Page 1


Capítulo 1 ARTRITIS REUMATOIDE

Cuando conocí a June, esta era una señora de sesenta y ocho años a la que habían diagnosticado artritis reumatoide (AR) dos años antes. Aunque su médico le había recetado tres fármacos fuertes con los que se suele tratar la AR (prednisona, metrotrexato y, más recientemente, hidroxicloroquina, de nombre comercial Plaquenil), y tomaba a diario Aleve, un medicamento sin receta, tenía dolores tan agudos en las manos que esta mujer, que trabajaba, estaba casada y tenía cuatro hijos, no era capaz de abrir una botella de agua, de sostener un libro ni de cepillarse el pelo. Una tarea tan sencilla como ponerse un sujetador le resultaba tan penosa que su marido tenía que ayudarla a vestirse todas las mañanas. Aquello era devastador para una mujer atareada e independiente como ella. El tratamiento convencional tampoco le había resuelto el resto de los síntomas. Por desgracia, el caso de June no es único, y esto es lo que lleva a los pacientes de AR, frustrados, a acudir a especialistas como yo, como última esperanza. Aplicando el planteamiento de la medicina funcional, he ayudado a millares de personas que tenían trastornos inflamatorios a reducir el dolor y a volver a

8445-804 La curacion de la artritis.indd 37

22/4/19 13:06


38

la curación de la artritis

vivir de manera plena, después de haberse visto marginados de la vida por sus síntomas. Esto fue lo que le sucedió a June. A los tres meses de nuestra primera consulta ya era capaz de abrir las botellas de agua con mayor facilidad, de cepillarse el pelo y de vestirse sin ayuda con dolores mínimos. Le mejoraron las molestias de las rodillas, y tenía el nivel de energía más alto de lo que lo había tenido desde hacía meses, puede que desde hacía años incluso. También fue capaz de reducir a la mitad la dosis de prednisona, y ya no tomaba Aleve todos los días sino solo tres o cuatro días por semana. Pero esto no era más que el principio. A June le fue mejorando el estado de salud a medida que seguía el Protocolo para la artritis, que expondré más adelante en este libro. Si presento la historia de June es porque muestra que, con paciencia y perseverancia, hay esperanza para todos los que padecen este trastorno. En efecto, existe la esperanza de que puedas verte libre de síntomas, y existe la esperanza de que puedas hacer una vida plena en vez de ver la vida desde un rincón. Yo considero que la AR es la Reina de las Artritis. La artritis reumatoide es la que tiene más capacidad para hacer daño, como la reina en el ajedrez. Y también como la reina en el ajedrez, que es la única pieza que puede moverse en todas direcciones, la AR tiene una capacidad imprevisible de provocar una gran variedad de síntomas. El trastorno se caracteriza por inflamación crónica de las articulaciones con dolores agudos e hinchazón, lesiones de las articulaciones e incapacidad. También puede presentarse con dolores y molestias musculares, en lo que se aprecia claramente que se trata de una enfermedad sistémica que produce inflamación por todo el cuerpo. La AR afecta característicamente a múltiples articulaciones de las manos, pies y muñecas, trastorno llamado poliartritis. Si se deja sin tratar, el cartílago y el hueso se pueden erosionar, ocasionando destrucción de las articulaciones, y los tendones y los ligamentos se pueden alargar, produciéndose

8445-804 La curacion de la artritis.indd 38

22/4/19 13:06


capítulo 1: artritis reumatoide

39

deformidades. En el peor de los casos puedes perder toda la funcionalidad de la articulación. Este avance rápido y esta gravedad de los síntomas provoca mucho miedo y temor tanto a los médicos como a sus pacientes, y a esto se debe que se suelan recetar en seguida fármacos muy fuertes. Otro problema muy grave para muchos pacientes con AR es la fatiga. Suele suceder que, a pesar de haber dormido toda la noche, te despiertas sintiéndote agotado y no eres capaz de afrontar las actividades diarias. Por ejemplo, no puedes concentrarte en el trabajo, o ir a la clase de yoga que tanto te gustaba, o no tienes energía para jugar con tus hijos. Con el tiempo, perderte estas partes de la vida, sencillas pero esenciales, puede llegar a deprimirte. Con el tiempo, también, se te va olvidando cómo te sientes cuando no estás fatigado. Por ejemplo, al cabo de seis meses de trabajar conmigo, June me comentó que le había subido mucho el nivel de energía, y que hasta entonces ni siquiera se daba cuenta de lo fatigada que había estado desde hacía años. Unos investigadores de la Universidad de Twente, en los Países Bajos, tras revisar muchos estudios sobre la AR y la fatiga, llegaron a la conclusión de que el dolor era el síntoma de la artritis reumatoide que aparecía asociado a la fatiga intensa con mayor frecuencia. Como cabía esperar, también aparecían asociados a la fatiga la pérdida de alguna funcionalidad física y las incapacidades de todo tipo, así como la depresión. Los resultados relacionados con el sueño eran indecisos: algunos estudios indicaban una relación y otros no. Esto me sorprendió, pues yo suelo observar que las personas que padecen artritis dolorosas duermen mal, lo que las deja agotadas. Resulta interesante que los pacientes con AR que tenían la impresión de recibir poco apoyo por parte de sus familiares y amigos, o de tener mayor estrés social, también se quejaban de niveles de fatiga más elevados1. (Puede discutirse cuál es la mejor manera de tratar la inflamación, pero

8445-804 La curacion de la artritis.indd 39

22/4/19 13:06


40

la curación de la artritis

todos podemos apoyar a nuestros seres queridos cuando no se sienten bien). Algunas veces, el dolor, la fatiga y otros síntomas son tan graves que te impiden funcionar, como en el caso de June, y otras veces son suaves y puedes vivir con ellos. Lo más frecuente es que se encuentren en algún lugar entre estos dos extremos.

¿Cuáles son las causas de la artritis reumatoide? Increíblemente, no conocemos la causa de esta enfermedad. Pero se suele aceptar que este trastorno autoinmune puede desencadenarse por determinadas infecciones microbianas en personas que tienen una susceptibilidad genética a la AR. Una de estas infecciones es la provocada por la bacteria llamada Proteus mirabilis, que se cree que desencadena la AR si infecta el tracto gastrointestinal o el urinario. Unos investigadores de la Universidad Griffith de Queensland, en Australia, llegaron a la conclusión de que la mejor manera de prevenir y tratar la AR sería limitar los niveles de las bacterias de este tipo en el tracto gastrointestinal y tratar las infecciones del tracto urinario. Cuando las P. mirabilis que se instalan en el sistema gastrointestinal interactúan con el sistema inmunitario y desencadenan la producción de anticuerpos, pueden poner en marcha una serie de eventos autoinmunitarios en cascada asociados a la AR. Yo me imagino a los anticuerpos como unos misiles dirigidos que lanzan tus células inmunitarias para atacar a un enemigo que ha desencadenado en tu organismo una respuesta de alarma. Algunas investigaciones han observado que al emplear plantas medicinales para destruir estas bacterias en el sistema gastrointestinal se reducía notablemente la producción de anticuerpos anti-proteus2. A estos mismos pacientes también les mejoraban los síntomas

8445-804 La curacion de la artritis.indd 40

22/4/19 13:06


capítulo 1: artritis reumatoide

41

de la artritis. El estudio mostró claramente que tratar las bacterias intestinales es una estrategia válida para tratar la artritis inflamatoria, y contribuye a asentar las bases científicas de mi planteamiento de reparación del sistema gastrointestinal en el Protocolo para la artritis. También se han estudiado como causas en potencia de la AR las bacterias, los hongos y los virus. Además del Proteus, se han descrito como causas de la AR otros patógenos bacterianos como la Coxiella burnetii, bacterias anaeróbicas orales, y las especies Staphylococcus, Streptococcus, Neisseria, Haemophilus y Mycoplasma, aunque no se han recogido indicios lo bastante sólidos como para demostrarlo. Un equipo de investigadores de la Universidad Baqiyatallah de Ciencias Médicas de Teherán, en Irán, estudió el fluido de las articulaciones de personas con AR, buscando diversas especies de Mycoplasma. Un 23 por ciento tenían una especie; un 17,5 por ciento tenían una segunda especie, y un 10 por ciento tenían una tercera, lo que demostraría que el Mycoplasma no es la causa de la AR en todas las personas, pero que podría serlo en algunas. Esto viene a apoyar también la idea de que las infecciones podrían ser uno de los factores desencadenantes de la AR, y de que tratar las infecciones, o ayudar al sistema inmunitario a combatirlas mejor reparando y reforzando las bacterias intestinales, es una estrategia que merece la pena incorporar dentro de un planteamiento amplio y eficaz de la prevención y el tratamiento de esta enfermedad3. La genética explica solo un 20 por ciento, aproximadamente, de por qué ha desarrollado artritis reumatoide una persona. Del 80 por ciento restante son responsables los factores desencadenantes externos. Entre estos, además de las infecciones, se cuentan el tabaco, una dieta rica en alimentos que producen inflamación, como el azúcar, los fritos, las carnes rojas, los pro-

8445-804 La curacion de la artritis.indd 41

22/4/19 13:06


42

la curación de la artritis

ductos lácteos y el alcohol; el estrés crónico severo y constante; un hecho traumático repentino (un factor de estrés que se produce de repente y abruma al organismo); una lesión física; y la exposición a toxinas medioambientales tales como el mercurio en el pescado y otras toxinas como los pesticidas y los plásticos4. Se cree que, a semejanza de la mayoría de los trastornos inflamatorios crónicos, este está provocado por una interacción de estos factores desencadenantes potenciales en las personas que tienen una susceptibilidad genética. Los investigadores de la Universidad de Roma, en Italia, trabajan para detectar una pauta genética concreta que esté asociada a la AR, y que nos ayudaría a identificar a las personas que tienen mayores probabilidades de desarrollar esta enfermedad5. Con el avance de las investigaciones, la identificación de más genes puede ayudar a crear tratamientos específicos que vayan dirigidos expresamente hacia esos genes. Mientras tanto, tenemos que atender a los factores desencadenantes externos. No olvides que estos también están influyendo sobre tu artritis, aunque no conozcamos todos los genes concretos que intervienen. Puedes pasar por el estrés de un divorcio sin llegar a desarrollar nunca AR, mientras que a tu mejor amigo este mismo hecho traumático le desencadena la enfermedad porque tiene una sensibilidad genética en ese sentido. O bien, el divorcio puede provocarte a ti una artritis leve y a tu amigo otra más grave. Por eso es preciso que determinemos con precisión tus propios factores desencadenantes en potencia. Hecho eso, podremos resolver el problema subyacente para que vivas libre de síntomas. En La curación de la artritis trabajaremos juntos para resolver esos factores desencadenantes.

8445-804 La curacion de la artritis.indd 42

22/4/19 13:06


capítulo 1: artritis reumatoide

43

Autoinmunidad y estrés oxidativo La artritis reumatoide es una enfermedad autoinmune en la que las células del sistema inmunitario atacan al tejido interior de las articulaciones, desencadenando la inflamación. Los investigadores del Centro Médico Universitario de Utrecht, en los Países Bajos, estudiaron lo que sucede en las articulaciones para que se produzca la inflamación. Cuando estás sano, el tejido blando que está entre la cápsula articular y la cavidad articular (llamado membrana sinovial) segrega un fluido que lubrica la articulación. Cuando tienes AR, este tejido blanco se inflama, lo que puede hacer que las células de la zona tengan un crecimiento excesivo y se engrosen, trastorno que se llama hiperplasia. Con el tiempo, esto puede conducir a la destrucción del cartílago y del hueso. Se cree que este proceso comienza cuando diversos tipos de células inmunitarias producen anticuerpos que atacan a las articulaciones dentro del proceso autoinmunitario y desencadenan una inflamación duradera. También se liberan, tanto en las articulaciones como en el resto del organismo, unas sustancias químicas inflamatorias llamadas citoquinas. Si tu sistema inmunitario está equilibrado y sano, esta respuesta la desactivan los linfocitos T reguladores, que forman parte de tu ejército de células inmunitarias. Pero parece ser que las personas con AR tienen debilitados estos linfocitos T reguladores, con lo que se agrava el dolor, la inflamación y otros síntomas6. Este ataque autoinmunitario también produce estrés oxidativo, que es un proceso muy normal que tiene lugar cuando las células de tu organismo llevan a cabo su labor cotidiana. En el transcurso de esta labor producen unas moléculas llamadas radicales libres, que yo me imagino como si fueran chispas o llamitas. A continuación, el sistema de defensa antioxidante de tu

8445-804 La curacion de la artritis.indd 43

22/4/19 13:06


44

la curación de la artritis

organismo apaga esos radicales libres. En realidad, al cuerpo le resulta útil para sus actividades rutinarias tener un cierto nivel, bajo, de estrés oxidativo. Como desarmar los radicales libres es un proceso normal, la naturaleza nos ha dado antioxidantes en los alimentos que comemos, sobre todo en las frutas y verduras, algunas de las cuales se caracterizan por sus colores vivos y variados. Entre los antioxidantes se cuentan vitaminas como la A, la C y la E, así como otros compuestos de colores vivos llamados fitonutrientes, cuyos nombres pueden sonarte, como el resveratrol de las uvas rojas. Por eso debes consumir a diario alimentos ricos en antioxidantes, para proporcionar a tu organismo el extintor necesario para que apague las chispas. Por el contrario, si no consumes los antioxidantes necesarios para tener controladas las chispas, los radicales libres acaban por imponerse, las chispas se convierten en incendio que alimenta la inflamación y el daño de los tejidos y, en último extremo, la enfermedad. El estrés oxidativo puede afectar más concretamente a tus células inmunitarias porque estas son muy activas y producen y liberan radicales libres en su labor diaria de protegerte. Así es como creemos que se asientan y medran la AR y otros trastornos artríticos inflamatorios. Son muchísimos los estudios que han indicado que las personas con AR tienen niveles elevados de unas moléculas llamadas especies de oxígeno reactivo (EOR), familia de radicales libres que tienen la capacidad de deteriorar los lípidos (grasas que forman parte de todas las células y entre las que se cuenta también el colesterol, y que son el modo en que el organismo transporta las grasas de una célula a otra), las proteínas (base esencial de todos tus tejidos, entre ellos los de las articulaciones) y el ADN (el código genético de todas las células) en el tejido de las articulaciones. En condiciones normales, las EOR están controladas por diversos sistemas de defensa antioxidante del organis-

8445-804 La curacion de la artritis.indd 44

22/4/19 13:06


capítulo 1: artritis reumatoide

45

mo. Pero en el caso de las personas con AR, los antioxidantes no dan abasto, los radicales se descontrolan, y esto daña los tejidos. Este nivel elevado de estrés oxidativo, sumado al ataque constante de tu sistema inmunitario a tus articulaciones, sigue alimentando la inflamación, y el proceso conjunto puede conducir, en último extremo, a la destrucción del hueso, de las articulaciones y del cartílago articular. Investigadores de la Universidad Musulmana de Aligarh, en la India, compararon el estrés oxidativo de pacientes de AR con el de individuos sanos que no estaban afectados por esta enfermedad. Observaron que las personas con artritis reumatoide manifestaban en sus tejidos niveles elevados de estrés oxidativo, incluida una mayor producción de radicales libres, y daños en las grasas (peroxidación de los lípidos), en las proteínas (oxidación de las proteínas) y en el ADN, debido a esos radicales libres. Además, las personas con AR tenían deteriorados los sistemas de defensa antioxidante, y niveles bajos de dos antioxidantes concretos: el glutatión y la vitamina C. El glutatión, un potente antioxidante que elabora el organismo, es, probablemente, el más importante de todos los antioxidantes, ya que actúa en el interior de todas las células para protegernos de los daños provocados por las EOR. Resulta interesante que en los sujetos que tenían artritis reumatoide desde hacía más tiempo se observaron niveles más elevados de estrés oxidativo y niveles inferiores de antioxidantes; y cuanto más altos eran los niveles de estrés oxidativo, más graves eran sus niveles de dolor y de incapacidad7. Siguen realizándose investigaciones dirigidas a verificar la idea de que el estrés oxidativo es signo característico de la AR. Según expertos de la Universidad de Chihuahua, en México, parece ser que los radicales libres dañan directamente el cartílago de las articulaciones, lo que demuestra que existe estrés oxi-

8445-804 La curacion de la artritis.indd 45

22/4/19 13:06


46

la curación de la artritis

dativo en el sinovio de la articulación misma8. También observaron que los radicales libres desempeñaban un cierto papel en el desencadenamiento de las respuestas inflamatorias e inmunitarias del organismo, y que las personas que tenían estas respuestas también tenían niveles bajos de antioxidantes, entre ellos el glutatión, la vitamina E, el betacaroteno y la vitamina A. No está claro si los niveles bajos de antioxidantes son consecuencia de la artritis o si existían previamente y permitieron que el estrés oxidativo se agravara, como un tren descontrolado que ha perdido los frenos. En cualquiera de las dos situaciones, la clave última para revertir la inflamación y el dolor de este trastorno es consumir los antioxidantes suficientes en la dieta, y quizá por medio de suplementos en una primera etapa. Tu sistema antioxidante emplea muchas enzimas (proteínas que hacen de catalizadoras de las reacciones químicas de tu organismo), vitaminas, minerales y aminoácidos (los componentes básicos de las proteínas que comemos) para gestionar el estrés oxidativo. Por eso tiene tanta importancia tu dieta, y por eso una falta de estos nutrientes puede contribuir a que te aparezca la artritis. (En el capítulo 7, «Alimentos y fuego», aprenderás a potenciar tu sistema antioxidante por medio de la dieta). Los factores y los desencadenantes medioambientales también pueden aumentar el estrés oxidativo; y a algunas personas esto les afecta más que a otras y les produce unos fuegos mayores que requieren más antioxidantes todavía. Con el tiempo, si las llamas crecen demasiado, el resultado es la inflamación desbocada y los daños en los tejidos. Los factores ambientales desencadenantes del estrés oxidativo son los mismos que provocan el deterioro del sistema inmunitario: los alimentos inadecuados o la falta de alimentos adecuados, el estrés emocional y los traumas, el deterioro de la salud gastrointestinal, y las toxinas e infecciones. Todos estos factores

8445-804 La curacion de la artritis.indd 46

22/4/19 13:06


capítulo 1: artritis reumatoide

47

aumentan los radicales libres, como expongo por extenso en mi primer libro, Regenera tu sistema inmunitario. En dicho libro me centraba en los pasos necesarios que hay que seguir para eliminar estos factores desencadenantes, de modo que el sistema inmunitario empiece a funcionar de nuevo como es debido. Con este proceso también estamos tratando y reduciendo el estrés oxidativo. El Protocolo para la artritis se centra en sanar tu sistema gastrointestinal, en cambiar tu dieta y en ayudarte a que comprendas los traumas y el estrés que tienes en tu vida para que se reduzca el estrés oxidativo y la inflamación y mejore permanentemente tu salud. Las toxinas medioambientales también generan niveles elevados de radicales libres que provocan estrés oxidativo en el cuerpo. Los más comunes que se han estudiado en su relación con la autoinmunidad son los metales pesados, los pesticidas y el tabaco. Que estas toxinas te lleguen a provocar síntomas o enfermedad depende de tu susceptibilidad genética, de la magnitud de tu exposición y del grado en que tu dieta y tu estilo de vida te ayudan a cubrir tu necesidad elevada de antioxidantes9. Por tanto, si tienes AR u otra artritis inflamatoria, es que tienes demasiado estrés oxidativo, por lo que deberás prestar atención a tu exposición a las toxinas dentro de tu tratamiento. La Dieta del intestino permeable para la artritis del capítulo 10 te ayudará a reducir la carga de toxinas además de reducir la inflamación y el dolor. Dado que las toxinas son un factor desencadenante de tal importancia para la autoinmunidad en general, en mi libro Regenera tu sistema inmunitario presento un programa de destoxificación en profundidad. En el presente libro nos centramos en la relación entre el sistema gastrointestinal y la artritis porque las investigaciones recientes han demostrado que este es el factor desencadenante más importante para este trastorno. Lo estudiaremos más a fondo en el capítulo 5, «La relación entre el sis-

8445-804 La curacion de la artritis.indd 47

22/4/19 13:06


48

la curación de la artritis

tema gastrointestinal y la artritis», y en el capítulo 6, «La cura del sistema gastrointestinal». Antes de que sigamos adelante quiero decirte una cosa más. Si tienes AR y fumas, deberás dejar de fumar si quieres ponerte mejor. Existe una relación clara entre el consumo de tabaco y la AR, más clara que para ningún otro tipo de artritis ni para ninguna otra toxina. Se considera que el hábito de fumar es el factor desencadenante número uno de la AR, pues introduce en el cuerpo muchas toxinas (como el metal pesado cadmio) y aumenta el estrés oxidativo. Además, los estudios han indicado que el tabaco puede desencadenar uno de los anticuerpos asociados a la AR10. El hábito de fumar no solo aumenta el riesgo de padecer AR, sino que multiplica las probabilidades de sufrir una forma más grave de la enfermedad y dificulta la mejora que produce el tratamiento11. El practicante de la medicina funcional dedica mucho tiempo a estudiar tanto tu pasado como tu presente, con el fin de determinar qué es lo que te ha provocado, probablemente, tu artritis concreta, y preparar, a continuación, un plan de tratamiento personificado. Cuando hice esto con June, me di cuenta de que sus factores desencadenantes eran, seguramente, el deterioro del sistema gastrointestinal, la exposición a las toxinas y el estrés, que puede causar daños a las bacterias intestinales y al revestimiento intestinal. Aunque June no había sufrido traumas en sus primeros años, sí había tenido algunos en su vida adulta. El mayor de los cuatro hijos de June tiene necesidades especiales, y uno de los medianos tuvo que someterse a una intervención quirúrgica importante varios años atrás. Además, estaba claro que el trabajo de June como profesora le producía estrés y le afectaba a la AR, pues parecía que sus síntomas fluctuaban en consonancia con el calendario escolar. Cuando empezamos a trabajar juntas estábamos hacia el final del curso escolar, y sus sín-

8445-804 La curacion de la artritis.indd 48

22/4/19 13:06


capítulo 1: artritis reumatoide

49

tomas mejoraron rápidamente durante el verano. Pero llegó septiembre, y al cabo de pocos meses tuvo una recaída. La buena noticia fue que después de diez meses más de trabajar juntas, cuando volvió a comenzar el curso, no empeoró. —Dos años atrás llegaba al aula cojeando y no era capaz de sostener un lápiz —cuenta June—. Ahora puedo andar, llevar mis libros y papeles y mover objetos en mi aula sin dolor. Me resulta tan poco habitual, que no hago más que esperar el momento de despertarme de este sueño. No era un sueño. Si bien cada persona tiene su conjunto personal de circunstancias que le desencadenan la artritis, sabemos que la causa subyacente básica y más importante de la artritis es un problema en el sistema gastrointestinal. El desequilibrio de las bacterias intestinales puede conducir a un trastorno llamado síndrome del intestino permeable. Este, a su vez, puede desencadenar la autoinmunidad, inflamación sistémica y estrés oxidativo, y se encuentra en el corazón mismo del problema de la mayoría de mis pacientes. En la Segunda parte, «Curar el sistema gastrointestinal, curar las articulaciones», exploraremos lo que sabemos acerca de cómo los problemas del sistema gastrointestinal provocan problemas en las articulaciones, y allí proseguiremos con nuestro estudio de las causas de la AR.

Diagnóstico de la artritis reumatoide Hasta el año 2010, los reumatólogos aplicaban para diagnosticar la AR unos criterios establecidos en 1987 que se centraban en síntomas de enfermedad a largo plazo, tales como los nódulos reumatoides (bultos que pueden desarrollarse en las proximidades de una articulación inflamada), las lesiones de

8445-804 La curacion de la artritis.indd 49

22/4/19 13:06


50

la curación de la artritis

las articulaciones y los resultados radiológicos. Pero en 2010 el Colegio Estadounidense de Reumatología (CER) redefinió la enfermedad y puso al día sus criterios de diagnóstico de la misma, que ahora se centran en nuevos análisis de anticuerpos y de inflamación y en signos y síntomas de inflamación como el dolor y la hinchazón de las articulaciones. Además, a diferencia de los criterios de 1987, ya no es preciso tener lesiones de las articulaciones para recibir el diagnóstico. Este planteamiento actualizado no solo facilita a los médicos el diagnóstico de la AR sino que identifica a las personas que pueden encontrarse en las primeras etapas de la enfermedad, quizá hasta cinco años antes de que cumplan los criterios plenos para que se les diagnostique la AR, según investigaciones de la Universidad de Manchester, en el Reino Unido12. Parece que hoy hay más personas que nunca con AR, pero resulta difícil determinar si es que verdaderamente hay más casos, o si es que se están haciendo más diagnósticos tempranos13. En cualquiera de los dos casos, estas nuevas directrices son un paso positivo, pues nos permiten tratar la artritis y revertir su avance antes de que cause daños, ya sea por medio del tratamiento convencional o siguiendo el planteamiento de medicina funcional que presentamos en este libro. En la tabla siguiente puedes ver los criterios de clasificación del CER de 2010, y si te han diagnosticado AR te recomiendo que calcules tu puntuación para que puedas ir midiendo tus avances a medida que sigues el protocolo. Aspiramos a que tu puntuación caiga por debajo de 6, lo que indicaría que tu artritis está remitiendo.

8445-804 La curacion de la artritis.indd 50

22/4/19 13:06


capítulo 1: artritis reumatoide

51

CRITERIOS DE CLASIFICACIÓN DEL COLEGIO ESTADOUNIDENSE DE REUMATOLOGÍA Tienes artritis reumatoide si (1) tienes inflamación en al menos una articulación, que no se explique por otra enfermedad, y (2) obtienes una puntuación de 6 puntos o más según los criterios diagnósticos siguientes:

Puntuación

Tu puntuación

Articulaciones: elige una respuesta Una articulación grande (hombro, codo, cadera, rodilla, tobillo)

0

De dos a diez articulaciones grandes

1

De una a tres articulaciones pequeñas (muñeca, dedos, pulgar, dedo del pie). En las manos se incluye la articulación de la base de los dedos, la articulación del dedo más próxima a la mano (proximal) y la muñeca. En los dedos de los pies se incluye la articulación de la base del dedo, salvo la del dedo gordo

2

De cuatro a diez articulaciones pequeñas

3

Más de diez articulaciones pequeñas y grandes

5

Análisis de anticuerpos: elige una respuesta Resultados negativos en (1) análisis de sangre de factor reumatoide (FR) y (2) análisis de sangre de anticuerpos antipéptido citrunilado cíclico (anti-CCP)

8445-804 La curacion de la artritis.indd 51

0

22/4/19 13:06


52

la curación de la artritis

Puntuación Resultado positivo bajo de FR o de anti-CCP

2

Resultado positivo alto de RF o de anti-CCP*

3

Tu puntuación

Análisis de sangre de inflamación: elige una respuesta Resultados normales en análisis de sangre de proteína C reactiva (PCR) y de tasa de sedimentación de eritrocitos (ESR)

0

PCR o ESR anormales

1

Duración de los síntomas (dolor, hinchazón, hipersensibilidad en las articulaciones): elige una respuesta Menos de seis semanas

0

Seis semanas o más

1

TU PUNTUACIÓN TOTAL

RESULTADOS • Si tienes una puntuación de 6 o más, es probable que tengas artritis reumatoide. • Si tu puntuación es inferior a 6, no tienes AR, o te ha remitido. • Aunque tu puntuación esté por debajo de 6, se te puede diagnosticar AR sobre la base de los resultados de radiología, ecografía, resonancia magnética o TAC. * Se define como resultado positivo alto para la FR o la anti-CCP un valor tres veces mayor al límite superior de los valores normales de análisis.

En los análisis de sangre de anticuerpos para diagnosticar la AR se buscan los anticuerpos llamados factor reumatoide (FR) y anticuerpos antipéptido citrunilado cíclico (anti-CCP), que sue-

8445-804 La curacion de la artritis.indd 52

22/4/19 13:06