Page 1

ISSN: 2248-8162

La Iglesia de la Arquidiócesis de Medellín que se proyecta

LA ASAMBLEA DE LA CONFERENCIA EPISCOPAL

En la semana del 9 al 13 de julio, los obispos colombianos se reunieron en la XCIII Asamblea Plenaria, donde tomaron decisiones sobre diversos temas de especial interés para el trabajo pastoral.

P.2

CONGRESO INTERNACIONAL DE LITURGIA Y PASTORAL En las instalaciones del Seminario Conciliar de Medellín se llevó a cabo el Congreso Internacional de Liturgia y Pastoral, con una asistencia de mas de mil personas, que buscaba ofrecer los fundamentos bíblicos, históricos, dogmáticos y litúrgicos del Rito de iniciación cristiana con el proposito de formar Discípulos de Cristo nacidos en la fe por el misterio pascual.

P.13

EL SEMINARIO MENOR DE MEDELLÍN, UN SEMILLERO DE VOCACIÓN El Seminario Menor de la Arquidiócesis de Medellín brinda diversos elementos que lo hacen un terreno fertil para las vocaciones. Su vivencia espiritual, la cercania al mundo el conocimiento, la vida pastoral y la fraternidad son elementos que enriquecen y fortalecen la enseñanza brindada por este centro educativo.

P.5

MONSEÑOR ELKIN FERNANDO ÁLVAREZ BOTERO

Nuevo Obispo Auxiliar de la Arquidiócesis de Medellín El pasado 4 de agosto, hemos tenido la alegría de vivir la Ordenación episcopal de Mons. Elkin Fernando Alvarez Botero, nombrado por Su Santidad Benedicto XVI como Obispo auxiliar de Medellín. P.3

Agosto de 2012 / No. 09

P.16


+Ricardo Tobón Restrepo

Arzobispo de Medellín

De nuevo, nos hemos reunido los Obispos de Colombia en la Asamblea de la Conferencia Episcopal. C La Conferencia Episcopal busca estar atenta al desarrollo social, cultural y político del país, analizando la forma en que los acontecimientos que se viven inciden en la misión pastoral de la Iglesia y afectan al bien común. En esta ocasión, hemos querido, en primer lugar, revisar y actualizar las “Normas Complementarias” que expresan el consenso de los Obispos del país en aquellas materias que el Código de Derecho Canónico deja a la determinación de cada Conferencia Episcopal. La formulación de estas normas es la expresión de la responsabilidad colegial frente a la vida de la Iglesia, a nivel universal y local. Así se aprovecha también el recurso jurídico para, respetando las competencias de cada obispo diocesano, asumir el gobierno de las diversas jurisdicciones no de un modo aislado, sino con un compromiso de verdadera comunión. La actualización de estas normas

Henry Horacio Chaves

LA ASAMBLEA DE LA CONFERENCIA EPISCOPAL complementarias, que ahora pasan a la aprobación de la Santa Sede y que luego se aplicarán en las diversas diócesis, son un ejercicio del ministerio de enseñar, santificar y pastorear al que estamos llamados los Obispos. Debemos recordar, en efecto, que el acatamiento fiel y responsable de las disposiciones de la Iglesia en las diversas materias en que legisla nos evita la dispersión de fuerzas que merma la eficacia apostólica, la contradicción o la ambigüedad por disparidad de criterios y, sobre todo, los desastres que produce la falta de comunión en la conducción del Pueblo de Dios. En segundo lugar, en la pasada Asamblea, nos dedicamos a estudiar los grandes retos pastorales que nos plantea el acelerado desarrollo minero y energético en Colombia. De una parte se ve la creciente necesidad de

energía en el país, la oportunidad económica que surge de la mayor demanda de materias primas y la fuente laboral que es la minería. Pero, de otra, se constata el creciente desequilibrio entre el desarrollo de la minería y el desarrollo humano, que produce nuevas pobrezas y graves problemas de salud para algunos sectores de la población. Igualmente, se constata que crece la minería ilegal, que hay proyectos mineros en territorios de comunidades campesinas sin el debido enfoque social, que en algunos lugares la minería se está volviendo un detonante de conflictos generadores de nuevas violencias, que se está aprovechando la riqueza minera para financiar grupos armados por fuera de la ley, que se tiene frecuentemente un modelo minero de extracción sin suficiente

desarrollo tecnológico y que estamos propiciando una alarmante y, en algunos casos, irreparable destrucción de la naturaleza. Ante esta realidad, el Mensaje de la Conferencia Episcopal propone: “Repensar creativamente un nuevo modelo de desarrollo que tenga como centro el respeto de la dignidad de la persona humana y sus derechos fundamentales; que responda a las necesidades actuales pero que garantice su sostenibilidad para las generaciones futuras; no vale un modelo de riqueza para hoy y pobreza para mañana. Un modelo con criterios morales y éticos, que haga de Colombia un estado social de derecho, que responda a las necesidades de toda la población y que asuma el cuidado de la creación que Dios nos entregó para administrarla con responsabilidad”.

opinion@arqmedellin.com

Bienaventurados los que lloran

Dio la vuelta en los medios la foto del sargento García, pero no las del músico francés que se hace llamar así, sino las de Rodrigo un suboficial del ejército que en actitud casi poética lloró bajo su casco militar y con su uniforme de campaña puesto. Lloró de impotencia cuando los indígenas del Cauca lo sacaron en andas del cerro Las Torres en Toribio. Esa imagen, que algunos consideran deshonrosa para el ejército, para otros representa todo lo contrario, sumadas a las explicaciones posteriores del militar, quien dijo que las lágrimas no eran ni de rabia ni de miedo sino de orgullo. “lloré porque no enten-

Año 2 / No. 9

día cómo una población a la que protejo me humilla y nos saca a mí y a mis hombres así”. En cualquier caso, repito es conmovedora y por supuesto ha motivado varias reflexiones en torno suyo, a la que quiero sumar una tal vez caprichosa. Es que la imagen del sargento García me obligó a pensar en el “sermón de la montaña”. Aquel que contiene las bienaventuranzas que rezan, por ejemplo, “Bienaventurados los que lloran, porque ellos serán consolados”. Seguramente hay que haber llorado mucho, o muy poco, para entender el valor de la sentencia que tiene que ver con el desahogo, claro, pero también con una manera de expurgar culpas, de reconocerse débil, de limpiar el alma.

El sermón de la montaña, que además invita a “amar a los enemigos”, a “devolver bien por mal”, y que contiene también el Padre Nuestro que habla del perdón, “como nosotros perdonamos a nuestros enemigos”, es una invitación a limpiar el espíritu. Su gran enseñanza es la humildad y la capacidad de pedir perdón, un aprendizaje que tenemos pendiente en el país. Por lo menos desde lo vivencial, porque de labios para afuera puede operar, con más o menos dificultad, pero de ahí al arrepentimiento y a la decisión de corregir el camino hay trecho. Más allá de la expresión verbal del perdón, conviene hacer el ejercicio de aprendizaje completo, tomar la decisión de corregir el camino, o cuando menos emprender acciones de mejora. Porque

CONSEJO DE REDACCIÓN: + Monseñor Ricardo Tobón (Arzobispo de Medellín), Pbro. Juan Pablo Cardona (Director), Pbro. Germán Bustamante, Pbro. Luis Fernando Arroyave, Pbro. Elías Lopera, Pbro. Alexander Pareja, Henry Horacio Cháves y Mauricio Agudelo DISEÑO: Departamento de diseño, Arquidiócesis de Medellín.

cambiar el rumbo no siempre es fácil, pero es más alcanzable cuando se logran pequeñas metas, batallas cotidianas. Sin embargo, es preciso hacer una precisión final, amar al enemigo no quiere decir borrar las diferencias ni invocar unanimismo alguno. Hay que respetar la diferencia, motivarla desde la inteligencia y con apego a la defensa del otro como persona. Una cosa es contradecir las ideas y otra agredir a las personas. En esos casos hay que devolver mal, con buenos propósitos, sin abandonar el criterio ni el carácter. Llorar si hace falta y perdonar a los enemigos, sólo así se puede dormir tranquilos.


3

+Ricardo Tobón Restrepo

BIENVENIDO MONSEÑOR ELKIN ÁLVAREZ

Arzobispo de Medellín

El pasado 4 de agosto, hemos tenido la alegría de vivir la Ordenación episcopal de Mons. Elkin Fernando Alvarez Botero, nombrado por Su Santidad Benedicto XVI como Obispo auxiliar de Medellín. Todos los Obispos presentes le hemos impuesto las manos y nos hemos unido con gran fe, en la oración consecratoria, suplicando: “Y ahora derrama sobre este elegido aquella fuerza que está en Ti, el Espíritu de gobierno, que has dado a Tu Hijo amado, Jesucristo, el Espíritu que Él mismo dio a los santos apóstoles, que han fundado la Iglesia en todo lugar para constituir tu templo para la gloria incesante y alabanza de tu nombre”. Así, Mons. Elkin Álvarez quedó consagrado Pastor de la Iglesia, con la tarea de enseñar, santificar y guiar, en comunión jerárquica con el Sucesor de Pedro y con los otros miembros del Colegio episcopal. El libro del Apocalipsis afirma que los muros de la nueva Jerusalén “se asientan sobre doce piedras, que llevan los nombres de los doce Apóstoles del Cordero” (Ap 21,14). Como enseña el Concilio Vaticano II: “los Obispos han sucedido, por institución divina, a los Apóstoles como Pastores de la Iglesia, de modo que quien los escucha, escucha a Cristo, y quien los desprecia, desprecia a Cristo y a quien le envió” (LG.,23). Desde los tiempos apostólicos existe un principio inquebrantable según el cual cada Iglesia particular, es decir, cada comunidad diocesana no tiene sino un solo Obispo como cabeza y pastor (cf c.376). Sin embargo, el canon 403 indica que cuando lo aconsejen las necesidades pastorales de una diócesis, se constituirán uno o varios Obispos auxiliares. De esta manera, como lo prevé el Concilio Vaticano II, el Obispo diocesano, que debido al número de habitantes o a la complejidad de su Iglesia particular, no puede realizar él solo las funciones episcopales tal como lo exige el bien de los fieles, puede contar con la ayuda de estrechos colaboradores en el gobierno y el cuidado del Pueblo de Dios (cf CD 25). Debemos, entonces, en primer lugar, dar gracias a Dios que en su bondad le ha concedido a nuestra Arquidiócesis de Medellín y a mí, de un modo particular, un nuevo auxiliar, es decir, un nuevo apoyo para que las tareas pastorales y administrativas de esta Iglesia se realicen de una manera más completa, ágil y conveniente. Igualmente, debemos reconocer la benevolencia del Papa Benedicto XVI, quien ha querido completar con este nombramiento un excelente equipo de Obispos auxiliares para el bien de los presbíteros, diáconos, religiosos y fieles; y para asegurar un mejor funcionamiento de toda la organización diocesana. Doy, en nombre de todos, la más cordial bienvenida a Mons. Elkin. El llega con una sólida formación cristiana y sacerdotal, con buena experiencia en la orientación de diversos procesos y actividades de la vida eclesial y, sobre todo, con un gran anhelo de servir según el espíritu del Evangelio. Lo acogemos con fe como un enviado del Señor, lo acompañamos con nuestra oración, lo rodeamos de nuestro afecto y nos disponemos a consolidar todavía más la unidad y la integración diocesanas que nos permitan a todos, dentro de las diversas funciones que nos han sido confiadas, realizar la misión indispensable y apasionante de anunciar el Evangelio en el mundo de hoy.


P. Alexander Pareja Botero

santodelmes@arqmedellin.com

MIGUEL ÁNGEL BUILES GÓMEZ

Un obispo con fama de santidad Un 9 de Septiembre de 1988 nace en la Finca La Montaña, del pueblo de Donmatias Miguel Ángel hijo legitimo de Agustín Builes y Ana María Gómez. Es bautizado el 12 de Septiembre en el templo de su pueblo natal. Crece en un ambiente sano formado en los principios de una vida cristiana. En su corazón está el deseo de seguir al Señor y por eso entra al Seminario Menor de San Pedro de los Milagros y luego al Seminario Mayor en Santa Fe de Antioquia donde es ordenado presbítero. Luego sirve en varias partes como Valdivia, Toledo, Santa Isabel, hasta que en el año de 1917 es creada la diócesis de Santa Rosa de Osos, desmembrada de Santa Fe de Antioquia y llega a Remedios como párroco. El 3 de Agosto de 1926 es ordenado obispo en Bogotá por el nuncio apostólico, Monseñor Roberto Vicentini. El 22 de Octubre de 1927 toma posesión de la diócesis de Santa Rosa de Osos. Este hombre también se destaca por las distintas fundaciones que realizó: El Seminario de Misiones, la Congregación de Hermanas Misioneras de Santa Teresita, la Congregación de Hermanas Misioneras Contemplativas, la Congregación de Hijas de Nuestra Señora de las Misericordias. Vale la pena destacar que Monseñor Builes tomo parte en los trabajos del Concilio Vaticano II, hasta el año de 1964 que por quebrantos de salud no puedo asistir más. En el año de 1967 renuncia al gobierno pastoral de la diócesis de Santa Rosa. Es Miguel Ángel un hombre de temple, un hombre visionario, un obispo criticado e incomprendido, pero ante todo un pastor lleno de coraje, de celo apostólico, arriesgado, polifacético, con sangre misionera y con un celo ardiente por instaurar el Reino de Cristo entre sus fieles. En la tarea de informarme sobre la vida y obra de Monseñor Builes, me encontré un escrito de mi entra-

ñable amigo el padre Calixto quien ya goza de Dios y que me sirven de apoyo para completar así algunas impresiones de este hombre quien está camino a los altares. Cuenta Calixto que “El 22 de Octubre de 1927 tuvo lugar su entrada solemne en Santa Rosa de Osos, como obispo al filo del medio día. Así comienza su ministerio episcopal que se prolonga hasta el 22 de Abril de 1967, fecha en que Paulo VI, en carta muy laudatoria, le acepta su renuncia a la diócesis. El misionero del Bajo Cauca, el párroco andariego de Santa Isabel y de Remedios, acomodó su vida y su persona en una vieja casa esquinera, casi siempre pintada de verde, sobre la calle real de Santa Rosa. La misma que, por ironía o por compasión, se llamó toda la vida El Palacio. Allí pasó treinta y cuatro años, en domicilio interrumpido apenas por sus visitas pastorales y sus viajes a Roma. Desde las 4:30 de la mañana, llueva o truene, en medio del frío y la neblina, ya estaba en pie el obispo, para arrodillarse largo rato a sus plegarias matinales. A las 6 celebraba la misa, con sus familiares y la asistencia de algunas religiosas. A las 8, el desayuno y enseguida atención a los asuntos de la curia. Casi toda su correspondencia la despachaba personalmente, muchas veces a mano, con su hermosa letra. Almorzaba a las 12 y enseguida alguna caminada con su canciller o el vicario, al templete de Nuestra Señora, o de visita a sus religiosas. Le bastaban diez minutos de siesta para continuar su trabajo en la tarde, después de la visita al Santísimo Sacramento. Más adelante el Viacrucis y luego de la comida, el Rosario. A las diez se encerraba en su cuarto a orar, hasta muy entrada la noche. Fue un obispo extremadamente ordenado y puntual en sus compromisos. Nunca se le vio llegar tarde a

ninguna función, como tampoco aparecer apresurado. Para todos y para todo tenía tiempo. Con motivo de las visitas pastorales, estaba en contacto con toda clase de gentes y se enteraba minuciosamente de los aspectos parroquiales. Mucha actividad entre rosario y rosario, la gran devoción de su vida y entre apuntes de humor que le brotaban de los labios cada rato. Lucía siempre una presentación impecable, sin exagerar los modales ni las exigencias. Proyectaba la imagen de un hombre que traducía la presencia del Señor para los hombres”. Hasta aquí el testimonio del Padre Gustavo Vélez a quien recuerdo con aprecio. Son muchos los aspectos de su vida que se podrían entrar a reflexionar, pero este articulo es solo una semblanza de un gigante de los nuestros: Obispo criticado e incomprendido, pero con fama de santidad. El 29 de septiembre de 1971, hacia el medio día, termina en Medellín la carrera mortal de Monseñor Builes, contaba ochenta y tres años. Cincuenta y ocho años largos de sacerdocio, cuarenta y siete y unos meses de episcopado coronaban su existencia. El día 1º de octubre, cuando la Iglesia universal honra a Santa Teresita del Niño Jesús, sus restos reciben cristiana sepultura, en la parte posterior del presbiterio de la catedral de Santa Rosa.

Escuchemos para terminar a Miguel Ángel, el obispo, el santo: “Que me disgregue mi Dios, a mí, átomo invisible; pero que por su infinita misericordia me conceda que este átomo, al disgregarse, produzca tal energía nuclear que pueda como en Hiroshima y en Nagasaki volver añicos todas las herejías, todos los errores, todas las mentiras, todos los vicios, todos los espíritus inmundos, todas las fuerzas del mal; que pueda dar fuerza y movimiento atómico a los grandes aviones que cruzan los aires, a los gigantescos trasatlánticos que surcan los mares, a los autos y camiones que van por esos valles, faldas y montañas para llevar a todos los mundos el nombre de Dios”.


Felipe Agudelo Olarte

haciendonospresentes@arqmedellin.com

De los diversos árboles plantados en torno al edificio actual del Seminario Menor, la imagen de los grandes tulipanes será siempre recurrente en nuestros recuerdos. Ésta clase de árbol era una metáfora de lo que iba siendo nuestro proceso en esta escuela de la vida: un crecer recibiendo todo lo que se nos brindaba para poder dar fruto y aunque el árbol durante una larga temporada volvía a quedar sin su característica flor, esto también era un llamado a reconocer que en nuestra vida tendríamos que perseverar y luchar en muchos momentos sin perder la esperanza, como también lo expresara Santiago el pescador, del célebre cuento El viejo y el mar de E. Hemingway. Pues bien, bajo la sombra de estos tulipanes fue madurando la semilla de nuestra vida cristiana, la cual, para cada uno de los que pasamos por el Seminario Menor, no fue un estilo más de formación que un adolescente podría vivir, sino una aventura, la decisiva y fundamental de nuestra existencia que durante cada año experimentábamos en diversos aspectos: Desde la aventura espiritual, comprendimos que Cristo no era lejano a nosotros, sino amigo y compañero de nuestro camino lleno de ilusiones y que a Él podíamos acudir tocando a su puerta con la oración, la cual cada día tenía un lugar privilegiado en nuestra jornada y en el encuentro vivo y profundo de la Eucaristía, especialmente la que cada jueves celebrábamos como comunidad y ¡con uniforme de gala y corbata!. El mundo del conocimiento se presentaba ante nosotros de forma fascinante gracias a la calidad de nuestros maestros y a las diversas jornadas que desde la aventura académica se tenían cada año. Aunque alguien hablando de la vastedad de los saberes hubiese afirmado que “los árboles no dejan ver el bosque”, nosotros queríamos empezar a recorrerlo.

cada día humana y cristianamente con gran esfuerzo, pues como nos insistía uno de los sacerdotes formadores: “en la única parte donde el éxito aparece antes que el trabajo, es en el diccionario”. Además, la experiencia del Seminario Menor fue la que maduró y en muchas ocasiones, fue el medio propicio para que Dios lanzara su llamada a muchos de nosotros para ser sacerdotes. En esto es imposible no agradecer el testimonio que recibimos de los diversos sacerdotes que han prestado en esta escuela su servicio y nos han demostrado que es posible ser plenamente feliz entregándole nuestra vida a Cristo. Cuando tantas diócesis a nivel mundial en los últimos años y por diversas circunstancias han debido

Al igual, en la aventura pastoral, con nuestra pertenencia y participación activa en un determinado grupo de nuestras parroquias y con las misiones que en diversos sectores de la ciudad, del departamento y del país, experimentábamos que la labor evangelizadora de la Iglesia es propia de todo bautizado. Algo que siempre valoramos de estar en el Seminario Menor, era que allí nadie era desconocido, todos sabíamos el nombre de todos, desde el que recién ingresaba a sexto grado hasta el que estaba próximo a graduarse. La aventura comunitaria era cada vez consolidada por los diversos momentos que cada día como hermanos vivíamos y en los momentos fuertes de integración. Si bien a un costado de nuestro Seminario Menor el bosque se alzaba ante nosotros, al otro costado un amplio horizonte se nos imponía: nuestra ciudad. Para hacer de ella una mejor sociedad y colaborar en su edificación estábamos formándonos

cerrar su seminario menor, el tener todavía uno en nuestra Arquidiócesis debe ser un verdadero motivo de alegría, porque allí hay un verdadero semillero de vocaciones a la vida cristiana y en especial para el sacerdocio en nuestra Iglesia particular de Medellín; pero a la vez motivo de responsabilidad, exigiendo de todos la promoción de dicha escuela para la formación de las jóvenes generaciones. Bajo la sombra de un gran tulipán en el patio central, la imagen de la Madre de Dios, a cuyo Inmaculado corazón está encomendado nuestro Seminario, perfuma cada día el inmenso trigal de las diversas vocaciones que en aquella tierra buena han fructificado y lo continuarán haciendo y ofrece el calor maternal a sus hijos, como enfáticamente se nos recordaba cada día: “un seminario sin el grato perfume de su Madre celestial, la Santísima Virgen María, es una casa de huérfanos”.


6

P. Rafael Posada Soto

esivo Compuls (Trastorno Obs

Todos hemos tenido pensamientos, emociones y deseos llenos de plenitud, bienestar; pero hay otros que nos perturban la calma y nos llevan a pensar que hay algo dentro de nosotros que no marcha bien. A continuación describo algunos ejemplos: Preocupado porque tengo cual o tal enfermedad (SIDA, Cáncer, obesidad, diabetes, amebas, etc.), sin tenerlas. En el entorno médico estos pacientes acuden para hacerse pruebas de SIDA, sin tener factores de riesgo de la infección y una y otra vez repiten estas pruebas, al no creer los resultados negativos de los exámenes. Otros preocupados por la dieta alimenticia. Es verdad que debemos controlar las harinas, dulces, sal y grasas. Pero, hay quienes ven en todos los alimentos peligro, sus comidas son monótonas, no varían el menú, y prefieren preparar ellos mismos sus alimentos. Si viven solos el problema puede quedar oculto, pero cuando viven con otros crean grandes conflictos. Están los atormentados por temas sexuales como: homosexualidad, bestialismo, el incesto, pedofilia. No es que tengan este comportamiento, se trata de pensamientos indeseados, que producen horror a estos pacientes. No es qué los niños los exciten pero se les mete en la cabeza que ellos pueden llegar a ser violadores. Los agobiados por los sentimientos de culpa, debido a pensamientos blasfemos. Aquellos que en silencio repiten una misma palabra.

higienedelalma@arqmedellin.com

Creer que ellos si se quedan solos en la casa con un miembro de la familia lo pueden matar o herir, bien sea el esposo, el hijo, la mamá, etc.

ivo. TOC ) Continuamente tragan aire, memorizan y repiten listas, direcciones, teléfonos, placas, números ganadores de loterías. Lavarse las manos y bañarse frecuentemente en un mismo día. Estar Limpiando objetos. Se miran continuamente en el espejo y se ven deformes, especialmente la nariz, el pelo y su constitución corporal, tiene varias cirugías plásticas y otras pendientes para hacerse. Los que acumulan comida, periódicos, papeles, oraciones, estampas, envoltorios, ropa, zapatos que no tiene ninguna utilidad ni valor sentimental, arrumando basura y reblujo Los incapaces de hacer negocios, cambios, contraer matrimonio. Sus vidas son historias de oportunidades que se les presentaron una sola vez para nunca más volverlas a tener y todo porque son incapaces de tomar decisiones. Preocupados porque gastan mucho jabón, agua, luz y comida. Disgustados con los desechos o secreciones del organismo (orina, heces, saliva, mucosidad, semen, flujo vaginal, etc.) Temor exagerado de que le pase algo terrible a un ser querido (incendio, accidente, muerte, violación, atraco) Necesidad de ver todo en simetría, orden o exactitud. Comprobar que las puertas estén cerradas, los fogones apagados, luces apagadas, las llaves de agua cerradas, inspeccionando de manera frecuente. Esto les demora y atrasa el sueño o el salir de la casa o del trabajo.

Estas personas sienten que lo que piensan y desean lo tienen que hacer. Es como si alguien lo jalara por delante y lo empujara por detrás. Algo así, como un mosco que entra a una vitrina de esas que se exhibe comida y una vez dentro no es capaz de salir; o igual, que un insecto atrapado en una telaraña, mientras más intenta en salir más se enreda en la telaraña. También puede servir esta comparación. Suponga que alguien lo encierra en un cuarto y le coloquen un radio con una sola emisora y en ella se escuche la misma canción con volumen alto y usted no pueda apagarlo. Las personas que tienen este trastorno no desean estos pensamientos ni hábitos repetitivos, saben que son irracionales, pero como ya lo dije, quieran o no, no puedan dejar de pensarlos y el temor de ejecutar sus deseos. Ellos tienen totalmente descontroladas sus vidas, y muchas veces de quienes viven con ellos. Esto es un síndrome y llama Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC). Esta enfermedad hay que diferenciarla de conductas adictivas al alcohol, sexo, droga. Porque el que tiene la conducta adictiva disfruta con esto, en cambio el que tiene el TOC no lo disfruta, no lo quiere. E igualmente, hay que diferenciarlo con la esquizofrenia y depresión psicótica. Porque en estas enfermedades lo que el paciente cree que lo que piensa es verdad y el comportamiento tiene que ser así. En cambio en el TOC sabe que esto es irracional, que no es lógico. Hay quienes equivocadamente digan que la causa está en la acción del demonio sobre la mente de estas personas atormentadas con sus tremendas obsesiones sexuales, pensamientos blasfemos, etc. Porque sus tentaciones no son pasajeras sino permanentes, con fuerza, intensidad mas allá de sus fortalezas para vencerlas. Otros dicen que es un maleficio, pero no es ni lo uno ni lo otro. La causa es biológica, se origina en una zona del cerebro llamado ganglios basales. No voy a describir su fisiológica, ni anatomía, ni patología, a grandes rasgos les

digo que los ganglios basales están formados por varios núcleos, uno de ellos llama el caudado… ahí está la memoria de los movimientos aprendidos y no conscientes, ejemplo, cuando usted está aprendiendo a manejar carro, es consciente del acelerador, frenos, clos y los cambios; cuando adquirió el habito todo lo hace mecánicamente; igual que cuando aprendió unos pasos de baile o a nadar. Este núcleo funciona sobre la base de conductas repetitivas, en él está almacenado la rutina, los hábitos, patrones de comportamiento, entiende el peligro de algo, y da la orden de cuidado, ejemplo; lavarse las manos, cerrar la puerta, etc. El problema está cuando está desequilibrado y se dispara (hiperactivo), el tiene todos los efectos del cuadro descrito, y el otro extremo es cuando el núcleo está hipoactivo la persona es demasiado descuidada, desordenada y desmotivada. Aquí si es como el dicho: “Ni tanto que no lo alumbre, ni tanto que lo queme”. ¿Qué lo dispara? Infecciones en el cerebro, herencia genética, y los que sufren un tic que llama tauretle, se manifiesta por parpadeo de ojo, toser, carraspear, olfatear, movimientos de cara. Esto se lo informo para que tome consciencia de la enfermedad. El manejo es por medio de médico psiquiatra, existen medicamentos que le puede ayudar. Es un trastorno de difícil manejo ; con un buen tratamiento se reduce más o menos un 50% de los síntomas, pudiendo aumentar enormemente su capacidad de trabajar. También se requiere la ayuda del psicólogo con escuela conductista. El sacerdote tiene mucho que hacer ante este paciente, porque lo buscan dado que muchos de sus pensamientos tienen que ver con el área moral y teológica, entonces es a través del sacramento de la confesión como alivian esta culpa; por lo que hay que acogerlos con inmediatez y reconocer su sufrimiento. Soy consciente de que esta información no ha sido del todo exacta y completa en todos sus aspectos, pero si orienta porque lo esencial se ha dicho.


P. Emilson Aguirre Sepúlveda

La Parroquia es una Comunidad de Comunidades, familia de familias que tiene como epicentro el Templo Parroquial, el cual es la Casa de Dios en medio de la casa de los hombres. Espacio de encuentro, lugar de celebración y compartir fraterno, donde Dios santifica a su Pueblo por la Gracia de los Sacramentos. Es el Dios cercano que acompaña a las comunidades en sus distintas realidades. En el sur occidente de Medellín, en el barrio Belén Rincón, como respuesta a la necesidad pastoral derivada del crecimiento poblacional de la Ciudad, hace 51 años se erigió la Parroquia Dedicada al Apóstol San Bartolomé, aquel a quien Jesús definió como: Un verdadero israelita en quien no hay engaño. (Jn. 1,47). Y quien proclamó a Jesús como: “Maestro, Hijo de Dios y Rey de Israel” (Jn. 1,49). La nueva Parroquia se creó mediante Decreto de erección No. 232 del 2 de Febrero de 1961, siendo entonces Arzobispo Monseñor Tulio Botero Salazar, su primer Párroco fue el Padre Arturo Ramírez, cuyos despojos mortales reposan en nuestro actual Templo, junto a la imagen del Santo Patrono. Al Padre Arturo le sucedieron en el servicio pastoral los siguientes párrocos: Jaime Córdoba, Francisco Yepes, Octavio Barrientos, Julio Vélez, Emilio Betancourt, Pedro Quintero, Fabio Carmona M., Darío Betancur V., Leonardo Toro, Silvio Peña V., y en la actualidad el Padre Emilson Aguirre Sepúlveda. Corría la mitad del siglo XX y cuentan los mayores que eran tiempos tranquilos y apacibles. Se llenan de nostalgia evocando los tiempos aquellos en los cuales era necesario salir muy de madrugada hasta la Parroquia Nuestra Señora de Belén, actual Sede del Señor Vicario Episcopal de Occidente, era

allí donde se celebraban los Sacramentos. Las personas movidas por su Fe y sus creencias debían desplazarse caminando largas horas desde las distintas veredas para asistir a la Santa Misa. La generosa cooperación de los fieles de la época, fruto del fervor y profundo amor a Cristo y a la Iglesia, hicieron posible la construcción del Templo. Durante muchos años desde nuestra Parroquia se asistió pastoralmente a las comunidades de La Capilla y San José del Manzanillo, el sector de la Mota, la Loma los Bernal y el sector del cementerio, dando origen en la actualidad a las parroquias:

Parroquia Santa Juana de Arco Parroquia Nuestra Señora del Rosario de la Piedra. Parroquia Jesús José y María También la recién creada Cuasi Parroquia Santa María Mazarello.

“Los mejores esfuerzos de las Parroquias, en éste inicio del tercer milenio, deben estar en la convocatoria y en la formación de laicos misioneros. Solamente a través de la multiplicación de ellos podremos llegar a responder a las exigencias misioneras del momento actual”. Aparecida 174. Ciertamente la verdadera vida de la Parroquia esta en los Templos vivos, aquellos cristianos que decididos a vivir plenamente su Bautismo, asumen un compromiso serio para cooperar con la tarea evangelizadora. Ante el continuo llamado de nuestros Obispos a promover la formación permanente e integral de discípulos misioneros, preparados y dispuestos para comunicar a

otros la vida abundante de Cristo, primero con su testimonio de vida y luego con su acción pastoral. De ahí que nuestra Parroquia actualmente cuenta con los siguientes apostolados: Grupo de Catequistas Grupo de lectores Ministros Extraordinarios de la Sagrada Comunión Niños y niñas servidores del Altar Pastoral de la Salud Pastoral Social Sociedad San Vicente de Paul. Consejo Parroquial Acción Católica Grupo Juvenil Comunidades del Sistema Integral de Nueva Evangelización Grupo de Parejas Grupo Bíblico

“Es condición indispensable el conocimiento profundo y vivencial de la Palabra de Dios. Hay que educar al pueblo en la lectura y la

meditación de la Palabra: Que ella se convierta en su alimento para que por propia experiencia, vea que las palabras de Jesús son espíritu y vida (Jn. 6,63)… Hemos de fundamentar nuestro compromiso misionero y toda nuestra vida en la roca de la Palabra de Dios”. Aparecida 247. En este espíritu, cada miércoles a las 7:30 de la noche encontramos en nuestra Parroquia un espacio abierto y libre para el estudio de la Sagrada Escritura y la Lectio Divina, es un encuentro dirigido personalmente por nuestro Párroco que busca acoger a todos aquellos que quieren vivir un encuentro personal con Cristo, Palabra eterna del Padre. Los jueves a las 6:00 pm vivimos un encuentro de amor con Jesús Eucaristía, un momento para experimentar al “Emmanuel”, Dios con nosotros, que desde el Sagrario nos sigue diciendo cada día: “Vengan a mí los cansados y agobiados y yo los aliviare”. (Mt. 11,28). Hacemos un reconocimiento especial a la Comunidad de las Hermanas Salesianas, quienes desde hace muchos años viven en nuestra Parroquia y cooperan generosamente en la acción pasto-


9

ral en diversos campos. Desde su Carisma lideran procesos de evangelización acompañada de actividades que contribuyen al desarrollo integral de la persona, con espacios como la Infancia Misionera, la Banda Musicomarcial María Auxiliadora y el ofrecimiento de cursos de formación para la elaboración de manualidades. En el espíritu de la Gran Misión Continental nuestra Parroquia ha venido viviendo cada una de las Etapas planteadas por el Comité Central. La fase de Recuperación del Sujeto Pastoral se ha implementado en cada uno de los Grupos Apostólicos, mediante procesos de formación permanente e integral para un verdadero encuentro personal con Cristo Resucitado. A la luz del Documento de Aparecida en su numeral 278 se ha procurado que al interior de cada

Grupo Apostólico se esté viviendo la humilde experiencia del discípulo que está ahí, en atención al llamado de Jesús: ¨SIGUEME¨. Para toda la familia Parroquial, la Pasada Celebración de la Semana Mayor, bajo el lema: Es hora de volver a la casa del Padre, significo la propuesta de un camino de autentica Conversión. “Respuesta inicial de quien ha escuchado al Señor con admiración, cree en Él por la acción del Espíritu, se decide a ser su amigo e ir tras El, cambiando su forma de pensar y de vivir, aceptando la cruz de Cristo, consciente de que morir al pecado es alcanzar la vida”. DA 278.b Es un gran desafío, porque siempre tendremos la tentación de resistirnos al cambio y quedarnos estancados en el acomodamiento facilista. El acompañamiento cercano del Párroco a cada uno de los Grupos, garantiza la Comunión entre todos

en procura de avanzar en una misma dirección, cada uno desde su Carisma expresado en el servicio específico que presta. La Catequesis y la vivencia plena de los Sacramentos de Iniciación Cristiana cada vez van siguiendo las directrices trazadas por el Señor Arzobispo de que se vivan como un proceso que nos lleva a comprometernos con nuestra Parroquia y a formar pequeñas comunidades para el servicio del Reino de Dios. La Eucaristía Dominical, celebrada de manera consciente con una Liturgia Viva y encarnada en la historia que cambia la vida del hombre, hace parte del día de reposo y santificación de la comunidad. Es un encuentro alegre gozoso y participativo de todos los hermanos. Avanzamos en la Renovación de la Parroquia en la medida que la divina Gracia opera en cada Bautizado, y este coopera generosamente para que cada Grupo Apostólico vaya dando ese paso a la maravillosa experiencia de Comunidad de amor, donde la fraternidad crece cada día mas. Esta consciencia de Comunidad nos ayuda a vernos como verdaderos Hijos de Dios y en esa medida reconozco que quien está a mi lado, no es un extraño que hace lo mismo que yo en la Parroquia, ya lo veo como un regalo de Dios para mi, un hermano que Dios me escogió desde la eternidad para que juntos avancemos por el camino de la santidad. Así el camino de conversión y la experiencia de servicio se hacen más gratos. “El discípulo participa en la vida de la Iglesia y en el encuentro con los hermanos, viviendo el amor de Cristo en la vida fraterna y solidaria. También es acompañado y estimulado por la Comunidad y sus pastores para madurar en la vida del Espíritu.” DA 278.d Los frutos no se hacen esperar. Un proceso Kerygmatico bien llevado comienza a despertar el espíritu de servicio y compromiso en los fieles. En la Parroquia hemos visto la renovación de los Grupos Apostólicos con la llegada de nuevas personas con la generosa intención de ayudar en la tarea evangelizadora, dando paso a que muchos fieles se contagien del espíritu de servicio con el fin único de formar comuni-

parroquiadelmes@arqmedellin.com

dad fraterna donde se viva la experiencia personal de Cristo Resucitado, y se sienta el ardor misionero que los mueva a anunciarlo. “El discípulo, a medida que conoce y ama a su Señor, experimenta la necesidad de compartir con otros su alegría de ser enviado, de ir al mundo a anunciar a Jesucristo…” DA 278 .e.

PÁRROCOS 1

2

3

4

5

6

7

8

9

10

11

12

1. Padre Arturo Ramírez / 2. Jaime Córdoba / 3. Francisco Yepes / 4. Octavio Barrientos / 5. Julio Vélez / 6. Emilio Betancur / 7. Pedro Quintero / 8. Fabio Carmona M. / 9. Darío Betancourt V. / 10. Leonardo Toro / 11. Silvio Peña V. / 12. Actualidad Padre Emilson Aguirre Sepúlveda.


10

P. Ancízar Restrepo Toro

“Entró a la sinagoga a enseñar. La gente se asombraba de su enseñanza porque les enseñaba como quien tiene autoridad y no como los letrados” (Mc. 1,21-23) “De dónde saca éste su saber y sus milagros?” (Mt.13,54) “Este es el profeta que había de venir al mundo. Y querían llevárselo y proclamarlo rey” (Jn. 6,15) En el tiempo de Jesús había legítimas pero no válidas figuras de autoridad para el pueblo de Dios. Por esto, la gente del común ve en el Señor una válida figura de autoridad, la ansiada figura de autoridad; de allí, su sorpresa y su entusiasmo hasta para querer proclamarle rey.

P. Carlos Mario Hincapié Pérez

Es momento de alegría para los cristianos, escuchar la Palabra de Dios, transmitida por Jesucristo. Por ese motivo, la comunidad se coloca de pie, en actitud de mayor atención, para escuchar a Jesucristo, que habla a través de los escritos de Mateo, Lucas, Marcos, Juan

La palabra autoridad se deriva del verbo latino “augere”: crecer. A quien tiene autoridad le corresponde “Estimular el crecimiento”. Es decir que, tiene autoridad quien ayuda al crecimiento del otro. Jesús, tal como aparece en el evangelio, es un guía que educa, es decir, que provoca que desde la realidad íntima de las personas nazca lo mejor, que estimula el principio de salud integral. Jesús es la autoridad que no desconoce la dignidad del otro y, mejor aún, la rescata de la situación humillante a que le tenían sometida. Los hombres del tiempo de Jesús, con su reacción y sus palabras, cuestionan, no la legitimidad de muchos principios, normas y costumbres sino la autoridad de sus guías morales, sociales y religiosos. Y. Jesús parece concederles la razón cuando les recomienda: “Ustedes hagan y cumplan lo que ellos digan pero no los imiten; porque dicen y no hacen” (Mt. 23,3), “cuídense de la levadura de los letrados” (Lc. 20,46), “todo lo hacen para exhibirse” (Mt. 23,5), y, cuando, en otro lugar, agrega: “No piensen que he venido a suprimir la ley o los profetas. No vine para abolir sino para cumplir” (Mt. 5,17 ). Que querría decir? Tal vez, que las múltiples normas de orientación moral, social, religiosa, etc., que recibimos no sólo deben ser legítimas sino, además, válidos modelos de comportamiento humano, personal, social y religioso. Y, que quienes

las presentan deben ser válidos testigos de lo que enseñan. Hoy, nosotros, en este evolucionado mundo actual, nos encontramos con situaciones muy similares. Será que la ruptura entre legitimidad y validez ha existido siempre? Hoy, nos rasgamos las vestiduras ante la multiplicación de capturas de delincuentes comunes y no comunes, ante la multiplicación de crímenes de lesa humanidad, ante las aberrantes conductas que parecen nuevas o características de la sociedad moderna, ante el precipitado ingreso de niños a la delincuencia o a la inmoralidad pública. Cada vez se hace más frecuente el reclamo para quienes han sido guías tradicionales de la familia, del pueblo, de la comunidad educativa o de la comunidad religiosa. Existen justos señalamientos cuando, muchas veces, miramos hacia nuestros referentes externos. Existen justos juicios cuando señalamos que la vida del hombre de hoy se quiere estructurar rígida y radicalmente sobre sólo valores de lucro,

placer y consumo pues se opacan y desvalorizan los valores verdaderamente fundamentales en la vida del ser humano para responder a la pregunta substancial sobre el sentido de su vida, de “mi vida”. El hombre podrá seguir jugando a evadir su libertad y responsabilidad pero que triste, y hasta absurdo, evadir la propia conciencia que es la que me podrá decir quién soy y qué estoy llamado a ser y hacer. Pero, acaso yo no soy, también, un referente para muchos? Y, si será que yo en mi lugar específico, en mi misión específica, soy un testigo válido, capaz de estimular una sana conducta humana, social y religiosa? Si miro mi estilo de vida, será que puedo decir que me motiva la fraternidad humana, la fraternidad de patria, la fraternidad de Fe?. Será que mi conducta presenta los más sanos y generosos principios que deben regir las relaciones interpersonales, la necesaria y respetuosa interdependencia entre las personas? Será que como persona de Fe, soy una persona con coherencia entre lo que creo, lo que celebro, lo que proclamo y lo que vivo?. El Señor Jesús es, según el relato evangélico (Jn, 13,13-15) un testigo de la autoridad, coherente y consistente: “Ustedes me llaman maestro y señor, y dicen bien. Pero si yo, que soy maestro y señor, les he lavado los pies, también ustedes deben lavarse los pies unos a otros”.

La comunidad aclama la Palabra de Dios, demuestra su alegría y prontitud al escuchar el Evangelio de Jesucristo. La Buena noticia es bienvenida y, por consiguiente, se recibe con la necesaria disposición para acogerla y anunciarla. La liturgia de la Palabra, constituye una “escuela bíblica”, la escuela de la vida, porque tiene la finalidad de enseñar, mostrar caminos, iluminar aquello que Dios, nos ha revelado y sigue revelándonos a través de los Profetas y de manera especial, a través de su Hijo Jesús y sus enviados, en todos los tiempos. La revelación de Dios a su Pueblo sucedió y sucede en las formas más variadas. A través de las lecturas, percibimos esta

presencia en la vida del pueblo. Él hace historia con la comunidad. No debemos simplemente aclamar, acoger, oír o leer rutinariamente la Palabra de Dios. Es necesario descubrir el mensaje, la invitación que Dios transmite, lo que está detrás de cada hecho, de cada expresión o gesto simbólico. La liturgia de la Palabra, es un diálogo o conversación entre Dios y la comunidad atenta a los signos de los tiempos, que escucha, que interpela, que reflexiona y concluye y la lleva a la práctica en la transformación de la realidad. Por este motivo, los ministros de la Palabra, tienen un papel importante: explicar de manera clara y precisa lo que Dios, desea transmitir, teniendo en cuenta el

momento histórico en que sucedieron los acontecimientos relatados, y lo que sucede en forma idéntica o parecida hoy. La vinculación entre la Palabra y la Eucaristía aparece claramente en la Biblia, como nos lo demuestran la despedida de Jesús en la última Cena y la explicación de las escrituras a los discípulos en Emaus, allí Jesús los prepara para que ellos lo reconozcan en la fracción del pan.


aldiaconlapalabra@arqmedellin.com

Es María el prototipo del discípulo fiel de Jesús, es la mujer escogida y preservada. Es la Madre por excelencia. Por eso y por muchas cosas más, debemos mirarla a ella y si queremos ser verdaderos y auténticos cristianos tenemos que beber de su ejemplo y de sus virtudes. En el día en que elevamos nuestra mirada hacia el cielo, viendo como recibe el premio de haber sido como fue a lo largo de toda su vida, y en el día que le vemos precisamente emprendiendo ese mismo camino en el que le precedió su Hijo y en el que esperamos sucederle nosotros, podemos descubrir, a la luz de la Palabra de Dios, cuáles fueron las actitudes por las que merece semejante premio: Es María una mujer llena de empatía. Se llama así a la capacidad de poner-

11 se en el lugar del otro, sin dejar de ser uno mismo, entender y sentir sus necesidades, sus anhelos, sus deseos, sus alegrías y sus sufrimientos. María, recibida la visita del ángel, enterada de que su anciana prima está encinta, se pone rápidamente en marcha para junto a ella vivir la alegría de su embarazo y ayudarle en lo que necesitase. Es María la mujer del servicio desinteresado. El cansancio del camino, el dejar su casa durante unos meses, tenerse que hacer cargo del hogar de su prima, ayudarle a ella en el tramo final del embarazo, y en los achaques propios de su edad y hacerlo desde la alegría de poder servir. Ella no pide nada a cambio, ni siquiera el agradecimiento. Sólo con la satisfacción de estar cumpliendo con las propias convicciones morales acerca de lo que es bueno. Es María la mujer de la ternura. Hace falta tener un corazón muy de carne, muy tierno, para expresar los sentimientos que esta mujer tantas veces callada expresa con su actitud. Pero ella está inundada de gozo, maravillada por el reconocimiento de las maravillas que hace el Señor, se conmueve ante la manera como el Señor trata al pobre, al desvalido, al pequeño; el amor que hace llegar a sus hijos… y todo ello,

hablado desde la propia experiencia. Ella, con su silencio, con su humildad, con su tierna mirada de madre, aporta eso que tanto le faltaba a un pueblo de Dios a veces demasiado marcado por la acción, la batalla y la fuerza. Es María la mujer de la humildad. Ella hablaba siempre desde esa pequeñez con la que empieza su «Magnificat». Proclamando las grandezas que Dios y alabándolo por todo lo que ha hecho en su pueblo y en su corazón. Es María la mujer del asombro. En un mundo en el que lo que rige es el prevalecer sobre el otro, el ser más poderoso para que nadie te pisotee, el propio interés por encima del ajeno, la rivalidad y la lucha, María es capaz de descubrir el rostro de un Dios que, siendo como es el mayor y más poderoso, decide abajarse, empequeñecerse, y bajar a la tierra para cuidar a los hombres. Es María la mujer de la admiración. La joven María sabía admirarse ante las grandes cosas que hacía Dios. Quizás no hablase mucho, pero miraba, observaba, guardaba las cosas en su corazón, y al proclamar hoy la grandeza del Señor sabe enumerar una larga lista de cosas admirables en ese Dios que la había elegido.

P. Alexander Pareja Botero Se podrían enumerar más cosas, pero a todos nos conviene poner los ojos en María y examinarnos a nosotros mismos si es que de verdad queremos merecer su mismo premio. Por eso preguntémonos: ¿Soy capaz yo de empatizar con el otro, o voy siempre queriendo que se haga lo que yo diga o piense? ¿Puedo decir que de verdad soy servicial? ¿Qué lugar le dejo en mi vida a la ternura y a la delicadeza en mis palabras y comportamientos? ¿Soy humilde, o más bien me regocijo en mi grandeza? ¿Me dejo asombrar cada día por el Señor, observando todo lo que hace por mí y por los demás? ¿Vivo la vida desde la admiración, o más bien desde la frustración de pensar que no hay nada nuevo bajo el sol?

“Dijo entonces María: Proclama mi alma la grandeza del Señor, se alegra mi espíritu en Dios mi salvador, porque ha mirado la humillación de su esclava”. San Lucas, cap. 1.


P. Elías Lopera Cárdenas El 15 de mayo de 1936 nació en Jardín, Antioquia, pueblo del suroeste antioqueño, que por su hermosura y clima agradable atrae hoy muchos turistas. Hijo de Félix y Cándida Rosa. Diez hermanos: Tulia, Humberto, Raúl, Sor Berta (Hermanita de los pobres), Julio, Octavio, Abigail, Gabriel, Lucy y Fabio. Lo bautizó el padre Francisco Jaramillo y lo confirmó monseñor Antonio Jaramillo en el templo parroquial del Jardín; la primera Comunión la celebró en la parroquia de Ntra. Sra. del Rosario en Bello, en donde estableció su residencia la familia Moreno Agudelo. Estudió la primaria en la escuela Marco Fidel Suárez de Bello. Ingresó al Seminario Menor de Medellín donde cursó la secundaria. Estudió filosofía y teología en el Seminario Mayor. Recibió el subdiaconado el 22 de octubre de 1961 de manos de monseñor Miguel Antonio Medina, el diaconado el 7 de abril de 1962 y el presbiterado el 26 de agosto del mismo año en la Catedral Basílica Metropolitana, de manos de monseñor Tulio Botero Salazar, arzobispo de Medellín. Sus compañeros de ordenación son monseñor Roberto López y monseñor Oscar Ángel, y los padres Jorge Suárez, Ignacio Álvarez, Alpidio Betancur, Luis Fdo. Madrid, Jairo Piedrahita, Santiago Pérez, Alberto y Abilio Castaño, Horacio Gómez, Darío Meneses, Enrique Jaramillo, Nelson Sierra, Eliseo Tobón, Hernán y Tulio Vélez,… Apenas recibió la ordenación sacerdotal fue enviado a París a estudiar pastoral catequética (1962-1964) y durante año y medio estudió en el ITEPAL un curso de pastoral rural. En sus 50 años de sacerdocio ha servido con entusiasmo y alegría a la Iglesia de Medellín como Vicario cooperador de la parroquia de Las Mercedes en Caldas (1964-1966). Vicario Ecónomo de San José del Nus e integrante del Equipo de pastoral de esa región (1966-1969). Párroco de San Francisco de Asís en el barrio Santo Domingo Sabio (1969-1974). Fue Vicario Foráneo de San Juan de la Cruz y miembro de la Comisión pastoral para el tercer Sínodo (1967). Párroco de San Cayetano (1974-1979), Vicario

personaje@arqmedellin.com

Episcopal de la Zona 1 en Manrique y los populares, también Coordinador de la Secretaría general de la pastoral arquidiocesana. Pasó al SPEC al Departamento de formación y divulgación. Párroco de La Visitación (1980-1981), de El Calvario (1981-1983), de Ntra. Sra. del Rosario en Bello (1983-1988), de Ntra. Sra. de Belén (1988-1989) y Gerente de Granjas Infantiles “Jesús Obrero”, de Ntra. Sra. de los Dolores en Robledo (1989-1992) y Vicario Episcopal de la Zona 9. De San Judas Tadeo en Castilla (1992-1999), de La Catedral donde está actualmente celebrando los 50 años de la parroquia. Fue Director de Pastoral Social y en 1990 recibió el título de Prelado de Honor de su Santidad. Su ministerio sacerdotal es una variada y rica página de servicios a la Iglesia de Medellín con énfasis en el trabajo parroquial y en la coordinación pastoral, caracterizado por el gozo y la alegría en su vida y en su ejercicio ministerial por la obediencia lúcida al Obispo y su total disponibilidad, por la entrega amorosa y cariñosa de tiempo completo al ministerio. Fraterno y acogedor de los hermanos sacerdotes. Cercano a sus feligreses y de excelentes relaciones humanas. Con un acertado sentido social que lo ha llevado a la fecundidad de tantas obras en pro de los más pobres. Personalmente visita a los enfermos y les lleva los sacramentos. Excelente catequista. El reto más grande de la Iglesia es la evangelización. La catequesis es la tarea más importante de la misión profética de la Iglesia. Al catequista le corresponde crear las condiciones adecuadas para la proclamación del mensaje y para suscitar la fe y lograr la conversión, todo lo cual es, en último término, obra de Dios. Toda actividad catequística exige, de todos modos, el testimonio de vida y de oración y el respeto por la libertad de los catequizados. Esta labor exige una adecuada p r e p a r a c i ó n antropológica,

bíblico-teológica y metodológica. En la evangelización el discípulo misionero debe haber asimilado la comprensión y la expresión original del mensaje cristiano; debe haber asumido como suya propia la experiencia eclesial realizada por todas las generaciones cristianas, con sus manifestaciones concretas; debe haber acogido el proyecto eclesial de nuestros días con las aspiraciones y urgencias de renovación en todos los campos. De ahí su afán de ser un pastor actualizado. Las fortalezas de su sacerdocio han sido la espiritualidad del sacerdote diocesano, el buscar imitar a Jesucristo, la devoción a la Madre de Dios, la fraternidad sacerdotal y la unión con la familia, espacio de amor, oración y trabajo. Que el Señor lo conserve con nosotros en sus apostolados por muchos años.


El Congreso contó con la participación de más de mil asistentes durante los tres días, quienes durante cada una de las jornadas trabajaron temáticas relacionadas con la Iniciación Cristiana y sus retos y desafíos en la actualidad. El principal objetivo del Congreso fue el de ofrecer fundamentos bíblicos, históricos, dogmáticos y litúrgicos del Rito de Iniciación Cristiana con el propósito de formar Discípulos de Cristo. Monseñor Luis Fernando Rodríguez Velásquez, Rector General de la UPB destacó la nutrida asistencia al Congreso y la importancia de que las personas conozcan la Doctrina Cristiana y la apliquen en su vida cotidiana. “Las personas tienen sed de Dios, sed de esperanza y muchos necesitan estos espacios de catequesis y de formación con calidad”, afirmo el Rector de la UPB. El Congreso que en su mayoría contó con la participación de sacerdotes, religiosas, laicos, seminaristas, estudiantes, entre otras personas relacionadas con el saber cristiano, fue organizado por la Arquidiócesis de Medellín y fue acompañado por la Escuela de Teología, Filosofía y Humanidades de la UPB y certificado por el área de Formación Continua de la misma institución. Las memorias del Congreso se encuentran en la página web de la UPB. www.upb.edu.co

Neófitos Andres Felipe Serna C. y Mónica Alexandra Rivera V.

Monseñor Luis Fernando Rodríguez. Rector UPB

Pbro. Nicola Reali. Conferencista internacional.

Más de mil asistentes entre sacerdotes, religiosos y láicos.

Monseñor Ricardo Tobón Restrepo. Arzobispo de Medellín

Monseñor Ricardo Tobón Restrepo y Monseñor Ángel Rubio, Obispo de Segovia (España).

Monseñor Edgar Aristizábal y Diácono Cesar Restrepo.

Seminario Mayor de Medellín, sede del Congreso Internacional.


14

SEMANA

PARA LA PASTORAL DE LA SALUD Acompañamiento al enfermo y su familia al final de la vida

Del 26 de agosto al 2 de septiembre, la Pastoral Social ha programado la Semana para la Pastoral de la Salud “Acompañamiento al enfermo y su familia al final de la vida”, que tiene como objetivo: Sensibilizar a la familia con la realidad que vive el enfermo al final de la vida, desde una mirada cristiana, con el acompañamiento de la parroquia como comunidad de comunidades. Este encuentro se inaugurará con una Eucaristía, el 26 de agosto a las 12 m., presidida por mons. Ricardo Tobón Restrepo, Arzobispo de Medellín, y con la presencia de los sacerdotes y los diferentes grupos parroquiales que se dedican a la salud. “Humanización y Salud una combinación inseparable” en el Aula Magna de la UPB; en cuatro ponencias que abordarán los siguientes temas:

“El Evangelio de la vida, un modelo de humanización”, “Ética y humanización en el cuidado de la salud”, “Humanización como un modelo integral de gestión”, y“Experiencia sanadora desde la comunicación humanizante”. Durante toda la semana se tendrán visitas a los enfermos y a sus familias en los diferentes centros hospitalarios de la ciudad y en las parroquias de la Arquidiócesis.

jefecomunicaciones@arqmedellin.com

EL SANTO PADRE TERMINA

SU TERCER LIBRO SOBRE LA INFANCIA DE JESÚS EL Santo Padre terminó de escribir el tercer libro dedicado a Jesús de Nazaret y los Evangelios de la infancia, será continuación de los anteriores escritos 'Jesús de Nazaret' (2007) y 'Jesús de Nazaret: Desde la entrada en Jerusalén hasta la Resurrección' (2011). Por su parte, el cardenal secretario de Estado Tarcisio Bertone manifesto que Su Santidad viene trabajando en una nueva Encíclica que se sumaría a las tres anteriores: 'Deus caritas est' (2005); 'Spe salvi' (2007); y 'Caritas in veritate' (2009). Sobre el próximo sínodo sobre la nueva evangelización, el purpurado subrayó que hay que reconocer en la expresión de 'nueva evangelización' la confianza de Dios en las personas para ser anunciadoras del Evangelio. "El Señor tiene necesidad hoy de nuestro corazón, de nuestra mente y de nuestras fuerzas para que el proyecto de vida por él anunciado

pueda tener la fuerza atractiva de nuestro mundo vital, diferenciado y complejo, en el que se hace necesario saber hacer concretamente visible la fuerza de la esperanza cristiana". Asimismo, se refirió a la celebración del Año de la Fe, que se celebrará en el contexto conmemorativo de los 50 años de la apertura del Concilio Ecuménico Vaticano II, como una ayuda para servir al hombre que "no sabe a dónde ir y no logra ni siquiera comprender quién sea él mismo".

PRIMER ENCUENTRO

VOCACIONAL INFANTIL 2012

Con el fin de promover un proceso continúo de formación vocacional, acogiendo la invitación del Señor Arzobispo de trabajar por formar a las futuras generaciones cristianas en un ambiente serio de discipulado, queremos invitar a los acólitos y grupos infantiles a participar del primer encuentro vocacional infantil 2012,que se llevará a cabo en las instalaciones

del Seminario Mayor de Medellín, el día sábado 25 de Agosto, en un horario de 8:00 a 3:00p.m. Esperamos contar con la participación de los grupos infantiles de las parroquia y, también, con la presencia de algunos líderes (máximo tres por parroquia) que se encarguen del cuidado de los niños.

ENCUENTRO DE LOS RESPONSABLES

DE LA PASTORAL DE LAS COMUNICACIONES EN BOGOTÁ

En Bogotá se llevará a cabo, del 13 al 15 de agosto, el encuentro anual de vicarios de Pastoral y delegados de Comunicación de las diferentes arquidiócesis y diócesis de Colombia. Este encuentro, organizado por el Departamento de Comunicación Social de la Conferencia Episcopal, tiene como tema de reflexión los “planes y estrategias de comunicación”. El objetivo es promover, fortalecer y acompañar a los delegados de comunicaciones y vicarios de Pastoral en la elaboración de planes y estrategias de

comunicación que respondan a la tarea evangelizadora de lo social presente en cada una de las jurisdicciones eclesiásticas del país.

COLECTA PARA LA CAUSA DE

CANONIZACIÓN DEL PADRE JESUS ANTONIO GÓMEZ El 1 y de 2 de septiembre se llevará a cabo la colecta para apoyar la causa de canonización del Padre Jesús Antonio Gómez, esta colecta se realiza en las diferentes parroquias de la Arquidiócesis. El padre Jesús Antonio Gómez es recordado como un sacerdote bondadoso, humilde, de gran vivencia espiritual y mística, y con un fuerte compromiso por formar vocaciones en santidad; este sacerdote colombiano, fallecido en 1971, dedicó gran parte de su sacerdocio a forjar numerosas generaciones de sacerdotes diocesanos en Medellín. Por su vida ejemplar y fama de santidad, desde octubre del año 2002 se inició su causa de canonización en la Congregación para la Causa de los Santos en Roma.


P.

15

pasionporlapalabra@arqmedellin.com

amig@s: en la edición anterior de nuestro Periódico Misión estudiamos el Libro de los Hechos de los Apóstoles, este mes nos dedicareMotivación Querid@s mos a estudiar las Cartas del Apóstol San Pablo. Por razones de espacio aquí no lo podemos explicar todo, por eso es fundamental que preguntemos a nuestro párroco y leamos las introducciones que tienen las Biblias, también en internet podemos encontrar “pistas” para profundizar en la Palabra de Dios, busquemos siempre portales de internet católicos..

E D S A T R A C O L B A P N SA Tema 9 Introducción

1

Romanos 12, 9-21

explicación

De San Pablo sabemos que nació en Tarso, de una familia judía de la tribu de Benjamín. Pablo recibió educación religiosa en la escuela farisea de Gamaliel, por eso conocía muy bien las Sagradas Escrituras. Fue perseguidor de los cristianos y camino de Damasco se encontró con Jesús Resucitado y se convirtió a la fe cristiana, haciéndose un gran misionero especialmente entre las gentes que no eran del Pueblo elegido de Yahvé (los gentiles). Las Cartas que escribió a las comunidades cristianas exponen la fe, la predicación de San Pablo es “kerigmática”, esto significa, que predica a Cristo crucificado y resucitado según las Escrituras (1 Cor. 2,2; 15, 3-4; Gál. 3, 1)

Tareas del Curso Bíblico y acciones para la Vida

Lectura de la Palabra de Dios

2

En el Nuevo Testamento encontramos las Cartas de San Pablo ordenadas según su extensión (de mayor a menor), aquí haremos una breve exposición según el orden cronológico en que fueron escritas por el Apóstol. La más antigua es 1 Tesalonicenses, que es una acción de gracias por la vida y fe de esta comunidad (evangelizada hacia el año 49/50, ver Hch. 17, 1-10) y contiene una aclaración sobre el tema de la Venida del Señor. 2 Tesalonicenses invita a la fidelidad a las enseñanzas recibidas, a la oración comunitaria y a trabajar responsablemente (porque

3 atención

Retomar las preguntas de la edición anterior del Periódico Misión (Hechos de los Apóstoles)

Quienes han solicitado el folleto de Estudio de Evangelio es más fácil bajar el archivo siguiendo esta ruta:

Para el próximo mes leer LA CARTA A LOS HEBREOS

Ingresa a www.unixlandia.com/fercho Abre la Carpeta: PASTORAL Baja un archivo que se llama EstudiodeEvangelioFercho.PDF.

algunos esperaban “ociosos” la Venida del Señor). 1 Corintios trata algunos problemas que vivía la comunidad, especialmente “la división”, Pablo enseña que todos los creyentes somos templo de Dios y miembros del Cuerpo de Cristo, por lo tanto, estamos en capacidad de resolver los conflictos sin acudir a tribunales (paganos), porque la comunidad es signo de la presencia de Jesús resucitado y esto conlleva vivir el amor fraterno. 2 Corintios muestra que la misión de evangelizar se recibe del Señor Jesús y por eso el ministerio se ejerce gratuitamente sin esperar beneficios personales. Gálatas reitera que la vocación y el envío misionero viene de Dios y expone que la verdadera libertad del Evangelio consiste en llevar una vida guiada por el Espíritu. Romanos presenta la salvación por la fe ofrecida a todos los hombres sin distinción, insiste en que lo esencial es dejarse guiar por el Espíritu. Filipenses enseña que hay que seguir el ejemplo de Cristo, siendo obedientes a la voluntad de Dios y viviendo la fe con alegría. Colosenses demuestra la primacía

de Cristo en la primera y en la nueva creación, por eso habla del significado del bautismo y del hombre nuevo. En la Carta a los Efesios se trata el tema del misterio de la salvación y de la Iglesia, resaltando que la comunión de todos los creyentes se basa en la unión de todos en un solo Señor, un solo Espíritu y un solo Padre; una misma fe, una misma esperanza y un mismo amor (4, 1-16). La Carta a Filemón la escribe San Pablo desde la cárcel en Éfeso (años 52/54), trata sobre la vida fraterna al servicio de Dios por encima de cualquier condición social (la esclavitud, en este caso). En 1 Timoteo aparecen las normas para conducir a la comunidad cristiana, Iglesia del Dios vivo, lugar donde se manifiesta el misterio de Cristo. 2 Timoteo exhorta a ser fieles al mensaje del Señor Jesús, así como a mantenerse firme y claro frente a las falsas doctrinas, practicando las virtudes cristianas. Tito trata también sobre las falsas doctrinas que afectan a la comunidad cristiana y desvirtúan el valor del Evangelio.


Jornada académica en la mañana Hora: 8:00am - 12:00 m. Auditorio cc Villanueva 2º Piso Inversión por día: $ 5.000 (Incluye Refrigerio)

Agosto 29 Tema: Necesidad de recuperar hoy el sentido de la Iniciación Cristiana. Agosto 30 Tema: El proceso de la Iniciación Cristiana. ¿Se vive hoy un proceso de Iniciación Cristiana? Agosto 31 Tema: La Catequesis al servicio de la Iniciación Cristiana

Semana de la catequesis en las Vicarías Episcopales

Inversión: $ 6.000 (incluye refrigerio)

Lunes 27 de Agosto Vicaría Episcopal del Norte Colegio Jesús de la Buena Esperanza Calle: 49 Nº 47-10 Bello - Tel: 4512222

Miércoles 29 de Agosto Vicaría Episcopal de Occidente Liceo San Rafael - Belén Calle: 30ª Nº 79-12 - Tel: 2380626

Martes 28 de Agosto Vicaría Episcopal de Oriente Auditorio Parroquia San Cayetano- Aranjuez Calle: 91 Nº 51-53 - Tel: 52188-50

Jueves 30 de Agosto Vicaría Episcopal del Sur I.E. José Manuel Restrepo Vélez Calle: 38Sur N1 45ª-67 Tel: 2767838

Infórmate y Participa en tu Vicaría Episcopal / Hora: 6:00 pm a 8:00 pm / Inversión: $ 3.000

Periódico Misión Ed.9  
Periódico Misión Ed.9  

Periódico Misión Ed.9. Agosto

Advertisement