Issuu on Google+


sumario

• Editorial __________________________________________ • Opinión _ _________________________________________ • Noticias __________________________________________ • El Futuro 8x8 ______________________________________ • Los nuevos proyectos de la Armada Rusa ____________ • La Amenaza Iraní __________________________________ • Misión Española en Afganistán ______________________ • Ficha: Mi-28N _____________________________________ • Minutos decisivos: La Batalla de Tarento _ ____________ • Calendario de eventos _ ____________________________ • Crítica de Literaria _________________________________ • Próximo Número _ _________________________________

2 Ejércitos del Mundo


editorial nuestro proyecto

Independientes. Directos. mos nuestro primer número. El en ocasiones con más énfasis Sin miedo a expresar opiniones o a mostrar los resultados de nuestras investigaciones y reflexiones aun a costa de ganarnos la enemistad de la industria o de los estamentos públicos. Son buenos propósitos, sin duda, pero de difícil cumplimiento. Tanto es así que hemos estado a punto de abandonar en numerosas ocasiones. Ha sido complicado llegar hasta aquí, hasta nuestro primer número. No han sido meses de preparación como muchos creen, sino para algunos de los que formamos el equipo de Ejércitos del Mundo, un camino de años, con numerosos fracasos y siempre con dosis ingentes de ilusión. Después de muchos batacazos, la conclusión era clara: nuestros objetivos de independencia y rigor eran inviolables. Seguimos adelante y el tiempo y la experiencia nos han traído hasta aquí, al 15 de Septiembre de 2009, en que publica-

primero, seguro, de muchos. Ejércitos del Mundo pretende ser una especie única. Una revista extensa –nos hemos marcado un número orientativo de 100 páginas-, digital -de forma que cualquiera pueda acceder a ella con todas las facilidades que nos brinda la era de Internet-, gratuita –no aspiramos a hacernos ricos, aunque si a vivir honradamente y obtener beneficios con la publicidad-, bimensual y en español. Esto último, el ser en español, nos sitúa junto con las características anteriores, en la diatriba de tener que responder no solo a las exigencias de los lectores de la península, sino también de toda Iberoamérica, objetivo que intentaremos cumplir con la incorporación de nuevos colaboradores.

en una que en otra, de todas las regiones globales de importancia. Así, escribiremos sobre Europa, América del Norte, Iberoamérica, Asia-Pacífico, África-Oriente Medio o Rusia y el resto de la CEI, tratando de dar en cada momento y a cada una, su parte en nuestra publicación.

Demostraremos también, como puede verse en este primer ejemplar, un interés especial por España. No podemos olvidar que somos un medio español. Tampoco que esta es la realidad que más nos afecta y mejor conocemos y que con sus grandes programas, su industria puntera en muchos sectores de la defensa y también con sus indefiniciones y errores políticos, es una fuente permanente de noticias y controversias que abordaremos según Nuestro nombre, Ejércitos del se vayan sucediendo. Mundo, es indicativo de la direc- Una de estas noticias, sin duda ción que vamos a seguir. Nos de las más comentadas, es la ocuparemos en cada número, del nuevo programa para do3

Número primero - Septiembre 2009


editorial tar al ET de un 8x8. En torno a ella, el Coronel Antonio J. Candil Muñoz nos aporta su experiencia para desgranar los pros y contras de cada candidato mediante un artículo pormenorizado y también a través de su columna de opinión. Afganistán, ese país indómito en el que la OTAN está empantanada y mientras unos socios aportan la espada, otros pasan por allí sin arrimar el hombro y con más pena que gloria, tiene también su cuota, un tanto sentimental, mediante la pluma de quien les escribe. La Armada Rusa, odiada y temida, ridiculizada y elevada a los altares ocupa un puesto central en este primer número, en el que intentaremos arrojar algo de luz sobre sus futuros projectos, sus debilidades y la situación actual de los nuevos buques

entregados o en construcción.

fuerzas armadas, nuestras noticias y un repaso a los evenPor partida doble, el Coronel tos de los próximos meses Candil –hemos dejado de lado componen este primer número otros artículos para incluir este que esperamos, tenga la acopor su actualidad- analiza tam- gida que creemos se merece. bién la amenaza iraní, un león no tan fiero como lo pintan. Desde aquí, hemos puesto toda la carne en el asador para Además, en este primer nú- hacer un número equilibrado mero el lector podrá encon- y ameno. Ahora es el lector trar una ficha exhaustiva del quien ha de dar su veredicto. Mi-28N, que podrá coleccionar junto con las que vengan. No podemos despedirnos, desde el equipo, sin dar las gracias Hacemos también un pequeño a todos los que han hecho porepaso, dentro de una sección sible este sueño, en especial a que se llamará “Minutos decisi- los foristas y colaboradores del vos” a una batalla. En este pri- Foro de Ejércitos del Mundo, mer número, la de Tarento, que así como también a aquellos enfrentó a británicos e italianos que nos han intentado poner la por el control del Mediterráneo. zancadilla por el camino y con ello nos han dado la motivación Todo lo ya citado, más un re- necesaria para seguir adelanpaso a libros imprescindibles te. para todo amante de la historia bélica, la estrategia y las A todos ellos, gracias.

equipo técnico • Director Christian D. Villanueva y López-Núñez • Subdirector Román Mariette Ruiz de Erenchun • Diseño Gráfico y Maquetación Antonio López Sepúlveda • Administración Gurutze Ruiz Colina • Redactores y Colaboradores Antonio J. Candil Muñoz, Román Mariette Ruiz de Erenchun, Roberto Martín Jiménez, Salvador Sánchez Martín.

4 Ejércitos del Mundo


opinión Las capacidades del poder militar ruso ¿de nuevo el Ejército Rojo? Antonio J. Candil Muñoz Antes de que ningún pseudo-intelectual de moda pretenda enmendar la plana, aclararemos que, en ruso, Rojo (Krasno) es sinónimo de belleza y bajo ningún concepto tiene sentido peyorativo, ni siquiera político –aunque naturalmente fue el color elegido por los bolcheviques en 1917-, por lo que no se debe ver ni anticipar en estas líneas nada despectivo ni negativo. Se trata solo de analizar si, acaso, el nuevo Ejército ruso vuelve sobre los pasos del otrora poderoso Ejército soviético del que se deriva. Del pasado conflicto de Georgia llegaron noticias que permiten hacernos una idea de las capacidades de la renaciente máquina militar rusa. Y aunque sus capacidades no parezcan suponer una amenaza para la Alianza Atlántica, ciertamente no son desdeñables, y preocupan sobremanera a los pequeños estados vecinos de Rusia, y quizás también a algunos no tan pequeños. Sin duda, uno de los objetivos de Vladimir Putin con la actuación en Georgia, en 2008, fue demostrar al mundo que Rusia había resurgido militarmente. Ya desde agosto de 2007, bombarderos estratégicos salidos del pasado, como son los gigantescos Tu-95 Bear y Tu-160 Blackjack, vienen surcando los cielos internacionales y haciendo tentativas de acercarse al espacio aéreo de Europa Occidental, Norteamérica y Japón.

Igual que en los buenos tiempos de la Guerra Fría. Las aproximaciones ahora a Venezuela, que se ha apresurado a brindar su territorio, y de nuevo a Cuba, se enmarcan también en esta línea. Los presupuestos militares se han incrementado considerablemente desde 2004, casi el doble, aunque gran parte del incremento se ha ido con la inflación galopante de la economía rusa, y los resultados no han sido nada espectaculares después de todo. Aún así el capítulo de defensa y seguridad ha sido declarado como prioritario por el Presidente Medvedev, y Putin a anunció a mediados de septiembre de 2008 un aumento de los presupuestos de defensa, para 2009, de un 27%. Igual que la Ministra Chacón. Una parte mayoritaria de los presupuestos de defensa se va, con toda certeza, en el mantenimiento del arsenal nuclear, clave de la defensa nacional rusa frente a la abrumadora superioridad convencional hoy de Occidente. Vivir para ver. Aunque, por motivos obvios, las fuerzas nucleares rusas no han decaído tanto como el resto de sus fuerzas militares, tampoco han escapado de la escasez. Así los nuevos submarinos nucleares balísticos de la clase Borey tardarán aún en alcanzar una operatividad plena, y de la poderosa DA, avia-

ción de largo radio de acción, de las desaparecidas VVS, Fuerzas Aéreas soviéticas, a la aviación estratégica rusa actual hay un largo recorrido. En el presente, Rusia mantiene solamente una flota de aproximadamente 80 bombarderos estratégicos, casi todos, no obstante, aptos para lanzar armas nucleares. Las capacidades existentes son muy inferiores a las de la época soviética, y las misiones a realizar se han orientado más hacia la realización de misiones de bombardeo convencional en conflictos de baja intensidad, y en el apoyo a operaciones en el marco de una guerra asimétrica, que de ataque nuclear, como ocurría en el pasado. Además de la fuerza expuesta, también se mantienen en servicio unos 60 bombarderos Tu-22M Backfire, con capacidad dual nuclear/convencional. Algunos analistas, y expertos exsovietólogos, estiman que, al margen, casi 1/3 de los presupuestos se disipa en mala gestión y corrupción, habiéndose convertido la máquina militar rusa en un “agujero negro” real, en el que los presupuestos se volatilizan, simplemente. El resultado no es sino un “quiero y no puedo” del que forma parte el exhibicionismo mostrado con los vuelos de los bombarderos, la presencia naval en el exterior, e incluso las grandes maniobras.

6 Ejércitos del Mundo


actualidad desde los Estados Unidos

La realidad estratégica es que Rusia, a fecha de hoy, solo dispone de un portaaviones – el Almirante Kuznetsov, botado en 1985-, y que las pretensiones anunciadas por Putin de construir 5 o 6 en un futuro, no parecen realistas, máxime cuando Rusia ni siquiera dispone ya de astilleros capaces. El armamento ruso, sin embargo, no es despreciable –no nos engañemos-, ni nada desdeñable, y resulta especialmente temible en manos de grupos radicales, o de países al margen del derecho internacional, especialmente los sistemas antiaéreos, como los recientemente adquiridos por Irán. Las mayores disponibilidades presupuestarias, debidas al alza de los precios del petróleo, han permitido que el Ejército ruso se ejercite y salga de la parálisis en que estaba sumido desde la caída del comunismo, y cada vez es mayor el número de soldados voluntarios contratados que reemplazan a los soldados procedentes del servicio militar obligatorio. Las tropas que invadieron Georgia en 2008 eran soldados profesionales, fundamentalmente, y se comportaron, ciertamente, mejor que en los tiempos de la campaña de Chechenia, y, de alguna manera, la pericia demostrada en la movilización, despliegue y desarrollo de la operación, resultó una prueba patente de que se habían recuperado algunas capacidades, aunque solo se tratase de una fuerza de relativamente menor entidad no superior a los 20.000 efectivos.

dental, pero aún así suponen una amenaza cada vez más creciente para sus vecinos más débiles y si bien, la campaña de Georgia no puso de relieve que Rusia haya adquirido una capacidad militar ofensiva que pueda suponer una amenaza, incluso para la OTAN, sí demostró una tendencia preocupante del poder político de la Rusia actual, a utilizar la fuerza. Sin duda se impone una nueva evaluación de las capacidades bélicas rusas, aunque, hoy por hoy, las principales amenazas al modo de vida y estilo de vida occidentales no son militares sino que vienen determinadas por la manipulación del abastecimiento de petróleo y gas natural que viene haciendo Rusia, junto con su diplomacia ambigua respecto de Irán, y la renovación de alianzas con Siria, Venezuela y Cuba, al margen de las lunáticas propuestas de crear organizaciones paralelas a la Alianza Atlántica sin los Estados Unidos.

Desplegar bombarderos nucleares y medios navales de superficie y submarinos en las cercanías del Golfo de Méjico, puede ser una respuesta a la presencia de la OTAN en el Mar Negro, pero todas estas acciones están derivando hacia un juego altamente peligroso, que se complica aún más cuando se proporcionan armas rusas a países y grupos potencialmente hostiles a todo lo que se suponen son los valores y principios democráticos occidentales. La clave está en el futuro. Y confiemos en que se tengan presentes las lecciones del pasado.

El peligro de una confrontación militar directa entre Rusia y Occidente es ciertamente remoto, pero los errores de cálculo son altamente peligrosos y no parece que Moscú esté siendo muy cuidadoso en los últimos tiempos. El reciente viaje del Presidente Obama a Moscú no ha aportado datos concluyentes en casi nada, y ha sido, si acaso, un primer encuentro de valoración. Un error de cálculo, sea de parte de Rusia o de la actual Administración norteamericana, puede llevar, sin duda, a situaciones complicadas.

Las fuerzas rusas de hoy no están bien equipadas, su armamento es cualitativamente inferior al occi-

7 Número primero - Septiembre 2009


opinión Indios y Vaqueros Christian D. Villanueva y López-Núñez Soy una víctima de los años 80. Combino, como muchos de mi generación, una personalidad digital, fruto de haberme criado con un Commodore Amiga, Game Gear y ya en los 90 un novísimo –por entonces- Pc con procesador Pentium I, con una personalidad, digamos, analógica, consecuencia de los primeros años de mi vida, en la que todo lo anterior existía, pero no estaba a mí alcance y debía entretenerme con las piezas del Lego, el Tente y mis adorados indios y vaqueros. Al final, cuando los indios y los vaqueros –muy amigos cuando estaban dentro de su caja de herramientas- fueron dejando paso a los Sonic, Mario Bros y compañía, la personalidad digital fue comiéndose día a día a mi yo analógico, hasta dejarlo probablemente en el mismo rincón en el que terminan todos los juguetes que habían dejado paso a otros nuevos. Años después ahogado por la propia tecnología y buscando un respiro –menudo lugar dirán algunos- me alisté y senté plaza como Cazador de Montaña. El destino me llevó al pirineo unas veces, a San Gregorio otras y al final, como culminación del entrenamiento de todo militar que se precie, a una misión. En este caso, a Qal-e-Naw, en Afganistán, un lugar muy parecido a aquel en el que yo imaginaba que mis figuritas peleaban.

Antes de embarcarnos en ese juego de indios y vaqueros, no pensé si quiera –no lo hacía desde muchos años atrás- en mis muñecos, ni en qué habría sido de ellos, devorados, probablemente, por alguna madre dispuesta a hacer sitio o por algún primo más joven y ávido de “donaciones”. La verdad, todavía lo ignoro. Tampoco dudé en ningún momento de la tecnología que estaba en mis manos mientras patrullaba por las pronunciadas cotas y los abruptos cañones de Badghis, hasta que empezaron los problemas. Nunca fueron demasiados y la verdad, pudimos resolverlos bien, alejándonos de ellos en el 99% de los casos. Entonces sí volví a pensar en mis indios. En mis juegos, los vaqueros estaban encerrados en su fuerte o formando círculos con sus caravanas bien provistas de armas y víveres, mientras que los indios siempre eran los buenos, que trataban de expulsarles de su territorio como buenamente podían. En Afganistán, por una vez, me tocaba hacer de blanco y además, de bueno, ante la sinrazón talibán. Recordé entonces mis juegos y también como, con años de práctica, conseguí que mis buenos indios ganasen la mayoría de las batallas. Montados en sus caballos, flanqueando una y otra vez a los malvados vaqueros, apare-

cían desde cualquier posición a priori imposible gracias a su habilidad como jinetes y su ligereza. Sufrían bajas, no lo niego. En cada batalla buena parte de ellos se encontraban con la muerte de forma gloriosa, entregando su vida por unos ideales que sin duda la merecían. Era duro verles caer, como también era duro pensar que entre los rudos vaqueros, de vez en cuando, había una mujer o un niño. Cosas de la guerra. Reflexionaba sobre estas cosas, mientras patrullaba o, a veces, mientras estaba en el gimnasio charlando de historia con algún compañero, a propósito del terreno afgano y de las tácticas de los talibanes. Este terreno, es muy parecido al resto de la orografía de la línea de fractura que separa al mundo musulmán de Occidente y que sin entrar a valorar si a consecuencia de la religión, la pobreza o la demografía o si todo junto, es evidente que volverá a ser, en el futuro, escenario de nuevas batallas y conflictos de todo tipo. Puede ser en irán, o puede ser en Marruecos, es indiferente. Lo que no es indiferente es el hecho de que ninguna unidad de caballería española haya visitado Afganistán. Un lugar perfecto, si se sabe aprovechar el terreno,

8 Ejércitos del Mundo


letras desde la dirección

para vehículos bien protegidos, pero rápidos y con una alta movilidad táctica –mucho más, sería necesario, que la que nos aportan los Lince o los Reveco-, así como potencia de fuego. Un lugar perfecto para que como mis queridos indios, nuestra caballería flanquease al enemigo, los rodease, se moviese ligera y diese una y otra vez golpes de mano, localizando sus posiciones e impidiendo que concentrasen el fuego al tener que responder a varios frentes. En eso, en sorprender o en responder contra-flanqueando cuando eran sorprendidos, mis indios eran únicos. De hecho, su único enemigo real era la caballería blanca. Esos temibles jinetes con sus trajes azules y su línea amarilla inmaculada que de vez en cuando aparecía al rescate de los malos. Armada con fusiles –los míos eran honorables y lo hacían con arcos y flechas al modo tradicional-, la caballería blanca era un hueso demasiado duro de roer y cuando llegaba, poco podíamos hacer mis muñequitos y yo, salvo morir con honor. Cuando esta no aparecía, no había enemigo para mis indios. Daba igual que caminando por un valle les sorprendiese una emboscada. No importaba si moría el jefe. Tampoco si el primero y el último de la fila –porque mis indios, como nuestros convoys, siempre iban en fila india- quedasen malheridos y no pudiesen más que morir matando. Al final, el grueso era capaz de dividirse. Así, mientras unos se parapetaban como buenamente podían y fijaban al enemigo por el fuego –bueno,

por las flechas-, los mejores guerreros hacían uso de su habilidad todoterreno y sorprendían al enemigo por la espalda, desde alguna loma o tras unas rocas. Pensaba en esto en Afganistán porque me era evidente que nosotros no podríamos hacer lo mismo. No es el papel de la infantería, por mucho vehículo que se le de y menos aun en las pequeñas formaciones que se ven en misión flanquear ni dar golpes de mano. No ante los talibanes que con sus RPGs, sus AKs y sus pequeñas motos se movían igual que mis indios. La infantería no está preparada para sorprender al enemigo cuando este ya le ha sorprendido primero. No había allí ni un mísero VEC capaz de subirse con su cañón a una loma perpendicular al fuego talibán y dispuesto a imponer la superior potencia de fuego de la caballería blanca. Tampoco un Centauro que con su cañón de 105mm diese a los talibanes como única alternativa una muerte honorable –o fanática, pero muerte-. Pensaba también que con tanta agrupación táctica y tanta interoperabilidad y demás parafernalia, a veces algunos olvidan que cada uno tiene su misión. Afganistán, se me antojaba allí y mucho más claramente aquí, debería ser patrimonio de la caballería. Allí la infantería cumple muy bien su labor –si le dejan y le dan medios- de ocupar el terreno, proteger a la población y las labores de reconstrucción y llegado el momento, tomar posiciones. Sin embargo, las patrullas y los flanqueos. Los golpes de mano, como

decía antes, son patrimonio de quienes solo entrenan para eso. En ocasiones, la guerra es más sencilla de lo que muchos nos quieren hacer creer. No es necesario desarrollar nuevos conceptos, a cada cual más extravagante sino que conviene mirar atrás –quizá no a la inocencia de un niño que juega con sus figuras de plástico- y ver que es lo que ha triunfado en conflictos similares en otras épocas –que los hubo- y valorar si no nos estaremos equivocando al complicar demasiado las cosas. Así, ahora que nosotros hacemos una vez más el papel del hombre blanco –aunque a diferencia de mis juegos esta vez somos los buenos-, la caballería, aprovechando su superior blindaje y potencia de fuego, pero sobre todo su movilidad, sin duda sería nuevamente, el mejor enemigo de los indios. Eso sí. Los blancos solo nos enviaban a caballería porque estaban dispuestos a luchar, a derrotarnos. Ellos tenían claro su objetivo al entrar en nuestras tierras y aunque tuviesen que aceptar bajas, no dudaban en entablar combate a la primera oportunidad. Tenían lo que otros no tienen. Voluntad.

9 Número primero - Septiembre 2009


noticias

ACUERDO CONJUNTO ENTRE BRASIL Y FRANCIA PARA LA CONSTRUCCIÓN DE SUBMARINOS. Brasil construirá cinco submarinos en colaboración con Francia para proteger a sus grandes reservas de petróleo de la costa en la región amazónica, según un informe de prensa aparecido el domingo 23 de agosto de 2.009. Según el diario Folha de Sao Paulo, el Presidente brasileño, Lula da Silva, ya ha aprobado el proyecto para la construcción de submarinos preparado por el Ministerio de Defensa. Siguiendo el informe, Brasil también construirá un submarino nuclear como segunda parte del proyecto. Al parecer dicho acuerdo se rubricará en la próxima visita del presidente francés al país carioca. El ministerio también prevé la creación de un Estado Mayor conjunto integrado por personal del ejército, la marina y la fuerza aérea para proteger la región. La propuesta, que ya está autorizado por el presidente, ahora se presentará al Congreso.

ACUERDO ENTRE ROSBORONEXPORT Y HAL PARA EL SUMINISTRO DE MOTORES DE AVIACION. El 21 de agosto, durante la celebración de la feria MAKS09, el conglomerado empresarial

Rosoboronexport y la empresa aeronáutica india Hindustan Aeronautics Ltd. (HAL) firmaron un contrato por el cual, la primera suministraría 26 motores RD-33 serie 3 a la India. El RD-33 serie 3, es una versión mejorada del turbofán que impulsa a la familia de aeronaves MiG-29 Fulcrum. Dicho contrato se puede enmarcar como la continuación de otro anterior firmado en 2005, por el cual Rusia recibió 250 millones dólares para la modernización de los motores para los cazas MiG29 de la Fuerza Aérea de la India. Según los términos del acuerdo, HAL fabricará 120 motores RD-33 serie 3 adicionales en su planta de Koraput, con objeto de homogeneizar la flota de Fulcums operada por el país hindú. Según un portavoz de la empresa rusa Rosoboronexportor, “Estos motores se instalan en los aviones MiG, incluido el modelo MiG35, que se presenta como uno de los principales aparatos que están participando en el concurso convocado por al Fuerza Aérea india para la entrega de 126 aparatos de última generación”. Dicho contrato se lo disputan seis de los mayores fabricantes a nivel mundial, Lockheed con el F-16IN ó F-16 Block 70, Boeing con el F/A-18E Super Hornet, ambos de EE.UU., por parte de Rusia la empresa MiG participa con su MiG-35. La francesa Dassault con su Rafale, la sueca Saab con su JAS-39NG y el consorcio europeo EADS con el EF-2000 Typhoon. Según estimaciones, el contrato puede suponer un montante superior a los 10 mil millones de dólares.

EL MISIL BRAHMOS, DISPONIBLE PARA LA EXPORTACION SÓLO TRAS EQUIPAR A LAS FUERZAS INDIAS. En la recientemente feria aeronáutica MAKS 2009, de acuerdo con el Director General y Diseñador Jefe de la NPO de Construcción de Maquinaria Militar-Industrial, Alexander Leonor, no se producirán entregas del misil a posibles compradores, hasta haber dotado completamente a las Fuerzas Armadas de la India. Según sus propias palabras: “Hasta la fecha, no existen contratos a terceros países para el BrahMos’’. Las variantes de éste misil de crucero supersónico, incluyen una para lanzamiento terrestre, una de lanzamiento aéreo y una tercera para su empleo naval. La primera prueba se produjo el 12 de junio de 2.001, habiéndose concluido hasta la fecha hasta 20 lanzamientos de pruebas, con resultados satisfactorios en su gran mayoría, tanto para las versiones de lanzamiento naval como las terrestres, éstas últimas desde lanzadores fijos como móviles. En el corto plazo se esperan comenzar las pruebas de la versión aerotransportada, utilizando como vector de lanzamiento la aeronave Sukhoi Su-30MKI. Además existe interés manifiesto en preparar una variante que permita el lanzamiento desde silos verticales de los buques.

10 Ejércitos del Mundo


noticias

COREA DEL SUR PRODUCIRÁ LOS COHETES-PORTATORPEDOS ANTISUBMARINOS HONGSANGEO Corea del Sur ha dado luz verde a la producción de los primeros 70 ejemplares del torpedo antisubmarino Hongsangeo, con vistas a iniciar su despliegue entre los años 2.010 y 2.012. Las primeras plataformas en emplearlos serán los buques de la clase KDX-1 y KDX-2, esperándose que en el futuro lo hagan los KDX-3 y los nuevos submarinos ahora en fabricación. Después de nueve años de desarrollo, las pruebas finales se terminaron a principios de 2.009, por la Agencia DAPA, financiada por la Agencia para el Desarrollo de Defensa. Según fuentes gubernamentales, en la decisión de dar el visto bueno a su fabricación ha pesado la creciente amenaza que pueden suponer los submarinos de Corea del Norte. El sistema, tiene un funcionamiento similar al ASROC de los EE.UU., un cohete impulsor lanza al torpedo hasta una distancia cercana a los 12 Km. donde suelta al torpedo, y una vez en el agua, éste comienza su búsqueda del objetivo. El cohete puede emplear diversos tipos de torpedos, inicialmente se emplearán los Mk-46.

LOCKHEED MARTIN RECIBE EL PRIMER EJEMPLAR DE C-5B PARA RECIBIR LA MODERNIZACIÓN RERP. El primer Lockheed Martin C-5B (número 83-1285) llegó a las instalaciones de Marieta en Georgia,

el 19 de agosto de 2.009, con objeto de recibir un completo paquete de mejoras que incluye su remotorización, sustituyendo los actuales turbofan GE TF-39 por los modernos GE F138-GE-100, de unas 25 T. de empuje. Las siglas RERP (Reliability Enhancement and Reengining Program), sirven para la introducción de un programa de mejoras y remotorización de la flota de transportes Galaxy. Las modificaciones a realizar consisten en más de 70 mejoras y actualizaciones la célula de los C-5 desde el fuselaje a los sistemas del avión. Lorena Martin, Vicepresidenta de Lockheed Martin afirmaba: “Hemos estado planificando el día de hoy por más de una década y para el que hemos estado trabajando muy duro en los dos últimos años, el avión está aquí, nuestras instalaciones y nuestro equipo están listas para funcionar. Este avión será un activo esencial cuando se reúna con el resto de la flota de la Fuerza Aérea, cuando se entregue el próximo año como un C-5M”. El programa C-5M, es el producto de un esfuerzo de modernización en dos fases. La primera, denominada Programa de Modernización de Aviónica (AMP), introduce a la aeronave en el nuevo siglo, gracias a la adecuación de la cabina de pilotaje al denominado estándar digital, en el cual se sustituyen los viejos diales analógicos de la instrumentación, por pantallas multifunción de grandes dimensiones. Casi la mitad de los C-5 de la flota ya ha sido objeto de las modificaciones AMP. El programa RERP es la segunda fase en el esfuerzo de modernización.

El primer avión para entrar en la línea de producción RERP es un C-5B con sede en la Base Aérea de Dover, Delaware. Este avión de la USAF, fue el primer C-5B en salir de la línea de producción en 1.985. El tiempo previsto para la modernización de este primer ejemplar es de trece meses. Conforme aumente el ritmo de producción, el tiempo de conversión en los futuros aparatos se reducirá a ocho meses. Además de mejorar las prestaciones tanto de velocidad, carrera de despegue, carga máxima, alcance, etc., el C-5M se proyecta que tenga una tasa de disponibilidad muy superior, gracias a la mayor fiabilidad ofrecida por los nuevos equipos incorporados. Una de las tripulaciones de la Fuerza Aérea, con sede en la Base Aérea de Dover, Delaware, ha demostrado recientemente la mejora de las capacidades, al volar sin escalas y sin reabastecimiento de Dover a Incirlik, en Turquía, con cerca de 45 toneladas de carga. La tripulación fue capaz de completar la ida y vuelta en dos días frente a los tres normales, y se produjo un ahorro de 15 T. de combustible mediante la eliminación de una parada en ruta. En la actualidad, la Fuerza Aérea planea modernizar a la versión C-5M 52 aparatos (49 C-5BS, dos C-5CS, y un C-5A) hasta el año 2.016.

11 Número primero - Septiembre 2009


El Futuro 8x8 Un nuevo VBR 8x8 para el ET

Ventajas e inconvenientes de las posibles opciones Para los ejércitos es siempre una buena noticia saber que se les va a dotar con medios y equipos más modernos. La posible adquisición en un futuro próximo –el Ministerio de Defensa anuncia que quiere firmar el contrato correspondiente en 2010-, de un nuevo medio acorazado, esta vez de ruedas –el ya denominado VBR 8x8-, ha acaparado considerable atención, y resulta obligado analizar los pormenores de este futuro sistema de armas. Los programas de adquisición de sistemas de armas, lanzados por el Ministerio de Defensa, a mediados de los años ´90, fueron, sin duda, los de mayor alcance económico en la historia de las fuerzas armadas españolas: el Eurofighter, la fragata F-100, y el carro de combate Leopard 2. Más de diez años después, estos programas todavía siguen en vigor. La adquisición de los vehículos

12

MLV Lince y MRAP RG-31E para el Ejército de Tierra vino motivada por la necesidad de equipar a las fuerzas desplegadas en Líbano y Afganistán con medios adecuados y suficientemente protegidos contra el tipo de amenazas presentes en las zonas de operaciones (IED,s, EFP,s, … etc…), dadas las carencias e insuficiencias mostradas por el equipo allí desplegado y con el que contaban las tropas destacadas, y que no es otro que el reglamentario en servicio todavía hasta hoy. Ahora, con toda seguridad, en el Ejército de Tierra se celebrará la decisión de adquirir un nuevo vehículo acorazado de transporte de personal, ya que el único medio actual en servicio, de características similares y en la línea de lo que se pretende adquirir, el BMR 6x6, tiene más de 30 años, y fue concebido con unos parámetros y requisitos muy distintos a los que

hoy se exigen. La sustitución del BMR es, efectivamente, urgente y una prioridad para el Ejército. Ahora bien, ¿para qué? ¿con qué finalidad? Si se trata de dotar a la Fuerza Terrestre con un nuevo sistema acorazado de combate, de ruedas, de alta movilidad, proyectable y sostenible, hay mucho camino por recorrer. Para empezar conviene recordar que solo se dispone de tres brigadas, hoy ligeras, más una brigada de Caballería esencialmente sobre ruedas, que podrían ser las posibles unidades usuarias del nuevo sistema. Y no hay que olvidar, el mantenimiento y la gestión de toda la flota de nuevos vehículos, cuando se reciban, algo que se deberá integrar en las capacidades logísticas y operativas del Ejército de Tierra actual.

Ejércitos del Mundo


El Futuro 8x8 ¿Porqué un nuevo vehículo acorazado, y porqué de ruedas? ¿Porqué un 8x8? Esta es la primera pregunta que suponemos que se ha considerado en los ámbitos de decisión. Pero también es una pregunta que se hacen los que siguen con interés la evolución de la defensa y la seguridad nacional. La sustitución del BMR ha venido siendo, efectivamente, urgente, y una prioridad para el Ejército desde hace mucho tiempo ya. El propio Ejército de Tierra, sin embargo, ha venido haciendo muy poco ciertamente hasta hoy, para anticiparse a una situación que ahora puede darse por sobrevenida, y ya sea por razones simplemente presupuestarias o de establecimiento de prioridades, la realidad es que ahora se nota la carencia de un nuevo vehículo, idóneo y moderno para afrontar las nuevas amenazas que se consideran. El Pizarro, e incluso el Leopard, son medios que, en su finalidad última, estaban diseñados con la visión del Pacto de Varsovia y del Ejército soviético como enemigos preferenciales. Hoy la realidad es otra, para bien o para mal. Las unidades acorazadas y mecanizadas nunca han sido la primera prioridad en el equipamiento del ET, e incluso, desde el propio Estado Mayor del Ejército siempre se ha favorecido a las unidades ligeras, quizás por inclinarse hacia lo sencillo, y hacia aquello menos costoso, y que consumía menos recursos. Ciertamente las unidades acorazadas y mecanizadas no resultan baratas, y a los costes, sin duda elevados –y cada vez más-, del material, se añaden

Número primero - Septiembre 2009

los correspondientes al mantenimiento, reparaciones y apoyo logístico en suma, que resultan a lo largo del ciclo de vida del material, mucho más elevados que los propios de la adquisición del mismo material. La experiencia del Ejército de Tierra en la utilización de medios acorazados, o protegidos, de ruedas no es muy considerable, dada la tradición y la misma actitud expuesta. Durante la Guerra Civil ambos bandos tuvieron una limitada experiencia con vehículos tipo autoametralladora-cañón, de origen ruso, y poco más, a diferencia de otros ejércitos. Sería después de la contienda cuando poco a poco y de manera paulatina fueron apareciendo algunos –comenzando por los CT-15TA Trumphys canadienses-, que serían utilizados esencialmente como medio de transporte, o patrulla, y nunca de combate, especialmente en el Sahara y en el territorio de Ifni. Posteriormente se adquirieron algunas autoametralladoras M-8 Greyhound, norteamericanas, a Francia, que también se emplearon en el Sahara. Los batallones de infantería motorizables, de la organización de

los años ’60 y ‘70 solo fueron eso, motorizables, y nunca tuvieron otros vehículos más que simples camiones de transporte, cuando fue necesario su movimiento. Para la Caballería, el medio de ruedas esencial no fue sino el jeep Willys norteamericano, que no contaba con ninguna protección. A principios de los años ’70, en el marco de un acuerdo con Francia para la adquisición de material militar, se adquirieron los primeros vehículos acorazados de ruedas modernos –no más de una veintena-, que utilizaron los Grupos Ligeros Acorazados Saharianos de la Legión. Se trataba del M-3 Panhard 4x4, un derivado de las autoametralladoras Panhard AML H90/H60, que podía transportar una escuadra de fusileros/exploradores. Este vehículo fue también suministrado a la Infantería de Marina. Acabada la experiencia sahariana, el uso de estos vehículos fue decayendo y continuaron en servicio en unidades de Caballería –los Grupos Ligeros de las Brigadas DOT-, hasta que, por falta de repuestos y mantenimiento, fueron dados de baja definitivamente a principios de los años ’80.

13


El Futuro 8x8 Los primeros pasos para dotar al Ejército español de un medio mecanizado de fabricación nacional se dieron en 1972 cuando se eligió a la entonces ENASA , Empresa Nacional de Autocamiones S.A. -más conocida entonces por su nombre comercial de Pegaso-, y hoy privatizada a favor de la sociedad italiana Fiat Iveco, para desarrollar un prototipo de un vehículo acorazado ligero de ruedas para el transporte de personal. Ya desde principios de los ’70, sin embargo, se había venido considerando la idea de fabricar un vehículo acorazado de ruedas, esencialmente para la infantería motorizada-motorizable, ya que la infantería mecanizada de las unidades acorazadas (División Acorazada Brunete 1 y División Mecanizada Guzmán el Bueno 2), contaba con el excelente y omnipresente –hasta nuestros días- TOA M-113 norteamericano, de cadenas. Este vehículo no fue otro que el actual BMR 600, objeto ahora finalmente de sustitución y de la posible adquisición que se considera de un nuevo 8x8. Diseñado por la Comisión de Desarrollo de Vehículos Blindados del Ejército de Tierra, y la Dirección de Proyectos de ENASA, el Pegaso BMR-600 6x6 (Blindado Medio

de Ruedas) fue evaluado durante cuatro años. No se sabe muy bien quien necesitaba más el vehículo, si el Ejército o ENASA, que veía amenazada su supervivencia en el duro mundo de la competencia internacional en el que los sistemas de armas españoles no eran precisamente demasiado apreciados. Cuando en 1972 se concibió la idea, la motivación real que impulsaba el proyecto era no otra que la de potenciar la industria nacional. Pegaso/ENASA se había configurado como un buen fabricante de autocamiones y a las autoridades del momento, les pareció que había llegado el momento de iniciar una nueva andadura industrial. El BMR no era un mal diseño, después de todo, para la época, y en total se construyeron 682 unidades, entrando los primeros ejemplares de producción en servicio en 1979, si bien en 1994 –casi 20 años después-, se aprobó un programa de modernización -actualización de 545 unidades - ¡que no acabó sino otros 10 años después, en 2004!-, denominadas BMR-600 M1 que son los que continúan todavía en servicio. Pero la realidad es que, por mucho que se diga hoy, nunca se pensó que serían

empleados en zona de combate, aunque el BMR acabó -20 años después-, convirtiéndose en el caballo de batalla del Ejército en las misiones en el exterior. Hoy en día, ante la imposibilidad práctica de mejorarlo y adecuarlo nuevamente a las necesidades del entorno operativo actual, tanto por motivos propios de obsolescencia como del alcance de las tecnologías disponibles, se ha hecho patente la necesidad urgente de sustituir el BMR, por un nuevo vehículo de moderna concepción y diseño más acorde con las amenazas actuales, algo que debería haberse planificado ya a principios de los ’90, en lugar de acometer una modernización que, a la postre, no ha servido para mucho. Desde el Ministerio de Defensa, de cara a la adquisición de un futuro vehículo 8x8 -en el marco del proceso de selección iniciado, se dice que el objeto de tal adquisición es conseguir “Un vehículo fiable y seguro que asegure de forma inmediata un mayor nivel de protección a las tropas desplegadas en zonas de operaciones”. Y este futuro vehículo que debe cumplir y garantizar tales extremos deberá entregarse antes de 2014, en una cantidad mínima de 40 vehículos, del total de los 300, que se piensan adquirir en una primera fase, según la Dirección General de Armamento y Material del Ministerio de Defensa. Hay que calcular, por lo tanto, que en 2014 España seguirá presente en algún escenario internacional, y se tendrán tropas desplegadas en algún teatro lejano. No es un planteamiento muy desencaminado, quizás. En resumen, al final, y después de todo, los posibles futuros vehículos nuevos 8x8 son para enviarlos a las zonas de operaciones, en

14 Ejércitos del Mundo


El Futuro 8x8

las que el Ejército sea llamado a intervenir. Es ciertamente un planteamiento serio para justificar una inversión, elevada, sin duda. Nada parecido ha ocurrido con los Leopard ni con los Centauro o Pizarro, que no se han estrenado ni siquiera. Ello obliga, ineludiblemente, a que los vehículos que el Ministerio de Defensa considera adquirir ahora, deberán estar protegidos de forma directa y específica contra minas, contra IED,s (explosivos improvisados), y contra EFP,s (explosivos perforantes artesanales). Algo muy importante a tener en cuenta. En los países occidentales, la potenciación de las unidades militares que se consideraban como más adecuadas para intervenir en situaciones de crisis y conflictos regionales, presuponía que eran las fuerzas ligeras terrestres, dotadas con vehículos de ruedas, las que desempeñarían un papel más relevante, al considerar que eran más apropiadas que las tradicionales “ mixtas-pesadas” – mezcla de ruedas y cadenas-, en el marco

de operaciones de ayuda humanitaria y de mantenimiento o imposición de la paz, para patrullar y controlar zonas relativamente amplias. Además de su relativa ligereza, los vehículos de ruedas tienden a consumir significativamente menos combustible y grasas que los de cadenas con un peso similar. Esta ligereza relativa y unas necesidades logísticas reducidas dan a la familia de vehículos de rueda un margen de superioridad sobre los de cadenas en el ámbito de la movilidad estratégica, entendiendo ésta como transporte de fuerzas a distancias continentales e intercontinentales, dadas sus necesidades de sostenimiento menores, pero los consumos menores dejan de ser tales cuando los vehículos de ruedas se mueven fuera de carreteras. En este caso, a igualdad de peso, el consumo de combustible es al menos similar al de cadenas. Para el caso de misiones de control de área y patrullas –que viene siendo lo habitual-, el desplazamiento sobre carreteras, o

pistas, predomina, y por tanto es más evidente la ventaja del menor consumo de los de la clase ruedas. Incluso en el contexto de escenarios de combate típicos de baja o media intensidad, la realidad demuestra que las actividades fuera de carretera constituyen menos del 50% del total de los desplazamientos. Los vehículos de ruedas presentan dos ventajas importantes, a la hora, de desplegar operativamente, en una zona de operaciones: en primer lugar, necesitan detenerse menos frecuentemente para repostar (como regla general, se puede considerar que el radio de acción de los vehículos de ruedas supera a los de cadenas entre un 50% y un 100%) en segundo lugar, la velocidad media por carretera es también superior a los de cadenas en una proporción semejante, entre un 50% y un 100% superior. El hecho de que los vehículos de ruedas puedan cubrir distancias mayores a velocidades superiores que los de cadenas, presenta otra ventaja adicional: resulta mucho menos fatigoso para el personal, ya que las vibraciones son menores también. Ahora bien, teniendo en cuenta el requerimiento y necesidad expresado por el Ministerio de Defensa, hay que considerar la posibilidad de llegar a tener que estar en contacto directo con un enemigo potencial, y esta confrontación directa impone al menos dos requerimientos de movilidad: Una buena movilidad fuera de carreteras es una condición previa importante, para ser capaz de evadir la acción enemiga y utilizar avenidas de aproximación inesperadas. La agilidad -combinación de alta velocidad, buena aceleración y

15 Número primero - Septiembre 2009


El Futuro 8x8

capacidad de zigzaguear-, es también clave para responder flexiblemente a los rápidos cambios de la situación táctica al nivel más básico. En la movilidad fuera de carreteras es relevante el hecho de que la presión sobre el suelo es considerablemente superior en los vehículos de ruedas en relación a los de cadenas. Se debe tener en cuenta que la presión máxima media de los neumáticos oscila entre 300-450 kN/m2, y puede implicar unas capacidades de movilidad menores en terrenos blandos. Recientes estudios, no obstante, revelan que cuando se trata de vehículos sofisticados, de alta tecnología, y pesos y dimensiones similares, las diferencias no son tan claras, ya que los adelantos tecnológicos son aplicados por igual, y los consumos de carburantes y grasas en vehículos de un peso en orden de combate de 30 tms. son muy parecidos, sean de cadenas o de ruedas. Por otra parte, el

consumo y comportamiento de los vehículos de cadenas en campo a través, resulta mejor que el de los de ruedas. Respecto al comportamiento en zonas urbanas, no hay duda de que un vehículo de cadenas está mejor cualificado para sortear y pasar por areas de escombros, que uno de ruedas. No obstante, cuando pasamos a considerar las diferentes amenazas en el teatro de operaciones, vemos que en cuanto a protección no hay una alternativa actual viable que sustituya al blindaje, y eso es lo que ha motivado precisamente el desarrollo y puesta a punto de vehículos especialmente protegidos, como son los tan ansiados MRAP. La relación directa entre volumen y peso del blindaje y protección no parece que se vaya a modificar por la introducción de nuevas tecnologías a corto y medio plazo, y menos de aquí a 2014. Por otra parte las exigencias de protección de los vehículos son cada vez mayores, y con los niveles de protección requeridos hoy,

resulta poco realista pretender que sean alcanzables por vehículos de ruedas de menos de 20-25 toneladas, que como mucho soportan solo los efectos de armas ligeras de infantería, y ametralladoras hasta calibres máximos de 12,70 o 14,5 mms. Esto obliga a configuraciones especiales de los vehículos de ruedas, simplemente por razones de volumen para soportar los pesos. Los sistemas de blindaje reactivo que pueden ser instalados sobre el blindaje estructural de un vehículo se han mostrado eficaces contra misiles contracarro de carga hueca, si bien resultan poco o nada eficaces contra los proyectiles de energía cinética, pero los incrementos de peso que supone su instalación hace que no sean viables en vehículos de peso inferior a 30 toneladas, razón esta que lleva a que el vehículo tenga una configuración 8x8, y por lo tanto un chasis mayor. Los vehículos de ruedas 8x8 presentan una ventaja adicional, además, en relación con la amenaza que presentan las minas, y, de hecho, son más resistentes a sus efectos, en cierto modo, que los de cadenas. Incluso con una o dos ruedas destrozadas un vehículo 8x8 puede seguir su movimiento durante determinada distancia y tiempo, lo que es imposible para los 4x4, por supuesto, e incluso para los de cadenas. El desgaste de ruedas en un 8x8, en operaciones, puede ser impor-

16 Ejércitos del Mundo


El Futuro 8x8 tante, no obstante, y conviene tenerlo en cuenta. Datos de la experiencia obtenida por el US Army, en Irak, advierten de un mínimo de un neumático de rueda diario, por unidad tipo compañía (13 vehículos), y aunque un 8x8 pueda seguir operando con una o dos ruedas dañadas, no cabe duda de que lo aconsejable será que vuelva a su base para reparaciones. El Stryker norteamericano utiliza neumáticos Michelin XML 12.00R20, que tienen un coste unitario de 1.452,45 dólares USA. No es un aspecto a despreciar. Sin duda, los vehículos de ruedas se mueven mejor por carreteras y pistas, y a más alta velocidad, que los de cadenas, pero no es menos cierto que las vías de aproximación de obra como las citadas, son fácilmente identificables y previsibles, y por lo tanto mucho más probable que sean minadas o defendidas de alguna forma, lo que aumenta su vulnerabilidad y el riesgo para los vehículos, dada su dependencia de estas rutas. Antes de adelantar conclusiones, sin embargo, conviene efectuar algunas consideraciones en cuanto a la potencia de fuego y el armamento principal con que puede dotarse a estos vehículos. Tradicionalmente los vehículos de transporte de personal no han ido armados con sistemas más pesados que la ametralladora de 12,70 mms. o similar, o en ocasiones un lanzagranadas múltiple de 40 mms. o, si acaso y con otra finalidad, con misiles contracarro de diferente tipo. Sin embargo, ahora ya se han logrado instalar cañones de 105 mms., y hasta de 120 mms.,en vehículos 8x8, de un peso entre 25 y 30 Tms., del mismo tipo que los instalados en los carros

de combate, lo que les proporciona una potencia ofensiva similar a la de los medios de cadenas más pesados. El principal problema, no obstante, reside en el volumen y espacio que tales sistemas de armas requieren, y que al final llegan a hacer que el vehículo, sea de ruedas o de cadenas, venga a tener casi el mismo volumen y un peso en orden de combate, similar al de los de cadenas. Lo normal es dotar estos vehículos, no obstante, con armas automáticas de

tiro rápido y gran potencia de fuego, como son los cañones de 20 a 30 mms., que no resultan especialmente complicados y pueden incorporar un sistema de estabilización para el tiro en movimiento, que, de hecho, son más sencillos y menos costosos que en el caso de vehículos de cadenas.. Así dichas las cosas, y a pesar de ciertos interrogantes, todo parece aconsejar –dada la actitud reinante en el Ministerio de Defensa-, adquirir un nuevo vehículo blinda-

17 Número primero - Septiembre 2009


El Futuro 8x8 do tipo 8x8, entre los disponibles actualmente en el mercado, con protección frente a minas, misiles contracarro, IED,s y EFP,s, además de estar dotado con armamento potente, y disponer de una desahogada capacidad de transporte, algo tal y como ya lo ha hecho la Armada, por otra parte, para la Infantería de Marina, que optó en 2001, por el suministro de los vehículos acorazados anfibios 8x8 Mowag Piraña IIIC, desarrollados por la empresa suiza MOWAG perteneciente en la actualidad a General Dynamics. Ésta es una opción alternativa que debería haber sido evaluada ya, quizás antes de iniciar un programa como el que se pretende. Esta decisión inicial, obviamente amparada desde el Ministerio de Defensa, supuso la paradoja de que las unidades del ET, que son las más directamente implicadas en las amenazas por ataques y atentados con minas e IEDs, careciesen de unos vehículos considerablemente más avanzados que el BMR, cuando se dotaba con ellos a las unidades de la BRIMAR, y ahora supondrá que habrá dos vehículos 8x8 diferentes, el citado de Infantería de Marina y el que se adquiera para el ET. A simple vista, no parece muy acertado, pero estos son los hechos.

y con unas necesidades mínimas de apoyo logístico. Todos los expertos coinciden en que la mejor solución ante tales necesidades la constituyen los vehículos de ruedas y dentro de éstos, los vehículos 8x8, por permitir garantizar una configuración equilibrada de peso y protección junto con un grado de movilidad adecuado. Solo que esta idea se ha introducido en los ejércitos occidentales desde 2004-2006 –e incluso antes en el caso del Ejército norteamericano-, y para el ET español llegará con no menos de 5 o 6 años de retraso, cuando menos. Más vale tarde que nunca.

Sin duda, el final de la Guerra Fría y el colapso de la URSS pusieron de relieve un nuevo escenario estratégico, considerándose casi ya que los conflictos de alta intensidad han desaparecido, y que lo que se requiere ahora es que las naciones estén en condiciones de desplegar rápidamente fuerzas capaces de cumplir sus misiones a gran distancia de sus lugares habituales de guarnición

-General Dynamics-Santa Bárbara -Sistemas (GD-SBS) -Krauss Maffei Wegman (KMW) -Iveco-Oto Melara -NEXTER -Patria -BAE Systems-Hagglunds -Thales Australia -General Purpose Vehicles(GPV)

¿Cuáles son las opciones que se contemplan? El Ministerio de Defensa ha invitado expresamente por escrito a ocho empresas, todas ellas extranjeras, a enviar información sobre los productos de que dispongan y que consideren puedan participar en el concurso de adquisición del futuro Vehículo Blindado de Ruedas (VBR) 8x8 para el ET. Las empresas que han recibido una cartainvitación de la Dirección General de Armamento y Material (DGAM), organismo responsable dentro del Ministerio de Defensa, de la gestión de este futuro programa, son:

Aunque se abre la posibilidad para que se presente también cualquier

otra empresa que considere tiene algún vehículo 8x8 que pueda satisfacer las necesidades operativas del Ejército de Tierra, y cada empresa es libre de presentar el vehículo concreto que considere puede interesar, y no está, limitada a proponer un solo modelo, los vehículos más probables que entrarán en liza son: -Piraña V, presentado por GD–SBS, aunque no sea un producto genuino de SBS -AMV, de Patria -Boxer, de ARTEC/KMW -VBM Freccia, de Iveco-Oto Melara -Pandur 8x8, de GD-Steyr, -SEP 8x8, de BAE SystemsHagglunds -VBCI, de Renault–NEXTER.

Piraña, Pandur, Stryker... Diferentes versiones de un mismo concepto Posiblemente el diseño más exitoso, hasta hoy, de entre los que se consideran, resulte ser el desarrollado por la firma suiza Mowag, hoy parte de General Dynamics Land Systems, con el VCI Piraña, del cual, en diferentes configuraciones se han fabricado cerca de 8.000 vehículos, una gran mayoría de ellos bajo licencia en Canadá bajo la designación de LAV (Light Armored Vehicle), que es el que se ha adoptado y producido también en los Estados Unidos, con ligeras modificaciones, bajo el nombre de Stryker, el cual ha venido siendo empleado profusamente en Irak. La adopción por el US Army del LAV Stryker fue, probablemente, una de las decisiones más contro-

18 Ejércitos del Mundo


El Futuro 8x8 vertidas en la historia del Ejército norteamericano y provocó que, a su vez, otros ejércitos renovasen su interés en los vehículos acorazados de ruedas, y en particular en los 8x8. Aún así, no habría que descartar que General Dynamics Land Systems - USA, acabe, incluso, proponiendo el Stryker, el único vehículo 8x8 realmente experimentado en combate, hoy por hoy, y que tiene muchos puntos comunes con el Piraña, o incluso el Pandur, ambos también productos de General Dynamics. Posiblemente, sea GD la empresa que puede proponer mejores productos, en líneas generales, y la que tiene más experiencia en el desarrollo de vehículos 8x8 modernos. El hecho de que disponga de instalaciones en España, e incluso de una filial, GD-SBS, que actuaría como contratista principal, facilita mucho las cosas para el Ministerio de Defensa. Otra cosa es el comportamiento histórico de SBS, y la insatisfacción frecuente que ha producido en su cliente, aspectos que pueden llegar a pesar, sin duda, en la decisión final que se tome. Un campo en el que el Stryker parece haberse comportado muy bien es en el de su resistencia a las minas contracarro o IED,s. Muchos vehículos afectados por minas han sido capaces de desplazarse hasta llegar a sus bases, sobreviviendo sus tripulantes. En el momento actual el mercado internacional de vehículos 8x8 aparece claramente dominado por tres modelos: el ya citado Piraña, en todas sus versiones, el Pandur de la firma austríaca Steyr, también una compañía integrada en General Dynamics Land Systems,

ambos seleccionados y adoptados por numerosos países, y el AMV (Armoured Modular Vehicle), de la firma finlandesa Patria, con un novedoso e interesante diseño, una buena relación coste/calidad y un alto grado de fiabilidad, que está en auge y ha sido recientemente seleccionado por algunos países. Irónicamente, cuando la firma GDSBS llevó a cabo una presentación del Piraña IIIC en 2005, ante el Ejército, en la Base militar de El

Goloso, el entonces todavía General JEME, José Antonio García González, manifestó con claridad que “viendo al Piraña, sé ya lo que no queremos”. Ciertamente, GDSBS no estuvo muy acertada ya que presentó al Piraña, evolucionando con carros Leopardo 2E, y vehículos Pizarro, lo que puso de manifiesto su menor grado de movilidad y facilidad para moverse fuera de caminos y pistas, campo a través, aunque el vehículo se comportase perfectamente. Des-

19 Número primero - Septiembre 2009


El Futuro 8x8 bado en los contratos con Portugal y la República Checa, si bien, parece que se han podido resolver a última hora.

Boxer: Alemania y Holanda, a la cabeza de la innovación y de la modularidad.

de la DGAM, también se le indicó a SBS en varias ocasiones, con ocasión de los estudios iniciados desde 2004, en torno al FSCT (Futuro Sistema de Combate Terrestre), que se esperaba algo más innovador que el Piraña. Claro está, que eso ocurrió entonces, y hoy los criterios pueden ser ya otros.

ni entregado a ningún ejército, una versión armada que pueda ser considerada un apoyo de fuegos, o incluso una versión de reconocimiento especializada como puede ser el VEC. Por supuesto que es posible su desarrollo y se han puesto a punto varios prototipos, pero no hay, hoy por hoy, ninguna versión en servicio.

Todos los vehículos 8x8 de GD, sean norteamericanos, canadienses, austriacos, o suizos, tienen el mismo origen y responden al mismo concepto, y su calidad media es la misma. En realidad responden a un diseño de finales de los ’80 que ha ido evolucionando con el tiempo, y ni el Pandur II ni el Piraña V son hoy vehículos que respondan a esa idea de modularidad –ya que en cada caso se trata de versiones de vehículo diferentes-, y versatilidad en forma total, ni mucho menos a la idea de vehículo del futuro, que se propugna desde el Ministerio de Defensa.

Su grado de protección es adecuado, aunque a la vista de las amenazas puede requerir complementos adicionales, tal como el US Army se ha visto obligado a introducir en Irak. En cualquier caso, está claro que no son la solución perfecta, ni mucho menos, ya que de lo contrario no se habría desarrollado toda la generación de vehículos MRAP que hemos visto, y que han entrado en servicio en los teatros de operaciones actuales. Al Pandur II se le ha incorporado blindaje modular adicional y un kit de protección antiminas, prueba patente de que no contaba con ello, desde el principio.

Sea del Stryker, sea del Pandur, y mucho menos aún en el caso del Piraña, aún no se ha desplegado

El Pandur II, por otra parte, ha tenido problemas técnicos de aca-

Los otros diseños no han tenido tanto auge ni han sido realmente probados en operaciones, pero son ciertamente los que resultan más innovadores y avanzados. Entre ellos el Boxer, resultado del fallido programa GTK/MRAV, que ha sido por fin adoptado por Alemania y Holanda, el pasado 19 de diciembre de 2006, tras el abandono de países que como Italia o Francia, han procedido finalmente según diseños nacionales, o Reino Unido, que simplemente ha abandonado. El VCI Boxer es el resultado, fallido no obstante, de un notable intento de cooperación multinacional lanzado desde la OTAN a mediados de los años ´90 para poner a punto un vehículo acorazado modular de ruedas de un peso de entre 25 a 30 Tms., capaz de ser empleado con éxito tanto en conflictos de baja intensidad como en conflictos convencionales de gran escala. Por el momento, sin ningún otro comprador a la vista, se están fabricando

20 Ejércitos del Mundo


El Futuro 8x8 algo más de 400 vehículos para ambos países, a cuyo fin se ha constituido un consorcio industrial germano-holandés entre las empresas Krauss-Maffei Wegmann y Rheinmetall, de Alemania, y Stork, de Holanda, denominado ARTEC Gmbh. Se espera iniciar las entregas en este año 2009, para completar el pedido hacia 2016. A pesar de la actitud no demasiado favorable al Boxer desde el Ministerio de Defensa, e incluso desde el propio Estado Mayor del Ejército –que lo considera excesivamente pesado y voluminoso-, es el único 8x8 que responde verdaderamente al criterio de modularidad que, aparentemente, se exige, con lo cual no se ve con claridad por donde puede ir la decisión que se tome finalmente. El Boxer es, sin duda, el vehículo mejor protegido de entre todas las opciones –el más pesado también, con casi 33 tms.-, y ciertamente el más innovador. La familia Boxer consiste básicamente en una familia de 9 diferentes módulos desde transporte de personal, ambulancia, puesto de mando, y recuperación,..etc…. hasta vehículo de combate, y ha sido diseñado para ser transportado por el nuevo avión A400M, algo que, sin duda, perjudica sus expectativas dada la incertidumbre y en cualquier caso, la lentitud que rodea a este programa.

Francia… después de todo Renault. Francia ha procedido a desarrollar su propio VCI 8x8. Este vehículo es efectivamente un nuevo desarrollo 8x8 que responde a los requerimientos del Ejército francés tras varios años de retraso y cambios de orientaciones y pen-

samiento en el seno del Estado Mayor, y salirse del proyecto GTK/ MRAV con Alemania y Holanda. Su desarrollo lo ha llevado a cabo la hoy empresa NEXTER, antes GIAT –un grupo industrial estatal similar a lo que fue en España la Empresa Nacional Santa Bárbara (ENSB)-, en colaboración con la división de camiones de Renault, habiéndose contratado para el Ejercito francés. La configuración general del VBCI (Véhicule Blindé de Combat d’Infanterie) es una combinación de las mejores características del diseño experimental del conocido como Vextra, junto con la dirección y suspensión del Renault X8A, igualmente experimental. De momento solo lo ha adquirido el Ejército francés. Para el futuro programa español, ya NEXTER ha avanzado que se ha asociado con la empresa catalana GTD –una empresa de ingeniería de sistemas y tecnologías de información, al fin y al cabo, y sin experiencia en vehículos-, quienes dicen estar en conversaciones con otras empresas españolas, con las que en la actualidad

tienen acuerdos casi cerrados para el desarrollo conjunto del producto, y aunque aseguran que tratan de aglutinar una plataforma industrial, de amplia distribución geográfica, lo más probable es que se circunscriba solo a Cataluña, si bien en lo relativo a tecnologías avanzadas de la información (simuladores, cámaras térmicas de visión,..etc), es posible que cuenten también con socios como Indra, o Tecnobit. Llama la atención que no se involucre de alguna forma a Renault España –al menos por el momento-, lo que posiblemente sí añadiría algún componente de valor a cualquier esquema que haga NEXTER y daría más fuerza a su propuesta. El VBCI, de NEXTER, es hoy la estrella de exportación de Francia, en el campo de los vehículos militares, y no cabe duda de que un contrato para España sería de gran ayuda para revitalizar su industria de armamentos terrestre. De acuerdo con la información suministrada, su grado de protección es muy satisfactorio, e incorpora

21 Número primero - Septiembre 2009


El Futuro 8x8 aleaciones de titanio y acero –que conllevan menos peso-, aunque este blindaje es susceptible siempre de ser mejorado y complementado. El Ejército francés tiene intenciones, según parece, de enviar este vehículo a Afganistán, y quizás sería bueno no tomar ninguna decisión al respecto, hasta ver los resultados y experiencias que se desprenden de su uso.

SEP... sólo un proyecto En Suecia, la idea es llegar a disponer, como complemento de los vehículos de cadenas en servicio, de una familia de vehículos acorazados modulares, de ruedas y de cadenas, denominada SEP (Splitterskyddad Entes-Plattform), que integren una serie de elementos comunes como plantas motrices, transmisiones eléctricas, y otros componentes electrónicos y optrónicos, con un peso máximo del orden de 20 Tms. Por el momento, a cargo de BAE Systems y Hägglunds, se han desarrollado solo demostradores tecnológicos de cadenas, y de ruedas, 6x6 y 8x8, para ir realizando pruebas y experiencias diversas, por lo que resulta una alternativa todavía prematura, ya que no se ha previsto que pueda entrar en servicio antes

de 2014. Lo peor, no obstante, ha sido que el organismo equivalente en Suecia a la DGAM española, FMV, anunciase el pasado mes de junio que había firmado la orden para la adquisición de 113 vehículos AMV de la empresa Patria por 240 millones de euros. Esta decisión esta condicionada, no obstante, a que sea aprobada por el parlamento nacional sueco. La FMV realizó una exhaustiva evaluación de diferentes vehículos 8x8 con objeto de decidir cual será el futuro vehículo que dotará al Ejército sueco. En la fase final, quedaron el AMV de Patria, el SEP de BAE Systems y Hägglunds y el Piraña IIIC de General Dynamics European Land Systems. En principio, el fracaso de BAE en el programa sueco ha provocado que la empresa anunciara la paralización del SEP, por lo que no habría que descartar que ni siquiera conteste a la petición del Ministerio de Defensa español, o se retire, cuando menos. Algo que ya ha hecho la compañía Thales Australia, que finalmente ha decidido no presentarse al concurso.

AMV de PATRIA El AMV 8x8, de Patria, se diseñó

en 2001 y hasta la fecha han sido contratados unos 1.300 vehículos para Finlandia, Sudáfrica, Polonia –que los ha desplegado ya en Afganistán, Croacia y los Emiratos Árabes Unidos. En el caso de España, Patria se ha asociado con la empresa norteamericana Lockheed Martin. La intención del consorcio finés-norteamericano es proveer el diseño básico del vehículo de Patria, el AMV (Armoured Modular Vehicle) 8x8, con el sistema de misión de Lockheed Martin, dando lugar a una plataforma desarrollada en España mediante un proceso de transferencia de tecnolog��a, ofreciendo las capacidades más novedosas en materia de tecnologías de redes y comunicaciones. No se sabe mucho del posible socio español aunque todo indica que el grupo industrial sevillano Iturri SA y EADS-CASA, se han aliado para presentar el vehículo AMV 8×8 como candidato. Iturri es una multinacional española especializada en vestuario con centros productivos en más de 17 países y 5.000 clientes y proveedor preferente del Ministerio de Defensa español hasta ahora exclusivamente en productos relacionado con vestuario, calzado y otro tipo de prensas individuales, por lo que su experiencia en vehículos es escasa, y su selección como participante en el proyecto deja perplejo a más de uno. El AMV, aunque no tan versátil ni modular como el Boxer, dispone de varias versiones y, sin duda, supondrá una solución muy competitiva junto con una equilibrada capacidad tecnológica, y una adecuada participación industrial. Su asociación a Lockheed Martin y a EADS, refuerza sus perspectivas.

22 Ejércitos del Mundo


El Futuro 8x8 Italia presenta su versión del Centauro, un concepto polivalente En cuanto al VBM Freccia, es un derivado del Centauro, y aunque presenta ciertos aspectos novedosos, responde a un diseño que data ya de los ’80, en el fondo, si bien en sí mismo, su desarrollo comenzó en 1996, cuando Italia decidió abandonar también de facto el programa GTK/MRAV. La torre que integra un cañón de 25 mms. es una derivada de la que va montada en el VCI Dardo, de cadenas. Presenta la ventaja –para el ET-, de bastante intercambiabilidad con el Centauro, e incluso ya se ha homologado la posible integración de misiles contracarro Spike, además de contar con el apoyo de Fiat-Iveco, que es una empresa ya consolidada en España. Es una opción fiable y práctica, si bien presenta carencias importantes en cuanto a protección contra minas, IED,s y EFP,s., que debe ser añadida ad-hoc, y a posteriori. De alguna manera, el Freccia es el equivalente italiano al AMV de Patria, y sus resultados son del mismo orden, aunque solo haya sido adquirido, hasta la fecha por el Ejército italiano, y por el ET también, si consideramos el Centauro. Si lo que se busca, desde el Ministerio de Defensa y desde el ET, es disponer de una misma plataforma que sustituya al VEC y al BMR, que sea interoperable, admita una cierta modularidad, y sea proyectable (siempre pensando en el A400M), goce de un alto grado de protección –siempre mejorable-, y contemple posibilidades de desarrollo e innovación para

el futuro, la elección está hecha. El Centauro es el mejor sustituto posible del VEC, mejorándolo en todo, y el Freccia resultaría ser el eslabón que falta en la cadena. Resulta complicado, no obstante, comprender lo que señala el Ministerio de Defensa cuando dice –en relación con la adquisición del futuro 8x8-, que se necesita “disponer de una familia de vehículos blindados de ruedas, multifunción de peso medio, altos niveles de protección, capacidad de proyección y movilidad”, y añade, además, que “dichos vehículos formarán parte del sistema Vehículo Blindado de Ruedas (VBR) del Ejército del futuro”. Si aplicamos al pie de la letra estas consideraciones, la elección puede resultar poco menos que imposible, o por el contrario muy sencilla, ya que ninguno de los vehículos considerados, así simplemente, responde a esas premisas. Por otra parte, las referencias al futuro, cuando menos, pueden hipotecar futuros desarrollos, o anclarlos en las tecnologías que hoy están disponibles.

El empleo del nuevo vehículo en el Ejército, y el concepto de las fuerzas medias Se dice constantemente que el nuevo vehículo es para sustituir al BMR, y ello es, sin duda, una proposición aceptable y que puede justificar su adquisición, especialmente de cara a los organismos fiscales, auditores y contables, quienes no tendrán argumentos ni nada que decir al respecto. Hasta ahí bien, pero ¿es realmente necesario sustituir el BMR? El BMR cubrió un hueco dudoso en el Ejército de los ´80 y ´90, y sacó al Ejército de algún atolladero tanto en los Balcanes, como en Irak, y hasta en el Líbano y Afganistán, a pesar de las bajas sufridas. Era lo que había, y punto final. Demostró, no obstante, que no servía para operar en combinación con los carros de combate, y los vehículos de cadenas. Hoy se dice, desde el Ministerio, que el nuevo vehículo es para conseguir “Un vehículo fiable y seguro que asegure de forma inme-

23 Número primero - Septiembre 2009


El Futuro 8x8

diata un mayor nivel de protección a las tropas desplegadas en zonas de operaciones”. Es, sin duda, un objetivo pero parece adolecer de cierta falta de coherencia, especialmente cuando se establece una fecha de entrada en servico operativo, tan lejana como 2014, y no se sabe si habrá operaciones multinacionales para esa fecha, en las que participe España. Lo más probable es que sí, y está bien anticiparse, pero ya el objetivo resulta ciertamente subjetivo. Todo ello, cuando para las misiones del tipo de las que hoy se acometen, hay otros vehículos que parecen más idóneos y rentables, habiéndose adquirido en fecha reciente algunos de ellos ya. La adquisición de un nuevo 8x8 no puede ser para esa finalidad. Tiene que ser para seguir manteniendo la capacidad operativa del ET, dotándosele de un medio moderno, capaz, y que integre las más modernas tecnologías para asegurar su supervivencia en un teatro de operaciones, incluso de alta intensidad. Y aquí, la discusión puede reabrirse de nuevo, en torno a sí ruedas o cadenas, 8x8 o 6x6,..etc, pero no lo vamos a ha-

cer. Entiendo que las ideas al respecto están bastante claras, y si finalmente se ha decidido adquirir un 8x8, que así sea. Sin embargo, sí es necesario abordar el tema de la transformación del ET, especialmente con el objeto de integrar los nuevos medios, y saber sacar el máximo partido de ellos. La actual organización todavía trae a la memoria los recuerdos de la Guerra Fría, y del Pacto de Varsovia, y no basta retirar del servicio a los BMR,s en tal o cual brigada, y darle a cambio los nue-

vos 8x8. Hay que modificar la doctrina, considerar el empleo de las llamadas fuerzas medias, no solo las ligeras y pesadas como hasta ahora, y establecer una organización acorde con esa realidad. El objetivo debe ser el de preparar al ET para enfrentarse a los probables desafíos que surjan, en el marco de conflictividad actual, y crear una fuerza operativa conjunta con capacidades de ser proyectables, y de constituirse en fuerza expedicionaria. No hay duda de que la creación de unas brigadas mecanizadas de tipo medio –basadas en el futuro 8x8-, pueden ser la solución y constituir el núcleo de la transformación que se necesita en el Ejército. Por fuerzas medias se debe entender lo que se postula en el documento de la Revisión Estratégica de la Defensa 03, pág. 115: «Las Fuerzas Medias sin llegar a estar dotadas de la potencia de combate de las unidades acorazadas y mecanizadas, disponen de la suficiente capacidad resolutiva y de reacción rápida (proyectabilidad) que les permite ser adecuadas

24 Ejércitos del Mundo


El Futuro 8x8 para controlar crisis emergentes donde no sea necesario empeñar la fuerza decisiva pero sí mantener la superioridad desde el primer momento, además de situarse con rapidez en el escenario de la crisis». La experiencia adquirida por el ET, a lo largo de los últimos 20 años en este tipo de misiones demuestra que las unidades de que se dispone no parecen satisfacer plenamente las necesidades, ni para llevar a cabo una proyección rápida de fuerzas capaz de hacer frente de manera efectiva a las situaciones diversas que puedan darse, ni para enfrentarse a cualquier amenaza que pueda surgir en su contexto. En el Estado Mayor del Ejército se estima que, precisamente, esas fuerzas medias, a medio y largo plazo, deben ser capaces de ejecutar algunas de las misiones específicas actualmente reservadas tanto a las fuerzas ligeras como a las fuerzas pesadas, combatiendo frente a unidades acorazadas en combates de alta intensidad por tiempo limitado, si llega el caso, a su llegada al teatro de operaciones en una operación de entrada inicial en fuerza (algo que se supone es misión de las fuerzas ligeras). En cualquier caso, deben ser capaces de operar en todo el espectro del conflicto (desde combates convencionales hasta operaciones humanitarias), adaptarse al entorno espacial, (tanto en zonas urbanas como en terreno mixto) y al tipo de amenaza (tanto convencional como asimétrica); para ello, deben ser muy flexibles. Para acometer todo el espectro de misiones, las fuerzas medias necesitan potencia de fuego, alta precisión en la adquisición de objetivos y capacidad para aprovechar los

apoyos de acción de conjunto, tanto aéreos como terrestres. Ello nos lleva a su dotación, una vez más. En Irak, los norteamericanos han desplegado sus 8x8 Stryker, además de toda la variedad de MRAP, pero no han renunciado a los carros de combate M1 Abrams ni a los VCI Bradley, de cadenas. Por ello, todos los sistemas deben ser robustos y fiables y deben proporcionar una alta disponibilidad operativa, junto con una gran capacidad de desarrollo tecnológico que facilite las posibilidades de crecimiento y mejora del medio, sin necesidad de realizar cambios estructurales importantes en el mismo. Nuevamente surge la necesidad, en el caso que nos ocupa, de destacar que con el empleo de una sola plataforma específica para distintos tipos de vehículos y con el uso de las ruedas en vez de las cadenas, el ET debe perseguir que se consiga un mantenimiento integral y una carga logística mucho más reducida que la actual. Exceptuando el sistema Centauro/Freccia, que se configura en torno a una platafor-

ma única, ninguno de las alternativas que considera el Ministerio de Defensa presenta esta cualidad o está aún por desarrollar. El ET actualmente y a corto plazo carece de una fuerza que aúne la suficiente potencia de combate, protección y movilidad táctica con la capacidad de proyección estratégica, la movilidad operacional y reducida carga logística, concepto al que responden las Fuerzas Medias, y por tanto se deberá considerar una revisión de la estructura de la Fuerza Terrestre, en busca de un equilibrio de fuerzas como sucede en los principales países aliados, que han desarrollado estos sistemas 8x8. Dado el esfuerzo económico y de reorganización realizado con las Fuerzas Pesadas, cuyo equipamiento todavía está en curso, resulta obvio que las futuras fuerzas medias deberán salir de las hoy consideradas Fuerzas Ligeras. Aquí tenemos –excluyendo a las fuerzas de defensa de área en Ceuta y Melilla-, una brigada de caballería independiente, y tres

25 Número primero - Septiembre 2009


El Futuro 8x8 ture debe acabar con las prácticas actuales de adquirir repuestos no homologados a firmas pirata, sin ninguna cualificación, como viene siendo práctica habitual, y como no hay visibilidad optimista en torno al futuro, no habrá más remedio que acudir a la externalización de servicios (outsourcing), y de muchas de las tareas de mantenimiento y reparación, algo que por otra parte, ya se viene contemplando desde hace tiempo.

Ideas en cuanto al posible esquema industrial brigadas, en principio, de infantería ligera, exceptuando, asimismo, la brigada de La Legión y la Brigada Paracaidista. Esas cuatro brigadas resultan especialmente apropiadas para la transformación que se propone -TRES BRIGADAS MEDIAS-, y su concepto de aplicación debe ir unido a la mejora de las capacidades de proyección tanto del Ejército del Aire, como de la Armada, sin las cuales huelga todo, naturalmente, y habría que supeditar la utilización de esas fuerzas al apoyo de los aliados, que no siempre estará disponible, aunque como dijo el Duque de Wellington, “lo único que hay peor a contar con aliados, es no contar con ellos”, pero sin embargo aquí, habrá que tener en cuenta además el esfuerzo presupuestario que el concepto implica. Equipar plenamente una sola brigada mecanizada media puede llegar a costar 1.500 millones de euros, lo que va a ser del mismo orden del coste total del programa 8x8 que hoy contempla el Ministerio de Defensa. Por ello, no hay

que descartar adquirir un número menor de vehículos, y equipar menos brigadas, si resulta aconsejable. Se apunta una posibilidad a considerar, que sería una futura organización “square” de fuerzas, con dos brigadas ligeras (la Paracaidista y la de La Legión), más dos brigadas medias en lugar de tres –disolviendo por tanto dos de las cuatro brigadas antes consideradas-, que podría ser suficiente. Siempre y cuando, estas fuerzas se equipen al 100%, y en su totalidad. Por otra parte, el Ministerio quiere que, sea quien sea, el responsable industrial que tenga a cargo el nuevo programa, lo haga teniendo en cuenta no sólo las empresas nacionales sino también los órganos y unidades logísticas del Ejército de Tierra. Suponemos que esto va dirigido a asegurar el mantenimiento y apoyo posterior del material durante todo su ciclo de vida, algo muy necesario, y actualmente en entredicho, dadas las escaseces de los presupuestos. Sea como sea, lo que se estruc-

La solicitud de información, cursada por el Ministerio de Defensa, confirma lo ocurrido en programas anteriores, cuando entre otras cosas, el documento especifica que las empresas interesadas en el programa deberán responder en el informe sobre su “predisposición a establecer un plan de cooperación industrial a desarrollar en España, en colaboración tanto con empresas nacionales del sector de defensa como con los órganos y unidades logísticas del Ejército de Tierra”. Para el usuario, el ET, está claro cuál sería la mejor opción: adquirirlo directamente al proveedor y recibir el vehículo en las mejores condiciones, directamente del fabricante original sin más complicaciones. Ello, sin perjuicio, de que empresas españolas participen en el programa, y se integren equipos ad hoc específicos, que respondan a las necesidades o requerimientos peculiares que establezcan el Ministerio de Defensa o el ET. Es posiblemente la opción más barata –dentro de la gran inversión que se va a necesitar-, y más rápida. Pero es obvio, que no

26 Ejércitos del Mundo


El Futuro 8x8 va a ser así. La fabricación e integración del vehículo, en España, ya sea en su totalidad o en un gran porcentaje, supondrá un notable encarecimiento y exigirá un mayor plazo de tiempo para las entregas. No solo habrá que adecuar las instalaciones que sean pertinentes, y establecer las correspondientes cadenas de montaje, sino que además será preceptivo homologar a los fabricantes por los respectivos tecnólogos, un proceso largo, delicado, complicado, y ciertamente caro. Ahora, cuando se va a abordar un nuevo programa, no hay ni una sola de las tecnologías recibidas en programas anteriores, que vaya a ser de aplicación para el nuevo VBR 8x8,…el vehículo que se adquiera tendrá las tecnologías que haya incorporado el fabricante, como no podía ser de otra manera. Pero si el Ministerio dispone tanto de tiempo como de dinero, no habrá problema. Cuando menos servirá para que se garanticen puestos de trabajo, y se estimule cierto crecimiento económico, aunque luego ese crecimiento acabe disipándose ya que, después de la entrega del último vehículo, se producirá ineludiblemente una falta de actividad y de desempleo considerable. Este último aspecto es el que preocupa notablemente a GD-SBS, quien de no lograr este nuevo contrato, verá infrautilizadas todas las instalaciones que había venido dedicando a Leopard, BMR, RG-31, e incluso Pizarro, y tendrá que cerrar algunas de ellas. Sin embargo, aunque se dé cierta consideración a este problema, ello no debería afectar al proceso de decisión del Ministerio. Las empresas privadas saben lo que está en juego, y saben cuáles son las reglas en un mundo de

economía libre de mercado. Aún en el caso de que se lleve a cabo esta fabricación en España, un aspecto importante va ser la figura del contratista principal para el proyecto. Otorgar esa consideración –y responsabilidad-, a una empresa que no detente la propiedad intelectual del producto, ni conozca el equipo, no parece muy sensato. Ahí están los ejemplos del Leopard, y ahora del RG31, que avalan este pensamiento. Hay que exigir responsabilidades, y solo se le pueden exigir a quién conoce en profundidad el producto, y ése es solo el fabricante original. Ello, sin menoscabo alguno, de la producción y de la carga de trabajo que se realice por las empresas locales. De los posibles contratistas principales ubicados en España hoy, solo uno puede reclamar el producto como genuinamente suyo: IVECO. Una vez más es obvio que se va a recurrir a la financiación del programa por el Ministerio de Industria –dada la ausencia de presupuesto por parte del Ministerio de Defensa-, y por eso hay que recurrir a

la participación industrial nacional. Y el plan industrial que presenten, será evaluado por el Ministerio de Defensa. El vehículo seleccionado tendrá que ser uno de los ya existentes y probados hoy, pero fabricado hasta cierto punto con alguna participación española, para justificar la financiación del Ministerio de Industria. La insistencia del Ministerio de Defensa en que las empresas nacionales alcancen acuerdos sustanciales de cofabricación –dada la necesidad de que sea el Ministerio de Industria quien adelante el presupuesto-, llevará a más de lo mismo y a repetir situaciones y vicisitudes anteriores, como ya se ha dicho, cuando esto se acomete ligeramente y sin examinar para nada el posible impacto de esta supuesta cooperación industrial en el precio final, elemento que debería también ser esencial antes de promover incentivos para esta cooperación, ni de tomar ninguna decisión definitiva. El hecho de que, ahora, propiciado por el futuro programa de adquisición de un vehículo 8x8 para el Ejército, puedan aparecer en España,

27 Número primero - Septiembre 2009


El Futuro 8x8 nuevas industrias advenedizas que buscan el enriquecimiento rápido más que la creación de tejido industrial, es un contrasentido notable en torno a lo que está ocurriendo en el mundo, y puede llevar nuevamente a que los recursos que se dediquen al programa, acaben, nuevamente, no generando nada. Por otra parte, la forma de financiación elegida y aprobada por la Administración hasta ahora -casos sobre todo de los programas Pizarro y Leopard-, venían propiciando, por otra parte, que los subcontratistas acabaran financiando de hecho al contratista principal, que naturalmente exigía a éstos todos sus pagos pero, por su par-

te, pagaba cuando le parecía más oportuno. El aspecto financiero ha resultado ser uno de los parámetros más dolorosos y gravosos, para los subcontratistas, y ha estado a punto de quebrar empresas teóricamente viables, y prósperas, justo cuando lo que se pretendía era potenciar la industria nacional en su conjunto, o al menos eso se decía. La creación del entramado industrial no debe ser nunca una responsabilidad del contratista principal, quien solo debe tener una responsabilidad -completar el contrato en las mejores condiciones de tiempo y margen- y, por tanto, debe ser la Administración quien lo establezca y vele por su correcto funcionamiento, algo que la peculiar, y parcial, estructura

hasta ahora implicada desde el Ministerio de Defensa, no siempre hacía. Los tiempos actuales no son, quizás, los más aconsejables para todo el esfuerzo que exige un programa como el que se considera, pero la adquisición de los futuros 8x8 está en marcha. Y sea cual sea la elección que se haga, si no se acompaña, además, de la revisión y transformación adecuada del componente terrestre de las Fuerzas Armadas, será una adquisición más, sin mayores consecuencias.

Antonio J. Candil Muñoz Julio 2009

28 Ejércitos del Mundo


El Futuro 8x8

NĂşmero primero - Septiembre 2009


Los nuevos proyectos Los nuevos proyectos de la Armada Rusa de la Armada Rusa

La armada rusa en 2009 La Armada Rusa (Voyenno-Morskoy Flot o VMF) ha sido la rama más afectada de las Fuerzas Armadas rusas desde la caída de la URSS. La cancelación de la mayor parte de las construcciones o su suspensión indefinida fue sido la consecuencia de una década, desde 1991 a 2001 de recortes presupuestarios e indefiniciones políticas nunca antes vistas y también de una serie de grandiosos planes de construcción, heredados de la URSS, que han ido cayendo por su propio peso. De 1990 a 1995 la Armada Rusa perdió aproximadamente el 50% de sus efectivos, empeorando más si cabe la situación en el caso de la Aviación Naval, cuya plantilla se redujo en un 60%. Del mismo modo, el número de buques y submarinos en activo disminuyó drásticamente y el estado de los que continuaban operativos se de-

terioró considerablemente al ser incapaz el estado ruso de proveer los fondos necesarios para las reparaciones y modernizaciones necesarias en este tipo de sistemas. La Armada Rusa apenas ha cambiado su estructura. Sigue dividida en cuatro flotas (Norte, Pacífico, Báltico y Mar Negro), una escuadra (Mediterráneo) y una flotilla (Caspio), además la Aviación Naval (Avitsiya Voyenno-Morskoyo Flota o AV-MF) y la Infantería de Marina (Morskoy Pekhoty). Se enfrenta, debido a la extensión del territorio, la longitud de las costas y los muy diversos parajes y teatros de operaciones a un reto que se antoja difícilmente abordable. La necesidad de mantener un elevado número de instalaciones de todo tipo en puntos muy diferentes de dos continentes, la cantidad y calidad del material necesario para cubrir de forma efectiva tan vastas superficies, además de mantener la disuasión no solo en el ámbito

de una guerra nuclear sino también en escenarios convencionales, unidas a las necesidades de la propia industria naval rusa de mantener infraestructuras y saber hacer, así como la posibilidad de seguir innovando, comprometen y han comprometido el escaso presupuesto de defensa. Debido a esto, no solo se ha reducido, como hemos dicho, el número de unidades en servicio, retirándose gran parte de las mismas, vendiéndose otras a terceros países o bien optando por desguazar cuanto era posible o simplemente abandonar su uso si esta opción resultaba demasiado cara. Además, se han clausurado las instalaciones que la URSS había abierto en otros estados, como la Base de Guadalupe en Cuba o la famosísima Can Rahn, en Vietnam, que supuso un quebradero de cabeza para las intenciones estadounidenses en el sudeste asiático y cuyo mantenimiento se

30 Ejércitos del Mundo


Los nuevos proyectos de la Armada Rusa

había convertido en una carga insoportable. A causa de la disolución de la URSS, además, gran parte de la Flota Roja terminó por pasar a formar parte de las reducidas marinas de las nuevas repúblicas surgidas tras el colapso del gigante –principalmente Ucrania-. No obstante, el grueso de la fuerza y, desde luego, el total de la capacidad estratégica terminó quedando bajo dominio ruso, lo que ha supuesto, en razón del alto coste de operatividad de estas capacidades, un lastre en los años más duros de la crisis postsoviética. Desde la llegada de Vladimir Putin así como de su sucesor, Medvedev, se ha instaurado un nuevo sentido estratégico, económico y político, basado en el realismo a ultranza, según el cual lo único importante son los intereses de la Federación Rusa, independientemente de la situación general y del estado o conjunto de estados con los que haya que tratar. Quedan pues lejos de las acciones vacilantes de Yeltsin. De este modo, han logrado encau-

zar la situación saneando las ajustadas cuentas de los diferentes burós de diseño al lograr obtener jugosos contratos a lo largo y ancho del mundo que incluyen desde la modernización de equipos comprados o cedidos por la Unión Soviética a la venta de buques de gran desplazamiento como es el caso de los destructores y submarinos adquiridos por la República Popular de China o el portaaviones Viraat para la India. Pese a los evidentes logros, una década y media sin apenas fondos y sin nuevas construcciones pasan una severa factura, que se dejará notar todavía durante algunos años en la reducción de unidades y el estado de las mismas. Hacia 1997 se alcanzaba el punto más dramático en cuanto a escasez de salidas –se puede decir que en ese año no llegó a haber ningún día de mar para la mayoría de las tripulaciones- y de medios –desde combustible hasta recambios- (schwarz, Herrmann y Seller, 2002). Desde entonces, las firmes manos de Putin e Ivanov (hasta

Arriba. Vista de Mursmansk en invierno. Las condiciones metereológicas siempre han sido un grave handicap para la Armada Rusa. Fuente: Ministerio de Exteriores de Canadá.

2007) han logrado encauzar la situación financiera del país, que ahora cuenta con muy buenas expectativas de crecimiento durante la próxima década, a pesar de la actual coyuntura y contracción del PIB. Estos objetivos, alcanzados gracias a la explotación sin precedentes de sus recursos naturales, a la estabilidad económica y financiera y a la venta de armas han permitido salvar la tecnología y mantener a las empresas armamentísticas rusas en posición de poder competir con los desarrollos del resto del mundo. De este modo, si bien se ha perdido buena parte de la capacidad de construcción naval, los astilleros más importantes, especialmente los del Báltico y Severodvinsk han salido airosos de la crisis y están en situación, ahora que las “vacas gordas” han retornado, de afrontar con unas mínimas garantías

31 Número primero - Septiembre 2009


Los nuevos proyectos de la Armada Rusa Izq. La entrada en servicio de los nuevos Yasen, con dos unidades en construcción, se hace cada vez más necesaria. Ministerio de Exteriores de Canadá.

de éxito los nuevos pedidos que tras 15 años de sequía llegan por parte el Estado Ruso, además de continuar atendiendo la creciente demanda exterior. Es posible, siendo realistas, que los planes no lleguen a cumplirse al cien por cien y que se sufran retrasos en la construcción debido a la falta de mano de obra especializada, a los constantes aumentos en el coste de fabricación motivados por la inflación y a la indefinición de algunos proyectos que son constantemente rediseñados, aun cuando ya están en fases avanzadas de su construcción. Conviene asimismo dar unos pequeños apuntes sobre las modernizaciones en buques e instalaciones. Estas han sido muy intensas en los últimos años. Se han beneficiado de ellas el Almirante Nakhimov, buena parte de la flota estratégica y al Almirante Kuznetsov, que es el puntal de la fuerza de superficie y que ha de aguantar hasta 2030 según las últimas declaraciones del almirantazgo de la Flota del Norte. En cuanto a las instalaciones, se conservan en buen estado los conjuntos de instalaciones más

relevantes que giran en torno al Mar Blando, la Península de Kola, San Petersburgo, Kaliningrado, Crimea, Vladivostok y Astrakán. Se han lanzado en los cinco últimos años programas para aumentar la salubridad y la calidad de vida de las instalaciones en un esfuerzo por eliminar la mala imagen del servicio militar y de este como profesión. Se ha acercar estos estándares a los de otras naciones occidentales (Jane’s Navy International, 31 de Julio de 2006), punto este en el que Rusia estaba todavía muy atrasada y que en algunos casos llegaba a traducirse en condiciones de vida a bordo inhumanas. Finalmente, se han cerrado numerosos puertos e instalaciones secundarias, cuyo coste de mantenimiento resultaba alto y su utilidad nula.

La estrategia naval rusa Desde 1999 Rusia ha recogido el testigo de la URSS de forma definitiva al convertirse en un agente estabilizador en Europa Oriental y Asia Central –e incluso en el Extremo Oriente-, en lugar de un foro de inestabilidad. Se ha trans-

formado también en un contrapeso de la acción de Estados Unidos y sin embargo, un aliado de Occidente en muchos aspectos, hecho propiciado en parte por ese fenómeno abstracto que damos en llamar globalización, también gracias a las generosas ayudas japonesas, germanas y estadounidenses y, ante todo, al propio interés ruso que es, como ya hemos comentado, la meta que mueve la acción de sus actuales dirigentes, imbuidos de un nacionalismo muy efectista. Gracias a esto, Rusia ha comprendido que ha de reconstruir sus fuerzas armadas, adaptándolas a las actuales circunstancias, aumentando su nivel tecnológico y reduciendo su componente humano hasta los mínimos indispensables, algo que también puede verse en los nuevos proyectos de la VMF. Estos, siguiendo el ejemplo occidental, requieren tripulaciones mucho más contenidas que la mayor parte de sus predecesores. Se abandonándose además la construcción de buques de gran desplazamiento, sustituidas por unidades de tamaño fragata y corbeta. Esta situación, el “tener las cosas claras”, es algo relativamente nuevo. Durante los años 70 y 80, el Almirante Sergei G. Gorshkov (máximo responsable de la VMF de 1956 a 1985) fue la persona encargada de diseñar e implementar los planes navales soviéticos. Estos consistían en pasar de una flota eminentemente costera a una Armada de “aguas azules” con capacidad para desplegar-

32 Ejércitos del Mundo


Los nuevos proyectos de la Armada Rusa

se en cualquier punto del globo y acometer cualquier tipo de misión con garantías de éxito. Estos objetivos que en realidad pretendían, en sus formulaciones más optimistas, medirse de tu a tú con la OTAN, suponían una carga económica (como el conjunto del gasto de defensa) que la URSS no pudo soportar mucho tiempo hasta que terminó por descarrilar y disolverse. Desde entonces, pese a que la lamentable situación en la que ha llegado a encontrarse la otrora poderosa Armada Rusa, dejase bien claro hasta donde se podía llegar, han surgido diferentes personajes que, desde diversas perspectivas han elaborado planes más o menos realistas sobre lo que debería ser y los materiales a adquirir en un hipotético futuro. Destacan, entre la marabunta de propuestas, declaraciones y contradicciones, dos tipos de planes: Los de la “vieja escuela”: Abogan por mantener e incluso reforzar

la capacidad oceánica de la VMF construyendo buques de superficie con gran desplazamiento hasta lograr una verdadera Armada de “aguas azules”. En este caso, Rusia debería optar por construir una buena provisión de portaaviones (se llegó a hablar de 6-8 unidades en los mejores tiempos de la URSS), así como cruceros y destructores que le permitirían hacer frente a la OTAN o a cualquier enemigo potencia en cualquier parte del mundo. A día de hoy se antoja totalmente irrealizable, por más que cada cierto tiempo algún Almirante nos sorprenda con declaraciones incendiarias. Las previsiones más optimistas hablan de empezar a definir un segundo portaaviones para 2012 y este sería más un sustituto que un complemento del Kuznetsov. Los de la “nueva escuela” (Molodaya shkola): Mucho más prácticos, abogan por una flota de costes reducidos, suficiente como para garantizar la soberanía de

Arriba. Las principales bases navales rusas en 2009. Gráficos: Elaboración propia. Ejércitos del Mundo.

las aguas territoriales y la defensa costera rusa. Esta se basaría por tanto en buques de escaso tonelaje, principalmente corbetas y lanchas rápidas lanzamisiles cuya misión no sería otra que la negación del espacio marítimo al impedir el acercamiento a las costas rusas o el paso por los estrechos y mares que controla de cualquier buque enemigo. Se mantendría además la aviación naval, al estilo alemán, con un rol eminentemente antibuque, en lugar de utilizar plataformas como los portaaviones para proyectar el poderío ruso. Es una estrategia asimétrica que han utilizado numerosas marinas en países pobres. Sería conveniente desde el punto de vista financiero, pero acabaría con toda esperanza de seguir aumentando la influencia rusa por medio de su Armada. Además, hay grandes intereses industriales detrás de las decisio-

33 Número primero - Septiembre 2009


Los nuevos proyectos de la Armada Rusa

Las Nanuchka se verán complementadas con las nuevas Buyan. Fuente: Desconocida.

nes políticas –no es algo exclusivo de Rusia, solo hay que pensar en España- que no están dispuestos a retroceder y perder una capacidad de diseño y construcción que otorga pingües beneficios con las ventas al exterior y al propio Estado. En los últimos años, daba la impresión, con los constantes recortes vividos en los presupuestos, de que la última versión terminaría por imponerse, al ser impracticable la primera, ya que desde el punto de vista financiero y estrictamente defensivo es la más válida, en tanto Rusia es una potencia –en principio- terrestre y la mayor parte de sus esfuerzos deben estar por tanto dedicados a la Fuerza Aérea y a las Fuerzas Terrestres. Sin embargo, probablemente a consecuencia de los cambios gubernamentales y los cambios en el panorama internacional de la últi-

ma década, unidos a la recuperación económica y la fuerte entrada de divisas, lo cierto es que la indefinición que durante una década ha marcado la vida de la Armada Rusa, dejándola en suspenso, ha ido dando paso a una nueva perspectiva a medio camino entre ambos puntos de vista. Actualmente son las unidades medianas las que tienen mayor difusión –fragatas y corbetas- aunque son muchos los rumores que hablan de un diseño de un nuevo destructor que podría hacerse oficial en breve. Lo mismo ocurriría con los portaaviones si se llegaran a concretar. Esta nueva visión, fruto tanto de los factores mencionados como del realismo a ultranza del que hace gala la Administración Putin, pretende llevar a cabo un plan integral hasta 2015 que sitúe a las Fuerzas Armadas en una posición sólida frente a cualquier amenaza. Basándose en las nuevas adquisiciones tanto como en las modernizaciones y, ante todo, en el

saneamiento económico y en la investigación técnica pretende volver a hacer de Rusia una potencia de primer orden, posición que, pese a su armamento e importancia estratégica, no termina de ostentar de forma efectiva. Por tanto es imprescindible entender que los planes actuales, que son los que vamos a tratar, no pueden desligarse de las intenciones a largo plazo, de las que servirán como base, ya que son el primer paso para tener una Armada competitiva a lo largo del S.XXI. Alcanzar esta meta no es solo complicado por las limitaciones presupuestarias. La geografía impone una división en, al menos, cuatro flotas, para atender a los escenarios principales: Norte, Báltico, Negro y Pacífico, al que se le une un mar interior, el Caspio, que a cada nuevo año ganará en importancia estratégica dadas las ambiciones del resto del mundo en la zona. Ahora bien, este marco no tiene porqué ser atendido en todos sus frentes de la misma manera, sien-

34 Ejércitos del Mundo


Los nuevos proyectos de la Armada Rusa Dcha. Ya no hay sitio para los grandes cruceros en las armadas modernas. Fuente: DoD.

do aquí donde entran en juego los demás condicionantes que son, grosso modo, los siguientes: Las propias capacidades militares y económicas rusas: Estas han impuesto y todavía imponen unos severos límites de gasto y, por tanto, de presencia en las diferentes zonas. Se ha tendido a potenciar la Flota del Norte, debido a la tradicional rivalidad con la OTAN, algo que se mantiene pese a la distensión pero que es previsible vaya cambiando según avance el siglo para potenciarse el escenario pacífico. Además, el estado de los astilleros y la capacidad de producción con que actualmente cuenta Rusia se están convirtiendo en un verdadero impedimento, ya que no dan abasto e incluso se especula con la necesidad de adquirir buques en el extranjero. Los rivales estratégicos: Si bien durante la guerra fría esta rivalidad se traducía en dos zonas claras de tensión; Europa del Este y el Sudeste Asiático, con el paso del tiempo escenarios alternativos como oriente Medio o Asia Central han ido ganando importancia. No se puede olvidar que las fronteras de Rusia son sensiblemente diferentes a las de la URSS y no se pueden afrontar nuevas necesidades con los mismos esquemas caducos. En este sentido, el mar Caspio ha cobrado una importancia capital debido a sus reservas, tanto como a los estados que ahora son fronterizos con Rusia en dicho mar y a la inestabilidad que estados como Irán puede generar en momentos dados. La aparición de nuevos condicionantes, como las materias primas:

Desde 1973, con la “crisis del petróleo” y muy especialmente desde 2001, los productos energéticos han vuelto a convertirse en la pieza clave del tablero estratégico mundial. En el caso de la Federación Rusa, la defensa de sus ingentes depósitos de gas y petróleo, así como de la red de distribución y de sus propias líneas de comunicación marítimas imponen la presencia en todos los escenarios citados y además, en el Mediterráneo, en tanto gran parte de las salidas de petróleo se llevan a cabo a través del Bósforo. (“Ukrai-

Arriba. Los viejos planes navales tuvieron que ser abandonados debido a su desorbitado coste y a la realidad económica de una URSS en declive. Cruceros como los Kirov o los Slava serán sustituidos a medio plazo por una nueva clase de destructores cuya construcción está prevista para mediados de la próxima década. Fuente: DoD

ne and the Caspian: An opportuniti for the United States”, Olga Oliker, Issue Paper, Rand, 2006). Las previsiones de futuro: El hecho de situar una flota en un lugar concreto tiene siempre una lectura diplomática a corto, medio y largo

35 Número primero - Septiembre 2009


Los nuevos proyectos de la Armada Rusa Izq. Además de las nuevas construcciones militares, los astilleros rusos están colapsados ante la avalancha de proyectos civiles, principalmente relacionados con Gazprom y la modernización de algunos buques., así como la avalancha de navíos a desmantelar Fuente: Dod.

Arriba. Pese a que periódicamente se habla sobre ello y hay intenciones al respecto, no hay sustituto a la vista para el único portaaviones ruso, el Kuznetsov. Fuente: DoD.

plazo. En este sentido, los esfuerzos rusos por mantener su poderío militar en el Báltico y en el Mar Negro dicen mucho de sus reservas hacia posibles nuevas ampliaciones de la OTAN o la instalación del Escudo Antimisiles, además de ser un considerable elemento de presión sobre la UE a la hora de negociar los diversos tratados

bilaterales. No obstante, si bien ahora su capacidad se centra aun en la Flota del Norte, están poco a poco basculando hacia el Pacífico, hecho motivado no solo por la boyante situación económica que allí se vive o su carrera de armamentos, sino por el papel que Siberia está destinada a desempeñar en el futuro económico de Rusia y de Europa. Por todo ello –y muchos otros factores en realidad- Rusia debe continuar manteniendo su división operativa y su potencial naval. Sin

embargo esto nos sitúa ante un nuevo dilema: Apostar por una flota de superficie poderosa o volver a potencia el arma submarina. En el caso de Rusia, nadie duda de su pericia y especial habilidad para construir submarinos, arma que por sus características se adapta tanto a zonas costeras como oceánicas pero que sin embargo no garantiza la presencia naval por sí misma ya que no puede ser utilizado, salvo de forma anecdótica en casos de ataque a tierra con la misma eficacia que un buque de desembarco o un portaaviones. Sin embargo, dado lo inútil de contar con una flota de superficie que jamás podrá competir con la OTAN, parece que es la flota submarina la que debería volver a potenciarse, acelerando la producción de nuevos submarinos de ataque, especialmente del proyecto 885 que se está prolongando hasta el punto de que muchos lo han dado por muerto. No obstante, esta conclusión que parece adaptarse a escenarios como el Pacífico o el Atlántico, en el caso del Mar Negro, el Caspio o el Báltico, mares cerrados en los que la mayoría de objetivos están tierra a dentro. Se une además el problema, en el Báltico, de la escasa profundidad de las aguas y lo sencillo que resulta minar los accesos a dicho mar. Parece también lógico conservar capacidades de desembarco del mismo modo que una mínima capacidad aeronaval en tanto en el

38 Ejércitos del Mundo


Los nuevos proyectos de la Armada Rusa

Arriba. Las modernizaciones, como decíamos, están a la orden del día. En este caso, el Kerch. Fuente: Desconocida.

mundo en el que vivimos, los conflictos difícilmente surgen solo en nuestros inmediatos alrededores y que en un planeta en el que el 70% de la superficie terrestre está bañado por el mar y el 90% de la población vive a menos de 500 kilómetros de la costa, la capacidad de ataque a tierra, bien de los buques, bien de sus aeronaves, se antoja fundamental. Todos estos equilibrios son más acuciantes en el caso de Rusia que en el de otras armadas y tienen buena parte de la culpa de los sucesivos descalabros, tanto en la guerra como en la paz, de su Armada.

Los nuevos proyectos Si durante los años 90 la Armada Rusa era el reino de los sueños, en donde todo el mundo tenía su oportunidad de opinar y de iniciar o terminar con diversos proyectos sin seguir ninguna dirección clara,

desde 2001 y con más énfasis si cabe desde 2003 se viene actuando según una orientación clara. Se ha retomado la construcción a gran escala de un número corto de proyectos en series largas. Las unidades de mayor porte son las fragatas, en ese caso del Proyecto 22350. Las unidades más numerosas, con un armamento muy superior a sus equivalentes occidentales, serán del tipo corbeta, bajo la denominación de Proyecto 20380. Ambas, alrededor tanto de los cruceros que restan en activo, como del Almirante Kuznetsov, serán la verdadera espina dorsal de la VMF durante la primera mitad de este siglo. Los proyectos actualmente en el astillero incluyen además buques de desembarco, inteligencia, guerra de minas y un buen número de buques para otros cuerpos como el FSB y que sin embargo son perfectamente equiparables a sus hermanos de la VMF. En lo referente a la flota submarina son tres los proyectos básicos: Yasen, Borey y Lada. En el caso del Borey, este es inseparable de su vector de ataque, el SLBM Bulavá. Además, toda una serie de submarinos para cometidos especiales está siendo desarrollada en paralelo, aunque se desconoce la cantidad proyectada ni existen fotografías públicas de los mismos. El máximo representante de esta nueva hornada de pequeños submarinos es el Losharik, que tiene al menos un hermano en grada. En resumen, la modernización de la VMF es más que un sueño, una realidad palpable. Si ahora cuenta aun con viejos buques heredados de la URSS que están siendo o bien retirados o modernizados para aguantar hasta que sus sustitutos estén operativos, dentro de una década –si nada se tuerce

más de lo que ya lo ha hecho con la crisis- el panorama será completamente diferente. Las diferentes flotas serán mucho más homogéneas y compaginarán buques de guerra de unos pocos proyectos, modernos y bien armados con una serie de buques auxiliares de nuevo desarrollo que nada tienen que envidiar a sus contrapartes occidentales.

Proyecto 22350 Gorshkov

Concebidas como fragatas multipropósito por Severnaya, su aspecto exterior es muy similar al de cualquier buque occidental con ciertas características stealth, desde las F-100 a las FREMM, aunque con un desplazamiento mucho más contenido que en el caso de las españolas, de alrededor de 4.500 toneladas de desplazamiento en orden de combate para una eslora de 132 metros y una manga de 16 metros. Su propulsión se basará en un sistema tipo CODAG de dos ejes con una velocidad máxima prevista de algo más de 30 nudos. En modo económico no superará los 18 nudos y tendrá una autonomía de 4.000 millas náuticas y de un mes de víveres. El armamento principal será su sistema antiaéreo Rif-M2. Se puede considerar de un mérito extraordinario haber colocado un sistema como el que actualmente equipa al Peter Velikiy en un buque de este tamaño. Esta protección antiaérea estará complementada con un sistema Kashtan-M y con CIWS. Además, 16 misiles P-800 Onyx

39 Número primero - Septiembre 2009


Los nuevos proyectos de la Armada Rusa

Arriba. Esquema del armamento de las corbetas Proyecto 20380 Stereguschyy. Elaboración propia. Ejércitos del Mundo.

(SS-N-26 según Código OTAN), un cañón de A-192 de 130mm y un sistema antisubmarino Medvedka-2 completan el apartado de armas de estos buques. En cuanto al componente aéreo, un Ka-32A7 versión de ataque desarrollada a partir del K-27PS será el encargado de las tareas aéreas, aunque a diferencia de la mayoría de buques rusos su misión antisubmarina pasará a segundo plano. La tripulación contará con alrededor de 180 almas, entre marineros, oficiales y suboficiales. Está prevista una serie de hasta 20 unidades, aunque un máximo de

12 es un número optimista dado no solo el coste del proyecto –empezó hablándose de alrededor de 450 millones de dólares y ya se han invertido unos 520-, sino también los problemas que tienen los astilleros rusos para llevar a cabo todos los proyectos actualmente en curso. Hay que tener en cuenta también que son numerosos los buques aun en activo que no hay necesidad de jubilar por la fuerza. La primera unidad, Almirante Sergei Gorshkov será comisionada, tras aproximadamente cinco años de construcción y pruebas, en 2011 mientras que la segunda unidad se comenzará a lo largo de este año.

Proyecto 20380 Stereguschyy Las Stereguschyy, nombre que recibió la primera unidad de la serie, con apenas 1900 toneladas de desplazamiento compaginan un poder ofensivo y defensivo muy poco común en un buque de estas características. Diseñadas por el Almaz Central Design Bureau, se ha llegado a hablar de hasta 40 unidades –nos inclinamos a pensar que un número entre 24 y 30 sería un gran logro-. Hasta la fecha se ha finalizado una unidad y hay cuatro más en grada. Esta corbeta, que además pretende ser un éxito de ventas, está armada con dos sistemas de mi-

40 Ejércitos del Mundo


Los nuevos proyectos de la Armada Rusa siles Uran-E (es probable que no terminen por implantarse en las siguientes unidades), un sistema antiaéreo Kashtan-M, dos AK-630M y un montaje artillero de 100mm A-190, así como MANPADs Igla para defensa cercana. A pesar de su reducidísimo desplazamiento, contarán con un helicónptero K-29 o K-32 como sus hermanas mayores. Destaca entre todo su armamento, gracias a su modularidad, la posibilidad de alternar sistemas de misiles antibuque Uran-E con montajes cuádruples o dos sistemas de misiles antibuque Yakhont. También existe la posibilidad de sustituir lo anterior por un sistema Klub-N compuesto por un VLS con capacidad para ocho misiles KBSM 3S14E. Con una eslora de apenas 94 metros, una manga de 13 y un calado de 3,4 metros estarán tripuladas por 90 personas. Su velocidad máxima será de 27 nudos y la de crucero, de 14. La autonomía será de aproximadamente 4000 millas o 15 días de víveres. Existe una versión de exportación bajo la denominación de proyecto 20382 Tigre.

sus principales amenazas serán traficantes y pescadores furtivos. Tendrán también una presencia notable en el Caspio. De hecho, la primera unidad, la Astrakhan, con el numeral 101 ha sido destinada a esa flotilla y parece que las otras tres que actualmente están en construcción terminarán acompañando a la primera. Se espera que se construyan al menos siete en el próximo lustro. Con una velocidad máxima superior a los 26 nudos (15 en crucero), tienen capacidad para desarrollar misiones de hasta 15 días (días de víveres) con una autonomía de 2000 millas. Su tripulación ronda las 30 almas. Armadas con un cañón Ak-190 de 100mm y sendos AK-306 de 30mm, cuentan además con dos ametralladoras de 14,50 y tres de 7,62mm. Sin embargo, su armamento principal no es este, sino que está conformado por un sistema lanzacohetes Grad-M de 120mm y un sistema antiaéreo Gibka con misiles Igla-1M, además de un lanzagranadas DP-64. Existe una versión de exportación, el Proyecto 21632 Tornado del que seis unidades han sido adquiridas por Kazajistán en un contrato firmado en 2008.

Proyecto 1711E Ivan Gren

Proyecto 21630 Buyan Patrulleras lanzamisiles de apenas 500 toneladas, 62 metros de eslora y un calado de apenas 2,2 metros, han sido diseñadas por Zelenodolsk para cubrir las aguas territoriales rusas en colaboración con los buques de otros servicios como el FSB. En principio,

Se trata de buques de transporte de tanques de pequeño tamaño, muy en la línea de la doctrina soviética de considerar a las fuerzas de desembarco no como unidades principales o fuerzas autónomas, sino como fuerzas diversi-

vas centradas en abrir segundos frentes más allá de la vanguardia enemiga, en acciones de apoyo a la acción principal, llevada a cabo por las fuerzas terrestres. Se trata de un tipo de buque muy similar, aunque con un desplazamiento ligeramente mayor, que los actuales Alligator (Proyecto 1171 Tapir). Su desplazamiento máximo rondará apenas las 5000 toneladas a plena carga para una eslora de 120 metros, una manga de 16,5 metros y un calado de 3,6 metros. Estará propulsado por dos motores diesel 10D49 con 10.000 CV en total que le permitirán una velocidad máxima de 28 nudos y una velocidad de crucero de 16. Su autonomía alcanzará las 3.500 millas o 30 días de víveres tanto para su tripulación de 100 oficiales, suboficiales y marineros y los infantes que viajen a bordo. Puede transportar al mismo tiempo 13 MBTs de hasta 60 toneladas o 36 APCs o 300 infantes con todo su equipo y armamento ligero. Está equipado con armamento de autodefensa y de apoyo a las tropas a desembarcar. Así, cuenta con un cañón AK-176 de 76mm, dos cañones AK-630 de 30mm y dos MLRS de 140mm. También servirá de apoyo el helicóptero K-29 que llevará como parte de su dotación. La primera unidad ya ha sido botada y su coste habría rondado los 360 millones de dólares, siendo el primero de una serie prevista de cinco unidades. En este caso, quizá más que en los anteriores, son buques muy necesarios en tanto la flota heredada de la URSS está obsoleta y se encuentra bastante deteriorada, con honrosas excepciones. Además, algunos de los buques de este tipo han sido puestos a la venta, caso del Mi-

41 Número primero - Septiembre 2009


Los nuevos proyectos de la Armada Rusa trofan Moskalenko y el Alekander Nikolayev de la clase Ivan Rogov (Proyecto 1174).

Proyecto 18280 Yuri Ivanov

Si hace dos décadas los buques de inteligencia de la Unión Soviética, con su tamaño y diseño espectacular asombraban a cuantos tenían la suerte de verlos, a día de hoy la mayoría viven el sueño de los justos, olvidados en puertos perdidos, esperando su turno para el desguace. Por fortuna para Rusia, el crecimiento de los últimos años ha permitido la construcción de nuevas embarcaciones y entre ellas, un nuevo proyecto, el 18280 destinado a complementar y sustituir a buques anteriores como los Balzam (Proyecto 1826). Se trata de buques de 4000 toneladas de desplazamiento, una eslora de 95 metros, manga de 16 y calado de 4 metros propulsados con un sistema CODOG y con una autonomía de 4000 millas. Su velocidad máxima sería de 25 nudos. Se sabe entre poco y nada de estos buques. La primera unidad, el Yuri Ivanov, se sabe que ha entrado en servicio. Se ha rumoreado que hay una segunda en construcción, aunque no aparece en los proyectos de dicho astillero.

Proyecto 855 Yasen

Se trata de submarinos MTSAPL, sin un equivalente occidental hasta la fecha y que podríamos clasificar como “Hunter-Strike”, dadas sus capacidades de ataque tanto a buques como a tierra, desde el mismo momento de su concepción, a diferencia de los submarinos occidentales, que solo han sido capaces de esto después de severas modificaciones. Su desplazamiento de 7700 toneladas en superficie (13000 en inmersión) y su eslora de 119 metros dan idea de la cantidad de armas que puede portar. Su manga es de 13,5 metros y su calado de 9,4 metros. Estará propulsado por un reactor tipo OB-650B que le permitirá alcanzar los 16 nudos en superficie y los 31 en inmersión. Su resistencia, gracias a la inclusión de titanio en su estructura le permitirá superar profundidades de 400 metros y su autonomía de víveres será de aproximadamente 100 días para sus 90 tripulantes.

Arriba. Los días de los grandes buques de inteligencia, como los monstruosos SSV-33 Ural han pasado. Serán sustituidos por medios más acordes con los nuevos tiempo como boyas, buques como los 18280 o satélites. Fuente: Desconocida.

Todo el submarino gira alrededor de los 8 silos triples capaces de albergar desde misiles antibuque Yakhont a Granit, además de permitirle lanzar ROVs y UAVs de diferentes tipos, así como minisatélites. Cuenta con misiles Igla-M para su autodefensa así como con diferentes tipos de torpedos, incluidos los Shkvall. Se habla de hasta siete unidades, aunque lo cierto es que es un programa que ha sido rediseñado por completo cuando ya había comenzado su construcción y que lleva una década de continuos retrasos y modificaciones. Pese a ello y a que muchos hayan dado por muerto el proyecto, hay noticias que confirman la continuidad de los trabajos en el Severodvinsk, la primera unidad de la serie, así como la puesta de la quilla de una segunda -26 de Julio-, denominada Kazan que será una variante modernizada del original.

42 Ejércitos del Mundo


Los nuevos proyectos de la Armada Rusa Proyecto 955 Borey Destinados a sustituir a los legendarios Typhoon (Proyecto 941 Akula), con sus 170 metros de eslora, 13,5 metros de manga y 10 metros de calado, estos submarinos son en realidad muchos más parecidos a los Delta IV, hasta el punto de que muchos los denominan directamente como Delta V. Desplazarán 14720 toneladas en superficie y 24000 toneladas en inmersión. Su propulsión y generación eléctrica corre a cargo de dos reactores PWR y dos generadores diesel de 5576 CV que le permitirán desplazarse a 15 nudos en superficie y 29 en inmersión a cotas máximas de 380 metros (450 según las fuentes). Su autonomía es de 100 días de víveres para sus 107 tripulantes. Su armamento se basa en 12 SLBM 3M14 Bulava (SS-XN-30) con un alcance de 10.000 kilómetros y capacidad para transportar varios vehículos de reentrada. Además, contará con 4 tubos lanzatorpedos de 533mm y NASAMs Igla-M. La construcción transcurre sin grandes contratiempos una vez botada la primera unidad de la serie, el Yuri Dolgoruky, que entrará en servicio activo solo cuando el Bulava esté realmente operativo. Hasta entonces seguirá haciendo pruebas de mar. Las otras unidades iniciadas, el Aleksandr Nevskiy y el Vladimir Monomahk y la cuarta, de la que se desconoce el nombre no serán las únicas, pues en principio la serie ha de alargarse hasta un mínimo de siete unidades y un máximo de diez para sustituir con éxito a los Delta III y los Typhoon dados de baja, toda vez que el último

Delta III (proyecto 667BDR) de la Flota del Norte, el K-496 Borisoglebsk se comenzó a desmantelar a finales de 2008. Así, después de la baja de estos, la flota estratégica estará compuesta por Boreys y Delta IV, de los que el K-18 Karelia, la última unidad en ser modernizada, ha salido del astillero en Noviembre de 2008, aunque se sospecha que tanto esta unidad como el K-407 Novomoskovsk no solo han sido modernizados sino que se ha alterado su estructura.

Proyecto 210 Losharik

Es sin duda uno de los proyectos más misteriosos de la Armada Rusa. La información es prácticamente inexistente, aunque varias cosas son seguras: Se trata de un submarino de propulsión nuclear, su característica principal es su enorme capacidad de inmersión, que está construido en su mayor parte en titanio (uniendo diferentes esferas de este material para formar el casco interior y cubriéndolo con un casco exterior “blando”. Así, con una eslora de 50 metros, una manga de 3,8 metros y un calado de 4,2 metros para sus apenas 550 toneladas en superficie y 730 en inmersión, estaría propulsado por un reactor de 15 MW que le permitiría alcanzar hasta 20 nudos en superficie y 45 en inmersión (cifra poco creíble por otra parte). Respecto al tema clave, su capacidad de inmersión, se habla de hasta 1000 o 1200 metros que aumentarían hasta los 6000 con el uso de ROVs. Se le supone dotado de una tripu-

lación de 14 a 16 personas y con una autonomíaa de hasta 50 días de víveres. Nada se sabe acerca de su armamento, aunque la lógica indica que portará una panoplia de torpedos e incluso misiles submarinos y especialmente, una buena provisión de minas. Solo se sabe con certeza que existe una unidad en servicio, con la Flota del Norte, aunque ni existen fotografías ni se sabe nada acerca de más unidades en construcción.

Proyecto 677 Lada Submarinos de propulsión convencional, constituyen la más moderna aportación rusa a este campo y siguen la línea de los exitosos Kilo, que además de servir en la Armada Rusa, han sido exportados a países como Argelia, India o China. Su desplazamiento es de 1650 toneladas en superficie y 2400 en inmersión, para una eslora de 63 metros, una manga de 7,2 metros y un calado de 8,2 metros. Están propulsados por dos turbinas que generan 10000 CV (puede instalarse una planta AIP Kristall-27E). Estas le permiten alcanzar los 10 nudos en superficie y los 22 nudos en inmersión a profundidades máximas de 300 metros. Su autonomía es de 45 días de víveres siendo capaces de recorrer hasta 500 millas en inmersión y 6000 millas en modo snorkel a velocidad de crucero. Su tripulación es de 37 hombres. El armamento se compone de torpedos y misiles lanzables desde tubos de sus seis tubos de 533mm. En total serán 18 las armas, entre misiles y torpedos, a destacar tanto los misiles del sistema Klub-S como los torpedos USET-80K.

43 Número primero - Septiembre 2009


Los nuevos proyectos de la Armada Rusa Izq. Rusia está construyendo un número inusualmente alto de patrulleros tanto destinados a la Armada como al FSB de muy diversas clases. En la imagen un esquema del Proyecto 6457S Sprut. Elaboración Propia.Ejércitos del Mundo.

Arriba. De unos años a esta parte, flotas como la del Mar Negro han rejuvenecido notablemente. Ahora, más que la edad de los buques preocupa la situación de la base de Sevastopol. Fuente: DoD.

Cuenta como sus hermanos mayores, para la autodefensa, con un sistema Igla-1M. Aunque pueden ser fabricados en diferentes versiones y tamaños (principalmente para exportación, bajo la denominación de Amur), parece claro que la Federación Rusa se ha decantado por los Lada 1650. La primera unidad, el San Petersburgo está realizando pruebas de mar, tras un tortuoso proceso de construcción y se están construyendo tres unidades más de las seis planeadas en inicio, a saber: Kronstad, Petrozavodsk y Sebastopol.

Otros proyectos Además de los señalados, que son la “punta de lanza” de la Armada Rusa para la primera mitad de este siglo, existen toda una serie de proyectos de buques logísticos y auxiliares que merece la pena comentar aunque sea brevemente: Proyecto 02668: Se trata de un buque de guerra de minas cuya primera unidad, el Vice-Almirante Zakharin ya ha sido entregada. Su construcción comenzó en 1994 para Vietnam, pero finalmente fue rediseñada y adaptada a las necesidades de la VMF. Completada en 2006, se trata de una evolución del proyecto 266M Akvamarine Proyecto 20180 Dugong: Con un coste de unos 200 millones de rublos, su construcción se inició en

2006 y fue puesto a flote en Diciembre de 2007. Se trata de una serie de lanchas de desembarco que tiene una capacidad de transporte de 300 toneladas y una velocidad máxima de 50 nudos. Proyecto 21300: Diseñado y ejecutado por los Astilleros del Almirantazgo, la primera unidad ha sido nombrada Igor Belousov. Su desplazamiento es de 5300 toneladas y su autonomía de 3000 millas. La velocidad máxima alcanza los 16 nudos. Los planes hablan de 5 unidades. Proyecto 6457S Sprut: Se trata de un nuevo patrullero, destinado al Servicio Federal Ruso de Guardafronteras. El numeral del primer buque de la serie es PS-823 y su nombre Octopus. Recientemente, una segunda unidad ha entrado en servicio en Murmansk con el numeral 112. Proyecto 6457C: Destinado a la protección del medioambiente, se basa en un diseño alemán modernizado y adaptado a las necesidades rusas por Almaz y ha sido construido en Kaliningrado. Desplaza 900 toneladas en sus 65,5 metros de eslora, 10,6 metros de manga y 3,48 metros de calado y tiene una autonomía de 12000 millas. Su tripulación está compuesta de 10 tripulantes a los que se unen 15 investigadores. Proyecto 22460: buque construido por Almaz, con sus 630 toneladas y su eslora de 62,5 metros se convierte en una de las unidades más grandes del Servicio federal

44 Ejércitos del Mundo


Los nuevos proyectos de la Armada Rusa

Ruso de Guardafronteras Tiene una autonomía de 3500 millas y estará dotado con un helicóptero Ka-226. Es un proyecto ligeramente diferente al resto de buques de la Federación en tanto está siendo construido en colaboración con un buen número de socios extranjeros entre los que se encuentran Alemania, Italia o Francia. Proyecto 11770 Serna: Se trata de lanchas de desembarco de 25,6 metros de eslora, con una capacidad de carga de más de 45 toneladas, construidas por los astilleros del Volga y de las que al menos, se han recibido dos unidades a lo largo de 2008 y otras tantas previstas en 2009, solo en la Flota del Caspio. A-125: Son pequeñas patrulleras para el FSB. La primera de ellas es la Vasily Chujkin fue entregada en 2006. Son buques de apenas 17,5 metros de eslora y 4,2 de

manga que desplaza 26 toneladas y es capaz de sobrepasar los 45 nudos gracias a sus motores diesel de construcción alemana. En el futuro se prevé que una nueva clase, un catamarán con mayor desplazamiento bajo la denominación A-135 complemente a este modelo. Además de estos, existe una variedad de buques de todo tipo que tienen difícil encaje bien por ser unidades especiales de pruebas o bien porque no hay datos que permitan incluirlos en ninguna categoría. Un buen ejemplo es el B-90 Sarov, un submarino que ha dado mucho que hablar últimamente y para el cual, junto con otras unidades “especiales”, prometemos un reportaje en el futuro.

Arriba. Los Ropucha serán complementados con los nuevos Ivan Green. Fuente: DoD.

Proyectos a medio plazo Aunque es un poco arriesgado aventurar su construcción, parece que existen intenciones firmes de hacerse con buques de mayor porte durante la segunda década de este siglo. Así, se viene trabajando en la definición de un proyecto de un destructor, se ha especulado con la posibilidad de un crucero –que descartamos dado que ninguna marina se inclina por estos buques actualmente- y sobre todo, se ha expresado en reiteradas ocasiones la intención de hacerse al menos, con un nuevo portaaviones que en inicio complemente al Kuznetsov (Proyecto 1144.3) y que sería la cabeza de una nueva serie de portaaviones probablemente en cantidad de 2 a 3 –se ha hablado incluso de seis-.

45 Número primero - Septiembre 2009


Los nuevos proyectos de la Armada Rusa

Proyecto 21956: Severnoye está trabajando en el diseño de esta nueva clase de destructores, de aproximadamente 9000 toneladas de desplazamiento, 163 metros de eslora, 19 metros de manga y 5,5 metros de calado. Estaría propulsado por dos sistemas independientes, compuestos de sendas turbinas de gas de 14.500 y 22500

CV para un total de 74000CV. La generación de electricidad correría a cargo de cuatro motores diesel de 1250 kW. En cuanto al armamento, estaría compuesto por sistemas ya conocidos, como el Rif-M1 o el Kashtan, misiles 3M54TE del sistema Klub-N y misiles antisubmarinos 91RTE2.

Arriba. Los misiles SS-N-22 siguen siendo una de las mayores amenazas para cualquiera que se enfrente a la Armada Rusa. Fuente: Desconocida.

46 Ejércitos del Mundo


La Amenaza Iraní

Irán

¿Es realmente una amenaza? Análisis político-militar Introducción De entre las crisis internacionales abiertas destaca, tanto por su gravedad como por la necesidad de tomar medidas de forma inmediata, la que supone el programa nuclear iraní y el degradamiento que la situación política del país viene sufriendo día a día tras las controvertidas elecciones del mes de junio último. Cuando el ex-Presidente Bush se refirió hace algún tiempo ya a un cierto Eje del Mal, los puntos que lo definían eran tres: Irak, Irán y Corea del Norte. Irak sigue siendo hoy un avispero, Corea del Norte está siempre en el ojo del huracán, e Irán es un problema sin resolver. Ya hace más de tres años, cuando en 2006, el Gobierno iraní decidió reiniciar los trabajos para enriquecimiento de uranio, se generó una crisis in-

ternacional que no ha hecho sino empeorar y que puede llegar a tener importantes consecuencias, tanto en términos de seguridad como de relaciones internacionales, para la estabilidad mundial. La capacidad militar convencional de Irán hoy, no es, ciertamente, una amenaza para el mundo occidental ni para ninguno de sus vecinos en Oriente Medio. Sin embargo, sí lo es la retórica fundamentalista radical que el Gobierno iraní mantiene y viene propugnando desde la accesión al poder del Ayatollah Khomeini allá en 1978, y lo es más la amenaza velada de sus intenciones de dotarse con el arma nuclear. A diferencia de Saddam Hussein, el aparentemente reelegido presidente iraní, y ciertamente radical, Ahmaddineyad, no ha negado sus intenciones ni planes, a la vez que desafía abier-

tamente a la comunidad internacional, después de burlarse abiertamente de la UE, en concreto de Francia, Reino Unido y Alemania, quienes han tratado en vano de disuadirle y ofrecer compensaciones relevantes a cambio del abandono completo del programa nuclear. La posible amenaza no es inminente, quizás, tal como expuso, en su día, el director del Organismo Internacional para la Energía Atómica (OIEA) Mohamed El Baradei, pero se considera preocupante, sobre todo por la carrera de armamentos que puede originar en todo Oriente Medio y el deseo de armarse nuclearmente también, que ya está alimentando en países como Arabia Saudí, Siria y Egipto, por citar algún caso, y sin olvidar las repercusiones que, en otro marco, puede generar la

48 Ejércitos del Mundo


La Amenaza Iraní actitud también de Corea del Norte. La vía diplomática, no obstante, no debe considerarse agotada del todo, y aquí Rusia -con cuya ayuda Irán ha venido construyendo las centrales nucleares-, y China deben jugar un importante papel, algo que por el momento no han desempeñado, por intereses claramente nacionales, y por no aceptar, en su fuero interno, su implicación real y efectiva, como resulta innegable, por otra parte. Sea como sea, resulta difícil llevar a Irán a la mesa de las negociaciones cuando las potencias nucleares oficiales reconocidas no acaban de deshacerse de sus armas atómicas como parte de un proceso de desarme general. Tanto Estados Unidos como Rusia disponen de un arsenal nuclear mucho mayor de lo que verdaderamente necesitarían hoy para disuadir amenazas potenciales.

Ante todo ¿A que se enfrenta el mundo occidental? En primer lugar, tenemos a un Irán radical con un régimen que va a toda máquina con su programa nuclear y cuyo presidente, fuera de toda prudencia y toda actitud positiva hacia la convivencia pacífica entre las naciones, ha amenazado con borrar del mapa a otro estado soberano con el que ni siquiera tiene fronteras comunes ni relaciones diplomáticas. Resulta obvio, además, que el gobierno iraní sigue sin mostrarse conciliador ni dispuesto a entrar en la vía de las relaciones internacionales de buena vecindad y buena armonía entre las naciones, y la situación post-electoral no deja lugar a dudas sobre como puede evolucionar el futuro político, y por consiguiente, la actitud general del país.

Por otra parte, la Unión Europea, al objeto de evitar una acción determinante y apresurada de los Estados Unidos como ocurrió en Irak, ha venido llevando a cabo unas negociaciones, lideradas por Alemania, Francia y el Reino Unido, en las que se ha tenido especial cuidado en enfatizar que no se está contemplando acción militar alguna contra Irán, pero con una señal igualmente inequívoca de que se está perdiendo la paciencia, y de que se está preparado para considerar la posibilidad de iniciar una moción para la aplicación de sanciones por parte del Consejo de Seguridad de la ONU. Las reacciones emitidas desde Teherán al reciente discurso conciliador del Presidente Obama, efectuado desde El Cairo, confirman, una vez más, la actitud radical iraní, y a pesar del cambio habido en la Administración norteamericana, no cabe esperar una distensión inmediata. Las sanciones que se han venido aplicando hasta ahora pueden considerarse que han sido ligeras, y han sido más bien simbólicas como las de llevar a cabo medidas selectivas discretas de prohibición de desplazamiento de las autoridades iraníes a otros países, de no recibir visitas oficiales, y de no cursar invitaciones a foros o reuniones internacionales, junto con otras con algunas repercusiones comerciales. Irán viene amenazando con recortar su producción de petróleo y subir los precios del crudo, algo difícil y peligroso de aplicar, dado que no es el único país productor, y sus clientes se van reduciendo considerablemente. Por si fuera poco, la premisa que se viene haciendo en los medios

de comunicación europeos respecto de que el arma nuclear iraní no estará lista hasta dentro de tres o cuatro años podría resultar excesivamente optimista, por lo que cualquier estrategia occidental que requiera tiempo redundará finalmente en favor del régimen iraní. A todo esto, Estados Unidos e Israel vienen advirtiendo que no tolerarán que Irán se convierta en potencia nuclear.

¿Qué se puede hacer? En cuanto a las sanciones del Consejo de Seguridad de la ONU, Irán, sigue contando, hoy por hoy, con al menos dos vetos a su favor –Rusia y China-, contra la adopción de cualquier medida significativa por parte de la comunidad internacional. Ello, en el caso más favorable de que se decida su aplicación por parte del Consejo de Seguridad, tras los 60 días acordados de margen, lo cual sin Rusia ni China es prácticamente inviable. Los intentos de lograr una resolución para obligar a Irán a admitir una inspección internacional han encontrado la oposición de Rusia, que prefiere mantener al margen por ahora al Consejo de Seguridad. Los intentos de lograr una resolución para obligar a Irán a admitir una inspección internacional han venido encontrando la oposición de Rusia, que prefiere mantener al margen por ahora al Consejo de Seguridad, aunque ha llegado a suavizar algo su postura. Las recientes tanto de Vladimir Putin, como de Dimitri Medeevev, justificando el programa nuclear iraní complican, sin duda, cualquier decisión. Respecto de una acción militar fulminante de carácter quirúrgico al estilo de lo que hizo Israel en la

49 Número primero - Septiembre 2009


La Amenaza Iraní planta nuclear de Osirak, en Irak, en 1981, la dificultad hoy tanto para Estados Unidos como para Israel estriba en que no existe realmente ninguna solución fácil ya que según la mayor parte de los informes realizados, hay más de 36 enclaves potenciales diferentes de instalaciones con fines nucleares extendidos por todo el territorio iraní a través de terrenos diversos, que van desde zonas residenciales hasta fortalezas en lugares montañosos remotos. Neutralizarlos todos exigiría una campaña de bombardeo ininterrumpido que duraría semanas, sin duda provocando daños colaterales en escuelas, hospitales, etcétera, que serían aireados suficientemente por los diferentes medios audiovisuales. Mientras tanto, no hay duda de que la acción insurgente chiíta en Irak se recrudecería y se llevaría a cabo una ola de atentados como los de Nueva York, Madrid y Londres, al tiempo que los precios del crudo podrían llegar hasta cifras astronómicas de más de 150 $USD por barril. Las consecuencias pueden ser desastrosas para no pocas economías occidentales, y máxime en la actual situación de crisis financiera global.

que por lograr un status de superpotencia regional. Igualmente, no habría que descartar que los sunnítas iraníes, que son mayoría en algunas provincias, creasen -con alguna ayuda naturalmente-, dentro de la oposición al régimen, su propio Triángulo Sunní en Irán, al modo de lo que ocurre en Irak. Naturalmente ninguna opción carece de riesgos, pero cualquiera de estas opciones puede ser preferible a la tener que llegar a la guerra, como último recurso. En este sentido, conviene tener presente que cada riesgo, no obstante, debe ser sopesado frente a la certeza de que Irán utilizaría su capacidad nuclear del mismo modo que utiliza hoy sus otros activos: apoyando a los grupos del terror que operan contra Israel y contra aquellos a quienes considera sus enemigos. En ese sentido, estén América y la UE en guerra con Irán o no, Irán ya está en guerra con América y también con Europa, por muy exagerado que esto pueda parecer y como ejemplo basta considerar las declaraciones de uno de los consejeros jefes del régimen, Hassán Abbassi, que afirmaba, entre otras cosas, en 2005 que “La destrucción de Inglaterra está también en nuestra agenda”.

La mejor opción no es otra que la de ayudar a desestabilizar el actual régimen radical iraní, y tratar de dar un giro a la situación, favoreciendo y apoyando a los disidentes y a los movimientos que piden la democratización del país, a pesar de los riesgos que ello conlleva. En cualquier caso, la actual situación de confrontación popular creada tras las pasadas elecciones puede servir para mantener al gobierno de Teherán más preocupado por una rebelión interna,

China trata de defender sus intereses económico-energéticos en la zona, pero políticamente no parece que, por el momento, desee aspirar a ir más allá de un discreto segundo plano, en especial si Rusia asume una posición más activa a este respecto. En estas condiciones, una parte importante de las claves para la resolución del problema iraní se encuentra en manos de Rusia. De hecho, Rusia tiene pretensiones de intervenir activamente en la resolución polí-

tica del conflicto. Por este motivo, la posición de Rusia es un elemento clave en la evolución hacia la solución del problema creado en la malla actual de relaciones y equilibrios de poder que configuran la seguridad internacional. El Gobierno iraní –y especialmente su reeelegido presidente, Ahmaddineyad– ha ido afirmando periódicamente su firme voluntad de ir hacia adelante en el enriquecimiento de uranio con fines civiles, al tiempo que ha subrayado el derecho inalienable de Irán de desarrollar estas actividades, que, por lo demás, según viene afirmando son compatibles con las normas de la OIEA y con el Tratado de No Proliferación de Armas Nucleares. Así, y en forma totalmente coherente con estos postulados, en 2006, Irán rechazó la oferta rusa de enriquecer uranio en territorio de la Federación Rusa para su uso posterior en las propias centrales nucleares iraníes, oferta que Rusia realizaba como forma de salir del paso ante la situación creada en las Naciones Unidas y las presiones tanto de la UE como de los Estados Unidos. La posición rusa respecto al programa nuclear iraní se encuentra claramente definida por un conjunto de intereses estratégicos, geopolíticos, políticos y económicos. El ámbito estratégico constituye un marco que condiciona el resto de intereses y aunque se supone el interés ruso en que sus vecinos no dispongan de armas de destrucción masiva y, en particular, de armas nucleares, dándose por sentado que Moscú se opone a que Irán posea armas nucleares, los intereses políticos corresponden finalmente al papel que trata de jugar Rusia en las relaciones internacionales y así Ru-

50 Ejércitos del Mundo


La Amenaza Iraní sia, con la finalidad de proyectarse hacia el exterior, requiere que los conflictos no adquieran un nivel tal que supongan una movilización excesiva de recursos de poder, que en las actuales condiciones Rusia no posee o no tiene capacidad de poner en práctica, como sería el caso si se trataran de aplicar presiones políticas desmesuradas o amenazas de intervención militar. Por este motivo, Rusia está en contra de la aplicación de medidas extremas contra Irán, y en particular contra cualquier tipo de intervención militar multinacional en la zona. Los intereses económicos rusos en Irán se encuentran vinculados a diversos ámbitos. En lo que se refiere a su participación en el programa nuclear iraní, Rusia ha sido el contratista principal de la primera central nuclear iraní, y probablemente ha tenido un papel importante en la segunda central que Teherán decidió construir, y sin duda, pretende igualmente tener un puesto de relieve en la puesta en práctica del programa para la construcción de 20 centrales nucleares adicionales. Los posibles ingresos para Rusia, a consecuencia de su participación en la primera central nuclear ascienden a unos 1.000 millones de dólares y aunque no es fácil estimar los beneficios financieros derivados de la participación en el conjunto del programa nuclear iraní, no hay duda de que serán considerables. Igualmente es de gran interés para Rusia, ser el suministrador del uranio enriquecido para uso en las centrales nucleares. Queda por ver ahora cual será la actitud rusa real si la crisis llega a agravarse más de que ya está.

Por otra parte, y aunque sea de manera secundaria, nos encontramos con la idea rusa de introducirse en el sector del gas y del petróleo iraní. En particular, existe un gran interés por participar en la prospección y la extracción de crudos, así como en proyectos de infraestructuras de transporte. Por último viene la colaboración militar. El primer gran contrato, fue el suministro a Irán de 30 sistemas de misiles antiaéreos SAM, de corto alcance, del tipo Tor-M1, cuyo objetivo es defender infraestructuras y objetivos puntuales, como pueden ser las centrales nucleares, de ataques aéreos. Este contrato, se estima es del orden de 1.400 millones de dólares, siendo previsible una expansión sustancial de las ventas de armamento ruso a Irán. Por todo ello, Rusia se muestra muy reacia a la aprobación de sanciones económicas contra Irán, como puede resultar obvio. Desde el punto de vista ruso, resulta deseable que no se produzcan muestras de fuerza entre Occidente e Irán que puedan conducir a un enrarecimiento tal de la situación que limite la capacidad de negociación futura y la posibilidad de llegar a una solución negociada aceptable. De un lado, Moscú trata que Occidente no sitúe a Irán en una posición de vejación moral que lleve a Teherán a radicalizar sus posiciones. Todo ello en la medida de que la influencia de Irán en los conflictos en Irak y en Afganistán no es despreciable, y en la posibilidad de que los precios del petróleo puedan incrementarse, dan a ese país un poder de negociación muy relevante. Por otra parte, Rusia también está presionando a Irán para limitar el grado de beligerancia. En este sentido, Moscú ha venido dando

a entender también al Gobierno iraní que el agravamiento del conflicto puede obligar a Rusia a no poder cooperar en el programa nuclear civil iraní, así como a no seguir suministrando armamento para mejorar su defensa. De forma complementaria, se ha indicado a Teherán, de alguna manera, que un empeoramiento de la situación puede colocar a Irán en una situación de aislamiento nada deseable. Diversas autoridades, civiles y militares, han indicado veladamente ya, que en caso de conflicto bélico no se podría apoyar a Irán, ni siquiera suministrando armamento o apoyo logístico para los sistemas ya vendidos. Sin embargo, cuando parece evidente que la vía diplomática no va a ningún lado nos encontramos con que Rusia ha realizado unas maniobras militares con Irán, encaminadas a ayudar al ejército persa a prepararse para defender el país en el caso de una hipotética invasión norteamericana. Por otra parte, las sanciones comerciales unilaterales impuestas por Estados Unidos contra diversas empresas rusas – sin implicar a los gobiernos por el momento-, por suministrar material militar a Irán, a finales de 2006, no ayudan ciertamente a mejorar las perspectivas. Para Moscú, desde luego, la situación más conveniente sigue siendo la de mantener abierto el proceso de discusión, pero dentro de la OIEA, desactivando el papel del Consejo de Seguridad de la ONU a este respecto. De esta manera, se daría satisfacción a Irán, que pretende mantener el problema dentro de un ámbito de discusión técnica exclusivamente y no político, pero en contrapartida, el programa nuclear iraní debería desarrollarse sin llevar a cabo el

51 Número primero - Septiembre 2009


La Amenaza Iraní enriquecimiento de uranio en Irán. Esta situación mantendría a Irán dentro del marco legal de la OIEA y del propio TNP, lo que constituye hoy por hoy, la solución más conveniente para Rusia. No obstante, la solidez de la posición de Moscú depende de que no se quede sólo en el Consejo de Seguridad, es decir, de que siga dándose una cierta coincidencia de intereses en el eje ruso-chino. Todo ello a pesar de que ya el Secretario General de la Agencia Internacional para la Energía Atómica remitió al Consejo de Seguridad un informe sobre la situación en la que se encuentra el programa nuclear iraní, en el que se dice que Irán no cumple sus obligaciones con la Agencia, que el régimen de inspecciones aceptado es insuficiente, que el programa sigue adelante y que la Agencia no está en condiciones de garantizar su estado real.

de integrar ya el club de potencias nucleares, China volvió a efectuar un nuevo llamamiento a la comunidad internacional para que se acepten los procedimientos de verificación y respeto al marco del Organismo Internacional para la Energía Atómica (OIEA), al tiempo que se abogaba por la no imposición de sanciones, y el rechazo a la amenaza del uso de la fuerza. China ha reiterado esta posición en diversas reuniones del Consejo de Seguridad, y es consistente con sus posturas previas y, específicamente, con la de 2006, cuando ya manifestó su oposición a la idea de imponer un plazo de dos semanas o de un mes, acaso prorrogable, para el desmantelamiento del programa nuclear iraní, tal como pedían tanto los Estados Unidos como la UE, aunque esta postura no se haya traducido en resultados.

China es, igualmente, parte en la crisis iraní como comprador e inversor de primera línea, a la vez, en el sector energético desarrollado por Irán, pero también se ve afectada como miembro permanente del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas. Por el momento China sigue manteniéndose en su postura conciliatoria totalmente pragmática, actitud con la que hasta ahora no ha perdido posiciones en el Golfo Pérsico, más allá del congelamiento de algunos contratos. Sin embargo los prudentes llamamientos de la diplomacia china no ocultan una inquietud creciente ante los importantes intereses invertidos en Irán en los últimos tiempos como parte de una estrategia geopolítica de gran alcance.

No hay que olvidar que los intereses chinos en Irán son considerables. China recibe de Irán casi un 13% de sus importaciones totales de petróleo y las previsiones apuntan a una extraordinaria expansión de esos intereses. En 2004 ambos países firmaron en Pekín un memorándum de entendimiento por un valor superior a los 100.000 millones de dólares para que la empresa estatal china Sinopec compre 250 millones de toneladas de gas natural licuado durante los próximos veinticinco años, y realice prospecciones en el campo petrolífero de Yadavarán, desde el que se exportarán a China 150.000 barriles de crudo diarios. Ese acuerdo prevé ventas anuales de 10 millones de toneladas de gas natural licuado e implica una importante inversión en la ampliación de la flota petrolera iraní. Adicionalmente, comprende

Con ocasión del desafío planteado por Irán, en 2006 presumiendo

la participación china en proyectos como el trazado de oleoductos y la industria petroquímica y de gas, y abarca el suministro de materiales para la industria eléctrica en la ciudad de Arak, al suroeste de Teherán, y participación en el sector servicios. Incluye también la construcción de algunas líneas del Metro de la capital, la segunda de ellas encargada a Norinco, empresa clave de la industria de defensa china. Por otra parte, igualmente, y como no podía ser de otra manera, China viene suministrando a Irán tecnología de misiles y equipos de uso dual para armas químicas, habiendo intervenido diversas compañías chinas entre la que se cuentan filiales de Norinco. China hoy, con su teoría del “ascenso pacífico”, necesita un ambiente estable que le permita un aprovisionamiento relativamente tranquilo de recursos naturales y el desarrollo de un comercio en la región del Golfo que hagan previsible y consistente su política de desarrollo interno a largo plazo. A China no le conviene ningún grado de conflictividad con Irán. Por otra parte, el conflicto en curso en Irak le ha sido muy favorable para atenuar la contención que Estados Unidos le exigía en la zona Asia-Pacífico a comienzos de 2001, antes de que tuviera lugar la intervención norteamericana en Afganistán, y consiguientemente en Irak. Aparentemente, los dirigentes de la nueva China, encabezados por Hu-Jintao prevén la existencia de un Irán con poder nuclear de uso civil y parecen conscientes de la eventual posibilidad de que el gobierno de Teherán disponga de armas atómicas, ante lo cual cabría convivir, y confiar, siguiendo las lí-

52 Ejércitos del Mundo


La Amenaza Iraní neas de un nuevo realismo, típico de los Estados que, tras la Segunda Guerra Mundial, tienen ahora poder nuclear sin haber llegado a utilizarlo militarmente nunca. China, en la actualidad, se aferra al derecho internacional, un marco del que no es fundador ni contribuyente doctrinario y que sin embargo le conviene en gran medida. Probablemente China pueda influir más ante Irán, donde ha de convencer a Ahmaddineyad, de que rebaje el tono de su delirante retórica y empiece a pensar en las perspectivas de mejores bases materiales para los iraníes en una Eurasia más integrada y próspera. En suma, convencer a Teherán de que eso sólo se puede lograr en este mundo, y por tanto, evitando una guerra, en la que las actitudes radicales pueden desembocar de manera inexorable. Cuatro de los cinco estados miembros de pleno derecho del Consejo de Seguridad de la ONU –Rusia, China, Reino Unido y Francia-, podrían estar dispuestos a aceptar que Irán acceda al arma nuclear y por distintas razones, asumen, de algún modo, la crisis del régimen de no-proliferación, con todo lo que ello implica. Cuando se estableció el régimen de noproliferación nuclear era evidente que en el transcurso del tiempo se producirían intentos de violación y que, al final, sería el Consejo de Seguridad quien tendría que asumir algún tipo de responsabilidad para hacerlo prevalecer. El gobierno británico se pronunció, en este sentido, afirmando que al Consejo de Seguridad no le quedaba más remedio que elaborar una nueva resolución sobre Irán. Por último Irán ha llegado a

proponer que empresas francesas –no se sabe ni que empresas ni que garantías conlleva la medida-, supervisen algunas, no todas tampoco, las instalaciones vinculadas al programa nuclear, como garantía de su futuro uso civil. Los ayatollahs son conscientes de que Francia está preocupada y contrariada por el programa nuclear, pero la postura francesa sigue siendo ambigua al haberse reconocido, desde altas instancias de la República que quizás, después de todo, sea inevitable. Esta actitud no parece ser la más adecuada y ha contribuido, ciertamente, a desunir un poco más al Consejo. Las recientes declaraciones del Presidente Sarkozy y de su Ministro de Asuntos Exteriores, han colocado, sin embargo, a Francia en clara confrontación con Irán. Tipo de Misil

Propulsión

La realidad de los misiles balísticos iraníes, ¿fanfarronea irán?

A diferencia de lo que ocurrió con Irak, donde los informes sobre armas químicas y/o nucleares nunca fueron confirmados y posteriormente éstas nunca fueron encontradas, en el caso de Irán, la existencia de misiles es plenamente cierta ya que, en numero-

Alcance

Procedencia

Observaciones

CSS-8

150 kms

China

Disponible

SCUD-B

300 kms

Libia

Disponible

500 kms

Corea del Norte

Disponible

SCUD-C Shahab-3

Combustible Sólido

1.300 kms

Shahab-4

2.000 kms

Taepo Dong 1

2.000 kms

Taepo Dong 2

5.000-6.000 km

Sea como sea, aunque estas sugerencias iraníes, a fecha de hoy, no hayan surtido efecto, la vuelta de la cuestión iraní al Consejo de Seguridad y las resoluciones vigentes sólo auguran, con toda probabilidad, discusiones infructuosas y un nuevo ejemplo de impotencia multilateral y de desunión occidental. La crisis desencadenada tras las elecciones en Irán, agravan la situación, en cualquier caso, y pueden contribuir a radicalizar aún más las actitudes.

Se estima que está Corea del Norte/Irán disponible ¿Equivalente al Corea del Norte/Irán Taepo Dong 1? No se sabe si es ya Corea del Norte operativo Corea del Norte

En desarrollo

sas ocasiones, las autoridades radicales los han exhibido públicamente y se han vanagloriado de poseerlos. Otra cosa es que Irán disponga en la actualidad de cabezas nucleares o químicas con que armar estos misiles, aspecto que se duda y que precisamente es lo que se trata de evitar. El origen de los misiles iraníes no es otro, al igual que en el caso de Irak, que el misil balístico táctico soviético SCUD, del que Irán habría desarrollado no menos de 3 versiones mejoradas, además de

53 Número primero - Septiembre 2009


La Amenaza Iraní otros 2 tipos mucho más evolucionados de gran alcance. Estos misiles SCUD originales, serían provenientes de China, Libia y Corea del Norte, esencialmente. Los nuevos desarrollos han sido realizados conjuntamente con Corea del Norte. Recientemente Irán ha hecho referencia a un futuro desarrollo, denominado Shahab-5, de mayor alcance aún que presumiblemente estaría basado también en los misiles Taepo Dong norcoreanos. Además se ha podido saber que se han acelerado los trabajos de investigación para lograr uranio enriquecido, núcleo central de todo proceso de desarrollo de armas atómicas, y todo parece indicar que se progresa mucho más deprisa de lo que se venía estimando.

Una ojeada a la maquinaria militar iraní Si la resistencia irakí ha hecho las cosas muy difíciles para las fuerzas norteamericanas y aliadas en lugares como Bagdad, Mosul, Basora y Fallujah, o incluso los talibanes de nuevo en Afganistán, lo que podrían hacer los fanáticos iraníes en Teherán o Isfahan será mucho más cruento y ciertamente más espectacular. La potencia de las fuerzas terrestres iraníes, aún siendo considerable –el Ejército de Tierra iraní está entre los más numerosos y mejor equipados de la región-, no basta ni es adecuada para enfrentarse a una coalición militar occidental y muy posiblemente la acción de las fuerzas aéreas aliadas desbarataría cualquier intento serio de organizar una defensa coherente por parte iraní. Ahora bien, las posibles ope-

raciones no se iban a presentar fáciles y si tradicionalmente siempre se ha considerado que el atacante necesita contar con una mínima superioridad sobre el defensor de 3 a 1, para garantizar el éxito, en el caso de Irán ello obligaría a montar una estructura de fuerzas aliadas cercana, si no superior, al millón de soldados, algo parecido a lo ocurrido en la Primera Guerra del Golfo en 1991, y que hay que descartar hoy día, y eso los iraníes lo saben. Afganistán sería así la principal base de partida de la posible coalición aliada que se organice, y ello puede hacer que la acción terrorista e insurgente allí se recrudezca considerablemente, al mismo tiempo que en

Irak, ya que no hay que contar con que los fundamentalistas iraníes permanezcan impasibles viendo como se monta una gran ofensiva en sus puertas. De hecho, Irán ya está activo en varios frentes, y nada – pensando como dice un adagio británico -“Better safe than sorry”-, debe atribuirse a la casualidad, ya que en todo lo que ha ocurrido y está ocurriendo –las viñetas de Mahoma, la victoria de Hamas en Palestina, la ofensiva y contraofensiva israelí de principios de año,etc..-, podemos considerar quien resulta beneficiado en última instancia, y por tanto, que las autoridades radicales iraníes no estén demasiado lejos.

Tipo de Carro de Combate M-47/48

Número 150

Procedencia U.S.A.(*)

M-60A1

150-160

U.S.A. (*)

 Chieftain Mark 3/5s

100

U.K. (*)

T-54/55

250

Rusia

T-59

150-250 (35-?)

Rusia

T-72/S

480

Rusia

T-69II

150-250 ?

China

Zulfiqar

100

Carros producidos en Irán con componentes de carros rusos T-72 y M-48 norteamericanos

Total

1600

54 Ejércitos del Mundo


La Amenaza Iraní En estos, todavía, primeros momentos de toma de decisiones en Occidente, y en especial de la nueva Administración norteamericana, llegado el caso de tener que recurrir a la fuerza, se renunciaría, contoda probabilidad, a una ofensiva terrestre y se realizarían solamente acciones aéreas. Efectivamente, ésto sería lo más conveniente para evitar bajas propias, e iraníes, pero a poco que profundicemos en el análisis de las opciones nos daremos cuenta de que la ocupación del territorio es esencial a la hora de garantizar resultados, y evitar que más tarde se reproduzcan nuevamente las situaciones, por lo que si se emprende una acción militar contra Irán, ésta tendría que contemplar ineludiblemente una ofensiva terrestre en toda regla, cuyo fin último será el desmantelamiento, no sólo de la posible infraestructura de desarrollo de energía nuclear, sino también del régimen fundamentalista clerical de los ayatollahs iraníes, algo muy parecido a lo ocurrido tanto con Irak como con Afganistán, con la idea posterior quizás de implantar una democracia o un régimen moderado, como parecen pedir ahora los disidentes. En suma, sea lo que sea y como se haga, el conflicto tendrá todos los ingredientes para que surja un nuevo avispero, esta vez, quizás, de consecuencias incalculables. En términos de capacidades convencionales, las fuerzas terrestres iraníes no disponen de unas fuerzas mecanizadas relevantes. Si en tiempos del Sha se llegó a contar con un equipamiento relativamente importante –el arsenal era equiparable al de cualquier país de cierto nivel e incluso mejor que el de muchos miembros de la

OTAN-, la decadencia posterior, la guerra con Irak, y el propio aislamiento escogido por Irán respecto de sus proveedores tradicionales occidentales –Estados Unidos y el Reino Unido-, ha provocado una degradación importante de sus capacidades operativas. En cualquier caso, el inventario de carros de combate modernos en poder de las fuerzas islámicas iraníes comprende lo siguiente: De las cifras expuestas lo más probable es que haya menos de 1.000 carros de combate operativos, esencialmente casi todos T-72 o derivados, nada que pueda enfrentarse con éxito con los carros M-1 o Challenger occidentales. El desarrollo del carro Zulfiqar demuestra, por otra parte, que los iraníes son capaces de llevar a cabo trabajos importantes de modernización de vehículos acorazados. No obstante, el número de carros T-72 y Zulfiqar disponibles posiblemente no llegue a 600 en total, y muchos de los T-72 disponibles parecen carecer de repuestos, a tenor de los esfuerzos desplegados en Rusia y Ucrania por funcionarios iraníes en búsqueda de apoyo logístico para las fuerzas armadas.

Todo ello hace que como mucho el Ejército de Tierra iraní podría desplegar 2 o 3 divisiones medianamente equipadas capaces de enfrentarse a una coalición multinacional y aún así, estas fuerzas no durarían mucho tiempo en combate sin ver mermada seriamente su capacidad. Naturalmente el gobierno de Irán ha venido intentando corregir estas deficiencias, y así se sabe que el montante total de contratos para equipo militar convencional solamente con Rusia es del orden de más de 500.000 millones de USD$, razón ésta por la que se explica sobradamente que Rusia sea contraria a la aplicación de sanciones económicas por parte de la ONU, y otro tanto puede decirse igualmente de China. Todo ello a pesar de que en 1995 Rusia firmó un acuerdo con Estados Unidos por el que renunciaba a la venta de armas a Irán y, en consecuencia, durante la segunda mitad de los años ‘90, las transacciones prácticamente desaparecieron. Con la llegada de Putin a la presidencia del país, se decidió eliminar tal acuerdo y se comenzaron a examinar nuevas opciones de venta.

Tipos de Misiles

Propulsion

Alcance

Procedencia

Observaciones

Seersucker (HY-2 Sea Eagle
o Silkworm)

?

80-90 kms.

China

Radar Homing o IR “roza-olas”

CS-801 (Yinji)

Combustible Sólido

74 kms.

China?

Radar Activo Banda J

CS-802

Turbojet


70-75 millas

China

Lanzador con guía por Radar

CS-801JK

?

20 millas

Aire-Superficie

90 kms. a 120 kms.

M2 con guía activa por Radar (No es información contrastada que Irán cuente con estos misiles)

SS-N-22/P-270 Moskit
(Sunburn o Sunburst)
P80/P-100 Zubi/OnikaM80E)

Ramjet
 (keroseno)

Rusia

55 Número primero - Septiembre 2009


La Amenaza Iraní Cantidad

Tipo de Barco

Denominación

Velocidad en Nudos

Armamento

Origen

6 tubos 530mm 
Torpedos con guia autónoma por Sonar, homing pasivo, y activo, Kilo
(Type 877)
Die- 17 sumergido
10 y por cable
Minas
Lanzador de Misiles AA sel Eléctrico superficie SA-14 Strela 
Necesitados de obras de gran carena

3

Submarino

3

Fragata

Vosper Mark 5 
Clase Sa-am

39

1Lanzador x5 C-802 
1Cañón Mark 8, 4.5"

U.K.

2

Corbeta

Clase Bayandor

18

2 cañones 76 mms


U.S.A.

10

Lancha Rápida

Clase Hudong

4 lanzadores CS-801/802

China

10

Lancha Lanzamisiles

Clase Kaman

2 lanzadores 4 CS-801/802
1 cañón 76 mms

Francia

3

Lancha Rápida

Clase Chaho

Lanzacohetes BM-21 
cañones 23mm

Corea del Norte U.S.A.

38

2

Patrullero

Clase Cape

Cañones 40 mms y 23 mms

3

Lancha Rápida

PGM-71 Parvin

Cañones 40mm y 20mm

35

Lancha Rápida

5 7-8

Hovercraft Hovercraft

2

Minador

1 1

Dragaminas Dragaminas

4

LST

Hengam
(Clase Larak)

Capacidad para 6 carros de combate, 600 Tms de carga y 227 soldados

3

LST

Clase Hormuz

Capacidad para 9 carros de combate, y 140 soldados

3

LST

Clase Hormuz 21

1800 Tms de capacidad

3

LSL

Clase Fouque

176 Tms de capacidad

Rusia

Ametralladoras y misiles SAM
SA-7/SA-14 BH-7 SRN-6 MSC-292/268
Shahrock Clase Riazzi Conv. Ajar LST

¿Qué capacidad naval tiene irán? Para las operaciones navales, aunque de forma modesta, la Marina iraní se presenta como aceptablemente bien equipada e instruida. Debido a su posición geográfica en el Golfo, sus fuerzas navales han representado siempre una amenaza constante para el tráfico en la zona, como quedó bien patente en la llamada “guerra de los petroleros”, a finales de los años ‘80. A pesar de su relativamente modesto tamaño, la Marina iraní actual es muy capaz de hostigar el tráfico naval en el Golfo y podría

60-70 60-70

actuar con mucha eficacia, en términos de guerra asimétrica, con unidades sutiles y rápidas contra fuerzas navales superiores en número y en fuerza. En los últimos años, conscientes de estos aspectos, las autoridades militares iraníes han puesto el énfasis de sus esfuerzos en proyectos para modernizar y ampliar sus fuerzas navales, aplicando sus prioridades a la adquisición de misiles antibuque tipo crucero, lanchas rápidas, submarinos y minas modernas sobre todo, encontrando proveedores en China, Corea del Norte y Rusia principalmente. Los misiles superficie-superficie

Iran y Corea del Sur

adquiridos van desde los más elementales Silkworm chinos hasta los más sofisticados SS-N-22 Sunburst rusos que, en cualquier caso, tienen alcances comprendidos entre 80 y 120 kms., disponiendo de una amplia panoplia de plataformas para su lanzamiento,

56 Ejércitos del Mundo


La Amenaza Iraní Tipos de Aviones de Combate

Procedencia

Número

Misiones que desempeñan

Observaciones

F-14 Tomcat

U.S.A.

50

Defensa Aérea

Probablemente fuera de servicio

MiG-29 Fulcrum

Rusia

6

Defensa Aérea

Posiblemente el mejor avión en servicio

F-7M

China

35

Defensa Aérea

Moderno, eficaz y fácil de operar

F-4D/E Phantom

U.S.A.

260

Ataque al suelo/Defensa Aérea

Probablemente fuera de servicio

F-5E/F II Tiger

U.S.A.

260

Ataque al suelo/Defensa Aérea

De escasa capacidad. Probablemente nfuera de servicio

Su-24 Fencer

Rusia

30

Ataque e interdicción

En servicio.

Su-25K Frogfoot

Rusia

7

Ataque al suelo

Capturados a Irak, tras la Primera Guerra del Golfo en 1991.
Probablemente fuera de servicio

Mirage F-1

Francia

24

Defensa Aérea/ Ataque al suelo

Capturados a Irak, tras la Primera Guerra del Golfo en 1991.
Probablemente fuera de servicio

desde submarinos hasta patrulleras rápidas, algunas de fabricación francesa y británica. La Marina iraní, por otra parte, dispone, según todas las estimaciones, de un número considerable de minas marinas, principalmente adquiridas en Corea del Norte, China y Rusia, pero también cuenta con diferentes tipos de minas de fabricación nacional que van desde las magnéticas, de influencia, por control remoto, acústicas y flotantes clásicas hasta las más avanzadas con explosión retardada o a tiempos. Parece que, incluso en estos días se habrían adquirido más minas en China, con sistema de propulsión asistida, que pueden fondearse y permanecer inactivas hasta que se activen y adquieran un objetivo, lo que ya de por sí, presenta un alto grado de potencialidad para hostigar el tráfico naval en el Golfo.

La Fuerza Aérea iraní se presenta como obsoleta y muy necesitada de mantenimiento. Al contrario de las fuerzas terrestres, que pueden satisfacer sus necesidades recurriendo a medios locales en muchos casos, la capacidad industrial iraní para reparaciones o trabajos mayores sobre aviones y helicópteros es limitada, aunque ello no menoscaba que exista interés y se trate de lograr disponer de una cierta capacidad autónoma. Aunque muchos analistas y expertos califican a la Fuerza Aérea iraní como no operativa, es cierto que se ha hecho un gran esfuerzo para modernizar y renovar el parque aeronáutico desde 1996, habiéndose adquirido en este lapso de tiempo algo más de 130 nuevos aviones de combate, y unos 12 helicópteros de ataque , estando previsto adquirir más a corto plazo.

¿Qué poder aéreo tiene Irán?

Es difícil, en cualquier caso, concretar el número exacto de aviones de combate de que dispone la Fuerza Aérea iraní, dado el se-

cretismo que rodea todo lo que se refiere a capacidades de combate en un régimen tan poco transparente como el que reina en Teherán. Sin duda el mejor avión con que cuenta siendo el F-14A Tomcat, suministrado por los Estados Unidos en tiempos del Sha, pero es dudoso que sigan en servicio operativo o puedan hacer algo más que simplemente volar y de los 79 aviones recibidos, no habrá más de 3 o 4 en condiciones de vuelo. Un total de 79 F-14A fueron recibidos antes de la revolución islámica, que es dudoso que puedan estar en condiciones operativas de vuelo, dada la falta de respuestos y armamento, motivada por el bloqueo económico impuesto por Estados Unidos al regimen islámico iraní, teniéndose noticias

57 Número primero - Septiembre 2009


La Amenaza Iraní de que la Fuerza Aérea de Irán, al final, ha venido empleando estos aviones como “mini AWACS”, dada la potencia de su radar, más que en verdaderas misiones de combate. Todo el equipo militar de origen norteamericano carece de mantenimiento adecuado debido a la falta de repuestos y piezas originales, pero también carecen de armamento y sobre todo, de misiles ya sean AIM-7 Sparrow, AIM-9 Sidewinder o Phoenix, específicos éstos últimos del F-14. El esfuerzo realizado por lograr desarrollos puramente nacionales no se ha materializado en ningún resultado tangible, al igual que tampoco ha sido viable el intentar fabricar bajo licencia el caza ruso MiG-29. Aunque Irán ha llegado a adquirir directamente en Rusia dos escuadrones de MiG-29, y se trata de aviones con grandes posibilidades, no le resultará difícil a las fuerzas aliadas neutralizarlos y alcanzar sus objetivos a pesar de su hipotética resistencia. Sin embargo, Irán ha llegado a adquirir suficientes cazas F-7M chinos para equipar UN escuadrón, y éstos son unos aviones muy capaces para operar en las condiciones adversas en las que se deberán enfrentar a las fuerzas aliadas. Sin temor a incurrir en errores graves de valoración, se puede afirmar que aunque Irán dispone de aviones teóricamente capaces –especialmente los MiG-29 y F-14-, sus carencias en apoyo logístico así como, con casi absoluta certeza, la falta de instrucción y entrenamiento adecuado de sus pilotos, hacen que la Fuerza Aérea no represente una seria amenaza ni para sus vecinos ni para las fuerzas occidentales que pudieran emprender acciones ofensivas

contra su territorio. Sin embargo, dicho ésto, no hay porque dejar de decir que no se necesita un entrenamiento especialmente riguroso para lanzar un misil tipo crucero contra objetivos de superficie o en tierra en la zona del Golfo, pudiéndose concluir que la Fuerza Aérea iraní podría llegar a suponer una amenaza más directa contra objetivos en superficie, ya sea en tierra o en la mar. En combate aire-aire se dan todas las circunstancias, objetivas y subjetivas, para que la aviación iraní sea eliminada del escenario, rápida y eficazmente, por las fuerzas aéreas aliadas que sufrirían pérdidas mínimas. A raíz de las recientes tensiones, el Gobierno radical de Irán firmó un acuerdo con Rusia a finales de 2005, de compra de 29 sistemas de misiles antiaéreos SAM de corto alcance Tor-M1, que fueron recepcionados a lo largo de todo el año 2006. También a principios de 2006, se iniciaron conversaciones entre ambos gobiernos para que Rusia venda a Irán sistemas antiaéreos de misiles de alcance medio S-300. Estos sistemas antiaéreos –de los más modernos fabricados por Rusia-, se consideran en Irán de vital importancia tanto para la defensa de su espacio aéreo, en términos generales –dada la experiencia adquirida tras los conflictos en Afganistán e Irak–, como más concretamente para la protección de sus centrales nucleares contra ataques aéreos, aspecto que goza de la más alta prioridad en este momento. Por ello, la venta de armamento proporciona a Rusia una dimensión adicional de cooperación con la comunidad internacional y de presión sobre Irán, que puede jugar inteligentemente para salvaguardar la paz.

¿Tiene irán alguna posibilidad en un conflicto con occidente? La respuesta es obvia, pero ello no significa que un conflicto con Irán llegue a ser un paseo militar para Occidente. Irán no es Irak, los iraníes no son árabes –no lo olvidemos-, son persas, y a la postre herederos de las tradiciones de Jerjes, Darío y Ciro. Cuando Irán estaba sumido en el caos, en los primeros meses del gobierno del Ayatollah Khomeini, Saddam Hussein fracasó estrepitosamente en su intento de invadir el territorio iraní, y aunque no se llegó a una acción decisiva, los irakíes se vieron obligados a pasar a la defensiva y la guerra se prolongó en el tiempo, prácticamente sobre las mismas fronteras, y todo ello cuando Irán no contaba ya con apoyo logístico ni repuestos procedentes de los Estados Unidos para mantener operativo su material, y cuando, además, los radicales habían eliminado a una gran parte de la oficialidad profesional iraní, fiel al depuesto Sha. La importancia de las fuerzas armadas iraníes radica ciertamente en la larga tradición militar establecida desde tiempos imperiales. La caída del Sha, en 1978, supuso un considerable revés para las capacidades militares alcanzadas bajo la monarquía, y el abismo en el que los clérigos radicales islámicos han sumido a Irán desde entonces, se ha proyectado también sobre sus fuerzas armadas, hoy muy lejos de los niveles profesionales alcanzados a finales de la década de los años ’70. Muy posiblemente, uno de los motivos que han impulsado al régimen radical actual a dotarse con armas nucleares sea precisamente su in-

58 Ejércitos del Mundo


La Amenaza Iraní capacidad para dotarse con unas fuerzas armadas convencionales coherentes y eficaces, escogiendo así una forma relativamente más barata y con mejor relación coste/eficacia como son las armas de destrucción masiva, en concreto las nucleares. En el momento actual, la capacidad convencional de Irán es relativamente modesta, aunque el potencial disponible para atacar objetivos sensibles en el Golfo Pérsico e incluso cerrar el estrecho de Ormuz, aunque sea temporalmente, hacen de la Marina de Guerra iraní una amenaza de cierto alcance para Occidente. El fin último perseguido por el régimen iraní al fortalecer sus fuerzas navales no es otro, sin duda, que el de contrarrestar la presencia norteamericana en la zona, incrementar su influencia, y a fin de cuentas ser capaz de interrumpir el suministro de crudo si sus intereses vitales se vieran amenazados, lo que es precisamente el caso en el momento actual. No hay duda de que las dificultades económicas a las que se enfrenta hoy Irán, motivadas entre otras causas por la deficiente gestión de sus autoridades y la gran deuda exterior contraída, limitan considerablemente su capacidad para desarrollar unas fuerzas convencionales bien equipadas e instruidas, habiéndose reducido el presupuesto de defensa casi en un 50%, cancelándose muchos programas y contratos, y retrasándose la adquisición de elementos y equipos esenciales. A pesar de todo, Irán, en comparación con sus vecinos, dispone de una capacidad militar convencional nada despreciable. Cuenta con algo más de medio millón de

soldados en filas, y casi 350.000 reservistas, incluidos 120.000 Guardianes de la Revolución instruidos en guerra irregular terrestre y naval. Su arsenal incluye unos 1.600 carros de combate modernos, más de 20.000 vehículos acorazados diversos, más de 3.000 piezas de artillería, 300 aviones de combate, unos 60 helicópteros de ataque, 3 submarinos diesel modernos de fabricación rusa, algo más de 50 buques de superficie de diferentes tipos y 10 barcos para operaciones anfibias de desembarco.

La tradición militar iraní : una ojeada a la historia Las tradiciones militares iraníes se remontan a más de 2.500 años atrás y se han mantenido vivas con el paso del tiempo y el paso de los sucesivos imperios. Durante el siglo VI a.C. el antiguo Irán –bajo la dinastía de los Aqaemenidos-, desarrolló y consolidó una fuerte tradición guerrera, estableciendo un ejército de más de 300.000 soldados, con el que llevó a cabo expediciones militares hacia Europa y África. Son bien conocidas las hazañas militares de caudillos como Ciro el Grande y Darío I, pero el último gran caudillo persa fue Nader Shah, quién derrotó a los invasores Mugales de la India en 1739. Sin embargo, todos los intentos posteriores de sucesivos gobernantes por expansionarse han resultado fallidos y, lo que es más, durante gran parte de los siglos XIX y XX, Irán resultó dividido y ocupado for Gran Bretaña y por Rusia. En 1907, los gobiernos británico y ruso firmaron el Pacto Anglo-Ruso que dividió formalmente al país en dos zonas de influencia

y llevó a que, bajo la débil dinastía Qajar, afectada por los efectos derivados de la revolución constitucional del período 1905-1907, ambas naciones aumentaran su influencia y privilegios, especialmente durante la Primera Guerra Mundial, a pesar de la declaración iraní de neutralidad. Al finalizar la Primera Guerra Mundial, en 1918, las fuerzas armadas del emperador Qajar estaban constituidas por 4 unidades independientes mandadas por oficiales extranjeros. Un plan de movilización establecía que se podía llamar a filas a las tribus en caso de emergencia, pero su fiabilidad y lealtad eran, cuando menos, dudosas. De hecho las diversas fuerzas tribales venían oponiéndose al gobierno central de Teherán, al que se le acusaba de estar subordinado a las potencias extranjeras. El hecho, por otra parte, de que las tropas regulares estuviesen bajo mando extranjero acrecentaba la actitud recelosa de las tribus, además de por motivos sobrevenidos de índole religiosa. La unidad más prestigiosa, disciplinada, fiel y mejor instruida del Ejército Imperial – y embrión del futuro Ejército iraní-, era la Brigada de Cosacos Persas, una unidad con unos efectivos cercanos a los 8.000 hombres, creada en 1879 y mandada por oficiales rusos hasta 1917, momento en que tras la Revolución rusa, pasó a tener solamente oficiales iraníes. La Gendarmeria Imperial –con casi 9,000 hombres-, estaba al mando de oficiales suecos, fue organizada en 1911 y desde 1979 constituye la llamada Gendarmeria Islámica Iraní, que es la principal fuerza de seguridad del Iran actual. Bajo mando británico se constitu-

59 Número primero - Septiembre 2009


La Amenaza Iraní

yó, en 1916, la Brigada de Rifles del Sur de Persia, unidad con unos efectivos de cerca de 6.000 hombres, financiada por el Gobierno de Su Majestad Británica, cuya misión principal era combatir contra las guerrillas y bandas tribales dirigidas por la Alemania del Kaiser, durante la Primera Guerra Mundial. El propio Palacio Imperial contaba con una guardia de palacio –la Guardia Imperial-, de una plantilla de alrededor de 2.000 hombres, bajo mando sueco también, al igual que la Gendarmeria. En suma, hace menos de un siglo las principales fuerzas iraníes –poco más de 24.000 soldados-, estaban mandadas por oficiales extranjeros, mayoritariamente europeos. Tras la rendición rusa y la firma del Tratado de Brest-Litovsk en 1917 con Alemania y Turquía, Rusia procedió a retirarse progresivamente de Irán, preparando el camino hacia unas fuerzas nacionales iraníes. Fue entonces cuando un desconocido coronel llamado Reza Khan -más tarde conocido como Reza Sha Pahlevi, fundador de la dinastía Pahlevi-, asumió el mando de la Brigada de Cosacos Persas, en noviembre de 1918. En febrero de 1921, Reza Khan y Sayyid Zia ad Din Tabatabai, un influyente personaje civil, entraron en Teherán a la cabeza de unos 2.000 Cosacos Persas y derrocaron el régimen de Qajar. En menos de una semana Tabatabai ha-

bía formado un nuevo gobierno y puesto al frente del ejército a Reza Khan. Reconociendo la importancia para el nuevo estado de contar con un ejército unificado y coherente, bajo un solo mando, Reza Khan disolvió rápidamente todas las unidades independientes y creó el primer ejército nacional de la historia moderna de Irán. Llevado de un nacionalismo exacerbado, Reza Khan se propuso crear un verdadero Cuerpo de Oficiales nacional que fuera la esencia del nuevo ejército, con la excepción de algunos oficiales suecos que fueron autorizados a seguir en la Gendarmería. En el plazo de pocos meses, los oficiales procedentes de los Cosacos Persas fueron mayoría, si bien Reza Khan se dio cuenta de la necesidad de una formación especializada y exhaustiva y decidió enviar a un numeroso grupo de oficiales iraníes a diversas academias militares en Europa, sobre todo a St. Cyr en Francia. Además de mejorar su formación militar, Reza Khan esperaba que la influencia europea en la oficialidad ayudaría a contrarrestar y consolidar la todavía frágil estructura social, política, y religiosa del país. Hacia 1925 el ejército contaba ya con unos efectivos del orden de 40.000 soldados y Reza Khan, apoyándose en el marco de la ley marcial que había venido siendo aplicada regularmente en todo el país, había asumido de manera gradual el control del gobierno central, siendo uno de sus hechos más relevantes la instauración del servicio militar obligatorio, tras su aprobación por el parlamento –llamado Majlis-,en diciembre de 1925, momento en el cual Reza Khan se convirtió en Comandante en Jefe del Ejército y con el apoyo

del Majlis, se convirtió también en Su Majestad Imperial el Sha Reza Pahlevi. No hay duda de que Reza Khan creó el Ejército iraní, y el Ejército, en correspondencia, le hizo emperador. Bajo el mando del nuevo Sha, el ejército sirvió no solo para someter a las tribus rebeldes sino para suprimir cualquier intento de oposición o desobediencia hacia el Sha. Además de ser capaz de disuadir a cualquier agresor exterior potencial, el ejército fue el apoyo principal del Sha para garantizar el orden público y la seguridad interior, necesidades obvias por las que desde el gobierno se promovió un generoso presupuesto de defensa que venía a suponer entre un 30 a un 50 % del total del gasto público. Estos presupuestos sirvieron no solo para adquiri armamento moderno en sustanciosas cantidades, sino también para crear, entre 1924 y 1927, una incipiente aviación y una marina que, como armas independientes, formaron parte del ejército de tierra hasta 1955. Al mismo tiempo se crearon 2 academias militares para contribuir a la formación de la oficialidad, una profesión en auge en aquellos tiempos. Los oficiales especialmente elegidos se formaban en Europa, y a su regreso ocupaban ya fuera puestos claves en el ejército o inclusive ya en la administración civil, tanto en la capital como en otras provincias. Hacia 1941 los militares constituían un sector privilegiado de la sociedad iraní y además de altos sueldos, gozaban de numerosas ventajas, lo que les convertía en el sector mejor acomodado de la sociedad, después de la clase política que rodeaba al propio Sha y los comerciantes o empresarios de alto nivel. La contrapartida era

60 Ejércitos del Mundo


La Amenaza Iraní que la falta de lealtad hacia el Sha era severamente castigada. En 1941 los efectivos del ejército iraní sumaban ya –aviación y marina incluidas-, 125.000 soldados, 5 veces su plantilla inicial, y estaba considerado como un ejército bien instruido y equipado. Sin embargo, cuando tuvo que enfrentarse a su primer desafío no pudo estar a la altura de las circunstancias, si bien, todo hay que decirlo, éstas excedían cualquier previsión ya que fueron tropas británicas, de un lado, y soviéticas, por otro, las que invadieron Irán. El motivo fue el rechazo del Sha a expulsar del territorio iraní a los súbditos alemanes residentes y a permitir que se enviasen aprovisionamientos y material a la Unión Soviética a través de Irán. A pesar de su declaración de neutralidad, no era un secreto que el Sha simpatizaba con el III Reich y dada la importancia estratégica de Irán, tanto Gran Bretaña como la URSS decidieron no respetar esta postura. En menos de tres días, el ejército fue derrotado, la fuerza aérea y la marina, aniquiladas, y el país ocupado. El Sha se vió obligado a abdicar en su joven hijo, el entonces Sha Mohamed Reza Pahlevi. Faltándole apoyo político y con el ejército prácticamente disuelto, el Sha Mohamed Reza se enfrentó con la difícil tarea de reconstruir el país. Ante la ausencia de simpatía popular por el ejército y la carencia de recursos, el joven Sha decidió distanciarse militarmente de Europa e invitó, en 1942, a los Estados Unidos a enviar una misión de asesoramiento y ayuda para la reconstrucción del país. Con la ayuda norteamericana se insistió

principalmente en la calidad sobre la cantidad ny de ester modo, el pequeño ejército iraní recuperó la confianza y fue capaz de intervenir, en 1946, en un conflicto local en el Azerbaiján, para eliminar una revuelta local inspirada por la Unión Soviética. Sin embargo, a diferencia de lo que sucedía anteriormente, el Majlis, en 1946, no confiaba en el joven Sha y se oponía a sus planes de reforzar el ejército y para limitar sus poderes, los parlamentarios decidieron recortar el presupuesto militar. Aunque el Sha estaba decidido a reconstruir su poder militar, se vió obligado a aceptar el control parlamentario, y así, en 1952, el Primer Ministro Mohamed Mossadeq –que contaba con fuerte apoyo del parlamento-, exigió ser nombrado también Ministro de la Guerra, procediendo a destituir a muchos oficiales que se mostraban a favor del Sha, efectuando relevos en el alto mando, y remplazándolos por otros más favorables al propio Mossadeq, de orientación fuertemente nacionalista y pro-comunista. La situación se deterioró tanto que en agosto de 1953 se provocó un golpe de estado, con ayuda de los Estados Unidos y Gran Bretaña, que devolvió el poder al Sha. Al cabo de apenas dos años, el Sha había consolidado su autoridad, devuelto la confianza al ejército, y controlado el parlamento. Se establecieron mandos independientes para la fuerza aérea y la marina, y los tres ejércitos iniciaron un programa masivo de modernización, que se desarrolló a fondo durante los años ‘60 y ‘70. Sin embargo, el Sha ejerció el mando de las fuerzas armadas de forma autoritaria, privando a la cadena de mando de toda iniciativa y capacidad de decisión, lo que resultaría desas-

troso en el momento de su caída, en 1979. Ya a mediados de los años ’60, habiéndose instituido un eficaz sistema de seguridad y defensa del orden público, las fuerzas armadas –denominadas oficialmente Fuerzas Armadas Imperiales Iraníes-, se concentraron en la defensa del territorio contra una hipotética agresión exterior, evaluándose como principal amenaza una posible agresión de la entonces Unión Soviética, de la que se temía pudiera albergar intenciones de alcanzar los puertos iraníes del Golfo –un viejo sueño ruso desde los tiempos del Zar Pedro el Gran-

61 Número primero - Septiembre 2009


La Amenaza Iraní

de-, así como tratar de desequilibrar el régimen pro-occidental, o mejor dicho pro-norteamericano instituido por el Sha, para contrarrestar la influencia occidental en la región. Ello motivó que el grueso de las tropas iraníes estuvieran desplegadas permanentemente en el N. del país, lo que ya ocurría desde principios de los años ’60, y que consecuentemente hizo surgir tensiones no deseadas con la URSS, que se trataron de suavizar por ambas partes, y que llevó a que, tras iniciar una cierta cooperación económica con Moscú a partir de 1971, fuera finalmente posible para el Sha fijar prioritariamente la atención en el Golfo Pérsico, así como en la frontera con Irak. Tanto el incremento de las exportaciones de petróleo del Golfo, como la situación de cierto vacío creada por la retirada británica de la región, obligaron a Irán a aumentar sus obligaciones militares en la zona, incluyendo pronto entre sus prioridades la defensa de las rutas de navegación –en especial el Estrecho de Ormuz-, por lo que se llevó a cabo un notable esfuerzo destinado a controlar el área citada tanto como fuera posible. Por otra parte, en marzo de 1975, Irán llegó a un acuerdo geopolítico con Irak, denominado como Acuerdo de Argel, que permitió alcanzar dos importantes objeti-

vos militares para Irán : en primer lugar, acabó con la necesidad de apoyar encubiertamente a los rebeldes kurdos irakíes y permitió orientar el despliegue militar iraní hacia otras zonas; en segundo lugar, la aceptación irakí de las reclamaciones iraníes en torno a los límites fronterizos sobre el Estrecho de Shat al-Arab acabó con una reivindicación de seguridad, y permitió que la Marina iraní pudiera desplazar su centro de gravedad operativo más hacia Bandar Abbas, y mejorar su despliegue naval en la parte sur del Golfo. A pesar de la actitud prudente y reservada de las monarquías árabes moderadas del Golfo, los países pro-occidentales vecinos apoyaban tácitamente al Sha y su política militar que ayudaba a garantizar el libre comercio y la navegación en las aguas del Golfo Pérsico. Sin embargo, manifestaron su preocupaciócuando Irán procedió a ocupar, en noviembre de 1971, las islas de Abu Musa y Tumbs, pertenecientes a los Emiratos Árabes Unidos, que no ofrecieron resistencia. Esta acción fue la primera de otras varias qure siguieron a lo largo de los años ’70 y que sirvieron, sobre todo, para disuadir a todo posible agresor, especialmente de inspiración soviética, de llevar a cabo incursiones de cualquier tipo en la zona. Durante ese período, entre 1970 y 1979, Irán proporcionó asistencia militar en, al menos, dos ocasiones –a Oman y Pakistán-, en concepto de contrasubversión, consolidándose como una potencia regional dominante. Posiblemente las operaciones más significativas en las que intervinieron fuerzas iraníes, tuvieron lugar en Oman, en la provincia de

Dhofar, junto con tropas británicas y jordanas, para neutralizar la actividad del llamado Frente Popular para la Liberación de Oman, que contaba con apoyo de Yemen del Sur y de la antigua Unión Soviética. Entre 1972 y 1977 unos 15.000 soldados iraníes tomaron parte en las acciones de combate que finalmente derrotaron a las fuerzas insurgentes. Por otra parte, en 1976, fuerzas iraníes con apoyo de helicópteros, asistieron al gobierno de Pakistán para combatir una rebelión separatista en la provincia de Beluchistán, lo que en último término sirvió como elemento disuasorio frente a una hipotética insurreción de la población en el propio Irán. Bajo el Sha, Irán continuó apoyando a sus aliados -Oman y Pakistán-, incluso después de 1977 y lo que es más, se comprometió a seguir manteniendo el “status quo” en la región del Golfo Pérsico. Asimismo participó en diversas misiones multinacionales tales como aquellas organizadas por la Organización del Tratado Central (CENTO) -Turquía, Pakistán, Irán, y Reino Unido más Estados Unidos como observador-, amén de numerosos ejercicios y maniobras, y en las realizadas bajo el control de la ONU en Israel –en los Altos del Golán y en la Fuerza de Observadores para la Retirada de los Territorios Ocupados (United Nations Disengagement Observer Force)-, en 1977. Parte de estas fuerzas siguieron en el S. del Líbano, tras la invasión israelí de 1978, aunque fueron retiradas tras algunos meses. Cuando, en 1979, el Sha abandonaba el país –tras su derrocamiento por el Ayatollah Khomeini-, estaba convencido de que dejaba tras de sí unas fuerzas armadas modernas preparadas

62 Ejércitos del Mundo


La Amenaza Iraní para enfrentarse a cualquier tipo de desorden, de índole interna o agresión exterior. Lo que siguió fue muy distinto.

La primera guerra del golfo : irak versus irán (1980-1988) El 22 de septiembre de 1980, tomando como pretexto, un aparente intento de asesinato del entonces Ministro de Asuntos Exteriores irakí Tarek Aziz, que se atribuía a instigación iraní, Irak lanzó una invasión a gran escala contra Irán. Este hecho estuvo precedido por una declaración unilateral irakí, el 17 de septiembre, declarando la soberanía sobre todo el estrecho de Shat-Al-Arab, y por lo tanto denunciando el Acuerdo de Argel de 1975, aunque, de hecho, había sido el nuevo Irán islámico quien ya desde 1979, declaró no válidos los acuerdos o tratados firmados por el Sha, y por lo tanto había abierto la puerta al desencadenamiento de los acontecimientos. La ofensiva irakí apenas encontró resistencia organizada al principio y avanzó en un amplio frente, hacia los campos petrolíferos iraníes en la provincia de Khuzestan. Sin embargo hacia junio de 1982, una eficaz contraofensiva iraní hizo posible la recuperación del territorio perdido inicialmente. A partir de ese momento, casi todos los combates tuvieron lugar ya en suelo irakí y a pesar de que Irak ofreció un armisticio, la intrasigencia radical iraní prolongó la guerra por 6 años más. Ya desde 1981, ambos beligerantes habían llevado a cabo ataques contra el tráfico naval en el Golfo, principalmente contra los grandes petroleros y los mercantes, incluso bajo bandera neutral. En mayo de 1984, Irán atacó a un petrolero kuwaití y a

otro de Arabia Saudí, comenzando lo que se llamó como “Guerra de los Petroleros”, que arrojó los resultados de 546 barcos mercantes seriamente dañados y más de 400 marineros civiles muertos. Este giro en los acontecimientos trajo como consecuencia, la entrada de la US Navy en aguas del Golfo y la confrontación directa entre fuerzas norteamericanas e iraníes. Ya casi hacia el final de la guerra tuvo lugar lo que se ha dado en llamar “guerra de las ciudades”, consecuencia de los bombardeos indiscriminados de ciudades iraníes por parte de la fuerza aérea irakí, principalmente la propia capital, Teherán. Así Irán respondió lanzando misiles balísticos SS-1 Scud –adquiridos en la Unión Soviética-, contra objetivos y ciudades irakíes, incluida Bagdad. Igualmente, durante el curso de la guerra, Irak inició el empleo de armas químicas, sobre todo gases nerviosos, Tabun, Sarin y VX.

El 20 de agosto de 1988 se firmó un armisticio pero nunca se llegó a un acuerdo de paz, al no estar conformes las partes con el tema de fondo que no era otro sino el trazado de los límites fronterizos, especialmente el Estrecho del Shat-Al-Arab. Irak, por su parte, aceptó el acuerdo para asegurarse la neutralidad iraní con vistas a sus planes futuros de cara a Kuwait y al conflicto que se anticipaba con los Estados Unidos y con el mundo occidental. Ocho años de conflicto no habían aportado nada, y en cambio arrojaron casi 1 millón de muertos y dejaron unas huellas terribles, conducentes a la actual radicalización y fanatismo del islamismo chiíta que impera en Irán y que, de nuevo, el actual Presidente Amaddinehad pretende exportar a todo Oriente Medio. El conflicto, de hecho, no había sido sino una herencia de las sempiternas disputas entre los imperios persa y otomano.

La guerra Irán-Irak acabó finalmente en 1988, cuando las dficultades económicas doblegaron a Khomeini, y se vió obligado a aceptar un alto el fuego, de acuerdo con una resolución de la ONU.

63 Número primero - Septiembre 2009


La Amenaza Iraní Conclusiones y enseñanzas Aunque Irán no sea un país árabe, la comprensión de la mentalidad árabe ayudará a entender la razón por la que el actual gobierno radical de Teherán quiere desarrollar armamento nuclear y muy posiblemente otras armas de destrucción masiva. De hecho Irán pretende convertirse en el árbitro principal y líder del mundo de creencias musulmanas. Este hecho se ve reforzado por el sentimiento que posee el sector religioso chiíta iraní de ser los escogidos para liberar un mundo que consideran ha caído bajo la dependencia ya sea de Occidente o de Rusia, y si se considera la hegemonía alcanzada en toda la región por Israel, cuyas fuerzas terrestres han probado ser prácticamente invencibles, ello ayuda a entender que consideren que la única forma de lograr una cierta paridad o balance estratégico, es desarrollando armas de destrucción masiva, sobre todo nucleares, que reforzarían la credibilidad de sus fuerzas convencionales.

el punto de vista de posible utilización de armas de destrucción masiva. Aparte de cualquier otra consideración, la evidencia disponible sugiere que una acción militar occidental concertada contra Irán podría tener un importante efecto unificador en el país, justo lo contrario de lo que cabría esperar. No obstante, dadas las capacidades convencionales de las fuerzas armadas iraníes, y su escasa operatividad tanto de la fuerza aérea como de las defensas antiaéreas, Irán no podrá ofrecer más que una resistencia limitada llegado el caso, y ello si es que las acciones de una coalición aliada no eliminan por completo toda posibilidad de resistencia organizada.

Al mismo tiempo, aunque las fuerzas armadas convencionales con que cuenta Irán no están entre las mejor equipadas de la zona, sí presentan una cierta amenaza para los países vecinos, sobre todo con los misiles balísticos de largo alcance con que cuentan, que suponen un riesgo considerable para el tráfico comercial en aguas del Golfo.

Sin embargo, Irán puede recurrir a diversos procedimientos y formas de respuesta, incluso si algunos de éstos no son de efecto inmediato. Entre ellos podría estar la dispersión, ocultación y duplicación de su esfuerzo nuclear como prevención ante una ofensiva aérea inminente. Aún en el caso de anular su posible capacidad tecnológica actual, ello no impedirá que, en un futuro, Irán, a no ser que se erradique por completo su sistema de gobierno y su actual estructura social –e incluso se mantenga una fuerza militar de ocupación-, se propondrá efectivamente transformarse en una potencia nuclear en un futuro, y no será nada fácil evitarlo.

En suma, se puede concluir que son precisamente la cultura y modo de vida iraní que han asimilado el integrismo radical islámico, los que suponen una amenaza para todo Oriente Medio, tanto convencionalmente como desde

Por otra parte, no cabe duda de que Irán, en caso de agresión militar occidental, impulsará las actividades terroristas de Hezbollah, en el S. del Líbano, lo que conllevará un aumento del grado de escalada al obligar de manera casi

inevitable, a que Israel intervenga directamente en las operaciones. Al mismo tiempo, una hipotética iniciación de las acciones militares contra Irán se reflejará en amenazas directas contra el tráfico naval en el Golfo, y en particular, en torno al Estrecho de Ormuz, lo que, independientemente de la protección que la US Navy se verá obligada a proporcionar, provocará un notable impacto en el mercado mundial de crudos. Del mismo modo, la proximidad geográfica hará factible que unidades paramilitares o grupos radicales afines a Irán, lleguen a sabotear instalaciones, terminales portuarias, refinerías, o incluso aeropuertos en los estados moderados del Golfo, tales como Kuwait, Arabia Saudí, o los Emiratos Árabes Unidos, llegando a perjudicar seriamente la economía mundial y afectando seriamente al mercado del petróleo. Un aspecto, también, a no olvidar en cualquier acción militar que pudiera emprenderse contra Irán, es el fanatismo y la actitud de ciega determinación de que siempre han dado prueba los denominados Guardianes de la Revolución, que consituyen un componente esencial de la defensa territorial del país. Aunque hay que considerar que sus capacidades resultarían sensiblemente afectadas por una acción concertada aliada ya desde sus primeros momentos, no hay que subestimar sus posibilidades de regeneración y movilización dado su enraizamiento social, asi como sus apoyos y relaciones con las milicias chiítas en Irak, que podrían incluso crear un segundo frente contra la presencia occidental en la zona. Quizás el aspecto más delicado resulte prever cual será el efecto y repercusiones que una acción militar aliada sobre Irán tendrá en el

64 Ejércitos del Mundo


La Amenaza Iraní resto del mundo islámico y musulmán. Aunque las interrelaciones existentes entre Irán y el mundo árabe no son fáciles, y menos aún parecen serlo con Al-Qaeda, podemos estar seguros de que un ataque de una coalición aliada incrementaría los sentimientos antiamericanos y antioccidentales en toda la comunidad islámica y daría alas a un movimiento global de mayor alcance, que podría conllevar incluso acciones suicidas de gran escala similares a las

del 11-S. En suma, hay que concluir que el desencadenamiento de una acción militar contra Irán para resolver la presente crisis es una opción ciertamente peligrosa y es deseable que se exploren –y agoten- todas las otras posibles alternativas existentes, por difíciles que puedan resultar. Derrocar a Saddam Hussein fue considerado siempre como el mejor camino para introducir la democracia en Oriente Medio y, por extensión, en el mundo árabe y musulmán, y,

en cambio, ha traído consigo tan solo un conflicto permanente con una insurgencia creciente y un terrorismo en aumento, cuyo fin no se alcanza a vislumbrar. Irak, aunque no sea el mismo caso, debería servir para hacer pensar sobre qué camino tomar, a los dirigentes con responsabilidad, de quienes dependen las decisiones futuras. Quizás esté en juego la supervivencia del mundo tal y como hoy lo conocemos.

Anexo 1 
Diagrama obtenido de un informe norteamericano del Departamento de Defensa sobre proliferación de armas nucleares, que muestra las posibilidades conocidas de los misiles balísticos iraníes en la actualidad.

65 Número primero - Septiembre 2009


Misión Española en Afganistán Misión Española en Afganistán

Por Christian D. Villanueva y López-Núñez Desde los primeros días de Noviembre hasta los últimos de Febrero, un contingente español formado en torno al Batallón de Cazadores de Montaña “Pirineos I/64” llevó a cabo, tanto en Herat como en Qal-e-Naw la misión correspondiente a la ASPFOR XXI. Viviendo los rigores del invierno afgano y cumpliendo escrupulosamente las órdenes, nuestros chico han demostrado una vez más que son capaces de sobreponerse a unos gobernantes que no han cambiado nada en cinco siglos y de sacar adelante una misión complicada, en la que no por falta de vocación o entrega, les ha sido imposible hacer más.

Nuestra historia comienza oficialmente un 5 de Noviembre, con apenas unas docenas de militares en formación, ateridos por una vez no por el frío sino por la emoción y la congoja que a partes iguales, luchaban por dominar obre la otra en el ánimo de cada uno de ellos. El cuartel, siempre bullicioso, de pronto parecía un lugar sin vida, más grisáceo que de costumbre y muy silencioso. Aun en él, pero ya lejano, como también se antojaban lejanos el monte Oroel o la imponente Collarada, omnipresentes para los jacetanos y especialmente para los cazadores de montaña. Seguían estando ahí, pero sin estar, al igual que el pensamiento de cada uno estaba a más de 7.000 kilómetros en algunos casos y en casa para la mayoría, con aquellos que se deja atrás sin saber muy bien si se volverá a ver. Autobús y un breve trayecto hasta

el aeropuerto de Zaragoza. Allí hay tiempo para sufrir igual que cualquier turista al facturar el equipaje –en este caso las Altus rebosantes de material de todo tipo-, así como las “bajus” o mochilas ligeras que estaban condenadas también a la bodega del moderno Airbus que debía transportar al grupo hasta Manas, en Kirguizistán. Ordenados por empleos, desde Primera Clase para los oficiales, hasta clase turista para los soldados rasos, amontonados de la mitad del aparato hacia popa del mismo, pero sonrientes, disfrutando del que probablemente fuese el último rastro de confort en cuatro meses. Charla para los más extrovertidos. Películas o música y alguna cabezada para los más. Es momento de calmar los nervios intercambiando experiencias o tratando de averiguar algo más de boca de aquellos que ya han

66 Ejércitos del Mundo


Misión Española en Afganistán vivido alguna misión. El grupo está unido. La tropa siempre lo ha estado. Pasadas las primeras horas de vuelo, terminada la comida, muchos empiezan a agobiarse. La prohibición de fumar, en un colectivo como el militar, no ayuda demasiado. Siempre hay quien lo intenta, amparado en la privacidad de los lavabos, hasta el punto de hacer saltar la alarma de incendios de la aeronave y ganarse una pequeña riña por parte de unas azafatas de las que muchos volverán a acordarse durante los meses siguientes. Manas. Pocos han estado allí y sin embargo todos quieren visitarla. La enorme base aérea estadounidense es un ir y venir sin par de mercancías y personal en la que se encuentran militares de literalmente docenas de países diferentes. Se comparte litera con los USA Boys en la zona de transeúntes y para desgracia de muchos, la hora impide visitar el gigantesco PX, que no los sobrecogedores comedores en los que la comida basura –y también la otra- es gratis y no existe límite de cantidad ni número máximo de visitas. Alguno se diría que coge fuerzas para toda la misión y termina pagándolo en forma de indigestión. Nada importa. En esta cosmópolis uno se da cuenta más que nunca de que los españoles somos una rara avis. Una especie quizá en extinción a causa de nuestros propios fantasmas. Algunos, los más avezados en el dominio del inglés chapurrean con militares estadounidenses, italianos o polacos, mientras otros intentan dormir y algunos exploran la parte accesible de la base –nadie está tan loco como para saltarse las señales bien visibles de «forbbiden», más allá de

las cuales nadie duda en disparar. Rara avis, decíamos, porque somos tan respetados como ninguneados. Es posible que no aportemos ni una centésima parte al esfuerzo de guerra –hablamos de la guerra de verdad- de lo que lo hacen otros socios más pequeños y débiles como los holandeses o los canadienses y no obstante todos alaban que seamos capaces, con nuestros medios y participando extraoficialmente en misiones de combate, de sacar las misiones como jabatos. Es un orgullo y una pena. Es nuestro sino. Un Hércules espera. Para quienes nunca han estado en uno, la escarapela roja y amarilla inspira la misma confianza que un vaso de cianuro, por mas que brille impoluta sobre la cola grisácea del viejo avión. Aquí no hay clases. No se distingue al Coronel del último de los pollos y todos buscan acurrucados un poco de calor en el insufrible viaje. El ruido de los motores lo envuelve todo, es omnipresente y sin embargo, es incapaz de hacer que un soldado pierda la oca-

sión de echar una cabezada. Al fin y al cabo, nunca saben cual va a ser la próxima vez en la que duerman, o coma, o… Se acabó y todavía no hemos empezado. Un descenso de más de 1000 metros en unos pocos segundos nos coge a todos medio dormidos y parece que se acerca nuestro final. Después nos contarán que la única forma de que el piloto pueda enfilar el estrecho valle en el que se asienta la pista de aterrizaje de Qal-e-Naw es hacer esta peligrosa maniobra, imposible en días de escasa visibilidad o cuando el TACAN no responde todo lo bien que se espera. Alguno piensa que esto solo es una excusa, que pilota una mujer y lo dice en alto. Todos ríen para sus adentros la maldad pero están mucho más atentos a otras cosas. Y es que hemos llegado. Meses preparándose y ahí estamos, en la capital de Badghis, una ciudad de nos dicen tiene unos 140.000 habitantes y que sospechamos, están todos pululando por el aeropuerto. El golpe combinado del calor, del penetrante olor a hom-

67 Número primero - Septiembre 2009


Misión Española en Afganistán

bre y a bestia, a milenios de un modo de vida que nos es extraño nos aturde y allí nos toca esperar, entre algún policía del ANP, militares del ANA e italianos. Estos, con sus pintorescos uniformes con camuflaje digital, están esperando para ocupar nuestro avión y a ser posible, no volver a una zona en la que han tenido problemas durante todo el verano y el otoño, como nuestros paracas, que aunque nadie lo cuente, han pasado mucho. Poco a poco la tropa va embarcando en un vehículo que es familiar a todos los montañeros, un TOM. Por la diminuta ventanilla de popa, cubierta de polvo, adivinamos unas calles infestadas de gente, de burkas, de niños y de vida. De una forma de vida que los occidentales no entendemos y que quizá sea mejor que no lleguemos a entender.

Los primeros días en Qal-e-Naw Cuando uno llega a un sitio nuevo, lo primero que hace es visitar to-

dos los malos lugares. Lo primero que se aprenden los nuestros al llegar a la base es el horario de la cantina, la posición del comedor y algún que otro escondrijo en el que montar una buena fiesta cuando la ocasión lo permita. En estrechos corimecs similares a los que pueden encontrarse en cualquier obra de la península, tres soldados hacen vida. Se diseñan sus propias soluciones para ganar una pizca de intimidad y de comodidad y en fin, buscan estar lo más cerca posible de casa, aun a miles de kilómetros. Gracias a Dios, en los primeros días, críticos tanto por la escasas fuerzas que hay desplegadas en el tiempo que dura el relevo, como por la inexperiencia de los recién llegados, para muchos de los cuales todo es nuevo, el tiempo libre escasea. Hay que hacer el relevo en el sentido práctico. Tomar nota del estado de todo, recepcionar vehículos y armamento, sistemas de visión nocturna, equipos de comunicaciones, chalecos… es un ir y venir constante de soldados y suboficiales que preguntan, se gritan

y comparten esfuerzos mientras otros están “planeando la jugada” en el TOC. Todo esto en menos de 10 horas desde que hemos pisado Afganistán. Al día siguiente estamos ya preparados para la primera salida. Definitivamente, a los nuestros no se les puede echar en cara nada. Las primeras patrullas a pie son una buena prueba. Sobre la marcha –aunque con un mínimo planeamiento previo- se van conociendo los entresijos de esta ciudad mientras por escuadras o pelotones se guardan las espaldas del oficial de turno o de los chicos de AECID o CIMIC, siempre ocupados aunque muchos no entiendan en qué ni para qué –ya habrá tiempo de hacerlo durante la misión-. Desde la base hacia el hospital y la cárcel y de ahí, por Alijares, hasta la casa del gobernador. De ahí al aeropuerto, a la radio, a la mezquita o al zoco hasta conocer cada una de las esquinas de una urbe que puede atraparte con sus cabezas de cabra por las aceras y el olor a entrañas cubiertas de polvo, con todos los mondongos aun palpitantes de los corderos sacrificados ese día. Los niños sonríen y piden, sobre todo piden. Las púberes, que apenas ven a un español sonríen, se apresuran a cubrirse el rostro cuando apenas estos han podido adivinar su belleza. Nada de esto impide a los nuestros estar siempre concentrados. Conectados por radio mediante las nuevas PNR-500 israelíes –si hay suerte y enlace- los pelotones –con nombre de animal, como es tradición en la unidad- se afanan en evitar cualquier incidente, espantando o incluso apartando con violencia o apuntando sin inmutarse a cualquiera que se acerque más de la cuenta a la comitiva.

68 Ejércitos del Mundo


Misión Española en Afganistán Hay que dejar claro que las ROES están muy bien para nuestros políticos, pero que ante una situación comprometida, casi nadie dudaría en disparar. Luego ya se verá -aunque esté mal decirlo y si la situación lo permite- si se entierra el cuerpo en cualquier esquina o qué sucede, pero todos piensan lo mismo, como comenta un soldado: “mejor ellos que nosotros. Mejor su madre que la nuestra. No somos hermanas de la caridad. Venimos a ayudar, pero sobre todo a servir a España. Si ayudamos, perfecto. Si no, al menos cumplimos con nuestro deber”. La fortuna, así como varios años de ganarse el respeto de la población con seriedad y con trabajo facilitan notablemente las cosas. Los “heidis” son respetados en Qal-e-Naw. No en vano compañeros levantaron la base antes que ellos y los afganos entienden que el español no es muy diferente en algunos aspectos del afgano medio. Dos pueblos acostumbrados a la lucha, extremo confirmado en muchas conversaciones con aquellos que visitaban la base y con los que, mientras se les cachea en la entrada intercambia unas palabras si es capaz de manejarse en

la lengua del bardo. Todos estamos pendientes de la llegada de los compañeros del segundo y tercer grupo. Diversos problemas con la meteorología y otros que se nos escapan los tienen en Herat y en Manas. Al final llegan los últimos antes que los primeros. La “guerra” es así, imprevisible y estúpida. Una noticia nos sobrecoge a todos. Apenas llevamos tres o cuatro días en zona y se extiende en nuestra pequeña base el rumor de un ataque en Herat en el que habrían muerto dos españoles. Son momentos muy difíciles. En primer lugar uno no quiere que le toque a ningún compañero. A partir de ahí reina el egoísmo y uno prefiere que no le sean conocidos, aunque eso suponga que sean otros los que han perdido la vida. Es una extraña mezcla de sentimientos. Al final se confirma. Eran dos militares enviados para instruir al ANA que han entregado su vida en un ataque nada claro, con fotos trucadas por el Ministerio de Defen-

sa de por medio. Todo eso, aquí, queda muy lejos. Importa que dos valientes se nos han ido y la milicia los despide a su manera. Tras rendir honores, cada uno tranquiliza a su familia como puede desde el cuarto que la compañía ha dispuesto para llamar de extranjis a casa, o bien mediante las cabinas, de pago, casi siempre estropeadas, de que dispone la base. Han prometido poner teléfono gratis. Llegará, pero no lo veremos. Llegan por fin los compañeros y ese es el mejor aliciente para seguir adelante. La compañía Sarrio está por fin completa, los brillantina se han ido y la verdadera misión empieza ahora.

Salidas y llegadas Al fin llega el momento. No han podido practicar en España como es debido, pues con media docena de VAMTAC una compañía no puede instruirse. Si acaso hacer la mayor parte del tiempo el paripé y durante los breves momentos en lo que se dispone de me-

69 Número primero - Septiembre 2009


Misión Española en Afganistán

dios, acostumbrarse a la torreta, el juego de sectores o el manejo de la Browning. No les han dejado prepararse pero aprenden rápido y en misión, cuando el pellejo depende de estar alerta, nadie hace las tonterías que muchas veces se cometen en maniobras. Badghis y San Gregorio se parecen, pero todos conocen la diferencia. En plena noche se desayuna –hay que ver la cara del cocinero, por obligarle a levantarse a esas horas- y se preparan con la máxima discreción posible los vehículos, el armamento y las pruebas de radio. Se enlaza con todos los demás y si todo es correcto, aun hay tiempo para terminar de ajustarse el equipo. Jefes de Escuadra y de pelotón se reúnen. El pelotón Husky, con King Kong al mando está dispuesto y como ellos, los demás.

La interminable hilera de VAMTAC, así como los escasos MLV –el grueso de IVECO Lince irá llegando después-, acompañados por varios KAMA3 de origen ruso, los VEMPAR y media docena de Ford Ranger del ANA se extiende por un valle de kilómetros. Un paisaje de interminables y uniformes colinas cubre 360º a nuestro alrededor. Tras esto, un precipicio insondable y los vehículos que pasan a escasísimos centímetros de una muerte segura. No se van a detener por ello –y menos viendo que los afganos pasan como si tal cosa con sus destartalados Toyota- y siguen adelante hasta alcanzar nuestro destino, un poblado en el que mientras la infantería da seguridad, otros se sacan fotos y entregan algo de material médico y de ayuda humanitaria. Los fusileros y los vehículos se

reparten por las diferentes cotas, tomando posiciones y solapando sectores de tiro. Los tiradores de élite –un eufemismo que intenta disimular que en España apenas hay gente con un nivel adecuado de instrucción para manejar los Accuraccy y los Barret se apostan en las alturas. Apenas hay contratiempos. Un vehículos ha encallado, pero el conductor logra sacarlo del atolladero tras alguna discrepancia con el Jefe de Sección, un teniente más pollo que el más nuevo de sus soldados, con el cerebro lavado por cinco años de academia y que sin embargo, a lo largo de la misión irá aprendiendo a dejar hacer y a mandar cuando ha de hacerlo. Todo se cuece en los pelotones y al final, estos quedan muy lejos de sus dominios, así que no le queda más remedio que delegar y con-

70 Ejércitos del Mundo


Misión Española en Afganistán fiar. Así se aprende a convivir y a estar unidos. Es hora de volver, ya ha terminado el espectáculo. Quizás sea una perspectiva un tanto cínica, pero allí este desentenderse de las cosas, el menosprecio por “los de arriba”, ayuda y además, nunca faltan razones. Se procede a montar el convoy sobre la marcha y a devorar kilómetros lentamente, con cuidado de no caer en las trampas del terreno, aunque eso no es posible para todos. El convoy se detiene. Ha llegado la noticia de que un compañero ha volcado. Empiezan bien los Lince. A todos nos parecen estrechos, incómodos, aparatosos e inestables, por más que prometan proteger de minas de hasta 6 Kg. Siendo razonables, es posible que el vuelco, al que sucederá un segundo unos minutos después se deba más a que los conductores apenas han hecho un cursillo de unas pocas horas a bordo de uno de estos ingenios. Nadie tiene experiencia con ellos en zona y no se comportan igual que los Aníbal o VAMTAC que la mayoría han llevado hasta ahora. Era previsible y sin embargo, sorprende. Todos están bien, menos los vehículos. A nadie le importa, más que al impertinente oficial de especialistas que tiende a creer, sin atreverse apenas a salir de la base más que a hacer alguna prueba de tiro, que los vehículos le pertenecen y que uno puede jugarse la vida, pero no romperle el juguete. Es el problema del ejército y de España… todo el mundo aspira a crear a su alrededor su propio reino de Taifas en el que ser señor de todo y dueño de nada. Es su sueño y en él se queda, mientras el resto prosigue la misión. Los incidentes nos han retrasado.

Han ordenador desplegar para cubrir las labores de recuperación y al ser la primera vez, todos están bastante tensos. Con sus propios prismáticos –los que han estado hábiles y saben que con el modelo de los años 70 y 6 aumentos que da el Ejército vigilar es imposiblelos tiradores de AMP se afanan por descubrir a cualquier posible enemigo. Se busca un Toyota blanco. Siempre se busca un Toyota blanco. Se olvidan de contar que en Afganistán todo son Toyotas y casi todos son blancos. La noche se nos echa encima. Es una buena oportunidad para probar, desde las torretas, los monóculos de visión nocturna. Verde, sí, pero se ve y se agradece. Es una ventaja increíble en estos páramos sombríos. Se avista a alguien en una cota. No es normal, pero está demasiado lejos como para saber si tiene alguna intención hostil o siquiera si va armado. Se toman precauciones, se pasa por radio y se sigue el camino hasta llegar a la base. Cena, ducha y a dormir. Algunos tendrán descanso, otros guardia, otros escoltas y así se

suceden los primeros días.

El día a día La base funciona en cuatro turnos, aunque esto solo es aplicable a algunos. Una sección está de guardia, otra intenta descansar, otra está de QRF… y al final todos están de todo en función de la misión de cada día. Sería inconcebible que saliese solo una sección a hacer algo importante y como el mínimo para las misiones es de dos, eso lo trastoca todo. Por su parte, más de la mitad de personal de la base, entre oficiales que no salen de su oficina en el TOC, mecánicos, logística y demás no trabaja una cuarta parte de lo que lo hacen los fusileros de la Compañía de Protección y Seguridad. Eso no ayuda y es desmoralizante. Todos son militares, pero incluso con el mismo rango el trabajo y el riesgo no es el mismo. No así el sueldo. De vergüenza. Más allá de lo que toque, hay mucho tiempo libre. Los días permiten ir automatizando muchas cosas.

71 Número primero - Septiembre 2009


Misión Española en Afganistán Cuando uno se ordena, limpia su armamento y su vehículo rápidamente y es hábil, es sorprendente la cantidad de horas muertas que le quedan. Para combatir el tedio y los malos pensamientos -ya se sabe que las manos ociosas son el instrumento del diablo- la mayoría opta por el alcohol, el hachís –es políticamente incorrecto tocar el tema, pero no por ocultarlo es menos ciertoy el gimnasio o en muchos casos, una combinación de las tres cosas, unida a la “ayuda humanitaria” que la Diputación de Huesca y las familias hacen llegar en unos correos que se reciben con cuentagotas. De esta forma, el jamón y el morcón se juntan con la cerveza traída a escondidas de Herat en uno de los viajes que se hicieron para “subir” los Lince a Qal-e-Naw o con la sacada bajo mano de la cantina, en el caso de los que más labia tienen para convencer a las insobornables camareras. Casi todos, a fuerza de horas están más en forma de lo que lo han estado en los últimos meses. Algunos pasan hasta dos o tres horas al día machacando en el mohoso gimnasio, mientras otros ven todas las películas –piratas, por supuesto- habidas y por haber, de sus propios discos duros o de la red de la compañía. Se habla de la vida, de los proyectos y de los fracasos. Se come lo que se puede –la comida no es

la mejor del mundo- por más que descuenten una fortuna de las dietas en concepto de alimentación y que algún impresentable se llene los bolsillos con el negocio del catering y de algunas cosas más turbias que como no se han demostrado, mejor callamos. Cada cierto tiempo se pasa por la peluquería y se fantasea con la sudamericana que pasa sin mucho atino la máquina por la cabeza. Después de unas semanas ya no hay mujeres feas, ni escrúpulos y todo el mundo intenta controlar sus instintos lo mejor que puede aunque, aunque sea una tarea titánica. Tener compañeras, aunque muchas valgan más que muchos hombres, no suele ayudar en estos casos. Es un golpe a la política vigente, pero es una verdad como un templo. Por lo demás, el invierno -el de verdad-, ha llegado. Las temperaturas absolutas no son tan bajas. Han llegado a medir, en alguna salida, -14º. No obstante, en la to-

rreta, la sensación térmica con la velocidad del vehículo y la diferencia de temperatura entre las piernas, agobiadas por la calefacción y el torso, enfrentado al viento, son abominables. Dos pares de guantes, pasamontañas, pashmina, dos orelleres térmicos, chaquetón, forro polar, lo que haga falta. En algunos casos, el hielo se acumula en la nariz y las barbas. Y es que ya casi nadie se afeita. Entre los montañeros hay tradición de llevar barba. Aquí hay mayor libertad que en Jaca, lugar en el que siempre hay algún oficial y especialmente algún general estreñido que tiene predilección por las mejillas imberbes y las patillas recortadas, insignificantes, impropias de un soldado español. Es el signo de los tiempos y de una clase –el generalato- que vive preocupada solo por la imagen y sus aspiraciones, casi siempre más políticas que militares, de ascenso. Hay que quedar bien con los de arriba, no con los de abajo y

72 Ejércitos del Mundo


Misión Española en Afganistán

la Ministra quiere a sus soldados guapos, metrosexuales y arreglados, a lo Di Caprio. Así se suceden los días, uno tras otro, hasta que todo empieza a desmoronarse. Es algo invisible pero que será determinante para la misión. Algo cambia en la mentalidad de la mayoría y al final, aunque la misión sigue adelante sin contratiempos, los que la conforman no serán los mismos.

El día en que no fuimos hombres Es hora de pasar a primera persona y acercar los hechos al lector, que se merece un relato lo más aproximado posible a los que allí sucedió. Puede que fuera ya Diciembre, poco importa –no vamos a dar fechas, ni tampoco a desvelar ningún procedimiento, no por miedo a las represalias sino por respeto a los compañeros que están en zona jugándose el pellejo- cuando

llegó la sorpresa. Una columna del ANA que iba hacia el norte había sido sorprendida por una más que importante fuerza talibán. Solo llegaban rumores, nada se confirmaba, aunque el Coronel de enlace del ANA en el PRT buscaba a nuestro Coronel, en una base que es del tamaño de un par de campos de fútbol. Ahora entiendo a nuestro Coronel. No sabría donde meterse, pues sus órdenes eran estrictas: no ayudar. Eso es lo que se desprende de lo que hicimos en los dos días siguientes. El ANA estaba en un verdadero aprieto. Vale que fuese una operación planeada al margen de la ISAF. Vale que fuese su país y su problema, pero era nuestra provincia y estábamos allí. Aunque no llegase ni por asomo al mismo nivel, el sentimiento era el mismo que el que pudieron tener los holandeses en Sbrenica unos años antes, en aquellos infaustos días de limpiezas étnicas y ajustes de cuentas entre pueblos hermanos. Al final, 36 horas después, nos

preparamos para actuar, para cubrir la retirada de la columna del ANA en dirección sur. Salimos en un convoy bien armado –algunos cargamos nuestro vehículo con más munición de lo normal y aun así, tampoco era mucha- y nos dirigimos hacia ellos. Entonces, una vez llegados a la meseta en la que debíamos esperarles, cercana a un pueblo llamado Sang Ates –o algo parecido, ignoro la grafía-, empezó el espectáculo. Desde la vanguardia, los que teníamos el dudoso privilegio de estar relativamente cerca de la acción, pudimos escuchar los morterazos, disparos y ruidos de guerra varios. Pudimos incluso ver algún grupo mucho más que sospechoso, formado por entre cuatro y ocho motocicletas y sus pilotos pasando por las cotas de nuestros flancos, a escasos 400 metros. En todos los casos la respuesta del mando fue la misma; no intervenir y no buscar problemas. Cuando alguno de vanguardia salio con su vehículo a por ellos, a “observarlos de cerca” le obligaron a volver. Allí estábamos viéndolo todo y sin avanzar unos kilómetros para hacer algo, ayudar, lo que fuera. Por suerte los italianos, que estaban desplegados en Bala Murghab y que tenían sus A-129 Mangusta en Qal-e-Naw no eran tan remilgados y pudimos contemplar como se batían el cobre soltando a diestro y siniestro con sus cañones de

73 Número primero - Septiembre 2009


Misión Española en Afganistán cuanto hacen-, nos dispararon. Se podían ver las ráfagas pasar sobre nuestros vehículos. A mucha altura en principio y descendiendo poco a poco hasta que en los últimos vehículos ya iba más cerca de la cuenta.

proa en una org��a atronadora y a su modo –difícil de comprender y mucho más de explicar-, hermosa, de destrucción. Al final el ANA llegó. Llegó y se fue. Pasó de nosotros y siguió su camino. Ya podéis seguir “cubriéndonos la retirada y yéndoos un poquito a la mierda” –con perdón- decían sus caras. Un convoy ingente que había perdido al menos una docena de hombres, más muchos otros secuestrados, un mínimo de cuatro vehículos y casi todo lo que transportaban.

Al rato se nos dio la orden de volver a la base. Un despropósito tras otro. Nos dividimos, hubo problemas para encontrar el camino y la noche se nos echó encima. Monóculo y a rezar, hasta que el destino, en un último estertor, quiso arruinarnos la fiesta por completo. En plena entrada de Qale-Naw, nuestra ciudad, de la que apenas salíamos y que sobre todo mediante el soborno los chicos de inteligencia tanto se afanaban en mantener segura –no se reconoce su labor, pero pocos saben

Lamentablemente no llevábamos equipos de visión suficiente. Sabíamos de donde procedían los disparos, pero no identificábamos a un enemigo concreto. Pedimos permiso para responder al fuego, toda vez que el sitio del que procedía era claro. Respuesta contundente: Negativo. Repito: Negativo. Uno se esfuerza en cumplir las órdenes y mentalmente cuenta “una trazadora, tres o cuatro ordinarias: más vale que si me da me mate, porque si no…” y de pronto se siente pequeño, muy pequeño. Se da cuenta de que todo su esfuerzo allí no sirve de nada y se desapega de la misión, de los objetivos de ascenso del soplacirios de turno y de Cristo bendito. A partir de entonces los días eran diferentes. En navidades, el alcohol fue el único protagonista y nadie pudo hacer nada por evitarlo. Una sección de guardia y tres secciones borrachas. Menos mal que hasta los talibanes tienen sus fallos y dejan escapar oportunidades. Hubiese sido un gran momento, daba igual el día de la patrona que nochebuena, nochevieja o navidad. Nadie o casi nadie hubiese respondido en condiciones. El detalle: Al día siguiente, control de la Guardia Civil en la puerta de la base. Al que diese positivo, arresto. Eso en medio de Afganistán, tócate los pies.

74 Ejércitos del Mundo


Misión Española en Afganistán

Camino a la perdición Desde entonces los días se sucedieron. Un servidor hubo de abandonar la misión por orden expresa del JEFUL, Teniente General Sañudo, por escribir en una conocida revista una serie de artículos en los que se criticó la preparatoria. Al parecer más, allá de la veracidad o no de los que allí se comentaba, alguno tenía miedo de que siguiese hablando desde allí y que pusiese en peligro la misión. No deja de ser un razonamiento un tanto pueril, toda vez que la serie de artículos terminó con el inicio de la misión y que nadie es tan estúpido, no ya de perjudicar su seguridad en un lugar manifiestamente hostil, sino de hacer la puñeta a sus compañeros. Al fin y al cabo, estos son lo único importante. Las órdenes siempre son antes

que nada rumores y en los días previos hubo tiempo de hacer varias salidas, alguna infame, en la que una fuerza de 25 vehículos con armas pesadas, fusileros y un Mirage 2000 de la OTAN sobrevolándonos sale corriendo ante una caterva de 50 individuos, supuestamente identificados por un UAV Raven. O se da la vuelta por un aviso de IED –de los muchos que había para cobrar el rescate a cambio de la ubicación-. Así las gastamos. Haciendo honor a nuestra historia. De Qal-e-Naw a Rocroi, que ya verán los franceses como las gastamos en la segunda vuelta… Al final, como suelen hacerse estas cosas en España, con nocturnidad y alevosía, se me ordenó hacer el petate, entregar material y montar en un Hércules –que nunca llegó- dirección a España,

en donde me tendrían reservada la fusta de turno. Las cosas sucedieron de manera muy diferente a como se pretendía. Una vez que por videoconferencia llegó la orden expresa de que un servidor fuese repatriado, hubieron de pasar tres días hasta que aprovechando –o puede que provocando- un viaje por tierra hasta Herat, se me transportase. A apenas unos kilómetros de Herat, una vez sobrepasado tras más de 12 horas de camino el paso crítico de Sarsab, nos recogió –éramos varios entre civiles y militares, incluidos los oficiales de la BRILAT que habían ido a inspeccionar el terreno para preparar nuestro relevo- un Cougar que nos llevó en 15 minutos a la base que allí compartimos con italianos, polacos y demás. Pasamos una noche en transeún-

75 Número primero - Septiembre 2009


Misión Española en Afganistán

tes, mientras los compañeros que nos habían llevado hasta los helicópteros llegaban unas horas después, por tierra. La última cervecita de despedida, recordar batallas reales o imaginadas y mucho silencio en los últimos momentos. Es una forma muy militar de despedirse, hacer que no sucede nada. Nuestro avión no salió finalmente hasta un día después y en dirección contraria a la prevista. De ahí a Kabul, media hora allí y algún souvenir. De esta ciudad a Manas y luego a Estambul. Turkish Airlines –una maravilla de comida y de muchachas, todo hay que decirlo- y a Madrid. Baja del avión y encuéntrate con Falete, todo un poema llegar a España y que sea lo primero que veas. Coge el AVE y a Zaragoza. Búscate la vida, llega a Jaca, preséntate en el cuartel y empieza la ronda. Visita al Teniente Coronel –grato recuerdo, un hombre de honor y muy comprensivo, quizás porque no tenía nada que ver en todo esto- y al General Jefe de la Jefatura de Tropas de Montaña, Excelentísimo Señor –así, con todas

las letras-Don Gumersindo Veiga. A aguantar el chaparrón, pues no merecía la pena arriesgarse a un arresto y estropear la partida. Unos días de calvario, de sección en sección, permiso post-misión y Teniente Jurídico enviado expresamente a tomar declaración a un servidor desde del Cuartel General de la Fuerza Terrestre, en Sevilla. Al final, patatas. Sucedió lo que todos sabíamos: Al licenciarme el caso -por dos faltas gravesse archivaba. Nada de eso repara el daño a mí imagen –la estupidez de alguno es irreparable de por sí- ni el hecho de que mis compañeros siguieran allí, peleando por salir con dignidad de una misión que habían tirado por la borda los de siempre.

Últimas semanas Naturalmente, aunque no se dio justificación a mi partida, me buscaron un sustituto. Un par de compañeros fueron allí a sustituir al que escribe y a algún lesionado, además de a un chavalito que no supo esconder tan bien como el resto sus pecados. Son cosas que se hacen por cubrir el expediente.

En realidad solo quedaban como mucho tres semanas de misión, cada vez con menos salidas y el resto era hacer el relevo con los pelo-rata, que llegarían a finales de Febrero. Uno se mantiene en contacto con los que le importan como puede. Mi parte en esa historia había terminado, pero la trama principal seguía. Unos días tensos y bajos de ánimo tras mi partida, al menos en el pelotón Husky –envié un par de habanos y buen vino español y patxarán para levantar los ánimos-. Los talibanes acampados a escasos 15 kilómetros de Qale-Naw, suponemos que preparando la campaña primavera-verano 2009. Nadie salió a responderles y la política de “bajas cero” que se ha adoptado últimamente terminó por imponerse, aunque a despecho de los propios errores de cada cual, que siempre pueden tener un resultado inesperado. De hecho, al poco se vivió el único MEDEVAC (evacuación médica) real de esos cuatro meses, a propósito de un accidente con un arma que casi nos da un verdadero disgusto a todos, pero que al final solo fue un susto más o menos irrelevante. Tras esto ya solo quedaba esperar que el relevo se sucediera con relativa normalidad. Llegaron los aerotransportables y se limpiaron en la medida de lo posible los vehículos para entregarlos inmaculados –y un poco escacharrados-, al igual que el armamento colectivo, los equipos ópticos y las radios de turno. Unos días de nervios, de esperar a que haya suerte y al día siguiente puedas coger el avión y finalmente todos a casa, tras la preceptiva entrega de medallas –en mi caso, me la dieron al irme y ahí está, en un cajón-, desfile y

76 Ejércitos del Mundo


Misión Española en Afganistán

viaje de vuelta por Herat en algunos casos y por Manas en todos. Mucho mejor que a la ida. Al fin y al cabo, cuatro meses de cobrar y no gastar dan para ahorrar un buen dinero. Todos con la cartera llena y ganas de gastar arrasando en el PX, con tiempo para hacerlo y necesidad de olvidarse de que aunque se estaba de camino, aun no se había llegado. El último despropósito al bajar del avión. No te puedes marchar a tu casa, como es tradicional. Tienes que volver a Jaca porque alguien con más estrellas o con más bastones bajo estas que tú quiere saber que sus chicos están bien y que han hecho todo lo que se les ha ordenado aunque esto suponga renunciar a la honra por el deber y las gracias. Después, una vez en casa, a disfrutar, que ya habrá tiempo del volver a la rutina cuartelera, las maniobras y si alguien quiere repetir, una nueva misión.

Conclusiones Dejando de lado los problemas de un servidor con la justicia militar –que quedaron en nada porque me aproveché de la principal debilidad del generalato: la arrogancia e hice mi propia guerra asimétrica- y una visión que puede decirse que es poco objetiva –nunca pretendí serlo en estas líneas- hay una serie de conclusiones a las que he llegado a título personal: Hemos de reforzar a nuestras tropas en Afganistán: Apenas 120 hombres no pueden controlar una provincia como Badghis. Una cosa es criticar las tonterías de los generales de turno, más preocupados de su carrera que de sus hombres. Otra muy diferente no reconocer que el número de soldados de infantería que tenemos desplegados es tan manifiestamente insuficiente que es una de las razones de que progresivamente se salga cada vez menos y la provincia esté totalmente fuera de control. No todo el culpa del mando. De hecho, la mayor par-

te de la culpa la tienen, por este orden, los políticos y el pueblo. Unos por no ser capaces de afrontar bajas y no informar. El otro por no interesarse por aquellos que se van a más de 7.000 kilómetros a defender no ya las ideas de unos o de otros, sino precisamente que vivan en un país en el que pueden expresarlas. Hay que tener claro que la seguridad va antes que la reconstrucción: Nuestros políticos solo quieren sacarse la foto y evitar el tema de las bajas. No son formas. Así solo se arriesga la vida de nuestros soldados sino que se les hace un flaco favor a los afganos. No sirve de nada dar un cantidad ingente de dinero a proyectos de

77 Número primero - Septiembre 2009


Misión Española en Afganistán Necesitamos aviones, preferentemente F-18 o Harrier II, con capacidad CAS. Podrían operar desde Herat y no dependeríamos de los tiempos de vuelo de aviones de nuestros socios.

reconstrucción como hacer un colegio o un hospital, para que dos días después de terminarlo, la horda talibán de turno pase a cuchillo a los que se atreven a intentar educarse. Seguridad y seguridad. Después ya vendrá lo otro, pues en cualquier lugar y época, los pueblos que han gozado de paz, aunque fuese en base a la espada, se han desarrollado. Si queremos estar allí, hay que asumir bajas propias y sobre todo, ajenas. No puede ser que las provoquemos y las escondamos o que evitemos provocarlas a costa de que las logren ellos entre los civiles. Hay que cambiar muchas cosas en cuanto a armamento, equipo y vehículos:

Se necesitan nuevos chalecos y cascos, más cómodos. Los Lince no son adecuados, son inestables, incómodos y se ha perdido pegada al estar dotados con la MG-42 de 7,62mm en lugar de con la 12,70mm. Las radios de escuadra no son útiles. Han demostrado que no tienen alcance suficiente y no funcionan con los inhibidores de frecuencias activados. Hacen falta vehículos portamorteros y vehículos con armamento pesado. En este sentido, los Centauro serían perfectos. Con media docena, para poder poner uno a vanguardia y otro a retaguardia de cada convoy tanto en Herat como en Qal-e-Naw y tener otros dos descansando sería suficiente. Su cañón de 105mm sería una bendición. Necesitamos helicópteros armados. No podemos depender de los italianos teniendo aparatos mejores que los suyos.

Es imperativo que los tiradores de Accuraccy y Barret realicen un curso homologado antes de ir a misión. No se trata de que se les de un cursillo y tengan más o menos experiencia, sino que tienen que ser capaces de sacar todo el partido de estas armas y por lo menos saber que es un MOA, que no todos lo saben… Los conductores no pueden llegar a zona con menos de 1000 kilómetros de experiencia. Esas no son formas y a cada relevo que se hace cuestan a los españoles miles y miles de euros en vehículos inutilizados o a reparar. Además, ponen en grave peligro al resto de componentes de la misión y a ellos mismos, sin tener culpa alguna. Logística: Los dos Hércules que se encargan de todo, no dan abasto. No voy a entrar en que si los pilotos son vagos que si tal que si cual. Son profesionales que hacen su trabajo lo mejor que pueden, como hacíamos los demás. Simplemente es imposible que lleven los repuestos y vituallas suficientes no a Herat, pero sí a Qal-e-Naw con los medios de que disponen. Eso debe cambiar. Se impone un cambio radical en la Academia de Oficiales: Los oficiales no pueden salir de la academia y largarse de misión sin haber tenido el mando de una unidad durante un periodo mínimo. No entramos a cuestionar el valor individual, la vocación o capacidad sino lo estúpido que es que

78 Ejércitos del Mundo


Misión Española en Afganistán alguien salga de la academia, llegue a su unidad y un mes después le den el mando de una segunda sección, de otro Regimiento y en zona de operaciones. Se impone un sistema de créditos como en las universidades. De esta forma, los oficiales solo tendrían el grado de alférez o teniente una vez superado un periodo de prácticas en primer lugar como soldado raso, de doce meses y en segundo lugar como sargento, de otro año. Tras esto, serían oficiales con todas las de la ley y el respeto de sus subordinados. Así, el tiempo total en la academia seguiría siendo de cinco años, dedicados los dos últimos a la verdadera escuela militar. Es inconcebible que lleguen a una unidad sin saber como funciona un LAG-40 o desmontar una MG-42. Modo de vida en misión: Los americanos tienen prohibido beber. Lo hacen, pero a escondidas. No obstante, viven mucho mejor que nosotros. Tienen Internet en sus corimecs –incluso en Qal-eNaw-. Su servicio de correo es infinitamente mejor. Pueden llamar gratis. Sus raciones son la envidia de los españoles, que solo tenemos unos pocos menús muy pesados y terminamos intentando cambiárselos porque a ellos les hace ilusión comerse un caldo gallego a 40º en mitad de la nada. Sus gimnasios son mejores, así como sus servicios de catering, en los que no suelen tener limitaciones de cantidad. Por el contrario, nosotros nos vemos limitado a una ración dada a elegir entre dos platos. Las famosas “bolsas de comida” que te dan cuando sales de la base para misiones de un día, son de broma. No pueden pretender que un soldado se alimente con dos o tres bollos de

pan del tamaño de un puño, tres –literalmente- lonchas de chorizo, una lata de sardinas o calamares en salsa americana, una manzana, un yogurt y cuatro galletas rancias. Alguien está ganando mucho dinero con nuestra comida y es una de las mayores causas de desánimo en la tropa. En general, hemos de aprender lo que los ingleses pusieron en práctica ya en las Malvinas, esto es, que la única forma de reducir el estrés del combate y de la misión lejos de casa es hacer que la tropa se sienta como en casa. No se pueden controlar las comunicaciones: Nuestro altos mandos tienen verdadero pánico a que la mitad de cosas que he contado en este artículo –verdaderas chorradas por otra parte toda vez que no he desvelado ningún secreto de Estado ni nada que vaya a dar ventaja a los talibanes o que no sepan- salgan a la luz. Eso, hoy en día no es posible. Los soldados van a llegar a casa y se van a licencia. Van a conectarse a Internet aquí o allí, de misión o de

vacaciones. No se trata de evitar que lo hagan, sino de educarles mejor en lo que es conveniente o no decir –por su propia seguridady de no darles motivos para contar miserias. Podría seguir sacando conclusiones y haciendo recomendaciones ad infinitum, pero eso requeriría más espacio del que aquí dispongo y lo básico, está dicho. Solo me queda dedicar este artículo tanto a quienes me han apoyado durante estos meses de forma incondicional –no hace falta decir nombres- y a los compañeros que han cedido las fotografías que ilustran estas páginas. A todos ellos, de corazón, gracias.

79 Número primero - Septiembre 2009


a fondo: Mil Mi-28N


La Batalla de Tarento

La Batalla de Tarento Introducción En la noche entre el 11 y el 12 de Noviembre de 1940 la Royal Navy atacaba con solo 21 aviones obsoletos la principal base naval italiana, Tarento. El ataque no solo demostró las pésimas defensas de esta base italiana y la desastrosa estrategia naval llevada a cabo por la Regia Marina. No, además, de un solo plumazo, con un simple ataque se alcanzó la destrucción operativa de la flota italiana en la Segunda Guerra Mundial, ridiculizada y obligada a partir de entonces a ceder, más por una sensación de inferioridad que por la realidad de los números, el control del Mediterráneo al Reino Unido. Terminaban así los escasos días de gloria de la que, en principio, era la mayor y mas temida armada del Mare Nostrum. Terminaba de esta manera, trágica, la historia de la Regia Marina, que a partir de entonces quedaba fuera de juego y, con la invasión de

Italia por parte de los aliados y el armisticio de 1943 terminaría por luchar contra los nazis y transformarse en la nueva Marina Militar. De este modo, en Tarento y más tarde, en el Cabo Matapán, terminaría su ciclo de la misma forma en que en 1866, en la Batalla de Litsa contra una armada austríaca muy inferior lo había comenzado; con una sonora y dolorosa derrota. La Regia Marina era sobre el papel la armada más poderosa de todo el Mediterráneo y también la quinta armada a nivel mundial,

solo por detrás de EEUU, Reino Unido, Japón y Francia. En su inventario figuraban 6 acorazados, 21 cruceros, 59 destructores, 62 lanchas torpederas y 114 submarinos lo que la convertía a simple vista, tanto por número como por la calidad de sus buques, dueña y señora de un Mediterráneo en el que poco podían los diezmados recursos que podía destinar la Royal Navy. Por su parte, la base naval de Tarento era la mas importante de Caio Duilio

84 Ejércitos del Mundo


La Batalla de Tarento Italia. En un entorno estratégico y táctico inmejorable, en plena suela de la bota italiana y prácticamente equidistante respecto a los límites del Mediterráneo, era el sueño de cualquier Almirante. En ella atracaban los buques de mayor porte de la flota italiana, contándose en el momento del ataque británico hasta 6 acorazados, 7 cruceros, 2 cruceros ligeros y 8 destructores además de varios buques de menor tamaño. Las defensas de tarento eran impresionantes y constían en: 21 baterías antiaéreas de 101mm 68 instalaciones de cañones antiaéreos ligeros con un total de 88 bocas de fuego 109 ametralladoras antiaéreas y 27 globos cautivos 4.200 metros de redes antitorpedos de los 12.800 previstos (su profundidad era de 10 metros, siendo el calado medio de la base de 15 metros, lo que facilito el ataque de los torpedos ingleses, especialmente modificados para esta acción) Por ultimo la base contaba con una red de detención aérea con 13 estaciones de escucha conectadas a 22 proyectores repartidos por la base, con la intención de facilitar el trabajo a los medios antiaéreos. Ni la base ni los acorazados contaban con radar, pero estas redes de escucha eran muy efectivas. Su misión era detectar el ruido de los motores de los aviones enemigos, siendo capaces de dar el aviso varios minutos antes de que el enemigo llegara a la base y ganándose así un tiempo crucial de cara a preparar la defensa y salvar vidas ante un posible ataque.

La royal navy y su presencia en el mediterráneo La Royal Navy, pese a su potencial y la experiencia de sus tripulaciones se encontraba en una situación muy complicada. Por una parte, estaba agobiada no solo ante la posibilidad de un desembarco alemán en la propia Inglaterra, a través del Canal de la Mancha, sino también con las acciones de las “manadas de lobos” nazis en el Atlántico. Por otra, no podía permitirse el lujo de ceder el control del Canal de Suez, vital al reducir el tiempo de viaje de los buques que hacían la ruta desde la India y Australia. Si bien fue en el Atlántico, gracias a los pertrechos llegados desde EEUU y ante las numerosas pérdidas que inflijían los alemanes a los convoyes en donde se desarrollarían la mayor parte de las

Conte de Cavour

acciones en los primeros años del conflicto, el Mediterráneo no podía descuidarse. En este escenario se hallaban destinados por estas fechas 2 portaaviones, el HMS Illustrious y el HMS Eagle, 6 acorazados, 10 cruceros, 30 destructores y varios buques auxiliares. Esta flota que bien podía compararse a la que se encontraba en Tarento en el momento del ataque estaba pese a todo mucho más repartida y no podía concentrar todos sus recursos, obligada como estaba a distribuirlos entre Gibraltar, Suez, Egipto o Malta. Por suerte para la Regia Marina, en el momento de la acción, solo el HMS Illutrious estaría disponible, aunque con parte del ala aérea del HMS Eagle que había HMS Eagle

85 Número primero - Septiembre 2009


La Batalla de Tarento

HMS Illustrious

sido alcanzado mientras protegía un convoy y se encontraba en el dique seco.

El Plan MB8 Con el fin de mantener el secreto sobre el ataque a Tarento, la Royal Navy ideo un plan destinado a confundir al Alto Mando Naval Italiano y a camuflar sus verdaderas intenciones. Este plan recibiría la identificación MB8. El plan consistía en seis operaciones paralelas con el objetivo de enmascarar la más importantes de todas, la operación Judgement, que enmarcaba a dos portaaviones y sus escoltas que no serían otros que los encargados de llevar a cabo el ataque sobre Tarento. Las demás operaciones consistían en movimientos de diferentes grupos navales británicos por todo el Mediterráneo, atacando a convoyes militares enemigos para así despistar tanto al Mando Naval como al Mando Aéreo italianos y atraer así los posibles ataques, asegurándose de que los portaaviones encontrasen el camino despegado. Pese a la aparente astucia del plan británico, si algo facilito sobremanera el éxito de estas operaciones fue la italiana, basada en la falsa premisa de que la sola presencia de sus buques, prestos para el combate y no su despliegue era

razón suficiente para mantener a los aliados fuera de sus aguas. La realidad implacable de un conflicto en el que el Imperio Británico se jugaba la vida demostró que esta creencia era algo totalmente erróneo. Así, tras una intensa pero breve preparación y sin todos los medios previstos, se inició la Operación Judgement…

El ataque El 10 de Noviembre de 1940 el HMS Illustrious y su escolta se separaron de las fuerzas A y F y se dirigieron rumbo a la isla griega de Cefalonia. Al mismo tiempo, otra agrupación naval enmarcada dentro del Plan MB8 formada por tres cruceros se dirigió al Estrecho de Otranto con la intención atacar el trafico mercante y llamar lo máximo posible la atención obligando a la Regia Marina a centrarse en ellos. Las maniobras de distracción dieron resultado y los navíos italianos que se encontraban navegando salieron tras ellos, no habiendo ninguno que reparase en el HMS illustrious que hacia 9 de la noche tenía ya todo preparado para iniciar el ataque sobre los desprevenidos marinos de Tarento. La agresión se inció cuando del Illustrious despegaron 21 Swordfish divididos en dos oleadas. La primera estaba formada por 12

aviones, 6 de ellos armados con torpedos, 4 con bombas y bengalas y otros 2 únicamente con bengalas ya que debían iluminar lo mejor posible el objetivo para que los aviones de la segunda oleada afinasen la puntería. No todo fue sencillo. Para cuando los Swordfish sobrevolaron Tarento, los sistemas de escucha habían hecho su trabajo mejor de lo esperado y habían delatado a los británicos. Pese a ello, no todo fueron malas noticias. Un objetivo abarrotado de las luces de los grandes focos destinados a revelar la presencia enemiga facilitó sobremanera el trabajo y permitió que los aviones “armados” con bengalas iluminaran los principales objetivos; los acorazados. En esta primera oleada se logró dañar dos acorazados. El Conte di Cavour recibió el primer torpedo por parte del propio jefe del grupo el Teniente Willianson, aunque momentos después este sería derribado, siendo él y su copiloto hechos prisioneros. El Littorio, salió peor parado, encajando dos torpedos que le provocaron sendos boquetes de 12 x 8 y 7 x 2 metros de diámetro. Además de los acorazados y de daños a menores a otros buques que estaban en la base, uno de los aviones cargados con bombas arrojó las suyas sobre la base de los hidroaviones que quedaría totalmente destruída. La segunda oleada llegó, con puntualidad británica, media hora después de que los primeros aviones se abandonaran la “escena del crímen”. Estaba compuesta por apenas 8 aviones de los 9 previstos - uno de ellos tuvo que volver al portaaviones por problemas mecánicos-. Los primeros, cargados con bombas y bengalas alcanza-

86 Ejércitos del Mundo


La Batalla de Tarento ron los depósitos de combustible de la base naval destruyéndolos y provocando el pánico en Tarento. Los siguientes, cargados con torpedos y que nuevamente se encontraron la base totalmente iluminada gracias ahora al petróleo ardiente aportaron también su dósis de suerte y de pericia. El primero de ellos logró hacer blanco nuevamente en el Littorio, que encajo su tercer torpedo, aunque dando muestra de una gran construcción, no llegó a hundirse. El siguiente torpedo -y el ultimo que hizo blanco- impactó en plena línea de flotación del acorazado Caio Duilio, que empezó a hundirse. Por ultimo un avión cargado de bombas y retrasado respecto al resto del grupo proyectó las suyas sobre el Trento y pese a no alcanzar el ansiado impacto directo, la metralla perforó parte del casco consiguiendo destruir los tanques de combustible. Con esta postrera acción se daría por finalizada la segunda oleada y el ataque en su conjunto, siendo derribado en el intervalo un único aparato.

Consecuencias Las consecuencias inmediatas no fueron tan importantes como se pretende, probablemente por las limitaciones de los propios atacantes que dejaron un escuadrón en reserva en el Illustrious. Se cumplió con éxito el objetivo de inutilizar los acorazados italianos, de los que cuatro fueron dañados. A esto debe unirse además, la destrucción de la base de hidroaviones y de los depósitos de combustible. Pese a todo, la flota italiana seguía siendo temible y en pocos meses estaba de nuevo completamente operativa.

Entre los acorazados alcanzados, el Littorio estaría apenas cinco meses fuera de combate. El Caio Duilio apenas lo estuvo seis y poco más el Trento. Solo el Conte di Cavour estuvo el resto de la guerra en reparaciones, sorprendiéndole el armisticio italiano de 1943 en el dique seco. Frente a esto, dos pilotos británicos murieron, otros dos fueron hechos prisioneros por las tropas fascistas y dos aparatos fueron derribados. Fueron pérdidas mínimas y absolutamente rentables si tomamos en cuenta el grave daño provocado a la Regia Marina. En cuanto a las consecuencias a largo plazo, fueron quizá las más beneficiosas para el bando aliado. La Regia Marina perdió todo su poder en el Mediterráneo, repartiendo sus buques por toda la geografía italiana y condenándolos –si es que no lo estaban ya- a unas pocas salidas. Su participación en los siguientes años del conflicto quedó reducida a varias escaramuzas protagonizadas por buques menores y que apenas tuvieron importancia. Siguiendo los postulados de Douhet sobr el control aéreo, fue la Regia Aeronáutica la encargada de instigar a los aliados en el mediterráneo con sus Savoia Marchetti SM-79. Nada de esto tuvo verdadera importancia. La suerte de la guerra en el Mediterráneo quedó deci-

Giulio Cesare

dida y el control de facto que los británicos alcanzaron en este mar después del ataque les permitió contar unas líneas de suministros casi ininterrumpidas. Este control sería esencial para facilitar el desembarco en Italia, el triunfo sobre la Alemania Nazi en el norte de África y para permitir la llegada de numerosos pertrechos desde las colonias a la metrópoli. La única resistencia que los británicos encontraron a partir de entonces en el Mare Nostrum fue la que ofrecieron los submarinos, obligados ahora a dividirse entre el Mediterráneo y el Atlántico y ayudando a socavar el poder de una Alemania que según iba distrayendo sus recursos de los escenarios principales para cubrir los fracasos de su aliado italiano, iba deibilitándose pese a su todavía entonces aparente invencibilidad. Los U-Boot tuvieron sonoros éxitos, como el hundimiento de varios portaaviones británicos –entre ellos el propio HMS Eagle por parte del U-73 en 1942-, pero el daño ya estaba hecho y el resto, es historia.

87 Número primero - Septiembre 2009


eventos DESTACADO Sabadell-Barcelona, España 28 de Septiembre – 4 de Octubre Semana Aeronáutica y Red Bull Air Race Los días 3 y 4 de Octubre de 2009, en Barcelona, tendrá lugar nuevamente la Red Bull Air Race que con sus evoluciones y acrobacias prevé congregar a más de un millón de entusiastas seguidores de estos pilotos y aeronaves. La “carrera” será el colofón a la Semana Aeronáutica que entre el 28 de Septiembre y el 4 de Octubre transformará Sabadell y Barcelona poblando el Parque del Forum y CosmoCaixa, con talleres, espectáculos y experiencias muy interesantes que culminarán con el esperado Festival Aéreo. Otras ferias y congresos

Praga, República Checa 21 – 23 de Septiembre 4th Annual Ground Combat Vehicles 2009 Durante tres días los asistentes podrán disfrutar de exposiciones estáticas y conferencias acerca del sector terrestre en estos tiempos de crisis.

Hamburgo, Alemania 30 de Septiembre – 2 de Octubre Maritime Security & Defence Una de las ferias más completas de Europa sobre sistemas navales. Con charlas, conferencias, exposiciones y la posibilidad de acceder a los representantes de algunas de las compañías líderes en el sector naval de la defensa.

Estocolmo, Suecia 21 – 23 de Octubre Maritime Systems and Technology MAST es una de las ferias líderes en el sector marítimo. Organizada por un comité internacional, en ella se toman decisiones de gran trascendencia para armadas e industria naval.

Paris, Francia 17 – 20 de Noviembre MILIPOL 2009 En esta ocasión (16ª Edición) se cumplen 25 años de una de las ferias más emblemáticas del sector policial y de seguridad interior. Armamento, conferencias y todas las novedades sobre protección de personas, respuesta ante catástrofes y lucha antiterrorista y todo ello en un marco privilegiado y en un espacio de más de 50.000 m2 poblado por casi mil expositores.

90 Ejércitos del Mundo


crítica literaria Armas, gérmenes y acero

Colapso

En esta obra monumental, Jared Diamond trata de explicar los últimos 13.000 años de historia humana –y con ello la hegemonía euroasiática-, basándose en las últimas evidencias científicas y descartando toda superioridad genética, racial o cultural. Diamond alega que las diferencias de poder, y en concreto en la posesión de tecnología entre las diferentes sociedades humanas, tienen su origen en las diferentes condiciones ambientales que son amplificadas por ciertos mecanismos de retroalimentación. Así la posesión de ganado, en sí una ventaja importante, al obligar a los pueblos que lo poseen a adaptarse para sobrevivir a las enfermedades procedentes del mismo, da una notable superioridad a estos frente a quienes no tienen desarrollada la misma resistencia a los virus y bacterias que estos portan. Así, como el autor reconoce, la historia de la guerra tiene menos que ver con generales brillantes que con los virus que estos han portado. De esta forma, va entretejiendo, mediante el estudio de sociedades y momentos concretos, una historia general de la humanidad que algunos podrán no compartir, pero a la que nadie podrá criticar la falta de solidez en sus argumentaciones. El autor, comenzando con las primeras zonas de producción independiente de alimentos, analizando la posibilidad o imposibilidad de domesticar ganado que sirva de fuente alternativa de proteínas y ayude en las labores agrícolas y tocando temas tan diversos como la difusión de la tecnología, la propensión de cada sociedad al cambio cultural o la lucha competitiva entre sociedades vecinas logra dar una explicación razonable a la evasiva pregunta de por qué el mundo es como es y por qué unos tienen tanto y otros tan poco.

No podíamos dejar de lado esta suerte de segunda parte de Armas, Gérmenes y Acero. No puede leerse una y obviarse la otra. Si en el primer libro, Jared Diamond nos hablaba de por qué unas civilizaciones triunfaron en la carrera de la Historia, gracias a factores demográficos, geográficos y fisiológicos, en este segundo tomo aborda los procesos que llevaron a sociedades exitosas, como la Maya a desaparecer prácticamente de un día para otro –en tiempo histórico- de la faz de la tierra. Factores como la deforestación y la destrucción de hábitat, con la erosión y salinización del suelo que muchas veces implican. La disponibilidad o no de recursos hídricos. La caza y las pesca excesivas. El aumento incontrolado de la población, las relaciones con los vecinos o la introducción de especies pestíferas son el nexo común entre el fracaso y el éxito de sociedades tan diferentes como las poblaciones polinesias de Pitcairn, Isla de Pascia o la isla de Tikopia en el Pacífico, así como de los Anasazi, los propios mayas o los vikingos de Groenlandia. Sin embargo, que nadie se lleve a engaño. No se trata de un libro sobre el pasado, sino de una lección sobre nuestro propio presente, en el que el cambio climático, la contaminación, el agotamiento de los recursos hídricos o la deforestación y pérdida de fertilidad del suelo, junto con el aumento demográfico nos sitúan en un momento culminante de la historia de la humanidad como conjunto. Por primera vez, somos capaces de conocer los efectos –al menos parte- de nuestro impacto sobre el planeta y contamos con los medios adecuados para revertirlos. Solo tenemos que concienciarnos y aprender de aquellos que no llegaron a tiempo o que nunca tuvieron la oportunidad de conocer las causas de su trágico destino.

Jared Diamond, Armas, gérmenes y acero. Debate Editorial, abril de 2006. ISBN 84-8306-667-X

Diamond, Jared (2005), Colapso: por qué unas sociedades perduran y otras desaparecen. Madrid, 2005.

91 Número primero - Septiembre 2009


próximo número

Artículo: Portaaviones Clase Queen Elisabeth Lo último sobre uno de los proyectos más esperados y a la vez desconocidos de la Royal Navy. No solo se juega su prestigio y capacidad, sino una buena cantidad de dinero que nadie sabe bien en qué se está empleando.

Artículo: Morteros Autopropulsados Un incisivo repaso a las nuevas –y no tan nuevas- incorporaciones a la familia de los morteros. Características, capacidades y sobre todo: ¿Cuál nos conviene?.

Artículo: La Guerra Libia-Egipto (Primera parte) Un artículo sorprendente sobre uno de los conflictos más extraños e ignorados del último medio siglo. La Libia de Gadaffi pretendía poner en jaque a un Egipto mucho mejor preparado y equipado y cosechó una sonora derrota.

Minutos decisivos: La batalla de Tskhinvali En unas pocas horas, tras un ataque sorpresa, las fuerzas rusas reaccionaron batiendo sin discusión a un enemigo que confiaba demasiado en sus escasas fuerzas…

Y además: Artículos de opinión, eventos, libros y por supuesto, un artículo sorpresa…

92 Ejércitos del Mundo


Todos los derechos reservados 2009 www.ejercitos.org info@ejercitos.org


Revista Ejércitos - Nº 1