desempeñó  hasta  su  muerte,  acaecida  el  3  de  Marzo  de  1832,  víctima  del  cólera.  El  mismo  día  el  gobernador  Juan  Manuel  de  Rosas  dictaba  un  decreto  disponiendo  la  erección de un monumento en el Cementerio de la Recoleta, para guardar sus restos, el  cual sería costeado por el Gobierno.  La “Gaceta Mercantil” del 7 de Marzo publicaba  un  sentido  artículo  necrológico,  destacando  los  grandes  servicios  prestados  a  la  Patria  por este benemérito soldado.  El  15  de  diciembre  de  1831  el  gobernador  Juan  Manuel  de  Rosas  envió  a  la  Sala  de  Representantes un mensaje para el ascenso a coroneles mayores, a los coroneles Agustín  de  Pinedo,  Gervasio  Espinosa,  Félix  de  Olazábal,  Angel  Pacheco,  Gregorio  Perdriel  y  Celestino  Vidal.  La  Sala  recién  sancionó  el  ascenso  propuesto  el  11  de  Setiembre  de  1832,  sin  excluir  en  su  resolución  al  ya  finado  coronel  Perdriel,  el  cuál  fue  así  promovido a general “post mortem”.

ESCUELA DE GOBIERNO NESTOR KIRCHNER  www.encuentroamericano.com.ar 


El  coronel  Perdriel  fue  diputado  de  la  Legislatura  de  Buenos  Aires,  elegido  en  los  comicios  del  22  de  Julio  de  1827.  Asimismo  fue  Jefe  del  Regimiento  Patricios  entre  1812 y 1813.  Fuente  Efemérides – Patricios de Vuelta de Obligado  Yaben,  Jacinto  R.  –  Biografías  Argentinas  y  Sudamericanas,  Tomo  IV,  Buenos  Aires  (1938).

ESCUELA DE GOBIERNO NESTOR KIRCHNER  www.encuentroamericano.com.ar 


05 de Mayo 

Estatuto Provisional de 1815 

Brig. Gral. José C. Rondeau (1775­1844), Director de Estado 

En el  intento de sofocar el movimiento de los Pueblos Libres que parecía irrefrenable,  en  marzo  de  1815,  el  Director  Supremo  Carlos  María  de  Alvear  ordena  a  Ignacio  Alvarez Thomas dirigirse a San Nicolás para iniciar la represión.  Pero en Fontezuelas,  éste se pronuncia contra Alvear pidiéndole la renuncia.  En realidad, todas las Provincias Unidas están rebeladas contra la conducción despótica  del joven Alvear y del grupo de desarraigados ideólogos que lo rodea.  Había pretendido  relevar  a  Rondeau,  a  cargo  del  Ejército  del  Norte,  pero  los  oficiales  se  han  insurreccionado porque no lo quieren como jefe.  Sus desinteligencias con San Martín,  ahora gobernador intendente de Cuyo, lleva a éste a intentar alejarse del poder pidiendo  licencia, pero la población mendocina no se lo permite.  Alvear aprovecha el pedido de  licencia  y nombra en su lugar a Gregorio Perdriel, quien no puede hacerse cargo de la  gobernación pues el vecindario se opone terminantemente, con lo que queda claro que el  oeste tampoco responde a Buenos Aires.  De Artigas y la Liga Federal no hablemos.  Faltaba  perder  la  Capital,  y  esto  se  produce  el  15  de  abril  de  ese  año  1815  con  el  pronunciamiento  de  Miguel  Estanislao  Soler  al  frente  de  los  cívicos.  Alvear  intenta  resistir,  pero  finalmente  opta  por  salir  del  país  y  ofrecer  sus  servicios  desde  Río  de  Janeiro, a Fernando VII.  La Asamblea se disuelve: nacida en 1813 con la decisión de declarar la independencia,  muere en 1815 manejada por un personaje que se permite solicitar el coloniaje británico.  El poder es reasumido por el Cabildo de Buenos Aires –como si nada hubiera pasado en  los  cinco  años  transcurridos  desde  el  22  de  mayo  de  1810­  y  decide,  ante  la  imposibilidad de  hacerlo  con  todos  los  pueblos de  las  Provincias  Unidas,  convocar  al  vecindario de Buenos Aires para nominar a doce electores.  El objeto de éstos sería decidir qué forma de gobierno se adoptaría, y luego designar a  quien, o a quienes, lo desempeñaran, hasta tanto se reuniera un Congreso General que  habría  de  convocar  ese  mismo  gobierno  provisional  en  “un  lugar  intermedio  de  las  Provincias  Unidas”.  Además,  dichos  electores,  unidos  a  los  miembros  del  Cabildo,  designarían una Junta de Observación que dictaría un Estatuto Provisional para regir las  Provincias  Unidas.  A  los  efectos  de  designar  los  doce  electores,  Buenos  Aires  se  dividiría  en  cuatro  cuarteles,  en  cada  uno  de  los  cuales  los  vecinos  elegirían  tres  electores.  Hecha la elección, los electores decidieron mantener el poder ejecutivo unipersonal con  el  nombre  de  Director  de  Estado,  designando  para  el  mismo  a  José  Rondeau,  e  interinamente  a  Ignacio  Alvarez  Thomas,  pues  el  primero  estaba  en  el  norte.  Los ESCUELA DE GOBIERNO NESTOR KIRCHNER  www.encuentroamericano.com.ar 


electores,  en  unión  con  los  miembros  del  Cabildo,  eligieron  la  Junta  de  Observación  compuesta  por  cinco  miembros:  Tomás  Manuel  de  Anchorena,  Esteban  Gascón,  Antonio Sáenz, Pedro Medrano y Mariano Serrano.  La Junta de Observación dictó a poco el Estatuto Provisional, con fuerte influencia de la  Constitución  española  de  Cádiz.  Es  un  largo  documento  de  derecho  público  que  comienza con una declaración de los derechos del hombre en la sociedad: a la vida, a la  honra, a la libertad, a la igualdad, a la propiedad y a la seguridad; la igualdad consistía  en  que  la  ley  “favorece  igualmente  al  poderoso  que  al  miserable”.  La  religión  del  Estado sería la católica, debiendo los habitantes respetarla,  y respetar el culto público,  considerándose  la  violación  de  este  artículo  como  una  violación  de  las  leyes  fundamentales del país.  Serían  ciudadanos  los  hombres  libres  nacidos  y  residentes  en  el  territorio  del  Estado,  entrando a los 25 años en el ejercicio de los derechos inherentes.  Entre otras causas se  suspendía la ciudadanía por ser doméstico asalariado, o por no tener propiedad u oficio  lucrativo y útil al país.  Los extranjeros de 25 años, que hubiesen residido en el país más  de cuatro años, que fuesen propietarios de un fondo al menos de cuatro mil pesos o en  su defecto ejercieran arte u oficio útil al país, y que supieran leer y escribir, gozaban de  sufragio  activo,  sin  tener  necesidad de  renunciar  a  su  ciudadanía  de origen; a  los diez  años  de  residencia  tendrán  voto  pasivo  y  podían  ser  elegidos  para  empleos  de  la  República pero no para los de gobierno; para gozar de ambos sufragios debían renunciar  a  toda otra  ciudadanía.  Ningún  español  europeo podría disfrutar del  sufragio  activo o  pasivo,  mientras  los  derechos  de  las  Provincias  Unidas  no  fueran  reconocidos  por  España,  a  menos  que  él  estuviera  decidido  por  la  libertad  del  Estado  y  que  hubiese  prestado  servicios  distinguidos  a  la  causa  del  país,  en  cuyo  caso  gozaría  de  la  ciudadanía.  Algo  curioso  de  este  Estatuto,  y  elogiable,  es  que  menciona  los  deberes  de  los  ciudadanos, entre los que cita sumisión completa a la ley, obediencia, honor y respeto a  los  magistrados  y  funcionarios  públicos,  sobrellevar  gustosos  cuantos  sacrificios  demande la Patria incluso el de la vida, respetar los derechos de los demás ciudadanos,  ser buen padre de familia, buen hijo, buen hermano y buen amigo.  Más llamativo aún  resulta la imposición de deberes al cuerpo social, entre los que se menciona una especie  de  derechos  sociales  de  los  ciudadanos,  cuando  especifica:  “Aliviar  la  miseria  y  desgracia de los ciudadanos, proporcionándoles los medios de prosperar e instruirse”.  El  poder  legislativo  residía  “para  los  objetos  necesarios  y  urgentes”,  en  la  Junta  de  Observación, hasta tanto se reuniera el Congreso General de las Provincias.  Las leyes,  antes de ser sancionadas por aquel organismo, debían ser consultadas con el Director y  el Cabildo.  Si disintiese el primero, lo mismo se promulgarían, pero no, en el caso de  que la oposición proviniera del Cabildo.  Los poderes de la Junta de Observación eran notables, desde remover los secretarios del  Director, aconsejarle medidas de gobierno, recibir de él detallados informes trimestrales  sobre las cuentas,  hasta deponerlo con acuerdo del Cabildo, en caso de que el jefe del  poder ejecutivo violara el Estatuto.  La  mencionada  Junta  se  renovaría  a  los  seis  meses,  en  sus  cinco  vocales,  siendo  su  forma de elección la prescripta por el Cabildo el 18 de abril; esta segunda Junta duraría  hasta la finalización del período del Director, y en adelante el lapso de duración sería de  un año. ESCUELA DE GOBIERNO NESTOR KIRCHNER  www.encuentroamericano.com.ar 


El poder ejecutivo lo desempeñaría un Director de Estado, cuya elección se practicaría  conforme  al  reglamento  que  se  sancionase  con  acuerdo  de  las  provincias.  Para  serlo  habría  que  ser  vecino  o  natural  de  cualquiera  de  las  provincias,  con  cinco  años  de  residencia en las mismas y tener más de 35 años.  Su plazo de mandato era de un año y  estaba  acompañado  en  su  gestión  por  tres  secretarios:  de  gobierno,  de  hacienda  y  de  guerra, que él designaba, aunque la Junta de Observación podía remover.  El desempeño  de las facultades del Director de Estado estaba controlado en profusión por el Cabildo,  la  Junta  de  Observación,  el  Consulado,  una  llamada  Comisión  Militar  y  la  Junta  de  Hacienda.  En cuanto al poder judicial, se especificaba: “El ejercicio del Poder Judicial por ahora y  hasta  la  resolución  del  Congreso  General,  residirá  en  el  Tribunal  de  recursos  extraordinarios de segunda suplicación,  nulidad e injusticia  notoria, en las Cámaras de  Apelaciones y demás juzgados inferiores”.  La  disposición,  sin  duda,  más  importante  de  este  Estatuto,  es  aquélla  por  la  cual  el  Director de Estado convocaría a las ciudades y villas de las provincias interiores “para  el pronto nombramiento de diputados que hayan  de formar la Constitución,  los cuales  deberán reunirse en la ciudad de Tucumán, para que allí acuerden el lugar en que hayan  de  continuar  sus  sesiones”.  Las  ciudades  y  villas  elegirán  un  diputado  cada  15.000  habitantes,  designándolos  los  ciudadanos,  indirectamente,  a  través  de  una  nominación  de electores a razón de un elector cada 5.000 habitantes.  El  estatuto  también  reglaba  que  los  miembros  de  los  cabildos  eran  elegidos  por  los  vecinos  de  las  ciudades,  que  a  tales  efectos  se  dividían  en  cuatro  cuarteles  que  designarían  electores  también  a  razón  de  uno  cada  5.000  habitantes;  esos  electores  elegirían a los cabildantes que durarían en el ejercicio de sus cargos un año.  La elección  de  gobernadores  de  provincia  se  harían  por  electores,  en  la  misma  proporción  de  uno  cada 5.000 habitantes.  Reunidos estos electores formarían una lista de seis candidatos,  de  los  cuales  sortearían  a  tres,  y  de  estos  tres  los  electores  decidirían  quién  sería  el  gobernador,  que  duraba  tres  años  en  el  cargo.  Los  tenientes  gobernadores  serían  designados por el Director de Estado, que lo elegiría de una terna que le propondría el  cabildo respectivo.  Había  tropas  veteranas,  milicias  provinciales  y  milicias  cívicas.  Las  primeras  serían  comandadas por el Director si fuese militar, pero asesorado por una Junta de Guerra; si  no  lo  fuera  debería  nombrar  un  general  en  jefe.  Las  milicias  provinciales  eran  los  cuerpos veteranos de las provincias.  Las milicias cívicas estaban integradas así: “Todo  habitante del Estado nacido en América, todo extranjero con domicilio de más de cuatro  años, todo español europeo con carta de ciudadanía  y  todo africano  y pardo libre, son  soldados  cívicos,  excepto  los  que  se  hallen  incorporados  en  las  tropas  de  línea  y  Armada”.  Podían ser convocados de los 15 a los 60 años.  El Cabildo de Buenos Aires  comandaba a los cívicos de esa ciudad.  Otra cosa insólita de este Estatuto es que puestos de acuerdo la Junta de Observación  y  el Cabildo, podían deponer al Director de Estado en caso de que éste violase el Estatuto  u obrase contra la salud y seguridad de la Patria, apelando para este caso a las milicias  cívicas y a la tropa veterana.  También formaban parte de Estatuto disposiciones sobre  seguridad individual y libertad de imprenta.  El Consejo de Estado quedó abolido.  El  estatuto  fue  aceptado  por  Córdoba,  Cuyo  y  Salta,  solamente  en  lo  referente  a  la  reunión del Congreso de Tucumán.  Las provincias de la Liga Federal rechazaron y no  concurrieron a dicho Congreso.  Tucumán lo admitió integral, pero provisoriamente. ESCUELA DE GOBIERNO NESTOR KIRCHNER  www.encuentroamericano.com.ar 


Fuente  Efemérides – Patricios de Vuelta de Obligado  Petrocelli, Héctor B. – Historia Constitucional Argentina – Keynes – Rosario (1993).

ESCUELA DE GOBIERNO NESTOR KIRCHNER  www.encuentroamericano.com.ar 


05 de Mayo 

Hamburgo recibe ayuda argentina 

Gran incendio de Hamburgo ­ 5 de mayo de 1842 

A comienzos de la década de 1840, Domingo Faustino Sarmiento, en  su condición de  desterrado, decidió fugarse  a Chile  y  continuar fustigando al  gobierno federal de Juan  Manuel  de  Rosas.  No  es  ésta  la  ocasión  de  puntualizar  qué  hizo  o  qué  no  hizo  Sarmiento desde el momento en que se fue al país trasandino, si bien no queremos dejar  pasar un episodio: el sanjuanino entra a Chile el 19 de noviembre de 1840, y en plena  cordillera se detiene ante la saliente de una roca, donde grabó la expresión “no se matan  las ideas”.  Sarmiento habría sido el hazmerreír de todos si tenemos en cuenta que fue él  quien  mató  sus  propias  ideas  al  incorporarse  al  partido  conservador  chileno,  rival  del  partido  liberal  y,  lógicamente,  de  las  consignas  que  Sarmiento  quería  imponer  en  Argentina.  Situados casi en la misma época, el general Manuel Oribe, con el apoyo de Rosas, pone  sitio  a  la  ciudad  de  Montevideo  en  1842,  la  cual  estaba  ocupada  por  el  general  Fructuoso Rivera, quien había recibido ayuda de las tropas imperiales del Brasil desde  antes de 1838 para poder acceder a la presidencia del Uruguay.  Y el bloqueo francés en  el Río de la Plata, que comenzó en 1838 y permaneció hasta 1840, también hizo lo suyo,  dado que imposibilitó por dos años a Oribe el pedir ayuda al Restaurador de las Leyes  para lanzarse contra Rivera y vencerlo.  En 1841, el general Juan Lavalle era derrotado, perseguido y muerto al norte del país, y  con ello se dio por tierra a  las  grandes aspiraciones unitarias de instaurar un gobierno  liberal apoyado internacionalmente.  Pero las acechanzas estaban a la orden del día, por  desgracia.  El régimen rosista  lidiaba, pues, con una  situación que a  veces  se tornaba favorable  y  otras  no  tanto.  Pensemos  un  momento  bajo  qué  situación  de  extrema  anarquía  Juan  Manuel  de  Rosas  había  decidido  tomar  las  riendas  del  país  para  salvarlo  de  la  fragmentación.  Sin  embargo,  será  la  ingratitud de  los “iluminados”  la  que,  en  la  hora  sublime  de  la  salvaguardia,  negará  el  apoyo  a  sus  compatriotas  para  plegarse  a  las  potencias imperiales del momento.  Es evidente que, detrás de la mendaz vertiente de opiniones adversas que cayeron sobre  el  federalismo  gobernante,  se  ocultaron  todos  los  aspectos  positivos  que  dicha ESCUELA DE GOBIERNO NESTOR KIRCHNER  www.encuentroamericano.com.ar 


administración pudo desplegar  hasta 1852.  Si existe una manifiesta  intención de parte  de  los  vencedores  de  Caseros,  esa  fue  la  de  eliminar  toda  pista  que  lleve  a  echar  luz  sobre las acciones solidarias y humanitarias que el rosismo evidenció.  La Confeder ación Argentina se solidar iza con Hamburgo  Según Sarmiento, como así también para el elenco que le caía simpático, el gobierno de  Rosas  era  “bárbaro”  y  “déspota”,  cuya  conducta  estaba  signada  por  el  “terrorismo  de  Estado”, por lo tanto, ningún gesto de solidaridad podía tener para él el gobierno criollo  de la Santa Federación.  Johann Christian Zimmermann era un germano nacido en 1786 en un poblado llamado  Eckenhagen, al sur de la cuenca del Ruhr.  A comienzos de 1816, o principios del año  siguiente,  llega a Buenos Aires proveniente de los Estados Unidos, quizás por haberse  dedicado  al  comercio  marítimo  de  exportación  e  importación.  En  1827,  se  casa  en  aquélla ciudad con su cuñada Luisa María Halbach, en segundas nupcias. Desde el año  1830  que  Zimmermann  es  el  cónsul  de  la  ciudad  alemana  de  Hamburgo  en  Buenos  Aires.  Transcurren largos años, hasta que en 1842 llegan a la cuenca del Plata las noticias de  un terrible incendio desatado en Hamburgo que, sin lugar a dudas, marcará un antes  y  un  después  en  su  historia.  El  siniestro  se  inició  el  5  de  mayo  de  aquél  año,  y  se  extenderá  por  durante  tres  días  más,  destruyendo  prácticamente  dicha  ciudad,  llevándose reliquias, monumentos, casas, tiendas y vidas humanas.  El fuego tuvo su epicentro en un almacén, y a causa de la sequedad y del fuerte viento,  la  ciudad  no  tardó  mucho  en  convertirse  en  una  hoguera.  Para  el  día  8 de  mayo,  los  bomberos  habían  logrado  circunscribir  el  foco  principal  del  incendio,  aunque  los  últimos bomberos recién se retiraron el 1° de julio. La tragedia reportó unas 50 personas  fallecidas  y  alrededor  de  30.000  personas  huérfanas  de  sus  hogares.  Respecto  a  los  daños  materiales,  un  total  de  90  millones  de  marcos  se  pudieron  contabilizar.  Toda  Europa quedó conmovida por el suceso, al punto de organizar toda clase de auxilios en  ayuda de la afectada ciudad.  Lejos, muy lejos de la prédica envenenada del obnubilado Sarmiento y sus acólitos, la  Confederación Argentina, meses más tarde, hizo un generoso ofrecimiento monetario en  ayuda  de  los  desguarnecidos  habitantes  de  Hamburgo.  Tres  mil  pesos  fuertes  de  la  época  se  destinaron  a  tierra  germana,  gesto  que  fue  agradecido  enormemente  por  el  antes nombrado cónsul de Hamburgo en Buenos Aires, Johann Christian Zimmermann,  quien todavía en 1842 ostentaba dicha investidura.  En  carta  fechada  el  30  de  agosto  de  1842,  esto  expresaba  Juan  Zimmermann  (tal  la  traducción de su nombre al español) a don Juan Manuel de Rosas  y, en  su nombre, al  gobierno de la Confederación Argentina:  “Exmo. y venerado Señor  Tengo  el  honor  de  acusar  recibo  de  su  apreciable  Nota,  fecha  de  ayer,  acompañando  Tres Mil Pesos cantidad en que como un amigo de Hamburgo se dignó suscribir una de ESCUELA DE GOBIERNO NESTOR KIRCHNER  www.encuentroamericano.com.ar 


las  listas  que  a  favor  de  los  Desgraciados  de  aquella  Ciudad  me  havia  permitido  remitirle.  Aunque V. E. haya querido disimular su venerado nombre ès el que ha  substitudo tan  halagüeño  para  mi,  como  sera  grato  al  Gobierno  de  Hamburgo,  aumentando  el  reconocimiento  que  se  le  debe  por  su  generoso  socorro.  En  este  concepto  no  puedo  omitir acompañar al Senado una Copia de la fina nota con que me ha honrado.  Querra V. E. persuadirse de los sentimientos con que de nuevo le saludo con la mayor  veneracion como su muy affecto y attento servidor.  Juan Zimmermann  Casa de V. E. a  30 Agosto 1842  Exmo Sor. Dn Juan Manuel de Rosas.”  ¿Cuántas  familias  en  Hamburgo  habrán  recibido  la  ayuda  económica  del  gobierno  criollo  de  la  Confederación  Argentina,  que  no  tenía  paz  y  que,  de  tanto  en  tanto,  era  asediado por guerras arbitrarias provenientes desde todas las direcciones? La tierra del  “atraso”  y  la  “barbarie”  daba un  ejemplo  inconmensurable de  caridad  y  humanidad  al  mundo del progreso y del adelanto.  Fuente  Archivo General de la Nación, “S. X. 24­5­3. B. Correspondencia de Rosas con varios.  1832­1850”, Buenos Aires.  Becar  Varela,  Alfonso  M.  –  “Patricio  Joseph  Julián  Lynch  y  Roo  (1789­1881)”,  Noviembre 2006.  Revista del Instituto de Investigaciones Históricas Juan Manuel de Rosas, N° 23, Enero­  Diciembre 1963.  Rivas, Marcos P. – “Sarmiento. Mito y Realidad”, A. Peña Lillo Editor, Buenos Aires,  1960.  Turone, Gabriel O. – 1842, Hamburgo recibe ayuda argentina – Buenos Aires (2008)

ESCUELA DE GOBIERNO NESTOR KIRCHNER  www.encuentroamericano.com.ar 


05 de Mayo 

Heroicos defensores del Fortín Fraga 

Este  episodio es el símbolo del holocausto del modesto y anónimo soldado puntano que  tan  denodadamente  luchó,  sacrificando  su  vida  al  servicio  de  la  civilización.  En  el  persistente y dramático esfuerzo realizado por los pueblos del interior en pos de un ideal  civilizador  y  de  sus  anhelos  de  progreso,  los  fortines  escalonados  en  las  fronteras  desempeñaron un rol fundamental.  Atalayas levantadas en medio del desierto, fueron los puntos de apoyo que guarnecían  las  dilatadas  líneas  de  las  fronteras  y  que  en  medio  de  su  pobre  y  desguarnecida  estructura, constituían un relativo amparo para el que audazmente cruzaba el desierto o  para el poblador que con un coraje a toda prueba se atrevía a desafiar los misterios de  una soledad preñada de traidoras celadas.  Algunos fortines estaban provistos de pequeñas defensas consistentes en cercos de palos  plantados  a  pique  o  de  zanjas  que  los  circundaban,  obstaculizando  en  acceso  a  los  miserables ranchos en que guarecían los encargados de su custodia.  Cerca de éstos se  levantaba  el  mangrullo,  rústica  especie  de  torre de observación  a  cuya  inmediación  se  extendía el corral circular en el que siempre se tenía algún caballo a mano para los casos  de apuro.  Otros  eran  simples  ranchos  de  dos  aguas,  con  paredes  de  quincha  y  techos  de  paja  asentada en barro, con sus desamparados frentes dando al campo abierto que los cercaba  y  oprimía  desde  los  cuatro  puntos  cardinales  sin  otra  ventaja  que  la  de  mantener  despejado el horizonte.  El antiguo fortín de Las Piedritas (1), llamado más tarde Fraga, pertenecía  a  la última  categoría de los misérrimos refugios que servían de aposento a los oficiales  y soldados  predestinados a vivir en un mortificante aislamiento, en constante vigila con el arma al  brazo y la vida en un pelo.  En 1867 el fortín Fraga estaba a cargo de un oficial con unos pocos soldados,  y  entre  ellos  éstos  los  hermanos  Manuel  y  Domingo  Páez,  veteranos  que  gozaban  fama  de  valientes.  Domingo, soldado de San Martín, había conquistado el grado de sargento en Maipú y en  Ituzaingó,  memorables  batallas  en  las  que  las  balas  le  respetaron  la  vida  aunque  dejándole  inutilizado  el  brazo  izquierdo,  lo  que  no  le  impedía  prestar  servicios  en  la  milicia, participando en los entreveros con temerario coraje, haciendo gala de agilidad ESCUELA DE GOBIERNO NESTOR KIRCHNER  www.encuentroamericano.com.ar 


en las cuerpeadas y de destreza en el manejo del fusil, la lanza o la daga empuñada con  su único brazo tenso y fuerte.  Continuamente era necesario correr el campo, y extendiendo la vista sobre el horizonte,  observaba sus movimientos e interpretar cualquier novedad que se ofreciera al alcance  de la vista, para tomar a tiempo las precauciones  necesarias ante  la más  leve sospecha  de un peligro o amenaza.  En  cumplimiento  de  esta  misión  una  mañana  abandonaron  el  fortín  el  oficial  y  sus  soldados  con  excepción  de  los  hermanos  Páez  que  quedaron  a  su  cuidado.  El  sol  se  ponía en el horizonte cuando el oficial y sus acompañantes regresaron sin sospechar que  las  novedades,  que  no  habían  encontrado  durante  su  recorrido,  los  esperaban  en  el  propio fortín con el signo macabro de la muerte y desolación.  Durante  su  ausencia  una  partida  de  indios  entreverados  con  algunos  gauchos  desalmados, habían atacado el miserable rancho que presuntuosamente se denominaba  fortín  (2).  Los  hermanos  Páez  en  un  desesperado  esfuerzo  pretendieron  defenderse  parapetados en su interior manteniendo a raya a sus atacantes, de los cuales uno había  caído para no levantarse más.  Pero, cuando ardió el rancho incendiado por los bárbaros,  los defensores tuvieron que continuar la lucha sin otro resguardo que sus armas y coraje.  El  cuadro  era  un  trasunto  real  del  valor  legendario  de  los  hermanos  Páez  y  de  la  ferocidad y alevosía de sus atacantes.  En  medio  de  la  soledad  se  levantaba  el  esqueleto  ennegrecido  de  la  precaria  construcción  con  sus  horcones  y  cumbrera  aún  humeantes  y  a  pocos  pasos,  sobre  el  terreno trillado durante la tenaz lucha, como si la muerte los hubiera llamado a la paz de  la reconciliación, los cuerpos mutilados de dos indios y de los hermanos Páez.  Los salvajes y Manuel Páez ostentaban en sus cuerpos los signos del terrible encuentro.  Domingo  estaba  inconsciente,  cubierto  por  la  sangre  que  manaba  de  las  dieciocho  heridas  que  le  infirieron.  Los  indios  lo  habían  considerado  muerto  y  por  eso  no  se  tomaron el trabajo de despenarlo.  Los  últimos  años  de  vida  los  paso  en  Mercedes.  De  sus  labios  recogió  el  padre  de  Belarmino T. Olguín, la versión de los que ocurrió aquel aciago día a la que éste le dio  forma  y  publicidad  en  un  artículo  titulado:  “Pequeños  episodios  puntanos”  –  “Dos  bravos soldados en el Fortín Fraga”. (3)  El pequeño y sangriento drama del fortín Fraga, es un doloroso ejemplo de la ilimitada  barbarie indígena y del heroico sacrificio del modesto soldado de la patria.  Por eso vaya  nuestro homenaje al sufrido y anónimo soldado puntano, sin cuya sangre y heroísmo no  hubiera plasmado la gloriosa gesta de nuestra puntana tierra.  Refer encias  (1)  En  ese  Fortín  estuvo  el  Coronel  Fraga,  que  murió  mas  tarde  gloriosamente  en  la  batalla de Tuyuti, con motivo de la  guerra de Argentina contra Paraguay, en mayo de  1866.  Por esta circunstancia el gobierno de San Luis cambio el nombre de Fortín Las  Piedritas por el de Fraga.  Cuando en 1880 comienza a circular el Ferrocarril, el poblado  se traslada al sector sur y luego con la construcción de la ruta 7 (actualmente Autopista  de  las  Sierras  Puntanas)  cambia  nuevamente  de  lugar  emplazándose  donde  esta  actualmente,  constituyendo  la  actual  población  de  Fraga,  en  el  Departamento de  Gral.  Pringles.

ESCUELA DE GOBIERNO NESTOR KIRCHNER  www.encuentroamericano.com.ar 


(2)  Prado  nos  presenta  una  fiel  imagen  de  lo  que  era  la  vida  en  estos  miserables  reductos;  “La  impresión  del  fortín –expresa­  grosero  montón  de  tierra  rodeado por un  enorme foso, me dio frío”.  (3) En “La Voz del Sud”, julio 16 de 1940.  Fuente  Efemérides – Patricios de Vuelta de Obligado  Pastor, Reynaldo A. – San Luis, su gloriosa y callada gesta (1810­1967) – Buenos Aires  (1970).  Prado, Manuel – La guerra al malón – EUDEBA, Buenos Aires (1960).

ESCUELA DE GOBIERNO NESTOR KIRCHNER  www.encuentroamericano.com.ar 


07 de Mayo 

Domingo Arenas 

Coronel Domingo Arenas (1792­1859) 

Nació en Montevideo en el año 1792, siendo sus padres Juan Antonio Arenas y Tomasa  Acosta.  Empezó  su  carrera  militar  con  el  primer  grito  de  libertad  que  resonó  en  América  y  el  28  de  agosto  de  1812  se  le  agregó  al  Regimiento  de  “Dragones  de  la  Patria”  en  clase  de  teniente,  en  Concepción  del  Uruguay.  En  octubre  del  mismo  año  marchó  con  su  cuerpo  a  poner  sitio  a  Montevideo  por  segunda  vez.  Arenas  había  asistido  también  al  primer  asedio  de  aquella  plaza  como  subteniente  del  Regimiento  “Milicias del Campo”.  Se halló en la batalla del Cerrito, el 31 de diciembre de 1812, donde recibió un terrible  bayonetazo,  y  en  otros  hechos  de  armas  de  menor  importancia  que  tuvieron  lugar  alrededor  de  la  plaza  sitiada,  siendo  herido  de  bala  en  la  guerrilla  del  11  de  junio  de  1814, asistiendo a la toma de aquella el 23 de junio del mismo año, por lo cual, el 1º de  enero de 1818 se ordenó le fuese entregada la medalla de plata acordada por el Supremo  Director Posadas a los vencedores.  El 19 de setiembre de 1814, Arenas fue ascendido a  ayudante  mayor  de  las  Milicias  Generales  de  Entre  Ríos.  Hizo  la  campaña  de  esta  provincia y Corrientes, siendo herido de bala en el brazo izquierdo en la batalla de Pos­  Pos, en octubre de 1814.  El  1º  de  mayo  de  1815  volvió  a  incorporarse  a  los  Dragones  de  la  Patria,  siendo  promovido a teniente 1º con grado de capitán el  día 18 del mismo mes  y año, en la 1ª  Compañía del 1er Escuadrón del regimiento mencionado, con el cual estuvo acantonado  en San José de Flores, marchando en agosto del mismo año 1815, a Santa Fe y a fines  de éste marchó a incorporarse al Ejército del Norte.  En octubre de 1816 revista como  capitán graduado en la “Escolta del Sr. Capitán General en Tucumán”.  El  6  de  agosto  de  1817  fue  promovido  a  capitán  efectivo  de  la  1ª  Compañía  del  4º  Escuadrón de Dragones de la Nación, nombre que tomaron los Dragones de la Patria  y  del Perú al ser refundidos en un solo cuerpo por disposición del general Belgrano.  El  capitán  Arenas  continuó  sirviendo  en  la  escolta del  general  en  jefe del  Ejército  del  Norte,  acompañando  a  éste  en  su  campaña  contra  Estanislao  López,  en  Santa  Fe;  permaneciendo  en  aquel  ejército  hasta  el  22  de  setiembre  de  1819,  en  que  obtuvo  su  retiro agregado a la plaza de Tucumán, por haberlo solicitado el 28 de julio, pidiendo  “algún  empleo  pasivo  en  Jujuy”  o  sus  inmediaciones,  a  causa  de  sus  achaques.  Con  fecha  19  del  mes  anterior  había  sido  reconocido  como  sargento  mayor  graduado,  a ESCUELA DE GOBIERNO NESTOR KIRCHNER  www.encuentroamericano.com.ar 


propuesta  de  Belgrano  formulada  el  2  de  junio  por  indicación  del  coronel  Zelaya;  y  Güemes,  en  el  carácter  de  general  en  jefe  del  Ejército  de  Observación  del  Perú,  le  confirió los despachos de sargento mayor efectivo y teniente coronel graduado, el 20 de  agosto de 1820, participando Arenas en la gloriosa defensa del territorio argentino que  llevaron a cabo las tropas salteñas a las órdenes del inmortal caudillo.  El  gobernador  Arenales  le  confirió  el  5  de  marzo  de  1824  la  efectividad  de  teniente  coronel  de  caballería,  y  el  19  de  agosto  del  mismo  año,  lo  designó  coronel  y  comandante general de las milicias de Jujuy reteniendo ya desde el 29 de abril de aquel  año, el comando del 1er Escuadrón de Milicias de Jujuy.  Al mando del mismo Arenales  hizo la campaña en el Alto Perú en el segundo semestre de 1824 y comienzos de 1825,  que  dio  fin  a  la  guerra  de  la  Independencia  con  la  muerte  del  general  realista  Pedro  Antonio  de  Olañeta,  a  consecuencia  de  las  heridas  que  recibió  en  el  combate  de  Tumusla el 1º de abril de 1825.  En julio de este año, Arenales lo nombró coronel de la  “División  Protectora  de  los  Pueblos  del  Perú”.  El  1º  de  julio  de  1826  era  jefe  de  las  milicias de Jujuy.  Al frente de 200 hombres, en los que iban los de Perico y la Toma, marchó para Salta,  en febrero de 1827, en apoyo de Arenales, que fue derrocado por Gorriti.  El  gobernador  de  Salta,  general  Pablo  Latorre,  designó  al  coronel  Arenas,  su  edecán,  con  fecha  27  de  julio  de  1832,  nombrándolo  también  aquel  mandatario,  comandante  principal  del  Escuadrón  de  la  Federación.  Acompañó  al  teniente  coronel  Fascio  y  demás patriotas de Jujuy cuando proclamaron la independencia de esta provincia de la  de Salta, distinguiéndose el coronel Arenas en el combate de Castañares, librado el 13  de  diciembre  de  1834,  que  dio  el  triunfo  a  los  jujeños,  sobre  las  fuerzas  de  Salta  del  gobernador Latorre, el que cayó prisionero y fue sacrificado el 29 del mismo mes, en su  prisión.  El  gobernador  de  Jujuy,  general  Pablo  Alemán,  le  designó  el  1º  de  mayo  de  1836  coronel comandante en jefe del Regimiento de Federales Nº 1.  El coronel Arenas intervino activamente en las luchas fratricidas que ensangrentaron las  provincias  del  Norte.  En  la  campaña  contra  el  general  Lavalle,  mandó  Arenas  un  regimiento que operó en las provincias de Salta y de Jujuy.  Cuando Lavalle fue batido  en Monte Grande o Famaillá, el regimiento de lanceros de Arenas estuvo encargado de  la  persecución  de  los  restos del  denominado  “Ejército  Libertador” por  la  provincia  de  Jujuy,  y  pertenecía  a  aquel  regimiento  el  destacamento  que  al  mando  del  entonces  capitán Fortunato Blanco, marchó a capturar al doctor Elías Bedoya, en la casa en que  se alojaba en la capital jujeña, donde se hallaba el general Juan Lavalle, que recibió un  tiro  disparado  por  el  soldado  José  Bracho,  del  destacamento  aludido,  causándole  una  muerte  inmediata  el  9  de  octubre  de  1841.  El  coronel  Arenas  era  en  esta  época  jefe  político del departamento de la Cabaña.  El  3  de  setiembre  de  1858,  poco  antes  de  fallecer,  el  Gobierno  de  la  Confederación  acordaba  el  alta  del  coronel  de  caballería  Domingo  Arenas,  en  el  Estado  Mayor  de  plaza, sección Jujuy.  Esta resolución fue tomada de acuerdo al decreto del 1º de octubre  de 1856, por el cual se llamó al sueldo de la Patria a todos los argentinos que habiendo  tomado parte en la Guerra de la Independencia estaban emigrados.  Arenas  testó,  estando  aparentemente  sano,  el  1º  de  mayo  de  1858.  Había  contraído  enlace en Jujuy con Brígida Iriarte, matrimonio del cual nacieron nueve hijos.  El coronel Domingo Arenas falleció en Jujuy el 7 de mayo de 1859. ESCUELA DE GOBIERNO NESTOR KIRCHNER  www.encuentroamericano.com.ar 


Fuente  Efemérides – Patricios de Vuelta de Obligado.

ESCUELA DE GOBIERNO NESTOR KIRCHNER  www.encuentroamericano.com.ar 


07 de Mayo 

La travesía de Tschiffely, Mancha y Gato 

“El 23 de abril de 1925, por la mañana temprano, dejé mi hotel de la calle Reconquista  (el “Universelle”, que ya no existe) y me dirigí a las instalaciones de la Sociedad Rural,  acompañado por mi perro, que parecía husmear el desastre y debió ser atado a un cordel  para  que  me  acompañase.  Los  inconvenientes  comenzaron  temprano;  los  caballos  se  oponían tenazmente a ser ensillados…”  Así comenzó años más tarde el primer capítulo  de  sus  memorias,  Aimé  Félix  Tschiffely,  el  protagonista  de  una  hazaña  no  superada  hasta el presente: unir a caballo las tres Américas, recorriendo para ello…. ¡alrededor de  21.500 kilómetros!  Tschiffely  contaba  entonces,  29  años.  Había  nacido  en  Berna  el  7  de  mayo  de  1895.  Después de haber concluido  su educación en Suiza, su país de origen, estuvo en  Inglaterra  y  luego  se  dirigió  a  la  Argentina,  donde  por  espacio  de  nueve  años  enseñó  idiomas en el Saint George’s College, de Quilmes, provincia de Buenos Aires.  Hasta ese entonces su vida se deslizó dentro de una singular normalidad y tan sólo los  paseos  de  domingo,  cabalgando  algún  caballo  del  lugar  rompían  la  monotonía  de  su  vida,  consagrada  enteramente  a  la  enseñanza.  Más,  un  espíritu  emprendedor  y  dinámico, cual era el suyo, poco tiempo habría de permanecer sujeto a la monótona vida  del colegio.  Y así fue generando la idea de “la gran aventura”.  Después de varias tentativas frustradas, se dirigió una tarde a la redacción del diario “La  Nación”,  de  la  Capital,  solicitando  una  entrevista  con  el  doctor  Osvaldo  Peró,  por  entonces  “técnico,  periodista,  escultor  y  sobre  todo  muy  gaucho”,  como  él  mismo  lo  definió  años  más  tarde.  Por  intermedio  del  doctor  Peró,  conoció  en  seguida al  doctor  Emilio  Solanet,  amigo  y  colega  de  aquél,  dueño  de  la  estancia  “El  Cardal”,  cerca  de  Ayacucho, en la provincia de Buenos Aires.  Entusiasta cultor de la crianza del caballo criollo, el doctor Solanet no pudo menos que  extrañarse ante el raro pedido suyo: ESCUELA DE GOBIERNO NESTOR KIRCHNER  www.encuentroamericano.com.ar 


­¿Adónde quiere ir?…  ­A Nueva York, doctor –y de no haber sido por la seriedad del personaje, aquel hombre  hubiera tomado a broma lo que se le solicitaba.  Y allí mismo, lo invitó a pasar al corral.  Tschiffely  reconocía  en  el  doctor  Solanet  a  una  verdadera  autoridad  en  materia  equina.  Había seguido toda su actuación en defensa del caballo, recordando que en una  charla pronunciada en la Facultad de Agronomía y Veterinaria, los méritos del “criollo”  habían  sido  largamente  ponderados  por  él.  Expuso  allí  Solanet  que  cien,  doscientas  leguas  y  más  aún,  fueron  cubiertas  durante  meses  por  los  bravos  caballos  criollos  durante  la  Guerra  de  la  Emancipación  y,  cómo  después  de  cargas  victoriosas,  su  alimentación  alcanzó  tan  sólo  a  lo  que  podían  encontrar.  Aquellos  nobles  productos  habían soportado el abrasante sol del desierto y los hielos, con verdadero estoicismo  y  las  muestras  de  esos  sacrificios  merecieron  que  el  doctor  Solanet  –en  función  de  cabañero­ dedicara ahora todos sus desvelos a criarlos.  El primer encuentr o  En  el  corral  de  “El  Cardal”  se  produjo  el  primer  encuentro  entre  Tschiffely  y  quienes  serían sus camaradas de aventuras. Solanet le ofreció dos ejemplares reconocidos como  muy  “buenos  y  voluntariosos”:  Mancha,  que  por  entonces  contaba  dieciséis  años,  y  Gato,  que  tenía  quince.  Los  dos  animales  habían  pertenecido  a  un  jefe  indio  llamado  Liempichum,  y  se  los  sabía  salvajes  entre  salvajes.  Varios  domadores  debieron  turnar  su paciencia para poder volverlos dóciles.  Mancha era overo rosado, manchado.  Gato, como bien su nombre indicaba, gateado.  A  Mancha  había  que  reconocerle  todos  los  atributos  de  un  “perro  guardián”.  Siempre  atento a cuanto a su alrededor ocurría, vivía desconfiando de los extraños y no permitía  que otra persona, más que el amo, lo montase.  Gato era muy distinto.  A diferencia de  su compañero de morada, no era expresivo.  Por lo contrario, era menos intuitivo, pero  más  voluntarioso.  Sus  ojos  poseían  una  expresión  infantil  y  parecía  mirar  todo  con  inusitada  sorpresa.  En  ambos  estaban  dadas  las  dos  cualidades:  para  Mancha,  el  instinto,  suerte  de  dominación  además  que  imponía  sobre  Gato;  y  para  éste,  una  inocente  contracción  para  el  trabajo.  Empero,  había  que  reconocerle  a  Gato,  como  el  mismo Tschiffely lo hizo años después, una rara intuición para pantanos, tembladerales  y  fango.  El  maestro  suizo  escribió  en  sus  memorias,  que  si  los  dos  caballos  hubiesen  tenido  la  facultad de  la  voz  y  la  comprensión  humanas,  hubiera  recurrido  a Gato para  confiarle sus preocupaciones y secretos. Pero si hubiese necesitado ir de fiesta, hubiera  preferido invariablemente a Mancha.  Tenía más personalidad que aquél.  Un  viejo  gaucho  inglés,  don  Edmundo  Griffin,  propietario de  la  estancia  “La  Palma”,  cercana a Paysandú, puso a disposición de Tschiffely un cirigote (tipo de silla usado en  Entre Ríos).  Esa fue la única montura que usó durante el  viaje.  Y completó su atavío  con  un  gran  poncho  impermeable  y  un  mosquitero,  de  modo  que  el  peso  total  no  sobrepasara  los  sesenta  kilogramos,  teniendo  en  cuenta  que  debería  usar  de  carga,  indistintamente, a los dos caballos.  En  las  vacaciones  de  ese  año  1925,  Tschiffely  se  entrenó  convenientemente,  preparándose  para  la  “excursión”,  como  el  simplemente  llamó  a  su  empresa.  Cuando  todo  estuvo  listo,  los  dos  caballos  fueron  enviados  al  local  de  la  Sociedad  Rural,  en ESCUELA DE GOBIERNO NESTOR KIRCHNER  www.encuentroamericano.com.ar 


Buenos  Aires,  y  allí  se  alojaron  hasta  el  momento  de  la  partida.  Los  comentarios  previos  de  la  prensa,  mostraron  un  escepticismo  muy  singular.  Hasta  se  lo  llegó  a  acusar de “crueldad” hacia los animales, en conocimiento de lo que se proponía.  Pero a  despecho  de  todas  esas  acusaciones,  el  “aventurero”  contó  con  el  apoyo  de  algunos  deportistas conocidos y el de la Sociedad “Criadores de Criollo”.  La histór ica par tida  En  la  mañana  del  25  de  abril  de  aquel  lejano  1925,  Aimé  Félix  Tschiffely  dejó  su  alojamiento céntrico y en compañía de un ejemplar de policía belga –el perro iba a ser  también  de  la  partida­  se  dirigió  en  busca  de  sus  dos  “amigos”.  Mas,  aquel  perro  no  contó con la inicial simpatía de los caballos, en especial con la de Mancha, quien en el  primer día de marcha, le obsequió tan brutal coz en una cadera, que le obligó a quedarse  en Buenos Aires.  Montando a Gato, en tanto que el otro animal  hacía de carguero, Tschiffely recibió el  saludo de muy pocos amigos e inició la marcha, en momentos en que una tenue llovizna  comenzó a caer sobre Buenos Aires.  Esa llovizna se convirtió en lluvia torrencial antes de llegar a Morón y hubo que hacer  noche  en  un  boliche  de  campaña. Los  caminos  quedaron  intransitables  y  a  tren  muy  lento se dirigió hacia Rosario, donde arribó después de varios días de marcha.  De allí  tomó  rumbo  noroeste,  hacia  la  frontera  con  Bolivia,  debiendo  pasar  antes  por  “las  desoladas regiones de Santiago del Estero”, por Tucumán, a la que denominó “el edén  argentino”  y  por  Jujuy,  desde  donde  tomó  por  un  vasto  y  profundo  valle,  orientado  directamente hacia el Norte.  Los  medios  económicos  con  que  contó  Tschiffely,  fueron  propios.  No  recibió  subvención alguna, que le permitiera pasar siquiera los primeros días de marcha.  Como  los preparativos de su viaje insumieron algo más de seis meses, durante ese lapso, todas  sus entradas fueron destinadas a solventar económicamente su firme decisión.  Después,  durante el viaje  y a medida que avanzaban las jornadas de marcha, la cosa resultó más  fácil.  En los lugares que detenía su andar, se lo recibía con alimentación adecuada, para  él y sus animales y se le proveía el suficiente forraje para que sus cabalgaduras pudieran  aguantar al menos un par de semanas.  Habían pasado varias semanas de azarosa marcha –lluvias, calor y frío acrisolados en un  lento derrotero­ cuando llegó Tschiffely a la quebrada de Humahuaca.  Y contó de ella,  años más tarde, una muy antigua fábula, que oyó de labios de un viejo indio:  “En los tiempos de nuestros viejos antecesores, vivía en un lado del valle una tribu de  indios poderosa y próspera y en las laderas de la montaña opuesta, habíase instalado una  tribu  igualmente  fuerte  y  bien  organizada.  La  envidia  y  la  ambición  los  convirtió  en  enconados enemigos y se libraron entre ambas feroces batallas.  El cacique de una tribu  tenía  un  hijo  y  su  enemigo  de  la  otra  tribu,  una  hermosa  muchacha.  Por  las  noches  solían  verse.  Pronto  despertaron  sospechas  y  un  día  el  padre  de  la  joven  envió  un  mensajero  a  su  rival,  amenazándole  con  ejecutar  a  su  hijo  si  lo  descubría  con  su  hija.  En  una  ocasión  fue  descubierto,  tomado  prisionero  y  conducido  ante  el  enemigo.  Este  ordenó  que  lo  decapitaran  en  seguida,  orden  que  se  cumplió  de  inmediato.  La cabeza, separada del cuerpo, fue llevada a la muchacha, quien la acarició ESCUELA DE GOBIERNO NESTOR KIRCHNER  www.encuentroamericano.com.ar 


en  un  arrebato  nervioso.  Según  cuenta  la  leyenda,  los  ojos  de  la  cabeza,  aún  tibia,  se  abrieron  y  dejaron  escapar  dos  lágrimas.  Desde  entonces  ese  valle  se  ha  llamado  Humahuaca, que quiere decir “cabeza que llora”.  Tras dejar los Andes, Tschiffely siguió caminando hacia Bolivia.  De allí pasó a Potosí,  el altiplano, hasta llegar a La Paz. De su andar por Potosí, quedó la referencia hacia los  aimaraes,  indios  de  ese  lugar,  cuyo  idioma  debe figurar  entre  los  menos  musicales  de  todas las lenguas dado que  parecen hablarlo con el fondo de la garganta y el estómago.  Después de abandonar el lago Titicaca  y  llegar a su desembocadura, los “tres amigos”  se  hallaron  ante  un  puente,  y  luego  de  cruzarlo,  entraron  en  la  República  del  Perú.  Varias semanas en Cuzco, y luego en Lima, para llegar después a los arenales  y  desiertos de la costa peruana.  De esos penosos cruces, escribió Tschiffely esta historia:  “Contrariando la práctica de  la mayoría de los viajeros de las regiones secas,  no  llevé  agua.  Para mi uso personal disponía de una caramañola de coñac y otra llena de jugo de  limón  mezclado  con  sal.  Esta  bebida  resultaba  muy  estimulante,  pero  de  sabor  tan  ingrato  que  nunca  sentí  deseos  de  beber  mucho  de  una  sola  vez.  En  cuanto  a  los  caballos, calculé que la energía que gastarían en transportar agua, sería muy superior al  beneficio  derivado de beberla,  así  que  sólo la  tuvieron  cuando llegamos  a  algún río o  poblado.  Creo  que  mi  teoría  era  sólida;  con  carga  ligera  ganábamos  en  velocidad  y  evitábamos  que  los  caballos  se  lastimasen  los  lomos,  porque  el  agua  es  la  carga  más  incómoda que un animal puede llevar.  Sólo en raras ocasiones, parecieron mis caballos  sufrir algo de sed”.  Sigue la mar cha  Al recorrer estas latitudes, el andar se hizo enteramente penoso.  Un día de marcha era  compensado con dos de descanso, o tal vez más, a causa de la aridez de los caminos  y  los constantes desiertos.  Las noches lo sorprenderían pidiendo albergue en calabozos de  comisarías,  de  los  que  el  “infatigable”  suizo,  anotó  frases  como  esta:  “El  bueno  y  patriota  ciudadano  peruano  Pedro  Alvarez,  sufrió  hambre  y  lloró  aquí  durante  seis  meses”.  En otra oportunidad, acampó en un cementerio y de allí, de una de las tumbas  que le sirvieron de almohada, registró esto: “Aquí yacen los huesos de XX, que era un  buen hombre, pero mal peleador”.  Al  llegar  a  Olmos,  después  de  evitar  el  desierto  de  Sechura,  pernoctó  en  otra  comisaría.  Las  muchas  historias  que  había  oído,  referidas  a  bandidos,  mortandad  y  hambre,  a  pesar  de  no  resultarle  nuevas,  no  las  vivió.  Sin  embargo  –contó  años  más  tarde­  la  única  molestia  que  soportó  durante  la  noche  que  pasó  en  Olmos,  fue  la  de  numerosas ratas, una de las cuales le mordió una oreja.  La región montañosa del Ecuador, fue la escala siguiente en el itinerario del maestro.  A  esta  altura  del  relato,  cabe  consignar  que  la  importancia  dada  por  el  periodismote  nuestro país a la aventura, fue realmente escasa.  Algunos diario solamente se limitaron  a reproducir cables de este tenor: “Llegó Tschiffely”, “Partió Tschiffely”, agregando a  ello, el nombre del país de donde provenía la información.

ESCUELA DE GOBIERNO NESTOR KIRCHNER  www.encuentroamericano.com.ar 


Contrariamente con ello, las recepciones en los distintos puntos que tocaba, iban siendo  más  numerosas  a  medida  que  el  tiempo  transcurría,  aumentando  la  magnitud  de  su  hazaña.  En la región montañosa del Ecuador, conoció Tschiffely la historia de los indios jíbaros,  que descarnadamente pintó años después en su libro:  “Habitan  en  el  interior  y  son  de un  tipo distinto a  los “runas”,  que  en  su mayoría  son  agricultores  o  trabajan  como  albañiles,  barrenderos,  etc.  A  los  jíbaros  s  eles  llama  a  veces “cazadores de cabezas”, pero la mayor parte de las historias que corren acerca de  su  ferocidad  y  crueldad  es  invención  de  viajeros  y  escritores  que  se  sirven  más  de  la  imaginación que del conocimiento de los hechos.  Cuando el jíbaro mata a un enemigo,  dispone  de  un  procedimiento  para  reducirle  la  cabeza  a  un  tamaño muy  pequeño,  sin  desfigurar sus rasgos.  He visto cabezas reducidas al tamaño del puño de un hombre  y  una  vez tuve en mis manos,  la de una muchacha, la más  hermosa que he  visto  jamás,  porque parecía dormida. Cuando me cansé de llevar tan fúnebre carga, se la regalé a un  conocido, lo que no he cesado de lamentar desde entonces”.  Después de abandonar Quito, los “viajeros” cruzaron el Ecuador para llegar  a Colombia  y luego a Bogotá.  Insólita aventura significó sortear el “río de los cocodrilos”, incidente  tras el cual arribaron a Cartagena.  Desde allí cruzaron el canal de Panamá, a bordo del  barco  holandés  “Crynsson”,  diciéndole  desde  cubierta  un  temporario  adiós  a  Sudamérica.  En  sus  escritos  posteriores  Aimé  Tschiffely  ha  puesto  especial  interés  en  demostrar  a  todos cómo cruzó el canal de Panamá.  Dos esclusas –Gatún y Pedro Miguel­ Cada una  tenían  una  puerta  muy  grande,  al  nivel  del  agua  y  cuando  estaban  cerradas,  podían  pasarse con un automóvil pequeño.  Todas las otras puertas de esclusas tenían caminos  por donde los peatones podían caminar sin peligro.  Las de Gatún y Pedro Miguel eran  frecuentemente utilizadas por el ejército para pasar caballos.  Por ahí lo hizo, utilizando  el “ferryboat”.  Al hacer el cruce del canal, Mancha dio señas de estar sentido en una pata trasera.  Al  examinársele,  se  comprobó  que  había  un  corte  profundo  bajo  la  cuartilla.  Como  al  llegar  a  Gallard  el  caballo  estaba  muy  rengo,  aceptó  Tschiffely  la  hospitalidad  del  cuartel, permaneciendo allí hasta que Mancha curó.  Con cinchas y estribos nuevos, con alforjas nuevas también y con herraduras relucientes  en sus cabalgaduras, el viaje se reinició hacia el oeste, ahora rumbo a Santiago.  Desde  ahí  pasaron  a  David  y  luego  a  Concepción,  para  entrar  en  la  zona  de  los  bosques  conocidos  como  el  “laberinto  verde”.  De  esta  travesía  escribió  luego  el  viajero,  con  singular  patetismo  la  matanza  de  los  monos,  episodio  que  lo  hizo  sentir  un  criminal  común  por haber participado de  él  y  que  lo  alejó  del  típico plato de  “mono  adobado”  que  le  ofrecieron  luego.  Alejarse,  claro,  hasta  que  sintió  apetito  y  se  lanzó  desaforadamente a comer monos, como jamás soñó hacerlo…  San Salvador  y Guatemala fueron sucesivos mojones al cabo de meses de marcha.  En  esta  última,  un  clavo  mal  puesto  en  una  herradura  de  Gato,  le  provocó  un  agudo  abceso.  Y  en  Tapachulá,  repetidas  coces  dadas  por una  mula  atada  a  su  lado,  le  dejó  una rodilla imposibilitada para continuar la marcha.  Tschiffely le curó durante un mes, ESCUELA DE GOBIERNO NESTOR KIRCHNER  www.encuentroamericano.com.ar 


y  al  cabo  se  había  puesto  tan  grave  que  alguien  que  lo  vio,  habló  de  sacrificarlo.  Inmediatamente  se  comunicó  con  la  Embajada  argentina  en  México  y  valiéndose de ella, lo envió por tren, continuando solamente con Mancha, que durante  días  lanzó  lamentos  por  su  compañero  ausente,  muy  similares  a  los  que  éste  había  emitido, cuando el tren se puso en marcha camino a ciudad de México.  Para suplir la ausencia de Gato, Tschiffely adquirió dos caballos, los que luego regaló a  un  guía,  antes  de  llegar  a  la  capital  azteca.  Y  tras  los  últimos  hitos,  que  fueron  Tehuantepec  y  Oaxaca,  entre  las  ciudades  más  importantes,  llegaron  a  ciudad  de  México.  La última etapa  En México contrajo la fiebre malaria y después de ponerse bien y recorrer varias leguas,  un fotógrafo le adelantó una gratísima sorpresa.  Montado en Mancha,  no reparó en  la  multitud  que  se  había  dado  cita  para  recibirlo  y  abriendo  el  círculo  que  formaba  la  gente, corrió hasta dar con un viejo conocido… Era Gato.  Tschiffely  olvidó  todos  los  agasajos  en  su  honor  y  corrió  a  abrazarse  al  cuello  del  “amigo”,  frotándole  la  frente,  tal  como  lo  había  hecho  durante  interminables  kilómetros.  Cuando Gato vio a Mancha, lanzó un relincho bajo, abrió sus fosas nasales  y  movió  un  poco  el  belfo  superior.  Los  dos  caballos  se  unieron,  en  tanto  Tschiffely  comprobó que el accidente no le había dejado marca alguna.  La  travesía  mexicana  duró  algunas  semanas  y  al  cabo  de  ellas  cruzó  el  puente  internacional  de  Laredo,  encaminándose  hacia  los  Estados  Unidos.  Los  “tres amigos”  recorrieron  casi  al  trote  Texas,  Oklahoma  y  los  Ozarks  hasta  St.  Louis.  Allí  dejó  nuevamente  a  Gato,  dado  que  era  imposible  viajar  con dos  caballos  por  carreteras  de  intenso tránsito.  El noble Gato quedó esta vez en poder de un hombre rico y muy afecto  a los caballos.  Después de cruzar el río Misisipi, siguieron por Indianápolis, Columbia a través de las  montañas  Blue  Ridge  y  las  llanuras  de  Cumberland,  hasta  que  una  aparición  en  el  horizonte,  hizo  despertar  a  Tschiffely  de  su  largo  y  fatigoso  sueño  de  más  de  dos  años.  Allí, muy cerca, se alzaba la cúpula del Capitolio de Washington.  La idea primitiva del esforzado raidista fue concluir su peregrinaje en Nueva York, pero  luego de experimentar dos accidentes con automóviles en  los caminos de Washington,  donde permaneció unas semanas, resolvió dar por concluida allí su aventura.  Embarcó  a  Mancha  hacia  Nueva  York  y  ambos  hicieron  la  travesía  en  ferryboat.  El  caballo  quedó alojado en Fort Jay, en Governor’s Island y el jinete aceptó la invitación del Club  del  Ejército  y  de  la  Armada,  instalándose  allí.  Días  después  fue  recibido  en  el  municipio neoyorkino por el alcalde Jimmy Walker, quien  le confirió la medalla de la  Ciudad  de  Nueva  York,  en  una  ceremonia  a  la  que  asistió  el  embajador  argentino,  doctor Manuel E. Malbrán.  Luego de los agasajos que le brindaron en Nueva York, Tschiffely  se dirigió en busca  de Mancha  y posteriormente de Gato que estaba en St.  Louis, permitiendo que ambos  ejemplares  fueran  exhibidos  durante  diez  días  en  la  Exposición  Internacional  de  Caballos, que se realizó en el Madison Square Garden. ESCUELA DE GOBIERNO NESTOR KIRCHNER  www.encuentroamericano.com.ar 


De regreso a Washington, el presidente Calvin Coolidge le confirió el honor de recibirlo  en la Casa Blanca.  En su transcurso, le felicitó por el buen éxito de tan singular hazaña  y el dejó en manos del primer ciudadano estadounidense unas hermosas boleadoras en  nombre del Club de Oficiales Retirados del Ejército y la Armada argentinos.  La  fortuita  causa  de  ser  invitado  por  la  Sociedad  Geográfica  Nacional  (National  Geographic)  para  pronunciar  una  conferencia  en  Washington  sobre  su  viaje,  salvó  la  vida  de  Tschiffely, Gato  y  Mancha.  Puesto que al  demorarse  la  partida  hacia  Buenos  Aires,  despreció  tomar  pasaje  en  el  “Vestris”,  que  días  más  tarde  provocara  con  su  naufragio, la muerte de más de cien personas.  Reper cusión en Buenos Air es  Por un momento dejamos las andanzas del “gaucho” Tschiffely en Estados Unidos, para  explicar cómo se recibió la noticia en nuestro país.  En sus ejemplares del jueves 30 de  agosto  de 1928,  “Crítica”  titulaba:  “Mancha  y  Gato  han  terminado  su  viaje”.  Y  en  la  misma  edición del “Tábano”, en la cual se comentaba que el doctor Marcelino Ugarte  volvía a alejarse de la política, por prescripción médica; que en el Teatro Nuevo de la  calle  Corrientes  (Actualmente  en  dicho  predio  se  halla  el  Teatro  Gral.  San  Martín),  Roberto  Casaux  ofrecía  el  estreno  de  “No  se  jubile,  Don  Pancho”  y  que  Pascual  Contursi había sido internado de gravedad en un sanatorio metropolitano, en esa misma  edición, pudo leerse: “Tschiffely dijo al llegar, una sentencia que fue definitiva: Sólo el  caballo criollo podía resistir esta prueba”.  Las declaraciones de Timoteo Usher, vocal de la Asociación de Criadores de Criollo, se  publicaron al día siguiente:  “El caballo criollo come cualquier clase de pasto, no necesita de granos seleccionados  como los caballos extranjeros y resiste sin cuidados las amenazas del campo.  Tschiffely  lo  ha  demostrado  con  las  descripciones  que  nos  hace  de  sus  largas  incursiones  por  insanos lodazales, el accidentado cruce de los ríos, las terribles odiseas por los bosques  tropicales,  el  ataque  de  insectos  dañinos,  la  potencia  del  sol  meridional  y  el  frío  atenaceante de  las cumbres andinas. Todo coopera a darnos  la  sensación de  la  heroica  hazaña”.  De vuelta a la pampa  El  1º  de  diciembre  de  1828,  los  “tres  camaradas”  embarcaron  en  el  paquebote  “Pan  America”, de la línea Munson –hubo una deferencia especial hacia ellos y por primera  vez viajaron animales en el paquebote­ rumbo a Buenos Aires.  Tocaron Río, Santos  y  Montevideo en sucesivas escalas, hasta que por fin, el miércoles 19 de diciembre, a las  12.30 hs, el poco público que se congregó en la Dársena Norte de nuestro puerto, pudo  vitorear  el  nombre  de  Tschiffely,  cuando  éste  asomó  sobre  la  planchada  del  “Pan  America”.  Lidia  M.  Schneider,  admirable  jinete  de  aquellos  años,  se  adelantó  para  entregarle  un  ramo  de  flores.  Seguidamente  una  comisión  de  la  Sociedad  Rural  Argentina  y  otra  de  la  Sociedad  de  Retirados  del  Ejército  le  testimoniaron  su  admiración:

ESCUELA DE GOBIERNO NESTOR KIRCHNER  www.encuentroamericano.com.ar 


“Si  me  dieran  mil  millones  no  vuelvo  a  repetir  el  viaje.  He  recorrido  unas  10.000  millas.  Se  sufre  enormemente  debido  a  la  falta  de  alimentación  y  a  los  pésimos  alimentos  que  uno  encuentra  en  el  trayecto.  Yo  tengo  el  estómago  deshecho.  Gato  y  Mancha no tienen vejiguillas ni sobrehuesos.  Este triunfo es de la capacidad del caballo  criollo y también, si se me permite, el del carácter”, expuso en breve reportaje.  Luego  prosiguió diciendo:  “Soy  cervecero,  es  decir  de  la  patria  chica  de  Victorio  Cámpolo,  de  Quilmes.  Estoy  sumamente  satisfecho,  aunque  a  veces,  pienso  si  no  sería  todo  un  sueño,  dada  la  diversidad  de  impresiones  que  he  recogido  durante  el  raid.  Ahí  están  Gato  y  Mancha.  Han sufrido más este regreso por mar, que en el largo e inacabable viaje por  tierra.  ¡Pobrecitos!  Me ofrecieron una pequeña fortuna por ellos en los Estados Unidos,  pero  no  los  quise  vender.  Hay  una  cuestión  de  moral  que  es  superior  a  los  dólares.  Ellos  debían  ser  también  partícipes  de  este  homenaje  y  el  descanso  que  se  merecen,  deben  tenerlo  aquí,  en  la  Argentina”.  Cómo  no  iba  a  titular  “Crítica”  estas  declaraciones: “¡Tschiffely: mozo jinetazo, ahijuna!”.  En  cuanto  terminaron  las  recepciones  oficiales  y  amistosas,  el  doctor  Emilio  Solanet  llevó  a  los  caballos  a  sus  pagos  de  Ayacucho.  Alguien  propuso  dejarlos  en  el  Jardín  Zoológico  de la  Capital,  donde  la  gente  pudiera desfilar  ante  ellos,  pero Tschiffely  se  opuso, considerando que era mucho mejor  y más humanitario, permitirles que pasaran  los últimos años de vida en “El Cardal”.  Y allí marcharon.  El eterno viajero  Aimé  Tschiffely  partió  poco  después  para  Europa  y  luego  de  recorrerla  en  todas  direcciones, escribió varios libros.  El  21  de  diciembre  de  1933  se  casó  con  Violeta  Hume,  nacida  en  Buenos  Aires,  de  ascendencia  escocesa­francesa,  gran  música.  “Un  día  –  dice  Tschiffly­  Robert  Cunninghame Graham me la presentó en una fiesta, habían sido amigos durante muchos  años”.  Volvió a la Argentina luego de 18 años de ausencia y una de sus primeras visitas la hizo  a la estancia “El Cardal”.  Con un largo silbido llamó desde lejos y al trote suave, fueron  hasta él Gato y Mancha.  ¡Lo habían reconocido, después de dieciocho años!  Fue la última vez que se vieron, porque al poco tiempo el “gaucho Tschiffely” regresó a  Europa.  En  la  segunda  guerra  mundial  fue  voluntario  de  la  defensa  y  luchó  en  Londres.  Cuando cesó la contienda, se fue a una casita de las afueras de la ciudad y allí  escribió  dos  libros  más:  el  relato  de  su  aventura  por  América  y  una  biografía  de  su  amigo  Robert  Cunninghan  Graham,  “don  Roberto”,  como  lo  llamaban  cariñosamente  los paisanos, otro enamorado de esta tierra, cuyo cariño por ella le llevó a escribir sobre  la Argentina páginas llenas de vida y colorido.  El mismo Cunningham que después de  varias  décadas  de  ausencia  quiso  conocer  a  Gato  y  a  Mancha  y  que  viajó  hasta  “su  querencia”,  como  solía  llamar  cariñosamente  a  la  Argentina,  trayendo  desde  Escocia  dos  bolsitas  de  avena.  La  muerte  lo  sorprendió  aquí  y  al  ser  conducidos  sus  restos  a  bordo para ser repatriados, Gato y Mancha lo acompañaron.  Desde entonces, descansa  en la abadía de Menteith. ESCUELA DE GOBIERNO NESTOR KIRCHNER  www.encuentroamericano.com.ar 


Gato murió en 1944, a los 35 años de edad.  Mancha lo sobrevivió tres años más, hasta  el 24 de diciembre de 1947.  Los dos “amigos” de Tschiffely están ahora en el Pabellón  de  Transportes  del  Museo de  Luján.  Gato  conserva  la  montura  de  aquella  memorable  travesía  y  mancha  los  arreos  de  carga.  A  ambos  lados  de  la  vitrina  que  los  guarda,  puede leerse: “Gato y Mancha – Estos famosos caballos criollos, realizaron en 1925 la  memorable marcha Buenos Aires­Nueva York.”  El doctor Emilio Solanet ordenó su embalsamamiento, tarea que efectuó el taxidermista  del Museo de la Plata, doctor Ernesto Echevarría con su ayudante Emilio Risso.  Frente  a la enorme vitrina que los expone hoy a la admiración del público, se observa un óleo  de Luis Cordiviola, reproduciendo sus figuras en el medio de la pampa.  El  5  de  enero  de  1954,  un  cable  trajo  la  noticia  desde  Europa:  “En  una  clínica  londinense, víctima de una afección renal, murió Aimé Tschiffely”.  En efecto, diez días  antes  de  la  Navidad  de  1953,  Aimé  Tschiffely  se  dirigió  al  hospital  de  Mile  End  en  Londres para realizarse una  intervención quirúrgica menor, muriendo inesperadamente  debido a una complicación surgida durante la operación.  Inmediatamente se integró una  comisión  con  Carlos  A.  Hogan,  entonces  ministro  de  Agricultura  y  Ganadería  de  la  nación, el Dr. Antonio J. Benítez, presidente de la Cámara de Diputados  y  los señores  Luis Lacey, Justo P. Sáenz y Emilio Solanet, para lograr que sus cenizas reposaran en la  Argentina.  Sus  deudos  aceptaron  el  ofrecimiento  y  el 13 de  noviembre de  ese  mismo  año,  la  urna  pequeña, portadora  de  las  cenizas,  de  aquel  suizo  enamorado de  nuestras  pampas, marchó por las calles de Buenos Aires en ancas de un caballo gateado, llevado  de tiro por el jinete Jorge Molina Salas.  La caravana encabezada por el teniente 1º Tiburcio Aldao, e integrada por motociclistas  del cuerpo de cadetes de la Escuela de Policía, cadetes del Colegio Militar, charanga de  la policía montada, abanderado con su escolta, paisanos con lanzas de caña tacuara en la  diestra,  la  comitiva  oficial  a  caballo,  representantes  de  clubes  hípicos,  miembros  de  agrupaciones tradicionalistas, jinetes y motociclistas de la sección Tránsito, partió desde  la  plaza  Intendente  Seeber,  en  el  parque  Tres  de  Febrero,  tomando  por  avenida  del  Libertador hasta Junín y desde allí se dirigió hacia la Recoleta.  Un toque de atención llamó a silencio, y el ministro Hogan dijo entre otras cosas: “..El  dilatado  y  dificultoso  peregrinaje  de  Tschiffely,  montado  indistintamente  en  esos  dos  caballos  criollos,  tuvo,  además,  otra  característica  que  se  ha  señalado  y  exaltado  con  justicia.  Aquella  proeza  sirvió  para  demostrar  las  condiciones  inigualables  de  resistencia,  sobriedad  y  adaptación  que  distinguen  a  esa  raza  equina,  protagonistas  principales,  con  su  jinete,  de  tan  extraordinaria  hazaña,  como  lo  fueron  en  la  gran  aventura  de  la  conquista,  en  las  luchas  de  la  emancipación  y  en  las  campañas  del  desierto…”.  Tras los discursos se hizo un breve silencio frente a la tumba, donde formaron guardia  de honor los Granaderos a caballo y luego se depositó la urna, colocándose una placa.  Dice Hernán Ceres: “Cada vez que las circunstancias me llevan al viejo cementerio de  la Recoleta, me detengo frente al sitio donde descansa de sus largos viajes Aimé Félix  Tschiffely..  Mientras  pienso  en  la  grandeza  de  su  hazaña,  me  parece  oír  desde  lejos  frases de una composición de Cunningham Graham, idealizando un paraíso equino, en  donde  los  “tres  amigos”  han  vuelto  a  reunirse  y  “…donde  todo  será  dulce,  sano  e ESCUELA DE GOBIERNO NESTOR KIRCHNER  www.encuentroamericano.com.ar 


inocente, para que a la sombra de algún celestial ombú, frondoso y ancho, en las horas  de la siesta dormiten  juntos  y de cuando en cuando comenten –porque entonces  habrá  caído la barrera del lenguaje­ los incidentes de su azaroso viaje por el suelo de las Tres  Américas”.  Las  cenizas  de  Tschiffely  permanecieron  en  el  cementerio  de  la  Recoleta  hasta  1998,  cuando fueron llevadas a “El Cardal”  y depositadas en un sencillo monumento.  Y all��  descansan los tres, juntos otra vez, seguramente imaginando nuevos viajes.  Día Nacional del Caballo  En 1999 el Congreso de la Nación Argentina aprobó una ley declarando Día Nacional  del Caballo cada 20 de setiembre, en conmemoración a la histórica jornada del año 1828  en que Tschiffely, arribó a la ciudad de Nueva York, dando fin a su increíble travesía.  Fuente  Affolter, Benno – Sitio oficial de Aimé Tschiffely  Ceres, Hernán – De Palermo a la Casa Blanca.  Efemérides – Patricios de Vuelta de Obligado.  Fernández Alt, Mariano – Tschifelly, Mancha y Gato: Tres amigos inseparables.  Todo es Historia – Año III, Nº 25, Mayo de 1969.  Tschiffely, Aimé Félix – Long Rider

ESCUELA DE GOBIERNO NESTOR KIRCHNER  www.encuentroamericano.com.ar 


07 de Mayo 

Manuel Prado 

Fue  nuestro  primer  historiador.  Lo  descubrió  otro  gran  investigador  e  historiador  de  Trenque Lauquen, don José Francisco Mayo.  En sus trabajos de investigación sobre los  orígenes  de  nuestra  ciudad,  don  “Pepe”  Mayo  señalaba:  “La  humanidad  guardó  el  recuerdo de la legendaria ciudad de Troya (Siglo XII a. de C.) por un libro: “La Ilíada”,  en el que el poeta griego  Homero narra un episodio militar en torno a ella  acaecido  y  gracias a cuyo texto le fue posible hallarla a antropólogos e investigadores”.  Es posible, de este modo que un día Trenque Lauquen viva también en la memoria de  los  hombres  del  año  4986  (d.  de  C.)  gracias  a  otro  libro:  “La  Guerra  al  Malón”  del  Comandante Manuel Prado, que narra las venturas y desventuras de un niño soldado en  el Campamento de Frontera de 1876.  Su autor  (don  Manuel  Prado),  que  terminó  su  carrera militar  como  Teniente  Coronel;  fue  presentado  por  su  padre  a  las  autoridades  militares  y  con  ese  acto  se  abren  esas  pocas páginas, unas más del centenar, que encierran la vida no sólo del Campamento de  Frontera Norte Trenque Lauquen de aquellos días, sino también el  heroísmo luminoso  de esa gesta y las sombras que siguieron a las Campañas al Desierto.  La  trama  del  relato  es  simple,  con  escenas  cotidianas  protagonizadas  por  un  Soldado  frente al “desierto” que quedaron grabadas en el  recuerdo de un adolescente, envuelto  en un torbellino de episodios de los que sólo sobreviven los fuertes, y cuya narración no  se hace aquí para no privar al lector del deleite de descubrirlos con la amena lectura de  su texto, que no debiera ser ignorado por ningún trenquelauquenche.  Don  José  Francisco  Mayo,  señalaba  una  propuesta:  “si  las  finanzas  municipales  lo  permitieran  editar  para  entregarlo,  en  el  Registro  Civil,  junto  con  la  partida  de  nacimiento”.  Había  nacido  “Manuelito”  Prado  en  Buenos  Aires  el  8  de  julio  de  1863.  Fue  llevado  por  su  padre  al  Colegio  Militar,  el  23  de  noviembre  de  1874,  cuando  tenía  sólo  once  años.  ¡Once  años  y  ya  expedicionario  al  Desierto!.  Nos  han  quedado  sus  notas,  en  el  citado Colegio, por las que sabemos era bueno en Lectura, Aritmética y Dictado; regular  en Caligrafía, pero se ignora su desempeño en las otras materias de estudio. ESCUELA DE GOBIERNO NESTOR KIRCHNER  www.encuentroamericano.com.ar 


A  los  14  años,  el  25  de  julio  de  1877,  presentó  su  solicitud  para  incorporarse  al  Regimiento  3º  de  Caballería  de  Línea,  siendo  dado  de  alta  como  Aspirante  O.  S.  ese  mismo mes; de acuerdo a lo que señala su foja de servicio.  El protagonista en su obra cuenta: “…cuando ingresé en el Ejército, allá por 1877…”; y,  de  ese  acto  arranca  la  vida  del  muchacho  que  por  dos  años  vive  en  estas  calles  de  Trenque Lauquen a la que conoció como Campamento y Comandancia de Frontera.  En 1879 formó parte del Regimiento 3º de Caballería, durante la marcha al Río Negro,  cuyas  jornadas  recuerda  en  otro  libro:  “La  conquista  de  la  Pampa”.  En  esta  obra  lo  vemos actuar en Choele Choel y Salinas Grandes.  Su foja de servicio señala que actuó  en  la  Revolución  de  1880  en  Puente  Maldonado,  Belgrano  y  más  tarde  en  Goya,  Corrientes.  La  expedición  de  los  “Andes  al  Sur  de  la  Patagonia”  lo  cuenta  entre  quienes  se  aventuraron por las cumbres sureñas y figura en Ñorquín con el grado de Alférez y fue  dado  de  baja  en  1883.  Al  año  siguiente,  noviembre  de  1884,  es  incorporado  en  el  Regimiento 1º de Caballería de Línea, intervino en la zona de General Acha (La Pampa)  durante varios años.  Ascendió sucesivamente a Teniente 2º en 1885 y a Teniente 1º en 1888, grado con que  se incorpora al Estado Mayor, a la Junta Superior de Guerra (1893) y a la Intendencia de  Guerra (1897).  Fueron  requeridos  sus  servicios,  posteriormente,  para  actuar  con  el  Regimiento  1º  de  Línea  en  La  Rioja;  y  tuvo  otra intervención  con  la  División  de  los  Andes  (1897)  con  motivo de movimientos internos del país.  Manuel Prado estuvo 10 años, 1 mes y 2 días en campaña; 10 años, 8 meses y 24 días en  guarnición; que totalizan, de acuerdo al cómputo legal, 31 años, 6 meses  y 20 días de  servicios.  La actuación como expedicionario al desierto le fue reconocida por el Gobierno el 7 de  mayo de 1917, en mérito a su desempeño hasta junio de 1880, con el Regimiento 3º en  el Río Negro.  Su  fallecimiento,  el  7  de  mayo  de  1932,  cerró  una  vida  que  parcialmente  transcurrió  entre nosotros y de la que ha quedado como luminosa estela este libro de memorias, “La  Guerra al Malón”, clásico de la literatura militar Argentina.  Fuente  Archivo Museo Campañas al Desierto – Municipalidad de Trenque Lauquen.  Cabeza  Miró,  Patricia  ­  “Un  Titán  del  Desierto”,  Recopilación  trabajos  de  José  F.  Mayo­ Año 2003, Derechos de Autor Expte. Nº 552553.  Ed. H. C. D. Pcia de Buenos  Aires.

ESCUELA DE GOBIERNO NESTOR KIRCHNER  www.encuentroamericano.com.ar 


08 de Mayo 

La calle Florida hacia 1885 

La calle Florida tenía un aspecto brillante: el movimiento, el lujo, la ostentación de las  cosas y de las gentes, el vaivén de los paseantes, de los desocupados, de los mirones.  A  lo largo de las aceras corrían las filas de mujeres hermosas, vestidas lujosamente, tal vez  con  lujo  demasiado  ruidoso  para  salpicarlo  en  las  calles  desaseadas;  grupoide  niñas  bellísimas,  alegres,  frescas,  bulliciosas,  que  conversaban  fuerte,  dirigiéndose  saludos  cariñosos  de  vereda  a  vereda,  como  podrían  hacerlo  en  un  salón;  cortesías  correspondidas bien o mal a los “gomosos”, que hacen la moda de los saludos y de las  piruetas;  cuchicheos  mezclados  de  risas  y  de  indirectas  picantes,  miradas  perdidas,  apagadas,  rescatadas  con  sonrisas  significativas;  la  correspondencia  en  la  calle  de  los  que se entienden en la casa, en la hora de la visita, y que no pueden decirse todo lo que  quisieran por temor de los que ven y lo adivinan…  Corrillos de empleados que han pasado la piedra pómez y el cepillo áspero para borrar  la  huella  de  la  tinta  de  sus  dedos  afilados,  lustrosos,  cuidados  con  esmero;  tiesos,  cepillados, ajustados a la moda rigurosa, como una llave de precisión, con su bouquet en  el ojal, sus bigotes doblados como cuernos y encerados con cosmético perfumado.  Grupos esparcidos en las esquinas, interceptando el paso, haciendo crónica de bailes, de  teatros,  hablando  de  la  Patti,  de  Tamagno,  de  Stagno,  de  todas  esas  celebridades  del  arte,  que  seducen,  que  entusiasman  con  sus  notas,  y  que  tal  vez  se  admirarán  de  encontrarse reunidas en este gran centro, oyendo decir por allá que todavía bailamos en  camisa al lado del fogón.  La calle Florida presentaba el aspecto de un salón inmenso, al descubierto, al aire libre;  todos  los  paseantes  hablaban  fuerte,  sin  reposo,  sin  afectación,  nuevos  grupos  se  incorporaban  a  los  ya  instalados,  y  como  si  alguna  noticia  extraña,  inusitada,  hubiese  producido alarma, no se oía más que exclamaciones de sorpresa, de disgusto.  Algunos  se desprendían de la rueda y tomaban la calle por su cuenta, sin reparar en las señoras y  en  las niñas que habían venido desde media cuadra dando la última mano a un saludo  especial  y  de  circunstancia;  otros  atropellaban  sin  miramiento  al  primero  que  se  les ESCUELA DE GOBIERNO NESTOR KIRCHNER  www.encuentroamericano.com.ar 


cruzaba al paso y, sin pedir disculpa ni darse por entendido de las protestas del contuso,  seguían cabizbajos su camino.  La  bulla,  el  movimiento,  el  cuchicheo,  las  risas,  las  exclamaciones  de  sorpresa,  las  despedidas estrepitosas, efusivas y de pésame, hacían coro al ruido de carros, carruajes  y tramways que cruzaban en distintas direcciones la estrecha calle.  Un cor so  Aquello  parecía  un  corso:  larga  fila  de  carruajes  lujosos  tirados  por  caballos  de  raza,  algunos  improvisados,  salidos  ayer  del  caos  de  la  fortuna,  arrastrando  a  sus  felices  dueños  repantigados  en  sus  asientos,  como  si  toda  la  vida  hubieran  gozado  de  la  bienaventuranza;  otros  revelando  a  los  primeros  su  alcurnia,  sus  generaciones  de  carricoches  y  de  antepasados  retirados  a  la  vida  del  campo,  con  sus  remiendos  y  achaques.  Las vidrieras de las casas de negocio ostentaban sus mejores objetos, como para aguzar  la codicia de poseerlos y sublevar los bolsillos del transeúnte.  Brillantes y joyas  Había  en  un  escaparate  adornado  como  un  altar,  un  puñado  de  brillantes  sueltos,  sin  engarce,  apiñados,  transmitiéndose  el  brillo;  piedras  riquísimas,  de  gran  valor,  que  parecían  moverse,  tiritando  como salidas  de  un  baño.  Al  verlas  así,  movedizas  por  la  refracción chispeante de los rayos de luz que se quebraban en sus facetas, se las creería  animadas como pescadillos saltones.  Un curioso que las contemplaba con avidez, decía  sotto voce. “da ganas de comerlas”.  Tal vez esos apetitos de Cleopatra aguzaban más su  bolsillo que su estómago.  Largas cadenas de perlas, haciendo guirnaldas en sus estuches de peluche, deslustradas,  modestas, adheridas, como clavadas a un zafiro de gran tamaño, parecían desprendidas  de un turbante y puestas allí para buscar el seno turgente que debían ostentarlas, como el  pie de la cenicienta con el zapato de oro.  En  seguida,  la  larga  serie  de  joyas,  de  bueno o pésimo  gusto,  salpicadas  de  trecho  en  trecho por objetos de arte.  Más allá los tejidos, los brocados, los muebles de gran valor, lo que cuesta un ojo de la  cara y parece esperar con impaciencia que lo rescaten de la exhibición: estatuas, bustos,  bronces, cerámica, el bazar continuo que todos conocemos, que hemos visto cien veces,  y en el que buscamos instintivamente, al pasar, un objeto nuevo, para recrear la vista.  Todo  este  cúmulo  de  chucherías  y  de  cosas  inútiles,  con  su  cachet  aristocrático  y  la  posición  mágica  con  que  están  colocadas  para  herir  mejor  la  retina  y  el  bolsillo  del  paseante.  Cor rillos

ESCUELA DE GOBIERNO NESTOR KIRCHNER  www.encuentroamericano.com.ar 


La concurrencia se había hecho inmensa.  Por momentos había que detenerse, porque se  hacía difícil el tránsito; las conversaciones eran más animadas y por todas partes no se  oía más que hablar del ruidoso descalabro de la Bolsa.  Era  la  noticia  de última  hora  que  había  llegado  a  la  calle  Florida  como  el preludio de  una  catástrofe  agigantada  por  el  miedo  o  por  el  arrepentimiento  de  los  que  habían  expuesto su caudal, su crédito y tal vez su pan de cada día en la ruleta disimulada.  Los pequeños músicos y cantor es ambulantes  En  una  esquina,  se  había  formado  un  corrillo  democrático  alrededor  de  dos  criaturas  pequeñas  y  harapientas  que  hacían  gemir  dos  violines,  sacando  algunas  notas  de  “Caramelo”,  entre  los  sonidos  desacordes  de  sus  cuerdas,  chillonas  como  un  vidrio  raspado con un clavo.  Dos pequeños inmigrantes, venidos de quién sabe dónde, tal vez de vuelta de una gira  por el mundo, en busca de fortuna y de las caricias que le niega su hogar errante.  Recibían  en  ese  momento  una  ovación  de  aplausos  y  de  centavos,  que  les  arrojaban  generosamente los que se deleitaban con la escena, generosidad correspondida con una  canción  popular  que  entonaban  con  vos  aguda,  y  con  acompañamiento  de  violín  y  de  silbidos de los  muchachos  vendedores de diarios,  que miraban a  los  artistas  callejeros  como colegas; la pequeña tiple podía contar a lo sumo nueve años; parecía una viejecita  con  su  vestido  largo,  su delantal  hasta  el  suelo,  su pañuelo  arrollado  sobre  el  pecho  y  atado atrás sobre las caderas; flacucha, despeinada, de facciones acentuadas, ojos vivos,  grandes,  inteligentes,  comprimía  contra  el  pecho su  violín  como  a una  criatura  que  se  acaricia para que no llore.  Su acompañante no tenía más edad que ella; un muchachito movedizo, despejado, con  cierto  aire  de  audacia  provocativa  dibujada  en  los  rasgos  de  su  fisonomía  picaresca;  bailaba  dentro  de  su ropa  más  que  holgada,  y  tan  pronto  hacía  mover  rápidamente  el  arco del violín como atrapaba en el aire una moneda de cobre que sin mirarla sepultaba  en su bolsillo, conociendo por el tacto su valor.  Algunas  vidrieras  empezaban  a  iluminarse  con  los  focos  brillantes  de  las  lamparillas  eléctricas, que ponían de relieve la inferioridad de los mecheros de gas con su luz triste  y amarillenta.  La tarde empezaba a despedirse perezosamente; la neblina avanzaba por las calles como  una  gran  bocanada  de  aliento;  el  viento  molesto,  frío  y  húmedo,  daba  la  señal  de  retirada.  En  medio  de  aquel  vocerío,  de  aquella  bulla  confusa  y  animada,  de  aquel  vaivén  de  personas y de vehículos, vimos pasar rápidamente la figura escuálida de aquel personaje  romancesco que encontramos en la Universidad y en el anfiteatro.  Todo el mundo trabajaba, todo el mundo se enriquecía, por todas partes veía palpitar el  progreso, el bienestar.

ESCUELA DE GOBIERNO NESTOR KIRCHNER  www.encuentroamericano.com.ar 


La  ciudad  se  había  transformado  en  diez  años.  Si  durante  ese  tiempo  hubiese  estado  ausente, al volver, habría abierto la boca hasta las fauces con el asombro del débil que  ve un prodigio en cada adelanto.  Fuente  Benarós, León – Todo es Historia Nº 156, Mayo 1980  Efemérides – Patricios de Vuelta de Obligado.  Podestá,  Dr.  Manuel  J.  –  Irresponsable  –  Imprenta  de  la  Tribuna  Nacional  –  Buenos  Aires (1889).

ESCUELA DE GOBIERNO NESTOR KIRCHNER  www.encuentroamericano.com.ar 


Semanrio N º 5