Issuu on Google+

PASTORAL

SIGLO XXI AÑO: 4 No: 48

MEDITA> SACERDOTE PARA SIEMPRE / P. 5

COSTO DE EDICION: $7.00

COMPROMETETE> ASÍ VAMOS EN LA PLANEACIÓN DEL AÑO DE LA FE / P. 13

SEPTIEMBRE 2012

LA VOZ DE LA IGLESIA EN MONTERREY VIVE> “MODELOS DE ATENCIÓN A VÍCTIMAS” / P.15

ORDENACIONES SACERDOTALES


CONOCE CONOCE > EDITORIAL

Pastoral Siglo XXI > p.2

LA NUEVA EVANGELIZACIÓN HOY

M

uchas veces hemos escuchado este título y creo que la Iglesia se ha esforzado porque la Evangelización sea nueva y creo que lo está logrando. El Papa Beato Juan Pablo II, se manifestó para que la Evangelización sea nueva en su ardor, en su expresión y nueva en sus métodos. ¿Pero qué implica esto? La novedad definitivamente no estará en el contenido teológico del Evangelio, lo nuevo tiene que brotar de las personas que ya estamos evangelizadas, o estamos en un proceso de evangelización; y lo nuevo también en las personas que aún no están evangelizadas “Id, pues, y haced discípulos a todas las gentes bautizándolas en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, y enseñándoles a guardar todo cuanto yo les he mandado” (Mt. 28, 19-20). Por eso el Beato Juan Pablo II, no incluye en aquella expresión una novedad en el contenido teológico de la Evangelización. Tenemos que buscar caminos que nos ayuden a que el Evangelio realmente arda en el corazón de todas las personas, encontrar caminos para que el Evangelio pueda ser expresado con coherencia y claridad; y sobre todo, encontrar nuevos métodos, atractivos y originales, adecuados a nuestro tiempo, para que el Evangelio pueda ser comprendido, celebrado y vivido por todos. En nuestra Arquidiócesis de Monterrey tenemos que seguir avanzando por superar algunos retos en la Evangelización: primero entender que la Evangelización es para toda la vida y no sólo para los niños que van a realizar su primera comunión o para una minoría de adultos que poco a poco se van comprometiendo cada vez más en la pastoral, dejando a un lado la Evangelización a los pre-adolescentes, adolescentes y jóvenes donde aún es necesario seguir insistiendo en su Evangelización; segundo, tenemos que avanzar en que esta Evangelización, no sea como un barniz, que se da sólo de una manera somera, sino que hay que entrar a procesos que duran toda la vida, porque la fe es un misterio que nunca se comprenderá totalmente; tercero, no dejarle la preparación sólo a los sacerdotes y religiosos, hay que apoyarnos en laicos bien preparados que pueden estar al frente de un grupo y ojalá que las comunidades parroquiales acepten esto, porque nos ayudarían muchísimo y avanzaríamos más pronto. Para lograr esto, no olvidemos las cuatro líneas de acción que nos propone nuestro Plan de Pastoral Orgánica 2011-2015: Llevar a las personas a la vivencia de un encuentro kerigmático con el Señor, es decir, un encuentro donde se descubra el amor y la preferencia por la vida de Jesús; que esta experiencia nos lleve a formar verdaderas comunidades de ayuda y fraternidad entre todos los miembros de comunidad parroquial; avanzar en la catequesis y profundización del contenido teológico del Evangelio y que no se trata de aprender conceptos y sólo conceptos, estos son necesarios pero para llevarlos a la vida, a la práctica; y por último convertirnos todos en misioneros de la comunidad, llevando el Evangelio a través de misiones parroquiales, sectorizándola comunidad, haciendo grupos de evangelizadores, rezando el rosario, entregando el periodiquito parroquial, etc. La “Nueva” Evangelización, se dará en la medida en que las personas de los grupos parroquiales se reúnan para planear en comunión el Plan Diocesano de Pastoral. Estoy seguro que el Espíritu Santo iluminará a las comunidades en el caminar pastoral hacia la Nueva Evangelización. El trabajo es arduo, el trabajo es duro, porque implica mover al mismo tiempo a toda una comunidad, sin embargo no podemos dudar que cuando todos participamos el Espíritu Santo se manifiesta mejor: “Pero el Paráclito, el Espíritu Santo que el Padre enviará en mi nombre os lo enseñará todo y os recordará todo lo que Yo os he dicho” (Jn. 14, 26). Este tema se los he compartido también pensando en el próximo año de la fe que iniciará el próximo mes de Octubre y culminará en la Fiesta de Cristo Rey del próximo año 2014. . Pbro. Walter Fernando Gómez Olvera Administrador Parroquial de Santa Cecilia


CONOCE

Pastoral Siglo XXI > p.3

CONOCE > LA VOZ DEL PASTOR CONTENIDO CONOCE EDITORIAL / p.2 LA VOZ DEL PASTOR / p.3 PARROQUIA DE SANTA MÓNICA / p.4 LOS PROFETAS / p.5 ¿QUÉ SOÑASTE AYER? / p.6 MEDITA “CELOS DIJE, NO ES AMOR” / p.7 TENER FE AUN EN LAS DIFICULTADES / p.8, p.9 ¡QUE DIFICIL ES PREDICAR EN NAZARETH! / p.10 COMPROMETETE LA PERMISIVIDAD Y SU FAMILIA / p.11 UNA VIDA CON CORAJE / p.12 VIVE DE LA ESCUELA BIBLICA ARQUIDIÓCESANA / p.13 ÚNETE A ORAAHORA / p.14, p.15 ENCUENTRO DE JOVENES CON EL OBISPO / p.16

DIRECTORIO Subdirector Pbro. Juan José Martínez Segovia Director Editorial Pbro. Walter Fernando Gómez Olvera Coordinación Lic. Juan Pablo Vazquez Rodríguez Consejo Editorial Lic. Yolanda Ruiz Martínez Lic. Jorge Rodríguez Tueme Pbro. Juan José Martínez Segovia Pbro. Walter F. Gómez Olvera Pbro. Javier Hernández Raygoza Pbro. Franciso Gomez Colaboradores Secretariados, Departamentos y Comisiones de la Arquidiócesis. Representantes Parroquiales. Redacción y Revisión Departamento de Comunicación Diseño LDGP Daniel Garcia Impreso Servicios Integrales Offset Distribución Mensajería y paquetería Galgo S.A. de C.V. Contabilidad Jasso Silva y Asociados S.C. Directorio Periódico Mensual Julio de 2012. Editor responsable: Pbro. Walter F. Gómez Olvera. No. de certificado de Reserva otorgado por el Instituto Nacional de Derecho de Autor: 04-2007- 072412073100-01. No. de Certificado de lícitud de Título: 13903. No. de Certificado de licitud de Contenido: 11476. Domicilio de la Publicación: Calle Zuazua 1100 Sur, Barrio Antiguo, C.P. 64000, Monterrey N.L. Imprenta: SERVICIOS INTEGRALES OFFSET Priv. Apodaca 2109 Col. Topochico, Monterrey N.L. C.P. 64260 Tel. 83-52 30 27 Distribuidor: Mensajeria y Paquetería Galgo, Calle 16 de Septiembre 413 Ote. Col. Independencia C.P. 64720 Monterrey, N.L.

LA CATEQUESIS

Muy queridos hermanos y hermanas en el Señor: Les saludo cordialmente en nombre de Nuestro Señor Jesucristo, y al mismo tiempo, agradezco y felicito a las distintas pastorales que van asumiendo las actividades surgidas del Plan Diocesano de Pastoral Orgánica que rige actualmente en nuestra Arquidiócesis . Agradezco a todos los catequistas, agentes eficaces de enseñanza y vivencia de la fe. “Ser discípulos es un don destinado a crecer. La iniciación cristiana da la posibilidad de un aprendizaje gradual en el conocimiento, amor y seguimiento de Jesucristo.” (Ap. 291). Hermanos todos en la fe, hagamos siempre nuestra la inquietante propuesta de Aparecida: “O educamos en la fe, poniendo realmente en contacto con Jesucristo e invitando a su seguimiento, o no cumplimos nuestra misión evangelizadora” (Ap. 287). Por ello invito a cada Catequista a seguir en ese contacto con Jesucristo en el proceso que se nos propone a todo creyente desde Aparecida: a) El Encuentro con Jesucristo, b) Conversión, c) Discipulado, d) Comunión, e) Misión. (Ap. 278). Por ello aplaudo la labor de cada uno de ustedes y de cada agente de pastoral. Recordemos su don de catequista: “Qué mejor y mayor alegría tienen los hombres de buena conciencia en medio de las aflicciones, que los hombres de mala conciencia en medio de las delicias. (De Catechizandis Rudibus 25) Les exhorto para seguir adelante y seguir reflexionando en torno a estas dos partes importante: 1. Los Paradigmas en la Catequesis de Hoy. (Con esto se inicia la preparación para el Encuentro Nacional de Catequistas, que se realizará en Cuernavaca Morelos, en noviembre 2012) 2. El Año de la Fe. “Se subraya el don recibido por tantos cristianos que, en modo gratuito y a partir de la propia fe, han dado una contribución singular e insustituible al anuncio del Evangelio y a la transmisión de la fe….. La nueva evangelización exige un compromiso mayor tanto para ellos como para la Iglesia en relación a ellos.... Los catequistas son testigos directos, evangelizadores insustituibles, que representan la fuerza fundamental de las comunidades cristianas. Ellos necesitan que la Iglesia reflexione con mayor profundidad sobre la tarea que ellos desarrollan, dándoles mayor estabilidad, visibilidad ministerial y formación”. (INSTRUMENTUM LABORIS 108. Sínodo de los Obispos; Asamblea General Ordinaria: “La Nueva Evangelización para la Transmisión de la Fe Cristiana) Que este año de la fe, que ya pronto comenzamos, les motive a vivir y transmitir la fe que hemos recibido y les de su alegría, esperanza y motivación en todos los aspectos de la vida. Que Nuestro Señor Jesucristo siga bendiciendo cada uno de los centros de catequesis de nuestra Iglesia particular; pido a la Virgen del Roble su intercesión para todo nuestros proyectos pastorales. + Jorge Alberto Cavazos Arizpe Administrador Apostólico de Monterrey


CONOCE

Pastoral Siglo XXI > p.4

CONOCE > ARTE SACRO

EL CIPRÉS DE ALABASTRO

E

n el ábside de la parroquia de san Juan Bautista de Villa de García tenemos un elemento arquitectónico y litúrgico muy bello: se trata de un ciprés; recibe este nombre un altar que no está adosado a una pared, obvio no nos referimos a los altares modernos posteriores al Concilio Vaticano II sino a altares antiguos. El ciprés de Villa de García fue realizado en alabastro y mármol. Ciertamente en algún lugar cercano debe de haber una veta de alabastro porque, además del ciprés de la parroquia, este material se encuentra en el altar de la cercana capilla del Santo Cristo localizada en la misma cabecera municipal. Muy seguramente el altar ciprés fue realizado en el año de 1884 como se indica en una placa cercana al altar: “EL ALTAR MAYOR DE ESTA PARROQUIA SE ERIGIO A EXPENSAS DE LOS ESPOSOS DN. JUAN GONZALEZ Y DÑA. ANASTACIA ARIZPE NOV. DE 1884”.

Vista general del ciprés.

El material debe de ser de algún lugar cercano pero la mano de obra seguramente no era local. El ciprés es una obra muy bien realizada, no se trata de una obra realizada por manos inexpertas, seguramente debe de haber sido hecho por escultores traídos ex profeso de alguno de los grandes centros artísticos del centro del país o, más seguramente, debe de haber sido realizado en alguno de los grandes talleres de escultura, algunos propiedad de inmigrantes italianos, que ya había en esas fechas en Monterrey. El modelo del decorado de la parte superior pudiera parecer sacado de alguna estampa europea pero hay un elemento interesante por analizar: el decorado del remate del ciprés está formado por cruces, anclas (que simbolizan la esperanza), racimos de uvas con hojas de vid y… mazorcas de maíz. Probablemente en el modelo original había unas espigas de trigo pero los escultores las suplieron por la imagen de las mazorcas de maíz que era más familiar a ellos. Hay otro detalle que es digno de análisis: los capiteles de las columnas del ciprés que están más cercanos a la pared tienen el decorado hacia la misma quedando así prácticamente ocultos. Si se hubieran girado 180 grados habrían quedado de frente a la nave dónde están los lugares que ocupa el pueblo en las ceremonias y así podrían haber estado en una posición dónde fueran más apreciados por las personas que visitan la parroquia. Probablemente quienes instalaron el ciprés no fueron las personas que lo realizaron y no tuvieron en cuenta esta situación.

Detalle del remate del ciprés.

Detalle

Altar

OTRO ASUNTO. Imperdonable para quienes aprecian el arte sacro es el no ir aún a admirar la Sala de Marfiles del Museo de Historia Mexicana. Es una sala que contiene piezas a la altura de los mejores museos del Mundo. Es una joya que hay que ir a ver y esto hacerlo despacio, sin prisas. Es un privilegio que hay que agradecer a quienes han hecho posible que esta sala esté en nuestra ciudad. Va a estar varios años pero más que dejarlo “para al último” hay que aprovechar estos años para apreciarla varias veces.

Pbro. Lic. José Raúl Mena Seifert Miembro de la Dimensión de los Bienes Culturales de la Iglesia. jmena@arquinetmty.com En facebook: difusiondeartesacro


MEDITA

Pastoral Siglo XXI > p.5

MEDITA > POEMA

SACERDOTE PARA SIEMPRE

Este poema fue hecho durante la adoración al Santísimo en el momento del Jueves Santo del año del Señor 2012.Tú, querido sacerdote que atento escuchas mi voz y deseas por el orbe ser mensajero de amor.

A mi Padre rinde culto cumple fiel su Voluntad y obtendrás valiosos frutos que alcancen la eternidad.

Siguiendo al apóstol Pedro conmigo quieres venir y en misionero y apóstol yo te quiero convertir.

Apacienta mis ovejas hazlas en mi reposar y sobre verdes praderas paz y bien encontrarán.

Tú, que aceptas mi llamado porque me amas de verdad ahora yo te consagro, con mi Sacerdocio Real.

Más si alguna se perdiera deja todas las demás y al ausente recupera dándole mi amor y paz.

Y como buen instrumento nada tienes que temer contigo, en todo momento están mi gracia y poder.

Y al final de tu carrera mi buen Padre te dirá: Hijo, llegaste a la meta es tuya la eternidad.

Pues lo que ates en la tierra, atado en el cielo está y a través de tu presencia mi Espíritu llegará.

Porque al amar a tu hermano cumpliste mi Voluntad realizaste mis mandatos y serviste a los demás.

Más si flaquean tus pasos tropiezas al caminar, estaré siempre a tu lado dispuesto para ayudar.

Hoy, la gloria es tu presente la corona es para ti sacerdote para siempre tu lugar es junto a mi. Cristina Villarreal de Sojo Laico Parroquia de Fátima

DIVINA LOCURA

La vida y el amor de Dios es necedad, locura e imprudencia, ¿o de qué otra manera puede entenderse?: - La búsqueda incondicional de Dios por nosotros, hasta ser despeñado en una cruz. - El loco y apasionado enamoramiento de Dios por cada uno de nosotros. - El aferrarse a quedarse con nosotros, aunque sea en un pedacito de pan. - El querer dar la vida por nosotros hasta el deprecio de sí mismo. - El querer amarnos hasta el extremo de ser crucificado en una cruz, a pesar de nuestras traiciones, burlas e infidelidades. - El buscarnos a cada uno de nosotros con desenfreno y arrebatamiento. - El quererse dar y entregarse todo, hasta la último gota de sí mismo. - El buscar por todos los medios posibles e imposibles la unidad, el perdón y la paz. - El no querer cerrar los brazos en la cruz, aunque se acerque la espada para herirlo y asesinarlo. - El no dejar de perdonar aunque existan todas las agravantes y justificaciones para dejar de hacerlo. - El no dejar jamás de amarnos, jugándose la vida y todo su Reino en ello. ¿Cómo no aspirar a ser locos, necios e imprudentes como Jesús? Contágianos Señor de esa divina locura. Pbro. Alfonso G. Miranda Guardiola Templo San Maximiliano María Kolbe @padrealfonsom


MEDITA

Pastoral Siglo XXI > p.6

MEDITA > REFLEXION

“SI TE DAN LA MANO, AGARRA TAMBIÉN LA PATA”

C

uando a alguien le truenan los dedos y le gritan en la cara: “ahorita mismo haces esto y más vale que no hagas aquello porque entonces sí, vas a ver cómo te va”, no es difícil imaginar cuál será la reacción del interpelado, siempre y cuando sepamos de quién viene tan descortés modo de pedir algo. La reacción será furibunda si quien así ordena es simplemente cualquier hijo de vecino; pero será de abnegada sumisión, si quien así manda es también cualquier hijo de vecino, pero con un rol de autoridad. En este último caso, por supuesto que, como por obra y arte de magia, esta manera de exigir conseguirá eficazmente su encantador efecto, sin el más mínimo reparo, ni pestañeo de parte del que escucha. De hecho, así igualito le pasó una vez a Don León, el día que Don Reynaldo, su jefe, le amenazó con despedirlo si volvía a estornudar delante de él, sin antes pedirle permiso. Y desde aquel entonces, ni un rugidito le sale ya a Don León enfrente de Don Rey. Ah! pero otra cosa sucede en su casa, donde se envalentona y se atreve a prohibir que alguno respire mientras él llega. Ya sabe uno que estornudar o respirar no es cosa de ganas; lo uno o lo otro no es asunto que decida la propia voluntad. Sin embargo, en ciertos casos, tan espontáneos y naturales eventos, sí parecen estar a merced de la voluntad ajena de cualquier autoridad. Y cosa curiosa, el que sin respingar se somete a la dictadura de cualquier mandamás, luego hace exactamente lo mismo con quien puede, cuando quiere y como quiere. Igualito que Don León o aquel otro más conocido personaje del evangelio de Mateo que suplicaba a su acreedor no ser amonestado del mismo modo como él quería castigar a su deudor (Mt. 18,24-30). Por eso dicen y dicen bien que el que no sabe obedecer, tampoco sabe mandar. Saber obedecer no significa, precisamente, someter la propia voluntad al arbitrio de quien no tiene más “razón” para exigir algo que sus “propias ganas”. Precisamente, las caprichosas ganas son el argumento en el que se apoya y crece el despotismo: “esto es así y asá, a la vez y bajo el mismo aspecto porque a mí me da la gana y porque lo digo yo”. Bueno, pues a esta desjuiciada pretensión de hacer que la nieve sea, a un mismo tiempo, de color negro y de color blanco se le llama “autoritarismo” con todas las letras. Ahora bien, esa “irracional” conducta de Don León y del personaje bíblico, no agotan los casos que la realidad ofrece. Un comportamiento tan absurdo y contradictorio como el descrito tiene incontables ejemplos no sólo en los regímenes militares o en las ideologías totalitarias, sino que, como ya lo vimos, el autoritarismo es también cosa de todos los días y de cada rato, en la calle, en cualquier dependencia pública, en la escuela y, sobre todo en la casa. El autoritarismo también tiene su familia y genealogía, pues es nadamás y nadamenos que el hermano gemelo del servilismo. Así como los gemelos son siempre dos nacidos de un mismo parto, así pasa también con el autoritarismo y el servilismo, dos comportamientos que se dan siempre en un único y doloroso instante, pues como dice el refrán, “siempre hay un roto para un descocido”. Si hay gente autoritaria que excede los límites de la razón bajo el impulso de sus antojos y de sus solas ganas, es sólo gracias a una franca actitud servilista. El servilismo nació ciego y por ello mismo es incapaz de ver a la razón. Ciego como es, al servilismo lo que menos le importa es la verdad ya que sólo puede reconocer una orden legítima en los gritos, las amenazas y toda clase de malos modos. Como la pretendida orden carece de razón se vale demandar lo que plazca, incluso hasta lo injusto e inhumano. A un pariente del servilismo se le puede fácilmente identificar porque jamás acatará la orden de aquel a quien no le faltan razones y las buenas maneras, pero por desgracia, sí le faltan, en cambio, los títulos y las insignias del poder establecido. Por carecer de ojo crítico, el servilismo y toda su ralea son intolerantes ante el esplendor de la verdad y aprecian como un gran tesoro, el falso brillo del reconocimiento público. De hecho, fue el servilismo y su progenie los que se propusieron como divisa de su escudo familiar, el conocido proverbio que dice: “si te dan la mano, agarra también la pata”. Esta máxima heráldica explica por qué nada tiene de extraño que la descendencia del servilismo se haya unido libremente en amasiato con la ilegalidad, también conocida por su vecinos con el nombre de deslealtad. Para una familia tan singular como ésta, importa mucho tratar bien a quien suponen ciegamente que tiene autoridad para tratarles mal, mientras que asumen que deben maltratar a quienes les ofrecen razones y buenas maneras. Y a propósito de lealtad, legalidad y juicio, cabe recordar que el pobre de Pilato, queriendo juzgar a la Palabra-razón (Logos) encarnada, se vio suavemente acusado por aquella sentencia del Condenado a la cruz: “Todo los que pertenecen a la Verdad, reconocen mi voz”(Jn. 18,37); pero el procurador romano, servil al poder del César y temeroso de la casta sacerdotal, nada sabía de la verdad, por eso confesó la ignorancia de su juicio y la de todo tribunal humano: “¿Qué es la verdad?” (Jn. 18,38) Alberto Anguiano García Vicario en San Juan María Bautista Vianney (Fracc. Azteca)


MEDITA

Pastoral Siglo XXI > p.7

MEDITA > REFLEXION

EL COMPLEJO LABERINTO DE LAS RELACIONES HUMANAS

N

o se si el título sea correcto, porque me temo que terminaré refutándolo, pero lo que si creo es que es un comienzo muy cierto: relacionarnos entre humanos ha sido para muchos un verdadero laberinto en el que algunos terminan perdiendo la paz. Relaciones de amistad, de pareja, de trabajo, relaciones de hermanos o hijos, se ven a menudo lastimadas (en ocasiones gravemente) por que quizás aun no entendemos muy bien con quién tratamos cuando entramos en una relación humana. Va a sonar algo estúpidamente obvio pero tengo que decirlo, toda relación humana requiere al menos de dos seres humanos. Y todo ser humano es una amalgama histórica de sentimientos, afectos, experiencias, virtudes, defectos, ideales, ilusiones, etc, etc. Entrar en relación con un ser humano, implicaría en un principio sumamente básico entender, comprender y aceptar esto. Todo ser humano es distinto, y aplicar los mismos principios de entendimiento es algo erróneo. Pensar que puedo iniciar una amistad del mismo modo con que lo hice con aquel buen amigo a quien conocí de tal manera, o más aún querer tratarlo igual y además esperar de este lo mismo que espero de aquel otro. No. Definitivamente no es posible. Sin embargo lo único que hace posible que esto de las relaciones sea solo un laberinto y no un caos es el siguiente elemento: la verdad. Y la Verdad nos hace libres, y no hay mejor relación humana en la que hay verdad y libertad, cuando se ofrece y se vive en ellas. Yo no puedo obligar a nadie a quererme, y nadie puede obligarme a quererlo. Igualmente no puedo esperar algo que el otro no es capaz de darme, aún cuando lo desee mucho, aun cuando el otro me quiera mucho jamas debería pedirle a una árbol de manzanas que me de un mango. Continuamente veo a parejas que ya en el matrimonio sufren verdaderamente, porque su cónyuge no hace tal o cual gesto y esto lo interpretan como una falta de amor y la relación empieza a dañarse. Lo cierto es que las más de las veces esperan mangos de un manzano, y por alguna razón no se fijan que aunque el árbol no les da mangos, sí les está dando muy buenas manzanas. Espero que con tan vegetal ejemplo no haya perdido ya su comprensión. A veces veo a hijos jóvenes batallar con sus Padres, porque no son lo que ellos quieren y no logran quererlos por lo que son, y en el mismo plan encontramos a sus padres. Pobres de los que no han aprendido amar o no están aprendiendo a amar. Yo tengo un excelente Maestro de quien sigo aprendiendo (y no con facilidad) el magnifico privilegio y deber de amar en verdad y en libertad. Cuando batallo él hace resonar dentro de mí una voz profética que me recuerda que esa persona con la que cada vez tengo menos paciencia es alguien que “es una amalgama de experiencias, sentimientos, afectos, ilusiones, etc, etc.” que por caridad tengo que obligarme a detenerme y considerar. Todos los seres humanos somos complicados, yo lo soy, tú lo eres, comprendernos no es fácil, pero sí podemos ser honestos y ofrecerle al otro (independientemente de esa ¨amalgama¨) un verdadero amor, libre y sano. Si la otra persona lo acepta dale gracias a Dios, si no lo acepta, no vale la pena amargarnos la vida por un problema de “amalgamas”, no dejará de ser difícil, pero al final seguirás disfrutando tu vida y tu capacidad de amar, independientemente de una persona complicada, y entonces serás libre, y serás feliz, encontrarás el camino para salir de ese - a veces enjaquecado - laberinto de las relaciones humanas.

Pbro. Ignacio Pulido Vicario Parroquial Natividad del Señor Santa Catarina, N.L.


MEDITA

MEDITA > PASTORAL FAMILIAR

Pastoral Siglo XXI > p.8

HASTA QUE LA MUERTE LOS SEPARE

“Dios de nuestros padres… Tú dijiste: ‘No es bueno que el hombre esté solo. Voy a hacer a alguien como él, para que lo ayude’”. “Ahora, Señor, si yo tomo por esposa a esta hermana mía, no es por satisfacer mis pasiones, sino por un fin honesto. Compadécete, Señor, de ella y de mí y haz que los dos juntos vivamos felices hasta la vejez”. Y los dos dijeron: “Amén, amén”. (Tobías 8, 4-8)

E

l amor es un misterio ya que rebasa todo lo que éste significa. Podemos describirlo, señalar algunas características, pero abarcar toda la realidad del amor es más que imposible. Aún y cuando es un misterio, el amor continúa siendo maravilloso ya que se expresa de múltiples maneras y, en ocasiones, cuando se lleva hasta el extremo, es capaz de mostrar hasta lo inimaginable como dar la vida por alguna persona. El amor es “sembrado” por Dios y es lo que más y mejor nos acerca y nos asemeja a Él, ya que Dios es AMOR y quien vive en el amor, vive en Dios. Se muestra de manera incipiente en la infancia, va tomando forma en la adolescencia, adquiere su madurez en la juventud y logra su plenitud en la etapa adulta (aunque haya en la historia de la humanidad sus honrosas excepciones). El amor se experimenta como algo general o en una relación persona a persona. En la historia han existido hombres y mujeres que, llevados por un amor tan grande, lo han entregado todo, privándose quizá, de la procreación de los hijos, pero engendrando más vida que hasta el más prolífico de los padres de familia. ¡Qué hermosas son las parejas de enamorados que caminan por las plazas, los parques y los diferentes lugares de paseo! tomadas de las manos, susurrándose al oído palabras dulces o platicando sus sueños sobre el futuro o proyectos que podrán realizar juntos. Lo que el hombre siente por una mujer y viceversa es algo muy especial. Adán, el primer hombre en este mundo, maravillado por la mujer que Dios había puesto delante de él, dijo: “Ésta sí que es carne de mi carne y hueso de mis huesos”. Esta expresión pudiéramos entenderla así: “ella es más cercana a mí que cualquier otra creatura, ella me complementa perfectamente y sólo con ella se ha llenado el vacío que se formó en mi costado cuado Dios tomó mi costilla”; ya nunca estaré solo. Así, Dios formando al hombre y a la mujer los dotó con el don natural de poder procrear, y los bendijo, y les dio la capacidad de crecer y multiplicarse. Entendemos con el pasaje de la creación que el matrimonio es una realidad o institución primigenia querida y bendecida por Dios. Pero esta institución tiene una característica fundamental en su estructura: la indisolubilidad. El proyecto inicial y permanente por parte del Creador es que fueran el uno para el otro HASTA QUE LA MUERTE LOS SEPARE. En la Biblia, en el libro de Tobías, concretamente en el pasaje de la noche de bodas, Tobías y Sara dicen una oración hermosa que actualmente la escuchamos en las bodas. Al final de esta bella oración, dice Tobías: “concédenos, Señor, vivir juntos HASTA LA VEJEZ”. En este final descubrimos que Tobías tiene en claro dos cosas: Primero, que en el mundo en el que él vive no se tiene el matrimonio como una Institución que permanezca hasta la muerte; la mentalidad divorcista se encontraba presente en Nínive y sus alrededores. Segundo, Tobías comprendía perfectamente el plan de Dios con respecto al matrimonio. Éste debería ser “algo para siempre” y es por eso que pide la ayuda divina para lograr tal objetivo, ya que sin Dios será prácticamente imposible alcanzarlo. En nuestros tiempos, la mentalidad divorcista está creciendo cada vez más. Hace algunos años, en México y Latinoamérica, hablar de divorcio era algo extraño. Lamentablemente, en los tiempos que estamos viviendo, son más frecuentes las rupturas y separaciones.


MEDITA

MEDITA > PASTORAL FAMILIAR

Pastoral Siglo XXI > p.9

Ahora, es común oír los comentarios de los niños y jóvenes sobre las discusiones, pleitos, separaciones y hasta divorcios de sus padres. Es “tan normal” que se hablen de estas cosas que hasta pareciera que el divorcio forma parte del matrimonio o ya hay que considerarlo dentro de las fronteras de la unión matrimonial. Una vez, para ponerle a Jesús una trampa, le preguntaron sobre el tema tan controversial del divorcio, a lo que Jesús contestó que éste se da por la dureza del corazón, pero Dios no lo ha pensado así. “Dios, en el principio los hizo hombre y mujer. Dejará el hombre a su padre y a su madre y se unirá a su mujer y serán los dos una sola cosa. De modo que lo que Dios ha unido no lo separe el hombre”. (Cfr. Mateo 19) Sin embargo, algo sucede dentro de muchas parejas que atrofian los latidos del corazón y no dejan que la fuerza del amor crezca y se desarrolle, frustrando ellas mismas esa gran capacidad que Dios les ha dado de amar. Es entonces cuando lo más hermoso que hay en la vida se oscurece por el odio, la mentira, el egoísmo y todo aquello que hace imposible la sana convivencia entre dos personas que comenzaron un camino que tenía como propósito estar unidos para siempre en el amor.

El matrimonio es una realidad que exige mucho de cada persona. En el camino de la vida matrimonial, el que no avanza, retrocede. No pueden descuidarse ni siquiera un instante porque después cada descuido les cobrará una factura y en ocasiones muy cara. El matrimonio exige EXCLUSIVIDAD: sólo serán el uno para el otro, por eso deberán ser fieles. El matrimonio exige AUTODONACIÓN; esto quiere decir que cada quien se entrega porque así lo ha decidido, sin esperar algo a cambio. La satisfacción de amar al cónyuge está precisamente en amarlo(a). El matrimonio exige RESPETO Y MADUREZ, por eso no deben gritarse, mucho menos llegar a los golpes o insultos. Habrá que buscar lo mejor para ambos y en un ambiente de paz, esforzarse por encontrar lo mejor para todos. El matrimonio exige SACRIFICIO, por eso habrá que privarse de algunas cosas por bien del amado o la amada. Como dice la bella canción de “Hombre”, de Napoleón: “Si haz de tener una rosa tienes que mirar la espina, si no sabes del dolor no sabrás de la alegría”. El matrimonio exige PACIENCIA; Dios ha creado con diferentes características al hombre y a la mujer: piensan y sienten distinto. Esto cada hombre y cada mujer deben entenderlo, potenciar lo que es afín a ambos y comprender lo que marca la diferencia, en ocasiones, cediendo con humildad y por amor al cónyuge, en ocasiones, llegando a acuerdos porque la verdad se impone sobre el deseo. Como sacerdote deseo lo mejor para cada pareja que se ha unido en el amor y con todo mi corazón invito a TODOS LOS MATRIMONIOS a que no echen por la borda lo que han construido y Dios ha bendecido. No están solos y decisiones tan importantes, deben ponderarlas delante de Dios. Busquen soluciones a tiempo y no dejen que los problemas sean más grandes que ustedes. Me encanta esta frase y la comparto: “No le digas a Dios cuán grandes son tus problemas. Dile a tus problemas cuán grande es tu Dios”. Cualquier cosa, atendida a tiempo, tiene solución, pero debes tener la humildad para reconocer que están pasando por una situación difícil y hay que tener el valor para buscar ayuda. Recuerda que “una familia que reza unida, permanece unida” Pbro. Roberto Figueroa Méndez Párroco en San Rafael Arcángel (Fomerrey No. 35)


MEDITA EL PAN BAJADO DEL CIELO

Pastoral Siglo XXI > p.10

MEDITA > EVANGELIO

L

(Jn 6,41-51)

os seres humanos somos extraños, lo digo porque si Dios bajara del cielo con truenos, relámpagos y grandes aspavientos, al principio nos gustaría por lo “milagroso”. Pero al poco tiempo acabaríamos murmurando que para Él es fácil desde su trono en el cielo. Pero si hubieramos pensado en una manera de tenerlo más cercano, compartiendo nuestra existencia, jamás hubiésemos imaginado mayor cercanía que el misterio de su Encarnación. Con todo, para algunos parece excesiva. Este último fenómeno se conoce bien. “La incapacidad de ver en Jesús al enviado de Dios bajado del cielo vuelve curiosamente a motivarse con el conocimiento que ellos tienen de los ascendientes de Jesús: conocen a su padre José y a su madre (v. 42), es decir, que se basa exactamente en lo mismo que había provocado el escándalo ante su desusada pretención entre los compaisanos de Nazaret... Es un fenómeno universal que R. Bultmann formula del modo siguiente, teniendo presente 6,42: ‘La pretención de la revelación suscita la contraposición del mundo; éste se escandaliza precisamente de que la revelación le salga al encuentro en la historia, en la esfera donde se siente más confiado e instalado, y de que pretenda ser el revelador, uno de quien se conoce a ciencia cierta su origen” (F. Mussner, Tratado sobre los judíos). La discusión que Jesús provoca ante los judíos es debido a la afirmación sobre su origen divino; para sus paisanos, Jesús es el hijo de José pero no reconocen al Hijo de Dios. El verbo “murmurar” nos recuerda el AT cuando los israelitas murmuraron contra Moisés; éste les hace ver que la murmuración no es contra él sino contra Dios. Algunos teólogos piensan que en el contexto de san Juan negarse a creer en Jesús es no aceptar los designios de Dios. Para reconocer a Jesús es necesario que el Padre haga entrar en el misterio divino. Por la cita de Isaías “serán todos enseñados por Dios” se entiende que la atracción de Dios parte de la “escucha” de la Escritura y ahora ha llegado el momento de su cumplimiento. Cuando Jesús habla de “comer” enfatiza la comunión que debe haber entre el creyente y Dios. Se vuelve a evocar el AT donde Dios dio el maná a su pueblo; este alimento no les comunicó la vida. Ahora se trata de otro pan: Jesús. El va a “dar” su propia vida, va a morir para darle vida al mundo. El Señor no sólo es “el pan de vida” sino es el “pan vivo”. Actualización desde Fe y Razón “Creer en la posibilidad de una verdad universalmente válida no es modo alguno fuente de intolerancia; al contrario, es una condición necesaria para un diálogo sincero y auténtico entre las personas... El objetivo fundamental al que tiende la teología consiste en presentar la inteligencia de la Revelación y el contenido de la fe. Por tanto, el verdadero centro de su reflexión será la contemplación del misterio mismo de Dios Trino. A él se llega reflexionando sobre el misterio de la encarnación del Hijo de Dios: sobre su hacerse hombre y el consiguiente caminar hacia la pasión y muerte, misterio que desembocará en su gloriosa resurrección y ascensión a la derecha del Padre, de donde enviará el Espíritu de la verdad para constituir y animar a la Iglesia” (nn. 92-93). Preguntas para reflexionar ¿Por qué crees que el conocimiento cercano de alguna persona, en muchas ocasiones facilita el poder criticarla y descalificarla? ¿Qué signifca para ti, la palabra “comunión”? ¿El misterio de Jesús hecho hombre es comprensible a la inteligencia humana? Pbro. Hugo Alberto Chávez Jiménez Rector de Templo Señor de la Misericordia (Jardines de Anáhuac)


COMPROMETETE

Pastoral Siglo XXI > p.11

COMPROMETETE > LAICOS

COMISIÓN ARQUIDIOCESANA PARA LOS LAICOS

GRUPOS Y MOVIMIENTOS

Los Grupos y Movimientos de la CAL están agrupados por Áreas y de acuerdo a su acción pastoral trabajan en las diferentes pastorales de la estructura diocesana. Arquidiócesis Pastoral Catequética Pastoral de la Cultura Pastoral Familiar Pastoral Juvenil Pastoral Litúrgica Pastoral Social

CAL Área Catequesis Área Cultura Área Familia Área Juvenil Área Liturgia Área Social

Este es el segundo mes en que vamos a ir enunciando los Grupos y Movimientos diocesanos que conforman cada una de las Áreas de la CAL, y lo vamos a hacer en el mismo orden alfabético en que las hemos mencionado. Área Familia Apostolado de la Cruz Asociación Nacional Pro-Superación Personal Centro Pastoral de Orientación e Integración Familiar Comité Nacional Pro-Vida, A.C. Comunidades Familiares Misioneras Dinámicas de Encuentros Matrimoniales Encuentro de Novios Encuentro Matrimonial Familia Educadora en la Fe Familia en Alianza Familia Unida Matrimonios de Schoenstatt Misión Católica Matrimonial Movimiento de Maestros de Acción Católica Movimiento Familiar Cristiano Organización de Matrimonios de Acción Católica Rosario en Familia Vivir en Cristo Comunidad Familia de Dios Estos Grupos y Movimientos cuentan con la asistencia Eclesial de parte del Pbro.Oscar Lomelin Blanco, Director del Secretariado de Familia de la Arquidiócesis, al cual le damos las gracias por su apoyo y pedimos a Dios Nuestro Señor y a la Virgen del Roble que lo siga iluminando en su ministerio sacerdotal.

Envíanos tus comentarios y sugerencias: pastoralsiglo21@arquinetmty.org


COMPROMETETE MIENTRAS MAS ARRIBA LLEGUES, MÁS HERMOSA SERA LA VISTA

Pastoral Siglo XXI > p.12

COMPROMETETE > ESPIRITUALIDAD

Hace mucho pero mucho tiempo, cuando todavía no existían el Internet ni el Xbox, el Ipod, ¡Increíble!; cuando no existían las computadoras, ni los televisores, ni los radios y ni siquiera autos, porque aun no había inventado la rueda. En aquellos tiempos, el mundo era muy diferente a lo que conocemos hoy en día. Los caballos era enormes, los helechos eran gigantescos como palmeras y las lagartijas, aunque no lo creas, eran del tamaño de los elefantes y con colmillos. Entre la colección de estos animalescos habían tiranos, dinos y brontosaurios, como esos de plástico que regalaban dentro de las cajas del Corn Flakes, pero estos eran de verdad y enormes como rascacielos y, los más desamparados de todos, eran las aves, que en aquellos tiempos, no tenían alas.

Te imaginas ¡qué triste la vida de esos animalitos! Que no podían volar y que eran fácil presa de multitud de hambrientos predadores que rondaban por aquellos exóticos parajes. Pero DIOS, que es muy sabio, no podía dejar las cosas de esa manera. Así que mandó reunir a todas las aves de la tierra y las llevó a un gran hangar. Ahí había alas de todos y colores. DIOS entonces, con tono solemne dijo: Les quiero hacer un regalo, les voy a dar cada una de ustedes un par de alas, estas alas; indudablemente, las tendrán que cargar toda la vida, así que piensen bien antes de elegir, no habrá cambios, escojan el par que más les guste. El avestruz, que era la más grande de todas las aves, tuvo el honor de ser la primera en escoger. Ella pensó así: “¿Para qué querrá DIOS que andemos cargando toda la vida con esas cosas si ya tenemos dificultad en correr con suficientes rapidez, para escapar de las fieras? Van a ser nada más un fardo molesto, pero, en fin, no quiero dar mal ejemplo despreciando los dones de DIOS y para complacerlo voy a escoger un par de ellas, pero voy a procurar que sean lo más pequeñas posible”. Con esta idea en la cabeza se decidió por el par de alas más pequeño que encontró, se las colocó encima y saliendo, las empezó a mover y dijo: “¡Ya sabía yo que esto para nada servía…”, y se marchó caminando. Después le tocó el turno a la gallina y dijo: ¿Alas? ¡Qué molestia! Para qué necesito yo unas alas, si así estoy muy a gusto; no creo que me ayuden mucho para encontrar más gusanos, pero, en fin, no quiero disgustar a DIOS, voy a escoger unas ni muy largas ni muy cortas, de talla mediana. Tomó pues la gallina un par de alas, de las más cómodas que encontró y se las puso. Cuando salió las empezó a mover y sintió que podía saltar un poco y suspirando dijo: ¡Bueno!, al menos ahora podré saltar al palo más alto y huir de las zorras. La tercera en escoger su par de alas fue el águila; el águila antes de escoger reflexionó así: ¿Por qué DIOS nos querrá dar esto? DIOS es bueno y sus regalos deben ser para nuestro bien, anque yo ahora no lo entienda y me parezca algo molesto. Así que voy a escoger el par de las más grandes que pueda cargar. El águila se decidió por las alas más grandes y salió arrastrándolas pues aún no sabía para que servirían ni cómo usarlas y las demás aves que aguardaban en línea se reían de ella pues en verdad se veía muy ridícula. Cuando salió afuera estaba tratando de acomodarse aquellas pesadas alas y notó con asombro que al mover las alas el viento levantaba las plumas de su pecho. Las volvió a mover, y la pareció sentir que el peso de su cuerpo disminuía; las movió de nuevo, pero esta vez con movimiento rítmico y ondulatorio y comprobó una cosa maravillosa, su cuerpo empezaba a flotar. Las movió con más fuerza y ante el asombro de todas las demás aves, el águila se elevó al cielo haciendo círculos cada vez más grandes hasta perderse de vista. Las demás aves al ver al Aguila volar, siguieron todos sus ejemplos y escogieron el par de alas más grandes que cada uno podía. Esta fábula nos enseña lo que es el vida cristiana y la libertad. El hombre y la mujer han sido creados para elevarse constantemente, para volar a las alturas, para elevarse por encima de las cosas ordinarias; para lograrlo DIOS te ofrece opciones, pero eres tu el que eliges entre lo más fácil como el avestruz, lo más cómodo como la gallina, o lo más osado como el águila. Nuestro creador para elevarnos a las alturas nos ofrece las alas de su Evangelio. Unos, como el avestruz lo arrastramos como un fardo pesado y en eso se convierte; otros, como la gallina, vivimos el Evangelio a medias y nos acordamos de élv cuando hay emergencias, pero sólo si probamos a fondo, como el águila, nos llenará de alegría y entusiasmo y, entre mejor lo vivamos, más ligero y suave nos parecerá y nos impulsará constantemente hacia lo más elevado, hasta lo más alto, alcanzando la plenitud de la vida. Por cierto, se me olvidaba mencionar que el pingüino no le dio mucha importancia al asunto y, por llegar tarde a la repartición, solo le tocaron un par de aletas. Por tanto, cuando DIOS te proponga algo, procura responder al instante y ser de los primeros.

Pbro. Benito Ramírez Márquez Párroco en San Pedro Apóstol, Allende N.L.


COMPROMETETE ASÍ VAMOS EN LA PLANEACION DELAÑO DE LA FE COMPROMETETE > LA PARROQUIA

Pastoral Siglo XXI > p.13

¿Cómo conquistar la montaña? ¿Cómo conquistar a la Novia? planeación estratégica. -Buscar, rogar, hablarle bonito, salir, hablarle de la fe… incentivar la fe. -Piedritas del camino, dar testimonio, no dejar, TERQUEARLE. -Que los grupos visitemos los SECTORES. -Aprovechar los tiempos de los niños a construir, no a destruir. -Andemos de puerta en puerta. -Ministros Extraordinarios de la distribución de la Sagrada Comunión junto con jóvenes visitemos a los adultos mayores. -Que los jóvenes pintemos bardas, visitar asilos, casas hogar jugar, bailar pasar un momento ameno -Testimonio: alegres, abiertos, que seamos gente bonita… Pastoral Social se les invita y no vienen, que haya más juntas. -En sectores ya se reza el Rosario, buscar algo más. -MESC visitar, platicar de todo y hasta de Dios, saber escuchar. -Agarrarnos del amor a la Virgen María que ya tiene nuestro pueblo. -Si la montaña es la ciudad, que sea por medio de la Virgen María, de la fe, transmitir testimonio, ser perseverantes. -Tocar puertas, invitar a más gente, hacer actividades que nos vean, fijarnos en las personas de la tercera edad, en los papás de catecismo que esperan a sus hijos. -Faltan redes, tenemos muchos adultos. Atraer a jóvenes por medio del deporte con premios en efectivo… salir a las calles. -Vernos, que nos conozcan. -Que los servidores renovemos nuestra fe, ya sea por medio de un retiro kerigmático, se inicie y salgamos a invitar gente. -Que entre los niños y jóvenes haya labores sociales. -Ir a echar la red a los papás de catecismo, que se acerquen más, como pareja y atender a las madres solteras. -Buscar manualidades. NOTA: Toda actividad tiene que ser PLANEADA y EVALUADA… por ejemplo desde octubre ver libreto y todas las comisiones de la Pastoral Parroquial. O antes del 15 de enero lo mismo para el Via Crucis viviente. Pbro. Juan Pablo Martínez Martinez Parroquia San Felipe de Jesús


COMPROMETETE COMPROMETETE > PREGUNTALE AL SACERDOTE

PREGUNTALE AL SACERDOTE

Pastoral Siglo XXI > p.14

Pregunta:

Hola, soy una joven que me alejé de la iglesia hace algunos años. Ahora sólo he vuelto a leer la Palabra de Dios por medio de ustedes pero no me congrego. ¿No sé si esto es correcto o debería asistir a una iglesia? Gracias.

Respuesta:

Mi querida hermana: Alejarse de la iglesia es una pena, sin embargo, qué bueno que la Palabra de Dios te ha vuelto a llamar y seguramente que si estás dispuesta a vivir conforme a lo que ella nos dice, serás plenamente feliz y alcanzarás la plenitud en el amor. Sobre tu pregunta, leemos, precisamente en el libro de los Hechos de los apóstoles: “Todos los que habían creído estaban juntos y tenían todas las cosas en común; vendían todas sus propiedades y sus bienes y los compartían con todos, según la necesidad de cada uno. Día tras día continuaban unánimes en el templo y partiendo el pan en los hogares, comían juntos con alegría y sencillez de corazón, alabando a Dios y hallando favor con todo el pueblo. Y el Señor añadía cada día al número de ellos los que iban siendo salvos”. (Hch 2, 43-47). En este texto puedes ver que los cristianos (los que han creído en Jesús y lo han aceptado como Señor de sus vidas), estamos llamados por el mismo Señor a formar una comunidad. Textos como estos y otros en los que se habla de la comunidad de creyentes, de las asambleas, de la fracción del pan en comunidad, son muchísimos en el Nuevo Testamento. Y es que desde el inicio, el mismo Jesús formó una comunidad de discípulos y ellos, tomaron la novedad del evangelio y se empezaron a reunir el día primero de la semana o domingo para celebrar la resurrección del Señor (Hch 20, 7). En esta reunión se leía la Palabra de Dios, alguna de las cartas de los apóstoles (Col 4, 16) y se comía el pan Eucarístico (1Cor 11, 23-26), tal como Jesús lo había prescrito (Mt 26, 26-28). Es de esta enseñanza vivida por la primera comunidad, que nosotros continuamos reuniéndonos cada domingo a celebrar la resurrección del Señor y a la fracción del pan. Cada domingo nos reunimos en asamblea Eucarística para dar gloria a Dios y participar del amor de la comunidad y de la vida en el Espíritu. San Justino, nos refiere la celebración Eucarística del Siglo II (a155) con las siguientes palabras: “El día que se llama día del sol tiene lugar la reunión en un mismo sitio de todos los que habitan en la ciudad o en el campo. Se leen las memorias de los apóstoles y los escritos de los profetas, tanto tiempo como es posible. Cuando el lector ha terminado, el que preside toma la palabra para incitar y exhortar a la imitación de tan bellas cosas. Luego nos levantamos todos juntos y oramos por nosotros y por todos los demás donde quiera que estén, a fin de que seamos hallados justos en nuestra vida y nuestras acciones y seamos fieles a los mandamientos para alcanzar así la salvación eterna. Cuando termina esta oración nos besamos unos a otros. Luego se lleva al que preside a los hermanos pan y una copa de agua y de vino mezclados. El presidente los toma y eleva alabanza y gloria al Padre del universo, por el nombre del Hijo y del Espíritu Santo y da gracias (en griego: eucharistian) largamente porque hayamos sido juzgados dignos de estos dones. Cuando terminan las oraciones y las acciones de gracias, todo el pueblo presente pronuncia una aclamación diciendo: Amén. Cuando el que preside ha hecho la acción de gracias y el pueblo le ha respondido, los que entre nosotros se llaman diáconos distribuyen a todos los que están presentes pan, vino y agua «eucaristizados» y los llevan a los ausentes”. (S. Justino, Apol. 1, 65; 67.) Como ves, el reunirse en asamblea y participar del pan Eucarístico es una vivencia de la iglesia de todos los tiempos, que actualiza entre nosotros la frescura de Cristo y su mensaje y nos nutre con el Pan que da la vida. Te invito a unirte a nosotros en la asamblea Eucarística en la parroquia más cercana a tu domicilio. Deja atrás lo que haya provocado tu separación de la iglesia y reencuéntrate con la comunidad, cuerpo de Cristo. Recuerda que el demonio es muy hábil, actúa como lobo. Busca a la oveja más débil, la que no está con el rebaño, para tomarla con facilidad como presa y devorarla. La comunidad nos abriga, nos defiende y nos ayuda a crecer. Bajo la tutela de un buen pastor, crecerás, te alimentarás de los buenos pastos del Evangelio y beberás de las aguas del Espíritu. Acércate a la iglesia te aseguro que en ella encontrarás el alimento que te llenará de vida. Pbro. Ernesto María Caro Osorio Parroco en la Santa Cruz


VIVE

Pastoral Siglo XXI > p.15

VIVE > PASTORAL SOCIAL

TALLER “MODELOS DE ATENCIÓN A VÍCTIMAS” El pasado mes de agosto las Comisión Episcopal de Pastoral Social llevó a cabo un taller para reflexionar sobre el trabajo que se esta haciendo en la atención a víctimas. A continuación compartimos las palabras de bienvenida de Mons. Gustavo Rodríguez Vega Presidente de la Comisión Episcopal para la Pastoral Social. “CONSOLAD, CONSOLAD A MI PUEBLO, DICE EL SEÑOR” (Is. 40, 1). Muy queridos hermanos y hermanas, amigos y amigas reunidos para este taller de atención a víctimas, me toca dar a ustedes una palabra de bienvenida a este taller. Fue en el pasado Encuentro Nacional de Pastoral Social del mes de mayo, que se pudo advertir la gran necesidad de abundar en el tema del acompañamiento a las víctimas de la violencia que estamos viviendo. Hemos escogido este versículo primero del capítulo 40 del libro de Isaías, como lema de este taller, donde el Señor dice por boca de Isaías: “Consolad, consolad a mi pueblo”, porque creemos que estas mismas palabras que dirigía nuestro Señor al profeta en aquellos tiempos remotos, vuelven a escucharse aquí y ahora, en los oídos y en el corazón de todos los aquí presentes, y es este el llamado de Dios el que hoy nos convoca. Ciertamente no somos los únicos que hemos escuchado este llamado, pues los asistentes a este taller representamos a muchos otros en nuestras iglesias locales, que se están esforzando por llevar el consuelo de Dios a quienes sufren a causa de la violencia. Y también en otras iglesias cristianas y en otros ambientes, hombres y mujeres de buena voluntad se esfuerzan por mitigar el dolor de quienes lloran la desaparición o la muerte de sus seres queridos, o que sufren las consecuencias de las vejaciones causadas en su propia persona. Todo este pequeño ejército de hombres y mujeres que nos esforzamos por llevar un poco de consuelo y fortaleza a quienes sufren, somos algo así como la otra cara de la moneda, un poco de los bueno que estos males han traído, un poco del trigo que sigue creciendo a pesar de la cizaña. En la última página de la Exhortación Pastoral “Que En Cristo Nuestra Paz, México Tenga Vida Digna”, aparece la oración por la paz, que, desde hace dos años, a lo largo y ancho del País se recita diariamente con gran fervor. En ella pedimos a Dios: “Alivia el dolor de quienes sufren…”. Pero lo mismo que Jesús dijo a sus Apóstoles cuando le sugirieron: “Despide a esta gente para que vayan a los pueblos y se compren comida”; y Jesús les respondió: “No tienen que marcharse, denles ustedes de comer” (Cf. Mt. 14, 15-16); hoy también nos dice: “Alivien ustedes el dolor de quienes sufren… Consolad, consolad a mi pueblo”. Así es que “a Dios rogando y con el mazo dando”. Por otra parte, así como la Exhortación Pastoral mencionada, no es obra sólo de los Obispos de la Comisión Episcopal para la Pastoral Social, sino de todo el Episcopado Mexicano, así también la tarea de aliviar el dolor de quienes sufren no puede ser sólo una nueva dimensión de la Pastoral Social, y ni siquiera una tarea de toda la Pastoral Social en cada una de sus dimensiones, sino que debe ser una obra de toda la Iglesia, que alcance en forma transversal a toda su pastoral, a toda la obra evangelizadora. Bien articulados entre todos nosotros dentro de la Iglesia para semejante labor de consolar a quienes sufren, hemos también de vincularnos luego con la acción de otras iglesias, grupos sociales y acciones de gobierno, que apunten al mismo objetivo, de fortalecer a las víctimas, y ayudarles a reconstituirse en su dignidad de personas. No se trata de iniciar con una tarea, se trata de cualificar un servicio que diariamente se está ofreciendo desde cada confesionario, desde cada grupo de oración y de evangelización, desde cada acción caritativa y solidaria que los cristianos sabemos realizar. Por eso hemos venido a este taller con la esperanza de aprender un poco más de la experiencia de los demás, para cambiar, mejorar o multiplicar las estrategias de nuestra acción a favor de las víctimas de esta escalada de violencia que parece no tener fin. Queremos unir a nuestra buena voluntad de hacer el bien, elementos de medicina, de psicología, de pedagogía o de cualquier otra ciencia que pueda ayudarnos a ayudar. Estoy seguro que todos saldremos de este taller enriquecidos por los conocimientos y experiencias que aquí se nos va a compartir, aunque también concluiremos reconociendo que hay mucho más por aprender, muchos y muchas más a quienes convocar, muchos y muchas más a quienes servir, pues Cristo hoy lleva el rostro de estas miles y miles de víctimas. También en este campo, el Señor nos vuelve a decir: “La mies es mucha y los operarios pocos…” (Mt. 9, 37). María santísima, Consuelo de los afligidos, nos acompañe en este taller y en todo nuestro esfuerzo de acompañamiento a las víctimas. Mons. Gustavo Rodríguez Vega Presidente de la Comisión Episcopal para la Pastoral Social


VIVE

Pastoral Siglo XXI > p.16

VIVE > NOTICIAS

ORDENACIÓN DE PRESBITEROS Y DIACONOS

MONTERREY, N.L. (Pastoral Siglo XXI) 15 de Agosto 2012. Las bendiciones siguen derramándose para la Iglesia de Monterrey, esta ocasión de manera especial con la incorporación de tres seminaristas al Orden de los presbíteros por la Imposición de manos de Mons. Jorge Alberto Cavazos Arizpe Administrador Apostólico de nuestra Arquidiócesis. Los jóvenes Diego Arrambide De la Garza, Arturo Alejandro Garza Villegas, Oscar Zavala Carrillo, fueron ordenados sacerdotes en la Basílica de Guadalupe de la colonia Independencia que lució pletórica para presenciar este Don de Dios para sus fieles. Otra de las bendiciones durante esta celebración eucarística fue la ordenación de 6 nuevos diáconos que se encaminan al presbiterado. Los jóvenes que recibieron la ordenación diaconal son: Esteban Elí Flores Hermosillo, Arturo Garza Rodríguez, Juan Manuel Hernández Rodríguez, Elías Tadeo Ibarra Ramírez, Nicolás Martínez Saldaña y Jesús Jorge Moreno Cruz. Antes de finalizar la celebración Eucarística Mons. Jorge agradeció a los recién ordenados por su respuesta generosa al llamado de Dios: “Gracias por ese sí, gracias por esa respuesta de fe, gracias porque de este sí se desprenden para el pueblo de Dios múltiples bendiciones, así como aquel joven de buena voluntad ante la multitud lleva sus panes y sus peces, así también ustedes ahora traen su buena voluntad, su fe y su alegría y Dios bendice esta actitud para bien de su pueblo”. También agradeció a todos aquellos que colaboraron de alguna u otra manera para la maduración de este llamado de Dios: “Gracias porque ahora hay más sacerdotes en la Arquidiócesis de Monterrey, más hermanos consagrados con los hermanos diáconos, gracias a los sacerdotes, párrocos formadores, al equipo del Seminario de Monterrey porque han puesto cada quien lo que está de su parte para que ellos puedan decir sí a Dios y sigan haciéndonos a todos nosotros tener esperanza y alegría. Gracias a sus familiares Dios multiplique con muchas bendiciones esta alegría de entregar un hijo a Dios, gracias a todo el Pueblo de Dios, bendito sea Él por todos los dones que nos da”. Antes de dar la bendición el Administrador Apostólico de la Arquidiócesis de Monterrey aprovechó la oportunidad para felicitar al clero regiomontano ya que gran parte celebra su aniversario sacerdotal. NEO SACERDOTES Y SUS DESTINOS Diego Arrambide De la Garza (San Juan Bosco) Arturo Alejandro Garza Villegas (Ntra. Sra. De la Merced, Cadereyta) Oscar Zavala Carrillo (Sagrada Familia en Guadalupe) PASTORAL SIGLO XXI


Pastoral Siglo 21 - Septiembre