Issuu on Google+

LA OBEDIENCIA Se   ha   hecho   famosa   la   frase:   “Cuando   mandaban   los   superiores,   yo   era   súbdito;     ahora  que  mandan  los  súbditos,  me  toca  ser  superior”.  No   se  sabe   quién   es  su   autor.   Tampoco   interesa   mucho.   Lo   importante   es   saber   qué   quiso  decir  al  formularla. Aunque   no   es   una   expresión   muy   teologal   sí   es   una   forma   ingeniosa   de   afirmar  que  en  asuntos  de   autoridad  y  obediencia  las  cosas  han  cambiado   en  las  comunidades  religiosas.   La  distancia  entre  el  modelo  tradicional   y  el  modelo  liberal   es   muy  grande.   Pero:   *   ¿Se   reduce   la   obediencia   a   un   problema   de   relaciones   personales  entre  superiores  y  súbditos?   *  ¿Vale  la  pena  seguir  discuIendo  si  la  crisis  actual  de  la  vida   religiosa   es   una   crisis   de   autoridad   o   una   crisis   de   obediencia?.

-1-


*   ¿En  qué   ha  favorecido   a  la  comunidad  y   a   la   misión   esa   acItud   dialécIca   y   reivindicaIva  de  superiores  y  súbditos? En   el   mundo  de   hoy,   cuando   la   vida   religiosa   es   tan   cuesIonada,   hay   que   analizar   las   cosas   de   otra  forma.

 1.Realidad El   voto   de   obediencia   es   escándalo   en   un   mundo   que   aspira   a   la   libertad   como   valor   supremo.   Pero,   ¿qué   libertad   es   la   que   anhelamos?   Esta   pregunta   se   ha   hecho   con   parIcular   intensidad   en   los   países   que   se   liberaron   del   comunismo.   Estos   países   entraron   “al  mundo  libre”,  pero  ¿es  ésta  la  libertad  por  la   que  lucharon? -2-

El  voto  de   obediencia  no  es  para   nosotros  una  cues2ón   administra2va,  un   medio  únicamente;   sino  que  nos  enfrenta   a  la  pregunta:  

¿Qué  Ipo  de   libertad   es   la   que   deseamos   en   Cristo?  ¿De  qué  manera   el   voto   expresa   esto   y   nos   ayuda   a   nosotras,   predicadoras,   a   vivir   la   exultante  libertad  de  los   hijos   de   Dios?   (cfr.   Fray   Timothy   Radcliffe.   Atreverse   a   Prometer   en   Retos   a   nuestra   misión,  p.28).


Hay   ciertamente   algunos   logros   en   la   libertad,   como   en   los   procesos   políIcos,  pero  la   libertad  de  mercado,  es  con  frecuencia  una   contrariedad.   No  trajo   consigo   la   libertad  promeIda   y  ha   rasgado  todavía   más  el  tejido   de  la  sociedad  humana.  Nuestro  llamado  “mundo   libre”  se   caracteriza  con   frecuencia   por   un   senIdo  fatalista,   una  incapacidad  para   tomar  el  propio   desIno   en   sus   manos   y   arreglar   sus   vidas;   lo   que   debe   hacernos   pensar   seriamente  sobre  “la  libertad”  de  la  sociedad  de  consumo.  

2.  Para  qué  la  obediencia?           La   vida  religiosa  proclama  que   la  autoridad  debe   ejercerse  como  un  

servicio   y   que   la   obediencia   es   una   forma   de   prac=car   la   corresponsabilidad.   La   obediencia   religiosa  ha  de   encontrar   su   fuerza  y  su   ideal  en   la  obediencia  de   Cristo  a  la  voluntad  salvífica  del   Padre.  El  mo=vo   úl=mo  de  la  obediencia  de  Jesús  es  el  amor.

-3-


La   obediencia   es  camino  de  libertad  y  nos  conduce  a  nuevas  misiones.   La   libertad   es  a   la   vez  un   don   de   Dios,   pero   también   una   gran   exigencia.   Debido  a   la  libertad  con   la  cual   optamos  por   la  vida  religiosa,  se  nos  exige   corresponsabilidad.

     Corresponsabilidad  significa  responsabilidad  compar=da,  es  decir,  arrimar   el   hombro.   Ser   corresponsable   supone   la   capacitación   y   la   tarea,   la   obligación   y   el   derecho     de   compar=r   con   otros   aquellas   funciones,   decisiones  y  acciones  que  afectan   a  todos  los  que  buscan  el  bien   de  todos.   La   corresponsabilidad   exige   disciplina   y   eficaz   colaboración.   Sólo   las   personas   responsables   saben   actuar   con   los   otros   de   forma   corresponsable.

Leamos  y  comentemos  el  texto  de CONSTITUCIONES, 29

-4-


La  corresponsabilidad  se   opone,  sobre  todo,   a   la   indiferencia,   a  la   pasividad,   a   la   pereza,   a   la   indolencia,   pero   también   al   acaparamiento,   a   la   marginación,  al  “ordeno  y  mando”,   a   la   imposición,    al  exclusivismo;    y  exige     a     la     vez     interés     por     colaborar,   acIvidad     comunitaria   y   solidaria,   capacidad  para  el  diálogo  y  compromiso  grupal  con  los  trabajos  comunes.

3.  Fundamentación  Bíblica “La   obediencia   como   virtud   evangélica   es   la   entrega   radical   y   sin   cálculos  de  la  vida   al  Dios  Padre  que  levanta  y  libera”  (J.B.METZ,  Las  órdenes   religiosas.  Su  misión   en  un  futuro   próximo  como   tes=monio  vivo  del  seguimiento   de  Cristo.  Herder,   Barcelona,  1988,  110).

No    es    posible    comprender    la    obediencia    religiosa    sin  contemplar  la   acItud  de  Jesús. La  obediencia  de  Jesús  está   estrechamente   relacionada   con  su  misión.   Esta  le  ha  sido  encomendada  por  el  Padre. -5-


La  misión  de  Jesús  consiste  en  anunciar  y  pracIcar  el  reino  de   Dios.  Y   la   finalidad   de   esta   misión   es   la   salvación   de   la   humanidad.   El   cumplimiento  de  esta  misión  no  es  para  Jesús   un  camino  llano.  Desde   el  comienzo  de   su  vida  pública  hasta   el  final  vivió,  como  ser  humano,   la   inseguridad   en   la   búsqueda   de   la   voluntad   del   Padre   y   la   lógica   y   natural  resistencia  a  la  muerte. El   autor   de   la   carta   a   los   Hebreos   dice   que   el   sacrificio   de   Cristo   es   eficaz  a  favor  de  los  cris=anos. “Por  eso  dice  al  entrar  en  el   mundo:  No  quisiste  sacrificios  ni  ofrendas,   pero  me  formaste  un  cuerpo.  No  te  agradaron  holocaustos  ni  sacrificios   expiatorios.  Entonces  dije:  Aquí  estoy,   he  venido   para  cumplir,  oh  Dios,   tu   voluntad   –como  está   escrito   de  mí  en  el  libro-­‐.   Primero  dice   que  no   ha   querido   ni   le   han   agradado   ofrendas,   sacrificios,   holocaustos   ni   sacrificios  expiatorios  (que  se  ofrecen  legalmente);  después  añade  aquí   estoy   para   cumplir   tu   voluntad.   Excluye   lo   primero   para   afirmar   lo   segundo.   Pues,   según   esa   voluntad,     quedamos   consagrados   por   la   ofrenda,  hecha  una  vez  para   siempre,  del  cuerpo  de   Jesucristo.”   (Heb   10,5-­‐10). -6-


La   obediencia   de   Jesús   se   consuma   en   la   libre   entrega   de   la   propia   vida  para  la  salvación   de   muchos:  “Nadie  me  quita  la  vida,   yo  la  doy   voluntariamente”   (Jn   10,18).   Su   muerte   es   la   culminación   de   su   obediencia  y  fidelidad.  Es  la  consumación  de  su  misión. El   himno  cristológico  de   la  Carta   a  los  Filipenses  explica  la   dimensión   teológica  de  la  obediencia  de  Jesús: “Tened   entre   vosotros   los   mismos   sen7mientos   que   Cristo:   el   cual,   siendo  de   condición  divina,  no  retuvo  ávidamente  el  ser  igual   a  Dios.   Sino   que   se   despojó   de   sí   mismo,   tomando   condición   de   siervo,   haciéndose   semejante  a  los  hombres  y  apareciendo  en  su  porte   como   hombre;   y   se   humilló   a   sí   mismo   obedeciendo   hasta   la   muerte   y   muerte  de  cruz”  (Fil  2,5-­‐8).

-7-


La  respuesta  del  Padre  es  la  exaltación  de   Jesús,     que   confirma  el  valor   salvífico  de  esa  obediencia  hasta  la  muerte: “Por  lo  cual  Dios   lo   exaltó   y  le  otorgó  el  nombre   que  esta  sobre  todo  nombre.   Para  que   al  nombre  de  Jesús  toda  rodilla  se  doble  en  los  cielos,  en   la  =erra  y   en   los   abismos     y   toda   lengua   confiese   que   Cristo   Jesús   es   el   Señor,   para   gloria  de  Dios  Padre”  (Fil  2,9-­‐11).

Merece   la   pena   prestar   atención   al   contexto     en   el   que   Pablo   trae   a   colación   este   himno   cristológico.   Lo   hace   en   un   discurso   sobre   las   exigencias   de   la   vida   comunitaria.   La   comunidad   y   la   misión   son   dos   claves   fundamentales   para   reinterpretar   la   obediencia   en   la   vida   religiosa.  (Cfr.  MARTINEZ  DIEZ,  Felicísimo,  O.P.  Refundar  la  Vida  Religiosa,  pp.  218  ss). Lo   caracterísIco  de  la  obediencia  religiosa  es   el  contexto  comunitario  en   el  que  se  intenta  discernir   y  cumplir   la  voluntad  de  Dios.     La  vivencia   de   las  reglas,  la  misión,  los  proyectos  comunitarios,  las  orientaciones  de   los   superiores,   son   mediaciones   en   esta   búsqueda   y   cumplimiento   de   la   voluntad  divina. Complementemos  con  el  análisis  de: CONSTITUCIONES, 25 y 27 y DIRECTORIO, 22

-8-


4.  Autoridad  y  Obediencia El  ejercicio  de  la   autoridad   o  liderazgo  es  componente   esencial   para  el   buen          funcionamiento  de  cualquier  grupo  humano. La   vida   religiosa   proclama   que   la   autoridad   debe   ejercerse   como   un   servicio   y   que   la   obediencia   es   una   forma   de   prac=car   la   corresponsabilidad. La   autoridad   en   la   vida   religiosa   debe   ser   evangélica,   es   decir,   debe   estar  en  la   línea  de  la  búsqueda  sincera  de  la  voluntad   del  Padre;  debe   tener   como   propósito   la   realización   libre   de   las   personas   en   el   seguimiento   de  Jesús;  debe   orientar  y   acompañar  la   misión  apostólica   de  la  comunidad. La  autoridad  sólo  está    legi=mada  en  la  vida  religiosa  como  mediación   de  la  voluntad  divina.

¿QUÉ DICE NUESTRA LEGISLACIÓN? Constituciones, 31 a 35;

-9-

Directorio, 23 a 27.


5.  Libres  para  la  misión Como   ya   lo   hemos   dicho,   la   misión  es   otra   dimensión   esencial   de   la   obediencia  religiosa.   La   obediencia   crisIana   es   disponibilidad   para   la   misión.   En   el   caso   concreto     de  la  obediencia   religiosa,  esta  disponibilidad  se  expresa  en   la  incorporación  a  un  proyecto  apostólico  comunitario.  Si  la  causa   del   Reino   no   inspira   la   misión   de   la   comunidad   religiosa,   dicha   misión   termina   “profesionalizándose”,  es  decir,  ejerciendo  una  profesión,   en   cualquiera   de   las   áreas   del   saber,   para   lo   cual   no   se   requiere   ser   religioso. La   relación  con   la   misión  amplía   el   horizonte   de   la   autoridad  y   de   la   obediencia   religiosa.  El  nuevo   horizonte  abre  la  comunidad   religiosa  a   la   comunidad   eclesial   y   humana.   El   discernimiento   de   la   voluntad   divina   debe   trascender   el   ámbito   meramente   congregacional.   Un   discernimiento   que   sólo   tenga   en   cuenta   las   necesidades   y   los   intereses   insItucionales   pone   la   obediencia   y   la   misión   al   borde   del   fracaso. Las   exigencias   de   la   misión   –el   clamor   del   pueblo   o   la   urgencia   del   evangelio-­‐   son   elemento   esencial   para   el   discernimiento   de   la   voluntad   divina.   Este   postulado   debe   inspirar   los   proyectos   comunitarios   y   estar   presente   en   todos   los   capítulos   y   asambleas   congregacionales.

-10-


La   obediencia   así  entendida,  como  dice   el  Padre   Felicísimo   MarInez,   O.P.,     Iene   un   gran   valor   tes=monial   en   el   mundo   actual:   es   una   resistencia   contracultural  frente  a  todas  las  potencias   de  este  mundo,   frente   a   toda   absoluIzación   del   poder   como   mecanismo   de   dominación   sobre   las   personas.   Esta   es   la   dimensión   políIca   de   la   obediencia   religiosa.   “Es   una   obediencia   que   empuja   hacia   la   proximidad   prácIca   con   aquellos   para   quienes   la   obediencia   no   es   ninguna  virtud,  sino  una  señal  de   someImiento,   de  minoría  de  edad,   de  humillación. INTERCAMBIO    COMUNITARIO

1. Cómo  y  para  qué  nos  liberan  los  votos  religiosos? 2. Qué  importancia  Iene  la  comunidad  en  la  vivencia  de  los  votos? 3. Cuál  es  el  fundamento  teológico  del  voto  de  obediencia? 4. Qué  relación  se  da  entre  autoridad  y  obediencia? 5. Qué  relación  se  da  entre  AUTORIDAD,  OBEDIENCIA  Y  MISIÓN?

Compartamos  las  inquietudes  sobre  esta  unidad  en  el  CHAT

De  5.40  a  6.p.m.  par2ciparemos  en  el  CHAT  para  compar2r  las  experiencias  de  este  día  y   manifestar  nuestras  inquietudes  y  sugerencias  en  relación  con  el  tema.

-11-


obediencia