Page 1


Editorial

ENRIQUE G. CÁRDENAS

Recuerdos de una vida

«Mi consejo a los compañeros es que nunca crean que la empresa es su familia, ni tengan la idea de ser imprescindibles»

Nací en Madrid, vivía allí y por ese motivo estudié la carrera en la Escuela de Madrid. Compartíamos, por las tardes, el edificio de la Escuela de Arquitectura. Se estaba construyendo el de nuestra Escuela, y en él tuvimos algunas prácticas de construcción. La carrera tenía una duración de cuatro años. El primer año, el de ingreso, era muy duro. Yo tuve la suerte de entrar a la primera. Durante la carrera simultaneaba los estudios con el trabajo en una empresa constructora. Por eso salí menos verde que otros compañeros que sólo sabían teoría y ninguna práctica. Terminé en junio de 1961 y me colegié en Madrid. Había una oferta enorme de trabajo. Quise marcharme fuera y me ofrecieron Asturias. Era febrero de 1962. Desde entonces estoy colegiado aquí. Se cruzó en mi camino una guapa asturiana, me casé y decidimos quedarnos. Trabajé siempre en empresas constructoras, pero con la condición indiscutible de que no era incompatible con un posible trabajo liberal, del que afortunadamente he tenido bastante a lo largo de mi carrera profesional. Ahora pienso que no sé de dónde sacaba el tiempo necesario para tantas cosas. En empresas he trabajado de todo, desde jefe de obra, hasta director. Todas, sobre todo en las medianas y grandes, son sociedades y por tanto, impersonales. Suelen pagar bien pero siempre que tú produzcas el doble de lo que cuestas. Mi consejo a los compañeros que hacen ese trabajo es que nunca crean que la empresa es su familia, ni tengan la idea de ser imprescindibles. Puedo presumir, y presumo, de ser el colegiado que ha estado más años en puestos directivos de distintas Juntas de Gobierno. Pero anuncio que no voy a repetir. Manuel Fernández Neyra Vicepresidente

NÚMERO 6 SEGUNDA ÉPOCA

Dirección y coordinación: Pepe Monteserín Corrales Edita: Ediciones y Soluciones de Marketing. C/ José M.ª Martínez Cachero, 10, bajo D. 33013 Oviedo / Tel.: 902 100 567

Ediciones y Soluciones de Marketing • Director: José Llamas • Secretaria de redacción: Cristina Díaz Castañón • Jefa de reporteros: Mónica F. Fernández • Reporteros: Mónica F. Fernández, Susana Lago, Elena Plaza, Pilar Alonso, Patricia del Gallo, Elena Tamés, Covadonga Díaz • Ilustraciones: Rubén Megido • Fotografías: Juan Plaza, Iván Martínez, Alfonso Suárez, Juan Carlos Román, Enrique G. Cárdenas • Diseño y maquetación: Impreso Estudio • D. L.: As-3522/90 • Imprime: Gráficas Eujoa.

NÚMERO SEIS DOVELA 3


Sumario Arnaud Späni es el autor de las fotografías del libro Río Nalón que prepara el Colegio de Aparejadores de Asturias para presentarlo a finales de año. Con él se entregará a cada colegiado un DVD del documental Cuando el Nalón suena, guión encargado a Pepe Monteserín por la Productora de Programas del Principado, que editará la 2 de TVE próximamente.

o6 CON HISTORIA. Urrutia, el amigo que supo vivir plenamente. José Antonio Urrutia dejó una profunda huella en todos aquellos con los que compartió algún momento de su interesante vida. 10 ACTUALIDAD TÉCNICA. Un texto clarificador sobre la figura del coordinador en seguridad y salud en la construcción. Alberto Paramio es coautor de la Guía Técnica de Construcción¸ en la que se analiza la figura de este coordinador según el Real Decreto 1627/1997 de Construcción. 14 PIEZA CLAVE. Edificar con ideales. Para José Antonio Fernández Flórez, arquitecto técnico con un amplio bagaje profesional, su obra más importante es el hecho de haber puesto «un solo ladrillo para construir un mundo mejor». 18 FORMACIÓN. Mejorar la calidad de los informes periciales. 20 CARAS NUEVAS. Un futuro por delante con muchas salidas. La Arquitectura Técnica se está imponiendo a otras carreras, como Informática, con más salidas profesionales. De ello nos hablan cuatro nuevos colegiados. 24 OTRO ÁNGULO. Aparejados. Dios los cría y Cupido los junta, si no que se lo cuenten a Sofía Lamelas y Juan Moro, y a María José Arias e Íñigo Arregui, dos matrimonios unidos tanto en su opción laboral, la de aparejadores, como en la sentimental. 28 ENTREVISTA. «Sé que mi arte no deja indiferente: o te gusta o no te gusta». Cuco Suárez es uno de los artistas asturianos de mayor proyección, con cierta fama de polémico, aunque él no se considere así. De lo que no cabe duda es que su obra remueve conciencias. 33 ASESORÍA. La prescripción del pago de honorarios. 34 ÁNGULO FOTOGRÁFICO. Imposición de insignias y cena anual de colegiados. Este año, la celebración patronal de los Aparejadores y Arquitectos Técnicos asturianos se ha desarrollado por separado: por un lado, la entrega de medallas a tres generaciones, por otro, la cena anual. 40 SEGUROS. PREMAAT Y MUSAAT. 44 PIEZAS SUELTAS. Chicago desde Asturias. Francisco Queipo Blanco repasa algunos de los rascacielos más emblemáticos de esta ciudad estadounidense. • Íñigo Calles muestra, bajo el título de Arquitecturas, una colección de edificios modernos de Oviedo. • Aparejadores y jueces comparten saber en el oriente asturiano dentro del marco de colaboración entre el Consejo General de la Arquitectura Técnica de España y el Consejo General del Poder Judicial. • Asturcons: una herramienta útil al servicio del profesional. • Gonzalo Alba.

6

20

24

58

José Antonio Urrutia

14

José Antonio Fdez. Flórez

Carlos Iglesias, Virginia Hurlé y Noel Rábago

M.ª José Arias e Íñigo Arregui

Enrique Bermejo

28

Cuco Suárez

62

Jesús Rico

55 NUEVAS TECNOLOGÍAS. Sistemas digitales en la preparación de informes técnicos. La formación continua y el dominio de las nuevas tecnologías están a la orden del día. La Arquitectura Técnica no es una excepción, como tampoco escapa a su influjo la presentación de informes técnicos. 58 REPORTAJE. Un hombre renacentista en pleno siglo XXI. Enrique Bermejo, administrativo de profesión pero artista de corazón, atesora una enorme biblioteca, además de realizar vidrieras y mosaicos en cerámica. 62 FACETAS. Jesús Rico, desde las alturas. «Para ser un buen aparejador hay que ser una persona perspicaz y observadora», comenta este joven profesional, cuyas aficiones principales no dejan de ser algo paradójico: el deporte de montaña y el golf. 66 TOMAS FALSAS. Emprendedores.

NÚMERO SEIS DOVELA 5


APAREJADORES CON HISTORIA

El hombre inquieto

URRUTIA Aunque hace ya catorce años que no está físicamente con nosotros, José Antonio López-Urrutia es de esas personas que dejan una profunda huella en la gente de su entorno

6 DOVELA NÚMERO SEIS


APAREJADORES CON HISTORIA

EL AMIGO QUE SUPO VIVIR PLENAMENTE. Dicen que quien conserva buenos amigos, amó y vivió plenamente, no muere nunca. Sin conocerle, me bastó una tarde de charla con quienes sí tuvieron ese privilegio para saber que José Antonio López-Urrutia debió de ser uno de esos hombres que pasan por la vida dejando una huella imborrable. Sus propios amigos, la mayoría aparejadores, habían propuesto dedicar unas páginas de esta revista a glosar, a modo de pequeño homenaje, la figura de uno de sus más singulares compañeros, y quién mejor que ellos para contar cómo fue y cómo vivió Urrutia, fallecido hace ya 14 años. Por Patricia del Gallo. Fotografías de Juan Plaza. Habíamos quedado

en casa de Charo, su viuda, un precioso piso gijonés con estupendas vistas a la playa, para que cada uno aportara a este reportaje las vivencias e impresiones sobre su viejo amigo, que ahora cumpliría 64 años. Un lugar escogido a propósito, porque en cada rincón de él se respira aún la presencia de Urrutia. Fueron llegando Emilio Cueto, empresario, José Luis Sambade, aparejador y responsable de las Relaciones Colegiales del Colegio de Arquitectos Técnicos, y Tino Paredes, también aparejador, y nos acompañaba, asimismo, Ángel, el hijo de Urrutia. Les aseguro que no es tarea fácil juntarles a todos a una hora y en un lugar, pero para esta ocasión, y según sus propias palabras, «cuando quieras y donde quieras». A pesar de los años transcurridos desde su muerte en 1990, todos se emocionaban al mismo tiempo que los recuerdos y las anécdotas iban surgiendo en la conversación. Si los presentes tuvieran que definir a su amigo Urrutia, hablarían sin duda de él como un gran aficionado a la lectura y a la escritura. Pero su cabeza fue mucho más allá de las letras y Charo aún muestra orgullosa el desarrollo de un teorema matemático que su marido se había propuesto demostrar. Investigador nato, inconformista con el mundo que le rodeaba, quiso siempre que la tierra fuera mejor de lo que era, y quizá por eso se empeñó en buscar lo mejor de ella por los caminos y los pueblos del norte de España. En esta tarea le acompañó durante muchos años Emilio Cueto, con quien conectó desde el primer día. Galicia era uno de sus lugares preferidos. «Nos íbamos los dos, yo con mi cámara de fotos y él con su libreta, nos enrolábamos en los barcos, charlábamos con los marineros, nos contaban sus historias y sus vidas y de ahí sacaba Urrutia el estupendo material que plasmó en sus libros», como es

Los presentes en la tertulia sobre nuestro aparejador con historia. De izquierda a derecha: Emilio Cueto, José Luis García Sambade, Ángel, hijo del recordado, su viuda Charo Lorente y Tino Paredes.

el caso de Andar y ver Cimadevilla, financiado por el Colegio de Aparejadores, narra Cueto. Y es que este hombre ha sido un prolijo escritor. Varios de sus libros se han publicado en nuestra región e incluso se atrevió a enviar una novela al Premio Planeta. Entre sus múltiples andanzas quizá una de las que más le impresionó fue el Camino de Santiago, recuerda Cueto, «cuando no era ni estaba como ahora, cuando eran pocos los que lo hacían, a pie y durmiendo en los bancos de las iglesias, o donde hiciera falta». Pero si algo había que achacarle a Urrutia, eso sí, afirma, eran «sus descuidos, porque perdía muchísimas cosas». Charo, su viuda, recuerda que era «muy mal estudiante», algo que contrastaba con la inteligencia y la lucidez mental que

NÚMERO SEIS DOVELA 7


Una vida impregnada de arte

Una de las acuarelas realizadas a nuestro homenajeado que Charo atesora en su domicilio familiar. El arte fue una de sus grandes debilidades.

Su tiempo y su atención siempre miraron hacia otro lado. Gran aficionado al arte, se empeñó en dedicar a él todo su tiempo libre. No solo fueron los libros o los poemas. Se atrevió incluso con un guión de cine para niños que, como recuerda Charo, ganó el primer premio de la Confederación de Cajas de Ahorros de España en 1970. Eran 500.000 pesetas, «entonces todo un dineral», y era de los premios más cuantiosos que entonces había en España. Luego se animó tanto, que quiso lanzar su talento fuera de nuestras fronteras y escribió a la productora Walt Disney. El problema fue, bromea Tino Paredes «que le exigían tener un representante en Estados Unidos y claro, lo dejó». También fue editor y promocionó un concurso de poesía. Ninguna rama del arte se le escapó en su vida. En teatro tuvo un gran éxito, con su obra El Pendentif, que se estrenó en Café Teatro y que estuvo quince días en cartel, «hasta que se enfadaron los actores entre sí, y se acabó». También se le ocurrió hacer un libro sobre la costa de Asturias y durante un año hizo reportajes sobre la gente que iba encontrando a su paso. Nunca se publicó, pero el material le sirvió de argumento para el libro de cuentos de Las lobeiras. Con mayor o menor éxito, la vida de Urrutia estuvo siempre impregnada de arte, para el que tenía una sensibilidad especial. No en vano, dentro del Colegio era Vocal de Cultura y durante su mandato, y con motivo de la celebración del cincuentenario, se realizó, quizás, el más importante concurso de pintura que se recuerda hasta la fecha, según todos los presentes. Con este motivo se eligió cuidadosamente un jurado a nivel internacional que fue impresionante. Con su empeño logró que las autoridades se interesaran por el arte. Hace años propuso colocar en la ciudad de Gijón una serie de esculturas de gente en actitudes cotidianas, sentadas en una barandilla, con un cántaro, caminando… Entonces nadie le entendió, aseguran sus amigos, «y hoy esas esculturas se prodigan por nuestras ciudades».

8 DOVELA NÚMERO SEIS

le caracterizaba. Sin embargo, asegura que «lo suyo no era vocación, en realidad no sabía lo que iba a hacer en Madrid y yo creo que por ese motivo ejerció tan poco». Como un hombre inteligente que fue, y dado que el trabajo en sí no era lo que más le entusiasmaba en la vida, Urrutia se había propuesto rodearse de gente profesional y de confianza en sus obras. Así algunas de sus propuestas más grandes las compartió con varios de sus amigos. Sambade recuerda, entre risas, que aún tiene varias obras a medias con él, «sin empezar». «Como no le gustaba currar, se buscaba un socio que lo hiciera por él» afirma. Pero también vienen a su memoria trabajos culminados con acierto por ambos, como las casas de UNINSA en La Algodonera, primera gran obra de Urrutia, que entonces estaba bajo las órdenes de su amigo. Poco después se puso manos a la obra con las primeras piscinas de Santa Olaya. Fue posiblemente ahí donde se hizo «experto en piscinas» comenta Tino Paredes, y todos empiezan a reír. Y es que, durante las tardes de un verano, ambos mano a mano hicieron de peones y oficiales de obra y poco a poco fueron dando forma a la piscina de la finca que la familia tiene en el Infanzón.

Defensor de causas perdidas, siempre quiso que el mundo fuera mejor. Quizá por eso se ofrecía a hacer de aparejador en obras donde no cobraría nada Paridor de ideas Su mente no dejaba nunca de trabajar. Era algo así como un «paridor de ideas», aseguran quienes le conocieron bien. Siempre tenía algo en mente. «Se le ocurrió, por ejemplo, patentar los artículos él y ella, por si algún día alguien tenía la intención de nombrar así un perfume. Pero si algo le gustaba a Urrutia en esta vida era «discutir» o «debatir», matizan sus amigos. El caso era hablar de algo y hacerlo como si de ello dependiera el futuro de la humanidad. Hacerlo con convicción y con argumentos. «Le encantaba llevarte la contraria y no recuerdo haber mantenido con él, en mi vida, una conversación intrascendente», asegura Sambade. Todo lo convertía en importante, «aunque nos pusiéramos a hablar de una tontería, él le buscaba un sentido». «Le gustaba pinchar», matiza Emilio Cueto. Lo cierto es que Urrutia era una de esas personas que se dejan notar con su presencia. Gran conversador y dotado de una enorme agilidad mental, hacía a quienes le rodeaban que un café o una copa se convirtieran en una tarde agradable en la que mirar la vida de otro modo. «Y lo peor de todo», bromea Tino, «es que te podía convencer de cualquier cosa, incluso de que llovía a pesar de estar luciendo el sol. Lo hacía, no sé cómo, pero lo hacía». Creía en los extraterrestres y llegó a convencerles «casi», matizan algunos, de su existencia. Le gustaba ver la vida de cerca y cuando no podía ser, lo hacía a través de su ventana. En su piso de Gijón cada estancia guarda un pequeño rincón con una silla, una mesa y unos libros donde sentarse a leer de cara al mar, algo que le apasionaba. Era un enamorado del mar, capaz de levantarse a las tres de la madrugada para coger el coche e ir a ver la salida del sol a Finisterre. Y si encontraba gaviotas a su paso, mejor. «Le encantaban» recuerda Tino «porque de aquella no existía aún


Arriba: Emilio Cueto, compañero de fatigas y viajes de nuestro aparejador con historia y José Luis García Sambade, encargado de las Relaciones Colegiales del Colegio de Aparejadores, viejo amigo de Urrutia. Sobre estas líneas: Tino Paredes es otro de los amigos que compartió estos momentos con la viuda y el hijo de Urrutia. Derecha: Charo, viuda de Urrutia, en el salón de su casa con algunas de las creaciones de su marido, un hombre al que todos coinciden en definir como un «paridor de ideas». Sobre la mesa, la escultura de la gaviota, uno de los elementos recurrentes en las obras de Urrutia.

el PP», matiza. Muchas de sus esculturas están dedicadas a ellas y si se encontraba a su paso una gaviota manchada, le hacía decenas de fotografías. Defensor de causas perdidas, siempre quiso que el mundo fuera mejor. Quizá por eso se ofrecía a hacer de aparejador en obras donde no cobraría nada, recuerda Charo, como la residencia de ancianos de San Pedro. Por desgracia, la muerte le llamó demasiado pronto. Muchísimas cosas le quedaron por hacer. Vivir un tiempo en un faro para conocer su funcionamiento o pasar una temporada con la gente del circo eran ideas que siempre rondaron por su cabeza y que no sabemos si llegaría a realizar algún día. Pero de lo que no cabe duda es de que Urrutia, al que ahora conocemos un poco más a través del testimonio de algunos de sus mejores amigos, era un idealista, un entusiasta y un apasionado y enamorado de todo, obsesionado por la libertad y la justicia.

Quien ama la vida debe saber disfrutarla hasta el final, dicen, y así lo hizo Urrutia. Cuando le detectaron un cáncer, supo desde el principio cómo y cuánto viviría y decidió hacerlo de la manera más digna que supo, haciendo hasta el último día lo que más le gustaba. Cuando, por su enfermedad, apenas podía ver, decidió grabar sus relatos. «Una faena» que se fuera tan pronto, afirman sus amigos, pero hasta para irse hay que saber hacerlo, «y él lo hizo despidiéndose de todos y cada uno de nosotros». No quiso someterse a quimioterapia y nunca, en su enfermedad, acudió al hospital. Lamentaba muchas cosas, sobre todo, no poder ver el futuro de sus hijos. Cuando pregunto con qué disfrutaba más, todos comentan «con lo que estamos haciendo ahora, aquí sentados, charlando tranquilamente con una taza de café y mirando al mar». Era suficiente. Habían pasado casi tres horas de tertulia en casa de Charo. Tres horas en las que Urrutia, les aseguro, nos acompañó.A

NÚMERO SEIS DOVELA 9


ACTUALIDAD TÉCNICA

Seguridad y salud en la construcción

Un texto aclaratorio sobre la figura del coordinador en seguridad y salud en la construcción La figura de los coordinadores de salud y seguridad en el trabajo, tanto en la elaboración del proyecto como en la ejecución de la obra, aparecen por primera vez en el Real Decreto 1627/1997 de Construcción. Aunque ni en este texto, ni en la posterior Ley de Edificación de 1999, se dejaba claro qué tipo de conocimientos en materia preventiva debían poseer ni a qué nivel. Algo similar ocurría con el artículo 24 de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, que regula la coordinación de actividades empresariales en materia de prevención de riesgos laborales, el cual era incompleto y no abordaba cuestiones principales. La publicación del Real Decreto 171/2004 que desarrolla este último, junto con la aparición de la Guía Técnica de Construcción, han contribuido a arrojar luz a esta cuestión, concretando cuáles son las funciones del coordinador y especificando qué tipo y qué nivel de conocimientos preventivos han de poseer. Por Pilar Alonso.

Recientemente

entró en vigor el Real Decreto (RD) 171/2004, de 30 de enero, que da cumplimiento al mandato de desarrollar reglamentariamente el artículo 24 de la Ley 31/1995 de Prevención de Riesgos Laborales. Dicho artículo, que regula la coordinación de actividades empresariales en materia de prevención de riesgos laborales, nació en principio incompleto, en el sentido de que presentaba diferentes problemas de aplicación práctica y dejaba ciertos aspectos sin concretar. En él se hablaba de la coordinación, pero no aclaraba quién debería constituirse en cabeza principal de esta función, no especificaba qué nivel de conocimientos debía poseer en materia de preventiva y no aclaraba el papel de cada una de las empresas en el supuesto de concurrencia. La necesidad de desarrollar el artículo 24 era evidente y, por ello, el pasado 30 de abril entró en vigor el Real Decreto 171/2004.

Sector de la construcción En el sector de la construcción las cosas se han desarrollado de forma distinta al resto de sectores, pudiendo incluso afirmar que su legislación se erigió en avanzadilla, en materia de coordinación, de lo que se exige en la actualidad para el resto de sectores productivos. El Real Decreto de la Construcción 1627/1997 recoge por primera vez las figuras del coordina-

10 DOVELA NÚMERO SEIS

dor de salud y seguridad en la elaboración del proyecto y la del coordinador en la ejecución de obra. Dos figuras novedosas y de vital importancia en el campo de la normativa española de seguridad y salud. Pero, al igual que sucedía con el citado artículo 24, surgieron las dudas por falta de definición en cuestiones esenciales. Este Real Decreto de Construcción y la posterior Ley de Edificación señalan que el coordinador ha de ser un técnico competente, pero ¿en qué materias? Y además, ¿es necesario que posean conocimientos de prevención de riesgos? La ley no daba respuestas a estas preguntas, lo que provocó un intenso debate. Controversia que según la opinión de Alberto Paramio, Inspector de Trabajo y Seguridad Social, no debería haber existido. «Nunca entendí que el debate girara en torno a si deberían o no tener conocimientos en materia de prevención», comenta. «Son coordinadores de seguridad, la misma palabra lo dice. La cuestión debería haberse centrado en el nivel de conocimientos». Actualmente esta cuestión ha quedado más o menos resuelta con la aparición de la Guía Técnica de Seguridad y Salud en la Construcción. Esta guía facilita la interpretación y aplicación de lo marcado en el RD 1627/1997 para la evaluación y prevención de los riesgos relativos a las obras de construcción, al tiempo que proporciona criterios y recomendaciones a las


«El desarrollo del artículo 24 de la Ley de Prevención, junto con la aparición de la Guía Técnica de Construcción han contribuido a clarificar la figura de los coordinadores»

empresas y responsables de prevención. Dicha guía, elaborada por el Instituto Nacional de Salud e Higiene en el Trabajo con la participación de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social, diferentes organizaciones empresariales, sindicatos y organismos técnicos competentes de las Comunidades Autónomas, «clarifica bastante el tema de los coordinadores, sobre todo en lo referente a los conocimientos preventivos», según Alberto Paramio. Asimismo, la citada guía recoge los contenidos de la formación preventiva que son recomendables adquirir para ejercer las funciones de técnico competente, que no son exactamente los especificados en los programas formativos de nivel básico, intermedio y superior, sino que han de adecuarse a la problemática específica del sector de la construcción.

Manual para la formación de coordinadores de seguridad Es en este marco, y con el fin de evitar que asomen nuevas dudas en torno a qué entender por técnico competente, en el que surge la necesidad de elaborar un manual que desarrolle el contenido del programa de formación mínimo que debieran poseer aquellas personas que ejerzan la función de coordinadores. El pasado mes de noviembre salió a la luz el Manual para la Formación de Coordinadores de Seguridad y Salud en el sector de la

Construcción, editado por Lex Nova. Esta obra que nació con la pretensión de convertirse en un instrumento clave para la formación preventiva de aquellos a los que va dirigido. Asimismo, es voluntad de sus autores que el manual dé solución a los problemas que se plantean en un sector tan especial como es el de la construcción, no sólo por los riesgos específicos que éste conlleva, si no también por la variada y simultánea presencia de diferentes empresas y profesionales que concurren en las obras y que necesitan de una organización específica. El manual se estructura en tres partes. La primera de ellas hace referencia al ámbito jurídico y la organización preventiva en el sector de la construcción. Las dos últimas versan sobre el ámbito específico de la edificación y el de la obra civil, respectivamente. El programa formativo que señala la guía y que desarrolla el manual, según explica Alberto Paramio, uno de los autores de este último junto con José Avelino Espeso Santiago, Florentino Fernández Zapico y Beatriz Fernández Muñiz, consta de doscientas horas, 170 teóricas y 30 prácticas. De estas 200 horas, 70 hacen referencia exclusivamente al sector de la construcción. Quien no posea ninguna base de conocimientos preventivos deberá cursar el programa completo; quien ya tenga conocimientos preventivos tiene la posibilidad de convalidar ciertas materias de dicho programa.

NÚMERO SEIS DOVELA 11


SEGURIDAD Y SALUD EN LA CONSTRUCCIÓN ACTUALIDAD TÉCNICA

Programa básico de formación

La construcción es un sector con una problemática propia. A cuestiones como la temporalidad de las obras, su movilidad, la subcontratación, la concurrencia de empresas en un mismo lugar se une la falta de cultura preventiva

JUAN CARLOS ROMÁN

La Guía Técnica de Seguridad y Salud en la Construcción, determina que es conveniente que el coordinador —técnico competente— tenga la formación adecuada en el campo de la prevención de riesgos laborales aplicable a las obras de construcción. Eso significa que los programas de formación en prevención no deben ser los generales que se establecen en el RD 39/1997, sino que han de adecuarse a los cometidos que se determinan en el Real Decreto de la Construcción. Por este motivo, la guía indica el contenido mínimo del programa de formación que sería conveniente que cursara el profesional titulado para ejercer funciones de coordinador en materia de seguridad y salud tanto durante la elaboración del proyecto de obra como durante la ejecución de la misma. Asimismo, la guía considera que, en un futuro, sería conveniente que dicho programa quedase integrado en la formación troncal universitaria de las carreras profesionales habilitantes para proyectar o dirigir la ejecución de obras de construcción.

El Colegio Oficial de Aparejadores, en colaboración con el Colegio de Ingenieros Técnicos Industriales y el Colegio de Ingenieros Industriales, comenzó a realizar estos cursos hace casi un año, cuando la guía era aún un proyecto. Se trata de programas formativos teórico-prácticos impartidos por profesionales de empresas, de la administración autonómica y estatal, servicios de prevención, mutuas y empresas de construcción, que, siguiendo las directrices de la Guía, dan una visión general desde todos los puntos de vista. Los cursos están teniendo «un gran éxito de convocatoria», nos cuenta Paramio. «Se comenzó con uno y en menos de un año ya se han impartido cinco. Cada convocatoria atrae a más gente», explica. La sexta convocatoria está prevista para octubre. Además, el Colegio ha mostrado su intención de solicitar la autorización pertinente con el objetivo de acreditarse como entidad formativa de grado superior en materia de prevención.

Construcción: un sector con una problemática específica La construcción es un sector con una problemática propia. A cuestiones como la temporalidad de las obras, su movilidad, la subcontratación, la concurrencia de empresas en un mismo lugar se une la falta de cultura preventiva Esto provoca que, en materia de prevención, haya demasiada confusión en un mismo centro de trabajo. ¿A qué lleva todo esto? Según el inspector «esto debería llevar a pensar que la organización preventiva en construcción ha de establecerse de diferente manera a la que hasta el momento se ha estado haciendo, y de manera distinta también al resto de sectores». En su opinión, «lo deseable hubiera sido simplificar la organización preventiva desde el punto de vista de la dirección y la responsabilidad». Pero esta cuestión, en vez de simplificarse, se ha complicado más con la entrada en vigor de la Ley 54/2003, de 12 de diciembre, en el aspecto de presencia de recursos preventivos en las obras de construcción Por ello, el ideal de Paramio sería «crear una especie de dirección única que centralice, en la medida de lo posible, todos los temas relacionados con la seguridad y la salud en el trabajo». A

NÚMERO SEIS DOVELA 13


PIEZA CLAVE

Construyendo sociedad

Edificar Un idealista con los pies en la tierra, enamorado de su profesión, luchador comprometido con la sociedad, José Antonio Fernández Flórez es un arquitecto técnico muy especial. Con 17 años empezó a trabajar como ayudante de aparejador mientras se sacaba la carrera. Ha vivido en Madrid, León y Asturias. Ha pasado por constructoras, instituciones públicas y estudios de arquitectura. Pero lo que más le ha gustado siempre es estar a pie de obra, y cuando se le pregunta de cuál de ellas se siente más orgulloso, no responde. Después de dos horas hablando con él queda claro que lo que realmente le llena de satisfacción es haber puesto aunque sea un solo ladrillo para construir un mundo mejor. Por Elena Tamés. Fotografías de Iván Martínez. 14 DOVELA NÚMERO SEIS


PIEZA CLAVE

Fachada de las Torres que la Cooperativa Pablo Iglesias construyó en Gijón.

con ideales Reformista, que no rebelde, estudió Arquitectura Técnica por consejo paterno. «Siempre hice caso a mi padre», declara, «y me dio buen resultado. Es un trabajo bonito y muy variado». Pero, también tiene su lado oscuro... no será tan bonito cuando es uno de los sectores que más dinero negro mueve.

La gente que busca ganar dinero fácil se mete en el sector que más produce, como puede ser también la guerra o las drogas, pero eso no significa que la construcción sea mafiosa. Aquí hay muchos profesionales que se esfuerzan para que la obra salga bien al precio más barato posible. Hombre, sí es cierto que se necesitaría más regulación, pero eso es un tema político. Pues algo de responsabilidad tendrá el que puso los cimientos de la Consejería de Urbanismo.

Eso fue en otro tiempo. Era la transición y había que arrimar el hombro. Cuente, cuente, que en ésta época de absentismo político es reconfortante recordar los orígenes de la democracia.

Sería el año ´76 y en la pre-autonomía de Asturias estaba de presidente del PSOE, Rafael Fernández. Luis Antonio Priede, economista de UGT, fue designado para poner en marcha lo que sería la Consejería de Urbanismo. Yo acababa de regresar de León y este hombre me llamó para una primera reunión. Entre los dos fuimos convocando a más gente para articular el organismo autonómico y yo fui nombrado Director General de Infraestructuras. ¿Y qué planes tenía para la nueva Comunidad Autónoma?

Nosotros solo nos ocupamos de organizar la infraestructura para cuando hubie-

ra competencias, pero yo no seguí porque un político me comentó que lo que entonces veíamos como un interés altruista por estructurar la sociedad cimentada en los pilares de la libertad y los derechos constitucionales, se iba a profesionalizar. Así que abandonó la política porque era usted demasiado idealista.

Abandoné porque si aquello se iba a profesionalizar yo ya tenía clara mi labor social, más que nada porque conocía mucho mejor el mundo de la construcción que el de la política. ¿Y qué pudo hacer por la sociedad desde el mundo de la construcción?

Pues por ejemplo, impulsar la Cooperativa de Pablo Iglesias junto con otros compañeros aparejadores. Fue una iniciativa de la directiva del PSOE y de UGT, allá por los años 80. A través de la sede

NÚMERO SEIS DOVELA 15


PIEZA CLAVE JOSÉ ANTONIO FERNÁNDEZ FLOREZ

«Las decisiones en el Ayuntamiento dependen de muchas personas, como en cualquier organismo público. De todas formas, al final son decisiones políticas las que se llevan a la práctica» sindical, convocábamos a todo aquel interesado en participar. Había también un abogado, un economista, un par de arquitectos. Una vez que se alcanzaba el número suficiente de futuros vecinos para el edificio les ayudábamos a crear una comisión gestora para que hicieran sus cuentas y encargaran el proyecto. ¿Y aquello llegaba a buen puerto? ¿No se peleaban por el piso con más luz, o por los metros cuadrados?

Qué va. Nosotros les proponíamos que hicieran sorteo. Fue una experiencia muy buena, se construyeron muchas viviendas en Oviedo, Gijón, Tineo o Avilés. ¿Ha puesto muchos ladrillos para edificios de carácter social?

Trabajando en SEDES hicimos la rehabilitación del Centro Asturiano de Ovie-

do. Aquel edificio antes de la Guerra Civil había sido un hospital para emigrantes asturianos. Durante la Guerra fue destruido y hubo que esperar a los años 80 para volver a sacar partido de ese suelo tan valioso. Así fue como se edificó el Centro que conocemos actualmente basado en una estructura destinada al ocio y los encuentros sociales. Creo que se deja en la memoria aquel Centro de Educación Especial para Paralíticos Cerebrales. ¿Le hace involucrarse más en una obra el destino de sus futuras instalaciones?

Para nosotros, cada nueva obra que empezamos es un reto porque todas son diferentes y tienen sus peculiaridades; pero algunas son muy especiales, como ésta en la que participé con muchísima ilusión. En el caso de este Centro incluso conservo

amistad con muchos padres de alumnos de allí; que se desvivieron durante toda la obra a nuestro lado, a pie de andamio. Perdone mi ingenuidad, pero, ahora desde su posición en el Ayuntamiento de Oviedo, ¿no puede proponer iniciativas de este tipo?

Las decisiones en el Ayuntamiento dependen de muchas personas, como en cualquier organismo público. De todas formas, al final son decisiones políticas las que se llevan a la práctica. Aunque veinte años no son nada, algo habrá hecho desde que se sacó la oposición el 1 de enero de 1986.

Estuve mucho tiempo en el departamento de Ingeniería, donde se supervisan las obras de urbanización que ejecutan los particulares en cumplimiento de sus obligaciones urbanísticas. En la sección de Licencias, donde estuve varios años, se trabaja de una manera especialmente intensa porque se tramitan al cabo del año entre 6.000 y 7.000 licencias de todo tipo. Los últimos cinco años también fui responsable de los programas de pintura y limpieza de fachadas; y ahora llevo unos meses en Planeamiento, aunque de momento estamos estructurando el trabajo. Hablando de urbanizaciones particulares. ¿No ha querido hacerse su propia casa?


PIEZA CLAVE

Golf para todo el mundo

[1]

[2]

La ideología progresista de José Antonio Fernández también fue llevada a la praxis en el terreno del ocio en el que se movía el constructor, enarbolando la iniciativa de crear el primer campo de golf municipal en Asturias. «Di unos cursos de golf en un club privado de Gijón, y en seguida me di cuenta de que ese deporte era muy bueno para todos; así que con unos amigos organizamos el Club de Golf Par 5, para conseguir un campo municipal. Eso fue hace catorce o quince años. Y después de muchas peripecias conseguimos ver un campo que está utilizando todo el que quiera en Oviedo». Otro de los deportes que suele practicar José Antonio es la pesca «más que por las piezas que puedas conseguir porque te permite disfrutar de la naturaleza, de un amanecer en silencio y de unos momentos de enorme tranquilidad. Y alguna trucha sí que pesco».

[3]

[4] Hacerse uno sólo su propia casa es algo muy bonito, y muy difícil. Yo hice una en La Vecilla —León—, y me costó bastante. La construcción de este tipo que mejor sale le quita el sueño al propietario por lo menos ocho meses, sobre todo si no sabe bien de qué va el asunto. Y sin llegar a quitarle el sueño, ¿recuerda alguna anécdota curiosa entre todas las obras en las que participó?

En la época de estudiante en Madrid, mientras compaginaba la vida académica con mis pasos profesionales, estuve como técnico auxiliar en la construcción de un edificio industrial para la Sociedad Española de Metales Preciosos. Como puede imaginarse era un edificio muy peculiar y lleno de curiosidades. Estaba pensado para que todos los trabajadores obligatoriamente se ducharan al entrar y salir del trabajo,

[1] José Antonio practicando el golf en Tenerife. Un deporte que contribuyó a poner al alcance de todos a través del Club de Golf Par 5. [2] Con su hijo y futuro aparejador, Pablo Fernández Villanueva y su nieta, Elena. [3] José es un hombre muy sociable y en sus vacaciones encuentra el momento perfecto para escaparse con sus mejores amigos a donde pueda. En este caso a Noruega, en un viaje organizado precisamente por el Colegio de Aparejadores de Asturias. [4] La pesca es uno de los deportes preferidos del aparejador porque le da momentos de tranquilidad y le permite estar a solas con la naturaleza. Aunque ahora está intentando iniciar también a su nieto Pedro.

más que por motivos de higiene, por un tema económico. ¿…?

Me explico, en los desagües de las duchas se colocaron filtros especiales para rescatar de las cloacas el oro que quedaba adherido a la piel y entre las ropas de los empleados. Esas minucias de cada día al cabo del año se convertían en cantidades de gran valor. A

NÚMERO SEIS DOVELA 17


FORMACIÓN

Rigor pericial

Un programa para mejorar la calidad de los informes periciales El dictamen pericial en las reclamaciones judiciales derivadas de vicios o patologías de la construcción es un documento fundamental. Sin embargo, su calidad no siempre es la deseada, además de adolecer de unos criterios uniformes de elaboración y un lenguaje comprensible para el magistrado, elementos que resultan básicos, junto a la imprescindible solvencia técnica. Para cubrir esta laguna, el Colegio Oficial de Aparejadores y Arquitectos Técnicos de Asturias está diseñando un programa de formación, que podría arrancar a finales de este año. Por Covadonga Díaz. Fotografías de Alfonso Suárez.

Este programa se enmarca en el acuerdo alcanzado por el Consejo General del Poder Judicial y el Consejo General de la Arquitectura Técnica de España en materia de formación, para avanzar en los conocimientos de los colectivos a los que representan. Con este objetivo ambas instituciones se han comprometido a promover cursos específicos en materias de interés común. Este acuerdo ya ha dado como fruto la organización de unas jornadas el pasado mes de abril en Ribadesella sobre la pericia judicial, que han servido para confirmar el interés y la inquietud de la profesión por esta materia. El objetivo del Colegio es establecer un acuerdo con el poder judicial asturiano para reglar la formación de los peritos judiciales en el Principado, a través de cursos en los que participen tanto magistrados como aparejadores. La prueba pericial ha adquirido una importancia fundamental en los últimos años. Además el panorama de la pericia ha cambiado a raíz de la Ley de Enjuiciamiento Civil 1/2000, que introdujo un nuevo concepto de prueba pericial en

18 DOVELA NÚMERO SEIS

relación con lo prevenido en la antigua ley. Otro hecho a tener en cuenta es el cambio en lo que a la percepción de honorarios se refiere. Y es que hasta fechas recientes no resultaba sencillo cobrar los honorarios devengados por lo que los aparejadores perdieron interés en la participación en este tipo de causas. Sin embargo, ahora es obligatorio establecer una provisión de fondos que son percibidos con seguridad, lo que está despertando de nuevo la inquietud de la profesión por la pericia judicial. El Colegio, además, está interesado en que todos los dictámenes establecidos por sus colegiados adquieran la máxima calidad posible lo que redundará en un evidente prestigio para la profesión.

Hablando claro Uno de los aspectos en los que el programa formativo hará especial hincapié es el tema del lenguaje, «dado que un informe puede reunir una indiscutible calidad técnica pero estar redactado de tal modo que resulte incomprensible o de difícil interpretación para el magistrado, con lo que

su función se verá disminuida», según ha destacado Manuel Argüelles, contador del Colegio. Por este motivo, los colegiados que sigan el curso recibirán formación en la materia para que sean capaces de redactar sus informes de manera que resulten fácilmente inteligibles para una persona experta en leyes, no en temas de construcción, es decir, que «el técnico desarrolle su informe con una amplia base científica pero pensando en quién lo va a leer». También se establecerán unos criterios de elaboración metodológica, con el objetivo de conseguir una mayor uniformidad en esta materia y que no haya diferencias sustanciales en función de quien elabore el dictamen. La idea del Colegio, según señala Manuel Argüelles, es comenzar a finales de año con el curso y que éste se prolongue durante un año académico, con 50 plazas como máximo. Argüelles destaca la importancia de los cambios introducidos en la normativa que regula la pericia judicial, de modo que «ahora un perito debe de saber exponer y


[1] El vocal del Consejo General del Poder Judicial, Agustín Azparren, y el ponente y magistrado de la Audiencia Provincial, José Ignacio Álvarez Sánchez. [2] La mesa de inauguración de las jornadas, compuesta por el magistrado del Juzgado de Primera Instancia Número 1 de Oviedo, José Antonio Soto-Jove, el magistrado letrado del Consejo General del Poder Judicial, Ignacio U. González, y el presidente

lenguaje comprensible para el juez, basada en conocimientos legislativos, precisa, con una cronología detallada y convenientemente motivada. El Colegio promovió unas jornadas el pasado mes de abril al amparo del convenio suscrito entre el Consejo General del Poder Judicial y el Consejo General de la Arquitectura Técnica, con el objetivo de aclarar dudas en torno al quehacer cotidiano de jueces y peritos, que resultaron un éxito. Además, este tipo de iniciativas consiguen lograr un mayor y mejor grado de colaboración entre peritos judiciales y la administración de justicia. En las mismas participaron Ignacio Vidau Argüelles, presidente del Tribunal

del Colegio de Aparejadores y Arquitectos Técnicos de Asturias, Pedro Jiménez —de izquierda a derecha—. [3] El presidente del Consejo General de la Arquitectura Técnica de España, José Antonio Cerezo, interviene en una de las ponencias, acompañado en la mesa por el presidente de la Sala Primera del Tribunal Supremo de Justicia, Ignacio Sierra, y el magistrado de la Sala Primera del TSJ, Román García Varela —de izquierda a derecha—.

Superior de Justicia de Asturias, José Ignacio Pérez Villamil, magistrado de la Sala de lo Civil y Penal de este mismo tribunal, Román García Varela e Ignacio Sierra, ambos del Tribunal Supremo, y el magistrado letrado del Servicio de Formación del Consejo General del Poder Judicial, Ignacio Ubaldo González Vera, junto al presidente del Consejo General de la Arquitectura Técnica de España, José Antonio Otero. Entre los asistentes se encontraban una veintena de magistrados y jueces y otros tantos aparejadores. Los temas sobre los que puede ser necesario un informe pericial son amplios y variados, desde casos de ruina, reclamaciones por defectos en la construcción a aspectos más vinculados con el desarrollo urbanístico. El número de informes de este tipo que se elaboran al año es muy elevado y se da la circunstancia de que las cuantías sobre las que se reclama son cada vez más importantes, de ahí el interés del Colegio Oficial de Aparejadores y Arquitectos Técnicos de Asturias por sacar adelante este programa formativo en materia de pericia judicial. A

1 2 3

rebatir los argumentos de la parte contraria, por lo que es voluntad del Colegio trabajar intensamente en el perfeccionamiento de la pericia».

El papel del juez No cabe duda además de que en los procedimientos judiciales relacionados con el proceso constructivo, la prueba de peritos

reviste especial trascendencia, debido sin duda a las cuestiones de carácter técnico que en ellos se dilucidan, lo que requiere por parte del juez un asesoramiento que resulta vital para la resolución de los mismos. Judicialmente, la prueba ha de resultar competente desde el punto de vista técnico, imparcial y objetiva, redactada en un

NÚMERO SEIS DOVELA 19


CARAS NUEVAS

Momento dorado

Un futuro por delante con muchas salidas Granada, Burgos, Coruña, Madrid, Pamplona… estos son algunos de los orígenes universitarios de las últimas incorporaciones al Colegio de Aparejadores y Arquitectos Técnicos de Asturias. Una lista que sigue engordando merced a los tiempos de bonanza que vive la profesión y a las múltiples salidas laborales que ofrece, más incluso que carreras como Informática, una de las más solicitadas en las universidades españolas en los últimos años y que en la actualidad vive su propia crisis. Con un corto período de espera entre la finalización de la carrera y la inserción laboral, estos jóvenes se confiesan ávidos por trabajar y aprender, por tratar con todos los profesionales que intervienen en una obra, siendo el trabajo in situ uno de los que más llama la atención entre las nuevas generaciones. Por Elena Plaza. Fotografías de Juan Carlos Román.

Casi podría

decirse con toda seguridad que aquello de que Informática es la carrera con más salidas ha pasado a la historia, superada por la de Arquitectura Técnica, que vive una «época dorada». Comentan nuestras caras nuevas de este número que hay tantas salidas que resulta muy difícil elegir. Pero a pesar de ello, afirman que «no somos expertos en nada, en la carrera no te enseñan nada de jefe de obra, por ejemplo, algo muy importante para nosotros... Hay mil cosas que aprender». Estas palabras surgen de Carlos Iglesias y son corroboradas por sus compañeros. Aquí comienza un debate adornado de mil y una historias y anécdotas de los años universitarios.

20 DOVELA NÚMERO SEIS

«Sales de la Universidad con un conocimiento teórico. En mi caso», explica Virginia Hurlé, «pensaba que no sabía nada, pero luego, cuando te vas metiendo en materia, ves que sí sabes, pero que te falta experiencia. Es muy importante escuchar a la gente, aunque seas el encargado, si te dejas aconsejar, es mucho mejor». Pero a este razonamiento tan sensato le sigue un pero, y es que son JASP —Jóvenes, Aunque Sobradamente Preparados—, acentuado en el caso de esta gijonesa: mujer en una profesión tradicionalmente masculina, aunque las tornas están cambiando desde hace unos años. «Hay de todo, desde el típico niñata, tú que me vas a enseñar a mí, a los que están encantados de enseñarte lo que ellos saben».

Y es que ya lo dice el refrán, la sabiduría es un grado, pero ¿cómo se llega a esa experiencia? Si nadie da la oportunidad de experimentar... «El escalafón lo marca la experiencia, los años de trabajo», afirma Carlos. «Depende», replica José Menéndez. «Hay empresas que piden experiencia —hablamos de dos o tres años para arriba—, pero en otras sí se practica el contrato en prácticas», añade Virginia. La mayoría de estos jóvenes trabajan en estas condiciones, incluso como becarios y en peores condiciones, aunque quizá éste no sea el problema de esta profesión. «Quien diga, al poco de acabar la carrera, que está ganando un montón de pasta, miente, porque


Los aparejadores de nueva generación en el hall de entrada al Colegio Profesional: José Menéndez —que ya se asomó a estas páginas en el número anterior—, Carlos Iglesias y Virginia Hurlé.

éstas son las condiciones que hay, salvo si está trabajando en el sur, que allí sí hay mucha demanda porque hay mucha obra», afirma José, quien ya nos habló de su experiencia profesional en el anterior número de Dovela. En el caso de Noel Rábago, los primeros años de carrera estuvieron muy centrados en construcción, mientras que los últimos se adentran más en la gestión económica. «Yo creo que un Arquitecto Técnico es por una parte un Ingeniero Técnico de Construcción y por otra un gestor económico. La forma de tratar con la gente, el papeleo… eso no lo sabes hasta que no lo ves, pero lo que sí tienes que saber es construir bien en el menor tiempo posible

y con el menor gasto, sin perder de vista los costes», explica. Volviendo al tema del agravio por razón de sexo, comenta Virginia que hay obras en las que «son reticentes a que venga la chica o la princesita, pero en mi caso eso no me afecta, yo les contesto y ya está. Yo no me altero», dice, y se queda tan tranquila. Por su parte, Carlos redunda en aquello de que «es importante llevarse bien en la obra, igual da que sean encargados que operarios. Lo mejor es no hacer las cosas en plan porque yo lo mando, sino dando razones». Noel apunta que esta máxima tan dictatoria, en su opinión, «echa la obra abajo, crea mal ambiente, se pierde la relación y con ello la comunicación; entonces,

apaga y vámonos». Carlos también reconoce que «hay gente con bastante picardía, por ejemplo algunos proveedores, que te ven recién salido de la Escuela e intentan sacar partido de ello».

Intrusismo y autoempleo En lo relacionado a este primer punto, y en relación a la avalancha de aparejadores, ingenieros de caminos, técnicos de minas... para desempeñar las mismas funciones en construcción, afirma José que las atribuciones legales en cuanto a lo que se puede firmar y no «está muy delimitado, luego está el tema profesional. Yo tengo compañeros que son peritos, pero a mi entender, cada uno se busca lo que puede». t(pág. 23)

NÚMERO SEIS DOVELA 21


CARAS NUEVAS UN FUTURO POR DELANTE CON MUCHAS SALIDAS

PERFILES Carlos Iglesias Revuelta • Este avilesino de 26 años, tras terminar Delineación en Asturias, hizo las maletas para irse a estudiar Arquitectura Técnica a Granada animado por uno de sus profesores, natural de esta tierra andaluza. No tiene «antecedentes penales» en su familia, es decir, que no tiene ningún antecesor ligado a esta profesión. • Acabó la carrera en el mes de junio de 2003, colegiándose a finales de ese año. • Desde el mes de diciembre trabaja como arquitecto técnico en calidad de Jefe de Producción en la construcción del edificio de la Agencia Tributaria en Avilés que está realizando Constructora Hispánica. Allí, a pesar de hacer «un poco de todo» —petición de ofertas, estudios comparativos, mediciones, programación...—, desempeña una de las labores que más le atraen, al menos por el momento: el control a pie de obra. • Ésta fue una de las dos primeras ofertas que recibió —la otra fue en Luarca— al acabar la carrera. • «¿Que por qué volví a Asturias? En principio quería volver para estar en casa después de muchos años fuera, tantos como seis». • Le hubiera gustado participar en la construcción del Oceanográfico de Valencia. • Entre sus aficiones se encuentra deporte —«practico natación, pero ahora quería aprender surf»—, la música, el cine, leer y la pesca.

Virginia Hurlé González • Tiene 23 años y nació en Gijón. Se fue a estudiar a Pamplona porque sus padres así lo decidieron, y tras cuatro años más el proyecto retornó a la villa de Jovellanos. Confiesa que al principio de la carrera lo pasó un tanto mal porque «llevaba una base un poco floja, pero luego remonté». Y tanto que lo hizo, sus compañeros incluso la miran con cierta expectación: ésta no es una carrera fácil —«en primero tenía 18 asignaturas»—. De sus años de universitaria recuerda una gran competitividad entre compañeros. Tampoco hay nadie en su familia ligada a la construcción. • En el mes de agosto de 2003 se dio de alta en el Colegio de Aparejadores de Asturias. • Desde hace cinco meses trabaja en SGS, una oficina de control en la que «hago de mala», bromea. Es decir, que es de los que se encargan de visitar regularmente las obras, lleva los seguros decenales... En la actualidad lleva unas dieciséis obras, y ya en Pamplona compaginaba estudios y trabajo. • Al principio le llamaba más el interiorismo, en parte por aquello de «ser chica» y teóricamente, según mentes mal pensantes, no

22 DOVELA NÚMERO SEIS

debería estar en obra. Pero resulta que es muy cabezota, y se ha empeñado en trabajar en ellas, al menos hasta que descubra otro campo de la aparejaduría que le acabe atrayendo más. • Llegó a su trabajo actual después de rechazar alguna oferta laboral, que no terminaba de convencerla, y de hacer un curso de técnicas de calidad. • En cuanto al retorno a Asturias, considera que para empezar lo mejor es venir a casa, pero no se pone límites como profesional. • En cuanto a su obra emblemática, contesta sin dudar que el Guggenheim de Bilbao o el de Nueva York. Después añade Le Corbusier. • Entre sus aficiones, y como buena playa que es, la navegación. A este hobby añade esquiar, escuchar música y «un poco de todo».

Noel Rábago Rodríguez • Nació hace 28 años en Salinas, de donde salió hace diez camino de Valladolid para estudiar Arquitectura, una fijación que tenía desde «chiquitillo». Tras seis años en la capital pucelana decidió dar un cambio radical, pero sin abandonar el ramo. Y se fue para Burgos a estudiar Arquitectura Técnica. Allí le convalidaron parte de primero y algunos créditos de libre configuración. En septiembre del año pasado terminó, después de tres años. En su familia tampoco había nadie relacionado con la profesión, todo lo más un abuelo carpintero. • Considera que merece la pena hacer Arquitectura porque combina la creatividad con la técnica, pero en cuanto a lo de retomar los estudios más adelante, afirma estar «encantado» como aparejador: «Lo más bonito de ser aparejador es que tienes que tratar con todo el mundo». • Acabó la carrera en el mes de septiembre y en octubre ya empezó a trabajar en un estudio. Pero como para él «lo más importante es estar en la obra, al fin y al cabo el aparejador es un técnico de ejecución y entiendo que donde tiene que estar es en la obra», cambió de trabajo hace dos meses: ahora está en una constructora. • Comenta que lo que quería era trabajar y esta profesión «tiene muchas salidas; el estudio fue la primera oferta que tuve y la cogí por la buena pinta y porque me llamaba la atención, pero no era tan de construcción. Cambié porque eran muchas horas de estudio y pocas de obra». Y entre las muchas posibilidades también apunta la salida de perito judicial, algo que le atrae y sobre lo que se está preparando a través de un curso on-line. • Al acabar la carrera vino para Asturias «sin saber muy bien cuánto tiempo quedar», y añade que no tendría problema en trabajar de «Madrid para el norte», ya que en este ámbito geográfico conoce a gente. • En cuanto a su obra emblemática, contesta rápidamente: «El Museo de la Evolución Humana de Burgos, de Navarro y Baldeweg». • En el apartado de aficiones, destaca sobre todo el contacto con los amigos, «después de nueve años fuera de casa, aprovecho todas las ocasiones para verles». El trato con los amigos es una de las cosas que más valora este joven aparejador al que también le gusta estar en la calle, al aire libre, y viajar.


CARAS NUEVAS De arriba abajo: Virginia Hurlé posa para Dovela con una maqueta de un velero. La navegación es una de sus aficiones. • Noel aprecia, por encima de todo, el contacto habitual con sus amigos, los de aquí y los de allí, que son muchos repartidos por la mitad norte de la geografía española. Aprovechar el tiempo al aire libre con un buen libro es otra de sus opciones. • El surf es otra de las aficiones a las que este verano quiso dedicarse Carlos Iglesias, fiel reflejo de las inquietudes personales de este joven colegiado.

t Carlos destaca que en lo relativo a edificación, «los más encaminados son los aparejadores, en cuanto a obra civil en el sentido de carreteras y demás, confluyen más aspectos». En opinión de Noel, «en un pastel tan inmenso no pasa nada, pero si yo tuviera que elegir entre dos personas sin experiencia, me quedo, sin lugar a dudas, con el aparejador solo viendo los planes de estudios», afirma tajante. En cuanto al tema del autoempleo como salida profesional para los jóvenes, vuelven a recurrir a la cuestión de la experiencia, y no lo ven muy factible cuando aún se está empezando. En el caso de Virginia, ella sí tiene un proyecto firmado como autónoma, «pero es la casa de mis padres, y sé que si ocurre algo, no van a ir contra mí. Además el proyecto es a medias con otra persona. Son muchas cosas para tener en cuenta por un joven a la hora de decidirse por ello, pero de cara al futuro, sí que es una opción. Ahora es demasiado arriesgado». Noel Rábago considera que dentro de unos dos años podría lanzarse «con alguna cosilla por mi cuenta porque supongo que para entonces me habrán surgido bastantes problemas como para saber solventarlos». Otro inconveniente que contemplan es el hecho de no cobrar por certificación, lo que da lugar a la falta de unos ingresos regulares. Y en cuanto al hecho de estar colegiados, uno de los aspectos que juzgan más positivos es la existencia de la Bolsa de Trabajo, o de mejora de empleo. De hecho, ésta fue la razón fundamental por la que Carlos se colegió. Virginia también añade la asesoría fiscal, «de gran ayuda cuando tienes que rellenar tantos papeles y no sabes de qué se trata exactamente». A ello añaden el respaldo profesional, la información y el reciclaje, detalles vitales en una profesión en continuo crecimiento. «Si no existiera el colegio, sabrías lo que tú te busques y de la otra manera es un colectivo el que te apoya», concluye Noel. A

NÚMERO SEIS DOVELA 23


OTRO ÁNGULO

Relaciones laborales

Sofía Lamelas y Juan Moro llevan juntos treinta años, pero el tiempo no les ha gastado ni profesional ni personalmente.

JUAN CARLOS ROMÁN

María José Arias e Íñigo Arregui están de aniversario, puesto que contrajeron matrimonio en septiembre del año pasado.

Aparejados La Escuela de La Coruña fue testigo, pero también escenario, de dos uniones muy bien trabadas, la de Sofía Lamelas y Juan Moro y, 18 años después, la de María José Arias e Íñigo Arregui. Compañeros de clase primero, y de vida después, ellos son los cuatro pilares de este reportaje con el que queda claro que lo personal no está reñido —sino más bien querido— con lo profesional. Por Susana Lago. Dios los cría y Cupido los junta, pero no sólo en el terreno sentimental, sino también en el plano laboral. Si no, que se lo cuenten a Sofía Lamelas y a Juan Moro, que llevan juntos treinta años y que, además de compartir corazón y cinco hijos, se ven a diario en las oficinas del Catastro ovetense. De

24 DOVELA NÚMERO SEIS

casados sólo llevan 18 años, justo los que separan a esta pareja de la consolidación de otra, la de María José Arias e Íñigo Arregui que, al igual que en el caso de este matrimonio, se enamoraron bajo el hechizo de las aulas de la Escuela de Arquitectura de La Coruña.


OTRO ÁNGULO

Sofía y Juan, bodas de plata Treinta años dan para mucho, y en el caso de Sofía Lamelas y Juan Moro han dado para unos cuantos logros. La mayoría los han obtenido juntos. Se conocieron estudiando la carrera. «En realidad, yo empecé en Sevilla, pero por determinadas circunstancias cursé el último año en Galicia y fue allí, en la fiesta que entonces se llamaba de Paso del Ecuador de la carrera, donde conocí a Sofía», explica Juan, no sin cierto rubor, al contar los inicios de una relación que se mantiene en perfecto estado de salud, a pesar de los años. «Casados sólo llevamos 18 años: éramos los novios eternos», matiza Sofía entre risas, y añade, ahora un poco más seria, que «organizar una vida en común no es tarea fácil y no queríamos precipitarnos. Antes, debíamos asegurar nuestro futuro económico». Ambos coinciden en que lo suyo no fue un flechazo: «Nos enamoramos a medida que nos fuimos conociendo. Los dos éramos asturianos y quieras que no, ese vínculo te da la excusa para acercarte un poco más. Coincidir en aquella fiesta dio pie a otras citas y así hasta el día de hoy», señalan conjuntamente. Desde esa fiesta hasta hoy han pasado muchas cosas pero, sin duda, Sofía y Juan están orgullosos sobremanera de cinco que, curiosamente, tienen nombre y apellidos. «Sabíamos que queríamos tener familia numerosa, porque Juan es hijo único y yo sólo tengo una hermana, así que no nos apetecía que nuestro niño fuera, además de hijo único, nieto único, sobrino único... Con cinco nos damos por servidos», comenta entre risas. Luz, de 16 años, es la única hija del matrimonio, el resto son todo chavales: Juan Francisco, de 15 años, Miguel, de 13, Ignacio, de 12 y el pequeño de la casa, Jaime, que cuenta 7 años. «De momento, ninguno de los cinco ha manifestado interés alguno por seguir nuestros pasos profesionales, así que parece que eso de que trabajemos los dos en lo mismo no les ha influido mucho», comenta Juan.

Juntos..., 24 horas al día Juan y Sofía comparten literalmente su vida. No en vano, los dos son aparejadores al servicio de la Hacienda Pública, desa-

De izquierda a derecha: «Me da pena que crezcan tan deprisa», relata Sofía Lamelas que en esta foto, posa junto a su hijo mayor, Juan Francisco. • Juan enseña a andar en bici a su hijo menor, Jaime. • Luz, de 16 años, es la única hija del matrimonio Moro-Lamelas, el resto son todo chavales: Juan Francisco, de 15 años, Miguel, de 13, Ignacio, de 12 y el pequeño de la casa, Jaime, que cuenta siete años.

rrollando su actividad profesional en el Área Técnico-Facultativa Urbana de la Gerencia Regional del Catastro. Juan ironiza sobre lo cercanos que se sienten el uno del otro: «Sólo dos despachos median entre nosotros y actualmente somos los únicos aparejadores de Hacienda que trabajamos en la Gerencia de Oviedo». Sobre las ventajas y los posibles inconvenientes de esta situación es Sofía la que habla, secundada por la opinión de su marido: «En el trabajo no somos un matrimonio, sino compañeros. Lo que sí es cierto es que tener a alguien de confianza trabajando a tu lado te da seguridad. Es distinto preguntarle una duda a tu marido que a alguien a quien no tienes por qué importarle o que no tiene por qué ayudarte. La parte negativa es obvia, corres el riesgo de traerte los problemas de trabajo a casa, llevar los asuntos laborales al terreno de la pareja. Por eso, en cuanto salimos de la oficina, procuramos cerrar esa puerta y no atravesarla de nuevo hasta el día siguiente». De todos modos, «llevamos trece años trabajando juntos, así que hemos aprendido a llevarlo sin problemas», puntualiza Juan. El hecho de que hayan optado los dos por ocupar una plaza en la Administración obedece a varias razones y ambos están satisfechos con su elección, aunque en el caso de Sofía, al principio no lo tenía tan claro. «No pasé por muchos trabajos antes de obtener el puesto actual. Primero, estuve en un estudio y luego di algunas clases. Más tarde entré a formar parte de una

empresa en la que desarrollaba tareas similares a las que desempeño ahora, pero lo cierto es que yo no quería ser funcionaria, ni siquiera me lo planteaba como una opción a tener en cuenta, pero entre mi marido y un amigo común me liaron para presentarme a una plaza de interina y cuál no sería mi sorpresa al comprobar que había aprobado y, a partir de esa primera toma de contacto con la Administración, vi que era un trabajo que no estaba nada mal y que además tenía un buen horario, que dejaba tiempo para otras actividades: la principal, atender a mis hijos». Juan también comenzó con otra idea de lo que sería su vida profesional: «A mí, en principio, lo que más me gustaba era el ejercicio libre de la profesión, pero con el tiempo me di cuenta de que era fruto de una visión idealista, ya que esta opción comporta incertidumbre, mientras que la vía administrativa no es tan árida y te da otras satisfacciones. No me arrepiento del camino elegido». NÚMERO SEIS DOVELA 25


María José e Íñigo, de luna de miel Los amigos de mis amigas son mis amigos, ésta fue la máxima que se aplicaron tanto Íñigo como María José, quienes se conocieron a partir de una amiga común. En realidad, la mejor amiga de María José que, casualidades de la vida, fue la compañera de piso de Íñigo durante los años de carrera. En La Coruña fue donde se conocieron, pero «empezamos a salir en Madrid. Fue muy curioso porque coincidió que ambos cursamos el último año en Madrid y no lo sabíamos, nos encontramos por casualidad en la cola de la secretaría y allí surgió todo», relata María José. Ellos no tuvieron tanta paciencia con el noviazgo: «Nos conocimos en el 92, pero no empezamos a salir hasta el 2000, tres años después nos casamos. Ahora en septiembre celebramos nuestro primer aniversario de boda», resume Íñigo. A pesar de su juventud —ambos tienen 31 años—, les pica el gusanillo de ser padres, «pero ahora mismo no puede ser, primero tenemos que asentarnos del todo y ver cómo nos vamos a organizar». Es por eso que María José está preparando una oposición: «Pensamos que si queremos tener niños, al

Esta imagen pertenece a las primeras navidades que Íñigo y María José pasaron juntos, ya como matrimonio.

horas diarias delante de los libros lo lleva fatal y a mí no me supone ningún drama, así que decidimos que fuese yo la que intentase sacar una plaza en la Administración, y en eso estoy ahora». Íñigo trabaja en DRAGADOS y está contento porque «es una oportunidad muy buena que ofrece garantías de estabilidad. De todos modos, nos queda todo por delante y estamos intentando disfrutar al máximo el uno del otro».

Construyendo futuro

menos uno de los dos ha de tener un horario más razonable. Ambos sabemos que trabajar en una obra te exige dedicarle muchas horas, sobre todo cuando se acerca el cumplimiento del plazo para el que estaba previsto. Él, lo de tener que estar sentado diez

En el caso de Íñigo y María José, las veces que han trabajado juntos ha sido por casualidad, aunque María José dice que «siempre hemos estamos vinculados de alguna manera, salvo en nuestro primer trabajo, ya que yo estaba en Gijón y él en Oviedo. Después, casualidades de la vida, yo empecé a trabajar en una OCT —Organismo de Control Técnico— y cuál no sería nuestra sorpresa al comprobar que una de las


APAREJADOS OTRO ÁNGULO

Enamorados como colegiales JUAN CARLOS ROMÁN

Tanto Sofía y Juan como Íñigo y María José representan, como colegiados, el saludable estado de la institución colegial. ¿Cuándo os colegiásteis? sofía: Yo acabo de celebrar mis bodas de plata como colegiada y tengo que decir que cuando subí a recoger mi insignia fue un momento muy emotivo. juan: Yo me colegié tres años antes que Sofía, o sea, que las próximas bodas colegiales que celebre serán las de oro, y espero llegar a ellas, claro. maría josé e íñigo: Nosotros nos colegiamos a la vez, hace ya tres años. A modo de anécdota —dice María José—, contaré que mi número de colegiada es el 1312, mientras que Íñigo tiene el 1320 y siempre que tengo ocasión, aprovecho para recordarle esos ocho puestos de ventaja —risas—, aunque siempre en tono de broma cariñosa. ¿Cuál de los dos ha cosechado más logros profesionales? sofía: No sé si eso es medible. Llevamos tanto tiempo juntos, compartiendo todo, que los logros, sean del tipo que sean, también son de los dos. juan: Estoy con Sofía. maría josé: Yo creo que, profesionalmente, Íñigo ha cosechado más triunfos, pero lo bueno de todo esto es que cada éxito que conseguimos, lo vivimos los dos con tanta alegría como si fuera propio. íñigo: Yo no creo haber cosechado más logros que ella, ni siquie-

obras para las que me habían llamado era la de Íñigo». «Fue una coincidencia, pero curiosamente la obra en la que estoy trabajando en la actualidad es una en la que María José también llevó la OCT en su momento». A los dos les encanta su profesión. En el caso de Íñigo «por su dinamismo y ver-

ra creo que una cosa así se pueda medir, pero sí es cierto que las cosas buenas, cuando le pasan a uno, nos pasan a los dos. Una anécdota que os haya marcado... sofía: Cuando me saqué la plaza en la Administración me destinaron a Teruel. Fueron unos momentos terribles porque yo estaba a punto de dar a luz a mi hijo Ignacio y, de pronto, me veía teniendo que cambiar mi vida por completo. juan: Al final, se solucionó todo y Sofía no tuvo que moverse de Oviedo, gracias a Dios. íñigo: Sin duda, uno de los mejores momentos que hemos vivido juntos fue cuando acabamos la carrera. maría josé: Fue muy emotivo porque a los dos nos quedaba la misma asignatura para acabar y era una de las más difíciles de toda la carrera. Después de estar toda la mañana esperando que salieran las notas, Íñigo se acercó al tablón, donde estaban todos los estudiantes amontonados y le veo que empieza a dar saltos de alegría. Acabamos llorando los dos y todo de lo contentos que nos pusimos.

satilidad, nunca te aburres. Es un trabajo que te permite estar a pie de obra, pero también en una oficina. Resumo diciendo que cada día aprendo algo nuevo en esta Íñigo y María José, durante su viaje de novios con los imponentes rascacielos de fondo.

profesión». Para María José, haber elegido esta opción profesional también implica un aprendizaje constante: «A medida que voy viendo más cosas en este sector, más me cautiva. Ahora que estoy preparando la oposición, veo temas que, a lo mejor, durante la carrera tocamos un poco por encima y que me parecen muy interesantes: la obra, la parte de la seguridad, las tasaciones para bancos... Coincido con Íñigo en que, por suerte, es una profesión muy versátil». A pesar de estar satisfechos con su opción laboral, ambos reconocen que tiene una parte negativa: «Sin duda, los horarios. Ahora nos vemos un poco más porque yo, al estar estudiando, paso más tiempo en casa y si Íñigo sale pronto, pues me llama para que baje y podamos salir a tomar algo y disfrutar de nosotros mismos. Pero, cuando trabajábamos los dos, había días que apenas nos veíamos. En una obra se sabe cuando entras, pero no cuando acabas la jornada», cuenta María José. Aún así, se les ve encantados y felices, como corresponde a cualquier pareja de recién casados y cuando se les pregunta si se sienten felices con la vida que están construyendo juntos, responden sin vacilar un «sí» que no admite dudas. A

NÚMERO SEIS DOVELA 27


ENTREVISTA

Provocando reacciones

«Sé que mi arte no deja indiferente: o te gusta o no te gusta»

IVÁN MARTÍNEZ

A izquierda y derecha: El Sueño de la razón, un espacio transformado a través de un cuadro op art de la artista Ridgest Riley en el que Cuco analiza diferentes aspectos del pánico individual a través de entrevistas a enfermos, psiquiatras y farmacéuticos.


ENTREVISTA

El artista asturiano Cuco Suárez (Pola de Laviana, 1961), expone estos días en la Sala Montcada de la Fundación La Caixa, en Barcelona, El sueño de la razón: una instalación claustrofóbica que analiza los aspectos psicóticos y endógenos del pánico individual. Una exposición en la Fundación Botín, un Centro de Arte Contemporáneo y un encuentro de artistas son, además, algunos de sus proyectos más inmediatos. Por algo reconoce sentirse «en la miel de la vida». Muchos son los calificativos que lo definen, pero el caso es que sus obras tienen su propio e indiscutible sello y lo cierto es que su arte no deja indiferente, gusta o no, pero siempre provoca reacciones. Por Pilar Alonso. ¿En qué consiste El sueño de la razón?

Se trata de un espacio transformado a través de un cuadro del op art —arte cinético— de la artista Ridgest Riley, el cual adapté al espacio de doce metros y medio por los tres y pico que tiene la sala para que la gente, cuando entrase, sintiese ansiedad. Este cuadro está en movimiento cons-

tante. Cada vez que te mueves se mueve el cuadro, si estás quieto y se mueve otra persona también lo sientes. Pierdes por tanto el sentido de la ubicación y da mucha inestabilidad. Marea muchísimo; de hecho, a los cinco minutos hay mucha gente que tiene que salir, sales además con calor... El montaje es una videoinstalación que

he montado con la ayuda de Rob Loren, con quien estoy colaborando en las últimas exposiciones. Él es quien monta los vídeos. ¿Qué se puede contemplar en este vídeo?

Hay varios monitores. En unos salgo entrevistando a gente que tiene síntomas de ataques de pánico. En otro salgo yo con


ENTREVISTA CUCO SUÁREZ un psiquiatra hablando sobre este tema, como en un desnudo total a nivel psicológico. En otro sale una psicóloga explicando el por qué de estos síntomas, en otro un farmacéutico y en el último dos preguntas: ¿ha tenido usted alguna vez un síntoma de este tipo? y ¿cree que esto es un montaje y somos actores? La mayoría de la gente encuestada se siente identificada con la exposición. Cada vez hay más gente que sufre ataques de pánico, sobre todo desde la década de los 80. Los ataques de pánico no son un problema psicológico, si no biológico. El cerebro no acepta la velocidad a la que vamos; vamos a una velocidad de vértigo —Internet, globalización, desinformación, guerras, violencia—. La gente se siente un poco desubicada y les entra ansiedad, hasta llegar a los ataques de pánico. ¿Cómo surge la idea y la oportunidad de exponer en la Sala Montcada?

Teresa Macrí, la comisaria de la exposición Miedo Total, preguntó a un par de artistas amigos míos qué artista español conocían que pudiese abarcar el tema del miedo total y que trabajase los campos de la multimedia, de la transgresión. Entonces le dieron el mío; es curioso, los dos por separado le dieron el mismo nombre. Entonces ya se puso en contacto conmigo y le pasé un par de pruebas. Claro, al hablar de miedo total le dije: «Estás haciendo una propuesta muy fuerte en la que se evidencie el miedo». Le mandé una propuesta que tenía que ver con el arte delictivo, sin llegar a serlo; no se sabe dónde está el límite. Me dijo que no, que podía volver loca a la gente o provocar ataques de histeria. Al final le mandé ésta, aunque yo nunca trabajo bajo ningún lema que me impongan. Pero gracias a este lema pensé, a través de un capricho de Goya, que se llama El miedo de la razón produce monstruos, titulé El sueño de la razón a la exposición y conté un poco mi vida. A partir de los 17 años comencé a tener ataques de pánico, aunque ahora estoy bien.

«Una casa de artistas» en Sobrescobio ¿Le gustaría crear su propio espacio artístico?

De hecho lo estoy creando en Ladines, en el concejo de Sobrescobio, en pleno Parque de Redes. Es un Centro de Arte Contemporáneo, una casa de artistas. Un dúplex diseñado por el arquitecto Julio Valle. En la parte de abajo habrá dos talleres individuales y otros dos en la de arriba. Y aparte, mi casita para dirigirlo. Durante seis meses se alquilarán a artistas que pueden ser becados. Son pequeños lofts individuales, estudios donde la gente podrá preparar una

30 DOVELA NÚMERO SEIS

exposición, escribir un libro, preparar una tesis doctoral... Sitios donde se pueda estar tranquilamente para todo lo que tenga que ver con la cultura. La falta de espacios creativos es evidente.

Hay gente que no tiene dónde preparar una exposición o alquilar un taller donde exista el silencio y la tranquilidad. Por lo mismo que cuesta dormir en una casa rural, se podrá disponer de un espacio para la creación. Además tienen las herramientas: disponen de ordenador, de escáner... Pueden hacer arte multimedia, digital, grabado, escultura... La casa, además, está estructurada de tal manera que, tanto en los dos espacios individuales de arriba como los de abajo, se abra una puerta corrediza y se cree un único espacio para dar clases en verano; talleres de arte para 20 personas: arriba se darían las clases didácticas y abajo las clases prácticas. ¿Para cuándo tiene previsto abrirlo?

Llevo doce años intentándolo y por fin lo logro sacar adelante. Tenía previsto abrirlo el año pasado pero las obras van lentas... Llevo un año de demora, pero espero abrirlo para el otoño.

«Turismo postindustrial» Me han comentado que tiene un proyecto en Las Cuencas. Cuénteme...

Se trata de un encuentro de unos 60 artistas que intervendrán en las ruinas industriales de la zona, unos y otros en el entorno de Redes. La exposición de sus obras podrá visitarse durante tres meses. Además de la propuesta artística habrá una propuesta didáctica por medio de unos seminarios. Queremos que sea un proyecto no solo a nivel nacional, sino internacional. Lo queremos llevar a Alemania, Inglaterra, Polonia, a países donde están pasando por este fenómeno. Sociedades que pasaron hace siglo y pico de vivir de la agricultura y la ganadería a vivir de la industria de la minería y que ahora, al acabarse la minería, no tienen ningún tipo de salida. Pensamos que la única salida que se puede seguir, y que están haciendo otros países, es el turismo postindustrial. Tenemos especialistas que hablarán de este tema y utilizaremos el arte como llamada de atención a este sistema. Pasarán artistas de los más importantes del mundo. ¿Para cuándo?

Para el 2005. No es un hecho aún, pero estamos al 90% para sacarlo adelante. ¿Está en la línea de Diáspora?

El proyecto es el mismo. Es el fenómeno que se conoce como las nuevas bienales, es un poco la vuelta al movimiento surrealista. Pero no hablando en términos surrealistas, sino hablando de cómo


Cuco asegura que no le gusta provocar por provocar, aunque sabe que su arte siempre suscita reacciones. Nunca deja indiferente.

funcionaban en aquella época el dadaísmo, el futurismo. Donde toda la gente de la cultura estaba junta: pintores, escritores, cineastas, políticos... En este tipo de proyectos se aúna otra vez todo esto: comisarios, críticos, historiadores, artistas de todas las disciplinas… y se establece una buena sinergia. Este fenómeno está funcionando. Yo ya participé en cinco: dirigí uno, promuevo éste y en otros trabajé como productor de obra de otras personas. ¿Le gustaría volver a celebrar un encuentro como fue Diáspora en Oviedo?

Sí me gustaría volver a Oviedo con ello. Cuando acabó Diáspora dijeron que había sido un proyecto que había cuajado muy bien, pero que el esfuerzo que llevaba era muy grande y que se tardaría en volver a organizar. Pero bueno, sigue abierto, no sé si de aquí a unos años se retomará. ¿En qué se inspira?

En temas sociales. Me inspiro en lo cotidiano, en lo que veo, en lo que vivo, en lo que viven los demás. Pienso que la creación esta ahí, en el día a día. Dejar testimonio de la realidad que vives cada momento, de lo que me gusta, de lo que no. No

«Me inspiro en lo cotidiano, en lo que veo, en lo que vivo, en lo que viven los demás. Pienso que la creación esta ahí, en el día a día. Dejar testimonio de la realidad que vives cada momento, de lo que me gusta, de lo que no». soy un artista que busque la belleza. Si la hay, la pongo, pero tampoco busco lo feo. Puedes ver una exposición mía que hable sobre el horror pero en los montajes siempre evito el mal gusto. Busco que estén bien hechos, bien compuestos y siempre dando una especie de halo optimista. Siempre plasmo un optimismo obligatorio que me lleva a decir que esto está aquí, pero nosotros también. Tengo también exposiciones que son cachondas, pero tal y como están las cosas estoy metido en un arte de respuesta social. Mis proyectos son todos distintos, aunque sí se nota que hay un sello Cuco Suárez.

NÚMERO SEIS DOVELA 31


La dictadura consumista ¿Tiene algún proyecto inmediato?

Estoy preparando la beca de la Fundación Botín, que también tiene que ver con la ansiedad.

IVÁN MARTÍNEZ

¿En qué consiste?

La he montado en torno a tres bases: los objetos y muchísimos chismes, aparatos que el ser humano inventa para mejorar su calidad de vida y cómo acaban volviéndose en contra de la propia persona; el ruido y la violencia. Los objetos son herramientas pero es una metáfora de cualquier otra cosa, una lavadora, un tocadiscos, un cd... Van clavados en una pared de color rojo, que es la violencia. La sombra que proyectan estos objetos sobre la pared es una sombra impuesta, está pintada como algo que te imponen. ¿Supone algo para usted desde el punto de vista personal?

Es para mí lo que yo llamo la dictadura consumista. Estamos viviendo algo parecido, parece que estás obligado a consumir; si no lo haces, eres un tío rarísimo. Pero además de la sombra hay también un exvoto de una oreja y que está como pidiendo piedad: «¡No metas tanto ruido!». Y luego también hay otro exvoto que es mi retrato, mi cabeza de cera, que es una vela que se va consumiendo durante todo el tiempo que dura la exposición, como si estuviera hablando de cómo nos están volviendo locos; bueno no, yo no estoy loco, si no cómo lo intentan. La luz y el sonido juegan un papel importante.

La luz que ilumina toda la sala es una campana cuyo badajo es una bombilla, como avisando que si toca contra el hierro quedamos ciegos. También hay una pantallita pequeña con imágenes violentas —roturas de brazos, de piernas—. Lo que más me interesa de la propuesta es el sonido que hay en el ambiente, ya que no se oye. Estuve grabando el silencio en varias ciudades de Europa, cosa que me está costando muchísimo trabajo, y luego lo amplifico. Realmente no lo escuchas, pero el hecho de que no te entre por la vía auditiva no significa que pueda entrar por cualquier otra y que te pueda alterar. Este silencio va a ir muy amplificado, por eso la exposición se llama El silencio es estertóreo, que es, en realidad, una contradicción. Me dice que se trata de una trilogía. ¿Cuál será la tercera parte?

Lleva el título de Guantánamo. Es, al igual que las otras, un poliedro donde, a partir de tres obras de tres artistas famosos, me quejo de las torturas que están haciendo los estadounidenses en Guantánamo.

¿Cómo ve el panorama artístico en Asturias?

No lo veo. En Asturias hay grandes artistas, pero no hay espacios donde exponer. A mí me está pasando una cosa muy curiosa Todo el mundo quiere ver mi obra porque yo tengo aquí mi público, pero ocurre que no hay espacios, no tengo dónde traerlo. Cada vez hay más artistas y menos espacios. Unos los cierran y otros se están utilizando para otras cosas que no tienen que ver con el arte. El panorama es desolador porque no hay una política artística que nos defienda y ampare de alguna forma. Yo he tenido que crear mi espacio para ayudar a los demás y poder seguir trabajando más cómodo.

32 DOVELA NÚMERO SEIS

¿Y por qué cree que ocurre esto?

Hay un desinterés total hacia la cultura en general, pero no sólo en Asturias. Es difícil realizar proyectos, cuesta mucho trabajo. Pero no me pasa a mí solo, ya te digo que es general. En ARCO, por ejemplo, no ves una presencia fuerte asturiana. Si no estás en ARCO, no se te va a reconocer, por muy artista que seas. Es muy importante estar allí. Es donde se da reconocer el arte español y ni Asturias ni los artistas asturianos tienen presencia. Si las instituciones asturianas no ayudan para que el arte asturiano esté donde tenga que estar, pues no entraremos nunca. A quien le toque tendrá

que hacer ese esfuerzo; el mío como artista es crear y moverme por donde pueda. Pero hay unas instituciones que están obligadas a poner algo de su parte. ¿Le queda por hacer algo?

Tener más paciencia y más salud. Y echarme una novia que me quiera, marchar pal monte... Esto va caminando. La carrera que llevo no ye meteórica, pero sí que va en concordancia con mis años. El currículo que tengo a mis años está bien: en premios, en exposiciones, en obra, en reconocimiento... Ahora estoy casi en la miel de mi vida. Están surgiendo cosas interesantes, estoy haciendo una obra ya bastante más madura, donde se nota el peso de la experiencia. Pero vaya, seguir así, poco a poco y estando donde estoy, dando pasos normales. Me están llamando de sitios interesantes y tampoco quiero hacer más obra de la que tenga que hacer, la justa, la necesaria. ¿Hay algún edificio en Oviedo que le inspire?

El Termómetro. Me gusta el funcionalismo y todo lo que tenga que ver con la Bauhaus, el racionalismo. Y alguno más también de la calle Uría de este tipo. ¿Incluiría alguno en alguna obra?

Si hiciese una película pues sí, utilizaría el Termómetro. También me gusta una casa gótica que hay en frente de la Catedral. Si le propusiera el Colegio de Aparejadores crear una obra para ellos, ¿qué realizaría?

Tendría que mirar el edificio, el lugar. Al ser una pieza pública entraría dentro de algo más bien lúdico, que la gente cuando lo viese se sintiese atraído por ello. En la línea en la que estoy trabajando ahora en cuanto se refiere a obras públicas. Me gustan mucho también los animales. Algún animal les haría por ahí... ¿Se considera provocador?

El arte siempre provoca. Cuando trabajas la evidencia y ciertas cosas privadas las haces públicas, aunque sea a nivel inconsciente, de alguna forma puedes provocar, pues de alguna forma la gente se siente identificada con el hecho. El arte siempre provoca algún tipo de reacciones, de rechazo o de gusto. Aunque no sé por qué a mí me meten en la lista de los provocadores, transgresores. Si me meten en esa lista, será porque realmente sí lo sea. Pero no lo hago por el hecho propio de provocar por provocar. Solo hago el trabajo que quiero hacer, lo que me apetece, con una libertad terrible y a lo mejor es eso lo que provoca: el que sea capaz de decir ciertas cosas o atreverme a decir lo que otra gente no se atreve. Pero sí, siempre provoca situaciones de encanto o desencanto. Sé que mi arte no deja indiferente: o te gusta o no te gusta, pero no te deja indiferente. A


ASESORÍA

Una norma de necesario conocimiento

La prescripción del pago de honorarios El artículo 1.967 del Código Civil establece que la obligación de pagar a los profesionales por el ejercicio de su oficio prescribirá pasados tres años desde el momento en el que dejaron de prestarse los servicios. Es, por tanto, una norma que, para quienes desempeñan actividades enmarcadas en las denominadas profesiones liberales, como los aparejadores, debe tenerse siempre en cuenta. Por Pilar Alonso. Ilustración de Rubén Megido. Es importante

recordar que el plazo de prescripción de la acción para reclamar el pago de los honorarios devengados por el ejercicio de profesión, arte u oficio finaliza transcurridos tres años, siempre que tal prescripción sea alegada por el deudor. Así lo recoge el artículo 1.967 del Código Civil, texto que además señala que este tiempo se empezará a contar desde el momento exacto en el que dejaron de prestarse dichos servicios. En el caso de los aparejadores es sencillo establecer dicho momento, ya que el acta provisional de la obra, cuando es autorizada por todas las personas que en ella intervienen, acredita por sí sola la fecha de terminación efectiva de la misma. No obstante, cualquier otro medio probatorio que acredite tal finalización con el suficiente rigor podrá ser perfectamente admisible por parte de los Tribunales. Si bien, en este aspecto en concreto, es preciso poner de relieve que la sola expedición del Certificado Final de Obra, cuando éste es emitido con posterioridad a la fecha de contratación, podrá exigir que se pruebe el porqué del retraso excesivo entre tal contratación y la expedición del Certificado, puesto que esto último, al ser un acto unilateral,

puede considerarse insuficiente como medio probatorio en estos supuestos de una dilatada y anormal duración de una obra. A pesar de esto, se han dictado algunas sentencias que, infringiendo claramente la doctrina jurisprudencial, han determinado que el dies a quo para el cómputo de este plazo será siempre el tiempo de presentación del cobro de los trabajos, con independencia de su realización material. Una tesis insostenible ya que, con esa postura, la inseguridad del cómputo y la exigencia de la reclamación tempestiva de la acción dependería del tiempo en el que el interesado presentara al cobro sus honorarios, lo que subordinaría el transcurso del plazo de prescripción a la mayor o menor diligencia de ese cobro. Asimismo, los profesionales deben saber que este plazo consistente en tres años, puede considerarse interrumpido si, en este caso, el aparejador dirigiese una o varias reclamaciones de pago al demandado, siempre y cuando existiese constancia de la recepción de al menos una de ellas por parte de éste. De esta forma, el periodo establecido para la prescripción de la obligación de abonar los honorarios podría alargarse, beneficiando así al profesional. A

NÚMERO SEIS DOVELA 33


Ángulo fotográfico Pasado, presente, futuro

IVÁN MARTÍNEZ

La vida colegial, a travé

Diamantes sin pulir, alianzas de plata y broches de oro. Así podríamos referirnos a las tres generaciones de colegiados que el pasado 2 de junio se dieron cita en el ovetense Hotel de La Reconquista. ¿El objeto del encuentro? La entrega anual de insignias y diplomas que el Colegio de Aparejadores y Arquitectos Técnicos de Asturias celebra para dar la bienvenida a los nuevos colegiados, celebrar las bodas de plata de aquellos que llevan ya un cuarto de siglo caminando al ritmo de la institución, y rendir homenaje a los que han cumplido 50 años en el Colegio, testimonio vivo de toda su andadura. Por Susana Lago.

«De todas

las celebraciones colegiales, ésta es la que más me agrada porque en ella se pone de manifiesto el espíritu del Colegio: el de ser un colectivo unido como una piña». Esta frase resume la emotividad que el Presidente del Colegio de Aparejadores y Arquitectos Técnicos del Principado de Asturias transmitió durante todo su discurso. Sus palabras fueron el preámbulo de una sentida bienvenida para los nuevos miembros del Colegio, de un reconocimiento por su carrera a aquellos que cumplían sus bodas de plata al lado de la institución, y de un sincero homenaje para los dos aparejadores que, con sus 50 años de profesión, constituyen a través de su

34 DOVELA NÚMERO SEIS

trayectoria profesional la propia historia del Colegio.

Palabras para todos En su discurso, el Presidente, Pedro Jiménez, tuvo palabras de admiración y agradecimiento para todos los aparejadores allí convocados. Para los más jóvenes, la enhorabuena y la recomendación de ser exigentes: «El Colegio es vuestra segunda casa y, para mantener el nivel que tiene, debéis ser muy exigentes. Cuando nos es concedido un título, hay que mantenerlo, luchar por seguir siendo mejores». Para los colegiados que han conquistado los 25 años de profesión, «no puedo deciros nada porque ya lo sabéis todo. Sólo me resta

animaros a seguir y que lleguéis a la celebración de las bodas de oro, aunque para entonces yo ya no esté». Y a los grandes homenajeados, a los dos aparejadores que recogían el reconocimiento a sus bodas de oro, «deciros que os envidio, porque además de haber llegado hasta aquí, estáis los dos como cañones», y añadió: «Quiero agradeceros estos 50 años, sois la auténtica semilla de este Colegio. Por eso os pido que no veáis el valor material de la placa de la que os vamos a hacer entrega. Quedaros con el cariño, la gratitud y la admiración con que os la damos, ya que si algo somos, si algo es este Colegio, os lo debemos a vosotros».


ÁNGULO FOTOGRÁFICO

s de tres generaciones

El presidente del Colegio de Aparejadores, Pedro Ignacio Jiménez, durante el discurso previo a la imposición de insignias a los colegiados. • Alfonso González Fernández recibió la insignia de manos de su padre • Sofía Lamelas Suárez-Pola fue la única mujer que recogió su diploma de reconocimiento a los 25 años de pertenencia al Colegio. • Fernando León Baidal recogiendo la placa conmemorativa de las bodas de oro.

Los homenajeados Nuevos colegiados Javier Albuerne Álvarez, Óscar Alonso Manjón, Andrés Álvarez Fernández, Jaime Baniela Martínez, Carlos Ceñal Rodrigo, Pablo César Cachero Villa, Juan Ramón Coutado Naves, Goretti Domingo García, David Espina Crespo, José María García Coto, Tamara García Fernández, Martín Bruno Gómez Shennan, Alfonso González Fernández, Vicente González González, Virginia Hurlé González, Gloria María Iglesias Iglesias, Carlos Iglesias Revuelta, Álvaro de Luna Alvargonzález, José Menéndez Vázquez, Antonio Morales Secades, Noel Rábado Rodríguez, Alicia Suárez Fernández.

Solemnidad versus fiesta A diferencia de lo que se venía haciendo otros años, en esta ocasión y tras haberse acordado así en la Asamblea General del pasado 19 de abril, el acto de entrega de insignias y diplomas se ha separado de la cena homenaje a los colegiados para no empañar la solemnidad del mismo y, por otro lado, mantener el carácter festivo de la cena. Aprovechando que el día anterior fue San Juan de Ortega, patrón del Colegio, se decidió fechar para entonces el acto de entrega de insignias, diplomas y placas conmemorativas. A

25 años, bodas de plata Sergio José Álvarez Fernández, María Luisa Álvarez Quirós, Antonio Asensio López, Celestino Burgos Tapia, Roberto Espina Fildalgo, Pedro Fernando Fernández Monzón, Juan José García-Bericua Alonso, Sofía Lamelas Suárez-Pola, Rosario Isidora López Hernández, Adolfo Marcelino González Valdés , José Patricio Martínez Cuesta, Miguel Ángel Martínez San Miguel, Francisco Nicanor Suárez Rozada, Ramón Noriega Romano, Luis Núñez Delgado, Félix Ruiz Redondo Rodríguez, Hernando Riestra Sastre, José Ignacio Solís de la Vega, Eugenio Solís Gutiérrez, José Ignacio Suárez Vicente.

50 años, bodas de oro Carlos Muñoz Guinea y Fernando León Baidal.

NÚMERO SEIS DOVELA 35


Bodas de oro 2004

ALFONSO SUÁREZ

Fernando León Baidal y Carlos Muñoz Guinea, homenajeados que cumplían sus 50 años de vida colegial.

36 DOVELA NÚMERO SEIS


ALFONSO SUÁREZ

Bodas de plata 2004

ALFONSO SUÁREZ

Nuevos colegiados 2004

NÚMERO SEIS DOVELA 37


Ángulo fotográfico Reunirse en familia

Cena anual de colegiados, un

1

Un año más, y con motivo de la festividad de San Juan de Ortega, el Colegio de Aparejadores y Arquitectos Técnicos de Asturias, reunió a sus miembros en su tradicional cena de hermandad. En esta ocasión, el lugar elegido fue La Gruta, restaurante al que asistieron más de medio millar de comensales, lo que da una idea del gran éxito de convocatoria que tuvo el encuentro. Por Pilar Alonso. Fotografías de Enrique Cárdenas.

A las nueve

de la noche el sol aún brillaba con fuerza en Oviedo y decenas de colegiados, con sus acompañantes, comenzaban a llegar a la terraza de La Gruta, donde les esperaba un aperitivo de bienvenida. A eso de las diez, los más de 500 comensales iban ya ocupando las mesas de los salones Tonel y Manzana dispuestos a disfrutar una noche en compañía de sus colegas de profesión. Y es que, como nos comentaban algunos, en este oficio «estamos todos desperdigados, por eso es bueno hacer cosas así, reunirnos y cambiar impresiones». Dos días antes, el pasado 2 de junio, se hizo entrega de los premios anuales, por lo que esta cena tuvo, sobre todo, un carácter meramente festivo. Una de las asistentes, Marisa, «aparejadora consorte», como ella misma se definió, nos contó que vienen todos los años, «me presta mucho», dijo, «merece la pena estar aquí». Jorge, uno de sus compañeros de mesa, aprovechó también para lanzar un mensaje a sus colegas. «Debemos dignificar desde nosotros mismos nuestra profesión», explicó, «sin que nuestros colegas sean rivales, si no compañeros a los que ayudar y pedir ayuda en caso de que sea necesario». Una máxima que, sin duda, comparten todos a tenor del gran éxito que tuvo la reunión y del ambiente de camaradería que se vivió en todo momento.A

38 DOVELA NÚMERO SEIS

[1] A eso de las nueve los invitados comenzaban a llegar al restaurante. La afluencia auguraba un éxito total de convocatoria. El aperitivo se celebró en la terraza del Restaurante La Gruta y los colegiados pudieron disfrutar de un magnífico atardecer. [2] De izquierda a


ÁNGULO FOTOGRÁFICO

a ocasión para el encuentro

2

3

4

5

derecha: Jesús Alonso, Pepe Monteserín, vocal de Cultura, José Luis García Sambade, vocal de Relaciones Colegiales, Arsenio Castro, secretario del Colegio, Pedro Ignacio Jiménez, presidente, Manuel Fernández Neyra, vicepresidente, y su esposa, María de los Ángeles Blanco, en la mesa presidencial.

[3] La Gruta quiso tener un detalle con las mujeres que asistieron a la cena y les obsequió con un reloj de pulsera. [4] Tras el acto de entrega de medallas, celebrado dos días antes, esta reunión tuvo un carácter meramente festivo. Los colegiados se divirtieron y no tuvieron reparos en

colocarse el babero para comer Mi plato de marisco. [5] Más de 500 personas ocuparon los salones Tonel y Manzana. Sin duda, hay pocas oportunidades como ésta para agrupar a todos los profesionales, normalmente, y como ellos apuntan, «muy desperdigaos».

NÚMERO SEIS DOVELA 39


PREMAAT

Asamblea general ordinaria

Aprobados por unanimidad los resultados del 2003 El ejercicio del año 2003 ha tenido una característica que lo define: la entrada en vigor de la participación en beneficios generalizada para todos los grupos. La fecha elegida para la celebración de la Asamblea General fue el pasado 25 de junio, a la que asistieron un total de 4.200 mutualistas. Por Mónica F. Fernández.

El presidente de PREMAAT, Rafael Cercós, explicó la situación económica de la mutualidad, caracterizada por la mejora de la rentabilidad de las inversiones, superiores a la de los productos de ahorro-inversión, y por el continuo aumento de su capitalización. Esta cita estuvo marcada por algunas novedades, consecuencia de las nuevas exigencias del Ministerio de Economía. La Asamblea General, reunida en Madrid el pasado 25 de junio, aprobó unánimemente la gestión realizada el pasado año por la Junta de Gobierno de la mutualidad de previsión social de los aparejadores y arquitectos técnicos. El ejercicio correspondiente a 2003 ha estado caracterizado por la entrada en vigor de la participación en beneficios generalizada para todos los grupos.

40 DOVELA NÚMERO SEIS

Esta partida, que ha alcanzado los 16,7 millones de euros va a repercutir en la mejora de las prestaciones de los mutualistas. La Asamblea General de la entidad se celebró con algunas novedades, derivadas de la reforma estatutaria y reglamentaria parcial que entró en vigor a primeros de año como consecuencia de las nuevas exigencias del Ministerio de Economía. Así, el número de representaciones que podían ostentar los mutualistas alcanzaba las veinticinco, frente a las tres habituales. También por primera vez, en esta ocasión la Asamblea General no ha tenido que aprobar los presupuestos del próximo año, puesto que, según la nueva normativa, esta labor forma parte de los cometidos de la Junta de Gobierno de la entidad.


Intervención del presidente Rafael Cercós, explicó durante su intervención ante la Asamblea la situación económica de la mutualidad, caracterizada por la mejora de la rentabilidad de las inversiones, superiores a la de los productos de ahorro-inversión, y por el continuo aumento de su capitalización. Así, la liquidación del presupuesto general arrojó en 2003 un superávit de 2,3 millones de euros. Las provisiones técnicas para hacer frente a los compromisos presentes y futuros con mutualistas y beneficiarios crecieron15% respecto al año precedente. El informe de gestión destacó al respecto el comportamiento favorable de las rentabilidades de la mutualidad frente a otros productos de ahorro-inversión. Es de reseñar, que durante el pasado año, PREMAAT incrementó en casi mil afiliados el número de mutualistas, lo que sitúa el censo en 31.100. Cercós se refirió también a la próxima entrada en vigor de la Orden de Economía por la que se establece la obligación de contar con un departamento de atención al asegurado así como del defensor del asegurado, un cometido que la mutualidad tiene instaurado desde 1987 a través de la Comisión Arbitral. El presidente aludió también a la cuestión que puede suscitarse respecto al sistema de facturación de las cuotas pagadas por los mutualistas a PREMAAT, tras la promulgación de un reciente Reglamento de Hacienda. Las obligaciones que se derivan de su entrada en vigor suponen la expedición de factura y copia de ésta en las operaciones en las que el destinatario sea un empresario o profesional que actúe como tal. La Confederación Española de Mutualidades —a la que pertenece PREMAAT— está llevando a cabo gestiones con la Agencia Estatal de Administración Tributaria, al objeto de solicitar para las mutualidades la exención de expedir factura en el caso de empresarios o profesionales. Del mismo modo, Cercós informó en el transcurso de la Asamblea sobre el recurso contencioso-administrativo presentado por nuestra mutualidad contra el último párrafo del punto segundo del artículo 17 del Real Decreto 1430/2002 por el que se aprueba el Reglamento de Mutualidades. Cercós precisó que el recurso, basado en la vulneración de la Administración del principio de jerarquía normativa, recogido en la Constitución, tardará al menos dos años en su resolución. Según señala la demanda, la incompatibilidad entre las prestaciones del RETA y las mutualidades alternativas carece de cobertura legal porque una norma inferior ha ido más allá de lo permitido en una norma de rango superior.

Renovación de cargos Durante la Asamblea General se celebraron elecciones para la renovación de los cargos de secretario y tesorero en la Junta de Gobierno, cargos que seguirán ostentando Jesús Manuel González Juez y José Miguel Rizo Aramburu, respectivamente. Como vocal 4º, por designación del Consejo General de la Arquitectura Técnica de España, quedó proclamado Eduardo Pérez de Ascanio. Para la Comisión de Control fueron elegidos Rafael Riera Cadavieco, de la demarcación de Asturias, como miembro titular, y Esteve Aymá i Pedrola, de Barcelona, como miembro suplente. Por lo que respecta a la Comisión Arbitral, José Antonio Díez García, del COAAT de Cantabria, continuará siendo miembro titular, mientras que Benito Calvo Castro, de la demarcación de A Coruña, ha sido proclamado suplente. A

Buzón de los asegurados: premaat ofrece a los asegurados resolver sus dudas a través de la revista. Los colegiados deberán remitir sus consultas por escrito a: Rafael Riera Cadavieco, vocal de Mutua y Seguros. C/ Principado 8, principal dcha. 33007 Oviedo.


MUSAAT

Nuevas prestaciones virtuales

Un mundo de servicios a través de la red La nueva página web de MUSAAT constituye una útil herramienta de acceso a la información. Las aplicaciones que incorpora se han realizado en base a un cuidadoso proceso de tratamiento de las bases de datos que garantiza la máxima confidencialidad para el usuario, permitiendo que éste realice sus consultas de un modo rápido y seguro. Por Elena Plaza.

La web

• Contraseña. El usuario de la web, una vez que disponga de su clave de activación, debe elegir personalmente una contraseña. El sistema le solicitará que se teclee en dos ocasiones sucesivas para asegurar que se ha escrito correctamente.

de MUSAAT ofrece a los mutualistas que tengan suscrita la póliza de Responsabilidad Civil Aparejadores / Arquitectos Técnicos la posibilidad de conocer automáticamente informaciones sobre su seguro así como otros aspectos. Es el caso de la comprobación del bonus/malus, la cotización de un cambio de garantía o el cálculo de un visado. Los datos son estrictamente confidenciales, dado que sólo se puede acceder a ellos mediante una clave de activación que asigna la Mutua y una contraseña, que es elegida personalmente por el usuario. Los agentes también tienen su apartado en la zona de acceso restringido desde la que podrán descargar ficheros actualizados. La confidencialidad del acceso a la parte privada es fundamental para garantizar la seguridad de las bases de datos e informaciones a los que la web da acceso. Por eso es necesario realizar el registro del nuevo usuario con especial cuidado, ya que sólo puede efectuarse una única vez por razones de seguridad. La introducción del NIF y la contraseña elegida en esta primera fase permitirán al usuario registrado introducirse en sus archivos personales cuando lo precise.

Acceso de usuario registrado El registro del nuevo usuario se hace una única vez. En las siguientes visitas a la página web bastará con introducir en el apartado de acceso de usuario registrado los siguientes datos: • NIF • Contraseña elegida

Recordar contraseña: la importancia de introducir el correo electrónico

Registro de nuevo usuario Para ello el sistema solicita los siguientes datos: • NIF. Se deben introducir los nueve caracteres que lo componen: ocho cifras numéricas y la letra, que debe teclearse en mayúscula. • Clave de activación. MUSAAT asigna estas claves, que se enviaron con la documentación de la renovación de póliza remitida en enero de 2004. En caso de extravío o desconocimiento de la clave, ésta se podrá solicitar a los COAATs.

42 DOVELA NÚMERO SEIS

Capturas de pantalla del nuevo servicio ofrecido por MUSAAT a través de su página web.

Para determinar la contraseña de un usuario que la haya olvidado, la parte privada permite recordar esta clave introduciendo el NIF en una casilla habilitada para esta función. El sistema remitirá a la dirección de mail personal del mutualista la contraseña olvidada. Para ofrecer este servicio es especialmente importante, por motivos de seguridad, consignar una dirección de correo electrónico —e-mail— inmediatamente después de haber finalizado el proceso de registro de nuevo usuario. Esto debe hacerse en la pantalla Modificación de datos personales que aparece por defecto al entrar en la parte privada. Este paso es fundamental debido a que, por las estrictas normas de confidencialidad empleadas en esta zona de la web, sólo el mutualista y el propio sistema informático conocen la contraseña introducida. En caso de olvidarla el único modo de recordarla es que este último la detecte, previa solicitud del mutualista en la casilla incluida a tal efecto, y la envíe confidencialmente


al e-mail personal del usuario. Si no se ha introducido una dirección de e-mail y se olvida la contraseña, el sistema no puede facilitar de ningún modo este dato y por seguridad no permitirá registrarse una segunda vez, aunque se disponga de la clave de activación. En este supuesto, el mutualista deberá remitirse al COAAT para que éste solici-

te a MUSAAT una Activación para un nuevo registro, lo que supone un retraso en el acceso a la web que puede evitarse si de modo inmediato se facilita un e-mail de contacto al sistema.

Servicios • Consulta de póliza. Este apartado permite el acceso a información relacio-

Estamos cerca de ti para llevarte muy lejos

Viajes y vacaciones planificados hasta el último detalle por expertos profesionales.

Todos los servicios que necesitas para tus viajes y vacaciones. Programas especiales para Viajes de Novios y Banquetes de Boda. Cursos de idiomas en el extranjero. División de Empresas, Congresos, Convenciones e Incentivos. Ventajas en la forma de pago: Con la Tarjeta de Compra El Corte Inglés y otras tarjetas de crédito aceptadas. Pago aplazado* en tres meses sin intereses. * En programaciones. Financiación ofrecida por Financiera El Corte Inglés E.F.C.,S.A.

Para viajar cómodamente, con la máxima calidad garantizada, tu primer destino es nuestra agencia de viajes.

nada con pólizas y recibos. La primera opción muestra el detalle de las pólizas del mutualista desde el año 2000 hasta el año actual siempre que éstas estén en vigor. El segundo espacio ofrece la opción de visualizar los recibos del titular del año en curso y del ejercicio anterior incluyendo datos como los referidos a las garantías contratadas. • Presupuesto de cambio de garantía. Introduciendo los datos que solicita el cuestionario se obtiene una cotización para los conceptos detallados. Ésta es simplemente informativa, por lo que en caso de que quiera efectuarse el cambio de garantía, éste tendrá que realizarse por los cauces habituales. • Cálculo de visados. A través de este espacio se puede efectuar, también a modo de consulta, el alta de un visado nuevo. No puede realizarse esta solicitud de información para bajas ni modificaciones de visados ya existentes. Rellenando los campos de la pantalla de esta aplicación, se muestra a continuación una cotización con la cuantía del visado, que es válida únicamente para el Colegio al que pertenece el mutualista. • Consulta de Bonus/Malus. El mutualista podrá consultar el porcentaje de bonificación o el coeficiente de malus, según sea su caso, del año en curso. También podrá conocer los motivos por los que se le aplica uno u otro supuesto. • Certificado de IRPF. Se divide en dos partes: Responsabilidad Civil y Otros Ramos. Una vez hecha la elección, se despliegan las distintas opciones contenidas en cada una de ellas. Esta aplicación tiene también el carácter de consulta, por lo que la solicitud del certificado real debe hacerse por los cauces habituales. • Situación de siniestros. La base de datos ofrece información puntual al mutualista del estado de los siniestros en los que concurra independientemente de su grado de implicación en el mismo.

Aplicaciones para agentes Los COAATs podrán realizar la descarga de ficheros actualizados con las claves facilitadas por MUSAAT. A

Buzón de los asegurados: 902 400 454 - www.viajeselcorteingles.es

OVIEDO: Hipercor Salesas, General Elorza 75 - Tel.: 985 210 525 • Centro Comercial Uría, Uría 15 - Tel.: 985 253 015 • Empresas, Uría 36-38 Entlo. - Tel.: 985 210 997 • Plaza de la Gesta 3 1º - Tel.: 985 963 253 GIJÓN: Hipercor, Ramón Areces 2 - Tel.: 985 150 833 • Avenida de Castilla 15 - Tel.: 985 195 809 • Cabrales 5 - Tel.: 985 350 816 • Empresas, Celestino Junquera 2 Oficina 38 - Tel.: 985 176 046

musaat ofrece a los asegurados resolver sus dudas a través de la revista. Los colegiados deberán remitir sus consultas por escrito a: Rafael Riera Cadavieco, vocal de Mutua y Seguros. C/ Principado 8, principal dcha. 33007 Oviedo.

AVILÉS: Severo Ochoa 20 - Tel.: 985 527 273 • Corte Inglés Avilés, Ctra. de Grado s/n - Tel.: 985 129 910 MIERES: La Vega 5-7 - Tel.: 985 456 666 • LA FELGUERA: Calle del Norte 34 - Tel.: 985 681 807

NÚMERO SEIS DOVELA 43


Piezas sueltas En la City

A

CHICAGO desde Asturias Es plenamente consciente de que en Asturias no veremos rascacielos; pero nada le impide coger cada año su cámara de fotos y escaparse con ella a las grandes cities para capturar sus dominantes estructuras en pequeñas instantáneas. Después, en el bajo de su estudio en Oviedo, Francisco Queipo Blanco ordena y clasifica sus imágenes como un docto científico de la construcción. En esta ocasión ha escogido el álbum de Chicago para hacernos partícipes de su último viaje. Por Elena Tamés. Fotografías de Francisco Queipo. Hacer una selección de las casi 500 fotografías de Chicago que guarda Francisco Queipo ha sido casi tan difícil como lograr que este constructor ovetense hable acerca de su persona. Baste decir que su pasión por el arte de la imagen es anterior a su decisión de estudiar Arquitectura Técnica. Que tiene inmortalizados los edificios más

44 DOVELA NÚMERO SEIS

emblemáticos de Sydney, Hong Kong, Los Ángeles, Miami, San Francisco, Nueva York, Dallas, Toronto, Montreal o París. Y que uno de sus futuros destinos es Kuala Lumpur. Una imagen vale más que mil palabras. Mucho más si van acompañadas por los comentarios de su propio autor.

en gran angular: una estructura urbanística muy estudiada 1.1. La doble dimensión de las grandes cities. [a] «La ventaja que tienen las ciudades norteamericanas es que, al ser tan modernas, se estructuran sobre un trazado geométrico de una manera muy bien


En la City Piezas sueltas

B

C

E F

D estudiada. Las grandes cities responden siempre a la misma fórmula de ordenación: lo que se conoce como la city o núcleo de trabajo y negocios; y la zona residencial. En el caso de Chicago, esta disposición viene delimitada también de manera natural por el río Chicago y el lago Michigan».

1.2. La arquitectura imita la naturaleza. [b, c, d] «La city también es conocida como loop debido al recorrido aéreo que hace el tren en torno al núcleo de negocios. Así, el hombre se ha visto obligado a construir un río de acero por encima de las calles como alternativa a los clásicos túneles. Hay que tener en cuenta que Chi-

cago es el nudo ferroviario más denso del mundo». 1.3. Navegar por la ciudad. [e,f] «Para combinar la circulación en la ciudad por vía fluvial y terrestre varios puentes practicables cruzan el río Chicago. Y a su lado uno de los edificios más grandes del mundo, con casi cuatro millones de metros cuadrados:

NÚMERO SEIS DOVELA 45


Piezas sueltas En la City

G H

el Merchandise Mart. El Chicago despliega dos brazos dentro de la ciudad que convergen a su llegada al lago con unas dimensiones que alcanzan los 93 kilómetros de cauce fluvial. Estas corrientes son las protagonistas de la estructura urbana». 1.4. Titanes en el lago. [g,h] «Cinco edificios que superan los 200 metros de altu-

46 DOVELA NÚMERO SEIS

ra conforman lo que se conoce como sky line. En el centro preside el John Hancock Center, que se eleva a 344 metros». 1.5. En primera línea. [i,j] «Las multinacionales más punteras están situadas en primera línea, a ambos márgenes del río. Es el espacio más cotizado y donde se emplazan los edificios más antiguos».

I


En la City Piezas sueltas

K

L

en teleobjetivo: detalles que sólo se ven en la city 2.1. El nacimiento de un coloso. [k] «Desarrollo de una estructura lo más natural posible. En el núcleo se sitúan las escaleras, los ascensores y servicios, dejando unos huecos de acceso, desde donde parten las ramificaciones que conformarán las distintas oficinas. Igual que el crecimiento de un árbol». 2.2. Sears Tower. [l] «Era el edificio más alto del mundo hasta que fue superado por las Petronas, en Kuala Lumpur. Éste tiene 442; las de Malasia diez metros más». 2.3. Torres Panoya. [m] «Allí las llaman Marina City; en España las Torres Mazorca. Estos dos edificios de 162 metros cada uno tienen la peculiaridad de permitirle a uno llegar a casa en coche o en barco. Es uno de los pocos edificios de la city que se utiliza como vivienda particular. La singularidad llega más allá cuando se observa que hasta en un cuarto de la altura de estos enormes cilindros hay garajes; a partir de ahí se elevan pequeños apartamentos para uso y disfrute de los más privilegiados, los que pueden ir al trabajo andando». A

J

M

NÚMERO SEIS DOVELA 47


Piezas sueltas Arquitecturas fotográficas

Fotografía de Íñigo Calles: el quitar más que el poner «Lo nuevo, la parte que corresponde al momento en el que vivimos». Con estas palabras define Íñigo Calles Oyarbide, oventense de adopción, aparejador, y fotógrafo aficionado, el contenido de la exposición que el pasado mes de junio ocupó la galería de la Librería Cervantes. Por Mónica F. Fernández.

todavía abierto, ya que tengo la intención de ampliarlo a toda Asturias. Los originales son diapositivas que, en el caso de la exposición, están copiadas en Ilfochrome.

Bajo

A los 22 años. En aquel momento estudiaba en la EUAT de Burgos y, allí, en el piso de estudiantes monté el laboratorio de blanco y negro. Esos fueron mis primeros pinitos.

el título Arquitecturas, presenta una colección fotográfica compuesta por 18 imágenes, de las que afirma que «prefiere que sean bastante limpias» para, de esa forma, «quitar cosas que las distraigan o que no sean necesarias». Nacido en San Sebastián, de su infancia recuerda la magia que suponía captar una realidad y, posteriormente, pasarla a un papel. Algo que le enganchó, en parte, gracias a las influencias paternas y, en parte, aunque no lo reconozca, por la otra pasta de la que están hechos los artistas. ¿Qué quiere mostrar Íñigo Calles en esta exposición?

Pretendo dar a conocer mi trabajo fotográfico, puesto que creo que es una de las partes más importantes de cualquier actividad artística, independientemente del resultado. Sobre todo quiero compartir sensaciones aunque naturalmente cada uno las traduce y las filtra a su manera. Quiero proponer y sugerir.

Para los no duchos en la materia, ¿qué significa copiadas en Ilfochrome?

Quiere decir que las copias que se pueden ver en la exposición están hechas en un proceso positivo-positivo —de diapositiva a papel— sobre un papel donde en la emulsión existen unos pigmentos, que dan una gran calidad y durabilidad a la copia. ¿Desde cuándo Íñigo se hizo con la cámara al hombro?

En 1975, en San Sebastián y Burgos, comienzo a hacer fotos con una vieja cámara. Un año después, y hasta 1979, en Burgos y Lanzarote, realizo trabajos con el proceso de la Goma Bicromatada. Consigo el Primer Premio del Colegio de Arquitectos de Guipúzcoa, y alguno más en varios concursos nacionales. En 1980, presento la exposición individual Paisajes de Lanzarote, en la Sociedad Fotográfica de

Recuerdo que me parecía algo mágico que las imágenes pudieran ser primero captadas por la cámara y luego pasadas a un papel, eso me enganchó y me apasionó. Las dificultades que encontraba suponían un mayor aliciente, pues poco a poco obtenía resultados. ¿Fue un despertar tardío?

Mi padre era un buen aficionado a la fotografía y mis hermanos y yo siempre tuvimos a nuestra disposición sus cámaras y sus consejos.

Edificio de La Nueva España, Oviedo.

Sin embargo, no fue hasta los 22 años...

En esta exposición pretendo mostrar la ciudad de hoy, lo nuevo, la parte que corresponde al momento en el que vivimos. Y la sugerencia es mirarla como algo vivo, donde también sea importante lo que se hace ahora. Para los que no la han visto, ¿qué se han perdido?

¿Cuál es el mejor consejo que le ha dado y que nunca olvidará?

Son fotos de edificios modernos de Oviedo. Es un trabajo bastante extenso y

Más que un consejo concreto, nunca olvidaré la disposición que siempre tenía

48 DOVELA NÚMERO SEIS

¿Cuál ha sido su trayectoria profesional?

¿Cómo los recuerda, con muchas dificultades o fue rodado?

Mi padre no tenía laboratorio, mandaba a revelar sus carretes y a hacer sus copias, así es que la magia de la que hablaba antes no la reconocía. El proceso tal como yo lo veía, era disparar y tener las copias en unos días en la tienda. A pesar de que esto es ya, de por sí, muy creativo, en aquel momento no me llamaba mucho la atención. Seguramente pensaba que era algo demasiado mecánico.

¿Qué nos propone y qué nos sugiere?

para que pudiéramos utilizar sus cámaras, y prestar atención a lo que le preguntábamos. Quizás heredé de él la nula afición que tengo a utilizar el flash.

Guipúzcoa; en mayo de 1981, exposición individual Lanzarote e imágenes foto-gráficas, en la Galerie Cinema, de Puerto del Carmen. Colaboré con la revista Yate y Motonáutica, de 1982 al 1984 varios reportajes con fotos de un viaje en velero de 2 años, desde 1993 y hasta hoy vivo en Asturias, donde trabajo en el Taller Experimental de Humberto, en Oviedo, participé en el taller Cuaderno de Campo, impartido por Joan Hernández Pijoan. En 2002, fui seleccionado en el XXXIII Certamen Nacional de Arte de Luarca. En el 2003 participé en el


Palacio de los Deportes, Oviedo. Izquierda: Cubierta de la estación Feve-Renfe en La Losa, Oviedo.

formas y texturas más simples, los silencios... Procuro que mis fotos sean bastante limpias en el sentido de que prefiero quitar cosas que distraigan o que no sean necesarias. ¿Quiénes son sus referentes en el mundo de la fotografía?

Hay muchos a los que admiro, pero los que recuerdo en este momento son: Edward Weston, Harry Callahan, Imogen Cunningham, Ansel Adams, Diane Arbus. Y de los contemporáneos: Georges Rousse, Chema Madoz, Aitor Ortiz. Asturianos: Carlos Casariego, José Ferrero, R. Cuervo-Arango... ¿Es un tópico afirmar que los artistas están hechos de otra pasta?

seminario Aproximación a la fotografía/Lenguaje y técnica, impartido por José Ferrero Villares, participé en EntreFotos 2003 en Madrid y publicación de porfolio en la revista Viento Sur.

¿Cómo define su trabajo?

Antes de este trabajo nunca había hecho fotografías de arquitectura, trabajo mucho en paisajes en los que me gusta más quitar que poner, donde intuitivamente busco las

Creo que el artista sólo se diferencia del resto de las personas en su afán por comunicar sus inquietudes, dudas, obsesiones... con lenguajes más o menos inventados. En todo lo demás, las diferencias son las mismas que puede haber dentro de cualquier otro grupo humano; o sea, que hay de todo. Si bien es cierto que hay pocos artistas que puedan serlo a tiempo completo, es decir, que puedan ganarse la vida con su arte. A

NÚMERO SEIS DOVELA 49


Piezas sueltas Encuentros periciales en Ribadesella

Aparejadores y jueces comparten saber en el oriente asturiano

Ribadesella, y en concreto el Gran Hotel del Sella, fue el marco perfecto para acoger en el mes de abril las Jornadas Jurídicas sobre El dictamen pericial en patologías de construcción, organizadas por el Colegio Oficial de Aparejadores y Arquitectos Técnicos del Principado de Asturias. Estos encuentros, que siguen la estela de los celebrados en Chinchón, Madrid, y Carrión de los Condes, Palencia, están enmarcadas en el convenio entre el Consejo General de la Arquitectura Técnica de España y el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ). Por Elena Plaza. Fotografías de Enrique G. Cárdenas.

Consciente de la necesidad de contar con unos cuerpos técnicos formados, estas jornadas, y el convenio por extensión, responden a la filosofía de «favorecer en cierta manera que los jueces aprendan construcción, y que los arquitectos técnicos aprendan jurisprudencia desde el punto de vista del peritaje», como explica el coordinador de la parte técnica de este encuentro y contador de la Junta Directiva del Colegio asturiano, Manuel Argüelles. Y es que

50 DOVELA NÚMERO SEIS

la nueva Ley de Enjuiciamiento Civil 1/2000 introdujo un nuevo concepto de prueba pericial en relación con lo prevenido en la ley anterior. Como reza en el folleto de las propias Jornadas, «la conversión de lo que hasta entonces eran meros informes de parte en dictámenes periciales con todo su peso legal, la posibilidad de realizar careos entre los peritos y la potestad otorgada al juez de nombrar un perito tercero, han sustituido al peritaje clásico».

De ahí la importancia de saber realizar un informe que responda realmente a las necesidades, teniendo en cuenta el volumen de periciales que cada día se cursan en los juzgados españoles, desde los de primera instancia al Tribunal Supremo. Y la capacidad de los jueces para saber interpretarlos, a pesar de contar con la asistencia de aparejadores y arquitectos técnicos. He ahí la necesidad de crear este tipo de intercambios, calificados de «muy positivos» por el magistrado letrado del servicio de Formación Continua del CGPJ, Ignacio U. González Vera. «Desde nuestro departamento organizamos actividades extraordinarias tanto con comunidades autónomas como entidades corporativas o profesionales, y uno de ellos es el Cuerpo de Aparejadores y Arquitectos Técnicos. En estos convenios, al margen de objetivos específicos como es el caso del dictamen pericial, se busca un acercamiento entre ambos colectivos: mostrar qué es un juez y qué desarrolla, así como conocer los cometidos de los aparejadores dentro del proceso constructivo». Si obvio es que nadie sabe de todo, no lo es menos la ventaja de aprovechar las sinergias que las colaboraciones ofrecen. Así añade el presidente del Tribunal Superior de Justicia de Asturias y coordinador de la parte jurídica de estos encuentros de Ribadesella, Ignacio Vidau, que «en este tipo de procedimientos la prueba es la parte fundamental, donde se alega, por lo que la intervención de técnicos es frecuente y muy importante. Y todo lo que redunda en formación de técnicas de procesal y viceversa es enormemente positivo». A este comentario añade el hecho de que el informe es «un dictamen pericial que, por su estructura, es de desconocimiento del juez. Esa pericia es la que aportan los arquitectos técnicos en estos casos». Por su parte, el magistrado de la Audiencia Provincial, Rafael Martín, dio en su ponencia unas breves pinceladas sobre cómo debe elaborarse un informe, quiénes intert


[1] [1] Asistentes a las jornadas. Entre técnicos y juristas la cifra se situó en la treintena. [2] Rafael Martín del Peso, magistrado de la Audiencia Provincial. [3] García Sambade participó por parte del Colegio de Aparejadores. [4] José Ignacio Álvarez durante su intervención.

Intercambiando labores Tres fueron las ponencias que se desarrollaron los días 22 y 23 de abril en Ribadesella. El primero en romper el hielo fue el magistrado de la Audiencia Provincial Rafael Martín del Peso con la exposición Relaciones entre perito y juez. La pericial en los procesos civiles derivados de la construcción y ante el Jurado de Expropiación Provincial (JPE). En ella, el [3] magistrado apuntaba ciertos consejos para el mejor entendimiento entre ambos colectivos, basado en cuatro aspectos básicos desde su punto de vista: honestidad, imparcialidad, formación y rigor. La importancia de no realizar una exposición demasiado técnica, sino más bien en tono coloquial y accesible, la forma de dirigirse y de expresarse fueron otros temas tratados por Martín del Peso, quien también se mostró favorable a la creación de un cuerpo de peritos técnicos. El arquitecto técnico y vocal de Relaciones Colegiales, José Luis García Sambade, centró su ponencia en los Procesos patológicos en la edificación desde el punto de vista del «por qué se producen esas situaciones en los edificios». Sambade apuntó en su exposición que «muchos errores se dan en el diseño del proyecto, que se completa con errores de ejecución en la obra y se rematan con errores en el uso y mantenimiento del edificio». Cerró la sesión de ponencias José Ignacio Álvarez Sánchez, magistrado de la Audiencia Provincial. El jurista fue el encargado de llevar a cabo una comparativa entre la jurisprudencia recogida en el artículo 1.591 del Código Civil (CC) y la Ley de Ordenación de la Edificación (LOE). Destacaba Álvarez Sánchez en su ponencia Análisis de la

reciente jurisprudencia sobre la responsabilidad del Aparejador y Arquitecto Técnico la «insuficiencia» del artículo 1.591 para legislar en la actualidad, al que considera derogado, a pesar de que siga aplicándose en determinados casos. En estas jornadas tomaron parte un total de 30 personas entre jueces y magistrados de Asturias y otros tantos aparejadores y arquitectos técnicos. También acudieron el vocal del CGPJ, Agustín Azparren, el presidente de la Sala Primera del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), Ignacio Sierra, el magistrado de la Sala Primera del TSJ, [4] Román García Varela, el presidente del Tribunal Superior de Justicia de Asturias, Ignacio Vidau, el presidente del Consejo General de la Arquitectura Técnica de España, José Antonio Cerezo, y el presidente del Colegio de Aparejadores y Arquitectos Técnicos de Cantabria, Miguel Ángel Berrazueta, quien mostró su interés en organizar unas jornadas similares en la circunscripción a la que pertenece.

[2]

NÚMERO SEIS DOVELA 51


Nuevos conceptos de la LOE

Debate en las alturas El vocal del CGPJ y delegado de este órgano en Asturias, Agustín Azparren, y el presidente del Consejo General de la Arquitectura Técnica, José Antonio Otero, mantuvieron una pequeña charla en la que comentaban sus puntos de vista como representantes de ambos colectivos implicados en la reforma legislativa. otero: Estas jornadas tienen gran importancia para los jueces a la hora de poder contar con periciales perfectamente construidas. Es importantísimo que a partir de estas sesiones se muestre al perito judicial cómo debe elaborar un informe para que éste sea más útil. Si conseguimos hacer listas de estos profesionales que han participado en los dictámenes, y que además quieren dedicarse a ello, sería un gran paso para ofrecer un mejor servicio. azparren: Por parte del CGPJ existe una tendencia a realizar convenios con determinados colectivos que intervienen en la justicia como peritos o por temas de responsabilidad. Es muy positivo y enriquecedor el intercambio de opiniones. otero: Es importante transmitir el espíritu de la nueva ley. Lo que sí es cierto es que la LOE no deroga completamente el artículo 1.591 del Código Civil por culpa de los plazos de la burocracia, que en cierta manera nos hizo desistir a la hora de solicitar una disposición derogatoria general. Otro problema con el que nos encontramos es que no hay cultura de mantenimiento en este país. Queremos, o buscamos, que la justicia obligue al propietario a cuidar de la vivienda, de ahí que en la nueva ley se contemple a estos usuarios y propietarios como agentes. Existía esa necesidad de actualizar el artículo 1.591 y definir las responsabilidades por fallos o vicios de la construcción. No puede suponer la misma penalización un edificio que se hunde que un levantamiento del parquet.

tvienen, la importancia de la técnica de expresión oral, cómo comportarse en un juicio…, es decir, aquellos puntos que son más útiles para un juez, eliminando los juicios basados en hipótesis y ciñéndose a lo estrictamente necesario para lo que es el proceso judicial. Cierto es que soplan nuevos aires tanto para técnicos como para jueces, y ambos colectivos deben adaptarse a las nuevas normas. Ésta es una de las razones básicas para que los consejos generales de la Arquitectura Técnica y el del Poder Judicial hayan

52 DOVELA NÚMERO SEIS

sumado esfuerzos con el objetivo de aclarar dudas de cara a las rutinas de unos y de otros, al mismo tiempo que persigue lograr «el mayor y mejor grado de colaboración de los peritos judiciales con la Administración de Justicia». Aunque el dictamen pericial es el objeto principal de este convenio, el análisis comparativo entre la anterior jurisprudencia —artículo 1.591 del Código Civil— y la actual Ley 38/1999, 5 de noviembre de Ordenación de la Edificación (LOE) ocupó también una parte importante en

• Desaparece el concepto de ruina, término que se sustituye por un sistema de responsabilidad en función de los vicios concretos de la construcción. • Regula las competencias entre los diferentes agentes. • Establece un sistema de garantías en beneficio de los adquirentes de viviendas y recorta los plazos de prescripción. • Estos nuevos plazos son de 10 años para los vicios más graves, tres para los problemas de habitabilidad y un año para los daños que afectan a elementos de terminación o acabado. • En cuanto al plazo de reclamación, éste se establece en dos años.

Soplan nuevos aires tanto para técnicos como para jueces, y ambos colectivos deben adaptarse a las nuevas normas este encuentro. Por todos es conocido el debate creado en torno a la derogación o no del artículo 1.591, aunque no fue éste el aspecto central tratado, si no las modificaciones recogidas, como puede ser la desaparición del concepto de ruina como venía recogido en el Código o la reducción de los plazos de garantía y reclamación. La definición de los agentes, sus funciones, la delimitación de competencias o la configuración arquitectónica y la definición de las modificaciones arquitectónicas son otros conceptos que fueron señalados a favor de la LOE por el presidente del Consejo General de la Arquitectura Técnica de España, José Antonio Cerezo, uno de los «padres» de la nueva legislación que en mayo cumplió cuatro años desde su entrada en vigor. «La Ley de Ordenación persigue modificar la jurisprudencia», concluyó. A


Página Web Piezas sueltas

AsturCons una herramienta útil al servicio del profesional Desde el 28 de mayo está operativo un nuevo servicio que hará más cómodo y rápido el trabajo a los profesionales de la construcción. Se trata de AsturCons, un directorio que incluye más de 1.600 enlaces relacionados con el sector, desde empresas hasta legislación, y que aspira, según el director del proyecto, Manuel Argüelles, a «convertirse en referente auténtico para la búsqueda de temas relacionados con el mundo de la construcción». Asimismo, y con el objetivo de que todas las empresas asturianas estén representadas en él, el Colegio de Aparejadores ofrece la posibilidad de elaborar una página web a aquellos empresarios que aún no la posean. Por Pilar Alonso.

El Colegio

de Aparejadores sigue apostando fuerte por las nuevas tecnologías. Prueba de ello es la puesta en marcha de AsturCons, un novedoso servicio cuyo objetivo es hacer más fácil y sencilla la búsqueda de cualquier tema relacionado con la construcción a los profesionales. Se trata de un directorio que contiene más de 1.600 enlaces relacionados con el sector, organizados en 75 capítulos y 4 subcapítulos: por un lado empresas asturianas y organismos, portales y asociaciones de la región, y por otro, empresas y organismos del resto de España, cada uno de ellos identificado con su icono correspondiente. «Se trataba de buscar algo potente, sencillo y muy visual», nos cuenta Manuel Argüelles, Contador

del Colegio y director de AsturCons. Lo han encontrado. La idea surge de uno de los objetivos que los responsables de la web del Colegio se habían propuesto para este año: ampliar la información que la página muestra al público en abierto. Como explica Argüelles, «¿qué mejor manera que ofrecer un producto útil, eficaz y gratuito?». Así nace AsturCons con una doble premisa: que en el directorio esté representado todo el sector de la construcción y convertirse en sustituto de los catálogos y folletos, evitando la pérdida de tiempo de los viejos sistemas, y «convertirse en referencia auténtica como buscador de temas de construcción».

Valentín Alonso, responsable de Informática del Colegio (izqda.), y Manuel Argüelles, director de la página web (drcha.).

AsturCons funciona, además de como listado general, como buscador. De una forma u otra, el usuario podrá obtener toda la información que desee. Además de un acceso directo a la página, la herramienta ofrece una pantalla, a modo de resumen, donde poder visualizar los contenidos más interesantes de la web seleccionada. Puede acceder a él a través de la web del colegio www.coaastur.es o del dominio www.asturcons.org. El directorio está también disponible en CD-ROM.

NÚMERO SEIS DOVELA 53


Piezas sueltas Página Web | Antonio Gonzalo Alba

«AsturCons aspira a convertirse en referente auténtico para la búsqueda de temas relacionados con la construcción» El único requisito para poder estar en AsturCons es contar con una página web. Por ello, el Colegio, con el objetivo de que todas las empresas asturianas figuren en él, pone a su disposición la posibilidad de elaborarles su propio sitio en Internet ofreciéndoles tres tipos de páginas a elegir y dos buzones de correo electrónico. Una opción que es, además, una buena forma de facilitar el acceso a las nuevas tecnologías a las pequeñas empresas.

Mejoras en la web interna Otro de los objetivos que el Colegio se había propuesto, en lo que a informatización se refiere, era mejorar la web interna. Por ello se ha ampliado la información que ya contenía, sobre todo en legislación, apartado que se reestructuró para facilitar la búsqueda, a la vez que se amplió

el número de textos legales disponibles para consultar y descargar. También es novedad el buscador interno: aquí se puede encontrar desde las circulares remitidas a los colegiados hasta cualquiera de las secciones de la página. Un avance bastante significativo es también la mejora de la biblioteca virtual. Por medio del buscador los colegiados pueden consultar no sólo los libros, sino también los capítulos principales de los que constan. Una manera de hacer las cosas más sencillas.

Proyectos de futuro Uno de los proyectos más atractivos es la creación de «un libro práctico de construcción», como señala el Contador del Colegio. «Un manual que recoja datos prácticos, recomendaciones de utilidad para el traba-

jo del aparejador, sin pretender hacer un tratado, pero sí que contenga información útil, sobre todo para los jóvenes profesionales», cuenta. Un proyecto que surge de uno de los apartados de la web interna —De interés colegiados— que aún está en el aire pero que a los responsables de la página del Colegio les «gustaría que saliese adelante». En principio sería de uso interno, aunque no se descarta la posibilidad de ampliarlo al público. Otro paso más sería la implantación de la firma electrónica, proyecto sobre el que ya se está trabajando. Argüelles reconoce que la implantación de estas mejoras, así como el desarrollo de los nuevos proyectos, «no sería realidad sin el apoyo de la Junta de Gobierno y fundamentalmente el de su presidente, Pedro Jiménez. Como tampoco hubiera sido posible sin la colaboración de Valentín Alonso, informático del Colegio , y de la empresa Conectia». Asimismo, hace un llamamiento a sus colegas: «Es fundamental que el colectivo apueste por las nuevas tecnologías y que demande un esfuerzo en este sentido», afirma. A

ENRIQUE G. CÁRDENAS

Alma de poeta

ENRIQUE G. CÁRDENAS

Antonio Gonzalo Alba, Ex Oficial Mayor del Colegio de Aparejadores y

54 DOVELA NÚMERO SEIS

Arquitectos Técnicos de Asturias, recibió un homenaje para rendir tributo a los 47 años que permaneció caminando al ritmo del Colegio, contribuyendo a escribir su andadura, no en vano tiene alma de poeta. La cena tuvo lugar el pasado 16 de abril en el restaurante ovetense Casa Lobato, donde transcurrieron unas horas llenas de amistad, compañerismo y camaradería. A


Integrando avances

NUEVAS TECNOLOGÍAS

Sistemas digitales en la preparación de informes técnicos El proceso de formación continua que cualquier profesional está obligado a mantener para estar al día en su profesión, no se ciñe a los conocimientos propios de su sector, sino que resulta imprescindible mantener un permanente aprendizaje en todos los procesos para no quedar desfasado, tanto en la calidad como en el tiempo de preparación de los informes fruto del trabajo diario. Es en este proceso final de preparación de trabajos donde la informática y los medios asociados a la misma ofrecen una clara mejora en tiempos y calidades respecto a los métodos tradicionales de confección de documentos técnicos. En este artículo, José del Pozo, Director Técnico de Morés, desgrana los entresijos de la integración de los últimos avances informáticos a la vida cotidiana.

Hace

algún tiempo, coincidí con un profesional de la arquitectura preparando la presentación final de un informe técnico. Observar el proceso de montaje de fotografías sobre el texto previamente impreso me dejó patente la lenta implantación que algunos procesos digitales están teniendo en ciertos ámbitos de nuestro trabajo cotidiano. Esto, que parece estar en contradicción con la abundancia de medios electrónicos que usamos habitualmente, se justifica plenamente por el constante proceso de innovación tecnológica que sufre nuestro entorno. En estos momentos, resulta imposible seguirles el ritmo a las últimas versiones de programas, los últimos modelos de ordenador, las últimas incorporaciones a los teléfonos móviles, los últimos avances en cámaras digitales, las últimas tecnologías incorporadas a los coches ... El resultado es que el proceso de formación continua que cualquier profesional está obligado a mantener para estar al día en su profesión, no se ciñe a los conocimientos propios de su sector, sino que resulta imprescindible mantener un continuo aprendizaje en todos los procesos para no quedar desfasado en la calidad y tiempo de preparación de los informes fruto del trabajo diario.

Precisamente en este proceso final de preparación de informes es donde la informática y los medios asociados a la misma ofrecen una clara mejora en tiempos y calidades respecto a los métodos tradicionales de confección de documentos técnicos. Sistemas como la fotografía digital, los nuevos móviles con cámara y mensajes MMS, la integración entre programas de proceso de textos, hojas de cálculo, bases de datos, diseño, tratamiento de imágenes, y los sistemas de archivo digital, entre otros, son un amplio repertorio de herramientas que podemos emplear para trabajar no solo mejor, sino más rápido y con mayor seguridad.

Fotografía tradicional versus fotografía digital Habitualmente, los términos digital y tradicional son empleados como contrarios. En realidad, aunque la evolución de la fotografía digital, sus campos de aplicación y las posibilidades que ofrece hoy en día hacen que en gran parte de los casos sea posible reemplazar los sistemas fotográficos tradicionales por los más modernos digitales, no significa que haya una ruptura en los procesos de trabajo desde una a otra.

Si nos fijamos en los pasos que se siguen en la impresión de una fotografía realizada por ambos métodos, observamos que el proceso es muy similar. Cuando entregamos un rollo de fotografía a un centro de revelado digital para su procesado, los pasos necesarios para su positivado son: revelado de los negativos, digitalización e impresión. Efectivamente, los modernos laboratorios fotográficos que emplean sistemas de minilab digital, realizan la impresión de las fotografías sobre papel químico como los tradicionales aunque, a diferencia de estos, la exposición del papel se realiza mediante un haz de láser RGB, que reemplaza el proceso de sensibilización por transparencia del negativo mediante la clásica ampliadora. Lo que viene a suceder es que existe un punto en el cual la fotografía digital y la tradicional coinciden, aunque el medio de llegar al mismo difiere considerablemente. Una foto impresa digitalmente a partir de una cámara tradicional ha de ser digitalizada desde el negativo durante el proceso de positivado, mientras que las cámaras digitales funcionan como un escáner desde el primer momento, obteniendo directamente el archivo digital. De este modo, podemos apreciar que el fichero que realmente necesitamos para

NÚMERO SEIS DOVELA 55


NUEVAS TECNOLOGÍAS SISTEMAS DIGITALES EN LA PREPARACIÓN DE INFORMES TÉCNICOS trabajar con nuestro ordenador es generado en algún momento del proceso de positivado de nuestro carrete de película, y solamente hemos de solicitarlo a nuestro proveedor de revelado para poder integrarlo en nuestro informe o archivo fotográfico. Es por esto altamente recomendable positivar nuestros rollos de película en centros de revelado que empleen sistemas digitales y ofrezcan este servicio de archivo en CD, pues podremos obtener de nuestro equipo de fotografía tradicional muchas de las ventajas de la fotografía digital.

La inserción de imágenes en los informes En realidad, decir a estas alturas que es recomendable emplear un ordenador para escribir informes está un poco fuera de lugar. Lo extraño en el momento actual —aunque desde luego aún existe— es que alguien escriba una página de texto con una máquina de escribir, si bien parece ser que el papel de calco ya no es un producto estrella en las papelerías. En cambio, el hecho de que la presentación de un informe comience por su impresión en blanco y negro en una máquina de oficina —en algunos casos sobre papel preimpreso— dejando espacios para luego pegar las fotos previamente obtenidas, es tarea habitual en más casos de los que podríamos pensar. Y es precisamente en este proceso de confección e impresión de informes en el que podemos obtener enormes ventajas en todos los aspectos. Para valorar las ventajas económicas, no tenemos más que calcular el coste del papel preimpreso con un logotipo y unos datos que pueden variar antes de agotar todas las reservas del mismo, más el coste de la impresión mediante sistemas de inyección de tinta —muy pocos usuarios saben de modo aproximado lo que les cuesta cada página que sale de su económica máquina de sobremesa—, y el precio de la fotografía impresa que pegaremos sobre el papel. Si no tenemos en cuenta el papel, la impresión de una página en negro con una cobertura media del 5% tiene un coste que varía entre 0,09 y 0,13 euros, cifras que suben a 0,13 - 0,31 euros si la impresión es en color. El precio del papel puede variar en un rango muy amplio que abarca desde los 0,10 euros hasta pasar de 1 euro para papeles fotográficos, siempre que empleemos papel especial para inkjet. Estos precios se basan en un artículo de la revista PCWorld de marzo de 2003. Pero en realidad el coste de impresión es quizás el menor, si bien el más evidente. Sumemos simplemente el tiempo necesario para la realización de los procesos de maquetación ciega del documento, dejando espa-

56 DOVELA NÚMERO SEIS

cios para las fotos impresas con su pie correspondiente —de modo que una vez terminado el trabajo consigamos hacer coincidir correctamente los huecos con el tamaño de la foto elegida—, más el correspondiente al pegado de estas fotos en el documento final. Aparte de una posibilidad de error mucho más alta, el tiempo necesario se multiplica enormemente respecto del proceso digital con integración de las imágenes en el documento informático. Y aunque es cierto que las imágenes incrementan notablemente el peso del documento —y por tanto su manejabilidad—, lo único que debemos hacer es seguir unas sencillas pautas para evitar la mayoría de los problemas que dan los programas de proceso de textos cargados de fotos.

Consejos sencillos Lo primero que debemos tener en cuenta es que las imágenes en formato digital son fácilmente recortables. Esto parece evidente, pero gran parte de las personas que insertan imágenes en documentos no se molestan en eliminar previamente aquella información no relevante que no solo incrementa el tamaño de la imagen impresa, sino que puede desviar la atención del verdadero motivo de interés. Lo segundo, y quizás más importante, es que prácticamente nadie pierde unos segundos en ajustar los parámetros de resolución y tamaño de la imagen a los que realmente se van a necesitar. De este modo, es habitual que en un documento figuren insertadas imágenes con resoluciones propias de un póster de 60x40 cm para llenar un hueco de 10x15. El resultado final es

Inserción de una imagen en WordPerfect.

peor manejabilidad, peor calidad de impresión —por efectos de sobreinformación— y diversos daños colaterales como bloqueos del sistema, pérdida de información... El problema radica generalmente en que existe un cierto desconocimiento de los parámetros más adecuados para imprimir imágenes, así como de los métodos a nuestro alcance para ajustarlos. La creencia general es que una imagen impresa quedará mejor cuanta mayor resolución tenga. De este modo, tratamos de obtener un archivo lo más cercano posible a la resolución de la impresora que vamos a emplear. Si tenemos en cuenta que las máquinas modernas alcanzan resoluciones de 1200 x1200 puntos por pulgada, una imagen con 24 bit de color y esa resolución en un tamaño de 10x10 cm ocupará 63 MB. En realidad, esa imagen se imprimirá con mejor calidad a 200 ppp y además pesará algo menos de 2 MB. Aunque el generar imágenes de 1200 ppp a tamaño de impresión es una exageración, la tendencia más habitual es emplear las imágenes tal y como las obtenemos de nuestra cámara, escáner o centro de revelado. De este modo no somos conscientes de la resolución de la imagen a tamaño de impresión e incrementamos notablemente y sin ningún beneficio el tamaño del documento, dejando que sea el ordenador o la impresora quien se encargue de adaptar las fotos para su paso al papel. Existen en internet múltiples programas con licencia Freeware —gratuitos para


SISTEMAS DIGITALES EN LA PREPARACIÓN DE INFORMES TÉCNICOS NUEVAS TECNOLOGÍAS

Cambio de resolución de una imagen con IrfanView. Izquierda: Opciones de resolución y tamaño de una imagen.

uso doméstico y con un coste ínfimo para profesionales o empresas— capaces de manejar los archivos de imagen de modo sencillo para obtener los mejores parámetros de calidad y tamaño. Ejemplos como IrfanView — descargable desde www.irfanview.com con un precio de licencia de diez euros— nos permiten recortar, modificar el tamaño y la resolución de los archivos de un modo sencillo, además de ofrecernos otras muchas interesantes posibilidades. Sea como fuere, hemos de tener claro que adaptar las imágenes a los valores idóneos para su impresión —200 ppp en el tamaño final es lo más recomendable— redundará en una mayor calidad, comodidad y seguridad en el trabajo.

El archivo y distribución de informes Podríamos decir que prácticamente el cien por cien de los documentos generados por ordenador se archiva en el propio sistema en formato nativo, es decir, tal como se dejaron al imprimirlos la última vez. Si lo que pretendemos es emplear este método

como copia de los documentos entregados a terceros, nos supone descartar hasta los más mínimos parámetros de seguridad necesarios. Un documento abierto es un documento modificable —accidentalmente o no—, de modo que si reimprimimos el mismo al cabo de un tiempo no podemos tener la seguridad de que el resultado sea idéntico al original. Incluso aprovechando las facilidades de registro de cambios incluidas en algunos programas de edición de textos, lo más que podemos saber

es quién y cuando ha modificado el fichero —y aún así con limitaciones—, pero no los cambios que ha realizado. En cualquier caso, no cabe duda de que para que podamos considerar un fichero como copia de seguridad, hemos de tener la certeza de que cualquier reimpresión posterior es idéntica a la original. Esto se puede hacer empleando ficheros de impresión — los habituales PLTs empleados desde las aplicaciones de CAD son un ejemplo—, protegiendo mediante contraseñas el acceso a los mismos —esto no siempre da una garantía, pero se acerca algo más—, o bien empleando el cada vez más extendido sistema PDF. El problema se incrementa si tratamos de distribuir documentos entre varias personas para su estudio, pero sin permitir modificaciones del original. Aunque es posible visualizar ficheros de impresión — en formatos HPGL2 o PostScrip— mediante diversas herramientas gratuitas, este no parece ser el mejor modo de compartir información con otras personas. Una vez más, el formato PDF nos resuelve el problema, poniendo a nuestra disposición una herramienta de visualización gratuita y una serie de opciones de restricción de permisos de impresión, visualización y modificación del fichero. Este formato representa el presente y aún más el futuro de la distribución y archivo de documentos, pues facilita tanto la visualización del fichero original con el aspecto del mismo una vez impreso, como la reimpresión en diversas máquinas y tamaños con una presentación similar, la seguridad avanzada de los contenidos, hasta la adopción de la firma electrónica que será de obligatoria implantación en pocos años. A

Conclusiones La integración de los procesos informáticos en las tareas cotidianas es prácticamente completa y abarca, cuanto menos, todos los ámbitos de la oficina. En nuestro trabajo habitual utilizamos el ordenador de un modo u otro para la mayoría de los procesos, pero es en la confección y presentación de informes donde los sistemas informáticos representan una pieza irreemplazable, si pretendemos un rendimiento y calidad de trabajo acordes con lo exigido actualmente. Y, pese a la absoluta imposibilidad de estar al día en los últimos avances tecnológicos para cualquiera que necesite hacer algo más que leer revistas especializadas, conocer las posibilidades que están a nuestro alcance es una obligación para acceder a las múltiples ventajas que los sistemas digitales aportan a nuestro trabajo, permitiéndonos una lenta pero constante evolución en métodos y herramientas. En resumen, aunque resulta claramente difícil, incluso perjudicial en ocasiones, el trabajar constantemente con las últimas versiones de los programas que usamos a diario, no podemos permitirnos el anclarnos en un método de trabajo al que estamos acostumbrados porque nos resulte cómodo y fiable. La evolución de nuestro entorno nos obliga a una mínima compatibilidad en versiones y programas para poder intercambiar información con otros compañeros y clientes, al tiempo que nos empuja a mantenernos en una media general del mercado en calidad y productividad. José del Pozo, Director Técnico de Morés.

NÚMERO SEIS DOVELA 57


REPORTAJE

De historias y de luces

Un hombre renacen

¿Por qué se lee? Por conocer nuevos mundos, por conocer otros saberes. ¿Y por qué se acumulan libros? Por disfrutar de esos saberes, de esas vidas desconocidas y apasionantes. ¿Y qué pasa con el polvo? ¿Por qué ese ambiente tan fresco? No hay polvo, «el polvo llama al polvo, y antes de incorporar un nuevo libro a la biblioteca es preceptivo limpiarlo e higienizarlo. El ambiente fresco es idóneo para su conservación». El que habla es Enrique Bermejo, un hombre de ascendente renacentista a principios del siglo xxi, que atesora una gran cantidad de libros de diferentes épocas y temáticas. Varón de números, dimensiona su mente en horas libres entre los diferentes matices de las luces que atraviesan las vidrieras que él mismo realiza y los mosaicos con que esta decorada su vivienda, de inspiración modernista. Por Elena Plaza. Fotografías de Juan Carlos Román. 58 DOVELA NÚMERO SEIS


REPORTAJE

tista en pleno siglo xxi

Pasear

por la biblioteca de Enrique M. Bermejo es una auténtica delicia para cualquier amante de los libros y la lectura. Allí se puede disfrutar de texturas, olores y tipografías de la más variada datación, de lomos que expresan mil y un saberes distribuidos por temáticas —Asturias y regiones, Guerra Civil Española, ideologías combatientes, gastronomia, Camino de Santiago, catedrales, arte, biografías de los reyes de España, literatura, espiritua-

lidad, toros, erotismo, música…—. Hasta se puede acariciar una primera edición de la famosa Pepa —la Constitución Española de 1812—, un manuscrito de 1363 o un post- incunable —una obra de Petrarca que por 33 años se escapa de esta caprichosa selección administrativa, que abarca desde la invención de la imprenta hasta 1500—. Entrar en este reducto que supone su casa es toda una experiencia aderezada por las glosas que desgrana a medida que mues-

La impresionante biblioteca de Enrique Bermejo está presidida por una columna de mosaico que él mismo ha realizado, y en la que se puede leer el verso de Agustín Foxá: «¡Ay! Campos de la luna, sin luna sobre el cielo».

tra su tesoro bibliográfico. «Los libros son una parte importantísima de mi vida. Desde siempre me recuerdo leyendo y comprando libros: primero nace el lector, después el bibliófilo, desde aquí puede derivarse bien hacia la bibliografia, bien hacia la bibliomanía, bien hacia la bibliopatía...», explica este perseguidor del ideal renacentista, en referencia al hombre preocupado en acaparar aptitudes diversas. Las suyas son, además de trabajar en la administración pública —un puesto ni muy romántico ni muy creativo si se tiene en cuenta sus otras facetas—, las de reunir libros de manera coherente, encuadernarlos, si su estado de conservación lo precisa, y realizar vidrieras y mosaicos por encargo. Ejemplos de estas actividades pueden contemplarse en su propia casa, dotada de cierto toque que recuerda, a simple vista, al gran arquitecto y artista catalán Antoni Gaudí, aunque en realidad está inspirado en su coetáneo Lluis Domènech i Montaner, autor, entre otras obras, del Palau de la Música de Barcelona. Pero volviendo a sus libros de época, Bermejo empezó con ellos porque «los libros de viejo son, en general, más baratos que los nuevos, salvo los de los autores de culto». Apunta también que reunir libros es actividad que debe realizarse de manera coherente en contraposición a la multitud de coleccionistas vergonzantes: «aquéllos que coleccionan lo que sea por el mero hecho de coleccionar. Las bibliotecas se crean para el placer, para el disfrute, tuyo y el de las personas de tu confianza: ése es el fin de una biblioteca, si haces lo contrario, si encierras los libros, el asunto pierde todo sentido, te conviertes en un secuestrador». Pero, ¿se leen todos los libros que hay en una biblioteca? «Una biblioteca no es para leérsela toda. Vamos a conceder que un lector pueda leer sobre cien libros al año, y eso un buen lector. Es claro que lo que puede llegar a leerse durante una vida es limitado. Una biblioteca a tu disposición te permite disfrutar de largo, consultar y seleccionar lecturas; es el placer de documentarte cuando quieras. Las curiosidades hay que satisfacerlas en el t(pág. 61)

NÚMERO SEIS DOVELA 59


Enrique Bermejo posa a la entrada de su casa, en la que ha realizado un mosaico en el que recoge una interpretación muy personal del macrocosmos, el microcosmos y el universo bibliográfico.

Una auténtica maravilla cerámica vestida en 17 tonalidades de azul , de las que predomina el cobalto, recibe al visitante a la entrada de su casa. Se trata de una representación personal del universo (macrocósmico, microcósmico, y su interconexión con el universo bibliográfico). «Aquello que puede apreciar el ojo humano es, en cuanto a proporción, grandísimo. Lo macrocósmico resulta de una vastedad indescriptible, pero no es infinito». En medio de esta mancha azul se esconden simbolizaciones del caos, del surgimiento del orden por medio de un poder generador oculto, del poder reciclador de la naturaleza, del aire, el fuego, la tierra y el agua (los cuatro elementos), de la interconexión de los mundos, de la aparición de formas evolucionadas de vida, del surgimiento de la manufactura y la aparición del arte en esbozo, de la complejidad, del azar... Los vitrales son otra de las grandes aficiones de este creativo artista. Comenzó a realizarlas hace doce años. Aparte de en edificaciones particulares, ejemplos de su obra pueden encontrarse en las iglesias de Santa María de Quinzanas, en Pravia, o en la de Valdemora, en el concejo de Candamo, éstas últimas en colaboración con la artista vidriera Mabel Alperi. En la labor del mosaico lleva menos tiempo empleándose, aunque confiesa que «es lo que siempre quise hacer, así es que en cuanto tuve mi casa, me dediqué a ello». Los materiales que emplea para su realización son teselas cerámicas e incrustaciones de vitrofusión, creadas por Mabel Alperi, todo ello inspirado en el catalán Lluis Domènech i Montaner, autor determinante para definir el modernismo arquitectónico en Cataluña.

60 DOVELA NÚMERO SEIS

ENRIQUE BERMEJO

De vidrios y cerámicas

La realización de vidrieras es otra de las habilidades de este administrativo que ha dejado su impronta en edificios como las iglesias de Santa María de Quinzanes, en Pravia, y de Valdemora, en el concejo de Candamo. Con el mosaico lleva menos tiempo, aunque confiesa que «es lo que siempre quise hacer, así es que en cuanto tuve mi casa, me dediqué a ello».


ENRIQUE BERMEJO REPORTAJE Algunos de los recuerdos que Bermejo atesora en su casa. Éstos en concreto hacen las veces de mesa-expositor.

tinstante, porque es entonces cuando aprendes más, al ser mayor la receptividad». Enrique Bermejo pasea y guía entre sus estanterías de libros, en los que anota la fecha de adquisición y de lectura, buscando, sin dudar un solo momento aquel ejemplar del que comenta sus singularidades —ejemplares que pertenecieron a Ramón Pérez de Ayala, a Concha Espina, a Adriano del Valle, a Fernando María Castiella, a Carlos Edmundo de Ory, a Don Miguel de Unamuno...— u otras características estéticas de los ejemplares. Mención aparte merece la sección de literatura española contemporánea, que ocupa el mayor volumen de toda la biblioteca. Aquí se encuentran también los autores que más gustan a su guardián: conocidos, como Pío Baroja, Ramón J. Sender —del que muestra un curioso ejemplar de El verbo se hizo sexo, basado en la figura de Santa Teresa de Jesús—, Blasco Ibáñez, Wenceslao Fernández Flórez, Azorín, o menos conocidos como Solana, Julio Camba, Benjamín Jarnés o Tomás Borrás —del que destaca su obra La mujer de sal—. Otros de los grandes escritores que señala son Eugenio D’Ors y el poeta Agustín de Foxá —en honor a él una columna preside la sala revestida toda ella de mosaico, recoge uno de sus versos: «¡Ay! Campos de la luna, sin luna sobre el cielo». El mosaico es también un homenaje al mundo de la edición en lengua española y muestra cuatro anagramas editoriales, dos del ámbito español y dos del ámbito americano. «Leo sin método, picoteo más bien, y en general soy ajeno a los escritores de mi generación. Tampoco suelo leer libros récord de ventas del tipo El código Da Vinci: los fenómenos de masas me ponen en guardia», comenta este coleccionista.

El placer de los olores La cabeza de Enrique Bermejo parece una gran computadora. Recuerda cada mínimo detalle, la ubicación, hasta las mil y una historias que rodean a cada libro o a su adquisición. Pero no sólo se encuentran en su memoria, sino también en fichas informatizadas, en las que recoge desde los datos usuales, hasta las rarezas o particularidades —dedicatorias, ediciones numeradas, procedencias de bibliotecas prestigiosas, existencia de ilustraciones artísticas o de ex libris (especie de estampilla que se colocaba en el libro y que hacía referencia a la propiedad del volumen. En economías modestas pasaba por un simple sello de

Libros sobre arquitectura De la cantidad de libros que atesora, Enrique Bermejo destaca entre los relacionados con la construcción dos. El primero de ellos es un ejemplar encuadernado por él, que perteneció al arquitecto Hevia, firmado por Camilo Sitte y de título Construcción de ciudades según principios artísticos. El segundo es Cantería de edificación, de E. G. Warland.

caucho, mientras que en las más pudientes solía encargarse a un renombrado ilustrador o grabador)—. «El mundo del exlibris es un universo aparte que a mí me interesa menos, pero es cierto que el mundo del libro, en general, contiene muy diferentes vertientes relacionadas en su mayoría con el arte», comenta. Lo que también tiene archivado en su memoria son los diferentes aromas de los libros, «el placer de los olores de los libros», resultado de la mezcla que supone el tipo de papel empleado y su composición, las tintas, los ambientes en donde hayan recalado… «Toda la gente que gusta de los libros busca los olores hasta el punto de que, a veces, se adquieren los libros sólo por el olor», afirma. Así nos habla de libros que huelen a laurel, a vainilla, a tabaco rubio, a infancia... incluso a saliva seca.

Y nuestro guía sigue paseando entre estanterías, mostrando libros, narrando anécdotas, ilustrando, «pocas cosas valen tanto como el libro regional de calidad», en alusión a aquellos libros específicos sobre comarcas, concejos, regiones… que contienen importantes o curiosos conocimientos de la zona que no aparecen en otro tipo de publicaciones. Tantos conocimientos como los que guarda en su casa, y en su mente, iluminada por luces matizadas de los mil y un colores que emplea en la realización de sus vidrieras y sus mosaicos. Y allí se queda, disfrutando de su tesoro, de sus olores que sugieren cientos de historias, de vidas fascinantes que esperan ser leídas por su propio guardián o por cualquier otro lector deseoso de descubrir nuevos mundos reflejados en papel, irisados por haces de mil luces coloridas. A

NÚMERO SEIS DOVELA 61


FACETAS

A vista de pájaro

nombre: Jesús Rico edad: 34 años natural: de Sevilla, circunstancial; a los cuatro años me trajeron a Asturias. casado: sí, con Patricia Sánchez, que dará a luz una niña en diciembre. vive actualmente: en Oviedo. sus hobbies: deportes de montaña y golf.

IVÁN MARTÍNEZ

escaladores: estamos hechos de otra pasta: ves una pared y ya estás pensando por dónde puedes subirla.

Desde las alturas A pesar de su no demasiado larga experiencia profesional —lleva siete años ejerciendo de arquitecto técnico— le ha permitido conocer dos apasionantes facetas de la aparejaduría: el trabajo en despacho y el ejercicio libre, aunque destaca como una excelente escuela el hecho de trabajar a pie de obra. Quizás la medicina haya perdido un buen médico, pero asegura que no se arrepiente de la elección que hizo en su momento, en parte obligado por la nota de corte. En sus ratos libres se dedica a colgarse de las paredes o a recorrer el campo dando golpes a una bola caprichosa: y es que Jesús Rico practica tanto la escalada, deporte de freakis, como el golf, otra práctica deportiva con cierto aire elitista que nuestro personaje desmiente recordando la proliferación de instalaciones municipales y su consecuente popularización. Por Mónica F. Fernández ¿Por qué se decide por este camino profesional, tenía algún antecedente familiar?

Siempre me gustó mucho la Medicina, pero no me dio la nota para entrar, para

62 DOVELA NÚMERO SEIS

qué vamos a engañarnos. También me llamaban la atención los planos, hasta tal punto que si estaban expuestos, me quedaba un buen rato mirándolos. Preferí la

carrera de Aparejador a la de Arquitectura porque me gusta más el hecho de hacer, de construir. Y creo que no me equivoqué con mi elección. t(pág. 64)


«Las sensaciones que tienes ahí arriba, en la montaña, no las ¿Cuándo surge su afición por la escalada? tienes en ningún otro sitio» Veraneábamos en La Vecilla, un pueblo de León, donde vimos a unos chavales haciendo rappel. Compramos entonces una maroma, y empezamos a practicar las maniobras como ellos . Y descubrí que además de bajar, estaba lo de subir, y ese mismo verano nos compramos nuestros primeros pies de gato, tenía yo 12 años y muchas ganas de conocer los alrededores de La Vecilla, donde hay mucha roca, sobre todo caliza, con cinco escuelas de escalada muy buenas. Así fue como nos iniciamos, hablando con la gente que va a escalar, metiéndonos en el asunto. ¿Pertenece a alguna asociación?

No, pero estoy federado. ¿Qué especialidad dentro de la escalada practica?

Escalada deportiva, que se realiza fundamentalmente en roca. En regiones como ésta, en la que no tenemos demasiado sol, son importantes los rocódromos ya que se puede entrenar en interior. La línea por la que se sube la llamamos vía y tienen cada una su grado de dificultad. Los tramos de pared que se escalan en esta especialidad suelen ser de unos 30 metros de máximo. Hay que tener en cuenta que la longitud de la cuerda es de unos 60 metros, y con ella hay que subir y poder luego bajar. Al principio lo que nos gustaba, era hacer grado, es decir, dificultad. Cuando eres más joven, el cuerpo responde mejor; también estás más alocado, y ahora, aunque no deje de ser un poco locura, nos gusta más ir a un pico con buenas vistas y hacernos dos o tres largos de menos dificultad pero más expuestos. No es lo mismo escalar en roca, en una escuela donde el grado lo conoces de antemano, que en la montaña. Allí tienes que llevar mochila, ir más abrigado, e incluso cambiar los pies de gato por botas. Cuanto más en forma estés de la escalada deportiva, mejor responderás allí arriba, donde el viento sopla mucho, donde los seguros no son tan cercanos... Para practicar este deporte es obvio que hay que estar en buena forma física. ¿Cómo se prepara?

La forma se consigue escalando. La constitución ideal para la práctica de la escalada es la delgada y que no pesen los huesos. El músculo de gimnasio es demasiado pesado para elevarte sobre ti mismo,

Jesús Rico en plena demostración en La Manzaneda, Oviedo.

así que lo que se prepara fundamentalmente es la resistencia. La cabeza debes tenerla también bastante despejada y un buen sentido del equilibro, además de no tener vértigo, claro. ¿Cuánto tiempo le dedica?

Siempre que puedo salgo, aunque ahora estamos un poco más centrados en el golf, que nos queda más cerca de casa, y sabes que a las dos horas y media o tres estás de vuelta. La escalada es un deporte que si lo dejas una semana o dos, notas que los músculos no están igual. Antes salía todos los fines de semana, pero ahora voy algo menos.

¿Le suele acompañar su familia?

Mi novia, y ahora esposa, no escala, pero como se trata de una actividad al aire libre, me acompaña y muchas veces es ella la que me asegura. También suele venir mi hermano. ¿Compite como escalador?

No, aunque me he presentado a varios campeonatos aquí, en Oviedo. Como en otros deportes, la escalada es sinónimo de superación, pero no necesariamente compitiendo. Te superas y te sorprendes de ti mismo cuando luchas contra los elementos, el cansancio, dominas ese miedo... Las sensaciones que tienes ahí arriba, t(pág. 65)

NÚMERO SEIS DOVELA 63


FACETAS JESÚS RICO de nuestro Técnico Visador Pastrana, que cuando te colegias vas a consultarle los dieciocho problemas insalvables que te parece que tiene cada proyecto o informe.

IVÁN MARTÍNEZ

¿Qué consejos daría, desde su experiencia, a los más jóvenes que empiezan?

(viene de la pág. 62)t ¿Cuál es el primer recuerdo que conserva de sus inicios en la profesión?

Cuando acabé — aunque no del todo, porque me quedaba el proyecto fin de carrera—, llegué a Oviedo de La Coruña, donde estudié, cuando una amiga me dijo que un arquitecto, José Argudín, necesitaba un aparejador para su despacho. Este arquitecto me abrió los brazos como a un hijo y me enseñó mucho de todas las facetas de la construcción. Así fue como puse un pie en el mundo de la construcción. En la actualidad estoy a caballo entre lo liberal y las colaboraciones en su estudio. ¿Recuerda alguna anécdota?

Al principio metes la pata con todo, pero hay que agradecer enormemente la figura

Llevo siete años, así que tampoco puedo dar muchos. Una vez me dijo alguien que me afanase por leer todo lo que cayera en mis manos sobre construcción, y creo que como consejo puede valer (o no está mal). Lo que sí haría, a pesar de estar contento con mi experiencia, es tirar primero por una constructora, ya sea pequeña o grande, con el fin de machacarme a pie de obra antes de entrar en un despacho. Es decir, no tirar directamente por la oficina técnica. ¿Qué diferencias aprecia entre el ejercicio de la profesión antes y ahora?

Considero fundamental la entrada del ordenador y sus aplicaciones en la arquitectura con programas específicos para el dibujo o el cálculo. No sólo porque te evite acabar con las manos llenas de tinta sino también a la hora de hacer presupuestos. Todavía ahora, cuando veo un expediente de los antiguos, se me ponen los pelos de punta. ¿Qué cualidades debe tener una persona para ser un buen aparejador?

Tiene que ser una persona perspicaz y observadora, y al mismo tiempo tener algún don de mando. Amarrar fuerte al constructor al principio, para luego ir soltándole un poquitín. Porque no olvidemos que el usuario final es nuestro cliente y hay que defenderle. ¿Qué características específicas tiene la profesión de arquitecto y la de aparejador?

El primero trabaja más con la estética, que sea funcional, habitable: a veces, lo que proponen no encaja en obra. Mientras que el segundo tiene que controlar que se pueda construir… Y ahí es a veces donde te tienes que pegar, porque el papel lo soporta todo, pero la realidad no. ¿En qué situación laboral se encuentra Asturias dentro de esta profesión?

Siempre he oído que los aparejadores no tenemos paro, aunque no sé si es cierto en la realidad. Desde luego, los compañeros que tengo están trabajando todos: en constructoras, como profesionales liberales, en organismos públicos. Creo que hay mucho trabajo y si quieres, más todavía. Si volviera a nacer, ¿volvería a hacer lo que hizo? ¿Se ha arrepentido alguna vez del camino escogido?

Sí, haría lo mismo, seguro. A


2

1

3

(viene de la pág. 63)t en la montaña, no las tienes en ningún otro sitio. También le gusta el golf, ¿es un deporte tan elitista como lo pintan?

No es elitista. El golf tenía fama de ser un deporte de ricos, y puede ser que fuera cierto, pero desde que se abrieron los campos municipales, esta imagen ha cambiado. Antes, para jugar, había que pertenecer a un club, y los precios eran elevados, así que el nivel económico de la gente que lo practicaba era alto. Ahora, por una cuota básica, el equipo necesario y un poco de paciencia, puedes practicarlo.

4

¿Cuándo lo practica?

Tenemos una partida montada los sábados por la mañana, pero dos de los participantes han entrado en la paternidad, y yo también lo haré en breve. Veremos si las obligaciones nos permiten seguir manteniéndola. ¿Escalada o golf?

Me quedo con los dos; no son incompatibles. Quizás uno me vino en un tiempo de mi vida más aventurero, más joven y cuando no importaba agarrar el saco de dormir y los fierros y desaparecer un fin de semana. El golf lo tengo aquí al lado y

[1] Escalando una vía en Cuenca. [2] Preparándose para subir por la cara sur del Picu Urriellu. [3] Jesús Rico en el rocódromo de A Coruña, cuando aún tenía 19 años. [4] Imagen tomada en La Coruña, en el Cabo Prior, mientras Tomás, cuñado de Jesús, le asegura con la cuerda.

es más fácil que mi hija venga conmigo al campo a dar bolas que a la montaña. De todas maneras, aún nos queda mucha Asturias por recorrer y conocer, y eso vamos a seguir haciéndolo.

NÚMERO SEIS DOVELA 65


por Pepe Monteserín

RIVAS RICO

Tomas falsas

Emprendedores Ya sabemos que es mejor prevenir que curar, que la prudencia no evita todos los males, que los precavidos valen por dos, que legislar por la seguridad y la higiene salva muchas vidas, que si interesarse por los problemas de su pueblo es propio de un gobierno ordinario, preverlos es digno de un gran gobierno, que la persona cauta es dueña de sus días, que recelar de todo es una buena medida profiláctica, a sabiendas de que no todo puede preverse. Pero a mí, qué queréis que os diga, me ponen de los nervios esos espíritus pusilánimes que, por sí o por no o por si acaso, nunca se atreven a emprender nada. Me consta que el héroe de esta foto ni sabía nadar, y ahí lo tenéis, con qué temple barrena una jácena para ponerle rebosadero a la piscina.

66 DOVELA NÚMERO SEIS


El poeta latino Horacio pregunta en una de sus Epístolas: —¿Sabéis, oh, amigo, cuál es la gracia que pido a los deseos? Y se contesta: —Que me conserven lo poco que tengo; y, todavía, no tanto. ¡Que no me falten, jamás, los libros!

Algunos libros editados por el Colegio Oficial de Aparejadores y Arquitectos Técnicos de Asturias. Consultad su precio k

Dovela 6  

Revista del Colegio Oficial de Aparejadores y Arquitectos Técnicos del Principado de Asturias. Número 6. Segunda época. Año 2004

Dovela 6  

Revista del Colegio Oficial de Aparejadores y Arquitectos Técnicos del Principado de Asturias. Número 6. Segunda época. Año 2004

Advertisement