Page 1


instrucciones para ser un superhĂŠroe

3


instrucciones para ser un superhéroe es un minilibro-tarjeta de Joaquín DHoldán © abrelabios, 2016 http://abrelabios.com/dholdan.html ISBN 978-9974-649-39-2 Fotografías de interiores: J. DHoldán Arte de portada: equipo de abrelabios Idea original: Wilson Javier Cardozo Cuidado de edición: Zenia García Ríos

abrelabios miniaturas a lo grande


instrucciones para ser un superhéroe 5 Instrucciones para volar 11 Instrucciones para volverse invisible 15 Instrucciones para lanzar un rayo sónico 21 Instrucciones para ver más allá de lo que se ve 25 Instrucciones para comunicarse telepáticamente con los animales


instrucciones para ser un superhéroe

5

Instrucciones para volar Debemos empezar por entender que no somos aviones. Por lo que si nos vamos muy arriba nos morimos congelados, o nos mata la presión, o te da un vértigo que para qué les voy a contar. Si hay alguno de ustedes que tiene complejo de Supermán o Neo, mejor se compran un billete y se trasladan en 747. Las personas normales que vuelan no cruzan océanos ni grandes distancias; volar cansa. En realidad, relaja, por eso mismo cansa. A ver, lo explico mejor: relaja tanto que da sueño. Como no hay “despertadores” allí arriba, es mala idea cruzar de un sitio a otro. Una desventaja, perdonen que insista con el ejemplo pero, a diferencia de Supermán, es no ser invulnerable, motivo adicional por el cual elevarse en exceso es mala idea. Una caída, probable al volar, puede hacernos mucho daño.


6 Joaquín DHoldán Es más fácil volar los días de lluvia. A diferencia de lo que a priori puede decirse de los cielos despejados, el contacto con el agua crea una capa… (He decidido suprimir la parte científica, así que les pido que confíen en que a mayor cantidad de gotas más facilidad en el despegue). Aclaro que si no creen posible el vuelo humano son unos imbéciles que pierden tiempo leyendo un artículo titulado “Instrucciones para volar”, por lo que descarto que saben que es posible, sospechan que tienen la capacidad, simplemente no tienen las instrucciones que hoy humildemente transmito luego de algunos años de surcar el aire al ras del suelo por mi pánico a las alturas, además de los motivos lógicos que expuse al principio. Muchos habrán volado sin saberlo. Durante el sueño, hacen una breve elevación que cuando la conciencia capta se interrumpe y nos da un pequeño sacudón contra el colchón. Esa caída es un mecanismo de defensa de nuestra conciencia, fruto de un virus racional que el capitalismo nos introdujo en el cerebro a tra-


instrucciones para ser un superhéroe

7

vés de la televisión (bueno, esto último es una paranoia mía, en realidad no sé por qué nos negamos a volar tranquilamente por nuestro cuarto si las ventanas están cerradas). Cuando uno vuela no jode ni debe ser jodido. Los vuelos son individuales salvo durante la penetración, perdonen ustedes lo explícito pero hace media hora vengo dando vueltas sobre cómo poner esto. Dos amantes muy compenetrados pueden hacer pequeños vuelos, basta con que uno sepa hacerlo para que inconcientemente arrastre al otro a un paseíto aéreo (evítenme poner ejemplos remitiéndose directamente a la película de Eliseo Subiela “El lado oscuro del corazón”). Claro que volar dormido, o mientras se está en algo muy importante, no tiene gracia; bueno, sí la tiene, pero no la misma, dirán ustedes, y dirán bien. La verdad es que es más fácil para los niños, pesan menos e imaginan mejor; además, su falta de tabúes es clave; la principal desventaja es aclararle los límites (recomiendo para ello el libro “Los hijos y los límites”) y que,


8 Joaquín DHoldán a partir de ese día, de nada servirá esconder las galletitas en el estante de arriba. Hay que explicarles que se puede volar con exceso de amor o con rabia bien canalizada. El capitalismo, especialmente interesado en cortar alas, nos infundió que la furia, bronca o calentura, es algo malo y destructivo. Sin embargo, la rabia es un buen aliado si, en vez de insultar y golpear, la transformamos en energía. Esa descarga nos hace sentir mejor y creo que, por lo mismo, volar da sueño. Además de un pequeño y divertido truco, volar, que como dijimos no sirve para los traslados, es bastante inútil si usted es un tipo o tipa muy pragmático. Perdonen que me ponga pesado, pero el capitalismo convenció a muchos que si no es útil, no sirve. Pues bien, volar, como servir, servir, de mucho no sirve, la verdad. Es más difícil con testigos, las cámaras rara vez lo captan y lo confunden con un salto o una caída, al ser un vuelo bajo no es espectacular y después de ver “Matrix”, a menos que uno surque el cielo cortando nubes y haciendo remolinos parece como que no


instrucciones para ser un superhéroe

9

tiene tanto impacto. Volar nos puede servir para no pisar un charco, para no embarrarse con la lluvia (que, por otro lado, ayuda al despegue), para alcanzar algún objeto alto, para darle un beso a alguna novia muy alta y con tacos... y poco más. Casi lo mismo que lograríamos con un buen salto si pudiéramos frenar en el aire. Puestos a buscarle una virtud, volar sirve para joder al capitalismo, joderlo bien jodido. Los interesados en recibir un manual saben cómo ubicarme, si son muchos lo escribo, si no ni me gasto, prefiero usar el tiempo en sentir cómo el viento surca por debajo de mí, mientras paseo por la playa sin dejar huellas.


instrucciones para ser un superhéroe

11

Instrucciones para volverse invisible Ahí me tienen, en el río Tiber. En las tranquilas aguas se ve el reflejo de todo, menos de mí. Sin embargo allí estoy, saludando a la cámara. Tengamos claro que cuando digo que es fácil hacerse invisible no es una metáfora. No digo que uno pueda no estar y dejar su recuerdo, o que los demás no noten su presencia. No me refiero a pasar desapercibido o a que nuestra opinión no sea tomada en cuenta. Digo ser invisible. Estar y no ser captado por los ojos y las cámaras. La otra forma de invisibilidad, la que en realidad es ignorar al ser humano, lejos está de ser un don, tengan claro que es solo una estrategia más del capitalismo de transformarnos en un número estadístico, una forma que la burguesía neoliberal tiene para transformar a los más desfavorecidos, hacer de cuenta que no están. Realmente si pudiéramos adquirir esta habilidad en masa sería fantástico, perdonen la ob-


12 Joaquín DHoldán sesión, pero podríamos ir todos juntos y hacernos con el poder político y económico y que, de una vez por todas, rompamos con la tiranía, pero tengo que advertirles que no es posible. Cuando uno se vuelve invisible (perdonen que resuma la parte científica) la luz lo atraviesa. Al no rebotar en nosotros, no se nos ve, pero tampoco rebota, o sea también atraviesa el mecanismo de nuestros ojos. Sin más vueltas les digo: cuando uno es invisible, no ve nada. Nos quedamos ciegos, como topos sin olfato, no vemos un pimiento, cero. Un bajón. Imaginen una horda de ciegos chocando entre nosotros tratando de hacernos con los gobiernos del mundo… inviable. El mecanismo para volverse invisible es fácil, de hecho lo empleamos a menudo, nadie nos lo dice porque no nos ven, y nosotros no lo notamos porque para hacerlo es esencial tener los ojos cerrados. En más de un pestañeo, incluso durante el sueño, hacemos pequeñas desapariciones, breves actos de invisibilidad que solo observadores muy atentos podrían notar.


instrucciones para ser un superhéroe

13

Cerrar los ojos y desearlo. Eso basta, ni más ni menos. La desventaja es que desear quedarse ciego aunque sea reversible es algo que nuestro inconciente no acepta fácilmente, por lo que no se enfaden si no les sale de primera. Practicar este tipo de dones suele ser casi imposible con testigos. Todo esto debería ser más sencillo. Como imaginarán, lo sería si no fuera por el capitalismo imperial que nos gobierna. No sé el motivo, pero estoy seguro. Vale la pena el intento porque cuando uno está invisible se descubren un par de detalles adicionales del mundo. Primero, todo lo que nos perdemos por no usar a fondo los otros sentidos, hay rincones del mundo y de algunas personas que huelen de forma exquisita, que tienen un tacto, una textura increíble, hay sabores deliciosos en algunas pieles, y la gente susurra cosas muy interesantes que seguro diría en voz alta si se lo permitiera ya saben quién… El segundo detalle, más insólito aún, cuando uno está invisible el tiempo y el


14 Joaquín DHoldán espacio se miden diferente, mejor dicho, no se miden. Por lo que, en ese estado uno puede hacer en un pocos “segundos” Sevilla- Roma, como yo hace un momento para lograr la foto, o España-Uruguay, como voy a hacer ahora… ¿Lo vieron? No, ya sé que no. Bueno de eso se trata, de que no lo vean. Hacerse invisible puede servir para estar a tu lado mientras estás leyendo esto. No puedo verte pero te imagino frente a la pantalla. Escucho tu respiración y creo, quizás deseo, haber escuchado alguna risita. Te escucho. Y sé que si prestan atención también me pueden escuchar. Da un poco de miedo pero lo que sí podríamos es hablar si logramos combinar ese instante. Es un buen entrenamiento, dialogar es eso, coincidir en el espacio, sin tiempo. Me fui por las ramas. Para terminar quiero confesarles que volverse invisible es muy útil, uno aprende a estar, sin estar.


instrucciones para ser un superhéroe

15

Instrucciones para lanzar un rayo sónico Las personas son todas diferentes, y por lo tanto también lo son algunas de sus capacidades. Por más que me oponga, debo reconocer que algunos poderes se dan mejor y más efectivamente en algunos de nosotros. No estoy hablando de Canario Negro o de algún otro superhéroe que puede romper paredes con sus gritos, menciono solo a algunos privilegiados que nacen con un don y pueden emitir sonidos agudísimos que quiebran cristales o tan graves que te retumban en el pecho y te tiran para atrás. Es un buen mecanismo de defensa, y una destructiva forma de ataque, pero bueno, solo unos pocos elegidos acceden a ese cuestionable don. Otros, también privilegiados, pueden emitir sonidos potentes, pero sobre todo bellos, tenemos además subcategorías, los


instrucciones para ser un superhéroe

17

que cantan muy bien (Madonna), los que cada vez cantan mejor (Gardel), los que no se sabe si lo que hacen es cantar (Shakira), los que destrozan el concepto de cantar (Paulina Rubio), etc.. Pero centrémonos en nosotros, la masa, el pueblo, los hombres corrientes que podemos, aun sin saberlo, emitir rayos sonoros que tienen increíbles efectos en nuestro entorno. Debemos tener claro que no importa la potencia, con la palabra correcta, aunque apenas se oiga, podemos tener el efecto deseado. Los rayos sonoros tienen una tremenda repercusión en el futuro, si uno repite algo mucho, y le emboca en la frecuencia adecuada, termina sucediendo. Solo depende de que si ese efecto involucra a otro de nosotros, ese otro no puede emitir un rayo con un efecto opuesto o distinto, ya que este alteraría o anularía al anterior; si no les quedó claro, léanlo de vuelta más despacio. Los rayos sónicos tienen una obvia, y no por eso poco importante, función de comunicación. Pero se desconoce su real poder e


18 Joaquín DHoldán influencia. La palabra justa en el momento adecuado pude alterar una vida, cambiar una actitud, frenar una acción. Un rayo emitido a tiempo puede salvar una vida o destrozar otra. Hasta ahí todos estarán pensando en ejemplos cotidianos, cuando le gritaron “cuidado” al gil que cruzaba sin mirar, o al “sí, quiero” del que tanto se arrepintieron. Pero el desafío no está allí. Traten de conocer el límite de ese poder, digan las palabras correctas, busquen su frecuencia adecuada y anímense a gritarla en el momento justo. Vean entonces cómo se derrumban los muros, hagan estallar los cristales. Para lograr este poder no hace falta habilidad, ni práctica, ni siquiera tiene una técnica, solo hace falta valor, ni más ni menos. Lanzando saetas hubo quienes lograron que les levantaran monumentos. Hace falta valor. De noche, a oscuras, susurren un nombre, este sonido, este pequeño rayo puede atravesar el mundo. Cuidado con lo que dicen, sus efectos son impredecibles. Entiendan que el verdadero poder, a veces radica en el silencio. En la pausa previa.


instrucciones para ser un superhéroe

19

He logrado por fin llegar hasta aquí. Pero sepan que si no lo he nombrado fue por un esfuerzo ideológico que me obligué a hacer para que no piensen que es algo personal. Así que, en el final, me permito decirles que si desconocíamos antes esta gran capacidad, o la teníamos devaluada, es por culpa del capitalismo neoliberal, maldito sistema que nos tiene convencidos de que los ruidos y los sonidos son la misma cosa. Usemos por fin nuestro poder colectivo contra ellos, entre todos adquiere una fuerza imparable, un susurro valiente que les grite “revolución”.


instrucciones para ser un superhéroe

21

Instrucciones para ver más allá de lo que se ve Usando los ojos o no, podemos ver a través de las cosas, detallar sus verdaderos colores, mirar en la oscuridad, observar el aura, suponer las emociones, conocer las personas y, además, ver normal, que no es poco. Los que usamos gafas, microscopios o telescopios experimentamos esas opciones, pero es bueno que sepamos que todos poseemos la capacidad de la súper-visión. Casi sin límites por otra parte. Todos vemos todo, lo que pasa es que algo de adentro nos impide reconocer lo evidente. Algo de adentro y el maldito capitalismo, que nos hace negar con el corazón lo que vemos con los ojos.


22 Joaquín DHoldán Sepamos, pues, que se puede ver con los dedos, con toda la piel, pero con la punta es más fácil. Se llama “percepción dermoóptica” pero permítanme esquivar la parte científica. Daredevil puede incluso diferenciar colores, si uno no es ciego es una habilidad inútil, uno mira y ya está. Pero está bueno poder acariciar sentimientos. Es un poco complicado andar tocando gente por ahí, pero sirve para ayudar amigos, o amar mejor a la gente que uno ama. Difícil es si uno ama a gente que tiene lejos, en esos casos hay que usar otros poderes; no me la compliquen. Para acariciar, hay que estar. Pero para ver no, para eso tenemos los ojos y estos no conocen de distancias. La tristeza se ve amarilla, la pasión azul o roja, según la estación del año; en realidad los colores cambian, hay que conocer mucho a las personas y a los sentimientos que emiten para asociar cada color a cada circunstancia. El movimiento ayuda a ver mejor, o sea algo quieto se ve siempre igual. Si uno mira fijo algo se empieza a imaginar cómo es por


instrucciones para ser un superhéroe

23

dentro o lo que hay del otro lado, en general imagina bien, y es como si lo viera. Muchas veces lo ve y no sabe si sucedió o se lo inventó. Por eso los rayos equis confunden tanto. El aura es más fácil, practiquen con su palma, miren fijo el borde, entrecierren los ojos, tanto no que así no verán nada, eso, ahí está, esa línea de color borrosa es el aura… ¿qué esperaban?, ¿como la de Flash que es como una manta de oro?, pues no, es eso, una línea de luz de color diverso según cada uno en cada momento. El aura sirve además para absorber cosas buenas y expulsar malas, pero eso es otro tema. Para ver de noche hay que apagar la luz y andar a oscuras, no tiene mucha vuelta más, está muy bien para ahorrar luz y cuidar el planeta, no se habrán creído la tontería esa de que es malo leer con poca luz, eso es porque quieren que gastemos en libros, ellos, los mismos de siempre, ustedes ya saben… Ver el cielo sin telescopio es difícil porque uno en general no le emboca al objetivo, el cielo es muy amplio, pero con


24 Joaquín DHoldán paciencia se pueden ver cosas y gente. Ver algo chiquito es más fácil, acerquen su cara a la tierra y miren fijo. Algunas narices (como la mía) evitan acercarnos lo suficiente, pero bueno, hasta donde se pueda y a enfocar. Para terminar hay otra forma de ver el mundo. Comprendan eso, se puede ver todo distinto, sin andar tropezando unos con otro, donde lo intangible existe, donde el pasado y el futuro se encuentran, donde nos podemos mirar de frente. A propósito, sepan que algunos ojos son como armas mortales, tienen tanto poder acumulado que cruzarse en su camino es muy arriesgado, si uno es atravesado por esa mirada puede quedar reducido a cenizas, bueno, quizás exageré un poco, pero puede encandilarse y ver luces por todos lados. Si dos miradas de la misma fuerza se cruzan puede haber una explosión tremenda... vale, de nuevo exageré, salta una chispita. Pero recuerden que muchos incendios comenzaron con una chispa.


instrucciones para ser un superhéroe

25

Instrucciones para comunicarse telepáticamente con los animales Este es un claro ejemplo de un poder que no hemos desarrollado por culpa nuestra y no del odioso y odiado capitalismo neoliberal. A los burgueses instalados, a los banqueros despiadados y a los dueños de las multinacionales este tema les da igual. Es más, si por ellos fueran desarrollarían este don aunque lo usarían para su beneficio propio, por supuesto. Digo esto para su estímulo, es mejor que nos apropiemos de cada don si queremos tener alguna posibilidad de transformación. Ayuda mucho tener perro. También sirven los gatos, los peces y las tortugas pero al principio los temas de conversación son menos, salvo para Aquamán, la verdad. Obviamente no vale hablar, que respondan a una orden gritada o producto de un entrena-


instrucciones para ser un superhéroe

27

miento es fruto del miedo o del reflejo condicionado, y no de la comunicación telepática. Esta tiene dos pasos, la transmisión del pensamiento y la traducción del contenido. Nunca logramos entendernos con ellos porque hablamos distintos idiomas y por nuestra manía de humanizarlos, como si eso fuera una virtud. De ahí la ridiculez de la fidelidad canina, por ejemplo. Que sean comprensivos y pacientes es una cosa, pero la inteligencia de los animales en general no se da por tener características que a nuestra moralidad se le ocurrió que son buenas. Decimos “parece una persona”, como si eso fuera una virtud en todos los casos: hay gente buena y gente mala, y bichos buenos y malos bichos. Con gran sentido común desconfían, ellos nuestros compañeros de planeta, de los humanos que dicen preferir a los animales de los hombres. ¿Qué pensarían ustedes de un perro que les dice que detesta a los de su especie? Ayuda convivir con ellos, tener química y, en tercer lugar, querer a las personas. La


28 Joaquín DHoldán comunicación está trancada para aquellos que prefieren los animales a los humanos. Con esas bases estamos en condiciones de practicar. Se trata de hablarles con la mente sin cometer el error de pronunciar palabras en inglés (por ejemplo “sit”), a menos que uno sea inglés, tampoco ayuda hablar (pensar en este caso) en el idioma de la raza del perro, yo me las vería crudas porque Rumba, mi perra, es una Jagd Terrier (terrier cazador alemán) y yo de alemán solo sé lo que me enseñó mi hijo. Además hay que evitar las órdenes. ¿Quién les dijo a ustedes que la ventaja de este poder es el sometimiento de nuestras mascotas? Nuestras mascotas no son nuestras, son mascotas de la vida (confieso el plagio de la frase). Si lo único que se les ocurre decirles son órdenes me veré obligado a retirar lo dicho al principio y culpar al imperialismo capitalista de nuestra falta de educación. Con ellos podemos dialogar, como con un amigo que ve la vida de una forma distinta. Podemos llegar a límites increíbles, imaginen la perspectiva


instrucciones para ser un superhéroe

29

del mundo de un ave migratoria, analicen la visión de la familia que puede tener el perro de la casa, supongan las intimidades que saben nuestros gatos, piensen en el mudo testimonio que podría dar una araña. De eso se trata, de dialogar con alguien tan distinto que solo es posible que nos enriquezca. Envíen una paloma mensajera, pero sin papelito, con una imagen que quieran hacer conocer. Este poder serviría para cuidar más el planeta, ellos entienden más el entorno, lo sufren más, y sospecho que lo quieren mejor. Nunca serán nuestro ejército, odian que uno les pida que ataquen, y si nos defienden es por lástima. Si en los primeros intentos no escuchan nada, o solo un ladrido, no se preocupen, no significa que ellos no escuchen nuestros pensamientos, lo hacen y si son interesantes prestarán atención. Son muy buenos escuchando, quizás por eso les preocupa que tantas personas se sientan solas, estando todos tan juntos, nos sentimos lejos, es quizás lo que menos entienden de nosotros. Que seamos una manada tan solitaria.


Joaquín DHoldan (Villa del Cerro, Montevideo, Uruguay, 1969). Adicto a la literatura en todas sus formas que, en noches de abstinencia, intentó desengancharse escribiendo novelas (Neovampiro, El murguista muerto, Estuario, Cómo desactivar a un hombre bomba), obras de teatro (El Greco pinta al Inquisidor, Ella, Kafka, Ricardo III Rewind), un blog personal (Las letras y los ojos, en http://joaquindoldan.blogspot. com.es) y colaborando en numerosas revistas de Uruguay y España (LSD, Prismas, MaasaiMagazine, Vísperas, Moog). Conduce, en radio Neo FM, un programa cultural llamado Diálogos Comanches. En noches de luna llena se convierte en odontólogo. Toca el ukelele con lentitud.


otros minilibros tarjetas de abrelabios...


Este minilibro-tarjeta se imprimi贸 en Uruguay en enero de 2016.


Profile for ediciones abrelabios

Instrucciones para ser un superhéroe  

DHoldán se toma el trabajo de compartir, en este minilibro-tarjeta de abrelabios, algunas instrucciones que considera clave para los superhé...

Instrucciones para ser un superhéroe  

DHoldán se toma el trabajo de compartir, en este minilibro-tarjeta de abrelabios, algunas instrucciones que considera clave para los superhé...

Advertisement