Page 1

 

MEMORIAS   ENCUENTRO DE MASCULINIDADES  2 009  Compromisos por la equidad de géneros 

            Red Colombiana de Masculinidades No  Hegemónicas    Angélica Torres Quintero       

Marzo de 2010 

  1


Tabla de Contenido  I.  Presentación  5  II.  Agradecimientos  7  III.  Participantes  8  3.1.  Ponentes Nacionales  8  3.2.  Ponentes Internacionales  9  3.3.  Asistentes  9  IV.  Objetivo del Encuentro  14  V.  Agenda Encuentro de adultos  14  VI.  Desarrollo del Encuentro de adultos  18  6.1.  Día 1. Jueves 3 de diciembre  18  Inscripciones  18  19  Instalación del Encuentro  PANEL 1. PERSPECTIVAS DE ABORDAJE EN EL TRABAJO EN MASCULINIDADES  24  1.  Principios ético – políticos para la transformación de masculinidades.  Carlos Iván García, Colectivo  Hombres y Masculinidades  28  2.  Una apuesta integral y relacional para las equidades de géneros. Adriana Martínez, Fundación  Social Colombiana Cedavida  30  3.  El trabajo con hombres para la prevención y erradicación de la violencia en el Perú. Miguel Ramos  Padilla – Universidad Peruana Cayetano Heredia  33  4.  Diálogos sobre género, feminismo y estudios sobre varones: supuestos teóricos y agendas  políticas. Juan Guillermo Figueroa, Universidad Autónoma de México  37  41  5.  Equidades de géneros y masculinidades. Extor Nuñez. Escuela Equinoccio, El Salvador  Preguntas y comentarios  43  Reflexiones que estimulan próximos encuentros…  46  PANEL 2.  ALIANZAS Y ENCUENTROS: LA CONSTRUCCIÓN DE REDES PARA EL TRABAJO CON HOMBRES                                                                                                                                                                                                         49  1.  MenEngage Global, MenEngage Centro América y MenEngage Nicaragua.  Douglas Mendoza  Urrutia  49  2.  Avances y perspectivas en la construcción de la Red Colombiana de Masculinidades No  Hegemónicas. Erwin Fabián García – Fundación Social Colombiana Cedavida  52  3.  Cómplices por la equidad: construyendo una red de trabajo con énfasis en hombres. Juan  Guillermo Figueroa – Colegio de México  57  4.  Avances en la construcción de redes masculinas en el Cono Sur y Argentina. Hugo Huberman–  Argentina  61  Preguntas y comentarios  63  Reflexiones para la conformación de alianzas y redes…  65  PANEL 3.  MASCULINIDADES Y VIOLENCIAS  67  1.  Movimientos trans, masculinidades y violencias en Bogotá. Juan Carlos Celis y Alexa Mesa (Barrio  Santa Fé) ‐ Fundación Procrear  67  2.  Masculinidades en la guerra y guerras masculinizadas: apuntes para una mirada de Género a la  masculinidad de varones en procesos de desmovilización y reintegración en Colombia.  Fredy Hernán  Gómez Alcaráz  70 

2


3. Efectos de las violencias en la vida de las mujeres y los hombres en el desarrollo de la subregión del  Sur Oeste Antioqueño. Aicardo Villa y Carlos Arturo Gallego  77  4.  Hombres y mujeres fragmentados/as en su integralidad por las violencias. Angélica Torres  Quintero – Consultora Fundación Cedavida  80  5.  Procesos de masculinización bélica como dispositivo de seguridad. Darío Muñoz – Colectivo  Hombres y Masculinidades.  85  Reflexiones sobre la relación masculinidad y violencia en el contexto armado  88  PANEL 4.  PERSPECTIVAS DE TRABAJO COMÚN ENTRE LAS REDES DE MUJERES Y LAS REDES DE  HOMBRES  90  1.  Hombría, sexualidades y la escurridiza noción de poder. Carlos Vásquez – Universidad de Puerto  Rico     90  2.  La estrategia de género de la Cooperación Española en Colombia: Masculinidades en el nuevo  reto. Alejandra Ortiz Valencia  93  3.  Alianzas por la convivencia y el respeto entre hombres y mujeres. Flor María Díaz – Coordinadora  97  Programa Integral contra Violencias de género.  Reflexiones que estimulan el trabajo en red y las alianzas…  101 

1.2.

Día 2. Viernes 4 de diciembre 

102

PANEL 5. PERSPECTIVAS DE ABORDAJE EN EL TRABAJO EN MASCULINIDADES  102 1. Movimiento de Hombres de Medellín. Hernando Muñoz ‐ Universidad de Antioquia  102 2. Encuentros de Hombres 2006 – 2007.  José Antonio Vaca ‐ Iglesia Menonita Colombiana  105 3. Comunicando la experiencia del Colectivo de Hombres Jóvenes Pelaos. Carlos Díaz Acevedo ‐  Colectivo de Pelaos, Cartagena.  108  4. Metodología de trabajo del Colectivo Hombres y Masculinidades. Javier Omar Ruiz – Colectivo  Hombres y Masculinidades  112 5. Machos Afectivos. Carlos Alberto Montoya – Universidad de Caldas.  115 6. Intervención con hombres y perspectiva de género: asumiendo las masculinidades – sensibilizando  varones. Gerardo Hernández – Funvemas, Venezuela  118 7. La política de género en Diakonía. Cesar Grajales – Diakonia.  121 Preguntas y comentarios  123 PANEL 6.  ALIANZAS Y ENCUENTROS: EXPERIENCIAS NACIONALES  124 1. Casos de violencia de género resueltos por la Corte Interamericana de Derechos Humanos y la  Comisión Interamericana. Isabel Agatón – Personería Distrital.  124 2. La experiencia de la CampañaLazo Blanco, Bogotá – Medellín. Román Alexis Huertas– Colectivo de  Hombres y Masculinidades, y Hernando Muñoz – Movimiento de hombres de Medellín  127 3. Sin territorios vedados. Douglas López – Corporación Opción Colombia  129 4. Experiencias en la promoción de nuevas masculinidades. Gelbert Sánchez – Taller Abierto, Cali  132 5. Colectivo de nuevas masculinidades. Oscar Andrés Castillo Saenz ‐ Universidad Industrial de  Santander  135 6. Aportes de los niños, niñas y adolescentes al Encuentro  137 Reflexiones que estimulan próximos encuentros…  139  TRABAJO EN GRUPOS  142  Comisión 1 – Declaración de Río de Janeiro  142 Comisión 2 – Dinámica de la Red de Masculinidades No Hegemónicas  144 Taller vivencial 1. “Reconciliación corporal y masculinidades”  165 Taller vivencial 2. “Más allá de lo femenino y lo masculino. Un viaje por a la integración”  166

3


Plenaria: Comisión 2 

168

VII. Agenda Encuentro de niños y niñas 

169

VIII. Desarrollo del Encuentro de niños y niñas 

170

8.1.

Día 1. Jueves 3 de diciembre 

Inscripciones El taller 

179

Agenda del Encuentro de jóvenes 

179

Propósito

X.

170 171

Día 2. Viernes 4 de diciembre 

8.2.

IX.

170

Desarrollo del Encuentro de jóvenes  10.1.

Día 1. Jueves 3 de diciembre 

179

181 181

Presentación Vibranza  181 PANEL 1.  JOVENES Y MASCULINIDADES: EXPERIENCIAS DE ABORDAJE  182 1. ¿Por qué jóvenes y masculinidades?: los abordajes Nacional. Román Huertas ‐  Colectivo Hombres y  Masculinidades  182 2. Promotoría Juvenil. Karen Sarmiento, Colectivo Hombres y Masculinidades  185 3. Ser Hombres. Leonardo García – Campaña Lazo Blanco, Medellín  186 4. Tránsitos metodológicos para la promoción de nuevas masculinidades. Carlos Cordovez, Colectivo  Hombres y Masculinidades  189 5. Plenaria  191 PANEL 2.  MASCULINIDADES Y VIOLENCIAS  193 1. Hombres y mujeres fragmentados en su integralidad  por las violencias. Milena Guzmán,   Fundación Cedavida  193 2. Experiencias con jóvenes desplazados, Elkin Sepúlveda  194 3. Machos afectivos. Carlos Alberto Montoya, Universidad de Caldas  197 4. Experiencia Oportunidades para la Paz. Participantes del Colectivo Sinónimos de Paz  197 5. Experiencia Clubes Juveniles. Miguel Palacio, Putumayo  198 6. Plenaria. Moderador Daniel Fernández  202 7. Presentación artística: Colectivo Juvenil “Sinónimos de paz”  203

10.2.

Día 2. Viernes 4 de diciembre 

PANEL 3.  1. Experiencias de trabajo en nuevas masculinidades. Gelbert Sánchez ‐ Taller Abierto  2. Colectivo de masculinidades de Bucaramanga. Carlos Andrés Rueda  3. Proyecto Jóvenes visibles y con derechos. Marta Ligia Rincón,  Subdirección de Juventud –  Secretaría Distrital de Integración Social  4. Procesos Colectivos de construcción de Equidad de Géneros en el departamento del Cauca,  Gerardo Peña  Preguntas y respuestas claves… 

206 206 206 207 209 212 216

4


I. Presentación   En  el  marco  de  los  compromisos  del  Simposio  Global  de  Río  de  Janeiro  –  2009  y  su  declaración  final,  los  países  y  organizaciones  participantes  se  propusieron  gestionar,  dinamizar  y  potenciar  la  reflexión,  movilización  y  organización  de  voluntades,  esfuerzos  y  propuestas  alrededor  de  la  deconstrucción  de  las  masculinidades  hegemónicas  y  la  construcción de condiciones de equidad de géneros.   A partir de la asistencia y la participación de la Fundación Social Colombiana Cedavida a tal  Simposio,  dicha  organización  asumió  la  responsabilidad  de  promover  en  Colombia  la  construcción  de  un  proceso  continuo  de  articulación,  coordinación  y  colaboración  entre  diversas organizaciones de la sociedad civil, entidades gubernamentales, organizaciones de  cooperación  nacional  e  internacional  que  tuvieran  experiencias,  logros,  intereses  y  reflexiones metodológicas de trabajo en los temas del involucramiento de hombres, jóvenes  y niños, la construcción de relaciones equitativas entre los géneros y el análisis en torno de la  participación  de  los  varones  en  distintos  tipos  de  problemáticas  sociales.  En  este  mismo  sentido, asumió la iniciativa de promover continuamente la divulgación de la Declaración de  Río  de  Janeiro  2009,  en  Colombia,    procesos  que  a  la  fecha  se  siguen  desarrollando  y  continúan en crecimiento.    Para  potenciar  el  cumplimiento  de  tales  responsabilidades  y  metas,  la  Fundación  Social  Colombiana  Cedavida,  propuso  la  creación  de  una  Red  del  país  que  dio  origen  a  la  Red  Colombiana  de  Masculinidades  No  Hegemónicas  y  lideró  la  realización  de  un  encuentro  nacional  e  internacional  de  masculinidades.    Inicialmente,  se  conformó  un  primer  Comité  Provisional de Coordinación de estas iniciativas, el cual fue integrado por representantes del  Colectivo  Hombres  y  Masculinidades,  de  la  Fundación  Procrear,  de  la  Fundación  Social  Colombiana  Cedavida,  de  la  Corporación  Educativa  CedaVida  y  de  la  Corporación  Opción  Colombia.    Desde  esta  instancia  y  junto  con  la  Secretaría  Técnica  Provisional,  se  gestionó  y  logró  organizar  el  “Encuentro  de  Masculinidades  2009.  Compromisos  por  la  equidad  de  géneros”, en diciembre de este año en la ciudad de Bogotá.    A la fecha se han unido a este esfuerzo nuevas organizaciones locales de diversos lugares del  país  e  investigadores  independientes  con  formación,  reconocimiento  y  experiencia  académica  en  el  trabajo  con  hombres,  en  la  aplicación  de  la  perspectiva  de  género,  diversidad sexual y derechos, desarrollo rural, educación infantil, escuela de padres y escuela  de paz, entre otros. Además, numerosas organizaciones y personas se están vinculando a la  construcción  general  de  la  Red,  a  través  del  grupo  electrónico  amplio  creado  para  tal  fin  y  mediante otras vías de comunicación personalizadas.  5


En este sentido y para potenciar el trabajo de coordinación e integración se ha ampliado la  conformación  del    Comité  Provisional  de  Construcción,  compuesto  hoy  por  las  siguientes  organizaciones y personas:  Taller Abierto de Cali – Gelber Sánchez  Proceso de Masculinidades Santa Marta – Magdalena – Juan Pablo Noguera Villar  Corporación Prisma – Iliana Espitia  Fundación Procrear – Juan Carlos Celis   Corporación Educativa CedaVida – Constanza Ardila y Karina Ballén  Corporación Opción Colombia – Douglas López  Fundación Social Cedavida – Adriana Martínez Ardila  Corporación  Punto  Focal  ‐  Javier  Pineda  ‐  Docente  e  investigador  de  la  Universidad  de  los  Andes.  Escuela Popular de Artes y Oficios – Luís Enrique Buitrago Pinzón  Erwin García – Promotor de la RCMNH – RM  Gerardo Peña Asociación Campesina INZA, Tierradentro Cauca  Raúl  Suárez  Tarazona  –  Psicólogo  y  promotor  de  masculinidades  no  hegemónicas  en  Jardines Infantiles de la Localidad de Engativá  Andrés Alba – Investigador y docente – Escuela de Paz  Jhon Jairo Pinzón – Consultor e investigador ‐ Universidad Pedagógica Nacional  Fernando Cobo – Investigador en masculinidades y desarrollo rural  Fredy Gómez – Promotor de masculinidades no hegemónicas en Colombia, investigador en  violencias y asesor de la Fundación CedaVida.  El presente documento resume los contenidos principales de las ponencias y debates que se  suscitaron  en  el  “Encuentro  de  Masculinidades  2009.  Compromisos  por  la  equidad  de  géneros”,  y  los  presenta  como  una  herramienta  de  trabajo,  reflexión  y  comunicación  útil  para  las  personas,  organizaciones  no  gubernamentales,  entidades  gubernamentales  y  organismos  sociales  y  comunitarios  que  a  lo  largo  de  su  experiencia  hayan  trabajado  con  hombres los diversos temas relacionados con las masculinidades y con el involucramiento de  los varones, jóvenes y niños en la construcción de equidad de géneros; pero también, para  aquellas  personas  y  organizaciones  que  quieren  aproximarse  a  estos  temas  y  conocer  algunas de sus implicaciones. Para uno y otro grupo de lectores y lectoras, este documento  se  constituye  en  uno  de  los  referentes  necesarios  en  el  país  para  el  conocimiento  y  posicionamiento de los temas aquí tratados.       

6


II. Agradecimientos   Agradecemos  a  las  siguientes  organizaciones  y  entidades  la  convocatoria  y  realización  de  este encuentro:          

INWENT UNFPA  DIAKONIA  Personería de Bogotá  UNICEF  Asociación Manos Amigas  Corporación Prisma  IDPAC  UNIFEM 

 

     

                             

     

7


III. Participantes 3.1. Ponentes Nacionales    Se  contó  con  la  participación  de  30  ponentes  nacionales,  provenientes  de  diferentes  regiones  del  país;  entre  ellas,  Bogotá,  Medellín,  Cartagena,  Cali,  Bucaramanga,  Barrancabermeja, Putumayo, Sureste antioqueño, Eje Cafetero y Departamento del Cauca. 

 Carlos Iván García, Colectivo de  Hombres y Masculinidades 

 Adriana Martínez Ardila, Fundación  Social Colombiana Cedavida 

 Darío Muñoz, Colectivo de Hombres  y Masculinidades 

 Flor Maria Díaz, UNIFEM   

 Edwin Fabián García López,  Fundación Social Colombiana   Cedavida 

 Alejandra Ortiz, Agencia Española de  Cooperación Internacional AECID     Hernando Muñoz, Movimiento de  Hombres de Medellín     Javier Omar Ruiz, Colectivo de  Hombres y Masculinidades 

 José Manuel Hernández, Colectivo  de Hombres y Masculinidades     Juan Carlos Celis, Fundación  Procrear 

 Carlos Alberto Montoya, Machos  Afectivos 

 Fredy Gómez, Investigador en  Masculinidades y Violencias 

 Cesar Grajales, Diakonia 

 Aicardo Villa, Asociación Suroeste  Antioqueño 

 Angélica Torres, Consultora  Fundación Social Colombiana  Cedavida 

 Douglas López, Corporación Opción  Colombia 

 Román Alexis Huertas, Colectivo de  Hombres y Masculinidades  8


 Gelbert Sánchez, Taller abierto – Cali 

 Oscar Andrés Castillo Sáenz,  Colectivo masculinidades de  Bucaramanga 

 Isabel Agatton, Personería de  Bogotá     José Ignacio Vaca, Iglesia Cristina  Menonita – Eje Cafetero 

 Carlos Díaz, Colectivo Pelaos de  Cartagena     Karen Sarmiento, Grupo jóvenes por  nuevas masculinidades de Bogotá     Elkin Sepúlveda, Experiencia con  jóvenes desplazados   

Carlos Ovidio Nieto,  Barrancabermeja    Miguel Palacio, Putumayo    Giovanny Muñoz, Jhon Puentes y  Wilson Huertas, Feria de  experiencias juveniles en  masculinidades    Marta Ligia Rincón, Subdirección de  Juventud ‐ Secretaría Distrital  Integración Social    Gerardo Peña, Departamento del  Cauca    Cindy Torres, Camino de Aethos  Bogotá       

3.2. Ponentes Internacionales    Se  contó  con  la  participación  de    7  invitados  internacionales  de  América  Central  y  Sur  América.     Héctor Núñez, Escuela Equinoccio Casa San Bartolomé de las Casas, El Salvador     Miguel Ramos Padilla, Universidad Peruana Cayetano Heredia, Perú     Juan Guillermo Figueroa, Colegio de México     Douglas Mendoza, Red MenEngage Nicaragua  9


  

Hugo Huberman,  Argentina    Carlos Vásquez,  Universidad de Puerto Rico    Gerardo Hernández, Funvemás, Venezuela 

 

3.3. Asistentes  

Participaron en el Encuentro en calidad de asistentes 295 jóvenes y adultos, de los cuales 178  eran mujeres y 117 hombres. 

También se contó con la participación de 12 niños y 11 niñas en un taller programado el primer  día del encuentro y quienes presentaron las conclusiones de su trabajo en el segundo día del  encuentro de adultos.  Los y las asistentes adultos corresponden a representantes de 22 instituciones nacionales y  distritales,  36  hogares  infantiles  del  ICFB  Bogotá,  14  ONGs  y  organismos  de  cooperación  internacional,  25  ONGs  nacionales,  7  programas  y  proyectos  nacionales,  10  grupos  de  masculinidades  y  LGTB,  24  organizaciones  de  base,  13  Instituciones  Educativas  de  básica,  secundaria y universitaria, 5 estudiantes universitarios, 10 particulares. 

10


Instituciones Nacionales y Distritales

Instituciones participantes

HOBI ICBF ONG y organismos internacionales

3%

6%

8%

13%

ONG Nacionales

15%

22%

Programas y proyectos Nacionales Colectivos masculinidades y LGBT

6% 8%

4% 15%

Organizaciones de base Instituciones educativas Estudiantes Particulares

Instituciones Nacionales y Distritales     Procuraduría   Instituto Nacional de Medicina Legal   ICBF    Profamilia   Ministerio del Interior   DANE   Defensoría del Pueblo   Alta Consejería para la Reintegración   Federación Nacional de Cafeteros   Personería Distrital   IDPAC‐CCDLGTB   Consejo de Bogotá 

 Gabinete de la Honorable Concejal  Angela Benedetti   Secretaría Distrital de Integración  Social   Subdirección de Juventud   Secretaría de Educación   Alcaldía Local de Engativá   Centro Zonal ICBF Mártires   Centro Zonal ICBF Engativá   Hospital Infantil Angelo Parra   Hospital Fontibón   Centro de Atención al Menor   Casa de la Mujer (SUBA) 

Hogares infantiles del ICBF    Grandes Sueños, Pequeñas Ilusiones,  Arco Iris, Santo Domingo Sabio, Geroma, La Gallina Pecosa,  Violetas,  Descubriendo  Talentos,  Los  Gaticos,  Soñando  Caminos,  El  Pueblo,  El  Velero,  Guacamayos,  La  Macarena,  El  Payaso,  Minuto  de  Dios,  Sueños  y  Aventuras,  Corazoncitos,  Burbujitas  de  amor,  Caritas  Felices,  Eucaliptos,  Chiquilines,  Timiza,  Florencia,  Copetin,  Tamborcito  Encantado,  Las  Aguas,    Niños  del  Progreso,  Canadá,  Generación  del  Mañana, 

11


Pequeños Genios,  Personitas,  Marcelino  Pan  y  Vino,    Carrusel,  Mis  primeros  recuerdos,  Nueva  Granada.      Organismos de Cooperación Internacional     INWENT   CHM   DIAKONIA   Kairos Educativos//Mision de Belen  Immensee   GTZ   Save The Children   UNICEF OPP   Embajada de Suecia   PNUD   Agencia Española de Cooperación   UNFPA  Internacional AECID   ACNUR   Agencia de Cooperación Sueca CIVIS   ACNUR Mocoa    ONGs     Fundación Cedavida   Fundación Procrear   Fundación Gamma Idear   Fundación Siglo XXI   Fundación Creciendo Unidos   Fundación Weldeyana   Fundación Gota de Leche   Fundación Madre Rafols   Fundación Ciproc   Fundación Fefsa   Fundación Bolívar   Corporación Opción Colombia   Corporación Cedavida      Programas y proyectos     Programa ciudades Seguras   Programa Integral Contra La  violencia de Género 

 Corporación Prisma   Corporación Tiempos de Vida   Corporación de Investigación y  Acción Social Económica CIASE   Corporación Ambiental ECOSYG   Somos Opción   Colnodo   Asociación Cristiana de Jóvenes ‐ ACJ   ARIADNA ‐ Centro de desarrollo  humano   Diversidad Somos tod@s    Fe y Alegría   FUNDES 

 Lazo Blanco   Proyecto OPP – Fundación Cedavida   Programa No‐violencia Bogotá   12


 El Golombia‐El juego de la Paz      Grupos y colectivos      Colectivo de Hombres y  Masculinidades   Colectivo Masculinidades de  Bucaramanga   Colectivo Camino Aethos   Colectivo Fenix   Masculinidades de Sur Oeste  Antioqueño    Organizaciones de base     Asociación Manos Amigas   Asomujer y Trabajo   Mujeres de Soacha   Asociación de mujeres comunales de  la localidad Antonio Nariño   Asociación Pacto Colombia   El Informador Atsmag   Asojuntas Chapinero   Consejo Tutelar de Chapinero   Mesa Local de Engativá   Taller San Martin   Organización Funsarep   Hogar Comunitario El Pueblo   Asomosur      Instituciones Educativas y Universidades     Cafam   Colegio San Bartolomé de las Casas    Colegio Parroquial San Luis G. 

 CERCAPAZ ‐ GTZ 

    

Nuevas Identidades Masculinas  Colectivo nuevas masculinidades  Colectivo Juvenil Sinónimo de Paz  Colectivo LGBT Somos Opción  Colectivo de Masculinidades de  Cúcuta   Grupo de masculinidad Diana Turbay 

       

Antrax Stency  Iglesia Menonita Occidente  Asociación Manos Amigas  Fedemuc  Sinónimos de Paz  Estrella del sur  Red de Participación de Suba  Grupo Universitario Diversidades  Sexuales   Asociación Sembrando Sueños de  Vida   Huellas de vida‐ Taller abierto   Comedor Comunitario Bosa‐San  Diego 

 I.E.D. Los Alpes   Universidad de Antioquia 

13


 Universidad de Caldas. Grupo  "Machos Afectivos"   Corporación Universitaria Unitec   Universidad Nacional   Escuela de estudios de género  Universidad Nacional 

   

ESAP Universidad Externado de Colombia  Pontificia Universidad Javeriana  Universidad Santo Tomás 

Organizaciones a las que pertenecen los niños, niñas y adolescentes que participaron en el  Encuentro     Fundación Crecer Unidos   Colectivo camino de Ethos   Casa Taller San Martín   Comedor Bosques de Merland  Colectivo Antrax   

IV. Objetivo del Encuentro  Potenciar  en  la  agenda  pública  y  en  el  marco  de  un  trabajo  de  redes,  los  procesos  de  discusión  política  y  de  reflexión  e  intervención  en  el  país,  en  torno  a  la  construcción  de  masculinidades no hegemónicas y orientadas a las equidades de géneros. 

V. Agenda Encuentro de adultos   

MASCULINIDADES: EXPERIENCIAS TEÓRICAS, POLÍTICAS Y METODOLÓGICAS    Bloques temáticos    1. Perspectivas de abordaje de las masculinidades  2.

Masculinidades y violencias 

3.

Encuentros y alianzas 

Primer Día: 3 de Diciembre    14


7:30 – 8:30  8:30 – 9:00 

   

                                  PROGRAMACIÓN  Inscripciones  Instalación del evento   Adriana Martínez – Red de masculinidades no hegemónicas   Lucy Wantenberg – Fondo de Poblaciones de Naciones Unidas UNFPA   Flor María Díaz – Programa Integral contra las Violencias de Género   Nicolás Rueda – Colectivo Antrax   Román Alexis Huertas – Red de masculinidades no hegemónicas   PANEL 1. Perspectivas de abordaje en el trabajo en masculinidades  Moderación y presentación: Angélica Torres Quintero –Consultora Fundación Cedavida  9:00 – 9:15    Principios ético‐políticos para la transformación de masculinidades.  Carlos Iván García – Colectivo Hombres y Masculinidades.  9:15 – 9:30     Una apuesta integral y relacional para las equidades de géneros.  Adriana Martínez – Fundación Social Colombiana Cedavida.  9:30 – 9:45    El trabajo con hombres para la prevención y erradicación de la violencia en el  Perú  Miguel Ramos Padilla – Universidad Peruana Cayetano Heredia.  9:45 – 10:00    Diálogos  sobre  género,  feminismo  y  estudios  sobre  varones:  supuestos  teóricos y agendas políticas.  Juan Guillermo Figueroa – Colegio de México  10:00 – 10:15    Equidades de géneros y masculinidades.  Extor Nuñez. Escuela Equinoccio, El Salvador.  10:15 – 10:45    Preguntas y opiniones  10:45 – 11:00    Receso – Refrigerio  PANEL 2.  Alianzas y Encuentros: la construcción de redes para el trabajo con hombres.   Moderación y presentación: Luis Benitez ‐  Inwent  11:00 – 11:15    Red  MenEngage  Global,  Red  MenEngage  Centro  América  y  Red  MenEngage  Nicaragua.   Douglas Mendoza – Punto Focal de la Red MenEngage Centro América.  11:15 – 11:30    Avances  y  perspectivas  en  la  construcción  de  la  Red  Colombiana  de  Masculinidades No Hegemónicas.  Erwin Fabián García – Fundación Social Colombiana Cedavida  11:30 – 11:45    Cómplices por la equidad: construyendo una red de trabajo con énfasis en  hombres  Juan Guillermo Figueroa – Colegio de México.  11:45 – 12:00    Avances en la construcción de redes masculinas en el Cono Sur y Argentina.  Hugo Huberman. Argentina  12:00 – 12:30    Preguntas y opiniones  12:30 – 2:00    Almuerzo  PANEL 3.  Masculinidades y violencias  Moderación y presentación: José Manuel Hernández – Colectivo Hombres y Masculinidades  15


2:00 – 2:15 

Movimientos trans, masculinidades y violencias.    Juan Carlos Celis y Alexa Mesa (Barrio Santa fé) ‐ Fundación Procrear.  2:15 – 2:30    Masculinidades  en  la  guerra  y  guerras  masculinizadas:  apuntes  para  una  mirada de género a la masculinidad de varones en procesos de desmovilización  y reintegración en Colombia.  Fredy Gómez. Investigador en masculinidades y violencias.  2:30 – 2:45    Efectos  de  las  violencias  en  la  vida  de  las  mujeres  y  los  hombres  en  el  desarrollo.  Aicardo Villa. Suroeste Antioqueño.  2:45 – 3:00    Hombres y mujeres fragmentados en su integralidad  por las violencias.  Angélica Torres Quintero – Consultora Externa Fundación Cedavida.  3:00 – 3:15    Procesos de masculinización bélica como dispositivo de seguridad.  Darío Muñoz – Colectivo Hombres y Masculinidades.  3:45 – 4:00    Refrigerio  PANEL 4.  Perspectivas de trabajo común entre las redes de mujeres y las redes de hombres  Moderación y presentación: Douglas López – Corporación Opción Colombia  4:00 – 4:15    Hombría, sexualidades y la escurridiza noción de poder.  Carlos Vásquez – Universidad de Puerto Rico.  4:15 – 4:30    La  estrategia  de  género  de  la  Cooperación  Española  en  Colombia:  Masculinidades en el nuevo reto.  Alejandra  Ortiz  Valencia  –  Programa  Género  y  Derechos  de  las  Mujeres  de  la  AECID.  4:30 – 4:45    Alianzas por la convivencia y el respeto entre hombres y mujeres.  Flor María Díaz – Coordinadora Programa Integral contra Violencias de género.  4:45 – 5:00    Preguntas, opiniones y cierre. 

 

Segundo Día: 4 de Diciembre                                           PROGRAMACIÓN  PANEL 5.  Perspectivas de abordaje en el trabajo en masculinidades  Moderación y presentación: Silvia Arias – Programa Integral contra las violencias de género  8:00 – 8:15    Movimiento de Hombres de Medellín.  Hernando Muñoz ‐ Universidad de Antioquia.  8:15 – 8:30    Encuentros de Hombres 2006 – 2007.  José Antonio Vaca ‐ Iglesia Menonita Colombiana.  8:30 – 8:45    Comunicando la experiencia del Colectivo de Hombres Jóvenes Pelaos.  Carlos Díaz Acevedo ‐ Colectivo de Pelaos, Cartagena.  8:45 – 9:00    Metodología de trabajo del Colectivo Hombres y Masculinidades.  Javier Omar Ruiz – Colectivo Hombres y Masculinidades.  16


9:00 – 9:15 

Machos Afectivos.  Carlos Alberto Montoya – Universidad de Caldas.  9:15 – 9:30    Intervención  con  hombres  y  perspectiva  de  género:  asumiendo  las  masculinidades – sensibilizando varones.  Gerardo Hernández – Funvemas, Venezuela.  9:30 – 9:45    Política de género en Diakonía.  Cesar Grajales – Diakonia.  9:45 – 10:15    Preguntas y opiniones  10:15 – 10:45    Refrigerio   PANEL 6. Alianzas y encuentros:  experiencias nacionales  Moderación y presentación: Javier Omar Ruíz – Colectivo Hombres y masculinidades  10:45 – 11:00    Casos  de  violencia  de  género  resueltos  por  la  Corte  Interamericana  de  Derechos Humanos y la Comisión Interamericana.  Isabel Agatón – Personería Distrital.  11:00 – 11:15     Campaña: Lazo Blanco Bogotá – Medellín.  Román Alexis Huertas – Colectivo de Hombres y Masculinidades.  Hernando Muñoz – Movimiento de hombres de Medellín.  11:15 – 11:30    Sin territorios vedados.  Douglas López – Corporación Opción Colombia.  11:30 – 11:45    Experiencias en la promoción de nuevas masculinidades.  Gelbert Sánchez – Taller Abierto, Cali.  11:45 – 12:00    Colectivo de nuevas masculinidades.  Oscar Andrés Castillo Saenz ‐ Universidad Industrial de Santander.  12:00 – 2:15    Aportes de los niños y niñas al Encuentro.  12:30 – 2:00    Almuerzo  TRABAJO EN GRUPOS (Actividades simultáneas – participación conjunta de jóvenes y adultos)  2:00 – 4:00    Comisión1. Articula los 3 ejes temáticos y proyecta un manifiesto o declaración,  con  algunas  menciones  de  las  particularidades  de  Colombia  a  partir  de  la  Declaración de Río de Janeiro.  Moderación y presentación: Douglas Mendoza y Jhon Jairo Pinzón    Comisión 2. Dinámica de la Red de Masculinidades No Hegemónicas.  Moderación y presentación: Diana Palacios y Juan Carlos Celis    Taller vivencial 1. “Reconciliación corporal y masculinidades”.   José Manuel Hernández, Colectivo Hombres y Masculinidades.    Taller  vivencial  2.  “Más  allá  de  lo  femenino  y  lo  masculino.  Un  viaje  por  a  la  integración”.  Constanza Ardila y Karina Ballén. Corporación Educativa Cedavida.  4:00 – 4:30    Plenaria de cierre con los resultados de las comisiones.  4:30 – 4:45    Presentación Vibranza y Piel de Lobo.  4:45    Refrigerio   6:00    Masculinidades al septimazo.  17


VI. Desarrollo del Encuentro de adultos  6.1. Día 1. Jueves 3 de diciembre    Inscripciones 

 

18


Instalación del Encuentro   

Se da  inicio  a  la  primera  jornada  del  Encuentro  ‐ jueves 3 de diciembre‐ a las 9 de la mañana con la  instalación  a  cargo  de  la  Red  Colombiana  de  Masculinidades  No  Hegemónicas  –  Red  Menengage,  Colombia    –Adriana  Martínez  y  Román  Alexis  Huertas‐,  el  Colectivo  de  Masculinidades  Antrax  –Nicolás  Rueda‐,  el  Fondo  de  Poblaciones  de  Naciones  Unidas  UNFPA  –Lucy  Wantenberg‐  y  el  Programa  Integral  Contra  las  Violencias de Género –Flor María Díaz‐.  Dentro de  la agenda se había incluido la intervención del niño  Wilmer Alejandro Díaz, miembro del Proyecto Oportunidades   para la Paz,   quien  no  pudo  participar  de la instalación.      Palabras  de  apertura  a  cargo  de  Adriana  Martínez,  Red  Colombiana  de  masculinidades  No  Hegemónicas    Hace  la  apertura  oficial  del  Encuentro  ofreciendo  agradecimientos  a  las  personas  y  organizaciones  que  han  hecho  posible  su  realización:  Programa  contra  las  Violencias  de  Género,  Fondo  de  Poblaciones  de  las  Naciones  Unidas UNFPA,  Diakonía  con  recursos  de la  Embajada de Suecia, Inwent, GTZ, Personería de Bogotá, IDPAC, Manos Amigas; así como a  los hombres y mujeres de las organizaciones que han estado al frente de su programación y  convocatoria: El Colectivo Hombres y Masculinidades, La Fundación Procrear, La Corporación  Opción  Colombia,  la  Fundación  y  Corporación  Educativa  Cedavida.  Cierra  su  intervención  agradeciendo también la participación de los niños, niñas y jóvenes presentes.      Lucy Wartenberg, Fondo de Poblaciones de Naciones Unidas UNFPA    Manifiesta  su  complacencia  por  participar  en  el  Encuentro  como  representante  de  UNFPA,  por considerar que el abordaje de la construcción de masculinidades es fundamental para la  construcción de equidades de género. Expresa que si bien las mujeres han sido discriminadas  y  violentadas  históricamente  y  que  por  tanto  es  necesario  aunar  esfuerzos  para  fortalecer  19


sus capacidades  y  garantizar  sus  derechos,  resulta  vital  involucrar  en  este  propósito  de  manera  estratégica  y  decidida  el  trabajo  con  lo  masculino,  porque  es  precisamente  en  las  relaciones entre los géneros donde se gesta el lugar de la desigualdad y de la violencia. Invita  a  valorar  el  Encuentro  como  una  oportunidad  de  reflexión  para  la  transformación  de  las  masculinidades  y  para  el  abordaje  del  tema  de  género  ya  no  como  un  asunto  de  exclusivo  interés de las mujeres, sino que involucra activamente a los hombres.    Recuerda  que  el  Fondo  de  Poblaciones  es  una  agencia  de  Naciones  Unidas  que  promueve  condiciones  para  que  todas  las  personas  puedan  disfrutar  de  una  vida  con  igualdad  de  oportunidades  y  libre  de  pobreza.  Manifiesta  que  dentro  de  los  propósitos  trazados  por  el  Fondo está el lograr que todos los embarazos sean deseados, como resultado de un ejercicio  placentero y responsable de la sexualidad, y que todas las mujeres y niñas sean tratadas con  dignidad y respeto. Finaliza su intervención deseando éxitos en el desarrollo de la jornada de  trabajo.      Flor María Díaz, Coordinadora del Programa Integral Contra las Violencias de Género    Flor  María  ofrece  un  caluroso  saludo  a  los  participantes  del  Encuentro  en  nombre  del  Programa  Integral  Contra  las  Violencias  de  Género  y  explica  que  éste  es  una  iniciativa  que  cursa el Fondo PNUD ‐ España en 30 países en desarrollo para el logro de los Objetivos del  Milenio, de manera coordinada con otras dos agencias de Naciones Unidas, la UNIFEM, y la  OIM.    Manifiesta que la realización del Encuentro es una iniciativa muy importante en el marco de  los  16  días  de  activismo  por  la  No  Violencia  Contra  las  Mujeres  y  en  la  medida  en  que  responde  al  llamado  realizado  por  el  Secretario  de  las  Naciones  Unidas  a  través  de  su  Campaña  “Unidos  para  poner  fin  a  la  violencia  contra  las  mujeres”,  en  la  que  se  convoca  de  manera  clara  a  los  hombres  y  niños  a  vincularse  y  participar  en  procesos  que  apunten  a  la  deconstrucción  de  los  estereotipos  de  género  que  han  estado  en  la  base  cultural  del  sometimiento, subordinación y discriminación de las mujeres.    Agrega  que  en  el  marco  del  Programa  el  tema  de  las  nuevas  masculinidades  tiene  una  posición muy importante, ya que se ha logrado construir una visión estratégica que propone  que para avanzar hacia la erradicación de la violencia contra las mujeres es necesario trabajar  simultáneamente  con  los  hombres.  En  esa  medida  considera  que  el  Encuentro  arrojará  reflexiones  y  resultados  que  serán  retomados  por  el  Programa  ya  que  éste  también  se  encuentra en un ejercicio de construcción.    20


Felicita a las entidades organizadoras del Encuentro por haber facilitado la realización de esta  iniciativa  con  la  participación  de  representantes  a  nivel  local,  nacional  e  internacional.  Expresa el compromiso y apoyo del Programa para dar continuidad a estas propuestas que  son desde su punto de vista, oxigenadoras.     Resalta  el  valor  y  la  fuerza  de  la  Declaración  de  Río  de  Janeiro  2009  como  un  documento  orientador  del  trabajo,  que  podrá  ser  retomado  en  diferentes  momentos  durante  el  Encuentro y que convoca a muchos hombres de diferentes territorios, condiciones y etnias a  pensar  y  mejorar  su  relación  con  las  mujeres,  así  como  también  con  otros  hombres;  a  considerar que es posible vivir la masculinidad de una manera que favorezca la construcción  de relaciones armónicas de género.    Concluye su intervención invitando como corolario del evento al diseño de estrategias en el  marco de un plan de acción para que los estados logren profundizar su alcance en temas de  políticas  públicas,  contribuyendo  a  institucionalización  y  la  sostenibilidad  de  los  programas  que se han venido ejecutando en el mundo, en Latinoamérica y en Colombia.      Nicolás Rueda – Colectivo Antrax    Comienza exponiendo que el Colectivo Antrax nació en el marco de la Campaña Mundial de  Lazo Blanco con el apoyo del Colectivo de Hombres y Masculinidades. Relata que su trabajo  se realiza a través del grafiti para abordar el tema de las raíces aborígenes y la construcción  de la masculinidad. Para el Colectivo es fundamental asumir un rol en la sociedad desde una  reflexión profunda sobre la masculinidad.     Señala que no se trata solamente de un colectivo  de  3  personas  que  pintan  en  la  calle,  sino  de  personas  que  se  encuentran  y  trabajan  con  los  niños  y  niñas  favoreciendo  su  inclusión,  como  ocurrió  con  la  Campaña  de  Lazo  Blanco,  la  cual  inició  con  grupos  pequeños  de  jóvenes  de  varias  localidades.     Concluye  su  intervención,  invitando  a  los  y  las  participantes  a  aprovechar  al  máximo  el  Encuentro con el fin de fortalecer los procesos a nivel nacional, a través del intercambio de  experiencias y metodologías. Resalta como un elemento valioso del Encuentro la apertura de  21


espacios para  los  niños  y  niñas  en  donde  podrán  construir  también  su  visión  de  ciudad  e  intercambiar sus ideas y propuestas con los adultos.      Román Alexis Huertas, Red de Masculinidades No Hegemónicas    Ofrece  un  caluroso  saludo  a  los  y  las  participantes  y  comparte  el  siguiente  relato  como  apertura de su intervención:    Marco polo describe un puente, piedra por piedra.  ¿pero cuál es la piedra que sostiene el puente? Pregunta Kublai Jan.  El puente no está sostenido por esta piedra o aquella‐ responde Marco ‐, sino por la línea del  arco que ellas forman.  Kublain Jan permanece silencioso, reflexionando. Después añade: ‐ ¿Por qué me hablas de  piedras? Lo único que me importa es el arco.   Marco Polo responde: “Sin piedras no hay arco”    Fragmento ciudades invisibles de Italo Calvino     

A continuación  manifiesta  su  complacencia  al  ver  cómo  se  materializan  los  esfuerzos  para  volver  a  encontrarse  con  algunas  personas,  conocer  a  otras    y  propiciar  el  acercamiento  entre  todos/as.  Refiere  que  la  posibilidad  de  encontrarse  con  hombres  de  diferentes  regiones ‐ costeños, paisas, santandereanos,  cundiboyacenses, llaneros, latinoamericanos‐ lo  que  permite  tener  el  fractal  de  país,  y  hacer  una  lectura  regional  del  estado  en  el  que  se  encuentra  el  tema  de  las  masculinidades  a  partir  de  las  diversas  experiencias  y  aproximaciones.    Describe  el  Encuentro  como  una  oportunidad  para  construir  diálogos  entre  hombres  de  diferentes  generaciones  y  reconocer  la  voz  de  niños,  niñas,  adolescentes  y    jóvenes  como  constructores de nuevos escenarios en los que aportan y deciden políticamente en igualdad  de condiciones.     Resalta  la  riqueza  de  este  espacio  al  tener  en  cuenta  la  diversidad  de  lenguajes,  como  un  elemento  decisivo  en  los  transformaciones  vivenciales  de  las  relaciones  entre  hombres,  mujeres,  niñas  y  niños.  El  dialogo  de  ideas,  saberes  y  propuestas  intergeneracionales,  que  buscan mediante la instalación de lo humano, generar redes, redes  humanas con vínculos y  trayectorias como insumos potentes  para su construcción y permanencia, a fin de avanzar  consiente  y  coherentemente  en  el  trabajo  de  masculinidades,  que  de  manera  crítica  se  reclama en el país.        22


Invita a  participar  de  manera  activa  a  los/as  diversos/as  representantes  de  las  regiones  y  a  involucrarse en las reflexiones y discusiones para la búsqueda de criterios y determinantes en  la construcción de una red nacional que dé respuesta a las particularidades que cada región  presenta.     Concluye su intervención formulando la siguiente pregunta como provocación del dialogo y  de  la  construcción  de  caminos  y  posibilidades:  ¿desde  nuestra  experiencia  regional  que  respuestas esperamos de una red nacional?     

Reflexiones que estimulan el encuentro…  

Asumir compromisos por la equidad de géneros pasa por involucrar de manera estratégica y decidida el trabajo con lo masculino, ya que es precisamente en las construcciones sociales de masculinidad y feminidad donde se gestan la desigualdad y la violencia.

Posicionar el Encuentro como una oportunidad para reflexionar sobre los quiebres que requieren ser suscitados en las masculinidades hegemónicas y en la deconstrucción de estereotipos culturales que legitiman prácticas de dominación, subordinación y discriminación de las mujeres.

Avanzar en la comprensión del género desde una perspectiva relacional, trascendiendo el interés exclusivo de las mujeres, e involucrando activamente a los hombres en las transformaciones de expresiones violentas motivadas por razones de géneros y por ejercicios inequitativos del poder.

Valorar los esfuerzos organizativos de los movimientos de hombres alrededor del mundo como acciones aliadas y complementarias a los procesos gestados e impulsados históricamente por los movimientos feministas, amplificando de esta forma los impactos esperados.

Dar cabida a una multiplicidad de voces, experiencias y saberes provenientes de diversas regiones del país, de otros países de Latinoamérica, de los y las jóvenes y de los niños y niñas, para construir una perspectiva multifónica que permita potenciar y enriquecer apuestas y compromisos de trabajo en red, con una mirada centrada en el contexto colombiano y en la particularidad de los territorios.

23


PANEL 1. PERSPECTIVAS DE ABORDAJE EN EL TRABAJO EN MASCULINIDADES  Moderación y presentación: Angélica Torres Quintero    Psicóloga  y  magister  en  Política  Social  de  la  Universidad  Javeriana,  con  amplia  experiencia  en  investigación  social,  procesos  de  formación  y  evaluación  de  iniciativas en Educación para la Paz y Cultura de Paz con comunidades vulnerables  y  víctimas  de  la  violencia  política.  Actualmente  es  consultora  externa  de  la  Fundación Social Colombiana Cedavida en temas relacionados con la equidad de  géneros  y  en  planeación  estratégica.  También  es  consultora  de  la  Corporación  Otra Escuela para asuntos relacionados con la calidad educativa y coautora de la  última publicación de la Fundación Cedavida “¿Por qué vincular a hombres en la  consolidación de la equidad de géneros?: una apuesta integral y relacional”. 

  A  través  de  este  panel  se  busca  presentar  diversas  perspectivas  de  trabajo  en  masculinidades,    no  sólo  desde  las  experiencias  y  reflexiones  suscitadas  en  diferentes regiones de Colombia; sino también desde las experiencias y lecciones aprendidas  de los invitados latinoamericanos.   La  riqueza  que  trae  consigo  la  diversidad  de  estrategias  para  el  abordaje  de  las  masculinidades,  permitirá  potenciar  los  debates  y  discusiones;  identificar  puntos  de  encuentro,    coincidencias  y  divergencias  en  las  posiciones  y  metodologías  del  trabajo  con  hombres y en la consolidación de relaciones equitativas entre los géneros; convirtiéndose en  insumos  valiosos  para  la  toma  de  decisiones  frente  a  los  lineamientos  y  posturas  éticas,  políticas, conceptuales y metodológicas de un trabajo en red en Colombia.    1. Principios ético – políticos para la transformación de masculinidades.  Carlos Iván  García, Colectivo Hombres y Masculinidades  Investigador y Fundador del Colectivo Hombres y Masculinidades. Punto Nodal de la Red MenEngage en  Colombia. 

Carlos Iván inicia su intervención saludando a los y las asistentes y agradeciendo su interés  por participar en el Encuentro, apostándole a una reflexión conjunta como país.    Señala que para reflexionar en torno a unos principios ético‐políticos para la transformación  de las masculinidades, es necesario acudir al conocimiento situado,  reconocer la trayectoria  vital  en  un  sentido  colectivo que  en  su  caso  se  ha  posibilitado  gracias  a  su  vinculación  y  24


vivencia en  el  Colectivo  Hombres  y  Masculinidades,  movimiento  que  desde  1996  ha  participado  en  una  multiplicidad  de  formas  de  acción  con  diversos  actores,  regiones  y  propósitos.    Como  resultado  de  este  proceso  resalta  una  evidencia  aprendida  a  lo  largo  del  tiempo:  ¡Es  posible cambiar!,¡ es posible transformar las masculinidades!. La apuesta del Colectivo es por  movilizar estas transformaciones a través de los cuerpos y en las subjetividades, por medio  de una propuesta metodológica que centra su mirada en el cuerpo, la emocionalidad y lo que  ha denominado “la alfabetización emocional”.    Para  hablar  de  los  principios  ético‐políticos,  Carlos  Iván  García  acude  a  las  definiciones  colectivas,  recogidas  en  la  Carta  de  Compromisos  del  Colectivo  Hombres  y  Masculinidades  (Febrero  de  2009),  resultado  de  un  proceso  de  discusión  y  concertación,  que  permitió  perfilar  las  apuestas  del  Colectivo  para    transformar  las  masculinidades.  A  continuación  se  transcribe la carta:      Con el ánimo de coadyuvar a la construcción de una sociedad ética, democrática, justa,  igualitaria, pacífica, cuidadora del medio ambiente y de las personas y respetuosa de los  derechos humanos civiles, políticos, económicos, sociales y culturales.     Motivados en particular a promover la equidad como el sendero hacia el logro de una  igualdad  real  y  no  formalista  entre  los  géneros  y,  comprometidos  con  una  vivencia  radical  de  la  ética  del  cuidado  hacia  nosotros  mismos,  otras  personas  y  hacia  la  naturaleza,  los  miembros  de  la  Asociación  Colectivo  Hombres  y  Masculinidades  de  Colombia,  disponemos  y  activamos  nuestros  cuerpos,  intelectos  y  emociones  para  la  vivencia  de  prácticas  masculinas  distantes  y  críticas  frente  a  los  patrones  del  patriarcado, no sólo en la dimensión personal, sino también en la dimensión estructural,  comprometiéndonos  con  acciones  y  procesos  orientados  a  la  transformación  del  sistema  mismo  de  las  relaciones  de  género  en  sus  dimensiones  económica,  política,  simbólica y cultural en un camino hacia la justicia y la equidad sociales.    Nuestros cambios de posturas y prácticas tienen como núcleo el abordaje reflexivo del  poder  en  todas  sus  dimensiones  y  en  todos  los  ámbitos  y  en  ese  sentido,  nos  disponemos  a  hacer  fluir,  alternar,  democratizar,  renegociar  y  abandonar  espacios  y  ejercicios de poder en un sentido afectivo, ético, político y cuidadoso de las personas.    Ejercemos  nuestro  derecho  a  una  participación  social  activa  y  significativa  para  denunciar, rechazar y ayudar a superar formas de explotación, dominio, subvaloración y  violencia en contra de mujeres, hombres y también de personas transgeneristas que se  den en razón del género, la sexualidad o cualquier otra razón que se invoque. 

  25


En reconocimiento  crítico  del  contexto  de  país  queremos  visibilizar,  proponer  y  acompañar  iniciativas  sociales  orientadas  a  la  problematización,  la  denuncia  y  la  superación de la corrupción, la cultura del dinero fácil, el clientelismo, el autoritarismo,  el  tratamiento  violento  de  los  conflictos,  la  guerra,  la  intolerancia,  la  marginación,  la  exclusión,  la  discriminación,  la  explotación,  la  desigualdad,  la  impunidad  y  la  vulneración de derechos tanto en un plano general como en los vínculos específicos de  estas problemáticas con los problemas socioculturales de la construcción del género y  particularmente de las masculinidades.    Respecto de los intentos por deconstruir el patriarcado, reconocemos el papel pionero  y los sustantivos aportes de los movimientos sociales de mujeres y de los movimientos  feministas y por ello, manifestamos nuestra disposición e interés en adelantar alianzas  estratégicas con ellos y con movimientos por la diversidad sexual como una forma de  enriquecimiento  mutuo  en  pro  de  la  equidad  de  género  y  la  superación  de  desigualdades y violencias tanto por razones de género como de la sexualidad.    En  un  marco  más  amplio  podemos  establecer alianzas con otros sectores y  movimientos  sociales  en  tanto  ellas  contribuyan  al  horizonte  de  transformación  social,  económica,  cultural  y  política  más  amplia,  ya  referida y no desvirtúe este ideal.    A  partir  del  planteamiento  de  que  tal  transformación  se  asienta  finalmente  y  de manera concreta en los cuerpos y las  subjetividades,  nos  abrimos  a  una  reflexión  ética  permanente  para  procurar  y  potenciar  un  ejercicio  cotidiano  de  coherencia y consistencia entre este ideal y nuestras actuaciones personales, grupales y  organizacionales.    Con base en este marco de pensamiento nos comprometemos en particular mediante  nuestras  prácticas  a:  aumentar  en  el  ámbito  de  la  vida  personal  nuestra  capacidad  autocrítica  y  autoreflexiva;  realizar  esfuerzos  permanentes  de  cambio y liberarnos de  cargas,  competencias  y  coacciones  sociales  que  empobrecen  nuestra  humanidad  y  a  través nuestro las de las demás personas.    Por  ejemplo,  expresar  libremente  las  emociones  y  sentimientos,  cuidar  de  nuestra  salud  psicológica  y  física,  desarrollar  actitudes  de  crítica,  confrontación  y  superación  activa  de  las  desigualdades  y  discriminaciones  y  violencias  de  género  y  cumplir  con  roles  humanos  fundamentales  que  son  de  nuestra  responsabilidad:  crianza,  oficios  domésticos, cuidado de los y las demás.   

26


En el  mundo  del  erotismo  conducirnos  a  un  reencuentro  con  nosotros  mismos  y  con  otras  personas,  en  perspectivas  de  ejercicio  de  la  libertad,  la  autonomía  y  el  libre  desarrollo  de  la  personalidad,  en  un  marco  innegociable  de  garantía,  ejercicio  y  promoción  de  los  derechos  sexuales  y  reproductivos.  Apuntamos  a  un  ejercicio  sano,  responsable,  gratificante,  sensible,  afectivo  y  placentero  del  erotismo,  sin  las  afectaciones de las presiones sociales, el alardeo, la perentoriedad sexual, la obsesión  penetrativa,  el  acoso  sexual,  la  explotación  sexual  de  niños,  niñas  y  adolescentes  y  la  prostitución de personas adultas.    Contribuir  a  cambios  positivos  en  nuestras  relaciones  sociales.  En  el  ámbito  familiar  ellas  comprenden  tanto las relaciones de pareja, como las  relaciones  entre  padres,  madres  e  hijos;  promover  la  democracia  y  la  equidad,  un  trato  afectivo  y  cercano  y  el  diálogo  intergeneracional.  Eliminar  la violencia intrafamiliar, la violencia de  género  y  el  maltrato  infantil  y  juvenil.  Solucionar pacíficamente los conflictos  y  replantear  positivamente  las  relaciones de crianza y socialización.    En todos los ámbitos problematizar y buscar la superación del sexismo, el racismo, el  clasismo, la misoginia, la homofobia, la transfobia, el adultocentrismo, la xenofobia y  cualesquiera  otras  formas  de  marginación  y  exclusión,  así  como  el  autoritarismo,  la  manipulación y las violencias.    Distanciarnos de posturas de complicidad con el sistema patriarcal, ejerciendo acciones  críticas  y  movilizando  iniciativas  de  cambio  frente  a  situaciones  de  autoritarismo  familiar, comunitario, laboral, social, económico y político.    Replantearnos  los  modos,  contenidos y  poderes  en  las relaciones  inter  e intra género  entre hombres. Establecer relaciones afectivas y colaborativas y superar la complicidad  en torno a la manipulación, la corrupción, la desigualdad, la competencia, el engaño, la  discriminación y otras violencias.    Sumarnos a espacios de acción, movilización y reflexión social de género que insten a la  construcción  de  una  cultura  de  paz  en  todos  los  ámbitos,  promuevan  la  objeción  de  conciencia  como  una  alternativa  a  la  guerra  y  se  distancien  de  lógicas  militaristas,  cruentas y belicistas como supuestas soluciones a los conflictos.    Bajo  el  horizonte  compartido  de  la  equidad  de  género,  apoyar  en  forma  decidida  y  evidente las reivindicaciones de los movimientos sociales de mujeres, feministas, por la  diversidad sexual y otros grupos de organizaciones comprometidos con la construcción  de masculinidades alternativas al modelo hegemónico.    27


En el  ámbito  institucional  del  Colectivo,  actuar  de  manera  ética,  transparente  y  democrática  tanto  en  la  condición  de  miembros  como  en  la  asunción  de  cargos  específicos; resignificar el concepto de poder, fortalecer los procesos de poder interior,  poder cooperativo y poder habilitante de carácter colectivo y, desestimular las formas  de poder contra sí mismos, las demás personas y la naturaleza.     Convertir  en  rasgos  cotidianos  de  las  relaciones  entre  miembros  del  Colectivo  la  puntualidad, la responsabilidad, el respeto, la igualdad, la transparencia, la honestidad,  el diálogo, la sinceridad, la solidaridad, la fraternidad, la ternura y el afecto.    Implementar procesos de pedagogía social con coberturas e impactos crecientes que se  orienten a  promover  dinámicas  corporales,  emocionales,  reflexivas y  conceptuales de  replanteamiento de la masculinidad hegemónica.    Promover  la  producción  de  conocimientos  situados  en  relación  con  las  problemáticas  que  nos  convocan  y  el  diseño  de  metodologías  y  modelos  de  interacción  y  acompañamiento orientados a grupos y poblaciones particulares.     Y  finalmente,  promover  formas  de  configuración  del  estado,  formas  de  gobierno  y  modelos  de  producción,  redistribución  y  desarrollo  social  y  económico  éticos  equitativos,  justos,  igualitarios,  democráticos  y  cuidadosos  de  la  naturaleza,  que  propendan  por  el  máximo  desarrollo  de  las  potencialidades  humanas,  en  una  perspectiva de una ética del cuidado personal, social y del planeta.       

A continuación,  el  ponente  plantea  una  discusión  en  torno  al  concepto  de  nuevas  masculinidades, contextualizando la comprensión que hace el Colectivo de este concepto en  el marco de un proceso realizado con Diakonía durante 4 años y recogido en un manual para  el  diagnóstico  de  prácticas  patriarcales  en  organizaciones  sociales1.    Señala  que  para  el  Colectivo las nuevas masculinidades hacen referencia a las “prácticas de vivenciamiento de la  masculinidad distantes y críticas frente a los patrones culturales del patriarcado, no sólo en  la  dimensión  personal,  sino  en  la  dimensión  estructural  mediante  el  compromiso  con  la  transformación del sistema de género”.     Alerta frente al peligro de la novedad. Refiere que el uso del término nuevas masculinidades  puede estar siendo actualmente utilizado para hacer referencia al conjunto de prácticas de  los hombres contemporáneos; lo cual podría ser confuso, vago e incluso peligroso, en tanto  en  esta  denominación  podría  incluirse  desde  lo  más  renovador,  hasta  lo  más  cavernario.  1

El  manual  “Masculinidades,  hombres  y  cambios”  fue  entregado  al  finalizar  el  Encuentro  a  todos  los  y  las  asistentes.

28


Pone como ejemplo a los llamados metrosexuales o aquellos hombres que hacen particular  énfasis  en  su  cuidado  físico,  pero  a  quienes  no  los  convoca  ninguna  reflexión    frente  a  los  desbalances del poder.    Resalta  que  cuando  otras  personas  utilizan  el  término  de  nuevas  masculinidades    hacen  referencia a características como la conexión o reconexión emocional, el involucramiento en  la crianza, la prevención y erradicación de la violencia intrafamiliar y de género. Aún así, la  postura del Colectivo es que estos rasgos hacen parte de un conjunto más amplio, diverso,  complejo y exigente de cambios en las posturas y prácticas en las que es inevitable hacer un  abordaje  crítico,  reflexivo  y  transformador  del  poder  en  todas  sus  dimensiones,  desde    la  más personal hasta la más estructural.     En  síntesis,  para  el  Colectivo  es  necesario  partir  de  una  claridad  política:  solo  es  posible  hablar  de  nuevas  masculinidades,  cuando  el  centro  del  trabajo  se  concentra  en  la  reflexión  sobre los ejercicios del poder; visibles en las relaciones intergenéricas e intragenéricas, en las  relaciones  de  pareja,  en  el  ejercicio  de  las  violencias  en  el  contexto  colombiano  y  en  la  relación entre las masculinidades y los modelos de desarrollo social y económico.    En  coherencia  con  esta  apuesta  política,  el  término  de  nuevas  masculinidades  podría  ser  usado en la confluencia de estos factores:     Se desarrollan en muy diversos planos de relación.   No se agotan en empaques emocionales.   En  el  ámbito  familiar  involucran  tanto  las  relaciones  entre  padres,  madres  e  hijos  como las relaciones de pareja.   Se replantean los modos, contenidos y poderes en las relaciones intra e inter género.   Se  liberan  de  cargas  y  coacciones  sociales  que  empobrecen  la  humanidad  de  los  hombres.   Crean una conexión con la ética del cuidado.   Adoptan  una  postura  definida  y  activa  a  favor  de  la  equidad  y  en  contra  de  desigualdades y violencias de género.   Trabajan sobre el núcleo del poder.    Para  finalizar  su  intervención,  Carlos  Iván  García  retoma  el  tema  central  de  su  ponencia  invitando  a  reflexionar  sobre  algunos  aspectos  que  ayudarían  a  reflexionar  sobre  los  siguientes puntos que ayudarían a configurar las apuestas ético‐políticas a tener en cuenta  en el esfuerzo por construir una red nacional.    29


   

El reconocimiento del país, bajo la comprensión de que Colombia está constituida  por  regiones.  Por  lo  tanto,  es  fundamental  preguntarse  por  la  lectura  crítica  de  país que hacen los diferentes grupos, organizaciones, colectivos y personas que  trabajan sobre el tema. Propone analizar ¿qué significa constituir una red desde el  contexto  colombiano?,  ¿Cuáles  son  los  consensos  en  la  discusión  política  alrededor del conflicto y la violencia colombiana?  Apostar de manera decidida al reconocimiento de los niños, las niñas y jóvenes no  sólo como sujetos de derechos sino como agentes políticos en la transformación.  Preguntarse  por  los  ejercicios  de  coherencia  que  orientarán  el  manejo  de  las  redes.  Orientar el propósito de la red hacia una igualdad no formalista sino real entre los  géneros, en el que tenga cabida el tema de la diversidad sexual.  Reconocer  que  existe  un  marco  de  construcción  de  alianzas  que  reclama  unas  apuestas desde las perspectivas de derechos humanos y de transformación social. 

  2. Una apuesta integral y relacional para las equidades de géneros. Adriana Martínez,  Fundación Social Colombiana Cedavida  Abogada de la Universidad Externado de Colombia, Directora General de la Fundación Social Colombiana  Cedavida, entidad que ha trabajado con más de ochenta y un mil personas a nivel nacional en procesos de  atención, acompañamiento biopsicosocial y formación a población vulnerable afectada por diversos tipos  de violencia. Autora de 3 informes de Derechos Humanos, coautora del libro “El Presente: donde todo es  posible” y del libro “¿Por qué vincular a los hombres en la consolidación de la equidad de géneros?”  

 

Adriana  Martínez  comienza  su  exposición  compartiendo  brevemente  la  experiencia  de  la  Fundación  Social  Colombiana  Cedavida  y  la  Corporación  Educativa  Cedavida  –  con  una  experiencia  de  21  años  y  7  años  respectivamente  ‐.  Refiere  que  ambas  instituciones  han  trabajado con más de 145 mil niños, niñas, jóvenes, mujeres, hombres de diversas regiones  del país y en diferentes condiciones: población en situación de desplazamiento, en proceso  de  reincorporación  a  la  vida  civil,  mujeres  privadas  de  la  libertad,  líderes  y  liderezas  comunitarios/as, funcionarios y funcionarias públicos/as y docentes, bajo la comprensión de  que el entorno escolar es un escenario muy importante para incidir en la transformación de  imaginarios y representaciones sociales.   

30


Menciona que que la Fundación Cedavida ha publicado los resultados de sus investigaciones  desde el año 1996 y como resultado de este proceso, ha identificado tanto en las historias  individuales  como  colectivas  un  denominador  común  y  siempre  presente:  la  naturalización  de  la  violencia,  sostenida  por  un  conjunto  de  prácticas  de  dominación  –  sumisión.  Como  resultado  de  este  hallazgo  Cedavida  ha  propuesto  una  dinámica  pedagógica  orientada  a  promover  la  cultura  de  paz  a  través  de  la  transformación  de  las  relaciones  asimétricas  de  dominación – sumisión en unas nuevas relaciones simétricas, incluyentes y democráticas. La  apuesta fundamental del modelo es por la transformación de la conciencia. En la medida en  que un mayor número de personas transformen los imaginarios, creencias y paradigmas que  legitiman el uso de la violencia, será más probable generar una transformación universal de  la conciencia.  Adriana agrega que la implementación de este modelo2 ha demostrado tener  un gran impacto en la reducción de las violencias intrafamiliar y de géneros.     En  coherencia  con  esta  apuesta,  expresa  que  en  el  marco  de  la  ponencia  hablará  de  un  paradigma que ha sido dominante durante el siglo XX, “el todo es la sumatoria de las partes”,  responsable  en  gran  medida  de  la  fragmentación  de  los  seres  humanos  y  frente  al  cual  Cedavida propone reemplazarlo por el de “la parte contiene al todo”.    Para Cedavida el paradigma de la fragmentación ha mutilado a los seres humanos, hombres y  mujeres; por cuanto ha definido lo masculino en oposición a lo femenino y viceversa. A partir  de  este  paradigma,  se  ha  considerado  que  las  posibilidades  y  potenciales  de  hombres  y  mujeres  son  diferentes  y  que  tienen  que  ver  con  unos  roles  socialmente  asignados  de  manera  dicotómica.  En  este  proceso  de  asignación  diferencial  de  roles,  lo  femenino  se  ha  visto  sometido  a  una  masculinidad  hegemónica,  favoreciéndose  como  resultado  de  esta  relación  desigual,  la  emergencia  de  expresiones  de  violencia  por  motivos  de  género  a  muchos niveles, no solo contra las mujeres, sino contra la población LGTB y contra aquellos  hombres que se salen de los parámetros tradicionales.     Para  superar  los  efectos  nocivos  del  paradigma  de  la  fragmentación,  la  ponente  propone  posicionar  el  paradigma  de  la  totalidad,  a  través  de  transformaciones  progresivas  que  resulten  en  la  conformación  de  una  masa  crítica  que  favorezca  los  cambios.  El  cambio  de  paradigmas,  supone  fisuras  en  los  paradigmas  dominantes  en  los  que  se  visibilizan  resistencias  de  hombres  y  mujeres  a  seguir  constituyendo  sus  identidades  en  correspondencia con esos modelos hegemónicos.   

2

El modelo pedagógico de Cedavida se recoge en la publicación “El presente: donde todo es posible” de 2008

31


Explica que desde el paradigma de la totalidad la parte contiene al todo y por consiguiente  todos  los  fenómenos  tienen  una  conexión  entre  sí  aunque  aparentemente  parezcan  estar  muy  distantes.  A  esto  se  le  ha  denominado  efecto  mariposa.  Este  paradigma  ha  sido  comprobado  científicamente,  al  descubrirse,  por  ejemplo,  que  en  una  célula  se  encuentra  toda la información del cuerpo humano.    El paradigma de la fragmentación ha sido recogido en  la publicación “¿Por qué vincular a los  hombres en la consolidación de la equidad de géneros?: una apuesta integral y relacional”,  última publicación de la Fundación3. Adriana Martínez presenta el libro como un texto que  invita  a  establecer  sólidas  alianzas  entre  hombres  y  mujeres  para  prevenir  expresiones  de  violencias basadas en las diferencias de géneros; así como propiciar una reflexión en torno a  los preceptos y mandatos culturales y sociales que históricamente han sido asignados a los  hombres y a las mujeres de manera diferencial.”     Para ello, explica que Cedavida realiza un trabajo de transformación de aquellos imaginarios  y  creencias  que  hacen  ver  a  hombres  y  mujeres  como  opuestos  y  rivales;  también  de  aquellos imaginarios que ubican un género por encima del otro y de aquellos en los que se  sustenta  la  estigmatización  de  las  formas  alternativas  de  vivir  el  amor  y  la  sexualidad.  A  propósito  de  ello,  comparte  algunas  expresiones  de  excombatientes  en  el  marco  de  un  trabajo de acompañamiento psicosocial realizado con esta población, que reflejan la fuerza  de algunos estereotipos de género, presentes en sus relaciones: “el hombre es el rey de la  casa”, el “hombre es el que manda y la mujer la que obedece”, “la mujer tiene deberes pero  no derechos”.    Resalta  que  las  conclusiones  de  20  años  de  investigación  demuestran  que  no  existe  una  única forma de ser hombre y de ser mujer, ni un solo modelo de masculinidad deseable que  haya sido compartido en los diferentes tiempos y territorios. Los modelos de masculinidad y  feminidad obedecen a construcciones culturales y socio‐históricas; por tal razón, se sintoniza  con la postura que asume que las identidades de género son aprendidas y transmitidas de  generación en generación y en consecuencia, pueden ser desaprendidas. De ahí que, como  lo  señala  en  su  exposición,  constituya  una  responsabilidad  compartida  de  mujeres  y  hombres, el hecho de visibilizar y potenciar formas de vivir y asumir unas masculinidades y  feminidades que rechacen las inequidades y el uso de las violencias como supuestas formas  de vínculo entre los géneros.   

3

Esta publicación fue entregada por Cedavida al finalizar el Encuentro a todos y todas las asistentes

32


La propuesta  de  Cedavida  es  que  desde el  paradigma de  la  totalidad  la  división  dicotómica  del  ser  humano  pueda  ser  trascendida  y  que  de  esta  manera,  las  personas  –hombres  y  mujeres‐ pueden verse a sí mismos y sí mismas como unidad, como seres totales, unidos a  todos los otros seres, a la vida y por supuesto a la naturaleza. Avanzar hacia la integralidad  permite que los hombres puedan reconciliarse con la ética del cuidado y en ese marco, con  su autocuidado, el cuidado de otros y de su entorno.    Para  realizar  este  trabajo,  Adriana  Martínez  explica  que  los  procesos  pedagógicos  se  concentran en el ámbito privado de las personas, en su historia de vida y experiencias vitales  desde  el  abordaje  de  las  dimensiones  corporal,  espiritual  y  emocional,  ubicando  como  centro de trabajo la transformación de las relaciones de poder. La metodología de Cedavida  es esencialmente vivencial, participativa y constructivista.    Reconoce los avances y resultados del trabajo realizado por las organizaciones de mujeres,  pero así mismo, llama la atención de la importancia de vincular a los hombres en el propósito  de construir condiciones sostenibles para la equidad de géneros. Alerta  sobre el riesgo que  existe  de  estigmatizar  a  los  hombres  como  agresores.  Adriana  señala  que  el  sistema  patriarcal hace, tanto hombres como mujeres, víctimas de sus actuaciones y violencias y con  responsabilidades  claras,  aunque  diferenciales  en  el  trabajo  de  deconstrucción  y  transformación de estas realidades.    Para  finalizar  su  intervención,  Adriana  señala  que  la  publicación  está  en  el  marco  de  los  lineamientos de la Declaración de Río de Janeiro y recuerda que Cedavida ha sido suscriptora  de  la  misma,  asumiendo  el  compromiso  de  difundirla  a  través  de  la  naciente  Red  de  Masculinidades No Hegemónicas como de MenEngage Colombia.   

3. El trabajo con hombres para la prevención y erradicación de la violencia en el Perú.  Miguel Ramos Padilla – Universidad Peruana Cayetano Heredia  Licenciado en sociología y Magister en demografía, profesor asociado investigador de la Facultad de Salud  Pública de la Universidad Cayetano Heredia. Es coordinador del Programa Hombres que renuncian a su  violencia, programa de reeducación de hombres que ejercen violencia contra sus parejas. Es consultor de  organismos nacionales e internacionales en temas relacionados con género, masculinidades, personas adultas  mayores, violencia intrafamiliar, salud sexual y reproductiva, derechos sexuales y reproductivos. Autor de  numerosas publicaciones, entre ellas la guía educativa Masculinidad  y violencia familiar; Masculinidades y  violencia popular; Experiencias de vida de los hombres de Lima y Cuzco. 

  33


Miguel Ramos  comienza  su  intervención  ofreciendo  un  saludo  a  los  asistentes  y  agradeciendo  a  la  Red  Colombiana  de  Masculinidades  No  Hegemónicas  su  invitación,  por  cuanto esta oportunidad le permite compartir la experiencia de trabajo con hombres en el  Perú.  Señala  que  la  experiencia  de  trabajo  en  nuevas  masculinidades  es  reciente  en  el  país.  Los  primeros trabajos datan de 2004, motivados por una investigación y cuantificación sobre la  violencia de hombres contra las mujeres, con motivo de la investigación de la OIM llevada  a  cabo en 10 países del mundo.     Explica  que  el  estudio  arrojó  cifras  escalofriantes  que  demostraban  una  magnitud  del  fenómeno  no  esperada,  a  tal  punto  que  el  Perú  ocupó  el  primer  lugar  entre  los  10  países  participantes, con las cifras más altas de violencia física y sexual contra las mujeres. Dichos  resultados permitieron concluir que la violencia no estaba circunscrita a pequeños grupos de  hombres con problemas de alcoholismo, adicciones o enfermedades mentales sino que era  una  problemática  generalizada  producto  de  una  cultura  que  justifica  el  ejercicio  de  la  violencia  contra  la  mujer  y  de  una  institucionalidad  que  no  garantiza  la  protección  de  los  derechos de las personas, sino que reproduce una cultura patriarcal y machista.  Motivados por los hallazgos, surge el interés de trabajar esta problemática con los hombres,  para lo cual se realiza una indagación sobre iniciativas en el país que vinculan a los hombres  en  la  prevención  y  erradicación  de  diversas  formas  de  violencia  contra  la  mujer,  encontrándose  que  no  existía  en  todo  el  país  ninguna  experiencia  que  respondiera  a  este  propósito.  Miguel refiere que en consecuencia y gracias al apoyo de la Fundación Ford, el equipo viaja a  conocer  las  experiencias  de  varios  países  de  América  Latina  y  de  Toronto,  Canadá.    Este  ejercicio, les permite identificar elementos comunes con la realidad mexicana e implementar  en el Perú la propuesta  del Colectivo de Hombres por Relaciones Igualitarias de México que  tiene una experiencia de 12 años.  Adoptar  esta  propuesta,  permite  ampliar  el  espectro  del  trabajo  a  organizaciones  de  la  sociedad  civil,  instituciones  del  estado  y  medios  masivos  de  comunicación  a  quienes  les  resulta completamente novedosa la iniciativa.  Comparte  que  como  resultado  de  este  proceso,  en  el  último  año,  han  venido  surgiendo  experiencias  de  hombres  que  deciden  organizarse  y  contribuir  a  la  prevención  de  las  violencias  de  géneros;    configurándose  una  red  de  hombres  en  la  zona  norte  del  Perú  denominada  Asociación  de  Varones  Viviendo  Sin  Violencia  y  en  el  sur  del  país  con  algunas  34


organizaciones de  base,  asentamientos  populares  muy  pobres  que  reciben  el  acompañamiento del Programa para su fortalecimiento.  De  igual  forma,  al  interior  del  Programa  de  Hombres  que  Renuncian  a  sus  Violencias,  se  conforma  el  Colectivo  Magenta  de  autoreflexión,  con  hombres  que  si  bien  no  ejercen  la  violencia  física  o  sexual  contra  las  mujeres,  son  profesionales  que  quieren  aprender  del  Programa para convertirse en facilitadores. Para ello viven  su propio proceso y se reúnen a  realizar  reflexiones  teóricas  y  buscar  mecanismos  de  visibilización  y  comunicación  de  los  resultados de sus reflexiones.  La Red Peruana de Masculinidades se conforma hace un año como un proceso motivado por  el Instituto Peruano de Paternidad Responsable en el marco del proyecto MACHOS, orientado  a sensibilizar y capacitar a líderes y operadores de servicios de salud sexual y reproductiva en  la  perspectiva  de  género  y  a  la  construcción  de  la  perspectiva  de  nuevas  masculinidades.  Desde  el  Proyecto  se  convocan  a  diversas  instituciones,  algunas  de  ellas  internacionales,  ONGs  peruanas  y  programas  universitarios.  Actualmente  la  red  se  encuentra  en  una  etapa  de reflexión interna.  Luego  de  esta  breve  contextualización,  el  ponente  pasa  a  describir  detalladamente  el  proceso  del  Programa  de  Hombres  que  Renuncian  a  sus  Violencias  desde  el  cual  él  mismo  hace  parte,  explicando  que  el  propósito  que  persigue  no  es  solamente  que  los  hombres  detengan  el  ejercicio  de  las  violencias  como  resultado  de  una  medida  coercitiva  –como  es  el  caso  del  modelo  norteamericano‐,  sino  que  al  hacerlo  se  sientan  bien,  favoreciéndose  cambios  sostenibles en los hombres, que contribuyan a la configuración de relaciones equitativas de  género al interior de sus familias y de la sociedad en su conjunto.   Desde el Programa se entiende el ejercicio de las violencias como un aspecto más que hace  parte  del  entramado  del  sistema  patriarcal;  es  el  componente  que  denota  la  debilidad  del  sistema.  Sin  embargo,  además  de  éste,  hay  una  diversidad  de  aspectos  de  ejercicio  del  autoritarismo,  del  sometimiento  y  del  poder  que  requieren  ser  trabajados  más  profundamente.  Agrega  que  el  Programa  también  tiene  la  intencionalidad  de  formar  hombres que puedan trabajar con otros hombres en un efecto multiplicador. 

35


Con respecto a la estrategia de vinculación al Programa, Miguel explica que los hombres que  participan lo hacen por voluntad propia a partir del reconocimiento de que la forma violenta  como  se  relacionan  con  su  familia  y  pareja  también  les  genera  sufrimiento,  porque  se  encuentran solos o temen el abandono de sus seres queridos. Estos hombres participan en  un proceso pedagógico durante un año que se desarrolla a través de tres niveles de cuatro  meses  de  duración,  con  facilitadores  formados  por  el  Programa,  la  gran  mayoría  de  ellos,  hombres violentos que después de vivir su proceso de transformación personal, manifiestan  su  compromiso  de  continuar  ayudando  a  otros  hombres  y  por  consiguiente,,  reciben  una  formación complementaria como facilitadores.  El primer nivel del Programa busca que los hombres reconozcan que ejercen violencia, que  se  responsabilicen  y  se  comprometan  a  parar  esta  práctica.  En  el  segundo  nivel,  se  busca  ampliar  el  espectro  de  sus  emociones,  ya  que  muchos  de  ellos  fueron  socializados  para  expresar  únicamente  la  rabia;  de  ahí  que  se  rastrea  en  su  infancia  la  forma  cómo  aprendieron a ser hombres a través de situaciones de dolor, miedo y vergüenza y a partir de  este ejercicio  vivencial se  empiezan  a  develar  las  creencias  que  hay  que  transformar.  En  el  tercer  nivel,  se  trabaja  la  solución  de  conflictos  de  manera  horizontal,  la  generación  de  empatía y la transformación de relaciones.  Miguel  Ramos  señala  que  una  línea  del  Programa  se  adelanta  conjuntamente  con  los  gobiernos regionales y con el apoyo del Fondo de Poblaciones de Naciones Unidas UNFPA  para la sensibilización y capacitación de líderes locales de las redes del sur de Perú, a fin de  identificar  en  sus  historias  de  vida  diferentes  expresiones  de  violencia  presentes  en  sus  relaciones.  De  igual  forma,  se  adelanta  un  proceso  con  profesionales  y  con  hombres  de  organizaciones de base, que se quieren comprometer pero que no tienen aún la formación  en el tema.  Concluye su intervención compartiendo la esperanza que tiene en los procesos que se están  adelantando  en  el  Perú,  en  los  que  cada  vez  se  vincula  gente  más  joven  y  con  el  apoyo  y   convencimiento de las mujeres, quienes contribuyen a impulsarlos.   

36


4. Diálogos sobre género, feminismo y estudios sobre varones: supuestos teóricos y  agendas políticas. Juan Guillermo Figueroa, Universidad Autónoma de México  Filósofo, profesor de ética y derechos humanos en la Universidad Autónoma de México 

 

Juan  Guillermo  comienza  su  intervención  señalando  que  en  su  condición  de  filósofo  no  tiene  tantas  certezas  como  las  de  otros  compañeros y que por tanto, disfruta mucho de  una  canción  de  Joan  Manuel  Serrat  que  dice:  “desdúdame”.  Invita  a  que  el  Encuentro  más  que  resolver  las  dudas  que  van  surgiendo,  permita ordenarlas un poco.    Refiere su conexión y admiración por el trabajo de Carlos Marx, señalando que cuando Marx  hablaba del trabajo alienado, hacía alusión a que los medios de producción no son propiedad  de  los  trabajadores  y  que  cuando  hay  una  plusvalía,  alguien  más  se  queda  con  ella.  A  propósito  de  esta  aclaración,  manifiesta  que    “vivimos  masculinidades  alienadas”,  en  el  sentido de que los medios de producción de la masculinidad no son de nuestra propiedad y  por consiguiente el trabajo del conciencia, puede ayudar a la apropiación de estos medios de  producción.  Sin  embargo,  se  pregunta  si  es  pertinente  seguir  hablando  de  masculinidad,  de  masculinidades  ó  de  nuevas  masculinidades.  Comparte  una  reflexión  de  Joseph  Vicent  Márquez, sexólogo recientemente fallecido, quien en un congreso hace 12 años expresaba:  “yo no quiero ser un hombre del Siglo XXI, yo no quiero ser un hombre renovado del tercer  milenio, yo no quiero ser un nuevo hombre, yo solo quiero ser persona. Que el hecho de ser  hombre,  que  el  apellido  de  ser  hombre  no  sea  un  factor  de  clasificación  de  las  relaciones  humanas”. Juan Guillermo, introduce de esta forma el desarrollo de su ponencia.  Afirma  que  quiere  compartir  su  proceso  de  diálogo  con  el  feminismo  y  con  diversas  compañeras  feministas.  Considera  que  es  necesario  hacer  alianzas,  pero  también  hacer  explícitos aquellos aspectos que siguen generando resquemores y fricciones.  

37


Refiere que  hace  20  años  sus  compañeras  feministas  lo  buscaron  porque  trabajaba  en  derechos  humanos  y  en  experiencias  reproductivas  de  las  mujeres.  Reporta  como,  siendo  investigador  de  una  institución  gubernamental,  se  esterilizaban  las  mujeres  en  México  en  contra  de  su  voluntad.  Ellas  se  preguntaban  quién  es  “ese  tipo”,  que  en  su  condición  de  hombre  está  siendo  solidario  con  las  causas  de  las  mujeres  y  que  lo  hace  desde  las  instituciones  gubernamentales,  aportando  insumos  valiosos  para  la  definición  de  políticas  públicas.  Juan Guillermo explica que no llegó a estos temas por el feminismo sino por una conciencia  de justicia social y derechos humanos y se encontró con ciertas afinidades con el feminismo.  Resalta que a raíz de este acercamiento lo invitaron en la década de los 80s a organizar una  sesión sobre derechos sexuales y reproductivos en un congreso feminista con la claridad de  que  como  hombre  no  le  estaba  permitido  entrar  a  los  encuentros  feministas  y  a  las  discusiones. Lo invitaban porque su forma de pensar “les servía” a las mujeres a pesar de su  condición  de  hombre.  En  ese  momento,  Juan  Guillermo  decidió  no  participar  en  el  encuentro, pero planteó su extrañeza frente a que su pensamiento pudiera estar presente  en el encuentro, pero su condición como hombre no.  En  seguida  comparte  que  dos  años  después,  una  colega  del  Colegio  de  México  en  donde  actualmente es investigador, lo invitó a realizar una conferencia en un congreso para hablar  sobre  la  autonomía  de  la  madre  y  la  salud  de  los  hijos.  Ella  le  hizo  una  curiosa  aclaración:  “quiero  que  hables  como  hombre”,  es  decir,  que  hables  desde  “tu  ser  hombre”.  En  ese  momento Juan Guillermo expresa que no sabía cómo responder a esta invitación pues aún  no trabajaba el tema de masculinidades y,  en consecuencia acudió a Blanca la “coautora” de  sus hijos para indagar sobre las preguntas que  las mujeres se formulan sobre los hombres y  poder definir si tenía algo que aportar en este espacio.  Como  resultado  de  esta  presentación,  lo  invitaron  dos  años  después  a  la  Conferencia  de  China de 1995 convocado por Organizaciones No Gubernamentales. En esta oportunidad, los  movimientos  feministas  le  hicieron  una  invitación:  “demostrar  filosóficamente  que  las  mujeres son personas” frente a lo cual manifestó que si había algo difícil era demostrar lo  obvio.  Las  mujeres  le  expresaron  que  para  ellas  también  era  obvio,  pero  que  los  representantes  de  los  gobiernos  les  habían  dicho  que  si  no  demostraban  que  ellas  como  mujeres eran personas, no iban a defender sus derechos.  Cuando regresó a México y compartió su experiencia con su compañera e sus hijos, su hijo  menor  de  4  años  le  preguntó  ¿papá,  si  las  mujeres  son  personas,  entonces  nosotros  los  hombres qué somos?, frente a lo cual Juan Guillermo, le devolvió la pregunta, indagando por  su percepción, cuya respuesta fue “yo creo que somos personos”.  38


Expresa tener la impresión de que a través del diálogo de encuentros y desencuentros con  las feministas los hombres han comenzado a tomar distancia de ellos mismos. Refiere que  en los momentos de desencuentro las feministas suelen decirle: “Juan Guillermo es que no  has acabado de entender la perspectiva de género”. En ese sentido, plantea que pareciera  que todo lo que los hombres trabajan tiene que tener absoluta coincidencia con las agendas  políticas del feminismo. Y considera que no es necesariamente así y que también es posible  tomar distancia. Por esta razón cree que uno de los temas más álgidos de discusión en los  encuentros feministas es si los hombres tienen derechos sexuales y reproductivos y cuáles  serían.   Para  algunas  feministas  hablar  de  “derechos  sexuales  y  reproductivos  de  los  hombres”  es  cometer un pecado ideológico, porque es una categoría construida desde el feminismo. Es  como pretender que le reconozcan derechos al patrón cuando de lo que se está hablando es  de los derechos de los obreros. Frente a esta interpelación, el ponente manifiesta el riesgo  que se corre de estar haciendo una lectura maniquea de las relaciones humanas en donde  los hombres son los “malos” y las mujeres las “buenas”.   En su lugar, propone un trabajo de construcción de la legitimidad como hombres para hablar  de los derechos reproductivos y, considera que una forma de hacerlo es comprendiendo que  los  derechos  sexuales  y  reproductivos  no  se  ejercen  como  individuos  aislados,  sino  como  individuos en relación; de otra manera, es un artificio.  Una de las críticas de las feministas que comúnmente le expresan es que: “¿para qué quieren  los hombres derechos si ya tienen poder?”, crítica frente a la cual Juan Guillermo evidencia la  confusión que existe entre derechos y privilegios patriarcales. Lograr un reconocimiento de  los derechos sexuales y reproductivos en los hombres, permitiría visibilizar de otra manera  los actores, los espacios y los tiempos de la reproducción.  A continuación, expone algunas otras críticas que los movimientos feministas les han hecho  a  los  hombres  defensores  de  sus  derechos  sexuales  y  reproductivos,  con  la  pretensión  de  identificar los vacíos existentes en las agendas del trabajo con hombres.  Uno  de  los  aspectos  que  considera  fundamental  Juan  Guillermo  en  los  conversatorios  con  las feministas es ser explícitos frente a plantear de dónde han surgido las inquietudes por los  nuevos  ejercicios  de  la  masculinidad.  Algunos  surgieron  de  las  demandas  feministas,  pero  otros  surgieron  de  las  demandas  de  los  hijos,  otros  surgen  de  los  reacomodos  de  las  transiciones demográficas y otros, de los hombres cansados de los modelos tradicionales de  masculinidad.  Dentro de las críticas feministas, resalta las siguientes:  39


 Hacemos un análisis superficial del poder   No tenemos bases sociales que apoyen las causas de los hombres   Pareciera que algunos movimientos de hombres están boicoteando los movimientos  de las mujeres   Es un discurso autocomplaciente   Nos hemos olvidado de los homosexuales, a pesar que los estudios de masculinidad  tienen  dentro  de  los  autores  más  importantes  hombres  que  vienen  de  los  movimientos homosexuales.  A  continuación,  plantea  la  siguiente  reflexión  para  seguir  trabajando  a  lo  largo  del  Encuentro:  

¿Realmente existe la crisis de la masculinidad?. Lo que los autores plantean es que  existe  una  crisis  de  los  modelos  de  masculinidad;  sin  embargo,  aún  no  se  logra  que  los  hombres  se  sientan  en  crisis.  Juan  Guillermo  señala  que  cuando  los  hombres  no  pueden  establecer  relaciones  con  las  mujeres  dicen:  “es  que  las  mujeres ya no son como las de antes”, cuando los hijos ya no hacen caso, dicen:  “es  que  los  hijos  ya  no  son  como  los  de  antes”,  “es  que  la  crisis  laboral…”.  En  general, la culpa se ubica en el afuera. 

Su propuesta es pensar si realmente existe la crisis de la masculinidad como discurso y cómo  lograr que ésta crisis se convierta en una práctica. Termina su intervención advirtiendo a los  y las asistentes frente a la “filosofía de Bernardo”. Explica que un día su hijo menor que se  llama Bernardo le dijo que él quería ser como su padre cuando grande: viajar mucho, tener  muchos amigos en todo el mundo. Frente a lo cual Juan Guillermo le explica que para eso  hay que prepararse, hablar varios idiomas. Pero Bernardo le dice que él cree que se puede  hacer más fácil, pues en su condición de hombre sólo tiene que hablar bien de las mujeres.  Juan Guillermo señala que se requiere ser profundamente cuidadosos para no recrearse en  el discurso correcto. Cierra invitando a estar alertas frente a la Filosofía de Bernardo.     

40


5. Equidades de géneros y masculinidades. Extor Nuñez. Escuela Equinoccio, El Salvador  Antropólogo social e investigador en temas de masculinidades y VIH Sida, ha sido miembro de la Red Chilena de  Masculinidades y actualmente trabaja para la Agencia Progressio  de Masculinidades del Centro Bartolomé de  las Casas. 

Equinoccio 

Extor Nuñez comienza su intervención agradeciendo a la Red Colombiana de Masculinidades  No Hegemónicas y en particular a Cedavida por la invitación y a Luis Benítez por las gestiones  con  Inwent.  Anuncia  la  presentación  de  un  video  en  el  que  se  recoge  la  experiencia  de  los  tres últimos años de la Escuela Equinoccio de El Salvador.    Aclara antes de iniciar la proyección que la Escuela Equinoccio se fundamenta en procesos y  no  en  talleres.  Procesos  que  duran  entre  72  y  102  horas.  Se  realizan  3  Equinoccios  en  El  Salvador durante el año y 1 Equinoccio Internacional intensivo.    Los hombres que se postulan al Equinoccio deben provenir de una organización que respalde  su  participación  y  deben  contar  con  una  mujer  aliada  dentro  de  esta  organización.  En  Equinoccio  se  les  entrega  la  metodología  a  los  participantes  para  que  la  puedan  replicar  flexibilizándola y ajustándola a las características de sus contextos.    El proceso se lleva a cabo a través de 4 etapas. La primera es la deconstrucción del modelo  hegemónico de masculinidades donde se visibilizan las marcas y fisuras en los propios cuerpos  y  en  la  biografía  personal.  La  segunda  es  la  violencia  de  género,  sus  causas  y  posibles  soluciones.  La  tercera,  habla  de  paternidades  y  en  la  cuarta  se  trabaja  en  torno  a  la  sexualidad  y  autocuidado.  Cada  uno  de  estos  procesos  tiene  una  duración  de  2  ó  3  días  dependiendo la dinámica del grupo.    A continuación se proyecta el video Equinoccio:     El  video  parte  de  una  pregunta  orientadora:  ¿Qué  significa  ser  hombre?,  la  cual  le  ha  permitido  a  la  Escuela  Equinoccio  comprender  cómo  es  el  modelo  hegemónico  de  masculinidades e identificar 3 columnas vertebrales que sostienen este modelo. Ser hombre  significa:   Ser inteligente racionalmente   Ser fuerte física y emocionalmente  41


 Ser libre para hacer lo que se quiera  hacer, cuando se  quiera y con quien se quiera  Sin  embargo,  Equinoccio  señala  que  en  la  práctica  la  mayoría  de  los  hombres  no  casan  en  este modelo, lo que abre posibilidades de transformación.  La Escuela de Masculinidades Equinoccio surge como una plataforma que permite articular  hombres  y  organizaciones  interesadas  en  construir  la  equidad.  Constituye  un  medio  para  que  los  hombres  puedan  sentir  que  es  posible  lograr  cambios  no  solo  estructurales,  sino  también personales.  Trabaja  con  diferentes  grupos  y  en  diferentes  niveles  la  deconstrucción  de  la  lógica  patriarcal  a  fin  de  comprender  cómo  a  partir  de  ésta  se  han  ido  construyendo  las  masculinidades. La metodología propone horizontes distintos que sin tener que anclarse al  concepto de nuevas masculinidades, lo que le permite a los participantes partir de su propia  experiencia para encontrar una manera propia de ser hombres.  La metodología es de carácter vivencial, lo fundamental es “hacer pasar por el cuerpo y no  tanto  por  el  discurso”.  Parte  de  una  distinción  entre  juegos  y  dinámicas,  privilegiando  el  concepto  de  juego  como  práctica  lúdica  con  una  intencionalidad  pedagógica.    Equinoccio  considera que incluso desde los juegos se ha construido una identidad masculina particular.  Algunos  juegos  favorecen  el  aprendizaje  y  ejercicio  de  la  violencia  y  en  esa  medida,  en  el  trabajo con hombres resulta fundamental partir de éstos.  Aunque  es  una  metodología  para  el  trabajo  con  hombres,  se  ha  ido  validando  con  la  participación de las mujeres cooperantes; puesto que la Escuela considera que este trabajo  debe realizarse de la mano con las mujeres, ya que el propósito de transformar las relaciones  de género es compartido.  Luego  de  darse  la  experiencia  en  El  Salvador,  el  Centro  decide  instalar  una  plataforma  regional que favorezca el encuentro y articulación entre hombres de El Salvador con otros  hombres  de  Centroamérica  inicialmente  y,  posteriormente  con  hombres  de  toda  Latinoamérica  que  lideran  movimientos  sociales  en  cada  país.  Equinoccio  Internacional  en  palabras de Larry Madrigal “inyecta una nueva esperanza a los hombres, una esperanza de  cambio, de que las cosas son posibles y que en América latina no estamos solo para repetir,  sino para crear y creer que otro mundo es posible”.   Entre 2007 y 2009 más de 340 hombres de El Salvador y Latinoamérica han egresado de la  Escuela Equinoccio.      42


Preguntas y comentarios    Debido  al  retraso  de  la  agenda  se  define  la  realización de algunos comentarios y preguntas, que  podrán  ser  respondidas  por  los  y  las  panelistas  en  espacios  de  conversación  directa  ó  a  lo  largo  del  Encuentro.        Hernando Muñoz – Universidad de Antioquia, Movimiento de hombres de Medellín    “A  mí  me  gusta  la  presentación  de  Juan  Guillermo  porque  es  disidente  y  creo  que  la  disidencia  implica  pasar  por  varias  preguntas.  Quiero  agregar  a  la  intervención  de  Juan  Guillermo que no sólo los hombres homosexuales han escrito, sino que junto con las mujeres  feministas iniciaron el proceso de preguntarse por las masculinidades.    Con respecto a la intervención de Carlos Iván con quien ya hemos trabajado por largo rato,  creo  que  es  importante  seguir  discutiendo  el  término  de  nuevas  masculinidades  y  hay  que  hacerlo en clave de lo que él nos decía en la segunda parte.    Adriana  dijo  algo  que  yo  sé  que  no  lo  dijo  con  ninguna  intención  de  confusión,  pero  que  a  veces es confuso y es que las mujeres y las personas LGTB tienen que hablar con los hombres  y  es  importante  aclarar  que  dentro  del  movimiento  LGTB  existimos  hombres,  hombres  homosexuales felices con nuestras masculinidades y creo que vale la pena que eso se vaya  corrigiendo  un  poco  porque  muchos  hombres  homosexuales  pueden  ser  mucho  más  patriarcales  que  algunos  hombres  heterosexuales.  Tenemos  que  cambiar  el  imaginario  que  los hombres homosexuales somos mujeres en cuerpos de hombres. Tendríamos que entrar a  hablar de sexo, género e identidad de género.    Y  lo  último  que  quiero  dejar  en  discusión  de  una  forma  corta  para  que  lo  sigamos  conversando  es  que  yo  vine  invitado  aquí  y  se  ha  hablado  de  la  Red  Colombiana  de  Masculinidades  como  si  eso  ya  existiera  y  en  Medellín  no  sabíamos.  Más  que  Colombiana  puede  ser  Bogotana  y  aquí  más  bien  podemos  construir  juntos  un  espacio.  Yo  no  sé  si  los  hombres  de  Cartagena  saben  ó  los  de  Santa  Marta.  Entonces  yo  creo  que  es  importante  hablar de que aquí vamos a construir. Yo quiero ser invitado a construir algo y no a  que me  lleven a comer un postre que ya han decidido por mí”.    43


David Herrera  Seminario de Investigación, Escuela Superior de Administración Pública, ESAP    “Me  surge  una  pregunta  no  sé  si  para  Carlos  Iván  o  para  Juan  Guillermo  y  es  el  tema  de  ubicar en lo público las nuevas masculinidades. Nosotros lo abordamos porque creemos que  es necesario abordarlo desde la administración pública que tiene que ver con la gestión de  espacios en lo público y si el tema de las nuevas masculinidades no permea las instituciones,  seguramente no se pueden generar cambios.    Se ha hablado de la intervención social, pero poco de la importancia de incidir en las políticas  públicas  y  cuando  nosotros  levantábamos  el  estado  del  arte  sobre  el  trabajo  en  nuevas  masculinidades  en  Colombia,  uno  alcanza  a  observar  que  la  mirada  desde  la  administración  pública es nula. Se rescatan estudios de Mara Viveros con relación a 12 investigaciones que  hizo  en  Colombia;  entonces  yo  si  quisiera  que  nos  hablaran  frente  a  la  relación  con  las  instituciones”.    Miguel Angel Barriga  Miembro del Colectivo LGTB Somos Opción    “Creo que es acertado lo que plantea Hernando porque hacia allá iba mi intervención y varios  panelistas  se  refirieron  a  las  alianzas  que  se  están  haciendo  con  los  movimientos  de  diversidad  sexual.  Podemos  ser  movimiento  o  sector,  pero  no  estamos  por  fuera  de  las  discusiones del sexo y del género. Yo soy un hombre gay que va en contraposición de una  masculinidad hegemónica que solamente puede relacionarse de forma sexoafectiva con una  mujer.  Entonces  yo  invito  a  hablar  más  que  de  la  alianza  con  los  sectores  de  la  diversidad  sexual, a hablar de hombres y mujeres gays, lesbianas, bisexuales y personas transgeneristas;  porque en este caso entran también los chicos y los hombres trans.    Por  otra  parte,  quería  preguntarle  a  los  panelistas  frente  a  sus  experiencias,  ya  que  varios  enunciaron un trabajo con sectores de la diversidad sexual, cómo ha sido este trabajo para  deconstruir este patrón de masculinidad hegemónica que también existe en estos sectores.  Nosotros también hemos calcado esa sociedad patriarcal, esa sociedad sexista, hay un activo  que  se  homologa  al  hombre  y  un  pasivo  que  se  homologa  a  la  mujer.  Entonces  no  hay  cambios, ni rupturas reales en los sectores LGTB frente a estas prácticas. Queremos conocer  estas  experiencias  porque  consideramos  que  nosotros  debemos  ir  más  allá,  poder  transformar  las  relaciones  entre  nosotros,  entre  hombres  con  hombres  sin  que  replique  la  dominación o discriminación que se ha hecho contra la mujer”.    44


Carlos Arturo Gallego,   Miembro del Grupo de Nuevas masculinidades del Sur Oeste Antioqueño    “Pregunto  a  todos  los  panelistas,  si  hay  tanto  problema  con  el  uso  de  la  expresión  nuevas  masculinidades,  ¿será  posible  que  dejemos  de  hablar  de  lo  masculino  y  lo  femenino  y  de  ahora en adelante nos definamos como los y las seres humanos?”.    Carlos Alberto Montoya,  Pediatra afectólogo. Grupo Machos Afectivos    “Tengo una sensación de felicidad por encontrar eco de muchas de las cosas que nosotros  hemos encontrado. Lo decía tal vez la Doctora Adriana cuando hablaba de la teoría del caos y  del  efecto  de  la  mariposa.  A  nosotros  nos  llegó  un  aleteo  que  se  fue  convirtiendo  en  un  tsunami  para  salir  de  eso  patriarcal  antioqueño‐caldense.  Yo  me  siento  muy  alegre  de  las  cosas  tan  bellas  que  nos  han  contado,  independientemente  de  las  diferencias  y  como  pediatra  yo  me  salí  del  redil  de  médico  que  formulaba  amoxicilina  y  suero  oral,  para  encontrar  otras  lecturas  de  la  familia  y  de  ser  hombre  en  la  crianza.  La  pregunta  para  los  panelistas es ¿Cómo reforzar el trabajo con los niños y las niñas? Porque nosotros queremos  también  trabajar  este  tema  con  los  niños  y  las  niñas,  porque  cuando  hablamos  de  primera  infancia se están construyendo muchas sinapsis no solo neuronales, sino afectivas”.    Carlos Díaz Acevedo  Colectivo de Masculinidades Pelaos, Cartagena    “Me parece clave que este encuentro haya iniciado con los presupuestos éticos y políticos,  los  cuales  deberían  orientar  los  bloques  temáticos  de  trabajo  y  en  articulación  con  la  propuesta de configuración de redes y que nos permita diferenciarla con otras propuesta de  nuevas masculinidades que no persigan objetivos comunes. Estos presupuestos éticos tienen  que  ver  con  la  forma  como  se  construye  la  red,  cómo  se  nombra  la  red  y  nos  convoca  a  pensarnos  no  solo  una  agenda  de  género  en  el  caso  colombiano,  sino  de  una  agenda  de  justicia  social,  una  agenda  política,  cultural  e  incluso  una  agenda  comunicativa,  porque  yo  creo que hay mucho por debatir en términos discursivos”. 

45


Reflexiones que estimulan próximos encuentros… 

Se comienza a perfilar la apuesta por una alianza colectiva e incluyente de organizaciones y movimientos feministas, de masculinidades y por la diversidad sexual, provenientes de diversas regiones del país, frente a la promoción de la equidad de géneros. Para ello, se invita a concebir el Encuentro como una oportunidad para poner sobre la mesa las diversas perspectivas de abordaje en el trabajo con hombres, las discusiones de punta, las dudas, acercamientos y distanciamientos que pueden existir entre los y las participantes. “Es necesario hacer alianzas, pero también es necesario hacer explícitos aquellos aspectos que siguen generando resquemores y fricciones” (Juan Guillermo Figueroa).

Posturas confluyentes de los y las ponentes del panel frente a las apuestas ético-políticas de un trabajo en red: 

  

Partir de la convicción que es posible movilizar transformaciones en las masculinidades hegemónicas, si se asume que éstas han sido construcciones sociohistóricas y no condiciones natural o biológicamente dadas. Posicionar el trabajo de la red desde un abordaje reflexivo y crítico del ejercicio del poder en todos los ámbitos, lo cual implica construir apuestas entre sus miembros y con las comunidades, para establecer relaciones intra e intergéneros basadas en un ejercicio democrático, afectivo, colaborativo, de negociación y de cuidado del otro/a. Ubicar el cambio en dos niveles: en la transformación personal y en los factores estructurales que perpetúan las condiciones de inequidad. Se trata por tanto de favorecer un ejercicio de autoreflexión y autocrítica que se refleje en las prácticas cotidianas, impulsando de esta forma cambios socioculturales. Posicionar esta iniciativa desde una perspectiva amplia e incluyente, donde tengan cabida niños, niñas, adolescentes, jóvenes y adultos; organizaciones sociales y colectivos regionales, ONGs nacionales e internacionales, instituciones académicas, organismos de cooperación internacional, movimientos por la diversidad sexual, entre otros. Reconocer el papel pionero de los movimientos feministas y de mujeres e invitarlas y propiciar alianzas para el trabajo conjunto y complementario. Desarrollar procesos continuos con los hombres con momentos de acompañamiento, más que acciones aisladas o talleres puntuales. Movilizar cambios a través de estrategias pedagógicas vivenciales, para incidir no solo en los discursos, sino fundamentalmente en las dimensiones corporal, emocional y relacional en las que se inscribe la historia y experiencia vital. 46


Propuestas que podrían ser complementarias:  

 

Incidir en los imaginarios, creencias y estereotipos culturales que naturalizan el uso de las violencias como mecanismo legítimo de relación intra e intergenéros.

Adoptar la perspectiva de derechos como marco político de acción de la red. Adoptar la perspectiva de la integralidad del ser para superar la visión dicotómica que asigna arbitrariamente unas características y roles diferenciales a hombres y mujeres. Autoevaluarse de manera permanente para evitar recrearse en un discurso políticamente correcto. Apostar por un ejercicio coherente y consistente entre los discursos que promueve la red y las relaciones y actuaciones cotidianas entre sus miembros y al interior de las organizaciones que hacen parte. Partir del reconocimiento y lectura de contexto tanto de país como de sus regiones, introduciendo la pregunta ¿Qué significa construir una red de masculinidades en el contexto colombiano? como marco orientador de la definición de lineamientos ético-políticos, técnicos y programáticos del trabajo. Romper con el estigma que señala a todos los hombres como agresores y posicionar una comprensión del género desde un enfoque relacional, que permite entender que tanto hombres como mujeres son actores partícipes en la construcción del sistema patriarcal y que por consiguiente están en la responsabilidad de aportar a su deconstrucción y transformación.

Discusiones que requieren ser profundizadas: 

¿Es conveniente seguir utilizando la expresión de “nuevas masculinidades”? Al

respecto, el Colectivo Hombres y Masculinidades señala el riesgo que existe de hacerlo, si dentro de esta expresión se incluyen cambios “de apariencia” en los hombres, pero se dejan por fuera cambios sustanciales provenientes de una reflexión crítica sobre los ejercicios del poder masculino en las relaciones inter e intragénero. Frente a esta discusión, Extor Nuñez de Equinoccio, propone la exploración de horizontes distintos, sin que por ello haya que anclarse al concepto de “nuevas masculinidades”, esto permitiría que los participantes pudieran partir de su propia experiencia para encontrar una manera propia de ser hombres. Juan Guillermo Figueroa cuestiona no solo el uso de la expresión “nuevas masculinidades” sino incluso el término mismo de “masculinidades”, retomando para ello una reflexión del sexólogo Joseph Vicent Márquez: “yo no quiero ser un hombre del Siglo XXI, yo no quiero ser un hombre renovado del tercer milenio, yo no quiero 47


ser un nuevo hombre, yo solo quiero ser persona. Que el hecho de ser hombre, que el apellido de ser hombre no sea un factor de clasificación de las relaciones humanas”. 

¿Realmente existe una crisis de la masculinidad? Juan Guillermo Figueroa propone la siguiente discusión al respecto: ?. Diversos autores plantean que existe una crisis de los modelos de masculinidad; sin embargo, aún no se logra que los hombres se sientan en crisis. Cuando los hombres no pueden establecer relaciones con las mujeres dicen: “es que las mujeres ya no son como las de antes”, cuando los hijos ya no hacen caso, dicen: “es que los hijos ya no son como los de antes”, “es que la crisis laboral…”. En general, la culpa se ubica en el afuera y el hombre sigue sin poder mirarse a sí mismo.

48


PANEL 2.  ALIANZAS Y ENCUENTROS: LA CONSTRUCCIÓN DE REDES PARA EL  TRABAJO CON HOMBRES  Moderación y presentación: Luis Benítez Páez  Docente de la Universidad Pedagógica Nacional, Coordinador General de la Corporación Otra Escuela y Coordinador  Nacional del Programa Educación para la paz de la Agencia de Cooperación Alemana INWENT. 

Luis abre el panel con una afirmación y una pregunta, formuladas en el primer panel y que  considera  pueden  ser  motivadoras  de  la  discusión  de  este  espacio.  La  primera,  fue  pronunciada por Carlos Iván García “El poder es el centro del trabajo o las masculinidades no  son nuevas” y la pregunta que surgió desde Medellín de si ¿la red de la que se está hablando  está creada, está por construirse, cómo está?      1. MenEngage Global, MenEngage Centro América y MenEngage Nicaragua.  Douglas  Mendoza Urrutia  Licenciado en Administración de Empresas con mención en Mercadeo de la Universidad del Norte de  Nicaragua, con postgrados en género y masculinidades de la Universidad Evangélica Nicaragüense y ha  hecho estudios de Gerencia Social. Ha participado en organizaciones como la Fundación para el Desarrollo  y la Juventud, la Asociación de Promotores de la Cultura, el Instituto Sindical de cooperación para el  desarrollo. Punto Nodal de la Alianza MenEngage Centro América. 

  Douglas  Mendoza  agradece  a  los  y  las  organizadoras  de  esta  Encuentro  por  la  invitación  y  pasa a explicar que compartirá a lo largo de su exposición la experiencia del trabajo en redes  de masculinidad y de hombres en algunos países de Centro América.    Aclara  que  MenEngage  no  es  una  franquicia,  es  una  Alianza  de  organizaciones  que  están  promoviendo  investigaciones,  que  busca  involucrar  a  los  hombres,  niños  y  jóvenes  en  la  promoción de la equidad de género, que impulsa a las organizaciones interesadas en estos  temas, que invita a compartir metodologías y que promueve otra forma de relación. Ninguna  de las redes depende de otras redes, ni existe una jerarquía en la que alguna tome decisiones  por otra.    La  Alianza  global  MenEngage  involucra  a  más  de  500  organizaciones  en  todo  el  mundo.  Dentro de estas organizaciones está la Agencia de Naciones Unidas UNIFEM y UNFPA. Señala  que  a  la  alianza  se  han  vinculado  diversas  redes  de  América  Latina,  África,  Europa,  49


Norteamérica y  Asia  que  promueven  campañas  en  prevención  de  las  violencias  de  género,   salud en los hombres,  participación en la educación, prevención del VIH, entre otros temas.  Refiere un incremento progresivo de organizaciones en América Latina que están trabajando  con  hombres  en  torno  a  la  equidad  de  género  e  identifica  en  México  y  Centroamérica  procesos  de  consolidación  de  redes,  así  como  en  el  Perú  y  el  Cono  Sur.  Comenta  que  conjuntamente  con  la  organización  EME  se  ha  diseñado  un  espacio  virtual  que  sirve  como  fuente  de  documentación  e  información  sobre  iniciativas  presenciales  para  conversar  alrededor  de  lo  que  implica  conformar  redes,  trabajar  en  alianzas  y  promover  agendas  comunes.    En  Nicaragua  desde  1996  se  conforma  la  Red  de  masculinidades  por  la  igualdad  de  género  que inicia con 5 organizaciones que ven la necesidad de compartir su trabajo, intercambiar  metodologías,  aprovechar  al  máximo  los  recursos  disponibles  e  involucrar  a  nuevas  organizaciones. A partir de 2007 a la red ha vinculado 27 organizaciones.    En Costa Rica se ha organizado la red de masculinidades por la paz que inició también con 4 ó  5 organizaciones a la que se fueron sumando otras. El Salvador, cuenta con una alianza con  23  organizaciones  y  en  Guatemala  existe  una  red  de  hombres  jóvenes  que  trabajan  sobre  salud sexual y salud reproductiva. Finalmente, en Honduras y Panamá hay diversas iniciativas,  pero en estos países aún no existe el trabajo en red.    Como  parte  de  este  proceso,  en  2007  se  llevó  a  cabo  una  consulta  regional  en  México  por  la  Alianza MenEngage y se realizó el Simposio por la  equidad  de  géneros  en  Brasil  en  2008,  de  donde  surgió la Declaración de Río como un llamado a la  Acción, así como una iniciativa en el marco de un  proyecto que se está realizando en Chile, México y  Brasil para promover políticas públicas.    Dentro de la agenda prevista en el 2010 se ha programado un encuentro latinoamericano en  Panamá de los puntos nodales de la Alianza MenEngage para analizar los retos y desafíos del  trabajo conjunto; adelantar un libro digital de hombres y políticas públicas y continuar  con la  Campaña de Lazo Blanco que se encuentra en más de 50 países del mundo.    Luego de plantear el contexto general del trabajo en Red en latinoamérica, Douglas pasa a  precisar  algunas  características,  complejidades,  dificultades  y  retos  que  supone  la  configuración de estos procesos.  50


Señala que el trabajo en red no es fácil y que conlleva una serie de implicaciones:   Que las organizaciones se conozcan entre sí    Que las organizaciones conozcan los diversos enfoques de trabajo que tienen   Que estén dispuestos a compartir sus metodologías    Que definan unas posturas políticas comunes    Retoma el proceso de conformación y fortalecimiento de la Red de Nicaragua para señalar  que  en  éste  han  estado  presentes  momentos  de  encuentro  y  desencuentro;  se  ha  conversado sobre los puntos de vista divergentes, se han propuesto iniciativas conjuntas que  involucran a niños, jóvenes y hombres y se han creado espacios de reflexión y análisis crítico  sobre los trabajos que se están realizando.    Entre los aprendizajes alcanzados hasta el momento en la comprensión de la configuración  de redes precisa:     Entender  la  red  como  un  espacio  de  coordinación  de  grupos  y  organizaciones  de  la  sociedad civil.   Como un espacio de articulación de esfuerzos en torno a un objetivo común.   Como  un escenario  en  el  que  sus miembros  realizan  y están  comprometidos  con  un  trabajo a nivel local y comunitario.   Como  un  espacio  que  aporta  al  cuestionamiento  crítico  y  a  la  deconstrucción  de  la  masculinidad  hegemónica,  así  como  a  la  promoción  de  formas  alternativas  de  ser  hombre basadas en la equidad de género.   Como  un  escenario  que  realiza  una  lectura  crítica  de  país  y  que  aporta  a  las  transformaciones sociales y políticas para la construcción de una sociedad equitativa.   Como  un  conjunto  de  organizaciones  con  diversas  experticias:  en  el  desarrollo  de  investigaciones, en la implementación de metodologías y campañas.     Entre  las  dificultades  para  el  trabajo  en  red  alerta  sobre  la  réplica  de  prácticas  patriarcales  por  parte  de  las  organizaciones  miembros,  el  protagonismo  institucional,  los  roces  por  las  experiencias y trayectorias diversas que posicionan un sentido competitivo para demostrar  quién sabe más o quién es más experto. En ese sentido, precisa que las redes son espacios  que suman voluntades y experticias.    Dentro de los retos que las redes deben afrontar, el expositor menciona:    51


 Conformar estructuras no jerárquicas, sino horizontales, donde todos y todas puedan  compartir y decidir.   Entender que las redes no son ONGs que promueven proyectos.   Comprender que las organizaciones miembros de la red tienen puntos comunes pero  también algunas visiones divergentes.   Buscar la sostenibilidad de las acciones que se realizan en el marco de las agendas de  la red.   Desarrollar acciones  inclusivas  con  diversos movimientos,  grupos  y  organizaciones  a  nivel comunitario.   Formalizar las alianzas.  Aclarar en qué cosas nos queremos aliar y en cuáles no.   Permitir la coexistencia de diversos intereses. La red no tiene que ser homogénea.    Mantener  un  diálogo  con  las  organizaciones  miembros  y  con  otros  movimientos  de  mujeres y movimientos feministas.   Garantizar la transparencia en el manejo de los recursos económicos.   Mantener  una  visión  generacional,  poder  contar  con  la  participación  de  diversos  grupos de hombres niños, jóvenes y adultos.    Finaliza su intervención deseando a los compañeros y compañeras de Colombia que pueda  entenderse el proceso de construcción de la red como un proceso dinámico, de nunca acabar  ya que siempre se están queriendo hacer mejor las cosas.  Invita a la academia a vincularse en  esta  iniciativa  y  a  revisar  de  forma  permanente  las  actitudes  y  acciones  personales  e  institucionales para que esta iniciativa pueda consolidarse.      2. Avances y perspectivas en la construcción de la Red Colombiana de Masculinidades No  Hegemónicas. Erwin Fabián García – Fundación Social Colombiana Cedavida  Aprendiz de masculinidades vitales, aprendiz de relaciones de pareja equitativas, aprendiz de paternidad  intensa y responsable, aprendiz de ser humano y promotor de la Red Colombiana de Masculinidades No  Hegemónicas. 

    Erwin  Fabián  comienza  su  intervención  agradeciendo  a  todos  los  hombres  y  mujeres  que  hacen  presencia  en  el  Encuentro.  Manifiesta  su  emoción  por  encontrarse  con  amigos  y  amigas que han compartido sus búsquedas durante varios años.  Propone leer su presentación, en la cual recoge las apuestas de algunas de las personas que  han participado en la construcción de la Red. Manifiesta que no todos ni todas deben estar  de acuerdo en todo para comenzar a hacer.  52


Temas de la exposición     ¿Qué tipo de red de masculinidades estamos intentando construir y construyendo?    ¿Para qué construimos red?    ¿Cuáles pueden ser las bondades y perversidades de construir red?    Avances y perspectivas   Algunas oportunidades y dificultades   Posibles pasos para seguir en la construcción de la Red Colombiana de Masculinidades  No Hegemónicas, como el puente de enlace con la Red MenEngage y la Promoción de  la Declaración de Río de Janeiro.    Erwin  Fabián  aclara  que  no  se  tiene,  hasta  el  momento,  respuestas  acabadas  sobre  estas  preguntas,  ni  se  pretende  tener  respuestas  definitivas.  Se  cuenta  con  algunas  ideas  motivadoras  para  mantener,  promover,  ampliar  el  trabajo  de  construcción  de  la  Red  colombiana  de  masculinidades  no  hegemónicas.    Frente a la pregunta ¿Qué tipo de red queremos? Afirma: 

Queremos una red       Que  involucre  cada  vez  a  más  hombres,  jóvenes  y  niños  en  la  construcción  activa,  intensa,  permanente,  cotidiana,  concreta,  intima,  privada,  pública  de  relaciones  equitativas entre los géneros.     Que  permita  y  promueva  tramas  relacionales  de  afectos,  cooperación,  intercambio,  transparencia, sinceridad,  crítica, autocritica, acción y reflexión permanente.    Que reconozca, estimule, tolere la complejidad y diversidad en los temas en los que  trabajamos.   53


 Que cuestione de manera permanente y explícita, que no reproduzca y no exacerbe  las obsesiones de los seres humanos por el poder, el control, la fama, el éxito.   Que  sea  radicalmente  incluyente  y  poco  excluyente.  Con  todos  y  todas  podemos  dialogar, pero no todos y todas caben en la Red. No caben las ideologías y prácticas  que justifican y promueven las inequidades e injusticias entre los géneros.     Que  tenga  linderos  éticos,  programáticos,  filosóficos,  políticos  pero  que  también  permita la diversidad real y que no pretenda homogenizar a las múltiples expresiones,  comprensiones, prácticas, entendimientos sobre estos temas y trabajos.     Que  ayude  a  gestionar  apoyos  técnicos,  financieros  y  políticos  para  los  planes,  programas y proyectos en los que acordemos trabajar conjuntamente.    Que  trabaje  intensamente  por  construir  consensos  amplios.  Que  no  caiga  en  la  trampa de las prácticas egoístas que obstaculizan e inmovilizan el trabajo colectivo.      Que  incorpore  mecanismos  de  toma  de  decisiones  equitativos,  justos,  para  poder  tener oportunidad, pertinencia, iniciativa en su accionar.    Que busque integrar y mezclar de manera permanente entre lo teórico, conceptual,  político,  empírico,  técnico,  pedagógico,  filosófico,  investigativo,  práctico,  programático,  metodológico,  académico  y  ético.    Que  reduzca  la  fragmentación  acostumbrada entre estas dimensiones, necesidades y posibilidades.    Que  siempre  este  tejiendo  para  construir  diversas  y  complejas  tramas  de  relaciones  vitales.    Que asuma de manera radical que lo privado también es público. En reconocimiento al  gran esfuerzo que han hecho los movimientos de mujeres.    Que nos ayude a ser mejores seres humanos.       Frente  a  los  avances  de  la  Red  colombiana  de  masculinidades  no  hegemónicas,  Erwin  menciona en su exposición:   Participación  activa  en  la  construcción  y  promoción  de  la  Declaración  de  Río  de  Janeiro. Marzo – Abril de 2009 – Brasil.    Contactos, aproximaciones, interlocuciones con diversas organizaciones que trabajan  en equidades de géneros – masculinidades y con organizaciones de mujeres.    Interlocución y gestión permanente con las coordinaciones y organizaciones de la Red  MenEngage Región Sur América, Centro América y Global. Algunos pocos contactos  con procesos en Europa.    Conformación  de  un  comité  provisional  de  coordinación  de  la  Red  Colombiana  de  Masculinidades No Hegemónicas.  54


 Promoción de  la  Declaración  de  Río  de  Janeiro  en  diversas  instituciones  gubernamentales;  gobierno  nacional,  administraciones  departamentales  y  municipales,  organizaciones  comunitarias,  organizaciones  no  gubernamentales,  entidades  de  cooperación  nacional  e  internacional,  embajadas.  Este  proceso  apenas  empieza.    Múltiples  contactos,  gestiones,  negociaciones,  posibilidades  en  la  construcción  de  alianzas con organizaciones naciones e internacionales relevantes en los programas,  acciones, políticas de construcción de equidades de géneros.    Encuentro en Bogotá del comité provisional de coordinación de la Red colombiana de  masculinidades  no  hegemónicas  –  Red  MenEngage  con  Marcos  Nascimento  Co‐ director Global de la Red MenEngage y Co‐director de Promundo Brasil.    Diseño,  gestión,  organización  y  realización  del  Encuentro  de  Masculinidades  2009.  Compromisos por la Equidad de Géneros. 3 y 4 diciembre ‐ Bogotá    Construcción  creciente  de  confianzas,  afectos,  trabajo  colectivo  entre  diversos  miembros de la Red Colombiana de Masculinidades No Hegemónicas.    Elaboración  del  borrador  de  plan  estratégico  2010  –  2012  de  la  Red  Colombiana  de  Masculinidades No Hegemónicas – Promoción de la Declaración de Río de Janeiro.    Con relación a las oportunidades y dificultades destaca:     Los  esfuerzos  para  involucrar  a  hombres,  jóvenes  y  niños  en  la  construcción  de  relaciones equitativas de géneros  es cada vez una prioridad mayor a nivel nacional e  internacional.    Las  experiencias,  aprendizajes,  errores  y  relevantes  logros  de  los  movimientos  de  mujeres.    Las  múltiples  y  contundentes  experiencias  que  nos  demuestran  la  necesidad  de  trabajar  en  Red  es  decir  de  manera  cooperada,  colectiva,  amplia,  generosa,  coordinada para poder lograr aprender y aportar más.     A  las  fuentes  de  cooperación  técnica  y  financiera  les  interesa  cada  vez  más  apoyar  alianzas  y  procesos  construidos  por  redes  amplias.  Cada  vez  hay  menos  interés  en  apoyar el proyecto de la organización particular.     Algunas preguntas que se formulan en torno a estas oportunidades y dificultades:      ¿Qué tanta cultura individual y organizacional tenemos para el trabajo en red?    ¿Qué  tanta  voluntad  tenemos  para  reducir  nuestra  cultura  individualista  y  egoísta  personal y organizacional?   55


 ¿Qué tanta generosidad tenemos para poder reconocer a los otros y a las otras como  interlocutores válidos y compañeros de estas causas?    ¿Qué  tan  dispuestos  estamos  a  construir  una  Red  real,  compleja,  diversa,  potente  y  NO un aparato artificial?    ¿Qué  tan  cuidadosos  y  cuidadosas  podemos  ser  pera  evitar  construir  una  Red  que  reproduzca  las  formas  de  autoritarismo,  dominación,  control,  exclusión,  homogenización de las que conocemos y tenemos experiencias?     Erwin García menciona las organizaciones que hasta el momento se han vinculado a la Red y  que hacen parte del comité provisional de coordinación:     Colectivo Hombres y Masculinidades   Fundación Procrear    Corporación Opción Colombia    Corporación Cedavida    Fundación Cedavida     A continuación invita a que otras organizaciones  interesadas en vincularse a la Red, puedan  hacerlo y participar en el comité provisional de coordinación.    Dentro de las posibles acciones a realizar próximamente, Erwin Fabián propone:   Discusión, concertación, negociación del proyecto de plan estratégico programático y  político 2010 ‐ 2012.   Contactos, diálogos, negociaciones, construcción de alianzas con las diversas formas  posibles de cooperación nacional e internacional.    Articulación  de  acciones  comunes,  programas,  proyectos,  con  las  posibilidades  actuales propias de cada organización.    Articulación  creciente  con  las  organizaciones  de  mujeres  que  trabajan  en  la  construcción de relaciones equitativas de géneros.    Promoción de la Declaración de Río de Janeiro. Priorización de los ejes de acción con  las particularidades en Colombia.    Taller de planeación estratégica operativa del comité provisional de coordinación de  la  Red  colombiana  de  masculinidades  no  hegemónicas.  Cuarta  semana  de  Enero  de  2010 en Cali, Medellín, Bucaramanga, Cartagena ó Manizales.  56


 Desarrollo de las acciones comunes entre las organizaciones de la Red colombiana de  masculinidades no hegemónicas.    Reunión de planeación estratégica de la Red MenEgage región Sur América – Centro  América. Panamá. Febrero 2010.    Construcción de crecientes afectos y confianzas entre los cada vez más, miembros de  la Red Colombiana de Masculinidades No Hegemónicas.    Desarrollo de las estrategias de comunicación interna y externa de la Red.    Diseño,  gestión  e  inicio  en  la  ejecución  de  por  lo  menos  dos  programas  de  la  Red  colombiana de masculinidades no hegemónicas.    Encuentro de masculinidades 2010.    Erwin  Fabián  termina  su  presentación  mencionando  la  existencia  de  herramientas  para  el  encuentro permanente, información, comunicación y coordinación:       Red  electrónica  abierta  a  todas  las  personas  interesadas  en  construir  diversas  formas  de  relación  con  la  Red  colombiana  de  masculinidades  no  hegemónicas  ‐  Red  MenEngage  Colombia.   http://es.groups.yahoo.com/group/masculinidadesnohegemonicas/     Para vincularse a la red:   masculinidadesnohegemonicas‐subscribe@yahoogroups.com       Grupo de trabajo electrónico restringido a las organizaciones y personas que hagan parte del  comité provisional de coordinación de la Red colombiana de masculinidades no hegemónicas  – Red MenEngage Colombia.   http://es.groups.yahoo.com/group/ComiteProvisionalCoordinacionRedesMasculinidades/     Finalmente invita a los y las participantes a encontrarse en los diferentes espacios de receso  o almuerzo para conversar sobre los temas planteados en su exposición.  3. Cómplices por la equidad: construyendo una red de trabajo con énfasis en hombres.  Juan Guillermo Figueroa – Colegio de México        Juan Guillermo Figueroa comienza su intervención planteando una de las conclusiones de su  exposición  que  invita  a  ser  retomada  como  aprendizaje  de  los  lingüistas:  “lo  que  uno  no  nombra,  uno  acaba  creyendo  que  no  existe”.  Por  lo  tanto  propone  hablar  de  manera  57


provocativa de  la  “mortalidad  paterna”  y  promover  una  campaña  por  “una  paternidad  sin  riesgos”.  Para  hacerlo,    en  principio  sugiere  identificar  los  riesgos  de  la  paternidad  y  las  posibles causas de la mortalidad paterna, a fin de contrarrestarlos.    A  continuación  retoma  la  primera  diapositiva  de  su  presentación  compartiendo  el  proceso  de vinculación a la Alianza MenEngage. Señala  que    una  de  las  preguntas  orientadoras  fue  “¿cómo nos vinculamos?” Para dar respuesta a  esta  pregunta  había  dos  opciones  posibles:  crear  una  red  para  ver  quien  se  engancha  a  esta  iniciativa  ó  activar  una  red  existente  con  gente vinculada en el tema; en otras palabras,  identificar  a  los  cómplices  en  una  búsqueda,  para que con esa complicidad se facilite el fortalecimiento de la red. Juan Guillermo refiere  que esa búsqueda fue facilitada en el caso mexicano por la identificación de organizaciones y  grupos que trabajaban contra la violencia.    Luego precisa que “dependiendo de la forma como nombramos las cosas es como vemos la  realidad”,  “las  palabras  son  un  filtro  para  ver  la  realidad”.  Para  ejemplificar  su  afirmación  explica:  “No  es  lo  mismo  ver  varones  violentos,  que  ver  varones  que  ejercen  la  violencia”.  Son  dos  escenarios  diferentes,  ya  que  si  el  apellido  del  varón  es  ser  violento,  es  más  difícil  imaginar a ese varón no siéndolo.    Comparte una anécdota de su compañera afectiva quien hace 20 años realizó un diplomado  con  colegas  feministas  radicales.  Señala  que  cuando  Blanca  les  refutaba  que    no  todos  los  hombres eran iguales y que algunos estaban tratando de ser más equitativos, más solidarios,  la  respuesta  de  sus  compañeras  era  que  “esos  eran  los  más  peligrosos  porque  estaban  fingiendo”.  Existía  tal  indignación  contra  la  violencia  vivida  ancestralmente  –con  toda  la  legitimidad  posible‐  que  las  llevaba  a  considerar  que  los  hombres  por  definición  son  violentos.  Si  desde  este  postulado  se  parte,  Juan  Guillermo  considera  que  es  más  difícil  construir una red, que si se considera que los hombres aprendieron a ser violentos.    Luego  continúa  explicando  el  proceso  de  la  constitución  de  la  red  en  México  en  la  cual  se  decide no adoptar como nombre MenEngage, sino llevarlo como apellido para vincularse con  la red internacional. Pensar cómo querían llamarse, les permitía reflexionar sobre la manera  cómo  querían  ser  vistos  y  reconocidos  por  otros;  por  tal  razón,  decidieron  llamarse  “Cómplices  por  la  equidad”,  puesto  que  no  querían  tener  un  nombre  que  los  identificara  58


únicamente con los hombres; sino conformar un grupo de hombres y mujeres que se unen  en  el  “sentido  más  amoroso  de  la  complicidad”  para  construir  un  mundo  diferente,  que  cuestiona los modelos caducos de identidad femenina y masculina.    La red definió su accionar en torno a dos temas centrales de trabajo que han servido como  entrada  para  cuestionar  los  modelos  de  identidad  de  género  de  los  hombres:  la  violencia  contra las mujeres y la homofobia. De manera estratégica, teniendo en cuenta la celebración  de las fechas del día internacional de la no violencia contra la mujer y de la lucha contra la  homofobia, se definió que en cada semestre trabajarían un tema.     La red trabajó la homofobia como un distanciarse emocionalmente de los otros hombres y  no solamente como un distanciarse de la homosexualidad. Desde su punto de vista, se trata  de una fobia al contacto físico entre los hombres.    A continuación, Juan Guillermo comparte el siguiente cartel circulado vía internet, que hizo  parte de una estrategia de sensibilización dirigido específicamente a los hombres frente a la  violencia contra las mujeres:   

Como resultado de esta estrategia, señala que quienes respondieron fueron las mujeres. Una  de ella cuestionándose si los hombres realmente podrían formularse esta pregunta y la otra  compartiendo  su  dolorosa  experiencia  producto  del  abuso  y  maltrato  propiciado  por  su  compañero afectivo. La reflexión inicial de Juan Guillermo era que  la estrategia como había  sido diseñada no estaba funcionando, pues los hombres permanecían en silencio; las que se  sentían convocadas eran las mujeres.    A  continuación  relata  que  socializó  la  estrategia  con  un  compañero  de  trabajo  quien  respondió  a  la  pregunta  en  medio  de  una  conversación  en  la  que  de  manera  íntima  y  con  lágrimas  en  los  ojos,  le  compartió  su  experiencia  personal  como  un  hombre  que  había  59


ejercido la violencia contra su pareja y que así mismo había vivido en su infancia episodios de  abuso.    Esta experiencia le permitió a Juan Guillermo Figueroa proponer que los hombres conversen  acerca de su experiencia personal de vivencia de la violencia, rompiendo con las lecturas en  donde al hombre se le posiciona únicamente como victimarios, sin que ello implique dejar de  dar cuenta sobre la violencia ejercida. Es importante comprender cómo la violencia vivida ha  incidido en la violencia ejercida.    Señala que a pesar de este hallazgo se siguen haciendo campañas con mensajes emitidos por  hombres públicos que expresan el siguiente slogan: “no es de hombres golpear a la mujer” y  comenta que el impacto percibido por los periodistas es menor al que se podría lograr si los  mensajes  fueran  emitidos  por  hombres  violentos  que  “se  han  transformado”.  Concluye  planteando que es importante recuperar y trabajar la historia de vida que está detrás de todo  hombre que ejerce la violencia.    En  seguida,  comparte  algunas  reflexiones  sobre  el  segundo  tema  que  trabaja  el  colectivo  de  “Cómplices  por la equidad”: la homofobia y comparte un mensaje de  una de las estrategias utilizadas en donde se compara la  homofobia con la diversidad, para favorecer la discusión  y análisis del grupo.     Una de las premisas de las que parte este trabajo es que  la “masculinidad” no solamente crea corazas corporales,  sino  que  genera  un  distanciamiento  frente  al  propio  cuerpo.  A  Partir  de  esta,  se  trabaja  la  posibilidad  de  abrazar a otros sin prejuicios y sin que sea necesaria una  situación particular como un partido de futbol.     La pregunta que se está trabajando es: ¿cómo lograr que los hombres recuperen el contacto  primero, con su propio cuerpo? y segundo, con ¿los cuerpos de otros?    En  este  momento,  retoma  la  conclusión  de  su  ponencia  con  la  que  inició  su  presentación,  evidenciando cómo no existe ninguna expresión lingüística que permita en primera persona  describir  la  emoción  que  produce  en  el  hombre  que  su  pareja  esté  embarazada,  para  reafirmar nuevamente que aquello que no se nombra termina por no existir y en esa medida,  60


invita a  identificar  los  riesgos  de  la  paternidad  y  a  emprender  una  campaña  para  contrarrestarlos.      4. Avances en la construcción de redes masculinas en el Cono Sur y Argentina.                Hugo Huberman– Argentina  Licenciado en Historia de la Universidad de Buenos Aires (UBA), Psicólogo Social, Biólogo Cultural y becario  de la Escuela Equinoccio, promotor de la Campaña Lazo Blanco en Argentina. 

Hugo  Huberman  inicia  su  intervención  saludando  al  auditorio  y  planteando  que  conversará  acerca de su experiencia personal en el marco del movimiento social que se está organizando  en Argentina y Uruguay, a fin de plantear algunos aspectos que requieren ser considerados  en el trabajo en red.    Señala en primer lugar, la importancia de asumir una postura clara y de denuncia frente a la  condición de inequidad social en el mundo y en particular, de las relaciones entre hombres y  mujeres. En segundo lugar, considera vital garantizar en el trabajo en red una participación  amplia e incluyente tanto de hombres como de mujeres de diversas orientaciones sexuales.    Puntualiza  que  el  proceso  en  Colombia  está  naciendo  y  como  parte  de  esta  etapa  inicial  es  fundamental que los diversos actores se pregunten  y  compartan  abiertamente    los  intereses  que  los  convoca a participar en este espacio. Frente a este  aspecto  invita  a  cuestionar  el  uso  del  término  de  “militante”  de  iniciativas  o  acciones  de  equidad,  a  propósito de la experiencia de violencia sistemática  vivida  en  su  país  y  de  su  condición  de  “desaparecido y reaparecido” durante la dictadura  militar de Argentina.    Una  de  las  tareas  primordiales  que  señala  Hugo  en  el  trabajo  en  red  es  la  construcción  de  confianza, favorecida en gran medida a partir del conocimiento mutuo de todos los actores  que  hacen  parte  de  la  red.  Pregunta  a  manera  de  reflexión  ¿cuánto  conocemos  al  otro/a?,  ¿cuánto conocemos a su organización en su funcionamiento y más allá de sus discursos? Y ¿si  realmente  su  funcionamiento  obedece  a  principios  de  equidad?,  pues  de  lo  contrario,  se  estaría reproduciendo el mismo esquema que se quiere transformar.    61


Propone definir horizontes de acción claros y compartidos por los diversos actores que han  participado a nivel latinoamericano de este proceso:     1) La lucha contra la violencia de género en el marco de los derechos humanos. Y en este  punto  precisa  la  importancia  de  liderar  la  Campaña  de  Lazo  Blanco  o  cualquier  otra  que  tenga  este  propósito,  a  fin  de  impulsar  y  visibilizar  el  trabajo  de  las  organizaciones  sociales    de  base  quienes  pueden  movilizar  el  cambio  cultural,  apoyadas por políticas públicas y legislaciones en este campo. De igual forma, resalta  la importancia de liderar acciones de denuncia y rechazo social frente a expresiones  de violencia como la red latinoamericana de trata de mujeres.    2) La promoción de las paternidades. Hugo comparte el interés de conformar a nivel de  Latinoamérica  un  observatorio  de  las  paternidades  y  recomienda  revisar  la  investigación  realizada  por  Gary  Barker  sobre  “La  participación  del  hombre  como  padre en la región de América Latina y el Caribe”.     Propone  que se transite de la atención en el padre ausente a la atención en el padre  presente, convirtiéndola en una variable de interés y trabajo. Agrega  la importancia  de vincular las discusiones y reflexiones sobre el ejercicio de la sexualidad al marco de  la promoción de las paternidades.    3) La  lectura  crítica  de  las  políticas  públicas.  Plantea  que  las  políticas  públicas  en  Argentina,  Uruguay  y  Chile  que  han  introducido  la  perspectiva  de  género,  terminan  convalidando el sistema patriarcal.    4) La  vinculación  activa  de  organizaciones  sociales  de  base  en  la  red  y  su  formación  – cualificación‐ en la perspectiva de género.    Concluye su intervención invitando a la Red de Bogotá a caminar lentamente, a respirar, a no  dar  dos  pasos  a  la  vez,  a  no  presionarse  por  el  cumplimiento  de  resultados,  a  vincular  y  acompañar  el  trabajo  de  las  organizaciones  de  las  mujeres  para  propiciar  encuentros  y  desencuentros y a plantear abiertamente los puntos de vista y las posiciones de acuerdo o  desacuerdo. 

62


Preguntas y comentarios     “Primero que todo quisiera decirles que me siento tan emocionada que casi se me salen las  lágrimas y siento un privilegio de poder estar aquí estos dos días. Tenía unas ansias enormes  de saber qué trataban los hombres, pensé que este era un espacio cerrado de los hombres y  que  tal  vez  nosotras  no  podríamos  estar.  Me  siento  muy  contenta  de  poder  estar  aquí.  También me llama la atención lo que dijo Hugo de “desmontarnos del caballo”. Es algo muy  importante,  porque  yo  estoy  en  movimientos  feministas  y  veo  la  problemática  de  acumulación  del  poder,  ese  reñir entre  nosotras,  no  tomar  conciencia  de  la  gravedad  de  la  situación y querer tomar espacios para figurar, o a nivel económico pretender vivir del dolor  del cuerpo social femenino. Es una alerta para que a los hombres no les pase lo mismo, que  por moda trabajen el tema de masculinidades sin desmontarse del caballo.     Yo  creo  que  nosotros  debemos  hacer  un  trabajo  personal  de  detectar  cómo  ese  patriarcalismo  nos  ha  marcado  y  nos  ha  destruido.  Al  comienzo  yo  decía  “uh  estos  hijuemíchicas”  como  nos  han  hecho  daño…,  pero  a  medida  que  fui  caminando  empecé  a  entrar en un estado de compasión y de ver que a ellos también los ha jodido el patriarcado,  les castró un montón de cosas; así como nosotras no nos dábamos cuenta de una serie de  falencias naturalizadas en la cultura que nos venían pateando, pero no lo identificábamos de  esa manera.     Cuando  uno  empieza a  reconocer  esa  memoria  histórica,  es  cuando  podemos demandar  el  derecho a la palabra, que no lo teníamos nosotras. Desde esa perspectiva digo: que bueno  cuando  uno  empieza  a  sentir  transformaciones  y  qué  bueno  que  ustedes  los  hombres  empiecen  también  a  hacer  esta  transformación  en  un  mundo  que  está  cercano  al  colapso.  Qué bueno que todos aunemos esfuerzos y empecemos a formar una conciencia colectiva,  dejar  de  lado  las  diferencias,  trabajar  juntos.  No  somos  iguales,  pero  podemos  llegar  a  consensos, tejer un hilo conductor con el cual podamos construir historias de equidad y de  paz”.    “El  poder  tiene  todas  sus  artimañas  para  poder  cooptar  las  redes,  lo  vivimos  en  la  experiencia  Colombiana.  ¿Qué  se  puede  hacer  para  que  las  organizaciones  sociales  y  las  redes  no  sean  cooptadas  por  el  poder,  para  evitar  que  se  conviertan  en  estructuras  que  legitiman  un  ejercicio  de  poder  tradicional?,  ¿cómo  hacer  para  que  las  redes  subsistan  en  medio de los manejos que hacen las estructuras de poder?”  63


Carlos Vasquez Rivera – Puerto Rico    “Me han provocado mucho las presentaciones de hoy. Creo que me hago más consciente de  que  casi  nunca  hablamos  de  “feminidades  hegemónicas”  como  hablamos  de  “masculinidades hegemónicas”, aunque ya hemos levantado algunos cuestionamientos de si  debemos seguir utilizando esas palabras como “masculinidades” y “feminidades” y creo que  debemos  seguir  discutiendo  esto  porque  la  palabra  “masculinidad  hegemónica”  está  demasiado amarrada a las cuestiones del poder. Precisamente ahora le decía a mi amigo de  Nicaragua: ¿por qué seguimos hablando de masculinidades hegemónicas si cuando hacemos  el listado de esas características solo caben 16 hombres y 1 mujer, el resto estamos fuera?. La  otra  cosa  es  que  hemos  empezado  a  tocar  el  tema  de  la  homofobia,  hace  un  tiempo  he  empezado a trabajar en este tema y he acuñado el siguiente término “patofobia”. En Puerto  Rico – no se aquí en Colombia‐ nos referimos en forma negativa a las personas homosexuales  como  “patos”.  Pero  la  palabra  “patofobia”  existe  y  quiere  decir  miedo  enfermizo  a  enfermarse.  Yo  creo  que  lo  que  padecemos  todos  los  hombres,  sin  importar  su  identidad  sexual y su preferencia sexual es un miedo enfermizo a que nos consideren menos hombres,  esa es una de las cosas claves que están atravesando nuestros procesos. Vuelvo y digo, con  compañeros  heterosexuales  y  homosexuales  hemos  conversado  el  temor  que  tenemos  a  que  cada  cosa  que  decimos  pueda  levantar  un  cuestionamiento  sobre  nuestra  identidad  masculina, deviene en  una forma de fobia o enfermedad”.      Javier Omar Ruíz – Colectivo Hombres y Masculinidades    “El  Colectivo  a  través  de  esta  experiencia  conjunta  más  bien  quiere  apostarle  a  una  experiencia  compartida  de  grupos  regionales.  La  presencia  en  este  encuentro  de  organizaciones de varias regiones del país que han venido trabajando durante muchos años  en este proceso, obedecen a una necesidad de manera clara y amplia de contar con  espacios  para poder construir una propuesta organizativa nacional y construir desde las experiencias  de muchos años atrás.     En ese sentido, Javier Omar Ruiz –no el Colectivo de masculinidades‐ considera que la Red de  Masculinidades No Hegemónicas: 1) no es una expresión real, precisa y concreta que recoja  como grupos de trabajo regionales y locales las experiencias construidas; 2) más que ser un  espacio de encuentros, desgraciadamente se ha convertido en un espacio de desencuentros  porque ha imposibilitado encontrarnos desde nuestras experiencias.   64


Tal vez en los espacios de mañana, tengamos la oportunidad de analizar y confrontar de una  manera  más  clara  estos  puntos  de  vista,  que  yo,  Javier  Omar  Ruiz  estoy  haciendo,  no  necesariamente  a  nombre  del  Colectivo,  pero  como  miembro  del  Colectivo  con  la  libertad  que como persona y como miembro me asiste de poder plantear mi posición al respecto de  este proceso.    Me ha parecido muy importante esta posibilidad de trabajar conjuntamente este encuentro,  pero también la posibilidad de que a partir de este encuentro se redefinan políticas, procesos  y  proyectos  construidos  desde  las  bases.  En  este  sentido,  tomo  distancia  de  la  propuesta  hecha  por  Erwin  respecto  al  pronunciamiento  en  perspectiva  del  trabajo  de  este  evento,  porque  necesitamos  construir  de  una  manera  más  clara  y  precisa  desde  los  grupos  de  las  regionales este proceso de pensamiento.”  

Reflexiones para la conformación de alianzas y redes… En el marco del panel “Construcción de Redes para el trabajo con hombres” los ponentes internacionales comparten con el auditorio algunas lecciones aprendidas, provenientes de experiencias de Centro y Sur América con relación a la conformación de alianzas, que invitan a la reflexión y discusión en torno al proceso que vive Colombia. Los ponentes resaltan la importancia de favorecer la articulación entre movimientos y organizaciones sociales de base que cuentan con una larga trayectoria y aquellas que comienzan a gestarse y tomar forma. Mencionan la necesidad de propiciar espacios para el conocimiento mutuo, facilitando la expresión abierta y transparente de los intereses y posturas políticas que convocan a las organizaciones a hacer parte de estas iniciativas, a fin de avanzar en la generación de confianzas, como condición sin equanum para el trabajo en red. Dentro de las recomendaciones formuladas por los panelistas, sobresalen las siguientes: 

Entender el trabajo en red como un escenario de coordinación y articulación que suma iniciativas, voluntades y experticias de organizaciones y grupos diversos en torno a un objetivo común.

Reconocer que la forma como se denomina una red ó alianza tiene que ver con su identidad, propósito y la manera como quiere ser reconocida por otros. De ahí que sea tan importante la reflexión y construcción colectiva del nombre de la red, como resultado de un análisis previo sobre el sentido y objetivos trazados.

65


La red debe ser lo más incluyente y diversa posible; dando cabida a las voces provenientes de los movimientos de mujeres, feministas, de jóvenes, a las niñas, a los niños y adultos varones con diversas orientaciones sexuales, etnias y regiones del país. Tienen cabida en esta iniciativa todos los movimientos que compartan el mismo horizonte ético-político: el rechazo abierto y decidido frente a los ejercicios inequitativos del poder, en los que se amparan las violencias por razones de géneros y las prácticas de dominación propias de una masculinidad hegemónica.

La Red Nacional debe hacer de una lectura crítica de país, que contribuya a movilizar transformaciones culturales sostenibles, en aras de aportar a la construcción de una sociedad equitativa y justa. En el marco de esta finalidad son pertinentes los propósitos orientados a la erradicación de las violencias basadas en géneros, la promoción de las paternidades, la lucha contra la discriminación y la homofobia, la incidencia en las políticas públicas para la equidad de géneros, entre otros.

Aunque el trabajo en red promueve y celebra la diversidad y la apertura para el intercambio de enfoques, metodologías y experiencias; es importante concertar posturas políticas comunes frente a aspectos centrales del trabajo; puesto que de las apuestas que adopte la red, se derivarán sus acciones. Juan Guillermo Figueroa señala que si la red adopta una postura esencialista desde la cual se argumenta la condición biológica y corporal del hombre como un factor de incidencia directa en su comportamiento violento, es posible que el campo de acción de la red sea más restringido a sí se asume que los hombres no nacen violentos, sino que a través de su proceso de socialización aprenden a relacionarse de forma violenta con las mujeres y con otros hombres.

El trabajo en red no puede recrearse en un discurso políticamente correcto que se distancie de sus prácticas y formas de interacción cotidianas. Es fundamental buscar la configuración de una estructura horizontal, que estimule liderazgos facilitadores para la toma de decisiones conjunta, participativa y democrática, y en la que los disensos en lugar de ser silenciados, puedan ser posicionados como una voz de alerta.

Intervenciones provocadoras que incitan a la discusión y debate posterior frente al trabajo en red:  Erwin Fabian García, miembro de la Red de Masculinidades no hegemónicas comparte

algunas ideas motivadoras (ver su ponencia) que tienen como propósito central mantener, promover y ampliar el trabajo de construcción de la Red a través de la vinculación de nuevas organizaciones, que podrán participar además en el comité provisional de coordinación.

66


 Javier Omar Ruiz, del Colectivo de Hombres y Masculinidades resalta la importancia de

direccionar el trabajo de la red a partir de los aprendizajes y experiencias alcanzadas por los grupos y colectivos regionales, quienes cuentan con un trabajo en campo de varios años.

 Uno de los participantes del Encuentro plantea la pregunta de ¿qué hacer para que la red

no termine siendo cooptada por ejercicios tradicionales del poder y por intereses particulares de las organizaciones que chocan con los intereses colectivos?.

  PANEL 3.  MASCULINIDADES Y VIOLENCIAS  Moderación y presentación: José Manuel Hernández – Colectivo Hombres y Masculinidades   

José  Manuel  explica  que  el  panel  permitirá  hacer  un  recorrido  sobre  cómo  los  hombres  asumen la masculinidad. Introduce el panel denunciando la situación de gran accidentalidad  de  los  hombres  que  conducen  motocicletas  y  afirma  que  éstos  mueren  no  por  exceso  de  velocidad, sino por exceso de masculinidad.    1. Movimientos trans, masculinidades y violencias en Bogotá. Juan Carlos Celis y Alexa  Mesa (Barrio Santa Fé) ‐ Fundación Procrear  Director de la Fundación Procrear. Comunicador social y periodista con enfoque en Derechos Humanos y  Resolución de Conflictos. Miembro del Movimiento Nacional por las No Violencias. 

  Juan  Carlos  Celis  comienza  su  intervención  explicando  que  la  Fundación  Procrear  está  buscando  que  las  comunidades  de  base con las que trabaja se presenten y hablen directamente de  sus  experiencias  en  este  tipo  de  eventos,  razón  por  la  cual  invita  a  su  compañera  trans  Alexa  Mesa  a  que  presente  el  trabajo  en  el  barrio  Santafé  de  Bogotá  en  el  cual  ella  es  líder,  bajo  la  comprensión  de  que  el  tema  de  las  masculinidades  resulta también de interés para la población trans.    67


Alexa Mesa  se  presenta  compartiendo  con  el  auditorio que tiene 25 años, que es  de Sincelejo,  Sucre y que hace año y medio está viviendo en  Bogotá por razones de trabajo. Dice que cuando  llegó  a  la  ciudad  trabajó  en  el  barrio  Santafé  ejerciendo  la  prostitución  y  que  en  este  contexto  tuvo  la  oportunidad  de  conocer  y  participar de la propuesta que estaba realizando  la Fundación Procrear, a través de los ejercicios  de  formación  personal  y  de  las  capacitaciones  en sistemas.    A  continuación,  comparte  el  objetivo  de  la  Fundación  Procrear  en  términos  de  la  atención,  servicio y reducción de daños a la población habitante de calle, en los contextos de ejercicio  de  la  prostitución,  drogadicción  y  violencia.  Agrega  que  en  este  marco  la  Fundación  tiene  diferentes proyectos, cada uno orientado a distintas comunidades y los explica brevemente.    El proyecto Zona Trans trabaja en los derechos sexuales de la población LGBT y en particular  de  las  personas  transexuales  y  transgeneristas,  a  partir  de  la  sensibilización  a  las  comunidades  y  el  acercamiento  a  los  derechos  de  la  salud,  para  favorecer  una  mayor  inclusión social.    El  Proyecto  Juvenil,  orientado  a  jóvenes  habitantes  de  calle  en  consumo  de  sustancias  psicoactivas,  se  lleva  a  cabo  a  través  de  un  Centro  de  Escucha  y  el  Proyecto  Parche,  que  funciona  también  en  un  Centro  de  Escucha  con  habitantes  de  calle,  en  donde  se  realizan  acciones  de  acompañamiento  personal,  se  ofrecen  servicios  de  salud  en  el  marco  de  la  rehabilitación y se facilita el trámite de cedulación.    Finalmente  la  formación  en  derechos  humanos.  Señala  que  se  han  capacitado  en  el  tema,  concentrándose  en  casos  emblemáticos  y  aprendiendo  a  elaborar  diarios  de  campo,  para  hacer seguimiento a los casos.    A  continuación  explica  más  en  detalle  el  Proyecto  Zona  trans,  el  cual  tiene  dos  frentes  de  acción: Zona Trans 1, que tiene como objetivo la formación de operadores en herramientas de  investigación,  gestión  social  y  trabajo  comunitario  identificando  los  motivos  de  estigma,  discriminación y exclusión social.    68


Y Zona Trans 2, cuyo objetivo es consolidar un espacio de  veeduría  ciudadana,  que  permita sensibilizar a  un  amplio  sector  de  la  comunidad  sobre  las  problemáticas  sociales  de  las  mujeres  transgénero  que  viven  y  trabajan  en  el  sector  del  centro  de  Bogotá.  Para  ello,  se  han  vinculado  universidades  a  través  de  entrevistas  y  charlas  con  estudiantes en espacios académicos.    De  igual  forma  se  ha  realizado  un  trabajo  de  sensibilización  con  funcionarios  y  médicos  de  los  hospitales  de  Chapinero  y  Santa  Clara,  para  darles  a  conocer  las  vivencias  que  tienen  las  transgénero  en  la  zona  de  prostitución;  y  se  han  aplicado  encuestas  a  los  usuarios  del  sistema  de  salud  para  identificar  la  opinión  que tienen de las transgeneristas.    De otra parte, comenta que las comunidades con las que trabaja la Fundación participan en  escenarios  de  discusión  política  como  la  mesa  de  prostitución,  la  mesa  LGBT  y  la  mesa  de  seguridad; allí  se  tratan  las  problemáticas  que  viven  las mujeres  trans  por  exhibicionismo y  consumo  de  drogas,  la  discriminación  de  la  sociedad  en  general  y  también  de  algunos  sectores de la comunidad trans y las garantías de seguridad que ofrece la policía a las trans  en ejercicio de la prostitución.    Específicamente  con  la  comunidad  trans,  Alexa  Mesa  explica  que  el  proyecto  ha  proporcionado  información  sobre  la  importancia  de  usar  el  preservativo  como  método  de  prevención de enfermedades de transmisión sexual. También se ha trabajado el tema de los  niveles  de  atención  del  servicio  de  salud  y  los    lugares  a  los  que  pueden  acudir  en  caso  de  emergencia.    Concluye su intervención, agradeciendo a la Fundación Procrear por el apoyo brindado para  mejorar  sus  condiciones  de  vida,  en  términos  de  su  fortalecimiento  personal  y  como  líder  comunitaria.    A  continuación  Juan  Carlos  comenta  que  en  2010  la  Fundación  introducirá  el  tema  de  las  masculinidades en sus proyectos, pues considera que la construcción social hegemónica de  la masculinidad está presente como un elemento de riesgo para la seguridad de la población  trans e incluso para toda la sociedad. A propósito de esto, informa que en el mes de octubre  69


una de las líderes trans de Santafe fue asesinada, y de ahí la necesidad de abordar el tema  directamente.  2. Masculinidades en la guerra y guerras masculinizadas: apuntes para una mirada de  Género a la masculinidad de varones en procesos de desmovilización y reintegración en  Colombia.  Fredy Hernán Gómez Alcaráz  Consultor independiente, investigador, capacitador y conferencista en masculinidades, género,  violencias, salud sexual y reproductiva y derechos humanos. Promotor en Colombia del tema de las  masculinidades desde 1996 y del primer Encuentro Nacional de Masculinidades en Colombia en el año 2000.  Asesor de entidades nacionales e internacionales en estos temas. Autor y coautor de varias publicaciones al  respecto.   

      

Fredy expresa  que  desea  aportar  algunos  elementos  a  la  reflexión y explicación acerca de las relaciones existentes entre  las  masculinidades  y  las  prácticas  violentas  perpetradas  en  Colombia en confrontaciones militares propias de la guerra, en  acciones  de  dominación  a  poblaciones  civiles,    y  en  las  efectuadas en otros momentos y frente a otros actores, como  la  familia,  las  mujeres,  la  comunidad  barrial  o  laboral,  que  suelen  poner  afuera  de  lo  que  convencionalmente  se  conoce  como propio de la guerra.    Estas  reflexiones  surgen  de  una  mirada  específica  de  género  aplicada  a  los  relatos  y  percepciones de hombres y mujeres desarmados, desarmadas, desmovilizadas y en proceso  de  reintegración  social  que  hicieron  parte  de  las  estructuras  políticas  y  militares  de  las  guerrillas   de   las   FARC   y   del   ELN   y   de  grupos  paramilitares  adscritos  a  las  AUC  – mayoritariamente hombres‐.     Varios  de  los  relatos  fueron  obtenidos  en  el  marco  de  una  serie  de  talleres  de  formación  sobre  prevención  de  violencia  intrafamiliar  e  identidades  masculinas,  gestionados  por  la  Consejería  Presidencial  de  Equidad  para  las  Mujeres,  la  Alta  Consejería  Presidencial  para  la  Reintegración y la Universidad de Antioquia, durante el año 2008.    Para  iniciar  Fredy  Gómez  plantea  el  siguiente  cuestionamiento:  ¿Es  la  guerra  una  expresión  masculinizada (y extrema) de las relaciones sociales de poder y de género o es la masculinidad  una  expresión  de  la  violencia  socialmente  construida  y,  a  veces,  legitimada  en  la  guerra?  70


“Explicar la  guerra  y  las  violencias  desde  la  masculinidad  es  una  tentación.  Explicar  la  masculinidad desde la guerra puede ser un tanto apocado. Ahora bien, no hacerlo en ningún  sentido sería la más lamentable y agresiva de las indiferencias”.     A partir del siguiente relato sobre un taller de prevención de violencia intrafamiliar, realizado  con  varios hombres  desmovilizados  y  en  proceso  de reintegración,  desarrolla varios  de  sus  planteamientos a manera de hipótesis:    “Varios hombres desmovilizados y en proceso de reintegración permanecían, ante mí, mirando  de  frente  a  una  pared  previamente  señalada  en  un  ejercicio  de  interiorización  propuesto  previamente. Lo hacían como quien mira un muro inerte, una odiosa autoridad, una dura roca  o  a  una  víctima  sin  vida,  quizás…    Sus  manos  posaban  en  el  aire  endurecidas,  sus  dedos  semidoblados y nerviosos, sus brazos cruzados, como esperando nada, con sus trapecios tan  rígidos  como  el  acero,  un  acero  tan  frío  como  sus  mandíbulas,  sus  mandíbulas  tan  fuertes  como las del cazador cuando al frente tiene al siervo bajo la mira.    Me  preguntaba  si,  allí  parados,  se  sentían  frente  a  una  pared  o  frente  a  un  siervo….  Que  pasaría si imaginariamente aquella pared se tornara un espejo para ellos… ¿verían al siervo, a  la víctima que repetidamente tuvieron ante sí o verían la dura mandíbula del propio cazador?   ¿Observarían su propio cuerpo o se preferirían invisibles? El momento no podía ser más tenso.    Continuó  el  ejercicio  invitándoles  a  que  siguieran  mirando  el  muro.  Ahora,  sus  caderas  se  endurecieron  aún  más  y  no  había  duda  de  su  característica  postura  militar…  algunos  sudaban…  su  respiración  un  poco  dificultosa  anunciaba  el  roce  de  un  dolor,  una  angustia…  tanta  pasividad  les  resultaba  insoportable,  peligrosa,  incluso  amenazante  y  empezaba  a  no  tener sentido permanecer de pie. Pero ¿cómo argumentar cansancio o desobediencia en medio  de un taller amable como el que se había desarrollado hasta ahora?  Simplemente tenían que  permanecer mirando a una pared. Parecía ser un objetivo sencillo.    Su memoria les traicionaba por momentos. Algunos dijeron recordar la voz que les ordenaba  pasar  al  frente  para  ejecutar  por  décima  ocasión  el  mismo  cuerpo  inerte  de  una  víctima  mientras  que  en  otros,  aquella  vez  en  que  tuvieron  que  correr  y  correr  por  las  selvas,  enamorados  de  su  compañera,  huyendo  de  una  bala  proveniente  de  un  consejo  de  guerra  compuesto  por  los  que  hasta  ese  momento  habían  sido  sus  mandos  y  también  sus  mejores  amigos.  Otros  trajeron  traicioneramente  a  su  memoria,  los  golpes  que  su  padre  les  infringió  durante su infancia a ellos, a su madre y hermanas. Unos más recordaron sus propios apodos…  “el implacable”, “el crucificador, “el sucio”…    Les pregunté, ¿qué significa ser hombre? Para cada quien, luego de solicitarles que no miraran  más hacia aquella pared. Entonces, unos dijeron “sí… esa es la pregunta… ¿qué significará?”.  A lo que alguien respondía: “Pues yo creo que… no... no se”  Uno de los más rígidos se quedó  completamente  callado  y  el  otro,  el  de  más  acero,  el  de  la  mandíbula  más  rígida,  me  impresionó cuando nos dijo: “A mí… se me olvidó que era ser hombre”.    No  pude  más  que  dar  un  paso  atrás.  Sus  palabras  se  hicieron  cuerpo  en  mí.  Me  impactaron  haciéndome  retroceder  y  encoger  levemente  mi  propio  vientre.  No  sabía  si  lo  que  sentía  era  71


dolor, temor o una total incertidumbre… No se podía decir nada tras esa frase aunque varios  hicieron  eco  de  aquellas  palabras. Esta había  sido una  respuesta  en  extremo  sincera pero no  dejaba nada en claro. Su honestidad traía oscuridad. ¿Por qué no siempre la verdad alumbra?  Será porque lo que ilumina duele más o no merece ser visto.    Mirando el muro, sólo habían transcurrido algo más de un minuto. Lo que yo quería saber era  solamente, qué significa ser hombre a partir de las viejas y las nuevas condiciones de militancia  y  su  desmovilización.  Era  sólo  un  ejemplo.  Una  particular  manera  de  formular  aquella  pregunta. Esperaba un “no lo se”, una mirada perdida o evasiva, un gesto descomprometido,  desconcertado o cansado. Esperaba un hombre confundido por la pregunta y no a un grupo de  hombres confundidos por su respuesta: “… se me olvidó…”    ¿Este era un grupo de hombres que, en realidad, eran dos hombres?: el hombre de antes y el de  después  de  olvidarlo.  ¿Quien  son,  pues,  ahora?  Cómo  establecer  un  significado  en  clave  de  género  acerca  de  su  propia  vida  en  alguien  que  ha  olvidado  lo  que  era  ser.  ¿Cómo  pensar  proyectivamente, propuestas de acción y de trabajo con hombres si este significado tan vital se  encuentra  refundido?  Aún  más,  me  preguntaba  ¿cómo  saber  en  qué  se  diferenciarían  sus  comportamientos  e  imaginarios  de  los  de  cualquier  otro  hombre  colombiano,  incluidos  aquellos  dispuestos  a  la  agresión?  ¿Hacia  dónde,  exactamente,  dirigir  esfuerzos  que  deconstruyan valores y símbolos que están masculinizado entornos propicios para la guerra en  Colombia?...    … Frente a otra pared, haciendo el mismo ejercicio, habían permanecido de pie las esposas o  compañeras de algunos  de ellos.  Mujeres que también vivieron el terror en sus propias vidas  pero  que  adicionalmente,  ahora  enfrentan  el temor  frente a  la posibilidad  de sufrir violencia  conyugal o intrafamiliar en sus cuerpos y casas. Varias lo manifestaron velada o explícitamente  en otros momentos…”.   

A partir  de  este  conjunto  de  percepciones,  deducciones  e  informaciones,  el  ponente  comparte las siguientes hipótesis:    1. La  guerra  puede  ser  vista  como  un  re‐ordenador  de  las  jerarquías  de  género  masculinas  que  la  sociedad  civil  no  logró  resolver  oportunamente  para  algunos  hombres. Esto quiere decir que la sociedad civil, junto con el mundo de la cultura y lo  simbólico,  no  alcanzó  a  ordenar  de  modo  claro,  para  aquellos  hombres  que  incursionaron en uno o varios de los ejércitos, el espectro jerárquico masculino de las  relaciones  sociales  de  género.  Dichos  varones  encontraron,  entonces,  en  la  pertenencia  a  un  grupo  armado  un  ordenador  supremo  y  aceptable  de  su  posición  subjetiva de poder y de género.  2. La  guerra  puede  entenderse  como  un  espacio  legitimado  para  los  excesos.  Pero  entre  ellos  se  destaca  con  particular  atención  los  ejercicios  violentos  que  perpetran  los hombres y no las mujeres como un continuum de sus representaciones y ejercicios  72


de poder.  La  guerra  opera  como  un  instrumento  legitimador,  a  posteriori,  de  la  violencia masculina.  3. ¿Es  la  guerra  la  continuación  de  las  inequidades  y  políticas  dominantes  de  género?  Inequidades  ya  develadas  por  otros  discursos  sobre  la  pobreza  y  la  propiedad,  la  exclusión y los privilegios, etc. O simplemente, ¿es la guerra una expresión extrema  de la intolerancia que comparten unos y otros grupos armados respecto de lo que se  exprese  como  diferente?  En  cualquiera  de  las  dos  opciones  la  definición  de  guerra  compromete una visión masculina de la justicia y no solamente una participación de  los hombres como guerreros, soldados o héroes de ella. Visión que suele extenderse  más allá de la confrontación militar a los pactos de no agresión, tregua, negociaciones  de  paz  y  procesos  de  reintegración  a  espacios  civiles,  familiares,  laborales  o  grupos  pacíficos. En tal sentido, no se trata solamente de una encarnación de las identidades  en  cuerpos  masculinos  dispuestos  a  la  guerra  sino  también,  de  una  serie  de  simbolizaciones  que  se  hacen  realidad  en  las  relaciones  sociales  de  género,  los  mensajes sociales,  los valores  que  se  reproducen  y  las  instituciones que  se  levantan  para sostener o justificar el conflicto armado, en este caso.  4. La guerra es, entre otros, un mecanismo eminentemente masculino dispuesto para la  reubicación  de  las  fronteras  sexuales  y  étnicas  de  una  sociedad  que  previa  al  conflicto armado o durante él acepta las nuevas fronteras.  5. En el reordenamiento del orden de género y etnosexual, la guerra se convierte en un  ejercicio con valor que trasciende el combate militar y permite la legitimación de la  violencia en otros espacios sociales posteriores a la desmovilización de los guerreros  como efecto de su postura de poder frente al otro u otra, refiriéndose a las mujeres,  los  niños,  las  niñas,  la  familia  y  otros  espacios  e  instituciones  sociales.  Señala  que  particularmente  en  el  caso  de  Antioquia  los  niveles  de  violencia  intrafamiliar  se  han  elevado notoriamente en las etapas posteriores a la desmovilización.  A  continuación,  expone  algunos  aspectos  particulares  que,  aluden  directamente  a  la  construcción de identidades genéricas masculinas y no sólo a la caracterización política del  conflicto colombiano.  1. El cuerpo y el cuerpo del otro. En particular, el del varón enemigo durante el combate  propiamente dicho y el cuerpo de la mujer cuando se refiere a la apropiación sexual y  simbólica y a la aniquilación cultural del enemigo. Ambos cuerpos se convierten en el  campo de confrontación por la identidad guerrera y triunfante.    73


“Le dimos a un pez gordo y eso nos hizo importantes en la región donde estábamos  entrando… no era cualquiera… era un pez gordo…”  (Hombre desmovilizado de los paramilitares)  “La idea no era quemar ese pueblo sino hacer una presencia militar que recordara  nuestra presencia en toda la región (…) y la capacidad militar que teníamos (…) pero  el operativo no salió como se planeó (…) Los recordamos como héroes…”  (Hombre desmovilizado de la guerrilla) 

2. La posesión  de  la  posesión  del  contrario,  esto  es,  de  la  mujer.  En  donde  puede  apreciarse el desarrollo de un continuum del poder y de la guerra de los hombres, por  ser  ellas  parte  de  los  territorios  simbólicos  y  físicos  en  los  que  se  conquista  una  identidad  dominante  en  el  mundo  jerarquizado  de  las  relaciones  de  poder  y  en  el  mundo de las relaciones jerárquicas del plano militar. El espacio del grupo armado o el  de  la  familia  o  el  del  barrio  y  la  comunidad  no  son  más  que  correlatos  del  cuerpo  poseído  o  del  cuerpo  por  poseer,  actividades  propias  que  distinguen  al  varón  guerrero.   Sobre las identidades masculinas durante y luego del combate  Fredy  explica  que  una  idea  muy  común  alrededor  del  guerrillero  o  del  paramilitar  suele  basarse  en  su  desempeño  como  hombre  (rol  de  género),  en  su  posición  en  el  grupo  (relaciones de género) y en el imaginario mítico que casi siempre se levanta a su alrededor (el  mundo simbólico de lo masculino y lo femenino, el mundo del género): ser importante.   Esto,  que  puede  ser  visto  como  un  concepto,  en  la  práctica  se  traduce  como  hacer  algo  importante (“limpiar una zona” o “tomarse una zona”), portar consigo algo importante (el  arma  que  vale  más  que  su  portador  porque  fue  recuperada  en  combate,  un  secreto  de  la  máxima importancia, vigilar o escoltar un personaje importante o tener insumos estratégicos  para el combate), representar ante los y las demás lo verdaderamente importante, el mando,  el orden, la victoria o el terror.    “El proyecto (político) estaba por encima de los hombres. El objetivo era triunfar  y hacer lo  que hubiera que hacer para logar el objetivo (político). Se pasaba por encima de lo que  fuera o de quien fuera para cumplir con eso: eso era lo realmente importante… en esa  medida uno es importante, pero nada más…”  (Hombre desmovilizado de la guerrilla) 

74


Esta lógica llega  a justificar la guerra y las prácticas de horror a quienes se comprometan con  dicho  núcleo  simbólico.  Desde  el  planteamiento  de  las  guerras  por  territorios  o  rutas  comerciales,  pasando  por  las  propuestas  para  la  liberación  o  unificación  nacional,  hasta  las  llamadas guerras preventivas, se suele justificar la actuación de los ejércitos por la vía de la  realización de lo verdaderamente importante; mediado en el discurso ya sea por el proyecto  político, el rescate de bienes, la patria, la paga, el territorio o la supervivencia. Según dicha  lógica es a esto a lo que los hombres deben dedicar sus mejores esfuerzos y días. Es su sino,  su esencia y su trágico final, también.  Frente a las diversas maneras de ser hombre aún en medio de la guerra, señala que no es lo  mismo un hombre urbano que uno rural, académico que iletrado, de clase media que popular  y particularmente en el mundo de las relaciones sociales intragenéricas del ámbito militar y  guerrero.   Señala  que  los  hombres  pertenecientes  a  sectores  populares  en  situación  de  pobreza,  miseria  o  desempleo  pueden  encontrar  en  este  contexto  situaciones  de  riesgo  que  posibiliten  o  alienten  su  ingreso  a  las  filas  de  ejércitos  irregulares.  Es  también  un  hecho  conocido el que, según los mandatos simbólicos de la masculinidad hegemónica, dicho varón  no esté cumpliendo con el mandato cultural de ser proveedor y protector de su familia o de  las mujeres. ¿Este hecho alienta, entonces, su participación en grupos armados que proveen,  conquistan,  protegen  y  hacen  justicia  por  su  propia  mano?  ¿Acaso  encuentra  en  dicha  pertenencia un espacio social compensatorio a su falta como hombre?  Se  pregunta  entonces:  ¿Qué  aspectos  de  la  identidad  masculina  emergen  en  el  hombre  desmovilizado si el colectivo armado al que pertenecía era quien le suministraba identidad,  algún sentido de pertenencia y seguridades de diverso orden, en tanto hombre?  Si bien, lo  relativo  de  afirmar  “como  hombre”  salta  a  la  vista,  puede  ser  apropiado  para  casos  en  los  que  algunos  varones  sienten  que  su  masculinidad  se  desarrolla,  se  ejerce  o  prospera,  en  ámbitos  armados,  guerreros  o  militares  en  el  marco  de  una  masculinidad  heterocentrada,  falocéntrica y ciertamente misógina.      “… El lesbianismo  allá casi no se ve y si lo hay es demasiado oculto (…) en el caso de los   hombres si se veían casos pero tema tabú.  Pobrecito el joven que se dejara  reconocer  como gay era sometido a críticas, burlas y fusilado…  así de simple.  De hecho el tema de la  homosexualidad  allá es considerado como una falta a la disciplina revolucionaria y por lo  tanto tiene estas sanciones.   

75


“(…) Por ejemplo el tema de la masturbación en un hombre era normal que lo hiciera allá  pero si una mujer lo hacía era sometida a la burla y la censura, claro imagínate en la  mentalidad de ellos una mujer masturbándose y tanto hombre con deseos…”  (Mujeres desmovilizadas de la guerrilla) 

Recomendaciones dirigidas al estudio y trabajo con perspectiva de género con hombres en  procesos de desmovilización y reintegración  Desde  la  perspectiva  del  ponente,  la  violencia  ejercida  en  el  marco  del  conflicto  militar  así  como  la  ejecutada  al  interior  de  las  familias  o  las  parejas,  etc.,  se  dejan  ver  como  acciones  concientes que por lo general se perpetuán.  Así que, “o se rompe totalmente con el modelo  de masculinidad que subyace a tales hombres y al ambiente social y político que lo promueve o  estaremos condenados a la repitencia física y simbólica de su violencia en este o cualquier otro  espacio que asimile como correlato de su búsqueda identitaria de género”.  Fredy  propone  que  una  posible  intervención  alrededor  de  las  problemáticas  comentadas  debe mantener el trabajo y la reflexión sobre el cuerpo, la autoestima, la comunicación y las  nociones de cuidado y autocuidado, entre ellas la salud mental, sexual y reproductiva, como  ejes centrales de las motivaciones y acciones que se propongan. No sólo por las amenazas de  violencia  posteriores,  como  la  violencia  intrafamiliar;  sino  porque,  además,  su  experiencia  vivida  en  el  conflicto  armado  logró  diseñar  un  tipo  de  cuerpo  endurecido,  acorazado,  resistente  a  la  expresividad  y  al  sentimiento  y  poco  presto  a  considerar  el  dolor  o  las  necesidades  de  quienes  le  rodean.  Situación  que  en  buena  medida  se  traslada  a  la  cotidianidad de su núcleo  familiar, pues se corporaliza el género, tanto como se corporaliza  la inequidad y la violencia o la justicia y la equidad.  Las vivencias sostenidas en la guerra resultan aún muy cercanas a la memoria y al cuerpo de  varios de ellos y ellas. En muchos de ellos y ellas  el no querer repetir acciones violentas es un  deseo  lo  suficientemente  fuerte  como  para  no  desear  introducirse  en  los  terrenos  de  la  agresión interpersonal. Resulta interesante que varios y varias se autoperciban y presenten  como  potenciales  trabajadores  y  trabajadoras  por  la  paz,  si  bien,  las  personas  que  se  desmovilizan  por  voluntad  propia  parecieran  manifestar  un  arraigo  por  la  vida  algo  más  evidente que quienes lo hicieron de forma colectiva sujetos a una decisión superior o ajena a  su voluntad propia.       

76


3. Efectos de las violencias en la vida de las mujeres y los hombres en el desarrollo de la  subregión del Sur Oeste Antioqueño.  Aicardo Villa y Carlos Arturo Gallego  Aicardo es líder comunitario, participante del proceso organizativo de las mujeres en el sureste  antioqueño, coordinador y promotor del grupo impulsor de las nuevas identidades masculinas en Medellín.  Carlos Arturo, representante de la constituyente de Antioquia, líder comunitario en el trabajo con víctimas  del conflicto armado, integrante del grupo impulsor de las nuevas identidades masculinas en Medellín. 

    Aicardo  Villa  inicia  su  intervención  haciendo  un  reconocimiento  a todas y cada una de las mujeres que  a  través  de  la  historia,  han  trabajado  e  incluso  han  entregado  sus  vidas  para  que  las  mujeres  y  los  hombres  aquí  presentes  construyan  otras  formas  de  ser  y  estar  en  este  mundo.  Resalta  que  gracias  al  feminismo y a las mujeres feministas muchos hombres  se  estén  preguntando  en  la  actualidad  por  sus  masculinidades.     Presenta  a  continuación  el  contexto  social  y  político  de  la  subregión  del  Sur  Oeste  Antioqueño,  como  marco  para  hablar  del  tema  de  la  construcción  de  las  masculinidades.  Afirma  que  el  sureste  antioqueño  está  conformado  por  23  municipios,  con  una  población  aproximada de 550mil habitantes, cuya base económica ha sido el cultivo del café y en menor  proporción, el carbón.    La  describe  como  una  región  de  costumbres  religiosas  muy  arraigadas  enmarcadas  en  una  fuerte  ideología  conservadora,  que  no  acepta  ni  respeta  la  diferencia.  Históricamente  ha  estado caracterizada por una cultura patriarcal y por una institucionalidad (religiosa, política,  familiar, educativa) que posibilita el predominio de lo masculino sobre lo femenino.    Explica que en el suroeste antioqueño se han instalado grandes haciendas cuyos propietarios  obedecen  a  unas  pocas  familias  adineradas,  en  las  que  el  “patrón”  decide  no  solamente  sobre el destino de su familia,  sino sobre las familias que están a su servicio, reforzándose  con ello la imagen del hombre como ser supremo, amo, dueño y señor de todo, hasta de las  mujeres y con el poder para manejar la economía, la política, el deporte, etc.    77


Este hombre desarrolla una vocación benefactora con la cual trasmite la imagen paterna de  proveedor. De una parte es un padre responsable, que cumple con sus obligaciones (llevar la  plata  y  el  mercado  al  hogar)  y  de  otra,  sostiene  relaciones  con  diferentes  mujeres  simultáneamente,  con las cuales tiene varios hijos. Esta situación conocida por la comunidad  no  es  censurada;  por  el  contrario,  se  justifica  y    reconoce  como  ejemplo  de  hombría  y  se  transmite de generación en generación como modelo a seguir.    Desde  esta  perspectiva,  como  señala  Aicardo  Villa  se  “autoriza”    a  los  hombres  a  ejercer  violencia  contra  las  mujeres  y  las  niñas  por  su  condición  de  género,  e  inclusive  hacia  otros  hombres  (niños  y  jóvenes)  por  considerarlos  “inferiores”,  ya  sea  por  su  condición  social  o  económica. De igual forma se autorizan prácticas violentas en contra de ellos mismos, lo que  los  lleva  a  convertirse  en  los  mayores  consumidores  de  alcohol,  drogas  y  todo  tipo  de  sustancias psicoactivas. Esta situación hace que algunos descuiden sus responsabilidades en  la  familia  y  que  las  mujeres  ‐en  su  mayoría  analfabetas‐,  se  vean  abocadas  a  asumir  responsabilidades en la manutención de sus hijos e hijas  y hasta del mismo  hombre.    En los albores de los años 80 se presenta una situación de crisis económica a nivel mundial  que  afecta  el  precio  del  café,  el  cual  cae  considerablemente.    Campesinos  y  campesinas  reciben ofertas  “atractivas” y comienzan a vender sus tierras, migrando hacia zonas urbanas  de  los  municipios  donde  no  encuentran  que  hacer  por  su  baja  capacidad  de  absorción  de  mano de obra no calificada.    La situación de desempleo y extrema pobreza se convierte en caldo de cultivo para que los  grupos armados legales e ilegales incorporen con facilidad hombres en sus filas  como única  alternativa  para  la  consecución  de  dinero,  a  fin  de  responder  a  las  necesidades  de  sus   familias.     El  ponente  precisa  que  quienes  ocupan  las  tierras  de  los  campesinos  y  campesinas  fueron  personas  adineradas  que  consiguieron  su  dinero  de  forma  ilícita.  Prueba  de  ello,  es  la  cantidad  de  propiedades  que  se  encuentran  cursando  procesos  de  extinción  de  dominio  actualmente. Cuando estas personas llegan a la zona rural de los municipios, se instala la idea  del “dinero fácil y rápido” y  de la mano de esta lógica aparece el sicariato, el proxenetismo,  la prostitución masculina y femenina de jóvenes, el tráfico de drogas, etc.   Las  tierras  también  son  adquiridas  por  personas  adineradas  de  la  misma  región  como  políticos  y  empresarios,  alrededor  de  los  cuales  gira  la  economía  de  los  municipios.  Por  la  “necesidad  de  protección”  y  ante  la  ausencia  del  estado,  se  permite  la  conformación  de  grupos  paramilitares  quienes  se  ubican  en  zonas  estratégicas  de  la  región  con  la  idea  de  78


desterrar la  guerrilla  posicionada  en  algunos  municipios  como  Urrao,    Betania,  Betulia,  Ciudad Bolivar, Montebello.    Pero, ¿qué tiene que ver esta situación con las masculinidades? Pregunta Aicardo Villa. Para  responder,  Carlos  Arturo  Gallego  señala  que  los  hombres  que  se  vinculan  a  los  grupos  armados ‐y con el poder que les otorgan las armas‐, asumen comportamientos violentos al  interior  de  sus  familias.  A  nivel  comunitario  se  exacerba  la  violencia  en  zonas  de  influencia  (veredas,  corregimientos  o  municipios),  reforzándose  el  paradigma  que  plantea  que  los  hombres  deben  ser  fuertes,  agresivos  y  que no  deben  dejarse  “joder  por  nadie”,  lo  cual  se  convierte en una lección pedagógica para niños y jóvenes que comienzan a sentir atracción  por las armas.    Tener  un  arma  significa  obtener  lo  que  se  quiere,  incluyendo  a  las  mujeres,  quienes  se  convierten    en  botín  de  guerra,    ya  sea  por  venganza  o  como  estrategia  de  provocación  del  contrario.  Un  análisis  hecho  por  mujeres  y  hombres  pertenecientes  al  denominado  proceso  subregional  del  Suroeste,  indica  que  la  situación  crítica  del  contexto  social,  cultural y económico,  obliga a las mujeres a soportar  malos  tratos  por  parte  de  familiares,  conocidos  y/o  actores armados.    Según  este  estudio,  se  ha  identificado  un  alto  porcentaje  de  mujeres  adultas,  jóvenes  y  niñas  abusadas  sexualmente;  un  incremento  de  la  prostitución y la violencia intrafamiliar cometida por  la pareja (hombres), hermanos y padres  y,  un  recrudecimiento  de    la    feminización  de  la  pobreza  que  se  refleja  en  que  las  mujeres  están asumiendo la jefatura familiar. Así mismo, ha aumentado el interés de las mujeres niñas  y  jóvenes  por  soldados  y  actores  armados  y el  chantaje  y manipulación  socioeconómica  de  estos hombres para conseguir “favores sexoafectivos” de parte de las mujeres.    Esta dinámica social, refleja unas prácticas violentas de los hombres contra las mujeres; pero,  también contra sí mismos especialmente en el marco de la guerra, porque están atentando  contra  su  integridad  personal  al  exponer  su  cuerpo  al  arma  del  enemigo  y  al  asesinato  de  otros, independientemente de las consecuencias que de estos hechos se deriven.     79


En el  terreno  de  la  cotidianidad  y  al  margen  del  conflicto  armado,  prácticas  ancestrales  de  consumo de licor y sustancias psicoactivas,  conducción de motocicletas y vehículos a altas  velocidades  y  bajo  los  efectos  de  esas  sustancias,  han  sido  causantes  de  muertes  accidentales  de  hombres  jóvenes  y  adultos,  lo  que  refleja  la  ausencia  de  una  ética  de  autocuidado.     Entendiendo este panorama y cómo influye en la construcción de las masculinidades en esta  subregión,  los  expositores  deciden  unirse    al  proceso  subregional  de  mujeres  del  suroeste  antioqueño, espacio en el que se ha iniciado una lectura del contexto, una reflexión sobre las  formas  de  ejercer  las  violencias  masculinas,  así  como  de  las  consecuencias  que  éstos  comportamientos traen a sus vidas y a la vida de quienes los rodean (mujeres, hijos, hijas y  demás). Así mismo, han definido acciones para propiciar la transformación de esa prácticas  en favor de todos y todas, para adquirir un compromiso con esta transformación.    4. Hombres y mujeres fragmentados/as en su integralidad por las violencias.             Angélica Torres Quintero – Consultora Fundación Cedavida  Psicóloga y magister en Política Social de la Universidad Javeriana, con amplia experiencia en investigación social,  procesos  de  formación  y  evaluación  de  iniciativas  en  Educación  para  la  Paz  y  Cultura  de  Paz  con  comunidades  vulnerables  y  víctimas  de  la  violencia  política.  Actualmente  es  consultora  externa  de  la  Fundación  Social  Colombiana  Cedavida  en  temas  relacionados  con  la  equidad  de  géneros  y  en  planeación  estratégica.  También  es  consultora  de  la  Corporación  Otra  Escuela  para  asuntos  relacionados  con  la  calidad  educativa  y  coautora  de  la  última  publicación  de  la  Fundación  Cedavida  “¿Por  qué  vincular  a  hombres  en  la  consolidación  de  la  equidad  de  géneros?: una apuesta integral y relacional”. 

Angélica Torres agradece la invitación realizada desde la  naciente  Red  Colombiana  de  Masculinidades  No  Hegemónicas,  al  considerar  el  Encuentro  como  un  espacio  propicio  para  reflexionar  sobre  la  importancia  de  conformar  alianzas  entre  hombres  y  mujeres,  instituciones  gubernamentales  y  organismos  de  cooperación,  para  construir  escenarios  que  favorezcan  la equidad de géneros y avanzar  hacia la consolidación  de  culturas  de  paz  sostenibles  en  Colombia.  Luego  explica  que  leerá  su  ponencia,  tratando  de  puntualizar  en  algunos  aspectos,  teniendo  en  cuenta  la  brevedad  del tiempo.  80


Señala que  el  lugar  desde  el  cual  hablará  será  el  de  compañera.  Compañera  afectiva,  de  trabajo,  de  luchas,  sueños  e  ilusiones  compartidas  y  refutadas  con  algunos  hombres  a  lo  largo  de  su  vida.  Agrega  que  es  a  partir  de  esas  experiencias  de  encuentro,  en  las  que  ha  podido descubrir que es posible resistirse a coincidir irremediablemente con los modelos de  masculinidad  y  feminidad,  impuestos  por  un  sistema  patriarcal;  comprender  que  no  es  una  utopía  la  reconciliación  con  todos  los  aspectos  de  su  ser,  con  todas  las  posibilidades  y  potencialidades  de  la  condición  humana  y  en  esa  medida  avanzar  hacia  la  construcción  de  espacios  de  verdadero  encuentro  y  enriquecimiento  personal  entre  hombres  y  mujeres,  entendiendo tal  reto como un proceso de avances y retrocesos.  A  continuación  comparte  brevemente  algunas  reflexiones  consignadas  en  el  libro  ¿Por  qué  vincular a los hombres en la consolidación de la equidad de géneros? –del cual es coautora‐.    La violencia: el mecanismo con el cual opera el paradigma de la fragmentación    Angélica Torres señala que el paradigma dominante que está a la base del sistema patriarcal  se  fundamenta  en  la  fragmentación,  en  la  medida  en  que  configura  al  hombre  y  a  la  mujer  como seres en contradicción y lucha permanente. Se es masculino en tanto se es opuesto a lo  femenino y en tanto existen evidencias suficientes para demostrarlo.   Por  consiguiente,  el  paradigma  de  la  fragmentación  mutila  a  los  seres  humanos,  a  los  hombres  y  a  las  mujeres,  imponiéndoles  un  modo  de  pensar,  sentir  y  actuar  restringido  e  irreconciliable. Las posibilidades y potencialidades humanas son reducidas y la medición de  fuerzas ha producido el histórico, repetitivo y trágico desenlace en el que lo femenino se ve  sometido irremediablemente al dominio de una masculinidad hegemónica y nociva tanto para  las mujeres como para los mismos hombres.   Explica  que  no  resulta  extraño  desde  esta  lógica,  que  las  violencias  sean  utilizadas  como  recursos  habituales  para  tramitar  las  diferencias,  ya  que  bajo  un  imperativo  competitivo  aquellas  características  que  han  obtenido  una  valoración  social  positiva,  se  han  impuesto  marginando, excluyendo e incluso eliminando a aquellas características que se distancian o  rompen con estos parámetros.  Como  parte  de  este  proceso,  la  diferencia  ha  sido  interpretada  como  causa,  condición  y  oportunidad  para  el  ejercicio  de  la  estigmatización,  la  discriminación,  la  exclusión,  el  juzgamiento  y  la  eliminación  del  contrario.  Se  castiga  y  reprime  la  diversidad  a  través  de   episodios  de  genocidio  étnico,  político,  religioso  y  por  motivos  de  géneros  que  ocurren  alrededor del mundo, traspasando el tiempo y el espacio y, conservándose en la actualidad,  incluso con matices más sutiles y simbólicos, pero igualmente devastadores.   81


Para dimensionar  un  aspecto  inicial  de  la  complejidad  del  ejercicio  de  las  violencias  en  Colombia,  la  expositora  señala  la  importancia  de  conocer  algunas  cifras  reportadas  por  el  Instituto  Nacional  de  Medicina  Legal  y  Ciencias  Forenses  en  2008.  Durante  este  año,  se  obtuvo  una  tasa  de  34  homicidios  por  cada  100.000  habitantes.  De  estos,  en  el  92%  de  los  casos  se  presume  que  el  agresor  fue  hombre.  Si  bien,  se  aprecia  una  leve  disminución  de  homicidios  contra  las  mujeres  con  respecto  al  año  anterior,  en  2007  se  presentó  un  incremento significativo registrándose un total de 1.123 mujeres víctimas, para un promedio  de tres mujeres asesinadas diariamente (Rozo, P. y Ramírez, M. 2007: 281), 52 de ellas por sus  compañeros permanentes (Forensis, 2008: 32).  Con  relación  a  la  violencia  intrafamiliar,  refiere  que  en  el  89%  de  los  casos  reportados  a  Medicina  Legal    las  víctimas  fueron  mujeres, principalmente  entre  los  15  y  los 29  años  y  en  relación con la violencia sexual, de los 18.864 casos denunciados, se cometieron 52 al día, lo  que equivale a 2 por hora.   En el marco de las prácticas de violencia sexual, Angélica Torres explica que en la Fundación  Cedavida se han  identificado ciertas creencias culturales y religiosas que circulan en torno a  la  sexualidad  y  la  corporalidad,  que  legitiman  e  invisibilizan  las  expresiones  violentas.  Para  ejemplificar su afirmación, describe cómo algunos hombres en proceso de reincorporación a  la  vida  civil,  con  los  que  ha  trabajado  la  Fundación,  suelen  asociar  la  violencia  sexual  directamente a la violación cometida contra la mujer en los escenarios públicos (la calle, el  barrio,  los  parques,  etc.),  dejando  por  fuera  de  este  marco  el  acceso  carnal  violento  cometido contra la esposa, compañera, novia, hija, hijastra dentro del hogar, así como otras  formas  de  vulneración  al  cuerpo  o  a  la  dimensión  sexual  de  sus  parejas.    Agrega  que  para  estos  hombres  no  es  fácilmente  comprensible  que  su  deseo  sexual  no  tenga  que  ser  satisfecho  por  sus  parejas  como  parte  de  las  obligaciones  que  adquieren  al  ser  sus  compañeras afectivas.  En lo que se refiere a la población LGBT, explica que las cifras oficiales están por debajo de  las  reportadas  por  la  ONG  Colombia  Diversa,  quien  identificó  67  asesinatos  cometidos  durante el 2008, siendo la población travesti en ejercicio de la prostitución la más afectada.  Agrega que aunque los informes oficiales no refieren datos de violencia intrafamiliar, se sabe  que muchos jóvenes ‐hombres y mujeres‐ producto de su orientación sexual, han soportado  malos tratos verbales y físicos de parte de sus padres, madres, hermanos y tíos, e incluso han  llegado a ser expulsados de sus hogares.  E insiste en que no es menos importante los casos  de discriminación laboral, en el que la orientación sexual se convierte en un factor velado de  vulneración  del  derecho  al  trabajo,  que  prima  por  encima  de  la  calidad  y  el  compromiso  profesional.  82


En medio de la gravedad de este asunto, Angélica Torres argumenta lo dramático que resulta  que los hombres no sean únicamente los principales agresores, sino también las principales  víctimas  de  algunas  expresiones  violentas.  Entre  los  1.768  episodios  de  violencia  callejera  reportados en Colombia en 2008, en el 68% de los casos (1.195) las víctimas fueron hombres  asesinados por motivos de venganza ‐muchos de ellos relacionados con crímenes pasionales,  riñas y delitos sexuales‐.   Frente a la violencia sexual, advierte que en las estadísticas oficiales está sub representado el  número de hombres víctimas de violación, producto de sentimientos como la vergüenza, la  culpa,  el  miedo  y  fuertes  prejuicios  que  rodean  la  sexualidad  masculina.  Destaca  en  consonancia  con  Gary  Barker,  que  contrario  a  la  creencia  popular  según  la  cual  son  generalmente los hombres homosexuales quienes cometen violencia contra otros hombres,  los perpetradores de estos ataques sexuales son en su mayoría hombres que se identifican  como heterosexuales.   En el marco del conflicto armado colombiano, recuerda la problemática de la violencia sexual  como una estrategia o arma de guerra eficaz, fundamentada en la Ley del silencio. La mujer ó  el hombre víctima del dominio del otro, calla, no habla de su dolor,  lo mantiene en reserva.   Advierte  que  el  ejercicio  de  las  violencias  no  culmina,  ni  tampoco  inicia  con  el  involucramiento  directo al conflicto armado –en calidad de víctima o de actor armado‐. La  Fundación Cedavida ha encontrado que antes del desplazamiento e incluso de la vinculación  directa  a  la  guerra,    la  condición  de  dominación/sumisión  propia  del  sistema  patriarcal  ha  estado presente en la mayoría de los territorios rurales y urbanos, permeando las dinámicas  familiares y relacionales de diferentes contextos (la escuela, el trabajo, la calle, etc).  Ahora bien, fenómenos como el desplazamiento forzado y los procesos de desmovilización y  reincorporación  de  actores  armados,  agudizan  estas  expresiones  de  violencias  de  géneros,  motivadas  por  los  cambios  socioculturales  que  trastocan  los  roles  tradicionalmente  asumidos por hombres y mujeres para garantizar la supervivencia, cuestionándose el papel  del  hombre  como  proveedor  económico  y  la  función  reproductiva  y  doméstica  asignada  históricamente y de manera exclusiva a la mujer.   Así, el proceso sociocultural de fragmentación reflejado en refranes populares como “el que  no está conmigo está contra mí”, “el fin justifica los medios” ó “divide y reinarás”,  ha sido un  camino  eficaz  para  posibilitar  la  dominación  a  través  de  la  escisión  y  la  desintegración,  posibilitando  a  su  vez  que  ciertas  situaciones  y  expresiones  de  violencia  sean  socialmente  legitimadas  como  “justificables”  e  imposibilitando  que  las  diferencias  sean  asumidas  como  verdaderas oportunidades de crecimiento individual y colectivo.  83


Angélica Torres agrega que mantener un orden social fundamentado en la fragmentación ha  producido  una  alta  dosis  de  sufrimiento  a  las  mujeres,  receptoras  de  los  rigores  de  un  ejercicio de dominación masculina; pero también un sufrimiento silencioso en los hombres,  quienes  permanentemente  tienen  que  estarse  probando  y  probándole  a  otros  ‐hombres  y  mujeres‐  su  fuerza  y  capacidad  de  control  de  sus  emociones,  sin  poder  exteriorizar  que  también sienten miedo, incluso que sienten miedo de sentir miedo, que son vulnerables, que  aman y que necesitan ser amados como cualquier otro ser humano.   Concluye  su  intervención  señalando  que  en  la  construcción  de  este  orden  social  han  participado  tanto  hombres  como  mujeres.  Incluso  aquellos  hombres  y  mujeres  que  no  han  ejercido  directamente  la  violencia  física,  pero  que  en  los  procesos  de  crianza  y  en  sus  relaciones  interpersonales  han  reproducido  las  creencias  que  legitiman  el  machismo,  ó  simplemente  que  con  su  silencio  e  indiferencia,  permiten  que  la  violencia  de  géneros  continúe.  Aún  así,  resalta  que  no  es  irremediable  esta  situación  ya  que  el  ejercicio  inequitativo  del  poder en el que se sustentan las relaciones de géneros y que legitiman el uso de la violencia,  son  construcciones  y  aprendizajes  sociales,  susceptibles  de  deconstruir,  desaprender  y  transformar.  Esta  comprensión  resulta  esperanzadora  en  tanto  parte  de  entender  que    los  seres  humanos  no  son  naturalmente  violentos,  sino  que  generación  tras  generación  han  aprendido  y  reproducido  esta  práctica  a  tal  punto  de  “naturalizarla”  y  utilizarla  como  el  mecanismo  privilegiado  y  “eficaz”  para  resolver  los  conflictos  y  satisfacer  las  necesidades  existenciales, de supervivencia y consumo.   A  su  vez,  plantea  que  esta  tesis  permite  comprender  el  ejercicio  de  las  violencias  no  circunscrito  exclusivamente  a  los  hombres,  rompiendo  con  la  ecuación  que  iguala  a  los  hombres con el inevitable ejercicio de las violencias. Angélica Torres señala que las mujeres  no  han  escapado  a  esta  forma  de  socialización.  El  patrón  de  dominación/sumisión  ejercido  por el hombre contra la mujer se reproduce de forma epidémica  hacia otros y otras que en el  contexto familiar suelen ser con mayor frecuencia los niños y niñas, quienes a su vez ejercen  esta misma práctica con otros niños o niñas más pequeños/as o más frágiles, configurándose  lo que en CedaVida y en varios ámbitos sociales y políticos se ha denominado la espiral de la  violencia.   Por  consiguiente,  si  se  trata  de  avanzar  en  el  desaprendizaje  de  la  violencia  y  en  la  deconstrucción  de  los  paradigmas  legitimadores  de  las  relaciones  violentas,  la  Fundación  Cedavida propone desde su modelo pedagógico, adentrarse en el ámbito privado e íntimo de  las historias de vida de los hombres y de las mujeres para contribuir a la transformación de  situaciones  estructurales.  Trabajar  intensamente  en  la  reconfiguración  de  las  relaciones  84


interpersonales y  de  las  relaciones  de  pareja  de  manera  particular,  ya  que  éste  es  un  lugar  privilegiado donde se materializan y reproducen con mayor fuerza las creencias, imaginarios  y lógicas de poder de dominación/sumisión.  Así como transitar a partir de la experiencia vital  hacia un proceso de resignificación, en el que hombres y mujeres puedan construir un valor  social  equitativo  frente  a  las  características  históricamente  asignadas  como  femeninas  y  masculinas, al reconocer las potencialidades que tienen unas y otras.  5. Procesos de masculinización bélica como  dispositivo de seguridad. Darío Muñoz –  Colectivo Hombres y Masculinidades.  Psicólogo, candidato a Master en Estudios Culturales,  docente e investigador de la Universidad Javeriana,  miembro del Colectivo Hombres y Masculinidades y  consultor en temas relacionados con género y  masculinidades. 

      Darío Muñoz da apertura a su ponencia señalando que retomará algunos elementos que se  han tratado en intervenciones anteriores y que tienen que ver con la relación entre hombres,  masculinidades y violencias; particularmente, desde el conflicto armado. Acude entonces, a  la  reflexión  de  Fredy  Gómez  acerca  de  sí  las  masculinidades  que  practican  la  violencia  son  reflejos  o  correlatos  de  la  situación  de  violencia  generalizada  y  de  conflicto  armado  en  particular, vivido hace más de un lustro en Colombia ó, si más bien la guerra es una expresión  de  las  formas  en  las  que  las  personas  han  aprendido  a  ser  hombres  y  que  seguimos  encarnando.    Para aproximarse a esta cuestión, propone partir de dos experiencias: la primera, referida a  un ejercicio de investigación de tipo narrativo y vivencial realizado con niños, niñas y jóvenes  desvinculados de grupos armados irregulares, quienes compartieron sus experiencias de vida  antes  y  durante  su  vinculación  a  los  grupos    y  que,    a  través  de  sus  relatos  proporcionan  algunas  pistas  sobre  los  elementos  que  crean  las  condiciones  de  posibilidad  para  su  vinculación.    Desde  la  segunda  experiencia,  el  ponente  pretende  moverse  de  la  reflexión  de  las  masculinidades  guerreras,  para  plantear  un  panorama  más  general  de  carácter  cultural,  a  partir  de  una  mirada  de  extrañamiento  y  profundo  dolor  al  encontrar  que  la  situación  que  85


vive Colombia en la actualidad, tiene que ver con unas políticas y estrategias militares por las  cuales pretende resolverse el conflicto armado.    Partiendo de la primera experiencia, menciona las condiciones de posibilidad que facilitaron  la  vinculación  de  estos  niños  y  niñas  al  conflicto.  Entre  ellas,  señala  la  cohabitación  de  las  comunidades rurales con grupos armados irregulares y la manera cómo su presencia física, el  uso del uniforme militar y la correspondiente exhibición de armas termina por naturalizar la  existencia de dichos actores, produciendo una imagen o modelo que los jóvenes idealizan y  buscan incorporar para sí en su proyecto de vida.    Otros de los aspectos identificados son: la presencia de los juegos bélicos en la  infancia, ya  que muchos jóvenes ‐especialmente los hombres‐ relatan haber jugado de niños a la guerra  asumiendo  roles  opuestos  ‐unos  de  paramilitares  y  otros  de  guerrilleros‐;  la  obligación  a  desempeñar  actividades  forzosas  a  muy  temprana  edad  y  algunos  episodios  de  maltrato  infantil.     Desde el punto de vista del expositor, estos factores son centrales para entender cómo sus  cuerpos se estaban preparando a muy temprana edad para ingresar a los grupos armados y  para  desempeñarse  de  manera  efectiva  en  el  contexto  de  la  guerra,  el  cual  demanda  la  construcción  de  una  masculinidad  guerrera  en  torno  al  “aguante  físico”,  el  endurecimiento  emocional  y  la  normalización  de  la  muerte,  entendida  como  la  capacidad  para  mostrarse  insensibles  y  distantes  frente  a  la  ejecución  de  otra  persona,  que  en  muchos  casos  es  conocida o incluso, afectivamente cercana. La práctica disciplinaria militar tiene por tanto la  pretensión  de  reafirmar  ese  acorazamiento  corporal  y  desarrollar  una  “sensibilidad  indiferente” frente al dolor y la capacidad de matar al otro.     Ahora  bien,  Darío  Muñoz  señala  que  pasando  al  otro  plano,  y  desde  investigaciones  posteriores adelantadas por él,  la reflexión que quiere poner en discusión gira en torno a los  factores que inciden en la legitimación ‐tanto en hombres como en mujeres guerreros y no  guerreros‐, sobre el uso de la violencia como mecanismo para resolver  el conflicto armado  político y social del país.     Desde  esta  perspectiva,  ocurre  un  desplazamiento  en  el  foco  de  interés.  Ya  no  se  trata  de  preguntarse  por  la  masculinidad  desde  la  identidad,  sino,  de  indagar  por  los  procesos  de  masculinización  presentes  en  el  conjunto  de  la  sociedad  –tanto  hombres  como  mujeres‐  y  que  se  visibilizan  en  determinados  discursos  políticos,  incluso  en  campañas  publicitarias  tanto oficiales como para‐oficiales, en el marco del recrudecimiento de la guerra.  86


Explica que la propaganda bélica por ejemplo, pretende situar a la sociedad en una situación  que va más allá de los grupos armados, pero que tiene estrecha relación con la guerra. En ese  sentido,  la  hipótesis  orientadora  es  que  este  tipo  de  procesos  de  masculinización  forman  parte de una política de guerra que amenaza con prolongarse indefinidamente en el país.  Dicha  política  busca  exaltar  la  imagen  del  hombre  guerrero  en  el  marco  de  la  legalidad;  es  decir,  dentro  de  los  grupos  armados  oficiales  y  contrarrestar  las  manifestaciones  y  comunicados  de  los  grupos  emergentes,  surgidos  después  del  proceso  de  desmovilización  de las autodefensas, como los panfletos que hostigan a ciertos sectores de la población y en  especial  a  los  jóvenes  y,  que  en  lugar  de  posicionar  el  discurso  oficial  del  guerrero  como  héroe  ‐muy  difundido  desde  la  política  estatal  en  los  diferentes  medios  de  comunicación,  como  estrategia  persuasiva  para  motivar  la  adhesión  de  la  sociedad  civil‐,  pretenden  intimidar, estigmatizar, producir terror e inmovilizar a la población.    El expositor afirma que es común pensar que esa legitimación de la guerra como alternativa  para salir del conflicto armado está ligada más estrechamente a ciertos intereses de clase; sin  embargo,  encuentra  a  partir  de  sus  experiencias  investigativas,  que  en  algunas  localidades  marginales y populares de Bogotá existe también un consentimiento social a fortalecer y dar  continuidad  a  esa  salida  bélica.  En  ese  sentido,  concluye  que  el  efecto  producido  por  la  propaganda  bélica,  así  como  ciertos  discursos  y  figuras  que  predominan  en  los  medios  de  comunicación, han sido factores que permiten visibilizar una unificación de clases en torno a  la legitimación de la estrategia de guerra.    Antes de cerrar su intervención, Darío Muñoz señala la importancia de seguir  profundizando  en  la  pregunta  sobre  ¿cómo  se  arraiga  esa  solicitud  aparentemente  unánime  de  continuar  con la guerra como camino para alcanzar la paz? y  ¿cuál  es  el  papel  de  la  propaganda  bélica  y  sobre  todo la masculinización bélica en este proceso?    Su  intención  no  es  cubrir  con  un  halo  desesperanzador  esta  problemática,  sino  motivar  el  reconocimiento,  visibilización  y  fortalecimiento de aquellos procesos en los que  se desacata o se resiste al consentimiento por la  opción  bélica,  muchos  de  ellos  ligados  a  manifestaciones  culturales  y  lúdicas,  pero  también  a  procesos  sociales  organizativos  que  buscan  transformar  las  prácticas  violentas  que  87


se encarnan con tanta frecuencia en los cuerpos de hombres y mujeres.    Invita  por  tanto  a  que  como  resultado  de  este  Encuentro,  se  incluya  dentro  de  las  Declaraciones  de  la  Red  Colombiana  de  Masculinidades  No  Hegemónicas,  la  intensión  de  apoyar  y  visibilizar  aquellos  procesos  y  colectivos  que  existen  actualmente  y  que  están  abriendo camino para resistirse al ejercicio de las violencias;  en especial, los movimientos de  jóvenes de objeción de conciencia al servicio militar obligatorio.      

Reflexiones sobre la relación masculinidad y violencia en el contexto armado En el marco del tercer panel “Masculinidades y Violencias” Fredy Gómez sugiere una pregunta reflexiva de gran interés para presentes y futuras investigaciones en el trabajo con hombres: ¿Es la guerra una expresión masculinizada extrema de las relaciones sociales de poder y de género o, es la masculinidad hegemónica una expresión de la violencia socialmente construida y legitimada en la guerra? Las intervenciones de los diferentes panelistas parecen suscribirse en primera instancia en la segunda posibilidad, incluyendo la de Fredy Gómez, quien plantea que la guerra opera como un instrumento legitimador a posteriori de la violencia masculina; de tal suerte que, incluso después del proceso de desmovilización de los actores armados, la violencia sigue estando presente como mecanismo legítimo del ejercicio de poder frente a los otros/as, llámense éstos, pareja, hijos, otros miembros de la familia, amigos, vecinos, compañeros de estudio, etc, dentro del contexto de la civilidad. Pero previa a la vinculación directa de los hombres a la guerra, la socialización de los niños -en la que cumple un papel significativo el ejercicio de las violencias como patrón de relacionamiento-, prepara a los hombres para adaptarse adecuadamente a las exigencias de fortaleza física y emocional que harán los grupos armados, como lo señala Darío Muñoz. Es decir, que el proceso de socialización por medio del cual los niños aprenden a ser hombres –incluidos los juegos infantiles- y con ello a utilizar la violencia, es cooptado por la lógica de la guerra. Esta afirmación es ratificada por Angélica Torres quien señala que a través del trabajo investigativo realizado por Cedavida, se ha encontrado que la condición de dominación/sumisión propia del sistema patriarcal, está presente en la mayoría de los territorios rurales y urbanos, permeando las dinámicas relacionales de la familia, la escuela y la vida en comunidad, incluso en aquellas regiones en las que no se evidencia presencia de grupos armados. Tras fenómenos como el desplazamiento forzado ó los procesos de reintegración de actores armados a la vida civil, las expresiones de violencias de géneros se agudizan, motivadas por 88


cambios socioculturales, que obligan a trastocar los roles tradicionalmente asumidos por hombres y mujeres, para garantizar la supervivencia. En este mismo sentido, el Colectivo del Suroeste Antioqueño, describe la familia paisa con un carácter eminentemente patriarcal. El hombre, proveedor económico reconocido como el “patrón” es quien decide no solamente el destino de su familia, sino el futuro de las familias que están a su servicio; reforzándose con ello, la imagen del hombre como ser supremo, amo, dueño y señor, con el poder para controlar la economía, la política, la vida de las mujeres y las demás esferas sociales. Así pues, el ejercicio de la violencia masculina se infiltra en la vida cotidiana, llegando a cobrar tal fuerza -como lo señala Darío Muñoz-, que en el marco de una política de guerra, termina siendo ampliamente aceptada y promovida por la sociedad en su conjunto –independientemente de las diferencias de clase-, como única salida posible al conflicto armado, lo que conduce a patrocinar e incentivar la adhesión de los jóvenes a las fuerzas armadas legales. Ahora bien, la guerra también puede ser entendida como un escenario posibilitador a través del cual los hombres que no encuentran en la civilidad alternativas para cumplir con el mandato social, consiguen afirmar su identidad masculina. Fredy Gómez señala que el grupo armado permite que los hombres perciban que están haciendo “algo verdaderamente importante”, y por tanto, que son merecedores de reconocimiento, que pueden ocupar un rol en la sociedad – cuando previamente han sido excluidos, pues provienen de contextos marginales y vulnerables-, y que tras la posesión del arma, sean considerados como figuras de autoridad, inspiradoras de respeto. Si esto es así, ¿qué pasa entonces con la construcción masculina de estos hombres cuando se desmovilizan? Pregunta Fredy Gómez. Frente a lo cual es fundamental precisar que la construcción identitaria de una masculinidad “guerrerista” no se resignifica por el simple hecho de entregar las armas; más aún si se tiene en cuenta que los pilares de esta construcción, están circunscritos a procesos de socialización que ocurren en el marco de la vida civil, trascendiendo con ello, la experiencia en el grupo armado. Se hace necesario entonces como los proponen Gómez y Torres posibilitar escenarios pedagógicos de encuentro, en los que estos hombres reconozcan el impacto del sistema patriarcal en su historia de vida, en sus cuerpos, en su dimensión cognitiva y emocional, para que puedan desde la propuesta de Cedavida, recuperar aquellos aspectos de su condición humana escindidos por el sistema patriarcal, para reintegrarlos a su identidad masculina. Y desde la propuesta de Fredy Gómez, centrar la atención en la autoestima, la comunicación y las nociones de cuidado y autocuidado, en los campos de la salud mental, sexual y reproductiva, como ejes centrales de las motivaciones y acciones transformadoras.

89


PANEL 4.    PERSPECTIVAS  DE  TRABAJO  COMÚN  ENTRE  LAS  REDES  DE  MUJERES Y LAS REDES DE HOMBRES  Moderación y presentación:   Douglas López – Corporación Opción Colombia  Arquitecto, terapeuta social y magister en desarrollo educativo y social. Su experiencia se orienta al trabajo con el  tercer sector. Miembro del Consejo Directivo de la Corporación Opción Colombia. Docente de la cátedra de gerencia  de proyectos sociales de la Especialización en Salud Familiar de la Universidad de los Llanos. Su interés investigativo  lo desarrolla en el marco de la formación del sujeto político. 

  1. Hombría, sexualidades y la escurridiza noción de poder. Carlos Vásquez – Universidad  de Puerto Rico  PhD en Psicología Social Comunitaria de la Universidad de Puerto Rico. Fundador y Director del Programa de  Investigación y Refortalecimiento Comunitario (CIREC) en el Instituto FILIUS de la Universidad de Puerto Rico y  profesor en el Departamento de Psicología de la misma institución. Dirige una investigación sobre el tema del  género, las sexualidades y los impedimentos  en estudiantes universitarios y hace varios años facilita un  seminario sobre Foucault, género y relaciones de poder. El Dr. Vázquez Rivera es el creador del concepto de  refortalecimiento. 

  Carlos Vásquez inicia su exposición  problematizando la expresión “construcción social de la  realidad” manifestando que a menudo se menciona, pero que no por ello, se tiene claro su  significado e implicaciones. Plantea el siguiente cuestionamiento: ¿Si somos construccionistas,  es  posible  hablar  de  una  naturaleza  humana?  Responde  que  no  y  agrega,  si  no  existe  una  naturaleza  humana,  se  hace  necesario  ser  más  consistentes  con  las  explicaciones  que  hacemos frente a la realidad; de lo contrario, se corre el riesgo de caer en esencialismos al  utilizar  nociones  que  se  aproximan  a  aspectos  biológicos que  pueden  ser  inapropiados  y  riesgosos para el discurso construccionista.    A  propósito  de  esta  reflexión,  el  ponente  comparte  su  interés  por  ensayar  comprensiones  distintas a las tradicionales sobre los conceptos de sexo, genitalidad y género que, desde su  punto  de  vista  resultan  más  consistentes  con  la  perspectiva  de  la  construcción  social  de  la  realidad.    Dichas definiciones son:    90


La apuesta  que  hace  Carlos  Vásquez  sobre  estas  definiciones  se  ancla  en  que  pueden  ser  aplicadas a todas las personas independientemente de la preferencia, identidad y orientación  sexual que tengan.     Pregunta nuevamente al grupo si ¿al interior de la comunidad LGBT existe una jerarquización  en  la  que  una  mujer  o  un  hombre  que  se  ha  movido  en  dirección  contraria  a  la  establecida  socialmente  como  hombre  o  mujer,  se  le  ubica  en  un  rango  inferior?  Para  aclarar  su  idea,  explica  que  un  hombre  gay  que  no  se  vista  como  mujer  ve  como  “un  poco  menos”  a  un  hombre travesti y “un poco menos” a un hombre transexual.  Esto ocurre como producto de  la jerarquización de las relaciones.    Con relación al concepto de relaciones de poder, manifiesta estar de acuerdo con la postura  de Foucault en tanto el poder no es una cosa, una capacidad o un lugar. Pregunta entonces  ¿en  dónde  radica  realmente  el  poder?  ya  que  cada  vez  que  se  hacen  descripciones  sobre  lo  que  es  el  poder,  se  realizan  en  función  de  alguna  de  esas  tres  palabras.  Advierte  que  si  el  poder se asume como una capacidad, las  personas con algún tipo de discapacidad quedarían  impedidas  por  definición  para  ejercer  poder.  De  otra  parte,  si  se  ubica  el  poder  como  un  lugar, también se entra en conflicto, pues si a una persona se le quita del lugar que ocupa,  directamente se le retira el poder para dárselo a otro; situación que ocurre comúnmente en  la dinámica política. De ahí la convicción arraigada de que para cambiar ciertas situaciones, es  necesario asumir posiciones de poder, que se reflejan en expresiones populares como ‘ganar  poder’, ‘repartir el poder’, no tener poder’, ‘recuperar el poder’, ‘buscar más poder’, ‘dar más  poder’, ‘refugiarse en el poder’, ‘el poder cambió de manos’, ‘transgredir el poder’, ‘estructura  política del poder’.  91


Carlos Vásquez  propone  en  contraposición  con  estas  definiciones,  asumir  el  poder  como  “acciones sobre acciones”, no como  influencia. Agrega que asumir esta concepción permite  avanzar en el entendimiento de que tanto hombres como mujeres tienen características que  están  en  constante  pugna.  Por  consiguiente,  “si  fuésemos  consistentes  con  nuestros  discursos,  deberíamos  educarnos  como  “de‐generados”,  es  decir,  gente  sin  género.  Personas  que tienen características femeninas y  masculinas simultáneamente”.    Este  proceso  educativo  es  una  responsabilidad  que  tienen  todas  las  personas  con  hijos  e  hijas, lo cual resulta bastante difícil ya que la realidad se hace más compleja cuando se trata  de transferir. “Se puede creer que se sabe de un tema, pero hasta que no se le trata de enseñar  a los hijos e hijas, no se sabe del todo de lo que se trata”.    La simetría entonces, desde el punto de vista del ponente, es un efecto de las relaciones de  poder.  Para  explicarlo,  pregunta  al  grupo  si  ¿una  relación  de  esclavitud  es  una    relación  de  poder?  Ante  lo  que  la  mayoría  de  asistentes  responden  afirmativamente.  Sin  embargo,  su  posición  es  que  no  porque  es  asimétrica,  porque  no  es  móvil  y  no  se  puede  invertir.  El  esclavo no puede convertir al amo en esclavo.    Sin  embargo,  el  esclavo  tiene  tres  alternativas  para  salir  del  sometimiento:  1)  Rebelarse,  2)  matar  al  amo,  o  3)  suicidarse.  Concluye  afirmando  que  las  relaciones  de  poder  pueden  definirse  como  tales  únicamente  cuando  hay  libertad.  El  punto  focal  de  las  relaciones  de  poder es la relación, no es la capacidad, no es el lugar ni es la posesión.     Por lo tanto, señala que no hay poder sin resistencias y concluye su intervención indagando  al público: ¿Quién tiene el poder: el hombre o la mujer? Si ambos tienen el poder, ninguno lo  tiene  porque  no  es  una  posesión.  .  La  conclusión  fundamental  de  esta  reflexión  es  que  el  poder está en la relación y en función de la relación que se construye.    Algunas ideas posteriores, que contribuyen a la comprensión de sus planteamientos:    “La  libertad  es  una  condición  para  hablar  de  relaciones  de  poder.  La  esclavitud  no  es  una  relación de poder porque no es intercambiable,  es una relación bastante fija porque el esclavo  no podrá hacer de su amo un esclavo aunque lo quisiera.     El  asunto  es  que  casi  todas  las  estructuras,  instituciones,  leyes,  reglamentos  y  relaciones  que  establecemos  han  tratado  de  ser  reguladas,  reglamentadas,  artificialmente  ordenadas  con  la  intención  de  congelar  las  relaciones  de  poder.  Nuestra  libertad  está  condicionada  por  todo  lo  92


anterior, lo que nos deja unos espacios de movilidad muy estrechos y es quizás por esta razón   que hablamos de poder en términos de capacidad,  de toma de decisiones, etc.    Cuando estimulamos las relaciones de poder estamos tratando de descongelar las relaciones, de  ganar movilidad, de quebrar las formas artificiales que tratan de administrar nuestras vidas. La  libertad es una práctica que alimenta las relaciones de poder y, a su vez, estimular las relaciones  de poder retroalimentan nuestras prácticas de libertad.     Las  prácticas  de  libertad  permiten  desregularnos,  desreglamentarnos,  desestructurar  las condiciones que nos empujan a ser lo que no somos, transgredir las leyes que nos sujetan y  pretenden  amarrarnos  a  una identidad  fija  que  niega  las  múltiples  posibilidades  que  la  existencia ofrece.    Ahora  bien,  existe  lo  que  se  llaman  estados  de  dominación,  que  corresponden  a  aquellos  momentos en donde las relaciones de poder han sido congeladas,  llevando al mínimo nuestras  prácticas  de  libertad.  Quizás  hemos  entendido  demasiado  las  practicas  de  libertad  a  nivel  individual y no colectivo y ahora la invitación es a transitar hacia este ejercicio”.     2. La estrategia de género de la Cooperación Española en Colombia: Masculinidades en el  nuevo reto. Alejandra Ortiz Valencia  Psicóloga, Magister en Estudios de Género de la Universidad Nacional de Colombia, miembro del  Programa de Género de la Agencia de Cooperación Española para el Desarrollo AECID y coordina  la estrategia de igualdad.   

Alejandra Ortiz contextualiza su presentación en el marco de las acciones adelantadas por la  Agencia de Cooperación Española, para incorporar el enfoque de género de manera integral,  introduciendo  la  línea  de  masculinidades  en  el  último  año.    En principio, ofrece un panorama general de la Agencia  y  de  la  forma  como  se  ha  estructurado  el  área  de  género.  Explica  que  el  enfoque  de  género  ha  sido  asumido  por  ésta  Agencia  como  una  directriz  política,  en el marco de la comprensión de la igualdad de género  como  “la  posibilidad  que  tienen  tanto  hombres  como  93


mujeres de  gozar  de  las  mismas  condiciones  y  oportunidades  para  ejercer  plenamente  sus  derechos,  emplear  su  potencial  a  fin  de  contribuir  al  desarrollo  social,  político,  económico  y  cultural de su país, y tener la posibilidad de beneficiarse de sus resultados”.    Sobre  estas  comprensiones,  la  Agencia  de  Cooperación  Española  elabora  el  documento  “Estrategia  País”  que  permite  hacer  un  análisis  específico  del  contexto  colombiano,  en  función de las zonas priorizadas: Nariño, Cauca, Valle, Chocó, Antioquia y Bolívar, en las que  se  realiza  un  diagnóstico  frente  a  la  situación  en  temas  de  igualdad,  desarrollo  y  paz.  Este  diagnóstico  aporta  insumos  para  el  análisis  y  la  reflexión  sobre  los  asuntos  que  afectan  principalmente  a  las  mujeres  en  los  siguientes  campos:  violencia  intrafamiliar,  violencia  sexual, trabajo y generación de ingresos, salud y derechos sexuales y reproductivos, impacto  del conflicto armado, participación política, avances en legislación y políticas públicas a favor  de la igualdad de género.    Como resultado de ese diagnóstico la Agencia decide reorientar y mejorar la perspectiva de  desarrollo  a  partir  de  la  formulación  y  puesta  en  marcha  de  la  Estrategia  de  Igualdad  de  género  a  4  años,  elaborada  con  la  participación  de  otras  ONGD  –organizaciones  no  gubernamentales para el desarrollo‐ españolas y colombianas.    La  estrategia  cuenta  con  un  sistema  de  indicadores  que  orienta  sus  acciones  hacia  el  mejoramiento,  la  identificación  de  lo  que  no  funciona  y  la  generación  de  respuestas  inesperadas  a  lo  planeado;  permitiendo  recoger  además,    información  de  las  buenas  prácticas  organizacionales.     La  estrategia  tiene  dos  componentes  centrales:  el  primera,  referido  a  las  acciones  afirmativas,  que  responden a la pregunta ¿qué hacer?, y el segundo,   la transversalidad, que apunta al ¿cómo hacerlo?     Alejandra  Ortiz  explica  que  en  el  componente  de  Acciones  afirmativas  se  busca  el  empoderamiento  de  las  mujeres  en  diferentes  ámbitos  y  en  función  de  tres  objetivos:  1)  Transformar  los  factores  estructurales  que  mantienen  la  desigualdad  de  género,  2)  atender  los  efectos  de  la  violencia  directa,  y  3)  promover  la  construcción  de  paz  a  94


través del fortalecimiento de procesos organizativos sociales.    Con respecto a la transversalidad, la Estrategia busca: 1)  un desarrollo político e institucional  del  enfoque  de  género  al  interior  de  la  AECID;  2)    el  fortalecimiento  de  las  capacidades  de  género  de  los  equipos;  3)  la  incorporación  de  la  perspectiva  en  la  programación  y,  4)  su  visibilización a través de estrategias de comunicación.    En  el  objetivo  de  fortalecimiento  de  las  capacidades  de  género,  comparte  la  campaña  pedagógica “Atrévete, rechaza la violencia contra las mujeres” realizada con los hombres de la  oficina,  en  el  marco  de  la  línea  de  masculinidades,  cuyo  propósito  era  sensibilizarlos  a  propósito del Día mundial de no Violencia contra la mujer.    Agrega  que  a  partir  de  este  ejercicio,  se  conformó  un  grupo  de  hombres  de  la  AECID  que  participa en talleres sobre el tema de la corporalidad y el contacto físico con otros hombres,  la sexualidad y la paternidad. Este espacio, que surgió como un hallazgo ‐ya que no se había  previsto inicialmente‐ ha sido bien aceptado, e incluso las mujeres de la oficina solicitan un  espacio propio para ellas.    Por  otra  parte,  bajo  la  asesoría  técnica  del  Colectivo  Hombres  y  masculinidades,  la  AECID  adelanta el Proyecto Revolú  en Quibdó (Chocó)  con  jóvenes  líderes,  sobre  expresiones  regionales  de  la  masculinidad.  Alejandra  Ortíz  comparte  brevemente  un  ejercicio  realizado  en  torno  a  la  pregunta  ¿Cómo  es  un  hombre  joven  chocoano?  Frente  a  la  cual  resalta  que  los  jóvenes  participantes  ubican  el  poder  en  una  parte  específica  del  cuerpo  masculino:  el  pene;  lo cual constituye un reflejo de la representación  social  que  tienen  de  su  masculinidad.  Incluyen  además en su descripción  características como  “ser orgulloso, nada sentimental, seguros de sí mismos, mujeriegos, adinerados, con un gusto  por el licor y machistas”.    Concluye  afirmando  que  a  partir  de  estas  experiencias,  la  AECID  ha  llegado  a  identificar  la  necesidad de generar espacios exclusivamente para hombres, y la importancia de tener en  cuenta  la  particularidad  del  contexto,  ya  que  el  tema  de  masculinidades  cobra  un  matiz  diferente si se trabaja con en el Chocó a si se trabaja en Bogotá u otras zonas del país.  95


Para cerrar su intervención, la ponente comparte las lecciones aprendidas a lo largo de este  proceso:     La  necesidad  de  movilizar  la  voluntad  política  a  nivel  institucional  para  que  la  estrategia  pueda  implementarse,  lo  que  supone  lograr  un  convencimiento  de  la  importancia de esta entre las directivas.      Hacer  un  reconocimiento  de  los  movimientos  de  hombres  quienes  a  través  de  su  trayectoria  han  construido  metodologías  y  comprensiones  de  las  que  es  necesario  partir y retomar.      Profundizar  en  las  conceptualizaciones  de  las  relaciones  de  género  y  en  la  ejemplificación  de  éstas,  a  través  de  situaciones  prácticas  presentes  en  la  vida  cotidiana de los participantes.      Reconocer que estos procesos de transformación por ser de carácter cultural son de  larga  duración,  pero  que  es  posible  identificar  pequeños  cambios  o  movilizaciones,  que sirven como indicador del trabajo que se está realizando.     Persistir en el trabajo con los grupos y en la consecución de recursos para garantizar  la continuidad de los procesos.     Promover el liderazgo de este trabajo desde y con los hombres.     Realizar un trabajo articulado con los movimientos y grupos de mujeres. Es decir, así  como  es  necesario  realizar  procesos  diferenciados  por  género,  también  lo  es,  proponer espacios de encuentro y discusión conjunta.     

96


3. Alianzas por la convivencia y el respeto entre hombres y mujeres. Flor María Díaz –  Coordinadora Programa Integral contra Violencias de género.   Psicóloga especialista en niñez, con énfasis en psicoanálisis de la Universidad de Antioquia, ha sido  consultora del Fondo de Poblaciones de las Naciones Unidas UNFPA, de la Comisión Europea y de diferentes  instituciones gubernamentales. Hizo parte de la Red Nacional de Derechos Sexuales y Reproductivos de las  Mujeres, lideró el proceso de creación de la Secretaría de la Mujer de Medellín, trabajó como experta en el  Proyecto de Convivencia Ciudadana entre niños, niñas y jóvenes de la alcaldía de Medellín. 

Flor  María  Díaz  inicia  su  intervención  planteando  el  contexto desde el cual hablará: la reflexión frente a  alianzas  posibles  entre  movimientos  feministas  y  organizaciones  de  nuevas  masculinidades.  Agrega,  que  la  propuesta  que  presentará  a  continuación  se  fundamenta  en  su  condición  como  feminista,  al  haber  integrado  por  muchos  años  organizaciones  feministas  en  el  país  y  haber  hecho  parte  del  movimiento  feminista  colombiano,  sin  que  por  ello,  esté  hablando  en  nombre  de  estas  organizaciones.    Encuadra  su  propuesta  en  la  prevención,    como  un  interés  especial  del  Programa  Integral  Contra las Violencias de Género y finalmente precisa, que mencionará algunos estereotipos  construidos sobre la mujer, que legitiman las expresiones de las violencias de género y que  serán  recogidas  en  una  publicación  del  Programa  a  manera  de  línea  de  base  sobre  la  tolerancia social de este fenómeno.     Para  entrar  en  materia,  Flor  María  Díaz  comienza  planteando  lo  que  ella  considera  que  algunas feministas esperarían de los movimientos de nuevas masculinidades:    Afirma en primer lugar, que esperan que el trabajo técnico, discursivo y de activismo aporte a  la deconstrucción de los estereotipos de género de origen cultural, causantes de la violencia  contra  las  mujeres,  aspecto  que  vienen  trabajando  los  movimientos  feministas  desde  hace  muchos años atrás. Estereotipos como:   

97


 Ubicar en  las  diferencias  fisiológicas  y  sexuales  entre  hombres  y  mujeres  la  justificación  para  un  trato  diferencial  de  inferioridad  y  menosprecio  hacia  las  mujeres. La invitación es a recuperar la diferencia como riqueza y oportunidad.   Creer que una mujer “sola” no es digna de respeto y que, para merecerlo requiere de  la  representación  de  un  hombre.  Este  imaginario  está  fuertemente  anclado  en  el  marco  del  conflicto  armado,  pues  en  el  campo  muchas  mujeres  han  perdido  a  sus  compañeros  y  se  encuentran  solas  con  sus  hijos,  lo  cual  se  convierte  en  una  “oportunidad”  que  aprovechan  los  actores  armados  para  desplazarlas,  violarlas  o  manipularlas y  para obligarlas a vender sus propiedades por un valor insignificante.     Concebir  a  las  mujeres  como  objetos  o  posesiones,  susceptibles  de  ser  comercializados para fines de servidumbre sexual o doméstica.     Pensar  que  las  mujeres  en  su  condición  de  “inferioridad”  le  deben  obediencia  y  sumisión a los varones.     Creer que la autonomía no es un atributo de la condición femenina.      Suponer que la feminidad no es compatible con la independencia mental, económica  ni política.     Justificar los comportamientos violentos de los hombres como una provocación y por  ende, una responsabilidad de las mujeres.     Justificar en nombre del amor cualquier comportamiento de la pareja. A propósito de  esta creencia, Flor María recuerda Díaz la siguiente frase que, desde su perspectiva,  ha motivado experiencias de sufrimiento en las mujeres: “¿Qué clase de sentimiento  sublime es el amor que hace del hombre una bestia y de una bestia un hombre?”.      Creer  que  las  mujeres  se  enamoran  de  quienes  las  maltratan.  Así  que  un  poco  de  violencia, es necesaria para mantener viva la llama del amor.    En segundo lugar, la expositora considera fundamental que los hombres que hacen parte de  los  grupos  de  masculinidades,  contribuyan  a  la  transformación  de  los  estereotipos  de  virilidad, que a su vez perpetúan la violencia de género, tales como:      Los hombres pueden tener varias parejas y socialmente está bien que lo hagan.  Por el  contrario, las mujeres deben fidelidad estricta a su pareja.   98


 El hombre  debe  disciplinar  a  las  mujeres  “rebeldes”  es  decir,  a  aquellas  que  no  se  comportan de acuerdo con los roles tradicionalmente asignados.     El hombre debe mantener en sus manos el control de los miembros de su familia, es  decir, decir la última palabra.      La  familia  es  un  escenario  privado  en  el  que  todo  se  puede  y  en  el  que  no  hay  derechos distintos a los del hombre que respetar.      Los  hombres  que  toman  decisiones  en  acuerdo  con  sus  parejas  son  pusilánimes  y  deshonran al género masculino. Al respecto, Flor María Díaz aclara que también se  presentan en menor proporción, casos de violencia contra los hombres, frente a los  cuales  invita  a  los  movimientos  de  masculinidades  a  impulsar  la  denuncia  y  a  promover  la  exigibilidad  al  derecho  que  también  tienen  los  hombres  de  vivir  libres  de  violencias,  aún  cuando  este  ejercicio  resulte  difícil  por  la  construcción  de  masculinidad que se ha hecho históricamente.     El  mundo  de  lo  público  es  masculino  y  la  intromisión  de  las  mujeres  en  estos  escenarios  y  particularmente,  en  el  escenario  político  debe  ser  controlada.  Flor  María denuncia que en Colombia muchas de las mujeres con liderazgos comunitarios  son maltratadas por sus parejas y que esto constituye un factor que se suma a otros  frente a la baja representación femenina de las mujeres en cargos políticos.     Los hombres no pueden controlar sus impulsos sexuales o sus impulsos violentos.      Los hombres que no aprovechan las “oportunidades” que les dan las mujeres, tienen  una idea muy pobre de la masculinidad.     La  virilidad  se  fundamenta  en  la  rudeza,  la  frialdad  emocional  y  la  incapacidad  afectiva.    En tercera instancia y para cerrar su presentación, Flor María Díaz comparte un conjunto de  reflexiones  sobre  el  sentido  y  principios  orientadores  de  alianzas  entre  movimientos  feministas y de masculinidades:     Considera  que  los  movimientos  de  nuevas  masculinidades  deben  estar  liderados  por  hombres,  ya  que  existe  más  autoridad  moral  y  legitimidad  cuando  un  hombre habla  a  otro  99


hombre. De igual forma, invita a que estos movimientos reconozcan a las mujeres como sus  aliadas y socias bajo criterios de horizontalidad, democracia, respeto y reciprocidad.      Señala  también  la  importancia  de  mantener  una  visión  autocrítica  frente  a  los  propios  comportamientos y fines personales, a que la autoridad moral  y la coherencia reinen en sus  discursos.    Alerta frente al riesgo de la instrumentalización de los aliados, organizaciones de mujeres o  de hombres, pues esto pervierte y termina minando el sentido de las alianzas.    Invita a que las alianzas entre hombres y mujeres se unan en torno a fines comunes como:     La deconstrucción de la creencia que iguala masculinidad con violencia. Los hombres  pueden  seguir  siendo masculinos,  sin  que  por  ello  tengan  que  ser  violentos  contra  los otros y particularmente, contra las mujeres.     La  incidencia  en  políticas  públicas  y  en  legislación  con  actores  institucionales  relevantes; así como,  en la realización de investigaciones.     Compartir conocimientos y aprendizajes.     Implementar estrategias de veeduría ciudadana. Flor María, resalta la importancia de  conformar  una  veeduría  de  hombres  sobre  el  comportamiento  violento  de  otros  hombres.     Generar  opinión  pública  a  través  de  los  medios  de  comunicación  en  contra  de  las  violencias hacia las mujeres.   

100


Reflexiones que estimulan el trabajo en red y las alianzas… Es importante precisar que aunque la intervención de Carlos Vásquez no está orientada directamente a la conformación de alianzas; sus aportes conceptuales en materia de las nociones de poder y relaciones de poder, contribuyen significativamente a perfilar el trabajo de la Red de Masculinidades No Hegemónicas en su compromiso por la equidad de géneros. De ahí que se retomen algunos de sus planteamientos centrales en este apartado, a fin de ser considerados en reflexiones y discusiones posteriores: 

Propone asumir el poder como “acciones sobre acciones”, no como influencia, ya que este concepto está demasiado arraigado a las capacidades. Adoptar esta concepción permite avanzar en el entendimiento de que tanto hombres como mujeres tenemos características en constante pugna.

Las relaciones de poder pueden definirse como tales únicamente cuando hay libertad, por lo tanto una relación de esclavitud no puede ser entendida como una relación de poder porque es inmóvil y la condición del esclavo no puede ser subvertida.

La libertad es una práctica que alimenta las relaciones de poder y, a su vez, estimular las relaciones de poder retroalimenta nuestras prácticas de libertad.

En el marco de los campos de acción de la Red los/as ponentes sugiere trabajar en torno a: 

      

La deconstrucción desde una postura crítica de los factores estructurales que perpetúan las condiciones de desigualdad de género y entre ellos, los estereotipos culturales causantes de la violencia contra las mujeres y contra la población LGBT. El fortalecimiento de procesos organizativos en los territorios, para sus sostenibilidad social y política. La generación de espacios exclusivos para hombres liderados por hombres, así como de espacios mixtos de construcción conjunta. El reconocimiento de las particularidades de los contextos, para la definición de procesos diferenciales. El fortalecimiento de capacidades técnicas de los equipos de las organizaciones miembro. La incidencia en políticas públicas y en legislación con actores institucionales relevantes. La realización de investigaciones desde el conocimiento acumulado de los movimientos feministas y de mujeres. La implementación de estrategias de veeduría ciudadana frente al comportamiento violento de los hombres contra las mujeres. 101


La construcción de opinión pública en contra de la violencia de géneros a través de campañas en medios masivos de comunicación.

Una perspectiva autocrítica y autoreflexiva frente a los comportamientos y fines personales de los miembros de la red, de tal forma que se promueva la autoridad moral y la coherencia entre los discursos y las prácticas.

 

1.2. Día 2. Viernes 4 de diciembre  2.

PANEL 5.  Perspectivas de abordaje en el trabajo en masculinidades 

PANEL 5. PERSPECTIVAS DE ABORDAJE EN EL TRABAJO EN MASCULINIDADES  Moderación y presentación: Silvia Arias, Programa Integral contra las violencias de género  Especialista en prevención del Programa Integral contra las violencias de género. 

Introducción al panel:  “Creemos  que  el  país  está  en  mora  de  identificar  cuáles  son  los  retos  en  el  trabajo  en  masculinidades  y,  el  conocer  las  diferentes  perspectivas  de  abordaje  nos  permitirá  perfilar  de  manera  colectiva  cuáles  son  esos  derroteros  estratégicos  a  ser  trabajados  en  las  apuesta  de  alianzas que plantea este encuentro”.    1. Movimiento de Hombres de Medellín. Hernando Muñoz ‐ Universidad de Antioquia  Docente investigador de la Universidad de Antioquia, licenciado en Administración Educativa, trabajador  social especializado en familia,  Magister en Cooperación y Desarrollo y candidato a Doctor en Género y  Ciencias Sociales de la Universidad Complutense de Madrid. Miembro de la Junta Directiva de la ONG  Colombia Diversa. 

Hernando Muñoz  agradece  la  invitación  realizada  por  parte  de  los  organizadores  del  Encuentro y en especial de la GTZ. Explica que su intervención se concentrará en compartir el  trabajo  realizado  por  el  movimiento  de  hombres  de  Medellín,  como  una  experiencia  apasionante  sobre  un asunto  de  interés  del Siglo  XXI  que  tiene  que  ver  con  el  ejercicio  del  poder y de las relaciones de poder.    Dentro  de  los  antecedentes  de  este  trabajo,  Hernando  Muñoz  señala  que  el  estudio  de  las  masculinidades  inicia  en  el  ámbito  académico.  En  diversas  universidades  del  mundo  se  102


conformaron centros  de  estudio  de  género,  entendidos  como  centros  de  estudio  de  las  mujeres. Aproximadamente hace 25 años se iniciaron los men studies inscritos al campo de  las ciencias sociales.     En Colombia, la Universidad Nacional de Bogotá y la Universidad de Antioquia disponen de  centros de género especializados en el tema de la mujer, que poco a poco han posicionado la  discusión  del  género  desde  una  perspectiva  tanto  femenina  como  masculina.  Incluso,  el  Centro  de estudios de género de la Universidad de Antioquia, creado a finales de la década  de los 90s  es el primer centro del país que actualmente está siendo dirigido por un hombre  profeminista.    En la universidad de Antioquia se introduce la perspectiva de masculinidades con la inquietud  de varios hombres de  ¿por qué seguir abordando los estudios de género en clave de mujer? A  partir de esta pregunta, se conforma un grupo de masculinidades cuyo propósito principal es  reflexionar desde la academia el tema. Hernando Muñoz menciona el papel protagónico que  han  jugado  mujeres  como  Mara  Viveros  y  María  Cristina  Palacios  en  los  estudios  de  masculinidades y señala que aunque los hombres también han producido conocimiento, ha  sido en menor escala.    Precisa  que  el  proceso  se  ha  dado  en  medio de resistencias al interior del Centro  para introducir el tema, e incluso al interior  de las Directivas de la Universidad, quienes  no  comprenden  del  todo  el  sentido  de  abordar  los  estudios  de  género  desde  la  perspectiva de las masculinidades. Así que  el  ejercicio  de  apertura  está  en  permanente  construcción  y  constituye  un  reto de los hombres.    En  2003  se  conforma  un  grupo  de  hombres  más  jóvenes  que  se  autodenomina  CIMAS  ‐ Construcción  de  Identidades  Masculinas‐  que  propone  una  escuela  de  masculinidades  para  trabajar el cuerpo con una metodología vivencial e incluyente.    Hernando  Muñoz  señala  que  en  las  dos  últimas  administraciones  públicas  de  Medellín,  los  alcaldes se muestran proclives a este tipo de  trabajos vanguardistas. En 2005, con el Alcalde  de  Medellín,  Sergio  Fajardo,  se  abren  espacios  para  participar  en  seminarios  académicos  y  103


políticos en los que a partir de de la campaña Lazo Blanco se comienza a posicionar el tema  de masculinidades.    Así,  el  movimiento  académico  orienta  su  trabajo  hacia  el  encuentro,  movilización  y  realización de acciones de visibilización pública  con  ONGs.    Hernando  Gómez  menciona  tres  marchas realizadas los 25 de noviembre por el  centro  de  la  ciudad,  con  la  participación  de  noventa  hombres;  así  como  la  realización  de  conciertos con la participación de jóvenes en el  marco  de  las  Campañas  de  Lazo  Blanco,  las  cuales  producen  gran  impacto  en  la  ciudadanía. “Este trabajo tiene que salir a la luz,  y los hombres poquitos o muchos tenemos que  estar al frente”.    Otro de los procesos liderados por el grupo de hombres es el costurero. El expositor explica  que  en  Medellín  las  mujeres  tienen  costurero,  así  que  en  el  marco  de  este  ejercicio  se  pregunta: ¿por qué los hombres no pueden tener también su costurero como un pretexto para  tejer alianzas, “hacer parcerías” construir complicidades con el gobierno local, la academia y las  ONG’s? De esta forma, nace esta propuesta.    Insiste en la importancia de involucrar al gobierno local y al nacional, así como a los medios  de comunicación, en especial a la televisión.     Con  el  mismo  propósito  de  seguir  posicionando  el  tema  de  masculinidades  en  el  debate  público,  la Universidad de Antioquia en alianza con las Universidades Nacional y Los Andes y  con  el  apoyo  de  la  Alcaldía,  organiza  en  Medellín  el  tercer  Coloquio  Internacional  sobre  estudios de varones y masculinidades en 2008.  A este evento asisten 280 personas, participa  la  Red  Internacional  de  Estudios  de  Masculinidades  y  algunos  ponentes  internacionales  de  México y Chile.     Hernando  Muñoz  cierra  su  presentación  haciendo  unas  precisiones  sobre  el  trabajo  en  masculinidades. Considera fundamental en este proceso que los hombres se reúnan por su  propia iniciativa y voluntad a pensar y a reflexionar en torno a las relaciones de poder entre  hombres y mujeres sin necesidad de ser remitidos por la Comisaría de Familia o el Juzgado.  104


“Los hombres necesitamos tiempo solos, tenemos que hacernos responsables de esto para salir  a dar respuesta a la violencia, las inequidades”.    Invita  a  las  organizaciones  a  superar  los  protagonismos,  a  trascender  los  intereses  particulares para posicionar los colectivos, a reflexionar sobre la manera como se aborda el  tema sin que despierte sospecha, a trabajar sin invadir el espacio de las mujeres, respetando  los  Fondos  y  recursos  que  las  entidades  públicas  y  privadas  tienen  para  las  mujeres.  A  reconocer  las  trayectorias  pero  también  a  construir  confianza  con  los  nuevos  actores,  a  profundizar  en  algunas  discusiones  como  el  concepto  de  “nuevas  masculinidades”,  ya  que  este  puede  funcionar  como  una  trampa  que  favorece  cambios  de  fachada  ó  únicamente  cambios  de  roles;  o  como  la  propuesta  de  “transversalización  de  género”  para  precisar  sus  alcances.      2. Encuentros de Hombres 2006 – 2007.  José Antonio Vaca ‐ Iglesia Menonita Colombiana  Representante de la Iglesia Menonita del Eje Cafetero, gestor de paz y líder de la Iglesia Menonita. Actualmente  es miembro del Comité Nacional de la Iglesia Menonita. 

José Antonio Vaca agradece la oportunidad de disponer de un espacio en el Encuentro para  compartir la experiencia de la Iglesia Menonita. Aclara que tanto en la iglesia católica como  evangélica  no  es  fácil  abordar  el  tema  ya  que  éstas  instituciones  son  conducidas  por  mayorías masculinas, que reproducen lógicas propias del sistema patriarcal. Es precisamente  esta circunstancia desde su punto de vista, la que permite disponer de un terreno ideal para  la reflexión y la transformación.    A  continuación  explica  que  compartirá  la  experiencia  de  trabajo  en  el  tema  de  masculinidades de la regional occidente –Girardot, Ibagué, Armenia y Pereira‐, adelantada en  los últimos 4 años. Para ello, parte de una c0ntextualización general de la Iglesia Menonita y  de su trabajo en Colombia.    La Iglesia Menonita es una iglesia cristiana evangélica,  cuyo origen se remonta a la reforma  religiosa del siglo XVI, que dio lugar a un grupo de iglesias conocidas como islas de paz, que  asumen  el  compromiso  pacifista  de  Jesús.  Llegó  a  Colombia  hace  sesenta  años  con  la  intencionalidad  de  adelantar  acciones  de  trabajo  social  en  un  colegio  para  niños  sanos  de  padres  enfermos  de  lepra.  En  ese  entonces,  la  lepra  era  considerada  una  enfermedad  105


contagiosa y los leprosos eran recluidos. Su trabajo se concentró  en el municipio de Agua de  Dios, con los hijos de los padres leprosos se quedaban sin estudio por el temor al contagio.     José  Antonio  Vaca  explica  que  en  las  iglesias  los  temas  de  género  no  han  sido  incluidos  dentro de sus agendas, puesto que  hablar de género pone en peligro el equilibrio de poder   existente en la institución. Señala esta situación como injusta, pues la mayoría de las iglesias  cristianas están conformadas  por un setenta u ochenta por ciento de mujeres. Sin embargo  ese  veinte  o  treinta  por  ciento  de  hombres  restante,  ejerce  el  control  de  la  iglesia  y  determina sus directrices.    Los orígenes de este ordenamiento jerárquico se remontan a los textos bíblicos y en especial  a las cartas de Pablo que reflejan un carácter patriarcal en afirmaciones como: “las mujeres  callen  en  la  congregación”  (Carta  a  Corintios),  ó  “así  como  Cristo  es  cabeza  de  la  iglesia,  así  también el varón es cabeza de la mujer”. Algunos pastores y jerarcas de la iglesia interpretan  literalmente  estos  textos  relegando  a  las  mujeres  a  un  segundo  plano  dentro  de  sus  comunidades,  impidiendo  compartir  la  palabra  a  sus  comunidades  e  incluso,  haciéndosele  vestir de una manera en particular. Por ejemplo, con faldas largas, sin maquillaje en la cara y  en las manos.    Para José Antonio, lo que se ha producido es una lectura errada de los textos bíblicos que ha  llevado  a  muchas  mujeres  en  las  iglesias  cristianas  a  ser  maltratadas  por  hombres  que  se  dicen cristianos, y que por ser considerados la cabeza de sus hogares, sometan a las mujeres  a su voluntad,  incluso en el campo sexual.     Producto  de  una  reflexión  sobre  las  interpretaciones  equivocadas  del  texto  bíblico,  la  regional  occidente  de  la  Iglesia  Menonita  en  Colombia,  toma  la  decisión  de  comenzar  a  hablar  desde hace cuatro años sobre género y masculinidades. Para ello, busca la asesoría  del  Colectivo  Hombres y  masculinidades  en  la  realización  de  un  primer  encuentro  en  2006,  que  es  orientado  por  Javier  Omar  Ruiz.  Dicho  encuentro  desata  gran  debate  en  la  comunidad, ya que por primera vez, se aborda un tema vedado; pero a su vez, permite a los  participantes  autodescubrirse,  encontrarse  con  su  masculinidad  y  entender  cómo  la  construcción de su identidad masculina afecta la vida de la comunidad religiosa.     En 2007 con el apoyo del Colectivo, la Iglesia realiza un segundo encuentro y a partir de éste  surge la necesidad de abordar el tema desde el punto de vista teológico. En 2008, se lleva a  cabo el encuentro “Jesucristo como modelo de masculinidades”  en el que se aproximan a las  enseñanzas  bíblicas  de  Jesús  dignificando  a  la  mujer  excluida,  abandonada,  a    la  mujer  a  la  que le está permitido tocar a los hombres.   106


A partir  de  ese  entendimiento  teológico,  la  Iglesia  Menonita  afianza  su  convencimiento  de  tratar la masculinidad de una manera diferente y avanzar en la deconstrucción de su proceso  de  formación  machista,  fuertemente  inculcado  en  la  región  del  eje  cafetero.  Así  mismo,  se  favorecen nuevas formas de relacionamiento con las mujeres de la comunidad religiosa.    Luego de tres encuentros entre hombres, la Iglesia Menonita de la región occidente decide  que  es  el  momento  de  abordar  el  tema  con  las  mujeres.  En  2009,  lleva  a  cabo  un  primer  encuentro  para  tratar  el  tema  de  género  denominado  “hombres  y  mujeres”,  el  cual  es  facilitado por la líder feminista Amparo Beltrán.   Esta experiencia impulsa a otras iglesias a abordar el tema de género e incluso, al interior de  la  Congregación  genera  transformaciones  significativas.  José  Antonio  Vaca  relata  que   actualmente    la  Iglesia  cuenta  con  mujeres  ordenadas  como  pastoras,  que  es  la  máxima  distinción que puede tener un pastor al interior de la comunidad religiosa y, que desde hace 3  años aproximadamente la presidencia de la iglesia está en manos de una mujer.    De igual forma, la Iglesia Menonita de Occidente se ha aproximado al tema de objeción de  conciencia  frente  al  servicio  militar  obligatorio,  al  identificar  la  conexión  entre  la  construcción de la masculinidad y el militarismo. La iglesia está convencida que reclutando a  más  hombres  jóvenes  campesinos  y  gente  del  pueblo  para  enfrentarse  en  esta  lucha  fratricida no se logra la paz;  por el contrario, es con el desarme y la búsqueda de soluciones  que se puede avanzar.     La  Iglesia  Menonita  se  ha  comprometido  en  la  lucha  contra  las  violencias  de  géneros  y  en  especial  contra  la  violencia  hacia  las  mujeres,  los  niños  y  niñas.  José  Antonio,  concluye  su  intervención  afirmando  que  uno  de  los  retos  a  futuro  en  el  proceso  que  lleva  la  iglesia  es  abordar  el  tema  de  la  inclusión  de  la  diversidad  sexual,  aunque  aún  les  resulta  complejo  y  será parte del proceso de aprendizaje que llevan.   

107


3. Comunicando la experiencia del Colectivo de Hombres Jóvenes Pelaos. Carlos Díaz  Acevedo ‐ Colectivo de Pelaos, Cartagena.  Comunicador, lingüista y literato. Miembro de Funsarep y animador del Colectivo Pelaos. 

Carlos  Díaz  contextualiza  su  intervención  como  un  comunicar  la  experiencia  de  un  colectivo  de  hombres  de  Cartagena  de  Indias  que  nace  del  proceso  de  la  organización  comunitaria  Funsarep,  la  cual  lleva  más  de  veintidós  años  de  trabajo  ininterrumpido,  con  la  participación  intergeneracional  de  niños,  niñas,  jóvenes,  personas adultas y de la tercera edad, hombres y mujeres.     Afirma  que  la  intencionalidad  de  comunicar  la  experiencia  empezó con la entrega del Boletín Huellas del mes de junio  –  julio  de  2009  –boletín  de  Funsarep‐  en  donde  está  registrada  la  experiencia  del  Colectivo  Pelaos  y  con  la  entrega  de  un  botón  de  posicionamiento  del  mensaje:  “Cuidado, el machismo mata” a los asistentes del Encuentro.    Carlos solicita a continuación que le pongan la canción “El Africano”:    “Mama el negro está rabioso,  quiere pelear conmigo,  decíselo a mi papa.  Mama yo me acuesto tranquilla,  me arropo pies a cabeza  y el negro me destapa.  Mama ¿qué será lo que quiere el  negro?”     Al finalizar la canción, lee el siguiente texto:    “Sacándole  música  a  ollas,  tapas,  pitos  y  a  cuanta  cosa  que  sonara,  hiciera  ruido  o  bulla,  un  grupo  de  hombres  y  mujeres  quienes  nos  reconocemos  como  afro  descendientes  de  sectores  108


populares de  Cartagena  participamos  el  pasado  domingo  15  de  noviembre  en  el  Cabildo  de  Getsemaní  en  el  marco  de  la  fiesta  novembrina.  Y  en  uno  de  los  grandes  recorridos  salimos  posicionando este mensaje, llevando la camiseta y el botón “Cuidado, el machismo mata”.     Mientras había desfile de reinas, danzas y comparsas, nosotros íbamos sacándole música a  los candelos y a las ollas y con la camiseta. La canción que cantamos e interpretamos durante  la  mayor  parte  del  recorrido  a  la  plaza  de  la  Trinidad  en  el  centro  histórico  ‐poniendo  cada  quien su toque personal‐ fue El Africano de Calixto Ochoa, la misma que dice “Mama, el negro  está rabioso, quiere peliar conmigo, ven dícelo a mi papa, Mama, yo me acuesto tranquila me  arropo pies a cabeza y el negro me destapa, Mama, ¿qué será lo que quiere el negro?”,  o mejor  dicho  los  negros  o  los  hombres  afro  cartageneros  organizadores  de  esta  singular  iniciativa  y  participantes de la misma: Queremos prevenir la violencia teniendo en cuenta los conocimientos  de cómo las identidades, las relaciones de género y los espacios sociales y culturales donde estas  se construyen inciden en las actitudes y comportamientos de hombres y mujeres en torno a la  violencia.    Buscamos prevenir la violencia de los hombres contra  las  mujeres,  contra  la  naturaleza,  pero  también  contra  otros  varones  en  Cartagena  considerando  los  conocimientos  que    hay  sobre    la  construcción  subjetiva  y  social  de  las  masculinidades  y  de  la  gran  riqueza  que  hay  en  estos  saberes  para  tratar,  resolver,  o  transformar  pacíficamente  los  conflictos  basándose en la negociación más que en la coerción.  Pretendemos  aumentar  nuestros  niveles  de  participación  como  hombres,  como  hombres  afros,  urbanos, populares y como sujetos en las acciones de  prevención de la violencia en general, y de la violencia  de género y machista en particular.     Los  negros  de  la  comparsa  y  de  esta  iniciativa  del  mensaje  “Cuidado,  el  machismo  mata”  liderada por Funsarep, Colectivo Pelaos, con el apoyo de la cooperación técnica alemana GTZ, en  el marco del programa Ser Capaz, queremos y requerimos estrategias de intervención cultural  que  promuevan  la  conversación,  la  reflexión,  el  debate  y  la  visibilización  de  las  consecuencias  fatales de la violencia machista y de propuestas para su prevención y erradicación.   Contrario  al  hombre  negro  de  la  canción  El  Africano  que  quiere  pelear  y  violentar  a  la  mujer,  nosotros queremos nuevas formas de actuación que lleven a relaciones horizontales y lleven a     109


asumir a  las  mujeres  como  personas  libres,  autónomas,  con  derechos  sobre  su  intimidad,  su  cuerpo y su trabajo.     Mama, ¿qué será lo que quiere el negro? Lo mismo que quieren las mujeres negras: caminos de  liberación, el derecho a una vida libre de violencias desde una perspectiva de cambio, hacia la  equidad de género y unos valores de una cultura de paz, responsabilidad y modos pacíficos del  manejo de los conflictos”.     A continuación Carlos explica que el Colectivo surge en el 2003 con el apoyo de Javier Omar  Ruiz y su participación en un evento realizado en 2002 donde por primera vez se habla del  tema de masculinidades en Cartagena. El Colectivo se organiza tanto a nivel interno, como  externo  para  la  producción  de  contenidos,  documentación,  definición  de  una    agenda  de  incidencia política y de acción en nuevos núcleos de reflexión y el boletín se convierte en  una  estrategia para escribir.     Un  primer  elemento  del  trabajo  del  colectivo  afirma  Carlos,  es  que    “no  somos  machos.  No  pretendemos  ser  machos”.  Los  hombres  del  colectivo  se  enfrentan  al  machismo  para  no  tener que seguir enfrentándose entre ellos mismos ni contra las mujeres; convencidos que la  clave  y  el  camino  de  liberación,  es  la  palabra  y  el  diálogo.  El  Colectivo  ha  orientado  su  accionar  al  encuentro  entre  hombres,  para  hablar  de  hombre  a  hombre  sobre  la  pregunta:  “¿qué tipo de pelaos queremos ser?”.    Se propone como punto de encuentro la esquina del barrio o cualquier lugar de encuentro  común entre hombres, ya que la condición de masculinidad se construye en la esquina, en la  terraza, en la cancha, en el billar, en la taberna, en el bar. Carlos afirma: “¿Para qué vamos a  hablar de masculinidad en otros escenarios, si ya hay escenarios naturales?”.    Un segundo elemento que hace parte del trabajo del colectivo es poner el suficiente número  de  sillas  en  las  esquinas,  en  la  cancha,  en  los  billares,  en  el  estadio,  en  las  escuelas,  en  las  bibliotecas,  en  los  medios  de  comunicación,  pero  también  en  la  casa  para  invitar  a  los  hombres  a  sentarse  y  conversar.  Se  necesita  alguien  que  impulse  y  no  se  preocupe  si  al  principio  llega  solamente  uno  o  dos  hombres.  Es  difícil  convocar  hombres.  Por  lo  tanto  si  llega uno o dos hombres, ya se está generando impacto.    Otro  elemento  central  de  la  propuesta  es  la  perspectiva  de  la  educación  popular.  En  el  colectivo Pelaos se promueve el encuentro de  saberes, “lo que cada quien sabe con lo que los  otros  saben  en  un  contexto  específico,  dando  como  resultado  nuevos  aprendizajes”.  En  este  sentido el Colectivo busca tender puentes de diálogo con las mujeres y con los hombres.   110


Carlos afirma  que  el  Colectivo  de  Pelaos  ha  venido  incursionando  en  la  propuesta  de  pro‐ feminismo y en el Desarrollo a  escala humana, orientando su accionar a la prevención de la  violencia  no  solo  desde  la  visibilización  de  los  hombres  como  victimarios  o  potenciales  victimarios sino,  fundamentalmente  como  personas  que  pueden  participar  en  la  resolución  de esta problemática.     Otros ejes de trabajo han sido el deporte y las masculinidades, las paternidades como parte  del proceso de crecimiento “ya no somos pelaos”, los cambios y las transformaciones. Carlos  comparte  el  siguiente  cuestionamiento:  ¿estamos  realmente  cambiando,  cómo  lo  estamos  haciendo?. No se trata solamente de un cambio social, público, sino un cambio en lo cotidiano,  personal, familiar y entre grupos de amigos?”.     Con    relación  al  tema  violencia  y  masculinidades  el  Colectivo  se  propuso  desarrollar  un  ejercicio sobre el consumo del alcohol como mandato masculino. La convocatoria se realizó a  través  de  la  campaña  publicitaria  de:  “mamar  ron  mata  el  padre,  el  hijo,  la  carne  y  el  espíritu”.  Dicha  campaña fue presentada a la convocatoria de la ONU  para  la    prevención  de  adicciones.  Fue  aprobada  y  empezará a llevarse a cabo en 2010.    Para  finalizar  su  intervención  Carlos  Díaz  comparte  que  el  Colectivo  de  Pelaos  participará  en  la  propuesta  de  difusión  de  la  ley  1257  y  de  la  política  pública de género de mujeres en Cartagena,  dirigida  a  hombres.  Se  trata  de  una  propuesta  innovadora,  para  ser  llevada  a  cabo  recorriendo  la  ciudad,   empezando  en  las  zonas  exclusivas  para  llegar  las  zonas excluidas de Cartagena.      

111


4. Metodología de trabajo del Colectivo Hombres y Masculinidades. Javier Omar Ruiz –  Colectivo Hombres y Masculinidades  Pedagogo y Fundador del Colectivo Hombres y Masculinidades. 

Javier Omar Ruíz inicia su intervención señalando  su  interés  por  compartir  la  metodología  de  trabajo  que  realiza  el  Colectivo  hombres  y   Masculinidades  con  jóvenes,  adultos,    mujeres  y  hombres, como una propuesta que se inicia en el  año  1996,  bajo  el  lema  de  que  “el  tema  de  las  masculinidades  se  tiene  que  llevar  puesto,  y  se  lleva puesto con pasión, sale del estómago, sale de  los  pies,  sale  de  las  manos”.  En  otras  palabras  se  trata  de  un  trabajo  interior,  para  evitar  que  la  discusión se quede encapsulada en el ámbito de  la argumentación teórica y conceptual.     El  criterio  metodológico  básico  del  Colectivo  es  que  “quienes  participen  en  estos  procesos  salgan  de  ellos  llevando  el  tema  en  el  alma,  en  el  corazón,  en  las  manos,  en  la  mirada,  en  las  palabras, en los pies”.    Esta propuesta se ampara en primera instancia en la educación natural, la cual estableció en  América  Latina  como  criterio  pedagógico,  político  y  metodológico  el  aprender  haciendo.  Es  decir,  construir  desde  la  práctica  misma,  la  práctica  del  hombre  del  común,  ese  hombre  pescador, el hombre indígena, las experiencias de vida de las mujeres.    De igual forma, la propuesta pedagógica del colectivo se alimenta de las dinámicas de grupo,  que  empiezan  a  involucrar  el  cuerpo  en  movimiento.  Así,  bebe  de  las  teorías  y  desarrollos  que  permiten  trascender  la  mirada  del  cuerpo  como  un  instrumento  de  la  acción  humana,  para  concebirlo  como  el  territorio  mismo  de  la  acción  humana  y  de  la  vivencia  humana.  Acude a los postulados de la bioenérgetica, al sistema de biodanza propuesto por  Rolando  Toro, combinando la música con el movimiento corporal.    112


Otra fuente  de  inspiración  de  la  metodología  del  Colectivo  se  halla  en  la  teoría  de  la  complejidad,  que  asume  que  ni  el  cuerpo  ni  la  vida  son  lineales,  no  son  monotemáticos,  ni  uniformes. Somos seres complejos, diversos y las puertas de entrada del conocimiento son  múltiples. De tal manera que no simplemente se accede al conocimiento a través de la razón,  sino también “por  las manos,  los poros, los pies, con la brisa, con el sudor, con la alegría”.    La  metodología  se  ha  nutrido  de  la  experiencia  plasmada  en  el  libro  “Nuestras  vidas,  nuestros  cuerpos”  del  Colectivo  de  Mujeres  de  Boston,  escrito  en  la  década  de  los  sesenta  que  propone  realizar  un  trabajo  centrado  en  el  cuerpo,  la  salud,  el  juego,  la  lúdica, la sexualidad.      Y  finalmente,  de  la  práctica  misma,  que  le  ha  permitido  al  Colectivo  formularse  nuevas  preguntas,  cuestionamientos  y  promover  cambios.  Javier  Omar  comparte  una  marcha  realizada con la mesa de mujeres de Soacha con el fin de movilizar paradigmas en el mundo  de lo simbólico. Para ello, los hombres vistieron con falda.       ¿Cuál ha sido el punto de partida conceptual? Javier Omar señala la comprensión del género,  como una instalación que la cultura hace en el cuerpo, en el mundo emocional y afectivo y en  el mundo racional, de unos determinados paradigmas sociales sobre lo que es ser hombre o  ser  mujer.  Como  es  un  proceso  de  construcción,  el  género  nos  instala  esa  manera  de  pensarnos  y  sentirnos  hombres  y  mujeres.  Por  lo  tanto,  la  intervención  pedagógica  debe  orientarse a “desinstalarnos” de ese paradigma que nos fue instalado.     Agrega:  “en  tanto  el  género  es  algo  que  vivimos,  que  llevamos  puesto,  debe  ser  desde  lo  vivencial  donde  podamos  mover  y  activar  procesos  de  cuestionamiento  y  transformación  de  esos  modelos.  Experiencias  vivenciales  que  muevan  la  razón”.  No  se  trata  de  mover  la  razón  desde  la  argumentación,    aunque  también  pueda  ser  un  ejercicio  válido  en  la  medida  que  puede generar algún nivel de consciencia. Pero es fundamental, movilizar  la razón desde el  cuerpo, el abrazo, el saludo de beso entre los hombres.     Esta  propuesta  metodológica  no  usa  siempre  la  misma  ruta,  sino  que  se  define  como  trayectos  que  se  han  ido  construyendo  en  el  camino,  pero  que  también  cada  grupo  determina y construye dependiendo su proceso.  113


Las actividades  pedagógicas  están  orientadas  a  posicionar  el  cuerpo  como  el  territorio  fundamental  donde  tiene  lugar  procesos  de  construcción  de  identidad.  Por  lo  tanto,  se  proponen ejercicios de contacto, de confrontación, reto, fuerza, confianza.     La relajación también se abre como una posibilidad para que los hombres puedan adentrarse  y  conectarse  con  su  mundo  interior.  Ya  que  como  expresa  Javier  Omar  “generalmente  nosotros hemos sido construidos para pensar de aquí para afuera, pero un hombre de aquí para  afuera es un hombre de la calle, un hombre de la calle puede hacer lo que le dé la gana. Eso ha  construido una identidad excluyente. Para dentro somos controlados, para afuera el descontrol.  Manejamos una doble dinámica”.     Conectado a esto, se trabaja en torno al auto  reconocimiento  corporal.  Se  da  la  posibilidad de re‐conocer el propio cuerpo, de conectarse  con éste, ya que el patriarcado ha construido  sobre  los  hombres  unas  corazas,  unos  controles,  una  armadura.    Con  el  masaje  corporal  y,  apoyados  del  aceite  se  van  removiendo las corazas. El trabajo con la piel  ha  permitido  que  las  personas  resignifiquen  su historia vital.    A  través  del  contacto  físico  y  del  juego  se  va  estimulando  la  sensibilidad  y  la  expresión  de  emociones.  Y a partir de la vivencia, tiene lugar la palabra, el debate, el análisis.    Javier Omar resalta la importancia de introducir en el proceso pedagógico la movilización, el  pronunciamiento  en  el  espacio  público.  Se  trata  de  habitar  el  espacio  público  desde  otras  posibilidades de lo masculino y de los hombres. En este terreno el desnudo cumple un papel  protagónico.  La  presentación  de  Vibranza  por  ejemplo,    hace  una  puesta  en  escena  de  desnudos,  simbolizando  con  ello  la  experiencia  de  quitarse  las  ataduras,  y  controles,  limpiarse las corazas y ofrecer su mirada limpia a los demás hombres y mujeres.    Al ser este un proceso que no solo estimula la expresión política, pública, corporal, material,  sino fundamentalmente la conexión con el yo interior, los ritos y rituales cobran una fuerza  significativa  por  cuanto  contribuyen  al  cierre,  al  compromiso  personal.  Se  realizan  rituales  con  la  luz,  otras  veces  con  el  agua,  otras  veces  con  el  barro  y  con  la  tierra.  Se  busca   agradecer a la vida, al mundo, a los compañeros y compañeras el proceso vivido.  114


También se utiliza la música, el rock, el arte urbano, el grafiti, para  que las paredes hablen  desde  la  resignificación  de  lo  masculino.  Se  hace  un  trabajo  que  busca  impactar  de  forma  simultánea la razón, los sentimientos y el cuerpo.     Javier Omar concluye su presentación precisando que no se trata simplemente de dinámicas  de grupo, ni de acudir a una simple técnica. La propuesta del Colectivo responde ante todo a  una concepción pedagógica y metodológica que busca activar nuevos paradigmas desde la  vivencia del cuerpo.     

5. Machos Afectivos. Carlos Alberto Montoya – Universidad de Caldas.  Pediatra afectólogo. Profesor de la facultad de medicina de la Universidad de Caldas, coordinador de la  Red Afecto contra el maltrato infantil de Manizales y promotor de la Iniciativa Machos Afectivos. 

Carlos Alberto  Montoya  agradece  su  participación  en  el  encuentro.  Explica  que  su  trabajo  como  pediatra afectólogo tiene lugar en  un contexto patriarcal propio de la  región paisa antioqueño‐caldense.    Machos  Afectivos  busca  posicionar el mensaje de que ¡el machismo mata! Y proponer en su lugar el paradigma de un  macho afectivo, es decir, que puede seguir siendo macho, al tiempo que es afectivo.     Carlos menciona que a lo largo del encuentro se ha conversado sobre la violencia de género  como un  producto de la cultura machista. Violencia que se reproduce contra los niños y las  niñas  en  donde  la  mujer  parece  quedar    atrapada.  El  conflicto  armado  genera  el  30%  por  ciento  de  la  violencia  en  el  país,  mientras  que  la  violencia  intrafamiliar  concentra  el  70%  restante,  pero  permanece  invisibilizada  tras  la  creencia  de  que  “la  ropa  sucia  se  lava  en  casa”.   

115


Bajo la  lógica  patriarcal  “los  hombres  tenemos  que  responder  al  estigma  social  de  ser  los  “perros”, ya que entre más mujeres tengamos, más machos vamos a ser. Sufrimos porque nos  comparan con animales: Ese hombre es un cerdo!, o ese hombre se cree un gallo!”.    Machos afectivos se gesta en la Asociación Afecto, que lleva veinticinco años en el país y que  cuenta con una red en Manizales. Su propuesta se enmarca en la defensa de la niñez y en la  formación a la familia desde el afecto.    En  sus  orígenes,  La  Asociación  Afecto  realiza  un  Congreso  de  amas  de  casa,  en  el  que  las  mujeres hacen el juramento de la ternura y uno de sus juramentos es no dar cantaleta. Sin  embargo,  estas  mujeres  expresan  que  al  llegar  a  casa  continúa  el  machismo,  por  más  que  ellas se hubieran sensibilizado. Dicha queja motiva la necesidad de trabajar directamente con  los hombres, alrededor de temas como la intolerancia, el racismo, la xenofobia, el sexismo y  la violencia.    En  este  proceso,  Javier  Omar  Ruiz  cumple  un  papel  central.  Carlos  Montoya  comenta  que  para esta época él trabajaba en una unidad de recién nacidos y de ahí surge la idea de realizar  el  primer  congreso  de  machos  afectivos,  con  la  intencionalidad  de  propiciar  ciclos  de  vida  distintos y movilizar un rol más activo y afectivo de los padres.    Para  ello,  profundizan  en  el  papel que  cumple  el  hipotálamo  como  puerta  de  entrada  a  las  emociones.  Analizan  los  componentes  fisiológicos  del  afecto:  las  proteínas,  las  macromoléculas,  etc;  las  manifestaciones  de  la  ira  o  las  alteraciones  de  la  memoria  en  los  hombres; así como las alteraciones gástricas de colon, la crisis asmática y la depresión en las  mujeres, con la claridad de que lo que se haga en la infancia, va a repercutir en la vida adulta.    Producto de este análisis, se propone la teoría del estreñimiento emocional, que en el campo  de la salud y de la institucionalidad, hace referencia a la “frialdad afectiva” de los médicos.    En consecuencia, machos afectivos se traza dos objetivos: 1) educar para la ternura, para la  expresión de los sentimientos por parte de los hombres y, 2) permitirse volver a ser niños. Es  decir, rescatar el niño interior; bajo la comprensión que ser hombre no es ser más fuerte.    Carlos  explica:  “El  niño  va  corriendo,  se  golpea,  y  tiene  la  lágrima  en  su  ojo,  pero  inmediatamente  le  dicen:  los  hombres  no  lloran.  Siempre  nos  enseñaron  que  un  paso  atrás  ni  para coger impulso, en cambio nosotros hemos venido trabajando en dar un paso atrás, pues  muchas cosas se evitarían si diéramos un paso atrás. Para una verdadera masculinidad, hay que  promover la campaña del paso atrás”.  116


El proceso va en expansión. Se han sensibilizado siete mil hombres dentro y fuera del país.  Machos  Afectivos  ha  trabajado  con  militares,  policías  y  conductores  en  Cali,  Bogotá,  en  el  Caquetá,  en  la  costa,  en  los  llanos  orientales,  en  el  Chocó,  en  Guatemala  y  en  el  Ecuador  donde se realizó un seminario denominado “Ternura pura”.    En  Alianza  con  la  Asociación  Afecto,  se  ha  trabajado  desde  la  ternura,  se    han  realizado   “transfusiones de afecto”, en las que en una bolsa de desechos la gente deposita el odio, la  rabia y el rencor, y se dispone a recibir con una jeringa de veinte centímetros llena de confeti,  amor,  ternura  y  todo  lo  bueno  que  deseen.  “Yo  no  creo  que  haya  diferencia  de  género.  Mi  tarea  como  ser  humano  es  la  de  crear  y  cuidar  la  vida.  Mi  única  recompensa  es  cumplir  dicha  misión con amor, inmensa alegría, responsabilidad e ilimitada entrega”.     A continuación, Carlos Alberto comparte con el grupo el instrumento  Machómetro, el cual  aplica en sus talleres. Lee algunas preguntas: ¿su hombre levanta la tapa del baño para orinar?,  ¿concerta  con  su  pareja  cuando  quiere  tener  una  relación  sexual?,  ¿lava  los  pantaloncillos?,  ¿puede tener sexo sin penetración?, ¿le regala flores y chocolates a su compañera aun cuando la  ocasión  no  sea  especial?,  ¿puede  reconocer  que  otro  hombre  es  bien  parecido  sin  sentir  que  disminuye su hombría?, ¿Al discutir con su pareja controla sus impulsos para alegar que tiene la  razón?, ¿asiste a las reuniones del colegio de los hijos?, ¿comparte con su pareja el manejo del  control del televisor?, ¿Cuándo está viendo su deporte favorito le presta atención a lo que dice  su compañera?.     Afirma  que  a  través  de  este  instrumento  se  puede saber qué tan machista es un hombre. Si  producto  de  su  aplicación  obtiene  una  puntuación muy alta, se le entrega una tarjeta  roja con la siguiente frase: “Alerta, el machismo  te  está  produciendo  estreñimiento  emocional  que  requiere  laxantes  afectivos”.  Si  es  medianamente  machista  se  le  entrega  una  tarjeta amarilla que dice: “Advertencia, su nivel  de  machismo  preocupa  pero  todavía  puede  mejorar, ánimo la vida le está dando un chanche  para  hacer  cambios  con  su  hombría”.  Y  si  definitivamente,  no  es  un  hombre  machista  se  le  entrega  una  tarjeta  verde  con  la  siguiente  información:  “Felicitaciones,  eres  un  macho  afectivo, el país y el mundo necesitan más hombres como tú”.     117


Para cerrar  su  intervención,  Carlos  Alberto  le  pide a los hombres del auditorio que se pongan  de  pie,  levanten  la  mano  derecha  y  realicen  el  siguiente  juramento  de  machos  afectivos,  que  él  lee:  “  me  comprometo  solemnemente  a  ser  atento y con respeto a mi pareja, a no hacerme el  fuerte  para  aparentar  hombría,  a  buscar  ayuda  cuando  pierda  el  control  y  me  torne  agresivo,  a  estar  sobrio  los  fines  de  semana  para  compartir  con mi familia, a levantar la tapa del baño al orinar y bajarla al terminar, a una sexualidad más  afectiva, comprensiva, amorosa y sin violencia con mi pareja, no me sentiré ridículo por serle fiel  a mi pareja, soy macho pero afectivo y me comprometo a ser promotor de la paz, la ternura, el  buen  trato  con  mi  pareja,  mi  ciudad,  y  mi  país”.  Carlos  pregunta:  ¿lo  juran?  y  el  grupo  responde: “Si, juramos”. Pide entonces que entre todos los hombres se den un abrazo.   

6. Intervención con hombres y perspectiva de género: asumiendo las masculinidades –  sensibilizando varones. Gerardo Hernández – Funvemas, Venezuela  Licenciado en educación de la Universidad Central de Venezuela, investigado re interventor social orientado a los  buenos tratos en las distintas esferas sociales, con especial interés en proporcionar modelos y referentes  alternativos en los contextos sociales contemporáneos, desde la práctica educativa, la reflexión pedagógica, el  diseño instruccional, así como por la educación para adultos a partir de la categoría de género y el enfoque de las  masculinidades. Es preparador de la cátedra de psicología educativa de la Universidad Central de Venezuela. Es  fundador y presidente de Funvemas. Autor de diversidades publicaciones  como: “De los estudios de mujeres y el  género como categoría orientada a la redefinición del rol del varón”, “propiciando cambios en las masculinidades”,  “al sur de todo” y “la construcción de la identidad masculina”. 

Gerardo Hernández  inicia  su  exposición  manifestando  la  alegría  de  estar  presente  en  el  Encuentro  como  hombre  venezolano  e  interesado  en  el  tema  de  las  masculinidades.  Considera  que  hablar  de  masculinidades  implica  retomar  su  experiencia  personal  y  por  ende,  sus  emociones.  Resalta  la  importancia  del  encuentro  como  una  oportunidad  para  conversar  en  torno  al  trabajo  en  red. Hacer un ejercicio que pasa por “en‐redarse” resulta  más enriquecedor que estar aislado o no tener con quién  interactuar, como ocurre en Venezuela.   118


Comenta que hace un año tuvo su primer contacto con el tema de masculinidades desde una  perspectiva académica en el Encuentro de Medellín y a partir de allí empezó “a pasar por las  manos de colombianos. Tengo que  decir, ya he pasado por las manos de Javier Omar y tengo  que  ser  agradecido  por  eso.  Mucho  de  lo  que  es  mi  búsqueda,  mi  angustia  de  cómo  ser  coherente ha tenido lugar a partir de esta experiencia”.     Considera  que  la  masculinidad  es  un  asunto  de  transmisión.  “Somos  hombres  porque  lo  aprendimos, si queremos ser otra cosa nos la tienen que enseñar”. Para movilizar cambios es  necesario reflexionar sobre aquello que propicia el cambio. Acude entonces a la categoría de  quiebre, la cual surge de la revisión de la teoría del género: Ningún hombre, ni ninguna mujer  va  a  pensarse  y  plantearse  cambios  si  no  sufren  un  quiebre.  Comparte  su  experiencia  personal  para  aclarar  su  tesis:  “yo  necesité  recuperarme  de  una  enfermedad  mortal  para  los  varones que es el desempleo y yo creo que ese es uno de los retos más difíciles que tenemos que  superar los varones, porque a nosotros nos enseñan a ser productivos. Desde que nacemos nos  marcan con la impronta de que los varones tenemos que servir para algo, esta experiencia fue  un quiebre en mi vida”.     Por lo tanto el quiebre es una categoría que sirve para entender y propiciar la convocatoria  de  hombres.  Gerardo  Hernández  pregunta  al  auditorio  ¿cuántos  hombres  jóvenes  que  recibieron la invitación al Encuentro están presentes porque les interesa, sin que sean ponentes  o  estén  participando  en  la  red?  Relata  que  en  Cuba  tuvo  la  oportunidad  de  presentar  un  modelo de trabajo con hombres, producto de la invitación que le hicieron algunas mujeres,  pero frente al cual casi ningún hombre de la facultad de humanidades se interesó en aplicar o  le  despertó  curiosidad.  Por  lo  tanto,  en  el  trabajo  en  red  se  tiene  la  posibilidad  de  “pescar  hombres”  y  una  forma  de  engancharlos  es  invitándolos  a  conversar  sobre  los  quiebres  que  han vivido a lo largo de su historia de vida.    En segundo lugar, el ponente expone la categoría de Gratitud. Señala que su presencia en el  Encuentro  y  en  diversos  escenarios  de  discusión  se  debe  en  gran  parte  a  un  estado  que  costeó  su  formación  y  participación  en  un  proceso  de  formación  intensiva  en  Chile  como  becario.  Siente  la  necesidad  de  ser  corresponsable  con  sus  aprendizajes  y  compartirlos  a  otros. Agrega que en ese sentido, la transformación de los hombres va siendo el resultado de  esfuerzos  colectivos,  de  esfuerzos  institucionales  y  sociales  que  trascienden  lo  que  hizo  la  madre o el padre en el proceso de crianza. Por tanto, la  gratitud y la responsabilidad en la  transferencia de las experiencias vividas son fundamentales.    119


A continuación, comparte la experiencia de su organización Funvemas (Fundación Venezuela  en  Masculino,  Venezuela  en  positivo),  relatando  que  esta  iniciativa  se  origina  en  Medellín  Colombia,  en  el  Tercer  Coloquio  Internacional  de  Masculinidades.  Actualmente  Funvemas  está conformada por él y su esposa con el propósito de trascender el tema de la violencia y la  agresión para promover el buen trato, los modelos positivos de relación y visibilizar lo que  los  hombres  están  haciendo  con  sus  hijos,  con  sus  familias.  Su  interés  es  ir  más  allá  de  la  mirada estadística que se concentra en las variables de ausencia o carencia.      Afirma: “yo soy testigo de muchos hombres que se levantan muy temprano y llevan a sus hijos  con  devoción,  se  preocupan  por  ellos,  familias  monoparentales  en  las  que  los  hombres  se  dedican a sus hijos con absoluta convicción, lo están haciendo bien. Eso también tenemos que  decirlo, hay alternativas que podemos ir descubriendo”.     Para  darle  un  poco  más  de  forma  a  este  interés,  Gerardo  Hernández  ha  reunido  distintos  manuales sobre el tema, publicaciones de experiencias de hombres e invita a revisar aportes  de teóricos que han avanzado en algunas discusiones tratadas en el Encuentro.    Así  mismo, considera  que  un  trabajo  central  es    la  educación  para  adultos  y  no de  adultos.  Plantea una conexión entre lo que los adultos son y el sistema educativo formal. Los niños al  ingresar  al  preescolar  lo  primero  que  observan  es  que  la  mayoría  de  sus  maestros  son  mujeres. Hay muy pocos hombres, quizá algunos en la parte administrativa pero muy pocos  asumiendo el papel de educadores o los roles de cuidado. Su invitación es a motivar a más  hombres para que consideren la posibilidad de ingresar al preescolar, generando con ello, un  balance entre hombres y mujeres educadores/as.     También  es  fundamental  impulsar  en  el  sistema  educativo  venezolano  y  en  el  mundial  el  reconocimiento  de  esta  necesidad.  El  sistema  educativo  está  lleno  de  mujeres  que  actúan  como “operarias de la educación”, por eso tiene que evaluarse lo que se está haciendo para  que  efectivamente  desde  la  escuela  se  contribuya  a  la  formación  de  hombres  diferentes.  Afirma:  “Yo  me  asumo  como  hombre  profeminista,  creo  que  las  mujeres  tienen  mucho  que  decir en el espacio de las masculinidades, no es un tema exclusivamente de hombres. Llegamos  a  ser  hombres  no  solamente  porque  existe  un  sistema  patriarcal,  un  modelo  perverso,  somos  hombres  porque  mujeres  nos  hacen,  son  corresponsables  de  lo  que  terminamos  siendo  y  nos  validan”. Por lo tanto, son necesarios espacios comunes de encuentro.    Gerardo Hernández cierra su intervención deseando que en algún un momento sea posible  trascender el uso de calificativos como: “soy hombre, soy heterosexual, soy venezolano” para  definirnos  y  relacionarnos,  de  tal  forma  que  el  objetivo  sea  reconocernos  como  personas,  120


como seres  humanos  y  construir  vínculos  más  cercanos  entre  los  hombres  y  las  mujeres  y  entre los mismos hombres.  7. La política de género en Diakonía. Cesar Grajales – Diakonia.  Filósofo, politólogo y con formación en ciencias religiosas, educador y consultor en temas de cooperación, derechos  humanos y paz. 

  Cesar Grajales inicia su intervención precisando que hablará sobre Diakonía, una organización  no gubernamental de cooperación internacional, fundada hace más de 40 años por un grupo  de iglesias separadas del culto luterano. Su propósito inicial era brindar ayuda humanitaria en  catástrofes naturales, pero con el tiempo se ha convertido en una organización que trabaja  en una perspectiva de derechos humanos para acompañar a organizaciones de la sociedad  civil y ofrecer apoyo económico en más de 35 países en el mundo.    El expositor organiza su presentación alrededor de 4 preguntas:    1) ¿Por  qué  Diakonia  trabaja  para  incorporar  una  perspectiva  de  género  e  impulsar  acciones  específicas en perspectiva de género?     Desde  Diakonia  se  considera  necesario  movilizar  transformaciones  que  supriman  toda  expresión  de  dominación  e  injusticia  en  el  mundo,  lo  cual  sólo  es  posible  si  se  transforman  las  relaciones  entre  hombres  y  mujeres.  Por  esa  razón  se  incorpora  una  perspectiva  de  género.  Pero  además,  decide  apoyar  de  forma  concreta,  financiera  y  política  acciones  que  contribuyan  a  transformar las relaciones entre hombres y mujeres.     2)  ¿Por qué Diakonía está interesada en el trabajo sobre masculinidades?     Porque dentro del enfoque de transformación de las relaciones entre hombres y  mujeres es  fundamental abordar el asunto de la transformación de las prácticas, la identidad y la cultura  con  los hombres, con los niños más pequeños hasta los adultos mayores. Existen evidencias  que muestran que la violencia tiene que ver con un modelo hegemónico para interpretar o  vivir  lo  que  significa  ser  hombre.  El  modelo  hegemónico  de  masculinidad  nos  afecta  a  hombres y mujeres.   121


El propósito  de  Diakonía  es  transformar  la  perspectiva  de  los  varones  como  simples  victimarios,  para  posicionar  el  planteamiento  de  que  los  hombres  también  se  han  visto  afectados por esa estructura machista y patriarcal, ya que buena parte de ellos no cumplen  con  las  expectativas  de  ese  esquema,  pero  tampoco  existe  un  deseo  generalizado  de  cumplirlas porque son deshumanizantes.      3. ¿Qué está haciendo Diakonía?     Está  desarrollando  programas  de  formación  específica  en  género  para  las  organizaciones  sociales  que  reciben  acompañamiento.  Así  mismo,  ha  impulsado  la  producción  de  dos  manuales:  Un  manual  para  el  desarrollo  de  la  perspectiva  de  género,  y  un  manual  que  fue  diseñado no solo en los términos conceptuales sino con las prácticas pedagógicas que realiza  el Colectivo de Hombres y Masculinidades, en particular por Carlos Iván García y Javier Omar  Ruíz.  Este trabajo es útil para el desarrollo político del Colectivo y de Diakonia, y tiene una  pretensión pedagógica al promover una discusión sobre la perspectiva de género.     Diakonía  como  organización  de  cooperación  internacional  está  interesada  en  discutir  qué  significa  incorporar  la  perspectiva  de  género  en  todos  sus  proyectos;  por  ejemplo,  en  un  proyecto de justicia económica y social. Buscar que al hablar de seguridad ‐que es un tema en  Colombia  bastante  importante‐,  se  haga  desde  el  punto  específico  de  las  diferencias  entre  hombres  y  mujeres.  Analizar  el  impacto  que  tiene  la  violencia  y  la  inseguridad  en  los  defensores de derechos humanos.    Igualmente,  Diakonia  está  comprometida  en promover  reflexiones  sobre  lo  que  significa  la  participación  de  las  mujeres,  las  vocerías,  la  representación  política  en  los  espacios  de  decisión.     Analizar las prácticas internas del equipo a través de procesos de formación que involucren la  aplicación  del  manual.  ¿Cuál  es  la  actitud  de  los  varones  de  Diakonia en  su  relación  con  las  compañeras mujeres?, ¿en el ejercicio de la paternidad? ¿y de la sexualidad?      4. ¿Qué desafíos identifica Diakonía en un futuro cercano,  en los próximos años?     Cesar Grajales observa un contexto muy resistente al cambio. Los hombres que tienen una  línea  similar  frente  al  cuestionamiento  de  un  modelo  hegemónico  son  una  gran  minoría  y  122


persiste una  cultura  dominante  sobre  la  cual  es  necesario  seguir  trabajando  el  asunto  del  poder y del ejercicio político.    Otro desafío se remite a  asumir el debate sobre la transformación cultural. Por ejemplo, la  cultura de los pueblos indígenas, la cultura de los pueblos afro descendientes, la cultura de  las comunidades campesinas. Si bien, existe una discusión frente a que las organizaciones de  cooperación  no  pueden  intervenir  o  interferir  en  la  cultura  de  los  pueblos,  en  Diakonía  se  considera  necesario  abrir  un  debate  acerca  de  lo  qué  significa  el  respeto  a  la  cultura,  más,  cuando  se  requiere  transformar  las  relaciones  entre  hombres  y  mujeres  para  garantizar  condiciones de justicia y equidad.    Para  finalizar  su  intervención,  el  expositor  menciona  otros  retos:  dar  continuidad  a  los  procesos  formativos,  aumentar  los  recursos  para  el  trabajo  concreto  en  masculinidades,  elevar el carácter político de los temas de masculinidad, superar la soledad de los hombres  que deciden romper con el paradigma dominante y seguir impulsando espacios de encuentro  sobre el tema, con la participación de hombres y mujeres porque es necesario discutir este  asunto juntos. Es un asunto social y político de todos.      Preguntas y comentarios 

Pregunta 1:  “En estos países donde tenemos gobiernos tan masculinos nos sentimos contra la pared. En  Colombia  se  ha  venido  presentando  un  fenómeno  y  es  que  los  roles  se  cambiaron.  Los  hombres estamos cuidando la casa y las mujeres han tenido que asumir la responsabilidad de  trabajar para responder por los asuntos del hogar. ¿Me gustaría como ven los panelistas esta  situación  de  cambio  de  roles:  hombres  cuidando  a  los  niños  y  haciendo  las  labores  domésticas y mujeres asumiendo la responsabilidad económica?”    Pregunta 2:  “Buenas tardes. Mi pregunta es para Carlos Díaz. ¿Cómo en una sociedad tan machista lograr  una transformación positiva para la sociedad cartagenera, de la costa y en el rest0 del país?    Intervención 3:  “Yo no quiero hacer una pregunta. Quiero nuevamente manifestar esa sensación de alegría y  agradecimiento a las personas organizadoras de este encuentro. Gracias a esas personas he  tenido  la  oportunidad  de  estar  compartiendo  con  ustedes.  He  quedado  maravillada  del  trabajo que están haciendo los hombres. No tenía ni idea de lo que estaban haciendo. Siento  123


que he  tenido  que  bajar  un  poco  el  fusil  contra  los  hombres,  siento  que  quiero  darles  un  abrazo  muy  fuerte  desde  mi  corazón  y  los  invito  a  que  sigan  con  el  compromiso  de  transformar  estas  estructuras  y  la  cultura.  Me  da  un  poquito  de  dolor  ver  menos  hombres  que ayer, pero les agradezco que nos hayan permitido a las mujeres estar en este espacio”. 

PANEL 6.  ALIANZAS Y ENCUENTROS: EXPERIENCIAS NACIONALES  Moderación y presentación: Javier Omar Ruiz, Colectivo Hombres y Masculinidades 

1. Casos de violencia de género resueltos por la Corte Interamericana de Derechos  Humanos y la Comisión Interamericana. Isabel Agatón – Personería Distrital.  Asesora de la Personería Distrital en asuntos de  derechos de las mujeres, diversidad sexual y justicia   

Isabel Agatón  inicia  su  presentación  agradeciendo  la  invitación  a  los  organizadores  e  informando  que  la  Personería  ha  dispuesto  la  entrega  de  algunos  ejemplares de  las  memorias  de  la Cátedra  de género  y  diversidad  sexual  para  los  asistentes.  Esta  cátedra  ha  sido  realizada  por  la  Personería  en  conjunto  con  la  Secretaría General de la Alcaldía, con el fin de propiciar  espacios  para  discutir  en  torno  a  la  construcción  de  la  equidad  de  géneros  con  la  participación  de  diferentes  actores.  Puntualiza  en  la  necesidad  de  seguir  realizando  este  tipo  de  encuentros  con  actores  que  lideren    las  políticas  públicas,  que  desarrollan  acciones  para  prevenir  la  violencia  contra  la  mujer,  que  reflexionan  sobre  las  nuevas  masculinidades,  que  buscan  adentrarse  en  la  comprensión de la violencia de géneros; ya que de este modo, estos espacios contribuirán a  posicionar  la  responsabilidad  del  estado  y  a  incentivar  su  compromiso  en  la  garantía  y  protección de los derechos de las poblaciones.  La  decisión  de  la  Personería  de  participar  en  el  Encuentro  tiene  que  ver  con  el  interés  de  evidenciar  ciertos  hechos  ‐producto  de  prácticas  patriarcales‐,  que  han  dado  lugar  a  la  vulneración  y  violación  de  los  derechos  humanos,  así  como  a  medidas  sancionatorias  que  además  de  estar  dirigidas  a  los  perpetradores,  comprometen  la  responsabilidad  de  los  estados.   124


Isabel Agaton señala en ese sentido, la  importancia de que los casos de violencia de géneros  lleguen  a  las  Cortes  Internacionales,  trascendiendo  las  fronteras  de  los  territorios.  Esto  es  posible gracias al marco  normativo internacional y regional que ofrece estrategias efectivas  de protección en los países de la región de las Américas.  Uno de los instrumentos disponibles para ello es la CEDAW (Convención para la eliminación  de todas la formas de discriminación contra la mujer) y otro, la Convención Interamericana  para prevenir y sancionar la violencia en contra de las mujeres. Así mismo, El Estatuto de la  Corte Penal Internacional y el Protocolo Facultativo Adicional CEDAW, son fuentes útiles de  consulta  para  la  doctrina  e  interpretación  de  operadores  jurídicos  y  ejecutores  de  políticas  públicas.  La trascendencia que tiene llevar casos de violencias de géneros a instancias internacionales  radica  en  el  reconocimiento  de  la  violencia  de  género  como  una  violación  a  los  derechos  humanos.  Por  lo  tanto,  permite  precisar  consecuencias  concretas  para  que  los  estados    se  comprometan  en  la  formulación  de  nuevas  legislaciones  y  en  la  puesta  en  marcha  de  procedimientos  que  garanticen  una  efectiva  protección  de  los  derechos,  así  como  en  la  modificación de prácticas patriarcales culturales.  El caso de María Da Pehna Fernandes, es el único caso resuelto hasta la fecha por la Comisión  Interamericana de Derechos Humanos en el que tuvieron lugar hechos referidos a violencia  de género al interior de la familia y que deriva en consecuencias para el Estado de Brasil, ante  la tolerancia a la violencia perpetrada en su domicilio.  Isabel  Agaton  explica  que  María  Da  Pehna  Fernandes  era  una  prestigiosa  docente  universitaria,  cuya  situación  económica  se  encontraba  resuelta.  Su  esposo  también  era  profesor  universitario.  Después  de  los  5  primeros  años  de  matrimonio  empezaron  a  presentarse  hechos  violentos  que  se  incrementaron  progresivamente,  incluyendo  varios  intentos de homicidio.  María denuncia la situación de violencia vivida a partir del tercer año,  pero no obtiene respuesta alguna por parte del estado de Brasil.  En una oportunidad su esposo la invita a tomar un baño en la tina de su casa e introduce en  ella  una  plancha  eléctrica.  Como  resultado  de  este  acto,  María  queda  con  una  paraplejia  irreversible.    Aunque  se  denuncian  los  hechos,  su  esposo  sigue  gozando  de  libertad.  No  se  efectúa ningún arresto, ni se inician investigaciones por parte del estado.  En consecuencia, una  Organización No Gubernamental de Derechos Humanos con carácter  consultivo ‐que puede presentar casos ante Cortes Internacionales‐,  documenta el caso en el  marco de la Convención Interamericana de Derechos Humanos y lo lleva a conocimiento de  la Comisión, con el objetivo de obtener como fallo la tolerancia del estado brasileño  frente a  la  violencia  perpetrada  en  su  domicilio,  argumentando  que  esa  tolerancia  es  la  causa  de  la  125


violencia sistemática  sufrida  por  María  Da  Pehna  Fernandes,  que  culmina  en  tentativa  de  homicidio.  La Comisión Interamericana estudia el caso en el marco del siguiente principio: “no evitar un  daño  equivale  a  producirlo”.  El  caso  de  María  Da  Pehna  Fernandes  es  valorado  como  una  violación a los derechos humanos, originada en la violencia de género; causada no solo por el  particular  sino  por  el  estado  brasileño,  quien  al  no  utilizar  un  recurso  legislativo  y  penal  oportuno  y  efectivo,  mantiene  esta  situación  de  vulneración  de  derechos  en  la  impunidad  por más de 15 años.  Esta  sentencia  visibiliza  la  responsabilidad  del  estado  en  los  actos  de  vulneración  de  derechos  y  en  esa  medida  constituye  ‐como  lo  señala  la  ponente‐,  una  oportunidad  emancipadora  para  la  población  en  general  y  para  las  mujeres  en  particular,  por  cuanto  genera obligaciones concretas de parte de los estados para remediar, sancionar y prevenir la  repetición de estos hechos.  En  el  caso  de  María,  la  Comisión  obliga  al  estado  de  Brasil  a  sancionar  de  manera  eficaz  la  violencia adoptando las siguientes medidas: 1) capturar al agresor, emitiendo una orden de  arresto  e  iniciando  el  respectivo  proceso  jurídico;  2)  implementar  alternativas  de  no  repetición  de  los  hechos  ocurridos  y  3)  definir  una  legislación  eficaz  que  permita  prevenir,  remediar y sancionar episodios de violencia de género.  En respuesta a la Sentencia de la Corte, el estado brasileño sanciona la Ley María Da Pehna  Fernandes  con  un  sentido  simbólico  importante:  visibilizar  públicamente  este  hecho  con  el  mensaje de garantía de no repetición, evitando con ello que su caso quede en el olvido. De  igual forma asigna a la victima una adecuada reparación material.  Isabel  Agaton  concluye  su  presentación  ratificando  que  a  la  fecha  es  el  único  caso  de  violencia de género al interior de la familia que  ha  llegado  a    conocimiento  de  un  órgano  de  carácter  internacional  y  por  lo  tanto,  representa  un  paradigma  y  ejemplo  en  el  uso  del derecho que trasciende las fronteras.     

126


2. La experiencia de la CampañaLazo Blanco, Bogotá – Medellín. Román Alexis  Huertas– Colectivo de Hombres y Masculinidades, y Hernando Muñoz – Movimiento  de hombres de Medellín  Román Alexis es pedagogo, presidente del Colectivo de Hombres y Masculinidades y Hernando Muñoz es docente,  investigador de la Universidad de Antioquia, licenciado en administración educativa, trabajador social y miembro  de la Junta Directiva de Colombia Diversa. 

Román Alexis Huertas manifiesta su interés de compartir la experiencia de la campaña Lazo  Blanco como un esfuerzo conjunto realizado a nivel mundial por los hombres, con el fin de  contribuir a la erradicación de cualquier forma de violencia contra las mujeres. La campaña  que nace en Canadá en 1991, llega a Colombia en el año 2004 de la mano de la Agencia de  Naciones Unidas y se consolida como una estrategia para invitar a hombres a reflexionar y  sumarse a este propósito.    En  Bogotá,  la  campaña  se  estructura  a  través  de  3  comités:  un  comité  que  se  encarga  de  establecer relaciones y alianzas con instituciones, otro que tiene como finalidad convocar a  personas  con  algún  grado  de  reconocimiento  social  para  que  se  sumen  a  la  iniciativa  de  difundir el mensaje del lazo blanco y, un tercer comité de carácter académico, que diseña e  implementa los procesos de sensibilización, capacitación y difusión con las comunidades de  Bogotá.    Dentro  del  proceso  de  articulación  y  gestión,  Román  Huertas  menciona  tres  alianzas  significativas: La primera, con la oficina de Política Pública de mujer y géneros de la Alcaldía y  con  el  Instituto  de  Recreación  y  Deporte;  la  segunda,  con  instituciones  educativas  de  diversas  localidades  del  Distrito,  que  desde  su  currículo  estaban  posicionando  el  tema  de  género y vieron pertinente la necesidad de abordar la pregunta por las masculinidades con  los estudiantes por los altos niveles de violencia escolar; y la tercera, con campañas similares  que tenían como punto de encuentro el objetivo de erradicar la violencia contra las mujeres:  la campaña impulsada por la política de mujer y género del Distrito, la Campaña de ciudades  seguras de UNIFEM y el Rostro de la Violencia de la Red de mujeres.     Con  estas  campañas  se  conformó  un  bloque  estratégico  para  trabajar  en  todas  las  localidades de Bogotá en los eventos públicos y de convocatoria masiva, como el Festival de  Verano, Rock al parque,  Salsa al parque, Opera al parque. Se buscaba invitar a los hombres a  cuestionarse frente a la responsabilidad que tienen en el ejercicio de la violencia.     127


En ese sentido la articulación se logró en tres niveles: 1) en el trabajo comunitario donde se  han involucrado movimientos de mujeres y grupos feministas; 2) en las instituciones locales,  colegios,  juntas  de  acción  comunal  y  otras  organizaciones  que  tienen    presencia  en  los  barrios;  y  3)  con  instituciones  distritales  como  la  Alcaldía  Mayor,  instituciones  de  salud,  oficina de políticas de género.    Frente a las apuestas actuales de la Campaña, Román Huertas menciona:     1) Continuar  realizando  procesos  de  formación,  capacitación  y  sensibilización  con  las  comunidades en temas de violencia de géneros y masculinidades.  2) Identificar    las  organizaciones  comunitarias  que  se    encuentran    cercanas  al  tema  y  tienen presencia en lo local.  3) Visibilizar  las  necesidades  de  trabajar  con  hombres  en  las  instituciones  que  tienen  competencia y responsabilidades misionales.   Finaliza  su  presentación  explicando  que  en  Bogotá  se  hizo  un  ejercicio  con  jóvenes.  Actualmente estos jóvenes se encuentran sensibilizados, capacitados y dispuestos a replicar  este  mensaje.  La  tarea  de  Lazo  Blanco  es  potenciar  este  ejercicio,  acompañar  a  los  grupos  emergentes  que    nacieron  desde  su  propia  iniciativa  y  que  van  avanzando  de  manera  autónoma.    A  continuación,  toma  la  palabra  Hernando  Muñoz,  quien  comparte  la  experiencia  de  la  Campaña Lazo Blanco en Medellín, enfatizando en primera instancia, en la importancia de la  alianza entre el movimiento de jóvenes de Bogotá y la propuesta en Medellín, que nace en  2005 al cierre del seminario de masculinidades.    Entre  los  principios  que  han  orientado  la  Campaña  de  Lazo  Blanco  en  Medellín  Hernando  menciona: el compromiso de los hombres a no ejercer, permitir o a ser indiferentes frente a  cualquier tipo de violencia en contra de la mujer y en consecuencia a denunciarla. Afirma que  los demás principios de la Campaña han sido mencionados previamente por Román Huertas.    Cierra su intervención puntualizando en los siguientes aspectos:    1. Las  acciones  de  comunicación  para  incidir  en  la  vida  social.  Se  han  constituido  alianzas  con  los  canales  regionales  y  con  la  radio  de  Bogotá  para  realizar  el  lanzamiento  de  la  campaña.  Las  campañas  son  acciones  políticas  y  es  necesario  vincular en éstas a los gobernantes.     128


2. La vinculación  de  figuras  públicas  con  reconocimiento  social  a  la  campaña.  En  Medellín se ha trabajado con la actriz Alejandra Borrero y con el músico Cesar López  desde  su  propuesta  de  la  Escupitarra.  Con  ambos  se  han  llevado  a  cabo  conversatorios  y  a  Cesar  particularmente se  le  ha  invitado  al  costurero  de  hombres.  Otro aliado significativo ha sido el  Museo de Antioquia.    3. El  carácter  público  de  la  campaña.  “Lazo  blanco  no  es  de  nadie,  es  de  todos!  Toda  la  ciudad la puede utilizar, no podemos esperar plata porque no nos la darán! Se trata de  pensar este ejercicio como profundamente político. E insisto, los hombres tenemos que  hacer estas cosas, las mujeres nos pueden acompañar en muchos momentos, pero esto  nos toca a nosotros es nuestra responsabilidad”.     

3. Sin territorios vedados. Douglas López – Corporación Opción Colombia  Arquitecto, terapeuta social y magister en desarrollo educativo y social. Su experiencia se orienta al trabajo con el  tercer sector. Miembro del Consejo Directivo de la Corporación Opción Colombia. Docente de la cátedra de gerencia  de proyectos sociales de la Especialización en Salud Familiar de la Universidad de los Llanos. Su interés investigativo  lo desarrolla en el marco de la formación del sujeto político. 

    Douglas  López  inicia  su  intervención  explicando  que  Opción  Colombia  propone  un  trabajo  que pretende ser integrador y que busca la construcción a partir de la diferencia.  Por eso en  el  marco  de  las  discusiones  que  se  han  venido  generando  en  la  Red  Colombiana  de  Masculinidades  No  Hegemónicas,  y  como  representante  de  su  organización,  manifiesta  el  interés de mantenerse como defensor del trabajo colectivo y de la integración de diferentes  perspectivas.     Contextualiza su presentación en evidenciar las realidades posibles, entendiendo la realidad  como un elemento que se construye a partir de la interpretación. Desde esa interpretación,  las  personas  pueden  encontrarse  con  territorios,  sin  territorios,  con  vedados,  sin  vedados  y   con una serie de posibilidades que surgen a partir de la posición que cada persona tiene.   

129


A continuación, explica brevemente que Opción Colombia  es una organización de 18 años que ha trabajado la mayor  parte  del  tiempo  de  forma  directa  con  estudiantes  universitarios en todo el país, a través de una propuesta  denominada  “experiencia  semestral”  ó  “hacer  opción  Colombia” que consiste en viajar a un municipio del país,  enfrentándose en muchos casos a contextos controlados  por grupos paramilitares, guerrilleros o de mafia. De esta  forma, Opción Colombia busca acercar a los estudiantes a   la realidad del país a partir de la vivencia propia.      Esta  experiencia  les  ha  permitido  a  los  universitarios  en  sus  últimos  años  de  formación  académica, aumentar sus niveles de conciencia e incidencia política. Opción Colombia cuenta  actualmente  con  4.800  “opcionistas”  interesados  en  contribuir  a  la  transformación  de   situaciones de violencia que se presentan en Colombia.     Douglas  López  comenta  que  en  una  época  Opción  generó  alianzas  hasta  con  49  Universidades de diferentes regiones del país, lo que le ha permitido contar con 7 líneas de  acción que operan bajo la premisa de construir a partir de la diferencia.    Para desarrollar su ponencia, la contextualiza en el marco de su experiencia personal. Afirma:  “no  podemos  hablar  de  una  cosa  distinta  a  la  que  vivimos,  hablamos  desde  nuestras  experiencias y validamos las de los otros a partir de las nuestras”.     Considera  que  las  personas  están  marcadas  por  la  cultura  y  que  a  su  vez  las  actuaciones  y  relaciones  que  establecen  con  otros/as  también  generan    marcas  culturales  que  permiten  mantener una estructura  y unos dispositivos de poder y a su vez, transformarlos.    La perspectiva hegemónica demuestra cómo la cultura ha asignado unos determinados roles  a hombres y mujeres que definen unos modos particulares de relación entre éstos. La cultura  concibe  a  los  hombres  de  una  misma  manera,  como  lo  hace  con  las  mujeres.  Desde  estos  roles es posible explicar las estructuras matriarcales y patriarcales.    Douglas López afirma que estamos viviendo “la crisis de los roles” que hace referencia a una  validación de la lógica patriarcal. Lo que ocurre según su perspectiva, es un desplazamiento  de lo patriarcal. Los movimientos feministas de primera generación expresan un deseo por  asumir  los  roles  masculinos,  generando  que  ciertos  campos  se  vuelven  desiertos,  mientras  que otros adquieran una sobrepoblación. En ese sentido, se pregunta ¿qué es lo patriarcal en  130


realidad, cuando se han definido estos parámetros de desplazamiento bajo un paradigma de la  conquista de derechos, o de dinámicas de conquista que transforman los ámbitos colonizados?     Esta pregunta pone sobre la mesa las formas hegemónicas de ejercicio del poder nominadas  como “seducción” o “persuasión”, así como aquellas asociadas al uso de la corporalidad, en  el marco de las alianzas y los encuentros con otros. El ponente señala, que particularmente  se  siente  más  a  gusto  con  la  “seducción”.  Sin  embargo,  sitúa  todas  estas  formas  de  poder  como propias de una estructura cultural.  Otras  formas  que  pueden  ser  denominadas  desde  “un  calificativo  más  perverso”  son  la  amenaza, la imposición y la manipulación emocional. Dinámicas que generan una forma de  relación  cultural  que  permea  no  sólo  las  relaciones  entre  los  géneros,  sino  en  general  la  dinámica  social,  colectiva  e  inclusive  organizacional.  Esto  conlleva  a  una  serie  de  agendas  ocultas  en  el  ámbito  de  las  dinámicas  organizacionales,  que  corresponden  a  formas  de  ejercer el poder no necesariamente visibles, ni transparentes.     En la conquista de los campos ‐entendido el campo como el escenario donde se desarrollan  las relaciones‐,  existe una configuración diferencial de las reglas de juego.  Los hombres no  se relacionan con otros hombres de la misma forma como lo hacen cuando conversan solo  con mujeres o cuando hay niños presentes o cuando no lo están.  La forma de relacionarse  está mediada por el campo  y el contexto en el que se desarrolla. No es lo mismo sostener  esta  conversación  en  la  Catedral  Primada  de  Bogotá,  que  tenerla  en  un  coliseo.  Hay  elementos  que  modifican  el  campo  y  ese  campo  en  el  ámbito  de  lo  patriarcal  y  de  lo  matriarcal  se  ha  ido  fusionado  con    la  conquista  de  derechos,  lo  que  lleva  finalmente  a  un  proceso de transformación de los campos mismos.    Douglas  López  explica:  “nosotros  los  hombres  nos  encontramos  con  otras  cosas  cuando  conquistamos un campo. Algunos hombres mencionan en los talleres que la cosa antes estaba  muy  equilibrada y que ahora no es así. De hecho hay posturas que manifiestan que el feminismo  de primera generación le ha causado más daños a la mujer que lo que el hombre le ha producido  durante muchos años”.     Afirma: el problema no es de hombres o mujeres, sino que se trata de un problema cultural.  Por lo tanto, si lo que se pretende es transformar la cultura, uno de los elementos a tener  en  cuenta  en  las  sesiones  de  trabajo  son  los  roles  asignados.  Para  ejemplificar  su  propuesta,  hace  referencia  a  su  experiencia  como  padre  y  señala  que  ese  ámbito  por  ejemplo,  se  convierte  en  un  territorio  vedado  para  los  hombres  “no  porque  no  seamos  capaces  de  ser  padres o de brindar afecto, sino porque somos contemplados desde paradigmas cotidianos en  los que hay asignaciones a roles femeninos y masculinos que limitan ciertos aspectos”.  131


Si bien,  las  posiciones  no  decretan  el  poder,  es  difícil  eliminar  de  las  representaciones  sociales  de las  personas  esta  creencia.  Se  pregunta  ¿cómo  decirle  a  una  señora que  no  es  el  presidente de la republica el que le va a solucionar su problema o que el policía no va a venir a  solucionarle el problema? Transformar la dinámica del ejercicio de poder parte de comprender  el poder.    En  una  investigación  realizada  con  la  Alcaldía  de  Villavicencio  y  con  la  Universidad  de  los  Llanos  se  realizó  una  revisión  sobre  el  concepto  de  familia  desde  la  legislación  nacional,  encontrándose que la familia es definida como el núcleo de la sociedad, constituida por un  hombre  y  una  mujer.  Bajo  esta  concepción  Douglas  López  cuestiona  que  no  es  posible  constitucionalmente que se conforme una familia diferente y en consecuencia, que es difícil  proteger una familia que no cumpla con estos parámetros.    En el artículo siguiente el marco normativo describe que la mujer y el hombre tienen igualdad  de  derechos  y  oportunidades  y,  que  la  mujer  no  podrá  ser  sometida  a  ninguna  clase  de  discriminación.  Douglas  resalta  como  importante  esta  aclaración,  pero  se  pregunta  por  el  lugar del hombre. Agrega, que esto hace parte de las dinámicas de conquista y colonización.  Cuando la mujer avanza en el ámbito del reconocimiento de sus derechos aparecen este tipo  de  elementos  que    empiezan  a  invisibilizar  el  campo  conquistado  o  aparece  otro  elemento  como  este:  el  estado  apoyará  de  manera  especial  a  la  mujer  cabeza  de  familia.  Sin  embargo,  alerta  que  muchos  hombres  cabeza  de  familia  se  encuentran  ante  una  barrera  para  recibir  apoyo del estado.    Concluye  su  intervención  señalando  dentro  de  los  retos  para  constituir  alianzas  que  es  necesario tener en cuenta el marco cultural, trabajar para superar el miedo y la desconfianza,  dejar de lado los protagonismos, trascender el auto elogio y, considerar que las redes y las  organizaciones son perecederas.   

4. Experiencias en la promoción de nuevas masculinidades. Gelbert Sánchez – Taller  Abierto, Cali  Gelbert tiene 40 años. Se describe como un hombre heterosexual, bisexual y homosexual. Es circuncidado.  Es administrador de empresas, con especialización en Salud Ocupacional, lleva 12 años trabajando en el tema de  masculinidades. Trabaja con la Secretaría de Salud de Cali.   

132


Gerbert Sánchez inicia su intervención aclarando que no es conferencista, sino facilitador y  que desde ese lugar buscará compartir la experiencia de trabajo de 10 años en los 15 minutos  destinados  para  el  ejercicio.  Dice  que  realizará  algunas  preguntas  a  hombres  y  mujeres  del  auditorio y les pide que respondan rápidamente. Invita al grupo a dejar de lado sus “cartones  académicos” para permitirse vivir este espacio en su condición de seres humanos.    Como parte de la contextualización, explica que Taller Abierto es una entidad que funciona  en Cali desde hace 17 años. En sus inicios, su trabajo estuvo orientado a mujeres cabeza de  familia en el empoderamiento de derechos humanos y modelos de crianza. Luego, reconoció  la importancia de involucrar toda la familia en los procesos de formación: a hombres, niños y  niñas. Plantea que el propósito de los procesos pedagógicos debe estar dirigido a fortalecer  al ser humano como hombres y como mujeres.  Agrega que actualmente y desde hace cinco  años, Taller de Vida realiza un trabajo sobre masculinidades y VIH con la comunidad indígena  Wayuu en la Guajira.     A continuación, Gelbert Sánchez comparte una experiencia realizada por Taller de Vida hace  8  años  en  conjunto  con  la  Secretaria  de  Salud  municipal,  cuyo  objetivo  era  fortalecer  el  trabajo  con  hombres  desde  las  masculinidades.  Señala  que  se  trataba  de  una  propuesta  ambiciosa  porque  su  énfasis  estaba  centrado  en  la  cobertura:  llegar  a  1.000  hombres.  La  pregunta crucial en ese entonces  era  ¿cómo convocar a 1.000 hombres a participar de este  proceso?    Para  lograrlo,  establecieron  alianzas  institucionales,  enviaron  cartas  a  los  hombres  hablando  de  la  importancia  de  la  paternidad;  pero,  en  los  talleres  quienes  llegaban  eran  las  mujeres  enviadas  por  sus  compañeros.  Invitaban  a  hablar  a  los  hombres  de  la  política  y  nuevamente  las  asistentes  eran  mujeres.  Proponían  el  tema  del  hombre  y  la  sexualidad,  pero  llegaban las mujeres bajo la creencia de que eran ellas  quienes tenían que asistir a estos espacios a aprender,  pues los hombres ya sabían de estos temas.    Ante la ausencia masiva de los hombres, aparece nuevamente la pregunta: “¿Cómo lograr que  los hombres lleguen a estos espacios?, cómo engancharlos?, cómo atraparlos?”    Gelbert Sánchez pregunta al auditorio femenino: ¿Cuándo las mujeres se reúnen en grupo de  qué hablan? Algunas respuestas son: “de los hombres”, “de las mujeres”, “de sexualidad”. Le  133


pregunta a un hombre, quien responde: “de muchas cosas: de la ropa, de la pareja, del trabajo,  de los hijos”.    A continuación pregunta a los hombres: ¿Cuándo nosotros los hombres nos reunimos, de qué  hablamos? Algunos responden: “de fútbol”, “de política”, “de mujeres”, “de sexo”.    A partir de esta pregunta Taller de Vida identifica un tema que convoca al hombre: el sexo.     Se  propone  entonces,  una  alianza  estratégica  con  medios  de  comunicación  en  Cali,  ubican  pasacalles en sitios estratégicos de la ciudad con el siguiente mensaje: www.sexoencali.com  y  reparten  volantes  a  unos  50.000  hombres.  Gelbert  afirma  que  más  de  10  mil  personas   llegaran  al  chat  para  hablar  abiertamente  de  sexo  y  de  éstas  por  lo  menos  el  75%  son  hombres.    A partir de esta convocatoria, se realizan talleres con temas como “100 posiciones para que  usted aprenda a hacer feliz  a su pareja”. A esta invitación acuden 70 hombres que dejan en  casa a las mujeres y a partir de allí se inicia el trabajo.     Gelbert  Sánchez  dice:  “nosotros  los  hombres  somos  penetradores  de  nacimiento  y  nos  han  inculcado que nacimos para no decirle NO a ninguna vagina, a ningún ano y a cuanta cosa se nos  atraviese, porque eso nos revalida como varones”. Explica, se trataba por tanto de “atrapar” a  los hombres desde el tema sexual para abordar en este espacio otros temas como lo social,  lo  familiar,  lo  político.  Este  espacio  permitió  “encontrar  hombres  llenos  de  dolor  escondidos  detrás  de  su  pene,  en  aquello  que  categoriza  a  los  hombres  como  tales,  hombres  que  habían  castrado sus sentimientos”.     Pregunta nuevamente al auditorio, ¿qué pasaría si frente a la invitación de una mujer atractiva  a  tener  relaciones  sexuales,  el  hombre  responde  que  no  está  preparado  para  aceptar  esa  invitación?,  “¿qué  podría  responder  la  mujer?:  ¡eres  gay!”.  Con  esta  pregunta  se  pone  en  entredicho  la  virilidad.  Agrega,  pero  si  el  hombre  presionado  socialmente  acepta  la  invitación, pero no logra tener erección, la confrontación con su identidad masculina es aún  mayor. “¡cómo es que a ese hombre tan simpático no se le paró!, ¡no es hombre!”.    El  expositor  llama  la  atención  frente  al  imaginario  social  que  reduce  la  masculinidad  a  la  genitalidad y  refiere  que  el  trabajo  de  Taller  de  Vida  se  ha  concentrado  en  desmontar  este  imaginario.     134


Luego explica  que  su  presentación  inicial  como  heterosexual,  bisexual  y  homosexual  tenía  como  intención  llamar  la  atención  del  auditorio  frente  a  esa  necesidad  cultural  que  tienen   los  hombres  de  reafirmarse  como  varones,  como  machos,  a  partir  del  ejercicio  de  su  sexualidad. La hombría tiene que estarse demostrando permanentemente. A los hombres se  les  bombardea  con  mensajes  como  “trabaje  duro”,  “sea  responsable”,  “a  los  30  años  sea  independiente”, “tenga una buena mujer”, “tenga muchos hijos”, “tenga casa, carro y beca”.  Agrega: “ya tengo 40, no tengo casa, no tengo mujer. En conclusión: soy marica!!! Eso es lo que  dice la gente”.    Esta  es  una  gran  carga  cultural  que  llevan  los  hombres  a  cuestas  porque  temen  no  poder  cumplir  con  el  mandato  social.  De  ahí  que  el  trabajo  de  Taller  de  Vida  se  concentre  en  la  resignificación, en la reformulación de ese mandato social, propiciando encuentros entre los  hombres  para  hablar  de  otros  temas,  como  por  ejemplo  el  dolor,  el  miedo,  la  familia,  la  sexualidad, la paternidad, el trabajo y la no violencia. El sexo es el gancho.    Taller  de  Vida  utiliza  una  estrategia  metodológica  de  intercambio  cultural,  revisando  cómo  han  sido  los  hombres  históricamente  y  hasta  donde  es  posible  llegar  con  esos  modelos  impuestos.  Propicia  encuentros  vivenciales  desde  el  no  juzgamiento,  que  dan  lugar  a  la  expresión de emociones e invita a construir acuerdos de compromiso para la transformación.  También se realizan espacios de diálogo intergéneros e intergeneracionales.     Finalmente  Gerbert  Sánchez  concluye  su  presentación  con  la  siguiente  tesis:  “yo  no  puedo  modificar mis comportamientos si no reconozco que soy violento”. Por lo tanto invita a mirarse  a sí mismo y a reflexionar sobre el propio modo de actuar, para que los cambios comiencen a  darse posiblemente a mediano y largo plazo. 

5. Colectivo de nuevas masculinidades. Oscar Andrés Castillo Saenz ‐ Universidad  Industrial de Santander  Estudiante de Trabajo Social de la Universidad Industrial de Santander.  El Colectivo se conformó hace 2 años aproximadamente. Actualmente cuenta con 15 estudiantes de trabajo social  entre los 18 y los 25 años. El Colectivo ha trabajado con población en situación de desplazamiento, ha participado en  marchas los 25 de noviembre y ha participado en la formación de líderes en el tema de masculinidades. Es el único  colectivo que suscribió la Convención Iberoamericana de los derechos sexuales y reproductivos.   

135


Oscar Andrés  Castillo  saluda  al  auditorio  y  comenta  que  presentará  la  experiencia  del  Colectivo  Nuevas  Masculinidades  de  la  Universidad  Industrial  de  Santander  en  sus  dos  etapas: como proyecto y como proceso.  Afirma que como proyecto, el Colectivo nace en 2008 producto de una alianza entre ACNUR,  la  Universidad  y  el  Colectivo  Hombres  y  Masculinidades,  dirigida  a  la  formación  de  30  estudiantes hombres de la carrera de Trabajo Social, en temas de género y masculinidad, con  el fin de capacitarlos para trabajar posteriormente en Bucaramanga, Santander y la zona del  Magdalena Medio, en estos temas.     En  el  marco  del  proyecto,  se  nombra  un  coordinador  estudiante,  que  actualmente  no  está  vinculado al proceso porque se graduó y se encuentra trabajando en otros temas. Él era el  encargado de convocar a los estudiantes a participar, como un requisito de formación.    A  partir  de  este  proyecto,  el  Colectivo  comienza  a  concebirse  como  un  proceso  y  en  articulación con una ONG local, inicia su trabajo directo con comunidades, en especial, con un  grupo de jóvenes, niños y niñas en situación de desplazamiento. Este tránsito de proyecto a  proceso  se  da  producto  de  algunas  reflexiones  que  empiezan  a  surgir  en  el  grupo.  Oscar  Castillo  explica,  que  profundizan  en  la  cultura  machista  de  la  región  santanderiana,  lo  cual  genera resistencias y temores en algunos jóvenes que se niegan a vincularse al proceso, pues  sienten que el grupo es de homosexuales. A pesar de las críticas y presiones sociales, logran  consolidarse como un equipo unido y empático, que aporta a las necesidades de la región.    Finalizada  la  financiación  y  el  acompañamiento  técnico  del  proyecto,  el  Colectivo  sigue  adelante  reformulando  su  plan  de  acción.  Oscar  explica  que  durante  varios  meses  estuvieron  analizando  cuál  sería su objetivo y campo de acción. Deciden abrir el  grupo  y  vincular  a  compañeras  mujeres  cercanas  al  proceso  y  a  otras  personas  que  se  sentían  atraídas  por  el  tema  y  dar  continuidad  a  las  actividades  académicas y de formación.    Como  resultado  del  proyecto  y  de  las  acciones  realizadas, el Colectivo comienza a ser reconocido en Bucaramanga y por ende, a ser invitado  a participar en algunos espacios. Obtiene trabajo con algunas ONG’s y  participa activamente  en  la  conmemoración  del  25  de  noviembre,  Día  internacional  de  la  No  Violencia  contra  la  Mujer, a través de campañas en la Universidad con mensajes de NO VIOLENCIA.    136


Dentro de  las  proyecciones  del  Colectivo,  Oscar  Castillo  menciona  la  formación  conceptual  de sus miembros, la promoción y divulgación de sus mensajes, la importancia de acompañar   los  procesos  de  organizaciones  de  derechos  humanos  o  feministas  desde    un  compromiso  ético  y  político,  la  articulación  con  entidades  que  fortalezcan  su  plan  de  acción  y  la  participación  en  escenarios  como  estos  para  darse  a  conocer,  compartir  su  experiencia  y  aprender de otras.  6. Aportes de los niños, niñas y adolescentes al Encuentro 

Introducción:    “Buenas  tardes  a  todos  y  a  todas.  Esperamos  que  les haya ido muy bien en estos tiempos. Nosotros y  nosotras  estábamos  abajo  en  el  primer  piso.  Algunos  y  algunas  tuvieron  la  oportunidad  de  asomarse  y  encontrarse  con  las  palabras  de  los  niños y niñas.     Queremos  decirles  que  los  niños,  las  niñas  y  las  adolescentes  pertenecientes  a  algunas  organizaciones  como  Fundación  Crecer  Unidos,  Casa  Taller  San  Martín,  Colectivo  Antrax,  Colectivo  Fenix,  Colectivo  camino  de  Aethos,  Comedor  Bosques de Meriland están presentes como sujetos políticos, como sujetos de derechos y  en eso, queremos hacer muchísimo énfasis.     Hemos conversado sobre los mismos temas que ustedes han conversado en este espacio.  Por eso, están haciendo presencia con sus voces, sus pensamientos y sus creaciones hechas  propuestas. Con ello, los niños y niñas ejercieron el derecho a la participación, entendido  como  hacer  parte  de,  opinar,  construir  y  tomar  decisiones.  Con  ello,  queremos  decirles  también  que  hubo  también  quien  decidió  quedarse  en  el  camino,  hubo  quien  decidió  entrar e irse de este planeta que van a conocer, pero eso también hace parte de decidir y  participar.    El juego,  el  arte como  lenguaje de expresión y como  un  elemento  político,  se hacen aquí  presentes. Por eso, queremos decirles que estos viajeros y viajeras han venido desde muy  lejos,  para  compartir  con  sus  propias  palabras,  desde  sus  propios  pensamientos  lo  que  significa ser niños, niñas y adolescentes”. 

137


“Un mundo chévere”     “Había una vez unas pócimas que eran la solución a los problemas de los niños y niñas. Para  poder  tomar  esas  pócimas  había  que  hacer  un  viaje  muy  largo.  En  ese  viaje  se  encontraron  muchos  seres  mágicos  como  hadas,  duendes  y  la  mejor  niña  llamada  Griselda.  Ella  tenía  las  pistas  para  encontrar  las  pócimas  mágicas.  En  ese  camino,  cada  uno  se  tomó  su  pócima  y  comenzaron a soñar que otro mundo era posible, donde los hombres masculinos y las mujeres  femeninas vivían tranquilos para siempre. Estas son las pócimas:   No a la violencia   No al maltrato   No a la explotación   No a la desigualdad   No a la injusticia   No a la pobreza   No a la mentira   No al robo   Respeto”    Enseñanzas del nuevo planeta:    “Los niños, las niñas, los adolescentes y las adolescentes del Mundo Loco, pensamos que una  Declaración es:     Decirle a una niña que si quiere ser su novia   Declarar una idea, un acuerdo para que se pueda convertir en ley    En el Mundo Loco mandaban los egoístas. Los hombres y las mujeres son infieles entre sí. Los  hombres  pensaban  que  podían  hacer  todo,  solos.  Pero  un  día,  los  niños  y  las  niñas  le  propusieron a los hombres y mujeres del Mundo Loco, que sería mejor vivir con los siguientes  compromisos:  138


   

Que los hombres y las mujeres tengan los mismos derechos  Que las niñas se les declaren a los niños que son tímidos  Que los hombres y las mujeres tengan la misma fuerza y compartan los poderes  Que todos y todas expresen sus sentimientos sin pena 

En el Mundo Loco hay redes de comunicación como el internet. Nosotros los niños y las niñas  proponemos que:     Hayan redes de tele transportación, con la voz delgada pero resistente   Con mucha energía, con potencia   Con corriente de sonido    Escúchese, piénsese, multiplíquese y cúmplase!”   

Reflexiones que estimulan próximos encuentros… A continuación, se presenta a manera de síntesis de los paneles 5 y 6 algunas ideas centrales desarrolladas por los y las ponentes, que aportan al trabajo en masculinidades y a la discusión sobre la constitución de alianzas y redes para la consolidación de la equidad de géneros, que el Encuentro propone: Propósitos y objetivos comunes Es fundamental enmarcar la reflexión sobre las masculinidades, en un propósito amplio y abarcador: aportar a la transformación de las relaciones de poder inequitativas entre hombres y mujeres, que sustentan las expresiones de dominación e injusticia en el mundo. Esto implica definir líneas de acción orientadas a:  

 

Prevenir, erradicar, rechazar abiertamente y denunciar todas las formas de violencia que tienen su origen en las diferencias de géneros. Incidir en los patrones de crianza y socialización que legitiman y reproducen los estereotipos de géneros y proponer en su lugar, una educación basada en la ternura y expresión de las emociones. Evidenciar los impactos negativos que el sistema patriarcal ha producido tanto en las mujeres como en los mismos hombres y en la naturaleza. Romper con la ecuación que iguala a los hombres con el ejercicio de la violencia y en cambio, posicionarlos como sujetos responsables, partícipes de la construcción y 139


   

transformación social. Visibilizar y potenciar las contribuciones que los hombres desde diferentes lugares y escenarios hacen a estas transformaciones: como padres, parejas, amigos, hijos, maestros, compañeros de trabajo, etc. Apostar a la construcción de una cultura de paz, a la promoción del buen trato y a la visibilización e intercambio de buenas prácticas relacionales entre hombres y mujeres. Instalar la pregunta por el tipo de hombres y mujeres que queremos ser. Transformar a partir de la vivencia misma –y no solo desde los discursos-, los imaginarios y paradigmas que legitiman el mandato social de lo que significa ser hombre. Propiciar ejercicios de autoreflexión y cambio personal y relacional al interior de las mismas organizaciones y redes, incidiendo en las prácticas cotidianas de ejercicio del poder.

Frentes de acción Las posibilidades de acción en el marco de estos propósitos, son múltiples y diversas. Aquí se presentan sólo algunas de ellas, teniendo en cuenta la importancia -resaltada durante el Encuentro- de concebirlas como procesos que requieren continuidad y acompañamiento en el tiempo: 

 

  

Creación de espacios de encuentro entre hombres, que favorezcan la construcción de confianzas y por consiguiente, el abordaje de temas como la paternidad, la sexualidad, la salud, la familia, el trabajo, la noviolencia –entre otros-, a partir de ejercicios que combinen metodologías vivenciales, participativas y reflexivas. Creación de espacios de encuentro e intercambio entre hombres y mujeres. Pronunciamientos en el espacio público a través de movilizaciones, marchas ó puestas en escena (desnudos) con mensajes claros, contundentes e impactantes que den cuenta de formas alternativas de habitar el mundo desde la masculinidad. Generación de alianzas con medios de comunicación locales, regionales y nacionales, para la realización de campañas de alto impacto. Involucramiento y compromiso de gobiernos locales y municipales en la participación de ejercicios de visibilización pública (marchas, caminatas, campañas, etc). Articulación de propósitos, esfuerzos y recursos con instituciones gubernamentales y no gubernamentales interesadas en la construcción de la equidad de géneros, para potenciar los impactos esperados. Construcción de propuestas con las comunidades de base, organizaciones sociales e instituciones educativas a partir de sus intereses, experiencias y la lectura de contexto y realidad social. Acompañamiento de colectivos juveniles de hombres, que se crean como iniciativa propia de las comunidades o que resultan de otros procesos, para impulsar su sostenibilidad y fortalecimiento. 140


Generación de espacios pedagógicos, reflexivos, de autoevaluación y autocrítica al interior de las organizaciones sobre el ejercicio del poder y el establecimiento de relaciones basadas en la equidad en las prácticas cotidianas y en las alianzas con otras organizaciones.

Enfoques metodológicos en las propuestas de trabajo Existe un consenso entre los y las ponentes tanto de estos dos paneles como de paneles anteriores, frente a la importancia de enmarcar los procesos pedagógicos con hombres, en enfoques metodológicos que:      

 

Favorezcan la vivencia y experimentación directa. Atenúen el discurso y la racionalidad, posibilitando la expresión de otras dimensiones: corporal, emocional, espiritual, relacional. Conciban el cuerpo como el “territorio mismo de la acción humana”. Permitan aprender en el hacer. Favorezcan una conexión con la historia de vida personal. Suspendan el enjuiciamiento o la crítica y en su lugar, permitan visibilizar, transformar y resignificar las creencias, imaginarios y estereotipos presentes en la cultura, que legitiman el uso de las violencias por razones de géneros. Estimulen la emergencia de lenguajes expresivos alternativos como el graffiti, la música, el juego, la danza, el arte urbano, el teatro, entre otros. Se amparen en el reconocimiento de saberes y experiencias y, en esa medida, favorezcan la construcción colectiva.

Estrategias de convocatoria Una de las preguntas formuladas que mayor contundencia tuvo en estos dos paneles, hace referencia a la convocatoria: ¿cómo convocar a los hombres a participar en estas propuestas?, ¿cómo motivarlos?, ¿cómo engancharlos? Previamente en el panel 2, Juan Guillermo Figueroa había planteado esta dificultad, mencionando algunas estrategias de convocatoria que terminaban atrayendo la atención de las mujeres más que de los hombres, del mismo modo, lo señala en su exposición Gelbert Sánchez de Taller de Vida. Algunas propuestas que los y las ponentes recomiendan son:  Convocar a partir de los temas que atraen a los hombres como el sexo, el futbol, los

juegos de video y desde allí, introducirlos en otros temas.  Acudir a los lugares de encuentro habituales o “naturales” de los hombres: la calle, la esquina, la tienda, el billar, la cancha de futbol, el bar y, en medio de estos escenarios proponer los temas de conversación. 141


 Escuchar las historias y versiones de los hombres sin enjuiciarlos, ni estigmatizarlos como

victimarios o sujetos violentos.  Acudir a la categoría de “quiebre”. Es decir, a los momentos de la historia vital de los hombres en los que se han cuestionado su identidad masculina y se han preguntado ¿Qué significa ser hombre? Participación de hombres y mujeres Finalmente, a lo largo de estos dos paneles se presentan dos posiciones en tensión, que requieren ser analizadas con mayor profundidad en posteriores encuentros. De una parte, si bien se considera que las mujeres pueden apoyar estos procesos, se ratifica la importancia de que sean los hombres quienes lideren y conduzcan el ejercicio de pensarse sobre las construcciones hegemónicas de la masculinidad y sus impactos en las relaciones intra e intergéneros, proponiéndose espacios específicos de trabajo para los hombres. De otra parte, se expresa con contundencia la importancia de trabajar conjuntamente con las mujeres la construcción de la masculinidad, en tanto son las mujeres y hombres quienes educan a sus hijos varones y si no se resignifican las creencias, imaginarios y estereotipos culturales que están a la base de los patrones de crianza, por más que se trabaje con los hombres, el sistema patriarcal se conservará.

TRABAJO EN GRUPOS    Comisión 1 – Declaración de Río de Janeiro  Presentación y moderación: Douglas Mendoza y Jhon Jairo Pinzón 

Las siguientes son algunas de las estrategias propuestas en esta comisión para promover la  difusión de la Declaración de Río de Janeiro así como el enriquecimiento de sus contenidos a  partir de realidades propiamente colombianas:     Existe una triple condición de discriminación en Colombia que debe ser atendida: ser  mujer, negra y en situación de desplazamiento.   Es  fundamental  tener  en  cuenta  el  trascendental  papel  que  juegan  los  medios  de  comunicación, pues es un hecho que nadie desconoce, que el impacto social sobre las  masculinidades, es mayor si se realizan campañas a través de dichos medios.   Los  niños  y  niñas  requieren  conocer  el  tema  de  diversidad  sexual  y  los  derechos  sexuales,  reproductivos  y  de  género  de  heterosexuales,  gays,  lesbianas  y  transgeneristas.  142


 En Colombia  el  conflicto  armado  ha  enfatizado  las  diferencias  de  clase  que  predominantemente  afectan  a  las  mujeres.  Esto  exige  implementar  acciones  específicas  de  carácter  inmediato  y  efectivo  alrededor  de  la  equidad  social  y  de  género. Se requiere además apoyar y fortalecer organizaciones, grupos e individuos  que están interesados en tales propósitos.   Trabajar en Colombia sobre tres aspectos básicos: la violencia a todo nivel, en el tema  de géneros y diversidad y en salud sexual y reproductiva con énfasis en los derechos  de hombres y mujeres. Todo ello, para la deconstrucción de aquellos paradigmas que  nos han limitado las posibilidades de integralidad.   En  Colombia  la  normatividad  sobre  las  violencias  ha  apuntado  principalmente  hacia  las  mujeres.  La  ley  1257  de  2008  está  basada  en  las  violencias  contra  la  mujer.  Es  necesario que esta Declaración se pueda convertir en una Política Pública de Estado  con  la  participación  efectiva  de  la  comunidad,  que  normatice  el  quehacer  y  el  comportamiento de los hombres en todos los escenarios. En esta medida se pretende  conseguir el apalancamiento de recursos que permitan trabajar en la formación de los  hombres y en la prevención de las violencias, independientemente de los gobiernos  de turno.   Incluir el tema de hombres, vejez y sexualidad.   Incluir  las  violencias  que  ejercen  las  mujeres  contra  los  hombres,  tanto  físicas,  psicológicas y emocionales. Desligar la codependencia que existe entre la obligación  de  la  cuota  alimentaria  del  padre,  frente  al  derecho  de  ver  a  los  hijos.  Deben  entenderse como dos aspectos diferenciales.   Trabajar  en  torno  a  la  prevención  y  erradicación  de  las  violencias  que  ejercen  las  mujeres  contra  otras  mujeres,  y  sobre  la  percepción  social  de  “la  otra”  como  rival  tanto en el escenario privado como en el público.   Hacer énfasis en la deconstrucción del sistema de creencias que legitima y reproduce  las violencias entre los mismos hombres.   Visibilizar,  denunciar  y  promover  medidas  por  parte  de  los  gobiernos  municipales  frente a las condiciones de los espacios públicos que favorecen o propician el ejercicio  de las violencias, a nivel arquitectónico (calles oscuras, zonas de peligro, lotes baldíos,  etc) y de movilidad.   Trabajar con las familias en torno a la cada vez más creciente legitimación social de la  prostitución  y  la  vinculación  de  las  mujeres  con  la  cultura  del  narcotráfico,  como  medio para contribuir en la economía familiar.   Rechazar abiertamente todas las prácticas de explotación sexual, en especial aquellas  que involucran niños y niñas.   Salud plena para las mujeres, incluyendo el derecho a una atención en salud mental,  así como el derecho a ser tratadas por los médicos con respeto.  143


 Se propone la remuneración al trabajo que hace la mujer en el hogar y de la economía  del cuidado que ellas lideran.   Incluir el análisis de la inversión de roles, en particular aquellos en los cuales la mujer  pasa a ser la proveedora económica del hogar. Situación que se agudiza con las crisis  económicas y en medio de fenómenos como el desplazamiento forzado.   Es  importante  tener  en  cuenta  y  analizar  la  creciente  militarización  y  criminalización  de las mujeres en las ciudades, especialmente en sectores marginales. Hay cada vez  una mayor participación de las mujeres en las pandillas y grupos delincuenciales.   Las  instituciones  educativas  no  contienen  en  sus  P.E.I.,  una  perspectiva  de  género  transversalizada.  Se  trata  de  manera  indiscriminada  a  hombres  y  mujeres  con  el  agravante de que en ocasiones se privilegia la voz y el saber de los hombres.   Abordar la discriminación de las mujeres en razón de su edad, en particular, alrededor  de  los  estereotipos  de  belleza  y  productividad  femenina  que  generalmente  se  encuentran ligados a la juventud.   Orientar  acciones  hacia  la  prevención  del  reclutamiento  armado  de  niños,  niñas  y  jóvenes como una de las peores formas de violencia.   Difundir ampliamente la Declaración de Río de Janeiro a  través de la conformación de  una red nacional en la que participen los entes gubernamentales.   Erradicar prácticas de discriminación sexual y de género como la homofobia.   Promover la participación de los hombres en las labores domésticas.  Comisión 2 – Dinámica de la Red de Masculinidades No Hegemónicas   Presentación y moderación: Juan Carlos Celis y Diana Liceth Palacios       

Moderador – Juan Carlos Celis:  Propone  construir  colectivamente  la  dinámica  de  trabajo  de  la  comisión,  para  cumplir  con  el  objetivo  de  presentar  en  plenaria  algunas  propuestas  con  respecto  al  funcionamiento  operativo  de  la  Red  Colombiana  de  Masculinidades No Hegemónicas.      Intervención 1  “Yo  vengo  de  la  asociación  de  trabajadores  sociales  del  Magdalena.  Tenemos  un  proyecto  144


bandera de trabajo con niños de clases populares y también tenemos un proyecto de Red de  minorías sexuales desde el 2002, con población LGBT. La verdad es que estoy emocionado y  bastante sensibilizado porque cuando oí sobre el tema de las masculinidades, pensé que era  otra cuestión del feminismo o un contrapunteo femenino.    Una crítica que hago siempre en Colombia y en especial a los que están en la capital del país   es que la información no se difunde a las ciudades más apartadas. Santa Marta es una ciudad  hermosa,  con  mucho  potencial.  Estamos  haciendo  muchas  transformaciones  sociales,  personales,  afectivas.  Hemos  hecho  un  trabajo  social  enorme.  Nuestro  alcalde  es  un  joven  que tiene muchas ganas de hacer cosas por la ciudad. Yo vine patrocinado por la Personería  de  Santa  Marta  y  por  la  Gobernación  del  Magdalena  y    realmente  considero  que  es  importante  dar  a  conocer  este  tema  al  gobierno  municipal  para  que  se  vuelva  una  política  pública.    Una recomendación, aunque estoy de acuerdo que la red tiene que empezar por un grupito,  siento que la idea se queda corta, son muy protagónicos y la idea es que la información se  vaya difundiendo a otras regiones, por ejemplo a Santa Marta en donde no conocíamos esta  iniciativa. Yo soy defensor de los derechos humanos y he venido trabajando de la mano con  la Defensoría del Pueblo, pero no conocía este trabajo en masculinidades.    Me  voy  muy  contento  por  haber  podido  conocer  la  experiencia  de  los  invitados  internacionales,  los  veo  muy  sensibles,  trabajando  en  red.  Me  voy  contento  con  lo  que  ha  hecho  el  Colectivo  Hombres  y  Masculinidades  en  Colombia.  Solamente  les  pido  que  extendamos  este  esfuerzo  hasta  Santa  Marta,  que  en  este  momento  es  una  ciudad  muy  incluyente. De pronto, no tenemos tantos recursos como en otras ciudades, pero hay mucha  voluntad de gestión para conseguir esos recursos.      No se olviden de nosotros y si realmente queremos trabajar en red tenemos que difundir la  información,  dejar  de  lado  los  protagonismos  individuales  y  aprender  a  confiar  en  otras  instituciones y en el trabajo que se realiza en otras ciudades.     Otra  recomendación,  el  tema  LGBT  lo  vi  muy  alejado  de  las  discusiones  conceptuales.  Se  observa un interés por estar compenetrados con la comunidad LGBT, pero los desarrollos  y  aportes  en  este  sentido,  fueron  muy  pobres.  En  las  ponencias  se  refirieron  más  a  las  masculinidades  heterosexuales  que  a  las  masculinidades  gay.  Creo  que  es  importante  que  abramos  un  espacio  para  trabajar  con  la  población  LGBT  en  diferentes  regiones,  especialmente las más alejadas”.    145


Intevención 2. Erwin Fabián García  “Lo  primero  que  quiero  decir,  es  que  una  de  las  tantas  cosas  que  yo  le  reconozco  a  los  movimientos de las mujeres es que nos han ayudado a entender que lo privado también es  público.  Entonces,  voy  a  tratar  de  llevar  a  lo  público  algunas  cosas  que  se  han  tratado  de  manejar de manera privada. Lo segundo, es que varios amigos y amigas durante estos días  nos  han  pedido  que  tratemos  de contar  la  trastienda  de  lo  que  ha  sido este  proceso  hasta  ahora,  desde  cuatro  categorías  conceptuales  y  empíricas.  La  posibilidad  de  construir  relaciones equitativas de género pasan por el afecto, que no es lo mismo que dominación;  pasan  por  el  respeto,  que  no  es  lo  mismo  que  la  hipocresía;  pasan  por  el    reconocimiento,  que no es lo mismo que la obediencia y pasan por la sinceridad que no es lo mismo que la  agresión.    Desde  hace  varios  años,  algunas  personas  le  hemos  pedido  al  Colectivo  Hombres  y  Masculinidades que tratemos de hacer un proceso de construcción amplia y nacional de red y  ellos  se  han  negado  sistemáticamente.  Desde  hace  varios  años,  le  hemos  pedido  a  las  personas del Colectivo que tratemos de hacer un esfuerzo por encontrar y ayudar a integrar  diferentes expresiones de estos temas que hay en el país y no se había logrado.    Por mi proceso personal de paternidad, durante 7 años todas las noches  he dormido con mi  esposa,  mi  hijo  y  mi  hija.  Solo  hasta  diciembre  del  año  pasado  acepté  una  invitación  para  participar en un evento muy interesante en el que uno de los coordinadores fue Hernando  Muñoz y en ese evento me enteré de algo que no sabía, del evento de Río de Janeiro como  espacio  para  la  construcción  de  una  red  internacional  que  busca  apoyar  los  procesos  nacionales.  Luego,  me  enteré  que  un  miembro  del  Colectivo  Hombres  y  Masculinidades  se  había  comprometido  en  2007  a  avanzar  en  la  construcción  de  una  red  colombiana  de  equidades de género, con el énfasis en el trabajo con hombres jóvenes y niños, promoviendo  la participación de múltiples organizaciones sociales que trabajan este tema, representantes  del gobierno y de la cooperación internacional en el país.    Finalmente a Río de Janeiro solo llegaron dos personas, una de Medellín y la otra persona fui  yo.  No  fue  ninguna  otra  persona  que  debería  haber  ido,  la  persona  que  asumió  la  responsabilidad de promover esa construcción, no lo hizo.     A penas llegué de Rio de Janeiro, uno de los compromisos que teníamos era hacer la tarea  que  no  había  hecho  la  persona  que  estaba  comprometida  a  hacerlo,  de  construir  una  red.  Inmediatamente  comenzamos  a  construir  lo  que  hemos  llamado  el  comité  provisional,  e  invitamos a los compañeros del Colectivo a hacer parte de este comité, como también se le  extendió la invitación a muchas otras organizaciones.  146


Si hubiera sido por la oposición que puso Javier Omar Ruíz y Carlos Iván García de hacer este  evento,  no  estaríamos  aquí.  Llevo  más  de  10  años  pidiéndole  a  Javier  Omar  Ruíz  que  me  invite a participar en el Colectivo, pero no lo ha hecho y vine a entender en los últimos días  por  qué  no  lo  ha  hecho  y  creo  que  tiene  que  ver  con  la  concepción  que  asocia  reconocimiento con obediencia.  Yo no sé obedecer. Yo tengo una historia de vida en donde  no me obligaron a obedecer, yo no obedezco.    No  se  imaginan  ustedes  la  dificultad  para  hacer  este  evento.  Solo  voy  a  contar  2  ó  3  anécdotas de 17 ó 20 que tengo anotadas. Una, que creo que ya se ha dicho, pero la diré de  forma  más  clara,  de  manera  cariñosa  y  respetuosa,  pero  sincera.  Los  compañeros  del  Colectivo  Hombres  y  Masculinidades,  especialmente  Javier  Omar  Ruiz  y  Carlos  Ivan  García  tenían la responsabilidad de invitar a los ponentes nacionales a una reunión el miércoles por  la  noche,  como  una  posibilidad  de  construir  camaradería.  El  jueves  por  la  mañana  algunos  ponentes  nacionales  manifestaron  que  no  habían  sido  considerados  “dignos”  de  ser  invitados a esta reunión. Segundo, ayer a uno de los ponentes que hemos mencionado, estas  personas  le  dijeron  tristemente,  que  no  entregaran  la  ponencia,  porque  las  personas  que  están coordinando esto, no se sabe qué van a hacer con esa ponencia.    Yo  lo  que  quiero  terminar  diciendo  es  que  aquí muchos compañeros y compañeras es  la  primera  vez  que  se  les  invita  de  manera  amplia  a  participar,  como  se  ha  hecho  en  este  encuentro.  ¿Por  qué  a  Javier  Omar  y  Carlos  Iván  que  se  creen  los  dueños  del  tema,  hay  que  pedirles  autorización  para  hacer  estos  ejercicios?,  ¿por  qué  no  se  les  había  ocurrido  hacer  esto  antes,  si  esto  no  es tan difícil de hacer si se hace de manera  cooperativa  y  en  trabajo  en  equipo?  Me  parece  que  es  mal  intencionado  lo  que  viene pasando desde hace bastantes días, tratar de hacerle sentir a la gente que lo que está  pasando es totalmente contrario a lo que ustedes están viendo en estos dos días”.      Moderador ‐ Juan Carlos Celis:  “Yo  quisiera  en  primera  instancia  que  estableciéramos  unas  reglas  porque  me  parece  importante. Se ha provocado una discusión que yo creo que hay que darla, y hay que darla en  147


los términos  más  tranquilos.  Pero,  propongo  que  las  intervenciones  no  sean  mayores  a  3  minutos, entonces yo alzo la mano indicando que el tiempo ha terminado.    En segundo lugar, creo que hay sensación que alcanzó ayer a manifestar Javier Omar Ruiz en  donde expresó no estar de acuerdo con algunas cosas y este es el momento de encuadrar las  opiniones en términos de pensarnos ¿qué tipo de red queremos?, ¿para dónde vamos con la  red?,  ¿qué  avances  y  perspectivas  tenemos?  .  Es  ese  el  resultado  de  esta  comisión.  ¿Cómo  vamos  a  futuro?  Aquí  no  estamos  terminando  nada,  creo  que  no  vamos  a  tener  todas  las  claridades,  hay  muchas  cosas  por  construir.  Hemos  hecho  una  invitación  a  que  muchas  personas y organizaciones se sumen a la red y este es un resultado muy positivo”.        Moderadora ‐ Diana Palacios:   “Me  invitaron  como  colaboradora  a  participar  en  este  ejercicio.  Quisiera  señalar  que  me  parece  que  muy  productivo  hacer  un  ejercicio  de  construcción.  Yo  vengo  también,  de  organizaciones sociales y el conflicto hace parte de este proceso. Creo que lo importante es  que  podamos  conversar  sobre  estos  temas,  algunas  tensiones  seguramente  no  se  van  a  resolver  en  estos  40  minutos,  porque  además,  no  podemos  olvidar  que  tenemos  una  responsabilidad  de  llegar  a  unos  mínimos  acuerdos  en  esta  mesa  para  presentarlos  en  plenaria”.    Intervención 3:  “Yo lo que quisiera es llamar a la calma a todos los que estamos acá, si bien la conversación  se va tornar tensa, yo quiero invitar al respeto de las opiniones y a respetar el tiempo de las  intervenciones. Si vamos a tener derecho a réplica, que sea l0 más puntual posible”.      Intervención 4. Aydé Rey:  “Mi nombre es Aydé Rey, pertenezco a movimientos de mujeres y a los Centros Amar. Me  interesa  participar  en  esta  red.  Por  eso  me  interesaba  hablar,  porque  yo  no  conozco  los  antecedentes y  no sé si todos los que estamos acá los conocemos. Lo que sí me parece es  que  si  vamos  a  hablar  de  red,  debemos  entender  que  la  red  es  mucho  más  amplia  que  nosotros  y  por  tanto,  este  ejercicio  deber  ser  con  el  ánimo    de  atraernos.  Un  litigio  mal  llevado hace que mucha gente se vaya. Nuestro país está lleno de redes que no funcionan.  Yo estuve participando en Suecia en todo el planteamiento que se hizo sobre  prevención de  la  violencia  y  algo  que  quedó  claro    es  que  es  muy  complicado  armar  una  red;  por  eso,  es  importante  que  nos  ubiquemos  en  torno  a  una  apuesta  colectiva,  que  es  el  trabajo  con  148


masculinidades. Teniendo en cuenta que sólo nos quedan 40 minutos, no sé si valga la pena  dedicarnos a dirimir este litigio”.      Intervención 5. Hugo Huberman:   “Primero,  me  siento  mal  de  que  siendo  extranjero  pida  la  palabra  tan  rápido,  pero  quiero  decirles  que  el  caudal  que  yo  ví  en  Colombia  sobre  el  trabajo  que  se  está  haciendo  en  masculinidades,  es  enorme  y  recorro  mucho  América.  Yo  vivo  en  Argentina  y  allá  estamos  intentando  construir  una  red  y  primero,  quiero  aclarar  que  no  tengo  con  quién  pelearme  para armar una red y este dato no lo pueden obviar.    En segundo lugar, yo entiendo a Erwin lo que dijo, lo respeto, pero tengo que decir que hace  años  que  no  encuentro  tanta  diversidad,  tanta  fuerza  y  riqueza  en  un  encuentro  de  masculinidades.  Hace  mucho  tiempo  que  nos  soñamos  con  una  red  en  latinoamerica  con  tanta riqueza. Me pregunta es: ¿estamos dispuestos a ampliar esta mirada?     Hace tiempo que no veo tanta potencia de trabajo de campo y en los territorios en un grupo  tan  diverso  ¿Estamos  dispuestos  a  partir  de  esto  que  es  tan  rico  para  resolver  las  pullas,  cuando todavía no hay nada, sólo hay intenciones? Y algo muy importante, la instrucción que  hay tiene un mandato muy preciso: generar mayor comprensión de las masculinidades entre  los  hombres  para  parar  la  violencia.  Yo  les  pido  que  paremos,  porque  hay  pocos  países  en  América que pueden mostrar esta riqueza de trabajo”.      Intervención 6. Juan Guillermo Figueroa:   “Yo  estoy  aquí  por  accidente,  me  equivoqué  de  puerta,  pero  aprovecho  para  recordarles  algunas cosas. Ayer alguien hizo una pregunta muy interesante: ¿cómo evitar que la red sea  cooptada?, que sea manipulada?   Carlos  Iván  habló  claramente  ayer  de  los  principios  éticos  y  políticos  y  yo  se  lo  dije  ayer  a  varias  personas:  tengo  la  impresión  que  a  veces  hay  una  obsesión  por  una  red  y  tengo  la  impresión  que  esa  obsesión  puede  acabar  enredándonos.  Hay  que  preguntar,  si  ¿es  necesario  obligadamente  conformar  una  red?  ó  si  ¿es  más  importante  una  causa  que  nos  vincula  a  las  personas?.  A  veces  las  redes  castran  demasiado  porque  pretenden  homogenizar.    Ayer se habló mucho de la confianza, pero yo quiero alertar es  evitar los protagonismos. Yo  estuve en Río y uno de los acuerdos más importantes que hicimos al suscribir la Declaración  es que nadie es autor de esa Declaración. Lo importante es la causa!, qué importa quién la  149


escribió, todos  la  construimos!    Y  por  eso,  si  ustedes  ven  la  Declaración,  el  primer  párrafo  dice: somos personas de 80 países, somos hombres y mujeres, somos de diferentes colores y  hablamos diferentes idiomas.    Yo tengo la impresión, e invitaría a los compañeros y compañeras de Cedavida, con todo el  cariño que les tengo por haberme invitado, si ¿hace falta decir que ésta es una publicación de  Cedavida? En ¿la Declaración de Derechos Humanos, tendríamos que poner los autores? No.  Es  la  Declaración  la  que  se  explica  por  sí  misma.  Lo  importante  de  una  red  o  de  una  complicidad es saber que él otro está ahí, sin que me agobie y sin que yo lo agobie y que a  ratos nos acompañamos, y si a ratos me ayuda el saber que existe, adelante! sin la obsesión  de la red. Percibí mucho entre ayer y hoy como si fuera obligado tener una red y no creo que  sea tan necesario”.      Intervención 7. Adriana Martínez:   “Siguiendo la invitación de Hugo de mirar para adelante, creo que es importante aclarar que  la  intervención  de  Erwin  tenía  la  intención  de  aclarar  algunos  comentarios  que  estaban  circulando por fuera.  Es un tema de claridad, más que quedarnos en el pasado. De hecho, yo  siento  que  de  lo  que  ha  pasado,  podemos  aprender  mucho  para  no  seguir  cometiendo  los  mismos errores en esta coordinación del trabajo”.       Intervención 8. Juan Carlos Celis:  “Les  informo  que  algunos  de  los  chicos  que  estaban  trabajando  el  día  de  ayer  y  hoy  en  la  mañana  en  el  piso  de  abajo,  han  decidido  participar  también  en  esta  comisión,  entonces  darles la bienvenida!      Intervención 9:  “Yo  vengo  de  Medellín,    del  Colectivo  de  Hombres  y  Masculinidad  de  la  Universidad  de  Antioquia.  Hacemos  parte  de  la  Campaña  de  Lazo  Blanco.  Tenemos  una  pregunta  que  nos  llenaba  de  muchas  otras  preguntas  ¿es  posible  construir  una  red  que  ya  está  construida?  Llevamos años de trabajo, pero nos han invitado a una red que ya está construida y eso nos  cuestiona mucho. Nuestra posición al llegar acá es que nosotros no podemos legitimar algo  frente a lo que no estamos de acuerdo y frente a lo que ni siquiera se nos ha consultado.     En el país se han hecho muchos esfuerzos de manera autónoma. El Simposio que se hizo el  año  pasado,  el  Seminario  Internacional  de  2005.  Hoy  con  la  intención  de  aportarle  a  la  red  150


menengage llegamos  y  tenemos  la  disponibilidad  de  participar  desde  el  Centro  de  Masculinidades de la Universidad de Antioquia en la red. Pero frente a la pregunta de cómo  construir red, nos encontramos con una red que ya está constituida.  Nunca se nos consultó  qué pensábamos.    Para nadie es un secreto que en la ciudad se está trabajando y muchas de las personas que  están aquí, han estado allá, entonces mi pregunta es: ¿es viable construir una red que ya está  construida?, porque es profundamente doloroso llegar después de tantos años de trabajo y  ver  lo  que  hay  acá,  ver  que  nunca  estuvimos  invitados  nosotros,  cuándo  la  alegría  que  nosotros teníamos de venir acá era reconocer las experiencias que hay en todo el país.    Para los chicos que están acá y que ven que se está renovando el trabajo con hombres y esto  no  es  un  buen  ejemplo  para  ellos,  ver  cómo  nos  estamos  relacionando  entre  los  hombres  que intentan construir otras masculinidades. La pregunta es: ¿necesitamos tener una red ya?  Ó ¿nos damos el tiempo para construirla?”.      Intervención 10: Carlos Iván García  “La  pregunta  es  cómo  aprovechar  tres  minutos  para  decir  tantas  cosas,  sobre  todo  en  un  sentido positivo. Siento que hay cosas que decir por transparencia y por claridad, pero yo no  voy a entrar en el juego de hacer una respuesta personal a Erwin porque creo que ustedes no  se lo merecen. Pero, no estoy de acuerdo,  me parece que hay falsedades importantes en lo  que se dice, pero no creo que ese sea el punto de la discusión acá. El punto es ¿para qué una  red?, ¿qué vamos a hacer con la red? Es más, ¿la red se decreta ó se construye?    Hubo  un  seminario  hace  algunas  semanas  sobre  buenas  prácticas  basadas  en  género  y  nosotros  decíamos  públicamente  como  Colectivo  que  nuestra  obsesión  no  era  el  aparato,  sino  el  proceso.  Y  estuvimos  insistiendo  mucho  en  la  negociación  que  como  dice  Erwin  no  fue  fácil.  Insistimos  mucho  en  tener  más  tiempo  para  las  experiencias  nacionales  y  entendemos que una red colombiana son las regiones. Es un contrasentido hablar de una red  colombiana con 4 organizaciones de Bogotá. Es importante  reconocer que un país son sus  regiones.     De otra parte, creo que vale la pena pensar ¿cuál es la diferencia entre una red en el Perú y  una red colombiana?, es decir, ¿qué es lo que nos dice el contexto de país para construir una  red nacional? A nosotros nos hubiera gustado que esto se hubiera hecho en este encuentro.     151


Hubo un  momento  en  el  que  se  mantuvo  acuerdo  en  la  negociación:  más  tiempo  para  las  presentaciones  nacionales,  porque  entendíamos  que  justamente  por  ser  la  primera  oportunidad, era muy importante que nos escucháramos y tuviéramos tiempo para hacer la  discusión.  Pero  más  aún,  la  propuesta  era  que  después  de  cada  espacio  temático,  pudiéramos  tener  ahí  mismo  unas  plenarias  para  no  llegar  a  consensos  absolutos,  porque  eso  me  parece  hasta  peligroso,  sino  para  llegar  a  unos  consensos  mínimos;  por  ejemplo,  trabajar por la equidad de género. Y a continuación, habíamos pensado en un momento que  se  llamaba  Ejes  de  acción,  que  tenía  como  sentido  construir  ahí  mismo  acuerdos  sobre  los  quehaceres compartidos.     No  estábamos  de  acuerdo  con  una  presencia  tan  significativa  de  los  compañeros  internacionales y ahí se los digo con todo el cariño y respeto que les tengo y, este no es un  desprecio  por  el  conocimiento,  pero  éste  no  era  un  ejercicio  teórico;  para  eso,  tuvimos  un  Coloquio  Internacional  en  Medellín,  lo  que  queríamos,  era  tener  la  posibilidad  de  hacer  la  discusión nacional y tener un espacio para compartir. Me parece que la tensión fuerte está  ahí”.      Intervención 11. Carlos Espinoza:   “Felicitar a los organizadores del evento y decirle a la Campaña Lazo Blanco que en Cuba, en  la Facultad de medicina tiene adeptos y que ustedes saben que en las comunicaciones somos  un poco cortos, pero vamos a ampliar las comunicaciones”.      Intervención 12. Omar Rolando:  “Yo  pertenezco  al  Colectivo  Hombres  y  Masculinidades.  He  estado  alejado  del  montaje  de  este  encuentro  y  cuando  me  invitaron  me  dijeron  que  veníamos  a  construir  y  veo  que  ya  existe  un  nombre  “Red  Colombiana  de  Masculinidades  No  Hegemónicas”,  entonces  ¿cuál  construir, si ya existe?, tenemos un logo y lo decidieron lamentablemente 4 instituciones, y  por el hecho de tener este logo yo me pregunto ¿aprobamos esto? ó ¿estamos jugando con  los  colectivos y  las  organizaciones de otras regiones que llegan supuestamente a construir  una  alianza  y  se  encuentran  con  que  ya  hay  unas  valoraciones  y  parámetros  para  entrar  a  jugar en esa red?, ya tenemos un correo electrónico definido.     Siento  que  esto  es  un  irrespeto  para  las  organizaciones  que  vienen  desde  otras  ciudades,  porque los engañamos. Ya tenemos botón, ya tenemos esfero, entonces realmente ¿venimos  a construir?, ¿venimos a tener en cuenta las ideas y saberes de las diferentes partes del país?     152


Yo creo  que  como  Colectivo  es  válido  lo  que  se  hizo en el  segundo piso  en estos  dos  días,  pero  es  más  válido  el  trabajo  que  se  hizo  en  el  primer  piso  con  esos  niños  y  jóvenes,  para  escuchar  comentarios  de  personas  que  están  diciendo  que  las  decisiones  importantes  se  toman  aquí  en  el  segundo  piso,  allá  abajo  solamente  son  los  talleres.  Pero  están  equivocados, porque el trabajo de campo, el trabajo con las comunidades, el trabajo con los  jóvenes allá, es más importante que venir a discutir teoría y conceptos. Gracias”.      Intervención 13. Yesid Garzón:  “Yo  hago  parte  del  Colectivo  Hombres  y  Masculinidades  y  quiero  decir  algo  pequeñito.  Primero,  agradecerles  a  los  invitados  internacionales  su  participación,  agradecerles    sus  observaciones  y  críticas  porque  desde  afuera  se  observan  y  se  sienten  otras  formas  de  entender la realidad, que desde aquí no vemos.     De  igual  manera  agradecer  las  opiniones  de  todos,  porque  estas  opiniones  nos  permiten  crecer y orientar mejor los accionares y desde ahí quiero lanzar una pregunta: ¿Qué estamos  creando  internamente,  desde  esa  visión  internacional  o  externa  a  la  visión  nacional  que  tenemos? Y desde esta pregunta recojo un poco algunos planteamientos. La ética es cómo  me  siento  frente  al  otro,  para  decirle  tú  me  interesas  y  me  interesa  tu  trabajo,  pero  me  interesa que lo hagamos conjuntamente, sin desconocer tus capacidades, tu potencial y por  supuesto,  el  trabajo  que  has  realizado.  Ese  reconocimiento  debe  hacerse  mutuo  y  eso  significa  compartir,  respetar  al  otro,  su  palabra,  su  pensamiento.  Es  más,  ahondar  y  reconocer las diferencias que existen.    Desde ese punto de vista, si podemos comenzar a generar la palabra red, hablando desde la  humanidad, la sensibilidad. Yo me puedo apropiar del pensamiento del otro e incluso de las  ideas del otro, pero eso se ve y se plasma en la realidad y en estos días se ha visto el trabajo  que se viene realizando.    Este es un llamado a darle lugar a una nueva generación, para fortalecer procesos que ya se  vienen dando”.        Intervención 14. Aris Muñoz  “Primero  que  todo  buenas  tardes.  Lamentablemente  no  pude  estar  el  día  de  ayer,  me  hubiera  gustado  poder  compartir  con  ustedes  más.  Pertenezco  al  Colectivo  Hombres  y  Masculinidades,  pero  desafortunadamente  no  puedo  decir  que  viva  del  Colectivo,  para  sobrevivir me toca vender computadores. Yo quiero agradecerles a todos los invitados y en  153


especial, a  los  internacionales  porque  es  hermoso  saber  que  esto  ha  crecido  y  también  quiero  agradecerle  a  Javier  Omar  porque  mi  historia  de  vida  de  niño  fue  una  historia  de  maltrato, una historia muy difícil; pero, Javier Omar gracias a su amor, a su afecto a todas las  cosas  que  nos  enseñó  cuando  éramos  muy  jóvenes,  viviendo  en  barrios  muy  pobres  y  de  colegios  muy  marginales  él  nos  enseñó  a  que  el  amor  y  la  masculinidad  podía  ser  distinta.  Nosotros le apostamos a ese sueño y creemos en él.     Durante  mucho  tiempo  he  trabajado  en  diferentes  instituciones,  en  la  casa  de  jóvenes  en  Bogotá, en el IDRD. Trabajar la perspectiva de masculinidad es un trabajo muy verraco y he  sido  juzgado  por  darle  a  los  muchachos  que  tenía  a  cargo,  afecto;  porque  yo  no  era  el  maestro psicorígido que ellos esperaban, sino porque les daba a mis alumnos un beso y un  abrazo y eso me lo enseñó Javier Omar y hoy en día me encuentro con mis alumnos y ellos  me dan un beso y un abrazo, jóvenes que fueron delincuentes.    A  mí  me  duele  mucho  que  se  quiera  hacer  ver  al  Colectivo  de  Hombres  y  Masculinidades  como un colectivo cerrado, excluyente, cuando siempre ha tenido sus puertas abiertas y ha  habido cualquier cantidad de gente que ha querido participar y que lo ha podido hacer y me  duele mucho que a la persona que nos ha enseñado mucho la traten de la manera como lo  han hecho aquí.    Desafortunadamente,  hay  algunas  instituciones  que  viven  de  las  ideas  y  otras,  que  vivimos  por las ideas.  Las primeras, hacen contratos, buscan recursos; nosotros no y por eso hemos  tenido que pasar por muchas dificultades”.       Intervención 15. Dora Morales:   “Yo  les  quiero  hacer  una  invitación  a  pensar  cómo  se  construye  una  red.  No  nos  desgastemos  más  hablando  si  estos  participaron  o  no  participaron  hasta  el  momento.  Trabajemos  sobre  un  objetivo  común,  concretemos  unos  pasos  o  unos  lineamientos  y  no  perdamos más tiempo. Es evidente en lo que hemos mostrado en estos dos días, que hay un  trabajo  de  años  de  algunas  organizaciones,  por  supuesto  que  no  es  el  resultado  de  la  generación  espontánea.  Entonces,  por  qué  no  comenzamos  a  trabajar,  recogiendo  lo  que  existe, ya que una red puede ser la suma de muchas redes. Busquemos puntos conjuntos de  trabajo hoy y a futuro y empecemos”.          154


Intervención 16:  “Primero que todo, con el respeto de todos, de la gente, de  los colectivos, de los ponentes  internacionales  y  los  organizadores  quiero  hacer  la  siguiente  acotación:  Me  parece  que  es  una  falta  de  respeto  lo  que  ha  pasado  porque  en  un  momento  este  encuentro  se  pensó  como  un  espacio  para  compartir  experiencias  y  metodologías  de  trabajo  y  me  parece  absurdo traer personas de México, de Puerto Rico, Perú, Venezuela, a hacer una ponencia de   15 minutos. Eso es una falta de respeto tanto para los ponentes como para nosotros, porque  nos deja picados con lo que se quiere decir y hablar.     En segundo lugar, yo soy de Bucaramanga y me parece absurdo lo que se ha dicho aquí con  respecto a que esta es la primera vez que se propone un encuentro como estos. Nosotros  somos los hijos del Colectivo de Hombres de Bogotá y si hay algo claro, es que el Colectivo de  Bogotá,  siempre  ha  querido  hacer  este  encuentro, que no había habido la posibilidad  por motivos económicos, es otra cosa; pero la  intención ha existido hace mucho tiempo.    Me  emberraca  cuando  llego  acá  y  veo    “Red  Colombiana  de  Masculinidades  No  Hegemónicas”  sin  haber  participado.  Hago  el  llamado a recoger las propuestas que existen  en  otras  regiones.  Por  ejemplo,  en  Bucaramanga  existe  la  propuesta  de  conformar  una  Red  Colombiana  de  organizaciones  y  colectivos  por  la  masculinidad”.  Estamos  pensando  en  una  plataforma  o  alianza”.      Intervención 17. Javier Omar Ruíz:  “La idea de este encuentro es de vieja data, venía siendo pensado desde hace mucho tiempo  un  espacio  de  encuentro  de  grupos  nacionales.  Si  el  Colectivo  hubiese  tenido  afán  de  protagonismo    hacía  rato  que  hubiera  “explotado”  la  cercanía  con  el  trabajo  que  hemos  impulsado con otras organizaciones y que ustedes han podido ver durante estos días. Estos  grupos  han  hecho  –incluso  a  veces  de  manera  incómoda‐  reconocimiento  al  acompañamiento  que  como  Colectivo  les  hemos  hecho.    Los  grupos  saben  que  nosotros  hemos apoyado ese proceso de iniciación y que poco a poco los hemos dejado solos porque  hemos creído en la autonomía y en capacidad de autodeterminación. Nunca hemos tenido la  percepción de protagonismo, ni de ser un colectivo cerrado.  155


Ya estábamos  madurando  la  propuesta  de  hacer  este  encuentro  y  ya  habíamos  hecho  el  primer  esfuerzo  hace  2  años,  cuando  hicimos  un  primer  encuentro  de  jóvenes  por  las  masculinidades.  De  tal  manera  que  ya  estábamos  avanzando  a  través  del  proceso  en  la  construcción de red. No somos de la idea de armar aparatajes, de generar redes artificiales y  artificiosas a veces.  El acercamiento ha sido paulatino. Incluso en el 2000 hicimos en Bogotá  un  encuentro  Distrital  de  Hombres.  He  venido  haciendo  pequeños  esfuerzos,  para  que  vengan de las regiones, hablen con voz propia y planteen con identidad propia la posibilidad  de una red.    La propuesta original del encuentro fue pensada justo para abrir espacios de este tipo, con  momentos    de  debate  después  de  cada  panel  como  lo  planteaba  Carlos  Iván,  pero  en  la  alianza  que  hicimos,  y  en  el  espacio  de  decisión  conformado  para  el  evento  se  acordó,  en  algún  momento  definir  por  votación.  Carlos  Iván  y  yo  estábamos  en  desventaja  y  entre  cuatro votos, nosotros nos veíamos relegados por los otros tres, quienes estaban pensando  más en la posibilidad de armar una alianza de manera global, con ese afán por armar una red.    Nosotros  les  decíamos  que  queríamos  ir  lentos,  tranquilos  y  que  el  proceso  mismo,  fuera  marcando la ruta. Así, con este mecanismo de decisión sí se fue modificando  la agenda; pues  empezamos por consenso, pero en el último mes, fue tal el agotamiento que se decidía por  votos  y  eso  ya  fue  arrinconando  las  posibilidades  de  construcción  y  de  compartir  las  experiencias del trabajo nacional”.      Intervención 18. Luis Eduardo Gamboa  “Yo vengo de la Corporación Investigación, acción social y económica. Vemos con sorpresa  que  de  unos  meses  para  acá  comienzan  a  llegar  los  correos  convocando  al  encuentro  de  masculinidades. No sé muy bien cómo nos llega esta invitación, pero nos resulta importante  recibirla a raíz de nuestra participación en otros encuentros como el Coloquio del año pasado  y todas las diferentes actividades que se han venido organizando.     Veo con preocupación el afán de construcción de un aparato que trate de tenernos a todos  ahí inmersos. Yo sí creo importante mencionar y reconocer que para nosotros y para muchas  organizaciones  que  venimos  trabajando  por  los  derechos  de  las  mujeres  desde  hace  bastantes años, ha sido un apoyo importante contar siempre con el Colectivo de Hombres y  Masculinidades.  En  todas  partes  los  vemos,  en  todas  partes  aprendemos  de  ellos.  Es  importante hacer los reconocimientos que merecen y saber que si hoy podemos hablar del  tema de masculinidades, ha sido por hombres que se han puesto la camiseta, como son los  del Colectivo.   156


Vengo aquí  y  con  sorpresa  veo  que  la  red  ya  está  montada,  que  ya  se  tienen  logos  elaborados. Incluso, le digo a mi jefe: oiga la idea de este encuentro es montar una red y él  me  dice,  yo  creo  que  lo  primero  es  dar  las  discusiones,  porque  no  puede  ser  tan  apresuradamente”.      Intervención 19. Miguel Angel Barriga:   “Mi  nombre  es  Miguel  Angel  Barriga  del  Colectivo  LGBT  Somos  Opción.  Para  nosotros  ha  sido una experiencia bastante fructífera en términos de reconocer  que es un tema que no  manejamos mucho, pero que al mismo tiempo es un tema que requiere mayor profundidad.     Siento que la discusión en la siguiente ronda no puede seguir en afirmar que ya existe la red y  si el logo o no. Lo que hay que discutir es si existen hoy día las condiciones reales que nos  digan que estamos preparados para el trabajo en red. Independientemente de que exista o  no un comité, que haya que pensar en cambiarlo  o no, cambiar el logo, los colores etc.    Lo  fundamental  de  la  discusión  es  que  frente  a  lo  observado  en  este  encuentro,  más  lo  observado en las regiones analicemos si las condiciones están dadas para trabajar en red, sí  podemos definir un plan de acción o un plan estratégico a seis meses, para encontrarnos en  un evento constitutivo.    También es importante preguntarnos si ¿existe la intención colectiva de trabajar en red?, me  atrevo  a  decir  que  aún  no.  Esto  depende  de  las  confianzas,  de  la  decisión  de  ingreso  de  nuevos actores que a veces no nos genera mucha confianza, porque aquí lo que pasa es que  llega gente nueva no sólo en el tema, sino que nunca había estado en un escenario nacional,  así viniera trabajando el tema.  Tenemos que preguntarnos además si se reconoce la diversidad de los que estamos acá. Me  refiero  a  la  diversidad  de  posturas  frente  al  tema  de  masculinidades  porque  es  a  partir  de  éstas  y  reconociéndolas,  que  se  va  a  construir  el  consenso  programático  y  finalmente,  responder si estamos lo suficientemente maduros para hacerlo”.      Intervención 20. Juan Carlos Celis:  “Quiero hacer un par de aclaraciones. Yo soy el director de Procrear. A mí unos amigos que  conozco desde hace muchos años me invitaron a participar en este encuentro y me dije: Yo  quiero participar.    157


A mí no me financia Diakonía, a mi no me financia nadie. Pensé que cuando organizamos el  encuentro  teníamos  unos  mínimos  acuerdos  entre  todos  y  me  sorprende  ahora  escuchar  esto.    En segundo lugar, en el barrio Santafé cuando empezó el trabajo que hacemos en Procrear  iniciamos con tres líderes, hoy en día esa red cuenta con 140 representantes.  Por otro lado,  un logo no significa nada, podemos entre todos mirarlo y replantearlo si ese es el problema.  Lo importante no es el logo, sino el movimiento que estamos tratando de construir.    Finalmente  cierro  diciendo  que  a  mí  me  parece  buenísimo  el  aporte  que  han  hecho  los  compañeros internacionales, y no considero que haya sido un error haberlos invitado”.         Intervención 21. Ricardo Zamudio:  “Yo soy del Colectivo Hombres y Masculinidades y quiero decirles que estoy muy contento,  todos hemos hecho un esfuerzo muy grande, mediado por mucha tensión y desgaste desde  todo punto de vista, pero creo que hicimos un esfuerzo importante.     Esta  situación,  como  se  ha  dicho  en  varias  ocasiones,  nos  pone  al  centro  de  esta  reflexión  sobre cómo tramitamos nuestros conflictos cuando evidentemente no estamos de acuerdo  en muchas cosas y a esto tenemos que ponerle mucha atención, porque una cosa es hablar  de cómo tramitar los conflictos y otra cuando estamos metidos en el rollo.    Segundo, yo haría una invitación a Cedavida, a Procrear, a Opción Colombia y al Colectivo a  que  en  otro  momento  hagamos  un  espacio  de  reflexión  como  organización,  para  analizar  cuáles fueron nuestras omisiones, cuáles fueron las expresiones patriarcales de cada persona  o que organización tuvo, así como los aciertos.   Tercero, me parece que es importante plantear un escenario para seguir discutiendo acerca  de cómo podemos seguir articulando este trabajo y creo, que como ya se ha dicho en varias  intervenciones, no creo que necesariamente el tema de la articulación tenga que pasar por el  aparato  de  la  red.  El  problema  en  este  momento  no  es  el  aparato,  el  problema  en  este  momento  es  que  hay  nuevos  actores,  que  hay  mucha  gente  interesada,  que  hay  unas  tensiones  muy  grandes  y  unas    desconfianzas.  Es  difícil  pero  hay  que  intentarlo  y  dejar  la  puerta abierta.     Finalmente,  yo  creo  que  es  muy  importante  la  construcción  colectiva  para  que  realmente  hagamos un trabajo de red. Ya existe un proyecto estratégico 2010 – 2012 y no entiendo. No  158


sé quién lo hizo, por lo menos el Colectivo no estaba presente y no sé si hubo participación ó  lo  hizo  una  sola  persona  y,  yo  creo  que  en  esto  es  muy  importante  poder  hacer  una  construcción colectiva. Una red es para que le sea funcional al trabajo y a las organizaciones  que hacen parte de ella.    Pido  disculpas  porque  fue  un  error  personal  mío  no  invitar  a  los  ponentes  nacionales  al  coctel.  No  hubo  ninguna  mala  intensión  ahí,  fue  un  asunto  logístico.  Varios  de  ellos  solicitaron que por cuestiones de vuelos llegar esa misma noche”.      Intervención 22. Gelbert Sánchez  “Primero que todo, yo me voy muy contento porque yo no vine con la intención de crear una  red,  vine con la intención de conocer experiencias. Y me voy muy sorprendido por todo lo  que he visto. Siento que eso ha sido lo más valioso.     En segundo lugar, siento que a donde me inviten a compartir experiencias allá iré y el día en  que nosotros tengamos la posibilidad, los invitaremos a todos y a todas al valle.     Para  destacar,  me  parece  el  fin  que  estamos  nos  convoca:  el  tema  de  la  masculinidad.    El  medio puede o no ser la red. Tenemos que pensarnos hasta dónde la red es interesantes o  no, que ese no sea un motivo para que nos distanciemos y dejemos trabajar. Yo creo que vale  la  pena  esclarecer  los  intereses  y  definir  claramente  ¿qué  queremos  con  la  red?,  si  es  protagonismo, si lo que quiero es plata para mí, si queremos construir.    Yo  creo  que  es  importante  revisar  hasta  dónde  una  red  nos  ayuda  a  fortalecer  lo  que  ya  tenemos ó si más bien seguimos la dinámica de compartir el trabajo que estamos haciendo  en las mismas regiones. Agradezco mucho esta invitación”.    Intervención 23. Roberto Salamanca:  “Yo quiero compartir dos reflexiones: si bien uno reconoce que hay mucho avance en estos  temas  de  géneros  y  desde  las  masculinidades,  no  dejan  de  salir  en  estos  espacios  esas  estructuras  patriarcales  que  afectan  y  que  han  afectado    no  sólo  a  las  mujeres,  sino  a  nosotros  mismos  y  que  caen  en  incoherencias.  Llamo  entonces  a  una  reflexión  personal!  Hablamos  de  noviolencias  pero  nos  agredimos.  El  decir  que  somos  dueños  de  algo  es  una  forma de agredir al otro y eso brota a veces.     En segundo lugar, hay una cosa que a mí me sorprende! Todos los que estamos trabajando  en  el  tema  de  género  sabemos  lo  relevante  que  son  los  símbolos,  tienen  una  connotación  159


simbólica y social. Decir que un logo no tiene ninguna importancia no es real. Un logo tiene  toda una connotación simbólica que me permite hablar de quién soy.    Por  otro  lado,  el  tema  de  redes    se  volvió  una  cosa  de  moda.  Hay  una  red  que  está  funcionando  en  temas  de  contactos,  de  intercambio  de  experiencias  nacionales  e  internacionales,  pero lo peor que podemos hacer es institucionalizar una red, porque va en  contra  de  la  misma  lógica  de  la  red.  Es  una  cosa  cierta  que  hay  grupos  autónomos  que  se  relacionan  en  ciertos  momentos  en  torno  a  intereses  comunes  y  cuando  tendemos  a  institucionalizarla,  lo  que  brotan  son  los  intereses  particulares,  económicos,  de  protagonismo y eso, hay que tenerlo muy en cuenta”.    Intervención 24. Carlos Díaz:  “En  ese  ejercicio  de  pensar  cómo  hacer  las  cosas  de  una  manera  distinta,  un  polo  a  tierra  siempre son las mujeres, nos aterrizan y nos concretan.    Antes  de  venir  acá  ya  nos  sentimos  red,  en  la  línea  de  estar  a  identificar  quiénes  están  caminando al igual que nosotros en unos presupuestos éticos y políticos afines No estuvimos  en  el  Brasil,  pero  al  enterarnos  de  la  Declaración  de  Río,  reconocimos  lo  que  ocurrió  y  nos  sentimos parte. De hecho hemos estado trabajando, sobre cómo difundir esta propuesta, y  hemos  estado  vinculando  a  la  gente,  a  los  hombres  y  a  los  pelados  en  el  cuento  de  cómo  vincularlos  en  el  cuento  de  la  equidad  de  géneros.  Y  eso  me  lleva  a  la  reflexión  con  la  conexión con lo local, con las organizaciones de base.    El gran reto es, además de seguir profundizando en estas relaciones, cómo como involucrar a  otra gente joven, adulta en Cartagena, donde los únicos que estamos participando en estos  ejercicios somos nosotros y lo que queremos es que cada vez más gente se vincule.    El  tema  de  la  red  nos  cuestiona.  Nos  cuestionan  todas  estas  formas  organizativas.    Yo  he  sentido que lo de masculinidad lo he trabajado de manera más relajada,  más sabrosamente  porque tengo el traje puesto y no tengo esa presión de entregar indicadores, de dar cuenta  de resultados, del manejo de plata.    Mucha gente nos había preguntado en Cartagena si íbamos a asistir al encuentro nacional,  sin saber aún de qué se trataba y realmente nos pagaron para venir, echamos el cuento sin  ningún tipo de presión”.        160


Intervención 25. Laura:  “Buenas tardes, mi nombre es Laura. La verdad es que hay muchas cosas que no entiendo y  que  me  parecen  aburridas:  ¿que  sí  hay  red o qué  si  no  hay?,  ¿qué  si hay  logo o que  no  hay  logo?  Por  eso,  les  queremos  recordar  lo  que  para  nosotros  es  red:  La  comunicación,  contacto, una malla, el internet, la solidaridad, la teletransportación, con la voz delgada pero  resistente, con mucha energía, con potencia. Una red es un espacio donde nos encontremos  personas de diferentes lugares del país para hablar de algo”.       Intervención 26. Douglas López:  “A mí me encantan las participaciones de los niños y niñas porque guardan la sabiduría que  nosotros  a  veces  perdemos.  Cuando  a  mi  me  hicieron  al  invitación  a  que  desde  Opción  Colombia nos vinculáramos a este cuento, básicamente nos dijeron que hubo una reunión en  Río  y  nos  preguntaron  si  interesaba  la  Declaración,  si  la  compartíamos  y  nos  parecía  importante  difundirla.  Y  nosotros  dijimos  sí.  Pero,  una  de  las  cosas  que  más  nos  pareció  interesante  fue  descubrir,  que  sin  hacerlo  de  manera  explícita,  también  trabajábamos  masculinidades,  también  trabajábamos  en  la  deconstrucción  de  los  paradigmas  masculinos  hegemónicos.    Y  además,  me  pareció  bonito  que  me  llegara  la  invitación  a  través  de  Cedavida  donde  por  causas  del  destino  terminé  llegando  hace  más  o  menos  5  años,  aunque  de  alguna  manera  comencé trabajar mi masculinidad hegemónica que ya venía bastante apaleada. Y allá no me  hablaban de masculinidad, allá me hablaban de relaciones de poder    A mí lo que más me interesaba del asunto, era que se pudiera ampliar ese discurso, que nos  pudiéramos unir desde diferentes lugares. Y aquí la invitación no es a cooptar absolutamente  a  nadie.  Creo  que  ese  fue  el  sentido  de  las  múltiples  discusiones  que  nos  dios  en  la  mesa.  Aquí lo importante es que todo el mundo quiera hablar de esto, que todo el mundo se quiera  meter en esta vaina que nombramos Red Colombiana de Masculinidades No Hegemónicas.  Eso es un nombre y es un logo. Pero vuelvo y digo yo: ¿cómo quitar de las representaciones  sociales que la silla no es la que detenta el poder?, que el poder no lo detenta un logo, ni lo  detenta la red.    En la red podemos seguir siendo los mismos 5 gatos, podemos ser 4, puede acabarse. La red  puede tener miles de nombres posibles. Lo que queríamos era ponernos a conversar en este  escenario y lo logramos y a mí me parece buenísimo. Yo la verdad no vine aquí a pelear con  nadie, sino a invitar a que andemos.    161


Yo creo que sea una red o cualquier otra estructura, lo que es claro es que de aquí no va a  salir. Hay muchas cosas por conversar, muchos afectos por brindarnos, muchas claridades y  confianzas por construir. A mí particularmente sí me parece importante tener un esquema de  red, porque nos fortalece para realizar por ejemplo este tipo de cosas. Por lo tanto, lo que yo  propongo es que hagamos otro encuentro para analizar si es posible armar una red o no”.      Moderador – Juan Carlos Celis:  “Viene  una  segunda  ronda  y  tenemos  un  problema:  tenemos  que  llegar  con  algo  a  la  plenaria. Estamos aquí en la mesa tratando de recoger algunas ideas centrales que han salido  en la discusión. No nos queda mucho tiempo”.      Intervención 27. Erwin Fabián:  “Yo  tengo  una  información  clave  que  dar  en  dos  sentidos.  La  primera  es  una  pregunta:  Cuando se empezó a construir este comité provisional de coordinación, una de las tareas de  las  organizaciones  era  invitar  a  este  proceso,  a  cada  uno  de  sus  vínculos.  Entonces  la  pregunta  es  ¿por  qué  no  se  han  invitado  desde  hace  7  meses  atrás?  Y  segundo,  hay  una  posibilidad  de  financiar  a  finales  de  enero  o  principios  de  febrero  un  encuentro  ‐taller  de  planeación  estratégica,  no  para  la  red,  para  la  causa  común.  Hemos  propuesto  que  sea  en  una región. No podemos hacer un evento de 200 ó 300 personas, tiene que ser un número  muy  limitado  de  cada  una  de  las  organizaciones  que  quiera  seguir  avanzando  en  esta  construcción”.       Moderación ‐ Diana Palacios:  “Yo  quisiera  recoger  algunas  de  las  cosas  que  se  han  planteado  para  poder  llevarlas  a  la  plenaria.  Hay  algunas  cosas  que  han  aparecido,  evidentemente  hay  malestares,  desconfianzas  que  reconocemos  que    es  importante  reparar.  Pero  también,  han  surgido  propuestas que me parecen interesantes:    1) Un  encuentro  de  las  4  organizaciones  para  evaluar  este  ejercicio  a  la  luz  de  la  pregunta por las dinámicas y relaciones patriarcales que se han replicado o no en este  proceso.  2) Este espacio no nos permitirá llegar a definiciones finales.  Existen muchas discusiones  frente  a  si  lo  que  se  quiere  es  constituir  una  red  con  el  objetivo  de  articularnos  y  sumar a nuevos actores, generando confianzas.  162


3) Hay una pregunta en juego, que es importante recoger ¿Existen o no las condiciones  para el trabajo en red?, ¿estamos listos en este momento para hacerlo?  4) También se ha planteado que este trabajo debe ser incluyente y convocar a todas las  regiones.  5) Debemos pensarnos como un proceso, más que como un asunto de red.      Intervención 28:  “Yo  pensé  que  estas  instituciones  que  habían  convocado  tenían  todo  claro  y  que  estaban  trabajando bien chévere, pero las diferencias entre ustedes háblenlas afuera por favor! A mí  no  me  interesan,  ni  voy  a  llevar  esta  situación  a  Santa  Marta,  voy  a  decir,  que  todo  fue  espectacular, que todo fue regio, para que se lleven una buena impresión. En Santa Marta la  red  de  diversidades  sexuales  empezó  con  2  personas  y  ahora  somos  400,  38  entidades  y  muchas instituciones. Vamos pues a formar la red!, unámonos”.      Intervención 29:   “Solamente  2  minutos.  Yo  llevo  35  años  viviendo  en  este  barrio  y  esto  funciona  como  un  pueblo  pequeño.  Pueblo  pequeño,  infierno  grande.  Yo  pasaba  a  tomarme  un  tinto,  iba  a  dictar  una  clase  en  la  universidad,  cuando  un  amigo  mío  me  dijo:  oiga  tengo  que  contarle  algo: cómo le parece que en la Asociación Cristiana de Jóvenes vienen grupos de todo el país  de homosexuales, que están tratando de montar un servicio swinger! Entonces me llamó la  atención y llamo por teléfono para decir que no podía dictar la clase para poder venirme para  acá  y  me  encuentro  con  que  primero  eran  maricas,  después  gay  y  ahora  que  hablan  de  masculinidades.  Lo  que  yo  realmente  veo,  es  gente  interesada  en  los  problemas  de  la  sociedad, pero ahora están peleando por saber si hay red o no hay red. ¿Por qué siempre que  se piensa en red, se piensa en internet? Cómo les parece que en el Externado y de ahí para  abajo  hay  ollas  donde  venden  marihuana  y  todos  los  estudiantes  saben  dónde  está  la  olla.  Señora, véndame un malboro! Y ella le alcanza el malboro, pero el chino le dice: no!, de ese  no,  de  los  otros!!  Y  le  da  su  pucho  de  marihuana!.  Las  redes  funcionan  sin  necesidad  de  internet y la mejor red es el chisme callejero boca a boca. Entonces, yo los invito a que hagan  nuevos encuentros, por ahí para enero que viene.    Yo  no  tengo  correo  electrónico  porque  tengo  12  amigos  que  tienen  correo  electrónico  y  entonces  yo  me  comunico  con  ellos  y  ellos  me  cuentan  dónde  es  el  seminario,  la  mesa  redonda.  Volvamos  nuevamente  a  la  comunicación  humana  y  que  uno  o  dos  gomosos  de  internet no cuenten qué pasa en la red.    163


Intervención 30. Carlos Iván García:  “Ahora que estamos viendo todas estas dificultades con el tema de la red, a mí realmente me  parece  precipitado  decir  que  hay  un  dinero  para  hacer  un  encuentro  en  donde  sólo  puede  venir una persona de cada organización.       Intervención 31. Erwin Fabián García  “Deje la demagogia Carlos Iván!      Intervención 32.  “Yo  creo  que  el  señor  aquí  se  debe  callar.  Aquí  habemos  personas  que  no  somos  colombianas y nos deben respeto! Oye chico: vete a pelear a tu casa!”      Continúa la intervención de Carlos Iván García:  Yo  pensaría  cariñosamente  Erwin,  que  nos  propongamos  un  proceso  nacional  para  construir  confianzas,  para  contar  con  todas  las  voces,  para  hacernos  una  perspectiva  positiva.  Yo  diría, apostémosle a eso…, más allá del asunto de los recursos  y del asunto organizacional, porque yo creo que ahí no está el  asunto”.      Moderador –Juan Carlos Celis:  “Yo creo, para cerrar, que ya hemos puesto aquí la semilla con  o  sin  red.  Es  valedera  la  propuesta  de  Erwin  de  unos  recursos  para  pensarnos  el  proceso.  Yo  soy  de  los  que  siembro  para  recoger e ir construyendo”. 

164


Taller vivencial 1. “Reconciliación corporal y masculinidades”  José Manuel Hernández – Colectivo Hombres y Masculinidades   

“Estamos convencidos  que  lo  que  no  pasa  por  el  cuerpo,  no  queda  en  la  razón…  Yo  tengo  ejemplos de mi vida real; pero también conozco muchos casos de mujeres violadas, el clítoris se  contrae como la aleta de un delfín hacia abajo. El proceso de terapia con esta mujer pasa porque  la mujer empiece a reconocer su clítoris… En los hombres que sufren de eyaculación precoz se  plantea  la  masturbación  como  una  terapia,  como  un  reconocimiento  y  aceptación  de  su  masculinidad. Estos talleres sirven como un ejercicio diagnóstico”.  “El Colectivo de Hombres y masculinidades respeta el cuerpo. El cuerpo es un regalo”.    

 

165


Taller vivencial 2. “Más allá de lo femenino y lo masculino. Un viaje por a la  integración”  Constanza Ardila y Karen Ballén – Corporación Educativa Cedavida    “Nos vamos a poner este antifaz para relajarnos y van a soltar todo lo que tienen en las manos.  Vamos a hacer una relajación profunda con visualización, posteriormente a esto pero antes de  ponerse  la  máscara  porque  nosotros  somos  penosos,  voy  dando  las  instrucciones  entonces  después de  esa visualización sobre el cómo integrar y apreciar lo que somos como energía pura,  después de esa visualización nos vamos a levantar y vamos aponer esta energía en movimiento.   Primero la aquietamos, luego la vamos a mover en una danza rítmica suave y muy bella que ya  les voy a mostrar cómo va a ser y como va a desarrollarse. Terminada la danza cada uno se dirige  otra vez a su asiento y voy a hacer una visualización para que esa energía integre lo femenino  con lo masculino y todas las demás expresiones de género.   Antes de la relajación les voy a demostrar cómo vamos a danzar después de la relajación y de la  primera visualización.  Ustedes no se tienen por qué preocupar si se chocan bailando, nosotros los vamos a cuidar y no  saben  cómo  es  de  poderosa  nuestra  energía  que  siente  al  otro.  Eso  entre  100  a  200  personas  jamás  se  golpean  y  no  se  golpean  duro,  se  hacen  a  un  lado  y  pierden  el  hilo,  yo  sé  que  hay  personas que pueden tener miedo a taparse los ojos, perder la visión produce miedo, pero no  tengan miedo vamos a cuidarlos si sienten mucha presión tampoco están obligados, pero vamos  a hacer un mejor ejercicio si tienen puesta su máscara.  166


La danza  es  de  integración  por  eso  va  una  mano  en  el  ombligo  y  la  otra  sobre  el  corazón  y  cuando  empieza  vamos  a  hacer  una  integración  circular,  el  circulo  es  totalidad  y  recoge  los  géneros…ustedes con esta danza durante un tiempo van a soltar la mente y van a sentir que esa  energía fluye con alegría por todo el cuerpo y la van a integrar, ustedes lo van a hacer muy bien  …podemos usar todo el espacio…” 

 

  “Muchas gracias por toda la energía que han compartido con el universo… Si quieren decir algo,  para  nosotros  es  importante  hacer  estos  talleres  con  hombres  con  mujeres    todos  unidos,  y  hablamos mucho de los temores al sentir la energía y el cuerpo, ¿alguien quiere comentar algo?”    “La  verdad,  es  que  yo  creo  que  lo  que  uno  siente  es  que  no  somos  nada  realmente.  Cuando uno abandona todos los pensamientos no importa si uno es hombre o es mujer.  La  dificultad  está  es  cuando  esos  pensamientos  están  ahí,  golpeándonos  en  la  cabeza;  incluso perdí el ritmo cada vez que pensaba y a pesar de las interrupciones pero así es la  vida, gracias por la experiencia!”.     “Bueno,  yo  tuve  2  momentos  durante  la  danza,  de  un  momento  a  otro  me  asaltó  una  duda que me afectó muy fuertemente y casi me bloqueo. En un momento no sabía que  pensar porque se me había olvidado que tenía que hacer y estuve así como 2 minutos y  167


dije no!, tengo que relajarme y empecé a relajarme y a relajarme y encontré la solución,  encontré  rápidamente  la  solución.  Yo  trabajo  el  tema  de  violencia  y  el  momento  de  reflexión y de intimidad consigo mismo porque en ese momento se te vienen todas las  ideas  y  no  puedes  solucionar  el  problema  de  manera  no  violenta,  entonces  nosotros  consideramos necesario un retiro para relajarse, para poder encontrar una solución no  violenta,  eso  fue  lo  que  me  paso  acá,  pude  lograr  intimidad  conmigo  mismo  pude  encontrar rápidamente una solución al problema que se me había ocurrido ahí mismo,  muchas gracias!”.  “Muchas  gracias  por  estar  con  nosotras,  para  Cedavida  es  muy  importante  este  trabajo  que  hemos  hecho  con  muchos  hombres  y  mujeres.  La  Corporación  de  CedaVida  se  dedica  a  la  investigación, tenemos 8 años. La experiencia más importante ha sido trabajar con los hombres  reincorporados porque las mujeres reincorporadas no equivalen ni al 3% de las 5.700 personas  con  las  que  trabajamos  en  zonas  como  el  Urabá  antioqueño,  norte  y  sur  de  Antioquia,  el  Magdalena  medio  y  cuando  todos  ellos  lograron  bajar  la  máscara  sin  pensar  que  iban  a  ser  torturados ni que les iba a pasar nada, lograron soltar su cuerpo como arma de guerra, fue muy  hermoso para nosotros esta experiencia como terapeutas”.  Plenaria: Comisión 2 

Comisión 1. Vocero – Juan Carlos Celis  Después  de  una  ardua  discusión  en  la  comisión,  surgió  una  pregunta  central:  ¿actualmente  existen  las  condiciones  necesarias  para  pensarse  en  la  conformación  de  una  red  nacional?,  ¿existen  las  confianzas  requeridas?,  ¿es  lo  suficientemente  incluyente  y  garantiza  la  participación de los procesos regionales, para denominarse red nacional?  En  segundo  lugar,  en  la  comisión  se  propone  trascender  la  preocupación  por  la  conformación de una red y aquellos aspectos como el nombre y el logo, para centrarse en el  objetivo  común  que  convoca  a  las  personas  y  organizaciones  que  asisten  al  encuentro:  ¿Cómo  lograr  mayores  niveles  de  articulación  entre  las  organizaciones  que  realizan  un  trabajo  en  masculinidades  y  prevención  /  erradicación  de  las  violencias  de  géneros  en  las  diferentes regiones del país?  Surge entonces la propuesta de pensar este ejercicio como un proceso, más que como un fin.  Visibilizar  las  iniciativas  y  experiencias  que  tienen  lugar  a  nivel  nacional,  con  el  objetivo  de  reconocer el trabajo que ya existe y retomar sus aprendizajes. La conformación de la red en  ese sentido, se entendería como una consecuencia de este proceso. 

168


Se insistió  mucho  en  la  importancia  de  vincular  a  las  regiones  y  en  especial  a  aquellas  ciudades en donde se están adelantando experiencias similares; así como en la necesidad de  garantizar  la  participación  incluyente  de  la  población  LGBT,  introduciendo  una  mirada  con  mayor profundidad en las masculinidades no heterosexuales.  Los  niños,  niñas  y  adolescentes  que  participaron  en  la  comisión  hicieron  un  aporte  significativo,  frente  a  la  importancia  de  volver  a  la  comprensión  de  la  red.  Nos  recordaron  qué entienden ellos por red y cuál es su objetivo.  Al finalizar la discusión, se planteó la posibilidad de un siguiente encuentro para analizar con  mayor  profundidad  algunos  temas  sobre  el  proceso  de  alianza  o  trabajo  en  red.  De  igual  forma,  se  hizo  la  invitación  a  los  organizadores  del  Encuentro  de  realizar  un  ejercicio  de  autoevaluación sobre el proceso y lo que ha sido el trabajo conjunto. 

Nota: Por dificultades de tiempo y de uso del espacio, la comisión 1 no pudo presentar sus  conclusiones en la plenaria. De todas formas, sus aportes fueron recogidos anteriormente. 

VII. Agenda Encuentro de niños y niñas   

Primer Día: 3 de Diciembre      7:00  8:00  8:30  9:00  9:30  12:30  1:  

             

                                  PROGRAMACIÓN  Salida de las localidades  Llegada y recepción de los niños y niñas  Acto de inauguración  Refrigerio  Encuentro de niños y niñas  Cierre del taller  Almuerzo 

Segundo Día: 4 de Diciembre    169


10:00 12:00  1:00  3:00 

       

                                  PROGRAMACIÓN  Preparación de la propuesta para socialización en plenaria  Socialización de los aportes y propuestas de los niños y niñas  Almuerzo  Salida de los niños y niñas a sus localidades 

VIII. Desarrollo del Encuentro de niños y niñas  8.1. Día 1. Jueves 3 de diciembre    Inscripciones 

170


El taller  Los personajes     Griselda   Clown Red   La Bruja Zerapia   Hada de los sueños “GEMIMA”   El alquimista “NICOLAI FLAMEI   Rogelio “El Pintor”   Amarilla    Los niños y las niñas entran al espacio y se encuentran con una ambientación que les permite  adentrarse en un planeta fantástico. Una bruja los espera para recibirlos en la frontera y les  hace entrega de un pasaporte para que lleven consigo, así como dos poderes.     

               Al  entrar,  la  bruja  mide  el  nivel  de  imaginación  de  los  niños  y  niñas  en  una  bola  mágica  y   firma  los  pasaportes.  Luego,  deben  pasar  por  la  prueba  de  la  luz  y  si  se  ven  la  firma  de  la  bruja, pueden pasar al mundo mágico.          171


Los reciben los demás personajes y los niños y niñas comparten entre sí sus pasaportes.     

       

    Se sientan en un círculo con el fin de que estén todos y todas en condiciones de igualdad y  con las mismas posibilidades para participar y a continuación la bruja les hace las siguientes  preguntas:      172


   

    ¿Por qué están aquí?  ¿Qué es un encuentro?  ¿Qué es eso de masculinidades?  ¿Qué es el género? 

Los niños y niñas responden:     Vinimos a “conocer gente”, “a un encuentro”, “a conversar”, “a hacer amigos”.   Un encuentro es “hablar de un tema”, “encontrarse con otra gente”, “encontrarse con  varias personas y dar una idea”.   Las  masculinidades  son  “hablar  de  los  hombres”,  “se  trata  sobre  los  hombres  y  los  niños”.   El  género  es  “hablar  de  los  hombres  y  de  las  mujeres”,  “género  femenino  y  género  masculino”.    Continúa la actividad con una dinámica donde  los niños y niñas se expresan a través de su  cuerpo.  La  bruja  los  orienta  para  caminar  por  todo  el  salón  mientras  sus  palmas  suenan,  cuando ella deja de aplaudir todos se detienen. Caminan libremente por el salón para atrás,  hacia los lados, en zig‐zag, lento, como si pesaran los pies y muy rápido; luego pasan por un  túnel imaginario y terminan acostados en el piso. El hada les aplica un polvo que los convierte  en muñecos de trapo.       

173


A continuación, la bruja les pide que formen parejas. Uno de los dos asume el rol de artista y  el otro, de material. El artista debe modelar una escultura que represente los hombres de ese  planeta.     

174


El hecho  de  que  los  actores  del  montaje  hagan  parte  de  las  actividades,    permite  que  los  niños y las niñas se expresen con más confianza.    Luego,  se hace la presentación de las esculturas. Se resalta una escultura donde dos niños se  toman  de  la  mano  y  la  denominan  “Amistad”  dentro  del  grupo  de  los  niños  y  niñas  que  observan, algunos dicen “uyyyy son novios”.    Finalizada  esta  parte  de  la  actividad,  la  bruja  les  da  la  indicación  a  los  niños  y  niñas  de  conformar  grupos por edades. Teniendo en cuenta que se encuentran en un planeta mágico,  en cada uno de los grupos van a conversar sobre el planeta del que vienen, alrededor de las  siguientes preguntas:     ¿Cómo es un niño y una niña en su planeta?   ¿Qué diferencias hay entre los niños y las niñas en su planeta?   ¿Con quién viven los niños y niñas?   ¿Quién manda en la casa?   ¿Quién manda en la escuela?   ¿Quién manda en la calle?   ¿Quién manda en la ciudad?   ¿Quién manda en el país?      RANGO DE EDAD  6 años  8 años  9 años  10 años 

CANTIDAD DE NIÑOS POR RANGO  0  2  10  3  175


11 años  12 años  13 años  14 años o mas  TOTAL 

3 0  9  5  32 

 

Frente a estas preguntas los niños y niñas responden:   

    

“Los niños y las niñas son alegres, divertidos, comparten con su papás”  “Los niños son groseros”  “Las niñas son bonitas”  “A las niñas les gusta jugar y son consentidas”  “En la televisión los niños son los que juegan futbol pero en la vida real las niñas también  juegan futbol” 

   “Las niñas tienen sexo femenino y los niños sexo masculino”   “Los  niños  casi  no  ayudan  en  la  casa  y  las  niñas…casi  tampoco,  ósea  no  hay  gran  diferencia”   “Los hombres son muy perezosos”   “Los niños no se ponen falda pero las niñas si se ponen pantalones”   “A las niñas las ponen a hacer oficio y a los niños no”    “En la forma de hablar las niñas son menos groseras”   “Las niñas son mas coquetas”       “Los niños viven con la mamá”   “ los niños viven con los  amigos”   “Yo creo que uno vive más con los amigos que con la familia, porque con la familia uno se  ve sólo en las comidas y uno casi no comparte con ellos”       “En la casa manda mi papá, porque es el mayor y porque pega más duro”    “Mi  mama  porque  ella  es  la  que  trabajaba,  la  que  hacia  el  oficio  en  la  casa  y  en  estos  momentos, mi abuelita porque es la dueña de la casa”  176


    

“En el colegio manda quien tiene el poder”  “Manda poniendo reglas”  “Haciendo compromisos”  “Y también algunas veces gritando”  “En el colegio algunos niños se creen malos” 

   

“En la calle manda supuestamente la policía”  “Los barristas, que se pegan cada día a media noche en la calle”  “Los zorreros”  “En la cuadra mandan los ñeros y los presidentes de la Junta de acción comunal”  

 

   “Los  Hombres  mandan  porque  la  gente  cree  que  es  el  hombre  quien  da  la  plata  en  la  casa”   “Se dice que la mujer manda en la casa y el hombre en la calle, pero eso no es así…”      Finalizado el trabajo grupal, la bruja invita a compartir las conclusiones a las que llegaron. Así  mismo, formula unas preguntas adicionales:    ¿Qué  pasaría si se pudiera construir un planeta nuevo y fantástico?  “Sería diferente porque uno con la imaginación puede lograr muchas cosas”      ¿Qué forma tendría ese nuevo mundo fantástico?  “Todo el mundo haría lo que quiere”    ¿Por qué las decisiones del país las toman más los hombres que las mujeres?  “Porque son más responsables”    ¿Por qué hay hombres gay?  “Porque es la expresión liberal que uno siente y si les gusta otro hombre es el problema  de ellos, es como dicen “Aquí estoy y aquí me quedo”, el gobierno debe dejarlos”      177


Otras expresiones fueron:     “Yo ya he tenido experiencias amorosas y me ha ido mas mal porque me ha tocado ser el  fuerte”   “los hombres no lloran porque no son unas nenas”   “las mujeres se la pasan peleando en la casa”   “Yo no hago oficio porque quien hace oficio es mi mamá y ella nunca se cansa”     

Al terminar  la  discusión,  los  niños  y  niñas  dibujan  los  problemas  que  identifican  en  las  relaciones entre hombres y mujeres.    Uno de los niños del grupo comparte su dibujo:    Alejandro de 14 años dice que dibujó un mándala que representa al mundo como una jauría de  locos. Afirma: “el mundo está al revés, aunque digan que está bien. En este mundo discriminan a  los gay, a los grafiteros”. Explica que el color rojo de su mándala representa a los gay que han  sido asesinados. “Los están matando porque no los quieren ver acá”. El azul significa que “un  hombre ya puede abrazar a otro hombre porque ya tiene un derecho decretado por el gobierno,  aunque aun esto sea juzgado por la gente”. El verde significa grafitero, es decir que “ahora ya se  pueden hacer grafitis en las calles libremente” y el negro, significa vida.     Para el cierre de la sesión se realiza una evaluación oral de la jornada de trabajo en donde los  niños  y  niñas  expresan  haberse  divertido.  Así  mismo  comentan  que  a  lo  largo  del  taller  hablaron sobre la forma como se relacionan los niños y las niñas y sobre las masculinidades y  que propusieron algunas pócimas para resolver los problemas que existen entre los hombres  y las mujeres.  Roman Alexis Huertas se dirige a los niños y niñas para resaltar la importancia de sus aportes  en el marco del encuentro. Les explica, que así como hay un grupo de niños y niñas, también  hay un grupo de adultos y otro de jóvenes,  discutiendo frente a los temas que ellos y ellas  han tratado durante la jornada.    Agrega que el viernes se realizarán unas comisiones de trabajo y que para ello, es necesario  elegir dos representantes o voceros que participarán en estas.    Los representantes elegidos fueron:    1. Jose Fabian Arenas Zapa‐ 8 Años  178


2. 3. 4. 5. 6. 7.

Camila Arrazola Martinez‐9 Años  Nathalia Andrea Jimenez Manrique‐11 Años  Laura Maria Monroy Manrique‐13 Años  Jhon Alejandro Marin Medina‐14 Años  Sergio Alejandro Vivas Mendez‐9 Años  Grace Valentina Rodriguez Briñez‐ 10 Años 

       

8.2. Día 2. Viernes 4 de diciembre  Se  prepara  la  socialización  de  los  aportes  del  grupo  de  niños  y  niñas  en  el  Encuentro  de  adultos y se presenta al grupo (ver págs. 140 ‐ 143.)  

IX. Agenda del Encuentro de jóvenes    Propósito  Reconocer  las  distintas  experiencias  que  grupos  de  jóvenes  de  varias  ciudades  del  país  vienen  realizando  en  torno  a  las  masculinidades,  para  identificar  procesos  que  permitan  avanzar en experiencias, espacios de intercambio y articulación en red nacional, proyectando  acciones  de  política,  orientadas  a  la  equidad  entre  géneros  a  partir  de  la  transformación  masculina.    Primer Día. 3 de diciembre    7:30 – 8:30  8:30 – 9:00 

   

                                  PROGRAMACIÓN  Inscripciones  Instalación del evento   Adriana Martínez – Red de masculinidades no hegemónicas   Lucy Wantenberg – Fondo de Poblaciones de Naciones Unidas UNFPA   Flor María Díaz – Programa Integral contra las Violencias de Género   Nicolás Rueda – Colectivo Antrax   Román Alexis Huertas – Red de masculinidades no hegemónicas   179


11:00 – 11:15    Presentación Vibranza  PANEL 1. Jóvenes y masculinidades: experiencias de abordaje  Moderación y presentación: Misael Tirado  11:15 – 11:30    ¿Por qué jóvenes y masculinidades? Los abordajes nacionales  Román Huertas – Colectivo Hombres y Masculinidades  11:30 – 11:45     Experiencias de encuentros entre hermanos: Colectivo Pelaos y Colectivo Fenix  Arnaldo Carrisoza Zúñiga – Colectivo Felix, Cartagena  11:45 – 12:00    Promotoría juvenil  Karen Sarmiento  12:00 – 12:15    Ser Hombres  Leonardo García ‐ Universidad de Antioquia  12:15 – 12:30    Tránsitos metodológicos para la promoción de nuevas masculinidades  Carlos Cordovez – Colectivo Hombres y Masculinidades  12:30 – 1:00    Plenaria  PANEL 2.  Masculinidades y violencias  Moderación y presentación: Daniel Fernández ‐ UNFPA  2:30 – 2:45    Hombres y mujeres fragmentados en su integralidad  por las violencias  Milena Guzman – Fundación Cedavida  2:45 – 3:00    Experiencias con jóvenes desplazados  Elkin Sepúlveda – Medellín  3:00– 3:45    Machos Afectivos  Carlos Alberto Montoya  3:45 – 4:00    Experiencia Oportunidades para la Paz  Carlos González Pulido, participante de la Fundación Cedavida  4:00 – 4:15    Experiencia Clubes Juveniles   Miguel Palacio, Putumayo  4:15 – 5:00    Plenaria y ejes de acción  5:100 – 5:15    Presentación artística: Colectivo Juvenil “Sinónimos de paz”  Grupo Oportunidades para la Paz – Fundación Cedavida 

Segundo Día. 4 de diciembre    8:00 – 8:15 

 

8:15 ‐ 8:30  

8:30 – 8:45  

                                  PROGRAMACIÓN  Experiencias de trabajo en nuevas masculinidades  Gelbert Sánchez ‐ Taller Abierto  Colectivo de Masculinidades de Bucaramanga  Carlos Andrés Rueda   Avances  y  perspectivas  en  la  construcción  de  la  Red  Colombiana  de  Masculinidades No Hegemónicas.  Erwin Fabián García – Fundación Social Colombiana Cedavida  180


8:45 – 9:00 

Jóvenes visibles y con derechos.  Marta Ligia Rincón – Subdirección de Juventud  9:00 – 9:15    Procesos Colectivos de construcción de Equidad de Géneros en el  departamento del Cauca  Gerardo Peña  9:15 – 10:00    Plenaria y ejes de acción  TRABAJO EN GRUPOS (Actividades simultáneas – participación conjunta de jóvenes y adultos)  2:00 – 4:00    Comisión1. Articula los 3 ejes temáticos y proyecta un manifiesto o declaración,  con  algunas  menciones  de  las  particularidades  de  Colombia  a  partir  de  la  Declaración de Río de Janeiro.  Moderación y presentación: Douglas Mendoza y Jhon Jairo Pinzón    Comisión 2. Dinámica de la Red de Masculinidades No Hegemónicas.  Moderación y presentación: Diana Palacios y Juan Carlos Celis    Taller vivencial 1. “Reconciliación corporal y masculinidades.   José Manuel Hernández, Colectivo Hombres y Masculinidades.    Taller  vivencial  2.  “Más  allá  de  lo  femenino  y  lo  masculino.  Un  viaje  por  a  la  integración”.  Constanza Ardila y Karina Ballén. Corporación Educativa Cedavida.  4:00 – 4:30    Plenaria de cierre con los resultados de las comisiones.  4:30 – 4:45    Presentación Vibranza y Piel de Lobo.  4:45    Refrigerio   6:00    Masculinidades al septimazo. 

X. Desarrollo del Encuentro de jóvenes   

10.1. Día 1. Jueves 3 de diciembre  Presentación Vibranza 

181


PANEL 1.  JOVENES Y MASCULINIDADES: EXPERIENCIAS DE ABORDAJE  Moderación y presentación: Misael Tirado      1. ¿Por qué jóvenes y masculinidades?: los abordajes Nacional. Román Huertas ‐  Colectivo  Hombres y Masculinidades  Román Alexis Huertas es pedagogo, presidente del Colectivo de Hombres y Masculinidades   

182


Román Alexis  Huertas  inicia  su  presentación  planteando  que  el  interés  de  preguntarse  por  los/as jóvenes y las nuevas masculinidades surge en el Colectivo Hombres y Masculinidades  hace quince años y, en los últimos cinco ó seis años el Colectivo observa gratamente cómo  ha  logrado  congregar  a  un  grupo  de  hombres  jóvenes  que  discuten  temas  de  género  e  incluso impulsan a otros jóvenes a transformar sus prácticas.    Agrega  que  desde  el  Colectivo  se  han  impulsado  algunos  procesos,  se  han  acompañado  otros  y  se  han  acercado  a  experiencias  diversas  en  el  trabajo  con  jóvenes;  lo  cual  les  ha  permitido  formular  algunas  preguntas  de  lo  masculino  en  el  escenario  de  lo  juvenil  y  hacer   algunos análisis que el expositor espera compartir  durante su presentación.    Comparte una experiencia de trabajo en Nariño en  torno  a  la  pregunta  por  los  desempeños  que  la  sociedad  impone  a  los  hombres  y  mujeres  desde  niños  y  niñas.  Explica  que  en  esta  sociedad  la  presencia  de  lo  estético  está  ligada  estrechamente a las mujeres. Desde niñas se les educa a las mujeres para estar en el hogar y  colaborar con las tareas domésticas. El padre encausa el desarrollo de la personalidad de sus  hijas y se les prohíbe el placer y el sexo.    Las  mujeres  jóvenes  deben  cuidar  su  figura  corporal  porque  eso  “garantiza”  el  éxito  en  la  conquista,  deben  estar  vinculadas  a  las  redes  sociales  de  la  web.  Los  intercambios  con  sus  pares  se  centran  en  el  interés  por  la  fiesta  y  la  rumba.  En  el  hogar  se  les  demanda  su  colaboración  en  las  tareas  del  hogar  y  el  padre  continúa  encausando  su  rol  como  mujeres.  Surge  la  advertencia  frente  a  quedar  en  embarazo:  “si  mete  las  patas,  nosotros  ya  no  responderemos por usted”.    Los hombres jóvenes por su parte, ubican lo estético en las mujeres. Se preguntan frente a  las demandas que hace la sociedad con respecto al consumo de sustancias, de tecnología y el  ejercicio  de  la  violencia  como  forma  de  socialización.  Identifican  que  la  expresión  de  sus  emociones  está  restringida  a  la  ira,  evidenciando  la  prohibición  para  el  llanto,  lo  cual  los  distancia de las mujeres. Refieren el alejamiento impuesto frente a las actividades del hogar y  la obligatoria disponibilidad para el padre.    Desde  la  perspectiva  de  Román  Alexis  y  frente  a  la  pregunta  de  ¿por  qué  trabajar  la  masculinidad  con  jóvenes  y  niños  y  niñas?,  el  expositor  señala  que  hace  falta  encontrar  un  183


punto de  quiebre  frente  al  patrón  tradicional  de  crianza  que  produzca  transformaciones  reales;  es  decir,  menos  discursivas  y  más  vivenciales.  Agrega,  si  los  niños  y  las  niñas,  o  los  jóvenes  y  las  jóvenes  tienen  la  oportunidad  de  realizar  un  quiebre  en  la  forma  como  construyen  sus  identidades,  tal  vez  sea  posible  fracturar  ese  patrón  hegemónico  de  ser  hombres y ser mujeres y van a permitirse otro modo de ser.   Señala  que  el  trabajo  en  diferentes  regiones  del  país  le  ha  permitido  al  Colectivo  llegar  a  diferentes  conclusiones.    La  primera,  que  aunque  el  esquema  sea  el  mismo  para  formar  hombres,  las  particularidades  culturales  en  cada  una  de  las  regiones  son  tan  diversas  que  sugieren una manera diferenciada de reflexionar e invitar a los hombres jóvenes a pensar la  construcción masculina distanciada de la hegemónica.     Agrega “tenemos que ser muy ágiles en la forma como leemos los contexto culturales, porque  es que en los contextos culturales donde encontramos las pistas de dónde podemos generar la  ruptura. De nada nos sirve entrar a confrontar a los hombres sí esa discusión va a generar que se  alejen de nuestro discurso y que no se sientan seducidos por esta oportunidad”.    Por  ejemplo,  en  el  pacífico  colombiano  la  masculinidad  está  muy  arraigada  al  ejercicio  reproductivo.  El  imaginario  dominante  es  tener  muchos  hijos:  “entre  más  hijos  tenga,  más  hombre soy”, así no se disponga de la capacidad económica para responder por ellos. En el  Putumayo, los esquemas son otros. Los hombres a partir de ciertas edades van teniendo la  posibilidad  de  hacer  ciertas  rupturas,  encontrándose  con  formas  de  ser  más  vitales,  más  humanas. En el Arauca, la marcada presencia del conflicto armado, va naturalizando en los  niños y niñas la violencia como un elemento que permea su historia de vida.    En  el  I  Encuentro  de  Masculinidades  con  jóvenes  realizado  hace  dos  años,  participaron  jóvenes  de  Medellín,  Mocoa,  Pasto,  Barrancabermeja,  Sur  de  Bolívar,  Magdalena  Medio  y  Bogotá. Este encuentro permitió definir derroteros de trabajo; entre ellos, trabajar desde las  prácticas, desde los libretos ocultos que los adultos utilizan para educar a los niños y jóvenes,  hacerlos  visibles  y  cuestionarlos  a  fin  de  desmontar  los  patrones  culturales  que  sostienen  ciertos modos de ser hombres.    Se trata de mostrar horizontes más armónicos y tranquilos frente a las responsabilidades que  como  hombres  asumimos.  Román  Alexis  señala  que  uno  de  los  momentos  de  la  vida  más  potentes  para  posibilitar  transformaciones  es  la  paternidad.  Este  episodio  posibilita  reflexionar en torno a la pregunta ¿qué pasa con mi masculinidad? Hoy día son cada vez más  los hombres que se preguntan ¿cuál es la relación que quieren tener con sus hijos e hijas?    184


En ese  sentido,  el  Colectivo  ha  movilizado  en  los  jóvenes  padres  su  rol  como  “figuras  protectoras”,  impuesto  desde  el  modelo  de  masculinidad  tradicional.  Pasar  de  la  idea  de  protector – dueño (dueño de los hijos, de la mujer de los bienes), a la de protector vinculado  con  la  vida,  hombres  que  cuidan  a  todos  los  niños  y  niñas,  que  consideran  que  las  mujeres  tienen derecho a vivir en ambientes protectores, que se comprometen en cuidar su entorno.    También  se  ha  invitado  a  los  hombres  jóvenes  a  romper  el  miedo  a  expresarse  más  como  humanos  y  menos  como  machos,  a  revisar  la  construcción  de  su  identidad  sexual,  de  su  orientación  del  deseo;  en  últimas, de  su  identidad  masculina.  Roman  Alexis explica  que  los  jóvenes  han  conversado  sobre  la  posibilidad  de  la  caricia  como  parte  del  repertorio  que  tienen los hombres para relacionarse.     El Colectivo considera  que son los jóvenes, niños y niñas un punto de transformación. “Como  adultos, hombres y mujeres estamos llamados a permitir que ellos nos enseñen a relacionarnos  de un modo distinto… porque estas nuevas generaciones están cansadas de la violencia… Hoy  encontramos  en  las  calles  que  existen  cientos  de  jóvenes  que  tienen  diferentes  posibilidades  frente a la vida. Prácticas que hablan de la equidad y de una valoración de la diferencia… Tal vez  los jóvenes son los únicos que pueden decir que después de todo lo que se ha vivido frente a la  posibilidad  de  transformar  la relación  entre  hombre  y  mujeres  y  las  construcciones  de  género  pueden seguir siendo hombres, sin tener que ser machos”. 

2. Promotoría Juvenil. Karen Sarmiento, Colectivo Hombres y Masculinidades   

“Como parte de las experiencias que hemos tenido en el Colectivo de Jóvenes hemos llevado a  cabo diferentes procesos, entre ellos, del que yo hago parte, La Campaña de Lazo Blanco, que el  Colectivo Hombres y Masculinidades asumió desde 2005. Ya llevamos trabajando desde 2005 en  diferentes  regiones  del  país.  Hemos  obtenido  varios  resultados  de  la  campaña:  el  grupo  Vibranza, la banda Piel de Lobo, el Colectivo Ántrax, y otros colectivos que son como hermanos  del Colectivo de Masculinidades, que trabajan el tema de masculinidades.  185


La Campaña de Lazo Blanco se basa en erradicar la violencia  contra  las  mujeres.  Es  importante  resaltar  que  es  una  iniciativa de hombres que están pensando su masculinidad,  que  se  están  preguntando  cómo  ser  más  humanos,  más  sensibles, sin dejar de ser hombres.     Hemos realizado varias caminatas en diversos espacios de la  ciudad  donde  los  hombres  llevan  falda,  nos  pintamos  el  cuerpo, la cara, llevamos pendones, gritamos consignas.    A  manera  de  anécdota,  siempre  que  realizarnos  estas  caminatas  los  hombres  de  edad  se  nos  quedan  mirando,  “los  mariquitas”,  dicen,  porque  los  hombres  llevan  falda.  Hemos  realizado  varios  encuentros  con  la  participación  de  diferentes  colegios.  El  proyecto  inicialmente  se  realizó  con  jóvenes  de  distintas localidades de colegios privados y públicos.     Las experiencias, las capacitaciones y todo esto lo conducimos nosotros mismos. Una de ellas la  realizamos  en  el  colegio  Naranjos    de  Bosa    y  también,  tuvimos  una  participación  activa  en  el  Encuentro Nacional de Masculinidades en el 2007”.     

3. Ser Hombres. Leonardo García – Campaña Lazo Blanco, Medellín 

“Les voy a contar varias de las experiencias que tenemos a partir de la Campaña de Lazo Blanco  en  Medellín  desde  2005,  como  una  iniciativa  del  grupo  “Hombres  por  Medellín”  en  asociación  con el Centro de Estudios Interdisciplinarios de Género de la universidad de Antioquia y el grupo  CIMAS (Construcción de Identidades Masculinas).   Voy  a  empezar  contándoles  una  experiencia  de  investigación  con  hombres  jóvenes  que  desempeñan roles productivos en el centro de Medellín. En esta investigación encontramos que  los  mandatos  de  la  masculinidad  se  viven  con  una  fuerza  en  la  subjetividad  y  en  los  cuerpos;   esto  quiere  decir  que  para  estos  varones,  ser  hombre  es  una  condición  sin  la  cual  no  pueden  desarrollarse  ni  pertenecer  al  mundo  de  los  hombres.  Ser  hombre  significa  ser  proveedor,  ser  fuerte y ser exitoso. Estos son los mandatos  más recurrentes; aparecieron otros, pero vamos a  hacer referencia a estos que tienen que ver con otras cuatro categorías en las que los hombres  se ven afectados en su cuerpo y en su subjetividad: la familia, el padre y la madre, los pares y las  mujeres.   186


Los hombres desde el modelo hegemónico se abrogan el derecho de definir la masculinidad y en  esa  medida,  ellos  pueden  medir  a  otros  y  otorgarle  el  estatus  de  hombre.  Ser  hombre  es  una  condición que “hay que merecerla”, hay que ganársela y hay que probarla desde que tenemos  conciencia. Se trata de no ser infantil, no ser afeminado, no ser homosexual, ni tener nada que  se le parezca a lo femenino.   Encontramos un caso de alguien que desde pequeño le gusta la literatura y la escritura y desde  su  casa  el  padre  establece  una  ruptura  casi  total  porque  él  consideraba  que  esto  era    una  actividad de mujeres, en consecuencia de afeminados.  Ser proveedor, es uno de los mandatos más fuertes con el que se enfrentan estos hombres del  centro de la ciudad.  Eso los lleva a asumirse como sujetos responsables, trabajadores, a buscar  emplearse en una actividad productiva y desde allí a ocupar el lugar de lo público. Uno de ellos,  Franco, decía:” yo si me siento hombre porque soy trabajador”.  Cuando no trabajaba se sentía  inútil y decía: “yo no existo. Cada vez que consigo trabajo me vuelvo a sentir hombre”.   Teníamos  diez  hombres  en  el  grupo,  algunos  eran  poetas,  músicos,  hombres  que  vendían  chance,  dulces,  y  eso  los  ponía  en  una  situación  del  día  a  día.  Ellos  mismos  se  nombraban  “guerreros” porque la calle tiene unos códigos que hay que saber leer y enfrentar.   Desde este mandato, los hombres no pueden permitir que nadie te la monte, te robe, te estafe y  si no, eres un “huevón”. En el centro de Medellín todos estos personajes luchan por los espacios,  por  estar  en  una  esquina,  y  desde  ahí  empiezan    las  confrontaciones.  “Si  nos  toca  dar  la  vida  para demostrar que somos hombres y que nadie nos la monta, toca”.  Ser  exitoso  es  otro  de  los  mandatos  de  masculinidad  que  sobresalen.  Ser  exitoso  significa   triunfo  en  lo  laboral  y  económico,  y  en  la  sexualidad.  Ser  capaces  de  responder  con  las  necesidades económicas de sus casas. Uno de los chicos de 16 años decía: yo tengo una angustia  gigante porque llegan los servicios, llega el arriendo, y ¿yo qué voy a hacer? Esa preocupación lo  llevaba a aceptar cualquier actividad para  trabajar; incluso, él vende sus poemas en la calle para  poder  mantener  su  estatus  en  el  barrio  donde  vive.  Tiene  que  asumir  su  rol  como  proveedor  económico y por tanto, no deja que su compañera trabaje.   La  otra  dimensión  del  éxito  es  la  sexualidad.  Uno  de  los  hombres  que  participó  en  la  investigación decía: “el día que a mí no se me pare el pene, ese día me muero”. Otro afirmaba:  “Yo soy un puto, porque si la mujer que se acuesta con muchos hombres  es una puta, yo soy un  puto, porque yo me enrollo con cuanta mujer sea. Yo estoy casado, tengo una hija, vivo con una  mujer de 28 años a la que le digo: ¿usted quiere enrollarse conmigo?, bien, pero separemos el  amor  del  sexo”.  Este  hombre  es  músico  y    cumple  con  el  imaginario  de  la  masculinidad  hegemónica. Afirma: “yo sé eso, por eso evito confrontarme, porque cuando me pregunto me  187


confronto y eso me trae muchos problemas, por eso yo no compongo canciones de amor, sino  que compongo canciones sociales que me permiten establecer otro tipo de relaciones”.  El tercer mandato social identificado fue: El ser fuerte. Al hombre que había elegido la escritura  como forma de vida le tocó definirse como varón y para ello, el papá lo llevaba a jugar futbol  obligado.  Otro  de  ellos  vivió  siempre  en  escenarios  de  violencia  en  su  casa  y  en  la  calle.  Constantemente tenía que enfrentarse con los pelaos de la calle. Otro, es un hombre proxeneta,  pero él mismo no se reconoce así, sino como alguien que tiene muchos amigos y quien hace los  contactos. Además está muy orgulloso de lo que hace.  Esta es la imagen de casi todos los hombres, del macho típico, que  se confronta a muerte con  otros hombres, con tal de mantener su estatus.   Aún así, también encontramos otros hombres que se están planteando unos asuntos diferentes.  Voces  disidentes  al  modelo  hegemónico  que  se  reconocen  a  sí  mismos  como  formados  en  ese  mismo modelo pero que están tomando distancia. Estas rupturas  llevó a uno de estos hombres  a  dejar  de  salir  con  sus  amigos  porque  cada  vez  que  se  encontraban  iban  a  lugares  donde  se  ejercía la prostitución, y él decidió aparecerse de esos escenarios, porque eso le parecía un acto  que violentaba los derechos humanos, además porque había otra condición para poder estar en  ese escenario: tenían una práctica que el primero que se levantara de la mesa, era el más gallina,  o el menos hombre. El decía: “yo tengo 20 años, sí yo sigo así a los 25 años voy a tener cirrosis.  Entonces lo que yo hice fue distanciarme de eso”.   Esta  es  la  propuesta  que  tenemos  anclada  al    enfoque  de  Masculinidades  Saludables,  que  estamos desarrollando en la ciudad, que tiene mucho que ver con el enfoque de la Escuela de  Masculinidades  Equinoccio,    desde  una  perspectiva  integral  de  masculinidades.  Este  proceso  duro  tres  meses,  tiempo  durante  el  cual  pasaron  veintiocho  hombres.  Trabajamos  desde  la  reflexión, pero también desde la corporalidad y las subjetividades.   Tenemos un problema en términos de la política pública y es que no contamos en la ciudad con  procesos desde el estamento gubernamental que nos facilite darle continuidad a los procesos.  Entonces hemos tenido que hacer algunas interrupciones.  Finalmente,  quiero  compartirles  otros  proyectos  que  hemos  realizado:  Vivienda  Compartida,  que  es  un  edificio  donde  vive  gente  que  trabaja  en  la  calle,  y  con  quien  implementamos  la  estrategia;  un  proyecto  de  salud  sexual  y  reproductiva  de  Medellín,  donde  logramos  en  2007  vincular un componente de Nuevas Masculinidades e identidad de género; el proyecto Travesías  lúdicas, salud y derechos sexuales y reproductivos que actualmente se está implementando con  la  Secretaría  de  Salud  y  el  Juego  Ruta  de  la  masculinidad  que  diseñé  y  permite  a  partir  de  la  lúdica dinamizar el tema”.  188


4. Tránsitos metodológicos para la promoción de nuevas masculinidades. Carlos  Cordovez, Colectivo Hombres y Masculinidades 

“He titulado  este  segmento  como  Tránsitos  Metodológicos  para  la  Promoción  de  las  Nuevas  Masculinidades, porque lo que ha hecho el Colectivo de Hombres y Masculinidades es construir,  reconstruir, de‐construir y volver a construir esas metodologías de trabajo, en la exploración de  caminos concretos y alternativas que permitan el abordaje de la masculinidad.   El  Colectivo  Hombres  y  Masculinidades  surgió  como  un  conversatorio,  una  técnica  de  trabajo,  donde un grupo de hombres jóvenes que en esa época habíamos tenido experiencias de trabajo  con  otros  hombres  jóvenes  empezábamos  a  preguntarnos  qué  significaba  la  masculinidad  en  medio  de  los  cambios  que  estábamos  viviendo.  Algunos,  estábamos  cerca  de  graduarnos    y  algunos habían comenzado a ser padres. Entonces esas situaciones transformaban las nociones  con las que veníamos,  lo que nos habían dicho en la casa.   Hablando  un  poco  de  las  metodologías,  de  manera  más  elaborada  con  el  tiempo,  vamos  a  encontrar  que  la  idea  principal  de  todo  el  trabajo  es  posicionar  la  perspectiva  relacional  de  género. Y ¿por qué hablamos de una perspectiva de género y no de masculinidades? Porque con  el  tiempo  comprendimos  que  la  masculinidad  por  sí  sola  no  es  tal,  también  necesita  de  la  feminidad.   Lastimosamente  el  tema  de  género  ha  sido  ubicado  como  un  asunto  de  mujeres  y  nosotros  asumimos que el tema de género no es un asunto de mujeres. Cuando hablamos de género, los  dos géneros deben estar presentes. Queremos posicionar esa perspectiva relacional de hombres  y  mujeres  trabajando  con  hombres  específicamente,  porque  es  necesario  desvincular  a  los  hombres de la violencia.   Hay  una  discusión  que  seguimos  sosteniendo  después  de  tantos  años  y  es  que  sí  queremos  hombres más afectivos, que se desarrollen y se vinculen con su familia, que se vinculen con las  labores domésticas, necesitamos hombres que también estén dispuestos a ceder los espacios de  poder.  Desde esa perspectiva buscamos acercar a los hombres a propuestas de nuevas masculinidades  desde una lectura crítica del país implica replantear lógica guerrerista, la lógica que se mueve en  189


el recrudecimiento de la guerra.  Esta es una cuestión que tiene que plantearnos a los hombres  muchos desafíos y muchas cosas que pensar.   ¿Cuál es el marco conceptual desde el cual comenzamos a movernos? Empezamos con procesos  de  educación  popular,  capacitando  comunidades,  jóvenes  en  situación  vulnerable.  También,  desde la teoría de la complejidad, que básicamente plantea que los procesos pueden comenzar,  terminar, se vuelven complejos, después se descomplejizan, vuelven a iniciar.  La  teoría  del  fuego  que  propone  que  si  no  atravesamos  el  cuerpo,  si  no  sensibilizamos  a  los  hombres,  nosotros  podemos  decir  que  tenemos  la  masculinidad  centrada  en  el  poder  y  muy  bonito el discurso, pero si ese discurso no se vuelve fuego, no se interioriza en el cuerpo donde  hemos  sido  socializados  como  hombres  y  como  mujeres,  si  no  se  remueve  desde  ahí  los  cimientos sobre los que está construido, entonces no tiene ningún sentido nuestro discurso.   Permanentemente  estamos  revisando  metodologías.  Hay  ciertos  ejercicios  que  sí  funcionan,  otros  que  no.  El  cuerpo  juega  un  papel  fundamental.  Es  territorio  privado  y  público  al  mismo  tiempo.  Con  el  cuerpo  expresamos  hacia  afuera,  damos  opciones  políticas,  nos  movilizarnos  para  decir  si  estamos  en  contra  de  algo  o  estamos  a  favor.  Y  también  es  íntimo  porque  es  absolutamente personal, nadie puede sentir el cuerpo del otro, expresarse desde el cuerpo del  otro.  Nuestra metodología da énfasis a lo vivencial a través de experiencias reflexivas, emocionales y  corporales  en  cuanto  consideramos  que  desde  estos  niveles  es  posible  activar  con  mayor  profundidad  procesos  de  replanteamiento  y  re‐pensamiento  masculino.  En  muchos  de  los  ejercicios  encontramos  que  al  generar  la  movilización  corporal,  los  hombres  estamos  muy  ligados a quedarnos en ciertos espacios, a movernos con unas cosas muy reducidas, en general  con unos movimientos demasiado robóticos y esto nos permite evidenciar cómo la sociedad, la  cultura normatiza, estructura los cuerpos masculinos para ciertas cosas, en general los prepara  para la violencia.   Una  de  las  estrategias  ha  sido  el  trabajo  corporal,  alrededor  del  teatro,  que  nos  permitió  descubrir las potencialidades que la dinámica corporal juega. Trabajar sobre esta metodología  significa desarrollar hombres orientados al cuidado porque tenemos un grupo que te entrega en  confianza  la  posibilidad  de  desnudarse,  te  entrega  su  intimidad,  y  va  a  hacer  cosas  que  en  su  vida cotidiana de pronto no hace, revela su intimidad.   La persona que dirige la actividad actúa desde una ética del cuidado. Al hablar de lo vivencial,  estamos  hablando  del  cuerpo,  de  las  emociones,  de  la  alegría,  de  la  risa,  del  llanto.  En  la  arquitectura  del  cuerpo  tenemos  una  historia  y  a  veces  esa  historia  es  dolorosa.  Se  trata  de  replantear paradigmas de género desde lo vivencial y no desde lo racional.   190


Para este trabajo lo que más resultado nos ha dado,  es trabajar desde las historias, recuperar lo  que  los  hombres  quieren  ser  y  no  lo  que  deben  ser.  Muchos  hombres  no  quieren  asumir  el  mandato  social  y  encuentran  formas  de  escaparse  de  ello,  entre  éstas  la  calle.  Recuperar  la  historia  que  lleva  el  habitante  de  calle  a  donde  quiera  que  vaya,  desde  la  herida  más  grande,  hasta la herida más pequeña. Recordar, reencontrarse otra vez con el cuerpo es un proceso que  para  algunos  puede  tomar  mucho  tiempo,  pero  es  ahí  donde  comienzan  a  reconectar.  Si  uno  coge un habitante de calle y le dice cuénteme su historia en la mayor de las confianzas, empieza  a escuchar unas cosas muy dispares. Lo humano, sin artificios, sin adornos, sin escondrijos.  Las  movilizaciones  también  juegan  un  papel  didáctico  fundamental.  No  solamente  se  trata  de  que los hombres seamos cariñosos aquí, si cuando vamos a la casa reventamos contra los hijos.  Estas  expresiones  públicas  han  jugado  un  papel  fundamental  sobre  todo  en  los  hombres  que  participan. Y han generado opinión pública.   Las puestas en escena como la que acabamos de ver. Hacer monumentos, museos humanos es  una técnica muy buena.  Tienes un grupo, organizas la gente para que armen un monumento y  representen  algo,  les  pones  un  tema  como  la  masculinidad,  la  no‐violencia,  la  sexualidad,  el  erotismo, en fin, esta estrategia tiene muchas posibilidades y sobre eso se desarrolla un ejercicio  de  concientización.  Significa  romper  el  imaginario  que  el  hombre  entre  más  horroroso,  más  hermoso.   El pronunciamiento social, y la crisis ambiental. Ahora estamos entrando en ese tema de que el  cuidado  implica  cuidar  la  familia,  establecer  una  comunicación  tranquila  y  armónica  con  la  naturaleza y con el entorno.   A través de la técnica de pintura corporal la gente puede encontrar una manera de resignificar la  piel, es la mejor forma de expresarlo, la piel es el órgano más largo, el órgano más sensible pero  también  es  la  que  ha  recibido  más  violencia.  La  posibilidad  de  la  pintura  corporal  es  la  posibilidad de que hombres y mujeres, le den un nuevo significado a su piel.   Este  es  en  términos  generales  el  esquema  metodológico  del  Colectivo  Hombres  y  Masculinidades,  que se puede aplicar con comunidades negras, indígenas, habitantes de calle,  mujeres en desplazamiento, mujeres en conflicto armado.      5. Plenaria   

191


Moderador. “El  Colectivo  Hombres  y  Masculinidades  surge  como  una  apuesta  de  hombres  para  hombres.  Hoy en día hay compañeras en el Colectivo que nos han hecho re‐pensar como hombres”.     Intervención 1.   “Todas  las  experiencias  que  han  mostrado  me  han  parecido  muy  interesantes,  pero  hay  una  cosa  que  me  encantaría  saber  y  es  ¿ustedes  cómo  invitan,  o  cómo  hacen  para  que  los  hombres  jóvenes  y  las  mujeres jóvenes se integren a estos grupos?, porque  es que si uno mira la gran mayoría de personas que  uno  ve  son  mujeres  que  queremos  ganar  terreno,  pero  nosotras  también  necesitamos  complementarnos y recibir una respuesta amorosa.  También creo que no son tantos los hombres que están participando aquí en este espacio”.    Moderador.  “Yo  me  vinculé  al  tema  de  masculinidad  a  través  de  Javier  Omar  Ruíz,  que  es  uno  de  los  fundadores  del  Colectivo  y  esta  necesidad  surge  de  la  misma  cotidianidad;  ahí  empecé  a  pensarme como hombre. Es un proceso gradual ¿cuál ha sido el proceso de nosotros?, ha sido de  forjar paso a paso, día a día algo, no ha sido tan mediático, ha sido un efecto bola de nieve, voz a  voz, poco a poco nos hemos dado a conocer.     En trece años de trabajo continuo hemos podido sembrar una semilla, por lo menos yo soy más  consiente,  soy  más  humano,  soy  más  persona  y  ese  efecto  ha  surgido  en  los  jóvenes.  Cuando  nosotros vamos a hacer acompañamiento en los colegios en el tema de sexualidad, a través del  abordaje  de  la  piel,  con  aceite  y  con  pintura  corporal,  se  producen  cambios  significativos.  El  hecho de que yo le dé un abrazo a un amigo, que en el Colectivo nos demos un beso en la mejilla,  suscita  todo  tipo  de  comentarios  “ese  tipo  es  raro”,    “Uy  el  profe,  le  dio  un  beso  a  un  muchacho”.    Cuando uno actúa de una forma diferente, cuando uno es un asterisco y no el punto seguido que  todo  el  mundo  lo  es,  logra  generar  cambios.  Es  a  partir  de  esa  misma  práctica  que  uno  se  va  construyendo, es en el día a día”.       Román Huertas.  192


“Para complementar un poquito lo que dice Misael, ¿Por qué no tantos hombres?, ¿por qué es  tan  difícil  este  trabajo?  Hay  una  condición  muy  fuerte  y  es  la  presión  social,  nos  hemos  dado  cuenta que los hombres jóvenes y adultos que han logrado entrar e incorporarse en este tema y  desarrollar  transformaciones  es  porque  cuentan  con  un  grupo  de  apoyo,  un  grupo  de  amigos  que cambian.     Tenemos  la  experiencia  de  hombres  que  han  participado  de  talleres  y  hacen  la  reflexión:  yo  quiero  cambiar,  transformarme,  ser  mejor  padre,  amante,  esposo,  pero  cuando  vuelven  a  su  espacio, al entorno natural, esas condiciones diferentes que quieren poner son rechazadas por  su contexto, entonces se vuelve el hombre débil, el  hombre frágil, el segregado y muchas veces  es ese tipo de comportamiento  que hace que los hombres digan no, prefiero una carga donde  me ayuden los demás y no está que tengo que llevar solo.     En los últimos cinco años la idea ha sido generar grupos, generar una red de apoyo frente a unas  transformaciones y a unas puestas diferentes frente a la construcción de identidad”.     Elkin Sepúlveda  “Para responder un poco la pregunta desde nuestra experiencia en Medellín. Muchos hombres  son  reacios  por  la  forma  cómo  llegamos,  el  discurso  de  las  nuevas  masculinidades.  Los  confrontamos a tal punto que prefieren decir, no espere un momentico. Entonces, la reflexión  también debería ser acerca de la forma cómo llegamos; la confrontación directa puede ser una  forma pero de pronto no la más correcta”.    Moderador  “Para cerrar. Yo trabajo el tema de género y soy muy fanático de las mujeres de la Universidad  Nacional, porque esa fue mi casa de pregrado. Yo tomé distancia con algunas que son feministas  radicales, amo las feministas de los derechos.     Pensando  un  poco  desde  la  masculinidad  nos  ha  gustado  muchísimo  la  propuesta  de  que  el  Colectivo se haya volcado hacia las mismas mujeres porque es necesario el diálogo. Ha sido una  construcción de día a día, un apoyo para trabajar mancomunadamente, ha sido un esfuerzo que  como decía Florence Thomas nos llevará tres o cuatro generaciones.     Estos  temas  de  las  masculinidades  llaman  un  poquito  la  atención,  pero  es  mediático,  un  momentico.  La  idea  es  que  en  nosotros,  cada  uno  de  los  que  estamos  acá  generemos  esas  mismas  redes.  Son  tres  generaciones  que  ya  están,  los  mayores  de  cincuenta,  los  mayores  de  treinta y cinco y están los diecisiete más o menos hacia arriba, hay una cuarta generación que  son los hijos de algunos de los miembros del Colectivo. Yo creo que es ahí, en la educación, en la  193


generación de cultura, que podemos forjar un mejor futuro, dejar tanta violencia, porque es que  nuestra piel está demasiado maltrecha por tanta violencia”.  

PANEL 2.  MASCULINIDADES Y VIOLENCIAS  Moderación y presentación: Daniel Fernández, UNFPA      1. Hombres y mujeres fragmentados en su integralidad  por las violencias. Milena  Guzmán,  Fundación Cedavida   

“Voy a leer un artículo que elaboró mi compañera Angélica Torres, tal vez, algunos de ustedes  que nos acompañaron en la instalación la escucharon. Ella es coautora del libro ¿Por qué vincular  a  los  hombres  en  la  consolidación  de  la  equidad  de  géneros?,  que  será  entregado  a  ustedes  mañana en horas de la tarde. Lo hago con mucho gusto, comparto en su totalidad las ideas que  mi compañera plasma en este documento, y la idea es que escuchemos de voz de ella a través  mío cuáles son sus comprensiones sobre el tema”.  Ver páginas 81 – 86. Encuentro de adultos. 

2. Experiencias con jóvenes desplazados, Elkin  Sepúlveda 

“Para nosotros las juventudes son actores estratégicos  de  transformación  social,  sujetos  dinamizadores  de  la  sociedad  que  tienen  una  particularidad:  asumen  y  rechazan paradigmas sociales con mayor agilidad que otras generaciones.   En esa medida en los jóvenes es más fácil promocionar el cambio.  

194


El proceso se convirtió en un espacio para construir con las diferencias de los demás sin vulnerar  derechos. La apuesta con los jóvenes en situación de desplazamiento, quienes son muy sensibles  a  la  confrontación  directa  y  a  los  juicios  de  valor,  era  hacer  todo  lo  contrario:  No  juzgar  sus  posiciones,  independientemente  de  que  correspondieran  a  una  masculinidad  totalmente  hegemónica.   Hablando de las metodologías con esos 22 grupos, empezamos un proceso de formación donde  aplicamos  mapa  de  actores,  cartografías  sociales,  juegos  de  activación  corporal,  en  fin.  Hubo  una  técnica  bastante  interesante  que  nosotros  desarrollamos  para  estos  chicos  y  chicas  que  fue  un  pequeño ejercicio de observatorio de medios.   Después de pasar por el proceso de formación y tener  algunas reflexiones construidas acerca de la ideología  patriarcal,  ellos  analizaban  algunos  programas  radiales  y  televisivos  para  sacar  conclusiones  de  qué  tanto  esa  ideología  patriarcal  y  esos  modelos  hegemónicos  estaban  presentes  en  la  cotidianidad,  les llegaban desde los medios y estaban incidiendo en  su forma de ver la vida, en su forma de actuar y en su forma de relacionarse con los demás.   Este fue un ejercicio muy interesante, porque los chicos nos dijeron que algunas situaciones que  para nosotros eran absolutamente normales, para ellos era una forma violenta de relacionarse  con el entorno, con los hombres o con las mujeres. Por ejemplo, en muchos bares en Medellín los  baños de hombres solo tienen orinales y eso aparentemente es normal, pero están diciendo: los  hombres solo pueden orinar. También hay un programa que se llama Piel en Teleantioquia. Ellos  vieron  ese  programa  y  la  presentadora  tenía  ciertos  tonos  despectivos  al  referirse  a  los  hombres. Los chicos notaron esos detalles.   El  proyecto  fue  un  reto porque  era  unir  tres  temáticas:  el  desplazamiento,  las  juventudes  y  la  masculinidad.   La  pregunta  que  nos  motivaba  era:  ¿qué  características  especiales  tiene    la  población  en  desplazamiento  frente  a  los  temas  de  género?  No  creo  que  le  hayamos  dado  respuesta,  pero  logramos  darnos  cuenta  que  existe  en  la  gran  mayoría  de  la  población  en  desplazamiento  un  cambio  de  roles  en  lo  laboral,  es  decir,  llega  la  familia  del  campo  a  la  ciudad y  por lo  general,  quien accede más fácil al mundo laboral es la mujer, porque esas labores cotidianas de barrer,  planchar, son las que van a tener más oferta en la ciudad, mientras que pescar, sembrar y todo  lo que hacían los hombres en el campo, les va a quedar mucho más difícil en la ciudad.   195


Eso implica un cambio de quién provee económicamente la casa y esa sola condición económica  puede variar absolutamente el conjunto de roles entre hombres y mujeres. Los hombres ahora  tienen que cuidar los niños, lavar y las mujeres trabajar por fuera del hogar. En algunas casas, las  mujeres llegaban de trabajar y le entregaban la plata al hombre quien  la administraba.   En otras, un porcentaje mayor, las mujeres cambian las condiciones: “ahora yo soy la que pongo  la  plata,  pongo  las  condiciones”.    Lo  otro,  es  que  la  violencia  afecta  la  capacidad  de  ser  afectuosos. A los y las jóvenes desplazados, les es más difícil ser afectuosos independientemente  que sean o no víctimas de la ideología patriarcal   En ellos confluye lo rural y sus tradiciones muy arraigadas con toda la oferta de la urbe, que en  realidad los deslumbra. Una discoteca, un centro comercial, toda esa vida nocturna, a los chicos  los  deslumbra.  Para  ellos  es  muy  fácil  caer  en  ese  juego.  Otra  cosa  que  también  vimos  en  el  proyecto es que muchos tenían que trabajar porque sus condiciones sociales se los exigían.   Como resultado  del  proceso,  los  y  las  jóvenes  manifestaron  que  lograron  transformar algunas  relaciones,  hacerlas  más  tranquilas,  más  cordiales.  Por  ejemplo,  una  de  las  frases  de  un  chico  fue:  “yo  desde  que  estoy  aquí  no  le  pego  a  mis  amigos  maricas”.  Varios  chicos  con  los  que  trabajamos eran homosexuales y algunos tuvieron el valor de comunicarlo en sus casas y hubo  tensiones pero todas bien resueltas, es decir lograron tramitarlas.   Con ellos reflexionamos en torno a temas como: la relación de poder en sus casas, la relación de  poder  en  el  colegio,  la  relación  de  poder  en  su  cuadra,  la  tensión  entre  las  mujeres  y  los  hombres, las transformaciones que tenían ellos.  Muchos lograron  cambios significativos en sus  formas de concebir la vida y de ser hombres.   Creemos  que  es  necesario  avanzar  en  el  análisis  de  la  situación  de  desplazamiento.  Creo  que  nosotros  seguimos  cometiendo  un  error  que  es  reivindicar  los  cambios  de  los  hombres  y  las  mujeres desde el modelo hegemónico, es decir, decimos que un hombre tiene una masculinidad  distinta, alternativa, cuando empieza a hacer algunas cosas del modelo hegemónico de la mujer  y decimos que la mujer ha reivindicado sus derechos, cuando empieza a hacer algunas cosas del  modelo hegemónico de hombres y seguimos teniendo ese referente para hacer el análisis.   Un chico nos preguntaba ¿lo que yo tengo que hacer es unir el modelo hegemónico de hombre y  el de mujer?, ¿ las pautas del uno y las pautas del otro¡. Le dije, pues sí. Porque en últimas esas  son condiciones del ser humano: ser fuerte, ser débil, proveer o recibir, proteger o ser cuidado,  igual  son  condiciones  del  ser  humano,  no  responden  a  una  condición  de  género,  sino  del  ser  humano y creo que por  ahí es el camino”. 

196


3. Machos afectivos. Carlos Alberto Montoya, Universidad de Caldas 

Ver págs. 118 – 120 

197


4. Experiencia Oportunidades para la Paz.                                                                                      Participantes del Colectivo Sinónimos de Paz 

“Hemos participado  en  un  proceso  dentro  del  Proyecto  Oportunidades  para  la  Paz  en  Ciudad  Bolívar.  Ahora  hablamos  de  chicos,  chicas,  jóvenes,  muchachos  y  muchachas,    jugamos  con  ellas,  nos  divertimos. Hace tres años no lo hacíamos.   Hemos  tenido  el  apoyo  de  Cedavida  que  ha  estado  acompañándonos.  Hemos  hablado  con  diferentes  personas  y  hemos  visto  diferentes  conceptos,   hemos conocido personas que han tenido diferentes  conflictos.   Hemos aprendido a hablar con nuestros padres y con las madres, con los alumnos del colegio y  personas  del  barrio.  En  este  momento  hemos  conformado  el    grupo  Sinónimos  de  Paz,  cuyo  objetivo es demostrar que en Ciudad Bolívar hay talento y buenas personas, que no es como se  muestra en televisión.  En  el  Colectivo  trabajamos  con  jóvenes,  tenemos  tres  áreas  de  trabajo,  las  cuales  son  arte,  productividad y deporte.  

198


En el arte tenemos el circo, la danza y el teatro; en el deporte tenemos Competencia Sana y el  “colombiao”, donde gana el que tenga mejor convivencia. En el área de productividad tenemos  lo que es la artesanía.   Este  año  comenzamos  y  esperamos  que  el  año  que  viene  podamos  organizarnos  legalmente  como colectivo y organización para seguir trabajando. Somos quince jóvenes, cada uno es líder y  se especializa en una rama, la tarea principal es ayudar a motivar una cultura de paz frente a la  violencia de los jóvenes y las jóvenes”. 

5. Experiencia Clubes Juveniles. Miguel Palacio, Putumayo   

“Putumayo también es Colombia. Putumayo limita con Ecuador y Perú al sur, también limitamos  con  Nariño  y  Caquetá.  Es  un  departamento  con  gran  biodiversidad.  Sin  embargo,  tiene  un  conflicto social muy grave.   En Putumayo somos 350 mil personas nada  más,  lo  que  en  Bogotá  sería  un  barrio.  Sin  embargo de éstas personas, 132.328 fueron  desplazadas  por  la  violencia.  Putumayo  es  el  departamento  expulsor  más  grande  de  Colombia. 12.700 hombres son desplazados  y  12.100  mujeres  para  un  total  de  24.800  personas en situación de desplazamiento.     ACNUR  trabaja  con  población  en  situación  de  desplazamiento  en  Colombia.  Hace  presencia  en  los departamentos más conflictivos, en los que hay mayor incidencia de actores armados. Para  dar respuesta a esta problemática, diseñamos un proyecto desde 2006 con Bienestar Familiar y  trabajamos con grupos conformados por jóvenes en situación de desplazamiento.   199


En los clubes juveniles hemos encontrado una plataforma excelente para implementar el tema  de  la  masculinidad  con  el  apoyo  del  Colectivo  de  Masculinidades.  ACNUR  ha  trabajado  casi  históricamente con mujeres, sin embargo se dio cuenta que estaba quedando corto el trabajo,  que  se  necesitaba  involucrar  a  los  hombres  y  en  este  sentido,  el  Colectivo  de  Hombres  y  Masculinidades  nos  tendió  la  mano.  Entonces  empecemos  a  trabajar  con  los  hombres  y  que  mejor que con los clubes juveniles.   Aunque el trabajo que se ha hecho en Putumayo no ha sido una cosa espectacular como muchas  de  las  que  he  visto  aquí,  si  se  han  dado  algunos  frutos.  Las  metodologías  que  se  han  desarrollado para trabajar con jóvenes desplazados son el  trabajo por separado con hombres y  con  mujeres  para  evitar  los  choques  de  género;  exposiciones  sobre  el  tema,  ejercicios  de  corporalidad,    campamentos  y  encuentros  que  les  gustan  mucho  a  los  adolescentes,  talleres,  análisis de mitos y Cineforos relativos al tema.   En  el  marco  de  los  16  días  de  activismo  frente  a  la  violencia  contra  las  mujeres,  estábamos  realizando  un  cine  foro  en  un  colegio  con  grados  décimos,  en  Mocoa.  Hay  una  película  que  se  llama “Fuimos guerreros” y tiene unas escenas terribles. En una escena en la que el protagonista  musculoso estaba golpeando a su esposa de una manera terrible, había unos muchachos en la  parte  de  atrás  que  festejaban  y  decían:  “dale  duro  a  esa  zorra  que  se  lo  merece”.  Yo  estaba  sentado escuchando lo que ellos decían, entonces tocó parar la película y hablar sobre el tema.  Uno  no  puede  dejar  que  esas  cosas  pasen  y  no  hablar  de  ellas.  Yo  les  dije:  “no  sé  que  me  sorprende más, sí las escenas terribles de la película ó los gestos de ustedes”.   Importante comprender que la masculinidad no es un modo de estar del mundo exclusivo de los  hombres, sino que es un sistema de ideas y de prácticas que también las mujeres construyen en  sus vidas. O sea que el machismo no tiene género.   En  el  Putumayo  los  niños,  las  niñas  y  adolescentes  tienen  unos  modelos  de  masculinidad  y  feminidad  que  son  bastante  cuestionables.  Hemos  encontrado  que  hay  persistencia  en  los  sistemas patriarcales tanto en hombres como en mujeres y ese sistema de creencias se expresa a  través de concepciones populares como “los hombres en la cocina huelen a popó de gallina”. Si  vamos a un paseo, los hombres recogen leña, pero las que cocinan son las mujeres.   Entonces, yo creo que esto de la masculinidad debemos transversalizarla en todas las prácticas  cotidianas, en las actividades que hacemos con ellos. Si vamos al campo a cocinar empecemos a  intervenir en esa dirección.   Los  muchachos  tienden  a  igualar  su  masculinidad  con  el  pene,  en  una  visión  supremamente  limitada de lo que es la masculinidad. Esto les impide explorar nuevas posibilidades, entender su  cuerpo  como  un  escenario  donde  se  inscriben  y  manifiestan  los  discursos  patriarcales  dominantes.  El  cuerpo  de  estos  muchachos  está  lleno  de  ataduras,  ellos  se  saludan  de  una  200


manera violenta normalmente, se miran y se dan un empujón que hace retroceder al otro cinco  pasos.  Es  muy  fuerte  la  manera  en  se  tratan.  Se  observa  un  analfabetismo  emocional,  una  dificultad tremenda para expresar lo que sienten.  Existe disposición y permeabilidad de los temas a tratar, eso es un punto positivo, porque los  muchachos  están  abiertos  a  estos  temas.  Yo  creo  que  es  superclave  trabajar  con  niños  y  con  jóvenes.  Otros  hallazgos:  Cuerpos  marcados  por  diferentes  formas  de  violencia.  Normalmente,  son  muchachos que les han matado el papá, un hermano, que vienen de situaciones muy violentas  como el desplazamiento forzado. Ellos expresan esa violencia en sus maneras cotidianas de ser.  Yo  he hecho talleres con niños pequeños y les pido que dibujen un árbol de su proyecto de vida,  y  muchos  dibujan  un  soldado  o  un  policía.  No  dicen  mafioso  porque  les  da  un  poco  de  vergüenza, pero existe esos modelos de masculinidad en estas zonas que han sido tan golpeadas  por la violencia. Está por ejemplo, el paramilitar que tiene las mujeres más bonitas del pueblo, el  guerrillero que tiene un arma y es poderoso porque manda; el mafioso que tiene una serie de  carros, todo un sistema de símbolos fálicos, decimos los psicólogos.   Los  muchachos  tienen  un  problema  para  mirarse  a  los  ojos.  La  mirada  es  esquiva  porque    en  Putumayo, sobre todo en el bajo Putumayo, hubo un tiempo en el que mirarse a los ojos para los  hombres era un reto: “¿vos qué me mirás?” Entonces los muchachos allá no te miran.  Dentro  de  los  resultados  señalamos  que  se  han  generado  oportunidades  para  cuestionar  las  creencias patriarcales. Las iniciativas ocupacionales de los clubes han permitido el desafío de los  roles de género. Al principio les daba temor ¿qué va a decir nuestra comunidad cuando nos vean  haciendo flores de fomi, mariposas? Y desafiaban a sus comunidades. Ahora están trabajando y  de hecho, tienen mucha habilidad y quieren continuar.   Los muchachos se han vuelto un poco más cariñosos, ya no se pegan en la espalda, sino que se  saludan de otras maneras y eso es valioso. Ha empezado a circular el tema de masculinidad en  los discursos de los muchachos.   Como  ACNUR  tenemos  unos  retos:  queremos  seguir  trabajando  con  el  Colectivo  de  Masculinidades en Putumayo, tener el apoyo de ellos es fundamental; ampliar la investigación  sobre  masculinidad,  juventud  y  desplazamiento;  aplicar  estrategias  contextualizadas  a  los  jóvenes en situación de desplazamiento y fortalecer el trabajo con los papás y las mamás”. 

201


6. Plenaria. Moderador Daniel Fernández    Daniel Fernández.   Quisiera saber ¿qué preguntas tenemos de esta jornada de la tarde?    Intervención 1.  “Mi nombre es Carlos Soler, soy educador de la ACJ, centro de atención para el cuidado de los  niños y jóvenes en la zona centro de la ciudad. Quería realizar la siguiente reflexión: Este ciclo de  capacitaciones me da a entender las condiciones que tienen niños y niñas dentro del ambiente  curricular. Por lo menos, en primera medida, el sentido del comportamiento de los niños y de las  niñas frente a un espacio común: normalmente los chicos de la cancha de futbol no salen y las  niñas se sientan relegadas,  habitan un espacio muy pequeño para iniciar un juego de rayuela.      Me llamó la atención las estadísticas del nivel de violencia y maltrato intrafamiliar, mi pregunta  es ¿el proceso que han desarrollado diferentes instituciones del Colectivo de Masculinidades ha  trabajado con entidades territoriales como el ICBF, el Ministerio de Educación, la Presidencia de  la República,  y con los padres de familia?, porque no es sólo los niños y las niñas y los jóvenes  sino que es una cosa de integralidad de la familia”.    Carlos Montoya.  “El problema de violencia intrafamiliar es muy grande y yo creo que se han hecho cosas pero son  insuficientes. Si ustedes le preguntan los padres ¿dónde hicieron el curso para criar sus hijos? No  hay  respuesta!  Usted  compra  un  computador  y  viene  con  unas  instrucciones  para  manejarlo,  usted compra un video‐beam y viene con todas las indicaciones, pero usted tiene un niño y no  sabe qué hacer, nadie sabe cómo educarlo.     Entonces se requieren muchos procesos en ese sentido, aún  más en masculinidad porque ésta sigue siendo todavía una  sociedad  muy  machista,  a  pesar  de  los  cambios  que  han  habido.  Yo  soy  pediatra  de  la  Asociación  Colombiana  de  Pediatría,  somos  seis  mil  pediatras  en  el  país.  Y  en  una  jornada que se hizo con el ICBF y RCN radio todo este año, se  han realizado programas sobre educación. Cada mes se han  abordado  diferentes  temas:  prevención  de  accidentes,  paternidad, prevención de maltrato y prevención de abuso.    Lo decía ahora una compañera en la zona rural escuchan mucho radio y ésta es una forma de  educar. Yo creo que la existencia del Colectivo es una invitación a que las soluciones empiecen  202


por nosotros.  Hay  una  frase  muy  bella  que  dice:  “sí  quieres  cambiar  el  mundo,  cambia  tu  primero”.     Miguel Palacio.  “Lo  que  ha  pasado  en  Putumayo  y  en  Medellín  son  ejemplos  de  diferentes  estrategias  que  algunas agencias de Naciones Unidas vienen trabajando con ICBF, que  se han trabajado con el  Ministerio  de  Educación  Nacional  desde  el  proyecto  de  Sexualidad  y  Educación  para  la  ciudadanía,  precisamente  planteando  estos  referentes,  porque  en  la  medida  que  se  generen  estas reflexiones, podemos empezarlas a posicionar en el lugar de las políticas públicas.    Yo pienso que estamos haciendo un ejercicio interesante, estamos avanzando en reflexiones con  la  sociedad  civil,  pero  también  hay  que  atraer  al  nivel  gubernamental  para  que  luego,  produzcamos  políticas.  Por  ejemplo,  ustedes  encuentran  políticas  que  decían  “los  y  las”  y  creíamos que eso era género e inclusión, pero lo que observamos es que  las iniciativas juveniles,  las  oportunidades  laborales  siguen  siendo  inequitativas  para  las  mujeres  en  relación  a  los  hombres”.       Milena Guzmán.  “Hay  una  cosa  importante  desde  el  proceso  de  Oportunidades  para  la  Paz  y  es  que  venimos  trabajando en identificar cuál es la postura que  tienen los niños, las niñas y  jóvenes frente al  tema  de  las  políticas  públicas.  Mientras  no  generemos  mecanismos  de  seguimiento  a  las  políticas públicas nos vamos a quedar cortos.     Sin  embargo,  la  apuesta  en  Oportunidades  para  la  Paz  es  una  apuesta  más  personal.  En  la  medida en que empezamos trabajando con los muchachos, con los jóvenes, con sus familias y  ahorita  estamos  tocando  un  escenario  muy  importante  que  es  la  escuela.    Cuando  estábamos  trabajando  con  los  muchachos  nos  dimos  cuenta  que  les  mostrábamos  unas  formas  de  relacionarse no violentas,  pero todo se venía abajo cuando eran violentados en sus casas, en sus  familias y en el colegio también.     Por  eso  el  proceso  también  empezó  un  trabajo  muy  importante  con  docentes,  con  maestros.  Nos  dábamos  cuenta  que  si  bien  la  escuela  debía  presentarse  como  un  escenario  protector,  realmente no era un escenario protector sino expulsor”.     Carlos Cordovez. 

203


“Solamente tengo una reflexión en torno a esto y es principalmente, que todas las políticas y  ayudas  internacionales  cuando  dicen  que  van  a  tratar  la  temática  de  género  se  restringen  al  tema de las mujeres.    En  el  caso  de  la  violencia  intrafamiliar  no  basta  solamente  con  empoderar  a  las  mujeres,  capacitar a las mujeres, brindarles todo el apoyo psicológico, que lo merecen, lo necesitan y que  es  válido,  pero  sí  no  trabajamos  con  los  hombres  en  la  reducción  de  la  violencia,  con  esos  hombres  maltratadores,  sí  no  hay  una  respuesta  del  otro  lado,  tampoco  estamos  haciendo  mucho”.     Daniel Fernández.  “Hay  varios  elementos  que  yo  pienso  hay  que  tener  en  cuenta.  Cuando  uno  plantea  el  tema  cómo  estos  referentes  tienen  que  comenzar  a  permear  los  programas  regionales,  departamentales, distritales, es precisamente porque no pueden ser proyectos que  no tengan  sostenibilidad. Lo primero que hay que empezar a hacer es tejer en términos de la sociedad civil  esa relación con lo gubernamental”.                             7. Presentación artística: Colectivo Juvenil “Sinónimos de paz” 

Esta es una  muestra de una de las líneas de trabajo en el Colectivo de Oportunidades para la  Paz, cuyo nombre es Sinónimos de Paz. La construcción del buen trato y la comprensión entre  las personas no depende únicamente del discurso, ni de hablar de lo políticamente correcto,  respecto  cómo  deben    relacionarse  los  hombres  y  las  mujeres.  Nosotros  creemos  que  más  importante es la práctica, construir ahí, en el marco del arte, el deporte, escenarios que nos  permiten aprender a convivir con nosotros y los otros/as.  204


205


10.2. Día 2. Viernes 4 de diciembre   

PANEL 3.    1. Experiencias de trabajo en nuevas masculinidades. Gelbert Sánchez ‐ Taller  Abierto 

“Taller Abierto  es  un  centro  de  atención  integral  para  la  mujer  y  la  familia.  Esta  ONG  lleva  diecisiete  años  trabajando  en  la  ciudad  de  Cali  y  aproximadamente  desde  los  inicios  ha  trabajado  con  mujeres  desplazadas,  niños  jóvenes  y  adultos.  Pero  hace  como  diez  años  fortaleció el trabajo con jóvenes y con diferentes cabildos indígenas.     En Taller el trabajo con jóvenes se enfoca en la violencia de género. A través de los trabajos de  masculinidad  que  se  han  venido  desarrollando,  se  han  propiciado  cambios  a  nivel  personal,  porque yo entré con una personalidad muy errónea. Yo era quien decidía y sí no era como yo  decía entonces no hacíamos nada.    Yo llevaba un proceso y uno invitaba a los amigos a hablar sobre esto y esto, pero decían que no,  que  eso  era  para  niñas,  que  era  muy  maluco.  Entonces  llegamos a un acuerdo que la única forma de poderle llegar  a los hombres era hablando sobre sexo. Y así sí llegaban. De  esa  manera  fue  como  se  fue  tratando  el  tema  de  la  masculinidad en Taller Abierto.  Yo me he desvinculado un poco de la universidad, he tenido  que  trabajar  y  no  le  queda  a  uno  tiempo.  He  tenido  varias  experiencias.  A  los  dos  años  mi  papá  nos  dejó,  el  dijo  que  nosotros no éramos hijos de él. Yo sé que él vive en Bogotá,  pero  al  él  yo  no  le  digo  papá,  lo  saludo  y  no  le  pido  bendiciones.  En  cambio,  a  mi  padrastro  yo  sí  le  digo  papá,  porque se ganó el derecho. Entonces la visión que me dejó  mi papá, o sea mi padrastro, cuando se fue para Ocaña, yo quedé con la figura de ser el hombre  de la casa, que era ayudar a mi mamá, cuidar a mi hermana y protegerlas. Mi mamá me decía: “a  usted le toca hacer esto porque usted es el hombre de la casa”.    

206


A través de los procesos que hemos tenido hemos trabajado en campañas en la ciudad. Tuvimos  un evento con colegios. Fue algo muy bonito porque pocas veces se ve que los hombres sean tan  sensibles entre hombres”.    2. Colectivo de masculinidades de Bucaramanga. Carlos Andrés Rueda 

“Este es un proyecto de un grupo de investigación que se llama Prometeo, que pertenece a la  Escuela de Trabajo de la Universidad Industrial de Santander.     El  estudio  recogió  datos  sobre  la  violencia  que  se  presentaba  en  personas  en  situación  de  desplazamiento. A partir de los resultados obtenidos, se elaboró un proyecto con ACNUR en el  cual  se  buscaba  capacitar  jóvenes  estudiantes  con  el  fin  de  bajar  los  índices  de  violencia  de  personas en esta situación.     Román Huertas fue nuestro tutor y asesor, toda la capacitación y la formación estuvo en manos  de él. El seminario lo hicimos 25 personas, pero  las personas que no estaban muy interesadas se  iban  retirando  con  el  tiempo.  Más  o  menos  en  este  momento  somos  un  grupo  base  de  10  personas.  Al  principio,  fue  muy  difícil  porque  no  había  muchos  hombres  interesados.  Los  hombres  que  participaron  en  este  proceso  eran  de  Trabajo  Social,  no  había  hombres  de  otra  carrera.  Era  algo  que  chocaba.  ¿Cómo  así  que  nuevas  masculinidades?,  “eso  es  para  locas”.  Muchos entramos por presión, inclusive las mujeres nos decían: “vayan a ver qué pasa, miren a  ver qué es ese cuento”.     Teníamos  también  choques  porque  las  mujeres  se  sentían  excluidas.  De  una  u  otra  forma  también hubo muchos prejuicios cuando salíamos, nos decían: “¿ya se hicieron más machos?”,  “¿dónde están los machos cabríos?” porque también existían  prejuicios de que el concepto de  nuevas masculinidades era sinónimo de orientación sexual diferente a la heterosexual. Muchos  de los integrantes tuvimos que soportar esos prejuicios, pero también argumentar que el tema  de nuevas masculinidades no era sinónimo de locas, ni de hombres menos hombres.     Durante el proceso formativo con Román no teníamos unos objetivos o estándares para evaluar  sí el proceso había sido positivo o no se había cumplido. El proceso se cumplió pero los objetivos  que tenia ACNUR no. Esto nos afectó en el sentido que nos quedamos sin un asesoramiento por  parte  de  otras  entidades  o  personas  que  conocían  más  del  tema,  pero  por  otro  lado,  nos  comprometimos  más  con  el  cuento  y  empezamos  a  liderar  procesos,  a  exteriorizarlos  en  las  comunidades desde  la práctica y las vivencias.    207


Posterior al  convenio  de  la  universidad  con  ACNUR,  empezamos  a  trabajar  con  jóvenes  en  situación  de  desplazamiento.  En  un  principio  trabajábamos  sólo  con  hombres,  pero  después  vimos  la  necesidad  de  involucrar  a  las  mujeres.  No  sabíamos  cómo  trabajar  ciertos  temas  con  mujeres  y  habíamos  adquirido  cierta  experiencia  pero  con  las  mujeres  era  algo  difícil;  sin  embargo, fuimos desarrollando una experiencia propia para este trabajo.     Nosotros nos enfrentábamos a que la violencia en estas poblaciones en desplazamiento es muy  naturalizada  y  para  ellos  es  muy  normal.  Igual  ese  cambio  de  roles  que  se  genera  el  desplazamiento,  la  mujer  cuando  llega  a  la  ciudad  por  lo  general  es  la  primera  que  consigue  trabajo, por lo tanto, como “le quita el puesto al hombre el rol de ser el proveedor”. El hombre  pasa de ser el que lleva la plata a ser el cuidador de los hijos, eso genera conflicto dentro de esas  relaciones, igualmente el hombre está tratando de manifestar que él es el que tiene el poder, es  el macho de la casa y no hay otra forma que recurrir a la fuerza.    Con  los  jóvenes  trabajamos  tres  temáticas:  trabajar  desde  la  fuerza,  trabajar  desde  la  corporalidad y trabajar desde las emociones. Trabajábamos desde la fuerza porque era la forma  de invitarlos a ellos a que a través de ejercicios de fuerza tuvieran cierto contacto y también a  hacer reflexiones sobre el mal uso que le hacíamos a la fuerza.     Con  respecto  a  la  corporalidad  hacíamos  muchos  talleres  de  cultura.  Buscábamos  que  respetaran el cuerpo del otro y posteriormente hacíamos reflexiones con ellos sobre el trabajo  realizado.  En  lo  que  respecta  a  la  emotividad  hacíamos  ejercicios  lúdicos‐reflexivos,  pero  digamos  que  lúdicos  porque  tomábamos  la  vida  de  ellos,  y  a  partir  de  esas  historias  de  vida  nosotros trabajábamos y direccionábamos ese concepto que ellos tenían de ser hombres.     Hemos trabajado con una Fundación que se llama Cielos, en Bucaramanga. Hemos trabajado con  ellos talleres de formación en el sector norte de Bucaramanga. Ellos cada seis meses nos llaman  a nosotros para que les demos talleres a los jóvenes sobre nuevas masculinidades.     También  dentro  de  las  alianzas  que  hemos  tenido  está  la  alianza  con  la  Convención  Iberoamericana  por  los  derechos  sexuales  y  reproductivos.  Es  el  único  colectivo  de  nuevas  masculinidades  en  todo  el  país  que  pudo  acceder  a  ser  firmante  en  esta  convención.  También  hemos  realizado  eventos.  Por  ejemplos, hemos tratado de organizar acciones  en conjunto de tal forma que impacten más a la  208


comunidad”.     Cuando  hablamos  de  transformación  estamos  hablando  de  cambios  estructurales  y  no  quiere  decir que los cambios individuales no sirvan para nada, para lograr la transformación debemos  remitirnos  a  las  acciones  en  conjunto,  a  las  acciones  organizadas,  a  esa  sumatoria de  cambios  que pueden llegar a generar un cambio estructural. Esos cambios estructurales qué implican, un  cambio político, un cambio económico, un cambio social que lo estamos logrando. Entonces, lo  importante es consolidar la red porque la red nos va a permitir de cierta forma eso”.         3. Proyecto Jóvenes visibles y con derechos. Marta Ligia Rincón,  Subdirección de  Juventud – Secretaría Distrital de Integración Social      “Quiero  expresar  que  hace  algún  tiempo  cuando  me  enteré  del  trabajo  de  esta  red  de  masculinidades  me  pareció  una  noticia  muy  grata  porque  en  algún  momento  tuve  alguna  implicación con la lucha feminista y siempre dije que esa lucha debería vincularse a los hombres  ya que el objetivo último finalmente es la construcción de formas relacionales más equitativas  entre hombres y mujeres y no lo podemos hacer cada uno por su lado.   Para comenzar, el desarrollo de la política pública de juventud ha liderado el Proyecto Jóvenes  Visibles  y  con  derechos.    La  Secretaría  de  Integración  Social  es  un  sector  de  la  Administración  Distrital  que  tiene  como  misión  liderar  el  diseño,  la  implementación  y  evaluación  de  políticas  públicas dirigidas a mejorar las condiciones de calidad de vida de los ciudadanos y ciudadanas de  Bogotá, a través de la gestión social e integral. La visión de la Secretaría es que en 2018  pueda  ser reconocida distrital, nacional e internacionalmente como la entidad social de todo el distrito  capital en el marco del Estado Social de Derecho.   En la subdirección para la Juventud realizamos las acciones de promoción de derechos sexuales  y  reproductivos.  También  tenemos  la  Subdirección  para  la  Infancia  que  trabaja  los  niños,  la  Subdirección para la Adultez, la Subdirección para la Vejez y  la Subdirección para la Familia.   El  proyecto  Jóvenes  Visibles  y  con  Derechos  maneja  un  enfoque  de  derechos,  tiene  acciones  encaminadas  a  los  jóvenes  y  las  jóvenes  de  la  ciudad.  Exige  la  construcción  de  las  condiciones  para el ejercicio efectivo, progresivo y social de los derechos de los jóvenes y las jóvenes. Parte 

209


del entendimiento  integral,  interdependiente,  transversal  de  los  derechos  civiles,  sociales,  culturales, económicos, colectivos y ambientales.   El  objetivo  general  de  todo  este  proyecto  es  construir  conjuntamente  con  y  para  los  y  las  jóvenes  las  condiciones  necesarias  para  lograr  la  promoción  necesaria  de  sus  derechos  de  manera que se garantice progresivamente su vivencia, contribuyendo con esto al mejoramiento  de su calidad de vida.  Una de las apuestas más importantes es que todo lo que hagamos lo hagamos conjuntamente  con  los  jóvenes.  A  nosotros  siempre  se  nos  ha  criticado  que  de  pronto  llegamos  a  las  comunidades con las cosas hechas y desde nuestra visión hemos querido articular el trabajo con  los jóvenes y para eso tenemos un equipo en cada una de las localidades de la ciudad.  Dentro  de  ese  proyecto  que  tiene  cinco  líneas  estratégicas  de  acción,  hay  una  que  está  encaminada a la promoción de los derechos sexuales y reproductivos y es desde allí donde nos  paramos  para  aportar  en  esta  construcción  de  relaciones  más  equitativas  entre  hombre  y  mujeres.   Este  trabajo  en  el  tema  de  derechos  sexuales  y  reproductivos  contribuye  al  desarrollo  de  los  derechos  individuales  y  colectivos  de  los  ciudadanos  y  las  ciudadanas  y  además  recoge  las  Convenciones y Conferencias de las Naciones Unidas que al respecto han sido firmadas.  La  concepción  del  Proyecto  se  fundamenta  en  la  igualdad  y  equidad  de  los  géneros.  En  la  promoción de los derechos humanos, de los derechos sexuales y reproductivos. La experiencia  de  trabajo  de  estos  años  nos  ha  llevado  a  reflexionar  sobre  una  serie  de  situaciones  que  las  vamos a mencionar que son características del inicio de la sexualidad y los jóvenes.   Por ejemplo, el inicio temprano de las relaciones sexuales sin la información ni el conocimiento  necesario.  Sabíamos  que  en  esa  época  por  las  condiciones  sociales  que  se  tienen  no  todas  las  relaciones  sexuales  son  planeadas  sino  son  producto  de  la  oportunidad  y  eso  trae  sus  consecuencias. La comunicación se reduce al plano de la genitalidad, sin tomar en cuenta otros  componentes  como  el  componente  emocional  y  comunicativo,  es  decir  la  sexualidad  también  tiene  que  ser  producto  de  un  consenso  y  comunicación  permanente.   Desconocimiento  de  las  expectativas  eróticas  de  la  mujer  por  parte  de  ella  misma  y  de  su  pareja.  En  sociedades patriarcalistas como la nuestra, la mujer  está  siendo  educada  con  unos  criterios  que  no  le  permiten  identificarse  y  reconocerse  como  un  ser  210


sexuado, como  un  ser  con  la  necesidad  del  ejercicio  de  la  sexualidad  sino  más  bien  como  esa  persona  que  debe  proveer  a  otro,  satisfacer  a  otro  pero  no  se  cuestiona  ni  se  preocupa  por  satisfacer las necesidades que tiene.   Ustedes  saben  que  hay  mujeres  que  no  saben  que  en  su  hogar  pueden  ser  víctimas  de  abuso  sexual por parte de su esposo. Ellas creen que todas las veces que el esposo accede a ellas debe  ser así porque es lo que debe ser, sin contar con las posibilidades, las necesidades y los deseos  que tienen ellas.   Las  mujeres  quedan  sorprendidas  al  conocer  sus  derechos  y  dicen:  “pero  yo  cómo  puedo  denunciar  a  mi  marido  que  ha  abusado  sexualmente  de  mí,  si  se  supone  que  ese  es  parte  del  papel  que  yo  debo  cumplir  en  la  relación”.  Y  es  curioso  cuando  uno  trabaja  con  mujeres  más  jóvenes,  con  niñas,  con  adolescentes  porque  ellas  expresan  que  no  se  sienten  discriminadas,  pero cuando ya empezamos a hacer ejercicios de reflexión hay consciencia de que en realidad no  son tomados en cuenta sus intereses. Reclaman participación y responsabilidad masculina en la  planificación  familiar,  cuidado  y  crianza  de  los  hijos  y  las  hijas.  Todo  eso  sabemos  que  es  producto de las prácticas de crianza que manejamos.   En el plan individual de los seres humanos en lo que se refiere al entorno social, encontramos la  influencia de entornos externos de identificación. Parte del trabajo que nosotros hacemos con  jóvenes,  tiene  que  ver  con  un  proceso  de  reflexión  frente  al  encuentro  por  ejemplo,  con  los  medios de comunicación. Tomamos un comercial y la mayoría de ellos están reafirmando esos  patrones sociales de lo que deben ser los hombres y las mujeres.   La presión a actuar como los demás para evitar la crítica y el rechazo. La crítica es mucho más  marcada en la etapa de la adolescencia. Hay una necesidad de estar reafirmando la virilidad o la  feminidad  y  hay  mucha  presión  por  parte  de  los  hombres  para  que  los  muchachos  se  inicien  sexualmente  o  accedan  cuando  una  niña  les  gusta  y  ella  les  da  alguna  pista  de  también  está  interesada,  entonces  hay  presión  para  acceder  a  esa  niña.  A  veces  los  muchachos  no  han  pensado en iniciar su vida sexual pero la presión social hace que ellos lleguen a hacerlo sin tener  consciencia de porqué o para qué lo están haciendo. Para nadie es un secreto que la mayoría de  ustedes aprender sobre sexualidad y relaciones no en la casa,  sino a través de otros medios.  La mayoría de los factores que generan vulnerabilidad de los y las jóvenes en el ejercicio de la  sexualidad tienen el origen en los patrones de identificación que sustentan lo que deben ser los  hombres  y  las  actitudes  de  las  mujeres.  En  el  entorno  social  encontramos  factores  de  vulnerabilidad como pobreza, exclusión social y desplazamiento, falta de confidencialidad en la  consulta médica, consejería escolar entre otros.  

211


La época  de  la  adolescencia,  los  cambios  corporales  de  la  pubertad  nos  hacen  pensar  que  estamos preparados para iniciarnos sexualmente. En esta época hay un énfasis muy importante  y empiezan las pautas de crianza a decir lo que debe ser un hombre y una mujer.  Los invito a que pensamos cómo el hecho de ser mujer u hombre influyó en su vida, en el plano  familiar podemos preguntarnos de qué manera sus familiares lo trataban y le daban enseñanzas  morales  y  éticas;  en  el  plano  escolar  podríamos  pensar  en  los  aspectos  que  sus  profesores  y  compañeros tenían en cuenta para evaluarlo académicamente.   A  veces,  nosotros  trabajamos  con  docentes  y  ellos  dicen  que  no  tratan  distinto  a  las  mujeres,  pero  ya  entrando  en  la  conversación  nos  damos  cuenta  de  las  diferencias.  En  algún  taller,  el  profesor de matemáticas decía que había que tener consideración con las mujeres y ser mucho  más fuerte y exigente con los hombres. Fíjense todo el mensaje que tiene esa afirmación.  Las acciones de formación e información que desarrollamos en el Proyecto están encaminadas a  institucionalizar  un  discurso  de  derechos  que  coloque  en  el  centro  la  recuperación  y  la  apropiación  del  cuerpo.  La  pluralidad  de  la  sexualidad  humana  otorgando  resultados  a  la  igualdad y no exclusión.   Desde 2004 hemos llevado a cabo dos diplomados con docentes de colegios de muchachos que  han participado en el proyecto. Tenemos un equipo de localidad, que tiene entre tres o cuatro  personas. Ellos son los que llevan a cabo estos procesos de formación e información”.  

4. Procesos Colectivos de construcción de Equidad de Géneros en el departamento  del Cauca, Gerardo Peña 

“Honrados de  ser  invitados  a  ser  parte  de  este  espacio.  Voy  a  tratar  de  concentrarme  en  el  tiempo  que  tengo,  me  disculparan  que  en  el  contexto  avance  muy  rápido  porque  quiero  presentar un esfuerzo que se viene haciendo desde hace varios años con un Comité de base, un  comité  de  mujeres  que  venimos  acompañando  y  que  nos  da  pautas  bien  importantes  en  la  manera  como  desde  las  comunidades  de  base  se  pueden  generar  procesos  transformadores  y  espacios de injerencia del proceso local que permitan conducir algunos cambios en los gobiernos  locales y en las políticas públicas en los territorios.     Estamos ubicados en el Nororiente Caucano, en Tierradentro, que es una zona compuesta por  dos municipios. En el municipio tenemos alturas desde los 2100 hasta los 7600 metros sobre el  212


nivel del  mar  y  eso  es  importante  porque  nos  da  la  cuenta  de  la  diversidad  topográfica,  climática, poblacional y marca una dinámica política y económica particular.     Somos un territorio diverso, tenemos un 40% de comuneros que pertenecen a territorios de la  comunidad NASA algunos pocos representantes de los Coconutos,  algunos Guambianos y entre  el  50  ‐60%  de  colonos  mestizos,  que  han  ido  poblando  este  territorio  a  punta  también  de  la  historia  de  este  país,  somos  hijos  o  nietos  o  bisnietos  de  desplazados,  prácticamente  que  nos  hemos concentrado en esta aéreas que dependen de las cordilleras orientales y en la cordillera  central.     Tenemos  tres  resguardos  indígenas,  tenemos  cabildos  y  pues  nuestro  territorio  está  marcado  por  esos  procesos  acumulativos  de  capital  social.  Tenemos  una  gran  fortaleza  organizativa  representada  en  el  sector  campesino,  inicialmente  cabildos indígenas del municipio.    El ANDI que es la organización de la cual hago parte,  está  dividida  en  comités:  comité  de  mujeres,  de  jóvenes  y  de  salud.  En  este  momento  tenemos  alrededor de 25 profesionales hombres y mujeres de  diferentes  orígenes  que  están  a  lo  largo  del  territorio  trabajando  por  algún  proceso  organizativo  y  tenemos  aproximadamente  25  comuneros y comuneras.     Dentro  de  nuestros  principios  uno  de  los  mas  importante  es  el  de  equidad  y  dentro  de  ellos,  la  equidad  de  géneros.  Tenemos  un  trabajo  pedagógico  importante  y  en  el  área  de  las  comunicaciones estamos en este momento en proceso de montar una emisora; es más,  ya está  montada, de hecho tenemos una pelea de 5 años con el Ministerio de Comunicaciones  que no  nos ha querido dar la licencia, pero continuamos en esa lucha.    La primera experiencia que quiero socializarles es una campaña entre el 2006 y el 2007 tendiente  a  socializar el trabajo reproductivo‐productivo y político que realizan las mujeres. Esta es una  zona donde la sociedad tradicional y el patriarcado son tan fuertes pues allá se da discriminación  y violencia y esta afecta  principalmente a las mujeres. Esta fue la razón por la cual se inició esta  reflexión.     213


La campaña se basó en una serie de campañas pedagógicas comunicativas  hechas en espacios  públicos y encaminados al reconocimiento del trabajo reproductivo productivo y político de las  mujeres que parte de un diagnostico de las condiciones laborales adversas y que se desarrollan  en los diferentes tipos de trabajos que ellas hacen y los múltiples contextos de ambiente local,  caracterizados por el desconocimiento y la desvalorización de las actividades de las mujeres en  el hogar, en el espacio público y en las organizaciones sociales.    La  campaña  sobre  paternidad  fue  un  proceso  pedagógico  que  se  realizó  en  32  veredas  del  municipio  donde  el  comité  tiene  grupos  focales  y  se  hizo  un  trabajo de  reflexión  sobre  lo  que  significa  el  trabajo  y  el  bienestar  social  etc.  Logramos    una  movilización  de  2000  personas  de  diferentes partes del país en donde se socializaron a las instituciones a las familias al gobierno  local, etc. Se leyeron los manifiestos y se hicieron algunos compromisos.    En un evento que se realizó en 2007 se entregó de manera simbólica la campaña a otras mujeres  del departamento de Cauca y algunas de las labores que llevan a cabo las mujeres del municipio.    Esto  nos  lleva  a  la  siguiente  experiencia  que  es  una  campaña  de  Atención  y  Prevención  de  violencia  intrafamiliar,  que  se  está  desarrollando  en  este  momento.  Una  de  las  grandes  conclusiones que nos deja esta campaña 2006‐2007 es que la violencia es uno de los factores que  más está influyendo en términos de definir a las mujeres en sus territorios, su proyección, sus  derechos y nos dimos cuenta que la violencia intrafamiliar es el cuarto factor de salud publica  más importante sumado al alcoholismo. Lanzar la campaña  fue un reto en el sentido de realizar  una réplica del proceso anterior en el municipio y también por fuera de él.    Actualmente, se está realizando en dos municipios del oriente caucano y en dos municipios del  sur  occidente  del  Huila:  en  Argentina  y  en  La  plata.  El  objetivo  es  lograr  condiciones  de  vida  digna, para contribuir  a superar la violencia que afrontan cotidianamente las mujeres y lograr el  reconocimiento de sus derechos.    Hemos  desarrollado  unos  70  talleres  de  115  programados  en  todo  el  territorio,  que  incluyen  temas  de  género:  identidad  roles,  derechos,  espacios  públicos.  Tenemos  un  área  de  atención  psicológica  y  familiar  y  hemos  logrado  en  algunos  casos,  acompañamiento  puntual.      Se  está  ayudando  a  las  mujeres  a  través  de  medios  visuales,  estamos  utilizando  cuñas  a  través  de  las  emisoras  comunitarias  y  se  ha  diseñado  una  radio  novela.  Hemos  elaborado  afiches  y  otras  piezas comunicativas con los funcionarios, apostando a crear una red a nivel de los municipios  donde estamos trabajando.    214


También hemos  hecho  una  capacitación  a  los  funcionarios  sobre  el  tema  de  la  violencia,    la  violencia sexual la violencia intrafamiliar, con el fin de unificar  rutas y protocolos y actualizarlos  con  las  nuevas  legislaciones  que  han  surgido.  Finalmente,  pretendemos  realizar  un  encuentro  regional  que sea el cierre de la campaña, que sea un espacio de difusión donde se presentan las  reflexiones.     Las  fotos  que  vemos  son  de  mujeres  de  la  comunidad  y  lo  que  recogen  estas  piezas  son  discusiones que se dan en los mismos talleres. Se hacen en términos coloquiales con los que las  personas  de  los  territorios  estén  familiarizadas:  “para  eso  no  hay  lío”  o  “usted  se  lo  buscó”  como respuesta por ejemplo a la violencia sexual, a los casos de violación que muchas veces uno  escucha.    Hemos  elaborado  8  módulos  de  capacitación  en  el  tema  de  reconocimiento  del  cuerpo,  diferentes  tipos  de  violencia,  derechos  humanos,  derechos  sexuales  y  reproductivos  mecanismos de civilidad, construcción de rutas de atención y redes comunitarias de apoyo. Casi  que  los  talleres  no  se  enfocan  en  socializar  las  rutas  sino  en  construirlas  con  los  funcionarios  porque no existen en las redes locales y esto es muy complicado.    El proceso de sensibilización sobre las condiciones de vida de las mujeres ha aportado elementos  a este proceso, para plantear estrategias de acción tendientes a la promoción de sus derechos y  lograr equidad de géneros a nivel local.    Los  vínculos  entre  los  grupos  se  han  fortalecido  en  este  proceso  y  han  servido  para  generar  agentes  de  trabajo  conjuntos  de  acuerdo  a  actividades  del  proceso  organizativos  y  político;  igualmente los talleres y encuentros han propiciado un espacio fundamental para reportar las  actividades y el acompañamiento pedagógico que ha venido realizando el comité en acción de  los derechos de las mujeres que fortalecen el proceso organizativo y economía agroalimentaria.      Es  interesante  ver  que  las  mismas  mujeres  que  se  empoderaron  hace  10  años,  que  vienen  de  comunidades campesinas en este momento son las que están realizando el diseño pedagógico y  la implementación pedagógica en estos lugares, son ellas las multiplicadoras y las replicadoras  de esos aprendizajes.    El  aporte  más  importante  para  socializar  es  la  manera  como  las  políticas  públicas  también  se  construyen  desde  abajo  y  cómo  las  organizaciones  desde  las  mismas  comunidades  siendo  sensibles  a  sus  problemáticas,  a  sus  realidades,  a  sus  limitaciones,  a  sus  particularidades  también pueden generar procesos transformadores    215


Sin embargo, es triste como estos procesos se ven amenazados por la presencia de los grupos  armados.  El  sábado  28  de  Noviembre  amanecimos  en  la  cabecera  del  municipio  con  panfletos  redactados  por  las  Aguilas  Negras  donde  señalaban  este  tipo  de  procesos  como  negativos  y  amenazaban de muerte a los líderes, entonces son particularidades que se encuentra uno en el  proceso  y  que  complican  aun  más  estos  procesos  de  transformación  y  alternativas  en  las  comunidades”.      

Preguntas y respuestas claves… ¿Por qué trabajar la masculinidad con jóvenes y niños y niñas?  Porque hace falta encontrar un punto de quiebre frente al patrón tradicional de crianza

que produzca transformaciones reales; es decir, menos discursivas y más vivenciales. Si los niños y las niñas, o los jóvenes y las jóvenes tienen la oportunidad de realizar un quiebre en la forma como construyen sus identidades, tal vez sea posible fracturar ese patrón hegemónico de ser hombres y ser mujeres y van a permitirse otro modo de ser (Román Alexis Huertas).

 Las juventudes son actores estratégicos de transformación social, sujetos dinamizadores de

la sociedad que tienen una particularidad: asumen y rechazan paradigmas sociales con mayor agilidad que otras generaciones. En esa medida en los jóvenes es más fácil promocionar el cambio (Elkin Sepúlveda).

 Importante comprender que la masculinidad no es un modo de estar del mundo

exclusivo de los hombres, sino que es un sistema de ideas y de prácticas que también las mujeres construyen en sus vidas. O sea que el machismo no tiene género… En el Putumayo los niños, las niñas y adolescentes tienen unos modelos de masculinidad y feminidad que son bastante cuestionables. Hemos encontrado que hay persistencia en los sistemas patriarcales tanto en hombres como en mujeres y ese sistema de creencias se expresa a través de concepciones populares como “los hombres en la cocina huelen a popó de gallina”. Si vamos a un paseo, los hombres recogen leña, pero las que cocinan son las mujeres (Miguel Palacio).  Existe disposición y permeabilidad de los temas a tratar, eso es un punto positivo, porque

los muchachos están abiertos a estos temas. Yo creo que es superclave trabajar con niños y con jóvenes (Miguel Palacio).

216


¿En qué momento del ciclo vital puede ser interesante promover reflexiones y cuestionamientos sobre la masculinidad? 

Uno de los momentos de la vida más potentes para posibilitar transformaciones es la paternidad. Este episodio posibilita reflexionar en torno a la pregunta ¿qué pasa con mi masculinidad? Hoy día son cada vez más los hombres que se preguntan ¿cuál es la relación que quieren tener con sus hijos e hijas? En ese sentido, el Colectivo ha movilizado en los jóvenes padres su rol como “figuras protectoras”, impuesto desde el modelo de masculinidad tradicional. Pasar de la idea de protector – dueño (dueño de los hijos, de la mujer de los bienes), a la de protector vinculado con la vida, hombres que cuidan a todos los niños y niñas, que consideran que las mujeres tienen derecho a vivir en ambientes protectores, que se comprometen en cuidar su entorno (Román Alexis Huertas).

¿Cómo acercarse a los jóvenes que representan un patrón hegemónico de masculinidad? 

No juzgar sus posiciones, independientemente de que correspondieran a una masculinidad totalmente hegemónica (Elkin Sepúlveda).

Una de las apuestas más importantes es que todo lo que hagamos lo hagamos conjuntamente con los jóvenes. A nosotros siempre se nos ha criticado que de pronto llegamos a las comunidades con las cosas hechas y desde nuestra visión hemos querido articular el trabajo con los jóvenes (Marta Ligia Rincón).

¿Cómo abordar el tema género con los y las jóvenes? 

Desde una perspectiva relacional. Y ¿por qué hablamos de una perspectiva de género y no de masculinidades? Porque con el tiempo comprendimos que la masculinidad por sí sola no es tal, también necesita de la feminidad… sí queremos hombres más afectivos, que se desarrollen y se vinculen con su familia, que se vinculen con las labores domésticas, necesitamos hombres que también estén dispuestos a ceder los espacios de poder (Carlos Cordovez).

En algún momento tuve alguna implicación con la lucha feminista y siempre dije que esa lucha debería vincularse a los hombres ya que el objetivo último finalmente es la construcción de formas relacionales más equitativas entre hombres y mujeres y no lo podemos hacer cada uno por su lado (Marta Ligia Rincón). 217


¿Qué metodologías pueden resultar atractivas para el trabajo sobre las masculinidades con hombres jóvenes? 

El cuerpo juega un papel fundamental. Es territorio privado y público al mismo tiempo. Con el cuerpo expresamos hacia afuera, damos opciones políticas, nos movilizarnos para decir si estamos en contra de algo o estamos a favor. Y también es íntimo porque es absolutamente personal, nadie puede sentir el cuerpo del otro, expresarse desde el cuerpo del otro… Al hablar de lo vivencial, estamos hablando del cuerpo, de las emociones, de la alegría, de la risa, del llanto. En la arquitectura del cuerpo tenemos una historia y a veces esa historia es dolorosa. Se trata de replantear paradigmas de género desde lo vivencial y no desde lo racional. A través de la técnica de pintura corporal la gente puede encontrar una manera de resignificar la piel, es la mejor forma de expresarlo, la piel es el órgano más largo, el órgano más sensible pero también es la que ha recibido más violencia. La posibilidad de la pintura corporal es la posibilidad de que hombres y mujeres, le den un nuevo significado a su piel (Carlos Cordovez).

Después de pasar por el proceso de formación y tener algunas reflexiones construidas acerca de la ideología patriarcal, ellos analizaban algunos programas radiales y televisivos para sacar conclusiones de qué tanto esa ideología patriarcal y esos modelos hegemónicos estaban presentes en la cotidianidad, les llegaban desde los medios y estaban incidiendo en su forma de ver la vida, en su forma de actuar y en su forma de relacionarse con los demás.

Campañas pedagógicas comunicativas hechas en espacios públicos y encaminados al reconocimiento del trabajo reproductivo productivo y político de las mujeres… Se está ayudando a las mujeres a través de medios visuales, estamos utilizando cuñas a través de las emisoras comunitarias y se ha diseñado una radio novela. Hemos elaborado afiches y otras piezas comunicativas con los funcionarios, apostando a crear una red a nivel de los municipios donde estamos trabajando (Gerardo Peña).

¿Cómo lograr que las transformaciones que se generan en los hombres que participan de procesos pedagógicos, se mantengan en el tiempo? 

Hay una condición muy fuerte y es la presión social, nos hemos dado cuenta que los hombres jóvenes y adultos que han logrado entrar e incorporarse en este tema y desarrollar transformaciones es porque cuentan con un grupo de apoyo, un grupo de 218


amigos que cambian. Tenemos la experiencia de hombres que han participado de talleres y hacen la reflexión: yo quiero cambiar, transformarme, ser mejor padre, amante, esposo, pero cuando vuelven a su espacio, al entorno natural, esas condiciones diferentes que quieren poner son rechazadas por su contexto, entonces se vuelve el hombre débil, el hombre frágil, el segregado y muchas veces es ese tipo de comportamiento que hace que los hombres digan no, prefiero una carga donde me ayuden los demás y no está que tengo que llevar solo (Román Alexis Huertas). 

Cuando hablamos de transformación estamos hablando de cambios estructurales y no quiere decir que los cambios individuales no sirvan para nada, para lograr la transformación debemos remitirnos a las acciones en conjunto, a las acciones organizadas, a esa sumatoria de cambios que pueden llegar a generar un cambio estructural. Esos cambios estructurales qué implican, un cambio político, un cambio económico, un cambio social que lo estamos logrando (Carlos Andrés Rueda).

219

Memorias Encuentro de Masculinidades 2009  

La Red de Masculinidades No Hegemónicas quiere compartir con ustedes las memorias del “Encuentro de Masculinidades 2009. Compromisos por la...