León Durandin. Bitácora Fotográfica 1872 - 1955

Page 1


01

SANTIAGO

www.leondurandin.cl “Una vez obtenida la imagen neta, se coloca en el aparato, aplicándola en el mismo punto donde se forma esta imagen, una placa revestida de una sustancia alterable a la luz y que, por esta razón, se mantiene hasta entonces y se conserva después, al sacarla del aparato, en perfecta oscuridad. Después que esté expuesta a la luz durante cierto tiempo dentro del aparato fotográfico, la placa sensible no presenta ninguna traza de imagen visible; pero ahí puede aparecer después una imagen por el efecto de baños apropiados llamados reveladores. Esta alteración invisible de la placa sensible y que da origen, por lo que después sucede, a una imagen visible, constituye lo que se ha llamado la imagen latente.” LEÓN DURANDIN. Tratado práctico de fotografía para el uso de aficionados, Santiago, 1903


BIOGRAFIA Para el Museo Nacional de Bellas Artes resulta muy valioso poder presentar al público la exposición retrospectiva del fotógrafo León Durandin Abault (1872–1955) la que nos permitirá redescubrir imágenes de la geografía territorial y humana de Chile a comienzos del siglo XX, donde el fotógrafo se convierte en un testigo y coprotagonista de lo que acontece frente a su lente. León Durandin a la edad de 25 años llegó a Santiago en 1897 a cargo de la Droguería Francesa, desde donde experimentó y aportó conocimientos científicos, teóricos y prácticos en un medio muy receptivo a este nuevo lenguaje visual. Un fotógrafo viajero que “inventa” el paisaje y los sujetos en la medida que los retiene y luego registra sobre la placa emulsionada, el vidrio o el papel fotosensible. Presentar nuestra historia, costumbres, personajes, clases y etnias a través de imágenes blanco, negro y color, nos permite repasar y revisitar la memoria gráfica del país. Su lente escudriñador y pertinaz, a cien años de distancia, se ha convertido en un “espejo” que trasluce, desde le emulsión y el químico, el acontecer social, cultural y material de un país que establece una estrecha correspondencia entre representación artística, testimonio gráfico y memoria. La exposición “Imagen latente” constituye un hito para la historia de la fotografía en Chile. Su cuidadosa museografía y la contundente edición que la acompaña son el resultado del esfuerzo conjunto de la familia del artista y el Centro del Patrimonio Fotográfico, junto al valioso aporte del FONDART.

Museo Nacional de Bellas Artes

05


PROYECTO

PROYECTO ORIGINAL Camila Schneider Durandin PRODUCCIÓN / DISEÑO / RETOQUE DIGITAL Rodrigo Clavijo Grob Camila Schneider Durandin

El hallazgo de la colección de León Durandin ha sido un proceso mágico muy similar al efecto de los baños reveladores fotográficos. Estas imágenes, suspendidas en el tiempo, se comportaron como las placas sensibles

INVESTIGACIÓN / TEXTOS Camila Schneider Durandin Hernán Rodríguez Villegas Samuel Salgado Tello

que, ya alteradas por los efectos de la luz, grabaron invisiblemente los trazos a revelar esperando ser develadas por

EDICIÓN FOTOGRÁFICA Camila Schneider Durandin Samuel Salgado Tello Ilonka Csillag Pimstein Hernán Rodríguez Villegas Rodrigo Clavijo Grob

En sus inicios, la actividad fotográfica en Chile se caracterizó por ser practicada por un número importante de

MUSEOGRAFÍA Camila Schneider Durandin Tomás Rivas Rodrigo Clavijo Grob Samuel Salgado Tello

una mirada que nace del espíritu de un viajero aventurero, de un hombre que retrata con sencillez y sensibilidad la

MONTAJE ESTEREOSCÓPICO Enrique Zamudio

en color conocidos en Chile (autocromos), placas de vidrio de diferentes formatos y técnicas, álbumes y copias

DIGITALIZACIÓN, RETOQUE E IMPRESIÓN RE Producciones IMPRESIÓN Quebecor World S.A.

los líquidos… o, en este caso, por la necesidad de rescatar del olvido esta colección invaluable.

fotógrafos que dejaron un considerable y valioso registro de las más diversas realidades sociales y culturales del país. Esto hizo que la fotografía destaque como una importante fuente documental para conocer el pasado. La visión fotográfica de León Durandin Abault (París, 1872-Santiago, 1955) nos confía un patrimonio en el que se descubre vida cotidiana urbana, rural y familiar de Chile de comienzos del siglo XX. El material comprende una extensa colección fotográfica. Destacan en ésta los primeros procesos fotográficos fotográficas en papel. En esta vasta colección hay retratos, estudios, paisajes, desnudos y fotografía “artística”, que sobresalen por su calidad y por la constante utilización de modernos procesos de revelado y fotografía en color hacia 1907. El archivo familiar conserva además cartas, registros de cuentas y movimientos de ventas de su local, «Comptoir d’optique et de Photographie», lugar de reunión del aún desconocido mundo de fotógrafos

Este proyecto cuenta con el apoyo del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes, FONDART.

aficionados de comienzos del siglo XX. Cabe destacar el papel que León Durandin cumplió para este grupo cuando

PORTADA: “Le sympathique auteur”, El simpático autor Autorretrato de León Durandin, sentado en la cubierta del Vapor Iberia 1897.

contribución a la comprensión de la práctica y producción fotográfica chilena desde una perspectiva histórica,

Ninguna parte de esta publicación puede ser reproducida almacenada o transmitida en modo alguno o por ningún medio, sin previa autorización del editor. Todas las fotografías publicadas en este catálogo están protegidas según la legislación autoral chilena Ley N°17.336.

escribió y publicó, hacia 1903, el Tratado práctico de fotografía para el uso de aficionados. Su obra entrega así una patrimonial y social. La familia Durandin, heredera de la obra fotográfica de León Durandin, junto al Fondo Nacional de la Cultura y las Artes (Fondart), al Laboratorio Durandin y al Centro Nacional del Patrimonio Fotográfico (Cenfoto), reconociendo la necesidad de poner en valor y difundir la vida y obra de Durandin, han apoyado el desarrollo del proyecto desde sus inicios hasta la exhibición en el Museo de Bellas Artes.

01


A MODO DE INTROTRODUCCIÓN

Todos conocen la destrucción de ciertos colores por los rayos solares. Es uno de los fenómenos del orden de las reacciones fotoquímicas que, bien dirigido y, por decirlo así, dominado, sirve de base a la fotografía, juntamente con el fenómeno óptico de la Cámara oscura. LEÓN DURANDIN Tratado práctico de fotografía para el uso de aficionados, Santiago1903

El fenómeno óptico de la «cámara oscura» es un modelo de inspiración de la fotografía. Una imagen se proyecta invertidamente a través de un pequeño orificio en el fondo de una caja cerrada. Un fragmento de la realidad se proyecta en este espacio para poder ser dibujada en sus inicios por el pintor, hasta que finalmente el fotógrafo logra fijar esta luz mediante los baños químicos y el soporte adecuado, ya que la fotografía, contrariamente a la pintura, es un arte sin materia, salvo por el soporte. Y esta superficie ¿cómo se sensibiliza a la luz? Como lo remarca Roland Barthes en La cámara lúcida, la invención de la fotografía es primero un asunto químico. Los cuestionamientos de los primeros fotógrafos son más de orden científico que artístico, hasta que logran aplicar su ciencia en directa relación con la etimología de la palabra que la nombra: escritura de la luz. Al perfeccionarse en la mecánica de la fotografía, el fotógrafo no solo obtiene con un único «cliché» una imagen mimética del objeto retratado, sino que aborda una interpretación propia de esta misma realidad. El simple hecho de la elección de un punto de vista, que se materializa de inmediato en el encuadre, constituye un grado de subjetividad por parte de la mirada del fotógrafo. Si la fotografía es un fragmento de un espacio, es también la expresión de un momento en el tiempo. 1- Fotógrafo en Cerro San Cristóbal, Santiago c.1898.

03


VIDA Y OBRA

(BREVE NARRACIÓN DE HECHOS: EL CONTEXTO) 2- Desfile en las calles de París 1893. 3- La cubierta de 3º clase. En el vapor Iberia 1897. 4- El Iberia en Lisboa, Portugal 1897. 5- Vista tomada desde los cerros de Valparaíso 1897. 6- El baile de la Cueca. Fiesta Nacional en el Parque Cousiño, Santiago 1897.

León Desiré Durandin Abault nace el 27 de Octubre de 1872 en uno de los barrios mas efervescentes de la época en Paris, cerca de la puerta de Saint Denis. Desde su infancia se relaciona con una escena artística ya que su familia era cercana al teatro. León desarrolla el gusto por la naturaleza y los paseos al aire libre, que lo llevan a interesarse en el ciclismo y, luego en la fotografía, afición que le permite plasmar en imágenes permanentes

2.

recuerdos y paisajes efímeros. Egresado de Comercio, comienza a trabajar como ayudante de gerencia de la casa Prince de Paris, importante proveedora de maquinaria, instrumental e insumos para hospitales y laboratorios, además de tener un importante stock de materiales fotográficos. Fue aquí donde tuvo la oportunidad para trasladarse a la gerencia de una sucursal de la casa Prince en Chile. León, soltero, aficionado a viajar, no lo piensa dos veces y acepta la propuesta. El 21 de junio de 1897 con 25 años se embarca en el vapor Iberia, para viajar a Chile por la vía del Estrecho con un equipaje compuesto de sueños, su cámara y su bicicleta. Se instala en Santiago a trabajar en la Droguería Francesa, ubicada en la céntrica calle Ahumada. Allí, en 1902, abre la sección «Comptoir d’optique et de photographie». En esta sección especial para productos fotográficos se pueden adquirir los equipos, utensilios y productos más modernos de la época.

“Todo el mundo aquí está muy interesado en mi trabajo, nunca habían visto tanto. El señor Mourgues está encantado de tener bajo la mano alguien conocedor de la fotografía porque 5.

6.

3.

en la droguería nadie conoce este arte tan noble, lo que es difícil para la venta de las máquinas

4.

y accesorios que tiene la casa...” Carta a su madre. Santiago, 15 agosto de 1897.

León se da a conocer como proveedor y el local sirve de punto de encuentro para todos los aficionados a la fotografía de la capital. Su gran aporte es, sin embargo, la difusión de una gran variedad de técnicas fotográficas y sus usos. Esto se manifiesta en un detallado manual que publica en 1903: Tratado práctico de fotografía para el uso

de aficionados. Su dedicación y su pasión se ven reflejadas en su interés por participar en salones, concursos y exposiciones, de Chile y del extranjero. Entre los años 1897 y 1911, su actividad fotográfica es constante. Frecuente era encontrar sus imágenes publicadas en las principales revistas ilustradas de la época, bajo el título de fotografía artística.

05


10.

7.

7- Interior de la Droguería Francesa, Ahumada 32, Santiago, c.1897. 8- La plaza del Teatro y el Cerro Santa Lucía Santiago, 1897. 9- La Droguería Francesa Ahumada 32, Santiago, 1897. 10- Iglesia del Carmen en la Alameda Santiago, 1897. 11- Retrato de León Durandin. Santiago, c.1900. 12- Vista del funeral del General Baquedano en la Plaza de Armas, Santiago, 1897. 8.

06

9.

11.

12.

En 1906 participa con sus fotografías en la Exposición de Pintura y Arte Aplicado que se realiza en Santiago. Inicia por

Su búsqueda, como la de los fotógrafos aficionados, estuvo orientada hacia una fotografía que admitiera

ese entonces su trabajo con foto color, pionero de esta modalidad fotográfica en Chile. En diciembre del año siguiente,

interpretaciones; una fotografía sugerente, un espacio fuera de foco, que tenía en mente el estudio y la contemplación

la revista Zig Zag elige para su portada la foto color Un patio ideal, la primera de este tipo que se reproduce en el país.

de la luz, alejándose de la rigidez de la fotografía de estudio para liberarse de su función imitativa. Esto derivará

En 1908 se separa de la Droguería Francesa y traslada Le Comptoir d’Optique et de Photographie a un local propio,

en una expresión que aborda elementos cercanos al lenguaje pictórico, tal como los géneros de retrato, paisaje

en el número 30 del pasaje Matte de Santiago, su propio establecimiento fotográfico. Allí efectúa revelados,

y naturaleza muerta, y los elementos de perspectiva, de composición e iluminación de un cuadro.

ampliaciones e importación de maquinaria, placas y otros materiales. Alrededor de Durandin se agrupan los más destacados fotógrafos aficionados. León es una fuente de información

[…] Para obtener un buen resultado, hay que combinar los efectos de la luz según la forma

de primera mano y un gran conocedor de lo que sucede con la fotografía en Europa y Estados Unidos, gracias a sus

y según la naturaleza de los objetos que se reproducen. Si el fotógrafo es un poco artista,

contactos con casas comerciales, editores de revistas y fotógrafos, entre los que se encuentran L’Union Photographique

puede variar hasta el infinito los efectos del paisaje del cual quiere formar un cuadro; pero

Industrielle y Lumière & Jougla en París, Eastman Kodak en Rochester, y Jules Richard, entre otros.

para esto se necesita mucha práctica, porqué los efectos de óptica a veces engañan y como el objetivo observa rigurosamente las leyes de la perspectiva, un sitio que a primera vista

(LA OBRA DE LEÓN)

parece presentar todos los elementos de un cuadro pintoresco, puede carecer por completo de interés en el conjunto de la composición.

Las fotografías de León Durandin dan cuenta de uno de los primeros acercamientos, en el contexto de la época, de la fotografía al ámbito de lo estético, más allá de una mirada comercial o de reproducciones mecánicas de la realidad.

LEÓN DURANDIN, Tratado práctico de fotografía para el uso de aficionados, Santiago 1903

07


La práctica que desarrollan León y sus contemporáneos es ocasional, desinteresada y relacionada con el ocio, pero a la vez muy absorbente. En una carta a su madre, acerca de unas fotografías que le está enviando, escribe: “Ahora que van a quedar contentos, tengo derecho a respirar un poco, si no quiero hartarme enteramente

de la fotografía” (Santiago, febrero de 1898). La vida cotidiana es reflejada en sus fotografías, su mundo íntimo es retratado sin pretensiones, pero el trabajo fotográfico resultante es de una sensibilidad asombrosa. Su mujer, Victorine Ravailhe, y sus cuñadas son fieles modelos de esta búsqueda. Retratos en interiores y exteriores de estas mujeres-porcelana reflejan la maestría lograda por León en el ámbito del encuadre, la composición y las luces. La elección de estos paisajes, la mayoría en Peñaflor en su casa de campo, se caracterizan por su exuberante vegetación, bosques de álamos y numerosos cauces de agua. Estas obras rompen con los modelos a los que estaba 13.

14.

15.

sometida la fotografía de estudio y pasan a un reconocimiento público como fotografía artística, conformándose

16.

alrededor de ellas un aura de creatividad, estilo y belleza. León Durandin es un perspicaz observador de la ciudad y sus habitantes. Como un fotógrafo transeúnte, fija con su mirada de «simpático autor» (autorretrato de León nombrado así por él en la Bitácora de viaje de 1897) una serie de líneas de trabajo entre las que encontramos una de marcado carácter documental, que lo acerca a la fotografía de prensa. Su recorrido por las ruinas de Valparaíso, luego del terremoto de 1906, deja ver esta capacidad de generar registros cercanos, inmediatos y dispuestos para un consumo masivo. No es casual que eligiera para esto una cámara estereoscópica, que tenía la peculiaridad de producir vistas tridimensionales de gran atractivo para los aficionados.

[…] si tomamos una vista con un sólo objetivo, obtendremos una copia que nos dará la simple perspectiva lineal del objeto, pero si lo hacemos con dos objetivos colocados uno al lado del otro y separados por cierta distancia, obtendremos dos imágenes diferentes, que miradas respectivamente con ambos ojos (cada una al frente de cada ojo), nos darán el efecto exacto del relieve y forma de los objetos tal como los observamos a simple vista. LEÓN DURANDIN, Tratado práctico de fotografía para el uso de aficionados, Santiago 1903

17. 13- Retrato de León junto a sus perros, Santiago, c.1898.

Las experiencias fotográficas se diversifican. Los nuevos equipos y el desarrollo de la sensibilidad más efectiva

14- Familia Durandin-Ravailhe, Peñaflor, c.1905.

de las placas van a permitir la captura de imágenes en territorios menos expuestos a la luz. Los fotógrafos

15- Mendigo, Santiago, c.1905.

exploran una variedad de lecturas y lugares de la vida cotidiana, diferentes sujetos a retratar y circunstancias como

16- Hermanas Ravailhe en un campo con vista al Manquehue, Santiago, c.1905.

los paseos por la ciudad o los viajes en familia.

17- Marie-Louise-Victorine Ravailhe leyendo en un bosque, Peñaflor, c.1905

“Los sitios accidentados, las quebradas profundas encerradas entre dos montañas, los senderos de un bosque después de la caída de las hojas, los monumentos, las ruinas, formarán buen número de paisajes interesantes y admirables que la fotografía reproducirá perfectamente.” LEÓN DURANDIN, Tratado práctico de fotografía para el uso de aficionados, Santiago 1903 09


BIOGRAFIA

19.

05

21. 1- Portada Revista Zig Zag, Un patio ideal, Santiago, 1907. 2- Retrato familiar en Peñaflor, c.1900 3- Aviso prensa, c.1905. 4- Familia Durandin-Ravailhe Peñaflor, c.1918. 5- León y Victorine en los bosques del sur, Peulla, 1919. 6- Marie-Louise-Victorine Ravailhe disfrazada, Santiago, c.1905.

18.

10

Sin lugar a dudas, la fotografía a color asombra desde su aparición en el país. Los Autocromos de León son una nueva iluminación. El entorno adquiere, por primera vez, color; y no a través de un proceso de coloreado de las imágenes, sino mediante un complejo proceso técnico comercializado por los hermanos Lumière, por el cual las transparencias reciben toda la información cromática del objeto. Esta técnica se basó en el empleo de partículas coloreadas de rojo-anaranjando, verde y violeta, cuya composición es de fécula de patata, dispuesta proporcionalmente sobre una placa de vidrio, que se encuentra recubierta por un barniz adhesivo. El proceso es un éxito. La revista Zig Zag publica numerosas portadas en color, siendo la primera foto publicada “Un patio ideal”. Este fue el primer proceso color que conoció el éxito comercial. En Chile los primeros Autocromos los comercializó en el año 1907. A la fecha no se han encontrado más colecciones de Autocromos, siendo la de León la más importante en el país hasta hoy. Su trabajo no solo es importante por el registro que representan los Autocromos. Lo es, también, porque construye precursoramente una imagen del paisaje de la zona central y del sur de Chile. Sus fotografías revelan cómo lo impacta, desde su llegada, la naturaleza; la fotografía es para él una forma de reconocer su atractivo, su belleza. No hay zona del extremo sur —el lago Llanquihue, el Esmeralda, Angelmó, el archipiélago de Chiloé, Punta Arenas— por la que no navegara o que no visitara.

22.

20.

23.

“Punta Arenas, que es la ciudad más austral del mundo, está ubicada en medio del estrecho de Magallanes. Por mar, en línea directa, se llega en 7 u 8 días desde Valparaíso, pero como deseábamos sobre todo conocer las costas, tomamos un bote que navega en medio de los archipiélagos que bordean toda la costa occidental de América del Sur, haciendo numerosas escalas, de manera que el viaje duró unos quince días a la ida y otros tantos a la vuelta, es un verdadero crucero.” Carta a su madrina. Santiago, 1 de abril de 1922 La fotografía estereoscópica y la fotografía autocroma mostraron que el verdadero mercado que mueve a la fotografía no es el de los profesionales, sino el de cientos de aficionados que reciben con entusiasmo las últimas novedades fotográficas. Aparece la posibilidad de registrar la diversidad de lo cotidiano, paseos, viajes, vida familiar, con un carácter menos académico, espontáneo e íntimo. Durandin logró una excelente calidad en sus fotografías, y desarrolló modernos procesos de revelado y de color, siendo pionero de esta modalidad fotográfica en Chile. Su obra visual comprende paisajes, estudios y retratos, muchos de los cuales fueron el resultado de sus variados viajes por el territorio nacional. Actualmente, su legado comprende una vasta cantidad de imágenes conformada por placas de vidrio de distintos formatos y técnicas; álbumes y copias de fotografías en papel, además de sus escritos.

11


CATÁLOGO DE LA EXPOSICIÓN

“Abrir los cajones una y otra vez para sumergirme en las fotografías de la familia ha sido, desde mi infancia, una práctica casi obsesiva y lo que me impulsó a rescatarlas del olvido. A limpiar el polvo de las cajas y traer las imágenes de estos seres y paisajes al presente. Me fui acercando desde niña al archivo fotográfico de mi bisabuelo León. Sus imágenes me cautivaron desde siempre, como si quisieran contarme un cuento. Tenían un aura distinta, evocaban sentimientos, me atraían. Durante los últimos tres años he disfrutado el privilegio de rescatar su obra, de leer sus escritos y cartas pero, más todavía, el hecho de sentir que el tiempo es continuo y su presencia permanente. La fotografía tiene una característica que pertenece solo a ella, la de parar el tiempo, sugiriendo a veces el antes y el después de ese instante, esta manera de fijar un movimiento, un gesto, una mirada que puede ser equivalente a una luz en un paisaje, y de descubrir en la realidad un equilibrio, una armonía, algo que sobresale…poner en valor un detalle esencial o banal. Roland Barthes lo designa como el punctum, lo que atraviesa, lo que no podemos olvidar, esa emoción que solo una imagen fotográfica sabe producir mostrando algo que ya cambio o desapareció. En las fotografías de León encontramos la conciencia del tiempo, tiempo efímero, continuo, que la fotografía toma, interrumpe, tramando así, la obra para la posteridad. Queda el registro esperando ser visto, la imagen latente de la obra de León al ser revelada.

Camila Schneider Durandin

13


20

24- Escena cotidiana en la Alameda, Santiago 1933.


ZONA CENTRAL / SANTIAGO 16

25- Lustrabotas en Alameda, Santiago, 1933. 26- Puente metálico sobre el río Mapocho, Santiago, 1933. 27- Plaza de Armas, Santiago, 1933.


ZONA CENTRAL / SANTIAGO 18

28- Vendedor ambulante a caballo, Santiago, c.1905. 29- Hombre a Caballo por una Alameda, No identificado, c.1905. 30- Yunta de Bueyes en la niebla en los Tajamares, Santiago, c.1905.


ZONA CENTRAL / PEÑAFLOR 20

31- Escena de campo, No identificado, c.1905. 32- Una trilla, No identificado, c.1915. 33- Ribera del río Mapocho, Peñaflor, c.1905.


34- Retrato panorĂĄmico de mujeres caminando en un bosque, PeĂąaflor c.1905.


RETRATO MUJERES 24

35- Retrato de Victorine Ravailhe y una Rosa, Santiago, c.1905. 36- Retrato de Victorine Ravailhe y Crisantemos, Santiago, c.1905. 37- Retrato de Victorine Ravailhe, Santiago, c.1905.


RETRATO MUJERES 26

38- Las tres gracias. Hermanas Ravailhe entre las flores, Peñaflor c.1905. 39- Retrato de Victorine Ravailhe, Peñaflor c.1905. 40- Retrato cuñada de León, Peñaflor c.1905.


41- Rose y Victorine Ravailhe a orillas del rĂ­o Mapocho, PeĂąaflor c.1908.


AUTOCROMOS / FOTOGRAFÍA A COLOR 30

42- Retrato de hermanas Ravailhe, Peñaflor, c.1908. 43- Hermanas Ravailhe a orillas de un estero, Peñaflor, c.1908. 44- Puente sobre el río Mapocho, Peñaflor, c.1908.


AUTOCROMOS / FOTOGRAFÍA A COLOR 32

45- Camino en el campo, Peñaflor, c.1910. 46- Puerto Blest, cruce a Argentina, 1919. 47- Begonias, Peñaflor, c.1910.


48- Mujeres Mapuche sentadas en la acera, Puerto Montt, 1922.


VIAJES AL SUR DE CHILE 36

49- Victorine en los bosques de Olivillos, Valdivia, 1921. 50- Camino a Petrohué, Ensenada, c.1919. 51- Un muelle en Lago Frías, Argentina, 1919.


VIAJES AL SUR DE CHILE 38

52- Niños jugando en Angelmó, Puerto Montt, 1922. 53- Mapuches en yunta de bueyes, Puerto Montt, 1922. 54- Mapuches vendiendo en la acera, Puerto Montt, 1922.


VIAJES AL SUR DE CHILE 40

55- Ballenera en Niebla, Valdivia, 1921. 56- En la ribera de Angelmó, Puerto Montt, 1922. 57- Kawéskares al borde de un vapor, Canales Patagónicos, 1922.


58- Vista de Valparaiso, Terremoto 1906.


TERREMOTO VALPARAISO 1906 44

59-60- 61- Vista Terremoto Valparaiso, 1906.


46

AGRADECIMIENTOS

Este proyecto ha sido posible gracias a la constante cooperación de muchas personas e instituciones a lo largo de tres años de trabajo a quienes quiero especialmente agradecer; A mi madre, Rose Marie Durandin por su apoyo incondicional y creer desde un principio en la fuerza e importancia de este proyecto. A la Familia y Laboratorio Durandin por dar su apoyo para concretar y develar este patrimonio fotográfico. A Patrick Durandin y Philippe Mengin por facilitar la investigación de la colección de cada uno. A mi pareja, Rodrigo Clavijo que desde siempre me apoyó y compartió por completo con su dedicación en este proyecto. A Ilonka Csillag por su entusiasmo en creer en este proyecto, a Samuel Salgado por su compromiso, a Vianka Ortuvia por el cuidado de conservación de las placas y a todos en el Centro Nacional del Patrimonio Fotográfico, por su dedicación al rescate de la memoria gráfica chilena. A Hernán Rodríguez por su dedicación al rescate de la historia fotográfica chilena y su entera disposición por este proyecto. Al Consejo Nacional de la Cultura y las Artes por los fondos otorgados. A todos los que me han ayudado a realizar este proyecto desde sus inicios; Alejandra Ibarra, Solène Bergot, Francisca Arellano, Enrique Zamudio, M. Victoria Legassa y Tomás Rivas. A la Universidad Diego Portales UDP y Alejandro de la Fuente por facilitar originales de revistas y máquinas fotográficas para la exposición. A Caroline Graveraux, Marcelo y Felipe de Reproducciones por su dedicación y cuidado en todo el proceso de digitalización y retoque. Y finalmente quiero agradecer a León que desde otro espacio me acompañó a que este proyecto se revelara a luz pública.


Issuu converts static files into: digital portfolios, online yearbooks, online catalogs, digital photo albums and more. Sign up and create your flipbook.