Page 12

[3] Salinas, Oscar, op. cit., pp. 58-61.

[4] María Victoria Caignet (Cuba, 1927) realizó estudios profesionales de diseño en París, de 1952 a 1956. Desde 1959 trabajó juntamente con Gonzalo Córdoba (Argentina, 1924), radicado en Cuba. Ambos se destacaron por sus diseños de interiores y muebles. Ambos recibieron el Premio Nacional de Diseño en el 2003. [5] Fernández, L., entrevista a María Victoria Caignet, La Habana, 2006, s.e.

[6] Fernández, L., entrevista a Gonzalo Córdoba, La Habana, 2006, s.e.

[7] ibídem.

[8] Médico, devenido ceramista, propietario y director del taller desde 1949. 112

A ciencia cierta, hasta hoy en día no se saben las razones que motivaron la interrupción de dicho proyecto. Clara Porset volvió a México, donde desarrolló un amplio programa de práctica y enseñanza del diseño, y al fin de sus días se lamentó de no haber integrado más ampliamente la historia del diseño en Cuba.[3] También al inicio de la década del ‘60 se creó el Departamento de Muebles de la Dirección de Arquitectura del Ministerio de la Construcción (MICONS), dirigido por Antonio Quintana. Fue la institución que desde su creación hasta 1971 desarrolló proyectos de diseño de muebles e interiores para las numerosas nuevas instalaciones (hospitales, viviendas, playas públicas, centros recreacionales). Gonzalo Córdoba y María Victoria Caignet fueron, entre otros, los encargados de realizar estos proyectos.[4] Rasgos distintivos de la labor de Caignet y Córdoba fueron: su carácter integral, ya que arquitectos y diseñadores trabajaban en equipos (los planos de los muebles iban junto con los planos del edificio); y que los muebles se realizaban con materiales exclusivamente nacionales. A ellos se integraban obras de pintores nacionales de reconocido prestigio como René Portocarrero o Amelia Peláez (en el Ministerio existía también un Departamento de Artes Plásticas).[5] Los conceptos rectores del diseño de esos muebles e interiores fueron siempre lo cubano y lo contemporáneo. “No se busca la identidad, sino que se trabaja en diálogo con lo local, con el clima, con nuestros materiales.”[6] En este marco se destacó el plan Camagüey (1963) de diseño de muebles e interiores para 4000 viviendas económicas, los que fueron concebidos a partir de la triple visión de contemporaneidad, cubanía y modularidad. El material básico fue el tablero de madera prensada producido en Cuba con un diseño económico, combinable y duradero, que según palabras del propio Córdoba “debería cumplir la expectativa de llevar la cultura del diseño a la población”.[7] En esta misma década, participando de similares conceptos de diseño se puede mencionar a la fábrica de cerámica de Santiago de las Vegas, también conocida como el Taller de Rodríguez de la Cruz, por el nombre de su propietario y director.[8] A fin de obtener vajillas para los recién instalados centros recreacionales, playas y hoteles, se encomendó a la fábrica que incrementara su producción utilitaria e industrial. Para satisfacer esta demanda la fábrica aumentó el rubro de productos, desarrolló su propia tecnología y encontró un nuevo concepto de di-

Butaca Guamá. 1961. Diseño: Gonzalo Córdoba. Dirección de Arquitectura, MICONS. |164|

110-123 cuba1.indd 112

2/18/08 2:19:27 PM

Profile for Editora Blucher

Historia Del Diseño en América Latina y el Caribe  

Historia del Diseño en América Latina y el Caribe es una obra colectiva que ofrece un panorama del desarrollo del diseño industrial y del di...

Historia Del Diseño en América Latina y el Caribe  

Historia del Diseño en América Latina y el Caribe es una obra colectiva que ofrece un panorama del desarrollo del diseño industrial y del di...