{' '} {' '}
Limited time offer
SAVE % on your upgrade.

Page 1


Edita: Creaciones del Viento y Arapaz. Idea y Coordinación: Mario Cosculluela. Diseño gráfico y Maquetación: Silvia Cosculluela. Imprime: Gráficas Alós. 1ª edición: Diciembre 2011. De escritura creativa 1ª edición Abril 2005. Impreso en España. Esta obra está protegida por una licencia Creative Commons, para cualquier duda o sugerencia contacte con creacionesdelviento@gmail.com.


Quien no comprende una mirada, tampoco comprenderรก una larga explicaciรณn. Proverbio รกrabe


Desde Arapaz-MPDL llevamos años apostando por la sensibilización y la educación para el desarrollo en los diferentes centros escolares de la comunidad autónoma. En colaboración con las administraciones publicas y entidades privadas apoyamos e impulsamos proyectos que permiten que los jóvenes se acerquen a otras realidades de una manera amena, recordando la grandeza de este planeta e intentando hacer comprender las desigualdades existentes, pero también la diversidad de las culturas de los pueblos. Dentro de este trabajo sensibilizador, hemos realizado en centros escolares multitud de actividades; charlas, proyecciones de documentales, juegos, Cuentacuentos y un largo etcétera. Este libro es el resultado de varias de estas experiencias, nacida en la imaginación de un colaborador de la organización y que con el esfuerzo y el trabajo en red de muchas personas y entidades, puede por fin ver concluida una etapa. Este libro, nace de varias experiencias en torno a la Escritura Creativa, llevadas a cabo con personas de diferentes procedencias y edades, sus textos nos muestran la manera de acercarse a diferentes realidades. Desde aquí queremos dar las gracias a todas las personas que han hecho posible este libro, nombrarlas a todas sin dejarnos a nadie sería francamente complicado, reiteramos nuestro agradecimiento a todas las entidades públicas y privadas, así como a las personas que las componen, sin las cuales, este proyecto que nació como algo grande y lejano, no habría sido posible. Arapaz-MPDL


Cuando estamos en el taller sólo nos interesa el juego, pero sospecho que realmente, detrás de esto hay mucho más. Bajo el techo de Otras Miradas Recíprocas hemos cruzado las miradas de mediadores sociales, alumnos de secundaria e internos del centro penitenciario de Zuera, vinculados a Creaciones del Viento a través de los talleres de Escritura Creativa. Juntos hemos vivido la escritura como un juego, capaz de transformar la realidad o al menos reflejarla. Los escritores de este libro han puesto los ojos en el papel en blanco, han mirado en su interior y en su entorno antes de dejar su huella. Cada autor nos arroja su visión, ya sea desde el balcón, la puerta o la ventana desde la que observa esa gran plaza que es nuestro mundo. Esas miradas nos ofrecen un mosaico de textos, mapas de experiencias y vivencias. Caminos cruzados. Pero es a partir del momento en que tus ojos pasan por estas líneas, desde el instante en que tu mente descifra el código de lo escrito, cuando esas miradas son realmente recíprocas, cuando al leer lo que otros escribieron para ti, lector, descubres su mundo y comprendes que tú también formas parte de esto. Al fin y al cabo su mundo y el tuyo son el mismo. Sal a la calle, mira tus ojos en los ojos de los otros, tal vez sea el momento. Entre todos podemos escribir un mundo nuevo, un mundo mejor. Nosotros hemos puesto un granito de letra. Mario Cosculluela


Oigo la risa nerviosa de Érika al otro lado de la mesa. Hoy nos encontramos a gusto todos juntos de nuevo y con gente nueva. Increible es que hoy por la mañana hayamos ido de excursión. Antes no habíamos hecho tantas salidas, aunque No me quejo, estos días no están nada mal. En fin, ¡otro año más escribiendo juntos! Ohiane

La libertad es un derecho la libertad va de la mano de la paz la libertad es un pájaro volando y no uno enjaulado la libertad se la merecen todas las edades la libertad es lo contrario de la esclavitud Álex Sanz

Bizcocho de Violeta Ingredientes - 500 gr de amor al medio ambiente - 1 kg de paciencia - 1 kg de simpatía - 20 gr de gritos - 50 gr de alegría

Preparación Primero se añade a una cacerola 20 gr de gritos, en la cacerola llena de amor al medio ambiente. Una vez que haya hervido se echa un gran kilo de simpatía. Para darle un toque especial se añade 50 gr de alegría. Y para gustos especiales se añadirá un kilo de paciencia para que quede más esponjoso. otras miradas recíprocas

9


Bizcocho de Ohiane Ingredientes - 1 kg de carcajadas - 200 gr de silencio - 500 gr de azúcar simpático - 250 gr de amistad - 1/5 Kg de respeto - 483 Kg de timidez - 150 ml de agua morada

Preparación Preparamos en un bol los 483 Kg de timidez y los mezclamos con el kilo de carcajadas. Lo amasamos bien y de ahí nos saldrá una chica callada que se ríe cada dos por tres. Mientras la chica callada que se ríe cada dos por tres reposa, mezclamos el medio kilo de respeto con los 500 gr de azúcar simpático. Dejamos reposar 30 minutos y mezclamos todo. El silencio lo dejamos para el final. Diluimos los 250 gr de amistad en 150 ml de agua morada, removemos hasta que quede algo sólido, como este sentimiento entre dos personas. Añadimos los 200 gr de silencio y removemos todo con la energía de un huracán. Se mete al horno a 255 grados de temperatura y se deja calentar poco a poco.

mi inventario de un lugar cualquiera

Hay una ventana, luz que no hace sombras y polvo en una estantería. Fotos, colores. Libros, alfombras y sueños. Hay cajas amontonadas y soledad. Tengo un cuadro de la luna y un espejo donde se refleja el sol. Hay sartenes y cacerolas sin usar. Hace frío y huele a humedad. Julia Giner

10


12 Es el matrimonio entre el primero y el segundo, entre una camisa doblada y un pato, es un número recto, pero a la vez curvado, puede ser una hora, un número determinado de cosas, pero no es como otros números, el 1 sin el 2 es como un borracho sin su alcohol, como una flor sin sus pétalos, el 12 es un número intermedio entre el 0 y el 20, no es de los primeros, ni tampoco de los últimos, el 1 le da al 2 la fuerza que no tiene y el 2 le da la agilidad a la pareja. Álex Sanz

otras miradas recíprocas

11


las lágrimas de la estrella La noche está triste ¿Qué tendrá la estrella dorada?. Los hilos se escapan de su cuerpo de seda. Que ha perdido el brillo, que ha perdido la fragancia. Está mudo el tañido de su campaña sonora. La Luna está encantada en su trono de plata. Y en un momento olvidado resbaló una lágrima ardiente. El jardín alucinado escuchó el murmullo del río que miente. Parlanchina, la margarita decía: ¡Pobre estrellita, vestida de oro y peinada de bufón! La estrella no ríe, la estrella no siente. La noche persigue por el aroma de una agradable sensación. Una libélula perdida de una divina ilusión. Ibtissam Zouggagh

Bizcocho de Álex Ingredientes - 1 kg de gritos - 500 gr de amabilidad - 3,5 Kg de risas - 30 gr de pensamiento - 2 litros de imaginación - 5 gr de azúcar del miedo

Preparación Ponemos 500 gr de amabilidad en un bol y la mezclamos con los 30 gr de pensamiento para que quede algo muy dulce y espeso. En una olla cocemos a fuego lento los gritos y las risas, para que nos quede una buena masa de fiesta y locura. A continuación, mezclamos la masa de fiesta y la masa dulce y le agregamos un chorrito de imaginación. Lo metemos al horno y esperamos una hora; al terminar, lo sacamos del horno y espolvoreamos al gusto un poco de azúcar del miedo. 12


El otro día tenía hambre y decidí comerme una lata de sardinas, pero los ojos se me abrieron demasiado cuando vi que no había ni una sardina ni media, sólo se encontraba un pequeño objeto entre todo el aceite. No lo veía bien, pero fui a buscar mis gafas, lo cogí, era un trozo de papel Albal que cubría algo de forma redondeada. Durante un rato lo dejé pasar, pensando que habría sido un fallo de fábrica y me puse a ver la tele... Cinco minutos después decidí que no, que quería saber qué era eso; cogí la bola de papel Albal y quité esa capa. La rodeaba otra capa de papel transparente y dentro había una pequeña caja dorada. Llevaba un candado que tuve que forzar porque no tenía llave. Me empecé a desesperar, dentro de una caja había otra y otra y otra... cada una era más pequeña pero no se acababan. Cuando llegó el momento, era una simple cartulina rosa que ponía en letras minúsculas: “sí, es una simple cartulina, pero tú has estado quitando papeles y destapando cajas porque al fin y al cabo te has interesado sobre qué podría haber”. Es una historia que cuento a todo el mundo porque yo me esperaba algo más, pero no todo el mundo abre una lata y se encuentra con un pequeño objeto que no sabes quien lo ha puesto, es decir, un misterio para toda la vida. Ohiane Blázquez

Siento alegría cuando compro la mercancía y cuando juego rápido al ordenador. Claudio

en mi lugar hay...

guijarros, hierbajos, hay zarzas y hay colores: amarillo, azul, rojo, verde, marrón, hay tierra, a veces viento, a veces brisa, hay frío, pero sólo en la punta de la nariz, agua, silencio, bastante silencio, hay un camino, hay una colina, reflejos de puesta de sol, rocas, hay un horizonte y nubes. Mélani Artigas otras miradas recíprocas

13


No sé que está sucediendo, pero las mañanas tienen un sabor tan ácido y las tardes se paran en seco y me siento tristemente apagada. Me gusta pensar que todo lo que me sucede es para mejor y no debo dejarme vencer, que todo es pasajero y que hay muchas personas que me quieren, me hacen feliz. Hoy, me siento triste de compartir mis días. Quiero encontrar solución a esta sensación de vencimiento a mi alegría interior. Será posible que algún día pueda comprender los motivos por los que la vida me muestra este camino. Un sentimiento recorre mi cuerpo en este momento: melancolía. Pero duele intuir cómo se planifica el ego a través de culpar a los demás, cómo las personas callan sus propias culpas para desvalorizar una forma de actuar. Nunca fue fácil saber y reconocer que esta mujer es débil, no puedo permitirme no seguir luchando por una vida lo más normal posible. No lo saben, no les culpo, pero podría provocarse sin saberse y me duele tener que volver a un infierno de pena y soledad. Pero aquí estoy, buscaré las salidas en mi inteligencia y buscaré el corazón en mis decisiones. No concibo otra forma de vivir. No espero que alguien me siga, simplemente vivo con la esperanza de poder compartir mi vida. Qué triste es la falta de humanidad cuando los problemas existen. Lo que ni quiero ni haré será dejar de ser yo misma, sonreír y continuar siendo feliz. Ohiane Blázquez

Si en vez de estrellas hubiera fresas estaríamos lavando el cielo. Si en vez de letras hubiera hormigas nos acostumbraríamos a las cosquillas. Julia Daniela 14


en mi barrio, no hay...

Todos me dicen que aquí hay de todo, pero si fuera verdad, ¿Por qué echo de menos tantas cosas?: Mirar desde la azotea de mi casa a los niños jugando al fútbol, inspirando el dulce olor de las flores del gran jardín, o simplemente intentar llegar pronto al mercado al lado de mi barrio. Aquí no hay de todo. No hay ni misterio ni silencio, ni nieve ni viento. En mi barrio no hay playas, ni mares ni montañas. En mi barrio no hay: ni genios ni hadas, ni demonios ni fantasmas. En mi barrio no hay: ni palacios ni castillos, ni bosques ni laberintos. En mi barrio no hay: ni vuelos ni trenes, tampoco hay relojes o carteles. Puede haber ruido y olores, pero no hay ni vida ni colores. No hay ni árboles ni frutas, y tampoco hay ni basuras ni piedras. No hay ni ángeles ni santos. Sólo hay hombres que de la vida son hartos. Ibtissam Zouggagh

Bizcocho de Julia Ingredientes - 37,2 gr de ideas espontáneas - 92 ml de exprimido cerebral (sin ingenio) - Tres mandarinas - Medio micro gramo de mentiras - Ralladura de escalofrío - 7 gramos de desorden

Preparación Sacar un cuenco, sacarle la piel a las mandarinas, mezclar con mimos el exprimido cerebral; ahora podemos dejar reposar o saltearlo con desorden. Luego se mezcla todo lo demás, a poder ser con los ojos cerrados. Terminar horneando 1629 segundos, endulzar al gusto. otras miradas recíprocas

15


Si en el espejo no te encuentras cambia hermano de actitud. Si en aquella barra ya no hay trago busca mi hermano un buen trabajo. Si en la calle ella ya no te mira mira los detalles que le tiras. Si en contra del racismo estás acompáñame, vamos por la paz. Daniela Correa

Bizcocho de Ibtissam Ingredientes - Medio litro de sinceridad - Dos cucharadas de humor - 20 cl de cariño - 2 ojos de color chocolate con miradas dulces - 1 kg de personalidad fuerte - Una pizca de celos - Un par de labios formando sonrisa - 2 jarabes de amor - 1 yogur de educación

Preparación En un recipiente poner el yogur de educación. Se mezcla con el cariño, con el kg de personalidad fuerte. Se mezclan muy bien y luego añadimos el medio litro de sinceridad poquito a poco. Cuando tengamos todo mezclado le añadimos el jarabe de amor y lo ponemos en el molde. Para decorarlo ponemos los dos ojos color chocolate, el par de labios y mi príncipe ya está listo. 16


en mi inventario sale... mis amigos, las personas más queridas, varios árboles, un árbol muy grande, una montaña, muchas rocas, lores, mucha hierba, un río con el agua muy clara, amistad, risas, tranquilidad. Rut de Baya

Días alegres o tristes hemos de vivirlos blancos y días negros, todos pasan son los que tardas en leer un libro son los que puedes dedicar a nadar grises de sonrisas y colmillos son los que algún día acabarán los que tarda el limo en bajar al Nilo vívelos, para eso están Erica Pastor

Hoy huele a lluvia. Me siento en un banco del parque y observo lo que me rodea. El día es gris. Los árboles, sin embargo, no están tristes. Cuando el viento suspira, hacen armonía juntos, como en un dúo de oboe y timbal. Yo tampoco estoy triste. A mi lado pasean dos amigas cogidas del brazo. Le sonríen al frescor de la mañana y hablan en voz alta. Ellas se sienten alegres. Mientras tanto, la hierba mojada acoge a las hojas caídas, que han adquirido ya un color dorado. Un pequeño perro escarba en la tierra, olfateando la humedad y la vida: él también sabe que la ciudad siempre parece más natural cuando se acaba de duchar. Aunque no me siento feliz del todo. Me gusta oler el viento y el agua y sentir que vivo en el ahora, pero una parte de mí siente añoranza por un lugar en el que nunca ha estado, pero al que sabe que pertenece. Fuera de esta pequeña reserva, las bocinas de dos coches discuten y los edificios se miran entre sí por encima del hombro. Un extraño sonido me llega a los oídos. Un pájaro al que antes no había escuchado. Me sorprende que cada vez hay más especies distintas que se mudan a vivir con nosotros. Quizá es que nosotros los invadimos primero. El cielo cambia de color, el tic-tac natural del reloj interno del Sol. Erica Pastor otras miradas recíprocas

17


en mi inventario hay...

montañas, bosques, cascadas, ríos, agua, árboles, monos, pájaros, cocodrilos, piñas, reflejos, hojas, piedras, yo, viento. Daniel Esteban

el mundo es... ... un cartel donde se refleja la grandeza de su creador. Un cartel donde cada mancha, cada línea y cada punto tiene un toque especial en el conjunto. Un puzzle que cada pedazo de él es otro pequeño puzzle. Por eso, no me extraña que en mi sociedad se hablan distintas lenguas, se practican varias religiones y se mezclan todas las culturas. En el mundo hay muchas cosas divertidas y una de ellas, la más importante quizás, es romper los muros que atrapan a nuestras mentes. Conocer a otras personas, revelar sus pensamientos, sus costumbres, sus creencias… Es tan importante que te hace crecer, madurar y sin darte cuenta. Todo esto lo digo por experiencia, ya que soy una chica árabe musulmana, actualmente vivo en España. Un país que me parece realmente maravilloso y divertido. Es verdad que al principio no me pareció nada divertido; porque era otro mundo, distinto de aquel que me acostumbraba. Pero con el paso del tiempo empecé a ver las cosas de otro modo. Me divertía empezar cada día una nueva aventura; conocer a otra gente. Disfrutaba sabiendo más de su cultura, sus costumbres… también me encantaba explicarles cosas de mi cultura, de mi religión… Aunque es verdad que no todo el mundo lo veía de esta manera, ya que, siendo una chica musulmana, a veces -digo a veces para no decir siempre- me miran raramente, prejuicios y vacilación. Por eso me es difícil relacionarme con esta gente; la gente que me juzga por la manera de vestirme, porque llevo escrito Islam en mi frente, o solo porque llevo un trozo de tela cubriéndome el pelo. ¿Acaso es todo lo que importa en la persona, su imagen? ¿Tener una manera de ser diferente y otro modo de pensar es malo? Yo personalmente no podría vivir en un mundo donde todos somos iguales, donde todos tenemos los mismos gustos, los mismos pensamientos… aunque sería solo en los sueños. 18


O todo esto pasa porque llevo en mis venas el Islam. Siempre me pregunto a mí misma, ¿Por qué todo este odio hacia el Islam?¿Por qué hasta los niños se les lavan los mentes hacia los musulmanes y todo que tiene relación con él? ¿Acaso no los comprenden? Una vez, me dijeron que las religiones solo separan a la gente, la desunen. Yo personalmente no lo creo, hay muchas cosas en todas las religiones que son comunes, como respetar al otro sin importar la creencia que tiene o si la tiene o no, la tolerancia, ayudar a la gente… esto y muchas cosas más. Somos nosotros que nos alejemos del otro, por tener un color distinto, otra nacionalidad o solo porque desciende de un país pobre. Somos nosotros quien dejamos que este mundo fuera así. Y en nuestras manos está el poder de cambiarlo aunque quizás sea demasiado tarde. Y finalmente quiero dar las gracias a todas las personas que me ayudaron a ver primero el lado bueno de las cosas, a ver la vida con optimismo aunque quizás ellos no la vean así. Ibtissam Zouggagh

Bizcocho de Erika Ingredientes - 800 gr de dulzura - 1 kg de imaginación - 2 kg de comprensión - 3 kg de amabilidad - 1 litro de simpatía - 1 vaso de lágrimas

Preparación Echar en un recipiente 800 gramos de dulzura, 3 kg de amabilidad y 1 kg de imaginación. Remover añadiendo poco a poco el vaso de lágrimas. Añadir 1 kg de comprensión y el litro de simpatía. Finalmente meterlo al horno durante 3 horas a 180º y nos quedará un bizcocho blando y jugoso. otras miradas recíprocas

19


Momentos que se graban en tu mente, detalles que se hacen grandes, que te llenan el corazón de alegría. Momentos que se olvidan y vuelven cuando menos lo esperamos, promesas que llegaron a cumplirse, sueños que llegaron a realizarse. Convertidos hoy en simples recuerdos, almacenados en memorias alejadas del presente, que de repente en sueños aparecen, a la mañana siguiente duelen, por la impotencia que nos crea nuestro afán fallido de intentar detener el tiempo o de tan siquiera volver a ese momento en el que de alguna manera fuimos felices, entretenidos en este pensamiento, somos inconscientes de que dejamos de vivir el presente, aferrándonos a lo que fue y a lo que pudo haber sido, dejando escapar los momentos que nos quedan por vivir como si intentáramos coger el agua con las manos. Mariela Herrera

Bizcocho de Adrier Ingredientes - ½ litro de leche de pasión - ½ docena de huevos de bohemia - 13 gr de pentagramas - 1 porción de hígado - 5 gr de cabello de ángel - 1 vaso de inteligencia - 1 cucharada de persistencia

Preparación Añada en un recipiente pequeño el medio litro de leche. Después, caliéntelo a fuego lento con el calor del amor. A continuación vaya rompiendo los huevos lentamente mientras recita un poema o una canción y añada su contenido al recipiente (preferiblemente de color rojo y negro). Después, ralle la porción de hígado y remover. Mientras lo hace, añada los gramos de pentagramas mientras Mozart hacer llorar un violín e introduzca el cabello de ángel. Hornear a continuación también con fuego lento durante 13 minutos y después, añadir el vaso y la cucharada. 20


en mi barrio no hay... chicos guapos, algunas veces busco flores pero no hay, ni para adornar mi barrio. No hay alegría, todo el día se lo pasa solo, sin una verdadera compañía.

En mi barrio no hay roqueros, esos que hacen mucha bulla y nos caen tan mal. No hay un parque para sentirnos niños. No hay tantas cosas. En mi barrio no hay arco iris, ni tampoco nubes que limpien sus calles, no existe la luna y tampoco se ven las estrellas, en mi barrio no hay señores mayores que hablen de sus pasados alegres y emotivos, ni juegan a la petanca. En mi barrio no existe la amistad, no se ve a nadie sonriendo ni soñando con un futuro mejor. En mi barrio no hay tiendas Zaras, ni tampoco Stradivarius, para yo no tener que ir tan lejos. En mi barrio no hay tantas cosas, y no es que viva en un mundo aparte pero la “Gala Verde” es un monte donde sólo te ves tú y nunca ves a nadie más, es una caja de sardinas, todos estamos, pero no nos revolcamos. En mi barrio no hay... un zoológico con animales, ni tampoco señores amables, sólo refunfuñones que hablan de Zapatero y Rajoy (todo el día). En mi barrio no hay...? Yesly Lucía

Los besos endulzados de Lima Limón son eternos como los zapatos antidepresión. Pamela Reinoso

Tengo tanta Belleza y tengo la Esperanza de llegar al Sol y comerme la Oscuridad. Cristian Yovanovich

otras miradas recíprocas

21


en mi barrio no hay... deprimición, tristeza. Ninol Danailova

Bizcocho de Dani Ingredientes - 500 gr de amistad - 1 kg de insistencia - 1 litro de perversión - 1 pequeña hoja de inocencia (al gusto) - 1 pizca de inteligencia - 1 pendiente - Gotas de pasión para darle sabor

Preparación Mezcle en un principio la amistad y la insistencia, dejando una mezcla homogénea. Añada 11 años más tarde el litro de perversión y remuévalo bien. Incluya también una pizca de inteligencia. Añada 6 años después un pendiente, métalo al horno durante 16 minutos. Una vez fuera échele unas gotas de pasión y listo para servir.

éste es mi inventario lleno de... escaleras, hojas, flores, perros,

gente, luz, farola, coches, motos, discusiones, piedras, música, amistad, papelera, amor, móviles, risas, puertas, llaves, bocadillos, piques... cines, boleras, ropa, tiendas, semáforos. Cristina Liarte 22


20

Yo veo una mamá pato delante de su huevo para protegerlo y que no se lo roben. Este número me expresa protección, o quizás cariño ya que la mamá pato protege desesperadamente al huevo sabiendo que dentro de poco un pollito saldrá de él y con el paso del tiempo echará a volar tomando su propio camino, pero eso poco le importa, ella ama a su huevo y está dispuesta a protegerlo de la manera que sea necesaria. Este número me hace pensar en el amor de una madre por su hijo. Ohiane Blázquez

Era uno de los globos que decoraban la sala, quería ser el más especial de todos y dijo: “Con un poco más de aire será el más distinguido.“ Acabó explotando. Ibtisam Zouggagh

otras miradas recíprocas

23


iXeya. Creaciones del Viento 26 de Abril de 2005


autores Joaquín Manuel Cosme Antonio Eduardo José Javier Agustín Josué Enrique Carlos Jesús Todos ellos internos en el módulo 14 del Centro Penitenciario de Zuera. Nota: Los autores que firman en este libro utilizan seudónimo.


Ă?ndice

1 Entre puentes y ratones. 2 Cabalgando en el lomo de las palabras. 3 Diccionario de palabras inventadas y sus historias. 4 Se imagina usted quĂŠ ocurrirĂ­a si... 5 Inventario de palabras bonitas y sus historias. 6 Breves relatos de posibles e imposibles. 7 Historias cruzadas o como la vida misma. 8 Cartas del Tarot. 9 De prefijos y palabras. 10 Relatos. Dedicatorias.


prólogo Corría noviembre de 2004 cuando me hicieron llegar una propuesta para llevar a cabo un taller en el Centro Penitenciario de Zuera, “La macrocarcel”. “Confiamos en ti, puedes hacer lo que quieras”; me dijeron. Así que me puse a pensar y pensar, y entre pensamiento y pensamiento, soñé, me desperté y volví a soñar, hasta dar forma a un taller de escritura creativa que debía acabar reuniendo todos los relatos en un pequeño libro. Fueron cinco días intensos en los que amasamos nuestra imaginación y nos permitimos viajar a los lugares más dispares del universo. Entre risas y palabras dimos forma a estas historias que ahora tienes entre tus manos. Espero sinceramente que disfrutes de su lectura del mismo modo que nosotros disfrutamos escribiéndolas. Al fin y al cabo abriendo este libro formas parte de nuestro proyecto, formas parte de nosotros. Salud. Mario Cosculluela


1

entre puentes y ratones

El puente se asentaba sobre una inmensa ratonera cuyos miembros iban royendo los pilares que amenazaban con venirse abajo de un momento a otro, mientras estos roedores traviesos y juguetones no dejaban de trepar y bajar, por, sobre y bajo el puente, inconscientes de lo que se les venía encima. Cosme

En el puente hay una ratonera que daba a unas alcantarillas que era donde vivían. José

En la escalera del puente de piedra suelen salir bastantes ratones, seguramente que haya una ratonera. Mañana iremos e investigaremos. Josué

Salimos de excursión y lo pasamos muy bien, al volver de camino a casa no pensamos que el puente fuera una ratonera ya que estuvimos tres horas parados de tanto tráfico que había. Agustín

33


Cruzando el puente me encontré con una ratonera llena de críos. Me dio pena y les di de comer a los críos. Enrique

Debajo del puente vivía Arturo. Con su pandilla de amigos pasaba el día de acá para allá buscando comida para llevarla a su ratonera, un confortable agujero con suelo de pequeños trapos y una familia que le esperaba con manifiestas muestras de alegría. Antonio

Debajo del puente había mucha gente pobre que dormía entre cartones y había una gran ratonera. Manuel

Había una ratonera donde había muchísimos ratones, todos los ratones vivían debajo del puente, la gente pasaba por el puente pero no sabían que debajo del puente había una gran ratonera, solo los niños lo sabían, cogían queso y se lo daban a los ratoncillos. Joaquín

34


2

cabalga mo en el lo

de

las palabras

ndo

C orrer A brazar B onitos A migos L entejas L entejuelas O sos El camionero se fue a Argentina y se encontró con unos guardias que eran bordes, pero al final como era él un animal racional que era un ladrón como una langosta que tocaba la orquesta. José

Mi caballo es el mejor. No lo venderé por nada de este mundo, es un hermoso caballo espléndido, nunca lo he montado pero quisiera saber si mi caballo puede correr, lo llevo a una carrera, al ver todo el mundo el caballo se pensaba que lo había robado pero no era así. Como lo pensaba la gente sólo le hacía caso a él. Jesús 35


Un barco cargado de cerezas era muy antiguo y la proa era muy alta y casi llegaba a la luna, el loro y el oso eran muy bonitos. Enrique

Había una vez un artista muy cabezón que cogió un día y se fue a Barcelona de viaje, pero como el viaje era tan lento le costó bastante llegar y cuando llegó a Barcelona hacía demasiado aire y lo único que se le ocurrió fue sentarse en un rincón y mirar al Oriente esperando que hablara la ventolera de aire hasta que pasó una mujer llamada Lourdes y le dijo que se tranquilizara que pronto acabaría la ventolera. Josué

En las cumbres del Kilimanjaro vivía con su familia Sansón, un gran gorila de espalda plateada. Una mañana mientras bebía agua a la orilla de un río, vio una sombra entre la maleza y el instinto le hizo moverse, a la vez que el sonido de un rayo rompía el aire y un profundo dolor se apoderaba de su hombro, eran furtivos. Durante horas se vio acosado y corrió por la selva, hasta que un enorme precipicio le impidió seguir la huida, a la espalda un hombre le apuntaba con un rifle, la cueva que había a la derecha era demasiado lejana para llegar antes que una bala, en su desesperación rugió y golpeó su pecho esperando la muerte. Fue entonces cuando apareció un ser diminuto vestido de cortezas y hojas, era un duende y con un gesto de su mano convirtió al cazador en un gorila, Sansón desconcertado se refugió en la cueva y pudo ver con tristeza como otros cazadores abatían a su hermano gorila. Antonio

El obispo iba hacia su mansión sobre octubre, que era más o menos en la época que tenía costumbre, aunque llegó más tarde de lo que él tenía previsto. Josué

Salió de la cuna lo que me hice un lío ya que era anormal que tan joven fuera un botarate que comiendo lomo en Oviedo acabó anhelando la cuna. Agustín

36


Yo estaba en la puerta de mi casa cuando en lo alto del árbol había un pájaro y yo intenté una vez tras otra saltar a ver si lo cogía, pero al final se fue volando. Josué

Cogí el coche y al pasar el río me encontré con un amigo que lloraba de dolor la unión entre nosotros, no se opuso al dolor. Agustín

Yo me fui con el coche a Alicante y como el viaje era largo me paré en un parador porque tenía sueño y ganas de cenar y de postre me dieron unas mandarinas y me eché a dormir con la almohada entre los brazos y entraron unos ladrones y me dieron órdenes y como les hice caso me perdonaron la vida y fueron encantadores por perdonarme la vida. José

Un antiguo camaleón fue aplastado por un bellaco llamado Ozono, la losa lo aplastó, no la vio llegar por la poca luz de la luna, pero el estruendo sembró la Anarquía en el reino de los insectos. Antonio

En la casa del árbol pinté de amarillo las paredes y el suelo liso de lila lo pinté, lo intenté borrar y no pude y por eso la odio. Manuel

Yendo para Aragón conocí a Lorena y tenía tanta belleza que no la pude olvidar. Joaquín

Érase una vez una princesa que quería salir fuera del castillo, la pequeña princesa veía a otros niños de la misma edad que ella, los niños se pasaban el día jugando, la pequeña princesa desde la torre del castillo veía jugar a los otros niños, la pequeña insistía una y otra vez a su mamá que por qué no podía salir del castillo e ir a jugar con ellos, pero su mamá siempre le 37


solía decir; “!Ja!, ¡tú no eres una niña cualquiera!” y la pequeña princesa estaba harta de escuchar siempre lo mismo. “Sólo soy una niña encerrada en un castillo donde suelo jugar sola, no tengo a nadie con quien pasar el tiempo. De qué me sirve ser princesa si sólo soy una niña”. Cuando de repente aparece un hada madrina. “‘¿Qué te pasa, joven?”. “Que mi mamá no quiere que vaya a jugar con los otros niños”. El hada le dice: “ve, pero ya sabes tu hora de volver, yo mientras tanto ocuparé tu lugar”. Jesús

En el altar que está en la laguna se casó el besugo del albañil. Se formó un cachondeo, después un lío y el pintor de esta historia lo pinta al óleo. Carlos

En uno de mis viajes fui a Rusia a la capital de Odesa, una noche entré en un museo en el cual vi un icono de San Eduardo, era una reliquia única y me interesó para especular en España con los anticuarios. En uno de los anticuarios me interesó una tetera de plata marroquí y la compré. Eduardo

Yo tenía una bicicleta que la usaba para deshacer las montañas de arena que hacían los niños en el parque, aunque después me sentía mal por mi comportamiento ya que a ellos les costaba bastante hacerlas y a mí poco deshacerlas. Josué

38


3

de palabras

y de sus

historias

Bleta Mesa con ruedas. Nordi Pastillas para dormir. Norda Lavadora con pantalla de televisión. Nioniocasio Caso pequeño. Siote Ventana con cortina. Niorte No esta ni en el sur, ni en el este, ni en el oeste. Lextrado Letrado muy grande. Lexpartaco Lagarto con cuernos. Dridamina Anfetamina refinada. Rianfonía Sinfonía de la risa. Niáfano Superficie plana con bultos. Nestozolar Caminar a la orilla de un lago, tropezarse, caerse de cabeza mientras ves un monstruo dentro del lago.

Bloritura Tarta de gusanos. Ralsote Chicarrón del norte con la cabeza rapada.

39


Niorte fue al lextrado a exponerle su nioniocasio. El lexpartaco se comió su ñordi de cada noche y confundido totalmente se acostó en la bleta creyendo que era la cama, mientras miraba la norda que tenía cerca de la siote. El lestrado tenía un nioniocasio tan sencillo que se dedicaba a ver la norda mientras daba de comer a su mascota lexpartaco. Cosme

En la bleta me dieron unos ñordi. José

El otro día fui por el monte y me salió un lexpartaco, pero eso era un nioniocasio, hasta que vino un lextrado y me dio ñordi y me fui a cerrar la siote. Josué

El nioniocasio del lextrado trataba sobre el lexpartaco que había encima de la norda. Lo puse sobre la bleta y me comí un ñordi. Me quedé dormido mirando al niorte. Agustín

La mesa del lextrado era muy grande para un caso muy pequeño, el lexpartaco se tomó unas pastillas para dormir y perdió el Norte. Enrique

El lextrado fue a juicio porque a su cliente le vendieron una norda rota y no le cubría la garantía, se puso tan nervioso al perder el nioniocasio que se comió un ñordi que le dio un colega y era tan fuerte que se quedó dormido sobre la bleda. Lo despertó el aire que entraba por el siote. Antonio

A Niorte le gustan los lagartos con cuernos y las pastillas para dormir y no está ni en el Este ni en el Oeste ni en el Sur. Joaquín 40


El otro día me llamaron para comunicar con el lextrado, me dijo que no merecía la pena por que mi caso era un nioniocasio, y nos íbamos a conformar con la conformatoria (un año de prisión). Me levanté de la silla y me asomé al siote enrejado que daba al jardín. Eduardo

Érase una vez un ralsote, Tito, que vivía con su madre en los montes de Asturias. Su padre había fallecido cuando él era pequeño y por ello trabajaba duro, pues su madre, ya mayor, estaba un poco impedida. Se ganaba la vida haciendo picón, carbón vegetal, que debía llevar al pueblo más cercano, Briaixo, una pequeña aldea a los pies de la montaña por la que descendía cargando a hombros el saco de picón. Los senderos eran tan retorcidos que era muy peligroso bajar con la mula y por ello lo hacía él. Cuando descendía siempre se quedaba maravillado contemplando los lagos de Covadonga que también estaban situados a los pies de la montaña, por ello, por quedarse embobado mirando el lago, un día llegó a nestozolar. Fue tal el susto que se dio al ver ante sus ojos aquel monstruo que perdió el conocimiento y se hundió. Se despertó en una gruta y recordó poco a poco lo que le había pasado. Se puso muy nervioso e intentó escapar de allí pero no había otra salida que el pequeño lago submarino. Éste se adivinaba largo e imposible de bucear. Se escondió en un rincón oscuro en cuclillas y esperó, al tiempo las aguas comenzaron a removerse y apareció una enorme cabeza, era el monstruo. Al salir del agua pudo ver como medía unos cinco metros, su piel era escamosa, negra, y curioso, tenía patas con garras y brazos con manos donde se apoyaba con dificultad pues eran muy pequeñas para su gran cuerpo, también tenía una enorme cola. Miró en todas direcciones hasta que detuvo su mirada en el rincón que estaba el ralsote. “Me ha visto” y Tito intentó huir, ¿Pero a dónde? Estaba atrapado, así que cogió un palo y se enfrentó al monstruo. “¡Atrás monstruo del infierno!, o te atravesaré con mi lanza”. El monstruo sonrió y Tito se quedó estupefacto, mas volvió a perder el conocimiento cuando le dijo; “no temas, Tito, no voy a hacerte daño”, Tito no llegó a oír más, se desplomó. Al volver en sí, el monstruo estaba a su lado. “Hola de nuevo, has dormido mucho, ¿tienes hambre?”, y le ofreció un montón de gusanos, pequeños moluscos y algas. “Vamos, ya sé que no es tu dieta pero te ayudará a coger fuerzas” y tras el primer bocado con un poco de asco devoró el resto con avidez. “Te conozco desde que eras pequeño y venías a bañarte al lago.” 41


“¿Quién eres?” Le preguntó el ralsote. “Querrás decir qué soy. Ni yo mismo lo sé, supongo que un capricho de la naturaleza.” “¿Y cuánto tiempo llevas aquí?” “No se medirlo en tu tiempo, pero también vi a tu abuelo bañarse en estas aguas.” “Deberías salir y que la gente te viera, eres todo un fenómeno.” “Si hiciera eso la gente me encerraría y exhibiría de pueblo en pueblo.” “Tienes razón, y ¿cómo puedo salir de aquí?” “Yo te sacaré, para mí bucear la distancia hasta el exterior es cuestión de segundos.” Y así lo hizo. En la orilla antes de despedirse le preguntó cómo llamarlo. “No tengo nombre, cuando me quieras llamar remueve las aguas.” “Así lo haré” En lo sucesivo el ralsote cada vez que descendía a la aldea se paraba en la orilla del lago, removía las aguas y le ofrecía una gran bloritura a aquél hermoso animal. Antonio

42


4

se imagina

qué ocurriría

Si...

¿Qué ocurriría si... si de pronto lo blanco dejara de ser blanco y lo negro dejara de ser negro y los gatos ladraran y persiguieran a los perros y estos maullaran mientras corrían perseguidos; si el sol fuera luna y la luna sol, si el día fuera noche, si el albañil ocupara un despacho y el empresario de oficinas cargara ladrillos. Si el cantante fuera astronauta y el astronauta contador de cuentos, si lloviese hacia arriba y las casas hablaran, si la guitarra sonara a flauta y el peral diese dátiles, el río corriese hacia arriba y si el fuego enfriara. Si de pronto todo cambiara?. Cosme

¿Qué ocurriría si... si me hiciese invisible podría entrar en la Casa Blanca y manipular los ordenadores para volver loco a Bush. Eduardo

¿Qué ocurriría si... si cambiaran a los terapeutas, el módulo cambiaría también y todos nos implicaríamos más, pues un ambiente terapéutico se crea con profesionales que están todo el día ayudando y no un día a la semana, valorarían más el esfuerzo de la gente y viceversa, porque el roce no sólo hace el cariño, sino la confidencia, y con ello sentir nuestra problemática y no estudiarla desde un despacho. Antonio

43


¿Qué ocurriría si... si calzara un 60 de pie no encontraría zapatos en ninguna zapatería y me los tendría que hacer de encargo y me saldrían muy caros y me sería muy difícil andar ya que la gente me pisaría, también me encontraría con el problema de los calcetines. Josué

¿Qué ocurriría si... si el árbol saltara y cambiase de lugar cada vez que quisiera ponerme a su sombra?. Cosme

¿Qué ocurriría si... si me levanto por la mañana y me dan la buena noticia de que ya me puedo ir a casa, ¡no me lo creería! Joaquín

¿Qué ocurriría si... una bicicleta nadara por el mar? pues la gente se divertiría muchísimo al ver los peces, pero cuando se encuentra uno tiburones tendrían que pedalear más rápido que un rayo hasta la orilla de la costa. José

¿Qué ocurriría si... si me tocara la lotería cambiaría mi vida y la de los que están a mi alrededor. Cambiaría mi manera de viajar, comer, sentir, pensar y mucho más. Simplemente cambiaría tanto que puede que no me reconocieran. Agustín

44


¿Qué ocurriría si... yo pudiera mandar y tuviera poder algunas cosas cambiarían en el mundo como el tráfico de armas y de personas y que los pobres fueran ricos y los ricos pobres. Enrique

¿Qué ocurrirá si... si el músico galopara, combatiera, volara, nadara y deshiciera en vez de hacer música?. Cosme

¿Qué ocurriría si... si en vez de tener 20 años tuviera 15 sería bonito por que sabiendo lo que sé ahora sería menos golfo y más trabajador. Joaquín

¿Qué ocurriría si... si me mandasen hacer una fórmula química para curar la Leucemia (enfermedad mortal que hasta el momento no tiene cura). Pasaba horas con mis apuntes, probetas y experimentos. Apenas dormía porque estaba a punto de conseguir la vacuna. Me dormí de cansancio y cuando desperté vi en la pizarra la fórmula para la vacuna. No lo podía creer, lo había hecho sin querer. Me dieron el Nóbel de medicina por salvar al mundo de tan mortal enfermedad. Eduardo

¿Qué ocurriría si... la paloma nadara y el pez volara y ambos se miraran? Cosme

45


¿Qué ocurriría si... si al levantarme se parase el tiempo, me gustaría que me pillase en la calle y que fuese en la isla de Ibiza y por mí se podía parar el tiempo hasta que yo dijera. Y me hartara todos los días de fiesta. Enrique

¿Qué ocurriría si... si mi bicicleta cada vez que fuese a montarme se hartara de reír y luego saliese galopando?. Cosme

¿Qué ocurriría si... si una paloma pudiera nadar bajo el agua sería curioso y bonito a la vez porque nunca se ha visto. Joaquín

¿Qué ocurriría si... si al despertarme no estuviesen estos muros. Desde lo más adentro de mí siempre digo lo mismo, gracias señor por este nuevo día que tú me das por que de qué me serviría ver todos estos muros al suelo si aunque se derrumbaran no estaría libre y seguiría siendo un preso más. Jesús

¿Qué ocurriría si... el perro deshiciera los carros de combate y los transformara en bicicletas?. Cosme

46


5

de palabras y sus

historias

Amor Paz Libertad Salud BellezaEsplendor Generosidad Viento Luz ClaridadAmistad Solidaridad Cariño Nuevo Corazón Amar Felicidad Mª del Mar Reír Vivir Soñar Sentir Querer Estrella Interés Poder Fuerza Aprecio Fiesta Alegre Familia Hermosa Linda Guapa Amanecer Diamante Luna Justicia Azucena Colibrí Poesía Beso Nahima Cristina Ternura Lapislázuli Lucero Bonita Encantadora Bondad Gentil Humilde Flor Hicimos una lista de palabras feas, pero misteriosamente se las llevó el viento.

47


Y a partir de ahí creamos historias...

Nunca imaginé que pudiese existir aquel lugar. Siempre lo había negado, pero ahora que lo veía con mis propios ojos no cabía lugar para la duda. Lo primero que me llamó la atención fue su luz tan generosa y esplendorosa que no dudaba en llevar su claridad hasta el último rincón de aquel bello lugar. Reinaba el amor y la paz y todo el mundo se trataba con verdadera amistad. La salud se reflejaba en los rostros de las personas. Todo allí era nuevo para mí y la solidaridad estaba a la orden del día ondeando al viento en una bandera donde se leía: “Solidaridad, soy hermana del amor y de la paz” como símbolo de aquel lugar. Desde mi puesto de observación, empecé a bajar el camino que llevaba a tan dichoso lugar, decidido a quedarme para siempre y cuando ya iba a entrar, inesperadamente sonó una sirena y desperté; me quedé en la cama un rato, quieto, pensando en ello e imaginando si verdaderamente podría existir ese lugar. Decidí que ese lugar existe en lo más profundo de nuestros corazones. Cosme

Una princesa que era tan bonita y tan hermosa que deslumbraba por toda la región. La gente estaba hablando de ella que era encantadora y tenía una bondad que deslumbraba por todos los sitios que pasaba. A la princesa le gustaba hacerse amistades buenas para saber qué gente tenía en su pueblo. Como la gente era buena, ella era generosa con la gente pobre y le daba comida a la gente humilde. A la princesa le gustaba que el pueblo fuera libre, por eso la gente tenía tanta libertad que se ponían a cantar por todos los sitios con humildad. Ella era tan encantadora como una flor de primavera. Cuando salía del palacio era tan gentil la princesa que la gente le saludaba por todos los sitios que pasaba. José

Junto a Mª del Mar, mi mujer, soy feliz, ya que junto a ella he descubierto qué es amar de verdad. Me hace reír, soñar, sentir. Lo que más quiero es vivir con ella. La libertad es lo único que me falta para estar a su lado. Agustín

48


Era un día que una pareja se iba a una fiesta en la cual necesitaban bastante dinero ya que ellos sin dinero no tenían amor ni felicidad. Pero en aquella fiesta con mucha libertad se acercaron a otra pareja y estuvieron hablando hasta que llegaron a la conclusión que el dinero no daba el amor, ni la felicidad. Esta pareja se sintió bastante alegre cuando habían visto que habían ganado una amistad que les había hecho comprender varias cosas. Y así esta familia se sintió más unida sin necesidad de nada. Josué

En un pueblo muy lejano de la Luna siempre reinaba la violencia, hasta que un día llegaron unas personas del Tíbet que ejercían una filosofía muy pacífica. Y en vista de lo que vieron allí se reunieron para hacer una reunión urgente para hacer Justicia y que tuvieran Libertad, Paz y Amor y pusieron a una hermosa mujer de reina en ese pueblo, al que pusieron de nombre Amanecer. Enrique

Érase una vez una familia de campesinos: Armando, que cuidaba del campo y los animales, su mujer, Claudia, que se encargaba de las tareas de la casa y la pequeña Susana, su hija, que correteaba todo el día de acá para allá. Una mañana tuvieron la visita de un hombre de la ciudad; soy recaudador de impuestos de la casa real y vengo a notificarle que como usted nunca ha contribuido se le confiscan las tierras y las bestias. Armando asustado le respondió; “señor, yo no sé nada de impuestos, no sé leer, ni escribir, de lo único que entiendo es de trabajar de sol a sol para dar de comer a mi familia”. “¡Sí, eso decís todos! respondió con tono agrio, ¡mañana tendrán que marcharse!.” Armando, sin pensar que hacía, descargó su escopeta sobre aquel fulano que le quería mandar a la mendicidad y quemó el papel que traía consigo; pero fue apresado y encarcelado. Su compañero de celda y a la postre amigo, le enseñó a leer y escribir. 49


Este se llamaba Agustín y lo convenció; “soy viejo, el día que yo falte no tendrás quien escriba las cartas a tu mujer e hija.” Dos años tardó aquel agujero en llevarse al viejo Agustín, bajo su camastro Armando encontró una carta, ésta iba dirigida a él por su amigo y le decía que levantase las baldosas bajo su cama. Lo hizo y se encontró con un agujero que daba a lo que parecían las mazmorras de un viejo castillo. Tras recorrerlo se topó con un muro, “aquí no hay salida”. En eso encontró un pergamino en un agujero y lo leyó “Soy la princesa Naima, mi padre el Califa me encerró y emparedó en estas mazmorras, condenada a morir por no quererme casar con un viejo Emir. Escribo este pergamino con mi sangre. Para que nadie corra mi desventura, pronuncia tres veces mi nombre en voz alta y te mostraré la forma de salir de aquí, a cambio sólo tienes que cumplir una regla, que antes del amanecer dejes una flor en la corriente del río“!Bah! Cuentos de princesa” pero por si acaso Armando pronunció su nombre tres veces, “Naima, Naima, princesa Naima” pero nada ocurrió, salió de la mazmorra para regresar a su celda, cuando al fondo de un pasillo vio la luz de la luna que entraba por un agujero. Se asomó y sus ojos se llenaron de lágrimas al verse libre. Un inmenso prado se extendía ante él, corrió como alma que lleva el diablo dejando atrás su prisión. Después de dos años iba a regresar a su hogar donde le esperaban su mujer y su hija. En la madrugada llegó a su casa y golpeó la puerta “!Claudia, Claudia! ¡abre, soy yo, Armando!”. Susana, su hija, que dormía cerca de la puerta fue la que abrió. “!Papá, papá!.” Y éste la levantó entre sus brazos y dio vueltas con ella, hasta que apareció la silueta de Claudia en la puerta, los tres se fundieron en un interminable abrazo y entraron en la casa. Les contó la historia que le había pasado y hablaron de muchas otras cosas, de su amigo Agustín, de la soledad, de la tristeza, de lo difícil que era sacar la pequeña granja adelante y también de lo alta que estaba su hija, de lo guapas que las encontraba... y hablando, hablando, las primeras luces del alba entraron por la ventana y recordó; ”!oh, no! le prometí a la princesa echar una flor al río antes del amanecer”. Salió corriendo de la casa y antes de alcanzar el riachuelo que pasaba por el borde de sus tierras la luz del sol le dio en la cara. Entonces tres fuertes golpes de cerrojo le despertaron y una voz que le era conocida le espetó; “Armando, ya sabes que al recuento hay que estar 50


en pie!, informaré al director y serás sancionado”. Se incorporó para vestirse pensando en el sueño y aún resonando la voz del guardián en su cabeza. Al ir a ponerse los zapatos, sobre éstos había una flor. Antonio

Un día conocí a una chica que se llamaba Estrella y tenía un bonito libro que hablaba sobre el bien y el mal y las palabras que de veras más me gustaron fueron: libertad, amor, paz y fuerza y desde ese momento le cogí un gran aprecio a esa chica. Joaquín

Mis hijas

Con veinticuatro años dejé de ver a mis dos luceros. Una se llama Nahima y la otra Cristina. Sería maravilloso que después de 17 años me las topara de repente. ¿Cómo reaccionaría? ¡No sé!. Pero sí sé que con mucho amor me las comería a besos, sintiendo su ternura. ¡Sería como leer una poesía de Machado! Me sentiría en libertad como los colibríes revolotean, como florecen las azucenas, como brilla el lapislázuli. Eduardo

51


6

brevesrelatosde

e

imposibles

Yo tenía una bicicleta que la usaba para deshacer las montañas de arena que hacían los niños en el parque, aunque después me sentía mal por mi comportamiento ya que a ellos les costaba bastante hacerlas y a mí poco deshacerlas. Josué

Siempre nos reímos de los demás cuando hacen algo gracioso, entre nosotros es normal, pero si el pájaro se riese también tendría con quien compartir su alegría. Agustín

Llegaríamos antes a los sitios con una bicicleta que volara y sería más barato el transporte porque todo el mundo iría a trabajar en bicicleta voladora. Agustín

Un músico iba tan pasado que se puso a galopar y a reír y a nadar en el escenario. Enrique

52


El músico era muy bonachón. El otro día fui al jardín botánico y vi a un loro cantar y a un oso nadar y como no sabía nadar lo recogió un barco que iba al puerto. Enrique

Yo estaba en la puerta de mi casa cuando en lo alto del árbol había un pájaro y yo intenté una vez tras otra saltar a ver si lo cogía, pero al final se fue volando. Josué

Érase una vez un pez globo que vivía al oriente del mar mediterráneo. En su mundo a menudo se tenía que defender del ataque de los tiburones, pulpos, morenas y otros depredadores. ¡Maldita mi suerte que he nacido en este mundo tan cruel y hostil! La manera de defenderse era inflándose como un globo de forma que no cabía en la boca de sus atacantes. Un día mientras dormía soñó que una sirena le concedía un deseo y pidió poder volar como los pájaros que recortaban sus siluetas sobre el agua. Al despertar se fue a comer y de un agujero salió una morena, éste se hinchó para defenderse y cuál fue su sorpresa cuando empezó a ascender hacia el cielo. Desde lo alto tuvo otra perspectiva del mundo, vio cómo una manada de animales tiraba piedras contra otros de su misma especie y estos con truenos invisibles los mataban a centenares. ¡Qué clase de animales tan crueles son estos que se matan entre los de su misma especie! Mejor me vuelvo a mi mundo. !!PUM!! Nunca se enteró, una bala perdida había reventado un globo que volaba. Antonio

53


Había una vez un príncipe que era muy rico y tenía dos mujeres y una noche él no se lo esperaba, cuando apareció su hada madrina para decirle que eligiera una de las flores que había en ese jardín para pedir un deseo y él no se lo esperaba porque él lo tenía todo, y ya era feliz. Joaquín

Si al coger la fruta del árbol nos encontráramos que el árbol salta sería muy difícil cogerla ya que no querría que nos lleváramos su fruto. Agustín

Si tuviese una Fénder Estratocaster sería el músico que siempre he querido ser. Con su sonido saltaría al ritmo del Rock y al público lo haría volar con mis notas heavies. Eduardo

54


his

7

tor

ias

a m s mi

aaa i da aaava l o cru com

zad

as

Era una estrella que estaba en el cielo y dijo: “estoy aquí para indicaros el norte”. La gente dijo: “buena falta que nos hacía” y al final cada uno iba donde le daba la gana. Cosme

Era el Papa que estaba en el hospital muy enfermo y dijo: “yo sigo vivo y sigo mandando”. La gente dijo: “está muy enfermo” y se murió. José

Era el rey de Mahoma que estaba en su castillo y él dijo: “qué hora era”, y la gente dijo: “son las diez” y así acabó la historia porque era una persona poco habladora. Josué

Era un músico que estaba en Nueva York y dijo: “imagínate un mundo lleno de paz”, y la gente dijo: “muy bien”, y acabó muerto de un disparo. Enrique

Era una papelera que estaba en la escuela y dijo: “Qué poco valor me dan!”, mientras la gente contaba cuentos sin prestarle atención y acabó como la mejor cuentacuentos del cielo de las papeleras. Antonio

55


Era una chica que estaba en la playa y dijo: “hola”. La gente no dijo nada y ella acabó sonriendo. Joaquín

Estaba la libertad de los muros afuera cuando dijo: “así tenía que ser”. La gente le dijo: “eres única” y acabó galopando con un alazán por una infinita pradera. Eduardo

Y lue

go ju

¿Se

gamo

sac

ruzar

ren m r u c o te

las

ás

nacio combi

...

nes?

El Papa estaba de los muros para fuera y dijo: “qué poco valor me doy”, la gente no dijo nada y acabó muerto. El rey estaba en el cielo y dijo: ”yo sigo vivo y sigo mandando”. “Eres único”, dijo la gente y acabó como el mejor cuenta cuentos del cielo de las papeleras. Era una chica que estaba en Nueva York y dijo: “Qué hora es?”. La gente dijo “buena falta nos hacía” y la chica se murió. Era una papelera en un castillo y dijo: “hola!”. La gente dijo; “muy bien” y cada cual iba donde le daba la gana. 56


8

tarot

del

EL EMPERADOR Veo a un hombre con pelo largo y barba, todo ello blanco o cano. Está sentado en un trono. En su mano derecha lleva asido el símbolo de la mujer y en su izquierda un cetro de oro. Lleva posado en su hombro izquierdo un halcón y todo él está cubierto con una túnica roja en la cual en el pecho brilla la estrella de David. En su cabeza lleva una corona y sobre su cabeza hay nubes grises y amenazadoras con cuatro rayos. Tiene puestas mallas azules y mocasines de cuero marrón y a sus pies hay dos flores a cada lado y los montes de la tierra. Los pasamanos de su sillón real están acabados con cabezas de carneros de oro. Él vive en los montes del Olimpo y trata, como uno de los dioses que es de la mitología griega, con mucho despotismo. Creo que cuando se echa a dormir la siesta manda a su halcón a vigilar a la 57


gente y cuando se enfada le envía nubes negras cargadas de agua, granizo y nieve, acompañada de fuertes y poderosos truenos y rayos. Cosme

LA PÉRDIDA, EL CARRO Era un hada madrina con un carro y le dijo a un príncipe que si elegía el pájaro blanco con alas se iría al cielo, pero si elegía el pájaro marrón con las alas se iría al infierno con todo el oro que tuviera, al final eligió el pájaro blanco para estar en paz y subir al cielo. José

58


LA SACERDOTISA Es la mujer del Kluiver revisando las fichas de todos los jugadores del Barça para preparar la alineación del próximo partido porque como se descuiden el Madrid se les echa encima y ya que no pueden convocar a todos está revisando uno a uno para jugarse sus últimos cartuchos en estos últimos partidos que quedan, ya que su marido está últimamente un poco estresado con la prensa. Josué

LA PUERTA, EL MUNDO Veo una mujer que estaba en un mundo muy liberal porque iba como le daba la gana y los animales la veían y ni se inmutaban porque ese mundo era el paraíso. Y cada cual vivía como quería. Enrique

59


LA RESURRECCIÓN

Los ángeles de la resurrección cruzaron los cielos haciendo sonar las trompetas y todos volvimos a la vida. Por fin pude correrme una buena juerga con todos los amigos y parientes de los que no me pude despedir. Antonio

EL SOL Y LOS PLACERES

Era un pueblo, una civilización muy antigua en la cual rendían culto al sol, su dios. ¡El dios Ra!. Les transmitía energía, calor, fuerza, placer, miedo, respeto. Uno de los dioses de esta civilización egipcia, Isis, transmitía los placeres, la degeneración y la muerte. Todas estas gentes le daban un gran culto a estos dos grandes dioses, y aún hoy en día les rinden culto algunos sacerdotes egipcios, que siguen creyendo en tan grande civilización. Eduardo

60


9

de

palabras

Súper Contra Supra Sub Ultra Pre

y

Cachondo Montaña Reloj Camión Punto Joyero

Súpermontaña Montaña grande. Supramontaña Montaña en la que sopla el aire. Contrapunto Ultrapunto. Supercamión Camión súper grande que no cabe por las calles estrechas. Subreloj Reloj submarino de debajo del agua. Prejoyero Joyero precioso. Ultracachondo Lo contrario de cachondo. José

61


Contramontaña

Es una montaña al revés y los escaladores la

descienden para llegar a su pico.

Suprareloj

Es un reloj enorme que les ponen a los presos con una

cadena y no puedan correr y además vean como pasa y pasa el tiempo.

Subcamión Es un camión topo, que va por debajo de la tierra para evitar atascos.

Ultracachondo Aficionado al fútbol que ve a una espontánea en bolas. Prejoyero Es el espermatozoide de un joyero, su futuro hijo. Superpunto Alucinógeno tamaño hamburguesa para reírte el resto de tu vida. Antonio

Supercachondo Un tío muy chistoso. Contramontaña Resguardo para los montañeros cuando tienen que dormir en la escalada.

Suprareloj Reloj sumergible. Ultracamión Para hacer desaparecer los camiones. Prepunto Antagonista del L.S.D. Subjoyero Pez acuático de los arrecifes. Eduardo

Haciendo pesca submarina en un arrecife de Tenerife pesqué con mi fusil acuático un subjoyero. Esto fue muy curioso porque a pesar de traspasarlo con mi saeta me dijo: “!Oye tú!, ¿no sabes que no se puede extinguir?. Pues surcando los mares voy brillando y dando vida y color con mis escamas preciosas. Y ten mucho cuidado porque estás a mucha profundidad y no veo que lleves el subrreloj para que 62


puedas hacer una buena descompresión subiendo por los bordes de la contramontaña. ¡Ala, supercachondo, fíjate en el prepunto que tengo en las aletas y te ayudará a subir a la superficie!. “Una vez en tierra me dije: “esto no lo puedo haber soñado, o quizás sí por la profundidad. Nunca lo sabré.” Al otro día tuve que ir al tajo con mi ultracamión para transportar peces acuáticos. Eduardo

El otro día me encontré con un reloj de contrapunto y me vino un ultracachondo y me quiso vender un camión, yo le dije que era un joyero y que tenía una montaña de relojes de la marca punto, que si le interesaba se lo dejaba a un súper precio. El presunto ultra era un estafador. Enrique

Se llamaba Matías. Era un viejo que compró una montaña de mares, creían que estaba loco, pero era un súpercachondo. Contrató una máquina de bloques de mares y empezó a entrar contra montaña, quería vivir en ella y empezó a entrar y entrar, se hizo un palacio, parecía egipcio. Fabricó un subcamión para recorrer su palacio sin cansarse, le llamaba “mi carro”, construyó un suprareloj que hablaba para decir la hora pues no entendía el reloj, esto se convirtió en un prejoyero, cuando entrabas te quedabas con la boca abierta, vaya ultrapunto que tenía el viejo. Un alemán multimillonario que vio esto le dio un talón en blanco y le dijo: “Matías, ponga usted la cifra, quiero comprar su montaña” y Matías le dijo: “Empiece con un uno, siga poniendo ceros y cuando acabe, ese es mi precio.” Carlos

63


10relatos Un niño diferente

Había una vez un niño; y de esto hace ya mucho tiempo, que no tenía amigos porque su familia era pobre y los padres de los demás niños de la calle prohibían a sus hijos jugar con él. El niño muy triste, harto ya de estar solo decidió marcharse para siempre de aquel lugar. Se fue al centro de la ciudad y allí empezó a andar y andar mirando escaparates. Todo cuanto veía le asombraba en gran manera. Allí se sentía libre, entraba a comer en los trenes y barcos, en los restaurantes que estos tienen. Jugaba con los yates de los ricos que había aparcados o anclados en el puerto deportivo. Todo esto lo hacía sin miedo y sin maldad como algo natural. Hasta que un día lo cogieron unos policías y lo llevaron muy lejos de su ciudad, de lo que él conocía. Mientras lo llevaban el niño se iba entristeciendo a medida que dejaba atrás la ciudad donde se sentía libre y donde tantas diversiones había tenido con sus pequeñas travesuras, inconscientes para él ya que no veía mal alguno en lo que hacía. Le llevaron muy, muy lejos a un lugar parecido a una cárcel donde había otros niños como él. No le gustaba estar allí y un día aprovechando un descuido de sus guardianes escapó con otro niño 64


de su edad. El otro niño sabía conducir y robaron un coche y viajaron y viajaron de ciudad en ciudad y de coche en coche. No tenían miedo a nada y pensaban que eran los dueños del mundo. Un desgraciado día la policía mientras viajaban en un automóvil cinco niños, pues ya había encontrado amigos, empezaron a dispararles y él vio como todos sus compañeros de viaje iban muriendo. Primero uno, después otro, hasta el último. Menos él que se acurrucó en el fondo del coche donde iba. Desde entonces ese niño fue de mal en peor, conoció a otros niños y aprendió a manejar armas de fuego. Él nunca disparó a nadie pues en su corazón no había maldad, pero cometió muchos robos hasta que le cogieron y le metieron en la cárcel de hombres. En la cárcel no obedecía a nadie, estaba siempre triste y no acataba ninguna norma. Se había convertido en un rebelde. Siempre protestaba por todo y su carácter cambió de tal manera que no podía convivir con los demás presos. Decidieron encerrarlo más profundamente aún y le metieron en una celda oscura y fría, solo. Y pasó un mes, y otro, y un año, y otro, y este niño que ya era un hombre seguía en su misma actitud. Siempre rebelde, desobediente, triste en su encierro de una prisión a otra, sufriendo la soledad y el encierro. Él soñaba con salir un día y dejar toda esa mala vida pero un “nuevo amigo” se había acercado a él y le hacía más daño que ningún otro. Era la droga. Él la fumaba, la inyectaba, la tomaba y soñaba que era libre y que viajaba por todo el mundo y que nunca más estaría en una celda y muchas cosas que ahora el hombre no puede recordar. Y pasaron años y años y este hombre siempre se encontraba en la misma situación, en una celda, tomando drogas y soñando despierto. Hasta que un día, cansado ya de todo, empezó a pensar y se dio cuenta que estaba desperdiciando su vida. Se sentía totalmente confuso y desorientado, asustado. Y se dijo: “!Dios! ¿Qué me está ocurriendo?. Estoy pero no estoy. Siento pero no siento. 65


Veo pero no veo. Vivo pero no vivo. Un frío mortal, gélido, se ha apoderado de mi cuerpo, de mi alma, de todo mi ser. Me ha atenazado con sus garras. Ha clavado sus arrugadas y retorcidas uñas en mí. No puede ser cierto y sin embargo lo es porque lo estoy viendo. ¡Sí!, lo veo con mis ojos y mis pupilas. Suponiendo que pueda ver. Y por favor creedme no estoy loco. Sólo necesito a alguien que me ayude, alguien que me explique lo que está pasando, lo que ha pasado. Soy como una tumba maldita, como una tumba sin nombre. ¿Dónde está el interruptor? La luz me esquiva. Estoy sumido en una sucia oscuridad. Esa oscuridad que es como una tumba maldita, como una tumba sin nombre”. Entonces empezó a pensar en su vida y todo cuanto había hecho en vano, en cómo la había desperdiciado y comenzó a pensar si habría alguna forma de cambiarla, ya que estaba harto de sufrir. Se dijo: “Bueno, haré todo lo contrario de lo hecho hasta ahora. Me portaré bien, seré obediente, respetaré las normas y pediré ayuda a las personas apropiadas. Pues no todo el mundo es capaz de ofrecerte la ayuda que le pides y hay quien te aconseja lo que a él le interesa”. El hombre comenzó a portarse bien, a respetar a los demás, a ser obediente, se fue amansando y vio y sintió que eso era bueno para él y que los demás le animaban y le reconocían su esfuerzo. 66


Meditaba mucho sobre ello. Por fin le sacaron de aquella celda y fue puesto con los demás presos. Empezó a trabajar por su propia voluntad, primero limpiando el patio, después las galerías. Hasta que los guardianes extrañados le preguntaron: “¿Hombre, qué te pasa? ¿cómo es que no estás protestando, ni peleando, ni desobedeciendo o intentando escapar?” El hombre se quedó un rato en silencio y luego les contestó. “ Creía que la vida era aquello, estaba equivocado y he perdido muchísimo tiempo caminando por un camino que no da a ninguna parte. Desde ahora lo creáis o no, trabajaré y me comportaré de otra manera. Dejaré las drogas y no me reconoceréis.” Y así el hombre día a día se esforzaba cada vez más sintiendo una extraña satisfacción que no había sentido hasta entonces. Empezó a estudiar, a trabajar, a preguntar y confiar en los demás. Un día oyó hablar del programa G.A.D decían que allí te ayudaban a dejar las drogas y a cambiar la forma de comportarte para hacerte darte cuenta de todos tus fallos, errores o averías y como si de una máquina estropeada se tratase se apuntó a dicho programa. Lo recibieron y él no lo creía y lo acogieron. Ahí se encontró con otras personas como él y se sintió identificado. Y el hombre, poco a poco y paso a paso fue cambiando, ni su propia familia lo reconocía. Él estaba alegre y decidido a seguir adelante y olvidar todo lo vivido anteriormente. Ya pronto le darían la libertad que esperaba ansiosamente para demostrarle al mundo, pero principalmente a sí mismo, que pasara lo que pasara, si uno quiere y se esfuerza y confía en otras personas que están dispuestas a ayudar, se puede conseguir todo con paciencia y esperanza, pero sobre todo con esfuerzo y mucho trabajo. Ahora el hombre ya no está en celdas y pronto saldrá en libertad. Nunca podrá olvidar su vida, pero le servirá de experiencia para no volver a lo mismo y rehacer su vida. En la actualidad aquel niño que se convirtió en hombre en una prisión, en una celda, gracias a Dios, en el cual cree porque lo ha conocido a través de su palabra escrita en la Biblia y a las personas que le han ayudado, pero sobre todo a su decisión y esfuerzo. Es como un niño recién nacido que tiene que volver a aprenderlo todo de nuevo. 67


Pero su esperanza es tan grande y tan fuerte que no habrá obstáculo que no pueda superar. Aunque él ve y siente que los hombres aún recelan de él. Y es que no creen que aquel niño, aquel hombre, haya sido capaz de dar tal cambio en su vida, pero él no le da importancia y les da tiempo para que acepten la realidad y espera que algún día lo asimilen.

El hombre ahora como un torero que ha toreado en todas las plazas del mundo y mil y una vez corneado. Espera salir triunfal y a hombros por la puerta grande. Cosme

Estimado, querido amigo, te escribo para decirte que este verano salgo de la cárcel. Por fin voy a pisar la calle. Tengo tantos planes que quiero compartirlos contigo porque la amistad que tengo contigo es uña y carne. Este verano quiero que nos vayamos a la montaña para pasarlo de puta madre y hacer montañismo y andar mucho. Como tú eres novato yo te 68


enseñaré a subir por la montaña con el equipo completo, espero que no vayas como una tortuga porque tenemos que hacer más cosas como irnos de fiesta a la discoteca y echarnos unas amigas o novias, lo que salga, yo tengo tantas ganas de estar con una chica que me muero de ganas. Así saldremos a algún jardín que haya unos geranios para regalarles algo como recuerdo de este verano que viene. A parte nos revolcaremos por la hierba y disfrutaremos con ella aunque se porten como unas

leopardas con las uñas salidas y flotemos por la hierba hasta el séptimo cielo. José

La junta de tratamiento ha abierto el plazo de inscripción para correr la maratón de 5.000 m. Esto va dirigido a todos aquellos que están en esta reunión concebida por el gran Rabino. Sin excepción todos, al parador. Lo dieta un Radical, Anarquista, Revolucionario. Enrique

69


El juez imputa de tres delitos a un individuo responsable de la huelga de transporte por incumplimiento y fracasar en las negociaciones. El presunto intentó esconderse entre la gente que esperaba el autobús cuando de repente fue sorprendido por los agentes de policía, tras ser sorprendido el presunto echó a correr hacia el primer coche que tenía estacionado en la calle de enfrente. Allí le esperaba un individuo para darse a la fuga con el vehículo robado e intentó esconderse. Una semana después el presunto tras ser reconocido por una persona mientras estaba preparando su último golpe de nuevo se daba a la fuga cuando un

tremendo accidente acabó con su vida. Joaquín

asesino cocinero Esto ocurrió en Madrid del 2010 al 2030. Veinte años de sufrimiento social y . Un asesino torturador que mataba a , las hacía desaparecer, ni rastro. , se vuelve loca, Empezaron a desaparecer primero los niños, luego los ancianos, en el 2030 habían desaparecido 20.000 personas y no había ni una pista. Una historia . En Madrid estaban los mejores investigadores del mundo, la mejor policía y no conseguían pistas. Un desastre. Serán marcianos decía la gente. Todo el mundo estaba . Una investigadora 70


muy famosa llamada a punto de abandonar el caso fue a cenar a un restaurante muy afamado por su jamón y albóndigas y preguntó de qué carne son las albóndigas, “de ternera, cerdo, pollo, avestruz y pato, todo al 25%”, “qué rico, gracias, pues yo las haré en mi casa”. Las hizo pero se dio cuenta que no sabían igual. Volvió al restaurante, cogió una albóndiga, la analizó y vio que era carne humana y cerdo y así descubrieron al asesino, torturador, cocinero. El gobierno hizo un

decreto de ley y aplicaron la pena de muerte. Carlos

Era una familia de campesinos en la huerta de Murcia. El marido llamado Pepe estaba desde que se ponía el sol hasta que oscurecía trabajando en el campo para su patrón. Su mujer Luisa le decía por las noches: “Pepe, no trabajes tanto, que vienes tan cansado que me dejas todas las noches a dos velas porque te quedas dormido de cansancio.” “No te apures mujer, que estoy en el sindicato agrícola y me han dicho los sindicalistas que contra más trabaje mejor viviremos.” “Pero Pepe, si no tenemos ni para comprar ropa o calzado.” “No te apures mujer, con el tiempo cambiarán las cosas.” Moraleja: El pueblo tiene

derecho a decidir quién decide por él. Eduardo

71


Las obras de los aparcamientos de Aramón se han prohibido hacer porque el terreno es de montaña y ha decidido el Ayuntamiento de Jaca hacer más pistas de esquí para que venga más turismo y también poner más apartamentos para enriquecer el pueblo de la región.

El Gobierno de Aragón ha aprobado que se hagan todas las obras en condiciones, sobre todo la acera, la carretera y los edificios oficiales que son los más principales para que la gente esté contenta con el Gobierno. Javier

72


En el siglo I (a.c) había un sólido imperio, el imperio romano. Desde las Galias hasta los confines del mundo conocido hasta entonces, eran los amos. Entre los grandes Césares se distinguió Julio César, conquistador de las Galias. Entre el Senado y los césares había siempre mucha polémica y envidia, por ello iban pasando muchos Césares en el imperio, los envenenaban en los banquetes con pócimas y bebidas. Claudio se distinguió siempre de los demás porque tenía maniaco paranoia a morir envenenado. Aunque el pueblo y el senado y todo el que lo rodeaba se creían que les faltaba un hervor (que era anormal), en realidad era un emperador muy listo, que sólo confió en un amigo llamado Augusto. Augusto también le sucedió en el trono rodeado de festines, bacanales, etc. Los palacios o castillos eran de piedra rodeados de hermosos jardines con rosas, claveles, geranios y hierbas. No por su fama de juerguista se distinguió menos cuando tenía que conquistar el mundo. Entre una de las capitales más bellas del planeta que conquistó Augusto fue César Augusta, hoy en día Zaragoza. Que posee una inmensa arquitectura romana; puentes, carreteras, castillos, pueblos enterrados por los siglos, la civilización y las modernas generaciones han ido cambiando la ciudad. El verano de 1999 acudí al acuífero romano que hay en la plaza de la Seo. Lleno de riqueza por sus túneles, pasadizos y catapultas. Y en el que en un moderno acuario nadaba una enorme y hermosa tortuga pescada en las costas de Italia por error. Se le puso el nombre de Claudia por lo desconfiada que era. Para mí ha sido un estimado y grandioso imperio por el saber e ingenio en la construcción y el derecho.

Fue un gran imperio que duró más de 1000 años como auguró Julio César. Eduardo

Estimado amigo llevo casi tres veranos aquí metido y bueno como ya sabes todo ha de llegar y pronto espero. Saludos. Joaquín

73


dedicatorias Dedicado al esfuerzo y al trabajo personal de cada persona que desee algo. Cosme

Esta dedicatoria se la hago a mi hijo que lo quiero con todo mi corazón. José

Estimado amigo, Leopardo Marius, ha sido un placer sólido haberte conocido en unas circunstancias que no son las apropiadas pero bueno. A ver si este u otro verano nos vemos y nos pegamos una buena fiesta aquí en Aragón o en mi tierra que es Valencia. Y me gustaría hacer un cóctel de geranios y de hierba buena y una infusión de tortuga y hacer un viaje juntos ya que yo también tengo alma de viajante. Ha sido un placer conocerte. Un viajante a mi manera y un viajante que viaja a través de la mente. Espero que te haya gustado. Dedicado para ti, amigo Marius. Enrique

Dedicado a todo aquél que lea mis historias. Antonio

Todo lo que he escrito en esta experiencia se lo dedico a la sombra de la duda. Carlos

Estos relatos tan imaginativos son dedicados al monitor Marius que nos ha hecho pasar unos buenos momentos y espero que vuelva a venir. Con afecto. Eduardo

Esta historia se la dedico a quien nunca ha estado ahí. Joaquín 74


gracias A toda la gente del módulo 14 del C.P. de Zuera por su sonrisa, esperanza y acogimiento; a Silvia por la maquetación; a mi familia por estar ahí; a Ruth por ser como es; a Rafa Gastón y el hombre del aire libre; a Peter Pan, a Zazu y Fátima, a Shidarta, a Manu y David por los momentos pasados juntos y las montañas andadas; a los contadores y contadoras de historias, a Rodari, al Sol que cada mañana sale para todos, a Fernando Lasheras, a la Rapiña, a Javi y Maria, a Edu, a la Vía Láctea, a todas sus estrellas y planetas, a Pilar y Asun por invitarme a iniciar este viaje, a iXeYa, a los duendes, a las musas y a los gigantes de pequeña estatura y gran corazón, a las ninfas, a toda la gente que sabe escuchar, a ese músculo infinito, mágico y maravilloso que es la ImaginacióN. Y sobre todo a Antonio, José, Agustín, Eduardo, Josué, Manuel, Enrique, Jesús, Carlos, Joaquín y Cosme, verdaderos artífices y autores de este libro sin fin. Cuya historia no ha hecho más que empezar. A todos; Salud, Risas y Libertad. Mario Cosculluela

Qué mejor destino para una historia que el ser leída o escuchada. Ser contada.

75


Mi mapa se termina en mi barrio, cerca de aquí. Más allá, dicen los sabios, existen tierras hermosas, llenas de peligros y gentes extrañas… Un día, sin darme cuenta, galopando en mi caballo de bits me alejé de los paisajes conocidos, del maternal manto de cristal oscuro de mi ciudad… Desconcertado, regresé a casa… Otra realidad, pensé. Hay momentos en los que las imágenes de aquel día vienen a mí. Para formatear mi mente y mi corazón, abro el grifo. Hay agua. Enciendo la tele. Tengo luz. Abro la ventana. Se oyen coches. La nevera está llena de formas, colores. Todo está bien. Más allá, dicen los sabios y los locos, que muchas veces son los mismos, se siembra en la basura, se construye en el derribo, se saca arena del pozo. Las cosas no valen. Aquí el valor de todo se mide en ansia, en moneda, en kilovatios, en velocidad… En mi mapa, por más que lo miro, no aparecen esas tierras, y eso que es un mapa muy moderno, actualizado. ¿Aparecerá mi barrio en el mapa de esa gente? José Luis Fumanal

otras miradas recíprocas

79


“El sol sale para todos” Zaragoza año de dosmilonce.

Profile for Creaciones del Viento

Otras Miradas Recíprocas  

Libro que recoge varias experiencias en torno a la Escritura Creativa, llevadas a cabo con personas de diferentes procedencias y edades; sus...

Otras Miradas Recíprocas  

Libro que recoge varias experiencias en torno a la Escritura Creativa, llevadas a cabo con personas de diferentes procedencias y edades; sus...

Advertisement