Page 1

No enfrentar la lectura con otras actividades.

I.E.S. Fernando Savater

La lectura es una forma de crecer, de conocerse y de descubrir otros mundos, pero no la única. No se debe contraponer el libro a otras actividades. La música, el cine, la televisión, los comics, el deporte y los videojuegos no son enemigos de los libros. Deben presentarse como posibilidades complementarias que se enriquecen entre sí. Con una buena organización hay a tiempo para todo.

Departamento de Orientación

Visitar librerías y acudir a la biblioteca. Aconseje a sus hijos/as que acudan a las bibliotecas públicas o a la del Instituto. Anímeles a que visiten librerías o las secciones de libros en los centros comerciales para fomentar su interés por los libros y la lectura. Si puede, acuda a la Feria del Libro que se organiza anualmente en nuestra ciudad acompañado/a de sus hijos.

Averigüe que tipo de lector es su hijo/a. Cada lector es un mundo. Los hay que no paran hasta que terminan el libro, y otros más tranquilos. A algunos les gusta releer el mismo libro o títulos de la misma colección, o del mismo autor, mientras que otros buscan novedades. También los hay que leen siempre al acostarse, o después de comer, o quienes leen sólo los fines de semana… Trate de conocer la manera de leer de sus hijos/as, sus preferencias y sus ritmos y ayúdeles a consolidar el hábito.

Un libro para cada lector. Si quiere regalarle libros y animarle a leer, orientarle…, averigüe que temas le interesan. Profesores, bibliotecarios, libreros, amigos… le podrán ayudar. No se deje llevar por las listas de los más vendidos o por los libros de moda. Hay que tener presente que lo que a usted le gustó no tiene por que gustarle a sus hijos/as y que lo más probable es que a esta edad sus gustos lectores ya estén decididos.

ANIMACIÓN A LA LECTURA Algunos consejos para las familias


Como en todo lo que afecta a la educación de los hijos/as, en lo relativo a la lectura, las familias y el Instituto debemos trabajar juntos para animarles a leer. Aunque lo ideal es empezar cuando son pequeños, nunca es tarde para insistir en ello. Las siguientes reflexiones sobre la lectura pueden orientarnos para trabajar desde las familias, ahora que se acercan las vacaciones de Navidad y tendremos más tiempo para leer.

Una pequeña biblioteca en casa. Procure que sus hijos/as tengan en casa un lugar silencioso y cómodo, con buena iluminación, para leer. Fomente la creación de una pequeña biblioteca en casa o, al menos, un lugar en su cuarto donde ir guardando los libros de lectura, sus libros de consulta, las revistas que le gusten…

No se debe obligar a leer. Leer es formativo… y divertido. Diferentes estudios han demostrado que el hábito de la lectura guarda estrecha relación con el éxito escolar. La lectura es una permanente fuente de conocimiento y la herramienta básica para alcanzar una adecuada competencia lingüística. Gracias a la lectura se enriquecen el vocabulario y el uso de las estructuras del idioma y se desarrolla la capacidad de expresión oral y escrita. Leyendo perfeccionamos el conocimiento ortográfico y nos familiarizamos con los diferentes géneros y estilos literarios, con los principales autores y con sus obras. La lectura es también una actividad placentera y de ocio, una forma agradable de ocupar el tiempo libre y de pasarlo bien. Leyendo, además, se despierta la imaginación y se potencia la creatividad

La lectura no se puede imponer como una obligación ni puede usarse como una amenaza de castigo. Los padres deben saber fomentar el interés hacia la lectura. De acuerdo con Gianni Rodari: “Nunca se debe ordenar leer un libro. Lo mejor es sugerir, mostrar, indicar, aquellos libros que nos parecen los mejores para que nuestros hijos se diviertan y aprendan.

Leer periódicos, revistas y tebeos. La lectura no tiene por qué estar asociada necesariamente a un libro. Anime a sus hijos a que lean también revistas, tebeos, periódicos, folletos… Si en casa se compra la prensa diaria, aproveche para hablar con sus hijos/as de noticias que haya leído y puedan ser de su interés e invíteles a que consulten datos o busquen información variada a través de distintas fuentes.

Hay que dar ejemplo: que nos vean leer. Si los hijos/as ven que sus padres leen, que en su familia leer es una costumbre, aprenden a valorar más la lectura. Acostumbre a leer libros o a que sus hijos/as le vean leyendo periódicos o revistas. Su comportamiento será así una referencia clara de que en su familia hay momentos dedicados a la lectura y que este hábito está presente en su casa. Propicie que sus hijos/as le vean leer y comente con ellos sus lecturas. Anime también a sus hijos adolescentes a que lean a sus hermanos menores, a los abuelos… Poco a poco, ayudaremos a que se cree el hábito de leer que nos acompañará durante toda la vida.

Regalar libros. Regalar libros ayudará a que sus hijos/as los identifiquen como algo valioso e importante. Cumpleaños, Reyes, Feria del Libro y otras fechas especiales, pueden ser un buen pretexto para ello. Regale libros y anime a que sus hijos/as los regalen también a sus amigos y familiares. Utilice también el libro como premio en aquellas ocasiones que lo considere oportuno. Fomente el intercambio de libros entre los amigos y compañeros de sus hijos/as como forma de compartir aficiones y de ampliar las lecturas.

ANIMACIÓN A LA LECTURA. ORIENTACIONES PARA LAS FAMILIAS  

Consejos para animar a la lectura a nuestros hijos

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you