Page 1


GEALITTERA REVISTA DIGITAL Tierra de letras, tierra de otros; aquellos que se dan cita para escribir. Coeditada por Cecilia Ortiz (Argentina) y Carmen Membrilla Olea (España). Bajo la infinita ilusión de unir voces literarias pertenecientes a países y continentes distintos. revistagealittera2014@gmail.com http://revistagealittera.blogspot.com.es/ IBSN: 14-08-2014-55

2


INDICE EDITORIAL Carmen Membrilla Olea Cecilia Ortiz POESÍA Carmen Sampedro Daniel R. Jaime Tomás Sánchez Rubio Isabel Pérez Aranda Gloria Marecos Rodas Isabel San José Aleqs Garrigóz Cecilia Ortiz Carmen Membrilla Olea Isabel Rezmo Alicia de León Epp Tomás Soler Borja Araceli García Martín Mía Péman María Elena Espinosa Mata Fernando Sarría Alicia Corrado Mélin Isabel Pisani Mónica Ivulich Rosa María Gómez Vico Mar Blanco Larrosa Säo Gonçalves Mar de fondo Emilia Marcano Quijada Silvia Háber María José Riazuelo Inma Ferrero Amelia Arellano Daniel Montoly Wilson Hernando Cárdenas Baquero Magda Robles león Ana Saavedra Ana Maritza de Schwarlz Pura Fernández Segura

Desde mi ventana Nuestras ventanas

6 7

Desesperanza Por tu ventana Ventana al mundo Ventaneo Ventanas de medianoche Un día más Cuadro romántico Ella en el tiempo

9 11 13 15 17 19 21 22 24 25 27 29 31 33 37 38 40 42 43 44 46 48 49 50 52 54 56 58 61 63 65 67 69 71

No duerme nadie Mis ventanas Y son tus ojos Solo cerrando puertas Bórdanse las ventanas Estampa Noche azul La ventana A través de la ventana A través de las ventanas Ventana Pintadas Sed atormentada Complicidades Ventanas Cristal deforme Ventana que da al norte Me esperas … Desde la ventana En catálogo Ventanas de mi vida En el teatro de la vida Quebrantamiento 3


Teresa Torres Rita Bedia Lizcano Mabel Coronel Cuenca Mariena Padilla Ana Lucía Montoya Rendón

Tierra de nadie Sin tu abrazo Empezar de nuevo La espera De corazón muerto

73 75 77 79 81

Imaginación

83

FOTO- POEMA Lazara Nancy Díaz

RELATO Charlie Charmer Enrique A. Meitín Bombi Charmer Elisabet Cincotta Adri Delfini Carlos Caposio Mariel Monente Jorge e Rueda Mayte Álvarez Javier Terán Díaz Roxana Rosado

Carpintería de aluminio Franqueando la ventana Ventanas verdes Epístola II La ventana La ventana Ventanal Ventana Tres ventanas Amor al otro lado del cristal La ventana

85 88 94 96 98 100 105 107 109 112 116

EVENTOS Presentación de la antología poética Nuestra Voz en Buenos Aires

123

Antología Poética Internacional “Mujeres y sus Plumas I”

125

4


EDITORIAL

5


DESDE MI VENTANA

Imagen: Google

Llegué hasta Gealittera atravesando calles brillantes, recuerdos nocturnos, momentos demasiado breves… Mis manos, con ritmo lento, apartaron el frío y a través de los cristales pude leer todas las llamas. -Dispara- dijo alguien Entonces los sueños impactaron sobre las ciudades imaginarias…y por fin triunfó LA PALABRA

Carmen Membrilla Olea. Guadix. Granada. España

6


NUESTRAS VENTANAS

Una ventana es un poema esperando que lo escriban… Otra ventana está contando un cuento a quien quiera escuchar… Varias ventanas miran el paisaje de personas que pasan por la calle… Y nuestras ventanas/ ojos están de fiesta gracias a todos ustedes. Abrazo para cada uno.

Cecilia Ortiz- Buenos Aires- Argentina

7


POESÍA

8


CARMEN SAMPEDRO DESESPERANZA

Imagen: Google

Yo tenía una casa de ventanas cerradas. Día tras otro las abría para que el sol entrara. Siempre oscura mi casa estaba, siempre muralla para mi alma. Yo tenía una casa siempre enlutada. El sol cada día de largo pasaba. Yo no tenía casa ni tenía ventanas por donde la luz entrara.

9


Se ahogaban las risas, las trampas saltaban los sueños morían al nacer el alba. Y el pan era piedra que me atragantaba. Cerré las ventanas de aquella casa dejando allí el luto y la desesperanza.

Carmen Sampedro. Linares (Jaén) España

10


DANIEL R. JAIME POR TU VENTANA

Imagen: Henri Matisse

Por tu ventana entró el sol lo hizo la luna lo hizo un gorrión entró un arco iris entró una flor de pasada entró un cometa y un ruiseñor. Por tu ventana entró una estrella el ruido del mar y una sirena entró la tristeza también la alegría entró el llanto entró la sonrisa. 11


Por tu ventana entró el otoño trayendo una hoja seca de regalo lo hizo también el verano refunfuñando el muy avaro. Por tu ventana entró el susurro anunciando noticias nuevas entró luego el silencio trayendo incertidumbre y misterio. Por tu ventana entró la tempestad lo hizo también la calma lo hizo la quietud al igual que el drama. Por tu ventana entraron mariposas también inviernos y primaveras lo hicieron calandrias y una migración de libélulas Por tu ventana entró mi amor cargado de esperanzas que esté abierta esta vez la ventana de tu alma. © Daniel R. Jaime- Santiago del Estero- Argentina

12


TOMÁS SANCHEZ RUBIO VENTANA AL MUNDO

Imagen: Google

Hace frío y vida ahí fuera. Son días de invierno encendido, de caligrafía gruesa y brasero, de orden en la mesa de la cocina y desconcierto en lo más hondo del corazón. Son días en que llueve hacia dentro. Como si las lágrimas y los deseos entraran en las almas en vez de salir de ellas. Pego mi nariz de niño a la ventana del cuarto. Los dedos húmedos de vaho dibujan flores de cuatro pétalos en el cristal, tréboles imposibles, 13


atribulados estandartes deseosos de cariño. Volverá el sol a la casa, como a esas rondas nocturnas de borrachos que al final del túnel de la ebriedad ven la luz y la luz los mira. Yo seguiré tras la ventana esperando a que algún día llegues tú, de una sola vez, de una sola mirada, con la vida prendida en los labios. Tomás Sánchez Rubio- Sevilla- España

14


ISABEL PÉREZ ARANDA VENTANEO

Imagen: Isabel PĂŠrez Aranda

De estas ventanas de hierro forjado, donde anidan rejas laboriosas que oxidan la memoria, nacen balcones de ferviente escalada a otros mundos, e iluminan la casa de peldaĂąos media luna. Balconada en nidal de gorriones y devenir de palomas, ventaneo de ilusiones olvidadas, apurando escondrijos saturados de cartones y maderas, 15


ventanas a sus vidas, y al embrujo de sus almas, adheridas a momentos únicos. De esta casa de visillos recogidos en regias balconadas, lucen estancias diminutas y salones de otro tiempo, huele a compotas en cocinas con fogones de carbón, y se mezclan sucesos aireados y sonidos calibrados. Ese pequeño patio rebosante de luz y opacas vidrieras bicolor, se sujeta por columnas de absoluta sencillez, con su blanco mármol de cielo y suelo, de albarrada blanca, arena y agua. Este pequeño lugar rebosa de vida y se ha adueñado de todo su saber.

Isabel Pérez Aranda / Guadix / Benidorm - España

16


GLORIA MARECOS RODAS VENTANAS DE MEDIANOCHE

Imagen: Google

Hay momentos sombrテュos en que morimos y des-morimos tras las puertas que se cierran en la frente. テ」idos de aire inテゥdito, abrimos las ventanas de medianoche para vivir y desvivir-nos entre girasoles de mediodテュa. Deseosos de nacimientos nuevos, nos des-nacemos hasta quedar apenas curuvica vital en des-tiempo, 17


queriendo nacer-nos de improviso en los dinteles de otras ventanas de medianoche, para amar-nos diferente, queriendo-nos y sin querer, a contraviento y del revĂŠs.

Gloria Marecos. LambarĂŠ - Paraguay

18


ISABEL SAN JOSÉ UN DÍA MÁS

Imagen: Google

Un día más, lluvioso y frío, percibiendo a través de mi ventana, como la lluvia borra la esperanza de volverte a ver amor mío. Un día más de esta soledad, que azotando va mi alma, diciéndome cada día sin piedad que nada romperá esta calma. Un día más escribiendo versos, evocando tu elegante figura, un día más mirando a lo lejos, esperando alguna noticia tuya. ¿Hasta cuándo este silencio que ensordece mi mente? 19


¿Hasta cuándo esta triste espera que me mata por volver a verte? Tal vez llegará la primavera, y seguiré sin saber nada de ti; y un día más narraré mi espera en versos que no encuentran fin. Besándote en mi pensamiento me encontrará el cálido verano. Y un día más, mis tristes silencios me hablarán de un amor acabado.

Isabel San José Mellado. Madrid (España)

20


ALEQS GARRIGÓZ CUADRO ROMÁNTICO

Imagen: Google

El enorme espejo era turbio, quebrado; y una rosa pálida, como quien siente vergüenza moría en su reflejo. Descubierto y empolvado estaba el piano, dentro de la vieja habitación en ruinas. Del balcón –donde otras flores palidecía– las ventanas estaban abiertas. Y en las cortinas de fina gasa se deslizaba, ligero, un vientecillo frío. Afuera, el cielo de la tarde era rosado; y sobre los árboles de otoño todas las aves entonaban dolientes canciones. Aleqs Garrigóz- Puerto Vallarta- México

21


CECILIA ORTIZ ELLA EN EL TIEMPO

Imagen: Google

Ella la otra lleva sobre su piel el tiempo contenido -lejano y presente en la magia del encuentroTodo le fue dado la pasión brota en arcón pródigo vertido de a poco desde el deseo. Mitad de su vida mitad de su cuerpo quedó más allá del rumor naciente. -ventana abierta puente en el espacioBorde de finos labios cortejo de su boca refugio que desvanece hasta que de la nada brota el corazón latiendo y los ojos que desvisten esa tímida mirada la convierten. 22


Yo contemplo su juego temerario la espero tiene la forma de mi cuerpo. Ella persiste en la regiĂłn del amor luce flores en el pecho un cansancio que se vuelve energĂ­a antes de regresar. Pasa por la edad adolescente sin esperar la medianoche absurda vive asomada a una ventana breve. Yo aguardo el encuentro el secreto lugar que elige la sangre por designio porque las estrellas son palabras anuncian/ celebran donde las ventanas no existen ser ella

en el otro tiempo.

Š Cecilia Ortiz- Buenos Aires- Argentina Ceremonias en fuga

23


CARMEN MEMBRILLA OLEA

Imagen: Google

Ahora, tan de cerca… la extraña conexión del cristal con las nubes instantáneas. Los visillos equivalen a recuerdos de pan dulce al naranja en las sorpresas a la forma de las flores. Ahora, tan de cerca… La profundidad de mis ventanas Y el peso firme de tus besos. Carmen Membrilla Olea. Guadix. Granada. España

24


ISABEL REZMO NO DUERME NADIE

Imagen: Google

No. No duerme nadie. Ningún quicio de la puerta asoma en el umbral. Sitiado. Malherido. Pero no duermen. Dormidas permanecen en su silencio, cuando el rastro de la quema agudiza una serpiente. Dormir es un salvaje cuento entornado entre lánguidos cubrecamas como la muerte. Pero no duermen. Lo repito. Palidecen al eco de un crisol, al oeste de un doblez, y en las cortinas del salón apuñalan 25


una voz tergiversada en la noche. Ronronea incasable, y no duermen. No dormirán en los quicios latentes de las puertas de los anales, los que conmemoran batallas de un yo a uno mismo, enmarañado. Los cristales en las ventanas cierran en par en par, dibujando un gorrión en la rama de una espera. Espera, siempre esperando, a que nadie duerma. a que nadie diga. Golpear el visillo antojando la vidriera, cuando entonan melodías de ruiseñores, y de repente, nadie duerme. En una piel, en un aliento. No...no duerme nadie. Isabel Rezmo. Úbeda. Jaén. España

26


ALICIA DE LEÓN EPP MIS VENTANAS

Imagen: Google

Ventana abierta hacia el cielo deja entrar la eternidad en azules ráfagas. Ventana abierta a los sueños deja entrar la esperanza en sempiternas mariposas. Ventana abierta hacia el mundo deja entrar las lágrimas en latidos humanos. 27


Ventana abierta hacia la musa deja entrar la belleza en forma de poesía. Ventana abierta hacia la gratitud deja entrar el gozo en leve fragancia. Ventana abierta hacia el amor deja entrar la vida en pulsaciones de luz. ¿Y que sería mi mundo sin ventanas? soledad absoluta, invidencia del alma…

Alicia de León Epp- Uruguay/ Canadá

28


TOMÁS SOLER BORJA Y SON TUS OJOS

Imagen: Google

Por fortuna a través de los cristales penetra la última claridad de la tarde. No todo iba a ser pared oscuridad pared y silencio. Y a veces, con la llegada de la noche el contraste de ahí afuera y la luz, recién encendida aquí dentro obran el milagro. 29


Y entonces, en la ventana al poniente contemplas esa mirada al mundo exterior la cara de quien está lejos muy lejos en pensamiento. Y son tus ojos. Y es tu rostro.

Tomás Soler Borja. Águilas (Murcia). España

30


ARACELI GARCÍA MARTÍN SOLO CERRANDO PUERTAS

Imagen: Google

Solo cerrando puertas detrás de uno se abrirán ventanas hacia el porvenir. No trates a todos con las mismas palabras con la misma moneda a unos le valen y le basta a otros no les llega. Como en el fondo de nuestros disgustos tristeza o pasividad estados de la mente mas surrealista que realisticamente.

31


Así hoy fortaleciendo mi espíritu para proteger de las desgracias súbitas para estar alerta y prevenida antes de que llegue el día de nuevo que me quiera zarandear y dar con el cuerpo en el suelo. Sólo cerrando las puertas detrás de uno se abren ventanas hacia el porvenir.

Araceli García Martín - Granada- España Copyright

32


MÍA PEMÁN BORDANSE LAS VENTANAS

Imagen: Google

Brotan de los ingenios pensantes y les sacan el pulso a todo, sientan sus huellas con bordones más de la cuenta, luego, más tarde, les dan para el pelo propinas de medio rebote, calzándoles pocas alegrías y más de una insatisfacción, tristezas de mucho alcance que el corazón se les hace trizas, por eso mismo… las ojeamos distintas Originales como la vida misma se ensimisman en un periquete, desde lo alto vemos su esbelta figura entre las buhardillas, tejados de tejas rojas y paredes de piedras regias, Reciben desde dentro afuera y no se cansan nunca de ver más allá, les miran y observan con delicadeza las golondrinas se recatan y miman sus galas mejores, al contorno de sus miradas, 33


y… les dan el visto bueno como en una pasarela engalanada… Decimales parecen llevarse a la boca en los momentos que les calzan los listones, cuando la madera les viste de regio abolengo Aprenden a ser cautas, simplificando su existir Nacen en talleres refinados, al ser talladas por encargo vístense de encuadres y pinceles, teniendo los colores asignados marcados con primor y serenidad, Saltarinas en demasía les dan lacas especiales, así protegerlas de las inclemencias Estrenan sus sentidos entre variedades, les han bordado luceros chispeantes y han delineado sus contornos con figurillas, bodoques y vainicas dobles, rebordando como festones enriquecidos Lentejuelas llevan a menudo repiques que se muerden los cantos, entrelazando delirios volando más alto que nadie, Aceléranse, siempre que pueden danzan bailes de salón, cuando a las nubes y flores les cantan sus magníficas letras, esas que los pajarillos les traen regalándoles ensoñaciones del más allá, saben entretenerse con sus reliquias conjugando los valores del silencio… y reviven esencias en aromas distintos, Senderos no caminan, se quedan sencillas solas en las alturas… paradas y alegres sostienen remilgos, de delicado voltaje Viendo despacio pasar el tiempo, entre estancias grandes y pequeñas 34


las que nos dan la cara siempre, Esas que se divisan a lo lejos y de cerca cuando las utilizamos, todos los días de nuestra vida, Nada nos niegan y están ahí para todo las que nos aguardan, y cubren enseñándonos sus transparencias y nunca ponen reparo a darnos gusto, Tiemblan algunas veces al ser movidas con incesantes voces, saben acercarse y amoldarse ahí las tenemos dispuestas para todo, Asomándonos cuando queremos nunca nos dan un no por respuesta, qué nos miran con gracia y alegría son esa claridad, por la que divisamos los instantes del día a día, Saben expresarse bastante a menudo te dan muchos caprichos y, nunca se sonrojan con nada miran su entorno como algo normal, quisieran ser más útiles como si fuesen cortinas, tapan a veces… en las noches los destinos del más acá, sirvense sus delirios en bandeja más, te hacen sentir especiales cada vez que descubres sus variedades, las cuales nos muestran sus colores con esa delicadeza del exterior regular. Cuando mis ventanas enseñan sus tapices, juegan a ser visillos o cortinas con retoques de doseles a los lados al darse cuenta de su divino porte, porqué a través de ellas, la luz se enciende Tus cristales sacan brillos de puro colorido, logras darle un nuevo sentido a la vida embelleciendo los días al mirarlos distintos 35


Sentimos que la belleza del ambiente se carga de energías vivas plantándole cara a los tiempos raros, jugando con el Sol, la luna y la noche entre los escondites de los atardeceres, intentando de ser… las reinas de lugar abriendo los espejos de tus grandes ojazos y regalando sentidos enclaustrados, bajo la visión del sonreír de medio lado No alzan la voz, se quedan enmudecidas contando las cuentas de sus reliquias, siempre saben estar en todos los lugares no se descalzan, se lo impiden sin saberse libres, viven en libertad ©Mía Pemán – Palencia - España

36


MARÍA ELENA ESPINOSA MATA ESTAMPA

Imagen: Google

Ojo de luz atisba silencioso. Con claridad asalta las paredes.Soñolientos jirones irrumpen la lobreguez esquiva de la alcoba. Atrapados en páginas veladas sobre el buró se apilan los ensueños. Ya viene el sol a disipar la noche que atrevida se unta a las cortinas. Entra la plenitud por la ventana. Al alba se dispersan los trinos y las plumas.

María Elena Espinosa Mata.- San Nicolás de los Garza, Nuevo León. México

37


FERNANDO SARRÍA

Imagen: Google

Abro la ventana y entra la brisa. Sin nombre apenas que darte poseo ahora el rescoldo de la lumbre nocturna y esta hora ausente de nosotros, cuando tú duermes y yo oteo el mar. Las islas son como tu espalda, se ven en la bruma del horizonte, y sé que guardan siempre los pájaros y el frío de la mañana, mientras que a ti, a centímetros de mis dedos, respirando en silencio, te cubren una lejanía de sábanas y todos los pretéritos viajes que hicimos en la noche. Guardo este instante. Lo grabo como he hecho otras veces. Ya eres igual en mi memoria que algunas cosas hermosas que me habitan: 38


el friso del Partenón en el Museo Británico, el puente de Alejandro III en París sobre el Sena, el jardín de Csepel rodeado por el Danubio, el templo de Júpiter en Paestum… Eubea en medio del Egeo.

“Las horas” editorial Quadrivium Fernando Sarría- Zaragoza- España

39


ALICIA CORRADO MÉLIN NOCHE AZUL

Imagen: Google

Exhalo una brisa clandestina llovizna entre mis dedos bocanada de luna tramposa. Allí a la espera mis manos en un muro de mandalas lagrimea la ira dibujada lúdica ventana con voyeur invernando la mentira. Voy cóncava sin alas apresuro un espacio entrecortado el grito 40


saliva canela agria mi espalda agua y frío. Jugamos por los tejados en noches medievales donde las bocas desgranan hastío. Lavandas de agosto sueño azul en comodato. Alicia Corrado Mélin. Mar del Plata-Argentina

41


ISABEL PISANI LA VENTANA

Imagen: Google

Ojo de buey en el buque …donde huyen las injurias. Ciego aljibe de la cárcel …cuando mueren los sueños. Vitrina de vientos errantes …como migran los suspiros del amor. Bendito ventanal de la tarde mutilada, muéstranos el ara del caserío antorchado. Reconcílianos con el avemaría mañanero, y emboza el grito atribulado lejos de las dormidas abadías … y sus mudos vitrales. Isabel Pisani - Buenos Aires- Argentina © Todos los derechos reservados 42


MÓNICA IVULICH

Imagen: Picasso

Por mi ventana se desata un vértigo de grises, no hay trino de pájaros ni viento que barra las hojas secas… La mañana no me ha invitado a escribir y tengo mil pendientes y ninguna voluntad, papeles que me llaman crispando mi desidia. Este humor de invierno crece en mis paredes como un moho maloliente y renuncio a mis obligaciones menos apremiantes que la urgencia de sacudirme del tedio. Mis pinceles me miran, los pomos se menean y me rindo al embrujo de los colores. Imitaré al verano en mi tela. Pongo sol sobre las fachadas de casas y en los arbustos, hago bailar ventanas y chimeneas… Sin que me percatara, tengo tres pares de ojos que observan por detrás de mi espalda. Mis nietas están absortas y, en silencio, admiran lo que puede salir de mis pinceles… no es una obra de arte, pero, ante sus ojos de inocencia, me he convertido en Miguel Ángel. Me hacen sonreír y soñar con un cuarto donde pintemos la esencia de nuestro amor. Mi pintura, simple y precaria, se acaba de convertir en una ventana mágica… donde encuentro tu mirada y donde plasmo mi amor. Mónica Ivulich- París, 2015 Derechos reservados

43


ROSA MARÍA GÓMEZ VICO A TRAVÉS DE LA VENTANA

Imagen: Google

A través de la ventana en el cielo con la luna, tu cuerpo se cimbreaba, la silueta insinuaba de tus curvas, la hermosura. Y yo, espectador callado, adivinando y a oscuras, en tu talle, mis deseos, caricias y devaneos que pretendieran mis dedos si tuviera la fortuna. Enredarme por tu pelo, sofocando mis anhelos, 44


derretirme por tu cielo, comer de tu caramelo. Besarte sin no parar, embriagarme con tu mar de brumas, de terciopelo, venciendo el amanecer, para volverte a tener una y otra y otra vez, bordándote mil “te quieros” Pero estás en la ventana… y llegando la mañana otra vez que no te tengo. Rosa María Gómez Vico- Barcelona- España

45


MAR BLANCO LARROSA A TRAVÉS DE LA VENTANA

Imagen: Picasso

La vida desfila con pasos de silencio. En el otro costado, late el pulso de sus ruidos -quedan fueraAbrir caminos sin rastro de huellas. Incandescente rayo. Fulgor de nubes que se detienen. Lamentos de lluvia 46


que te nombran con la voz del agua. Lenguas como espadas que hieren a escondidas, protegen mi vida del terrible enemigo. Mi alma está unida a la sombra de sus alas y cual mago, a su diestra me sostiene. El hechizo transparente del instante. El beso protegido al otro lado del poema. La quietud de la mirada que vuelve y se recoge. Porque la luz te invoca -por sorpresael cielo proclama su sentencia, sin más argumento que el amor detenido en sus espejos, debatiéndose en los días. Todo está ante ti.

Mar Blanco- Zaragoza- España

47


SÄO GONÇALVES VENTANAS

Imagen: Google

Había días que daba todo para escuchar el silencio de esta casa. Me cansan los días, los gritos de los hombres perdidos en la amalgama de la ciudad. Aquí sería yo misma y mis palabras silenciosas los libros olvidados en el estante el viejo gato durmiendo a mis pies y la vigilia ardiente, sensual, llamando mis recuerdos. Miro, siento el pulso de la vida escondida detrás de la ventana cerrada y las hojas de un libro por allí olvidado Traducción del portugués- Cecilia Ortiz Säo Gonçalves- Portugal- Luxemburgo

48


MAR DE FONDO PINTADAS

Imagen: Google

Donde sólo hay paredes, dibujo ventanas. Me subo a un alféizar y salto al vacío. No temas: al caer, lo hago sobre un manto de flores. La primavera perfuma mi cuello, adornan mi alma los rayos de sol. Imagina, crea, de eso se trata; te mezclo en mi paleta de colores. Pasearemos en abstracto, te haré una sonrisa eterna. En cada graffiti nos amaremos tú y yo, dibujando ventanas por todas las paredes.

Mar de Fondo (Mar García Treviño). Murcia, España. 49


EMILIA MARCANO QUIJADA SED ATORMENTADA

Imagen: Google

Una ventana se abre y me da permiso para proscribirme unos minutos al amparo de las letras sigilosas. Estoy de pie, de espaldas, de frente, pero por una razón ilógica y extraña siento la horizontalidad de un reposo que me molesta y una almohada que no me acomoda el soñar. He develado el rastro de un secreto porque la noche no tiene quien la duerma, y escribo con la fuerte sensación de que, en este instante 50


solo ella me escucha, solo ella se adorna en mis espejos, solo ella sabe que tú y yo nos conocimos con las fauces llenas de piedra caliza y fuimos bestias carroñeras de esa madrugada que todo lo calla. Tú, más que una presencia fuiste una sed atormentada, una tabla periódica, una bolsa de plástico llena con todas las escamas de mi cuerpo, con los huesos roídos por el hambre. La noche sabe que te quise sin sol, sin luz, sin día, la noche derramó la misma lágrima que yo cuando tuve que dejarte, pero por esas ironías del destino ni un jarrón de rosas sobrevive tres días en agua, ni un amor perdura con el fango callejero que llevo pegado a las entrañas. Emilia Marcano Quijada- Isla de Margarita- Venezuela

51


SILVIA Hテ。ER COMPLICIDADES

Imagen: Henri Matisse

I Escribo crテウnicas de irrealidad. Diario abstraテュdo del tiempo. Olores perdidos en viajes de silencio. Recortes del alma frente al ventanal acobardado de tormenta. Clavo miradas, martillo de fuego.

52


Deshielo el azul con que me atas. Alejo la estrella. La pego al aire que vuelca de golpe la mañana. II Envenena una ausencia este silencio certero. Deshielo la miel, todos tienen su lugar. Si se aproximara el mío, seré hueco desconcierto. En círculo danzan las aves. El cielo da unos pasos atrás. Un pétalo a la tierra, cae. Giro sin gravedad. Flamea el colgado de la plaza principal.

Silvia Háber- Córdoba- Argentina

53


MARÍA JOSÉ RIAZUELO VENTANAS

Imagen: M. José Riazuelo

Te miran sus ojos, te muestran, te ocultan Muchas otras vidas, mucho que aprender Gestos y costumbres, salas y cocinas, corredores, sueños… y también personas que miran sin ver. El sol se refleja en todos sus vidrios Y muy poco a poco va a descender Todo se oscurece y ahora parecen Solamente espejos tras los que esconder. Te quedas inquieto, miras y preguntas ¿Dónde están los ojos que antes mostraban? ¿Ya todo oscuro volverá a ser? ¿Dónde están las vidas antes sospechadas ¿Donde están los sueños que yo imaginé? Estrellas traviesas salpican el cielo 54


Su luz nos sugiere volver a creer Y en las casas brillan para no ser menos Todas las ventanas con vida, otra vez.

María José Riazuelo- Huesca- España

55


INMA FERRERO CRISTAL DEFORME

Imagen: Henri Matisse

Tengo miedo Me grita el silencio. Miedo de este frío… Miedo. ¿De qué me sirve el labio? Si sólo es una mariposa efímera, que recorre este pulso desterrado. 56


Tal vez en otro tiempo mi acento cuajado de pétalos, pudo ocultar mi agonía. Pero ahora la angustia detiene mi transito. Y esta sórdida pared me habla de nostalgias, que cubren mi voz de lágrimas estranguladas, y ahogan mis ojos. No me alces la voz ¡Déjame triste! Tu ayuda es un látigo de noches pasadas, un continuo ocaso que languidece en este papel emborronado en reproches. Sólo busco amanecer, y mi ventana es sólo un cristal deforme, una estridente navaja que me muestra un camino lleno de furia. Y yo al fin deshilacho mi piel en esta orgía de soles, en este crepitar naranja que acompaña mi losa y que sonríe 57


esperando. Adagio ma non troppo © 2014 Inma J. Ferrero Nº de Asiento Registral 16/2014/6437 Copyright © Todos los Derechos Reservados

Inma Ferrero- Madrid- España

58


AMELIA ARELLANO VENTANA QUE DA AL NORTE

Imagen: Henri Matisse

Ven amor. Valle quieto .Centauro. Pájaro dormido. Descansa en mis pechos de mar. ¿Temes el presagio en tu ventana que da al Norte? ¿Te llama la heredad de un reino amurallado? ¿Tus manos temerosas, son un reloj parado? ¿Tu historia que se enreda en tristísimos líquenes? ¿Los oídos, las bocas, los memoriosos ojos? Un reino de ruleta rusa. ¿La alienación esfuma el rostro? Suspendidos ojos, flotan. Huellas. Angustiosas huellas. Miedo. Sobre todo, miedo. 59


Alguien llora. Alguien ríe. ¿Oyes? Nueve días y nueve noches, ha soplado el viento. Ventana abierta. El viento no ha apagado las fogatas. Entran voces, luz de miel, besos de río. Desborde de llantos contenidos. Ven, amor. Ven y grita. Tu grito más profundo, tu raíz. Mi preñez acaricia tu frente. Ven amor la ventana está abierta y da al norte. Al Norte, amor, al Norte Amelia Arellano- San Luis- Argentina

60


DANIEL MONTOLY ME ESPERAS...

Imagen: Salvador Dalí

Me esperas como mujer de abril maduro pegada en la ventana, contradiciendo la ira subliminal del viento que segó las flores de tu jardín con manos sucias de duende negro. Me esperas, como mujer de abril, con perfume 61


del mar en tus orejas, con la prontitud de un vestido entregรกndose a un crujir palpable en mi boca, y me enredo con tus palabras, hasta dormirme, hasta desaparecer por un hueco de tu ventana.

Daniel Montoly. Estados Unidos.

62


WILSON HERNANDO CรRDENAS BAQUERO DESDE LA VENTANA

Imagen: Matisse

La llovizna, lentejuelas de plata, inunda de tenues ombligos el bosque y regresa sobreviviente a los malabares de un ciego, รกvidos tentรกculos de enero hacen que se disipe la piel en la comisura de los labios, constrictoras serpientes avanzan y abrazan pero no matan, vagos recuerdos de hojalata 63


acunados en los brazos de la madre, la llovizna persiste en la ventana, el niño llora de tristeza y no es raro, salió débil el sol y el gallo no canta, barquitos de papel naufragados, crayones como puñales en el piso desgarrando uno a uno los deseos, y ese migrar de hormigas que no cesa le dice que el frío no espera y el silencio es su fiel compañero. Wilson Hernando Cárdenas Baquero- Villavicencio- Colombia

64


MAGDA ROBLES LEÓN EN CATÁLOGO

Imagen: Google

Ventanas como manos abiertas al infinito. Inabarcables soñadoras promesas de una vida que no se detiene a contemplar reflejos. Ventanas como sombreros que saludan, como artilugios de un mago que se apropian juguetones de la sombra de algún viandante, Peter Pan pasado de fecha. Ventanas cerradas como ojos que dibujan mapas nuevos. 65


Ventanas abiertas como labios que muerden insaciables la huella de un tiempo caduco. Ventanas escaparate mostrando vidas a la intemperie. Ventanas teatro embaucando el escrutinio ajeno Ventanas colección primavera-verano. Ventanas ventisca y ventanas marea. Ventanas con luna y ventanas sin marco. Ventanas sol destronado. Ventanas perdidas ventanas olvidadas ventanas oxidadas ventanas encajadas en la memoria y su derrumbe. Ventanas mensaje. Ventanas mentira y ventanas misterio. Económica experiencia: liquidamos existencias de estos guiños a lo incierto. (Poema inédito, para Gealittera número 7)

Magda Robles León- Granada- España

66


ANA SAAVEDRA VENTANAS DE MI VIDA

Imagen: H. Matisse

TranslĂşcidas, opacas, brillantes, empaĂąadas, rotas, ausentes, las ventanas de mi vida, me miran indiferentes. Mi reflejo a veces turbio, enmascara mis recuerdos, ocultos amalgamados, ventanales frĂ­os, ajenos. Otras veces ventana luminosa, pura, cristalina, alegre, conserva escenas sagradas, como vitrina inaccesible y dolorosa.

67


Verlas a través, en la distancia, marcar el pasado y el recuerdo, es sentir mi mano fría al tocarla, insensible ventana de mi infancia. Tú proteges la memoria, tú que contemplas el trayecto, el trecho entre el anhelo y el deseo, inaccesible ventana del Averno. Tu materia cristalina me recuerda la solidez de tu existencia, y el mirarte fijamente me consume; hoy no sé si estoy dentro o estoy fuera.

Ana Saavedra©, Querétaro, México.

68


ANA MARITZA DE SCHWARZL EN EL TEATRO DE LA VIDA

Imagen: H. Matisse

Se sube el telón del teatro, y a través de la ventana, la vida empieza, en el jardín los pájaros se saludan, los niños desfilan al colegio, el cartero trae noticias, la ambulancia se lleva a la vecina, una avioneta bombardea propaganda, el sol se disculpa por salir tarde, la sirena de los bomberos alarma, un hombre sale a su puerta, 69


una pareja camina con distancia, una mujer pasea a su bebé, un joven lleva un ramo de rosas rojas, mis ojos parpadean de un lado a otro, un nubarrón tapa el sol, las golondrinas vuelan disparadas, la campana de la iglesia suena, el timbre del horno me llama, mi mirada prendida en los cristales, el sol se ha ido, empieza a oscurecer, afuera hay silencio, no transita tanta gente, y ayer en sus brazos, entre tantos besos, me prometió venir. Suena el móvil, es él, dice que hay atasco en la jungla de Nueva York. Ana Maritza de Schwarzl. (Residente en Alemania)

70


PURA FERNÁNDEZ SEGURA QUEBRANTAMIENTO

Imagen: H. Matisse

Queda aún el rastro del fuego firme de los días en plenitud habitados. Fuimos aves en permanente arrullo. Ignorantes del Mundo. Era el mundo diana y perfil limitado por tu pecho y mis brazos: eso bastaba. Oscilando la dicha entre el clavel y el fértil labio. Ajenos al acecho, a la hora tercia, cuando todavía el campo reposa en la mañana, traspasó la estancia un rayo ebrio, golpeando el noble techo donde creímos seguro nuestro nido. El viento quemante diluyó 71


los espejos con sus brillantes lunas y arrasó nuestra vida bruscamente. Abrir los ventanales, apartar la bruma para lograr ver el horizonte, acercar las bocas y olvidar, todo fue inútil. Ya extraños, cada uno cogió su cáliz y emprendió la lenta travesía sin más compaña que el descuajo de ignorar a qué o dónde conduce la diáspora.

(INÉDITO) Pura Fernández Segura. Guadix. Granada. España 1-3 2015

72


TERESA TORRES TIERRA DE NADIE

Imagen: H. Matisse

DecĂ­an que sus ojos eran tierra de nadie, que no hubo flores en aquella ventana ni en el tiempo de los jazmines.

DecĂ­an que tras las cortinas se ocultaba un ser insoportable, sin luz ni para crear su propia sombra.

Ella guardando en su pelo el silbido 73


de un secreto, suspiraba taquicardias, impregnando de aliento los cristales, extendiendo su lengua hacia el infinito, dibujando junto a su sonrisa... un mundo de pájaros.

Teresa Torres. Cádiz/Málaga. España

74


RITA BEDIA LIZCANO SIN TU ABRAZO

Imagen: Google

Para: Jesús Antonio Lara Gutiérrez QDEP

Lloran lobeznos el aullido de la noche anterior viscoso líquido granate golpe bajo al plomizo cielo Mientras abrazaba los años música anegaba sus oídos Tropical Panamá Gun and Roses IAM segmenta posibilidades y sueños 75


se cuelan por las ventanas Mutis Sufrimiento perverso sin tu abrazo

22/02/15 Rita Bedia Lizcano- Apodaca- MĂŠxico

76


MABEL CORONEL CUENCA EMPEZAR DE CERO

Imagen de la red, seleccionada por la autora

Cuando todos se hayan ido, cuando des la vuelta a tu alrededor y sólo encuentres fantasmas; cuando en tus bolsillos sólo quede una moneda de 500 guaraníes, y frente tuyo no existan caminos, abre tu mente, allí encontrarás la magia necesaria para emprender un nuevo trayecto, abriendo surcos. Cuando el cansancio te esté ganando la batalla y empiecen a chorrear gotas de agua y sal de tu frente… tan sólo recuerda, la sal dará el sabor a cada triunfo que has de lograr. Cuando se te cierren todas las puertas, y no hayan ventanas, recuerda: siempre existirán otras puertas 77


y ventanas en tu vecindad. Cuando el miedo te ronde cual ladrón por las noches intentando robarte tus sueños, recuerda, los monstruos son fuertes mientras los alimentes. Y si todos te dicen es imposible, esa será la señal de que has elegido abrir un camino y volver a empezar. ©Mabel Coronel Cuenca Hernandarias – Paraguay

78


MARIENA PADILLA LA ESPERA

Imagen: H. Matisse

Tras los visillos aguardas con los dedos crispados Tu mirada atraviesa el aire anhelante saeta no hay horizonte que detenga el deseo Desde el cuadro de viento un canto despierta al día vuela entre los árboles insomnes recorre la amarilla soledad de la mañana Ventana bosque y luz corazón y grito 79


Más allá del cristal, la verde nervadura, la recia estirpe arbórea te auxilia restituye un frágil equilibrio Encuentras esperanza en la verticalidad de los abetos mientras el aleteo negro muda del alféizar a la cornisa.

Mariena Padilla- Monterrey, Nuevo León, México.

80


ANA LUCÍA MONTOYA RENDÓN DE CORAZÓN MUERTO

Imagen: Google

tiempo de lágrimas/ aplica tic tacs a los bordes gotean de erecciones y carreras/ los punteros con los puños cerrados muere de hastío el entorno mama alientos en vasos vacíos y en cristal de roca busca un rostro y abrazos que aplasten su resuello —perezoso verdeazul de rezos rayado de réquiems— recordar la enferma... mejor que eso el letargo crónico del camposanto la fosa rectangular y el parpadeo de una ventana cerrada Ana Lucía Montoya Rendón-Colombia 81


FOTOPOEMAS 82


LÁZARA NANCY DÍAZ

83


RELATO

84


CHARLIE CHARMER CARPINTERÍA DE ALUMINIO

Imagen: Google

Tomó un destornillador, diminuto en sus monumentales manos, y trató una y otra vez de insertarlo en la cabeza de la rosca, semioculta en el perfil que acababa de empotrar en la pared. La vista ya no le respondía como antes y, en cuanto comenzaba a atardecer, intentaba no tener que forzarla demasiado, aunque a veces no quedaba más remedio. Los pedidos habían caído en picado y ya no podía decir aquello de “ahora estoy muy liado, en cuanto acabe te llamo”. Intentó ayudarse con la otra mano, colocando un dedo a modo de guía. El frío lo hacía temblar sobre el marco de aluminio, como el pico de un pajarillo persiguiendo un insecto en la oquedad de una rama. Entonces le cayó algo en la nariz y miró hacia arriba buscando el culpable. Estaba

85


comenzando a nevar. La herramienta resbaló en el metal y mordió con saña al incauto índice. - ¿Está usted bien? –dijo la propietaria de la casa, que acudió algo alarmada al oír el quejido y el golpe del destornillador sobre el terrazo. - Sí, sí, no se preocupe –la tranquilizó, sacándose el apéndice de la boca aparentemente indemne, aunque le había dejado un inequívoco regustillo a sangre en el paladar. Se agachó a recoger al pequeño agresor y acarició la losa a la que había ido a parar para comprobar que no había sufrido daños colaterales. Viendo su actitud, la mujer se dio por satisfecha y volvió a sus ocupaciones. Él se apoyó en el alféizar para subir pero, al acabar de incorporarse, sintió un terrible pinchazo en la zona lumbar. Apretó los dientes con fuerza para no volver a llamar la atención y ahogó un grito quejumbroso como quien resiste un inoportuno retortijón en medio de una reunión importante. Cuando al fin remitió el dolor y pudo abrir los ojos, trató de relajarse espirando por la boca el gélido aire de diciembre que inspiraba por las fosas nasales. Las bocanadas que exhalaba ascendían formando caprichosas nubecillas a su alrededor, dignas del más consumado fumador de habanos. Agotado, pegó la cara a la hoja que ya estaba colocada y ésta se empañó inmediatamente. - ¡Viva, viva! ¡Ojalá cuaje! –gritó en la calle un niño que volvía del colegio, dando saltos alrededor de su madre. Al levantar la cabeza, el carpintero dibujó un burdo trazo sobre el vaho adherido a la superficie del cristal con la punta de la nariz. Se apartó y lo contempló ladeando la cabeza, como un artista admiraría el cuadro recién acabado. Sonrió. Parecía una estrella de Belén, como aquellas con las que su hijo decoraba la casa en Navidad, rociando con spray las plantillas que colocaba sobre cada vidrio, incluidos los de la estantería del salón. Mira que le insistía en que aquella espuma contenía productos químicos que podían acabar dañándolos. Pero no había manera de razonar con él. Y su mujer se ponía de parte del niño. - Déjale, Jose. Déjale, que le hace ilusión –y él le dejaba. 86


Un escalofrío le recorrió el cuerpo. El aire glacial que entraba por la hoja abierta le recordó la tarea que había dejado a medias. En Noruega sí que tiene que hacer frío –pensó, y volvió a enfrentarse al tornillo rebelde. Cuando por fin acabó la faena, se puso la chaqueta y cogió la caja de herramientas. Al tomar con la otra mano el maletín en el que guardaba el resto de los cachivaches, sus riñones volvieron a dejarse sentir. Aquello era demasiado para un hombre solo. Mejor daría un par de viajes hasta la furgoneta. No podía permitirse una baja ahora. Tenía un encargo para el lunes y nadie que le sustituyera. El ayudante que solía acompañarle había acabado marchándose al Norte de Europa. Y eso que le había prometido que heredaría el negocio. No se lo podía reprochar. El negocio cada vez iba a menos y aquí no iba a tener muchas oportunidades. Todos los jóvenes que querían progresar y labrarse un futuro acababan marchándose. - Bueno, eso ya está. Me voy antes de que se forme hielo en la carretera –dijo cuando subió a recoger lo que faltaba. - Tiene razón, hay que andar con cuidado. La verdad es que con este tiempo dan pocas ganas de salir de casa. Apenas cerró la puerta tras el carpintero, la mujer se dio cuenta de que, si tenía alguna queja que hacer, ése era el momento. Había estado tan ocupada con las labores de la casa que solo había entrado en la habitación cuando oyó aquel ruido. Entonces le pareció que el perfil estaba bien colocado, pero no estaría de más, antes de que el técnico arrancase la furgoneta, ir a comprobar si el mecanismo abría y cerraba bien, y si realmente el doble acristalamiento aislaba como debía. Cuando llegó se quedó atónita. No esperaba algo así de un profesional. Finalmente, se fue a la cocina a por un trapo, regresó y limpió de vaho el cristal, llevándose por delante aquella estrella navideña pintada con el dedo. Charlie Charmer. Madrid. España

87


ENRIQUE A. MEITIN FRANQUEANDO LA VENTANA

Imagen: Google

El tiempo transcurría y todos íbamos creciendo. Acabábamos de mudarnos de mi Habana Vieja para el Vedado cuando descubrí a través de mi ventana que en el edificio de al lado vivía una hermosa muchacha, de alrededor de quince años, de cabello negro y ondulado que le llegaba hasta la cintura. Era un encanto de mujer, cuando la vi quedé flechado, igual que le pasó a mi hermano cuando la vio. Ambos, utilizando las ventanas que daban a su cuarto y sala, tratamos de entablar amistad con ella para hacernos amigos y poder conversar… tal vez algo más. Pero mi hermano, mayor que yo y con más experiencia también en asuntos de faldas, iba a lograr hacerse de inmediato su amigo. Ella estudiaba en un colegio religioso de entonces, de nombre La Inmaculada, y cursar estudios en el mismo no la había llevado su fe religiosa, ni de la de su familia, que tanto pregonaba su adoración a Cristo y su asistencia cotidiana a los rosarios y a la misa de los domingos, ni mucho menos, sino su desenfrenado apetito sexual, que no había respetado barreras de razas ni 88


edades, y que mantenía a sus padres en ascuas, vigilándola siempre ---y porque no inútilmente---, tratando de impedir la pérdida de su virginidad. Perdida de la cual, real o no, ya era comidilla de las chismosas del barrio. Expiándola por las ventanas comprobamos que asistía al Colegio en la mañana, y regresaba a almorzar a su casa. Sus padres trabajaban hasta aproximadamente las seis de la tarde quedándose sola con la abuela, que aunque joven aun, seguía la tradición cristiana súper moralista y la encerraba en su cuarto hasta que llegara su madre, que era la que más temprano regresaba de sus labores en el negocio donde estaba empleada. En su cuarto Maribel cuando permanecía sola se encontraba a sus anchas, estudiaba y, oía música y en ocasiones, a sabiendas que no iba a ser molestada por su abuela, salía por la ventana de su cuarto hasta alcanzar una escalera empotrada en la pared, por la parte de afuera, a escasos dos metros de la misma. Esta daba acceso hacia a la azotea del edificio y si se dirigía hacia abajo a un estrecho pasillo lateral que comunicaba con la calle, separada por una reja con candado ---nunca se supo cómo nuestra vecina se había apoderado de la llave---, por donde se escurría para verse con sus “galanes”, o simplemente perder el tiempo deambulando por el barrio, y poder regresar antes de que regresaran a la casa sus padres. Ese pasillo, estaba situado entre el edificio donde ella vivía ---en un segundo piso---, y el que habitábamos nosotros, en el tercer piso, mucho más moderno que el de la joven, existiendo una diferencia de altura entre ambos inmuebles de aproximadamente un metro y medio. Dicha diferencia de altura nos permitía ver desde la ventana de nuestro baño, subiéndonos en algo dentro de la bañera, la habitación completa de la joven, en caso de que se mantuvieran abiertas las ventanas de estas. Maribel constituía para mi hermano, no tanto para mí, un sueño inalcanzable, se había metido con ella en innumerables ocasiones, la había cortejado en una fiesta de cumpleaños y le mandaba recados con una de sus amigas que asistía al mismo Colegio. Incluso había llegado al extremo de ir a misa los domingos ---él, al igual que nuestro padre, nunca creyó en nada---, con el sólo propósito de verla. Conocedor de que ya no era una niña y que había tenido experiencia con otros muchachos, se moría por ella y aspiraba en convertirse no solo en su novio, sino en su amante. Ella a sabiendas de que a mi hermano se le caía la baba cuando la veía, se hacía la importante, no permitiendo que se le acercara, pero tratando por todos los medios de provocarlo. Cuando se imaginaba que la estaba espiando, fuera de tarde o en la noche cuando se retiraba a dormir, abría las ventanas de par en par, y con una tenue luz encendida comenzaba a 89


desprenderse de sus ropas, hasta quedarse completamente desnuda, se acostaba en la cama, que estaba situada frente a una de las ventanas, se hacia la dormida, para que mi hermano, en caso de que la estuviera observando, pudiera contemplarla en su totalidad, y se volviera loco. Apenas pasaban unos minutos se levantaba contoneándose y apagaba la luz, dejando solo encendido a mi hermano, que ya se encontraba encaramado en una silla dentro de la bañadera mirando por la ventana, lo que provocó que en varias ocasiones estuviese a punto de caerse, tratando de ver más allá de lo que la distancia y la inclinación entre ambos edificios le permitía. Un buen día mi hermano la sorprendió en la calle ---acabada de escaparse---, la tomó por el brazo y la detuvo. Pensando Maribel que la habían cogido “in fraganti” en su fuga sólo atinó a decirle… ---Ay que susto me has dado, pensé que era mi padre o el encargado del edificio… ---No soy yo, tu eterno enamorado, que no descansa hasta que me oigas lo que tengo que hablar contigo. Le contestó, mientras sin soltarla aminoraba la presión de sus manos en el brazo de Maribel, convirtiendo el apretón en una dulce caricia. ---Te estás propasando, suéltame y hablamos, no me gusta que me toquen, acentuó ella…, pero vamos a algún lugar donde no puedan vernos. Después de pensar ambos adonde dirigirse para poder conversar libremente, entraron al edificio en que vivíamos nosotros. Mi hermano sabía muy bien que en el Hall nunca había nadie… se sentaron al borde de la escalera, uno al lado del otro… muy juntos. ---Bien ahora dime lo que tienes que decirme… te escucho, pero que sea rápido, ya que tengo que volver pronto a mi casa… Él no perdió la oportunidad y descargó todo lo que guardaba en su corazón y en su mente desde hacía ya tiempo, matizado por toda esa serie de mentiras endulzadas que los jóvenes acostumbran a utilizar, en esos tiernos instantes en que enamoran. Sin dudas de seguro le dijo algo así: “…que la espiaba por las noches... que la había visto sin ropas incluso, en varias ocasiones; que lo tenía loco de remate y que deseaba que fuese su novia, entre otras cosas”. Cierto fue que Maribel no lo aceptó, le respondió secamente, que a pesar que le gustaba, ella era mayor que él y que su mamá no la dejaba tener novio, y si algún día se lo permitía, ella lo haría con un hombre ya maduro y con experiencia, no con un “niño”. Recalcando esta última palabra, se levantó, salió del edificio y regresó casi corriendo a su casa. 90


Terminaba así el primer encuentro de mi hermano con Maribel, y que sería de todos los que tuvieron, el único serio de veras... Ya que después todo sería, búsqueda, riesgo, aventura y sexo. Maribel continuó en su exhibición nocturna, poniéndose cada vez más en poses provocativas que hacían que mi hermano a escondidas de nuestros padres se excitara más de la cuenta…, y yo también después. Basta decirle que, mi hermano y Maribel se veían casi a diario, pero ella no le hacía caso alguno. Incluso le llegó a decir, para que no la asediara más, que tenía novio y que este visitaba su casa. Era verdad, ella había comenzado a tener relaciones con un muchacho que estudiaba en la Universidad, y que estuvo “rompiendo sillones” en el balcón de la casa por bastante tiempo, según observábamos nosotros desde nuestro “mirador”, aunque Maribel continuaba en sus escapatorias, y esta vez para verse indirectamente con mi hermano… al menos en un principio, pues después lo harían de la manera más inimaginable posible. Cierta vez, después de que su novio se había despedido de ella y de su familia y abandonara la casa, y que se retirara a dormir. Nosotros ya conocedores de que el ritual de siempre iba a comenzar nos instalamos en la ventana del baño en sendas banquetas para disfrutar bien del espectáculo. En realidad, como no teníamos por qué preocuparnos en lo absoluto si se daba cuenta o no ella, ya que desde hacía mucho tiempo lo hacía sabiendo que la mirábamos, no tomamos las precauciones debidas y nos sorprendió papá. ---¿Que hacen ahí encaramados? Bájense de ahí, par de cabrones… ¿A quién, o qué están mirando a estas horas? ---No grites papi, por favor. Le contestó mi hermano, y apoyándose en la confianza que tenía con él, le susurró. ---Ven para que veas que maravilla estamos viendo… Mi papá se aproximó a la ventana, y pudo apreciar en todo su esplendor el motivo de nuestra observación, por lo que no pudo evitar hacer la siguiente exclamación. ---¡Ñoo!… que buena está la “vecina”. Con razón la cuidan tanto. Hizo una pausa y agregó al momento. Cualquier día saltan de una ventana a otra para ver más de cerca o palpar esa maravilla. Continuó diciendo, mientras. Tras oír las palabras de papá, nos miramos pensativos diciendo: “muy buena ocurrencia ha tenido papi” y por nuestras mentes pasaron los más arriesgados pensamientos. ---Ahora salgan de aquí… y vayan a otro lugar… pobre de ustedes si los sorprendo otra vez. Culminó diciendo papá con un “fingido” tono autoritario. 91


¡Ah!, y que su madre no se entere, porque ella si les clausura la ventana ¡Oyeron!… Que maravilloso era para nosotros tener un padre que fuese nuestro amigo y compañero, muchos de nuestros amigos no tenían esa suerte. Cumpliendo su orden nos retiramos a dormir, y ya en la cama discutimos diferentes planes hasta aprobar uno de ellos, el que pondríamos en vigor tan pronto fuese posible, y que ni mamá, ni papá pudieran impedírnoslo. El plan, o mejor la idea de seguro más lógica y calculada de todas las que habíamos pensado, por supuesto era la de mi hermano... ---Si amarramos una soga a un hierro que cruzara la ventana. Comenzó él explicándomelo detalladamente. Como la tranca que está detrás de la puerta de la calle, podría bajar por la soga y balanceándome alcanzaría la escalera; saltaría a la ventana de ella y podría entrar en su habitación, mientras tú me proteges y luego me ayudas a regresar al apartamento ¿Qué te parece?. ---Bien, pero yo creo que no vas a poder hacerlo: tienes problemas en la vista y no eres ágil. Te vas a caer. Además ella pensará que eres un ladrón y seguro que grita al verte echándolo todo a perder… ---Sé que puedo hacerlo. Afirmó. Ella tampoco hará nada, a ella le gustan los riesgos y la aventura… ---Mira lo que vamos a hacer. Continúo con su Plan. Tú la llamas por teléfono y le dices que voy a entrar por la ventana, que se prepare, que ya no puedo más, que voy a estar con ella, y cuelgas. No esperes a que te diga nada. Verás que todo sale bien…, estará encantada por mi osadía. No resulta ocioso apuntar que me sumé de lleno a su idea…, sin discutir ni un sólo detalle y sin analizarlo dos veces la aprobamos en su totalidad, pues en cambio, el Plan que a mí se me había ocurrido ---que no vale la pena relatar aquí--- en honor a la verdad, sólo podía ser ejecutado por Superman o por Batman y su ayudante, por supuesto ---yo sería Robin---, o a lo sumo por el Hombre Plástico. Como era de esperarse mi hermano puso solamente la idea, yo tuve que buscar la tranca de hierro, igual que la que había en la puerta de salida de la casa, que pudiera tener más de dos cuartas del ancho de la ventana, así como una soga de aproximadamente veinte pies que compré en la Ferretería de la esquina, con unos centavos que teníamos reunidos, a esta le hice unos nudos, cada pie y medio aproximadamente, para finalizar en un lazo donde él pudiera meter el pie para balancearse. Una vez equipados para la acción, sólo restaba esperar el momento oportuno para llevar a vía de hecho el Plan preconcebido. Este sería cuando, en ambas 92


casas, todos se hubieran ido a dormir, salvo Maribel que se encontraría desnuda en la cama, realizando su habitual exhibicionismo… esperando porque su visitante nocturno franqueara la ventana de su cuarto. Llegó el día. Hice la llamada acordada, y mi hermano bajó por la soga anudada que yo le había preparado. Acto seguido se balanceó, alcanzó con no poca dificultad la escalera, amarró a ella la soga, para el regreso y se introdujo a la habitación por la ventana, que había permanecido abierta. Si yo lo contara luego como lo hizo, nadie me lo creería aunque lo jurara, pues mi hermano nunca se había subido en un escalera, ni para pintar, y menos aún se arrimaba al borde de una azotea, porque le daba vértigo, ¿Cómo podría haber hecho aquel acto de acrobacia? Digno del mejor de los trapecistas del circo. Tal como él había apuntado, Maribel no se opuso, pensó primeramente, como yo, que mi hermano no sería capaz de entrar en la noche por la ventana de una casa, pues si alguien lo veía, llamaría a la policía, podrían matarlo, pero al verlo lo más que atinó fue a ponerse una bata encima, apagar la luz y dejar que entrara en la habitación. El Plan resultó, pero yo, siendo más chico me quede con las ganas de repetirlo, solo pude realizar la tarea de apoyo, ya que cada vez que mi hermano franqueaba su ventana, lo que hizo más de diez veces---, cerraban la misma, pasaban un tiempo juntos y después regresaba a la casa como si nada. Aunque debo confesarle que al menos siempre me contó los detalles…

Enrique A. Meitín. Cuba/ Miami.

93


BOMBI CHARMER VENTANAS VERDES

Imagen: Google

Mi percepción de las cosas siempre tuvo un color grisáceo, tirando a oscuro. Las casas, las calles, los comercios, la ropa... todo me parecía exento del color suficiente como para atraerme. La vida parecía teñirse de forma irremisible de una tonalidad neutra, sin vida. La belleza se escondía lejos de lo que percibía, oculta tras cordilleras nevadas de pelusas como las que pueblan la parte superior de los armarios, donde el hogar casi nunca llega a ser. Todo cambió aquella mañana fresca de marzo, mientras intentaba pasar desapercibido entre la maraña de viandantes que inundaban la calle donde vivo. No sé por qué, pero mi mirada se perdió tras la suya, verde y 94


ausente. El cabello, su cabello, apelmazado y lacio, envolvía su cabeza de forma que no permitía ver con claridad el rostro blanquecino, de palidez enfermiza. Era pelirrojo, tan vivo como las alas de una mariposa, tan brillante que destacaba del mundo y capaz de transformar lo gris en arco iris. No reparó en mí, lo cual debo admitir que no me entristeció. Y es que hay cosas que se disfrutan más desde la admiración y el secreto, donde la realidad no permite destrozar los sueños ni las palabras derrocar una imagen idílica. Sus pasos fueron mis pasos, sus labios dueños de mis palabras, sus ojos mi ventana al mundo. Una ventana desde la que se percibían multitud de colores distintos, teñidos por el verde y el rojo anaranjado de sus pupilas y su pelo. Cada mañana, a partir de entonces, bajaba a la calle con la pretensión de asomarme por el tragaluz de su mirada, escondido tras el anonimato, vestido de admiración, ataviado con los sueños de quien no espera más que soñar. Su andar, intermitente y vacilante, la llevaba cada día a ningún sitio, en busca de alguien como yo, inocente, vulnerable, incluso apetitoso. Un amor imposible y siempre efímero. Por esa razón la admiraba desde la distancia. Podría asomarme durante una eternidad a través de la ventana de sus ojos, pero jamás abrirla sin ser devorado. Porque tras sus bisagras me encontraría con el muerto andante en quien se había convertido antes de conocerla. Bombi Charmer. Madrid. España.

95


ELISABET CINCOTTA EPÍSTOLA II

Imagen: Google

"desierto inerme que sólo busca una tumba como el errante." Liliana Varela

Tierra de tiempos, 3 de enero de 2010

Y eras el errante ¿en busca de qué? Sí, quizás la lápida que te nombre, por eso la vida-orgía, el derrame de placeres, el juego, la mentira del amor. Recibí tu carta, no me perdonás haberme alejado. Claro, tu orgullo herido hace que retengas los tiempos de amalgamas. Nunca te contesté. Hoy decido escribirte desde este Buenos Aires gris y húmedo... tan frío. Pego la nariz a la ventana, mi aliento la empaña, escribo tu nombre y te digo adiós, mientras el Obelisco me devuelve un mundo malabarista que se 96


despliega, en cada semáforo, pidiendo una moneda por la payasada que la vida le ofrece, ellos: los hombres-calle, los niños-lluvia. ¿Te vas?- me preguntaste en tu mal habido castellano y tu insuficiente amor... el mío también. No nos retuvimos, no nos seguimos, fuimos nombres en memoria. Vuelvo a la hoja-vidrio, redondeo el adiós con trazo firme y redondilla. Ves- te digo- allí viene él con su boina anárquica, su jean desgastado, la lluvia lo moja. Él es feliz resguardando su libro de Juarroz, leerá poesía, cebará mates lavados, y desde algún oculto abrazo me coronará con un jazmín, robado quién sabe dónde. Luego haremos el amor con ritmo de gota, pausa de escampe y ruido de trueno. Desde esta tierra de tiempos te abrazo por última vez, soplo tu nombre hacia el reflejo que la calle enciende con la lluvia. Mañana saldrá el sol y ya no existirán ni nombre ni reflejo. El amor hará perder algún vestigio de recuerdo en la memoria del olvido. Mi desierto ha florecido. Yo, la que bendice al amor

Elisabet Cincotta- Buenos AiresArgentina

97


ADRI DELFINI LA VENTANA

Tomasa era una mujer de 82 años que vivía sola (desde que enviudó) como se casó a los 55 años no tuvo hijos y carecía ya de familia. Vivía de la pensión del difunto y de su jubilación, en una casa antigua de las llamadas “chorizo” porque las habitaciones se comunicaban por una puerta interna además de una externa. Su vida transcurría mirando por la ventana, tenía dos postigos y daba a la calle, no muy transitada pero eso a ella la tenía sin cuidado porque le encantaba observar a los vecinos. Se levantaba bien temprano, se preparaba el mate junto con unos grisines se afianzaba frente al vidrio a ver el movimiento cotidiano, nada era más importante que ver como Vicente arreglaba los autos o adónde entregaba Omar los sifones. Tanto era así que una mañana no se dio cuenta que el desabillé comenzó a prenderse fuego por acercarse tanto a la estufa de Kerosene. Socorro, socorro gritaba desesperada mientras intentaba desabotonar la ropa con los dedos deformados por la artrosis. Vicente al oír los gritos corrió, golpeando la ventana justo a tiempo para saltar sobre la anciana y apagarle el fuego haciéndola rodar por el suelo. -Gracias a Dios Vicente, dijo Tomasa sin salir del susto, que apenas se había quemado un poco las rodillas. La peor parte la llevó el vecino que al apagarla se quemó las manos y tenía que volver a trabajar. -No es nada Tomasa, la próxima vez tenga más cuidado. Otro día Tomasa estaba preparando unos fideos, esperando que se cocinen se fue a mirar por la ventana. Tarde se acordó 98


de la comida porque el agua hirvió y apagó el fuego pero el gas siguió saliendo…cuando ella regresó a la cocina, vio el fuego apagado encendió el fósforo y pum. No sólo explotó la cocina sino que la presión la tiró para atrás y se rompió tres costillas. Los vecinos llamaron a los bomberos al sentir la explosión, rompieron la puerta, inundaron la casa de agua pero salvaron la mitad de la casa. Todos comenzaron a preocuparse por la pobre vieja, dándose cuenta que no sólo era un peligro para ellos (que sus casas eran lindantes) sino para ella misma… ¿Cómo hacer para alejarla de la ventana? se preguntaban. Nadie se imaginaba que el incentivo para levantarse todas las mañanas de esa extraña mujer era la ventana…por esa abertura entraba la vida y la energía a sus poros. Mirando a los chicos que pasaban para ir al colegio o sintiendo gritar los domingos los goles del club de la vuelta…o cuando el cura después de la misa pasaba y le santiguaba una bendición, ella se sentía segura y acompañada a través de los cristales. Tita le hacía las compras, porque la última vez que fue a una cuadra y media al almacén se perdió, tardó dos horas para reconocer su casa y sólo lo hizo al ver su preciada ventana. El sábado a la noche quedó el postigo abierto, era verano…quien no duerme con las ventanas abiertas. Entraron dos muchachos vaya a saber con qué intención porque todos sabían que Tomasa vivía sola. Los vecinos esperaron que se asomara el domingo cuando pasó la murga con bombos y platillos pero la anciana no apareció, entonces fueron a verla y la encontraron sentada tras la ventana, unos dicen… que se murió de un susto otros de alegría. Adri Delfini- Buenos Aires- Argentina Del libro: Cuentos Bio-relatables

99


CARLOS CAPOSIO LA VENTANA

Imagen: Google

“Mi casa se fue desmoronando, el agua que filtraba hacía cortocircuitos con la araña del comedor, pero desde mi ventana, se veía la llegada del tren”, Malacara.

Despertó tiritando. Se levantó como un fantasma, como si hubiera dormido más de una noche. Miró el reloj, la misma hora de cada mañana. Levantó la persiana de la correa rota dejando al descubierto el parche de cartón en el vidrio. El sol ya dibujaba las siluetas de los edificios de avenida Libertador. Ella tenía un vestido rojo, bufanda y sobre todo. Estaba parada en el andén al lado del puente. Recién cuando la vio supo que era viernes. Sabe que de lunes a jueves ella usa un uniforme. 100


La espiaba desde siempre. Desde que tenía memoria. Él esperaba el momento preciso, el día indicado para cruzar y hablar con ella. Cada mañana estaba ahí frente a la ventana de la planta alta, acariciaba a la muchacha con sus ojos, e imaginaba que lo miraba y le sonreía. Pero la bocina del tren lo golpeaba y ella se perdía en el último vagón. Nunca se animó. A veces no aparecía, faltaba al trabajo. Entonces él sufría en silencio, igual que los feriados y los fines de semana, cuando ni siquiera levantaba la persiana. Ella brillaba. Era como si una película en blanco y negro tendría a su protagonista a colores. A él le llamaba la atención un señor mayor que todos los días estaba parado al lado de ella, también parecía brillar, también era diferente. Vestía un sombrero de paja y llevaba puesto siempre el mismo jardinero azul engrasado. Odiaba las tardes. Eran sólo unos segundos en que su pelo negro flameaba entre la gente. Todos volvían de trabajar a la misma hora y a veces se amontonaban y ni siquiera podía verla. Él se movía como si el marco de la ventana se agrandara, después, cuando la estación quedaba desierta, maldecía y gritaba caminando de un lado al otro del cuarto. Decidió no esperarla más por las tardes, minutos antes de la llegada del tren, bajaba la persiana. Una mañana despertó con valor, pensó en hablarle y decirle del tiempo que llevaba enamorado. Contarle que sabía del piloto gris de los días de lluvia y de la blusa escotada en las mañanas de calor. Tenía que 101


cruzar, sabía qué decirle. Iba a confesarle que disfrutaba de los parlantes: “Señores pasajeros, trenes con destino a Retiro, veinte minutos de demora”. Estaba dispuesto a confesarle que el día del paro de los maquinistas él había sido tan egoísta que rezaba para que no arribe el tren y qué vio cuando se fue gesticulando a tomar el colectivo. Pero no se animó. Ella tenía un gesto raro y no creyó conveniente cruzar ese día. Una mañana la chica hablaba con el viejo del jardinero azul. Sintió celos y comenzó a gritar fuerte para llamar su atención, ella pareció escucharlo, miró hacia la ventana, y sí... Sus miradas se cruzaron. Él disimuló, miró hacia el costado, se sonrojó. Luego, cuando se dio cuenta que lo seguía mirando, le sonrió y la saludó. Pero ella lo ignoró, siguió mirando como si nada, se tomó el tren y se fue. Desde aquel día todo fue diferente. Ella comenzó a mirar hacia la ventana todas las mañanas. Le llamaba la atención la humedad en las paredes, el cartón del vidrio, y los carteles de venta destruidos. No entendía como en el mundo moderno podía seguir existiendo una casa tan grande. Ella estaba convencida de que no vivía nadie en el lugar. El viejo le contó que estaba abandonada. Que vivió un loco mucho tiempo, un loco que no paraba de mirar por la ventana. - No creo pero... ¿Seguirá ahí adentro? - preguntó ella. - Dicen que hace cien años que murió, o ciento cincuenta, ya se tendría que haber dado cuenta- dijo el viejo. - ¿Usted cómo sabe ¿No vio que las persianas se mueven. - Mirá- continuó el hombre- mi hijo era muy creyente, y con eso de la religión tenía remordimientos por las cargadas que de chico le hacía al 102


loco. Lloró mucho el día que murió. Me acuerdo la impotencia que sentí. Lo escuché suplicando perdón, y yo que no podía abrazarlo, debió necesitarme mucho, pero así es la vida de los muertos. En lo de las ventanas le voy a dar la razón, ayer estaban cerradas, pero vio que el amor mueve... - ¿De qué le vino la locura, usted sabe. - Justamente, de amor. Estaba enamorado de una muchacha, y no fue correspondido, o no se animó. Cuando uno no se anima nunca sabe. - Qué hermoso, era un romántico. Debe haber sufrido mucho. ¿De qué murió. - Creo que de hambre, no salía por verla. No se puede estar siempre encerrado espiando a una mujer. Eran tiempos duros, fue cuando lo de las torres de Estados Unidos. Nadie tenía tiempo para amar. Fue cuando las guerras. ¿Se acuerda señora. - Sí, las guerras del siglo pasado. Yo estaba acá mismo esperando el tren y un chico con un tablero grande de dibujo le contaba a otro la noticia que había escuchado por la radio. Eran tiempos duros, pero yo también creía en el amor, tenía tanta vida en ese entonces, como pasa el tiempo. ¿Fue lo de los aviones, no. - Claro querida, desde ese día cambió el mundo. Vinieron las invasiones, la unión de los europeos y los latinoamericanos. China y Japón. Hasta dicen que por eso cayó el imperio norteamericano. Pero no sé, dicen tantas cosas. - ¿No estará esperando todavía. Quizás siga espiando sin darse cuenta. Yo me enteré que mucha gente se muere y nunca se entera.

103


- Puede ser. Quizás esté aguardando a la chica de cabellos tan negros como los tuyos; a la que esperaba el tren, como vos también. Por ahí no estaba loco, la gente habla. Quizás ella tampoco se... - No se preocupe. Voy a ir por él. No ahora, por la tarde.

Quizás

mañana. No, no, por la tarde. Tenemos mucho tiempo todavía. Ya nos animaremos.

Carlos Caposio- Buenos Aires- Argentina

104


MARIEL MONENTE VENTANAL

Imagen: Henri Matisse

Perdió toda su frialdad, su andar liviano y seguro. Observó su reflejo en el ventanal. El cuarto en penumbra la envolvía pero aún así la claridad interior de la habitación era suficiente para estampar su silueta menuda en el gran vidrio que daba al parque ya oscuro. De pronto la sorprendió el riego, eran las ocho, y la rítmica descarga, llenó el ambiente con su sonido intermitente. Los brazos caían tan yermos de sus hombros que se preguntó si tendría fuerza para llamar, recoger el teléfono, pedirle otra vez que regrese. A su lado se reflejaba el jarrón blanco y azul que compraron juntos en ese viaje que intentó sostener lo irreparable. 105


En ese momento sintió la insensatez y la impotencia como un manto pesado sobre sus hombros, sobre su cabeza. Atar y desatar, anudar, cambiar de nombre, de profesión, de nacionalidad, librar al azar sus decisiones, beber hasta el desborde, sucumbir al llanto frente a miles, gritar, correr hasta que no quede aliento, ni lágrimas; y sobretodo no sobrellevarlo, no soportar, no esperar por soluciones, ni apostar a la próxima vez tal vez, a lo mejor...si lo intentamos. Miró el teléfono impecable, descansar sobre el cargador, titilando inútilmente la luz verde. Miró sus brazos cayendo a los costados. Tomó el jarrón y lo arrojó al ventanal con una fuerza que ni ella conocía. El estallido fue como un baldazo en pleno rostro. Sonaron las alarmas a las ocho y cinco.

Mariel Monente- Buenos Aires- Argentina

106


JORGE e RUEDA

Imagen: Matisse

Las películas las conocía de memoria: mismos títulos y actores, misma música y trama; es lo que veía en el reducido espacio que llamaban sala. Era su única diversión mientras su madre ocupaba la alcoba con las visitas que cada noche recibía. La puerta de la habitación muchas veces quedaba entreabierta, lo que le permitía observar la desnudez de su madre y los estómagos prominentes de los cerdos (como los llamaba) que la visitaban. Ella, con solo mirarlo le desaprobaba cuando preguntaba quiénes eran aquellos hombres. Le mortificaba de muerte el escuchar el sonido del timbre de la puerta del pequeño estudio en el que vivían. Recuerda que, estando muy niño, su mirada se perdía en el firmamento observado a través de la ventana; desde ese tiempo lejano soñaba escapar y navegar sobre la pequeña alfombra donde su madre lo sentaba. Hoy, a sus veinte, aún tiene memoria nítida de esos hechos porque nunca lo abandonaron y que hacen parte de su presente: gemidos, carcajadas, el chirrido de la cama, el olor a alcohol, el pesado ambiente de tabaco que fumaban y masticaban esos hombres viejos y redondos, de dientes 107


manchados, vestidos con pantalones de tirantas, camisas blancas, algunos de corbatín o corbata y, muy común en todos, el sombrero de estilo Al Capone. Sabe que ella está allí, llorando desconsolada al verlo con ese uniforme de rayas. La sala está abarrotada de periodistas, cámaras de televisión y los familiares de 15 prostitutas asesinadas. El jurado no requirió de mucho tiempo para condenar a pena de muerte al monstruo (como lo llamaban) de la calle 42, tal como lo había pedido el fiscal. Jorge e Rueda Colombiano residente en USA

108


MAYTE ÁLVAREZ TRES VENTANAS

Imagen: Google

Primera ventana Se oyen las primeras gotas de lluvia caer, y… es inevitable, al instante le embarga la tristeza, la angustia, el pensamiento de que el cerdo está al caer, junto con la necesidad de escapar, y el imán… hacia la ventana, guiada a buscar la confirmación de que llueve, de que el baile ha empezado. Días de escapar, de espacio en espacio dentro de su casa, eso le recuerda la lluvia, tras la ventana; días de preguntarse por qué si cuando llueve todos van a casa, los suyos no, solo el cerdo, de preguntarse por qué su madre llevaba años estudiando para conducir, por qué sus hermanos preferían estar en cualquier escondrijo antes que en casa. Pero el cerdo sabe que encontrará a la niña allí, también que ella intentará encerrarse en alguna habitación o meterse entre el pilar y el aparador donde sus manos no llegan, mientras la mocosa le escupirá cada vez que se acerca. Carpio lo sabe, y la niña lo sabe.

109


Hay algo más que el cerdo sabe y la niña acaba de descubrir, mirando tras la ventana, se acaba de dar cuenta de que ella le tiene miedo a la lluvia, y el cerdo lo sabe, por eso cuando llueve va a su casa a encontrarla sola, y está obligada a abrirle la puerta pues es el marido de su abuela. Suena el timbre y lo decide, va a enfrentarse a su miedo, peor es aguantar el otro. Ellas le dicen que aguante, pero la niña ya no puede más. Le abre, el cerdo entra y ella sale; se lo recrimina, y… por primera vez, chulería, 10 u 11 años tiene, pero se pone brava, responde chula. Al poco, al mucho, al ni se sabe, está toda calada, tiritando, pero no piensa entrar, ya nunca más, y para un coche en la puerta, de él sale su madre, a quien conduce no lo conoce. Más recriminaciones. Ella ahora sabe que bajo la lluvia no se disfruta, se pasa frío, pero como su madre la conoce lo suficiente deduce que a partir de ahora estará dispuesta a mojarse siempre, pero siempre, bajo la lluvia. Hacia la noche cambiaron más cosas, con el miedo perdido a la lluvia, aunque no le gustara mojarse en ella, le quedaba uno. Si por escapar de un miedo, se había enfrentado a otro, se iba a enfrentar a esto. Lo hizo, sin saber cómo, espontáneamente, o inducida por la liviedad de espíritu al soltar el lastre del miedo, que la hacía sentir más fuerte, por lo que lo era. Solo gritó: ¡Cerdo, no me vuelvas a poner tus asquerosas manos encima! Lo hizo tan, tan fuerte como nunca. Lo repitió tantas veces, que no se dio ni cuenta. Entre medias, solo un diálogo, cuando aterradas entraron su madre y su abuela. La niña les decía: ¿Ese es el problema, que se enteren los vecinos, no lo que me hace?, a gritos, también a gritos. Su abuela la llamaba loca, su madre le instaba a callarse, pero ella gritaba y gritaba, las dos frases, alternativamente, para espanto de los tres, y puede que de los vecinos. Desde entonces la niña grita, porque ese día acabó todo. Aunque desde ese día no soportara la lluvia, no, y menos verla tras la ventana, sin embargo lo hacía, siempre lo hizo; miraba las primeras gotas caer y la tristeza le invadía. Pero se hizo fuerte, porque sobrevivió a ello. Segunda ventana Suena el timbre, y ella presiente que es él, se ha acostumbrado tanto a mostrarse directa, a no ocultar su actitud, a ser desafiante, a ser… chula, que se asoma a la ventana, lo mira, le aguanta la mirada, y no le abre. Es su forma de decir, no quiero nada contigo, hemos acabado, me has fallado y pongo el fin. 110


Nunca imaginó que era la última vez que lo iba a ver, a cuatro pisos de distancia, con sus barbas, sus cabellos y su rostro dándose ese aire a las estampas de Jesucristo, la miraba, la miraba, y ella no le abrió, incluso se sintió orgullosa de sí misma por su gesto, eso fue antes, antes de empezar a sentir culpa. Culpa. Por dos veces se mató, así se lo dijeron. Por dos veces se cercioró de que no iba a escapar a la trampa que le puso a su propia vida. Se tomó una caja de pastillas y se metió en la acequia, detrás del cementerio. ¿Era él el hombre que ella veía como su alma gemela? ¿Y si se había ido, ya no existía? ¿Cuánta culpa tenía ella? ¿Cuánta? ¿Cuánta? ¡Cuánta trascendencia para una mirada detrás de una ventana! Y con ello vivió y sobrevivió también, por tanto, se hizo más fuerte. Y continuó el camino sola. Tercera ventana Felicidad. Felicidad pura viendo a un niño jugar al fútbol en la plaza del pequeño pueblo de montaña, con los mismos pocos niños con los que también va a la escuela. Está en una esquina de la habitación, trabajando incómoda, ya que la habitación tranquila que necesitaba para su trabajo y que acordaron que tendría, se la ha invadido su nuevo compañero de camino con sus cosas, mas… el sacrificio de trabajar en un rincón le es más que compensado por la oportunidad de ver cómo va creciendo, mes a mes, el hijo de él. Ella nunca ocupará el lugar de su madre fallecida, pero sí cocinará para él con amor de madre, le preparará la ropa con esmero y preferencia para que vaya con la pulcritud que una madre desea, estará atenta, le instruirá, y… le verá jugar al balón con los niños, en ese pequeño pueblo que se convertirá en una jaula, para finalmente, tener que escapar, tener que perder la visión de esa tercera ventana, para siempre. Y pasar a sentir dolor amargo. Pero eso aún la hizo más fuerte, sobre todo porque en ningún momento perdió la sonrisa. Por ello, ahora sabe que las ventanas no significan nada, que los cristales son siempre transparentes y que es mejor ver el sol cara a cara, todos los días, y desear hacerlo. Sin embargo, el cambio empezó mirando cómo caían las primeras gotas de lluvia tras una ventana.

Mayte Álvarez- Alcoy- Alicante

111


J. JAVIER TERÁN DÍEZ AMOR AL OTRO LADO DEL CRISTAL

Imagen: Google

(Carta de amor) Te veía pasar cada día frente a mi ventana, cuando invariablemente acudías con exquisita puntualidad hasta tu lugar de estudios; siempre con tu cargamento de libros y cuadernos apretados con fuerza junto a tu pecho, en una posición marcadamente femenina. Tu larga y ensortijada cabellera rubia ondeando al viento, libre y acusadamente sensual. Tu caminar firme y decidido y simulando cierto contoneo en la distancia. Tu cabeza siempre erguida y mirando al frente con envidiable decisión. Te descubrí un día por azar cuando, tras escuchar en la calle un considerable murmullo, levanté la vista del libro que en aquellos momentos sostenía entre las manos y dirigí la mirada hacia el exterior, apartando ligeramente la cortina que cubría el hueco de la ventana. Entonces, entre la gente que pasaba por allí en aquellos momentos, me fijé particularmente en ti, que caminabas con resolución, tus libros abrazados al frente y tu melena suelta y libre al aire de la mañana. Me quedé mirándote emocionado, hasta que tu sensual figura desapareció 112


por entero de mi limitado campo de visión. Intuiría luego que me había quedado prendado de ti desde aquel mismo instante. Varias veces más a lo largo de aquella mañana estuve observando con exclusiva dedicación el exterior de la calle por si volvías a cruzarla de regreso; pero fue en vano. No conseguí volverte a ver durante el resto del día. A la mañana siguiente, monté tempranamente mi particular observatorio, y no tardé en poder contemplarte de nuevo en toda la extensión de tu figura. Sin embargo, tu paso frente a mi ventana se me hizo extremadamente corto, casi fugaz para tanto como quería observarte. Luego, la calle volvió a tornarse anodina y triste tras tu ausencia. Sólo me quedaba ya esperar a que regresaras de vuelta y confiar en que lo hicieras por el mismo camino. Fuiste, sin saberlo, fiel a mi pensamiento y, de regreso, volviste a cruzar frente a mi ventana. Te acompañaban ahora algunas personas más y charlabais animadamente entre todas, según pude distinguir. Clavé materialmente mis ojos en ti tratando de transmitirte parte de mi pensamiento para que tú dirigieses entonces la mirada hacia el lugar donde yo me encontraba. Pero fue inútil, seguiste irremisiblemente tu camino y tu entusiasta conversación con el grupo de personas que te acompañaban. Yo me quedé observándote hasta perderte por completo de vista y con el pensamiento abstraído durante los minutos siguientes, inmóvil sobre aquella particular silla de ruedas; mientras al fondo del pasillo comenzaba a sonar insistente el timbre del teléfono, escuchando al momento unos pasos que se dirigían hacia él. En pocos segundos, el teléfono dejó de sonar y el silencio más absoluto volvió a apoderarse de la estancia. Aquella noche, se prolongó durante más tiempo del habitual mi diaria ración de insomnio. Y cuando por fin conseguí dormir, lo hice con el pensamiento puesto en ti, y con la esperanza de que, al día siguiente, cruzaras también por mi calle. Cuando mis ojos, despiertos y escrutadores como ningún otro día, te localizaron cruzando frente a mi ventana a la mañana siguiente, experimenté una sensación altamente agradable, aunque breve, porque tus pasos se perdieron como de costumbre a los pocos segundos, ocultándose sin más tu juvenil figura tras ellos. Me hubiese ido en pos de ti sin dudarlo, de no haber sido por la permanente presencia de aquel maldito impedimento. Y te hubiera dicho que ya te conocía, aunque en realidad, ni siquiera sabía cuál era tu nombre. Te hubiese acompañado hasta tu lugar de estudios y luego hubiésemos seguido charlando de nuestras cosas… 113


Pero, en cambio, debía conformarme con esperar en solitario a que transcurrieran las horas para poderte contemplar de nuevo al volver a cruzar frente a mi ventana. Regresaste aquel día por el camino de costumbre y pude percibir cercana tu figura, extasiándome casi en la contemplación. Aunque, de repente, te sentí abatida y te imaginé triste en exceso. Me torné melancólico yo también y anduve taciturno el resto del día, sin querer hablar con nadie de la casa. En uno de los momentos de mayor melancolía, tomé un papel y un lápiz y escribí unos sentidos versos, que me hubiese gustado haberte hecho llegar. Te hubieras sentido identificada con ellos tras su lectura, seguro. Con el nuevo día, la pena pareció evadirse muy de mañana, y me apresuré a colocarme junto a la ventana. Al divisarte de nuevo a través del cristal, me pareció observar que tu cara lucía ya la lozanía de otros días y hasta creí observar en ella una leve sonrisa en un momento en que tu cabeza giró, involuntariamente supongo, en la dirección en la que yo me encontraba. Te arreglaste cuidadosamente tu grácil melena con tus delicados dedos y seguiste impasible el camino de cada mañana. Aunque, al final, creí intuir un tímido adiós procedente de un rápido ademán de tu mano. Las horas siguientes transcurrieron bastante de prisa y marcadas por una dulce espera; que se vería recompensada cuando, de repente, te descubrí de nuevo frente a mi ventana, atravesando la calle con elegancia, los libros apretados como siempre junto al pecho; tu rubia melena al aire; tu cabeza erguida y con la mirada fija en el frente. El caminar despacioso y sensual; formando en su conjunto una figura de modelo escultural llena de vida por los cuatro costados. Ardía en deseos de expresártelo personalmente, muy bajito y al oído, para que nadie más conociera nuestro secreto. Pero, nuevamente, hube de conformarme con sentirlo sólo en mi interior. Volvía a toparme de frente con mi consabida imposibilidad física. Mas, cuando todo esto comenzaba a bullir en mi pensamiento, mis ojos pudieron contemplar con meridiana claridad, ahora sí, que volvías tu cabeza lentamente en la dirección de mi ventana, levantando tu mano a la par en señal de saludo. El penetrante sonido del timbre del teléfono en la casa, me hizo bajar de repente de una especie de nube apacible en la que parecía encontrarme, devolviéndome a la realidad que me era más inmediata. A los pocos minutos, alguien de la casa me trajo el recado: la intervención quirúrgica que tanto había estado esperando, me iba a ser realizada a finales de la 114


semana próxima. Según me habían informado los especialistas en repetidas ocasiones, si todo se desarrollaba con normalidad, me garantizaban el poder volver a caminar con total seguridad al cabo de algunos meses. Abandonaría así para siempre aquella obligada silla de ruedas. Hubo a continuación un corto pensamiento que se instaló con rapidez en mi mente. Y de inmediato me acerqué hasta aquella soñada ventana de tantos días, con la ilusión recuperada y las ganas de vivir desbordándome. Ahora todo iba a resultar ya mucho más fácil para los dos…

J. Javier Terán Díez- Palencia-España

115


ROXANA ROSADO LA VENTANA

Imagen: Google

Hoy llegamos al departamento que nos prestaron mis papás. Tenemos unos años de casados y dos niños. Me lo dieron ya que la renta subió mucho y mi sueldo no es muy alto. Lo estuvimos limpiando y pintando. Como tenemos pocos muebles, se ve muy grande. Aquí mis niños estarán contentos, hay bastante espacio y la unidad tiene un patio muy grande para que salgan a jugar. Pero lo mejor de todo es la cocina. De la casa, es mi lugar favorito, ya que me gusta cocinar para mi familia. Y además tiene una gran ventana. Entra mucha luz y podré preparar los alimentos a gusto. Paso muchas horas en la cocina. Cuando estoy en casa me gusta encargarme de la comida para mis hijos. Frente a mí hay otros departamentos, algunos vacíos, otros ocupados, pero nada interesante que ver. También tienen grandes ventanas.

116


Del otro lado, frente a mi balcón, tengo otro edificio. Cuando estoy limpiando la casa (me gusta ayudarle a mi mujer a las labores hogareñas) miro de cuando en cuando a través de la cortina, pero no hay nada atractivo. Mis hijos son pequeños. Tengo una vida muy sencilla, trabajo de lunes a viernes, y los fines de semana me dedico por completo a mis niños. A veces, salgo a pasear en bicicleta con ellos. Vamos al parque, comemos palomitas y helado. Mi mujer no va con nosotros. Con ella me llevo, pues bien a secas. Digamos que la quiero y me llevo bien, pero ya se acabó la ilusión. El motor que me mueve son mis pequeños. Hoy mientras lavaba los platos del desayuno, miré por la ventana hacia el departamento de enfrente. Mi vecina lo estaba limpiando. Puso música y bailó mientras barría. Así estaba, entretenido viéndola, cuando abrió la puerta del balcón para regar sus macetas. Yo me escondí detrás de la ventana, pero me quedé mirándola. Nunca la había visto bien. Es alta y tiene el cabello negro y rizado. Y muy guapa. ¡Upss! creo que me vio… por un momento dirigió su vista hacia mi ventana, pero no, creo que no supo que yo estaba ahí. Las semanas han pasado y yo sigo aquí, en la cocina. Cada vez paso más tiempo en ella. Lavo las paredes y los vidrios cada ocho días. Pero la limpieza es el pretexto. Lo que quiero es ver a mi vecina. No sé como se llama, pero ya sé algunas cosas de ella. Tiene una hija ya grande. Ellas trabajan y llegan por la noche. A veces, cuando sale al balcón la noto cansada. Otras veces, se ve fresca y contenta. Mi mujer dice que estoy loco, que antes solo me gustaba cocinar y ahora casi duermo en la mesa de tanto tiempo que paso en la cocina. Es que no puedo olvidar a mi vecina. Cuando me voy a trabajar pienso en ella, en lo que estará haciendo, si estará entretenida en la televisión o escuchando música. Y los fines de semana que estoy en casa, tengo que aprovechar para verla. Es lo único que puedo hacer. Por fin me notó. Después de tanto tiempo, atraje su atención. Estaba lavando una olla y tenía mi cortina corrida cuando salió a sentarse al balcón. Llevaba el teléfono y un libro. Nuestras miradas se cruzaron. Yo, por supuesto, hice como que no la veía. Ella sólo me miró un segundo y 117


volvió a su lectura. Alguien le llamó por teléfono y estuvo ahí platicando un rato. Se metió y dejó su libro en el balcón. Me sentí triste porque pensé que ya no saldría, pero se volvió a sentar y ahí estuvo hasta que se sintió el aire frío y cayó la tarde. No solo la veo en la sala, también puedo advertir cuando se va a acostar. A veces ha notado que la estoy viendo, pero corre la cortina y me tengo que conformar con el reflejo de la lámpara. Tuve una discusión con mi mujer, dice que ya no le hago caso como antes. Pero ¿cómo hacerlo? Siempre esta de mal humor y no se arregla. No como mi vecina. Ella sí se arregla siempre. Para no discutir me fui a la cocina a buscar qué hacer. Saqué el arroz y las salchichas. Jitomate. Un poco de perejil y chiles verdes. Preparé un arroz rojo con salchichas y una salsa, muy picosa como me gusta. ¿Le gustará a mi vecina la salsa? No sé nada de sus gustos, por lo menos en cuanto a la comida se refiere. Sé que le gustan casi todos los géneros de música, leer y estar arreglada. En todo el día no la he visto. Fui a la tienda y compré unas cervezas, pero más bien fui con la esperanza de topármela al entrar. Y nada. Ya me acabé el primer “six” como le llaman, y sigue apagada su luz. Justo cuando pensaba que nada pasaría, llegó. Se fue directo a su recámara y empezó a escuchar música y hacer algo en la computadora. Pero parecía triste. Y yo tan contento que me sentía que hubiera llegado, y ella ni se dio cuenta de mi alegría. En eso, se levanta, toma sus llaves y baja. Yo hago lo mismo. Es mi oportunidad para conocerla. Decirle mi nombre y quién soy. Pero camina muy rápido. Va hacia la tienda, y voy detrás de ella, no vaya a ser que algo le pase, ya es tarde. La veo que está en el mostrador comprando un refresco y otras cosas. Me acerco un poco, todavía no sabe que estoy allí, afuera. Me dan ganas de regresarme, ¿y si se enoja conmigo y no la vuelvo a ver? En eso, se voltea. Nuestras miradas se cruzan, la miro y ella también. Pero no me gusta su mirada. Fría como un hielo. Seguramente se dio cuenta que la seguí. Se regresa y camina aún más de prisa, no puedo alcanzarla. 118


Cuando llego al patio ella ya no está. Subo despacio por su escalera. Ya se, suena muy arriesgado, pero a lo mejor algo bueno ocurre. No hago ruido. Llego hasta su puerta, y no me decido a tocar. ¿Y si me corre, o le llama a la patrulla? No sé que haría mi mujer si se enterara. Pero tengo que arriesgarme, ya llevo varios meses viéndola de lejos. Le toco el timbre y no abre. No pasa nada. Me quedo un rato esperándola, sé que esta detrás de la mirilla. No, no me va a abrir. Es una locura. Me regreso a mi casa y me conformo con echar un vistazo por la ventana. Creo que debo de olvidarme de ella. Mi mujer tiene razón. Debo esforzarme por estar un rato con ella y pasar menos tiempo en la cocina. No entiende que tanto puede un hombre hacer allí. Así que preparo la comida muy rápido y me voy a ver la televisión o a jugar con mis niños. Ya logré vencer la tentación y no volteo para nada. Después del ridículo del otro día, creo que lo mejor es hacer como si nada hubiera pasado. Pero me siento triste. Como sin vida, sin ilusiones. Ya pasó un mes desde que salí detrás de ella. Ayer la vi en la mañana, iba para su trabajo y yo para el mío. Muy apurada y muy arregladita, imaginé que iba con ella del brazo. Bastó con eso para pensar en ella todo el día. Y aquí estoy, otra vez en la cocina, esperando que llegue y encienda su luz. ¡Ya la vi! Me siento otra vez ilusionado. Ya caí en la tentación, es demasiado para mí. Sé que no me va a hablar nunca, pero me conformo con mirarla. Así han pasado ya dos años. La veo, por horas, sé su rutina de memoria. Ella sabe que la miro, a veces le gusta y otras no. Cuando no le gusta, cierra la cortina de su recámara. Y cuando no le importa que yo este allí, la deja abierta. Nunca he visto nada más, pero me la imagino cuando se pone su camisón y se mete en la cama, entre las sábanas. Entonces cierro los ojos y pienso que toco su timbre, me abre y me invita a pasar. Y me acuesto a su lado. Lo demás, es demasiado atrevido para contártelo. Cuando termina mi fantasía, y vuelvo a mi realidad, ya es tarde. No puedo verla, ya apagó su luz. 119


Hoy me asusté. Llegó temprano de su trabajo y se veía afligida. Yo descansé hoy, y como siempre, estaba en la cocina. Vi que todos estaban llorando. No sé que le pasa, pero es algo malo. Muy malo. Casi toda la noche estuvo despierta, llorando y caminando de un lado a otro. ¡Y yo sin poder consolarla! Varias veces estuve a punto de ir a tocar a su puerta. Pero es una tontería, ya sé que no va a abrir. Quisiera decirle que la amo, que no se preocupe, que todo va a estar bien. Pero no puedo decírselo. Soy demasiado cobarde para acercarme a ella. Algo tiene, no ha ido a trabajar. Sale temprano cada tres semanas y al mediodía regresa. Cuando eso sucede, sube despacio las escaleras. Muy despacio. Se sienta un rato en la sala. No está sola, alguien le ayuda y le lleva las cosas junto a ella. Cuando se acuesta en su recámara, deja la cortina abierta. Pero no se mueve. Casi no sale al balcón ni limpia su casa. Otra persona lo hace. Tampoco se escucha música como antes. Ayer salió un rato a tomar el sol. La percibí más delgada, y llevaba una pañoleta en la cabeza. ¿Qué habrá pasado con su cabello? Tan negro y ondulado, cómo me hubiera gustado guardar uno de sus rizos. Ella me miró largamente y sonrió. Después se quedó ahí, leyendo, a ratos mirando el cielo mientras pensaba algo. Se veía serena. ¡Y yo me sentía el hombre más feliz del mundo! Me había regalado una sonrisa. Se veía tan bonita… Hace unos días que no la veo. Presiento que algo sucedió y está en el hospital. Me desespero terriblemente, no le puedo preguntar a nadie. Escuché entre los vecinos que al parecer está enferma y la van a operar. Solo puedo ver hacia su ventana y desear que todo salga bien. Que tenga fortaleza y sepa que aquí la espero, como todas las noches, que la amo y deseo, y espero que regrese bien. Regresó hace una semana. Se levanta, camina un poco y vuelve a sentarse. Está muy delgada. Su piel ya no tiene el brillo de antes. A veces se asoma por su ventana, o se sienta en el balcón un ratito. Sus ojos se ven tristes, y su sonrisa es casi imperceptible. Como si no tuviera fuerza. Ella no lo sabe, pero todos los días voy a la iglesia antes de ir al trabajo y pido por ella. No

120


importa que no me vuelva a sonreír y que no me mire. Pero quiero que esté bien otra vez. Han pasado los meses y parece que Dios me escuchó. Se ve un poco mejor, más alegre. Sonríe fácilmente, y a veces escucho su voz. Creo que sí sirvió ir a la iglesia. Me siento muy contento por ella. Ahora sí me quedó buena la comida. Últimamente me sentía tan triste que todo lo que preparaba estaba desabrido, sin chiste. Le faltaba sal, o no sé que, pero hasta mis niños me decían que mejor no cocinara. Es que la comida ya no me sabía. Cuando íbamos todos al parque, estaba y no. Mi mente estaba en otro lado. Ni siquiera las risas de mis hijos me consolaban. Pero ahora que todo está mejor, ya me volvió la energía y las ganas de cocinar. Preparar ricos platillos, un arroz y molito, frijoles, o un pastel. Quiero hacer muchas cosas, pasar toda la vida en la cocina, y voltear hacia enfrente y verla sonreír. Otra vez casi no sale. Por más que miro y miro, no consigo distinguirla. Otra vez me desespero y vuelvo a cocinar mal. No veo nada y nadie quiere mi comida. Hoy supe qué pasó. Ya no está. Ya no saldrá al balcón a regar sus plantas, ni pondrá música y bailará mientras limpia. Perdió la batalla y yo también perdí. Aún la amo, tal vez ella se dio cuenta, pero nunca tuve el valor de decírselo. Perdí el gusto por la comida, por el parque, las palomitas y el helado. Ahora mi mujer tendrá que cocinar, mientras yo me siento en la sala y miro la pared vacía y fría, imaginando que me sonríe, sentada en su balcón tomando el sol. Roxana Rosado.México.

121


EVENTOS

122


PRESENTACIÓN DE LA ANTOLOGÍA POÉTICA “NUESTRA VOZ”

El día 7 de marzo a las 18.30 hs. en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA) Editorial Tersites presentó la antología poética "Nuestra voz" , con voces de Latinoamérica y España, pertenecientes al grupo "Tu voz", en línea, administrado por George Reyes (México) y Graciela Fernández Argentina)-EditoresEl lugar:Bar Mordisquito, pasaje Enrique Santos Discépolo 1830. De Argentina cuatro poetas: María Julia Druille (Colaboradora de Gealittera), Graciela Fernández, Cecilia Ortiz (coeditora de la revista Gealittera) y Juan Portí, estuvieron presente leyendo los mensajes de sus compañeros de antología y un poema de cada uno. Una manera estar unidos con la emoción y la palabra. Ha sido un acontecimiento único. Emotivo y de alto nivel lírico. Felicitaciones a todos. Participaron en esta antología: Alicia de León Epp, Uruguay/ Canadá- Alis T. Velasco, Venezuela- Alma del Campo (Ma. Inés Rodríguez) Uruguay, Carlos López Dzur, Puerto Rico- Cecilia Ortiz, Argentina- Flordelis Grotestan, USA- George Reyes, Ecuador/ México, creador del grupo “Tu 123


Voz”)-Graciela Fernández, Argentina- Grisel Canche Albornoz, MéxicoKuan Portí (Juan José Argüello), Argentina- Laura Moctezuma, MéxicoMa. Julia Druille, Argentina- Marisa Alonso Santamaría, España-Merisa Aguilera medina, Venezuela- Nuria C. Navarro, España- Patricia Nieto Albornoz, Chile- Yolanda melo Daza, México- Yram Salinas (Ma. de Jesus Salinas Lerma, México

De izquierda a derecha: Juan Portí, Graciela Fernández, Cecilia Ortiz y Mª Julia Druille

124


ANTOLOGÍA POÉTICA INTERNACIONAL: “MUJERES Y SUS PLUMAS I”

Sale en papel el libro digital que reunió a varias mujeres poetas para apoyar la lucha contra el cáncer de mama. Diferentes nacionalidades y distintas formas de escribir que confluyen en un libro que responde al grito: Ante esta causa, todas somos una. Todos los beneficios obtenidos de la venta del libro serán destinados a la Asociación: Apostar por la Vida. Ha sido un proyecto coordinado por la poeta paraguaya Mabel Coronel Cuenca y algunas de las colaboradoras de esta revista junto con las dos editoras han tenido la suerte de formar parte de él. Poesía, solidaridad y apoyo quedan unidos en esta publicación especial y auténtica donde nuestras letras cumplen la función de ayudar a gente que en este momento lo necesita. 125


El libro ya ha sido presentado en dos importantes ciudades de Paraguay. Si alguien desea adquirir un ejemplar se puede poner en contacto con Mabel Coronel Cuenca a travĂŠs de su pĂĄgina: https://www.facebook.com/mabelcoronelcuenca?fref=ts

126

Profile for Carmen Membrilla Olea

Gealittera nº7 ventanas  

Revista digital y literaria codirigida y coeditada por la poeta argentina Cecilia Ortiz, desde Argentina y por Carmen Membrilla Olea desde E...

Gealittera nº7 ventanas  

Revista digital y literaria codirigida y coeditada por la poeta argentina Cecilia Ortiz, desde Argentina y por Carmen Membrilla Olea desde E...

Advertisement