Page 1

2011

COLEGIO PÚBLICO “EL PINILLO”

REVISTA ESCOLAR “EL PINILLO”

Revista Escolar “El Pinillo”

Esta revista digital nace con la intención de ser un espacio de encuentro de todas las personas que forman la comunidad educativa de nuestro colegio, este edición, está dedicada casi en su totalidad a nuestro Primer Certamen de cuentos, relatos que han sido creados por nuestros alumnos y alumnas de todos los cursos, esperamos y deseamos que sean de vuestro agrado.

Colegio El Pinillo C/Francisco de Jorge C/ Gallardo, 1,3 CP 29620 Torremolinos (Málaga) - España Tel: 951298720 Fax: 951298721 Email: secretaria@colegioelpinillo.com


Revista Escolar “El Pinillo”

INDICE Desde la Dirección…………………………………………………………..página 2 Desde la Jefatura………………………………………………………….....página 3 Nuestra Biblioteca…………………………………………………………..página 4 Primer Certamen de Cuentos y Relatos…………………….página 7 Cuentos de 2º A……………………………………………………………….página 8 Cuentos de 2º B………………………………………………………………..página 21 Cuentos de 2º C………………………………………………………………..página 28 Cuentos de 3º B……………………………………………………………….página 37 Cuentos de 3º C……………………………………………………………….página 40 Cuentos de 4º A………………………………………………………………página 42 Cuentos de 4º B………………………………………………………………página 49 Cuentos de 4º C………………………………………………………………página 57 Cuentos de 5º A………………………………………………………………página 59 Cuentos de 5º B……………………………………………………………..página 66 Cuentos de 6º A…………………………………………………………….página 68 Cuentos de 6º B……………………………………………………………..página 80 Cuentos de 6º C……………………………………………………………..página 90 Feliz Navidad…………………………………………………………………..página 111

2


Revista Escolar “El Pinillo”

BIENVENIDOS DESDE LA DIRECCIÓN A todos los visitantes de este sitio: Es un placer para el colegio “El Pinillo” darles la bienvenida y poder ofrecer a la comunidad educativa una revista de información, pasatiempos y actividades en la cual se refleja las inquietudes de nuestro alumnado como el trabajo que ellos mismos realizan a lo largo del curso. Este sitio Web constituye un medio alternativo para el encuentro entre, alumnos y ex-alumnos, que se propone brindar un espacio para socialización de las producciones acerca de temas relacionados con el campo del aprendizaje a través de sus actividades. Es nuestro deseo que este sitio pueda ser útil y ameno, así como también que pueda cubrir expectativas en cuanto a su contenido académico y sea utilizado como medio informativo por todos los integrantes de la comunidad educativa. Un nuevo espacio educativo se abre con la llegada de las nuevas tecnologías a

los hogares y el desarrollo de Internet, un espacio en el que la educación rompe sus barreras físicas y temporales y permite su extensión más allá del horario lectivo y del recinto escolar. La creación de revistas digitales supone una de las muchas posibilidades con las que el profesorado y el alumnado pueden ofertar más contenidos y un área de trabajo para el alumnado referente a la organización de una revista: secciones, sub-secciones, ventanas de contenidos (portlets), introducción de recursos multimedia: vídeos, documentos flash, documentos interactivos (hotpotatoes, jclic, etc.) Desde la dirección del Centro invitamos a su lectura y a mejorarlo con críticas constructivas y recordando que es una labor del alumnado de nuestro centro que se inicia en este evento.

CARMEN JIMENEZ


Revista Escolar “El Pinillo”

4

SALUDOS DESDE LA JEFATURA DE ESTUDIOS Queridos amigos: Cada inicio de curso, tenemos la oportunidad de escribir el libro de nuestra vida, o quizás algunas páginas. Las páginas no están en blanco, porque lo vivido, nuestras experiencias, nuestra historia personal siempre nos acompaña. Es por ello que cada año, cada curso tenemos una nueva oportunidad de hacer mejor las cosas, de apostar por lo proyectos en los que creemos, y en definitiva de renacer.

Este curso un nuevo reto ha sido la elaboración de esta revista digital que ve la luz con su primer número. Mucho trabajo, tesón y esfuerzo se ve plasmado en casi un centenar de páginas. He de agradecer al profesorado que ha participado, al alumnado que ha hecho realidad parte de su contenido y a las familias que cada día sois la llave maestra en el aprendizaje de vuestros hijos/as.

A lo largo del trimestre han surgido las primeras adversidades, a veces veo a mis alumnos y alumnas con ganas de tirar la toalla, de abandonar nuestros retos, de huir ante las dificultades. Pero, escapar, retirarse, solo genera insatisfacción y sentimiento de fracaso y es por ello que tenemos que afrontar retos cada día, luchar y hacernos más fuertes, desde el trabajo, la convicción de ser fieles a los compromisos adoptados, y a los ideales que nos mueven y que dan sentido a nuestra vida.

Amigos, ni un paso a tras, ni para coger carrerilla, ni para mirar el camino recorrido. Siempre adelante, siempre al frente, siempre mirando con buenos ojos el futuro con esfuerzo y optimismo, y así es la única forma de recoger la mejor de las recompensas. Os deseo un buen curso escolar, que llenéis de buenas noticias vuestro diario y mis mejores deseos para estas Fiestas que se avecinan.

DIEGO MORALES


Revista Escolar “El Pinillo”

NUESTRA BIBLIOTECA

ESPACIO DE ENCUENTRO, CULTURA y ocio La biblioteca escolar, además de su función propiamente curricular como instrumento de apoyo al aprendizaje, no deja de ser un espacio de suma importancia en la educación para el tiempo libre y el ocio del alumnado, donde la lectura ha de ocupar un lugar destacado. En este ámbito, principal responsabilidad de la familia, la biblioteca de centro puede acompañar y ayudar a padres y madres en la promoción y consolidación de las experiencias lectoras de sus hijos. La cercanía de las fechas navideñas, propicias a compartir más tiempo con la familia, es un buen momento para comenzar la puesta en práctica de estrategias de acercamiento de los libros a nuestros hijos e hijas, a sumergirlos y sumergirnos en sus mágicas y sugerentes lecturas, que proporcionen a estas vacaciones momentos entrañables y gratificantes.

¡FELICES LECTURAS Y FELIZ NAVIDAD!

Responsable biblioteca escolar: Mª Carmen Martínez Cordón

5


Revista Escolar “El Pinillo”

6

Lecturas para Navidad

(Fuente: Sol. Servicio de Orientación de Lectura Infantil y Juvenil)

Educación Infantil

Segundo ciclo de Primaria

1. Veo Veo. ¿A quién ves? Guido Van Genechten. Ed. Edelvives. Zaragoza, 2011. 2. Cosas que me gustan de mí. Trace Moroney. Ed. SM. Madrid, 2011. 3. Oso pardo, oso pardo, ¿qué ves? Bill Martin Jr. Ed. Kókinos. Madrid, 2011. 4. Las aventuras de Osito. Helga Bansch. OQO Editora. Pontevedra, 2011. 5. El Tragapupas. Émile Jadoul. Ed. Corimbo. Barcelona, 2011.

1. Detrás de las ventanas encantadas. Una misteriosa historia de Adviento. Cornelia Funke e Yvonne Ziegenhals-Mohr. Editorial Siruela. Madrid, 2011.

Primer ciclo de Primaria 1. Plutón sale de paseo. Agustín Comotto. Editorial Thule. Barcelona, 2011. 2. Loles. Aurelio González Ovies y Julio Antonio Blasco. Editorial Pintar-Pintar. Oviedo, 2011. 3. Abecedario pop-up de animales salvajes. Mike Haines y Julia Fröhlich. Editorial Macmillan. Madrid, 2011. 4. La pequeña dragona. Beatrice Masini y Desideria Guicciardini. Editorial Anaya. Madrid, 2011. 5. Corazón de piedra. Agustín Fernández Paz. y Federico Delicado. Editorial Oxford University Press. Madrid, 2011.

2. Las más bellas nanas del mundo. 23 nanas desde Mali... hasta Japón. Chantal Grosléziat, Nathalie Soussana y otros. Madrid, 2011. 3. La princesa Noche Resplandeciente. José Luis Cortés y Philip Giordano. Editorial SM. Madrid, 2011. 4. Dhuoda. María Lluïsa Cunillera i Mateos y María Fidalgo Cifuentes. Editorial Sabina. Madrid, 2011. 5. La casa de nieve. Nora Wilkinson y Martin J. Cottam. Editorial Noguer. Barcelona, 2011.

Tercer ciclo de Primaria 1. Bat Pat 17. El escritor fantasma. Roberto Pavanello, Blasco Pisapia y Pamela Brughera. Editorial Montena. Barcelona, 2011. 2. La faraona barbuda. Enric Lluch i Girbés y Francesc Rovira i Jarque. Editorial Bruño. Madrid, 2011. 3. Cuentos y leyendas del País Vasco. Seve Calleja y Daniel Tamayo. Editorial Anaya. Madrid, 2011. 4. Tintín. El secreto del unicornio & El tesoro de Rackham el Rojo. Hergé. Editorial Juventud. Barcelona, 2011. 5. La puerta encantada. Geronimo Stilton, Tommaso Valsecchi, Iacopo Bruno, Danilo Barozz y Stefano Turconi. Editorial Destino. Barcelona, 2011.

Biblioteca Escolar: Centro de Recursos para la Enseñanza y el Aprendizaje Diciembre 2011


Revista Escolar “El Pinillo”

I CERTAMEN DE CUENTOS Y RELATOS “EL PINILLO”

Un certamen que pretende fomentar entre los niños el gusto por la lectura y la escritura como elemento esencial para el aprendizaje, el conocimiento y la creación literaria. Los niños y niñas tendrán que desarrollar un cuento o relato corto especial que logre conquistar a los miembros del jurado.

7


Revista Escolar “El Pinillo”

CUENTOS DE 2º a

8


Revista Escolar “El Pinillo”

9


Revista Escolar “El Pinillo”

10


Revista Escolar “El Pinillo”

11


Revista Escolar “El Pinillo”

12


Revista Escolar “El Pinillo”

13


Revista Escolar “El Pinillo”

14


Revista Escolar “El Pinillo”

15


Revista Escolar “El Pinillo”

16


Revista Escolar “El Pinillo”

17


Revista Escolar “El Pinillo”

18


Revista Escolar “El Pinillo”

19


Revista Escolar “El Pinillo”

20


Revista Escolar “El Pinillo”

CUENTOS DE 2º b

21


Revista Escolar “El Pinillo”

22


Revista Escolar “El Pinillo”

23


Revista Escolar “El Pinillo”

24


Revista Escolar “El Pinillo”

25


Revista Escolar “El Pinillo”

26


Revista Escolar “El Pinillo”

27


Revista Escolar “El Pinillo”

CUENTOS DE 2º c

28


Revista Escolar “El Pinillo”

29


Revista Escolar “El Pinillo”

30


Revista Escolar “El Pinillo”

31


Revista Escolar “El Pinillo”

32


Revista Escolar “El Pinillo”

33


Revista Escolar “El Pinillo”

34


Revista Escolar “El Pinillo”

35


Revista Escolar “El Pinillo”

36


Revista Escolar “El Pinillo”

CUENTOS 3º B

37


Revista Escolar “El Pinillo”

38

LOS AMIGOS QUE NO ERAN AMIGOS Había una vez un hombre que no tenía dinero, estaba en la calle y se llamaba José. Pasó por la calle Frutos Herranz un rico que se llamaba Luis, como vio a José que tenía la ropa sucia le pregunto si era pobre, José le dijo que sí. Luis le dijo si quería venir con él a su palacio, porque tenía uno para él, su mujer Luisa y su hijo Bernardo, José le dijo que si. De camino al palacio Luis le dijo a José que con su hijo y su mujer no podía hacer cosas de hombres. Cuando llegaron al palacio José se sorprendió porque allí había muchas personas, y le preguntó a Luis por qué había tantas personas en su casa, Luis le contestó que eran sus criados, pero José no sabía lo que eran criados, por lo que le contestó Luis, que criados son personas que nos hacen las cosas de la casa a los que tenemos mucho dinero como yo. Al verlo con la ropa muy estropeada Luis le preguntó a José si quería cambiarse de ropa, a lo que sorprendido José contesta que sí por favor, y en ese momento Luis les pide a sus criados que traigan ropa para José. También le pregunta si quiere comer y beber, a lo que contesta José, si por favor, y Luis ordena que preparen la mesa para

José, le dice Luis a José, que aproveche. Cuando José termino de comer, Luis le dijo a José que si quería jugar a algo, y José le preguntó si tenía algún juego, y como no tenía ninguno fueron a comprar a la tienda alguno. Bernardo les preguntó si podía acompañarlos a comprar los juegos, pero su padre le contestó que no podía ir porque iban a comprar juegos de mayores. José y Luis han llegado a la tienda, compraron un parchís, un bingo y un ajedrez, los juegos eran muy caros pero no había problema porque Luis era rico. Luis y José han llegado a casa pero se están peleando porque Luis quiere jugar al parchís y José quiere jugar al ajedrez, al final Luis echó a José del palacio. José se quería vengar por haberle echado del palacio, como Luis era rico José le quería quitar todo el dinero que tenia, por eso un fin de semana que Luis se fue de viaje con su familia, y que había dado libre a los criados, José aprovechó que no estaba Luis para robarle el dinero, entró en el palacio por la ventana, cogió todo el dinero que había, llenó muchas bolsas, se compró un coche


Revista Escolar “El Pinillo”

para llevarse el dinero a la casa que también se había comprado. Había sido muy listo, porque no se compro la casa en esa ciudad, sino en otra ciudad que estaba mucho más lejos, para que no le pillaran. Cuando llegó Luis a su casa se sorprendió de que hubiera desaparecido su dinero, enseguida se preguntó quién había sido, y

decidió que había sido José, mandó a toda prisa a sus criados a buscar a José, pero como se había ido a otra ciudad no lo pudieron encontrar. A partir de ese día José era rico, y el resto de su vida estuvo haciendo muchos viajes, compraba muchas cosas, y fue muy feliz el resto de su vida, al poder hacer lo que quisiera en su nueva casa.

José Luis Aragón Buendía

39


Revista Escolar “El Pinillo”

CUENTOS 3º C

40


Revista Escolar “El Pinillo”

David Villalba

41


Revista Escolar “El Pinillo”

CUENTOS 4º a

42


Revista Escolar “El Pinillo”

RECUERDOS DE MI ABUELO Había nevado mucho y la ciudad parecía una postal. Allí en las afueras la nieve había cubierto todo con su manto blanco y el paisaje era de cuento. Hacía muchísimo frio y nadie se atrevía a salir a la calle. El humo de las chimeneas de los chalets cercanos, olía a ricos manjares. Todo el mundo preparaba en casa la cena de Nochebuena, y los adornos y lucecitas lucían por doquier en puertas y ventanas. Pero no todo era felicidad y alegría en el barrio, porque junto a esas casas tan lujosas, y resguardada por un puente había una humilde chabola hecha con plásticos, chapa y cartones, sin ningún signo exterior de las fechas tan entrañables en las que nos encontrábamos. En ella vivía Juanito, un niño de nueve años, junto a su familia. Su padre Ángel, su madre María, y sus dos hermanitos pequeños Lucía y Paquito. El matrimonio y la abuela, habían llegado desde Ecuador hacía doce años en busca de una vida mejor. Aunque ambos eran profesores de Literatura en su país, Ángel trabajaba en la construcción y María de asistenta. Las cosas les habían ido muy bien, nacieron los hijos e incluso compraron una casita en la que vivían muy a gusto todos juntos.

a María, y los dos se quedaron sin trabajo. Poco después ya habían gastado todos sus ahorros, y al no poder pagar la hipoteca, les echaron de su casa. Desesperados sin saber dónde ir buscaron refugio en el barrio donde María limpiaba. No quisieron quedarse en el suyo porque les daba mucha vergüenza, así es que se instalaron en esta zona residencial. Yen, esta chabola que se habían construido con sus propias manos, vivían desde hacía seis meses, esperando tiempos mejores. De repente, empezaron a oírse petardos y fuegos artificiales. A Juanito le encantaban, y con las prisas por salir a verlos, se olvidó ponerse su chaqueta antigua de lana, esa tan calentita que le había regalado su abuelita una Navidad, y que aunque le quedaba ya muy pequeña y estaba remendada por los codos, era la única que tenía. Su mamá le había dicho que tendría que esperar un poco para poder comprarle otra, pues no había dinero. A él le daba un poco de cosa llevar la ropa rota, sobre todo cuando se juntaba para jugar con los demás niños, pero le dijo a su madre que no se preocupara, que aguantaba bien el frío, y que seguro que pronto tendrían trabajo, para comprar lo que necesitaran.

Desgraciadamente la crisis llegó y la empresa donde trabajaba el padre cerró de un día para otro. Meses más tarde también despidieron

Sin embargo, éste no era el motivo de la tristeza de su familia. Coincidiendo con la pérdida de su casa, su abuelita enfermó y murió repentinamente.

43


Revista Escolar “El Pinillo”

Eran las primeras Navidades en las que no estarían con ella. Se había marchado para siempre a descansar, y ya no volverían a cenar todos juntos las recetas que ella con tanto cariño les cocinaba. El frío calaba hasta los huesos, y aunque Juanito presumía de no tenerlo, caminaba de un lado para otro dando saltitos, para no congelarse. Con la nariz roja como un tomate siguió dando vueltas y más vueltas a la espera de que se encendiera en su cabeza la bombillita de las ideas maravillosas. Tenía que hacer algo, no podía consentir que aquellas fueran unas Navidades tristes. Lo pensó en el instante en que esa mañana, mientras observaba como su mamá batía la masa para hacer los roscos típicos que todos los años preparaba su abuela, vio como caían de sus ojos dos lágrimas. Ahora era ella la encargada de mantener el espíritu de la Navidad en casa como antes lo había hecho su madre, pero se encontraba muy triste, sin fuerzas para hacerlo. También era la abuela la que se ocupaba de preparar los regalos. Bonitos paquetes envueltos en vistosos papeles y atados con cintas de colores, aunque este año no tenían ni para comer… Juanito no podía permitir que la tristeza se adueñara de su familia, y menos en unas fechas tan especiales. De pronto tuvo una idea que le pareció genial, pero tendría que realizarla sin que nadie lo supiera, pues debía ser

una sorpresa. Disimulando, cogió su chaqueta raída y salió a la calle. Fue andando, andando, hasta que se encontró con las primeras casas. Llamó puerta por puerta, pidiendo cosas que a la gente que ya no les sirvieran... A toda persona con la que hablaba también le daba el teléfono de sus padres, por si acaso les salía algún trabajillo. Para mamá consiguió un bolso muy bonito, pero que tenía un asa rota. Para su padre una tele para ver los partidos de fútbol. Sus dueños ya no la querían, pues era de las antiguas y algunas veces se veía y otras no. Para su hermanita Lucía le dieron una muñeca que en su día andaba y decía cosas muy graciosas, pero que ahora le faltaba una pierna. Y para el pequeñín de la casa tuvo mucha suerte, pues una mujer le regaló un triciclo, que aunque estaba muy viejecito, a su hermano seguro que le haría mucha ilusión, porque cuando iba al parque siempre se le iban los ojitos detrás de los de los otros niños. Además consiguió bastantes adornos y guirnaldas que la gente había tirado porque estaban anticuados, un árbol de plástico verde al que le faltaban la mitad de sus ramas, y un marco. Volvió a casa como pudo. Sin hacer ningún ruido, colocó y adornó el árbol a la entrada de la chabola y puso los regalos a sus pies. El marco se lo dio a su padre que era un manitas, y juntos fabricaron un cuadro con una foto de

44


Revista Escolar “El Pinillo”

la abuela, que su mamá tenía guardada en una cajita. Entre unas cosas y otras llegó la noche. Olía a sopa de picadillo, y a roscos recién horneados, y aunque a todos les costaba mucho disimular la tristeza, cenaron en silencio, cada uno con un nudo en la garganta. Cuando las lágrimas estaban otra vez a punto de brotar de los ojos de su madre, Juanito se levantó y le dio un beso. Papá colgó el cuadro de la abuela en el mejor lugar que encontraron, para que nadie se olvidara de ella. De repente algo milagroso ocurrió, como por arte de magia todos se sintieron alegres y reconfortados como antaño, como si la abuela estuviera allí. Se comieron las rosquillas y cantaron los villancicos que ella les había enseñado. Se lo pasaron tan bien, que se les pasó el tiempo volando. Juanito les pidió que salieran a la calle, y entonces todos se quedaron perplejos, incluso él mismo. El destartalado árbol bajo el que había colocado los humildes regalos, se transformó en un hermoso y señorial abeto, lleno de luces y guirnaldas. A sus pies encontraron unos paquetes atados con bonitas cintas, tal y como los preparaba su abuela,

con el nombre de cada uno de los miembros de la familia. Se acercaron y cada cual cogió el suyo. Mamá se encontró con el bolso que vio en un escaparate y con el que siempre había soñado. Papá con una televisión pantalla plana en la que podría ver los partidos, y sus dos hermanitos con los juguetes que habían pedido en sus cartas. Cuando todos habían abierto ya sus regalos, Juanito vio que todavía quedaba uno con su nombre. Miró extrañado a su familia buscando una explicación, pero todos estaban ensimismados con sus obsequios. Cogió el paquete con curiosidad, y al abrirlo encontró una chaqueta de lana nueva, con una nota que decía: “Para mi nieto preferido. De su abuela”. No dijo nada. Se la puso en silencio. Era suave, muy calentita y le quedaba justo a su medida. En ese instante sonó el teléfono. Era un hombre con el que él había estado hablando por la tarde, y que les llamaba para ofrecerle un trabajo a su padre. Por fin su suerte empezaba a cambiar. Juanito miró al cielo y una lágrima resbaló por sus mejillas. Las campanas de las Iglesias cercanas se oían repicar. Eran las doce de la noche.

¡Había llegado la Navidad! Miguel Ángel Rupérez Cerrillos

45


Revista Escolar “El Pinillo”

46

Rescate a la ballena Era un día plácido y soleado. El cielo estaba despejado y el sol brillaba suavemente. El mar se encontraba en calma y una ballena jugaba con el suave movimiento de las olas. La ballena se sentía feliz deslizándose por el mar, dejándose llevar por la corriente, sin darse cuenta que se alejaba del resto de ballenas. De pronto, el cielo se fue oscureciendo, las olas se levantaban con fuerza, y el viento soplaba furioso. Se acercaba una tormenta. La ballena intentaba acercarse al resto del grupo, pero cada vez las veía más lejanas. La fuerza de las olas la arrastraba sin poder controlar el rumbo. Se encontraba cansada, no podía luchar contra corriente, y sus fuerzas se agotaban. Inconsciente se dejaba arrastrar.

Pablo y Sergio jugaban con sus patinetas en el paseo marítimo. El día invitaba a pasear y la gente no les permitía avanzar con rapidez en sus juegos, así que decidieron acercarse a la arena y jugar a la pelota. Al bajar por las escaleras a la playa, se quedaron un instante parados. -Sergio, ¿qué es aquello?, dijo Pablo. - No sé, vamos a acercarnos a la orilla, contestó Sergio. Mientras se acercaban iban descubriendo la silueta de lo que yacía sobre la arena. -¡¡ES UNA BALLENA!! Gritaron a la vez. La ballena se encontraba débil, apenas abría los ojos, y emitía un ligero gemido. Había que intentar salvarla. Lo primero que hicieron fue ir a buscar


Revista Escolar “El Pinillo”

cubos para echarle agua encima, porque empezaba a deshidratarse. Pero eso no era suficiente. Tenía que volver al mar. Intentaron empujarla, pero era demasiado pesada. Ellos no podrían arrastrarla hacia el mar, había que buscar ayuda. Fueron corriendo por la orilla hasta encontrar un grupo de pescadores que arreglaban sus redes, y volvieron con ellos junto a la ballena. Entre todos intentaron empujarla hacia el agua, pero no había forma de moverla. Había que pensar en otro plan. De pronto, a Pablo se le ocurrió una idea. -Podríamos montar un sistema de poleas con cuerdas y palos que nos facilitaran el arrastre, comentó Pablo. A todos les pareció una magnífica idea, así que corrieron a buscar los materiales que necesitaban para su montaje. Una vez conseguidos los materiales, empezaron a liar cuerdas alrededor del cuerpo de la ballena, y a sujetarlas en palos de madera hincados en la arena. Una vez terminado el montaje, se colocaron para hacer un primer intento. Tiraron todos a la vez, y la ballena se movió un poco. No tenían suficiente fuerza, así que pidieron ayuda a unos surfistas que pasaban por la playa.

47

En un segundo intento, el desplazamiento fue mayor. Había que seguir empujando. No podían perder tiempo porque la ballena se encontraba cada vez más débil. Después de muchos intentos, la aleta de la ballena empezó a tocar el agua de la orilla. Ya faltaba menos. Los niños se encontraban cansados, pero le dedicaron un último esfuerzo. Por fin, consiguieron su propósito: la ballena llegó al mar. La ballena se sentía feliz, empezó a nadar de un lado a otro salpicando agua. Las otras ballenas que la estaban buscando, se alegraron de la aparición de la ballena, y se pusieron a jugar con las olas. Mientras tanto, Pablo y Sergio daban las gracias a los pescadores y a los surfistas por su colaboración en el rescate de la ballena. Todos se sentían orgullosos de haber participado y juntos vieron como se alejaba de la playa el grupo de ballenas. Cada día, cuando Pablo y Sergio bajan a la playa, les parece ver a lo lejos la silueta de una ballena entre las olas, y piensan que es su ballena, aquella a la que rescataron.

María Garrido Martín


Revista Escolar “El Pinillo”

RUBEN Y LA FLAUTA MÁGICA Había una vez un oso llamado Rubén. El era un animal muy bueno y educado. El tenia una flauta mágica que servía para hacer felices a los demás. Un día, la flauta mágica de Rubén, desapareció, y preguntó a sus amigas, que eran las notas musicales, si habían visto la flauta mágica. Y, de repente, apareció un sapo llamado “El Malvado Liso” en un torbellino negro enseñando la flauta de Rubén y burlándose de él. Y en un abrir y cerrar de ojos desapareció. Rubén fue al castillo negro de Liso “el malvado sapo” y, sin que Liso

le viera, cogió la flauta mágica y la tocó fuertemente provocando un torbellino brillante. Cuando se dio cuenta, el malvado sapo llamado Liso, enfadado cogió también su flauta mágica e hizo un torbellino negro de nuevo. Los dos torbellinos empezaron a girar muy deprisa y se chocaban. El torbellino brillante esquivó el torbellino negro y cogió a Liso. De repente desapareció junto con el torbellino blanco, llevándolo al vacío. Y a partir de ese momento nunca más volvió Liso a portarse mal. Y en aquel lugar reinó la felicidad.

Ana Subirés Tang

48


Revista Escolar “El Pinillo”

CUENTOS 4º B

49


Revista Escolar “El Pinillo”

CASTELLAR DE LOS FLACUCHOS Había una vez un pueblo muy chiquitito llamado Castellar de los Flacuchos. El pueblo era tan chico que ni siquiera salía en los mapas. Sus calles eran muy estrechas y así en verano corría un aire muy fresquito que casi hacía volar a sus habitantes de lo flacos que eran… ¡Tan flacos como farolas! Pero ese pueblo tenía un problema muy gordo y es que sus Reyes eran tan gordos como el problema. Los Reyes vivían en un hermoso castillo en la ladera de una suave colina. Sus puertas eran enormes, más grandes de lo que os podéis imaginar, porque estaban hechas a la medida de los Reyes quienes se pasaban todo el día comiendo tocino de cerdo y pasteles de chocolate con crema. Los Reyes se movían poco pero, de vez en cuando, les gustaba bajar a visitar a sus súbditos. Sin embargo, como eran tan gordos no podían pasar por las calles y tenían que alquilar un helicóptero para sobrevolar la zona y comprobar que todo iba bien. Esto a los habitantes de Castellar de los Flacuchos no les gustaba nada porque pensaban que sus Reyes no representaban lo que era el pueblo y sobretodo, tenían que pagar muchos impuestos para el alquiler del helicóptero, el tocino y los dulces que tanto gustaban a sus majestades. Un día el pueblo de al lado les retó a jugar unas olimpiadas y el que ganara

recibiría un bote de 15.000.000 €. Jugarían deportes colectivos durante 3 días seguidos y participarían tanto los Reyes como los habitantes del pueblo. Se pusieron de acuerdo en las normas y a todos les pareció bien ya que si ganaban podrían comprar el helicóptero y no tendrían que alquilarlo más. Llegó el grandioso día de las olimpiadas y todos estaban muy entusiasmados pero el entusiasmo les duró poco porque cuando iban por la mitad no habían conseguido ganar nada. Sus Reyes eran demasiado gordos y les costaba mucho moverse y los castellarenses eran tan flacos que no acertaban a pasarse el balón porque no se veían. Cuando se ponían de perfil parecían hojas de papel, no tenían fuerza para sujetar la pelota y además cuando soplaba el viento salían volando y si se metían piedras en los bolsillos no podían moverse por el peso. Total, que fue una rotunda derrota, tan sonada que llegó hasta los oídos de un sabio de Oriente, por cierto, vecino y amigo de los queridísimos Reyes Magos. El sabio se presentó ante los Reyes gordos y les ofreció desinteresadamente su secreto: el rectángulo de la buena salud. -¿El rectángulo de la buena salud?preguntaron los Reyes muy intrigados. -Sí majestades, el rectángulo de la buena salud- y el sabio les mostró un

50


Revista Escolar “El Pinillo”

dibujo con un rectángulo en cuyos vértices se podía leer: dieta equilibrada, deporte, buenos amigos y pasárselo bien. Los Reyes muy agradecidos, le invitaron a visitar su castillo y después se despidieron de él. Al día siguiente reunieron a todos los habitantes en el castillo y estudiaron el rectángulo. Entre todos planificaron lo que iban a hacer para no ser, ni tan

gordos ni tan flacos y pasado un tiempo… ¡lo consiguieron! Entonces, cuando ya todo el pueblo era normal pidieron la revancha a sus vecinos y al final ganaron porque todos se habían convertido en grandes deportistas, incluso los Reyes. Y esta es la historia de cómo Castellar de los Flacuchos pasó a llamarse Castellar de los Normaluchos.

Lara Ruiz Gormaz

51


Revista Escolar “El Pinillo”

EL PRESENTIMIENTO IDEAL Erase una vez, un chico que no creía en Papa Noel, lo malo de él era que intentaba convencer a su hermana de que no existía, pero su hermana insistía y no paraba de decir que si existe, bueno, vayamos al grano. El niño se llamaba Pedro, tenía 10 años, su pelo era negro y rizado y le gustaba muchísimo viajar.

madre que era lo que pasaba. Ella no le contestó. De repente le gritó: ¡Las maletas! Empezó a hacerlas sin saber todavía cuál era la sorpresa, pero sabía que iría en algún medio de transporte. Cuando ya se preparó se metieron todos en el coche y se fueron al aeropuerto.

Unos días después, su madre le dijo que el día 20 se llevaría una gran sorpresa. Pasaron los días. Era el día 19 de Diciembre de 2012. En la calle estaba nevando.

-¿A dónde vamos? ¿Porque estamos en el aeropuerto? - dijo Pedro.

Pedro encendió la chimenea, se puso sus zapatillas, una manta, se sentó al lado de su madre y le pregunto:

Pedro estaba muy nervioso cuando se metieron en el avión. El viaje duró 5 horas porque desde Rusia a Finlandia hay un buen tramo. Desde el cielo, por la ventanilla, vio la nieve que había en las montañas, los ciervos comiendo los últimos matojos de hierba y los conejos escondidos en sus madrigueras.

-Mamá, ¿Cual es esa sorpresa? Y su madre le contesto: -No te lo puedo decir hasta mañana. Ese día se le hizo muy largo a Pedro. Al día siguiente, nada más levantarse de la cama, encontró a su madre gritándole: -¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡DESPIERTA, QUE LLEGAMOS TARDE!!!!!!!!!!!! Como Pedro no se lo esperaba, se pegó un susto de muerte. No sabía porque decía eso. En ese momento se acordó de lo de la sorpresa del día 20. Cuando terminó de vestirse le pregunta su

-Vamos a Finlandia dijo su madre, -y en avión.

Al fin llegaron a su destino. Pedro estaba muy nervioso. Todavía no sabía porque estaban allí. Recogieron las maletas y se fueron a un hotel. Su madre le dijo allí que entonces iban a coger un autobús hacia Rovaniemi, que es el pueblo donde tiene su casa Papa Noel. Pedro no se lo creía. Cuando les faltaba muy poco camino divisa lo lejos una cabaña roja con un trineo en la puerta y en un establo con unos cuantos renos.

52


Revista Escolar “El Pinillo”

Al fin paró el autobús. Pedro se bajó ansioso porque quería demostrar que Papa Noel no existía. Entraron en la cabaña y Pedro no creía lo que veían sus ojos: a Papa Noel sentado en un sillón y al lado suyo una cesta con un montón de sobres de cartas.

El día 23 de Diciembre, se volvieron a España y le contó a su madre lo que más le gustó que fue el presentimiento que tuvo al bajar del autobús: tuvo un cosquilleo que le recorrió todo el cuerpo pensando que iba a terminar ganando su hermana y por supuesto Papa Noel.

Se acercó a él y le preguntó si era de verdad. Le contestó que sí y para demostrarlo le enseñó a sus ayudantes, que eran duendecitos. En ese momento Papa Noel le había convencido. Pedro tenía mucha vergüenza de que al final lo que él decía no llegó a ser verdad.

Y colorín, colorado...este cuento se ha acabado.

Julián Hijano Cervilla

53


Revista Escolar “El Pinillo”

Cuentos 4º c

54


Revista Escolar “El Pinillo”

55

El pájaro de pedro y eva Había una vez un pájaro que estaba volando tranquilamente. De repente todo se oscureció y no se veía nada, entonces el pájaro chocó con una rama y cayó. Pasadas unas cuantas horas, un niño se encontró al pajarito en el suelo, estaba herido. El niño se acercó porque tenía un poco de pan y quería dárselo, el pájaro quería irse volando. El problema es que no podía volar ¡Tenía rota el ala! El niño se dio cuenta y se llevó el pájaro a su casa para cuidarlo y curarlo. Como él y su madre no podían curarlo decidieron llevarlo al veterinario. El veterinario examinó y curó el ala rota del pájaro. El niño estaba impaciente por saber cómo estaba el pájaro. El veterinario salió y les dijo: -

El pájaro está bien, sólo tienen que cuidarlo durante dos o tres meses.

El niño estaba emocionado por tener una mascota. Ese día juró que iba a cuidarlo. El pájaro tenía que quedarse un día con el veterinario. Al día siguiente, sábado, por la mañana, fue a comprar una jaula, después Pedro y su madre fueron a recoger su pajarito, los dos estaban muy contentos. Cuando llegaron a su casa, Pedro salió al jardín y gritó: ¡Soy el más feliz del mundo!

Su hermana Eva salió de la casa y preguntó qué pasaba, Pedro dijo que tenían una nueva mascota. ¡Es un pajarito, es genial! Pues a mí no me gustan los pajaritos dijo su hermana, porque siempre que me acerco a ellos me pican, yo quiero un perro, - ¿Por qué siempre mamá te hace caso a ti? preguntó ella. No es que me haga caso sólo a mí, no me lo ha comprado, me lo encontré herido, dijo Pedro. - ¿A sí?dijo la hermana, Claro contestó Pedro, sabes de sobra que a mamá no le gustan los animales encerrados…bueno si es así te ayudaré a cuidar el pájaro dijo ella. Un mes más tarde, el pájaro comenzó a volar, ¡Qué bien! Dijeron los hermanos, nunca pensé que me gustaran tanto los pájaros, ni yo…dijeron. Me alegro de qué se esté poniendo bien dijo Pedro, lo malo es que vamos a tener que dejarlo libre, no me gustaría que se fuera, pero es lo mejor dijo Eva, Pedro asintió. ¿Tal vez, el quiera quedarse con nosotros? comentó Pedro, como le hemos dado tanto cariño y cuidados. A mi no me gustaban los pájaros, pero estos dos meses me han hecho cambiar de idea.


Revista Escolar “El Pinillo”

¡Han sido dos meses geniales! dijo Eva Al fin, el pájaro se recuperó totalmente y se marchó, pero el pájaro estaba muy agradecido por los

cuidados que Pedro y Eva le habían dado, de vez en cuando viene a verlos y se ponen muy contentos.

Mihaela Began

56


Revista Escolar “El Pinillo”

CUENTOS 5º A

57


Revista Escolar “El Pinillo”

El niño futbolista Erase una vez un niño llamado Antonio y su familia era pobre, el jugaba muy bien al futbol y buscaban dinero para apuntarle a un equipo bueno y en sus pisos había una niña llamada Natalia. Natalia le quería y Antonio también y un día la madre consiguió un trabajo. La madre llego y el niño estaba esperando en la puerta muy contenta, la madre llego y le dijo, mañana vamos apuntarte al futbol. Antonio fue a llamar a Natalia y le dijo mañana voy a apuntarme al futbol y Natalia saltó de alegría y dijo bien, bien, bien, bien. Pasó un día y la madre de Antonio y Antonio fueron a apuntarse. Antonio fue a entrenar y su primer día fue genial. Pero había dos niños malos que le estaban chuleando y Antonio pasaba pero llegó la hora del entrenamiento y el partido y Antonio mostro lo bueno que era y los regateó a todos y un niño de esos dos le hizo

una falta y casi le rompen el pie. El entrenador se enfadó mucho porque ya mismo era el campeonato. Pasó unos días y faltaba un día para el campeonato, ya eran más amigos porque Antonio era muy bueno jugando al futbol. Llego el día del campeonato, el entrenamiento fue muy bien. Llego la hora del campeonato… Llegaron a la final, fue un partido muy emocionante pero el marcador 0-0 y llegaron a los penaltis. El marcador llego a 4-4 le tocaba tirar a Antonio, si marcaban ganaban o si lo fallaban perdían. Antonio se preparo ¡TIRO! Y ¡GOL! ¡GOL! ¡GOL! De Antonio y ganaron la copa. Se fueron a recoger la copa y le dejaron levantarla y Antonio se puso muy contento y Natalia fue y le dio un beso en la mejilla y Antonio se puso muy contento.

Oscar Tomé Nieminen

58


Revista Escolar “El Pinillo”

CUENTOS DE 5º B

59


Revista Escolar “El Pinillo”

60

LA EXTRAÑA HISTORIA DE MONKEYMAN En una extraña selva, de una extraña isla, de un extraño planeta, de una extraña galaxia, de un extraño universo, extrañamente paralelo al nuestro, vivía una extraña criatura cuyo nombre era Monkeyman. Se alimentaba de una extraña bananera que aumentaba sus poderes sus frutas no se parecían en nada a las bananas que ya eran cuadradas y sabían a piña. Lo único que tenía en común con las bananas, era que su piel resbalaba extrañamente a todo el que pisaba. Mokeyman vivían enamorado extrañamente de Monkeywoman y del bacón (aunque no lo podía comer porque le sentaba fatal.) Monkeywoman ni por mucho era una mona, era una rana que si la besabas se convertía en una vaca. Monkeyman si que era un simio ¿Que pensabais? Sus ojos eran extrañamente azules ,su peinado era extrañamente afro y movía las caderas como Elvis ,causando una extraña sensación entre las damas de la isla .Las cuales se ponían a bailar el waka waka al más puro estilo Shakira. Monkeyman como podéis suponer es un supersimio con superpoderes. Y tenía cientos de poderes estúpidos que no les servía para nada. Tan solo uno era medianamente efectivo: el extrañamente súper famoso rayo Monkey vale ya de descripciones pasemos a la acción: Monkeyman paseaba tranquilamente,

resbalando con las cascaras de bananas pero no sabía que le acechaba en la más extraña oscuridad... en cada rincón, en cada esquina, en cada servicio público ya que el terriblemente extraño Monkeymalvado (otro simio con superpoderes chungos) estaba esperando el momento para atacar y lo hizo. Aprovecho que Monkeyman se resbalo por enésima vez para tirarle en la cabeza y sin piedad quinientas tortitas, pero sin sirope ¡esto sí que es crueldad! Monkeyman una vez que logro levantarse uso su mejor arma el cañón Monkey (las pilas se venden por separado) .Este cañón dispara al enemigo espaguetis a la carbonara pero sin bacón (recordemos que a Monkeyman le sientan mal) .Acertó en todo el traje de el supersimio de Monkey malvado .Que dijo entre lagrimas ¡maldito! ¡era nuevo! me pagaras la tintorería. Cuando Monkeymalvado logró recobrarse del impacto le dijo voy a jugar mis cartas... ¿Me cambias la carta de Pikachu por la de Onix? A lo que Monkeyman contesto:- ¡Nunca! no juego contigo, tú siempre haces trampas. -No es verdad. -Si lo es. -No.

Daniel Palomino


Revista Escolar “El Pinillo”

61

LA NIEBLA Una noche un grupo de campistas se fueron a un bosque profundo y con niebla había tanta niebla que se perdieron nada más entrar. Al siguiente día fueron unos niños que se llamaban Álvaro, Héctor y David que tenían poderes prohibidos, los poderes dañaban el cuerpo pero… lo más impresionante era que a los niños no les afectaba. Al entra a la niebla miraron las mochilas, ¡increíble!

¡Las mochilas estaban vacías! Cuando avanzamos empezaron a extrañar que hubiera alguien Cuando avanzaron un poco se encontraron a los campistas del otro día enfrentándose a una bestia salvaje. Los niños vencieron a la bestia como si nada, ¡los niños eran increíbles! En el momento que le derrotaron a la bestia se despejo la niebla. ¡Ya nadie se iba a perder!

David Gómez Delgado


Revista Escolar “El Pinillo”

62

los alienígenas atacan la tierra Era una tarde muy rara. Estaba lloviendo y había una niebla muy espesa; los perros no dejaban de ladrar. De repente, una luz hizo que no se viera nada. La gente se desmayó al respirar un gas tóxico. Al despertar, todos se encontraron en la cápsula de una nave espacial; bueno, todos menos uno que llegó de otra ciudad cuando se enteró de lo ocurrido. Cuando vio que la nave despegaba, se agarró a una puerta y entró. Los alienígenas lo descubrieron y lo capturaron, encerrándolo con los demás. Iba muy equipado; entre su ropa escondía armas ya que en realidad era un agente secreto. Pero de nuevo lo pillaron y esta vez lo encarcelaron en una jaula muy grande. Desde allí se dirigieron a otro planeta, donde tenían una de sus bases. Entonces, los encerraron bajo tierra. Pero Tim, que era el nombre del agente secreto,

comenzó a cavar con una minipala hasta llegar a la superficie. Golpeó al guardia que se encontró, se puso su traje y se fue hacia la nave donde se encontraba el resto de personas capturadas. Una vez rescatadas punieron rumbo a la Tierra. Pero allí les esperaba una desagradable sorpresa: ¡los alienígenas estaban tomando el poder de la Tierra! Entonces ideó un plan: aterrizaría en un ático para no ser visto y armaría a todos los demás. Gracias a eso, consiguió liberar al planeta, expulsando a los marcianos, que no volvieron a atacar. Esto le sirvió para ser premiado pero para el mayor honor fue que desde ese momento tuvo amigos y amigas en todas las partes del mundo

Dani Zafra González.


Revista Escolar “El Pinillo”

63

LUPO, EL HÉROE Una vez en una ciudad llamada Lorca hubo un terremoto y la derrumbó casi entera. Se cayeron muchas piedras. ¡Era una catástrofe! Por todos lados había montañas de escombros y lo peor era que debajo de los escombros había personas atrapadas, muchos heridos y otros fallecidos. Pronto llegaron los bomberos y después los policías para sacar a las personas enterradas. Encima de los escombros había un perrito de color blanco ladrando sin parar. Los policías fueron a ver qué pasaba, los bomberos excavaron y encontraron una persona viva: era su dueño. Cuando salió se abrazó al perro, que se llamaba Lupo. El hombre le dijo: ¡Me has salvado la vida! Pero el trabajo de Lupo no había terminado; estuvo recorriendo toda la ciudad y ladraba cada vez que encontraba

una persona viva. Al final, les salvó la vida a muchos vecinos. Cuando reconstruyeron la ciudad todos se acordaron de Lupo y decidieron darle una medalla por su valor. Muchos visitantes iban a ver la ciudad, que estaba más bonita que nunca y a conocer a su héroe: el valiente Lupo.

Pablo Ruiz Lozano


Revista Escolar “El Pinillo”

EL VIAJE DE MI PADRE Mi padre el año pasado fue hacer un descenso de montaña por el rio con unos amigos suyos estuvieron todo el día metidos en el agua y descendiendo por las montaña de la buitrera. Se lo pasaron muy bien el día empezó muy temprano con un viaje de dos horas de coche una vez llegados al lugar empezaron la caminata. Fue una caminata larga y dura que duro como dice mi padre que es andaluz, que unas cuatro horas después pasado las montañas fueron a las cascadas del valle iban bajando con cuerdas y mosquetones, pasaron por sitios muy bonitos en los cuales había cuevas con animales extraños como lagartijas submarinas laberintos oscuros y cúpulas con mucha claridad. Y también me contó que bajaron por muchas cascadas con cataratas saltaron por sitios muy altos nadaron mucho. Los complementos que utilizaron fueron trajes de neopreno, linternas, arneses, mochilas preparadas para el agua en la que llevaban los alimentos y su ropa seca con unos botes estancos para el viaje. Fue el mejor día de mi padre, tan bueno fue ese día para mi padre que era la final del mundial de España contra Holanda y no vio el partido. Dani Calvo

64


Revista Escolar “El Pinillo”

CUENTOS 5º C

65


Revista Escolar “El Pinillo”

EL ABETO TRISTÓN Hace mucho, mucho tiempo, en un bosque, vivía un pequeño abeto. Un día oyó cómo unos pastores se dirigían al portal de Belén a ver al Niño Jesús que acaba de nacer, pero se miró y se vio feo con sus hojas de pinchos y se puso a llorar. Las estrellas cansadas der escucharlo llorar toda la noche pensaron ponerle hojas de oro para que estuviera feliz, cuándo se vio por la mañana con todas sus hojas de oro se puso muy contento: -¡Mirad ahora sí que estoy guapo! Pero…de pronto pasaron unos ladrones por el bosque y dijeron: -¡Mirad un árbol de oro! Se pusieron a coger todas las hojas y no dejaron ninguna, solamente las ramas, cuándo se vio se puso a llorar, y no paró en toda la noche. El pensó que los abetos no tenían las hojas de oro. Las estrellas cansadas de escucharlo le pusieron las hojas de cristal y así no se las robarían, cuando amaneció el abeto se puso muy contento, con sus hojas brillantes y transparentes… ¡Qué guapo estoy¡ Pero…de pronto empezó a soplar el viento y las hojas empezaron a chocar unas con otras y

todas cayeron al suelo, no quedó ninguna hoja de cristal en las ramas, ahora sí que estaba triste. Pensó que esto le pasaba por querer ser más el más guapo para visitar al Niño Jesús. Y empezó de nuevo a llorar y llorar, las estrellas cansadas de escuchar a ese abeto tan tristón pensaron en ponerles unas hojitas verdes y tiernas: -¡Qué maravilla todas mis hojas verdes y tiernas! Entonces el abeto pensó que ya podía ir a visitar con los demás al Niño Jesús, estaba muy contento, pero…. Al medio día escuchó a un pastor que iba por el bosque paseando con sus ovejitas cuándo a los vejas les llamó la atención esas verdes y tiernas hojas del abeto, las ovejas fueron corriendo a comerse todas las hojas, no quedó ni una, sólo las ramas peladas… Y ahora sí que se puso triste, al ver que no podía ir con los demás. Todo le salía mal de nuevo, toda la noche llorando. Las estrellas estaban ya cansadas de escucharlo, de nuevo sintieron pena y decidieron bajar y posarse sobre las ramas desnudas

66


Revista Escolar “El Pinillo”

del abeto, hojas brillantes y de colores. ¡Ahora sí que estoy guapo!

abetos se llenan de bolas y luces, para recordar aquel día en el que todas las estrellas bajaron del cielo para decorar al pequeño abeto.

Desde entonces, en Navidad todos loa años, en todas las casas los

Esperanza Alarcón Rodríguez

67


Revista Escolar “El Pinillo”

Cuentos de 6ºA

68


Revista Escolar “El Pinillo”

69

LA PIÑA MÁGICA Erase una vez un niño que le gustaba mucho las piñas. El día de su cumpleaños le regalaron una piña de peluche, la casa de Bob Esponja, una tarta con una imagen de una piña gigante. Un día pasó algo extraordinario, antes de irse al colegio el chico dejó su peluche de piña en su cuarto y cuando volvió el peluche no estaba en su sitio sino en el salón. Sus padres le decían que no lo habían tocado porque no estaban en casa. Los padres tenían que irse a comprar, y el chico se quedó en casa viendo la televisión cuando de repente oyó un ruido en su cuarto y se asustó. El chico asustado fue a comprobar lo que ocurría. Cuando caminaba por el pasillo vio que de su cuarto salía una luz muy potente. El niño temblando entró a su cuarto y todo parecía muy normal. Miró por la ventana, debajo de su cama, en los armarios, debajo de sus juguetes...Todo parecía normal. Pero el chico se dio cuenta de algo, ¡su peluche de piña no estaba! Entonces salió corriendo del susto, no entendía nada. Más tarde vinieron sus padres y encontraron al chico tumbado en la bañera del susto. Los padres se sorprendieron y le preguntaron: – ¿Francisco qué haces ahí?- Dijeron los padres. – ¡Mamá, papá vi una luz en mi cuarto y cuando entré no había nada pero mi peluche de piña no estaba ahí!- Dijo el chico. – ¿Y dónde está el peluche?Preguntaron los padres. – Se ha movido de sitio y ahora está en la terraza.- Dijo el chico.

Los padres comenzaron a reírse a carcajadas de las tonterías que decía el chico, cuando de repente se escuchó un ruido pero muy fuerte. El ruido procedía de la terraza y el chico gritaba: – ¡Ahí está otra vez!- Decía el chico Fueron corriendo a la terraza pero otra vez no había nada el peluche volvió a desaparecer. Los padres al ver que su hijo lloraba empezaron a preocuparse y comenzaron a creer lo que decía ya que el ruido lo habían escuchado los tres. Los padres no sabían que hacer pero el niño tuvo una idea. Quiso reunir a toda su familia: a sus abuelos, sus tíos, primos...La familia decidió venir y empezaron a buscar el misterio de este peluche que desaparece cada rato. Uno de los primos pareció ver a dicha piña pero no era eso sino un manojo de perejil que su sombra parecía una piña. Cada miembro de la familia veía sombras de piña por todas partes. El niño desesperado se puso a llorar y su familia intentaba consolar al niño. De repente se oyeron ladridos del perro, todos fueron corriendo a ver qué pasaba. Encontraron al perro asustado porque había visto una imagen aterradora en la televisión. La familia comenzó a reírse de las locuras que pasaban y desesperados ya no sabían de qué forma encontrarían al peluche porque el chico no paraba de llorar.


Revista Escolar “El Pinillo”

Los abuelos le dijeron al chico que le comprarían otro igual pero el niño se negó por completo porque quería encontrar el suyo. Entonces la familia decidió buscar por última vez... No encontraban ni rastro del peluche así que la madre decidió llevar a la familia a sus casas. El padre y su hijo fueron a la azotea a buscar el peluche y de repente la madre llamó a su marido (al padre) para ayudarla a coger una cosas del coche. El niño cansado y desesperado se fue al baño a echarse a agua cuando de repente escuchó de nuevo un ruido muy extraño. El niño nervioso decidió pasar por completo del ruido. Para pasar el rato fue a ver de nuevo la televisión mientras que el ruido aumentaba cada vez más pero aun así el niño quería esperar a que vinieran sus padres. El ruido era ensordecedor y decidió ir a su cuarto y cerrar la puerta para dormir un rato y cuando entró vio su cuarto

70

patas arriba. Los padres vinieron y encontraron al niño traumatizado delante de su cuarto. Había algo entre ese montón de cosas que se movía y hacía vibrar el cuarto pero eso duró muy poco que solo se dio cuenta el chico. Los padres estaban en la cocina preparando la cena mientras el niño investigaba su cuarto. Finalmente el niño vio moverse algo en su cuarto y salto corriendo encima de él, atrapo a dicha piña y cuando se lo iba a decir a sus padres la piña hablo... – Por favor no digas nada- Dijo la piña. – ¿Pero por qué te estabas escondiendo?- Dijo el niño. – Porque solo quiero que tú sepas mi secreto, por eso me escondía-Dijo la piña. La piña y el niño fueron muy buenos amigos.

Autores: Hamza Ahmad Razzouki Fatima Musa Amakhtari Dibujos y Animación: Cristhian Rojas Guarin Fatima Musa Amakhtari Paula Salas Canela


Revista Escolar “El Pinillo”

71

LA NIÑA AFRICANA Había una vez una niña llamada Laura, que tenía 11 años, los ojos marrones y el pelo negro. Laura vivía en un pueblo llamado Guinea (África). Un día sus padres le dijeron que tenía que trabajar, la niña le dijo: -¡No papá yo no quiero trabajar! -¡Vas a ir a trabajar, porque necesitamos ese dinero! - dijo el padre. Ella no quería, pero al final tuvo que ir .Tenía que trabajar en la agricultura. Cuando la mandaban a trabajar no lo hacía bien y su padre no sabía qué hacer, y le daban azotes por hacerlo mal. Pasaron unos cuantos días y la niña estaba ya harta de trabajar y de tantos azotes. Así que por la noche la niña se escapó y fue a llamar a su amigo Will, que le pasaba igual que a ella (que le mandaban a trabajar y le regañaban por hacerlo mal). Así que cogieron una barca y dos hombres los llevaron a España. En el camino de ida a España los hombres que les llevaban, les preguntaron que les pasaba: -Es que nuestros padres nos han obligado a trabajar; y nosotros no queremos, entonces nos hemos escapado. -Chicos, entonces os llevaremos- le dijeron. Pasaron muchos días, pero el viaje fue bien. Cuando llegaron a España, los hombres les dejaron en una playa que estaba cerca de un hotel. Entraron para preguntar si se podían quedar a dormir:

-¿Señor nos podemos quedar unos días a dormir? Por favor -dijeron los niños. -¡Sí hombre, si no me pagáis no os quedáis!- les dijo el hombre un poco gruñón. Entonces se fueron de ese hotel, un poco tristes y desilusionados. Esa noche Laura y Will durmieron en un portal de un edificio; pasaron ¡MUCHO FRÍO! Al día siguiente fueron recorriendo la ciudad, pidiendo comida para alimentarse. No encontraron a nadie que les quisiera dar de comer, ya estaban muy cansados y decidieron sentarse un banco de la ciudad. Pasó una pareja con una niña de la misma edad que Laura, y le preguntaron que le pasaba, y ellos les respondieron: -Nos hemos ido de nuestro pueblo; porque nuestros padres nos obligaron a trabajar, y como lo hacíamos mal nos daban azotes. -¡Qué pena! , y ¿Tenéis donde vivir? – preguntó la pareja. -No, esta noche hemos dormido en un portal de un edificio- dijeron Laura y Will. -Si queréis os podéis quedar con nosotros, porque queremos formar una familia más grande. Los niños aceptaron a quedarse con ellos.


Revista Escolar “El Pinillo”

Los niños la primera noche se sintieron un poco incómodos, pues no los conocían de nada los padres se llamaban Beatriz y Juan, la hija Julia. Beatriz le dijo a su hija: -Julia ve a hablar con Laura y con Will, y diles que salgan, que tenemos que hablar de una cosa. -Vale mamá hablaré con ellos. Julia fue a la habitación en la que estaban Laura y Will, y les dijo que salieran; que tenían que hablar sus padres con ellos. Los tres salieron, se sentaron en el sofá, encendieron la televisión y esperaron, hasta que vinieron Beatriz y Juan (la pareja). Los padres le dijeron a Laura y a Will: -Chicos os hemos apuntado al colegio. Y empezareis a estudiar- le dijeron. -¿Que es el colegio?-le dijeron los niños. El día que Laura y Will empezaron los niños de su clase le ayudaron a comprender las matemáticas, lengua y cono. Cuando los chicos regresaron sus padres se interesaron mucho por aquel primer día de curso y los niños le dijeron: -Papás (porque ya les llamaban papás) es uno de los días más felices de nuestras vidas. Porque hemos conocido a un montón de niños nuevos. -Que bien chicos nos alegramos un montón por vosotros – dijeron los padres. Al siguiente día los niños fueron al colegio, los mayores se metieron con ellos

72

y los discriminaron por ser de otra raza. Cuando los niños llegaron a la casa se echaron a llorar y los padres les preguntaron: -¿Niños que os ha pasado? - Que nos han insultado-dijeron los niños. Los padres inmediatamente fueron al colegio y hablaron con el director; el director les dijo que lo sentía mucho, y que echaría a los niños que les insultaron. Pasaron los años hasta que llegaron al instituto, les tocó en la misma clase a los tres (porque tenían la misma edad) se ayudaron mutuamente entre ellos; en los años que cayeron juntos. Pasó más tiempo y estudiaron Medicina en la Universidad de Medicina de Málaga, les costó un poco, pero con esfuerzo y valentía lo consiguieron. Laura y Will volvieron a Guinea para ayudar a sus padres y a los niños y niñas que los necesitan. Los chicos fueron acompañados de Julia que siempre les había ayudado. Cuando bajaron del barco Laura se encontró a sus padres muy mayores (porque había pasado 17 años). Laura les pidió disculpas por haberse escapado sin decir nada, los padres le dijeron: - No pasa nada hija te hemos querido siempre-le dijo su padre muy cariñoso. Laura se sintió muy agradecida por aquel gesto de su padre y se echó a llorar. Will le declaró su amor a Laura y le dijo: -Laurita que sepas que llevo amándote desde que nos conocimos y no puedo esperar más a besarte y tenerte entre mis brazos. -Yo siento lo mismo. ¡Cállate y bésame guapo!


Revista Escolar “El Pinillo”

Los padres de Will emocionados se pusieron a hablar con los padres de Laura. Julia alegre por lo que le había pasado a

73

sus hermanos los abrazó y les dio felicitación por casarse. Y fueron felices Julia, Laura y Will ayudando a los niños africanos.

Lucía Romero, Estela Barrio y María Suarez Ilustraciones Tux Paint


Revista Escolar “El Pinillo”

74

UN POBRE CON SUERTE Hace mucho tiempo, en Inglaterra, vivió un hombre muy pobre llamado Pedro. Él era muy amable, gracioso y sociable, pero mucha gente no quería ser su amigo porque no tenía dinero. Pedro estaba casado y tenía un hijo y una hija, y todos vivían en una pequeña cabaña hecha de madera sin luz y sin camas en el medio del bosque junto a un canal. Un día, ya harto de que todos les chincharan y que sus hijos volvieran del colegio llorando con moratones, Pedro decidió comprar un billete de lotería con el dinero para comer. Cuando se lo dijo a su mujer ella se enfadó mucho con él y no le habló en tres días, entonces decidió revisar los números de su billete, pero todavía no estaban. En camino a casa, se cayó en el canal, aquello estaba solitario y Pedro pedía ayuda pero nadie le escuchaba, entonces tuvo que pasar la noche allí agarrado a una gran roca. Al día siguiente el hombre vio a lo lejos un pequeño barco que venía hacia él. Gritó y gritó hasta que le escucharon y le preguntaron que le pasaba. Pedro, le explicó lo ocurrido y ellos le subieron al barco. Le llevaron a urgencias rápidamente, ya que creían que tenía algo roto. Llegaron al hospital y los médicos desplazaron a Pedro en silla de rueda hasta una sala, estuvieron una hora mirándole para ver lo que le pasaba, hasta que vieron que tenía un hueso de la pierna roto. Los doctores dijeron que la operación costaría unos tres mil euros, pero como apenas tenía dinero la familia del barco se ofreció a pagársela.

Cuando le operaron, Pedro estuvo varios días recuperándose en una sala del hospital. Su familia preocupada estuvo preguntando a la gente que pasaba por allí si le habían visto. Una muchacha les dijo que le había visto caerse en un canal, entonces la familia pensó que estaba en el hospital. La madre y los hijos fueron corriendo allí para ver si estaba. Los médicos le llevaron a la sala donde se encontraba Pedro y pasaron la noche con él. Ya estaba recuperado y se marcharon a casa. A la mañana siguiente, Pedro fue a revisar el billete, ¡¡Le había tocado trescientos sesenta y cinco millones de euros!! El hombre por poco no se desmallaba de lo contento que estaba. Volvió corriendo a casa para darle la buena noticia a su familia. Todos juntos, fueron a comprar varias cosas: Lo primero fue pagar a la familia del barco el dinero que le dieron de la operación, lo segundo, una gran casa en la playa que tenía 2 plantas, un jardín con una piscina, 4 habitaciones y muchísimas más cosas. Lo tercero que se compraron fue un Ferrari rojo. También

compraron:

móviles,

muebles, comida, ropa... alucinando con su nueva casa!

¡Estaban


Revista Escolar “El Pinillo”

Como les sobraba mucho dinero decidieron ir a Disneyland París, para disfrutar todos juntos. Cuando llegaron fueron al hotel Las Maravillas, de 5 estrellas. Entraron y pidieron la llave en recepción. Subieron a su suite y soltaron las maletas. El primer día observaron el hotel, y al siguiente día fueron al parque de atracciones. Los chicos se montaron en casi todo con los padres, y después comieron en una hamburguesería de aquel parque. Cuando anocheció volvieron a la suite, para ducharse, ver la televisión y

75

dormir. Al cabo de dos semanas volvieron a casa ya que los niños tenían que ir al colegio. Cuando fueron los dos hijos al colegio, se volvieron los más populares y la gente que les pegaba y chinchaba, les preguntaron si querían ser sus amigos, pero ellos dijeron que no porque sabían que solo querían ser sus amigos por el dinero. Desde ese día la familia tuvo una vida fantástica y nadie les volvió a molestar.

Lucia Bravo, Paula de Arriaga y Charlotte Dawso


Revista Escolar “El Pinillo”

76

EL DENTISTA Un día un niño llamado Rubén un niño un poco, bajo con pelo castaño, guapo piel morena de Valencia (Elche) con un buen estilo de vestir. Tenía que ir al dentista pero él no quería, así que allí, en el dentista se escapo por la ventana y echo a correr pero al dentista le llevaba pocos metros atrás, hasta llegar al aeropuerto se escondió en una caja, el dentista al ver que se escondía en la caja, compro un ticket para ir a cogerle, las mercancías o equipajes se subieron al avión y ya era la hora de que subieran los pasajeros, el avión despego, justamente pasaron por encima de una guerra y lo confundieron por un avión enemigo, dispararon pero después el piloto les dijo que era un avión de pasajeros, pero ya habían hecho un boquete, después calló Rubén en medio de una guerra y con él ,el dentista en paracaídas, pero le capturaron. Allí le confundieron con el teniente Tenison y el gritó: -¡A la guerra!

Mientras en unos instantes ya no estaba. El seguía y seguía hasta llegar al punto donde tenía que robar, cogió un coche, un mapa, comida para un mes y mucha gasolina para el vehículo. Cuando llegó a las fronteras de Españas (los Pirineos, que les costó pasar), ya no le quedaba gasolina, tuvo que volver a robar para poder conseguir la gasolina, se puso a idear un plan. Al cabo de una hora ya estaba en al parking de los camiones cisterna, cogió uno y lo llenó de gasolina, apretó el acelerador para destruir el vallado, al destruirlo, inutilizó la alarma y las cámaras de seguridad, fue corriendo al coche, lo llenó de gasolina y se fue sin dejar rastro. Cuando llegó a Valencia cuando llegó a su casa dijo: -¡Ya he llegado! Pero ya no estaba su familia Se oyó el despertador, se despertó de un sueño y dijo: - Uffffff, menos mal. Después su madre gritó:

-¡Rubén al dentista! Mario Hijano, Raúl Fernández y Pablo Ríos


Revista Escolar “El Pinillo”

77

El mundo de la Fantasía Parte 1 “Una Puerta Tridimensional”

empezaron a luchar, Carlos salió herido, pero lo mato.

Erase una vez unos niños llamados: Alberto, Carlos, Rocío y Lucas. Un día de verano unos niños en 2012 encontraron una puerta tridimensionalidad, los chavales asustados entraron por la puerta y se encontraron un mundo muy diferente al que conocían. Se encontraron dinosaurios y animales que no existían y cuando querían volver se les cerró la puerta de salida los niños intentaron buscar una salida pero no la encontraron y los niños se encontraron una pequeña cabaña de un Homo sapiens pero estaba vacía. Alberto y Lucas fueron, a buscar comida y Carlos era un chico muy responsable estaba buscando leña para la hoguera .Cuando Alberto y Lucas volvieron con la comida Rocio les preparo la comida. e Ismael le dijo a Carlos:

A la mañana siguiente: Salieron a cazar, con unas lanzas hechas a mano, poco a poco, día a día, incluso unos meses... se cansaron de este lugar. Así qué idearon un plan; ir a buscar la puerta tridimensional.

-

Pon la hoguera Ya la tengo. Dijo Carlos

Después de la cena todos se fueron a dormir menos Lucas que se fue al bosque, Lucas después de el paseo volvió pero no encontró la casa, después de un largo viaje en busca de la casa se encontró un pequeño conejillo que se convirtió en un enorme monstruo y le ataco Lucas encontró una gran espada clavada en una Roca Lucas saco la espada y se la clavo al monstruo gigante y se volvió otra vez en un pequeño conejillo. Lucas volvió a la cabaña con la espada y se puso a dormir, y por la noche entro el homosapiens en la casa e iba a matar a Lucas pero Carlos cogió la espada y

Alberto, Carlos, Lucas y Rocío: fueron a buscar la salida para escapar pero no la encontraron después de un largo camino en busca de la puerta tridimensional encontraron una puerta que ponía [REINO DE LOS MAGOS].Los niños entraron en la puerta y se llevaron una gran sorpresa... no era su mundo¡¡¡ era uno distinto. Parte 2: ``Reino de los Magos´´ Se dieron cuenta de que estaban en un bosque, los niños un estuvieron andando durante mucho tiempo hasta que se encontraron, un colegio muy grande y parecía ``mágico´´. Entraron por la gran puerta como si fuera gigante, y vieron un viejo que parecía unos de esos locos con túnicas muy raras... gafas, gorros, una varita, etc. Parecía un mago pero muy viejo, le preguntamos quien era y qué era este lugar, nos respondió que un colegio de magos, al principio creímos que era una broma pero, observamos en nuestro alrededor que todo parecía mágico, escobas voladoras, gente volando, asiendo hechizos mágicos, y pues todo lo que un ``mago´ pueda hacer. Lucas, Rocío, Carlos, Alberto, se encontraron al Harry Popotter. Este


Revista Escolar “El Pinillo”

ayudaran a los niños a encontrar su mundo, Harry Popotter les dio unas escobas a os cuatros niños, Rocío se cayó pero después le cogió el tranquillo, Alberto se resbalo y se dio en la entrepierna, Carlos por poco se cae pero los consiguió, Lucas se monto y su escoba muy traviesa se asusto y volvió loco y casi se mata. Cuando todos le cogieron el tranquillo se fueron para la otra puerta. Cuando los niños vieron la puerta, era distinta y fría, de un color oscuro, las otras eran calientes y amarillas, pero esta era diferente. Cuando la tocamos sentimos un escalofrío, y no quisimos entrar pero Lucas pregunto: ``¿Porque no la pasamos?´´ y Alberto respondió: ``era fría y oscura da miedo´´, Lucas también sintió ese desagradable sentimiento y tuvo una idea, le dijo a Harry Popotter: ``Harry haz un hechizo para que la puerta sea como la otra de antes´´ , ``Esta bien!´´ respondió Harry Popotter, este lanzo un hechizo y la puerta se abrió repentinamente y con un poder mágico, todos salimos absorbidos por la puerta incluso Harry Popotter solo que el raramente no paso la puerta, así que los demás viajamos en otro mundo pero aun no aviamos llegado era como una dimensión alternativa fría todos queríamos dormirnos pero intentamos estar despierto pero algo nos impidió seguir conscientes con lo cual, algo o alguien intento matarnos pero al final salimos de esa dimensión paralela y entramos en el nuevo mundo, todos estábamos dormidos, inconscientes, pero cuando nos dimos cuenta estábamos en el nuevo mundo era bonito y brillante pero raro y curioso, sabéis porque?, porque era demasiado bonito por eso nos extrañamos creo y no solo yo, sino todos, que este será el final de nuestro viaje por que el mundo que estamos parece demasiado bueno y bonito, será una

78

trampa esperemos que así sea, porque si es así estaremos preparados. Para todo, cuando sea, donde sea, eso no importa solo lo aremos... otra cosa cuando nos despertamos no vimos a, Harry con nosotros, con lo cual tuvimos que buscarlo. Al cabo de un rato, tuvimos la idea de que seguramente se quedo allí porqué el no ser de nuestro mundo. Rocío dijo: -Rocío: Seguramente por eso no pudo venir aquí. ¿Todos pensamos que pasara ahora? Encontraron otra puerta. Entraron y dijeron: ¡Nuestro Mundo! Parte 3 ``Nuestros reflejos´´ Pero esa puerta no era suya, era de otros niños, como nosotros pero distintos. Cuando fueron a ver a ver a los niños se dieron cuenta que eran como ellos, pero había algo en ellos que no le gustaban a los niños por eso le fueron a preguntar, uno de ellos miro a Lucas con desprecio. Carlos pregunto quién eran, respondió uno: Somos el reflejo de vuestro destino, Todos sorprendidos nos fijamos que era nosotros pero con aspectos diferentes, por ejemplo Rocío parecía menos ``loca´´ como siempre Alberto parecía menos gordo, Carlos más tranquilo y Lucas más listo. Bueno el caso era que ellos son nosotros pero en el futuro, cuando les vimos que entraron desaparecieron, pensamos que eso nos pasaría en el futuro. Seguimos caminando por este extraño mundo hasta que encontramos.... ¡la puerta! Pero había una pega, era que estaba encima de una roca grande, bastante grande. Nos pusimos de rodillas, primero fue: Alberto, Carlos, Lucas, y Rocío (como era una chica no tenía mucha fuerza por eso ella se subió arriba del todo). Rocío llegó a arriba del


Revista Escolar “El Pinillo”

todo, ayudo a los de más a subir. Todos miramos la puerta, la tocamos, y se abrió estábamos nerviosos, pero antes de que entra ramos oímos otro ruido. Éramos nosotros cuando vimos a los otros niños, (que ahora parece ser, que somos nosotros) nos miraron Carlos estaba mirando a el otro Lucas (como vimos antes pero ahora al revés) como se suponía entramos por la puerta, cuando nos dimos cuenta esta vamos ya en otro mundo, distinto, cálido, y ¿sabéis? Era el nuestro. Si por fin lo conseguimos hasta que... miramos y vimos un dragón azul que estaba volando, sabíamos que teníamos que a ser, coger la espada de Carlos. (la que encontró) En resumen Carlos utilizó la espada para acabar con el dragón .Al acabar ya si parecía nuestro mundo, bello y amado. Pero cuando preguntamos a la gente lo del

79

dragón nadie lo vio. Según Lucas: puede que sea porque somos los únicos que viajado a otros mundos. En fin lo único que importa es que, volvimos a casa, no fuimos al colegio... Y lo más raro es que el tiempo no paso, será que hemos viajo por el tiempo y espacio, pasamos miedo, alegría y lo mejor es que... ¡Trabajamos en equipo! Y valla que si lo hemos hecho bien, somos un buen equipo, quien nos alegro cuando teníamos miedo: Carlos, quien salvo a Carlos cuando estaba durmiendo: Lucas, los planes y las comidas: Rocío, Ideas y recogió comidas: Alberto. Nuestras madres y padres no se dieron cuenta de nada ya que el tiempo no paso. Esta aventura a terminado lo pasamos bien pero tenemos que acabar... este será nuestro secreto para siempre.

Ismael Dasilva, Dennís Corpas, Denis Logvin y Miguel Parra.


Revista Escolar “El Pinillo”

CUENTOS DE SEXTO B

80


Revista Escolar “El Pinillo”

81

EL DESCUBRIMIENTO DE ETHAN

Ethan es un niño tranquilo, rubio y no muy atlético, pero va a tener la mejor historia de todos los tiempos. Hoy ha encontrado uno de los tesoros de Barba Negra. Cuando lo encontró, lo primero que hizo fue llamar al museo. Sin darse cuenta, un rico egoísta lo oyó y fue a buscar el tesoro. Ethan vio como se dirigía hacia la cueva donde se encontraba el hallazgo y decidió

interponerse en su camino. Cuando llegaron, el rico lo miró y supo que no le dejaría, entonces le empezó a disparar para que se fuera y el joven lo esquivó hasta que el coleccionista se quedó sin balas y el niño le derribó, después la policía se lo llevo y el tesoro fue al museo de la ciudad.

Diego Campoy Lorente


Revista Escolar “El Pinillo”

Olivia en el valle de las chuches Había una vez una niña de unos doce años que paseaba recogiendo flores por un bonito bosque. Cuando ya regresaba a su casa se encontró, una puerta adornada con bastones de caramelo, ella se quedó fijamente mirando la puerta. Con curiosidad tocó la puerta, empujó lentamente y la puerta se abrió, Olivia, entró para investigar y nada más entrar la puerta se cerró de un portazo. La chica asustada, vio que parecía un simple edificio con diez plantas aproximadamente. En la planta diáfana, que era enorme, parecía no haber gran cosa, había una puerta que ponía “entrada al valle de los caramelos” y a la derecha se encontraba un sillón de algodón de azúcar. En él, alguien estaba mordisqueando la parte de abajo, Olivia se fijó bien y eran un conejo y una ardilla. Los dos se miraron y dijeron: ¡hola guapa! nos llamamos Regaliz (el conejo) y Gominola (la ardilla). Ella dijo, ¡hola! que simpáticos sois y que monos, pues yo me llamo Olivia. El conejo dijo, me caes muy bien, ven, te vamos a enseñar Gominola y yo todas las plantas y te vamos a presentar a nuestro amo y dueño de toda la casa. Olivia asintió y sonrió y juntos subieron las escaleras, que por cierto eran de lacasitos. Llegaron a la primera planta, abrieron la puerta y… había una mega, super, ultra cocina con un montón de accesorios y una lista al lado con un millón de cosas para hacer: magdalenas con polvo

picapica por encima, súper rico, tartas, gelatinas con espectaculares sabores… que ella alucinaba… Luego subieron escaleras arriba hacia la segunda planta, entraron y ella vio unas paredes de regaliz, de polvo picapica y caramelos, a continuación fueron a la tercera planta donde había una piscina de gelatina, se metieron en ella y algunos trozos se lo comieron. En la cuarta planta poseía una casita de juguete para jugar dentro y lo más divertido era que estaba hecha de caramelos, chicles,…Luego a la quinta, así sucesivamente… Hasta que llegaron al décimo piso en el que estaba el dueño del piso y el amo de Gominola y Regaliz. Era un anciano de ciento veinticuatro años con una barba blanca y larga, estaba trabajando y haciendo planes para crear más caramelos y chucherías como una televisión plasma de palotes, lenguas de azúcar… Ella saludó amablemente al anciano, giró la cabeza y dijo hola preciosa me llamo Tom, y como me han contado mis mascotas te llamas Olivia. Ella asintió con la cabeza sonriendo y Tom le dijo : estamos buscando a una joven que se encargue de cuidar la llave de este edificio, como puedes comprobar ya soy muy viejo para este trabajo.., pero por eso necesitamos que realices algunas pruebas para ver si tienes valor, responsabilidad y valentía. Olivia dijo, soy capaz de hacer cualquier prueba, ¡empecemos ya!. El mago nombró una de las

82


Revista Escolar “El Pinillo”

pruebas de las que tenía que hacer, eran unas preguntas: ¿Te gustan las chuches? La joven contestó me encantan. ¿Tienes alguna habilidad? Olivia nombró alguna de ellas, correr, dibujar, cocinar,…. ¿Te gustaría… Luego Tom le contó la segunda prueba… Al finalizar las pruebas el mago le dio un diploma en el que ponía: “NOMBRO A OLIVIA RESPONSABLE DE LA LLAVE” ,Olivia estaba tan emocionada y con tanta alegría que gritó ¡GRACIAS TOM! y se le escapó una lágrima de felicidad. Después ella se arrodilló ante el mago Tom y abrió

la mano, abrió la mano y el mago le entregó la llave con forma de bastón de caramelo. Olivia regresó a su casa y le contó todo a su madre… de repente oyó un grito que decía: ¡AHH! Ella se marchó corriendo al edificio con la llave en la mano. Llegó y vio al mago Tom en el suelo y le dijo: ¿Te pasa algo Tom? Tom contestó cuida bien de la llave y ven todos los días, ella dijo llorando que lo haría. El mago dejó de respirar, estaba muerto justo en ese momento Olivia se despertó… ¡Todo era un sueño!

Sofía Bustillo

83


Revista Escolar “El Pinillo”

EL JOVEN SOLDADO Erase una vez un joven La muchacha era muy guapa y soldado de la edad media que quería simpática. Y ella le preguntó ¿sabes ir al 2020 y no sabía cómo ir. Se qué hacer? tumbó y al cabo de un rato se durmió. Y el soldado contesto que no. El soldado estaba en el año 2020 y Y los dos se divertían jugando. quería saber lo que hacían hay. Se Cuando se despertó el soldado asustó un poco porque no sabía lo estaba muy contento y su sueño que hacer y se encontró con una hecho realidad. joven turista. Era como él y se enamoró de ella. Rocío Marín Gómez

84


Revista Escolar “El Pinillo”

LA GUERRA VITCTORIOSA Erase una vez una ciudad llamada Dómino. Allí gobernaban unos reyes amados por todos, hasta que un día los reyes murieron y llegó una reina muy malvada. Aquella reina lo que quería era apoderarse del mundo. Cuando todo iba como planeaba apareció una niña llamada Iraconda que se propuso ir en busca de amigos para que le ayudase a vencerla. En su casa preparo una mochila con comida, ropa, y unas mantas por si hacía frio. Al emprender el camino se tropezó con una especie de anillo que al mirar por el verías a los esbirros de la reina. Llegando a la ciudad de los clips se encontró con unos de sus habitantes que había sido encontrado por los esbirros de la reina y el pobrecillo estaba destrozado. Y le preguntó: -¿Que te ha pasado? -Iba de camino a mi casa cuando me encontré un euro, poco después los ayudantes de la reina me pillaron y me acusaron porque creían que lo había robado, me pegaron y luego se fueron. Le contesto: -¿Te gustaría ayudarme a vencerla? -Sí, pues claro. -Sígueme. Ellos siguieron su camino juntos, pero llegando a Villa Goma

se encontraron a una goma rosa muy triste. Le preguntaron: -¿Qué te pasa? -No lo veis las otras gomas se burlan de mi porque ellas son verdes y yo soy rosa. Le contesto. -¿Te gustaría venir con nosotros a vencer a la reina? -Pues claro. Y los tres siguieron su camino, pero antes se pararon a tomar un batido de caramelo. Después de tomárselo, siguieron de nuevo su camino llegando a Foliopapelote, la ciudad de los folios, vieron a uno de sus habitantes cortado por la mitad y le preguntaron: -¿Qué te ha pasado pequeñín? -Yo era muy alto pero, hace unas horas me encontré con uno de los habitantes del pueblo del al lado Cortacorti una de las ciudades más peligrosas para un papel, iba andando y como era más alto que ellos me cortaron por la mitad, y por eso estoy así. Le contestó. -¿Te gustaría venir con nosotros a vencer a la reina y acabar con esa maldad? -Claro que sí. Ya eran 4 y cada vez estaban más cerca de vencerla. Pero, pensaron como iban a vencerla y al papel se le ocurrió una idea y le preguntaron:

85


Revista Escolar “El Pinillo”

-¿Cuál es? -Pues cada uno de nosotros le pedirá al jefe de los pueblos que prepare una tribu de sus mejores luchadores. Le contestó el papel. -¡Buena idea! Cada uno se fue a cumplir el plan establecido. Pasado un tiempo volvieron a encontrarse, cada uno con su grupo y se dirigieron a palacio. Al llegar encontraron a la reina preparando su arma, una luz que entra en la mente y hace que le

hagas caso en todo lo que te diga, e Iraconda y sus amigos se escondieron detrás de una columna e Iraconda dijo: -A la de tres avisáis a todos vuestros amigos y lucháis contra los cómplices de la reina ¿Vale? -Sí. Susurraron todos. Tras un largo tiempo de guerra Iraconda y sus amigos consiguieron vencer e Iraconda fue nombrada reina de Dómino.

Carolina Porras

86


Revista Escolar “El Pinillo”

LA NAVIDAD CON AHINOA Esta historia es de una niña llamada Ainhoa, que en aquellos años, la navidad fue una de las más bonitas y divertidas que le habían pasado en su vida. Pero en este año sus padres se habían quedado en paro. Entonces todas las cosas empezaron a cambiar: sus padres no le hacían caso por qué pensaban en otras cosas como el dinero. Al llegar a la navidad, la pobre niña no estuvo contenta porqué al llegar la Noche Buena no podían celebrarlo con su familia. El día que llegó Papa Noel, Ainhoa bajó a ver los regalos y solo encontró una nota que decía: Lo malo siempre se hace bueno. Ainhoa no entendía lo que la carta le decía y entonces llamo a sus padres, cuando los padres bajaron vieron la nota y se quedaron sorprendidos. Después se lo contaron a los vecinos y también se quedaron con la boca abierta porque no recibió ningún regalo. La niña dijo- ¡tengo una idea! Podemos ir a la fábrica de Papa Noel y decidle que, por que nos ha traído regalos. En el colegio de Ainhoa que pida ayuda a sus amigas para que nos acompañen a la fabrica y que la señorita Rosa venga tan bien. Íbamos en autobús y en camino a la fábrica nos íbamos comiendo golosinas, bocadillos y refrescos. Cuando llegaron a la fábrica los niños se quedaron sorprendidos…. Ainhoa dijo: ¡nunca he visto una fábrica con tantos juguetes!

Todos los niños empezaron a jugar con los juguetes, comer golosinas y a toquetear lo todo. La señorita no paraba de regañarlos, no paraba de decir: ¡niños estaos quietos no venimos a jugar si no ha hablar con Papa Noel! La señorita Rosa dijo: Chicos seguidme que vamos en buen camino. Al llegar a la puerta donde se encontraba Papa Noel, los niños se callaron de un golpe porque la puerta era tan inmensa que los duendes cada vez que pasaban por ahí, se asustaban. Todos los niños impacientes por entrar no aguantaron y empezaron a golpear la puerta. La señorita Rosa dijo: si golpeáis la la puerta Papa Noel se enfadara y no os traerá nada de regalos el año que viene. Al cabo de un rato la enorme puerta se abrió, y salió un duende enano que iba vestido de verde con una larga lista de juguetes para el año que viene. Todos los niños dijeron: ¿eres tu Papa Noel? El duende contesto- No por supuesto que no, el es mucho más grande que yo y mucho mas regordete. Todos los niños entraron corriendo y husmeándolo todo y uno de ellos que

87


Revista Escolar “El Pinillo”

era muy listo fue y entró en el despacho de Papa Noel, para ver si él estaba en la lista de los buenos o malo y por supuesto estaba en la de la lista de los buenos, y el más malo de la clase estaba rompiendo todo lo que veía y ese niño estaba claro que iba a la lista de los malos. Ainhoa le pregunto al duende: ¿donde está Papa Noel? -Esta por el mundo repartiendo los regalos. -A vale, es que quería preguntarle una cosa.-Ainhoa... Ainhoa interrumpiendo dijo: ¿Como sabes mi nombre? El respondió: Aquí todos los duendes sabemos los nombres de todos los niños del mundo. -Ainhoa dime lo que querías decirle a Papa Noel. -Mira es que quería decirle que porqué no me había traído regalos y solo una nota. -Es qué Papa Noel te ha dejado esa nota por un motivo. -¿Qué motivo? -No te lo puedo decir es un secreto. Entonces los niños siguieron su camino buscando a Papa Noel. Después se encontraron unos muñecos gigantes que indicaban el camino hacia Papa Noel. Todos los niños siguieron el camino que les indicaba el muñeco y ese

camino iba hacia el trineo de repuesto por si se le rompía el otro trineo. Todos los alumnos fueron como locos a subirse, y los duendes estaban diciendo que no se subiesen y Ainhoa estaba de acuerdo porque decía que eso estaba mal y también les decía que no se montaran por qué si no le traerían regalos. . Los niños no le hicieron caso así que despegaron sin Ainhoa y los duendes se quedaron con ella para que no estuviese sola y por agradecimiento le enseñaron toda la fábrica e incluso le regalaron una muñequita de madera. Al cabo de unas horas, llego Papa Noel con sus siete renos y en especial Rudolf el reno que tenia la nariz roja. Papa Noel le preguntó: -¿Donde están tus compañeros? -Han ido en busca tuya sin permiso de los duendes. -¿y tú por qué te quedas aquí? preguntó. -Porque yo se que está mal hacer cosas en la fábrica sin permiso tuyo o de los duendes. -A pues entonces lo has hecho muy bien, y por ser tan buena y colaborar tan bien con nosotros mañana por la mañana te encontraras muchísimos regalos para ti y para tus padres. Ainhoa dijo entusiasmada: -Gracias Papa Noel por todo y por enseñarme tu maravillosa fábrica. -De nada Ainhoa, y que sepas que tú eres la única niña que estás en la lista de los niños buenos y todos tus amigos le traeremos carbón negro.....¡

88


Revista Escolar “El Pinillo”

y hasta a tu profesora también! Y a la mañana siguiente Ainhoa se encontró maravillosos regalos y sus padres el único regalo era acabar con el paro de sus trabajos.

Marina Rosa Lesmes y Marta Florido Valero

89


Revista Escolar “El Pinillo”

CUENTOS DE SEXTO C

90


Revista Escolar “El Pinillo”

El diario de los sueños

Erase una vez un niño llamado Rodrick tenía 12 años, vivía en Noruega, de pelo castaño, alto y algo travieso. Un día frío se levanto muy tarde, no pudo desayunar y para colmo perdió el autobús del colegio, que se situaba a 3 kilómetros de su casa, entonces tuvo que ir al colegio con la bicicleta, bueno una mañana para olvidar. Llegó al colegio hecho polvo, entro a la clase y a 1º hora tenían matemáticas ''por desgracia'' y encima un control sorpresa, ¡no entendía nada! A 2º hora le tocaba ciencias, hoy les tocaban hacer una reacción química. Rodrick no se acordaba que ingredientes tenía que poner y

entonces lo echó y saltó una chispa que quemó el trabajo de la niña que le gustaba, y de pronto sonó la alarma de fuego, todos los niños salieron corriendo y cuando salió estaba la bici, se fue a otro lado para ver si la que le gustaba estaba bien y aumento un poco su amistad, se dio la vuelta y ¡No estaba la bici nueva! Se la robaron unos niños de 3º E.S.O. Se tuvo que ir a su casa andando, pero gracias a Dios, vio al padre de la niña y le dijo si quería que le llevase a su casa en su limusina, su amistad pasó a mejores amigos, sus amigos tenían celos que fuera amigo de la niña más popular del colegio. Al final del mes les dieron el premio a la mejor amistad.

91


Revista Escolar “El Pinillo”

A las 14:00 llegaron a la casa de Rodrick y Tina, ¡estaba nevando! Y a la niña que le gustaba le invito a comer a su casa. Tina y Rodrick entraron a la casa, Rodrick y Tina comieron alitas de pollo. Tina se tenía que ir a clases de piano pero ella se quería quedar en casa de Rodrick, su padre quiso irse para dejarla en las clases e irse a su empresa. Se durmió y soñó: Rodrick se despertó un 15 de agosto un día muy, muy caluroso en el que se encontró en mitad de la selva tapado por una hoja en el que lo único que le hizo pensar en el programa de último superviviente y fue a buscar comida bueno tampoco eran manjares, vio una palmera gigante, como estaba muerto de hambre fue a escalarlo, ¡Por fin cogió el coco! .Pero cuando iba a bajar se cayó y se rompió la pierna y se levanto en el colegio pero era una realidad el profesor estaba vestido igual que él en el sueño, – ¿Qué pasa yo también estoy vestido igual? - Dijo Rodrick – Si – Dijeron todos a coro – Ahhhhhhhhh- Gritó Rodrick Rodrick se fue corriendo al baño haber si tenía un sueño nuevo, no podía dormir, no tenía sueño. Entró a la clase y todo era normal. Al salir de clase le contó a Tina que había tenido un sueño muy raro.

Le contó a su madre el mal día de hoy, se fue a dormir. Se levantó a las 7:30, desayuno tranquilamente pero antes se ducho y se fue al colegio. A 3º hora en el cambio de clase fue al baño con algo de sueño para lavarse la cara porque tenía un examen pero se quedó dormido en el wáter..... Por la noche Rodrick llamó a Tina por si quería ir a cenar con él y le dijo que sí. Se fueron al restaurante más caro de la ciudad. A las 21:15 quedaron en el Restaurante Peter's. Y pidieron: 1º: Espagueti a la boloñesa 2º: Patatas con ternera. Postre: Flan de huevo. La amistad entre Tina y Rodrick aumentó. El día siguiente se tuvo que ir en autobús a su casa se quedó dormido en el autobús, que raro ya va el tercero esto no puede ser, bueno al menos este sueño es algo más agradable. Todo ocurrió en América junto a su primo Jack, fueron de compras a la tienda o también llamada feria de juegos mundial. Se compraron un juego mundialmente conocido en el que estuvieron toda la noche jugando. Se despertaron a la mañana siguiente y se pusieron a jugar de nuevo.

92


Revista Escolar “El Pinillo”

Después fueron a Disney World con la niña que le gusta y se montaron en todas las atracciones juntas, se hicieron una foto con Mickey, se montó en la montaña rusa más grande del mundo, fueron al pasaje del terror y como Tina tenía miedo se dio un abrazo Rodrick se fue corriendo y de repente se encontró en la clase todo

volvió a la normalidad y salieron de excursión. Fuimos a Tronmso y encontré un oso polar muerto eso hizo suspender la excursión y hacerla en un sitio más seguro, por eso fueron a Bergen. La vida siguió siendo normal. Pero todo lo mejor fue el que un día Rodrick le pidió salir a Tina, dijo que sí y se besaron.

Oscar Anillo, Ayman Azarioh y Andrés Castellano

93


Revista Escolar “El Pinillo”

El caballo salvaje Erase una vez una niña llamada Grace. Había nacido en Inglaterra, el 14 de junio de 1995. El día en que Grace cumplía 4 años vio en una serie de dibujos animados un caballo. A ella le gustó mucho ese animal porque lo veía tan majestuoso y grande que por su cumpleaños pidió uno. Pero sus padres no tenían dinero. Aún así, le dijeron a su pequeña que intentarían comprarle uno. Fueron a una granja en la que había muchos tipos de caballos, pero eran muy caros. De pronto se encontraron con un caballo muy bonito que tenía el pelaje blanco con una mancha marrón en el costado. Era muy barato porque tenía un defecto: ¡Era salvaje! Sus padres ahorraron dinero durante varios años y se lo compraron a Grace el día que cumplió 8 años. Grace, al ver que el caballo era tan salvaje le puso el nombre que más le pegaba; Rebelde. Pero sus padres no le dejaron montar a Rebelde porque tenían miedo de que su hija se cayera y se lastimara. Así que le prohibieron montarlo hasta que tuviera 18 años. A Grace no le gustó mucho la idea de que no poder montar a Rebelde hasta los 18 años y sus padres pusieron la condición de que lo podía tocar, jugar, asearlo e intentar domarlo con ayuda de su padre.

Todo cambió cuando Grace tenía 10 años. Ella y su familia se tuvieron que mudar a España, ¡y no se podían llevar a Rebelde! Grace no estaba contenta ya que tuvo casi toda su infancia esperando a los 18 años para poder montar en su querido Rebelde. Pero no había otra solución. Al llegar a España se acordaba de Rebelde, lo echaba mucho de menos y se sentía muy triste. Para intentar animarla, sus padres le dijeron que cuando cumpliera los 18 años se irían a vivir otra vez a Inglaterra ya que Grace tendría la edad que le propusieron sus padres para poder montar a Rebelde. Cuando estaba en España se tuvo que adaptar a costumbres y culturas diferentes. En su nuevo colegio tuvo que aprender varios idiomas el español y su idioma natal, el inglés. Allí conoció a muchos de los que hoy en día son sus amigos como Patricia, Alba, Lucía, Paula, Óscar, Andrés y Samuel. A ella le gustó un chico llamado Óscar. Grace se lo contó a su mejor amiga, Alba, y ella, se quedó alucinada porque a ella también le gustaba, entonces hicieron un pacto que ninguna de ellas podían ser novia de Óscar Cuando Grace llego a su casa sus padres le dijeron que habían encontrado un trabajo en el que le

94


Revista Escolar “El Pinillo”

pagaban un buen sueldo, Grace se puso contenta porque sabía que sus padres podrían pagar las deudas poco a poco. Después de unas largas semanas los padres de Grace le dijeron que habían encontrado un señor que domaría a Rebelde. A Grace se le había olvidado que tenía un caballo llamado Rebelde, y fue corriendo a su habitación para coger la foto que tenía guardada en su cajón de sus recuerdos que estaba en su mesita de noche.

Grace lo agradeció mucho, pero cuando acabó su fiesta de cumpleaños se tuvo que quedar con aquel caballo, aunque fuera su querido Rebelde. Al cabo de unos meses de tener aquel caballo, Grace les dijo a sus padres que porqué no habían traído a Rebelde.

Entonces recordó el tiempo que pasó con su querido Rebelde. Al día siguiente en el colegio le contó a su mejor amiga Alba que tenía un caballo llamado Rebelde, Alba no se lo creía y le dijo:

- Pero…. ¿Por qué? (preguntó Grace).

 Eso es mentira , no me lo creo , tú no puedes tener un caballo

Sus padres le dijeron a Grace que debían volver a Inglaterra, había pasado con el caballo, pero tenían que esperar a que la niña acabara el curso en España

 Pues si lo tengo, y mañana te traigo una foto en la que salgo con Rebelde en el campo. Dijo Grace. Al día siguiente Grace le enseño la foto a Alba, ella fingía creerla pero en el fondo no se lo creyó. Pasaron los años y el día en que Grace cumplía 15 años sus padres le hicieron una fiesta sorpresa y trajeron a Rebelde. Cuando Grace lo vio supo que ése no era su caballo, pero sonrió para que sus padres supieran que estaba contenta, ya que habían hecho un gran esfuerzo para traer el caballo a España.

Sus padres le dijeron: - Grace, tenemos que darte una mala noticia: han secuestrado a Rebelde.

-No lo sabemos, el domador sólo nos han dicho que lo han secuestrado.

A Grace le gustó aquella idea, pero por otra parte, no quería dejar de ver a Óscar y a su mejor amiga, Alba. Al día siguiente Grace, en el colegio, contó lo sucedido a Óscar y a Alba. Los dos se pusieron muy tristes ya que no querían perder a su mejor amiga. La despedida iba a ser dura, pero aún así querían hacer algo especial para que Grace no se olvidase de ellos. Pronto iba a ser la fiesta de fin de curso del colegio. Sus compañeros le hicieron un libro muy grande donde en cada hoja tenía una foto y una dedicatoria de todos y cada uno de

95


Revista Escolar “El Pinillo”

sus compañeros y compañeras. ¡Y en el baile, Óscar fue la pareja de Grace! Cuando Grace llegó a su casa, sus padres ya tenían el equipaje preparado para regresar a su tierra natal y también para resolver el misterio de Rebelde. Nada más llegar a Inglaterra, su madre llamo al domador de Rebelde para pedirle explicaciones. Éste le contó que lo robaron unos hombres y uno de ellos tenía barba, gafas, su pelo era de color negro y era bajo, y otro de ellos tenía pelo largo de color castaño y un poco más bajo que el otro y siempre iban juntos. La familia de Grace se puso en marcha para buscar a Rebelde. Por el camino vieron una granja bastante grande y decidieron entrar. Cuando entraron no había nadie pero ellos seguían buscando. Siguieron el camino y vieron una gran finca. Pegaron a la puerta, pero nadie les abrió. Pero ellos vieron por la ventana que había alguien. Gritaron: ¡Sabemos que hay alguien ahí!

La madre de Grace llamó a la policía y le dijo donde estaban. Los ladrones intentaron escapar, pero la policía llego antes de que ellos lograran esconderse. Los cogieron y le preguntaron a la familia de Grace si estos eran los ladrones. La familia de Grace vio el aspecto que tenían y dijeron que si. La policía se los llevo a la cárcel y les interrogaron sobre un caballo de color blanco con una mancha marrón en el costado. Confesaron que estaba en una finca de Thunder street. Al día siguiente la policía les avisó de que lo habían encontrado. Pero le faltaba una herradura. Al parecer se la han quitado los ladrones. Los policías interrogaron de nuevo a los ladrones para averiguar dónde estaba la herradura, pero no querían confesar. Los policías amenazaron a los ladrones con dejarlos en la cárcel diez años más. Los ladrones tuvieron que confesar: la herradura estaba escondida en una casa del campo debajo de una losa del suelo. Los policías buscaron la herradura y se la dieron a los padres de Grace cuando la encontraron y los padres le dejaron montarlo aunque no tuviera los 18 años. Grace feliz, por fin se fue cabalgando a Rebelde por una playa.

No respondieron, pero se oyeron las puertas traseras y a un caballo relinchar. Corriendo fueron a ver qué pasaba. Vieron a dos hombres con el mismo aspecto que había dicho el domador. Rápidamente cogieron el coche y se fueron detrás de ellos. Los ladrones se metieron en un callejón creyendo que tenía salida; pero no tenía. Natalia Alonso, Alba Nicotra y Rebeca Antolín

96


Revista Escolar “El Pinillo”

EL SECRETO Había una vez, un niño, llamado Iván, tenía 10 años, ahora vivía en casa de su abuela porque estaba enferma. La abuela vivía en un chalet adosado a las afueras de la ciudad. Era simpática y amable, y no le gustaban las mentiras, pero tenía un secreto que guardar, estaba en la casa, oculto tras una pared, al final de un largo pasillo. Iván salía del colegio como todos los días. Camino a casa de su abuela, se encontró una llave de forma circular, muy parecida a una que llevaba su abuela cuando él era pequeño. Metió la llave en la mochila y fue directo a casa de su abuela. En casa de su abuela, miró la llave detenidamente, y se dijo a sí mismo: Ahora tengo un secreto. Él estaba confuso y no sabía si decírselo a su abuela. Miró a su abuela atentamente, que estaba sentada en el sofá viendo la televisión, pero no se atrevía a decírselo. Era raro que Iván tuviese un secreto, ya que nunca había tenido uno, porque se lo contaba todo a su abuela. Iván fue a su cuarto, dejó la llave sobre la mesa y se acostó. La abuela entró a su cuarto y vio que estaba dormido, entonces cuando la abuela se agachó para darle las buenas noches vio la llave, se quedó un poco sorprendida. Ella pensaba

que la había perdido pero la tenía su nieto. Por la mañana, Iván vio que la llave no estaba en la mesa, donde la dejó. De camino al colegio, pensó donde podía estar, pero no se le ocurría nada, estuvo todo el día preocupado. Cuando llegó a su casa, buscó en su habitación, pero no la encontraba. Fue al salón, donde estaba su abuela viendo la televisión. Entonces, vio la llave en el salón, al lado de su abuela. La cogió disimuladamente y se fue al jardín a pensar por que la llave era tan importante para su abuela, para que servía y porque tenía esa forma tan extraña. Llegó a la conclusión de que era la misma a la que tenía su abuela de pequeño y era muy importante para la abuela, entonces decidió preguntarle para que sirva. Su abuela fue al jardín a preguntarle a Iván que quería de merendar. Entonces Iván le dijo: ¿Te suena de algo una llave circular? La abuela le volvió a preguntarle que quería de merendar. Iván le dijo: - Quiero un bocadillo de jamón y queso y un batido de chocolate. Entonces la abuela fue a la cocina a prepararle la merienda. Iván se quedó pensando porque su abuela no le

97


Revista Escolar “El Pinillo”

había respondido. Al cabo de un rato, cuando la abuela fue a llevarle la merienda a Iván, él volvió a preguntarle que misterio tiene la llave. La abuela le dijo que esa llave pasó de generación en generación durante cinco generaciones. Él se quedó pensando y se preguntó a sí mismo que si su abuela le daría la llave. Iván fue al salón, donde estaba la abuela viendo la televisión, y le preguntó que si le iba a dar la llave. Entonces la abuela le dijo que todavía no sabía, pero, que era probable. Iván se fue a su cuarto, dejó la llave y se puso a ver su televisión. Cuando llegó la hora de la cena, la abuela preparó sopa de primero y de segundo un filete. Los dos se acostaron. Ya era fin de semana y a Iván le gustaban mucho los sábados porque se iba al parque a jugar en los columpios y en el tobogán. Él quería ir al parque de la costa brava. Su costa favorita. Iván iba a esa costa cuando era pequeño. (A la playa en verano). Hacía tiempo que no iba porque su abuela no se encontraba bien. El iba cuando era pequeño porque no había guarderías y su abuela lo cuidaba. Él se lo pasaba muy bien cuando se bañaba con su abuela. La abuela ya nunca tiene ganas de salir. Mientras Iván está en el colegio, la abuela lo único que hace es ver la televisión porque no sabe qué otra cosa hacer. El momento que más le gusta es cuando Iván vuelve del colegio. Él volvió al cuarto y vio

que la llave no estaba donde la dejó. Estaba en la almohada. No se acordaba de que la había dejado en la almohada cuando salió. La abuela tampoco sabía dónde estaba la llave, porque ella no sabía que Iván se la había quitado. Iván volvió a ir a su cuarto para investigar más la llave. Esa noche, fría y nublada Iván se levantó a coger un vaso de leche caliente. Por el pasillo, Iván tenía mucho miedo. Entonces, fue muy despacio. Dio una zancada muy fuerte y de repente un trozo de parqué se rompió. Él muy extrañado, se asomó para ver lo que había en el interior. Bajó las escaleras y se encontró con un pasillo largo, estrecho y oscuro. Al final del pasillo había una pared. Iván sorprendido se dijo: - ¿Para qué habrá aquí una pared? - ¡Un momento, ya lo tengo! Entonces fue corriendo a su cuarto conde tenía la llave. La cogió y volvió al sótano. Intentó buscar un sitio para meter la llave, pero no funcionó. Él creyó que no se abría con una llave, si no, apretando una piedra. Al día siguiente, quiso volver al sótano, pero antes, tenía que averiguar para que sirva esa llave. Fue al jardín. Mientras jugaba con la tierra, vio un cofre enterrado y lo cogió. Se fue a su cuarto e intentó

98


Revista Escolar “El Pinillo”

abrirlo de alguna forma. Con la llave. Cuando vio que se abría cogió lo que había dentro. Era la forma de abrir la pared que había al fondo del largo pasillo, oscuro largo y estrecho. Vio que se abría apretando una de las piedras de la pared. Él intentó con una pero no funcionó. Probó con todas las piedras y con la central se abrió la puerta al sótano. Ahí buscó pero no vio nada interesante.

Después de buscar, vio un libro gastado y viejo. Lo leyó detenidamente y vio que estaba escrito todo lo de cinco generaciones atrás. Entonces se lo llevo a su cuarto y empezó a escribir también un poco de su vida para volver a ponerlo donde estaba y que sus hijos o sus nietos lo leyesen y descubriesen donde estaba aquel “diario”.

Sara Eskandari, Marina Ronconi y Alexandra Seibt

99


Revista Escolar “El Pinillo”

100

LA GRAN MENTIRA Héctor era un niño que siempre sacaba malas notas, no tenía amigos, se portaba mal en clase........ Un día, un compañero de clase (Álvaro) le dijo: -Héctor, llevas la mochila abierta...Y Héctor pasó de él. Este salió de clase y a su paso se le cayeron varios libros. Llegó a su casa, comió, se fue a su cuarto y....... ¡no tenia los libros! Se sentó en la mesa a pensar que podía hacer y no se le ocurría nada. Pasado un rato la madre de Héctor le dijo: -Héctor, ¿puedes ir a comprar pan para la merienda ?... Y Héctor le dijo que no. Su madre insistió de qué fuera, entonces Héctor escondió su mochila debajo de la cama y se marcho. La madre subió a limpiar y se encontró mochila de Héctor y la agenda tirada debajo de la cama, entonces miró la agenda, la mochila y vio que no tenía los libros. Héctor llegó a casa y la madre le regañó. Y le dijo:

decirle que mi hijo de ha encontrado los libros de su hijo. La madre de Héctor contestó: - Deme su dirección - Mi hijo va para su casa.... Héctor iba de camino a la casa de su compañero Álvaro, cuando se encontró una niña que según él era una niña guapísima, decidió seguirla y resultaba que era la novia de Álvaro, pero él no lo sabía. Siguiéndola vio que se dirigía la casa de Álvaro y entonces pegaron a la puerta, Álvaro le abrió y.... -¡Hola! dijo Álvaro Héctor: ¿Sabes quién es ella? - No, dijo Álvaro guiñándole el ojo... Paula, la niña le dijo: - ¡Uuppss! - Me Equivocado de casa, perdón.

he

Álvaro: - Adiós...

-Héctor cuando no traigas los deberes........Y sonó el teléfono:

Álvaro y Héctor subieron a la habitación de Álvaro y entonces Héctor se asomó a la ventana y vio a Paula entonces le volvió a preguntar a Álvaro:

rin,rin,rin,rin,rin,rin,rin,rin,rin,rin,rin,rin, rin,rin,rin,rin,......

- ¿Seguro que no conoces a esa niña?

-¿Si?, Dijo la madre de Héctor.

- Que no, volvió a contestar

-Soy la madre de Álvaro, quería

-Vale pero no me mientas. Dijo


Revista Escolar “El Pinillo”

Héctor.

eres un mentiroso!

Álvaro le di los libros a Héctor y se fue, no muy convencido de que su amigo no conociese a la niña. Entonces se escondió en una esquina y lo escuchó todo y salió gritando:

Y se fue a su casa muy enfadado. Al día siguiente Álvaro se disculpó y se arregló todo.

- ¡Álvaro no me mientas, si la conoces Ángela García y Rania Bennani

101


Revista Escolar “El Pinillo”

102

LA YEGUA FANTASMA Rocío miraba el establo vacío desde la ventana de su habitación y recordaba a su yegua, Carbón. Le venían muchos recuerdos a la cabeza, y se quedó con el peor, el que más pena le daba...El día que murió Carbón. Ocurrió hace 3 años; era pleno invierno y un manto de nieve cubría todo el pueblo. Rocío le dijo a su madre que se llevarían a todos los caballos del pueblo, puesto que había una enfermedad que se transmitía a través de los caballos. Rocío sabia que Carbón no tenía nada, puesto que la veterinaria le revisó el día anterior. Pero nadie le hizo caso. Rocío decidió irse con Carbón al caer la noche; Cuando llegaron a las ramas cubiertas de nieve. Todo estaba oscuro y se empezó a levantar una niebla espesa. Empezó a caer una tormenta de nieve muy fuerte; pero Rocío y Carbón seguían avanzando hacia delante, sin importarles la tormenta. Llegaron a un claro del bosque y de repente, Rocío se sentó en la nieve y se puso a llorar, pensando que ya no podían volver, y nadie las encontraría. Estaban cansadas, hambrientas y perdidas. Carbón se tumbó junto a Rocío y con el hocico le frotaba la cara, para intentar animarla. Al día siguiente, las encontraron; Rocío estaba abrazada fuertemente a Carbón. A Rocío no le pasó nada, pero por

desgracia, Carbón congelación...

murió

de

Rocío salió de sus recuerdos y bajó a la puerta, puesto que estaban llamando. Al abrir estaba su amiga Lucía, que había venido a dormir. Rocío le dijo:-Has llegado pronto; porque quedamos a las 15:30 no a las 15:00. Lucía:-Upsss, que despiste. Yo entendí a las 15:00. Rocío:-bueno, no pasa nada. Al día siguiente, cuando estaban en la cocina, Rocío se puso a mirar por la ventana. De repente vio una sombra negra pasar muy rápido por el valle. La sombra volvió a pasar, pero esta vez no era una sombra, sino una yegua. -Sera la yegua de alguien-Pensó Rocío. Esa noche, Rocío escuchó un ruido. Se levantó con cuidado de no despertar a su amiga Lucía y bajó siguiendo el ruido. Llegó a la puerta y el sonido sonaba más fuerte. Rocío reconoció el ruido...Eran relinchos. Rocío abrió la puerta, pero no había nada. Rocío se volvió a acostar y de nuevo empezó el relincho a sonar; pero esta vez el relincho no sonaba en la puerta, si no en la ventana de su habitación. Rocío se acercó lentamente hacia la ventana, la abrió y miró abajo. No había nada. Al día siguiente, Rocío y Lucía, llamaron a Paloma, a Silvia y a


Revista Escolar “El Pinillo”

Cristian para ir a hacer un picnic en el bosque, no se veía la luna, ya que los arboles no dejaban penetrar la luz a través de sus frondosas ramas. A las 12:00, Rocío y Lucía, se fueron a por sus amigos; y después, estuvieron buscando un buen sitio para el picnic. Al rato, encontraron un claro del bosque y dijeron que ese era un buen sitio para el picnic. Al llegar a ese claro, le entró un escalofrío a Rocío. Pusieron el picnic y empezaron a comer. Al rato se puso todo muy oscuro; no veían nada. Volvió a aparecer la sombra que vio Rocío el día anterior por la ventana de la cocina; cada vez se acercaba más y más dando vueltas alrededor de ellos. Cuando a la sombra le faltaban pocos metros para legar a ellos...desapareció. Empezaron a sonar relinchos; los mismos relinchos que escuchó Rocío esa noche. Cada vez sonaban más y más cerca de ellos; y a la misma distancia que desapareció la sombra, desapareció el relincho. Rocío miró a su alrededor y de repente tuvo unas fugaces visiones del pasado; del día que murió Carbón. Rocío se levantó y se dirigió a un extremo del claro. Empezó a

quitar flores, hierbas y hierbajos y encontró una cruz de madera; le quitó el polvo y leyó la inscripción:...Carbón... Rocío se arrodilló y dijo:-este es el claro...Lucía: -Rocío ven, mira; Rocío volvió con ellos y vio que un destello celeste se acercaba desde el horizonte. Cuando el haz de luz celeste estaba a dos metros de ellos, salió de él una yegua negra, de crines negras y ojos celestes. -Carbón-dijo Rocío. La yegua asintió. Rocío se acercó lentamente a Carbón y le acarició el hocico. Rocío la abrazó llorando mientras le decía:-te echaba mucho de menos; no te vayas... Carbón empezó a elevarse y Rocío con ella; les envolvió una bola de luz celeste que cegó a los demás. Cuando bajó la bola celeste de luz, salió de ella Rocío con una lágrima en el ojo. Entonces, empezó a bajar una yegua multicolor al galope hacia Rocío y ella absorbió la yegua de luz en su corazón; entonces Rocío empezó a llorar de tal forma que sus ojos parecían dos ríos con una dulce y cariñosa sonrisa en medio.

Lucia Ribes

103


Revista Escolar “El Pinillo”

El túnel misterioso

104


Revista Escolar “El Pinillo”

Dos niños, Pedro y Álvaro, fueron a jugar al fútbol a los montes. Como Álvaro era tan grande le dio tan fuerte a la pelota que la mando sin querer al otro lado de una roca. Cuando fueron a buscarla detrás de la roca no la encontraron, pero encontraron un túnel misterioso, creían que su pelota estaba allí dentro y por eso entraron. Al entrar en el túnel vieron unos murciélagos que les querían atacar y corrieron para esquivarlos. Al correr se cayeron por una escalera hecha de piedras y Pedro se cayó tan fuerte que se hizo heridas en la pierna. -¿Qué ha pasado?-pregunto Pedro. Álvaro respondió: -Creo que nos hemos caído de una escalera-. Pedro dijo: -La pelota se habrá caído por aquí vayamos más adelante a ver si la encontramos. Cuando los padres fueron a recogerles, les llamaron pero no vinieron. Los padres les estuvieron buscando pero no les encontraron, entonces los padres se marcharon. Al día siguiente los niños no estaban en casa por lo que fueron a la policía a declararles desaparecidos. Cuando era de noche los niños no podían ver nada, entonces en la lejanía vieron una luz y corrieron

hacia ella donde encontraron una tienda de acampada rota y lo construyeron de nuevo para dormir en ella. Al siguiente día los padres se fueron otra vez al monte para buscarles con la policía y sus perros. Los niños siguieron buscando la pelota pero no encontraron. Cuando anduvieron un kilometro aproximadamente encontraron una cascada y un lago. No había escaleras pero sí unas rocas en la pared de la cascada por donde se podía escalar. Como los dos sabían nadar y escalar, nadaran en el lago y escalaron en las rocas. Cuando estaban encima de la cascada vieron unos huesos de mamut y de otros animales de la prehistoria en la pared. Pasada una semana los padres estaban preocupados por si no sabían salir de allí. Los niños creían que ese túnel no tiene fin y que nunca iban a encontrar la pelota. Después de dos semanas encontraron por fin la pelota pero ahora no sabían cómo salir del túnel. Un día de tanto andar y andar encontraron una caja la abrieron y tenía mucha monedas y collares, también un móvil con un papelillo que ponía: si quieren salir de aquí, llamen al número 112. Los niños llamaron a ese número. Lo cogió un policía que dijo: Policía, ¿dígame?

105


Revista Escolar “El Pinillo”

Los niños dijeron: somos Pedro y Álvaro y estamos perdidos en un túnel. El policía dijo: ¡Pedro y Álvaro os estábamos buscando! Vamos a llamar a vuestros padres para que nos ayuden a buscaros. Los niños dijeron: vale vamos a esperar hasta que nos encontréis. Una hora después los niños oyeron voces y gritaron: -¡aquí, estamos aquí! La policía les sacaron y los niños

salieron sanos y salvos. Se reunieron con su familia, abrazándose fuertemente. Los padres preocupados les dijeron que no volviesen a darles ese susto, que lo habían pasado muy mal por su desaparición. Los niños se arrepintieron y les pidieron disculpas, aprendiendo la lección: Sabían que no debían alejarse tanto entrando en un túnel que no conocen.

Alexander Kunin y Ricardo Stam

106


Revista Escolar “El Pinillo”

107

LA AVENTURA DE LEO I PARTE Erase una vez un niño llamado Leo, Leo era un chico muy listo y fuerte, de los que le tiraban una vez y se volvía a levantar. Un día Leo estaba practicando el arte de la espada porque quería llegar a ser el mejor espadachín del mundo, pero tendría que viajar, en barco, en tren y en avión.

Por la mañana, Leo llego al Big Ben que era donde se alojaba Erice, cuando entró se quedo asombrado puesto que en su pueblo no había torres como el Big Ben.

Un día Leo se graduó como espadachín, eso quiere decir que al fin podría cumplir su sueño como el mejor espadachín del mundo. Leo estaba decidido a cumplir su sueño y sin dejar que nadie consiguiera disuadirle de abandonar su pueblo, familiares y amigos, cogió el primer barco hacia Inglaterra.

-Soy Leo y vengo a retarte.

Erice vio entrar a Leo y le preguntó quién era. Leo respondió con confianza.

Erice respondió: -Pues yo acepto el reto. Erice y Leo lucharon un buen rato, durante 2 horas. Ya Erice aguantando la presión de Leo, se descuidó un minuto y...

II PARTE

¡Ganó Leo!

Tras tres meses de viaje en barco hasta Inglaterra, Leo llega con ansiedad a su primera lucha contra uno de los maestros de la espada. El maestro se llama Erice. Leo decidido a luchar y a salir victorioso de la batalla, fue en busca de una espada decente, recorrió todas las tiendas de espadas de la ciudad hasta que encontró lo que buscaba, la espada de su pueblo natal la Llave espada.

Leo viendo tirado en el suelo a Erice le dio la mano y le ayudó a levantarse, y por ultimo Erice le dio el símbolo del agua.

Leo empezó a entrenar ese mismo día para desafiar a Erice al día siguiente.

III TERCERA PARTE Tras la victoria de Leo en su primer combate de espada en Inglaterra, Leo coge el primer avión hacia Japón. Cuando llegó al aeropuerto Leo preguntó al piloto. -¿Cuánto tardaremos en llegar a Japón? Y el piloto respondió.


Revista Escolar “El Pinillo”

-Tardaremos un día al menos. Leo desesperado se subió al avión y se sentó en el asiento escribiendo su diario. Después de un largo día Leo bajó del avión agotado. Y deseando de ir a por Nikito y a conseguir su segunda victoria, para ir a su próxima lucha en Alemania. Pero primero fue a descansar y luego a entrenar. Pero el tiempo vuela y se quedo dormido y se le olvidó entrenar, pero al ver la hora se dio cuenta que tenía que estar ya en tren. Si que se apresuro para ir a la torre de Tokio.

IV PARTE Cuando Leo llegó a su destino Leo le dio caña a Nikito sin pensarlo y sin preguntar quién era, Nikito supo que quería y esperó el duelo de espadas. Leo luchó por lo menos una hora y media o algo así hasta que Nikito calló cansado y se rindió. Ahora toca subir en tren hasta New York, a través de unos carriles que iban bajo el mar ese tren se llamaba Oceanexpress. Después de unas tres semanas Leo no quería salir del tren por que tenían de todo pero solo recordar su objetivo bajó sin rechistar. Leo llego a la calle principal se sorprendió al entrar a la calle principal puesto que nunca entro a un sitio tan grande. Cuando llegó a la torre de la Libertad. Leo llego al interior de la torre se encontró al maestro Pedro.

108

V PARTE

Leo se dispone a luchar con Pedro en un duelo encarnizado. Estuvieron luchando durante tres horas hasta que los dos cayeron en el suelo el árbitro contó hasta veinte. Y en el último segundo Leo se levantó. Leo había vencido a todos los maestros de espada salvo uno Álvaro. Se dice que nadie, excepto Sella pudo ganar esa batalla de espada. A Leo le encantó que pudiera ir a luchar con Álvaro pero le gusto saber también que Álvaro se mudo hace tiempo a su pueblo. Así que, decidió ir a su casa un tiempo antes de ir a por su contrincante Álvaro. Leo estaba impaciente por ver a su familia y amigos pero sobre todo tenía ganas de ver a su perro Zeus era un cachorro que apenas tenía un año. Leo cogió un avión y fue a España que era donde vivía. VI PARTE Cuando llego a casa nadie salvo Zeus se dio cuenta de que Leo estaba dentro de casa. Leo vio muchos cambios a la entrada y a la decoración de los muebles de la casa. Leo lo veía todo muy tranquilo. Así que subió al cuarto de su hermana y vio la carta que Abril le estaba escribiendo.


Revista Escolar “El Pinillo”

Leo vio que estaba echando de menos a Abril así que le daría una sorpresa echándose a dormir en su cama hasta que volvieran. A la mañana siguiente Abril grito porque no se había dado cuenta de que era Leo. La madre de Leo le reconoció enseguida por el pelo y Julia le explico a Abril que era Leo. Leo se alegro mucho al ver lo que había crecido Abril. Abril también se alegro mucho al verlo y no se aguanto a abrazarlo. Leo tenía mucho que hacer, tenía que visitar a muchos amigos y a su mejor amiga Virginia. Primero llego a la casa de Dani a jugar al futbol pero no estaba, después fue a la casa de Virginia una amiga de la infancia pero tampoco estaba, después fue a casa de Lucas. Cuando llegó al fin alguien que estaba y Lucas se alegro mucho de verle y le dijo que fuera con él a la playa. Acompañado de Lucas llegaron a una pequeña casa que era donde estaba su guarida. Cuando entraron... ¡SORPRESA! Le dieron una fiesta sorpresa que Leo se quedo asombrado. Leo vio que ahí estaban todos sus amigos para felicitarle por haber llegado tan lejos, ya era un último esfuerzo e iba ya ha por Sella y si le ganaba sería el mejor espadachín del mundo. A la mañana siguiente estuvo entrenando y preparándose para irse a luchar con Álvaro.

109

Y partió a las 5:00 de la tarde para llegar a Sevilla pronto. Tres horas más tarde llego hasta a la Giralda. Leo vio a alguien en el final de la torre. Subió corriendo y Álvaro le dijo que lucharan. Leo le contestó que sí. Cuando empezó el combate Leo le hizo un ataque que aprendió no hace mucho, se llamaba tajo relámpago. Cuando hizo esa técnica le dio de lleno a Álvaro y cayó al suelo. LEO GANÓ.

VII PARTE Leo ya tenía el último símbolo e iría ya a luchar contra Sella, se encontraba en Cataluña. . Leo llego ya a La Sagrada Familia. Sella estaba preparado para la lucha, Leo se preguntaba cómo lo sabia pero no importaba eso ahora. Cuando empezó la lucha de espada Leo se adelanto y atacó primero pero Sella lo esquivó y atacó Leo con un esfuerzo logro esquivar todos los ataques. Así se llevaron un buen rato hasta que Leo hizo su mejor ataque. Todo el mundo viendo el combate por televisión, es imposible ganar a Leo gracias a su ataque.


Revista Escolar “El Pinillo”

Tres días después de la lucha. Leo vino de muy lejos con su trofeo y su espada a la espalda deseando de llegar hasta su pueblo y empezar de cero. Javier Siles


Revista Escolar “El Pinillo”

Feliz navidad

Con nuestros mejores deseos Idea, Maquetación y Edición Salvador Marín

111

Profile for Salvador Marin

Revista Escolar El Pinillo  

Revista escolar y educativa

Revista Escolar El Pinillo  

Revista escolar y educativa

Advertisement