Page 1


LAS MEJORES  RECETAS DE SUSANA 


Me gusta  la  gente  que  vive  cada  hora  con  buen  ánimo  dando  lo  mejor  de  sí,  que  ayuda  generosamente,  sin  esperar nada a cambio.  Me  gusta  la  gente  persistente,  que  no  desfallece  cuando  de  alcanzar  objetivos  se  trata.  La  gente  que  lucha  contra  las adversidades. La gente que busca soluciones.  Gracias, Susana, por ser de esa gente.    Un beso,     

Patricia

1


Era un caluroso día de finales de junio, cuando Susana se  dirigía  como  siempre,  con  mucha  prisa,  hacia  su  exitoso  negocio “A comer”.  Lo había abierto en noviembre de 2008 con mucha ilusión  y  también  con  mucho  trabajo  y  es  que,  sin  duda,  ella  es  toda una “curranta”.  “A comer”, como su propio nombre indica, es un local de  comidas, bueno, no es un local de comidas preparadas sin  más, es un local de comidas preparadas por la mismísima  Susana.  Adora  la  cocina,  le  encanta  cocinar,  comer  bien,  incluso  impartir  cursos  de  cocina,  porque  no  sólo  le 

2


encanta, es  que  además  se  le  da  de  maravilla,  y  toda  su  familia  y  también  los  numerosos  clientes  que  visitan  “A  comer” a diario, dan fe de ello.  En su local, Susana es la que se encarga de todo, aunque  tiene  la  ayuda  de  Mari  Carmen.  No  obstante,  a  ella  le  gusta  dar  su  toque  personal.  Así  que,  lo  planifica  todo,  hace la compra y, además, cocina divinamente.  Está claro que es una luchadora nata que consigue lo que  se propone a base de trabajo y esfuerzo.  Es  curioso,  porque  tanta  fuerza  y  constancia  parece  que  debería  corresponder  a  una  persona  de  aspecto 

3


corpulento… Y  no  es  el  caso.  Susana  es  una  mujer  de  50  años  recién  cumplidos,  de  estatura  media,  delgada  y  con  unos expresivos ojos marrones.  Otra  de  las  características  de  nuestra  protagonista,  es  su  alegría.  Es  una  persona  a  la  que  le  gusta  disfrutar  de  la  vida  y  sobre  todo,  compartir  su  alegría  con  las  personas  que la rodean.  Sin  duda,  la  familia  de  Susana  tiene  suerte  al  tener  una  “matriarca” como ella. 

4


Perto, su marido, comparte muchas cosas con ella. Pero lo  que más les unen son sus tres hijos: Jaime, el mayor de 18  años, y Pablo e Ignacio, los gemelos de 14.  Otra  persona  a  la  que  está  muy  unida  es  a  su  hermana  Patricia, 8 años menor que ella, a su marido Federico y el  hijo de ambos, Gonzalo, al que la une un vínculo especial,  ya que es su ahijado.  Otro  miembro  destacado  de  la  familia  es  Herminia.  Siempre  está  ahí  cuando  se  la  necesita.  Hermi,  como  la  llama Susana, es una señora que les ha ayudado en casa 

5


desde pequeñas.  Tiene  un  humor  estupendo  y  una  capacidad de trabajo realmente encomiable.  Podríamos  poner  muchos  ejemplos  de  la  cantidad  de  veces  de  Hermi,  ha  ayudado  a  la  familia,  pero,  seguramente la que más recuerda Susana es cuando tuvo  a  los  gemelos.  Muchas  veces  se  lo  ha  dicho:  “¡Ay  Hermi,  que hubiera sido de mí si no llegas a estar a aquí!”  Y  Hermi,  siempre  sonríe,  satisfecha  de  haber  podido  ayudarla.  Pero la familia no estaría completa sin Lucas. Un precioso  perro yorksire que hace las delicias de todos. 

6


Para terminar  de  definir  a  nuestra  protagonista,  no  podemos  dejar  de  hablar  de  su  mayor  cualidad…  Bueno,  tiene tantas que es difícil decir cuál es la mayor. Pero, sin  duda,  si  hubiera  que  decir  una,  sería  la  de  que  es  una  persona  tremendamente  generosa,  en  el  más  amplio  sentido de la palabra.  Con  calor  y  como  siempre,  con  muchas  prisas,  Susana  se  dirigía a “A comer”, después de haber hecho la compra.  Sus jornadas eran  prácticamente  interminables,  pero  ella  siempre  estaba  feliz,  porque  realmente  la  encantaba  lo 

7


que hacía:  cocinar  y  atender  su  local  y  cuidar  de  su  familia.  ‐He  visto  esta  receta  en  Internet  de  un  nuevo  guiso  de  patatas  guisadas  que  seguro  que  está  buenísimo  – pensaba  Susana‐  Aunque  claro,  tengo  que  reconocer  que  mis patatas a la  importancia, están estupendas.   Mientras se afanaba en prepararlo todo, iba pensando en  su  nuevo  guiso,  en  cómo  hacerlo  para  darle  su  toque  personal.  Es  realmente  muy  trabajadora,  y  además,  tiene  una  capacidad  increíble,  para  hacer  varias  cosas  a  la  vez, 

8


incluyendo sabrosísimas  recetas  con  las  que  sorprende  cada día a sus múltiples comensales.  De  repente,  sonó  el  móvil,  y  aunque  parezca  increíble,  también pudo cogerlo y atender la llamada:  ‐Hola Susana, ¿qué tal estás? Soy Patricia.  ‐¡Hola  Patricia!  Por  aquí  todo  bien,  bueno  ya  sabes,  sin  parar pero bien.   ‐¡Me alegro! Yo te llamaba, porque como dentro de poco  va a ser tu cumple…  ‐¿No  creerás  que  se  me  ha  olvidado?    Estoy  preparando  una súper comida que os vais a chupar los dedos. 

9


‐¡Es que no te cansas nunca de cocinar! ¡No se te agotan  las ideas para tus increíbles menús!  ‐¡Pues  claro  que  no!  ¡Ya  sabes  que  me  encanta  “experimentar”!  ‐¿Y qué? ¿Ya sabes qué vas a querer de regalo?  ‐ Mira Patricia, mi regalo preferido es que vengáis a León y  celebremos todos juntos mi cumple, ¡que ya caen 50!  Quiero  celebrarlo  en  La  Urz,  ya  sabes  tipo  “Nochevieja”.  ¡Me encanta organizar ese tipo de veladas! 

10


‐¡Buena idea! Aunque, ya sabía yo que no me ibas a decir  nada  de  regalo…  Pero  no  importa,  porque  tengo  uno  pensado que sé que te va a sorprender.   Y así, siguieron hablando un buen rato sobre sus familias,  sus  planes…  Realmente  eran  dos  hermanas  que  se  llevaban  fenomenal.  Se  querían  muchísimo  y  eso  se  notaba.  A estas alturas Susana ya tenía todo listo y preparado. Los  clientes empezaban a entrar y ella a despachar y organizar  para que todo estuviera perfecto, o sea, como siempre. 

11


‐¡Cómo pasa  el  tiempo!  Ya  son  las  tres.  Me  tengo  que  ir  corriendo para casa‐ pensó.   Después  de  su  maratoniana  jornada  matinal,  a  Susana  la  esperaba más “tajo” en su casa. La encantaba ir a dar de  comer a Perto y a sus hijos y después, a descansar.  ‐¡Este es uno de los mejores momentos del día!, ¿verdad  Perto? Un ratito de siesta en el sofá…  ‐¡Riiiiiiing, Riinnnnng!  ‐¡Ups!  ¿Quién  será?  –  dijo  Perto  corriendo  hacia  el  teléfono. 

12


‐¡No lo cojas Perto!, es que estas no son horas de llamar,  justo  en  la  siesta,  es  que,  de  verdad,  no  se  darán  cuenta  de que es el único momento en el que podemos descansar  es que…  Así, siguió un buen rato, porque a Susana la molesta sobre  manera  que  suene  el  teléfono  cuando  está  durmiendo  la  siesta.  Perto  sabía  que  era  mejor  no  contestar  en  esos  momentos,  así  que,  decidió  hacer  caso  a  su  mujer  y  no  coger el teléfono. 

13


Al cabo  de  un  rato,  en  el  que  por  fin,  sí  pudo  dormir,  se  levantó rápidamente, como si más que descansar, hubiera  estado “maquinando” qué hacer por la tarde.  Era  como  si  tuviera  un  motor  incorporado  o,    como  a  veces  le  decía  su  hermana  Patricia,  como  si  fuera  la  “mujer orquesta”.  Así que, se levantó y cogió a los gemelos por banda, para  hacer  los  deberes  con  ellos.  Y  es  que,  Susana  es,  como  dirían los italianos, una auténtica “mamma”.  Ignacio y  Pablo  ya no protestaban mucho, porque sabían  que era la hora estipulada para los deberes. 

14


Eso sí, antes de ponerse con ellos, la “mamma” había ido  a la cocina a dejar un par de platos “en marcha”.  ‐Perto‐  dijo  mientras  preparaba  la  cena‐  he  estado  hablando con Patricia, que por cierto, vienen mañana.  ‐¡Qué bien!‐ exclamó su marido‐ ¡tengo ganas de verlos!  ‐  Sí,  yo  también.  El  caso  es  que  me  gustaría  hacer  algo  especial para mi cumple.  ‐¿Algo  especial?,  pero  Susana,  si  todas  las  celebraciones  que  haces  son  súper  especiales…  ¡De  verdad  que  no  sé  qué más quieres hacer!  ‐ No sé, pero es que no se cumplen 50 todos los días… 

15


‐No, eso  es  cierto‐  respondió  Perto  sonriente‐  sólo  se  cumplen una vez en la vida.  ‐¡No seas tonto!, ¡ya sabes a qué me refiero!…  ‐¿No te habrás puesto melancólica por algo?  ‐No,  sólo  pensaba  en  cómo  me  gustaría  que  también  pudieran estar aquí mis padres.  ‐Lo sé, cariño – dijo Perto abrazándola.  Durante  la  cena,  tanto  los  gemelos  como  Jaime  no  pararon  de  hablar  sobre  todo  lo  que  iban  a  hacer  ese  verano y, sobre todo, sobre las ganas que tenían de ver a  sus tíos Patricia y Federico y a su primo Gonzalo. 

16


Aunque vivían en distintas ciudades, las hermanas habían  sabido  mantener  una  relación  muy  estrecha  y,  así,  transmitir a sus respectivas familias el inmenso cariño que  sentían.  A  eso  de  las  11  Susana  se  iba  a  acostar.  Bueno,  para  ser  más  exactos,  se  quedaba  un  ratito  en  el  sofá  del  salón,  pero  un  ratito  muy  corto.  Ella  siempre  dice  que  le  gusta  dormirse  con  la  tele  de  fondo,  pero  lo  cierto  es  que  apenas la da tiempo ni a oírla porque se queda dormida a  los  5  segundos…  ¡Y  es  normal  porque  las  jornadas  de 

17


Susana son  lo  que  se  dice  de  lo  más  completas  y  comienzan a las 7 de la mañana!  Al  día  siguiente  toda  la  familia  estaba  especialmente  contenta, ante la inminente visita de los tíos y Gonzalo.  Pero,  ella,  como  todos  los  días,  tuvo  que  atender  sus  obligaciones.  Además,  le  estaba  dando  vueltas  a  una  receta  que  había  visto en una de las innumerables revistas de cocina que se  compraba habitualmente.  Se trataba de un pollo. Claro que, para ella el pollo tenía  pocos secretos, y hacía uno guisado que era ya famoso en 

18


tierras leonesas.  Pero  había  visto  unos  ingredientes  bastantes novedosos en una receta, concretamente, pollo  con  cigalas.  ¡Extraña  combinación!  Sin  embargo,  pensó  que  de  ahí,  podría  sacar  una  receta  interesante.  ¿Y  si  en  lugar de cigalas se añaden unas gambitas y un poquito de  arroz?…  Habría  que  probarlo.  A  Susana  la  encantaba  experimentar y la verdad es que tenía grandes ideas y se  le daba de maravilla llevarlas a la práctica.  Esa  mañana  llegó  a  “A  comer”,  como  siempre  apurada  y  con mil cosas que hacer. 

19


‐¡Hola Mari  Carmen!  –  saludó  nuestra  protagonista  afectuosamente.  Mari Carmen es una persona a la que Susana y su familia  conocían  desde  hace  mucho  y  suponía  una  gran  ayuda  para ella en el local.  ‐¡Buenos  días  Susana!  –  dijo  Mari  Carmen  sin  parar  de  hacer cosas.  ‐¿Alguna novedad?  ‐Pues  sí,  que  dentro  de  poco  va  a  ser  mi  cumple  y  me  gustaría una de esas tartas tan buenas que haces. ¿A qué  ya no te acordabas que te la había encargado? 

20


‐¡Cómo me  voy  a  olvidar  de  tu  cumpleaños!  –  respondió  sonriente‐  ¡Si  es  el  mismo  día  que  el  de  una  cocinera  excelente que conocemos bastante bien!  Y las dos se empezaron a reír porque, daba la casualidad,  que ambas cumplían años el mismo día.  ‐¡Vale, así que cuento con mi súper tarta de cumpleaños!  – dijo Mari Carmen satisfecha.  ‐¡Pues  claro  que  sí!  Además,  va  a  llevar  un  ingrediente  sorpresa para que tu tarta sea única y exclusiva.  Las dos estuvieron un buen rato hablando sobre la tarta y  la repostería en general, que era un tema que a Susana la 

21


encantaba. Lo cierto es que era bastante golosa y además,  se le daba de maravilla cocinar repostería. De hecho, sus  tartas también eran ya famosas por tierras leonesas.  ‐¡Ay Susana! Se me ha olvidado decirte que ha llegado una  carta certificada. Bueno, para ser más exactos, llegó ayer,  pero se me olvidó decírtelo.  ‐Bueno,  no  te  preocupes,  que  no  será  nada  importante‐  respondió, no muy segura de sus palabras.  Cuando abrió el sobre, se quedó perpleja, no podía creer  lo que estaba leyendo. 

22


‐Pero, ¿qué  pasa?‐  preguntó  Mari  Carmen  con  preocupación, al ver la cara de Susana.  ‐¡Es  que  no  me  lo  puedo  creer!…  “A  comer”  ha  sido  seleccionado  como  uno  de  los  10  mejores  locales  de  España de comidas preparadas, ¡es increíble!   ‐¡Jo, me alegro un montón! Estar entre los 10 primeros de  España es todo un honor.   ‐Sí,  desde  luego,  pero  es  que  hay  más.  En  la  carta  me  comunican que el domingo se va a celebrar una cena en la  que  se  notificará  el  ganador  y  los  dos    finalistas.  ¡Tengo  que contárselo a Perto y a Patricia! 

23


No se  lo  podía  creer.  Sabía  que  su  local  tenía  éxito  en  León,  realmente,  en  el  poco  tiempo  que  llevaba  abierto,  había podido constatar la gran aceptación que tenía. Pero  de  ahí,  a  figurar  como  uno  de  los  10  mejores  locales  de  España, ¡eso era algo increíble! Y más teniendo en cuenta,  el poco tiempo que llevaba abierto.  Susana  seguía  hasta  arriba  de  trabajo,  y  gracias  a  que  es  una persona trabajadora y muy responsable, pudo acabar  su  jornada  laboral  tan  brillantemente  como  siempre.  No  obstante,  tenía  unos  nervios  increíbles  y  lo  único  que  quería era llegar a casa y poder contar a su familia todo lo 

24


que había  pasado  y…  ¡lo  que  pasaría  el  domingo!  Sólo  quedaban  dos  días  y  había  mucho  que  preparar  y  sobre  todo, muchísima ilusión.  ‐¡Perto, Perto!… ¡Ya estoy en casa!  ‐ ¡Hola cariño!, ¿qué tal el día?  ‐Bien.  Lucas,  yo  también  estoy  contenta  de  verte,  pero  ¡deja de ladrar ya! Perto por favor, llama a los niños y haz  “reunión  general”  que  tengo  algo  muy  importante  que  contaros. Pero antes…  ‐ Antes debes calmarte, ¡que te va a dar algo! 

25


‐¡Ay Perto, es que no te vas a creer lo que me ha pasado!  ¡Pero  no  te  quedes  ahí  parado,  llama  a  los  chicos!,  ¡Vamos, vamos!  Perto  fue  rápidamente  a  buscar  a  sus  hijos,  mientras  su  mujer  llamaba  a  Patricia.  La  actividad  era  frenética  y  todavía  nadie  sabía  por  qué,  excepto,  nuestra  intrépida  protagonista.  ‐Patricia, soy yo Susana. Por fa, coge a Gonzalo y Federico,  porque,  estarán  en  casa,  ¿verdad?  Esta  es  hora  de  estar  en casa.  ‐ Pero, ¿qué te pasa?, ¡te va a dar algo! 

26


‐ Sí, me va a dar algo si tú no me haces caso. Así que, por  favor,  coge  a  tu  hijo  y  a  tu  marido  ya.  Voy  a  conectar  el  manos  libres  que  tengo  algo  importante  que  deciros  a  todos.  Ya  estaban  todos  sentados  en  la  mesa,  bueno  en  las  mesas, en la de Patricia y en la de Susana.  ‐Quiero deciros que “A comer” ha sido seleccionado como  uno  de  los  10  mejores  locales  de  comida  preparada  de  España.  Antes de que pudiera acabar la frase, todos empezaron a  gritar y, algunos incluso a saltar como locos. 

27


‐¡Biiiiiiiiieeeeeeeen! ¡Braaaavoooo!   ‐¡Pero  es  que,  eso  no  es  todo!‐  añadió  emocionada‐  Dentro de dos días, el domingo, se va a celebrar una cena  en  la  que  se  entregarán  los  premios  a  los  tres  mejores  locales. Y por supuesto, quiero que estemos todos allí.  ‐¡Claro que iremos!, ¡por supuesto!, ¡qué bieeeen!  ‐Susi, de verdad, me alegro mucho por ti, sabes que te lo  mereces‐ dijo Patricia con mucha emoción.  ‐Banki‐ dijo Perto‐ ¡nos alegramos muchísimo!  ‐¡Claro que sí mamá!‐ dijeron sus hijos. 

28


‐Muchas gracias a todos, pero no creo que “A comer” vaya  a  ser  uno  de  los  locales  ganadores,  eso  sería  ya  demasiado.  No  obstante,  estar  en  la  lista  de  los  10  primeros, creo que ya es un gran premio.  ‐¡Pues  claro  que  sí!‐  exclamó  Federico‐  Y  no  sé  cómo  lo  vamos  a  hacer,  pero  que  vamos  a  estar  allí  contigo,  ¡eso  es seguro!  ‐Sí tía, haznos sitio que vamos a ir‐ dijo Gonzalo orgulloso  de su madrina.  ‐Mamá,  mamá,  nosotros  también‐  dijeron  los  gemelos  al  unísono. 

29


‐Bueno familia,  de  verdad,  muchas  gracias  a  todos  por  vuestro ánimo.  ‐Susi,  es  lo  que  te  mereces.  Y  ahora,  voy  a  ver  cómo  organizo  todo,  porque  íbamos  a  salir  ya  para  León,  pero  Federico  tendrá  que  hablar  con  su  oficina  para  organizar  el día extra y yo buscar un vestido de gala, ¿por qué será  una velada de lujo?, ¿verdad?  ‐Pues  ni  siquiera  lo  he  pensado,  pero  bueno  tú  siempre  vas muy elegante Patricia.   ‐¡Ay Susi, cómo eres!‐ dijo Patricia halagada. 

30


Y así  siguieron  un  buen  rato,  cada  uno  dando  su  opinión  sobre la velada, sobre “A Comer”, sobre el plato preferido  de todos los que hacía “la matriarca”…  Al  final,  fue  la  propia  Susana  la  que  tuvo  que  “poner  orden”, ya que aquella conversación se estaba alargando  demasiado,  aunque  había  que  reconocer  que  era  de  lo  más divertida…  La tarde pasó rápidamente sobre todo para ella, que entre  hacer  los  deberes  con  los  gemelos  y  preparar  la  cena,  apenas tuvo tiempo de nada más. 

31


Pero necesitaba  descansar,  pensar  en  todo  lo  que  la  estaba pasando, en cómo sería la velada en…  Cuando  de  repente,  oyó  el  timbre.  Sí  seguro  que  era  Patricia y su familia.  Efectivamente,  allí  estaba  su  querida  hermana  con  su  marido  y  su  hijo.  Todos  se  saludaron  efusivamente,  especialmente Patricia y Susana, que se adoraban.  ‐¿Qué tal estáis?, ¿qué tal el viaje?‐ preguntó Perto.  ‐Muy bien, todo genial‐ respondió Federico.  ‐Bueno, luego hablamos. Ahora, instalaros cómodamente  – dijo Susana ejerciendo de perfecta anfitriona. 

32


Al cabo  de  un  rato,  Patricia  fue  a  la  habitación  de  Susi,  como  la  llamaba  ella.  Por  cierto,  Susana  no  permitía  que  nadie más en el mundo le llamara así, sólo su hermana.  ‐Susi,  ¿puedo  entrar?  –  dijo  Patricia  abriendo  un  poco  la  puerta.  ‐¡Pues claro! Estaba viendo a ver qué me podría poner el  domingo para la gran fiesta. ¿Me ayudas?  ‐¡Encantada!  Oye  Susi‐  dijo  Patricia  mientras  ojeaba  los  vestidos  que  estaban  en  el  armario‐  Quiero  decirte  que  estoy muy orgullosa de ti. Y sé que mamá y papá también  lo estarían. 

33


‐Bueno, tampoco es para tanto…  ‐Sí  lo  es,  y  no  me  refiero  sólo  a  tu  éxito  laboral,  que  te  aseguro que no es “poca cosa”.  Si no también, a todo lo  que  has  hecho  por  mí,  y    por  toda  la  familia,  desde  que  ellos no están.  ‐Patricia, por favor, no he hecho nada del otro mundo, es  lo que hubiera hecho cualquier persona en mi lugar.  ‐Susi‐  le  dijo  cogiéndola  de  los  hombros‐  Ya  sabes  que  para  mí  has  sido  como  una  madre.  Cuando  mamá  murió  en  aquel  trágico  accidente,  yo  sólo  tenía  20  años,    y  tú 

34


sólo 28  y  sin  embargo,  sacaste  fuerzas  de  flaqueza,  para  ayudarme a mí y a papá.  ‐Sólo  hice  lo  que  tenía  que  hacer…‐  dijo  Susana  emocionada.  ‐¡Déjame acabar Susi! Y después, al cabo de un año y unos  meses  cuando  murió  papá  y  yo  pensé  que  ya  no  podría  superarlo, tú me ayudaste y conseguiste que esa desgracia  nos uniera todavía más.  ‐Patricia‐ respondió su hermana, sin poder evitar echarse  a  llorar‐  es  cierto  que  la  vida  nos  lo  ha  puesto  un  poco  difícil,  pero  también,  que  hemos  tenido  suerte  en 

35


tenernos siempre  la  una  a  la  otra.  A  mí  me  ha  tocado  el  papel de la mayor, y lo he hecho lo mejor que he podido.   ‐Susi,  has  hecho  mucho  más  que  eso.  ¡Me  has  ayudado  siempre  tanto!…  ¿O  ya  no  te  acuerdas  cuando  estaba  embarazada de 8 meses?  ‐¡Claro  que  me  acuerdo!  Te  caíste  y  te  rompiste  el  brazo  derecho.  Estabas  muy  agobiada  y  te  viniste  a  León  para  poder tener “mimos” de tu hermana.  ‐Sí,  lo  cuentas  muy  bonito,  ¡pero  no  sé  que  hubiera  sido  de  mí  de  no  ser  por  ti!  Tú  ya  tenías  a  tus  tres  hijos  y  sin 

36


embargo, me  recibiste  con  todo  tu  cariño  y  me  ayudaste  en todo.  ‐¡Patricia!  ¡Y  lo  haría  las  veces  que  hiciera  falta!  Así  que,  deja ya el tema…  ‐ No, es que quiero seguir, porque creo que no te he dicho  lo  suficiente  lo  importante  que  eres  para  mí  y  lo  mucho  que te agradezco todo lo que has hecho. Que con sólo 28  años,  me  cuidaras  como  una  madre.  Sé  que  “Chiri”,  estaría orgullosa de ti. 

37


‐Y de ti Patricia‐ respondió Susana con lágrimas en los ojos  abrazándose  a  su  hermana,  que  tampoco  pudo  reprimir  por más tiempo su llanto.  De repente, Perto llamó a la puerta y entró. Cuando vio la  escena preguntó sonriente:  ‐ Seguro que todo va bien, ¿verdad?  ‐¡Pues  claro  que  sí!‐  respondió  su  mujer  volviendo  a  su  “estado  original”.  Estábamos  eligiendo  vestido  para  el  domingo. Ahora salimos.  ‐No, si ya lo decía yo, todo va bien. ¡Esta es mi Susana!  Los tres acabaron riéndose.  

38


Aunque ese día, Susana no había tenido mucho tiempo, se  las  había  ingeniado  para  hacer  una  cena  sencilla  pero  riquísima. Ella era de las personas que creía que había que  comer de todo, desde platos muy sofiticados como ancas  de  rana,  hasta  los  más  sencillos  como  callos  o  huevos  fritos.  Y  precisamente,  eso  es  lo  que  improvisó,  bueno,  relativamente,  porque  antes,  puso  unas  ensaladas  de  lo  más exóticas y, de plato fuerte, los huevos que la salían de  maravilla.   ‐¿Quién quiere un postrecito? – preguntó satisfecha al ver  que todos habían vaciado sus platos. 

39


‐Yo estoy llena‐ dijo Patricia.  ‐Yo también‐ dijeron los gemelos a la vez.  ‐¡Ah  vale!  Pues  entonces  vosotros  no  comeréis  estos  exquisitos  pastelitos  que  he  comprado  en  la  mejor  confitería del mundo: “Confitería Asturias”.  ‐¡Bueno, creo que puedo hacer un hueco!‐ dijo Patricia.  Al  final  todos  se  animaron,  porque  los  dulces  de  esa  confitería  eran  excepcionales  y  los  pastelitos,  uno  de  los  postres  favoritos  de  nuestra  protagonista  y  de  toda  la  familia. 

40


La tertulia  posterior  a  la  cena  fue  estupenda.  Todos  estaban felices y contentos, charlando de sus cosas, pero  sobre todo, del gran acontecimiento del domingo. Estaban  felices  por  Susana  y  emocionados  ante  la  idea  de  que  pudiera ganar.  Todos coincidían en que, sin duda alguna, se lo merecía.  Al  día  siguiente,  era  el  gran  día.  No,  no,  no  era  la  gran  gala,  si  no  el  otro  gran  día  de  ese  apasionante  fin  de  semana, era el cumpleaños de Susana.  Así  que,  decidieron  pasar  el  día  en  la  preciosa  casa  que  tenía la familia en La Urz. 

41


Todos madrugaron  sin  protestar,  bueno,  casi  todos…  porque les esperaba un gran día por delante. Adoraban ir  a La Urz, y normalmente lo hacían para pasar varios días,  como Nochevieja y las vacaciones en agosto, pero bueno,  ese  año  era  distinto  porque  el  domingo  tenían  que  estar  de vuelta para asistir a la gran gala.  Por fin llegaron. La Urz es un pueblo de montaña de León,  lleno  de  encanto  y  de  lo  más  acogedor.  La  casa  era  muy  grande  y  realmente  preciosa  y,  ¡hasta  el  tiempo  acompañaba!  De  modo  que  hacía  sol,  pero  no  calor.  El 

42


aire soplaba  suave  y  fresco.  Todo  parecía  ideal  aquella  mañana.  ‐Banki,  ya  estamos  aquí‐  dijo  Perto  cogiendo  a  su  mujer  de la cintura.  Todos  se  instalaron  rápidamente  y  se  fueron  a  dar  una  vuelta  por  los  alrededores  con  Lucas,  que  estaba  deseando “estirar las patas”.  Susana,  de  nuevo,  lo  había  organizado  todo  para  que  la  comida fuera “sencillamente perfecta”. 

43


Estaba feliz.  Tenía  a  su  familia  con  ella  celebrando  su  50  cumpleaños,  estaba  en  su  preciosa  casa  de  montaña…  ¿Qué más se podía pedir?  ‐¡Vamos todos a comer!   Había preparado una mesa espectacular. Muy parecida a  las  grandes  celebraciones  de  Nochevieja.  Unos  langostinos  y  fiambres  para  empezar  y  de  “plato  fuerte”  su jugoso Roast beef.  ‐¡Está todo riquísimo!‐ dijo Gonzalo, que disfrutaba como  nadie de las “escapadas” familiares a León.  ‐Me alegro mucho‐ respondió su madrina sonriente. 

44


‐Bueno, ¿y  estás  nerviosa  por  lo  de  mañana?  –  preguntó  Federico.  ‐No,  la  verdad  es  que  no.  Estoy  tan  contenta  celebrando  mi cumpleaños, que no me acuerdo de mañana. Supongo  que cuando llegue el momento, pues sí lo estaré.  ‐¡Ya verás cómo no! Con ese “modelazo” que vas a llevar  tan  ideal‐    dijo  Patricia  que  no  paraba  de  apoyar  a  su  hermana.  ‐Bueno  Perto  y  ¿tú?  –  dijo  Federico  de  lo  más  sonriente‐  ¿Te  imaginas  que  tu  mujer  gana  el  primer  premio  y  te  hacen subir al escenario? 

45


‐Federico, no empieces que sé por dónde vas…‐ respondió  Perto riéndose.  ‐No,  si  yo  sólo  digo  que  claro,  sonará  por  todo  el  salón:  “Sr. Ruperto no sea terco y suba ya”.  ‐¡Jo  es  verdad  papá!,  seguro  que  te  dicen  algo  porque  claro, con este nombrecito‐ dijo Jaime.  ‐  ¡Ala!,  ya  se  ha  abierto  la  veda  de  las  bromas  con  mi  nombre…  ¡No  si  lo  que  yo  digo,  si  no  tuviera  una  personalidad  fuerte,  hubiera  sido  un  auténtico  desgraciado con semejante nombre! 

46


Todos se empezaron a reír. La verdad es que Perto llevaba  con mucha deportividad el tema de las “bromitas” con su  nombre.  ‐¡Jo, mamá, parece Nochevieja!‐ dijo Ignacio.  ‐Sí,  sólo  queda  que  tu  tía  y  yo  nos  pongamos  “atacadas”  los  cinco  minutos  antes  de  la  hora  de  las  uvas,  que  tu  padre sólo se coma 4 y que a mí me ponga “negra”…  De  nuevo,  todos  se  empezaron  a  reír  recordando  lo  bien  que se lo pasaban en sus celebraciones Navideñas, con las  dos  hermanas,  que  eran  un  pelín  supersticiosas,  y  las  “dichosas” uvas. 

47


Bueno y ahora, ¡el súper postre!  ‐Susi, seguro que está buenísimo, pero es que, de verdad,  no me cabe ni una miga más.   ‐Vale,  no  te  preocupes‐  respondió  con  una  sonrisa  de  lo  más pícara, mientras se dirigía a la cocina.  Y  a  los  pocos  minutos  apareció  con  uno  de  sus  postres  estrella:  la  tarta  a  los  tres  chocolates.  Le  quedaba  exquisita  y  además,  perfecta,  nada  que  envidiar  a  la  “Confitería Asturias”  ‐Susi,  he  pensado  que  puedo  hacer  un  hueco,  ¡por  favor  ponme un trozo! 

48


Susana sonreía  al  ver  a  todos  tan  felices  degustando  su  tarta.  Eso  era  una  de  las  mejores  cosas  de  cocinar,  el  poder  compartir  con  los  tuyos  momentos  “tan  dulces”  como ese.  ‐ Bueno Susi‐ dijo Patricia‐ ahora llega el momento de los  regalos, para ser más exactos del regalo.  ‐Toma cariño‐ dijo Perto entregándola un sobre‐Antes de  abrirlo,  quiero  que  sepas  que  es  de  parte  de  todos,  que  nos  ha  costado  mucho  conseguirlo  y  “llevarlo  a  cabo”,  pero que estamos felices porque tú te lo mereces.  

49


‐Bueno, no  sé  qué  decir,  sea  lo  que  sea,  os  lo  agradezco  mucho y ¡creo que ya me estoy emocionando!…  ‐ Pues ya verás cuando lo abra‐ susurró Gonzalo a Pablo.   Abrió  el  sobre  con  dificultad,  porque  ya  se  estaba  poniendo  algo  nerviosa.  Cuando  por  fin  pudo  coger  la  tarjeta que había dentro, pudo leer: “Cordon Bleu”  ‐¡No puede ser!, ¡no puede ser!‐ exclamó completamente  emocionada.  Patricia se acercó a ella y le dijo:  ‐Sigue leyendo Susi. 

50


‐Este documento es una solicitud de admisión para Susana  Beneitez  para  el  curso  de  cocina  “Cordon  Bleu”.  Se  impartirá en París durante el mes de agosto.  En  él  se  enseñarán  todo  tipo  de  cocina  y  además,  habrá  una sección especial dedicada a la repostería.  Dejó de leer, la emoción la embargaba. Perto se acercó a  ella y la abrazó, Patricia hizo lo mismo y después todos se  unieron.  Fueron  unos  momentos  de  lo  más  emotivos,  Susana  no  podía hablar, sólo besar a todos y seguir llorando. Era uno 

51


de sus deseos más anhelados, el curso “Cordon Bleu”, uno  de los más prestigiosos del mundo.  ‐¡Pero, cómo me voy a poder ir un mes!‐ exclamó  cuando  “recuperó” el aliento.  ‐Está todo pensado‐ afirmó Patricia con emoción‐. Perto y  yo  nos  hemos  puesto  de  acuerdo  y  no  hay  ningún  problema. Tú no te preocupes de nada, sólo disfruta, que  te lo mereces.  ‐No  sé  qué  decir…GRACIAS  de  verdad,  esto  significa  mucho para mí. 

52


Y así estuvieron un buen rato hablando del increíble curso  de  cocina,  de  cómo  se  iban  a  organizar,  de  la  gran  fiesta  del día siguiente…  Susana  se  apartó  un  momento  del  grupo  y,  desde  la  puerta, observó a su familia: charlando, riéndose, felices…  Miró al cielo y dijo:   ‐¡Lo hemos hecho bien!, ¿verdad que sí?  Ya era domingo. El gran día había llegado. Todos estaban  algo  cansados  del  viaje  del  día  anterior,  pero  sobre  todo  nerviosos por el evento de esa noche. 

53


No obstante,  intentaban  disimular  para  que  la  “protagonista”  no  lo  notara  y  pasara  el  día  lo  mejor  posible.  Todos  menos  Lucas,  que  no  paraba  de  ladrar  y  saltar.  La  hora  de  acercaba  y  ya  después  de  comer,  todo  eran  nervios  y  ya  muy  difíciles  de  disimular.  La  propia  Susana  estaba  histérica,  aunque  ella  se  empeñara  en  negarlo.  Ni  siquiera  pudo  dormir  su  siesta  habitual,  ¡no  había  forma  de que conciliara el sueño! Lucas seguía ladrando como si  le fuera la vida en ello. Era como si notara el nerviosismo  en el ambiente. 

54


Susana decidió  ir  a  su  cuarto  a  empezar  el  ritual  de  arreglarse.  ‐¿Quieres que te ayude?‐ dijo Patricia.  ‐Sí, ven conmigo, que estoy tan nerviosa que no sé si voy a  ser capaz ni de maquillarme.  ‐¡Seguro  que  sí!  Con  la  práctica  que  tienes  tú  para  eso,  después  de  los  años  que  estuviste  trabajando  como  azafata. ¡Ibas siempre ideal!  ‐Ya,  pero  no  estaba  tan  nerviosa  como  ahora.  Y  además,  no  paro  de  pensar  en  “Cordon  Bleu”.  ¡Todavía  no  me  puedo creer el regalazo que me habéis hecho!  

55


‐¡Me alegro  tanto  de  que  te  haya  gustado!  Es  nuestra  manera de demostrarte lo que te queremos.  ‐¡Como me hagas llorar otra vez, te vas a enterar!  ‐ ¡Que no, que no! A ver, que te ayudo con el pelo, aunque  lo tienes precioso, así natural.  ‐¡Jo! ¿Sabes qué? Me has recordado a mamá. La verdad es  que  me  acuerdo  mucho  de  ella  y  de  papá  también,  ¡con  todo lo que me está pasando!  ‐Sí,  te  entiendo.  A  mí  también  me  pasa.  Este  fin  de  semana  está  siendo  muy  especial  y  es  como  que  se  les  echa “más de menos”. 

56


‐Sí, porque  si  estuviera  aquí  mamá,  con  lo  divertida  que  era, tendría la broma justa para que me diera la risa y se  me quitaran los nervios.  ‐ ¡Eso seguro! Y si estuviera papá, así con su gesto serio, y  su  saber  estar,  nos  estaría  dando  los  mejores  consejos  para comportarnos mañana como auténticas “damas”.  ‐Pero luego papá se reiría, porque mamá pondría una de  sus caras graciosas que a él tanto le gustaban.  ‐La  verdad  es  que  hacían  buena  pareja,  porque  no  se  parecían  en  nada  y,  sin  embargo,  se  compenetraban  a  la  perfección. ¡Eran unos padres maravillosos! 

57


‐Sí, y  ¡aprendimos  tanto  con  ellos!  Gracias  a  mamá  aprendimos  a  ser  humildes,  a  tratar  a  toda  la  gente  por  igual, a ser detallistas…  ‐Es cierto… Nos dieron una vida muy fácil.  ‐Sí,  y  aunque  ya  no  estén  con  nosotras,  somos  como  somos gracias a ellos.  ‐Sí,  y  a  los  fantásticos  viajes  que  hicimos,  ¡nos  lo  pasábamos  genial  y  aprendíamos  mucho  sin  darnos  cuenta!  Las  dos  hermanas  estuvieron  un  buen  rato  hablando  de  sus  padres  a  los  que  adoraban.    Resultó  muy  emotivo,  

58


reviviendo preciosos  recuerdos  de  su  feliz  infancia.  Recuerdos,  que  las  permitieron  sentir  a  su  padre  y  a  su  madre, casi, como si estuvieran allí con ellas.  Al  final,  toda  la  familia  consiguió  arreglarse  a  tiempo,  y  salir  hacia  el  hotel  donde  se  celebraba  el  gran  acontecimiento.  Cuando entraron, pudieron ver la elegancia del local y de  los  invitados.  Aquella  sería  una  velada  inolvidable,  ¡seguro!  Había un buffet, que la experta cocinera, calificó como de  “excelente”. Susana, se bebió una cerveza, algo que hacía 

59


de vez en cuando, con el fin de paliar el calor, porque con  los nervios sabía que no podía hacer nada.  Después  de  un  buen  rato  de  buffet,  agradable  música  y  presentaciones, llegó la hora de la verdad.  ‐Señoras  y  Señores,  ha  llegado  el  momento  de  decir  quiénes  han  sido  los  elegidos,  por  un  jurado  de  expertos  gastrónomos,  como  los  tres  mejores  locales  de  comida  preparada de España.  ‐Susi,  pase  lo  que  pase,  sabes  que  para  nosotros  eres  la  mejor – dijo Patricia en bajito a su hermana.  

60


‐Bunky, no  te  pongas  nerviosa  que  para  nosotros  ya  has  ganado.  ‐¡Sé que me queréis ayudar, pero como sigáis así, me voy  a  poner  a  llorar  sin  parar!  ¡Y  eso  no  me  va  a  ayudar  a  tranquilizarme!  ‐¡Esta es mi Susana!‐ exclamó Perto.   Y  todos,  incluyendo  la  protagonista,  se  empezaron  a  reír  con ganas.  ‐El  tercer  puesto  va  para  “Delicias  leonesas”  ¡Un  fuerte  aplauso! 

61


‐Patricia, creo  que  me  va  a  dar  algo.  Es  que,  van  muy  lentos ¿no?  ‐¡Es lo que te parece a ti! Anda, respira hondo.  ‐El segundo clasificado ha sido “A c…  Todos se quedaron sin respiración, parecía que iba a decir  “A  comer”….pero…  no.  El  nombre  del  segundo  fue  “A  casa”  ‐Te digo que de esta no salgo. Perto por favor, dame algo  de beber que me he quedado seca, pero seca.  Ahora era el momento de la verdad, “A comer” podía ser  el  ganador,  pero  también,  podía  no  figurar  entre  los  tres 

62


primeros puestos, es decir, quedarse entre los 10 mejores.  ¡No estaría nada mal!, pero todavía se podía soñar con la  victoria.  ‐Y el primer puesto  y ganador de un premio valorado en  18.000 euros es… “A comer”.   Toda la familia empezó a aplaudir, saltar, reírse…  incluso  llorar.  ‐  Por  favor,  que  salga  a  recoger  el  premio  su  dueña  y  creadora: Susana Beneitez.  Cuando Susana pudo subir, estaba muy emocionada, pero  también, ¡feliz!  

63


‐Buenas noches a todos y muchas gracias por este premio.  Estoy muy feliz y emocionada. Y como mi padre, José Luis,  me diría, lo primero que quiero es dar las gracias al jurado  por  haberme  otorgado  el  premio  y  después  a  toda  mi  familia.  Perto,  mi  marido,  mis  hijos,  Jaime,  Ignacio  y  Pablo, Federico, mi cuñado, Gonzalo mi sobrino y ahijado  y  mi  querida  hermana  Patricia.  Sabéis  que  os  quiero  mucho y que os agradezco vuestro continuo apoyo.  También  quiero  dar  las  gracias  a  mi  madre,  “Chiri”  que  tanto  cariño  y  alegría  nos  proporcionó  a  mi  hermana  y  a 

64


mí, y  a  mi  padre  José  Luis,  que  nos  inculcó  tantos  e  importantes valores.  Sé  que  me  están  viendo.  Nos  están  viendo  Patricia,  y  están orgullosos de nosotras.  Os quiero mucho a todos. GRACIAS  Todo  el  público  se  levantó  a  aplaudir  a  una  emocionada  Susana,  que  reía  y  lloraba  a  la  vez,  mientras  abrazaba  a  toda su familia.   

FIN

65


NOTA DE AUTOR:               "Queda  prohibido  cualquier  reproducción  total  o  parcial  de  este  documento,  sin  la  autorización  expresa  de  su autora”             Ana Isidoro Zapardiel      Mail: mylibro@gmail.com             Tel.: 629 07 58 71 


LAS MEJORES RECETAS DE SUSANA  

Libro personalizado para Susana, una amante de la cocina.

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you