Issuu on Google+

Clara Monera, Gemma MartĂ­nez, Arturo Navarro 2ESO C.


Había una vez dos princesas que eran gemelas. Ágata, la princesa que nació primero, era la mas hermosa y simpática del reino. En cambio Kira era la princesa más fea, desdichada y malvada del reino de la antigua Grecia. La princesa Kira estaba muy celosa de su hermana ya que era muy hermosa, pero Kira no llegaba a entender una cosa: - Si mi hermana es tan bella, ¿ por qué siempre viste con pantalones vaqueros y deportivas, y no con un precioso vestido hecho a mano, como los míos? Aquella misma noche era la más especial del mundo ya que por fin había llegado la noche de la coronación de Ágata.Todos los preparativos estaban listos incluido el vanquete que estaba lleno de comida de la mediterania: pasta , musaca,paella…. Empezaron la coronación y Ágata apareció con un increíble vestido fucsia brillante que tenía a conjunto unos tacones de vértigo, que estaban reservados para esa ocasión. Cuando entró, vio a todos sus amigos: Blancanieves y los siete enanitos, Cenicienta y su príncipe, La bella durmiente y Rapuncel que venía sola porque acababa de divorciarse (su marido se había fugado con Ariel). Cuando Ágata se sentó en la silla de coronación y disponían a ponerle la corona, esta ya no estaba, había desparecido. Todo el reino estuvo buscándola toda la noche y al día siguiente formularon un ultimátum: la princesa Ágata tenía una semana para encontrarla y si no lo hacía sería coronada su hermana Kira entonces en ese mismo momento Ágata fue ha hablar con Kira. Ágata habló con Kira y le confesó que había sido ella quien la había robado y que la tenía escondida en un lugar donde ella nunca la podría encontrar. Ágata se puso en camino para encontrar su corona y se adentro en el bosque dejando atrás el palacio cuando estaba caminando entre los arbustos, escuchó la voz de un hombre y se dispuso a seguir esa voz hasta que llegó a un prado que estaba lleno de flores y vio al chico de la voz, era un joven fuerte, alto y muy guapo.


El chico llamado Roberto se acercó a ella y la cogió del brazo delicadamente y preguntó si podía ayudarle en algo. Ágata, sonrojada le contó lo que le había sucedido hasta entonces. Y enseguida Roberto le dijo que le ayudaría y se pusieron en camino hacia él gran Acrópolis de Grecia que estaba al final de aquel prado. Cayó la noche y encendieron una hoguera ya que Roberto había cazado unos conejos para la cena. Cuando terminaron de cenar se acostaron en la hierba y vieron las estrellas hasta que los dos se giraron y Roberto le dijo: -Nunca había visto un rostro tan bello en toda mi vida. Entonces sus miradas se cruzaron y Roberto le robó un beso. Pasaron toda la noche acurrucados bajo aquel manto de estrellas hasta que, por fin, llegó el amanecer. Y continuaron en busca del Acrópolis de Grecia. Cuatro días después llegaron al Acrópolis de Grecia y encontró el diamante principal de su corona, entonces miró para delante y descubrió su corona dentro de un baúl, entonces se giró para decírselo a Roberto pero aquel había desaparecido, solo dejó una nota que decía: - Lo siento, pero tengo que contarte la verdad: Tu hermana me ha estado pagando para que te llevara al Acrópolis y matarte, pero no puedo porque estoy enamorado de ti, así que desapareceré. Ojalá algún día tenga el valor de ir a buscarte. Ágata se hecho a llorar, pero tenía que ser fuerte, así que volvió a palacio y la coronaron reina de Grecia. Un año después una bonita mañana de primavera mientras Ágata paseaba tranquilamente por los jardines de palacio vio un joven muy apuesto y al acercarse lentamente a pudo observar que era Roberto, el joven del que se enamoró y al que aún no había podido olvidar. Aquel al verla sintió una enorme alegría ya que había ido a buscarla. Pero se sentía muy apenado por lo que había hecho en el pasado. Ágata corrió rápidamente hacia él y se acurrucó entre sus brazos, y le dijo que nunca más se volviera a separar de ella. Desde ese mismo día no se han vuelto a separar- se casaron unos meses más tarde y tienes una preciosa hija llamada Carolina.


As铆 que fueron felices y comieron Musaka.

En cambio, su hermana Kira fue desterrada del reino y se fue a las playas del norte donde se hizo hippie y muri贸 al poco tiempo.


tuya y mia