Page 1

De:

Cosas

del

Migue


Presentación Con esta publicación se pretende dar continuidad a trabajos realizados con anterioridad, blogs sobre la naturaleza que nos rodea, exposiciones y actividades de sensibilización sobre el medio natural más próximo y de cómo nuestro comportamiento influye en ese medio natural. El IES “Roces” un centro de pequeñas dimensiones con una amplia zona ajardinada; árboles, arbustos y setos vivos complementan la zona verde que por su diversidad, es más representativa de una pradera que de un césped. Restos de especies introducidas como ornamentales, una zona de plantas aromáticas y verdaderas joyas de la botánica de nuestra tierra conviven en lo que denominamos jardín. La no utilización de elementos químicos y lo que aún queda de entorno rural, hacen del jardín del IES “Roces”, un lugar rico en diversidad de aves, insectos, algunos pequeños mamíferos y reptiles. El jardín es un espacio educativo importante, por él han pasado diferentes generaciones de alumnado y ha servido como instrumento de trabajo para materias muy diversas. Es una iniciativa más para que abramos nuestras mentes y mostremos interés por lo que nos rodea, con el convencimiento de que eso nos hará mejores personas al tiempo que, aumenta nuestra capacidad para comprender las relaciones con la naturaleza.


Dentro de una flor de Fresia


La sorprendente Margarita


Antes de la llegada de la primavera “oficialmente”, la pradera comienza a poblarse de margaritas; la tierra empapada y el aumento de las horas de luz hacen que se vea un bonito el tapiz, la diversidad de plantas es un signo de riqueza natural y una victoria frente a los jardineros defensores del césped uniforme. Cuando llegan personas a nuestra Comunidad, de otros lugares, más al Sur, les sorprende ver los jardines blancos que tenemos; aquí igual no apreciamos suficientemente la belleza de las zonas verdes por cotidianas. La tendencia es cortar el césped en exceso y los jardineros mediante productos químicos, intentan erradicar la diversidad.


La Margarita menor Bellis perennis, tiene un diseño extraordinario; como compuesta que es, “una flor” son en realidad muchas flores. Esas flores pequeñas denominadas flósculos, tienen forma de celda de colmena y hacen un cumulo denso en espiral. Tan apretadas están que no tienen problemas de polinización.


No menos extraordinario son las flores externas modificadas, eso que parecen pétalos y que funcionan como tal; tienen más funciones que las que le hemos dado las personas de “deshojar la margarita”; esas flores modificadas que se cierran durante la noche y se abren cuando hay sol, si la mañana está húmeda tampoco se abrirán. Su función probablemente sea proteger las flores tubulares internas del rocío y de las heladas.


Ojazos

Aeshna cyanea, unos grandes ojos multifacetados, sobre unas 30.000 facetas, dispuestas de tal forma que le permiten ver en un ángulo aproximado de 360 grados; puede ver hasta doce metros de distancia a sus presas: moscas, mosquitos, mariposas y otros pequeños insectos. Tiene cuatro potentes alas transparentes, largas y delgadas que junto con el diseño de su cuerpo hacen de la libélula un insecto muy veloz; puede batir las alas delanteras combinadas con las traseras o solo un par, consiguiendo una maniobrabilidad de vuelo muy superior al de las aves y mayoría de los insectos. Agunas veces se la ve en el jardín, aunque su hábitat natural sean lugares con agua, ya que sus ninfas son acuáticas.


Las estaciones

Para los que observamos un poco más allá de nuestras narices, no sería necesario un calendario donde se marque el comienzo de la primavera, ni tan siquiera los anuncios de conocidos centros comerciales. Hay un tiempo entre estaciones donde se ve como se avecina la próxima; en el caso de la primavera, es una explosión de vida: brotes, flores, insectos, muda de plumas, cortejos, apareamientos, construcciones de nidos… Toda una actividad frenética que día a día va modificando el comportamiento de las especies que nos rodean y del que nuestro propio organismo no es ajeno.


El Petirrojo europeo Erithacus rubecula o RaitĂĄn en estas tierras, se atreviĂł a construir su nido en un agujero que hay en un muro colindante con una pista deportiva; es como si supiese que la mayorĂ­a de las personas, manifiesta cierta ceguera por la naturaleza que les rodea.


Algunas mariposas


Colias crocea


En un rincón en el que hay plantas aromáticas y algunas otras ornamentales, Se han plantado este año unas violas, parece que la Issoria lathonia tiene buen radar, se ha dejado ver por primera vez en el jardín y ha estado metida un buen rato entre las violetas. Un jardín con mariposas, se consigue introduciendo las plantas son nutricias y luego no ha de importar que las orugas se las coman; si son muchas, control manual, trasladándolas a otros lugares. Todo tiene un coste y la belleza de una mariposa lo merece.


Visitando a las violas el taladro de los geranios, Cacyreus marshalli; es una mariposa pequeña, tiene dos pequeñas colas en las alas posteriores; está citada por primera vez en Asturias hace menos de una década. Es el azote de los geranios desde su introducción accidental, sin duda, bella en su lugar natural; una de tantas especies invasoras que se introducen y que luego causan estragos.


Vanessa atalanta

La vulcana Vanessa atalanta, como otras muchas especies de mariposas, utiliza la tĂŠcnica del camuflaje para estar a salvo de sus depredadores. Se suele posar en lugares en los que queda mimetizada y es difĂ­cil de ver por las aves.


Es una mariposa migratoria, capaz de recorrer miles de kilómetros, se cree que el calentamiento global está influyendo en que cada vez sea mayor el número de la población sedentaria. Las olas migratorias se mezclan, en otoño, con los descendientes locales, para después marchar, a finales de invierno o principios de primavera, hacia el norte de Europa. La dieta de las orugas es la ortiga, por lo tanto la existencia de plantas nutricias facilita su presencia en el jardín. Pertenece a la familia Nymphalidae que se caracteriza por tener las patas anteriores más pequeñas y no aptas para la marcha, en el caso de la Vanessa atalanta, esas patas atrofiadas, están cubiertas de pelos como si fuesen dos pequeños cepillos.


Inachis io, hermosa mariposa, tambiĂŠn conocida como Pavo real, frecuenta nuestro jardĂ­n, gracias a la existencia de alguna mata de ortigas de las que se alimentan sus orugas. Se puede ver volando desde abril hasta septiembre y cuando llega el frio, entra en invernaciĂłn.


Allium vineale


Pica pica La Urraca Pica pica, puede comer cualquier tipo de comida. Esto es aprovechado por la urraca con mucha eficiencia, no hace asco a ningĂşn alimento, y es frecuente ver como acude a la hora de finalizar los recreos, compite con


gaviotas y palomas por los residuos que se dejan tirados en el patio. Es fácil de ver andando a pequeños saltos, buscando cualquier cosa comestible. Por su capacidad de adaptación, inteligencia y astucia se ha convertido en una verdadera plaga, arrasa nidos de otras especies y se alimenta de pollos y huevos en el verano. No tiene depredadores y su población cada vez está más descontrolada, es capaz de acosar en grupo a cualquier ave rapaz hasta que las expulsan de su territorio. Como otros córvidos puede diferenciar a las personas conocidas, incluso imitar la voz humana con un aprendizaje adecuado. Hay investigadores que sostienen que esta ave es capaz de reconocerse en un espejo , capacidad que solo se conocía a los primates y delfines.


Es una mosca muy útil, las hembras realizan la puesta cerca de las larvas huéspedes; las parasitan y devoran su interior. Controla las poblaciones de: Lymantria dispar que suele desfoliar fundamentalmente al género Quercus; Lymantria monacha que ataca a una amplia variedad de árboles incluido los frutales y la Panolis flammea que ataca fundamentalmente a los pinos. La Tachina fera juega un papel fundamental en el control de plagas de los bosques.


Tachina fera


Aro, Arum italicum

La parte inferior de la espiga denominada espádice, es una inflorescencia con cuatro anillos sobre un eje carnoso. El primer anillo, empezando por abajo, lo forman pequeñas flores femeninas con forma de grano que llegarán a dar las bayas redondeadas de color rojo escarlata; el segundo anillo lo forman flores estériles filamentosas; el tercer anillo está formado por las flores masculinas y el cuarto similar al segundo, un penacho filamentoso. Rodeando la espiga o espádice aparece una ancha bráctea llamada espata, la mayoría de las personas al conjunto de la espata y espádice lo denominan flor. Esta bráctea hace como un cucurucho que se abre durante el día y genera calor lo que ayuda a esparcir un débil olor que atrae a unas pequeñas moscas. Este tipo de “flor” es una trampa para atraer insectos y obligarlos a polinizar las flores femeninas, la pequeñas moscas entran en la parte inferior de la cámara, por debajo de los filamentos y una vez dentro esos filamentos impiden que los insectos escapen; si ya han visitado otra planta, polinizarán a las flotes femeninas receptivas. Con posterioridad los estambres maduran y arrojan polen sobre las moscas, momento en que los filamentos marchitan y permiten que los insectos escapen en busca de otra planta.


El Aro es una planta vivaz frecuente en toda Asturies, le gustan los bosques hĂşmedos, los setos y los jardines en general. Hay quienes consideran que son una plaga en un jardĂ­n, nacen al pie de cualquier arbusto o ĂĄrbol y se extienden con facilidad.


Sus frutos o bayas son muy apreciadas por las aves, maduran en el verano y quedan al descubierto al caer la espata, la baya roja es muy atractiva en contraste con el follaje verde durante el verano, lo es tanto que, en ocasiones no se ven los frutos maduros al completo. Las semillas están diseñadas para pasar por el intestino y así son fácilmente diseminadas; no es difícil de entender que las aves expulsen esas semillas desde los árboles y arbustos al pie de los que la planta encuentra condiciones favorables para su desarrollo.


Erizo común Erinaceus europaeus

Las púas, además de ser unas eficaces protectoras contra los ataques, hacen de airbag, son capaces de absorber la energía de las caídas. Pese a su protección, caen a millares atropellados en las carreteras.


Abejas y abejorros

Las abejas melíferas, abejorros y otros insectos, juegan un papel fundamental en nuestra alimentación, son básicos para la agricultura. El valor económico de la producción de la miel y la cera es irrisorio, en comparación con el servicio de polinización que hacen en la naturaleza. Al abuso de pesticidas y fertilizantes, ondas electromagnéticas, avispón asiático y un parásito denominado: nosema ceranae están llevando las colmenas hacia la extinción.


La diminuta Ver贸nica


ImĂĄgenes curiosas

Carbonero comĂşn Parus major


La Hiedra Hedera Helix

La Hiedra florece en septiembre, octubre; las flores son pequeĂąas, de color verde, en un tipo de inflorescencia simple llamada umbela. Abejas y otros insectos libadores dependen de sus flores en esta ĂŠpoca tardĂ­a para acumular fuerzas para el invierno.


El fruto es una baya esfĂŠrica que madura a finales del invierno, cuando estĂĄ maduro es de color negro o violeta oscuro; es venenoso para los humanos. Los frutos son ricos en grasas y de ellos dependen gran cantidad de aves en los meses en los que escasea otro tipo de alimento.


Curruca capirotada Sylvia atricapilla


Trepa con raíces adventicias y puede alcanzar hasta 50 m de longitud; sus raíces sólo se agarran a los troncos arbóreos para utilizarlos como soporte, normalmente vive más que muchos árboles por lo que se pensó que al ser más longeva y enroscarse en los troncos, acababa con sus vidas. Aún hoy, hay mucha gente que se empeña en erradicarla y goza de mala reputación entre los jardineros, tal vez por desconocimiento de su importancia ecológica o por la propia idea del jardín como un lugar sin vida animal.


Sin entrar en los usos medicinales que se han dado a esta planta desde el tiempo de los druidas hasta hoy o en su vertiente m谩gica y ceremonial, alguna de sus innumerables bondades: consolida los muros viejos, alimenta insectos y aves, sirve de refugio y lugar de nidificaci贸n y es una hermosa planta.


Hojas voladoras

Un día puedes ver pasando una hoja volando, como si tuviese vida propia; encima puede ir Megachile centuncularis. Esta cortadora de hojas es un himenóptero parecido a la abeja melífera, la diferencia fundamental es que, sus nidos son individuales y acude a su zona de recolección de forma aislada; salvo alguna coincidencia, las hojas recortadas suele ser obra de un único ejemplar.


Las mordeduras circulares que produce en los bordes de las hojas y que casi llegan hasta el nervio central, dejan rosales, tilos y otros con un bonito aspecto. A los ĂĄrboles y arbustos no les pasa nada, este insecto es un buen polinizador y si localizĂĄis a uno tendrĂŠis garantizado un agradable entretenimiento en su observaciĂłn.


La fiesta del agua

Lavandera blanca Motacilla alba

Colirrojo tizรณn Ph

Nosotros para beber o para la higiene personal, no tenemos mรกs problema que abrir un grifo y dejar que el agua fluya; las aves en un entorno urbano no lo tienen tan fรกcil. Pocas cosas agradecen tanto como un recipiente con agua limpia y fresca.


Herrerillo común Parus caeruleus

hoenicurus ochruros

Un plato de una gran maceta, en un lugar sombrío y resguardado de predadores se convierte en una fiesta continua; por ella van pasando una variedad de especies que nos permiten la observación. El agua no puede faltar nunca, ni en invierno; para las aves el cuidado de sus plumas y la higiene es una cuestión de supervivencia. Por este recipiente pasan continuamente un buen número de individuos y las especies vistas utilizando este rincón, superan la veintena.


Zorzal comĂşn Turdus philomelos


El mutualismo

Las hormigas que protegen a los pulgones a cambio del subproducto que elaboran de la savia. Interacción de mutualismo, donde las dos especies se benefician y al tiempo, mejoran su aptitud biológica. No es lo mismo que una especie se beneficie de otra, eso sería una relación de explotación, como parasitismo o depredación. Las acciones similares que ocurren entre miembros de la misma especie se llaman cooperación. Cooperación y mutualismo, dos formas deseables de vivir y relacionarnos, con nuestros semejantes y con la naturaleza.


Trombidium holosericeum

Pequeño ácaro aterciopelado, se alimenta de materia orgánica en descomposición y también es un eficaz predador, en este caso su presa es una ninfa de pulgón común. En su estado larvario es parásito y se adhiere a diversos artrópodos y también a vertebrados. La coloración roja es una especie de advertencia de toxicidad para los posibles depredadores. Suele ir de polizón, para recorrer grandes distancias, en ocasiones utiliza las una aves; interacción llamada Foresia.


Después del recreo

Palomas, urracas, gorriones y gaviotas ocupan el patio después de cada recreo; algunos ejemplares ya han aprendido incluso a vaciar las papeleras, la adaptación de algunos animales a las ciudades hasta convertirse en plagas, tiene que ver con la facilidad para obtener recursos y el grado de limpieza de la ciudadanía.


Coprinus plicatilis


Nuestros vecinos los árboles La existencia de grandes árboles y arbustos, tanto en el jardín, como en los parques y fincas que nos rodean, son los responsables de que tengamos una biodiversidad muy rica. Multitud de especies de aves cuyo hábitat natural es el bosque, se ven atraídas por este espacio natural en la ciudad.


Mito Aegithalos caudatus

Pit Pic

Papamoscas gris Muscicapa striata


Papamoscas cerrojillo Ficedula hypoleuca

to real cus viridis

Zorzal Alirrojo Turdus iliacus


Araña cangrejo de las flores

Misumena vatia, la traducción del nombre de género es “aborrecible”, se han pasado un poco con el nombre del bichito, vatia hace referencia a sus patas delanteras arqueadas hacia delante, posición muy útil para cazar.


La técnica de caza de la hembra, pasa en primer lugar por adaptarse al color de las flores sobre las que se camufla, del blanco al amarillo; las presas entretenidas libando ni se enteran que se meten entre sus patas. Se atreve con presas grandes, pudiendo incluso con avispas; el mordisco con los quelíceros en la nuca hace que queden paralizadas con rapidez por el efecto del veneno. Luego se toman a la víctima como un sorbete. El macho es más pequeño, no se mimetiza y se dedica más a correr detrás de las presas, es más rápido y no practica el acecho.


Silene vulgaris


Seamos sensatos

Lavandera blanca Motacilla alba Cuando observamos la naturaleza, tambi茅n vemos las consecuencias de nuestros actos, se ven demasiados animales mutilados, torturados o muertos por una mala gesti贸n de nuestras basuras o acciones cotidianas. Vivimos en un planeta maravilloso, aunque cada vez menos, cada cosa que hacemos en nuestra vida cotidiana, tiene consecuencias para el medio ambiente; aplicar la sensatez para vivir mejor que se note la racionalidad.


Aves de paso Bisbita Común

Anthus pratensis

Algunas de las aves que vemos en el jardín, migran largas distancias y están de paso; descansan y cogen fuerzas para seguir su viaje hacia el sur o hacia el norte de Europa, dependiendo de la especie y la época del año. Es muy importante no molestar y dejar tranquilas a las aves en los periodos migratorios, se ha de tener en cuenta que en muchas ocasiones se encuentran extenuadas e indefensas.


Anuario del jardín IES "Roces"  

La naturaleza en nuestro jardín