Issuu on Google+

e!

r.c om

ÂĄS w u w w s .b c re r ak Ă­b in gw e a t


03 Índice Editorial Camaradas Club Landwehr Pasando revista Miniaturas para Napoleónicos

3 4 7

Humor bélico 10 Carlos Hernández

Visto por... 11 David Cáceres: Field of Glory Napoleonic

La claqueta metálica por Elio Cubiles

Taller de Pintura 16 Panzer grenadier

14

EDITORIAL

P

arecía que no iba a llegar el día “D”, pero al final, solo era cuestión de algo de paciencia. Paciencia, trabajo y entrega de un grupo de irresponsables que, con la que está cayendo, se han decidido a emprender un nuevo proyecto: la edición de ésta revista que ahora tienes, por primera vez, en tus manos. Lo que estás leyendo es un número cero, un adelanto de lo que serán las sesenta y ocho páginas del número 1 de Breaking War, que tendrás a tu alcance el próximo mes de Junio. Breaking War. Rompemos hostilidades, eso sí, sin rencor. No es nada personal, solo son los Juegos de Simulación e Historia que nos apasionan, nos atan alrededor de una mesa de juego, nos hacen dejarnos las pupilas pintando figuras a altas horas de la noche tras una dura jornada de trabajo, pegar nuestros dedos con cola mientras construimos nuestras escenografías, y sacrificar nuestro escaso tiempo libre para reunirnos con los hermanos de armas y salvar nuevamente al mundo civilizado. O someterlo, claro. Será tópico, será manido, pero no deja de ser cierto. Hemos puesto todo nuestro cariño en ésta publicación, y creemos que el grupo de colaboradores que hemos conseguido reunir, unido a la indudable calidad de edición y el trabajo de toda la redacción, darán lugar a que disfrutéis un poco más si cabe de ésta sana afición que tan buenos ratos nos hace pasar, ayudándonos a evadirnos de una realidad cada vez más convulsa. ¿Y qué encontraréis cada dos meses en Breaking War? Sencilla pregunta con respuesta complicada. Lo primero que diríamos es que encontrarás (por siete euritos de nada) muchos artículos, entrevistas, imágenes y comentarios sobre juegos de simulación con base histórica, reproducciones de batallas y enfrentamientos desde la antigüedad hasta la guerra moderna, y juegos de estrategia en tablero y consola (o PC) con ambientación en alguno de los conflictos bélicos que han marcado nuestro devenir por éste valle de lágrimas bañado en sangre que es nuestro mundo. En éste número cero, por ejemplo, incluimos varios artículos relacionados con el periodo napoleónico, animados por la reciente aparición del reglamento de Osprey y Slitherine “Field of Glory Napoleonic”. Pero no será solo eso. También tendremos un lugar para los juegos de estrategia y fantasía, hablaremos de cine, traeremos relatos, humor y mucho más. Todo lo que creamos que puede interesaros, y todo lo que vosotros nos digáis que os interesa, porque os preguntamos a través de nuestra web y del correo por vuestras inquietudes. Con tiempo dotaremos a la web de nuevos contenidos, vías de comunicación y participación, tienda on-line y muchas otras novedades. Por ahora, podéis registraros para recibir cumplida información de todo cuanto ocurra relacionado con la revista, los wargames y mucho más. Solo nos queda desear que disfrutéis de éstas primeras páginas tanto como nosotros hemos disfrutado creándolas. Con eso nos daremos por pagados, y por esta razón, y sin que sirva de precedente, paga la casa. La Redacción

BreakingWar ® Wargames de Simulación e Historia - Nº 0 - Abril 2012 - Edita: Proyecto Cruz S.L. C/ Plaza de toros Vieja nº2

29002 Málaga - C.I.F: B- 91263178 - Director: Joaquín Rúiz - Redactor jefe: José Oliveros - Diseño gráfico y maquetación: Sergio Mora - Ilustraciones: ªRU- MOR, Carlos Hernández, Sergio Mora - Fotos: Capitán Miniatures, CLub Landwehr, Javier Moncholí, Joaquín Rúiz, José Oliveros, Marcos Torregrosa, Rafael Rico y Rubén Torregrosa - Colaboran: Carlos Hernández, Club Landwehr, David Cáceres, Elio Cubiles, Jesús Morini, Marcos Torregrosa, Rafael Rico y Rubén Torregrosa - Depósito legal: MA

Distribución: suscripciones@breakingwar.com Teléfono: (+34) 658 755 958 Publicidad: publicidad@breakingwar.com Teléfono: (+34) 658 755 958

Suscríbete y Consigue Crandes Descuentos y Ventajas www.breakingwar.com


CAMARADAS

04

Club Landwehr Entrevista con su presidente,

Ivan Gonzalez

por

Joaquín Ruiz “Quino”

fotos: club landwehr

E

l Club Landwehr tiene sede en Málaga, y es el responsable de la organización de las Hispania wargames, evento que en éste mes de abril celebra su segunda edición con grandes expectativas en cuanto a las previsiones de participación y asistencia. Me reúno con su Presidente para conocer un poco mejor a éste veterano grupo de aficionados. Tras una calurosa acogida, y la inicial sorpresa ante la grabadora digital, comenzamos la charla preguntando cuánto tiempo hace que empezó su andadura el Club.

- El Club tiene unos 20 años de historia, aunque algunos de los aficionados que lo componen, empezaron antes con su afición. En éste largo periodo, habréis llevado a cabo muchos proyectos.

- Principalmente, recreaciones de batallas históricas, aunque también fantasía y representaciones de escenas de películas, como la batalla que se produce al inicio de El Imperio Contraataca, de la saga Star Wars. Últimamente el Club se ha embarcado en la vorágine de crear el evento Hispania wargames, que pretendemos que sea el punto de referencia en el mercado nacional del mundo del wargame, y de todo lo relacionado con éste hobby y la afición. Para el evento estamos volcados todos los

miembros del club e incluso gente ajena, que participa activamente. Me interesa saber cómo están organizados, así que le pregunto por si están divididos en secciones en función de sus gustos y aficiones por diferentes tipos de juegos o de actividades.

- No estamos formalmente divididos, aunque existe una diferencia clara entre lo que es simulación histórica y fantasía. Haciendo un repaso de lo que hacemos, tratamos la antigüedad en diferentes etapas, tanto en 15mm como en 10mm y para diferentes momentos históricos egipcios, romanos, asirios y demás. Usamos 28mm para recreaciones de batallas, como la de Vietnam (gracias a Francisco J. Sanchez). También


05

CAMARADAS

tenemos una maqueta espectacular que va a estar montada en las Hispania y en la que se reproducen diferentes escenas de la película Apocalypse Now, que quedan espectaculares. También, por supuesto, tratamos la Segunda Guerra Mundial en todas sus vertientes. No me quiero olvidar de la otra parte del club que no juega histórico, que juega 28 mm de fantasía, como una maqueta y una partida muy graciosa que crearon, con escenarios de The Walking Dead. Te metes en la piel de los personajes de la serie y realmente te crees que eres el sheriff, y que estás rodeado por zombies por todos lados. En fin, que se juega a todo en el Club, por suerte. En lo que respecta a mis gustos personales, prefiero la antigüedad. Roma y Alejandro Magno sobre todo. La antigüedad aporta la particularidad de que las batallas se llevaban a cabo hombre a hombre. No te mata un cañón que está a 20 kilómetros emplazado. Además el sistema de reglas que utilizamos es muy completo: El Ancient Empire para 10 y 15 mm. También jugamos 6mm para napoleónicas, que es la gran colección estrella del club con 15.000 figuras en plomo y 7.500 que están pintadas, y sirven para recrear las batallas de la época. Es la época visualmente más espectacular, porque puedes manejar ejércitos con 4.000 figuras, y tienes la sensación de ser Napoleón. Tenemos el ejército prusiano, el ruso, el inglés, el francés lógicamente y el austriaco. El español lo tenemos, pero habría que pintarlo. Me interesa saber qué Reglamentos son los que más les gustan, y me sorprende su respuesta.

- Los de competición no nos gustan. En general los reglamentos comerciales no nos satisfacen puesto que no recrean la historia, sino que están hechos con vista a organizar campeonatos. Se adapta la historia para mejorar la jugabilidad. A nosotros nos gusta más recrear la historia, aunque los reglamentos más fieles a la realidad, tienen que tener muchos más detalles y obliga en parte a que estés más comprometido con la época, a tener más conocimientos. No tiene nada que ver manejar una tropa romana con manejar a un grupo de íberos, en la realidad, cuando en cualquier reglamento de competición, el manejo es equivalente. No hay más que ver su página web o entrar en su sede, para quedarse maravillado de la cantidad de escenografía que tienen. Le pregunto si es de factura propia.

- Hay de todo porque 20 años de historia dan para mucho. Al principio era toda hecha por nosotros con material de PVC. Luego poco a poco, cuando había algo de dinero, se compraba alguna cosa. Desde que tenemos a Manolo Muñoz (Manolo PVC para los amigos), que es maquetista profesional, el trabajo se hace con resina en vez de con PVC. Él aporta mucha escenografía al Club, que realiza con una gran calidad. Los tableros también los hacemos nosotros, se compran las planchas de polietileno de diferentes grosores, y utilizando la pintura pétrea rugosa, tenemos la base para hacer los tableros. Eso y mucha imaginación. En la página Web pueden verse proyectos de grandes proporciones, así que le pregunto por ellos.

- El más faraónico que hay hecho, el más espectacular, es el de Star Wars porque supuso mucho trabajo y la recreación sigue al detalle lo que aparece en la película de El Imperio Contraataca. Como no había muchas figuras, se hizo un trabajo a mano importante para clonarlas. Carlos Bernal impulsó el proyecto y ha sido la maqueta que más se ha expuesto y la que más gusta, con diferencia.Tiene 5m de largo y 2m de ancho. Está toda la base ECHO con toda la llanura helada, los cuatro AT en un tamaño de entre 40 y 50cm cada uno, en fin, que el realismo es impactante.


CAMARADAS

06 Otro proyecto importante, con Julio Robledo, es Guadalcanal. Se recreó la batalla inspirado en la serie de Pacific y también tuvo mucho éxito. Y aunque fue hace mucho tiempo, no puedo olvidarme de otro de mis preferidos, que fue la batalla de Leipzig. Impresiona ver 7.500 figuras desplegadas en la mesa.

Actualmente trabajamos en un proyecto que empezamos basándonos en Space-Hulk, el juego de tablero de Games Workshop, con escenarios de cartón y con figuras de plástico, que estamos recreando en tres dimensiones y que va a ser con diferencia el más espectacular de los realizados por el Club Landwehr. Parte del Club vio que se podía orientar más hacia una recreación de los mundos de Alien, sobre todo en la segunda película, con los marines espaciales y el asalto a la base. Así que estamos haciendo una nave espacial por dentro, con todo, luces, sonidos, con todo. Pero no todo son juegos bélicos, también se abarcan otras temáticas

- El Club es de recreación histórica y la historia está llena de batallas, pero también es un club de ocio y tenemos juegos recreativos, como el Fórmula D, del que se realizan campeonatos a distintos niveles y es un juego que es adrenalina al 100%. Tiras los dados, metes la quinta marcha, la sexta, y te parece que estás llevando realmente un fórmula 1. Aparte tenemos juegos de cartas, juegos de tablero clásicos como el Risk y otros más modernos. El tablero tiene la ventaja de que no tienes que trabajarlo en tu casa, llegas al Club, despliegas el tablero, te sabes las reglas, te pones a jugar y lo juegas en una tarde, o en dos tardes. Muchas actividades dentro del Club, pero ¿cuántos miembros participan?

- Actualmente somos quince miembros, aunque nunca hemos sido más de diecisiete. Es un grupo estable y en el que los socios pagan su cuota aunque no puedan venir a jugar, lo que no es habitual. La cuota de veinticinco euros te da derecho a jugar con todos los materiales del Club y tener un local donde hacerlo, por lo que pensamos que es económico.

Puede que alguna persona que viva cerca de Málaga, tras leer la entrevista, quiera participar, ¿como podrían localizaros?

- En la página web www.clublandwehr.com puede contactar directamente y además está la dirección física. Se pasa por allí y no hay ningún problema. Nosotros damos uno o dos meses de prueba a los nuevos para que se pasen, se tomen unas cervecitas con nosotros, jueguen y ya está. Los miembros del Club tienen sus propios trabajos pero, ¿Hay alguno que sea profesional del tema del miniaturismo?

- Del tema del miniaturismo tenemos a Manolo PVC, que nombramos antes y que es maquetista profesional. Su trabajo antes era el de hacer maquetas para las constructoras. Con la crisis se fue el negocio al traste, y puso el negocio de maquetas a través de la página www.cosaswargame.wordpress.com, en la que vende productos de resina a calidad excelente. Él es el único.Lo que pasa es que algunos llevamos tantos años en éste hobby que lo hemos convertido en profesión, y por ejemplo yo llevo ya dieciocho años pintando soldados, miniaturas de plomo. Hay algunos miembros que por encargo aceptan pintar figuras, aunque no se ganan la vida con ello. Del Club quiero decir que tras tantos años hemos conseguido ser un grupo de amigos que se reúnen todos los jueves, y que además de la afición hemos conseguido un auténtico espíritu de amistad, y que al fin y al cabo los Clubes están formados por personas unidos por una afición común. Y sobre todo quiero destacar la capacidad de sacrificio, para además del trabajo y la familia, sacar un ratito para podernos ver una vez a la semana, que aunque sea una afición, es algo sacrificado estar ahí, y si no, que se lo pregunten a las familias. Gracias a Iván por su colaboración y por sus palabras. Seguro que aprovecharemos los recursos de los que disponen para realizar algunos reportajes más para la revista, y abusaremos de su amistad y de la predisposición de los amigos del Club Landwehr para seguir fomentando la afición a éste apasionante hobby.


07

PASANDO REVISTA

Miniaturas para

Napoleonicos por

Rafael Rico

Front Rank 28 mm, pintados por Kevin Dalimore.

S

eguro que has deseado alguna vez dirigir una carga de coraceros sable en mano, levantando la tierra a tu paso o expulsar al gabacho de Bailen a mosquetazo limpio. Si no sabes que miniaturas elegir, para eso estamos nosotros, para echarte una mano. Si hay un período donde se prodiguen las marcas de miniaturas éste es, sin duda, el napoleónico. Y ya sea por la espectacularidad de sus uniformes, los regimientos en masa a lo largo del campo de batalla, el poder emplear las diferentes tácticas de la época o por una conjunción de todas ellas, todo “wargamer” que se precie ha querido emular a Napoleón, Reding o Wellington. Dada la variedad de minituras, uno de los principales problemas que nos encontramos es, además de elegir una buena marca, la escala con la que queremos jugar. Vamos a dividir las diferentes marcas que te proponemos en cuatro grandes grupos, obviando otras escalas menos comerciales o poco adaptadas a los principales wargames del período. Escala 6/10mm

si buscas el efecto masa en batallones concentrados de infantes, ésta es, sin duda, tu escala. Un poco más grandes, entramos ya en el terreno de los 10mm y una marca brilla por encima de cualquier otra, Pendraken. Excelente calidad y detalle, estaríamos en una escala a caballo entre muchas miniaturas y el nivel de detalle de los uniformes que encontramos en escalas algo mayores. Escala 15/18mm Quizás la reina de las escalas para los jugadores de este periodo. Compagina calidad y precio, siendo algunas marcas, verdaderas obras de arte en metal. Y puesto que estas características es lo que busca cualquier buen aficionado, las marcas que producen miniaturas lo saben y nos encontramos con un mercado saturado de buenas figuras, a diferentes precios y de cualquier período que quieras buscar. Vamos aquí a comentar las que, a juicio de este simple aficionado, son las más destacadas.

Aunque existen escalas diminutas (hasta 2mm), la más pequeña de las que normalmente se puede jugar y pintar con algún grado de detalle, son los 6mm. Podemos destacar 3 grandes marcas: Adler, Heroics&Ros y Baccus, aunque esta última quizás sea un poco más grande que las dos anteriores. No obstante, todas pueden ser compatibles. Debido a su precio económico y a la cantidad enorme de miniaturas disponibles para pintar, Pendraken 6 mm.


PASANDO REVISTA

08 acompañado de su propio reglamento de juego, Napoleon at War, que aunque acaba de empezar ya se ha labrado una buena reputación por sus excelentes figuras (y acaba de salir un paquete con la Vieja Guardia que parece que me está llamando para hacerme con ella). Escala 20mm

Warmodelling 15 mm.

Dentro de este apartado conviene distinguir entre los 15mm reales y los denominados 15 heroicos o 18mm, puesto que, aunque se venden en muchas ocasiones como 15mm, combinar figuras de una u otra marca puede hacer que nuestro ejército quiera revivir antiguos enfrentamientos entre israelíes y filisteos, con pequeños David juntando el hombro con poderosos Goliat. Y aunque en toda época ha habido altos y bajos, delgados y gordos, hay algunas marcas que no deberían combinarse si no queremos que llamen la atención al verlos juntos.

Aunque el metal es el rey de los wargames, siempre se encuentra un hueco en nuestro corazón cuando hablamos de esta escala para las miniaturas de plástico. Cuántos de nosotros habremos empezado en este hobby coleccionando ingentes cantidades de miniaturas

Entre las primeras podemos encontrar a la marca que tiene de todo: Essex. Buena calidad y precio medio de mercado. Podemos combinarlas sin problemas con otras marcas como Old Glory (otra mítica gama de miniaturas) y Peter Pig, ambas de gran calidad y a precios muy competentes En los 18mm, en mi opinión, encontramos de lo mejorcito que uno pueda buscar. En primer lugar, AB Miniatures. Hablar de esta marca es sinónimo de calidad contrastada, con un nivel de detalle sobresaliente (y tiene unos españoles de comienzo de la guerra que son de lo mejor que he visto). Sus problemas: el precio, de las más caras del mercado y su disponibilidad. Esta marca australiana (ahora comercializada por Eureka) puede tardar un poco en servirnos y las tasas de aduanas darnos más de un susto. Pero tranquilos, que si buscáis miniaturas de gran calidad también y precios muy interesantes, el producto patrio nos sirve sin dudas. Tres grandes marcas: Campaign Game Miniatures (excelente calidad con diferentes ejércitos mas enfocados a finales de las guerras napoleónicas), Warmodelling (tiene de casi todo y españoles para los diferentes períodos de la guerra) y, por último y

Essex 15 mm.

Napoleón at War 18 mm.

de plástico, que somos incapaces de tirar pese a que no las utilicemos. Marcas míticas como Esci o Italeri van unidas a nuestra adolescencia y juventud y con una calidad que ya querrían más de una marca de metal. A éstas se les ha unido, entre otras muchas, dos que se pueden destacar por el amplio catalogo para este período: Zvezda y Hät. Si quieres muchas figuras al precio más económico del mercado y no te importa pintar plástico, estas son tus marcas, no lo dudes. Escala 25/28mm Cuando uno piensa en este escala, lo primero que hace es tocarse el bolsillo y, porque no, pensar en el tiempo que se tarda en pintar decentemente (más bien por el que dirán los demás), una miniatura de esta escala. Aunque estos argumentos son bien ciertos y cada miniatura puede oscilar entre 1 € a los 2,5 €, la aparición de varias marcas punteras en el mercado con sus cajas de figuras de plástico multicomponentes de una calidad impresionante, ha revolucionado el mercado y facilitado a todo buen “wargamer” o a todo aquel que le guste pintar sin jugar ,un excelente material con la buena noticia de que sigue en auge y con buenos signos de durar mucho tiempo.


09

PASANDO REVISTA solo está enfocado al último período de la guerra, así que si esta es tu época, si quieres batir tus habilidades en Waterloo, elige ésta marca. Sin embargo, hay muchas otras que son magníficas también. Victrix (con excelentes gamas de plástico multicomponentes y algunas gamas de metal), Front Rank (calidad, calidad y calidad y encima españoles que son de lo mejorcito del mercado), Foundry (esta tiene de todo y no se queda atrás con las demás), Old Glory y Essex (con un gran catálogo ambas), Calpe Miniatures (si quieres prusianos, no mires otras marcas), Renegade (con poco donde elegir pero muy buenos franceses e ingleses y con interesantes precios para regimientos), Crusader (muy buenos franceses y no tiene más).

Hät Miniatures 20 mm.

Lo mismo que ocurre con los 15mm, esta escala está repleta de muchísimas marcas, una verdadera saturación donde no hay grandes diferencias de precios. De calidad la verdad es que sí, por eso he elegido las que considero las mejores y que con ellas, podemos hacerlos el ejército que queramos, por muy raro que sea. Alguna de estas marcas que enumero a continuación, seguro que lo tiene. Un clásico entre los clásicos, Perry Miniatures; poco hay que decir de la calidad de sus modelado a lo que hay que unir sus excelentes cajas de plástico, pioneros en el mercado. La única pega, que

Y para terminar, mencionar otras dos marcas que disponen de ejércitos españoles: Brigade Miniatures (con más ejércitos donde elegir y con unos guerrilleros muy bien hechos y curiosos) y Capitán Miniatures (impresionantes sus nuevas gamas de españoles pre1811 y su infantería de marina y marineros de diferentes nacionalidades, siendo además una marca española que hay que apoyar). Aunque existen muchas marcas más, he elegido estas porque creo que representan un abanico amplio de calidad y precio adecuado a lo que queramos hacer, ya sea para jugar a los numerosos reglamentos de esta época o por el simple placer de pintar, quizás, los uniformes más bonitos que jamás se han diseñado.

Capitán Miniatures 28 mm.

Victrix Miniatures 28 mm.

Capitán Miniatures 28 mm.


HUMOR BELICO

10

con

- ยกMalditos gabachos!

Carlos Hernรกndez


11

VISTO POR...

FoG Napoleonic Entrevista a David Caceres por

Joaquín Ruiz “Quino”

N

os reunimos con David Cáceres, colaborador de Slitherine y Osprey, con intención de que nos cuente algunas claves del nuevo reglamento de la marca para el periodo napoleónico, Field of Glory Napoleonic. Nos conocimos cuando él pertenecía a la Agrupación de Miniaturistas de Granada. David ocupó luego un puesto relevante en la Federación Española de Wargames, y cuando el uso de DBM comenzó a decaer, y tras la aventura de Art of War y el nacimiento de Field of Glory, empieza a colaborar como Betatester. Su buena relación con Richard Bodley Scott abre las puertas a Xavier Codina y a David Cáceres para que colaboren en la elaboración de listas de ejércitos, y su gran trabajo en éstos encargos le catapultan al equipo de diseño de listas de ejércitos. Luego accede a un segundo escalón en el equipo de diseño asesorando a los diseñadores y a los ilustradores en las nuevas producciones, y así pasa del reglamento de Antigüedad al de Renacimiento, traducciones al castellano en las que ha trabajado mucho junto a Xavi Codina y casi sin darse cuenta, colaborador de Slitherine en asesoramiento de juegos, reglamentos, listas y traducciones. Pero hoy queremos hablar de FoGN:

¿Sigue la misma línea de los otros reglamentos de antigüedad y renacimiento?

- Yo diría que si FoG Antigüedad y FoG Renacimiento son hermanos, FoGN es primo hermano de ambos. Aunque la mecánica es diferente, la estructura es similar. Sigue manteniendo las mismas cinco fases aunque cambien los nombres, Asalto, Disparo, Movimiento, Combate y Recuperación. En eso no cambia pero en todo lo demás sí. Digamos que los napoleónicos tienen una mecánica más

estructurada, está más jerarquizado, las órdenes son diferentes, el sistema de mando cobra mucha más importancia que en los otros reglamentos. Se ha tendido a mantener la misma línea de FoG para que el jugador que llega de los otros dos reglamentos no le suene demasiado raro, se pueda familiarizar rápidamente con el reglamento, pero sí es cierto que tanto la mecánica como el modo de juego cambia bastante. Hay dos expansiones a punto, otra en proyecto… ¿Tendrán Juegos de Campaña? ¿Listas de Ejércitos?

- El reglamento se divide en tres libros, y de hecho tiene tres portadas diferentes que evocan a la infantería, la caballería y la artillería, que son los tres bloques principales que componían los ejércitos en esa época. El primero es el reglamento, con todo lo que ello conlleva y las otras dos expansiones traen las listas de ejército que se van a jugar en las campañas, algunos escenarios y ejemplos de campañas. Las campañas son algo que se tiene proyectado para descargar luego desde la web. El mismo reglamento, desde el inicio, te permite varios modos de juego, desde el juego de campañas, al juego de escenarios, incluyendo un “What if” con ejércitos anacrónicos, el encuentro por puntos y el encuentro por objetivos. Es un cambio significativo con los otros reglamentos, fundamentado en el convencimiento del equipo de diseño de que el periodo napoleónico es muy diferente del resto de periodos. De hecho en la versión del renacimiento se vio que se adecuaba mucho más al periodo que en antigüedad, donde la cultura del jugador permite jugar mucho en anacrónico y por puntos, mientras que en Napoleónico se juega mucho más en histórico. La doctrina de los diferentes ejércitos invitan a que se juegue de forma fidedigna y en napoleónicos el máximo rendimiento lo sacarán los jugadores que jueguen de ésta forma. ¿Podemos decir que los distintos ejércitos tendrán reglas diferentes, acercándolos a su comportamiento histórico, o todos usarán las mismas reglas?


VISTO POR...

12

- Todos tienen las mismas reglas de movimiento, pero cambiarán sus doctrinas, que son modificadores que hacen que el inglés por ejemplo, combata mejor en línea que el resto de los ejércitos. Los ejércitos prusianos, rusos y españoles combaten mejor así al principio y conforme van avanzando el periodo se van adaptando a la doctrina napoleónica que imitan, pero que no llegan a dominar por completo. El francés es el de más flexibilidad táctica. Partiendo de la base de que el diseño de los elementos de juego no nos permitirá grandes cambios de formación, sí que afectará bastante el cambio de doctrina. No es tan palpable como en otros reglamentos más detallados de batallón en los que existe el orden mixto, la línea, la columna, la columna de ataque, pero aún así, cada país sí que tiene una doctrina a la que adaptarse. Dinos algo que rompa el esquema de FoG y que haga que sea diferente al resto de la línea editorial.

- Lo que más me gustó, fue el hecho de que tanto las bajas como la moral no dependan de una segunda tirada. El que combate tira los dados y el resultado dice las bajas, el efecto sobre la moral y todos lo que sucede en el combate. Eso agiliza el ritmo de juego, al no tener que tirar una y otra vez para cada uno de los efectos. Con una sola tirada, los tienes todos, ganando agilidad. ¿Podemos suponer que las partidas duran lo mismo, sobre tres horas y media, de cara a los torneos?

y dieciséis unidades será lo más usual de ver. ¿Tendremos turcos?

- Sí, no se han privado de nada los chicos de Slitherine. Los turcos no suelen recibir mucha atención, pero la intención de los diseñadores de FoG es tener en cuenta todo, todas las localizaciones, todas las nacionalidades, y es algo que yo he sufrido en mi propia experiencia y que llega a ser exasperante. En Renacimiento nos llevó a lugares tan inhóspitos como Timor Oriental, y aunque éste reglamento se centra lógicamente en Europa y y en las campañas más importantes como España, Rusia y los Países Bajos, haber, habrá de todo. ¿Algo más que tendríamos que saber?

- Sobre todo el tamaño de los grupos, que es el punto de fricción entre todos los jugadores en éste periodo: ¿batallón o brigada? Pues en éste caso ni lo uno ni lo otro. Regimiento. Los ingleses lo llaman semi brigada. Yo he probado algunos reglamentos con éste tamaño de grupos, como una variación del Principles of War y creo que es muy interesante para el periodo, ya que te permite jugar unidades con dos o tres batallones que al tener el mismo general mantienen una cohesión parecida. Es un tamaño intermedio entre brigada y batallón que va a ser algo desconcertante para el jugador que tenga costumbre de jugar con uno o con otro, por lo que habrá que esperar para saber cómo es acogido.

- El reglamento te permite mucha flexibilidad en cuanto a la duración de las partidas. Entre el despliegue y el juego la partida estándar durará entre dos horas y media y tres horas y media, si bien el periodo por sus particularidades, al ser tan único y diferente, te permite hacer desde pequeñas escaramuzas de una división o dos, hasta jugar a varios cuerpos de ejército. La base del reglamento está pensada para que se juegue a un solo cuerpo de ejército con entre doce y dieciocho regimientos, lo que viene a ser cuatro o cinco divisiones del ejército.

¿Y sobre las escalas? ¿Cuál es la que más te gusta?

¿Cuántas unidades tendrá un ejército de media en el juego?

Nos despedimos con ganas de tener en las manos una copia del reglamento, aún no publicado cuando hago esta entrevista. Invitamos a David a que nos acompañe durante la prueba que realizaremos del Reglamento. Él acepta encantado, no sin antes asegurarse de que habrán cervezas y una copiosa cena de por medio.

- El francés es más pequeño de media, pero yo he visto entre diez y catorce grupos para éstos ejércitos. Los despliegues con irregulares serán mayores, pero entre once

- Siempre he sido amante del 15mm porque mantiene el equilibrio justo entre calidad en los detalles y sensación de batalla. Pero si tuviera que elegir una escala para jugar a FoGN en grandes batallas como las que permite éste reglamento, habría que pasar a 10 mm, por la cantidad de figuras que permite. Si se fuese a hacer una demostración, los 28mm pueden ser muy vistosos, aunque mantengo mi preferencia por los 15mm.


LA CLAQUETA METALICA

14

Luces , Camara... por

Elio Cubiles

L

a guerra ha acompañado a la humanidad desde sus mismos orígenes, ya nos lo recordaba el insigne Stanley Kubrick en la primera parte de aquella obra maestra de la ciencia ficción 2001; y como tal compañera de viaje resulta muy recurrente como inspiración para la sección que aquí nos ocupa: El cine No hay nunca que olvidar, que el principal objetivo de una película es el entretenimiento del espectador, y para ello, las superproducciones de Hollywood, con independencia a sus frecuentes meteduras de pata historiográficas y “gazapiles” anacronismos, hay que reconocer que en la mayoría de las ocasiones cumplen este objetivo. Todos recordamos ese infinito mar de kilt de la memorable Brave Heart (1995) en una época en la que no se utilizaban aún, al menos no con esa proliferación. O aquel aguerrido grupo de estadounidenses comandados por Errol Flynn en Objetivo Birmania (1945), que tanto revuelo ocasionó en el Reino Unido dado que durante la segunda guerra, en el conflicto de Birmania no hubo ni un solo norteamericano y fueron únicamente los británicos los que se batieron el cobre contra las tropas del sol naciente - una nota curiosa a destacar en este film son sus efectos de sonido en la selva; divertidísimo. No pierdan la oportunidad de recrearse en la interminable repetición de un infinito bucle de fondo “cacatuíl” que, llego a pensar, es el verdadero motivo por el que pierden los nervios los protagonistas -. Por otra parte, ni que decir tiene, que la moral, en la capacidad de motivación de una tropa, es de un valor e importancia que en gran medida puede incluso superar en ocasiones, a factores tan relevantes como el equipo o incluso su propio adies-

tramiento. A este efecto destacaremos algunos ejemplos sobre el aspecto propagandístico en general del cine por influir en el público al que va dirigido. A destacar con esta motivación de “intentar vender la moto al espectador” ejemplos como Objetivo Birmania (1945), Boinas Verdes (1968), o Black Hawk Derribado (2001), que claramente se encuentran impregnadas de este objetivo, por supuesto correspondiente a su respectivo periodo histórico: Segunda guerra mundial, Guerra de Vietnan y Conflicto en Somalia. En esta línea, sirva esta pincelada tan sólo como muestra, procuraremos abundar durante números siguientes. Para el día de hoy me gustaría hacer referencia a dos películas bélicas de estilo tan radicalmente distinto como dilatado es el periodo histórico que las distancia, y no obstante rodadas el mismo año de 1970. Por un lado Waterloo; por estar directamente relacionada con la temática de este número. Y por el otro Kelly´s Heroes, por lo atípico de esta última. Ambas son cintas de visionado obligatorio para cualquiera que guste del cine bélico, y les aseguro que el entretenimiento lo tienen garantizado. En Wateloo, su director, Sergei Bondarchuk, que ya venía de rodar hacía un par de años una mega superproducción de Guerra y Paz, muestra esta experiencia en el manejo de miles de extras y con una casi absoluta falta de efectos especiales, consigue magistralmente transmitir al espectador un total realismo de la batalla que determinó el ocaso del genial Napoleón Bonaparte. Quizás, y sólo a mi parecer particular, lo único reseñable antes de extenderme en elogios, sea algo de sobre actuación por parte de Rod Steiger encarnando a Napoleón, aunque en su descargo, hemos de reconocer que funciona muy bien en la pantalla como enérgico contrapunto de su oponente el tranquilo Chistopher Plummer personificando a Welligton.


15 Siento comunicar a los amigos de buscar gazapos históricos en las películas de trama histórica (entre los que me incluyo) que en esta cinta lo van a tener bastante complicado. Uniformidades, formaciones, estructura temporal ajustada a los hechos, y devenir de los acontecimientos tal y como ocurrieron realmente, se encuentran plasmados en esta cinta con total fidelidad. Hay incluso un detalle que llama la atención. Se trata, sin lugar a dudas, de una de las batallas más famosas de la historia y de todos es conocido su resultado aún sin encontrarse ducho en la materia; muy bien, pues aún así, Bondarchuk consigue que mientras la estamos visionando nos transmita la impresión de que puede cambiar el rumbo de los acontecimientos en cualquier momento, como realmente estuvo a punto de ocurrir en varias ocasiones. Un comentario, este dirigido a los aficionados a la historia en su componente bélico. De todos es conocida la genial mente militar de Napoleón, brillante táctico pero aún mejor estratega. En esta película nos muestra por separado esas dos facetas con magistral nitidez. Cuando deambula por palacio, o en la escena tumbado en el suelo sobre los mapas tenemos al estratega, en el campo de batalla, al maestro de la táctica adaptando sus movimientos al desarrollo de la contienda. Para terminar con esta película sólo dos últimos detalles que no me gustaría dejar en olvido: Por supuesto el maestro Orson Welles en el papel de Luis XVIII, y la “imprudente” carga de caballería del mariscal Ney contra la infantería. A continuación, como adelantaba al principio, la película que a todo el mundo enseñó que a un Panzer Tigre hay que dispararle en la retaguardia si quieres salir de allí para contarlo: Kelly´s Heroes o para nosotros Los violentos de Kelly, que en el aspecto de cambio de títulos al español también habría mucha tela que cortar. El aficionado al belicismo histórico encontrará en esta cinta también un gran disfrute salvando por supuesto las distancias en la temática. A destacar al igual que en la anterior su fidelidad y autenticidad en la puesta en escena. Los Sherman utilizados son auténticos y si bien los Tigres en realidad eran T-34, se modificaron en apariencia con todo lujo de detalles. Incluso se trata de la 35ª

LA CLAQUETA METALICA división que se encontraba en Nancy (Francia) en el 44. Sin embargo, aquí concluye realismo si la comparamos con la anterior. Brian G. Hutton, dirige una historia, muy divertida hay que reconocer, pero donde los protagonistas no mueren (y se nota) a no ser por exigencias expresas del guión. Al margen de este aspecto, ciertamente nos transmite la narración el desconcierto que reinaba entre las líneas aliadas durante esos meses de 1944, y sobre todo, y hace referencia a ello en varias ocasiones, el continuo problema del “fuego amigo” que sufrían las tropas. No se trata de un film que permita el lucirse al reparto, aunque también hay que reconocer que casi la mitad del metraje rodado terminó siendo pasto de la tijera de la productora, completamente sorda al insistente desacuerdo de un Eastwood al que solo querían que hiciera de tipo duro, y que no era la idea inicial, más parecida a Salvar al soldado Ryan que a la historia que finalmente quedó para las pantallas. No quiero terminar sin hacer referencia al histriónico personaje de Oddball interpretado por Donald Sutherland. Al margen del airecillo hippie del pintoresco grupo que lidera (recordamos que la cinta es de 1970) se me antoja también otra lectura, un quizás vago recuerdo a la figura del Condottiero renacentista, donde el blindado es su armadura, mercenario, al margen de vinculaciones éticas, ligado por el gusto de la lucha (finalmente hasta dice comprar el Tigre que termina sobreviviendo) y algo ido de la cabeza, que probablemente sea lo poco que se escabulló de la idea en el guión original. Los aficionados a la representación de batallas históricas, sin muchas dificultades pueden pasar un buen rato representando esta escaramuza, pero, por favor, no pueden olvidar el pintar de color rosa la parte posterior de al menos uno de sus Tigres si verdaderamente buscan conseguir realismo en la escenificación. Para concluir, me gustaría permitirme una breve reflexión: ¿Para cuando una película basada en la heroica defensa de la ciudad de Panamá frente a las desproporcionadas fuerzas inglesas, por el aguerrido Blas de Lezo?


Fotos: Marcos Torregrosa

C

omo primer paso, eliminamos todas las rebabas e imperfecciones que pueda tener nuestra figura. De lo contrario, si pintamos sobre ellas, la miniatura podría deslucir considerablemente (por ejemplo, podemos encontrar una línea de molde la atraviese de lado a lado). Con un poco de paciencia, una cuchilla y un juego de limas la iremos repasando. Acto seguido, aplicaremos una capa de imprimación que nos facilitará el trabajo posterior. Usualmente se usan tres colores como imprimación: negro, blanco o gris. La elección de uno u otro dependerá de los colores con los que vamos a trabajar y del acabado que queramos conseguir. Por ejemplo, si vamos a trabajar con unos tonos muy claros, como el amarillo, entonces deberíamos usar una imprimación blanca. Y viceversa. La ventaja del gris es que permite pintar con relativa facilidad todos los colores, razón por la cual es mi preferido. Uniforme

Empezamos por la superficie más grande, el uniforme, que en este caso será un poncho mimetizado que cubre casi la totalidad de la figura y donde recrearemos el famoso camuflaje alemán splinter o buntfarbenaufdruck, típico de los fallschirmjäger. Así, pintaremos los pantalones y la guerrera con verde extra oscuro (896, Vallejo) y el poncho con uniforme inglés (921, Vallejo). Y puesto que vamos a pintar unas superficies bastante grandes, interesa que la pintura vaya fluida. Por ello habrá que diluirla un poco más de lo normal, de lo contrario será bastante fácil que nos salgan grumos.

A continuación empezaremos a trabajar las luces, y para ello utilizaremos el color hueso (918, Vallejo) para aclarar ambos colores. En el caso del verde, a poco que añadamos hueso lo aclararemos, por lo tendremos que tener mucho cuidado cuando hagamos las mezclas, a riesgo de generar un contraste excesivo. Lo ideal para un color tan oscuro es tener un poco más de delicadeza y hacer un degradado suave, haciendo unas mezclas que den poco contraste, pero que vayan aclarando progresivamente el color. Y para ello deberemos dar más pinceladas de lo normal. En cuanto al uniforme inglés, aparte de ser un color bastante claro y fácil de iluminar, en este caso nos interesará cambiar su tono y aproximarlo a un color crema (el color base del camuflaje). El uniforme inglés tan solo nos servirá de sombras, por lo que lo primero que haremos será aplicar una “segunda” capa base con una mezcla 1:1, con la que taparemos el color inicial salvo en las marcas profundas. Sobre esta segunda capa base empezaremos a trabajar las luces añadiendo más hueso a la mezcla inicial, hasta una luz máxima en una proporción aproximada de 1:3. Una vez terminados ambos colores sería recomendable repasar las sombras, ya que normalmente siempre cometemos algún error y nos


pasamos. Utilizaremos los colores base en cada caso, no obstante, para el verde si queremos podemos mezclar el verde extra oscuro con un poco de negro para darle más contraste. Camuflaje “splinter” Para recrear el camuflaje Splinter, representaremos las manchas geométricas de marrón chocolate y verde oliva y las “gotas de lluvia”, de verde oscuro, sobre el color crema de la base. Utilizamos los colores marrón mate (984, Vallejo), verde refractario (890) y el verde extra oscuro, respectivamente. Empezamos con las manchas geométricas (en éste caso he empezado con las de color marrón), y puesto que tenemos la superficie “completamente” lisa tendremos que prestar mucha atención a su tamaño y forma, con objeto de dejar sitio para las otras manchas y las gotas. Al pintar el segundo color todo será mucho más fácil, puesto que ambos colores siempre solían estar en contacto y ya tendríamos delimitada su ubicación. Así, empezaremos diluyendo el marrón para facilitar su aplicado, y con un pincel fino iremos trazando las manchas geométricas. Estas manchas deberían ser en todo momento poligonales, de trazos rectos y aristados, y nunca curvas. En cualquier caso, es muy recomendable tener al lado una foto del camuflaje que sirva de inspiración. Una forma rápida de hacerlas es a base de triángulos, unos conectados con otros y de diferentes longitudes. Cuando esté cubierto proporcionalmente todo el poncho iluminaremos estas manchas mezclando el marrón mate con un poco de amarillo desierto (977, Vallejo). A continuación, pintaremos el segundo color, el verde oliva. Aprovecharemos las manchas de marrón chocolate como guías. La idea es repetir el mismo patrón de figuras geométricas que ya hiciéramos con el marrón, ubicándolas anexas a las manchas marrones. De nuevo, iluminaremos este color con un poco de amarillo desierto, y teniendo en cuenta que se trata de una luz muy suave (no queremos contraste). Finalmente, nos restan las gotas de lluvia. Para pintarlas necesitaremos un pincel muy fino y diluir un poco más el verde extra oscuro. Trazaremos grupos de tres o cuatro líneas por todas aquellas zonas que aún queden libres.

Detalles A continuación, y antes de embarcarnos con los detalles, vamos a aplicar un perfilado general. Este perfilado puede hacerse al final (de hecho, tocará repasarlo después), pero el riesgo de estropear lo que hemos pintado es mucho menor en estos momentos. Usaremos el color negro bastante diluido, pero manteniendo siempre el control de por donde va la pintura. Es decir, no es una tinta, ni se le parece. De nuevo el objetivo es ganar mucha fluidez, y como el color es el negro, no tendremos que preocuparnos de que cubra poco al estar diluido. Así, con un pincel fino iremos trazando una fina línea que separe cada uno de los elementos que conforma la figura. Después, una vez listo, pasaremos a dar el color base a cada uno de los detalles. Otra opción es ir pintando poco a poco cada detalle, pero personalmente me gusta aprovechar el tiempo y mientras tengo que esperar a que seque un color, voy pintando otra pieza. Siguiendo esta idea, para los accesorios de la figura, empezaremos usando dos tonos marrones: óxido oscuro (302, Vallejo Panzer Aces) para la bolsa del pan y la red del casco y marrón beige (875, Vallejo) para la cantimplora. En el caso del óxido oscuro aplicaremos varias luces mezclándolo con marrón mate, hasta alcanzar este color puro. E incluso podemos añadir una subida más mezclando este marrón con un poco de marrón naranja (981, Vallejo), aprovechando cuando estemos pintando el fúsil. En cuanto al beige, utilizaremos el color hueso y aplicaremos un par de subidas. Para el bote de la máscara antigás usaremos el gris negro (862, Vallejo) que iluminaremos mezclándolo con rosa salmón (835, Vallejo). El uso del rosa se debe a que


del fusil, el vaso de la cantimplora y las hebillas de las cinchas. Finalmente nos quedaría repasar el perfilado inicial, especialmente en el caso del metal, donde las líneas negras le darán mucha vida al separar cada una de las piezas del rifle. Piel

es un color cálido y por ello, frente al blanco o hueso, conferirá calidez al negro o gris oscuro, haciendo más naturales las luces. Así mismo, las botas, cinchas y cartucheras las dejaremos en negro y sacaremos luces mezclando con un poco de rosa. Para el casco también utilizaremos el gris negro, pero en este caso sacaremos las luces usando el uniforme luftwaffe WWII (816, Vallejo), hasta alcanzar este color puro. Podemos sacar una luz extra mezclando este color con un poco de hueso. En cuanto a las hojas del casco, tenemos dos opciones: verdes o marrones. Yo me he decantado por la segunda, ya que considero los marrones unos colores más agradecidos de pintar, además de encajar más con el tono general de la figura. Y con ello decidí usar dos colores para incluir un poco variedad, el marrón beige y el uniforme inglés. Un detalle muy importante es dedicarle un poco de tiempo a estas hojas y pintar las luces a modo de radios, en lugar de dejarlas planas, o aún peor, aplicar un pincel seco. Finalmente nos resta el fúsil y los colores metálicos. El tono marrón de la madera del fúsil puede ser muy variable. Lo ideal sería ir probando distintos tonos hasta dar con aquel que más nos convenza. En mi caso, utilicé una base de marrón mate y una serie de luces a modo de veteado mezclándolo con marrón naranja. Estas luces serán inicialmente muy amplias, pero poco a poco irán reduciendo su grosor (pero siempre recorrerán todo el largo del rifle), hasta alcanzar el marrón naranja puro en una delgada línea. Y después pintaremos con acero engrasado (865, Vallejo) todas las partes metálicas

Pantalón y guerrera Verde extra osc (896, Vallejo) Poncho (splinter) Uniforme inglés (921, Vallejo) Marrón mate (984, Vallejo) Verde refractario (890, Vallejo) Cinchas y cartucheras Negro mate (950, Vallejo) GRÁFICO: MARCOS TORREGROSA

A nuestra figura solo le queda por pintar el color carne, pero antes de eso pintaremos los ojos. Y para ello trazaremos una delgada línea con blanco en el lugar donde irían, y seguidamente con negro pintaremos un círculo o punto en la zona central. Como aún no hemos pintado la cara no existe el riesgo de estropear nada, por lo que podemos repasar cuanto queramos hasta que estemos conformes. Eso si, la pintura siempre diluida para evitar crear costra sobre los ojos. Empezaremos aplicando una capa base con carne marrón (066, Vallejo Game Color) que cubra todas las manos y toda la cara, a excepción de los ojos. Para evitar un efecto “gafa” deberemos pintar con este color toda la zona alrededor del ojo para eliminar todo rastro de negro. Es decir, debemos eliminar un posible perfilado del ojo. No obstante, podemos dejar un poco de negro en la parte superior a modo de cejas. El siguiente paso es sacar luces mezclando con piel de enano (041, Vallejo Game Color), hasta llegar a este color puro, que después también mezclaremos con blanco como última luz. Como es habitual, estas luces deberán ir cubriendo cada vez un área más reducida y deberán ir orientadas hacia las zonas de máximo relieve: en la cara serían la nariz, barbilla y el hueso de los mofletes (arcos zigomáticos) y en las manos serían los nudillos y las cabezas de las falanges. Para acabar la figura, sería recomendable utilizar un color más oscuro, como el marrón mate, para separar los espacios interdigitales.

Fusil Acero engrasado (865, Vallejo) Marrón mate (984, Vallejo) Bolsa del pan y cantimplora Óxido oscuro (302, Panzer Aces) Marrón beige (875, Vallejo) Piel Carne marrón (066, Game Color) Piel de enano (041, Game Color)



BreakingWar Revista 0