Issuu on Google+

El Mensajero

Pág. 1

El Periódico de la Diócesis

Año VIII Núm. 78 Abril 2013 www.diocesisdematamoros.org

¿Quién es el Papa Francisco?

Los cardenales electores eligieron a Jorge Mario Bergoglio, de 76 años de edad, hasta hace unas semanas Arzobispo de Buenos Aires (Argentina), como Pontífice. El elegido ha tomado el nombre de Francisco. El ahora Papa Francisco nació en Buenos Aires el 17 de diciembre de 1936. Estudió y se diplomó como técnico químico, pero al decidirse por el sacerdocio ingresó en el seminario de Villa Devoto. El 11 de marzo de 1958 pasó al noviciado de la Compañía de Jesús, estudió humanidades en Chile, y en 1960, de regreso a Buenos Aires, obtuvo la licenciatura en Filosofía en el Colegio Máximo San José, en la localidad de San Miguel. De 1967 a 1970 cursó Teología en el Colegio Máximo de San Miguel, cuya licenciatura obtuvo. El 13 de diciembre de 1969 fue ordenado sacerdote. En 1971 hizo la tercera probación en Alcalá de Henares (España), y el 22 de abril de 1973, su profesión perpetua. El 31 de julio de 1973 fue elegido provincial de la Argentina. Estuvo en Alemania, y al volver la superioridad lo destinó al Colegio del Salvador, de donde pasó a la iglesia de la Compañía, de la ciudad

de Córdoba. Entre 1980 y 1986 fue Rector del Colegio Máximo de San Miguel. El 20 de mayo de 1992, Juan Pablo II lo designó Obispo Titular de Auca y Auxiliar de Buenos Aires. El 27 de junio del mismo año recibió en la Catedral primada la ordenación episcopal, y fue promovido a Arzobispo Coadjutor de Buenos Aires el 3 de junio de 1997. De dicha sede arzobispal es titular desde el 28 de febrero de 1998, cuando se convirtió en el primer jesuita que llegó a ser primado de la Ar-

gentina. Sucedió en el cargo al Cardenal Antonio Quarracino. En la Conferencia Episcopal Argentina ha sido vicepresidente (2002-2005); y como miembro de la Comisión Ejecutiva ha sido miembro de la Comisión Permanente representando a la Provincia Eclesiástica de Buenos Aires. Ha integrado, además, las comisiones episcopales de Educación Católica y de la Universidad Católica Argentina. Creado Cardenal presbítero el 21 de febrero del 2001; recibió la birreta roja y el título de San Roberto Belarmino. Asistió como Relator General Adjunto a la X Asamblea Ordinaria del Sínodo de Obispos realizado en el 2001. Integrante de la Comisión para América Latina (CAL) y el Consejo Ordinario de la Secretaría General para el Sínodo de los Obispos. Participó en el cónclave del 18 y 19 de abril de 2005. Asistió a la XI Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos del 2005. Electo Presidente de la Conferencia Episcopal Argentina para el trienio 2005-2008. Miembro de la Congregación para el Culto Divino y la disciplina de los Sacramentos; de la Congregación para el Clero; de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y de las Sociedades de Vida Apostólica; y del Pontificio Consejo para la Familia. Es uno de los cinco hijos de un matrimonio italiano de clase media formado por Mario, empleado ferroviario, y Regina Sívori, ama de casa. Entre sus escritos figuran Meditaciones para religiosos (1982), Reflexiones sobre la vida apostólica (1986), Reflexiones de esperanza (1992).


Pág. 2

[ EDITORIAL Y OPINIÓN ]

Editorial Impacto, alegría y esperanza causó la elección del ahora Papa Francisco. Latinoamericano, jesuita y con actitudes de vida tan necesarias en nuestro tiempo, como la sencillez, la autenticidad, la cercanía. En esta edición compartimos un acercamiento a su vida, mediante algunos datos biográficos que diversos medios han publicado. La Compañía de Jesús se destaca por su compromiso social y eclesial, y en esta Compañía se formó quien fuera Cardenal de Buenos Aires, Argentina y ahora Obispo de Roma. Rezaremos por él. Y gracias a los jesuitas, varios sacerdotes de nuestra Diócesis han tenido oportunidad de estudiar en sus aulas universitarias, especialmente en la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma. ¡Muchas gracias hermanos! La resurrección del Señor, centro de nuestra fe. Compartimos algunas reflexiones bíblicas y de fe, que nos

Contenido ayuden a creer y celebrar este misterio de vida, para luego, como discípulos y misioneros, vayamos de casa en casa para dar a conocer esta alegría. Así como los hermanos de otras denominaciones religiosas van casa en casa, así el católico, firme en su fe, está invitado a compartir lo que cree, vive y celebra. La invitación a seguir en oración por nuestros Obispos, quienes tuvieron su Asamblea Plenaria los pasados días del 8 al 12 de abril, así como rezar por las vocaciones de forma especial en la Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones el domingo 21 de abril. Agradecemos, querido lector, el tiempo para leer esta edición y que la puedas compartir con otros hermanos, de igual forma en línea en nuestros siguientes links: periodicoelmensajero. com y estar al día leyendo el sitio diocesisdematamoros.org

Portada •¿Quién es el Papa Francisco? Pág. 2 •Editorial •La Compañía de Jesús Pág. 3 •El Universo Pág. 4 •La Resurrección de Jesús Pág. 5 •El Pregón Pascual Pág. 6 •Pastoral Penitenciaria en Reynosa Pág. 7 •La misión de Jesús, es la misión de la Iglesia Pág. 8 •La pobreza, la paz y el diálogo Pág. 9 •¿Qué es una Parroquia? Pág. 10 •¿Cómo dialogar con los hermanos separados? Pág. 11 •Luz silenciosa Pág. 12 •Concilio Vaticano II (Parte V)

La Compañía de Jesús La Compañía de Jesús es una Orden Religiosa de nuestra Iglesia, sus miembros son conocidos como “Padres Jesuitas”. Fundada por Ignacio de Loyola en 1540, hoy extendida por 127 países en los que todos sus miembros trabajan por la evangelización del mundo, en defensa de la fe y la promoción de la justicia, en permanente diálogo cultural e interreligioso. La finalidad de la Compañía es “la perfección cristiana, propia y ajena, para gloria y servicio de Dios”. San Ignacio fundó este instituto en París, junto con otros compañeros, y legó a la Iglesia una herramienta fundamental: los Ejercicios Espirituales. No en vano, en 1922, el Papa Pío XI nombró a San Ignacio de Loyola patrono oficial de los Ejercicios Espirituales. La Compañía de Jesús es la primera orden religiosa masculina mundial en cuanto a número de miembros, seguida de los salesianos y los franciscanos. Para una mayor eficacia se dividen territorialmente en provincias, que se agrupan a su vez por Asistencias o unidades territoriales. Su presencia ha sido constante en países donde la religión católica ha estado perseguida o prohibida, como en China, Cuba o Vietnam ó en países con mayoría islámica o budista, donde han promovido siempre el diálogo interreligioso. De sus misiones está la promoción de la educación en la universidad, tal es el caso de la Universidad Iberoamericana en México a cargo de los jesuitas.

Imagen de San Ignacio de Loyola

P. José María Hernández


Pág. 3

[ ACTUALIDAD ]

El Universo

Ha sido un deseo que de alguna manera está ahí en el corazón del hombre: la máquina del tiempo. Poder tener un instrumento que permita al hombre desplazarse a través de las distintas etapas de la historia. El hecho de que la luz viaje a 300,000 kilómetros por segundo y las descomunales distancias que se dan entre estrellas y galaxias, hacen que sea una realidad ese sueño del hombre de viajar a través del tiempo, pues, por ejemplo, el sol que nos alumbra es el que era hace 8 minutos por la distancia su luz tarda en llegarnos. De las estrellas que podemos ver en la noche, hay las que estamos viendo tal como eran hace 10 años, otras hace 300, otras 1000, según la distancia. Hay galaxias que lo que ahora puede verse a través de los telescopios es en realidad lo que existía hace millones de años, sí, hace millones de años. Literalmente se está viendo el pasado. Por otra parte, los científicos han observado que las diferentes galaxias conocidas se alejan cada vez más unas de otras, que el universo se está expandiendo. Si antes estaba más contraído, y originalmente se encontraba reducido a un punto, los astrónomos hablan del momento de la gran explosión, el Big Bang. Es el Big Bang una teoría que se ha impuesto hoy en día en la comunidad científica. ¿Existía algo antes del Big Bang? Alguien formuló esta pregunta a sir Bernard Novell, director del observatorio y radiotelescopio de Jodrell Bank. Su respuesta fue: “Si realmente quiere saber eso, le recomiendo el primer capítulo del Génesis». La ciencia no puede responder a la pregunta: “¿quién ha creado y organizado todo esto?”, pero sí puede decir que NO es científico responder: “esto se crea y organiza solo”.

Mons. Oscar Lozano

El universo, creación de Dios


Pág. 4

[ COMISIÓN PROFÉTICA ]

La Resurrección de Jesús

Sin duda alguna el acontecimiento de la resurrección, es el sustento más importante de nuestra fe. Es la garantía y la promesa de nuestra propia resurrección, el punto de partida de la fe cristiana. La resurrección de Jesucristo es, por consiguiente, el fundamento, núcleo y eje de toda esperanza cristiana. Veamos ahora lo que la Biblia nos presenta acerca de este acontecimiento. En la Biblia encontramos testimonios importantes de la resurrección de Jesús: Los relatos de aparición del resucitado, los relatos de la tumba vacía y las fórmulas de fe. De todos estos testimonios, los más importantes son los relatos de aparición, ya que constituyen el núcleo central de 
la experiencia de la resurrección, por encima del descubrimiento del 
sepulcro vacío. Las apariciones son ante todo un momento de comunión vital entre Jesús y sus discípulos. Los discípulos sólo pueden ver a Jesús en la 
medida en que ellos mismos son elevados desde el plano de la 
creación antigua a la altura de la «nueva creación» en la que el 
Resucitado se encuentra ya situado. En cuanto a los relatos de las apariciones del Resucitado, los podemos clasificar en:

Relatos desde el punto de vista de Jesús

Estos textos los dividimos a la vez en aquellos que mencionan que Jesús “se hizo ver”. Esto pone de manifiesto un sentido de experiencia sensible con el Resucitado, es el momento de la intervención de Jesús resucitado en la historia humana. El acto de aparición depende únicamente de Jesús que sale al encuentro de quien él quiere, cuando él quiere, y como él quiere, y no del testigo. Los textos son: I Cor 15,3; Mc. 16, 6-7; Mt 28,16-17.

Pintura La Resurrección de Cristo, El Greco, 1597-1604, Museo del Prado, Madrid, España

Relatos que manifiestan que Jesús “se presentó”.

Esto significa que la experiencia con el Resucitado tiene una característica que indica que la figura aparecida dispone de

Directorio Sr. Obispo de Matamoros Mons. Ruy Rendón Leal, Director P. Alan G. Camargo Muñiz, Editor P. José Luis Cerra Luna, Artículos y contenido Sem. Guadalupe Sánchez Cornejo, Diseño Editorial Gustavo Rodríguez Lerma, Impresión Stampa Digitale, S.C., Colaboradores Comisiones, Dimensiones y Departamentos de Pastoral en la Diócesis, Administración C.P. Julio y Liliana García, Distribución Centro de Pastoral de la Comunicación. El Mensajero, El Periódico de la Diócesis, es una publicación mensual bajo la supervisión de la Comisión de la Pastoral de la Comunicación, Calle Cuatro entre Morelos y González No. 137, Zona Centro, H. Matamoros, Tam., México, C.P. 87300 Tel. (868) 813-5511 mensajero@diocesisdematamoros.org Impreso por Stampa Digitale, S.C. Calle Sexta y Fco. González Villarreal No. 801 Col. Euzkadi C.P. 87370, H. Matamoros, Tam. Los escritos firmados son responsabilidad de su autor. El Mensajero comenzó a publicarse en Agosto de 2005. Registro en trámite.

un cuerpo humano, la aparición se “corporaliza”. Es así que encontramos en estos relatos que Jesús resucitado actúa como una persona, muestra su cuerpo con las marcas de los clavos, se sienta a la mesa comiendo con los discípulos, etc. Los textos donde encontramos esta realidad son: Mc 16,9-20; Lc 24,13-35; Lc 24,36-49; Jn 20,19-23; Jn 20,24-39; Jn 21, 1-13.

Relatos desde el punto de vista de los testigos Los testigos “oficiales” de la resurrección fueron los once apóstoles y esto debido a que habían convivido con él por varios años y le conocían perfectamente. Esta calidad de los once como testigos oficiales de la resurrección se expresa en los textos del Nuevo testamento en varias formas: Jesús resucitado los envía a la misión haciendo discípulos y bautizándolos (Mt 28,19); predicando la buena nueva (Mc 16,15); predicando la conversión de los pecados (Lc 24,47) y perdonando los pecados (Jn 20,22.23). Existen también testigos “no oficiales” de la resurrección. La diferencia con estos últimos es que los once hicieron la primera identificación de la cual dependen todas las demás. Entre estos testigos no oficiales encontramos a Pablo (Gal 11,117). También existe el testimonio de las mujeres específicamente María Magdalena (Mc 16,9-10; Jn 20,11-17). Podemos concluir que la aparición del Resucitado no sólo consiste, pues, en que los 
discípulos descubran al Señor, sino también y, sobre todo, en haber sido 
ellos mismos descubiertos antes por Él e incorporados a Él. Siendo así que, la aparición de Cristo 
resucitado sea siempre actuante ­no una mera presencia estática­ y 
creadora de algo nuevo. La aparición del Resucitado es una 
presencia de comunión en una misma vida y en un mismo espíritu. P. Esteban Ramírez


Pág. 5

[ COMISIÓN PASTORAL LITÚRGICA ]

El Pregón Pascual La alegría de la resurrección hace de las mujeres que habían ido al sepulcro mensajeras valientes de Cristo. «Una gran alegría» sienten en sus corazones por el anuncio del ángel sobre la resurrección del Maestro. Y salen “corriendo” del sepulcro para anunciarlo a los Apóstoles. No pueden quedar inactivas y sus corazones explotarían si no lo comunican a todos los discípulos. «No tengáis miedo» (Mt 28,10), dice Jesús a las santas mujeres. ¿Miedo del Señor? Nunca, ¡si es el Amor de los amores! ¿Temor de perderlo? Sí, porque conocemos la propia debilidad. Por esto nos agarramos bien fuerte a sus pies. Como los Apóstoles en el mar embravecido y los discípulos de Emaús le pedimos: ¡Señor, no nos dejes! Y el Maestro envía a las mujeres a notificar la buena nueva a los discípulos. Ésta es también tarea nuestra, y misión divina desde el día de nuestro bautizo: anunciar a Cristo por todo el mundo. Ese es nuestro deber de cristiano, anunciar el amor de Cristo resucitado. Por eso, este Venerable Himno para la madre de todas las Vigilias: el Pregón Pascual o también conocido como el exultet, puesto que así empieza en la lengua oficial de la Iglesia, anuncia el gozo “por la victoria de Rey tan poderoso”. El Pregón Pascual, es un himno hermosísimo en su texto y en su versión Gregoriana, es inigualable. Muchas de nuestras comunidades, se privan de la belleza de este precioso himno, porque son contados los pocos sacerdotes que lo cantan. El Pregón pascual o “exultet” es un himno de alabanza. Anuncia a todos la alegría de la Pascua, alegría del cielo, de la tierra, de la Iglesia, de la asamblea de los cristianos. Esta alegría procede de la victoria de Cristo sobre las tinieblas. Entona la gran Acción de Gracias. Su tema es la historia de la salvación

Portada de antiguo libro de cantos

resumida por el poema. Una tercera parte consiste en una oración por la paz, por la Iglesia en sus jefes y en sus fieles, por los que gobiernan los pueblos, para que todos lleguen a la patria del cielo. Al comenzar la vigilia con la fiesta del fuego, tan simbólico y significativo, algo nuevo ha acontecido en medio del pueblo. La llama ha surgido en la oscuridad. Al prenderse el cirio Pascual del fuego nuevo, se ha intui-

do el esplendor de la Pascua de Cristo resucitado. Cristo es la Luz. De él se enciende toda luz y por él se ilumina el templo vivo de la Iglesia, convocada para el pregón pascual. Por eso cantamos con todo el fervor de nuestras voces: ¡Qué asombroso beneficio de tu amor por nosotros! ¡Qué incomparable ternura y caridad! ¡Para rescatar al esclavo, entregaste al Hijo! Diác. Javier Fernández


Pág. 6

[ COMISIÓN DE PASTORAL SOCIAL ]

Pastoral Penitenciaria en Reynosa La Pastoral Penitenciaria Católica Zona Reynosa, somos un grupo de laicos que servimos fraternalmente a nuestros hermanos privados de la libertad, para que conozcan el amor de Dios, mostrando la solidaridad de la Iglesia y resaltando la dignidad humana de ser Hijos de Dios. Es necesario saber que trabajar en este apostolado, no es por una simple invitación, moda, mucho menos por curiosidad o por matar el tiempo. Exige el conocimiento de las directrices de la Pastoral Penitenciaria Católica Nacional: 1.- Curso de Pastoral Penitenciaria. 2.-Contar con la aprobación del Pbro. Encargado de la Pastoral Penitenciaria 3.-Contar con un perfil para asistir a esta Pastoral: Persona de Fe, equilibrada en comportamiento y en sus opiniones. Responsable y constante. Muestren aprecio por presos. Inquietud de superación (IDITEP, Biblia, Liturgia, etc. ). Llevar una Vida Cristiana dedicación en la Oración. De comunión, obediencia y solidaridad. Respetuoso al plan de Pastoral Penitenciaria y a los reglamentos.

celebración de la Palabra los domingos por un ministro; se lleva al Señor Jesús Sacramentado para contemplar su presencia, se lee Evangelio del día; preparamos a los lectores para la Misa y la celebración del domingo; clases de liturgia y preparación a los Sacramentos; círculos bíblicos, el rezo del Rosario, etc. Nuestro Asesor Espiritual es el P. Fidel González, además hay varios laicos que participan como son Jorge Bernabé, Gloria Esther Palos, Carmen de Carreón, Sra. Trinidad Rmz., Gloria Martínez. Las palabra que resuena en nuestra mente es “Un error en la vida, no es una vida de errores”. (Beato Juan Pablo II). Gloria Esther Palos

Las actividades se realizan en las Capillas al interno del reclusorio, de N.Sra. de Guadalupe (Sección Hombres) y N.Sra. de la Merced (Sección de Mujeres). Todos los jueves se celebra la Eucaristía por los sacerdotes de la Zona Pastoral de Reynosa; la

Estuve en la cárcel y viniste a verme (Mt- 25, 36)


Pág. 7

[ COMISIÓN FAMILIA, JUVENTUD, LAICOS Y VIDA ]

La misión de Jesús, es la misión de la Iglesia “Así como tú me has enviado al mundo, así yo también los envío al mundo” (Jn. 17, 18)

Rezando ante Jesús Sacramentado, en la Capilla Nuestra Señora de San Juan, Ejido El Sabino, Matamoros

La identificación con Cristo es compartir una misma Buena noticia. Por ello, si Dios quiere que todos los hombres se salven, necesariamente pensó en una misión permanente en cada rincón del mundo. La Iglesia, por ende, está en el designio salvífico de Dios desde la eternidad, pensada para anunciar. Y es siguiendo este mandato divino, que en la ciudad de Matamoros existe un grupo de jóvenes misioneros el cual tiene como principal objetivo caminar con

Jesús para dar vida a sus pueblo, y es predicando el evangelio y brindando atención a todas las comunidades de las 10 capillas pertenecientes a la Parroquia de Nuestra Señora de Fátima, siendo 3 colonias y 7 ejidos, ubicados a lo largo de la carretera MatamorosReynosa. El Movimiento Juvenil Virgen de Fátima inicio con este proyecto en misiones de Semana Santa del 2010, con 2 jóvenes, en el 2011 se reunieron 11 personas. En estos 2 años la misión se

limitó únicamente en Semana Santa y no fue hasta el 2012 y con 20 jóvenes que se concretó la misión permanente, con acompañamiento espiritual una vez al mes. Actualmente son 35 jóvenes que atendieron este 2013, llevando como lema: ¨ Que el fuego de tu amor, derrita el plomo de mis pies¨ convencidos que el Concilio Vaticano II se hará realidad en la medida de no abandonar a nadie, para educar en la fe, para ser comunidad constante en el creer y en el obrar. Lucy García


Pág. 8

[ COMISIÓN VOCACIONES Y MINISTERIO ]

La pobreza, la paz y el diálogo En la audiencia que, el día 22 de marzo de 2013, concedió al cuerpo diplomático acreditado ante la Santa Sede, el Papa Francisco quiso exponer de nuevo los motivos por los que ha elegido ese nombre. Como sabemos, lo ha hecho pensando en San Francisco de Asís. De este Santo, tan conocido y venerado en todo el mundo, el nuevo Papa ha querido subrayar en primer lugar la opción de San Francisco por la pobreza. A lo largo de los siglos, la Iglesia ha venido prestando a los pobres una ayuda afectiva y efectiva. También en estos tiempos de crisis económica, sólo en las organizaciones caritativas de la Iglesia han encontrado auxilio muchos pobres de este mundo. Junto a ellos hay que mencionar a los enfermos, los huérfanos, los desalojados de sus casas y los marginados de mil maneras. Pero el Papa nos recuerda que hay también hay otra pobreza. Es la pobreza espiritual que caracteriza a nuestro tiempo: la pobreza del individualismo y esa “dictadura del relativismo que deja a cada uno como medida de sí mismo y pone en peligro la convivencia entre los hombres”. Esta es la segunda razón del nombre elegido por el Papa. Como San Francisco de Asís desea el nuevo Papa colaborar a construir la paz. Esa utopía es difícil pero posible. Quienes traten de conseguirla, no pueden olvidar los elementos fundamentales de la paz: “No hay verdadera paz sin verdad. No puede haber verdadera paz si cada uno es la medida de sí mismo, si cada uno puede reclamar siempre y sólo su propio derecho, sin preocuparse al mismo tiempo del bien de los demás, de todos, a partir ya de la naturaleza, que acomuna a todo ser humano en esta tierra”.

El Papa Francisco afirma que para lograr la paz es preciso promover el diálogo entre las personas, los pueblos y las religiones “de modo que cada uno pueda encontrar en el otro no un enemigo, no un contendiente, sino un hermano para acogerlo y abrazarlo”. Seguramente estas palabras recordarán el célebre discurso pronunciado por Pablo VI en la sede de las Naciones Unidas, de Nueva York. En este contexto el Papa Francisco afirma también que “es importante intensificar la relación con los no creyentes, para que nunca prevalezcan las diferencias que separan y laceran, sino que, no obstante la diversidad, predomine el deseo de construir lazos verdaderos de amistad entre todos los pueblos”.

He ahí los tres puntos de referencia del camino al que el Papa invita a los gobernantes de la tierra y a todos los ciudadanos: “la lucha contra la pobreza, tanto material como espiritual; edificar la paz y construir puentes”. Y para recordar todavía a San Francisco de Asís, nos dice que hemos de aprender de él “un profundo respeto por toda la creación, la salvaguardia de nuestro medio ambiente, que demasiadas veces no lo usamos para el bien, sino que lo explotamos ávidamente, perjudicándonos unos a otros”. La paz universal no puede lograrse cuando la explotación de la naturaleza afecta sobre todo a los más pobres de la tierra. José-Román Flecha, publicado en el Diario de León.


Pág. 9

[ COMISIÓN SOLIDARIDAD INTRAECLESIAL ]

¿Qué es una Parroquia? Una de las Dimensiones de la Comisión de la Solidaridad Intraeclesial es la de creación de nuevas Parroquias. El actual Señor Obispo ha dicho que su deseo, el ir acrecentando el número de Parroquias para bien de la comunidad, pero ¿qué es una Parroquia? “La parroquia es una determinada comunidad de fieles constituida de modo estable en la Iglesia particular (diócesis), cuya cura pastoral, bajo la autoridad del Obispo Diocesano , se encomienda a un párroco, como su pastor propio” (Código de derecho canónico, canon 515). “ Es el lugar donde todos fieles pueden reunirse para la celebración dominical de la Eucaristía. La parroquia inicia al pueblo cristiano en la expresión ordinaria de la vida litúrgica, la congrega en esta celebración, le enseña la doctrina salvífica de Cristo y la lleva a practicar la caridad del Señor en obras buenas y fraternas”. (Catecismo de la Iglesia Católica No. 2179). La palabra “Parroquia” viene del griego Paroika. En la palabra paroika está oika: “casa”. Paroika significa etimológicamente “el tiempo de estadía o residencia”. El verbo paroikein quiere decir: “habitar cerca de, junto de, al lado de, estar provisoriamente, estar de paso, peregrinar”. Paroikaos es “el extranjero domiciliado”. Muchos autores cristianos utilizan el verbo parokein para dar la idea de una presencia pasajera de los cristianos en el mundo. En el siglo II Paroika se convierte en sinónimo de “comunidad cristiana” o “Iglesia particular”.

La Parroquia es como una fuente a la que todo el mundo viene a calmar su sed, decía el Papa Juan XXIII . Es una fuente de agua viva que Jesucristo ofrece a cada uno. Pablo VI decía que “la Parroquia tiene una misión indispensable de gran actualidad; ella debe crear la primera comunidad del pueblo cristiano”. La Parroquia es el lugar donde los ministerios y carismas de todos los fieles laicos, esenciales a la vida de la iglesia, pueden ser valorados. Ella no es en primer lugar una estructura, un territorio, un edificio, una comunidad de personas cumpliendo un cierto número de funciones sociales; Ella es ante todo, la familia de Dios, fraternidad que no tiene mas que un alma, una casa de familia, fraternal y acogedora; es la comunidad de los fieles. (Cf. exh. ap. Christifideles Laicis). “ Después de la familia la Parroquia es la primera escuela de fe, oración y educación moral y tiene por vocación reunir a los fieles de un territorio, sin distinción de origen ó edad; no sólo por afinidades, sino en razón de la proximidad. Reúne a los hijos de Dios que fácilmente se podrían dispersar. Redacción

Campanario, Parroquia Santa Ana en Camargo, Tamaulipas


Pág. 10

[ COMISIÓN DE DIÁLOGO INTERRELIGIOSO Y COMUNIÓN ]

¿Cómo dialogar con los hermanos separados? Te recomiendo algunas pautas para el diálogo, como dice la Biblia: «Pues no me avergüenzo del 1. Evangelio, que es fuerza de Dios para la salvación de todo el que cree.» (Romanos 1,16). Hoy ya no funciona el truco de poner un letrero en la puerta diciendo: «Este es un hogar católico no se acepta propaganda protestante», porque los protestantes, los evangélicos y las sectas ya están adentro del hogar a través de la televisión, de la radio y de la propaganda persona a persona en la fábrica. 2. «La fe se fortalece dándola...» dice el Santo Padre...y no escondiéndonos detrás de la puerta. Y pide aún más: «No tengas miedo de salir a la calle y a las plazas, como los primeros apóstoles que predicaron a Cristo y las buenas noticias de salvación en las plazas, pueblos y ciudades. Ya no es tiempo para vivir avergonzados del Evangelio». 3. Instrúyete en tu fe católica: ora, subraya tu Biblia, estudia, consulta a tu párroco.

Diálogo, el desafío de nuestro tiempo

4. No exageres compadre. Pero tampoco te dejes intimidar. Los hermanos separados sueltan muchas citas de memoria. Esto apantalla a muchos, pero eso no significa que las han entendido. Tu trata primero de entender, después memoriza algunas

pocas citas, basta recordar el libro de la Biblia y el capítulo, y sal acompañado a evangelizar. Necesitamos que en nuestras ciudades recuperemos el respeto, de forma especial, en el diálogo. P. Javier Flores


Pág. 11

[ COMISIÓN PASTORAL DE COMUNICACIÓN ]

Luz silenciosa Llamamos Tiempo de Pascua a los cincuenta días que van desde el Domingo de Resurrección hasta el Domingo de Pentecostés. A continuación recomiendo una película que nos puede ayudar a vivir con más intensidad este tiempo pascual. No es propiamente un film religioso, pero sí llena de espíritu de vida, Pascua y Resurrección: Luz silenciosa, de Carlos Reygadas (MéxicoFrancia-Países Bajos, 2007, 143 minutos) La primera escena llama la atención: una toma a un cielo estrellado. La cámara baja y distinguimos en la oscuridad unos árboles. La cámara se mueve lentamente y, mientras el tiempo corre, vemos cómo, poco a poco, va saliendo el sol. Carlos Reygadas (México, 1971), siempre sorprendente, polémico, desconcertante, invierte cinco minutos en esta escena que él ha llamado Amanecer. Por supuesto que al ver esta película podemos evocar la mañana de Resurrección: “El primer día de la semana va María Magdalena, de madrugada, al sepulcro, cuando todavía estaba oscuro…” (Jn 20, 1); y más aún cuando contemplamos a Johan, protagonista de la historia, con un llanto desesperado al terminar el desayuno; situación que nos recuerda el llanto de María Magdalena. En este relato de Resurrección (Cf. Jn 20, 11-18) se repite en diferentes tiempos el verbo llorar, hasta que Jesús le dice directamente a Magdalena: “Mujer, ¿por qué lloras?” Jesús se compadece, se preocupa por lo que ella siente internamente. Quiere que la mujer reconozca su situación y así pueda abrirse a nuevas posibilidades de vida y resurrección. Nosotros, al dejarnos tocar por esta historia fílmica (ganadora del Premio del Jurado en el Festival de Cannes 2007), nos preguntamos por qué, ante el llanto de Johan, sentimos su dolor y, en determinado momento, nos identificamos con el conflicto interno que vive nuestro protagonista en Luz silenciosa. María responde que llora porque se han llevado a su Señor y no sabe dónde lo han puesto. Poco a poco sabremos la razón del llanto de Johan.

La película está contada con un ritmo lento y pausado. No es una película para todo público; mucho menos para aquellos que siempre andan con prisa y no soportan los planos largos. Para su análisis, se puede ver toda la película de un tirón o ir seleccionando las escenas que tienen títulos muy sugerentes: Amanecer, Desayuno, La casa, El taller, El beso, La ordeña, La lluvia, El hospital, Velorio y Despertar. Al ver la película, contemplar y, por qué no, orar con ella, podemos traer a la memoria cuando Jesús, según nos cuentan los Evangelios, se pre-

sentó resucitado en un camino (Cf. Lc 24, 13-35); en un desayuno junto al lago (Cf. Jn 21, 9-14); en una casa de puertas y ventanas cerradas (Cf. Jn 20, 19-21); en el trabajo cotidiano (Cf. Jn 21, 1-7). Con una excelente fotografía, un extraordinario manejo de la luz, con actores no profesionales (todos ellos campesinos menonitas de Chihuahua) tan bien dirigidos, Luz silenciosa puede ayudarnos a hacer memoria y a agradecer ese paso de la oscuridad a la luz, del llanto al gozo, de la muerte a la vida.

P. Sergio Manuel Guzmán, S.J.


Pág. 12

[ FE, CULTURA Y SOCIEDAD ] Concilio Vaticano II

¿Qué tipo de concilio se preparaba? (Parte V)

Una vez que había iniciado la fase preparatoria de lo que iba a ser el Concilio Vaticano II, el Papa Juan XXIII como moderador de todos los trabajos que se estaban realizando, junto con la Curia, buscaban que la Iglesia empezara a implicarse en el ambiente que estaba por vivir. La Historia de la Iglesia nos enseña que los Concilios Ecuménicos, a lo largo de su recorrido, son dogmáticos, disciplinares y normativos; sin embargo este nuevo concilio, y como ya lo había anunciado el Papa Juan XXIII en el discurso de la Basílica de San Pablo Extramuros el 25 de enero de 1959, debía ser pastoral, ecuménico y de aggiornamento. Este concilio que no pretendía ser una continuación del inconcluso Concilio Vaticano I, buscaba la “pastoralidad”, es decir, no buscaba que fuera un concilio teológico meramente, sino que pretendía poner en orden de operatividad todo lo que se creía, esto era que toda la operatividad de la Iglesia, y esto se entendió mientras maduraba el mismo concilio, tenía que estar subordinada a la imagen del Jesús, el Buen Pastor. Por otra parte la “ecumenicidad” que buscaba Juan XXIII en este concilio no era meramente la de tener a las diversas religiones, para que regresaran al camino católico, sino como su mismo nombre lo indica, la ecumenicidad debía ser entendida como el camino que se debe recorrer junto, a partir de un punto en

Papa Juan XXIII, en visita al hospital (ospedale Bambino Gesú, Roma, archivo)

concreto de reflexión. Esta idea fue evolucionando poco a poco en la relación que la Iglesia va a tener con las grandes religiones y con el impulso del Secretariado para la promoción de la unidad de los cristianos. Y por último, este concilio tenía que ser para la Iglesia un “aggiornamento”, es decir, una actualización. Esto fue impulsado por los diversos movimientos que se vivian en diversos lugares de la Iglesia, por ejemplo, el movimiento litúrgico que buscaba una mayor participación de la

gente y, más aún, una consciente participación del ministro; el movimiento bíblico volvía a proponer la centralidad de la Palabra de Dios y la renovación de la teología por medio de un “volver a las fuentes”. El denominador común de estos y otros movimientos que se estaban dando en la Iglesia era la urgencia de que el catolicismo saliera de la época cansada y estéril de la contra-reforma. P. Martín Tejeda


Periódico El Mensajero