Page 1


Portada y fotografías interiores por Ángel Guzmán excepto la fotografía de Lejanía Pág. 3 tomada por German Weidmer www.elielluna.com © 2010, Eliel Luna Rodríguez.


y otros delirios

Eliel Luna Rodríguez


Índice Pág. 1.

Prólogo

4.

Prefacio

5.

Lejanía

7.

Carta

8.

Apareciste de Pronto

9.

Tal Vez

10.

Frente a Mí

11.

Tu Mirada

13.

Incógnita

14.

Regalo

15.

Amo

17.

Mis Manos Sangran Palabras de Amor

18.

Te Quiero

19.

Necesito un Consejo

21.

No permitas que el Día Pase sin Decírmelo

22.

No Dejes de Decirlo Jamás

23.

Avenida

25.

Dime

26.

En la Historia de mi Vida

27.

Extrañándote

29.

Aquí y Ahora

30.

Cuenta Conmigo

31.

No Pasa el Tiempo

33.

Amar es Subversión

34.

Cuestión de Tiempo


Pág. 35.

Tierra

37.

El Reloj de Arena

41.

Instantes

42.

Interpretaciones

43.

Letargos

44.

Nunca

45.

Presencia Extraviada

46.

¿Qué es la Nada?

47.

Sortilegio

48.

Tu Voz

49.

A Pesar de tu Olvido

50.

Alevosía

51.

Diré

52.

Fantasía

53.

La Voluntad de Vivir

55.

Mi Voz en el Mar

57.

Pienso en Ti

58.

59.

Un Charco de Olvido

61.

Reflejo

62.

Yo Amo

63.

207


Prólogo “ Paciencia poeta, paciencia, empieza contando versos, terminarás contando las estrellas. ” León Félipe. Escribir un prólogo, es como entrar a la cocina invitado por el chef, y tener la oportunidad de probar el nuevo platillo, antes que los demás; degustar las delicias con que nos regala su arte, con el privilegio de opinar, ante la incógnita del ¿Qué te pareció? ¿Te gustó? Hace unos días, tuve la fortuna de leer unos poemas de mi amigo Víctor Hugo, que tiene una habilidad sorprendente para la prosa poética, y sin haberlo explorado, también para la escritura de poemas. Lo menciono, ya que dos poetas, con un alto contenido de filosofía y amor en su producción, en tan poco tiempo, han creado una atmosfera festiva en torno al quehacer poético, sean bienvenidos. Después del placer de leer “Tú y otros delirios”, me queda ese agradable sabor de boca, sabor a esperanza, de constatar que mi idea de que la poesía no estaba perdida, era real; digo lo anterior, ya que las lecturas de algunos poetas de actualidad, me había llevado a pensar, que la aridez sería la tónica en muchos años, que después de románticos y modernistas y uno que otro vanguardista, el mal gusto y la escatología serían temas fundamentales. Es necesario que los poetas, que empezaron a escribir en el siglo XX y lo continuarán haciendo en el XXI, abandonen la idea sembrada en el periodo de 1


entreguerras, de que la poesía había muerto, que había que preconizar la anti literatura, creo que hay que terminar con esa idea, si bien es cierto que la poesía tradicional podría ya no aplicar, en lo referente a la métrica, rima o ritmo, la idea, la esencia de lo poético, aún pervive en todo lo que alienta, es más, aún lo que no tiene vida, puede recibirla de un buen poeta, como lo hace León Felipe, con las piedras. Los lectores, volverán a la senda del buen público, cuando los poetas, dejen de usar palabras altisonantes, soeces o groseras, cuando la sensibilidad y el buen gusto retornen a los poemas… Estos poemas, son un exquisito bocado, tal vez lo degustarán desde el principio, quienes tengan su paladar bien educado; pero quienes están en vías de aprender el alto arte de la poesía, poco a poco irán buscando más y más manjares, para incrementar su acervo y elevar su espíritu, creo que “Tú y otros delirios” es una buena alternativa, algunos son fascinantes, uno los lee una y otra vez, y se dice, pero cómo… ¿pensaba en mi cuando lo escribió, me conocía? Esto, de lo que habla yo lo viví o lo pensé; es decir son universales, cualquier humano, en cualquier parte del planeta, sentirá que el poema le pertenece, que fue escrito pensando en su situación particular. Otros, en cambio, son personales e íntimos, recrean algún momento o situación particular del poeta, no obstante, esto no quiere decir que no se podrán disfrutar, sino, que se disfrutarán de otra manera, ya que la poesía desde el siglo pasado, aparte de producir placer estético, se convirtió en dadora de placer intelectual, producto esto, de la situación a la que la humanidad arribó, después de las compulsiones, en que nuestra pobre “madre tierra”, se vio envuelta. 2


A través de los poemas, encontramos elementos tan deliciosos, finos, aromáticos, evocadores y gratificantes, como los recuerdos, las complicidades, la lluvia, el agradecimiento, la plegaria no expresada, la soledad entre un mar de g3ente, el descaro, las interrogantes, el olvido, el asombro... En fin, esta oportunidad, es invaluable, y leer este poemario, nos elevará, aunque sea unos micras del suelo, ¿o unos centímetros? Tal vez, si a lo físico nos referimos, pero si vamos a lo espiritual, nos elevará más alto de lo que otros hayan llegado, el límite, sólo nosotros lo impondremos, espero que seamos generosos para con nosotros mismos… L. F. Cervantes A.

3


Prefacio En las siguientes palabras existe un sentimiento que se sitúa al presente de mi existencia, en ellas plasmo la idea intemporal de ese sentimiento que quiere perseverar y que intenta manifestarse de manera real y sincera. En cada letra hay una entrega y a la vez una esperanza. Cada verso contenido en este poemario resulta una idea abstracta y universal, por lo tanto el título más honesto para estas confesiones tenía que ser generalmente entendible y particularmente directo, certero, cierto y especial: Tú. Otros delirios es una expresión íntima de misteriosas variantes, mágicas representaciones y súbitas emociones. Delirar para algunos representa la insurrección a la realidad, para mí la oportunidad de construir todo a partir de la nada. Entonces, ¿en dónde se encuentra la verdad pura de las cosas, la esencia de las cosas? Tú y otros delirios resulta de la verdad más ficciosa o quizás la ficción más verdadera, y los sentimientos y la inspiración, son la manifestación más real de este delirio. Por lo demás, si las siguientes letras son leídas por otros lectores, de antemano agradezco la generosidad al recibirlas. Eliel Luna Rodríguez. Febrero 2010 4


Lejanía Caminé diversas latitudes pensando en tu nombre desconocido. Caminé por lugares distantes y distintos, por que ahí nadie me conocía, para sentirme libre, y al cruzar un viejo puente sobre un lago, me pregunté quién era yo a pesar de la distancia, me pregunté dónde estabas para correr a ti. Esa tarde, ante mí solamente había un camino, que decidí afrontar sin saber que me traería de regreso, sin saber que me llevaría a ti.           5  


Carta Guardo en papel una confesión y aviento letras delatoras sobre su forma, infrinjo reglas de la gramática y su formalidad, renuncio a sinónimos y demás accesorios inútiles, yo Trazo pedazos de vida, yo encarno el lápiz y tatúo hoja tras hoja lo que sabes. Rayo de un lado a otro, acabo espacios, invado frases con otras frases, y en ese surrealismo… confieso lo que sabes, lo que sé.             7  


Apareciste de Pronto Apareciste de pronto en medio de reflexiones y anhelos, en medio de días incógnitos que en metamorfosis transforman este pasaje, este instante de mi vida. Sin embargo ¿cómo debo interpretar lo que parece un nuevo devenir? ¿Será acaso una sentencia? ¿Un accidente? ¿O un misterio? Será sólo cuestión de tiempo para entender tu generosa confianza y confidencia en la contribución de la felicidad que me otorgas, así, tan llena de libertad y lejana de recompensas y reclamos y presiones. ¿Será cuestión de tiempo para dejar de entender y sentir con plenitud, de caminar a la par y no sentirme solo? Quizás cuando se piensa en alguien, quizás cuando se siente a alguien, cuando se extraña a alguien a pesar de uno mismo y a pesar de todo, quizás entonces exista una certeza… la certeza de sentirse vivo, la certeza de que a pesar de las preguntas, los espacios y los tiempos, uno descubre esa parte de su destino.         8  


Tal Vez Tal vez es más que una coincidencia, tal vez no sea una ilusión, ni un fantasma. Tal vez me juego las emociones al escuchar tu voz, y al mirarte a los ojos, tal vez mi presente, libre de historias del pasado, quiere entregarse a ti. Porque desde hace tiempo, cualquier momento…                 9  


Frente a Mí Estás en la primera frase de páginas que me descubren, en infinitos versos de libros clásicos y míticos; estás en las claves secretas de miradas invisibles, en pensamientos claros, en pasillos abiertos y cerrados; en la distancia material y en la cercanía de mis anhelos y suspiros. Estás en la música del viento que declara tu nombre, en la tarde que revela al mundo el acontecimiento; de sentirte más allá de paredes y muros, de horarios y rutinas. Estás en misterios estelares, en estrellas fugaces, en cometas, en astros, en combinaciones, en intemporales devenires, en circunstancias, en coincidencias, estás frente a mí.         10  


Tu Mirada Recuerdo que entre los suburbios, entre los objetos, entre las personas del mundo, busqué tu mirada. Recuerdo que platónicamente me reflejé en ella más de una vez en sueños y fantasías. Sin embargo, hoy apareciste de pronto y más real que nunca, más presente que nunca. Y ahí, en medio del ruido, de los transeúntes, del asfalto y de las calles, en medio de ese mundo material, sentí que una parte de mí se encontraba en el mundo suprasensible, en ese lugar más allá de los sentidos, y al contemplarte fue como perderse en una mirada que cautiva y que te invita a profundizar en la inmensidad del universo. Ahí pude verme en esos ojos y pude capturar tu mirada, que desde hoy quedará inmortalizada en mí por siempre.           11  


Incógnita Cambiaste el paradigma de la ilógica de mis sentimientos, arrasaste toda posibilidad de recuerdos marchitos, de un pasado carcomido. Sembraste la posibilidad de futuro. ¿Seré yo ese ingrediente particular, esa incógnita incomprensible, ese inevitable destino, esa cósmica combinación que dará sentido a la ilógica de tus sentimientos?               13  


Regalo Te regalo los mejores deseos para iniciar el día. Te regalo mi sonrisa y mis abrazos que tanto anhelan ser para ti. Te regalo mis momentos de paz para escucharte y reconfortarte, te regalo espacio y tiempo para hacerte compañía, te regalo mi mano y mi hombro y mi fortaleza cuando lo necesites, cuando tú quieras. Te regalo mi presente y esto que ves y lo que soy y lo que quiero ser para ti.               14  


Amo Amo esas mañanas y ser el primero en escuchar tu voz, que adormilada y sincera, inicia mi día. No es secreto que te quiero y te extraño, porque mi arte, mi poesía, grita con descaro tú esencia, más allá de tu nombre. Amo esas mañanas y esas tardes cargadas de espera y sentimiento, tan llenas de ti y de tu risa y tus gestos. Amo tus ganas de vivir y de contagiarme felicidad pura. Como amo también esas madrugadas donde de pronto, en medio de la noche, el recuerdo del brillo de tus ojos me ilumina.           15  


Mis Manos Sangran Palabras de Amor Mis manos sangran palabras de amor en cada poema. El beso, el abrazo, tu imagen, el sentimiento, son los terrenos que explora mi ser. Mi esencia me condena eternamente a ser yo, a escribir pensando en ti, a escribirte a ti, pensando en el destino. La lluvia no disminuye la intensidad, Ni el sol, ni el día, ni la noche. Me entrego a la pasión y al romanticismo. No me resisto a ser vulnerable. Contigo seguirán brotando palabras, pensamientos y sentimientos verdaderos. ¡Que sangren mis manos palabras de amor! La esencia de todas las cosas es un problema eterno la esencia de mis sentimientos es ser lo que soy, la esencia de estas palabras eres tú. Mis manos sangran palabras de amor.       17  


Te Quiero Te quiero consciente e inconscientemente, lo descubrí ayer que no estabas, lo descubrí en medio de una ciudad ruidosa y ahogada de lluvia, lo descubrí en un café y en una larga avenida, lo descubrí entre estantes cargados de libros, lo descubrí mientras cantaba sin vergüenza alguna canción, lo descubrí a las 7 cuando tu voz lejana me despertó, lo descubrí de noche, cuando el reloj marcaba alguna hora incierta, y ahí, entre soñar y estar despierto, vi tu rostro y dije tu nombre, y sentí estrechar tu mano… y dije te quiero.             18  


Necesito un Consejo Necesito un consejo, necesito que me digas cómo hacer en los tiempos silentes, necesito saber si necesitas escucharme o si tan sólo te basta con saber que necesito llamarte. Necesito un consejo, porque no quiero estropearlo, aunque con alevosía quiera saber de ti, y romper el silencio y detener el tiempo. Necesito un consejo, para jugarme la suerte al menos, con la certeza de saber que puedo recurrir a ti, y me aconsejes y me digas… ¡Que te busque, que no te deje ir!           19  


No Permitas que el Día Termine sin Decírmelo No permitas que el día termine sin decírmelo, no dejes que transcurran las horas, y los hechos comunes sin saber de ti. No permitas que termine el día sin decírmelo, porque tú me enseñaste a escucharlo, porque de pronto, como un rayo, no es fácil entregarse al sueño ante la espera. no permitas que el día termine sin decírmelo, porque amo tu libertad, pero me es indispensable saber que estás bien, que eres feliz y que aunque sea por un instante me llevas contigo. No permitas que termine el día sin decírmelo, porque así, seguirás construyendo conmigo, esa lazo que hoy más que nunca necesita de ti.       21  


No Dejes de Decirlo Jamás Cuando dices te quiero, yo te quiero más, cada vez que lo dices me haces sentir mejor, porque navego más allá de mis antiguos limites, de mis barreras; cuando lo dices, pienso en la vida por encima de la larga jornada, y de las cotidianidades del mundo; cuando lo dices, elijo ser vulnerable; lo dices, y entonces descubro que dentro de mi se vuelca mi vida para no ser el mismo; cada vez que lo dices te quiero más, y respiro y soy libre. No dejes de decirlo jamás.           22  


Avenida Me encontraba en alguna famosa calle de no se que país, de la cual su nombre ha sido intrascendente para mí. Recuerdo haberme reprochado esa ligereza. Haber viajado muchos kilómetros y no prestarle importancia a mí alrededor. Un hecho se convirtió en significativo cuando intencionalmente busqué ese algo que yo no podía olvidar, que me negaba a olvidar. Encontré una avenida en particular con ciertos vaivenes al recorrerla, y ahí estaba yo; de pronto sentí un golpe de felicidad, de esa que mueve fibras internas, que evoca recuerdos como tu aroma, tus labios y tus manos, pude sentir mi felicidad expresada en una sonrisa y en una actitud, porque por un momento disfruté mi andar a pesar de lo trágico del clima. Recuerdo haberme detenido en una esquina (la cuál creí que era la misma) por algunos minutos, de pronto un transeúnte me empujó accidentalmente hombro a hombro, ese acontecimiento fue como un despertar de un sueño del cuál no se quiere despertar; y con nostalgia, con infinita nostalgia, descubrí que me encontraba en un lugar ajeno, que no estaba en aquella avenida que guarda tu nombre, descubrí que en otro lugar, a mucha distancia… una avenida y tu recuerdo me unían a ti.     23  


Dime Dime que no es cierto, dime que en tu vida sigo presente, dime que no me has olvidado, que en tu vida aún existo, que no quieres escapar de mí, que no soy impertinente. Dime que vuelva a ti una y otra vez para no sentir que me pierdo, no permitas que me convierta en esa oscura, lejana y solitaria idea de la nada.                 25  


En la Historia de mi Vida

Regálame un suspiro tuyo, un tiempo de ti, regálame un instante para guardarlo en la historia y relatarle al mundo que eres tú quien detiene el tiempo, y todos los acontecimientos del mundo en medio de todo. Regálame un poco de tiempo para amarte y salvarme, para conocerte profundamente, para trascender en tu memoria y hacerme inmortal, para darle sentido a la historia de mi vida.           26  


Extrañándote Entre paradójicas urbanidades he imaginado sucesos inciertos entre tú y yo. He leído tu nombre en diversos señalamientos y en las carteleras. Hoy todas las calles llevan tu nombre, te he confundido en los rostros de los que van y vienen y que me ignoran; Te escucho en cada ruido, en el bullicio y en los murmullos. En todas las calles solitarias me siento más próximo a ti, esta representación es lo único que me pertenece aunque sea... fugazmente. Pienso que nadie más te extraña como yo, aunque ese pensamiento sea sólo mío. Pienso también que así como las letras solo tienen sentido cuando son leídas, y los sabores revelan su sabor cuando son deleitados, así mis sentimientos son solo una sombra porque ignoras que pienso en ti, y por lo tanto se han perdido. Yo, frecuentemente te sigo extrañando.       27  


Aquí y Ahora Te quiero aquí y ahora, te quiero como el momento que es hoy, que es mi vida, del pasado he descargado mi equipaje, Para volver a andar. Sin temor y sin reservas. Te quiero a pesar de todo, y tal vez a pesar de ti, y de nuestro lento devenir. Comprendo que este aquí, y este ahora, significan un suspiro único e irrepetible, tan lleno de vida, que lo justifica todo; Y que vale la pena vivir aquí y ahora.             29  


Cuenta Conmigo Cuenta conmigo siempre, porque la relatividad del tiempo es un suspiro impredecible, porque la suma de acontecimientos de una existencia, suceden en cada momento, cuenta conmigo para acompañarte en cada episodio. a pesar de la complejidad de los hechos, a pesar de las circunstancias, cuenta conmigo y no dudes que sea cual sea el lugar en donde te encuentres, estoy aquí para ti.               30  


No Pasa el Tiempo No pasa el tiempo y yo aquí, pensando en la trágica espera, en el intervalo de cada segundo. No pasa el tiempo y me pregunto si acaso, la espera será el medio o el fin de la felizmente insoportable levedad. El tiempo es espeso como un trayecto inacabado en donde el andar busca cualquier camino para distraer su paso. No pasa el tiempo y yo te extraño desesperadamente y te busco y te quiero... Y no pasa el tiempo.             31  


Amar es Subversión Amar es subversión, amar es enfrentarse a sí mismo y cuestionarse, descreer y ser otro. Amar es ir contracorriente, contra prejuicios, contra la historia, contra nuestro pasado. Amar es cederlo todo poco a poco. Amar es abrir puertas y elegir ser vulnerable, desprenderse de uno mismo. Amar es demostrar la extrema relatividad de la palabra nunca, la cualidad de toda posibilidad. Amar es intemporalidad. Amar es una revolución en el momento preciso de la historia. Amar es renovarse, trascender. Amar es delirio, alucinación, misterio, virtud. Amar es la gran explosión universal.     33  


Cuestión de Tiempo Descreía de la lentitud de las circunstancias en el tiempo, renunciaba a las pausas y pasos a un mismo caminar, sin saber que es ahora el tiempo quien me ofrece una lección. Para tener tu amor, la perseverancia, la paciencia y la fortaleza, deben guiar los acontecimientos sucesivos. Yo estoy dispuesto a vivir, lo que ha de ser… será, pero bajo el manto sabio de la historia, que nos irá diseñando el camino de coincidencias y encuentros, de acuerdos y complicidades que sólo el tiempo podrá develar.           34  


Tierra Tierra es ahora la manifestación espacial de encuentros y desencuentros de mi destino. De ese que va una y otra vez paso a paso buscando respuestas y que termina haciéndose infinitas preguntas que no cesan. Tierra es el aprendizaje continuo, de un lugar universal del que se es y a la vez, uno descubre que más que un punto específico, en cierta manera se es de todos lados. Tierra es la legendaria idea del arraigo y del sentido de identidad. Tierra son mis pasos ruidosos que no cesan en la dimensión donde suceden. Tierra es el escenario donde la noche y el día, el tiempo y el espacio convergen y juegan mostrando algunos misteriosos rasgos de sus inmensidades a los hombres. Tierra es testigo de la angustia y la esperanza de un hombre y de todos los habitantes y componentes de su espacio. Tierra es la historia de una vida y la vida en múltiples historias. Tierra es la sucesión inevitable de acontecimientos que incluso no han ocurrido, que están en otra parte. Tierra es la búsqueda constante en la revelación de los misterios que cada uno lleva dentro. Tierra es el papel imparcial y escéptico donde todas las cosas suceden y pueden o no suceder, donde la relatividad abraza toda posibilidad. Tierra es la vida y es la nada y en ella se concentra todo. Tierra es la voluntad de vivir y la voluntad de la vida. Tierra es una posibilidad infinita reflejo del universo. Tierra es la impresión de mis días en la fugacidad inacabable del tiempo donde estas palabras son ya un suspiro ocurrido temporalmente en la intemporalidad del universo.

  35  


El Reloj de Arena Hacia la mitad del mes de septiembre, había descubierto cierta sonrisa sarcástica en mí. Honestamente, ese descubrimiento desencadenó múltiples visiones y alegrías esperanzadoras respecto a aquellos días y a lo que sucedería después. Días antes me había enterado que una persona ligeramente cercana sentía la necesidad de recibir un regalo excepcional de acuerdo a su necesidad y a la vez personal en relación con la importancia en su elaboración, más que en la plusvalía, ignoro el porque de su invitación, abierta a toda aquella persona dispuesta a participar, aunque pude intuir cierta necesidad vanidosa escondida en su vulnerabilidad. Sin existir el compromiso del deber y con el antecedente de conocerle un poco, decidí emprender la aventura. Lo que pocos sabían es que tiempo atrás, ella había tratado con ligereza un regalo que le había entregado un tal Sánchez en una etapa lejana, al parecer había sido un florero decorado con su propia convicción. Por mi parte pensé originalmente en obsequiar una figura emblemática labrada en madera, pero nunca descubrí esa figura a labrar. Así que elegí una idea que desde antes me había dejado asombrado… un reloj de arena. Era un regalo particularmente especial, consistía en una figura construida a conciencia y a mano durante los días restantes del mes. La rustica figura representaba el enigma del tiempo. ¿Qué podía representar mejor la idea de la intemporalidad, de la permanencia de un momento, de un suceso, de una emoción o de un regalo que un reloj de 37


arena? (pensé con satisfacción personal como si fuese para mí) el pasado, el presente y el futuro. Así que me dediqué a construirlo con intensidad, le dediqué algunas tardes y algunas madrugadas y algunos ayunos y hambrunas. Si bien las bases y los soportes me tomaron algunas noches, debo confesar que las cavidades transparentes las obtuve de otro reloj. Quise prescindir de adornos excesivos en la madera así que volví al estilo jónico de los griegos, creyendo que es la grandeza de la sencillez lo que debe perdurar en el tiempo. Termine de acuerdo a lo planeado, especialmente en lo concerniente a la satisfacción personal y en la sensación de generosidad. Las escasas personas que previamente pudieron verlo se concentraron en el esfuerzo del incierto y rígido constructor. Quizás dos de ellas... como Magdalena y Beatriz advirtieron que el esfuerzo difícilmente seria ignorado. Luz sin embargo, sentenció que en ese reloj de arena había una interpretación quizás aun oculta para mi, secreta...subliminal. Me hizo pensar tantas cosas cuando dijo que todo esfuerzo honesto al final abre nuevas dimensiones. También es cierto que se concentraron en un símbolo cada grano de arena, ahí se encontraba la interpretación humana (al menos la que elijo yo) del infinito entendido como un lazo sin principio ni fin. Acepto que esa idea me sedujo constantemente y que incluso llegué a coleccionar algunas piezas similares que ahora no conservo y que por timide, omito el destino de cada una de ellas, salvo una. Quise capturar la eternidad del suspiro y luego cederlo. Yo me dedique a no confesar el por qué de ese símbolo cuando entregué el reloj de arena. Días después lo cedí, la pieza era fácil de transportar y a la vez delatora. La lleve con prontitud a la oficina principal donde se encontraba su escritorio a la hora en que cortés y fríamente me había citado, ella no estaba 38


pero yo no podía dar marcha atrás, así que lo dejé encima. Lo que ocurrió después se resume a un episodio interrumpido y del cuál no tengo información precisa, jamás supe la impresión del regalo de frente y cara a cara, aunque me enteré accidentalmente (como suele suceder casi siempre que uno se entera de algo) que una mañana de tres días posteriores lo derribó de su escritorio sin intención de hacerlo y el reloj se rompió provocándole molestia por la arena derramada, su reclamo fue: ¡solo a un loco se le ocurre un regalo como este!, de esa manera el incesante y vasto universo que había construido con mis manos diluyó cada grano del reloj de arena. Será acaso que el símbolo del infinito se revela como un devenir, como granos de arena que fluyen una y otra vez… constantemente. El reloj de arena me dejó una figura universal y quizás mañana un escrito, un poema o cualquier otra manifestación del arte. ¿Será cierta la sentencia de Luz? Una cosa siempre lleva a otra…desde entonces con sarcasmo y felicidad yo sigo dando vuelta al reloj de arena que tengo en casa y me diluyo y todo se diluye.                 39  


Instantes Instantes, ahora vivos recuerdos, Risas, frases, paz y emociones súbitas que acompañaron esa ahora lejana y fugaz historia. Nunca fuimos dos y quizás nunca fuimos siquiera nosotros mismos, o tal vez la realidad material de nuestras vidas, solo dejó que aquella sensualidad sublime se mostrara en un instante, quizás ahí radica la perfección real del hecho. Nunca cuestionamientos complejos, incómodos, sólo recuerdos de escenarios tiernos, de lugares ideales, llenos de historia y de nuevas historias, de situaciones idóneas, de casualidades y causalidades. Instantes vivos que construyen la fuerte declaración de un acontecimiento grabado en una memoria que se deja vivir, instantes que guardan imborrables esa mezcla, esa mágica combinación de un aroma y tú, sutil y fresca, suave y tórrida, gloriosa y mística. Infinitamente… siempre agradecido.       41  


Interpretaciones Aquella percepción de ti, aquella imagen suprasensible magnificó la interpretación personal de tu esencia. ¿Son las cosas en el mundo real el significado único en sí mismas? El pensamiento pretende deducir y en su dialéctica dilucidar todas las cosas. Yo en cambio, decido no descubrir qué y cómo, cuándo y por qué, yo solo quiero no saber, porque así me descubro en ti.           42  


Letargo Las horas construyen metáforas y transitan insomnio, definen al tiempo que vuela, divaga y se pierde de sueño en sueño, de suspiro en suspiro. Es el sueño mismo y la vigilia, la vía única de encontrarte sin obstáculos ni trampas, es ese camino el único consuelo de los suspirantes amantes fallidos. Las horas construyen el grito de un vacío, de un silencio, de una huída. Y yo construyo con las horas, el tiempo de un letargo que no se termina de extinguir.             43  


Nunca Nunca callé los gritos de mi alma, nunca escondí esa adicción a tu voz, de contemplar tu ser. Nunca dije una palabra en vano, nunca mentí. Nunca apresuré las cosas, nunca corrí, no evité dejarme vivir. Nunca dejé de pronunciar tu nombre, nunca huí, jamás quise dejar de estar a tu lado. Nunca evité enfrentar las adversidades, nunca eludí la oportunidad escucharte, nunca juzgué. Nunca fui otro, nunca temí a los demás, nunca me fui, nunca olvidé tus palabras, nunca creí que te irías, nunca quise te alejaras de mí.             44  


Presencia Extraviada Tu presencia extraviada distorsiona la realidad hoy alucinante, ese gesto adictivo tuyo en una calle ahora inmortal construye hipótesis alucinantes entre tú y yo. ¿Dónde se han fugado las palabras que alimentaron mi pensamiento más íntimo y personal? ¿Dónde los sueños en los que representé un protagonismo ahora incierto y fugaz? Tu presencia extraviada ahoga senderos de voluntad y de vida, toma violentamente instantes que arrastra y arroja a un vacío agotado de ausencia, a una ausencia ahogada de olvido. Tu presencia extraviada ha sido tomada, y ese secuestro te encuentra siempre, en cualquier lugar donde no estás.       45  


¿Qué es la Nada? ¿Qué es la nada? La nada es un vacío letal, es el miedo y la ausencia, un espacio asfixiante, el insomnio más calcinante. Es un olvido, una sentencia de muerte. La nada es nada y ahí radica su letal veneno, es voces invisibles, susurros confusos, fantasmagóricos. La nada es un camuflaje en cualquier cara de la existencia, hueco alucinante, agudo, punzante. En mi existencia hay todo y hay nada, tu mirada me ha olvidado, me ha arrancado, me ha arrastrado a precipicios infinitos. ¿En algún lugar de ese precipicio, en ese hueco oscuro y frío, me volverá a salvar tu mirada de aquella nada?     46  


Sortilegio Tu voz dijo sortilegio, y yo me perdí en momento épicos, divagué en una noche en una calle contigo. Ese sortilegio me transportó a una banca biográfica donde no hay secretos ni mundos divergentes, donde puedo ser yo. Me regaló la poesía y la posibilidad de acercarme a ti, en versos con expresiones implosivas. Sortilegio son tus manos perfectas, que iluminan virtuosas los esfuerzos escritos, que labran con intensidad las mías. Sortilegio es el mensaje, que desde la antigüedad gritó la primera bacteria y emitió señales… y te buscaba.     47  


Tu Voz ¿A dónde viaja tu voz que calla como una tempestad de silencio? Como un rayo en donde un día, en una hora determinada desapareció… En los ruidos de la civilización se esconde un eco que palpita, esa forma muy tuya de dar vida a las palabras, se esconde tanto que cala en el libro de los recuerdos. Tu voz que clama distancia e indiferencia, tu voz que todo lo transforma, y que retumba en las paredes del mundo, y que nadie escucha, nadie entiende, Sólo yo.             48  


A Pesar de tu Olvido Si dudas y reniegas de los tiempos compartidos, si fatigas los recuerdos y sepultas en la nada ese lazo encarnecido, y los días sin memoria te han borrado aquél prodigio, tal vez juzgas sin tregua lo que un día fue y hoy no ha sido. Todo se ha vuelto más lejano, más distante, y olvidaste un sentimiento y las palabras. En mi mente ahora y siempre, jamás un buen deseo, dejó de cobijarte. Si hoy todo es nada y el orgullo ensordecido, te tienta el murmullo mentiroso y relativo, y asumes que de nada aquél recuerdo has padecido, entonces poco a poco en tu memoria me he perdido. Si dudas y reniegas y te escondes y descrees, entonces, sólo entonces ,y a pesar de tus olvidos, en la distancia alentaré felicidad en tu destino, porque hoy, mañana y hasta siempre… jamás con un buen deseo, dejó de cobijarte este amigo.         49  


Alevosía Letras secretas que transportan subliminales mensajes paralelos, distantes, lejanos… sinceros, tu voz adictiva, felicidad fresca que emana de tus breves letras, en tiempos nunca dispares, sino caprichosos coincidentes. Enigmas y verdades, sonrisas espontáneas, suspiros anhelantes, inspiraciones profundas, silencios que susurran los tiempos extraviados de tu ausencia, y pienso en ti con alevosía. Vivir con descaro emociones confusamente reveladoras, entre lo desbordante e imprudente, entre la ilusión y el desconcierto de mis palabras y mis actos, y una hipótesis…¿Serás tú la explosión que ha provocado este microcosmos…?         50  


Diré Diré que no es cierto, que el tiempo me ha salvado, que toda historia ha sido vivida y falseada, que la aventura interrumpe los días fatigosos e iguales. Diré que siempre es distinto y que nunca es igual. Diré que las personas una y otra vez son inconstantes en su presencia mas no en la memoria, o mejor aun, diré que todo lo olvido y que todo lo desaprendo como camino a la felicidad, diré que ese no soy yo y tu eres otra tú, mi tú, la que yo veo. Diré que en los días soleados me siento nostálgico y en los días lluviosos sonrió sarcásticamente. Diré que en cada contratiempo hay más coherencia que en los acontecimientos lineales. Diré que nada, absolutamente es verdad, que no creo, que no niego. Que ni si quiera soy yo el que ha dicho todo esto.           51  


Fantasía Descubro metáforas que envuelven tu nombre profundo y místico. Construyo frases que revelan y evidencian el hechizo que sobre mi has conjurado. Renuncio a la construcción lógica de los juicios, de aquellos estudiosos de la mente, que develan cada aparente secreto, fuera de la mística y de la utopía de los versos y las prosas. Yo en plena fantasía, como Sor Juana, una parte de mi te piensa con descaro y ternura y en otro tanto... aunque lejos, me siento próximo a ti.                   52  


La Voluntad de Vivir Schopenhauer manifestó con decisión que la voluntad de vivir, gobierna la vida de la especie humana. La voluntad de vivir, cuyo fin último se concreta en una síntesis, producto de la suma de dos voluntades: la procreación de la especie. Dicha sentencia ha provocado míticas críticas y calificativos al pensador alemán, sin tomar en cuenta que a base de la reflexión de sus ideas, quizás su pensamiento, pueda ayudarnos a aceptar algunas de las consecuencias de la existencia, las pérdidas, los amores y desamores. En el mundo, más que la voluntad, existe un destino natural, al cual independientemente de sus venturas y desventuras, sólo le interesan las especies en un sentido de generalidad, por ello es que ningún ser particular de alguna especie es inmortal, pero como especie general se conserva su presencia en el mundo. Sería complicado pensar, que un canguro sufriera depresiones amorosas por infidelidad o por timidez, lo mismo con algún felino o un ave. Es decir, el instinto de reproducción carece de ejercicio reflexivo y de accesorios morales; en cambio en la existencia humana, la racionalidad confronta a los instintos en algunos casos, los humanos hablan de amor como un medio, y ello implica un problema existencial, sobre qué o cómo 53


debemos actuar en lo referente a la elección de una pareja sentimental o en el sostenimiento y/o ruptura de la misma. A partir de su planteamiento, Schopenhauer justifica el porque pueden existir algunas contrariedades, al observar alguna pareja en cuanto a sus diferencias físicas y temperamentales, algunos lo llaman un complemento o un equilibrio. ¿Por qué elegí a la persona que nadie imaginó para mí? ¿Cómo debe enfrentarse el fin de una relación? ¿Cómo entender que la persona única y especial que elegí ya no esta conmigo? ¿Será cierto que según la voluntad de vivir, sólo han sido ensayos de mi existencia, hasta que mi voluntad y otra se eligan y se inmortalicen en esa síntesis que da vida a la especie en general y a la vida? de ser así, los intentos fallidos del pasado se han convertido de una tragedia a una espera. Yo aun espero esa otra voluntad que pese a múltiples combinaciones, diferencias, prejuicios y situaciones aparecerá, para elegirnos y trascender.                 54  


Mi Voz en el Mar En las olas del mar se refleja mi voz que te llama en las olas de sal que golpean tus pisadas de olvido y ausencia. En la tarde que incendia el techo estelar y en donde te veo y te desvaneces ante mí, anhelo fugas, de tiempo y espacio para perderme contigo en algún agujero o mundo paralelo; Diosa de mis sueños y vacíos incontenibles. Y sin embargo, al otro lado de cualquier punto, te pertenezco y me entrego como la arena, como la sal, como las olas del mar que volverán a ti.             55  


Pienso en Ti Pienso en ti como la oportunidad viva del presente, en ti al descubrir que las cosas suceden y no, al decirte adiós pensando siempre en un reencuentro, en aquella despedida falsa. Pienso en ti frente a una tarde de sol intenso, y de tantos que miran cada uno de mis pasos, pienso en ti frente a la patria, que estoica aguarda entre todos siempre en silencio, como mis pensamientos fieles que se abstraen del mund, para acabar inevitablemente en un monólogo encerrado e íntimo que te guarda en mí.               57  


Tú Tú, única. Inigualable e irrepetible, tú y mis sueños más dulces y mi realidad más contundente, tú, mi idea intemporal de la felicidad, tú y las sonrisas y tu magia y tu encanto. Tú y el hechizo de tu voz y tus silencios, tú y la certeza de tus palabras y la fortaleza de tus manos. Tú porque una tarde en una solitaria banca, tu imagen me acompañó en medio de meditaciones metafísicas, y fuí feliz, aunque te extraño, fuí feliz porque te quiero, y aunque me haces falta, eres tú, quien de pronto, con un gesto, me eleva tu magia.               58  


Un Charco de Olvido Había aquella mañana un presagio reflejado en los charcos que evidenciaban la ineficacia del asfalto. En una esquina sentí que una parte de mi ser se sumergía infinitamente. Inmediatamente después, una parte consciente de mi mente se reprocho esa alucinación, de la cuál por momentos sospecho fue real, más real de lo que relativamente lo es. El charco de agua representaba mi estado emocional estacionado. Pensé en Heráclito, y en su idea del cambio constante, me pregunté dónde estaba aquél Griego lejano, para reprocharle mi estática representación. Buscando ideas y distracción de mis pensamientos para no ser el mismo, aquél charco volvió a atraparme, recuerdo haber realizado una analogía entre los solsticios y los equinoccios, porque mis días y mis noches transcurrían pesada y lentamente hasta que la espera y el sueño, sarcásticos se decidían a ceder y a dejar de jugar conmigo. Quise aplastar ese charco y destruirlo, vaciarlo... así como destruir aquellas palabras que encendieron mi vida y mis anhelos, destruirlas a conciencia, con la soledad de mí mismo. Sentí temor ante la idea infinita del vacío, sin embargo debía destruir todo recuerdo encarnado, por medio del valor y del coraje por desaprender y desaprenderte. 59


No pude cometer ese acto intencional y programado, alevoso… forzado, no quise luchar a contra corriente, no quise padecer la metafórica lección que el destino le revelo a Edipo (esa de ir en contra de su destino para nunca escapar de el), ya será el tiempo y la vida las que anularán aquél y los infinitos charcos, habrán de vaciarlo y nuevamente llenarlo en una fuga que anhelo sea constante.                               60  


Reflejo Creí que era tu imagen, en el reflejo del espejo de mis noches; creí que eran tus ojos, que con una mirada me decían hasta nunca, aunque jamás pudieses escapar de mi espejo. Y mientras tanto todo cambia y todo se fuga, y yo me siento la piedra más antigua y el hierro más lejano, y el reloj liso y sin tiempo y sin nombre, que todo determina y a la vez nada es… me pierdo. Creí que era tu imagen la culpable, o tal vez ese espejo que me delata, que vive en mí y que no quiere, y que se niega a aprender vivir sin ti.           61  


Yo Amo Amo descaradamente. Amo por el valor mismo de amar, porque es mejor amar que no haber amado, o que haber vivido concentrado en el tortuoso y antagónico del amor. Amo, porque en mi ser busco la paz, a pesar de la indiferencia que otro deseara propiciarme. Amo con inspiración eterna, una y otra vez. Amo con ganas y con fuerza, como un motor que empuja hacia adelante y se entrega desbocado y lo da todo, sin miedo a aprender una y otra vez, porque en la vida hay que vivir experiencias; porque el amor es darlo todo y no pedir nada. Amo siempre, con la valentía de amar en cada momento en que haya que fortalecer el gentil lazo ante la adversidad. Amo de día y de noche, a cada hora y en cada sueño, amo en cada suspiro que intenta expresar el valor máximo del presente y así amaré hasta la hora de mi muerte. Amo la vida y sus sabias coincidencias y combinaciones. Amo con fuerza a las ausencias, porque quizás nunca nadie se va del todo. Amo para no reprochar, ni para someter ni para obligar. Amo por amar y lo hago todo por amor, para que así, todo lo que haga no haya sido un imperativo, sino la expresión fiel de un sentimiento que hará trascender mi vida, el sentido mismo de mí en la vida. Una y otra vez, a pesar de todo lo complejo de la existencia, como una revancha yo elijo amar para poder vivir. 62  


207 Frente a ese número, la noche caía y se esparcía en todo el ambiente. Las luces, los semáforos, las personas, los jardines, los autos, los ruidos, los portones, los árboles, las risas, los rumores, las burlas, los imposibles, los muros, las distancias, los miedos, un perro, nada existía. En ese lugar nos fugamos, y el olvido atrapó al tiempo, y la vida nos atrapó a los dos. Días después, me pregunto… ¿Si todas esas cosas, esa fuga en el tiempo, ese número, son el arquetipo caprichoso, de un griego, de un cosmos, de un destino…?           63  


Eliel Luna Tu y otros delirios  

Eliel Luna Rodriguez