Page 1

Semanario del 11 al 17 de agosto de 2019. No 239

MEDITEMOS LA PALABRA CARTA DEL PARROCO A LOS FELIFRESES PARA COLOREAR ASUNCION DE LA VIRGEN MARIA VIGILANCIA CONTINUA POR LA HORA INCIERTA.

Pgs. 2-3 Pgs. 4-5 Pg. 6 Pg. 7 Pg. 8


MEDITEMOS LA PALABRA Lectura del Libro de la Sabiduría La noche de la liberación le fue preanunciada a nuestros antepasados, para que, sabiendo con certeza en qué promesas creían, tuvieran buen ánimo. Tu pueblo esperaba la salvación de los justos y la perdición de los enemigos, pues con lo que cas gaste a los adversarios, nos glorificaste a nosotros, llamándonos a . Los piadosos hijos de los justos ofrecían sacrificios en secreto y establecieron unánimes esta ley divina: Que los fieles compar rían los mismos bienes y peligros, después de haber cantado las alabanzas de los antepasados. Palabra de Dios. Salmo 32,1y12.18-19. 20 y22 (R/.: cf.12) R./ Dichoso el pueblo que el Señor se escogió como heredad. Aclamen, justos, al Señor, que merece la alabanza de los buenos. Dichosa la nación cuyo Dios es el Señor, el pueblo que él se escogió como heredad. R./ Los ojos del Señor están puestos en quien le teme, en los que esperan su misericordia, para librar sus vidas de la muerte y reanimarlos en empo de hambre. R./ Nosotros esperamos en el Señor: él es nuestro auxilio y escudo. Que tu misericordia, Señor, venga sobre nosotros, como lo esperamos de . R./ Lectura de la Carta a los Hebreos. Hermanos: La fe es fundamento de lo que se espera, y garan a de lo que no se ve. Por ella son recordados los an guos. Por la fe 2

obedeció Abrahán a la llamada y salió hacia la erra que iba a recibir en heredad. Salió sin saber adónde iba. Por fe vivió como extranjero en la erra prome da, habitando en endas, y lo mismo Isaac y Jacob, herederos de la misma promesa, mientras esperaba la ciudad de sólidos cimien os cuyo arquitecto y constructor iba a ser Dios. Por la fe también Sara, siendo estéril, obtuvo “vigor para concebir”cuando ya le había pasado la edad, porque consideró fiel al que se lo prome a. Y así, de un hombre, marcado ya por la muerte, nacieron hijos numerosos, como las estrellas del cielo y como la arena incontable de las playas. Palabra de Dios. Lectura del santo Evangelio según San Lucas 12,32-48 En aquel empo, dijo Jesús a sus discípulos: <<No temas, pequeño rebaño, porque su Padre ha tenido a bien darles el reino. Vendan sus bienes y den limosna; háganse bolsas que no se estropeen, y un tesoro inagotable en el cielo, adonde no se acercan los ladrones ni roe la polilla. Porque donde está su tesoro, allí estará también su corazón. Tengan ceñida su cintura y encendidas las lámparas. Ustedes estén como los hombres que aguardan a que su señor vuelva de la boda, para abrirle apenas venga y llame. Beienaventurados aquellos criados a quienes el señor, al llegar, los encuentre en vela; en verdad les digo que se ceñirá, los hará sentar a la mesa y, acercándose, les irá sirviendo. Y, si llega a la segunda vigilia o a la tercera y los encuentra así, bienaventurados ellos. Comprendan que si supiera el dueño de casa a


qué hora viene el ladrón, velaría y no le dejaría abrir un boquete en casa. Lo mismo ustedes, estén preparados, porque a la hora que menos piensen viene el Hijo del hombre>>. Pedro le dijo: <<Señor, ¿dices esta parábola por nosotros o por todos?>> Y el Señor les dijo:<<¿Quién es el administrador fiel y prudente a quien el señor pondrá al frente de su servidumbre para que reparta la ración de alimento a sus horas?>>. Bienaventurado aquel criado a quien su señor, al llegar, lo encuentre portándose así. En verdad les digo que lo pondrá al frente de todos sus bienes. Pero si aquel criado dijere para sus adentros: “Mi señor tarda en llegar”, y empieza a pegarles a los criados y criadas, a comer y beber y emborracharse, vendrá el señor de ese criado el día que no espera y a la hora que no sabe y lo cas gará con rigor, y le hará compar r la suerte de los que no son fieles.

El criado que, conociendo la voluntad de su señor, no se prepara ni obra de acuerdo con su voluntad, recibirá muchos azotes; pero el que, sin conocerla, ha hecho algo digno de azotes, recibirá menos. Al que mucho se le dio, mucho se le reclamará; al que mucho se le confió, más aún se le pedirá>>. Palabra del Señor.

REFLEXIONEMOS ESTA SEMANA 1. El futuro de cada hombre, con todo su espesor, es imprevisible. El meteorólogo puede prever el tiempo para mañana, aunque con riesgo de equivocarse. El economista puede prever la inflación en el país durante el mes de septiembre o el próximo año, con mayor o menor aproximación. Pero la historia del hombre es imposible de prever, porque es una historia de libertad. Libertad del hombre, y sobre todo libertad de Dios. 2. La imprevisibilidad del futuro reclama vigilancia. El hombre prudente, sensato, no considera la actitud vigilante algo simplemente posible. La vigilancia es la mejor opción. Vigilar para saber descubrir la acción del Espíritu en tu interior, en el interior de los hombres. Vigilar es mantener íntegras la fe, la esperanza y la caridad, «cuando Él venga» o cuando nosotros vayamos a Él. La vigilancia no es una opción, es una necesidad vital. ¿Cómo vivo la sana vigilancia en mi vida? 3. Leamos en el Catecismo de la Iglesia Católica los numerales: 1006- 1014. 3


CARTA DEL PÁRROCO A SUS FELIGRESES las palabras y sentimientos qué vienen a la mente cuando se acerca el tiempo de partir.

Queridos amigos, Se aproxima el día de la despedida, pues mi ministerio continuará en otro lugar. Es tiempo de saludos, me tengo que trasladar a una nueva tarea en la Iglesia. El señor Obispo, Monseñor Froilán Casas Ortiz, a quien le agradezco su confianza y gentileza, ha creído oportuno que preste mis servicios en el Departamento de Matrimonio y Familia de la Conferencia Episcopal en Bogotá a partir del mes de septiembre. Como dicen los marineros, cuando tienen que partir y se ha echado el ancla en un punto, les parece de no haber experimentado bien aquellos de la llegada. Esa es la sensación particular que yo pruebo en este momento: me siento como alguien que tiene todavía sus maletas sin haberlas abierto completamente. Quiero expresar mi sincero y cariñoso agradecimiento a todos. Me he sentido muy bien en medio de ustedes, de verdad, en estos cuatro años, me he encontrado muy bien en esta parroquia. Son muchas 4

Gracias por toda la benevolencia que he encontrado en las queridas comunidades y grupos apostólicos: la parroquia me ha entrado definitivamente en el corazón. Sacerdotes como el Padre Toño con su testimonio de vida y de entrega,El Diacono Uriel Alejandro Franco, siempre disponible, los colaboradores pastorales en todos los niveles, los devotos de la virgen de Aránzazu, los niños , los jóvenes… gracias! Gratitud que se extiende a tantas personas que en nuestra comunidad cultivan de modo convencido los valores de la solidaridad, haciéndose cercanos a los que necesitan particular ayuda. Reconocemos el trabajo que realizan los miembros de la pastoral de la vida, los miembros del ropero Santa Ana, los catequistasde la escuelita de la fe y los socios del Club rotario Neiva las Ceibas, todos ellos honran el empeño solidario de esta comunidad. Saludo cordialmente a todos los feligreses. Cada uno de ustedes, los que he conocido y los que no he tenido tiempo u oportunidad de conocer. El mundo de la escuela, los niños y los maestros, en particular los de la Normal Superior en sus sedes de la Floresta y la sede de las Brisas con sus chiquitines alegres y acogedores, los niños y profesores de la Casita encantada. Todos me han ayu d ad o a v i v i r u na ex p eri enci a increíble. Gracias a los medios de comunicación, especialmente a la Emisora


Surcolombiana y al canal local de televisión Alpavision, que domingo a domingo nos han transmitido la Santa Misa. A CNC TV que por mucho tiempo nos trasmitió los Minutos de Reflexión. Quiero aprovechar para pedir perdón, no de modo retórico, sino de modo verdadero, convencido, de no haber logrado llevar en serio un plan pastoral con una más clara identidad de Nueva Evangelización; por no haber llegado incluso a todos, por no haber hecho presencia allá donde el sacerdote es más necesario. Por cada omisión y por los momentos de impaciencia, créanme, no ha sido por mala voluntad, por eso espero que los sentimientos negativos que alguno pueda tener en su corazón los cambie en momentos de oración.

entregarle al nuevo encargado. Les ruego que lo acojan con mucho cariño y le presten el mayor apoyo para que la obra del Señor siga adelante Confiamos al Señor de la Misericordia y a Nuestra Madre Santísima de Aránzazu, las familias, los jóvenes, los niños, los enfermos. El testimonio de fe profunda hallada en muchos, especialmente en los ancianos y enfermos Y en el haber podido acompañar a muchos en el duelo por todos los queridos hermanos difuntos, entre cuyo muchos hijos y padres precozmente volados al cielo; quienes serán para siempre nuestros hermanos y padres en el cielo. Bendiciones P. Juan Carlos Liévano

Podremos compartir la Eucaristía hasta el final de mes. Cuando tendré que

Memorare Fray Luis de Granada, O.P. (1504-1588) No me desampare tu amparo, no me falte tu piedad, no me olvide tu memoria. Si tú, Señora, me dejas, ¿quién me sostendrá? Si tú me olvidas, ¿quién se acordará de mí? Si tú, que eres Estrella de la mar y guía de los errados, no me alumbras, ¿dónde iré a parar? No me dejes tentar del enemigo, y si me tentare, no me dejes caer, y si cayere, ayúdame a levantar. ¿Quién te llamó, Señora, que no le oyeses? ¿Quién te pidió, que no le otorgases? 5


APRENDER A ORAR, PARA APRENDER A VIVIR. No. 167. ¿Qué signi ica dar la vida? No se trata de dar algo: tome este regalo, acepte este dinero; se trata de DARSE. Y para darnos tenemos que desprendernos, y todo desprendimiento es a veces doloroso; todo lo que está adherido vitalmente a la persona, como perdonar, adaptarse... Antes de darnos necesitamos desligarnos y ese desprendernos de algo vivo es morir un poco, para ası́ amar como la de inició n oblativa del amor fraterno. Cuando en la comunidad hay una persona que por diferentes circunstancias histó ricas o temperamentales nos produce rechazo ¿qué podemos hacer para amarla? Tenemos que negarnos (Mt 16,24) a esos instintos, desprendernos de esos impulsos de resistencia y darnos en forma de aceptació n, de acogida, de amabilidad, de escucha, de comprensió n, de amor como una oblació n. Resultado: en Diá logo con el Señ or, invité moslo a iluminarnos y fortalecernos para darnos en forma de perdó n a aquel que nos hizo dañ o; sabemos que debemos morir a algo nuestro muy vivo como el resentimiento, olvidar las viejas heridas, los juicios o las ofensas, y darnos en forma de perdó n, con bondad y paciencia. (Continuará : No. 168. Sin Oració n, es má s difıćil el amor oblativo)

6


ASUNCIÓN DE LA VIRGEN MARÍA Por fin María llegó también al final. ¿Cómo sería el término de esta criatura prodigiosa que tanto amó? Los cris anos, especialmente a par r de los siglos V y VI empezaron a interesarse por la suerte úl ma de la Señora. Una intuición de fe iluminada por las promesas de Dios no les aseguraba que ella no hubiera muerto, pero todo en ella tenía que ser dis nto. A ella tuvo que sucederle otra cosa. Nos hablan de \"dormición\", \"tránsito\", \"glorificación\", \"asunción\". Todo significa lo mismo. Que María llegó a la apoteosis final. Que descansa para siempre en el corazón de Dios. Que nada de Ella se ha perdido. Que toda entera, cuerpo y alma, asciende a la gloria celes al. Pío XII, el 1 de noviembre de 1950, proclamó: \"La Inmaculada Madre de Dios, la siempre Virgen María, terminado el curso de su vida terrena, fue asunta en cuerpo y alma a la gloria celes al\". En este día fue \"supercanonizada\" María. Y María triunfa porque siempre estuvo asociada a su Hijo. Como El, sufrió, penó, murió. No podía menos de ascender por la gracia de Dios a la vida eterna. Por nosotros y por nuestra salvación vivió en la erra, y por nosotros y por nuestra salvación, como el Señor, nos mira desde el cielo. Si nosotros camináramos como Ella siempre al lado del Señor y sin perderla de vista en nuestro corazón... Está claro que en su compañía nos hallamos en pleno día, pues su azul diáfano no admite dudas. Esos momentos radiantes que María nos hace vislumbrar llenan la vida de resurrección y nos ayudan a resucitar a los demás. Santa María, que mientras caminamos, tu Asunción nos valga. Y llévanos un día hacia donde Tú estás. Pero llévanos. Tú, Señora del Buen Aire. Cuando quieras, pero mejor un día en que los cris anos te honran, Nuestra Señora. 7


NOTI-COMUNIDAD VIGILANCIA CONTINUA POR LA HORA INCIERTA Anotábamos el Domingo anterior cómo el tema del dinero fue tratado por el Señor, dueño de todas las cosas, con mucha frecuencia y ocasión. San Lucas, cuyo Evangelio corresponde a este ciclo litúrgico, con un estilo exquisito va narrando los episodios acomodados siempre al contexto histórico que vivió la comunidad cristiana y que es factor indispensable para la redacción de los textos evangélicos que hoy tenemos. La realidad nuestra es que vivimos y nos organizamos como si fuéramos a vivir para siempre, como si Dios no existiera y como si nuestro destino se agotara en la tierra. El sistema de la seguridad de la cual tanto se habla en términos políticos ha calado hasta en la más pequeña empresa doméstica; hoy todo está asegurado, el carro, la casa, la cosecha y hasta las piernas de los futbolistas, todo se volvió “seguridad democrática”. Hay seguros de vida, pero la gente siempre se muere y los accidentes no cesan. Los seguros generalmente ayudan a los herederos solamente. Cristo nos propone una seguridad en base al amor que nos tiene y a la promesa de un más allá en el reino. Así podemos entender mejor las advertencias de hoy en este domingo 19 del tiempo ordinario, en especial en la carta a los Hebreos “Fe es la seguridad de lo que se espera”. La primera: No tener miedo, estar tranquilos en base a que Dios es el único que cumple las promesas y como un Padre bueno nos espera en “habitaciones especiales” en su casa, pues se fue primero a prepararnos un lugar y luego Parroquia de Aranzazu Neiva parroquia de aranzazu neiva 8

volverá para llevarnos Él mismo como lo arma San Juan en su Evangelio. Entonces como la zozobra e intranquilidad vienen de la posesión y acumulación de bienes nos aconseja poner nuestra suerte y fortuna donde no haya “ni polilla ni ladrones”. Segunda: Estar preparados y vigilantes; utiliza San Lucas una expresión muy de los orientales: “los lomos ceñidos y las lámparas encendidas”. Entre ellos tener la túnica levantada, recogida a la cintura con un ceñidor era una disposición necesaria no solo para el trabajo y la marcha, sino como simple condición de conveniencia y de decoro para recibir al amo; tener suelta la túnica era una libertad y descuido intolerable ante personas dignas de respeto. Las lámparas encendidas y los lomos ceñidos, signicaban el conjunto total de disposiciones con que hemos de estar preparados para recibir al Señor en cualquier hora, No se pueden restringir estos términos solamente a la castidad y a la fe. Tercera: a la pregunta de Pedro sobre si el tema era también para ellos, Jesús nos da a todos la exigencia de ser “administradores eles y solícitos” de todo lo que Él nos ha dado: vida, tiempo, profesión, bienes, autoridad y fe. Cuarta: “Al que mucho recibió, mucho se le pedirá”; eso se llama justicia. Como el juez no se sabe a qué horas llegará todas las horas son de vigilancia y de buena administración. Hay que ser eles y solícitos en la mayordomía… P . Toño Parra.

3208440741

@parrodearanzazu parroquia de aranzazu neiva

Profile for Parroquia  Nuestra Señora de Aranzazu

Ecos de Aranzazu Nº 239  

Advertisement