Page 1

nene ediciones

Carina Alfonso 路 Alejandra Cifuentes


Dirección de proyecto editorial: Carina Alfonso. Dirección de Arte: Alejandra Cifuentes. Diseño: Carina Alfonso y Alejandra Cifuentes.

Carina Alfonso y Alejandra Cifuentes. 2011 Ediciones Nene.

Impreso en México Distrito Federal. Julio de 2011.

Escrito por: Carina Alfonso Ilustrado por: Alejandra Cifuentes. 1ed. México Distrito Federal: Ediciones Nene. Núm. de páginas: 18. Tamaño: 31 x 19 cm.


Carina Alfonso

Ilustraciones de Alejandra Cifuentes


Esa mañana, el Señor Flores despertó sin un brazo. —¡No sé lo que pasó, sentí una gran mordida! Pensé que soñaba. Después escuché un jijijijiji y un ja jaraja ja —dijo sacudiendo la única mano que le quedaba.


La Señora Raquel , con todos los pelos parados, gritaba en una esquina. —¡Me despeinaron! ¡Y yo que iba a una boda! Sentí unas grandes manos. ¡Alguien rió jijijijiji y ja jaraja ja! ¡No sé quién fue! —gritó mientras se agarraba la cabeza.


Martín, que iba rumbo a la escuela, apareció arriba de un edificio de cincuenta y dos pisos. —Algo muy grande me subió hasta aquí. Fue muy rápido. Sólo escuché un jijijijiji y un ja jaraja ja — dijo, mientras la gente, enloquecida, le gritaba que no se aventara.


El Neptuno II, un barco que llegaba al puerto, se llenó de agua. — Fue una gran ola; mejor dicho, una gran escupida. El viento trajo dos sonidos. Un jijijijiji y un ja jaraja ja — expresó el Capitán.


A Viviana, en la playa, le cay贸 un coco sobre la cabeza. No dijo nada. Se desmay贸. Las personas que estaban en el lugar oyeron un jijijijiji y un ja jaraja ja.


Mmm, no escucho nada, ¿qué pasa?

En la iglesia Santa Marta de las Penurias las campanas sonaron de manera rabiosa ciento dieciocho veces, a las doce de la noche. —La Virgen se apareció y me contó llorando que un ángel le dijo jijijijiji y un ja jaraja ja —anunció el cura.


Ese mismo día un monstruo se presentó en el canal de televisión. —Buenas tardes a todos, mi nombre es Lamberto. Voy a arreglar las cosas terribles que están ocurriendo en esta ciudad y a capturar al malandrín que las está llevando a cabo —dijo el monstruo mirando a las cámaras.


Minutos más tarde, Lamberto le regresó el brazo al Señor Flores.


También peinó a la Señora Raquel muy elegantemente. Ella aseguró que nunca más pisaría una peluquería.


Llev贸 a Mart铆n de excursi贸n por los edificios m谩s altos del mundo, antes de regresarlo a su casa.


El monstruo se bebi贸 toda el agua del barco y con ella reg贸 los bosques m谩s cercanos.


Qu茅dese con el cambio y el coco es para llevar, muchas gracias.

Invit贸 a Viviana a un restaurante. Le partieron el coco y le pusieron un popote.


Le regal贸 a la Virgen un paquete de pa帽uelos desechables.


Lamberto estaba en todos lados. Salía en los periódicos, en la tele, en la radio. Había playeras con su rostro. Muñecos con su imagen. Chicles con sus mocos. —Que felicidad, soy tan famoso —suspiraba el monstruo mientras se peinaba para atrás con LAM-gel.


El gobierno de la ciudad decidió nombrarlo el guardián supremo de todos los habitantes. Se realizó un acto público, al que asistió toda la ciudad. —¡Laaaamberto! ¡Laaaaaambertooooooo! —coreaba la multitud.


El gobernador subió al escenario para entregarle al monstruo la llave de la ciudad. La gente, aplaudía con lágrimas en los ojos. Lamberto tenía una sonrisa de ojera a ojera. De repente, empezó a hacer caras raras. —Aaaaaatchííííííísssss —estornudó el monstruo. Fueron muchos los mocos que salieron de la nariz de Lamberto. El gobernador terminó todo empapado. —Jijijijiji ja jaraja ja —rió el monstruo sin poderse contener.


—¡Es él! —exclamó el señor Flores. —¡Lamberto fue el que me despeinó! —dijo la Señora Raquel. —¡No puede ser! —expresó Martín. —¡Por las barbas de Neptuno! —gritó el capitán. Viviana no dijo nada, sólo tomaba de su coco. La virgen María volvió a llorar en la iglesia.


Lamberto, humillado, desapareció para siempre y su fama se esfumó con él. Ahora la ciudad está aburrida. Ya no tiene villano. Tampoco tiene héroe.

No sé. ¿Y ahora qué hacemos?

FIN

Voy a ver la tele.


Lamberto es famoso, de Carina Alfonso y Alejandra Cifuentes, se terminó de imprimir y encuadernar en Julio de 2011 en Aatzin, Álvaro Obregón 15, Col. Roma, Cuauhtémoc, México D.F. El tiraje fue de 3 ejemplares.


nene ediciones

Carina Alfonso 路 Alejandra Cifuentes

Lamberto es famoso  

Lamberto quiere fama y está buscando una editorial que publique su autobiografía. Si estás interesado le escribes a su manager: carina.alf@g...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you