16045c

Page 1


S A L D E T U ZO N A D E CO N F O R T Y A P R OV E C H A T U P O T E N C I A L C R E AT I VO

El poder del asombro.indd 5

8/28/18 12:07 PM


EL PODER DEL ASOMBRO Sal de tu zona de confort y aprovecha tu potencial creativo Título original: CHOOSE WONDER OVER WORRY. Move Beyond Fear and Doubt to Unlock Your Full Potential © 2018, Amber Rae Publicado según acuerdo con St. Martin’s Press en asociación con International Editors’ Co. Todos los derechos reservados. Traducción: Pilar Obón Diseño de portada: Olya Kirilyuk Fotografía de portada: Alim Yakubov / Shutterstock.com Fotografía de la autora: Maltsava D. R. © 2018, Editorial Océano de México, S.A. de C.V. Homero 1500 - 402, Col. Polanco Miguel Hidalgo, 11560, Ciudad de México info@oceano.com.mx Primera edición: 2018 ISBN: 978-607-527-730-1 Todos los derechos reservados. Quedan rigurosamente prohibidas, sin la autorización escrita del editor, bajo las sanciones establecidas en las leyes, la reproducción parcial o total de esta obra por cualquier medio o procedimiento, comprendidos la reprografía y el tratamiento informático, y la distribución de ejemplares de ella mediante alquiler o préstamo público. ¿Necesitas reproducir una parte de esta obra? Solicita el permiso en info@cempro.org.mx Impreso en México / Printed in Mexico

El poder del asombro.indd 6

8/28/18 12:07 PM


El camino del

ASOMBRO

PARTE UNO:

las dos voces

PARTE TRES:

la uniรณn

PARTE DOS: los

mitos de la preocupaciรณn

El viaje hacia la verdad

El poder del asombro.indd 9

8/28/18 12:07 PM


El poder del asombro.indd 10

8/28/18 12:07 PM


Índice

LA INTRO, 15 Hablemos con la verdad: las cosas son acerca de ser salvajemente honesta, 17 No mueras cuando tus dones todavía están adentro, 20 Una confesión: yo estaba muriendo con mis dones todavía adentro, 24 La opción: moverse de la Preocupación al Asombro, 27

PARTE UNO: LAS DOS VOCES, 29 Conoce a la preocupación y al asombro, 31 No toda la preocupación es destructiva. Puede ser útil, 33 El mito de “no soy suficiente”, 36 El arte de elegir el Asombro, 38 Las tres “C” para mirarte a ti misma más claramente, 43

El poder del asombro.indd 11

8/28/18 12:07 PM


12

El poder del asombro

PARTE DOS: LOS MITOS DE LA PREOCUPACIÓN, 45 “Estoy haciendo lo que pensé que ‘se supone que debía hacer’. Y lo odio.” Conoce al debería, 47 “Quiero Conoce al miedo, 56

, y temo que nunca lo obtendré.”

“¿Puedo en verdad confiar en mí misma?” Conoce a la autoduda, 62 “Todavía no estoy lista.” Conoce a la postergación, 70 “No tengo tiempo suficiente.” Conoce a estresada por completo, 77 “Estoy desgarrada.” Conoce a la incertidumbre, 82 “¿Por qué yo no?” Conoce a la envidia, 87 “Me siento estancada.” Conoce a la comparación, 95 “Tengo algo que probar.” Conoce a matarse por la aprobación, 102 “Fracasé. No, soy un fracaso.” Conoce a la vergüenza, 106

El poder del asombro.indd 12

8/28/18 12:07 PM


Índice

13

“¿Merezco ser amada?” Conoce a incapaz de despertar amor, 115 “Me rechazaron… otra vez.” Conoce a la derrota, 122 “¿Quién diablos soy para hacer esto? (Soy un fraude.)” Conoce al síndrome del impostor, 128 “¡No puedo hacerlo! Me juzgarán.” Conoce a ocultarse, 136 “Ay, Dios. Míralos.” Conoce al juicio, 141 “¿Son una amenaza?” Conoce a los celos, 145 “¿Qué carajos?” Conoce a la ira, 150 “Quien no sufre, no gana.” Conoce al sufrimiento, 157 “Me aterra ir ahí.” Conoce a la evasión, 162 “No hay forma de que pueda manejar esto.” Conoce a abrumada, 170 “Mi mente va a toda velocidad.” Conoce a la ansiedad, 175

El poder del asombro.indd 13

8/28/18 12:07 PM


14

El poder del asombro

“Eso no salió como esperaba.” Conoce a la pérdida, 181 “Estoy huyendo de mí misma.” Conoce a la adicción, 186 “Nunca debo cometer errores.” Conoce al perfeccionismo, 194

PARTE TRES: LA UNIÓN, 201 Conoce a la sabiduría, 203 “Estoy en casa.” Conoce a la plenitud, 204 Tu viaje comienza aquí y ahora, 207

LA CONCLUSIÓN, 211

Un corazón pleno y agradecido, 217

El poder del asombro.indd 14

8/28/18 12:07 PM


la

intro O lo que es lo mismo

Seamos realistas

El poder del asombro.indd 15

8/28/18 12:07 PM


El poder del asombro.indd 16

8/28/18 12:07 PM


HABLEMOS CON LA VERDAD: LAS COSAS SON ACERCA DE SER SALVAJEMENTE HONESTA Como escritora, conferencista y artista, algo con lo que he luchado de forma incansable al decir mi verdad —y una cuestión que se volvió muy íntima al escribir este libro— es: “¿Qué pensarán de mí?”. Lo que esta pregunta significa realmente es: “¿Qué tal si me rechazan y me abandonan?”. Como voraz consumidora de narrativas vulnerables, las historias que más resuenan conmigo son las que revelan, en vívidos detalles, el viaje del autor. No el detalle vívido tipo poresto-soy-tan-grande-y-exitoso, sino el detalle vívido tipo cómoarruiné-todo-y-me-caí-y-volví-a-levantarme. Porque en esta revelación de sí mismo, yo puedo verme más claramente. Al escribir este libro, me atuve a la misma ética: contar las historias de manera auténtica y transparente, y llenarlas de detalles salvajemente incómodos pero honestos, que me hicieran sentir como si estuviera desnuda ante ti sin nada que esconder. Mi intención al hacer esto no es que puedas conocerme, sino que puedas verte a ti mismo. Este proceso de revelación —voltearme al revés— es aterrador, vivificante, mortificante y estimulante. Evoca mis miedos de rechazo enraizados en lo profundo, y toca la más oscura

El poder del asombro.indd 17

8/28/18 12:07 PM


18

El poder del asombro

cuerda de mi preocupación: que puedo no merecer el amor y la conexión. Escribir este libro ha tomado cada onza de todo lo que hay en mi interior, y ha sido un profundo maestro para mi compromiso para vivir una vida que sea guiada con más fuerza por el Asombro que por la Preocupación. Cada vez que estoy por decir algo demasiado arriesgado o provocativo o verdadero, la “niña buena” y la “que busca complacer a la gente” que llevo dentro grita: No puedes decir eso. Pueden juzgarte. Puedes decepcionar a la gente. ¡Paraaaaa! Hubo muchas veces en el proceso de escribir este libro en que me cuestioné a mí misma, a la escritura, a si “debería” o no contar esta o aquella historia. Entonces consideré mis dos opciones: 1. Escribir el “libro seguro”: ese que no erizara plumas o sacudiera nada. 2. Escribir el “libro verdadero”: ese que puede erizar algunas plumas y sacudir ciertas cosas desagradables.

Comodidad

Verdad

Y dado que estoy comprometida a vivir una vida que sea verdadera sobre una que sea cómoda, me di cuenta de que sólo tenía una opción: decir mi salvaje verdad. Espero que, al leer este libro, sientas el impulso a hacer lo mismo. Comencemos.

El poder del asombro.indd 18

8/28/18 12:07 PM


No mueras cuando tus dones todavĂ­a estĂĄn adentro

El poder del asombro.indd 19

8/28/18 12:07 PM


20

El poder del asombro

NO MUERAS CUANDO TUS DONES TODAVÍA ESTÁN ADENTRO Estaba en la cocina de la casa de mi abuela cuando sonó el teléfono. —Es tu padre —dijo, volviéndose a mí y entregándome el teléfono—. Pero por favor, no le digas a tu mamá —susurró. Yo tenía tres años de edad. —Hola, papi —dije. —Hola, cariño —replicó él—. Te extraño. Sé que no he estado mucho ahí. Voy a irme por poco tiempo. Pero recuerda que sin importar qué pase, siempre te amaré. Aun cuando sólo tenía tres años, recuerdo la conversación como si estuviera enmarcada como una fotografía en mi mente. Puedo cerrar los ojos y ver dónde estaba parada en la cocina, el cable enrollado del teléfono envolviendo mis pequeños dedos, y la forma en que mi abuela me miró cuando dijo: “No le digas nada a tu mamá, ¿está bien?”. Yo sabía que algo no estaba bien. Mi padre era un brillante intérprete, compositor, músico y hombre de negocios. Era el cantante líder y tocaba varios instrumentos en una banda llamada Dreamer. Usaba su destreza financiera para ayudar a quienes lo necesitaban. En su primera cita con mi madre, hizo una gran primera impresión cuando ella tropezó y casi cayó en un charco de lodo, vestida toda de blanco. Antes de que cayera, él la tomó en sus brazos. Logró que ella, y todas las personas que conocía, creyeran que el mundo giraba alrededor de ellas. Cuando él estaba contigo, estaba contigo. Pero entonces comenzó a huir. Entre una infancia de abuso y una personalidad adictiva, la única forma que conocía para manejar su dolor era entumeciéndose. Cocaína. Rock and roll.

El poder del asombro.indd 20

8/28/18 12:07 PM


La introducción

21

Abuso de alcohol. Infidelidad. Irrumpir en nuestra casa bajo la influencia de algo, sacarme de mi cuna y manejar ciento veinte kilómetros hasta que mi madre, ferozmente, lo perseguía. No se estaba ganando exactamente el título de padre del año. Y entonces, pocas semanas después de nuestra charla, fue demasiado lejos. Después de una despedida de soltero, bajo la influencia de sabrá qué, decidió ponerse al volante. Se quedó dormido, se salió de un paso elevado de la autopista y cayó debajo de un camión. El hombre que ocupaba el asiento del pasajero, que iba a casarse al día siguiente, murió instantáneamente en el sitio. Mi padre, que no estaba usando un cinturón de seguridad, salió volando al asiento trasero. Nunca recuperó la consciencia. Pasó el siguiente año de su vida en coma, y los siguientes ocho con un grave traumatismo cerebral en un centro de cuidados. Mi mamá, que quería protegerme a mí y a la forma en que yo lo recordaba, me mantuvo a distancia. Ese espacio disminuyó cuando en una excursión escolar a un hospital en tercer grado pregunté: “¿Mi padre está aquí?”. Tenía curiosidad de ver al hombre que había ayudado a hacerme. Quería recordar la forma en que tocaba mi mano y me miraba. Quería recordar estar en su presencia cuando todavía estaba ahí. Tenía nueve años, y mi mamá aceptó que lo viera. Cuando entramos a su cuarto en el centro de cuidados, vi a un hombre al que casi no pude reconocer. Su cara estaba hinchada y su boca conectada a máquinas que lo ayudaban a respirar. Una venoclisis salía de su brazo hacia bolsas de sangre y había dispositivos monitoreando sus signos vitales. Conforme asimilaba la desgarradora escena en la que había entrado, mis ojos se abrieron mucho cuando vi fotos mías de todas las edades alineadas en las paredes. Mi nariz me picó

El poder del asombro.indd 21

8/28/18 12:07 PM


22

El poder del asombro

cuando la sensación de las lágrimas comenzó a acumularse en mis ojos. Pasé con él las siguientes horas, haciéndole preguntas que él no tenía la capacidad de responder, riéndome de su sonrisa bobalicona y asimilando la dosis de Papá que había anhelado toda mi niñez. Cuando llegó el momento de irnos, apreté su mano y le deseé que estuviera bien. Me pregunté si alguna vez lo volvería a ver. Cada día después de eso, pensé en él y le mandé paz. Deseé que su desgracia terminara y que su vida comenzara otra vez. Pocos días antes del día del Padre —en el cumpleaños de mi abuela— recibí la noticia de que había fallecido. Recuerdo vívidamente ese momento —el modo en que mi pelo estaba peinado en una cola de caballo, mis piernas cruzadas y el diario blanco y floreado en el que estaba escribiendo— porque en aquel instante tuve la más profunda sensación de confianza y alivio. Su sufrimiento había durado demasiado y ahora podía por fin descansar en paz. Sin embargo, lo que sí me molestó fue el desperdicio de su talento, su creatividad y sus dones. Aunque no tenía el vocabulario para interpretar mis emociones en esa época, ahora puedo poner en palabras las preguntas que sentí cuando era niña: me pregunté cuán diferente pudiera haber sido su vida si él hubiera tenido más dirección, más ánimo y más autocompasión. Me pregunté sobre las contribuciones que pudo haber hecho en su única vida si hubiera reunido el valor para enfrentarse a sí mismo, para trabajar en sus demonios y para entender la raíz de su dolor. Me pregunté qué arte habría salido de él, qué contribuciones de negocios podría haber hecho y el sentido de identidad que pudo haber descubierto en el camino. Él tenía tanto que dar, pero se perdió en el trayecto.

El poder del asombro.indd 22

8/28/18 12:07 PM


La introducción

23

Llámalo intuición, o mi consciencia superior, o un fragmento de algo que escuché una vez de Oprah, pero escuché, en forma muy específica, una voz calmada que susurraba estas palabras: Por favor, no mueras con tus dones todavía adentro. Y ahora me vuelvo hacia ti y digo lo mismo. Por favor, no te mueras con tus dones todavía adentro. Por favor, no seas como la mayoría de la gente que se arrepiente de lo que pudo haber hecho pero no hizo, como percibió la enfermera australiana Bronnie Ware, que confortaba a los moribundos en sus últimos días. “Desearía haber vivido una vida honesta conmigo mismo, no la vida que otros esperaban de mí”, es lo que ella descubrió que era el arrepentimiento más común. En su último aliento, la mayoría de la gente no honró ni siquiera la mitad de sus sueños. En vez de eso, se llevó a la tumba esos dones no expresados. En su libro Die Empty, Todd Henry dice que la tierra más valiosa del mundo no es Manhattan, ni los campos petroleros del Medio Oriente, ni las minas de oro de Sudáfrica. Es el cementerio. “En el cementerio están enterradas todas las novelas no escritas, todos los negocios nunca emprendidos, las relaciones que no se reconciliaron y todas esas cosas que la gente pensó: ‘lo haré mañana’. Un día, sin embargo, su mañana se acabó.” Cuando pienso en el día del accidente de mi padre, puedo cerrar los ojos e imaginar la larga lista de “mañanas” que pudo haber pasado por su mente cuando decidió manejar bajo la influencia de alguna sustancia: Mañana, beberé un poco menos. Mañana, tomaré una decisión más responsable. Mañana, veré casarse a mi mejor amigo. Mañana, llamaré a mi hijita. Mañana, resolveré mis diferencias con su madre.

El poder del asombro.indd 23

8/28/18 12:07 PM


24

El poder del asombro

Mañana, por fin grabaré mi disco. Mañana, yo… Pero este “mañana” nunca llegó. No quiero ser como mi padre. Recuerdo ese pensamiento en forma tan intensa como adolescente y adulta joven. No quiero ser como mi padre, lo cual en realidad quería decir: No quiero morir con mis dones todavía adentro. Es sólo ahora, como adulta, que puedo ver que yo era el don de mi padre, y su accidente fue uno de los míos. Su muerte prematura me hizo nacer a la comprensión de que la vida es frágil y que cada momento es una invitación para estar vivo. Eso condujo a mi profunda curiosidad acerca de lo que significa vivir a plenitud cada día, lo que me lanzó en una senda de plantearme —y de buscar una respuesta— una pregunta fundamental: ¿Cómo expresamos la plenitud de quiénes somos y qué tenemos para dar?

UNA CONFESIÓN: YO ESTABA MURIENDO CON MIS DONES TODAVÍA ADENTRO Este libro casi no se escribe. Yo estaba demasiado ocupada ayudando a otras personas a lanzar sus libros y carreras, creando un movimiento artístico global, enamorándome de un hombre increíble, organizando retiros de descubrimiento personal alrededor del mundo, compartiendo inspiraciones diarias para una audiencia devota y hablando en el escenario acerca de crear las cosas que más anhelamos. En el camino, me di cuenta de que era muy buena ocultándome de la única cosa que más anhelaba crear: este libro.

El poder del asombro.indd 24

8/28/18 12:07 PM


La introducción

25

Sabía que había un mensaje dentro de mí que debía compartir, una verdad que estaba lista para expresarse. Pero continué haciéndolo a mi manera. Cuando guardé silencio y me entró curiosidad de mí misma, me asomé a mi interior y descubrí una creencia central royéndome el alma y paralizándome. Noté que había una conversación constante en mi subconsciente, animándome a hacer todo menos lo que más quería. Descubrí un susurro omnipresente, doloroso para el corazón, que reptaba en mis sueños y en mi vigilia. La voz decía: “No eres lo bastante buena para hacerlo”. Y seamos honestos, no era sólo una voz: era todo un teatro lleno de críticos que cuestionaba mis talentos y mi valía. Escuchaba: “¿Quién eres tú para hacer esto?” “¿Qué no se ha hecho ya?” “¿Le importará a alguien?” “¿Y qué tal si la gente te juzga?” “¿Y qué tal si te rechazan, si fracasas, si caes al suelo sobre tu cara?” “¿Y qué pasa si te aburres? (Tú siempre te aburres.)” “Mira: ellos son mejores que tú.” “Tu historia no importa.” “¿Estás segura de estar lista?” “¿Tienes suficiente experiencia?” Y, por supuesto: “¿Eres lo bastante delgada, lo bastante lista o lo bastante talentosa para siquiera hacer esto?” (Agh. Qué molesto.) Estas preocupaciones me dominaron durante muchos años. Mi equipo de críticos internos regía mi vida y evitaba que escribiera este libro para ti. Pasaron los años sin mucho progreso. Los

El poder del asombro.indd 25

8/28/18 12:07 PM


26

El poder del asombro

cumpleaños y los Años Nuevos comenzaban con declaraciones atrevidas como: “¡Éste es el año en que me comprometo a escribir el libro que mi alma anhela escribir!”. Se lo decía a mis amigos. Lo escribía en un post-it y lo pegaba en mi espejo. Comenzaba cada día con afirmaciones positivas. Crearía otro documento de Google intitulado ¡EL LIBRO! y comenzaría a escribir. Entonces pasaban algunas semanas, comenzaban a acumularse las distracciones y de pronto todas las otras “cosas importantes” tomaban el control. Lentamente, saboteaba mi mayor sueño. “¿Por qué no puedo comprometerme?”, me preguntaba, avergonzada. “¿Por qué no puedo hacer lo único que más significa para mí?” Veía con envidia cómo mis amigos sacaban sus libros al mundo. Claro que me sentía feliz por ellos. Y mi alma sufría mirando a alguien más conquistando un sueño que todavía se agitaba en mi interior. Era una clara señal: anhelas escribir. Tu envidia es señal del potencial inexplotado que existe dentro de ti. El momento es ahora. ¡Vamos, vamos, vamos! Volvía a comenzar el ciclo de excitación, pero se detenía antes de que me expusiera a que me rechazaran o me dijeran que no. ¿Tal vez puedes relacionarte con algo que te importa profundamente? ¿Hay un libro que quieras escribir? ¿…una revolución que quieras comenzar? ¿…una compañía que sueñes con crear? ¿…una parte de ti que quieras descubrir? ¿…una idea en la que no puedes dejar de pensar? ¿…una relación que quieras cultivar?

El poder del asombro.indd 26

8/28/18 12:07 PM