Page 1

ESTÍBALIZ DISIMULA


En la escuela hacemos muchas actividades. Unas nos gustan más que otras. Las que peor hacemos son las que menos nos gustan. En este cuento verás lo que le sucedió a Estíbaliz con la Educación física.


A Estíbaliz no se le daba muy bien la Educación física. Los juegos de pelota son los que menos le gustan. Casi todos los niños de la clase son más altos y más fuertes que ella. Y siempre lleva las de perder.


Cada vez que toca el balón, le gritan: -Eres un desastre, Estíbaliz. Lo de ser un desastre a Estíbaliz no le gusta nada. Así que trama algo.


Antes de la clase de Educación Física se acerca a Julia, que es la maestra, le enseña la pierna, más bien flaca, y le dice: - No puedo jugar. Me duele aquí. - ¿Te duele mucho?- le pregunta Julia.


Estíbaliz dice que sí con la cabeza, la mar de convencida. - Entonces será mejor que te quedes en el banquillo. Estíbaliz está encantada de lo bien que le ha salido. Y desde entonces, a la hora de Educación Física, suele dolerle la pierna.


Pero Julia no se lo ha creído del todo y en el recreo descubre que Estíbaliz no tiene nada en la pierna. Entonces Estíbaliz pide perdón a Julia y a sus compañeros y promete que se esforzará un poquito y no mentirá nunca más.


Julia le dice que no se preocupe si no es tan habilidosa como sus compañeros, que aún tiene seis años y está creciendo. Podrá ser tan hábil como los demás.


FIN

Cuento personalizado  

Cuento personalizado de una niña de clase.

Advertisement