Issuu on Google+


Tema: Evangelismo y Fe reformada

E

s difícil de decir, algunos suponen que la relación entre la Fe Reformada y el Evangelismo no es fácil e incómoda. Sigue siendo extraño, algunos sostienen que la Fe Reformada y el Evangelismo son incompatibles. Muchos afuera de las iglesias reformadas sostienen que la Fe Reformada hace al evangelismo (o "ganar almas," como ellos dicen) imposible. Muchos que profesan ser Reformados están haciendo eco de esta acusación. Lo que es peor, ellos están revisando radicalmente revisando la Fe Reformada por los intereses (dicen ellos) del evangelismo. Lean los estudios hechos por fundaciones, los mensajes, los métodos de misiones: el amor universal, expiación universal, salvación dependiente de una elección libre y soberana del pecador. Escuchen a los evangelistas: "Dios te ama y tiene una maravilloso plan para tu vida," "Cristo murió por ti," "Tú puedes tener esta gran salvación y nacer de nuevo si tú aceptas a Jesús en tu corazón."

¿Qué es el evangelismo? A través de los años, una cierta idea de evangelismo se ha desarrollado. Es necesario, primero que todo, someter esta idea al test de la Escritura. Al hablar de evangelismo, uno probablemente piensa en una cara y elaborada campaña para reunir mucha gente en una reunión que será conducida por un especialista, el "evangelista." Uno piensa en un tipo específico de reunión religiosa en la cual la música, el mensaje, y otros elementos son cuidadosamente engranados para llevar a las personas a una decisión por Cristo. Uno piensa en un trabajo religioso que concluye con el aviso de cuantos cientos, o miles, "fueron salvos" o "pasaron adelante."

EVANGELISMO Y FE REFORMADA

Este es el trabajo de aquellos a quienes Dios les dio la herencia y responsabilidad de la Fe Reformada de mostrar la perfecta armonía entre su Fe y el evangelismo. Para hacer esto nosotros debemos notar que, claramente, son compatibles.

Entonces, hay un peligro en que aquellos que aman la Fe Reformada como la misma verdad de Dios sospechen del evangelismo; abierta o secretamente concedan validez a la acusación de que le Fe Reformada y el evangelismo son incompatibles; y abandonen el trabajo del evangelismo.

Eso es lo que la gente piensa del evangelismo. Hacer evangelismo es hacer algo como eso; y oponerse a eso es correr el riesgo de ser criticado como alguien que no hace evangelismo o sin una visión misionera. Aquella gran estructura, neciamente considerada como evangelismo, imponente como aparece, necesita ser testeada por la Escritura. Tomar, por ejemplo, el elemento tan importante, y tan prominente, para el evangelismo: la invitación, el llamado al altar. El llamado al altar claramente no es bíblico, además de tener una teología perversa como base—la teología de la bondad y la libertad de la voluntad del pecador y de su soberanía en cuanto a su propia salvación, lo que Pablo repudia en Romanos 9:16 cuando habla de aquel que quiere. No es bíblico pedir, en el nombre de Cristo, que alguien exprese la actividad espiritual del arrepentimiento y de la fe caminando al altar. No es bíblico igualar el pasar adelante con aquellas actividades espirituales y, por lo tanto, con la salvación. Tampoco es bíblico, penosamente, obtener este resultado por medio de las presiones psicológicas o emocionales que son ejercidas. La iglesia cristiana nunca supo de algo así antes de comienzos de los 1800, cuando Charles Finney lo introdujo. Para conocer la respuesta a nuestra pregunta. "¿Qué es evangelismo?" nosotros no miraremos las nociones populares sino que la Escritura.

1

Marzo de 2014

IGLESIA CRISTIANA REFORMADA DE LA SANA DOCTRINA

Introducción

Llevando el Santo Evangelio de la Gracia

Evangelismo y Fe Reformada


Tema: Evangelismo y Fe reformada

Realmente, el evangelismo es la predicación del evangelio. Este es el significado de la palabra, evangelismo—una palabra bíblica en el griego del nuevo testamento. Evangelismo es la actividad de publicitar, o anunciar, el evangelio. Por ejemplo las buenas nuevas de Jesucristo crucificado y resucitado. Esto responde la pregunta si la iglesia reformada cree en el evangelismo y si los creyentes reformados son celosos por el evangelismo. ¡El evangelio debe ser predicado! Esto debe ser hecho dentro de una iglesia establecida, entre los santos que ya han sido llamados fuera del mundo; ellos están continuamente escuchando el evangelio para su constante comodidad y edificación. Este es el por qué nosotros asistimos a la iglesia cada domingo el día del Señor. Pero el evangelio también debe ser predicado fuera de la iglesia ya establecida en la verdad; esto es necesario para la salvación de los aún inconversos y los alejados. Eso es lo que queremos decir cuando hablamos de evangelismo: la actividad de proclamar las buenas nuevas a aquellos que están fuera de la congregación. Evangelismo es, entonces, lo mismo que misiones. Nosotros sacamos nuestra definición del Libro de Ordenación de Misioneros de las iglesias reformadas. Éste distingue en ministros que laboran en una congregación ya establecida y aquellos que son llamados y enviados a predicar el evangelio a aquellos que no lo tienen, con el objetivo de traerlos a Cristo: "… es necesario que algunos laboren en las congregaciones ya establecidas, mientras otros son llamados y enviados a predicar el Evangelio a aquellos que no lo tienen, con el objetivo de traerlos a Cristo" (El Salterio, pp. 74-75). Evangelismo es, entonces, la actividad de predicar el Evangelio a aquellos a aquellos que están fuera de congregaciones establecidas en la verdad, con el objetivo de traerlos a Cristo. El evangelismo no está limitado a trabajar con paganos, a trabajar con aquellos que no profesan su fe en el Señor Jesucristo. Al contrario, éste incluye el trabajo de la iglesia con aquellos que profesan el cristianismo y pertenecen a la iglesia pero que ignoran la verdad del evangelio o se han separado de él. Llevarles el evangelio a ellos no es "robar ovejas" sino que reunir a las ovejas, esto no es "pescar en aguas revueltas" sino que pescar hombres. Cuando Jesús en Mateo 9:37-38 instruyó a sus discípulos les dijo que la mies es mucha pero los obreros pocos, y que ellos, por lo tanto, debían orar al Señor de la cosecha para que enviara más obreros a su cosecha, su referencia no era, primariamente, los paganos, sino que las multitudes de judíos débiles y dispersos, el pueblo de Dios del Antiguo Testamento, que se encontraban bajo el cuidado de escribas y fariseos. Por medio de falsas doctrinas, apostasía o la falta de la Palabra de Dios esa gente estaba espiritualmente afligidos y adoloridos, por lo tanto, necesitaban evangelismo. El ministerio de Pablo muestra que el trabajo del evangelismo no es exclusivamente con ateos. Él llevó la Palabra primero a los judíos; y cuando los cristianos se alejaron, como ocurrió en Galacia, el apóstol los evangelizó urgentemente. John Murray, el teólogo presbiteriano, sostuvo que "la evangelización no debe limitarse al trabajo entre los impíos. La palabra "evangelismo" ha sido generalmente entendida como la aplicación de la propagación del evangelio entre los impíos. Al lidiar, sin embargo, con la obligación que recae en la iglesia de Cristo de testificar el evangelio no encontramos que las distintas actividades de la iglesia que puedan estar en relación con el evangelismo tengan referencia exclusiva a aquellos que se encuentran, a juicio de la iglesia, sin Dios y sin esperanza en el mundo. Esto es particularmente verdadero cuando recordamos que muchos creyentes en Cristo tienen un conocimiento tan inadecuado del evangelio, y una concepción tan empobrecida de la vida cristiana, que una parte considerable del trabajo de la iglesia, debidamente considerado como evangelismo, debe tener como objetivo la instrucción y edificación de tales creyentes. El evangelismo al que la verdadera iglesia de Cristo se compromete debe contemplar el darle al evangelio toda la importancia y las demandas de aquellos que, aunque sean creyentes, son víctimas de asociaciones ignorantes, infieles y peligrosas" ("El mensaje del evangelismo,"Collected Writings of John Murray [Banner, 1976], vol. 1, p. 124). Esto es por qué la Reforma fue una empresa evangelística, una actividad misionera. Algunos se han atrevido a criticar a los reformadores de falta de interés en las misiones. Los defensores de los reformadores, al parecer irritados con la acusación, han respondido que los reformadores estaban muy ocupados como para hacer misiones, pero Calvino envió varios misioneros a Brasil. La verdad en esta materia es que la reforma fue en si misma una misión—un trabajo misionero gigantesco, energético y mundial, con frutos abundantes y

2

Marzo de 2014


Tema: Evangelismo y Fe reformada

duraderos. El evangelio fue proclamado a multitudes en muchas naciones que estaban débiles y dispersas, como ovejas sin pastor, perdidos en la ignorancia en las mentiras del catolicismo romano.

¿Qué es la fe reformada? ¿Por qué, entonces, esto imputado a la fe reformada, y a veces temido, que ella es incompatible con el evangelismo? Esto se debe a lo que la fe reformada es. Es la enseñanza de que la salvación es un regalo y trabajo soberano de Dios en Jesucristo, completamente alejado de los méritos del trabajo del hombre. El mensaje de la fe reformada es "Salvación sólo por gracia." Este mensaje consiste en varias verdades extraordinarias. Dios, en la eternidad, amó y predestinó para vida eterna a algunas personas de la raza humana, a diferencia de otros quienes, por el mismo decreto, Él predestinó para perdición. Esta es la graciosa fuente y fundamento de la salvación. Dios dio a su primogenitor Hijo para morir por todos aquellos, y sólo por aquellos, quienes Él había dado a Cristo como su pueblo, para redimirlos, por medio de la expiación de sus pecados. Esta es la graciosa base de toda nuestra salvación. Dios llama de forma eficaz, por medio del evangelio y del Espíritu Santo, a una relación salvadora con Jesús, a todos aquellos, pero sólo a aquellos, quien Él escogió y redimió. Este es el gracioso cumplimiento de la salvación. Esta obra continua, como preservación, hasta que todo el pueblo elegido, redimido, y renovado de Dios sea perfecto en gloria. Con esas doctrinas, la fe reformada sostiene que todos los hombres son, por la caída de Adán, muertos en pecados y esclavos de Satanás, aun teniendo voluntad ellos no son libres para elegir a Cristo y la salvación sino que son incapaces de hacer otra cosa que no sea rechazar al Cristo presentado en el evangelio. La fe reformada predica a un todopoderoso y gracioso Dios y a una humanidad impotente y totalmente depravada. Algunos dicen que una fe así no puede evangelizar. De hecho, tal fe provoca lo contrario a ella en su espíritu. Esto no puede motivar a ser celosos por el evangelismo. Y aunque pudiera motivar no tendría un mensaje para entregar. Note bien, sin embargo, que esta acusación, o temor, según sea el caso tiene como base ciertas nociones preconcebidas acerca del evangelismo—nociones que no son bíblicas. Existe la noción de que la motivación del evangelismo es el amor de Dios por todos los hombres y el deseo de salvarlos. Existe la noción de que el mensaje del evangelismo es un amor universal de Dios, una expiación universal y una gracia universal de Dios en la predicación, todo depende en el libre albedrío del pecador, quien, se piensa, es capaz de elegir a Cristo. Existe la noción de que la eficacia del evangelismo está en la persuasión del evangelista y en la decisión del pecador. Todas esas nociones sobre el evangelismo, corrompen la fe reformada por los intereses del evangelismo. La doble predestinación obstaculiza las misiones; y, por lo tanto, se niega la reprobación, y se proclama un amor salvador de Dios universal—los evangelistas predican a todos y cada una de las personas "Dios te ama." La expiación limitada dificulta las misiones; y, por lo tanto, se predica una expiación universal—los evangelistas predican a todos y cada una de las personas "Cristo murió por ti." El llamamiento eficaz del evangelio sólo para algunos restringe el trabajo misionero; y, por lo tanto, se predica que Dios es gracioso para con todos los hombres en la predicación—los evangelistas anuncian a todos sus oidores "Dios desea tu salvación y él te está ofreciendo sinceramente la salvación." La depravación total no encaja con tal evangelismo (¿que tiene de bueno todo este amor, expiación y gracia si el pecador no puede valerse de ellos?); y, por lo tanto, se sugiere que el pecador tiene la habilidad de abrir su corazón para que Jesús entre, o se le dice que su nuevo nacimiento depende de su fe. Con este tipo de evangelismo, la fe reformada es incompatible; tal evangelismo es el testigo enemigo. Un predicador reformado no se atrevería a participar en este tipo de evangelismo. Él no, porque teme a tener que pararse en el juicio, predicar un mensaje que roba la gloria de Dios en la salvación de los pecadores y que enseña a los pecadores a confiar su salvación en su propia habilidad y actividad.

3

Marzo de 2014


Tema: Evangelismo y Fe reformada

El peor evolucionista, un auténtico Charles Darwin, no será tan culpable de saquear el maravilloso trabajo de Dios como tal evangelista. Pero esto no es evangelismo bíblico. Con el evangelismo bíblico la fe reformada es perfectamente compatible. Es falso, o absurdo, suponer que la fe reformada no puede hacer evangelismo debido a las doctrinas de la gracia que propugna. Aquellas verdades, consideradas perjudiciales para el evangelismo, son las verdades que establecen la salvación como un regalo de Dios sólo por gracia. Ellas constituyen el evangelio, las buenas nuevas. Cuan necios son los hombres, dentro o fuera de las iglesias reformadas, que niegan el evangelio, para hacer un mejor evangelismo. Ellos están diciendo que el evangelio de Dios no se puede predicar, o que no es útil para salvar a los pecadores y llevarlos a la iglesia. Vamos a ver que las iglesias reformadas si pueden involucrarse en el evangelismo, y como lo hace. Examinaremos, a la vez, su mensaje, su método y sus motivaciones.

4

Marzo de 2014


Tema: El mensaje del Evangelismo reformado

EL mensaje del Evangelio Reformado

El evangelismo debe predicar el pecado de la gente, el pecado de la gente como culpable— responsable de castigo por la ofensa a Dios. Por lo tanto, esto es proclamar al santo y justo Dios, a quien el pecador ha ofendido. Esto implica la predicación de la ley de Dios que el pecador ha transgredido y que no puede cumplir. La fe Reformada hace esto marcadamente, deliberadamente y concretamente. En contraste, muchos de los evangelistas de hoy hablan poco o nada acerca de la santidad de Dios, de su justa ley, del pecado, la culpa y el castigo. Si alguien se acuerda del pecado, es sólo de aquel aspecto del pecado que habla de los problemas temporales del pecador que son causados por su debilidad. ¡Que diferente fue el evangelismo de Cristo y sus apóstoles! Piense en la deliberada exposición del adulterio de la mujer samaritana que hace Cristo junto al pozo. Piense en la condenación de Pedro a los judíos en Hechos 3:14: "Mas vosotros negasteis al Santo y al Justo, y pedisteis que se os diese un homicida."

Aunque nuestro mensaje es todo el consejo de Dios, existen ciertos elementos cruciales en el mensaje del evangelismo. Que están, nuestro Señor los nombró en su mandato a los apóstoles, y las iglesias, en Lucas 24:47. Inmediatamente después de su resurrección de la muerte, Cristo abrió el entendimiento de sus discípulos "para que comprendiesen las Escrituras; y les dijo: Así está escrito, y así fue necesario que el Cristo padeciese, y resucitase de los muertos al tercer día" (vv. 45-46). Entonces, Él los comisiona a ellos (y en ellos también a la iglesia de los años siguientes): "que se predicase en su nombre el arrepentimiento y el perdón de pecados en todas las naciones, comenzando desde Jerusalén." La comisión hecha al apóstol nacido fuera de tiempo, Pablo, fue similar, en Hechos 26:18: "para que abras sus ojos, para que se conviertan de las tinieblas a la luz, y de la potestad de Satanás a Dios; para que reciban, por la fe que es en mí, perdón de pecados y herencia entre los santificados." Esta comisión, que Pablo llevó a cabo, fue mostrar a todo hombre "que se arrepintiesen y se convirtiesen a Dios, haciendo obras dignas de arrepentimiento" (Hechos 26:20).

El evangelismo proclama la remisión, o el olvido, del pecado de todo pecador que se arrepiente. Esto es la eliminación de la culpa del pecador y la imputación a él de la Justicia de Jesucristo sólo por fe. El perdón de los pecados es la bendición de la salvación que debe ser predicada en el evangelismo. Esta fue la grande y gloriosa preocupación de la Reforma: justificación sólo por fe. ¿Dónde podemos encontrar esto en el evangelismo moderno? La gran preocupación es que el pecador va al cielo y es feliz, o que es feliz y exitoso aquí en la tierra. No hace mucho tiempo escuché a un "convertido" dar testimonio en nombre del famoso evangelista que lo salvó, que el aceptar a Jesús lo hizo un mejor receptor en el equipo de fútbol americano de su Universidad. Si la remisión del pecado es predicada, la cruz es predicada; si la cruz es predicada como una expiación sustitutiva, como la satisfacción hecha a la justicia de Dios, como la redención eficaz de todos aquellos por los que Jesús murió, de manera que aquellos que confían en le cruz gozan estos reales beneficios. Pero la cruz no es predicada aparte del Crucificado. El 5

Marzo de 2014

IGLESIA CRISTIANA REFORMADA DE LA SANA DOCTRINA

El mensaje de la fe reformada en el evangelismo será todo el consejo de Dios, como fue el mensaje de Pablo, de acuerdo a Hechos 20:27. El predicador reformado conoce toda la Escritura; y la reconoce como la Palabra inspirada de Dios. Él va con la Escritura, no con una pequeña lista de leyes espirituales o algún evangelio en la mano. Esencialmente, el mensaje es siempre el mismo, pero el predicador lo aplica de diferentes formas antes las diferentes audiencias. El Evangelismo de Cristo al joven rico (Marcos 10:17-22) es diferente a su evangelismo de la mujer samaritana junto al pozo (Juan 4:1-42). El acercamiento de Pablo a los judíos de la sinagoga difiere de su acercamiento a los filósofos griegos en el Areópago (comparar Hechos 17:1-3 y Hechos 17:16-34). Aquella minuciosa instrucción doctrinal es necesaria en el evangelismo, la Gran Comisión de Mateo 28:18-20 lo enseña claramente ya que llama a la Iglesia a bautizar a los convertidos en el Nombre del Dios Trino, implicando que el misionero ha enseñado al convertido la doctrina de la Trinidad. Para hacer esto, el predicador debe tener un buen conocimiento de la Palabra de Dios y debe poseer el deseo que contestar la Palabra a toda audiencia. Él debe ser llamado y calificado por Dios a través del Espíritu Santo. Nosotros no podemos tener "evangelistas" sin llamado y sin calificación, no importa su buena intención.

Llevando el Santo Evangelio de la Gracia

El mensaje del evangelismo reformado


Tema: El mensaje del Evangelismo reformado

mismo Jesucristo es predicado como el mensaje del evangelismo; Él es predicado como el eterno Hijo de Dios encarnado que elimina los pecados. Si esto es lo que se dice de Jesús y de su cruz, el amor de Dios es predicado cuando la remisión de pecados es predicada. Por esto fue que Dios dio su Hijo por los pecadores—no todos los pecadores, pero sí por pecadores. "porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito" (Juan 3:16). Otro elemento crucial en el mensaje del evangelismo es el arrepentimiento: un dolor genuino y piadoso por los pecados propios. En Lucas 24:27 Jesús indicó que "se predicase en su nombre el arrepentimiento y el perdón de pecados." En obediencia al mandato del Señor a él, Pablo mostró a todos los hombres que "ellos debían arrepentirse." Entonces, él los llama para hacer "obras dignas de arrepentimiento" (Hechos 20:20). El arrepentimiento es el camino, el único camino, por el cual los pecadores reciben y disfrutan el perdón. Esto es exactamente lo que Jesús quiere decir en Lucas 24:47: los apóstoles deben predicar el arrepentimiento como la forma de obtener el perdón. Aquí, alguien podría decir que la fe reformada es incapaz de hacer lo que es necesario para evangelizar. Obviamente, Jesús pretendía que los discípulos llamaran a los hombres al arrepentimiento y que ellos proclamaran la promesa de que todo aquel que se arrepiente tendrá remisión y, por lo tanto, salvación. Pero la fe reformada no puede hacer el llamado del evangelio como tampoco éste puede proclamar la promesa indiscriminadamente, dicen los críticos de la fe reformada. En el momento crítico la fe reformada prueba ser impotente. Esta acusación, o temor, como sea el caso, no tiene fundamento. No tiene una pizca de verdad. Es cierto que la fe reformada no puede ni extenderá la bien conocida oferta a todos los oyentes, por ejemplo, una oferta de salvación en amor supuestamente hecha por Dios a todos los oyentes, con un sincero deseo de salvarlos y dependiendo de si el pecador acepte esa salvación. Esa bien sabida oferta no es nada más que una variación del evangelio "quien lo quiera." Hace mucho tiempo el destacado teólogo presbiteriano B. B. Warfield devastó este evangelio: Es inútil hablar de salvación para "quien lo quiera" en un mundo de voluntad negativa. Aquí está el punto verdadero de la dificultad: ¿Cómo, dónde podemos obtener la voluntad? Dejen a los otros regocijarse en el evangelio de "quien lo quiera;" porque al pecador que se reconoce a sí mismo, como es pecador, y sabe lo que es ser un pecador, solamente la voluntad motivada por Dios le será suficiente. Si el evangelio ha de estar dedicado para voluntades muertas de hombres pecaminosos, y nada se encuentra en lo alto y más allá, ¿quién, entonces, puede ser salvo? (El Plan de la Salvación [Eerdmans, 1966], p. 38). Pero la fe reformada puede hacer el llamado y lo hace, con autoridad y urgencia, en el nombre de Jesucristo, a todo el que escucha, para que se arrepienta y crea; y esto puede y de hecho proclama que todo aquel que se arrepiente y cree será perdonado y salvo eternamente. Esto es predicar el arrepentimiento. El arrepentimiento que es predicado incluye una vida de piedad. Arrepentimiento, desde el punto de vista reformado, es un cambio radical de la mente sobre el pecado y, por lo tanto, un cambio radical de vida—un cambio espiritual, una conversión. La predicación reformada fuera de la congregación no esconde de los oyentes que el llamado del evangelio es un llamado a ser discípulo, a llevar la cruz, a la autonegación, a Jesús como Señor y también como Salvador. A veces se pasa por alto que en la Gran Comisión en Mateo 28:18-20 Jesús llama a los apóstoles a disciplinar a las naciones y que la conversión y el bautismo son seguidos por la instrucción a "que guarden todas las cosas que os he mandado." El evangelismo no termina con "hacer que alguien se salve" sino que continúa enseñando a confesar la verdad en la verdadera iglesia; a amar a otro; a honrar el matrimonio; a someterse al gobierno civil; a vivir separado del mundo y sus obras; y a guardar todos los mandamientos de Cristo Rey. El evangelismo reformado hace eso. Mucho de lo del evangelismo no reformado deja esto completamente fuera. Es por esta razón que es esencial en el trabajo de evangelismo que aquellos que son enseñados en el conocimiento salvador de la verdad sea dirigido a ingresar a una iglesia verdadera, una iglesia reformada. Ningún misionero reformado debe decir al convertido "ahora vaya a la iglesia de su elección." Esto es esencial en el evangelismo bíblico. La fe reformada, lejos de sentirse avergonzada de ellos, los proclama como ninguna otra fe lo hace. ¿Pero tienen algo que ver las verdades distintivas de la Fe Reformada, las "doctrinas del Calvinismo," con la acusación de algunos hombres sobre la incapacidad de la fe reformada para evangelizar? ¿Dado que la fe

6

Marzo de 2014


Tema: El mensaje del Evangelismo reformado

reformada predica arrepentimiento para remisión ella debe dejar las grandes doctrinas de la gracia en el púlpito de una iglesia establecida? ¡Dios no lo quiera! La fe reformada predica la miseria del hombre al ser pecador; y predica que la extensión de tal miseria es la depravación total. Le entrega a todo pecador la sentencia del evangelio, que él está muerto en pecados (Efesios 2:1), incapaz de hacer lo bueno (Romanos 3:9-18), y culpable ante Dios (Romanos 3:19). Específicamente, lo sentencia a ser incapaz de arrepentirse, creer e ir a Cristo, como el evangelio le manda a hacer. La fe reformada predica esto al evangelizar. Al hombre que objeta esto como un pobre evangelismo se le responde que esto fue el mensaje del Jefe de los evangelistas. En Juan 6:44 Jesús dijo a su audiencia "Ninguno puede venir a mí, si el Padre que me envió no le trajere." Así se le muestra al pecador su gran necesidad y su desamparo. La fe reformada predica que el venir a Cristo es necesario en el llamado del evangelismo, como la única forma de salvación, es Dios enviando al hombre. Nosotros vamos pero nuestra ida es la obra de Dios en nosotros llamándonos eficazmente. Arrepentimiento y Fe son dones Divinos y no obras humanas. La gracia de Dios es irresistible por el poder del Espíritu Santo. La fe reformada proclama esto en el evangelismo. Al hombre que objeta esto como un pobre evangelismo se le responde que esto fue el mensaje del Jefe de los evangelistas. En Juan 6:44 Jesús declara "Ninguno puede venir a mí, si el Padre que me envió no le trajere." Así se le muestra al pecador su gran necesidad y su desamparo. En adición, la fe reformada predica, al evangelizar, que toda venida está basada en la eterna y graciosa elección de Dios. Que uno vaya a Cristo se debe a la graciosa elección de Dios hacia él en la eternidad. La elección es predicada en el campo misionero, la elección envuelve y acompaña a la reprobación—la única elección de que habla le Escritura. Los pecadores siendo llevados a Cristo no quedan en dudas cuando esto pasa. Corazones penitentes y creyentes deben estar seguros del propósito eterno del amor de Dios por ellos y deben glorificar a Dios haciendo la confesión de que la salvación, su propia confesión, es del Señor. Así fue el evangelismo de Jesús. Tal como Él se predicó a sí mismo ante las multitudes de judíos y los llamó a ir a Él, Él exclamó, "Todo lo que el Padre me da, vendrá a mí; y al que a mí viene, no le echo fuera" (Juan 6:37). La fe reformada puede hacer evangelismo ya que tiene el evangelio para predicar. Un mensaje de la mera posibilidad de salvación no es evangelio. El mensaje de un Jesús que quiere salvar pero no puede hacerlo no es evangelio. El mensaje de una salvación que depende del hombre que quiere o corre no es evangelio. Como Warfield escribió, en El Plan de Salvación, esto es sólo otra forma de "autosoterismo"—la triste noticia de que el hombre debe salvarse a sí mismo: Es solamente en la omnipotente gracia en que el pecador puede esperar; pues es sólo la omnipotente gracia la que puede levantar a los muertos. ¿Qué beneficiaría enviar al heraldo gritando en medio de las multitudes de muertos: "Las puertas del cielo están abiertas; todo aquel que quiera entrar en él"? La verdadera cuestión apremiante es, ¿Quién quiere hacer que vivan esos huesos secos? Como contraste a todas las enseñanzas que pudieran tentar al hombre a confiar él mismo en algo, aún la más pequeña parte, de su salvación, el cristianismo lo empuja terminantemente a Dios. Es Dios y Dios solamente quien salva, y que está en todo elemento del proceso salvador. Nuestra objeción a los predicadores del libre albedrío no es al que ellos ofrezcan salvación sino que ellos no tienen salvación para ofrecer. Todo el que cree su mensaje es un objeto de genuino evangelismo. Los llamamos a abandonar los ídolos muertos de sus propias obras y deseos y confiar en el Dios viviente. Nosotros tenemos un mensaje como no hay ninguno en el mundo: no un nuevo requisito para que el hombre haga algo para su salvación sino que el anuncio de la salvación que Dios regala. Es verdad, nosotros llamamos a los hombres a arrepentirse y creer pero arrepentimiento y fe no son obras del hombre que obtengan salvación sino que las formas de recibir la salvación. No son esfuerzos humanos sino la renuncia al esfuerzo humano. No son la contribución humana a la salvación sino el regalo de Dios al hombre. Es verdad, nosotros llamamos a los pecadores arrepentidos a una vida de buenas obras, una vida por el "camino estrecho;" pero esa vida, la vida de santidad, es en sí misma parte de la liberación de nuestros pecados que Dios hace en nosotros, Su obra de santificación. Por lo tanto, nuestra vida santa no es meritoria sino que de agradecimiento. El mensaje de la fe reformada es el mensaje de la gracia. Son las buenas noticias, el evangelio.

7

Marzo de 2014


Tema: El método del Evangelismo reformado

hacer evangelismo: el método bíblico de enseñar y predicar. El método correcto y efectivo de evangelismo está prescrito en la Escritura. Una iglesia no puede inventar su mensaje tampoco puede inventar su propio método. Ella está restringida por los mandamientos de la Biblia. Cristo determinó el método en Lucas 24:47, cuando dijo a sus discípulos: "que se predicase en su nombre el arrepentimiento y el perdón de pecados en todas las naciones." De acuerdo a Marcos 16:15, el Señor le dio a su iglesia esta comisión en esas palabras, id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura. A este método, y sólo a este método, le es añadida la promesa se que habrán frutos en aquellos que crean y sean salvos (v.16). Este es el diseño del ministerio de los apóstoles, puesto en obra por Pablo en el primer versículo de I Corintios 2:1 "Así que, hermanos, cuando fui a vosotros para anunciaros el testimonio de Dios, no fui con excelencia de palabras o de sabiduría."

El evangelismo, o misiones, por lo tanto, es el trabajo de la Iglesia. Es la iglesia, la iglesia instituida, la que predica la Palabra. Este es el patrón bíblico: la congregación de Antioquía, en Siria, envió a Pablo y Barnabás a su primer viaje misionero y supervisó su trabajo (ref. Hechos 13:4; 14:26-27). El evangelismo no es para ser realizado por sociedades u organizaciones para-eclesiásticas. Ellas no tienen autoridad. Ellos no tienen poder—ellas no tienen el oficio de la predicación.

EL método del evangelismo reformado

A Dios le plugo llamar a Su pueblo para salvación por la locura de la predicación (I Cor. 1:21). La predicación es el anunciamiento del evangelio por un hombre (aquí uso el género masculino deliberadamente) llamado y enviado por Cristo a través de la Iglesia; es su oficial y autoritativa proclamación. En Lucas 24 Jesús envió a los apóstoles; Él los envió "en su nombre" (v. 47). Romanos 10:15 establece la norma cuando pregunta "¿Y cómo predicarán si no fueren enviados?" Ya no existen evangelistas en el sentido del Nuevo Testamento. Aquel oficio fue temporal, como el oficio apostólico. El evangelismo es, hoy, hecho por ministros ordenados apartados para el trabajo de ir con el evangelio a aquellos que están fuera de la iglesia establecida: nuestros misioneros. La razón para ellos es que Cristo mismo reúne la Iglesia. Él ha revelado en la Escritura que Él hace su trabajo a través de la predicación de la Palabra de Dios, cuya predicación pertenece a los oficiales de la Iglesia.

El método de evangelismo no es música estridente; show de títeres; testimonios de celebridades; actuaciones artísticas; o producciones dramáticas. Tampoco lo es la elocuencia, carisma, personalidad dinámica, rimbombancia, persuasión ni las seductoras palabras del evangelista. Jesús es deshonrado hoy por el rock evangélico, por las orgullosas estrellas de Hollywood y atletas, que profanan el Sabbath, que son usados para promover el evangelio. Jesús lo es todo pero se pierde detrás del nombre de los grandes nombres de los presentadores cristianos que dicen predicarlo. No nos sorprende mucho que continuamente se demuestre que esos espectáculos evangelísticos son planes para hacer dinero y el enriquecimiento de los evangelistas y sus familias. Ellos son los que falsifican el evangelio (II Cor. 2:17), aquellos que hacen mercadería de la Iglesia a través de la codicia (II Pe. 2:3).

¿Pero no es verdad que todos los santos tienen la comisión de evangelizar? ¿No son todos los hijos de Dios misioneros? ¡Enfáticamente no! No es bíblico sostener que todo creyente puede y debe evangelizar. Esto es mantener que todos los santos pueden y deben predicar el evangelio. ¿En qué parte de la Escritura se da esta autoridad a todos los creyentes? ¿Dónde en las partes prácticas de las epístolas del Nuevo Testamento los cristianos tienen esta responsabilidad? La noción de que todo miembro de la iglesia es un misionero destruye la verdad fundamental del oficialato en la iglesia. Lo más pernicioso de todo es el temerario acto de poner esta carga en los hombros de nuestros adolescentes quienes no deben estar enseñando sino que aprendiendo la Palabra de Dios. Esto no quiere decir que los creyentes no deban testificar la verdad cuando tengan la oportunidad; ellos deben hacerlo—esto pertenece al oficio de los creyentes (I Pe. 3:15). No nos olvidemos, sin embargo, que testificamos, no sólo con nuestras bocas, sino que

8

Marzo 2014

IGLESIA CRISTIANA REFORMADA DE LA SANA DOCTRINA

Así como tiene un mensaje para el evangelismo, la fe reformada tiene un método para

Llevando el Santo Evangelio de la Gracia

El método del evangelismo reformado


Tema: El método del Evangelismo reformado

también—y muy poderosamente—con nuestra conducta. Por nuestra buena conducta, otros pueden ser ganados para Cristo (Catecismo de Heidelberg, P. 86). Tampoco tenemos la intención, al negar que todo creyente es un evangelista, de excluir a todos los santos de la obra evangelística. ¿Cómo puede ser esto? El evangelismo es una obra de la iglesia; y los santos son la iglesia. Aunque el instrumento del evangelismo es el hombre llamado a ser misionero, es la iglesia, el cuerpo de los creyentes y sus hijos instituidos en los oficios de presbítero y diácono, que están haciendo esta obra a través de él. Así como el cuerpo habla por la boca (tú no dices "mi lengua está hablando" sino que "yo estoy hablando"), por lo tanto la congregación de los santos evangeliza a través del misionero. Las misiones nos son la obra de los misioneros, es la obra del pueblo de Dios. Los santos son activos en esta labor de la iglesia. Ellos oran por la obra de misiones. Esta es la cooperación que Pablo pedía a los creyentes: "hermanos, orad por nosotros, para que la palabra del Señor corra y sea glorificada" (II Tes. 3:1). Ellos apoyaban la obra financieramente. Pablo alaba a los filipenses por ayudarlo en su necesidad material: "bien hicisteis en participar conmigo en mi tribulación" (Fil. 4:14). No menor, el pueblo de Dios existe para vivir unos con otros en la iglesia de tal manera de que el Espíritu bendiga su testimonio fuera de la iglesia. Es sorprendente, en el libro de Hechos, que la iglesia creció y vivió en fe a la doctrina de los apóstoles, en un celoso culto a Dios y en paz unos con otros. Donde hay herejía, desinterés en las cosas espirituales, carnalidad, mundanalidad, inmoralidad, odio, discordia y división, no se puede esperar que el evangelismo prospere. Esto es así porque el Espíritu Santo no puede bendecir nuestra labor; y el evangelismo depende completamente del Espíritu de Cristo. El poder del evangelismo es el Espíritu Santo. Él envía a los obreros a la mies; Él abre puertas; Él abre el corazón de hombres y mujeres para recibir la Palabra; Él une a los elegidos a Cristo, Él pone hombres en el cuerpo de Cristo como a Él le place. Existe una gran preocupación hoy en los métodos de evangelismo. El hombre trata de descubrir que hará efectivo al evangelismo. El peligro es, no sólo que ellos recurren a métodos que no son bíblicos, sino que ellos también recurren, en materia de misiones, a sus propios recursos—su propia sabiduría, sus propias fuerzas, sus propios inventos. El método del evangelismo es predicar a Jesús, a Jesús crucificado; y lo que lo hace efectivo es el Espíritu Santo. Esta es la profunda doctrina de Pablo en I Corintios 2. "Pero el hombre natural no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque para él son locura, y no las puede entender, porque se han de discernir espiritualmente" (v. 14). "Pero Dios nos las reveló a nosotros por el Espíritu" (v. 10). Cristo señaló el lugar indispensable del Espíritu Santo en las misiones cuando, inmediatamente después de haber dado a los apóstoles el deber de ir a predicar en Su Nombre, Él les dio las instrucciones: "He aquí, yo enviaré la promesa de mi Padre sobre vosotros; pero quedaos vosotros en la ciudad de Jerusalén, hasta que seáis investidos de poder desde lo alto" (Luc. 24:49). Debemos tener cuidado en no suponer que para un evangelismo efectivo necesitamos millones de dólares, grandes cadenas radiales, formatos de radio pegajosos, producciones televisivas profesionales o guapos y elocuentes predicadores. Una vez, dos hombres de países claramente incrédulos e inmorales, sólo con el evangelio de Cristo pusieron al mundo con los pies para arriba. Una vez, un oscuro monje en el interior de la barbarie alemana habló de la verdad—y dejó caer la Palabra de Dios sobre el mundo entero. El Espíritu Santo es el poder de las misiones. Debemos depender de Él. Debemos rogarle constantemente para que haga nuestro trabajo fructífero. Debemos conscientemente trabajar en su poder.

La Motivación del Evangelismo Reformado La motivación de la Fe Reformada en evangelismo, generalmente, es que Dios, por Su graciosa elección eterna, tiene una iglesia que se reúne en todo tiempo y en todos los pueblos; y Él quiere reunir esta iglesia por el evangelio. Específicamente, nuestra motivación es la obediencia, obediencia al mandato de nuestro Señor, Jesús. Él nos dijo que el arrepentimiento y remisión de pecados deben ser predicados en su nombre a todas las naciones; aquí se instala la pregunta. ¿Hay alguna obediencia como la obediencia de la Fe Reformada con este conocimiento de la soberanía de Cristo?

9

Marzo 2014


Tema: El método del Evangelismo reformado

Segundo, tenemos el ferviente deseo de que Dios sea glorificado en toda su creación. Estamos apenados y enojados porque el Nombre de Dios es escondido y profanado en todas partes. Nosotros compartimos algo del espíritu de Pablo en Atenas, aquel espíritu que se agita dentro de él cuando ve la ciudad completamente entregada a la idolatría de manera que no puede hablar de nada más que de uno, el verdadero Dios, el Padre de Jesús (Hechos 17:16 y siguientes). En amor por Dios, nosotros entregamos Su Nombre en todas partes y trabajamos para el establecimiento de iglesias que serán luz en la oscuridad. ¿Puede alguien superar el amor de la Fe Reformada por Dios? Tercero, nosotros amamos al pueblo de Dios, pueblo que debe ser restaurado, o convertido. Jesús tuvo compasión por los que desmayaban, por las ovejas perdidas que, sin la Palabra, estaban como ovejas sin pastor (Mateo 9:36-38). ¿Lo hacemos? ¿No? ¿Puede un amor ser mas fuerte que el de la Fe Reformada, que reconoce que el pueblo de Dios es amado eternamente por Dios, redimido por la preciosa sangre del propio Hijo de Dios y destinado para la dicha de gloria? Además existe un propósito de Dios con las misiones, que el impío sea encontrado sin excusa y que el Día de Cristo venga pronto. La Fe Reformada puede encajar en esta obra con la confianza de la victoria. Las dificultades y enemigos son muchos y poderosos. Está el materialismo y los que se placen en la locura. Está el comunismo y el humanismo. Están las religiones paganas y los cultos. Hay una terrible apostasía en las iglesias cristianas. En el fondo, existe la muerte espiritual en el corazón de cada persona, la ceguera de todas las mentes, la esclavitud de cada voluntad—y el energético trabajo de Satanás para mantenerlo así. Pero la Iglesia Reformada no se desalienta, no es pesimista. El Hijo de Dios vino, murió, resucitó y está sentado a la derecha de Dios. Todo poder en el cielo y en la tierra es de Él. Nosotros predicamos Su Nombre. Él ciertamente reunirá su Iglesia. Título Original: "Evangelism and the Reformed Faith" Autor: David J. Engelsma

10

Marzo 2014


HIMNOS

HIMNOS DE ALABANZA

604. “USA MI VIDA”

529. “AMARTE SÓLO A TI”

“Testificaba diciendo: Sed salvos de esta perversa generación”. Hechos 2:40

“Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón”. Lucas 10:27

Muchos que viven en tu derredor, Tristes, hambrientos están; Tú, por tu vida, les puedes llevar gozo, luz y bendición.

Amarte sólo a ti, Señor, Amarte sólo a ti, Señor, Amarte sólo a ti, Señor, Y no mirar atrás. Seguir tu caminar, Señor, Seguir sin desmayar, Señor, Postrado ante tu altar, Señor, Y no mirar atrás.

CORO Usa mi vida, usa mi vida para tu gloria, oh Jesús; Todos los días y hoy quiero ser testigo tuyo, Señor, por doquier.

Amarte solo a ti, Señor, Siempre llevar tu cruz, Señor, Amarte solo a ti, Señor, Y hacer tu voluntad. Al débil proteger, Señor, Al pobre defender, Señor, Tu reino proclamar, Señor, Y no mirar atrás.

Di a los tristes que Dios es amor,Él quiere dar su perdón a los que vienen a Cristo Jesús buscando paz, salvación. (pausa) Toda tu vida hoy rinde al Señor, Cada momento sé fiel; Otros que vean en ti su amor, Pronto se rindan a él.

HIMNOS PARA EL DÍA DOMINGO 02 DE MARZO DE 2014

“El Gran precio de…”

11


Tema: El Gran Precio de Abandonar la Fe

El Gran Precio de Abandonar la Fe

“Apartándose el justo de su justicia, y haciendo iniquidad, él morirá por ello; por la iniquidad que hizo, morirá” (Ezequiel 18:26).

4.-Ciertamente, el pueblo de Dios había fracasado en calcular el gran precio de abandonar la fe. Ese fracaso incluso afectó a generaciones todavía no-nacidas. Moisés y los otros profetas entendieron lo que muchos del pueblo no entendieron: es importante obedecer ya que esta es la única manera de demostrar nuestra fe (Santiago 2:18); sin fe es imposible agradar a Dios (Hebreos 11:6); y sin obediencia, no existe fe. En el Nuevo Testamento, la historia es la misma. Durante Su ministerio en la Tierra, Jesús indicó que algunos se apartarían de la fe a causa de la tentación (Lucas 8:13), e incluso señaló que algunos pámpanos [discípulos] serían quitados de la vid [Cristo] y quemados (Juan 15:1-6). En efecto, sabemos que algunos cristianos antiguos abandonaron su fe. El apóstol Pablo observó que Demas le había desamparado y había abandonado su fe, “amando a este mundo” (2 Timoteo 4:10). Algunos abandonaron el cristianismo, regresando al judaísmo, y así “cayeron de la gracia” (Hebreos 6:4-6; Gálatas 5:4). De hecho, se profetizó que ocurriría una gran apostasía antes de la Segunda Venida de Cristo (2 Tesalonicenses 2:1-12; cf. 1 Timoteo 4:1, 2 Timoteo 4:).

1.-Mientras caminamos a través de esta peregrinación que llamamos vida, cada uno de nosotros enfrenta oportunidades y retos que requieren no solamente previsión y decisión, sino compromiso y dedicación. A veces pensamos cuidadosamente, escogemos sabiamente y actuamos enérgicamente. A veces no lo hacemos. Aunque es verdad que existen situaciones en las cuales un fracaso personal puede ser el resultado de circunstancias más allá de nuestro control, a menudo la responsabilidad del fracaso yace solamente dentro del individuo. Parece ser una parte de la naturaleza humana que sintamos lastima de la persona que trabaja duro, da lo mejor y todavía falla. Pero es también una parte de la naturaleza humana que menospreciemos a la persona que—en el calor de la batalla—simplemente renuncia, se da por vencida y huye. Esa persona nunca experimentará el dulce sabor de la victoria, el gozo del éxito o el orgullo innato de haber dado su todo. Verdaderamente, las palabras más tristes son estas: “Pudo haber sido”. 2.-En ningún aspecto de la vida la verdad de este adagio es más evidente que en nuestra relación con nuestro Dios. Y en ningún otro aspecto el fracaso es más trágico, o los resultados son más permanentes. Dentro de las páginas del Antiguo y el Nuevo Testamento existen numerosos relatos de gente—o naciones—que simplemente renunciaron, se dieron por vencidos y negaron su fe y a su Dios. Los resultados casi siempre fueron desastrosos para ellos de una manera personal. Pero el hecho más triste fue el efecto que la pérdida personal de su fe tuvo sobre sus familias, amigos, prójimos e incluso generaciones futuras. Es una verdad simple que muchos que abandonan la fe no calculan el gran precio de hacerlo.

¿POR QUÉ LOS CRISTIANOS ABANDONAN LA FE? 5.-Si fuera posible clasificar las razones por las cuales los cristianos abandonan la fe, la lista sería muy larga. Sin embargo, entre aquellas razones probablemente se encontrarían las siguientes. Primero, algunos se apartan porque descuidan su propio bienestar espiritual. Las Escrituras declaran el hecho que a los cristianos se les ha provisto una “salvación tan grande” que no se debería descuidar (Hebreos 2:3). Cuando una persona obedece lo que la Biblia le manda hacer para ser salvo, entra al reino (la iglesia) —de la misma manera que un recién nacido entra a una familia terrenal, con la necesidad de leche para su mantenimiento, y cuidado cariñoso para su supervivencia. El apóstol Pedro habló de tales personas como “recién nacidos” que debían “desea[r] la leche espiritual no adulterada, para que por ella crezca[n] para salvación” (1 Pedro 2:2). Pablo habló de aquellos a quienes él había alimentado espiritualmente “con leche, no con carne”, porque todavía no estaban listos para eso (léase 1 Corintios 3:2) . Pero de la misma manera que el niño recién nacido crece hasta convertirse en un adulto, los cristianos deben madurar en su fe. Pedro observó que una de las responsabilidades del hijo de Dios fiel es “crecer en la gracia y el conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo” (2 Pedro 3:18). Existen aquellos que nunca pensarían en descuidar sus necesidades físicas como la alimentación y el descanso, pero que sin embargo no tuvieran problema en descuidar sus necesidades espirituales. Ellos no asisten a los servicios de adoración regularmente (Hebreos 10:24-25).

3.-Toda persona familiarizada con el Antiguo Testamento es conciente que uno de sus temas centrales es los resultados catastróficos de la apostasía espiritual. Desde el comienzo de Génesis hasta el final de Malaquías, la advertencia del Cielo fue esta: la fidelidad traerá vida espiritual y las bendiciones de Dios, mientras que la infidelidad traerá muerte espiritual y la ira de Dios. Ezequiel escribió: “Apartándose el justo de su justicia, y haciendo iniquidad, él morirá por ello; por la iniquidad que hizo, morirá” (18:26).Moisés frecuentemente advirtió a los israelitas de los efectos terribles de la apostasía (vea Deuteronomio 4:9; 8:11-14; 28:62). Dios estaba dispuesto a ayudarles a poseer la tierra de Canaán (Éxodo 23:30; Deuteronomio 10:22). Pero más de una vez sus pecados cambiaron las bendiciones que Dios prometió. Finalmente su apostasía causó que Dios permitiera que fueran dispersados. De hecho, ninguna nación ha sido tan dispersada como ellos. Los asirios capturaron y tomaron el reino del norte alrededor de 722 a.C. Esta gente nunca regresó a Israel como un grupo, y finalmente fue esparcida alrededor del mundo. Los babilonios tomaron cautivo al reino del sur, Judá, y aunque muchos fueron exiliados, solamente un remanente regresó 70 años después.

1.- ¿Qué tipo de circunstancias experimentamos a menudo todos los seres humanos, pero que es muy común? 2.- ¿En qué aspecto valioso de la vida tomamos decisiones? 3.- ¿Qué consecuencias les acarreó a los israelitas su infidelidad hacia Dios?

4.- ¿Cómo demostramos los cristianos nuestra fe?

12

5.- a) ¿Cuál es una razón por la que algunos se apartan de la fe? b) ¿Por qué es importante que nuestra fe crezca constantemente? 02 de Marzo de 2014


Tema: El Gran Precio de Abandonar la Fe

No se esfuerzan en cultivar los hábitos personales de estudio y meditación diligente (2 Timoteo 2:15). E ignoran los mandamientos bíblicos de ayudar en la salvación de otros y por ende llevar fruto como cristianos (Juan 15:1-10; Romanos 7:4). Como resultado, crecen sin mostrar interés en asuntos espirituales, y finalmente se descarrían completamente. 6.-Segundo, algunos abandonan la fe a causa de la persecución. En Su parábola del sembrador (Mateo 13), el

Señor señaló que en ocasiones una persona “resiste por un tiempo; pero que al venir la aflicción o la persecución por causa de la palabra, luego tropieza” (vs. 21). En Lucas 14:2732, Cristo proveyó varios ejemplos que tenían el propósito de enfatizar la importancia de evaluar el precio del discipulado. Sin duda algunos son atraídos al cristianismo a causa de la “vida abundante” que garantiza en el presente (Juan 10:10b) y la promesa de una vida eterna con Dios en el futuro (Juan 3:16). No obstante, no se dan cuenta que “todos los que quieran vivir piadosamente en Cristo Jesús padecerán persecución” (2 Timoteo 3:12). Cuando la persecución comienza—de parte de la familia, los amigos o el mundo—su fe llega a ser como la semilla que cayó en pedregales, donde no había mucha tierra, que brotó pronto, pero que murió al salir el Sol. 7.-Tercero, algunos abandonan la fe porque caen presos de la enseñanza falsa. Los cristianos fieles prestarán atención a lo que escuchan (Lucas 8:18), y serán cuidadosos en comparar todo lo que oyen con la Palabra de Dios (Hechos 17:11). En Mateo 22:23-33, Cristo reprendió a los saduceos a causa de su ignorancia de la Palabra de Dios, y atribuyó sus errores múltiples a tal ignorancia. En 1 Timoteo 4:1 y 2 Timoteo 4:1. Pablo predijo de un tiempo en que algunos apostatarían de la fe ya que sucumbirían a la doctrina de falsos maestros (léase 1 Juan 4:1) . En este tiempo en el cual existe un grupo religioso diferente prácticamente en cada esquina de las calles, y un tele-evangelista diferente prácticamente en cada canal de televisión, es fácil ser víctimas de doctrinas humanas que están en desacuerdo con la Palabra de Dios. Tales doctrinas han esclavizado a muchos, y han causado que pierdan sus almas. 8.-Cuarto, no se puede negar que muchos han abandonado

la fe a causa del sufrimiento en sus vidas o en las vidas de aquellos que conocen y aman. Tristemente, hoy no habitamos

en un mundo que nos recuerde al Huerto del Edén; en cambio, vivimos en un mundo devastado por los efectos del pecado del hombre (Génesis 3:16; Romanos 5:12; 8:20). Los desastres naturales tales como terremotos, huracanes y tornados que afectan desastrosamente la propiedad y la vida humana plagan al planeta Tierra. La lista creciente de enfermedades tales como el cáncer, ataques cardiacos y la enfermedad de Alzheimer asola nuestros cuerpos y mentes. Los cristianos no son inmunes a tales situaciones. Cristo observó en el Sermón del Monte que Dios “hace salir su sol sobre malos y buenos, y que hace llover sobre justos e injustos” (Mateo 5:45). Las Escrituras enseñan que aunque somos los receptores de muchas bendiciones, también somos afligidos por calamidades de vez en cuando. Uno de los mensajes del libro de Job es que Jehová no siempre protege a Su pueblo de las tragedias.

6.- a) ¿Cuál es otra causa de la pérdida de la fe? b) ¿Qué dijo Jesús al respecto al discipulado cristiano? 7.- ¿Cómo han afectado las falsas enseñanzas a algunos y con qué resultado? 8.- ¿Por qué es necesario tener un punto de vista realista del sufrimiento?

9.-Mientras terminaba su Sermón del Monte, Cristo contó una parábola de dos hombres, uno a quien calificó como sabio por construir su casa sobre la roca, y otro a quien calificó como insensato por construir su casa sobre la arena (Mateo 7:2427). El punto del Señor fue doble: (1) las pruebas y las tribulaciones vendrán; y (2) para que la fe permanezca firme, debe estar fundada en la Palabra de Dios. Algunas veces las pruebas y tribulaciones son desastres literales tales como aquellos de los que Cristo habló en Su parábola—inundaciones, tormentas y lluvias. Sin embargo, algunas veces las pruebas y tribulaciones son ataques mentales o espirituales contra nuestra fe que llegan en forma de persecución, los efectos de la enfermedad de una persona querida o la muerte de un miembro de la familia. Desafortunadamente, en ocasiones tales ataques causan que el cristiano se pregunte en cuanto a la benevolencia y omnipotencia de Dios. Sus emociones se mezclan, y las semillas de duda comienzan a brotar, llegando a florecer completamente hasta reemplazar lo que una vez fue una fe fuerte y viva. La fidelidad se torna en infidelidad, y un alma se pierde. 10.-De seguro, existen otras razones por las cuales los cristianos abandonan la fe. Algunos ponen su confianza en los hombres, y luego se dan cuenta que aquellos en quienes confían también tienen un “talón de Aquiles”. Algunos se apartan porque no tienen una dieta constante de compañerismo con otros cristianos, y su asociación con el mundo en la vida cotidiana causa que su compromiso con Dios mengue. Algunos pierden su fe a causa de las acciones de amigos cristianos que pueden tener buenas intenciones, pero que actúan ásperamente o inadecuadamente. La fe joven de más de un alma ha sido impactada negativamente a causa de un “santo” insensible sin tacto que pretende estar defendiendo la fe y corrigiendo el error. Sin tomar en cuenta la razón o razones, el caso sigue siendo que mientras están en su camino al cielo, algunos cristianos desvían su mirada de la meta, llegan a ser indiferentes y desinteresados, y terminan abandonando su fe completamente. Pero ¿a qué precio? 11.-En Romanos 12:2, Pablo advirtió: “No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta”. Lo cierto es que algunos cristianos abandonan la fe y otra vez son “conformados a este siglo”. Una vez fueron salvos, pero escogieron renunciar a los tesoros del cielo para recibir una porción de potaje terrenal. ¡Qué negocio tan insensato—y a qué precio tan terrible! Los que hacen tal negocio no han calculado el gran precio de abandonar la fe. EL GRAN PRECIO DE ABANDONAR LA FE 12.-Quinto, el costo para el mismo individuo. Al hablar de la apostasía de ciertos cristianos, Pedro lamentó: Ciertamente, si habiéndose ellos escapado de las contaminaciones del mundo, por el conocimiento del Señor y Salvador Jesucristo, enredándose otra vez en ellas son vencidos, su postrer estado viene a ser peor que el primero.-

9.- a) ¿Qué lección enfatizó el Señor al final del Sermón del Monte? b) ¿Con qué tipo de Tribulaciones podríamos enfrentarnos? 10, 11.- Mencione situaciones que han llevado a algunos a alejarse y con qué resultado. 12.- ¿En qué situación se encuentran los que han abandonado la fe 13 verdadera? Explique. 02 de Marzo de 2014


Tema: El Gran Precio de Abandonar la Fe

-Porque mejor les hubiera sido no haber conocido el camino de la justicia, que después de haberlo conocido, volverse atrás del santo mandamiento que les fue dado. Pero les ha acontecido lo del verdadero proverbio: El perro vuelve a su vómito, y la puerca lavada a revolcarse en el cieno (léase 2 Pedro 2:2022) . El apóstol presenta una descripción intensa del estado final de aquellos que abandonan la fe. La observación de Pedro de que “su postrer estado viene a ser peor que el primero” es muy apropiada. Piense en la carga de culpabilidad que les seguirá todos los días de sus vidas. Estas fueron personas que una vez conocieron la paz de la salvación, entendieron la promesa de la vida eterna y gozaron de la comunión con otros santos. Pero ahora todo eso se ha esfumado. Ellos han renunciado libremente a estas cosas, y por ende las han reemplazado por el conocimiento de pasar una eternidad en la ausencia de Dios en un infierno eterno (2 Pedro 2:4; Apocalipsis 21:8).

Durante los años influenciables de sus hijos, la pareja llega a ser indiferente en cuanto a los asuntos espirituales, y finalmente abandona la fe. Los años pasan. Luego, a causa de la motivación de un amigo, la pareja asiste a una reunión evangelística. El mensaje toca el corazón del esposo y la esposa, y ellos se arrepienten de años de apatía espiritual. Ellos piden perdón, y Dios y sus compañeros cristianos les perdonan. Ellos entonces comienzan su vida cristiana nuevamente. 16.-Pero ¿qué hay de sus hijos quienes por años presenciaron la indiferencia insensible de sus padres ante los asuntos espirituales, cuyos padres raras veces adoraban a Dios o asistían a una clase bíblica, y cuyos padres tenían un conocimiento bíblico que incluso no llenaría un dedal de coser. Durante los años que ellos deberían haber estado recibiendo instrucción espiritual en el hogar, sus padres no eran incluso capaces de sostener su propia fe, mucho menos impartir esa fe a su descendencia. Sus padres han regresado a Dios, pero la experiencia nos dice que sus hijos probablemente nunca lo harán. A causa de la infidelidad de los padres en un tiempo crítico en las vidas de sus hijos, se ha perdido para siempre la oportunidad de impartir una fe activa y viva en aquellos hijos. Entonces, ¿qué pasará de los nietos o bisnietos de esa pareja? Sin duda, se los criará en la misma atmósfera de indiferencia, apatía o incredulidad total. Por ende, a causa de padres que fracasan en evaluar el gran precio de abandonar la fe, se ha influenciado negativamente la condición espiritual de no solamente una generación, sino varias generaciones.

13.-En momentos más privados, mientras se sienta silenciosamente en la banca de un parque en un día hermoso de primavera, o mira melancólicamente por la abertura de la ventana de su casa la lluvia tierna que cae del cielo, ¿no se desvanecerá su paz íntima al meditar en lo que sabe que debe hacer pero rechaza hacer? ¿No recordará pasajes tales como Santiago 4:17: “Y al que sabe hacer lo bueno, y no lo hace, le es pecado”? ¿No recordará el enunciado de Pablo en Filipenses 2:10-11 que “en el nombre de Jesús toda rodilla se doblará...y toda lengua confesará que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios padre”? Mientras que su apariencia externa pueda exhibir una actitud de indiferencia ante su presente estado espiritual, su ser interior puede languidecer a causa del conocimiento de que una vez fue salvo, pero ahora está perdido.

EL COSTO PARA LA IGLESIA 17.-En ocasiones, la familia espiritual (la iglesia) también sufre. Pablo instó a los cristianos en Corinto a disciplinar a uno de ellos mismos que estaba viviendo en adulterio ya que “un poco de levadura leuda toda la masa” (1 Corintios 5:6). Para escoger solamente un ejemplo, suponga que el evangelista comete adulterio, y posteriormente abandona a su familia. Primero, se afecta negativamente la reputación de la iglesia. Frecuentemente los que no son cristianos interpretan las acciones de un predicador como la representación del modelo cristiano. El hecho que él haya sido infiel a su esposa y a su Señor tiene un impacto negativo. Esto es cierto en el caso de cualquier cristiano, no solamente en el caso de alguien que es objeto de interés público.

El COSTO PARA LAS FAMILIAS

14.-En Romanos 14:7, Pablo comentó sobre la condición humana cuando anotó que “ninguno de nosotros vive para sí, y ninguno muere para sí”. Desde el comienzo de nuestra peregrinación, interactuamos socialmente con aquellos alrededor nuestro. Generalmente nos casamos, engendramos niños y los criamos. Y aunque deseemos que no fuera así, la realidad es que nuestras decisiones y acciones afectan inevitablemente a aquellos a quienes amamos más. Especialmente esto es cierto en el contexto espiritual. Pedro señaló que la conducta sin palabras de una esposa piadosa puede traer a su esposo al Señor. “Asimismo vosotras, mujeres, estad sujetas a vuestros maridos; para que también los que no creen a la palabra, sean ganados sin palabra por la conducta de sus esposas, considerando vuestra conducta casta y respetuosa” (1 Pedro 3:1-2). Qué pensamiento tan alentador—que una persona, a través de su comportamiento amable y temor reverente a Dios, finalmente pueda influenciar a un pecador para aceptar la salvación.

18.-Segundo, tales circunstancias proveen “herramientas” para aquellos que buscan injuriar a la iglesia. Pablo demandó que se obedecieran sus instrucciones para que no hubiera “ocasión de maledicencia” (1 Timoteo 5:14). Tercero, existen cristianos nuevos y débiles que debemos considerar. Cuando ellos ven que alguien que fue fiel abandona su fe, esto puede tener un efecto devastador en sus vidas. El escritor de Proverbios observó: “Como diente roto y pie descoyuntado es la confianza en el prevaricador en tiempo de angustia” (25:19). En ocasiones, la infidelidad inicial de un solo individuo puede causar una reacción en cadena que perjudica al cuerpo de Cristo en una manera inimaginable.

15.-Pero ¿cuál es la implicación de esto? Si la fidelidad produce tales resultados maravillosos, ¿qué puede producir la infidelidad? Considere a un joven que crece, llega a ser cristiano y se casa con una mujer cristiana con la cual tiene dos hijos.

13.- a) ¿Cuál es sin duda el sentir de muchos que se han apartado de la fe? 14.- ¿Cómo influye nuestra conducta en los miembros de nuestra familia? Cite un ejemplo. 15.- ¿Qué buenos resultados pueden traer a nuestros hijos nuestra fidelidad a Dios?

16.- ¿Qué malos resultados pueden traer a nuestros hijos nuestra infidelidad a Dios? 14

17, 18- ¿De qué manera negativa puede afectar a la iglesia la mala conducta de algún miembro? Cite un ejemplo.

02 de Marzo de 2014


Tema: El Gran Precio de Abandonar la Fe

19.-Los cristianos pueden abandonar su fe en Dios, pero ningún poder puede tomar esa fe de ellos. Pablo afirmó a los cristianos de su tiempo, y de todos los tiempos, que eso era verdad. ¿Quién nos separará del amor de Cristo? ¿Tribulación, o angustia, o persecución, o hambre, o desnudez, o peligro, o espada?... Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó. Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo porvenir, ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro (Romanos 8:35-39).

Aunque es verdad que algunos cristianos abandonan la fe, esto no debe ser así. Pedro presentó instrucciones del Señor a los cristianos de su tiempo, y luego les recordó: “Por lo cual, hermanos, tanto más procurad hacer firme vuestra vocación y elección; porque haciendo estas cosas, no caeréis jamás” (léase 2 Pedro 1:10) .

19.- ¿Cuál es sin nuestra firme resolución? (2Pedro 1:10)

PARA PERMANECER FIRME EN LA FE: 1 Timoteo 5:14 Ponga el ejemplo a sus hijos

15 02 de Marzo de 2014


HIMNOS

HIMNOS DE ALABANZA

278. “SUBLIME GRACIA”

706. “SALMOS 150. LO QUE RESPIRA”

“Los amaré de pura gracia”. Oseas 14:4

“Salió del trono una voz que decía: Alabad a nuestro Dios todos sus siervos”. Apocalipsis 19:5.

Sublime gracia del Señor que un infeliz salvó; Fui ciego más hoy miro yo, Perdido, y él me halló.

Alabad a nuestro Dios En su santuario, Por la hermosura de su cielo, Por sus proezas alabadle a él.

Su gracia me enseñó a temer, Mis dudas ahuyentó; ¡oh, cuán precioso fue a mi ser, cuando él me transformó!

Alabadle por la grandeza de su nombre, Con el sonido de bocina, Salterio y arpa, a la vez cantad.

En los peligros o aflicción que yo he tenido aquí, Su gracia siempre me libró y me guiará feliz.

Alabadle con el alegre pandero, Con el candor de la danza, Cantad con gozo al Señor. Alabadle con cuerdas, Flautas y címbalos De júbilo resonantes.

Y cuando en Sión por siglos mil brillando esté cual sol, Yo cantaré por siempre allí su amor que me salvó.

En su lenguaje, todo/lo que respira Alabe al Señor, lo que respira Alabe al Señor./ Amén.

HIMNOS PARA EL DÍA DOMINGO 09 DE MARZO DE 2014

“La Gran misericordia y…”

16


La Gran Misericordia y la Gracia de Dios

La Gran Misericordia y Gracia de Dios

“Por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios... Porque la paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro” (Romanos 3:23; 6:23) 1.-La misericordia y gracia de Dios están en el corazón de uno de los relatos más hermosos, aunque más angustiosos de toda la Biblia—el relato de la negación de Pedro de Su Señor, y la reacción de Jesús hacía esa negación. Cristo había predicho que antes de Su crucifixión, Pedro le negaría tres veces (Juan 13:3638). Pedro hizo exactamente eso (Juan 18:25-27). Primero, la criada portera del sumo sacerdote le preguntó si era un discípulo de Jesús. Pedro negó que lo fuera. Segundo, le preguntaron los siervos del sumo sacerdote si él era efectivamente discípulo del Señor. Tercero, le preguntaron si estuvo con el Señor cuando fue arrestado en Getsemaní. Por última vez, Pedro vehementemente negó al Señor. El gallo cantó, y el Señor miro a través del patio. Cuando se miraron a los ojos, el texto solamente dice que Pedro “saliendo fuera, lloró amargamente” (Lucas 22:61,62).

Todavía hay trabajo que hacer para ti. Ve, usa tus talentos inmensos para el avance del reino”. Jesús amaba a Pedro. Y Él le quería devuelta. Jesús simplemente estaba poniendo en acción lo que Él había enseñado personalmente. Perdonar—sí, ¡incluso 70 veces 7! Tal vez durante estos eventos, una de las parábolas de Cristo vino a la mente de Pedro. Sin duda Él estaba familiarizado con la enseñanza del Señor en Lucas 7:36-50 (vea el relato similar encontrado en Mateo 18:23-35). Jesús estaba comiendo con Simón, quien era un fariseo. Simón vio a una mujer mundana entrar a la presencia del Señor, y pensó: “Este, si fuera profeta, conocería quién y qué clase de mujer es la que le toca, que es pecadora” (Lucas 7:39). Desde luego, el punto que Simón estaba haciendo era que Cristo debería haber alejado a la mujer pecadora. Pero Jesús, conociendo el corazón de Simón, presentó una parábola para su consideración.

2.-Cuando próximamente vemos a Pedro, él se había dado por vencido. De hecho, él dijo “voy a pescar” (Juan 21:3). La vida de Pedro como seguidor de Cristo se había acabado, hasta dónde a él le concernía. Él decidió regresar a su vida de pesca. Sin duda Pedro sentía que su pecado en contra del Señor era tan grave que aunque él ahora creía que el Señor se había levantado, no había uso adicional para él en el reino. Entonces, era a su vocación original a la cual él regresaría. Es un halago a la habilidad de liderazgo de Pedro el hecho de que los otros discípulos le siguieron en esta ocasión. Cuando Pedro y sus amigos pescaban una mañana, el Señor se apareció a la orilla y les llamó. Cuando acercaron el bote, ellos vieron que Cristo había preparado pescado y pan sobre el fuego para comer. Ellos se sentaron, comieron y hablaron. Mientras que así lo hacían, el Señor preguntó a Pedro, “Simón, ¿me amas más que éstos?” (Juan 21:15). Pedro asentía a Cristo que él le amaba. Pero Cristo parecía insatisfecho con la respuesta de Pedro. Él inquirió una segunda vez, y una tercera. Después de la última pregunta, el texto indica que Pedro se “entristeció de que le dijese la tercera vez: ¿me amas?” (Juan 21:17). 3.-La inquietud de Pedro estaba diciendo, en esencia, “¿Qué estás tratando de decirme, Señor?”. Jesús estaba preguntando, “Pedro, ¿puedes comprender—que a pesar de tu corazón impugnante te he perdonado? ¿Entiendes que la misericordia y gracia de Dios te han sido extendidas?

1.- ¿Qué relato bíblico destaca la Misericordia y Gracia de Dios? 1.- ¿Qué acontecimientos ocurrieron con Pedro al poco tiempo de la muerte de Jesús? 3.- ¿Qué lección necesitaba aprender Pedro? Cite un relato que demuestra esta enseñanza de Cristo.

17

Jesucristo, al decir: “Sim ón, ¿m e am as m ás que éstos?” estaba dem ostrando qué todavía tenía confianza en Pedro y tenía trabajo para él. ¡Una gran m uestra de gracia y m ucha m isericordia! 09 de Marzo de 2014


La Gran Misericordia y la Gracia de Dios

4.-Dos siervos debían a su señor; uno debía una cantidad enorme, y el otro solamente una cantidad pequeña. No obstante, el amo perdonó las deudas de ambos. Jesús preguntó a Simón: “¿Cuál de ellos le amará más?” (Lucas 7:42). Simón respondió (correctamente): “Pienso que aquel a quién perdonó más” (Lucas 7:43). Jesús, a través de su parábola, estaba diciendo a Simón: “Vine aquí hoy, y tú no me extendiste incluso la cortesía común de lavar mis pies. Esta mujer entró, lloró, lavó mis pies con sus lágrimas, y los secó con sus cabellos. Yo la he perdonado. Por tanto, ella me debería amar más”. Esta mujer había sido la receptora de la misericordia y gracia de Dios. Ella agradecidamente expresó devoción por el perdón ofrecido por el Hijo de Dios. Simón era demasiado religioso para rogar, y demasiado orgulloso para aceptarlo si se le ofrecía. Es un hecho triste que el hombre tratará el perdón a la ligera mientras que trata el pecado a la ligera. La mujer mundana y caída, desesperadamente deseaba la misericordia y gracia salvadora de Dios, y la aceptó cuando ésta fue extendida. El punto de Cristo para Simón fue que el hombre puede valorar a lo que ha sido elevado (la gracia salvadora de Dios) solamente cuando reconoce de qué ha sido salvado (su propio estado pecaminoso).

¿Qué aprendem os de la reacción de la m ujer ante la m isericordia que le m ostró Jesús?

4.- a) ¿En qué se diferenciaba la actitud de Pedro de la mujer que atendió amorosamente a Jesús? b) ¿Cuál es la lección que extraemos de estos relatos bíblicos?

5.-En este contexto, el punto de Cristo para Pedro llega a ser claro. “Pedro, tú me negaste, no solamente una vez, sino tres veces. ¿Te he perdonado? Sí, te he perdonado”. Pedro también había sido el receptor de la misericordia y gracia de Dios. Él tenía mucho de que ser perdonado. No obstante, ¡él había sido perdonado! El problema que se relaciona a la misericordia y gracia no se encuentra en el cielo; se encuentra aquí en la Tierra. El primer problema del hombre a menudo es aceptar la misericordia y gracia de Dios. Su segundo problema a menudo es perdonarse a sí mismo. Nosotros no permanecemos en necesidad de un acusador; la ley de Dios hace eso admirablemente, como el séptimo capítulo de Romanos demuestra. Lo que nosotros necesitamos es un Defensor (1 Juan 2:1,2) alguien para tomar nuestro lugar, y abogar nuestro caso. Nosotros colmados con nuestra carga de pecado no tenemos derecho de presentarnos delante del trono majestuoso de Dios, incluso con la intención de rogar por misericordia. Pero Jesús el Justo tiene ese derecho. Él clarificó a Sus discípulos, e igualmente a nosotros, que Él está dispuesto a ser precisamente ese Defensor a favor nuestro. 6.-El escritor del libro de Hebreos redactó estas palabras registradas en Hebreos 4:14, 15 “Por tanto,

teniendo un gran sumo sacerdote que traspasó los cielos, Jesús el Hijo de Dios, retengamos nuestra profesión. Porque no tenemos un sumo sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que fue tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado”. La historia completa de la Biblia se centra en la necesidad del hombre de misericordia y

gracia. Esa historia comenzó en Génesis 3, y ha sido desarrollada desde entonces. Afortunadamente, “el Señor es muy misericordioso y compasivo” (Santiago 5:11). Incluso cuando Caín—un hombre que había asesinado a su propio hermano—rogó por misericordia, Dios oyó su súplica lastimera, y colocó una marca especial sobre él para su protección. Dios nunca ha querido castigar a nadie. Sus palabras en realidad fueron registradas por el profeta Ezequiel: “¿Quiero yo la muerte del impío? Dice Jehová el Señor. ¿No vivirá, si se apartare de sus caminos?... Porque no quiero la muerte del que muere” (Ezequiel 18:23,32). Similarmente, en los tiempos de Oseas, el pecado era incontrolable. La vida fue escasa. La adoración a Dios había sido contaminada. Los efectos del dominio de Satanás fueron sentidos en todo lugar sobre la Tierra. El Señor, dijo Oseas, “contiende con los moradores de la tierra; porque no hay verdad, ni misericordia, ni conocimiento de Dios en la tierra” (Oseas 4:1).

5.- a) ¿Cómo se aplicó la gracia en el caso de Pedro? b) ¿Cómo nos aplica esto a nosotros? 6- ¿Cómo se ha enfatizado en toda la escritura, la necesidad de que el 18ser humano reciba la gracia salvadora? 09 de Marzo de 2014


La Gran Misericordia y la Gracia de Dios

7.-El sabio monarca, Salomón, dijo que aquellos que practican la misericordia y la verdad hallarán “gracia y buena opinión ante los ojos de Dios y de los hombres” (Proverbios 3:4). Muchos son aquellos en la Biblia que desesperadamente miraron la misericordia y gracia de Dios. Caín necesitaba misericordia y gracia. Israel necesitaba misericordia y gracia. Pedro necesitaba misericordia y gracia. Y a todos ellos se les fue dada, como Dios consideró apropiado. Sin embargo, nosotros debemos llegar a entender varios factores importantes acerca de la misericordia y gracia de Dios.

10.-Cuando la justicia es impuesta, nosotros recibimos lo que merecemos. Cuando la misericordia es extendida, nosotros no recibimos lo que merecemos. Cuando la gracia es otorgada, nosotros recibimos lo que no meremos. Tal vez nadie podría apreciar esto mejor que Pedro. Fue él quien dijo: “Y si el justo con dificultad se salva, ¿En dónde aparecerá el impío y el pecador?” (1 Pedro 4:18). Pablo recordó a los cristianos del primer siglo en Roma que “Ciertamente, apenas morirá alguno por un justo; con todo, pudiera ser que alguno osara morir por el bueno. Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros” (Romanos 5:7, 8).

DIOS ES SOBERANO EN SU DELEGACIÓN DE MISERICORDIA Y GRACIA

8.-Primero, debemos darnos cuenta que Dios es soberano en otorgar tanto Su misericordia y Su gracia. Cuando hablamos de la naturaleza soberana de Dios, es un reconocimiento de nuestra parte que lo que sea que Él desea es correcto. Él mismo determina el curso apropiado de acción; Él actúa y habla al antojo de ninguna fuerza externa, incluyendo a la humanidad. Cuando los seres humanos llegan a ser los receptores de la gracia del Cielo, lo incomprensible ha pasado. El apóstol Pablo escribió: “Por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios... Porque la paga del pecado es muerte, más la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro” (Romanos 3:23; 6:23). Dios—nuestro Acusador justificable—ha llegado a ser nuestro Vindicador. Él nos ha extendido Su maravilloso amor, como expresado por Su misericordia y Su gracia. 9.-La misericordia ha sido definida como el sentimiento de “compasión por la miseria de otro, y especialmente compasión manifestada en hecho” (Vine, 1940, 3:61). Sin embargo, la misericordia es más que simplemente un sentimiento de compasión. Es compasión conjuntamente con acción. La gracia ha sido siempre definida como el “favor inmerecido de Dios”. Si la gracia es inmeritoria, entonces, nadie puede clamarla como un derecho inalienable. Si la gracia es inmerecida, entonces nadie tiene el derecho a ésta. Si la gracia es un regalo, entonces nadie puede demandarla. La gracia es la antítesis de la justicia. Después que la gracia de Dios ha sido impuesta, solamente la justicia permanece. Ya que la salvación es a través de la gracia (Efesios 2:8,9), el peor de los pecadores no está fuera del alcance de la gracia divina. Ya que la salvación es por gracia, la jactancia está excluida y Dios recibe la gloria.

“Cuando la m isericordia es ex tendida, nosotros no recibim os lo que m erecem os. Cuando la gracia es otorgada, nosotros recibim os lo que NO M ERECEM OS”. 11.-No obstante, ya que la misericordia y gracia son regalos no ganados, permanece dentro del derecho soberano de Dios el otorgarlo como Él lo ve apropiado. Una manifestación de esto puede ser vista en las oraciones de dos hombres en circunstancias similares— ambos estaban bajo sentencia de muerte. En Números 20, Dios mandó a Moisés que hablara a una roca en el desierto para que así produjera agua. En vez de obedecer, Moisés golpeó la roca. El Señor dijo: “Por cuanto no creísteis en mí, para santificarme delante de los hijos de Israel, por tanto, no meteréis esta congregación en la tierra que les he dado” (Números 20:12). 10.- ¿En qué consiste la Gracia?

7.- ¿Quiénes necesitan de la misericordia y gracia de Dios? 8.- ¿Cómo demuestra Dios que es Soberano en lo relacionado con dispensar gracia a sus criaturas? 9- ¿Quiénes tienen derecho a recibir la gracia de Dios?

11- ¿Qué relatos bíblicos demuestran que Dios se reserva el derecho de mostrar gracia y misericordia a quién Él quiere? 19 09 de Marzo de 2014


La Gran Misericordia y la Gracia de Dios

Años después, Dios llamó a Moisés al Monte Nebo y le permitió mirar la tierra prometida, pero no se le permitió a Moisés entrar a Canaán. Moisés rogó a Dios que le permitiera ir (Deuteronomio 3:26), pero su súplica fue negada. El rey Ezequías, igualmente bajo sentencia de muerte, elevó una petición a Dios y se le añadió 15 años a su vida. Moisés escribió: “El Señor no me escuchó”, y murió. Pero a Ezequías le fue dicho: “Yo he oído tu oración” (2 Reyes 20:1-6), y su vida fue prolongada. Esta es una ilustración y ampliación hermosa de Romanos 9:15: “Pues a Moisés dice: Tendré misericordia del que yo tenga misericordia, y me compadeceré del que yo me compadezca”. Dios es soberano en Su misericordia y en Su gracia.

Natán miró al poderoso rey a los ojos y dijo, “Tú eres aquel hombre” (2 Samuel 12:7). La magnitud del pecado de David lo azotó, y él dijo, “He pecado” (2 Samuel 12:13). David, incluso a través de su pecado, amaba la rectitud. Al ser demostrado su pecado, él sintió repulsión que demandaba una limpieza que podía venir solamente de Dios. Su descripción de las consecuencias del pecado sobre el corazón humano es una de las más intensas en toda la Escritura. David exclamó: “Ten piedad de mí, oh Dios, conforme a tu misericordia” (Salmos 51:1). 14.-David necesitaba un nuevo corazón; el pecado había mancillado su antiguo corazón. Él igualmente necesitaba experimentar una renovación interior; el orgullo y la lujuria habían destruido su espíritu. Por ende, David oró por un espíritu correcto. David puso sobre el altar su propio corazón pecaminoso y rogó a Dios que limpie, recree y restaure su vida. Dios sí perdonó. Él sí limpió. Él sí recreó. Él sí restauró. Pero las consecuencias del pecado de David permanecieron. El niño creciendo en la matriz de Betsabé murió después del nacimiento. Y, Natán clarificó a David que “no se apartará jamás de tu casa la espada”, y que Dios hará “levantar el mal sobre ti de tu misma casa” (2 Samuel 12:10,11). La vida de David no sería la misma otra vez. Su hijo estaba muerto. Su reputación estaba dañada. Su influencia, en gran parte, estaba destruida. Se da crédito a David que una vez que su pecado fue descubierto, él no lo negó. Salomón, su hijo, después escribió: “El que encubre sus pecados no prosperará; mas el que los confiesa y se aparta alcanzará misericordia” (Proverbios 28:13).

LA GRACIA DE DIOS NO SIGNIFICA UNA AUSENCIA DE CONSECUENCIA DEL PECADO 12.-Segundo, debemos reconocer que la concesión de Dios de la misericordia y gracia no niega las consecuencias del pecado. Como la misericordia puede llegar como resultado, así también pueden llegar las consecuencias del pecado. Uno de los ejemplos más conmovedores de esta verdad es la historia de David. Él tenía alrededor de 50 años. La fama y la fortuna eran de él. Él había hecho sus votos delante de Dios (vea Salmo 101), e insistía en la rectitud en su nación. Se le había enseñado a la gente a amar y honrar a Dios. Su rey también era su ejemplo un varón conforme al corazón de Dios (1 Samuel 13:14). Sin embargo, él había cometido adulterio con Betsabé (2 Samuel 11-12), y había matado a su esposo, Urías. Uno no puede evitar recordar el pecado de Acán (Josué 7), cuando él tomó el botín de una guerra y lo escondió en su tienda después que los israelitas fueron mandados específicamente a no tomar ninguno de tales artículos. Acán dijo, “Yo vi..., codicié..., tomé..., escondí...” (Josué 7:21). ¿No es lo que David hizo? Pero Acán y David también podrían declarar, “Yo pagué”—Acán con su vida, y David con veinte años de conflicto, angustia, y la pérdida de un niño.

LA MISERICORDIA Y LA GRACIA SON COSTOSAS 15.-Tercero, debemos entender que la misericordia y la gracia no son baratas. Estas costaron al cielo su joya más excelente—el Hijo de Dios. La muerte de Jesús representó Su entrega total hacia nosotros. (véase Isaías 53:4-6, 12). Pablo escribió que Él “que no conoció pecado, por nosotros se hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él” (2 Corintios 5:21). La gracia no elimina la responsabilidad humana; en cambio, la gracia enfatiza la responsabilidad humana. La gracia, ya que costó tanto a Dios, pronuncia deberes y obligaciones angustiosas. Es aparentemente una gran paradoja que el cristianismo es gratuito, aunque al mismo tiempo es muy costoso.

13.-El profeta Natán fue enviado por Dios al gran rey. Él contó a David de un hombre rico que tenía muchas ovejas, y de un hombre pobre que tenía solamente una pequeña oveja que era prácticamente parte de la familia. Cuando un visitante se le apareció al hombre rico, él tomó la única oveja de propiedad del hombre pobre y la mató para la comida. David estaba enfurecido y prometió, “Vive Jehová, que el que tal hizo es digno de muerte” (2 Samuel 12:5).

12.-¿Aunque Dios nos muestra gracia y misericordia ¿De qué no nos libra?

14.- a) ¿Qué necesitaba David ahora que había recibido la Gracia y el perdón de Dios? b) ¿Qué opina usted de la manera como Dios trató con el pecado de David? 15- ¿Por qué decimos que la Gracia no es “barata”?

13- ¿Qué tuvo que reconocer David en vista de su pecado? 20

09 de Marzo de 2014


La Gran Misericordia y la Gracia de Dios

18.-Dios prometió misericordia y gracia a aquellos que creen en Su Hijo (Juan 3:16), se arrepienten de sus pecados (Lucas 13:3), y tienen aquellos pecados remitidos a través del bautismo (Hechos 2:38; 22:16). Posterior al Día de Pentecostés, Pedro invocó a aquellos en su audiencia: “arrepentíos y convertíos, para que sean borrados vuestros pecados” (Hechos 3:19). La palabra “borrados” se deriva de la palabra griega que significa “limpiar, anular, obliterar”. Una de las declaraciones más grandes del Antiguo Testamento fue, “Y no me acordaré más de su pecado” (Jeremías 31:34). En la cruz, Jesús pagó nuestra deuda para que así nosotros, como el indigno Barrabás, podamos ser liberados. En esta manera, Dios podía ser justo, y a la misma vez Justificador de aquellos que creen y obedecen a Su Hijo. Por rechazar el extender misericordia a Jesús en la cruz, Dios pudo extender misericordia a mí—si me someto en obediencia a Sus mandamientos.

Jesús advirtió: “Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz, y sígame” (Mateo 16:24). La gracia no hace a uno irresponsable; ¡hace a uno más responsable! Pablo preguntó: “¿Qué pues, diremos? ¿Perseveraremos en el pecado para que la gracia abunde? De ninguna manera” (Romanos 6:1,2). 16.- La gracia de Dios es accedida a través de la obediencia intencionada a la “perfecta ley de la libertad” (Santiago 1:25). Es la ley de Dios que nos informa de la disponibilidad de la gracia, la manera en la cual la hacemos nuestra, y las bendiciones de vivir dentro de la misma. El testimonio de la Escritura es abundantemente claro cuando habla de la importancia de la “obediencia de fe” (Romanos 1:5). Debemos ser obedientes a Dios al regresar a Él de un estado ajeno y pecaminoso, y, una vez redimidos, a través de nuestra fidelidad continua como evidenciada por nuestras obras. La gracia y las obras de obediencia no son mutuamente exclusivas.

NUESTRA RESPUESTA A LA MISERICORDIA Y GRACIA DE DIOS

SOMOS SALVOS POR GRACIA

19.-En Lucas 15, Jesús habló de un hijo rebelde que había pecado en contra de su padre y derrochado su preciosa herencia. Al regresar a casa, él decidió decir a su padre: “Hazme como uno de tus jornaleros” (15:19). Él estaba preparado para lo peor. Pero él recibió lo mejor. Su padre, “cuando aún estaba lejos,... fue movido a misericordia, y corrió, y se echó sobre su cuello, y le besó” (Lucas 15:20). El hijo no recibió lo que mereció; él recibió lo que no mereció. Él recibió misericordia y gracia. Debemos anhelar el día cuando nosotros podamos presentarnos delante de Su trono y agradecerle por extendernos esa misma misericordia y gracia.

17.-Cuarto, no debemos olvidar que nuestra salvación es por expiación, no por logro. Ya que la salvación es un regalo gratuito (Romanos 6:23), el hombre nunca puede ganarlo. ¡El favor inmerecido no puede ser merecido! Desde el comienzo al final, el plan de redención incluyendo todo lo que Dios ha hecho, está haciendo, y hará es un acto continuo de gracia. Las Escrituras hablan de Dios “reconciliando consigo al mundo, no tomándoles en cuenta a los hombres sus pecados, y nos encargó a nosotros la palabra de reconciliación” (2 Corintios 5:19; 1 Pedro 1:18,19).

18.- a) ¿A quiénes ha prometido Dios el regalo de su Gracia? b) ¿De qué manera se mostró justicia mediante el sacrificio redentor de Cristo?

16.- ¿Qué papel desempeña la obediencia en la Gracia Divina? 17.- ¿Por qué la Gracia es un favor inmerecido?

19- ¿Qué anhelamos todos los cristianos hacer algún día?

21 09 de Marzo de 2014


HIMNOS

HIMNOS DE ALABANZA

347. “SI DEJAS TÚ QUE DIOS TE GUÍE!

502. “GRATITUD POR EL PASTOR”

“¿No me llamarás, Padre mío, guiador de mi juventud?”. Jeremías 3:4

“El mismo constituyó a unos pastores y maestros”. Efesios 4:11

Hoy damos gracias al Señor por ti, Pues él te hizo fiel y buen pastor, Que a sus ovejas sabe conducir por los caminos de su Salvador.

Si dejas tú que Dios te guíe Y pones tu esperanza en él, No importa lo que aquí te pase, Tendrás su ayuda grande y fiel. El invariable amor de Dios Es roca que te da valor.

Hoy damos gracias al Señor por ti, Pues él te hizo sabio sembrador que la palabra sale a esparcir, Dios fruto te dará por tu labor.

Espera en Dios confiadamente, Llena de gozo el corazón Y acepta siempre humildemente, Del cielo toda bendición. Dios quiere siempre lo mejor Para los hijos de su amor.

(pausa) Hoy damos gracias al Señor por ti, Pues él te hizo edificador, Con piedras vivas sabes construir, La casa que da gloria al Redentor.

(pausa) Constante sé en la oración Y obediente siempre sé; Dios te ofrece protección Si en sus promesas tienes fe. Si el alma acude a Jehová, Él nunca la abandonará.

HIMNOS PARA EL DÍA DOMINGO 16 DE MARZO DE 2014

“Seamos obedientes a…”

22


Seamos Obedientes a nuestros Pastores

Seam os obedientes a nuestros P astores

Hebreos 13:17 “Obedeced a vuestros pastores y sujetaos a ellos, porque ellos velan por vuestras almas, como quienes han de dar cuenta”. 1.-El apóstol Pablo en su epístola a los Hebreos mencionó las siguientes palabras: “Obedeced a vuestros pastores y sujetaos a ellos, porque ellos velan por vuestras almas, como quienes han de dar cuenta. Permitidles que lo hagan con alegría y no quejándose, porque eso no sería provechoso para vosotros. Orad por nosotros” (Heb. 13:17-19) El apóstol no está seguro de que pueda verles de nuevo. Les pide, en los versículos 18-19, que oren por él y su equipo para que puedan, si Dios quiere, ser restituidos a esta iglesia para seguir adorando juntos a Dios. ¿Dónde, entonces, buscarían liderazgo espiritual los hermanos de esa iglesia? La respuesta es que mirarán a sus líderes.

Por ello es importante que analicemos detalladamente lo que enseña la biblia con relación a este asunto, la enseñanza de que la iglesia local debe tener líderes. 5.-Cuando recibimos enseñanza en nuestras reuniones por medio de nuestros líderes o pastores se espera que aprendamos de su valioso ejemplo. Lo que nuestros amorosos pastores nos instruyen es siempre para nuestro bienestar espiritual y lo que viven, enseñan y aplican a las vidas de las ovejas, y las personas que les miran hacerlo, deberían sentirse movidas a imitar la fe de ellos a la vez que se esfuerzan ser receptivos y dóciles a su liderazgo. En otras palabras, las verdades bíblicas (sobre Cristo y Su obra salvadora y el poder de la fe en la gracia venidera) que hemos estado disfrutando, tienen el propósito de ser encarnadas en los líderes de la iglesia, para que nosotros podamos verlas representadas, y escucharlas en enseñanza. No cabe duda que tener modelos y enseñanzas centradas en Dios sin duda nos han beneficiado enormemente. Analicemos con más detalle el versículo 17 de la carta a los hebreos y detallemos 2 importantes aspectos: el propósito del liderazgo, los medios del liderazgo.

2.-Por tanto, no es sorprendente que en el último capítulo de su carta a los Hebreos, Pablo se refiera tres veces a los líderes de la iglesia. En el versículo 7 le recuerda: "Acordaos de vuestros guías que os hablaron la palabra de Dios, y considerando el resultado de su conducta, imitad su fe”. Versículo 24: "Saludad a todos vuestros pastores y a todos los santos. Los de Italia os saludan". Y nuestro texto, versículo 17: "Obedeced a vuestros pastores y sujetaos a ellos, porque ellos velan por vuestras almas, como quienes han de dar cuenta. Permitidles que lo hagan con alegría y no quejándose, porque eso no sería provechoso para vosotros". 3.-El Señor a través de la historia de la iglesia siempre ha ocupado líderes y pastores a quienes depositó el cuidado de Sus ovejas. Esta es una amorosa provisión y la iglesia del tiempo de Pablo sin duda necesitaba estar conscientes de la necesidad de ser muy obedientes a este arreglo divino. Por tanto, podríamos dar por cierto que esta iglesia tenía líderes. Y también pudiéramos asumir que Pablo aprobaba este arreglo y quería fortalecer la relación entre los hermanos y sus líderes. Casi ha terminado su enseñanza mediante su carta, y por ello comienza a guiar la atención del pueblo, en este último capítulo, hacia sus líderes. Cuando haya muerto, los líderes aun estarán allí y continuarán la tarea de ser maestros y ejemplos para el pueblo. 4.-Es muy importante que como iglesia reformada entendamos claramente este asunto ya que Dios quiere que seamos obedientes a aquellos a quienes Dios da la continua compañía del Espíritu Santo para pastorear Su rebaño. Nosotros que hoy estamos aquí somos miembros de la Iglesia Cristiana Reformada de la Sana Doctrina por la providencia de Dios. Sin embargo ¿ya hemos entendido lo que significa la obediencia a nuestros líderes y pastores? ¿Entendemos lo que esto significa? Desafortunadamente hoy en día la mayoría de los seres humanos, tienen una aventura amorosa con el individualismo, y no les gusta que les digan que deben someterse a alguien. Como cristianos reformados creemos en la doctrina bíblica del sacerdocio de todos los creyentes (1 Pedro 2:9; Apocalipsis 5:9). Así que nosotros, los cristianos reformados, deberíamos evitar caer en el error de ser distraídos y desconfiados con relación al liderazgo y el llamado a la sumisión en la iglesia.

1, 2- a) ¿Qué exhortación dio Pablo en su carta a los Hebreos y por qué? 3, 4.- ¿Cuál ha sido un medio que el Señor ha utilizado en la iglesia y con qué propósito?

En su carta a los Hebreos pablo insto a los cristianos a ser sum isos y obedientes a los que llevan el liderazgo en la iglesia.

5.- ¿Qué papel EL desempeñan los líderes de la iglesia y como nos PROPÓSITO DEL LIDERAZGO beneficiamos de esta provisión? 23 16 de Marzo de 2014


Seamos Obedientes a nuestros Pastores

6.-En el versículo 17 de hebreos existen dos frases que señalan el propósito del liderazgo. Una es: "no sería provechoso para vosotros". Y la otra es: "ellos velan por vuestras almas" (o, literalmente, ellos velan a favor de vuestras almas). Por tanto, uno de los propósitos del liderazgo en este versículo es el "aprovechamiento", o "beneficio" del pueblo. El liderazgo y la respuesta al liderazgo no debieran ser improductivos, sino "provechoso[s] para vosotros". Ése es el propósito: el beneficio o provecho del pueblo. Y cuando dice que los líderes están velando, o en estado de alerta "a favor de nuestras almas", está diciendo lo mismo: es para el bien de nuestras almas que los líderes están vigilantes y despiertos y velando. Por tanto, en las dos frases, la que está al final "eso no sería provechoso para vosotros", y la que está en la primera parte del versículo, "ellos velan por vuestras almas", el mensaje es el mismo: el propósito del liderazgo es el beneficio del pueblo, especialmente el bien de sus almas.

El trabajo de los pastores de la iglesia es, fundam entalm ente, ayudar a la iglesia a perseverar en fe y ser salvos. ¿Valoram os la ardua labor que efectuan nuestros pastores por nosotros?

7.-Pudiéramos preguntar, ¿qué tipo de provecho o bienestar tiene en mente el escritor? La respuesta se ve con claridad en todo el libro, pero miremos un versículo en específico para verla. Considere hebreos 10:39: "Pero nosotros no somos de

LOS MEDIOS DEL LIDERAZGO 10.-Vayamos ahora al segundo aspecto, los medios del liderazgo. Nuevamente en el versículo 17 encontramos tres medios indispensables que los pastores aplican al cuidar al rebaño: la primera es la vigilancia, la segunda es el gozo, y la tercera es la seriedad. Primero, los líderes preservan las almas del pueblo mediante la vigilancia: "Obedeced a vuestros pastores y sujetaos a ellos, porque ellos velan por vuestras almas [O: ellos velan a favor de vuestras almas]". Los líderes espirituales de una iglesia son los vigilantes, los que están despiertos, los que, por encima de todos los demás, están alertas y velan por los asuntos espirituales. La palabra "por" (en "velan por vuestras almas") no significa que los líderes solo observan las almas de su pueblo. La palabra "huper" significa "a favor de" o "por amor de". Así que la vigilancia es "a favor de" sus almas, o "por amor de" sus almas. ¿Qué vigilan los líderes de modo que las almas de las personas sean preservadas y no destruidas? Por lo menos encontramos cuatro elementos.

los que retroceden para perdición, sino de los que tienen fe para la preservación del alma". El propósito de la carta de

Pablo es ayudar a las personas a que no retrocedan de la fe, y que sus almas no sean destruidas, sino ayudarlas a perseverar en fe hasta el final y preservar sus almas. La carta a los Hebreos trata sobre la perseverancia. Una y otra vez esta carta nos llama a velar por nuestras almas y a soportar hasta el final en fe y obediencia (2:1; 3:6,12; 4:1,11,16; 6:1,11-12,18; 10:14,22-31,35-39; 12:1-2,12-17,28; 13:13). Así que el propósito del liderazgo espiritual en la iglesia es, principalmente, la salvación del alma. Y esa salvación no se ve en la carta a los Hebreos como un evento de una decisión que se toma una sola vez, sino como una batalla contra la tentación y la incredulidad, una batalla que dura toda la vida. 8.-El trabajo de los pastores de la iglesia es, fundamentalmente, ayudar a la iglesia a perseverar en fe y ser salvos. En otras palabras, como la perseverancia está en riesgo cada día, el propósito del liderazgo no solo es que las personas se decidan por Jesús al comienzo de la vida cristiana, sino enseñar, vivir y por tanto amonestar a esos cristianos en la iglesia para que no retrocedan "para perdición, sino... [que tengan] fe para la preservación del alma" (10:39).

11.-Los líderes espirituales vigilan la Palabra de Dios. Siempre deben estar alertas al significado preciso y a la belleza y a la veracidad y al poder de la Palabra de Dios. Versículo 7: "Acordaos de vuestros guías que os hablaron la palabra de Dios”. Esta es la principal función de los líderes: ellos guían mediante la Palabra de Dios, no mediante sus propias palabras. Son hombres bajo autoridad, no solo con autoridad. Es por esto que el pueblo es llamado a obedecerlos y someterse a ellos. Sin embargo el problema principal en la perseverancia tiene que ver con la posibilidad de desviarnos de la Palabra de Dios, o seguir escuchándola, creyéndola, amándola, y obedeciéndola. Hebreos 2:1 dice: "Por tanto, debemos prestar mucha mayor atención a lo que hemos oído [la Palabra de Dios], no sea que nos desviemos". El trabajo de los líderes es ayudar a una congregación a prestar más atención a esa palabra y a no desviarse de ella y a perseverar en fe y por tanto ser salvados.

9.-La carta de Pablo a los Hebreos se relaciona con lo que Jesús dijo en Marcos 13:13: "el que persevere hasta el fin, ése será salvo". Y significa que todos los mensajes y todos nuestros encuentros, son encuentros de salvación. No porque estén solamente dirigidos a lograr una primera decisión por Cristo, sino porque nuestra salvación final viene a nosotros mediante la fe que persevera, no simplemente por una decisión tomada una sola vez. La salvación del alma es la obra continua de Dios, mes tras mes, para preservarnos seguros en Jesús al preservar nuestra fe. Y ello ocurre mediante la enseñanza y modelación y amonestación y corrección de los líderes fieles en la iglesia.

6, 7.- a) ¿Cómo enfatiza Hebreos 13:7 el propósito del liderazgo en la iglesia? b) ¿Cuál es el propósito del liderazgo? 8, 9.- ¿Qué relación tienen los pastores con la espiritualidad de la congregación de la iglesia?

10.- a) ¿Cuáles son los medios del liderazgo? b) ¿Qué significa la expresión “velan por nuestras almas”? c) cuantos aspectos abarca la vigilancia pastoral? 11.- ¿Cómo se relaciona el trabajo pastoral con la enseñanza? 24 16 de Marzo de 2014


Seamos Obedientes a nuestros Pastores

12.-Los líderes espirituales miran a Cristo La Palabra trata sobre Cristo. Hebreos 1:2: "En estos últimos días [Dios] nos ha hablado por su Hijo". La palabra que más necesitamos escuchar es el Hijo. Hebreos 3:1: "Por tanto, hermanos santos, participantes del llamamiento celestial, considerad a Jesús". Éso es lo que nuestros pastores nos instan una y otra vez: consideren a Jesús. Para hacerlo, los líderes deben mirar a Jesús, y estar alertas en relación a Jesús, y conocer a Jesús, y amar a Jesús por encima de todo lo demás. Hebreos 12:2: "puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe”. Si el propósito de los líderes es preservar la fe, y si Jesús es el autor y consumador de la fe, entonces los líderes deben decir implacablemente con sus bocas y vidas: ¡Pongan los ojos en

14.-Los líderes espirituales velan por el pueblo. Hebreos 10:24 dice: "consideremos cómo estimularnos unos a otros al amor y a las buenas obras". Si las personas deben velar unas por las otras a fin de estimularse unas a otras al amor, ¡cuánto más los líderes! De hecho, partiendo de esta palabra en Hebreos 10:25, es claro que el trabajo de velar por el rebaño es un esfuerzo compartido entre los líderes y el pueblo. Esta es una de las razones por las que los cristianos reformados creemos tan profundamente en el ministerio de grupos pequeños en nuestra iglesia. Los pastores o ancianos no pueden conocerlo todo sobre usted con la profundidad necesaria para darle el tipo de atención y exhortación personal que debiera recibir. Es por ello que damos muchas energías a la creación de un sistema de pequeñas iglesias donde podamos velar unos por los otros, y fortalecernos en la fe del otro, así estimularnos unos a los otros al amor, y llamarse a cuentas unos a los otros. Así que la vigilancia es el medio principal del liderazgo: velar la Palabra, velar a Cristo, a nosotros mismos, y al pueblo.

Jesús!

13.-Los líderes espirituales velan por su propia conducta. Hebreos 13:7: "Acordaos de vuestros guías. . . considerando el resultado de su conducta, imitad su fe". El pueblo es llamado a considerar la conducta de los líderes y a imitar su fe. Esto significa que los líderes son más responsables de su comportamiento ante Dios que otros cristianos, ¡y deben velar por eso! Todos los cristianos deberían ser piadosos y dar buenos ejemplos, pero por encima de ello, Dios mismo instruye a la iglesia a que mire las vidas de sus líderes y los siga. Es por eso que debiéramos tener estándares más elevados para el liderazgo en la iglesia que para la membresía en la iglesia. Los fracasos en los líderes son peores que los fracasos en los miembros. Y es por ello que la restauración en el liderazgo debiera ser mucho más difícil que la restauración a la membresía. Pablo dice algo similar en 1 Timoteo 4:16: "Ten cuidado de ti mismo y de la enseñanza; persevera en estas cosas, porque haciéndolo asegurarás la salvación tanto para ti mismo como para los que te escuchan". Así que, nuevamente, la salvación de quienes nos escuchan depende, en cierta medida, de la fidelidad de los líderes al velar por sí mismos (tanto por su conducta como por su doctrina).

COOPEREMOS CON NUESTROS PASTORES 15.-No cabe la menor duda de que la responsabilidad como pastores del rebaño, es inmensa. Nuestros líderes no piensan en la obra en términos de derechos de autoridad, sino en términos de una responsabilidad para el liderazgo espiritual. Agradezcamos a nuestro magnifico Señor por interesarse en nuestra salvación al brindarnos a hombres tan entregados al servicio de los intereses de Dios y que velan por nuestra salvación. ¡Qué todos valoremos esta magnífica provisión:

¡nuestros amados pastores!

Los líderes cristianos tienen el m ayor ejem plo a im itar; Jesucristo el Buen P astor.

La salvación de quienes escuchan depende, en cierta m edida, de la fidelidad de los líderes al velar por sí m ism os tanto por su conducta com o por su doctrina

14.- ¿De qué manera “velan” los pastores por el bienestar en nuestras reuniones de adoración? 15.- ¿Qué piensa usted, de que Dios nombre pastores para el cuidado de su Iglesia?

12.- ¿A qué acción importante nos deben motivar nuestros pastores y por qué? 13.- a) ¿Qué se espera de un buen pastor? b) ¿Cómo influye la conducta y la doctrina de los líderes en la iglesia? 25

16 de Marzo de 2014


HIMNOS

HIMNOS DE ALABANZA

408. “TODOS JUNTOS, REUNIDOS”

413. “HÁBLAME HOY”

“Aclamad a Dios con voz de júbilo”. Salmos 47:1

“Habla, Jehová, porque tu siervo oye”. Samuel 3:9

Todos juntos, reunidos, Alabámoste, Señor; A los santos escogidos les concedes este honor. Adorarte y alabarte sea nuestra ocupación, Que podamos proclamarte Dios de nuestra salvación.

Vengo a buscarte a ti, Señor, Para rendir mi corazón en alabanza a tu nombre y entrar de ti en comunión, Y escuchar tu dulce voz, Háblame hoy, háblame hoy. Hazme obediente a tu palabra, Hazme hacer tu voluntad y que tu senda siempre siga, Y que te agrade a ti, Señor. Hazme sensible a tu Espíritu, Hazme sensible a tu voz; Háblame hoy, háblame hoy, Háblame hoy.

Eres tú, Señor, benigno, Tú perdonas con amor; De alabanzas eres digno, Infinito bienhechor. Siempre seas alabado por tu inmensa caridad, Por millares celebrado, Seas en la eternidad.

HIMNOS PARA EL DÍA DOMINGO 23 DE MARZO DE 2014

“¿Cómo debemos adorar…?”

26


¿Cómo debemos adorar a Dios?

¿Cóm o debem os adorar a Dios?

Deuteronom io 12:32 “Cuidarás de hacer todo lo que yo te mando; no añadirás a ello, ni de ello quitarás.”

1.- En la actualidad la gente del mundo ha escogido adorar a Dios a la manera que quieren. Existe una gran cantidad de puntos de vista diferentes en tantas religiones en el mundo. Estos puntos de vista podrían infiltrarse hasta dentro de la misma iglesia. Hasta algunos cristianos pueden adoptar el punto de vista de que se puede servir a Dios de cualquier manera siempre que la intención sea buena sin pensar en que Dios ha establecido en Su Palabra la manera en que quiere ser servido. Por tanto el servicio a Dios no puede ser de cualquier manera, sino a la manera de Dios. El Señor habló a su pueblo diciendo: “…no preguntes acerca de sus dioses, diciendo: De la

5.-Por poner un ejemplo de cómo se han añadido en el culto a Dios formas incorrectas de adoración, podemos mencionar a la Iglesia Católica-romana, aunque dicen adorar al Dios verdadero no lo hacen de la manera que Él ha establecido ¿Por qué? Porque adoran a Dios a través de imágenes prohibidas en su Ley (Ex 20.4; Cf. Dt 4.15-18). Esto es una añadidura que ha desembocado en una abominable profanación del culto a Dios tal y como Él lo ha establecido. La biblia está llena de relatos específicos donde se mencionan las amargas consecuencias de no adorar a Dios de la manera que Él nos pide. Veamos algunos ejemplos y extraigamos lecciones valiosas al respecto.

manera que servían aquellas naciones a sus dioses, yo también les serviré. No harás así a Jehová tu Dios…Cuidarás de hacer todo lo que yo te mando; no añadirás a ello, ni de ello quitarás.” (Dt 12.29-32).

2.- Sabemos que el Señor es el mismo ayer, hoy y por los siglos y que aunque en el nuevo pacto no se sirve igual que en el antiguo, sin embargo sus principios permanecen. En el texto citado Dios advierte a su pueblo sobre no informarse cómo sirven los paganos a sus dioses ni imitar sus formas. Dios dice que esto son cosas que Él aborrece (v. 31). Sobre si la iglesia está imitando al mundo y la forma en que el mundo rinde culto a su dios deberíamos tener presente en nuestros corazones la esta seria amonestación divina. 3.-A este respecto cabría preguntarnos ¿Debería comportarse la iglesia como el mundo o hay alguna diferencia? ¿Estamos actuando según los patrones bíblicos o estamos imitando a los incrédulos en sus repeticiones y parloterías? ¿Estudiamos la Palabra según el modelo de Cristo y sus apóstoles o imitamos a los profetas paganos y sus oráculos? ¿Adoramos a Dios con respeto y según la verdad o hemos imitado los patrones del mundo a expensas de lo dicho por Dios? Sobre este asunto el versículo 32 del cap.12 de Deuteronomio, el Señor dijo: “Cuidarás de hacer todo lo que yo te mando; no añadirás a ello, ni de ello quitarás”. No cabe duda que examinar la manera en la que Dios quiere ser adorado debería ser algo de suma importancia para nosotros.

La I glesia Católica-rom ana, aunque dicen adorar al Dios verdadero ha establecido la adoración a im ágenes .

EL CASO DE NADAB Y ABIÚ 6.-Las Santas Escrituras nos enseñan que Nadab y Abiú, hijos del sumo sacerdote Aarón, eran las personas escogidas y encargadas de ofrecer el incienso ante Jehová en el tabernáculo pero, además de ser las personas escogidas y apartadas por Dios para este servicio, debían hacerlo según las normas que Él había establecido. No es fácil saber a qué se refiere La Escritura cuando nos dice que ofrecieron “fuego extraño”. Casi siempre que la Escritura, especialmente en los libros de Moisés, nos habla de algo “extraño” nos hace referencia a dioses ajenos o formas relacionadas con el culto a estos dioses. Sí, sabemos que esta ofrenda era algo muy santo para Jehová y que desde que fue establecido este servicio Dios había dicho que no se ofreciera sobre él fuego extraño. (Véase Levítico 10:1-2). La ley declaraba: “Y cuando Aarón encienda

4.-Dios ha dado las directrices para que su pueblo le adore conforme a Su voluntad y sobre esto exige que no agreguemos ni quitemos nada. A veces pensamos que como en la Biblia hay cosas que no se mencionan esto nos da licencia para introducir en el culto a Dios cualquier cosa que a nosotros nos parezca bien, o que por el contrario no cometemos ningún pecado cuando omitimos algunas de las cosas por Él establecidas. El pecado de añadir o quitar en nuestro servicio a Dios es algo en lo que podemos caer fácilmente, anteponiendo nuestro criterio a lo que Dios ha establecido.

1, 2.- a) ¿Qué punto de vista erróneo tienen muchos en cuanto a la adoración a Dios? b) ¿Qué debemos tomar muy en cuenta los cristianos? 3, 4.- a) ¿Qué preguntas debemos plantearnos? b) ¿Qué nos ha dado Dios para que nuestra adoración sea agradable a Él?

las lámparas al anochecer, quemará el incienso… No ofreceréis sobre él incienso extraño, ni holocausto, ni ofrenda; ni tampoco derramaréis sobre él libación…será muy santo a Jehová.” (Ex 30.8-10).

5.- Menciones un ejemplo de como la adoración a Dios se ha deformado falsamente. 6.- ¿Cómo mostraron falta de respeto a Dios Nadab y Abiú y por qué fue una falta grave? 27 23 de Marzo de 2014


¿Cómo debemos adorar a Dios?

7.-La función del Altar del Incienso, también conocido como el altar de oro, consistía en ofrecer a Dios hierbas aromáticas a fin de eliminar del Tabernáculo el mal olor de los sacrificios ofrecidos en el Altar de Bronce y además como gesto de que Dios se había agradado de dichas ofrendas para obrar a favor de su pueblo. Esta ofrenda debía ser ofrecida por un solo sacerdote, sin embargo en este caso los dos hermanos entraron precipitadamente sin tener en consideración los preceptos divinos.

Algunos opinan, por las palabras que Jehová habla a su padre Aarón después de tan fatal acontecimiento, que la causa de encender el fuego extraño era que ya ellos se habían encendido con el fuego del vino, es decir, estaban borrachos. Esto no se puede afirmar categóricamente aunque es digno de tener en cuenta por aquellos que rinden algún servicio en la casa de Dios. Veamos lo que Dios le dijo a Aarón: “Y Jehová

habló a Aarón, diciendo: Tú, y tus hijos contigo, no beberéis vino ni sidra cuando entréis en el tabernáculo de reunión, para que no muráis; estatuto perpetuo será para vuestras generaciones, para poder discernir entre lo santo y lo profano, y entre lo inmundo y lo limpio, y para enseñar a los hijos de Israel todos los estatutos que Jehová les ha dicho por medio de Moisés.” (Levítico 10:8-11). A partir de ese entonces y en vista

8.-Quizá la “extrañeza” del sacrificio también radicara en que encendieron fuego por su propia cuenta mientras que este fuego debía de ser santo para Jehová, y por lo que vemos en el libro de Levítico debía ser tomado del altar de bronce:

“Después tomará un incensario lleno de brasas de fuego del altar de delante de Jehová, y sus puños llenos del perfume aromático molido, y lo llevará detrás del velo.” (Levítico 16:12)

de lo sucedido Dios añade otra norma para los sacerdotes, especialmente antes de entrar a ministrar en su santuario: Que se abstengan de bebidas alcohólicas. ¿Por qué dispuso el señor esta ordenanza? ¿Qué lección podemos extraer de este pasaje?

El pecado cometido por Nadab y Abiú fue haber hecho lo que el Señor nunca mandó (Levítico 10:1). Aquí vemos una vez más la advertencia divina de Deuteronomio 32.12 de no añadir nada a lo que Dios ha establecido en cuanto a su culto. De esto debemos tomar buena nota los cristianos en la actualidad, y cuidarnos de no hacer nada que sea ajeno o “extraño” a lo que enseñan Las Escrituras. No debemos hacer nada que el Señor no haya mandado en Su Palabra aunque a nosotros nos parezca que no sea malo.

10.-Ya el sabio Salomón había escrito los efectos del consumo de las bebidas alcohólicas diciendo: “El vino es

escarnecedor, la sidra alborotadora, y cualquiera que por ellos yerra no es sabio.” (Prov. 20:1). Como vemos, el alcohol fuera de su justa medida puede hacer desvariar a un hombre de Dios y llevar a cometer locuras en su Ministerio. Al perder su juicio no sabe lo que hace y no repara en distinguir entre lo santo de lo profano, aunque también es cierto que a algunos nos les hace falta emborracharse para caer en el mismo error, por lo cual será más tolerable el juicio sobre Nadab y Abiú que el caerá sobre ellos. ¡Qué error tan grande sería que algún cristiano llegara en esa condición a nuestro servicio de adoración! RESPETANDO EL LUGAR DE ADORACIÓN 11.-Para los que creemos en la unidad de las Escrituras vemos que el valor del Antiguo Testamento como la Palabra inspirada y vigente de Dios se escribió para nuestra enseñanza. Por eso también el apóstol Pablo, y siguiendo los mismos principios, manda que los Obispos no sean dados al vino para que éstos no caigan en el mismo error que aquellos. “Pero es necesario que el obispo sea irreprensible, marido de una sola mujer, sobrio, prudente, decoroso, hospedador, apto para enseñar; no dado al vino, no pendenciero, no codicioso de ganancias deshonestas, sino amable, apacible, no avaro” (1 Tim 3:2-3). Los que ejercen el ministerio tienen que ser ejemplos para el pueblo de Dios de manera que puedan enseñarles a través de su conducta cómo se debe servir a Dios. (1 Ped. 5:1-3). Nadab y Abiú, como sacerdotes del pueblo tenían que ser ejemplares para el pueblo pero su rebeldía les condujo a ser reos del justo juicio de Dios. Sin embargo esto aplica a todos los cristianos cuyo comportamiento deja mucho que desear a la hora de asistir a nuestros servicios de adoración. La reunión de adoración a la que asistimos debe ser una ocasión solemne y sagrada, pues venimos a adorar a nuestro Señor y Salvador. ¡Que nunca lleguemos a faltarle el respeto a nuestro Santo Señor por no mostrar la honra que Él se merece como el Soberano Supremo!

El pecado com etido por N adab y Abiú fue haber hecho lo que el Señor nunca m andó. 9.-Nadab y Abiú actuaron de manera desconsiderada y desenfrenada, pero si ellos conocían La Ley del Señor ¿Por qué actuaron de esta manera? El único pero peligroso pecado que aquí vemos es el no considerar los mandamientos de Dios y actuar en rebeldía contra lo que Él ha establecido en su culto.

7, 8.- a) ¿Cuál fue el pecado que cometieron Nadab y Abiú? b) ¿Por qué decimos que esto fue un grave error? 9.- A pesar de su gran error ¿Cómo añadieron mas falta de respeto a Jehová?

10.- ¿En qué error pudiera caer algún cristiano al igual que Nadab y CONDUCTA APROPIADA EN LA IGLESIA Abiú? CRISTIANA 11.- a) ¿Qué pide el Señor de los que son líderes en la Iglesia? b) ¿A quiénes más aplica esta amonestación? 28 23 de Marzo de 2014


¿Cómo debemos adorar a Dios?

12.-Hoy en día los verdaderos cristianos tenemos el privilegio de adorar al Verdadero Dios, y nuestras reuniones de adoración nos ofrecen oportunidades de alabarle. Aunque los verdaderos seguidores de Cristo no somos legalistas ni moralistas, si reflejamos el debido respeto al venir con la actitud correcta a nuestra adoración en la iglesia ¿Qué principios prácticos nos pueden ayudar a reflejar que adoramos a Dios de manera digna? Veamos.

15.- Compartir como hermanos. La Biblia nos enseña que los cristianos de la iglesia primitiva compartían “juntos con alegría y sencillez de corazón” (Hechos 2:46). Durante un servicio de adoración, los miembros de la iglesia nos reunimos para adorar a Dios en conjunto, para recibir la palabra y también para tener compañerismo unos con los otros. El amor por Dios se expresa primordialmente en el amor por los hermanos. Todos los creyentes tenemos la responsabilidad de establecer un lazo de unidad y armonía con el pueblo de Dios y sobre todo con las personas de nuestra congregación. (Hebreos 10:24, 25)

13.-Nuestro arreglo personal. Aunque técnicamente la iglesia no requiere un código de vestimenta en particular, es de buena educación vestirse bien para el culto. Deberíamos evitar usar prendas rotas, o prendas especialmente reveladoras. Dichos atuendos pueden distraer a otros, o incluso demostrar falta de respeto hacia Dios y a la iglesia. Los hombres no están obligados a usar traje y corbata, así como tampoco las mujeres tienen que usar un vestido; sin embargo, unos pantalones formales y una linda camisa son adecuados. Por supuesto, aun si no tenemos prendas de vestir, de cualquier manera también somos bienvenido en la iglesia ya que los verdaderos cristianos no somos legalistas. (1 Tim. 2:9) 14.-Nuestra respetuosa atención. Por lo general, la iglesia es un espacio silencioso para orar y reflexionar. El hermano predicador suele hablar a lo largo del sermón y en algunos momentos se espera que los hermanos respondan. Sin embargo, debemos evitar hacer demasiado ruido, lo cual incluye permitir que los bebés y niños lloren durante la adoración. Algunas iglesias tienen espacios a donde los padres pueden llevar a sus hijos cuando estos se encuentran inquietos, evitando así perturbar a los demás. Además, siempre es de buena educación apagar o silenciar los celulares al entrar a una iglesia pues así demostramos que vamos a adorar al Señor. (Sant. 1:19; Sal. 69:9)

N uestro buen com portam iento en la iglesia refleja que adoram os a Dios con dignidad y respeto. 16.-Cuidar la casa de Dios. La iglesia debe ser tratada con igual o mayor aprecio con el que cuidamos y guardamos nuestros propios hogares. Todos los creyentes debemos velar por el orden y por la integridad del edifico (la estructura), que representa la iglesia. Por eso los padres son los responsables de supervisar y velar por la conducta de sus hijos. Además es un magnifico privilegio el poder participar en la limpieza y cuidado de nuestro lugar de adoración; todos podemos participar en cuidar la casa de Dios.

15.-Nuestro orden y puntualidad. Siempre debemos esforzarnos por llegar lo suficientemente temprano de manera que podamos acomodarnos antes de la reunión de adoración. Ingresar luego del inicio de la adoración puede distraer a los demás. En la medida de lo posible deberíamos evitar tener que levantarnos innecesariamente a la hora de la reunión, por lo que sería apropiado usar el baño antes de que comience. Si por alguna razón tenemos que retirarnos, deberíamos hacerlo a hacerlo cuando la atención de la congregación se concentra en el estudio. Si creemos que debes retirarnos por alguna razón, una buena idea consiste en sentarse cerca del fondo del lugar de reunión o en un área que nos permita salir sin distraer. (véase 1 Cor. 14:33)

ADOREMOS A DIOS DE TODA ALMA 17.-No cabe la menor duda de que adorar a nuestro Dios es un gran e inmerecido privilegio. Nunca tomemos a la ligera el servicio de adoración que le rendimos al Todopoderoso como hicieron Nadab y Abiú, quienes actuaron de manera desconsiderada y con falta de respeto en la adoración a Dios. Más bien que nuestro servicio sea como dijo el salmista en el Salmo 84 “¡Cuan amables son tus moradas, oh Jehová de los

ejércitos! Codicia y aun ardientemente desea mi alma los atrios de Jehová: Mi corazón y mi carne cantan al Dios vivo. Bienaventurados los que habitan en tu casa: Perpetuamente te alabarán”.

14.-Nuestra buena actitud. El rey David decía “yo me alegré con los que me decían a la casa de Jehová iremos” (Salmos 122:1). Esta, sin lugar a dudas debe ser la actitud que gobierna los corazones y las mentes de los creyentes cuando van a la casa de Dios, la iglesia. La adoración que ofrecemos al Señor empieza en el corazón y por eso debemos cuidar nuestra disposición interna.

16.- ¿Cómo demostramos que cuidamos nuestro lugar de adoración? 17.- a) ¿Cómo consideraba el salmista la adoración que le rendía al Señor? b) ¿Qué piensa usted de la manera en que se adora en su iglesia local?

12-14.- Menciones algunos principios básicos que demuestran que tenemos en gran estima nuestra adoración a Dios. 14, 15.- ¿Qué dos principios demuestran que valoramos de todo corazón la adoración a nuestro Dios?

29 23 de Marzo de 2014


HIMNOS

HIMNOS DE ALABANZA

610. “¿QUÉ ES LO QUE QUIERE EL SEÑOR DE MI?

619. “¿QUIÉN A CRISTO QUIERE SEGUIR?”

¿Qué quieres que yo haga?

“Entonces respondí yo: Heme aquí, envíame a mí”. Isaías 6:8

Hechos 9:6

¿Qué es lo que quiere el Señor de mí? Hoy lo quisiera saber, ¿Dónde está el sitio do debo ir para cumplir mi deber? día por día condúceme, Pacientemente instrúyeme; Sea mi oración contestada aquí: ¿Qué quieres tú de mi?

¿Quién a Cristo quiere de hoy en más seguir, su pendón alzando, yendo a combatir? ¿Quién le quiere, humilde, siempre aquí servir, siempre obedecerle, darle su existir? CORO ¿Quién seguirle quiere? ¿Quién responderá? Al buen Redentor: “Heme aquí, yo iré”? ¿Quién doquier que fuere tras su huela irá? ¿quién dirá al Señor: “yo te seguiré”?

CORO Dame la fe para entender cuál es tu voluntad; De hoy y por siempre habré de acatar sólo tu voluntad. ¿En el desierto o en la ciudad, en donde está mi lugar? ¿Gozo y consuelos hay que brindar? ¿cuál es tu voluntad? Cuando contemplo la cruenta cruz, Llena de angustias y de dolor, Vano paréceme todo honor del mundo, sin Jesús.

¿Quién seguirle quiere con profundo amor, dándole la gloria, dándole el honor, de su noble causa siendo defensor, y en su santa viña fiel trabajador? (pausa)

(pausa) ¿Quién seguirle quiere sin vacilación, a su seno huyendo de la tentación, sin dudar confiando en su protección, y gozando siempre de su bendición?

Fuente de gracia yo quiero ser y un manantial de tu amor, Al pecador que va a perecer en busca de un Salvador; Gloria del mundo no quiero yo, Sólo yo anhelo en tu luz andar; Que el mundo pueda testificar que hago tu voluntad.

HIMNOS PARA EL DÍA DOMINGO 30 DE MARZO DE 2014

“Cultivemos la…”

30


Cultivemos la Paciencia

Cultivem os la P aciencia (Santiago 1:3) “La prueba de vuestra fe produce paciencia”

LA PACIENCIA DE DIOS

1.-Vivimos en un tiempo de tecnología avanzada sin precedente. El transporte ha mejorado tanto que podemos estar en dos (o tres) continentes en un mismo día. Podemos comunicarnos con una persona al otro lado del mundo al mismo tiempo. Podemos usar un horno microondas para calentar o preparar alimentos en solo unos pocos minutos o segundos. Podemos evitar las colas de los bancos al hacer una operación bancaria desde el asiento de nuestros autos. Y podemos evitar la espera prolongada de algunos restaurantes al manejar al establecimiento más cercano de comida rápida. De hecho, en muchos aspectos de nuestra vida diaria, ya no tenemos que esperar, incomodarnos o conformarnos.

5.-La paciencia es una de las cualidades principales del carácter de Dios. Se hace referencia a Él como “el Dios de la paciencia” (Romanos 15:5), “tardo para la ira, y grande en misericordia” (Véase Éxodo 34:6), “clemente y piadoso, tardo en enojar[se], y de grande misericordia” (Jonás 4:2). En Su Parábola de los Dos Deudores, Jesús comparó al Padre Celestial con un rey paciente y misericordioso que perdonó la gran deuda de su siervo (Mateo 18:23-35). A causa de las riquezas de Su paciencia (Romanos 2:4), Dios ha pasado por alto los pecados pasados (Romanos 3:25) de aquellos que se acercan a Él en arrepentimiento (Hechos 17:30).

2.-Aunque estamos agradecidos por estos y otros progresos, nuestra tendencia creciente a facilitar nuestras vidas en todo aspecto puede estar quitándonos algunas oportunidades valiosas para producir y desarrollar la paciencia.

6.-Cristo, el Hijo de Dios, también es nuestro ejemplo de paciencia. Los cuatro relatos del evangelio son un homenaje a Su paciencia. Pablo hizo referencia a la “paciencia de Cristo” (2 Tesalonicenses 3:5). “El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento” (2 Pedro 3:9). Y a Su Palabra se hace referencia como “la palabra de [Su] paciencia” (Apocalipsis 3:10).

¿QUÉ ES LA PACIENCIA? 3.-La palabra griega traducida “paciencia” en Gálatas 5:22 es makrothumia. Otra palabra griega que se usa sinónimamente es jupomone. Ambas palabras se traducen comúnmente en el Nuevo Testamento como “paciencia”, “perseverancia” o “longanimidad”.1 Su significado Es básicamente el mismo: “constancia de ánimo”. La Biblia provee una idea adicional del significadode estas palabras al registrar frecuentemente la expresión, “tardo para la ira” (Éxodo 34:6; Nehemías 9:17; Joel 2:13; Santiago 1:19).

7.-La paciencia también es una de las virtudes del Espíritu de Dios (Gálatas 5:22). Ya que Dios es paciente, se espera que Sus hijos reflejen Su paciencia (Colosenses 3:12).

4.-Aunque estas dos palabras se usan sinónimamente en el Nuevo Testamento, difieren levemente en su aplicación. “Así como makrothumia se relaciona especialmente al amor, jupomone se relaciona especialmente a la esperanza”. 2 Por ende, se puede definir la paciencia como la constancia de ánimo o conservación del buen carácter ante el prójimo (que se basa en el amor) y ante las circunstancias adversas (que se basa en la esperanza)”.

Cristo, el Hijo de Dios, tam bién es nuestro ejem plo de paciencia.

La tendencia creciente a facilitar nuestras vidas en todo aspecto puede estar quitándonos algunas oportunidades valiosas para producir y desarrollar la paciencia.

1.- ¿En que aspectos nos han beneficiado hoy día los avances tecnológicos? 2.- ¿Cuál podría ser un efecto negativo de la facilidad con la que ha veces conseguimos las cosas?

5- ¿Qué dice la biblia sobre la paciencia de Dios? 6, 7.- ¿Cómo demuestran las escrituras la paciencia de Jesús y que espera Él de nosotros? 31 30 de Marzo de 2014


Cultivemos la Paciencia

11.-La paciencia evita la ira incontrolada. Aunque la naturaleza santa y amorosa de Dios no es contraria a “la ira de Dios” (Romanos 1:18), y aunque la ira no es inherentemente mala, los seres humanos frecuentemente tenemos problemas en controlar nuestros sentimientos. Es por eso que Pablo amonestó: “Airaos, pero no pequéis” (Efesios 4:26). La actitud paciente del cristiano evitará una clase de ira prolongada e incontrolable.

LA PACIENCIA Y LAS PRUEBAS 8.-Como el proverbio africano dice, “un mar tranquilo no convierte en experto a un marinero”. De la misma manera, no podemos producir y desarrollar la paciencia en la ausencia de circunstancias adversas. “[L]a tribulación produce paciencia” (Romanos 5:3). “[L]a prueba de vuestra fe produce paciencia” (Santiago 1:3). Solamente podemos manifestar y madurar nuestra paciencia cuando pasamos por pruebas, tribulaciones, aflicciones, dolor, pérdida, necesidad y otros tipos de dificultades. Ya que este es el caso, y ya que la paciencia es una virtud cristiana necesaria (Hebreos 10:36), Dios asegura que “todos los que quieren vivir piadosamente en Cristo Jesús padecerán persecución” (2 Timoteo 3:12).

12.-La paciencia evita la venganza. Ciertamente el ideal de Dios nunca ha sido que el hombre tome individualmente la “justicia” en sus manos (compárese Levítico 19:18 con Proverbios 20:22). La paciencia evita los sentimientos de represalia. En el fondo, la venganza pertenece exclusivamente a Dios (Deuteronomio 32:35; Hebreos 10:30); Él es el “Dios de las venganzas” (Salmos 94:1).

9.-En nuestro viaje a través de las dificultades para alcanzar la paciencia, la Biblia nos anima a considerar “las cosas que se escribieron antes,…a fin de que por la paciencia y la consolación de las Escrituras, tengamos esperanza” (Romanos 15:4). Debemos considerar el ejemplo de “la paciencia de Dios” (1 Pedro 3:20), “la paciencia de Job” (Santiago 5:11), de “los profetas que hablaron en nombre del Señor” (Santiago 5:10) y de “Jesús, el autor y consumador de la fe” (Hebreos 12:1-4). El fin sublime es doble: (1) que seamos “imitadores de aquellos que por la fe y la paciencia heredan las promesas” (Hebreos 6:12) y (2) que “tenga la paciencia su obra completa, para que seáis perfectos y cabales, sin que os falte cosa alguna” (Santiago 1:4).

13.-La paciencia evita la culpabilidad. Si mantenemos una actitud paciente, entonces no actuaremos imprudentemente o apresuradamente. Si tomamos tiempo para escuchar palabras de “razonamiento” y no “vengarnos” por nosotros mismos (1 Samuel 25:33), entonces no tendremos “motivo de pena ni remordimientos” por nuestras acciones precipitadas (compárese con 1 Samuel 25:31).Por tanto, nosotros también,…despojémonos de todo peso y del pecado que nos asedia, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante (Hebreos 12:1).

PIDA PACIENCIA PARA CULTIVAR PACIENCIA 14.-Claramente, la paciencia no se desarrolla de la noche a la mañana en la vida de un creyente. El poder de Dios y la bondad son cruciales para el desarrollo de la paciencia en Sus hijos. Colosenses 1:11 nos dice que somos fortalecidos por Él para “toda paciencia y longanimidad,” mientras que Santiago 1:3-4 nos anima a saber que las pruebas son Su manera de perfeccionar nuestra paciencia. Nuestra paciencia se desarrolla y fortalece más, resistiendo de acuerdo a los perfectos tiempos y voluntad de Dios, aún ante el hombre malvado que “prospera en su camino.” (Salmos 37:7). A última instancia, al final, nuestra paciencia será recompensada. “. . .tened paciencia hasta la venida del Señor.” (Santiago 5:7-8). “Bueno es JEHOVÁ a los que en Él esperan, al alma que le busca.” (Lamentaciones 3:25).

Solam ente podem os m anifestar y m adurar nuestra paciencia cuando pasam os por pruebas, tribulaciones, aflicciones, dolor, pérdida, necesidad y otros tipos de dificultades.

15.-¿Cómo demostramos que la paciencia es una característica de nuestras vidas en Cristo? Primero, dando gracias a Dios. Usualmente, la primer reacción de una persona es “¿Por qué a mí?,” pero la Biblia dice que nos regocijemos en la voluntad de Dios (Filipenses 4:4; 1 Pedro 1:6). Segundo, buscando Sus propósitos. Algunas veces, Dios nos pone en situaciones difíciles con el fin de testificar. Otras veces, Él puede permitir una prueba para la santificación del carácter. El recordar que Su propósito es para nuestro crecimiento y Su gloria, nos ayudará en la prueba. Tercero, recordando Sus promesas, tales como la de Romanos 8:28 que nos dice que “…todas las cosas les ayudan a bien, esto es a los que conforme a su propósito son llamados.” Ese “todas las cosas” incluye las cosas que prueban nuestra paciencia.

LOS BENEFICIOS DE LA PACIENCIA 10.-Se puede resumir el propósito de las leyes de Dios para el hombre en el siguiente enunciado bíblico: “Para que te vaya bien” (Deuteronomio 4:40; Efesios 6:3). En cuanto a la paciencia, el propósito es el mismo. Analicemos a continuación 3 beneficios de la paciencia.

10-13- ¿Mencione algunos beneficios de la Paciencia? 14,.- ¿Cómo cultivamos la Paciencia? 15.- ¿Cómo demostramos que la Paciencia es una característica de nuestras vidas en Cristo?

8- ¿En cuáles circunstancias se hace evidente que somos pacientes? 9.- ¿Quiénes fueron un ejemplo de paciencia y que aprendemos de ellos? 32

30 de Marzo de 2014


Cultivemos la Paciencia

COSECHEMOS EL FRUTO DE LA PACIENCIA 16.-La próxima vez que nos encontremos en un embotellamiento de tráfico, seamos traicionados por un amigo, o ridiculizados por nuestro testimonio, ¿cómo responderemos? La respuesta natural es impaciencia, la cual conduce al estrés, enojo y frustración. Gracias a Dios, los cristianos ya no estamos bajo el dominio de una “respuesta natural,” porque tenemos una nueva naturaleza – la naturaleza de Cristo Mismo (2 Corintios 5:17). En vez de eso, tenemos la fortaleza del Señor para responder con paciencia y en completa confianza del poder y los propósitos del Padre. “Vida eterna a los que, perseverando en bien hacer, buscan gloria y honra e inmortalidad.” (Romanos 2:7).

Gracias a Dios, los cristianos ya no estam os bajo el dom inio de una “respuesta natural,” porque tenem os una nueva naturaleza – la naturaleza de Cristo M ism o (2 Corintios 5:17).

16.- Al esforzarnos por practicar la Paciencia ¿de qué podemos estar completamente seguros?

33 30 de Marzo de 2014


Preguntas bíblicas

¿Cómo puedo vencer el pecado en mi vida cristiana?

PREGUNTAS BÍBLICAS "¿Cómo puedo vencer el pecado en mi vida cristiana?"

Pregunta:

Respuesta: La Biblia habla de los

recursos que tenemos para vencer nuestra pecaminosidad:

1.- El Espíritu Santo – El Espíritu Santo es un don que Dios nos ha dado (a Su iglesia) para ser victoriosos en el vivir cristiano. En Gálatas 5:16-25, Dios hace un contraste entre las acciones de la carne y el fruto del Espíritu. En ese pasaje, somos llamados a caminar en el Espíritu. Todos los creyentes ya poseen el Espíritu Santo, pero este pasaje nos dice que necesitamos caminar en el Espíritu, dejando bajo Su control nuestra voluntad. Esto significa que deberíamos llevar a la práctica lo que el Espíritu Santo nos induce a hacer en nuestras vidas, en lugar de seguir los deseos de la carne. La diferencia que el Espíritu Santo puede hacer en la vida del creyente se demuestra en la vida de Pedro, quien antes de ser lleno del Espíritu Santo, negó a Jesús tres veces, habiendo dicho antes que seguiría a Cristo hasta la muerte. Una vez lleno del Espíritu, Pedro habló del Salvador a los judíos en Pentecostés de manera fuerte y abierta. Uno camina en el Espíritu tratando de no bloquear lo que él mismo nos induce a hacer (“sin apagar al Espíritu” como dice en 1ª Tesalonicenses 5:19) y buscar más bien, ser lleno del Espíritu (Efesios 5:18-21). ¿Cómo se llena uno del Espíritu Santo? Primero, es elección de Dios igual que lo era en el Antiguo Testamento. Dios elegía a individuos específicos en el Antiguo Testamento para llenar a estos individuos que él escogía para llevar a cabo una obra que él los quería hacer (Génesis 41:38; Éxodo 31:3; Números 24:2; 1ª Samuel 10:10; etc.) En Efesios 5:18-21 y Colosenses 3:16, hay evidencia de que Dios escoge llenar a aquellos que se están llenando de la Palabra de Dios. De manera que eso nos lleva a nuestro siguiente recurso. 2.- La Palabra de Dios, la Biblia – 2ª Timoteo 3:16-17 dice que Dios nos ha dado Su Palabra para equiparnos para cada buena obra. Esto nos enseña cómo vivir y qué creer, nos revela cuando hemos escogido senderos erróneos, nos ayuda a regresar al sendero correcto, y nos ayuda a permanecer en ese sendero. Como

34 Marzo de 2014


Preguntas bíblicas

¿Cómo puedo vencer el pecado en mi vida cristiana?

nos comparte Hebreos 4:12, la Palabra es viva y eficaz, y capaz de penetrar en nuestros corazones, para arrancar los problemas más profundos que humanamente hablando no se pueden vencer. El salmista habla acerca de este poder que puede cambiar vidas en Salmos 119:9, 11, 105 y otros versículos. A Josué se le dijo que la clave del éxito para vencer a sus enemigos (una analogía para nuestra batalla espiritual) no era olvidar este recurso, sino más bien meditar en la Palabra día y noche, de manera que pudiera cumplirlo. Él lo hizo, aun cuando lo que Dios le ordenó no tenía sentido militar, y esta fue la clave para su victoria en Su lucha por obtener la Tierra Prometida. Este comúnmente es un recurso que lo tratamos de manera trivial. Damos prueba de ello al llevar nuestras Biblias a la iglesia o leer el devocionario diario o un capítulo diario, pero fallamos en memorizarla, en meditar en ella, en buscar la aplicación para nuestras vidas, en confesar los pecados que nos revela, en adorar a Dios por los dones que revela habernos dado. A menudo nos volvemos, o anoréxicos o bulímicos cuando se trata de la Biblia. Al alimentarnos de la Palabra, aspiramos lo suficiente como para mantenernos vivos espiritualmente, pero lo hacemos solamente cuando vamos a la iglesia (pero nunca ingerimos lo suficiente para ser cristianos saludables y prósperos); o a menudo nos alimentamos, pero nunca meditamos el tiempo suficiente, como para obtener de ella una nutrición espiritual. Si usted no ha hecho un hábito de estudiar la Palabra de Dios sobre una base diaria de una manera significativa, y de memorizarla mientras pasa a través de los pasajes que el Espíritu Santo deja grabado en su corazón, es importante que desde ya comience a hacer de ello un hábito. También le sugiero comenzar un diario (puede ser en el computador si usted puede tipiar más rápido que escribir) o en un cuaderno espiral, etc. Tenga como un hábito no dejar la Palabra de Dios hasta que haya escrito algo que lo beneficie. A menudo, yo anoto oraciones que hago a Dios, pidiéndole que me ayude a cambiar en las áreas en las que El también me ha pedido hacer. ¡La Biblia es la herramienta que utiliza el Espíritu en nuestras vidas y en las vidas de otros (Efesios 6:17), una parte indispensable y primordial de la armadura que Dios nos da, para pelear nuestras batallas espirituales (Efesios 6:12-18)! 3.- La oración – Este es otro recurso esencial que Dios ha dado. Nuevamente, este es un recurso que los cristianos mencionan pero no lo ponen en práctica, le dan un uso muy pobre. Tenemos reuniones de oración, tiempos de oración, etc., pero no encontramos el uso que le daba a ella la iglesia de la antigüedad, como puede ver en estos ejemplos en Hechos 3:1; 4:31; 6:6; 13:1-3, etc. Pablo repetidamente menciona cómo oró por aquellos a quienes ministró. Nosotros tampoco utilizamos de la manera correcta este gran recurso que está a nuestra disposición. Pero Dios nos ha dado promesas maravillosas concernientes a la oración (Mateo 7:7-11; Lucas 18:1-8; Juan 6:23-27; 1ª Juan 5:14-15, etc.). ¡Y nuevamente Pablo incluye esto, en su pasaje referente a cómo prepararse para la batalla espiritual! (Efesios 6:18) ¿Cuán importante es esto? Al observar nuevamente a Pedro, se puede ver palabras de Cristo para él en el Huerto de Getsemaní antes de que lo negara. Ahí, mientras Jesús está orando, Pedro está durmiendo. Jesús lo despierta y dice,

35 Marzo de 2014


Preguntas bíblicas

¿Cómo puedo vencer el pecado en mi vida cristiana?

“Velad y orad, para que no entréis en tentación; el espíritu a la verdad está dispuesto, pero la carne es débil” (Mateo 26:41). Usted, como Pedro, quiere hacer lo que es correcto, pero no encuentra la fortaleza. Necesitamos seguir la recomendación de Dios de mantenernos buscando, llamando, pidiendo… y Él va a darnos la fortaleza que necesitamos (Mateo 7:7). Pero necesitamos no solamente mencionar, sino poner en práctica este recurso. No estoy diciendo que la oración es mágica. No lo es. Dios es formidable. La oración es simplemente reconocer nuestras propias limitaciones, y el poder inagotable de Dios, y volvernos a Él por esa fuerza, para hacer lo que EL quiere que hagamos (no lo que NOSOTROS queremos hacer) (1ª Juan 5:14-15). 4.-La Iglesia - Nuevamente, este último recurso es uno que tendemos a ignorar. Cuando Jesús envió a Sus discípulos, los envió de dos en dos (Mateo 10:1). Cuando leemos acerca de los viajes misioneros en el libro de los Hechos, vemos que no salía un misionero a la vez, sino en grupos de dos o más. Jesús dijo que donde están dos o tres congregados en Su nombre, allí está El en medio de ellos (Mateo 18:20). Él nos manda a no dejar de congregarnos como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos unos a otros para estimularnos al amor y a las buenas obras (Hebreos 10:24-25). Él nos manda confesar nuestras ofensas unos a otros (Santiago 5:16). En la literatura acertada del Antiguo Testamento, se nos dice que hierro con hierro se aguza; y así el hombre aguza el rostro de su amigo (Proverbios 27:17) “Cordón de tres dobleces no se rompe pronto”. Hay fortaleza en el número (Eclesiastés 4:11-12). Hay hermanos y hermanas en Cristo, que se comunican a través del teléfono o en persona, y comparten su caminar cristiano, sus luchas, sus problemas, etc., se comprometen a orar unos por otros, y son responsables de sostenerse unos a otros para aplicar la Palabra de Dios en sus relaciones, etc. Algunas veces los cambios vienen rápidamente en unas áreas, y lentamente en otras. Pero Dios nos ha prometido, que mientras hacemos uso de sus recursos, El VA a producir cambios en nuestras vidas. ¡Persevere sabiendo que Él es fiel a Sus promesas!

36 Marzo de 2014


El Temor de Dios y como vemos Su Palabra

El temor de Dios y como vemos su Palabra Dios, entonces al estudiar a biblia estamos escuchando las mismísimas palabras habladas por Dios.

El temor de Dios es quizás una de las cosas que más

decimos en la iglesia y en nuestras vidas como cristianos, pero, ¿Qué es realmente el temor de Dios?

Este respeto se aplica tanto a la palabra espiritual como al lo físico, claro no estamos apoyando una idolatría al objeto físico de la biblia, pero si debemos tener un respeto muy grande por la palabra de Dios, de hecho nosotros somos la palabra de Dios (Juan 1:1), mediante su verbo o sea Cristo mismo, Dios mismo, el hizo todo lo que hay.

El temor de Dios se nos repite en la biblia constantemente, por ejemplo se nos dice que el temor de Dios es el principio de la sabiduría (Proverbios 1:7),quizás para un no creyente el temor de Dios sea tenerle miedo al juicio eterno y al infierno solamente (Lucas 12:5,Hebreos 10:31) pero para un creyente el temor de Dios es más bien un miedo , un respeto y un amor tan grande que eso le impide pecar y no tan solo le impide si no que le lleva de todo corazón a no fallarle (Hebreos 12:28-29).

Debemos de tener un amor por Dios y su palabra, y que ella nos restaura cada día, imaginemos por ejemplo una par de novios que se separan por cuestiones fuerza mayor, ellos tiene mucho que no se ven pero los 2 se escriben por carta, ¿Cómo deben de sentirse aquellos novios al ver y leer las mismas palabras escitas por la otra persona?, muy felices.

El temor de Dios se puede ver en la vida de un cristiano en la forma en la que vive, por la forma en la que se conduce en la vida, un hijo que ama a su padre no querría desobedecerle, al igual nosotros debemos no desobedecerle por interés o por un miedo a solamente al castigo o al infierno si no por un amor ferviente tal como vimos en Hebreos.

Una de esas a lo largo de esas cartas constantemente el novio le reitera a su amada novia que va a regresar dentro de poco, le da señales para saber que el a viene y eso la mantiene firme manteniendo la esperanza y la rectitud hasta que su amado novio regrese y puedan casarse.

Pero al igual que a Fe, el temor de Dios no puede venir solo por un deseo propio, si no por un acto libre de Dios, el temor de Dios es precedido por la Fe, es por eso que la gente no cristiana no tiene temor de Dios (Romanos 3:23), ¿Cómo lo tendrían sino lo conocen, si no creen en él?

Pero si esa novia deja de ver especialmente esas cartas y no las respeta incluso al grado que ni siquiera las lee, ¿Qué pasar con la novia?, su novio cada vez será más irreal para él. Esto es una buena alegoría que nos enseña la relación de mostros con Cristo, (Revelación 19:7-8,2 Corintios 11:2).

También un aspecto del temor de Dios es el respeto y el apego a sus decretos soberanos y a su palabra (Isaías 55:11).Ese respeto y apego se observa por ejemplo en como tratamos la palabra de Dios y como tomamos la información y lo que se dice en ella, ¿la tratamos con respeto y tratamos de aplicarla por ser la palabra de nuestro Creador?

El contenido bíblico es muy importante pues en el podemos encontrar la guía de Dios para nosotros (2 Timoteo 3:16,17), la palabra es que se utiliza en este texto en griego para “es” literalmente significa por aliento de

Por lo tanto tengamos en cuentas que el temor de Dios también aplica a su palabra ya como la tomamos, esforcémonos pues por tener en alta estima la palabra de Dios como parte de nuestro temor de Dios. Amen. Contribuido por: Ian David González 37 Marzo de 2014



Revista marzo