Issuu on Google+


{ 9 }

ÍNDICE s

Prólogo, Juan Domingo Argüelles, 23

Cuacuauhtzin (mediados

del siglo xv)

Canto triste, 74 primera parte

Época prehispánica. Siglos xiv y xv Flor y canto de la poesía indígena

Macuilxochitzin (mediados

del siglo xv)

Canto, 76 Tlaltecatzin (mediados

del siglo xiv)

En la soledad yo canto..., 55

Ayocuan Cuetzpaltzin (segunda

mitad del siglo xv-

principios del siglo xvi)

Tochihuitzin Coyolchiuhqui (fines

del siglo xiv-mediados del siglo xv)

Sólo vinimos a soñar, 57 Vivisteis el canto..., 57 Nezahualcóyotl (1402-1472) Con flores escribes..., 58 No acabarán mis flores..., 58 Aunque sea de jade..., 59 Somos mortales, 59 ¿Eres tú verdadero?..., 60 En el interior del cielo, 60 Alegraos..., 61 Soy rico..., 61 Contemplo una flor, 61 Canto de la huida, 62 Poneos de pie, 63 Estoy triste..., 63 Canto de primavera, 64 Solamente él..., 65 ¿A dónde iremos?..., 65 Nos ataviamos..., 65 Con flores negras..., 66 Los cantos son nuestro atavío, 66 ¡Ay de mí!..., 67 ¡En buen tiempo vinimos a vivir!..., 68 Axayácatl (1449-1481) Canto, 69

¡Que permanezca la tierra!..., 78 Las flores y los cantos, 78 Canto en loor de Huexotzinco, 80

segunda parte

Época colonial. Siglos xvi y xvii Los esplendores del barroco Gutierre de Cetina (1520-1557) Madrigal, 83 Horas alegres..., 83 Como la oscura noche..., 84 Cubrir los bellos ojos..., 84 Entre armas..., 85 Es lo blanco..., 85 Al monte donde fue Cartago, 86 Francisco de Terrazas (1525-1600) A unas piernas, 87 El rechazado, 87 Imitación de Camoens, 88 Royendo..., 88 A una dama que despabiló una vela con los dedos, 89 Hernán González de Eslava (1534-1601) Cantarcillos, 90 Al nacimiento, 91 Canción a Nuestra Señora, 91

Nezahualpilli (1464-1515) Canto, 71

Antología general de poesía mexicana 1a.indd 9

2/13/12 10:34 AM


{ 10 }

Antología

general de la poesía mexicana

Bernardo de Balbuena (1562-1627) Grandeza mexicana [fragmentos], 93 Describiendo la famosa ciudad de México y sus grandezas, 93 Capítulo I: De la famosa México el asiento, 93 Juan Ruiz de Alarcón (1581-1639) Tu sentimiento encareces..., 100 En el hombre no has de ver..., 100 Resplandecen damas bellas..., 101 Hermosa enemiga mía..., 103 Dios no lo da todo a uno..., 104 Fray Miguel de Guevara (1585-1646) No me mueve, mi Dios, para quererte..., 106 Levántame, Señor..., 106 Poner al Hijo en cruz..., 107 Luis de Sandoval y Zapata (1620-1671) Relación fúnebre a la infeliz, trágica muerte de dos caballeros... [fragmento], 108 Día de Corpus en México, 110 A una hermosa difunta, 110 Una dama se vio en una calavera de cristal, 111 A una cómica difunta, 111 A un pajarillo, 112 A una garza remontada, 112 Daba Lísida de beber a un pájaro, 113 Desengaños a la vida en la brevedad de una rosa, 113 Blanca azucena..., 114 Carlos de Sigüenza y Góngora (1645-1700) Primavera indiana [fragmentos], 115 Soneto, 118

Quéjase de la suerte: insinúa su aversión a los vicios, y justifica su divertimiento a las Musas, 129 Escoge antes el morir que exponerse a los ultrajes de la vejez, 129 Verde embeleso..., 129 En que satisface un recelo con la retórica del llanto, 130 Que contiene una fantasía contenta con amor decente, 130 Prosigue el mismo asunto, y determina que prevalezca la razón contra el gusto, 131 No quiere pasar por olvido lo descuidado, 131 Que consuela a un celoso, epilogando la serie de los amores, 131 En la muerte de la Excelentísima Señora Marquesa de Mancera, 132 Que expresan sentimientos de ausente, 133 Primero sueño [fragmento], 135

tercera parte

Independencia. Siglos xviii y xix y el despertar del xx Neoclásicos y académicos; románticos y modernistas Manuel Martínez de Navarrete (1768-1809) A unos ojos, 139 A una inconstancia, 139 La separación de Clorila, 140 De la juventud, 140 Del amor, 141 Al voluntario cautiverio del amor, 141 Alégranse los campos..., 141 Francisco Manuel Sánchez

de

141-931

Tagle

(1782-1847)

Sor Juana Inés de la Cruz (1648-1695) Prólogo al lector, 119 Acusa la hidropesía de mucha ciencia, que teme inútil aun para saber y nociva para vivir, 121 En que describe racionalmente los efectos irracionales del amor, 124 Arguye de inconsecuentes el gusto y la censura de los hombres que en las mujeres acusan lo que causan, 126 Celebrando el cumplimiento de unos años, 127 En un anillo retrató a la Sra. Condesa de Paredes. Dice por qué, 128 Presente en que el cariño hace regalo la llaneza, 128 Procura desmentir los elogios que a un retrato de la poetisa inscribió la verdad, que llama pasión, 128

Antología general de poesía mexicana 1a.indd 10

Contrición poética, 142 Andrés Quintana Roo (1787-1851) Dieciséis de septiembre, 143 Manuel Carpio (1791-1860) Al río de Cosamaloapan, 147 José Joaquín Pesado (1801-1861) Sitios y escenas de Orizaba y Córdoba, 148 La fuente de Ojozarco, 148 El molino y llano de Escamela, 148 La cascada de Barrio Nuevo, 149 Una tempestad, de noche, en Orizaba, 149

2/13/12 10:34 AM


Índice

José María Heredia (1803-1839) En el teocalli de Cholula, 150 Al Niágara, 153 Fernando Calderón (1809-1845) El soldado de la libertad, 157 La risa de la beldad, 160 Ignacio Rodríguez Galván (1816-1842) ¡Bailad! ¡Bailad!, 162 Adiós, oh patria mía, 164 La gota de hiel, 166 Ignacio Ramírez (1818-1879) Por los gregorianos muertos, 167 Al amor, 170 Soneto, 170 En el álbum de Rosario, 170 Guillermo Prieto (1818-1897) Cantares, 171 José María Roa Bárcena (1827-1908) Silva, 173 Antonio Plaza (1832-1882) El poeta y el fraile, 176 Nada, 176 Adversidad, 177 Epigramas, 177 Contra Santa Anna, 178 Vicente Riva Palacio (1832-1896) Al viento, 179 El chinaco, 180 Adiós, mamá Carlota, 181 La vejez, 182 La muerte del tirano, 182 Ignacio Manuel Altamirano (1834-1893) Al Atoyac, 184 Los naranjos, 186 Luis G. Ortiz (1835-1894) Las golondrinas, 189 La última golondrina, 189 El tálamo, 190 José Rosas Moreno (1838-1883) La vuelta a la aldea, 191

Antología general de poesía mexicana 1a.indd 11

{ 11 }

Joaquín Arcadio Pagaza (1839-1918) Al amanecer, 194 El cerro, 194 Otumba, 195 El molino, 195 A un ciprés, 196 La oración de la tarde, 196 Manuel M. Flores (1840-1885) Bajo las palmas, 197 En el baño, 198 Besos, 199 I. Primer beso, 199 II. Un beso nada más, 199 III. En el jardín, 199 IV. Tu cabellera, 200 V. El beso del adiós, 200 VI. El último beso, 201 He conocido una mujer..., 201 Justo Sierra (1848-1912) Playera, 202 Manuel Acuña (1849-1873) A Laura, 204 Ante un cadáver, 206 Nocturno, 209 Hojas secas, 210 Juan de Dios Peza (1852-1910) Reír llorando, 216 En las ruinas de Mitla, 218 Salvador Díaz Mirón (1853-1928) Asonancias, 220 ¿Qué es poesía?, 220 Al chorro del estanque..., 221 Cleopatra, 222 Excélsior, 223 La giganta, 223 Ejemplo, 224 El fantasma, 224 Nox, 225 A ella, 227 La canción del paje, 228 Dentro de una esmeralda, 228 Laura Méndez de Cuenca (1853-1928) Nieblas, 229 Rosas de Chipre..., 231

2/13/12 10:34 AM


{ 12 }

Antología

general de la poesía mexicana

Manuel José Othón (1858-1906) Noche rústica de Walpurgis, 232 I. Invitación al poeta, 232 II. Intempesta nox, 232 III. El arpa, 233 IV. El bosque, 233 V. El ruiseñor, 234 VI. El río, 234 VII. Las estrellas, 234 VIII. El grillo, 235 IX. Los fuegos fatuos, 235 X. Los muertos, 236 XI. Las aves nocturnas, 236 XII. Intermezzo, 236 XIII. Las brujas, 237 XIV. Los nahuales, 237 XV. El gallo, 238 XVI. La campana, 238 XVII. La montaña, 238 XVIII. Un tiro, 239 XIX. El perro, 239 XX. La sementera, 240 XXI. ¡Lumen!, 240 XXII. Adiós al poeta, 240 Frondas y glebas, 241 I. Orillas del Papaloapan, 241 II. Una estepa del Nazas, 241 Idilio salvaje, 242 Remember, 245 Manuel Gutiérrez Nájera (1859-1895) La duquesa Job, 246 Para entonces, 249 Para un menú, 249 Mis enlutadas, 250 Madre naturaleza, 252 To be, 252 En alta noche, 254 Non omnis moriar, 254 Josefa Murillo (1860-1898) La ola, 256 Contraste, 256 Así, 257 Francisco González León (1862-1945) Íntegro, 258 Diálogo, 259 Agua dormida, 259

Antología general de poesía mexicana 1a.indd 12

Francisco A. de Icaza (1863-1921) Para el pobrecito ciego, 261 El encanto del libro, 261 La arteria rota, 262 La canción del camino, 262 En la noche, 262 Las horas, 263 Madrigal de la muerte, 264 Luis G. Urbina (1864-1934) La balada de la vuelta del juglar, 265 Así fue, 266 Metamorfosis, 266 La felicidad, 267 Nocturno sensual, 267 La elegía del retorno, 268 Amado Nervo (1870-1919) Perlas negras, 271 Oremus, 272 El beso fantasma, 273 A Felipe II, 273 A Kempis, 274 Andrógino, 274 La hermana agua, 275 A quien va a leer, 275 El agua que corre bajo la tierra, 275 El agua que corre sobre la tierra, 276 La nieve, 277 El hielo, 277 El granizo, 278 El vapor, 278 La bruma, 279 Las voces del agua, 279 El agua multiforme, 280 Y el Budha de basalto sonreía, 281 Gratia plena, 282 En paz, 282 La sed, 283 Mi México, 283 José Juan Tablada (1871-1945) Misa negra, 284 Ónix, 285 Quinta Avenida, 286 La bailadora, 287 Los pijijes, 287 El sauz, 288 Los sapos, 288 El ruiseñor, 289

2/13/12 10:34 AM


Índice

La araña, 289 La luna, 289 Un mono, 289 Peces voladores, 289 Sandía, 289 Nocturno alterno, 290 Enrique González Martínez (1871-1952) Irás sobre la vida de las cosas..., 291 Cuando sepas hallar una sonrisa..., 292 Me abrazaré a la vida, 293 Tuércele el cuello al cisne..., 293 Mañana los poetas..., 294 Para un libro, 294 T. S. H., 295 El áspid, 295 El hijo muerto, 295 María Enriqueta (1872-1968) Vana invitación, 297 Abre el libro..., 298 Alfredo R. Placencia (1873-1930) Ciego Dios, 299 El Cristo de Temaca, 299 Bienvenido sea, 301 Con un poco de olvido, 303 Rafael López (1873-1943) Nocturno, 304 Venus suspensa, 304 La Alameda, 306 Huelen tus dieciocho años, 306 Efrén Rebolledo (1877-1929) Los besos, 307 Caro victrix, 307 Posesión, 307 El beso de Safo, 308 Ante el ara, 308 Tristán e Isolda, 309 Salomé, 309 El vampiro, 309 La tentación de San Antonio, 310 Leteo, 310 En las tinieblas, 311 Claro de luna, 311 El Duque de Aumale, 311 Insomnio, 312

Antología general de poesía mexicana 1a.indd 13

{ 13 }

Guillermo Aguirre y Fierro (1887-1949) El brindis del bohemio, 313

cuarta parte

El siglo xx y los albores del xxi Modernidad y época contemporánea Ramón López Velarde (1888-1921) Ser una casta pequeñez..., 321 Hermana, hazme llorar..., 322 A Sara, 322 Y pensar que pudimos..., 323 No me condenes..., 324 Tierra mojada..., 324 El retorno maléfico, 325 Hormigas, 327 Todo..., 327 Treinta y tres, 329 El perro de San Roque, 330 El sueño de los guantes negros, 331 La suave Patria, 332 Alfonso Reyes (1889-1959) Sol de Monterrey, 336 Yerbas del tarahumara, 338 Visitación, 339 Renato Leduc (1895-1986) El aula, 341 Temas, 342 Inútil divagación sobre el retorno, 342 Pequeña canción del optimista, 343 Estrofas en torno de un amor menguante, 343 Aquí se habla de los planetas y del sino felice o adverso de los hombres, 344 Aquí se presume que todo linaje de hembras son, aunque deseadas, malas, 345 Aquí se habla del tiempo perdido que, como dice el dicho, los santos lo lloran, 346 Euclidiana, 346 El almirante, 347 Yo soy el libro..., 347 Carlos Pellicer (1897-1977) Estudio, 348 Recuerdos de Iza, un pueblecito de los Andes, 349 Deseos, 350 Nocturno, 350 Grupos de palomas, 351

2/13/12 10:34 AM


Antología

{ 14 }

Horas de junio, 352 Vuelo de voces, 353 Discurso por las flores, 353 Cedro y caoba, 356 Noche en el agua, 358 He olvidado mi nombre, 359 Manuel Maples Arce (1898-1981) Prisma, 361 Canción desde un aeroplano, 362 Elías Nandino (1900-1993) Imposible, 365 Prisión, 365 Décimas a mi soledad, 366 Nocturna suma, 368 Si hubieras sido tú, 369 Conversación con mi muerte, 370 Perfección fugaz, 372 Casi a la orilla, 372 El poema inasible, 372 Bernardo Ortiz

de

Montellano

(1899-1949)

Segundo sueño, 374 Desnudo, 379 Soneto, 380 Orfeo, 380 Materia de la muerte, 381 Sacrifiqué la vida a la Poesía, 382 José Gorostiza (1901-1973) Muerte sin fin, 383 Jaime Torres Bodet (1902-1974) Canción de las voces serenas, 401 Dédalo, 402 Palimpsesto, 402 Vejez, 403 Voz, 403 Continuidad, 404 El doble exilio, 407 Jorge Cuesta (1903-1942) Retrato de Gilberto Owen, 409 Anatomía de la mano, 410 Canto a un dios mineral, 410

Antología general de poesía mexicana 1a.indd 14

general de la poesía mexicana

Xavier Villaurrutia (1903-1950) Poesía, 416 Nocturno de la estatua, 417 Nocturno en que nada se oye, 417 Nocturno amor, 418 Nocturno muerto, 419 Nocturno en que habla la muerte, 419 Nocturno rosa, 420 Nocturno mar, 421 Estancias nocturnas, 423 Décima muerte, 423 Amor condusse noi ad una morte, 426 Epigramas de Boston, 427 Epitafios, 429 Salvador Novo (1904-1974) Retrato de niño, 430 Breve romance de ausencia, 430 Elegía, 431 Romance de Angelillo y Adela, 432 Esta flor, 433 Poema, 433 Biblioteca, 434 Soneto [Escribir porque sí...], 435 Soneto [Este fácil soneto cotidiano...], 435 A Antonio Castro Leal, 435 Redondillas a Ermilo Abreu Gómez, 436 Gilberto Owen (1905-1952) Rasgos, 439 I. Camino, 439 II. Pinar, 439 III. Camino, 440 Espera, octubre..., 440 Allá en mis años..., 441 El infierno perdido, 441 Sindbad el varado (Bitácora de febrero) [fragmentos], 442 Día primero. El naufragio, 442 Día dos. El mar viejo, 443 Día cuatro. Almanaque, 443 Día seis. El hipócrita, 443 Día siete. El compás roto, 444 Día ocho. Llagado de su mano, 444 Día diez. Llagado de su sonrisa, 444 Día trece. El martes, 445 Día dieciocho. Rescoldos de pensar, 445 Día diecinueve. Rescoldos de sentir, 445 Día veintiuno. Rescoldos de gozar, 446 Día veintidós. Tu nombre, poesía, 446

2/13/12 10:34 AM


Índice

Día veinticinco. Yo no vi nada, 447 Día veintiséis. Semifinal, 447 Día veintisiete. Jacob y el mar, 448 Día veintiocho. Final, 448 Miguel N. Lira (1905-1961) Corrido de Domingo Arenas, 449 Romance de la noche maya, 451 Concha Urquiza (1910-1945) Sonetos bíblicos, 453 I. Job, 453 II. Sulamita, 454 III. Ruth, 454 IV. David, 455 V. Jezabel, 455 Como la cierva..., 455 La llamada nocturna, 456 Las piedras del camino..., 456 A una mujer aureolada por sus cabellos, 457 A Pátzcuaro, 457 Camécuaro, 458 Del ser que alienta..., 458 Manuel Ponce (1913-1993) Las vírgenes caídas, 459 Misterios gloriosos, 460 La resurrección, 460 La ascensión, 460 La venida del Espíritu Santo, 460 La asunción de la Virgen, 460 La coronación de María, 460 ¡Ay, muerte más florida!, 461 La resultante de un paisaje, 462 Al paraíso del oeste [fragmentos], 463 Proemio, 463 El mar, 463 Nocturno, 464 Juego de niños, 465 El salto de Leucade, 465 Efraín Huerta (1914-1982) Breve elegía a Blanca Estela Pavón, 467 Buenos días a Diana Cazadora, 468 Avenida Juárez, 468 Órdenes de amor, 471 Santa Juana de Asbaje, 473 El Tajín, 474 Responso por un poeta descuartizado, 476 Juárez-Loreto, 478

Antología general de poesía mexicana 1a.indd 15

{ 15 }

Barbas para desatar la lujuria, 479 Puerto Ángel, 485 Octavio Paz (1914-1998) Las palabras, 486 Mientras escribo, 486 Elegía interrumpida, 487 Himno entre ruinas, 489 El cántaro roto, 491 Intermitencias del oeste (3), 493 Nocturno de San Ildefonso, 493 Rotación, 501 Escritura, 501 En defensa de Pirrón, 501 En Mallorca, 501 Hermandad, 501 Epitafio sobre ninguna piedra, 502 Árbol adentro, 502 Como quien oye llover, 502 Margarita Michelena (1917-1998) Cuando yo digo amor, 504 Laurel del ángel, 505 La tristeza terrestre, 507 Enigma de la rosa, 508 Guadalupe Amor (1918-2000) Casa redonda..., 510 En una casa habitaba..., 510 Si vosotros sabéis..., 511 Me ahogo en mi total egocentrismo..., 511 Una oscura sombra alada..., 511 Escribo con el jugo de mis venas..., 512 ¿Por qué tratas de ocultarte?..., 512 Polvo constructor del mundo..., 512 Dos escaleras existen..., 513 Hoy Dios vino a visitarme..., 513 Amor que te multiplicas..., 514 A mí me ha dado en escribir sonetos..., 514 Ver el reloj y no mirar la hora..., 514 En estas líneas que con tinta escribo..., 515 Alí Chumacero (1918-2010) Poema de amorosa raíz, 516 A solas, 516 Pureza en el tiempo, 517 Elegía del marino, 518 Responso del peregrino, 518 Los ojos verdes, 521 Monólogo del viudo, 521

2/13/12 10:34 AM


{ 16 }

Antología

general de la poesía mexicana

Alabanza secreta, 522 De cuerpo presente, 523 Al monumento de un poeta, 523 Salón de baile, 524 Losa del desconocido, 526 Jorge Hernández Campos (1921-2004) El Presidente, 527 Padre, Poder, 532 En cuál estepa, 534 Oda a mi mano izquierda, 535 Rubén Bonifaz Nuño (1923) Canciones para velar su sueño, 536 Centímetro a centímetro..., 539 Amiga a la que amo..., 540 Lentamente has llegado..., 541 Algo se me ha quebrado esta mañana..., 542 Bueyes, puercos años..., 543 Tigre la sed..., 543 Mi viuda..., 545 Dolores Castro (1923) Bajo certero golpe..., 546 Infancia, 546 A la sombra de las palabras, 546 Rutina, 547 Árbol, 547 Pozo, 548 Elegía a Javier Peñaloza, 548 Invocación, 550 Medialuz, 550 Miguel Guardia (1924-1982) Canción, 551 Oda al miedo, 551 Alguien, 553 Nomás así, 553 Recuerdos, 553 ¡Por Dios!, 554 Adiós, 554 Mi futuro, 555 Jaime García Terrés (1924-1996) El hermano menor, 557 En la calle de todos, 558 Yo mismo, 558 Idilio, 558 Jarcia, 559 Los hombres ilustres, 559

Antología general de poesía mexicana 1a.indd 16

Umbral del hijo, 559 Entreacto, 559 Antiepitafio, 560 Es vana la lectura..., 561 Escolio, 561 Sazón del alba, 561 De piedra en piedra, 562 Rosario Castellanos (1925-1974) Diálogo con los oficios aldeanos, 563 Lavanderas del Grijalva, 563 Escogedoras de café en el Soconusco, 563 Tejedoras de Zinacanta, 564 La oración del indio, 564 Una palmera, 565 Lamentación de Dido, 565 Al pie de la letra, 567 La velada del sapo, 568 Canción, 568 Encargo, 569 Bella dama sin piedad, 569 Elegía, 570 La nostalgia, 570 Memorial de Tlatelolco, 570 Entrevista de prensa, 571 Poesía no eres tú, 572 Consejo de Celestina, 573 Advertencia al que llega, 573 Pasaporte, 573 La Victoria de Samotracia, 573 Proposición de la boa, 574 Ninguneo, 574 Jaime Sabines (1925-1999) Lento, amargo animal..., 575 Yo no lo sé de cierto..., 576 Uno es el hombre..., 576 Los amorosos, 577 ¿Qué putas puedo hacer?..., 578 Dentro de poco..., 579 Tu cuerpo está a mi lado..., 579 No es que muera de amor..., 580 Algo sobre la muerte del mayor Sabines, 581 Tlatelolco 68, 592 Diario Oficial, 594 Las montañas, 595 Tu nombre, 595 La cama, 595 Me encanta Dios, 596

2/13/12 10:34 AM


Índice

Enriqueta Ochoa (1928-2008) Retorno de Electra, 597 Bajo el oro pequeño de los trigos, 599 Asaltos a la memoria, 600 Eduardo Lizalde (1929) Retrato hablado de la fiera, 604 Grande es el odio, 611 Lamentación por una perra, 614 Ojo, sectarios, 616 A la manera de cierto Pound, 616 Revolución, tiendo la mano, 617 Mañana, revolucionarios, 617 La mano en libertad, 617 Amor, 618 Prosa y poesía, 618 El perro, 618 Zona central, 619 Charlie Brown en la loma (tango de otro viudo), 619 Víctor Sandoval (1929) Duerma la virgen su pasión secreta..., 620 Montes de orégano..., 621 Cierro tu cuerpo, 621 Fraguas, 622 El fugitivo y sus presagios, 622 La imagen y el recuerdo, 625 La señal en el muro, 629 Los otros, 633 Marco Antonio Montes

de

Oca

(1932-2009)

Fundación del entusiasmo, 634 Tiempo con dos caras, 635 Noche inmóvil, 635 Travesía, 635 Canción para celebrar lo que no muere, 636 Dos estrofas para una mujer, 637 Elegía del retorno, 638 Ala, 639 Escribo en ti, 639 Soy todo lo que miro, 640 La cura del celoso, 640 Carta a un hombre inmóvil, 641 A medias resucitado, 642 Dedicatoria, 642 En memoria de lo que vendrá, 643

Antología general de poesía mexicana 1a.indd 17

{ 17 }

Juan Bañuelos (1932) Oda y profecía, 644 Relato, 645 Visión memorable, 646 Contra la soledad, 647 El corazón de todos, 647 El resentido, 648 Anacreóntica, 648 Digo, 649 Contra el tiempo, 649 Pavana de los amantes, 650 Casida de la entrega, 650 Aquí mismo, 651 Libro de Huehuetán, 651 Thelma Nava (1932) El primer animal, 654 Irrealidad, 655 Destino de las palabras, 656 Recorder tape, 656 Resonancia de Amalfi, 657 Hugo Gutiérrez Vega (1934) Nota roja, 658 Al lector, 659 “Las ineptitudes de la inepta cultura”, 659 Suite doméstica, 661 Panal en la noche, 662 Para llegar a la ciudad, 663 Dos canciones tal vez para guitarra, 663 Una fotografía antes pensada, 664 El canto de la sinfonola, 665 Visita a Alberti, 666 Para la Abuela, que hablaba con pájaros creyéndolos ángeles, 666 Las reglas de la noche, 667 Por favor, su currículum, 668 Primera elegía, 670 Gabriel Zaid (1934) Alba de proa, 672 La ofrenda, 672 Canción de seguimiento, 673 Tumulto, 673 Pastoral, 673 Penumbra, 673 Pour Marx, 674 Laboratorio, 674 Teofanías, 674 Reloj de sol, 675

2/13/12 10:34 AM


{ 18 }

Antología

Práctica mortal, 675 Alabando su manera de hacerlo, 675 Elogio de lo mismo, 676 Despedida, 676 Sergio Mondragón (1935) El aprendiz de brujo, 677 Padmasana, 678 El loco poema, 679 La poesía del sol, 679 Escritura de lluvia en los cristales, 680 A una dama recostada en mi pecho, 681 Bibliotecas y jardines, 681 Plegaria, 682 Poema salvado, 682 Solsticio, 683 José Carlos Becerra (1936-1970) El otoño recorre las islas, 684 Oscura palabra, 685 Betania, 689 La noche del bárbaro, 691 El ahogado, 691 El brindis del bohemio, 692 Óscar Oliva (1937) El artista (1), 693 El sufrimiento armado (1), 694 Para romper acosos, 695 Génesis, 696 Iniciación del júbilo, 696 Hesitación, 697 Diálogo del movimiento, 697 Movimiento nocturno, 698 A ras de piel, 698 Ruinas, 699 Decreto, 700 Así amanece, 700 ¿Qué apagas y enciendes?..., 701 Francisco Cervantes (1938-2005) Generación de mis asuntos, 702 Saudade, 702 Advertencia, 703 Más que presente soy pasado, 703 Adsun revisited, 704 Derradeira pena, 704 Memoria del ausente, 704 Cantado para nadie, 705 Materia de distintos lais, 705

Antología general de poesía mexicana 1a.indd 18

general de la poesía mexicana

Historia de la literatura, 706 Ustedes están en estas páginas, 706 Espejo con dos caras, 707 Una pregunta sola, 707 Heridas que se alternan, 707 José Emilio Pacheco (1939) Égloga octava, 708 La materia deshecha, 710 Presencia, 710 Inscripciones, 710 Homenaje a la cursilería, 711 Alta traición, 712 Conversación romana (1967), 712 Discurso sobre los cangrejos, 713 Preguntas sobre los cerdos e imprecaciones de los mismos, 714 Idilio, 714 Contraelegía, 715 Mar eterno, 716 Un gorrión, 716 Vidas de los poetas, 716 Escrito con tinta roja, 716 Horas altas, 716 El equilibrista, 717 Ecuación de primer grado con una incógnita, 718 Caracol, 718 Ley de extranjería, 720 El cobrador, 721 Chapultepec: la Calzada de los Poetas, 721 Anversidad, 722 La arena errante, 722 Árbol, 723 Tres nocturnos de la selva en la ciudad, 723 Lumbre en el aire, 724 Derrota de Bill Gates, 724 El mañana, 725 Los días que no se nombran, 725 Jaime Labastida (1939) El crecimiento, 726 La realidad y el sueño, 726 Dialecto y quemadura, 727 Eternidad y muerte, 727 Papel borrado, 728 Orden, 729 Mentira, 729 Variación final, 730 La palabra se llama vida, 731 Límite, 731

2/13/12 10:34 AM


Índice

Homero Aridjis (1940) Tercer poema de ausencia, 733 Cuando la sombra duerme..., 734 Epitafio para un poeta, 734 Mirándola dormir [fragmento], 736 Aquí entre barcas..., 738 Pájaros, 739 El arca, 739 La palabra, 739 Amantes, 740 Putas en el templo, 740 Canción de amor del fin del mundo, 741 Fantasmas, 741 Asombro del tiempo, 742 Retratos de mi padre, 744 A los setenta, 745 Epílogo, 745 Max Rojas (1940) Canciones para esperar la muerte, 747 El turno del aullante [fragmentos], 748 Agua sedienta, 751 Soliloquio del suicida, 752 Epitafio del perro, 752 Huraño amanecer, 752 Gloria Gervitz (1943) Migraciones [fragmento], 753 Septiembre, 753 Alejandro Aura (1944-2008) Mi hermano mayor, 761 Un muchacho que puede amar, 762 Volver a casa [fragmentos], 764 Ninón Sevilla, 768 Vida súbita, 769 Casa demolida, 769 Filtrar el mar, 770 Ruidos en el cielo, 770 Como todas las vidas que sabemos, 771 Soneto en el límite, 772 Despedida, 772 Elva Macías (1944) El navegante, 774 Palenque, 775 El regreso, 775 Martirologio, 775 Los emigrantes, 776 Lejos de la memoria, 777

Antología general de poesía mexicana 1a.indd 19

{ 19 }

Regreso, 777 Ciudad interior, 777 Paso de aves, 778 Paso de monte, 778 Como la levadura, 779 Lengua de fuego, 779 Trazo de cielo, 780 Elsa Cross (1946) Amanecer, 781 Asalto, 781 Poema bajo un sauce, 783 Cigarras, 783 Voz, 783 Cantáridas [fragmentos], 784 Las piedras [fragmento], 785 Ditirambos [fragmento], 786 Los furores heroicos [fragmento], 786 Visible y no [fragmentos], 786 Galaxidi [fragmento], 788 Bomarzo [fragmento], 788 Francisco Hernández (1946) El cazador, 790 Doce versos a la sombra de mi padre, 790 Hecho de memoria, 791 Hasta que el verso quede, 791 Bajo cero, 791 Como a un estanque, 791 Sol de invierno, 792 Pino seco, 792 Bajo la lluvia, 792 Peces de plata, 792 No hay un pájaro, 792 Labná, 792 Xochicalco, 793 Lugar de piedras, 793 Guerra florida, 793 La Antigua, Veracruz, 794 Calle habanera, 794 San Andrés Tuxtla, 794 Fruto sanguíneo, 795 Los estertores del verano, 795 Hacia el amanecer, 795 Conjuro, 795 Cuerpo presente, 796 Mar de fondo [fragmentos], 796

2/13/12 10:34 AM


{ 20 }

Antología

general de la poesía mexicana

Jorge Ruiz Dueñas (1946) Arena, 800 Última palabra, 801 Sombra de eucalipto [fragmento], 802 Calibán [fragmento], 803 Las restricciones del cuerpo [fragmentos], 803 Carlos Montemayor (1947-2010) Oda quinta, rota, 809 Oda octava, 810 Shin, 811 Tau, 811 Arte poética I, 812 Arte poética II, 812 Memoria, 813 Pareciera..., 813 La espera, 813 La noche (primera versión), 814 La noche (segunda versión), 814 Antonio Deltoro (1947) Papalotes, 815 Balón, 815 Cartas, 816 La casa vendida, 816 Los cielos territoriales, 817 Umbral, 817 Lector, 818 Amanecer, 818 Sueños de pies pastores, 819 Pájaros, 820 Un árbol, 821 Humo, 821 Ricardo Yáñez (1948) Nada digo..., 823 Ventana, 823 Poema del lunes, 823 Elvira..., 824 Epitafio, 824 Tú aún no usabas chanel..., 824 Su corazón es una música..., 825 He vuelto al mar..., 825 Un buen silencio..., 825 No lo que digo..., 825

Antología general de poesía mexicana 1a.indd 20

Esto de la poesía..., 826 ¿Un soneto?..., 826 Dichoso el que puede oír..., 826 A veces es el mar..., 827 Si las palabras dicen una cosa..., 827 Miro..., 827 Soy sólo el tiempo..., 828 Soplo, 828 Soneto para un descanso, 828 Marco Antonio Campos (1949) Declaración de inicio, 829 Inscripción en un ataúd, 829 Arles 1996-Mixcoac 1966, 830 Cefalonia, 831 Verano en Arles, 831 Viernes en Jerusalén, 833 Los viejos, 836 Los Yoses, 837 Los poetas modernos, 837 David Huerta (1949) Historia escrita, 838 Hay un fresco nivel..., 838 Extraño la minuciosa plenitud..., 839 Sátira de qué, 841 Preceptos materiales, 841 Plegaria, 842 Travesía de la mano, 842 Escribir, 843 Literatura, 843 Escritor en vilo, 844 Pesadilla, 844 Libro del mundo, 844 Construcción del mundo, 845 El poema, 845 Demonios, 846 José Luis Rivas (1950) Tierra nativa [fragmento], 847 Entre dos piedras..., 852 Nocturno, 852 Para soñar la vida abre los ojos, 852 Río [fragmento], 853

2/13/12 10:34 AM


Índice

{ 21 }

Efraín Bartolomé (1950) Casa de los monos, 857 Una carta, 858 Jaguar, 859 Cartas desde Bonampak, 859 Bienandanza de la lluvia, 860 Retorno al Chamenhá, 861 Cuadernos contra el ángel, 861 Invocación, 864 Los dones, 865 Inminencia, 866 Índice de autores, 867 Índice de títulos de poemas, 871 Índice de primeros versos, 883

Antología general de poesía mexicana 1a.indd 21

2/13/12 10:34 AM


Antología general de poesía mexicana 1a.indd 54

2/13/12 10:34 AM


PRIMERA PARTE

Época prehispánica. Siglos xiv y xv Flor y canto de la poesía indígena s

Antología general de poesía mexicana 1a.indd 53

2/13/12 10:34 AM


Antología general de poesía mexicana 1a.indd 54

2/13/12 10:34 AM


{ 55 }

TLALTECATZIN

en la soledad yo canto ...

En la soledad yo canto

a aquel que es mi Dios. En el lugar de la luz y el calor, en el lugar del mando, el florido cacao está espumoso, la bebida que con flores embriaga. Yo tengo anhelo, lo saborea mi corazón, se embriaga mi corazón, en verdad mi corazón lo sabe: ¡Ave roja de cuello de hule!, fresca y ardorosa, luces tu guirnalda de flores. ¡Oh madre! Dulce, sabrosa mujer, preciosa flor de maíz tostado, sólo te prestas, serás abandonada, tendrás que irte, quedarás descarnada. Aquí tú has venido, frente a los príncipes, tú, maravillosa criatura, invitas al placer. Sobre la estera de plumas amarillas y azules aquí estás erguida. Preciosa flor de maíz tostado, sólo te prestas, serás abandonada, tendrás que irte, quedarás descarnada.

s (Mediados del siglo xiv.) Fue gobernante de Cuauhchinanco, localidad ubicada hoy en el estado de Puebla, a mediados del siglo xiv . Miguel León-Portilla lo llama “Cantor del placer, la mujer y la muerte”. [Versión directa, del náhuatl al español, de Miguel León-Portilla.]

Antología general de poesía mexicana 1a.indd 55

2/13/12 10:34 AM


{ 56 }

Tlaltecatzin

El floreciente cacao ya tiene espuma, se repartió la flor del tabaco. Si mi corazón lo gustara, mi vida se embriagaría. Cada uno está aquí, sobre la tierra, vosotros señores, mis príncipes, si mi corazón lo gustara, se embriagaría. Yo sólo me aflijo, digo: que no vaya yo al lugar de los descarnados. Mi vida es cosa preciosa. Yo sólo soy, yo soy un cantor, de oro son las flores que tengo. Ya tengo que abandonarla, sólo contemplo mi casa, en hilera se quedan las flores. ¿Tal vez grandes jades, extendidos plumajes son acaso mi precio? Solo tendré que marcharme, alguna vez será, yo solo me voy, iré a perderme. A mí mismo me abandono. ¡Ah, mi Dios! Digo: váyame yo, como los muertos sea envuelto, yo cantor, sea así. ¿Podría alguien acaso adueñarse de mi corazón? Yo sólo así habré de irme, con flores cubierto mi corazón. Se destruirán los plumajes de quetzal, los jades preciosos que fueron labrados con arte. ¡En ninguna parte está su modelo sobre la tierra! Que sea así, y que sea sin violencia.

Antología general de poesía mexicana 1a.indd 56

2/13/12 10:34 AM


{ 57 }

TOCHIHUITZIN COYOLCHIUHQUI

sólo vinimos a soñar

Así lo dejó dicho Tochihuitzin, así lo dejó dicho Coyolchiuhqui:

De pronto salimos del sueño, sólo vinimos a soñar, no es cierto, no es cierto que vinimos a vivir sobre la tierra. Como yerba en primavera es nuestro ser. Nuestro corazón hace nacer, germinan flores de nuestra carne. Algunas abren sus corolas, luego se secan. Así lo dejó dicho Tochihuitzin. vivisteis el canto ...

Vivisteis el canto, abristeis la flor, vosotros, oh príncipes, yo, Tochihuitzin, soy tejedor de grama, el sartal de flores por allá cae.

s (Fines del siglo xiv-mediados del siglo xv.) Contemporáneo de Nezahualcóyotl, fue hijo de Itzcóatl y señor de Teotaltzinco, pueblo vecino de la región de Huexotzinco, cerca del Iztaccíhuatl. Su sobrenombre Coyolchiuhqui significa “Hacedor de cascabeles”. [Versión directa, del náhuatl al español, de Miguel León-Portilla.]

Antología general de poesía mexicana 1a.indd 57

2/13/12 10:34 AM


{ 58 }

NEZAHUALCÓYOTL

con flores escribes ...*

Con flores escribes las cosas, ¡oh Dador de la Vida!

Con cantos das color, con cantos sombreas a los que han de vivir en la tierra. Después destruirás a águilas y tigres: solamente en tu pintura vivimos, aquí, sobre la tierra. Con tinta negra borrarás lo que fue la hermandad, la comunidad, la nobleza. Tú sombreas a los que han de vivir en la tierra. Después destruirás a águilas y tigres: solamente en tu pintura vivimos, aquí, sobre la tierra. no acabarán mis flores ...*

No acabarán mis flores, no cesarán mis cantos. Yo cantor los elevo, se reparten, se esparcen.

s (1402-1472.) Tlamatinime o sabio del mundo náhuatl. El de más grande fama entre los poetas y filósofos del México antiguo. Poeta, arquitecto y sabio en las cosas divinas. Gobernante supremo de Tezcoco y consejero de Tenochtitlan. A decir de León-Portilla, Nezahualcóyotl tuvo plena conciencia de un legado intelectual milenario que le permitió desarrollar formas extraordinarias de pensamiento y poesía. A lo largo de toda la historia de la poesía mexicana prehispánica, nadie lo iguala en calidad. Su obra (un puñado de poemas) es a la vez emotiva y filosófica y posee la perfección del estilo que otros autores seguirían sin alcanzar su maestría. Por excelencia recibe el sobrenombre del “Rey Poeta”. [*Versiones directas, del náhuatl al español, de Miguel León-Portilla. ** Versiones directas, del náhuatl al español, de Ángel María Garibay K.]

Antología general de poesía mexicana 1a.indd 58

2/13/12 10:34 AM


Nezahualcóyotl

{ 59 }

§ Aun cuando las flores

se marchitan y amarillecen, serán llevadas allá, al interior de la casa del ave de plumas de oro. aunque sea de jade ...*

Yo Nezahualcóyotl lo pregunto: ¿Acaso de veras se vive con raíz en la tierra? No para siempre en la tierra: sólo un poco aquí. Aunque sea de jade se parte, aunque sea de oro se rompe, aunque sea plumaje de quetzal se desgarra. No para siempre en la tierra: sólo un poco aquí.

somos mortales

Percibo lo secreto, lo oculto: ¡Oh vosotros señores! Así somos, somos mortales, de cuatro en cuatro nosotros los hombres, todos habremos de irnos, todos habremos de morir en la tierra. Como una pintura nos iremos borrando. Como una flor nos iremos secando aquí sobre la tierra. Como vestidura de plumaje de ave zacuán, de la preciosa ave de cuello de hule, nos iremos acabando. Meditadlo, señores, águilas y tigres, aunque fuerais de jade, aunque fuerais de oro también allá iréis, al lugar de los descarnados. Tendremos que desaparecer, nadie habrá de quedar.

Antología general de poesía mexicana 1a.indd 59

2/13/12 10:34 AM


{ 60 }

Nezahualcóyotl

§ ¿A dónde iremos donde la muerte no exista?

Mas ¿por eso viviré llorando? Percibo lo secreto, lo oculto: ¡Oh vosotros señores! Así somos, somos mortales, de cuatro en cuatro nosotros los hombres, todos habremos de irnos, todos habremos de morir en la tierra. ¿ eres

tú verdadero ?...*

¿Eres tú verdadero, tienes raíz? Sólo quien todas las cosas domina, el Dador de la Vida. ¿Es esto verdad? ¿Acaso no lo es, como dicen? ¡Que nuestros corazones no tengan tormento! Todo lo que es verdadero, lo que tiene raíz, dicen que no es verdadero, que no tiene raíz. El Dador de la Vida sólo se muestra arbitrario. ¡Que nuestros corazones no tengan tormento! en el interior del cielo *

Sólo allá en el interior del cielo tú inventas tu palabra, ¡Dador de la Vida! ¿Qué determinarás? ¿Tendrás fastidio aquí? ¿Ocultarás tu gloria y tu fama en la tierra? ¿Qué determinarás? Nadie puede ser amigo del Dador de la Vida. Amigos, águilas, tigres, ¿a dónde en verdad iremos? Mal hacemos las cosas, oh amigos. Por ello no así te aflijas, eso nos enferma, nos causa la muerte. Esforzaos, todos tendremos que ir a la región del misterio.

Antología general de poesía mexicana 1a.indd 60

2/13/12 10:34 AM


Nezahualcóyotl

{ 61 }

alegraos ...*

Alegraos con las flores que embriagan, las que están en nuestras manos. Que sean puestos ya los collares de flores. Nuestras flores del tiempo de lluvia, fragantes flores, abren ya sus corolas. Por allí anda el ave, parlotea y canta, viene a conocer la casa del dios. Sólo con nuestras flores nos alegramos. Sólo con nuestros cantos perece vuestra tristeza. Oh señores, con esto vuestro disgusto se disipa. Las inventa el Dador de la Vida, las ha hecho descender el inventor de sí mismo, flores placenteras, con esto vuestro disgusto se disipa. soy rico ...*

Soy rico, yo, el señor Nezahualcóyotl. Reúno el collar, los anchos plumajes de quetzal, por experiencia conozco los jades, ¡son los príncipes amigos! Me fijo en sus rostros, por todas partes águilas y tigres, por experiencia conozco los jades, las ajorcas preciosas. contemplo una flor *

Por fin lo comprende mi corazón: Escucho un canto, contemplo una flor. ¡Ojalá no se marchiten!

Antología general de poesía mexicana 1a.indd 61

2/13/12 10:34 AM


{ 62 }

Nezahualcóyotl

canto de la huida *

De Nezahualcóyotl cuando andaba huyendo del señor de Azcapotzalco

En vano he nacido, en vano he venido a salir de la casa del dios a la tierra, ¡yo soy menesteroso! Ojalá en verdad no hubiera salido, que de verdad no hubiera venido a la tierra. No lo digo, pero... ¿qué es lo que haré?, ¡oh príncipes que aquí habéis venido!, ¿vivo frente al rostro de la gente?, ¿qué podrá ser?, ¡reflexiona! ¿Habré de erguirme sobre la tierra? ¿Cuál es mi destino?, yo soy menesteroso, mi corazón padece, tú eres apenas mi amigo en la tierra, aquí. ¿Cómo hay que vivir al lado de la gente? ¿Obra desconsideradamente, vive, el que sostiene y eleva a los hombres? ¡Vive en paz, pasa la vida en calma! Me he doblegado, sólo vivo con la cabeza inclinada al lado de la gente. Por esto me aflijo, ¡soy desdichado!, he quedado abandonado al lado de la gente en la tierra. ¿Cómo lo determina tu corazón, Dador de la Vida? ¡Salga ya tu disgusto! Extiende tu compasión, estoy a tu lado, tú eres dios. ¿Acaso quieres darme la muerte? ¿Es verdad que nos alegramos, que vivimos sobre la tierra? No es cierto que vivimos y hemos venido a alegrarnos en la tierra. Todos así somos menesterosos.

Antología general de poesía mexicana 1a.indd 62

2/13/12 10:34 AM


Nezahualcóyotl

{ 63 }

La amargura predice el destino aquí, al lado de la gente. Que no se angustie mi corazón. No reflexiones ya más. Verdaderamente apenas de mí mismo tengo compasión en la tierra. Ha venido a crecer la amargura, junto a ti y a tu lado, Dador de la Vida. Solamente yo busco, recuerdo a nuestros amigos. ¿Acaso vendrán una vez más, acaso volverán a vivir? Sólo una vez perecemos, sólo una vez aquí en la tierra. ¡Que no sufran sus corazones!, junto y al lado del Dador de la Vida. poneos de pie *

¡Amigos míos, poneos de pie! Desamparados están los príncipes, yo soy Nezahualcóyotl, soy el cantor, soy papagayo de gran cabeza. Toma ya tus flores y tu abanico. ¡Con ellos parte a bailar! Tú eres mi hijo, tú eres Yoyontzin. Toma ya tu cacao, la flor del cacao, ¡que sea ya bebida! ¡Hágase el baile, comience el dialogar de los cantos! No es aquí nuestra casa, no viviremos aquí, tú de igual modo tendrás que marcharte. estoy triste ...*

Estoy triste, me aflijo, yo, el señor Nezahualcóyotl. Con flores y con cantos recuerdo a los príncipes, a los que se fueron, a Tezozomoctzin, a Quahquauhtzin.

Antología general de poesía mexicana 1a.indd 63

2/13/12 10:34 AM


{ 64 }

Nezahualcóyotl

§ En verdad viven,

allá en donde de algún modo se existe. ¡Ojalá pudiera yo seguir a los príncipes, llevarles nuestras flores! ¡Si pudiera yo hacer míos los hermosos cantos de Tezozomoctzin! Jamás perecerá tu renombre, ¡oh mi señor, tú Tezozomoctzin!, así, echando de menos tus cantos, me he venido a afligir sólo he venido a quedar triste, yo a mí mismo me desgarro. He venido a estar triste, me aflijo. Ya no estás aquí, ya no, en la región donde de algún modo se existe, nos dejaste sin provisión en la tierra, por esto, a mí mismo me desgarro. canto de primavera *

En la casa de las pinturas comienza a cantar, ensaya el canto, derrama flores, alegra el canto. Resuena el canto, los cascabeles se hacen oír, a ellos responden nuestras sonajas floridas. Derrama flores, alegra el canto. Sobre las flores canta el hermoso faisán, su canto despliega en el interior de las aguas. A él responden varios pájaros rojos, el hermoso pájaro rojo bellamente canta. Libro de pinturas es tu corazón, has venido a cantar, haces resonar tus tambores, tú eres el cantor. En el interior de la casa de la primavera, alegras a las gentes.

Antología general de poesía mexicana 1a.indd 64

2/13/12 10:34 AM


Nezahualcóyotl

{ 65 }

§ Tú sólo repartes

flores que embriagan, flores preciosas. Tú eres el cantor. En el interior de la casa de la primavera, alegras a las gentes. solamente él ...*

Solamente él, el Dador de la Vida. Vana sabiduría tenía yo, ¿acaso alguien no lo sabía? ¿Acaso alguien no? No tenía yo contento al lado de la gente. Realidades preciosas haces llover, de ti proviene tu felicidad, ¡Dador de la Vida! Olorosas flores, flores preciosas, con ansia yo las deseaba, vana sabiduría tenía yo... ¿a

dónde iremos ?...*

¿A dónde iremos donde la muerte no existe? Mas, ¿por esto viviré llorando? Que tu corazón se enderece: aquí nadie vivirá para siempre. Aun los príncipes a morir vinieron, hay incineramiento de gente. Que tu corazón se enderece: aquí nadie vivirá para siempre. nos ataviamos ...**

Nos ataviamos, nos enriquecemos con flores, con cantos: ésas son las flores de la primavera: ¡con ellas nos adornamos aquí en la tierra! Hasta ahora es feliz mi corazón: oigo ese canto, veo una flor: ¡que jamás se marchiten en la tierra!

Antología general de poesía mexicana 1a.indd 65

2/13/12 10:34 AM


{ 66 }

Nezahualcóyotl

con flores negras ...**

Con flores negras veteadas de oro entrelaza el bello canto. Con él vienes a engalanar a la gente, tú, cantor: con variadas flores revistes a la gente. Gozad, oh príncipes. ¿Acaso así se vive ahora y así se vive allá en el sitio del misterio? ¿Aún allí hay placer? ¡Ah, solamente aquí en la tierra: con flores se da uno a conocer, con flores se manifiesta uno, oh amigo mío! Engalánate con tus flores, flores color de luciente guacamaya, brillantes como el sol; con flores del cuervo engalanémonos en la tierra, aquí, pero sólo aquí. Sólo un breve instante sea así: por muy breve tiempo se tienen en préstamo sus flores. Ya son llevadas a su casa y al lugar de los sin cuerpo, también su casa, y no con eso así han de perecer nuestra amargura, nuestra tristeza. los cantos son nuestro atavío **

Como si fueran flores los cantos son nuestro atavío, oh amigos: con ellos venimos a vivir en la tierra. Verdadero es nuestro canto, verdaderas nuestras flores, el hermoso canto. Aunque sea jade, aunque sea oro, ancho plumaje de quetzal... ¡Que lo haga yo durar aquí junto al tambor! ¿Ha de desaparecer acaso nuestra muerte en la tierra?

Antología general de poesía mexicana 1a.indd 66

2/13/12 10:34 AM


Nezahualcóyotl

{ 67 }

Yo soy cantor: aunque sea así. Con cantos nos alegramos, nos ataviamos con flores aquí. ¿En verdad lo comprende nuestro corazón? ¡Eso hemos de dejarlo al irnos: por eso lloro, me pongo triste! Si es verdad que nadie ha de agotar su riqueza, tus flores, oh Árbitro Sumo... Debemos dejarlas al irnos: ¡por eso lloro, me pongo triste! Con flores aquí se entreteje la nobleza, la amistad. Gocemos con ellas, casa universal suya es la tierra. ¿En el sitio de lo misterioso aún habrá de ser así? Ya no como aquí en la tierra: las flores, los cantos solamente aquí perduran. Solamente aquí una vez haya galas de uno a otro. ¿Quién es conocido así allá? ¿Aún de verdad hay allá vida? ¡Ya no hay allá tristeza, allá no recuerdan nada... ay! ¿Es verdad nuestra casa: también allá vivimos? ¡ ay

de mí !...**

¡Ay de mí: sea así! No tengo dicha en la tierra, aquí. ¡Ah, de igual modo nací, de igual modo fui hecho hombre! ¡Ah, sólo el desamparo he venido a conocer aquí en el mundo habitado!

Antología general de poesía mexicana 1a.indd 67

2/13/12 10:34 AM


Nezahualcóyotl

{ 68 }

§ ¡Que haya aún trato mutuo

aquí, oh amigos míos: solamente aquí en la tierra! Mañana o pasado, como lo quiera el corazón de aquel por quien todo vive, nos hemos de ir a su casa. ¡Oh amigos, démonos gusto! ¡ en

buen tiempo vinimos a vivir !...**

¡En buen tiempo vinimos a vivir, hemos venido en tiempo primaveral! ¡Instante brevísimo, oh amigos! ¡Aun así tan breve, que se viva! Yo soy Yoyontzin: aquí se alegran nuestros corazones, nuestros rostros: hemos venido a conocer vuestras bellas palabras. Instante brevísimo, oh amigos! ¡Aun así tan breve, que se viva!

Antología general de poesía mexicana 1a.indd 68

2/13/12 10:34 AM


{ 69 }

AXAYÁCATL

canto

Ha bajado aquí a la tierra la muerte florida,

se acerca ya aquí, en la región del color rojo la inventaron quienes antes estuvieron con nosotros. Va elevándose el llanto, hacia allá son impelidas las gentes, en el interior del cielo hay cantos tristes, con ellos va uno a la región donde de algún modo se existe. Eras festejado, divinas palabras hiciste, a pesar de ello has muerto. El que tiene compasión de los hombres, hace torcida invención. Tú así lo hiciste. ¿Acaso no habló así un hombre? El que persiste, llega a cansarse. A nadie más forjará el Dador de la Vida. ¡Día de llanto, día de lágrimas! Tu corazón está triste. ¿Por segunda vez habrán de venir los señores? Sólo recuerdo a Itzcóatl, por ello la tristeza invade mi corazón. ¿Es que ya estaba cansado, venció acaso la fatiga al Dueño de la Casa, al Dador de la Vida? A nadie hace él resistente sobre la tierra. ¿A dónde tendremos que ir? Por ello la tristeza invade mi corazón. Continúa la partida de gentes, todos se van. Los príncipes, los señores, los nobles nos dejaron huérfanos.

s (1449-1481.) Poeta y gobernante de Tenochtitlan. Hijo del príncipe azteca Tezozomoctzin y hermano de Tízoc y Ahuítzotl, que también alcanzaron el rango de supremo señor o tlatoani. “Si como gobernante de la nación azteca pasó por propio derecho a la historia, como poeta ha de incluirse también en la serie de los grandes maestros de la palabra nacidos en MéxicoTenochtitlan”, afirma León-Portilla. [Versión directa, del náhuatl al español, de Miguel León-Portilla.]

Antología general de poesía mexicana 1a.indd 69

2/13/12 10:34 AM


{ 70 }

Axayácatl

¡Sentid tristeza, oh vosotros señores! ¿Acaso vuelve alguien, acaso alguien regresa de la región de los descarnados? ¿Vendrán a hacernos saber algo Motecuhzoma, Nezahualcóyotl, Totoquihuatzin? Nos dejaron huérfanos, ¡sentid tristeza, oh vosotros señores! ¿Por dónde anda mi corazón? Yo, Axayácatl, los busco, nos abandonó Tezozomoctli, por eso yo a solas doy salida a mi pena. A la gente del pueblo, a las ciudades, que vinieron a gobernar los señores, las han dejado huérfanas. ¿Habrá acaso calma? ¿Acaso habrán de volver? ¿Quién acerca de esto pudiera hacerme saber? Por eso yo a solas doy salida a mi pena.

Antología general de poesía mexicana 1a.indd 70

2/13/12 10:34 AM


{ 71 }

NEZAHUALpilli

canto

Así vino a perecer Huexotzinco

Estoy embriagado,

está embriagado mi corazón: Se yergue la aurora, ya canta el ave zacuán sobre el vallado de escudos, sobre el vallado de dardos. Alégrate, tú, Tlacahuepan, tú, nuestro vecino, cabeza rapada, como cuexteca de cabeza rapada. Embriagado con licor de aguas floridas, allá en la orilla del agua de los pájaros, cabeza rapada. Los jades y las plumas de quetzal con piedras han sido destruidos, mis grandes señores, los embriagados por la muerte, allá en las sementeras acuáticas, en la orilla del agua, los mexicanos en la región de los magueyes. El águila grita, el jaguar da gemidos, oh tú, mi príncipe, Macuilmalinalli, allí, en la región del humo, en la tierra del color rojo rectamente los mexicanos hacen la guerra. Yo estoy embriagado, yo cuexteca, yo de florida cabellera rapada, una y otra vez bebo el licor floreciente.

s (1464-1515.) Sabio y poeta, hijo de Nezahualcóyotl, sucedió a su padre como señor de Tezcoco. La historia dice de él que fue un hombre justo y un gobernante que promulgó leyes a las que él mismo se sometió, porque justicia y poesía tenían para él un mismo significado. [Versión directa, del náhuatl al español, de Miguel León-Portilla.]

Antología general de poesía mexicana 1a.indd 71

2/13/12 10:34 AM


{ 72 }

Nezahualpilli

Que se distribuya el florido néctar precioso, oh hijo mío, tú, hombre joven y fuerte, yo palidezco. Por donde se extienden las aguas divinas, allí están enardecidos, embriagados los mexicanos con el florido licor de los dioses. Al chichimeca yo ahora recuerdo, por esto sólo me aflijo. Por esto yo gimo, yo Nezahualpilli, yo ahora lo recuerdo. Sólo allá está, donde abren sus corolas las flores de guerra, yo lo recuerdo y por eso ahora lloro. Sobre los cascabeles Chailtzin, en el interior de las aguas se espanta. Ixtlilcuecháhuac con esto muestra arrogancia, se adueña de las plumas de quetzal, de las frías turquesas se adueña el cuextécatl. Ante el rostro del agua, dentro de la guerra, en el ardor del agua y el fuego, sobre nosotros con furia se yergue Ixtlilotoncochotzin, por esto se muestra arrogante, se apodera de los plumajes de quetzal, de las frías turquesas se adueña. Anda volando el ave de plumas finas, Tlacahuepatzin, mi poseedor de las flores, como si fueran conejos los persigue el joven fuerte, el cuexteca en la región de los magueyes. En el interior del agua cantan, dan voces las flores divinas. Se embriagan, dan gritos, los príncipes que parecen aves preciosas, los cuextecas en la región de los magueyes. Nuestros padres se han embriagado, embriaguez de la fuerza. ¡Comience la danza! A su casa se han ido los dueños de las flores ajadas, los poseedores de los escudos de plumas, los que guardan las alturas, los que hacen prisioneros vivientes, ya danzan. Arruinados se van los dueños de las flores ajadas, los poseedores de los escudos de plumas.

Antología general de poesía mexicana 1a.indd 72

2/13/12 10:34 AM


Nezahualpilli

{ 73 }

§ Ensangrentado va mi príncipe,

amarillo señor nuestro de los cuextecas, el ataviado con faldellín color de zapote, Tlacahuepan se cubre de gloria, en la región misteriosa donde de algún modo se existe. Con la flor del licor de la guerra se ha embriagado mi príncipe, amarillo señor nuestro de los cuextecas. Matlaccuiatzin se baña con el licor florido de guerra. Juntos se van adonde de algún modo se existe. Haz ya resonar la trompeta de los tigres, el águila está dando gritos sobre mi piedra donde se hace el combate, por encima de los señores. Ya se van los ancianos, los cuextecas están embriagados con el licor florido de los escudos, se hace el baile en Atlixco. Haz resonar tu tambor de turquesas, maguey embriagado con agua florida, tu collar de flores, tu penacho de plumas de garza, tú el del cuerpo pintado. Ya lo oyen, ya acompañan las aves de cabeza florida, al joven fuerte, al dueño de los escudos de tigre que ha regresado. Mi corazón está triste, soy el joven Nezahualpilli. Busco a mis capitanes, se ha ido el señor, quetzal floreciente, se ha ido el joven y fuerte guerrero, el azul del cielo es su casa. ¿Acaso vienen Tlatohuetzin y Acapipíyotl a beber el florido licor aquí donde lloro?

Antología general de poesía mexicana 1a.indd 73

2/13/12 10:34 AM


{ 74 }

CUACUAUHTZIN

canto triste

F

lores con ansia mi corazón desea. Que estén en mis manos. Con cantos me aflijo, sólo ensayo cantos en la tierra. Yo, Cuacuauhtzin, con ansia deseo las flores, que estén en mis manos, yo soy desdichado. ¿A dónde en verdad iremos que nunca tengamos que morir? Aunque fuera yo piedra preciosa, aunque fuera oro, seré yo fundido, allá en el crisol seré perforado. Sólo tengo mi vida, yo, Cuacuauhtzin, soy desdichado. Tu atabal de jades, tu caracol rojo y azul así los haces ya resonar, tú, Yoyontzin. Ya ha llegado, ya se yergue el cantor. Por poco tiempo alegraos, vengan a presentarse aquí los que tienen triste el corazón. Ya ha llegado, ya se yergue el cantor. Deja abrir la corola a tu corazón, deja que ande por las alturas.

s (Mediados del siglo xv.) Gobernante de Tepechpan, señorío tributario del reino de Tezcoco situado al suroeste de Teotihuacan. Fue también forjador de cantos y su “Canto triste” lo motivó el darse cuenta de las ocultas intenciones que tenía Nezahualcóyotl al enviarlo a la guerra contra los tlaxcaltecas: conseguir su muerte y apoderarse de su prometida Azcalxochitzin. Todo lo cual sucedió de la forma planeada por el rey de Tezcoco: Cuacuauhtzin murió en la guerra y Nezahualcóyotl hizo suya a Azcalxochitzin. De esta relación nació Nezahualpilli, pero el episodio quedó como uno de los actos indignos del “Rey Poeta”, cuya reputación era, en general, de hombre justo. [Versión directa, del náhuatl al español, de Miguel León-Portilla.]

Antología general de poesía mexicana 1a.indd 74

2/13/12 10:34 AM


C uacuauhtzin

{ 75 }

Tú me aborreces, tú me destinas a la muerte. Ya me voy a su casa, pereceré. Acaso por mí tú tengas que llorar, por mí tengas que afligirte, tú, amigo mío, pero yo ya me voy, yo ya me voy a su casa. Sólo esto dice mi corazón, no volveré una vez más, jamás volveré a salir sobre la tierra, yo ya me voy, ya me voy a su casa. Sólo trabajo en vano, gozad, gozad, amigos nuestros. ¿No hemos de tener alegría, no hemos de conocer el placer, amigos nuestros? Llevaré conmigo las bellas flores, los bellos cantos. Jamás lo hago en el tiempo del verdor, sólo soy menesteroso aquí, sólo yo, Cuacuauhtzin. ¿No habremos de gozar, no habremos de conocer el placer, amigos nuestros? Llevaré conmigo las bellas flores, los bellos cantos.

Antología general de poesía mexicana 1a.indd 75

2/13/12 10:34 AM


{ 76 }

MACUILXOCHITZIN

canto

Elevo mis cantos,

yo, Macuilxóchitl, con ellos alegro al Dador de la Vida, ¡comience la danza! ¿Adonde de algún modo se existe, a la casa de Él se llevan los cantos? ¿O sólo aquí están vuestras flores?, ¡comience la danza! El matlatzinca es tu merecimiento de gentes, señor Itzcóatl: ¡Axayacatzin, tú conquistaste la ciudad de Tlacotépec! Allá fueron a hacer giros tus flores, tus mariposas. Con esto has causado alegría. El matlatzinca está en Toluca, en Tlacotépec. Lentamente hace ofrenda de flores y plumas al Dador de la Vida. Pone los escudos de las águilas en los brazos de los hombres, allá donde arde la guerra, en el interior de la llanura. Como nuestros cantos, como nuestras flores, así, tú, el guerrero de cabeza rapada, das alegría al Dador de la Vida. Las flores del águila quedan en tus manos, señor Axayácatl.

s (Mediados del siglo xv.) Hija de Tlacaélel, célebre consejero de los reyes aztecas. Nació en México-Tenochtitlan. Su nombre significa 5-Flor. Fue, a decir de León-Portilla, una poetisa de mucha ternura e ingenio. Aparte del “Canto”, no se conocen otras composiciones suyas. [Versión directa, del náhuatl al español, de Miguel León-Portilla.]

Antología general de poesía mexicana 1a.indd 76

2/13/12 10:34 AM


Macuilxochitzin

{ 77 }

Con flores divinas, con flores de guerra queda cubierto, con ellas se embriaga el que está a nuestro lado. Sobre nosotros se abren las flores de guerra, en Ehcatépec, en México, con ellas se embriaga el que está a nuestro lado. Se han mostrado atrevidos los príncipes, los de Acolhuacan, vosotros los tepanecas. Por todas partes Axayácatl hizo conquistas, en Matlatzinco, en Malinalco, en Ocuillan, en Tequayola, en Xohcotitlan. Por aquí vino a salir. Allá en Xiquipilco a Axayácatl lo hirió en la pierna un otomí, su nombre era Tlílatl. Se fue éste a buscar a sus mujeres, les dijo: “Preparadle un braguero, una capa, se los daréis, vosotras que sois valientes.” Axayácatl exclamó: –“¡Que venga el otomí que me ha herido en la pierna!” El otomí tuvo miedo, dijo: –“¡En verdad me matarán!” Trajo entonces un grueso madero y la piel de un venado, con esto hizo reverencia a Axayácatl. Estaba lleno de miedo el otomí. Pero entonces sus mujeres por él hicieron súplica a Axayácatl.

Antología general de poesía mexicana 1a.indd 77

2/13/12 10:34 AM


{ 78 }

AYOCUAN CUETZPALTZIN

¡ que

permanezca la tierra !...

¡Que permanezca la tierra!

¡Que estén en pie los montes! Así venía hablando Ayocuan Cuetzpaltzin. En Tlaxcala, en Huexotzinco. Que se repartan flores de maíz tostado, flores de cacao. ¡Que permanezca la tierra!

las flores y los cantos

Del interior del cielo vienen las bellas flores, los bellos cantos. Los afea nuestro anhelo, nuestra inventiva los echa a perder, a no ser los del príncipe chichimeca Tecayehuatzin. ¡Con los de él, alegraos! La amistad es lluvia de flores preciosas. Blancas vedijas de plumas de garza, se entrelazan con preciosas flores rojas:

s (Segunda mitad del siglo xv-principios del siglo xvi.) Poeta y sabio, oriundo de la región poblana, gobernó el señorío de Tecamachalco. Su vocación por la poesía lo llevó a viajar y relacionarse con otros “forjadores de palabras” lo mismo en Huexotzinco que en Tlaxcala. En la misma tradición de Nezahualcóyotl, tiene por tema preferido la fugacidad de la existencia. [Versión directa, del náhuatl al español, de Miguel León-Portilla.] Lecturas recomendadas para esta sección Garibay Kintana, Ángel María, Poesía indígena de la altiplanicie, sexta edición, Universidad Nacional Autónoma de México (unam ), México, 1992 [primera edición, 1940]. ——, La literatura de los aztecas, Joaquín Mortiz, México, 1979. ——, Poesía indígena, unam , México, 1982. León-Portilla, Miguel, Visión de los vencidos. Relaciones indígenas de la Conquista, vigésimo novena edición corregida y aumentada, unam , 2007 [primera edición, 1959]. ——, Los antiguos mexicanos a través de sus crónicas y cantares, Fondo de Cultura Económica (fce ), México, 2006 [primera edición, 1961]. ——, Trece poetas del mundo azteca, Secretaría de Educación Pública (sep ), México, 1972. ——, Literaturas indígenas de México, Mapfre-fce , México, 1992. ——, Quince poetas del mundo náhuatl, Diana, México, 1994. ——, La tinta negra y roja. Antología de poesía náhuatl, Era-El Colegio Nacional-Galaxia Gutenberg, Barcelona, 2008. Martínez, José Luis, Nezahualcóyotl: vida y obra, fce , México, 1972.

Antología general de poesía mexicana 1a.indd 78

2/13/12 10:34 AM


Ayocuan Cuetzpaltzin

{ 79 }

en las ramas de los árboles, bajo ellas andan y liban los señores y los nobles. Vuestro hermoso canto: un dorado pájaro cascabel, lo eleváis muy hermoso. Estáis en un cercado de flores. Sobre las ramas floridas cantáis. ¿Eres tú, acaso, un ave preciosa del Dador de la Vida? ¿Acaso tú al dios has hablado? Tan pronto como visteis la aurora, os habéis puesto a cantar. Esfuércese, quiera mi corazón, las flores del escudo, las flores del Dador de la Vida. ¿Qué podrá hacer mi corazón? En vano hemos llegado, hemos brotado en la tierra. ¿Sólo así he de irme, como las flores que perecieron? ¿Nada quedará de mi nombre? ¿Nada de mi fama aquí en la tierra? ¡Al menos flores, al menos cantos! ¿Qué podrá hacer mi corazón? En vano hemos llegado, hemos brotado en la tierra. Gocemos, oh amigos, haya abrazos aquí. Ahora andamos sobre la tierra florida. Nadie hará terminar aquí las flores y los cantos, ellos perduran en la casa del Dador de la Vida. Aquí en la tierra es la región del momento fugaz. ¿También es así en el lugar donde de algún modo se vive? ¿Allá se alegra uno? ¿Hay allá amistad? ¿O sólo aquí en la tierra hemos venido a conocer nuestros rostros?

Antología general de poesía mexicana 1a.indd 79

2/13/12 10:34 AM


{ 80 }

Ayocuan Cuetzpaltzin

canto en loor de huexotzinco

Asediada, odiada sería la ciudad de Huexotzinco, si estuviera rodeada de dardos. Huexotzinco circundada de espinosas flechas. El timbal, la concha de tortuga repercuten en vuestra casa, permanecen en Huexotzinco. Allí vigila Tecayehuatzin, el señor Quecéhuatl, allí tañe la flauta, canta, en su casa de Huexotzinco. Escuchad: hacia acá baja nuestro padre el dios. Aquí está su casa, donde se encuentra el tamboril de los tigres, donde han quedado prendidos los cantos al son de los timbales. Como si fueran flores, allí se despliegan los mantos de quetzal en la casa de las pinturas. Así se venera en la tierra y el monte, así se venera al único dios. Como dardos floridos e ígneos se levantan tus casas preciosas. Mi casa dorada de las pinturas, ¡también es tu casa, único dios!

Antología general de poesía mexicana 1a.indd 80

2/13/12 10:34 AM



11529c